Está en la página 1de 10

LA VIDA DE LAS VIRTUDES

ESPIRITUALIDAD DEL CATEQUISTA II


VIRTUD

 Es una cualidad del alma que da inclinación, facilidad y prontitud para


conocer y obrar el bien.
 Las principales virtudes sobrenaturales son siete: tres teologales y cuatro
cardinales.
VIRTUDES TEOLOGALES

 La Fe, Esperanza y Caridad se llaman virtudes teologales porque tienen a Dios


por objeto inmediato y principal y Él mismo nos las infunde.
 Dios, por su bondad, nos infunde en el alma las virtudes teologales cuando nos
hermosea con su gracia santificante, y por esta razón al recibir el Bautismo
fuimos enriquecidos con estas virtudes y juntamente con los dones del Espíritu
Santo.
 Estamos obligados a hacer actos de Fe, Esperanza y Caridad:
 Teniendo uso de razón
 Muchas veces en el transcurso de la vida
 En peligro de muerte.
FE

 Fe es una virtud sobrenatural,


infundida por Dios en nuestra alma, y
por la cual, apoyados en la autoridad
del mismo Dios, creemos ser verdad
cuanto Él ha revelado y por medio de
la Iglesia nos propone para creerlo.
 Se pierde la Fe con la negación o duda
voluntaria de los artículos que se nos
proponen para creer, aunque sea de uno
solo.
 No podemos comprender todas las
verdades de la Fe, porque algunas son
misterios
 Misterios son verdades superiores a la razón, que hemos de creer aunque
no las podamos comprender.
 Son superiores a la razón, mas no contrarios; antes bien, la misma razón
nos persuade que los admitamos.
 El mismo Dios que nos ha dado la luz de la razón, es quien nos ha revelado
los misterios.
ESPERANZA

 Esperanza es una virtud sobrenatural, infundida


por Dios en nuestra alma, y con la cual deseamos
y esperamos la vida eterna que Dios ha prometido
a los que le sirven y los medios necesarios para
alcanzarla.
 Hemos de esperar de Dios la bienaventuranza y los
medios necesarios para alcanzarla porque Dios
misericordiosísimo, por los méritos de nuestro Señor
Jesucristo, lo ha prometido a quien le sirve de corazón, y
como es fidelísimo y omnipotente, siempre cumple sus
promesas.
 La Esperanza se pierde cuando se pierde la fe; además,
por el pecado de desesperación o de presunción.
 La Esperanza perdida se recobra con el arrepentimiento
del pecado cometido y avivando de nuevo la confianza en
la bondad de Dios.
CARIDAD

 Caridad es una virtud sobrenatural infundida por Dios en nuestra


alma, con la que amamos a Dios por Sí mismo sobre todas las cosas y
al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.
 Hemos de amar a Dios porque es el sumo Bien, infinitamente
bueno y perfecto, y, además, por el mandamiento que nos ha dado
de amarle y por tantos beneficios como de él recibimos.
 Hemos de amar a Dios sobre todas las cosas, con todo el corazón,
con toda la mente, con toda el alma y con todas las fuerzas.
 Amar a Dios sobre todas las cosas quiere decir que le hemos de
preferir a todas las criaturas más queridas y perfectas y estar
dispuestos a perderlo todo antes que ofenderle y dejar de amarle.
 De todo corazón: consagrarle todos nuestros afectos
 Con toda la mente: encaminar a El todos nuestros
pensamientos.
 Con toda el alma: consagrarle el uso de todas las potencias de
nuestra alma.
 Con todas nuestras fuerzas; procuremos crecer
constantemente en su amor y obrar de modo que todas nuestras
acciones tengan por motivo y por fin su amor y el deseo de
agradarle.
 Hemos de amar al prójimo porque Dios lo
manda y porque todo hombre es imagen suya.
 Estamos obligados a amar aun a los enemigos,
porque también son nuestro prójimo y porque
Jesucristo lo mandó expresamente.
 Amar al prójimo como a nosotros mismos
quiere decir desearle y hacerle en cuanto sea
posible el bien que debemos querer para
nosotros y no desearle ni hacerle mal alguno.
 Nos amamos a nosotros mismos como
debemos cuando buscamos el servicio de Dios y
ponemos en El toda nuestra felicidad.
 La Caridad se pierde por cualquier pecado
mortal, y se recobra con actos de amor de Dios
y con el arrepentimiento y la confesión bien
hecha.
VIRTUDES CARDINALES

 La Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza se llaman virtudes cardinales porque


son como el quicio y fundamento de las virtudes morales.
 Prudencia es la virtud que ordena todas las acciones al debido fin, y para ello
busca los medios convenientes de modo que la obra salga bien hecha, y por
tanto, agradable al Señor.
 Justicia es la virtud por la que damos a cada uno lo suyo.
 Fortaleza es la virtud que nos hace animosos para no temer ningún peligro, ni
la misma muerte, por el servicio de Dios.
 Templanza es la virtud por la que refrenamos los deseos desordenados de los
placeres sensibles y usamos con moderación los bienes temporales.