LA CONDUCTA PERTURBADORA EN EL CONTEXTO ESCOLAR: FACTORES DETERMINANTES Y MODELOS DE INTERVENCIÓN. Dr. Francesc Xavier Moreno i Oliver* 1.

- INTRODUCCIÓN La inadaptación escolar es una realidad existente en muchas escuelas de nuestro país. Es frecuente encontrar niños y niñas que no se integran en las dinámicas educativas de la enseñanza obligatoria al vivenciarla como una imposición, poco motivadora, ajena a su realidad inmediata. La casuística que provoca este hecho es variada. Su origen se debe en algunos casos a factores exógenos (déficits de tipo socio-económico) y en otras ocasiones, menos frecuentes, a trastornos endógenos de carácter biológico y/o psicológico. Es habitual encontrar ambos factores a la vez, ya que, normalmente, uno suele ser determinante del otro. Los esfuerzos de los diferentes agentes educativos consiguen que buena parte de estos alumnos, de manera progresiva, se integren en su proceso de escolarización; pero, desafortunadamente encontramos a un grupo de alumnos que no llegan a conseguir esta integración a pesar de la recepción de un modelo de intervención basado en una filosofía educativa centrada en la formación personalizada y en la atención a la diversidad. Éste último colectivo de alumnos al que hemos hecho referencia anteriormente son niños y niñas que, después de estar recibiendo un tratamiento específico por parte de sus tutores, miembros del EAP, maestros del Programa de Educación Compensatoria, y en algunas ocasiones, por parte de recursos externos (CSMIJ, educadores de calle, etc.), su estado de inadaptación en la escuela no se soluciona, sino que, al contrario, se suele agravar. Son alumnos que debido a su problemática conductual de base, van desarrollando progresivamente un retraso escolar al no adaptarse a los ritmos de trabajo de la actividad docente, acompañado de un proceso de distanciamiento hacia los maestros, compañeros de clase y en definitiva de la dinámica general de la escuela. 2.- FACTORES DETERMINANTES EN LA ETIOLOGÍA DE LA CONDUCTA PERTURBADORA. Para poder valorar con objetividad las conductas perturbadoras en el ámbito escolar es necesario conocer los factores que pueden tener un papel determinante en la etiología de este tipo de comportamiento. Cada uno de los aspectos que citaremos a continuación pude ser o no, según las circunstancias de cada sujeto, un elemento, circunstancia o influencia de los factores específicos, predisponentes y/o desencadenantes de la etiología de la conducta perturbadora.

R. o es posible que valga. es decir. Gervilla (1. otro de los factores que tienen un peso específico sobre la conducta de nuestros alumnos es la incorporación en su vida diaria de un medio de comunicación social como es la televisión.Los factores específicos. sus valores son los propios de la modernidad. Como define Hughes. que según E. como defiende J. Por el contrario sus usuarios. pedagógico. y. es cronológicamente graduada. El contenido de los mismos lo distribuiremos en cuatro apartados diferenciados: social. Estos factores pueden ser muy variados. la población joven ha desencadenado el abandono de los valores de la modernidad para acogerse a los de la posmodernidad. sobre todo a través de los mass media. Todo vale. En este sentido. Nada es absoluto. En el transcurso de las últimas décadas. nuestra sociedad ha protagonizado un cambio importante de valores.993) los conduce a un relativismo y subjetivismo que afecta a todos los ámbitos del ser.994) nuestra sociedad finisecular ha hecho del victimismo y de la "cultura de la queja" su razón de ser. la escuela tiene un componente altamente institucional. a un pluralismo o politeísmo de valores. Callabet (1. La interrelación.994) hay tres aspectos a considerar: la fuente. (1. muchos de ellos implementados por los medios de comunicación han ocasionado enfrentamientos generacionales e incomprensiones entre los diferentes sectores sociales. Este antagonismo entre los valores de la modernidad que mayoritariamente proyecta la escuela actual y los valores de la postmodernidad cada vez más arraigada en su alumnado son la fuente de un enfrentamiento de procederes que en algunos casos puede traducirse en un desajuste entre las conductas exigidas por la escuela y las presentadas por algunos de sus alumnos. son los que fundamentan la conducta. fuera del ámbito escolar reciben un bombardeo continuo de valores postmodernistas. psicológico y biológico. en consecuencia. el grado y la presencia o ausencia de todos o algunos de dichos factores incidirán de forma única en cada uno de nuestros alumnos. y jerárquica. los medios de comunicación. ya que el valor ahora siempre es circunstancial: "depende de". el . sino que su punto de referencia es la posición de los demás. De forma mayoritaria y más específicamente. la sociedad actual ha sustituido la moral de la "brújula" por la moral del "radar". del conocer y del vivir. Concretamente estamos haciendo referencia a la contraposición bastante generalizada que existe entre los valores sociales actuales y los específicos del contexto escolar. los predisponentes. Mª Lozano (1. Siguiendo en el ámbito social. No se orientan con relación a un norte. Como bien indica J. los que influyen probabilisticamente a que se produzca y los desencadenantes los que la provocan. y en ocasiones bastante difíciles de identificar incluso por el propio sujeto que presenta las conductas. En este sentido. Los nuevos valores. independientemente de su etiología. Factores sociales: Iniciaremos el primero de los apartados hablando de un antagonismo social que tiene un papel importante en el ámbito conductual de la población escolar. los alumnos.991).

Un modelo educativo familiar hipernómico. y más concretamente en el aula se convierte en un tipo de conducta considerada como perturbadora. la hiperactividad en nuestro contexto escolar. Dentro de los patrones televisivos tiene un papel predominante la violencia. muy constante en todo tipo de programas. Factores pedagógicos: El estilo educativo que el niño recibe en el contexto familiar también influirá notablemente en su perfil conductual en la escuela. despreocupada.sujeto afectado. Por el contrario. exenta de límites. este medio de comunicación se convierte en un factor de riesgo conductual. desarrollará . Un ejemplo lo podemos encontrar en la etnia gitana. Las circunstancias socioeconómicas y de estructura familiar también tienen una incidencia directa sobre su conducta. La vivencia continuada de discrepancias o estilos educativos diferentes entre el padre y la madre así como de conductas sociales inadecuadas de sus padres. 1994). En definitiva tanto los factores de desestructura familiar. provocará en el niño una mayor predisposición hacia la ejecución de conductas perturbadoras. El funcionamiento psicológico de nuestros alumnos guarda una intima relación con aquellos acontecimientos vitales de carácter familiar que supongan cambios y/o sucesos especialmente significativos frente a sus circunstancias biográficas negativas. donde los niños son estimulados hacia la hipermovilidad entendiendo esta como un signo de salud y vitalidad. En este sentido podríamos citar numerosas costumbre y tradiciones que tienen su incidencia sobre el comportamiento de estos alumnos pertenecientes a minorías étnicas y que como en el caso anterior pueden transformarse en conductas disrruptivas en un contexto escolar enmarcado por una cultura distinta. Si tenemos en cuenta que nuestros niños y adolescentes escolares son vulnerables a los mensajes de la televisión y que a su vez se encuentran en un estado evolutivo permanente de búsqueda de su identidad a través de la imitación del mundo de los adultos.A. y la familia que tienen la llave del problema y puede modular todo este intrincado problema. como de deprivación económica grave tendrán una incidencia directa sobre el estado afectivo del niño y por tanto en su estado conductual. que es el niño. Existen costumbres y tradiciones étnicas que llevadas a cabo en un contexto cultural diferente pueden ser interpretadas de forma equívoca (J. Jordán. Para finalizar este bloque de contenido social realizaremos una aproximación a un tema de carácter cultural en ocasiones poco considerado. punitivo con excesivos refuerzos aversivos. Un consumo abusivo y no controlado de la televisión por parte de nuestros alumnos también puede convertirse en un desencadenante de conductas perturbadoras del contexto escolar. que juega un papel importante en la interpretación conductual de los alumnos pertenecientes a las diferentes minorías étnicas. o por el contrario una actitud por parte de los padres permisiva. Finalmente la aparición de situaciones xenófobas y/o racistas también puede desencadenar climas conductuales capaces de alterar el ambiente escolar.

Rayo. y en el segundo. En este sentido. a la cualidad y poder de factores. un nivel de trabajo y de contenido que no corresponda con el de los alumnos.un proceso de aprendizaje vicario cuyo modelamiento conductual determinará la replicación del mismo en la escuela (J. El siguiente aspecto psicológico que comentaremos hace referencia al factor temperamental. pero si determinan una serie de comportamientos i/o modelos cognitivos. Ollendick (1.1.. también puede convertirse en un factor determinante de las conductas perturbadoras en el aula. se ha de tener en cuenta que la aparición y naturaleza de estos síntomas están subordinados. a la vez. M. en el contexto escolar. temperamento. Por ejemplo.988) el temperamento define la tendencia constitucional del individuo a reaccionar de cierto modo ante su ambiente.J. (J. No obstante existen factores colaterales. 1992) presenta otro tipo de códigos al respecto. la CIE-10 (OMS. Castro. Factores psicológicos: Desde la óptica nosológica del DSM-IV (APA. por la dificultad que le representa poder seguir el nivel del tema expuesto. la propuestas de actividades poco motivadoras. No obstante. En este sentido. una interrelación inadecuada. como por ejemplo un coeficiente de inteligencia (CI) por encima o por debajo de la norma. tanto externos (medio ambiente en el que se desarrolla) como internos (características psicológicas. por parecerle excesivamente sencillo el contenido que se esté trabajando en clase. Esta pérdida de atención suele desencadenar en los alumnos afectados un estado de baja motivación y por tanto una búsqueda alternativa de distracción que normalmente se traduce en la ejecución de conductas jocosas en el aula. Algunas personas son más plácidas que otras. algunas más tensas. 1997). algunas más fuertes. accesible y adaptado. Dicha sintomatologia es la siguiente: .995) los síntomas y signos a los que estamos haciendo referencia quedan mayoriatariamente definidos como "trastorno por déficit de atención y comportamiento perturbador. independientemente de los factores adquiridos mostrará una conducta en el aula diferente al compañero cuyo temperamento es pacífico. pero coincide con los criterios diagnósticos del DSM-IV. 1997) Ambas situaciones desencadenan normalmente en la actividad escolar una pérdida de la atención sostenida. probablemente estas diferencias son innatas y reconocibles desde el momento del nacimiento. Los procesos didactogénicos de los distintos agentes educativos dentro de los ámbitos tanto formal como informal también incidirá en la conducta de nuestros discentes. Es por ello que detrás de toda conducta disruptiva tendremos que pensar que parte de ella puede tener un factor temperamental. son indicadores inherentes a la conducta escolar perturbadora. 1996) Este tipo de dispedagogias no solo son específicas del ámbito educativo familiar. En el primero de los casos. et al.) que influyen en el alumno.. que pueden desencadenar una psicopatologia concreta (Marqués. Según T. En otro sentido. irritable. un niño con temperamento innato colérico. los síntomas que describimos a continuación no son patognomonicos de un síndrome o transtorno.

Dureza emocional. La mayoría de estos alumnos tienen una vida emocional desequilibrada. pensamientos i/o racionalizaciones distorsionadas. que lo induce a reacciones poco elaboradas normalmente de tipo agresivo. Creencias. La falta de autocontrol que determina generalmente el comportamiento hostil suele quedar reforzado negativamente por el alto grado de impulsividad que presentan estos alumnos. etc. sin tener en cuenta las realidades y consecuencias exteriores. que suele manifestarse de diferentes maneras: represión de la agresividad. La evaluación irracional y poco funcional que realizan estos alumnos sobre su realidad y entorno social. Hay condiciones básicas necesarias para que exista una estructura o un equilibrio a nivel personal. gratificación personal y la evitacion del displacer. La emoción no solo depende de la naturaleza del agente emocional sino del estado psíquico del individuo. La necesidad de una respuesta contingente a sus instintos. de sobregeneralización "no hago nada bien". situaciones cotidianas estresantes. Es una sensación que genera en el alumno un malestar profundo y constante. de su personalidad. Ansiedad. sobre los demás y sobre el entorno que les rodea les provoca una perturbación del yo. de su entorno y de sus experiencias anteriores. pensamientos y deseos. precisos y razonados dificultan tanto la comprensión del concepto como la realización del mismo para este tipo de alumnos. La falta de unos limites claros. siendo responsables de la inadaptación personal. ya que repercutirá en sus relaciones humana y en su entorno. Este hecho pone de manifiesto en el alumno perturbador su falta de seguridad personal tanto a nivel cognitivo como conductual. y una de ellas es el control de las acciones. La carencia afectiva a la que se ven sometidos es determinante a lo largo de todo su desarrollo. reactivación de antiguos sentimientos provocados por experiencias dolorosas. que se convierten en factores desencadenantes de esta angustia. en los que no existe un mecanismo de autocontrol interiorizado que les permita reconducir sus impulsos en las situaciones estresantes.Baja resistencia a la fustracion. El mecanismo que rige esta inmediatez es el principio del placer-displacer cuyo último o único objetivo de su acción es la búsqueda del placer. La falta de un pensamiento estructurado que de paso a una racionalización del problema y a la búsqueda alternativa de reacciones cognitivas conlleva una situación de frustración. La consecuencia inmediata es la inhibición en el ámbito afectivo. determina ciertas dificultades de relación hasta el punto de no querer establecer ningún tipo de nexo afectivo por miedo al fracaso. coartan e inhiben el desarrollo del individuo. Impulsividad. Las preocupaciones que generan la ansiedad y la inseguridad. . pensamientos y deseos provoca un comportamiento irreflexivo con tendencia al "acting out". La existencia de forma generalizada de un referente afectivo ambivalente en su contexto más íntimo. generan emociones y conductas que les bloquean o dificultan su pensamiento no absolutista y racional. de adivinación del futuro "si hago esto se reirán de mi" entre otros constructos distorsionados. escolar i/o social. Esta perturbación les desencadena una línea de pensamiento del todo o nada "todos me odian". Bajo autocontrol. con puntas que pueden llegar a ser muy dolorosas. Las continuas exigencias egocéntricas.

1994) Otro aspecto a destacar son las reacciones adversas alimenticias. actitudes desfavorables hacia el aprendizaje. entre otros. Disnomia escolar. doxopran. Dichas conductas son lo que mejor saben hacer y el feedback que reciben de su medio refuerza estas acciones.. no solo con ellos mismos sino con su entorno. Se manifiesta a través de una serie de aspectos como son las conductas disruptivas en el aula. En este sentido la poca flexibilidad curricular. los continuos comentarios de acusación e infravaloración de las acciones o comportamientos de estos alumnos. . Los alumnos terminan siendo lo que creen que son. etc. 1989) La administración terapéutica de sustancias como teofilina. reacciones adversas que alteren el estado conductual de los alumnos a los que se les administra el fármaco. Pero no siempre depende de sus propias acciones. son otro de los motivos desencadenantes de los trastornos conductuales. una alimentación deficitaria puede ser también el origen de ciertas alteraciones del estado del ánimo como en el caso de una ligera hipovitaminosis de tiamina.. (A.Baja autoestima. Esta carencia queda compensada con conductas desadaptadas. 1995) Siguiendo dentro de este apartado ahora haremos referencia a los tratamientos farmacológicos prescritos a muchos de nuestros alumnos. et al. La infravaloracion de su persona los induce a estar insatisfechos. los castigos reiterados.N. Todos estos factores están íntimamente relacionados con la inadaptación personal i/o social que sufren estos alumnos. Cervera et al. hostiles y agresivas por las cuales destacan y son el centro de atención. como la alergia a las proteínas de la leche de vaca u otras inmunoalergias o intolerancias nutricionales que pueden dar lugar a síndromes como el de tensión-fatiga o a estados de hipercinesia.( P. negativistas. Factores biológicos: Inicialmente empezaremos hablando del aspecto nutricional de nuestros alumnos en muchas ocasiones poco cuidado por sus responsables. o la utilización de metilfedinato en pacientes afectos de un trastorno por déficit de atención. A título de ejemplo un consumo abusivo de ciertos alimentos ricos en metilxantinas como el chocolate cuyo alcaloide es la teobromina o algunos refrescos ricos en cafeína entre otros. No obstante. sino de las reacciones y opiniones de los demás. Malet.(A. El desconocimiento de dichos tratamientos. sobretodo cuando son tratamientos de larga duración. para el tratamiento de neumopatias obstructivas crónicas como el asma. Por el contrario. et al. o la falta de minerales y nutrientes que descompensen el proceso bioquímico del sistema nervioso central. niketamida. pueden desencadenar dentro del propio margen de seguridad del principio activo. pueden provocar estados de excitación nerviosa. los profesores la institución y el incumplimiento de la normativa escolar. existen otros factores que no dependen de ningún tipo de desajuste o inadaptación. un ejemplo claro lo tenemos en la comorbilidad existente entre cualquiera de los aspectos citados anteriormente y la didactogenia provocada por algunos profesores. por parte del profesorado puede dar lugar a valoraciones conductuales equívocas de sus alumnos. debido a lo que los demás piensan o esperan de ellos. En ocasiones las reacciones adversas de ciertos tratamientos farmacológicos debido a sus efectos de excitación o por el contrario de bloqueo de la inhibición del S.C. e incluso la provocación deliberada por parte de ciertos docentes son algunas de las dispedagogias que generan la disnomia escolar. Goodman. La imagen que tienen estos alumnos de si mismos es negativa.

el síndrome de abstinencia y la propia problemática económica y social que esta práctica conlleva. Esta alteración cronofisiológica del reposo genera un estado de fatiga psíquica caracterizada entre otros trastornos por la irritabilidad. (R. ya que se trata de una señal de alarma sobre el estado psicológico del alumno afectado. Velasco. como la dependencia física y psíquica. aún teniendo que madrugar al día siguiente para ir a la escuela. Los aspectos inherentes a la drogodependencia. Esta situación bioclimática en el aula puede provocar un estado inicial de euforia en el alumnado que posteriormente remitirá en un sentimiento de cansancio. la contaminación acústica . 1991) Para terminar trataremos dos temas poco conocidos en su relación con las conductas perturbadoras. Existen otros factores ambientales como la iluminación inadecuada. Hart. la farmacodinamia del consumo habitual o esporádico por parte de algunos alumnos de sustancias tóxicas bien sean psicodislépticas. El aire caliente y seco se convierte en un agente estresante. Diaz. al 1988) La sintomatologia patognomonica y asociada de la mayoría de las enfermedades orgánicas es otro de los factores determinantes de la alteración conductual. y cuyo origen es de carácter psicosomático como el asma.D. el dolor abdominal. (F.En este sentido. Testu. alterará notablemente su conducta. (A. etc. también influirá en el comportamiento del alumno consumidor. Los efectos biometereológicos de la temperatura. hablaremos de los factores bioclimáticos con incidencia sobre la conducta. etc. la incidencia cromática. astenia. apatía. tiene un valor altamente significativo. cuya alteración desencadena estados cronopatológicos del organismo. humedad o de la presión atmosférica pueden determinar metereopatias conductuales. depresoras o estimulantes del sistema nervioso central. la cefalea. circunstancia emocional que luego aflorará en la actividad escolar. et. Este último bloque.. La ausencia de bienestar físico por un lado y el estado de preocupación que esto conlleva se convierte en un elemento ansiógeno que influirá en el comportamiento. muy habitual en el contexto escolar.MODELOS Y ALTERNATIVAS DE INTERVENCIÓN . Cada vez es más habitual que los niños de temprana edad se queden jugando o viendo la televisión con el beneplácito de sus padres hasta avanzadas horas de la noche. (J. (A. 3. 1995) Una descompensación iónica del aire existente en el aula con predominancia de cargas positivas actuará aumentando los niveles de serotonina en sangre y en consecuencia el nivel de irritabilidad de los alumnos. Battestini. Una de las cronopatologias activas más habituales de nuestros alumnos es la alteración del ritmo circadiano. 1994) Existen también un conjunto de síntomas que pueden confundirse con patologías orgánicas. provocado por una disincronía en el binomio sueño-vigilia. que también pueden influir en la conducta de nuestros alumnos. provocando una reacción suprarrenal. etc. migraña. El primero de ellos hace referencia a los ritmos biológico. 1992) Finalmente.

Si bien estas estrategias pueden valorarse como positivas al tratarse de una atención especializada e individual tienen el peligro de derivar hacia un proceso segregador de dichos alumnos. médico. Dichos centros cuentan con un incremento de recursos y autorizaciones específicas para flexibilizar su intervención. La estructura de la UEE es parecida a las UACs pero independientes de los IES y calificados como centros de soporte educativo especializado y temporal en el que se matrticulan a los alumnos usuarios. al servicio de los centros privados y públicos de ESO. Intervención multidisciplinar: Si bien hasta ahora hemos hablado de sistemas organizativos de intervención. Para poder llevar a cabo una intervención adecuada. También se ha creado para este tipo de alumnado la denominación de Centro de Atención Preferente para aquellos IES que estén situados en entornos donde el número de alumnos y familias en situación de marginalidad social y cultural es significativamente elevada. entre otros aquellos que manifiesten . pero cuya vinculación administrativa continua en su centro de referencia. a pesar de que el los Centros de Educación Primaria también están afectados por la problemática conductual de sus alumnos. Finalmente cabria resaltar que los modelos presentados están destinados a la ESO. para los alumnos más conflictivos se han creado las "Unidades Escolares Externalizadas" U." trastornos graves de conducta.C.El progresivo incremento de la conducta perturbadora en el contexto escolar ha desencadenado un conjunto de acciones urgentes.. o por estar en situaciones sociales o culturales desfavorecidas. la evaluación y el gobierno de los centros docentes determina como alumnos con necesidades educativas especiales. por parte de la administración educativa con la finalidad de dar solución a la problemática existente en los centros docentes.A. ya que en la mayoría de los casos los factores determinantes de estas conductas responden a diferentes orígenes.". Hecho que ubica al alumno con conductas perturbadoras dentro del campo de la Educación Especial. el abordaje específico de los alumnos con conductas perturbadoras ha de ser de carácter multidisciplinar.. En este sentido. actualmente la totalidad de titularidad privada.E. Una vez obtenidos los resultados del proceso diagnóstico es necesario diseñar un plan de intervención de carácter globalizado que pueda atender de manera funcional y resolutoria la problemática detectada. Paralelamente. pedagógico y psicológico que nos permita detectar el origen de las conductas perturbadoras de estos alumnos. Por otro lado. en el curso escolar 87/88 se implementaron en algunos centros de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de Cataluña las "Unidades de Adapatación Curricular" U. La reciente Ley Orgánica de la participación . Este tipo de intervención requiere un trabajo de seguimiento continuado del caso y de regulación permanente de la atención de los . la atención desde el campo de los servicios sociales. educativos y sanitarios de manera coordinada es fundamental.E. (de estructura similar a las extinguidas aulas-taller de los centros de primaria) destinadas a atender en el propio centro el perfil de alumnado que nos ocupa. En definitiva la tendencia es derivar al alumno con conductas perturbadoras hacia espacios y grupos diferenciados del su grupo-clase. inicialmente debemos contar con un diagnóstico preciso en el ámbito social.

. y como factor más importante.Sin la presencia del niño. sería necesario hablar con el niño un momento. y en segundo lugar. no hemos de utilizar nunca materiales destinados a tenerlo ocupado así como trabajos repetitivos y mecánicos. Estas pautas las hemos diseñado en concordancia con los factores mayoritarios de riesgo y desencadenantes de las conductas perturbadoras dentro del aula. se pueden llevar a cabo un conjunto de estrategias de intervención que ayudarán al docente a mejorar la contención y en definitiva el comportamiento de los alumnos con conductas perturbadoras en el aula. proponemos llevar a cabo las siguientes estrategias de actuación: .diferentes agentes que intervienen para poder ir adaptándose a las necesidades reales del alumno. no llegándose a una solución definitiva de la misma. que no hace sino aumentar su malestar y por tanto su mal comportamiento. hacer un encargo.En el momento que empieza el estado de inquietud hemos de darle una salida controlada: ir al lavabo. Por lo que se refiere al docente.Elaborar un registro diario de las conductas del niño para poder valorar con objetividad el tipo de comportamiento perturbador y la frecuencia en la que se da. eficacia y dentro de su ámbito de acción este tipo de alumnos. darle toda la información y recursos necesarios para que pueda atender con seguridad. Algunas orientaciones base de intervención en el aula: Conjuntamente a la intervención multidisciplinar a la que hemos hecho referencia anteriormente. hace falta implicar al grupo clase para que colabore a mejorar su comportamiento.Es importante marcarle pequeñas metas a conseguir.normalmente se les hace una montaña y dejan de hacerlo o se niegan a . . Con la finalidad de poder contener el comportamiento de los alumnos con conductas perturbadoras dentro del aula. que no lo vea todo de golpe .Antes de entrar en clase. Normalmente. pactar la cantidad de trabajo a realizar. harán falta dos condiciones indispensables. que la actitud y predisposición del citado docente sea totalmente favorable hacia este tipo de alumnos. .. animándolo a trabajar y a comportarse adecuadamente. . En primer lugar. . incluso de rechazo. fragmentándole el trabajo. solo permite mejorar la problemática de base y evitar un mayor deterioro de esta. No hace falta decir que estas propuestas de intervención deben ser seleccionadas y adaptadas a cada alumno en función de su problemática específica. En numerosas ocasiones el abordaje al que técnicamente se puede llegar tiene un límite y. como profesional de primera línea.Cuando el niño se porta correctamente le hemos de administrar un reforzador que le sea significativo..Siempre hemos de plantearle un tipo de trabajo o material adecuado a su capacidad y a su tiempo de atención sostenida. . este tipo de alumnos suelen tener una imagen muy negativa ante el grupo clase.

Barcelona .995) Efectos nocivos causados por los cambios atmosféricos. sin explicaciones y si hace falta sacarlo fuera de clase y allí decirle lo que convenga. Esta adaptación se tendrá que conseguir de forma progresiva con una intervención adecuada. . .Si el comportamiento es inaceptable hemos de pararlo de golpe. 13ª ed. Masson. Barcelona. Los factores específicos. Medicina Interna. En: Farreras-Rozman. en función de la problemática diagnosticada. (1. (1996) Estilo educativo y psicopatologia.. psicológica y médica. Este tipo de conductas presentan una sintomatología asociada específica no patognomónica. J. Battestini. pedagógicos y sociales.BIBLIOGRAFÍA American Psychiatric Association. el sabe perfectamente cuando se porta bien y cuando no. R. trastornos del estado de animo.994) El niño y la escuela.No nos hemos de violentar ni expresarle ningún comentario negativo delante del resto de sus compañeros. la evidencia actual sugiere que muchos de nuestros alumnos cumplen sintomatologia de otras alteraciones. hipercinesia. Mosby/Doyma. psicológicos. predisponentes y desencadenantes de las conductas perturbadoras en el aula pueden tener distintos orígenes: biológicos. 4. sin excluirlo nunca del grupo clase. Barcelona.Las conductas de estos alumnos no se pueden valorar por parte de los diferentes profesionales desde una óptica emocional-personal sino solo desde una óptica profesional. y los otros también. 2629-2636. trastorno del aprendizaje i/o trastorno de la comunicación. La escuela se ha de adaptar al alumno y nunca podemos esperar que este tipo de niños se adapten a la escuela sin un trabajo previo. Por lo que hace referencia al tratamiento específico de este tipo de conductas. Callabet.995) DSM-IV. J. pedagógica. (1. su abordaje deberá ser de carácter multidisciplinar: social. escolar) provoca y sufre el alumno. Laertes. 5. Respecto a la comorbilidad de la conducta perturbadora. Vol. psicológico. Cuando tiene hecha una parte se le tiene que reforzar y animar a hacer la siguiente. trastorno de ansiedad. En: Núria Bassas y Josep Tomàs. Un diagnóstico preciso nos permitirá trazar unas líneas de intervención eficaces pudiendo actuar sobre la sintomatologia que más deterioro (social. depresión y otras alteraciones en la infancia y en la adolescencia Laertes. Castro. .. Barcelona.. II. .CONCLUSIONES: La disnomia docente es el eje central en el que gira la conducta perturbadora escolar. (1.hacerlo-. ya que esto suele convertirse en motivador para este tipo de alumnos y no como un castigo. 118-126. Carencias afectivas. La convivencia de todos estos trastornos con la conducta perturbadora pone de manifiesto la necesidad de un análisis detallado de la sintomatologia que presenta cada uno de estos alumnos. tales como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

et al (1995) Manual de alergia alimenticia. A.Cervera. Barcelona. (1994) Alimentación y dietoterapia. Barcelona. Moreno. Barcelona. . T. Díaz de Santos. La conducta perturbadora en el contexto escolar. Masson.X. ( 1. -en imprentaOllendick. J. Madrid. Hughes. Marqués. Barcelona Kazdin. (1. Romeu.H. Madrid. Testu. M. F. Madrid. J.M. Gervilla. Larroy.988) Psicopatologia infantil .en imprenta-. P. Googman.A. (1992) Cronopsicologia y ritmos escolares. Cúpula. (1. R. (1994) La escuela multicultural. J. A i Buela Casal (1. Paidós. Velasco. México. J. Valett. (1989) Las bases farmacologicas de la terapéutica. EOS. Panamericana. et al. Lozano. Granell . Barcelona Malet. J. Madrid. Trillas. (1. i Puente. (1997) Alumnes amb conductes pertorbadores a l´aula: propostes d´intrevenció.994) La cultura de la queja. X.995) Niños y niñas difíciles. Dykinson.M. Madrid. Díaz. D. (1994) Hijos con estrés.996) Conducta antisocial Ed. Cincel.993) Postmodernidad y Educación.10.992) CIE. Barcelona. C. (1. Moreno. Ed. A. (1. R.L. Jordán. Pirámide. Meditor. (1988) Compendio de psicofarmacologia. Anagrama. México. J. Marqués. Pirámide . E.J. Barcelona. CEPE.D. Masson. (1. F. Martínez Roca . Organización Mundial de la Salud.. Rayo.. E. (1991) Trastornos psicosomáticos en la infancia. Fernández. Madrid. (1997) Necesidades educativas del superdotado.995) Niños hiperactivos Ed. Interamericana. J. Colimbo.991)¿De que hablamos cuando hablamos de los jóvenes? C i J. Madrid. (1. A. . Barcelona.993) Rechazo escolar Ed. Madrid Doñate. Hart. Madrid. *Francesc Xavier Moreno i Oliver Doctor en Psicología / Licenciado en pedagogía Profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona . A. (1.996) El niño desobediente Ed. M.