Está en la página 1de 5

NATURALEZA Abril 25, 1953

Kings College, Londres. Uno de nosotros (J. D. W.)


recibió ayuda de una beca de la Fundación
Nacional para la Parálisis Infantil.

J. D. WATSON

F. H. C. CRICKConsejo de Investigación Médica


para el Estudio de la Estructura Molecular de
Sistemas Biológicos, Laboratorio Cavendish,
Cambridge.

Abril 2.
Pauling, L., y Corey, R. B., Nature, 171, 346 (1953); Proc.
EE.UU. nat. Acad Sci., 39, 84 (1953).

Furberg. S ,. Acta Chem. Scand., 6, 634 (1952).

Chargaff, E ,. para referencias sec Zamenhof, S., Brawerman,


G., y Chargaff, E., Biochim, et Biophys, Acta, 9, 402 (1952).
Fig. 3. Diagrama de fibra del ácido nucleico de
la desoxipentosa de B. coli. Eje de fibra
Wyatt, G. R., J. Gen. Physiol, 36, 201 (1952).
vertical.
Astbury, W. T., Symp. Soc. Exp. Biol. 1, ácido nucleico. 66 (Camb. Univ. Press, 1947).

Wilkins, M. H. F., y Randall, J. T., Biochim. et biophys. Acta. 10, 192 (1953).

Estructura molecular de los ácidos nucleicos de la desoxipentosa


Si bien las propiedades biológicas del ácido nucleico de la desoxipentosa sugieren una estructura
molecular que contiene gran complejidad, los estudios de difracción de rayos X descritos aquí
(cf. Astbury) muestran que la configuración molecular básica tiene una gran simplicidad. El
propósito de esta comunicación es describir, de manera preliminar, parte de la evidencia
experimental de que la configuración de la cadena del polinucleótido es helicoidal y existe en
esta forma cuando se encuentra en estado natural. Una versión más completa de la obra se
publicará en breve.

La estructura del ácido nucleico de la desoxipentosa es la misma en todas las especies (aunque
las relaciones de base de nitrógeno se alteran considerablemente) en las nucleoproteínas,
extraídas o en las células, y en el nucleado purificado. El mismo grupo lineal de cadenas
polinucleotídicas puede agruparse en paralelo de diferentes maneras para dar material
cristalino, semicristalino o paracristalino. En todos los casos, la fotografía de difracción de rayos
X consta de dos regiones, una determinada en gran parte por el espaciado regular de los
nucleótidos a lo largo de la cadena, y la otra por la separación más larga de la configuración de
la cadena. La secuencia de diferentes bases de nitrógeno a lo largo de la cadena no es hecho
visible.

El ácido nucleico paracristalino deoxipentosa orientado (estructura B en la siguiente


comunicación de Franklin y Gosling) proporciona un diagrama de fibra como se muestra en la
Fig. 1 (ver ref. 4). Astbury sugirió que el fuerte 3.4-A. La reflexión correspondió a la repetición
del internucleótido a lo largo del eje de la fibra. Sin embargo, las líneas de la capa - 34 A. no se
deben a la repetición de una composición polinucleotídica, sino a la repetición de la
configuración de la cadena, que causa una fuerte difracción, ya que las cadenas de nucleótidos
tienen una densidad más alta que el agua intersticial. La ausencia de reflexiones en o cerca del
meridiano sugiere inmediatamente una estructura helicoidal con un eje paralelo a la longitud
de la fibra.

Difracción por Helices


Puede mostrarse (también en stokes, no publicado) que la distribución de la intensidad en el
patrón de difracción de una serie de puntos igualmente espaciados a lo largo de una hélice está
dada por los cuadrados de las funciones de Bessel. Una hélice continua uniforme proporciona
una serie de capas de líneas de espaciado correspondientes al paso de hélice, siendo la
distribución de intensidad a lo largo de la línea de la capa nth proporcional al cuadrado de Jn, la
función de Bessel de orden n.

Se puede trazar una línea recta aproximadamente los máximos más internos de cada función de
Bessel y el origen. El ángulo que forma esta línea con el ecuador es aproximadamente igual al
ángulo entre un elemento de la hélice y el eje de la hélice. Si una unidad se repite n veces a lo
largo de la hélice, habrá una reflexión meridional (J02) en la línea de la capa n. La configuración
helicoidal sobre el origen alrededor del nuevo origen, en la línea de la capa c, correspondiente
a C en la Fig. 2.

Ahora analizaremos brevemente en términos físicos algunos de los efectos de la forma y el


tamaño de la unidad de repetición o del nucleótido en el patrón de difracción. Primero, si el
nucleótido consiste en una unidad que tiene simetría circular alrededor de un eje paralelo al eje
helicoidal, todo el patrón de difracción se modifica por el factor de forma del nucleótido.
Segundo, si el nucleótido consiste en una serie de puntos en un radio en ángulos rectos con
respecto al eje helicoidal, las fases de radiación dispersadas por las hélices de diferente diámetro
que pasan por cada punto son las mismas. La suma de las funciones de Bessel correspondientes
refuerza el interior.

Fig. 2. Patrón de difracción del sistema de hélices correspondiente a la estructura del ácido
nucleico desoxipentosa. Los cuadrados de las funciones de Bessel se trazan alrededor de 0
en el ecuador y en las líneas de la primera, segunda, tercera y quinta capa para la mitad de
la masa de nucleótidos a 20 A. de diámetro y el resto distribuidos a lo largo de un radio,
siendo proporcional la masa en un radio dado al radio. Sobre C en la línea de la décima capa
se representan funciones similares para un diámetro exterior de 12 A.
la mayoría de los máximos y, en general, debido a la diferencia de fase, la cancelación de todos
los demás máximos. Dicho sistema de hélice (que corresponde a una escalera de caracol con el
núcleo retirado) difracta principalmente en un rango angular limitado, comportándose, de
hecho, como una disposición periódica de placas planas inclinadas en un ángulo fijo al eje.

En tercer lugar, si el nucleótido se extiende como un arco de un círculo en un plano en ángulo


recto al eje helicoidal, y con el centro en el eje, se modifica la intensidad del sistema de líneas
de capa-línea de la función de Bessel que emana del origen debido a las diferencias de fase de
la radiación de las hélices dibujadas a través de cada punto en el nucleótido. El factor de forma
es el de la serie de puntos en que las hélices se intersecan con un plano dibujado a través del eje
helicoidal. Esta parte del patrón de difracción se repite entonces como un diente con origen en
C (Fig. 2). Por lo tanto, este aspecto de la forma del nucleótido afecta a las regiones central y
periférica de cada línea de capa de manera diferente.

Interpretación de la fotografía de rayos x


Primero debe decidirse si la estructura consiste esencialmente en una hélice que da una
distribución de intensidad a lo largo de las líneas de capa correspondientes a J1, J2, J3 ..., o dos
hélices coaxiales similares del doble del tamaño anterior y relativamente desplazadas a lo largo
del eje una distancia igual a la mitad del paso que da J2, J4, J5 ..., o tres hélices, etc. El examen
del ancho de las líneas de capa sugiere que las intensidades se corresponden más estrechamente
con J1, J2, J3 que con J2, J4, J5 ...

Por lo tanto, la hélice dominante tiene un paso de - 34 A., y, desde el ángulo de la hélice, su
diámetro se encuentra en - 20 A. La fuerte reflexión ecuatorial en - 17 A. sugiere que las hélices
tienen un diámetro máximo de - 20 A. y se empaquetan hexagonalmente con poca
interpenetración. Además del ancho de las rayas de la función de Bessel, la posibilidad de que
las hélices tengan el doble de las dimensiones anteriores es también improbable por la ausencia
de una reflexión ecuatorial en -34 A. Para obtener un número razonable de nucleótidos por
unidad de volumen en la fibra, dos o hay diez nucleótidos en una vuelta de cada hélice.

La ausencia de reflexiones en o cerca del meridiano (una región vacía AAA en la Fig. 2) es una
consecuencia directa de la estructura helicoidal. En la fotografía también hay una región
relativamente vacía en y cerca del ecuador, correspondiente a la región BBB en la Fig. 2.

Como se discutió anteriormente, esta ausencia de la función secundaria de Bessel puede


producirse mediante una distribución radial de la forma del nucleótido. Para hacer que las
estrías de la línea de la capa sean lo suficientemente estrechas, es necesario colocar una gran
fracción de la masa de nucleótidos en un diámetro de 20 A. En la Fig. 2, los cuadrados de las
funciones de Bessel se representan para la mitad de la masa a 20 A. de diámetro, y el resto se
distribuye a lo largo de un radio, siendo la masa en un radio dado proporcional al radio.

En la línea de capa cero parece haber un J10 marcado, y en las líneas de la primera, segunda y
tercera capa, J9 + J11 + J8, etc., respectivamente. Esto significa que, en la proyección en un plano
en regiones de densidad derecha espaciadas c. 6 A. aparte alrededor de la circunferencia de a.
Círculo de 20 A. de diámetro. En la línea de la quinta capa, dos funciones J5 se superponen y
producen una fuerte reflexión. En las líneas de la sexta, séptima y octava, los máximos
corresponden a una hélice de diámetro - 12 A. Aparentemente, es solo la región central de la
estructura de hélice la que está bien dividida por la separación 3, 4 - A, las partes externas de El
nucleótido se superpone para formar una hélice continua. Esto sugiere la presencia de bases de
nitrógeno dispuestas como una pila de monedas en las regiones centrales del sistema helicoidal.

Hay una marcada ausencia de reflexiones en las líneas de capa más allá del décimo. La
desorientación en el espécimen causará más extensión a lo largo de las líneas de capa de las
rayas de la función de Bessel en las líneas de capa undécima, duodécima y decimotercera que
en la novena, octava y séptima. Por esta razón, las reflexiones en las líneas de capa de orden
superior serán menos visibles. El factor de forma del nucleótido también es probable que cause
una disminución de la intensidad en esta región. La inclinación de las bases de nitrógeno podría
tener tal efecto.

Las reflexiones en el ecuador son bastante inadecuadas para la determinación de la distribución


radial de la densidad en el sistema helicoidal. Sin embargo, hay indicaciones de que una cubierta
de alta densidad, como se sugirió anteriormente, tiene un diámetro de - 20 A.

Aparentemente, el material no es completamente paracristalino, ya que aparecen puntos


afilados en la región central de la segunda línea de capa, lo que indica un grado parcial de orden
de las unidades helicoidales entre sí en la dirección del eje helicoidal. Se han obtenido fotografías
similares a la Fig. 1 de sodio, esperma de arenque, tejido humano y bacteriófago T2. La
correspondencia más marcada con la Fig. 2 se muestra en la fotografía excepcional obtenida por
nuestros colegas, R. E. Franklin y R. G. Gosling, de nucleótido de desoxipentosa de timo de
ternera (consulte la siguiente comunicación).

Se debe enfatizar que parte de la discusión anterior no es sin ambigüedad, pero en general
parece existir un acuerdo razonable entre los datos experimentales y el tipo de modelo descrito
por Watson y Crick (ver también la comunicación anterior).

Es interesante observar que, si hay diez grupos fosfato dispuestos en cada hélice de diámetro
20A y paso 34A, la cadena principal del éster de fosfato se encuentra en un estado casi
completamente extendido. Por lo tanto, cuando las fibras nucleadas de sodio se estiran, la hélice
se extiende evidentemente en longitud como un resorte espiral en tensión.

ESTRUCTURA EN VIVO
Se ha observado el significado biológico de una unidad de ácido nucleico de dos cadenas (ver la
comunicación anterior). La evidencia de que la estructura helicoidal discutida anteriormente, de
hecho, existe en sistemas biológicos intactos es brevemente como sigue:

Cabezas de esperma. Se puede mostrar que la intensidad de los espectros de rayos X de las
cabezas de esperma cristalinas se determina por la función de forma helicoidal en la Fig. 2- El
semen de trucha centrifugado da el mismo patrón que las cabezas de esperma secas y
rehidratadas o lavadas utilizadas anteriormente. El diagrama de fibra de la cabeza del esperma
también se administra mediante nucleoprotamina sistémica o extraída o nucleohistona extraída
del timo de ternera.

Bacteriófago. Los gránulos húmedos centrados en fagos T2 fotografiados con rayos X mientras
estaban sellados en una celda con ventanas de mica brindan un patrón de difracción que
contiene las características principales del nucleado de sodio paracristalino, a diferencia del de
la nucleoproteína cristalina.

Esto confirma las ideas actuales de la estructura del fago.


Principio transformador (en colaboración con H. Ephrussi.Thaylor). La nucleación de
desoxipentosa activa que se deja secar a un 60% de humedad tiene la misma estructura
cristalina que ciertas muestras de timonucleato de sodio.