Está en la página 1de 67

Notas:

1. Todos los hechos narrados en este libro son reales al igual que los comentarios
escritos en él. En los comentarios he cambiado u omitido nombres de personas para
evitar que sufran represalias.
2. Este libro fue publicado el 15 de octubre de 2009, por lo que las ideas y opiniones
contenidas en él, responden al contexto hasta esa fecha.
3. Esta obra en digital es libre, por lo que cualquier persona puede copiarla, exhibirla y
distribuirla, mientras tales acciones no impliquen la búsqueda de lucro.
4. Este libro puede ser descargado desde mi blog personal: www.piensaescribe.tk
5. Comentarios y amenazas al correo: ronyrocael@gmail.com

El Señor Diputado
Por Rony Rodríguez

Primera Parte

La Conferencia.

Petén, Guatemala...

Uno de los primeros días de septiembre de 2008, fecha que no recuerdo exactamente, en
las paredes de la Universidad aparecería una invitación de la Dirección para que
asistiéramos a una conferencia a las 7:00 p.m. en la Isla de Flores, en un hotel propiedad
del Diputado, luego éste haría una entrega simbólica al Director del Centro Universitario
de Petén de una ampliación presupuestaria que, entre otras cosas, absorbería las carreras
autofinanciables. Terminado tal acto, El Diputado daría una conferencia sobre una
iniciativa de ley que pretendía cambiar la forma de elegir a los diputados al Congreso.

Decidí asistir, más por curiosidad que por otra cosa, quería conocer a esa persona de
quien tenía dos versiones diferentes, por un lado el diputado “Benefactor del Pueblo” con
gran interés por las grandes masas; por el otro, el político y empresario sin escrúpulos
que no le importaba destruir la vida de los demás para alcanzar sus objetivos.

Llegué al hotel unos minutos antes de las siete..., subo unas escaleras para llegar al nivel
donde se encuentra el salón de conferencias..., hay una pequeña sala antes del salón...,
me siento en un cómodo sofá en dicha sala y espero a que los demás invitados a la
conferencia empiecen a llegar... Con el transcurrir de unos minutos empiezo a escuchar
las voces de personas que suben por la escalera..., los invitados empiezan a llegar en
grupos de tres, de cinco, de dos... La sala empieza a llenarse de gente..., algunos se
dirigen directamente a ocupar su lugar en el salón de conferencias que se encuentra a
unos pasos de la sala..., saludos por acá..., saludos por allá..., conversaciones cortas pero
amenas..., los meseros empiezan a correr por los pasillos preparándose para el evento.

Recuerdo una conversación que se desarrolló en la sala. Me encontraba con un par de


amigos, uno de ellos comenta algo que me pareció curioso; uno de sus sueños era ser
diputado.

1
-"¡¿Diputado?!", dijimos con un tono bromista, ese tono tan común entre los amigos...
--"Si, diputado", contestó...
-"¿Quién va a votar por vos?", le dijo el otro compañero en tono de burla...
--"La gente es tonta muchá", nos dijo; respuesta que por lo inesperada nos sacó unas
carcajadas.

Al fin, decidí dirigirme al salón de conferencias, pasaban unos veinte minutos de las siete,
el salón casi se encontraba lleno. Se nos había invitado principalmente a todos los
estudiantes de las carreras autofinanciables, aunque la mayoría de los que estábamos ahí
éramos de “Derecho”.

Siete y media..., ocho menos veinte..., ocho menos cuarto..., ocho menos diez..., pensé:
-(Si a las ocho no empieza esto me voy a la casa)
Ocho menos cinco...., menos cuatro..., menos tres..., menos dos..., menos uno..., las ocho.
Tomo mi bolsón para irme a casa, pero cuando había dado un par de pasos corren la voz
de que El Diputado ya había llegado al hotel.
-(Hhmm..., ¡bueno!, ya estoy acá, ¡hora chapina!...)

Decidí quedarme así que regresé a mi asiento y esperé que tal personaje apareciera en
escena. Minutos después entra El Diputado al salón de conferencias acompañado de sus
guardaespaldas... Los aplausos son escasos para la cantidad de personas en el salón. No
era el único que tenía malas referencias de él y ahora lo veía en la forma de comportarse
del grupo. Muchos estudiantes estaban ahí porque no se tenía mucha información sobre
cómo se absorbería las carreras autofinanciables en la Universidad.

La ceremonia de entrega de la ampliación presupuestaria duró poco, no sin que El


Diputado nos insinuara que la Universidad le debía algo, termina el acto, aplausos...,
luego empieza con su exposición. La escasez de los aplausos durante su entrada debió
afectarle, porque empezó su discurso con:

-“Ustedes solo han escuchado del Diputado como empresario...”, continuó, “soy el quinto
Doctor en Derecho... San Carlos de Guatemala.”, “he creado X empresas”, “de todas las
leyes del país, treinta y algo nos rigen ahora que fueron propuestas por mi persona”..., y
otras razones por las cuales debimos aplaudir más. Posteriormente, El Diputado empieza
a explicar sobre la nueva iniciativa de ley..., termina el tema e inicia un discurso como
para ganar adeptos.

Mientras hablaba yo analizaba lo que decía. Trabajó con un discurso que podía decirse
que no sentía, estaba tratando de encontrar un punto por donde ganarse al público,
recuerdo algunas frases que me dejaron un mal sabor de boca como:

-“Jóvenes, hay que hacer las cosas bien, con el corazón, si uno es marero hay que ser un
buen marero, si uno es bolo hay que ser un buen bolo...” y, antes de terminar su discurso,
nos sugirió: “ahí se invitan algo el otro año” de manera bromista, ya que no íbamos a
pagar la cuota mensual, por haber sido absorbidas las carreras autofinanciables.

Decía Sócrates: “habla para que te conozca”, afirmando con ello que se pueden conocer
los intereses, la forma de pensar de una persona con escucharla hablar, pues nuestra
boca habla de nuestros intereses, nuestras virtudes y debilidades. Unos cientos de años
2
después, Jesús diría su tan conocida frase: “de la abundancia del corazón habla la boca”.
Cuánta razón tienen estos dos sabios.

Presté mucha atención a lo que decía El Diputado en su discurso, analizaba toda la


información que me estaba llegando, estaba conociendo a la verdadera persona, no
estaba analizando un vídeo o fotografía editada con información redactada por un
profesional de la publicidad, ahí estaba, crudo, sin capa ni traje de supermán y he de
confesar que toda su publicidad cayó frente a mí, como cae el muro de la mentira cuando
la verdad golpea para reclamar su lugar.

El discurso del Diputado fue vacío, salvo en algunos momentos de encuentro con el
público, un público un poco escéptico. Al terminar se nos informa que podíamos pasar al
frente a saludarlo o hacerle alguna pregunta...

Estaba indignado por lo que había visto y confirmado, así que decidí retirarme en ese
momento, pero un amigo me dijo que le esperara, porque quería aprovechar la refacción
que estaban dando, refacción que no quise probar por la incomodidad que sentía. Me
senté de nuevo en el mismo sofá en la sala que se encuentra antes del salón de
conferencias. Minutos después se acercó a mí, un poco agitado, Carlos y me comentó
sobre su reciente encuentro con El Diputado.

-“Vieras vos”, me dijo, “me acerqué al Diputado y le dije que me caía mal de que él
saludara con sombrero ajeno, porque el dinero es del pueblo, no salió de su bolsa como él
pretende hacernos creer...”.

No le di mucha importancia a su comentario en ese momento, pero es muy probable que


ese comentario le haya costado la libertad días después.

Salí del hotel bastante pensativo, ahí había visto al de la publicidad de “El Diputado
cumple”, “El benefactor de los ancianos”, una imagen política muy bien vendida,
habilidad que tengo que reconocerle al Diputado, pero también me di cuenta de que las
personas que hablan mal de él tienen razón en su mayoría. Una señora que estuvo en
una reunión privada con El Diputado me dijo unos meses antes:

-“Vieras Rony, que hombre tan vulgar ese, las palabrotas que decía, me dieron ganas de
decirle sus verdades, pero pensé, mejor calladita”.

Un amigo me diría después de que asistí a ese evento:

-“No hubieras ido, las personas ya no deberían escuchar los discursos de ese Diputado”.
Uno de mis catedráticos diría:
-“Yo ya no veo las noticias locales por salud mental, porque se quien va a salir hablando
ahí” y “El Diputado es un ídolo con pies de barro, se le echa agua y se cae”.
Una de las extrabajadoras del Diputado diría:
-“Ese tipo es inteligente, pero mañoso como él solo”.
Un compañero del semestre:
-“Ese es zorro viejo vos” y, cuando apareció en la Universidad, al día siguiente a la
conferencia, una campaña negra contra el perdedor de la segunda vuelta de las

3
elecciones pasadas, me dijo este mismo compañero, señalando con el dedo el papel,
“mirá esta es maña del Diputado…”. Tantos comentarios en su contra, tantos.

¡Ah la reputación!, ese producto de nuestro acostumbrado actuar en la sociedad. El


Diputado tenía una muy mala, pero, por supuesto, no era la que mostraban muchos
medios de comunicación sino al contrario, un superhéroe ficticio preocupado por las
grandes masas, creado a base de campos pagados y favores publicitarios; una imagen
política lustrada con el agradecimiento arrancado a base de engaño; el engaño de
aquellos a quienes las canas nos recuerdan respetar.

El Hijo Predilecto de Petén.

El cumpleaños de la patria se acerca..., 13 de septiembre de 2008, desfile por la calle


principal de San Benito y Santa Elena de la Cruz..., 14 de septiembre, otro desfile..., 15 de
septiembre, el gran desfile... La mañana es de gran algarabía..., personas del Mercado
Central de Santa Elena de la Cruz dejan sus labores a un lado para ver el espectáculo...,
las bandas animan el ambiente..., las vestimentas coloridas llaman la atención del
público... Las últimas noches han sido también de espectáculo, organizado por colegios y
escuelas en el parque de la Isla de Flores y en la noche es el turno de la gran Escuela
Normal, la cual ha destacado en años anteriores..., las banderas de Guatemala están por
todos lados, en carros, motos, negocios, escuelas... El día transcurre... y se diluye
lentamente..., el manto de la noche cae..., las actividades en la Isla de Flores se inician
para alegría de gran número de espectadores.

Unos amigos habían llegado a la casa provenientes de la ciudad capital y


aprovechando que en la noche se realizaba un espectáculo decidimos ir a la Isla de
Flores, además de ser una oportunidad para mostrarles la pequeña ciudad en
ella. Subimos un par de veces al parque central de la Isla y una de esas veces, fue cerca
de la media noche. La Escuela Normal estaba presentando varios actos consistentes en
bailes de diversos ritmos, mientras unas jóvenes de edades alrededor de los 15 años, de
botas y sombrero, se preparaban para salir a bailar a la cancha de baloncesto en el
parque central -interrupción-, el maestro de ceremonias dice:

-"Me acaban de informar que se necesita un espacio para dirigirse al público, por lo que
se ruega su atención a lo que tienen que decirnos los señores del palco de la
Gobernación, luego continuamos con los actos...".

Volteamos a ver hacia el palco del edificio de la Gobernación, que se encuentra a unos
pasos de la cancha. Ahí en el segundo nivel se encontraban varios funcionarios entre los
que recuerdo al Gobernador, al Alcalde de Flores y al Diputado. Pronto El Alcalde de Flores
tomó el micrófono y empezó con su discurso, un poco falto de elocuencia pero no de
elogios, mientras sostenía en sus manos un cartón con el título de El Hijo Predilecto de
Petén.

¡Ah, aquella escena! Ahí estaba El Diputado, recibiendo un título que más era producto
del servilismo que del sentir popular, lo más probable es que se concediera a petición del
mismo Diputado para que fuera un trofeo que exhibir en su futura campaña presidencial.

4
Antes de que terminara la entrega del referido título decidimos regresar a casa, no sin
que de nuevo me preocupara por lo que veía suceder en mi querida Guatemala.

Ese mismo día por la mañana circularía la prensa (Prensa Libre), en ella un artículo de dos
páginas que exponía sobre la situación jurídica del terreno sobre el que se construiría un
centro comercial afirmando que en la venta del inmueble no se realizó una subasta
pública vendiéndose a una empresa del Diputado a un precio de “ganga”, además habían
rellenado 2600 MT2 del lago Petén Itzá para ampliar el terreno sobre el que se construiría
el centro comercial, espacio que no compraron y que El Diputado había gestionado la
ampliación de la carretera desde el Aeropuerto hasta la entrada de la Isla de Flores a
cuatro carriles, entrada que también lo sería del centro comercial.

¡Ah, el famoso relleno del Diputado! Todo un monumento a..., aquel día en que el pueblo
petenero fue humillado. Cuando los peteneros lo vieron se indignaron, pero callaron,
porque el miedo es una cadena muy pesada para el poder del pueblo, para la democracia.
"Ver, oír y... callar", el dicho de los cobardes, que prefieren dejar al prójimo en las garras
de las fieras a meterse en problemas. ¿Quiénes se atreverían a decir algo al respecto
sabiendo que El Diputado estaba detrás de todo eso? Muy pocos..., muy pocos...

La Asociación de Estudiantes Universitarios de Petén, había denunciado lo sucedido con el


inmueble disputado y sobre el cual trataba el artículo de prensa: "Dos denuncias
presentadas en el Ministerio de Ambiente por ciudadanos y por la Asociación de
Estudiantes Universitarios de la extensión de la Universidad de San Carlos en Petén,
tienen a las autoridades investigando el caso...". Como consecuencia del artículo dos
inversionistas se retiraron, algo que sin lugar a dudas molestó al Diputado, pero bueno,
era el Hijo Predilecto de Petén.

Había sido un día agitado.

Segunda Parte

La Captura de Carlos.

Martes, 23 de septiembre de 2008…

A Carlos y a mí nos corresponde hacer una exposición en la cátedra de Derecho


Internacional Privado, éramos compañeros del décimo semestre de Derecho.

En la mañana terminábamos de armar el trabajo...

-Llamada mía - "¿Qué Calín?, enviame la introducción y las conclusiones del trabajo".
--"Perame socio, ahorita te las envío".

-Llamada de Carlos- "¿Qué pasó socio?, fijate que ya te envié la introducción y


conclusiones del trabajo, revisá tu correo".
--"De acuerdo, entonces ya sólo falta el índice, pero ese yo lo hago".

En la tarde…
5
-Llamada mía- "Vos Calín, podrías hacerme favor de adelantarte y poner la cañonera".
--"Ta bueno socio".

Llegué a la Universidad alrededor de las 5:00 p.m. y no vi a Carlos, ni a la computadora y


cañonera, solo había un par de compañeros en el aula, “¡bueno!, se durmió aquel”. Le
llamo, no me contesta, voy a traer la computadora y la cañonera..., instalo todo sobre una
pequeña mesa..., llegan los demás compañeros y la catedrática.

-"¿Y su compañero?"
--"Pues no se Licenciada, le he estado llamando y no me contesta, creo que tiene
apagado su celular".
-"Sabe qué..., exponga usted y su compañero que exponga el viernes".

Terminé la exposición de mi tema, pero todos en la clase nos quedamos con la duda de lo
que había pasado con Carlos. Al otro día nos enteraríamos que mientras yo exponía,
Carlos se encontraba con el vientre contra el suelo, había sido capturado por agentes del
Ministerio Público de Chiquimula alrededor de las 5:00 p.m en una gasolinera propiedad
del Diputado, frente al aeropuerto de Santa Elena de la Cruz.

Miércoles, 24 de septiembre de 2008, por la mañana…

Los correos electrónicos y las llamadas de teléfono de mis compañeros de semestre, otros
estudiantes y personas que laboraban en el Centro Universitario de Petén, trataban
acerca de la captura de Carlos y de la acusación de extorsión en su contra ¿qué había
pasado?, la pregunta que todos querían que se respondiera.

Leí un correo que nos envió -a todos los del semestre- un compañero:

-"Que ondas compañeros....les cuento que Carlos esta en el bote...lo sindican de


extorsionar por 120,000.00 a una persona en el aeropuerto mundo maya....eso fue lo que
dijo el noticiero..."

Llamé a otro compañero del semestre:

-"Vos, oíme, ¿sabés lo de Carlos?"


--"Si vos, a'quel lo tienen en el Preventivo".
-"Si pues..., bueno, voy a ir a visitar a'quel ¿a qué hora hay visita?"
--"Pues yo creo que ahorita debe haber" -eran alrededor de las 10:40 a.m.-
-"Gracias vos, nos vemos".

Ese día por la mañana visité a Carlos en el Preventivo y me contó lo sucedido. Su versión
consistía en que le habían tendido una trampa para callar a toda la AEU-Petén,
engañándolo para que fuera a traer unos documentos.

-"Mirá Rony, si yo hubiera ido a traer el dinero de una extorsión no me hubiera llevado
mis documentos de identificación, la gente que hace esas cosas trata de que no los
identifiquen. También llevaba mis cosas de la U..., si así fuera yo le hubiera dicho que el

6
dinero me lo llevaran a la U, no irlo a traer yo, pero está bien que me pase esto, ¡¿cómo
se me ocurre hacer esto?!..."

Salí del Preventivo y regresé al trabajo, reviso mi correo, de nuevo otro mensaje del
compañero por quien me había enterado del asunto:

-"Sinceramente y casi estoy seguro que Carlos hasta aqui llego vos, te digo esto porque
ya sabes quien tiene PODER y lo mas probable es que a Carlos lo sentencien....si eso pasa
adios a su carrera si es que tenia planes de graduarse...claro esta que el golpe lo planifico
bien TU YA SABES QUIEN...talves algunos o muchos tienen orden de captura pero bien se
van de aqui o se esconden pero para mientras aquel esta en el bote..."

La tarde transcurrió mientras todos hablábamos del tema...

-"Ya vi el video que pasan en la tele..., se paran en aquel mano..."


--"Yo no lo he visto..."
-"Fijate que yo no vi que aquel agarrara el paquete".
---"Bien vos, yo vi que aquel lo agarra y se empieza a bajar la mochila, cabal ahí es donde
le ponen la pistola en la cabeza".
----"Yo lo que digo es ¿qué iba a traer aquel a la gasolinera?"
--"Pues aquel dice que a él lo envió El Empleado del Diputado a traer eso".
----"¿Y donde consiguió el dinero para pagar la bartolina en el Preventivo para que no lo
metieran a banderas o la general?"
--"Una compañera se lo prestó".
---"Dicen que a los demás de AEU (Petén) también les pusieron orden de captura".
---"Yo creo que a'quel le dieron dulce, vos sabés cómo es El Diputado".
--"Pues, la verdad, yo creo que El Diputado lo que quiere es callarle la boca a'quellos
porque le están arruinando el negocio que tiene con el centro comercial...".
---"Pues de que El Diputado está detrás, eso todos lo saben"
--"Si, Carlos, desde que lo capturaron hizo responsable de su vida al Diputado".
--"Que clavada le dieron a'quel mano, adiós a la carrera"
---"Si vos…".

En la noche, en la Universidad todos esperábamos la respuesta a otra pregunta, Carlos


era integrante de AEU-Petén y varios noticieros mencionaban la posibilidad de que toda la
Asociación estuviera involucrada en la comisión del delito ¿cuál sería la postura de dicha
organización estudiantil al respecto?

Después de la espera, en una hoja pegada en la pared de un salón podía leerse la postura
de AEU-Petén. Manifestaban que no tenían conocimiento de los hechos realizados por
Carlos y que dichos hechos no debían tenerse como hechos de la Asociación. De igual
forma Carlos, en su primera declaración, afirmaría que la Asociación no tenía nada que
ver en el asunto.

El vídeo sobre la captura que se mostraba en un canal local había convencido a la


mayoría de personas sobre la culpabilidad de Carlos y eso determinó que el apoyo de la
población estudiantil fuera pobre, más se restringió a un apoyo económico para sustento
de su familia, aquella familia constituida por él, sus dos lindas y saltarinas hijas, su
preocupada esposa y un bebé en camino.

7
Por otro lado, esa noche sería la segunda noche de Carlos en el Preventivo. Esas primeras
noches fueron terribles..., noches de incomodidad, de tristeza, de sufrimiento..., de terror.
La austera celda en que dormía ciertamente carecía del calor del hogar..., esas celdas son
domadoras de voluntades, estimuladoras de la conciencia para quien todavía escucha,
exigentes de humildad.

Carlos -"está difícil mi situación, no es bonito estar acá, las noches son bien tristes,
creeme que lloré, me encomiendo a Dios...", "aquí uno se acerca a Dios, que es el que me
acompaña en estas noches".

Carlos pasaba las noches pensando..., pensando..., preocupado por su familia..., por su
vida en el futuro, la cual había sido marcada hondamente por lo sucedido..., preocupado
también por su existencia, por la información que sabía del Diputado, persona que
conoció de cerca en las elecciones pasadas siendo miembros del mismo partido;
información que podía costarle la vida; esa vida que ahí adentro no valía los Q500.00.

Una de esas primeras noches hubo un apagón en toda la ciudad, las celdas quedaron en
una oscuridad total... Carlos cree que el apagón es para matarlo..., llora aterrado en su
celda..., pero al amanecer se dio cuenta de que estaba equivocado, que vería su celda
más tiempo, esa celda que sería meses su nuevo hogar, celda en cuyas paredes se
estrellaría su libertad día a día..., día a día..., día a día..., día a día..., día a día...

¡Ah el pobre de Carlos!, la antítesis del Diputado; de origen maya, creció en la calle, lustró
zapatos, vendió periódicos, con grandes esfuerzos logró llegar al décimo semestre de
Derecho financiado por un amigo que lo conoció desde muy joven en el Aeropuerto de
Santa Elena de la Cruz. Pero le sería útil al Diputado, le serviría para enviar un mensaje a
todos aquellos que se pusieran en su camino..., él los aplastaría haciendo uso de
instituciones del Estado, para revestir su venganza de legalidad, aunque ese mensaje era
conocido con anterioridad por el pueblo petenero debido a la humillación del Alcalde y
Corporación Municipal anterior, quienes trataron de recuperar el inmueble sobre el cual se
construiría el Centro Comercial. El Diputado se había convertido en un tirano cuyo dios
aparecía en el espejo y no toleraría a quienes se atrevieran a empañar su brillo.

El 25 de septiembre de 2008 sería un día muy difícil para Carlos, ese día en la mañana le
impondrían prisión preventiva. Ya no debía pensar en días para ser libre, ahora tendría
que pensar en meses y por la influencia del Diputado, podrían ser años, como días
después se lo hizo saber un abogado:

-"El Diputado te quiere 8 años adentro".

En el Centro Universitario de Petén, el panorama para el resto de miembros de AEU-Petén


no era alentador, ya que se mantenían pendientes de las noticias y de los rumores
relacionados con su posible captura.

Los días empezaron a desfilar sin que hubiese noticias diferentes, los integrantes de
AEU-Petén incluso trataron de reunirse con El Diputado, éste les mandaría a decir que no
se preocuparan que no tenía nada en contra de ellos, que incluso se fueran del país unos
diez días, que estuvieran tranquilos.
8
29... 30... 1... 2... 3... 4... 5... 6... 7... 8... 9... 10... 11... 12... 13... 14... 15... 16... 17... 18...
19...

La Captura de Elmer.

Cerca del 21 de octubre de 2008 hablé con Carlos y él me hizo un comentario:

-"Vos, fijate que tengo miedo por Elmer, creo que le van a meter droga", me dijo.

Los rumores circulaban por la Universidad debido a que si se trataba de un ataque a


AEU-Petén para callarlos, sin lugar a dudas tratarían de capturar a Elmer, porque éste era
la voz de la Asociación en los medios de comunicación y quien más había denunciado
públicamente el relleno del Diputado, incluso Carlos había afirmado los primeros días
posteriores a su captura que El Empleado, cuando lo envió a buscar el paquete, le dijo
que se llevara a Elmer, por lo que se afirmaba en la Universidad que la trampa donde se
capturó a Carlos, era para Elmer y no había sido capturado porque al Diputado no le
salieron las cosas como esperaba.
El 22 de octubre de 2008 a medio día, El Auxiliar Fiscal y El Empleado, quien era el
supuesto extorsionado por Carlos, harían un acta en la cual El Empleado afirmaría que el
otro involucrado en el delito del cual se acusaba a Carlos era Elmer, acta que sería el
fundamento para que se emitiera una orden de captura contra Elmer.
Al otro día, minutos antes de las 6:00 a.m., policías y El Auxiliar Fiscal rodean la casa de
Elmer en San Benito, tocan a la puerta..., el padre de Elmer atiende..., le informan que
traen una orden de captura en contra de su hijo..., el padre alarmado regresa y le
comenta la situación a Elmer, éste sale a la puerta.
Elmer - "Cuando salí, lo primero que hizo El Auxiliar Fiscal fue arrebatarme el celular, yo
quería llamar a un licenciado, aunque después me lo prestó para ello. El Auxiliar Fiscal
cargaba una cámara para filmar todo lo que yo hiciera o dijera, pero al mismo tiempo
unos del Ministerio Público me hicieron señas para que no dijera nada frente a la cámara,
dándome a entender que me querían fregar. Luego me subieron a un carro del Ministerio
Público y me llevaron a la Comisaría de San Benito, cerca de las 7:00 a.m., para tomarme
mis huellas; después me llevaron a la Estación de la Ermita".
Alrededor de las 10:00 a.m...

Sin saber de lo sucedido con Elmer, me dirigía hacia la audiencia en que Carlos haría una
ampliación de su declaración. Llegué al edificio de Tribunales de San Benito,
Petén, camino por el estacionamiento..., Carlos, agitado y con las manos esposadas me
hace señas desde la baranda del segundo nivel del edificio donde se encuentra el Juzgado
de Primera Instancia Penal, no entiendo lo que trata de decirme..., subo rápidamente las
escaleras hasta el segundo nivel del edificio para preguntarle.

-"¡¿Qué pasó Calín?!"


--"¡Agarraron a Elmer vos!"
-"¡¿De veras?!"
--"Si vos y lo tienen en la Estación de la Ermita".
- "Voy a ir a ver y regreso".

9
Me despedí de Carlos y me dirigí rápidamente a la Estación de la Ermita en San Benito.
Cuando llego veo a varios estudiantes, entre ellos algunos integrantes de AEU-Petén,
sentados en una banqueta frente a la Estación de Policía, los saludé y me contaron de
forma breve lo sucedido, luego me dirigí hacia la Estación para ver a Elmer, entro y le veo
en la entrada del edificio, me muestra las manos esposadas, inclina la cabeza hacia la
derecha, encoge los hombros y levanta las cejas, como diciéndome: Ya ves.
Empiezan a dirigirlo hacia una patrulla y lo suben a ella; lo llevan hacia el Juzgado.
Llegué a los Tribunales antes que la patrulla y me ubiqué en una pequeña sala de espera
dentro del Juzgado, mientras estaba ahí, la audiencia de ampliación de declaración de
Carlos se realizaba, podía ver parte de la audiencia que se realizaba a unos pasos de
donde yo estaba; minutos después entra Elmer en la pequeña sala, le saludo. Se sentó y
me empezó a contar lo sucedido. Mientras hablábamos, la audiencia de Carlos terminaba,
las partes y asistentes empiezan a levantarse para salir del pequeño cuarto que sirve de
Juzgado, sale Carlos y lo conducen de regreso al Preventivo. Carlos utilizaría esa audiencia
para quejarse sobre el proceso y las acciones realizadas por El Auxiliar Fiscal.
Elmer esperaba su turno después de Carlos para la audiencia de su primera declaración,
audiencia que no se realizó inmediatamente. El Auxiliar Fiscal se dirigió a la sala de
espera y ocupó una silla a la par mía, Elmer le dirige la palabra con argumentos de su
inocencia, además alegando que se lo estaba proyectando ante la comunidad como un
delincuente. Con el transcurrir de los minutos entablé conversación con El Auxiliar Fiscal,
era como de 30 años de edad, delgado y como de 1.70 metros de estatura. Días antes me
habían comentado que el Auxiliar Fiscal que llevaba el caso de Carlos no era de Petén,
algo que le pregunté:

- "¿No eres de acá, verdad?"


--"Bien", me dijo con un poco de desconfianza, aunque posteriormente me preguntaría:
- "¿Donde se encuentra el Preventivo acá?"
--"Sigues la calle frente a los Tribunales hasta donde termine y ahí lo encuentras", le
contesté, mientras le indicaba con el brazo la dirección y a la vez confirmé que no era de
Petén.

Charlamos un rato mientras esperábamos la audiencia; con el transcurrir de la charla me


dijo que era egresado de la Universidad de San Carlos y que consideraba que lo habían
enviado a atender ese caso por su capacidad. Mientras charlábamos, la audiencia de
Carlos terminaba, La Jueza se retiraría a su despacho unos momentos, momentos en los
cuales, platicando con otra persona, le mostraría dos llamadas perdidas del Diputado a su
teléfono como dando a entender que no se dejaría influenciar por éste al emitir las
resoluciones respectivas; algo que al principio nos tranquilizó, pues La Jueza tenía la fama
de estar al servicio de los intereses del Diputado, fama adquirida con la persecución de
los miembros de la Corporación Municipal anterior quienes iniciaron la disputa por el
inmueble donde se realizaría el relleno del Diputado.
Nos informan que la audiencia va a empezar, nos levantamos y nos dirigimos hacia la
sala donde se realizará la audiencia. Para ese momento ya estábamos ahí varias personas
esperando la audiencia y cupimos apretadamente, incluso un guardia trajo un par de
sillas más.

10
Aquel ambiente, recuerdo, estaba compuesto, frente a nosotros, La Jueza y a la izquierda
de ella, la Secretaria, preparándose para escribir todo lo que se dijera en la audiencia. El
Defensor Público frente a la Secretaria; a la par del Defensor, Elmer, preocupado por lo
que estaba en juego en aquella audiencia; frente a la Defensa, El Auxiliar Fiscal y a los
costados de las partes, el apretado público...
Se amonesta al sindicado para que se conduzca con la verdad…, luego los datos
personales del sindicado…, se le da la palabra al Ministerio Público para que realice la
intimación:
Ministerio Público- "Porque usted Elmer..., los días diecinueve, veinte, veintiuno, veintidós
y veintitrés de septiembre... participó o integró asociación ilícita, con el procesado
Carlos..., con quien planificó cometer el tipo penal de Extorsión... contra el patrimonio del
(Empleado), ilícito consumado el veintitrés de septiembre del dos mil ocho, por el señor
Carlos... que dicha persona exigía en nombre suyo y de la asociación de estudiantes
universitarios... la cantidad de ciento ochenta mil quetzales... y la asociación citada no se
pronunciaría o manifestara en contra de la construcción de un centro comercial
denominado... así mismo obra en autos los despliegues en los cuales se evidencia
materialmente... que tenía comunicación constante y permanente con el señor Carlos...
llama al (Empleado)... ocho minutos y doce segundos lo llama a usted... otra a las catorce
horas con treinta y nueve... O sea usted está pendiente de los hechos que realizara
Carlos... se entrevistó al (Empleado), quien manifiesta que dentro de la negociación que
mantuvo, de la que fue objeto y víctima que fue mencionado su nombre en la cual
manifestaba el señor Carlos, que ese dinero serviría para calmarlo a usted y a la
asociación de estudiantes… así mismo el Ministerio Público trajo consigo el Allanamiento
Legal que se ejecutó en su residencia... fotografías en las cuales consta que usted conoce
a Carlos... gafete... representante de estudiantes CUDEP-USAC, lo cual indica
aparentemente que es miembro de la Asociación de Estudiantes de Petén (El gafete
acreditaba la representación de estudiantes pero ante el Consejo Directivo del Centro
Universitario de Petén, del cual Elmer era miembro)... El Ministerio Público secuestró una
hoja con los nombres de quienes aparentemente conforman la Asociación de Estudiantes,
si los contamos son trece... los cuales se tendrán que investigar...".
La Jueza - "¿Comprendió el hecho por el cual está detenido?"
Elmer- "Si".
La Jueza - "Se le hace saber el derecho que tiene de abstenerse de declarar y si así fuese
no puede ser utilizado en su contra, ¿quiere usted declarar?"
Elmer - "Me abstengo de declarar", contestó, algo que El Defensor le había recomendado.
El Ministerio Público se pronuncia: "El Ministerio Público conforme los hechos y la
investigación realizada establece que según la ley contra la delincuencia organizada,
existe el delito de asociación ilícita... por lo que el Ministerio Público solicita se ligue al
sindicado... por el delito de asociación ilícita... dictando prisión preventiva... así mismo se
le dicte auto de procesamiento... La Fiscalía así mismo se opone a cualquier tipo de
medida sustitutiva...".
Cuando el Auxiliar Fiscal terminó de pronunciarse, los rostros del público en la sala daban
la impresión de que consideraban que El Defensor tendría un trabajo difícil, pero éste
permanecía apacible. Miré a Elmer y tenía un rostro sombrío, estaba sin aliento, la boca
semiabierta; tenía la expresión de aquellas personas que no terminan de creer lo que está
pasando frente a ellos.
11
El Defensor tomó la palabra: "Con el respeto que se merece el señor fiscal, el formula una
intimación sin fundamentos probatorios por las siguientes razones: aduce en la intimación
de que (El Empleado) es víctima para no afectar la imagen de la entidad mercantil...
desde el veintitrés de septiembre del año en curso a la fecha ha sido incapaz de probar
que (El Empleado), sea representante legal, administrador o accionista de la entidad
mercantil, como tampoco... propietario o copropietario del inmueble (sobre el que se
construía el Centro Comercial)... pretende apoyar su requerimiento, única y
exclusivamente con la declaración del (Empleado), quien... se concreta en afirmar, mas
no en demostrar su argumento... aporta los despliegues de llamadas... con los mismos no
se puede demostrar cuales fueron los motivos de la intercomunicación, puesto que de lo
contrario tendría que procesarse a todos aquellos que llamaron al señor Carlos... del
diecinueve al veintitrés de septiembre... lo cual es totalmente ilógico y sin fundamento
(Carlos tenía en su despliegue de llamadas 102 llamadas entrantes y 122 salientes del 19
al 23 de septiembre de 2008 de diversidad de personas, días durante los cuales, según el
Empleado, había sufrido amenazas de muerte y de no dañar la imagen del Centro
Comercial a cambio de cierta cantidad de dinero)... efectuaron allanamiento... secuestró
bienes y que al momento tiene en su poder lo cual es totalmente ilegal puesto que el
artículo 201... Código Procesal Penal... deben ser inventariados... las fotografías que ha
exhibido en esta sala... no hacen suponer concertación... como el señor fiscal mismo
dijo... por otro lado pretende que se vincule a mi defendido porque presenta una lista de
personas que adolece de valor probatorio como para fundamentar su requerimiento... no
quiere decir que se habían concertado para cometer un hecho delictivo... un gafete... con
el mismo únicamente se demuestra que es integrante del Consejo Directivo... requiere...
se tipifique el delito de asociación ilícita, el que no concurre en virtud de que el artículo 2
de la Ley... El Ministerio Público debe de demostrar de que existió una agrupación...
conformada por tres o más personas. Como consecuencia es inaplicable... por lo que con
todo respeto con fundamento en el artículo 272 del Código Procesal Penal se solicita la
Falta de Mérito... y si no fuere procedente... se aplique una medida sustitutiva de arresto
domiciliario u otra que considere la juzgadora,...".
Conforme El Defensor exponía sus argumentos, la respiración del público y de Elmer se
normalizaba..., la gente se veía más tranquila, incluso Elmer sonríe..., le hago una señal
con la mano para que deje de sonreír; me preocupaba que La Jueza lo tomara como burla
y eso influyera en su decisión.
La Jueza toma la palabra:
"La Juzgadora al analizar la intimación realizada por el Ministerio Público al imputado se
pronuncia de la siguiente manera: En primer lugar en esta etapa la juzgadora tiene
limitada legalmente el poder valorar medios de prueba, toda vez, que de conformidad con
el artículo 259 del Código Procesal Penal, indica la ley claramente que únicamente basta
que medie información sobre la existencia de un hecho punible y los motivos racionales
suficientes para creer que el sindicado lo ha cometido o participado en el y siendo que la
fiscalía aportó elementos de convicción, como es el desplegado de las llamadas
telefónicas que hacen creer que el imputado ha cometido el delito por el cual se le intimó,
toda vez que la fiscalía sí ha indicado que ese listado pertenece a la asociación de
estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala en el departamento de Petén,
y que incluso mostró el listado de aproximadamente quince personas y siendo que
existen dichos elementos a la juzgadora no le queda más que dictar el auto de prisión
preventiva, toda vez que el Ministerio Público se opone y argumentó que existe peligro de

12
fuga y obstaculización a la averiguación de la verdad. En ese sentido se dicta la prisión
preventiva en contra de Elmer... y... el respectivo auto de procesamiento."
La resolución de La Jueza tomó al apretado público por sorpresa, todos estaban
sorprendidos, Elmer tenía la boca abierta, momentos después se llevó las dos manos a la
cabeza; el público estaba inmóvil tratando de asimilar lo sucedido.
Fuimos saliendo de la sala lentamente, analizando los argumentos, analizando los
comentarios, pensando en lo difícil de la situación, viendo a los familiares de Elmer sin
esperanza. Se comentaba que en la decisión de la jueza pesaban ciertos intereses, por
una parte El Diputado quería la cabeza de Elmer, siendo la campaña negra y el proceso
penal sus formas preferidas de ajustar a sus opositores y, por la otra, cierto interés de la
Jueza, debido a que los chicos de la Huelga de Dolores habían escrito en su contra en
varios boletines y ella, antes de suceder la captura de Carlos, citó a varios miembros de
AEU-Petén a su despacho para reclamarles tales escritos, confundiendo AEU-Petén con el
Comité de Huelga de Todos los Dolores de Petén como autores de dichos boletines.
La noticia de la prisión preventiva recaída sobre Elmer se difundió rápidamente. En el
Centro Universitario de Petén, los chicos de la Huelga tomaron sus capuchas y escribieron
en la pared exterior mensajes de protesta en contra de La Jueza y del Diputado, éste
último como principal responsable de lo sucedido, algo que sería evidente días después
para la población del área central de Petén. Nacía así un movimiento universitario que
haría pasar muy malos días al Diputado, aunque el resto del país se enteraría, como
siempre, cuando políticamente conviniera.
¡Ah, El Diputado!, gracias a su influencia en el partido oficial había colocado a muchos de
sus seguidores en instituciones públicas. En cuanto a Petén, era un poder paralelo que
torcía las funciones de esas instituciones para lograr el apoyo necesario a sus intereses.
Pero ese poder lo había enceguecido junto con el constante recordatorio de sus
seguidores más cercanos de algo que él ya sabía, ¡él era un dios!, era intocable y podía
hacer con la vida de aquellos que no le sirvieran lo que quisiera.

Tercera Parte

De Prisión Preventiva a Arresto Domiciliario.

El jueves, 23 de octubre, después de dictarse la prisión preventiva de Elmer, el plan del


Diputado para encarcelar a toda la AEU-Petén estaba cobrando vida.

Los que estábamos en el Juzgado tratábamos de digerir lo que estaba pasando. Elmer
trabajaba también en asimilar la idea de dormir en una celda. En el Preventivo se
encontraría con Carlos quien llevaba un mes en esa situación.

En el transcurso de la tarde empezó un proceso de reunión de fuerzas, el apoyo a los


miembros restantes de AEU-Petén era algo que podía sentirse en el ambiente... En la
noche, que es cuando hay más actividad entre semana, el ambiente iba hervir en el
CUDEP, todos esperaban que así fuera.

Cerca de las 7:00 p.m., en las instalaciones del Centro Universitario de Petén, en el Salón
Garra de Jaguar, los estudiantes se aglomeran mientras, en pequeños grupos, hablan de
lo sucedido. Esperan que en aquella asamblea haya un pronunciamiento acorde a lo que

13
la masa siente; acorde a lo que desea se haga en respuesta...

Al empezar la asamblea, como existía un gran temor por la seguridad personal, se pidió a
todos apagar sus celulares para que no se hicieran grabaciones y después fuera fácil
identificar a los que habían participado en ella.

En aquella noche, en esa asamblea, el movimiento universitario cobraría la fuerza para


convertirse en tal. Varios estudiantes, personas ajenas al CUDEP a quienes se había
pedido auxilio, algunos catedráticos y varios miembros del personal administrativo se
unirían a AEU-Petén y juntos harían un enérgico pronunciamiento: El CUDEP se batiría con
El Diputado. Se acordó que al otro día, a las 10:00 a.m., la primera caminata de protesta
empezaría, y que por seguridad de los participantes, la caminata no saldría si no habían
100 personas.

Aquella noche caería un aguacero, de esos aguaceros peteneros que vuelven ríos las
calles..., el departamento estaba sufriendo inundaciones.

Al otro lado de la ciudad, Elmer y Carlos se encontraban levantando los colchones en los
que dormían, el agua estaba inundando el edificio del Preventivo, los reos y guardias
estaban en gran movimiento...

Para Carlos, encontrarse con Elmer fue motivo de alegría, no porque se alegrara de la
nueva situación de su amigo, sino porque consideraba que a partir de ahí la gente
entendería que su situación era consecuencia de los deseos del Diputado.

Elmer- “Carlos me dijo que era necesario que alguien fuera sacrificado para que la gente
se diera cuenta de lo que estaban haciendo con él y ese fui yo”.

Carlos tenía razón, antes de la captura de Elmer, AEU-Petén no tenía el apoyo necesario
para presentar batalla al Diputado y se encontraban muy atemorizados a tal grado que
empezaron a buscar la forma de exiliarse en Venezuela y Canadá. Uno a uno irían a parar
al Preventivo, vinculados de alguna manera al delito que se le imputaba a Carlos, pero la
captura y prisión preventiva de Elmer había cambiado las cosas, ahora todos estaban
seguros de lo que pretendía El Diputado.

Mañana del viernes, 24 de octubre, cerca de las 9:00 a.m.…

Me dirigí hacia el Centro Universitario de Petén con el objeto de participar en la marcha


acordada la noche anterior, cuando llegué, habían unos 20 estudiantes en las
instalaciones..., a las 10:00 a.m. unos 30 estudiantes..., aquello era decepcionante;
muchos estudiantes habían afirmado que asistirían a la marcha; habíamos empezado
mal...

¿Por qué razón faltaron?, era algo que no valía la pena preguntarles, sería estimular esa
parte del cerebro de los guatemaltecos responsable de inventar las excusas necesarias de
cada día..., un perro me mordió..., no pude por el trabajo..., se enfermó la abuela..., se me
hizo tarde..., tenía miedo..., estaba en una capacitación..., se me olvidó...

14
Mientras, los que habíamos asistido, analizábamos qué hacer, nos informan que El
Defensor había solicitado una revisión de la medida de Elmer y la audiencia se llevaría a
cabo a las 11:00 a.m. En ese momento decidimos trasladarnos al edificio de Tribunales de
San Benito en el vehículo que estuviera al alcance.
La llegada a los Tribunales fue por pequeños grupos..., ingresamos con pancartas de
protesta que se habían preparado para la fallida marcha pacífica..., un pickup blanco del
Centro Universitario de Petén se estaciona frente a una de las entradas..., viene cargado
de huelgueros..., sus trajes negros contrastan con el blanco del vehículo..., empiezan a
bajar..., los trabajadores del edificio de Tribunales miran la escena con nerviosismo, otros
con curiosidad..., La Jueza está muy nerviosa, también El Auxiliar Fiscal, ambos dentro del
edificio..., Elmer todavía está en el Preventivo...
Debido a la protesta, la audiencia de Elmer estaba por suspenderse, por lo que
El Defensor y otras personas que sabían lo que estaba pasando nos pidieron que la
protesta se retirara, para que pudieran traer a Elmer desde el Preventivo y la audiencia se
realizara, algo que así se hizo, dirigiéndose aquella gente hacia el edificio donde se
encuentra El Auxiliar Departamental del Procurador de Derechos Humanos, a unos 70
metros de los Tribunales. Al retirarse la protesta los guardias cierran las puertas de las
entradas..., en el parqueo quedamos a la espera de la audiencia tres estudiantes, dos
valientes compañeras de Derecho y yo..., el ambiente es tenso...

Trajeron a Elmer a la audiencia, la cual no se realizó a la hora prevista, porque La Jueza


había la había suspendido de todas maneras ya que estaba muy molesta porque los
compañeros huelgueros habían difundido un boletín dedicado casi exclusivamente a ella.
Yo estaba en la sala de espera del Juzgado cuando Elmer le pedía a La Jueza en la puerta
de su despacho que la audiencia se realizara; La Jueza le reclamaba sacudiendo el boletín
en sus manos.

-"Mire lo que hicieron sus compañeros, ahora yo me voy a excusar porque han ofendido
mi honor".

Elmer le rogaría que realizara la audiencia, pero La Jueza le contestaría negativamente. A


pesar de que la audiencia no se realizaría, a Elmer no lo llevaban de vuelta al
Preventivo..., aquello me pareció curioso...

De medio día en adelante varias personas, una a una, entraron al despacho de La Jueza a
rogarle que la audiencia se realizara, entre ellos El Director del CUDEP, también un
catedrático; la respuesta era la misma: no, pero Elmer seguía en la sala de espera del
Juzgado..., esperando..., esperando.
Fuera de aquella sala estaba ocurriendo algo que provocaría gran sorpresa...

Las inundaciones en Petén tenían al Gobernador muy ocupado y cuando se enteró de la


protesta que habíamos realizado se molestó, no contra nosotros, sino contra El Diputado.

-"Cuando estaban entrevistando al Gobernador en la radio sobre el tema de las


inundaciones, alguien llamó preguntándole qué opinaba sobre el caso de los estudiantes

15
universitarios, a lo que respondió que eso era toda una injusticia".

--"¡¿Ah si?!", contesté cuando un amigo me contaba al respecto. Me sorprendió porque El


Gobernador era un ferviente seguidor del Diputado.

El Gobernador le haría saber al Diputado la molestia que sentía, diciéndole que había
suficientes problemas en Petén en ese momento y El Diputado los estaba acrecentando,
con lo que obtendría como respuesta:
-"Te vas a arrepentir..., te voy a meter al bote", respuesta que atemorizó al Gobernador,
porque eso era algo de esperar después de lo que El Diputado había hecho con el Alcalde
anterior y que sin lugar a dudas, El Diputado intentaría hacer, tratando de vincular al
Gobernador a su inventada "Banda de Extorsionadores y Secuestradores" en el Centro
Universitario de Petén en los "noti-comerciales" que veríamos unos días después en los
que se afirmaba que un funcionario público apoyaba a la "Banda de...".

Para ese momento, también circulaba el rumor de que La Jueza había tenido un altercado
con El Diputado, situación que podía inclinar las cosas a nuestro favor, al no estar El
Diputado influyendo en las decisiones de La Jueza.

Las cosas estaban dando un giro inesperado...


Volviendo al Juzgado...

En las salas de espera, para evitar el aburrimiento se habla de cualquier cosa. En un


momento de la tarde, en la sala de espera del Juzgado se encontraba Elmer, El Auxiliar
Fiscal y yo.

-"Mirá, te están usando, ese es un asunto político, porque a'quellos El Diputado les quiere
callar la boca".
--"Si Elmer no tiene nada que ver ¿por qué no declaró?, si no debe nada".
-"Si yo te entiendo, yo soy del mismo criterio, si uno no debe nada ¿por qué no declarar?".
-Elmer interrumpe- "Yo no declaré porque mi Defensor me dijo que no lo hiciera, el tiene
gran experiencia en estas cosas, además en ese momento tenía un montón de cosas en
la cabeza".
-"¿Y lo de la prisión preventiva?, los argumentos en contra de aquel no eran para pedir
esa medida."
--"Mirá, yo no podía pedir... es capaz me echan del chance", “traté de ser objetivo en la
audiencia".
---"Si hubieras sido objetivo ¿por qué no presentaste algo de descargo?, no tengo
antecedentes penales, no fumo, no tomo", le reclamaba Elmer.

En la conversación El Auxiliar Fiscal confesaría que se había atemorizado bastante cuando


llegó la protesta:

-"Yo creí que me iban a linchar..."

16
Por la forma como estábamos hablando con El Auxiliar Fiscal, creímos que a partir de ahí
iba a ser objetivo en la investigación, que alguien más arriba en el Ministerio Público, que
tenía una buena relación con El Diputado lo estaba usando para hacer el trabajo sucio,
pero posteriormente, nos daríamos cuenta que El Auxiliar Fiscal sabía muy bien del
problema que había entre AEU-Petén y El Diputado; era parte de todo aquello...
3:30 p.m…

Los empleados del edificio de Tribunales empezaron a marcharse a casa; El Auxiliar Fiscal
entra al despacho de la Jueza..., conversan un rato..., El Auxiliar Fiscal recibe una llamada
por lo que tiene que salir del despacho de La Jueza; Elmer entra al despacho, mientras El
Auxiliar Fiscal atiende la llamada, ruega nuevamente que la audiencia se realice; para su
sorpresa La Jueza accede, no sin aprovechar la oportunidad para pedirle a Elmer que los
integrantes del Comité de Huelga hicieran una nota donde se retractaban de lo dicho
contra ella, favor que Elmer no estaba en condición de negar y sabía que tenía el apoyo
de ese grupo de estudiantes. Cuando El Auxiliar Fiscal terminó de atender su llamada se
encontraría con la sorpresa de que la audiencia para revisar la medida de Elmer se
realizaría, situación que le molestó bastante..., entra de nuevo al despacho de la Jueza...

Cerca de las 4:10 p.m. la audiencia iba a dar inicio, habíamos llamado por teléfono al
Defensor quien había salido a atender otros asuntos, teniendo por sentado que la
audiencia no se realizaría.
Entra a la sala El Auxiliar Fiscal, luego le sigue Elmer y su Defensor, la Jueza viene
saliendo de su despacho y, aunque sabía que la audiencia era pública, le pregunto:

-"¿Puedo entrar?"
--"¿Usted es de la Asociación?", me preguntó.
-"No", le respondí, ya que no lo era, ni del Comité de Huelga, era sólo un estudiante que
no había querido observar de lejos como aplastaban a sus amigos.
-"Pase", me dijo, indicándome dicha acción con la mano.

Fui todo el público que tuvo aquella corta audiencia. El Defensor solicitaría que a su
defendido se le otorgara un arresto domiciliario afirmando que era persona de arraigo por
ser miembro del Consejo Directivo del Centro Universitario de Petén; El Auxiliar Fiscal se
opondría y La Jueza concedería la medida solicitada por El Defensor para disgusto del
Auxiliar Fiscal.

Elmer debía regresar al Preventivo para hacer el trámite de su salida, por lo que, desde
Tribunales partí hacia las instalaciones del CUDEP donde la noticia tenía a todos con la
moral en alto.
En el CUDEP decidimos ir a traer a Elmer en una caravana. Recuerdo que eran alrededor
de las 7:00 p.m. cuando empezamos a llegar en varios vehículos a la entrada del
Preventivo y esperamos cerca de hora y media ahí. Cuando los guardias vieron como se
aglomeraban las personas empezaron a organizarse, por si la multitud decidía entrar,
pero les hicimos saber que no pasaríamos de la entrada, con lo cual se tranquilizaron. Un
grupo de huelgueros hizo una valla humana para evitar que la gente pasara de la
entrada.
17
El Director del Preventivo permitiría que viéramos a Carlos esa noche, pero solo podían
entrar tres personas, por lo que se formó una comisión de tres estudiantes, entre los que
me encontraba.
Trajeron a Carlos desde su celda hasta unos 15 metros de la entrada del edificio del
Preventivo, lugar donde nos reunimos con él, mientras Elmer terminaba su trámite.
Nuestro objetivo era manifestar nuestro apoyo a Carlos, que supiera que el movimiento
universitario no era sólo en favor de Elmer sino también de él.
Charlamos un rato con Carlos, él nos agradecería el apoyo moral y la lucha que
estábamos emprendiendo.
Carlos- "Se cuidan muchá, porque lo que han hecho es de hombres", nos diría mientras
nos despedíamos.

Elmer terminaba de hacer su trámite..., salimos del edificio del Preventivo..., caminamos
con él de regreso hasta la entrada del predio que se encontraba como a unos 50 metros
del edificio, lugar donde nos esperaban nuestros compañeros universitarios, quienes
empezaron a tocar las bocinas de sus vehículos al vernos regresar y no las dejaron de
tocar durante el trayecto de regreso al CUDEP. Aquello era de celebrar, El Diputado
tendría que morderse los labios de la cólera, porque el día que había empezado mal, con
una caminata fallida, había terminado con el arresto domiciliario de Elmer, situación que
era contraria a los deseos del Tirano de Petén y eso hacía sentir en el ambiente un poco
de aquello que Petén había perdido: libertad.
De regreso en el CUDEP, se celebró de nuevo una asamblea en aquel salón llamado Garra
de Jaguar. Le dimos la bienvenida a Elmer a las instalaciones de la Universidad y a las
filas del movimiento universitario.
Al terminar la asamblea haríamos una reunión donde se establecerían los objetivos del
movimiento universitario, que para ese entonces, no los tenía. No se tocaría a los serviles
seguidores del Diputado como El Alcalde de Flores que incluso había decidido colocarle a
un parque el nombre del Diputado, El Alcalde de San Benito a quien varios compañeros
acusaban de haber vendido todo o parte del sitio arqueológico de la Colonia Itzá al
Diputado, El Empleado, supuesto amigo de Elmer que se había prestado para hacer todo
aquel daño, La Jueza que se había prestado a los intereses del Diputado, algunos
periodistas muy parciales y otros encargados de las alabanzas y aplausos. Toda la fuerza
del ataque se concentraría en El Diputado, en su dios, la imagen del espejo, su talón de
Aquiles...

La Protesta del sábado, 25 de octubre.

En la reunión de la noche anterior habíamos establecido que al otro día nos


presentaríamos en la mañana ante los estudiantes de Plan Fin de Semana del Centro
Universitario de Petén a exponerles sobre el problema que había entre El Diputado y el
Centro, si ellos nos apoyaban haríamos una caminata de protesta.

Sábado por la mañana...

Cuando llegamos a las instalaciones del CUDEP, pudimos ver que todo lo escrito contra El
Diputado en la pared exterior del Centro había sido borrado con pintura negra en la
18
madrugada de ese día, por lo que los chicos de la huelga volvieron a escribir los mensajes
en contra del Diputado.

Alrededor de las 9:00 a.m., varios compañeros empezaron a instalar dos grandes bocinas
en la cancha de baloncesto del Centro Universitario de Petén, pero antes del inicio de la
actividad que teníamos planificada, expusimos entre pasillos la situación a algunos
catedráticos de Plan Fin de Semana y también a la Asociación de Estudiantes de
Pedagogía. Ellos deciden apoyarnos inmediatamente. Empezamos entonces a convocar a
los estudiantes, algunos se sorprendieron con la nueva información, ya que al venir de
comunidades distantes de Petén, no habían escuchado nada del conflicto. Se informa en
las aulas de la actividad a realizarse en la cancha; los estudiantes empiezan a
aglomerarse alrededor...

-"Rony hablá tu primero...", me diría otro integrante del movimiento universitario.

Tomo el micrófono y me dirijo a aquellos estudiantes, narro lo sucedido hasta el momento,


explico nuestra postura..., doy el micrófono a Elmer..., luego el Presidente de AEU-Petén...,
después un catedrático que lucharía por el cargo de Director..., un padre de familia...,
luego otro integrante de la Asociación..., otros más..., y así cada uno manifiesta su
postura. La indignación por lo que había hecho El Diputado empieza a sentirse...

Aquella asamblea estaba esperando las palabras del Director del Centro, quien había
afirmado que se dirigiría a ellos la noche anterior, pero estaba temeroso. No era fácil
pararse frente a aquellos estudiantes y manifestarse en contra del Diputado. El Director
sabía, como todos los que participábamos en aquel movimiento, que a partir de ahí, la
situación sería muy peligrosa, podría incluso, costarnos eso que en nuestro país está tan
devaluado como la moneda: la vida.

El Director se situó en una caseta cerca de la cancha, como alejándose de los que iban a
hablar, me sorprendió su actitud, me acerco a él.

-"Señor Director, después del compañero esperamos sus palabras..."


--"No Rony, hablen ustedes..."
-"Pero... usted sabe la importancia de lo que tiene que decirnos..., usted es el Director..."
--"No vos..., es que… mirá..., después todos se van a ir y a mí me va a caer todo..."

Era normal sentir temor en aquella situación, no era poco lo que estaba en juego.

El Director comprende que los estudiantes están esperando sus palabras, decide hablar,
lo anuncio en el micrófono, El Director toma el micrófono -el público presta mucha
atención- vuelve a narrar lo sucedido y la necesidad de la postura que el CUDEP estaba
tomando. Junto a nosotros, El Director invita a los estudiantes de Plan Fin de Semana a la
marcha que se realizará en protesta contra El Diputado.

Empezamos a organizarnos en una de las salidas del CUDEP. Un paso afuera y comienza
la marcha..., los dirigentes del movimiento se sitúan al frente de la marcha. Como se
había acordado que en las marchas de protesta no se mancharía propiedad privada, los
huelgueros que nos acompañaban en esa marcha así lo hicieron; todos los mensajes de
protesta los pintaron en el asfalto, durante todo el trayecto que fue desde las
19
instalaciones del CUDEP, por la 4ta. Calle, zona 1 de Santa Elena de la Cruz, hasta llegar a
la 6ta. Avenida, donde nos dirigimos hacia a la hermosa Isla de Flores.

En el trayecto estaba el relleno del Diputado, lugar donde varios estudiantes desearon
agredir las instalaciones de una empresa que se había asentado en aquel relleno que
representaba la humillación de un pueblo, pero desde el inicio de la marcha se había
acordado que no se dañarían las instalaciones de dicha empresa, para no reunirle aliados
en aquella batalla al Diputado, esa era también una de las razones por la que la fuerza
del ataque se había concentrado solo en El Diputado sin incluir a sus serviles seguidores.

Aquella caminata de protesta estaba integrada en su mayoría de estudiantes, aunque nos


acompañaron también algunos ciudadanos indignados, personas de gran energía y
compromiso. Todos iban muy emocionados, estaban haciendo historia, ya que aquello no
podía hacerse en Petén contra El Diputado, pero la gente ya estaba cansada de aquella
opresión.

¡Aquella opresión!..., callar mientras veíamos como saqueaban el departamento, callar y


sentir la impotencia…, callar y soportar por temor de terminar en la cárcel o en la
tumba..., callar y soportar. Si todos tienen miedo ¿quién hace los cambios que todos
quieren ver? Callar es aceptar el actuar del que abusa.

Pocos conocen la satisfacción de luchar por un poco de libertad, por un poco de dignidad,
de desafiar al opresor, aunque en ello esté en juego tu vida; sentir que luchas por los que
no pueden luchar y más si lo haces con mucho valor, sin un arma en tus manos con la
que te arriesgues a, en un momento de locura, dañar irreversiblemente al prójimo;
encomendándote a Dios y lanzándote a la conquista de aquello a lo que tu pueblo tiene
derecho. Eso fue lo que hicimos ese día y todavía recuerdo aquel momento como único,
momento cuyo recuerdo me hace aflorar una sonrisa de satisfacción mientras escribo.

Aquella gente gritaba...

-"DIPUTADO CORRUPTO".
-"QUEREMOS LIBERTAD DE EXPRESIÓN".
-"SOLO ANTE DIOS SE DOBLARÁN ESTAS RODILLAS".
-"CUDEP..., CUDEP..., CUDEP..."
-"NO A LOS DELITOS INVENTADOS".
-"NO A LA REPRESIÓN ESTUDIANTIL".
-"¡VIVAN LOS ESTUDIANTES!".
-"EEHHHHHHHHHHHHHHhhhh".

Un pickup blanco propiedad del CUDEP -nuestro caballo de batalla - encabezaba la


marcha para ese momento..., empezamos a entrar a la Isla de Flores..., vemos en la
entrada que alguien ha escrito el mensaje "AEU Extorsionistas". Los chicos de la huelga
no harían ninguna pinta en la Isla de Flores durante las protestas que se realizaron,
respetando lo acordado.

La marcha empezó a rodear la Isla y luego subió al parque central cerca del edificio de
Gobernación. Ahí se llamó al Gobernador, quien después de unos minutos, salió bastante
temeroso acompañado de uno de sus guardaespaldas.
20
-"Sin cámaras, por favor", nos dijo El Gobernador, ya que cualquier cosa podía ser
utilizada por El Diputado, quien ahora era su adversario. Con una voz tímida nos dijo que
lo que él hacía lo hacía por la gobernabilidad del departamento y que era parte de su
trabajo.

Varios tomamos por turnos un megáfono y manifestamos nuestro apoyo al Gobernador


ante la agresión que había recibido por parte del Diputado, sabiendo que eso llegaría a
oídos del Diputado. Aquella manifestación de apoyo no fue algo espontáneo, estaba
planificada; tenía por objeto que El Diputado se molestara aún más con El Gobernador y
con eso evitar una reconciliación prematura. Aunque El Gobernador no terminara siendo
un aliado de la Universidad, nos bastaba con que hiciera su trabajo sin interferencias del
Diputado, situación deseada desde el inicio de labores de aquel funcionario.

Bajamos del parque central y continuamos rodeando la Isla. En aquel lugar era donde la
gente sentía mayor rechazo por El Diputado y pudimos sentirlo. Aquella gente nos
felicitaba al paso por lo que estábamos haciendo. Recuerdo a un anciano que de algún
lugar sacó una ametralladora de cuetes que quemó a nuestro paso, mientras nos
felicitaba; también a una señora que rondaría los cincuenta años, desde la ventana de su
casa, empuñó sus dos manos dejando el dedo pulgar afuera y hacia arriba, agitando sus
brazos y sonriendo efusivamente, como diciéndonos: Bien hecho chicos, bien hecho.

Salimos de la Isla de Flores, recorrimos el trecho del relleno que une la Isla con Santa
Elena de la Cruz; tomamos la 1ra. Calle de la zona 1 rumbo a San Benito, subimos por la
2da. Avenida pasando frente a la Escuela Normal, hacia la 4ta. calle nuevamente, por
donde nos dirigimos a las instalaciones del CUDEP. Mientras regresábamos por aquella
calle pudimos ver que lo que se había escrito en el asfalto en la ida hacia Flores, ya había
sido borrado utilizando rodillos y pintura negra por personas pagadas por El Diputado.

De regreso, cuando nos acercábamos al Centro decidimos rodear las instalaciones. En una
de sus esquinas había una gran valla publicitaria de una de las empresas del Diputado. Se
había solicitado varias veces a la Municipalidad que retirara aquella valla porque había
sido colocada frente al rótulo del Centro Universitario de Petén y éste no se veía, pero
mientras El Alcalde de Flores siguiera siendo adorador del Diputado, éste último podía
hacer en Flores lo que quisiera, por lo que aquella valla permanecería ahí.

Cuando pasamos por esa esquina del CUDEP pudo sentirse aquella ofensa, por lo que los
chicos de la huelga que nos acompañaban decidieron que aquella valla no podía seguir
ahí; pronto varios de ellos se subieron a la pared exterior del Centro y empezaron a
golpear la valla. Por seguridad, se dijo que en aquel acto no participara nadie que no
estuviera encapuchado, así que los demás permanecimos como espectadores.

Debido al tamaño de la valla ésta no caía por lo que los huelgueros pidieron un lazo y un
pickup para amarrarla y jalarla. Yo observaba como a unos veinte metros y de frente a
aquella gran valla. Recuerdo aquel momento..., el pickup empezó a jalar lentamente..., la
valla empieza a caer por un costado..., se dobla, cae lentamente... Mientras va cayendo al
fondo va apareciendo el rótulo del CUDEP que era de mediano tamaño; su texto sobre un
fondo azul cielo:

21
Universidad de San Carlos de Guatemala
Centro Universitario de Petén
.
"Id y enseñad a todos"
.
.
Para ese entonces no sabíamos que la caída de aquella valla representaría lo que unos
meses después sería una caída estrepitosa del Diputado..., una tormenta venía contra él,
que pondría a prueba la fe de sus adoradores, cuando El Diputado fuera reducido ante la
opinión pública a un simple diputado corrupto que soñaba con ser Presidente de la
República.

Una vez derribada la valla, la marcha prosiguió alrededor de las instalaciones del CUDEP
hasta llegar a la otra esquina donde se encuentra la entrada a "La Playa del Pueblo" y que
en ese momento dos grandes puertas de lámina impedían el acceso a la población a
aquella orilla del hermoso Lago Petén Itzá; lugar donde antiguamente había un parque del
cual disfrutaba la población, pero que después se impediría su acceso, se destruiría el
parque antiguo y se tenía planificado construir uno nuevo que llevaría el nombre del
Diputado.

De nuevo los chicos de la huelga harían el trabajo pesado destruyendo las puertas y la
gente que iba en aquella marcha, que ya no era pacífica, entró al predio de la playa,
mientras los guardias huían del lugar.

Después de entrar al predio de la playa, la marcha se dirigió al interior de las


instalaciones del CUDEP y con ello finalizó...

Sólo en el área central de Petén se supo de aquella protesta, noticia que sería cubierta
únicamente por el periódico del CUDEP debido al control que El Diputado ejercía sobre los
medios de comunicación locales.

Aquel día memorable, el Centro Universitario de Petén y unos pocos, pero valientes
ciudadanos, habían levantado la cabeza en rescate de la libertad y dignidad del pueblo
petenero.

Ataque a la Sede de AEU-Petén

Haber derribado la valla fue un mensaje claro dirigido al Diputado, aquello no era un
juego.
A partir de ese día el edificio de la Biblioteca del CUDEP sería el cuartel general del
movimiento universitario. Los chicos de AEU-Petén y otros estudiantes empezaron a
dormir en aquel edificio la noche del 25 de octubre, por considerar que aquel lugar era
más seguro que sus propias casas.
Domingo, 26 de octubre...
Cerca de las 10:00 a.m. partí desde mi casa a las instalaciones del CUDEP. Para ese día no
teníamos programada ninguna actividad, ya que no había actividad en el Centro, pero
esperar el lunes sin tener algo programado era preocupante.

22
Llego a las instalaciones del CUDEP..., entro al edificio de la Biblioteca..., veo algunas
sábanas en el piso donde algunos de mis compañeros habían dormido; saludo a los que
encuentro al paso..., entro al laboratorio de computación en el interior de ese edificio...,
un par de compañeros están utilizando Internet revisando sus correos y viendo si hay
noticias en las páginas web de noticieros locales. Para esa hora el grupo no había
desayunado, por lo que hicimos una colecta entre los presentes y luego se hizo una
comisión para la compra del desayuno. Conseguir comida fue un problema los primeros
días, pero eso se resolvió con la colaboración a título particular de varias personas que se
encontraban muy satisfechas por la forma como nos habíamos levantado contra los
abusos del Diputado.
Entre los comentarios del desayuno estaba el hecho de que en la mañana, en la entrada
de Flores, habían aparecido dos mensajes: "Viva la AEU" y otro cerca del anterior que
decía "Gracias Gobernador" como dando a entender que El Gobernador estaba apoyando
a AEU-Petén. Aquello venía del Diputado, ahora también le había declarado la guerra al
Gobernador y trataría de cumplir con su amenaza de enviar a la cárcel a dicho
funcionario.
Después de desayunar decidimos que el medio que utilizaríamos para difundir el
problema que teníamos con El Diputado sería Internet, esa red mundial de computadoras
donde cualquiera, que cuente con los medios y el conocimiento, puede escribir sin sufrir
la censura política que había en varios medios de comunicación nacionales y
departamentales afines al Diputado.
Aquella decisión fue una de las más acertadas que tomamos. Sabíamos que la población
tenía miedo de decir aquello que sentía, pero Internet ofrecía un espacio donde el nivel de
anonimato era altísimo, nivel necesario para que aquellos que tenían miedo pudieran
expresarse, pero era necesario que nosotros desencadenáramos lo un rato después sería
una reacción en cadena.
Una vez tomada aquella decisión empezamos a enviar correos a nuestros contactos
pidiendo que los reenviaran con la información del conflicto, explicando como había
pasado todo aquello, porque la población sabía del conflicto según la información
proporcionada por varios medios locales, pero esa era la versión del Diputado. También se
decidió que se escribiría en las cajas de chats que los noticieros locales tenían en sus
páginas web, debido a que en ninguno de ellos había noticias al respecto, por la afinidad
que había de esos medios para con El Diputado; ellos solo cubrían los eventos donde se
programaban previamente los aplausos y discursos de alabanza a dicho personaje, no sus
tropiezos.
Los primeros mensajes de protesta en las cajas de chats los escribimos nosotros desde el
laboratorio del CUDEP y desde casas particulares, pero pronto pasó lo que habíamos
calculado; una gran cantidad de personas empezó a escribir mensajes contra El Diputado
y su gente. Aquel suceso ocurrido en las cajas de chats nos había proveído muchos
simpatizantes anónimos; ahí nos dimos cuenta de que la población en realidad ya estaba
hastiada de los abusos del Diputado y su gente, porque antes de aquello sólo lo
suponíamos.
Durante el transcurso del día revisábamos las cajas de chats porque la gente nos escribía
mensajes ahí, algunos de aliento, otros con información importante que nos podía servir
en la toma de decisiones.

23
En aquella avalancha de mensajes en las cajas de chats, algunas personas aprovecharon
el río revuelto para una que otra revancha. Recuerdo que vi un mensaje en la que
amenazaban a un periodista afín al Diputado con mensajes como: "(Nombre del
periodista)... te vas a morir... por vendido", que pudo ser desde una broma hasta una
amenaza real. El periodista escribió su nombre y dio argumentos en su defensa, pero
defenderse en una caja de chats es como tratar de defenderse de una sombra y aquello
más que preocupante, era cómico, bueno, no para el periodista a quien parecía que
estaban toreando.
Una vez que mucha gente escribió en las cajas de chats, los que entraban a aquellos
sitios en busca de noticias terminaron informándose del conflicto; de la otra versión.
En el correo electrónico y los blogs sucedió algo parecido, mucha gente que no
conocíamos empezó a enviarnos correos de apoyo o que contenían información que ellos
habían generado y la estaban reenviando, algunos contenían enlaces hacia blogs donde
habían escrito en contra del Diputado, algunos de esos correos sin lugar a dudas llegaron
a las cuentas del Diputado y su gente, algo que habrá alarmado al Diputado por el
cuidado que tenía de su imagen política la cual sería la carnada con la que pescaría al
pueblo de Guatemala para lograr la Presidencia.
El día, que había empezado con nada planificado; por una buena decisión, estaba
convirtiéndose en un éxito y así transcurrió hasta la caída de la noche que nos traería un
mensaje, que, aunque no fue una sorpresa para algunos, nos obligó a tomar una de las
decisiones más difíciles que habremos tomado en nuestras jóvenes vidas.
Durante el transcurso del día en que estábamos utilizando Internet para difundir el
conflicto, una conversación se desarrolló entre dos estudiantes, un integrante de
AEU-Petén, que se contaba entre los más valientes, y otro que se había unido a ellos para
aquella batalla:
-"¿Saber cómo va a responder El Diputado?"
--"Mirá, si no estoy mal, va a haber una represión de su parte, ahí es cuando debemos
luchar con más fuerza para demostrarle que no nos acobardamos, luego va a tratar de
negociar, entonces sabremos que el golpe le ha llegado, porque El Diputado no va a
negociar con nosotros sabiendo que va a ganar, por lo que cuando trate de negociar esa
es una señal de debilidad, por lo que tenemos que seguir luchando".
Aquella conversación se diluyó entre las actividades del día como todas las demás, pero
cobraría vida en la noche.
Cae la noche...
Me despedí de mis compañeros cerca de las 8:00 p.m., ellos me insistieron en que
durmiera en la Biblioteca debido al gran peligro de dormir fuera de las instalaciones del
CUDEP, pero aún así, decidí dormir en casa esa noche.

Alrededor de las 10:00 p.m. mis compañeros y El Director se encuentran cenando en las
instalaciones del CUDEP mientras hablan sobre el conflicto. Repentinamente, se escuchan
seis disparos..., la primera reacción del grupo es correr y ocultarse..., puede escucharse el
ruido de una motocicleta que termina de dar la vuelta por la parte externa del Centro..., le
sigue un momento de silencio..., poco a poco van saliendo llamados por la curiosidad...,
¿qué había pasado?..., se dirigen hacia el lugar donde se escucharon las detonaciones...,
una de las paredes de la sede de AEU-Petén se encuentra perforada por varias balas..., el
24
grupo está muy atemorizado..., muy alterado..., llaman a algunos medios de
comunicación de quienes tienen números de teléfono a la mano..., al Ministerio Público y
la Policía, además de llamar a otras personas para informarles.
En mi casa, yo le daba vueltas a lo sucedido en los días anteriores y en ese día. Me
preocupaba demasiado lo que podía suceder de ahí en adelante, porque El Diputado era
una persona de quien se podía esperar cualquier cosa, aquello no me dejaba dormir.
Recibo una llamada de Elmer:
-"Aló".
--"Sí, ¿qué pasó Elmer?"
-"Vos, fijate que dispararon contra la sede de AEU".
--"¡¿De veras?!"
-"Si vos, venite".
--"Ahorita llego".

Rápidamente me dirigí a las instalaciones del CUDEP. Cuando llegué, saludé a mis
compañeros. Varios medios de comunicación ya estaban ahí. Me acerqué a Elmer y otro
compañero que estaba junto a él. Un periodista, de los que tildaban partidarios del
Diputado y que se encontraba cerca de Elmer, me tomó una foto como a metro y medio
de distancia, de frente, mientras yo saludaba a Elmer; el flash de la cámara me dejó ciego
unos segundos. Aquello me pareció un acto abusivo del periodista, por la forma
apresurada como había tomado aquella foto; me dio la impresión de que sería utilizada
para ponerla en una mesa frente al Diputado para mostrarle blancos.
Los integrantes de AEU-Petén y El Director estaban tan atemorizados, que una vez que
llegaron los medios de comunicación no se decidían quien daría declaraciones sobre
aquella agresión, incluso El Director no había querido dar esas declaraciones y había
desaparecido de la escena. Una vez me vieron llegar, me pidieron que yo hiciera esa
tarea, pero lo único que yo sabía del suceso era que habían disparado contra la sede de
AEU-Petén, por lo que me negué y empecé a preguntarles de lo sucedido. Al final uno de
ellos dio las declaraciones respectivas a los medios, entre ellos el periódico del CUDEP
que, junto con un canal nacional que no demostraba tener vínculos con El Diputado, eran
en los que más confianza teníamos:
-""Estábamos en asamblea cuando escuchamos los disparos" declaró un dirigente
estudiantil que, por motivos de seguridad, prefirió el anonimato. Inmediatamente
después, los afectados informaron a la Policía y al Ministerio Público, que asistieron al
lugar de los hechos; "se cree que esta situación es consecuencia de la persecución
política que estamos sufriendo por parte de un diputado muy influyente, el cual ya todos
conocen" concluyó el estudiante."
Los periodistas se marcharon uno a uno..., el silencio de la noche vuelve al CUDEP...
Una vez los periodistas se marcharon, hicimos una asamblea en la Biblioteca para decidir
lo que pasaría con el movimiento universitario de ahí en adelante. Veía el miedo en el
rostro de mis compañeros aquella noche. Hasta antes del ataque todos estaban muy
optimistas, pero fue en ese momento cuando sentimos la cercanía de la muerte, aunque
sabíamos que aquel ataque no tenía por objeto matar a nadie, sino solo amedrentarnos
para que desistiéramos de nuestra lucha, pues no era la primera vez que pasaba eso en
Guatemala. También era cierto que aquellos seis impactos de bala constituían un mensaje
claro para el grupo: "Si continúan se mueren". Fue ese mensaje el que generó tanto
25
temor; algunos incluso lloraron esa noche al no soportar más la presión que tal situación
había generado, pues aquellos chicos no eran soldados preparados para situaciones como
esa, eran estudiantes.
Teníamos dos opciones, por una parte, terminar ahí el movimiento universitario y esperar
el turno en nuestras casas, probablemente seríamos sindicados de delitos inventados por
El Diputado y su gente del Ministerio Público ya que él se vengaría por la forma como le
habíamos desafiado y, por la otra parte, continuar luchando; nos arriesgábamos a morir,
pero si lográbamos llamar la suficiente atención podrían intervenir otros funcionarios y
figuras políticas contrarias al Diputado que tomarían nuestra lucha y así salvarnos todos.
Vimos más posibilidades de sobrevivir libres en la segunda opción, por lo que aquella
noche, decidimos seguir luchando, pero lo haríamos con mayor fuerza, con mayor valor,
para ello era necesario que renunciáramos a seguir viviendo, porque si no lo hacíamos,
nuestras mentes estarían ocupadas en un montón de ideas generadas por el miedo a
morir y eso sería como no seguir luchando. Así que renunciamos a nuestras vidas para
poder concentrarnos en sacar adelante aquella causa. A partir de ese momento, la
agresión contra el grupo dejó de ser agua y se convirtió en gasolina sobre aquel fuego
que ahora se anidaba en nuestro pecho, aunque la idea de tan atrevida renuncia no
duraría más de un par de días en varios compañeros quienes volverían a aferrarse a la
vida y a tener miedo de perderla.
Dos valientes periodistas que habían cubierto la noticia de la agresión a la sede de
AEU-Petén nos esperaban al otro día entre las 6:00 a.m. y las 7:00 a.m. en una radio
cristiana para informar a la población de lo acontecido, por lo que decidimos de una vez
como sería el discurso que utilizaríamos cuando estuviéramos ahí. Hablaríamos con eso
que a nuestro pueblo le faltaba: valor, así que no nos ahorraríamos el nombre del
Diputado a quien considerábamos el responsable directo de aquel ataque, además
sabíamos que si manejábamos un discurso de queja y súplica, solo le infundiríamos más
temor a una población que ya tenía miedo y con eso no obtendríamos su apoyo.
Acordamos levantarnos temprano para ir a la radio.
El piso de la Biblioteca se sentía tan duro, pero esa noche había un poco de esperanza en
nuestros corazones. Con el avance de la noche nuestros párpados se hacían más pesados
y la madrugada nos trajo un viaje al mundo de los sueños, en ese mundo no éramos
reprimidos, en ese mundo éramos libres.

Lunes, 27 de octubre.

El viaje al mundo de los sueños duró poco...

Nos levantamos cerca de las 5:00 a.m. y empezamos a prepararnos para ir a la radio.

Salimos de las instalaciones en el pickup blanco que nos había servido de caballo de
batalla y nos dirigimos hacia la casa del Director en la Colonia Itzá, San Benito.

Íbamos muy emocionados mientras el aire fresco de la mañana golpeaba nuestros rostros
durante el camino. Los rostros temerosos se habían ido, aquellos rostros eran diferentes,
reflejaban confianza. En ese vehículo iba un grupo dispuesto a luchar; no con armas de
fuego, sino con aquello a lo El Diputado más le temía: la verdad, porque si ésta salía a luz,
el pueblo de Guatemala sabría lo que había detrás de aquella imagen política de la cual
26
recibían tanta publicidad, entonces El Diputado no tendría más remedio que renunciar a
su sueño de ser Presidente de la República, meterse en una cueva o huir.

La idea de advertir a nuestro pueblo de la amenaza que representaba El Diputado era una
idea que nos hacía sentir como ciudadanos responsables, comprometidos con el bienestar
de nuestra nación; sentir eso nos motivaba, nos empujaba a seguir adelante en nuestra
lucha. Si El Diputado quería negociar, nosotros no negociaríamos; si nos correspondía
morir, moriríamos. Aquel sentir saldría por nuestras gargantas frente a los micrófonos de
la radio la mañana de ese día y, sin lugar a dudas, sorprendería a los oyentes.

En el trayecto hablábamos de lo acontecido en los días anteriores y la recién pasada


noche..., aquel era el tema que nunca agotábamos, porque siempre había nueva
información al respecto.

Llegamos a la casa del Director unos 15 minutos después de salir del CUDEP..., me bajo
del vehículo..., toco la puerta..., El Director aparece somnoliento..., me saluda..., saluda a
los demás compañeros...

-"¿Ya listo?", le pregunto al Director...


--"No, todavía, adelántense ustedes y ahorita los alcanzo".
-"Bueno, entonces lo esperamos allá".

Nos despedimos del Director y nos dirigimos hacia la radio cristiana donde nos esperaban
los periodistas, lugar al que llegamos cerca de las 6:15 a.m.

Entramos a la cabina de la radio. Los periodistas, mientras dan otras noticias, nos hacen
señas con las manos para que tomemos asiento y esperemos un momento para ser
entrevistados... Mientras esperamos llegan El Director y un Ingeniero que nos había
apoyado bastante los días anteriores.

Uno a uno fuimos pasando frente al micrófono mientras contestábamos las preguntas que
nos hacía uno de los dos periodistas. Recuerdo que cuando alguno de nosotros estaba al
aire, los demás le hacían señas para que fuera más decidido en sus declaraciones o que
mencionara algo que se le había olvidado. El grupo terminó siendo un huracán frente al
micrófono, un huracán contra El Diputado.

Las declaraciones que hicimos la mañana del 27 de octubre debieron sorprender al


Diputado y su gente... El ataque armado a la sede de AEU-Petén había tenido el efecto
contrario al esperado. Aquello sería una muestra de valor que el pueblo petenero no
había visto en mucho tiempo y que saboreó esa mañana, porque aquello tenía sabor,
sabor a esperanza, esperanza de cambio, aunque con un poco de locura.

Salimos de la radio...

En el transcurso de la mañana dos de nosotros fuimos designados para presentar una


denuncia en la Auxiliatura Departamental del Procurador de los Derechos Humanos, por
los hechos ocurridos la noche anterior y en contra del Diputado a quien considerábamos
el responsable de los mismos.

27
Conocía al Auxiliar Departamental y le tenía mucha confianza, porque había sido mi
catedrático de Filosofía en el CUDEP, pero mis compañeros desconfiaban de él afirmando
que era familiar del Diputado y que le debía el cargo a éste.

Cuando llegamos, El Auxiliar Departamental se encargó personalmente de atendernos; le


dijimos la razón de nuestra presencia, aunque ya lo sabía, le manifestamos nuestro deseo
de hacer una denuncia; nos indica que le sigamos hacia su oficina en el segundo nivel del
edificio donde redactaría la denuncia.

Narramos lo sucedido para que la denuncia fuera redactada, posteriormente la leímos y


firmamos. Nos despedimos del Auxiliar Departamental y salimos de la Auxiliatura rumbo a
las instalaciones del CUDEP para reunirnos con el resto.

Posterior a nuestra visita, El Auxiliar Departamental haría un comentario en una reunión


relacionado a nuestro caso, que indignaría a los empleados de la Auxiliatura, conocedores
de la sagrada misión del Procurador de los Derechos Humanos.

-"Estos patojos son principiantes, a todos los va a meter al bote El Diputado".

Al ver la postura del Auxiliar Departamental, los empleados de la Auxiliatura nos lo


advirtieron y nos sugirieron buscar ayuda en la misma institución de la ciudad capital, por
lo que así lo hicimos.

Por la tarde nos concentramos en dos cosas: presentar la denuncia en el Ministerio


Público sobre el ataque armado a la sede de AEU-Petén la noche anterior, con el fin de
que sirviera para sentar un precedente, pues no esperábamos que sirviera para otra cosa,
como el inicio de una investigación. La otra cosa que hicimos fue formar una comisión
para que viajara a la ciudad capital para exponer nuestra situación al Rector de la
Universidad de San Carlos, medios de comunicación e instituciones defensoras de los
Derechos Humanos.

La comisión terminó conformada por el Presidente de AEU-Petén, dos integrantes más de


dicha asociación y el padre de una estudiante del Centro, quien desde la captura de Elmer
se había convertido en uno de nuestros más valientes elementos. El Director le había
pedido que condujera a los miembros de AEU-Petén hasta un albergue de la Universidad
de San Carlos que El Rector ponía a disposición del grupo para que los gastos del viaje no
se incrementaran más. Posteriormente ellos se reunirían con El Rector para exponerle la
situación.
Nosotros, como estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala, teníamos
tantas esperanzas en El Rector, porque asumíamos que si éste intervenía en nuestra
defensa, El Diputado no podría enfrentarse a él, por el cuidado que tenía de su imagen
política.

Cerca de las 5:00 p.m. nos despedíamos de los integrantes de la comisión que partiría en
el vehículo del Padre de la Estudiante.

Recuerdo que, mientras nos despedíamos, uno de los integrantes de AEU-Petén me dijo:

28
-"Rony, vos no me has visto a mi valiente", como diciéndome que lo sería en la misión
que ahora emprendían. Aquel chico no había sido muy valiente en los momentos más
duros que habíamos pasado, pero sin embargo, había permanecido luchando.

Le sonreí mientras asentía con la cabeza, dándole a entender que confiaba en lo que me
decía.

La Comisión parte llevándose nuestras esperanzas de ser escuchados hacia la ciudad


capital...

La noche empieza a caer...

Estábamos muy cansados para esa hora y deseábamos ir a casa a descansar y ver a la
familia a pesar del riesgo, pues nuestros familiares se mantenían muy preocupados por
aquella situación que vivíamos. Decidimos turnarnos, un grupo iría a descansar mientras
el otro se quedaría en el CUDEP pendiente de la situación; más tarde, en la noche, sería
sustituido por el grupo que había descansado. Me quedé en el grupo que permanecería
primero en las instalaciones del Centro.

El primer grupo se retira a descansar...

Para el 27 de octubre, el movimiento estaba integrado de tres bloques: Los miembros de


AEU-Petén, los chicos de la huelga y los que nos habíamos adherido en defensa de los
estudiantes de la Asociación. Éramos el grupo más heterogéneo, compuesto de
estudiantes, algunos catedráticos, algunos miembros del personal administrativo y unos
pocos ciudadanos que, hasta ese momento, no tenían mayor vínculo con el Centro.

Para decidir lo que haríamos, solíamos consensuarlo entre representantes de los tres
bloques.

En el transcurso del día habíamos acordado con los huelgueros que, terminando la tarde,
ellos saldrían a repartir información a la población en la parte frontal del CUDEP, lugar en
el que transitaban muchas personas, por ser calle principal. Pero la caída de la noche
sería testigo de algo más que repartir información por parte de los huelgueros...

Alrededor de las 5:30 p.m., los huelgueros se preparaban para repartir información, pero
de manera repentina, rompieron con lo acordado, decidieron subir en uno de los pickups
del Centro y saldrían a repartir la información en el área central de la ciudad, ya no sería
solamente en la parte frontal del Centro, llevando dos bocinas grandes en el vehículo.
Cuando iban saliendo, tomaron una nueva decisión..., no irían solos..., paran el vehículo...,
varios huelgueros se bajan..., entran corriendo en las aulas a invitar a los estudiantes de
Derecho a una protesta..., se vuelve un desorden..., me encuentro en ese momento en la
Biblioteca..., un amigo me informa de que los huelgueros están invitando a una nueva
protesta..., me sorprendo..., camino rápidamente hacia el edificio principal de Derecho...,
veo muchos estudiantes reunidos fuera de las aulas..., los estudiantes no saben lo que
pasa..., se acercan unas estudiantes de Derecho y me dan la queja de que algunos
huelgueros han entrado a sus aulas, les han hablado abusivamente y botaron unos
escritorios..., dos huelgueros se acercan y me dicen que eso no había sido así..., decido
disculparme con las estudiantes manifestándoles que esa actitud no era parte de nuestro
29
movimiento..., tengo que decidir entre apoyar la iniciativa de los huelgueros o trabajar
para frenarla..., los huelgueros suben al pickup y se adelantan con una parte de los
estudiantes..., vacilo un poco en la decisión..., decido apoyar la iniciativa de los
huelgueros..., empiezo a invitar a los estudiantes a la protesta..., un catedrático toma un
bus mediano del Centro..., la gente empieza a subir en él..., me piden que suba al bus...,
salimos acompañados de muchos estudiantes en carros y motos..., no podemos ver a los
huelgueros..., llamo a uno de los que iban en el pickup.

-"¿POR DONDE ANDAN?"


--"Es..mos...sd..d.s..lle...do..n.a..a...l....es.s". Había tanto ruido en el pickup y en el bus
que no entendía nada de lo poco que escuchaba.
-"¿QUÉ?, NO TE ENTIENDO".
--"E...mos ..gando....ribunales...".
-"¿POR LOS TRIBUNALES?"
--"SIIIiiii".
-"AHORITA LOS ALCANZAMOS".
--"..UEEnnoo".

Alcanzamos a los huelgueros frente al edificio de Tribunales en San Benito. Desde ahí
fuimos un solo grupo. El bus en el que iba estaba a la mitad de la protesta, por lo que
decidí ir a ver que pasaba al frente. Un primo me llevó en una motocicleta hasta ahí.
Cuando llegué al frente la mayoría de huelgueros iban a pie, las dos bocinas en el pickup
estaban a todo volumen con el discurso de uno de los huelgueros.

¡Vaya discurso!, daba la impresión de que aquel huelguero no se había lavado la boca en
años y hasta sudaba vulgaridad.

Desde los inicios del movimiento habíamos acordado que aquel movimiento debía excluir
la vulgaridad, por eso los boletines y comunicados que el movimiento había hecho la
excluían, de manera que la información fuera digerible para los diversos sectores de la
población incluyendo los religiosos. Además sabíamos que cualquier error que
cometiéramos sería aprovechado por El Diputado y ahí había algo que podía aprovechar.

Aquello me molestó sobremanera y no era el único molesto, pues varios estudiantes se


sentían ofendidos por esa forma de expresarse, pues no se sentían representados en
aquel discurso.

Empezamos a subir por la 4ta. Calle de la Zona 1 de Santa Elena de la Cruz. Recuerdo que
me bajé de la motocicleta, me acerqué al huelguero y le arrebaté el micrófono. Luego
entregué el micrófono a uno de los que iban arriba del pickup junto con las bocinas.

La mayoría de huelgueros iban al frente, como a unos 10 metros del suceso. Al ver mi
reacción los huelgueros del frente llaman a los demás, eran unos 15 entre todos; a media
calle hacen una rueda colocando sus brazos sobre los hombros de los demás y acercando
sus cabezas... Cuando veo la rueda pienso que va a haber un enfrentamiento por lo que
había hecho. Tal situación hubiera desintegrado la protesta en ese momento... La rueda
de huelgueros se disuelve tras un par de minutos..., habían llegado a un acuerdo..., el
mismo huelguero que había estado hablando pide de nuevo el micrófono, se lo dan..., eso
me molesta más todavía, pero decido esperar unos momentos para evaluar de nuevo la

30
situación..., el huelguero cambia totalmente su discurso y se ajusta a lo que habíamos
acordado..., aquello me sorprende...

Los momentos difíciles que habíamos pasado en los días anteriores nos habían acercado
bastante. El hecho de que el mismo huelguero que minutos antes se expresaba sacando
espuma por la boca, ahora lo hacía de manera totalmente distinta, significaba que el
resto de sus compañeros le habían llamado la atención.

El nuevo discurso hizo que la gente se sintiera identificada con el huelguero que lo
pronunciaba y terminó apoyándolo en sus peticiones con gritos, silbidos, haciendo sonar
las bocinas de sus vehículos e, irónicamente, yo le aplaudí en más de una ocasión, hasta
que casi se queda sin voz.

Para ese momento eran cerca de las 6:00 p.m...

Otros empezaron a tomar el micrófono por turnos para hacer gritar a la multitud. Los
chicos de la huelga iban pintando mensajes en contra del Diputado en el asfalto, sin tocar
una sola casa o negocio, como habíamos acordado. Nos dirigíamos hacia la Isla de Flores.

Pronto llegamos al inicio del relleno que sirve de acceso a la Isla de Flores. La protesta
había detenido el tráfico, por lo que varios vehículos que salían de Flores tuvieron que
esperar mientras pasábamos. Entre los vehículos atascados en aquella muchedumbre se
encontraba el del Gobernador, quien venía saliendo de la Isla. Un guardaespaldas
conducía; me acerqué al vehículo por el lado donde iba El Gobernador y le pedí que
bajara la ventanilla..., la baja..., le doy la mano y le digo que no se preocupe con respecto
al orden. La policía seguía de cerca la protesta.

Sin saberlo nosotros, El Gobernador había dado orden a la Policía para que no agredieran
a los participantes de aquella protesta nocturna, por lo que El Diputado movería sus
influencias en el partido oficial para buscar su destitución una semana después de tal
protesta, argumentando que había dado esa orden en apoyo de los estudiantes que
estaban en su contra. El Gobernador afirmaría que agredir a los estudiantes hubiera
generado un gran caos, porque la población se hubiera unido en apoyo de los agredidos y
aquello hubiera sido incontrolable.

A medio relleno podía escucharse:

-"¿EL DIPUTADO?"
--"FUERAAAAAaaaaa", gritaba la multitud haciendo sonar las bocinas de sus vehículos,
ensordeciendo el ambiente.
-"¿EL DIPUTADO?"
--"FUERAAAAAaaaaa".
-"¿EL DIPUTADO?"
--"FUERAAAAAaaaaa".

El hermoso lago Petén Itzá que había visto reflejados en sus aguas los rostros de los
antiguos Mayas, esa noche era testigo del desafío a un tirano, un tirano que había
agredido una de sus orillas, un tirano que se alzó contra los que habían denunciado
aquella agresión, un tirano que se creía dios y dueño del gran Petén.
31
Dimos una vuelta alrededor de la Isla de Flores en la que no se hizo ni una sola pinta, ni
siquiera la lujosa casa del Diputado se tocó cuando la protesta pasó frente a ella, porque
así lo habíamos acordado. Luego nos dirigimos al CUDEP. De regreso se unió uno de los
integrantes del movimiento que había ido a descansar y el resto nos esperaba en el
Centro, quienes habían interrumpido el descanso al enterarse de la protesta repentina.
Cuando al retornar, rodeábamos las instalaciones del Centro, pasó algo repentino que
después del susto, terminó siendo cómico.
Avanzábamos por la parte frontal del CUDEP con gran algarabía..., las bocinas en el
pickup blanco van a todo volumen..., la gente grita..., las bocinas de las motos y carros no
paran..., unos caminan por la banqueta del lado de la pared del Centro, la mayoría en la
calle. De repente uno de los que caminaban por la banqueta que iba gritando
desapareció. A pesar de que iba a mi costado no me di cuenta de lo sucedido; los del
pickup me hacen señas y me gritan para que corra hacia un agujero del drenaje cerca de
la pared del Centro; no les entiendo pero decido hacerlo, cuando me voy acercando miro
salir del agujero una mano moviéndose como tratando de agarrar algo, me sorprendo y
con gran rapidez tomo la mano; otros me asisten y juntos jalamos, hasta sacar a la
persona. Era un huelguero, que en la emoción no había visto que delante suya alguien
había quitado una tapadera del drenaje, por lo que cayó en aquel profundo agujero lleno
de aguas negras. Mientras lo sacábamos, alguien dijo: "póngale la capucha”, que la traía
bien agarrada en la otra mano, como si se tratase de la bandera de su lucha. Otro
huelguero le puso la capucha; al principio pareció que se la había tirado en la cara y se le
había pegado, pero después se la acomodaron. El huelguero salió con un golpe en una
pierna de aquel percance que le haría renquear unos días, pero nada más grave.

-"¡¿Cómo se les ocurre dejar eso así?!"


--"Seguro fue El Diputado", dijo uno de los presentes en tono de broma.
---"JAJAJAJAJAJAjajajajaja", se reía la muchachada.

Ingresamos en las instalaciones alrededor de las 7:00 p.m.

Aquella protesta nocturna, iniciativa de los chicos de la huelga, sería la protesta más
temible que haríamos, la que más afectaría al Diputado y su gente.

28 y 29 de octubre

El 28 de octubre transcurrió sin eventos de mayor importancia como una entrevista por
teléfono en una radio respecto a la protesta de la noche anterior y de la postura del
movimiento; otra para un canal nacional propiedad del Ángel de la Democracia donde
exponíamos el conflicto y que no serviría para otra cosa que para ser tomado como
derecho de respuesta en una noticia posterior donde se acusaba a estudiantes del CUDEP
de ser extorsionadores y secuestradores. También recibimos la noticia de que la Comisión
ya estaba en la ciudad capital y el comentario de que al Diputado le había afectado
emocionalmente la última protesta, comentario que iríamos confirmando con el
transcurrir de los días. El Diputado no era una persona valiente, lo cual era algo
preocupante, porque los cobardes se prestan para cualquier bajeza con tal de obtener lo
que desean.

32
Al otro día, a las 8:00 a.m., se llevaría a cabo una audiencia, debido a que la Defensa de
Carlos había solicitado se hiciera una reforma del auto de procesamiento, por lo que
varios acordamos estar listos para esa hora y asistir a la audiencia.

Cae la noche...

A pesar del ataque armado, aún considerábamos las instalaciones del CUDEP como el
lugar más seguro para pasar la noche, aunque ahora, por seguridad, hacíamos guardia
por parejas, turnándonos en el transcurso de la noche y madrugada, acompañando a los
dos guardianes del Centro. Si había un ataque o algo sospechoso, los guardias de turno
avisarían al grupo para que se dispersara en las instalaciones, evitando con ello que
encontraran a todos reunidos en la Biblioteca, edificio cuya entrada y salida era en la
misma puerta.

Miércoles, 29 de octubre...

En las mañanas, como en el resto del día, solíamos consultar las noticias en Internet. En
la página web de El Periódico vimos con asombro la siguiente noticia:

"(El Diputado)...denuncia amenazas de muerte en su contra

Denuncia ante el MP a delegados de la AEU en Petén. Estudiantes rechazan la


acusación.

Por:...

El Diputado...denunció ayer en el Congreso ser víctima de amenazas de muerte. Culpó a


Carlos..., tesorero de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) de Petén y a
Elmer..., secretario de esa misma organización. En las llamadas telefónicas que recibió,
aseguró que sus intimidadores le advirtieron que la misma Policía iría a tirar su cuerpo a
un barranco.

De acuerdo con la versión que dio a la directora de la Policía Nacional,..., y al fiscal,...,


algunos miembros de esa organización estudiantil acostumbran extorsionar a
funcionarios, políticos, comerciantes con revelar detalles de su vida privada. Cuando no
se cumple con la entrega de la suma exigida, la difamación se publica en un boletín
semanal

(Elmer)... fue capturado cuando, infraganti, recibía el dinero de una de las extorsiones,
pero fue liberado hace tres días. Fue entonces, dijo...(El Diputado), cuando el pueblo se
llenó de pintas que exigían “Muerte a ...(El Diputado)”. Según el legislador, las rencillas se
originaron después de su negativa a tramitar 15 plazas que le exigieron.

..., presidente de la AEU de Petén, señaló que han sido ellos las víctimas de amenazas de
muerte y represalias desde que denunciaron una compra irregular del diputado para
construir un centro comercial en el departamento."

La noticia era una de las muchas mentiras del Diputado en la cual se transformaba de
agresor en víctima y no sería la única vez que adoptaría tal actitud.

33
En aquel momento vimos esa noticia como una confirmación del comentario que nos
habían hecho acerca de que al Diputado le había afectado emocionalmente la protesta de
la noche anterior.

A partir de ese día El Diputado usaría sus influencias en los medios de comunicación a
nivel nacional para proyectar el movimiento estudiantil como una banda de
extorsionadores y secuestradores.

8:00 a.m...

La audiencia de Carlos daba inicio. La Jueza había solicitado tres días de permiso, por lo
que otro juez conoció ese día.

El Juez otorga la palabra a la Defensa (Abogada de la Defensa Pública):

“La defensa técnica del sindicado comparece a la presente audiencia a ratificar su


memorial de fecha quince de octubre de dos mil ocho, ... solicita la reforma del auto de
procesamiento con base en las razones siguientes: ... no se dan los elementos objetivos y
subjetivos del delito tipificado (extorsión), pues el supuesto agraviado no demostró ser
administrador, gerente o accionista del proyecto...(El Centro Comercial), como para que
existiera de su parte temor y que estuviere obligado a entregar determinada cantidad de
dinero a cambio de no continuar con el reclamo público del inmueble referido, ya que de
parte de mi defendido, en ningún momento se procuró un lucro, no existió violencia a
firmar, suscribir, otorgar, destruir o entregar algún documento o a contraer una obligación
o a condonarla. Por lo cual no se objetiviza el delito encuadrado en el auto de
procesamiento, ya que en su caso podría existir el delito de coacción, regulado en el
artículo 214 del Código Procesal Penal, en virtud de lo cual se requiere se reforme el auto
de procesamiento del delito de Extorsión, por el delito de Coacción, por apegarse más a
los hechos esta última figura legal. Así mismo la defensa técnica de conformidad con el
principio de oralidad... comparece también... a solicitar al señor Juez, la revisión de la
medida de coerción...(No se concedería esta última petición)”.

El Juez otorga la palabra al Auxiliar Fiscal, quien se encontraba muy nervioso. Durante la
exposición de su postura habría momentos de gran incoherencia en que parecía que
trataba de dar dos discursos al mismo tiempo. Observé sus manos durante su exposición,
sus manos temblaban. Al finalizar, con gran esfuerzo trataría de colocarle la tapa a un
lapicero que había extraído de su bolsillo, pues ésta salió chispada de sus manos
dejándole tal acto en mayor vergüenza ante los presentes.

“El Ministerio Público en esta oportunidad no está de acuerdo con la solicitud de la


defensa, de que se reforme del delito de extorsión...no se trata de que si el es propietario
o no propietario, accionista o administrador de dicho centro comercial, toda vez que obra
en autos la denuncia de fecha veintiuno de septiembre de dos mil ocho, presentada por la
víctima en el presente caso... indica a las dieciocho horas con treinta minutos a su
celular... una persona que se llama Carlos..., quien le dijo mirá tenemos contactos con la
AEU de Guatemala y se va a volver un relajo y queremos quince mil quetzales cada uno
para tranquilizarlos, sino le puede pasar algo a tu familia, especialmente a tu hijo, somos
quince personas. El sindicado hoy presente amenazó la víctima dentro del presente caso,
los bienes jurídicos los cuales ponen en cuestión, es decir la vida del hijo o ciento ochenta
34
mil quetzales, un lucro injusto, así también lo quieren obligar que renuncie a su
patrimonio, bajo la consigna que si no le pasa algo a el o a su hijo especialmente a su hijo
no vale ciento ochenta mil quetzales, cuánto vale un hijo de una persona uno daría la vida
por ellos, es decir no tiene precio, pero el inicia una negociación, el Ministerio Público hizo
un operativo policial... es importante resaltar que la aprehensión se dio en forma
flagrante... Así mismo el Ministerio Público ha ahondado en la investigación y evidenciado
que existió del día diecinueve al veintitrés... intereses por parte de algunos, porque no
todos verdad, aparentes estudiantes universitarios,... Así mismo la defensa técnica
presenta solicitud revisión de la medida de coerción,... argumentando antes que el
juzgador resuelva que las circunstancias primitivas han variado, no ha resuelto el
juzgador y ya dice que han variado... De acuerdo a la legislación nacional, los registros
públicos son instituciones en las cuales se hacen constar hechos o circunstancias de las
cuales son necesarias, perdón por la redundancia, inscribir, si bien es cierto la distinguida
abogada presenta fotocopias... con sus acciones manifiesta y evidentes y que el
Ministerio Público no tiene duda encuentra diferentes indicios para creer que puede haber
peligro de fuga, claro que lo puede haber. Acá son conocidos los boletines universitarios,
no estamos en contra de la libertad de expresión, pero influye en estudiantes en la
problemática que enfrenta el acusado... por lo que se opone legalmente... a que se le
otorgue medida, simple y sencillamente porque existe peligro de fuga y obstaculización.”

El Juez toma la palabra:

"Se tiene a la vista para resolver el proceso penal que por el delito de Extorsión, se
instruye en contra de Carlos... Considerando... Es criterio ampliamente aceptado por la
jurisprudencia penal en nuestro país que en aquellos casos en los cuales se señala a una
persona de solicitar dinero a otra a cambio de no efectuar un delito en su contra no puede
tipificarse como delito de Extorsión, puesto que el elemento rector o verbo rector de tal
delito se limita a que el agente obligue a otro con violencia a realizar las siguientes
acciones: Suscribir, otorgar, destruir o entregar algún documento, contraer una obligación
o condonarla; o renuncia a algún derecho. En la acusación formulada al señor Carlos..., en
ningún momento afirma el Ministerio Público que este hubiere obligado a su víctima a
realizar ninguna de estas actitudes y consecuentemente la tipificación del delito de
Extorsión en el presente caso, es improcedente... Al revisar el contenido de la figura
delictiva denominada Coacción, el juzgador encuentra que los elementos de éste delito se
encuadran en los hechos imputados al sindicado... y así mismo se encuadra el delito de
Amenazas... Este Juzgado con base en lo considerado Resuelve:... Con lugar la solicitud de
la defensa de reformar el auto de procesamiento dictado con fecha veinticinco de
septiembre de dos mil ocho, en el sentido de Carlos..., no seguirá siendo procesado por el
delito de Extorsión... Como consecuencia el auto de procesamiento..., queda vigente
debiendo el sindicado Carlos..., seguir ligado al procedimiento... por los delitos de
Coacción y Amenazas,..."

La resolución del Juez fue motivo de alegría entre nosotros, de nuevo los revoltosos
vientos nos proporcionaron un ventarrón a favor. El Auxiliar Fiscal salió muy molesto de la
audiencia, pues había hecho el ridículo en aquella audiencia y la resolución le era adversa
a él y a los que arriba movían los hilos.

Por la tarde, en la ciudad capital, nuestros compañeros de la Comisión se reunían con El


Rector, le exponen el conflicto, aunque ya lo sabía, porque El Director le mantenía al tanto
35
de lo sucedido. Terminada la exposición, los compañeros de la Comisión se encuentran
con la confirmación de algo que nos habían comentado recientemente, El Rector
manejaba una nueva versión del conflicto. Al Rector El Diputado le había afirmado que
una persona con intereses políticos se había acercado a los integrantes de AEU-Petén y
los había levantado contra su persona, incluso le afirmó que él había colaborado para que
a Elmer le otorgaran la medida sustitutiva de arresto domiciliario.

Antes de la partida de la Comisión habíamos acordado que si El Diputado trataba de


negociar con ellos, rechazarían la proposición, no porque fuéramos personas tercas que
se enfrascan en que la realidad es de una manera: la suya, sino porque sabíamos que El
Diputado era tan traicionero, que esperar que respetara un acuerdo sería ingenuidad y
nos conduciría a la misma situación en que nos hubiéramos encontrado si después del
ataque armado a la sede de AEU-Petén hubiéramos renunciado a seguir en nuestra lucha.
La otra razón y la más importante, era el compromiso adquirido durante los días de lucha,
de alertar a nuestro pueblo sobre la amenaza que representaba El Diputado, no
soportábamos la idea de ver a nuestro pueblo sufriendo lo que sufría Petén, la mano de
un dictador que se consideraba dueño del departamento y un dios que demandaba
adoradores.

Del Rector esperábamos dos actitudes: que buscara una conciliación entre El Diputado y
nosotros, lo cual beneficiaba al Diputado, ya que éste solo tenía que fingir un acuerdo,
esperar que el movimiento estudiantil se desarticulara para posteriormente vengarse de
cada uno de nosotros sin que su imagen política siguiera en el riesgo en que estaba; y por
otro lado, esperábamos que El Rector moviera las instituciones que fueran necesarias
para que el caso se investigara, se aclarara y lo que tuviera que ser sancionado se
sancionara. Esta segunda opción era la que considerábamos una salida digna para
nosotros y para la Universidad.

Por la noche nos comunicamos con nuestros compañeros en la ciudad capital, nos
contaron la reunión sostenida y su decepción del Rector, éste incluso les había insinuado
negociar con El Diputado, además de confirmar que era una persona cercana a nuestro
opresor.

Una buena: a Carlos le cambiaron el delito por otros de menor pena; una mala: no
podíamos esperar gran cosa por parte del Rector.

Así estaban las cosas para la noche del 29 de octubre. La verdad, no sabíamos qué
pensar, por lo que nuestras esperanzas las depositamos en nuestros compañeros en la
ciudad capital, en una puerta que se abriera, en una mano amiga que se tendiera, en una
pluma...

La Batalla de Petén
Jueves, 30 de octubre...

La mañana inicia con dos hambres, aquella que sería satisfecha con el desayuno y la otra,
con buenas noticias. Nos comunicábamos constantemente con nuestros compañeros de
la Comisión desde el día de su llegada a la capital para satisfacer la segunda hambre.
-"¿Y qué tal por allá?"
36
--"Pues mirá, que bendición, saliendo de... y nos entrevistan...". La Comisión había dado
un montón de vueltas buscando ser escuchados por los medios de prensa e instituciones
defensoras de los Derechos Humanos.
-"¿Al final hablaron con los de la AEU?"
--"Callate, vieras todo lo que nos dijeron los estudiantes de ellos, que son unos mafiosos,
que andan armados en la U, que son unos señores de tanto tiempo que tienen de estar
ahí, ni estudian".
-"¡¿De veras?!"
--"Si vos, nos recomendaron que no nos juntáramos con ellos", "de diez estudiantes que
nos hablaron de la AEU de acá, los diez nos hablaron mal de ellos".
-"Bueno, que se le va a hacer".

Cualquier cosa importante se la comunicábamos a los miembros de la Comisión y ellos


hacían lo mismo con nosotros a pesar que desde el día martes o miércoles pasado,
nuestros celulares empezaron a comportarse extrañamente. Cuando nos comunicábamos
entre integrantes del movimiento, nuestros teléfonos hacían ruidos extraños y tardaban
en hacer la llamada. Sabíamos que no era problema de nuestros teléfonos, porque no
pasaba lo mismo cuando llamábamos a otras personas con las que no hablamos tan a
menudo. Entre las muchas charlas, el tema salió a colación:
-"A mí me pasó eso también, hace un ruido... luego tarda un momento... y hasta después
hace la llamada".
--"Si vos, a mí también, pero solo cuando he llamado a algunos de ustedes, con la demás
gente no".
---"No será que nos están escuchando muchá".
----"Total, si es el Ministerio Público ahí se van a dar cuenta que no somos ninguna banda
de extorsionadores y secuestradores como dice El Diputado, sino estudiantes que
estamos luchando para defendernos".
Posteriormente El Diputado, alabándose por lo bien informado que se mantenía respecto
del conflicto gracias a sus informantes o probablemente a la escucha de nuestros
celulares, se jactaría diciendo:
-"Una llamada hacen y yo ya lo sé".
Por precaución, decidimos que todo aquello que fuera estrategia del movimiento, no se
comunicaría por teléfono, solo se comunicaría lo que ya había sucedido tanto en la capital
como en Petén.
Las buenas y malas noticias llevaban nuestro ánimo en un paseo por montaña rusa. Lo
que estudiantes del Campus Central de la Universidad de San Carlos le habían comentado
a nuestros compañeros respecto de la AEU Central, nos alarmó y decepcionó, ya que
desde el inicio del conflicto con El Diputado, los integrantes de AEU-Petén les habían
informado de la situación y habían prometido su ayuda por lo que contábamos con ello,
pero ahora acordamos que la Comisión no se acercaría a ellos, ya que entre las
advertencias de los estudiantes del Campus Central estaba que hasta podían ponerle
precio a nuestras cabezas y hacer negocio con El Diputado.
Pero bueno, ese día también tendríamos buenas noticias, una de ellas nos levantaría
mucho el ánimo. En el transcurso de la mañana encontraríamos una nota en el mismo

37
periódico donde El Diputado había denunciado amenazas de muerte y contenía lo
siguiente:

"La Batalla de Petén


¿Cuánto más va a esperar el Gobierno antes de mediar?

Por: Méndez Vides

Un grupo de estudiantes del Cudep–Usac ha levantado la frente con gallardía e iniciado la


batalla contra los abusos de los políticos. La Municipalidad vendió dos propiedades
comunales a la orilla del lago en Santa Elena, Flores, a manos privadas, con variedad de
traspasos para confundir. En uno de dichos terrenos existía un parque con playa,
columpios y resbaladeros. Y de repente, el pueblo perdió lo suyo y un tiburón se instaló
en las propiedades, y robaron más área al lago vía un relleno. Los vecinos presenciaron
impotentes el robo, pero los estudiantes no bajaron la cabeza y emprendieron la denuncia
contra los usurpadores y su letrero de No pasar.

Valientes y altivos, como pide el Himno Nacional, no han esquivado la ruda pelea porque
están defendiendo su tierra. La reacción inicial fue callarlos con el soborno, esa miseria
que no toca el alma de los idealistas, pero ellos no cedieron y duplicaron su acción. La
vieja represión de los dictadores se hizo presente con el envio a prisión de dos de los
jóvenes líderes, acusados de robo, extorsión, tráfico de drogas y asociación ilícita. El
movimiento estudiantil incrementó, solidarios con las víctimas, de lo que devino que se
recrudecieran las amenazas de muerte, como en los viejos tiempos de la dictadura.
Dichas acciones alimentaron en el pasado el surgimiento del movimiento guerrillero. Pero
los muchachos no se amedrentaron, y organizaron una marcha pacífica, y al llegar al
terreno usurpado procedieron a eliminar el portón que les impedía el acceso libre.
También despedazaron el rótulo de los inversionistas.

La última reacción fue disparar ráfagas de bala sobre la sede de la Asociación. El curso
que están tomando las cosas es peligroso. ¿Cuánto más va a esperar el Gobierno antes
de mediar?

Los muchachos se están quedando sin aire ante el asedio de la impunidad, y ahora están
urgiendo el apoyo del resto de la población, “por favor”, dicen, “no nos dejen solos”. La
pelea es difícil contra una Municipalidad gobernada por el partido de los pobres,... Y
señalan con el dedo al (Diputado)... del partido oficial, haciéndolo responsable de sus
vidas.

La acción de los estudiantes es digna, porque hay que detener el abuso de las
autoridades que se creen dioses. Un terreno comunal no puede depararse al comercio
simplemente porque conviene o le da la gana a alguien. ¿Y qué va a hacer nuestro
Presidente, amigo de la Revolución de Octubre? Si realmente fuera un líder democrático,
estaría del lado de la gente, se haría presente en Petén y abrazaría a los muchachos y les
arreglaría el altercado, porque no se puede proclamar que se está con unos saludando
desde el avión privado de los otros. El Gobierno debe decidir por quiénes tomará partido,
porque los jóvenes peteneros se la están jugando, dispuestos a ser héroes de la
democracia o arriesgándose a terminar como mártires de una nueva dictadura."
38
Muy pocos entienden el valor de un ideal, por eso algunos en Petén nos enviaban
mensajes tachándonos de tontos, afirmando que El Diputado nos iba a matar a todos por
lo que estábamos haciendo. Nosotros teníamos en cuenta las consecuencias de enfrentar
al Diputado y más aún sabiendo que en nuestro país es muy barato mandar a matar a tu
prójimo, pero ¿cómo vivir aceptando la situación que se vivía en Petén? ¿Por qué
teníamos que permitir que El Diputado aplastara a los chicos de AEU-Petén? ¿Qué le
contestaríamos a ese Ser Maravilloso que inspira los más nobles ideales de la
Humanidad? ¡¿Qué teníamos miedo y que por eso no actuamos?! ¡¿Qué teníamos la
esperanza de que El Diputado desistiera de su mala obra?! Nuestra conciencia nos
acusaría por haber faltado a la moral por cobardía.
Cuando terminamos de leer la nota, nuestro ánimo se levantó y aquellas palabras dejaron
una huella en nuestras jóvenes almas. Para la pluma que la había escrito, no éramos
tontos detrás de un ideal, éramos jóvenes valientes y ese reconocimiento fue para
nosotros como medallas al valor. La noche de ese día yo me arriesgaría a dormir en casa
nuevamente, antes de dormir volvería a leer la nota y lo que no había logrado ni la
posibilidad de perder la vida o la libertad, lo lograría esa nota: esa noche lloré, no de
miedo como había pasado con algunos de mis compañeros, sino porque en ese momento
me di cuenta que me había jugado todo junto a mis compañeros, por actuar acorde a lo
que mi conciencia me pedía en tal situación y se bien que la conciencia te dicta lo que
Dios espera de tí, ello me conmocionó.
Volviendo a la tarde...
Para ese día, un canal nacional había empezado a pasar entrevistas de personas de
Petén, en las que se defendía al Diputado, incluso a una persona que decía ser estudiante
del CUDEP y que nadie conocía, quien afirmaba que en el Centro se cometían los delitos
de los que El Diputado acusaba a los estudiantes.
En cuanto a los medios locales, la mayoría eran afines al Diputado y desde los últimos
días no estaban informando a la población sobre el conflicto, ni siquiera en nuestra
contra, ya que se encontraban atemorizados entre una población que ya había dejado de
ser partidaria del Diputado. La población obtenía la otra versión del conflicto a través de
rumores, las cajas de chats de noticieros locales en Internet, comunicados que el
movimiento hacía y que se repartían a mano; también a través del noticiero de un canal
nacional que no era propiedad del Ángel de la Democracia, canal que se ganaría que la
empresa principal de cable de Petén de la cual El Diputado era inversionista, lo quitara de
la lista de canales y que luego, que el canal empezó a hacer una encuesta entre la
población sobre cuál consideraba que era la razón por lo que lo habían quitado, la
empresa de cable volvió a colocarlo cerca del final de la lista de canales ofrecidos, donde
era poco accesible.
Con el objeto de dar a conocer más nuestra versión entre la población decidimos salir a
repartir varios documentos, entre ellos "La Batalla de Petén", por lo que una vez que
hubimos reproducido los suficientes, salimos en el pickup blanco y nos dirigimos, primero,
a la Policía.
Llegamos a la Comisaría de la Policía Nacional Civil en San Benito..., estacionamos el
vehículo frente a la Comisaría..., tomamos los documentos y los repartimos entre los
cuatro que habíamos ido..., cerramos las puertas del carro..., paquetes de documentos en
mano ingresamos a la Comisaría hasta las oficinas..., policías sorprendidos salen de las
oficinas a ver lo que sucede..., empezamos a darles los documentos..., otros se acercan a
pedirnos documentos..., algunos nos hacen comentarios:
39
-"Esto queríamos ver ve", me diría uno, mientras le daba un documento.
--"Me llegan por machos", le diría otro a Elmer, quien andaba con nosotros.

Notamos que teníamos buena aceptación entre los policías presentes y eso nos alegró
bastante. Luego nos dirigimos hacia el edificio de Tribunales, que se encuentra a un
costado de la Comisaría y distribuimos documentos a todo el que encontramos.
Posteriormente repetimos el proceso con cada persona en el edificio del Ministerio Público
a unos pasos de ahí, también en la Municipalidad de San Benito y en la hermosa Isla de
Flores.
En Flores, al llegar a la entrada, nos bajamos y por seguridad, mientras repartíamos de
casa en casa alrededor de la Isla, uno de los compañeros nos seguía de cerca con el
pickup blanco por si era necesario retirarnos rápido. Mientras nosotros repartíamos los
documentos, dos patrullas llegaron a Flores y se estacionaron en la salida, por lo que
cuando íbamos saliendo pudimos verlos. No sabíamos con qué instrucciones estaban ellos
ahí, pero nosotros no éramos delincuentes y no actuaríamos como tales, por lo que
decidimos pasar relajadamente delante de ellos. De todos los documentos, solo me
quedaba uno en las manos, era una copia de "La Batalla de Petén" y mientras pasábamos
frente a los policías extendí la mano con la hoja, esperando que se acercara alguno a
traerla; uno de ellos me dijo:
-"Soltala", por lo que la solté y seguimos avanzando. Pude ver cuando nos alejábamos
que el que me habló recogió la hoja y empezó a leerla.
Continuamos recorriendo el tramo del relleno que conecta a Flores con Santa Elena de la
Cruz y cuando nos acercábamos al final del tramo donde se encuentra el relleno del
Diputado, vimos con indignación como una excavadora rellenaba el lago, pues los
trabajos de construcción del Centro Comercial no habían cesado. Aquella escena era
como de pesadilla de un ecologista y ahí estábamos nosotros contemplándola con una
sensación de impotencia a pesar de lo que ya habíamos hecho.
El día terminó satisfactoriamente porque habíamos reafirmado nuestro mensaje a la
población: no le temíamos al Diputado, éramos los chicos de "La Batalla de Petén".

Cuarta Parte

Viaje a la Ciudad Capital.


Viernes, 31 de octubre...

En la ciudad capital nuestros compañeros de la Comisión no habían obtenido frutos con


los medios de comunicación, pues habían tenido varias entrevistas que nunca serían del
conocimiento del público. Con las instituciones defensoras de los Derechos Humanos les
había ido mejor, incluso la Procuraduría de los Derechos Humanos les había ofrecido un
albergue secreto para su protección, pero les advirtieron que si aceptaban tal opción, no
podrían salir de él hasta que se considerara que el peligro había cesado, por lo que no
aceptaron, ya que ello implicaba dejar abandonada la misión que se les había
encomendado. En cuanto a la Universidad de San Carlos, habían visitado el Campus
Central un par de veces y varios estudiantes se habían adherido a su causa y les estaban
apoyando, entre ellos un representante de Ciencias Económicas ante el Consejo Superior

40
Universitario que apoyaría mucho al grupo, incluso lograría una audiencia ante el Consejo
Superior Universitario para que nos escucharan unos días después.
Ese día, alrededor de las 8:30 a.m. El Padre de la Estudiante hablaría conmigo
informándome que El Presidente de AEU-Petén necesitaba regresar al departamento por
asuntos laborales, por lo que me pidió que ocupara su lugar en la Comisión, algo con lo
que estuve de acuerdo y decidí partir el mismo día por la noche.
Mi buena estrella había salido de día, ya que un primo que estaba apoyando el
movimiento partiría para la ciudad capital a las 10:00 a.m. esa misma mañana, por lo que
decidí armar maletas rápidamente, coordinar el trabajo para que mis compañeros
pudieran cubrirme y destinar un poco del salario para gastos del viaje.
A las 10:00 a.m. salimos de casa, pero antes de dirigirnos hacia la capital, pasamos al
CUDEP a recoger una manta con un mensaje donde se rechazaba el actuar del Diputado,
por si la necesitábamos allá. Además aproveché para despedirme de mis compañeros,
algo que no había hecho por lo apresurado de mi partida.
Me preocupaba dejar el CUDEP, Elmer se quedaría al frente y le había visto muy
desgastado emocionalmente, le vi llorar en una ocasión y casi se quiebra en la entrevista
que tuvimos en la radio el 28 de octubre. Tanta presión había hecho mella en su ánimo y
yo era uno de los que más le ayudaba con esa carga, pero consideré que sería más útil en
la ciudad capital y por eso había aceptado ir a la gran ciudad. Otros dirigentes aparte de
Elmer también se quedaban en el CUDEP y eso me tranquilizó un poco.

Estuvimos unos 15 minutos en las instalaciones del CUDEP, para luego partir...
Más de 400 kilómetros de recorrido nos esperaban, trayecto durante el cual un gran
cúmulo de ideas agitarían mi mente mientras veía pasar las casas, los árboles, los
arroyos, los cerros pelones, los vehículos, las personas, los comercios, las escuelas...,
pensaba..., pensaba...
-(¿En qué va a parar esto? Llevamos ya una semana en esta lucha y hemos logrado cosas
importantes, como el hecho de que la población del área central de Petén nos apoye pero
El Diputado tiene un gran control sobre los medios de comunicación y nos está
proyectando como delincuentes ante la población, ahí estamos mal.)

-(¡Que descaro lo que hicieron los del Centro Comercial con rellenar parte del lago que ni
compraron! ¿y el gran daño ambiental? Seguro dijeron: "acá en Petén manda El Diputado
y podemos hacer lo que queramos".)

-(¿Y el Rector? ¿Y la AEU de la Capital? ¡Vaya! la San Carlos está tan corrompida como el
gobierno. Cuando llegue tendré que ponerme al día de los pormenores de la situación en
la capital.)

Las llantas del vehículo comían kilómetros mientras mi vista se perdía en el horizonte...

-(Otro caso es El Director, ya no nos está apoyando, tenemos que andarlo empujando
para que nos ayude en lo que necesitamos, bueno, puede ser porque ya no le interesa o
porque tiene miedo, pero por lo menos debería mostrar más voluntad aunque no dé la
cara como nosotros. Varios compañeros ya han mencionado que él no quiere seguir
apoyándonos y eso les molesta ¿y cómo no? si, en realidad, El Diputado ha agredido al
CUDEP, no solo a unos estudiantes.)

41
Por momentos abría la ventanilla del vehículo en el que viajábamos y sentía el viento
golpear mi rostro...

-(¿Y lo de salir ante los medios hablando contra El Diputado? Es peligroso, pero a la vez la
gente te ve y si algo te pasa ya saben quién es el responsable. De todos modos no
podemos dar a conocer nuestra lucha si no damos la cara ante los medios; a la gente le
pareció muy bien eso, que descubriéramos las barbaridades de ese tipo, bueno ellos ya lo
sabían, pero nadie se atrevía a decirle sus cosas al Diputado y menos de la forma como lo
hicimos nosotros.)
-(¿Será que El Diputado tiene posibilidades de ganar las próximas elecciones? Veamos...,
los últimos años ha ganado el perdedor de la segunda vuelta anterior, por lo que ya
muchos están haciendo compromisos con el que consideran que le toca el turno y eso le
permitirá disponer de gran cantidad de dinero para una gran campaña y luego sus deudas
y compromisos serán los de la nación, como ha pasado con los últimos gobiernos.
Cualquiera que pueda conseguir una gran cantidad de dinero puede gobernar esta
nación. Hace una gran campaña donde se promueve como un superhéroe; la gente que
no razona sobre la forma como se los manipula con toda esa publicidad rápidamente
regala su voto a cambio de muchas promesas y más si les ofrecen un cargo público como
premio por su colaboración. ¡¿Y qué decir como manipulan a las personas de escasos
recursos?! Es indignante ver como los políticos se aprovechan de la ignorancia de las
personas, ahí es donde se puede apreciar sus verdaderos intereses hacia la nación, por la
forma como manipulan a las personas más pobres, aprovechándose vilmente de ellos. En
realidad, la pregunta es: ¿puede El Diputado conseguir el suficiente dinero para pagar la
mejor campaña? Es difícil, pero posible, aunque creo que tiene más posibilidades de
conseguirlo el perdedor de la segunda vuelta anterior, ¡ese es otro tipo oportunista!)

-(¡Vaya, es que El Diputado no es la excepción, es la regla!, ¡salir de un hoyo para caer en


otro!)
-(¡Ay mi Guatemala! ¡Que Dios te mande una mente sabia, un corazón noble, para que
termine tu castigo y le enseñe a tu pueblo a cultivar tu fértil tierra y a dirigir su vista
hacia el futuro!)

Algunas preguntas que me hacía y las respuestas que les daba, tenían tanta carga
emocional que me hacían mover las manos o mi boca dejaba escapar una que otra
palabra de todo aquello que pensaba.

Poptún..., San Luis..., Río Dulce..., Zacapa...


En Zacapa pasamos a comer algo en un restaurante a cuyo costado había un río, su agua
era cristalina y corría apaciblemente. No puedo recordar qué comí, qué hablé, pues mi
mente y mi vista estaban clavadas en aquel río, era como si mi alma estuviera sedienta
de aquella agua apacible y cristalina.

Retomamos el viaje hacia la ciudad capital...

El Progreso..., Guatemala..., tráfico..., ruido..., cantidad enorme de luces..., casas por


todos lados, algunas encaramadas en los cerros. No era la primera vez que viajaba a la
ciudad capital, pero nunca me ha gustado dejar parte de mi vida sentado en el sillón de

42
un vehículo, mientras se avanza de metro en metro..., de metro en metro..., de metro en
metro…
Escucho las noticias para enterarme de algo nuevo relacionado con nuestra situación...,
nada...
Cruzamos la gran ciudad y nos dirigimos a San Miguel Petapa donde descansaríamos esa
noche. Al otro día nos reuniríamos con los miembros de la Comisión.

En la Casa del Protocolo


Sábado, 1 de noviembre, 6:30 a.m...

Me estiro un poco en el colchón en que había dormido..., el techo del cuarto aparece
borroso, blancuzco, me restriego los ojos..., la nitidez de mi vista vuelve lentamente...,
veo un poco el cuarto a mi alrededor..., de forma repentina mi conciencia se conecta con
la situación que estábamos viviendo..., mi cuerpo se tensa; de nuevo en la realidad.
Alrededor de las 8:00 a.m. salimos de la casa en que habíamos descansado rumbo a la
Casa del Protocolo en la 14 Calle, entre la 6ta. Avenida y la 6ta. Avenida A, Zona 1 de la
Ciudad Capital, inmueble propiedad de la Universidad de San Carlos. Ahí se hospedaban
los miembros de la Comisión a excepción del Presidente de AEU-Petén quien ya había
partido de regreso a Santa Elena de la Cruz.

Nos sumergimos de nuevo en la gran ciudad con sus abundantes semáforos, su gente
corriendo... corriendo, pues todo mundo corre en esa ciudad y a nadie le alcanza el
tiempo; sus calles repletas de publicidad que te invitan a comprar desde un chicle hasta
un automóvil del año; sus monumentos y edificios antiguos llevan tu mente a épocas
pasadas, mientras sus grandes edificios nuevos y otros en construcción te dicen que la
ciudad tiene una economía muy dinámica. La enorme cantidad de automóviles hace que,
en determinados lugares, tengas que revolotear como una polilla alrededor de una
bombilla, hasta encontrar parqueo cerca del lugar hacia donde te diriges.
Entre muchas vueltas, llegamos a la Casa del Protocolo, cerca de las 10:00 a.m.
Saludamos efusivamente a los miembros de la Comisión, quienes bajaron a abrir la
puerta. Aquel encuentro tenía algo como de soldados que habían combatido juntos, se
habían separado y días después se habían reunido nuevamente en medio de la selva,
aunque a nuestro alrededor había más concreto que árboles.

Mi primo tenía que atender otros asuntos, por lo que se despidió de nosotros y manifestó
que estaría en contacto.
Decidimos entrar a la casa. Maleta en mano subo unas escaleras de madera hasta un
segundo nivel; la casa es antigua, pero muy cómoda, de madera en gran parte, pero en
magnífico estado.
-"Rony ¿qué habitación querés?", me preguntó el Padre de la Estudiante, pues había
varias para escoger.

Revisé las habitaciones en busca de una que tuviera escritorio, pues necesitaba escribir
un documento que presentaríamos a instituciones defensoras de Derechos Humanos
donde listaba los derechos que consideraba que El Diputado estaba violando en Petén con
cita de los artículos de los cuerpos legales que protegían tales derechos. Todas las
43
habitaciones de la Casa del Protocolo eran suficientes para mis fines, así que tomé una
frente a las escaleras.

Una de las habitaciones que habían tomado dos compañeros era espaciosa y tenía balcón
desde el cual podía apreciarse gran parte del dinámico y ruidoso exterior. Explorando la
casa me detuve un momento en aquel balcón; frente a mí podía ver un edificio de gran
tamaño y belleza, rojizo, construido "en tiempos de Ubico" y que la gente llamaba el
Palacio de la Policía en el que me dijeron que se encontraba el primer cuerpo de la Policía.
Recuerdo que pensé "¡Vaya!, si El Diputado y su gente del Ministerio Público logran que
nos dicten orden de captura, o nos encuentran rápidamente o nunca estando acá,
enfrente". La segunda posibilidad me causaba cierta gracia a tal grado que reía mientras
contemplaba aquel hermoso edificio.

Después de pasada la emoción del reencuentro, empezamos con el tema que nunca
agotábamos, ellos querían estar al tanto de lo ocurrido en Petén y yo de lo ocurrido en la
capital; en un par de horas estábamos al día con la información.

La fresca tarde transcurre entre una lluvia de ideas para establecer las actividades a
realizar y la prioridad de las mismas. Tendríamos que esperar hasta el día lunes para dar
inicio a tales actividades ya que a esa hora del día no podíamos hacer mayor cosa y el
domingo era el día de descanso de las personas que nos interesaba visitar, pero
decidimos dejar lista la agenda de la semana siguiente de una vez, yendo contra la
costumbre guatemalteca.

Cae la noche...
Que diferente era dormir en aquella antigua casa; en el CUDEP se dormía en el duro piso,
en aquella casa, en cómodas camas y, lo de la incomodidad del piso era lo de menos,
después del ataque armado a las instalaciones de AEU-Petén, el grupo dormía con la
sensación de que en cualquier momento entrarían a las instalaciones personas armadas a
hacer una masacre y más sabiendo que los dos guardianes de quienes dependía nuestra
vida, tenían para su defensa y la nuestra un viejo revólver que no siempre disparaba y
que ante tal situación la mejor opción que tenían era tirárselo al agresor tratando de
alcanzarle en la cabeza y hacerle un chinchón por lo menos. Ante tales circunstancias
habíamos decidido que dos de nosotros cada hora, por turnos, después de acostarse todo
el grupo, haríamos guardia junto a los guardianes del Centro. Un par de días después los
compañeros consiguieron dos armas de fuego, un revólver y una escuadra y que traían a
las instalaciones del Centro todas las noches por la gran inseguridad que el grupo sentía,
algo con lo que no estuve de acuerdo, pero decidí no decir nada al respecto, porque todos
esperábamos que en cualquier momento sucediera un nuevo ataque armado y no quería
sentirme culpable posteriormente si sucedía tal ataque y en él moría alguno de los
miembros del grupo; si yo sobrevivía y luego me recriminaran que se habían encontrado
indefensos en esa situación. A pesar de esas dos armas, el grupo seguía con la misma
sensación, pues sabía que no servirían de mucho en manos inexpertas y contra armas de
mayor poder, fáciles de conseguir por sicarios en este país.
Pensar en lo que mis compañeros estaban pasando en esos momentos en el CUDEP hizo
que mi conciencia volviera incómoda aquella grande y cómoda cama. Al final el sueño me
venció, las preocupaciones quedarían para mañana, cuando volviera a conectarme con la
cruda realidad.

44
Una mala noticia

Domingo, 2 de noviembre, 6:30 a.m...

Las puertas de las habitaciones empiezan a abrirse, caras somnolientas se dan los buenos
días, toalla en hombro nos ponemos de acuerdo sobre el orden en que tomaremos el
baño.
Una vez bañados, decidimos ir a desayunar a un pequeño comedor a unos cincuenta
metros de ahí, lugar que visitaríamos varias veces en el transcurso de la semana
siguiente. Mientras las cocineras preparan un par de huevos revueltos o estrellados que
acompañaban con frijoles, plátanos fritos, queso y crema, además de la respectiva tasa
de café; en las mesas del comedor un grupo alegre, a pesar de la situación, disertaba
sobre diversidad de temas: política, filosofía, religión, cultura, historia, etc., interrumpidos
repentinamente por bromas o anécdotas cómicas; temas, bromas y anécdotas que no
terminaban en la presencia de la esperada comida. Aquel ambiente reafirmaba los lazos
entre nosotros.
Como ese día no teníamos ninguna actividad de la agenda que realizar, nos tomamos el
día para explorar un poco los alrededores y, en tal actividad, la mañana y la tarde se nos
esfumaron entre conversaciones, un rato en un cine cercano, caminando entre la gente,
entre los pequeños negocios del lugar, en el Parque Central.
Para el final de la tarde ya estábamos de regreso en la Casa del Protocolo, la caminata le
sentó bien a nuestro ánimo, la tensión había disminuido bastante.
El manto de la noche cae sobre la ciudad y trata de cubrirla luchando contra tanta luz...
Después de un par de horas de descanso, decido comenzar a elaborar el documento
respecto a la violación de Derechos Humanos.
He llenado el escritorio de mi habitación con leyes y papeles, El Padre de la Estudiante me
ha prestado una computadora portátil para escribirlo..., me concentro..., la puerta de la
habitación está abierta..., mis compañeros en la habitación de a la par miran televisión,
de forma repentina me llaman:

-¿RONY?
--¿QUÉ PASÓ?, contesto desde mi cuarto, mientras inclino la cabeza para prestar más
atención.
-CORRELE, VENÍ A VER LA NOTICIA...

Me levanté apresuradamente de la silla y me dirigí al otro cuarto. Sabía que si me


llamaban a ver las noticias era porque vería algo respecto de nuestro caso y así fue.
Cuando entré a la habitación, dirigí mi vista rápidamente hacia la pantalla del televisor,
mis compañeros miraban las noticias en un canal propiedad del Ángel de la Democracia.
En ese momento tres supuestos empresarios, que aparecían en el video con el rostro
borroso, denunciaban que estaban siendo objeto de extorsiones por parte de estudiantes
del Centro Universitario de Petén. Estaba como paralizado viendo la pantalla ¿qué era
aquello? Luego entrevistaron a un integrante del Ministerio Público que no pude
identificar, después de él, al Auxiliar Fiscal, ¡Ah, ya entendía!, El Auxiliar Fiscal afirmó que
45
efectivamente había una banda de extorsionadores y secuestradores en el CUDEP. Entre
los entrevistados de aquella noticia no podía faltar uno, el promotor de la misma noticia,
El Diputado, tenía el rostro de alguien que trata de disimular cierto temor, lo cual le
restaba naturalidad al expresarse. El Diputado se comprometió a luchar contra sus
inventados delincuentes en el Centro Universitario de Petén.
Me alegré un poco cuando dijeron que en respuesta ante las afirmaciones vertidas, Elmer
había rechazado las acusaciones, pensé:
-(Bueno, por lo menos entrevistaron a Elmer y la gente conocerá nuestra versión de los
hechos.)
Empiezan a pasar el video de respuesta de Elmer, veo algo extraño, conocía bien la
escena, porque la supuesta respuesta de Elmer ante las acusaciones que veíamos no lo
era. Habían recortado una entrevista que nos hicieron a Elmer y a mí el 28 de octubre,
empecé a recordar lo sucedido en ese entonces...
El martes, 28 de octubre, el Vicepresidente de la República visitó Petén con el objeto de
reunirse con alcaldes y el Consejo de Desarrollo e informarse sobre los daños ocurridos en
el departamento como consecuencia de las inundaciones para adoptar medidas al
respecto.
El Director del Centro Universitario de Petén y un miembro de AEU-Petén acudieron al
hotel donde se hospedaba el Vicepresidente para exponerle la situación que vivía el
Centro, les dio audiencia y probablemente a raíz de tal audiencia, un par de días después
llegó a las instalaciones del CUDEP un supuesto enviado del Presidente de la República a
recopilar información sobre lo sucedido. El Director, Elmer y yo nos reunimos con dicho
personaje alrededor de las 7:00 p.m. en la Dirección y le proporcionamos solo la
información que consideramos adecuada, previendo que pudiera no ser quien decía,
aunque el Gobernador le confirmó al Director que lo era.
Mientras el Vicepresidente daba audiencia al Director y al miembro de AEU-Petén Elmer,
otros dos estudiantes y yo, nos dirigimos hacia los Tribunales, lugar donde nos informaron
que se encontraban dos reporteros de un canal nacional propiedad del Ángel de la
Democracia, quienes se encontraban en el departamento para cubrir la noticia de la visita
del Vicepresidente. En ese momento no teníamos conocimiento de los vínculos entre El
Diputado y el Ángel de la Democracia por lo que teníamos plena confianza que al
enterarse de lo sucedido, cubrieran la noticia.
Cuando llegamos a los Tribunales los reporteros estaban saliendo del edificio, nos
acercamos a ellos en el parqueo, nos presentamos y les expusimos la situación,
accediendo a nuestra petición de cubrir la noticia. Elmer les explicó que él era un
integrante de AEU-Petén y que podía exponer lo sucedido.
El camarógrafo se echó al hombro la cámara, mientras su compañero probaba el
micrófono.
-"¿Listo?", le preguntaron a Elmer.
--"Sí", contestó, mientras asentía con la cabeza.

Elmer narró lo sucedido hasta ese día, además de manifestar la postura actual del
movimiento universitario. Cuando terminó de hablar frente a la cámara, se llenó de temor
por lo que había dicho y pidió que otro de nosotros hablara también. Ante tal situación,
pedí que me entrevistaran, reafirmando lo que Elmer había dicho. Mientras yo hablaba

46
frente a la cámara, desde el segundo nivel de uno de los edificios de Tribunales una
persona nos grababa con un celular, probablemente para hacerlo llegar posteriormente al
Diputado; mis compañeros se alarmaron por lo hecho por esta persona, pero habíamos
estado frente a las cámaras de un canal nacional, si pasaban la noticia, toda Guatemala
nos vería, así que no le vi mucho sentido a alarmarse por ello, algo que les dije.
Una vez terminada la grabación, pedimos a los reporteros pasaran la noticia, a lo que uno
de ellos respondió:
-"Miren muchá, yo lo llevo, pero esta es una empresa, ellos deciden si lo pasan o no".
No vi nada del video en las noticias hasta ese domingo, donde lo usaron para simular un
derecho de respuesta, algo que me pareció indignante, porque ello implicaba que el canal
estaba apoyando al Diputado traicionando su misión como medio de comunicación.
Después de ver la noticia, el ánimo de todos se vino abajo por un momento pues habían
proyectado a nivel nacional el movimiento universitario como una banda de
extorsionadores y secuestradores y no como lo que era, un movimiento universitario que
luchaba por reivindicar ciertos derechos no sólo de AEU-Petén sino de la población en
general, principalmente el derecho a la libertad de expresión pues la mayoría de
pobladores del departamento tenía un gran temor de manifestarse en contra de los
abusos del Diputado y su gente.
Después del desánimo se activó nuestro dispositivo grupal de automotivación para seguir
adelante, aquella mala noticia se convertía en una nueva razón para seguir luchando,
pues nosotros como universitarios podíamos defendernos, mientras que muchos de
nuestros compatriotas no tenían más remedio que resignarse ante situaciones similares y,
esto último, nos encendía más.

El Gobernador es confirmado en el cargo.

El lunes 3 de noviembre por la mañana, antes de salir al desayuno, llegó a la Casa del
Protocolo el Representante de Económicas, como le decían mis compañeros, a quien
conocieron la semana anterior mientras visitaban el Campus Central de la Universidad de
San Carlos. Se trataba de un joven de unos 25 años de edad, muy delgado, de estatura
media, inteligente, de abundante barba y cabellera, un poco introvertido, que era
representante estudiantil de Ciencias Económicas ante el Consejo Superior Universitario
de la Universidad. Aquel joven se convertiría en uno de nosotros rápidamente, pues
contaba entre sus cualidades, la lealtad.
El Presidente de AEU-Petén y el primo con quien había viajado hacia la capital también se
unieron al grupo esa mañana.

Ese día las cocineras del comedor tendrían más trabajo y mientras cocinaban le dábamos
los últimos toques a la agenda. El hecho de que mi primo se uniera a nosotros para las
actividades en la capital nos permitió tener otro vehículo a disposición por lo que
decidimos dividirnos en dos grupos, incluso agregamos a la agenda el visitar a varios
diputados para exponerles la situación. De ese día para el jueves 6 de noviembre
visitaríamos varias instituciones defensoras de Derechos Humanos, el Campus Central de
la San Carlos y nos reuniríamos con algunos diputados.

47
En Petén...

El fin de semana recién pasado nuestros compañeros de Petén nos informaron que el
Gobernador se encontraba en la ciudad capital porque el Diputado estaba moviendo sus
influencias en el partido oficial para que le destituyeran del cargo. Pero a pesar de sus
esfuerzos, el Gobernador sería confirmado por el Presidente de la República y tal hecho
dejaría mal parado al Diputado en el partido oficial, porque saldrían a flote ciertas
discordias que habían entre la pareja presidencial y El Diputado, discordias que
posteriormente provocarían que un grupo de diputados se separara de la bancada del
partido oficial siguiendo al Diputado.

Ese día lunes el Gobernador dirigió un mensaje a la población en su blog que contenía lo
siguiente:

"De la Abundancia del Corazón habla la Boca

Cuanta razón tiene el Señor. Para los que vivimos en el área central de Petén, para mis
amigos y compañeros de gobierno saben muy bien la situación que hemos estado
pasando en el ultimo mes con las inundaciones que han sido las peores en los ultimos 30
años, mas la politización de esta situación en donde me quieren involucrar en una
situación a la que soy ajeno y que he actuado de buena fe.
Por motivo de toda esta situación, las actividades se han acelerado considerablemente,
mas la presión que esto conlleva. Hay momentos en que me he sentido un neurotico,
pero he mantenido la calma. He estado preocupado por todas estas situaciones y he
necesitado la guía divina de nuestro Creador.

Pero creo que todo lo que pasa es envidia. Mi actuación como Gobernador siempre ha
sido en el marco de hacer la diferencia y de efectivamente utilizar el poder para servir. He
dado todo mi esfuerzo y mas alla aun, para demostrar que hacer gobierno en este país es
posible y que las cosas se pueden hacer bien. He estado en los momentos de crisis de la
gente, he compartido momentos de alegria y he sido solidario en todo momento con
nuestro pueblo. Me he tomado muy en pecho toda la problematica, y hay momentos que
desearia que el día tuviera 36 horas. Pero eso no lo ven bien muchos politicos de votos.
Mi actuación no ha sido en función de protagonismo politico. Ha habido un sentimiento
real de hacer cumplir la ley.
En una reunión la semana pasada en la Ciudad Capital a donde citaron al Jefe de Distrito
Norte y Jefe de Operaciones de la Comisaria 62, les preguntaban cosas tan tontas como
porque me hacen el saludo cuando acudo a las estaciones de la PNC. Como no tienen
cola que machucarme, me quieren levantar falsas pruebas de que soy jefe de una banda
de extorsionistas en Petén y ahora quieren involucrarme y crear pruebas falsas de que
patrocino a la AEU. Todo porque mi vision real de la situación la manejo desde un
contexto apolitico y con la unica intención de buscar la gobernabilidad y la armonia entre
paisanos.
Todo nace porque me acusan que di ordenes a la policia de no disolver una manifestación
del CUDEP que se realizaba en apoyo a uno de sus integrantes. Era facil disolver una
manifestacion como esa. Pero hacerlo traeria en ese momento tan polarizado en la
opinion petenera, una crisis mayor: en media hora habrian salido mas de un mil

48
estudiantes, apoyados por otros sectores y hubiese creado una autentica anarquia. Todo
esto por no agotar la via del dialogo.
Como Gobernador es mi responsabilidad mantener como dije hace un momento la
gobernabilidad, buscar siempre el dialogo, algo que ha existido siempre con todos los
sectores de la poblacion petenera, incluyendo el sector estudiantil. Y de todo el actuar de
cada uno, es del conocimiento del Sr. Presidente.
Pero yo ya perdone a los que me persiguen y desean oprimirme y verme en la carcel. Mi
discurso siempre ha sido uno de enseñar con el ejemplo, de ayudar y de buscar
consensos. En mi boca no ha salido ni saldra una acusacion falsa en contra de nadie, ni
mucho menos buscare denigrar, humillar o aplastar a mi compañero humano. El que solo
de eso habla y de eso piensa, no hay nada bueno en su corazon. Su corazon esta lleno de
odio, de venganza de ira y no puede venir de Dios.
Creo firmemente, que es Dios el que pone y quite lideres en esta tierra. Hoy, ha sido su
voluntad manifestada a través del Presidente de la República que yo sea el Gobernador
de Petén, y Dios ha depositado en él el destino de este país. Por eso siempre digo: Mi
lealtad total e irrestricta en todo el sentido de la palabra al Presidente..., a la
Constitución, a la República de Guatemala y sobre a todo a Dios, que nos ha permitido
hacer su voluntad.
Por eso también agradezco al Presidente, el confirmarme como Gobernador de este
Departamento, y no lo defraudare ni a él, ni a la Primera Dama, ni al pueblo de Petén ni al
Todopoderoso."

Aquella era una buena noticia para nosotros porque significaba que el poder del Diputado
en el partido oficial se estaba resquebrajando. El Gobernador que antes estaba
fuertemente ligado al Diputado ahora lo estaba al Presidente, aquel Presidente en su
primer año de gobierno, que aunque ya era impopular, no lo era tanto como lo sería
cuando Rodrigo Rosenberg pronunciara aquellas palabras que estremecieron Guatemala y
gran parte del mundo: "Lamentablemente si usted está, en este momento, oyendo o
viendo este mensaje es porque fui asesinado por el Señor Presidente...", palabras que
generaron una gran crisis en el país y que serían el campo donde el Gobernador
demostraría la fidelidad que había prometido al Presidente llevando víveres a las
acarreo-manifestaciones del partido oficial.
Desde el momento en que El Gobernador se desligó del Diputado había tenido gran
aceptación en el grupo. Unos días antes habíamos accedido a la petición que hizo al
Director del Centro de que ya no se realizara otra protesta después de la del 27 de
octubre, protestas que afectaban el orden que él debía mantener en el departamento.
Accedimos para ya no complicar el trabajo del Gobernador que al igual que nosotros se
encontraba sufriendo ataques por parte del Diputado, además el departamento se
encontraba bajo un Estado de Calamidad Pública debido a las inundaciones, por lo que
decidimos adoptar otras formas de seguir en aquella lucha, principalmente, haciendo las
denuncias en las diversas instituciones establecidas para ello lo que en la mayoría de
casos representó una pérdida de tiempo, como descubre cualquier ciudadano que no es
alguna figura política o económica importante en este país, aunque también encontramos
en algunas organizaciones defensoras de Derechos Humanos, personas activas y
valientes cuyo actuar alumbró el oscuro camino que recorríamos por ese entonces,
personas que hicieron una esperanzadora diferencia.

49
Visitando el Campus Central de la Universidad de San Carlos

Entre las muchas vueltas que dimos del 3 al 6 de noviembre, visitamos el Campus Central
de la Universidad.
La primera visita la hicimos ya finalizando la tarde, El Representante de Económicas había
concertado una reunión entre nosotros y varios estudiantes que eran integrantes de
organizaciones estudiantiles de varias facultades para exponerles nuestra situación y
pedir su apoyo.
Previo a la reunión, El Representante de Económicas nos presentó a un decano que al
manifestarle nuestra situación se solidarizó con nosotros, charlamos con él unos minutos
y luego nos dirigimos hacia el lugar de reunión que era un pequeño salón cerca de donde
nos encontrábamos. Llegamos al lugar, ingresamos y esperamos a que los diversos
invitados a la reunión fueran llegando.
De uno en uno fueron ingresando al salón los estudiantes invitados. La mayoría eran más
jóvenes que nosotros, pues habrán rondado los 22 años, mientras nosotros oscilábamos
entre los 26. Mientras empezaba la reunión a la espera de varios invitados, entablamos
conversación con los presentes. Después de intercambiar unas cuantas palabras me di
cuenta que aquellos chicos eran, como orgullosamente ellos decían, de izquierda. Eran
jóvenes enérgicos y mostraban mucho interés por lo que les comentábamos. Nosotros
éramos una mezcla más diversa de formas de pensar, algunas ideas en el grupo eran
históricamente antagónicas y generadoras de acaloradas discusiones, pero no causaban
división entre nosotros gracias al respeto y la amistad que debíamos unos a otros y que
cada uno había ganado con su actuar.
En la conversación previa con los invitados, saqué a colación el tema de la AEU del
Campus Central, pues quería conocer la impresión que ellos tenían respecto de dicha
organización. Ellos nos confirmaron su mala reputación y que era tal que no pude
escuchar de boca de algún estudiante un comentario a favor durante las veces que
visitamos el Campus Central, desde negocios sucios dentro de la Universidad hasta
agresiones a estudiantes. Recuerdo un caso que nos comentaron acerca de un estudiante
que contendería con ellos por AEU en las elecciones de dicha organización, a quien
agredieron disparándole, aunque no le hirieron según entendí. Aquel acto me indignó
mucho y les pregunté:
-"¿Y por qué no se organizan para enfrentarlos?"
--"Lo que pasa es que tenemos problemas entre nuestras propias organizaciones...", me
contestó uno de ellos.
Con el transcurrir de los minutos el pequeño salón fue llenándose y dimos inicio a la
reunión. En ella nos presentamos ante el grupo, ellos hicieron lo mismo, luego expusimos
el problema que estábamos viviendo en Petén. Después de escucharnos se solidarizaron
con nosotros y algunos de ellos se asignaron una tarea para apoyarnos, aunque
lamentablemente, por lo apretado de la agenda, mantuvimos poco contacto con ese
grupo, pero tres de ellos nos acompañaron en las diversas actividades que realizamos los
días siguientes.
En otra ocasión visitamos el Campus Central por la mañana, el decano que nos había
presentado El Representante de Económicas, al vernos nos saludó alegremente y nos
invitó el desayuno, algo que le vino muy bien a nuestro apretado presupuesto.

50
Posteriormente, El Representante de Económicas nos condujo hacia uno de los edificios
cercanos para que expusiéramos nuestro caso en unas cuantas aulas, que con el tiempo
que teníamos, fueron solo cuatro.
Algo curioso y a la vez esperado, pasó en la primera aula a la que entramos...
El catedrático cortésmente nos invita a pasar a su salón después de que El Representante
de Económicas le hablara..., entramos y subimos a la tarima..., empezamos a
presentarnos..., cuando nuestros tres compañeros de AEU-Petén se presentan y dicen que
son miembros de esa organización, veo como los rostros de algunos estudiantes cambian
mostrando cierto desagrado, por lo que hago un comentario respecto a que no se
vinculara AEU-Petén con el actuar de AEU Central, comentario que les tranquiliza.

Terminamos de exponerles nuestro caso y salimos previo agradecerles a los estudiantes


su atención y al catedrático su tiempo de cátedra. Antes de entrar en la segunda aula
acordamos que los integrantes de AEU-Petén dirían solamente que eran estudiantes del
Centro Universitario de Petén debido a la mala imagen de AEU Central, una vez realizado
tal acuerdo pasamos a las otras tres aulas.
Me molestaba sobremanera la fama de la AEU Central, sabedor de que la buena o mala
fama se hace. Pronto veríamos que los estudiantes no estaban mintiendo respecto de tal
organización.

Visitando a un Diputado por Petén.

Miércoles 5 de noviembre, alrededor de las 8:00 a.m...

Mi primo llegó al comedor cerca de la Casa del Protocolo donde alegremente


desayunábamos, por lo que al verle le saludamos e invitamos a que nos acompañara a la
mesa y se uniera a la discusión de los múltiples temas desarrollados durante el desayuno.
En el transcurso de la conversación nos comentó que el día anterior había hablado por
teléfono con uno de los diputados por Petén y que había acordado reunirse con él esa
mañana. Me interesé bastante por la reunión que nos mencionaba, ya que quería tener
una idea de qué tan informados estaban los diputados, principalmente aquellos a quienes
los peteneros llamaban sus representantes en el Congreso.

Decidí acompañar a mi primo a aquella reunión. El resto de mis compañeros se


encargaría de atender otros asuntos de la agenda. Terminados todos de desayunar, ya
con ánimo contento, ambos grupos nos despedimos. Mi primo y yo partimos rumbo a la
Zona 10, nos dirigíamos a un edificio sobre Avenida La Reforma que después de varias
vueltas cerca de la dirección indicada, no lográbamos ubicar, por lo que decidimos
estacionar el vehículo y caminar en su búsqueda.
Después de caminar unos 10 minutos dimos con el edificio que se encontraba a un par de
cuadras de donde habíamos dejado estacionado el vehículo. Era un hermoso edificio de
moderno diseño, de unos 10 pisos de altura. Con paso decidido, como vendedores de
algún nuevo producto, nos dirigimos al interior del edificio. El diputado con quien nos
reuniríamos había dicho a mi primo que se encontraba en una conferencia de prensa en
el último piso de aquel hermoso edificio, por lo que tomamos el elevador rumbo a ese
51
piso..., después de unos momentos de ascenso, la puerta del elevador se abrió y pudimos
apreciar un salón de medianas proporciones...., hay unas 30 personas..., cerca de la mitad
en una pequeña conferencia de prensa a unos 10 metros del elevador..., tres diputados
responden preguntas de los periodistas..., en medio, el diputado con quien tendríamos la
reunión..., quien un par de segundos después nos ve y nos saluda con la mano, a la vez
que nos indica que le esperemos..., nos dirigimos a la izquierda hacia unas mesas
alejándonos de la conferencia..., en una de las mesas esperamos...; un mesero se acerca
y nos atiende..., pedimos un par de tazas de café...; dos de los lados de aquel salón son
grandes ventanas de vidrio a través de las cuales se tiene una vista única de la ciudad
desde las alturas..., charlamos un rato a la espera del diputado.
Minutos después, el diputado a quien esperábamos se levanta y pide permiso a los
periodistas..., se dirige a nosotros..., nos saluda y se sienta a la mesa.
Empezamos a relatarle lo sucedido..., pronto nos dimos cuenta de que se encontraba
informado del conflicto. Para ver su reacción mencioné que nos habían comentado que al
Diputado le había afectado emocionalmente la protesta nocturna del 27 de octubre,
contestando:

-"La verdad…, es que está asustado muchá", "nosotros ya se lo dijimos que no se meta en
problemas, pero no hace caso".

Explicándonos como veía el conflicto nos dijo:

-"Miren..., esta es la tumba política del Diputado".

Sabedor de que estábamos ahí para pedir su apoyo para aquella causa, nos dijo:

-"Miren nosotros vamos a ir a hablar con el Magistrado...para decirle que El Diputado está
presionando a sus jueces en Petén…".

Mientras hablábamos con él se presentó de forma repentina uno de los alcaldes de Petén,
a quien saludamos. Frente a nosotros habló con el alcalde de lo que me pareció un
proyecto para la municipalidad que este alcalde representaba, momentos después llamó
por teléfono a otra persona para que atendiera al alcalde.

-"Mirá..., atendeme a mi alcalde, yo ya hablé con él y quedamos que vamos a ser vecinos
a orillas del lago..."

Por lo que entendimos, el alcalde recompensaría a este diputado con algún lote a orillas
del lago Petén Itzá si le ayudaba con el proyecto.

Cuando El Diputado por Petén terminó de hablar por teléfono, el alcalde se despidió de él
y también de nosotros, mientras nos decía:

-"Les deseo suerte...", sabedor de la empresa en la que nos habíamos empeñado.

Minutos después de despedir al alcalde, El Diputado por Petén se despidió de nosotros y


volvió a la conferencia de prensa.

52
De nuevo, pensativo..., emociones contrarias se revolvían dentro de mi pecho. Por un lado
cierto agradecimiento con aquel diputado por la manifestación de apoyo y, por el otro
lado, indignado por el negocio que se había llevado a cabo frente a nosotros.

¡Ah, los funcionarios guatemaltecos!, algún día entenderán que la mejor forma de
mantenerse en un cargo de elección es darse a querer por su continuo y diligente trabajo
para el desarrollo de su país, con honestidad palpable, tan palpable que no necesite de
campos pagados, en vez de aprovecharse de este pueblo que vive como un hombre con
la cabeza baja, en la acera, sin esperanza, a quien una turba roba las pocas pertenencias
y éste levanta la cabeza para ver quien ha sido, lanza una amenaza con voz lastimera,
con voz moribunda e, impotente ante la situación, vuelve a su estado de resignación.

Que indignante era saber que aquel negocio que presenciábamos era uno de muchos de
Los Padres de la Patria, esos Padres de la Patria que participaron en las campañas
políticas prometiendo un mejor futuro y que ingenuamente este pueblo necesitado de
esperanza creyó, por no recurrir a lo que todo pueblo que quiera hacer una buena
elección debe recurrir: su razón, y así estudiar a los candidatos, para comprobar si han
demostrado en la práctica tener las cualidades que su publicidad resalta.

Despreciable es el hombre que se aprovecha de la ignorancia de un pueblo pobre y


desinformado; un pueblo que desfallece viendo escurrírsele entre los dedos de las manos
sus sueños, su esperanza de un mejor mañana.

Salimos de aquel edificio intercambiando impresiones..., nos dirigimos al vehículo y


llamamos al resto de compañeros para acordar donde reunirnos con ellos.

6 de noviembre...

Tenía planificado regresar a Petén a más tardar el día miércoles 5 de noviembre para
asistir a la audiencia de revisión de la medida de coerción que se le había impuesto a
Carlos, pero fue ese día cuando El Representante de Económicas nos informó que había
pedido que nos dieran audiencia en una reunión extraordinaria que el Consejo Superior
Universitario realizaría el día viernes 7 de noviembre y que por eso se había agregado a la
agenda de dicha reunión, razón por la que decidí esperar hasta el viernes para regresar al
departamento.

En Petén...

Carlos contaba 43 días de prisión. Se mantenía pendiente de las noticias del movimiento
universitario que ya estaba teniendo mayor cobertura en los medios locales. Para ese
entonces, Carlos se había convertido en el prisionero más visitado del Preventivo, algo
que le hacía sentir mejor en aquel lugar donde ver la cara de un amigo era para él volver
a conectarse con el exterior y su vida antes de la prisión.

La situación en el CUDEP había empeorado; nuestros compañeros estaban muy


atemorizados dentro de las instalaciones, incluso El Director había dormido ahí por temor
a que se ordenara su captura y fuera sacado en la mañana de su casa frente a las
cámaras de muchos medios de comunicación afines al Diputado, similar a lo que habían
hecho con el Alcalde anterior para humillarlo ante la población.
53
Tribunales de San Benito, antes de las 8:00 a.m...

Carlos es conducido dentro del edificio de Tribunales para presentarse a la audiencia


donde se revisaría la medida que le habían impuesto, sube al segundo nivel y cuando
llega ve frente a él al Auxiliar Fiscal, Carlos al verlo se enoja mucho y se dirige a él:

-"¿Cuánto te paga El Diputado por hacer esto?


--"Yo estoy tranquilo con lo que gano..."
-"Tené cuidado si te está ofreciendo algo, porque no te va a'cumplir..., si eres egresado de
la San Carlos deberías de ser imparcial..."
--"Yo cumplo con mi trabajo..."

Posteriormente, El Auxiliar Fiscal, molesto, se lo comentaría al Diputado, luego en una


reunión que sostendría El Diputado con los padres de los miembros agredidos de
AEU-Petén, El Diputado le diría a la madre de Carlos lo que su hijo le había dicho al
Auxiliar Fiscal, comentario que llegaría a los oídos de Carlos y que le reclamaría al Auxiliar
Fiscal cuando se encontraran nuevamente días después:

-"Llorón, le fuiste a poner queja a tu papá..., porque todo lo que le dijiste al Diputado yo
ya lo sé...", a lo que el Auxiliar Fiscal respondió alejándose sin decir palabra alguna.
El hecho de que la madre de Carlos le comentara a su hijo lo que él le había dicho al
Auxiliar Fiscal era la prueba del vínculo de este último y El Diputado. Lo que nosotros no
sabíamos era que el Fiscal General estaba apoyando al Diputado.

Previo a la audiencia del 6 de noviembre, 8:20 a.m...

La audiencia de Carlos no había empezado a la hora señalada y mientras Carlos


esperaba, buses extraurbanos empiezan a llegar a las instalaciones del edificio de
Tribunales..., vienen colmados de gente del área rural..., empiezan a bajar de los buses y
se ubican en la entrada del parqueo del edificio, algunos empiezan a colocar mantas con
mensajes en contra de Carlos y Elmer.

La protesta de unas 300 personas empieza..., el conductor de aquel evento toma la


palabra:

-"En Petén muchos empresarios están siendo extorsionados por gente corrupta... y
venimos aquí a pedirles señores jueces que hagan justicia y no los dejen salir..., gente
corrupta, tal es el caso de Carlos...".
Casualmente Carlos y el Alcalde de Flores quien estaba al servicio del Diputado,
coincidían en un nombre y un apellido, por lo que muchos manifestantes que no sabían a
lo que habían llegado por desconocer el conflicto, empezaron a gritar contra el Alcalde de
Flores...

-"SAQUEN A ESE ALCALDE..."


-"ALCALDE LADRÓN..., CORRUPTO..."

El conductor del evento al ver lo que estaba pasando dice:


-"No, no, no, vamos a hacer una corrección, el Alcalde de Flores se llama... y es una gran
persona y el otro... ese es el corrupto..."
54
Aquella pobre gente no estaba ahí porque tuviera algo en contra de Carlos o Elmer, pues
se trataba de una "acarreo-manifestación". Los habían traído desde fuera del área central
de Petén, de lugares como Uaxactún y Dolores, ofreciéndoles Q.100.00 que no a todos les
pagarían, y refacción, además de decirles a algunos ancianos que aquellos estudiantes
estaban luchando para que a ellos no se les diera su pensión mensual. Un compañero
pudo ver a dos empleadas de la Municipalidad de Flores y un guardaespaldas del
Diputado en la manifestación.

Días después, me encontré con un amigo, un joven pintor que entre sus actividades
laborales se incluía la creación de rótulos. Me hizo una pregunta, sabiendo que yo
estudiaba en el Centro Universitario de Petén.

-"Rony, oíme, ¿qué problema tienen los universitarios con El Diputado?

Le conté lo sucedido y luego me respondió:

-"Ahora entiendo, fijate que nosotros hicimos las mantas. A un amigo le encomendaron
hacerlas diciéndole que era un encargo del Diputado y como tenía bastante trabajo me
pidió que le ayudara, recuerdo que él pedía para materiales y nos daban rápido el
dinero...".

En una llamada por teléfono que le hice posteriormente me contó que también a su
amigo le habían encargado borrar los mensajes contra El Diputado y La Jueza en la pared
frontal del CUDEP y me contó además, que él había estado entre el grupo que había
borrado tales mensajes.

-"Y te tengo otra...", me dijo.


--"Haber…, dime", le contesté intrigado.
-"Fuimos nosotros los que escribimos en Flores, en las paredes de la entrada... y te lo
aseguro porque yo andaba ahí...".

Me quedé sorprendido por lo que me dijo..., me despido..., mi mente lucha por digerir
aquella noticia por la gran sorpresa que me había causado.

La Isla de Flores había sido declarada Conjunto Histórico años antes y después de las
pintas nos habían contado que se había hecho una denuncia por daños al patrimonio
nacional en contra del movimiento universitario acusándolo por tales pintas y no
dudábamos que aquella denuncia venía del Diputado y su gente.

Al final asimilé la noticia y me di cuenta que para aquel joven aquello era un trabajo que
poco a poco había llegado a más. La gente de la protesta estaba ahí porque Q.100.00
quetzales era más de lo que ganaban diario en sus actividades laborales. Se habían
aprovechado de ellos, de su pobreza, de su necesidad, para hacerlos participar en el
conflicto entre el CUDEP y El Diputado.

La audiencia de Carlos había empezado mientras la protesta se desarrollaba..., La Jueza


resuelve...

55
"... Considerando: En el presente caso la juzgadora al analizar la solicitud planteada por la
defensa argumentando que han variado las circunstancias primitivas y debe de otorgarse
una medida sustitutiva al sindicado, establece en primer lugar, que si bien es cierto, el
delito de coacción y amenazas el cual le fue reformado con fecha veintinueve de octubre
del presente año, goza de medida sustitutiva, también lo era el delito de extorsión por el
cual la juzgadora lo dejó ligado a proceso en su primera declaración, pero es el caso que
la defensa no ha podido desvirtuar el peligro de fuga ni el peligro de obstaculización de la
averiguación de la verdad, son motivos por los cuales, el Ministerio Público ha hecho
énfasis de que existe hasta el día de hoy, en consecuencia, se declara sin lugar la revisión
de la medida de coerción y se le hace saber al sindicado que tiene el derecho de apelar la
resolución si no está de acuerdo. Y así debe resolverse. Por tanto: Este Juzgado con base
en lo considerado y leyes aplicables; Resuelve: I. Se declara sin lugar la revisión de la
medida de coerción solicitada por la defensa...".

Carlos al escuchar la resolución no pudo contenerse y con las manos esposadas golpeó
fuertemente la mesa frente a él y le dijo a la Jueza:

-"¡Usted apesta a corrupción!"


Luego se dirigió al Auxiliar Fiscal y le dijo:
-"¡Corrupto!... ¡corrupto!"
El abogado que ejerció la defensa en esa audiencia trató de tranquilizarlo diciéndole que
empeoraría la situación con esa actitud, pero 43 días de prisión ya habían hecho mella en
el universitario.

En la capital...

Nosotros estábamos pendientes de los resultados de la audiencia de Carlos; nuestros


compañeros al conocer la resolución de La Jueza nos informaron, además de decirnos que
estaban muy molestos por un comunicado de AEU Central que se había distribuido muy
temprano esa mañana por el área central de Petén cuyo contenido era el siguiente:

"La Asociación de Estudiantes Universitarios Oliverio Castañeda de León. A.E.U


HACE SABER:
A la comunidad universitaria del departamento de Petén y al pueblo de Guatemala.

PRIMERO:

Que se ha estado utilizando indistintamente el nombre de la Asociación de Estudiantes


Universitarios "Oliverio Castañeda de León", conocida por sus siglas "A.E.U" a nivel
nacional, por distintos medios de comunicación, escritos y televisivos, en forma errónea.

SEGUNDO:

Se aclara ante el pueblo de Guatemala que todos los estudiantes inscritos en la


Universidad de San Carlos de Guatemala, son miembros y asociados de nuestra
organización; la cual es representada por una Directiva recién electa y en funciones a
partir del 20 de Octubre del 2008 para el período 2008-2010. La cual tiene una

56
personería, que funciona en el campus central en la ciudad universitaria, zona 12 del
departamento de Guatemala, Ciudad Capital.

TERCERO:

Nuestra Asociación de Estudiantes es ajena a todos los disturbios realizados por


diferentes grupos de personas, que en diferentes lugares del país, utilizan el nombre de la
Universidad de San Carlos de Guatemala y de la A.E.U. para realizar manifestaciones con
intereses personales o políticos, como los ocurridos en el departamento de Petén.

CUARTO:

Se rechaza todo acto de vandalismo y destrucción del patrimonio nacional, público y


privado en defensa del Estado de Derecho, así mismo responsabilizamos por sus actos a
toda persona que incumpla con el respeto a las leyes vigentes en nuestro país, pidiendo a
las autoridades, se cumpla con la ley.

POR LO TANTO:

Rechazamos enfáticamente y condenamos todo hecho delincuencial que personas ajenas


a la A.E.U hayan realizado, se pide a las autoridades, instituciones de Justicia que se
aclare esta situación, por medio del cumplimiento de la justicia, en el cumplimiento de su
deber.

LA ASOCIACIÓN DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS


"OLIVERIO CASTAÑEDA DE LEÓN A.E.U

AUTORIZA A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PARA PUBLICAR EL COMUNICADO DIRIGIDO


A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA DE PETÉN Y EL PUEBLO DE GUATEMALA.

(Firma y sello del Secretario General, sello de A.E.U)"

La primera reacción del grupo al enterarnos del comunicado de AEU Central fue de coraje.
Recordamos los muchos comentarios que nos habían hecho los estudiantes en el Campus
Central respecto de dicha asociación, pero pronto lo vimos desde otro punto de vista,
como lo manifestaría un miembro del grupo:

-"Mejor muchá, así miran que no estamos con esos mafiosos...".

Terminó la mañana, la tarde se fue y llegó la noche...

En el transcurso del día, entre otras cosas, habíamos estado preparándonos para la
audiencia ante el Consejo Superior Universitario al otro día. Me habían comentado que El
Director no deseaba asistir a esa audiencia, algo que consideraba de importancia, por lo
que le llamé:

-"Aló, ¿qué pasó Ingeniero? ¿va a'venir a la audiencia del Consejo Superior Universitario
mañana?
--"El Rector habló conmigo y me dijo que no fuera... y vos sabés... él es mi jefe...".
57
-(¿Su jefe?), pensé extrañado...
-"Bueno... usted sabe Ingeniero, nosotros lo estamos esperando y necesitamos que nos
apoye con eso...".

Al final de ese día no contábamos con El Director y supimos que algunos padres de los
miembros de AEU-Petén habían empezado a organizarse para buscar una solución al
conflicto ya que vivían un martirio en sus casas por la gran incertidumbre de lo que
pasaría con sus hijos, además de encontrarse molestos con El Director debido a que no
percibían de su parte el apoyo necesario para sus hijos en esa situación tan peligrosa
para la vida o la libertad.

Audiencia ante el Consejo Superior Universitario

7 de noviembre...

Ese día nos levantamos muy emocionados, ya que veíamos en la audiencia ante el
Consejo Superior Universitario una de las mayores oportunidades que habíamos estado
buscando para exponer la situación que se estaba viviendo en el CUDEP. Durante el
trayecto de la Casa del Protocolo hacia el Campus Central de la Universidad íbamos
afinando y agregando ideas. La sesión del Consejo iniciaría a las 9:00 a.m, por lo que
íbamos con buen tiempo, ya que no podíamos permitirnos llegar tarde.

Cuando llegamos al Campus Central decidimos dejar el vehículo del Padre de la


Estudiante frente al edificio de Rectoría, donde se desarrollaría la sesión del Consejo.
Salimos del vehículo, tomamos una diversidad de documentos que teníamos la costumbre
de llevar a todos partes, y nos dirigimos al segundo nivel del edificio de Rectoría, ahí
esperamos a que los miembros del Consejo fueran llegando para dar inicio a la sesión.
Nos ubicamos en una sala cerca de una de las puertas del salón de sesiones del Consejo
para estar atentos cuando se nos llamara y dar inicio a la audiencia. Con nosotros se
encontraba El Representante de Económicas y dos representantes de organizaciones
estudiantiles de las facultades; charlábamos mientras daba inicio la sesión y saludábamos
a los miembros del Consejo que iban llegando y que El Representante de Económicas nos
presentaba.

9:00 a.m, la sesión del Consejo da inicio...

Diez minutos después de iniciada la sesión, nos piden que ingresemos al salón de
sesiones del Consejo. Desde el día anterior habíamos acordado quienes del grupo
hablarían ante El Consejo, designándose al Presidente de AEU-Petén, El Padre de la
Estudiante y a mí; por lo que al ingresar, los tres tomamos asientos frente a los
micrófonos, mientras nuestros otros dos compañeros de AEU-Petén se acomodaron a unos
3 metros de nosotros. Los asientos en aquel salón formaban un óvalo, en el extremo más
lejano de nosotros y de frente, se encontraba ubicado El Rector quien nos saludó y otorgó
la palabra para que nos presentáramos, luego nos pidió que expusiéramos el problema.

Encendí el micrófono frente a mí, ya que era el primero que debía hablar ante El Consejo,
empecé a relatar lo sucedido empezando por la publicación de Prensa Libre el 15 de
septiembre respecto del relleno en el Lago Petén Itzá para la construcción del Centro
Comercial. Iba cerca de la mitad del relato, decía en ese momento: "incluso El Director ha
58
tenido que dormir en las instalaciones del Centro por temor de su captura...", cuando de
forma repentina El Director apareció en el salón…, El Rector se rió al ver que aquella frase
había sido una especie de presentación en su apresurada entrada; tomó un asiento a la
par del Padre de la Estudiante que se encontraba a mi izquierda en aquel óvalo; le saludé
levantando levemente la mano. La llegada del Director fue toda una sorpresa para
nosotros, probablemente había viajado en avión para salvar tan rápido la distancia entre
Petén y la capital. Una vez que El Director había tomado asiento y mientras continuaba
con mi relato, pudimos ver como uno de los miembros del Consejo nos grababa con su
celular sin disimulo. Nos habían advertido que El Diputado tenía sus partidarios dentro del
Consejo Superior Universitario, ya que varios eran afines al partido oficial. Aquella
grabación fue una intimidación para nosotros, era como decirnos que El Diputado se
enteraría de lo que habíamos dicho frente al Consejo y quiénes lo habíamos dicho. Lo que
aquel miembro del Consejo no sabía es que a nuestro grupo el valor no le faltaba y ese
tipo de acciones tenía el efecto contrario, solo nos encendía más y con ello aumentaba la
energía del discurso y eso fue lo que pasó.

Terminé de hablar, luego habló el Presidente de AEU-Petén y El Padre de la Estudiante


quienes ampliaron lo que había dicho, además habíamos hecho una serie de peticiones
entre las que se encontraban que El Consejo se pronunciara en contra de la agresión
contra el CUDEP y que ese pronunciamiento se hiciera en una página en Prensa Libre.
También pedimos que se nombrara una Comisión para que viajara a Petén e investigara lo
sucedido.

Posteriormente El Rector otorgó la palabra al Director. Nosotros estábamos muy intrigados


por lo que El Director diría, ya que en los últimos días no habíamos sentido su apoyo,
además de saber que aquella situación le causaba mucho temor y más, tomando en
cuenta que se estaba acusando al Diputado frente al órgano máximo de la Universidad de
San Carlos. El Director empezó su relato sobre el conflicto mencionando nuevamente los
acontecimiento de los cuales nosotros habíamos hablado previamente frente al Consejo,
durante su exposición se miraba tranquilo, seguro. Nos tranquilizamos cuando vimos que
El Director había reafirmado lo dicho por nosotros y tal reafirmación era muy importante
en aquella audiencia, porque derribaba la versión del Diputado, además de que varios
miembros del Consejo le daban más credibilidad a las palabras del Director que a las
nuestras, como lo comprobamos cuando un decano le pidió que nos identificara, a lo que
respondió diciendo los nombres, carrera y semestre de cada uno de nosotros, sin olvidar
aclarar que El Padre de la Estudiante se encontraba apoyando al grupo y que no era
estudiante del CUDEP, algo que él mismo había dicho cuando se había presentado.

La petición del decano se debía a la duda que había respecto del movimiento
universitario, ya que la versión del conflicto que El Diputado manejaba era la que había
llegado a los miembros del Consejo.

Después de hablar El Director, ofrecimos al Consejo el testimonio de Elmer a quien


llamaríamos y que desde Petén hablaría por teléfono en altavoz frente al micrófono, algo
que El Rector concedió por lo que llamamos a Elmer en ese momento para que diera su
testimonio.

Una vez hubimos terminado de exponer el problema del CUDEP ante El Consejo, salimos
del salón y volvimos a la sala donde nos encontrábamos previo a la audiencia. Fue
59
entonces cuando tres de los miembros de AEU Central subieron al segundo nivel del
edificio de Rectoría, ya que se habían enterado de la audiencia que nos había concedido
El Consejo. Dos de ellos, a quienes los estudiantes llamaban “Los Gatos” era de quienes
peor nos habían hablado. Verlos llegar al segundo nivel del edificio fue algo desagradable
para el grupo, pero no faltamos a la cortesía saludándoles de lejos discretamente. Aquel
discreto saludo reflejaba nuestra molestia.

El Presidente de AEU-Petén se dirigió hacia ellos, ya que buscaban hablar con él. Unos
minutos después El Director del CUDEP también hablaba con ellos en otra sala que se
encontraba a unos metros de donde nos encontrábamos y después de un rato, El
Presidente de AEU-Petén nos hizo señas para que el resto del grupo se uniera a la
conversación que tenían. El Padre de la Estudiante y yo, nos dirigimos de muy mala gana
hacia la otra sala, les saludamos discretamente y nos sentamos.

Me sentía muy incómodo en aquella sala, como el resto de mis compañeros. Los
miembros de AEU-Petén habían tocado el tema del comunicado que AEU Central había
emitido y que se había distribuido en el área central de Petén, a lo que respondieron que
los habían engañado y que fue ese engaño lo que los había obligado a emitir el
comunicado y como prueba de que los habían engañado nos darían otro comunicado
donde se retractaban de lo dicho.

Nosotros no creíamos lo que nos decían, pues les habíamos comunicado desde la primera
semana del conflicto lo que estaba sucediendo que, vinculado a la mala fama de AEU
Central, el comunicado era para nosotros el fruto de un negocio de la imagen de Oliverio
Castañeda ya que los precios no eran problema para El Diputado.

El Presidente de AEU-Petén aceptó recibir el comunicado donde se retractaban y acordó


con ellos irlo a traer una vez nos enteráramos de la resolución del Consejo respecto de
nuestro caso. En realidad, el comunicado donde se retractaban no nos interesaba, pero El
Presidente de AEU-Petén decidió aceptarlo por cortesía. El grupo prefería que no se
vinculara a AEU-Petén con ellos ya que no queríamos que las personas que estaban
apoyando el movimiento universitario pensaran que AEU-Petén estaba gobernada por los
mismos intereses que AEU Central.

5 minutos después de haber llegado a la otra sala, me excusé debido a que estaba muy
molesto y lo hice por prudencia, evitando con ello que las emociones sobrepasaran mi
autodominio, ya que no les tenía el menor de los temores que estudiantes del Campus
Central sentían hacia ellos. Regresé entonces a la sala cerca del salón de sesiones del
Consejo.

La reunión entre mis compañeros y los tres de AEU Central terminó uno 20 minutos
después, por lo que volvimos a reunirnos en la sala donde me encontraba. Mientras
charlábamos el tiempo fue avanzando y El Consejo estaba finalizando la sesión, habiendo
aprobado, entre varios puntos, hacer un comunicado de prensa rechazando el ataque al
CUDEP y el apoyo a la comunidad universitaria del Centro, además de nombrar una
comisión integrada por miembros del Consejo para que viajara a Petén, investigara lo
ocurrido en el Centro y expusiera el resultado de su investigación ante El Consejo y éste
adoptara las medidas pertinentes.

60
Nosotros estábamos muy satisfechos con la resolución del Consejo y salimos alegres del
edificio de Rectoría. En la salida, El Presidente de AEU-Petén pidió que le diéramos tiempo
para ir a traer el comunicado en el cual AEU Central se retractaba, por lo que esperamos
a que regresara, mientras charlábamos con varios representantes estudiantiles.

Una vez que El Presidente de AEU-Petén regresó con el comunicado, comenzamos a


despedirnos de aquellos con quien charlábamos, entre ellos El Representante de
Económicas, a quien le debíamos la audiencia. Despedirnos de aquel fiel amigo fue
despedirnos de un miembro del grupo.

La tarde se esfumó entre varias vueltas por la ciudad y después de comer algo por los
alrededores, cayendo la noche, regresamos a la Casa del Protocolo por nuestras maletas.
Nos despedimos del personal de tan acogedora casa y partimos de regreso a Petén. Las
raíces de la selva petenera nos arrastraban de regreso a casa, ahí donde esperaban
nuestras familias y amigos. Regresábamos cansados pero satisfechos, ya que con la
resolución del Consejo Superior Universitario, las denuncias hechas en Organizaciones
defensoras de Derechos Humanos y ante varios medios de comunicación..., la Comisión
había cumplido su misión.

Quinta Parte

Nuevamente en Petén

Sábado 8 de noviembre...

Petén dormía cuando regresábamos a nuestras casas. Ya habían pasado dieciséis días
desde el inicio del conflicto y podía sentirse el peso de esos días, pues el desgaste se
miraba en el rostro de los miembros del grupo. La humedad de la madrugada le decía a
nuestro inconsciente: "estás en casa".

En un vehículo habíamos venido mi primo, quien manejaba, El Presidente de AEU-Petén y


yo; en el otro vehículo, El Padre de la Estudiante y otro miembro de AEU-Petén, mientras
que uno de los miembros de dicha asociación se había quedado en la capital, porque así
lo había querido su familia.

Dos días atrás, Elmer y demás dirigentes estudiantiles que se habían quedado en las
instalaciones del CUDEP las habían abandonado, escondiéndose en diversas partes del
departamento, permaneciendo en las instalaciones sólo un pequeño grupo de estudiantes
que empezaba a organizarse para hacerle frente a la situación.

Nos comunicábamos con Elmer y otro miembro de AEU-Petén, quienes se encontraban en


Melchor de Mencos, cerca de Belice, por si era necesario cruzar la frontera ya que
después de todo lo ocurrido no se esperaba de La Jueza una recta aplicación del Derecho.
La población del área central de Petén tenía, de los que integrábamos el movimiento
universitario, una imagen de personas valientes, por lo que después de la huida de los
que se encontraban en las instalaciones del CUDEP, la gente del Diputado difundió el
rumor que todos los integrantes del movimiento nos encontrábamos huyendo, buscando
con ello minar esa imagen; imagen que era muy importante para mantener el apoyo de la
población.
61
Aunque los integrantes de la Comisión habíamos regresado de la capital, la población no
lo sabía, de ahí que me interesara tanto asistir a una entrevista en una radio que un
periodista me había pedido para ese mismo sábado al medio día. Decidí descansar un
poco mientras llegaba la hora.

Al medio día...

Una vez el descanso me hizo recobrar un poco de la fuerza perdida y a tiempo para la
entrevista, decidí dirigirme hacia la radio, aunque no iría solo, mi primo había decido
acompañarme; aquel hombre cincuentón que se encontraba muy satisfecho por ser uno
de los miembros más activos del movimiento, algo que no era común entre las personas
de su edad, ya que su generación había vivido el enfrentamiento armado y les habían
enseñado a callar ante abusos como los que cometían El Diputado y su gente.

El periodista que me había pedido la entrevista era uno de los dos que nos habían
entrevistado un día después del ataque armado a las instalaciones de AEU-Petén, por lo
que fue un alegre reencuentro, ya que aquellos periodistas habían decidido informar
sobre el conflicto a la población, algo que era contrario a los intereses del Diputado;
darnos el espacio era ser parte de aquella lucha que librábamos.

Durante la entrevista nos preguntaron sobre lo sucedido en la ciudad capital ya que no


tenían mucha información al respecto, además de pedirnos la opinión sobre varios
sucesos ocurridos en el departamento durante nuestra ausencia, como la protesta
organizada por la gente del Diputado. Me sorprendió escuchar un spot que hicieron sonar
para la audiencia y que había sido hecho por un valiente periodista de Petén, en el cual
decía su nombre y hablaba en contra de los abusos del Diputado, además de la llamada
de un miembro de la Mesa de Concertación de Petén quien nos manifestó su apoyo en
aquella lucha.

Mi sorpresa se debió a que antes del movimiento universitario no había escuchado


pronunciamientos en contra del Diputado como los de ese día, principalmente el spot, tan
bien elaborado y de un periodista que no se ocultaba, que aunque tal acción implicaba
parcializarse en su profesión, podía sentirse en el mensaje la voz de un ciudadano
cansado de tanto abuso, de esos ciudadanos que hay muchos en Guatemala, pero la
mayoría tiene miedo de manifestar públicamente su desacuerdo, siendo ese miedo una
gran tranquilidad y oportunidad para políticos que hacen negocio con los bienes de la
nación y su futuro.

Salimos de la radio y nos dirigimos a casa.

Por la noche tendríamos una reunión con varios padres de miembros de AEU-Petén,
quienes habían empezado a organizarse y juntos buscar una salida al conflicto, salida que
veían yendo a la ciudad capital y tener una reunión con El Diputado donde le pedirían que
desistiera de la agresión contra sus hijos.

Los miembros de AEU-Petén no estaban de acuerdo con que sus padres fueran a la ciudad
capital y tuvieran una reunión con El Diputado ya que consideraban que éste los
engañaría, por lo que decidieron no asistir a la reunión de sus padres que se realizaría en
62
la noche, pues sus padres deseaban que los acompañaran a la ciudad capital y estuvieran
en la reunión que esperaban tener con El Diputado.

Compartía con los miembros de AEU-Petén la preocupación y en parte el desacuerdo,


pero también reconocía el derecho de sus padres a intervenir en aquel conflicto, por lo
que les comenté que asistiría a la reunión de ese día por la noche para conocer el punto
de vista de sus padres respecto del conflicto.

La tarde se diluye, cae la noche...

Alrededor de las 7:00 p.m...

Con mi primo llegamos a la casa de los padres de un miembro de AEU-Petén, lugar donde
se realizaría la reunión. En la entrada nos saludaron los padres de tal miembro y la madre
de él nos condujo amablemente al patio de la casa donde habían colocado unas diez sillas
formando un círculo para la reunión; ella nos comentó que nos había escuchado en la
radio al medio día y que le había gustado lo que escuchó.

Esperamos un rato mientras charlábamos...

Con el transcurrir de los minutos, los padres de siete miembros de AEU-Petén fueron
llegando. Conforme llegaban, nosotros entablábamos conversación en aquel círculo que
formaban las sillas, intercambiando impresiones con ellos, entre los cuales, los había ya
ancianos. Algunos nos contaron sobre las penas sufridas durante esos días de
incertidumbre respecto del futuro de sus hijos. Después de escucharlos unos minutos era
fácil comprender que su deseo era que aquello terminara de una vez.

Cuando todos los interesados llegaron, la reunión dio inicio...

Uno de los padres dejó claro que su único objetivo como grupo debía ser el hecho de
interceder por sus hijos ante El Diputado y comentó que el Alcalde de San Benito había
conseguido la reunión con El Diputado, por lo que esa noche se coordinaron para realizar
el viaje a la ciudad capital y estar allá el día lunes 10 de noviembre en la mañana y así
reunirse con El Diputado.

Uno de los padres ofreció llevar al grupo en su microbús y acordaron iniciar el viaje al otro
día por la tarde, ya que otro de los padres no podía viajar en la mañana por asuntos
laborales.

Durante la reunión mi primo y yo, fuimos meros espectadores, ya que lo consideramos


adecuado para no interrumpir.

La reunión duró cerca de una hora y una vez acordado y organizado el viaje ésta se
disolvió…, nos despedimos de aquellos preocupados padres y volvimos a casa.

63
El Movimiento Universitario finaliza.

Lunes, 10 de noviembre...

El día anterior había sido un día de descanso para los miembros del movimiento
universitario, más bien estábamos esperando la llegada del día lunes para empezar a
organizarnos, plantear nuevos objetivos y, principalmente, determinar qué sería del
movimiento universitario durante las vacaciones en el CUDEP, ya que el grueso del
movimiento universitario habían sido los estudiantes, estudiantes que estaban a punto de
terminar el semestre y esa semana los exámenes finales eran el tema de mayor
preocupación para todos.

Los Padres de miembros de AEU-Petén habían partido hacia la ciudad capital el día
anterior por la noche, para reunirse con El Diputado en la mañana de ese día lunes.

Como era ya costumbre entre nosotros, por las mañanas revisábamos los periódicos en
busca de noticias respecto de nuestro caso. Para ese día esperábamos el comunicado que
el Consejo Superior Universitario había aprobado respecto de lo sucedido en el CUDEP, y
hojeando Prensa Libre, en la página 73, en media página, el comunicado esperado:

EL CONSEJO SUPERIOR UNIVERSITARIO DE LA UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE


GUATEMALA ANTE LOS ACONTECIMIENTOS RECIENTEMENTE OCURRIDOS EN EL CENTRO
UNIVERSITARIO DE PETÉN -CUDEP-
MANIFIESTA:
1. Su enérgico rechazo ante el clima de inseguridad y violencia que vive la
comunidad universitaria de Petén -CUDEP-, el cual sufriera un ataque armado a sus
instalaciones que evidencia una abierta agresión, lo cual afecta el normal desarrollo
de sus actividades académicas y administrativas.

2. Su apoyo incondicional al Consejo Directivo y a la comunidad estudiantil,


docente y administrativa, quienes realizan su labor de docencia y extensión
universitaria como parte de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

3. COMO AUTORIDAD MÁXIMA DE LA UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE


GUATEMALA, SU TOTAL DISPOSICIÓN DE VELAR POR EL RESPETO DEL ESTADO DE
DERECHO
Y EL PRINCIPIO DE AUTONOMÍA PLASMADO EN LA LEY SUPREMA QUE RIGE EL
ORDENAMIENTO JURÍDICO DEL PAÍS.

EN VIRTUD DE LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, ESTE ALTO ORGANISMO EXIGE:

a. A la Corte Suprema de Justicia y al Fiscal General de la Nación, garantizar que los


jueces y fiscales correspondientes actúen con la debida objetividad en los procesos que
se relacionan con los hechos descritos.

64
b. A las autoridades competentes, el respeto a la integridad física y psicológica de los
estudiantes implicados en los hechos recientemente ocurridos y la aplicación del debido
proceso jurídico.

c. El irrestricto respeto al Estado de Derecho consagrado en la Constitución Política de la


República de Guatemala y demás leyes nacionales.

INSTA:

a. A las instituciones responsables de velar por el respeto a los derechos humanos,


nacionales e internacionales, verifiquen y garanticen el cumplimiento de las leyes
respectivas para la solución del presente conflicto.

b. A la sociedad civil a mantenerse vigilantes en el desarrollo de los acontecimientos


derivados de esta problemática.

Para algunos de mis compañeros, el comunicado era poco para lo que esperábamos, para
otros suficiente, como quiera que fuera, ese comunicado sería todo lo que obtendríamos
del Consejo Superior Universitario, aunque una semana después la Comisión, integrada
por miembros del mismo Consejo, visitarían el área central de Petén para recopilar
información de varias fuentes respecto del conflicto y con tal recopilación redactar un
informe para presentarlo ante el Consejo Superior Universitario para que éste adoptara
las medidas necesarias al respecto, medidas que nos cansamos de esperar, hasta al final
aceptar la realidad: Del órgano máximo de la Universidad de San Carlos de Guatemala,
solo tendríamos un comunicado en media página, en la página 73 en Prensa Libre.

En el mismo medio, ese día, sería publicado en una página el comunicado de AEU-Central
que había circulado por el área central de Petén.

En el transcurso de esa mañana nos mantuvimos pendientes de las noticias de la reunión


entre El Diputado y los Padres de Miembros de AEU-Petén. Aceptar aquella reunión había
sido para El Diputado una confesión tácita de que él se encontraba detrás de aquel
conflicto, a pesar de que había hecho un gran esfuerzo para que no se le vinculara con el
problema, actuando detrás de títeres, nadie dudada de su participación, por eso los
Padres sabían hacia donde dirigirse en busca de negociar que cesara la persecución de
sus hijos.

Por la tarde empezamos a enterarnos de lo sucedido. Los Padres se habían reunido con El
Diputado y su hermano, además, en la reunión no faltarían El Auxiliar Fiscal y El Fiscal
General, últimos que les mostrarían a los Padres el vídeo de la captura de Carlos, vídeo
que era evidencia en poder del Ministerio Público y de algunas otras manos encargadas
de hacer la respectiva publicidad en contra de una inventada banda de extorsionadores y
secuestradores...

Algunos de los Padres les comunicaron a sus hijos que El Diputado se había
comprometido a dejar de perseguirlos y por los últimos nos enteramos todos. Con
respecto a Carlos y Elmer, el proceso continuaría, pero los Padres confiaban que El
Diputado dejaría de usar sus influencias para lograr una sentencia condenatoria al final
del proceso.
65
Martes, 11 de noviembre...

La reunión entre los Padres y El Diputado no nos comprometía a nosotros, pero a pesar de
ello, la mayoría de los miembros de AEU-Petén se retiraron del movimiento universitario
después de aquella reunión. Nosotros que habíamos entrado en el conflicto para
defenderlos nos dimos cuenta que aquella lucha ya no podía sostenerse, menos aún con
la vacaciones en el CUDEP tan cerca. Desde ese momento algo estaba claro: el
movimiento universitario había terminado, aunque en realidad, ya podía verse su final
desde el regreso a Petén, cuando ya no habían objetivos, cuando el desgaste hacía que el
peso de aquella lucha se sintiera más en cada miembro del grupo.

Los días posteriores fueron de regreso a las actividades normales de cada uno de
nosotros, el trabajo, la familia, las aulas...

Carlos seguía en prisión. Después de terminado el movimiento universitario varios


estuvimos pendientes de su caso hasta el 8 de mayo de 2009, cuando se volvió a revisar
la medida de prisión preventiva que le habían impuesto y, la otra jueza que conoció en
ese entonces, consideró que habían variado las circunstancias y le otorgó una caución
económica de Q.5,000.00. Ese mismo día también se abrió a debate por él y por Elmer,
aunque por lo saturado que se encontraba el Tribunal de Sentencia de San Benito,
probablemente el juicio se realizaría dentro de un par de años.

Después de "siete meses quince días" como decía Carlos cuando contaba su situación en
el Preventivo de Santa Elena de la Cruz, volvía a su casa, con su familia, volvía a la
universidad, con sus amigos...

El trece de junio del 2009, El Diputado anunciaría que iría por la Presidencia en 2011...

Cuando todo aquello terminó, la población del área central de Petén había retirado su
apoyo al Diputado, apoyo que El Diputado buscaría recuperar a base de mucha publicidad
en sus canales y a través de grandes rótulos por la ciudad, proyectando la imagen de una
persona que no era y que ahora todos podían ver detrás del saco y la corbata.

En el CUDEP las cosas habían cambiado también; la participación estudiantil se


incrementó y, contrario a lo que algunos esperaban afirmando que los estudiantes iban a
tener miedo de ser parte de AEU-Petén por el conflicto surgido con El Diputado; por
primera vez en la historia del Centro, tres planillas participarían en la elección de la nueva
AEU-Petén y, para conmemorar el movimiento universitario, se acordó que la planilla
ganadora tomaría posesión el 23 de octubre de 2009, a un año de haberse iniciado aquel
que fue el mayor movimiento que había tenido el CUDEP a la fecha, en el que más se
había arriesgado, el que más había logrado sin tener que contar un muerto...

El movimiento universitario terminó, pero nos dejó una apreciable lección: nuestro
pequeño país puede ser mejor, solo tenemos que convertirnos en el cambio que
proponemos, ser acción con dirección hacia lo bueno que hemos soñado, dejar de pensar
en aportar granitos de arena y hacerlo en grandes bloques de piedra del tamaño del
monolito más alto de Quiriguá, entonces construiremos progreso.

66
Las próximas elecciones se acercan y con ellas otra oportunidad para hacer cambios,
cambios que no serán de la mano de políticos como El Diputado y su gente, sino del
ciudadano que se transforma, alza la vista en busca de un mejor futuro, futuro que ve
parte cercano, parte distante, pero que está ahí, esperando ser merecido. Futuro que
obliga a verse la mano y ver en ella una semilla que es un pedazo de ese mejor futuro,
que hay que depositar en buena tierra, regar para que germine, para que crezca, florezca,
dé buen fruto y sacie el hambre de bienestar de este pueblo.

Ciudadano, esa semilla es tu responsabilidad y al mismo tiempo, tu poder, esa semilla es


tu voto. No lo deposites en manos contaminadas de corrupción porque esas manos son
tierra estéril que destruirá ese pedazo de buen futuro y con él las ilusiones de los que
corretean por la casa y las esperanzas de los que cuentan ya muchos años.

FIN

67