Está en la página 1de 4

Homeostasis del respiratorio: La homeostasis del respiratorio se verifica mediante un

proceso de osmorregulación, esto implica la presencia de una membrana y el paso de


partículas a través de ella, en el caso específico del respiratorio, el proceso se trata de una
difusión, puesto que lo que se intercambian son gases cuyas partículas se encuentran en un
movimiento constante e incesante.

La difusión por el hecho de realizarse mediante una membrana semipermeable se clasifica


como una osmorregulación, puesto que no es necesario la presencia de membrana para que
la difusión se realice.

Las partículas en la difusión se van desde la zona de mayor concentración hacia la zona de
menor concentración. Los gases que se intercambian en los procesos respiratorios
corresponden al oxígeno y el anhídrido carbónico. El lugar específico donde se realiza el
fenómeno homeostático en los respiratorios es entre el capilar sanguíneo y el alvéolo
pulmonar, esto es válido para todos los mamíferos y también para los aves, en el caso de las
aves encontramos además anexos a los pulmones como los sacos aéreos que se llenan de
aire para alivianar el peso del ave y principalmente para servir complemento de los
pulmones, los que le permiten recorrer grandes distancias que pueden desarrollar sin tener
que detenerse para recuperar el oxígeno..

En el caso de los anfibios y los reptiles, tenemos que la presencia de pulmones


rudimentarios que no son suficientes para cumplir con la respiración del animal, el
problema principal radica es la ausencia del diafragma, por lo tanto no se puede variar el
volumen de la caja toráxico, por eso la presión a nivel de pulmones. Esto determina que se
deba encontrar estructuras complementarias a los pulmones lo que se logra a través de la
piel que posee una amplia superficie además esta siempre húmeda facilita el intercambio,
incluso en anfibios la respiración se ayuda mediante la mucosa bucal.

En el caso de peces la ausencia de pulmones determina la existencia de membranas en


vasos sanguíneos que reciben el nombre de bronquios y que se encuentran protegidos por
una membrana dura llamada ubérculo y que el pez desplaza para lograr movilizarse en el
agua y así obligar a la corriente de agua formada a pasar entre los bronquios desde recoge
el oxígeno directamente del agua.

En organismos más inferiores como es el caso de los invertebrados (gusanos, arácnidos,


insectos) encontramos un sistema de traqueolas que son pequeños orificios que presentan el
animal a lo largo de su cuerpo y que se hacen posible que el aire ingrese a través de ellos,
tomando contacto así con el sistema circulatorio (linfa) y que permite la distribución del
oxígeno por el organismo y eliminar el dióxido de carbono que resulta del metabolismo.

Mecanismos de Ventilación: Para explicar los mecanismos de ventilación, es decir, los


elementos que permiten la entrada o salida del aire hacia los pulmones, tenemos que
elementos óseos y musculares son de importancia en dicho proceso, dentro de los
elementos óseos tenemos la clavícula, las costillas y el esternón; mientras que elementos
musculares serían músculos intercostales, escalenos y principalmente el diafragma o
músculo de la respiración porque es el músculo principal del proceso dado curvo que al
aplanarse determina una variación en el volumen del tórax, lo que trae como consecuencia
un cambio en la presión que reciben los pulmones, recordando que el volumen y la presión
son inversamente proporcionales, de tal manera que cuando el diafragma se contrae se
aplana, desciende, por lo tanto aumenta el volumen toráxico y como consecuencia la
presión de los pulmones disminuye ingresando aire a los pulmones, proceso llamado
inspiración. Cuando el diafragma se relaja vuelve a adoptar la forma curva, asciende, el
volumen del tórax disminuye y la presión de los pulmones aumentar por lo que el aire sale
desde nuestros pulmones, proceso llamado espiración.

Órganos Respiratorios: Tanto el diafragma como los huesos que forman nuestra caja
toráxica donde se destacan las costillas que son movilizadas por los músculos intercostales
que determinan la variación en volumen tórax que incide en la presión que presentarán
nuestros pulmones y que les va a permitir hacer una diferencia notable con presión que nos
rodea, de tal manera que se pone en práctica la relación volumen/presión que determina
inspiración o expiración. Cuando la presión de nuestros pulmones mayor que la del medio
se produce la espiración mientras que cuando la presión de nuestros pulmones es menor que
la del medio hay inspiración.

Como los procesos de entrada y salida de aire de nuestros pulmones están determinados por
músculos, hay procesos normales y forzados, los normales son innatos, mientras que los
forzados se toma conciencia de ellos. Los valores que se movilizan corresponden a los 1500
en procesos normales y se duplican en los forzados. Debemos recordar que solo el 20%
corresponde a oxígeno lo que determina que inspiración forzada a lo máximo que se podría
obtener serían 600 cc de aire. La velocidad de movimientos de espiración e inspiración
están determinados por concentración de CO2, de tal manera que cuando se produce alza
exagerada de CO2 se ponen en marcha los receptores correspondientes que a su vez dan
alarma a los centros respiratorios ubicados en el encéfalo (tronco encefálico).

Respecto a los tejidos óseos, las costillas toman contacto con las vértebras de la columna
vertebral, movidos por músculos intercostales y ayudados por el escaleno, movilizan las
costillas que adoptan forma diagonal según inspiración o espiración. En caso espiración
costillas detienen adoptando forma diagonal, en cambio en inspiración adoptan forma
horizontal.

Hematosis: Se denomina al mecanismo de intercambio gaseoso que tiene como objetivo


oxigenar la sangre.

La hematosis se verifica entre el alveolo y el capilar, se produce mediante difusión y por


diferencia de presiones parciales, tanto de CO2 como de oxígeno. El movimiento se produce
siempre de mayor a menor concentración, de tal forma que el CO2 pasó desde el capilar
sanguíneo al alveolo, mientras que el oxígeno pasa del alveolo al pulmón.

El CO2 en nuestra sangre se transporta bajo dos formas, como Carbo-hemoglobina o como
carbonato disuelto en el plasma, siendo bajo esta forma un principal regulador de ph. en los
líquidos orgánicos, los compuestos anteriores son inestables pero de todas formas requieren
de la presencia de una enzima que regule el proceso de degradación de procesos anteriores,
con objetivo que el CO2 sea expulsado por espiración.

La enzima que se utiliza en estos procesos es la Anhidrasa Carbónica, esta es la principal


responsable de que el CO2 así estructurado sea captado por baroceptores presentes en
grandes vasos y así el baroceptor informe de un alza a los centros nerviosos del tronco
encefálico.

Centro Nervioso: En el tronco encefálico y específicamente a nivel de protuberancia


encontramos centro nervioso neumotáxico, que se encarga de regular la velocidad de
ventilación, es decir, modifica espiraciones e inspiraciones. Es el centro que trabaja
principalmente cuando el individuo realiza esfuerzos físicos, a nivel bulbo encontramos
otros dos centros nerviosos relacionados con la respiración, el dorsal y el ventral. Estos
regular especialmente las modificaciones de volumen y presión para que se realice
intercambio gaseoso, se ha señalado que estos centros son estimulados por iones H y O, que
resultan de acción de la Anhidrasa carbónica.

Árbol Respiratorio: Se denomina aparato respiratorio al conjunto de vías que hacen


posible intercambio gaseoso a nivel de órganos respiratorios, que no son otra cosa que los
pulmones, por la figura que forman dentro de cada pulmón se les conocen como árbol. Las
fosas nasales pasan a ser el orificio de entrada para las vías respiratorias, las fosas son
importantes porque permiten filtrar como calentar el aire inspirado. Estas están en la parte
posterior de la cavidad bucal, se conectan con la faringe, vía común tanto para paso de
alimento como para paso aire.

Esta faringe se puede continuar con la laringe o el esófago, de tal manera que encontramos
una válvula “epiglotis” que regula el paso ya sea de alimento o de aire, si se trata de aire
cierra el esófago y abre la laringe. Esta laringe es la primera vía propiamente tal del aparato
respiratorio, tiene una estructura membranosa y cartilaginosa y su importancia es que en
ella están ubicadas las cuerdas vocales que permiten la emisión de sonidos.
Esta desemboca en la traquea, que es un conducto único de un calibre mas o menos
importante cuya característica principal es presentar anillos cartilaginosos, que evita que
paredes se colapsen logrando así el paso normal del aire. La traquea se bifurca en dos
conductos llamados bronquios, que también poseen anillos cartilaginosos, como su
diámetro es menor que la tráquea tienden a cerrar sus paredes, llamada asma bronquial.

Estos bronquios tanto derecho como izquierdo se resuelven en cada pulmón en conductos
cada vez mas pequeños, son los bronquiolos; los cuales finalizan tomando contacto con los
alvéolos pulmonares.

Los órganos mas importantes son los pulmones, dos masas esponjosas, de color rosado
amarillento, miden 25 centímetros y adoptan una forma piramidal, Están cubiertos por una
membrana (pleura) que presenta dos hojas, una hoja parietal que mira a al exterior y la
biceral que constituye la pared interna, entre ambos queda una cavidad pleural, que en
algunas ocasiones se llena de líquido pleúrico. El pulmón izquierdo es poco más
voluminoso que el derecho, y sólo presenta 2 lóbulos mientras que el derecho 3.

Homeostasis del Sistema Digestivo: Nuestro sistema digestivo utiliza dos mecanismos
homeostáticos, la osmorregulación que es la principal y la retroalimentación. La
osmorregulación es la principal porque como el sistema digestivo su función principal es
absorber nutrientes, esto le permite aprovechamiento de nuestros elementos y que otorga a
nuestras células materia prima necesaria y suficiente para cumplir los roles de energía y
estructura, además de equilibrio.

La retroalimentación permite aparición hormonas estimulinas que deben llegar a órganos


involucrados para determinar fabricación de jugos digestivos, que mediante sus enzimas
hacen posibles la transformación de macromoléculas a macromoléculas (digestión), proceso
necesario que deben cumplir nuestros alimentos porque bajo forma macromolecular se
puede atravesar las membranas semipermeables que forman parte de las vellosidades
intestinales y que tapizan completamente nuestros intestinos. De esta manera las
macromoléculas como solutos ejercen presión contra membrana pasando el solvente a
través de dicha membrana yendo a capilar sanguíneo o vaso linfático.

Previo al fenómeno de la absorción que ocurre en intestino delgado y duodeno, la digestión


va ocurriendo de forma escalonada en distintos sectores del tubo digestivo, de tal manera
que todo aquello que estaba en forma de carbohidrato, especialmente almidones a nivel del
duodeno deben quedar completamente transformados en glucosa, las proteínas deben
quedar transformadas en aminoácidos y los lípidos en ácidos grasos. A lo anterior se agrega
transformación vitaminas hidrosolubles a liposolubles, a lo que se agregan minerales bajo
la forma de electrolitos.

Aparato Digestivo:

- Boca: Inicio tubo digestivo y ya en ella hay digestión, para ello cuenta con un jugo
digestivo que es la saliva, que se vierte a la cavidad bucal mediante acción mecánica de tres
pares de glándula. Parótida, sublingual y submaxilar. De ella la más importante es la
parótida (región del oído), vierte su saliva mediante conducto que recorre interior mejilla y
que se abre a altura del primer molar superior, las otras dos en piso lingual.

El jugo salival contiene una enzima, la amilasa salival que actúa sobre almidones
transformándolos en sustancias previas a la glucosa, maltosa y dextrina.

- Esófago: Es un conducto bastante extenso que sirve para el paso del alimento y lo
importante son los movimientos peristálticos que permiten el avance del bolo alimenticio.

- Estómago: Uno de los sectores más importantes del tubo digestivo porque realiza
digestión y además permite guardar alimentos por varias horas, se distingues dos válvulas,
una de entrada Cardias y otra de salida el píloro. Además distinguimos curvatura mayor,
menor o de gran fondo, que permite acumular el alimento, para ello las paredes del
estómago son elásticas lo que hace posible el aumento de volumen.
El jugo gástrico que se elabora en paredes estómago, su estimulación resulta de la hormona
gastrina que eleva su producción a medida que estómago ingiere alimentos, este jugo
contiene HCL que le da una gran acidez al estómago, por lo que las enzimas que actúan en
él como la pepsina, lipasa gástrica y la renina deben hacerlo en medios ácidos distintos al
neutro que actúan todas las demás enzimas. El resultado digestión estomacal será el Quimo.

- Duodeno: Corresponde a la primera porción intestino delgado, recibe la desembocadura


de las dos glándulas anexas que posee el sistema digestivo, que son el hígado y el páncreas,
los conductos provienen de estas glándulas lo hacen en un punto similar del duodeno que
recibe el nombre de esfínter de Oddi.

El hígado envía bilis al duodeno por el colédoco, este hígado además presenta una vesícula
biliar que actúa como reserva de bilis y que presenta conducto de desembocadura en
colédoco, que se llama conducto Cístico.

El Páncreas es otra glándula anexa y presenta conducto secretor llamado Wirsong a través
de este conducto vacía su jugo pancreático en duodeno, tanto bilis como jugo pancreático
actúan en duodeno donde se suman al jugo intestinal. Las pequeñas glándulas intestinales
son estimuladas por la secretina en la medida que el tránsito del alimento por duodeno
aumenta.

La bilis es un jugo digestivo que no posee enzimas, solo presenta sales biliares y su acción
es realizar emulsión de las grasas o aceites, es decir, aumenta superficie de los lípidos al
transformarlos en miles de pequeñas gotitas lo que facilita la acción de las enzimas lipasas.

Los jugos intestinales y pancreáticos presentan distintas enzimas que transforman


completamente todos los alimentos, así por ejemplo la tripsina y erepcina que actúa sobre
proteínas; tenemos maltasa, sacarasa, que actúan sobre los carbohidratos y las lipasas que
actúan sobre los lípidos, de esta manera todos los nutrientes a nivel duodeno quedan
transformados en macromoléculas y en condiciones de ser absorbidas por el vello intestinal.

La sustancias que no se absorben continúan su tránsito hacía el intestino grueso (colon)


donde sufren acción de la flora bacteriana transformándolo en heces fecales. A nivel colon
solo se absorben lo necesario y algunas vitaminas que resultan de la acción bacteriana.