Está en la página 1de 2

EL PULSO

DEFINICION: Es la sensación de expansión de la arteria que se siente al presionarla ligeramente con


los pulpejos de los dedos.

QUE EXAMINAR: El médico debe ir más allá de la frecuencia y poner atención además en el ritmo,
amplitud y en las características de la pared arterial.

La frecuencia, es decir, el número de latidos que percibe en un minuto, y que normalmente varía
entre 60 y 100.

El ritmo., o sea, el espacio de tiempo que separa un latido de otro. Normalmente es regular.

La amplitud, es la magnitud y fuerza con que se expande la pared arterial. Si bien gráficamente es
fácil identificar muchas variaciones de lo normal, sin embargo, la amplitud normal sólo se la
reconoce después de palpar a varias personas normales, y su apreciación es subjetiva.

Las características de la pared arterial, es decir, su consistencia y regularidad. Normalmente son de


consistencia elástica y sin irregularidades ni en su forma ni consistencia en las personas jóvenes y en
los niños.

COMO EXAMINAR.- La técnica clásica puede observarse en la Fig. 7-2. Sin embargo debe tomarse en
cuenta que la palpación adecuada es suave y con los tres dedos medios simultáneamente; esto
permite además reconocer como recorre el pulso desde el dedo que está en situación proximal y el
distal, es decir, sirve para detectar la velocidad del pulso.

Aunque el sitio más usado es el de la arteria radial (Pulso radial), sin embargo; se bebe examinar
también el pulso carotideo femoral, poplíteo, tibial posterior y pedio, de acuerdo a lo que nos
enseña la Fig. 7-3. Claro que si Ud. quiere puede buscarlos también en la temporal, facial, subclavia,
humeral, etc., pero los más estudiados son los anotados en primer lugar. Además siempre debe
examinarse el pulso en las arterias simétricas con el objeto de establecer si hay o no diferencias que
a la hora del análisis pueden ser muy valiosas.

Desde ahora queremos hacer notar que alguna vez el examinador puede percibir sus propios latidos
y atribuirlos al paciente; para diferenciarlos debe, con la otra mano, examinar su propio latido radial.
Este fenómeno puede observarse cuando el latido del examinado no es muy accesible por el grosor
de las paredes que cubren a la arteria, o porque es muy débil, según veremos más adelante.

VARIACIONES MÁS FRECUENTES.- Si se tienen cuenta que el pulso se debe a las ondas sonoras
producidas por el choque de la sangre que sale del ventrículo izquierdo contra la que ya estaba antes
en la aorta y transmitidas por ésta a lo largo de sus paredes, se comprenderá que en el pulso
intervienen varios, factores a saber: el corazón, el volumen sanguíneo y las condiciones de la pared
arterial. Cualquier variación en la fisiología de estos factores es capaz de modificar las características
del pulso.

Frecuencia: Depende de la contracción ventricular y casi siempre es igual a la del corazón, excepto
en aquellos casos de arritmia con contracciones ventriculares débiles que no alcanzan a expulsar su
contenido, como en la Fibrilación Auricular.

Su aumento, cuando es más de 100 se llama taquiesfigmia y su disminución, bradiesfignia. Las


causas que las determinan están íntimamente ligadas a la taquicardia y a la bradicardia
respectivamente, y a ellas nos referiremos en el capítulo correspondiente al corazón. Sin embargo,
desde hoy anotaremos algunos ejemplos clásicos causantes de taquiesfigmia, como las emociones,
el ejercicio y en general todas las hipersimpaticotonías; en la mayoría de las fiebres, en las anemias
agudas y durante la inspiración.

Suelen ser causa de bradiesfigmia: el reposo, los bloqueos cardíacos, la hiperestimulación del Vago,
la Hipertensión endocraneal, la espiración.

Ritmo.- Igual que la frecuencia; depende totalmente del corazón, al cual suele seguir en sus
variaciones.

Sin embargo, hoy señalaremos que el pulso irregular más frecuente es el de Fibrilación Auricular en
la que es completamente arrítmico, y que el estudiante lo puede reconocer fácilmente. Otra arritmia
frecuente es la producida por los extrasístoIes, o contracciones prematuras, en las que a un latido
normal le sigue luego de breve pausa, un latido prematuro, luego una pausa más prolongada (pausa
compensadora) y por último un latido enérgico. La figura nos demuestra que la suma de las dos
pausas es igual a dos pausas normales, es decir, que entre el primer y el tercer latidos existe la
misma diferencia de tiempo que entre el primero y tercer latidos normales.

Otra arritmia frecuente en los enfermos que están tomando demasiado digital es el del pulso
bigeminado, en el cual se suceden dos latidos seguidos, luego una pausa larga y otra vez dos latidos
seguidos.

Amplitud.- Depende de la magnitud de la tensión arterial diferencial. Por esto es que en la


insuficiencia aórtica suele ser muy amplio, mientras que en la estenosis aórtica es de amplitud
reducida, igual que en la estenosis mitral. También se palpan pulsos amplios en todos los casos de
eretismo cardiovascular como en la hipertensión arterial sistólica, en el hipertiroidismo, en la
anemia y en las emociones. Disminuciones notables se observan en el shock, en las hipovolemias.

Características de la pared arterial: lo más frecuente dentro de la patología es observar una pared
arterial dura, sinuosa e irregular en la arterioesclerosis y en la hipertensión arterial esencial, que
muchas veces van asociadas; en algunas ocasiones, la dureza del pulso depende más del aumento de
la T.A. que de las características de la pared.