Disautonomía

La disautonomía se refiere al grupo de trastornos provocados por un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo. No es contagioso. Dentro de este nombre genérico se incluyen el síndrome de taquicardia postural (POTS en sus siglas inglesas), el síncope de origen neurocardiogénico, la intolerancia ortostática (OI), la hipotensión mediada neuralmente, el prolapso de la válvula mitral, el fallo autonómico puro (FAP), la inestabilidad autónoma y cierto número de enfermedades menos conocidas. En otros desórdenes, tales como la atrofia multisistémica (síndrome de Shy-Drager)[1] y síndrome de fatiga crónica,[2] la disautonomía es tan sólo uno de los fallos del sistema. Durante el siglo XIX y comienzos del siglo XX, se diagnosticó "neurastenia" o "sistema nervioso débil" a pacientes que en casi su totalidad eran mujeres. Dichos pacientes presentaban fatiga, debilidad, mareos y desmayos. La prescripción de los médicos en estos casos era simplemente guardar cama. Aunque algunos pacientes murieron, la mayoría se recuperaron. Se considera ahora que estas personas sufrían los efectos de un desorden del sistema nervioso. Esta patología no debe ser confundida con la "disautonomía familiar" o síndrome de RileyDay que es hereditaria y afecta a personas con ascendentes judíos asquenazí.

Contenido
[ocultar]
y y y y y y y y

1 Etiología (causas de la enfermedad) 2 Manifestaciones Clínicas (signos y síntomas) 3 Diagnóstico 4 Tratamiento 5 Pronóstico 6 Véase también 7 Referencias 8 Enlaces externos

Etiología (causas de la enfermedad)
Aunque las causas aún no han sido bien aclaradas, se piensa que puede estar causada o agravada por virus, factores genéticos, exposición a productos tóxicos, enfermedades autoinmunes y heridas o traumatismos[3] que hayan dañado el sistema nervioso autónomo.

Algunos síntomas concretos que puede presentar el paciente son:[4] taquicardia. y la digestión. convulsiones. La manifestación de la disautonomía incluye desórdenes de funciones vegetativas incluyendo la presión sanguínea. la sudoración. el ritmo cardiaco. nauseas. en algunas personas la disautonomía ha sido causada por diversas alergias alimentarias con efecto retardado. sin embargo otros factores. el "ANSiscope". permitiendo hacer una evaluación cuantitativa de la disfunción en el sistema nervioso autónomo del paciente. palpitaciones. la intensidad de los síntomas suele decrecer.El embarazo puede agravar o paliar los síntomas. De forma minoritaria. y migrañas. Recientemente se ha creado un aparato. empobrecimiento cognitivo. pueden agravarlos. cambios amplios y/o bruscos en la presión sanguínea. algo que se conoce como taquicardia sinusal inapropiada (TSI). visión borrosa o en túnel. en los casos más graves presentan migrañas severas de forma regular y sus riñones pueden dejar de ser capaces de retener agua (diabetes insipidus). micciones frecuentes. a pesar de condicionar en mayor o menor medida la vida de los pacientes. dolor en el pecho.[5] que permite medir de forma no invasiva. Una vez han sido eliminados de la dieta los alimentos a los que se tenía alergia. desmayos o estados pre-síncope. la fisiología reproductiva y urinaria. En general. falta de aliento. presión sanguínea peligrosamente baja. . mareos. temblores. el funcionamiento de las pupilas. como por ejemplo los cambios hormonales. bradicardia. Manifestaciones Clínicas (signos y síntomas) La mayor parte de las formas en las que se presenta la disautonomía no son mortales. cómo se relacionan los sistemas simpático y parasimpático. ansiedad. dependiendo del tipo concreto de disautonomía y de la persona. los pacientes han dejado de experimentar los síntomas propios de la disautonomía. insomnio. problemas gastrointestinales. Tratamiento Aunque no hay cura para la disautonomía. además de pautas de comportamiento que pueden ayudar a sobrellevar esta enfermedad. Uno de los métodos utilizados en su diagnóstico es la prueba de la mesa inclinada o test de Tilt. Las personas que sufren taquicardias sin razón aparente. si el volumen sanguíno aumenta. existen medicamentos para paliar sus efectos. Diagnóstico El diagnóstico de este síndrome depende de la categoría particular que afecte al paciente.

se recomienda incorparar a la rutina diaria hábitos que intenten mejorar el retorno sanguíneo. algo que conlleva consecuencias fatales a la larga. Usar medias de compresión. Ante la presencia de mareos suele ser recomendable tumbarse para facilitar la llegada de oxígeno al cerebro. Entre los medicamentos que se utilizan para tratarla destacan la fludrocortisona. Pacientes con uno de los tipos de disautonomía generalizada crónica pueden experimentar una degeneración del sistema nervioso. En el mismo sentido. Beber unos 3 litros de líquidos a diario para estar bien hidratado. Realizar ejercicio aeróbico varias veces por semana para mantener el tono muscular. para poder retener el líquido ingerido. evitando así una acumulación excesiva de sangre en el estómago.[7] Dichos pacientes podrían morir de forma súbita o como consecuencia de un fallo respiratorio. Evitar permanecer de pie de forma prolongada y si no se puede evitar hacer pequeños movimientos como ponerse de puntillas o cruzar las piernas.[6] Lo mismo es aplicable a viajes de larga duración sentados: conviene cierto movimiento de vez en cuando. De forma general.El tratatmiento farmacológico de la disautonomía es complejo puesto que mientras se hacen desaparecer ciertos síntomas otros pueden empeorarse. Pronóstico El futuro de las personas con los síntomas relacionados con la disautonomía depende de la categoría diagnosticada específica. la midodrina. la efedrina y los ISRS A menudo el tratamiento se encuentra tras prueba y error en cada caso concreto. supermercados o museos. Las medidas que pueden aliviar los efectos de la disautonomía varían según el tipo de afección concreto. minimizar el tiempo que se esté caminando despacio en. En los casos que sea posible conviene aumentar al mismo tiempo la ingesta de sal. Prueba de la mesa inclinada La prueba de la mesa de inclinada es utilizada en cardiología para encontrar la causa de cierto tipo de vértigo o de desmayo grave. Contenido y y y y y 1 Historia 2 Descripción 3 Procedimiento 4 Resultados 5 Referencias . por ejemplo. como pueden ser: y y y y y Realizar unas 5 o 6 comidas diarias.

no habrá flujo de sangre al cerebro y la persona se desmayará. Después el médico inclinará la mesa hasta que la cabeza del paciente quede en posición vertical. El síncope vasovagal no debe de ser confundido con la hipotensión ortostática la cual es manifestada durante la prueba por una súbita caída en la presión arterial tan pronto como el paciente es colocado en posición vertical. El síncope vasovagal sucede en pacientes que inicialmente tienen una respuesta normal pero muestran una incapacidad para mantener la presión arterial y la perfusión cerebral debida a anormalidades de la regulación autonómica. Procedimiento Se le pide al paciente se recueste en una mesa especial con capacidad de inclinación y es sujetado por medio de correas de seguridad tanto sobre el pecho como por las piernas. Al iniciar. Esta mesa permite poner al paciente de una posición horizontal total a una posición vertical total. entre 60 y 80 grados y .y 6 Enlaces externos Historia El uso de la Prueba de inclinación con mesa basculante para provocar síncope con fines de investigación es antiguo. Cuando la persona se desmaya se le pone inmediatamente en un posición horizontal así es más fácil que la sangre logre llegar al cerebro y la persona despierte. Básicamente la prueba de la mesa inclinada se basa en inducir una reacción tipo vasovagal en el paciente. Si la presión arterial cae demasiado bajo. Se le inserta un catéter intravenoso en un brazo y un brazalete para medir la presión arterial en el otro. de la misma manera que es usado para una persona que ha perjudicado su médula espinal. entre el 26% y el 75% de los casos. en promedio. el paciente estará recostado boca arriba sobre la mesa en posición horizontal. El porcentaje de resultados positivos de la Prueba de inclinación en el grupo de pacientes con síncope oscila. pero como método diagnóstico del Síncope vasovagal en la práctica clínica se inició en 1986. se le ponen una serie de electrodos en el pecho para monitorear el ritmo cardiaco con un aparato electrocadiógrafo para obtener electrocardiogramas en todo momento de la prueba y así conocer la respuesta cardiaca en tiempo real. Descripción La prueba de la mesa inclinada se utiliza principalmente para saber si el síncope vasovagal es la causa de desmayos e investigar otra posible causa. sin ningún esfuerzo para él.

Resultados Según responda el paciente y los resultados obtenidos con el equipo de diagnostico empleado. hipotensión ortostática o migraña. recetará medicamentos que ayudarán a controlar el problema. y Causa cardiaca: Trastorno en el ritmo cardiaco (arritmias). isquemia cerebral transitoria. el paciente se vuelve a la posición supina y se inicia una seguna etapa en la cual se utiliza una provocación farmacológica (Fase II) usualmente Isuprel (cloruro de isoproterenol que es un broncodilatador que actúa como amina simpaticomimética) se le es aplicado por vía venosa al paciente o nitratos sub-linguales asociados de nuevo al mismo grado de inclinación de la primera fase.permanece así durante 20 o 30 minutos con monitoreo del ritmo cardiaco y la presión arterial antes de regresarlo a la posición horizontal. En esta fase el paciente deberá informar al médico si se presentan los mismos síntomas previos a un desmayo habitual. Causa desconocida: aproximadamente en un 14% de los casos no es posible detectar el origen de los desmayos con esta prueba. De ser positiva esta prueba. Resultado negativo. es decir. . el paciente no padece alguna disfunción vascular que cause sus síntomas. problemas de las válvulas del corazón o embolia pulmonar. Causa no cardiaca: Elevación o disminución brusca de la presión arterial síncope vasovagal. se pueden obtener los sigientes resultados. crisis convulsivas. y y y La prueba es considerada positiva y terminada si la persona se desmaya o llega a estar a punto de desmayarse. si al finalizar esta etapa no se presentaron síntomas clínicos ni alteraciones de la presión arterial o la frecuencia cardíaca. síndrome coronario agudo (angina o infarto al miocardio). se iniciará un tratamiento farmacológico preescrito por un cardiólogo. En este periodo inicial no se utiliza ningún tipo de fármaco (Fase I).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful