Resumen de en este pueblo no hay ladrones

En En este pueblo no hay ladrones Dámaso, joven y pobre, con su mujer mayor que él y , encinta, para conseguir algo de dinero roba en el bar de don Roque. Sólo encuentra unos pocos centavos y decide robar las bolas de billar. Al día siguiente, don Roque declara que, además de las bolas, el ladrón se llevó 200 pesos. El aburrimiento en el bar, donde sin bolas no se puede jugar, y los remordimientos (un negro forastero fue acusado del robo) hacen que Dámaso decida devolverlas. Sorprendido por don Roque en el momento de hacerlo, éste le reclama los 200 pesos; "usted sabe que no había nada", protesta Dámaso, y don Roque le responde: "Te los van a sacar del pellejo, no tanto por ratero como por bruto".

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful