P. 1
DICCIONARIO JURIDICO - D

DICCIONARIO JURIDICO - D

|Views: 37.522|Likes:
Publicado porCarolita Gonzalez

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: Carolita Gonzalez on Feb 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/15/2013

pdf

text

original

Los bienes del estado pueden corresponder a su dominio público o privado.
Los bienes del dominio público pertenecen al estado en su carácter de órgano político de la Sociedad humana, y se
encuentran en una situación muy peculiar, que no resulta descripta por la palabra dominio que aquí se usa con una
significación enteramente diversa de la definición obrante en los códigos civiles. En cambio, los bienes del dominio
privado del Estado se encuentran en la misma situación que los bienes de los particulares, pudiendo ser objeto de
idénticas operaciones.
Dominio público: a este respecto las leyes suelen incluir entre los bienes públicos.
1) los mares territoriales hasta la distancia que determine la legislación especial, independientemente del poder
jurisdiccional sobre la zona contigua; 2) los mares interiores, bahías, ensenadas, puertos y ancladeros; 3) los ríos, sus
cauces, las demás aguas que corren por cauces naturales y toda otra agua que tenga o adquiera la aptitud de satisfacer
usos de interés general, comprendiéndose las aguas subterráneas, sin perjuicio del ejercicio regular del derecho del
propietario del fundo de extraer las aguas subterráneas en la medida de su interés y con sujeción a la reglamentación; 4)
las playas de mar y las riberas internas de los ríos, entendiéndose por tales la extensión de tierra que las aguas bañan o
desocupan durante las altas mareas normales o las crecidas medias ordinarias; 5) los lagos navegables y sus lechos; 6) las
islas formadas o que se formen en el mar territorial o en toda clase de río, o en los lagos navegables, cuando ellas no
pertenezcan a particulares; 7) las calles, plazas, caminos, canales, puentes y cualquier otra obra pública construída para
utilidad o comodidad común; 8) los documentos oficiales de los poderes del estado; 9) las ruinas y yacimientos
arqueológicos y paleontológicos de interés científico.
La característica esencial del dominio público consiste en que los bienes respectivos están afectados al uso y goce de
todos los ciudadanos.
Dominio privado: los bienes privados del estado, según las leyes, en general son los siguientes:
1) todas las tierras que estando situadas dentro de los límites territoriales de la Nación carecen de otro dueño. Esta norma
tiene, en hispanoamerica, una explicación histórica. En efecto, concedido por el papa Alejandro VI a los Reyes de España
y Portugal el dominio sobre las tierras descubiertas en América, los respectivos monarcas usaron de su prerrogativa
adjudicando grandes extensiones a los esforzados conquistadores de uno y otro país. Las tierras de que no se dispuso
quedaron en el patrimonio de la corona, y consumada la emancipación política, pasaron a poder del estado.
Es este derecho originario del estad o sobre las tierras sin dueño, particularmente en la Argentina, el que explica lo
preceptuado por las leyes declarando de propiedad fiscal, Nacional o municipal, todos los excedentes que resulten dentro
de las superficies de los terrenos particulares, cubiertos que sean sus legítimos títulos y siempre que sobrepasen las

tolerancias técnicamente admitidas en la materia.
Esas normas tienen el alcance de una mera presunción juris tantum de propiedad fiscal de los excedentes de referencia,
que no obsta a que los particulares demuestren que pese a la exigüidad del título formal su dominio se extiende al
sobrante adquirido por prescripción treintañal.
2) las minas de oro, Plata, cobre, piedras preciosas y sustancias fosiles, no obstante el dominio de la corporaciones o
particulares sobre la superficie de la tierra.
3) los bienes vacantes o mostrencos, y los de las personas que mueren sin tener herederos. Se contemplan tres categorías
de bienes que en rigor pueden reducirse a dos: a) bienes vacantes, son las cosas inmuebles de propietario desconocido; b)
bienes mostrencos, son cosas muebles igualmente de propietario desconocido; c) bienes de personas fallecidas sin
herederos. Esta tercera categoría queda comprendida en una u otra de las anteriores, según la índole mueble o inmueble
de las respectivas cosas, pues cuando alguien fallece aparentemente sin herederos, sólo es dable afirmar que se ignora si
los tiene, y por consiguiente, que los bienes son de propietario desconocido.
En la práctica se denominan bienes vacantes los que pertenecen a una sucesión vacante, es decir, sin herederos para
recibirla.
4) los muros, plazas de guerra, puentes, ferrocarriles y toda construcción hecha por el estado, y todos los bienes
adquiridos por el estado por cualquier título. Las construcciones hechas por el estado serán bienes privados de este si se
levantan en terreno fiscal, pero no en caso contrario.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->