Está en la página 1de 2

La teoría de J.M. Keynes.

Dillard

Keynes llama: “Teoría económica clásica”, en donde designa los principios tradicionales u ortodoxos de la teoría
económica que han sido trasmitidos y generalmente aceptados por los economistas académicos desde la época de
David Ricardo.
Keynes ha sido criticado por considerar la teoría clásica como un solo cuerpo de pensamiento unificado.
Keynes discípulo de Alfred Marshall (el más grande de todos los economistas clásicos de Cambridge).
El reto de Keynes hiere a la teoría clásica en el corazón y afecta especialmente a la teoría del paro, la teoría
monetaria, la teoría del interés, la teoría de los precios, la inflación, los ciclos económicos, la política fiscal, el comercio
internacional, el cambio extranjero y otros grandes campos de la economía.
La teoría clásica está basada en el supuesto del empleo total. La situación normal es un equilibrio estable de
empleo total, si la perturbación persiste, la escuela clásica la atribuye a la inferencia de los gobiernos o los monopolios
privados.
Keynes considera que la situación normal del capitalismo del laissez faire es un nivel de empleo fluctuante. La
finalidad primordial de su teoría, consiste en explicar lo que determina el volumen de empleo en cualquier momento.

El núcleo de la teoría económica clásica  las relaciones generales de la oferta y la demanda determinan los valores
relativos de los elementos de producción y de las mercancías singulares. Expresados en términos de dinero, estos
valores son los precio, y el sistema que fija los precios es el mecanismo planificador inconsciente que guía a los
particulares, al perseguir los rendimientos individuales máximos. La alternativa es entre empleo aquí y el empleo allí,
y no entre empleo y paro.
La teoría económica clásica  es un estudio de las utilizaciones alternativas de una cantidad dada de medios de
producción ocupados.
*la teoría general del empleo de Keynes: se ocupa de las variaciones del volumen de producción y del empleo en el
sistema económico en su conjunto como resultado de las fluctuaciones en la cantidad de los medios de producción
empleados.
La aceptación del empleo total como la situación normal de una economía de cambio se justifica en la teoría
económica clásica, mediante el supuesto de que la oferta crea su propia demanda. Ley del mercado de Say (por J.B.
Say)  supone que la única razón por la que la gente trabaja y produce es para disfrutar de la satisfacción de consumir.
La producción mal encausada  puede originar una superoferta temporal de algunas partidas aisladas, pero en tanto
que la oferta cree su propia demanda, no puede haber superproducción general. La ley de mercado de Say
constituye una negación de la posibilidad de una superproducción general, esto es, una negación de la posibilidad de
una deficiencia de demanda adicional. Según este punto de vista no pude haber paro general si los obreros aceptan lo
que “merecen”. Esta ley significa, también, que el gasto siempre será suficiente para mantener el empleo total.

Según la teoría clásica, el ahorro es una forma de gasto, toda renta se gasta, parcialmente en consumo y parcialmente
en inversión (bienes de producción). La oferta crea su propia demanda. Cuanto más elevado sea el tipo de ahorro, más
tendrá a bajar el tipo de interés, y un tipo de interés más bajo, disminuirá el aliciente de ahorrar, y aumentara el
aliciente de invertir.

Paro voluntario: existe cuando los obreros potenciales no quieren aceptar salarios ligeramente inferiores a los salarios
corrientes. Los obreros en huelga por salarios superiores son un ejemplo de paro voluntario.
Paro por fricción: existe cuando hay hombres que dejan de trabajar temporalmente por inferencias en el mercado de
trabajo. Muchos factores lo pueden explicar: la inmovilidad de la mano de obra, el carácter estacional de cierto
trabajo, la escasez de materias primas, averías en la maquinaria y equipo, ignorancia de las oportunidades de
colocación, etc.
* existe empleo total en ausencia de paro involuntario.
Para la teoría clásica los obreros son responsables de un tipo de comportamiento colectivo  de no querer aceptar
sueldos más bajos para que haya más trabajo (desaparecería el empleo por fricción).
Keynes objetaba con vigor: la idea de que el paro desaparece si los obreros aceptan salarios suficientemente bajos. 2
aspectos en la objeción: práctico y teórico.
Practicolas uniones obreras son una parte integrante de la economía democrática moderna, y la legislación de
protección social, tal y como establecen salarios mínimos y el seguro de paro. Es mala política poner objeciones a las
uniones obreras y a la legislación protectora de trabajo.
Keynes sostiene que el volumen de empleo esta determinado por la demanda efectiva y no por los contratos entre
obreros y patrones.
Teórico  explicación del paro: descansa en el nexo de los tipos de interés tomados en su conjunto con la
irracionalidad de las previsiones de los hombres de negocios respecto de la inversión de bienes de capital duraderos.
Keynes dice que las características peculiares de una economía monetaria desarrollada explican paro.
* 1930: el mundo era pobre no porque faltasen recursos materiales, capacidad técnica o voluntad de trabajo  era
pobre porque había algo radicalmente equivocado en la manera de pensar de los hombres y de conducir sus asuntos
económicos.
Keynes buscaba un medio de prosperidad a través de la expresión monetaria, de la inversión pública y de otras formas
de acción estatal  representa una desviación del laissez faire tradicional.
Él deseaba la acción del gobierno porqUE veía la necesidad de una reglamentación del trafico que a todos beneficia y
sin la cual la gente se interpone en el camino de los otros y nadie llega ninguna parte.
El gran defecto de la teoría clásica para Keynes, es su alejamiento de las condiciones del mundo capitalista
contemporáneo.