P. 1
fisiologia pinos

fisiologia pinos

|Views: 1.472|Likes:
Publicado porreyescraft
fisiología
fisiología

More info:

Published by: reyescraft on Aug 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/17/2013

pdf

text

original

Sections

Phytosanitary problems in teak (Tectona grandis

Tectona grandis L.f.) in
Central America

Marcela Arguedas1

1. Escuela de Ingeniería Forestal, Instituto Tecnológico de Costa Rica. marguedas@itcr.ac.cr

Resumen: La teca (Tectona grandis L.f.) es una de las especies mayormen-
te usadas en reforestación en las regiones tropicales. Actualmente exis-
ten aproximadamente 76000 ha reforestadas con esta especie en Centro-
américa. Durante los últimos cinco años, plantaciones comerciales de T.
grandis
en la región centroamericana han sido inspeccionadas para la de-
terminación de herbívoros y fitopatógenos asociados a la especie. Se han
identificado 23 especies de insectos (43,4%), 26 de patógenos (49,1%), dos
de vertebrados (Orthogeomys underwoodii y Sigmodon hispidus) (3,8%),
el ácaro Tetranychus sp. (Tetranychydae, Acari) y un muérdago (familia
Loranthaceae) (2,4%). Se describen los problemas de mayor impacto; son
ellos Phomopsis sp., Pseudomonas sp., Hyblaea puera, Rhapdopterus sp.,
Walterianella sp., Olivea tectonae, Nectria nauriticola, Botryodiplodia sp.,
Agrobacterium tumefaciens, Neoclytus cacicus, Phyllophaga spp., y el
“Síndrome de decaimiento lento de la teca”

Abstract: The teak (Tectona grandis L.f) is one of the species highly used
in reforestation in the tropical regions. There are, to date approximately

148

76000 ha of commercial forest with this species in Central America. For the
last five years, commercial stands of T. grandis in the Central American re-
gion have been surveyed to determine herbivorous pest and plant patho-
gens associated to this species. It have been identified 23 species of insects
(43,4%), 26 pathogens (49,1%), two vertebrates (Orthogeomys underwoodii
y Sigmodon hispidus) (3,8%), the mite Tetranychus sp. (Tetranychydae, Aca-
ri) and a parasitic plant (Loranthaceae family) (2,4%). The main impacting
problems are described; Such as Phomopsis sp., Pseudomonas sp., Hyblaea
puera
, Rhapdopterus sp., Walterianella sp., Olivea tectonae, Nectria nauriti-
cola
, Botryodiplodia sp., Agrobacterium tumefaciens, Neoclytus cacicus, Phy-
llophaga
spp., and a “slow decay syndrome in teak”.

Introducción

La teca (Tectona grandis L.f) es una especie de rápido crecimiento, muy uti-
lizada en la reforestación de las zonas tropicales (Pandey y Brown, 2000).
Actualmente es una especie importante para el sector forestal centroameri-
cano, ya que los productos de los raleos silviculturales (madera joven) están
siendo comercializados en los mercados internacionales (Moya, 2002); en
Centroamérica se informa de aproximadamente 76000 ha plantadas con di-
cha especie (FAO, 2002).

Desde 1990, se sistematiza la información sobre problemas fitosanitarios en
teca en la región centroamericana, en las bases de datos del Laboratorio de
Protección Forestal del Instituto Tecnológico de Costa Rica (Arguedas et al.,
rfc; Arguedas, 2008). Con el objetivo de divulgar la información recopilada,
se presenta el diagnóstico fitosanitario y una descripción de las plagas con-
sideradas de mayor importancia.

Diagnóstico

Se identificaron 23 especies de insectos (43,4%), 26 de patógenos (49,1%),
dos de vertebrados (Orthogeomys underwoodii y Sigmodon hispidus) (3,8%),
el ácaro Tetranychus sp. (Tetranychydae, Acari) y un muérdago (familia Lo-
ranthaceae) (2,4%) (Cuadro 1).

149

Cuadro 1. Problemas fitosanitarios en Tectona grandis en América Central. 2008.

Parte del árbol
atacada

Insecto

Patógeno

Plántula

Spodoptera sp. (Noctuidae, Lep.)
Especie no identficada. (Chrysomelidae, Col.)

Aphelenchus spp.
Fusarium sp.
Pseudomonas sp.
Trychodorus spp.

Brotes

Phomopsis sp.
Nigrospora sp.

Follaje

A a spp. (Formicidae, Hym.)
Automeris sp (Saturniidae, Lep.)
Disentria violacens (Notodondidae, Lep.)
Hyblaea puera (Hyblaeidae, Lep.)
Hylesia sp (Saturniidae, Lep.)
Oike cus kirbii (Psychidae, Lep)
Oxydia spp. (Geometridae, Lep.).
Rhadbopterus sp. (Chrysomelidae, Lep.)
Walterianella sp. (Chrysomelidae, Lep.)
Especie no identficada (Aleyrodidae, Hom.)

Cercospora rangita
Cochliobolus sp.
Olivea tectonae
Pestalo a sp.
Phomopsis sp.
Pseudoepicocum sp.
“Fumagina”

Ramillas

Edessa sp. (Pentatomidae, Hem.)

Fuste

Coptotermes testaceus (Rhinotermidae, Iso.)
Euplatypus parallelus (Scolytdae, Col.)
Nasu termes corniger (Termi dae, ISO)
Neoclytus cacicus (Cerambycidae, Col.)
Plagiohammus spinipennis (Cerambycidae, Col.)
Xyleborus affi nis (Scolytdae, Col.)
Xylosandrus crassiusculus (Scolytdae, Col.)
Especie no identficada (Sesiidae, Lep.)

Agrobacterium tumefaciens
Botryodiplodia sp.
Botryosphaeria sp.
Ceratocys s sp.
Cor cium salmonicolor

Dothiorella sp.

Erwinia sp.

Macrophomina sp.

Nectria nauri icola
Phomopsis sp.
Fusarium sp.

Raíz

Phyllophaga sp. (Scarabaeidae, Col.)

Cylindrocladium sp.

Dematophora sp.

Fusarium oxysporum
Fusarium spp.
Phytophthora spp.

1

Orden: Coleoptera (Col.), Hemiptera (Hem.), Homoptera (Hom.), Hymenoptera (Hym.), Isoptera (Iso.), Lepidoptera (Lep.) y
Saltatoria (Salt.).

Fuente: Arguedas, (2008).

150

Figura 2. Árbol joven de Tectona grandis
afectados por Pseudomonas sp.

Principales problemas

Se describen a continuación los principales problemas sanitarios:

Quema de los brotes (Phomopsis sp.)

Se han observado en focos de hasta 50 árboles de 6 a 24
meses de edad. La infección comienza en el meristemo
apical, cuyas hojas inmaduras se tornan pardo oscuro,
y después se desvanecen. Aparentemente, en menos de
cinco días el hongo desciende por los tejidos corticales
del tallo, los cuales inicialmente adquieren una colora-
ción pardo morada, que luego se torna negra (Figura 1).

En algunas ocasiones las nervaduras principales de
las hojas se encuentran también afectadas y presentan
una necrosis color negro. Si en el campo hay períodos
prolongados de alta humedad relativa se observan pe-
queñas estructuras negras y duras que emergen de los
tejidos, las cuales son los picnidios o estructuras repro-
ductivas del hongo (Macías et al., 2002b).

“Malla de la teca” (Pseudomonas sp.)

Los árboles afectados presentan un leve amarillamiento
y flacidez del follaje, el cual posteriormente comienza
a necrosarse desde los bordes, hasta cubrir toda la lá-
mina foliar y matarla. Como son árboles pequeños (me-
nos de 1,5 m de altura), la infección comienza a afectar
también los tejidos corticales del tallo, produciendo la
muerte de todo el individuo. El sistema radical se en-
cuentra totalmente deteriorado, la corteza se desprende
fácilmente de las raicillas finas y en las más gruesas
estos tejidos se encuentran podridos (Figura 2).

Esta enfermedad es muy importante, ya que a ella esta
asociada una bacteria que mata el arbolito y puede con-
taminar el suelo. Se ha manejado eficientemente elimi-
nando desde la raíz los individuos afectados, los cuales
se extraen de la plantación. Los hoyos dejados se asperjan con antibióti-
cos como estreptomicina.

Figura 1. Árboles jóvenes de Tectona
grandis afectados por Phomopsis sp.

151

Figura 3. Hoja de Tectona grandis
afectada por la “mancha de tiro al
blanco” (Pseudoepicocus tectonae).

“Mancha tiro al blanco” (Pseudoepicocus tectonae)

En las regiones húmedas, se observa comúnmente una
mancha circular de hasta 8 cm de diámetro, conformada
por aros necróticos concéntricos, razón por la cual se cono-
ce como “Mancha de tiro al blanco” y es producida por el
hongo Pseudoepicocus sp. Cada hoja puede presentar va-
rias manchas, las cuales se unen y producen grandes áreas
necróticas. El resto de la lámina foliar aparentemente no
es afectada y no produce la caída de las hojas (Figura 3).
Sharma et al., (1985) indican que en India, los ataques de
este hongo representan un problema importante en árboles
jóvenes; sin embargo, en Costa Rica solamente se ha ob-
servado en árboles mayores de 3 años.

La “Roya de la teca” (Olivea tectonae)

Durante los años 2003 y 2004, se realizan varias giras de inspección en plan-
taciones de T. grandis en las regiones Central y Sur de Panamá y en las
regiones Atlántica, Huetar Norte y Pacífico Central de Costa Rica y se con-
firma la presencia de O. tectonae en las regiones visitadas. Esta enfermedad
afecta el follaje de plántulas en el vivero hasta árboles adultos, en estos últi-
mos, las hojas afectadas son las más viejas, especialmente las de las partes
bajas. Estas hojas presentan inicialmente áreas cloróticas de borde difuso en
el haz, en el envés lo que se observa es la coloración naranja de las grandes
acumulaciones de esporas, posteriormente, las áreas cloróticas se necrosan
en forma generalizada y las hojas severamente afectadas se pueden caer
(Figura 4) (Arguedas, 2004b; Arguedas et al., 2006; Matarrita et al., 2006).

Figura 4: Sintomatología de Olivea tectonae en Tectona grandis. a)
Plántulas; b) Árboles adultos.

a

b

El “Esqueletizador” (Hyblaea puera)

En Costa Rica, desde hace aproximadamente 4 años, Hyblaea puera (Hy-
blaeidae, Lepidoptera), conocido a nivel mundial como el “esqueletizador
de la teca”, produce defoliaciones importantes en plantaciones de teca du-

152

rante el período de sequía. Las larvas pliegan y unen con seda un borde de
la hoja con la lámina foliar donde se albergan. De allí salen a alimentarse del
resto de la lámina foliar dejando únicamente las nervaduras primaria y se-
cundarias (Figura 5). Si el ataque es muy severo, se pueden observar hasta 12
larvas por hoja y defoliaciones totales, partiendo en forma preferencial de las
hojas más jóvenes. Las larvas en su último instar, pueden medir aproximada-
mente 4 cm de largo, el cuerpo tiene una apariencia suave, lisa y opaca, con
coloraciones que varían de gris oscuro a negro, con bandas longitudinales de
color naranja y laterales blancas. La larva madura usualmente desciende al
suelo en un hilo de seda y empupa bajo una delgada capa de hojas secas. Las
palomillas son relativamente pequeñas, con una envergadura alar de 3-4 cm y
una postura de descanso característica que le oculta el negro y naranja (Nair,
1986; Nair et al., 1996; Arguedas, 1999; Ordóñez, 1999).

Los defoliadores Rabdopterus sp. y Walterianella sp.
(Chrysomelidae)

Rabdopterus sp. y Walterianella sp. (Chrysomelidae, Coleoptera), son dos
especies comunes defoliadoras de la teca. Rabdopterus sp. es una especie
polífaga; los adultos se alimentan de follaje de la teca, produciendo perfora-
ciones características de forma elongada y curva de aproximadamente 1,3 de
largo y 0,16 cm de ancho (Figura 6a).

Los huevos son puestos en grietas en la superficie del suelo. Las larvas son
blancas con una línea longitudinal oscura y la cabeza color marrón con man-
díbulas bien desarrolladas. Los adultos son escarabajos pequeños (4-5 mm
de largo), compactos, robustos, de forma óvalo-alargada, de color verde os-
curo a negruzco con brillo metálico; los ángulos anteriores del tórax son
finos y dirigidos hacia fuera, las patas son rojizo claro con la tibia media
arqueada. Posee hábitos alimenticios nocturnos. Se determinó que el ciclo
de vida oscila entre 39 y 52 días. Los ataques están relacionados con la domi-
nancia de gramíneas en el sitio, ya que las larvas se alimentan de las raíces
de gramíneas y arándanos (Muñoz, 2002).

Figura 5. Hyblaea puera en Tectona grandis. a) Hoja dañada; b) larva.

a

b

153

Los adultos de Walterianella sp. se alimentan del follaje produciendo peque-
ñas raspaduras de la cutícula superior y del parénquima de aproximadamen-
te 10 x 2 mm. Por la cantidad de daños en una sola hoja, ésta puede quedar
casi totalmente perforada y morir (Figura 6b). Los daños dentro de las plan-
taciones se concentran en grupos de árboles o focos. Los adultos son peque-
ñas “mariquitas” (6 mm de longitud) amarillas con secciones en los elitros
(alas anteriores) y el par de patas traseras color pardo. Las poblaciones se
concentran en uno o dos árboles y cuando son alteradas, brincan y abarcan
el ambiente como “nubes”. Es una plaga, cuya incidencia ha aumentado no-
tablemente durante los últimos dos años (Arguedas - inisefor, sin publicar).

Figura 6. a) Daños producidos en hojas de Tectona grandis por Rabdopterus sp.; b)
Walterianella sp.

a

b

Otros defoliadores

En menor importancia en cuanto a daños que los defoliadores descritos an-
teriormente, otras plagas comienzan a presentarse en forma más frecuente y
produciendo cada vez daños más severos. Son ellas una especie de gran ta-
maño y voracidad de Automeryx (Familia Saturniidae, Orden Lepidoptera),
tres especies de Oxidia (Familia Geometridae, Orden Lepidoptera) conoci-
das como los “medidores gigantes de la teca” y varias especies no identifi-
cadas de saltamontes (Orden Saltatoria) (Figura 7). Estos últimos también
pueden alimentarse de los brotes terminales, lo que hace que las consecuen-
cias de sus daños sean de gran importancia económica (Arguedas - inisefor,
sin publicar).

154

Cancros fustales

En el fuste, principalmente en las regiones húmedas, se presentan diversos
tipos de cancros, los cuales se describen en el Cuadro 2.

Figura 7. Defoliadores de Tectona grandis. a) Larva de Automeryx sp., b) larva de Oxidia sp., c) daños producidos por
saltamontes.

a

b

c

Cuadro 2. Cancros en Tectona grandis en América Central, 2008.

Nombre común/ agente causal

Descripción

Cancro Nectria
(Nectria nauri cola)

En la base del fuste se observa un área ovalada de la corteza de color oscuro. Esta corteza podrida
se puede desprender manualmente y observar los tejidos del xilema expuestos. Se ha observado
también que los cancros pueden permanecer mucho tempo en el árbol, el cual comienza a producir
tejidos de defensa como callos y posiblemente corteza subepidérmica, provocando grandes áreas
abultadas y deformes principalmente en la base del árbol. En árboles jóvenes el cancro puede
ser longitudinal y ampliarse en la base, provocando en algunos casos la muerte del árbol por
anillamiento.

Cancro alargado
(Dothiorella sp.)

Resquebrajamiento longitudinal de la corteza que puede profundizar hasta el xilema. En algunos
casos se desarrolla en forma extensiva, cubriendo áreas en promedio de 12 x 6 cm; cuando se corta
la corteza superficial es posible observar los tejidos internos totalmente necrosados (coloración
pardo oscura). En otros casos, aparentemente los cancros más viejos, el resquebrajamiento se
prolonga a lo largo del fuste (hasta 60 cm) y el árbol forma callos en los bordes, lo cual delimita la
extensión perimetral de los mismos (Figura 8a).

Cancro longitudinal
(Fusarium sp.)

Cancro de fuste longitudinal, caracterizado por un resquebrajamiento de la corteza. Se desarrolla
desde la base del fuste hasta aproximadamente 4 m de altura, en ocasiones se ha observado
abarcando en ciertas áreas todo el perímetro, lo que provoca la muerte del hospedero. Algunas
ramas también afectadas presentan protuberancias lignificadas.

Cancro múltple
(Botryodiplodia sp. y Botryosphaeria
sp.)

Cada cancro representa un abultamiento de 3 a 20 cm de largo y de 2 a 23 cm de ancho a lo largo
del fuste; la corteza se abre en dichos sitos y se ubican principalmente en los puntos de poda. En
un árbol se pueden encontrar hasta 16 cancros (Figura 8b).

Fuentes: Arguedas et al., 1995; Ordóñez, 1999; Arguedas et al., 2003; Macías et al., 2002a.

155

La “Corona de agallas” (Agrobacterium tumefaciens)

Agrobacterium tumefaciens es una bacteria de la familia Rhyzobiaceae que
produce una enfermedad denominada “corona de agallas”, la cual causa
tumores a más de 80 familias de plantas herbáceas y forestales (Sinclair y
Lyon, 2005; Agrios, 2005). En teca se forman agallas o tumores, principal-
mente en la base de los tallos a nivel de la superficie del suelo. Inicialmente
forma pequeños crecimientos esféricos con la apariencia de callos, los cuales
crecen rápidamente hasta constituirse en grupos de protuberancias fácil-
mente distinguibles. En árboles de dos a tres años, los tumores pueden llegar
a alcanzar diámetros superiores al de su hospedero. Estas agallas son leño-
sas y mantienen la coloración y la textura del resto de la corteza (Figura 9).

Figura 9. La “corona de agallas”
(Agrobacterium tumefaciens) en Tectona
grandis.

Figura 8. a) Cancros en Tectona grandis. Dothiorella
sp.; b) Botryodiplodia s.p. y Botryosphaeria sp.

a b

Con el tiempo, la superficie se rompe y toma una coloración oscura; en al-
gunas ocasiones las agallas terminan por desintegrarse. Árboles de más de
dos años de edad presentan las agallas generalmente en la base del fuste,
pero en algunos casos se han observado a lo largo de éste en los puntos de

156

poda o en las ramas. Generalmente los árboles adultos logran desarrollarse
con la presencia de la enfermedad sin efectos aparentes; sin embargo, otros
patógenos de suelo pueden penetrar por las agallas decadentes y producir
otras enfermedades (Arguedas, 1994; Arguedas y Quirós, 1997).

El “Barrenador del fuste” (Plagiohammus spinipennis)

El otro daño importante a nivel de fuste, es la presencia de ataques de Pla-
giohammus spinipennis
(Cerambycidae, Coleoptera). Los primeros estadios
de las larvas se alimentan en la zona del líber, lo que obstaculiza el flujo de
nutrientes; en consecuencia, el tallo se abulta en el punto del ataque y apa-
recen yemas debajo de ese punto, dando origen a ramificaciones. Posterior-
mente, la larva barrena el xilema, formando generalmente galerías en forma
de anillo. En los últimos estadios puede penetrar hasta la médula, donde ba-
rrena hacia arriba. Además del daño que causa a la madera, muchos árboles
se quiebran con el viento en los puntos de ataque. Los daños se presentan
durante los tres primeros años. La larva madura puede medir más de 5 cm y
tiene la forma típica de un cerambícido, es decir, no posee patas y algunos
segmentos del tórax son muy anchos. Ella se convierte en pupa dentro de
una celda excavada en la médula y la madera circundante. Para salir del
árbol, el adulto hace un agujero circular, de 6-8 mm de diámetro. El macho
adulto mide 2,2 cm de longitud y sus antenas miden 4,5 cm, en tanto que
la hembra mide 2,5 cm y sus antenas miden 3,5 cm. Ambos sexos exhiben
una coloración pardo oscura (Figura 10). En cada élitro hay seis manchas
blancas e irregulares y poseen una espina en el ápice de cada élitro. Se han
detectado dos hospederos silvestres: un arbusto, el tuete (Vernonia patens)
y una planta herbácea, la cinco negritos (Lantana camara), las dos son de la
misma familia que la teca (Verbenaceae) (Ford, 1981; CATIE, 1991; Argue-
das y Chaverri, 1997; Arguedas, 2004a).

Figura 10. Plagiohammus spinipennis en
Tectona grandis. a) Larva y galerías, b) adulto.

a

b

157

El “barrenador de las tucas” Neoclytus cassicus

En piezas de fuste almacenadas en patios, provenientes principalmente de
raleos, se han presentado ataques del barrenador Neoclytus cacicus (Ce-
rambycidae, Coleoptera). Las larvas construyen galerías en la albura, sin
que externamente se detecten signos del ataque. El ciclo de vida se com-
pleta en las galerías y es el adulto el que construye orificios circulares de
aproximadamente 5 mm de diámetro por donde emergen. El adulto puede
medir hasta 1,5 cm de largo, es de color café claro con cuatro marcas blancas
sobre los élitros. Las primeras manchas forman conjuntamente como una
“M” y las últimas forman como una “V” invertida. Las antenas son más cor-
tas que el cuerpo. El primer par de patas es más pequeño que los dos otros
pares. Los dos últimos pares de patas son más largas que el cuerpo (Figura
11). Este insecto tiene como hospedero nativo la planta Guiacum officinale
(Duffy, 1960).

Figura 11. a) Neoclytus cassicus en Tectona grandis. Larva y galerías, b) adulto.

a

b

El “Comedor de la raíces” Phyllophaga spp.

Las larvas de muchas especies del género Phyllophaga, pueden ser consi-
deradas como las plagas más importantes de suelo que se alimentan de tu-
bérculos y raíces. Los daños son producidos por las larvas en su tercer instar,
las cuales son conocidas en la región como “jogotos”, “fogotos” o “gallinas
ciegas”. Los adultos son los conocidos “abejones de mayo” (CATIE, 1991;
Coto, 2000).

Se destaca esta plaga en este artículo, por el fuerte impacto provocado en
plantaciones recién establecidas y en grandes extensiones de plantaciones
de hasta tres años. En los meses de septiembre y octubre del 2003 en Pana-
má, se encontraron hasta cien o más larvas en algunos individuos afectados
y el sistema radical severamente afectado, tanto por ausencia casi total de
raicillas de absorción, como por perforaciones en las raíces primarias y se-
cundarias (Figura 12). Esta situación hace que estos árboles sean mucho
más propensos a otros problemas fitosanitarios, como los producidos por pa-
tógenos de suelo.

158

Figura 13. “Síndrome del decaimiento
lento de la teca”. a) Árboles muertos, b)
degeneración de raicillas de absorción.

a

b

“Síndrome del decaimiento lento de la teca”

En plantaciones de T. grandis mayores de 7 años, en las regiones húme-
das (precipitaciones anuales superiores a los 2500 mm), se ha observado
un proceso de mortalidad de árboles aislados y en grupos, denominado el
“Síndrome del decaimiento lento de la teca” (Figura 13). Los árboles afec-
tados presentan la degeneración de las raicillas adventicias que produce
la muerte de las mismas. Estudios recientes indican que el fenómeno está
asociado a factores climáticos y edafológicos que afectan el sistema radical
y posteriormente patógenos oportunistas aprovechan la condición de estrés
para atacar. Los sitios más afectados presentan de 190 a 255 días con lluvia,
exceso de agua entre 8 y 12 meses, precipitación media anual entre 2700 y
5000 mm, índice de aridez entre 0 y 6%, conductividad hidráulica lenta o
muy lenta en algún horizonte, episaturación, baja fertilidad, un régimen de
humedad údico, y un drenaje moderadamente lento o lento, principalmente
(Arguedas et al., 2006).

Figura 12. Raíces secundarias de Tectona
grandis dañadas por Phyllophaga sp.

159

Referencias

Agrios, GN. 2005. Plant Pathology. Fifth Edition. Elvesier Academic Press. Lon-
don, UK. 530 p.

Arguedas, M, 2004a. Escarabajos barrenadores de la madera: reconocimiento de
daños y manejo. Soluciones tecnológicas (en línea). KURU: REVISTA FO-
RESTAL (Costa Rica) 1(1). 3 p.

Arguedas, M, 2004b. La roya de la teca Olivea tectonae (Rac.): consideraciones
sobre su presencia en Panamá y Costa Rica (en línea). KURU: REVISTA FO-
RESTAL (Costa Rica) 1(1). 5 p.

Arguedas, M. 1994. La Corona de Agallas Agrobacterium tumefaciens. Serie Pla-
gas y enfermedades forestales Nº 10. Cartago, CR, Centro de Información
Tecnológica del Instituto Tecnológico de Costa Rica. 8 p.

Arguedas, M. 1999. Plagas de la teca en Costa Rica. Desde el Bosque 2(1): 3.
Arguedas, M. 2002. Plagas y enfermedades de la teca en Centroamérica. Cartago,
CR, Instituto Tecnológico de Costa Rica. Afiche (colores).

Arguedas, M. 2003. Problemas fitosanitarios en teca (Tectona grandis L.f.) en
América Central: nuevos reportes. Seminario y grupo de discusión virtual.
Teca (Tectona grandis). (disco compacto) (2003, Heredia, CR) Universidad
Nacional, Heredia, CR. Disponible en http://www.una.ac.cr/inis/docs/teca/
temas/M.pdf

Arguedas, M. 2008. Plagas y enfermedades forestales en Costa Rica (en línea).
KURU: REVISTA FORESTAL (Costa Rica) 4(11-12 Especial). 70 p.

Arguedas, M; Chaverri, P; Miller, C. 1995. Cancro Nectria en especies forestales.
Serie Plagas y enfermedades forestales Nº 18. Cartago, CR, Centro de Informa-
ción Tecnológica del Instituto Tecnológico de Costa Rica. Cartago. 8 p.

Arguedas, M; Chaverri, P; Verjans, J.M. 2004. Problemas fitosanitarios en teca
(Tectona grandis L.f.) en Costa Rica. Recursos Naturales y Ambiente (Revista
Forestal Centroamericana). 41:131-136

Arguedas, M; Mata, R; Herrera, W; Arias, D; Calvo, J; Salas, B. 2006. Síndrome de
Decaimiento Lento de la Teca en Costa Rica. Segunda Etapa. Informe Final.
Proyecto de Investigación. VIE. Stichting Terra Vitalis. 186 p.

Arguedas, M; Murillo, O; Ayuso, F; Madrigal, O. 2006. Variación en la resistencia
de clones de teca (Tectona grandis L.f.) ante la infección de la roya (Olivea
tectonae
Rac.) en Costa Rica. (en línea). Kuru: Revista Forestal (CR) 2(6). 10
p. Consultado 12 dic. 2007. Disponible en http://www.itcr.ac.cr/revistakuru/
anteriores/anterior6/Articulo%202.htm

Arguedas, M; Quirós, L. 1997. Experiencias y perspectivas del manejo de plagas
forestales en Costa Rica. Manejo Integrado de Plagas (CR). 45:34-42.

CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, CR). 1991a.
Plagas y enfermedades forestales en América Central. Guía de Campo. Serie
Técnica. Informe Técnico. no.4. Turrialba, CR, CATIE. 260 p.

160

Coto, D. 2000. Gallinas ciegas como plagas de cultivos anuales y perennes. Hoja
técnica Nº 32. Manejo Integrado de Plagas (Costa Rica) 55: i-iv.

Duffy, EAJ. 1960. A monograph of the immature stages of neotropical timber beet-
les (Cerambycidae). Londres, UK, British Museum. Londres. 327 p.

FAO (Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).
2002. Evaluación de los recursos forestales mundiales 2002. Roma, IT, FAO.
468 p. (Informe principal. Estudio FAO Montes, N°140).

Ford, LB. 1981. Reconocimiento de las plagas de plantaciones forestales en Costa
Rica. Serie técnica. Informe técnico no.7. Turrialba, CR, CATIE. 53 p.
Macías, J; Arguedas, M; Hilje, L. 2002a. Plagas Forestales Neotropicales (Boletín
5. Manejo Integrado de Plagas (Costa Rica). 63:88-89.

Macías, J; Arguedas, M; Zanuncio, JC; Hilje, L. 2002b. Plagas Forestales Neotro-
picales (Boletín 7. Manejo Integrado de Plagas y Agroecología (Costa Rica).
65:116-117.

Matarrita Díaz, L; Sandoval Islas, JS; Arguedas Gamboa, M. 2006. Prevalencia
de la roya Olivea tectonae (Rac.) de la teca (Tectona grandis L.f.) en Costa
Rica (en línea). Kuru: Revista Forestal (CR) 3(9). 13 p. Consultado 12 dic.
2007. Disponible en http://www.itcr.ac.cr/revistakuru/anteriores/anterior9/Ar-
ticulo%202.htm

Moya, R. 2002. Influencia del cambium, tasa de crecimiento y nivel de precipi-
tación sobre la densidad básica de la teca en Costa Rica. Madera y Bosques
8(1):39-49.

Muñoz, R. 2002. Estudios básicos del defoliador Rhabdopterus sp. en plantacio-
nes de teca (Tectona grandis) de Flor y Fauna S.A. y Brinkman y Asociados
Reforestadores de Centroamérica S.A. Informe de Práctica de Especialidad.
Cartago, CR, ITCR. Escuela de Ingeniería Forestal. 100 p.

Nair, KSS. 1986. Important insect pest problems of forest plantations in tropical
India. In: IUFRO World Congress. Proceedings. p. 134-145.

Nair, KSS; Sudheendrakumar, VV; Varma, RV; Chacko, KC; Kayaraman, K. 1996.
Effect of defoliation by Hyblaea puera and Eutectona machaeralis (Lepidopte-
ra) on volume increment of teak. Symposium of Impact of Diseases and Insect
Pest in Tropical Forest. 257-273 p.

Ordoñez, H. 1999. Evaluación de problemas fitosanitarios en plantaciones de teca
en Forestales Costarricenses S.A. Informe de Práctica de Especialidad. Carta-
go, CR, ITCR. Escuela de Ingeniería Forestal. 62 p.

Sharma, JK; Mohanan, C; Florence, EJM. 1985. Disease survey in nurseries and
plantations of forest tree species grown en Kerala. Kerala, IN. Kerala Forest
Res. Inst. 275 p.

Sinclair, WA; Lyon, HH. 2005. Diseases of trees and shrubs. 2 a

ed. New York. US,

Cornell University Press. 660 p.

161

Nematofauna asociada a viveros y
plantaciones forestales de importancia
económica en algunos municipios de
Colombia

Nematofauna associated to nurseries and forest
plantations of economical importance in some
municipalities of Colombia

Rafael Navarro Alzate1
,
Didier Mauricio Chavarriaga H2
.
Bertha Miryam Gaviria Gutiérrez1
,

1. Unidad de Sanidad Vegetal. Universidad Católica de Oriente. Rionegro, Antioquia, Colombia.
Email: sanidadveg.inv1@uco.edu.co
2. I.A. Patólogo Forestal PhD. ICA; Coordinador Centro de Diagnóstico Vegetal ICA Antioquia.
Email: didier.chavarriaga@ica.gov.co

Resumen: Se realizó un estudio de la nematofauna asociada a plantacio-
nes forestales localizadas en los departamentos de Antioquia, Córdoba,
Caldas, Risaralda, Magdalena y Casanare. Para este propósito, se tomaron
muestras de suelo y raíz a 30 cm de profundidad utilizando un barreno
sacabocado de 2.5 cm de diámetro, las muestras se procesaron usando el
método modificado de Baermann, en el Laboratorio de Sanidad Vegetal
de la Universidad Católica de Oriente, y se identificaron los géneros de
nematodos presentes. Las especies del género Meloidogyne identificadas
en este estudio fueron: M. incognita, M. javanica y M. arenaria. Las es-
pecies botánicas Tectona grandis, Tabebuia rosea y Acacia mangium pre-

162

sentaron asociaciones con los nematodos agalladores Meloidogyne spp., y
además con los géneros Pratylenchus y Helicotylenchus. Macroposthonia se
encontró asociado a Pinus oocarpa, Eucaliptus grandis, E. tereticornis, Acacia
mangium
, Tectona grandis y Ochroma pyramidale; Pratylenchus se encontró
asociado a Tabebuia rosea, A. mangium, T. grandis, Pachira quinata, Alnus
acuminata
, Gmelina arbórea y O. pyramidale; Trichodorus se encontró aso-
ciado a P. tecunumanii, P. caribaea y A. mangium; Tylenchorhynchus en A.
mangium;
Rotylenchulus en P. oocarpa, P. tecunumanii, E. urograndis, A.
mangium
, T. grandis, Cedrella odorata y Cordia alliodora; Paratylenchus en
A. mangium, T. grandis, P. quinata y C. alliodora; Xiphinema en P. caribaea,
T. rosea, A. mangium
, T grandis, P. quinata y C. alliodora; Ditylenchus en P.
caribaea
; Longidorus en P. caribaea y T. rosea. Además, también se identi-
ficaron nematodos de vida libre o saprobios, posiblemente degradando la
materia orgánica procedente de la hojarasca formada en las plantaciones.

Abstract: A study of the nematodes associated to forest plantations located in
the departments of Antioquia, Cordoba, Caldas, Risaralda, Magdalena and
Casanare was carried out. For this purpose, soil and root samples were taken
at 30 cm deep using a soil sampler of 2.5 cm of diameter, the samples were
processed in the laboratory of the Universidad Catolica de Oriente, using
a modified Baermann method and the existing genera of nematodes were
identified. The species of the genus Meloidogyne identified in this study were:
M. incognita, M. javanica y M. arenaria. The tree species Tectona grandis,
Tabebuia rosea
and Acacia mangium showed association with the gall-
forming nematode Meloidogyne spp., and also with the genera Pratylenchus
and Helicotylenchus. Macroposthonia was found in association to Pinus
oocarpa, Eucaliptus grandis, E.
tereticornis, Acacia mangium, Tectona grandis
y Ochroma pyramidale; Pratylenchus was found associated to Tabebuia rosea,
A. mangium
, T. grandis, Pachira quinata, Alnus acuminata, Gmelina arbórea
y O. pyramidale; Trichodorus was found associated to P. tecunumanii, P.
caribaea
and A. mangium; Tylenchorhynchus on A. mangium; Rotylenchulus
on P. oocarpa, P. tecunumanii, E. urograndis, A. mangium, T. grandis, Cedrella
odorata
and Cordia alliodora; Paratylenchus on A. mangium, T. grandis, P.
quinata
y C. alliodora; Xiphinema on P. caribaea, T. rosea, A. mangium, T
grandis, P.
quinata y C. alliodora; Ditylenchus on P. caribaea; Longidorus on
P. caribaea and T. rosea. Furthermore, free-living nematodes or saprophytic
ones were also identified, possibly decomposing organic matter of the mulch
layer produced in the plantations.

Introducción

La industria forestal en relación a su valor y consumo, en la actualidad ocu-
pa el tercer lugar en el mundo, después del petróleo y el gas; a Canadá y
Estados Unidos, países tradicionalmente productores, se han unido Nueva
Zelanda, Brasil y Chile. Las plantaciones forestales en Colombia ocupan al-

163

rededor de 350000 hectáreas, cerca del 3% del total de bosques colombianos,
representados en plantaciones de coníferas, eucaliptos (Eucalyptus spp.),
teca (Tectona grandis), melina (Gmelina arborea), roble (Tabebuia rosea.),
acacia (Acacia mangium), entre otros (Conif-Minagricultura, 2002; Minagri-
cultura, 2010; Ladrach, 2005).

La distribución de los nematodos es tan universal, que pueden dañar plan-
taciones forestales cuando no se eligen las áreas adecuadas para reforesta-
ción que estén libres de ellos; muchas especies de nematodos que afectan el
algodón, maíz y otros cultivos transitorios también pueden atacar especies
forestales; las plántulas en semilleros y almácigos son particularmente más
vulnerables al daño por nematodos y desde estos sitios infestados es la forma
más eficiente de diseminarlos a las plantaciones. Por esto es necesario tomar
medidas de control, a través de la regulación cuarentenaria para moviliza-
ción de materiales de origen vegetal, en estas áreas para evitar futuros daños
en plantaciones establecidas.

Nematodos endoparásitos del género Meloidogyne y ectoparásitos como Heli-
cotylenchus
y Xiphinema han sido encontrados asociados con raíces de plán-
tulas en almácigos de especies forestales en varias partes del mundo (Webster,
1972); en Colombia se reporta la existencia de Meloidogyne, en acacia, roble,
nogal; Pratylenchus y Trichodorus en Pinus (Navarro, 1997).

Por el contrario, Bursaphelenchus xylophilus no ha sido reportado aún en
Colombia, este nematodo produce la marchitez de los pinos, es uno de los
problemas más limitantes ocasionado por nematodos en muchos países en
algunas especies del género Pinus, sus daños se conocen en Japón desde el
año 1900 y hacia 1979 se reportó en China, Estados Unidos, Canadá y Méxi-
co afectando cerca de 28 especies de pinos y otras coníferas, pero su posible
llegada al territorio nacional no deja de ser un riesgo, puesto que algunas
áreas del país son reforestadas con especies susceptibles, como P. eliotti y
otras coníferas (Navarro, 1997; Agrios, 2005). El vector de este nematodo es
el insecto cerambícido del género Monuchamus spp., (Naves et al., 2008).

En las plantaciones forestales se encuentra una gran diversidad de nemato-
dos que pueden interactuar con patógenos del suelo aumentando el riesgo
de ataque por enfermedades radiculares. En contraste, debido a lo complejo
del factor biótico en los bosques algunos nematodos enriquecen la fauna
microbial del suelo, generando un equilibrio natural e incluso con un alto
potencial para su uso como controladores biológicos contra insectos plaga
de importancia económica en plantaciones forestales.

Massey, (1966), citado por Navarro, (1997), resalta la importancia de nema-
todos parásitos de insectos especialmente en coleópteros barrenadores de
la madera y larvas de insectos defoliadores. En Colombia las enfermedades
causadas por nematodos en especies forestales no han sido estudiadas, sola-
mente se reportan algunos trabajos generales en muy pocas especies arbó-
reas (Ramírez, 1993), Por ejemplo se ha mostrado la presencia y daño de una

164

especie de Meloidogyne en Roble (Tabebuia rosea); esto no quiere decir que
los nematodos no sean un problema de importancia en especies forestales
sino que no existen estudios referentes a estos fitoparásitos en nuestro medio
(Navarro, 1997).

En Colombia es de mucha importancia la investigación sistemática y con-
tinua relacionada con la nematofauna asociada a especies forestales y sus
posibles daños. Esta investigación pretende conocer inicialmente las comu-
nidades de nematodos asociadas a los viveros, plantaciones comerciales y
especies arbóreas autóctonas en algunas zonas de Colombia. En una primera
fase de esta investigación se pretende caracterizar los géneros de nematodos
fitoparásitos y benéficos asociados a raíces y a los suelos en donde crecen
algunas de estas especies forestales.

Materiales y métodos

Esta investigación se llevó a cabo en los Laboratorio de Sanidad Vegetal
de la Universidad Católica de Oriente (U.C.O) y el Instituto Colombiano
Agropecuario ICA, en Antioquia, Colombia. Para esto se seleccionaron pre-
liminarmente plantaciones forestales comerciales y viveros productores de
plántulas, localizadas en los municipios de Turbo, Apartadó, Chigorodó,
Necoclí, Yolombó, Caldas, y Nechí (Antioquia); Canalete, Valencia, Tierra
Alta y Ciénaga de Oro (Córdoba); Monte Rubio (Magdalena); Chinchiná y
Manizales (Caldas); Santa Rosa de Cabal, Balboa y Cerritos (Risaralda) y
Villanueva en el departamento del Casanare.

Para la toma de las muestras de suelo y raíces se empleó barreno sacabocado
de 2.5 cm de diámetro a una profundidad de 30 cm en la gotera del árbol
(Figura1), seleccionando árboles con desarrollo silvícola deficiente. El suelo
y las raíces colectadas se manejaron en forma separada, se depositaron en
bolsas de polietileno debidamente identificadas y empacadas en neveras
portátiles de poliestireno, posteriormente se trasladaron a los laboratorios de
sanidad vegetal de la U.C.O e ICA para su procesamiento y análisis.

Las muestras se procesaron de acuerdo al método de Baermann modificado
con bandejas (Navarro y Gaviria, 1998). Se determinaron los niveles pobla-
cionales de géneros de nematodos por 100 cc de suelo y gramo de raíz; la
identificación de géneros se hizo basados en su anatomía externa e interna,
apoyados en las claves de Mai y Mullin, (1996) y Thorne, (1961), así como
corte, montaje y análisis del patrón perineal para la determinación de las
especies del género Meloidogyne.

165

Resultados y discusión

De las 330 muestras procesadas procedentes de los diferentes predios fores-
tales de los municipios visitados, puede diferenciarse una riqueza nematoló-
gica tanto de fito-parásitos como de saprobios o de vida libre. En la Tabla 1,
se observan los diferentes nematodos fito-parásitos, encontrados en suelos
y raíces, asociados a plantaciones forestales en las diferentes localidades de
Colombia.

En roble, acacia y teca se presentó la mayor incidencia de nematodos fito-
parásitos, destacándose los géneros Meloidogyne sp., Helicotylenchus sp y
Pratylenchus sp. En las dos últimas especies forestales se encontraron todos
los géneros fitoparásitos relacionados en la Tabla 1, a excepción, de Ditylen-
chus
sp. y Longidorus sp.; en Teca no se observa presencia de Trichodorus
sp., ni Tylenchorhinchus sp. Las demás especies forestales presentaron poca
incidencia de los diversos géneros de fito-parásitos identificados en las dife-
rentes localidades colombianas monitorizadas en este estudio.

Estos nematodos fito-parásitos han sido reportados en otros cultivos como
causantes de algunos desordenes, diversas enfermedades y pérdidas eco-
nómicas (Navarro,1997; Thorne,1961; Webster, 1972; Agrios, 2005; Triviño y
Moreta, 2010); sin embargo, en plantaciones forestales en Colombia, no se
conoce que los especímenes encontrados estén causando algún tipo de daño
económico y además son escasas las investigaciones relacionadas con es-
tos organismos, solamente algunos trabajos realizados por Ramírez, (1993),
han mostrado la presencia y daño de una especie de Meloidogyne en Roble
(Tabebuia rosea). En la Figura 2, se muestran los principales nematodos fito-
parásitos observados en este estudio.

Figura 1. Toma de muestras en plantaciones forestales

166

Tabla 1. Géneros de nematodos fito-parásitos por 100 cc de suelo y/o g de raíz en las muestras procesadas de plantaciones
forestales en los diferentes Municipios de Colombia visitados.

Nematodos

1* 2 3 4 5 6 7 8 9 10

11 12 13 14 15 16 17 18

Meloidogyne

-

**a--q

-eg

ibcdemopdemnop

-

e

-

k

-

f

d

Helicotylenchus

ai

i

-jjqrfg

--

cemopdefmnor

q

l

e

-

h

r

-

Macroposthonia

a

-

-r

-

r

-

--

cp

de

-

-

-

-

-

-

d

Pratylenchus

-

-

--

-

-

r

--

cdemo

defop

-

-

r

-

h

r

d

Trichodorus

-

a

q-

-

-

-

--

oq

-

-

-

-

-

-

-

-

Tylenchorhynchus

-

-

--

-

-

-

--

cmo

-

-

-

-

-

-

-

-

Rotylenchulus

i

i

--h

-

-

--

m

op

-

l

-

l

-

-

-

Paratylenchus

-

-

--

-

-

--

mo

op

-

-

r

k

-

-

Xiphinema

-

-q-

-

-

i

--

dq

nmo

-

-

r

i

-

-

-

Ditylenchus

-

-q-

-

-

-

--

-

-

-

-

-

-

-

-

-

Longidorus

-

-q-

-

-

e

--

-

-

-

-

-

-

-

-

-

*Hospederos muestreados: 1. P. oocarpa, 2. P. tecunumanii, 3.P. caribaea, 4.E. grandis, 5. E. urograndis, 6. E. tereticornis; 7. Tabebuia rosea
(Roble), 8. Tabebuia chrysantha (Guayacán amarillo), 9. Cupressus lusitanica (Ciprés), 10. Acacia mangium (Acacia), 11. Tectona grandis
(Teca), 12. Podocarpus oleifolius (P. colombiano), 13. Cedrella odorata (Cedro), 14. Pachira quinata (Ceiba), 15. Cordia alliodora (Nogal), 16.
Alnus acuminata (Aliso), 17. Gmelina arbórea (Melina), 18 Ochroma pyramidale (Balso).

**Municipios visitados: a. Yolombó, b. Caldas, c. Nechí, d. Chigorodó, e. Turbo, f. Apartadó g. Necoclí (Antioquia), h. Manizales, i. Chinchiná
(Caldas), j. Santa Rosa de Cabal, k. Balboa, l. Cerritos (Risaralda), m. Tierra Alta, n. Valencia, o. Ciénaga de Oro, p. Canalete (Córdoba), q.
Villa nueva (Casanare), r. Monterrubio (Magdalena).

Mediante análisis del patrón perineal de los especímenes hembras de Meloi-
dogyne
, presentes en las raíces de algunas especies forestales y comparación
con las claves de Thorne, (1961) y Mai y Mullin, (1996), fue posible eviden-
ciar e identificar, las especies M. incognica, M. javanica y M. arenaria; no
cabe duda que el nematodo del nudo radical, además de presentar una am-
plia distribución en las zonas tropicales y subtropicales afectando una gran
variedad de hospederos en el ámbito mundial, también se encontró en este
estudio asociado a diferentes especies arbóreas de plantaciones forestales
en diferentes regiones de Colombia. Sin embargo, es necesario precisar en
estudios más detallados que incluyan los índices de reproducción en dife-
rentes hospederos arbóreos, el papel fito-parasítico que puedan representar
dichos nematodos en los ecosistemas forestales de Colombia.

167

Figura 2. Diversidad nematológica asociada a plantaciones forestales en Colombia: a) M.
javanica, b) Macroposthonia, c) Pratylenchus, d) Xiphinema, e) Trichodorus, f) Rotylenchulus, g)
Hembra de Meloidogyne en A. mangium, h) M. javanica, i) M. arenaria, j) M. incognita.

También es importante destacar, la presencia de un grupo amplio de nema-
todos de vida libre en los suelos y raíces procedentes de las zonas monitori-
zadas, entre ellos los géneros Rhabditis y Plectus y depredadores de la fami-
lia Mononchidae (Figura 3). Este tipo de nematodos es común encontrarlos
asociados a ecosistemas del trópico, y en nuestro estudio fue muy frecuente
su presencia debido posiblemente a que en estas plantaciones los suelos se
cubren con hojarasca y material en descomposición, convirtiéndose en des-
componedores de la materia orgánica (De Lara et al., 2003).

Figura 3. a) Mononchus sp., b) Rabdhitis sp., c) Plectus sp.

a

b

c

d

e f

g

h

i

j

a

b

c

168

Conclusiones y recomendaciones

El nematodo Meloidogyne spp., fue el fito-parásito de mayor presencia en
las plantaciones de Acacia mangium, Tabebuia rosea y Tectona grandis en
las regiones estudiadas.

Existen poblaciones de nematodos fito-parásitos y de vida libre en todas las
zonas analizadas en este estudio.

Es importante continuar el estudio de la nematofauna asociada a especies
arbóreas en otras regiones de importancia forestal en Colombia.

Determinar el índice de reproducción y posibles daños de los nematodos
más prevalentes en las especies forestales monitorizadas.

Agradecimientos

Agradecemos al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) por su apoyo en
logística, transporte e infraestructura y a los funcionarios del ICA Jorge Ávi-
la, Indulfo Mosquera, Nelson Villareal, Elkin Villada Gómez, Jennifer Viz-
caíno y Daniel García por su acompañamiento en la recolección de muestras
en las diferentes zonas monitorizadas de los departamentos de Antioquia,
Caldas, Risaralda, Córdoba, Casanare y Magdalena.

Al personal técnico de las empresas reforestadoras: Cipreses de Colombia
S.A., Refocosta S.A (Magdalena y Casanare) Reforestadora Cacerí S.A y a
todas las empresas reforestadoras particulares en donde se realizaron mues-
treos. Al personal adscrito al laboratorio de sanidad vegetal y al sistema de
investigación y desarrollo de la Universidad Católica de Oriente.

Referencias

AGRIOS, G.N. 2005. Plant Pathology. Fifth Ed. Elsevier Academic Press. New
York. 922 p.

AGROCADENAS. 2006 La Cadena de maderas en Colombia: Una mirada global
de su estructura y dinámica 1991-2005.

CONIF- MINAGRICULTURA, 2002. Manual de Plantaciones Forestales, Serie de
documentación Nº. 46 Diciembre, Bogotá – Colombia.

169

DE LARA, R. A., CASTRO, T. B., CASTRO, G. M., CASTRO, J.M. y MALPICA, A.
S. 2003. La importancia de los nematodos de vida libre. Contactos 48: 43-46.
Xochimilco, México.

LADRACH, W.E. 2005 Reforestación. Coferencia Situación forestal. Universidad
Jorge Tadeo Lozano. Bogotá, 51 p.

MAI, W. F. y MULLIN, P. G. 1996. Plant parasitic nematodos a Pictorial key to
genera. Comstock publishing associates, 5a ed. New York 277 p.

NAVARRO A., R. 1997. Los nematodos en plantaciones forestales. Rev. Universi-
dad Católica de Oriente, año 8, Vol. 6:87-91. Rionegro, Antioquia, Colombia.

NAVARRO A., R. y GAVIRIA G., B. 1998. Serie de Investigación ASOCOLFLO-
RES – UCO. Rionegro, Antioquia, Colombia. p 12.

NAVES, P.M. SOUSA, E.M. and RODRIGUES, J.M. 2008. Biology of Monochamus
galloprovincialis
(Coleoptera, Cerambycidae) in the Pine Wilt Disease Affected
Zone, Southern Portugal. Silva Lusitana 16: 133 - 148, Lisboa. Portugal.

RAMÍREZ, C. L.A., 1993. Manual de Patología. Inderena. Subgerencia de Bos-
ques – Regional Antioquia. Medellín, Imprenta Nacional, 107 p.

TRIVIÑO, C. y Moreta, G. 2010. Nematodos fitoparásitos en plantaciones de
Piña, Maracuyá y Tomate de Árbol en Ecuador. Memorias XLII Reunión anual
Organización de Nematologos de los trópicos Americanos ONTA. Ecuador,
Quito. Pp 6.

THORNE, G. 1961. Principles of Nematology. McGraw-Hill Book Company, Inc.
New York Toronto London. 553p.

WEBSTER, J.M. 1972. Nematodes and Biological control. En: Economic Nemato-
logy. Academic Press. London New York. Pp 469-496.

171

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->