Está en la página 1de 10

Universidad Abierta Para Adultos (UAPA).

Escuela de Ciencias Jurídica y Políticas.

Materia:
Derecho Procesal Penal II.

Tema:
Desarrollo de la Audiencia del Juicio.

Participante:
José Acosta.

Matricula:
16-11234.

Facilitador(a):
Fernando Adán Ozuna Morla.

Lugar:
Santo Domingo, Este.

Fecha:
25-07-19.
INTRODUCCIÓN.

Los principios del juicio oral son concebidos como un conjunto de


ideas fuerza o políticas que se deben de tener en cuenta para el juzgamiento
de una persona. En efecto, los principios son reglas fundamentales o
conjunto indicadores, que garantizan el correcto manejo y desarrollo durante el
inicio y culminación del enjuiciamiento.

Dentro de los principios orientadores del Juicio oral en el nuevo proceso penal,
tenemos a los siguientes:

Principio de inmediación: según el artículo 307 del código procesal penal, no


dice que el juicio se celebra con la presencia interrumpida de los jueces y de
las partes. Si el defensor no comparece o se ausenta de los estrados, se
considera abandonada la defensa y procede su reemplazo.

Si la parte civil o el querellante concurren a la audiencia o se retira de ella, se


considera como un desistimiento de la acción, sin perjuicio de que pueda ser
obligado a comparecer en calidad de testigo.

Si el ministerio público no comparece o se retira de la audiencia, el tribunal


notifica al titular, intimándole a que de inmediato se constituya un representante
en su reemplazo, de lo contrario, se tendrá por retirada la acusación.

En virtud al principio de inmediación, el juzgador no podrá utilizar


como pruebas los simples actos o medios que se encuentren por escrito. Sino
por el contrario toda prueba o fuente de prueba entre otras, testigos y peritos
tienen que estar presentes en la audiencia para que puedan declarar lo que
saben (los testigos en su interrogatorio y los peritos en su examen.
Objetivos específicos:

 Determinar el procedimiento llevado a cabo en una audiencia de juicio,


tomando en cuenta el orden en que se desarrolla dicha audiencia

 Realizar un análisis del procedimiento llevado a cabo en una audiencia


de juicio, tomando en cuenta el orden en que se desarrolla dicha
audiencia desde la presentación de las calidades de las partes, hasta la
emisión de la sentencia.
DESARROLLO.

Distinguido participante:
Consulte la bibliografía básica de la unidad y demás fuentes
complementarias del curso; luego realice la actividad que se describe a
continuación:
1-Realiza un análisis del procedimiento llevado a cabo en una audiencia
de juicio, tomando en cuenta el orden en que se desarrolla dicha
audiencia desde la presentación de las calidades de las partes, hasta la
emisión de la sentencia.

Se inicia informando previamente por el Juzgado, comunicándonos que los


indicios de responsabilidad se mantienen.

Para adquirir la condición de acusados y ya conocemos por los escritos de


calificación de la acusación y el fiscal el alcance penal de nuestra
responsabilidad. De este modo nos lo jugamos todo en una vista, de dos,
cuatro, seis horas, donde compartiremos Sala con nuestra historia clínica, los
testigos los peritos, el médico forense el fiscal, el juez y nuestro abogado.

El periodo de instrucción de una reclamación penal contra un médico,


(interrogatorios, testificales, solicitud de historia clínica, etc.), suele durar un
año y medio. Después, si el Juez de Instrucción considera que hay indicios de
delito, dicta una resolución llamada Auto de apertura de Juicio Oral, y remiten
todas las actuaciones (documentación) desde el Juzgado que ha instruido la
causa, al Juzgado de lo Penal. Es en este último Juzgado, donde en su día se
celebrará el juicio. Normalmente es vista pública, así que cualquiera puede
acudir.

Antes de todo ello, hemos tenido que redactar un escrito de calificaciones.


Donde manifestamos el tipo de prueba con el que articularemos nuestra
defensa. Algunas pruebas se admiten por el Juez y otras no, lo que no impide
que podamos reiterarlas, momentos antes de celebrarse el juicio.
En un juicio penal, donde se Juzga por la comisión de un posible delito, nos
jugamos entre otras sanciones una posible inhabilitación, que es la parte de la
condena que más preocupa a los médicos.

Las situaciones que pueden darse son muy complejas así que solo
ofreceremos un breve esquema del desarrollo del plenario, tal y como se
desarrolla, centrándonos en la visión del médico u odontólogo acusado.

El día del juicio

Antes de entrar en sala, un oficial nombrará en voz alta a los comparecientes,


solicitando DNI o carnet colegial si es abogado o Procurador.

Entraremos con nuestro abogado en la Sala de Vistas, pero nuestros testigos y


peritos permanecerán fuera de la sala hasta que sean llamados. Nos
situaremos en el centro de la sala, habilitada con un micrófono, el móvil
apagado y teniendo a mano si lo deseamos, copia de algún documento que
conste en las actuaciones y que nos interese no perder de vista.

Tal y como establece el artículo 786 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el


juicio comenzará con la lectura por el secretario de los escritos de acusación y
defensa.

Posteriormente el Juzgado solicitará al abogado de la acusación, Ministerio


Fiscal y la Defensa, que se pronuncien sobre si existe alguna causa que afecte
a la competencia del Juzgado, la vulneración de algún derecho fundamental, o
sobre el contenido de las pruebas, etc. No suelen plantearse demasiadas
alegaciones.

El Juez resolverá en ese mismo acto sobre las cuestiones que se puedan
plantear.
Antes de empezar la práctica de la prueba, la ley prevé la posibilidad -siempre
que exista conformidad por parte del acusado/médico- de solicitar que se dicte
sentencia en base al acuerdo formalizado entre acusado, querellante y el
ministerio fiscal. Si el Juez considera que la calificación es correcta dictará
sentencia de conformidad, finalizando en ese acto el juicio.

En caso de que no se haya producido ningún acuerdo, el juicio continúa y


entramos en la fase en la que se practica la prueba.

Los juicios se tratan de celebrar siempre en una sesión o en sesiones


consecutivas, aunque excepcionalmente se suspende la sesión, celebrándose
la segunda en un máximo de treinta días. Esta situación se suele dar, cuando
el número de peritos y testigos es muy elevado.

El Secretario antes de empezar el Juicio leerá los escritos de calificación


(escritos de defensa o acusación) así como de los testigos y peritos propuestos
y admitidos.

La primera prueba que se practicará será el interrogatorio del acusado.


Empezará preguntando el juez, si lo estima conveniente, el abogado de la parte
querellante o denunciante, el ministerio fiscal y por último el abogado de la
defensa.

Es conveniente que las respuestas sean concisas y claras en la exposición,


ayudando al juez a entender nuestras alegaciones. El abogado tendrá que
estar pendiente, de que las preguntas que se formulen no sean capciosas o
traten de inducir a error.

Una vez que hayamos terminado nuestra declaración, podremos sentarnos en


la primera fila del banquillo, siendo testigos de cómo se desarrolla el resto del
juicio, ya que no podemos abandonar la Sala. Todo ello a diferencia de los
testigos o peritos, a los que en ocasiones se les permite abandonar el plenario,
siempre que no entren en contacto con el resto de peritos o testigos pendientes
de entrar. Se trata de evitar estrategias de última hora según lo que esté
sucediendo en la Sala.
La siguiente prueba que se practica es la de los testigos. Primero se llamará a
los testigos propuestos por el Fiscal, luego los propuestos por la acusación
particular y finalmente se interrogará a los testigos propuestos por la defensa.

La siguiente prueba es la ratificación y resolución de preguntas por parte de los


peritos propuestos por ambas partes y la ratificación del médico forense. Se
trata de la fase más técnica y decisiva del Juicio, ya que quienes debaten, son
los únicos que tienen conocimientos técnicos en medicina y quienes
fundamentarán la dirección de la sentencia.

A lo largo de la práctica de las anteriores pruebas, es habitual que se solicite la


exhibición de los documentos que conforman el expediente del Juzgado
(historia clínica, informes, placas, etc.) y que se pida a los testigos o peritos que
se pronuncien sobre los mismos.

Una vez que se ha practicado la práctica de la prueba, el juez preguntará al


abogado de la parte querellante, al ministerio fiscal y al abogado de la defensa,
si modifican su calificación del delito, es decir, si en base a los resultados de la
práctica de la prueba, deciden elevar la condena solicitada o por el contrario
reducirla o solicitar la absolución.

Cuando los abogados deciden no modificar sus calificaciones iniciales y con las
que han comparecido a juicio, dicen en voz alta, que sus calificaciones las
elevan a definitivas.

Entonces entramos en la última fase del Juicio, donde el Juez da la palabra al


fiscal, al abogado de la acusación y, por último, al abogado del procesado.
Normalmente los informes se extienden por una media de 15 a 20 minutos,
donde los letrados exponen los resultados de la prueba, defienden sus
argumentos de acusación o defensa y piden finalmente la condena o la
absolución. Por último y antes de finalizar la vista, se concederá la palabra a la
acusado, por si quisiera realizar alguna manifestación.

Con el “visto para sentencia” que pronuncie el Juez, meses o años de trabajo
habrán terminado y en la mayor parte de los casos el resultado será
satisfactorio.
La finalidad de este procedimiento es resolver todos y cada uno de los
problemas presentados ante el tribunal, los cuales causen agravio a los
particulares o hasta a la autoridad misma, presentando ante un tercero el
asunto para que resuelva el problema. Las causas de procedencia o
improcedencia de este juicio se verán en el capítulo respectivo.

El demandante: En este juicio el actor es llamado demandante, y pueden tener


este carácter tanto los particulares que hayan visto lesionados sus derechos a
causa de resoluciones definitivas emitidas por la autoridad o la misma
autoridad también puede ser actor en su caso.

Los demandados: Quienes a su vez pueden ser la autoridad que dictó la


resolución que se está impugnando, el particular a quien favorezca la
resolución cuya modificación o nulidad pida la autoridad administrativa, el Jefe
del Servicio de Administración Tributaria o el titular de la dependencia u
organismo desconcentrado o descentralizado que sea parte en los juicios en
que se controviertan resoluciones de autoridades federativas coordinadas,
emitidas con fundamento en convenios o acuerdos en materia de coordinación,
respecto de las materias de la competencia del Tribunal.

Dentro del mismo plazo que corresponda a la autoridad demandada, la


Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá comparecer como parte en los
juicios en que se controvierta el interés fiscal de la Federación, por último,
también puede ser parte en el juicio de nulidad algún tercero en caso de que
tenga un derecho incompatible con lo que el demandante está pidiendo.
CONCLUSIÓN.

De una vez terminada la deliberación, debe redactarse y firmarse la sentencia,


cumpliendo los requisitos externos e internos apuntados por el código en el
artículo 334.el tribunal, después de convocar verbalmente a las partes debe
constituirse en la sao la complejidad la de audiencias, donde será leída a
quienes comparezcan, es decir al imputado, público o periodista, abogados o al
fiscal, con ello debe eliminarse la mal practica de no leer el fallo cuando no se
presentan las partes a la lectura, con lo que se ignora la importancia del público
que ha concurrido como controlador del tribunal.

Por lo avanzado de la hora o la complejidad del caso, terminada la deliberación


el tribunal podrá redactar y leer únicamente la parte dispositiva del fallo, pero
uno de los jueces debe resumir oralmente las razones en que se basa el
dispositivo. En la misma oportunidad se citara a las partes para la le lectura
integra de de la sentencia, dentro de un plazo no superior a cincos días.

Aquí el Código Procesal Penal tiene una gran mejora con relación al viejo
proceso que solo daba tres días para la relación y lectura referida. Decaer
sentencia absolutoria, se ordenaran la libertad del imputado la que se hace
efectiva desde la sala audiencias.

Al recaer sentencia condenatoria, podrá revocarse incluso la libertad del


condenado mantener la prisión preventiva que, de rechazarse la casación,
vendría abonar el descuento total de la pena.
BIBLIOGRAFÍA.

Castillo, Pellerano y Herrera. (2004). Derecho Procesal Penal Tomo I. Cuarta


Edición, Ediciones Capeldom. Santo Domingo, República Dominicana.

Binder, Alberto M. Introducción al Derecho Procesal Penal Dominicano.


Primera Edición. Adaptación y Notas de la Legislación Dominicana, por Manuel
Ulises Bonelly V. y Ramón E. Núñez. Santo Domingo, República Dominicana,
2007.

Código Procesal Penal (ley 76-02).