Está en la página 1de 5

Compás musical

Los compases musicales son uno de los elementos de la música que más aportan al
ritmo de una obra, que frecuentemente menos atención se suele prestar en la composición,
pero que tienen una relación directa con los géneros y estilos musicales.

En esta sección, veremos qué son los compases, cuáles son sus elementos y los tipos de
compases que existen. Además, analizaremos algunas ventajas y utilidades de los compases
y su relación directa con el ritmo musical.

Aprender a escribir y leer música es más sencillo de lo que piensas. Básicamente, todo se
trata de interpretar los símbolos que representan algún significado en cuanto a algún
elemento musical: melodía, armonía y/o ritmo. Es aqui donde aparece el compás musical

¿Que es un compás musical?


Todas las partituras son segmentadas en pequeñas partes, las cuales funcionan como
muestra del tiempo de la música; a estas partes las denominamos compases musicales.

En la música, los compases son unidades de medición de tiempo, segmentos rítmicos, de


una obra musical. Están conformados por la cantidad de notas que señale la cifra indicadora
al principio de la obra.

¿Para qué sirven los compases musicales?


Los compases son un elemento importante de la notación musical, y tienen múltiples
funciones en una partitura, las cuales te describimos a continuación:
– definen el ritmo de una obra musical
– definen la extensión de la obra
– facilitan la lectura musical y su ejecución
– ayudan al director orquestal y/o vocal a guiarse al momento de dirigir
– aportan información sobre la duración de una obra musical
– permiten la medición de la música
– indican un punto de referencia al trabajarse con compases numerados

Al final puedes encontrar como utilizar los compases musicales en la composición

Elementos del compás musical


Un compás musical están compuestos por diversos elementos, que aportan toda la
información necesaria para establecer y definir el ritmo de la música, estos son:
– Cifra indicadora de compás; definir el ritmo y tiempo de la obra.
– Figuras musicales y sus silencios; cantidad de sonidos y notas musicales.
– barras de compás o línea divisoria; demarcar la estructura o secciones de la obra
musical.

Cifra indicadora de compás


También se le conoce como cifra indicadora. Es una fracción numérica (o un símbolo, que
representa una fracción numérica), que define la unidad de tiempo de una partitura y la
cantidad de veces que se repite la unidad de tiempo en un compás, es decir, define el ritmo
y tiempo de la obra.

Se escriben siempre al principio de una partitura, al lado derecho de la clave musical y la


armadura de clave, de la siguiente forma:

En pocas palabras, comprende dos conceptos:

Unidad de compás, una cifra numérica que indica la cantidad de unidades de tiempo que
conforman un compás. La unidad de compás se escribe en el numerador de la fracción (en
la parte superior), puede tomar el valor de cualquier número entero: 1, 2, 3, 4, 5, 6…

Unidad de tiempo, una cifra numérica que representa una figura musical, la cual a su vez
representa un tiempo o un pulso de la música. La unidad de tiempo se escribe en el
denominador de la fracción (en otras palabras, el número en la parte inferior). Este toma el
valor de los números enteros que representa una figura musical: 1, 2, 4, 8…

En este ejemplo, el número 4 representa a la negra como figura musical. Esto quiere decir
que la figura que tomaremos como unidad de tiempo, es la negra.
El número que ocupa la parte superior indica el número de unidades de tiempo que
abarcarán el compás completo. Es decir, la unidad de compás. Como puedes observar, la
unidad de compás en nuestro ejemplo es el 3.

En conclusión, esta cifra indicadora del compás nos indica que el tiempo o pulso de la obra
será medido en negras, y que cada compás de la partitura estará conformado por tres
negras, o por ritmos que equivalgan en tiempo a estas tres negras.

Las notas musicales en el compás


Los compases contienen las figuras y notas musicales y sus silencios, símbolos que
representan a la música dentro del pentagrama y que definen el ritmo de una obra musical.
Las figuras musicales en el compás tienen dos funciones:
– establecer el ritmo de las notas musicales, según las figuras escritas en el pentagrama a
lo largo de la partitura, pues cada una representa diferentes ritmos.
– indicar la unidad de tiempo de una obra musical, según el valor asociado a la figura,
incorporado a la cifra indicadora.

Figuras musicales en la cifra indicadora de compás


Cada una de las figuras musicales y silencios tiene un valor asociado. Este valor,
representado en números enteros: 1, 2, 4, 8, etcétera, es el que se escribe en el denominador
de la cifra indicadora del compás, para representar la unidad de tiempo.
En el siguiente cuadro puedes ver las figuras musicales, sus silencios respectivos, y el valor
asociado a cada una.
Tipos de compás
Existe una clasificación de los tipos de compás de acuerdo con su cifra indicadora:
– compases simples, cuyo numerador en la cifra indicadora son los números: 2, 3 y 4.
– compases compuestos, cuyo numerador en la cifra indicadora son los números: 6, 9 y 12.

Compases simples
Se les conoce como compases binarios, o compases de división binaria. Son compases cuya
cifra indicadora contiene los números 2, 3 y 4. Su unidad de tiempo es representada por una
figura completa (sin puntillo), como, por ejemplo:

La mayoría de los géneros musicales populares que pasan en la radio usan compases
simples, en especial el compás de 4/4 entre ellos podemos mencionar el rock, el tango, la
música electrónica, el pop, las canciones infantiles. Es el más cotidiano.

¿Para qué se utilizan los compases en la música?


Los compases musicales son segmentos de tiempo de una obra musical, y definen el
ritmo de la misma. Además de esta, existen muchas cualidades de los compases que la
mayoría de las personas desconoce:
– facilitan la lectura musical,
– ayudan al director orquestal y/o vocal a guiarse al momento de dirigir,
– aportan información sobre la duración de una obra musical,

Los compases facilitan la lectura musical, porque al momento de leer una partitura y
estudiarla, en vez de tomar toda la obra, es más práctico fragmentar en partes para
entonarlas o ejecutarlas con mayor facilidad.
Generalmente, se recomienda a los músicos que tocan algún instrumento dividir una
frase musical en grupos de compases para estudiarla y repasarla; luego engranarlos
todos al momento de la ejecución, pues esto facilita en gran medida el estudio.

En un ensayo orquestal, es muy común que ciertas partes de la obra deban ser revisadas
para asegurarse de que todos los instrumentos tengan la misma afinación, o de que las notas
sean ejecutadas correctamente, entre otros detalles. Para hacer estas revisiones, el director
debe parar y repetir un fragmento, o a veces solicitar a un músico que toque por su cuenta,
para ello, se guía por los números de compás, para especificar desde cuál compás quiere
revisar la obra, exactamente.

Los compases y el ritmo


Los compases se relacionan directamente con ciertos géneros y estilos musicales,
puesto que aportan información importante sobre el ritmo musical, y la diferencia más
evidente entre géneros musicales es el ritmo.

Existen ciertos compases que se prestan para algún género u otro, de acuerdo con la cifra
indicadora que empleen, por ejemplo:
– 2/4: se emplea en su mayoría para música marcial.
– 3/4: es conocido por excelencia como el ritmo de vals.
– 4/4: se utiliza en su mayoría en melodías sencillas para niños, aunque existen grandes
excepciones. Es el ritmo más usado tanto para rock, pop y la mayoría de los géneros
musicales.
– 5/8: es común para el ritmo de aguinaldos, merengues venezolanos, entre otros. Fue muy
utilizado en el jazz y el rock progresivo, en los años sesenta y setenta.
– 6/8: suele utilizarse en música folklórica de varios países latinos, y algunas canciones de
rock.
– 9/8: más utilizado en música académica y jazz.

Por supuesto, los ritmos aquí descritos pueden tener otra aplicación y uso, pero te hemos
presentado los más comunes. Existen además muchos más ritmos y más complejos, cuyo
uso se remite, prácticamente, a la música académica; es difícil encontrar ritmos de
compases amalgamados en música popular.