Está en la página 1de 2

Errores Acerca de la Resurrección

Pregunta: Existe un serio problema con la eliminación de la resurrección física de la teología


sistemática. La resurrección de Cristo es expresamente declarada por ser el paradigma de nuestra
propia resurrección (1Cor.15:20ss). Sabemos que su resurrección era tangible y física
(Luc.24:39), mientras, se presume, la nuestra es espiritual. ¿Qué pasó con la analogía
bíblicamente definida entre la resurrección de Cristo y la nuestra, en su sistema Preterista?

Contesto: Antes de poder discutir sobre la continuidad que nuestros cuerpos levantados tienen
con el de Cristo, debemos saber qué tipo de cuerpo tenía él. Una vez que definimos la naturaleza
de su cuerpo, entonces podemos hablar sobre el grado de conformidad que tenemos con él. Y es
en este punto que la mayoría de los estudios sobre el asunto fallan. Muchos suponen que el
cuerpo levantado de Cristo no era más que el mismo tipo de cuerpo que tenía antes de su
crucifixión. Pero debemos investigar si era ese cuerpo diferente o no. ¿Fue nada más un cuerpo
físico como el cuerpo levantado de Lázaro?

Al hacer a los futuristas la siguiente pregunta, ¿fue el cuerpo levantado de Cristo exactamente
igual en cada detalle (sin ningún cambio de algún tipo) como su cuerpo era antes?, muchos me
contestan: No, fue diferente en ciertos detalles.

Nos parece evidente que el cuerpo levantado de Cristo no era puramente físico. Se apareció
varias veces después de la resurrección y estas apariciones revelan que tuvo más que un cuerpo
físico. Por ejemplo, fue levantado inmortal. Todas las demás personas que fueron levantadas de
la muerte antes de nuestro Señor, estaban todavía en cuerpos sujetos a la muerte. Lázaro es un
buen ejemplo. Después de haber sido levantado por Jesús, vivió su vida y otra vez murió. Fue
levantado la primera vez en cuerpo puramente físico, nada más. Cuando Saúl exigió a la bruja a
llamar a Samuel del sepulcro, su resurrección no era física, era un espíritu puro que apareció. Lo
que vemos, entonces, son dos tipos diferentes de apariciones. El cuerpo levantado de Cristo
exhibió características de las dos. Su cuerpo no era puramente físico, un tipo de cuerpo inmortal
que ningún humano antes había poseído. ¿Cómo podemos decir que Cristo era "las primicias" de
la resurrección, si tenía el mismo cuerpo levantado como todos antes que él ya tenían? Jesús fue
el primero en ser levantado con ese tipo de cuerpo. Era la misma persona, pero con otro tipo de
cuerpo. Fue levantado corporalmente pero no con el mismo cuerpo.

Noten como Pablo clarifica la naturaleza del cuerpo levantado y, a la vez, afirma la continuidad y
conformidad de nuestros cuerpos con el cuerpo levantado de Cristo.

1Cor.15:44-50: Así también sucede con la resurrección de los muertos. Se siembra en


corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se
siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo
espiritual. Hay cuerpo animal y hay cuerpo espiritual. 45Así también está escrito: «Fue hecho el
primer hombre, Adán, alma viviente»; el postrer Adán, espíritu que da vida. 46Pero lo espiritual
no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el
segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48Conforme al terrenal, así serán los terrenales; y
conforme al celestial, así serán los celestiales. 49Y así como hemos traído la imagen del terrenal,
traeremos también la imagen del celestial. 50Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre
no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Debemos recibir el mismo tipo de cuerpo de Jesús. Pablo describe estos cuerpos como
espirituales, gloriosos, incorruptibles, inmortales y celestiales. Esta descripción no suena como
un cuerpo físico solamente. Jesús no se levantó primero con un cuerpo físico que después se
cambió en espiritual. Fue levantado inmortal y espiritual a la vez.

1Ped.3:18: Asimismo, Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para
llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;

Jesús fue levantado con un cuerpo apropiado para su vida en la esfera celestial. El hecho de que
pudo ascender al cielo con ese mismo cuerpo nos sugiere que tenía que ser un cuerpo mucho más
que físico. La Escritura afirma que los cuerpos físicos no pueden vivir en la esfera espiritual.
Cristo pudo manifestarse en una forma tangible/visible en varias ocasiones después de su muerte,
pero podía también desaparecer y quedarse en una forma inmaterial e intangible.

Esto sí, era algo nuevo. Nadie había sido antes levantado con este tipo de cuerpo. Era inmortal
(no sujeto a la muerte). Cuando apareció, comió con ellos, no porque su nuevo cuerpo necesitaba
alimento para vivir. Hizo esto para hacer evidencia de su vida. Fue para comprobar que no
solamente un espíritu como en la aparición de Samuel.

Nuestros cuerpos levantados son espirituales, como el de Cristo. Al morir vamos directamente
con Dios al cielo con un cuerpo espiritual ya preparado para esa esfera. Para el futurista, el
creyente muere y luego recibe un cuerpo espiritual para vivir en cielo hasta la resurrección en el
día de la segunda venida (corporal de Cristo). En ese día, para poder aparecer corporalmente con
Cristo, es dado un cuerpo físico, y presencia el juicio. Luego se cambia de nuevo a un cuerpo
inmortal para vivir la nueva tierra. Me suena un poco a la doctrina romana del purgatorio.

***

J.Hendrix-Weidner