El tórax inestable se define como la presencia de fracturas de tres o más costillas cada una en dos segmentos; de esta manera

un fragmento de la pared torácica pierde continuidad con el resto de la caja torácica. La presencia de tórax inestable en un niño de cualquier edad es un signo de alarma y deben descartarse lesiones graves asociadas. La contusión pulmonar subyacente es un componente muy importante de la fisiopatología del cuadro. Las fracturas costales múltiples ocasionan una alteración grave en la función de la caja torácica puesto que el segmento afectado presenta un movimiento paradójico con respecto al resto de la caja torácica durante los movimientos de inspiración (el segmento afectado se mueve hacia adentro) y espiración (el segmento afectado se mueve hacia fuera); por otra parte, el dolor restringe la capacidad ventilatoria y la contusión pulmonar subyacente produce alteración en la relación ventilación-perfusión. El examen clínico muestra un paciente con dificultad respiratoria, que restringe sus movimientos respiratorios a lo mínimo como consecuencia del dolor; se observará el movimiento paradójico del segmento afectado, habrá crepitación a la palpación de la caja torácica y los ruidos respiratorios estarán disminuidos en el lado afectado como consecuencia de la contusión pulmonar subyacente. El tratamiento del tórax inestable estará enfocado hacia la corrección de la disminución de la capacidad vital, a disminuir la limitación de los esfuerzos respiratorios y corregir la alteración en la relación ventilación-perfusión secundaria a la contusión pulmonar. Es aconsejable colocar un tubo a tórax puesto que es muy alta la probabilidad de la existencia de un hemotórax o de un neumotórax. El manejo del dolor es fundamental. El segmento inestable debe ser inmovilizado pero para este fin no se aconseja el uso de bolsas de arena ni de vendajes compresivos. Si persiste la hipoxemia y el shunt a pesar de las medidas iniciales está indicado el soporte ventilatorio con presión positiva al final de la espiración (PEEP). Tórax inestable. Fisiopatología. Tratamiento Prof. Gerardo de la Llera Domínguez,1 Prof. Sergio Rabell Hernández,2 Prof. Arnaldo Valls Martín3 y Prof. Aurelio Menéndez Guerrero4 1. Profesor Titular en Cirugía General. 2. Profesor Titular en Medicina Interna. Servicio de Terapia Intensiva. 3. Asistente de Cirugía General. 4. Asistente de Anestesiología. Servicio de Terapia Intensiva.

RESUMEN Se reporta que el traumatismo de tórax tiene una alta mortalidad y el tórax inestable que es una modalidad, mostró en Cuba, en una serie de 1985 a 1988, el 25 %. Se indica que el tratamiento del tórax batiente ha ido cambiando de acuerdo con la fisiopatología que ha sido aceptada en cada momento. Se refiere que cuando se pensó que el problema principal era la inestabilidad torácica, los métodos usados fueron para inmovilizar. Posteriormente se utilizó la estabilización neumática interna, pero a largo plazo producía mortalidad por infección respiratoria y estenosis traqueales. Se destaca que con el concepto actual de que lo principal es la contusión pulmonar subyacente se seleccionan los pacientes y se ventilan sólo los que tienen función respiratoria comprometida, y los otros se tratan con fisioterapia y bloqueos o anestesia peridural para combatir el dolor. Se concluye en que a los pacientes que se ventilan es importante desacoplarlos tempranamente del respirador mecánico, para lo que son útiles los fijadores externos como el de Valls. En los pacientes que tienen que ser sometidos a una toracotomía se puede aprovechar para hacer una osteosíntesis. Palabras clave: TRAUMATISMOS TORACICOS/fisiopatología; TRAUMATISMOS TORACICOS/terapia; FIJACION INTERNA DE FRACTURAS; TRACCION; RESPIRACION ARTIFICIAL. INTRODUCCION El traumatismo de tórax, según Wilson et al.1 contribuye en el 25 % de las 50 000 a 60 000 muertes que ocurren anualmente por accidentes automovilísticos y coadyuva de forma importante en otro 25 %. En Cuba García Gutiérrez encontró una mortalidad de 12,7 % en 79 politraumatizados con lesiones torácicas y Carreras reflejó una mortalidad de 12,2 % de los politraumatizados que tuvieron lesiones del tórax en una serie de 201.2 Más recientemente autores como Arajarvi de Finlandia, refieren que la mortalidad en su país ha descendido al 5 % debido al uso de cinturones de seguridad.3 Una modalidad muy grave de estos traumatismos torácicos es la que se conoce con el nombre de tórax inestable, tórax batiente o volet costal, que resulta de la fractura de más de 3 ó 4 costillas en 2 lugares de su longitud4.,5 y provoca un signo muy llamativo que es la respiración paradójica. Este tipo de traumatismo se ve en muchas ocasiones asociado con otras lesiones, en cuyo caso su gravedad aumenta considerablemente, así como la mortalidad.2,6

Revisión de 5 series de 1976 a 1988 Autor Año No.8 Aun así es de gran importancia conocer todos los aspectos relacionados con esta afección.7 % de los politraumatizados con lesiones torácicas.3 % (tabla 1). En una revisión de 5 series en el período de 1976 a 1988.9 pero después de adoptar ciertas conductas terapéuticas basadas en nuevos conceptos fisiopatológicos la mortalidad descendió.5 %. pues se han incluido casos con lesiones muy severas que por la recogida y traslado rápido llegan aún con vida al hospital. . Mortalidad en tórax inestable. la mortalidad global descendió a 16. la mortalidad ascendió a 31 %.Su frecuencia no es muy alta si se compara con otras lesiones de la pared torácica. Sin embargo. pero en forma terminal. En un estudio realizado a 8 series las cuales abarcaron 10 años a partir de 1965. como la fractura simple de las costillas. aunque se aprecie una disminución de ésta. esta mortalidad aún permanece alta. de que la mortalidad aún permanece alta en términos generales. no obstante. que nos permitan un tratamiento adecuado.8 y el 8.17 de 236 traumatismos torácicos y Shorr halló en una serie de 515 traumas cerrados de tórax una frecuencia de 1. TABLA 1. de pacientes Fallecidos Mortalidad (%) Shackford 1976 42 5 14 Hankins 1979 99 8 8 Shackford 1981 36 3 8 Guerrero 1984 48 7 14 Clark 1988 75 25 33* Total 300 49 16 * Según el autor ésta es alta. En las estadísticas anuales del Servicio de Cirugía del Hospital Clinicoquirúrgico Docente "General Calixto García" de Ciudad de La Habana dicha afección oscila entre el 3.2 Otros estudios señalan el 10. a pesar.

14 Hoy se ha demostrado que el aire péndulo no existe. como son la contusión pulmonar subyacente al área de la parrilla costal traumatizada1. Estos cambios en las cifras de mortalidad a través del tiempo.9. se deben a cambios en el tratamiento. sobre todo en personas de edad avanzada. por lo que se pueden observar conductas diferentes de un autor a otro. Con la tomografía axial computadorizada (TAC) se puede tener aun más sensibilidad en mostrar la contusión.9 %10 y en otra más reciente de 1985 a 1988. quizás con otros matices.11 No obstante y de forma general. El tratamiento de esta afección ha generado grandes controversias que se mantienen hoy en día.16 No siempre se puede decir que la contusión está presente y puede faltar en tórax batientes pequeños. totalmente inútil para el transporte de O2 y que se movía como un péndulo. pues era capaz de ir hacia el lado sano durante la inspiración y comprometía por tanto la hematosis por mala ventilación y distribución de O2. las bases y objetivos del tratamiento se han modificado en una forma sustancial y se deben a los nuevos conceptos fisiopatológicos que han variado totalmente.En una serie del Hospital Clinicoquirúrgico Docente "General Calixto García". aun en presencia de respiración paradójica y actualmente se invocan otros elementos que pueden desencadenar la insuficiencia respiratoria. de 23 pacientes de 1973 a 1976 la mortalidad global fue de 73. una gran dificultad respiratoria con la presencia de un aire dentro de los bronquios del lado afecto. y que por supuesto han sido graduales.15 Maloney y Sarnoff14 han mostrado una ventilación normal en el pulmón sano. Se moviliza líquido sobre esa área y se produce también edema intersticial. sino también intersticial.14. en un período relativamente corto. Esto determina aumento del shunt intrapulmonar. su extensión es mucho mayor1. disminución de la capacidad residual . Se produce lesión de los capilares que lleva a una hemorragia no sólo intralveolar. La contusión pulmonar a veces no es visible a los rayos X y en ocasiones a pesar de ser visible. donde por razones de la falta de extensibilidad de las costillas la fractura se produce aun con un pequeño trauma.1. que hacía perder la arquitectura normal de la jaula torácica y creaba por tanto.13.12 Se pensaba que la lesión principal era la fractura de varias costillas en más de un punto. A partir del concepto de que la presencia de una contusión pulmonar subyacente es fundamental5 la significación de la fisiopatología real es otra. la mortalidad global fue del 25 %.15 y el dolor por las fracturas.

mayor.17 Todo esto contribuye al aumento de los trastornos del cociente ventilación-perfusión (V/Q). se dejó pautado usarla. que hasta entonces trataban de mantener la arquitectura normal. y por eso se puede observar en pacientes que al principio no presentaban este signo y que se hace ostensible de 6 a 12 horas después de la lesión. el movimiento paradójico aparece o se hace más manifiesto. lo que bloquea las vías aéreas y origina atelectasias. Fig. se informó sobre .2 y aún creemos que es válida su utilización a falta de un traslado especializado. Inicialmente se preconizaron la compresión del segmento afecto y la tracción de dicho segmento. aumentar el trabajo respiratorio y crear una diferencia de presiones entre la intratorácica y la atmosférica.1. Con estos conceptos se puede apreciar que la respiración paradójica no es la causa principal de la insuficiencia respiratoria.1 y 2 Además el dolor limita la respiración y la tos y aumenta la acumulación de secreciones intralveolares y bronquiales. Ambos procedimientos se encaminaban a lograr una mejor y más eficaz respiración para ayudar a la arquitectura torácica y evitar el aire péndulo. La compresión sobre el segmento afecto como método de tratamiento. Figs. sobre todo para el traslado del paciente desde el sitio del accidente1. por lo que se crea un círculo vicioso que conduce a la insuficiencia respiratoria con la hipoxemia correspondiente1. se debía a la inestabilidad de la pared torácica los tratamientos indicados se orientaron en ese sentido.15 Con esta fatiga muscular en el segmento efecto se pone de manifiesto aún más la respiración paradójica. aumento del shunt intrapulmonar y disminución de la compliance que conducen a la hipoxemia15 (figura 3). En estas condiciones se piensa que no se puede producir con eficacia el aclaramiento de bacterias. que sobrepase la resistencia de los músculos unidos a las costillas fracturadas.5 También por esto si aumenta la frecuencia respiratoria por alguna causa como la fiebre. y la infección respiratoria es frecuente.3 A través del tiempo el tratamiento del tórax batiente ha estado condicionado a la fisiopatología aceptada en cada etapa. Cuando se consideró que el problema principal en la gravedad de estos pacientes. En una serie de 23 pacientes del Hospital Clinicoquirúrgico Docente "General Calixto García" en 1973.15 (figuras 1 y 2). y se vencen. La eficiencia respiratoria cada vez es menor y la fatiga general del paciente.funcional y de lacompliance toracopulmonar. por lo que se requiere en este momento de más presión para distender el pulmón.

19 agrafes de Judet. pueden ser capaces de resolver el problema y así lo hemos observado en la práctica.10 La tracción se ha realizado de diversos modos: por medio de pinzas de paños de campo fijados a los planos musculares o a las costillas.2. Se señala en la actualidad que si existe tórax batiente con participación del esternón.4 Borrelly de Francia realizó osteosíntesis con grapas de corredera en 79 pacientes con el 16 % de mortalidad. hubo necesidad de continuar el tratamiento con estabilización neumática interna y de éstos falleció uno. No hay dudas de que estos métodos mejoran la mecánica respiratoria al restablecer la arquitectura y por medio de esta inmovilización alivian el dolor de las fracturas. aplicándoles un peso por un sistema de poleas o con alambres de Kischner pericostales y con igual sistema.4 Clark6Borrelly11 y Torriente18 a usar este tipo de tratamiento.2 pacientes tratados con compresión y evolución satisfactoria. en 50 pacientes así tratados presentó 11 fallecimientos. Actualmente hay tendencia por algunos autores como Moore. como el soviético SGR-20 que es muy útil para el esternón. a los que también se les comenzó con tracción externa. Moore señala buenos resultados con fijación intramedular. En una serie de 23 casos en 1973 de este hospital se informa que de 3 pacientes tratados con tracción fallecieron 2 y a otros 2. es la osteosíntesis. placas o equipos de sutura mecánica. agrafes de corredera. en otra serie de 20 casos del propio hospital en el año 1985. o los mismos alambres pasados por debajo de los planos musculares y apoyados en sus extremos. como el de Contantinescu13 y fijadores externos como el de Valls. La osteosíntesis se puede realizar con diversos instrumentos o materiales como clavos de Rush. aunque como era de esperar se trataba de pacientes con segmentos torácicos batientes pequeños y sin lesiones asociadas. sin embargo. Thomas.11 F. se usó el fijador externo de Valls en 7 pacientes seleccionados con buenos resultados. En ciertos casos de tórax inestables no muy extensos unilaterales y con escaso componente de contusión pulmonar subyacente.10 Sin embargo. éste debe ser fijado con un fijador externo o con osteosíntesis como parte del tratamiento inicial.4 Otro tipo de tratamiento en que se actúa directamente sobre la zona lesionada y que se usa desde hace tiempo. aditamentos intramedulares. Otra variante de la tracción ha sido la utilización de aparatos especialmente diseñados al efecto. de la Torriente de España aplicó grapas de Judet a 8 pacientes de 10 con insuficiencia .

administración de esteroides y uso de coloides en vez de cristaloides.21 como infeccciones respiratorias por la ventilación prolongada con muerte del paciente y lesiones de la tráquea con estenosis. realizó osteosíntesis en 10 pacientes. se aplicó este procedimiento en 16 y si bien es verdad que sólo uno falleció de insuficiencia respiratoria.9 por la presencia de un tubo con manguito a pesar de ser éste de baja presión. Utilizó también de O2 suplementario. en una serie de 23 casos en 1973. Además consistía la terapéutica en restricción de líquidos. Se lograron buenos resultados desde el punto de vista respiratorio. pues de no hacerse la consolidación queda deprimida en forma de toracoplastia traumática. Borrelly de Francia. hasta lograr la consolidación del segmento batiente. Con esto informaba así una serie de .15 La indicación general de este método es cuando existen grandes defectos de la pared.15 La otra indicación con la cual está de acuerdo la mayoría de los autores.2. pero comenzaron a aparecer complicaciones. mientras Guerrero Arjona de España plantea que no se ha podido comprobar que esto sea así. con la posibilidad de tos productiva.4 Se discute si la osteosíntesis disminuye el tiempo de ventilación mecánica y por ejemplo. se mantenía al paciente con ventilación mecánica a través de una traqueostomía a veces hasta semanas.10. En el Hospital Clinicoquirúrgico Docente "General Calixto García".11-15 Tanto la tracción o fijación del segmento afecto como la osteosíntesis se combinan a veces con la ventilación mecánica. Dirige por tanto el tratamiento en el sentido de lograr una función de toilet pulmonar eficiente. aun con la concepción de corregir el defecto de la pared pero aplicando aire a presión positiva en las vías aéreas. al resolver la insuficiencia respiratoria. Con este método donde se provoca una apnea alcalótica.respiratoria severa sin mortalidad18 y Guerrero Arjonatambién de España. es cuando se requiere realizar toracotomía por alguna causa. abogó por el tratamiento sin ventilación mecánica. salvo excepciones dado el alto índice de morbilidad y letalidad que presenta este proceder. la señala como una ventaja. la mortalidad para este grupo de 16 fue de 81 %. En 1975 Trinkle22 al basarse en la verdadera fisiopatología de la insuficiencia respiratoria de estos pacientes y conceder la real importancia a la contusión pulmonar subyacente. aliviar el dolor de las fracturas con bloqueo intercostal y realizar una fisioterapia respiratoria vigorosa.19 En 1956 Avery20 preconizó y señaló la estabilización neumática interna (ENI) para el tratamiento del tórax inestable.

TABLA 2.14. Conducta selectiva en tórax inestable. Revisión de 5 series de 1976 a 1988 Autor Año No.5. Selección y parámetros para la aplicación de ventilación mecánica .15. pero a partir de ese momento y sobre todo en la década de 1980.10 pacientes en la cual sólo requirieron ventilación mecánica 3 de ellos sin mortalidad y sólo 2 complicaciones. Estos parámetros expresan en mayor o menor grado.4. pero algunos son muy constantes. la Pa O2 en aire atmosférico o con O2 suplementario y la Pa CO2 TABLA 3. Con esto lograban reducir el porcentaje de pacientes ventilados y por supuesto la mortalidad (tabla 2). el compromiso que muestra la función respiratoria y la hematosis (tabla 3). El método no tuvo una rápida difusión. se comienza a realizar una valoración de estos pacientes para determinar el tipo de tratamiento que se utilizaría y por tanto se establecía una indicación por selección.23 En general es opinión de la mayoría de los autores. como el número de respiraciones por minutos. que no todos los pacientes pueden ser tratados sin ventilación y que sólo la requieren aquéllos que presentan una insuficiencia respiratoria severa.17. No necesariamente se usan todos y depende de la preferencia de los diversos autores. de pacientes Ventilación necesaria (%) Shackford 1976 15 46.6 Shackford 1981 36 38 Guerrero 1984 48 37 Johnson 1986 18 67 Clark 1988 75 58 Existen diversos parámetros para seleccionar el paciente y determinar a quién se debe aplicar ventilación mecánica.

Además de estos parámetros existen algunas situaciones que orientan también en el uso de ventilación mecánica como shock.24 . enfermedad pulmonar severa previa. lesión craneoencefálica grave.25 cm de H2O Diferencia de tensión O2 alveolar o arterial (F102 = 1) Espacio muerto al radio de volumen corriente Vd/Vt 50 a 75 mm Hg > 350 mm de Hg 0 a 0. fractura de 8 o más costillas y edad mayor de 65 años.1.4 > 0.6 Compliance estática 40 a 50 mL/cm H2O < 30 mL/cm H2O 80 a 100 mm Hg < 60 mm de Hg PaO2 (en atmósfera) PaO2 (O2 suplementario) PaO2 PaO2 / FiO2 Shunt (Qs Qt) < 80 mm de Hg 38 .Normal Indicación de ventilación Capacidad vital 65-70 mL/kg < 10 a 15 mL Máxima fuerza inspiratoria 75 a 100 cm H2O . 3 o más lesiones asociadas.42 mm Hg > 50 mm de Hg < 250 5% > 15 % Respiración / mm 12 a 20 > 35 ó <8 Alguno de estos parámetros son usados también para valorar el desacople o "destete" del equipo de ventilación.

a veces hay pacientes con un defecto grande y sin embargo. es la falta de cooperación del paciente para realizar una toilet efectiva por medio de la tos.Otra indicación. que minimiza el barotrauma. aunque sea por máscara. propuesto por Trinkle. menor daño por O2 a los tejidos del pulmón por una menor concentración de este gas y mejor consolidación de la fractura por el movimiento mínimo necesario.25 Con la selección del tratamiento más apropiado. mejoran la hipoxemia y descienden la hipercapnia. que uno de los factores más importantes para indicar la ventilación mecánica fue el injury severity score (ISS) mayor o igual a 23. su aplicación a esta afección sí lo es. que en pacientes con tórax batiente y lesiones asociadas graves a quienes se les realizó asistencia ventilatoria temprana. pues los ciclos se ajustan de 130 a 169 por minuto. Estos tipos de ventilación se realizan con respiradores de volumen clínico y tienen la ventaja sobre los usados anteriormente. a la que siguieron otras modalidades como la presión positiva continua (CPAP) sola o unida a ventilación mandatoria intermitente (IMV).1 Desde que Avery preconizó la estabilización neumática interna (ENI) con hiperventilación mecánica interna. pues como señala Shakford. de lograr una mayor difusión del O2 y por tanto. . Recientemente autores como Barzilay26 de Israel. preconizan el uso de ventilación con presión positiva de alta frecuencia (HEPPV) combinado con ventilación mecánica convencional de bajo grado (LRCMV) y refieren que obtienen presiones con más bajos picos y PEEP más bajas. sólo cuando presentaron evidencias clínicas de insuficiencia respiratoria. y donde la mortalidad fue de 69 %. Una gran cantidad de autores2-4-14-1 precisan que es de suma importancia la administración temprana de resistencia ventiladora. aunque más relativa.24 La fractura de más de 8 costillas es una indicación también relativa. ofrecen una respiración espontánea suficiente. para sumarse a otras medidas adicionales que se aplicaron en aquéllos que debían ventilarse y que por tanto eran candidatos a complicaciones severas. El primer aporte fue la presión positiva al final de la espiración (PEEP). hubo un cambio favorable en el resultado final de pacientes con volet costal.Wilson señala. y aunque algunos procedimientos no son nuevos. presentaron una mortalidad de sólo 7 %. y no esperar a que se establezca la insuficiencia respiratoria severa. en contraste con igual tipo de pacientes a quienes se les aplicó asistencia ventilatoria tardía. han aparecido variantes en los tipos de ventilación mecánica a ofrecer.9 Freedland señala.

el tratamiento actual del paciente con tórax batiente que sigue nuestro hospital está dirigido fundamentalmente.Este procedimiento u otro tipo de ventilación se usa actualmente en algunos pacientes que presentan lesión pulmonar unilateral y que responden mal a la ventilación mecánica convencional en forma de ventilación pulmonar sincrónica independiente (SILV). o sea. Qs/Qt .1 Otra medida importante ha sido la de retirar la ventilación mecánica. pero sustancialmente son los mismos que se usan para indicar la necesidad de ventilación mecánica.5.14 Independientemente de las posibles lesiones asociadas que reciben su tratamiento específico. a resolver la contusión subyacente y aliviar el dolor o evitarlo en primera instancia o tratarlo si ya está establecida la insuficiencia respiratoria. PaO2/F. se corre el riesgo de dejar pacientes demasiado tiempo en el ventilador sin necesidad. como se hacía con la ENI. de inmediato se clasifica con vistas a la aplicación más adecuada del tratamiento y ésta es la resultante de dicha clasificación: 1. De esto se desprende. respiran normalmente con una frecuencia aceptable de más de 10 y menos de 30 respiraciones por minuto. con respiración espontánea o con IMV de 2 a 3 por minutos. PaO2 mayor de 60 mm de Hg en aire atmosférico o mayor de 80 mm de Hg con O2 suplementario. Los procedimientos y parámetros para el desacople varían de acuerdo con los distintos autores. Los pacientes son extubados a veces aun con movimiento paradójico de la pared visible. Una precaución es la de que si se toman en cuenta estrictamente parámetros muy sensitivos como la máxima fuerza inspiratoria y la capacidad vital. en el Servicio de Terapia intensiva de nuestro hospital han ocurrido casos en que después de desacoplados han vuelto a presentar movimiento paradójico y de nuevo han comenzado las manifestaciones de insuficiencia respiratoria. "destetar" al paciente del ventilador tan pronto los parámetros permanezcan normales y no esperar a que se consolide el defecto óseo que provoca el tórax batiente.14 Sin embargo. Con esto se logra prevenir el exceso de distensión del pulmón sano y el defecto de distensión del pulmón dañado con compliance baja.4 a 0. por medio de un catéter endobronquial de doble volumen. Los más importantes son el mantenimiento de una PO2 mayor de 60 mm Hg con FiO2 de 0.15. que cuando se recibe un paciente con esta afección. O2 mayor de 250. Pacientes con volet costal pequeño que no requieren ventilación. En una primera fase se puede retirar la IMV y así sucesivamente.

3. con una mortalidad total para la serie del 25 %. sobre todo al invitar al paciente a toser para movilizar las secreciones.4 a 0. ni coma. El uso de esteroides es controvertido y no se ha utilizado en forma sistemática. aunque han sido pocos casos. No hubo mortalidad y también se usó en los 13 restantes unido a ventilación mecánica. Este parámetro tiene valor pronóstico sesgún Johnson17 y en la Unidad de Terapia Intensiva de nuestro hospital se usa para valorar posible distress. PaCO2 mayor de 50 mm de Hg.O2 menor de 250. Otra medida es la restricción de líquido a razón de 50 mL/hora en forma de venoclisis. Qs/Qt mayor de 15 a 20 %. pero presentan otro traumatismo ajeno que requiere una intervención quirúrgica. En una serie de 20 pacientes de 1985 a 1988. se logren mejores resultados que disminuyan el tiempo de ventilación en los que así lo requieran. . Relación PaO2/F. El tratamiento es igual al grupo anterior y sólo son ventilados durante el período necesario operatorio y posoperatorio. Esto está sujeto a una investigación futura.5. Tampoco está probado que el uso de coloides en vez de cristaloides sea más favorable: 2. El tratamiento es el usual con alivio del dolor por bloqueo intercostal. ni trauma craneoencefálico. se usó la fijación del segmento afecto como tratamiento fundamental con buenos resultados en 7 pacientes. con Fi02de 0. Frecuencia respiratoria menor de 8 o mayor de 30 por minuto.menor de 15 %. re-cientemente en el Servicio de Terapia Intensiva se ha utilizado anestesia peridural continua con buenos resultados. Pa O2 menor de 60 mm de Hg en aire atmosférico o menor de 80 mm de Hg con O2 suplementario. aplicando un fijador externo de Valls. Pacientes que requieren ventilación mecánica. PaCO2 menor de 50 mm de Hg y no aparece shock. El tipo de ventilación que se utiliza en nuestro hospital es fundamentalmente presión positiva intermitente (IPPV) con PEEP de 5 cm de H2O si se requiere para mantener PaO2 en niveles adecuados. pues es posible que con el uso del fijador. Acompañando el alivio del dolor se instituye una fisioterapia respiratoria vigorosa. que alivia el dolor y permite una mejor mecánica respiratoria. Pacientes que por su lesión de tórax inestable se ubican en el grupo anterior.

3. o con participación del esternón. Freedland señala entre los factores principales que inciden en resultados adversos de este tipo de traumatismo. como traumas craneoencefálicos. fracturas de huesos largos. Este fijador. En general los resultados del tratamiento del tórax batiente han mejorado con estas medidas.25 CONCLUSIONES 1. pero se debe señalar que los pacientes con esta lesión casi siempre son politraumatizados y lo frecuente es que presenten otras lesiones graves. 2. En las fracturas de esternón se ha empleado el fijador externo de Valls con buenos resultados. dada su construcción que permite alargarlo. El tratamiento debe ir encaminado a resolver las causas productoras de la insuficiencia respiratoria que son las mencionadas en la fisiopatología.Pacientes con tórax inestables extensos. que aunque no es muy frecuente su mortalidad es aún alta. En diversos estudios se plantea que del 10 al 20 % de los pacientes con traumatismos de tórax requieren toracotomía y Kulshrestha de la India encontró que la necesitó sólo el 9 % de una serie de 236 pacientes. También se incluyen en este grupo los pacientes que además del volet costal requieran ser sometidos a una toracotomía de ese lado.7 Aquí se prefiere realizar una osteosíntesis bien con alambre o con el equipo de sutura soviético SGR-20. El traumatismo de tórax presenta una alta mortalidad y una modalidad de éste es el tórax inestable. Para poder aplicar un tratamiento adecuado se debe realizar una selección de los pacientes basada en parámetros de función respiratoria. bilaterales. La fisiopatología de esta afección que determina su gravedad. para determinar cuáles serán tratados con ventilación mecánica o sin ésta. y no precisamente por la propia inestabilidad torácica y la respiración paradójica. se ha usado con éxito en volets costales extensos. hemoneumotórax. etcétera que agravan el pronóstico y elevan la mortalidad.4. ruptura o perforación de vísceras abdominales. está en relación con la contusión del pulmón subyacente al traumatismo y el dolor provocado por las fracturas costales. a la asociación de lesiones moderadas a severas y un ISS mayor o igual a 31. 4. .

Chest injured sustained in severe traffic accidents by seatbelt wearers. showed in Cuba. En: Shoemaker. the main objective is the underlying lung contusion. RESPIRATION. Lesiones del tórax en los politraumatizados. An analysis of 99 cases.5. 6. the others are treated with physical therapy and blockade. but at a long term it produced mortality due to respiratory infections and tracheal stenosis. Hankins JR. in a series from 1985 to 1988. Rev Cubana Cir 1983. Saunders. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 1. and external fixators like Valls' are useful for this purpose. Management of flail chest. FRACTURE FIXATION. the internal pneumatic stabilization was used. THORACIC INJURIES/therapy. Escoto Jach CM.29(1):37-41. ARTIFICIAL. Arajarvi E. existe experiencia mundial actual que permite valorar un tratamiento de osteosíntesis en estos casos. Crawford McAslan. the patients are selected and ventilation is indicated only for those who have a compromised respiratory function. tanto en los pacientes ventilados como en los no ventilados. Accidental and surgical trauma. García Gutiérrez A. 2 ed. The management of flail chest has been changing with the physiopathology accepted at each moment. the 25 %. 2. . the methods were used just to immobilize. It is highlighted that with today's concept. When it was thought that the main problem was the thoracic instability. TRACTION . Aliño Bustabad O. It is concluded that it is important to disconect early the ventilated patients from the mechanical respirator. 3. or peridural anesthesia to fight pain. Santavirta S. Trauma.176-81. Surg 1979. Alvarez Villar JA. Cowley A. Torres Pérez O. Key words: THORACIC INJURIES/physiopathology. 4. 1989. text book of critical care. Later. En los volets extensos o con participación del esternón. Se deben continuar los estudios en nuestro hospital. Shin B. Ayela RJ. J Traum 1989. In patients submitted to thoracotomy. a modality.22(5):405-24. INTERNAL. para valorar la verdadera utilidad del fijador externo de Valls. an osteosynthesis may be performed if necessary. and the flail chest. Estudio particular de las lesiones del esqueleto torácico. SUMMARY It is reported that thoracic traumas have a high mortality. Wilson RF.

Cogbill TH. Kobayashi K. The management of flail chest.8(4):177-81. Martín Montes N. Smith DE. Cuba. Rev Cubana Cir 1980. pulmonary contusion. Nipon Geka Gakkai Zasshi 1990. Principios fisiológicos y tratamiento de urgencia. Hartunian S. Wand PR. Tajimi K.71:24-250.19(5):453. Balram A. Iyer KS. 1969:738.5. La Habana. Rev Chir Orthoped 1985. Clark GC. Johnson JA. Shorr RM. J Traum 1989. Variables affecting autcome in blunt chest trauma: flail chest vs. Das B. Determinants of outcome after pulmonary contusion. Cowley RA. Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Nuestra experiencia en 48 casos. 6. . J Traum 1986. 7. 10. Traitment chirurgical de l'instabilité parietale thoracique. Guerrero Arjona A. Surg 1981. Shackford SR.29(2):234-7. Klushrestha P. 1973. García Gutiérrez A. Crittender MD. Blunt trauma in the elderly. 9. 13. Unfallchir Versicherunysmed 1990. Traumatismos torácicos. Kassai T. Wack B.(132):759-62.1617-22. Rabell S. Chest injuries: a clinical autopsy profile J Traum 1988.26(8):695-7. Clinical results of selective treatment for flail chest. Dios Torreneteras F. 1988. Hassefm N. 8. López Oujol FJ. Virgilio R. Guerrero Pabon R. Am J Surg 1976. Instituto Cubano del Libro. 14. A comparison of ventilatory and nonventilatory treatment. Schecter W. Tórax batiente.28(3):298-303. par l'atelle-agrafe a glissieres (AAG). Selective use of ventilator therapy in flail chest injury. Rodríguez A. Wertigkei der Thorax-computertomographie in der Intensivdiagnostik des stumpfer Thoraxtraumas. 17. Med Intensiva 1984. Sharma ML et al. Winga ER. Método de tratamiento. 11.81:194-201. Gahr RH. Shackford SR. Alvarez García F.83(2):111-6. Rice ChL Virgilio RW. 16.91(10). Nacleiro EA. Larrea M. Tórax inestable.28(6):844-7. Grosidier G. Trunkey DD. Indeck M. 15. Zarins ChK. Cirugía de la Guerra. J Thorac Cardiovasc. México DF: Editorial Científico. Sampath A. Borrelly J. 12.

México. crushed chests. Benson DW. Cir Esp 1980. Crit Care Med 1987. Levison MA. Prof. 1982. Am J Surg 1966. 26. A new method of treatment with Contiuos mechanical hyperventilation to produce alkalotic apnea and internal pneumatic stabilization. Ann Thorac Surg 1975. Sabiston DC. municipio Plaza de la Revolución. A propósito de 10 casos. Tratado de Patología Quirúrgica. Torriente F. Fernández Miranda P. 20. J Traum 1990. Morch ET. Management of flail chest without mechanical ventilation. Tratamiento de las fracturas costales múltiples con grapas de Judet.196(4):481-7. López Durán L. 22.112(7):133. 24. Flint LM. J Thoracic Surg 1956. Arom KV. Wilson RF. Grover FL. Esteban de la Torre A et al. Avery EE. Bender JS. Recibido: 15 de diciembre de 1995.18. España: Editorial Científico.15(2):118-21. 23.32:291. Trinkle JK. Cuba. :::::::::::::::::::: ENERALIDADES En Colombia el trauma ha pasado a ser la primera causa de muerte. Critically. (EDS. Holmatrom FMG. Fernández-Miranda E. Avances de Medicina Intensiva. Sutton J.34(2):141-4. Lev A. Pand Stepheson SE. Traumatismos torácicos. Richardson JD. Barzilay E. 1980. La mortalidad general . Lemes C.30(12):1460-8. Avenida Universidad y J.).19:335. Ibrahim M. Freedland M. Aprobado: 19 de diciembre de 1995. 21. 19. Selective management of flail chest and pulmonary contusion. The management of flail chest injury: factors affecting outocome. Richardson JD. An Surg 1982. Hormaechea E. Ciudad de La Habana. Traumatic respiratory insufficiency: comparison of conventional mechanical ventilation to high-frequency positive pressure with low-rate ventilation. con una incidencia mayor en los jóvenes entre los 20 y los 25 años. Carlile BB. 25. DF: Interamericana. Guerrero L. Adams L. Gerardo de la Llera Domínguez. New technic for stabilization of the flail chest. Hospital Clinicoquirúrgico Docente "General Calixto García".

contusiones cardíacas o pulmonares y fístulas broncopleurales. Hasta un 80% de las lesiones pulmonares se pueden tratar con éxito empleando tubos de toracostomía. hemotórax. de presión negativa. Raras veces se requiere tomografía axial computadorizada. con la producción de neumotórax. NORMAS DE TRATAMIENTO PACIENTE INESTABLE Es aquel que por la gravedad de la hemorragia o el compromiso ventilatorio se encuentra en estado de shock y requiere reanimación. Entre nosotros la incidencia de trauma cerrado del tórax es sólo de 4%. cuando existe hemoneumotórax asociado o cuando al explorar digitalmente se comprueba la penetración. Estas lesiones adquieren mayor gravedad en la medida que se emplean armas más potentes y de mayor velocidad o cuando son el resultado de explosiones donde se generan ondas de alta presión. especialmente del corazón y los grandes vasos. Sin embargo. mientras las lesiones penetrantes producidas por la violencia llegan a constituir el 96%. Las radiografías antero-posteriores y laterales del tórax sirven para evaluar la magnitud de las lesiones y la respuesta al tratamiento. fuerzas de arrancamiento y formación de burbujas en la interfase hidro-aérea pulmonar. Se considera que una herida penetrante al tórax es aquella que atraviesa la pleura parietal y que. por lo tanto. arteriografía u otros exámenes. cuando hay enfisema subcutáneo. Se sabe que una herida es penetrante cuando sale aire a través de la herida. . AYUDAS DIAGNOSTICAS La historia clínica y el examen físico son suficientes para hacer el diagnóstico de la mayor parte de las lesiones pulmonares tales como el hemotórax y el neumotórax. la tendencia actual es a emplear métodos más conservadores y reservar los procedimientos quirúrgicos para lesiones asociadas al trauma pulmonar. En el paciente inestable se debe asegurar la permeabilidad de la vía aérea eliminando cuerpos extraños. un porcentaje importante no requiere tratamiento alguno y apenas en un 10% está indicada la intervención operatoria. cuya verdadera importancia consiste en descartar lesiones asociadas. ecocardiografía. También son indispensables para observar la trayectoria de las balas y determinar si debe investigarse la penetración al abdomen o su paso a través del mediastino. puede afectar las vísceras torácicas. La observación directa del sangrado y el control de hemoglobina y hematocrito contribuyen a cuantificar la pérdida sanguínea.oscila entre 3 y 10% para las lesiones del tórax producidas por arma blanca y entre 14 y 20 % para las producidas por arma de fuego. Anteriormente la cirugía fue preconizada como el método de preferencia para tratar los pacientes con lesiones pulmonares.

el paciente debe quedar conectado a un ventilador. Si una herida es soplante no debe ocluirse hasta tanto no se coloque una sonda de toracostomía por el peligro de que se produzca un neumotórax a tensión. se hace un examen físico adecuado para determinar si existen hemo-neumotórax u otras lesiones. el paciente debe quedar en observación. para la administración primero de cristaloides. de una aguja grande o un trócar a través del 2º espacio intercostal sobre la línea medioclavicular. Cuando la herida es por arma de carga múltiple y el disparo se hizo a corta distancia. El tratamiento también es urgente. ingurgitación yugular. Si no hay respuesta o el paciente continúa sangrando. Si no existen signos de hemo-neumotórax. para establecer el diagnóstico y no se debe perder tiempo precioso tratando de obtener radiografías. En el neumotórax a tensión. Si la ventilación espontánea es inadecuada. según el caso. Si la permeabilidad total de la vía aérea no se logra en forma satisfactoria. con posibilidad de bascular el corazón y los grandes vasos. es altamente probable que existan dentro del organismo cuerpos extraños que sea necesario extraer. Si las radiografías no muestran alteración o sólo aparecen un neumotórax menor de 20% y . El tratamiento es la colocación rápida de una sonda en el tórax o. el paciente sigue con inestabilidad hemodinámica hay que pensar en otras causas como son la herida de corazón o de los grandes vasos del tórax y la existencia de lesiones asociadas en otros sitios. En estos casos de extrema urgencia basta el cuadro clínico. coloides o sangre. bolos de solución salina hipertónica. y procediendo a intubar para instaurar ventilación mecánica. se procede a la toracotomía y al control de las heridas asociadas que puedan coexistir. PACIENTE ESTABLE Es aquel que a pesar de tener una herida penetrante en el tórax. En el hemotórax total (llenamiento total de la cavidad pleural por sangre) habrá palidez extrema. ojalá central. si es posible. Si a pesar de las medida anteriores. deberá hacerse una traqueostomía o en caso extremo una cricotiroidotomía con agujas. recuperación de la sangre acumulada en el hemotórax afectado para hacer autotransfusión. que es una emergencia máxima. Las fracturas costales inferiores se asocian comúnmente con ruptura del bazo o del hígado y las fracturas del esternón con contusión o con ruptura del miocardio. total ausencia de ventilación y matidez.secreciones o coágulos de la cavidad oral. Lograda la reanimación. como medida inmediata. con control secuencial radiográfico (antero-posterior y lateral) del tórax. Es necesario canalizar una vena. timpanismo y desviación traqueal y del mediastino hacia el lado contrario. para convertirlo a un neumotórax abierto. hay hipoventilación. conserva sus signos vitales en valores alrededor de lo normal y no presenta una insuficiencia respiratoria grave. que no hayan sido detectadas. con la colocación de un tubo de toracostomía y.

al cabo de las cuales. Si tiene más de 500 ml. el paciente puede continuar en observación por un mínimo de doce horas. En general si la distancia promedio es igual o mayor de 2. si todo sigue igual. cuando drena más de 200 ml por hora o cuando. la interpleural en el punto medio del lóbulo superior. la máxima distancia interpleural apical.5 cm. Sin embargo. El hemotórax coagulado. b. El tratamiento puede ser con toracoscopia y evacuación de los coágulos. y c. se acompaña de continuada inestabilidad hemodinámica no explicable por otras lesiones. la interpleural en el punto medio del lóbulo inferior. En estos casos está indicada la toracotomía. el neumotórax será del 27% y por lo tanto susceptible de toracostomía. o cuando hay un neumotórax asociado. La fístula bronco-pleural de alto débito exhibe. o con toracotomía si el procedimiento mínimamente invasor no es factible.un hemotórax inferior a los 500 ml. En presencia de un neumotórax mayor de 30% se debe colocar sonda de toracostomía. en el sistema de succión torácica. burbujeo continuo con los pequeños esfuerzos (por ejemplo al hablar) que no se agota con los esfuerzos mayores. pues éste aumenta la incidencia de infección. en los casos en que se combina con hemotórax y en los pacientes que van a ser llevados a cirugía o que necesitan ser colocados en ventilación mecánica. Para determinar el porcentaje del neumotórax se puede utilizar el nomograma de Harvard. con lo cual se logra . por lo tanto. los coágulos no pueden ser evacuados y obstruyen la sonda. Estos pacientes se tratan inicialmente con succión negativa a 20 cm de agua. y si no mejoran en 48 horas deben ser llevados a cirugía. Estas tres medidas se suman y se dividen por tres y la distancia obtenida en centímetros se confronta en un nomograma que indica el porcentaje del neumotórax. en el cual se toman tres medidas: a. así mismo si tiene menos de 500 ml pero el paciente presenta síntomas. independiente del porcentaje. aunque la hemorragia sea menor. a pesar de la colocación del tubo de toracostomía. se puede dar de alta. es aquel en el cual la sangre no se ha disuelto y. El hemotórax se hace visible en las radiografías cuando borra el ángulo costodiafragmático y por lo tanto es de un volumen superior a 300 ml. algunos casos mejoran cuando se usa succión fuerte. Se considera que un hemotórax es masivo cuando el drenaje inicial es mayor de 1500 ml. evento que sucede aproximadamente en 4% de los pacientes con heridas de tórax. También son necesarios los tubos de tórax en un neumotórax sintomático. se debe pasar un tubo de toracostomía. La radiografía simple del tórax establece el diagnóstico. a fin de evitar el neumotórax a tensión. a veces conectando el tubo de toracostomía directamente al succionador.

por explosión o compresión o. El trauma penetrante que causa contusión pulmonar generalmente es producido por un proyectil de media o de alta velocidad. hematoma y contusión. CONTUSION. Aunque usualmente la . El trauma cerrado también puede producir daño de la pared torácica y tórax inestable o paradójico. Esta maniobra sólo debe ser emprendida por un neumólogo o por un cirujano de tórax experto. se procede como se vio anteriormente. con la colocación de otra sonda de toracostomía que se inserta en el segundo espacio intercostal anterior. la ligadura del bronquiolo. pues es altamente probable que exista lesión de la tráquea o de un bronquio mayor. Se produce por el impacto directo sobre el pulmón que resulta de un golpe en la pared torácica o por acción del borde cortante de una costilla fracturada. LACERACION. entre las 24 y 48 horas. Las fístulas broncopleurales de mediano y bajo débito generalmente cierran con succión negativa. Produce usualmente gran enfisema subcutáneo. o en quienes la broncoscopia demuestre la herida del conducto tráqueo-bronquial. TRAUMA CERRADO DEL TORAX Los tipos de lesión pulmonar que ocurren como consecuencia de un trauma cerrado del tórax son: laceración. O sea que la velocidad de la bala es el factor de mayor significación en cuanto a la capacidad de causar lesión. La contusión pulmonar resulta de diversos tipos de trauma torácico. Cuando la fístula es periférica basta con la sutura pulmonar y. tal vez lo más frecuente. el uso de antibióticos profilácticos no está indicado en los casos no complicados ni en pacientes jóvenes y libres de enfermedades asociadas. HEMATOMA. La intervención operatoria se hace preferiblemente a través de una toracotomía postero-lateral por el quinto espacio intercostal. por desaceleración. Simplemente se debe observar y administrar antibióticos para prevenir infección en los casos más graves y de alto riesgo. incluso trauma penetrante. Pocas veces es de magnitud suficiente para impedir el intercambio gaseoso. Si existe hemo o neumotórax. logrando con ambas aumentar el volumen de salida. cerrado. en algunos casos. lo cual hace posible la expansión pulmonar. y. También se operan aquellas fístulas bronco-pleurales de alto débito en pacientes inestables en quienes el pulmón permanece colapsado.la adhesión de la superficie pulmonar a la pleura parietal y el sellamiento de la fístula. y la magnitud de la lesión depende fundamentalmente del efecto de la energía cinética del proyectil sobre el órgano. Sin embargo. Raras veces se requiere segmentectomía o lobectomía. Casi siempre el tratamiento se basa en la observación para corregir las complicaciones una vez que éstas se presenten. si es posible.

. ya que al inspirar esa zona no se ventila y al espirar el aire rico en CO2 proveniente del lado sano pasa al lado fracturado. TORAX PARADOJICO. de peso. Tal tipo de lesión. consolidadas. analgésicos para facilitar la expansión. antibióticos y un control estricto de líquidos. La administración de esteroides no parece tener valor terapéutico y no se recomienda. Sólo es necesario intubar y ventilar a aquello enfermos con una presión parcial de oxígeno menor de 60 mm Hg. proceso que es seguido de adema e infiltración por células polimorfonucleares de tipo inflamatorio. y no se delimitan por los segmentos o lóbulos pulmonares. Ocurre por efecto del trauma cuando varias costillas se fracturan en dos o más sitios diferentes. También se denomina tórax inestable flácido o flotante. con hipoxia resistente a la administración de altas concentraciones de oxígeno. con taquipnea de más de 24 respiraciones por minuto y que no son capaces de generar una capacidad vital mayor de 10 ml x Kg.contusión pulmonar causada por trauma penetrante del tórax está asociada con una herida penetrante del pulmón. tos y expectoración. originando la acumulación de este gas de desecho en la circulación y dando lugar a hipoxia con hipercapnia. Las partes contusas aparecen macroscópicamente hemorrágicas. Esto produce una acumulación progresiva de CO2. Los casos severos se tratan con el uso de ventiladores de presión. si es extensa. El seguimiento se hace con gasimetría seriada. altera el intercambio gaseoso alvéolo-capilar. La gran mayoría de los pacientes no requieren soporte ventilatorio y se pueden observar bajo cuidadosa monitoría mediante gasimetrías seriadas. edematosas. fisioterapia torácica. y es más común en los ancianos. lo que hace que el tórax se torne inestable y la respiración se vuelva paradójica: durante la inspiración el tórax se deprime y durante la espiración se abomba. sufren osteoporosis y también poseen menor elasticidad y distensibilidad torácica. en quienes los cartílagos costales se hallan calcificados. también una lesión tangencial del tórax puede producir daño en el parenquima pulmonar. La patología de la contusión pulmonar se caracteriza por destrucción alveolar con hemorragia intersticio y alveolar.

En la espiración: la parte inestable protruye. que es el método óptimo de manejo en los casos graves. 1970 ESTABILIZACION DEL TORAX PARADOJICO Según E. Naclerio. . A. Por ello. pero la parte inestable se consume. cada paciente debe ser objetivamente valorado para decidir sobre intubación y ventilación mecánica.INSPIRACION ESPIRACION TORAX PARADOJICO En la inspiración: el tórax se expande. Según E. lo que interfiere con la creación de presión negativa intrapleural. Naclerio. el mediastino se desvía hacia el lado sano. A. 1970 Las medidas que produzcan compresión pueden ser contraproducentes al causar limitación de la expansión torácica. lo que interfiere con la acción de exhalar el aire. En los casos severos el aire pasa de un pulmón al otro en forma fútil. el mediastino se desvía hacia el lado afectado.

con una almohadilla haciendo presión .Compresión manual sobre una almohadilla Paciente recostado sobre el costado afectado.

las fracturas de escápula. En general se recomiendan la penicilina cristalina o las cefalosporinas de tercera generación. tabaco y alcohol. generalmente se asocia con contusión miocárdica.e. parecen mejorar el índice de complicaciones infecciosas. el adecuado manejo de los líquidos. En casos de trauma severo. consumo de drogas.Venda compresiva con una almohadilla sobre la parte inestable del tórax El tratamiento debe incluir el control del dolor. clavícula. primera y segunda costillas o manubrio esternal. y el uso de antibióticos profilácticos.. más de 3 costillas) usualmente se asocian con contusión pulmonar. deben hacer sospechar lesiones vasculares de la aorta o de la arteria subclavia y del plejo braquial. hay desnutrición. que requieren tratamiento especial concomitante. Entre nosotros. . que en forma óptima debe ser por anestesia epidural. evitando los coloides pues el daño de la microcirculación puede favorecer el edema intersticial. Las fracturas costales múltiples (i. sobre todo en poblaciones deprimidas en quienes además de la inmunosupresión por efecto del trauma. En estos casos se debe considerar la aortografía. que es muy frecuente en accidentes automovilísticos cuando el conductor que no usa cinturón de seguridad se golpea contra el volante. LESIONES ESPECIFICAS. Las fracturas de las costillas inferiores en el costado izquierdo se asocian con ruptura del bazo en +10% de los casos. que aunque controvertidos. los antibióticos no han demostrado utilidad como agentes profilácticos. La fractura del esternón.

Se pueden usar cánulas nasales. la sonda debe colocarse previa punción torácica e. catéteres nasofaríngeos. 24 horas más tarde y en el neumotórax que haya tenido fístula bronco-pleural. La experiencia demuestra que la penetración de la pleura debe hacerse con el dedo f. Salvo casos muy evidentes. El sitio normal de colocación es el 5º espacio intercostal sobre la línea medio axilar. Humectar el aire inspirado por medio de nebulizaciones. En el hemotórax. TERAPIA RESPIRATORIA Constituye un soporte fundamental en la prevención de complicaciones pulmonares y consiste en: a. buscando que la sonda se dirija hacia abajo y atrás en los casos de derrames y hacia arriba y atrás en los de neumotórax g. Los tubos deben retirarse cuando no funcionen.Hemotórax y neumotórax derecho por laceración pulmonar. NORMAS PARA LA COLOCACION Y EL CONTROL DE LOS TUBOS DE TORACOSTOMIA a. a través de las cuales se pueden suministrar drogas b. 48 horas más tarde. Los tubos deben ser de calibre mayor de 30 Fr c. Debe colocarse buena dosis de anestesia local para lograr la mejor colaboración por parte del enfermo d. máscaras de oxígeno y venturi o sistemas de alto flujo . Oxigenar en caso de que exista hipoxia. La colocación debe ser oportuna a fin de evitar la hipoxia b.

Medellín. 1989 3. Chest trauma with pneumothorax and hemothorax. I. Rhea J. Selective management of flail chest and pulmonary contusion. Fundamentos de Medicina. suave y prolongada con los labios recogidos. Symbas PN. et al. 1990 4. Inspiración nasal para disminuir el débito y espiración lenta. LECTURAS RECOMENDADAS 1. 1985 5. El paciente en estado crítico. et al. Prophylactic antibiotics and closed tube thoracostomy. J Thorac Cardiovasc Surg 50:316.c. Le Blanc K. et al. Universidad de Antioquia. Gómez ME y col. C. Surg Gyn Obst 160:259. En: Cardiothoracic Trauma. Cordice J. Philadelphia. Richardson J. ayudando con maniobras tales como la percusión torácica e. buscando el automatismo respiratorio. Medellín. et al. 1982 7. Ann Surg 196:481. Tos asistida: después de una inspiración breve se invita a una espiración forzada con la glotis cerrada. Educar la respiración para fortalecer los músculo abdominales y de ese modo ayudar al diafragma en la espiración. p. Drenaje postural para permitir el flujo de las secreciones de los diferentes segmentos pulmonares d. Contusion of the lung. 237-249 . Manejo del trauma penetrante del tórax. WB Saunders Company. Determining the size of pneumothorax in the upright patient. 1985 2. 1982 6. Radiology 144:733. B. Gómez D y col. 1989.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful