Está en la página 1de 10

Guía nro.

6 – Cavidad bucal y velo

1. Cavidad bucal:
- Ubicación: La cavidad oral o cavidad bucal propiamente dicha está limitada
anteriormente y a ambos lados por las arcadas gingivodentales, superiormente
por el paladar duro, e inferiormente por el suelo de la boca, en el cual sobresale
la lengua. Posteriormente, la cavidad bucal comunica con la faringe por un
orificio, el istmo de las fauces, circunscrito por el paladar blando o velo del
paladar superiormente, los arcos palatoglosos a ambos lados y la base de la
lengua inferiormente.
- Descripción y división anatómica: Contiene a los dientes, la lengua y las
glándulas sublinguales. Presenta seis paredes: anterior, posterior, laterales,
superior e inferior. La pared anterior está formada por la cara posterior o mucosa
de los labios de la boca. La pared posterior está formada por el paladar blando
(velo del paladar). Las mejillas conforman las paredes laterales, el paladar duro
forma la pared superior, y el piso de la boca constituye la pared inferior.
- Dientes:
 Características anatómicas: Son órganos de consistencia muy dura y
de color blanco, implantados en los alvéolos dentales del maxilar y de la
mandíbula. Cada diente se compone de tres partes: la raíz, incluida en el
alvéolo dental; la corona, que sobresale del borde alveolar, y el cuello,
por el cual la raíz se une a la corona. Además, está excavado por una
cavidad central, denominada cavidad dental o cavidad pulpar, que se
abre por un orificio situado en el vértice, ápice o ápex de la raíz. La
cavidad pulpar contiene la pulpa dental, compuesta por un tejido
conjuntivo rojizo y por una ramificación de los vasos y nervios dentales
correspondientes. La cavidad pulpar está rodeada por una sustancia dura
de color amarillo, denominada dentina (marfil). A su vez, la dentina está
recubierta en la corona por un tejido transparente y aún más duro, el
esmalte, y en la raíz por un tejido resistente, amarillo y opaco,
denominado cemento.
 Clasificación:
a) Dietes incisivos: La corona de los dientes incisivos está aplanada de anterior
a posterior. Presenta una cara anterior, convexa, que es la cara vestibular; una
cara posterior cóncava, que es la cara lingual o palatina; dos caras laterales o
caras proximales, que son estrechas y triangulares, y se afilan desde el cuello
hacia el borde incisivo; y un borde libre o borde incisivo, que es afilado y cuyo
ángulo distal es redondeado. La raíz es cónica y aplanada transversalmente; su
ápice está un poco desviado en sentido distal. El cuello está constituido por dos
líneas curvas, convexas hacia la raíz, una anterior y otra posterior. Los dientes
incisivos son cuatro para cada mandíbula, superior e inferior. Los incisivos
superiores son más grandes que los inferiores. Se distinguen, en cada mitad del
maxilar y de la mandíbula, un diente incisivo medial y un diente incisivo lateral,
situados uno al lado del otro, lateralmente a la línea media. El diente incisivo
medial es mayor que el diente incisivo lateral.
b) Dientes Caninos: La corona tiene forma de pirámide cuadrangular terminada
en una punta roma. La cara vestibular es convexa; la cara lingual o palatina es
cóncava; las caras proximales son triangulares y están provistas de un surco
longitudinal; su vértice está más cercano a la cara mesial que a la distal. La raíz
es aplanada transversalmente y es dos veces más larga que la corona. La raíz de
los dientes caninos superiores es más larga que la de los inferiores y está un
poco desviada distalmente. Los dientes caninos se sitúan lateralmente a los
dientes incisivos y hay dos para cada mandíbula, superior e inferior.
c) Dientes Premolares: La corona de los dientes premolares es cúbica o
irregularmente cilíndrica. En ella se reconocen dos caras convexas, una
vestibular y otra lingual o palatina, que corresponden una a la cavidad vestibular
y otra a la cavidad bucal propiamente dicha; dos caras planas, una mesial y otra
distal, en relación con los dientes vecinos, y una cara oclusal provista de dos
cúspides, una vestibular y otra lingual o palatina, separadas por un surco
mesiodistal. La cúspide vestibular es más voluminosa que la lingual o palatina.
Además, las cúspides son más salientes en los dientes premolares superiores que
en los inferiores; en éstos, la cúspide lingual está apenas marcada. La raíz es
generalmente única y aplanada de mesial a distal, y está recorrida en sus dos
caras por un surco longitudinal. Los dientes premolares son cuatro para cada
mandíbula, superior e inferior, y están situados a continuación de los dientes
caninos. En cada hemimandíbula se distinguen un primero y segundo diente
premolar, dispuestos mesiodistalmente.
d) Dientes Molares: La corona tiene la misma forma que en los dientes
premolares aunque difiere en su volumen, que es mucho mayor, y en la
configuración de la superficie oclusal, que presenta en general cuatro cúspides
separadas por un surco cruciforme. Las raíces son dos o tres. Los dientes
molares superiores tienen tres raíces, dos vestibulares y una lingual o palatina.
Los dientes molares inferiores tienen sólo dos raíces, una mesial y otra distal.
Las raíces pueden ser paralelas o divergentes, así como incurvadas en gancho
(dientes en forma de timón). En cada hemimandíbula hay tres dientes molares,
que se denominan primero, segundo y tercer molar, situados mesiodistalmente.
El tercer diente molar, siempre más pequeño que los otros, se denomina también
muela del juicio.
2. Lengua:
- Definición: Es un órgano muscular impar, móvil, revestido por mucosa. Es
receptor de las sensaciones gustativas y partícipe esencial en la masticación, la
succión, la deglución y la fonación.
- Ubicación: ocupa la parte media del suelo de la cavidad bucal y sobresale en la
cavidad.
- Configuración externa: La lengua presenta un cuerpo y una raíz. El cuerpo
corresponde a la porción móvil que se encuentra entre el vértice y la raíz de la
lengua. Esta última corresponde a la parte fija de la lengua, que está adherida a
la mandíbula y al hueso hioides. El dorso de la lengua corresponde a la cara
superior de la lengua, aplastada en sentido transversal. El dorso de la lengua
presenta una porción anterior, ubicada por delante del surco terminal, y una
porción posterior, vertical, ubicada entre el surco terminal y la epiglotis. El
surco terminal es un surco bilateral, que se extiende oblicuamente desde el
foramen ciego, y por detrás y paralelo a la fila de papilas circunvaladas o
caliciformes. El foramen ciego de la lengua corresponde a la pequeña depresión
localizada en el extremo posterior del surco terminal. En el dorso de la lengua
también encontramos el surco medio de la lengua, una pequeña depresión
longitudinal a nivel de la línea media ubicada superficial al tabique lingual. La
cara inferior de la lengua está apoyada sobre el piso de la boca. Se la puede
apreciar levantando el vértice de la lengua. En la cara inferior de la lengua se
pueden ver los pliegues fimbriados, ubicados en dirección lateral al frenillo
lingual. El frenillo lingual es un pliegue mucoso que se extiende desde el piso de
la boca hasta la cara inferior de la lengua. El margen de la lengua corresponde a
los bordes laterales de ésta que entran en contacto con los dientes. La lengua
está recubierta en su superficie por diferentes tipos de sobreelevaciones de la
mucosa, denominadas papilas linguales, en las que se alojan los receptores
gustativos. Encontramos cuatro tipos distintos de papilas: circunvaladas,
filiformes, fungiformes y foliadas. Las papilas circunvaladas (caliciformes),
siete a doce papilas voluminosas, de aspecto circular al corte transversal,
localizadas por delante del surco terminal. Están rodeadas por un surco circular,
que las separa de un rodete circunferencial o cáliz, donde se encuentran los
receptores gustativos. Las papilas filiformes son las más abundantes. Son
proyecciones epiteliales, generalmente con un extremo divergente, que rodean
un centro de tejido conectivo cónico. Las papilas fungiformes son entre 150 y
200 papilas en forma de hongo, con una base estrecha y el vértice ensanchado,
que se encuentran sobre el dorso de la lengua por delante del surco terminal y
que son más numerosas a nivel del vértice y de los bordes de la lengua. Las
papilas foliadas están ubicadas a nivel de la porción posterior de los bordes
laterales de la lengua. Están formadas por varios pliegues mucosos paralelos que
contienen receptores gustativos. La mucosa lingual está constituida por un
epitelio pavimentoso estratificado y por una dermis espesa y densa, denominada
aponeurosis lingual, en la que se insertan las fibras musculares que se fijan en la
mucosa lingual.
- Músculos: La lengua está formada por seis músculos pares y laterales, y un
músculo (el músculo longitudinal superior) impar y mediano. Todos ellos están
inervados por el nervio hipogloso.
 Músculo hiogloso: Se extiende desde el cuerpo y el asta mayor del
hueso hioides hasta la porción inferior y lateral de la lengua, llegando en
dirección anterior hasta la aponeurosis lingual. Su función es llevar la
porción de la lengua que está por detrás del surco terminal en dirección
posterior e inferior. Está inervado por el nervio hipogloso. Presenta dos
fascículos inconstantes: el condrogloso, que son fibras musculares que
se extienden desde el asta menor del hioides hasta la porción inferior y
lateral de la lengua, y el ceratogloso, que se extiende desde la porción
medial del asta mayor del hioides terminando en el mismo sitio que el
condrogloso.
 Músculo geniogloso: Se extiende desde la espina geni superior en forma
de abanico hasta la aponeurosis lingual, desde el vértice hasta la porción
posterior de la lengua. Su función es llevar la lengua hacia delante. Está
inervado por el nervio hipogloso.
 Músculo estilogloso: Se extiende desde la apófisis estiloides
irradiándose desde arriba y atrás hacia la porción lateral de la lengua,
fusionándose con el músculo hiogloso. Lleva la lengua hacia arriba y
atrás. Está inervado por el nervio hipogloso.
 Músculo longitudinal superior: Es el único músculo impar y mediano de
la lengua. Está formado por fibras musculares longitudinales que se
ubican directamente por debajo de la mucosa y se extienden desde la
porción posterior hasta el vértice de la lengua. Está inervado por el
nervio hipogloso.
 Músculo longitudinal inferior: Está formado por fibras longitudinales
ubicadas cerca de la superficie inferior de la lengua y que se extienden
desde la porción posterior hasta el vértice de la lengua. Cuando se
contrae lleva el vértice de la lengua hacia abajo y atrás. Está inervado
por el nervio hipogloso.
 Músculo transverso de la lengua: Sus fibras transversales pasan entre las
fibras de los músculos longitudinales, extendiéndose desde el tabique
lingual hasta la membrana mucosa a nivel de los bordes laterales de la
lengua. Al contraerse redondea la lengua acercando sus bordes y la
proyecta en dirección anterior. Está inervado por el nervio hipogloso.
 Músculo vertical de la lengua: Está formado por fibras musculares
verticales que se extienden desde el dorso de la lengua hasta su cara
inferior, paralelas al tabique lingual. Su contracción aplana la lengua.
Está inervado por el nervio hipogloso.
- Esqueleto: La lengua posee un armazón esquelético osteofibroso formado por el
hueso hioides y por dos membranas fibrosas, la membrana hioglosa, que se fija
inferiormente en el borde superior del cuerpo del hueso hioides, entre las dos
astas menores; desde ese punto asciende anterior y superiormente y se pierde en
el espesor del órgano después de un trayecto de aproximadamente 1 cm; y el
tabique lingual (tabique medio), que es una lámina fibrosa, falciforme, vertical y
media. Se inserta por su base en la parte media de la cara anterior de la
membrana hioglosa y en el borde superior del hueso hioides. El tabique termina
anteriormente, por medio de un extremo afilado, entre los fascículos musculares
del vértice de la lengua. Su borde superior es convexo y está situado cerca de la
mucosa dorsal. Su borde inferior es cóncavo; es libre o está cruzado por fibras
de los músculos genioglosos.
- Inervación sensitiva, motora y sensorial: La inervación motora de la lengua
está dada por el nervio hipogloso (NC XII). La inervación sensitiva y sensorial
(gusto) de los dos tercios anteriores de la lengua depende del nervio lingual
(ramo del nervio mandibular originado del (NC V); el tercio posterior de la
lengua, de los ramos linguales del nervio glosofaríngeo (NC IX), y los pliegues
glosoepiglóticos, valéculas epiglóticas y epiglotis, del nervio laríngeo superior
ramo del NC X.
3. Istmo de las fauces: corresponde al espacio que está ubicado entre el paladar
blando, los arcos palatogloso y palatofaríngeo y el dorso de la lengua.
4. Glándulas salivales:
 Clasificación: pueden diferenciarse de acuerdo con su volumen en dos
categorías:
- Glándulas salivales menores: Están diseminadas por toda la extensión de la
mucosa bucal. Se dividen en cuatro grupos principales: palatinas (situadas en el
paladar duro), labiales (ocupan la cara posterior de los labios), bucales (están
anexas a la mucosa de las mejillas) y linguales (se dividen en varios subgrupos:
unas están anexas a las papilas circunvaladas y a las papilas foliadas; otras
ocupan la parte posterior de los bordes de la lengua; finalmente, las conocidas
como glándulas linguales anteriores están situadas en la cara inferior de la
lengua, cerca del vértice.). Se reserva el nombre de glándulas molares a aquellas
que están cerca del orificio de desembocadura del conducto parotídeo.
- Glándulas salivales mayores: Están dispuestas en la proximidad de la cavidad
bucal, siguiendo una curva concéntrica a la de la mandíbula. Se comunican con
esta cavidad por sus conductos excretores. A cada lado se observan tres
glándulas salivales que son, de posterior a anterior:
o La glándula parótida: Está situada posteriormente a la rama de la
mandíbula, inferiormente al conducto auditivo externo y anteriormente a
las apófisis mastoides y estiloides y a los músculos que en ellas se
insertan. Vierte la saliva hacia la boca a través de su conducto excretor:
el conducto parotídeo, que se origina a nivel del borde anterior del
músculo masetero, habitualmente por encima del cuerpo adiposo de la
boca, y termina en la cara medial de la mejilla a nivel de la mucosa que
está enfrentada al segundo molar superior.
o La glándula submandibular: Está situada en la porción lateral de la
región suprahioidea. Ocupa la depresión angulosa comprendida entre la
cara medial de la mandíbula por un lado y los músculos suprahioideos y
las caras laterales de la raíz de la lengua y de la faringe por otro. El
conducto excretor de la glándula submandibular, denominado conducto
submandibular, es un conducto de paredes delgadas pero resistentes,
aplanadas en el cadáver y blanquecinas; su longitud es de 4 a 5 cm y su
diámetro de 2 a 3 mm. El conducto submandibular procede de la unión
de numerosos conductos colectores. Emerge de la cara medial de la
glándula y se dirige inmediatamente en sentido anterior y medial.
o La glándula sublingual: La glándula sublingual está situada en el suelo
de la boca, profundamente a la mucosa del surco alveololingual. Es
alargada en el sentido del surco alveololingual, aplanada
transversalmente y un poco afilada en sus extremos. Su coloración es
semejante a la de la glándula submandibular. La glándula sublingual es
una aglomeración de glándulas y posee tantos conductos excretores
como pequeñas glándulas agrupadas. Se cuentan de 15 a 30 conductos
excretores. Uno de ellos, más voluminoso que los otros y denominado
conducto sublingual mayor, nace en la parte media de la cara medial de
la glándula, bordea el conducto submandibular y se abre lateralmente a
éste en el vértice de la carúncula sublingual. Los otros conductos,
denominados conductos sublinguales menores, son pequeños y cortos y
terminan lateralmente al conducto sublingual mayor, a lo largo del
pliegue sublingual formado por la glándula sublingual.
5. Velo del paladar:
- Definición: es la prolongación posterior del paladar duro.
- Descripción anatómica: Está formado por un esqueleto fibromuscular
revestido por mucosa, que cuelga por delante de la pared posterior de la
faringe. La mucosa del paladar blando está formada por epitelio escamoso
no queratinizado, que recubre los siguientes cinco músculos: elevador del
velo del paladar, tensor del velo del paladar, de la úvula, palatogloso y
palatofaríngeo. Estos músculos se insertan en la aponeurosis palatina, que
está formada principalmente por el tendón del músculo tensor del velo del
paladar y el periostio del paladar duro. Durante el habla y la deglución
separa la nasofaringe de la orofaringe, evitando el reflujo nasofaríngeo de
aire y alimentos. El paladar blando presenta a nivel de su borde posterior y
en la línea media una proyección denominada úvula. Hacia ambos lados el
paladar blando presenta un repliegue mucoso anterior denominado arco
palatogloso (pilar anterior), que se extiende por delante de la fosa
amigdalina, desde el paladar hasta la lengua. Este repliegue mucoso recubre
el músculo palatogloso. Ocasionalmente encontramos un pliegue triangular,
que corresponde al borde posterior libre del arco palatogloso, que cubre la
amígdala palatina. El arco palatofaríngeo (pilar posterior de las fauces)
corresponde al repliegue mucoso que está ubicado por detrás de la fosa
amigdalina, y que se extiende desde el paladar hasta la pared lateral de la
faringe, cubriendo el músculo palatofaríngeo. El pliegue semilunar,
inconstante, es un repliegue mucoso que se extiende desde el arco
palatogloso al arco palatofaríngeo, por encima de la amígdala palatina,
formando el borde superior de la fosa amigdalina.
- Músculos:
 Músculo elevador del velo del paladar [periestafilino interno]: Este
músculo se inserta proximalmente en la porción petrosa del hueso temporal,
por delante de la apertura inferior del conducto carotídeo, y en el borde
inferior de la porción cartilaginosa de la trompa auditiva. Sus fibras siguen
un trayecto oblicuo en dirección medial e inferior hasta llegar a la
aponeurosis palatina. Cuando se contrae lleva al paladar blando hacia arriba
y hacia atrás, moviendo simultáneamente la porción cartilaginosa
posteromedial de la trompa auditiva cuando el orificio faríngeo de la trompa
auditiva está abierto. Está inervado por el plexo faríngeo.
 Músculo tensor del velo del paladar [periestafilino externo]: Este
músculo se inserta proximalmente en la apófisis pterigoides del hueso
esfenoides, en la fosa escafoidea y en el labio anterior de la porción
cartilaginosa de la trompa auditiva. Desde allí sus fibras se dirigen hacia el
gancho de la apófisis pterigoides al que rodean y donde cambian de
dirección para unirse con las fibras de la aponeurosis palatina, reforzando la
pared anterior de la lámina membranosa de la trompa auditiva, tensando el
paladar blando y dilatando también la trompa auditiva. Este músculo está
inervado por el nervio mandibular, ramo del nervio trigémino.
 Músculo de la úvula [palatoestafilino]: El músculo de la úvula se extiende
desde la espina nasal posterior hasta la cara posterior de la aponeurosis
palatina a nivel del vértice de la úvula, y allí se fusiona con el músculo
homónimo contralateral. La presencia de una úvula bífida, secundaria a la
falta de fusión de estos músculos, indica la presencia de una hendidura
submucosa del paladar. La contracción del músculo de la úvula lleva la
úvula hacia arriba y en dirección anterior. Está inervado por el plexo
faríngeo.
 Músculo palatogloso [glosoestafilino]: Este músculo se extiende desde la
porción inferior del paladar blando hasta el músculo transverso de la lengua.
Constituye el armazón del arco palatogloso y, por lo tanto, el borde anterior
de la fosa amigdalina. Su contracción eleva la porción posterior de la lengua
y deprime el paladar. Forma un anillo que se cierra alrededor del bolo
alimenticio dándole el tamaño adecuado para poder deglutirlo. El músculo
palatogloso está inervado por el plexo faríngeo.
 Músculo palatofaríngeo [faringoestafilino]: El músculo palatofaríngeo se
inserta a través de dos fascículos en la aponeurosis palatina, entre los que se
inserta el músculo elevador del velo del paladar, y en el gancho de la
apófisis pterigoides. El fascículo anterior se extiende principalmente hacia el
borde posterior del cartílago tiroideo, formando el armazón muscular del
arco palatofaríngeo. El fascículo posterior [esfínter palatofaríngeo] se
extiende hasta la fascia de los músculos constrictores inferiores de la faringe,
donde se reúne con las fibras del músculo homólogo contralateral. Su
contracción eleva la faringe y desciende el paladar blando, estrechando la
faringe. Está inervado por el plexo faríngeo.
- Inervación: La inervación sensitiva del paladar blando proviene de los
nervios palatinos, dos menores y uno mayor, originados del ganglio
pterigopalatino. La inervación motora de los músculos del paladar blando
proviene del nervio vago a través del plexo faríngeo. El nervio vago recibe
fibras de la raíz craneal del nervio accesorio, que llegan al vago a través de
la rama medial del nervio accesorio. El único músculo que no recibe su
inervación del plexo faríngeo es el músculo tensor del velo del paladar, que
recibe ramos del nervio mandibular.