Está en la página 1de 4

ISDE – Tecnicatura en Actividad Física y Preparación Física Deportiva –

TALLER DE PRODUCCIÓN ESCRITA

TEXTO Y TEXTUALIDAD

Un texto es una sucesión de elementos lingüísticos entrelazados de manera tal que conforman una unidad
semántica cerrada e independiente que se inserta en un contexto determinado.
La textualidad es un atributo de los textos que depende de tres condiciones: la adecuación, la coherencia y la cohesión.

La adecuación:
Es el conocimiento y dominio de la diversidad lingüística. La lengua que hablamos no es uniforme, sino que
presenta variaciones según diversos factores: la geografía, la historia, el grupo social, la edad, la situación de
comunicación, la interrelación entre los hablantes, el canal de comunicación, etc.
Ser adecuado significa saber elegir de entre todas las soluciones lingüísticas que nos da la lengua, la más apropiada para
cada situación de comunicación. Es necesario dominar cada uno de los registros más habituales de la lengua: oral – escrito,
profesional – no profesional, formal – informal.
En definitiva, la adecuación exige del usuario de la lengua sensibilidad sociolingüística para seleccionar el lenguaje
apropiado en cada comunicación.

La coherencia:
Es una propiedad semántica de los discursos que nos permite percibir el texto como un todo, implica la correcta
organización de la información sobre un determinado tema. En otras palabras, un texto es coherente cuando es percibido
como una unidad de sentido y no como un conjunto de enunciados inconexos y cuando la información nueva se va
relacionando con la ya proporcionada, siguiendo un orden lógico, y sin que haya saltos que hagan el texto de difícil
comprensión. Si el texto tiene unidad semántica, entonces el tema será identificable.
De este modo, para lograr la coherencia es fundamental saber diferenciar cuál es la información pertinente que
se ha de comunicar y cómo se ha de realizar (en qué orden, con qué grado de precisión o detalle, con qué estructura, etc.)
En este sentido, los aspectos más importantes de la coherencia textual son: la calidad de la información, la cantidad de la
información y la estructuración de la información.

La Cohesión:
Es una propiedad semántica del discurso que refiere a las relaciones de sentido que existen entre las oraciones y
palabras de un texto. Contribuye a percibir en conjunto las oraciones mediante diversos elementos que marcan las
relaciones de sentido entre unas y otras.
Los procedimientos que se usan para establecer estas relaciones de sentido son muy numerosos. Los más generalizados
son:
1. Las referencias
2. Las elipsis
3. Los conectores
4. La reiteración léxica

1. Las referencias establecen relaciones personales, temporales y espaciales entre expresiones contenidas en el interior
del texto (referencia endofórica), o con el mundo exterior (referencia exofórica). Para esto utilizamos los pronombres
personales que indican a los actores del acto comunicativo (yo, usted, vos, nosotros/as) o a las personas contenidas en el
texto (él, ella, ellos, ellas); los pronombres posesivos (mi-mío, tu-tuyo, su-suyo, de él/ella, nuestro/a) y demostrativos
(este/a/o, ese/a/o, aquel/lla/llo – más sus plurales respectivos).
Por ejemplo:
- La mujer entró. No la saludaron y ella tampoco lo hizo. Ocupó su lugar y esperó. (Referencia endofórica)
- Compruebe Ud. mismo la eficacia de desenfriol (Referencia exofórica).

2. Las elipsis omiten una o más palabras creando un blanco que quien lee debe llenar con un elemento conocido o
mencionado anteriormente. Al igual que las referencias, sirven para evitar repeticiones innecesarias.
Por ejemplo:
ISDE – Tecnicatura en Actividad Física y Preparación Física Deportiva –
TALLER DE PRODUCCIÓN ESCRITA

Tantas veces prohibidos, tantas veces censurados, los libros cumplen un papel protagónico en nuestra historia. Supieron
desde movilizar a las masas hasta calmar a las multitudes. Nos acompañan no sólo en momentos laborales sino también
en los de ocio.
Si reponemos todos los elementos el texto se vuelve confuso por lo redundante:
Los libros tantas veces prohibidos, los libros tantas veces censurados. Los libros cumplen un papel protagónico en nuestra
historia. Los libros supieron desde movilizar a las masas hasta supieron calmar a las multitudes. Los libros nos acompañan
no sólo en los momentos laborales sino también nos acompañan en los momentos de ocio.

3. Los conectores marcan relaciones de sentido entre las oraciones. Expresan relaciones lógico-temporales, lógico-
causales, de condición, de concesión, de restricción, de ubicación, etc. Para visualizar cómo funcionan podemos comparar
los fragmentos de texto que siguen:
TEXTO SIN CONEXIÓN TEXTO CONECTADO
El virus del S.I.D.A. ingresa en el organismo. Copa los El virus del S.I.D.A. ingresa en el organismo y luego copa
linfocitos B. El sistema defensivo se va desarticulando. Los los linfocitos B. Como consecuencia, el sistema defensivo
linfocitos son un arma crucial en la lucha contra los se va desarticulando puesto que los linfocitos son un arma
agresores. El virus se vuelve invencible. El organismo no crucial en la lucha contra los agresores. El virus se vuelve
puede orquestar una táctica defensiva. Ha perdido a invencible debido a que el organismo no puede orquestar
algunos de sus más brillantes estrategas. una táctica defensiva porque ha perdido a algunos de sus
más brillantes estrategas.
Según su significado, los conectores pueden clasificarse como sigue:
CAUSA-EFECTO porque, ya que, puesto que, debido a que, a raíz de que,
por eso, por ello, de ahí que, por esta causa, por lo dicho,
por esta razón, etc.)
FINALIDAD para, con el propósito de, con la finalidad de, con el
objetivo de, a fin de, a efectos de, etc.
AMPLIACIÓN añadamos a esto, además, incluso, y/e, también,
paralelamente, conjuntamente, de igual modo, etc.
TIEMPO antes, anteriormente, días atrás, después,
posteriormente, a continuación, luego, más tarde, ahora,
en este mismo momento, actualmente, mientras,
simultáneamente, etc.
ESPACIO aquí, ahí, allá, al lado, cerca, lejos, arriba, al costado, en
este lugar, donde debajo, dentro, encima, etc.
CONDICIÓN si, siempre y cuando, en caso de que, siempre que, con la
condición de que, etc.
MODO así, de la manera como, a diferencia de, conforme a,
según, tal como, etc.
CONTRASTE pero, a diferencia de, en oposición a, no obstante, sin
embargo, al contrario, en cambio, etc.
EJEMPLIFICACIÓN así, de este modo, por ejemplo, para ejemplificar, etc.
REFORMULACIÓN O ACLARACIÓN es decir, mejor dicho, dicho de otro modo, quiero decir, en
una palabra, en otras palabras, etc.
ORDEN DEL DISCURSO a modo de presentación, a continuación, cambiando de
tema, para empezar, luego, después, por otra parte, por
cierto, a propósito, en primer lugar, en segundo lugar, en
primer plano, para finalizar, en fin, en resumen, en
síntesis, etc.
ISDE – Tecnicatura en Actividad Física y Preparación Física Deportiva –
TALLER DE PRODUCCIÓN ESCRITA

4. Las reiteraciones léxicas, o de vocabulario son la repetición de una frase o palabra. Puede reiterarse el mismo término
para destacar un concepto, o pueden utilizarse otros recursos como los sinónimos u otros términos que pertenecen al
mismo campo conceptual o semántico.
Por ejemplo:
- España advierte a los extranjeros: quienes quieran permanecer en la península deberán tener todos sus papeles en regla.
- Borges murió en Ginebra. Está enterrado en esa ciudad. El autor de El Aleph tenía 86 años.
- También, como resultado de las innovaciones tecnológicas, surgen nuevos géneros discursivos, como los asociables al
chat. Esta escritura en internet tiene una sintaxis próxima a la oralidad.
- En el ejemplo antes citado del texto conectado y el texto inconexo se puede apreciar también la utilización de un mismo
campo semántico en la secuencia de palabras que “suelen presentarse juntas”, en ese caso se utiliza el campo semántico
de la guerra (sistema defensivo, arma crucial, agresores, invencible, orquestar una táctica defensiva, estrategas, etc.)

Los párrafos del texto

Como se dijo más arriba, todo texto es una unidad de sentido dotada de coherencia y cohesión interna cuya
intencionalidad comunicativa se interpreta en un contexto determinado. Ahora bien, la organización de las ideas tiene
que quedar reflejada en el texto de alguna manera, si se quiere que el lector siga la estructura del escrito. Cada división
debe tener unidad de contenido, pero también tiene que marcarse gráficamente.
Daniel Cassany (2007[1993]: 87), en la Cocina de la Escritura, recuerda un viejo truco para controlar los párrafos
de un texto:
Se trata de ponerles título, resumir el tema que tratan o la información que contienen en dos o tres palabras. Si
los títulos resultantes no se solapan y guardan una buena relación de vecindad entre ellos; es decir, si no hay vacíos en el
desarrollo temático, ni repeticiones, ni desórdenes, significa que los párrafos tienen unidad significativa y que están bien
construidos. Además, el truco sirve para identificar con más facilidad el tema de cada unidad y ayuda a leer.
De acuerdo con el plan textual del escritor, los párrafos pueden desempeñar diversas funciones. Una función
principal puede ser desarrollar, explicar, ampliar, argumentar una idea, etc. Una función práctica consiste en ayudar a
estructurar o relacionar los demás párrafos del texto. Estos se clasifican en párrafos de introducción, de recapitulación,
de ejemplificación, de transición, sumarios, y de finalización.
- De introducción: cumplen la función de introducir al lector en el tema que se desarrollará en el texto. En estos párrafos
se tratan, entre otros, aspectos como los siguientes: planteamiento del problema o asunto sobre el que se escribe,
importancia del tema, tesis que se argumentará en el texto, propósito de la escritura, público interesado en el tema,
método empleado, etc.
- De transición: cumplen la función de enlazar un párrafo con el siguiente. Generalmente son párrafos de corta extensión
que contribuyen a la cohesión del texto.
- Sumarios: proporcionan un resumen de las ideas que se han expresado en el texto hasta el momento.
- De finalización: cumplen la función de advertir al lector que el desarrollo del tema se va a terminar.

Los marcadores textuales

Son un conjunto muy variado y heterogéneo de elementos que actúan en el texto como engarces entre diferentes
ideas, frases y párrafos. Gracias a ellos, percibimos el texto como un algo coherente y unitario, porque, entre otras cosas,
sirven para estructurar al texto y guiar al lector. Suelen ocupar las posiciones más importantes del texto (inicio de párrafo
o frase), de esta manera, el lector puede distinguirlos de un vistazo, incluso antes de empezar a leer, y hacerse así una
idea de la organización del texto.
Entre sus funciones cabe destacar que marcan los puntos más importantes del discurso; hacen visibles las
relaciones estructurales del contenido; favorecen la localización de la información; proporcionan fuerza y cohesión, y
garantizan en todo momento la continuidad del discurso.
ISDE – Tecnicatura en Actividad Física y Preparación Física Deportiva –
TALLER DE PRODUCCIÓN ESCRITA

LA PERSONA GRAMATICAL

Los verbos que empleamos en la comunicación escrita u oral pueden emplearse en singular o plural. En español existen
tres personas para el singular y tres para el plural. De esta manera las personas gramaticales en singular son yo, tú, él o
ella y nosotros, vosotros, ellos o ellas para el plural.

La primera persona es la que habla o actúa. Así, si digo "yo hablo", "nosotros cantamos" estoy haciendo alusión a la
primera persona del singular y a la primera del plural. En segunda persona se hace alusión a un individuo distinto a uno
mismo, que puede ser una persona o varias, por ejemplo "tú bailas" o "vosotras trabajáis". En tercera persona se emplea
el pronombre él o ella en singular y ellos o ellas en plural, por ejemplo "ellas dibujan" o "él se divierte".

Oración impersonal: Es aquella que no tiene sujeto explícito ni puede estar sobrentendido, es decir, ningún elemento
presente en la oración desempeña la función de sujeto y tampoco está omitido
Muchas oraciones impersonales se construyen con la partícula se. De esta manera se da a entender que existe un agente
encubierto.
Se avisó del peligro a los vecinos.
Aquí se está muy bien.

LAS CITAS TEXTUALES

Las citas textuales son aquellas en las que se toman las palabras de otro autor y se reproducen en un texto propio, dando
crédito a la fuente original. Debe proporcionarse el nombre del autor y el año del texto. Si no, se comete un robo de la
propiedad intelectual.

Se les llama textuales porque se copian todos los elementos del texto de origen. Incluso si este presenta errores
gramaticales, estos deben ser copiados señalando debidamente el error que ha sido cometido. Se indican con comillas.

Se pueden omitir ciertos fragmentos de información que no sean necesarios para la tesis que se está desarrollando. En
este caso, la parte omitida va señalada con puntos suspensivos entre paréntesis (…).

Las citas textuales tienen como objeto reforzar la idea propia y respaldarla con voces de autoridad. Asimismo, si las fuentes
son verificables y de confianza, proporcionan información y datos necesarios que le dan veracidad al texto.