P. 1
Lactancia Artificial de Cabritos

Lactancia Artificial de Cabritos

|Views: 410|Likes:

More info:

Published by: CAPRINOS BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO on Aug 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/12/2013

pdf

text

original

LACTANCIA ARTIFICIAL DE CABRITOS Arturo Ángel Trejo González y Carolina Universidad Nacional Autónoma de México Facultad de Estudios Superiores

Cuautitlán aatrejo@yahoo.com Las expectativas de crecimiento y rentabilidad que actualmente se han creado para la especie caprina en México, constituyen el pilar principal para que grupos de productores de carne, leche y doble propósito de todos los niveles socioeconómicos, empiecen a mostrar un interés empresarial, aplicando alta tecnología y estrategias de manejo óptimas, que permitan promover las condiciones apropiadas para lograr un desarrollo integral que genere empleos y bienestar a la población del área rural. En nuestro país, actualmente se lleva a cabo la crianza de forma tradicional, es decir con lactancia natural (cría con leche de cabra y destete a los 3 meses de edad o más), ello representa una pérdida de tiempo y dinero, no solamente por el gasto de leche, sino del desarrollo del cabrito, especialmente en las unidades de producción estabuladas con el objetivo principal de producir leche además de ser perjudicial desde el punto de vista sanitario, con el advenimiento de los lentivirus caprinos por importación de animales infectados (Rivera, 2005; DíazGómez et al., 2007, Mertínez, 2009). La eyección de la leche se provoca mediante un arco reflejo neurohormonal; el acto de mamar o del ordeño provoca un estímulo mecánico en receptores de la ubre que desencadena un estímulo que se transmite en dirección central. El estímulo se transmite por la médula espinal, la médula oblongada y el tálamo hasta llegar al hipotálamo donde provoca un incremento de la secreción de oxitocina almacenada en el lóbulo posterior de la hipófisis. A través del torrente circulatorio la hormona llegará hasta la glándula mamaria y se unirá a receptores específicos de las células mioepiteliales y células de musculatura lisa de los conductos galactóforos menores, el efecto de la oxitocina dura unos 5 minutos aproximadamente, disminuyendo por la enzima oxitocinasa (Figura 1) (Wolfgang 2005).

Figura 1. Mecanismo fisiológico de la eyección de la leche.
1

La leche en las distintas familias de mamíferos, contiene todos los componentes requeridos por la cría para su mantenimiento y desarrollo normal. En sentido general, la leche contiene diversos componentes: proteínas, grasa, lactosa, minerales, vitaminas y otros. La concentración de dichos componentes varía en un amplio espectro entre las distintas familias de mamíferos, razas y épocas durante la lactancia. La fase de lactancia comprende el periodo desde el nacimiento hasta el destete (Ben, 1999; Sebei et al., 2004). La leche de cabra como producto cuenta con una serie de propiedades que la distinguen de la leche de vaca: Contiene un perfil proteico de alta digestibilidad y calidad, contiene aproximadamente un 13% menos de contenido en lactosa que la leche de vaca, respecto a su grasa: los glóbulos grasos son de menor diámetro y por tanto son más digestibles, así como su composición es rica en triglicéridos de cadena media (MCT) ya que posee un 30 – 33% de su grasa en forma de ácidos grasos de cadena media. Su contenido en determinados minerales es muy superior a la leche de vaca: Calcio (+ 13%), Selenio (+27%) y Potasio (+ 147%), así como mejor biodisponibilidad del Hierro, Cobalto y Magnesio. Respecto a vitaminas posee un 47% más de vitamina A respecto a la leche de vaca y mayor contenido en vitamina B12. (De León y Ponce de león,. 2008) Para alimentar cabritos de forma artificial, es necesario conocer la composición de la leche de cabra, a fin de formular raciones (Díaz-Gómez, 2007; Miranda et al., (1998), por lo que se presenta el cuadro siguiente con la composición química de la leche de cabra.
Composición de la leche en 100 ml Proteína (g) Caseína (g) Lactoalbumina (g) Grasa (g) Lactosa (g) Valor Calórico (Kcal) Minerales (g) Calcio (mg) Fósforo (mg) Magnesio (mg) Potasio (mg) Sodio (mg) Hierro (mg) Cobre (mg) Yodo (mg) Manganeso (mg) Zinc (mg) Vitaminas: Vitamina A (I.U.) Vitamina D (I.U.) 190 1.4 158 2.0 191 2.3 Humana 1.2 0.4 0.3 3.8 7.0 71 0.21 33 43 4 55 15 0.15 0.04 0.007 0.07 0.53 Vaca 3.3 2.8 0.4 3.7 4.8 69 0.72 125 103 12 138 58 0.10 0.03 0.021 2 0.38 8 Cabra 3.3 2.5 0.4 4.1 3,8 76 0.77 130 159 16 181 41 0.05 0.04

2

Tiamina (mg) Riboflavina (mg) Ácido Nicotínico (mg) Ácido Pantoténico(mg) Vitamina B6 (mg) Ácido Fólico (mcg) Biotina (mcg) Vitamina B12 (mcg) Vitamina C (mg)

0.017 0.04 0.17 0.20 0.001 0.2 0.4 0.03 4.0

0.04 0.18 0.08 0.35 0.035 2.0 2.0 0.50 2.0

0.05 0.12 0.20 0.001 0.2 1.5 0.02 2.0

Composición química de la leche humana, de vaca y cabra.

Lactancia artificial. Actualmente gracias a la lactancia artificial, la prolificidad elevada no debería constituir un problema, al contrario ayudaría a incrementar los ingresos de la unidad de producción. En cuanto a las tasas de mortalidad, en caprinos generalmente, son más altas que en ovino y vacuno, lo cual es lógico al existir mayor prolificidad; sin embargo, existen otras causas que incrementan la mortalidad, como son la falta de higiene y el poco interés en la cría de los cabritos (Buxade, 1996, Bravo et al., 1980), señalan que el amamantamiento artificial, facilita la rápida adaptación de los animales al consumo de otros tipos de alimento, Miranda y Villada (2000), mencionan que redujeron la mortalidad de cabritos de nacimiento al destete a los 60 días posparto, cuando alimentaron a las crías con sustituto adicionado de antibióticos. Si bien los sustitutos lácteos son de uso común en explotaciones tecnificadas y para otras especies en México, esto no es tan generalizado en las explotaciones caprinas lecheras, aunque existe una tendencia clara a incorporar la lactancia artificial en las explotaciones con más recursos y mayor mercado para los cabritos, realizándose la misma en muchos casos en explotaciones independientes (Buxade, 1996; Díaz-Gómez et al., 2007). Después de terminados los cambios fisiológicos del parto la cabra producirá calostro durante 3 a 4 días después producirá leche, que será distribuida entre el productor y el cabrito, por lo que surge la pregunta ¿cómo serán alimentados los cabritos? Esto es también para saber cuánta leche está produciendo la cabra y cuanto esta mamando el cabrito; además que los cabritos que son dejados con la madre, pierden docilidad comparados con los que los que se crían manualmente, por otro lado si se desea ocupar un sustituto lácteo será difícil acostumbrar al cabrito a que mame del biberón o de recipiente; la única solución es la separación inmediata. Lo mejor de la lactancia artificial es que se mantiene en una posición alta el alimento del cabrito, de tal forma que no tenga que bajar la cabeza para tomar la leche, pues los cabritos toman la leche con mucha rapidez y esta no debe ir al rumen ya que si esto ocurre pueden presentar problemas digestivos; para la alimentación con mamila se emplean chupones para cabritos y botellas “pet” o
3

algo similar. En cualquier caso se deben lavar perfectamente aunque las botellas y chupones son difíciles de lavar en cuestión de tiempo en una unidad de producción con gran cantidad de animales sin embargo se prefieren, y así evitar contacto de las orejas de las Nubias con la leche evitando irritaciones por contacto de las orejas y desperdicio por contaminación del alimento. (Ben 1999; Mowlem, 1992; Belanger, 1987). La lactancia artificial consiste esencialmente, en la sustitución de la leche materna por un alimento líquido, capaz de garantizar el crecimiento y desarrollo del animal joven. Los métodos más utilizados son: 1.- La lactancia natural. 2.- Lactancia artificial con leche de cabra. 3.- Lactancia con sustitutos de leche (Hernández y Fuentes, 2003) Consideración de lactancia artificial. La lactancia artificial con leche natural, generalmente tiene poca aplicación práctica, debido al elevado precio de la leche de cabra e inclusive de vaca, por lo que solo se aplica cuando se tienen excedentes de leche en la explotación y un buen nivel técnico. La lactancia artificial con sustitutos de la leche de cabra, se justifica por la economía que supone la alimentación de los cabritos en su periodo de lactancia base de sustitutos de la leche natural; en general los cabritos aceptan bastante bien los sustitutos de leche comerciales, siempre que su contenido en grasa se encuentre entre el 16 y el 23 por 100 y el de proteína entre el 22 y 32 por 100 (Ministerio de Agricultura, España, 1989). Manejo del cabrito al nacimiento y comienzo de la lactancia artificial. Como es bien sabido la ingesta de calostro es de absoluta necesidad para todo mamífero; las funciones de este alimento se pueden resumir en la expulsión del meconio por las propiedades laxativas, proporcionar al neonato un concentrado de nutrientes y energía altamente digestibles y por último, dotar a la cría de una inmunidad pasiva frente a procesos infecciosos, gracias a las inmunoglobulinas que contiene (Belanger, 1897; Manual sobre cabras; Ministerio de Agricultura, España, 1989). En cuanto a la separación de la madre se puede optar por dos alternativas, dejar que la cabra encalostre al cabrito de forma natural, separándolo de la madre tras las primeras 24 horas; o bien separar al cabrito tras el parto y encalostrarlo artificialmente con biberón o sonda gastroesofágica como se muestra en la Figura 2, este manejo se ha incrementado para prevenir la artritis encefalitis, principalmente en rebaños tecnificados o en caso de abandono de cabritos. Con esta última modalidad se rompe el nexo con la madre de forma
4

más radical, lo que permite una mejor adaptación del cabrito a las mamilas o maquina. Además, esta última técnica es imprescindible en programas de control de enfermedades de transmisión vertical, utilizando la propuesta de calostro sometido a tratamientos térmicos cercanos al pasteurizado (técnica recomendada en los programas de control de enfermedades como la Artritis y Encefalitis Caprina o en casos de mastitis y de agalaxia contagiosa, causada por Micoplasma agalactiae y M. Capricolum (Manual de la OIE, 2004; Mendoza, 2007); usando leche que haya sido tratada térmicamente a 56º durante 30 minutos) o calostro artificial aunque otros autores citen que cambian sus propiedades nutricionales e inmunológicas (Bravo, 1980), En otros casos se ha utilizado el calostro de vaca fresco o congelado (Jara et al., 1994).

Figura 2. Sonda gastro-esofágica para cabritos, utilizada en la administración de calostro a los cabritos recién nacidos.

Número de comidas y cantidad administrada recomendada. Actualmente está generalizada la distribución de la leche en dos tomas al día. No obstante se ha comprobado que también se obtienen buenos resultados suministrando toda la leche en una sola toma, lo que permite una economía de mano de obra, también se ha observado que el suministro de leche a libre disposición durante todo el día, influye negativamente en el consumo de alimentos sólidos (forraje y concentrado de iniciación) esto es porque los cabritos prefieren el alimento que conocen lo que repercute desfavorablemente en el crecimiento del animal durante el destete (Ministerio de Agricultura, España, 1989; Mowlem, 1992). Temperatura de la leche Como estándar se ofrece a una temperatura de 35ºC a 40ºC; pero, según experiencias realizadas, los crecimientos y pesos de los cabritos alimentados con leche fría, entre 6 y 10º C, a partir del séptimo día de edad son comparables a los obtenidos suministrando leche caliente, siempre que los cabritos estén sanos y se encuentren alojados en locales higiénicos y abrigados con una temperatura ambiente entre 10 y 16ºC; el manejo tiene la ventaja de conservación de la leche, reduce el trabajo de distribución y reduce
5

el número de preparaciones por semana (Ministerio de Agricultura, España, 1989; Brisson y Bouchard, 2009). Jara et al., (1994) y Miranda et al., (1998). En México, no encontraron diferencias dando la leche tibia o a la temperatura ambiente. Características del alimento (sustitutos lácteo caprino) El contenido de grasa del alimento en polvo utilizado puede oscilar entre el 22 y el 30%, el contenido de proteína entre el 22 y el y el 30%; la materia seca entre el 15 y el 24 %; dependiendo del producto, así mismo en la preparación se deben evitar grumos y espuma (Mowlem, 1992; Buxade, 1996). Díaz-Gómez et al., 2007, probaron las siguientes raciones: 1.- Proteína láctica y cebo bovino. 2.- Concentrado de proteína de soya 20% y cebo bovino. 3.- Concentrado de proteína de soya 40% y cebo ovino. 4.- Proteína láctica y cebo porcino. 5.- Concentrado de proteína de soya 20% y cebo porcino. 6.- Concentrado de proteína de soya 40% y cebo bovino. Obteniendo buenos resultados con esos productos Probióticos en el crecimiento De acuerdo a la Organización Mundial para la Salud (OMS) la definición de Probiótico: "Son microorganismos vivos que cuando son suministrados en cantidades adecuadas promueven beneficios en la salud del organismo huésped". Este grupo de aditivos incluye cultivos vivos de levaduras y hongos (Saccharomyces cereviseae, Aspergillus oryzae) o bacterias (lactobacillos), que se agregan al alimento de los animales con la idea de que colonicen el tubo digestivo y mejoren el balance microbiano del mismo, en beneficio del animal contribuyendo al equilibrio de la flora bacteriana intestinal del huésped y potenciar el sistema inmunológico. Los probióticos se han probado prácticamente en todas las especies pecuarias y los resultados obtenidos varían desde mejoras en las ganancias diarias de peso hasta aumento en la grasa butírica (Thedford, 1993; Shimada, 2003, De Ross 2000).

6

Destete (progresivo y brusco) A medida que los cabritos aprenden a comer heno y grano, la leche se va disminuyendo gradualmente y en la mayoría de los casos se puede destetar completamente para cuando cumplen las 8 semanas (Belanger, 1987). Está comprobado que es posible destetar a los cabritos a los 35 – 42 días de edad sin graves consecuencias, pues el ligero retraso del crecimiento que a veces se presenta en el momento del destete, es pasajero y más tarde se recupera rápidamente. También hay que señalar la importancia que tiene el peso de los animales en el destete, realizándose satisfactoriamente cuando los animales alcanzan de 8.5 a 10 kg; los destetes con pesos inferiores, motivan a un claro retraso del crecimiento del animal, lo cual limita al destete precoz (Ministerio de Agricultura, España, 1989). Alimentación solida suplementaria Los cabritos empiezan a mordisquear el alimento entre los 10 a 15 días de edad sobre todo si ellos van a ser destetados tempranamente, pudiéndose alimentar con un poco de alimento concentrado como complemento de la lactancia del día; ellos al principio solo comerán pocas cantidades pero conforme pasen las semanas comerán entre 400 a 500 gramos diarios, también existen alimentos comerciales formulados como los pellets (foto 3). No es recomendable ofrecer el alimento cerca o en el suelo por que los animales podrían pisotearlo, ensuciarlo y usarlo como juego (Mowlem, 1992).

(2)

(3)

(Foto 2) Las instalaciones de “creep feeding” de fabricación casera en las cuales se mantenían a los cabritos para la alimentación sólida suplementaria. (Foto 3)Pellets alimentacion solida suplementaria administrados en los comederos del “creep feeding”.

Equipo utilizado en la lactancia artificial. Con leche natural o con sustitutos de leche de cabra; las disposiciones de distribución de leche suelen ser variadas como: recipientes de fabricación casera (reciclaje), que pueden ser cubos u otros recipientes de materiales plásticos, provistos de chupones, maquinas semiautomáticas que son recipientes con termóstato y un regulador de la temperatura que mantienen la homogeneidad de la leche, donde las mamilas pueden ser colocadas en la
7

parte inferior del recipiente o maquina adicionada con válvulas que impiden el flujo de la leche cuando el cabrito deja de chupar; maquinas semiautomáticas mantienen la leche a una temperatura de 2 a 4ºC pero que son un problema pues son pequeñas y hay que rellenarlas a mano constantemente; maquinas automáticas, que preparan la leche a medida que esta se va consumiendo a la temperatura y concentración prefijadas, según las necesidades del cabrito el inconveniente se presenta cuando la cría toma demasiado y sufre indigestión por sobrecarga provocando diarreas. Como materiales diversos necesarios se citaran: ropa de trabajo, botas de plástico, dinamómetro (foto 1) y balanza para pesar a los cabritos y la comida, fuente de calor y termómetro para preparar el sustituto lácteo y finalmente aretes de identificación de los cabritos (Ministerio de Agricultura, España, 1989; Mowlem 1992; Buxade, 1996).

(1)

(2)

(3)

Foto 1. Dinamómetro digital. Foto 2 Amamantadora en cubo con tres chupones semiautomática no conserva el calor. Foto 3 Amamantadora automática sistematizada utilizada en explotaciones intensivas hasta para 400 cabritos.

Instalaciones medio ambiente Como alojamiento es necesario un corral de unas dimensiones que permitan densidades de animales máximas de tres cabritos por metro cuadrado, el número de cabritos por corral debe de ser de 20 cabritos
8

aproximadamente, pudiendo ser superior si la temperatura es agradable; la temperatura del local debe de ser superior a la de 13-15ºC; las camas deben de mantener la temperatura y ser confortables, también proteger el corral contra los vientos de temporada fría. Con la utilización de una nodriza la única consideración a tener en cuenta es que el número de cabritos por chupon sea 20 como máximo. Desde la segunda semana de vida de los cabritos se instalan comederos para el suministro de alimento sólido y forrajes, además de bebederos (Buxade, 1996). Actividades higiénicas Es fundamental un manejo higiénico – sanitario adecuado, ya que los animales están en sus primeras semanas de vida, es necesario la vacunación previa de las madres para la prevención de diarreas y así evitar la vacunación de los cabritos a los dos días de vida; efectuar el vacio sanitario de las instalaciones diez días antes de ocuparlo y practicando una limpieza y desinfección a fondo. Hacer que las cabras descansen sobre un medio tan limpio como sea posible. Limpiar y desinfectar tanto la zona de partos, los locales de lactancia artificial cada dos o tres días, antes de comenzar los mismos. Si los trabajos de parto se alargan mucho y el local está muy sucio debe retirarse la cama y ponerla nueva. En el caso de salas de lactancia artificial con suelo de rejilla, la limpieza es fácil de realizar, con los animales dentro, aplicando agua a presión por debajo. Se puede espolvorear superfosfato de cal en la zona de crianza de los cabritos. Este producto reduce el incremento bacteriano en el ambiente, y actúa como secante de camas y rejillas (Martínez, 2005; Buxade, 1996)

Ventajas y desventajas de la lactancia artificial Como explican (Hernández y Fuentes, 2003; Zermeño, 2008; Buxade, (1996), son de carácter económico y de sanidad.  Tiene una mayor rentabilidad ya que el precio alcanzado por la leche de cabra es normalmente, superior al de los sustitutos de leche, por lo que el productor recibe más ingresos. Reducción en el intervalo entre partos, ya que las cabras pierden menos peso y la secreción de hormonas que bloquean el eje hipotálamohipófisis-gónadas, se reduce. No se desequilibra el sistema mamario de las cabras (los cabritos tienden a mamar más frecuentemente de un pezón). La producción láctea se puede medir y controlar desde el inicio de la lactación. Posibilidad de detección precoz de problemas de agalaxia o mastitis.
9

  

 

Se obtienen mejores índices de crecimiento y menor tasa de mortalidad de los cabritos, ya que los sustitutos suelen estar medicados, lográndose animales de carne a temprana edad. Evitar la transmisión de enfermedades como CAEV. Además que se rompe inmediatamente el nexo cabrito-madre, con lo que el cabrito deja de ser el estimulo para la eyección de la leche, facilitando que este estimulo se establezca con el ordeño. Posibilidad de criar mejor los cabritos de partos múltiples.

Los sustitutos lácteos actuales son alimentos equilibrados para el cabrito, mejores que la leche procedente de grandes productoras, que contiene tasas muy bajas de grasa y pueden evitar una mayor incidencia de diarreas que pueden complicarse; en la lactancia artificial bien hecha es menor la incidencia de enterotoxemias y colibacilosis. Con la lactancia artificial se eliminan muchos factores de variación en el crecimiento de los cabritos (todos los maternos), por lo que se consiguen lotes uniformes, ya sea para la venta o para la recría (Buxade, 1996). Los inconvenientes de la lactancia artificial son:   La necesidad de las inversiones suplementarias a realizar de los costos de explotación adicionales, alimentos y suplementos necesarios. Destacando la mano de obra, con un mal manejo y escasa higiene se disparan las mortalidades frente a la lactancia natural, por lo que si no se tienen las condiciones precisas es mejor no aplicarla (Buxade, 1996).

1.15 Enfermedades gastrointestinales de importancia asociadas a la crianza artificial y que afectan a los cabritos del nacimiento al destete. Tomado de Thedford, 1983; Pijoan y Tórtora, 1986; Matthews, 2002; Quittet, (1978; Díaz et al., 2005). Enfermedad Enterotoxemias Disentería hemorrágica. Diagnostico u observaciones Causas favorecedoras: pueden ser esencialmente, los cambios bruscos de alimentación y desequilibrios alimentarios, como el exceso de nitrógeno, falta de fosforo, de calcio o de magnesio, insuficiencia o exceso de celulosa, sobrecarga del estomago, hierba demasiado joven, etc.; también el parasitismo, especialmente la infestación por dístomas. Las formas agudas e incluso fulminantes se observan de evolución más lentas, aunque todas corresponden a una intoxicación más o menos intensa por las toxinas bacterianas. Los síntomas nerviosos son muy frecuentes, sobre todo en las formas agudas, que terminan generalmente con la muerte de los animales, cuyos cadáveres se descomponen rápidamente y despiden un olor repugnante. Es la forma más frecuente en los jóvenes y en los adultos, que afecta principalmente a los individuos en crecimiento rápido, y se caracteriza por convulsiones violentas y por la terminación rápidamente mortal. Tratamiento

En casos excepcionales antitoxina y/o penicilinas por vía endovenosa (Díaz et al., 2005).

Enterotoxemia fulminante

No existe

10

Meteorismo

Provocado por la ingestión de hierba ligeramente fermentada, o causa de una obstrucción faríngea. La fermentación de los alimentos ingeridos desprende una cantidad de gas que el animal no puede eliminar eructando, produciéndose entonces hinchazón del abdomen molestias al respirar, mucosas cianóticas , agitación y muerte por asfixia, si no se interviene rápidamente. Si los gases se acumulan por encima de la masa de alimentación es posible eliminarlos con una sonda esofágica perforando la piel y panza con un trocar provisto de una cánula, que se deja en el lugar para que sirva de vía de salida a los gases. Puede originarse por ingestión de alimentos variados e incluso materias no alimenticias, o por distribución defectuosa de los alimentos o incluso por un trastorno en la asimilación de minerales. Hay estancamiento de la masa alimenticia en las primeras porciones del estomago y obstaculización del mismo. El apetito esta disminuido o no lo hay, la rumia perturbada o detenida y dolor de panza. Asimismo la descomposición de la leche en el rumen favorece un estado de acidosis.

Se combate dando por vía oral o inyectando en el rumen sustancias que abatan la tensión superficial: Ionóforos Dimeticona Aceites vegetales, entre otros

Indigestión por sobre carga (enfermedad del borrachito)

Diarreas Osmóticas EMPACHOS DE LOS CABRITOS Descompensaciones en la elaboración de la leche artificial. Composición de la leche artificial. B1. Rotavirus B2. Colibacilosis B3. Clostridiosis B4. Salmonelosis B5. Criptosporidiosis Una cabra débil y enferma nunca puede llegar a parir un cabrito fuerte, pues todas las defensas las va a emplear en intentar salvar su vida, y no en su feto. Importancia Retraso en el crecimiento de los cabritos.

Un día de dieta si el animal a conservado el apetito, para después administrar durante varios días, por vía oral 4 gramos de oxido de calcio y 60-80 gramos de azúcar, con tres horas de intervalo, una cucharada sopera de una solución de acido clorhídrico al 2 por 100 en una infusión de manzanilla (evitar falsas degluciones). Corregir la acidosis a través de la administración de bicarbonato de sodio o suspensiones antiácidas como el subsalicilato de bismuto (Peptobismol). En casos severos se deberá aplicar una solución Hartman o una solución salina fisiológica por vía intravenosa. En casos de estreñimiento se recomienda la aplicación oral de aceite mineral o vegetal para favorecer el tránsito intestinal. Evitar sobrecargas. En lactancia artificial se puede regular disminuyendo ligeramente la temperatura recomendada de la leche.

Infecciosas

Se puede encalostrar a los cabritos con una sonda y separarlos de las cabras inmediatamente después de su nacimiento, secándolos, y llevándolos a una zona de lactancia artificial atemperada con focos de calor, para favorecer su secado rápido. No hay tratamiento. Limpiar y desinfectar la zona de partos antes de cada paridera

11

(4)

(5)

(Foto 4) Paso de las cabras en la mañana a la ordeña en la manga de manejo. (Foto 5) La ordeña se hacía a mano la mayoría del tiempo, temprano y una sola vez para hacer la fórmula para el día siguiente.

(6)

(7)

(8) (Foto 6)Las botellas “pets” con chupones que adosan bien a la boca de la botella son una manera económica de proveer el alimento a los cabritos sin desperdicios y además se cuantifican las raciones por día, también permiten una observación más detallada de la condición corporal del animal muy útil en explotaciones semi-intensivas. (Foto 7 y 8) La mamila se sostiene en una posición alta facilitando el paso al abomaso y su digestión.

12

(9)

(10)

(Foto 9) El área de maternidad se ayudaron a las cabras que tuvieron dificultades al parto, tomando constantes de tiempo entre el comienzo del parto, nacimiento de crías y calostrado. Se puede ver en la foto (9) el momento de expulsión de la cría y en la foto (10) la cría limpia y el reconocimiento entre ambos.

4

Con relación a la lactancia artificial con o sin promotores del crecimiento, se observó que los resultados obtenidos fueron los mejores que lo esperado; las crías en su mayoría aceptaron casi inmediatamente el trato con los biberones con leche de cabra y la fórmula comercial, se mantuvo la lactancia por 3 meses aproximadamente y terminándola súbitamente, se logró un incremento de peso de las cabras rezagadas y rechazadas por sus madres; teniendo de esta manera animales uniformes al destete comparados con los que no tuvieron lactancia artificial, sanos, mansos y activos por los constituyentes de la fórmula

13

con lactobacillus; de igual manera se logró un incremento de peso al destete por la ingestión precoz de forraje y concentrado. Los costos marginales de la alimentación fueron los siguientes:
ingrediente Sustituto para becerros 20 kios = 80 litros Probióticos 5 itros TOTAL Diferencia a favor costo $ 230.00 $ 120.00 $ 350.00 Comparativo con leche de cabra a $ 7.00 $ 560.00 $ 35.00 $ 595.00 $ 245.00

Bibliografía. Aguerrebere, J., (1983). Reproducción en ovinos. Facultad de Medicina Veterinaria y zootecnia. UNAM. Ciencia Veterinaria (3): 134-166. Asmare, A., K. E. Washburn, T. Saliki, A. L. Goetsch, L. J. Dawson, R. C. Merkel, and T. Sahlu. (2007). Indirect contract: a possible dissemination route of Caprine arthritis encephalitis among goat kids. Journal of Animal Science 85 (Supplement 1): 251-252. Belanger, J. D. (1987). “Crianza de cabritos”Cría Moderna de Cabras Lecheras. México Editorial, Continental, 131-135. Ben Asher, A. (1999). Manual de cría de becerras. Zaragoza, Acribia 138p. Bravo, J. E. García, H. Bravo y A. Camacaro (1980.) Amamantamiento artificial en caprinos. Rev. CIARCO, 10(1-4): 17-26p. Brisson G. J. and Bouchard. R. (1970.) Artificial Rearing of Lambs: Feeding Cold Milk Ad Libitum versus Warm Milk Three Times Per Day to Appetite, and Effects of an Antibiotic-Vitamin-Iron Supplement on Growth Performance and Digestibility of Diet Constituents; Journal of Animal and Veterinary Advances, J Anim Sci. 31: 810-815p. Buxade C. (1996). Zootecnia, Bases de Producción Animal, Producción Caprina. Madrid; México: Mundi-Prensa, 341 p. Díaz, A.E., Aguilar, R.F. y Vázquez, N.J., (2005). Manual pera el diagnóstico de enfermedades en ovinos y caprinos en México. Consejo Técnico Consultivo Nacional de Sanidad Animal. Díaz-Gómez, M.O., Ochoa, C. M.A., Torres, H.G., (2007). Efectos de la inclusión de un concentrado de proteína de soya y dos fuentes de energía en el sustituto de leche en el comportamiento productivo de cabritos nubios. Revista Científica, Maracaibo 17(6): 596-605.

14

De León y Ponce de león, E. (2008) La leche de pequeños rumiantes: una apuesta por la comercialización de leche envasada. LACTIBER Corporación Alimentaria. Barrio de San Antonio s/n 39470 Renedo de Piélagos. Cantabria. De Ross N.M, Katan M.B. (2000). Effects of probiotic bacteria on diarrhea, lipid metabolism, and carcinogenesis: a review of papers published between 1988 and 1998. Am. J. Clin. Nutr. 71, 405-411p. http://faostat.fao.org/site Gordon, Douglas. M. (2007). Modern Dairy Goats – Goat Keeping. London. Country Books, 100-114p. Hernández, Z. A. y Fuentes, R.J.M., (2003). Manejo de cabrito hasta el destete, Boletin No.7 Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro. División de ciencia Animal. Jara, R. Ma.L., Pérez, D.E. y Trejo G.A., (1994). Crecimiento de cabritos alimentados desde el nacimiento hasta los 60 días de edad con calostro fermentado de vaca. Memorias de la XI Reunión Nacional de Caprinocultura. Universidad Autónoma de Baja California Sur. Asociación Mexicana de Producción Caprina A.C.: 252-255. Lindsay D.R. (1988). Breeding the flock. Australia: Butler graphics Pty. Ltd. Marin-Aguilar, A.M., Tinoco-Magaña J.C., Herrera-Camacho, J., Sánchez-Gil, L.G., Sánchez-Parra, M., Solorio-Rivera, J.C. y García-Valladares, A., (2007). Reinicio de la actividad ovárica y nivel de metabolitos de lípidos en vacas lecheras suplementadas con aceite vegetal durante el posparto temprano. Interciencia 23(3): 180-184p. Martin, G.B y White, C.L., (1992). Effects of dietary zinc deficiency on gonadotrophin secretion and testicular growth in young male sheep. Reprod. Fert. 96, 497-507p. Martínez, R.H.A., (2009). Artritis encefalitis caprina maedi/visna. Memorias del Curso Enfermedades en Ovinos y Caprinos. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán Matthews, J.G. (2002) Enfermedades de la cabra. España. Zaragoza Acribia. 397p. Mendoza, C.N.C., (2008). Efecto de someter al calostro a tratamiento térmico sobre el virus de la artritis encefalitis caprina (AEC) en Cabritos. Tesis, Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. (1989). “Métodos basados en la lactancia artificial” Manual sobre cabras. Editorial Mundi-prensa 195p.

15

Miranda, L.G.L., Sánchez, V.A.J., Trejo G.A., (1998). Suplementación láctea en cabritos en confinamiento. Memorias de la XIII Reunión Nacional Sobre Caprinocultura. Universidad Autónoma de San Luis Potosí México.: 275-278. Mowlem A. (1992) “Kid rearing” Goat Farming. Farming Press. United Kingdom. 8189p. OIE., (2004). Agalaxia Contagiosa. Manual de la OIE Sobre Animales Terrestres. Agalactia contagiosa. Manual de la OIE sobre animales terrestres 2004 www.oie.int/esp/.../mmanual/pdf_es/2.4.03_Agalaxia_contagiosa.pdf. Pijoan, A.P., Tórtora, P.J.L., (1986). Principales enfermedades de los ovinos y los caprinos. Universidad Nacional Autónoma de México. Escuela Nacional de Estudios Profesionales. Cuautitlán. Quittet, E. (1978) La cabra: Guía práctica para el ganadero. Madrid.Mundiprensa, 321p. Rhind, S.M., (1992). Nutrition: it’s Effects on Reproductive Performance and its Hormonal Control in Female Sheep and Goats. En: Progress in Sheep and Goat Research. Edited by Speed A.W. CAB International, U.K. 41- 43. Rivera. J.P. (Fecha: 31 de mayo y 1 de junio de 2005). Artritis Encefalitis Caprina y Mal del borrachito, Crianza Artificial de Cabritos, Cd. Guadalupe, n.l. Memorias 1er ciclo de conferencias “la producción caprina en Nuevo León” lugar: auditorio Lic. Arturo b. De la garza, ugrnl. Sebei, P.J., McCrinde., Webb, S., (2004). Factors influencing weaning percentages of indigenous goats on communal grazing. South African J. Anim Sci (Supp. II). 34: Shimada Miyasaka, A. (2003) Nutrición animal. México. Trillas. Thedford, T. R. (1993) Manual de salud caprina, Una guía de campo para criadores carentes de de asistencia veterinaria. México D.F. Winrock internacional. 152p. Trejo G. A. A, MVZ. MC. (2008) Cátedra de Reproducción y Genética en Ovinos y Caprinos. UNAM, FESC-4. Wolfgang V. E. Breves G. (2005). Fisiología veterinaria. España. Zaragoza. Acribia. 683p. Zermeño, C.R., (2008). Efecto de la administración de Lactobacius casei shirota sobre el crecimiento de cabritos de la raza Alpino Francesa. Tesis, Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán.

16

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->