Está en la página 1de 2
 
JUNIO
 
07
 
En atención del principio de suplencia de queja deficiente y del deber especialde protección de los derechos fundamentales, tanto el Poder Judicial como elTribunal Constitucional podrán analizar la validez de la causa objetiva de lacontratación temporal, aun cuando el propio trabajador demandante no lo hayacuestionado. Así lo afirmó el laboralista José Ignacio Castro, al analizar la sentencia delcolegiado recaída en el Exp. Nº 04844-2008-PA/TC. En consecuencia,recomendó que en los contratos de trabajo sujetos a modalidad, así como ensus renovaciones y prórrogas, se exprese de manera objetiva la causa que justifica la contratación temporal.En efecto, el tribunal declaró fundada una demanda de amparo y ordenó lareposición de una trabajadora que cesó en una empresa por vencimiento delplazo de su contrato de trabajo sujeto a la modalidad de incremento de
actividades, invocando para ello el “principio de suplencia de queja deficiente”.
  Ante dicho principio, el colegiado analizó
 –
a pesar de no haber sido alegado enel proceso por la demandante
 –
si en los contratos de trabajo temporalessuscritos entre la empresa y la trabajadora había mediado simulación o fraudea las normas legales, con la finalidad de determinar si los mismos se habíandesnaturalizado y, por consiguiente, si se habían convertido en uno a plazoindefinido, conforme a la causal prevista en el inc. d) del art. 77 del TUO del D.Leg. 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral, aprobado por DS 003-97-TR.Luego del análisis correspondiente, el TC determinó que la relación laboral dela trabajadora era de naturaleza indefinida, pues en los contratos de trabajotemporales celebrados no se había precisado cuál fue el incremento deactividades de la empresa que justificó la contratación temporal, razón por lacual, al tener una relación laboral de naturaleza indefinida, la trabajadora no
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505