Está en la página 1de 23
Paisaje y Urbanismo Ecología urbana y sostenibilidad: El estado de la ciencia y de las

Paisaje y Urbanismo Ecología urbana y sostenibilidad: El estado de la ciencia y de las direcciones futuras

Jianguo Wu-2014

Puntos importantes:

Ecología urbana tiene una historia de más de 90 años, con diversas perspectivas.

Ecología urbana se ha convertido en un campo ecológico dominante durante las últimas dos décadas.

La investigación reciente se centra en los patrones de urbanización y el impacto ambiental.

El empuje más saliente de la investigación actual es la sostenibilidad urbana.

Un tema clave es el de servicios de los ecosistemas urbanos en relación con el bienestar humano.

Palabras clave:

Ecología urbana

Sostenibilidad urbana

Patrones de crecimiento urbano

Biodiversidad

Los servicios del ecosistema

Bien Humano bienestar

OJO BUSCAR LOS TERMINOS EN

.

 

LAS LECTURAS, BUSCADOR….VER

POSIBLES PREGUNTAS

GOGO

Grafica de resumen

Un diagrama conceptual que ilustra la relación entre la biodiversidad, los procesos del ecosistema (o funciones de los ecosistemas), los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano en un paisaje urbano. Todos los componentes y sus relaciones son influenciados profundamente por la velocidad y el patrón temporal espacio de urbanización que es impulsado principalmente por los procesos socioeconómicos. Por lo tanto, la comprensión y el mejoramiento de la ecología y la sostenibilidad de los paisajes y regiones urbanas no sólo deben considerar cómo la urbanización afecta a estos componentes clave, sino también cómo sus relaciones cambian en el tiempo.

El bienestar humano es el objetivo principal de los proyectos de sostenibilidad urbana, mientras que los estudios ecológicos urbanos a menudo se centran en la diversidad biológica, los procesos ecológicos y los servicios ecosistémicos. En cualquier caso, las conexiones entre los componentes clave y sus vínculos por medios espacial (paisaje-región-mundo) y temporal (década del siglo años) escalas deben ser tomados en cuenta.

por medios espacial (paisaje-región-mundo) y temporal (década del siglo años) escalas deben ser tomados en cuenta.

RESUMEN:

Ecosistemas y paisajes de todo el mundo se han vuelto cada vez más domesticada a través de la urbanización. Las ciudades han sido los motores del desarrollo socio-económico, sino también los centros de los principales problemas ambientales desde la revolución industrial. Numerosos estudios han demostrado que nuestros ecosistemas urbanos y los paisajes están en una trayectoria insostenible. La sostenibilidad global depende fundamentalmente de las ciudades, y la ecología urbana puede - y debe - tener un papel clave en la transición hacia la sostenibilidad. En este trabajo, se revisan las diferentes definiciones y perspectivas de la ecología urbana, analizo los principales avances y temas clave, y se propone un marco para ayudar a mover el campo hacia adelante. Después de casi 90 años de desarrollo, la ecología urbana se ha convertido en una empresa verdaderamente transdisciplinaria que integra lo ecológico, geográfico, planificación, y las ciencias sociales. La idea más sobresaliente de las actividades de investigación actuales en el campo es el paradigma de la sostenibilidad urbana emergente que se centra en los servicios del ecosistema urbano y sus relaciones con el bienestar humano.

Mientras que la urbanización es complejo en muchos sentidos, lo que sí sabemos mucho acerca de sus patrones, procesos y efectos. Más específicamente, se sabe mucho acerca de los patrones de crecimiento urbano en el espacio y el tiempo, los conductores y los mecanismos subyacentes y efectos miríada de urbanización sobre la biodiversidad, los procesos ecológicos y los servicios de los ecosistemas. En comparación con sus homólogos de la antigüedad, las ciudades contemporáneas tienden a ser más grandes en tamaño físico y la huella ecológica, más rápido en la tasa de crecimiento en términos de la población y el suelo urbanizado, y más irregular en la composición y configuración del paisaje. Como co-evolución de sistema humano-medio ambiente, las ciudades son sistemas adaptativos espacialmente heterogéneos y complejos. Como tal, la trayectoria dinámica de las ciudades nunca se puede prever en su totalidad o controlada, pero puede y debe ser influenciado o guiado en direcciones más deseables a través de las actividades de diseño de planificación y que se basan en los conocimientos y los principios ecológicos de sostenibilidad urbana.

1.-INTRODUCCION:

El mundo se ha urbanizado a un ritmo acelerado durante el siglo pasado, y los seres humanos se han convertido en una especie predominantemente urbana en que más del 50% de la población mundial vive actualmente en zonas urbanas (Wu, 2008). Esta transición demográfica global tiene enormes consecuencias ambientales, económicas y sociales que aún no se entienden completamente. A escala global, el nivel general de bienestar humano, medido por el Índice de Desarrollo Humano (que consta de tres componentes: la esperanza de vida, el PIB per cápita, y la educación), ha ido en aumento a pesar de (no por ) la tendencia a la baja ampliamente reconocido en servicios de los ecosistemas durante las últimas décadas (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, 2005;. Raudsepp-Hearne et al, 2010). Varias explicaciones posibles para "paradoja del ecologista" esta llamada se han ofrecido-la prepotencia de los servicios de aprovisionamiento a otros servicios de los ecosistemas, el tiempo se queda atrás en la relación entre los servicios de los

ecosistemas y el bienestar humano, y la separación de los humanos de la naturaleza debido a la tecnología y la innovación social (Raudsepp-Hearne et al., 2010). Una mejor comprensión de esta relación aparentemente paradójica en una escala global, sin embargo, requiere un escrutinio con datos más detallados a escala local y regional. En particular, el papel de la urbanización en el aumento del bienestar humano y la caída de los servicios de los ecosistemas se deben considerar de manera explícita.

Aunque la zona de suelo urbanizado dominado por el entorno construido - "todos lo no vegetal, elementos construidos por el hombre, tales como edificios, carreteras, pistas, etc" ocupa un porcentaje sorprendentemente pequeño (<1%) de la superficie terrestre de la Tierra (Schneider , Friedl, y Potere, 2010), los efectos de la urbanización son profundas y penetrantes a la escala local y la global. Ciudades representan en la actualidad alrededor del 60% de todo el uso de agua residencial, el 75% del uso de energía, el 80% de la madera utilizada para fines industriales, y el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero humanos (Grimm et al, 2008;. Newman, Beatley, y Boyer, 2009). Durante los últimos 50 años, la urbanización mundial no sólo ha acelerado su lugar en términos de población urbana y el entorno construido, sino también tomado nuevas formas de desarrollo. Estos cambios han contribuido en gran medida a la domesticación de los ecosistemas, los paisajes y hasta la biosfera, acelerando así la llegada de la época Antropoceno.

Ciudades débiles es casi seguro que actuar

como un freno para el desarrollo nacional. Ciudades fuertes pueden ser un factor clave que permite a un país a prosperar en la economía global "(Annan, 2002). Si nuestras ciudades siguen creciendo y difundir la forma en que se han hecho desde la revolución industrial, no hay duda de que la civilización humana está destinada al desastre. Por otro lado, como motores del desarrollo socioeconómico y los centros de transformación cultural y la innovación tecnológica, las ciudades pueden y tendrán, que jugar un papel fundamental en el logro de la sostenibilidad a escala regional y global (Wu, 2008, 2010a). La sostenibilidad se refiere al desarrollo sostenible "que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades" (WCED, 1987), o "satisfacer las necesidades humanas fundamentales, manteniendo los sistemas de soporte vital del planeta Tierra" (Kates et al., 2001). Para ayudar a lograr un futuro urbano sostenible, tenemos que entender cómo funcionan los sistemas urbanos y la forma en que se debe trabajar. Evidentemente, la ecología urbana es fundamental para el desarrollo de esa comprensión (Loucks, 1994; Wu, 2008, 2010a).

"El futuro de la humanidad está en las

En este trabajo, ofrecer una visión general de los principales avances y discutir las futuras direcciones en la ecología urbana. La revisión de la historia y el progreso de un floreciente campo como la ecología urbana de enormes proporciones como muchos aspectos del campo están evolucionando rápidamente con relaciones ambiguas entre ellos. No obstante, se han hecho varios intentos recientes, incluyendo una serie de libros en los últimos años Este documento no es un resumen de estos trabajos recientes, ni una revisión de todo en la ecología urbana. Más bien, se ofrece una visión general del estado actual de la ciencia de la ecología urbana desde una perspectiva de paisaje, en el que las zonas urbanas son vistos como sistemas espacialmente heterogéneos humano-medio ambiente esto es, paisajes urbanos (Wu, 2008),

2. Definiciones y perspectivas de la ecología urbana en evolución

2.1. ¿Qué es urbano?

Existen diversas definiciones de lo que es "urbano." En consecuencia, la definición unificada de la ecología urbana en ninguna parte se ha encontrado. Diferentes definiciones destacan diferentes aspectos de los sistemas urbanos, y cada uno tiene ventajas y desventajas, dependiendo de la situación en la que se utiliza. La búsqueda de una definición universalmente aceptada para la ecología urbana o urbana puede ser ni productiva ni necesaria. Sin embargo, es necesario saber cómo se definen estos términos por lo general (es decir, el significado de su uso más común) con

el fin de facilitar la comunicación y evitar confusiones.

Mientras que una zona urbana (es decir, un pueblo, una ciudad o metrópolis) ha sido definido de varias maneras por las agencias gubernamentales y los investigadores individuales, la mayoría de estas definiciones se basan en uno o más de tres factores principales: el tamaño total de la población, densidad de población, y área de superficie impermeable o estructuras construidas. En general, las zonas urbanas comparten varias características comunes: Alta densidad de población, abundantes estructuras construidas, extensas superficies impermeables, clima alterado y las condiciones hidrológicas, la contaminación del aire, y la función de los ecosistemas y de los servicios modificados. Sin embargo, es factible ni esencial para encapsular todos los componentes

y características de las áreas urbanas clave en una definición. En la mayoría de los casos, la alta densidad de población humana de una extensa área de superficie impermeable son dos factores sobresalientes que definen lo que es lo suficientemente urbano. Esencialmente, todas las principales características ecológicas y ambientales de los sistemas urbanos pueden estar relacionados con estos dos factores, ya sea directa o indirectamente.

2.2. Ecología urbana como la ecología humana y la sociología

Ecología urbana se desarrolló originalmente como parte de la ecología humana en la década de 1920 por un pequeño pero influyente grupo de sociólogos de la Universidad de Chicago (la escuela de Chicago de la sociología y la ecología humana). Los principales actores de la escuela de Chicago incluyen Robert E. Park (1864-1944), Ernest W. Burgess (1886-1966), Roderick D.McKenzie (1885- 1940), y Amos H. Hawley (1910-2009). Park, Burgess, y McKenzie (1925) definen la ecología urbana como "el estudio de la relación entre las personas y su entorno urbano"-que es esencialmente la ecología humana de la ciudad. La ecología humana es considerada como "una de las zonas más antiguas de la especialización en sociología". A veces la ecología urbana se usa indistintamente con la ecología humana (Berry & Kasarda, 1977; Flanagan, 1993; Hollingshead, 1940). En una revisión de los avances en la ecología urbana, Wilson (1984b) afirmó: "La ecología urbana no es un área distinta de especialización dentro de la sociología, sino más bien un conjunto de conocimientos sobre el medio urbano derivado de la aplicación de un marco ecológico humano de referencia. "La aparición y el desarrollo temprano de la ecología urbana tuvieron lugar en un período de tiempo en que las ideas ecológicas y sociológicos claves influyeron mutuamente, a menudo a través de una estrecha interacción entre los eruditos prominentes en ambos campos (Gross, 2002).

En el comienzo de la ecología urbana, los científicos sociales aplicaba conceptos ecológicos tales como la competencia, la invasión, la dominación, y la sucesión, en su estudio de la organización social y espacial en las ciudades (Hollingshead, 1940; Park et al, 1925.). El aumento de la aplicación de la teoría y los conceptos en la investigación social ecológica no se limita dentro de los Estados Unidos, sino que también encontró su camino en Europa, Asia, y África. Según Berryl y Kasarda (1977), el enfoque de la ecología urbana era "una de las escuelas más definitivas e influyentes en la sociología norteamericana" durante los años 1930 y 1940, pero "prácticamente muerto" en 1950. Se hicieron esfuerzos para revivir el enfoque ampliando su enfoque y perspectivas. Uno de estos intentos fue (1950) el libro clásico de Hawley, que tenía la intención de proporcionar una teoría unificada de la ecología humana. Siguiendo la tradición de la escuela de Chicago y en movimiento más allá de ella, Berryl y Kasarda (1977) presentan un enfoque de "ecología urbana contemporánea" para la investigación urbana que integra en varios campos de las ciencias sociales: sociología urbana, geografía urbana, ecología social, la ecología humana y de la ciudad, y la planificación regional. Este enfoque adopta una jerarquía socio espacial con niveles sucesivos de barrios, ciudades, áreas metropolitanas, los sistemas regionales y urbanos, y las sociedades totales. En contraste con la ecología humana tradicional, que se basa principalmente en "la competencia como base de la organización humana" y excluye "los factores culturales y motivacionales para explicar los patrones de uso de la tierra," la ecología urbana "contemporánea", subraya "interdependencia" en el sentido de "simbiosis y comensalismo. Hoy en día, el enfoque sociológico urbano ecología sigue existiendo y evolucionando. En términos más generales, como los sistemas y las instituciones políticas afectan los patrones espacio-temporales de la urbanización se ha convertido cada vez más en un tema central de investigación en las ciencias sociales.

2.3. Ecología urbana como una ciencia "ecológica"

En realidad no es sorprendente que la ecología urbana no se ha iniciado por bio-ecologistas que se centran en las plantas y los animales, y que se han visto de largo ciudades como ecosistemas severamente deteriorados indignos de la investigación científica. La ecología de los ecosistemas y la ecología del paisaje surgieron después de la ecología urbana - los términos "ecosistema" y "paisaje ecología" se acuñó en 1935 y 1939, respectivamente. Hasta hace unas décadas, los bio-ecologistas habían preferido estudiar "la naturaleza con Salida del hombre". Por supuesto, hay excepciones a esta norma general, incluso durante los primeros días de la ecología urbana. Entre los más notables fueron una serie de estudios europeos de la distribución espacial y abundancia de plantas y animales en las ciudades durante la década de 1940 y principios de 1950 después de la Segunda Guerra Mundial. Se llevaron estos primeros estudios a cabo principalmente por los botánicos y zoólogos, que representa un enfoque bio-ecología de la ecología urbana, que ha sido a veces llamado "la escuela de Berlín"

En América del Norte, Adams (1935), un ecologista de los animales y un pionero en energética ecológica, analiza en profundidad considerable la relación de la ecología general de la ecología humana. Un número especial de Monografías ecológicos en 1940, titulado "La relación de la ecología con el bienestar humano", evolucionó a partir de un simposio organizado por la Sociedad Ecológica de América a petición de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (Adams, 1940). Stearns (1970) también reconoció que los biólogos en general descuidan el medio ambiente urbano en sus estudios, y afirmó que: "Las implicaciones de los conceptos ecológicos, como la diversidad, la sucesión, la energía y el flujo de nutrientes, la dinámica de la población, y la territorialidad son pertinentes a la gestión de ciudades mayores y el desarrollo de otros nuevos".

Estos estudios son hitos importantes en la historia de la ecología urbana, pero que no cambiaron la percepción dominante por los ecologistas que las ciudades eran lugares de estudio "indignos". Ecología urbana apenas era visible en las revistas de corriente principal de la ciencia ecológica antes de finales de 1980 y principios de 1990. Varios factores pueden haber sido responsables de la reciente subida de los intereses de las zonas urbanas por los bio-ecologistas, entre ellos la creciente preocupación con los impactos ambientales de la urbanización, el aumento de puntos de vista ecológicos que enfatizan la dinámica fuera del equilibrio y de la corrección, y las influencias dominantes del actual movimiento por la sostenibilidad. El establecimiento de proyectos interdisciplinarios de gran alcance, tales como los dos de Investigación Ecológica a Largo Plazo (LTER) los proyectos apoyados por la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU. - el Estudio de los Ecosistemas Baltimore (BES) y el Arizona-Phoenix Investigación Ecológica a Largo Plazo central (CAP -LTER), sin duda ha jugado un papel importante en la reciente renovación de la ecología urbana. Esta "nueva versión" de la ecología urbana se caracteriza por una mayor "interdisciplinariedad" y "trans-disciplinariedad" en sus temas de investigación dominantes, así como sus principales participantes (más discusión sobre este tema en las siguientes secciones).

2.4. El cambio de perspectiva de la ecología urbana

Los diferentes conceptos y perspectivas en la ecología urbana se han clasificado como "ecología en las ciudades", que se centra principalmente en los organismos no humanos en el medio ambiente urbano, o "ecología de las ciudades" que considera a toda la ciudad como un ecosistema. Teniendo en cuenta los nuevos desarrollos en los estudios urbanos en la década pasada, aquí añado una tercera categoría-"la sostenibilidad de las ciudades". Sobre la base de esta amplia categorización, varios enfoques ecológicos urbanos distintos pero relacionados se pueden identificar. Resumo abajo, y su cronología y las relaciones se ilustran en la fig. 1.

En primer lugar, el enfoque sociológico o urbano basado en la ecología humana investiga el comportamiento humano y la organización social en las ciudades basados en la teoría prestada ecológica y conceptos (por ejemplo, el enfoque tradicional de la ecología humana). En segundo lugar, el enfoque bio-ecologico se centra en la distribución y abundancia de plantas y animales en los alrededores de las ciudades (por ejemplo, los estudios europeos anteriores). En tercer lugar, el enfoque de los sistemas urbanos o el enfoque del ecosistema humano, ambos de los cuales tratar la ciudad como todo un ecosistema que consiste en componentes tanto "naturales" y socioeconómicos. En cuarto lugar, el enfoque de paisaje urbano trata a zonas urbanas como sistemas dinámicos espacialmente heterogénea, de parche multi-escala.

Sobre la base de los principios y métodos de la ecología del paisaje, este enfoque se centra en la relación entre los patrones de urbanización y los procesos ecológicos (Fig. 2). El quinto es el enfoque de la sostenibilidad urbana emergente que trata a las ciudades como sistemas humano- ambientales acoplados o los sistemas socio-ecológicos, con un creciente énfasis en la relación entre los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano en las zonas urbanas.

La figura. 1. Evolución de las perspectivas y enfoques en la ecología urbana (modificado a

La figura. 1. Evolución de las perspectivas y enfoques en la ecología urbana (modificado a partir de

Wu,2008).

Diferentes enfoques de ecología urbana, dispuestas en orden cronológico basado en la hora aproximada de su aparición, se clasifican en tres grandes perspectivas: la ecología en las ciudades, la ecología de las ciudades, y la sostenibilidad de las ciudades.

Las líneas discontinuas indican relaciones entre los diferentes enfoques y el grosor de las líneas marca la fuerza relativa de influencia. Durante las últimas décadas, los diferentes puntos de vista tienden a fusionarse, y el campo de la ecología urbana se ha convertido cada vez más interdisciplinaria, dominado por el enfoque de paisaje con el aumento del énfasis en la sostenibilidad urbana.

Estudios ecológicos que tienen que ver con problemas a gran escala en los paisajes reales finalmente tienen que abordar las cuestiones de la sostenibilidad. Mientras que algunos piensan que "la sostenibilidad urbana" es un "oxímoron", el término ha sido adoptado cada vez más por los investigadores urbanos. Sin embargo, una definición generalmente aceptada de la sostenibilidad urbana sigue faltando. Como Loucks (1994) articuló:

"La sostenibilidad es uno de esos conceptos o visiones que se lavan periódicamente sobre una sociedad como una marejada. Una inundación leve por conceptos más modestos puede haber ocurrido antes, pero ahora casi todos los términos que usamos para describir los recursos y el medio ambiente de los sistemas urbanos deben ser evaluados en el contexto de la sostenibilidad a largo plazo. Esto no es simplemente un cambio de concepto de paradigma; más bien, la amplitud del diálogo que tiene lugar en el largo plazo, los intereses intergeneracionales en recursos urbanos no tiene precedentes".

Mclaren (1996) señaló que los términos de "sostenibilidad urbana" y "desarrollo urbano sostenible" están estrechamente relacionados y usan indistintamente en la literatura. Señaló además que la sostenibilidad urbana se refiere a "un estado o un conjunto de condiciones deseables que persiste en el tiempo", mientras que el desarrollo urbano sostenible implica "un proceso mediante el cual se puede lograr la sostenibilidad." De hecho, parece una creencia entre la comunidad científica y de planificación que el concepto de sostenibilidad destaca el mantenimiento del statu quo o un estado de equilibrio estático de algún tipo. Esto es un error Como se indica en el Informe Brundtland, "el desarrollo sostenible es un proceso de cambio en que la explotación de los recursos, la dirección de las inversiones, la orientación del desarrollo tecnológico; y el cambio institucional están todos en armonía y mejora el potencial actual y futuro para satisfacer las necesidades y aspiraciones humanas "(WCED, 1987).

La sostenibilidad urbana puede referirse a un conjunto de condiciones dinámicas que satisfagan las necesidades de las generaciones actuales y futuras en una zona urbana, pero es fundamentalmente un proceso de adaptación continua del logro y mantenimiento de esas condiciones. En parte por el énfasis en la dinámica no lineal y las respuestas de adaptación en los sistemas urbanos, la sostenibilidad urbana y la resistencia urbana también se han discutido cada vez más juntos como complementarios y no como términos contradictorios (por ejemplo, Wu y Wu, 2013). A los efectos de esta revisión, la sostenibilidad urbana aquí se define como un proceso de adaptación de facilitar y mantener un círculo virtuoso entre los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano a través de acciones ecológicas, económicas y sociales concertadas en respuesta a los cambios dentro y fuera del paisaje urbano.

Examinar los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los
Examinar los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los

Examinar los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los

Examinar los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los procesos

procesos

Examinar los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los procesos

- relacionar los patrones espacio-temporales de la urbanización a las medidas de la biodiversidad y los procesos del ecosistema, utilizando enfoques estadísticos y modelado

del ecosistema, utilizando enfoques estadísticos y modelado Caracterización de los patrones y procesos de urbanización

Caracterización de los patrones y procesos de urbanización

-La composición del paisaje urbano (por ejemplo, la diversidad y la abundancia relativa de los tipos de parches). -La configuración del paisaje urbano (por ejemplo, disposición, forma a la complejidad y la conectividad de los parches). -temporales cambios en el patrón del paisaje urbano -clave unidades biofísicas y socioeconómicas de cambio del paisaje

biofísicas y socioeconómicas de cambio del paisaje Cuantificar patrón espacial de paisajes urbanos - Paisaje

Cuantificar patrón espacial de paisajes urbanos

- Paisaje métricas - Espaciales estadísticas -Teledetección y SIG
- Paisaje métricas
- Espaciales estadísticas
-Teledetección y SIG
métricas - Espaciales estadísticas -Teledetección y SIG Simulación y Proyectos de cambios en el paisaje urbano
métricas - Espaciales estadísticas -Teledetección y SIG Simulación y Proyectos de cambios en el paisaje urbano

Simulación y Proyectos de cambios en el paisaje urbano

-

modelización de uso de suelo.

 

-

Modelos de crecimiento urbano

.

-

Teledetección y SIG.

 
urbano . - Teledetección y SIG.   Conceptualizar ciudades como paisajes urbanos con múltiples
urbano . - Teledetección y SIG.   Conceptualizar ciudades como paisajes urbanos con múltiples

Conceptualizar ciudades como paisajes urbanos con múltiples tipos de parches *dinámica de segmentos jerárquicos *modelo de de parche corredor-matriz *Ecología del paisaje

*modelo de de parche corredor-matriz *Ecología del paisaje La figura. 2. Un marco de la dinámica

La figura. 2. Un marco de la dinámica de segmentos jerárquicos para estudiar el patrón de urbanización y sus efectos ecológicos de la región metropolitana de Phoenix, EE.UU. (Redibujado de Wu et al., 2011a).

2.5. Hacia una definición amplia de la ecología urbana

Se desprende de los apartados anteriores que la connotación de la palabra, la ecología urbana, se ha ampliado y diversificado en las últimas décadas. Los ecologistas, así como los geógrafos urbanos, planificadores y científicos sociales, todos han tratado de definir la ecología urbana en sus propias maneras preferidas. Por ejemplo, Rebele (1994) describió la ecología urbana como "una sub-disciplina de la ecología" que es "preocupado por la distribución y abundancia de

plantas y animales en los pueblos y ciudades". En la misma forma, Gaston (2010) definió recientemente la ecología urbana como "el estudio científico de los procesos que determinan la

abundancia y distribución de los organismos, de las interacciones entre los organismos, de las interacciones entre los organismos y el medio ambiente, y de los flujos de energía y materiales a

dentro de los sistemas urbanos". Esto es claramente "la ecología en

las ciudades", lo que refleja una perspectiva bio-ecología en consonancia con los estudios europeos tempranos. Desde una perspectiva ecológica del paisaje, de la suerte y Wu (2002) describen la ecología urbana como el estudio de la comprensión "de la relación entre el patrón espacial de la urbanización y los procesos ecológicos." Alberti (2008) definió la ecología urbana como "el estudio de las formas en que los sistemas humanos y ecológicos evolucionan juntos en regiones en proceso de urbanización" -que refleja una perspectiva de los sistemas socio-ecológicos ampliamente adoptado en el estudio de las interacciones entre la sociedad y el medio ambiente. McDonnell (2011), declaró que "la ecología urbana integra tanto básicas (es decir, fundamental) y aplicada (es decir, un problema orientado), natural y de la investigación en ciencias sociales para explorar y dilucidar las múltiples dimensiones de los ecosistemas urbanos." Por el contrario, en la literatura de la planificación urbana, "ecología urbana se ha centrado en el diseño de los servicios ambientales de las ciudades para la gente, y en la reducción de los impactos ambientales de las zonas urbanas" (Pickett et al., 2011).

través de los

zonas urbanas" (Pickett et al., 2011). través de los Higo. 3. Una conceptualización triádica de la

Higo. 3. Una conceptualización triádica de la ecología urbana contemporánea, que muestra que los patrones patrones temporales, los impactos ambientales y socioeconómicos, y la sostenibilidad de la urbanización interactúan unos con otros en el estudio de las ciudades, por lo que la ecología urbana en una ciencia verdaderamente interdisciplinaria y transdisciplinaria que integra la investigación con la práctica.

Todas las definiciones anteriores son útiles, cada captura de ciertos aspectos de la ecología urbana, que van desde componentes bio-ecología de los temas de sostenibilidad urbana. En general, la ecología urbana contemporánea se compone de tres tipos de componentes de investigación que se han integrado cada vez más durante las últimas décadas (Fig. 3). En consecuencia, la ecología urbana se puede definir como el estudio de los patrones espacio- temporales, los impactos ambientales y la sostenibilidad de la urbanización, con énfasis en la biodiversidad, los procesos de los ecosistemas y los servicios eco sistémicos. Las condiciones socioeconómicas y las prácticas de planificación urbana influyen profundamente en los patrones de urbanización, y por lo tanto contribuyen, pero no puede por sí sola constituir el núcleo científico de la ecología urbana. Esta amplia definición abarca la perspectiva de la "ecología de las ciudades", "ecología de las ciudades", y "la sostenibilidad de las ciudades". Ecología urbana se superpone con, pero difiere de, lo que puede llamarse "la ciencia urbana sostenibilidad", cuya atención se centra en el bienestar humano que depende fundamentalmente de los servicios de los ecosistemas (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, 2005; Wu, 2013).

Ciencia de la sostenibilidad urbana abarca la ecología urbana, pero es un campo mucho más amplio de estudio. Servicios de los ecosistemas, como los beneficios que la gente obtiene de biodiversidad y las funciones de los ecosistemas, proporcionan un nexo clave que vincula la ecología urbana y la sostenibilidad.

3. Los principales avances en la ecología urbana

Varios intentos se han hecho durante los últimos diez años para evaluar los últimos acontecimientos en la ecología urbana desde diferentes ángulos. En particular, Pickett et al. (2011) proporcionó una de las revisiones más completas y actualizadas de los efectos de la urbanización sobre el clima, la hidrología, las corrientes, la biota, los suelos, y la sociedad humana. Mi intención aquí es poner de relieve alguno de los principales avances en el campo, después de un marco orientado hacia el paisaje que describo a continuación.

Este marco se basa en la concepción de que una zona urbana es un paisaje cultural que se caracteriza por una alta densidad de población y una amplia área de superficie impermeable, con diferentes usos del suelo y tipos de cobertura del suelo en conjunto forman un mosaico de parches dinámico. Por lo tanto, un sistema urbano es un paisaje espacialmente heterogénea cuya estructura, función y dinámica están determinadas por las interacciones acopladas humano- ambientales (Wu, 2010b, 2013). Sistemas urbanos también son sistemas adaptativos complejos que se caracterizan por muy diversos componentes, heterogeneidad espacial, evaluaciones no lineales, las interacciones de múltiples escalas, y la capacidad de auto-ajuste en respuesta a los cambios (Levin et al, 2013;. Wu y Wu, 2013).

La urbanización altera la composición y la disposición espacial de los elementos del paisaje (por ejemplo, áreas naturales remanentes, espacios-verdes creados o gestionados por humanos", el medio acuático, campos agrícolas, estructuras construidas, corredores de transporte y áreas residenciales), y estos cambios afectan a la biodiversidad, funcionamiento de los ecosistemas y la calidad ambiental, así como el comportamiento humano, la estructura de la comunidad y la

organización social. Estos cambios ecológicos y sociales inducidos por la urbanización influyen más las reservas y flujos de los diferentes tipos de servicios esenciales de los ecosistemas para el bienestar humano en las zonas urbanas (Fig. 4). Sobre la base de este marco, en esta sección se analizan los principales avances en varios frentes de investigación: los patrones espaciales y temporales de la urbanización, los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad y los procesos, y los impactos de la urbanización sobre los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano.

3.1. Patrones espacio-temporales de la urbanización

El estudio de los patrones espaciales urbanos incluye varios aspectos, que van desde la distribución de espacio verde, canales, redes de transporte, formas de crecimiento urbano, patrones del paisaje urbano. Mi énfasis aquí está en la cuantificación de los patrones espaciales y temporales de los paisajes urbanos. Estructura del paisaje - incluyendo la composición y la disposición espacial de los diferentes tipos de uso de la tierra y los parches de cobertura del suelo - es una representación completa y realista de la estructura de los sistemas ecológicos urbanos. Cuantificación patrón del paisaje urbano a menudo es necesario para la comprensión de las fuerzas motrices (procesos socioeconómicos y las características geofísicas-ambiental) y los impactos ecológicos de la urbanización (Figuras 2 y 3; Wu, Buyantuyev, et al, 2011;. Wu, Jenerette, Buyantuyev, y Redman, 2011).

Morfología urbana y la forma de crecimiento urbano tienen una historia de investigación de largo. El economista alemán von Thünen (1825) afirmó que una ciudad aislada asumiría una forma caracterizada por anillos concéntricos económicos (por ejemplo, negocios, residencial, industrial y agrícola), según lo dictado por el principio de la utilidad marginal espacial. Influencias de este primer trabajo se encuentran en algunas de las teorías clásicas del patrón de crecimiento urbano, incluida Burgess (1925) modelos de zonas concéntricas y Christaller (1933) la teoría del lugar central, las dos ciudades que representan como un sistema de zonas concéntricas con uno o más central de negocios distritos (CDB). Por el contrario, la teoría sector (Hoyt, 1939) y la teoría de los núcleos múltiples (Harris y Ullmann, 1945) reconocieron que las redes de transporte y centros intercaladas de uso de la tierra funciones podrían conducir a formas urbanas asimétricos y desiguales. Al igual que cualquier otra teoría general de la ecología y la geografía, estas teorías clásicas pueden ser mejor tratados como guías o modelos heurísticos neutros, ya que tienden a ser las excepciones y no la norma, cuando se aplica a las ciudades reales (Suerte y Wu, 2002).

La figura. 4. Un diagrama conceptual que ilustra la relación entre la biodiversidad, los procesos

La figura. 4. Un diagrama conceptual que ilustra la relación entre la biodiversidad, los procesos del ecosistema

(o funciones de los ecosistemas), los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano

en un paisaje urbano.

Todos los componentes y sus relaciones son influenciados profundamente

espacio de urbanización que es

impulsado principalmente

 

por la velocidad y el patrón temporal

por los procesos socioeconómicos

. Por lo tanto, la

comprensión y el mejoramiento de la ecología y la sostenibilidad de los paisajes y regiones urbanas no sólo

debe considerar cómo la urbanización afecta a estos componentes clave, sino también

cómo sus relaciones

cambian en el tiempo.

El bienestar humano es el principal objetivo de

los proyectos urbanos de sostenibilidad,

en tanto que los estudios ecológicos urbanos a menudo se centran en la diversidad biológica, los procesos ecológicos y los servicios de los ecosistemas. En cualquier caso, las conexiones entre los componentes clave y sus vínculos espaciales (paisaje-región-mundo) y temporal (década del siglo años) escalas deben ser tomados en cuenta.

Durante las últimas décadas, se ha avanzado mucho en la caracterización de los patrones de crecimiento urbano de dos maneras. En primer lugar, ahora tenemos mucha más capacidad para analizar los patrones espaciales y temporales de la urbanización en múltiples escalas desde ciudades a todo el mundo, gracias a la mejora continua de los datos de teledetección, técnicas de SIG, y los métodos de análisis espacial. En segundo lugar, una comprensión más completa de la forma de crecimiento urbano se ha logrado a través de la combinación de desarrollo y casos empíricos estudios teóricos.

Numerosos estudios en la geografía y la ecología del paisaje han demostrado que, en comparación con los patrones históricos, la moderna urbanización es más grande en tamaño de la ciudad, más rápido en la tasa de crecimiento, y más irregular en la forma urbana; y que la aglomeración urbana y paisaje homogeneización estructural se han convertido en una tendencia mundial. Asimismo, la tasa de urbanización durante las últimas décadas ha sido mucho más rápido en los países en desarrollo que en los países desarrollados, y parece que hay una convergencia en la estructura física urbana para evitar la aparición de las ciudades de América del Norte (Seto et al., 2010 ). La tendencia mundial de disminuir la heterogeneidad estructural del paisaje se ha relacionado con la homogeneización de la diversidad biológica en todo el mundo. Además, las características fractales de las formas urbanas han sido ampliamente reconocidas, y patrones de escala basada en el tamaño de la ciudad de largo han sido investigados. Por supuesto, los patrones espaciales y temporales de los paisajes urbanos locales y regionales varían geográficamente debido a diferencias en los entornos físicos, conductores socioeconómicos y políticas de uso de la tierra.

Principios y métodos de la ecología del paisaje y el cambio de la tierra la ciencia pueden ayudar a manejar estos temas complejos. Técnicas de teledetección, SIG y análisis espacial y modelado han seguido mejorando rápidamente, también lo ha hecho nuestra capacidad general para comprender los patrones espacio-temporales de la urbanización. Un número de estudios recientes sobre este tema están disponibles.

3.2. Biodiversidad urbana

La evaluación de cómo la urbanización afecta a la biodiversidad y condiciones ecológicas ha sido un foco importante de investigación en la mayoría de los estudios ecológicos y ambientales de las ciudades durante las últimas décadas (Figuras 1 y 3). Estos "estudios de impacto" son numerosos, que van desde pequeños pueblos hasta importantes áreas metropolitanas y más allá. Los principales grupos de especies estudiadas incluyen plantas, aves, artrópodos terrestres, pero relativamente pocos estudios se han centrado en los vertebrados y los invertebrados no aviares no artrópodos, tales como reptiles, anfibios, mamíferos, peces e invertebrados acuáticos.

El desarrollo urbano se reduce la cantidad de hábitat para las especies nativas y aumenta la fragmentación del hábitat para la mayoría de especies nativas y exóticas. En general, los efectos de la urbanización sobre la biodiversidad varían con los grupos taxonómicos, las condiciones ambientales, y los ajustes socioeconómicos. Sin embargo, han surgido varios hallazgos generales. Por ejemplo, con el aumento de la urbanización, la riqueza de especies de plantas tiende a aumentar debido principalmente al aumento de las especies exóticas; la riqueza de especies de

aves tiende a ser relativamente constante o aumentar moderadamente, con una disminución de la uniformidad; y la diversidad y abundancia de los hongos y los microbios del suelo tienden a

disminuir. La urbanización también altera la estructura de la cadena alimentaria y dinámica trófica de los ecosistemas remanentes naturales en el paisaje urbano. Los investigadores de la CAP-LTER informaron que una disminución de la presión de depredación de las aves aumentó la abundancia de ciertas especies de aves, y que el control de arriba hacia abajo de los herbívoros por artrópodos depredadores de aves fue mucho más fuerte en las zonas urbanas que en las rurales. Los estudios también han demostrado que, dentro de un paisaje urbano, los barrios más ricos tienden a ser más "verde" y tienen niveles más altos de diversidad vegetal - un fenómeno conocido como

En la escala global, no sólo ciudades comparten algunas

"EFECTO DE LUJO" (Hope et al, 2003)

especies comunes que todas están adaptadas a los entornos urbanos, sino también la urbanización se considera una de las principales causas de la actual "homogeneización biótica" - diferentes áreas geográficas tienden a tener un conjunto similar de especies.

Como se mencionó anteriormente, la urbanización tiende a homogeneizar patrón de paisaje urbano, reduciendo así la heterogeneidad del hábitat para las especies biológicas, y esta homogeneización del paisaje puede ser una razón importante para la homogeneización biótica observada.

3.3. Procesos y las condiciones de los ecosistemas

Está bien documentado que las actividades humanas en los entornos urbanos han dado lugar a una serie de problemas ambientales conocidos, como las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire, el agua y los desechos sólidos. También hay una extensa literatura sobre los efectos de la urbanización en las condiciones climáticas, las propiedades del suelo, la hidrología, los ciclos biogeoquímicos, y la fenología de la vegetación

Las ciudades son los mayores productores de gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos que causan problemas de salud para los seres humanos y el medio ambiente. La urbanización puede influir significativamente en el clima local y regional a través de la alteración del patrón de cubierta de la tierra y en consecuencia el régimen de radiación en la superficie y el balance energético. El ejemplo mejor estudiado de modificaciones climático antropogénico es probablemente el Efecto de isla de calor urbano (UHI) - ciudades tienden a tener temperaturas del aire y de la superficie más alta que su entorno rural. Los grandes aumentos de temperatura por lo general ocurren durante la noche, y los puntos fuertes y los efectos de UHI varían entre las ciudades con diferentes condiciones económicas biofísicos y socio. El UHI sobre una ciudad o de una región metropolitana se compone de muchas pequeñas UHIs, formando una jerarquía espacial anidada de UHIs que están relacionados con la disposición espacial de las tapas de la tierra. Un número de estudios han reportado los efectos de UHI sobre el clima local, el crecimiento de la planta y su fenología, el consumo de energía para refrigeración y calefacción, y el bienestar social.

flujos de corrientes en el paisaje urbano a

través de un mayor uso de agua, la contaminación del agua, las superficies impermeables, los patrones que se ejecutan fue alterado, y las tasas de evapotranspiración modificados. Suelos urbanos son a menudo perturbados físicamente, químicamente contaminado, o de forma variable afectados por las prácticas de manejo. Suelos urbanos tienden a tener un alto grado de heterogeneidad espacial, grandes reservas de materia orgánica del suelo, el carbono, el nitrógeno y otros elementos, y muchos compuestos hechos por el hombre, desde los agentes de control biológico, nuevos contaminantes, las hormonas, las nano-partículas. Los cambios en el clima, la hidrología, la biota y los suelos en conjunto resulta una "biogeoquímica urbana distinta" en la que los stocks y los flujos de energía y elementos son controlados en gran parte por las actividades humanas. Actividades de jardinería y gestión urbanas pueden influir sustancialmente en el

tiempo, la duración y magnitud de los procesos biogeoquímicos.

La urbanización influye en los ciclos

hidrológico y

Como consecuencia del uso de la tierra y cambio de la cubierta de la tierra, así como las condiciones biofísicas alteradas resultantes de la urbanización, la cobertura vegetal del paisaje urbano cambia drásticamente en el espacio y el tiempo. La producción primaria neta (NPP), la velocidad a la que la biomasa vegetal se acumula en un ecosistema, es una variable clave integradora de la función del ecosistema. NPP varía considerablemente entre los diferentes tipos de cobertura del suelo dentro de la ciudad y a lo largo del gradiente urbano-rural, y puede ya sea aumentar o disminuir con la urbanización a escala del paisaje urbano. Por ejemplo, en el entorno de las tierras áridas, el riego hace que los espacios verdes urbanos mucho más productivo que el desierto natural que lo rodea, y por lo tanto la central nuclear aérea del paisaje urbano se ha mejorado. La estrecha relación entre el crecimiento de la vegetación y la precipitación se encuentran comúnmente en los ecosistemas naturales se desacopla efectivamente para espacios verdes agrícolas y urbanas de este tipo de ambientes áridos (Buyantuyev y Wu, 2009, 2012).

Fenología de la vegetación o la fenología de paisaje - el momento y la duración de las fases de desarrollo de la planta provocada por factores ambientales (por ejemplo, temperatura y humedad) - también se ve afectada por la urbanización (Neil y Wu, 2006). Transformaciones de tierras urbanas pueden llevar a cambios fenológicos de la vegetación a través de la alteración de vías de flujo hidrológicos y las condiciones de humedad del suelo en las ciudades. Al alterar las condiciones de temperatura y humedad, UHIs puede inducir cambios en la fenología de la planta y dinámica de la vegetación en función de la sincronización y duración del crecimiento y la floración. Por ejemplo, tanto foliación y fenología de la floración en el área de Phoenix han respondido a la urbanización: cubiertas vegetales urbanos tienden a reverdecer en más rápido que el natural del desierto y permanecer fotosintéticamente activa durante un período más largo (Buyantuyev y Wu, 2012); y las especies de plantas que tenga adelante o atrase su floración (Neil et al., 2010).

3.4. Servicios de los ecosistemas urbanos y el bienestar humano

La biodiversidad es la base para los procesos de los ecosistemas y, en general, aumenta las funciones de los ecosistemas, como la producción primaria, la retención de nutrientes del suelo y la capacidad de resistencia frente a las perturbaciones y las invasiones. Las funciones del ecosistema son esencialmente los diferentes roles de procesos ecológicos desempeñan en un ecosistema, y los dos términos - Funciones de los ecosistemas y los procesos de los ecosistemas - a menudo se utilizan indistintamente.

Biodiversidad y las funciones de los ecosistemas (o procesos) juntos constituyen la base del capital natural que produce bienes y servicios para las sociedades humanas (Figuras 3 y 4). Desde los 90s, servicios de los ecosistemas se ha convertido en un concepto esencial en la conservación, gestión de recursos, la economía ambiental, y el desarrollo sostenible. Este aumento de interés se ha solidificado aún más por la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio entre 2001 y 2005 que proporcionó la primera evaluación científica a escala mundial de las condiciones y tendencias de los ecosistemas del mundo y de sus servicios.

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (Millennium Ecosystem Assessment, 2005) define los servicios de los ecosistemas como "los beneficios que las personas obtienen de los ecosistemas", que incluyen: (1) "servicios de suministros" (por ejemplo, alimentos y agua), (2) "servicios de regulación" (por ejemplo, la purificación del aire y del agua, regulación del clima, las inundaciones, las enfermedades, los peligros, y el ruido), (3) "servicios culturales" (por ejemplo, los beneficios recreativos, espirituales, religiosos y otros no materiales), y (4) "servicios de apoyo "(por ejemplo, la formación del suelo, la producción primaria y el ciclo de nutrientes). Dado que los servicios de apoyo son los procesos o funciones de verdad de los ecosistemas, servicios de los ecosistemas aquí después se refieren únicamente a aprovisionamiento, regulación y servicios culturales, como en Grimm et al. (2013).

Aunque las ciudades eran vistas como gravemente dañadas o definidas como ecosistemas "indignos" por bioecologos hasta hace poco, los paisajes urbanos ofrecen una serie de servicios de los ecosistemas importantes para las poblaciones urbanas, algunas de las cuales han sido reconocidas por los planificadores y los científicos sociales. Se ha producido un rápido aumento de la investigación en servicios de ecosistema urbano en los últimos años, y la mayoría de los estudios hasta la fecha se han centrado en los espacios verdes y los cuerpos de agua. Dependiendo de su diseño y la gestión de los espacios verdes urbanos pueden purificar el aire y el agua, el clima local moderada, CO2 secuestrado, reducir la erosión del suelo, paliar la contaminación acústica, proporcionan hábitats para plantas y animales, aumentar los valores de bienes raíces, mejorar el barrio y la estética del paisaje, y mejorar el bienestar psicológico humano. Un gran número de estudios han documentado que las zonas verdes urbanas (vegetación) y azul (agua) espacios proporcionan diversos beneficios culturales ecológicos, ambientales, socio - económicos. Por ejemplo, en su estudio de Estocolmo, Bolund y Hunhammar (1999) identificaron siete tipos de ecosistemas locales: árboles de la calle, jardines y parques, bosques urbanos, tierras cultivadas, humedales, lagos y el mar, y las corrientes. Estos ecosistemas

locales proporcionaron seis "servicios locales y directas:" (1) de filtración de aire, (2) la regulación del clima, (3) la reducción de ruido, (4) el drenaje del agua de lluvia, (5) el tratamiento de aguas residuales, y (6) valores recreativos y culturales; y estos servicios de los ecosistemas tienen un "impacto sustancial en la calidad de vida" en el área urbana (Bolund y Hunhammar, 1999).

Es importante señalar que los servicios culturales de los paisajes urbanos son esenciales para el bienestar de los seres humanos como una especie cada vez más urbanas. La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (2005) define los servicios culturales de los ecosistemas como "prestaciones materiales que las personas no obtienen de los ecosistemas a través del enriquecimiento espiritual, el desarrollo cognitivo, la reflexión, la recreación y las experiencias estéticas." Servicios culturales son diversas, incluyendo la recreación y el turismo, la identidad cultural, los valores patrimoniales, servicios espirituales, la inspiración y la apreciación estética (Daniel et al, 2012;. Evaluación MillenniumEcosystem, 2005). La evaluación reciente realizada en Reino Unido Nacional de Ecosistemas (2011) señaló además que los servicios de los ecosistemas culturales se "inscriben no sólo con las características naturales, sino también a los legados pasados y actuales sociedades, tecnologías y culturas." Esta elaboración es particularmente importante para los paisajes urbanos.

Wilson (1984a) y Kellert y Wilson (1993) argumentaron que la gente, cuando se aísla de la naturaleza, van a sufrir psicológicamente, lo que puede conducir a una disminución medible en el bienestar de la hipótesis de la biofilia. Los estudios empíricos de la psicología ambiental y social, entre otros, parecen apoyar esta noción general. Por ejemplo, en un estudio clásico de este tipo, Ulrich (1984) encontraron que los pacientes que vieron árboles de sus ventanas de la habitación todos los días tenían estados de ánimo más feliz y una recuperación más rápida que los pacientes cuyas ventanas daba a una pared de ladrillo marrón. Aunque los estudios han demostrado que la vegetación urbana, en ciertas situaciones, puede estar correlacionado positivamente con los niveles más altos de las tasas de criminalidad y el miedo, Kuo y Sullivan (2001) informaron que los residentes urbanos que viven en los barrios más verdes tenían "niveles más bajos de miedo, menos los actos incívicos, y comportamiento menos agresivo y violento ". Estudios recientes también han demostrado que el estrés asociado con el ambiente de la ciudad puede incrementar la tasa de trastornos de salud mental, como la depresión, la ansiedad y la esquizofrenia. En términos más generales, Nassauer y Raskin (2014) encontraron que "los paisajes que se ven bien cuidados-para desalentar el abandono y la delincuencia", lo que sugiere que el paisaje urbano atributos distintos de los espacios verdes también deben tenerse en cuenta en la evaluación de servicios de los ecosistemas urbanos.

Hay más pruebas de que el espacio verde urbano (vegetación) y azul (agua) - Las principales fuentes de los servicios de los ecosistemas en las ciudades - promovee tanto la integridad de los ecosistemas y el bienestar humano de las zonas urbanas. Sin embargo, aumentar el espacio verde en sí no garantiza la prestación de los servicios de los ecosistemas que se espera. Por ejemplo, Nassauer y Raskin (2014) han demostrado que las parcelas vacantes, cuando descuidados, pueden presentar un peligro de seguridad y salud, y por lo tanto mejoran "las pruebas físicas de la atención" a través de la planificación y el diseño urbano es importante para la promoción de los

servicios de los ecosistemas y el bienestar humano siendo en las zonas urbanas (Nassauer y Raskin, 2014). Además, las zonas verdes urbanas también puede conducir a problemas de injusticia ambiental no deseadas tales como "gentrificación ecológica", un problema conocido como la "paradoja de los espacios verdes urbanos" por Wolch et al. (2014). La mayoría de estos estudios se basaron en el análisis de correlación, y las causas subyacentes y los mecanismos de cómo el patrón de paisaje urbano afecta al bienestar humano y social todavía no se han explorado a fondo.

En general, los servicios culturales de los ecosistemas han sido menos estudiados entre los diferentes tipos de servicios de los ecosistemas, en parte porque la mayoría de los servicios culturales son intangibles y no materiales. Asimismo, la relación entre los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano en el medio ambiente urbano aún no se ha explorado a fondo. Para mejorar esta situación, es necesario integrar los métodos de investigación y los hallazgos de varios campos, incluyendo la geografía cultural (humano), la psicología ambiental, la sociología, la ecología del paisaje, la planificación y el diseño (Schaich et al, 2010 urbana;. Termorshuizen y Opdam, 2009). Sin la adecuada consideración de los servicios culturales, un enfoque parcial de servicios parcial puede llevar a conclusiones utilitarias extremadamente parciales. Tal enfoque de servicios ecosistémicos desequilibrio puede ser un "perjuicio" a nuestro esfuerzo hacia la sostenibilidad urbana.

4. HACIA UN PARADIGMA DE LA SOSTENIBILIDAD URBANA.

Estudios ecológicos urbanos en curso sugieren un paradigma de la sostenibilidad centrada emergente. Este paradigma de la sostenibilidad urbana integra las perspectivas anteriores e identifica la sostenibilidad como el objetivo final del estudio de ciudades - una meta que no se puede lograr por cualquier disciplina o enfoque tradicional solo. Este nuevo paradigma sólo ha comenzado a tomar forma, y su fundamento teórico y principios de trabajo todavía se están desarrollando. Sin embargo, varias características sobresalientes del paradigma de la sostenibilidad urbana emergentes se han vuelto cada vez más evidente en los últimos años.

En primer lugar, los estudios ecológicos urbanos recientes han tomado cada vez más una perspectiva de paisaje. Por supuesto, los planificadores y geógrafos urbanos siempre se refieren a la ciudad como un paisaje que tiene parches, corredores y la matriz (Forman 1995, 2008a, 2008b). Pero para la mayoría de los ecologistas, el estudio de la ciudad de una manera espacialmente explícita o elegir el paisaje urbano --- incluyendo la ciudad y su entorno (por ejemplo, el gradiente urbano-rural y la dinámica de segmentos jerárquicos se acerca) --- como el sitio de estudio es relativamente nuevo. La perspectiva del paisaje urbano tiene una serie de beneficios (Forman, 2008a, 2008b; Wu, 2008). Una de ellas es la de proporcionar una plataforma común - el paisaje - para los ecólogos, geógrafos, sociólogos, planificadores e ingenieros a trabajar juntos con el fin de "moldear la tierra para la naturaleza y las personas, ambos prosperar a largo plazo" (Forman,

2008a).

En segundo lugar, el campo de la ecología urbana se ha convertido cada vez más trans-disciplinario en términos de objetivos (orientada a la sostenibilidad), métodos (de las ciencias naturales y sociales), los participantes (científicos, profesionales, tomadores de decisiones y los interesados de muchos tipos). Esto parece una consecuencia necesaria del campo de avanzar hacia la sostenibilidad urbana como su meta final en la teoría y la práctica. La perspectiva del paisaje, sin duda ha facilitado esta evolución transdisciplinaria en curso en la ecología urbana.

En tercer lugar, los servicios ecosistémicos ( servicios ambientales) y su relación con el bienestar humano se han convertido en un foco importante de los estudios ecológicos urbanos actuales. Esto no es sorprendente ya que los servicios de los ecosistemas y su relación con la sociedad son componentes esenciales de la sostenibilidad. Sin su importancia para el bienestar humano, los servicios ecosistémicos no serían servicios; sin su relevancia para los servicios del ecosistema, la biodiversidad y los procesos en las ciudades probablemente nunca recibirán tanta atención de los ecologistas convencionales y similares.

En cuarto lugar, ha habido una proliferación de marcos propuestos para el estudio y el logro de la sostenibilidad urbana en la última década: por ejemplo, el marco humano de los ecosistemas, el marco de la dinámica de parches jerárquico, el marco de la resiliencia urbana, el marco de la arquitectura del paisaje sostenible, el marco de la sostenibilidad del paisaje, y el marco del sistema socio-ecológico urbano.Como la sostenibilidad urbana es un tema transdisciplinario nuevo y extremadamente complejo, es formidable para acercarse a ella sin un marco que seguir. Lo que es alentador, sin embargo, es que la mayoría de los marcos parecen converger en algunos conceptos y teorías fundamentales: servicios de los ecosistemas, la resiliencia y la sostenibilidad, los sistemas adaptativos complejos (CAS), y los sistemas socio-ecológicos (SES) o sistemas de entorno humano acoplados. Esto parece indicar que los marcos existentes pueden unirse e incluso evolucionar a menos, pero los marcos más amplios, coherentes y operativos - un desarrollo que tanto necesitan para mover el campo hacia adelante.

En quinto lugar, como la planificación y el diseño se han convertido en un componente cada vez más importante del paradigma de la sostenibilidad urbana, la planificación de adaptación y el diseño como un enfoque experimental longitudinal está ganando impulso. Esta es una dirección interesante y prometedora, ya que, sencillamente, no vamos a lograr la sostenibilidad urbana sin ambiente, social y económicamente sólida de diseño y planificación. La urbanización ha sido hasta ahora "un experimento masivo, no planificado en el cambio del paisaje" (Niemela et al., 2011). Tal situación debe ser rectificada, y las lecciones cruciales sobre cómo construir ciudades sostenibles se puede aprender de los experimentos de diseño "seguro para quebrar" y la planificación (Ahern, 2011,2013).

5. CONCLUSIONES

Ecología urbana comenzó como parte de la ecología humana y la sociología en la década de 1920, y los bio-ecologistas comenzó a desarrollar su versión de la ecología urbana después de la década de 1940 (Figura 1). Históricamente, varios enfoques paralelos a la ecología urbana se han desarrollado con poca interacción entre ellos hasta hace muy poco. Es durante la última década o así que las diferentes perspectivas de la ecología urbana han comenzado a unirse e integrarse. Ecología urbana ha alcanzado la mayoría de edad, y ahora se considera la corriente principal en la ecología (McDonnell, 2011; Pickett et al, 2011.). Hoy en día, estamos presenciando el florecimiento de una edad de oro de la ecología urbana. A diferencia de muchos otros campos de estudio que aparecen y desaparecen de su popularidad, el estudio de la ecología urbana y la sostenibilidad más probable es estar "en caliente", porque nuestro presente y futuro dependen de ello.

Aunque la sostenibilidad urbana se ha elevado ahora a la prominencia en los estudios urbanos, una definición generalmente aceptable y operativa aún no se ha desarrollado. Como las ciudades son espacialmente heterogéneas, sistemas adaptativos complejos, sin embargo, la sostenibilidad urbana es vista más provechosamente como un proceso dinámico en lugar de un objetivo fijo. Ninguna ciudad es sostenible sin servicios de los ecosistemas desde fuera (Collins et al, 2000; Luck et al, 2001), pero un paisaje urbano o región tal vez más probable que sea sostenible si se diseñan adecuadamente, planificado y gestionado (Forman, 2008a, 2008b; Wu, 2008, 2013).

Para lograr este objetivo, la "localización" o "la autosuficiencia regional" parece necesario, en la mayoría si no todas las situaciones, para acortar la cadena de producción-suministro-consumo, aumentar la eficiencia en el uso de los recursos, minimizar las externalidades, maximizar la capacidad de regeneración interna, equilibrando compensaciones entre los diferentes servicios de los ecosistemas, y aumentar el sentido de lugar (véase, por ejemplo, de Young y Princen, 2012; Chappell, 2013). Algunos componentes de las ciudades o incluso algunas ciudades en su conjunto pueden ser vistos como "nuevos ecosistemas" en la que el valor de la biodiversidad no debe ser juzgada por sus orígenes (Davis et al, 2011;.Standish et al, 2013.). En cambio, debemos "Organizar prioridades alrededor de si las especies están produciendo beneficios o daños a la biodiversidad, la salud humana, los servicios ecológicos y las economías" (DavisET. Al, 2011), y las especies exóticas (no invasivas) que proporcionan servicios de ecosistemas abundantes deberíamos ser incorporado en la planificación urbana y la gestión (Clark y Nicholas, 2013; Davis et al, 2011; Standish et al, 2013).

Para concluir, quisiera citar lo que dijo Robert E. Park más de 80 años atrás:

"Para la ciudad y el entorno urbano representan lo más consistente del hombre y, en general, su intento más exitoso de rehacer el mundo en que vive más tras el deseo de su corazón. Pero si la ciudad es el mundo el que el hombre ha creado, es el mundo en el que está ahora en adelante condenado a vivir. Por lo tanto, de manera indirecta, y sin ninguna idea clara de la naturaleza de su tarea, en la toma de la ciudad el hombre ha rehecho a sí mismo "(Park, 1929).

La coevolución continúa. Ciudades futuras reflejan lo que somos, lo que valoramos, y lo bien que podemos "rehacer" de nuestro mundo. Park (1929) considera la ciudad como "un laboratorio social" y como "el hábitat natural del hombre civilizado." Hoy en día, podemos considerar a la ciudad como un laboratorio clave para las interacciones humano-ambientales y la urbanización como un experimento global sobre la sostenibilidad. No sabemos cómo el experimento va a salir; pero sabemos la importancia de la salida-venir: que determinará el destino de la especie humana. Por lo tanto, la ecología urbana tiene que abrazar la sostenibilidad en su núcleo científico y como objetivo final. De hecho esto está sucediendo, pero el viaje acaba de comenzar.

Agradecimientos

Me gustaría dar las gracias a Joan Nassauer, Wei-Ning Xiang, y dos revisores anónimos por sus valiosos comentarios sobre una versión anterior del documento.

Mi investigación en ecología urbana y la ciencia de la sostenibilidad ha sido apoyado en parte por la National Science Foundation con la subvención N º DEB 9714833, DEB-0423704 y BCS-1026865, Arizona-Phoenix Investigación Ecológica a Largo Plazo central (CAP-LTER) y BCS-0508002 (Biocomplejidad / CNH), así como un fromU.S subvención. Ciencia de la Agencia de Protección Ambiental para lograr Estandarizados (STAR) (R827676-01 a 0) Resultados.

Después de referencia….

Jianguo Wu es Profesor Distinguido de Decano de la ecología del paisaje y la ciencia de la sostenibilidad en la Universidad Estatal de Arizona, EE.UU. Sus áreas de investigación incluyen la ecología del paisaje, ecología urbana, y la ciencia de la sostenibilidad del paisaje. Ha publicado 13 libros y más de 220 artículos y capítulos de libros. Es fundador director del Centro China-EEUU de la Conservación, Energía y Ciencia de la Sostenibilidad (ÉXITO) en Universidad de Mongolia Interior y el Centro para el Medio Ambiente Humano-Sistema de Sostenibilidad (CHESS) en Beijing Normal University (http://chess.bnu.edu.cn ).