Está en la página 1de 8

IMPORTANCIA DEL FUNCIONAMIENTO DE LA

CORTEZA CEREBRAL EN EL PROCESO DE


ENSEÑANZA-APRENDIZAJE
Cecilia Isabel Hernández Alcántar

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL CEREBRO


Prof. Vianey Maceda Morales
Práctica 4
INTRODUCCIÓN

En la actualidad una de las cuestiones que más interesa a los involucrados con la
educación y el desarrollo de proyectos educativos es aquella que se relaciona con
las áreas del cerebro que pueden ser potencialmente útiles para desarrollar
estrategias pedagógicas mucho más eficaces, todo ello con la finalidad de generar
un ambiente educativo más enriquecedor tanto para educadores como para
alumnos. Y si bien, el cerebro ha sido estudiado con mucho mayor interés en la
última década debido a su fuerte conexión con los procesos de aprendizaje y de
enseñanza por diferentes disciplinas como la neurociencia, la bioquímica, la
pedagogía, etc., es probable que aún se desconozcan procesos involucrados en
dichas áreas como lo son la enseñanza y el aprendizaje. Es de suma importancia
que los educadores conozcan la estructura de la corteza cerebral, ya que como es
bien sabido muchas de las áreas tienen funciones importantes para desarrollar el
aprendizaje, sin embargo, el que los educadores desconozcan dicha información
supone un gran obstáculo para que se pueda desarrollar alguna metodología o
estrategia pedagógica. En este ensayo se pretende describir cómo es que la
anatomía de la corteza cerebral es de suma importancia en el proceso de
enseñanza-aprendizaje, además de conocer con mayor detalle las áreas de la
corteza cerebral con la finalidad de poder relacionar sus funciones y así entender la
complejidad del proceso de aprendizaje. De igual manera, hablaremos de las
distintas clasificaciones funcionales que tiene la corteza cerebral y sobre todo el
cómo se relaciona cada una de estas áreas con la finalidad de lograr un mayor
aprendizaje. Por último, se analizará la relación de las áreas de la corteza cerebral
con las estrategias de enseñanza que implementan los educadores para mejorar el
aprendizaje en las aulas de estudio.
LA CORTEZA CEREBRAL

El cerebro, es el único órgano del cuerpo humano que tiene la capacidad de


aprender y a la vez enseñarse a sí mismo. Además, su enorme capacidad plástica
le permite reorganizarse y reaprender de una forma espectacular, de manera
continua. Con aproximadamente 100 mil millones de células nerviosas llamadas
neuronas, el cerebro va montando una red de conexiones desde la etapa prenatal
y formando una estructura única en cada ser humano, donde las experiencias
juegan un papel fundamental. Este gran sistema de comunicación entre las
neuronas es lo que permite que el cerebro aprenda segundo tras segundo.

Nuestro órgano maestro presenta una estructura ordenada en la cual cada una
de sus partes está encargada de ejecutar ciertas funciones. Es indispensable que
estos conocimientos sean manejados en la pedagogía pues permitirán al docente
identificar ciertas estrategias de acuerdo a las deficiencias cognitivas que los
alumnos puedan presentar. Una de las partes más importantes del cerebro, es sin
duda la corteza cerebral ya que muchas de las áreas de ésta se encuentran
involucradas en muchos de los aspectos del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La corteza cerebral está representada por una lámina de sustancia gris que recubre
los hemisferios cerebrales. Es una estructura extremadamente compleja en la que
los distintos órganos sensoriales aparecen representados en determinadas áreas o
zonas conocidas como áreas sensoriales primarias. Desde el sentido del olfato
hasta el de la visión, cada modalidad sensorial posee su propio territorio cortical, el
cual mantiene una localización relativamente constante en todos los mamíferos.
Además de estas áreas sensoriales primarias, la corteza cerebral posee múltiples
áreas somáticas secundarias, de asociación y motoras, en las que los diferentes
sistemas aferentes corticales y de asociación son finalmente elaborados en
complejas respuestas de aprendizaje, memoria y comportamiento. Además de que
la organización de esta estructura es bastante compleja en el ser humano, es el
resultado de un lento proceso evolutivo que pudo haber comenzado hace 150
millones de años en la supuesta transición reptil-mamífero (Jerison, 1991), siendo
ésta la parte del cerebro que más se ha desarrollado en el transcurso de la
evolución; ya que comprende el 80% del volumen del cerebro humano (Silverthorn,
2008). De acuerdo a Waxman (2012), la corteza cerebral se encuentra formada por
siete áreas funcionales, y cada una de ellas realiza una función determinada que
influye en el aprendizaje. Sin embargo, tenemos que comprender que todas estas
áreas trabajan de manera integral, es decir, el conjunto de todas estas funciones
son determinantes en el proceso del aprendizaje, ya que un área no funciona sin
otra.

Las siete áreas que describe Waxman son:

En primer lugar, tenemos el área motora que no es nada más lo que implica la
corteza motora, premotora y área de Broca que es el centro del lenguaje; la corteza
motora primaria, es la que se localiza en la circunvolución precentral y está relaciona
con los movimientos voluntarios, se encuentra representada por un diseño llamado
homúnculo motor. Por otro lado, está también la corteza premotora que establece
secuencias para el desarrollo del movimiento voluntario, y por último el área de
Broca que es el área motora del lenguaje y se localiza en el lóbulo frontal. En
segunda parte tenemos el área sensitiva somestésica primaria que es la que
corresponde a las áreas de sensibilidad general, que se encuentran en la
circunvolución central posterior y el lóbulo parietal. Se representa por el homúnculo
sensitivo, que concierne a las distintas áreas del cuerpo con una representación
sensitiva en esta corteza. La tercera área es la visual y se localiza en el lóbulo
occipital que implica el registro y procesamiento de los estímulos visuales. La cuarta
área es la auditiva y ésta se encuentra en la mitad superior de los dos tercios
anteriores del lóbulo temporal y registra el procesamiento de los estímulos auditivos.
La quinta área es de Wernicke que se ubica en la parte posterior de la zona superior
del lóbulo temporal y es la que permite comprender la palabra hablada. La sexta
área que es la de la memoria reciente y se encuentra en el lóbulo temporal y por
último la séptima área prefrontal, que se localiza en la mitad anterior del lóbulo
frontal que es fundamental para el funcionamiento ejecutivo.

Como pudo determinar Brodmann (1909), las distintas partes de la corteza cerebral
están involucradas en diferentes funciones cognitivas y conductuales. Al mismo
tiempo, muchas de esas áreas cerebrales tienen sus propias estructuras internas
complejas. En varios casos, las áreas del cerebro se organizan en mapas
topográficos, donde los trozos adyacentes de la corteza corresponden a partes
contiguas del cuerpo, o de alguna entidad más abstracta. De acuerdo a la
clasificación propuesta por Brodmann, la corteza cerebral se divide en 47 áreas las
cuales tienen una determinada función para el aprendizaje. Tenemos las áreas
1,2,3,17,41 y 42 que forman parte del córtex sensorial primario. Entre las funciones
que tienen estas áreas se encuentra el recopilar y procesar la información de
sensaciones somestésicas como el tacto o propiocepción. También se procesa la
información visual del núcleo geniculado lateral, obteniendo así las primeras
impresiones de color, orientación o movimiento. Así mismo, se procesa la
información auditiva, y detecta cambios de frecuencia y participa en la localización
de la fuente de sonido. De igual manera se encuentran las áreas 5,7,18,19,21,26,22
y forman parte del córtex sensorial secundario, y tienen funciones como permitir la
visión en 3 dimensiones y la detección de la intensidad lumínica, además del
reconocimiento visual de los estímulos al vincularse con la memoria. Participan
pues entre otras cosas en la comprensión del lenguaje, ayudando a transformar y
vincular la información auditiva con su significado. El área 4 forma parte del córtex
motor primario y es de suma importancia a la hora de enviar a los músculos
esqueléticos la orden de contraerse o dilatarse. Así mismo, las áreas 6 y 8 se
encuentran en el córtex motor de nivel superior y gracias a estas áreas podemos
planificar nuestros movimientos antes de realizarlos, además de que se almacenan
varios programas básicos de movimiento. Por último, tenemos las áreas 39, 40, 37,
11, 23, 24, 28 y 38 que son parte del córtex de asociación y entre las funciones que
desempeñan estas áreas se encuentran implicadas en la comprensión del lenguaje
tanto verbal como escrito. También tienen la capacidad de vincular grafemas y
fonemas, con lo que resulta imprescindible para la lectoescritura. Así mismo se
vincula al aprendizaje y reconocimiento táctil y motor, además de funciones y
habilidades cognitivas superiores. De igual manera se vinculan con la información
emocional y la memoria, además del procesamiento y percepción de las
emociones y su vinculación con la conducta.
Teniendo en cuenta toda esta información, será de mayor facilidad para el educador
desarrollar nuevas metodologías de enseñanza que sean capaces de enriquecer el
conocimiento que adquiriría el alumno. Es por ello que la enseñanza y aprendizaje
son dos procesos que están indiscutiblemente unidos y que se condicionan entre
sí. El aprendizaje implica el tratamiento, almacenamiento y recuperación activa de
la información que se recibe, mientras que la enseñanza debe ayudar a quienes
deseen aprender para que puedan desarrollar de una manera adecuadamente sus
habilidades, para procesar la información y aplicarla sistemáticamente a la solución
de problemas de la vida cotidiana. Conocer mejor el funcionamiento del cerebro
ayuda a mejorar la capacidad de aprendizaje y cada vez son más los educadores
que lo tienen en cuenta a la hora de diseñar la programación educativa (Goswami,
2009). Como ya se mencionó anteriormente, en la corteza cerebral existen diversas
áreas implicadas con la motricidad, la visión, la audición, etc. Sin embargo, las más
relevantes son aquellas que tienen relación con los procesos de cognición y es que
dichas áreas son importantes para el aprendizaje, además de que el conocimiento
sobre las mismas genera la oportunidad de desarrollar pruebas específicas para
estimularlas y que de esa manera se genere mayor aprendizaje.
CONCLUSIÓN

Como ya se ha observado, la estructura cerebral más concretamente la corteza


cerebral, es una estructura de suma complejidad, pero con una gran importancia
para las distintas disciplinas ya que sus funciones están relacionadas con muchos
procesos cognitivos y motrices. Cada una de las áreas descritas anteriormente
tienen funciones distintas entre sí, sin embargo, cada una se relaciona entre si
formando una cadena de funciones que determinan el grado de aprendizaje que el
alumno adquiere.

El aporte de las distintas investigaciones acerca de esta parte del cerebro, han sido
de gran ayuda para los educadores que han desarrollado distintas metodologías
con la finalidad de apoyar e incrementar los conocimientos de los estudiantes, sin
embargo, la mayoría de ellos no se preocupa por adquirir el debido conocimiento
que los apoye en el proceso de enseñanza. Es deber del educador obtener el
conocimiento suficiente para brindar una enseñanza eficiente, adecuando dicho
conocimiento dentro del aula de clases.

Los conocimientos que se tienen sobre la estructura cerebral han conducido a que
surjan nuevas disciplinas tales como la neurodidáctica, la cual optimiza el proceso
de enseñanza a partir del desarrollo del funcionamiento del cerebro. Esto es
importante ya que gracias a estas disciplinas se pueden desarrollar ejercicios,
manuales, practicas, etc., que pueden incrementar la relación en el proceso
enseñanza-aprendizaje.
BIBLIOGRAFÍA

1.- Brodmann, K., (1909). Vergleichende Lokalisationslehre der Grosshirnrinde in


ihren - Prinzipien dargestellt auf Grund des Zellenbaues, Leipzig: J.A. Barth.

2.- Goswami, U. (2009). Mind, brain, and literacy: Biomarkers as usable knowledge
for education. Mind, Brain, and Education, 3(3), 176-184.

3.- Jerison, H.J. (1991). Fossil brains and the evolution of neocortex. In Finlay BL,
Innocenti G, Scheich H, eds. The neocortex. Ontogeny and phylogeny. New York:
Ed. Plenum Press; p. 5-19

4.- Silverthorn, D. U. (2008). Fisiologia humana/Human Physiology: Un enfoque


integrado. Incluye Sitio Web/An integrated approach. Ed. Médica Panamericana.

5.- Waxman, S. (2012). Neuroanatomía clínica. México: Mc Graw Hill Interamericana


Editores. Recuperado de: http://pdf-salud.blogspot.es/1469238211/descargar-
neuroanatomia-clinica-waxman