Está en la página 1de 42

El modelo 

burocrático fue formulado por Max Weber en el siglo XIX y revolucionó las


teorías de la administración en ese momento. El mismo posibilitó pasar de una
sociedad rural y descentralizada a una urbana e industrializada, donde primaron
valores de racionalidad y eficiencia.

La burocracia es una forma de organización humana que se basa en la racionalidad,


es decir, en la adecuación de los miedos a los objetivos pretendidos, con el fin de
garantizar la máxima eficiencia posible en la búsqueda de esos objetivos. ...

Por lo tanto, Weber sugiere que el modelo de la burocracia debe estructurarse sobre


la base de las siguientes características: Carácter legal de las normas y de los
reglamentos. Carácter formal de las comunicaciones. Racionalidad en la división del
trabajo.

Las características del modelo de burocracia de carácter weberiano son: jerarquía


de autoridad, división sistemática del trabajo, rutinas y procedimientos estandarizados
y normas preestablecidas por escrito.

El término burocracia es esencial en el estudio de la Administración


pública. Se trata de un concepto polémico y nada pacífico que posee dos
significados totalmente contrapuestos. Por una parte, un sentido positivo
vinculado a lograr la neutralidad, eficacia y eficiencia de las instituciones
públicas que es atribuible a Max Weber. Por otra parte, una visión
negativa y con connotaciones peyorativas tanto anteriores como
posteriores a las aportaciones de Weber. El término burocracia procede
de la lengua francesa bureaucratie, y éste de bureau, oficina, escritorio,
y -cratie, -cracia: gobierno. Los inicios de este concepto tienen una
connotación negativa tanto a nivel intelectual como popular. El primer
momento en el que se utiliza el término burocracia viene de la mano del
economista francés Vicent de Gournay como una crítica a las políticas
practicadas por la monarquía absoluta a mediados del siglo XVIII. La
esencia del concepto es de desaprobación ya que se asocia a un modelo
de organización de los poderes públicos y de sus empleados no como
una forma de defender el interés público sino como un sistema
patrimonialista, en beneficio de determinados empleados públicos, para
ejercer el poder y beneficiarse del mismo. A partir de este momento se
establece un debate intelectual instalado en la gran paradoja que
persigue al concepto burocracia: la necesidad de buscar un modelo de
organización racional y eficaz tanto para las instituciones públicas como
para las privadas (Smith, Stuart Mill y Compte) pero que puede,
también, generar externalidades negativas (Marx y Engels).
La concepción de burocracia en su dimensión moderna y más relevante
la aporta Max Weber en su obra Economía y Sociedad (1921). Para
Weber el modelo burocrático es el sistema de organización del poder
público que puede superar los sistemas carismáticos y tradicionales que
suelen degenerar en clientelismo y en lógicas patrimoniales en la
Administración pública. Se trata, por tanto, de una radical apuesta por la
modernización de las instituciones públicas buscando la neutralidad. Las
características del modelo de burocracia de carácter weberiano son:
jerarquía de autoridad, división sistemática del trabajo, rutinas y
procedimientos estandarizados y normas preestablecidas por escrito.
Pero más que sus esencias de carácter organizativo hay que resaltar sus
atributos y beneficios institucionales: neutralidad, meritocracia en el
acceso a la función pública y definición de una carrera administrativa
también meritocrática. Es decir: la profesionalización del empleo público
y abandonar definitivamente el sistema clientelar. A nivel teórico la
burocracia es el mejor sistema de organización del trabajo que asegura
la neutralidad y el trato equitativo de las administraciones públicas, que
es el elemento esencial que aporta seguridad jurídica a la sociedad y a
los actores económicos. Hay que tener presente que la seguridad
jurídica es el ingrediente esencial que facilita el desarrollo económico
como mecanismo para alcanzar el bienestar social. Beneficio institucional
reconocido recientemente por la economía moderna (Acemoglu y
Robinson).

A pesar de que la gran mayoría de las administraciones públicas del


mundo (y también en una parte de las organizaciones privadas según la
conceptualización de Mintzberg: fundamentalmente la burocracia
maquinal) operan bajo el modelo burocrático, este sistema ha seguido
siendo una fuente constante de controversia y de insatisfacción. El
modelo burocrático weberiano ha manifestado desde su implantación en
las instituciones públicas dos grandes problemas: uno estructural y otro
contextual. El problema y las externalidades negativas de carácter
estructural, parcialmente previstas por el propio Weber, guardan
relación con un exagerado apego al reglamento utilizado como un
sistema de protección y de privilegio en manos de los funcionarios. Es
evidente que el gran problema de la burocracia moderna es su captura
individual y colectiva por parte de los empleados públicos que puede
llegar a generar una neo patrimonialización del espacio público,
precisamente lo que Weber intentaba evitar. No deja de ser curioso que
los estructuralistas, los estudiosos de la burocracia (Merton, Crozier,
Friedberg o Maintz), hayan sido los más críticos con el funcionamiento
práctico de este modelo. El problema contextual procede del desarrollo
del Estado del bienestar, donde los poderes públicos ya no se limitan a
regular y a disciplinar a los actores sociales y económicos, sino que
también prestan directamente un gran volumen de servicios públicos. El
sistema burocrático reglamentista cohabita mal con la necesidad de
flexibilidad y de adaptación a unas dinámicas contingentes para una
correcta prestación de los servicios públicos. La solución inicial a este
desajuste consistió en vincular el modelo burocrático con el sistema de
gestión empresarial de carácter fordista (Taylor) como un mecanismo
idóneo para prestar servicios públicos de manera racional, eficaz y
eficiente a un enorme volumen de ciudadanos. Pero la combinación
entre la burocracia y el fordismo aporta una doble rigidez conceptual que
dificulta la prestación de servicios de manera personalizada y adecuada
a las expectativas de cada ciudadano o grupo social.

Esta contradicción entre burocracia y prestación de servicios flexible,


eficaz y eficiente tiene un punto de inflexión de la mano de la
denominada Nueva Gestión Pública (NGP) surgida a principios de la
década de los noventa del siglo pasado. La NGP se postula como un
modelo postburocrático (Barzelay) que se caracteriza en la introducción
en la Administración pública de diversas técnicas organizativas
modernas vinculadas a la gestión empresarial. La NGP ha sido, de
manera explícita o implícita, el paradigma teórico dominante en la
mayoría de las administraciones públicas durante las tres últimas
décadas. Esta corriente ha acreditado éxitos en determinados ámbitos
de gestión, pero también fracasos ya que la gestión pública no ha
experimentado un cambio radical en la mejora de la prestación se
servicios. Pero la principal crítica que se puede realizar a la NGP es que
solo se ha preocupado por la dimensión de prestación de servicios de la
Administración pública y se ha olvidado de su dimensión de aporte de
seguridad jurídica al sistema social y económico. La flexibilidad y las
técnicas de organización empresarial no conviven bien con la neutralidad
y la seguridad jurídica y durante las últimas décadas la Administración
pública ha sido más proclive al clientelismo, a la corrupción y una
aleatoria discrecionalidad que ha generado inseguridad jurídica a la
sociedad y a la economía. Actualmente, las administraciones públicas
contemporáneas conviven de manera conflictiva y desordenada con dos
modelos: el burocrático y el gerencial. Conflictiva ya que estos dos
modelos son contradictorios y luchan por la dominación de uno sobre el
otro, y desordenada ya que los cargos políticos y los empleados públicos
utilizan ambos modelos de manera poco metódica. El resultado perverso
de esta convulsa convivencia entre el modelo burocrático y el gerencial
es que puede flexibilizarse la parte burocrática de la Administración y,
con ello, generar inseguridad jurídica y, en cambio, puede burocratizar la
parte gerencial de la Administración y prestar servicios de manera poco
eficaz y eficiente.

Una posible solución a la actual encrucijada es reconocer de manera


clara que las administraciones públicas contemporáneas tienen dos
grandes misiones: la de disciplina, que aporta seguridad jurídica para
fomentar el desarrollo económico y humano de una determinada
sociedad y para ello es necesario mantener el modelo burocrático. La
segunda misión es la de prestar servicios públicos de manera flexible y
personalizada y para ello se requiere el modelo gerencial de carácter
empresarial. Una Administración ordenada con dos modelos que no
compiten, sino que conviven de manera armónica. Por otra parte, la
futura implantación en la Administración pública de la inteligencia
artificial y de la robótica puede impulsar la implantación de un sistema
burocrático mucho mejor que el actual. Un modelo burocrático
estandarizado, inteligente para detectar y aprender de la excepción,
pero sin las externalidades negativas en forma de capturas derivadas de
los intereses de determinados empleados públicos y de mecanismos de
autoprotección laboral. Una Administración pública burocrática sin
burócratas. Al fin y al cabo, el gran problema de modelo burocrático de
Weber es que es perfecto e impecable a nivel teórico, pero que jamás ha
operado de manera estrictamente racional y objetiva debido al elemento
subjetivo, que son las personas y los grupos que ejercen las funciones
administrativas. Las bases del modelo burocrático de Weber de carácter
impersonal (que permitan alcanzar la neutralidad y la objetividad)
pueden reverdecer y replantearse como apuesta de modernidad de la
mano de la inteligencia artificial y de la robótica.

La burocracia - como base del sistema moderno de producción industrial - tuvo


su origen en los cambios religiosos ocurridos después del Renacimiento buscando
opciones para mejorar la articulación del ideal de vida cristiana, con la necesidad de
generación de riqueza.

Análisis de la teoría burocrática

1. ANALISIS DE LA TEORIA BUROCRATICA APORTES PARA LA COMPRENSION


DEL MODELO BUROCRATICO V02 AUTOR: CARLOS PETRELLA Con mi
reconocimiento al director de mi tesis de Doctorado en Salamanca: DR. LUIS
JOYANES AGUILAR Contribución para la Revista Electrónica de la Facultad de
Ciencias Empresariales Universidad Católica del Uruguay Julio de 2007

2. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Síntesis Es


presente trabajo exploratorio forma parte del estudio del estado del arte desarrollado
por Carlos Petrella con la tutoría de Luis Joyanes en el marco de sus estudios de
doctorado en la sociedad de la Información y el Conocimiento, realizados en la
Universidad Pontificia de Salamanca entre los años 2004 y 2006. El documento
explora las bases de sustentación de la teoría burocrática clásica, analiza sus
principales aportes y limitaciones y expone alternativas teóricas para encarar
evoluciones de cara al futuro. Esta línea de trabajo se desarrolló como parte de la
aproximación al estudio del mantenimiento del estatus quo y la innovación en las
grandes organizaciones estatales uruguayas y adquiere particular relevancia ante la
propuesta de desarrollo de la reforma del Estado planteada sistemáticamente por
sucesivos gobiernos nacionales en Uruguay desde los años 80, con luces y sombras
en sus concepciones, alcances y logros. Area temática Administración Referencia
teoría, administración, modelos, burocracia, mecanización, formalización, autoridad,
poder

3. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Referencia: Carlos


Petrella cpetrell@ucu.edu.uy El Ing. Carlos Petrella un consultor con más de 20 años
de experiencia en todas las fases del desarrollo organizacional en grandes
organizaciones estatales y privadas, con amplios conocimientos de cultura
organizacional, comunicación y cambio. La dirigido y coordinado durante más de 15
años equipos multidisciplinarios de desarrollo de emprendimientos innovadores en
ambientes profesionales y académicos y participado en la creación y desarrollo de la
Fundación Ricadoni y la Fundación Pro-ingeniería. Ha trabajado en varios países de
Latinoamérica y en Europa y posee una formación equilibrada en informática y
empresas y conocimientos de ingeniería humana para evaluar tempranamente las
posibilidades de conseguir buenos resultados en proyectos de gran porte. Su
experiencia incluye haber trabajado como Director en varias empresas del Estado y
como Gerente para el Banco privado más grande del Uruguay, haberse desempeñado
como Consultor de Naciones Unidas y del BID en proyectos nacionales e
internacionales. Ha dictado múltiples Conferencias en Congresos y Universidades, ha
realizado publicaciones en diversas revistas especializadas y es autor de 8 libros
sobre diagnóstico organizacional, contrataciones del Estado y educación. Es docente
en temas de su especialidad en la Universidad de la República y en la Universidad
Católica del Uruguay y ha dictado cursos, seminarios y talleres en muchas
universidades en Latinoamérica. Es tutor de tesis en ambas instituciones. Carlos
Petrella es consultor en cambio organizacional y tiene un título de Ingeniero de
Sistemas en Computación de la UdelaR, es Magister en educación, Master en
Administración de negocios con especialización en marketing de la UCU y DEA de la
UPSAM

4. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella 01 La teoría


burocrática como propuesta de administración Burocracia y mecanización parecen ir
de la mano. La metáfora de una organización funcionando como una máquina es una
poderosa imagen que genera una visión rutinizada y predecible de su funcionamiento
(Morgan, 1997, pág. 11 y siguientes) La idea de reproducir eficientemente el pasado
para garantizar el éxito en el futuro, es una de las más fuertes creencias que
sobrevuelan en el enfoque mecanicista de la concepción de las organizaciones y en
particular, la fundamentación del modelo burocrático weberiano. Esta visión es muy
fuerte porque opera exitosamente cuando el pasado, el presente y el futuro no
muestran rupturas significativas; pero como veremos, evidencia sus limitaciones
cuando se generan innovaciones que amenazan los modelos de negocios existentes y
la viabilidad institucional que los sustentan. Estudiar la forma de conservar el estado
histórico de lo que tecnológica y económicamente se ha logrado es una posible forma
de concebir y ejecutar determinado negocio en un contexto político, económico y
social específico. ¿Cómo debería analizarse el mantenimiento eficiente de la historia
pasada para conservarla en el futuro? Sin duda, a partir de un modelo que recoja de la
mejor manera posible, una forma de funcionamiento muy estructurada y mecanicista.
Pensando en ello, la propuesta teórica que se ha adoptado para modelar esta
concepción realidad considera como eje el modelo weberiano de organización. Sobre
estas bases de procurarán comprender e interpretar las estructuras y los procesos que
generan continuidad en el marco de un conjunto valores, reglas y patrones de éxito
característicos. Este modo de conservación eficiente del status quo es conocido
globalmente en la actualidad de manera genérica como “burocracia”. La burocracia -
como base del sistema moderno de producción industrial - tuvo su origen en los
cambios religiosos ocurridos después del Renacimiento buscando opciones para
mejorar la articulación del ideal de vida cristiana, con la necesidad de generación de
riqueza. Específicamente, Max Weber señala que el sistema moderno de producción,
racional y capitalista, se originó a partir de un nuevo conjunto de normas morales, a las
cuales denominó "ética protestante": el trabajo duro como dádiva de Dios, el ahorro y
el ascetismo que proporcionan la reinversión de las rentas excedentes, en vez de
gastarlos y consumirlos en símbolos materiales. Verificó que el capitalismo, la
burocracia y la ciencia moderna constituyen tres formas de racionalidad que surgieron
a partir de esos cambios religiosos.

5. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella En este marco


conceptual – que todavía sigue evolucionando - es que se plantea el modelo
burocrático de las organizaciones a partir de la “propuesta teórica” básica de Weber
sobre la estructura y funcionamiento de las burocracias y los aportes de Merton,
Selznick y Gouldner, que han evaluado críticamente la forma burocrática clásica
propuesta originalmente. Más allá de las propuestas post- weberianas, la burocracia
continúa caracterizando un tipo de organización fundamentalmente mecanicista y
racionalista, que ha sido el soporte del desarrollo de grandes organizaciones durante
buena parte del siglo XX fundamentalmente en el ámbito del Estado pero también en
el ámbito privado. Complementariamente se aportan las ideas de Merton referidas al
“alcance medio” en relación a grupos de referencia, para analizar ciertas
singularidades puntuales. Estudiar la burocracia como modelo es relevante para los
uruguayos, que comenzamos a pensar que es necesario un cambio en el Estado. Es
necesario y conveniente adoptar un marco de referencia conceptual para interpretar
los procesos de conservación del “status quo” que se plantean a escala global y en
particular en el Uruguay, agrupados en este caso genéricamente con “burocracia
pública” aunque también extendido a la esfera privada en las grandes organizaciones.
Precisamente en ese marco es que se han generado circuitos reforzadores de un
modelo tradicional de estructura que admite pocos cambios en el funcionamiento de
los servicios desde hace décadas. Las teorías del comportamiento burocrático
permiten enmarcar la importancia de conservar el patrimonio organizacional mucho
más allá de los resultados tangibles que determinadas organizaciones públicas
generan para toda la sociedad. 02 Los aportes realizados por la teoría burocrática
clásica La construcción del modelo burocrático surge a partir de la búsqueda de las
características comunes de las organizaciones formales. Weber acuñó el término
“burocracia” para identificar las organizaciones que poseían esas características. La
burocracia resultaba un factor indispensable para administrar una organización
compleja en una sociedad moderna. Por supuesto que Weber reconocía que el
funcionamiento de la burocracia crea “atrancos e inconvenientes”, pero creía que este
era el precio para poder contar con una organización racional y eficaz. Y este equilibrio
tiene las ventajas de: mejorar la efectividad con la que se consiguen las metas,
maximizar la eficiencia para lograr el mejor resultado al más bajo costo y además se
controla mejor la incertidumbre, al regular a los trabajadores, a los proveedores y a los
mercados a partir de reglas formales conocidas.

6. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella El modelo


burocrático constituye un pilar fundamental de la teoría tradicional de la organización
moderna para impulsar los grandes procesos administrativos en los sectores
industriales pero por sobre todo, en los servicios públicos administrados por los
gobiernos nacionales o locales en la órbita del Estado. La teoría weberiana se
asemeja a la teoría clásica de la organización, en cuanto el énfasis puesto en la
eficiencia técnica y en la estructura jerárquica de la organización, como también en el
predominio de la organización industrial, proponiendo una solución al problema con un
enfoque centrado en el producto (bien o servicio entregado) como propuesta de
estructurar a la organización para que vuelque los resultados de su trabajo productivo
a la sociedad. Ambas teorías presentan ciertas diferencias. La teoría clásica se
preocupó por detalles como la máxima amplitud de control, la asignación de autoridad
y responsabilidad, el número de niveles jerárquicos, agrupamiento de funciones,
mientras que la teoría de Weber se preocupó más por los grandes esquemas de
sustento formal de la organización. En cuanto al método, los clásicos utilizaron un
enfoque deductivo, mientras que por su lado, Max Weber plantea un esquema
inductivo. La teoría clásica se refiere a la moderna organización industrial, mientras
que la teoría de Weber es integrante de una teoría general más amplia de la
organización social y económica. Finalmente la teoría clásica presenta una orientación
normativa, prescriptiva, mientras que la orientación de Weber es más descriptiva y
explicativa de las formas “mejores” opciones de funcionamiento. Sin embargo, se
pueden verificar también semejanzas entre la teoría de Weber y las de sus
predecesores históricos: Taylor y Fayol. Los tres teóricos de la administración se
ocuparon – en mayor o menor medida - de los componentes estructurales de la
organización, pero lo hicieron con enfoques muy diferentes. Taylor buscaba medios
científicos, métodos para realizar el trabajo rutinario de las organizaciones fabriles. Su
mayor contribución fue para sistematizar la gerencia y el control de las operaciones.
Por su parte, Fayol estudió fundamentalmente las funciones de dirección. Su mayor
contribución fue sentar las bases para mejorar la dirección de las organizaciones.
Finalmente Weber se preocupaba por las características esenciales y las
consecuencias de la burocracia. Su mayor contribución fue considerar la organización
en conjunto, atendiendo a sus estructuras de poder y patrones de comportamiento.
Según Gustavo Trelles Araujo (2005, pág. 1), hoy el concepto de burocracia ha
cambiado respecto del planteo en los orígenes de la propuesta y está mas asociado
con un modelo de organización que no sería del todo eficiente. La palabra burocracia
parece que ha tenido siempre un cierto carácter despectivo; se dice que deriva de una
combinación un tanto vaga de raíces grecolatinas

7. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella y francesas. El


término latino burrus, usado para indicar un color oscuro y triste, habría dado origen a
la palabra francesa «bure», utilizada para designar un tipo de tela puesta sobre las
mesas de oficinas de cierta importancia, especialmente públicas. De ahí derivaría la
palabra «bureau», primero para definir los escritorios cubiertos con dicho paño, y
posteriormente para designar a toda la oficina y más genéricamente, una organización
administradora. A un ministro del gobierno francés del siglo XVIII, se le atribuye la
acuñación de la voz «bureaucratie» para referir, en un sentido más bien sarcástico, a
la totalidad de las oficinas públicas. Evidentemente, la palabra «burocracia», derivada
de "bureaucratie", lleva implícitos dos componentes lingüísticos: «bureau»: oficina y
«cratos»: poder. Por lo tanto, la voz de marras apela a la idea del ejercicio del poder a
través del escritorio de las oficinas públicas. Sin embargo, el término burocracia al
decir de otros autores, fue acuñado por el propio Weber, quien lo hizo derivar del
alemán «büro», que también significa "oficina". En este sentido, para Weber, una
burocacia es una gran organización que opera y funciona con fundamentos racionales.
(Trelles Araujo, op cit) La propuesta del modelo burocrático no se limitó a definir una
estructura y una forma arquetípica de funcionamiento en términos de las mejores
prácticas de administración modernas. Este abordaje, siguiendo al mismo autor,
planteó además: “El resurgimiento de la sociología de la burocracia. Según esta teoría,
se puede pagar a un hombre para que actúe y se comporte de cierta manera
predeterminada, la cual debe explicársele exacta y minuciosamente, impidiéndosele,
que sus emociones interfieran con su desempeño. La sociología de la burocracia
propuso un modelo de organización y los administradores no tardaron en intentar
aplicarlo a sus empresas.” En esencia se procura rescatar los mejores aportes del
racionalismo para ayudar a administrar mejor las organizaciones estableciendo reglas
que dificulten el manejo emocional de las decisiones. Se plantea entonces una
propuesta estructuralista para interpretar el funcionamiento de las organizaciones.
Esta corriente aparece a fines de los años cincuenta y está integrada por un grupo de
psicólogos y sociólogos que se dedican a estudiar el comportamiento humano. La
corriente estructuralista pretende equilibrar los recursos de la empresa, prestando
atención tanto a su estructura como al recurso humano, abordando aspectos tales
como la correspondencia entre la organización formal e informal, entre los objetivos de
la organización y los objetivos personales y entre los estímulos materiales y sociales.
Tiene como objetivo principal estudiar los problemas de las empresas y sus causas
prestando especial atención a los aspectos de autoridad y comunicación.

8. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella La propuesta


estructuralista considera que hay cuatro elementos comunes a todas las empresas:
autoridad, comunicación, estructura de comportamiento y estructura de formalización.
Uno de sus más importantes investigadores fue precisamente Max Weber, cuya
propuesta estudiaremos como referencia principal para el desarrollo del modelo
burocrático clásico, en nuestro estudio. Nos detendremos además en los aportes de
Robert Merton para analizar sus contribuciones para relacionar hipótesis teóricas con
trabajos de campo, mediante “teorías de alcance medio” que establecen un puente
entre ideas conceptuales y acciones prácticas. Una de las mayores contribuciones de
Weber como teórico de la definición conceptual de burocracia fue señalar el
paralelismo evidente entre la mecanización de la industria y la proliferación de las
formas burocráticas de la organización. Hizo notar que un modelo burocrático genera
las rutinas de los procesos de administración, exactamente como la mecanización
sostiene las rutinas de la producción. Por otra parte, Merton buscó posteriormente
definir una filosofía ontológica para relacionar estructuras (vínculos) con mecanismos
(procesos) de la teoría burocrática clásica, en lo que se podría describir como una
concepción más sistémica de la realidad y a su vez, un poco más cercana y acorde
con el enfoque de este estudio. 03 La contribución de Max Weber a la comprensión de
las organizaciones Weber fue el más importante estudioso de la estructura y principios
de la burocracia. Iniciador y exponente de la escuela estructuralista. Su obra más
importante, en lo referente al enfoque de este proyecto fue: "Economía y sociedad"
que fue publicada tras su muerte y que recoge lo principal de su pensamiento.
También es relevante "Ética protestante y espíritu del capitalismo" donde sostiene que
la aparición y el desarrollo del capitalismo en los países del centro y norte de Europa,
responde a la ética calvinista. A su vez, importan también los aportes de Merton para
consolidar la visión clásica de la sociología, antes de que se desglosaran claramente
las corrientes de elección racional, las evoluciones del marxismo, la teoría crítica y la
hermenéutica, superando a sus precursores y generando caminos para entender
mejor la dinámica de las organizaciones. Históricamente son muy importantes los
aportes que Max Weber proporcionó a la teoría y práctica de la administración y a la
escuela estructuralista, centrando sus estudios en la racionalización; la democracia; el
comportamiento; la autoridad, de la cual distingue tres tipos fundamentales: la
tradicional, la racional - legal y la carismática; y la burocracia de la que realiza un
9. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella modelo conocido
genéricamente como “burocrático”. Weber analizó profundamente a las organizaciones
formales desde puntos de vista muy diferentes. Estudió el comportamiento; la
autoridad y lo aspectos esenciales de la propia burocracia, de la cual surge el modelo
burocrático de referencia. La idea de burocracia planeada por Weber es interesante
para poder situar el desarrollo de los modelos empresarios de mantenimiento del
status quo, que generan puntos de apalancamiento para que no se puedan generar
transformaciones no programadas y debidamente controladas. Y particularmente en
nuestro caso, para analizar en el Uruguay, el modelo tradicional de empresa pública
propiedad del Estado, que tiene un peso muy importante para entender el
funcionamiento de las empresas del estado. El modelo burocrático estatal – y los
agentes que operan con sus reglas de juego pre-establecidas - ha estado presente
como la opción sistemática mas fuerte para trancar o obstaculizar las posibles
alternativas transformadoras del propio Estado, por muchos años, a pesar de que se
presenta explícitamente el discurso políticamente correcto de que ante las crisis
sufridas en los últimos años, cambiar es más que necesario, imprescindible. El
concepto de burocracia puede asociarse – además de con formas de estructura y
poder preestablecidos - con una forma de organización humana singular y también,
con una forma de actuar de determinados agentes en una institución. Ambos alcances
son pertinentes a los efectos del trabajo de investigación que se está realizando. La
continuidad mecánica de la acción adecuadamente programada en una organización
cualquiera, puede tener que ver con su propia estructura formal y también con los
actores que operan en ella. Y posiblemente esté estrechamente relacionada - como
parte de un mismo sistema - con estructuras y gente y por cierto, con los procesos que
se generan internamente y en relación con el contexto político, económico social y
cultural. La burocracia es – siguiendo la primera vertiente relacionadas con estructuras
y poder - una forma de organización humana que se basa en la racionalidad, en la
adecuación de los medios a los objetivos pretendidos, con el fin de garantizar la
máxima eficiencia en la búsqueda de esos objetivos. En sociología, la burocracia es
una estructura organizativa caracterizada por procedimientos regularizados, división
de responsabilidades, jerarquía y relaciones impersonales. El término “burocracia” –
partiendo de las características señaladas precedentemente, puede referirse
genéricamente a cualquier tipo de organización, y no requiere personalizaciones muy
grandes, de un contexto a otro.

10. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella También se


asocia el concepto de burocracia – abordando la segunda vertiente - con la influencia
excesiva de los empleados públicos en los negocios del Estado. En términos más
generales, se trata de la generación de una elite que forman los empleados ya sea de
la empresa privada o del estado, que desarrollan tareas administrativas y
organizacionales en general ajenas a la producción y comercialización en ámbitos de
competencia. La acción del burócrata se caracteriza por la racionalidad de las
decisiones, la impersonalidad de su gestión, su tendencia a encarar lo rutinario y la
centralización muy fuerte de su autoridad. Características que estructuralmente se
fomentan en un contexto de tareas repetitivas fuertemente normadas y orientadas en
lo referido a los criterios de evaluación, mucho más a la función que al resultado. Para
la opinión pública, la burocracia implica en general, lo contrario que planteaban Max
Weber y sus defensores. A partir de muchos ejemplos que desnudan ineficiencias del
aparato se han generado asociaciones de la burocracia con un modelo que fatalmente
debe ser rígido, ineficiente, inhumano, mecanicista, lento y antieconómico. También se
plantea que eliminar - de las tareas de la organización - cualquier aspecto del plano
humano es contraproducente para su funcionamiento. Esto ha generado múltiples
críticas a la perspectiva burocrática tradicional. Es importante acotar que aunque
Weber reconoció la importancia de la estructura informal en las organizaciones, no la
incluyó en su tipo ideal de burocracia. La organización burocrática es ciertamente
influenciada por factores unidos al comportamiento humano, que no fueron tomados
en cuenta por el autor. Curiosamente, desde la concepción primero sociológica y luego
administrativa, la burocracia es todo lo contrario de lo que el sentido vulgar pregona en
su contra. El lego pasó a dar el nombre de "burocracia" justamente a los defectos (las
disfunciones) del sistema y no al sistema en sí mismo, que también tiene sus virtudes.
La burocracia, para Max Weber (1993), es precisamente la organización eficiente por
excelencia, la organización llamada a resolver racional y eficientemente los problemas
de la sociedad y, por extensión, de las empresas tanto públicas como privadas. La
organización burocrática esta diseñada científicamente para funcionar con exactitud,
con el objetivo de lograr los fines para los cuales fue creada, no más, no menos. Hay
que apreciarla en su justa dimensión. 04 El modelo teórico básico que sustenta el
enfoque burocrático En la medida que las sociedades se organizan son más claros los
roles de cada uno de los agentes. No es extraño entonces que comiencen delinearse
estructuras con determinados patrones de

11. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella funcionamiento.


“Una estructura social formal, racionalmente organizada, implica normas de actividad
definidas con claridad en las que, idealmente, cada serie de acciones está
funcionalmente relacionadas con los propósitos de la organización. En esa
organización está unificada una serie de empleos, de posiciones jerarquizadas, a los
que son inherentes numerosas obligaciones y privilegios estrictamente definidas por
reglas limitadas y específicas. Cada uno de los empleos contiene una zona de
competencia y de responsabilidad que le son atribuidos”. (Merton, 2002, pág. 275)
Para lograr consolidar estas formas sofisticadas de funcionamiento social y sobre todo,
en contextos los que se requiere eficiencia en el manejo de los recursos humanos y
materiales, es necesario lograr cierto grado de estabilidad y uniformidad en los
patrones de acción, de manera que el funcionamiento colectivo se imponga
sistemáticamente sobre las improntas individuales. Por supuesto que esto puede
realizarse con un conjunto de reglas empíricas sobre estructuras ideales y mejores
prácticas que se impongan por el peso de la autoridad o con el poder de las
costumbres. Sin embargo, sería mejor poder utilizar un modelo conceptual de
referencia y una teoría que respalde estas formas de analizar y actuar sobre la
realidad. Ello contribuiría mejor a entender la realidad en el marco de una
aproximación teórica de las organizaciones. Además importa situar el rol de Estado
como director, regulador o facilitador. Roldan Tomasz Suárez Litvin (1998) sostiene
que: “Hay que destacar, ante todo, que la función central del Estado, tal como éste es
pensado por Kant, es la de definir y hacer respetar los derechos humanos —que no
son otra cosa que privilegios asociados a la dignidad de la condición humana. Un
ingrediente importante de estos derechos es la garantía de un espacio de holgura en
el que el individuo pueda desenvolverse desembarazadamente. Porque sólo al
disponer de tal holgura el individuo puede abordar la tarea de construirse a sí mismo
en torno a su destino esencial: la racionalidad.” Este es un encuadre que refuerza la
conducta racional de los individuos, que no siempre es la que opera en todos los
contextos y circunstancias. Los espacios generados – en condiciones de libertad en el
juego de actuaciones de los diversos agentes a escala nacional - permiten que estos
desarrollen su actividad, en los términos que más les convengan, respetando por
supuesto, los derechos de los demás, según marcan las leyes de cada Estado liberal
moderno. “Es en este espacio de holgura, definido y garantizado por el Estado, donde
los individuos llevan a cabo sus empresas, es decir, se abocan a la realización de los
propósitos que ellos tienen. Es también aquí donde establecen contratos privados
entre ellos para así poder lograr con

12. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella mayor facilidad


estas empresas. Pero, ¿cómo compaginan los individuos sus fines particulares con el
fin universal que tienen como seres humanos?” (Suárez Litvin, op cit). La razón opera
persistentemente como elemento orientador de la acción de los agentes,
fundamentalmente en los sistemas burocráticos. Sin embargo, la razón no opera de la
misma manera en todos los ámbitos humanos relacionados con el sistema burocrático.
El ámbito “público” y el ámbito “privado” generan patrones de comportamiento
diferentes. Kant (1985) aclara el asunto estableciendo una división entre el uso
“público” y el uso “privado” de la razón. De acuerdo con esta división, los individuos de
una sociedad moderna, se desenvuelven en dos dominios de racionalidad claramente
distintos. Por ello muchas veces se dificulta una percepción uniforme de las
organizaciones por parte de los funcionarios y los usuarios de los sistemas
burocráticos. El uso “público” de la razón es aquel que el individuo hace en su
condición de ciudadano, es decir, como miembro de una comunidad política cuyo
propósito es potenciar la humanidad o racionalidad de todos sus miembros. El
ciudadano se dirige a sus pares para ofrecer el fruto de sus reflexiones acerca de la
adecuación o inadecuación de las leyes que rigen al colectivo social. Por el contrario,
el uso “privado” de la razón es aquel que el individuo hace en su condición de
empleado de una organización, o, dicho de manera más general, como instrumento al
servicio de unos ciertos fines privados. En ese caso, el individuo pone su razón al
servicio de unos fines particulares, ya sean los suyos propios o los de otro. Ambos
dominios resultan de fundamental importancia en la sociedad. El uso público de la
razón permite impulsar el progreso político de la sociedad como un todo. Pero el uso
privado permite que se lleven a cabo una serie de tareas circunstanciales que
constituyen la infraestructura organizativa que sostiene a la sociedad. Nótese sin
embargo, que el uso público de la razón es jerárquicamente superior con respecto al
privado. Esto debido a que la condición de ciudadano es más propia de la dignidad
humana que la condición de mero empleado o instrumento. Las consideraciones
políticas propias del ciudadano acercan al ser humano a aquella universalidad racional
que es fuente de la autonomía. Y sólo gracias a que el individuo se entiende a sí
mismo como ciudadano de una comunidad política, está dispuesto a ponerse como
instrumento al servicio de tareas particulares que contribuyen con tal comunidad.

13. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Es importante


generar también un marco de referencia conceptual para interpretar los procesos de
continuidad que se están consolidando en general en las instituciones nacionales para
analizarlo a la luz de la realidad planteada particularmente en el caso de estudio
específico. La teoría de Weber - relacionada con el aparato burocrático de las
organizaciones - aporta un soporte conceptual ideal, para interpretar una visión
mecanicista de los procesos de gestión tendiente a mantener la estabilidad de las
organizaciones. Se procurará capitalizar ese soporte conceptual en el marco de esta
investigación, considerando tanto aspectos macro como micro de los procesos de
burocráticos en las organizaciones. En cualquier entidad que constituya una
organización formal, subyacen muchos de los elementos que Max Weber consideró
partes de las burocracias: un orden jerárquico (órganos y personas con diferente nivel
de autoridad), normas escritas para regular el funcionamiento de las distintas unidades
organizacionales, objetivos formalizados que constituyen las metas de la organización,
atribución expresa de responsabilidades, procedimientos formalizados para transmitir y
conservar información, sistemas objetivos para la selección de las personas que han
de desempeñar los distintos puestos de trabajo. La burocracia concebida por Max
Weber se basa en 1) La formalización (tanto de las normas como de los
procedimientos) y 2) La centralización (definición de la jerarquía y la autoridad). Ambas
dimensiones deben interpretarse desde lo que Weber llama “la racionalidad formal”,
origen del “orden legítimo” que han de establecer las normas jurídicas. Weber, a través
de su conocida trilogía, establece que la legitimidad puede ser “carismática” (se basa
en la santidad, heroicidad o en otras cualidades que concurren de forma especial en
una determinada persona), “tradicional” (deriva del carácter sagrado que caracteriza a
determinadas tradiciones, usos o costumbres) y “racional” (que encuentra su
fundamento en el principio de legalidad propio del ordenamiento jurídico). Para Weber,
el ejemplo máximo de racionalidad lo constituye la “organización burocrática”. Los
elementos características de la burocracia (Weber, 1993, pág. 717) como sistema
organizativo, se resumen en el siguiente cuadro: Jerarquía y responsabilidad Sistema
organizado de mando y subordinación mutua de las autoridades inferiores por las
superiores.

14. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Normativa escrita


Regula las relaciones entre los miembros de la organización y las funciones de cada
uno de éstos en relación con su status y especialización. Obediencia Cumplimiento de
la normativa general y de las instrucciones recibidas de la autoridad. Selección de
Personal Profesión que exige una serie de conocimientos específicos, que hay que
demostrar a través de unas pruebas determinadas. Sistema de remuneraciones La
retribución se produce más bien en relación con las funciones desempeñadas y no de
acuerdo al trabajo realizado. Dedicación laboral completa El ejercicio de la
Administración Pública exige exclusividad y no permite la participación en aquellas
cuestiones privadas cuyos intereses puedan entrar en colisión con los públicos. Sobre
estas bases se generan las características que debería tener la burocracia “ideal”
como modelo de organización y funcionamiento están relacionadas con la jerarquía de
oficios que es de tipo piramidal con una cadena de mando, en la que cada instancia
supervisa y controla la inferior. Consisten en posiciones, que conllevan una serie de
deberes y privilegios; en las posiciones más altas, no en las personas, está la
autoridad, que siempre está claramente definida y limitada. Se deben desarrollar
reglas escritas que regulan y especifican las tareas de cada uno, lo que permite que el
funcionamiento de la burocracia sea ordenado y predecible, aunque exista cambio de
personal. La impersonalidad es la regla general para encarar la toma de decisiones, de
modo que los intereses y sentimientos personales quedan parcialmente relegados a la
vida privada, fuera de la organización. En la organización se estimula la
especialización para las distintas tareas. El trabajo que debe ejecutarse se reparte en
una división claramente establecida del trabajo y la gente se entrena para
especializarse en ejecutar esa tarea, es la forma más eficiente de hacer un trabajo.
Deben estar separados los trabajadores de la propiedad de los medios de producción
y de los recursos materiales que manejan. Finalmente, las recompensas y promoción
con base en el mérito, las personas deben saber que su trabajo será bien remunerado
con el fin de que entreguen sus mejores esfuerzos a la organización.

15. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Los objetivos que


se buscan con estas características del modelo es la máxima eficacia con el menor
coste posible, esto tuvo su correspondencia en el mundo laboral, las teorías del
Taylorismo, organización científica del trabajo; y en las cadenas de montaje de las
fábricas de Ford Motor Company. Por supuesto que el modelo admite variantes. Las
organizaciones formales varían según se acercan a este tipo ideal de Weber, según el
tamaño, la complejidad de la organización, la centralización del control y el rango de
objetivos. Los sociólogos creen que esto se debe a que el entorno afecta a la
estructura de las organizaciones. El modelo básico de Max Weber es precisamente
aquél que se ajusta mejor a las caracterizaciones enunciadas. Asumir todas o algunas
de tales configuraciones implica que el diseño organizacional es burocrático o bien
tiende a la burocratización. Recordemos que todas y cada una de las alineaciones
sugeridas por Weber buscan la eficiencia y la racionalidad y no las causas indeseadas
de un comportamiento burocrático, que operan como limitantes en el modelo original.
Tales características son en parte, la consecuencia del desarrollo de las economías
monetarias, el crecimiento y la expansión de las tareas administrativas del Estado
moderno y el desarrollo de la superioridad técnica comparativa del tipo burocrático de
administración. Si todas las anteriores características fueran modelables y ajustables a
cualquier estructura de organización, entonces la burocracia sería un esquema
perfecto. De no existir externalidades y disfunciones, es obvio que las ventajas
teóricas de la burocracia como modelo son las siguientes: Racionalidad, Precisión en
el trabajo, Rapidez en las decisiones, Uniformidad de rutinas y procesos, Continuidad
de la organización, más allá de las personas, Reducción de fricciones personales,
Unidad de dirección, Disciplina y orden, Confiabilidad por la previsibilidad de
circunstancias, Posibilidad de hacer carrera profesional dentro de la empresa,
Eficiencia y productividad y competitividad entre otras. Sin embargo, el modelo ideal
planteado en los orígenes por Weber, genera algunos problemas entre la permanencia
de estructura formal mecanicista y los deseos y aspiraciones personales de desarrollo
de los propios agentes. “La capacidad para aceptar órdenes cuando están en conflicto
con los deseos de la persona, exige un nivel de renuncia difícil de mantener. Esto
genera una fuerza entrópica tendencial a la destrucción, pues la racionalidad,
enfrentada a la naturaleza humana, resulta ser frágil. De ahí que sobrevenga lo que
suele llamarse «disfunciones de la burocracia”. Disfuncionalidades que los modelos
posteriores a la propuesta de Weber, han buscado atenuar y que analizaremos más
adelante.

16. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella En todo conjunto


organizado siguiendo el modelo burocrático, la forma de estructurarse y funcionar tiene
repercusiones sobre los objetivos de la institución y las conductas de las personas, no
solo las internas sino las que operan en la frontera. La burocracia se auto-concibe
como el instrumento perfecto (desde el punto de vista de técnica de procedimientos,
división de tareas, coordinación y comunicación) para la consecución de los fines
comunes. Ese "perfeccionismo" del sistema descrito por Weber ha sido malentendido
como si el mismo sociólogo lo elabora a críticamente, cuando pueden analizarse
también sus debilidades. La burocracia presenta por otra parte, tendencias a
independizarse y dejar de ser un medio convirtiéndose en objetivo propio. Eso puede
resultar incluso de su perfección técnica que conduce a formas inquebrantables en las
relaciones de dominio. Se atiende ahí más a la estructura que a los objetivos del
conjunto, para los que aquella debía ser mero medio. El aparato burocrático puede
incluso estar dispuesto a colaborar con cualquiera que sepa llegar a tener poder sobre
él. Lo que es en definitiva un mecanismo de defensa para reforzar la continuidad del
modelo, más allá del objetivo teórico de eficiencia que originalmente lo sustenta. Cada
una de las disfunciones del modelo esta derivada de cada una de las características
idealizadas por Weber en su construcción teórica. Se destaca un exagerado apego a
los reglamentos, lo cual deviene en que "las normas y reglamentos se transforman de
medios en objetivos, se vuelven absolutos y prioritarios". Los medios se vuelven fines.
También y especialmente en las organizaciones públicas: un exceso de formalismo y
papeleo. El afán de documentar y formalizar las comunicaciones dentro de la
burocracia, crea volúmenes de trámites y formatos que entorpecen la agilidad de los
procesos. Otro factor distorsionante es la despersonalización de las relaciones entre
los agentes del sistema burocrático. El modelo ignora que la organización informal
trasciende y supera a la organización formal. De hecho, se observa que la verdadera
organización, la que realmente existe en las empresas es, precisamente la informal.
Tal vez – pensando en el modelo público uruguayo - la expresión más aguda sea la
resistencia al cambio. La tendencia a crear rutinas en procedimientos y métodos, crea
la mentalidad de "siempre lo mismo", no como fastidio, sino como falsa sensación de
estabilidad y seguridad respecto del futuro en la organización. Esto crea una gran
resistencia al cambio, sobre todo cuando la organización se ve obligada a enfrentarse
a cambios en su entorno.

17. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Como factor


agravante la burocracia desarrolla la categorización extrema del proceso decisional,
que opera en sucesivas instancias que despersonalizan los procesos de toma de
decisiones. Sin embargo, la rígida jerarquización de la autoridad sólo existe en el
papel; en los hechos no sucede necesariamente así. Independientemente de esto, una
fuente de ineficiencia es que siempre toma la decisión el funcionario de más alto
rango, independientemente del conocimiento que tenga del asunto que se trata. Esto
crea un modelo en el que la ocupación de un puesto legitima por si misma la toma de
decisiones, sean estas adecuadas o inadecuadas, siempre que se atengan a las
formas pre-establecidas. También – y de manera complementaria con lo anterior - se
pone en evidencia en las burocracias una adherencia exagerada a las rutinas y
procedimientos. La devoción a la regla escrita transforma las rutinas y procedimientos
en valores absolutos. Por observar la política escrita en el manual, el cliente puede
quedar insatisfecho y la empresa puede perderlo. Pero esto no importa, porque la
regla se cumplió. Esto crea lo que Thorstein Veblen llama «la incapacidad entrenada»,
o lo que Gérard Warnotte denomina «la deformación profesional». John Dewey, por su
parte, califica este fenómeno «psicosis ocupacional». (Merton, 2002, pág. 277) En
todos los casos, las denominaciones empleadas precedentemente muestran efectos
no deseados de la estructuración y la estandarización a ultranza en una organización
que Robert Merton llama “incapacidad adiestrada”. Esto es un comportamiento
mecanicista disfuncional. A nivel formal se hace muy notoria la exhibición de muy
diversas señales de autoridad funcional como forma de legitimación en la
organización. El énfasis burocrático en la jerarquía conduce a las personas al uso
exagerado de los símbolos del poder o señales de estatus para demostrar la posición;
el uniforme, la localización y diseño de las oficinas, el estacionamiento, la cafetería,
etc, indican quienes son los "jefes". Además se incrementa la dificultad en la atención
de clientes. La organización burocrática es endógena y entrópica. Esta simbología
generada internamente, está diseñada para satisfacer sus propios requisitos, los
requisitos internos y no las demandas y exigencias de sus clientes, expresadas en
forma de necesidades y/o deseos generados desde el “exterior” del sistema. Los
afectados por el desempeño del modelo, son en general los mismos dominados por
dicho aparato burocrático. Weber se plantea el problema desde una perspectiva
histórica. Superando formas anteriores de dominio, en la racionalización y
burocratización no sólo se realiza una nueva forma de dividir tareas, sino también se
busca una objetivación y racionalización de los procesos que se liberan de su anterior
vinculación a la individualidad de aquel que detenta el dominio. La burocracia descarta

18. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella el elemento


personalista del dominio gracias a la generosidad del señor, ‘arbitrariedad’ en su
ejercicio del poder y se liga su ejercicio a reglas formales, tal como sucede en la
jurisprudencia. El ciudadano deja de depender de un señor individual, pero cae en la
dependencia generada por reglas formales, o por su aplicación formalizada. El efecto
de la burocracia estatal se caracteriza por un dilema: la objetividad y calculabilidad de
la acción burocrática como su punto fuerte, puede ser percibida por los propios
afectados de manera negativa. La propaganda de que se actúa racional y
objetivamente puede enmascarar simplemente el que se está trabajando en favor de
un grupo de intereses (los lobbies ante los poderes del Estado que ha estudiado
detenidamente (Zurbirggen, 2005). Estos hábitos reducen la eficacia organizacional
arriesgando el apoyo de los clientes para poner esfuerzos en la relación con los
poderes públicos. Al presentarse cualquier tipo de presión externa, el administrador se
preocupa más por la relación con el funcionario público que puede afectarlo y puede
dejar en segundo lugar el problema del proveedor o cliente de su giro. La
estructuración teóricamente deseada por el modelo burocrático weberiano tiene que
ver con la necesidad de eficiencia la organización, no con su eficacia. La eficiencia de
una organización menos estructurada es en general menor, en comparación con la
entidad organizada burocráticamente, por lo menos en actividades de escaso grado de
generación de conocimiento. Sin embargo como contrapartida, esa misma
estructuración burocráticamente construida no está necesariamente relacionada con
su eficacia. Eso es con su capacidad de adaptarse para hacer lo que hay que hacer. A
partir de estos temas relacionados con la eficacia, se han construido mucho modelos
burocráticos alternativos siguiendo las ideas fundamentales de Max Weber, pero
tratado de conjurar sus debilidades y los efectos no deseados de la estructuración y la
estandarización. 05 Las principales limitaciones de la propuesta burocrática clásica La
teoría burocrática tiene algunas debilidades que tienen su origen en los fundamentos
de la propia concepción mecanicista. “Pero la concepción weberiana – según Gómez
Bahillo (2006) - resulta insuficiente para el funcionamiento de las organizaciones
públicas modernas debido a la rigidez de sus actuaciones, al excesivo formalismo en
el análisis y resolución de problemas, a la toma de decisiones vinculadas
excesivamente al reglamento... Se trata de un sistema cerrado con dificultad de
innovación y reacio a afrontar, con la rapidez necesaria, los cambios que se producen
en los

19. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella sistemas políticos


y económicos de las sociedades desarrolladas.” Es un modelo que muestra
debilidades cuando los entornos cambiantes plantean exigencias de adaptación.
Siguiendo al mismo autor: “La organización burocrática responde a un sistema de
producción en masa, con un nivel tecnológico relativamente escaso, por lo que debido
a los cambios socioeconómicos que ha experimentado la sociedad, su grado de
respuesta y de eficiencia es reducido. El modelo burocrático, útil durante la fase de
consolidación y expansión del sistema capitalista, resulta insuficiente en el actual
contexto económico y social.” Y esto es debido a que se requieren instrumentos de
gestión que sean más flexibles para adaptarse a las condiciones más cambiantes de
contexto, que a su vez tienen mayor influencia en las internas de cada organización
que hace unos 50 o 60 años. Estandarizar a ultranza determinadas formas de actuar,
muchas veces genera a su vez, formas de funcionamiento que terminan perjudicando
a las organizaciones. “La falta de eficacia, que con frecuencia encontramos en el
procedimiento administrativo, suele deberse a que las mismas técnicas y elementos
utilizados resultan, en ocasiones, contraproducentes y provocan un efecto contrario al
previsto. Bien debido a las circunstancias o bien al mismo contexto en el que la
actividad se desarrolla, ya que con frecuencia no suele tener en cuenta las
peculiaridades del mismo. Se quiere asegurar una respuesta de carácter general,
objetiva e igual para todos, a través de un cumplimiento estricto del reglamento.”
Gómez Bahillo (2006) La estandarización de los productos puede generar rigidez en
los procesos. “La rigidez en la aplicación de la norma produce dificultades tanto en la
organización como en las relaciones que ésta mantiene con sus administrados o
clientes. Las reglas son esenciales para garantizar un trato igualitario e uniforme,
evitando la intromisión de intereses y simpatías personales del funcionario, y pueden
contribuir a aumentar la rapidez en la resolución de los problemas y cuestiones
planteadas. Pero una exagerada e inadecuada imposición de las mismas conduce a la
inflexibilidad y rigidez, generando el efecto contrario al deseado, especialmente en
aquellos casos en los que debido a su carácter insólito, no es posible la aplicación de
la norma establecida.” Gómez Bahillo (2006) La idea de estos modelos es que los
sistemas - cuando están estabilizados - operan reproduciendo la realidad mediante
procesos mecanicistas, sin necesidad de provocar rupturas. Se generan de esta
manera, estructuras formales fijas y procesos altamente predecibles y continuos, que

20. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella tiene como


objetivo mantener la eficiencia de cada sistema. Eso es “hacer las cosas bien”
utilizando el encuadre definido previamente y muchas veces escasamente aceptado
por imperio de las circunstancias. También estas prácticas generan circuitos perversos
de influencias para mantener el status quo, aunque eventualmente ya no responda a la
realidad circundante. Es importante considerar aquellos enfoques teóricos que
complementan la racionalidad limitada de los actores, con la influencia que la cultura
organizacional genera sobre el comportamiento individual. Los diferentes agentes en
las organizaciones no actúan aisladamente respecto de su cultura, ni siguen de forma
automática las normas existentes en una sociedad. Mantiene ciertas normas
individuales que los caracterizan como personas (centros de libertad ante su contexto
y circunstancias). De este modo, para superar el dilema entre la intencionalidad
individual y los condicionantes estructural-funcionalistas, el estudio se apoya en el
enfoque de redes de políticas públicas y el institucionalismo centrado en los actores
que aporta una nueva vertiente en la forma de comprender los comportamientos
individuales en una organización (Scharpf, 1997). Los insumos teóricos
institucionalistas y de redes de agentes, proporcionan el sustento para analizar
funcionamientos sistémicos más complejos como los entramados políticos
institucionales que se gestaron en el país e interpretar la institución política dominante:
el clientelismo político, y especialmente el “rentismo”, como una expresión del mismo
fenómeno. Precisamente uno de los grandes aportes de la investigación de
(Zurbirggen, 2005), es apreciar que las propias instituciones constituyen una parte
relevante del sustento del clientelismo y del rentismo político. Endilgarle a los
administradores o a los empresarios, toda la carga del desarrollo de estos fenómenos
en los servicios públicos, es desconocer la relación sistémica entre las instituciones,
los agentes y el contexto y circunstancias en que operan. 06 Variantes en la
concepción del modelo teórico clásico de burocracia Robert Merton (2002) propone
representar la burocracia a través de un conjunto complejo de relaciones que se
establecen entre un número grande de variables, planteando los rudimentos de un
enfoque sistémico. El modelo de Merton se basa en considerar las consecuencias no
previstas de organización de acuerdo con los principios de la máquina. Comienza con
la exigencia de control por parte de la organización; esta exigencia de control enfatiza
la previsión del comportamiento; la

21. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella confianza en las


reglas y en su imposición conduce a las personas a justificar la acción individual y a
consecuencias imprevistas, como la rigidez en el comportamiento y una defensa
mutua dentro de la organización; la cual no atiende a las expectativas y deseos del
cliente, ocasionando dificultades en la atención al público, lo que lleva a un sentimiento
de defensa de la acción individual. Philip Selznick (1948) plantea que la burocracia en
su concepción tradicional genera una serie de consecuencias no previstas e
inconvenientes al emplear fuertemente la técnica de control como exigencia por parte
de la alta dirección. Sus observaciones le llevan a reformular el modelo burocrático en
dos ejes. La burocracia no es tan rígida como plantea el modelo ideal weberiano sino
que se adapta flexiblemente a las presiones del entorno tanto interno como externo.
Por otro lado el problema más importante es el control de la organización, tanto en sus
dimensiones de centralización como de descentralización. Según Selznick la
burocracia no tiene que ser necesariamente rígida ni estática, sino que puede ser
adaptativa y dinámica. La capacidad de cambiar debe integrarse al modelo
burocrático, aunque parezca en principio un contrasentido. Mas recientemente se
plantea la idea de que pueden existir diferentes “grados de burocratización” en las
organizaciones. Alvin Gouldner (1954) centra su crítica en el dualismo entre disciplina
jerárquica y competencia profesional que hace que no exista un único tipo ideal de
burocracia, sino multitud de modelos. Sostiene que no existe un único tipo o modelo
de burocracia, sino grados diferentes de burocratización. Grados en los cuales la
estructura y el funcionamiento burocrático pueden operar con mayores o menores
grados de libertad, habilitando canales de comunicación más flexibles dentro de las
organizaciones. De esta manera, se aumenta la integración de la organización y se
reduce el impacto de especialización que marca el modelo tradicional. Tanto Merton
como Selznick y también Gouldner han evaluado críticamente la forma burocrática
clásica propuesta originalmente por Max Weber y han sugerido que plantea un tipo
ideal de estructura y funcionamiento en términos de las relaciones formales entre los
agentes, que no toma en cuenta que la organización – por más detallada que sea la
estructura y más mecanizado esté su funcionamiento, siempre es condicionada e
influida por factores de la conducta humana, que no se pueden ignorarse o soslayarse.
De esta manera se responde, por diversos caminos alternativos y no excluyentes, a la
necesidad de revisar los postulados de mecanización de procesos a espaldas del
comportamiento humano natural en las organizaciones.

22. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Las tres


propuestas citadas precedentemente de manera resumida, tienen como referencia el
mismo modelo burocrático general de partida propuesto por Weber. La estructura
general de partida de los sistemas teóricos de Merton, Selznick y Gouldner es muy
similar. Utilizan como punto de apalancamiento alguna forma de organización o
procedimiento de organización proyectado para controlar, las actividades de los
miembros de la organización. Estos Puntos se sostienen a partir del modelo
maquinista en el comportamiento humano en las organizaciones. A su vez estas
formas de funcionamiento demuestran tener consecuencias anticipadas por los
propios jefes de la organización, pero también otras consecuencias imprevistas. A su
vez, estas consecuencias no deseadas de comportamiento, refuerzan la tendencia a
usar el aparato de control del sistema, para evitar desvíos que no se consideran
aceptables reforzando el concepto de manejo autoritario. Por su parte Michel Crozier
(1964) ha estudiado también detenidamente el fenómeno de la burocracia, pero lo ha
hecho desde una perspectiva conceptual diferente. No presenta la burocracia como
una estructura organizacional racional donde los procesos están establecidos de
manera predeterminada, sino como una entidad donde se desarrollan continuas
interacciones entre los participantes las cuales toman la forma de juegos donde – en
defensa de sus propios intereses y necesidades – las personas toman las decisiones
que estiman mas convenientes. Esta perspectiva ofrece un ámbito y orientaciones
diferentes para comprender la problemática de la relación de los diferentes agentes en
una organización. Los juegos de poder de los diversos agentes en las grandes
organizaciones son a su vez, bastante desconcertantes. Para Michel Crozier las
organizaciones burocráticas son entidades que en sus juegos de poder se asemejan a
la definición que Eric Gaynor Butterfield (2006) hiciera respecto de cómo se relacionan
los tres niveles jerárquicos principales que operan dentro de ellas: “Los gerentes miran
hacia arriba esperando instrucciones de la dirección superior que nunca llegan... y
para peor estas instrucciones deben ser cumplidas y obedecidas por los subordinados
de los gerentes, que tienen realmente poco interés en cumplirlas” (Congreso de
Desarrollo Organizacional, Argentina – 1999). Actualmente el proceso burocrático no
se ve como algo fuertemente estático y muy rígido. El proceso burocrático es percibido
como un modelo estable por definición, que busca siempre el equilibrio establecido en
su esencia, pero que al hacerlo ocasiona tensiones y conflictos entre los agentes. La
organización es reconocida como un sistema que tiende a la estabilidad, pero con
eventuales discontinuidades. Desde su presentación conceptual, el modelo burocrático
ha generado un proceso evolutivo que va creando nuevas adaptaciones a un contexto
cambiante en el que el medio
23. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella ejerce mucha
más presión sobre el sistema que hace unos años. No existe actualmente un tipo
único de burocracia, sino una infinidad de tipos que van desde el exceso de
burocratización, hasta la ausencia de burocracia en un continuo que muchos perciben
con un enfoque situacional. Para representar la idea del funcionamiento de un modelo
de este tipo se plantea “La rueda operativa (que) simplifica la visión de empresa dado
que grafica todas las funciones existentes en ella. Este gráfico no depende del tamaño
de la empresa dado que, según éste, las únicas variaciones serán las personas que
ejecuten cada función y su forma de desarrollo. El empresario, ubicado en el centro de
la misma, tendrá por objetivo principal el logro de la eficiencia lo cual sólo será posible
si él toma todas las decisiones operativas necesarias para que la rueda operativa no
se detenga y gire lo más rápido posible. (de la Iglesia, 2006) Se trata en su esencia, de
un esquema reduccionista de representación de las grandes funciones de la
organización. Esta forma de organizar mecánicamente un sistema empresario –
sostiene Gabriela de la Iglesia – se consolida y permanece en la forma de pensar de
las personas que integran el propio sistema. Cuando las organizaciones se organizan
apuntando sólo al objetivo de hacer que la rueda operativa funcione, se generan
estructuras de reinos donde cada área se limita a cumplir el objetivo específico para el
cual fue creada. Lo que fortalece un modelo mecanicista de planificación
compartimentado el desarrollo de las grandes funciones clásicas de la organización.
De esta forma, un modelo conceptual del funcionamiento llevado a la práctica refuerza
a la larga un determinado modelo de pensar y de actuar de los agentes. 07 Síntesis
final de aportes y perspectivas de modelo burocrático La teoría burocrática se genera
históricamente como una alternativa de mejora a la teoría clásica y la teoría de las
relaciones humanas, que operaban como pares dialécticos que revelaban visiones
extremas (mecanicistas y humanistas) sobre el funcionamiento de las organizaciones.
La alternativa de enfoque generó una propuesta mas completa para analizar
problemas de estructura y de funcionamiento en las organizaciones. En esa línea se
desarrolló un modelo de organización racional aplicable a todas las formas de
organización humana, que respondía de manera adecuada a los problemas de escala
de las grandes organizaciones con varios niveles jerárquicos y complejas

24. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella relaciones entre


las personas. La burocracia creó un modelo para que los diversos agentes con
intereses a veces contrapuestos, pudiesen ser dirigidos y controlados eficientemente.
Aceptar el modelo burocrático requiere compartir – en mayor o menor medida - la idea
de una estructuración teóricamente deseada, que es la esencia de un comportamiento
eficiente en las organizacioens. Se plantea la convicción de que los procesos se
pueden encarar siempre de manera mecanicista y rutinaria. Para ello se requieren
escenarios de gran estabilidad interna en la organización y la posibilidad de contar con
fuerte control del ámbito externo. Implica además, poder generar anticuerpos
estructurales y funcionales para evitar sistemáticamente propuestas “revolucionarias”
para encarar los problemas todavía no resueltos. Los valores que determina
implícitamente esta concepción de la realidad quedan asociados con la aceptación de
largos períodos de continuidad en los que los problemas pueden resolverse de manera
eficiente, de la misma manera que lo han hecho en el pasado. Más allá de las
singularidades de cada cultura regional, nacional, sectorial o incluso particular de una
organización; el modelo burocrático sigue generando aportes esclarecedores, sobre
todo para entender los mecanismos de conservación del status quo en una sociedad.
Mirado en perspectiva histórica en muy diversos contextos, el modelo burocrático
clásico permite analizar especialmente, los períodos de estabilidad de las instituciones,
en los que los valores y las reglas prevalecientes funcionan adecuadamente, para
solucionar los problemas existentes en la sociedad. También constituye una muy
buena aproximación para comprender las fortalezas y debilidades de las
Administraciones Públicas a escala global y particularmente la Administración Pública
uruguaya. Sin embargo, la propuesta de mecanización a ultranza no es el único
modelo de referencia para la burocracia. Según vimos en el marco teórico, se pueden
generar “ventanas de oportunidad” para reducir las rigideces. Precisamente el modelo
de Gouldner, que analizamos precedentemente, planea un proceso evolutivo del
modelo en lo referido a la estructuración de las exigencias de control por parte de la
organización. La consecuente imposición de reglas burocráticas pueden
eventualmente generar espacios de flexibilización. Esas reglas impulsan la adopción
de directrices generales e impersonales que definen lo que es permitido y lo que no lo
es y establecen de esta manera, un patrón de comportamiento mínimo aceptable.
Consecuentemente, esto hace que los participantes tengan una mayor visión de las
relaciones de poder en el propio sistema y se adapten a las mismas.

25. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella El modelo


burocrático clásico propuesto por Max Weber y aún algunas de las actualizaciones
post-weberianas como las citadas precedentemente, no generan siempre respuestas
adecuadas para los problemas de la administración moderna. Muchas de esas faltas
de respuesta aceptables para satisfacer las necesidades de los usuarios externos de
los sistemas se perciben en ciertos casos como “anomalías” del sistema vigente, lo
que es un error y una oportunidad. Esas anomalías generan conflictos – “disonancias”
- entre lo que el modelo conceptualmente prescribe como el deber-ser y lo que por
experiencia se sabe ya que no funciona en la realidad. Precisamente este proceso
puede generar – según plantearon David Osborn y Peter Plasrik en La reducción de la
burocracia (1998) - oportunidades para cuestionar los paradigmas legados y pensar en
cambios, sobre todo ante los efectos indeseados de las enormes burocracias estatales
sobre los ciudadanos a quienes supuestamente sirven. 08 Bibliografía de referencia
citada Crozier, Michel. The bureaucratic phenomenon, Chicago, Tavistock publications
and University of Chicago Press , 1964. de la Iglesia, Gabriela. Las organizaciones
como sistemas sociales,
http://www.monografias.com/trabajos14/organiz/organiz.shtml, 2006. Gaynor
Butterfield, Eric. Gestión de la innovación dentro del mundo organizacional /
empresarial, http://www.gestiopolis.com/canales7/ger/gestion-de-innovacion-en-las-
organizaciones.htm, 2006. Gómez Bahillo, Carlos. Burocracia y administración pública,
5campus.com, Sociología, http://www.5campus.com/leccion/burocracia, 2006.
Gouldner, Alvin. Patterns of industrial bureaucracy, Nueva York, Free Press, 1954.
Kant, Immanuel. ¿Qué es la ilustración? en Filosofía de la Historia, México, FCE,
1985, pág. 28. Merton, Robert. Teoría y estructuras sociales, México, Fondo de
Cultura Económica, 1964, reedición 2002. Morgan, Gareth. Images of organization,
California, SAGE Publications, 1997. Osborne, David y Plastrik, Peter. La reducción de
la Burocracia Cinco estrategias para reinventar el gobierno. Buenos Aires, Editorial
Paidos, 1997. Scharpf, Fritz. Games Real Actors Play. Actor-Centered Institutionalism
in Policy Research, Boulder, Westview, 1997. Selznick, Philip. An approach to a
Theory of Organization, American Sociological Review, 8, 1948, págs. 47 a 54.

26. APROXIMACION A LA TEORIA BUROCRATICA Carlos Petrella Suárez Litvin,


Roldan Tomasz .La “Quinta Disciplina” en el Contexto del Proyecto Social de la
Modernidad Revista Venezolana de Gerencia, Año 3, No. 6, 1998. Trelles Araujo,
Gustavo. Burocracia, monografias.com, 2006. Weber, Max. Economía y sociedad,
México, Fondo de Cultura Económica, 1993. Zurbirggen, Cristina. Estado, empresarios
y redes rentistas durante el proceso sustitutivo de importaciones en el Uruguay. El
path dependence de las reformas actuales, Universidad de Tübingen, Tesis de
doctorado, 2005. FIN DE DOCUMENTO.

Dentro de su teoría de la burocracia, Weber plantea 3 tipos de sociedad según sus


características:

Sociedad tradicional. ...

Sociedad carismática. ...

Sociedad burocrática, racional o legal. ...

Carácter legal de normas y reglamentos. ...

Impersonalidad. ...

Jerarquía de la autoridad. ...

Profesionalización y racionalidad. ...

Máxima división del trabajo.

Desde la psicología de las organizaciones, se han planteado múltiples


teorías acerca de la organización del trabajo en las empresas. Hoy
conoceremos una de ellas, la teoría de la burocracia de Weber.

Esta teoría surgió para solventar las limitaciones de la teoría clásica y


la teoría de las relaciones humanas que, por otro lado, eran opuestas
y contradictorias entre sí. Así, Weber planteó esta teoría de corte
racionalista mediante un enfoque eficiente, siendo ésta aplicable a las
fábricas y a las diferentes formas de organización humana.

 Artículo relacionado: "Psicología del trabajo y las


organizaciones: una profesión con futuro"

Max Weber
Maximilian Weber (1864-1920) fue filósofo, economista, jurista,
historiador, politólogo y sociólogo  alemán. Se le considera el fundador
del estudio moderno de la sociología y la administración pública.

Weber inició el estudio sistemático de la burocracia. Desarrolló una


serie de observaciones en relación a ella y configuró las condiciones
que contribuyen a ella, con conceptos como la economía monetaria, el
sistema capitalista, la revolución industrial, etc.

Teoría de la burocracia de Weber


La teoría de la burocracia de Weber consiste en una forma de
organización jerárquica del trabajo donde los funcionarios o
trabajadores están especializados en su campo y funciones. Para
Weber, la burocracia es un instrumento de dominación.

Weber establece las condiciones para que una persona con poder
justifique su legitimidad; además, explica cómo los sujetos sobre los
que se ejerce tal poder son sometidos a él.

Además de legitimar el poder, para que sea posible el ejercicio del


poder es necesario cierto grado de organización administrativa. La
organización administrativa de tipo burocrático planteada por Weber
proporcionará el más alto grado de eficacia en el trabajo y la
organización. El objetivo de tal organización será resolver los problemas
de la sociedad, y por extensión los de la empresa.

Como características positivas de su teoría de la burocracia versus


otros tipos de organización del trabajo, Weber defiende que esta es:
precisa, rápida y uniforme, entre otras. Además, destaca que su
organización ahorra costos objetivos y personales.

 Artículo relacionado: "Los principales tipos de sociología"


Tipos de sociedad
Dentro de su teoría de la burocracia, Weber plantea 3 tipos de
sociedad según sus características:

1. Sociedad tradicional
Destacan el patriarcado y la herencia (por ejemplo la familia).

2. Sociedad carismática
Destacan características místicas, arbitrarias y personalistas (por
ejemplo los partidos políticos).

3. Sociedad burocrática, racional o legal


Destacan las normas impersonales y la racionalidad (por ejemplos las
grandes empresas). A partir de ella explica su teoría de la burocracia.

Tipos de autoridad legítima


Asimismo, Weber define tres tipos de autoridad legítima:

 Autoridad tradicional.
 Autoridad carismática.
 Autoridad legal, racional o burocrática, propia de su teoría.

Ideas principales de su teoría


La teoría de la burocracia de Weber plantea tres ideas fundamentales
características de la burocracia:
1. Carácter legal de normas y reglamentos
Existen una serie de normas y reglamentos escritos en la burocracia,
que están elaborados de forma detallada y racional. Estos son
coherentes con los objetivos de la burocracia.

Así, la burocracia se basa en una legislación propia que define su


funcionamiento.

2. Impersonalidad
Todas las reglas, decisiones y cuestiones administrativas se
formularán y registrarán por escrito.

El trabajador cumplirá su tarea de forma impersonal.

3. Jerarquía de la autoridad
La legislación comentada se compone de una serie de reglas
abstractas y establecidas de forma racional e intencional.

El sujeto con autoridad posee una serie de funciones, derechos y


obligaciones. Este sujeto tiene poder a razón de su cargo.

Por otro lado, el sujeto que obedece a la autoridad lo hace porque así
lo determinan las leyes, y no tanto por obedecer a la voluntad del jefe.

4. Profesionalización y racionalidad
Cada profesional será seleccionado por su grado de preparación y
especialización en la materia.

El trabajo a desarrollar se planteará como una carrera donde uno


puedo ser promovido (ascendido) según su antigüedad, capacidad y
conocimientos técnicos.
5. Máxima división del trabajo
Existen una serie de cargos de poder dentro de la organización
burocrática. Cada cargo de poder obedece a una serie de competencias ,
que están delimitadas a partir de una serie de reglas.

Los cargos se organizan de forma jerárquica; así, cada cargo está


bajo el control y supervisión de un cargo superior. Cada sujeto será
responsable de sus decisiones y acciones, así como de las de sus
subordinados.

6. Determinación de reglas
Las reglas y las normas rigen la conducta de los trabajadores. Cada una
de ellas se aplica a cada caso y situación en concreto de forma
coherente.

Efectos de la burocracia
Weber plantea una serie de efectos surgidos a partir de su
organización burocrática: por un lado, la organización burocrática
ayudará a prever el comportamiento humano, y por el otro, facilitará la
estandarización del desempeño de los trabajadores.

Como se ha comentado anteriormente, el objetivo último será disponer


de una mayor eficiencia en todos los procesos y cargos desarrollados en
la empresa, es decir, la máxima eficiencia de la organización.

Referencias bibliográficas:

 Weber, M. (1993). Economía y sociedad. Madrid: S.L. Fondo de


cultura económica de España.
 Hogg, M. y Graham, V. (2010). Psicología social. Panamericana.
En la administración pública, la burocracia tiene consecuencias indeseadas, pues
conduce a la ineficiencia, imperfecciones y desviaciones de los procesos. Es decir, la
burocracia en los procesos públicos crea disfunciones o anomalías en el
funcionamiento y dinamismo de la administración pública.

La burocracia es un sistema de organización que tiene como función administrar y


gestionar ciertos asuntos que exigen determinado orden. Este sistema responde a un
grupo de leyes o normas específicas de procedimiento.

Éstos tres tipos ideales de autoridad se denominan: Autoridad carismática. Autoridad


tradicional. Autoridad legal-racional.

Max Weber (1864-1920) fue filósofo, economista, politólogo y sociólogo alemán, uno
de los fundador es de la Sociología moderna, y cuya obra maestra es Economía y
Sociedad (1922), en la que sumó su empresa teórica completa, no obstante que se
publicó de forma póstuma.

Weber comienza su libro con la definición de Sociología:

“En esta disciplina estudiamos la acción social.”

La acción es social porque es dirigida hacia otras personas.

En esta entrada del día de hoy, tocaré uno de tantos temas interesantes que nos
brinda Weber en sus escritos: los tres tipos ideales de autoridad.

No obstante, hay que dejar claro qué es un tipo ideal:

Un tipo ideal no es un ideal en el sentido de que algo es admirable o algo a lo que se


deba apuntar.

El tipo ideal no es la realidad, sino una simplificación de la misma, es algo que


nosotros creamos en nuestro cuarto de estudio para comparar con algo más.

En términos sencillos, un tipo ideal es una cosa simple de lo que creemos que debería
ser algo y que existe sólo en nuestra mente, con el propósito de compararlo con un
modelo que sí existe y es real.
En cuanto al tema:

Decía Weber que cuando una persona B hace lo que le dice una persona A porque
ésta última utiliza un arma (por mencionar un ejemplo de coerción física), se está
ejerciendo poder.

Cuando la persona B hace lo que dice la persona A porque la primera considera que
es lo correcto o lo mejor, y está de acuerdo, se ejerce autoridad.

Según Weber el poder brutal, con el tiempo, se transforma en autoridad legitimada.

Éstos tres tipos ideales de autoridad se denominan:

Autoridad carismática

Autoridad tradicional

Autoridad legal-racional

Examinemos uno a uno los tipos de autoridad.

Carismática

Es fundada en la creencia de la devoción extraordinaria, lo sagrado, los poderes


heróicos o el ejemplar estilo de vida de un líder. Éste líder religioso o líder político es
percibido como superior a los seres humanos ordinarios. Es alguien cuyas cualidades
extraordinarias demandan nuestra obediencia. Ejemplos de este tipo de autoridad: el
papa, presidentes, oradores, influencers, deportistas olímpicos, etc.

Tradicional

Las personas voluntariamente le obedecen porque creen en lo sagrado de las


tradiciones antiguas y en la legitimidad de aquellos llamados a gobernar por la
tradición. Ejemplos actuales: los reyes europeos y los dictadores en países donde no
existe libre expresión.
Legal-racional

El más moderno. Se refiere a aquellas personas capacitadas para ejercer autoridad


sobre los demás, por ejemplo, los policías, los jueces, etc.

Pese a que estos tres tipos de autoridad están bien definidos y justificados, la realidad
es que no existen estados puros de éstos, sino mezclas.

La autoridad legal-racional es la más actual, y a la vez la más creciente; no obstante,


la autoridad carismática ha tenido sus regresos a ser una de las más extensas e
influyentes pese a ser la más antigua, sobre todo en tiempos de crisis en los que el ser
humano recurre a la religión y las tradiciones o a alguna fuente de seguridad.

La dominación requiere de voluntad de obediencia, un cuadro administrativo (es la


probabilidad de que se dará una actividad dirigida a la ejecución de sus ordenaciones
generales y mandatos concretos, por parte de un grupo de hombres cuya obediencia
se espera).

La teoría burocrática surge en la década de los cuarenta, a partir de los estudios


derivados de la Sociología de la burocracia de Maximilian Carl Emil Weber nacido en
Erfurt, 21 de abril de 1864 y fallecido en Múnich, 14 de junio de 1920.

Teoría de la Burocracia

La burocracia es una forma de organización humana que se basa en la racionalidad,


en la adecuación de los medios a los objetivos pretendidos, con el fin de garantizar la
máxima eficiencia en la búsqueda de esos objetivos.

A pesar ello la burocracia es conocida para algunos pensadores de ciencias políticas


como una organización grande y llena de trabas, con trámites excesivos y morosos.
En ella se indica un tipo de organización que asegura que el comportamiento de los
empleados sea predecible mediante la racionalización de todas sus actividades
laborales.

La teoría burocrática surge en la década de los cuarenta, a partir de los estudios


derivados de la Sociología de la burocracia de Maximilian Carl Emil Weber nacido en
Erfurt, 21 de abril de 1864 y fallecido en Múnich, 14 de junio de 1920.

Características de la Burocracia
Normas y reglamentos: Deben ser conocidos por todos, estar por escrito y contemplar
sanciones para quienes no los siga.

Comunicación formal: Toda comunicación debe hacerse por escrito y seguir los
canales formales establecidos.

División racional del trabajo: Significa que las actividades deben estar diferenciadas y
los puestos de trabajo ser claros y específicos, logrando especialización y evitando
duplicidad de funciones.

Maximilian Weber

Impersonalidad en las relaciones: Los puestos son más importantes que las personas;
éstas se van y los puestos permanecen.

Autoridad y jerarquía clara: Cada trabajador debe tener un solo jefe y la relación jefe-
subordinado debe seguir las reglas y canales establecidos por la organización.

Procedimientos estandarizados de trabajo: Cada tarea necesaria para cumplir un


trabajo debe dividirse en partes, para que cualquiera que ocupe un puesto sepa cómo
desempeñarse.

Promoción por competencia técnica: Los trabajadores más expertos deben ocupar los
puestos más altos en la jerarquía

Administradores especialistas: La burocracia postula que la administración de las


empresas debe quedar en manos de profesionales y no de sus dueños.

Profesionalización del trabajo: Cada trabajador es un profesional de su área, se


especializa y sigue una carrera dentro de la organización, escalando puestos (carrera
administrativa) en su área funcional.
El comportamiento de cada trabajador se vuelve previsible: Al definir claramente cada
puesto, el trabajador es controlado y supervisado más fácilmente.

Max Weber distinguía tres tipos ideales de liderazgo político legítimo, dominación y
autoridad. Escribió sobre estos tres tipos de dominación tanto en su ensayo Los tres
tipos de poder legítimo, publicado en su obra maestra Economía y sociedad, como en
su clásico discurso "La política como vocación".

Clasificación tripartita de la autoridad


Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Max Weber distinguía tres tipos ideales de liderazgo político legítimo,
dominación y autoridad. Escribió sobre estos tres tipos de dominación tanto en
su ensayo Los tres tipos de poder legítimo, publicado en su obra
maestra Economía y sociedad, como en su clásico discurso "La política como
vocación".

1. Autoridad carismática (carácter, heroísmo, liderazgo, religiosidad),


2. Autoridad tradicional (patriarcas, patrimonialismo, feudalismo), y
3. Autoridad legal (ley y estado modernos, burocracia).
Estos tres tipos son tipos ideales y rara vez aparecen en su forma pura.
Según Weber, la autoridad es el poder aceptado como legítimo por aquellos
sometidos a ella. Se dice que estas tres formas de autoridad aparecen en un
"orden jerárquico de desarrollo". Los Estados pasan de la autoridad carismática
a la autoridad tradicional y finalmente llegan al estado de autoridad racional-
legal el cual es característico de una democracia liberal moderna.

Índice

 1Dominación carismática
 2Dominación tradicional
 3Dominación racional-legal
 4La clasificación de la autoridad en el contexto de la historia
 5Tabla de comparación
 6Véase también
 7Referencias

Dominación carismática[editar]
La autoridad carismática surge del encanto personal o de la fuerza de una
personalidad individual.1 Fue descrito por Weber en una conferencia como "la
autoridad del don extraordinario y personal de la gracia (carisma)"; Lo
distinguía de las otras formas de autoridad al afirmar que "los hombres no le
obedecen [al gobernante carismático] en virtud de la tradición o del estatuto,
sino porque creen en él".2 Así, el poder real o las capacidades del líder son
irrelevantes, siempre y cuando los seguidores crean que tal poder existe. Por
ende, según Weber, es particularmente difícil para los líderes carismáticos
mantener su autoridad porque los seguidores deben seguir legitimando la
autoridad del líder.
La dominación carismática es tan diferente del poder legal-racional y
tradicional, ya que no se desarrolla a partir de la tradición establecida sino más
bien de la creencia que los seguidores tienen en el líder.
Según Weber, una vez que el líder pierde su carisma o muere, los sistemas
basados en autoridad carismática tienden a transformarse en sistemas
tradicionales o racional-legales.

Dominación tradicional[editar]
En la autoridad tradicional, la legitimidad de la autoridad viene de la tradición o
la costumbre; Weber lo describió como "la autoridad del ayer eterno" y lo
identificó como la fuente de autoridad para las monarquías.

Dominación racional-legal[editar]
La autoridad legal, también conocida como autoridad racional-legal, es donde
una persona o institución ejerce poder en virtud de la oficina legal que tienen.
Es la autoridad que exige la obediencia al cargo en lugar de a la persona
investida de ese cargo. Una vez que dejan el cargo, su autoridad racional-legal
se pierde. Weber identificó "las reglas racionalmente creadas" como la
característica central de esta forma de autoridad.
Las democracias modernas contienen muchos ejemplos de regímenes legales-
racionales. Hay diferentes maneras en que la autoridad legal puede
desarrollarse. Muchas sociedades han desarrollado un sistema de leyes y
reglamentos y existen muchos principios diferentes de legalidad. Con el
desarrollo de un sistema legal-racional, es probable que el sistema político sea
racionalizado de manera similar. Las constituciones, los documentos escritos,
las oficinas establecidas y las elecciones regulares suelen asociarse con
sistemas políticos legales-racionales modernos. Aquellos elementos han
tendido en el pasado a desarrollarse en oposición a sistemas tradicionales
anteriores tales como las monarquías, donde el conjunto de reglas no están
bien desarrolladas. A medida que estos sistemas se desarrollan de manera
racional, la autoridad adquiere una forma legal-racional. Los que gobiernan
tienen el legítimo derecho legal de hacerlo y los subordinados aceptan la
legalidad de los gobernantes.
Aunque la autoridad racional-legal puede ser cuestionada por los subordinados,
es poco probable que resulte en un cambio rápido en la naturaleza del sistema.
Tales luchas por el poder, según Weber, pueden basarse en el nacionalismo, la
etnia y en su mayoría son luchas políticas.

La clasificación de la autoridad en el contexto de la


historia[editar]
Weber señala también que la dominación legal es la más avanzada y que las
sociedades evolucionan desde la mayoría de las autoridades tradicionales y
carismáticas hasta las más racionales y legales, porque la inestabilidad de la
autoridad carismática obliga a esta a regularse como una forma más
estructurada de autoridad. Asimismo, señala que en un tipo puro de
gobernación tradicional, la resistencia suficiente a un líder puede conducir a
una "revolución tradicional". Así, Weber alude a un desplazamiento inevitable
hacia una estructura de autoridad racional-legal, por lo cual se emplea una
estructura burocrática. Al sugerir la inexorabilidad de un traslado en esta
dirección, todo esto se relaciona con otro concepto más amplio de Weber sobre
la racionalización. Por lo tanto, esta teoría puede verse a veces como parte de
la teoría de la evolución cultural.
En la autoridad tradicional, la legitimidad de la autoridad proviene de
la tradición, mientras que en la autoridad carismática tal legitimidad proviene de
la personalidad y cualidades de liderazgo del individuo (carisma). Por último, en
la autoridad legal (o racional-legal) el aspecto de legitimidad proviene de
poderes que están burocrática y legalmente sujetos a ciertas posiciones. Un
ejemplo clásico de los tres tipos de autoridad puede encontrarse en la religión:
los sacerdotes (tradicionales), Jesús (carismático) y la Iglesia católica (legal-
racional). Weber concibió también estos tres tipos dentro de sus tres
principales modos de conflicto: la autoridad tradicional dentro de los grupos de
estatus, la autoridad carismática dentro de las clases sociales y la autoridad
racional-legal dentro de las organizaciones del partido.
Según la opinión de Weber, cada relación histórica entre gobernantes y
gobernados contiene elementos que se pueden analizar sobre la base de la
distinción anterior.

Tabla de comparación[editar]
Carismática Tradicional Legal-Racional

Tipo de Personalidad Funcionarios superiores o


Líder carismático
gobernante dominante funcionarios burocráticos

Posición Tener una Tradición o


Autoridad legalmente
determinada personalidad rutina
establecida
por dinámica establecida

Virtud de normas,
Cualidades
Cualidades decretos y otras
Gobierna extraordinarias y
adquiridas o regulaciones
usando poderes
heredadas racionalmente
excepcionales
establecidas

Legitimado Victorias y éxito Tradición o Creencia general en la


corrección formal de las
reglas, considerándose
rutina
con la comunidad aquellos que las aprueban
establecida
como una autoridad
legitimada

Lealtad y devoción Con base en


Dirigida a la autoridad y
Lealtad personal e lealtades
a las reglas
interpersonal tradicionales

Emocionalmente Sentimiento de Permanencia por las


Cohesión
inestable y volátil causa común reglas

Formas
Gobernantes y
establecidas de
Liderazgo seguidores Reglas, no gobernantes
conducta
(discípulos)
social

Véase también[editar]
 Forma de gobierno

Referencias[editar]
1. ↑ Charismatic Leadership (Weber)
2. ↑ Politics as a Vocation

 Weber, Max (1978/1922). Economy and Society, edited by Guenther


Roth and Claus Wittich. Berkeley: University of California Press.
 Weber, Max (2015/1919). "Politics as Vocation" in Weber's Rationalism.
Edited and Translated by Tony Waters and Dagmar Waters, pp. 129–198.

La teoría del comportamiento en la administración tiene su mayor exponente


en Herbert Alexander Simón, curiosamente ganador del premio Nóbel de Economía
en 1978. Chester Barnard, Douglas McCgregor, Rensis Likertt y Chris Argyris son
autores importantísimos en el desarrollo de esta teoría.

DMINISTRACI�N: PARADIGMAS EN LAS ORGANIZACIONES

Ricardo Juan Daniel Zalazar (CV)


ricardozalazar9@gmail.com
5. La nueva gestión pública

Las innumerables críticas y disfunciones de la burocracia y de su sistema de gestión


produjeron un cuerpo de ideas con propuestas y enfoques renovadores. Uno de los
enfoques más importantes, el management público, importa ideas del ámbito privado
para ser aplicadas al ámbito público.

Esta nueva propuesta sobre lo público, se distinguen dos posiciones diferenciadas,


tales son el enfoque neoempresarial y el enfoque neopúblico. El pensamiento
neoempresarial adhiere a la inclusión de las categorías del ámbito privado en la
administración de lo público. El ánimo de lucro predomina en las prestaciones de
servicios públicos, donde el ciudadano deviene en cliente.
En cambio, el enfoque neopúblico intenta renovar el sistema, recreando la relación
entre la administración y los ciudadanos. La propuesta busca generar por una parte,
una mayor apertura hacia la participación y el pluralismo de ideas, y, por otra parte,
revitalizar la concepción de lo público reforzando el sistema de valores y la ética en la
gestión pública.

De todos modos, en el tratamiento de este apartado, nuestra intención es mostrar sus


aportes observando una muy atendible salvedad, tal es, el contenido político
ideológico que subyace en las mismas. También creemos que su exposición no
implica una adopción acrítica de las mismas, pues la lógica de acción del sector
privado, regida por la finalidad de lucro, difiere de la lógica de acción del sector
público, cuya función es la administración de la cosa pública.
Como dice Echebarría:

“La realidad del management público es muy controvertido: para algunos se trata de
un concepto estrella, mientras que para otros es el instrumento culpable de
privatización o rentabilización de los servicios públicos”.

Según Metcalfe las fronteras entre el enfoque público y lo privado son difusas así
como también el tratamiento irregular que le da la literatura. La distinción entre el locus
(el qué institucional, la burocracia en sí) y el focus de la gestión pública (los principios
de administración empleados) se relaciona con seis actitudes que identifica el autor:

 “La administración pública es singular.

 La administración pública y la administración pública y la administración de


empresas presentan semejanzas importantes.

 La administración pública es el paradigma integrativo.

 Existe convergencia entre administración pública y empresa.

 El concepto de administración es genérico.

 La administración pública es una forma menos eficiente de administración de


empresas”.

 
Otro cuerpo de razones que ha  creado consenso alrededor de generar un cambio en
la concepción burocrática están fundadas en la creciente complejidad de la sociedad.
Como cita Crozier:

“Los patrones burocráticos han llegado a ser tan difíciles de manejar que no logran
dominar la complejidad creciente de nuestras actividades colectivas. Además, la
obediencia que antes constituía la virtud cardinal que hacía funcionar el sistema, ya no
es aceptada de buen grado por los ciudadanos y los empleados públicos, quienes
ahora exigen libertad personal y autonomía individual en forma incontrolable”.

Para el autor el nuevo ciclo de revolución postindustrial plantea como eje central la
innovación, la creciente complejidad de las relaciones humanas, el avance de la
tecnología, etc. como variables que inciden en el diseño de las organizaciones y
exigen respuestas. El paradigma burocrático impregnado de una rigidez paralizante,
no ha desarrollado variedad requerida suficiente para enfrentar a su entorno.

En el rediseño del aparato burocrático se han instalado dos tendencias predominantes.


Una de ellas, de corte neoliberal,  se orienta a la reducción del déficit público y la
reducción del gasto. La segunda intenta dar un sentido al servicio público que ponga
énfasis en la calidad de servicio, y la mejora de las relaciones con el ciudadano,
considerándolo como un “cliente”.

Según Longo , ambas políticas apuntan a lograr – efecto de sus propuestas – la


reestructuración de la burocracia, eliminando los feudos departamentales y permitir
una mayor integración, comunicación, agilidad y coordinación de procesos. En la
necesidad de cumplir estas medidas es preciso reforzar el rol coordinador e integrador
de la dirección y de la línea media, fortalecer la toma de decisiones a partir de una
reforma en las estructuras jerárquicas que otorguen mayores instancias de autonomía
y de participación colectivas.
A su vez un conjunto de propuestas concretas de reestructuración:

 Simplificar las estructuras y procedimientos que a su vez conllevan a:

 Aplanar la estructura disminuyendo la cantidad de niveles jerárquicos de


manera de acelerar los flujos de información y la toma de decisiones.

 Desregular a la burocracia, dotar de mayor margen de maniobra a las


unidades, y a su vez, transformar las conductas marcadas por la uniformidad
en modos de pensar y de actuar cada vez más heterónomos.

 Reducir o eliminar controles formales.

 Separar las responsabilidades políticas y las de gestión. Se trata de redefinir


los roles de manera de delimitar sus áreas de influencia: la formulación de
políticas y la asignación de recursos, por un lado, de la consecución de
servicios con estándares de calidad.

 Descentralizar el poder de decisión hacia las unidades de gestión. Se trata de


dotar de mayor autonomía a las unidades en materia de gestión
presupuestaria, financiera y de personal.
 Orientar el control a los resultados. Significa dar un salto cualitativo desde el
“apego al control” a la creación de valor en el control, adoptando propuestas
cercanas a la administración por objetivos. A partir de ellas cada unidad
participa en la formulación de sus objetivos y metas y responde por sus
resultados, dotándolas de mayor autonomía decisoria y de gestión.

 Flexibilizar el marco organizativo de la gestión de recursos humanos. Para


Longo “las innovaciones en la gestión de recursos humanos son un
prerrequisito sin el cual difícilmente podrán ser liberadas las fuerzas que
apuntan al cambio”.

Según Barzelay al paradigma posburocrático debe orientarse hacia una concepción de


organización de servicios impulsada por el cliente. Conceptos como clientes, calidad,
servicio, valor, incentivos, innovación, flexibilidad forman parte de esta nueva
concepción.
Para el autor el paradigma posburocrático debe responder a las siguientes premisas:

 Del interés público a los resultados que aprecian los ciudadanos. Como la
noción de interés público no se integra a las necesidades de valor, calidad y
servicio eficiente se propone recanalizar los esfuerzos en función a las
demandas reales de los ciudadanos.

 De la administración a la producción. Se trata de agregarle valor al trabajo,


mejorando y reformulando procesos.

 Del control a la consecusión del apego a las normas. Según Longo ello debe
servir para:

 Destacar otros medios distintos de las reglas, a fin de enmarcar y comunicar


las normas a las que deben apegarse las dependencias.

 Reconocer la complejidad y la ambigüedad de las situaciones de excepción a


que se enfrenta su cumplimiento.

 Apoyar el papel de las recompensas en la motivación al buen desempeño y


cumplimiento de las normas.

 De la imposición de la responsabilidad a la construcción de la rendición de


cuentas. Como cita Longo “desde una perspectiva posburocrática, la manera
más efectiva de hacer responsables a los empleados es lograr que éstos
sientan serlo”.

 De la justificación de costos a la entrega de valor.

Según Crozier, la clave del cambio está en modificar el comportamiento gerencial.


Para ello introduce algunas premisas:
 Cambiar exceso de especilización por sencillez en estructuras y procesos.

 Ello implica a su vez, un cambio en los patrones culturales, en los modelos de


comunicación interna y en la manera de razonar de los gerentes.

 Mejorar los sistemas de decisiones a partir de una mayor entrenamiento y


profesionalización, por una parte, considerando estructuras (ejemplo células)
que las tornen más ágiles y eficientes.

 Entrenamiento de funcionarios y en especial, de los líderes del cambio.

Otra senda de cambios trazada por el enfoque neopúblico, corporiza en las


concepciones del gobierno electrónico y en la gestión del conocimiento en el ámbito
público.
Ambos temas se unen en la novedad, pero también, en la apertura hacia nuevos
espacios de participación y de consecución de una mayor eficacia en el
funcionamiento de la estructura estatal.

En el ámbito del gobierno electrónico, el empleo de herramientas como las tecnologías


de información y de comunicación (TICs) amplía potencialmente, el espacio de
oportunidades de participación ciudadana, generando una mayor membresía a la vez
que un menor distanciamiento entre las cuestiones de agenda pública y los intereses
individuales privados.
Mediante el uso de Internet, es posible descentralizar ciertos aspectos de gestión
pública que tiendan a considerar la participación de organismos e instituciones locales.

Otro aspecto que ocupa al gobierno electrónico se orienta a brindar un mejor y  más
ágil servicio en aquellos aspectos relativos a la atención en la prestación de los
servicios públicos, que a través del   empleo de TICs, propone a los ciudadanos un
mayor acceso a la información pública.

Por lo tanto, el gobierno electrónico tiende a fortalecer la gobernabilidad pues articula


mecanismos que rompen con el clásico hermetismo de la burocracia, ya sea abriendo
espacios de participación y compromiso, o flexibilizando su accionar, con el objetivo de
generar una mejor calidad de servicios.

Por otra parte,  la gestión del conocimiento aplicada en el ámbito público se orienta
tanto a dota de una mayor capacidad de innovación y de eficacia a la gestión pública,
como a fortalecer, desde una perspectiva política, las instancias de gobernabilidad.
Como nos dicen Peluffo y Contreras , se trata de unir las funciones del Estado
fortaleciendo el acceso al capital intelectual social, minimizando el riesgo de
apropiación privada de conocimiento clave y el perjuicio que ello conlleva a los
procesos democráticos y de gobernabilidad.
En esta formulación, la reducción de la inequidad y de las distancias sociales surgen
como una lógica consecuencia.

Por lo tanto se plantea una definición amplia de la gestión del conocimiento,


comprensiva de fines políticos, institucionales y de gestión, que podemos observar en
el empleo de los términos que se usan. No solo se trata de valorar el capital
intelectual, como fuente del conocimiento y de las experiencias, sino también se alude
dimensiones colectivas del conocimiento como lo son el capital cultural, formado en el
acervo de tradiciones, mitos y creencias;  el capital psicosocial, basado en los
sentimientos, emociones, recuerdos, experiencias colectivas; al  capital social, donde
los actores sociales se organizan en relaciones de ayuda y de confianza interpersonal,
al capital cívico, fundado en  prácticas políticas democráticas y de confianza en las
instituciones públicas .

La gestión del conocimiento también se ocupa de mejorar el desempeño económico


de un país o región, promoviendo sistemas nacionales de innovación, de desarrollo de
ciencia y de tecnología y de crecimiento del sistema educativo en su conjunto.

Como vemos, la inclusión de lo colectivo en lo público es un eje de referencia en esta


modalidad de la gestión del conocimiento cuyos objetivos son el fortalecimiento de las
instituciones y de la performance económica de un país y con ello, de la democracia y
de la gobernabilidad.

6. Síntesis

En el abordaje de esta unidad hemos desarrollado la perspectiva originaria de la


noción de burocracia  concebida por Max Weber, así como sus estudios posteriores,
muchos de ellos enfocados en forma crítica hacia la evolución o hacia las
consecuencias de la burocracia..

En su conjunto, ha sido nuestro interés reflejar la complejidad del fenómeno


burocrático, pues se trata de una organización constitutiva del desarrollo de los
Estados modernos, sobre la cual Weber depositó sus esperanzas en la formación de
las nóveles democracias. Para Weber  la burocracia era parte fundamental de todo
sistema de gobierno capaz de brindar apoyo técnico, procesar información de manera
eficaz, planificar, y administrar recursos de manera clara y eficiente. Políticamente
neutral, abstracta, es sin embargo la herramienta ideal para quienes ejercen el poder.
Su carácter estrictamente racional, la destaca como un ente un ente social capaz de
administrar de manera impersonal de leyes o de recursos públicos. Las corporaciones
privadas encuentran en la burocracia idénticas virtudes, pero orientadas hacia la
producción de beneficios para los accionistas.

Cierto es que, desde esta perspectiva, la burocracia se ha legitimado en función a su


pretendida eficiencia, como un modo de organización técnico primero, político y social
después, encarnado en el sistema de producción capitalista.

En cambio, los enfoques críticos hacia la burocracia hacen eje en dos aspectos
referidos a las estructuras de poder de las organizaciones, como a  las
disfuncionalidades de esta organización. Las características del sistema de
dominación burocrática, se manifiestan en formas de gobierno oligárquicas,
concentradas en sus propios intereses, que provocan el desplazamiento de fines de la
organización. En tanto las disfuncionalidades, son preeminentes en señalar las
contradicciones y los altos grados deshumanización del sistema,  como causas de su
evidente ineficiencia.
En este aspecto, las diversas propuestas de cambio aún no han considerado el
costado deshumanizador y abstracto de la burocracia, pues continúa vigente la noción
de hombre – engranaje, aun más frágil, más vulnerable que otrora, debido a las reglas
de juego globales en el entorno económico, social y cultural.

El modelo burocrático, actualizado en sus mecanismos, y a pesar de sus numerosas


disfunciones,  continúa siendo uno de los tipos de organización prevaleciente tanto en
los niveles públicos como en los privados. Como decía Mintzberg, "en una sociedad
dominada por su apetito de bienes producidos en serie, que depende de uniformidad
en tantas esferas, (de qué otra manera se podrían  repartir millones de piezas de
correo todos los días?) y que no puede automatizar muchísimos de sus oficios de
rutina, la burocracia sigue siendo indispensable”.

En la actualidad, la influencia de las prácticas manageriales del sector privado, se han


recreado de manera contextuada en la “nueva gerencia pública”, cuyo propósito es
remediar varias de las causas de ineficiencia propias de la burocracia estatal. A este
enfoque se suma las nuevas concepciones en materia de TIC´s aplicadas a la gestión
pública, orientadas a fortalecer la eficiencia y capacidad de  gobernabilidad de los
Estados modernos.

7. Bibliografía

 Argyris, Ch. “Sobre el Aprendizaje Organizacional”, Oxford, México D.F., 2001.

 “De Burócratas a Gerentes”, BID, Washington D.C., 1999.

3. Barzelay, M.; Babak, Armani “Atravesando la Burocracia”, en “Clásicos de la


Administración Pública”, Fondo de Cultura Económica, México D.F., 1999.

4. Bendix, R. “Max Weber”, Amorrotu, Buenos Aires, 1979.

5. Bower, “Oficio y Arte de la Gerencia”, Vol II., Editorial Norma, Bogotá, 1995.

6. Chiavenato, I. “Introducción a la Teoría General de la Administración”, Mc Graw


Hill, México D.F., 1981.

 Chiavenato, I. “Introducción a la Teoría General de la Administración”, Mc Graw


Hill, México, 1981.

 Crozier, M. “La transición del Paradigma Burocrático a una Cultura de Gestión


Pública”, I Congreso Interamericano del CLAD sobre la Reforma del Estado y
de la Administración Pública, Río de Janeiro, 1996.

 Drucker, P. “La Gerencia de Empresas”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires,


1993.

 Etkin, J. “Burocracia en Corporaciones Públicas y Privadas”, Ediciones Macchi,


Buenos Aires, 1986.

 Etkin, J. “Identidad de las Organizaciones”,  Paidós, Buenos Aires, 1989.


 Fernández de la Mora, G. “La Oligarquía, Forma Trascendental de Gobierno”
en Revista de Estudios Políticos, Nº 205, 1976 , pags. 5-40.

 Fleitas Ruiz, “La Sociología Política en Max Weber”, STUDIUM, Revista de


humanidades, 11, (2005) pp. 235.

14. Fromm, E. “El Miedo a la Libertad”, Paidós, Buenos Aires, 1992.

15. Fromm, E. “La Revolución de la Esperanza”, Fondo de Cultura Económica,


México D.F., 1970.

16. Losada i Marrodán, C., “¿De Burócratas a Gerentes?”, BID, Washington D.C.,
1999.

17. Mintzberg, H. “Diseño de Organizaciones Eficientes”, El Ateneo, Buenos Aires,


1989.

 Mintzberg, H., “Diseño Organizacional: ¿moda o buen ajuste?, en “El Arte y


Oficio de la Gerencia”, Volumen II, Editorial Norma, Bogotá, 1995.

 Morgan, G. “Imágenes de la Organización”, Editorial Alfaomega, México D.F.,


1996.

20. Mouzelis, N. “Organización y Burocracia”, Ediciones Península, Barcelona


1973.

 Nelson, R. “Insertar las Instituciones en la Teoría Evolutiva del Crecimiento”


Análisis Económico, segundo cuatrimestre, año/vol. XVIII, número 038, Distrito
Federal, México, 2003.

 Peluffo, M.; Contreras, E., “Introducción a la Gestión del Conocimiento y su


Aplicación al Sector Público”, ILPES, Santiago de Chile, 2002.

 Peluffo, M.; Contreras, E., “Introducción a la Gestión del Conocimiento y su


Aplicación al Sector Público”, ILPES, Santiago de Chile, 2002.

24. Stein, G. “El Arte de Gobernar según Peter Drucker”, Editorial Gestión 2000,
Barcelona, 1999.

 Ozlak, O. “Teoría de la Burocracia Estatal”, Paidós, Buenos Aires, 1984.

26. Weber, M. “¿Qué es la Burocracia?” Editorial Leviatán, Buenos Aires, 1991.

27. Weber, M. “Ensayos de Sociología Contemporánea I”, Editorial Planeta –


Agostini, Barcelona, 1985.

28. Weber, M. “Ensayos de Sociología Contemporánea II”, Editorial Planeta,


Barcelona, 1985.

29. Weber, M. “Sobre la Teoría de las Ciencias Sociales”, Planeta – Agostini,


Barcelona, 1985.
Echebarría, K.; Mendoza, X. “La Especificidad de la gestión Pública: El Concepto de
Management Público, en “¿De Burócratas a Gerentes?”, por Losada i Marrodán, C.,
BID, Washington, 1999, p. 18.

Metcalfe, L. “La Gestión Pública: De la Imitación a la Innovación”, en “¿De Burócratas


a Gerentes?”, por Losada i Marrodán, C., BID, Washington D.C., 1999.

Metcalfe, op. cit. p.52.

Crozier, M. “La transición del Paradigma Burocrático a una Cultura de Gestión


Pública”, I Congreso Interamericano del CLAD sobre la Reforma del Estado y de

También podría gustarte