Está en la página 1de 9

“¿Cómo proveer buenos pastores a nuestros bis-nietos?

Intro:
¿Cuál crees que es la estrategia de éxito del Equipo de Fútbol “Barcelona”?

La respuesta puede ser dada en una sola palabra =Discipulado

Según Pablo Cardona, profesor de Liderazgo de la Escuela de Negocios IESE (Universidad de Navarra)
el éxito del trabajo del club ha sido el tipo de trabajo que reciben los chicos:

“La Masía (Escuela de Fútbol del Barca) consiguió con éxito que el rendimiento deportivo y la
formación personal fuesen un binomio indisociable en la vida de sus residentes. Un mérito que era
fruto de un trabajo constante, a menudo en la sombra y silencioso”.

En ella no sólo se potencian las habilidades deportivas de los jóvenes jugadores. El director Charles
Folguera explica así el sentido de su formación integral:

“No somos entrenadores. Somos maestros, pedagogos, sicólogos. Nuestro reto es hacer
compatible en la vida de estos jóvenes la formación personal con la disciplina deportiva.
Tutelamos su formación, seguimos su evolución en la escuela, les damos consejos para afrontar
su futuro y velamos por su seguridad y autoestima”.

Y nadie puede negar que hoy día ese “trabajo constante, a menudo en la sombra y silencioso”, está
dando inmensos frutos al menos para los estándares del mundo.

Esto es un gran desafío para nosotros, el apóstol Pablo dice que el ejercicio físico trae cierto provecho, la
piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la
venidera. Y si estas personas están gastando millones de dólares en discipular personas para que hagan
algo que trae cierto provecho, cuánto más esfuerzo, mental, financiero, y de todo tipo debiéramos hacer
nosotros que estamos involucrados en una empresa que tiene provecho eterno.

Las cartas pastorales siempre han sido entendidas como epístolas usadas para motivar a pastores a ser
buenos pastores.

Pero en esta ocasión me gustaría que viéramos en ellas un énfasis diferente, pero no ausente en ellas.
Pablo las escribió para que los pastores, en esta caso Timoteo y Tito, aprendieran a ser buenos
discipuladores.

Hay pasajes famosos que afirman esto ¿cierto? Y es de donde sacaremos el Sermón de hoy.

2 Tim. 2:2
“Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de
confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros”

Tito 1:5

“Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo
nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con las instrucciones que te di”

Ambos estaban llamados a capacitar y nombrar personas para encomendarles labores tan santas como el
de hacerse cargo de la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad.
Por esta razón, un profesor de mi Seminario decía que estas cartas antes que ser predicadas en
conferencia para preparar pastores, deberían ser predicadas en conferencias para maestros de escuela
bíblica y pastores-entrenadores que han entendido que están anhelando entrenar y discipular a otros
en las labores del ministerio pastoral.

Lo que quiero que percibamos es que cuando Pablo escribía estas cartas, tenía una visión a largo plazo.
Para llevarla a cabo, era necesario que tanto Timoteo como Tito compartieran esa misma visión a largo
plazo. ¿Por qué a largo plazo? Porque la visión de Pablo al menos consideraba cuatro generaciones.

En el texto de 2 Timoteo hay 4 generaciones mencionadas.

Primera Generación= Pablo (Padre)


Segunda Generación=Timoteo (Hijo)
Tercera Generación=Otros (Nieto)
Cuarta Generación=Otros (Bisnieto)

Por eso este Sermón está buscando responder a la pregunta:

“¿Cómo proveer buenos pastores a nuestros bis-nietos?”

Y fue por esta visión a largo plazo sostenida en el poder del Espíritu Santo, que el evangelio logró
mantenerse sano durante las generaciones que vinieron luego de la muerte del apóstol.

En este sermón veremos que Pablo entrega al menos 3 consejos que debiéramos considerar a medida
que nos comprometemos con el proceso del discipulado a otros.

1. ¡Anhela las pasiones de Pablo!


2. ¡Imita el ministerio de Timoteo!
3. ¡Busca discipular!

1. ¡Anhela las pasiones de Pablo!


Todo pastor es un discipulador, bueno o malo, pero discipulador al fin. Y por lo tanto, al saber que
con todo lo que haga (o no haga) y diga (o no diga) estará discipulando, su anhelo debiera buscar
ser alguien que desea traspasar lo mejor a los que los que lo rodean en el ministerio pastoral. Por
eso, el ejemplo de Pablo es digno de imitar.

a. Primera Pasión: su pasión por Dios

Siempre me ha impresionado la manera de que Pablo tiene para enseñar. En medio de sus enseñanzas
intercala cosas como estas:

1 Tim. 1:17
17 Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, al único Dios, sea honor y gloria por los siglos de
los siglos. Amén. 

Mira 1 Tim. 6:15-16


15 la cual Dios a su debido tiempo hará que se cumpla. Al único y bendito Soberano, Rey de reyes
y Señor de señores, 16 al único inmortal,  que vive en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni
puede ver, a él sea el honor y el poder eternamente. Amén. 

2 Tim. 4:18
18 El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por
los siglos de los siglos. Amén.

Tito 2:13
13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo.

Estas podrían ser buenas frases como para terminar una carta. Lo sorprendente es que están
intercaladas en medio de sus enseñanzas. Son explosiones de alabanza a medida que Pablo piensa y
reflexiona en las profundas verdades de Dios.

¿Qué fue lo que motivó esta explosión de alabanza? Generalmente el hecho de recordar su propio
testimonio y cómo se le fue mostrado misericordia. O la grandeza de Dios, la humildad de Cristo, la
sabiduría del plan de Dios, etc.

¿Cuántos pastores y maestros vemos hoy alabando en el medio de sus sermones o estudios bíblicos
dando gracias por la obra salvadora de Dios en sus vidas?

¿Es sólo algo de personalidad más expresiva o más cauta?

Me han dicho que por ser latino yo tengo más pasión. Esto me sonaba perfecto, hasta que los vi en el
estadio. Yo dije, parece que no es algo de ser latino o inglés, es algo cultural que ocurre sólo dentro de
las iglesias.

No creo que haya una manera de mostrar tu pasión por Dios. Pero sí creo que es muy difícil discipular a
otros sin tener una pasión por Dios que de alguna manera brota natural, abierta, libre y sorpresivamente
de tu ser como Pablo.

b. Segunda pasión: su pasión por la iglesia

No tengo que fundamentar mucho esta pasión. De la pasión de Pablo por la iglesia de Dios nacen:

Las explicaciones de las características y roles de los obispos y diáconos (1 Tim. 3:1-13; Tito 1:3-9)
Las instrucciones en la adoración (1 Tim. 2: 1-15);
Como debe tratarse el esclavo y el rico (1 Tim. 6:1-2, 17-19)
Está llena de advertencias contra doctrina insana y falsos maestros (1 Tim. 1:3-7; 4:1-3; 2 Tim. 2:14-19;
Tito 1:10-16).

La razón por la que Pablo escribe estas cartas es para asegurar la salud de la iglesia a las siguientes
generaciones, porque sabe que si la iglesia de Dios no se mantiene saludable, el mundo quedará sin su
único faro de proclamación de la verdad.

Por ejemplo, en 1 Tim. 3:14-16, Pablo le dice a Timoteo que no ha podido ir a Éfeso y también explica la
razón de su carta (v.15). El apóstol quiere que Timoteo sepa cómo las personas deben comportarse en la
Iglesia de Dios. La razón de su preocupación es nuevamente basada en una fundación sólida doctrinal:
“(la congregación de creyentes es) la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la
verdad”. Y luego explicará cómo fue creada por la gran obra de Cristo (v.16) “El se manifestó como
hombre; fue vindicado por el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre las naciones, creído
en el mundo, recibido en la gloria”

Por lo tanto, es debido a que las promesas de Dios hechas en el Antiguo Testamento se han cumplido;
debido a que “la iglesia está llamada a servir a la verdad, agarrarla firmemente y darla a conocer ”
(STOTT, 1996:106) “y debido a que esa verdad es poderosa” (BOWER, 2006), que Timoteo debiera
aprender acerca del comportamiento y la enseñanza apropiados dentro de la Iglesia de Dios.

c. Tercera pasión: el evangelio

Una de las cosas más sorprendentes de Pablo fue el hecho de saber que la vida cristiana debía fluir
desde el evangelio. Cualquier otra cosa sería caer en legalismos.

Por lo tanto, debemos tratar de enraizar cada una de nuestras enseñanzas en lo que Cristo hizo por
nosotros.

Tenemos múltiples ejemplos en las cartas pastorales, veamos algunos:

El sabe que es la gracia que enseñará a los hombres a ser santos. No las motivaciones legalistas.
Veamos :

Fíjate en Tito 2:11: “En verdad (literalmente “por” que nos indica la razón de su argumento), Dios
ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la
impiedad y las pasiones mundanas”
Muchas veces enseñamos como si la salvación fuera por gracia y la santidad fuera por obras. Pero en
este verso vemos que es la misma gracia que salva, la que enseñará a tu gente la santidad que
acompañará esa salvación.

¿Queremos ser buenos Discipuladores? No tomemos atajos, será más lento el camino de la gracia, pero
será más genuino.

Otros ejemplos:

-El hecho de que el evangelio salva de la condenación de ley es el método que usa para corregir a
los falsos maestros que están usando la ley para jactarse, confundir y discutir inútilmente 1 Tim.
1:12-17

-El hecho de que este evangelio es para todos, sirve para motivar que la iglesia ore por todos, siempre
1 Tim. 2:1-7

-El hecho de que la iglesia le pertenece al Dios vivo y es columna y sostén de la verdad, sirve para
animar a Timoteo a buscar cuidadosamente a quienes pondrá a cargo de ella 1 Tim. 3:14-16

-El hecho de que el evangelio habla de un hombre que venció a la muerte, sirve para que Pablo
anime a Timoteo a enfrentar los sufrimientos que podrían venir a causa de Cristo (2 Tim. 1:8,9; 2:8)

-Y el hecho de que el Espíritu Santo nos hizo nacer de nuevo para tener un nuevo estilo de vida, sirve
para que Tito anime a sus hermanos a someterse a sus autoridades, ser buenos vecinos y luchar contra
los deseos de la carne (Tito 3:1-8)
Muchas veces estamos tan deseosos de generar cambios en la vida de nuestra congregación o discípulos
que tratamos de encontrar atajos para lograr los comportamientos que deseamos.

Los motivamos con ciertos privilegios como liderar el culto, ser o no líder de un grupo bíblico, del equipo
pastoral, etc.

Nos comportamos como padres que quieren que sus hijos obedezcan rápido y les dicen: “si te portas
bien te daré un chocolate”. Nos coludimos con un bien mayor para lograr la obediencia requerida. Poco
a poco les enseñamos sin darnos cuenta que ellos tiene que hacer algo para merecerse esto otro.

Lo que es directamente opuesto al corazón del evangelio. El corazón del evangelio dice que nosotros
amamos a Dios porque Él nos amó primero. Obedecemos a Dios, no para ganarnos su aprobación, sino
porque YA lo ganamos por gracia.

Si tu hijo no te obedece con gozo, sigue desobedeciendo, es por eso que nada que tú hagas provocará el
gozo en tu hijo, solo el Evangelio.

Primer consejo para un discipulador: Anhela las pasiones de Pablo


Pasión por Dios
Pasión por la iglesia
Pasión por que el evangelio sea el centro de la vida cristiana

Hasta acá hemos visto el carácter del apóstol y es digno de imitar, pero no tenemos muchas ideas
prácticas de cómo llevar a cabo una labor de entrenamiento y discipulado. A eso iremos ahora.

2. Imita el ministerio de Timoteo


¿Te has preguntado qué modelo quieres seguir como pastor o como anciano o como discipulador?

Timoteo y Tito están representando el pastor “entrenador/discipulador”, ambos tienen que ser personas
para pastorear pero ambos deben levantar a otros que también lo hagan.

¿Cómo ser un pastor o presbítero/entrenador/discipulador?

Para llevar a cabo su ministerio Pablo le da ciertas tareas:

a. Primera tarea: ¡Cuida tu doctrina!

Este llamado es reiterado en estas cartas.

El contraste en 2 Tim. 4: 1-5 es muy clarificador.

Por un lado, Pablo advierte que llegará el día cuando pecadores no aceptarán la sana doctrina (4:3-4).

3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus
propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.4 Dejarán
de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.

Esto es claramente contrastado por el literal “pero tú” 1 del verso 4:5.

1 El mismo contraste entre una sana y una mala enseñanza lo hace a Tito en 2:1.
5 Tú, por el contrario, sé prudente en todas las circunstancias, soporta los sufrimientos, dedícate
a la evangelización; cumple con los deberes de tu ministerio. 

El apóstol ya lo había exhortado a predicar la palabra (4:2) y el contenido de su mensaje es el que había
sido enseñada desde la infancia (3:14-17)

14 Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de
quiénes lo aprendiste.15 Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la
sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.16 Toda la Escritura es
inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia,
17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra. 

Su ministerio es guardar la enseñanza apostólica siendo un evangelista incluso si eso hubiera requerido
sufrimientos.

Doy gracias a Dios que en los últimos años se ha levantado una generación apasionada por la palabra de
Dios y por la sana doctrina. Estoy anhelando ver lo que Dios hará con una generación con tales
convicciones y el tipo de iglesias que nacerán de ello. Creo que si el llamado de Pablo es a cuidar la sana
doctrina, estamos haciendo conscientes esfuerzos por ir en esa dirección y estoy seguro que Dios
bendecirá esos esfuerzos.

Pero también soy consciente de que como gente que estudia se dedica a la Teología tenemos la
tentación de ser arrogantes con lo que sabemos y muchas veces pecar de jactanciosos en esta área.
En mi experiencia eso ha generado reacciones antagónicas y mal testimonio tanto dentro como fuera de
la iglesia cristiana.

Doy gracias a Dios que Su palabra nos informa cómo debemos guardar la sana doctrina para que eso
(arrogancia y mal testimonio) no nos ocurra. La manera será: con su carácter y su fuerza.

Miren 2 Tim. 1:13-14


13  Con fe y amor en Cristo Jesús, sigue el ejemplo de la sana doctrina que de mí aprendiste.
14 Con el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros, cuida la preciosa enseñanza que se te ha
confiado. 

Sin importar lo que pasara, Timoteo debía guardar y cuidar lo que se le había encomendado con fe y
amor y con la ayuda del Espíritu Santo.

Si logramos capturar la manera en que debemos guardar la sana doctrina estoy seguro que en vez de
generar anticuerpos innecesarios, se generará más hambre y sed por la palabra de Dios ya que la
estaremos guardando con sus fuerzas y con su carácter.

b. Segunda tarea: ¡Cuida tu vida!

Doctrina y vida son inseparables. De la una fluye la otra. Como vimos anteriormente, es la gracia que nos
enseña una vida agradable a Dios.

Es por eso que el contraste en 1 Tim. 4:7 es entre una forma de pensar (Teología) y una forma de vivir
(santidad).
“Rechaza las leyendas profanas y otros mitos semejantes”(teología) más bien “ejercítate en la
piedad” (santidad que involucra buena teología y buena santidad). 2

Recuerdo cuando un par de jóvenes se me acercaron diciendo que “Dios les había dicho” que tener
relaciones sexuales pre-matrimoniales era permitido. Ellos partieron por algo que supuestamente Dios les
revelo (teología) y que cambiaría su estilo de vida (santidad).

Ese es un ejemplo de cómo la doctrina puede afectar la vida. Por eso es tan importante que Timoteo se
dedique a guardar la sana doctrina, de esa manera, también guardará su estilo de vida.

(2 Tim. 3:10-12)
10 Tú, en cambio, has seguido paso a paso mis enseñanzas, mi manera de vivir, mi propósito, mi
fe, mi paciencia, mi amor, mi constancia, 11 mis persecuciones y mis sufrimientos. Estás enterado
de lo que sufrí en Antioquía, Iconio y Listra, y de las persecuciones que soporté. Y de todas ellas
me libró el Señor.12 Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa
en Cristo Jesús,

En 2 Tim. 2:22 le hace un fuerte llamado ser santo


22 Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la
paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.

Lo llama a ser un ejemplo para los creyentes 1 Tim. 4:12

12 Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a
seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza.

Lo llama a que todos vean su progreso en materia de doctrina y de conducta ya que de eso dependerá la
salvación de sus oyentes 1 Tim. 4:15-16

15 Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno a ellos, de modo que todos puedan ver que
estás progresando.16 Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza. Persevera en todo ello,
porque así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen.

Una de las cosas que me ocurrió cuando escribía este sermón y Dios me animaba a ser parte de
Fundación Generación fue que me vi completamente incapaz de esta misión.

Una vez que Dios me había dado el nuevo plan estratégico y la visión para desarrollar, me di cuenta que
el gran problema para llevarla a cabo sería yo mismo.

Una vez que uno se pone a discipular a otros expone su vida. En este contexto no podemos editar
nuestras vidas como lo hacemos en los sermones, sino que está todo expuesto.

El secreto de nuestra casa, la manera en que trato a mi esposa, hijos, descanso, la manera en que trato a
otros y mi uso del tiempo. Mi más grande temor era el que yo sabía que en este proceso, traspasaría a
otros no sólo mis conocimientos sino mis pecados.

Esa era una razón inmensa para no comprometerme con la visión de entrenamiento. Parar de soñar con
ella debido a mi incapacidad y jugar al llanero solitario ministerial. Pero en ese momento los versos que
dicen que tenía que hacerlo con el poder del Espíritu Santo; que no tenía que permitir que otros
menospreciaran mi juventud, o que no tenía que ser perfecto, sino que alguien en progreso,
lograron sacarme de mi temor y poner en práctica los primeros pasos hacia el entrenamiento de otros.

2 Greek-English Léxico del NuevoTestamento. Basado en Dominios Semánticos. Johannes P.Louw y E. Nida. Bible Society Of South
Africa. 1989.
3. ¡Busca discipular!
No tengo que fundamentar este llamado, Jesús lo hizo, Pablo lo hizo. Pero sí tenemos, si me gustaría que
vieras lo que dicen las Cartas Pastorales respecto a “quienes” tenemos que discipular.

a. Busca enseñables en vez de rebeldes

El contenido de la enseñanza que Timoteo debía entregar era claro y simple, esto es, “ las cosas que me
oíste decir a mí”.

Vengan a Tito donde vemos el mismo mandato pero en otras palabras


Es muy interesante darse cuenta que para Tito, esto significó enseñar sana doctrina (2:1)

 1 Tú, en cambio, predica lo que va de acuerdo con la sana doctrina. (las palabras de PABLO son
SANA DOCTRINA)

Esto es aún más importante cuando la oposición puede venir no necesariamente por falsas sino que
“otras” enseñanzas.

En 1 Tim. 1:3-7, aquellos hombres a los que Pablo se refiere (v.3), no están enseñando cosa falsas sino
que cosas diferentes3 y por lo tanto, son aún más difíciles de identificar y sólo producen controversias y
llevan personas al error.

Y TITO debía poner a cargo de congregaciones a fieles a la palabra de Dios y no ser rebeldes…

9 Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda
exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan. 10 Y es que hay muchos
rebeldes, charlatanes y engañadores, especialmente los partidarios de la *circuncisión. 11 A ésos
hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe; y
lo hacen para obtener ganancias mal habidas.

El entrenador no debe pasar nada nuevo, salvo la antigua fe apostólica (2 Tim. 1:13)

Al hacerlo te darás cuenta de quienes son enseñables y quienes se revelan a esa enseñanza.

Cuando tú buscas discipular, tu mejor herramienta será lo que Pablo denominó “sana doctrina” 4 que en
realidad, es simplemente aquella que se sujeta al evangelio apostólico de Dios (ver relación entre 1 Tim.
1:10, 11).

Traspasa lo antiguo, nada nuevo. Y al hacerlo, será una manera de identificar a quienes son o no
enseñables y por lo tanto, capaces de hacerse cargo de futuras congregaciones.

b. Mejor santidad que popularidad


¿Cuántos de ustedes han enfrentado la desilusión de ver como aquellas personas que ustedes pensaron
eran ideales para el trabajo ministerial demostraron no estar capacitadas para el desafío? Eran buenos
predicadores y tan encantadores que las personas los seguían.

3 El griego es “eterodidaskalew”, que no significa “falso” pero “otro” tipo de enseñanza.


4 Tito 1:9; 2:1.
Por lo tanto, tomaste la decisión de ponerlos en lugares de liderazgo y sin embargo, al cabo de un par de
meses empezaron a enseñar extrañas doctrinas o cayeron en pecado a tal punto de casi producir una
división en la congregación. ¿Cuántos podrían dar testimonio de una escena como ésta? Me gustaría
sugerir que este problema generalmente ocurre cuando usamos métodos y estándares del mundo
para escoger personas para un ministerio santo.

La salud de la iglesia dependerá fundamentalmente de la calidad, fidelidad y enseñanza de sus


ministros ordenados (Stott, 1996:89).

Las Epístolas Pastorales nos dan muchos lineamientos en este sentido 5 y el resumen que Stott nos da
respecto a las virtudes pastorales es muy útil. Agrupando los requisitos para obispos y diáconos, dice que
“en relación a la familia (ellos deben ser) tanto fieles a sus esposas y capaces de disciplinar a sus
hijos; en relación a sus relaciones personales, hospitalarios y gentiles; en relación a extranjeros,
muy valorados; y en relación a la Fe, firmes en mantener su verdad y dotados para enseñarla ”
(1996:102).

1. ¡Anhela las pasiones de Pablo!


a. Por el evangelio
b. Por Dios
c. Por la Iglesia
2. ¡Imita el ministerio de Timoteo!
a. Cuida tu doctrina
b. Cuida tu vida
3. ¡Busca discipular!
a. Busca enseñables en vez de rebeldes
b. Mejor santidad que popularidad.

Una de los máximos impedimentos para el discipulado intencionado de personas hacia el ministerio es la
falta de tiempo de los pastores. Nos falta tiempo porque estamos trabajando solos para esos momentos
visibles (sermones y enseñanzas).
Esta mañana hemos visto que la única manera de proveer pastores a nuestros nietos será si nos
hacemos el tiempo.

El mundo ya entendió esa estrategia. Y el Barcelona está viendo ahora el fruto de un trabajo constante,
a menudo en la sombra y silencioso, que para ellos significa en millones de dólares. Oro a Dios que
levante una generación de obreros que decidió hacerse el tiempo para invertir en un trabajo constante, a
menudo en la sombra y silencioso, pero que dará fruto no de millones de dólares, sino de millones de
vidas entrando a una eternidad con Dios porque alguien quiso hacer el trabajo silencioso y a corto plazo
invisible de entrenar hombres fieles, santos y apasionados por el evangelio.

OREMOS

5 Observa la lista completa en 1 Tim. 3:1-13 y en Tito 1:6-9. De aquello que Pablo requiere de ambos discípulos, podríamos inferior importantes
conclusiones del perfil que se demanda de un ministro del evangelio o entrenador.