Está en la página 1de 2

EL GRITO DE UN CORAZN ADORADOR

Romanos 11:33-36
Qu insondables son las riquezas y la sabidura y el conocimiento de Dios! Cmo
trascienden Sus decisiones la capacidad de la inteligencia humana! Cun
misteriosos son Sus mtodos! Porque, quin ha alcanzado jams a conocer la
mente del Seor? O quin puede pretender ser Su consejero? Quin Le ha dado a
Dios nada que Le pueda reclamar? Todas las cosas proceden de l, y existen
gracias a l, y tienen en l su meta! Por tanto, a l sea siempre la gloria. Amn.

Este es el pasaje ms caracterstico del apstol Pablo. Aqu


la teologa se hace poesa. Aqu se pasa de la investigacin
de la mente a la adoracin del corazn. Como conclusin,
todo debe quedar como un misterio que el hombre no
puede comprender ahora, pero cuyo secreto es el amor. Si
uno puede decir que todas las cosas proceden de Dios, que
todas las cosas tienen su ser por l y que todas las cosas
conducen a l, para qu decir ms? Hay una cierta
paradoja en la situacin humana. Dios le ha dado al
hombre una mente, y el hombre est obligado a usarla para
pensar las cosas hasta donde pueda alcanzar su
pensamiento. Pero es igualmente cierto que a veces se
llega al lmite y a uno no le queda ms que aceptar y
adorar.
Es pobre ahora mi cantar; ms cuando en gloria est y all
Te pueda contemplar, mejor Te alabar.
Pablo se haba enfrentado con un problema descorazonador
con todas las fuerzas de su extraordinaria inteligencia. No
dice que lo ha resuelto como uno podra resolver un
problema de matemticas; pero dice que, despus de
intentarlo lo mejor posible, est contento con dejrselo
todo al poder y al amor de Dios. Muchas veces en la vida
no nos queda ms que decirle a Dios: Con mi mente no lo

puedo comprender, pero con todo mi corazn confo en Tu


amor. Hgase Tu voluntad!