Está en la página 1de 7

Alimentos transgénicos en el Perú

Alimentos transgénicos

Son alimentos que han sido “creados” aplicando técnicas de ingeniería genética. Con las técnicas de ingeniería genética se utilizan fragmentos de ADN que contienen genes específicos en los que se introducen mutaciones y modificaciones. Mediante esta técnica se aísla un gen del genoma de un organismo donador, se amplifica o se modifica en un laboratorio, y posteriormente se reintroduce en el organismo original o en uno distinto generando un organismo transgénico.

El primer alimento transgénico se comercializó en Estados Unidos en 1994. Era un tomate transgénico con una modificación de un gen que codifica una enzima que retrasaba la putrefacción. Actualmente hay decenas de alimentos transgénicos comercializados en todo el mundo. Se han desarrollado patatas transgénicas con cambio en el contenido de almidón, existen tomates y frutas transgénicos en los que se puede regular el proceso de maduración.

Los alimentos transgénicos no tienen buena prensa en general el ciudadano los identifica con compañías multinacionales de la alimentación cuyo objetivo último es monopolizar y unificar la oferta de alimentos. Ello podría llevar a la extinción de especies y la consiguiente pérdida de biodiversidad. Además, la aplicación para su creación de tecnologías nuevas y poco evaluadas en lo relativo a su impacto sanitario y ambiental, hace que se desconfíe de ellos. Una de las preocupaciones más frecuentes está relacionada con el posible salto de la barrera de las especies que podría modificar el genoma humano o de animales con resultados imprevisibles.

Actualmente son ya varios países en los que la agricultura transgénica es un hecho con gran repercusión económica, que hace que parezca imparable su diseminación. Por ello se hace necesaria una normativa y una legislación internacional que proteja de los aspectos negativos de los alimentos transgénicos, promueva los positivos, y permita una convivencia entre la agroalimentación transgénica y la agricultura convencional.

TIPOS DE ORGANISMOS TRANSGÉNICOS (OMG) En términos generales puede hablarse de tres grandes grupos de OMG,

TIPOS DE ORGANISMOS TRANSGÉNICOS (OMG)

En términos generales puede hablarse de tres grandes grupos de OMG, en dependencia del grupo biológico a que pertenezcan: plantas, animales o microorganismos.

1. Plantas transgénicas: las plantas transgénicas no son otra cosa que vegetales cuyo genoma (su ADN) ha sido modificado, buscando diferentes objetivos:

  • i. La obtención de una planta nueva desde el punto de vista de su uso como alimento, es decir que se persigue la obtención de un tipo de alimento de origen vegetal nuevo o se busca una modificación del vegetal que proporcione mayor utilidad desde el punto de vista alimentario (se tratará de alimentos transgénicos de origen vegetal)

ii.

El propósito puede

ser

la

producción de plantas

iii.

descontaminadoras de suelos, es decir, plantas que eliminan contaminaciones indeseables del suelo. Sucede, por ejemplo, en el caso de algunas plantas transgénicas que son capaces de resistir condiciones normalmente tóxicas del terreno debidas a contaminaciones altas o muy altas por metales pesados o por arsénico. Este tipo de plantas podrían utilizarse en la descontaminación de zonas con alto nivel de residuos procedentes de la industria química o minera. iii. La producción de plantas transgénicas útiles como

iv.

combustibles biológicos (biocombustibles), por fermentación. La razón es que tales plantas poseen una elevada concentración de polímeros de carbohidratos. La producción de plantas transgénicas en las que se han introducido genes que expresan proteínas terapéuticas (fármacos) o antígenos vacunales, representa una opción de transgénesis aplicada de la mayor utilidad práctica, pues puede servirle a la propia planta para adquirir resistencias de interés

para ella o para producir un producto útil al hombre (por ejemplo, el caso de las vacunas comestibles).

  • v. La obtención de plantas en las que mediante estos mé- todos, se han mejorado sus caracteres agronómicos.

para ella o para producir un producto útil al hombre (por ejemplo, el caso de las

2. Animales transgénicos: son animales que han sido modificados genéticamente para permitir mejorar su producción (mayor producción de carne, más leche, etc.) o simplemente para introducir la producción de un carácter nuevo (una proteína, por ejemplo), que es utilizado directamente por el hombre (es el caso de algunos animales que se han modificado para producir lactoferrina humana, factor antihemofílico, etc.), o para aumentar su ritmo de crecimiento mediante la introducción genes de otra especie que permite multiplicar por dos o por tres esa tasa. Un tipo especial de animales transgénicos son los denominados animales knock-out (animales k.o.), en los que simplemente se ha inactivado el gen propio que codifica para un carácter particular, propio de la especie, introduciéndoles el que corresponde al hombre o a otra especie animal, comportándose así como “modelos” para el estudio de enfermedades humanas, o “modelos experimentales” en enfermedades animales. También se producen estos animales, con el interés añadido de servir como potenciales donantes de órganos para el hombre (xenotrasplantes), aunque todo esto todavía es materia experimental y objeto de una fuerte polémica social y médica. 3. Microorganismos transgénicos: se trata, por lo general, de levaduras y bacterias de interés industrial, que mediante transgénesis se modifican para eliminar inconvenientes de tipo industrial o, simplemente, para producir algún producto de interés (por ejemplo, un fármaco, una proteína o simplemente un antígeno vacunal).

EL PRO Y EL CONTRA DE LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS. CONSIDERACIONES La introducción de este tipo de

EL PRO Y EL CONTRA DE LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS. CONSIDERACIONES

La introducción de este tipo de alimentos en el mercado de consumo ha generado una ardiente polémica por parte de las organizaciones ecologistas desde las que se ha movilizado una gran cantidad de argumentos en su contra. En el campo contrario se sitúan muchos científicos, incluyendo biólogos moleculares, ingenieros y otros técnicos, para quienes las herramientas de que se dispone en la actualidad garantizan más que nunca el proceso de modificación genética que da lugar a caracteres nuevos en alimentos tradicionales. Por otra parte, su introducción en los niveles ordinarios de cultivo, permitiría aumentar la capacidad de producción hasta los niveles necesarios para abastecer la creciente demanda mundial, sobre todo en lo que se refiere a la población de los países más desfavorecidos. En el tercer ángulo de este hipotético triángulo se sitúan las empresas multinacionales, para quienes el interés principal (aunque no sea el único) es, naturalmente, responder con beneficios ante sus accionistas. Probablemente todas las partes tengan parte de razón; en cualquier caso, según se ha dicho, el actual dominio de los Estados Unidos en este campo se facilita cuando se ponen en cuestión la investigación o el desarrollo de nuevos productos transgénicos en Europa. En las líneas que siguen pretendemos recopilar, sobre cuatro puntales, los beneficios más evidentes de esta

tecnología, así como los principales inconvenientes apuntados principalmente por las organizaciones ecologistas (aunque no sólo) a quienes hemos hecho mención.

Cualquiera que sea el caso, aunque sólo exista la sospecha de la existencia de un solo efecto negativo sobre cualquiera de los aspectos que se han señalado, se ha de resolver el interrogante mediante análisis exhaustivos y rigurosos del producto, cualquiera que sea el final al que estos conduzcan. En el mejor de los casos, el consumidor debe tener la oportunidad de conocer qué es lo que consume, por lo que se hace necesario desarrollar y adaptar métodos y procedimientos que permitan poner de manifiesto el carácter transgénico de un alimento de consumo humano y que dicha información esté claramente dispuesta en la etiqueta que define el producto.

LA SITUACIÓN DE LOS TRANSGÉNICOS EN EL PERÚ

El Perú se encuentra entre los 10 países mega diversos que concentra el 70% de la biodiversidad del planeta en ecosistemas, especies, recursos genéticos y diversidad cultural; siendo centro de origen y diversificación de importancia mundial de especies agrícolas como el tomate, papa, camote, ají, algodón, frijol y zapallo, entre otros. Se estima que el Perú posee aproximadamente 17 mil especies de plantas, de las cuales 5.356 son endémicas. Esta gran biodiversidad nativa y de parientes silvestres va acompañada por el manejo tradicional de los agricultores para conservar en su sitio a esta agro biodiversidad. Por sus características geográficas, ecológicas y culturales, una posible liberación de cultivos transgénicos en el Perú conduciría a severos riesgos de contaminación genética de las variedades locales y parientes silvestres a través del flujo genético, resultando en el desplazamiento y pérdida de las variedades locales en los sistemas productivos y de los conocimientos tradicionales ligados a ellas. Por otro lado, la liberación de cultivos transgénicos en el Perú afectaría la agro exportación de productos convencionales y orgánicos.

 

Los peruanos no sabemos lo que comemos

En el Perú, es imposible saber si se está consumiendo un alimento transgénico. No sólo porque en la etiqueta de un producto no se indique si contiene organismos genéticamente modificados, sino porque las propias empresas se niegan a informar al consumidor si un producto es o no transgénico. Durante el año 2007 se dieron a conocer en el Perú los resultados de un estudio realizado por una investigadora de la Universidad Nacional Agraria, La Molina, sobre la presencia de maíz transgénico en el Valle de Barranca. Estos resultados dieron la alarma a las autoridades competentes sobre la presencia ilegal de cultivos transgénicos en el territorio nacional y la necesidad de contar con un sistema de bioseguridad. A nivel experimental, el Centro Internacional de la Papa (CIP), difundió la noticia de la creación de una nueva variedad de papa transgénica a la cual se insertó el gen Bt para conferirle resistencia a la polilla de la papa. Científicos del CIP argumentaron su bajo potencial de contaminación genética por la esterilidad de la variedad al ser incapaz de producir polen. Por medio de un monitoreo realizado en mercados y supermercados de Lima se detectó la presencia de transgénicos en alimentos disponibles a nivel local. Se tomaron nueve muestras de alimentos infantiles, embutidos, salchichas y lácteos que se enviaron al laboratorio del INTA en Chile. En este estudio se identificaron cinco muestras (dos muestras de salchichas, una muestra de leche de soya, una de fécula de maíz y otra de harina de soya a granel) elaboradas con maíz o soya transgénicos. En una inspección, Ymelda Montoro, representante de la Red de Acción en Agricultura Alternativa (RAAA); indicó que en dos mercados de Huancayo se encontraron diez muestras de soya y ocho de maíz amarillo que resultaron ser transgénicas; y que ni siquiera hay laboratorios para poder verificar los resultados y analizarlos.

Conclusiones

La creación de alimentos transgénicos es un fenómeno irreversible, aunque

Recomendaciones

existen interrogantes a las que las investigaciones, los análisis, las discusiones y los acuerdos que se han producido en el transcurso de su corta historia aún no han podido dar respuesta. No se podemos obviar las repercusiones de esta nueva tecnología y es una

obligación informar a la sociedad de sus amplias posibilidades y también de sus posibles riesgos; se debe trabajar con total transparencia e información a los consumidores. Relacionarse con esta temática, desde la investigación hasta

la comercialización, incluida la necesaria legislación, con un enfoque bioético y científico permitirá que los alimentos transgénicos se conviertan en una vía más que ayude a incrementar la disponibilidad de alimentos a nivel mundial.

Informarnos sobre el impacto de los transgénicos en la salud y medio ambiente.

Los productores deberán asegurarse que las semillas que utilizan para la

siembra no sean transgénicos. Promover la agricultura ecológica, sin que se utilice los insumos químicos.

Presionar a las autoridades a que se firme la norma en la que se obligue a indicar en los etiquetados de los productos si contiene ingredientes transgénicos.

Referencias