Está en la página 1de 3

LEY DE 21 DE JULIO DE 1933 SOBRE ADMISION Y

PERMANENCIA DE NAVES DE GUERRA EXTRANJERAS EN


AGUAS TERRITORIALES

Artículo 1.- En tiempo de paz, los buques de guerra extranjeros, cuya visita se haya
anunciado por la vía diplomática, podrán entrar en las aguas territoriales y puertos
marítimos de Venezuela habilitados para el comercio exterior, mediante la autorización que
en cada caso expedirá el Ministerio de Guerra y Marina y comunicará el de Relaciones
Exteriores al Gobierno interesado o a su Representante diplomático acreditado en la
República. No podrán permanecer en aguas territoriales o puertos de la República, a un
mismo tiempo, más de tres naves de guerra de una misma nacionalidad.
Artículo 2.- Ningún buque de guerra extranjero podrá permanecer más de quince días en
las aguas territoriales o puertos de la República, a menos que reciba una autorización
especial del Ejecutivo Federal; y se hará a la mar dentro de seis horas, si así lo exigen las
autoridades territoriales, aunque el plazo fijado para su permanencia no haya expirado aún.
Artículo 3.- Las disposiciones de los artículos anteriores no se aplicarán:
1. A los buques de guerra extranjeros cuya admisión haya sido autorizada en condiciones
excepcionales.
2. A los que se vean obligados a refugiarse en aguas o puertos venezolanos, a causa de
peligro, mal tiempo u otras imprevistas, mientras éstas duren.
3. A aquellos a cuyo bordo se hallen Jefes de Estado, miembros de dinastías reinantes, o
funcionarios diplomáticos en misión ante el Gobierno Venezolano.
Artículo 4.- Corresponde al Capitán de Puertos designar y cambiar el sitio de anclaje de los
buques de guerra extranjeros.
Artículo 5.- Los buques de guerra extranjeros que entren en aguas territoriales o puertos
venezolanos estarán obligados a respetar las Leyes de policía, sanidad y hacienda.
Estarán también obligados a observar los reglamentos de puerto relativos a los buques de la
marina de guerra nacional sobre las mismas materias.
Artículo 6.- A los buques de guerra extranjeros que se hallen en aguas venezolanas les está
absolutamente prohibido efectuar trabajos topográficos e hidrográficos, ni estudios de
defensa o posiciones y capacidad militar o naval de los puertos venezolanos; hacer dibujos
o sondajes, ni ejecutar ningún trabajo submarino con buzos o sin ellos; tampoco podrán
efectuar ejercicios de desembarco, de tiro ni de torpedos.
El número de hombres que deban bajar a un mismo tiempo a tierra y las horas para hacerlo
y regresar a bordo, se fijarán de acuerdo entre el Capitán de Puerto y el Comandante del
buque.
Artículo 7.- En los buques de guerra extranjeros surtos en aguas venezolanas no se
ejecutará ninguna sentencia de muerte mientras permanezcan en ellas.
Artículo 8.- Solo podrán desembarcar armados los oficiales, suboficiales y personal del
servicio de policía del buque, y esto únicamente con las armas que formen parte de su
uniforme.
Artículo 9.- En caso de honras fúnebres u otras solemnidades, el Ministro de Guerra y
Marina podrá conceder permiso para el desembarco de la fuerza armada destinada a rendir
honores.
Artículo 10.- En caso de que un buque de guerra extranjero no se conforme a las reglas
establecidas en la presente Ley, la autoridad local, naval o militar, llamará primeramente la
atención del oficial encargado del mando sobre la violación cometida, y le exigirá
formalmente la observancia de los reglamentos. Si esta gestión no diere ningún resultado,
lo comunicará al Ministerio de Guerra y Marina, el cual podrá disponer que se invite al
buque a salir inmediatamente del puerto y de las aguas territoriales.
Artículo 11.- Cuando uno o más buques de guerra extranjero lleguen a puerto venezolano,
se enviará un oficial a saludar al Comandante de la fuerza naval extranjera. Este oficial le
entregará al Comandante un memorándum contentivo de las prescripciones reglamentarias
que debe observar, y le pedirá el nombre del buque o buques que se hallen presentes, el de
sus respectivos Comandantes, la indicación de su armamento, puerto de salida, el tiempo
que se propone permanecer y el estado sanitario de abordo.
Artículo 12.- El Ministro de Guerra y Marina dispondrá todo lo relativo al ceremonial que
ha de observarse a la arribada del buque o buques extranjeros, salvo lo estipulado en
arreglos internacionales.
Artículo 13.- Son aplicables a la admisión y permanencia de buques de guerra
pertenecientes a Estados beligerantes en aguas y puertos venezolanos, las disposiciones
pertinentes de la XIII Convención de La Haya; pero el Ejecutivo Federal quedará facultado
para someter a reglas especiales, limitar y aun prohibir la admisión de dichos buques
cuando la juzgue contraria a los derechos y deberes de la neutralidad.
Artículo 14.- El acceso a las aguas y puertos de Venezuela de los submarinos
pertenecientes a Estados extranjeros no beligerantes, se rige por las disposiciones de la
presente Ley.
Estos submarinos no podrán penetrar en las aguas territoriales sino navegando en la
superficie y enarbolando el pabellón de su nacionalidad.
Artículo 15.- En caso de guerra entre dos potencias extranjeras, el Ejecutivo Federal podrá
prohibir que los submarinos de guerra de los beligerantes entren, naveguen o permanezcan
en aguas territoriales y puertos venezolanos; pero podrá exceptuar de esta prohibición a los
submarinos que se vean obligados a penetrar en dichas aguas por averías, estado del mar, o
por salvar vidas humanas. En estos casos el submarino debe navegar en la superficie,
enarbolar el pabellón de su nacionalidad y la señal internacional que indique el motivo de
efectuar su entrada en las aguas territoriales, y deberá abandonarlas desde que haya cesado
dicho motivo o desde que lo ordene el Ejecutivo Federal.
Artículo 16.- Las disposiciones de esta Ley se aplican igualmente a las naves auxiliares de
la marina de guerra, transportes y naves aéreas que acuaticen en el Litoral marítimo, fluvial
y lacustre de la República.
Se autoriza al ejecutivo Federal para dictar las reglas de la admisión de los buques de
guerra extranjeros en tiempo de guerra.
Se deroga la Ley sobre admisión y permanencia de naves de guerra extranjeras en aguas
territoriales y puertos de Venezuela, de treinta de junio de mil novecientos veinte.
Dada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los catorce días del mes de julio de
mil novecientos treinta y tres. Años 124° de la Independencia y 75° de la Federación.
El Presidente,
(L.S.)
Antonio R. Costa
El Vicepresidente,
Pedro N. Pereira
Los Secretarios,
Mario Capriles
R. David León
Palacio Federal, en Caracas, a los veintiún días del mes de julio de mil novecientos treinta y
tres. Años 124° de la Independencia y 75° de la Federación.
Ejecútese y cuídese de su ejecución
(L. S.)
JUAN VICENTE GOMEZ
Refrendada
Siguen firmas