Está en la página 1de 18

INFORME.

Señor Juez:
ROBERTO EMILIO PASQUALINO, DNI 8.111.821, por derecho

propio y en mi carácter de Interventor Judicial de la

Cooperativa de Trabajos Portuarios Limitada de San Martín,

Matrícula INAES SF 5497, designado en la causa FSM 69145/2018,

me presento a V.S. y respetuosamente digo:

I.- Que seguidamente elevo el último informe de

intervención correspondiente a esta gestión, adelantando a V.S.

desde ya que algunas de las irregularidades más significativas

que motivaron la medida, aún se encuentran pendientes de

saneamiento.

II.- Comentarios preliminares

En primer lugar he de manifestar que la dinámica de

mi gestión –como la del planeta- se vio severamente afectada

por el estado de fuerza mayor provocado por la pandemia COVID

19 sobre todo en lo que implica la presencialidad en los

diferentes puntos de gestión tanto de la Cooperativa como de

la Mutual Portuaria “21 de Diciembre”. Tanto las sucesivas

medidas de ASPO y posteriormente de DISPO hicieron imposible

el trabajo presencial. Tal circunstancia de fuerza mayor es de

público y notorio por lo que me abstengo de más comentarios.


Lo expuesto no solo tuvo impacto en mi trabajo

personal sino en el de mis colaboradores así como también

impidió la realización de auditorías externas sobre todo

legales y contables con equipos de trabajo “in situ” como

indica la ortodoxia para este tipo de tareas.

No obstante, se realizaron jornadas por

videoconferencias sobre plataformas digitales (zoom) para

seguimiento de la gestión y atención a situaciones específicas.

b) Ahora bien V.S. desde el mismo momento en que esta

intervención comenzó a pedir información de gestión

administrativa y contable, se dificultó el acceso a la

información oportuna, completa y consistente, demorándose todo

el proceso ante la falta de articulación funcional de esta

Intervención con las áreas de Gerencia.

Endurecida que fue mi postura y ya con la posibilidad

de actuar de modo presencial, desde un sector de asociados

con participación, apoyo e información que fuera proporcionada

eventualmente por algún cuadro gerencial de la Cooperativa (que

a su vez revisten carácter de asociados) dio origen a una

campaña difamatoria (la cual hasta se hizo públicamente siendo

reflejada en la prensa y redes sociales), amenazas y violencia

por lo que tuve que interponer la denuncia penal que V.S.

conoce y a la que remito brevitatis causa.


A modo de digresión V.S. permítaseme señalar que el

accionar difamatorio de este grupo autoritario no se contentó

con hacerlo solo hacia mi persona y colaboradores, sino que

también involucró a la Institución a la que orgullosamente

pertenezco. No escapa a V.S. que la Universidad de Buenos Aires

(UBA) es orgullo para nuestro país, símbolo de la educación

pública argentina. Casa de estudios de los 5 premios Nobel

argentinos, hoy alcanza el puesto N° 66 en el ranking mundial

QS, siendo la primera universidad de América Latina. Apunto

estas líneas para señalar que es tan absurdo pretender

desprestigiar a la UBA, que resulta evidente que los que

parecían escandalizarse del accionar de las autoridades

desplazadas utilizan los métodos que supuestamente

reprochaban.

c)Esta hostilidad creciente es indicativa de donde

radica la presunta causa que algunos gerentes se hayan

involucrado personalmente en el ataque a este funcionario

judicial y sus colaboradores y estén tan interesados en que

finalice esta intervención.

Tenga presente que los gerentes de la Cooperativa –

incluida la gerencia legal- así como los profesionales de las

otras gerencias, han acompañado desde hace años la gestión

desplazada (con varios miembros imputados en esta causa), tal


y como surge de los registros de la entidad y es por todos

conocido. Parece poco verosímil que profesionales de la

gestión, de las ciencias económicas y del derecho no hayan

advertido, durante tantos años, las serias irregularidades

habidas tanto en la Cooperativa como en la Mutual. En virtud

de ello, eventualmente podría caberles a los gerentes –por

acción u omisión- la responsabilidad prevista en el art. 72 de

la ley de Cooperativas N° 203371 que la asimila a la de los

miembros del Consejo de Administración. Parece entonces

bastante claro el motivo de tan agresiva y antijurídica

actitud.2

III- Situación institucional de la Cooperativa

III a) Tergiversación de su naturaleza jurídica

La dinámica empresarial llevada adelante por la

cooperativa ha desvirtuado no solo su objeto sino su propia

naturaleza jurídica. El proceso de saneamiento de tal

irregularidad se encuentra en proceso de ejecución.

1
Art. 72 Ley 20337: “El Consejo de Administración puede designar gerentes, a quienes puede encomendar las
funciones ejecutivas de la administración. Responden ante la Cooperativa y los terceros por el desempeño de
su cargo en la misma extensión y forma que los consejeros. Su designación no excluye la responsabilidad de
aquellos” La negrita me pertenece
2
“Conforme lo dispuesto por los arts 72 y 74 de la ley 20337 y por el art. 275 de la ley 19.550 aplicable a las
cooperativas por imperio del art. 118 de la ley citada determina en primer término, que la responsabilidad de
los directores y gerentes, puede ser resuelto por asamblea mediante transacción solo si se trata de actos no
violatorios de le ley, el estatuto o el reglamento;…” Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires, 20-09-94. ED
167.273, citado por PORTILLO, G Y, “Cooperativas Ley 20337 Jurisprudencia y Doctrina” FAS Editora, Santa Fe,
pg. 90.
Según los estatutos de la Cooperativa, ésta es una

“Cooperativa de Trabajo” que: “son las que organizan en común

el trabajo de sus miembros, brindándoles, precisamente, la

ocasión de ese trabajo”3

El art. 5 de los referidos estatutos reza: “La

cooperativa tendrá por objeto asumir por su propia cuenta

valiéndose del trabajo personal de sus asociados, las

actividades inherentes a la carga y descarga de navíos y

vehículos de transporte en general dentro de la zona portuaria

o fuera de ella, en elevadores, depósitos silos subterráneos,

etc, destinados para almacenaje de cereales, oleaginosas,

subproductos o mercaderías de importación y cargas generales

de todo tipo. A tal efecto podrá: a) Instalar oficinas ,

agencias, o sucursales donde lo requiere el giro de sus

operaciones b) Adquirir maquinarias equipo y sobre todo lograr

mediante el aprovechamiento del progreso humanizar y acrecentar

el rendimiento de los trabajos contratados c) Estimular y

apoyar toda iniciativa tendiente a la difusión del

cooperativismo como eficaz sistema económico social d)

Transporte aéreo: Efectuar servicios regulares y no regulares

internos e internacionales de transporte aéreo de pasajeros,

correo y carga, solamente con aeronaves de reducido y de gran

3
ALTHAUS, A. “Tratado de Derecho Cooperativo”, Zeus Editora, Rosario, pg. 41
porte incluido helicópteros. Traslado aéreo sanitario,

evacuación médica, rescate y emergencia médica en todas sus

modalidades, tareas de saneamiento ambiental, trabajo aéreo en

todas sus formas. Actividades y especialidades, incluyendo

combate de incendio.”

Pido disculpas a V.S. por abrumarlo con la

transcripción del objeto social, pero lo considero necesario

para mayor claridad expositiva por cuanto de su sola lectura

en contraste con la investigación que se lleva adelante, se ve

claramente como se ha procedido a realizar actos “notoriamente

extraños al objeto social”, pero en especial se ha violado el

eje caracterizador de la cooperativa de trabajo que es valerse

del “trabajo de sus asociados”. Este tópico gravita sobre todas

las irregularidades de la cooperativa.

III b) Capitalización de la Cooperativa

En opinión de este interventor, la suma que la

cooperativa presenta como activo, en especial la que se

encuentra como inversión financiera, aparece como atípica para

una entidad cooperativa, con notoria desproporción con los

servicios que presta. La rentabilidad por servicio que presenta

la intervenida resulta exorbitante en comparación con cualquier


otra empresa de su tipo. Esto cobra mayor inconsistencia

todavía tratándose de una cooperativa de trabajo4.

Desde el punto estrictamente técnico es evidente que

la acumulación de activos se debe a la falta de distribución

de excedentes por parte de la cooperativa entre los

cooperativistas, pero en relación a su cuantía responde a

ingresos que, prima facie, aparecen como excesivos para

provenir del precio del servicio de estiba menos los costos

necesarios para tal fin y que están siendo objeto de

investigación de la causa.

Es decir, no solo resulta inconsistente con la

figura a) la atipicidad del hecho de la acumulación, sino

además b) la cuantía de esta acumulación.

Se ha violado durante años la ley 20.337 en cuanto a

este punto que establece imperativamente y con carácter general

que los excedentes deben distribuirse en proporción al uso de

los servicios sociales, cosa que en el sub examine claramente

no ocurrió.5

4
Podría caber la posibilidad de que la cooperativa de trabajo se capitalice a los efectos de comprar
herramientas para el desempeño de su objeto social, siempre y cuando fuera aprobado por asamblea de
socios resignar repartos de excedentes a tal fin (situación que en el caso no se materializó), pero en modo
alguno es aceptable que existan casi exclusivamente inversiones financieras. Es claro el desvío del objeto
social.
5
Art. 42 ley 20337 “Excedentes repartibles concepto” “Se consideran excedentes repartibles solo aquellos que
provengan de la diferencia entre el costo y el precio del servicio prestado a los asociados. Distribución De los
excedentes repartibles se destinará 1) El cinco por ciento a reserva legal; 2) el cinco por ciento al fondo de
acción asistencial y laboral o para estímulo del personal 3) El cinco por ciento al fondo de educación y
En las cooperativas de trabajo, además, la

distribución de excedentes –mediante un cálculo de estimación-

se hace en períodos cortos, generalmente mensual o quincenal

según el tipo de actividad, mediante la figura del “anticipo”

de retornos de excedentes, ya que los cooperativistas dependen

para su subsistencia de tal emolumento por lo que no pueden

esperar al cierre del ejercicio para la distribución, siendo

en este momento cuando se realizan los ajustes entre lo

“anticipado” y el excedente repartible. Esta metodología

tampoco se cumple en la Cooperativa intervenida.

La dinámica empresarial de una cooperativa de trabajo

implica, como se dijo, que los excedentes repartibles son

aquellos que provengan de la diferencia entre el costo y el

precio del servicio. Más sencillamente, dependerá del ingreso

por facturación por los servicios prestados por la cooperativa

“valiéndose del trabajo personal” de sus asociados. Sin embargo

la facturación de la cooperativa de mención sólo es posible

con el aporte de la fuerza de trabajo de más de 700

trabajadores6 (sobre la calidad real que tienen esos

capacitación cooperativa 4) Una suma indeterminada para pagar un interés a las cuotas sociales si lo
autorizara el estatuto, el cual no puede exceder en más de un punto al que cobra el Banco de la Nación
Argentina en sus operaciones de descuento 5) el resto para su distribución entre los asociados en concepto de
retorno:……c) en las cooperativas de producción o trabajo, en proporción al trabajo efectivamente prestado
por cada uno La negrita me pertenece.
6
Oportunamente el INAES observó la existencia de 765 trabajadores de los cuales 98 eran “asociados” y 667
no asociados, todos en relación de dependencia. Informe obrante en la causa.
trabajadores respecto de la Cooperativa volveré más adelante).

Esta cantidad de trabajadores son los que posibilitaron el

excedente que hoy acumula la cooperativa.7

Se ha utilizado un “sistema” irregular, una

metodología particular y extraña al tipo societario al solo

efecto de acumular indebidamente este capital para “camuflarlo”

en dicho continente cooperativo, disponerlo de manera

absolutamente discrecional y alejado de cualquier normativa y

principio cooperativo. Se ha manipulado la figura de la

cooperativa –en el caso cooperativa de trabajo- como

herramienta de acumulación y manejo arbitrario de fondos.

III c) Situación de los trabajadores portuarios

vinculados a la cooperativa de trabajo.

Conforma se ha expuesto arriba, reiteramos que las

cooperativas de trabajo para desarrollar su actividad requieren

del “trabajo personal de sus asociados” de ello se colige que

los trabajadores cooperativos son asociados a la Cooperativa y

no trabajadores en relación de dependencia en el marco de la

legislación laboral.

7
Me abstengo de opinar sobre el precio de los servicios y su metodología de obtención por cuanto está siendo
investigado en esta causa y excede mis atribuciones en la misma.
Ello es tan así que el órgano de contralor, INAES,

tiene dicho en Resolución 4664/2013, en su art. 1 que: “La

relación jurídica entre la cooperativa de trabajo y sus

asociados es de naturaleza asociativa, autónoma e incompatible

con las contrataciones de carácter laboral, civil o comercial…”

A su vez para asegurar la pureza cooperativa y para

impedir que las cooperativas de trabajo fueran instrumentos

utilizados para el fraude laboral, el antiguo INAC, hoy

(fusionado con el INAM), INAES dicta la resolución 360/75

plenamente vigente cuyo artículo Primero dice:

“Artículo 1°: Las cooperativas de producción o trabajo no podrán utilizar los servicios de personal

en relación de dependencia sino en los casos siguientes:

a.- Sobrecarga circunstancial de tareas que obligue a la cooperativa a recurrir a los


servicios de no asociados, por un lapso no superior a tres (3) meses.

b.- Necesidad de contar con los servicios de un técnico o especialista para una tarea
determinada no pudiendo exceder la duración de ésta de seis (6) meses.

c.- Trabajos estacionales, por un lapso no mayor de tres (3) meses.

d.- Período de prueba, el cual no podrá exceder de seis (6) meses, aun en caso de que el
estatuto fijara una duración mayor.

Expirados los plazos que precedentemente se indican, la entidad no podrá seguir

valiéndose de los servicios de los trabajadores no asociados, salvo que éstos se

incorporen a la misma como asociados.” . La cursiva y la negrita son mías.

A esta altura del presente informe no hace falta

decir que los trabajadores de la Cooperativa de trabajos


portuarios Ltda de San Martín, no encuadran en las excepciones

y de encuadrar, superan por años los plazos previstos.

En el caso se viola además la obligación también

prevista en esta resolución de informar al órgano de contralor

este hecho y la nómina de trabajadores dependientes.

De ambas normas se deriva el principio lógico que

además aún en el caso de utilizar personal dependiente el

número de los mismos es sensiblemente inferior al número de

asociados trabajadores con que cuenta la cooperativa.

En el caso y aunque parezca increíble, como se ha

señalado en nota al pie N°6 de este memorial, la entidad cuenta

con más de 700 trabajadores en relación de dependencia formal8

de los cuales y contraviniendo no solo la normativa cooperativa

sino también la laboral, menos de 100 son formalmente

asociados. Tamaña incongruencia no resiste el menor análisis.

Por aplicación del principio de primacía de la

realidad económica –que es seguramente el parámetro que V.S.

utilizará para correr el velo societario- es evidente que todos

los trabajadores de la cooperativa tienen el mismo vínculo de

materialidad laboral y a ello corresponde otorgar igual estatus

jurídico. En virtud de esta situación y no solo porque así lo

8
Dato que ha surgido de la compulsa con los formularios 931.
ordena la norma de INAES arriba transcripta es que más allá de

las registraciones formales todos son asociados de la

cooperativa y todos –como se dijo antes- han contribuido con

su trabajo a la acumulación del capital con que cuenta

formalmente la entidad.

Ahora bien, porque razón algunos pudieron asociarse

formalmente a la cooperativa y muchos no? No puede deducirse

otra causa cual no sea que resulta mucho más fácil “controlar”

una asamblea con menos de 100 asociados a una con más 700

participantes. De igual forma sucede con las pretensiones de

conducción de la entidad9, lo que viola una de los más preciados

principios cooperativos que es la democracia interna.10

Este tópico dirige a otra consecuencia y es que de

no correr este velo, resulta que pocos asociados (los que

lograron serlo por voluntad de quien tenía el poder absoluto

de la entidad) pueden pretender el reparto de los excedentes

que muchos generaron y a los que no tienen más derecho –existen

otras causas que enervan estas pretensiones que trataré más

adelante- que el resto de los trabajadores cooperativos.

9
Prueba de lo que digo V.S. es que en más de 20 años no ha surgido en el seno de la entidad ninguna voz
disonante con la conducción. Recién ahora y luego de la actuación de la Justicia aparecen.
10
Véase 2do principio cooperativo “Control democrático de sus miembros” según la Alianza Cooperativa
Internacional (ACI) heredera de los valores cooperativos inspirados por los pioneros de Rochdale.
Prueba de lo expresado es que en fecha 26-01-2021 el

presidente desplazado solicita a esta intervención “reconozca”

la calidad de asociados de un grupo de trabajadores de la

cooperativa. Acompañamos copia de dicha petición como parte

integrante del presente informe y pido a V.S. advierta que

hasta la propia conducción desplazada conoce la situación

descripta. No dude V.S. que esta es la causa por la cual

el grupo que acompañó y aprobó en sucesivas y reiteradas

asambleas conjuntamente con algunos gerentes el accionar de

las autoridades desplazadas, ahora obstruye el accionar de este

interventor y no trepida en recurrir a la difamación y la

violencia. Este grupo no quiere que se regularice el padrón de

asociados y pretende mediante una asamblea “controlada” y sin

representación real, apropiarse de la capitalización de la

Cooperativa.11

V.S. la Cooperativa viola –y lo seguirá haciendo

hasta que esta situación se revierta- las resoluciones INAES

360/75 Y 4664/2013, que son sustantivas en materia de

cooperativas de trabajo.

III d) La situación de los bienes de la cooperativa

11
Tema aparte será la dilucidación en la causa sobre la presunta ilicitud de dichos bienes, como se expone
en acápite III d).
Tal y como dije antes, la acumulación de bienes,

desde el punto de vista técnico contable, debe reputarse a

excedentes no distribuidos y capitalizados, aunque el monto

resulte inusitado. La rentabilidad acumulada es notoriamente

alta y atípica para el tipo y contrasta con el resultado que

arroja los últimos Estados Contables los que están en proceso

de cierre . En relación a ello, el suscripto V.S. no puede más

que hacer conjeturas todavía dada la falta de información ya

señalada arriba.

De las constancias de la causa se desprende que el

dinero vehiculizado a través de la cooperativa y acumulado en

la misma podría tener un origen ilícito, sin que el suscripto

puede ejercer ninguna opinión sobre el punto, solo señalo que

es necesario administrar esos fondos hasta que se dilucide la

cuestión.

No escapa a V.S. el hecho que de plantearse la

regularización de la entidad sea quien sea que se constituya

en autoridad deberá tener muy presente la afectación de dichos

bienes y sus frutos.

Por ejemplo, la Cooperativa tiene diversos inmuebles

como un campo en una isla12, cuya adquisición fue un acto

notoriamente extraño al objeto social –y claramente en exceso

12
A los efectos de no sobreabundar en datos, remito a las constancias de la causa.
del mandato conferido a las autoridades desplazadas-, lo cual

constituye otra de las irregularidades existentes.

III e) Actividad empresarial

Además de la problemática de los bienes existentes,

la cooperativa presenta otra no de menor importancia que es la

de su actividad empresarial. Podríamos señalar que el tema de

su activo acumulado refiere al “pasado” y aquella a su

“futuro”.

Ya expresé mis inquietudes -desde mi perspectiva de

profesional calificado en la gestión- en relación a la pérdida

de mercado que sufre la Cooperativa a manos de sus

competidoras13. Las actitudes de los grupos antagónicos no hacen

más que agravar esta situación.

Remito V.S. en relación a este punto a mi informe

anterior, el cual es complementario del presente.

IV.- Normalización

Como ya se expresara con anterioridad, la

normalización de la Cooperativa dependerá de la celebración de

una Asamblea14 en la cual no solo se deben elegir autoridades

13
Véase mi informe anterior al presente obrante en la causa.
14
Conforme las previsiones del Capítulo VI de la ley 20337, arts. 47 ss y cs. y de las normas administrativas
pertinentes emanadas del INAES
sino aprobar una serie de cuestiones vinculadas con la

situación que llevaron a la entidad a la situación actual.

Desde ya que dicha Asamblea debe ser convocada en un

marco de legalidad para que sea válida con la menor

contingencia posible de impugnación.15 El primer obstáculo que

se plantea es que cualquier asociado que no pueda participar

por pertenecer a un grupo de riesgo o simplemente por entender

que corre riesgo de contagio, podría impugnar el mismo.

Sin perjuicio de lo expuesto, como punto de partida

fundamental, una asamblea con pretensiones de validez, debe

ser realizada conforme a un padrón de asociados válido. Por

ello es necesario como trámite previo a cualquier convocatoria

que se habilite a participar en la Asamblea a todos los

trabajadores de la cooperativa que, como se ha visto y en

virtud de lo expuesto, deben revestir la calidad de asociados

a la misma. En este sentido habría que ingresarlos a la

respectiva nómina con sus datos actualizados.16

15
Sobre la imposibilidad fáctica y jurídica de realizar una Asamblea de esta magnitud en el marco del DISPO
establecido por el PEN motivado en la pandemia COVID 19, remito a lo expresado en mi informe anterior así
como en la denuncia que el suscripto realizara en función de los actos de violencia e intimidación sufridos. En
igual sentido, en opinión del suscripto, en el estado de situación actual sería muy difícil garantizar la
celebración de cualquier acto asambleario sin que se generen actos de violencia.
16
Este padrón deberá ser puesto a disposición de los asociados con la debida antelación en el lugar en que se
acostumbra a exhibir los avisos de la cooperativa. Art. 31 del Estatuto Social.
A su vez se necesita contar con la manifestación de

voluntad de los trabajadores a tal fin, es decir si quieren

seguir perteneciendo a la institución en calidad de asociados.17

Recién después de sentadas estas bases mínimas

entiende el suscripto se podría empezar a elaborar un plan

progresivo de regularización institucional y empresarial.

V.- Conclusión

Como se dijo V.S. y atento a las causas objetivas

(Pandemia) y subjetivas (resistencia a brindar información)

las irregularidades más significativas que motivaron esta

intervención aún subsisten y habiéndose agravado la situación

interna de la Cooperativa en virtud de los intereses en pugna

según he apuntado, es que juzgo necesario se prorrogue la

medida cautelar de intervención dictada en autos, quedando a

consideración de V.S. en razón de la continuidad de la

intervención hasta el 31 de Diciembre de 2021 en aras de lograr

la normalización.

Quedo a disposición de V.S para cualquier aclaración,

ampliación que se requiera.

17
Este punto a su vez presenta otra problemática y es como se resuelve el doble carácter de los trabajadores
asociados y que revisten también la calidad de dependientes en los términos de la LCT. Según la normativa
señalada no cabe duda que son asociados, pero querrán resignar los derechos adquiridos en el régimen
dependiente, entre ellos los derechos indemnizatorios de tantos años? Si prefieren el régimen independiente
la cooperativa no los puede seguir teniendo so pena de incurrir en la misma irregularidad actual.
Sin más lo saludo atentamente.

Signature Not Verified


Digitally signed by SANTO
ROBERTO PELUSO
Date: 2021.02.05 14:01:08 ART