Está en la página 1de 531

Introducción al

PROCESAMIENTO
DE l\1INERALES

J., .. ,

:·: .

.
·~------------- .. -·- - ·-------- --------- -- ---- ----~·-..:.... _____ _.____,, ________________ --
Introducción al
PROCESAMIENTO
DE MINERALES
ERROL G. KELLY
University of Auckland

DAVID J. SPOTTISWOOD
Colorado School of Mines

Versión española:

RAFAEL GARCÍA DÍAZ


Ingeniero en Minas de la Universidad de Guanajuato, México.

Revisión técnica:

FERNANDO J. MALDONADO MENDOZA


Maestría en Ingeniería Química. Maestría en Metalurgia de la Universidad
de Sheffield, Inglaterra. Profesor de tiempo completo e Investigador
del Departamento de Metalurgia de la Facultad de Química de la Universidad
Nacional Autónoma de México.

NORIEGA EDITORES·

EDITORIAL LIMUSA
MÉXICO • ESPAÑA • VENEZUELA • ARGENTINA
COLOMBIA. • PUERTO RICO
,

---- ---- ·---- - _,_/


Vcrsiün autoriz;tda en español
de Ju ;,,hru publkuda en inglés por
John Wiley & Sons. Inc. con el título
INTRODUCTION TO MINERAL PROCESSING
.·@ Jofm Wiley & Sons, Inc.
ISBN O471-03379-0

El<tfflir'1t·ió1t: SISTEMAS EDITORIALES TÉCNICOS. S.A. de C. V.

ú1 ·¡,r('.'ll'llfl.lciá11 y di.1posidó11 en nmj1111ro de


INTRODUCCIÓN AL PROCESAMIENTO DE MINERALES
son fü·oph•dt1d dt•f editor. Ni11g1111a parre de ('Sta obra
pilt'd;; .1·,•r n•pr11d11cida o rra11s111ititla. mediante 11i11g1í11 .úslt'llW
o método, electrónico o mecánico (INCLUYENDO EL FOTOCOPIADO,
la grabación o nmlqufrr .~i.1·tt'llU1 de ren1pt radá11 y a/111an•11a111ie11ro
1

de inj(1r111ació11), sin COl/Sl'llti111ie11t11 por e.~(Tito <le/ editor

Derechos reservados:

© 1996, EDITORIAL LIMUSA, S.A. de C.V .


.-i<1t:ras ~5. Primer piso, 06040, México, D.F.

~ie1~1.bró. de la Cámara Nacional de Ju 1

~~stria Editorial. Registro número !:? 1

.Prhfttra
.., edición: 1990
lmp1v;s11 t'IJ México
(4~)

. I$1'Nº968-18-3337-6
Prólogo

La presente obra se escribió para servir primordialmente hemos tratado de dar una perspectiva de los mismos. J\.un
como texto universitario en un curso general sobre el pro- así, existen ·varios análisis igualmente plausibles en álgunas
cesamiento de minerales en educación profesional. Para áreas, y en estos casos, más que optar por. un enfoque en
hacerlo completo, empero, se presenta en la misma una particular, hemos presentado una cuidadosa revisión del
cantidad considerable de material que normalmente se campo, en la creencia de que ésta ha de ser de mayor utilidad
estudia en cursos profesionales más avanzados. Por lo para el lector.
anterior se incluyen numerosas referencias que permiten Debe admitirse que en muchos casos todavía no es posible
ampliar fácilmente el contenido, razón por la cual esta obra hacer análisis cuantitativos en el procesamiento de minerales.
debe ser también de gran utilidad a ingenieros en ejercicio de Empero, a menudo es deseable, y con frecuencia posible,
su profesión que deseen adquirir conocimientos actuali- hacer cálculos semicuantitativos. Con este fin se incluyen
zados sobre la materia. muchos ejemplos resueltos, para demostrar la forma en que
A diferencia de la mayoría de los escasos textos publi· pueden obtenerse soluciones de orden de magnitud.
cadas acerca del procesamiento de los minerales, se da poca La persona que va a iniciarse en el procesamiento de mi-
atención al "arte" de dicho procesamiento. Los lectores que nerales debe aprender a apreciar la interdependencia de 13.s
deseen obtener infonnación acerca de la forma en que fun- diversas operaciones unitarias. Para ayudar a este objeto se
ciona el equipo, o en que se procesan minerales específicos, integra un número considerable <le ejemplos resueltos. Con
deberán consultar manuales y libros de texto publicados con objeto de eliminar extensás iteraciones y rnantenér los
anterioridad. Tal información tiene su utilidad, pero no es cálculos dentro de linderos razonables, se ha hecho necesa·
la apropiada para la perfecta comprensión de los prindpios rio a veces imponer restricciones iniciales que no son entera-
básicos del procesamiento de los minerales yes en estos prin- mente realistas. Sin embargo, esto no altera el valor funda.-
cipios en los que se concentra esta obra. Las descripciones mental de dichos ejemplos.
mismas del equipo se presentan en forma relativamente Con objeto de seguir la práctica actual en todo el mundo,
breve; se ha optado por apoyar este aspecto en una selec- se utilizan las unidades del SI. En el apéndice I se presenta
ción de ilustraciones autoexplicativas de los tipos bási- una selección de factores de conversión.
cos de equipo. Prácticamente todas estas ilustraciones Se obtuvo ayuda de muchas fuentes para la preparación
se han tomado de catálogos de los fabricantes, las cua· de esta obra. A los fabricantes que proporcionaron ilustra-
les constituyen una fuente de información tan valiosa que ciones para la misma se les hace su reconocimiento en el
se considera que su estudio por parte del lector es tan im· lugar correspondiente, pero además, los autores deseamos
portante para sus conocimientos como las visitas a las mis- expresar nuestro reconocimiento a todos aquellos fabricantes
mas plantas. que aportaron una variedad de catálogos, de los que se hizo
Han pasado ya más de 40 aftos desde que la obra de una selección final relativamente reducida.
Gaudin hizo su valiosa contribución a la ciencia del procesa- Al igual que para cualquier obra de revisión de material
miento de los minerales. Aun en nuestros días, parte de su previamente publicado, se han tenido que adaptar diagramas
notable trabajo permanece sin haber sido substancialmente y datos procedentes de muchas fuentes. En los casos de
aumentado ni refutado. Se han logrado avances considera- adaptación de diagramas, se ha hecho tal adaptación con
bles en los conocimientos en esos 40 afias, y los autores permiso del editor, cuyo nombre se ha anotado .en la refe-

5
6 Prefacio

rencia que aparece en la leyenda. En los casos en que se ha de preparación del manuscrito, en especial a Pauline Robinson
utilizado material tabulado también con permiso, se da la y a Nin a Eads.
referencia en el texto o en los reconocimientos. Las citas de Nunca podremos agradecer adecuadamente la constante
capítulos y material suplementario se acreditan en los reco- comprensión y paciencia de nuestras esposas, Jan Kelly e
nocimientos. Irene Spottiswood durante el tiempo que nos tomó escribir
Con gratitud expresamos nuestro reconocimiento por la esta obra.
ayuda recibida mediante el apoyo para efectuar viajes, así Por último, pero de ninguna manera con menor im-
como la obtención de permisos de ausencia de la Escuela de portancia, puede decirse sin exageración que sin la ayu-
Minas de Colorado, La Universidad de Auckland y la Uní· da de Jan no habría sido posible la publicación de este
versidad Tecnológica de Michlgan. libro. Ella no sólo preparó todos nuestros diagramas, sino
Las consultas efectuadas con amigos y colegas de la indus- que también ayudó en todos los aspectos de presentación
tria, de las instituciones de investigación y de universidades del manuscrito. Manifestamos así nuestro sincero agrade-
de todo el mundo ayudaron en innumerables formas. D. F. cimiento.
Kelsall y W. Schaap aportaron comentarios y crítica útil
para corregir los capítulos lÓ y 25, respectivamente. Si bien
sus aportaciones fueron de gran valor, somos responsables ERROL G. KELLY
de cualquier inexactitud que pudiera haber en dichos capítu- DAVID J. SPOTTISWOOD
los. Erro! G. Kelly desea expresar en lo personal su agrade·
cimiento al señor E. Volin, cuya prolongada amistad y apoyo Auckland, Nueva Zelandia
condujeron a la iniciación de este proyecto. Golden, Colorado, EE. UU.
También queremos hacer patente nuestro agradecimiento
a las mecanógrafas que colaboraron durante todo el proceso
Agradecimientos

Citas, capítulos 1-25, extractadas de la obra 7he Officia/ Ilustración de página entera 3. Cortes.ía de Dorr-Oliver Inc.
Rules, por Paul Dickson. Copyright © 1978 por Paul Ilustración de página entera 4. Cortesía de Dorr-Oliver Inc.
Dickson. Reimpresas con permiso de Delacorte Press. Ilustración de página entera 5. Cortesía de Sala Intema-
Cita, capítulo 13 (segunda cita), tomada del libro Time tional AB.
Enough far Lave, por R. A. Heinlein. Reimpresa con Ilustración de página entera Parte l. Cortesía de K. D.
permiso de Putnam and Co., Inc. Hitching.
Tabla 20.1. Diagramas cortesía de la revi,ta Chemical Engi- Ilustración de página entera Parte 11. Cortesía de Skega AB.
neering. Ilustración de página entera Parte III. Cortesía de Fredrik
Apéndice A. Cortesía de Joy Manufacturing Co. Morgensen AB.
Apéndice C. Cortesía de W. S. Tyler, lnc. Ilustración de página entera Parte IV. Cortesía de Outokum-
Apéndice D. Cortesía de la Escuela de Minas Henry Krumb, pu Oy.
Universidad de Columbia, Nueva York, N. Y., 10027. Ilustración de página entera Parte V. Cortesía de La-
Apéndice E. Cortesía de Stearns Magnetics, Inc. rox Oy.
Apéndice F. Cortesía de Joy Manufacturing Co. Ilustración de página entera Parte VI. Cortesía de Dravo
Apéndice G. Cortesía de Barber-Greene Co. Corp.
Apéndice H. Cortesía de Warman International, Inc. Ilustración de página entera Parte VII. Cortesía de Stearns -
Ilustración de página entera l. Cortesía de Rexnord Inc. Roger Engineering Corp.
Ilustración de página entera 2. Cortesía de Joy Manufac-
turing Co.

7
/
1
Contenido

Nomenclatura, 17 4.6. Flujo a través de un lecho empacado, 100


4. 7. Fluidización y sedimentación, 101
PARTE l. ASPECTOS FUNDAMENTALES 4.8. Agitación, mezcla y suspensión de
partículas, 107
1. Minerales, molinos y concentrados, 29 4.9. Flujo de líquidos en capas, 109
1.1. Criterios económicos, 29
1.2. Diagramas de proceso, 32 S. Mecanismos y procesos de la separación de
1.3. Balances de materiales, 33 partículas, 113
1.4. Minerales, 37 5.1. Asentamiento obstruido, 113
1.5. Mineralogía, 41 5.2. Aceleración diferencial, 114
5.3. Escurrimiento, 114
2. Caracterización de las partículas, 45 5.4. Velocidad diferencial en una película en
2.1. Tamaño de partícula, 45 movimiento, 114
2.2. Presentación de los datos de 5.5. Esfuerzo cortante, 116
distribución de tamaños, 46 5.6. Segregación de las partículas secas, 118
2.3. Diámetros promedio, 51 5. 7. Centro de gravedad, 118
2.4. Forma de la partícula, 54 5.8. Límites de separación y mezclado, 119
2.5. Liberación, 56 5.9. Comentarios generales, 120
2.6. Determinación de las características de
la partícula, 61 6. Superficies e interfases, 121
2.7. Análisis completo de las partículas, 68 6.1. Termodinámica de las interfases, 121
6.2. Mecanismos de la adhesión interfacial, 133
3. Análisis de los procesos de separación, 71
3.1. Separación en equilibrio, 71 7. Mecanismos de la fractura, 139
3.2. Cinética: La rapidez de la separación, 75 7.1. Fractura de partículas aisladas, 139
3.3. Patrones de mezclado, 77 7.2. El medio de la fractura, 147
3.4. Determinación de las curvas de
separabilidad, 79
3.5. Eficiencia de separación, 80 PARTE 11. REDUCCIÓN DE TAMAÑO

4. Dinámica de los fluidos, 87 8. Trituración y molienda, 153


4.1. Caracterización del flujo por el número de 8.1. Equipo, 153
Reynolds, 87. 8 .2. Características de los molinos de tambor
4.2. Reología de los fluidos, 89 giratorio, 161
4.3. Factores.de fricción, 90 8.3. Circuitos, 169
4.4. Flujo en tuberías, 91 8.4. Teoría, 170
4.5. Movimiento de cuerpos en fluidos, 93 8.5. Capacidades de los equipos, 184

13
14 Contenido

PARTE Ill. SEPARACIÓN POR TAMAÑOS 16.3. Mecánica de la flotación, 345


16.4. Operaciones de flotación, 347
9. Cribado y tamizado, 195 16.5. Otras separaciones por superficie, 349
9.1. Ensayos de tamizado a nivel laboratorio, 195
9.2. Cribado, 197
9.3. Superficies de las cribas, 200 PARTE V. ELIMINACIÓN DEL AGUA EN PULPAS
9.4. Características y equipos auxiliares, 206 MINERALES
9.5. Medida del rendimiento de las cribas, 208
9.6. Factores que afectan al cribado, .208 17. Sedimentación, 357
9.7. Teoría del cribado y tamizado 17 .1. Equipo de sedimentación, 357
convencionales, 213 17 .2. Comportamiento de la sedimentación, 360
9.8. Teoría del cribado de probabilidad, 217 17.3. Operación unifonne de un espesador para servicio
9.9. Teoría de las superficies curvadas para continuo, 365
tamizado, 219
9.10. Cálculo de la superficie de cribado, 220 18. Filtración, 373
18.1. Equipo de filtración, 373
10. Clasificación, 227 18.2. Cálculos de la filtración, 378
10.1. Equipo, 227
10.2. Rendimiento del clasificador, 230 19. Separación del agua: Sistemas y métodos
10.3. Clasificadores de sedimentación, 235 diversos, 387
10.4. Clasificadores hidrociclónicos, 241 19.1. Separaciones centrífugas, 387
10.5. Clasificadores de lecho fluidizado 19.2. Sistemas mecánicos de separación de agua, 389
(hidráulicos), 251 19.3. Separación térmica del agua (secado), 390
10.6. Capacidades, 254
10.7. Molienda en circuito cerrado, 254
10.8. Operación del clasificador, 257 PARTE VI. MANEJO DE MATERIALES

20. Manejo de sólidos secos, 399


PARTE IV. SEPARACIÓN POR CONCENTRACIÓN 20.1. Pilas de almacenamiento, 399
11. Selección de minerales, 265 20.2. Tolvas y boquillas, 400
11.1. Máquinas selectoras y sus aplicaciones, 265 20.3. Alimentadores, 407
11.2. Mecánica de la selección, 266 20.4. Transporte de sólidos a granel, 408
11.3. Separabilidad del mineral, 269 20.5. Muestreo, 410

12. Separación en medio denso, 271 21. Manejo de pulpas, 413


12.1. Equipo y aplicaciones, 271 21.1. Bombas y bombeo, 413
12.2. Control y recuperación del medio, 274 21.2. Tanques agitadores, 418
12.3. Curvas de rendimiento, 276 21.3. Transporte de pulpas, 420

13. Concentración por gravedad, 279 22. Disposición de las colas, 423
13.1. Equipo y aplicaciones, 280 22.1. Presas y diques de colas, 423
13.2. Teorías de los dispositivos de concentración por 22.2. Agua de las colas, 425
gravedad, 290
13.3. Curvas de rendimiento, 298
PARTE VII. OPERACIÓN DE PLANTAS
14. Separación magnética, 303
14.1. Equipo y aplicaciones, 303 23. Integración de procesos y análisis de diagramas de
14.2. Principios y mecanismos de la proceso, 431
separación magnética, 310-- 23.1. Estudio de un caso de diagrama de proceso, 431
14 .3. Rendimiento del separador magnético, 316 23.2. Selección entre tipos alternativos de
equipos de separación, 434
15. Separación electrostática, 321 23.3. Separaciones primaria, seculldaria y
15.1. Equipo y aplicaciones, 321 limpiadora, 434
15.2. Medio circundante de operación, 325 23.4. Diseño de plantas, 439
15.3. Mecanismos de la separación electrostática, 326
24. Control de plantas, 443
16. Flotación y otras separaciones de superficie, 331 24.1. Objetivos del control, 443
16.1. Equipo de flotación, 331 24.2. Principios del control automático de
16.2. Química de la flotación, 337 procesos, 444
Contenido IS

24.3. Instrumentación, 449 Apéndice D. Papel gráfico de Rosin-Rammler


24.4. Aplicaciones del control, 451 (Weibull), 501

25. Economía, 457 Apéndice E. Susceptibilidad de los minerales a la


25.1. Costos de inversión de capital, 457 · atracción magnética, 503
25.2. Capital de trabajo, 462
25.3. Costos de operación y prod_ucción, 462 Apéndice F. Características de separación de los
25.4. Valor de la inversión, 464 minerales, 505
25.5. Capacidad óptima de operación, 466
25.6. Observaciones finales, 467 Apéndice G. Información para el diseño de
transportadores de banda, 507
Apéndice A. Los minerales y sus características, 469
Apéndice H. Gráfica para la selección de bombas, 511
Apéndice B. Selección de diagramas de proceso de
plantas, 483 Apéndice l. Unidades del SI y factores de
conversión, 513
Apéndice C. Tamaños estándar de cribas, 499 Índice, 517
Nomenclatura

Ley de Osbom: Las variables no lo serán,


las constantes no lo son.

~ Alimentación concentración cojugada correspondiente a


...,.. Respuesta positiva •
la concentración crítica .
•••• Respuesta negativa concentración lineal (ecuación 5. l 4a)
= concentración en la descarga del disposi-
A = área tivo de orden N al tiempo t
Ac área de torta de filtro Cv.Cv;·bCv,o = concentración volumétrica, concentración
Ae área efectiva de espesador (lámina) volumétrica inicial o de entrada y concen-
A1 = área de la sección transversal de la entrada tración volumétrica de salida, respectiva-
del hidrociclón mente
Ap área proyectada de una partícula irregular C v,c concentración volumétrica de sólidos en
Ar área (superficie) de tanque o estanque la torta húmeda
A¡ actividad en solución de la especie i e, verla figura 17.12
~ aceleración e( +)crít concentración de descarga inferior (salida
ªx = aceleración externa de respuesta positiva) cuando ocurre la
B ancho (anchura) concentración crítica en el espesador
00 = inducción magnética e(+)• e(-) = concentración en salidas de respuesta po-
b¡ párametro de fractura sitiva y negativa, respectivamente (descarga
[ b] fracción de masa que aparece en el tamaño inferior y derrame, respectivamente, en
i como resultado de la fractura en el ta- espesadores)
maño j Cy 50 = número característico del ciclón
C = concentración de masa <fi, <fie, Cf5n, <€*= costo, costo de la planta existente, costo
CA, CK concentración de masa en las capas A y K, de la nueva planta, costo de referencia,
respectivamente respectivamente
Ce = masa de sólidos depositados como torta centro de gravedad, centro inicial de grave-
de filtro por unidad de volumen de filtrado dad, centro de gravedad de las fracciones
recolectado ligera y pesada, respectivamente
Ccrít -- concentración crítica que origina el flujo Cle• Cln índice de costo en la fecha de construcción
crítico en el espesador de los conceptos existentes y nuevos, res-
c1 ,C2 = concentraciones limitativas de masa para pectivamente
asentamiento libre y asentamiento zonal, L>Cv, I• é>C v,o desviaciones del estado estacionario de
respectivamente (en sedimitación) Cv, ¡ y Cv, 0 . respectivamente
c1 concentración inicial (para pulpas, masa/ a: = coductividad específica
unidad de volumen) e constante
C¡ concentración en solución de la especie i D = diámetro
C¡ = concentración conjugada de inferior en DA = diámetro de abertura de la criba (longitud
un espesador del lado, si es cuadrada)

17
18 Nomenclatura

diámetro del agitador mente entre las salidas de respuesta posi-


= diámetro del ciclón tiva y negativa
= abertura efectiva de la criba d 50 ,a el tamaño d 50 en una curva de rendimien-
= diámetro interior de entrada del hidroci- to no corregido
clón (V 4A1 /11 paraentradasno circulares) d 80 ,I, d 80 , 0 diámetro del 80% del tamaño que pasa
= diámetro interior de los molinos grande y por la malla en la alimentación y en el
pequeño, respectivamente producto, respectivamente (en realidad
= diámetro interior del molino en la cara dA, 3 ,80, 1 y dA, 3 ,80 , 0 , el 80% de la masa
del blindaje que pasa por la abertura)
= diámetro de los medios de molienda d"' ::::: módulo de tamaño en la ecuación de dis-
= diámetro o diagonal de la tubería tribución
diámetro del tanque E ::::: energía
diámetro del alambre de la criba E1 energía potencial inicial
diámetro interior de las salidas de respues- EP ::::: energía que actúa sobre la partícula
ta positiva y negativa, respectivamente E8 = energía total de superficie
(localizadores de ápice y vórtice, respec- Es ::::: energía potencial después de la segrega-
tivamente, de los ltidrociclones) ción (ecuación 5 .28)
9J = coeficiente de difusión E0 ::::: energía específica necesaria para causar
'!' = régimen de secado, masa de líquido evapo- la fractura (normalmente se supone igual
rado por unidad de tiempo, por unidad de a la energía de supferficie de la nueva
área de superficie del sólido superficie)
_, = régimen de secado durante el periodo de ré-
'i' !:.E = enérgia potencial disponible para la segre-
gimen constante gación
d operador diferencial '$ = intensidad del campo eléctrico
d = diámetro de partícula <¡;'ª::::: potencial en corriente
dA diámetro (nominal) del tamiz (!; = entropía de la superficie (por unidad de
da = diámetro (nominal) del área proyectada área)
dd diámetro (nominal) de arrastre e+, e~ e± carga eléctrica
dF,dM = diátnetros estadísticos de Feret y Martin, F ::::: fuerza
respectivamente
d¡ = diámetro (nominal) de caída libre fuerzas de aceleración, centrífuga, gravita-
tamaño del grano de mineral
F,,Fx
de cional y externa, respectivamente
d1náx• dmín = tamaño de partículas máximo y mínimo,
fuerza de flotación
respectivamente
dm;I = diámetro medio de masa de la alimentación Fd, F
1
= fuerza de arrastre y fuerza de fricción,
d., = diámetro nominal respectivamente
d,,a, dng• Cfn/J diámetros nominales de media aritmética, Fe , F1 , Fm = fuerzas eléctrica, de imagen y magnética,
media geométrica y media armónica, res- respectivamente
pectivamente F0 = carga aplicada al ocurrir la fractura
ff constante de Faraday
dnn1u' d1nu = diámetro nominal medio medido sobre la
base u (tabla 2.4) Rb1 fracción de material quebrada por el me-
diámetro nominal de promedio estadístico canismo l
dnqp
(ecuación 2.8 y tabla 2.4) &,,. = fracción de tiempo del ciclo disponible
d,, d 0 = diámetros de la esfera de referencia y de para la formación de torta
la esfera. respectivamente lSv. Ó'v.s1 = fracción volumétrica y fracción volumétri·
= diámetro nominal de la supeficie ca de sólidos en la pulpa, respectivamente
d,
d, diámetro de la partícula que se asienta en i5w-> división volumétrica del flujo en el hidro-
el tiempo t (ecuación 2.25) ciclón
dst = diámetro (nominal) de Stokes
fc = resistencia ilimitada a la fluencia de los
d, diámetro (nominal) del volumen sólidos y granel
d,, = diámetro (nominal) de la superficie espe- f¡ = factor de flujo
cífica fp, e,, = factor de fracción (tubería) y factor de
dso tamaño de separación; el tamafio de la fricción para pulpa (tubería), respectiva-
partícula clasificada que se reparte igual- mente
Nomenclatura 19

fb, fs = factores de fricción modificados para lecho KA,KB, ... = factores, constantes o parámetros
empacado, y fluidización en sedimenta- KA,KAll•
ción, respectivamente KA12 constantes de Hamaker
fd = coeficiente de arrastre (factor de fricción KB coeficiente (ecuación 5 .14)
de una partícula) KBo constante de Boltzmann (1.38 X
FI númer.9 de flujo o de bombeo J/K)
número d~ flujo de aire K 8 ,i = ver la ecuación E8.3.2
= número de Fraude y número de Fraude Kb = coeficiente de f rae tura
modificado para pulpa, respectivamente Kc = factor de corrección de Cunningham (ecua-
fn función (· · ·) ción 4.54)
G ajuste de abertura Kcp capacitancia de la partícula (ecuación
Gb, Ge• G, = capacidad de molienda de un molino de 15.3)
bolas, quebradora y molino de barras, res- Kc = parámetro de hidrociclón en las ecuaciones
pectivamente 10.16 y 10.27
g = aceleración en el ca1npo gravitacional Kcs = resistencia a la trituración (ecuación 8.30)
H = altura Kg = constante de forma geométrica (ecuación
altura del agitador medida desde la base 2.17)
distancia interior de la parte superior del K¿ = factor de carga (ecuación 8.8)
molino a la de la carga estacionaria K I.a = factor de corrección para espesadores la·
ver figura 5 .4 b minares (ecuación 17 .11)
= altura de entrada, altura de salida KLo = factor de posición (ecuación 25.2)
= altura de vórtice libre en el hidrociclón (es KM, KH = coeficientes de transferencia de masa y de
decir, altura de la parte inferior del locali- calor, respectivamente
zador del vórtice al ápice) KMt = factor de acuerdo al tipo de molino (ecua-
i::J.H = distancia que desciende del centro de ción 8.8)
gravedad KP factor de tubería
= descenso máximo del centro de 2Tavedad KR = parárnetro de rugosidad de la tubería
altura del corte de la respuesta positiva K, resistencia eléctrica de la partícula (ecua-
(figura 10.13) ción 15.3)
campo magnético aplicado K, factor de corrección (ecuación 2.27)
;)u, S), = humedad del gas de secado y humedad nel Ksp = factor de velocidad para los molinos de
gas en la interfase, respectivarnente tambor (ecuación 8.8)
/, 1v = gasto de masa de alimentación y gasto vo- "'(sp producto de solubilidad
lumétrico, respectivamente Kw coeficient de pared (sección 4.5 .7)
[I] = matriz de distribución del tamafio de ali- K~ constante de control derivado o de rapidez
mentación K'.iJ = ganancia de estado estacionario de un pro.
gasto crítico ceso
capacidad de las plantas existente y nueva, K9 constante de control proporcional
respectivamente. K,, constante de control integral o de resta-
lg = régimen de flujo de masa del gas ble cimiento
IL = flujo masico a través de la criba a la distan- K, constante .dieléctrica (ecuación 15 .1)
cia L del extremo de alimentación K, = constante dependiente de la relación de
Ju capacidad unitalia de la criba Poisson
I va gasto volumétrico a través del impulsor o Ki, K1, ... constantes en ecuaciones
agitador K~ producto de un número de factores (por
l Vg = gasto volumétrico de aire a la celda de flo- ejemplo, cribado, ecuación 9.1)
tación (K], = matriz de las constantes del controlador o
IEP
...J = punto isoeléctrico
= vector que representa las variables de
de los operadores
.1.natriz de elementos de desacoplamiento
...J
M
estado
= vector que representa los valores medidos
= matriz de proceso de estado variable y ma-
triz aparente del proceso resultante del
de las variables de estado desacoplamiento, respectivamente
= vector que representa los valores del punto [KL = matriz de variable de proceso manipulada
de ajuste k constante de rapidez
20 Nomenclatura

k1 = constante de rapidez independiente de (mw !g peso molecular del gas de secado


~"' - ~ N =número
kb, kub constantes de rapidez de cegamiento y Ng múltiplos de gravedad
destapado de criba, respectivamente NL número de intentos por unidad de longitud
kc, ks constantes de rapidez para cribado en aglo- de la criba
meración y separado, respectivamente .N velocidad de rotación
= constantes de rapidez del tamaño de clase .Ne velocidad crítica
i para cribado en aglon1eración y separado, velocidad de operación
respectivamente exponente de ecuación (en algunos casos
kc,l/ 2 = constante de rapidez para el tamafio i co- puede convertirse en el número de inten-
rrespondiente ad/DA = 0.5 tos de paso por la criba)
k¡, k i, mó.x = constantes de rapidez para el tamafio i y ne exponente (eucación 9.27)
valor máxin10 de k¡, respectivamente O = gasto de salida (régimen de masa o volu-
ki,l• ki,sin = rapidez de fractura del tamafio i en un métrico; unidades compatibles con J)
1nolino grande y en uno pequeño, respecti- gasto volumétrico de salida
vamente = gasto de salida en corrientes de respuesta
constante de rapidez de cribado (paso por positiva o negativa, respectivamente (gasto
la criba) de masa o volumétrico; unidades compati-
L longitud bles con/)
= longitud del hidrociclón y el localizador (LO)¡ = ver la ecuación E8.3.3
del vórtice, respectivamente [O] = matriz de distribución del tamafio de salida
LCY longitud de giieta p presión
Lmf longitud de lecho a fluidización mínima D presión de desunión
'd
Y: grado (fracción) de liberación P¡ presión de entrada
carga del líquido (ecuación 4.95) presiones repulsivas inercial y viscosa, res--
In logaritmo natural pectivamente
calor latente de vaporización del agua P0 = presión de salida
in asa PCC = punto de carga cero
= masa de la bola (o medio de molienda) D.P = caída de presión
= 111asa de la torta de filtro seca y masa de D.Pc, D.Pm caída de presión a través de la torta del
la torta de filtro húmeda (incluyendo el filtro y el n1edio filtrante, respectivamente
líquido de los poros), respectivamente presión de filtración
= masa del material retenido en el molino = caída de presión en el_punto de fluidiza-
masa inicial ción mínima
inasa de las partísulas que pasan por N LP pérdidas por fricción en la tubería
capas de cribas en n intentos fl/' potencia
1nasa de sólido seco 'V = valor de propiedad
inasa al tien1po t y al tiempo infinito, res- \j.l* ajuste del separador (máquina)
pectivamente lP] = matriz de probabilidad
= masa en corrientes de respuesta positiva y p = probabilidad
negativa, respectivamente p¡= probabilidad de paso de pa11ículas com-
11 intensidad de inagnetización prendidas en la fracción de tamaño de
m = fracción de masa orden i
md fracción de n1asa con tarnafio inayor de d 1 Po número de potencia
(ecuación 2.25) Q = cantidad con la propiedad 'l.~
nz¡ = fracción de inasa de las parí íclllas de la Qt cantidad con la propiédad 'r recuperada
clase de tamaño i en el tiempo t
fracción de masa de las partículas de la Qu = cantidad de material medida por la carac-
clase de tamaño i en el lecho a la distancia terística u (tabla 2.4)
L del punto de alin1entación R radio
m, fracción de masa que se separa por sedi- Rb, R 1, R, 11 = radio interior (en una centrífuga) de la
mentación en el tiempo t taza, de la superficie del líquido y de la in-
fracción de masa de la ali1nentación con terfase sólido/líquido, respectivamente
densidad comprendida entre p y p + b.p RH _ radio hidráulico
Nomenclatura 21

:!ll = recuperac1on corregida (a menos que se 81 presión de consolidación (esfuerzo prin~


indique de otra manera, se implica a cipal mayor de co1npresión)
g}¿<+J, la recuperación en la corriente de -.:::: 2 = esfuerzo principal menor de compre-
respuesta positiva); normahnente se ex- ~ión
presa en porcentaje; en el caso de curvas 8e esfuerzo crítico
de rendimiento, se expresa generalmente @;
1
esfuerzo en el 1nomento de factura o es-
como fracción fuerzo de cedencia; resistencia
@'t. real o sin corregir S 1r resistencia de la partícula de referencia de
:12(+)t :12(-) recuperación en las corrientes de respues- tamaño d
r
ta positiva y negativa, respectivamente @)G = esfuerzo de Griffith
(verg¡¡) @;Y resistencia ilimitada a la fluencia
.fl { 1.¡ real o no corregida s - exponente en diversas formas de las ecua-
fracción de masa del tamafio i que se in- ciones Rosin · Rammler (Weibull)
corpora a la corriente de subtamafto s* = variable en la transformación de Laplace
fracción de masa y fracción volumétrica SG densidad
(respectivamente) del líquido de alimen- SG 50 = densidad de separación; las partículas de
tación que sale por la descarga de respuesta la densidad se dividen igualmente entre las
positiva (descarga inferior en un hidro· salidas de respuesta positiva y negativa
ciclón) SG 50 ,d = densidad de separación de la partícula de
ffi: 8 = deformación cortante, adimensional tamaño d
(e en ación 5 .20) SG5 o,:ErJ = densidad de separación de todos los tama-
ffi:b = relación de tamafio de fractura (ecuación ños de partícula
7.20) T temperatura
¡¡\E = relación de elongación (ecuación 2.14) T,, T; temperaturas del gas de secado y de la in·
¡¡\F =relación planar(ecuación 2.15) terfase líquido-gas, respectivamente
¡¡\ L = relación del tamaño de grano del mineral
t = tiempo
al tamaño de partícula (dc/d) en la Ji.
te = tiempo para secar al punto crítico
be ración
ffi r = relación de reducción tcy• ta = tiempo del ciclo y tiempo de secado, res·
ffi. 8 = relación de superficies específicas pectivamente
r = distancia radial tH = tiempo para que la partícula se asiente a la
R constante de los gases alturaH
Re número de Reynolds, número de Reynolds t¡ tiempo de inducción
en una tubería tz = tiempo para lograr el asentamiento zonal
ReP = número de Reynolds de las partículas t"" = tiempo infinito
Res = número de Reynolds en una ranura (ecua- U = variable ¡:nanipulada (salida del contro·
ciones 9.31y9.23) -> lador)
Re~ número de Reynolds de la partícula, ba· U = vector que representa a las variables ma-
sado en la velocidad final de asentamiento nipuladas
S = área superficial aui = potencial químico en la solución de la es-
sp = área superficial de la partícula pecie i
S0 = superficie específica u = base para expresar las distribuciones de
Sw superficie mojada total por volumen del tamaños (ver tabla 2.4)
lecho V =volumen
El = esfuerzo cortante ~ = volumen equivalente de filtrado (ecuación
::!• = esfuerzo cortante de Bagnold 18.10)
::!8 ,v = esfuerzo cortante de Bagnold (condiciones V¡ = volumen de filtrado recolectado
viscosas) vp = volumen de la partícula
Sb, Se, Ss = esfuerzo total, esfuerzo causado por el VT = volumen de tanque o estanque
contenido, y autoesfuerzo, en una centrí- Vw = volumen de líquido de lavado
fuga, respectivamente r = potencial eléctrico aplicado
ff w = esfuerzo cortante en la pared v = velocidad
g 1J esfuerzo cortante de fluencia v velocidad media
@; = esfuerzo, de compresión o tensión vd = velocidad de depositación (ecuación 4.92)
22 Nomenclatura

vh = velocidad de caída de la suspensión res- z = base para expresar la distribución de ta-


pecto a un plano horizontal fijo (sedimen- mafíos
tación), o velocidad superficial del fluido a = resistencia específica de la torta
( fluidización) "º = coeficiente de compresibilidad (ecuación
v¡ = velocidad inicial o (hidrociclón) veloci- 18.13)
dad de entrada P= pendiente de la curva del factor de fric-
VL, VL,A • ción de arrastre (>V= 1.0) (figura 4.8)
vL,K•vL,Z velocidad ascendente de la capa, capas A, r, = densidad de adsorción o superficie en
K y Z, respectivamente exceso de la especie i
= velocidad de asentamiento de ]a interfase r ma' rmw = densidad de adsorción en las interfases
superior con concentración inicial C1 mineral-aire y mineral-agua, respectiva-
vm = velocidad tangencial de la bola mente
1'máx = velocidad máxima y = energía libre de superficie (por unidad de
v mf = velocidad en el punto de fluidización mí- área)
nima 'Yma' 'Ymw' 'Ywa = energía libre de superficie en las interfases
vr = velocidad a la distancia radial r mineral-aire, mineral-agua y agua-aire,
v, = velocidad superficial (velocidad media respectivamente
que ocurriría si no estuviera presente el !:. y cambio en la energía libre de superficie
lecho) 8 = espesor
v(r)'"(t»
oe = espesor de la torta de filtro
v(t)P' v(v) = componentes de la velocidad en hidroci- oD = espesor de Debye
clones (radial, tangencial, tangencial en la 8h = profundidad desde la superficie superior
periferia y vertical, respectivamente) de la capa
vt velocidad al tiempo t 8 1 = espesor de la capa de alimentación
v5 = velocidad a la profundidad oH 8, = espesor de la película en el momento de
ve = Velocidad intersticial ascendente (ecua- ruptura
ción 4.77) € = porosidad, fracción del volumen total no
vr= componente horizontal de la velocidad en ocu pacto por sólidos
el estanque, resultante del tiempo de resi- Em¡ =
porosidad en el punto de tluiclización
denciar mínima
v_ = velocidad final e, ei = sefial de error
v001 = rapidez de asentamiento de la partícula EDB = banda muerta del controlador abiert9-
de tamaño limitativo (ecuación 10.2) cerrado
W = trabajo ~ = potencial zeta
W; = índice de trabajo r¡ = eficiencia o rendimiento
wp = trabajo realizado por la bomba 11 A = eficiencia de área (de un estanque)
X = contenido de humedad global 1101 , =
eficiencia de cribado (ecuación 9.2)
Xc = contenido de humedad global en el punto 'lu/s = eficiencia de cribado (ecuación 9.1)
crítico 8 =
ángulo
X1 , X, = contenido de humedad global, inicial y al 88 = ángulo de "colisión" (figura 5.3)
tiempo t, respectivamente e e = ángulo de contacto
[X] = verecuación8.!7 8 ch = ángulo (mitad) de flujo de la canal
x = distancia horizontal Ocrít = pendiente crítica
Y - = fracción acumulativa de los tamaños meno- Ofe = ángulo efectivo de fricción
res que el dn Ofi = ángulo de fricción interna
YÑ = fracción acumulafiVa que pasa por N capas Bj"w = ángulo de fricción de Ja pared
de cribas (ecuación 9.30) 8 h = angulo de la boquilla
Y;, Y~ = fracción acumulativa medida sobre la base e p = ángulo en la ecuación 9 .4
u mayor de, y menor de, el tamafío dn, u = susceptibilidad magnética
respectivamente A = trayectoria libre media
6.!I = módulo de Young A = factor de forma
y = distancia vertical Asn = factor de forma de superficie (ecuación
Z = perímetro húmedo 2.10)
Nomenclatura 23

Avae = factor de forma equidimensiona1 (ecuación Td = constante de tiempo (ecuación 3.12)


2.16) Tm = componente de mezclado perfecto del
Avn = factor de forma de volumen (ecuación tiempo de residencia
2.11) T P = componente de flujo de tapón del tiempo
µ = viscosidad de residencia
µa = viscosidad aparente (ecuación 4.11) T r: tiempo total de residencia
µB = coeficiente de rigidez (ecuación 4.9) <J> = coeficiente de fricción
P.p = consistencia (ecuación 4.10) <P = función en la ecuación 9.5
µs1 = viscosidad de la pulpa Xi,1/2 = rapidez reducida para la constante de cri-
µ* = coeficiente de fricción viscosa (ecuación bado en aglomeración (ecuación 9.26)
3.11) ,¡, = esfericidad
v = relación de Poisson ifJ flujo de masa de sólidos
~ = potencial de superficie >/JA flujo a través de la capa A
~s = potencial en el plano de Stem 1/1,crít flujo crítico de sólidos en un espesador
p = densidad >/ld, iflu flujo neto descendente y ascendente en
pb = densidad de masa un _espesador, respectiva1nente
p bh, p b 1 densidad de masa de minerales denso y ifJ 1 = flujo inicial o de alimentación
ligero, respectiva~ente ifJ 0/L = flujo de alimentación en sobrecarga
P¡,P 1,p 8 ,p81 =densidad de fluido, líquido, sólido y ifJ s = flujo de sólidos debido a sedimentación
pulpa, respectivamente iflv = flujo volumétrico de sóJidos
Pm densidad del metal o del medio
>/J(+)> .¡,(-) = flujo de sólidos de la masa en descargas de
p 50 = densidad de separación; las partículas de es- respuesta positiva y negativa, respectiva-
ta densidad se dividen igualmente entre las mente
descargas de respuesta positiva y negativa flujo de retiro a través de capas
ifl(+),A
a = derivación geométrica estándar
as = carga de superficie
nm = resistencia media
w = velocidad radial o angular
T = tiempo de residencia, o tiempo nominal
de residencia w e = .velocidad angular de atrapamiento
lntroduccwn al
PROCESAMIENTO
DE MINERALES
Primera parte
ASPECTOS FUNDAMENTALES

Con demasiada frecuencia, se presenta al procesamiento de en el caso de sistemas demasiado complejos para ser analiza-
minerales como un arte y no como una ciencia. El objeto dos minuciosamente, esta inforn1ación es valiosa para evaluar
principal de esta primera parte es hacer notar que existe una el comportamiento relativo de las partículas.
vasta cantidad de información relevante para el procesamien- La separación por gravedad es sin duda a la que menos se
to de minerales en diversos campos de la ingeniería y de la ha dado importancia dentro del procesamiento de minerales.
ciencia. Desafortunadamente hay todavía considerables lagu- Debido a la necesidad actual de procesar minerales de baja
nas en este conocimiento, y tal vez de mayor importancia es ley, se ha dado más importancia al desarrollo de la flotación
el hecho de que existe una diferencia apreciable entre po- y a los beneficios mucho más obvios al lograr una mejor
seer el conocimiento fundamental y ser capaz de aplicarlo. comprensión de los costosos procesos de reducción de ta-
Esto se vuelve más obvio en el llamado modelado de las maiío, por lo que ha habido relativamente poco incentivo
operaciones mineras que se puso de moda en las décadas de para la investigación de la concentración gravimétrica. (Tam-
1960 y 1970. Si bien estos estudios han conducido a enor- poco ayuda a esta situación la complejidad del proceso.)
mes adelantos en nuestra capacidad de analizar las operacio- Como consecuencia, las separaciones gravimétricas todavía
nes del procesamiento de minerales, la mayor parte de este no son bien entendidas. En el capítulo 5 se revisan los me-
trabajo se apoya en coeficientes empíricos. Por supuesto, canismos que parecen tener cierta relevancia. Es necesario
gradualmente debe cambiar esta situación, y eventualmente todavía llevar a cabo mucha investigación para determinar
podrán correlacionarse los coeficientes empíricos con pará- cuáles de estos mecanismos son los más adecuados.
metros con bases teóricas o sustituirse por éstos. Empero, Por otra parte, se ha realizado mucha investigacióh en el
hasta que tal cosa ocurra, inuy buena parte del material fun- campo de las superficies e interfases, y esto ha contribuido
damental puede todavía ser útil en cuanto a proporcionar en gran medida e. nuestra comprensión de la flotación y la
valiosa información cualitativa. floculación. Ha permitido además ampliar la aplicación de
Los dos primeros capítulos se dedican primordialmente a la flotación a una gama más amplia de minerales y tamafíos
la caracterización de los minerales, y de las partículas en de partículas, y ha conducido al desarrollo de nuevos pro-
especial. Puesto que una gran parte del procesamiento de mi- cesos de separación.
nerales tiene como objetivo la separación de partículas, en El capítulo final de la primera parte se ocupa de los fun-
el capítulo 3 se hace énfasis en la generalidad de los princi- damentos de la fractura. Se han logrado adelantos en el
pios de separación, así como también en la medición de la estudio de la relación existente entre la fractura de los mi-
eficiencia de separación. En lugar de aplicar simples factores nerales y la energía necesaria, y se ha tenido cierto éxito al
de eficiencia, como es a menudo la costumbre, se pone énfa- relacionar los conceptos de la mecánica.de la fractura de los
sis en la evaluación y el análisis. materiales frágiles con los minerales heterogéneos comple-
Por realizarse el procesamiento de minerales en fluidos, jos. Desafortunadamente, gran parte de este trabajo no reci-
es importante comprender la interacción entre las partícu- be la atención que merece por no encontrarse adecuadamen-
las y los fluidos, tema que se estudia en el capítulo 4. Aun te disponible en la literatura escrita en idioma inglés.
Capítulo uno
Minerales, molinos y concentrados

Ley de Farmer sobre los desechos: "Lo que entra, sale."


Coro/ano 1: ";iquel que ve lo que sale,
y por qué, gana sabiduría."
Corolario 2: "Aquel que ve sólo la mitad del problema
quedará sepultado en la otra mitad."

Todos los materiales inorgánicos que se emplean para man- estará justificada si el producto no tiene un precio de venta
tener nuestra civilización, se derivan en alguna forn1a de la mayor que todos los costos inherentes a su producción. Es-
corteza terrestre, la delgada costra de material silíceo que tos costos comprenden los de extracción, procesamiento,
cubre nuestro planeta hasta una profundidad de alrededor transporte y venta, así como los relacionados con el cumpli-
de 13 km. Los diversos elementos que forman esta corteza miento de los reglamentos de control ambiental. Aun en el
no están distribuidos uniformemente~ existen más bien como caso de un mineral que se puede comercializar después de
una mezcla de minerales, cada uno de los cuales tiene sólo su extracción, se justifica su procesamiento si los costos del
unos cuantos elementos importantes en su estructura. (En mismo pueden ser superados por un mejor precio de venta.
el apéndice A se dan algunos detalles de los minerales más Sobre estas bases, resulta posible reconocer un cierto
importantes.) Otras irregularidades adicionales de la distri- número de situaciones en las que puede justificarse el proce-
bución las generan los procesos geológicos y el intemperis- samiento de los minerales.
mo, los cuales dan lugar a que se formen algunos minerales Para controlar el tamaño de las partículas. El control del
en mayores concentraciones en ciertas áreas. Esta concentra- tamafío puede efectuarse simplemente para facilitar el ma-
ción se describe como un cuerpo o depósito mineral cuan- nejo del material (por ejemplo, la trituración del mineral en
do es suficientemente grande para ser explotado 1 econó- una mina subterránea), o para hacer que el producto sea
micamente. adecuado para su venta (como en el caso de un agregado
En la actualidad, prácticamente no hay ningún mineral con graduación por tamafios).
que tal como se le extrae de la mina sea adecuado para su
conversión a un producto final; requiere de preparación, y a Para obtener un producto de tamaño y composición regula-
la preparación de los minerales por métodos físicos se le de- res. Toda operación meta1úrgica, pero la de fundición en
fine como procesamiento de minerales. Un concepto más particular, puede realizarse con mucha mayor eficiencia si el
amplio del procesainiento de minerales abarca los métodos material que se alimenta al proceso es de composición y
químicos de tratamiento, y por tanto se extiende al campo tamaño regulares. Un ejemplo clásico es la obtención de
de la metalurgia extractiva para llegar a la producción de regímenes óptimos de producción de arrabio en los altos
metales comercialmente puros. En esta obra sólo se consi- hornos mediante una alimentación de mineral peletizado.
dera el procesamiento físico de los minerales.
Para exponer o liberar elementos constitutivos para procesa-
miento subsecuente. La exposición y la liberación se logran
mediante la reducción del tamafio. En el procesamiento sub-
1.1 CRffERIOS ECONÓMIC0S
secuente de lixiviación es suficiente la exposición de los
Aunque una cierta calidad mínima del producto es siempre valores, pero cuando los minerales tienen que ser separados
una restricción que afecta a la producción de un material, por procesos físicos, es un prerrequisito tener un grado ade-
los factores económicos determinan la restricción final (si cuado de liberación de los diferentes minerales entre sí.
bien en algunas situaciones los factores políticos pueden
parecer raás importantes). Si un mineral no puede comer- Para controlar la composición. Es necesario eliminar (al me-
~ializarse sin procesarse, la operación de procesamiento no nos en forma parcial) elementos o compuestos constitutivos

29
30 Minerales, molinos y concentrados

que pueden ocasionar que el mineral sea difícil de procesar Tabla 1.1 Muestra simplificada de un contrato de fundición.*
químicamente o que den lugar a la obtención de un pro-
ducto final inadecuado. Los ejemplos respectivos son la re- A. FUNDICIÓN DE COBRE
ducción del contenido de hierro en los minerales de plomo Pagos
y cinc para evitar problemas durante la fusión, y la separa- Cobre:
1
~::a~c!; ~7~5~:¡~:?~!s~~ a7~S:e~~od;u~~c~~~ ~~nhoús~~~ªd:.
ción del hierro de la arena silícea que se utiliza para la manu- ducción de 26.4 !i!/kg de Cu. (No hacer pago alguno por me·
nos de 3.0°/o de Cu,)
factura del vidrio, debido a que aun en cantidades muy pe- Oro: Deducir 0.7 g/t.m. y pagar por el 92.5°/o del resto al precio
queftas da un color al vidrio. publicado menos una deducción de 3. 2 rtlg.
Plata: Deducir 34.0 g/t.m. y pagar el 95º/o del resto al precio pu·
La situación más típica es la eliminación de la gran masa blicado menos una deducción de 0,32 ti /g.
Deducciones
de minerales de desecho que contiene un mineral explotable, Cargo por
para formar un concentrado; éste de un volumen considera- Tratamiento: $66,00 dólares/t. m,
Mano de obra
blemente menor que el del material que contiene tanto el Ajuste: El cargo de fundición está basado en un costo hora·
rio promedio de mano de obra de $1 0.00 dólares.
material de desecho como el mineral de valor. Aumentar o disminuir el cargo en 13.75 r/, por cada
En general, la producción de un concentrado es la fase 1 é/hr que promedien Jos cambios de cesto horario.
Arsénico: Para 0.5 unidades o más, hacer cargo por todo a
más compleja y difícil del procesamiento de minerales, en $1.00 dólar/unidad.
Antimonio: Tolerar 0.2 unidades sin cargo; cargar por et exceso a
vista de que en ella intervienen la liberación, el control de ta- razón de $1.50 dólares/unidad.
maño y el control de la composición. Así, este paso es el Bismuto: Tolerar 0.05 unidades sin cargo; cargar por el exceso
a razón de $0.50 dólar/unidad.
foco de este estudio, ya que generalmente dicha elección Níquel: Tolerar 0.3 unidades sin cargo; cargar por el exceso a
razón de $5.00 dólares/unidad.
permite cubrir también las situaciones que se acaban de Zinc: Tolerar 5.0 unidades sin cargo; cargar por el exceso a
razón de $0.30 dólar/unidad.
mencionar.
B. FUNDICIÓN DE PLOMO
1.1.1 Evaluación del producto Pagos
Plomo: Deducir 1,5 unidades del ensaye de Pb por vía húmeda, y
Debido a que los productos minerales carecen en forma pagar el 90°/o del resto al precio publicado menos una de·
ducclón de 9 t/kg,
inherente de uniformidad, su valuación es un asunto com- Plata: Deducir 30 g, y pagar el 95º/o del resto al precio publicado
menos una deducción de 0.15 r/,/g.
plejo, al incluir créditos remunerados por características Deducciones
deseables y penalizaciones por características indeseables. Cargo por
Tratamiento: $55,00 d61ares/t.m. Agregar 44 é/t,m, por cada
Para introducir el tema, se &nalizarán contratos de fundición unidad abajo del 25"/o de Pb.
Mano de obra
representativos de una fundición de fabricación especial o Ajuste: El cargo de fundición está basado en el costo hora·
fuera de serie. Una fundición de fabricación especial es aque- rio promedio de mano de obra de $1 O.OC dólares.
Aumentar o disminuir el cargo en 13.75 é por cada
lla que compra concentrados y los funde (reduce} a metal 1 r/,/hr que promedien los cambios de costo horario,
Arsénico: Tolerar 1.0 unidades sin cargo: cargar por el exceso
comercial. El precio pagado por el fundidor depende primor- a razón de $1.00 dólar/unidad.
Bismuto: Tolerar 0.05 unidades sin cargo; cargar por el exceso
dialmente del precio del metal en el mercada.'" Se hacen a raz6n de $1.00 d61ar/un!dad,
deducciones basadas en todos los costos que intervienen en C. FUNDICIÓN DE ZINC
los procesos de fundición (incluso las pérdidas de fundición), Pagos
y se aplican penalizaciones por componentes del mineral o Zinc: Pagar el 85º/o del contenido de Zn al precio publicado
menos una deducción de 2.2 r/,/kg,
del concentrado que obren en detrimento del proceso de Cadmio: Pagar el 40°/o del contenido de Cd al precio publicado,
menos $3.30 dólares/kg.
fundición. Plomo: Deducir 1.5 unidades, y pagar 65º/o del resto al precio
En la tabla 1.1 se presentan algunos contratos de fundi- publicado menos 11 ¡¡!/kg. No se hará pago algu;,;:, por me-
nos de 3°/o de Pb.
ción simplificados que son típicos de las fundiciones. Las Plata: Deducir 170 g/t.m., y pagar el 60°/o del resto al precio
cifras reales varían de una fundición a otra, dependiendo publicado menos 0.18 </;/g,
Deducciones
del método de fundición empleado y de su eficiencia. El Cargo por
Tratamiento: $165.00 dólares/t.m. Aumentar $2.20 dólares/
método de fundición determina cuáles metales pueden recu- t.m. por cada 1.0 </; de incremento en el precio
perarse, y en consecuencia cuáles créditos pueden pagarse, del Zn arriba de 29 ¡¡!.
Mano de obra
mientras que el método y su eficiencia determinan qué can- Ajuste: El cargo de fundicjón está basado en un costo hora·
rJo promedio de mano de obra de $10.00 dólares.
tidad del metal puede recuperarse del concentrado, y en Aumentar o d isrrdnuJr e! cargo en 26 rJ por cada 1 é/hr
cónsecuenCia el alcance de las deduCciones que han de lia- que cambie e1- costo horario promedio. -
Hierro: Deducir 8 unidades; cargar por el ·exceso a razón de
cerse de los pagos. El cargo de tratamiento rara vez es fijo; $1.50 dólares/unidad.
por el contrario, está ligado al precio del metal, así como a
los costos de mano de obra y de los combustibles. Los ele-
•Notas: 1. Los pagos están basados en el precio promedio de MetaJs
mentos penalizados normalmente se determinan después de Week2 para el mes siguiente al recibo del concentrado
haber analizado una muestra del concentrado. en la fundición.
~: t~1d~~ ue~ª,t~n~~a~~a~~~'.~!sd~e~?r~~~~g.
Ejemplo 1.1. Se produce un concentrado de plomo de un 4. El remitente paga el flete a la fundición. También se
harán ajustes por cambios de tarifa de fletes del metal
mineral que ensaya 10% de PbS. Además del PbS, contiene en lingotes remitido por la fundición.
Criterios económicos 31

2 g de Ag por kilogramo de PbS. El concentrado ensaya 1.1.2 Costos de producción


80% de PbS.
¿Cuál es el ingreso por tonelada de concentrado? En el capítulo 25 se presenta un estudio más detallado de
{Precios de los metales: Pb = $1.10/kg; Ag = $1.23/g; los costos de producción; empero, es 'conveniente examinar
tarifa de mano de obra= $10.50/hr; PbS = 86.6% Pb). aquí brevemente algunos de los factores importantes.

Naturaleza del mineral. La textura, asociación y grado de


Solución
diseminación de los componentes minerales deten:ninan tan-
to la magnitud de la reducción de tamaño necesaria antes de
Base. 1000 kg de concentrado que pueda llevarse a cabo la concentración, como el grado
al que ésta puede lograrse. La reducción de tamaño es una
de las operaciones más costosas en el procesamiento de mi-
Pagos
nerales, por lo que los minerales de grano grueso o los blan-
dos son más baratos de procesar. En la práctica nunca es
Plomo =masa de plomo X ingreso posible liberar completamente un mineral valioso, ni extraer-
lo en su totalidad.
1000 k ( 80% 86.6% La disminución de la calidad o ley del mineral tiene un
g 100 X ]00 doble efecto en la magnitud de la operación. Los cuerpos
- 1.5%) 90% $1.10 - $0.09 de mineral con poca ley deben trabajarse en gran escala para
100 100 kg producir una cantidad dada de producto; pero por necesitar
el mineral de baja ley el procesamiento de un gran tonelaje
= $616.12
de mineral, la operación debe efectuarse a una escala todavía
mayor para reducir el costo por tonelada, ya que éste se
Plata= masa de plata X ingreso
reduce al aumentar el tonelaje procesado. Esto significa a
su vez que la inversión debe incrementarse aún más, lo cual
[ ( 1000 kg 18~~ ¡ 2k~ se traduce en que los cuerpos de mineral de muy baja ley
deben ser desproporcionadamente mayores que los de mine·
- 30] 95% $1.23 - $0.0015 ral de media o alta. En la actualidad, los yacimientos de mi-
100 g neral se encuentran en áreas aisladas, condición que general-
= $1832.31
1nente necesita de una inversión adicional en infraestructuras
asociadas, tales como ciudades, transporte e instalaciones de
Deducciones servicio.
La uniformidad del cuerpo de mineral mismo afecta los
Cargo de tratamiento costos de procesamiento, ya que ciertos cambios menores
en la mineralogía implican cambios necesarios en el procesa-
miento o conducen a pérdidas de material valioso en las
= $55 _00 + $10.50 ~r $10.00 ( 13.75 ll 1 ~')
colas o producto de desecho.
= $61.88
:. Ingreso/tonelada= $616.12 + $1832.31 - $61.88 Ubicación del molino. La ubicación del molino o planta
= $2386.55 afecta a los costos de combustible, energía, agua, transporte
y mano de obra, así como el costo del molino mismo.

Precios de los metales. Los precios en continuo cambio ne-


Aunque el contrato de fundición se aplica a la venta de cesitan de una revaluación de la línea divisoria entre mineral
un concentrado a otra compañía, el concepto sigue siendo y mineral potencial. (Ver ejemplo 3.3.) Las variaciones en
válido tratándose de un concentrado que funde la misma el precio pueden ser grandes y son afectadas no sólo por la
compañía, ya que la planta concentradora, en esta situación, oferta y la demanda, sino también por los eventos políticos
realmente está vendiendo su concentrado a su propia fun- locales o mundiales.
dición.
El concepto básico de créditos y penalizaciones se aplica Legislación. La legislación puede restringir o beneficiar la
a la venta de la mayoría de los productos minerales, sea que estructura de los costos en diversas formas. El apoyo del go-
se trate de concentrados de los metales básicos, de carbón bierno en forma de subsidios (incluso las reservas del gobier-
mineral o de agregados. Hay m~chas obras en las que se en- no) o los impuestos bajos pueden aprovecharse para alentar
cuentran estudios completos acerca de este tema,4 - 8 la iniciación de un proyecto, pero este apoyo puede desapa-
32 Minerales, molinos y concentrados

recer una vez que está en operación un proyecto. La imposi- de la concentración es también benéfica, pero como el tema
ción de reglamentos ambientales y de seguridad más severos es más complejo, se deja el estudio de este aspecto para los
puede ser particularmente costosa si no se toma en cuenta capítulos correspondientes de la parte IV. Es suficiente ha-
con anticipación. cer notar en esta etapa que la molienda excesiva ocasiona
pérdidas en dos formas: las partículas demasiado finas no se
pueden separar, perdiéndose en las colas del proceso (co-
l.2 DIAGRAMAS DE PROCESO
rriente de desecho), y se pierde energía en moler a finura
La forma en que se dispone una planta para rendir su pro- excesiva.
ducción se representa en forma óptima por medio de un Toda separación sólido-sólido puede ser representada
diagrama de flujo como los que aparecen en el apéndice B. corno sigue:
A primera vista parece haber poca semejanza entre los ejem-
plos. Si se les examina más de cerca se verá que no es ese el Producto que contiene
caso, sino más bien que cualquier proceso puede considerar- . .. A'" valores
se formado por tres operaciones básicas: la reducción de Ahmentac1on Separad~ (por ejemplo, concentrado)

tamaño, la separación y el manejo de los materiales. A su


vez, cada una de éstas puede subdividirse ulteriormente. Las ~-· ..________•••• Residuo o desecho
(por ejemplo, colas o
subdivisiones principales de la reducción de tamaño (parte II)
producto para reciclar)
dependen del hecho de que las partículas fracturadas sean
gruesas o finas, y los procesos para obtenerlas se describen
como trituración y molienda, respectivamente. La separa- Una característica vital de las separaciones en el procesa-
ción puede ser de sólidos de sólidos o de líquidos de sólidos. miento de minerales es que nunca son perfectas; una parte
En el primer caso, la separación se basa esencialmente en la del producto valioso va siempre en la corriente de desecho,
composición de los sólidos (procesos de concentración, parte y una parte del desecho (o minerales de ganga) va siempre
IV) o en el tamaño de los sólidos (cribado y clasificación, en la corriente de producto de valor. Para describir adecua-
parte III). La separación de líquidos de los sólidos es, en la damente el alcance de la separación, se consideran comun-
mayoría de los casos, separación del agua {parte V). El ma- mente dos parámetros: la recuperación y la ley. La recupe-
nejo de materiales (parte VI) comprende las operaciones ración mide la eficacia con la que el separador ha extraído
auxiliares asociadas con el transporte y almacenamiento de los valores contenidos en la corriente de alimentación. Una
materiales dentro de la planta, que llegan o que salen definición adecuada es:
de ésta.
Los productos se venden con una especificación, la cual Recuperación (%) =
se expresa primordiahnente en términos de la composición, masa de componentes
del tamaño, o de ambos. Cuando el material se deriva de de valor en la corriente de producto
una mina de roca dura, es necesario reducir el tamaño aun
cuando el producto tenga sólo una especificación de tama- masa de componentes de valor en la corriente
ño (corno por ejemplo, una cantera que produce agregados) de alimentación
que satisfacer. Cuando se ha dado una especificación de X 100 (1.1)
composición, generalmente es necesario hacer una mayor Las pérdidas pueden definirse en forma similar por la canti-
reducción de tamaño para liberar los minerales entre sí, de dad de valores que lleva el residuo o las colas. (Alternativa-
tal manera que se pueda llevar a cabo la separación o con- mente, puede resultar conveniente considerar la pérdida
centración. Sin embargo, el ·análisis de cualquier diagrama como una "recuperación" de valores en las colas, ya que esto
de proceso (ver ejemplos del apéndice B) indica que ya sea describe en forma consistente la distribución de los compo-
que se trate de una especificación de tamaño o de composi- nentes de valor entre las corrientes de salida).
ción, se efectúan separaciones de tamaño en etapas interme- La ley es una medida de la calidad de cualquier corriente
dias del procesamiento. La razón principal de esto es que de mineral o pulpa: lo ideal es que la corriente del producto
cualquier dispositivo de reducción de tamaño o de concen- V:ilfoso sea de á!ta calidad, y las colas de baja calidad. Así, la
tración trabaja en forma óptima en una gama muy reducida ley o el grado de cualquier corriente se define por:
de tamaños de partículas. En el caso de la reducción de ta-
maño, el producto tiene siempre una amplia gama de tama- ley(%)=
ños, aun cuando la alimentación sea de un tamaño "único". masa del componente valioso en la corriente
Si se clasifica por tamaños un producto de tal naturaleza, se
puede apartar el material tan pronto como se forma, y tam- masa del componente valioso y el desecho
bién si es necesario se puede evitar el siguiente paso sí está en la corriente
ya suficientemente fino. La separación por tamaños antes X 100 (1.2)
Balances de materiales 33

Nuevamente, esta definición es universal y puede aplicarse


también a la corriente de alimentación, o a un mineral. Debe
tenerse siempre cuidado al interpretar la ley cuando se trata r-----. Colas

de un mineral metálico. Las leyes (o ensayes) se expresan


••,._l--!:H Separación
secundaria
11111 +
normahnente como un porcentaje del metal, siendo que el
metal reahnente está presente en forma de un mineral, dan-
do como resultado que la ley, en principio, no puede elevar-
se arriba de la dada por la composición estequiométrica del
mineral.
Se escuchará repetidamente el argumento de que la ley y
la recuperación representan un intercambio de beneficios;
en una muestra dada de material, una puede obtenerse sólo
a expensas de la otra. En consecuencia, la concentración Concentrado final
(cuando la corriente es suficientemente grande) se lleva a
Figura 1.1 Circuito básico ,de concentración, con etapas de separa-
cabo en etapas, las que se describen como separación prima- ción primaria, secundaria y de 1i1npicza.
ria, separación secundaria y limpieza. La separación primaria
es la primera etapa, designada para separar o remover los el material en los puntos en que se dividen o se combinan
componentes valiosos liberados de fácil recuperación, en for- las corrientes. Este conocimiento es necesario para diseñar
ma de un concentrado primario. Las colas de la separación un diagrama de proceso y es también esencial para hacer es-
primaria pasan luego a la separación secundaria, en la cual tudios de plantas en operación. Estos cálculos se conocen
lo relevante es la recuperación: el objetivo es extraer todos como balances de materiales, y se basan en.el principio de la
los valores restantes cuya recuperación sea económicamente conservación de la materia. En general,
justificable. (Se dice entonces que las colas de la separación
secundaria no tienen valor con respecto a ese mineral valio- Entradas - salidas =acumulación
so; pueden, sin embargo, contener un segundo mineral va-
En un sistema continuo en estado estacionario no hay acu-
lioso apto para recuperarse en otro separador). El concen-
mulación, por lo cual se reduce la relación a:
trado secundario se recicla, en principio, para recuperar los
valores. En esencia está formado por partículas intermedias Entradas= Salidas
o no liberadas; y a menos que se le someta a una reducción
ulterior de tamaño a este concentrado, se le obliga eventual- Considérese, por ejemplo, un molino representado por
mente a salir con las colas finales o con el concentrado final. uno de los diagramas de proceso del apéndice B. A partir de
En el primer caso, la recuperación general es baja, y en el una sola entrada de mineral se originan dos productos: un
segundo, la ley general es baja. concentrado que contiene la mayor parte de los valores o
Normahnente, el concentrado primario está atenuado componentes valiosos, y una corriente de colas que contie-
con minerales de desecho, principalmente en la forma de ne la mayor parte de la ganga. El proceso general que inter-
partículas fuera de lugar, es decir, partículas de desecho li- viene está en función de la cantidad total del material que
beradas que han pasado a la corriente errónea (estrictamente entra y sale, y el proceso puede representarse así:
hay también algunas partículas intermedias en el concentra-
Concentrado
do primario, así como hay partículas fuera de lugar en el
concentrado secundario). Por lo tanto, los concentrados
Plan~.A"
primarios se vuelven a tratar a menudo en equipos limpia-
Alimentación S>---9
~
dores (y en caso necesario en relimpiadores), en los que el
principal interés radica en la ley. Como este incremento de
··~. Colas

la ley se logra a expensas de la recuperación, deben reciclar- De esta manera, el molino puede considerarse como un
se las colas de los limpiadores. En la figura !.I se ilustran punto de separación, conocido como tl.n nodo, y en esta
estas operaciones características, las cuales se vuelven a tra- etapa carece de importancia cómo se logra la separación. En
tar en el capítulo 23, después que se han descrito con mayor consecuencia
detalle los diversos procesos de concentración.
Entrada =Salida

1.3 BALANCES DE MATERIALES toneladas de alimentación


=toneladas de concentrado + toneladas de colas
Un aspecto importante de todo estudio de procesamiento de
minerales es un análisis de la forma en que está distribuido M¡ =M(+) + M(-) (1.3)
34 Minerales, molinos y concentrados

(M1 ::;:: masa alimentada; M ( +) = masa de concentrado; Alternativamente, es posible obtener un balance del Pb y
M( -) =masa de colas). Obviamente, si se conocen dos cua1es- de la masa total, ya que la masa de PbS en cualquier muestra
q uiera de las masas, puede calcularse la tercera. Sin embar- puede calcularse por la estequiometría del PbS; luego puede
go. al hacer cualquier análisis de tal naturaleza, antes que obtenerse la masa de Si0 2 por la diferencia entre el PbS y
nada es necesario establecer una referencia conocida como la masa total.
la base: en efecto, se considera arbitrariamente como fija Existen métodos más completos para estimar el núme-
una corriente y todos los demás datos son relativos a esta ro de ecuaciones que se requieren, 9 pero están fuera del al·
base. Esta referencia puede ser un volumen, una masa, un canee de esta obra, y en esta etapa se supone que siempre
periodo de tiempo o un régimen de flujo o gasto. La selec- se dispone de datos suficientes. Conviene recordar que las
ción de una base adecuada se ve ayudada ciertamente por la ecuaciones "faltantes" pueden generarse a menudo usan-
experiencia, pero para ayudar a las personas no experimen- do ecuaciones en las que interviene la recuperación.
tadas, debe considerarse lo siguiente al hacer la selección: Hasta ahora sólo se han considerado la alimentación y la
producción del molino en conjunto. Los principios del ba-
• ¿De qué información se dispone? lance de materiales pueden aplicarse, en efecto, a cualquier
• ¿Qué información se está tratando de obtener? nodo de la planta, tal como un distribuidor, un separador,
• ¿Cuál es la base más conveniente? o el punto en el que se combinan o dividen las corrientes.
Siempre se logra una mejor comprensión del problema Nuevamente, no es necesario saber cómo o por qué se separa
niediante la elaboración de esquemas claros y limpios del el material en un nodo: se le trata simplemente como un
diagrama de proceso, en los que se indican todos los datos punto. Por ejemplo, las celdas de flotación primaria de
conocidos. En muchos casos es conveniente tomar como un diagrama de proceso.
base el régin1en de entrada; otras veces es útil una unidad de
base de 1 ó 100 en unidades adecuadas (por ejemplo, tone-
ladas), ya que esto conduce a que las cantidades subsecuen- Alimentación-IXIXIXIXI---- Colas
tes sean fracciones o porcentajes. ( J
Volviendo al molino antes considerado, si a partir de una
alimentación de 500 t/hr se producen 1O t/hr de concentra-
l
Concentrado
do, una base conveniente es 500 toneladas de alimentación
(ó 500 t/hr). En consecuencia

Entrada =Salida
500 t =JO t de concentrado+ M(-) pueden representarse así:
M,_, = 490 t (o 490 t/hr)

.AJ igual que puede calcularse un balance de materiales


para la masa total de cada corriente, también es posible ob-
tener un balance de materiales para cada componente de M¡
interés. Una vez más, la conveniencia es el mejor criterio
- - - - · - - - - M,_,
para seleccionar un componente: por ejemplo, si se alimen-
ta el molino antes considerado con un mineral que contiene
10% de PbS y 90% de Si0 2 , pueden establecerse balances

para el PbS y la Si0 2 : así:
Los ejemplos que siguen sirven para ilustrar los principi9s
Entrada = Salida· expuestos. En este punto vale la pena poner de relieve que
Balance de PbS: MI,PbS + con todos los problemas de este tipo (y especialmente tra-
Mc+JPbS M(-)PbS
Balance de Si0 2 : + tándose de los más complejos), es vital el desarrollo de bue-
M1,Sí02 Mc+)Si02 Mc-)sio~
nos hábitos. ~~--~-X::Pe.rienci~ es por supuesto lo más valioso,
Total: M1 M<+) + -Me-·>----
pero el uso extenso de tablas y diagramas legibles es de gran
utilidad.
Nótese que aunque aquí parece haber tres ecuaciones, lo
que implica que las ecuaciones pueden resolverse por tres
incógnitas, éste no es el caso. Una de estas ecuaciones es Ejemplo 1.2. Se alimentan a un concentrador 1000 t/hr de
siempre redundante por la existencia de las ecuaciones ver- mineral que ensaya 10% de PbS. Este produce un concen-
ticales, tales como trado que ensaya 80% de PbS y colas con 0.19% de PbS.
¿Cuáles son los gastos de las corrientes de colas y con-
centrado?
Balances de materiales 35

Solución piaúora ensayan 20% de PbS y se reciclan a las celdas de


flotación primaria, y la carga circulante (alimentación reci-
Problema: clada/fresca) es 0.25. La alimentación fresca o nueva en-
saya 10% de PbS y se introduce a razón de 1000 t/hr. La
recuperación y la ley del concentrado son 98.2% y 90%,
,Alimentación
1000 t/hr
Q Concentrador •••+
1 Colas
0(-) t/hr
respectivamente. ¿Cuáles son los gastos y ensayes de las
10% Pbs 1~----~- 0.19o/o PbS otras corrientes?

Solución
Concentrado
O¡+) t/hr
80o/o PbS Problema:

Base. 1000 t/hr de alimentación Colas de separación


1
Alimentación : '-'0-'0-'0'-"t/-'h"-r-,.-t; )--j ... + primaria:
10% PbS ..,,__,,, Q(-)R=?
Balances de masa
G(-)R"'?
º<->e" 250 t/hr
G¡-ic=20%
Entrada = Salida
Alimentación =concentrado + colaS
••
Gasto total

1000 tlhr = º(+) t/hr + o,_, t/hr (El.2.1)


Concentrado de
las limpiadoras
Oc+ic= 1
Corriente de PbS G(+Jc= 90<J'o
&'l = 98.2%
1000 _!_ (10%)
hr 100 =
o <+> t (· 80%)
hr 100
Base. 1000 t/hr de alimentación fresca
+o,_, hrt (0.19%)
100 (El.2.2)
Aunque pueden establecerse los balances de masa total y
De (E!.2.1): de PbS para el circuito completo, la flotación primaria y la
limpiadora, dos de éstos serán redundantes porque los balan·
o,_,= 1000 - o,., ces de primaria + limpiadora se suman para dar los balances
totales del circuito. En consecuencia, para poder determinar
la quinta incógnita, tendrá que emplearse la recuperación
.Sustituyendo en (El .2.2):
para establecer una quinta ecuación.
10 80 0.19
1000 x 100 = O<+> 100 + (1000 - O<+>) 100 Entrada =Salida
10,000 = 80 o,., + 190 - 0.19 o,., Balance total de masa de la flotación primaria:
o,.,= 9810179.81
= 122.9 t/hr 1000 + 250 = o,_, 8 + O,+>• (El.3.1)

Sustituyendo en (El.2.1): Balance total de masa de la limpiadora:

o,_, = 1000 - 122.9 o,.,. = O,+>C + 250 (El.3.2)


= 877.1 t/hr
Balance de masa de PbS de la flotación primaria:

Ejemplo 1.3. En un circuito de flotación primaria-limpia· 1000 X 10% + 250 X 20%


dora se produce un concentrado de PbS. Las colas de la lim· = o,_m x a,_,.+ o,.,. x a,.,. (El.3.3)
36 Minerales, molinos y concentrados

Balance de masa de PbS de la limpiadora: Balance de masa:


Entrada =Salida
O(+)R X G(+)R
Alimentación =derrame + descarga inferior
= O<+>C X 90% + 250 X 20% (El.3.4)
Del ejemplo 10. l:
inasa de PbS en el concentrado de la limpiadora
rll= XIOO
masa de PbS en la alimentación fresca 800 t/hr = 800 x 0.295 t/hr + 800
X 0.705 t/hr
es decir,
Para e} circuito:
98 . ;e = O<+>c
2"1 x 90% X 100 (El.3.5)
1000 X 10% Molino de
bolas Hidrocic!ón
Alimentación fresca___...______.. _ _ _ _ Producto
Resolviendo la ecuación El.3.5:
~ J
Ü<+>C = 109. l t/hr

Sustituyendo.en la ecuación El .3.2: Alimentación


=800 X 0.295
fresca
= 236 t/hr
Ü<+>R = 109. l + 250
= 359. l t/hr Relaci~n del = alhnentación reciclada/fresca
carga crrcu ante
= 564/236
Sustituyendo en la ecuación El.3.1:
=2.39

1250 = º<->R + 359. l


o,_,. = 890.9 L'hr Ejemplo 1.5. Si la corriente de alimentación del ejemplo 1.4
tiene 30% de sólidos por volumen y se recicla el 30% del
Sustituyendo en la ecuación El .3.4: agua, ¿cuál será la concentración de la pulpa de los produc-
tos del hidrociclón? (Ps = 3.145 t/m 3 ).
359.1 X G<+>R = 109. l X 90 + 250 X 20
Solución
G,+>R = 41.27'7c
Base. 800 toneladas de sólidos de alimentación
Sustituyendo en la ecuación E 1.3.3:
Balance volumétrico de sólidos
1000 X 10 + 250 X 20 = 890.9 X G<->R
+ 359. l X 41.27
Entrada = Salida
10,000 + 5000 - 14,831 Alimentación =descarga inferior + derrame
G,_," = 890.9
3
= 0.20'7c 800 t 1 m 564 236
3.145 t = 3.145 + 3.145

Ejemplo 1.4. ¿Cuál es la relación de carga circulante en


Esto es, 254.4 m 3 = 179.4 m 3 + 75.0 m 3
el ejemplo 10.1?

Solución :. volumen de agua en la alimentación

Base. 800 t/hr, alimentación de hidrociclón = 254.4 X 0.7/0.3


Para el hidrociclón: 3
= 593.6 m

• .,, Derrame (Producto)


:. volumen de agua en la descarga inferior

Alimentación
9 •... = 0.3 X 593.6 m 3
........ Descarga inferior (Producto para reciclar) = 178.1 m 3
Minerales 37

:. concentración de sólidos en la descarga inferior Los errores de ensaye son los más obvios, y aunque gene-
ralmente puede evaluarse su magnitud, con frecuencia se
179.4/(179.4 + 178.1) pasa por alto su efecto en los demás datos. También pueden
ocurrir errores de muestreo, y si bien pueden estimarse,
50.2% (vol) es demasiado común que simple1nente no se tomen en cuen-
ta. Sin embargo, la fuente de error más significativa es la
volumen de agua en el derrame suposición de que un circuito está en estado uniforme o in-
variable. En realidad, en cualquier circuito existen perturba-
593.6 m3 - 178.1 m3 ciones en el flujo y en la composición, por lo que las mues-
415.5 m3 tras tomadas en diferentes puntos representan en efecto
materiales diferentes.
:. concentración de sólidos en el derrame La solución a este dilema radica en aprovechar el exceso
de datos. t t- t s La situación puede equipararse a la de hacer
= 75.0/(75.0 + 415.5) que en una gráfica con tres puntos no colineales se represen-
te una línea recta: para determinar la trayectoria óptima de
= 15.3% (vol) la línea recta real, se efectúa un análisis estadístico de míni-
mos cuadrados. En este caso, al incluirse más puntos de da-
Comentario. En el caso más probable se tendrán estable- tos, se obtiene una estimación más confiable de ]a línea ver-
cidéls las concentraciones de la alimentación y la descarga Qadera. La aplicación del análisis de mínimos cuadrados a los
inferior, y se desconocerá el volumen de agua reciclada. En balances de materiales del procesamiento de minerales se ha
esta situación, la resolución de los ejemplos 1.2, 1.3, 1.4, considerado en varios estudios, y aunque los tiempos de
8.3, 10.1 y 10.4 requerirá de iteración sucesiva. cálculo pueden volverse prolongados por tener que tratar-
se un número considerable de corrientes, el incremento
que se logra en la confiabilidad justifica el esfuerzo. En la
En la resolución de estos problemas se ha manejado cada literatura respectiva se encuentran programas de compu-
nodo en forma individual, aun cuando la formulación mate- tadora para estos análisis. 12 · 14 - 16
mática es básicamente la misma en cada caso. De hecho, es- El concepto de conservación puede extenderse también
tas ecuaciones se presentan y describen con frecuencia como a los balances de energía. El análisis puede resultar difícil a
las fórmulas de dos productos, o en el caso de una corriente causa de las pérdidas de calor, pero sin embargo, tales ba-
que se divide en tres partes, como las fórmulas de tres pro- lances pueden ser necesarios en operaciones tales como el
ductos.1° Si bien se estima que estas fórmulas son indispen- bombeo y el secado.
sables para manejar los datos de rutina o las grandes y com-
plejas hojas de proceso en una computadora, se considera
que es conveniente desarrollar una completa comprensión 1.4 MINERALES
del concepto entrada/salida, y evitar el uso irreflexivo de
ecuaciones que pueden conduc;r a la falta de apreciación Las rocas que forman la corteza terrestre se clasifican en
de la metalurgia de proceso. ígneas, metamórficas y sedimentarias; pero como probable-
En cada uno .de los ejemplos anteriores se proporciona- mente es en el manto en donde se originan todas las rocas,
ron precisamente los datos suficientes para resolver el ba- puede suponerse que la composición media de la corteza es
lance de materiales. Rara vez se encuentra esta situación similar a la de una roca ígnea representativa. Esta estimación
ideal en la práctica (y si se le encuentra, debe tenerse mucho se ilustra en la tabla 1.2. Una característica notable de estos
cuidado). A veces el problema radica en que los datos son datos es que los metales comunes están presentes en la cor-
insuficientes, ya sea porque no se han obtenido o porque teza en cantidades muy pequeñas. También aparecen en la
no se tiene un punto de muestreo accesible en la corriente. tabla los precios de algunos elementos, y puede verse que
Empero, el problema que es más factible encontrar, particu- hay poca correlación entre abundancia y precio. ¿Qué es lo
larmente en las plantas en operación, es que existe un exceso que determina entonces el precio de un metal? En la figura
de datos, situación que conduce generalmente a resultados 1.2 17 se da un indicio de esta compleja cuestión, donde se
conflictivos. A menudo, la solución consiste simplemente puede apreciar que existe buena correlación entre el precio
en reunir sólo los datos suficientes para elaborar un balance de venta y el consumo anual. A pesar de los muchos facto-
de materiales, o bien, en seleccionar los datos que se supo- res que afectan al precio de venta y al consumo, la situación
nen más exactos, desechando los restantes. Tales métodos general de oferta y demanda significa que los costos de pro-
pueden ser satisfactorios si puede evaluarse el valor intrínseco ducción son todavía un factor significativo en la determina-
de los datos, pero este plateamiento es sumamente peligro- ción del precio de venta de un material. 18 - 21 A su vez, los
so, en vista de que existen fuentes importantes de error. costos de producción dependen de los costos de las tres
38 Minerales, molinos y concentrados

Tabla 1.2 Composición media de las rocas ígneas. cer (depósitos minerales no consolidados tales como lechos
Costo* de río o dunas de arena) y en comparación con el minado de
Elemento °lo $/kg roca dura, es sumamente barato.
Oxígeno 46.6 A diferencia del procesamiento subsecuente, el método
Silicio 27.7 1.10 de minado tiene relativamente poca dependencia de la natu-
Aluminio 8.1 1.20
raleza mineralógica de los minerales valiosos que hay en la
Hierro 5.0 . 0.22
Calcio 3.6 0,4.40 mena, aunque la naturaleza de los minerales de la ganga
Sodio 2.8 'U0.80 puede afectar al método de minado de roca dura que se
Potasio 2.6 'V6.60 aplique. Básicamente, el minado puede considerarse como
Magnesio 2.1 2.22 un problema de ingeniería relacionado con el manejo de
Titanio 0.6 7.20
materiales, que depende del cuerpo de mineral más que de
Manganeso 0.1 1.28
Azufre 0.06 0.05
los minerales.
Zirconio 0.03 37.74 En términos generales, el método de procesamiento del
Níquel 0.02 4.58 mineral que se aplique depende del mineral que se esté pro-
Vanadio 0.017 cesando, lo cual depende a su vez del hecho de que el mine-
Cobre 0.010 1.46 ral sea apto para permitir su reducción a metal. Tres factores
Zinc 0.004 0.68
Plomo 0.002 0.74
determinan el que pueda reducirse un mineral a metal y la
Cobalto 0.001 24.40 forma de hacerlo: la estabilidad química del compuesto me-
Estaño 0.001 13.87 tálico, 1a naturaleza del anión o los aniones combinados con
el metal, y la habilidad para diseñar un proceso práctico. 23
Ce,Ga,Li
10 - 100 ppm En general, mientras más estable sea el compuesto, más
Nb,Th,Yt
difícil y costoso resultará reducirlo a metal. El carbono (en
As,B,Ge,Hf forma de CO) es el reductor más barato y más conveniente
1-10ppm
Mo,Sb,U,W de que se dispone, por lo cual se le usa en todos los casos en
que es posible hacerlo. Desafortunadamente, los metales
Bi,Cd,ln 0.1-lppm
comb el cobre, plomo, zinc y níquel ocurren en la corteza
Ag,Pd,Se 0.01 - 0.1 ppm terrestre en concentraciones adecuadas sólo como sulfuros,
y como e1 anión azufre no forma un compuesto estable con
Au,lr,Os,Pt <0.01 ppm el carbono, éste no puede usarse directamente como reduc-
tor. Para superar este problema, los sulfuros tienen que
* 1978
transformarse primero en óxidos mediante un proceso co-
nocido como calcinación:

etapas principales de procesamiento: minado, procesamien· S (del metal)+ 0 2 ->O (del metal) + S02
to del mineral y metalurgia extractiva. (En el caso del trata-
miento de minerales no metálicos no se efectúa la etapa de Las limitaciones de la ingeniería pueden ilustrarse con
la metalurgia extractiva, aunque puede haber en vez de ella, referencia a la reducción del óxido de aluminio. Aunque
alguna otra forma de procesamiento químico).
Pueden distinguirse cuatro tipos de minado: 1 • 22 a tajo
abierto (figura 1.3), subterráneo (figura 1.4), aluvial {figura
1.5) y por disolución. 22 Los dos primeros son formas de ,,. •a, •''
minado de roca dura. El minado a tajo abierto, que es el
método más económico y práctico de manejar cantidades
.,.
•'"
enormes de material, se vuelve más y más común a medida
que disminuyen las leyes del mineral. Este método requie-
re que el cuerpo de mineral se -encuentre-relativamente pró-
•BI
,,•• Cd
,,. ., •"'¡
Nylon
Fu/~~ •Cu•Al
zn •pvc
•Acero
Fti/Mn•
ximo a la superficie. El minado subterráneo es el método •Arrabio
más costoso, pero no hay mucha elección (a· menos que ., Ca<bó"
miMrnl
pueda aplicarse el minado por disolución) cuando el mineral • cememo
0
· •

,,·--~-~--~-.....,----~-~-~
se localiza a una distancia considerable abajo de la superficie. d d d d d
En ocasiones se emplean ambos m~todos, el de tajo abierto t.m.tano

y el de minado subterráneo, en el mismo cuerpo de mineral. Figura 1.2 Correlación entre el precio de venta y el consumo anual
El minado aluvial o hidráulico utiliza dragas o medios en los EE. UU. para una variedad de materiales en 1978. (Datos del
hidráulicos para extraer mineral de los depósitos de pla- U.S. Bureau ofMin.es.17)
Minerales 39

Figura 1.3 Mina de cobre a tajo abierto. (Cortesía de Bucyrus-Erie,)

Figura 1.4 Equipo de perforación en una mina subterránea. \'-vrtesía de EngiHeering and Mining Journal.)
...
Q

¿~~~l~1tilt~

~
~
¡¡
1"
-~
~
"s:
~

"'¡¡"
Figura 1.5 Minado alu~ial de arenas· de playa titaníferas, con draga de succión con cortado (izquierda) y concentrador flotante (centro). (Cortesía de Mineral Deposits Ltd.) "ll
~
~
Mineralogz'a 41

este óxido relativamente estable puede ser reducido con es posible definir las reservas potenciales, como las que se
carbono, la alta temperatura que se necesita impone serios estima que existen con base en información estadística o
problemas de ingeniería. Consecuentemente, en la práctica geológica, o como los cuerpos de minerales explorados com-
se emplean temperaturas más bajas, aprovechando la ener- plétamente, pero que no pueden ser explotados económica-
gía eléctrica para realizar la reducción. Además, como la mente en el presente.
mayoría de las impurezas se reducen al mismo tiempo, éstas
tienen que separarse por un proceso químico de refinación
antes de fectuar la reducción. El costo de esta refinación quí- 1.5 MINERALOGÍA
mica origina que sólo sean aceptables los minerales que tie-
nen únicamente una impureza importante, aunque existan Todo mineral productivo puede considerarse formado por
extensos depósitos de minerales menos adecuados. dos componentes: los minerales valiosos o valores, y los
En resumen, el que un área que contiene mineral se con- componentes de desecho o ganga. Los minerales complejos
vierta en un cuerpo de mineral depende de la tecnología y son los que contienen más de un mineral de valor. (Aun así,
la economía de las operaciones combinadas de minado, pro- debe tenerse en cuenta que en muchas situaciones los mine-
cesamiento del mineral y metalurgia extractiva. Si el cuerpo rales de valor se extraen uno a la vez, por lo que con respecto
'de mineral es de alta ley, pueden tolerarse operaciones más a un separador dado, todo valor que se separa después del
costosas en una o más etapas. Sin embargo, al disminuir la primero se le considera como cola hasta que se le recupera.)
ley del mineral, sólo pueden tolerarse operaciones de alto Es esencial en esta etapa comprender el hecho de que
grado de eficiencia. El ejemplo clásico es la disminución cada mineral es único, y que como consecuencia de ello no
gradual de la ley mínima de los minerales de cobre que se existen procedimientos estándar para el procesamiento de
ha observado desde el inicio de este siglo. 24 Esta disminu- minerales, aun cuando algunos pueden parecer ser muy simi-
ción se ha alcanzado haciendo frente a los precios práctica- lares. Es esencial, por tanto, tener un conocimiento comple-
mente constantes del cobre (en términos reales) y se ha lo- to de la mineralogía de un mineral no sólo para efectuar el
grado parciahnente mediante mejoras en la tecnología, pero diseño de una planta, sino también para el programa de in-
en su mayor parte mediante economías de escala. vestigación que reune datos para ser usados en el diseño de
Algunos de los minerales que se utilizan comúnmente la planta. 2 •- 30 (Es con objeto de hacer resaltar la vitalidad
como menas o minerales metalíferos aparecen detallados en de la mineralogía que se trata aquí el tema en vez de ha-
el apéndice A. Los minerales no ferrosos más comunes (es cerlo en el siguiente capítulo). Además, una vez que una
decir, los que no contienen hierro) son los sulfuros, y gene- planta se pone en marcha, continúa siendo esencial la eva-
rahnente son de baja ley. Se aplican las denominaciones luación regular de la mineralogía para afinar el proceso y
"óxido" o "mineral oxidado" a los minerales que contienen mantener la eficiencia de recuperación. Esto se debe a que
oxígeno, tales como los óxidos, sulfatos, carbonatos y sili- los cuerpos de mineral no son homogéneos, por lo que son
catos. Estos varían desde los minerales de ley relativamente normales las variaciones en la mineralogía de la alimenta-
alta (a los minerales de aluminio no se les da prácticamen- ción, y éstas pueden ocurrir a un grado tal que sea necesario
te ningún beneficio físico, mientras que una pequeña pro- hacer modificaciones importantes en los circuitos.
porción de los minerales de hierro se utilizan todavía sin Es importante tener ciertos conocimientos básicos de
concentración), hasta los materiales de muy baja ley que mineralogía, como:
contienen menos del 1% de valores, como en el caso de al-
gunos depósitos de placer de minerales de estaño. • La ley del mineral en función de los minerales de
Los minerales no metálicos son los que no se utilizan para valor.
la producción de un metal: sin embargo, pueden contener • El tamaño del grano de los minerales.
un metal. 8 Algunos ejemplos son los minerales que contie- • Las combinaciones de los minerales presentes.
nen MgO o A]z 0 3 que se utilizan para fabricar refractarios. • La forma relativa y la asociación de los minerales.
Debido a que los cuerpos de mineral no pueden verse, es • La existencia de elementos en trazas en la estructura
necesario estimar las cantidades de mineral o reservas desde espacial del mineral de valor.
el punto de vista de la fiabilidad de su existencia.'· 25 Las • La presencia de cantidades menores de minerales po-
reservas comprobadas o medidas son aquellas que han sido tencialmente valiosos.
bien delimitadas en tres dimensiones mediante extensos
programas de barrenación. Las reservas indicadas son aque- Va implícito aquí que es esencial el conocimiento de los
llas que resultan denotadas por una cantidad limitada de minerales tanto de valor como de ganga. En el caso del ele-
barrenación exploratoria, y las reservas inferidas represen- mento de valor, no es suficiente el análisis químico. Parte
tan en esencia trabajo de suposición con cierto grado de de los valores pueden existir en una forma mineralógica tal
precisión, basada en los resultados de uno o dos barrenos que impida su recuperación, o que por lo menos requiera de
de exploración o de otras técnicas exploratorias. También un segundo método de separación que aproveche alguna otra
42 Minerales, molinos y concentrados

propiedad. Alternativamente, es posible que el análisis quí-


mico de un mineral complejo permanezca esencialmente
constante, y que su composición mineralógica cambie no-
tablemente.
Es necesario conocer también los detalles de las interrela-
ciones entre los valores y la ganga. Cuando la liberación es
incompleta, tiene que sacrificarse ya sea la ley o la recupera-
ción, a menos que resulte práctico hacer una molienda más
fina. Existe la posibilidad de que dos minerales en particular
estén entrelazados en tal forma que ningún grado de molien·
da los libere adecuadamente. Sin el análisis mineralógico
puede resultar imposible determinar si una separación defi-
ciente se debe a molienda inadecuada o a las características
del mineral.
Es esencial hacer la identificación de todos los compo-
nentes que forman el mineral, ya que esto puede conducir
a la recuperación de subproductos con un gran valor comer-
cial: muchas plantas han podido recuperar un mineral pre·
sente en trazas de una corriente de colas de desecho; su
recuperación se vuelve económica porque ya se han absor-
bido los costos de minado y molienda en el beneficio de los
minerales primarios. Se han pasado por alto hasta elemen-
tos constitutivos mineralógicos importantes, con el resulta~o
de que algunos de los cuerpos de mineral más importantes
del mundo han permanecido inadvertidos a la intemperie du-
rante muchos años. Como ejemplo de éstos se tienen algunos
de los vastos depósitos australianos de bauxita. 2 7

Examen mineralógico. El microscopio óptico es el instru-


mento principal que se utiliza para el examen mineraló-
gico,28· 31 y aunque tecnológicamente lo ha desplazado la
microsonda electrónica,30 el costo particularmente alto y
la complejidad del nuevo instrumento indican que se seguirá
utilizando el microscopio todavía por algún tiempo.
Pueden distinguirse dos métodos principales de examen
en el microscopio óptico: el de luz reflejada (figura J .6a) y
el de luz transmitida (figura 1.6b y e). El examen por luz
reflejada es en general más sencillo, requiere menos expe-
riencia y da información adecuada para la mayoría de los Figura 1.6 a) Microestructura de luz reflejada de un mineral de plo-
mo-zinc: blanco = galena; gris claro = esfalerita; gris oscuro = do-
estudios de rutina, como los de control de planta. Las pro- lomita. b) Microestructura de luz transmitida de una arenisca con
betas que han de examinarse se preparan aplanándoles una fragmentos volcánicos de cuarzo, feldespato y mica. e) Igual que b)
superficie y luego puliendo esta misma superficie con abra- pero con luz polarizada y prismas cn1zados de Nicol, que ilustra
sivos sucesivamente más finos. El pulido final se efectúa con cómo puede aplicarse la microscopia de luz transmitida para identi·
polvo de diamante de 4 a 0.25 µm. Si la muestra de mineral ficar los componentes en minerales más complejos. Estas micro-
estructuras bidimensionales deben compararse con el frontispicio de
no es de un tamaño conveniente para manejarse {por ejem- ia--pfilte 1, el cllal iiUs1:.ra la natufateza tridimensiOñ-al más compleja
plo, astillas del producto de un molino), tiene que montarse de las diferentes fases. (Cortesía de H. W. Kobe.)
en un plástico antes de pulirla.
Pueden utilizarse varias propiedades para identificar los
minerales a la luz reflejada. El color es el más obvio, pero mación adicional, ya que muchos minerales tienen reaccio~
debe usarse con cuidado, primero porque los elementos nes únicas, algunos de los cuales muestran diferentes colores
presentes en trazas lo afectan, y segundo porque con el mi- (pleocroismo) al hacer girar el ejemplar, mientras que los que
croscopio el color se determina principalmente por el índice tienen estructuras cristalinas anisotrópicas exhiben colores
de refracción del mineral. La luz polarizada puede dar infor- que se vuelven claros y oscuros al hacer girar la muestra.
Bib/iograf1'a 43

Además pueden usarse pruebas químicas para colorear mi-


nerales específicos, indicar la textura, la duplicidad de cru-
cero o la existencia de elementos en trazas.
La dureza puede emplearse también como un auxiliar
para la identificación. 32 El método preferible es usar un
probador de microdureza, pero cuando no se dispone de
éste, a menudo puede estimarse la dureza por el relieve ge-
nerado por el pulido. Esto se origina porque los granos más
blandos se pulen quedando a un nivel más bajo que los gra·
nos más duros. El grano más blando puede distinguirse por
la prueba de la línea blanca; es decir, cuando se levanta el
microscopio (después de afocarse sobre el contorno del gra-
A l
no), la línea del lindero pasa del mineral duro al blando. A •
- ~ cA...
La iluminación del campo oscuro, cuando se tiene a dis-
posición, muestra los minerales translúcidos bajo la luz re- '" 60 60
Angulo de difracción, 20
40

flejada. Figura 1.7 Gráfica esquemática de un patrón de difracción por rayos


El examen por luz transmitida tiene mayor potencial que X de la titanomagnetita.
la microscopía de luz reflejada, pero las probetas son más
difíciles de preparar, y su análisis requiere de experiencia
considerablemente mayor. En este caso, las probetas o ejem- por referencia a conjuntos estándar de datos. 34 El límite
plares son secciones del mineral montadas en vidrio, las cua- inferior de detección para un mineral es de alrededor de 1 a
les se pulen a una forma suficientemente delgada para per· 10% (dependiendo del mineral), pero usando diversas sepa·
mitir el paso de la luz a través de los diferentes minerales. La raciones en las muestras pu1idas, pueden obtenerse muestras
apariencia de los minerales difiere a la luz polarizada, y las concentradas en forma tal que los minerales secundarios
características cristalográficas tales como la duplicidad tam· puedan identificarse abajo de estos límites.
bién son importantes para ayudar a la identificación.
La microsonda electrónica utiliza el análisis elemental
para identificar cadamineral.3º Puesto que en muchos casos BIBLIOGRAFÍA
varían las composiciones minerales y también debido a que
el instrumento es incapaz de detectar los elementos más li- l. W. C. Peters, Exploration and Mining Geology, Wiley (1978).
geros (inferiores al oxígeno), la identificación tiene que 2. "Markets", Eng. Min. J. (en cada ejemplar-mensual).
3. Metals Week (publicado semanalmente).
complementarse mediante el uso de estándares, así como 4. P. J. Lewis y C. G. Streets, "An Analysis of Base-Metal Smelter
por otras técnicas tales como la microscopía de luz transmi- Tenns", llth Commonwealth Min. and Metal/. Congr., Hong
tida y la difracción de rayos X. Estas limitaciones no son Kong, 1978. págs. 753·767, !MM (1979).
serias, y son compensadas con ventaja por la gran cantidad 5. H. B. Blaber, "Smelting, Refining and Marketing for Small
de información que puede obtenerse acerca de la distribu- Scale Mining", UN. Institute for Training and Research, Conf.
internacional sobre el futuro de Ja minería a pequeña escala.
ción de los elementos en los diferentes minerales. El micros- Resumido en Min. Eng., 31, 149-150 (febrero de 1979).
copio electrónico de barrido (SEM) con análisis de la energía 6. D. W. Gentry y M. J. Hrebar, "Procedure for Determining Eco-
dispersiva de rayos X (EDAX) tiene también capacidad para nomics of Small Underground Mines", Min. lnd., boletín 19,
efectuar análisis similares. En general es más fácil de usar, No. 1 (enero de 1976).
7. C. F. Page, "Factors lnvolved in Mineral Marketing'', en Mo-
pero da más información cualitativa que la información
dern Mineral Processing F7owsheers, 2a. ed., págs. 274-279,
cuantitativa que puede obtenerse con la microsonda. Denver Equipment Ca. (1965).
La difracción de rayos X es el método más confiable para _ 8. S. J. Lefond (Ed.), Indusrrial Minerals and Rocks, 4a. ed.,
identificar positivamente el mineral que ocurre en un mine· AIME (1975).
ral metalífero o mena dada. 3 3. 34 En la figura 1.7 se ilustra 9. M. Kwauk, "A System for Counting Variables in Separation
Processes'', A!ChE J., 2, 240-248 (junio de 1956).
un patrón típico de difracción de polvo. La distancia relati·
10. A. F. Taggart, Handbook of Mineral Dressing, Sección 19,
va entre las diferentes crestas es una medida única de la es- Wiley (1945).
tructura cristalina de los minerales, y la dispersión general 11. G. J. Townsend, "Material Balancing of Pilot-Plant Data",
es una medida de la distancia comprendida entre los átomos. AMDEL, Bol. No. 18, págs. 51-58 (octubre de 1974).
Además, las alturas de las diferentes crestas se determinan 12. R. L. Wiegel, "Advances in Mineral Processing Materials Balan·
ces", Can. Metall. Q.. 11, 413-419 (1972).
por el número atómico de los átomos situados en los dife-
13. R. L. Wiegel, "The Practica! Benefits of Jmproved Metallurgical
rentes puntos de la estructura de los cristales. Como conse- Balance Techniques", AIME/SME, Preimpresión No. 79-92.
cuencia, el patrón de difracción es único para un compuesto Presentado en la Reunión Anual del AIME de 1979, Nueva
cristalino dado (mineral), y su identificación puede hacerse Orleans, 1979.
44 Minerales, molinos y concentrados

14. J. W. White y R. L Winslow, "Flowsheet Analysis for Mass 24. J. D. Lowell, "Copper R.esources in 1970", Min. Eng., 22, 67-
Balance Calculations in Overdefined Metallurgical Systems 73 (abril de 1970).
with Recycle", AIME/SME, Preimpresión 79-80. Presentado 25. "Principles of the Mineral Resource Classification System of
en la Reunión Anual del AIME de 1979, Nueva Orleans, the U. S. Bureau of Mines and the U. S. Geological Survey",
1979, Boletín 1450-A (1976) del U. S. Geological Survey.
15. W. A. Hockings y R. W. Cal1en, "Computer Program for Calcu- 26. R. A. Elliott, "Examination of Mineral Fragments as a Guide
lating Mass Flow Balances of Continuous Flow Streams", to Mineral Dressing Procedures", Qzn. Min. J., 67, 92-94 (sep-
AIME/SME, Preimpresión 77-B-372. Presentado en la Reunión tiembre de 1966).
del Otoño de 1977 de AIME/SME. 27. W. R. Liebenberg, "Mineralogy and the Metallurgist", Miner.
16. R. L. Weigel, comunicación personal, 1972. Sci. Eng., 2, 3-23 (octubre de 1970)
17. "Mineral Commodity Summaries 1980", U. S. Bureau of Mines 28. R. D. Hagni, "Ore Microscopy Applied to Beneficiation", Min.
(l98Q). Eng., (Trans. AIME/SME), 30, 1437-1447 (octubre de 1978).
18 W. A. Vogely (Ed.)1 Economics ofthe Minerallndustry, AIME 29. L. D. Muller, "Sorne Laboratory Techniques Developed for Ore
(1976). Dressing Mineralogy", Trabajo No. 52, Int. Miner. Process.
19. U. Pctcrson. y R. S. Maxwe11, "Historical Mineral Production Congr., 1960, págs. 1047-1057, !MM (1960).
und Price 'fiends",Min. Erig., 31, 25-34 (enero de 1979). 30. J. D. Stephens, "Microprobe App1ications in Mineral Explo!'a-
20. W. G. B. Phi11ips y D. P. EdWards, "Metal Prices as a Function tion and Development Programs", Miner. Sci. Eng., 3, 26-3 7
of ÜIC Grade'', Resour Policy, 2, 167-178 (septiembre de (enero de 1971).
1976). 31. E. N. Cameron, OreMicroscopy, Wiley (1961).
21. G. W. Bain, "Production Growth Rate Stages as an lndex 32. M. Tarkian, "A KeyMDiagram for the Opticat Determination of
for Amount of Total Resources", llth Commonwealth Min. Common Ore Minera1s", Miner. Sci. Eng., 6,. 101-105 (abril de
and MetalL Congr., Hong Kong, 1978, págs. 13-23, IMM 1974).
(1979). 33. B. D.. CUllity, Elemenrs of X-ray Diffraction. 2a. ed., Addison-
22. W. C. Larson, "Uraniu1n In Situ Leach Mining in the United Wesley (1978).
States", U. S. Bureau of Mines Information Circular, IC 8777 34. L. G. Berry y R. M. Thompson, "X~ray Powder Data for Ore
(1978). Minerals: Thc Peacock Atlas", Memoria 85, Geo1ogica1 Society
23. J. D. Gilchrits, Exrracrion Mera/lurgy, 2a. Ed., Pergamon (1980). of America (1962).
Capítulo dos
Caracterización de las partículas

Ley de Tylk: "La suposición es la madre de todas las tonterías".

La evaluación de las características de las partículas es un En este capítulo también se analizan estos aspectos, junto
aspecto vital del procesamiento de minerales. En algunos con algunos de los métodos que se emplean para su deter-
casos, puede ser simplemente porque el producto tiene que n1inación.
satisfacer una especificación de tamaño. Mucho más impor-
tante es el uso del tamaño de partícula como medida de
control para los procesos de reducción de tamaño (frag-
2.1 TAMANO DE PARTÍCULA
mentación). En ocasiones, el material puede reducirse de
tamaño para incrementar el área de superficie y acelerar
así un proceso químico tal como el de lixiviación. Gene- Sólo las figuras geométricas regulares pueden ser descritas
ralmente, la reducción de tamaño se realiza para liberar los en forma conveniente en cuanto a su tamaño. Por ejemplo,
diferentes minerales presentes en un mineral metalífero o el tamaño de una esfera se define claramente por su diáme-
mena, y así poder llevar a cabo la separación (concentra- tro, y el de un cubo por la longitud de su borde. Un mineral
ción). Debido al costo relativamente alto de la reducción fracturado, en cambio, aun cuando originalmente haya sido
de tamaño y a las dificultades relacionadas con la separa- regular, está formado por partículas distintas de forma irre-
ción de minerales cuando se tiene una sobreliberación o gular que no pueden ser definidas con exactitud. Como con
una subliberación, es esencial lograr la reducción de tama- frecuencia es conveniente usar un solo número para des-
ño en su magnitud correcta. El tamaño de partícula se em- cribir una partícula, es necesario adoptar una descripción
plea comúnmente para medir el grado de liberación por la aproximada como si la partícula tuviera una forma defini-
relativa facilidad con que se toma la medida, y en este capí- da. A este número se le conoce con10 el dUímetro nomi-
tulo se analizan algunos de los métodos que se aplican para nal dn pero en general, y en esta obra, se le abrevia como
este fin. Sin embargo, antes de que pueda medirse el tama- "diámetro".
ño de partícula, es muy necesario comprender lo que real- Se pueden concebir diversos diámetros. Éstos se definen
mente significa la expresión de uso ambiguo "tamaño de ya sea en función de alguna propiedad real de la partícula
partícula"; este tema se analiza al principio del capítulo. como su volumen o el área de su superficie, o en función
En realidad, el tamaño no es una medida adecUada de la del comportamiento de la partícula en algunas circunstan-
liberación. Normalmente las partículas procedentes de cual- cias específicas, como por ejemplo, la sedimentación en
quier operación de reducción de tamaño tienen una gama agua bajo condiciones definidas.' En la tabla 2.1 se defi-
de características, haciéndose imposible lograr una descrip- nen algunos de los diámetros nominales más útiles. Es de
ción pi'ecisa de tal producto, en vista de que es necesario comprenderse que el diámetro que se obtenga para una
tener en cuenta: partícula irregular dependerá de la técnica de medición que
se aplique, y ésta debe ser relevante para el aprovechamien-
• El "tamaño" de cada partícula. to final de los datos. Por ejemplo, un diámetro de Stokes,
• El tamaño "promedio" de todas las partículas. dsu que se detennina en condiciones de flujo laminar, no
• La .. forma" de las partículas. sería aplicable bajo condiciones de flujo turbulento, porque
• La gama de tamaños de partícula. en esta última situación la partícula se orienta por sí misma
• Los n1inerales que ocurren en las partículas. para dar el máximo arrastre, mientras que en la primera si-
• La asociación de los minerales en las partículas. tuación tiene una orientación aleatoria. Por lo tanto, es

45
46 Caracterización de las partículas

Tabla 2.1 Diámetros nominales. Tabla 2.1 (Continuación).

Nombre Diámetro El valor medio de la


Símbolo adecuado Base de Feret distancia comprendida
entre pares de tangentes
do Diámetro de una esfera paralelas al contorno
proyectado de la
Diámetro El ancho de la abertura partícula.
dA
del tamiz cuadrada mínima por la
que pasa la part{cula, Diámetro La longitud de fa
de Martin cuerda media del
d, Diámetro de (S/1T) 112 El diámetro de una contorno proyectado
superficie esfera que tiene la de la partícula.
misma área de
superficie que la Valores t(plcos solamente; el valor real depende de la forma de la
partícula (......., 1.28 dA)*. partfcuta.

dv Diámetro (6V/1r) 113 El diámetro de una


de volumen esfera que tiene el de vital importancia definir el diámetro nominal utilizado
mismo volumen que la siempre que se mencione el tamaño de partícula.
partícula(,...,, 1.10dA)*. En general, la relación de cualquier par de diámetros no-
112 minales (tabla 2.1) es constante en una gama de tamaños
da Diámetro l4A p /11) El diámetro de una
del área esfera que tiene la
razonablemente amplia para cualquier material en particu-
proyectada misma área proyectada lar? Si bien, la magnitud de las relaciones dependerá de la
que la part(cula, vista forma de la partícula, es posible correlacionar los análisis
en dirección de tamafio grueso y fino obtenidos por métodos diferentes
perpendicular a un (ver ejemplo 2.1).
plano de estabilidad
("'"' 1.41 dA)*.

dd Diámetro de El diámetro de una 2.2 PRESENTACIÓN DE LOS DATOS DE


arrastre esfera que tiene la DISTRIBUCIÓN DE T AMANOS
misma resistencia al
movimiento que la
partícula, en un fluido
Debido a que normahnente es impráctico medir cada par-
de la misma viscosidad tícula en forma individual, el análisis de tamaños se efectúa
y a la misma velocidad dividiendo las partículas en un número de intervalos de ta-
(,....,,ds cuando Rep es maño adecuadamente estrecho. Los datos se presentan co-
pequeño). múnmente en forma tabular (tabla 2.2), pero las formas
Diámetro El diámetro de una
ilustradas o gráficas, como las del trazo de la cantidad con-
d,
de caída esfera que tiene la tr~ el tamaño de partícula, dan una mejor representación
libre misma densidad y (figura 2.1).
la misma velocidad También pueden usarse ecuaciones matemáticas para des-
en ca{da libre que cribir las distribuciones de tamafios. Aunque se han hecho
la partícula, en un
fluido de la misma intentos para relacionar éstas con la mecánica real de la
densidad y viscosidad. fractura, la mayoría de ellas son relaciones empíricas que
constituyen simplemente una descripción conveniente de
dsr Diámetro El diámetro de caída los datos. Pueden ser útiles cuando se tienen que mane-
de Stokes 18 Voo libre en la región de jar los datos, pero frecuentemente esto necesita del uso
lp.-pJg flujo laminar
de una computadora, y bajo tales condiciones, una repre-
(Rep < 0.2)
(-0.97 dA)•. sentación de matrices de los datos reales es igualfuente con-
= (d 3vldJ"
2 veniente y más confiable.

dvs Diámetro de d3 vlds2 El diámetro de una 2.2.l Fracciones de los tamaños


superficie esfera que tiene la
específica misma relación de área La selección de los intervalos de tamaños es importante para
de superficie a volumen
recabar datos, y una progresión geométrica de los intervalos
que la partícula.
es mucho más realista que una serie aritmética. Considérese
Presentación de los datos de distribución de tamaños 47

Tabla 2.2 Análisis representativo de tamices. La propiedad, o base que se utiliza para determinar la
cantidad de partículas que hay en cada intervalo de tama-
Porcentaje
Abertura* Abertura Porcentaje acumulativo
ños es también significativa. Las propiedades usadas común-
mm µm promedio** retenido que pasa mente son la masa (o el volumen), el área superficial, la lon-
gitud o el número. Por razones de facilidad de medida, la
(mm) +9.50 11.55 mm 0.03 primera es más práctica para las partículas pequeñas, y la Úl-
-9.50 +6.80 8.15 0.43 99.97 tima puede ser adecuada para partículas muy grandes. El
-6.80 +4.75 5.78 2,03 99.54
áre~ superficial y la longitud, siendo experim~ntalmente
-4.75 +3.40 4.08 4.17 97.51
-3.40 +2.36 2.88 6.97 93.34 más difíciles de medir, están restringidas para situaciones
-2,36 +1.70 2,03 9,59 86.37 especiales.
-1.70 + 1.18 1.44 10.94 76.78
-1.18 +850 1.02 10.80 65.84 2.2.2 Representaciones gráficas
-850 +ooo 725 µm 9.91 55.04
-600 +425 512 8.42 45.13
Gráficamente, los datos se presentan convencionalmente
-425 +300 362 7.12 36.71
-300 +212 257 6.10 29.59
representando en la escala horizontal (eje x-x) el tamaño
-212 +150 181 5.23 23.49 de partícula y en la escala vertical (eje y-y) la cantidad
-150 +106 128 4.38 18.26 medida de la característica. Se emplean dos sistemas para
-106 +75 90 3,85 13.88 presentar la cantidad; en el primero se representa la canti-
-75 +53 64 2.91 10.03
dad que hay en cada fracción de tamaño (como cantidad
-53 +38 45 2.14 7.12
-38µm 19 4.98 4.98 absoluta, fracción o porcentaje), y en el segundo se repre-
senta la cantidad acumulativa (fracción o porcentaje) que
• Escala de diámetros: Figuras 2.1c, d, e, f. hay arriba o abajo de un cierto tamaño.
•• Escala de diámetros: Figuras 2, 1a, b.
Para ilustrar algunos de los métodos que se emplean para
trazar gráficas adecuadamente así como sus méritos relati-
el caso de una muestra de partículas subdividida en los in- vos, se proporciona la figura 2.1 en la que se utilizó el aná-
tervalos de tamaños dados por las series siguientes: lisis de tamaños de la tabla 2.2. El método más simple es
trazar un hlstograma de la frecuencia de la característica,
Serie Serie en este caso el porcentaje de material que hay en el inter-
Intervalo aritmética (cm) geométrica (cm) valo de tamaños, contra los intervalos de tamaños, como
se ilustra en la figura 2.la. Si los inteivalos de tamaño son
1 o.JO 1-2 suficientemente pequeños, el histograma puede presentarse
2 10-20 2-4 como una cuiva continua. Nótese que si se hace en esta
3 20-30 4-8 forma, se considera que el tamaño de partículas de cual-
4 30-40 8-16 quier intervalo dado es la media aritmética de los límites
5 40-50 16-32 de dicho intervalo. El hecho de que la escala de la carac-
6 50-60 32-64 terística represente la frecuencia, la fracción o el porcen-
taje, carece de importancia, si bien las últimas dos escalas
Si el intervalo de tamaños es pequeño en comparación con ofrecen un cuadro cuantitativo más directo de la distribu-
la distribución total de tamaños, puede suponerse que las ción relativa del material en toda la gama de tamaños. Es
partículas de cualquier intervalo tienen un tamaño prome- también por esta razón que estas escalas deben ser lineales
dio dado por la media aritmética de los dos límites del in- y no logarítmicas.
tervalo. En el caso de la serie geométrica, por tanto, el ta- Una desventaja importante de la figura 2.la es la concen-
maño promedio de la partícula de cada intervalo guarda tracción de la escala de tamaños en el ex tremo de finos. En la
siempre una relación co.nstante respecto a la del intervalo figura 2.lb se utiliza una escala logarítmica que despliega
adyacente (2: 1 en este ejemplo). En el caso de la serie arit- los puntos de los datos uniformemente a lo largo de la di-
mética, los promedios de los dos primeros intervalos tienen rección x porque los intervalos de tamaños están en una
una relación de 3: 1 (15:5), pero la relación se aproxima a serie geométrica. A menos que haya una muy buena razón
!: 1 (55 :45) en los últimos dos intervalos. Esta desventaja para hacerlo de otra manera, el tamaño de partícula debe
notable de la serie aritmética se acentúa aún más cuando se trazarse siempre en una escala logarítmica.
consideran las distribuciones de tamaño que se encuentran En la práctica, los trazos de frecuencia contra tamaño,
en el procesamiento de minerales, en donde la gama de ta- como el de la figura 2.lb, no se utilizan mucho en el pro-
maños de partículas que interesa puede implicar un factor cesamiento de minerales. Tienen, sin embargo, una ventaja
de 103 o mayor. particular en cuanto a que la fractura a un tamaño de grano
48 Caracterización de las partículas

99.0

90.0

eo.o
70.0
60.0
50.0
'll 4Q.0

l[ 30.0
~ 20.0

-~
-!!! 10.0

Diámetro fh, mm
1
·~
~
ó'.
''

Diámetro, dA

100¡tm ,.. 10mm

Diámetro, fh

. ""
l[ 95

~ 90

-~ 70

"~
."
!<
50

"

i
Diámetro, dA
''~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~....;
10µm 100µm 1.0mm 10mm

Diámetro, dA

Figura 2.1 Seis métodos de representación gráfica de los datos de


distribución de tainaños de la tabla 2.2. a) Gráfica de frecuencia en
escala lineal b) Gráfica de frecuencia en escala semi-log, e) Gráfi-
ca acumulativa en escala semi-log. d) Gráfica acumulativa en escala
log. e) Gráfica acumulativa de Weibull o Rosin-Rammler. f) Grá-
Diámetro, dA fica acu1nulativa en escala probabilidad-logarítmica.
Presentación de los datos de distribución de tamaños 49

99.9

•j 12 90 50

80 98.
Q3 10
80 70
fü 60 95
50
{l
90
-~ 70
"30
~ 80
20
-~ 60
5 70
60

J 50 50

"
.30
40
20
1.0 10
Diámetro dA, mm '" 30

0.5 5
Figura 2.2 Gráfica de frecuencia de distribución de tamaños, en !a 20 0.5
que aparece la cresta secundaria indicativa de la fractura en los con-
'1
tornos de los granos.
0.5

característico puede manifestarse como un máximo secunda·


o
Aritmética
OJ
Logarítmica de Aosin-
º·'
de Probabilidad
Rammter
rio en tal trazo (figura 2.2). Puede ocurrir una peculiaridad Figura 2.3 Comparación de cuatro escalas que se usan para el por-
similar con materiales heterogéneos, en donde cada mineral centaje acumulativo que pasa por el tamaño~.
puede tender a fracturarse a su propio tamaño característi·
co. Sin embargo, para que se manifieste esta peculiaridad,
deben emplearse intervalos de tamaños suficientemente muchas situaciones. En algunos casos, los datos de reduc-
estrechos, ya que de lo contrario los máximos se mezclan ción de tamaño pueden ser lineales sobre una buena parte
o confunden unos con otros. de los intervalos de tamaños, particularmente en los tama-
En muchos casos puede efectuarse un análisis de tarna· ños finos. Sin embargo, esta cualidad de adaptación puede
ños para determinar la cantidad de material mayor o me· ser engañosa debido a lo ilegible que resulta la parte supe·
nor que un tamaño especificado. Por esta razón lo más co· rior de la escala. El uso preferido de este método, a pesar de
mún es trazar los datos como la cantidad acumulativa de sus limitaciones, se debe principalmente a su facilidad de apli-
material contra el tamaño en escala logarítmica. En la fi. cación, y la fácil obtención de papel adecuado para graficar.
gura 2.3 se hace una comparación de algunas de las escalas La representación de Rosin-Rammler o de Weibull, ilus·
que hay en uso común. En la figura 2. lc se presenta el trazo trada en la figura 2.le, traza el In recíproco (1 - y-) contra
de un porcentaje acumulativo (escala lineal) de material que d 11 , en donde y- es la fracción acumulativa que pasa por el
pasa por el tamaño dn contra el tamaño en escala logarít- tamaño dw Este método amplía ambos extremos de la esca·
nlica de los datos de la muestra. Por comparación con las la y-, aunque los tamaños finos no se amplían como en el
representaciones gráficas anteriores, debe notarse que el trazo log-log. Una ventaja de este trazo es que algunos de
valor del tamaño usado es el límite del tamaño real y no los datos de reducción de tamaño son relativamente linea-
el tamaño promedio. Si bien, la figura 2.lc parece ser una les. Por otra parte, la crítica frecuente de que la representa·
presentación satisfactoria de los datos, no se emplea mucho ción de Weibull implica la toma de logaritmos dos veces, es
por dos razones. Primero, porque la forma de "S" de la cur- en realidad injustificada, porque el doble logaritmo se aplica
va es difícil de expresar matemáticamente, y segundo, por- a un recíproco, lo cual es totalmente diferente. Harris3 sos-
que los dos extremos de la escala vertical no se extienden tiene que éste es el método preferido para la presentación
suficientemente. de datos de reducción de tamaño, pero su uso parece ha-
La representación más favorecida en cuanto a uso es berse visto restringido por la escasez de papel adecuado para
el trazo relativamente conveniente del tamaño dn contra el graficar (ver el apéndice D).
porcentaje acumulativo (o la fracción) abajo (o arriba) En la figura 2.lf se trazan los datos en una escala de proba-
del tamaño dn; al cual con frecuencia se le llama trazo de bilidad logarítmica. Aunque esta representación se emplea
Gaudin-Schuhmann o de Gates-Gaudin-Schuhmann (figu- comúnmente en otros campos de la ingeniería, raramente
ra 2.ld). Aunque da una distribución extendida satisfacto- se aplica en el procesamiento de minerales. En realidad, da
ria de los datos en la región de los tamaños finos (en la que una ampliación de la escala y similar a la de la representa-
ltistóricamente se ha centrado considerable atención), la ción de Rosin-Rammler (figura 2.3), aunque los datos de
representación de los tamaños gruesos es inadecuada para reducción de tamaño no son, por lo general, tan lineales.
so Caracterización de las partículas

En los casos en que es importante la linealidad, ésta puede Los datos aparecen representados gráficamente en la figura
obtenerse,1 • 4 por ejemplo, trazando d • d'máxf(dmáx - d) E2.l.l. Lectura de los valores de dn a y-= 5%, dAfdM ~
en vez de d, ya que los datos de reducción de tamaño son 38/35.5 = 1.07.
generalmente asintóticos a un tamaño dmáx· Empero, si se
da como ahora ocurre, menos atención a la adaptación de
ecuaciones, dicha linealidad no es ya tan significativa y Al seleccionar un método para representar los análisis de
se ve más que compensada por la escasez de papel para tamaños, debe tomarse en cuenta primordialmente elpropó-
gráficas. El método tiene la ventaja potencial de que si los sito, el cual puede ser uno o más de los siguientes:
datos son lineales (tal como una fracción del tamaño fino
del material puede bien serlo), son adecuados para un ma- • Exponer gráficamente los datos con óptima claridad.
nejo matemático conveniente 2 ' 4 • 5 (sección 2.3); • Establecer la adecuación de una ecuación y determi-
nar los parámetros.
Ejemplo 2.1. Se efectuó un análisis de ciclodimensionado • Comparar dos grupos de datos.
en la fracción de malla de -53 µm del material indicado en
la tabla 2.2. Las fracciones de tamaño del ciclón se fotogra· Sólo cuando se han satisfecho dichos criterios debe tomarse
fiaron luego con un SEM y se determinó el dM a partir de en cuenta la conveniencia:
las fotografías. Los resultados fueron:
2.2.3 Representaciones matemáticas
ación dM (µm) (%)
Se han presentado diversas ecuaciones para describir la dis-
1 49.2 0.04 tribución de tamaños de un producto de reducción. 6 - 13 A
2 42.2 1.64 pesar de las afirmaciones de que algunas de ellas están ba-
3 34.1 1.50 sadas en los fundamentos de la fracturación, todas son en
4 23.6 J.26 realidad relaciones empíricas, las cuales en mayor o menor
5 16.! 0.97 grado son capaces de describir la distribución de tamaños
Drenado J.71 en los procesos de reducción. Estas ecuaciones son todas de
la forma general
7.12%

¿Cuál es la distribución acumulativa de tamaños y la rela- Y;; = fn (~) (2.1)


ción de dM a dA para este material?

Solución. Para preparar la distribución acumulativa de ta-


maños es necesario determinar el tamafio de corte de reten-
ción de cada ciclón. Debido a la pequeña masa retenida en
el ciclón 1, este tamaño se toma como el tamaño de corte
aproximado..Los tamaños de corte entre los otros ciclones ~
se toman como la media aritmética del material en los dos •o. ' ••
ciclones. El tamaño de corte del ciclón 5 se toma de la rela-
,• "
"e>
ción existente entre los ciclones 4 y 5. Así:
..§,
·~

TamañO de corte Cantidad e


en retención acumulativa •
Ciclón (µm) que pasa(%) '!o
~
49 7.08 <\:
42.2 + JI.!
2 = 38 5.44
2
34.1 + 23.6
3
2
= 29 3.94
23.6 + 16.1 Diámetro, µ.m
4 = 20 2.68
2
16 1 Figura E2.l.l Distribuciones acumulativas de tamaños del ejem-
5 161
. X 20· = 13 J.71 plo 2.1.
Diámetros promedio SI

Tabla 2.3 Fórmulas de distribución de tamaños. 2.3 DIÁMETROS PROMEDIO

Nombres Ref. Fracción de Ec, Significado Una vez que se ha definido un diámetro adecuado y que se
comúnmente masa acum, que No. de d* ha medido por un método apropiado, puede resultar con~
usados pasad, y- veniente obtener una medida del tamafio promedio de una
Probabilidad Tamaño
distribución de partículas. Nuevamente, existen disponibles
4 2.1a
logarítmica erf [•n !~d• I] mediano de muchos métodos. Uno de los más simples es el valor de ocu-
partícula rrencia más común, representado por la cresta o pico de la
curva de la figura 2.la. Tiene poca aplicación en el proce-
Rosin-Rammler 6,7 2.1b Tamaño al samiento de minerales en comparación con los diámetros
o Weibull 1 · e:icp [·!d/d•¡s) cual
y-=0.632
promedio restantes, los cuales pueden considerarse perte-
necientes a tres grupos: diámetros medianos, diámetros de
Schuhmann o 8·10 2.1c Tamaño media geométrica y diámetros estadísticos.
Gaudin ·Schuhmann máximo de
o Gates·Gaudin · (•1•·]" parti'cula 2.3.1 Diámetros medianos
Schuhmann

Broadbent ·Cal lcott 11 2.1d Tamaño El nivel de tamaño general puede ser dado por el tamaño
1 • e:ice [-ldtd•ij
1 - e:icp 1-11 máximo de de la mediana, el cual puede expresarse como:
partícula

Gaudin -Meloy 12 2.1e Tamaño


1 · (1 ·ld/d"IJ" (2.2)
máximo de
parti'cula

Ecuación de 3 13 2.1f Tamaño (~ = fracción acumulativa de todas las partículas más pe-
parámetros de 1 • (1 • (dfd•¡S] tt máximo de queñas que el tamafio dn; dnmu = diámetro mediano ba-
Harris partícula sado en la propiedad medida: la tabla 2.4 da una nomen·
clatura estándar para la~ diferentes propiedades "u" que
pueden medirse). Por ejemplo, si se determina la cantidad
(Y,; =la fracción acumulativa (o porcentaje), medida sobre de material de cualquier tamaño por la masa, el diámetro
la base (o caracterísHca) u, más pequeña que el tamaño dn; mediano de masa dnm 3 significa que la mitad de la masa
d* = un tamaño de referencia). Como d* es un indicio del del material está formada por partículas más gruesas que
tamaño medio de la partícula, frecuentemente se 1€'. cita el diámetro mediano' de masa, y la otra mitad por partícu-
como el módulo de tamaño. Cuando la ecuación tiene un las más finas. El diámetro mediano es, por lo tanto, el pun-
límite superior de tamaño} .d* es en efecto el tamaño máx.i- to del 50%. en cualquier curva de distribución acumulativa
mo de partícula que hay en la distribución. Si la ecuación (figura 2.1) obtenida en función de la característica desea·
no tiene límite superior (por ejemplo, en el sistema Rosín- da. Si el material obedece una relación log-probabilidad (fi·
Rammler), d* es un poco más cercano a una media verda- gura 2.lf), los diámetros medianos están relacionados por 5
dera.
Las ecuaciones incluyen también un segundo parámetro, dnmu = dnm' exp[(u - z) ln2 0') (2.3)
al cual puede llamársele módulo de distribución, en vista de
que es una medida del despliegue de los tamaños de par- (dnmu = diámetro mediano, base u (tabla 2.4); dnm> = diá-
tícula. Generalmente, aparece como un exponente en la metro mediano de base z; a = desviación geométrica están-
ecuación. Se han propuesto algunas ecuaciones con un ter· dar). Debe tenerse extremo cuidado al interpretar las res-
cer parámetro para explicar el sesgamiento de la distribución puestas cuando u y z difieren por más de una unidad, ya
de tamaños, 13 pero esto presenta una complejidad adicio-
nal que raras veces se justifica. Tabla 2.4 Bases para expresar la distribución de tamaños.
En la tabla 2.3 se hace un resumen de algunas de las
Base Variar de
ecuaciones comunes, y se estudian con mayor detalle en la
uoz
sección 7.1. Con el advenimiento de las técnicas de compu-
tadora, estas ecuaciones no son tan útiles como lo fueron Número o conteo• o
antes. Es conveniente, sin embargo, su conocimiento en re- Lineal (o longitud)
lación con los métodos de representación descritos, en vista Superficie {área) 2
de que algunas representan líneas rectas en las gráficas apro- Volumen (o masa) 3
Momento 4
piadas de la figura 2.1.
52 Caracterización de las partículas

que los errores aumentan en proporción a la potencia de la Estos diámetros medios tienen significado en cuanto a
diferencia entre u y z. que la distribución de las partículas irregulares puede ser
caracterizada por su número total, longitud, área y volumen
2.3.2 Diámetros de media geométrica (o masa) y puede, a su vez, ser representada por un grupo
de partículas uniformes que tienen dos y sólo dos caracte-
Los diámetros de media geométrica no tienen significado rísticas de las partículas irregulares (figura 2.4). Los diver·
físico. Se basan en la suposición de una graduación unifor- sos diámetros estadísticos derivados de la ecuación 2.8 re-
me en tamaños desde el máximo hasta el mínimo y suponen presentan, por lo tanto, el posible acoplamiento de las
asimismo un número igual de partículas en cada intervalo características. Por ejemplo, dn 32 representa el diámetro
de tamaños. La media aritmética se obtiene con la ecuación nominal medio, siendo el volumen total y la superficie to-
tal comunes a los grupos de partículas irregulares y uni-
formes.
(2.4)
Desafortunadamente, se han dado diferentes nombres
a muchos de los diámetros estadísticos en las diferentes pu-
en donde la barra horizontal designa un diámetro medio. blicaciones.1• 5 • 14 ' 15 Por esta razón, se recomienda con
Esta media tiene poca aplicación en el procesamiento de insistencia la designación con subíndices, usando los valores
minerales, excepto como se mencionó antes para dar el ta- de p y q, para representar el orden de las propiedades me-
maño promedio entre dos intervalos de tamaño, o en el didas. La tabla 2.5 muestra claramente el uso de este siste-
poco probable caso del material que tiene una distribución ma, junto con algunos de los símbolos, nombres y campos
normal. de aplicación en uso común.
La media geométrica se obtiene con la ecuación Si los datos se ajustan a una función lag-probabilidad, el
diámetro medio puede calcularse por la expresión: 5
d,,,, = (d,d,d3 , •• dN)llN (2.5)
l ¡¡ _ "E(N log d.) - _
dnqp - dnmu exp
(q + p2 - 2u ln 2
(j
)
(2.9)
og ,,,, - "EN (2.6)

(N = número de partículas). Ésta tiene cierto valor en las Ejemplo 2.2. ¿~uáles g¡n los diámetros medios d 43 y d 10
distribuciones logaritmo-normal.
(estrictamente dA 43 y dA 10 ) de la muestra de la tabla 2.2?
La media armónica es el número de partículas dividido
Solución. En principio, los diámetros medios pueden calcu-
entre la suma de los recíprocos de los diámetros de las par-
larse por la ecuación 2.8 o la 2.9. Debido a que las cantida-
tículas individuales, es decir,
des que hay en las fracciones de tamaño de la tabla 2.2 se
expresan por masa, u ;:. 3.0 Y Qu se transforma en la ecua-
(2.7) ción 2.8 en mi. Los valores de a y dAm 3 para usarse en la
ecuación 2.9 pueden obtenerse de la representación log-
probabilidad de la figura 2.1.f. (De hecho la información
Debido a que está relacionada con la superficie específica,
relevante puede obtenerse de cualquier representación acu-
tiene aplicación cuando afecta al área de superficies de la
mulativa.)
muestra.

l. d.,:
2.3.3 Los diámetros estadísticos
aplicando la ecuación 2.8
Existen varios diámetros estadísticos, los cuales pueden
obtenerse por medio de la ecuación general

(2.8) "Emd
= "Em

Wu = cantidad de material medida por la característica u es decir,


(por ejemplo, cuando u = 3, Qu es la masa de la fracción
de tamaño representada por el tamaflo dn); p, q =los sub· 0.03 l J.55 + 0.43 X 8.15 + 2.03
X
índices y exponentes característicos usados para definir el -
d43
X 5.78 • · · 4.98 X 0.019
= --------'-"-'----'""-''---"'-"''-"
diámetro medio. Los valores de p y q se asignan en la misma 100
forma que el subíndice u en la tabla 2.4). 1.17 mm
Diámetros promedio 53
'
~
Grupo no uniforme: 20 esferas, diámetros 1,2,3, .. 20 unidades {u = 0) N dqp !V
" 5
't*l
20 23,090 9,016 0.390

Sistemas uniformes equivalentes:

Mismo número, misma longitud (q = 1, p = 0)

20 10.50 12,123 6,927 0.571

Mismo número, mismo volumen total (q "' 3, p = 0)

20 13.02 23,090 10,644 0.461

Mismo volumen, misma área superficie! (q = 3, p = 2)

12.15 15.37 23,090 9,016 0.390

Figura 2.4 Ejemplos de la forma en que el diámetro de las esferas de tamaño uniforme representa al diámetro medio de un arreglo de 20
esferss no unifarmes, de diámetros 1, 2, 3 20 unidades. (Según Heywood. 2)
j • , , , ,

Aplicando Ja ecuación 2.9: de Ja figura 2.Jf, dAm' Nuevamente, debido a Ja deficiente aproximación Jog-
700 µm, y probabilidad, debe seleccionarse un valor realista de
a para aplicarlo en la ecuación 2.9. Como '{[¡ 0 es una
2200 media de orden bajo, ponderado al número de par-
<7 = d 84 . 13 /d50 = = 3.14
700 tículas, el valor de a debe seleccionarse teniendo esto
o sea,
700 presente. Como el número de partículas tendrá que
<7 = d50( dlS.81 = 125 5.6 ser alto en las fracciones de tamaños pequefios, e in~
significante en las fracciones de tamafios grandes, se
Como d 43 es una media de alto orden, la masa es el tomará a = 5.6. En consecuencia,
parámetro de partícula más significativo, y como las
partículas más grandes contienen Ja mayor parte de Ja -
dio = 700 exp
(1+0-2X3 In' 5.6 )
masa, el valor de a determinado a partir de ds4.13/dso 2
es un mejor valor "promedio". En consecuencia, = 0.4 ¡Lm

- = 700 exp (4 + 3 - 2
d X 3 In' 3.14 ) A primera vista, esta respuesta puede parecer incorrecta al
43
2 compararse con la calculada por medio de la ecuación 2.8.
= 1.35 mm En realidad, es la ecuación 2.8 la que es inadecuada en este
caso. El examen del cálculo efectuado indica que es Ja frac-
valor que es una aproximación satisfactoria a la res- ción del tamaño más bajo la que determina prácticamente
puesta anterior. la magnitud de d10 , es decir,
2. d¡o:
aplicando la ecuación 2.8
4.98119'
4.98119" = 19 ¡Lffi
d(l-l)) - °2,md<I-3)
10 - "'i,md(O 3l
_ 2.m(d' En consecuencia, es necesario determinar la parte más
- 2.m(d 3 baja del análisis de tamaños antes de poder usar la ecua-
ción 2.8. Aunque puede extrapolarse la figura 2.1/ para
es decir,
obtener las fracciones de tamaño más bajas, este método
0.03/11550 2 + 0.43/8150 2 equivale a utilizar la ecuación 2.9. En forma realista, la
- - + 2.03/5780 2 ••• 4.98/19 2 media d;, 0 pierde su significado cuando la muestra tiene
dlO - 0.03/11550 + 0.43/8150 3
3 una distribución de tamaños relativamente amplia. Sin
+ 2.03/5780 3 ••• 4.98/19 3 embargo, estos ejemplos demuestran que cuando la mues-
= 21.7 ¡Lm tra no se adapta a una clistribución de tamaños lag-proba-
54 Caracterizaci6n de las parlículas

Tabla 2.5 Diámetros estadlsticos medios. bilidad, puede ser igualmente confiable el empleo de la
ecuación 2.9, y más conveniente que el de la ecuación 2.8.
Usados por Campos de
Símbolo Subíndices Orden otros autores aplicación
preferido posibles
q p Nom- Símbo-
bres los 2.4 FORMA DE LA PARTÍCULA

dnoo o o o Geomé-
La forma de una partícula puede ser importante en diversas
trico 5
situaciones, en cuanto a que puede afectar propiedades tales
dn10 o Aritmé- Compara- como el área de superficie, la densidad global y el flujo. A
15
tico dL cienes de menudo se emplean descripciones cuantitativas tales como
15
Lineal 5' evapora- angular, laminar y modular, pero éstas resultan inadecuadas
Número 5 ción de
Longitud
14
gotas
cuando es necesario hacer un análisis matemático.
Número· En general, para partículas irregulares, las relaciones del
1 volumen al cubo del diámetro y del área superficial al cua·
longitud
drado del diámetro son constantes y definen eficazmente
dn20 2 o 2 Superfi- Adsor· factores de forma. 1 El factor de fonna real dependerá con-
cies' 14, is d, ción,
Superficie ti'itura-
secuentemente del diámetro nominal que se use para medir
a núrnero 5 dA ción, la partícula, pero el valor puede ser relacionado con una es-
Número· difusión fera de referencia adecuada, como sigue:
superficie 1 dela luz
Sp = Asnd~ = 7rd~ = 7Td~ (2.10)
dn30 3 o 3 Vol u- Compára·
mens' 14, is dv ción, ato·
Volumen a mización V->-.
p-vn d'-!!_d'-!!_d'
n-6r-6v (2.11)
número 5 dm
Número·
votumen 1 dv (Sp = área superficial de la partícula irregular y la esfera de
referencia; vp = volumen de la partícula irregular y la es-
dn21 2 3 Superficie Adsorción
fera de referencia; dn = diámetro nominal de la partícula
a dláme-
tros' 14. IS irregular; dr = diámetro de la esfera de referencia; Asn = fac-
dsd
Longitud- tor de forma de superficie (sobre la base del diámetro no·
superficie 1 minal dn); '-vn =factor de forma de volumen [sobre la base
del diámetro norrúnal dn ]).
dn31 3 4 Volumen Evapora-.
Si la muestra contiene un gran número de partículas de
a diáme- ción, difu·
tros' 15 sión mo- tamaño variable, se usa entonces el diámetro medio:
dvd
lecular

dn32 3 2 5 Volumen Transfe·


s. = Asnqp¡j~flP = 7T(d,) 2 = 7T(d,)2 (2.12)
a super· rencia de
ficies' 14, 15
Sauter5
dvs masa,
reacciones
-
Vp = AvnwdiflP =
- 1T -
6 (dr)3 = %(dv)' (2.13)
dvA
Superficie· catalíti-
volumen 1 dvs cas, flujo en donde los superíndices de barra y Jos subíndices qp indi·
de flui- can que se trata de un valor medio. En la práctica deben
dos, estu-
tratarse con cuidado los valores promedio, en vista de que
dios de
eficiencia el factor de fonna puede cambiar con el tamaño de la par-
tícula.
dn43 4 3 7 Masa-su Combus- Los factores de forma de volumen pueden determinarse
perficie 15 dms tión, mo- experimentalmente en los valores bajos hasta alrededor de
Volumen- lienda
momento 1
150 µm, midiendo el número, el tamaño medio, la masa y
Peso- la densidad de una estrecha fracción de tamaños de partícu·
momento las.2 Los factores de forma de superficie son más difíciles
De de evaluar, por la dificultad que presenta la medición del
8rouckere 5 área superficial de las partículas pequeñas. 16 Por otra parte,
Forma de la partf'cula 55

aunque puede medirse el área superficial (seccionar 2.6.5 Comúnmente se usan dos factores de forma más. Uno es
a 2.6.7), debe tenerse cuidado porque el resultado obteni- la esfericidad >V:
do depende del método empleado. Pueden hacerse estima-
ciones de los factores de forma de superficie por analogía área superficial de la esfera del
geométrica a partir de las mediciones de partículas más
mismo volumen que la partícula
grandes. >V= (2.18)
Heywood2 • 16 presenta un análisis más riguroso de los área superficial de la partícula
factores de forma; en éste se considera que la forma de una
De las definiciones de la tabla 2.1, se desprende que
partícula tiene dos características distintas: las proporcio-
nes relativas de longitud, ancho y espesor, y la forma geo-
métrica. Las proporciones relativas se evalúan mediante (2.19)

relación de elongación, ~e= longitud/ancho (2.14) y sustituyendo las formas apropiadas de las ecuaciones 2.1 Oy
relación planar, ~)tF;:;: ancho/espesor (2.15) 2.11, puede demostrarse que

La característica de forma geométrica es un factor de


(2.20)
forma volumétrica que representa el grado al cual se apro-
xim•ría una partícula, si fuera equidimensional (longitud =
ailcho = espesor), a una forma geométrica ideal, como, por La relación de las superficies específicas ffi s es el otro fac-
ejemplo, un cubo, un tetraedro o una esfera. Se han presen- tor de forma,.dado por la relación de la superficie de las
tado valores basados en un diámetro de área proyectada da partículas a la superficie de una esfera del mismo diámetro
para este factor A.a, los cuales aparecen en la tabla 2.6. (generalmente el diámetro de la malla):
Puede demostrarse que este factor equidimensional está
relacionado, para este diámetro nominal, con el factor de ¡¡¡ s, (2.21)
forma real, mediante la ecuación '= 6/pdA

(2.16) (S 0 =superficie específica, es decir, área/unidad de masa).


En la tabla 2. 7 se dan algunos valores típicos de los fac-
tores de fo1TI1a.
Heywood encontró que el factor de forma del área su-
perficial equivalente Asa puede evaluarse por medio de una
relación empírica
Ejemplo 2.3. Se va a concentrar un mineral de fosfato por
flotación. Las pruebas han demostrado que aun cuando las
partículas finas de fosfato absorben colector, estas partí-
rn:e
Asa ;:;: 1.57 + K 0 ( A ) "' (2.17)
Tabla 2.7 Valores típicos de los factores de forma.
en donde K, es una constante que depende de la forma geo-
Tipo de material
métrica. En la tabla 2.6 2 se presentan algunos valores típi- '-va '-sa
cos. Partículas redondeadas:
arenas desgastadas
Tabla 2.6 Datos para la ecuación 2.17. por agua, polvo de
chimenea fundido,
metales atomizados. 0.32-0.41 2.7 ·3.4 0.817
Grupo de forma Avae Kg
Partícu¡as angulares de
minerales pulverizados:
Formas geométricas: carbón mineral, caliza,
Tetraédrica 0.328 4.36 arena. 0.2 ·0.28 2.5-3.2 0.655
Cúbica 0.696 2.55
Esférica 0.524 1.86 Partículas de hojuela:
plúmbago, talco,
Formas aproximadas:
yeso. 0.12-0.16 2.0-2.8 0.543
Angular: Tetraédrica 0.38 3.3
Prismoidal 0.47 3.0
Hojuelas muy delgadas:
Subangular 0.51 2.6
mica, grafito,
Redondeada 0.54 2.1
aluminio, 0.01 ·0.03 1.6·1.7 0.216
56 Caracterización de las partículas

cu!as no se separan de Jos minerales de ganga durante la área superficial de la alimentación/100 g de alimentación
flotación. Para minimizar el desperdicio del colector, la ali-
mentación de Ja flotación debe deslamarse antes de la flo. 100
tación, utilizando un hidrociclón. Las distribuciones de a-.-
75.7
tamaño de la alimentación del hidrociclón y del producto
pueden aproximarse por relaciones: y área superficial del sobretamafio/100 g de alimentación

Alimentación 40
a--
118.1
dAma = 90 µ.m
(]' = 1.8 100/75.7 - 40/118.l
ahorro de reactivos :;: : ;
Sobretamaño 100/75.7
= 74%
dAma = 125 µ.m
(]' = 1.4
masa = 40% de la alimentación
Como la mayoría de los factores de forma descritos hasta
ahora son difíciles de determinar, se han propuesto varias
Si se supone que el consumo de reactivo es proporcional representaciones más simples, empíricas o estadísticas, de
al área superficial de la partícula y que la ley es uniforme dicha forma. 17 - 20 Una de las más sencillas implica tamiza-
en todo el intervalo de tamafios, ¿cuál será el ahorro de dos repetidos utilizando diferentes formas de abertura. 17
reactivos producido por la operación de deslamado? La mayoría de los demás métodos se apoyan en equipo au-
tomatizado que examina un gran número de partículas, las
Solución. Para estimar la adsorción de reactivos, las distri- cuales son nominalmente del mismo tamaño. La longitud
buciones de tamafios pueden ser representadas por partícu- de cuerda se obtiene en forma más conveniente por medio de
las de tamaño uniforme (es decir, del tamaño medio) con este tipo de equipo, y su distribución es una medida de la
idénticas propiedades relevantes. En este caso, las caracte- forma de la partícula. 19 Si se obtiene aún más información,
rísticas relevantes son la masa (como cantidad de referen- es posible evaluar un cierto número de diferentes diámetros
cia) y el área superficial, es decir, d"a2 • En consecuencia, una nominales. Las relaciones de éstos también son una medida
masa dada de esferas de tamaño medio tendrá la misma área de la forma.'º
superficial total que la misma masa de partículas irregula- Los puntos siguientes son muy importantes. Primero, un
res. Ahora bien, se tiene que: buen número de los factores de forma comunes (en especial
las ecuaciones 2. 10-2.17) no tienden a la unidad al aproxi-
área superficial Á 3Ad~ marse la forma de la partícula a la esférica. Segundo, para
masa pA11A d~ definir adecuadamente un factor de forma puede ser nece-
sario especificar la característica medida, la técnica experi-
1 mental aplicada para medir esta característica, el diámetro
la cual, para un material dado es proporcional a - - nominal empleado y el diámetro medio. Tercero, aunque
;¡A 32 puede haber una ventaja al considerar el efecto de la far.
ma, 18 debe tomarse en cuenta la adecuabilidad de cualquier
De la ecuación 2.9, para la alimentación
factor de forma a una situación dada. En particular, algunos
de los factores de forma empíricos y estadísticos tienen la
d-3, = 90 exp (3 +2 - 3 X 2 ln2 1.8) desventaja de que puede no conocerse su significado físi-
2 co. Así, en vez de medir el tamaño y la forma de la partícu-
= 75.7 µ.m la, puede ser mejor estimar su comportamiento bajo las con-
diciones contempladas. Este procedimiento puede ser más
y para el sobretamaño sencillo y menos sujeto a error.

d- 32 = 125 exp (3 + 2 - 3 X 2 In2 1.4)


2.S LIBERACIÓN
2
= 118.1 µ.m
Un prerrequisito esencial para la separación de un mineral
Base. 100 g de alimentación al hidrociclón en sus fracciones de valor y de desecho, es la liberación de
Liberación 57

los granos de mineral con valor de los granos de mineral


de desecho. El grado de liberación es el porcentaje de un
mineral dado que existe en la forma de partículas libres,
es decir, partículas que contienen sólo ese mineral. Las
partículas que contienen a la vez los minerales de valor y
de desecho se conocen como partículas no liberadas o in-
termedias, y gran parte de las dificultades que se experimen-
tan en la separación de minerales radica en el tratamiento
de estas partículas. En este estudio se consideran partícu-
las intermedias que contienen solamente dos minerales. Se
debe hacer notar que los conceptos pueden hacerse exten-
sivos a cualquier número de minerales, en cuanto que éstos
pueden siempre agruparse en minerales con valor y minera·
les de desecho.
Las operaciones de trituración y molienda se emplean ~~ ·~ ~;;'.:?.: ~'...;,

para fracturar los agregados de minerales, y así inducir o Retícula f Retfcula f


de granos de fractura
incrementar su liberación. Corno resultado de la fractura·
ción pueden distinguirse dos tipos de liberación. En el pri· Figura 2.5 Superposición de una retícula de fractura sobre una re·
mer tipo, la superficie de contacto entre los granos es débil, tícula de grano que sirve para ilustrar Ja liberación. El cuadro som-
por lo que la fractura es intergranular. Es más común la breado mayor muestra que cuando el tainaño de la partícula es de
la mitad del tamaño del grano, el grado de liberación es 2 en 16, es
fractura transgranular, en la cual la fractura ocurre a través decir, 12.5°/o. (Adaptado de la obra de A. M. Gaudin, Principies of
de los granos. Si se aplica la reducción de tamaño adecuada, es Mineral Dressing. Copyright 1939, McGraw-Hill. Reproducida con
posible lograr un alto grado de liberación mediante este meca- permiso de la McGraw-Hill Book Company,)
nismo, aunque es imposible lograr su liberación completa.

2.5.1 Liberación intergranular la liberación a tres dimensiones, utilizando las siguientes su-
posiciones.
El concepto de la liberación intergranular se refiere a la frac- l. El agregado está formado por dos minerales, A y B.
tura cuando ésta se efectúa en los contornos de los granos 2. Ambos minerales tienen el mismo tamaño uniforme
en vez de realizarse a través de los mismos. La liberación de granos cúbicos, d 0 .
ocurre, por tanto, a aproximadamente el tamaño del grano 3. Los granos están alineados en el agregado mineral en
del mineral; pero corno cualquier mineral tiene una gama forma tal que las superficies de los mismos forman
de tamaños de grano, las partículas todavía se tienen que planos continuos.
reducir a un tamaño inferior al tamaño medio del grano. 4. Los granos de las dos especies están situados en forma
La ocurrencia de la liberación intergranular puede deducir- aleatoria en todo el agregado.
se de un análisis de frecuencia de cribado de un producto 5. El agregado se fractura en partículas de tamaño uni-
que ha pasado por el proceso de reducción, obteniéndose forme d por una rejilla o retícula de fractura cúbica
una gráfica de doble cresta, una de las cuales representa sobrepuesta en forma aleatoria en el agregado, para-
una fractura preferida en los contornos de los granos (fi- lela a las superficies de los granos.
,gura 2.2). La fractura intergranular pura es relativamente
rara, aunque se ha indicado que ciertos tipos de equipo para Sobre esta base puede expresarse el grado de liberación .'f
reducción de tamaño ponen en relieve su presencia. 21 en función de la relación del tamaño del grano al tamaño
de partícula :JlL (= d 0 /J) y la fracción volumétricÚ>•·de
2.5.2 Liberación transgranular cada componente del agregado original. Para cada compo-
nente,21 cuando ~)tL > 1.0
La liberación transgranular se ilustra convenientemente por
medio del concepto de la figura 2. 5, la cual muestra un agre-
gado de mineral formado por dos minerales en cantidades
iguales y de tamaño uniforme. Es posible apreciar que si
el agregado se quiebra en partículas cuadradas de la mitad
del tamaño del grano, el grado de liberación para cada mi- mientas que para lRL < 1.0
neral es todavía sólo de 3 en 24, o sea del 12.5%. A primera
vista, ésta es una cifra sorprendentemente baja. Tanto Gau-
din22 como Wiegel2 l han ampliadO esta representación de
log :.f = ( ~L + 1)' log Ü'v (2. 23)
58 Caracterización de las partículas

99.99
4. Para que el mineral menos abundante sea liberado en
~.. 99.90
99.80 forma apreciable, el tamaño de las partículas debe ser
<b 99.SO
:g 99 considerablemente menor que el tamaño del grano.
{l " 5. Si existe una proporción muy pequeña del mineral de
.¡: "
90
valor (como es típico de muchos minerales metalífe-
~
o 'º ros), el otro mineral (ganga) se libera en una fracción
• "
o
o
apreciable cuando el tamaño de partícula es mayor
~ " que el tamaño del grano.
8 "
~ "'
De importancia fundamental es el hecho de que la libera-
ción incompleta limita ya sea la ley o la recuperación. El
efecto sobre la ley se ilustra en la figura 2. 7, derivada de
1 10 100
la ecuación 2.22. Esta gráfica muestra la forma en que pue-
Tamaño de grano/tamaño de partlcula
de esperarse que cambie la ley cuando se hace una separa-
Figura 2.6 Porcentaje de liberación esti1nada por las ecuaciones 2.22 ción magnética de magnetita (Fe 3 0 4 , p = 5090 kg/m 3 ) y
y 2.23 cuando el mineral principal forma el 96.3°10 de la muestra y ganga (p = 2950 kg/m3 ) con 100% de recuperación de la
el mineral secundario forma el 3. 7º/o. magnetita. Se puede apreciar que aunque las partículas son
mayores que el tamaño del grano, no ocurre separación al·
guna (el "concentrado" retiene la ley de la alimentación).
La fracción de partículas que pennanecen como partículas Al d.ismin\Úf la partícula abajo del tamaño del grano, la ley
combinadas de los minerales A y B se obtiene por diferencia se eleva hacia la del mineral puro, de 72.4% de Fe (es decir,
con el 100% de liberación).
(2.24) Wiegel realizó tales separaciones en una variedad de mi·
nerales de magnetita y demostró que la correspondencia
Las figuras 2.6 y 2.7 ilustran las características de las ecua- entre la experimentación y la teoría es muy buena (figu-
ciones 2.22 y 2.23. Las siguientes características son impor- ra 2.8). Debe señalarse que la curva teórica se desplazó lon-
tantes: gitudinalmente para lograr una mejor correspondencia vi·
sual con los datos. Esto implica simplemente que el tamaño
l. El grado de liberación del mineral menos abundante de grano tomado es un tamaño de grano efectivo; pero es
es esencialmente independiente de la ley del mineral. significativo que esto sea suficiente para representar la gama
2. El mineral más abundante siempre está más libre que el de tamaños del grano que ocurren en un mineral metalífero
mineral menos abundante. dado. Una comparación del tamaño de grano efectivo con
3. No se libera nada del mineral menos abundante sino el estimado visualmente mediante examen microscópico de
hasta que el tamaño de la partícula es menor que el las rnicroestructuras demostró que el primero era alrededor
tamaño del grano. de cinco veces mayor que el segundo.

"
Ley de la alirñentación
(% de Fe magnético)

" "
.t ." .t
.¡: .¡:
1ft "' "'
•"'
~

"
." 1ft

•"'
~
.. •
." •
30
30 • •
." • • •

o
o ,. 100 1000 10,000
O.Ot
º·' '·º
TBmaño de partlcu/a/tamaño de grano
'º Tamaño de partlcu!a, µm

Figura 2.8 Datos reales de liberación del tubo de Davis para mine-
Figura 2. 7 Curvas teóricas de liberación para el sistema magnetita- ral de magnenita: ley de la carga 25°/o de hierro magnético; tamaño
ganga (relación de densidad 0.58). (Según WiegeI. 21 )' efectivo de grano 460 µm. (Según Wiegel. 21 ).
1
Liberación 59

La verdadera causa de esta discrepancia de tamaño no se y así sucesivamente.


conoce: puede ser que la medición microscópica no deter-
mine el tamaño verdadero del grano, o que las concentra- Para la ganga:
ciones de magnetita localmente más elevadas afecten el re-
sultado metalúrgico. De los 13 minerales ensayados en este 9012650
trabajo, tres no dieron resultados correspondientes con la il'v,G = 90/2650 + 10/7600
teoría. Uno tenía una estructura de grano muy fma con = 0.963
una tendencia a la agregación, y esto posiblemente explica
la razón por la que este mineral pareció tener varias etapas Para la fracción de tamaño -425 + 300 µm, d = 362.5:
de liberación. Un segundo mineral se apegó a la teoría gene-
ral, pero mostró una dispersión considerable en los datos, y 500
ffiL = 362.5
el tercero tuvo una tendencia a favorecer la liberación en·
una gama muy estrecha de tamaños de partículas, lo cual = 1.38
indica una liberación intergranular. Es posible que la mo-
. tienda autógena haya contribuido al comportamiento de De la ecuación 2.22:
las últimas dos muestras.
Un corolario de este análisis de liberación es que puede (1.38 - 1)3 X 0.963 + 3(1.38 - 1) 2 (0.963)2
combinarse con una distribución de tamaños para obtener + 3( l. 38 - 1)(0. 963) 4 + (0. 963) 8
la liberación de un producto molido. (l. 38)3
= 0.827
Ejemplo 2.4. ¿Cuál es el grado de liberación del producto 0 827
de derrame del hidrociclón del ejemplo 10.1, si el tamaño de l1'b erac1on
.. de 1a f racc1'ón = .·
0 963
grano es 500 µm? El mineral contiene 10% de PbS (p, = = 0.86
7600 kg/m 3 ) y 90% de ganga (P, = 2650 kg/m 3 ).
Las columnas 5 y 9 de la tabla E2.4.I indican el grupo
Solución completo de valores de ::!¡/ dv. La liberación para cada frac-
ción de tamaño se encuentra entonces a partir de tnrPil O:v
Base. 100 g de mineral (columnas 7 y 11); la suma de las columnas representa la
masa total liberada de cada componente. En consecuencia,
La liberación puede calcularse mediante las ecuaciones para e1 PbS:
2.22 y 2.23.
Para el PbS:
% de liberación = ~·i x 100
10/7600 64.0%
il'v.PbS = 90/2650 + 10/7600
= 0.037 y para la ganga:

Para la fracción de tamaño - 425 + 300 µm, d,¡ = 362.5: 88.024


% de liberación = -w-x 100
500 97.8%
ffiL = 362.5
= 1.38

De la ecuación 2.22: Cuando las recuperaciones tienen probabilidad de ser incom-


pletas, como en un separador comercial, puede aplicarse un
(1.38 - 1)3 0.037 + 3(1.38 - 1)2 (0.037)2
X factor de eficiencia (el cual a su vez será una función del
+ 3(1.38 - 1)(0.037) 4 + (0.037) 8 tamaño de partícula) para compensar esto. Por ejemplo, en
x Pbs = -----'-'==-.-38-')"''=='--'----'==-'-
0 la figura 2.9 se comparan los datos de separación primaria
= 0.001 y de limpieza con una separación completa de laboratorio.
X Un análisis alternativo de liberación es el descrito por
.. liberación de la fracción= -"'-- King. 23 Este método implica el examen lineal de una sec-
o v.rbs
0.001 ción pulida del mineral; un proceso que puede automati-
= 0.037 zarse. Las intersecciones de un mineral dado pueden con-
= 0.03 vertirse estadísticamente en datos de liberación sin factores
Tabla E2.4.1 Ejemplo de liberaCión.

PbS Ganga

m_.
, Tamaño (µm) dA dG/dA 2'/iJ, mi,PbS Liberado No liberado 2'/¡j, m¡a Liberado No liberado Ley de mineral
11) 12) 13) 14! 15! 16) 17) = 15) X 16) IB)= 16) -17! 19) 110) 111) =19) X 110) 112)= (10) -(11) mineral no
liberado
.

-425 +JO(} 362.5 0.003 0.003 0.859 Q.023 0.004 42.9


<l.03
2.58 -300 +212 256
1.38
1.95
0.027
0.129 0.258
º·ººº
0.033 0.225 0.914
0.027
2.322 2.122 0.200 52.9
"'
o 11.05 -212 +150 181 2.76 0.276 1.105 0.305 0.800 0.946 9.945 9.408 0.537 59.8
15.50 -150 +106 128 3.91 0.428 1.550 0.663 0.887 0.965 13.950 13.462 0.488 64.5
14.85 -106 +75 90.5 5.52 0.563 1.485 0.836 0.649 0.977 13.365 13.058 0.307 67.9
13.02 -75 +53 64 7.81 0.674 1.302 0.878 0.424 0.984 11.718 11.531 0.187 69.4
10.55 -53 +38 45.5 10.99 0.759 1.055 0.801 0.254 0.989 9.495 9.391 0.104 70.9
32.42 -38 19 26.32 0.894 3.242 2.898 0.344 0.9956 29.178 29.050 0.128 72.9

100.00 10.000 6.414 3.586 90.000 88.045 1.955 64.7

• DelatablaE10.1.1.
Determinación de las caracter{sticas de la part(cula 61

están formadas por una corteza de uno de los minerales so-


" bre el otro. Una mayor reducción de tamaño da por resul-
.................... tado que la corteza quede incompleta, y aunque tiene lugar
" ,,
',Curva de liberación
cierta liberación ulterior, siempre habrá una proporción
<l'. significativa remanente de partículas difíciles de tratar.
~ ',,\ Las oclusiones de un mineral en otro constituyen las par-
*;. " \ tículas del tipo IV. Es claro que la división en cuatro tipos
~• \ no es absoluta, sino que más bien depende en uo grado sig-
" primaria \\ nificativo del tamaño relativo de la partícula y el grano de
\~ mineral, al tamaño de la partícula en el que se ha de inten-
" tar la separación. Por ejemplo, antes de la reducción de ta-
maño, las partículas del tipo IIl tendrían la misma aparien-
o cia que las del tipo IV.
100 1000 10,1)00
" Tamaño de partfcu/a, µm

Figwa 2.9 Curvas que muestran la ineficiencia de un separador mag- 2.SA Comportamiento de las partículas intermedias
nético comercial, (Según Wieget, 21 ),

En esta etapa conviene exa1ninar brevemente el compor-


tamiento de las partículas intermedias en algunos tipos
empíricos tales como los factores de forma. Según Schaap,24 comunes de separador. Todo separador aprovecha alguna
también pueden obtenerse datos de pruebas normales de propiedad de la partícula, y el punto de interés radica en
laboratorio en la forma de un tamaño medio aparente del la forma en que la propiedad de la partícula intermedia
grano. Como tal parámetro de tamaño tolera el efecto de es "vista" por el separador. Por ejemplo, la flotación de-
diferentes cantidades de reducción de tamaño por investi- pende de la superficie expuesta: para que una partícula
gar, este investigador pone de relieve que es muy signifi- flote, una cierta porción de la superficie debe estar forma-
cativa una propiedad de un mineral como lo son la ley y la da por el mineral flotable. Dependiendo de la formación
dureza. 24 • 25 del mineral, esta porción puede ser equivalente a desde el
20% de la superficie, siempre que esté cercana a un extre-
2.5.3 Caracterización de las partículas intermedias mo; pero aún así, la flotación puede ser lenta porque esa
área en especial de la partícula tiene que hacer contacto con
La forma en que los diferentes minerales están en contacto una burbuja de aire. En el caso de la separación magnética,
unos con otros en una partícula intermedia puede ser un prácticamente cualquier mineral magnéticamente susceptible
factor importante para determinar el comportamiento de presente en la partícula (aun cuando esté completamente
las partículas en un separador. Al respecto, es posible dis- encerrado) motiva la recuperación de la partícula. Final-
tinguir cuatro tipos básicos de partículas intermedias22 (fi- mente, en la separaci6n por gravedad, la partícula tiene una
gura 2.10). Las partículas del tipo 1 tienen dos minerales densidad aparente directamente proporcional a su compo-
en contacto a lo largo de contornos rectilíneos o con ligera sición volumétrica, dando lugar así a un espectro de con-
curvatura, lo cual indica que el tamaño del grano es con- ducta relativamente amplio.
siderablemente mayor que el tamaño de la partícula. La
liberación se puede incrementar fácilmente mediante una
ulterior reducción de tamaño. Las vetas en las que ocurre
un mineral en otro tipifican las partículas del tipo 11, las 2.6 DETERMINACIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS
cuales son difíciles de liberar. Las partículas del tipo III DE LA PARTÍCULA

En esta sección se estudian algunos de los métodos emplea-


dos para medir las características de la particula. 1 • 5 • 26 • 27
Debido a que la separación de partículas por "tamaños" es
lo más usual, se da más importancia a estos métodos, pero
también se hará breve referencia a otros.
Es esencial reconocer que debido a que normalmente se
111 IV
determina una propiedad indicadora, la interpretación cui-
dadosa de los datos es vital. Esto significa, a su vez, que los
Figwa 2.10 Los cuatros tipos básicos de partícula intermedia o no
liberada: I, de contornos rectilíneos; Il, vetas; UI, de corteza; IV, métodos de medición deben seleccionarse con cuidado, ase-
oclusiones. gurándose de que los datos derivados sean relevantes para
62 Caracterización de las partículas

la situación en cuestión. Esto es particulannente cierto en 2.6. l Microscopía


lo que respecta a la medición del diámetro de las partículas,
porque con los diferentes métodos se miden diferentes diá- La microscopía es el método más directo de medir el tama-
metros nominales. ño de las partículas, además de poderse obtener informa-
Existen diversas técnicas que pueden aplicarse mediante ción cualitativa acerca de la forma de la partícula. Las limi-
equipo automatizado, siendo los objetivos de tal equipo taciones más importantes de este método son el tiempo que
proporcionar análisis más rápidos y asegurarse de que no toma el realizar suficientes mediciones para asegurar la fiaM
exista influencia por parte del operador. El primer objetivo bilidad y la eliminación de la influencia del operador. Otros
generalmente se logra, pero el segundo paede ser ilusorio, errores de menor importancia que fácHmente se pasan por
y siempre debe recordarse que existe un lugar para la expe- alto son los de paralelaje, y los que se originan por la medi-
riencia en interpretación. ción inexacta de la amplificación, o la blandura de los bor-
Se pueden distinguir cinco amplios tipos de caracteriza- des cerca de los límites de resolución.
ción de la partícula, los cuales aparecen en la tabla 2.8,· junto Se emplean tres métodos principales.' Tanto el método
con un resumen de las técnicas usadas. (En otras partes de de medición directa como el método de "conteo" o ultraM
la obra se presentan listados más detallados.'· s.z•.z 7 ) El microscópico se aplican a las partículas libres, y en ambos
tamizado es evidentemente el método más usado (y del que casos, la dispersión adecuada de la muestra es una parte imM
a menudo se abusa) para separar las partículas por tamafios, portante de la preparación, particularmente cuando la reso-
fundamentalmente porque permite obtener excelente infor- lución es baja. El tercer método emplea secciones pulidas.
mación en un tiempo relativamente breve. La mayoría de
los demás métodos de "separación por tamaños"que se des- Medición directa. Las medidas pueden toma<Se directamen-
criben aqu( se citan como de separación por tamaños por sub- te de una imagen de la muestra28 por examen visual real al
tamizado, denominación que indica su significado relativo. microscopio. Sin embargo, para evitar fatiga al operador,
Como el tamizado está estrechamente relacionado con el un método preferible consiste en utilizar alguna forma de
cribado, los dos temas se estudian en el mismo capítulo 9. imagen proyectada, como por ejemplo, una fotografía o
Un prerrequisito esencial para obtener resultados signi- una pantalla de TV. Las mediciones se toman en los microsM
ficativos es el muestreo, y es vital que el control sobre el copios con escalas reticulares estándar situadas en el ocuM
muestreo también se aplique en la planta. La preparación lar, pero el empleo de una regla más sencilla con fotografías
de las muestras es también una parte del análisis que fre- puede ser suficiente. El método fotográfico tiene las venta-
cuentemente se pasa por alto, particularmente tratándose jas adicionales de conservar un registro permanente, y lapo--
de partículas fmas. En muchas situaciones pueden volver- sibilidad de mayor resolución. Como desventajas se tienen
se significativas las fuerzas que obran entre las partículas y el trabajo adicional de producir una fotografía y el hecho
ocasionar la aglomeración de las mismas, lo cual puede con- de que no se puede ajustar la distancia focal durante la exM
ducir a conclusiones y resultados erróneos. posición de la película.
Como no es práctico medir el tamaño de cada partícula
Tabla 2.8 Caracterización de los métodos de análisis de partículas. de una transparencia microscópica, deben escogerse áreas
Grupo 1 Medición directa de partículas
representativas, y para evitar la doble medición de cualquier
partícula es mejor seleccionar áreas según un patrón prede~
Métodos microscópicos
terminado. El número de partículas que deben medirse para
Métodos de sedimentación (gravitacionales o centrífugos)
Métodos en corrientes de fluido obtener un diámetro estadísticamente confiable depende de
la dispersión de tamafios. Con una gama estrecha de tama-
Grupo 2 Fraccionamiento de una muestra de partículas
ños, es necesario medir relativamente pocas partículas, pero
Tamizado con una distribución típica de tamaños, procedente de maM
Elutriación (gravitacional o centrífugos)
terial molido, puede hacerse necesario medir más de 600
Grupo 3 Determinación del área superficial por adsorción partículas.
Métodos estáticos Actualmente hay en uso común una variedad de micros-
Métodos de flujo de gases copios. ·con frecuencia un microscopio 6-ptico convencional
Grupo 4 Estudios de permeabilidad es adecuado, ya que hasta el instrumento de la mejor cali-
dad está restringido en cuanto a limitaciones de análisis a
Permeámetros dinámicos
Permeámetros estáticos partículas mayores de 0.5 µm. El uso de luz ultravioleta o
de aditamentos de contraste de fases 29 ·puede ampliar este
Grupo 5 Análisis composiciona/
límite hasta a 0.1 µm. El microscopio electrónico de trans-
Análisis químico por vía húmeda misión30 (TEM) es útil para partículas de 0.001 a 5 ¡lm. El
Difracción de rayos X
Análisis por rayos X (EDAX, fluorescencia)
SEM 30 es adecuado para partículas situadas en el intervalo
de 0.01 a 1000 µm y tiene dos ventajas particulares. La pri-
Determinación de las caracterlsticas de la partlcula 63

mera es que tiene una profundidad de campo excepcional- planímetros, el conteo de cuadros en un patrón cuadricu-
mente amplia, lo que contribuye a que la partícula aparezca lado sobrepuesto sobre la imagen, o de preferencia, recor-
en forma tridimensional. La segunda es que la mayoría de tando el papel sobre el contorno reproducido de la par-
los instrumentos están dotados de dispositivos EDAX que tícula y pesando la fracción de papel obtenida. 28 En forma
permiten lograr el análisis elemental cualitativo de las par- alternativa, pueden estimarse las áreas de las partículas por
tículas, o de porciones de éstas, una técnica que es particu- comparación con áreas estándar, método que es partícu-
larmente útil para materiales heterogéneos. larmente susceptible a la influencia del operador. El ana-
lizador de tamaño de partículas de Zeiss-Endtiir se desa-
Tamaño de las partículas. Uno de los problemas más difí- rrolló para superar este problema utilizando un haz de luz
ciles de la determinación microscópica del tamaño de las ajustable para hacer la comparación .de áreas. Si las partícu-
partículas consiste en decidir lo que se ha de medir como las son opacas, puede usarse una Celda fotoeléctrica para
el diámetro de una partícula irregular. Algunos de los diá- determinar la luz bloqueada por las partículas, lo cual da
metros usados se ilustran en la figura 2.1 l. 31 Tres de éstos así una medida del área total; este método también puede
(figura 2.1 la, b, e) son diámetros físicos, ya que en ellos in- automatizarse. 1
tervienen lo que son esencialmente mediciones físicas repro- El diámetro "promedio" (figura 2.1 lb) requiere obtener
ducibles de las partículas, Consecuentemente pueden con- el promedio de las dimensiones máxima y mínima de la par-
siderarse como más confiables; pero debido al gran número tícula, un método que· resulta particularmente laborioso si
de mediciones laboriosas que son necesarias, toma mucho no se cuenta con una imagen proyectada. El diámetro del
tiempo el obtenerlos. Los dos métodos restantes (figu- perímetro no se usa frecuentemente (figura 2.1 lc).
ra 2.lld, e) son diámetros estadísticos, que se apoyan en El diámetro estadístico de Martin dM (figura 2.lld) es
la forma y orientación aleatorias de las partículas. la longitud de la bisectriz del área de la imagen de la par-
El diámetro del área proyectada (figura 2.lla) repre- tícula, siendo la dirección la misma para todas las partícu-
senta el diámetro de la partícula como el de una esfera las. El diámetro de Feret dp (figura 2.lle) es la distancia
que tiene la misma área proyectada. En su determinación comprendida entre dos lados opuestos de la partícula para-
interviene la medición del área de la imagen de cada par- lela a alguna dirección fija. Se han desarrollado dispositivos
tícula (o de un número suficiente de partículas). Esto pue- semiautomáticos que utilizan un principio de división de la
de lograrse mediante procedimientos tales como el uso de imagen33 para medir este diámetro hasta dentro de 0.025 µ.m.
Estos dos diámetros estadísticos se apoyan, por supuesto,
en partículas irregulares que tienen una orientación aleato-
ria. Aunque el diámetro de Feret puede parecer ser el más
' simple de determinar de los dos, da valores más altos de d,
y desviaciones mayores que el diámetro de Martin, aun
cuando la bisección sea estimada. Empero, la diferencia en
' , magnitud 34 puede no ser un problema significativo en cuan-
1
1 ,
/ to a que las relaciones de los diferentes diámetros nominales
PARTICULA~
A'
/11
tiendan a permanecer constantes para un material dado y a
, dar en efecto una expresión razonable de la forma. Eh par-
V \
1 ticular, los diámetros microscópicos pueden considerarse en
1
1 esencia como formas del diámetro del área proyectada dado
' 1 por Kda (K == constante). Consecuentemente, el diámetro
1
~~~~~~~~-!
Dirección
fija
~) Diámetro de 1 medido puede considerarse como un valor calibrado más
Feret
que como un valor exacto, llevándose a cabo la determina-
ción en fonna justificable por el método más conveniente.
(Ya se ha cubierto la conversión entre los diferentes diáme-
tros nominales: ver la figura E2. l. l.)
e) Perímetro
igual
Método de conteo o de ultramicroscopia. En este método
CIRCULO$ ..
DE REFERENCIA P" se cuentan las partículas que hay en una masa conocida de
la muestra. 28 "La división de la masa entre el número de
aJ Área partículas permite calcular una masa promedio, para así
(proyectada)
igual determinar d,. Debido a que es la detección más que la di·
mensión, lo que se requiere en este caso, se prefiere la ilumi-
Figura 2.11 Diámetros empleados para la separación por tamaños nación del campo oscuro, método que permite la detección
de partículas microscópicas. (Según Kaye. 31 ), de partículas hasta alrededor de O.O! µ.m. Nuevamente, la

.{.
64 Caracterización de las partículas

automatización del proceso es posible debido a la medición Ja suspensión y deja algo de Ja muestra en el vástago de Ja
relativamente sencilla que se emplea. pipeta para la siguiente muestra. Se necesitan bajas con-
centraciones (<{ 1%) para asegurar Ja validez de la ley de
Secciones pulidas. Aunque no se aplican a menudo las téc- Stokes, y esto requiere una muestra relativamente mayor,
nicas de secciones pulidas para determinar el tamaño de par- condición que necesita de una corrección a la altura de
tícula, sí se usa este método con frecuencia para detenninar asentamiento a medida que avanza la prueba.
el tamaño del grano y para estimar las características de li· Un método alternativo para determinar la concentración
beración. Un inconverúente importante de esta técnica es consiste en medir la densidad relativa de la suspensión con
que el tamaño medido no es un tamaño verdadero pOrque un hidrómetro o densímetro. Este método también es sus..
la cara pulida es un corte aleatorio que intersecta al grano ceptible a errores porque es difícil saber exactamente en
en algún Jugar situado entre su plano medio y el borde. Se qué punto se está midiendo la densidad relativa. Aun cuan-
han usado métodos teóricos y empíricos para correlacionar .do es relativamente difícil obtener resultados absolutos, la
los tamaños aparentes con los reales. 35 • 36 simpleza y repioducibilidad de este método lo hacen has·
tante satisfactorio para trabajo rutinario de control.
2.6.2 Sedimentación También se han utilizado n1anómetros para la determi-
nación de la densidad, pero su exactitud es cuestionable.
Existen dos métodos básicos para determinar la distribución Pueden obtenerse resultados empíricos mediante un proce-
de tamaños por sedimentación: el incremental y el acumu- dimiento en el que se mide la disminución de intensidad de
lativo.1 'El primero comprende la determinación periódi- un haz de luz al atravesar una suspensión a un nivel dado.
ca de la concentración de sólidos en la suspensión a un
nivel dado; el segundo se basa en la fracción de masa que Métodos acumulativos. Al examinar estos métodos, es nece-
se sedimenta a una altura defmida en función del tiempo. sario tener en cuenta que la fracción de masa m1 de una
En ambos métodos los sólidos pueden ser inicialmente una suspensión que se asienta completamente en el tiempo t se
suspensión homogénea o una capa delgada de pulpa sobre compone de dos tipos de partículas: las de tamaño d, con
el líquido, aunque esta segunda forma no se utiliza mucho. rapidez de asentamiento suficiente para caer por toda la
Es característico de todos los métodos de sedimentación el altura de prueba en el tiempo t. y las partículas con menor
empleo de la velocidad terminal de asentamiento para de- rapidez de asentamiento que alcanzan Ja profundidad de
tenninar el diámetro de Stokes d8 t, y consecuentemente, medición por haber iniciado su descenso abajo de la parte
producen resultados diferentes de los de otros métodos. superior. Sobre esta base puede demostrarse que

Métodos incrementales. El principio de estos métodos pue-


de describirse como sigue. En una capa de suspensión y a (2.25)
una profundidad dada, entran y salen los sólidos. Pronto se
alcan·la una etapa en la cual las partículas más grandes ya (ma = fracción de masa con tamaño mayor de d,). En prin-
no ocurren en la capa debido a que éstas, antes presentes cipio, los datos que se tienen son los valores de mt y t, por
arriba de la capa, en virtud de su mayor velocidad de asen- Jo que puede calcularse ma por medio de la ecuación 2.25.
tamiento se hunden a través de la capa. Si se conoce la dis- Aunque la integración ofrece algunas dificultades, éstas se
tancia máxima de asentanúento y el tiempo transcurrido, es superan utilizando métodos gráficos. La ventaja de la ma-
posible, dando por buena Ja ley de Stokes, calcular el ta· yoría de los métodos acumulativos respecto a los incremen-
maño máximo de la partícula que puede existir en la capa tales es que, por lo general, las suspensiones pueden ser de
en ese momento. Una vez que se detennina la concentra- menor concentración, lo cual evita los efectos de la sediR
ción en ese tiempo, es posible trazar C/C1 contra d81 , lo cual mentación restringida.
da origen a una gráfica de la fracción acumulativa de subta- En uno de Jos métodos empleados para obtener los datos
maño por masa de los sólidos. se utiliza una balanza de sedimentación, encontrándose una
Los diversos métodos usados difieren en cuanto a la for- variedad de éstas en el mercado. 37 Todas se componen de
ma en que se mide la concentración. Uno de los que se apli- una charola suspendida cerca de la base de una cámara
can con mayór frecuencia es el de la pipeta de Andreasen. 1 de sedimentación, y conectada a algún dispositivo que re-
Con este aparato se extraen muestras de una profundidad gistra la acumulación de masa. Las lecturas de todos estos
dada por medio de la pipeta, y se determina la concentra- instrumentos están sujetas a errores, porque la charola se
ción evaporando la muestra hasta secarla. Las ventajas del sumerge en la suspensión. Una desventaja de estos disposi-
método son su sencillez, su bajo costo, y con el cuidado tivos en particular es la necesidad de concentraciones de la
debido, sus resultados reproducibles. Las principales fuen- suspensión relativamente altas (1 a 5%). El micromerigrafo
tes de error están asociadas con la toma de la muestra, la es una balanza de sedimentación de dos capas que Utiliza
cual ocasiona disturbios hasta un grado desconocido en gas como fluido para la sedimentación. Si bien da resultados
Determinación de las caracteri'sticas de la partícula 65

reproducibles, se cree que tiene lugar una pérdida conside- Fotosedimentometría. Con el análisis real del fenómeno d~
rable de finos por adherirse el polvo a las paredes. dispersión de la luz (cuando se utiliza un haz de luz para
Las columnas de sedimentación son mucho más simples; medir la rapidez de sedimentación), es posible determinar
estas columnas de vidrio están diseñadas de manera que el las distribuciones de tamaños más pequeños, así como la
sedimento pueda extraerse en el fondo a intervalos apro- superficie específica y Asa· 41 • 42
piados.1 Su costo es muy i:educido, pueden ser operadas
por personal con poca experiencia, utilizan concentracio- 2.6.3 Elutriación
nes menores en la suspensión y no son susceptibles a pertur-
baciones durante la extracción de· la muestra. Los errores La elutriación es un proceso de clasificación de partículas
más significativos pueden originarse por la conicidad del por medio de una corriente ascendente de un fluido, gene-
extremo inferior del tubo (lo cual ocasiona bajos resultados ralmente aire o agua. 1 Dicha clasificación se realiza en una
iniciales) y posible encampanamiento del sedimento. serie de recipientes tubulares o cónicos de tamaño crecien-
La fotosedimentación es un método para registrar foto- te, por lo que el régimen de flujo decrece en forma sucesiva.
gráficamente el descenso de una partícula, utilizándose la Nuevamente, en general, se da por sentado que se aplica la
longitud del trazo para calcular el tamaño. ley de Stokes, pero este proceso requiere de hecho un flujo
La decantación es un método más bien tedioso que tiene laminar con respecto tanto a la partícula como al recipien-
la ventaja de no requerir equipo especial que no sean matra- te, condiciones que no siempre se encuentran eri la prácti·
ces.1 Como tal, es generalmente más adecuado para prepa- ca. Aun así, pueden llevarse a cabo separaciones cuando las
rar intervalos estrechos de tamaños de material que como condiciones son turbulentas o de transición, pero debe te-
un método analítico. nerse en cuenta que se está midiendo un diámetro nominal
diferente (o hasta varios diámetros).
Sedimentación centrífuga. La sedimentación gravitacional Un inconveniente de la elutriación es el perfil de velo-
está restringida a tamaños de partícula mayores de alre- cidad que existe transversalmente a la corriente del flui-
dedor de 5 µm, porque con estos tiempos prolongados de do, debido a la resistencia de rozamiento de las paredes
asentamiento pueden volverse significativos factores tales (figura 4.3). Esto indica que las partículas están sujetas a
como las corrientes de convección, el movimiento Brow- velocidades variables, con el resultado de que las partícu-
niano y los efectos iónicos. 38 • 39 Si se utilizan fuerzas cen- las de regímenes variables de asentamiento son captadas
trífugas en vez de gravitaciohales, el intervalo de tamaños por los diferentes recipientes. En realidad, las partículas
puede ampliarse hasta 0.02 µm, y aun hasta 0.002 µm con son arrastradas hacia la región de corriente más rápida por
ultracentrifugado. Se utilizan las técnicas básicas de la se- diferencias de presión sobre su superficie, y en consecuen-
dimentación convencional. 1 Sin embargo, como la fuerza cia, son eventualmente captadas por la velocidad máxima
centrífuga varía desde el centro de rotación, el análisis deJ del fluido. 1 El hecho de que a las partículas muy pequeñas
comportamiento de la partícula es mucho más difícil de se les dé suficiente tiempo para que esto ocurra, es por suM
hacer. puesto, otro asunto. Es en efecto probable que otro factor
Hay disponibles dos tipos básicos de equipo. Los tipos significativo que contribuye a la falta de precisión en algu-
más antiguos se basan en la sedimentación en un tubo de nos elutriadores sea la ocurrencia de corrientes de circula·
vidrio con una sección de medición de diámetro pequeño en ción en la columna. Los elutriadores pue~en comprarse
el extremo, y utilizan un tipo convencional de centrífuga como unidades fabricadas, o construirse simplemente de
de laboratorio. EStos métodos están limitados principalmen- tubos de vidrio o de plástico transparente.
te por los efectos de la pared del tubo. Las centrífugas de Son dignos de mención dos elutriadores centrífugos dis-
taza de poca profundidad o de disco son de desarrollo re- porribles en el mercado. El clasificador Bahco de micropar-
lativamente reciente y superan estos problemas. En éstas se tículas está construido en tal forma que la muestra en polvo
centrifuga un líquido claro hacia la cámara del disco y la se introduce en una corriente de aire en forma de espiral
suspensión que se ha de probar se inyecta a través de una originada por un disco hueco que gira a 3500 rpm. El aire
abertura de entrada que tiene el disco, formándose una ca- y el polvo son aspirados radialmente hacia el interior a tra-
pa sobre la superficie libre. La sedimentación va seguida ya vés de una cavidad, moviéndose contra fuerzas centrífugas.
sea de la extracción de muestras después de tiempos dados, Con la variación de la velocidad del aire, es posible obte·
o de un proceso de absorción de luz, teniendo este último ner fracciones de diferente tamaño entre 5 y 100 µm. 1 El
método las ventajas de ser menos perturbador y de permitir Ciclosizer o cicloclasificador consiste de una serie de hl·
que se alimente una sucesión de muestras a través del dis- drociclones dotados de cámaras de cuello estrecho (figu-
positivo sin detenerlo. Sin embargo, la dispersión de la luz ra 2.12) de tal forma que las partículas se someten a una
normalmente limita este método a partículas mayores de clasificación múltiple en cada hidrociclón; en consecuen-
0.3 µm, aunque con rayos X puede ampliarse el límite a cia, la separación se vuelve rigurosa o precisa más que dis-
0.1 µm. 40 persa como en un hidrociclón convencional. 43 Una ventaja
66 Caracterización de las partículas

Coclón No. 1 ,

Manómetr.o
Ciclón No. 2
~~
Ciclón No. 3

o Ck:lón No. 4

Control del flujo


I

------91
L__ _ _ _ ___J Agua fresca a las tuberías

Finos a desecho

Figura 2.12 Ilustración esquen1ática del cicloclasificador de partículas por tamaños o Cyclosizer. (Con permiso de Wannan International
Ltd.)

importante de este dispositivo es el tiempo relativamente muy teproducibles. Debe tenerse en cuenta que cada uni-
corto que se requiere para el análisis; de 10 a 20 minutos dad da resultados exclusivos de la misma, por lo que es
más el tiempo de secado de la muestra. El límite inferior de esencial la calibración, de preferencia a más de un tamaño.
tamaño de alrededor de 10 µm depende de la densidad de la Desde que se introdujo este instrumento, se le han hecho
partícula, pero se han propuesto métodos suplementarios varias modificaciones para ampliar su campo de utiliza-
para ampliarlo. 44 • •s ción.46
Otra técnica de detección es la llamada de dispersión
2.6.4 Métodos de medición de tamaño de de la luz; ésta es posible porque las partículas pequeñas la
partículas en una corriente de fluido difractan. Al volverse la partícula más pequeña, aumenta
por ello la dispersión angular del patrón mientras dismi-
Existen otros n1étodos para detenninar distribuciones de nuye la intensidad puntual. La intensidad total de la luz
tamaños en los que las partículas se miden individualmente dispersada es proporcional a Nd; (N = número de partícu-
niientras se desplazan en una corriente de fluido que pasa las), y en el centro del patrón la intensidad es proporcional
por Un detector adecuado. El parámetro esencial es que la ad!. Una empresa desarrolló un instrumento (el cual puede
concentración de la corriente sea tan baja que se detecte usarse en la línea) que hace pasar un rayo laser a través
sólo una partícula a la vez; de lo contrario se presentan de una corriente de pulpa, y el haz afectado de difracción
errores de coincidencia que se traducen en que las partícu- pasa a su vez a través de un filtro adecuado, de modo que
las pequeñas se miden a un tamaño en exceso y las grandes puede medirse un término Nd~, así como también los tér-
a un· tamaño en defecto. Consecuentemente, en el otro ex- minos Nd~ y Ncí; .47 Con la selección de relaciones adecua-
tremo, puede medirse un tamaño promedio reuniendo in- das de estos tres términos, se obtienen los diámetros medios
formación relativa a un gran número de partículas a la vez. d 42 y d 32 • Así, aunque el dispositivo determina solamente
Uno de los instrumentos que han tenido mucho éxito en un tamaño promedio de partícula, el hecho de que se deter-
la técnica de la medición individual de partículas es el con- minen dos promedios diferentes da también cierta ,medida
tador Coulter. 1 Este dispositivo utiliza las partículas sus· de la distribución de tamaños.
pendidas en un electrólito, produciéndose un cambio de
resistencia al ir pasando las partículas entre dos electrodos. 2.6.5 Permeabilidad
La señal pulsatoria consecuente se amplifica y se cuenta.
Con el ajuste del aparato a límites de detección adecuados, Puede obtenerse cierta información sobre las características
sólo pueden detectarse partículas mayores de un cierto del área de la superficie de un polvo a partir de la resistencia
tamaño, y por ajuste sucesivo de los límites, pue·cte estable- al paso de un fluido a través de un lecho empacado del pol-
cerse una distribución de tamaños acumulativa. En forma vo. En principio, puede derivarse la superficie específica del
alternativa, pueden establecerse límites para detectar un material partiendo de datos de permeabilidad de tal natura·
intervalo de tamaños. Como la señal depende del volumen leza con la ecuación de Carman-Kozeny (ecuación 4.63).
de la partícula, este método determina dv. Sin embargo, cuando se hace pasar aire a través de un lecho
El costo inicial del aparato puede ser relativamente alto, de partículas de finura menor de alrededor de 5 µm, la
pero tiene varias ventajas. El análisis puede ser efectuado ecuación ya no es válida y requiere modificación. Además,
con rapidez por operarios con poca experiencia, y como es probable que el valor obtenido pueda estar en error con
los errores tienden a cancelarse entre sí, los resultados son distribuciones de partículas de inteivalos muy amplios, por-
Determinación de las caracteri'sticas de la part(cula 67

que el flujo del aire puede predominar en los canales gran- Un dispositivo ligeramente más complejo es el clasifi-
des y sobrecargar el efecto de los canales pequeños. cador Fisher de submallas. Éste aspira aire a través de un
Con relativa frecuencia se emplean dos instrumentos de lecho de polvo y de un tubo capilar, midiéndose con ma-
fabricación comercial. 1 El más barato, que se ilustra en la nómetros la caída de presión a través de cada uno de ellos.
figura 2.13, se llama permeámetro de Blaine en los Estados Luego se lee la superficie específica directamente de un
Unidos. En esencia, este dispositivo aspira un volumen cons- diagrama de autocálculo incorporado en la unidad. Aunque
tante de aire a través de una masa conocida de muestra a está disefiado para un tamaño de.muestra específico, pue-
una porosidad también conocida. Blaine modificó la ecua- den hacerse correcciones para superar dicha limitación.49
ción 4.63 y obtubo la siguiente expresión: Si bien, la permeabilidad da solamente lo que es efectiva-
mente un tamaño promedio de partícula (dvs), el método
Keª'2t112 es muy rápido y, por lo tanto, útil para fines de control de
s, = 1- e
(2.26)
rutina.

(t = tiempo para que el líquido descienda de A a B eneltubo


2.6.6 Adsorción de gas
ilustrado en la figura 2.13; K = constante, que depende
del material, del instrumento, y que incluye a la constante
de la ecuación 4.63). En la práctica, la superficie específica El princ1p10 de la determinación del área superficial por
no es independiente de la masa de la muestra como lo im- adsorción de gas se apoya en que el área de sección trans-
plica la ecuación 2.26, pero se ha demostrado que esto pue- versal de una molécula de gas puede aprovecharse para
de compensarse empleando la expresión: 48 calcular el área de la superficie de un polvo, si se mide la
cantidad de gas necesaria para formar una monopelícula so-
Keª'2t112 bre la superficie del polvo. El nitrógeno es el gas de uso más
s, = =---'-
¡ - K,e
(2.27) común, pero es posible aplicar tres técnicas experimentales:
el método volumétrico, el gravimétrico y el flujo continuo. 1
(K3 ::: un factor de corrección determinado experimental- El método volumétrico es más antiguo y más complicado
mente). en su aplicación, y aunque los métodos gravimétricos supe-
ran algunas de sus dificultades, se presentan algunas otras.
El método de flujo continuo es más reciente y es una modi-
ficación de la cromatografía de adsorción de los gases; este
método elimina la necesidad de un sistema vacío. Breve-
mente, el proceso consiste en hacer pasar una mezcla cono-
cida de nitrógeno y helio a través de la muestra, y de allí a
través de una celda de conductividad térmica conectada
a un potenciómetro registrador. Cuando se enfría la mues-
tra a las temperaturas del nitrógeno líquido, el N2 es adsor-
bido en la superficie y el registrador detecta la pérdida de
A este gas en la corriente. La eliminación del refrigerante pro-
B duce en el registrador una cresta de deserción de igual área
pero de sentido opuesto. El aparato tiene que calibrarse pri-
mero, y luego es necesario hacer un cierto número de prue-
Vacfo bas a diferentes presiones, porque el N2 se adsorbe en mul~
ticapas o multipelículas y no en monopelículas.
Con respecto a la determinación de áreas superficiales
por adsorción de gas y por permeabilidad, se debe hacer
notar que los re~ultados de estos dos métodos son distin-
tos porque miden dos áreas diferentes. Las determinadas
por adsorción de gas son significativamente más altas por-
que este método mide el área incluida en las grietas, fisuras,
cavidades y regiones de contacto de las partículas, lo que no
sucede en el caso de la permeabilidad. Consecuentemente,
FigUia 2.13 Ilustración esquemática de un permeámetro para la de- para una situación dada, no debe medirse el área superficial
terminación de la superficie específica. El tiempo que toma el líqui- ni aplicarse la información sin tomar en cuenta el método
do para situarse entre los límites A y B se correlaciona con la super- empleado para su determinación, así como si es aplicable a
ficie específica de la muestra. esa situación.
68 Caracterización de las partículas

2.6. 7 Otros métodos de determinación del área se mencionó antes, un analizador ha eliminado parciahnente
superficial este problema midiendo dos diámetros medios diferentes
(sección 2.6.4).
Existen algunos otros métodos para detenninar el área su-
perficial.' Cuando se conocen los factores de forma A, y 2.6.9 Análisis químico en la corriente
\, del material en cuestión, puede calcularse el área super·
ficial de una distribución de tamafios mediante la expre- El análisis químico de las corrientes de concentrados y colas
si6n:2 ha sido siempre una parte esencial del control de las plantas
de concentración. Hasta alrededor de la mitad de la déca-
s.=..!.. >., 1 da de 1950, éste se lograba cuantitativamente por medio de
(2.28)
Ps Av daa, análisis químicos de laboratorio, o cualitativamente por mé-
todos visuales, tales como el desvío-o paso de la corriente
Un método similar al de adsorción de gas es el de la ad- de colas por una mesa concentradora. Sin embargo, en el
sorción de un ácido graso (por ejemplo, el oleico). Es pro- primer caso sólo pueden removerse de un circuito pertur-
bable que este método dé escasos resultados debido a la baciones masivas, y el segundo método no es suficiente-
coadsorción del disolvente que debe usarse. De modo se- mente exacto.
mejante, se dice que Ja adsorción de colorantes da resul- Debido al desarrollo logrado durante la década de 1960,
tados escasos, aparentemente debido a que el adsorbente el análisis de las corrientes de proceso por fluorescencia con
no cubre totalmente a la superficie. Esto se atribuye a la rayos X ahora es una realidad. Inicialmente se empleaba
incapacidad de las moléculas grandes del colorante para pe- una buena cantidad de equipo para hacer pasar parte de
netrar en los poros (siendo los poros la diferencia en área la corriente al equipo principal, pero en la actualidad se
de superficie 1 entre la envolvente de la superficie y la su- emplean sondas ubicadas en la misma corriente. 52
perficie total determinada por adsorción de gas). Sin em·
bargo, si tal cosa es cierta, este tipo de medición puede ser
una indicación más confiable del área disponible para la 2.7 ANÁLISIS COMPLETO DE LAS
adsorción de otras moléculas grandes tales como las de PARTÍCULAS
algunos colectores de flotación.
El área superficial se estima también a partir del calor Debe ponerse de manifiesto que aun los análisis "exactos"
de adsorción al cambiar una superficie interfacial de gas- de tamaño y químicos son sólo representaciones indicati-
sólido a una de líquido-sólido (es decir, el calor de inmer- vas de las características de las partículas y muy rara vez
sión de un sólido en un líquido). dan la información exacta que se desea acerca de las mis-
mas. Por ejemplo, en un concentrador que utiliza molienda
2.6.8 Análisis del tamaño de partícula con en circuito cerrado, la molienda puede ser controlada utili-
computadora de tiempo real zando la información de salida de un analizador de tamaño
de partículas instalado en la corriente, y el circuito de con-
Los analizadores de tamaño de tiempo real son capaces de centración controlado mediante análisis químicos de las
llevar a cabo una definición con suficiente rapidez para corrientes de salida. En realidad, las cuestiones importan-
fines de control activo. Esto no significa que el analizador tes son si se ha alcanzado el grado de liberación deseado en
debe ser de operación continua; sin embargo, la definición el circuito de molienda y si la separación lograda en el cir-
en muestras intermitentes extraídas de una corriente de cuito de concentración ha sido la máxima posible, dadas las
proceso debe ser rápida. Se han propuesto muchas técnicas limitaciones impuestas por el mineral alimentado a la planta
para efectuar los análisis con suficiente rapidez, las cuales se (suponiendo que la operación de las máquinas_ se mantiene
analizan extensamente en la literatura al respecto. 47 • so, 51 a un nivel óptimo).
En realidad, pocas son capaces de dar la exactitud desea- En la práctica, la determinación confiable del grado de
da (la cual se considera generalmente como equivalente al liberación puede ser bastante difícil. El análisis químico
tamizado de laboratorio;-o--sea dentro del 2%)-con la am- de los productos del separador, en la mayoría de los casos
plia gama de tamaños de partículas que se encuentran en no da información confiable porque es imposible definir
las corrientes de flujo de procesamiento de minerales. En la si la dilución se debe a las partículas intermedias o al fun-
mayoría de las que han tenido éxito, su función todavía es cionamiento inadecuado del separador. Hay unos cuantos
un tanto limitada porque determinan sólo un punto en la separadores que minimizan su efecto de funcionamiento,
curva de distribución de tamafios. Empero, en muchos casos siendo el tubo de Davis usado por Wiegel un ejemplo de
(por ejemplo, en la molienda en circuito cerrado, en la que éstos. 21
las distribuciones de tamaños se mantienen generalmente El examen microscópico es uno de los métodos que más
paralelas), ésta puede no ser una falla significativa. Como ampliamente se recomiendan, pero tiene dos limitaciones
Bib/iograf(a 69

importantes: la recolección de datos es tediosa, y como 11. (a) S. R. Broadbent y T. G. Callcott, "A Matrix Analysis
of Processes Involving Particle Assemblies," Phil Trans.
los resultados se obtienen de una sección pulida, no repre-
R. Soc., 249, 99-123 (abril de 1956).
sentan en forma real las tres dimensiones. En particular, (b) S. R. Broadbent y T. G. Callcott, "Coal Breakage Proces-
aun cuando una partícula libre no pueda ser seccionada ses. l. A New Analysis of Coal Breakage Processes," J.
para que aparezca combinada, es posible seccionar una par· lnst. Fue/, 29, 524-528 (1956).
tícula intermedia de manera que aparezca liberada. En con- 12. A.M. Gaudin y T. P. Meloy, "Model anda Comminution Dis·
secuencia, la cantidad de partículas inter.medias es más alta tribution Equation for Single Fracture," Trans. AIME/SME,
223, 40-43 (marzo de 1962).
que la que indican los datos planares. Gaudin recomienda 13. C. C. Harris, "The Application of Size Distribution Equatians
ciertos factores de corrección. 22 to Multi·Event Comminution Processes," Trans. AIME/SME,
Actualmente se está dando atención creciente a la ob- 241, 343-358 (1968).
tención de una caracterización más extensa de la partícula 14. A. S. Foust y colaboradores, Principies of Unit Operations, 2a.
como medio para mejorar la eficiencia del proceso. 53 El ed., Wiley (1980).
15. C. Orr, Particu/ate Technology, Macmillan (1966).
parámetro de tamaño aparente descrito por Schaap 24 (sec- 16. H. Heywood, "Numerical Definition of Particle Size and Sha-
ción 2.5.4) es potencialmente útil, siempre que pueda ser pe," Chem. Jnd., 149-154 (13 de febrero de 1933).
evaluado convenientemente, pero en la actualidad sólo las 17. Y. Nakajima, W. J. Whiten y M. E. White, "Method for Measu-
pruebas de laboratorio parecen ser prácticas. Aunque se rement of Particle-Shape Distribution by Sieves," Trans. !MM
(C), 87, C194-C203 (1978).
trata de un solo parámetro, representa de hecho un número
18. T. P. Meloy, "A New Approach to Characterizing Particle Sha-
de características que se rei.acionan con las asociaciones mi':" pe and Size," AlME/SME Preprint 77-B-52, AlME (1977) .
. nerales de la partícula. En principio, se podrían efectuar 19. M. P. Jones y G. Barbery, "The Size Distributions and Shapes
análisis para cada característica individual; desafortunada- of Minerals in Multiphase Materials: Practica} Determination
mente, sin embargo, los análisis sucesivos no sólo se vuelven and Use in Mineral Process Design and Control," Proc. 11 th
progresivamente más difíciles, sino que cada uno produce Jnt. Miner. Process. Congr., Cagliari, 1975, págs. 977-997, Uni-
versitl di Cagliari, (1975).
menos información que su predecesor. Un método que tie- 20. J, Tsubaki y G. Jimbo, "A Proposed New Characterisation of
ne aceptación consiste en usar el microscopio electrónico Particle Shape and its Application," Powder TechnoL, 22, 161 -
de barrido (SEM).5 4 • 55 Este instrumento puede propor- 169 (1979).
cionar información acerca del tamaño, la textura, libera- 21. R. L. Wiegel, "Liberation in Magnetite Iron Formations,"
ción, mineralización, forma y aglomeración: factores todos '.l)'ans. AIME/SME, 258, 247-256 (1975).
22. A. M. Gaudin, Principies of Mineral Dressing, McGraw· Hill
que pueden contribuir a una afinación más precisa del pro- (1939).
ceso. 23. (a) R. P. King, "A Quantitative Model for Mineral Libera-
tion," J. S. Afr. IMM, 76, 170-172 (1975).
(b) R. P. King, "A Model for the Quantitative Estimation
BIBLIOGRAFÍA of Mineral Liberation by Grinding," Research Report,
Department of Metallurgy, University of the Witwaters-
l. T. Allen, Particle Size Measurement, 2a.. ed.., Chapman y Hall rand, Johannesburgo (1975).
(1974). 24. W. Schaap, "Illustrated Liberation-Recovery Model far a Dis-
2. H. Heywood, "Size, Shape and Size Distribution of Particulate seminated Mineral in Low-Grade Ore," Trans. !MM (C), 88,
Materials," Lecture Notes; Particle Characteristics Conference, C220-C228 (1979).
Urúversity ofTechnology, Loughborough. Leicestershire, Ingla- 25. W. Schaap, "Problems in Model Formulation for Optimal Mi-
terra, 1968. neral Extraction," Proc. 1979 Con[. Australian Society for
3. C. C. Harris, ~'Graphical Presentation of Size Distribution Operations Research, págs. 286-301, ASOR (1979).
Data: An Assessment of Current Practice," Trans. IMM (C), 80, 26. E. A. Collins, J. A. Davidson y C. A. Daniels, "Review of Com-
Cl33-Cl39 (1971). mon Methods of Particle Size Measurement," J. Paint Technol.,
4. R. R. Irani y C. F. Callis, Particle Size: Measurement, lnterpre- 47, 36-56 (mayo de 1975).
tation and Application, Wiley (1963). 27. M. J. Graves y J. L. Wyatt·Sargent (Eds.), Particie Size Anafy.
5. C. E. lapple, "Particle-Size Analysis and A.11alyzers," Chem, sis 1970, Soc. Analytical Chemistry (1972).
Eng., 75, 149-156 (20 de mayo de 1968). 28. R. P. Loveland, "Methods of Particle-Size Analysis," ASTM
6. P. Rosin y E. Rammler, ''The Laws Goveming the Fineness Spec. Tech. PubL No. 134,págs. 57-86 (1959).
of Powdered Coal," J. Inst. Fue/, 7, 29·36, y análisis 109-112 29. F. Stein, "Particle Size Measurements with Phase Contrast Pho-
(1933-1934). tography," Powder Technol., 2, 327-334 (1968-1969).
7. W, Weibull, .. A Statistical Distribution Function ofWide Appli· 30. C. E. Hall, Introduction to Electron Microscopy, 2a. ed.,
cability," J. Appl Mech., 18, 293-297 (1951). McGraw-Hill (1966).
8, R. Schuhrnann, "Principles of Comminution. l. Size Distribu- 31. B. H. Kaye, "Determination of the Characteristics of Parti-
tion and Surface Calculations," AIME Technical Paper No, TP cles," Chem. Eng., 73, 239-246 (7 de noviembre de 1966).
1189, Mining Technology Uulio de 1940). 32. F, Lenz, "Die Bestimmung der Grossenverteilung ... ," Optik,
9. A. M. Gaudi.1, "An Investigation of Crushing Phenomena," 11, 524-527 (1954).
'.l)'ans. AIME, 73, 253-316 (1926). 33. V. Timbrell, "A Method of Measuring and Grading Microscope
10. A. O. Gates, "Kick vs. Rittenger. AJi Experimental Investi- Spherical Particles," Nature, 170, 318-319 ( 1952).
gation in Rock Crushing, Performed at Purdue University," 34. H. Heywood, "A Comparison of Methods of Measuring Micxos-
'.l)'ans, AIME, 52, 875-909 (1916). copical Particles," Trans. !MM, 55, 391 ·404 (1945-1946).
70 Caracterización de las partículas

35. W. Petruk, "Correlation Between Grain Sizes in Polished Sec- sing," U.S. Bureau of Mines Report of Investigations, RI 7879
tion with Sieving Data and Investigation of Mineral Liberation (1974).
Measurements from Polished Sections," Trans. /MM (C), 87, 46. (a) R. Karuhn y colaboradores, "Studies on the Coulter Coun-
C272-C277 (1978). ter, Part I," Powder Technol., 11, 157-171 (1975).
36. R. P. King, "Determination of Particle Size Distribution from (b) R. Davies, R. Karuhn y J. Graf, "Studies on the Coulter
Measurements on Sections," Powder Technol., 21, 147-150 Counter. Part 11," Powder TechnoL, 12, 157-166 (1975).
(1978). (c) R. Davies y colaboradores, "Studies on the Coulter Coun-
37. K Leschonski y W. Alex, "Theoretical and Experimental Stu- ter. Part 111," Powder TechnoL, 13, 193..:201 (1976).
dy of Sedimentation Balances," inPartic/e Size Analysis 1970, 47. E. L. Weiss y H. N. Frock, "Rapid Analysis of Particle Size Dis-
Soc. Analytical Chemistry, págs. 236-266 (1972). · tributions by Laser Light Scattering," Powder TechnoL, 14,
38. E. B. Sansone y T. M. Civ:ic, ''Liquid Sedimentation Analysis: 287-293 (1976).
Media Conductivity and Particle Size Effects," Powder Tech- 48. S. S. Ober y K. J. Frederick, "A Study of the Blaine Fineness
nol., 12, 11-18 (1975). Tester and a Determination of the Surface Area from Air Per-
39. B. H. Kaye y R. P. Boardman, "Cluster Formation in Dilute meability Data," ASTM Spec. Publ. No. 234, págs. 279-285
Suspensions," Symposium on Interaction Between Fluids and (1959).
Particles, págs. 17 -21, Institu tion of Che mical Engineers 49. D. Duzevic, "On the Use of the Fisher Sub-Sieve-Sizer in the
(1962). Sub-micron Particle-Size Range," Sci. Sintering (EngL ed.), 8,
40. T. Allen y L. Svarovski, "The Ladal X-ray Centrifuga! Sedi- 37-51 (1976).
mentometer," Powder TechnoL, 10, 23-28 (1974). 50. A. L. Hin de, "A Review of Real-Time Particle Size Analysers,"
41. T. Provder y R. M. Holsworth, "Particle Size Distribution Ana- J. S. Afr. IMM, 73, 258-268 (1973),
lysis by Disc Centrifuge Photosedimentometry ," 172nd Ameri- 51. A L. Hinde y P. J. D. Lloyd, ''Real-Time Particle Size Analysis
can Chemical Society Meeting, ACS Organic Coatings and Plas- in Wet Closed-Circuit Milling," Powder TechnoL, 12, 37-50
tics Chemistry Preprints, 36, 2, 150 (1976). (1975).
42. T. Allen, "D.eterminatíon of Specific Surface, Surface-Volume 52. H. R. Cooper, "On-Stream X-ray Analysis," Ch. 30 in Flota-
Shape Coefficient and Particle Size Distribution by Using the tion: A. M. Gaudin Memorial Volume, Vol 2, M. C. Fuerste-
Wide-Angle Photosedimentometer," in Particle Size Analysis nau, Ed, págs. 865-894, A!ME/SME (1976).
1970, Soc. Analytical Chemistry, págs. 16 7-177 (1972). 53. J. E. Johnston y L. J. Rosen, "Particle Characterization Using
43. D. F. Kelsall y J. C. H. McAdam, "Design and Operating Cha- the Photoscan." Powder Technol., 14, 195-201 (1976).
racteristics of a Hydraulic Cyclone Elutriator," Trans. lnst. 54. J. S. Hall, "Analysis of Composite Mineral Particles Using a
Chem. Eng., 41, 84-95 (1963). S.E.M.," Julius Kruttschnitt Mineral Research Centre, Techni-
44. D. F. Kelsall, C. J. Restarick y P. S. B. Stewart, "Technical cal Report, julio 1975-junio 1976, págs. 53-66 (1976).
Note on an Improved Cyclosizing Technique," Proc. Australa· 55. G. C. Thorne y colaboradores, "Modeling of Industrial Sul-
sian !MM, No. 251, 9-10 (septiembre de 1974). phide Flotation Circuits," Ch. 26 in Flotation: A.M. Gaudin
45. C. B. Daellenbach, W. M. Mahan y F. E. Armstrong, "Ra- Memorial Volume, Vol. 2, M. C. Fuerstenau, Ed., págs. 725~
pid Particle Size Analysis by Hydrosizing and Nuclear Sen- 752, AIME/SME (1976).
Capítulo tres
Análisis de los procesos
de separación

Ley de Flap acerca de la perversidad de los objetos inanimados: "De todo objeto
inanimado, cualquiera que sea su composición o configuración, puede esperarse
que se comporte en cualquier momento en una forma totalmenre inesperada por
razones que o son toralmenre obscuras o completamente misteriosas."

El procesamiento de minerales se ocupa primordialmente de generahnente se logra una mejor separación aprovechando las
la separación de las partículas minerales con base en varia· propiedades magnéticas de la magnetita para su recuperación.
ciones de tamaño o de composición. La separacióri se lleva Una partícula puede contener más de una fase, como
a cabo suspendiendo las partículas en un medio y haciendo por ejemplo varios minerales, grietas, cavidades y agua in-
pasar la suspensión a través de un equipo apropiado al que corporada. Como una ampliación de este concepto, un
se le llama separador. En el separador se aplica una fuerza conjunto de partículas está formado por 1as partículas que
adecuada a las partículas; y debido a que los materiales tie- pueden considerarse juntas porque tienen alguna caracte-
nen diferentes propiedades dependiendo de su composición rística en común relevante para la separación. Por ejemplo,
o tamaño, son afectados en grado variable por la fuerza apli- las partículas podrían agruparse porque contienen cantidades
cada (figura 3 .!). Los que son movidos por la fuerza tienen variables del mineral valioso por extraer (en el caso del
una respuesta positiva, y los no afectados una respuesta ne- mineral de hierro anterior, este agrupamiento podría ser por
gativa. Obviamente la liberación es un prerrequisito para la el contenido de Fe,0 4 , Fe 2 o, o de Fe, dependiendo de las
separación perfecta, aunque en la mayoría de los casos el necesidades). A la inversa) un agrupamiento podría estar
ideal de la liberación completa puede no ser práctico. formado por las partículas de contenido variable del material
Por conveniencia, puede considerarse que una separa- de desecho, en cuyo caso algunas partículas podrían ser co-
ción depende de tres factores: las propiedades de los mine- munes a dos conjuntos si la liberación es incompleta (figura
rales, las características del separador y las necesidades de 3.2). Además, en algunas ocasiones puede considerarse la
producción en cuanto a ley y recuperación. Algunas propie- muestra de alimentación como un conjunto (es decir, una
dades de los minerales que pueden ser útiles son: tamaño, distribución de partículas por tamaños). Como las partícu-
forma, densidad, susceptibilidad magnética, conductividad las se producen normalmente por un proceso de reducción
eléctrica y las de la superficie. Estas ptopiedades y los prn- de tamaño, cualquier conjunto de partículas tendrá una ga·
cesos específicos en los que se aprovechan se estudian al ma de tamaños de partículas. Para obtener una medida cuan-
detalle en otros capítulos; ~n este capítulo se analizan en titativa de la propiedad que se esté aprovechando para fines
términos generales, y en relación con el complejo problema de separación, al valor de la propiedad de una partícula in-
de la eficiencia de separación. dividual se íe denomina \15. El valoi crítico de la propiedad
En condiciones ideales, un proceso de separación es que determina la respuesta (o división) en el equipo recibe
aquel que aprovecha una sola prnpiedad del mineral, si bien el nombre de ajuste del separador j\S*.
en la práctica no se logra tal situación, lo cual impone un lí-
mite a la separación. A veces el elemento constitutivo desea-
do es uri componente que ocurre en más de una forma 3.1 SEPARACIÓN EN EQUILIBRIO
mineralógica en el mineral, y puede ser necesario utilizar un
separador diferente para recuperar cada mineral. Por ejemplo, 3.1.1. Variaciones en la propiedad aprovechable:
un mineral de hierio puede contener magnetita (Fe 3 0 4 ), Curvas de separabilidad
hematita (Fe 2 0 3 ), y minerales de ganga. Aunque ambos
minerales de hierro son más densos que los de la ganga, te- En un conjunto de partículas que muestran respuesta positi-
niendo con ello una propiedad potencial de separación, v~ a una fuerza de separación, existe normalmente un inter-

71
72 Análisis de los procesos de separación

0.15 .--------------~~----,"'
/,,.,,.--
,_
Alimentación
--".. ºº•ºo o o
0
o 0
0
O
0
O
~
~ 0
o
0 '!Cº
O O __.,. Respuesta
O positiva
I
I

"'"""""Y •º•o•o • •
•º • o 3:
~ •••
I
I
"'-!:
~ • O 4:...... Respu~sta "''
.Q
0.10
/ a
~
• • • 9 • I
'-'•"----!~u'.,\l-_•:__•_,•<.... negativa ~ I
e< I '
.Q
I
Figura 3.1 Principio básico de un separador. o" I '·' ~
I
e<
"jl I
I
"<
"<
il
o.os
I
I
~
valo en el valor de la propiedad que se está aprovechando.
~"
I
I
Esto podría deberse a variaciones del tamaño de partícula, al I
I
grado de liberación, o a cambios sutiles de las propiedades I
químicas y físicas. Como se ilustra en la figura 3.3, el inter- ,,/
valo de valores de la propiedad de un conjunto dado puede ,1....0.~-~-------------""'~~,
presentarse en forma de curvas de frecuencia o acumulativas. Valor de la propiedad 113
Estas curvas se han aplicado principalmente a separaciones Figura 3. 3 Formas acumulativa y de frecuencia de la curva de separa-
por densidad relativa, y como se usaron originalmente para bilidad de un conjunto de partículas. (Éstas deben compararse con
estudiar el lavado del carbón, con frecuencia se les cita como las curvas de la figura 2.1, la cual es el caso específico en el que el
curvas de lavabilidad. 1 Empero, como representan las carac- tamaño es la propiedad)
terísticas de la propiedad del mineral y pueden aplicarse a
la mayoría de las separaciones, una mejor denominación es
la de curvas de separabilidad. El tamaño es la propiedad magnética. Se concluye, por tanto, que un cambio en el gra-
aprovechada más simple que puede considerarse: la figura do de liberación cambia las curvas de separabilidad. Sin em-
2.1 es básicamente la figura 3.3 con el tamaño dA como la bargo, aun los minerales completamente liberados pueden
propiedad$. En este caso se ha tomado el conjunto como mostrar variaciones en sus propiedades. Éstas podrían deber-
la muestra total, y la figura 2.1 simplemente establece que a se a variaciones de composición aparentemente menores: por
medida que se incluyen partículas más grandes, se obtiene ejemplo, una ligera oxidación de la superficie o elementos
una fracción mayor de la muestra (conjunto). presentes en trazas que alteran la adsorción de los reactivos
Cuando se consideran otras propiedades y no el tamafio, de fiotación.
una de las causas de variación más comunes es la liberación El efecto de la variabilidad de partícula a partícula en
incompleta, aunque su significado depende de la propiedad la separación puede ilustrarse empleando las curvas que apa-
aprovechada. La graduación más uniforme en cuanto a res- recen en la figura 3.4.2 Como todas las partículas del conjun-
puesta ocurre cuando la densidad relativa es la propiedad to A tienen valores de~ menores que los del conjunto D, es
aprovechada, por ser la densidad directamente proporcional posible la separación de estos dos conjuntos utilizando un
a las proporciones volumétricas mineralógicas. En el otro ajuste del separador comprendido entre \¡;~ y !j.5~. Desa-
extremo, pueden ser necesarias sólo pequeñas cantidades de fortunadamente, los conjuntos de partículas rara vez se en-
un mineral magnéticamente susceptible para formar una cuentran tan separados. Los conjuntos B y D deberían ser
partícula compuesta susceptible a la acción de una fuerza también aptos para la separación empleando el ajuste de
separador $:, pero este caso será más 4ifícil por el trasla-
pe que casi ocurre. Un ejemplo práctico de esta sitµaciQ_n

··-····
Mineral valioso sería un cribado perfecto de la distribución de tamafios de
\ la figura 2.1 en productos (conjuntos) de dos tamaños; uno
Conjunto 1 más pequeño que el tamaño de criba de J.0 mm (el ajuste
"~Q~<,¡;)~@>~ del separador) y el otro más grande, Las dos curvas de sepa-
Conjunto 11 rabilidad de los productos aparecen en la figura 3.5. Nótese
ooqoooooo Ganga Mineral
que la adecuada combinación de los dos conjuntos de pro-
ducto da la distribución acumulativa de la propiedad (tama-
ño) de la alimentación.
Figura 3.2 Representación de las partículas como conjuntos: el con- La separación de los pares de conjuntos respecto a A,
junto 1 está formado por todas las partículas que contienen algún
mineral de valor; el conjunto II, de todas las partículas que contie-
B y C en la figura 3.4 es típica de las operaciones de con-
nen algún mineral de ganga. Sóbre esta base las partículas intermedias centración de minerales. Es posible hacer una separación
son comunes a ambos grupos. buena aunque incompleta de A y B usando un separador con
Separación en equilibrio 73

Por estos ejemplos puede verse que si se utiliza un solo


valor de ~ (por ejemplo, el promedio) para representar el
conjunto se puede llegar a información errónea; en cualquiera
de las separaciones AB, AD, BD o CD el promedio indicaría
que podría hacerse una separación cornpleta. Recíprocamen-
te, B y C podrían tener el mismo valor promedio de \13, lo
cual indica que no es posible hacer separación alguna; en
realidad, un proceso de dos etapas (en ~~ y ~~ ) sería
capaz de dar cierta separación. Aunque probablemente di-
fícil, esta separación limitada bien puede valer la pena.
Debe recordarse siempre que la separación que se espe-
ra a partir de curvas de separabilidad en esta forma, repre-
senta la separación máxima que puede lograrse del material
tal como existe, aprovechando esa propiedad en particular.
Si la separación no es satisfactoria, el uso de un dispositivo
alternativo que aproveche la misma propiedad no habrá de
Valor de la propiedad lj3 mejorar, en general, la separación porque la separación má-
Figura 3.4 Curvas de separabilidad de frecuencia de cuatro conjun- xima está limitada por las propiedades de la partícula sola.
tos de partículas. Bajo circunstancias apropiadas. los conjuntos A y En la práctica, las limitaciones de ingeniería significan que
B podrían, por ejemplo, representar a los conjuntos I y 11 de la figu- un separador nunca logra la separación máxima indicada
ra 3.2 ~*1,íJS* 2 , Y así sucesivamente son ajustes del separador para por las curvas de separabilidad, pero como pueden existir
diversas separaciones. (Según Prosser. 2 )
diferencias en el grado al que los diferentes separadores se
aproximan a la separación máxima, uno puede dar un me-
ajuste comprendido entre ~~ y ~ff, dependiendo el ajus- jor rendimiento que otro.
Cuando no existe un desplazamiento satisfactorio entre
te real de los requisitos del producto. Por ejemplo, se nece-
sitaría un ajuste de ~t para alta ley en B o una alta recu- las curvas de separabilidad, hay dos alternativas; cambiar la
peración de A. Las separaciones tales como ésta pueden distribución de los valores de ~ mediante algún pretrata-
deberse a una liberación incompleta, en la que resulta el miento, o aprovechar una propiedad diferente. Nuevamente
traslape por ser las partículas intermedias comunes a ambos puede usarse la Hberación para ilustrar el primer punto: la
conjuntos, como se ilustra en la figura 3.2. reducción ulterior de tamaño del material ilustrada en la fi-
La separación potencial de A y C es menos satisfactoria gura 3.2 conduciría a un mayor grado de liberación y redl_\-
en cuanto a que no puede producirse A puro, mientras que ciría el traslape entre las curvas tales corno A y B de la figura
la fracción de e puro que puede obtenerse depende de la 3.4. El aprovechamiento de una propiedad alternativa se
ilustra en la figura 3.7, la cual se basa en los datos proceden-
amplitud de cobertura de las curvas. En la figura 3.6 apare-
cen algunos datos de flotación en una forma acumulativa tes de una arena de playa con contenido de hierro. Esta
muestra puede considerarse formada esencialmente por dos
que representa esta situación. 3

Colector, g/t

º·' Figura 3.6 Curvas de separabilidad de algunos minerales de silicatos,


Propiedad (Tamaño, mm) " utilizando la adición de colector como un i.ridicio de la propiedad de
"flotabilidad". La separación por flotación entre pares de tales mi-
Figura 3.5 Curvas de separabilidad de los dos conjuntos: sobretama- nerales representa la separación A-C en la figura 3.4. (Según Lids-
ño Y subtamaño (cf. curvas By D de la figura 3.4). trOm. 3)
74 Análisis de los procesos de separación

Conjunto que contiene Conjunto que


ta ganga contiene hierro

1''1 ,-\
I
I
1
1
1 ,
I
/
\
\
, 1 \
' '-. I ',
I
I
/
I
I '
-----
--- ------
Propiedad (tamaño} Propiedad (densidad} Propiedad (susceptibilidad magnética}

Figura 3.7 Curvas de separabilidad de una arena de playa férrica, compuesta en esencia por dos conjuntos: minerales ligeros de gan-
ga y minerales densos con contenido de hierro. Dependiendo de la propiedad aprovechada, la separación puede ser difícil o fácil

conjuntos: la ganga, y los minerales pesados que contienen E3.1.I. Así, una separación perfecta en SG = 1.50 recupera-
hierro. Es posible lograr cierta separación por cribado (figu- ría 73.97% del carbón, junto ~on 9.14% de la ceniza. El
ra 3.7, izquierda) pero es posible obtener una mejor separa- contenido de ceniza del carbón sería
ción con una separación gravimétrica relativamente difícil
(figura 3.7, centro). Sin embargo, una separación fácil de la 9.14 X 28.65
fracción magnética prop~rciona una recuperación muy satis-
(9.14 X 28.65) + (71.35 X 73.97) X lOO%
factoria del hierro, aunque es incompleta porque una parte = 4.73%
del hierro se encuentra en forma de un mineral pesado, no
magnético, de baja ley (figura 3.7, derecha).
3.1.2 Limitaciones del equipo
Ejemplo 3.1. Se efectuaron separaciones por hundimiento-
flotación en un carbón mineral: los resultados aparecen en En la práctica los separadores comerciales rara vez alcanzan
las columnas 2 y 3 de la tabla E3.I.l. ¿Cuáles son las curvas la separación óptima indicada por las curvas de separabilidad
de separabilidad para los componentes ceniza y carbón? a causa de las variaciones inherentes del ajuste del separador,
las fuerzas en competencia y el tiempo insuficiente (en la
Solución. Los cálculos necesarios se indican bajo los encabe- sección 3.2 se hace un estudio más amplio del tiempo de se-
zados de la tabla E3. 1. 1, y los resultados aparecen en las paración). Si bien un separador tiene un punto de ajuste,
columnas relevantes. Las curvas de separabilidad trazadas ocurre una gama de valores porque el punto de ajuste está
con los datos de las- columnas 6 y 9, aparecen en la figura sujeto a fluctuaciones aleatorias que pueden originarse por

Tabla E3.1.1 Ejemplo de curvas de separabilidad,

Fracciones de Masa Ensaye Distribución de la ceniza Distribución del carbón mineral


densidad
% % de Masa % % acum. Masa % %acum.
ceniza

121 X (3)
111 121 131 (41= 15)=_!3._ 16)=" 151 171= 12)-14) 181=.Q!__ 19)=" (8)
100 " 141 " (71
De flot. a 1.30 41.0 2.1 0.86 3.00 3.00 40.14 56.26 56.26
de 1.30a 1.35 7.0 5.0 0.35 1.22 4.22 6.65 9.32 65.56
de 1.35 a 1.40 2.3 12.6 0.29 1.01 5.23 2.01 2.82 68.40
de 1,40a 1.45 2.2 19.1 0.42 1,47 6.70 1.78 2.49 70.89
de 1.45 a 1.50 2.9 24.0 0,70 2.44 9.14 2.20 3.08 73.97
de 1.50 a 1.60 5.9 30.7 1.81 6.32 15.46 4.09 5.73 79.70
de 1.60 a 1.70 6.0 38.4 2.30 8.03 23.49 3.70 5.19 84.89
de 1,70a 1.80 4.4 47.2 2.08 7.26 30.75 2.32 3.25 88.14
de 1,80a hund. 28.3 70.1 19.84 69.25 100.00 8.46 11.86 100.00

28.65 100.00 71.35 100.00


Cinética: La rapidez de la separación 75

variaciones de los regímenes de flujo, variaciones en los .,, 'ºº


suministros de energía o desgaste del equipo. Consecuente-
mente, si se conciben los ajustes del separador ilustrados en :a•<
la figura 3 .4 como bandas más que como líneas, la reducción ,,.¡; "
en separación resultante se vuelve más obvia. •~
Hasta ahora se ha venido suponiendo que el comporta- a
miento de una partícula lo determina únicamente la propie-
dad que se está aprovechando. En la realidad, además de la

E
60

fuerza de separación, el separador tiene otras fuerzas que ,,·~, 40


actúan sobre la partícula: la gravedad es particularmente §
o
significativa (ver, por ejemplo, la figura 14.19). Estas fuerzas •
adicionales pueden traducirse en que otras propiedades ten- •••
gan un efecto secundario pero importante que puede ya sea .¡;
E "
impedir o ayudar la separación que se intenta realizar. Es
posible, por ejemplo, que las partículas de la misma densi- " '·' 1.4 1.S t.6
dad real puedan ser separadas por métodos gravimétricos Propiedad: Densidad
debido a que la forma de uno de los conjuntos de partículas Figura E3.l.l Curvas acumulativas de separabilidad de carbón mine-
produce una diferencia aparente en la densidad global. 4 En ral y ceniza, del ejemplo 3.1.
general, con una fuerza de aprovechamiento constante, al
incrementar la fuerza en competencia se incrementará la ley
Para partículas idénticas en un proceso intermitente o
a expensas de la recuperación (figura 14.19).
continuo con tiempo de residencia constante, la ecuación
En la mayoría de los separadores algunas partículas sa-
3.1 se integra a
len en la corriente equivocada porque la suspensión está su-
jeta a mezclado, ya sea natural o deliberado, así como por m = m 1 exp(-kt) (3.2)
una dispersión espacial ocasionada por la ocurrencia de la
corriente de entrada sobre un área en lugar de sobre un pun- (m1 =fracción de masa a t =O). En realidad, las partículas
to. Por otra parte, al volverse más pequeñas las partículas, la que entran a un proceso no son idénticas, por lo que k varía
fuerza de separación se vuelve progresivamente menos efec- de una partictila a otra, particularmente en cuanto a tama·
tiva y las fuerzas perturbadoras se vuelven más efectivas, lo ño. Además, las partículas están sujetas a la fuerza de sepa-
cual se traduce en que todo separador tiene un límite inferior ración durante tiempos variables (es decir, que varía el tiem-
de tamaño más allá del cual no puede lograrse la separación po de residencia en el separador).(Aunque este último tema
adecuada. se trata brevemente en la sección 3.3, la integración de la
ecuación 3.1 bajo estas condiciones queda fuera del alcance
de esta obra.)
Alternativamente, diversas operaciones de separación
3.2 CINÉTICA: LA RAPIDEZ DE LA SEPARACIÓN de minerales como la flotación, la separación electrostática
y el cribado, pueden considerarse como un número de eta·
Prácticamente todas las separaciones de minerales se efectúan pas idénticas en serie. Bajo estas condiciones, el régimen del
en separadores continuos, lo cual significa que cualquier par- proceso puede representarse por medio de un concepto sim-
tícula tiene un tiempo finito para responder a la fuerza de ple de probabilidad' •6 (ver los ejemplos 9 .1 y 16.1 ):
separación. El resultado es que la separación máxima indi-
cada por las curvas de separabilidad rara vez se logra. A pe- m = m1 (1 - p)" (3.3)
sar de su complejidad, se ha encontrado que ia mayoría de
los procesos minerales siguen una ley de rapidez de primer (m1 = fracción de masa inicial en la corriente de alimenta-
orden, de manera que para partículas de idénticas propie- ción; m = fracción de masa remanente en la corriente después
dades, pueden representarse por den etapas;p =probabilidad de separarse de lo corriente en
cualquier etapa). Al reordenar,
dm
=-km (3.1) m
di log - = n log(l - p) (3.4)
m1

(m =fracción de masa de las partículas presentes en el tiem- Así, una representación semilogarítmica del cambio de ma·
po t, que tienen idénticas propiedades; k =constante de ra- sa durante una serie de etapas de operación permite evaluar
pidez). p.
76 Análisis de los procesos de Sr?aración

La comparación .de las ecuaciones 3.2 y 3.3 indica cla- k = k' ($* - ~) (3.5)
ramente que p tiene una connotación respecto a k. Nótese l
también que habrá ocasiones en las que m pueda sustituirse (k' = constante de rapidez independiente de [~* - 'l3l
y
en las ecuaciones 3 .1 a 3 .4 por una masa total M. está relacionada con el diseño y la operación del separador).
La respuesta de un conjunto de partículas se ilustra me- En consecuencia, la constante de rapidez k depende del di-
jor con la curva de frecuencia de separabilidad (figura 3.3). sefio del separador, de sus condiciones de operación y de las
En la figura 3 .8b la curva superior es la curva de los valores propiedades del mineral.
de la propiedad que se va a aprovechar; la curva inferior es Si se reconsidera ahora la separación de B y D en la fi-
la distribución real de la propiedad de las part1culas recupe· gura 3.4, pueden contemplarse dos casos extremos. Cuando
radas en la salida de respuesta positiva en el tiempo t (se su- k' es alta e igual para ambos conjuntos, el separador puede
pone que ninguna partícula con ~ > ~* se recupera allí). ajustarse apenas arriba de lo predicho por las curvas de se·
Debido a que el área relativa comprendida bajo las dos parabilidad y la separación (figura 3.8d) será cercana a la
curvas de la figura 3 .8b (expresada en porcentaje) es la re- antes predicha. Si, empero, k' es baja para ambos conjuntos,
cuperación de mineral en el conjunto, se desprende de la el ajuste del separador tendrá que estár más allá del valor
ecuación 3.2 que cualquier incremento de la constante de máximo de ~B para recuperar una cantidad aceptable de B,
rapidez o del tiempo elevará la curva inferior hacia la de lo cual resultará también en una recuperación aceptable de
equilibrioi elevando así la recuperación. D (figuia 3.8/). Además, como el área comprendida bajo la
En general, a medida que ~ tiende hacia ~·,la fuer- curva Q, da la recuperación de cada conjunto en la salida
za impulsora para la separación disminuye en tal forma que de respuesta positiva, la relación de las áreas es una medida
puede obtenerse el valor aproximado de k por la expresión del grado o ley del producto. Significativamente, en ambos

o 1.0

ªa
:~
- -1. º·ª L__ _ _ _ _ __

·Area de
~ o.e Tromp

•.•
i•
. 0.4

1 0.2 ¡__ _ _ _ _ __¡Jl.!I

¡ 2x error probable
]
·~ o¡__ _ _ _ _ _ _ _

VtJ/or do fo prop/tJdad 'll Valor da la propiadnd 'll , V8/Dr da la propiedad 'll

Figura 3.8 b), d) y fJ Curvas de separabilidad Q, y porción del conjunto Qt que.responde en el tiempo t. La relación de estas dos
cantidades a diversos valores ·de la propiedad 'U forma las curvas de rendimiento del separador que aparecen en a), e) y e). Un sepa-
rador de respuesta rápida d) produce una curva de rendimiento de pendiente fuerte e) y puede considerarse como eficiente, mientras
que uno de respuesta lenta f) tiene una curva de rendimiento dispersa e) y es relativamente ineficiente.
Patrones de mezclado 77

casos se obtiene el incremento de recuperación a expensas positivo; a éste se le llama flujo de tapón, El tiempo de resi-
de la ley. Ésta es una característica típica de cualquier sepa- dencia es por tanto
rador. El equilibrio ley/recuperación se maneja normalmente
Operando. los separadOres en serie con diferentes ajustes de volumen del dispositivo
r = -:-:----:--:=~=-7'=~- ~

separador y es la razón por la que se usan las etapas de se- régimen de flujo volumétrico
paración primaria, separación secundaria y limpiadora en un
circuito de concentración. Estas etapas pueden implicar el En esta situación no puede ocurrir mezclado alguno en la di-
reciclado o la modificación de la propiedad, o ambos. La rección delflujo, aunque puede haber mezclado lateralmente.
remolienda es un ejemplo. Si se introduce un trazador (o un cambio escalonado en la
En muchos separadores la constante de rapidez de las composición) en la corriente de alimentación, éste aparecerá
partículas pequeñas es menor que la de las partículas gran~ después del tiempo t = r como se ilustra en la figura 3.9.
des, y bajo estas condiciones se desprende de las figuras Conviene hacer notar en esta etapa que un sistema de
3.8d y f que el separador es capaz de separar solamente ma- flujo de tapón es equivalente a un sistema de procesamiento
terial que tiene una distribución limitada de tamaños. intermitente.
Aunque la ecuación 3.1 se ha indicado para la separación
por gravedad, como la concentración por impulsos4 (sec- 3.3.2 Mezclado perfecto
ción 5 .7), es más realista considerar el significado potencial
de la aceleración de las partículas en estas separaciones, en En el caso del mezclado perfecto, toda alimentación al siste·
cuyo caso el comportamiento cinético debe describirse por ma se dispersa de inmediato ur:iiformemente por todo el"vo-
una ecuación de segundo orden de la forma lumen del dispbsitivo. Cuando se in.traduce un impulso de
un trazador al tiempo t = O, su concentración C en la co~
d'H dH rriente de salida al tiempo t la da la expresión
dt' + K, dt + K,fn(H) + K, = O (3.6)
e = e, exp (- ~ 1) (3.8)
(fl = parámetro de localización vertical; k =coeficientes).
Sin embargo, en la actualidad se dispone de relativamente (C1 = concentración inicial a t ; O) como se ilustra en la fi-..
poca información sobre la aplicabilidad de esta ecuación en gura 3.9. Puede verse que una parte del trazador sale ins-
el procesamiento de minerales, aunque se ha aplicado en tantáneamente, mientras que otra parte no sale nunca teó-
otros campos, 7 y se menciona en la literatura soviética. 8 ricamente, por lo que existe una distribución del tiempo de
residencia que va .desde cero hasta infmito. Sin embargo,
3.3 PATRONES DE MEZCLADO todavía puede definirse un tiempo nominal de residencia
por medio de la ecuación 3.7, de manera que la ecuación
Se demostró en la sección 3 .2 que en cualquier proceso es 3 .8 puede escribirse en la forma
importante tomar en cuenta la rapidez. Para analizar com-
pletamente el alcance del procesamiento en cualquier pro- -t
ceso continuo, es necesario por tanto saber cuánto tiempo e= e, exp -
T
(3.9)
le toma al material para desplazarse de la(s) entrada(s) a
la(s) salida(s). Para estimar este tiempo de residencia, es ne-
···----~---~---~---~--~
cesario conocer los patrones de flujo (que no deben confun-
dirse con el tipo de flujo) que ocurren en el dispositivo. 9
Dichos patrones pueden determinarse inyectando un traza~
~ º·'
dor de un material convenientemente detectable en el dis-
positivo de flujo, y observando su aparición en la(s) co-
rrientes(s) de salida. Un método alternativo consiste en
1~

o
0.6
Mezclador
cambiar instantáneamente la concentración de un compo- "-5 perfecto
nente de la alimentación y seguir luego el cambio de concen- ~
·- 0.4
tración en la corriente de salida. Los patrones resultantes ~

~
pueden considerarse en función de dos tipos ideales; el de
flujo de tapón o el de mezclado perfecto. ~ 0.2

3 .3. l Flujo de tapón


El tipo más simple de patrón de flujo a través de un proceso
es el que ocurre cuando todos los elementos de la corriente
·~.---77,---~ .
...:-----,~.•,.---~,~.•- - _ ¡
•/-
de aliment~ción tie~en igual tiempo de residencia r en el dis- Figura 3.9 Distribución de los tiempos de residencia (trazador).
78 Análisis de los procesos de separación

de la cual se desprende que después del tiempo nominal de


residencia la concentración baja hasta el 37% del valor ini-
cial cuando se ha descargado la mitad del impulso.
La ecuación 3.9 puede hacerse extensiva para N mezcla-
dores perfectos en serie, lo cual resulta en
,.-....,.
(1fr)N- 1exp(-1/T)
(3.10)
I
---.. '\ \
...•,...,... .•.
,/
(N - J)!

(CN =concentración en la descarga del dispositivo de orden /


/" /
l
¡/
,/
I
//

.... · · ·.· · . .
'~4

"··-.... '--.
.........,
\
~

'',
N al tiempo r; r = tiempo nominal de residencia en cada i
/ l I ··~~
mezclador). Las curvas teóricas obtenidas de la ecuación 3 .1 O f / I ~-...°'11~-:.:;......_
se ilustran en la figura 3 .1 O. ! / I ..... ...,_:::::::::::~·:::~·~':
o.s
'·º 2.0 2.S

3.3.3 Comparación del flujo de tapón con el de


mezclado perfecto
Figura 3.11 Distribución de los tiempos de residencia de un número
de mezcladores perfectos en serie, cuando el tiempo total (promedio)
Es útil comparar el comportamiento de una serie de mezcla- de residencia permanece constante (trazador). (Según Roman. 10 )
dores perfectos con un dispositivo de flujo de tapón. La fi-
gura 3 .1 O indica que una corriente se dispersa con el tiempo
al ir pasando por una serie de mezcladores. Sin embargo, si demasiado prolongado. El incremento de rendimiento pue-
se mantiene constante el tiempo total nominal de residencia de obtenerse generalmente aumentando el número de uni·
rE en la serie mientras se cambia el número de mezcladores, dades en serie. En algunas situaciones, empero, pueden pre-
los resultados son corno se ilustra en la figura 3.11 parar¡; = dominar los efectos cinéticos a un grado tal que el número de
10
8 rnin. Puede verse que al incrementar el número de mez- unidades no sea significativo. 11
cladores la distribución del tiempo de residencia del mate-
rial en la serie de mezcladores está distribuido más de cerca 3. 3.4 Casos prácticos
en torno al valor nominal. Como el flujo de tapón en esta fi-
gura sería una línea vertical a los 8 min, resulta claro que un En la práctica raras veces se encuentra el flujo de tapón en
número infinito de mezcladores en serie representarían esta los dispositivos de procesamiento, y hasta los dispositivos
situación. más vigorosamente agitados rara vez se comportan como
De aquí que un número pequeño de dispositivos conti· mezcladores perfectos. Las desviaciones respecto a las ecua-
nuamente agitados darán un rendimiento más pobre que un ciones 3.9 y 3.10 pueden explicarse en función de:
dispositivo de flujo de tapón (o intermitente), porque una
parte del material no permanecerá en el dispositivo suficien- 1. Espacios muertos, en los que el líquido está estanca-
te tiempo, y el resto del material permanecerá por un tiempo do.
2. Flujo en desvío, en el que una porción del líquido
parece pasar en desvío, salvando el mezclador.
3. Flujo de reciclado, en el que una porción del mate-
rial existente se mezcla por segunda vez con la co-
rriente de alimentación.

Generalmente estas complicaciones pueden superarse consi-


derando que el flujo en cualquier dispositivo está compuesto
por combinaciones adecuadas de mezcladores aparentemen-
te perfectos conectados en serie y en paralelo. En la figura
3.12 se muestran algunos ejemplos de distribuciones conve-
nientes de tiempos de residencia. Los resultados de un banco
de seis celdas de flotación conectadas en serie que aparecen
en la figura 3.!2a pueden representarse por 4.5 mezclado-
res perfectos en serie 12 (cf. figura 3.10). Los datos típicos
1/. de un molino de bolas aparecen en la figura 3.12b. 13 La
Figura 3.1 O Distribución de los tiempos de residencia de un número de distribución muestra un componente de atraso seguido por
mezcladores perfectos en serie, predicha por la ecuación 3.10 (trazador). el mezclado perfecto y puede representarse normalmente
Determinación de las curvas de separabilidad 79

0.25 Celda 1

1
1
~....,
0.20

1 '<
1 Arenas
0.15 1
u" 1
1
" 0.10
1
\ Separación
\
\
rápida
,,.~·0.14 min
Derrame

1 Separación
1 lenta
1 's. ::gg3 • 1.77 min
'º 0.32
min

• 9 0.18
m'"
4.08mon
'o '
Tiempo, min.
Molino
de bolas

42% 0.14
mio

1=a
29%
58%

i
1.77 mln
DERRAME

0.18 min~I=,,..================~
Atraso de
entrega
ARENAS

'"' '·º r¡, '·'


71% 0.27
Figura 3.12 Ejemplos de distribuciones del tiempo de residencia real. 10%
mio
12
a) Un banco de celdas de flotación. (Según Bull y Sp0ttiswood. )

~
13
b) Un molino de bolas. (Según Kelsall y asociados. ) e) Un clasifi- 90%
cador de espiral. d) Arreglo de los mezcladores que simula los datos 0.65 min
de c). (Según Stewart y Restarick. 14 ) a) y b) deben compararse con Tiempo de transporte
las figuras 3.10 y 3.9, respectivamente. (Las figuras 3.9 y 3.12b tie- en la espiral
nen la misma escala vertical, y en ambos casos el área comprendida 1.85 mln
bajo la curva es igual a la masa de la muestra)

por tres mezcladores perfectos en serie, teniendo los dos tes pueden variarse en un amplio intervalo hasta niveles
primeros tiempos de residencia relativamente cortos. relativamente altos. Es preferible usar un separador de ope-
La distribución del tiempo de residencia de los sólidos ración intermitente, pero cuando éste resulta impráctico,
en un clasificador de espiral es más compleja 14 (figura deben usarse dispositivos de operación continua de capaci-
3.12c), pero se ilustra una representación típica en la figu- dad de procesamiento muy baja para eliminar los efectos
ra 3.12d. cinéticos.

3,4 DETERMINACIÓN DE LAS CURVAS DE 3.4.1 Separaciones por tamaños


SEPARABILIDAD
Las curvas de separabilidad de las separaciones por tama-
Desafortunadamente, las curvas de separabilidad no pueden, ños son las que se determinan en forma más directa y pueden
por lo general, determinarse rápidamente, y puede ser nece- obtenerse usando cualquiera de los métodos de separación
saria una cantidad considerable de análisis químicos. Los por tamaños en laboratorio descritos en el capítulo 2. Debe
datos se obtienen con separadores de laboratorio cuyosajus- recordarse que cuando se emplea más de una técnica de se-
80 Análisis de los procesos de separación

paración por tamaños, puede ser necesario hacer correccio- Tabla 3.1 Líquidos densos.
nes si cada método mide un diámetro nominal diferente.
Densidad Compuesto Fórmula
3.4. 2 Separaciones por densidad
5.0 Solucibn Clerici (solucibn
acuosa de matonato y far-
Las curvas de separabilidad basadas en la densidad relativa mato de talio) ITICOOHl2C/TICOOH
se determinan normalmente por fraccionamiento sucesivo 3.31 Yoduro de metileno CH2 l2
por hundimiento-flotación de una muestra con líquidos de 2.95 Tetrabromuro de acetileno CHBr2 CHBrz
2.89 Bromoformo CH8r3
diferente densidad. Algunos de los líquidos que pueden
2.75 Trlbromo-fluor-metano C8r3F
usarse, junto con sus densidades relativas, aparecen en la 2.48 Bromuro de metileno CH2 Br2
tabla 3.1. Los valores intermedios pueden obtenerse por 1.92 Clorobromuro de metileno CH2BrCJ
mezclado. Los equipos normales de laboratorio, como ma- 1.67 Pentacloroetano CCl3-CHCl2
traces, tubos de prueba o probetas, y matraces de separa- 1.61 Percloroetileno CCl2·CCl2
1.59 Tetracloruro de carbono CCl4
ción son adecuados para efectuar separaciones, si bien a
1.46 TricloroetJleno CCl2·CHCI
veces puede ser necesaria la centrifugación para acelerar la 1.33 Metil-cloroformo CCl3-CH3
separación de las partículas finas. En otra parte de esta obra 1.25 Oicloruro de etileno CH2Cl°CH2CI
se presenta una descripción completa de los métodos de la-
boratorio y los problemas que se atacan. 1• 15 • 16 Una vez
separadas, las fracciones individuales de los materiales que
interesan pueden analizarse para determinar las curvas de realidad, al igual que las curvas de ley-recuperación (sección
separabilidad. 3.5.4 ), el análisis combina curvas de separabilidad individua·
les en una curva independiente de valores de la propiedad.
3.4.3 Separación magnética El método comprende una serie de pruebas directas de flo-
tación de muestras o lotes que producen cuatro concentra-
Existen varios dispositivos para obtener datos sobre la sepa- dos y una cola. Después de ensayar estos productos, la infor-
rabilidad magnética, y ya se ha descrito el uso de algunos de mación se maneja como se ilustra en el ejemplo 3.2. Esta
éstos. 8 • 1 7 - 19 Se requiere, empero, gran cuidado al interpre- representación gráfica tiene la ventaja de que un vector
tar los datos obtenidos de estas pruebas, en vista de que los comprendido entre dos puntos cualesquiera de la curva re-
resultados dependen de las condiciones experimentales. Es- presenta un concentrado posible cuya masa es proporcional
ta dependencia tiene lugar porque todas las separaciones a la longitud horizontal y cuya ley la da la pendiente. En el
magnéticas son afectadas por fuerzas secundarias, lo cual capítulo 23 se describe una aplicación práctica de esta téc-
significa que sólo se obtienen valores relativos más que abso- nica.
lutos de la propiedad.
Ejemplo 3.2. Se realizó una prueba de flotación para análi-
3.4.4 Separación por flotación sis de liberación con una muestra del mineral descrito en el
ejemplo 2.4. La información resultante se presenta en la
En el caso de la separación por flotación, puede considerar- tabla E3.2.1, en las columnas 2 y 3. Se trata de preparar la
se que la propiedad aprovechada es la flotabilidad, aunque gráfica de análisis de liberación.
en realidad es prácticamente imposible definirla, y menos aún
medirla. Como consecuencia, es necesario obtener una me- Solución. Los cálculos necesarios aparecen indicados bajo
dida indirecta. El método de mayor uso es el de adición de los encabezados de la tabla E3.2.1, y los resultados en las
reactivos, pero debe tenerse en cuenta que los reactivos son columnas relevantes. La curva de liberación, trazada en la
en sí mismos, conjuntos muy complejos de variables. El figura E3. 2.1, utiliza los datos de las columnas 6 y 8. Los
método efectivo de prueba es relativamente directo y nor- datos se tratan con mayor amplitud en el capítulo 23 (sec-
malmente se realiza en una máquina de flotación de labora- ción 23.3.2).
torio, de operación intermitente.-20 -oespués de hacer flotar
un número dado de muestras con diferentes niveles de reac-
tivos, los productos de la flotación y los productos residuales
se analizan por los materiales de interés. La figura 3.6 ilus- 3.5 EFICIENCIA DE SEPARACIÓN
tra el tipo de información que puede obtenerse. La dificul-
tad real estriba en el vasto número de reactivos y de combi- El concepto de efiCiencia en las operaciones de preparación
naciOnes de éstos que tienen que manejarse. mecánica de los minerales debe interpretarse con sumo cui-
El análisis de liberación se ha descrito como un método dado. Aunque es válido y útil el uso cualitativo del término
alternativo para estimar la separabilidad por flotación. 21 En "eficiencia", se originan dificultades al expresarlo cuantita-
Eficiencia de separación 81

Tabla E3.2.1 Ejemplo de análisis de liberación.

Datos de prueba Datos calculados

Muestra Masa Ensaye Masa Recuperación de PbS Masa de concentrado por


100 unidades de PbS

(gms) %PbS PbS 3 %acum. 3 % acum.


(2) X (3) (4) X 100 (2) X 100
Cálculos: (2) (3) (4)= (5)= (61= l0(5) (7)- (8)= ¡; (7)
100 ¡; (4) ¿; (4)

Concentrado 1 83.28 95.98 79.93 64.99 64.99 67.71 67.71


Concentrado 2 44,33 49.92 22.13 17.99 82.98 36.04 103,75
Concentrado 3 60.99 18.15 11.07 9.00 91.98 49.58 153.75
Concentrado 4 106.60 4.62 4.92 4,00 95.98 86,67 240.00
Cola 934,80 0,53 4.95 4.02 100.00 7.66.00 1000.00

Total 1230.00 10.00 123.00 100.00 1000.00

tivarnente porque normalmente intervienen en su evaluación e Las limitaciones del equipo, que impiden se logre la
dos criterios en conflicto, la ley y la recuperación. No es separación máxima indicada por las curvas de sepa-
conveniente expresar la eficiencia corno un solo valor, aun rabilidad [representadas por las curvas de rendi-
cuando esto se hace con frecuencia en la práctica, ya que miento (sección 3.5.2)).
estrictamente hablando hay un número infinito de combi- • Fallas humanas para minimizar estas ineficiencias.
naciones de ley y recuperación que pueden dar ese valor.
Aunque en unas cuantas situaciones puede no importar esto, Es esencial saber cuál de las tres está causando la separación
se recomienda insistentemente que los métodos gráficos deficiente, y es aquí en donde los métodos gráficos son de
que se describen más adelante se utilicen para analizar la alguna ayuda.
"eficiencia". Las ineficiencias que ocurren en los procesos
pueden atribuirse a tres amplias fuentes: 3.5.1 Curvas de separabilidad

• Las limitaciones del mineral como las representan Las curvas de separabilidad (sección 3.1. l) indican las inefi-
las curvas de separabilidad (sección 3.1.1). ciencias de una separación que se deben a las caracterí~ticas
mineralógicas. Sin embargo, siempre debe recordarse que
es posible cambiar la forma de las curvas. Ya se ha hecho
énfasis acerca de la importancia de la liberación en relación
con esto; otros factores, como el empleo de activadores y
depresores en la flotación, se analizan en capítulos subse-
cuentes. Es suficiente señalar en esta etapa que las curvas
de separabilidad (y análisis de liberación) son valiosas para la
".; evaluación de los méritos reales de los diferentes métodos pa-
iÍ'. ra alterar la distribución de las propiedades de las partículas.
~ Con frecuencia sólo se grafica la curva del mineral que
:g< " ha de removerse en la salida de respuesta positiva, suponién-
dose que la maximización de la pendiente de la curva habrá
•~
!} de conducir a la separación óptima. En muchos casos este
o
~ procedimiento puede proporcionar suficiente información,
pero existe siempre el riesgo de no detecta7 el significado
creciente de las propiedades secundarias como el tamaño de
partícula.

3.5.2 Curvas de rendimiento


',"-~~~~~~-~·~;~,,~~~-~·~~~~-,-',,,

Masa acumulativa del concentrado por 100 unidades de PbS La diferencia entre las dos curvas de la figura 3.8b propor-
Figura E3.2.1 Curva de análisis de liberación para el ejemplo 3.2. ciona un método de evaluar la eficacia y la eficiencia del se-
82 Ana1isis de los procesos de separación

parador. En esta figura, todas las partículas de bajo valor de po t; \jl = valor promedio de la propiedad en la posición H
la propiedad salen por la descarga de respuesta positiva. Em- y el tiempo t; µ* =coeficiente de fricción viscosa). El primer
pero, al considerar valores más altos de la propiedad, fraccio- término del segundo miembro de la ecuación 3.11 puede
nes crecientes se ubican fuera de lugar hacia la descarga de considerarse que es el efecto de dispersión o mezclado, y el
respuesta negativa, hasta que en ~* todo el material está segundo término representa el efecto de separación (nótese
mal ubicado. Si se vuelve a trazar esta información como que éste puede ser positivo o negativo, dependiendo de que
Q/Qr para todos los valores de \!l , el resultado es una curva la fuerza impulsora para la separación ( \!l - \jl ) sea positi-
de la forma ilustrada en la figura 3.8a, c, e. A dicha curva se va o negativa). La constante de tiempo Td en la ecuación
le ha llamado de diversas formas, curva de Tromp, de divi- 3.11 es de la forma
sión, de distribución, de eficiencia y de rendimiento. 22 Co-
mo la forma depende del separador más que de los minerales,
(3.12)
el nombre de curva de rendimiento es preferible y es el que
se emplea en esta obra.
El valor de \!l al que las partículas se dividen igualmente Siempre que el tiempo de residencia en el separador sea igual
entre las dos descargas se llama punto de separación ~ 50 o de a tres o cuatro veces Td, dQ/dt es aproximadamente igual a
corte (no confundirlo con el ajuste del separador, que es cero. En estas condiciones, puede considerarse que el efecto
más alto). Si se normaliza la curva (se le hace adimensional) disperSivo equilibra al efecto separador, y la ecuación 3.11
dividiendo todos los valores de~ entre ~ 50 , el resultado es puede resolverse para dar una curva de rendimiento 24b
la curva de rendimiento reducido. Resulta claro que un
separador con una curva cíe rendimiento reducido de mayor
pendiente es más eficiente y que habrá de dar una separación 911 = l - ten {[ go(;:~~lll)J in (\!l - \!loo)}
más rigurosa en un mineral que tenga curvas de separabilidad
(3.13)
muy juntas entre sí. De esta manera, así como las curvas de
separabilidad muestran cómo las propiedades del mineral
ilnpiden la separación perfecta, la curva de rendimiento re- (erf =función de error~ m .w =fracción de masa del material
ducido muestra cómo el comportamiento del separador li- de la alimentación con valor de la propiedad comprendido
mita aún más la separación. Nótese que aun cuando la curva entre \!l y [\!l + ~\!l]; 911 = recuperación; 6 = espesor del
de rendimiento fuera vertical (es decir, cuando el separador lecho o corriente de proceso).
fuera 1003 eficiente), las características del mineral (curvas En este punto vale la pena hacer algunos comentarios
de separabilidad como las A y B de la figura 3.4) pueden to· generales acerca de la ecuación 3.13:
davía hnpedir que la separación sea perfecta.
1. Las variables pueden dividirse, provisionalmente, en las
Hasta ahora, en esta sección y en la sección 3.2, se ha
relacionadas con las propiedades del mineral y las re-
indicado que dadas unas constantes de rapidez suficiente-
lacionadas con la operación del separador (0!, µ*).
mente altas, o largos tiempos de residencia, es posible obte-
ner una curva de rendimiento vertical. En la práctica no su- 2. El producto 0!µ* representa el grado de movimien-
cede así. Más bien, la mayoría de los separadores tienen una to aleatorio en la zona de separación y es por tanto
wrva limitativa de rendimiento reducido, y .aunque pueden un parámetro significativo del separador. Algunos
usarse diversas interpretaciones, el enfoque más conveniente separadores tienen ajustes que alteran qjJ y µ* (por
es atribuir este fenómeno a perturbaciones que efectivamen- ejemplo los concentradores gravimétricos, capítulo
te ocasionan cierto remezclado de las corrientes separadas. 13), y por lo tanto para obtener una precisión de se-
Puesto en otra forma, si se alimenta a un separador material paración dada, los ajustes del separador tendrán que
perfectamente separado, los PrOductos no saldrían perfec- regularse de manera que resulten adecuados para el
tamente separados, sino que mostrarían cierta contamina- material de la alimentación. Igualmente, puede haber
ción. En analogía con la teoría de la interdifusión, 23 se ha una variedad de combinaciones de ajustes que pue-
demostrado que la dinámica de la separación puede descri- den producir la misma separación.
birse mediante una ecuación de la forma 24 ª 3. Es claro que, minimizando el producto 0!µ* se ob-
tiene la mejor separación posible. Esto tiende a ilus-
~ = 0J ~ - .i_ d[Q(\!l - \jl)] trar lo que se encuentra en la práctica (por ejemplo,
(3.11) con los clasificadores y los concentradores por gra-
dt dH' µ* dH
vedad en particular): que algunos tipos de separadores
(0! =coeficiente de difusión; Q =cantidad de material con tienen una curva limitativa de rendimiento reduci-
valor de la propiedad 'll [es decir, en esencia los datos de do.2s, 26
frecuencia de separabilidad dados por la línea llena de la fi. 4. El significado completo de las propiedades del mine·
gura 3.3] a una posición dacia H en 1111:1 cnrriente en el tiem- ral es difícil de evaluar por medio de la ecuación 3.13,
Eficiencia de separación 83

en vista de que éstas afectan también a 0'.l y a µ* de una descripción matemática conveniente de la separación,
manera impredecible. El tamaño de partícula en par- adecuada para los estudios de simulación.
ticular afecta a q¡, y aµ*, y está bien establecido que Las curvas de rendimiento pueden determinarse por mé-
los separadores pueden tener diferentes curvas limita- todos similares a los usados por las curvas de separabilidad.
tivas de rendimiento pata cada tamáfio de partícula. Al En este caso, el análisis para un separador en particular debe
tratarse una alimentación con un intervalo dado de ta- efectuarse en los productos de las descargas de respuesta po-
maños de partículas, las curvas deben combinarse en sitiva y negativa.
proporciones apropiadas para obtener la curva neta. 25
Otros efectos de la propiedad no están bien estableci- 3.5.3 Predicción de la separación
dos. Los hidrociclones (acerca de los cuales se dispone
de bastante información) se aceptan generalmente co- Además de su utilidad para evaluar la eficiencia, las curvas
mo poseedores de la curva que aparece en la figura de separabilidad y rendimiento son útiles para la predic-
I0.9a por ejemplo, pero algunos datos indican que la ción de separaciones. Cuando se aplica a una curva de sepa-
curva no es la misma para todos los minerales (por rabilidad, la curva de rendimiento da una mejor representa-
ejemplo, el carbón mineral26 ). Con excepción del ción de la separación probable que el método más antiguo
tamañc de partícula, parece ser, sin embargo, que de la "curva± 10%". 1 Las curvas de análisis de liberación
los efectos del mineral son menos significativos que los han demostrado también tener considerable valor para to·
efectos del separador. mar decisiones con respecto a arreglos de circuitos. 28 Éstos
S.. Debe recordarse que la ecuación 3.13 supone que la se estudian con mayor detalle en el capítulo 23.
tendencia separadora ha alcanzado el equilibrio con
la tendencia dispersiva. Si el tiempo de residencia es 3.5.4 Curvas de ley acumulativa contra recuperación
demasiado corto, por ejemplo, cuando se sobrecarga acumulativa
el separador, la separación no será tan precisa.
Otra representación útil para estimar la eficiencia de una
Las curvas de rendimiento proporcionan una de las mejores operación o proceso es la curva de ley acumulativa contra
medidas de la eficiencia de separación. Si la separación lo- recuperación acumulativa (con frecuencia se le llama rurva
grada en la práctica es menor que la dada por la curva limi- de ley/recuperación). En efecto, es un método alternativo
tativa de rendimiento del separador, el separador no está de presentar los datos de separabilidad, el cual, aunque ya
funcionando tan bien como debiera. Esto denota ineficien- no muestre los valores de la propiedad, da información más
cias que a menudo pueden ser atribuidas a falla de alguna directa acerca del producto. En la figura 3.13 se ilustra una
parte del equipo, o a factores humanos tales como ajustes curva típica de ley/recuperación. En lo ideal, a bajas recupe*
deficientes o sobrecarga. Algunas veces, la ineficiencia de
separación está restringida a una pequeña sección de la cur-
va de rendimiento, pero esto puede ser a menudo una ayuda mo-------------------~
para localizar el origen del problema; tal información no Ec:¡.3.14, r¡ • 40,, SO% 60'l>

puede obtenerse a partir de un solo valor de la eficiencia,


como sucede con frecuencia. Punto nuevo
A pesar de sus limitaciones, todavía se emplean términos
de un solo valor de la eficiencia para cuantificar las curvas de ley del
mineral
rendimiento (y separaciones), particularmente separaciones
por gravedad. Dos de éstos, el área de Tromp y el error pro-
bable se ilustran en la figura 3.8a. Sin embargo, normalmente
se derivan valores de curvas de rendimiento, más que de cur-
vas de rendimiento reducido, y como tales, prácticamente
carecen de valor porque su magnitud es una función de ~so·
Los valores reducidos del área de Tromp y del error proba-
ble tienen más significado, pero no fue sino hasta hace poco
tiempo que se reconoció esta diferencia en la literatura.
Se ha demostrado 2 7 que pueden obtenerse aproximacio-
nes a algunas curvas de rendimiento reducido por medio de
la ecuación de Weibull (o de Rosin-Rammler) (ecuación 2.lb
en la tabla 2.3), en cuyo caso el exponente es una medida "
Recuperación acumulativa
de la precisión de la separación. En esta situación, la simpli· Figura 3.13 Curva de ley acumulativa contra recuperación acumu-
ficación es un tanto justificable, en cuanto que proporciona lativa.
84 Análisis de los procesos de separación

Tabla E3.3.1 Ejemplo de rendimiento económico.

Rendimiento/t. m. de concentrado, $ Rendimiento/t de mineral, $

Ley Recuperación Fundición Pb Ag Ag Neto Neto


% % (Costo) ($1.23/gm) (19c/gm) ($1.23 Ag) (19c Ag} $1.23Ag} (19c Ag)

10 100 69.07 65.08 198.40 30.44 194.42 26.46 194.42 26.46


19 99 65.64 135.93 408.48 62.68 478.77 132.46 249.46 69.28
26 98 64.80 191.04 571.87 87.75 698. 10 213.98 263.13 80.65
40 96 61.88 301.24 898'65 137.89 1138.01 377.25 273.13 90.54
46 95 61,88_ 348.47 1038.70 159.38 1325.29 445.97 273.70 92.10
51 94 61.88 387.83 1155.40 177.28 1481.36 503.24 273.03 92.75
60 92 61.88 458.68 1365.48 209.52 1762.28 606.32 270.22 92.97
65 90 61.88 498.04 1482.19 227.43 1918.35 663.59 265.62 91.88
83 80 61.88 639.74 1902.33 291.89 2480. 19 869.75 239.05 83.83
93 71 61.88 718.46 2135.75 327.71 2792.32 984.28 213.18 75. 14
99 42 61,88 765.69 2275.80 349.20 2979.60 1053.00 126.41 44.67

raciones la ley debe ser la del mineral puro que se está sepa- cer notar que el nuevo punto posiblemente podría no haber
rando;· esto se aplica eventualmente a la ley de la alimenta- causado cambio alguno en la eficiencia como se definió me-
ción al elevarse la recuperación al 100%. Si se expresa la diante la ecuación 3.14.
eficiencia como un solo valor, ocurrirá en este diagrama co- Una vez que se ha establecido la mejor curva posible de
mo una serie de isóbaras. Por ejemplo, una definición senci- ley/recuperación, el problema consiste entonces en encon-
lla típica de la eficiencia es: trar el punto de operación más adecuado de esa curva. Si la
idea es vender el concentrado a una fundición externa, el
eficiencia = (% de recuperación del mineral valioso en el contrato de fundición (capítulo 1) proporciona un método
concentrado) X (fracción de masa del nivel va. útil. (Si este concentrado se remite a una fundición de la
lioso en el concentrado)% misma compañía, debe todavía ser posible desarrollar un
(3.14) contrato de fundición adecuado.) Si se maneja el contrato
de fundición con base en la curva de ley/recuperación, es
Algunos valore.s de la eficiencia r¡ aparecen representados posible determinar la máxima utilidad obtenible por unidad
en la figura 3.13, y puede verse que en general cualquier va- de masa del mineral, como se ilustra en el ejemplo siguiente.
lor, de la eficiencia ~curre dos veces en una curva dada de
ley/recuperación. Puede argumentarse que las condiciones
óptimas ocurren a la eficiencia máxima que apenas toca a la Ejemplo 3.3. Si se usa la relación de ley /recuperación del
curva de ley/recuperación (52% en la figura 3.13), pero esto análisis de liberación que aparece en la figura 23.4 (del ejem·
no necesariamente es cierto, ya que la ley (o la recuperación) plo 3.2), hállese el punto óptimo de operación económica
representada por este valor puede ser comercialmente in- cuando el plomo vale $1.10/kg y la plata $1.23/g. ¿Cuál será
aceptable. el efecto de una caída del precio de la planta a 19<//g?
La curva de ley/recuperación puede establecerse en la
planta o en el laboratorio haciendo variar ampliamente el
ajuste .del separador; en el caso de la separación A-B de la fi- Solución. El procedimiento de cálculo es, en esencia, el em-
gura 3.4, de ~f a l.lS~. El error experimental y las fluctua- pleado en el ejemplo 1.1. Para convertir él retorno a tonela-
ciones aleatorias hacen difícil la determinación exacta de la das métricas de mineral en vez de toneladas de concentrado,
curva, y en particular la información debe reunirse con com- puede usarse un balance de masa de PbS como sigue:
posición y rapidez constante de alimentación. Sin embargo,
• una vez que se ha establecido la curva, se puede decir que Base. 1 ton de mineral =
cada acción (por ejemplo, aumentar la molienda para incre- masa de PbS en el mineral =
mentar la liberación) que genere finalmente un punto fuera masa de PbS en el concentrado
de la curva de ley/recuperación ha incrementado la eficien- 1 t. m. X ley X recúperación =masa X ley
cia de separación. Se concluye esto porque las variaciones Por ejemplo, para el ejemplo 1.1
subsecuentes que se hagan en el .ajuste del separador deberán ley del concentrado= 80%
generar una_ nueva curva de ley/recuperación que pase por ley de la alimentación = 10%
dicho punto, como se ilustra en la figura 3.13. Conviene ha- recuperación= 83% (figura 23.4)
Bibliografía 85

cia. Debe también ponerse de relieve en esta etapa que el


procesamiento de los minerales es solamente una etapa
95%
t del proceso de producción de un metal, y que la eficiencia
100 ------------- máxima de la operación total es generalrnen te más importan-
~'-..., te que la eficiencia máxima en las etapas individuales ( cf.
',, 200 ~
sección 25.5).
\
\ .s
\

*~
\
1 " BIBLIOGRAFIA
1
·~

"'§, "' r
Ag ~$1.23/gm
1
1
1
l. G. c. Cóe, "An Explanation of Washability Curves for the Inter-
pretation of Float-and-Sink Data on Coal," U. S. BUreau of Mi-
1 nes Information Circular IC7045 (1938);

~
1
1
2. A P. Prosser, "Analysis of Mineral Separation Processes,"
~• Chem. Proc. Eng., 49, 86-88, 96 (1969).
3. L. LidstrOm, "Amine Flotation of Ore Minerals and Silicates,"
Acta Polytech. Scand., Chem. Metall. Ser., No. 66 (1967).
4. F. W. Mayer, «Fundamentals of a Potential Theory of the Ji·
gging Process," Proc. 7th Int. Miner. Process. Congr., 1964,
págs. 7 5-86, Gordon y Breach (1965).
5. D. F. Kelsall, .. Application of Probability in the Assessment of
""'-~~~~~~~~,~,~~~~~~~~~,º~
Flotation Systems," Trans. !MM, 70, 191-204 (1961).
Recuperación acumulativa, % 6. F. Fraas, "Electrostatic Separation of Granular Materials," U.
S. Bureau of Mines Bulletin 603 (1962).
Figura E3.3.1 Datos graficados del ejemplo 3.3. 7. P. Harriott, Process Control, McGraw-Hill (1964).
8. N. N. Vinogradov y colaboradores, "Researchon the Separation
Kinetics of Gravity Processing in Mineral Suspensions," Proc.
:. rendimiento por t.m. = $23 86 56 10%j83%\ 100 llth Int. Miner. Process. Congr., Cagliari, 1975, págs. 319-336,
de mineral · 100 100 80% Universiti di Cagliari (1975).
9. P. V. Danckwerts, "Continuous Flow Systems," Chem. Eng.
= $ 247.61/t.m. Sci, 2, 1-13 (1953).
10. R J. Roman, "Large Flotation Cells -Selection of the Proper
Los datos resultantes aparecen tabulados en la tabla E3. Size and Number," Min. Congr. J., 56, 56-59 Uunio de 1970).
11. A. Jowett y D. N. Sutherland, "A Simulation Study of the
3.1, y graficadosen la figura E3.3.l.
Effect of Cell Size on Flotation Plant Costs," The Chem Engr.,
En consecuencia, cuando la planta vale 19 ~/g, el punto
No. 347/8. 603-607 (1979).
óptimo está al 92% de recuperación, y cuando la plata vale 12. W, R. Bull y D. J. Spottiswood, "A Study of Mixing Patterns in
$ 1.23/g, el punto óptimo estará al 95% de recuperación. a Bank of Flotation Cells," Colorado School Mines Q.,
Aunque puede parecer enorme la variación en el precio 69, Parte 1, 1·26 (1974).
de la plata, es representativa de los extremos que ocurrie- 13. D. F. Kelsall, K. J. Reid y P. S. B. Stewart, "The Study ofGrin-
ron durante 1979 y 1980. Al subir el precio de la plata, el ding Processes by Dynarnic Modelling," Paper 2509 presented
at the IPAC Symp., Sydney, August 1968; also published in
mineral que originalmente era de plomo se convierte en un Elec. Eng. Trans. Inst..Eng. Aust., EES, No. 1, 173-186 (1969).
mineral de plata, y la recuperación se vuelve cada vez más 14. P. S. B. Stewart y C. J. Restarick, "Dynamic Flow Characteris-
importante. A su vez, al elevarse ligeramente la recuperación, tics of a Small Spiral Classifier," Trans. JMM (C), 76, C22S-C230
se ocasiona un descenso relativamente grande en la ley. En (1967).
general, aun los pequefios cambios de los precios pueden 15. J. S. Bi'owning, "Heavy Liquids and Procedures for Laboratory
Separation of Minerals," U. S. Bureau of Mines Information
justificar cambios en los niveles de operación, suponiendo
Circular !C 8007 (1961).
por supuesto que puede controlarse suficientemente bien el 16. J. D. Bignell, "Prediction and Assessment of Gravity Separator
proceso. Performance from Heavy Liquid Data," Paper 51, 11 th Com-
monW. Min. and Metal!. Congr., Hong Kong (1978).
17. N. F. Schulz, "Determination of the Magnetíc Separation Cha-
racteristics with the Davis Magnetic Tube," Trans. AJME/SME,
Weiss29 indicó que pueden ignorarse los costos de opera-
229, 211·216 (junio de 1964).
ción, como se hizo en este ejemplo. Esto, sin embargo, es 18. G. Panou, "Use ofWashability Curves in Magnetic Separation,"
discutible. Un análisis interesante realizado'por Steane de- Proc. 7th lnt, Miner. Process, Congr., New York, 1964, págs.
mostró que aunque los mayores tonelajes de mineral proce- 375-389, Gordon y Breach (1965).
sado puedan producir pérdidas en las colas significativamen- 19. E. Occella, "Extension of Beneficiation Curves to the Magnetic
Separation of Minerals," 4thlnt. Miner. Dress. Congr., Stock-
te mayores (bajando la curva de ley/recuperación), la planta holm, 1957, págs. 407-414, Almqvist& Wiksells (1958).
puede dar todavía una utilidad total mayor. 30 Es claro que 20. Flotation Fundamentals and Mining Chemicals, Dow Chemical
la ética se convierte entonces en un factor más de la eficien- Co. (1968).
86 Análisis de los procesos de separación

21. C. C. Dell, "The Analysis of Flotation Test Data," Colorado racterizing the Performance of Float-Sink Coa! Cleaning Devi-
School of Mines Q., 56, 115-127 (1961). ·ces," /nt. J. Miner. Process., 5, 1-20 {1978).
22. "New Methods of Computing the Washability of Coals," Collie- 26. A J. Lynch y T. C. Rao, "Modeling and Scale-Up of Hydrocy-
ry Guardian, 154, 955-959, 1009 (1937). clone Oassifiers,'' Proc. 11 th lnt. Miner. Process. Congr., Cqglia-
23. G. H. Geiger y D. R Poirier, Transpon Phenomena in Meta- ri, 1975, págs. 245-269, Universita di Cagliari (1975).
llurgy, Cáp. 13, Addison-Wesley (1973). 27. C. C. Harris, "Graphical Representation of Classifier-Correo-
24. (a) O. N. Tikhonov y V. V. Dembovsky, "Automatic Pro-- ted Performance Curves,'' Trans. !MM (C), 81, C243-C245
cess Control in Ore Treatment and Metallurgy, Párt L Pto- (1972).
cess Dynamics," El-Tabbin Metallurgical lnstitute fer Higher 28. R H. Lamb y L. R. Verney, "Investigation into RST Group
Studies (1973). Concentrator Practices," Trans. !MM (C), 76, Cl54-C168
(b) O, N. Tikhonov y V, V, Dembovsky, "Automatic Process (1967).
Control in Ore Treatment and Metallurgy. Part IV. Indus- 29. N. Weiss, "Flotation Economics," Ch. 22 in Flotation, D. W.
trial Measuring and Control Systems," El-Tabbin Metallur- Fuerstenau (Ed.), AIME (1962).
gical lnstitute for Higher Studies (1973). 30. H. A Steane, "Coarser Grind May Mean Lower Metal Recovery
25. B. S. Gottfried, "A Generalisation of Distribution Data for Cha- but High Profits," Can. Min. J., 97, 44-47 (mayo de 1976).
Capítulo cuatro
Dinámica de los fluidos

Regla de Gardner: "La sociedad que menosprecia la


excelencia en la fontaneria por tratarse
de una actividad humilde y tolera la
mediocridad en la filosofía por ser una actividad
cargada de orgullo, no tendrá ni buena
fontanería ni buena filosofía. Ni sus
tuberias ni sus teorias habrán de contener agua. "

Si bien el procesamiento de minerales se ocupa primordial- mentar el gasto o rapidez de flujo, por lo que la viscosidadµ
mente de los sólidos, las interacciones entre sólidos y fluidos se define como
(líquidos o gases) forman parte integral de cualquier opera-
ción. El fluido más importante es el agua, de la cual los _ FIA _ _!!'__
µ. - dv/dy - dv/dy (4.1)
dispositivos de concentración pueden necesitar cantidades
considerables para funcionar adecuadamente; en algunos ca-
sos puede necesitarse el agua en cantidades hasta de IOveces (F/A =fuerza/área =9'= esfuerzo; v =velocidad en la direc-
el peso de los sólidos, aunque la recirculación puede reducir ción de flujo; y = distancia perpendicular a la dirección de
la relación neta. En las plantas de concentración en húme- flujo). En la práctica, se requiere mayor presión para forzar
do, el agua tiene un papel secundario importante, en cuanto el agua a través de un tubo que el aire, porque el agua tiene
que sirve para el transporte conveni'ente de los sólidos. En mayor viscosidad.
comparación, la interacción entre el aire y los sólidos en las Cuando un fluido en movimiento encuentra una superfi-
separaciones en seco generahnente es menor, si bien hay ex- cie paralela a su movimiento, se desarrolla una capa límite
cepciones significativas. como se ilustra en la figura 4.1. En la capa límite, la veloci-
dad aumenta de cero en la superficie sólida a la velocidad del
grueso del fluido en la superficie de la capa límite. Cuando
el gasto es suficientemente bajo, el esfuerzo cortante varía
4.1 CARACTERIZACIÓN DEL FLUJO POR EL lineahnente en dirección transversal a la capa límite, la cual
NÚMERO DE REYNOLDS aumenta de espesor con la distancia a partir del borde de-
lantero. Si la superficie es la entrada a una tubería, la capa
Diversos factores afectan la manera en que fluye un fluido, 1 límite llegará hasta el centro del tubo como se ilustra en la
particularmente la presencia de una superficie sólida, ya se figura 4.2, y el perfil de la velocidad será parabólico (figu-
trate de una pared, un cuerpo o una partícula. Cuando pasa ra 4.3). La relación puede desarrollarse a partir de la ecuación
un fluido en movimiento por una superficie sólida, se adhie- 4.1, como
re al sólido en la interfase sólido-líquido. Bastante alejado
del sólido, el fluido puede estar fluyendo sin verse afectado V
9'
= _w_ (R 2 - r 2) (4.2)
por la superficie. Entre estos extremos existe una transición ' 2Rµ.
en la que el fluido está en una condición de deslizamiento
cortante. Prandtl planteó la existencia de una capa límite en (v, =velocidad en la dirección de flujo al radio r; Y w =es-
la que se encuentra presente tal deslizamiento cortante. fuerzo en la pared;R =radio del tubo).
La viscosidad, o resistencia al flujo, es por lo tanto un fac- Se desprende que la velocidad máxima es
tor adicional en el movimiento de los fluidos, que incorpora
un esfuerzo (fuerza por unidad de área) entre las capas ad-
= ff'wR (4.3)
yacentes del fluido. Esta resistencia al flujo aumenta al au- Umáx 2µ,

87
88 Dinámica de los fluidos

Laminar De transición Turbulento

Capa lfmite
del flujo
turbulento ~
Perfil de velocidad laminar
completamente desarrollado

Figura 4.2 Desarrollo de un perfil de velocidad laminar en la entrada


de una tubería.
Figura 4.1 Capa límite que se forma sobre una superficie plana (es-
cala vertical muy amplificada).

representa una transición de condiciones laminares a turbu-


v
y la velocidad media puede obtenerse integrando la ecua-
lentas.
También se ilustra en la figura 4.1 la ocurrencia de tur-
ción 4.2 respecto al radio, lo cual da
bulencia en una capa límite. Cuando el Re se vuelve suficien-
temente alto, no puede mantenerse más el flujo laminar; se
- - ---¡µ
V -
::t,,,R -- o·5 Vmáx (4.4) fonna la zona turbulenta y aumenta de espesor. Sin embar-
go, queda todavía una capa viscosa o seudolaminar muy del-
gada cercana a la superficie, con una delgada capa amorti-
El flujo que tiene un perfil de velocidad como el que da guadora que la separa de la zona turbulenta.
la ecuación 4.2, se describe como laminar o viscoso.Si ocurre En un tubo, el perfil de la velocidad turbulenta es mucho
una perturbación en este tipo de flujo, será amortiguada por más achatado que el que corresponde al flujo laminar(figura
la viscosidad del fluido y la cercanía de la pared. El amorti- 4.3), y su valor aproximado puede determinarse mediante la
guamiento puede considerarse como una absorción o trans- relación empírica
ferencia de momento, y para el flujo laminar puede caracte-
rizarse por µvD (en donde D = 2R). Si el gasto se vuelve
suficientemente grande, el patrón de flujo laminar no se
= ( R; r)'" (4.6)
mantiene ya más y el flujo se vuelve turbulento. Bajo estas
condiciones el movimiento de cualquier elemento de fluido (vr es en este caso la velocidad media co.n las fluctuaciones
es desordenado y puede determinarse solamente por prome- de turbulencia promediadas). A partir de esto puede demos-
dios. La transferencia de momento entre elementos colin- trarse también que
dantes del fluido se realiza por turbulencias, y es por tanto
de naturaleza cinética. Consecuentemente, la transferencia de V =0.817 vmix (4.7)
momento en esta situación puede caracterizarse por p1V 2
(Pr = densidad del fluido). La relación de transferencia de
momento mediante estos dos mecanismos puede utilizarse r = 0.76R (4.8)
para caracterizar el cambio de flujo de laminar a turbulen-
to, y a la relación adirnensional resultante se le llama nú-
mero de Reyno/ds, Re
o.e
-- -- FIUJO

transferencia de momento por


mecanismo de turbulencia
0.6
---

-................,
turbulento
(ecuación 4.6)

Re= (4.5) 0.4 ....,


transferencia de momento por ~
mecanismo viscoso
~ 0.2
:¡¡ "
o o
- .EtiE__ ~
- µ.v/D 0.2
~" ,/
= Dvp, 0.4

µ. 0.6

-- -- -- --
Flujo laminar
(ecuación 4.2\"'y....-
,,,,,.,,.,.

Si bien originalmente se desarrolló para el flujo en tube-


rías, un número de Reynolds puede defmirse en forma similar
para cualquier sistema de flujo utilizando las características
0.8

T.

o
----
0.2 0.4 0.6
Fracción de la velocidad máxima
0.8 T.O
apropiadas en cuanto a tamaño, velocidad, densidad y vis-
cosidad. Cada sistema tendrá su propio valor de Re, el cual Figura 4.3 Perfiles de velocidad laminar y turbulenta en una tubería.
Reolog(a de los fluidos 89

1---• Arrastre total en dA - - - . . tal sobre la superficie es entonces Ja suma del arrastre de pa-
red más el arrastre de contorno en la dirección del flujo.
Arrastre de contorno Si el cuerpo es de tamaño finito, el momento del fluido
puede impedir que éste fluya alrededor de la parte posterior
del cuerpo como en la figura 4.5. El fluido se separa enton·
ces del cuerpo, produciendo una zona de fluido fuertemente
desacelerado en la cual se encuentran grandes turbulencias
llamadas vórtices o remolinos. A esta zona se le conoce como
cámara de vacío y se caracteriza por una gran pérdida de
energía por rozamiento. Ésta también desarrolla un arras·
tre de contorno de gran magnitud. En efecto, la mayor parte
t/w sen O dA) del arrastre de contorno ocurre como resultado de las zo-
nas de vacío.
Incremento de
área de la
superficie dA

4.2 REOLOGIÍ\ DE LOS FLUIDOS


Figuta 4.4 Arrastre que se ejerce sobre un cuerpo sumergido.
La defonnación que ocurre durante el flujo de un fluido, o
reología, ya se introdujo en la ecuación 4.1 como la defini-
Para Re> l 0 5 el exponente en la ecuación 4.6 se vuelve aún ción de viscosidad. De acuerdo con esta ecuación, la repre-
más pequeño. A pesar de su naturaleza empírica, la ecuación sentación gráfica del esfuerzo cortante del fluido contra la
muestra que el gradiente de velocidad es muy cercano a la rapidez de corte (la curva de flujo) es una línea recta que
vertical cerca de la pared, es decir, en la capa viscosa delgada. pasa por el origen, siendo la pendiente de la misma la visco-
Es esencial tener en cuenta que en las situaciones descri~ sidad. Los fluidos que así se comportan reciben el ca!ificati·
tas hasta ahora, el esfuerzo cortante del fluido representa vo de newtonianos y son característicos en cuanto a que un
fricción o resistencia al flujo, y como éste se transmite a la sólo parámetro, la viscosidad, es suficiente para relacionar el
pared, se le cita frecuentemente como arrastre de pared o esfuerzo cortante y la rapidez de corte.
fricción de película [fw Cuando el flujo es turbulento, la fric- En algunos casos la curva de flujo puede ya no ser lineal
ción de película superficial es alta no sólo porque hay una ni pasar por el origen, como se ilustra en la figura 4.6. Tal
gran cantidad de esfuerzo entre las corrientes turbulentas o comportamiento se describe entonces como no newtoniano,
remolinos, sino también porque la rapidez de corte es muy
alta cerca de las paredes.
Hasta ahora el análisis se ha aplicado sólo a la situación
en la que el fluido se mueve paralelamente a la superficie. ,,''
Fluencia
./ Seudoplástico
Muchas situaciones no son tan simples, y el fluido choca ,/ ,,,,...-· _ •.--·
contra la superficie a un cierto ángulo como se ilustra en la Plástico ,,' ........-·"'
figura 4.4. Esto resulta en una fuerza adicional que obra so· de Bingham , ' :,,...·""·
/ A
bre la superficie y que se origina por la presión del líquido;
a la componente de esta fuerza que va en la dirección del ,,,,,,,' ,,,,,.,,,...·"/ I
flujo se le conoce como arrastre de contorno. El arrastre to-
/ ./
./·
../ Newtoniano

/./ .l
§ ,,. ,.
<b
,¡::
~ /./

/"

Dilatador
//

/

.,,.,..,,.,.
,,,,..--
-- ----

:
./•
..· - _.,,,,.. Seudoplástico

......... .................... "'


. /
..-"'
Rapidez de corte
Figura 4.5 Formación de la cámara de vacío atrás de un cuerpo su-
mergido; en este caso una placa plana normal a la dirección del flujo. Figura 4.6 Comportamiento reológico de los fluidos.
90 Dinámica de los fluidos

y por lo menos son necesarios dos parámetros para correla- Si bien la viscosidad es básicamente una propiedad del flui·
cionar el esfuerzo cortante y la rapidez de corte. El compor· do, la adición de partículas sólidas a un fluido conduce ge-
tamiento no newtoniano puede cambiar con el tiempo y por nerahnente a que la suspensión tenga una viscosidad mayor
tanto subdividirse en dos categorías: independiente del tiem- que la del fluido mismo. El que el comportamiento de la sus-
po y dependiente del tiempo. pensión sea newtoniano o no newtoniano puede depender
El comportamiento plástico de Bingham (figura 4.6) se de las características del medio o de los sólidos; la concen·
caracteriza por una gráfica de flujo de línea recta que tiene tración de sólidos, a la vez que el tamaño y la forma de las
un esfuerzo cortante de fluencia Yy, el cual debe rebasar- partículas, son los factores principales que afectan a la vis-
se antes de que pueda comenzar el flujo. Este fenómeno se cosidad. Generahnente las suspensiones de partículas re·
origina cuando el fluido en reposo tiene una estructura tridi- dondeadas de más de 50 µm tienden a tener características
mensional suficientemente rígida para resistir cualquier newtonianas y la viscosidad es función de la concentración
esfuerzo menor que fly. Una vez que se sobrepasa este es- volumétrica de sólidos y puede corregirse por medio de una
fuerzo, el material se comporta como un fluido newtoniano ecuación empírica.2•3
que se mueve bajo el esfuerzo cortante Y' - Yy. Este puede Las pulpas de partículas minerales de forma irregular tien-
describirse por tanto por medio de una ecuación tal como den a exhibir comportamiento no newtoniano o plástico de
Bingham aun a tamafios de partículas mayores,4 ' 5 Heiskanen
y Laapas4 presentaron la expresión
(4.9)

(µ 8 =coeficiente de rigidez). _.!!:_ = 1 + 2.58'v.•1 + 14.I 8'i.,,


J.tH20
Un fluido seudoplástico (figura 4.6) tiene una curva de flu- + 0.00273 exp(16.08'v.,1) (4.14)
jo cuya peAdiente disminuye al aumentar la rapidez de corte
hasta que se alcanza una pendiente límite. Tal comporta· (8'v,sl =fracción volumétrica de sólidos en la pulpa), la cual
miento puede describirse por medio de la ecuación de la es una modificación de la ecuación para esferas. 2•3 Sin em-
"ley de potencia" bargo, sus datos también demostraron una dependencia muy
significativa de la superficie específica (es decir, del tamaño
dv) n
(4.10) de partícula), la cual no se incorpora en la ecuación 4.14.
y= µ.p ( dy
Estos investigadores demostraron también que el esfuerzo
de fluencia podría describirse por una ecuación de la fonna
(µp :; : : consistencia; n =índice de flujo). Consecuentemente,
cuando n = 1.0, µP es igual a la viscosidad. Y, = K, exp(K2 p,1) (4.15)
Raras veces se encuentran en la práctica los fluidos dila-
tantes) pero pueden describirse por medio de la ecuación pero nuevamente, los parámetros (Ki. K 2 ) dependían dela
4.10, con n > !.O. superficie específica. En consecuencia, aunque puede des-
El comportamiento no newtoniano introduce, en conse- cribirse adecuadamente la viscosidad, son todavía esenciales
cuencia, un obstáculo para definir una viscosidad adecuada los datos experimentales.
para tratamientos analíticos. Un método consiste en defmir Vale la pena hacer notar además en este punto que la vis-
una viscosidad aparente µª en una fonna similar a la ecua- cosidad es un parámetro que es particularmente sensible a las
ción 4.1, es decir, variaciones de temperatura.

(4.11)
4.3 FACTORES DE FRICCIÓN
La dependencia de µa respecto a la rapidez de corte puede
apreciarse sustituyendo Yw en la ecuación 4.11 por Y en Muchos problemas de flujo en el procesamiento de minerales
las ecuaciones 4.9 y 4.10. Así, para los fluidos plásticos de corresponden a una de -dos amplias-categorías: el flujo de
Bingham cuerpos a través de fluidos y el flujo de fluidos en duetos.
Ejemplos de la primera categoría son la clasificación y la se-
_ El, - µ.s(dv/dy) dimentación, y de la segunda son el movimiento de un líquido
µ.. - dv/dy (4.12)
a través de un filtro o el bombeo de pulpas minerales por
y para los fluidos seudoplásticos una tubería.
Los problemas del movimiento de los cuerpos a través de
dv) n-1 fluidos están vinculados, por lo general, con la relación entre
µ.. = µ.p ( dy (4.13) la fuerza de arrastre que obra sobre el cuerpo y la velocidad
Flujo en tuberías 91

relativa sólido-fluido. Al considerar el problema del flujo en nerahnente F se mide en función de la caída total de presión
duetos, por otra parte, el interés radica generahnente en la a lo largo de la tubería y está formada por dos componen-
relación entre la caída de presión a lo largo del dueto y el tes: la pérdida de presión debida a la fricción del fluido (el
gasto. Excepto por el flujo laminar y unas cuantas situacio· esfuerzo del fluido scbre la pared), y la diferencia de nivel,
nes turbulentas simples,6 las relaciones no pueden predecirse es decir,
en fonna conveniente, y es necesario recurrir a gráficas tra-
rrD'
zadas partiendo de correlaciones derivadas de datos experi- F = [(P, - P 0 ) + p¡g(H, - Ho)J (4.17)
4
mentales. Estas gráficas se construyen en la fonna más con-
APrrD'
veniente en función de cantidades adimensionales, y por la =
4
importancia que tiene en cuanto a la caracterización del flu-
jo, una de las cantidades es lógicamente Re. Las fuerzas de
(AP =caída de presión; P1 =presión de entrada;P0 =pre-
arrastre o de caída de presión se consideran en otro número
sión de salida; H1 =altura de entrada; H 0 =altura de sali-
.adimensional al que se le llama factor de fricción. Este pue-
da). Sustituyendo en la ecuación 4.16
de defmirse generahnente como
f = APrrD 2 1 1
Y' F • 4 . rrDL. tp,V 2
f=-=-· (4.16)
E AE

(F =fuerza [fuerza de arrastre o caída de presión];A =área f, = ~ (f) ~:, (4.18)


característica [sobre la cual se considera que actúa la fuer-
za); E= energía característica por unidad de volumen). A A este factor de fricción en tuberías fP se le llama a veces
semejanza de Re, f representa una relación de transferencia factor de fricción de Fanning. Su definición varía de un tex-
de momento; en este caso to a otro, por lo que debe tenerse extremo cuidado al selec-
cionar datos del factor de fricción.
En la figura 4.7 8 se presenta una gráfica de f P contra Re,
transferencia total de momento en la cual
f
transferencia de momento por turbulencia
(4.19)

En términos generales, f disminuye al aumentar la turbulen·


cia (es decir, Re aumenta); pero como cualquier sistema de La selección lineal de la izquierda de la gráfica indica que el
flujo tiene -siempre asociada con él una capa límite de tipo flujo laminar es estable hasta Re= 2100.
laminar, f nunca llega al valor cero, sino que más bien tien- Puesto que para el flujo laminar en un tubo puede demos-
de a un valor mínimo. trarse1 que
Hay disponibles varias gráficas del factor de fricción, y p = 4Y'wL (4.20)
algunas de las que son relevantes para el procesamiento de D
minerales aparecen en las figuras 4.7, 4.8, 4.10, 4.14 y 4.18. las ecuaciones 4.4 y 4.18 pueden combinarse para dar una
Éstas se analizan a continuación con mayor deta1le, pero debe relación entre fP y Re:
recordarse siempre que dichas gráficas representan datos que
han sido detemzinados bajo condiciones que pueden no co- f = .!&. (4.21)
• Re
rresponder a la aplicación que se esté considerando. Aun asi,
son todavía más precisas que algunas de las correlaciones A valores de Re > 2100, el flujo es generahnente inesta·
teóricas y empíricas que se presentan en secciones subsecuen- ble y turbulento y la transición entre los dos tipos es impre-
tes. Para los fluidos no newtonianos se emplean otras gráfi· decible, dependiendo significativamente de las perturbacio-
cas del factor de fricción. 7 nes. Esta sección de la gráfica del factor de fricción se ha
establecido mediante datos experimentales.
Si se supone que el esfuerzo turbulento se transmite a la
4.4 FLUJO EN TUBERIAS pared a través de la capa viscosa adyacente a la pared, es po·
sible usar el perfil de velocidad turbulenta en un tubo liso
El movimiento de fluidos en tuberías es un caso especial del (ecuación 4.6) para desarrollar una relación entre f P y Re
flujo en duetos. En estos casos, E en la ecuación 4.16 se en la región turbulenta: 1
i v
toma como pjV2 (siendo la velocidad media del fluido)
• ~ = 4.06 log(Re
y A se toma como la superficie húmeda. En consecuencia,
para una tubería de diámetro D y longitud L, A = 1T DL. Ge-
v'f.) - 0.6 (4.22)
vf,
Zona de Flujo t u r b u l e n t o i - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ¡
0.02

N
Q.
<:] I·~a.- 0.01
ci¡ ...
~


·¡;
~
"'
N
-ll Flujo
laminar

~
LJ.:: 0.005
inestable

Tubos lisos

0.002 1 1111 1 ' 11111~04


1 1 ! 1 ' 1 1111
105
! 1 ' 1 ! ' 1 '''
106
1 1
~~º ' 1 " '
J
'º' Re
Figura 4.7 Gráfica del factor de fricción (Moody) para flujo en tuberías. (Según Moody. 8 )
Movimiento de cuerpos en fluidos 93

Cuando 2100 <Re< 10 5 , una forma empírica más sencilla Carga estática:
es
D.P = 20mi1000 kgl9.81 m
f = 0.079
P Reo.2s(4.23) m3 seg2
= 1.96 x 10' kgim · seg 2
Si el tubo tiene superficie rugosa, se requiere una caída
"L(l!.P) = 19.6 X 104 + 6.2 X 104
de presión más alta para producir Ún flujo dado en el régimen
= 25 .8 x 104 kgim · seg'
turbulento. Tal rugosidad puede tratarse por medio de un
parámetro de rugosidad relativa KR/D como se ilustra en la t . 2.58 x 10' kg,2.5 rn'J min 1 ·kW
figura 4.7. Puede verse que la rugosidad hace que f P alcance · · po encta = m · seg2 min 60 seg 1000 W
más pronto un valor constante más alto. Se han publicado 1 = 10.7 kW
valores del parámetro para diferentes superficies.
Para tubos no circulares con flujo turbulento, el radio potencia de la bomba = 10 · 7
0.65
hidráulico medio Rh puede sustituirse por D de acuerdo con
= 16.5 kW
la expresión
4A
D = 4R• = z (4.24)

(A:::: área de sección transversal;Z:::: perímetro húmedo). 4.5 MOVIMIENTO DE CUERPOS EN FLUIDOS

Ejemplo 4.1. Es necesario bombear agua a una distancia de 4.5.l El coeficiente de arrastre
0.8 km desde una presa a un concentrador situado 20 m más
alto. Se usa tubería de 0.2 m, y el gasto es 2.5 m 3 /rnin. Si la Cuando se mueve una partícula con relación a un fluido, la
eficiencia de la bomba es de 65%, ¿qué potencia se requieM fuerza F en laecuación4.16 es la fuerza de arrastreFd, la cual
re? (Datos: KR/D = 0.0003; las conexiones de tubería son es una combinación del arrastre de pared y el arrastre de
equivalentes a 25 m de tubería; P¡ = 1000 kg/m 3 ; µ = 1O-" contorno de la capa límite (figura 4.4). El área característi·
kg/m ·seg). ca A se toma generalmente como la obtenida al proyectar la
partícula sobre un plano perpendicular a la dirección del
Solución. La bomba debe proveer la potencia para vencer la movimiento relativo, y la energía característica puede to-
carga estática de 20 m y la pérdida por fricción en la tube- marse como ~ p¡v2 , de manera que
ría. Es decir,
(4.25)
"LP = t.P(fricción) + t.P(carga)
Fricción: Este factor de fricción fa se menciona normahnente como
el coeficiente de arrastre. Puede detenninarse a partir de gráfiM
_ 2.5 m3 4 min
V= cas del factor de fricción como la de la figura 4.8. 9 Debe
min (0.2 m) 2 7T 60 seg
tenerse cuidado al utilizar estas gráficas para cuerpos de forM
= 1.326 m/seg
[Jjj
Re = '!!!..!!.
µ
0.2 X J.326 X 1000
't)103
10-3 ~

= 2.7 X 105
,-
:§ 102
••
.
u
De lafigura4.7, aKR/D = 0.0003: :E
r, = o.00425
'C "
ll
= ! (f) p~:, ~
u.
'

D.P =
,..
10·2
...,,.~~~~~~~~~~~~~~~~~
10-1 0.1 10 102 103 to4 ,os
...
10e
Re • dvPV
2 X0.00425 (800 + 25 m 1000 k 1.3262 m 2 µ

0.2 m m3 seg 2 Figura 4.8 Gráfica del factor de fricción (arrastre) para partículas.
(Según Waddell. 9)
4 2
= 6.16 x 10 kgim · seg
94 Dinámica de los fluidos

ma irregular; estrictamente hablando, existe una relación di- 4.31 se incrementará hasta que dv/dt =O, es decir, hasta que
ferente de fa contra Re para cada forma y orientación. la partícula deja de acelerarse. En consecuencia, para la ace-
leración gravitacional
4.5.2 Velocidades tenninales
(4.32)
El comportamiento de una partícula que se mueve a través
de un fluido puede analizarse mediante la ecuación:
y a la velocidad máxima se le conoce como la velocidad ter·
(4.26) minal Voo. Subsecuentemente, se supone que la aceleración es
de gravitación, pero pueden obtenerse ecuaciones equivalen-
(:i:F = resultante de las fuerzas que actúan sobre un cuerpo tes para la aceleración centrífµga sustituyendo g por w 2 r.
de masa M; dv/dt = aceleración resultante). Si la partícula se
mueve bajo una fuerza externa de aceleración Fx, tendrá fuer- 4 .5 .3 Movimiento de las partículas esféricas
zas en oposición de Fd (la fuerza de arrastre) y Fb (la fuerza
de flotación), es decir,
En el caso de una partícula esférica, A = rrd~/4 y M =
(4.27) rrdijps/6, de manera que la ecuación 4,32 se convierte en

La fuerza externa de aceleración puede ser gravitacional v 00 = [~ f!&


3 fd
(p, Pt- Pr)] 112
(4.33)
o centrífuga y se expresa por

Fr = Max = Mg aceleración de gravjtación. Muchos problemas de procesamiento de minerales están


(4.28a) asociados con la velocidad terminal. Esta ecuación puede
= Mw2 r aceleración centrífuga usarse para calcular la velocidad terminal de una partícula
(4.28b) esférica en cualquier tipo de flujo, si se evalúa fd a partir de
la figura 4.8 a q< = 1.0.
(ax = aceleración producida por la fuerza externa; r = radio Stokes 10 suposo que bajo condiciones de flujo laminar la
de la trayectoria; w = velocidad angular en radianes/segun· fuerza de arrastre que actúa sobre una partícula esférica se
do). Fd se obtiene de la ecuación 4.25: debía enteramente a fuerzas viscosas del fluido, y dedujo la
expresión
(4.29)
Fd = 3rrdovµ. (4.34)
y la fuerza de flotación del principio de Arquímedes:
Si en vez de hacerlo en la ecuación 4.29 se sustituye esta
F,=~a = ~ aceleración gravitacional expresión en la ecuación 4.26 con dv/dt =O, el resultado es:
Ps x Ps
(4.30a)
V = p, - Pt gd' (4.35)
= Mp 1 w2r 00 18µ. o
aceleración centrífuga
p,
(4.30b) Las ecuaciones 4.34 y 4.35 son enunciados de la ley de
Stokes. Empero, mientras que la última ecuación se aplica a
Al combinar las ecuaciones 4.27 y 4.30 se obtiene la velocidad tenninal, la ecuación 4.34 es aplicable durante la
aceleración inicial de una partícula en flujo laminar, aun
M dv = Mg (p, - Pt) -HdPtD'A (4.3la) cuando su velocidad tenninal pueda no ocurrir en el flujo
di p, laminar.
La combinación de las ecuaciones 4.25 y 4.34 da una ex-
para la aceleración gravitacionat, y presión para fd en la región del flujo laminar (Re< 0.2)

M dv = Mw'r
di
(&.=..Et)
p,
-ifdp¡v 2A (4.3lb)

es decir,
para la aceleración centrífuga.
Si se deja que se acelere la partícula partiendo del reposo,
fd = 24 (4.36)
el segundo término del segundo miembro de la ecuación Re,
Movimiento de cuerpos en fluidos 95

(cf. ecuación 4,21 para tuberías) 4(p, - pJp,gd¡


en donde 3µ.'
4(3145 - 1000)1000
Re = dover X 9.81(150 X l0-6)3
p µ. (4.37)

En este caso, el número de Reynolds de la partícula, Rep, = 95


se expresa en función del diámetro de una esfera, pero pue-
De la figura 4.9 ('l' = 1.0)
de ser necesario un diámetro nomina] apropiado en otras
situaciones.
A un valor alto de Rep (> 500) el flujo en torno a la par-
Rep = 2.9 = doVooPt
µ.
tícula muestra el efecto de máxima turbulencia y el coefi-
2.9 X 10-3
ciente de arrastre es casi independiente de Rep: Voo = (150 X 10-6)1000
= 0.0193 m/seg
r. - 0.44 (4.38)
2. Entonces
Entre las regiones laminar y turbulenta ocurre una zona
de transición, y la curva de arrastre puede definirse en for- f R 2 _ 4(3145 - 1.2)1.2 X 9.81(150 X 10-6)3
ma aproximada por una línea recta dada por la expresión d ep - 3(17.5 X 10- 6 ) 2
= 5.4 X 10 2
(4.39
De la figura 4.9 ('l' = 1.0)

Re"= 12
La figura 4.8 o las ecuaciones 4.36 a 4.39 pueden usarse
para evaluar el diámetro de una esfera o la velocidad termi- 12(17.5 X 10-6)
nal, pero se originan inconvenientes porque la incógnita Voo = (150 X 10- 6)1.2
ocurre en ambas, fa y ReP. Un método de evitar los tanteos = 1.17 m/seg
consiste en usar una forma modificada de la gráfica de arras-
tre.11 De las ecuaciones 4.33 y 4.37

4.5.4 Cálculo de las características del flujo cuando


f d R ep2 -- 43 ( Ps - Pt) f!..tff_
µ,2 d3o (4.40) se desconoce Re

y El uso de una de las ecuaciones aproximadas 4.36, 4.38 ó


4.39 requiere del conocimiento de las características del flu-
_.!..__ = '!_ (p, - Pt) µ.g (4.41) jo. Cuando se desconoce v o d 0 , las ecuaciones 4.40 y 4.41
Re" 3 p'j vl.
proporcionan un método para superar este problema. Aun-
Estas ecuaciones son independientes de v y d 0 , respectiva- que la ley de Stokes es confiable solamente para ReP < 0.2,
mente'.. y como existe una relación única entre ReP y fa, una la ecuación 4.36 es todavía más precisa que la ecuación 4.39
representación gráfica de (fdRe~) o de (fd/Rep) contra ReP, en el intervalo 0.2 < ReP < 2.0, es decir,
como la que se ilustra en la figura 4.9, permite evaluar V o 00

doVooPt < 2 .0
ª•· µ.
(4.42)

Ejemplo 4.2. ¿Cuál es la velocidad terminal de una partícu- Si se desconoce V puede eliminarse de esta ecuación por
00 ,

la de diámetro de 150 µm (d 0 ) que tiene P, =3145 kg/m 3 combinación con la ecuación 4.35, así
que se asienta en (1) agua y(2)aire? (pH o = 1000kg/m3 ;
2
P,,;,, = 1.2 kg/m3 ; µH 2 o = 1 X 10"' kg/m ·seg;µ,;,,= 17.5 ~. g(p, - Pr) d1;, < 2 O
µ. 18µ. o .
X 10-6 kg/m ·seg.)
y cuando ésta se combina con la ecuación 4.40
Solución n ·i · r.Re~ < 2.0
es decir,
1. Como se desconoce ReP, la solución más conveniente
se logra mediante la ecuación 4.40 y la figura 4.9. r.Re~ < 48 Re.< 2.0 (4.43)
'º'

'º'

,.,

,..
..• ••
-·"' '"'

..
,

io·•

•••
Figura 4.9 Datos de la figura 4.8 vueltos a trazar como fdRe~ y fd/Rep contra Rep.

96
Movimiento de cuerpos en fluidos 97

De modo semejante, para que la ecuación 4.38 sea más Aunque las dos respuestas son relativamente cercanas en-
exacta que la ecuación 3.39, Re > 500, que combinado con tre sí, este no siempre es e] caso. Consecuentemente, es pre-
las ecuaciones 4.38 y 4.40 da: ferible el método ilustrado en el ejemplo 4.2, en vista de que
supera el problema de seleccionar la ecuación apropiada.
r.Re~ > 1.1 X 105 Re, > 500 (4.44)

Si do se desconoce, se puede dar un tratamiento si1nilar 4.5.5 Aceleración de las partículas


basado en la ecuación 4.41, la cual da:
En las unidades de procesamiento de minerales tales como
-r.> 6.0 Re,< 2.0 (4.45) los concentradores gravimétricos (impulsoras) y los hidroci-
R e,
clones, las partículas pueden no tener tiempo suficiente para
y alcanzar su velocidad terminal. Por lo tanto, es conveniente
tener un indicio del tiempo necesario para aproximarse a esta
-r.< .
8s X 10-• Re, > 500 (4.46) velocidad, y esto se puede lograr integrando la ecuación 4.3la.
Re,
Para una partícula esférica en flujo laminar,M=1Td~p,/6 y
fd se obtiene mediante la ecuación 4.36, de modo que:
Ejemplo 4.3. ¿Cuál es la velocidad terminal de la partícula
en el ejemplo anterior, cuando se asienta en agua en una cen- 18µ,v
dv = (P• - Pr) (4.47)
trífuga de O,S m de radio girando a 2000 rpm? dt g p, d7Jp:

Solución. Sobre la base de la parte 2 del ejemplo 4.2, se su- Esta ecuación es de la forma:
pone que el flujo está en la región de transición, por lo que
dt = dv
debe ser válida la ecuación 4.39. Si se combinan las ecuacio- K, - K 2 v
nes 4.33 y 4.39 y se sustituye g por a ( = w 2 r)
y por tanto puede integrarse para una partícula partiendo
v!

= 4w' r d
3
&.::..&)
º \ Pt
{ _l_ ( d0 ~~Pr) º·'
18.5 r
del reposo, para dar:

w = 2000 rev 2rr rads


~~~-1-~~~1--~~
min v = v. [ 1 - exp ( - !~
d.p,
fLI)] (4.48)
min rev 60 seg
= 209.4 rads/seg Una solución completamente rigurosa de la ecuación 431a
. L< _ 4(209.4) 2
X 0.5(150 X 10- 6)(3145 - 1000) para condiciones turbulentas no es práctica, porque la acele-
.. v. - 3 X 18.5 1000 ración inicial de la partícula tendrá lugar en flujo laminar. Sin
150 X 10-s X 1000) o.o embargo, el uso de la ecuación 4.38 para fd da una aproxi-
X ( 10-3 mación adecuada
= 10.28
dv - g(p, - pi) - ~ 0.44 V' El (4.49)
.. v. = 5.28 m/seg dt - p, 4 d, p,
Verificando Rep: la cual es de la forma
Re = ~15~0~x~!~O--•...,...,x_,5,c..2~8~x~J~O=OO
p 10 3
= 792
Al i."'ltegrar para una partícula partiendo del reposo, se obtie-
Es decir, la ecuación 4.39 NO ES válida, ya que ReP. > 500. ne como resultado
(Esto es así porque la aceleración es ahora (209.4)2 X 0.5/
9.81=2235 g.) V - V
- · - - = exp(-Kt) (4.50)
Usando la ecuación 4.38 (y la ecuación 4.33) V00 + V
en donde
±(209.4) 2 X 0.5(150 X J0- 6)
[3 0.44
K' = 1.32 p¡(p, ,- Pr)g
Psdo
31451~001000)]
112
(
Como la distancia recorrida es v · dt, la integral de la ecua-
= 4.62 m/seg ción 4.50 da la distancia aproximada recorrida durante el
98 Dinámica de los fluidos

tiempo en que la partícula alcanza su velocidad terminal. En Esta es una distancia significativa, aunque tiende a errar
consecuencia en el lado alto porque se supuso flujo turbulento. Sin em·
bargo, ilustra que en algunas situaciones prácticas (general-
H = Vool' [ 1 - exp(-Kt)] di mente con partículas relativamente ligeras y grandes en aire),
o 1 + exp(Kt) es necesaria una distancia considerable para que la partícula
alcance su velocidad terminal.
la cual, al integrar, da

( 2~00 ) 4[exp ( ~ ) 1
H = In 4.5.6 Partículas de fonna irregular
1
+ exp ( - : )] (4.51) Las ecuaciones que se han presentado hasta ahora en esta
sección se han derivado en función del diámetro de una es-
Nuevamente, esta ecuación es aproximada porque no to- fera do, y es necesario incluir diámetros nominales y factores
ma en cuenta el comportamiento no turbulento que ocurre de forma (capítulo 2) apropiados antes de poderse aplicar a
durante el movimiento inicial. partículas irregulares.
La ecuación 4.33 reordenada define inmediatamente el
Ejemplo 4.4. Utilizando un tubo largo, se intenta medir la diámetro de caída libre d1 para una partícula irregular
velocidad terminal de una partícula de 500 µm (d0 ) de car·
bón mineral (P, = 1500 kg/m3 ) en aire (p = 1.2 kg/m 3 ). Es·
timar qué altura es necesaria para que la partícula alcance
d1 = ~ r. v'!.
4 g
(__.EL_)
p, - p,
(4.33)

su velocidad terminal.
Además, si dd es el diámetro de arrastre (el diámetro del
Solución. Primero es necesario detenninar v para la partícu- área proyectada de la partícula perpendicularmente a la di·
rección de movimiento), A = nd~/4 y M = 1Td~p,/6, de ma·
00

la. Mediante la ecuación 4.40 y la figura 4.9,


nera que la ecuación 4.32 se transforma en
( R 2 _ 4(1500 - 1.2) 1.2 X 9.81 X (500 X 10-6)'
ep - 3(17.5 X )Q- 6 ) 2
d,

= 9.6 X 103 "dip, . g ( f!.L:..12t) = r.v'!.p,. "ª~


6 p, 2 4
De la figura 4 .9: es decir,
Re.= 88
88(17.5 X 10-6 ) d2'." = ~ f v'oo
d 4 d g
(__.EL_)
p, - p,
= d =
f
ai (4.52)
d~
Voo =
500 X 10-6 X J.2
= 2.57 m/seg
Durante el flujo laminar, las partículas descienden con
Debido a la dificultad para integrar la ecuación 4.31a en la orientación aleatoria; por tanto da es el diámetro medio del
región de flujo de transición, se supone que las ecuaciones área proyectada d 0 en orientación aleatoria. En flujo turbu-
4.50 y 4.51 dan una aproximación adecuada. Si se supone lento, las partículas se orientan para oponer la resistencia
que el 98% de v sea exactitud suficiente, la ecuación 4.50
00 máxima, por lo que da es el d 0 medio en una orientación es-
da table. Esto significa que las partículas irregulares tienen una
1 - 0.98 variación mayor en velocidad entre el flujo laminar y el tur-
bulento que las partículas esféricas.
1 + 0.98
_ {- [ 1.32 X J.2 (1500 - J.2) 9.8)] 112} Como el volumen de la partícula es igual a A,,0 (ecua- d!
- exp 1 15002 x 500 x 10-• ción 2.10), la ecuación 4.32 puede expresarse también en la
= exp(-4.551) forma

t = 1.01 seg
- r.v'!.(!t "ª~
De la ecuación 4.51: - 2 4
es decir,
X 0.98 ) ! [
H = 2 X 2.574.55 (4.55 X 1.01)
n 2 exp 2
da = -

r. v'oo (
g
__.EL_) · .!!...
Ps - PI Ava
= ..!!..._ dsi
6Ava
(4.53)
+ exp ( -4.55 2X J.0))]
1.79 m expresión que proporciona un método para determinar i\a.
Movimiento de cuerpos en fluidos 99

Se han publicado diferentes conjuntos de datos del factor y el área de la superficie de una esfera de igual volumen
de fricción para partículas irregulares,9 • 12 • 14 si bien su apli- es
cación se ve limitada a menudo por un diámetro nominal que
es difícil de medir, o que se ha definido inadecuadamente. 1T [ (~)°"]'
Uno de los trabajos definidos con mayor cuidado es el de
Heywood, 12 publicado en forma tabular, en función de da Sustituyendo en la ecuación 2.18,
y \a· Las gráficas de las figuras 4.8 y 4.9 se trazaron en fun-
ción del más ampliamente usado factor de forma de esferi-
cidad w= (d,/d,)'; aquí el diámetro nominal apropiado es 'Ir= 1T [ (~)°"]'
dv. Un método más práctico consiste en hacer que los datos 6
se determinen sobre minerales realmente triturados, clasifi- = 0.806
cados por tamizado (es decir, dA). Tales representaciones
gráficas se han publicado, 13 · 15 basadas principahnente en De la figura 4.9, para w = 0.806:
los datos originales de Richards. 16 Desafortunadamente, Re.= 50
aunque se supone en genera1 9•13 ' 15 que dicho trabajo se efec-
tuó en partículas tamizadas, la mayoría de los resultados d=50x10- 3
parecen haberse obtenido en partículas que se clasificaron " 0.1 X 1000
por tamaños por un método microscópico indefmido, y en = 500 µ.m
consecuencia no tienen relación alguna conocida con las
partículas clasificadas por tamizado. 3. Como

Ejemplo 4.5. La velocidad terminal medida en agua de una 'Ir = ( ~:r


partícula de PbS (p3 = 7600 kg/m 3) es de O.! m/seg. El exa-
men microscópico muestra que la forma es aproximadamente
cúbica. Hallar (1) el diámetro de caída libre df' (2) el diá-
metro de volumen d,, (3) el diámetro de superficie d3 , y (4)
el diámetro de superficie de volumen dvs· (0.806) 112
= 557 µ.m
Solución. Puesto que se desconoce el diámetro, se aplica la
ecuación 4.41, en conjunto con la figura 4.9: 4. Para hallar el diámetro de superficie de volumen:
d"
r. 4 (7600 - 1ooo) 10-3 X 9.81 dvs = d;
Re. = 3 1000' (O.!)' ' 3 /(557)2
= (500)
= 8.6 X 10-2 = 403 µ.m

d3
l. En la figura 4.9, cuando w= 1.0, d 0 se convierte en s. d¡ = d; para condiciones turbulentas
a
ªr = (500' ) 1i2
Re = 25 = d,vp da 250
p µ.
= 707 µ.m
25 X 10-3
d¡ = 0.1 X 1000
La dispersión de los valores de dn en este ejemplo es más
= 250 µ.m amplia que lo que debería ser, lo cual sucede debido a que
las detenninaciones se apoyan en datos empíricos (figura
2. La gráfica de la figura 4.9 se aplica también a partícu- 4.9), los cuales, en el caso de las partículas irregulares, no son
las irregulares, en las que el diámetro relevante es dv, confiables puesto que tienen un comportamiento muy errá·
usado con un valor apropiado de w. Para determinar tico.
\Ir, considérese un cubo con aristas de longitud unita· En este ejemplo en particular, dv podría tener considera·
ria, en cuyo caso VP = 1 unidad cúbica, SP = 6 unida- ble error, y sin embargo constituye la base para el cálculo
des cuadradas. Una esfera de igual volumen tiene de los otros diámetros nominales. Una alternativa consiste
en medir físicamente dn; sin embargo, un método mejor
6)0.33 consiste en detenninar experimentahnente el diámetro no·
d0 = ( ; minal bajo condiciones que correspondan a las que han de
100 Dinámica de los fluidos

utilizarse en la práctica. Entonces pueden aplicarse las ecua- bos paralelos de sección transversal variable, y que el radio
ciones de mecánica de los fluidos para estimar el comporta- hidráulico medio sustituye a las variaciones de sección trans-
miento de las partículas bajo condiciones ligeramente diferen- versal y fonna de los canales.
tes. Por ejemplo, el valor arriba de d1 sería satisfactorio para el De las ecuaciones 4.18 y 4.24, el factor de fricción será,
comportamiento de partículas en condiciones de transición por tanto, de la fonna
y turbulentas, pero no sería adecuado para predecir el com-
portamiento en condiciones laminares porque la orientación (4.55)
de la partícula en la dirección del flujo sería impredecible.
El radio hidráulico puede convertirse a ténninos me11su-
4.5.7 Otros factores de corrección rables, como sigue:

En el tratamiento del flujo o movimiento de partículas en sección transversal promedio disponible para el flujo
un fluido puede ser necesario considerar algunos otros fac-
tores. El más importante en Ja práctica es el asentamiento perímetro húmedo
obstruido, que se estudia en la ecuación 4.7. volumen disponible para el flujo
Si bien por lo general no es tan importante en las opera- =
ciones nonnales, un efecto de pared puede ser significativo superficie húmeda total
en las pruebas de laboratorio. Este problema tiene su ori- volumen de huecos/volumen del lecho
gen en que la partícula en movimiento arrastra fluido con
ella, y en que en la cercanía de la pared estacionaria el movi- superficie húmeda total/volumen del lecho
miento del fluido se vuelve lento. El incremento en arrastre
E
puede corregirse con un factor de la fonna [! - Kw(dn/L)1 (4.56)
= Sw
en donde L es la distancia del centro de la partícula a lapa·
red-'-Para una sola pared Kw = 0.563; para dos paredes Kw = en donde e, la porosidad, es la fracción del volumen del lecho
2.104 y K w = 2. 104 para un cilindro. 1 7 ocupada por los huecos (el volumen del lecho es el volumen
El tamaño de las partículas muy finas puede volverse de las partículas más el volumen de los huecos). El ténnino
comparable a la trayectoria libre media de las moléculas del Sw lo da por tanto .la expresión
fluido, y la partícula entonces efectivamente cae parcialmen-
te entre las moléculas a una velocidad mayor que la deducida
S = S (1 - e) (4.57)
por la teoría. Cunningham 18 introdujo un factor de correc- w p Vp

ción a la ley de Stokes, con el cual la ecuación 4.35 se trans-


forma en (Sp = área superficial de las partículas; VP =volumen de las
partículas). Puesto que
V
oo
= (p, - p¡) gd'
18µ n
(1 + 2Ke d,A) (4.54)
6
do = S IV = d,. (4.58)
p p
(Kc = factor aproximadamente igual a la unidad; A= tra-
yectoria libre media de las partículas). dvs debe usarse para partículas irregulares. Si existe ~n in-
tervalo de tamafios de partículas, dvs se sustituye por d vs 32 •
Finahnente, la velocidad del fluido en los huecos puede ob-
4.6 FLUJO A TRAVÉS DE UN LECHO EMPACADO tenerse mediante la ecuación

Aunque primordialmente de importancia en la ingeniería U= Va (4.59)


química, 1 el flujo de un fluido a través de un lecho empa- E
cado de partículas es relevante aqu Í__Eara la filtración, y puede
extenderse a la fluidización y al asentamiento obstruido. (v, = velocidad superficial, la velocidad lineal media que
La resistencia al paso del fluido a través de los huecos del tendría el fluido si no estuvieran presentes las partículas).
lecho de partículas es la resultante del arrastre que se ejerce Como no es posible establecer relación alguna entre la
sobre todas las partículas del lecho. Aunque el lecho puede longitud efectiva del canal y L, las ecuaciones 4.55 a 4.59
considerarse como un conjunto de objetos sumergidos, un se combinan sin las constantes para dar un factor de fricción
mejor método de correlación se basa en la consideración del modificado adecuado para un lecho empacado:
arrastre total del fluido sobre los contornos sólidos de los
canales tortuosos a través del lecho de partículas. De esta f _ APdva32 e3 (4.60)
manera, se supone que los canales pueden sustituirse por tu- ' - Lp¡!l¡ (! - e)
Fluidización y sedimentación 101

'°'
-~
o'
'1o1
.g
~

{:
2o "
~

-----------
Burke - Plummer
,.. ~~~~~~~-~~~~~~~-~~~~
1.0 10 100 1000
Rep/(1-d

Figura 4.10 Gráfica del factor de fricción para lechos empacados.


(Según Foust y asociados. 13 )

La figura 4.10 13 muestra la gráfica del factor de fricción Porosidad, €

de fb contra Rep/(1 - e) con


Figura 4.11 La esfericidad como función de la porosidad para lechos
empacados aleatoriamente de partículas de tamaño uniforme. (Según
(4.61) Brown y asociados. 19 )

A diferencia de las gráficas anteriores, esta curva se de- obstruyen entre sí, mientras que esto no ocurre en la fluidi-
tenninó experimentalmente en su totalidad. Puede descri· zación y en la sedimentación. Hidrodinámicamente existe
birse por medio de la ecuación de Ergun poca diferencia entre la fluidización y la sedimentación, en
vista de que ambas pueden considerarse como un lecho em·
r. = 150~ - s) + 1. 75 (4.62) pacado expandido en el que las partículas tienen libertad de
e, moverse unas con relación a las otras. El hecho de que el
fluido o el sólido sea el que tiene movimiento con respecto
la cual, para el flujo laminar [Rep/(l - e)< 10] se reduce al recipiente de contención es lo que hace posible la distin-
a la ecuación de Carman-Kozeny ción entre fluidización y sedimentación.
Si se hace pasar un fluido en ascenso a través de un lecho
f _ 150(1 - B) de partículas sin restricción, la caída de presión aumentará
b - Rep (4.63)
hasta alcanzar un punto en el que ésta y el :>eso contrarres-
ten a las fuerzas de flotación. Siempre que el lecho esté flu·
y para el flujo completamente turbulento [Rep/(1 - e)> yendo libremente, éste comenzará a comportarse como un
1000] se reduce a la ecuación de Burke-Plummer líquido en ebullición; cada partícula se separa de su vecina
y aparecen burbujas del fluido en la superficie. Cuando ocu-
r, = 1.15 (4.64)
rre esto se dice que el lecho estájluidizado. Si aumenta aún
más la velocidad del fluido, el lecho continúa expandiéndo-
La porosidad debe, de preferencia, detenninarse experi- se, y eventuahnente, al aproximarse a la velocidad tenninal,
mentalmente, aunque la figura 4.11, que muestra su depen- las partículas son arrastradas por el fluido. Esta situación se
dencia de 'I', puede ser útil para las partículas de tamaño ilustra en la figura 4.12, en la cual puede verse que la veloci-
unifonne. 19 dad mínima de fluidización Vm¡ ~v.... Arriba de vmf' el aU·
mento de la caída de presión es insignificante hasta la inicia~
ción del arrastre, momento en el cual la caída de presión
4.7 FLUIDIZACIÓN Y SEDIMENTACIÓN (debido a la resistencia de las partículas) se aproxima a cero
al ir desapareciendo el lecho. Tratándose de partículas lisas,
La fluidización y la sedimentación pueden tratarse juntas el punto de fluidización mínima no es un punto relevante
como una extensión de un lecho empacado. 20 •21 La diferen- en la curva de la figura 4.12, mientras que las partículas irre-
cia consiste en que en un lecho empacado las partículas se gulares pueden ocasionar una cresta en la gráfica debido al
102 Dinámica de los fluidos

vertical. Generahnente las partículas son lo suficientemente


1 Lecho fluidizado pequeñas para acelerarse rápidamente y asentarse a su velo-
Lecho fijo 1
¡ .... - ..... cidad tenninal, prodticiendo una interfase superior entre el
I '
líquido claro A y la pulpa B. Al asentarse las partículas en
el fondo del cilindro, ·Se eleva desde el fondo una interfase
entre las partículas asentadas y las que están en proceso de
asentamiento. En forma significativa, la concentración de la
pulpa en la zona B se mantiene sin cambio. Eventuahnente
las dos interfases se ei;icu~nt.ran en un punto crítico, después
de lo cual la zona D atraviesa por un proceso lento de com-
presión en el que se produce un asentamiento muy lento.
Si existe un rango pequeño de tamaños de partículas, el
proceso se realiza como se ilustra en la figura 4.13b. Lazo-
na D tiene una mayor proporción de partículas de más rá-
pida sedimentación y la zona C es una región indefinida de
log V distribución y concentración de tamaño variable.
Figura 4.12 Caída de presión contra velocidad superficial del fluido Cuando la distribución de los tamaños de partículas es am-
en un lecho de partículas. plia, la situación puede ser la que seilustraenlafigura4.13c,
en la que la zona C se forma inmediatamente en vez de la
zona B. Sin embargo, a concentraciones altas de la pulpa,
entrelazamiento de las partículas (porción de guiones de la siempre que tengan la misma densidad, las partículas pue-
curva, figura 4.12). den mostrar un efecto aparente de entrelazamiento 22 de tal
La sedimentación o asentamiento obstruido representa naturaleza que los espacios comprendidos entre las partícu-
en esencia lo opuesto de la fluidizacíón y se ilustra en la me- las grandes son demasiado pequeños para que las partículas
jor fonna por los eventos que ocurren en una prueba de se- pequeñas pasen a través de ellos, y la pulpa se comporta co-
dimentación aislada. En la figura 4.13a se ilustra el proceso mo se ilustra en la figura 4.13a. Generahnente,mientrasmás
que sigue la sedimentación de la mezcla de una pulpa de irregulares son las partículas, menor es la densidad de la pul-
partículas de tamaño y densidad constantes en un cilindro pa a la que ocurre esto. Las investigaciones más recientes in-
dican que este efecto de entrelazamiento no es ocasionado
por factores mecánicos, sino más bien por factores hidrodi-
námicos.23

a)

Partículas de tamaño y densidad constantes
o Q: O:
La situación· puede complicarse aún más por variaciones
en la densidad de la partícula. Si la concentración es sufi-
cientemente alta, las partículas que normalmente se asientan
a velocidades terminales iguales se comportarán asentándo-
se las pesadas en forma preferencial, y las condiciones pue-
den ser tales que el material más ligero no pueda asentarse
sino hasta que se haya asentado completamente el material

~ D
más pesado, lo cual resulta en la formación de ~pas separa-

i i
A
A das de cada material. 24
B B A El análisis de los lechos empacados puede extenderse a la
eA e fluidización y sedimentación como sigue. La velocidad mí-
e o o o
o nima de fluidización vmf ocurre cuando la caída de presión
b) Distribución reducida de los tamaños de partículas
es apenas capaz de soportar el lecho, es decir,

ti.Pmt = peso - flotación

· u· o·
ti.PmrA = ALm¡(p, - p,,)g
= ALmr(I - Bmf)(p, - p,)g (4.65)
en donde •mt y Lmf se usan debido a la ligera expansión que
e
ocurre precisamente antes de la fluidización. Para las par-
o o o
tículas redondeadas •mt - 1.03 e y como el volumen de las
e) Distribución amplia de los tamaños de partículas partículas no cambia,
Figura 4.13 Comportamiento de la sedimentación aislada o intermi-
tente. L(I - e)A = L,,,¡(I - emr)A (4.66)
Fluidización y sedimentación 103

En principio, estas ecuaciones pueden combinarse con la Para los gases, los datos están arriba de los dados por la ecua-
ecuación de Ergun ( 4.62) para eliminar AP y dar las condi- ción de Ergun y
ciones para fluidización mínima, como sigue:
f, = 200~ - 8) + 3.0 (4.69)
e,
e\1.¡d., L ( )( )
(1 - emr)Lm¡P¡V"f,,¡ . mf 1 - Bmr p, ' p, g
En general, las ecuaciones 4.68 y 4.69 dan una representa-
_ K,(I - BmV/L
+ K. ción deficiente del comportamiento a ReP > 1000.
- Vmrdp¡
Ejemplo 4.6. ¿Cuál es la velocidad de asentamiento de las
f = K,(I - •mtl
11
+ K2 (4.67) partículas en el ejemplo 4.5 si la concentración volumétrica
Rem1 de los sólidos í)' v (= 1 - <)es 0.25?
en donde
Solución. La ecuación 4.69 se expresa en función de dvs• y
f =
a
d,.g (p, p¡- Pt) e'
V~ mi
(4.67a) éste se calculó en la parte 4 del ejemplo 4.5. Empero, como
se mencionó, este valor ( 403 µm) incorpora cualquier error
inherente en las figuras 4.8 y 4.9. Como la ecuación 4.69 se
y
derivó a partir de datos de partículas esféricas, probablemen-
te es más apropiado usar un valor de d detenninado experi-
(4.67b)
mentahnente que representa a d0 : en este caso dr, ya que
éste representa el comportamiento real de las partículas.
En la práctica las constantes K 1 y K 2 para lechos móviles En consecuencia, el valor aproximado de d en la ecuación
son diferentes de las empleadas para lechos empacados. Sin 4.69 se toma como 250 µm (d1). Sustituyendo,
embargo, es difícil citar valores confiables por dos razones:
primera, la ecuaéión 4.67 no es una representación exacta (250 X 10-6) (! - V~.25)' ( 76001~¿000) 9.81
de los datos experimentales, y segunda, los valores dependen
del hecho de que el fluido sea un líquido o un gas. La figura = 120(0.25)10-3
4.14 muestra los datos para agua de Richardson, 21 los cua- (250 X l0- 6 )v 1000 + 1.0
les concuerdan en general con los presentados por Morse. 25 es decir,
Los datos están abajo de los dados por la ecuación de Ergun 0.00683 = 0.120 + 1.0
y pueden obtenerse aproximadamente por la expresión V2 V

1.0v 2 + 0.120v - 0.00683 = O


f, = 120~ - e) + 1.0 (4.68)
e, -0.12 + [(0.12)2 + 4 X 0.00683) 112
v2 =
2
v = 0.042 m/seg

Ejemplo 4.7. Las partículas del ejemplo 4.2 se van a secar


en un lecho tluidizado. (!)¿A qué velocidad superficial del

-· gas comenzará a tluidizarse el lecho? (2) ¿Cuál será la ex·


pansión del lecho si la velocidad superficial del gas es igual
al 50% de la velocidad tenninal de las partículas?

1. Suponiendo que el lecho está ligeramente empacado,


< = 0.42 (figura 4.11, i' = 1.0). Sustituyendo en la
ecuación 4.69

150 X 10-6 (0.42)3(3145 - 1.2) X 9.81


1.2vi
10-:Lo·'°'•~-,~_7
0 0
, ~-~~-,~.~~~,.,.,~=~,,.,~=..i, ,
0 = 200(1 - 0.42)17.5 X 10-• + 3O
Aep/'1-d 150 X 10-•v J.2 '

Figura 4.14 Gráfica del factor de fricción para sedimentación y flui- 0.2856 = 11.278 + 3.0
4 V2 V
dización, (Según Richardson y Meikle.2 )
104 Dinámica .de los fluidos

Es decir, Cuando D < 100 d0 los efectos de pared pueden volverse


significativos, en cuyo caso de ben usarse relaciones más ri-
3.0v' + l 1.278v - 0.2856 = O gurosas paran. 2 27 º·
-11.278 ± (11.278 2 Para flujo laminar, una alternativa para la ecuación 4.70
+4
3.0 X 0.2856)" 2
X es la representada por Steinour28 :
V = ~~~~~-'--'---'-'-'-~_:..;=..:.:_.:oc__
2 X 3.0
vh = e210-1.s2<t-e) (4.73)
= 0.025 m/seg (es decir, aproximadamente 2% de vJ

2. Para hallar la expansión del lecho:
Ambas ecuaciones dan resultados similares, ya que compen-
50% v~ = 0.5 X 1.17 m/seg (Ejemplo 4.2) san tres efectos,29 aunque éstos se ven más claramente en la
= 0.585 m/reg segunda ecuación. La primera puede considerarse como la flo-
De la ecuación 4.69: tación relativa, ya que puede demostrarse que

150 X 10-6 e3 (3145 - 1.2) X 9.81 e=pa-psz (4. 74)


(0.585)2 1.2 p, - p¡
= 200(1 - e) 17.5 X 10-e + JO
mientras que la segunda e re debe a la elevación del líquido
150 X 10~ 6 X 0.486 X 1.2 .
desplazado por las partículas que se asientan. Se ha demos·
11.26 e = 40.01(1 - e) + 3.0
3
trado que el término 10-i.s 2 ( 1 - e) es la viscosidad relativa.
Haciendo los siguientes tanteos: Esto implica que la ecuación 4.73 es simplemente la ecuación
L. l. L. D. 4.35 con los ténninos de densidad y viscosidad del fluido
reemplazados por la densidad aparente y la viscosidad apa·
e= 0.80 5.76 rente. Sobre esta base, se ha sugerido también que la ecua-
e= 0.90 8.21 * 7.8
7.00 ción 4.33 puede modificarse en la misma fonna. 29
e = 0.88 7.67 * 7.80 La infonnación relativa a las partículas irregulares y a las
e= 0.882: 7.73 * 7.72 distribuciones de tamaños es todavía limitada. Para partícu-
las unifonnes no esféricas a Re_ > 200, el valor del expo·
.. expansión del lecho= Z, = 1 - B¡
1- E
nente en la ecuación 4.70 es21 :

1 - 0.42 X IOO n = 2.7Ag¡.} 6 (4.75)


1 - 0.882 en donde A,. se obtiene de la ecuación 2.11. La ecuación
= 492% 4.75 indica que la fonna tiene un efecto relativamente ligero
al desarrollarse la turbulencia plena. No es tal el caso para el

Un mejor tratamiento alternativo para la fluidización y sedi· Tabla 4.1 Valores reportados den para la ecuación 4. 70.
mentación de las partículas esféricas unifonnes consiste en
usar relaciones empíricas. Una de las que más se usan es la Materi'al Tamaño n
de Richardson y Zaki 2 24 :º· (fonna) (dA), (µm)

31
Carbón minera1 * -356 "'300 6.48
(4.70) ·250 +212 6.9
·180 +150 7.07
(uh =velocidad de caída de la suspensión respecto a un plano ·125 +106 6.89
·90 +75 7.5
horizontal fijo [sedimentación], o a la velocidad superficial
[fluidización]; "~=velocidad terminal de una sola partícula Metllmetacrilato ·212 +180 6.9
30
a dilución infinita). Una aproximación satisfactoria para n molido ·150 +125 7.5
es26 ·106 +90 8.3
.75 +53 9.5
4.8
n=2+/3 (4.71)
24 ;4
Polvo de afúmina ·7 10.5
en donde ¡J se origina a partir de los exponentes de las ecua· 26
Sa! (cúbico) 340 IRe= 0.031 5.5
ciones 4.33 y 4.35 y es por tanto la pendiente de la gráfica ABS
26
(cúbico) 2900 IRe= 0.061 5.5
de la figura 4.8, usando 26
Azúcar (cúbico> 1200 IR•= 0.03) 5.7
26
Cristales de silicato 400 !Re= 0.06) 5.8
(4.72)
( * Bibliografía al final del capítulo)
Fluidización y sedimentación 105

flujo laminar en el que aparentemente n aumenta ai dismi- que el esfuerzo de fluencia puede proveerse por otros me-
nuir el tamaño de una partícula irregular. Algunos de los po- dios, tales como la agitación mecánica, o aun por el asenta-
cos valores registrados de n aparecen en la tabla 4.1. 24•27•3 31 º· miento de las partículas más grandes a través de las partículas
Estos valores pueden tomarse sólo como una guía; en la rea- finas.
lidad n debe determinarse experimentahnente para el mate- La investigación realizada por Lockett y Al-Habboo-
rial de que se trata. Se ha demostrado que el incremento de by'"34 demostró que la ecuación 4.70 puede aplicarse a
n puede atribuirse a la presencia de líquido en la rugosidad sistemas heterogéneos de partículas con dos diferentes velo-
de la superficie de la partícula irregular. Whitmore 30 con- cidades de asentamiento. Esto requiere del uso de la con-
sideró el "tamaño hidráulico" consecuente, y pudo correla- centración total de los sólidos; adicionalmente, deben deter-
cionar los efectos de tamaño de la partícula (incluyendo las minarse valores de n y v.., para ca<la componente y aplicarse
distribuciones de tamaños) con la viscosidad aparente. Aun a éstos. Así, para una mezcla de los componentes 1 y 2,
así, los datos no indican correlación con los de las partículas
esféricas, efecto que se atribuye a que la película hidráulica Vh,1 +V,= Vm,i(I - il'v,1 - í\'v,.)••-1 (4.77a)
no sea -rígida. Por otra parte, el análisis es incapaz de expli-
car la fracción de la caída de velocidad debida a efectos que Vh.2 + V,= Vm,2(1 - iJ'v.1 - í\'v,:¡)•rl (4.77b)
no son de viscosidad. Sus datos pueden, sin embargo, expli- en donde
carse utilizando la ecuación modificada de Steinour: 32
Ve = vh.1!$v.1 + Vh.21Yv.2 (4.77c)
vh =
v~
(
8
1-
- º)
li
2
10-1.82(1-e)/(l-8)
(4.76)
1 - íl'v.1 - 1\'v"'

(O = una constante adimensional que compensa lo que se (v, = velocidad intersticial ascendente; í\' v =fracción de vo-
considera ser líquido estancado rodeando a la partícula). Rao lumen de sólidos por unidad de volumen de pulpa). Se ha
y Sirois 33 han demostrado que las velocidades de asentarnien· desarrollado un tratamiento teórico para considerar los hue-
to obstruido de las partículas fmas dependen también del cos entre las partículas esféricas, 35 pero a pesar del tiempo
pH, en vista de que esto afecta al potencial zeta (capítulo prolongado que toma su computación, tiene prácticamente
6), y en consecuencia, a la cercanía con que las partículas la misma exactitud que los métodos empíricos.
pueden aproximarse unas a otras. Kirchberg y asociados 5 han Con anterioridad se ha supuesto con frecuencia 1•36 •37
demostrado (figura 4.15) que se originan complicaciones ul- que, a pesar de la falta de verificación experimental publica-
teriores porque las pulpas se comportan como plásticos de da, pueden calcularse velocidades de asentamiento obstrui-
Bingham (ecuación 4.9). Esto implica que una pulpa de par- do usando la densidad y la viscosidad aparentes en las ecua-
tículas finas puede ser esenciahnente estable, porque tales ciones 4.33 y 4.35. Se desprende de este estudio que este
partículas pueden no tener suficiente masa para vencer el método es probablemente válido sólo en fonna ocasional,
esfuerzo de fluencia (en realidad, éstas están realmente suje- por ejemplo, con partículas esféricas o con partículas irre-
tas a una viscosidad muy elevada, y por tanto se asientan con gulares que tienen tamaños significativamente diferentes (por
extremada lentitud). Es también significativo el hecho de ejemplo> lOOX) como ocurre en las separaciones en medios
pesados. Cuando es deseable comparar el comportamiento
de partículas con velocidades de asentamiento de magnitud
similar, como ocurre en los clasificadores y en los concen-
tradores por gravedad, aparentemente pueden obtenerse re-
sultados más confiables utilizando ecuaciones de la fonna
de la ecuación 4.77. Los cálculos son más complicados, pero
este método tiene la ventaja de poder predecir las velocida-
des de asentamiento negativas que pueden ocurrir 34 (es de-
cir, v, > vh). Por otra parte, los efectos del comportamiento
no newtoniano se minimizan incorporando datos experi-
mentales reales.
Hasta ahora se ha supuesto en este estudio que una <:;on-
centración de sólidos incrementada hace disminuir la veloci-
dad de asentamiento. Se ha demostrado que en las suspen-
siones diluidas ( < 3% volumétrico) las partículas de tamaño
0.5 1.0 1.5
Esfuerzo cortante, N/m 2 uniforme pueden tender a agruparse, y bajo estas condicio-
Figura 4.15 Curvas de flujo de pulpas seleccionadas de derrame de
nes se reduce el arrastre promedio, por lo que aumenta la
clasificador. Los números entre paréntesis son los porcentajes de vo- velocidad de asentamiento. 27" 8 Debido a que estas condi-
lumen de sólidos. (Según Kirchberg y asociados. 5 ) ciones se encuentran raras veces en el procesamiento co-
106 Dinámica de los fluidos

mercial de minerales (pueden existir en la clasificación por


tamaños de laboratorio), no es necesario prestarles mayor
atención.
~

Ejemplo 4.8. Repetir el ejemplo 4.6, usando la ecuación .g


4.70. ~
~
.Si
Solución. Se utiliza la ecuación 4.71 para estimar n. Como {!
ReP =25, -~
tt
f3 = -0.55 (de la figura 4.8)
4.8
n = ..,,(2=---=-0.-=55=¡
= 3.31
Concentración local
(Debe suponerse que el efecto de forma es insignificante
porque no hay información disponible sobre dicho efecto Figura 4.16 Curva característica de flujo de la sedimentación.
cuando 0.2 < ReP < 500.)
De la ecuación 4.70
to. En esencia,· éste es un estanque al que se le alimenta la
v. = 0.1 (1 - 0.25)'·31 pulpa por ºun extremo y que descarga (por derrame) en el
= 0.039 m/seg otro extremo una pulpa de mucho menor contenido de só-
lidos. Como se ilustra en la figura 4.17, el líquido entra al
Esto está en acuerdo satisfactorio con la ecuación 4.69 (nó- estanque y pasa a través de éste en flujo de tapón. Aunque
tese que si se resuelve la ecuación 4.69 con dvs = 403 µm, puede considerarse que los sólidos tienen una componente
vh = 0.073, siendo este un resultado substancialmente dife- horizontal de velocidad igual a la velocidad horizontal del
rente). líquido, están sujetos también a fuerzas gravitacionales de
asentamiento y en consecuencia tienen una componente ver-
tical de velocidad. El tamaño limitativo de la partícula es
4.7.l Cuivas de flujo aquel que justamente es capaz de asentarse la profundidad
del estanque durante su paso por el mismo, como se ilustra
En al~nas situaciones, en vez de considerar la velocidad de vectoriahnente en la figura 4.17. El tiempo tH necesario pa-
asentamiento v, es más útil considerar el régimen de flujo ra asentarse la profundidad H del estanque es
de las partículas por urudad de área, o sea el flujo de sólidos
H
w, el cual se obtiene mediante tH = -
V=
(4.80)
.¡, = Cv (4.78)
el cual es también igual al tiempo de residencia T, o sea el
(w =flujo de masa de partículas; C = concentración, masa tiempo necesario para recorrer la longitud L del estanque,
por unidad de volumen). Puesto que 1 - C/Ps =e y v puede dado por
representarse por una ecuación como la 4.70, se desprende
L
que T = -v, (4.81)

.¡, = v=s"(l - s)p, (4.79) Pero


- ly
lo cual resulta en la curva característica de flujo para la sedi- v, - BH (4.82)
mentación ilustrada en la figura 4.16.Puede verse que ocurre
un flujo bajo de sólidos a baja concentración de sólidos (cuan- Alimentación

do existen pocas partículas) y a alta concentración (cuando


el asentamiento se ve reducido severamente por los efectos "' (Componente horizontal!'
.....
Derrame

de obstrucción). '•(Componente _
gravitacionel _ Flujo
de asentamiento) _ de tapón
4. 7 .2 Estanques de asentamiento
-··
Un buen número de dispositivos para procesamiento de mi- Figura 4.17 Componentes de la velocidad de la partícula de tamaiio
nerales sé comportan como un estanque ideal de asentamien- limitativo que se asienta en un estanque ideal
Agitación, mezcla y suspensión de part{culas 107

lV, =velocidad horizontal de la pulpa;lv =gasto volumé- (Re. =número de Reynolds del impulsor o agitador; Da=
trico a través del estanque; B =ancho del estanque), la cual diámetro del agitador, .N" =velocidad del agitador en revolu·
conduce a ciones por unidad de tiempo). De modo semejante, la poten-
cia necesaria puede expresarse en términos de un factor de
V=-= -
lv lv
(4.83) fricción. En este caso es efectivamente un coeficiente de arras·
• BL A,
trepara el agitador, llamado el número de potencia Po, dado
(Ay =área de la superficie del estanque). por la expresión
Esto muestra un hecho significativo acerca del estanque
ideal: que su habilidad para capturar una partícula es inde- i1f'
Po=_.::...,_ (4.86)
pendiente de la profundidad del estanque, característica. que p¡.N"'D~
se conoce como el principio del área. Superficiahnente, por
la ecuación 4.83, el líquido aparentemente fluye hacia arri- (@l =potencia). Como era de esperarse, ésta se relaciona con
ba, pero no es éste el caso. Debe notarse también que puede Reª. Sin embargo, para tanques agitados la situación se vuelve
obtenerse el mismo resultado considerando el estanque du- mucho más compleja por el gran número de variaciones po·
rante el llenado. Una aplicación práctica de este principio sibles en cuanto a forma de los tanques y agitadores. Esto
es que pueden usarse pruebas de sedimentación intenniten- necesita generalmente de una gráfica por separado del factor
tes para determinar los datos del asentamiento continuo en de fricción de Po contra Rea para cada sistema, aunque se
estanques ideales. En la práctica existen gradientes de con- ha demostrado40 que algunas de las variables del agitador
centración, perfiles de flujo y corrientes turbulentas en los pueden ser incorporadas por medio de valores modificados
estanques reales, y esto da como resultado que el área nece- de Po y Reª. Se hace necesaria una corrección adicional si el
saria es mayor que el área teórica. Es posible por tanto de- tanque no tiene deflectores, ya que a Re. > 300 el fluido
finir la eficiencia del área 11A como puede formar un vórtice o remolino. Bajo estas condiciones,
tiene que introducirse un número adimensional adicional.
área teórica de superficie Se trata del número de Froude Fr, el cual es la relación de
1)A =-------~---X 100 (4.84) la fuerza de inercia a la fuerza de gravitación (el peso), y pa·
área real de superficie necesaria ra la agitación se obtiene mediante la ecuación

Los valores típicos de 1)A pueden estar en el intervalo de


50 a 1003, pero a concentraciones altas y gastos altos, el (4.87)
g
valor puede ser considerablemente menor.
En consecuencia, la 3ráfica del factor de fricción se presenta
con frecuencia como el trazo de Po/(Fr)" contra Re. (figu-
4.8 AGITACIÓN, MEZCLA Y SUSPENSIÓN DE ra 4.18 41 •42 ): en los tanques con deflectores Fr = 1.0; de lo
PARTICULAS contrario deben seleccionarse valores apropiados de n.
En estrecha relación con la agitación en el tanque, es ne·
Si bien el procesamiento de minerales se ocupa primordial- cesarlo ocuparse del movimiento de la masa de fluido que
mente de la separación de materiales, en muchas situaciones c.ontiene. Es esencial que la velocidad de la corriente al apar·
lo opuesto, o sea el mezclado o la prevención de la sep_ara· tarse del impulsor sea suficiente para que alcance a llegar a
ción, 1•7•39 es una parte esencial del proceso. Los_ casos prác-
ticos abarcan el mezclado de sólidos y líquidos como en el
acondicionamiento de las pulpas minerales con reactivos an-
tes de la flotación, y la agitación en la celda de flotación
misma. Alternativamente, el bombeo de pulpas en tubos
precisa del mantenimiento de los sólidos en suspensión.
cb
4.8.1 Agitación en tanques

El mezclado se efectúa normahnente en un tanque adecua-


do, usando un agitador (aunque en algunas ocasiones puede
usarse aire para proporcionar la agitación). Como en otros
sistemas de flujo, se -puede usar un número de Reynolds para
'º * Aspas
inclinadas

,L.~~~~~--=.::::::;;;;;:;::r::Cifmi::::!!"""=
1 10 102 103
Con deflectores

Si_n dellectores

10• 10~

caracterizar el tipo de flujo: en este caso, •••


Figura 4.18 Gráfica del factor de friccíón para un agitador de turbina
Re - D';,.N" Pr (4.85) de seis aspas (relación de ancho a diámetro:: 1 :8). (Información pro·
a - µ. porcionada por Ruchton y asociados, 41 y Bates y asociados. 42 )
108 Dinámica de los fluidos

la parte más remota del tanque. Este efecto puede expresarse (L = distancia horizontal; v7 = componente horizontal de
por el número de flujo o de bombeo FI velocidad promediada en tiempo limitado) (es decir, la ecua-
ción 3.11, aplicada a estado constante en dos direcciones).
FI = lv.a (4.88) Los grados variables de dispersión son factibles depen·
.N'/YI,
diendo de la intensidad de agitación. Aun cuando todas las
(JV,a ; gasto volumétrico a través del impulsor). La expe- partículas estén solamente en suspensión, puede existir una
riencia ha demostrado que cada sistema requiere de un valor interfase entre el líquido claro y la pulpa. Al aumentar la
mínimo de FI para obtener un rendimiento satisfactorio. A agitación eventualmente se eleva esta interfase a la superficie
diferencia de FI, 1V.a es el régimen al que el impulsor mue- del líquido, pero todavía permanece un gradiente de densi-
ve al fluido y es una medida de la intensidad de agitación; dad de la pulpa desde la superficie hasta el fondo, el cual
aunque estrictamente hablando la intensidad de agitación puede eliminarse solamente por agitación aún más intensa~
debe expresarse por lv,afAr (Ar; área de sección transver- En la práctica, la dificultad de predecir 9 restringe la uti-
sal del tanque). lidad de las ecuaciones 4.89 y 4.90. Algunos investigadores
Una celda de flotación es un sistema sólido/líquido/gas, las han encontrado útiles para describir procesos en los que
el cual debe tener características de suspensión adecuadas, 43 ocurre un asentamiento rea145•47 (por ejemplo, clasificación
así como una apropiada distribución de aire.44 Se ha de- y clarificación húmedas, capítulo 10); sin embargo, los mé-
mostrado que se requiere un número de flujo de aire especí- todos empíricos han demostrado ser más adecuados para
fico Flg para cada tipo de celda y operación: Flg se define calcular las condiciones de suspensión en tanques de mez-
también por medio de la ecuación 4.88, con la excepción de clado48-50 y en tubos. 2• 51
que lv a se sustituye por el gasto de aire que va a la celda Para lograr la dispersión completa en un tanque, general-
lv,g· Efl esta situación.empero, así como hay un valor piíni- mente se supone que la potencia por unidad de volumen es
mo de Flg, hay también un valor máximo, en vista de que el constante. Weisman y Efferding48 encontraron que
aire en exceso reduce el volumen de la pulpa y ocasiona tam-
bién un arrastre de los minerales indeseables hacia la super- G' ; 0.092 gv~ D, ( 1 -
V, Da B
e) 112

ficie.
exp ( 5.3 ~;) (p, - p,) (4.91)
4.8.2 La suspensión de las partículas
(VT ; volumen del tanque;•~; velocidad de deslizamiento,
Los dos componentes relevantes de la suspensión de las par- tomada como la velocidad de asentamiento completamente
tículas son: la fuerza que contrarresta la tendencia de la turbulenta; Dr; diámetro del tanque;Hª; altura del agita-
partícula a asentarse y el grado de dispersión de las partícu- dor desde el fondo). Esta ecuación conduce normahnente a
las a través del fluido (es decir, el gradiente de concentración un diseño exce~ivamente conservador cuando se aplica a tan-
de los sólidos). ques grandes, porque pennite la dispersión completamente
La práctica convencional consiste en retener las partícu- unifonne, la cual es rara vez necesaria en la práctica. Gates
las en suspensión por turbulencia, lo cual puede expresarse y asociados han descrito métodos para calcular la potencia
en función de un coeficiente de difusión t~rbulenta, como necesaria para llevar a cabo dispersiones no urúfonnes. 49
sigue45 : Estos métodos se estudian con mayor detalle en la sección
dC 21.2.
g; dH; -Cv, (4.89) La conducción de pulpas en tubos horizontales puede.di-
vidirse convenientemente en dos tipos; flujo homogéneo y
( C ; concentración de partículas a la altura H). (Esta ecua- flujo heterogéneo.' En el primero existe un gradiente insig-
ción sirve también como una defmición de g,¡ Aun cuando nificante de concentración de la pulpa que va de la parte su·
las partículas no se estén asentando realmente en el sentido perior a la inferior del tubo, y la pulpa puede tratarse como
aceptado, la ecuación 4.70 puede usarse para correlacionar un fluido homogéneo (por ejemplo, figura 4.7). Esta situa-
•••Una limitación de la ecuación 4.89 es que implica un pro· ción ocurre nonnahnente con las partículas finas, pero el
comportamiento del flujo de la pulpa puede ya no ser new-
ceso de transferencia solamente en la dirección de la ten- toniano.
dencia de asentamiento. En muchos casos (por ejemplo, en El flujo heterogéneo ocurre con los tamaños más grandes
el flujo a través de un tubo o tanque) la concentración de de partículas, en donde existe un gradiente apreciable de con-
sólidos puede variar con la posición vertical u horizontal. centración arriba del diámetro del tubo. Normalmente se
Bajo estas condiciones46 : supone que un requisito esencial de esta operación es el flujo
turbulento, ya que el flujo laminar permitiría que se asenta-
iJ [
iJH g; iJH
iJC] iJ'C
+ g; iJL' =
iJC iJC
v, iJL - "• iJH (4.90)
ran las partículas. Puede esperarse que el número de Fraude
sea una indicación apropiada de la velocidad mínima de flujo,
Flujo de líquidos en capas 109

ya que este número es la relación de las fuerzas de inercia a piedades seudoplásticas o plásticas de Bingham. 5 • 58 De aquí
las gravitacionales. Durand 51 encontró que que el transporte de pulpa no tiene que efectuarse utilizan·
2 do una suspensión turbulenta. Más bien, con concentracio·
_ Vd , ( Pt ) " (4.92) nes suficientemente altas, pueden mantenerse condiciones
Fr '' - (2gD)"' p, - p,
de flujo laminar y la potencia necesaria por tonelada de
sólidos transportados puede reducirse. 58 • 59
(Fr, 1 =número de Froude modificado para pulpa; va =ve-
locidad de depositación, la velocidad media del líquido en En tuberías verticales no representa problema la deposi-
tuberías a la que la partícula se asienta separándose de la tación, siempre que el flujo sea mayor que la velocidad ter-
corriente) da valores suficientemente conservadores para va. minal de las partículas.
Puede verse que Fr81 es un Fr modificado y tiene valores
que van de alrededor de O. 7 a l .5 d~pendiendo del tamaño
de la partícula y la concentración. Se han desarrollado co- 4.9 FLUJO DE LÍQillDOS EN CAPAS
rrelaciones más rigurosas 2 pero no se analizan en esta obra.
La presencia de las partículas en el líquido incrementa el 4.9.l Flujo recto
factor de fricción del tubo, y este incremento puede deter-
minarse mediante ecuaciones de la forrna 13 • 52 Algunos dispositivos de procesamiento de minerales impli-
can el flujo de una capa delgada de agua hacia abajo sobre

f, 1 - r. = K(I - s)n'(r.)n'(f.)n" [ Dg(p,!v'P1 - ]n' una superficie inclinada bajo la fuerza de gravedad. Tal flu-
jo se supone a menudo ser laminar y se analiza suponiendo
1)
(4.93) además que es continuo, tiene espesor constante y está exen-
to de ondulaciones.
(f,1 =factor de fricción de la tubería con pulpa;K, n 1 a n 4 Si por otra parte también se supone que no hay fuerza
=constantes). Los valores específicos de K y n1 a n 4 depen- c.ortante en la superficie superior (entre el aire y el agua), la
den del tipo de dispersión de partículas que ocurre en la componente de las fuerzas gravitacionales mantiene en equi-
pulpa (homogénea, heterogénea, de salto; figura 21.11), y librio a la fuerza cortante que obra sobre la superficie infe-
ésta puede determinarse por tanteos usando una fonna ge- rior y puede demostrarse que 1
neralizadas de la ecuación 4.92. 13•52 El cálculo de f, 1 se es-
tudia con mayor profundidad en la sección 21.3.
_ p1g sen 8(1l' - ll),)
v, - 2µ, (4.94)
Las partículas que han estado sujetas a reducción de ta-
maño pueden dar por resultado una pulpa heterogénea for- (sen 8 =inclinación del plano desde la horizontal; o=
espe·
mada de partículas grandes en suspensión en un vehículo de sor de la capa; oH =profundidad medida desde .la superficie
pulpa homogénea, normalmente no newtoniana. Se han des- superior a la que ocurre la velocidad v5 ).Esto demuestra que
crito métodos para tratar esta situación2 pero están fuera el flujo laminar a lo largo de una superficie inclinada exhi-
del alcance de esta obra. be un perfil parabólico de la velocidad, con velocidad cero
En este estudio se ha considerado hasta ahora que las par- del líquido en la interfase líquido-sólido, como se ilustra en
tículas o bien pennanecen en suspensión a causa de la tur- la figura4.19.
bulencia del fluido, o tienen, en el caso del flujo laminar, una
velocidad de asentamiento insignificante. Bagnold 53 realizó
estudios que demostraron que aquellas partículas que de lo
contrario tendrían velocidades considerables de asentamien-
to, pueden mantenerse en suspensión aun bajo condiciones
de flujo laminar, siempre que la concentración y la rapidez de
corte sean suficientemente elevados. Esto ocurre porque en
las pulpas concentradas sujetas a esfuerzo cortante (sección
5 .5) los esfuerzos dispersivos se establecen normales al plano
de corte. Las fuerzas de Bagnold se estudian detalladamente
en el capítulo 5, pero vale la pena hacer notar en este mo-
mento que a pesar de la cantidad limitada de datos experi-
mentales de que se dispone, 53 - 56 el mecanismo ha demos-
trado ser capaz de explicar un número de fenómenos que
anterionnente era imposible interpretar. 53 • 57 También pue-
den lograrse condiciones de no asentamiento introduciendo
cantidades suficientes de partículas finas de manera que la Figura 4.19 Flujo de una película de descenso con comportamiento
viscosidad del fluido se convierta en no newtoniana con pro- laminar,
110 Dinámica de los fluidos

La integración del flujo a través de una sección transversal 8. L. F. Moody, "Friction Factors for Pipe Flow," Trans. ASME'.
66, 671-684 (1944).
de la capa de líquido da una expresión para la carga del líqui-
9. H. Wadell, "The Coefficient of Resistance as a Function of
do 2 en kilogramos por segundo por metro de ancho: Reynolds Number for Solids of Various Shapes," J. Franklin
/nst.. 217, 459-490 (1934).
(4.95) 10. G. G. Stokes, ''Mathematical and Physical Papers" (1901), Trans.
Cambridge Ph;J, Soc., 9, parte 11, 51 ff (1851).
11. W. H. Walker y colaboradores, Principies of Chemical Engieering,
Siempre que ó ~ D, estas ecuaciones se aplican también McGraw-Hill (1937).
al flujo laminar de una capa de líquido hacia abajo en el in- 12. H. Heywood, "Unifonn and Non-Unifonn Motion of Particles
terior de un tubo o de una superficie tal como la que ocurre in Fluids," Symp. on the Interaction Between Fluids and Par·
ticles, lnst. Chem. Eng., 1, (1962).
en un concentrador de espiral. El número de Reynolds en es-
13. A. S. Foust y colaboradores, Principies of Unit Operations, 2a.
tos casos lo da la expresión ed., Wiley (1980). ·
14. M. L. Albertson, "Effect of Shape on the Fall Velocity of Gra-
Re= vp¿R. 42 vel Particles," Proc. Fifth Hydraulics Con[., 1952, J. S. McNown
(4.96)
µ, µ, and M.C. Boyer, (Eds.) págs. 243-261, State University of Iowa
(1953).
Como en el caso de una tubería, ocurre flujo turbulento 15. W. H. Graf y E. R. Acaroglu, "Settling Velocities of Natural
cuando Re> 2100: tales condiciones ocurren generahnente Grains," Bull. Int. Assoc. Sci. Hydrol., 11, No. 4, 27-43 (1966)..
en algunos concentradores de gravedad, como canalones y 16. R. H. Richards, "Velocity of Galena and Quartz Falling in Wa-
ter," Trans. A/ME, 38, 21().235 (1907).
conos. 17. H. Lorentz,Abh. Theor. Phys., 82, 54lff. (1906).
18. E. Cunningham, "Terminal Velocity of Spheres Falling in a
4.9.2 Flujo en espiral Fluid," Proc. R. Soc., Ser. A, 83, 357-365 (1910).
19. G. G. Brown y colaboradores, Unit Operations, Wiley (1950).
Cuando un líquido está confinado a una trayectoria de flujo 20. J. F. Richardson andW. N. Zaki, "Sedimentation and Fluid.isa-
tion: Parte 1," Trans. lnst. Chem. Eng., 32, 35-53 (1954).
circular, la fuerza centrífuga hace que se impongan lasco- 21. J. F. Richardson, "Incipient Fluidisation and Particulate Sys-
rrientes radiales transversales sobre la corriente principal. tems," Ch. 2 in Fluidisation, J. F. Davidson y D. Harrison
Esta acción de "curva de río" implica una corriente radial (Eds.), Academic Press (1971).
hacia adentro a lo largo del fondo, una corriente ascenden- 22. R. Davies, "The Experimental Study of the Differential Settling
te hacia el radio interior, una corriente radial hacia afuera a of Particles in Suspensions at High Concentrations," Powder
Technol, 2, 43-51 (1968-1969).
lo largo de la superficie del líquido, con una corriente des- 23. M. J. Lockett y H. M. Al·Habbooby, "Relative Particle Velo-
cendente de retomo en el radio exteóor. Burch6 º presentó cities in Two-Species Settling," Powder Technol., 10, 67-71
un análisis simplificado de tal comportamiento y derivó ex- (1974).
presiones para las direcciones transversales del flujo, la forma 24. J. F. Richardson y R. A. Meikle, "Sed.imentation and Fluidisa-
de la superficie del fondo para proporcionar una velocidad tion. Parte 111," Trans. Jnst. Chem. Eng., 39, 348-356 (1961).
25. R. D. Morse, "Fluidisation ofGranular Solids," Ind. Eng. Chem.,
ascendente constante desde la corriente hacia adentro hasta 41, 1117-1124 (1949).
la corriente hacia afuera, y el efecto de las variables sobre 26. A. D. Maude y R. L. Whitmore, "A GeneralTheory of Sedimen·
esta velocidad ascendente. tation," Br. J. App/. Phys., 9, 477-482 (1958).
27. Y. S. Chong, D. A. Ratkowsky y N. Epstein, "Effect ofParticle
Shape on Hindered Settling in Creeping Flow," Powder Tech·
BIBLIOGRAFIA no/., 23, 55-66 (1979).
28. H. H. Steinour, "Rate of Sedimentation: Non-Flocculated Sus-
l. W. L. McCabe y J. C. Smith, Unit Operations of Chemical En· pensions of Unifonn Spheres," lnd. Eng. Chem., 36, 618-624
gfneen"ng, 3a. ed., McGraw-Hill (1976). (1944).
2. E. J. Wasp, Solid-Liquid Flo\V: Slurry Pipeline Transportation, 29. N. Zuber, "On the Dispersed Two-Phase Flow in the Laminar
Trans Tech Publications (1977). Flow Region," Chem. Eng. Sci., 19, 897-917 (1964).
3. D. G. Thomas, "Transport Characteristics of Suspensions. VIII. 30. R. L. Whitmore, "The Relationship of the Viscosity to the Set-
A Note on the Viscosity of Newtonian Suspensions of Uniform tling Rate of Slurries," J. lns.f. Fue/, 30, 238-242 (1957).
Spherical Particles," J. Colloid Sci., 20, 267-277 (1 %5). 31. C. Moreland, "Settling Velocities of Coal Particles," Can. J.
4. K. Heiskanen y H. Laapas, "On the--Effects of the Fluid Rheo;. Chem. Eng., 41, 108-110 (1963).
logical and Flow Properties in the Wet Gravitational Classifica- 32. H. H. Steinour, "Rate of Sedimentation: Suspensions of Uni-
tion," Preprints of 13th Int. Miner. Process. Congr., Warsaw, fonn-Sized Angular Particles," Jnd. Eng. Chem., 36, 840-847
1979, Vol. 1págs.183-204, Polish Scientific Pub. (1979). (1944).
5. H. Kirchberg, E. Tópfer y W. Scheibe, "The Effect of Suspen- 33. S. R. Rao y L. L. Sirois, "Study of Surface Chemical Characte-
sion Properties on Separating Efficiency of Mechanical Classi- ristics in Gravity Separation," CIM Bull., 61, 78-93 Uunio de
fiers," Proc. 11 th Int. Miner. Process. Congr., Cagliari, 1975, 1974).
págs. 219-243, Uníversitil di Cagliari (1975). 34. M. J. Lockett y H. M. Al-Habbooby, "Düferential Settling by
6. J. T. Davies, Turbulence Phenomena, Academic Press (1972). Size of Two Particle Species in a Liquid," Trans. Jnst. Chem.
7. A. H. P. SkeUand,Non-Newtonian Flowand Heat Transfer, Wi- Eng., 51, 281-291 (1973).
ley (1967). 35. C. R. Phillips y T. N. Smith, "Random Three-Dimensional
Bibliograf(a 111

Continuum Models for Two-Specics Sedimentation," Chem. 49. L. E. Gates, J. R. Morton y P. L. Fondy, "Selecting Agitator
Eng. Sci.. 24, 1321-1335 (1969). Systems to Suspend Solids in Liquids," Chem. Eng., 83, 144-150
36. G. A. Vissac, "Coal P1eparation with the Modero Feldspar Jig," (24 de mayo de 1976).
Min. Eng. (Trans. AJME/SME}, 649-655 Uulio de 1955). 50. D. S. Dickey, R. W. Hicks y colaboradores, "C.E. Refresher Re-
37. B. Fitch, ''Why Particles Separate in Sedimentation Processes," print on Liquid Agitation," published in Chem. Eng. (1975-
Jnd. Eng. Chem .. 54, 44-51 (1962). 1976).
38. B. H. Kaye y R. P. Boardman, "Cluster Formation in Dilute 51. R. Durand, "The Hydraulic Transportation of Coal and Other
Suspensions," Symp. on Interaction Between Fluids and Parti· Minerals in Pipes," Colloq. Nat. Coa! Board, London (noviembre
eles, págs. 17-21, Institution of Chemical Engineers (1962). de 1952).
39. Shinji Nagata, Mixing: Principies and Applications, Kodansha 52. R. M. Turian y T. Yuan, "Flow of Slurries in Pipelines," A!ChE
(1975) ;Halsted Press (1975). J., 23, 232-243 (1977).
40. P. H. Calderbank y M. B. Moo-Young, "ThePower Characteris- 53. R. A. Bagnold, "Experiments on a Gravity-Free Dispersion of
tics of Agitators fo¡ the Mixing of Newtonian and Non-Newto- Large Solids Spheres in a Newtonian Fluid Under Shear," Proc.
nian Fluids," ·Trans. Inst. Chem. Eng., 39, 337-347 (1961). R. Soc., Ser. A, 225, 49.53 (1954).
41. J. H. Rushton, E. W. Costich y H. J. Everett, "Power Characte- 54. R. A. Bagnold, "Sorne Flume Experiments on Large Grains,"
ristics of Mixing Impellers. Partes I y U," Chem. Eng. Prog., Proc. Inst. Civ. Eng., 4, Parte lII, Paper 6041, 174-205 (1955).
46, 395404, 467, 476 (1950). 55. C. A. Shook y S. M. Daniel, "Flow of Suspensions of Salid in
42. R. L. Bates, P. L. Fondy y R. R. Corpstein, "An Examination Pipelines. Parte l. Flow with a Stable Stationary Deposit."
of Sorne Geometric Parameters of lmpeller Power," lnd. Eng. Can. J. Chem. Eng., 43, 56-61 (1965).
Chem. Process Des. & Dev., 2, 310..314 (1963). 56. C. A. Shook y colaboradores, "Flow of Suspensions in Pípelines.
43. K. Fallenius, ''The Suspension of Solid Particles in Mixers and Parte ll. Two Mechanisms of Particle Suspensions," Can. J.
Flotation Cells," Acta Polytech. Scand., Chem. Jncl. Met. Ser., Chem. Eng,, 46, 238-244 (1968).
No. 138, Helsinki (1977). 57. R. A. Bagnold, "The Flow of Cohesionless Grains in Fluids,"
44. N. Arbiter, C. C. Harris y R. F. Yap, "Hydrodynamics of Flota- Phi/. Trans. R. Soc., Ser. A, 249, 235-297 (1956-1957).
tion Cells," Trans. AIME/SME, 244, 134-148 (1969). 5 8. M. E. Charles y R. A. Charles, "The Use of Heavy Media in the
45. H. Schubert y T. Neesse, "The Role of Turbulence in Wet Clas- Pipeline Transport of Particulate Solids," Paper 12 in Advances
sification," Proc. lOth Jnt. Miner. Process. Congr., London, in Solid·Liquid Flow in Pipesand/tsApplication, l. Zandi (Ed.),
1973, págs. 213-239, IMM (1974). Pergamino (1971).
46. W. E. Dobbins, "Effect of Turbulence on Sedimentation," 59. A. J. Carlton, "Hydraulic Conveying of Aggregates at High So-
Trans. ASCE, 109, 62%56 (1944). lids Cnncentrations," Mine and Quarry, 7,.52 y 55 (marzo de
47. H. Z. Sadkaya, "Numerical Model for Discrete Settling," J. Hy- 1978).
drol. Div. ASCE, 103, 865-876 (agosto de 1977). 60. C. R. Burch, written contribution to the paper "Performance
48. J. Wisman y L. E. Efferding, "Suspension of Slurries by Mecha- of a Shaken Helicoid as a Gravity Concentrator," Trans. /MM,
nical Mixers," A/ChEJ., 6, 419-4 26 (! %0). 71, 406-415 (1961-1962).

Capítulo cinco
Mecanismos y procesos
de la separación de partículas

Ley de la dispersión probable:


"Todo aquello que pegue en el ventilador
no estará uniformemente distribuido."

Al revisar la literatura resulta obvio, en virtud de las explica- separación posible. Es claro que, para minimizar el efecto
ciones en conflicto, que no hay un solo mecanisrno que del tamaño de partículas (o para incrementar el intervalo de
explique el comportamiento en cualquier separador dado. 1 - 3 tamaños de partículas que pueden s~r separados por densi-
Parece ser también que ciertos mecanismos son comunes a dad) P¡ debe ser tan cercana como sea posible al mineral
dispositivos que a primera vista parecen ser completamente menos denso (el caso en el que P¡ está entre los valores de
diferentes. Para poner de relieve estas características comu- los dos minerales se considera en el capítulo 12). La ecua-
nes, en este capítulo se analizan brevetnente en forma aislada ción S.! implica también que Jos valores altos de ReP
algunos de los mecanismos y procesos básicos que se han (> 2.0) reducen el efecto del tamaño de partícula.
propuesto como los que dan lugar a la segregación. Su rele- En la práctica por supuesto, las ecuaciones de asen-
vancia y validez se estudian en capítulos posteriores. tamiento libre no son realistas porque la mayoría de los
separadores trabajan con concentraciones de pulpa relativa-
mente altas, en las cuales las velocidades terminales pueden
5.1 ASENTAMIENTO OBSTRUIDO ser reducidas por órdenes de magnitud. El método usual 1• 2
de compensar por la concentración de la pulpa consiste en
El asentamiento obstruido o restringido, o con mayor exac- r.eemplazar P¡ en la ecuación 5.1 por la densidad aparente
titud el asentamiento obstruido diferencial, es el mecanismo de la pulpa Pst• como sigue
que más a menudo se cita como el imperante en la concen-
tración por gravedad. 1 - 3 Generalmente se obtiene una indi- di = (Ps.2 - P11l)< 2+fJ>t2 (5.2)
cación de la separación rnáx.irna posible considerando par- d2 Ps.1 - Pal
tículas equiasentables. Las ecuaciones 4.33 y 4.35 propor-
cionan un punto de partida adecu.ado; ambas indican que la Aunque esta aproximación puede ser satisfactoria en .donde
velocidad terminal es una función de un término de diferen- los tamafios de partículas o las cantidades relativas_ son muy
cia de densidad y un término de tamaño de partícula. En diferentes, se considera que puede obtenerse una medida
consecuencia, las condiciones para las partículas equiasenta- más realista del comportamiento relativo usando la ecuación
bles pueden expresarse por la ecuación 4.77, la cual, para partfculas que se asientan a la misma
velocidad vh, da
di = (P11.2 - Pt) (2
+P>/
2
(5.1)
d, p.,, - P1 ~ = 8 n2-n1 (5.3)
Vc:o,2
(p proviene del exponente de d en las ecuaciones 4.33 y
4.35, y es la pendiente de la línea para IV= 1.0 en la figura Ja cual, combinada con la ecuación 4.35 da, para el flujo
4.8). laminar,
Típicamente se alimenta a cualquier concentrador (sepa-
rador) con partículas dentro de un intervalo de tamaños,
que de acuerdo con la ecuación 5.1, es lo que limita la
d,
d.= (
p11.2 - Pt) 112
6
cn2-n1)/2 (5.4)
P11.1 - PI

113
114 Mecanismos y procesos de la separación de partú:ulas

o combinada con la ecuación. 4.33, para condiciones tur-


bulentas,

d, - Ps.2 - Pr) e<ni-n,, (5.5)


dz - ( Ps.1 - P1

En el último caso n 2 :::::::: n 1 aun para partículas irregulares,


de manera que la ecuación 5.5 se reduce a la ecuación 5.1.
Tratándose de flujo laminar, los valores respectivos de n
dependen del tamaño y Ja forma de las partículas (sección
4.7). Así, si los valores den son iguales, la comparación de
las ecuaciones 5.2 y 5.4 demuestra que la ecuación (5.2) o.01,~~-~~~u,.,-~~~~~,~,,,.....~~~~~1000

frecuentemente usada da una relación de diámetro engaño- Distancia recordda, mm


samente alta. Por otra parte, si los valores de n son dife- Figura 5.1 Distancia contra tiempo, para partículas que parten ini-
rentes, la ecuación 5.2 puede dar valores excesivamente da!n1cnte del reposo (suponiendo válidas las ecuaciones 4,38 y 4.51).
bajos o altos. Puesto en otra forma, el efecto de las varia-
ciones de n sobre el tamaño y la forma puede nulificar o
ampliar Ja diferencia de densidad. Un efecto que vale Ja que parte del reposo puede dar origen a separaciones sobre
pena recordar es que la ecuación 4.77 muestra que bajo amplios intervalos de tamaño, aumentando Ja amplitud del
ciertas condiciones es posible para una partícula con mayor intervalo a medida que disminuye el tiempo del ciclo.
densidad elevarse en vez de asentarse, cuando está en pre- Debe hacerse notar enfáticamente que este análisis da
sencia de partículas ligeras pero de mayor tamaño. sólo una indicación de la separación máxima que puede lo-
grarse. En la realidad los efectos del asentamiento obstruido
pueden alterar severamente la velocidad terminal.
5.2 ACELERACIÓN DIFERENCIAL

En la mayoría de los concentradores por gravedad, una par- 5.3 ESCURRIMIENTO


tícula puede desplazarse solamente una distancia corta o
durante un tiempo corto antes de que se detenga su movi- Gaudin propuso originalmente un mecanismo de escurri-
miento o de que sea alterado por una superficie o por otra miento para la concentración por impulsos al cual le llamó
partícula. Por consiguiente, las partículas están sujetas a escurrimiento de consolidación. 1 Brevemente, este mecanis-
aceleraciones repetidas (así como a desaceleraciones) y bajo mo consta de un lecho que tiene partículas pequeñas enci-
ciertas condiciones estos periodos de aceleración pueden 1na de las partículas grandes, descansando estas últimas en
ocupar una proporción considerable del periodo en que la algunas áreas unas sobre otras, en forma tal que existen vías
partícula está en movimiento. La importancia de esto puede de paso entre ellas. Estas vías son suficientemente grandes
apreciarse considerando la ecuación 4.31 para permitir el descenso de las partículas pequeñas. El
escurrimiento de consolidación debe ser restringido conside-
rablemente en muchas· situaciones normales cuando ocurre
M dv = Mg &:::....EJ. - !fdp v 2A (4.3Ja)
di p, f una distribución gradual de tamafios. Por otra parte, es
posible imaginar un lecho que está en un estado ligeramente
La aceleración inicial ocurre con v = O, de manera que expandido, el cual permite el escurrimiento de partículas
densas pequeñas.
( dv)
di J
= (&.:::....Et)
Ps
g = g (1 - &)
Ps
(5.6)

5.4 VELOCIDAD DIFERENCIAL EN UNA PELÍCULA


--es decir, que -la aceleración úiicial depende de la relación EN MOVIMIENTO
entre las densidades del sólido y el líquido y que es inde·
pendiente del tamaño de las partículas. En la sección 4.9 se describió cómo un líquido en corriente
Las ecuaciones tales como las 4.48, 4.50 y 4.5 J pueden descendente sobre una superficie inclinada tiene un perfil
U$3rse para obtener estimaciones del tiempo requerido para de velocidad. Por las ecuaciones 4.94 y 4.95 puede ¡:on·
aproximarse a la velocidad terminal, y la distancia recorrida cluirse que las fuerzas de arrastre viscoso que obran sobre
durante este periodo. La figura 5.1 muestra los trazos de cualquier partícula de la película dependen de su tamaño,
tiempo contra distancia correspondientes a cuarzo y galena de su posición en Ja película y del espesor de ésta. Adicio-
en agua, y todo parece indicar que el movimiento cíclico nalmente, cada partícula está sujeta a fuerzasgravitacionales,
Velocidad diferencial en una película en movimiento IJS

y puede ocurrir una fuerza de fricción si la partícula está en dad se desacelera respecto al líquido), cuando dv/dt se acerca
contacto con la superficie sólida. a cero. En esta situación, la ecuación 5.8 da
Gaudin ha presentado también extensos estudios analí·
ticos de esta situaci6n. 1 Si se utiliza un equilibrio de las . =
Vmox
d 2g sen O
µ.
[(p, - p1 )(1 - <!> cot e)'I' _ ~]
18 16
fuerzas que obran sobre una partícula en Ja interfase Jíqui·
do/sólido
(5.10)
dv
M dt = Fgravedad+Farrastre -Ffricciónt (5.7)
(vmáx =velocidad máxima de la partícula con relación a la
superficie sólida =velocidad del líquido con relación a Ja su·
y puede demostrarse que
perficie sólida menos la velocidad terminal de la partícula
en el líquido). Puede verse que V máx es la suma de los dos
~~ = ( p, ;, Pr) g'(sen e - et> cos e) - :::~ términos, uno en d 2 y uno en d, con el primero negativo y
el segundo positivo en la mayoría de las situaciones prácti·
+ 9g sen e El (~ - ~) (5.8) cas. En consecuencia, dependiendo de los parámetros, la
qr p, d 8 velocidad de la partícula puede pasar por un máximo al
incrementarse el tamaño, como se ilustra en la figura 5.2.
(v = velocidad de la partícula con relación a la superficie En este ejemplo ideal, las partículas de cuarzo con diámetros
sólida; li = espesor de la capa de líquido; =inclinación de e de cero a O descienden .sobre la pendiente más lentamente
la superficie sólida respecto a la horizontal; 1;i =coeficiente que cualquier partícula de carbón mineral comprendida
de fricción;'!' =coeficiente [cercano a la unidad] para dejar entre 0.28ó y 8, dando así una separación potencial. Nue·
margen por falta de esfericidad de la partícula). A continua· vamente intervienen la densidad y el tamaño de la partícu-
ción se mencionan algunas de las conclusiones que se han la, de manera que para un par dado de minerales, deben
sacado de esta ecuación. 1 Primera, existe una pendiente crí· escogerse los parámetros ajustables (pendiente y 8) para
tica ecrít abajo de la cual no habrá de ocurrir deslizamiento dar la relación máxima posible de velocidades terminales.
de la partícula. En tal situación, la aceleración y la velocidad Debe observarse que por sí misma, una velocidad diferen-
son cero, de modo que la ecuación se reduce ·a cial en una corriente descendente con alimentación continua
sobre una pendiJnte, no produce una separación. Para lograr
cf>crít ésta es neces1.riO recurrir a algún movimiento adicional, tal
tan e .= (5.9)
mt ( p¡
p, -
)(9o
Pr d
---27)
-+1!
8 'I'
º·'~---~-------~---~------,

La tabla 5.1 da algunos datos derivados de esta ecuación


para mostrar el significado relativo de O y p 8 • En consecuen·
cia, para mantener diferentes minerales sobre una superficie Carbón mineral
inclinada, la pendiente necesaria depende de la formación
del mineral.
Una vez que una partícula comienza a deslizarse, puede
en principio acelerarse hasta su velocid~rl 1""'rrninal (en reali· "-"''~~--=------------

Cuarzo
o pizarra
Tabla 5.1 Pendientes críticas (ecuación 5.9*),

Espesor de pelfcula/Diámetro o"-----~--L-~---~---~---~


o u u u u u
de partícula
Densidad del mineral d/8

2 5 10
Figura 5.2 Velocidades relativas de partículas de carbón mineral de
1,3 (carbón bituminoso) 0°44' 0º1a· .oºe· 0°3' diversos tamaños, así como de cuarzo y pizarra, en una mesa con-
2.65 (cuarzo) 3°26' 1°30' 0°33' 0°16' centradora (ecuación 5.12; 6 = 2°, oJ¡ =O. 75, <b =O. 2, Pf= 1.0). Esto
4.0 (esfalerita) 5°26' 2°33' 0°59' 0°29' implica que para una separación entre carbón y cuarzo, la alimenta-
7.5 (galena) 8°48' 4°46' 2°0' 1°1' ción debe rest~\ngirse también a partículas comprendidas en el
19 (oro) 13°14' 9°5' 4°40' 2°35' intervalo de tamaño 0.28 a 1.0. (Tomada de la obra de A. M. Gaudin,
Principies of Mineral Dressing. Copyright 1939, McGraw-HilL Usada
(según Gaudin. 1) con autorización de McGraw-Hill Book Company.)
116 Mecanismos y procesos de la separación de part{culas

'~:.:.,:·.:: ..
como un movimiento horizontal a ángulos rectos respecto a
la corriente.
La rugosidad d"e la superficie inclinada es demasiado
compleja para analizarla. Si la rugosidad es de una magnitud
considerablemente menor que el tamafio de partícula, habrá
G----E'9L--0----e-----f7
de afectar por supuesto al coeficiente de fricción <P. Si es de
magnitud mayor que el tamaño de la partícula, esta última O O O G-t__
puede verse retenida por la rugosidad.
Al volverse más esférica la forma de la partícula, ocurrirá
el rodamiento en vez del deslizamiento. Con valores típica-
0000
mente esperados de (0.2 - 0.5) aparentemente las partículas
cuya forma se aproxima a sólidos de seis o menos caras tie-
nen menos probabilidades de rodar. Parecería por lo tanto,
que sólo relativamente pocos materiales, como la galena
cúbica o la mica y la .pizarra de formas laminares, están más
inclinados a deslizarse que a rodar. Se desprende que en mu-
chas situaciones ~ puede ser esencialmente .igual a cero, ya
·Lºººº
Planos de esfuerzo cortante

Figura 5.3 Representación esquemática bidimensional del posible


arreglo de partículas estadísticamente preferido (partículas no equi-
sea porque las partículas estén rodando o porque ya no distantes) que podría producir una presión dispersiva proporcional
al esfuerzo cortante en un fluido viscoso. (Según Bagnold. 4 )
estén más en contacto con la superficie. Entonces

dg sen
18µ,
e [d'l'(p, - p¡) - 3.4dp¡ + 90p¡] en donde CL =concentración lineal

(5.11)
[(c~:áx) º·" _ 1]-' (5.12a)
y la velocidad aumenta al aumentar p 3 , el efecto contrario
al encontrado con las partículas al desl~arse. Consecuente-
mente, para que la velocidad diferencial sea un mecanismo (Cv =concentración volumétrica de los sólidos; Cv, máx =
potencial de separación, ya sea el mineral pesado o ambos concentración volumétrica máxima de los sólidos = O. 7 4
miflerales deben tener un coeficiente de fricción efectivo para esferas; Ks =coeficiente; y= dirección perpendicular
sobre la superficie inclinada. Se desconoce hasta qué grado a las capas; v = velocidad de la capa; 8B = ángulo de "coli-
este coeficiente puede ser el resultado de la presencia de sión", figura 5.3). Asimismo, habrá un esfuerzo cortante
partículas que ya de antemano se encuentran en reposo proporcional de la partícula ':18 en el plano de corte, dado
sobre la superficie. por

(5.13)
5.5 ESFUERZO CORTANTE
Estas ecuaciones suponen movimiento aleatorio de las par-
tículas. El ángulo real eB depende de las condiciones de la
Cuando una pulpa concentrada está sujeta a fuerza cortante, colisión, tales como densidad del empacan1iento y factores
puede establecerse una fuerza dispersiva entre las partículas, difíciles de medir tales como la magnitud de impulso de
resultante de la cólisión entre éstas. Esta situación ha sido rotación que tiene la partícula en el momento del impacto.
estudiada por Bagnold, 415 investigador que reconoció dos Los resultados experimentales demostraron que fn( eL) -
situaciones limitativas: una en la que la inercia de las par- CL, y para CL < 12,K8 -0.042 mientras que tan 8 -0.32. e
tículas domina, y una segunda en la que domina la viscosi- En consecuencia, una forma empírica de la ecuación 5.12 es
dad del fluido. La situación de la inercia puede ilustrarse

(dv)'
con referencia a la figura 5.3. Al pasar la capa superior
sobre la inferior de movimiento rnás lento, una sucesión de Pu.•= 0.04p,(CLd)' dy (5.14)
colisiones indirectas ocasiona oscilaciones en las partículas.
Puede demostrarse que debe existir una presión repulsiva Cuando predomina la viscosidad del fluido (el segundo
P . entre las dos capas, dada por
Y.• caso limitativo), las partículas que van en una capa que pasa
sobre otra se mueven temporalmente fuera de sus posiciones

(dv)
2 promedio al pasar cerca de las partículas situadas en la capa
P,., = Ksp,CL fn(CL)d 2 dy cos Os (5.12) inferior. Si se supone que es annónica la fluctuación de
Esfuerzo cortante 117

velocidad, el esfuerzo cortante medio '!:í 8 v se obtiene me- con condiciones de inercia (íllB > 450), las ecuaciones 5.14
diante la ecuación ' y5.19dan

°fjB,, = µ. (I + C)
L
[i + fn(Ci)]
2 dv (5.15)
dy
Cl,d (d ") '
dy
= (p, - P1)g
0.06p,
(5.20)

Esta ecuación da resultados razonablemente similares a los mientras que con condiciones viscosas ( ffiB < 40), por las
de la expresión determinada experimentalmente ecuaciones 5.17 y 5.19,

dv
YB,, = 2.25µ.C'l!' dy (5.16) c1'd2 (d")
dy
2(p, - P1)g
9µ.
(5.21)

Los resultado~ experimentales muestran de nuevo que tan Obviamente, la interpretación del comportamiento de las
OB tiene un valor limitativo (0.75) de manera que por las partículas bajo condiciones de corte es compleja. No sólo
ecuaciones 5.13 y 5.16 son variables potenciales Ps, d, CL y dv/dy, sino que hay
probabilidades de encontrar condiciones de transición en un
dv buen número de dispositivos concentradores por gravedad.
P u,v = 3 •0µ.C 312
L -dy (5.17) Aun así, vale la pena hacer algunos comentarios generales
acerca del comportamiento probable de las partículas con-
tenidas en películas líquidas en movimiento. En un sistema
La transición de las condiciones de inercia a las viscosas
mineral homogéneo (Ps• d constantes), puede esperarse que
puede estimarse a partir de la deformación cortante adimen-
la porosidad aumente hacia la interfase sólido/líquido en la
sional ffiB dada por
que la fuerza cortante es la más alta. Si ocurre una distribu-
ción por tamaños de partículas, bajo condiciones de inercia
esfuerzo de inercin las partículas habrán de segregarse pasando las partículas
V'C;, p,d' dv (5.18)
esfuerzo viscoso µ. dy más grandes a la parte superior, ya que d"' l/(dv/dy) 2 . Por
otra parte, con condiciones de inercia,
Existen condiciones de inercia cuando ffiB > 450 y candi·
ciones viscosas cuando .ffi:B < 40; ocurren condiciones de
d "' e.L:.J'.l (5.22)
transición entre estos límites. p,
Estas ecuaciones pueden no ser rigurosamente aplicables
a las partículas minerales, porque se obtuvieron bajo condi- mientras que con condiciones viscosas
ciones restringidas con la presencia de partículas que eran:

d"' (5.23)
• Posiblemente más elásticas que las partículas mine- Ps - Pr
rales.6
• De la misma densidad que el líquido. En consecuencia, cuando predominan las condiciones de
• Esferas de tamaño uniforme. inercia en una película en movimiento, la segregación tiende
• De un tamafto solamente. a ocurrir por tamaños de partículas (con las partículas más
grandes en la parte superior), mientras que bajo condiciones
Sin embargo, la información relativamente escasa de que se viscosas la segregación se efectúa por densidad (con el mate-
dispone indica que son ampliamente aplicables, en vista de rial más denso cerca de la interfase sólido/líquido).
que Bagnold ha sido capaz de interpretar un número de fe- Puede usarse la ecuación 5.18 para deducir otro factor
nómenos que previamente no podían explicarse. 4• 5• 7 relevante. Al aumentar la concentración de sólidos, B dis- m
Si una partícula no se eleva o desciende bajo condiciones minuye (CL disminuye), lo cual implica que hay una ten-
de corte, debe estar en equilibrio con la presión dispersiva dencia a suprimir la turbulencia, aunque en algunos casos el
Py (generalmente, la componente vertical de la misma) efecto puede consistir en hacer la suspensión más uniforme. 8
equilibrada por la presión neta descendente debida al peso En cualquiera de las dos formas, se desprende que en un
menos de la flotación o empuje ascendente: concentrador por gravedad hay una concentración óptima
de sólidos (por lo regular relativamente alta) a la que el
p = 2(p, - p¡)gd volumen de hu.ecos es lo suficientemente bajo como para
V 3 (5.19) minimizar la turbulencia y eliminar un gradiente de correen-
118 Mecanismos y procesos de la separación de part{culas

tración, aunque deja suficiente _espacio entre las partículas segregación simple de dos componentes puede describirse
para permitir su movimiento para su segregación razonable- por un proceso de rapidez de primer orden (sección 3.2) y
mente rápida. que la rapidez se reduce en forma significativa por la presen-
Bagnold consideró también las condiciones por medio de cia de partículas con propiedades intermedias. También
las cuales un lecho de partículas puede permanecer estacio- demostraron que la segregación puede ser restringida severa-
nario sobre una superficie inclinada. 7 Para que exista tal mente cuando una proporción significativa del material (por
situación, la carga del lecho sobre la superficie tiene que ejemplo uno de los componentes) tiene comportamiento
contrarrestar el esfuerzo tangencial, y bajo estas condiciones ligeramente elástico (es decir, capacidad para absorber ener-
la inclinación crítica de la pendiente 8 crít se expresa por gía). Tal situación podría ocurrir durante el cribado de
materiales ligeramente húmedos, en los que la humedad no
Cv tan Os sólo motiva que estén pegajosos, sino que ocasiona absorción
tan 8 ccit = "[p_¡_,/-,-(p~,~-=P~1"')]c-+-C~v (5.24) de energía, restringiendo por ello la estratificación e impi-
diendo que las partículas de subtamaño lleguen a una
abertura.
Esta expresión debe compararse con la ecuación 5.9 derivada
por Gaudin.
5.7 CENTRO DE GRAVEDAD
5.6 SEGREGACIÓN DE LAS PARTÍCULAS SECAS
La importancia de la energía potencial instantánea de un
sistema de pulpa parece haber sido reconocida por primera
La literatura disponible relativa a la segregación de las par- vez por Mayer al aplicarla a las separaciones en impulsoras. 13
tículas secas ha ido en aumento, 9• 10 principahnente por su Esta situación puede describirse haciendo referencia a la
importancia en cuanto a los contenedores, tales como tolvas figura 5.4. Inicialmente, un sistema que contiene un mineral
o carros de ferrocarril. Este fenómeno también es de interés denso y uno ligero mezclados, tiene un centro de gravedad a
en el cribado en partícular, 11 y posiblemente en la concen- H/2 como se ilustra, y la energía potencial E1 es
tración. La mayor parte de la información se ha presentado
sólo en términos cualitativos, como por ejemplo la segrega-
ción por percolación de finos a través de espacios existen- (5.25)
tes entre las partículas grandes, o la vibración que ocasiona
que las partículas grandes se desplacen hacia arriba a través (A= área del lecho; H 1 , Hh =alturas, o fracciones de volu-
de una masa de partículas más finas. La primera situación men de la masa, de los minerales ligero y denso respectiva~
es por supuesto similar a los mecanismos de escurrimiento mente; Pbl• Pbh =densidades de las masas [incluyendo el
previamente estudiados. El hecho de que las partículas fluido de los surcos] de los minerales ligero y denso respec-
grandes puedan elevarse a través de partículas finas se ha tivamente). Si se lleva el lecho al estado que aparece en la
atribuido a un mecanismo de acuñamiento por medio del figura 5.4b con el mineral denso en el fondo y el mineral
cual la masa de la partícula grande, ayudada por el roza-
miento, acuña a las partículas finas abajo de sí misma al
vibrar, y en consecuencia se eleva También debe señalarse '\\
que el mecanismo de fuerza cortante por inercia de Bagnold
puede aplicarse en sistemas de aier/sólido, por lo que la
\\ \\cg, !/
11il
//

\ \ ¡I /
naturaleza de la fuerza cortante podría determinar si este TI
\ X-./-----
mecanismo, o el acuñamiento, es el que ocasiona que se
1:~!\.... l.i
eleve una partícula grande a través de las finas. Es posi-
ble que un efecto lubricante hiciera que el acuñamiento
fuera notablemente menos importante en un sistema de
sólido/agua.
En general, el tamaño es lo que afecta principalmente a
;/' 'f¡'
/ IJ\ \
1
H

la segregación de los polvos secos. El efecto de la densidad Malla de la impulsora


es insignificante, si bien el mecanismo de acuñamiento per- a. b.

mite que las partículas de densidad mayor se eleven en vez
de descender, y que se eleven a una velocidad que puede Figura 5.4 Posiciones del centro de gravedad en un sistema binario
de mineral ligero y mineral denso antes a) y después b) de la estrati-
aumentar al aumentar la diferencia de densidad. ficación. El descenso del centro de gravedad se ilustra en e). Sub-
En uno de los pocos estudios cuantitativos realizados índices de cg: l =promedio inicial; O =promedio final; 1 =ligero;
sobre la materia, Olsen y asociados 6• 12 demostraron que la h =fracción densa (Según Mayer. 13 )
Límites de separación y mezclado 119

ligero en la parte superior, la energía potencial del sistema realidad una medida tanto de la calidad posible de separa-
segregado, E,, habrá bajado a ción como de la rapidez con que puede lograrse.
Otro aspecto significativo de este análisis, el uso de las
densidades en masa o globales en vez de las densidades de
los minerales, reconoce el hecho de que la forma de las
En consecuencia, la energía disponible para segregación partículas y su empacamiento pueden afectar las separa-
Mes ciones, en cuanto a que un material más denso puede tener
en realidad una densidad de masa más baja que un material
E1 - E, = 6,E = !;.AgH1H•(P•• - p, 1) (5.27) menos denso, y dar así aparentemente una separación inver-
tida. Nuevamente, debido a que la densidad de la masa es
y el descenso del centro de gravedad Mse obtiene mediante importante, la distribución por tamaños de las partículas se
vuelve importante, ya que ésta afecta notablemente la
capacidad de llenado de espacios de una muestra. 14
(5.28) Este concepto es también útil para explicar la dificultad
de separar corrientes que contienen grandes proporciones de
Para cualquier mezcla binaria AH tiene un valor máximo, intermedias, en vista de que su centro de gravedad es el
que se obtiene mediante mismo ya sea que estén distribuidas uniformemente o en
una capa entre los minerales denso y ligero. En consecuen-
cia, su presencia simplemente baja el cambio total posible
100
6,Hmix= 50 - ( / )"' + (5.29) de la energía potencial del sistema y hace que la separación
Pbh Pbt
sea más difícil. Esto puede verse sustituyendo el denomina-
dor del segundo miembro de la ecuación 5. 28 por "Ep bH.
De lo anterior se desprende que después de una separación
que comprende este descenso máximo del centro de grave-
dad, éste estará en el lindero existente entre los dos. mate-
riales. El hecho de que pueda lograrse el valor máximo 5.8 LÍMITES DE SEPARACIÓN Y MEZCLADO
depende, por tanto, de que los materiales estén presentes
en las proporciones correctas. .En la práctica existen varios factores que impiden el logro
Aun cuando las proporciones no sean correctas para un de las separaciones perfectas. Algunos de estos factores se
valor máximo, 6,H (ecuación 5.28) es todavía una medida estudian en este y en otros capítulos. En primer lugar, siem-
real de la facilidad con la cual p~ede separarse una mezcla pre hay una limitación cinética; se dispone de tiempo insu-
binaria, ya que representa la energía potencial por unidad ficiente para que se separen las partículas (sección 3.2). Aun
de masa disponible para que se realice una separación. Debido cuando haya disponible tiempo suficiente, la presencia de
a que se aplicó originalmente a la separación en impulsoras, a partículas intermedias o de partículas de diferentes mine-
6,H se le denominó "separabilidad mediante impulsos" del rales que tienen el mismo comportamiento bajo las candi·
material; pero este término es equivalente al término de uso ciones de empleo, puede limitar la separación. Las fuerzas
más general de "lavabilidad" (utilizado en el lavado del en competencia son también un factor a considerar, y en
carbón mineral), o se le puede tratar hasta como un con- algunas situaciones pueden no ser obvias. Por ejemplo, es
cepto general de separabilidad. posible tener dificultades al separar partícula_s finas en con·
Mayer propuso que la rapidez de segregación sería de centradores por gravedad porque la carga superficial sobre
primer orden, es decir (de la ecuación 3. !), las partículas comience a convertirse en una fuerza signifi·
cativa. 15 • 16
d 6,E = -k 6,E (5.30) Pero además de estos factores, existe el aspecto que puede
dt .
considerarse como un mezclado realizado por el separador.
(6,E = reducción todavía posible de la energía potencial) Éste puede atribuirse en muchos casos a factores hidrodi-
expresión a partir de la cual puede demostrarse que námicos,17 tales como que el flujo no sea de tapón, las
corrientes turbulentas que se originan por el diseño del
H, = 6,H exp(-kt) (5.31) equipo, y la agitación aleatoria de las partículas; o bien, las
fuerzas necesarias para separar o mover las partículas más
(H, = altura del centro de gravedad, en el tiempo t, arriba pesadas pueden ser suficientes para remezclar las par-
de su posición cuando existe una separación perfecta). Po- tículas más ligeras. Obviamente no es posible hacer el
dría esperarse que la constante de rapidez k dependiera de análisis riguroso de estos factores, pero varios investigadores
t;.H, la resistencia al movimiento de la partícula (fricción y han analizado separadores suponiendo que los efectos de
arrastre), y la acción del· lecho. En co-q.secuencia, 6.H es en mezclado limitan la separación y han utilizado coeficientes
120 Mecanismos y procesos de la separación de partz"culas

empmcos de difusión para explicar esto 17 " 19 (secciones BIBLIOGRAFÍA


3.5.2, 4.8.2, 10.3.2 y 13.3).
l. A. M. Gaudin, Principies of Mineral Dressing, McGraw-Hill
(1939).
2. A F. Taggart,ElementsofOreDressing, Wiley (1951).
5.9 COMENTARIOSGENERALES 3. E. J. Pryor, Mineral Dressing, 3a. ed., Elsevier (1965).
4. R. A. Bagnold, "Experirnents on a Gravity-Free Dispersíon of
Al revisar estos aspectos de la separación, puede conside- Large Solids Spheres in a Newtonian Fluid Under Shear,"
rárseles en función de dos conceptos: el termodinámico y el Proc. R. Soc., Ser..A 225, 49-63 (1954).
cinético. Los conceptos termodillámicos demuestran sim- 5. R. A. Bagnold, "Sorne Flume Experiments on Large Grains,"
Proc. lnst. Civ. Eng., 4Parte111, 174 • 205 (1955).
plemente lo que es posible, o consideran la causa, sin ofrecer 6. E. G. Rippie, J. L. Olsen, y M. D. Faiman, "Segregatio'n Kinetics
información alguna acerca del mecanismo real por el cual of Particulate Solids Systems. 11. Particle Density·Size lnte-
ocurre la separación de las partículas, o qué tan rápidamente ractions and Wall Effects," J. Pharm. Set., 53, 1360-1363
se logra dicha separación. Los procesos de centro de grave- (1964).
dad y de fuerza cortant.e están dentro de esta categoría. 7. R. A. Bagnold, "The Flow of Cohesionless Grains in Fluids,"
Phi/. Trans R. Soc., Ser. A, 249, 235 • 297 (1956 -1957).
Estos conoeptos son útiles en cuanto que indican la fuerza 8. C. A. Shooky colaboradores, "FlowofSuspensionsinPipelines.
impulsora para la separación, y dan también cierta indica- Parte 11, Two Mechanisms of Particle Suspension," Can. J.
ción del grado de separación posible. Chem. Eng., 46, 238 - 244 (1968).
La mayoría de los demás prooesos de segregación que se 9. J. C. Williams, "The Segregation of Particulate Materials: A
estudiaron implican los conceptos hidrodinámicos más Review," Powder TechnoL, 15, 245 · 251 (1976).
10. M. H. Cooke, D. J. Stephens y J. Bridgewater, "PowderMixing:
antiguos, los cuales intentan analizar individuahnente el A Literature Review," Powder TechnoL, 15, 1·20 (1976).
comportamiento de cada partícula, utilizando una especie 11. J. C. Williams y G. Shields, "The Segregation of Granules in a
de análisis mixto termodinámico/cinético. Aunque estos Vibrate Bed," Powder Technol., 1, 134-142 (1967).
métodos pueden predecir razonablemente el ºcomportamien- 12. J. L. Olsen y E. G. Rippie, "Segregation K.inetics of Particulate
to de una sola partícula, e indican en consecuencia los Solids Systerns. l. lnfluence of Particle Size y Particle Size Dis-
tribution." J. Pharm. Sci., 53, 147 - 150 (1964).
mecanismos por medio de los cuales llegan las partículas 13. F. W. Mayer, "Fundamentals of a Potential Theory of the
a un estado de segregación, son bastante inadecuados para J igging Process," Proc. · 7th Int. Miner. Process. Congr., New
tratar con las suspensiones concentradas variables que se York, 1964, Vol 1, págs. 75 · 97, Gordon y Breach (1965).
encuentran en la práctica. Un enfoque empleado para sim· 14. C. W. J. Van Koppen, "A Contribution to the Fundamentals of
plificar el problema consiste en considerar que el proceso · the Jigging Process," 5th Int. Coa! Prep. Congr., Pittsburgh,
Paper B3, pág• 85 · 97 (1966).
de separación ocurre a un régimen constante: el enfoque 15. S. R Rao y L L. Sirois, "Study of Surface Chemical Qlaracte-
cinético, que utiliza ecuaciones de primer orden (sección ristics in Gravity Separation," CIM BulL, 67, 78 • 93 (junio de
3.2). Esta técnica es muy adecuada para las separaciones 1974).
que pueden ser subdivididas convenientemente en un nú- 16. R. O. Burt, "A Study oftheEffectofDeckSurfaceyPulppH
mero de etapas incompletas (por ejemplo, flotación, criba- on the Perfonnance of a Fine Gravity Concentrator," Int. J.
Miner. Process., 5; 39 - 44 (1978).
do), y como tal, es menos adecuada para las separaciones 17. V. l. Revnivtev y colaboradores, "Hydrodynamic Research into
por clasificación y por gravedad (aunque Mayer sugirió su Gravity Concentration Processes y Methods for Their lmprove-
aplicación a la separación en impulsoras, 13 ecuación 5.31). ment," Proc. lOth lnt. Miner Process. Congr., London, 1973,
En la mayoría de las separaciones por gravedad, el pág• 293 - 310, IMM.(1974).
18. H. Schubert y T. Neesse, "The Role of Turbulence in Wet
régimen del proceso no es constante; más bien, la acelera-
Classifícation," Proc. lOth lnt. Miner. Process. Congr., London,
ción es un factor significativo. Esto implica que es nece- 1973, pág• 213 - 239, !MM (1974).
saria una ecuación de segundo orden para describir el 19. O. N. Tikhonov y V. V. Dembovsky, "Automation Process
proceso (ecuación 3.6). Algunas investigaciones prooe- Control in Ore Treatment y Metallurgy, Parte IV. Industrial
dentes de la Unión Sovíetica han demostrado que la conside- Measuring and Contr.ol Systems," Ch. 11, El Tabbin Metallur·
ración de un balance total de energía en un separador de gical lnstitute for Higher Studies (1973).
20. N. N. Vinogradov y colaboradores, "Research on the Separa-
gravedad, tal como una impulsora, puede conducir a una tion Kinetics of Gravity Processing in Mineral Suspensions,"
ecuaci6n de segundo orden que describe satisfactoriariiente Proc. llth Jnt. Miner. Process. Congr., Cagliari, 1975, págs.
la separación. 20 319- 336, Universit3 di Cagliari (1975).

Capítulo seis
Superficies e interfases

Ley de Anderson: "No he visto todavía un problema, por


complicado que sea, que, al ser enfocado en la forma correcta,
no se vuelva todavía más complicado."

Para alcanzar a comprender los procesos que intervienen en cuencia, los átomos que se encuentran en la superficie de l;.
la concentración de minerales, es necesario estudiar las pro- estructura del cristal deben lograr el equilibrio con su medio
piedades químicas y físicas de las superficies de los minera- circundante. 11 En un sistema acuoso, los átomos de la su·
les. Es necesario además entender 1as relaciones que existen perficie deben estar en equilibrio con los iones que existen
entre las fases masivas sólida, líquida y gaseosa, así como las en solución, y como estos iones pueden ser controlados, es
interfases que ocurren entre éstas. posible controlar la naturaleza química de la superficie del
Las propiedades de las superficies son importantes para mineral (figura 6.2). Es claro que la interfase entre la masa
ambos procesos, los húmedos y los secos. La conductividad de la partícula mineral y la masa de la solución es compleja.
de la superficie es la base para la separación electrostática La interfase mineral·solución es la más importante en el
(proceso seco). La química de las superficies de los minera- procesamiento de minerales. Sin embargo, muchos procesos
les (más correctamente, la química interfacial en la super- de separación precisan del establecimiento de otras interfa.
ficie del mineral) es la base para los procesos de flotación, ses, tales como la que existe eiltre el mineral y el aire, o
extracción de aceites, floculación y aglomeración, y es un entre el mineral y otro líquido.
factor a considerar en las separaciones magnéticas y por gra-
vedad, en el espesamiento y la filtración, en la molienda y
en la clasificación. 6.1 TERMODINÁMICA DE LAS INTERFASES
La literatura que versa tanto acerca de los fundamentos
de la química interfacial como de su aplicación al procesa- La termodinámica de las interfases se ha estudiado detalla-
miento de minerales es extensa. 1 - 9 Es claro, sin embargo, damente en la literatura técnica.s- 7 ,1 2 -14 Los aspectos de
que la tarea de relacionar los estudios fundamentales con mayor relevancia para el ingeniero de procesamiento de mi·
las operaciones comerciales del procesamiento de minerales nerales han sido estudiados por Gaudin 5 y por Klassen y
ho es simple. La mayor parte de la investigación básica se ha Mokrousov, 6 y han aparecido resumidos en revistas publi·
efectuado en partículas de minerales puros en un medio bien cadas recientemente. 13 • 14 En esta sección se consideran dos
controlado. Las partículas empero, no son puras. La hetero· aspectos; la termodinámica de la adsorción sobre las super-
geneidad mineralógica de las partículas de un mineral puede ficies minerales y en las ir1terfases áire·agua, y la termodiná·
tener un efecto significativo sobre las propiedades superfl- mica que controla la adherencia de las partículas de mineral
ciales de las partículas.'º Además, los minerales difieren a las burbujas de aire.
uno de otro (aun dentro de un mismo depósito mineral) por La entalpia de una unidad de área de cualquier superfi-
la presencia de trazas de elementos, y estas trazas se concen- cie, que es igual a }a energía total de superficie E8 , se expre·
tran a veces en las superficies de los granos y tienen influen· sa por la ecuación
cia fuera de toda proporción a su concentración en el mine·
ral. La forma de la partícula y la topografía de su superficie Es= y+ TiJós (6.1)
(figura 6.1), que pueden variar de un mineral a otro, afectan
también a las propiedades de las superficies. (r =energía libre de la superficie por unidad de área; @; 8 =en-
La estructura cristalina de una partícula mineral termina tropía de la superficie por unidad de área; T:;; temperatura
bruscamente en la superficie de la partícula. Como conse· absoluta). Toda interfase es el sitio de una fuerza de tensión

121
122 Superficies e interfases

0 @
'-s· / 1 '/
,-Si
/'~o o'
o ~SI/
""' /
/Si,
o/ ~o,,
~ """'
s/
,•,
o

+Fractura
0
'o o- '-

./
~s./
o / ·~o- .... /
o~/º"
O/
SI
~OH

@
""-1SI' ""-1SlOH
o
/ ~-
o/

"'-s;•
/i ""'
/1
SIOH

Figura 6.2 El ejemplo de mecanismo que muestra el origen de la car-


ga eléctrica que hay sobre un mineral en solución acuosa. (Según
Gaudin y Fuerstenau.16)

se expresa por la ecuación

@Os= - !!! (6.2)


dT

de manera que la energía total de superficie puede relacio~


narse con la tensión interfacial mediante la ecuación

Es= "Y - T <l2'


dT. (6.3)

En el agua y soluciones acuosas (y de hecho en la mayoría


de los líquidos) en contacto con un gas, la tensión superfi-
cial disminuye linealmente con la temperatura. 7 El agua en
contacto con el aire a 20°C tiene una tensión de superficie
de 0.073 N/m y dy/dTes igual a - 1.6 X 10- 4 N/m •ºC.
La energía total de superficie del agua es, en consecuencia,
0.12 N/m. En las interfases sólido-líquido y sólido-gas, la
Figura 6.1 Fotomicrografías en que se aprecian las variaciones de
tamaño de las partículas, la adsorción de las partículas finas y la mor- evaluación de las energías de superficie es compleja' y no
fología. se trata en esta obra.
6.1.1 Adsorción en fas.fi:iterfases -
que actúa en el plano de la interfase y que es característica La adsorción en una interfase se describe por medio de la
de ésta. A tal fuerza de tensión se le conoce como la tensión ecuación de adsorción de Gibbs. Esta ecuación se encuentra
interfacial o tensión superficial y puede considerárselo igual en diversas formas, pero la más útil para los fines del proce·
a la energía libre de superficie (la tensión interfacial con samiento de minerales es: 12,13
unidades de newtons por metro es numéricamente igual a la
energía libre de superficie con unidades de joules por metro
cuadrado). La entropía de la superficie a presión constante
dy= -@:,dT- L' r,d"ll,
!=1
(6.4)
Termodinámica de las interfases 123

Aire
Esta ecuación relaciona la tensión interfacial a cualquier Concentración
superficia~
temperatura T con el potencial químico úlli de las diversas Capa

especies en la masa y la superficie en exceso o densidad de Agua


adsorción ri de esas especies. La superficie en exceso es la
la concentración en exceso en la interfase respecto a la que
sería de esperarse si la fase de solución fuera de concentra-
ción uniforme hasta la línea divisoria entre 1as dos fases.
1•

(Na+,c1-1

Definiendo f¡ en forma tal que no haya superficie en exceso -~

de agua, y considerando que la temperatura se mantiene fü


~ Masa
constante, la ecuación 6.4 puede escribirse en la forma

dr = - 2:' r,d"l.l, (6.5) Figura 6.3 Representación de la interfase aire-solución can presencia
i=I
de iones inorgánicas y orgánicas.

Ahora el potencial químico úlli de una especie en solución se


relaciona con la actividad di de esa especie por la expresión la interfase (es decir, si tiene densidad de adsorción negati-
va), se dice que eshidrofílico.
'U, = 'U1 + RT!n stJ, (6.6) Los dos casos de mayor interés son la adsorción en la in-
terfase aire-agua, y la adsorción en la superficie de los mine-
(6U? = potencial químico estándar de la especie i en solu- rales en agua. Ahora es conveniente estudiar estos dos casos.
ción). El cambio que ocurre en el potencial químico se ex-
presa entonces por 6.1.2 La interfase aire-agua

d 'U, = RT d(ln st11) (6.7) La adsorción en la interfase aire-agua es de interés particular


en el proceso de flotación (capítulo 16). Los espumantes,
En consecuencia, la ecuación 6.5 puede escribirse en la muchos de los cuales son alcoholes, son agentes de acción
forma superficial que se utilizan para controlar la espuma en la
flotación. La curva que aparece en la figura 6.4 es típica de
-1
r ,-- - RT (6.8) la forma en que la adición de un alcohol reduce la tensión
superficial. La tensión superficial de la solución se reduce
desde la del agua (0.073 N/m) a un valor cercano a la del
con el término ay/(o ln stl,) evaluando a temperatura cons- alcohol, aunque el alcohol es sólo una pequeña fracción de
tante y con el potencial químico de todas las demás especies
constantes. Para la adsorción en una interfase de una sola
especie y a temperatura constante, esta ecuación es más útil
en la forma

l _<!L.
r ,-- -RT
- (6.9)
d ln e,
•f
con la concentración de masa C¡ representando una buena '
.g~
aproximación d~ la actividad de masa .s4~ a la baja concentra-
ción comprendida.
~ '• "
La superficie en exceso o densidad de adsorción determi- ~'
~
nada por las ecuaciónes anteriores puede ser positiva o ne-
gativa. Un valor negativo corresponde a un agotamiento en "
la superficie en la concentración de la especie que se está
tratando. Esto se ilustra en la figura 6.3. De hecho, todos
los iones inorgánicos están dentro de esta C<:J.tegoría cuando
están en solución acuosa en contacto con el aire. Si u.o ion Actividad, moles/1
o una molécula es adsorbida en la interfase aire-agua (es de-
cir, que tiene una densidad de adsorción positiva), se dice Figura 6.4 Tensión superficial de una solución acuosa de alcohol
que es hidrofóbico. Si el ion o molécula no es adsorbido en butílico a 20ºC. (Según de Bruyn y Agar.15)
124 Superficies e interfases

lector sulfato dodecil de sodio. 15 Para este sistema, puede


~ escribirse la ecuación de adsorción de Gibbs (ecuación 6.5)
~ " como sigue
]!'

~
~ " (6.10)

,.,~ 'º en la cual R- se refiere al anión sulfato de dodecil. Este ion


será adsorbido precisamente en la interfase aire-agua, mien-
o
tras que el ion sodio será adsorbido como un contraión adya-
10- 3 to-2 cente a la interfase pero dentro de la fase acuosa para man-
Actividad, moles/1 1 tener la neutralidad eléctrica (figura 6.3). Si no hay otros
electrólitos presentes y R- y Na+ son las únicas especies que
Figura 6,5 Curvas de tensión superficial y de densidad de adsorción adsorben en la interfase, la ecuación 6.10 se transforma en
correspondiente para soluciones acuosas de alcohol butílico a 20°C.
(Según de Bruyn y Agar.15)
dy = -2RT ra-d(ln dNaR) (6.11)

Si el colector es un electrólito débil, tal como la sal de


la solución. Esto indica que una gran fracción de la superfi- un ácido graso, la adsorción del ácido asociado debe consi-
cie de la solución alcohol en agua, debe ser el alcohol. derarse también. Esto significa que el pH de una solución
Para determinar cuantitativamente el grado de la adsor- puede tener un efecto notable sobre la tensión superficial.
ción del alcohol en la interfase aire-agua, puede usarse la En este estudio se tornó en consideración sólo la inter-
ecuación de adsorción de Gibbs (ecuación 6.8 ó 6.9). Una fase entre una solución acuosa y el aire. Debe quedar claro,
práctica común y conveniente consiste en trazar los datos sin embargo, que se aplican los mismos principios cuando se
experimentales que se ilustran en la figura 6.4 en la forma usa una tercera fase diferente, ya se trate de otro gas (como
en que aparecen en la figura 6.5, es decir, la tensión superfi- el nitrógeno) o de un líquido, como en el proceso de ex-
cial contra el logaritmo de la actividad en masa o concentra- tracción de aceite.
ción. La pendiente de esta curva entonces da directamente
la densidad de adsorción. La curva de la densidad de adsor- 6.1.3 La doble capa eléctrica
ción aparece también en la figura 6.5. Cuando se traza con~
siderando una temperatura constante, se conoce a esta curva La adsorción que tiene lugar en la superficie de una par-
como la isoterma de adsorción. De la isoterma de adsorción tícula mineral es regulada en gran medida por la naturaleza
para el alcohol butílico a 20ºC, puede verse que, para una eléctrica de esa superficie. En la figura 6.3, se ve que si una
actividad de 0.712 moles/!, la densidad de adsorción es especie iónica es adsorbida en una interfase, entonces tam-
6.03 X 10-• moles/m2, o bien 3.65 X 1018 moléculas/m 2 • bién deben adsorberse contraiones por la e/ectroneutralidad.
El área por molécula de alcohol butílico adsorbido es el La figura 6.6 representa una superficie mineral y la doble
recíproco de la densidad de adsorción, y es igual a 0.274 capa eléctrica. 16 • 17 A ésta se le conoce como el modelo de
nm 2 • Puesto que el área por molécula para películas de em- Stem de la doble capa eléctrica.
pacamiento estrecho de ácidos y alcoholes carboxiñcos de Los iones que son quimiadsorbidos en la superficie mi-
cadena larga es de alrededor de 0.216 nm', parecería ser neral establecen la carga de superficie y se les Ilama iones
que el alcohol butílico adsorbido en la superficie del agua determinantes del potencial. Los iones determinantes del
es una capa monomolecular.t3 potencial pueden ser iones de los que está compuesto el mi-
En la flotación, se emplean también colectores. Los ca neral, iones de hidrógeno o hidroxilo, iones colectores que
lectores son compuestos orgánicos heteropolares que se forman sales insolubles con los iones de la superficie mine-
requieren para adsorber tanto en la interfase mineral-agua ral, o iones que forman iones complejos con los iones de la
corno en la interfase aire-agua. Su función en la flotación superficie mineral. La densidad de adsorción de los iones de-
consiste en adherir en forma: Selectiva laS partículas de mi- terminantes· del potencial de la superficie ÍrlineraJ determi-
neral a las burbujas de aire. Su adsorción en las interfases na la carga de superficie en un mineral. En una sal univalen-
mineral-agua se estudia en la sección 6.1.4. La adsorción en te, la carga de superficie a3 se obtiene mediante la ecuación
la interfase aire-agua se estudia brevemente en esta sección.
Los colectores difieren de los espurnantes en que general- (6.12)
mente son electrólitos, de manera que debe considerarse
también la adsorción de las especies iónicas en la interfase (rw, r A - = densidades de adsorción del catión y anión
aire-agua. Agar y de Bruyn analizaron la adsorción del co- detenninantes del potencial, respectivamente; ~:::::constante
Termodinámica de las interfases 125

Contraiones
Iones
determma~~= s /Capa de Stern
dol potenc~1 -,.... ....
A ' , /Potencial de superficie, ~
~[ : 1
",,,
%_ i1 0
%
Potenciar" ' ,
Capa difusa Zeta, t , \
de contraiones • ::~:· ~
. (Capa de Gouy)

80 ~
~ or-~~~~~~~~-'\r---~~~~~~~~----¡
&
+ 1
Potencial
de superficie ~ 1
1
1
1
1
1 Distancia a fa superficie

o
~: Plano de Stem
' pH
' "
@ _ Potencial de superficie ~

Figura 6. 7 Representación del efecto de la actividad del ion deter-


Figura 6.6 La doble capa eléctrica en una superficie mineral en solu- minante de potencial sobre el potencial de superficie y el potencial
ci6n acuosa. {Según Gaudin y Fuerstenau ;16 Kruyt, 17) zeta en una interfase mineral-solución.

de Faraday). En muchos minerales, corno los óxidos por


ejemplo, los iones determinantes del potencial son tt• y Cada ion en solución está en equilibrio con la superficie
OH-, por lo que la ecuación 6.12 puede escribirse en la mineral, por lo que
forma
Mtq ~Mi
(6.13)
A;q ~A";
Las condiciones a las que la carga de superficie se hace
igual a cero son de particular importancia. La actividad de Considerando sólo la adsorción del catión, el cambio aso-
los iones determinantes del potencial al que la carga de su- ciado de energía libre puede escribirse en la forma
perficie es igual a cero se llama el punto de carga cero (PCC)
del mineral Cuando los iones B+ y OH- son determinan-
tes del potencial, el PCC se expresa en función del pH. La A - A
~'Yads - ~'Yads
o
+ RTI n [sti\1+]
sll.;i..i+ (6.15)
figura 6.7 representa la rel~ción entre el potencial de super-
ficie y la actividad del ion determinante del potencial en
una superficie mineral. Nótese que en la región A de la figura (Ll'Yads =cambio de energía libre en la adsorción; .Ó.'Y~ds =
6.7, la superficie es como se ilustra en la figura 6.6a, y en cambio de energía libre en el estado estándar; d~+ = acti-
la región B la superficie es como se ilustra en la figura 6.6b. vidad del catión en la superficie).
Si bien no puede medirse la carga de superficie, es posi- En estado de equilibrio, el trabajo químico debe ser ba-
ble determinar la diferencia de potencial entre la superficie lanceado por el trabajo eléctrico, de manera que
y la masa de solución, es decir, el potencial de la superficie.
Considérese un mineral del tipo de sal débilmente soluble (6.16)
(M+ A-¡ en equilibrio con una solución acuosa. La con-
centración de los iones en solución se obtiene mediante la (~=caída de potencial total a través de la interfase[= po-
ecuación tencial de la superficie]).
En el PCC, ~=O, por tanto
(6.14)

(K,p = producto de solubilidad; sti"+, stiA- = actividades


(6.17)
del catión y el anión, respectivamente).
126 Superficies e intelfases

(.sd~f+, d~1 + =actividad de M+ en la superficie y en la masa el potencial de la superficie en la superficie mineral hasta cero
de solución al PCC). De las ecuaciones 6.15-6.17, a una distancia "infinita" de la superficie, es decir, en la
masa de la solución. Las ecuaciones que describen la distri-
bución de la carga en la doble capa (por ejemplo, la ecuación
(6.18)
de Gouy-Chapman), y el espesor de la doble capa aparecen
en la literatura13,11,1a respectiva y no se estudian en esta
Puesto que M+ es un elemento constitutivo del mineral, pue- obra. Debe notarse que Graharne 18 ha modificado el mode-
de asumirse que su actividad en la superficie es constante, de lo de Stem de Ja doble capa para incluir dos planos de la
modo que: aproximación más cercana para los contraiones, el "plano
interior de Helmholtz" para iones no hidratados, y el "pla-
(6.19) no exterior ·de Hehnholtz" para iones hidratados. Aunque
ésta, de hecho, podría bien ser una representación más
En consecuencia exacta de la situación real, no agrega nada significativo a la
comprensión de los sistemas de procesamiento de minerales.

(6.20a) Fenómenos electrocinétícos. Cuando hay movimiento de la


solución con relación a la superficie mineral, ocurre un es-
Esta ecuación se presenta con frecuencia en la forma ge- fuerzo cortante en un plano próximo al límite comprendido
neral: 17 entre las capas de Stem y de Gouy, aunque no necesaria-
mente coincidente con éste, 1 6- 19 como se ilustra en la figu-
RT [ .sti ] ra 6.6. Esto significa que los iones de la capa de Stern per-
g = N!Ji In .stiPZc (6.20b)
manecen "adheridos" a la superficie mineral, mientras que
los iones de la capa difusa de Gouy son arrastrados con la
(.sti = actividad del ion determinante del potencial; .st/pzc = solución. El potencial eléctrico en este plano de esfuerzo
actividad del ion determinante del potencial en el PCC; cortante se conoce como el potencial zeta, ~. El potencial
N =valencia del ion determinante del potencial). zeta puede medirse fácilmente por diversos métodos, como
El PCC es importante porque el signo de la carga de su- se indica en la sección 6.1. 7. El plano de esfuerzo cortante
perficie tiene vital importancia. Los contraiones son adsor- aparece ilustrado en la figura 6.6. También se ilustra una
bidos por atracción culómbica o electrostática en la superficie representación gráfica del potencial en función de la distan-
mineral que porta los iones determinantes del potencial. cia a la superficie mineral a través de la doble capa. Como
Los contraiones pueden ser iones cualesquiera de la solución puede verse por este diagrama, la magnitud del potencial
de carga opuesta a la de la superficie mineral después de la zeta es siempre menor que la del potencial de la superficie.
quimiadsorción de los iones determinantes del potencial. Si En la figura 6.7, el potencial zeta aparece trazado contra el
los contraiones son adsorbidos por atracción electrostática pH de la solución. Como se mencionó antes, al estudiar
solamente, a su fuente en la solución se le llama electrólito el potencial de la superficie, la naturaleza de la interfase
indiferente. Si los contraiones poseen una afinidad especial mineral-solución correspondiente a los puntos A y B de esta
por la superficie mineral, pero no son quimiadsorbidos, se figura es como se ilustra en la figura 6.6.
les conoce como iones específicamente adsorbidos. Los Es de gran valor para el ingeniero metalurgista, el cono-
iones específicamente adsorbidos se adsorben intensamente cimiento de la forma en que varía el potencial zeta de un
· en la superficie a causa de fenómenos tales como la forma- mineral al cambiar las condiciones de la solución. Suponien-
ción de liga covalente y los efectos de solvatación. Entre los do que el plano de esfuerzo cortante y el plano de Stern
ejemplos de iones específicamente adsorbidos se incluyen coinciden, una medida del potencial zeta puede aportar una
los cationes metálicos hidratados polivalentes y sus comple- comprensión de los fenómenos de adsorción que ocurren.
jos hidroxi1icos, así como también ciertos colectores de flo- Esta suposición es posible porque cualquier diferencia de
tación. potencial entre el plano de esfuerzo cortante y el plano
Los contraiones se aproximan a la superficie mineral tan de Stern es -pequeña comparada con la diferencia de poten-
cerca como su tamaño o cubierta de hidratación se los per- cial total a través de la doble capa. Ésta es una suposición
mite. El plano que pasa por el centro de la carga de los con- de uso muy extendido en la literatura relativa a la quími-
traiones adyacentes a la superficie recibe el nombre de plano ca de la superficie de los sistemas minerales y a los fenóme-
de Stern (figura 6.6). A esta capa de contraiones se le cono- nos de superficie que intervienen en la flotación, la flocu-
ce como capa de Stern. Adyacente a la capa de Stern está la lación y la aglomeración.
capa difusa de contraiones conocida como capa de Gouy. Así como se demostró que el punto al que la carga de
La figura 6.6 también representa esquemáticamente el cam- superficie Se vuelve cero (el PCC) es importante, también
bio de potencial que ocurre a través de la doble capa, desde el punto al que el potencial zeta se vuelve cero tiene un sig-
Termodinámica de las interfases 127

nificado especial. Este punto se conoce como el punto iso- Tabla 6,1 Valores de PCC o PIE para diversos minerales.
e/éctrico (PIE). Ha habido mucha confusión en el uso de las Mineral PCCo PIE
denominaciones "punto de carga cero", "punto isoeléctri- Barita 3.4 (pBa 3.9 - 7.0)
co" y una tercera expresión, el "punto cero de carga", el Calcita 8.2
cual se ha utilizado tanto para el PCC como para el PIE. Casiterita 4.5
Calcopirita 2.0- 3.0
El uso que se le da en esta obra sigue el propuesto por So-
Cremita 5.6. 7,2
masundaran, 20 el cual parece haber ganado aceptación como Corindón 9.0 - 9.4
uso estándar en la literatura del procesamiento de minera- Fluorita 6.2 (pCa 2.6 - 7.7)
les. Debe observarse, sin embargo, que en muchos casos el Galena 2.4- 3.0
PCC y el PIE cóinciden o están en extremo próximos. Pero GOetita 6.7 -6.8
Hemalita 4.8-6.7
éste no es siempre el caso, especialmente en la presencia de
Caolinita 3.4
especies específicamente adsorbentes, tales como los iones Magnetita 6.5
polivalentes y surfactivos.' 0 El PIE se ilustra en la figura Molibdenita 1.0- 3.0
6.7, yen algunos casos este punto puede ser también el PCC. Pirita 6.2-6.9
Para ilustrar la importancia del potencial zeta y el valor Pirrotita 3.0
Cuarzo 2.0-3.7
de identificar el punto isoeléctrico, se presentan en la figura
Rutilo 5.8-6.7
6.8 los resultados de pruebas de flotación efectuadas con Schelita 10.2 (pCa4.0· 4.81
goetita por lwasaki y asociados. 21 La figura 6.8a muestra Esfalerita 2.0 - 7.5
el potencial zeta como una función del pH para tres niveles Circón 4.0-5.8
diferentes de NaCI. El PIE es independiente del nivel de
NaCl a un pH de 6.7, de manera que el NaCl actúa como un
electrólito indiferente. La figura 6.8b muestra Ia recupera· colector aniónico se adsorberá en la superficie de la goetita
ción de la goetita por flotación, utilizando colectores tanto y tendrá lugar la flotación. El colector aniónico no se ad-
aniónicos como catiónicos. Cuando el potencial zeta es po- sorbe en la superficie de la goetita cuando la superficie en
sitivo, es decir, para valores del pH menores que el PIE, el es negativa; sólo el colector catiónico se adsorbe en la super-
ficie de la goetita cuando la superficie (1) es negativa.
Se han determinado los valores del PCC y el PIE para
muchos minerales. La tabla 6.1 contiene dichos valores
,. " 0 para algunos minerales. Los valores para otros minerales se
encuentran en la literatura. 13 • 22 - 25 Debe notarse que el
E "
valor del PCC o el PIE para un mineral en particular es afec-
l'i
~ " o
tado por la presencia de trazas de elementos presentes en
la estructura del mineral y por la historia previa de la par-
~
\~<·····--. . . . . :::: : ~:
-20 tícula mineral. Como un ejemplo, los valores del PIE para
:!!
~ ·40 el cuarzo se reportan desde un pH de 2 hasta un pH de
_., - - 10" 2 M Na CI
3.7.16,26

,.-.----1 6.1.4 La interfase mineral-agua


'" I 1
® I 1
I I Entre todas las operaciones de procesamiento de minerales
I
" I
1
que se efectúan en agua, es interesante la naturaleza de la
"':§ f Colector
I catiónico
1
interfase mineral-agua. En los procesos de flotación, flocu-
"" Colector
I
I
1
1
1
lación y agiomeración es obvia la importancia de esta inter-
•§-~ I
I 1
1
fase. Empero, también es importante en la separación por
gravedad, 27 • 28 en la clasificación en húmedo y en el criba-
u I 1
~ " I 1 do, en la filtración y en la molienda. 29
I 1
I 1 La adsorción de iones procedentes de la solución en la
I 1
" I 1 interfase mineral-agua depende de la composición química
// 1 y la estructura de la superficie mineral, así corno de la do-
1
o
o
ble capa eléctrica de la interfase. Esta adsorción puede de-
pH " " berse a una reacción química entre la especie adsorbente y
los iones que comprende la superficie mineral, es decir, a la
Figura 6,8 Efecto del potencial zeta y el PIE en la flotación de góe- quimiadsorción, o bien puede ser adsorción física de los
tita. (Según Iwasaki y asociados. 21) contraiones en la doble capa eléctrica, como se estudió en
128 Supeificies e interfases

la sección anterior. No existe una división clara entre los en donde Íl'Y~spec es la energía libre estándar debida a inte-
dos modos de adsorción. La quimiadsorción se define con racción específica, dada por la ecuación
frecuencia arbitrariamente como un proceso de adsorción
en el cual la energía libre de adsorción es del orden de (6.25)
>40kJ/mole.
Se pueden determinar experimentalmente isotermas de Si la adsorción se verifica por atracción electrostática
adsorción y se pueden emplear para explicar la adsorción únicamente, la energía libre estándar de adsorción se obtie-
que ocurre en la interfase mineral~agua. El modelo de Stern ne mediante la ecuación
de la doble capa eléctrica se ha usado para explicar la adsor·
ción de arnbos aniones 16 ·3o- 3 2 y cationes3l,33,34 como (6.26)
contraiones en la superficie mineral.
En un sistema heterogéneo se logra el equilibrio cuando (N = valencia del ion adsorbido, incluyendo el signo; ~s es
el potencial químico de todas las especies i es igual en todas el potencial en el plano de Stern). Y si el potencial zeta y el
las fases. En consecuencia, el potencial químico como lo da potencial en el plano de Stern se suponen iguales como se
la ecuación 6.6 debe ser el mismo en la superficie que en la estudió antes, la ecuación 6.26 puede escribirse en la forma
solución cuando la interfase está en equilibrio. Es decir,
(6.27)
611, = 611¡ = (611i)' + RT In d¡ (6.21)
En consecuencia, la ecuación de Stern-Grahame ( 6.23)
en la cual el superíndice s indica la superficie. La energía puede escribirse como
libre estándar de adsorción, .Ó.'Y~ds• se define como

NfF(,)
(6.22) r, = 2R,d, exp ( RT (6.28)

y sustituyendo rd2R¡ por slii, en donde R¡ es el radio efec-


tivo del ion adsorbido y r, la densidad de adsorción de la En un estudio reciente de la adsorción del -colector sul-
especie i en el pliino de Stern, se obtiene la ecuación de fonato de sodio dodecil sobre alúmina, 30 se reportaron la
Stern-Grahame. 1 8 isoterma de adsorción y los datos correspondientes de po-
tencial zeta ilustrados en la figura 6.9. La isoterma de adsor-
ción tiene tres regiones distintas. En donde la concentración
r - 2R"' exp (-Ay~"')
i - RTi.)(t.i (6.23) del colector es baja, los aniones individuales del dodecil
sulfonato se adsorben por atracción electrostática en la su-
La energía libre estándar de adsorción .Ó.'Yads es la fuerza perficie de alúmina cargada positivamente. Esto se ilustra
impulsora para la adsorción. Puede considerarse formada esquemáticamente 21 • 2 4,33 en la figura 6.lOa, y la densidad
por un número de términos, representando cada uno de és- de adsorción bajo estas condiciones la da la ecuación 6.28
tos un tipo de interacción que contribuye a la adsorción. con N = 1. Cuando se incrementa la concentración de los
Así13 aniones, la densidad de adsorción se vuelve suficientemente
alta para que haya interacción entre las cadenas de hidro-
Ó.')'~ds = .Ó.')'~!ec! + .ly'quím carburos. Esto resulta en la formación de hemi-micelas. 3 ~·3 4
+ dy(:H, + dyfi,o + . . . (6.24a) Una vez que los iones de un colector alcanzan una concen-
tración en la interfase mineral-agua de aproximadamente el
en donde .1'Y~lect es la Contribución electrostática a la ener- mismo nivel que la concentración crítica de micelas (CCM)
gía libre estándar de adsorción, .Ó.'Y~uím es la energía libre de la masa de solución, los iones adsorbidos se asocian en
manchas sobre la superficie mineral en forn1a muy parecida
estándar debida a la formación de ligas químicas ( covalen-
en que se forman las micelas en la masa de solución. Esto se
tes) con la superficie mineraL t.'YcH, es la energía libre
muestra en la figura 6.1 Ob. Cuando ocurre la formación de
estándar debida a la asociación de cadenas de hidrocarburos
hemi-micelas la densidad de adsorción se obtiene median-
de las especies adsorbidas (es decir, la formación de hemi-
te la ecuación
micelas), y t.-yii 20 es la energía libre estándar debida a la
solvatación del ion adsorbente y la superficie mineral. Con
frecuencia resulta conveniente simplificar la ecuación 6.24a r ' -- 2R,.,,.,exp
.A (Nfl'' RT
+ dYcHo) (6.29)
combinando todos los términos que representan adsorción
específica, ya sea quimiadsorción o adsorción física, para dar
en donde t.'YcH 2 tiene un valor de 2.6 kJ/mole por grupo
(6.24b) de CH,.
Termodinámica de las interfases 129

,, opone los efectos de la adsorción específica, por lo cual de-


~ 40 crece la pendiente de la isoterma de adsorción. Debe hacer-
¡§ se notar, empero, que la adsorción continúa aumentando.
~
-
-~
20

ot----------+-----")..--------~
Cuando la adsorción es superior a una monocapa com-
pleta, puede ocurrir la adsorción en multicapas como se
~ -20
ilustra en la figura 6.1 Oc. 33 Esto es claramente indeseable
"' -··~--~-----+---'---+---~--~
cuando se requiere una superficie, hidrofóbica.
Las hemi-micelas, así como las micelas, están limitadas
10-s ,--~-----+-----+-------,
Adsorción Adsorcjón Formación a un número máximo de iones surfactivos por la repulsión
específica específica de hemi-micelas electrostática entre las "cabezas" cargadas de los iones_. La
por atracción más con repulsión
electrostática formación electrostática presencia de moléculas neutrales, tales como los alcoholes
de de cadena larga, reduce las fuerzas repulsivas entre las cabe-
hemi-micelasl
zas cargadas y baja así la CCM.'Z. 2 4 La figura 6.IOd repre·
senta la disminución de la CCM en una superficie mineral.

6.1. 5 Mojado y contacto de tres fases

La adsorción en las interfases aire-agua y mineral-agua se


estudió en secciones anteriores. Ahora se estudiará breve-
mente la interfase aire-mineral o aire-agua. Esta interfase
debe establecerse para una partícula que ha de recolectarse
en los procesos de flotación y de extracción de aceites. Si
el lector desea información más detallada al respecto, se le
recomiendan los excelentes artículos de Laskowski35 y
de Finch y Smith. 14
9
10· '-----~------'-------'--------'
10-s 10·4 10-3 La ilustración clásica del contacto de tres fases entre
Concentración del colector aniónico, moles 11 agua, una burbuja de aire y una superficie lisa ideal aparece
en la figura 6.11. En equilibrio, las tres energías libres inter-
Figura 6,9 Datos de isoterma de adsorción y potencial zeta corres- faciales 'Y están relacionadas por la ecuación de Young
pondiente para la adsorción del dodecil sulfonato de sodio en alúmi-
na. (Según Wakamatsu y Fuerstenau. 30)
l'ma - 'Ymw = 'Ywa COS Oc (6.30)

Cuando se incrementa nuevamente la concentración del en donde ()e es el ángulo de contacto y 'Ywa' 'Yma y 'Ymw las
anión colector .en la figura 6.9, el signo del potencial zeta energías interfaciales en las interfases agua-aire, mineral-aire
cambia de positivo a negativo y la interacción electrostática y mineral-agua, respectivamente.

.. b.
'· d.

0
\ 0

1
CLAVE: ~ Ion determinante del potencial 0 Contraión hidratado · ~ Anión del colector ~ Colector no iónico

Figura 6.10 Representación esquemática de la interfase mineral-solución en presencia de un colector anlónico. a) Adsorción de un solo ion a
concentiaciones bajas. b) Formación de hemi-micelas a concentraciones más altas. e) Adsorción en multicapas. d) Coadsorción de moléculas
neutrales. (Según Gaudin y Fuerstenau. 33 )
130 Superfi'cies e interfases

"
"
Agua· o
~
.,,
'
,;
~
:[§
o
'"

~
o ·00

'"
·100

·120

1
I Recuperación
Figura 6.11 Representación idealizada del contacto en equilibrio de //··\~por flotación, %
tres fases entre aire, agua y superficie mineral.
Cobertura de superficie, /{ \\
....., f ~
% de monocapa

I
,. li .

I
Es obvio que la situación ilustrada en la figura 6.11 no es I
1
realista, porque en la flotación las partículas se adhieren a
burbuj'as relativamente pequeñas. Sin embargo, cuando se
consideran una burbuja esférica grande y una superficie
Angulo de contacto,
de partícula lisa pequeña, se obtiene la misma ecuación grados_
(ecuación 6.30). 7 Ésta es todavía una idealización de la si-
tuación real, ya que las superficies minerales están con fre-
cuencia lejos de ser lisas (figura 6.1) y hay otras fuerzas que
actúan sobre la burbuja. Sin embargo, se acepta en forma pH
bastante general en la literatura que la ecuación de Young
proporciona una base adecuada para el análisis termo- Figura 6. 12 Correlación del potencial zeta, el ángulo de contacto y
dinámico de los sistemas de tres fases. Como puede ver- la adsorción del colector en la flotación de cuarzo utilizando un co-
se en la figura 6.12, el ángulo de contacto puede rela- lector catiónico. (Según Fuerstenau. 22)
cionarse con la densidad de adsorción, el potencial zeta
y también con la recuperación obtenida en un proceso .de
flotación. Cuando se combina la ecuación 6.32 con la ecuación de
Para que ocurra la flotación debe crearse una iriterfase Young (ecuación 6.30), se obtiene la siguiente expresión
mineral-aire con la destrucción simultánea de las interfases para el cambio de energía libre:
agua-aire y mineral-agua de igual área. Así, para que tenga
lugar la adherencia de la partícula de mineral a una burbuja, !!.y = Ywa(COS Oc - 1) (6.33)

Yma - Ymw < Ywa. (6.31) Esta ecuación se ha usado con frecuencia para analizar el
proceso de flotación: mientras más negativo sea el valor
El cambio en energía física 6."f asociado con la creación de l!.7, mayor es la probabilidad de adhesión entre partícula
de la interfase de mineral-aire, se obtiene mediante la ecua- y burbuja, y por tanto de flotación. Tal tratamiento termo-
ción dinámico, empero, describe sólo el cambio general de ener-
gía libre y no toma en cuenta Iás etapas intennedias que
!!.y = Yma - (Ywa + Ymw) (6.32) ocurren en la adhesión de partícula-burbuja. Leja y Poling 37
demostraron que la ·e·nergía necesaria para deformar la in-
A 6.'Y se le cita a veces como el trabajo de adhesión 4 • 5 terfase aire-agua es una fracción significativa de la energía
entre el aire y la superficie mineral (burbuja y partícula) o interfacial disponible, y que esta necesidad de energía es
como la tenacidad de adhesión. 4 También se le ha llamado afectada tanto por la energía gravitacional coino por la ci-
coeficiente de dispersión. 36 Para que sea posible la flota- nética. En consecuencia, el ángulo de contacto es afec~ado
ción, es decir, para que se cree una interfase mineral-aire, por el movimiento de las partículas y de las burbujas. Está
debe ser negativo el cambio de energía libre l!.7 dado por claro, en consecuencia, que la aplicación de la ecuación
la ecuación 6.32. 6.33 es limitada. 35
Termodinámica de las interfases 131

10· 5 ~----~----~----~---~
Influencia de los reactivos. En su estado natural en el agua,
la mayoría de los minerales son hidrofílicos. Mediante la
adición de los colectores de flotación, disminuye el valor
de (Yma - Ymw), y por tanto se incrementa el ángulo de
contacto (ecuación 6.30). DeBruyn y asociados, 1 S.38 com·
binaron la ecuación de Gibbs (ecuación 6.5) con la ecuación
de Young (ecuación 6.30) para demostrar que

rma > fmw (6.34)

en donde r ma es la densidad de adsorción del colector en. la


interfase mineral-aire y rmw es la densidad de adsorción del
colector en la interfase mineral-agua. Esto significa que cual-
quier incremento del ángulo de contacto en la solución del
colector se explica por la disminución de la energía interfa-
cial mineral-aire 'Yma• disminución que tiene que ser mayor
que la disminución de 'Ymw· Esta conclusión está en acuerdo
con la teoría de la penetración de Leja y Schulman, 39,4o 10·9~----~---~~---~-,-----~
10·6 10·5 10· 4 10·3 10· 2
en la cual se indica que la capa de espumante que lleva enci- Concentración, moles/1
ma una burbuja de aire penetra en la capa del colector que
está sobre el mineral para formar una capa surfactiva mixta Figura 6.13 Comparación de la adsorción del acetato de dodecil-
en la interfase mineral-aire. Sórnasundaran 41 confirmó expe- amonio en diferentes interfases. (Según Somasundaran. 41)
rimentalmente la relación de la ecuación 6.34 (figura 6.13).

Contacto entre burbuja-partlcula. La adhesión de una par- cie mineral plana. La película de agua se comporta como si
tícula a una burbuja en la flotación, puede considerarse en una presión en exceso Pd estuviera actuando en dirección
las etapas siguientes: normal a la película y en oposición al adelgazamiento de
ésta. Derjaguin denominó a esta presión en exceso presión
1. El acercamiento de la burbuja y la partícula. de disyunción. 43 Cuando esta película es suficientemente
2. El adelgazamiento de la película de agua entre la bur- delgada, esta presión de disyunción se origina como resul-
buja y la partícula hasta que ocurre la ruptura. tado de las fuerzas de Van der Waals, la unión del hidrógeno
3. El establecimiento del contacto en equilibrio. y la deformación de las dobles capas eléctricas. Las pelícu-
las son estables si dPa/dó es menor de cero e inestable si
La primera etapa la rige la hidrodinámica del proceso de flo.
dPa/dó es mayor de cero, siendo ó el espesor de la pelícu-
tación. La tercera etapa la define en cierto grado el ángulo
la." Esto se muestra44 en la figura 6.15. Para valores de ó
de contacto, como se vio con anterioridad. La segunda eta-
mayores de alrededor de 20 nm, la aportación más impor-
pa, de la que dicen algunos investigadores 14 ·3 5 •42 que es la
más importante, se examina a continuación.
Cuando la ~eparación entre burbuja-partícula es mayor
de alrededor de 1000 nm dominan las fuerzas hidrodinámi·
cas. Si esta distancia de separación es menor; las fuerzas
Agua
moleculares cobran importancia en la película de agua. Se
han reconocido como importantes tres tipos de fuerza mo-
leclllar. 42 Estos son:
Aire
l. Las fuerzas de atracción de Van der Waals.
2. Las fuerzas eléctricas que se originan de la interacción
de las dobles capas que hay en el agua y en torno de
las partículas.
; .......
3. La hidratación de cualesquiera grupos hldrofílicos Mineral Película
de agua
existentes sobre las superficies de las partículas.

En la vista simplificada de la película de agua que aparece en Figura 6.14 Representación del adelgazamiento de la película de
la figura 6.14, se presiona una burbuja contra una superfi- agua durante el contacto burbuja-partícula.
132 Superficies e interfases

dad" basado en las constantes de Hamaker y el cual se ob-


tiene mediante la ecuación 6.34. Este investigador sefiala
que .si KAi1 es mayor que KA 12 , el mineral es intrínseca-
mente hidrofóbico y que debe ser flotable si el valor de !
no está demasiado alejado del PIE del mineral. Sin embar-
go, este criterio no puede aplicarse a muchos minerales por
el momento.
La figura 6.15 incluye una tercera curva que es de lo más
típica de los sistemas de flotación prácticos. La película es
estable hasta que se alcanza un espesor crítico, Br. En este
espesor la película se vuelve inestable, por lo cual viene la
ruptura en forma espontánea.
La vida de la película, que se define como el tiempo ne-
'
Inestable cesario para que la película disyuntora se adelgace para llegar
a tal espesor en el que tenga lugar la ruptura (es decir, 5,),
recibe el nombre de tiempo de inducción (sección 6.2.1).
Diversos investigadoress 1 ,s 2 han medido los tiempos de
inducción y han encontrado que son del mismo orden
Espesor de película, O
de magnitud que el tiempo de contacto de una partícula y
Figura 6,15 Var.iaci6n de la presióri disyuntClÍ<i Cóú el esp·esor de pe- una burbuja bajo las condiciones lúdrodinámicas que se en-
Iú..-ula. (Según Laskowski e Iskra. 44) cuentran en una máquina de flotación. Se ve claramente
que si el tiempo de inducción excede al tiempo de contacto,
la flotación sería imposible aun cuando fuera grande el án-
tante a la presión de disyunción nace de la compresión de gulo de contacto en equilibrio. El hecho de volver flotable a
las dobles capas difusas. 45 A espesores reducidos, las fuer- un mineral mediante la adición de colector puede interpre-
zas de dispersión y de unión del hidrógeno se vuelven impor- tarse como equivalente a incrementar la rapidez de adelgaza-
tantes. Se cree 46 •47 que la hidratación de las superficies miento de la película (es decir, a reducir el tiempo de induc-
minerales es la razón más importante del hecho de que sean ción) o a incrementar el espesor de la película al que ocurre
hidrofílicas, y eliminando las conexiones de unión del hi- la ruptura.
drógeno entre mineral y agua por la adsorción de una especie El estudio de esta sección se ha conducido totalmente en
orgánica apropiada, el mineral puede transformarse en uno función del aire como la tercera fase. Sin embargo, se aplican
de carácter hidrofóbico. Debe observarse que en las concen- los mismos principios cuando la tercera fase es otro líquido,
traciones de reactivos y en los espesores de película presentes como sucede en el proceso de extracción de aceite. 53 - 56
en algunos sistemas de flotación, la presión de disyunción
no es tan importante.48 6.1. 6 Contacto interparticular
El adelgazamiento de la película humectante depende en
esencia de las constantes de Van der Waals (las cuales deter- Las partículas ejercen una interacción directamente entre
minan las fuerzas de Van der Waals) para la atracción del agua ellas en un número de procesos. Dicha interacción puede ser
a la superficie mineral y del agua a sí misma. Las fuerzas de la adherencia de partículas muy finas a una partícula gran-
Van der Waals que se oponen al adelgazamiento de la pelícu- de, o el agrupamiento de partículas como en la floculación
la humectante también se oponen a la ruptura de la película. y la aglomeración. También puede ser la interacción de las
Derjaguin demostró que la condición para la desaparición partículas finas al experimentar sedimentación,. filtración o
de la "barrera de fuerzas", y por tanto de la adhesión mine- aglomeración para formar bolas.
ral-burbuja, es que 43 En cada caso, la partícula que está en la solución de agua
tendrá una doble capa eléctrica rodeándola (sección 6.1.3);
6,,K,(" > 3 cuando las partículas están en estrecha proximidad, puede
(6.35)
K. considerarse que sus dobles capas ejercen interacción. Si las
partículas son de carga opuesta, es claro que puede resultar
(B D =espesor de Debye de la atmósfera iónica; K, = cons- atracción electrostática en la adhesión o "adsorción" de una
tante dieléctrica de la solución; KA = KAit - KA 12 = cons- partícula fina sobre la superficie de una partícula más gran-
tante de Hamaker, 50 la cual la diferencia entre las constan- de. Esto ocurre con frecuencia en los sistemas de flotación;
tes de Hamaker para la atracción del agua hacia el mineral y es una causa de selectividad reducida cuando hay finos pre-
del agua hacia sí misma, denotadas por KAit y KA1z, res- sentes, y es la base de la flotación portadora (se estudian
pectivamente). Rao 42 estudió este "criterio para flotabili- ambas en el capítulo 16).
Mecanismos de la adhesión interfacial 133

Cuando el signo de la carga de las partículas es el mismo, esta medición se describen en otra parte. 4 -7 Los ángulos de
la situación es más compleja. Las partículas muy finas tie- contacto pueden predecirse usando el concepto de una ten·
nen fuerzas repulsivas que se originan por la presencia de las sión superficial crítica para el mojado de una superficie
dobles capas eléctricas, pero también tienen fuerzas de atrae~ sólida. 63
ción de Van der Waals. ·Puede resultar una situación estable, Hay diversos métodos disponibles para la determinación
que se explica por la teoría de la estabilidad coloidals7,ss de del potencial zeta de una partícula mineral en contacto con
DLVO (iniciales de Derjaguin, Landau, Verwey y Overbeek). una solución. 64 Dos técnicas muy usadas son la medida del
Mediante la utilización de esta teoría se han determinado potencial en corriente y la medida de la movilidad e/ectro-
las condiciones de superficie (potencial zeta)' 9 - 61 para dar forética.
las energías interparticulares representadas por las curvas El método del potencial en corriente 64 - 67 comprende el
de la figura 6.16. Es claro que es posible promover o evitar la paso de una corriente de la solución a través de un tapón
agregación controlando la carga que llevan las partículas de poroso de partículas (relativamente gruesas) montado entre
manera que la energía de atracción entre éstas exceda a electrodos. Se miden la caída de .presión a través del tapón
la energía de repulsión. La teoría de· DLVO se ha aplicado y la diferencia de potencial entre los electrodos. El poten-
con éxito para explicar la formación de agregados estables cial zeta puede calcularse entonces por la ecuación de Hel-
en la aglomeración y floculación. 61 También se ha usado mholtz-Smolushowski
para explicar la sedimentación que ocurre bajo condiciones
de asentamiento obstruido.62 ' = 41Tµ,Q;~. (6.36a)
K,P
6.1. 7 Determinacibn de las propiedades
interfaciales (µ,, Ke, <!" = viscosidad, constante dieléctrica y conduc-
tividad específica, respectivamente; i 0 = potencial en co-
Dos propiedades muy importantes en el estudio de las inter- rriente; P =presión de impulsión).
fases son la energía libre interfacial y el potencial zeta. En el método de electroforesis, 64 las particulas finas in-
La energía libre interfacial (o tensión superficial) entre dividuales que se mueven a través de una solución entre dos
dos líquidos o entre un líquido y un gas puede medirse fácil- electrodos se observan a través de un microscopio. Se emplea
mente usando una variedad de métodos que se describen en una versión modificada de la ecuación 6.36a para calcular el
otra parte de esta obra. 4 - 7 La energía libre interfacial entre potencial zeta:
líquido o aire y la superficie mineral precisa la medición del
ángulo de contacto, y nuevamente los métodos para realizar (6.36b)

(Kz = constante [= i para partículas pequeñas comparado


R•pul,ión
con el espesor de la doble capa; ~ para partículas grandes];
de interacción Ve =velocidad electroforética observada; L;:;; distancia entre
en doble capa
electrodos).
El PIE de un mineral en solución puede determinarse por
supuesto por mediciones del potencial zeta. Sin embargo,
también puede medirse por otras varias técnicas que son con
frecuencia más convenientes. 17 •68 Además, se han desarro-
llado métodos para predecir el PIE o el PCC en minerales
basados en su composición química y estructura crista-
lina. 69, 70

Atracción
de Van der Waals
6.2 MECANISMOS DE LA ADHESIÓN
.§ INTERFACIAL
·~
.. La termodinámica de la adhesión entre burbuja-partícula y
Distancia entre partfculas las adhesiones interparticulares ya se trataron en la sección
6.1. Se estudian ahora los mecanismos por los cuales ocurre
Figura 6.16 Ilustración de la variaci6n de la energía interparticular tal adhesión. Es claro que ambos aspectos de adhesión tie-
con la distancia entJe partículas. nen que examinarse.
134 Superficies e t'n terfases

6.2. l Adhesilm entre partícula y burbuja dad terminal, y la desaceleración resultante. En consecuen-
cia, la ecuación 6.39 puede modificarse a
El acercamiento de una partícula a una burbuja y la unión
subsecuente entre partícula·burbuja han sido examinados (6:40)
por muchos investigadores, tanto experimental como teóri-
camente. 11 - 75 La rapidez de flotación se considera igual al (K2 = constante; O< n < 1.5, en donde n =O para condicio-
producto de tres factores:3s, 72,74 nes de flujo laminar, n = 1.5 para condiciones turbulentas, y
n = 1 [aprox.) en la región de transición). Esta ecuación
1. La rapidez de colisión entre partículas y burbujas. teórica da una buena representación de los resultados expe-
2. La probabilidad de adhesión. rimentales71 e indica claramente que a tamaños finos de
3. La probabilidad de que la partícula adherida no se partícula el tiempo de inducción es independiente del tama·
desprenda subsecuentemente a causa de la turbulencia. ñ.o de la partícula, mientras que a tamafios más gruesos el
tiempo de inducción depende del tamaño de la partícula.
La probabilidad de flotación de una partícula puede en con· La ecuación 6.38 aparentemente predice una disminu-
secuencia representarse por ción en la rapidez de flotación con tamaño de burbuja re-
ducido. Sin embargo, cuando se cambia el tamaño de la
P = PcPaPs (6.37) burbuja en un sistema real de flotación, ocurre un cambio
correspondiente tanto en la concentración de las burbujas
(p = probabilidad de flotación de una partícula; Pe, Pa, como en la velocidad media de éstas. Cuando se toman
Ps =probabilidad de colisión entre partícula y burbuja, pro- en cuenta estos factores, se encuentra que la ecuación 6.38 71
babilidad de adhesión que sigue a la colisión y probabilidad predice un aumento en la rapidez de flotación cuando se re-
de formación de la unión estable entre burbuja y partícula, duce el tamaño de la burbuja, como es común en la práctica.
respectivamente). Se han derivado expresiones para cada El único factor que queda por examinar en la ecuación
factor de probabilidad (o constante de rapidez correspon· 6.38 es el desprendimiento de una partícula. Este factor se
diente, ecuaciones 3.2 y 3.3) y se han obtenido ecuaciones relaciona con las condiciones de adhesión en equilibrio (re-
generales. Sutherland 72 obtuvo una ecuación que puede presentadas por el ángulo de contacto) y las condiciones
escribirse en la forma hidrodinámicas. Se han propuesto diversos métodos para
calcular Ps 5 • 74 , 78 y se han determinado tamaños críticos de
partícula para lffgrar estabilidad. s, 71 Se ha demostrado que
si el tamaño máximo de la partícula para permanecer des-
prendida bajo las condiciones prevalecientes es dv,máx, en-
(Rb, Rp = radio de burbuja y partícula, respectivamente; tonces para todas las partículas más pequeñas 74 ·
vbp = velocidad relativa burbuja-partícula; CNb = concen-
tración de burbujas [número por unidad de volumen];
t¡ = tiempo de inducción). En esta ecuación, el primer
Ps = 1 - d
( --•-.
)!.'
dv. máx
(6.41)
término entre paréntesis rectangulares corresponde a Pe y
el segundo a Pa· Si bien con limitaciones, 76 esta ecuación se Para todas las partículas mayores de dv,máx• Ps =l.
ha usado para predecir diferencias en regímenes de flotación
con variación en tamaño de paJtícula. 11 6.2. 2 Agregación de partlculas
El tiempo de inducción (sección 6.1.5) en la ecuación
6.38 puede calcularse por una ecuación tal como la de Sche- La floculación o aglomeración de las partículas en un líqui-
ludko, 77 presentada por Jowett 71 para una partícula pe- do depende de las colisiones que haya entre ellas. Las co-
queña en contacto con una burbuja grande como lisiones resultan del movimiento relativo entre las partículas
producido por agitación externa, del movimiento debido a
una fuerza externa (tal como la gravedad) o del movimiento
. (6.39)
browniano.
La rapidez de floculación (o aglomeración) depende de la
(K 1 =constante; Pd =presión de disyunción). frecuencia de colisión entre las partículas, la cual depende
La velocidad relativa burbuja-partícula en un sistema de por supuesto del grado de agitación. La floculación de las
flotación se determina primordialmente por la velocidad partículas ocurre por dos mecanismos: 17 ·61 lajloculación
de las burbujas, debido a la velocidad terminal relativamente pericinética debida al movimiento browniano y la flocu-
grande de las burbujas. Empero, la presión de impulsión en lación ortocinética debida a la agitación más vigorosa.
la colisión de una partícula con una burbuja resulta primor- Cuando no hay repulsión alguna de la superficie entre las
dialmente del momento de la partícula que viaja a su veloci· partículas (figura 6.16), la siguiente ecuación para la rap~
Mecanismos de la adhesión inteifacial 135

dez de floculación puede derivarse para la fioculación peri- fracción de las colisiones son efectivas. Esto puede explicarse
cinética:61 mediante las ecuaciones 6.42 y 6.43 incluyendo un factor
que represente la fracción de las colisiones que son efectivas.
dCNp Cuando se emplean polímeros como agentes floculantes.
dt -- - 4 TT:;.v
"'d V C'NP (6.42a)
puede considerarse que existe la heterofloculación. En este
caso, la rapidez de adsorción del polímero, suponiendo que
( CNp = número de partículas por unidad de volumen; !!lJ cada "colisi6n 1' entre polímero y partícula conduce a adhe-
coeficiente de difusión; dv =tamaño de partícula). Si se usa rencia, se obtiene mediante la ecuación
la ecuación de Stokes-Einstein, el coeficiente de difusión
en la ecuación 6.42a puede sustituirse para dar
(6.45)
dCNp _
di - (6.42b)
( CNt = número de moléculas del polímero por unidad de
volumen; k =constante de rapidez para colisiones entre mo-
(K 80 =constante de Boltzmann; T= temperatura absoluta; léculas del polímero y partículas).
µ =viscosidad). Esta ecuación muestra que en la floculación En la floculación con polímeros, el flóculo que se forma
pericinética, la rapidez es independiente del tamaño de par- inicialmente es suelto y voluminoso. Al aplicar las fuerzas
tícula. fluctuantes locales y desiguales sobre la superficie del flócu- .
Nuevamente, cuando no hay repulsión de superficie entre lo, ocurre una densific3:ción por exudación del medio de
las partículas, la rapidez de floculación para la floculación dispersión. 79 Este mecanismo adicional de la floculación
ortocinética es: 61 recibe el nombre de sinéresis mecánica.
Se ha usado un modelo cualitativo para describir las reac-
N
ciones que ocurren en la floculación con polímeros. 80 Esta
dCNp =
dt
_±.3 (dv)
dz
di 2: (e;,•., . i) (6.43)
"teoría del puenteo" comprende siete reacciones separadas
!=1
como se indica en las siete partes de la figura 6.17:
(CNp,i =número de agregados del tipo i [un agregado del
tipo itiene el diámetro a,,,,
dado por i X (rr/6)dt = (rr/6)dt,;]; a) Adsorción inicial del polímero (a dosificación óptima).
(dv/dz) =gradiente de velocidad; N representa el tamaño b) Floculación pericinética u ortocinética.
máximo estable de agregado). Como sucede con la flocu- e) Adsorción secundaria del polímero (ningún contacto
lación pericinética, la rapidez es de segundo orden respecto con los sitios disponibles en otra partícula).
a la concentración de partículas. Sin embargo, la rapidez d) Adsorción inical del polímero en exceso (> dosifica-
ortocinética es dependiente en extremo del tamaño inicial ción óptima).
de la partícula. Depende también del gradiente de velocidad, e) Ruptura del flóculo debida a agitación intensa o pro-
lo cual explica por qué la agitación suave, como se ha obser- longada.
vado, promueve la floculación, f) Adsorción secundaria del polímero.
Resulta interesante comparar la rapidez de la floculación g) Sinéresis mecánica debida a la acción de fuerzas desi-
pericinética con la rapidez de la floculación ortocinética. guales sobre el flóculo.
Cuando son iguales
Asentamiento obstruido. Cuando ocurre f!oculación o aglo-
3 meración (ya sea en forma natural o controlada), cambian
2K T ] 11
d, = [ (dv!~~)i< (6.44) las veloCidades de asentamiento. La ecuae1ón de Richardson-
Zaki, muy usada para obtener las velocidades de asenta-
miento de suspensiones de partículas no floculadas, es:
La aplicación de esta ecuación, ha demostrado 61 que, aun
con agitación, la rapidez de floculación pericinética es ma-
yor para partículas más pequeñas que 1 µm y la rapidez (4.70)
ortocinética es mayor para partículas mayores de 1 µm. Sin
embargo, debe suponerse que ambos mecanismos están ocu- (vh, V =velocidad de suspensión y velocidad terminal de
00
rriendo siempre en algún grado. las partículas, respectiVamente; e= porosidad; n =exponen-
Al establecer las ecuaciones 6.42 y 6.43, se supuso que te). Esta ecuación se ha adaptado para suspensiones flocu-
toda colisión conduce a una agregación. Aunque esto es ladas, reemplazando la porosidad por una "porosidad efec-
ciertc cuando no hay fuerza repulsiva entre las partículas tiva'' tal que81
(cuando las partículas se han desestabilizado completamen-
te), existe también una situación (figura 6.16) caracterizada ..!'!!.. = (1 - K1Cv)" (6.46)
por alguna fuerza repulsiva (suspensión estable) y sólo una VooJ
136 Superficies e interfases

0
~ - 6--->-
Polímero
+
o
Partlcula Part(cula desestabilizada
7. A W. Adamson, Physical Chemistry of Surfaces, 3a ed., Wiley
(1976).
8. K. V. S. Sastry (Ed.), Agglomeration 77, AIME/SME (1977).
9. E, Matijevic (Ed.), Surface and COlloid Science, Vols. 1-12,

@~~~ - ~
Wiley (1969-1981).
10. R. D. Kulkarni y P. Somasundaran, "Mineralogical Heteroge-
neity of Ore Paxticles and Its Effects on Their Interfacial Cha-
racteristics", Powder Technol., 14, 279-285 (1976).
11. J. D. Miller y J. V. Calaia, "Analysis of the Surface Potential

-
Partículas desestabilizadas Flóculo aleatorio Developed by Non-Reactive Ionic Solids'', in Flotation-A. M.
Gaudm. Memorial Volume, M. C Fuerstenau (Ed.), págs. 66-86,

~
©
~
AIME/SME (1976).
12. R. Defay e l. Prigogine, Surface Tension and Adsorption, Wiley
P<1rtlcula desestabilizada Partlcu!a reestabilizada (1966).
13. D. W. Fuerstenau y S. Raghavan, "Sorne Aspects of the Ther-

@j~\· o -~
modynamics of Flotation", in Flotation-A. M. Gaudin Memo-
rial Volume, M. C. Fuerstenau (Ed.), págs. 21-65, AIME/SME
(1976).
Partlcu!a estable
Polímeros en exceso Partícula (sin sitios vacantes!
14. J. A. Finch y G. W. Smith, "Contact Angle and Wetting",

%P -
Míner. Sci. Eng., 11, 36-63 (1979).
0
SJb~
15. P. L. de Bruyn y G, E. Agar, "Surface Chemistry of Flotation",
in Froth Flotation-50th Anniversary Volume, D. W. Fuerste-
nau (Ed.), pág• 91-138, AIME/SME (1962).
16. A. M. Gaudin y D. W. Fuerstenau, "Quaxtz Flotation with
Ftóculo alea.torio Fragmento de flóculo Anionic Collectors", Trans. AIME/SME, 202, 66-72 (1955).

-
17. H. R Kruyt (Ed.), Colloid Science, Vol. I, Elsevier (1952).
©

~ 670 18. D. C Grahame, "The Electrical Double Layer and the Theory
ofElecuocapillarity'', Chem. Rev., 411, 441-501 (1947).
Fragmento de flóculo 19. S. S. Dukhin y B. V. Derjaguin, "Electrokinetic Phenomena",
Fragmento de flócuto reestablliz~do Vol 7 in Surface and Colloid Science, E. Matijevic (Ed.), Wi-

-
@ ley (1974).

~ ~
20. P. Somasundaran, "Zeta-Potential of Apatite in Aqueous Solu-
tions and Its Change During Equilibration", J. Colloid Interfa-
ce Sci., 27, 659-666 (1968).
21. l. lwasaki, S. R. B. Cooke y A. F. Colombo, "Flotation Charac-
Flóculo aleatorio Conjunto aglutinado
teristics of Goethite", U.S. Bureau of Mines Report of Investi·
gations RI 5593 (1960).
Figura 6,17 Representación de los mecanismos de floculaciórL (Se-
22. F. F. Aplan y D. W. Fuerstenau, "Principies of Non-Metallic
guñ Yusa. 79)
Mineral Flotation", in Froth F/otation-50th Anniversary Vo-
Wme, D. W. Fuerstenau (Ed.), págs. 170-214, AIME/SME
(1962).
(v-,¡= velocidad terminal de un solo flóculo; Cv = concen- 23. T. W. Healy y M. S. Moignard, "A Review of Etectrokinetic
traCión por volumen de las partículas[! - <); Kr =volumen Studies of Metal Sulfides'', in Flotation-A. M. Gaudin Memo-
de flóculos por unidad de volumen de partículas en el flócu- r/Jzl Volume, M. C. Fuerstenau (Ed.), págs. 275-297, AIME/
lo). Aunque los flóculos no son esferas tersas, el valor del SME (1976).
exponente que se usa es 4.65 y los valores de Kr y V-,¡se 24. M. C. Fuerstenau y B. R Palmer, "Anionic Flotation of Oxides
and Silicates", in Flotation-A. M Gaudin Memon'al Volume,
seleccionan para adaptarse a los datos. 81 •82 Alternativa- M.C. Fuerstenau (Ed.), pág& 148-196, AIME/SME (1976).
mente podría usarse un valor de 4.8 (ecuaci6h 4.71). 25. H. S. Ha!Ula y P. Somasundaran, "Flotation of Salt-Type Mi-
nerals", in Flotation-A. M. Gaudin Memorial Volume, M. C
Fuerstenau (Ed.), pág& 197-272, AIME/SME (1976).
BIBLIOGRAFÍA 26. l. Iwasaki, S. R B. Cooke y H. S. Choi "Flotation of Cumming-
tonite", 1J-ans. AIME/SME, 220, 394-395 (1961).
27. R. O. Burt, .. A Study of the Effect of Deck Surface and Pulp
l. P.-Somasundaran-(Ed.);- FineParticles-Processing, AIME (1980). pH on the Per'formance of a Fine Gravity Concentrator", Int.
2. M. C. Fuerstenau (Ed.), Flotation-A.M. Gaudin Memorial Vo- J. Miner. Process. 5, .39-44 (1978).
/ume, AIME/SME (1976). 28. S. R. Rao y L. L. Sirois, ••study of Surface Chemical Characte-
3. D. W. Fuerstenau (Ed.), Froth Flotation-50th Anniversary ristics in Gravi-ty Separation~', CIM BulL, 67, 78-83 (1974).
Volume, AIME/SME (1962). 29. R R. Klimpel y W. Manfroy, "Chemical Grinding Aids for
4. K. L. Sutherland y l. W. Wark, Principies of Flotation, Austra- Increasing the Throughput in the Wet Grinding of Ores", Jnd.
lasian !MM (1955). Eng. Chem., ProcessDes.. Dev., 17, 518-523 (octubre de 1978).
5. A.M. Gaudin, F7otation, 2a. ed., McGraw-Hill (1957). 30. T. Wakamatsu y D. W. Fuerstenau, "Effect of Alkyl Sulfona-
6. V. l. Klassen y V. A Mokrousov, An Jntroduction to the The- tes on the Wettability of Alumina", Trans. AIME/SME, 254,
ory of Flotation, Butterworths (1963). 123-126 (1973).
Bibliograf{a 137

31. D. W. Fuerstenau, "Interfacial Processes in Mineral/Water Sys- 54. H. L. Shergold y O. Mellgren, "Concentration of Minerals at
tems", Pure Appl, Chem., 24, 135-164 (1970). the Oil Water Interface: Hematite/Iso-octane/Water System in
32. P. Somasundaran y D. W. Fuerstenau, "Mechanisms of Alkyl the Presence of Sodium Dodecyl Sulfonate", Trans. IMM(C),
Sulfonate Adsórption at the Alumina/Water Interface", J. Phys. 78, Cl21-Cl31 (1969).
Chem., 70, 90-96 (1966). 55. G. Zambrana y colaboradores, "Recovery of Minus Ten Micron
33. A. M. Gaudin y D. W. Fuerstenau, "Quartz Flotation with Ca· Cassiterite by Liquid·Liquid Extraction'',/nt. J. Miner. Process.,
tionic Collectors", Trans. AIME/SME, 202, 958-962 {1955). 1, 335-345 (1974).
34. P. Somasundaran, T. W. Healy, y D. W. Fuerstenau, "Surfao- 56. R W. :M. Lai y D. W. Fuerstenau, "Llquid-Liquid Extraction of
tant Adsorption at the Solid/Llquid Interface-Dependence Ultrafine Particles", Trans. AIME/SME, 241, 549-555 (1968).
of Mechanism on Chain Length", J. Phys. Chem., 68, 3562" 57. B. V. Derjaguin y L landau, "A Theory of the Stability of
3566 (1964). Strongly Charged Lyophobic Sois and of the Adhesion of Par-
35. J. Laskowski, "Particle-Bubble Attachment !n Flotation", Mi· ticles in Solutions of Electrolytes", Acta Phys. Chem. URSS,
ner. Sci. Eng., 6, 223-235 (1974). 14, 633-662 (1941).
36. W. D. Harkins, The Physical Chemistry ofSurface Films, Rein~ 58. E. J. W. Verwey y J. T. G. Overbeek, Theory ofthe Stability
hold (1952). of Lyophobic Colloids, Elsevier (1948).
37. J. Leja y G. W, Poling, "On the Interpretation of Contact An· 59. G, R, Wiese y T. W. Healy, "Effect of Particle Size on Colloid
gle", 5th Jnt. Miner. Process. Congr., London, págs. 325-341, Stability", Trans. Faraday Soc., 66, 490-499 (1970).
!MM (1960). 60. T. W. Healy, "Principles of Dispersion and Aggregation in Mi·
38. P. L. de Bruyn, J. T. G. Overbeek y R. Schuhmann, "Flota· neral Fines", in Beneficiation of Mineral Fines, P. Somasunda-
tion and the Gibbs Adsorption Equation'', Min. Eng., 6, 519· ran and N. Arbiter (Eds.), págs. 161