Está en la página 1de 10

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

EXPEDIENTE : 8035-2017-0-1601-JR-FC-06
DEMANDANTE : MONICA ELIZABETH BROCCA CHAVARRY
DEMANDADO :
MATERIA : RECONOCIMIENTO DE TENENCIA
JUEZ : DRA. MERCEDES VASQUEZ ZAMBRANO
SECRETARIA : DRA. KATHIA PAMELA MINCHÓN VIZCONDE

SENTENCIA
RESOLUCIÓN NUMERO: OCHO
Trujillo, Once de enero
Del año dos mil diecinueve.

VISTA: La presente causa número cinco mil ciento cinco guión dos mil diecisiete, a
folios sesenta y siete, seguidos por ANGIE GENARA ALVARADO REYES contra ALFONSO
RAMIRO CESPEDES BONILLA sobre Reconocimiento de Tenencia de sus menores hijas
Allison Shaiel Cespedes Alvarado y Alondra Jehieli Cespedes Alvarado.

I. PARTE EXPOSITIVA:
Mediante escrito de fojas 13 a 15, su……………..ANGIE GENARA ALVARADO
REYES interpone demanda de RECONOCIMIENTO DE TENENCIA contra ALFONSO
RAMIRO CESPEDES BONILLA respecto de sus menores hijas ALLISON SHAIEL
CESPEDES ALVARADO y ALONDRA JEHIELI CESPEDES ALVARADO, de nueve y siete
años de edad respectivamente. Funda su pretensión alegando –entre otros hechos- que:

SOBRE LA PRETENSIÓN PRINCIPAL DE RECONOCIMIENTO DE TENENCIA


1. Producto de la relación convivencial que mantuvo con el hoy demandado,
aproximadamente por 10 años, procrearon a sus hijas ALLISON SHAIEL
CESPEDES ALVARADO Y ALONDRA JEHIELI CESPEDES ALVARADO, quienes
nacieron el 21 de agosto del año 2009 y el 23 de diciembre del año 2011
respectivamente, siendo reconocidas por ambos padres.
2. Hace aproximadamente un año se encuentra separada del padre de sus hijas por
cuanto por su falta de responsabilidad para con sus hijas es que decidió ponerle fin
a su relación sentimental, toda vez que, recibía constantes maltratos físicos y
psicológicos, lo que afectó a sus menores hijas, por lo que interpuso demanda de
violencia familiar, estando a la fecha con sus menores hijas, las mismas que se
encuentran en su poder hasta la fecha.
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

3. Desde que se ha separado del demandado, éste ha comenzado a amenazar con


querer llevarse a sus menores hijas, amenazas a las cuales le ha restado
importancia, sin embargo, conociendo al demandado y sabiendo de las actitudes o
comportamientos que puede tomar éste, le genera preocupación por cuanto le
puede causar un trauma a sus hijas; lo cual no puede consentir ni mucho menos
permitir, puesto que el demandado no cumple con su deber de padre para con sus
menores hijas.
4. Finaliza señalando que es su persona quien siempre se ha encargado de sus hijas,
así como de sus cuidados y actualmente es ella quien brinda el soporte afectivo,
moral, siendo además quien cumple con agotar todos los medios para procurarles
seguridad y quien lleva a cabo todas las tareas propias que necesitan sus hijas para
brindarles bienestar emocional, así como enseñarles principios con los que puedan
fundamentar más adelante sus caminos.

Admitida a trámite la demanda en la vía de Proceso Único, por resolución número


uno, su fecha nueve de mayo del 2017, obrante a folios 16, se tienen por ofrecidos los
medios probatorios que se mencionan en la demanda, la misma que se confiere traslado al
demandado, con conocimiento del Ministerio Público.

Mediante resolución número cuatro, al no haber cumplido el demandado con


absolver el traslado de la demanda incoada en su contra, pese a estar debidamente
notificado, en consecuencia, se resuelve declarar rebelde al demandado ALFONSO RAMIRO
CESPEDES BONILLA y se señala día y hora para la realización de la Audiencia Única.

La Audiencia Única es llevada a cabo en los términos en que aparece en el acta de


su propósito obrante de folios 47 a 48 y 52, contando sólo con la concurrencia de la
demandante mas no del demandado, declarándose mediante resolución número cinco, la
existencia de una relación jurídica procesal válida y por ende saneado el proceso, no se
propicia la conciliación dada la inconcurrencia del demandado y posteriormente se fijaron
los puntos controvertidos, admitieron los medios probatorios y actuaron los mismos. Con
fecha quince de mayo del 2018 se conferencia con las menores, conforme se aprecia del
Acta de folios 52.

Además, cabe precisar que recibidos los informes solicitados así como el Dictamen
Fiscal N° 48-2018 obrante de folios 62 a 65, en el cual la Fiscal Provincial de la Primera
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

Fiscalía Provincial de Familia, opina se declare fundada la demanda de Reconocimiento de


Tenencia y Custodia interpuesta por la accionante contra ALFONSO RAMIRO CESPEDES
BONILLA, y siendo el estado del presente proceso el de emitir sentencia, se procede a
expedir la correspondiente.

II. PARTE CONSIDERATIVA


Primero: Tutela Judicial
El Tribunal Constitucional ha establecido que el derecho a la tutela judicial efectiva y, en
concreto, el derecho a la debida motivación de las sentencias, obliga a los órganos
judiciales a resolver las pretensiones de las partes de manera congruente con los términos
en que vengan planteadas, sin cometer, por lo tanto, desviaciones que supongan
modificación o alteración del debate procesal (incongruencia activa). Desde luego, no
cualquier nivel en que se produzca tal incumplimiento genera de inmediato la posibilidad
de su control en sede constitucional. El incumplimiento total de dicha obligación, es decir,
el dejar incontestadas las pretensiones, o el desviar la decisión del marco del debate
judicial generando indefensión, constituye vulneración del derecho a la tutela judicial y
también del derecho a la motivación de la sentencia (incongruencia omisiva)1.

Segundo: Sobre la pretensión propuesta en la demanda


Mediante la presente acción la madre demandante ANGIE GENARA ALVARADO REYES,
pretende que judicialmente se le reconozca el ejercicio de la Tenencia de sus menores hijas
ALLISON SHAIEL CESPEDES ALVARADO y ALONDRA JEHIELI CESPEDES
ALVARADO, actualmente de nueve y siete años de edad respectivamente, pues, sostiene
que desde el nacimiento de sus menores hijas se encuentra asumiendo la responsabilidad
de protegerlas y cuidarlas, puesto que, con el demandado se encuentra separada dada la
irresponsabilidad por parte de éste de cumplir con sus obligaciones que como padre le
corresponde y siendo que el demandado constantemente la amenaza con arrebatarle a sus
hijas, y con el propósito de evitar que sus niñas se vean traumadas con el accionar violento
del padre, es que acude a este órgano jurisdiccional a solicitar el reconocimiento de
tenencia de las mismas.

Tercero: Legitimidad para obrar de la demandante

1 Exp. N1 04295-2007-PHC/TC- Lima .- Caso: Luis Eladio Casas Santillán. STC de 22-NOV-2008.
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

De la copia del DNI N°43517926 (fs. 02) y del acta de nacimiento de fojas 03 y 04, se
constata el vínculo familiar existente entre la demandante ANGIE GENARA ALVARADO
REYES y sus menores hijas ALLISON SHAIEL CESPEDES ALVARADO y ALONDRA
JEHIELI CESPEDES ALVARADO, en calidad de madre; por consiguiente está acreditado
su interés de obrar como lo precisa la parte in fine del artículo 83° del Código de los Niños
y Adolescentes. Además, de las mismas actas de nacimiento se advierte que las niñas
cuentan con siete y nueve años de edad, habiendo sido declaradas por ambos padres, por
tanto, ambos sujetos procesales ejercen la patria potestad de las menores.

Cuarto: Sobre la tenencia. Marco Legal


El artículo 81° del Código de los Niños y Adolescentes, modificado por la Ley número
29269, establece que en el caso que los padres se encuentren separados de hecho y no
exista acuerdo, o si éste resulta perjudicial para los hijos, la tenencia la resolverá el Juez
Especializado dictando las medidas para su cumplimiento; pudiendo disponer la tenencia
compartida, salvaguardando en todo momento el interés superlativo del niño o
adolescente. Igualmente el artículo 84° ha sido modificado por la citada Ley, establece las
medidas y facultades que tiene el Juez para resolver la tenencia en cualquiera de sus
modalidades, priorizando el otorgamiento de la tenencia al padre que mejor garantice el
derecho del niño o adolescente, a mantener contacto con el otro progenitor a través de un
Régimen de Visitas.

Además, los Tratados celebrados por el Estado peruano forman parte del derecho nacional,
tal como lo dispone el artículo 55° de nuestra Constitución Política, en este sentido la
Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 3° establece que los Estados Partes
se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios
para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de los padres … y
con ese fin tomarán todas las medidas legislativas y administrativas, que también recalca
en su artículo 7° que reconoce el derecho del niño a ser cuidado por sus padres. Estos
derechos también son reconocidos por la Convención Americana sobre los Derechos
Humanos en su artículo 19° que reconoce los derechos de todo niño a las medidas de
protección por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.

La Patria Potestad es un poder fundamentalmente tuitivo, destinado a la protección de los


hijos desde su nacimiento hasta que éstos alcancen su plena capacidad de obrar, que
impone a los padres la responsabilidad de velar por su persona, así como de sus bienes,
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

deberes que se encuentran contempladas en el artículo 74° del Código de los Niños y
Adolescentes, entre ellos el de velar por su desarrollo integral. Así, el ejercicio de la
Tenencia es uno de los atributos de la Patria Potestad, la cual como conjunto de deberes y
derechos de los padres, cautela los derechos de los hijos desde la concepción, la niñez y la
adolescencia, teniendo como base el Principio Superior del Niño y del Adolescente con la
finalidad de que aquéllos puedan desarrollarse de manera adecuada en los planos de
índole: personal, social, económica y cultural que se encuentran contempladas en el
artículo 74° del Código de los Niños y Adolescentes, entre ellos, el de velar por su
desarrollo integral, proveer su sostenimiento y educación. Dentro de este marco
normativo, la actora solicita que esta facultad, inherente a ambos padres, se conceda a su
favor para que continúe bajo su cuidado y protección.

Quinto: Sobre los Puntos Controvertidos


Conforme se advierte del Acta de audiencia Única, obrante de folios 47 a 48, se fijaron los
siguientes puntos controvertidos:
1. Determinar si procede ampararse la demanda de Reconocimiento de Tenencia y
Custodia de las niñas Allison Shaiel Cespedes Alvarado y Alondra Jehieli Cespedes
Alvarado a favor de la demandante Angie Genara Alvarado Reyes.
2. Determinar cuál de los padres reúne las mejores condiciones de habitabilidad y
afectividad para el desarrollo integral de las niñas Allison Shaiel Cespedes Alvarado
y Alondra Jehieli Cespedes Alvarado.

Debe tenerse en cuenta que el deber de la carga probatoria se traslada tanto al actor como
sujeto activo de la relación procesal en cuanto a los hechos que configuran su pretensión,
así como a la parte demandada tal como lo establece el artículo 196° del Código Procesal
Civil, para lo cual serán valorados razonadamente todos los medios probatorios aportados
por las partes al proceso, con especial cuidado en garantizar al niño el pleno disfrute de
sus derechos, su dignidad humana y que se desarrolle dentro de un ambiente que
favorezca sus capacidades y habilidades.

Sexto: Sobre el régimen de visitas


Tal como señala el artículo 8º del Código de los Niños y Adolescentes y normas conexas,
toda persona debe unir esfuerzos para alcanzar el desarrollo de las potencialidades del
menor y lograr que su ansiado desarrollo integral sea armónico. Que, en este sentido, no
puede dejarse de lado el derecho del demandado a visitar a su menores hija, pues debe
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

tenerse en cuenta lo señalado en el inciso c) del artículo 84° del código de los Niños y
Adolescentes, el cual prescribe que, “(…) Para el que no obtenga la tenencia o
custodia del niño, niña o adolescente debe señalarse un régimen de visitas”; por
lo que, en atención a ello, corresponde fijar un régimen de visitas, en aras de que el
desarrollo de las menores se mantenga en armonía, bajo el Principio de Interés Superior
del Niño, el cual busca proteger los derechos de un niño o adolescente, y se le brinde
seguridad a fin que crezca y se relacione en un ambiente sano y equilibrado. El objetivo
que persigue todo régimen de visitas es estrechar las relaciones familiares y su
establecimiento descansa en la necesidad de asegurar la solidaridad familiar y proteger los
legítimos afectos que derivan de ese orden de relaciones. Por ello debe ser establecido de
modo que contemple tanto el interés de los padres como el de los hijos menores, y aun
cuando es al de estos últimos a los que hay que dar preeminencia, debe advertirse que el
interés del menor, rectamente entendido, requiere de modo principalísimo que no se
desnaturalice la relación con sus padres.

Séptimo: De los Informes sociales

* Informe social de la demandante


La trabajadora social señala en el Informe practicado a la demandante Angie Genara
Alvarado Reyes, obrante a folios 30 a 31, de fecha 09 de mayo del año 2017, que “(…) En
relación a los hechos relata la entrevistada, la relación se deterioró debido a las constantes
escenas de celos, agresiones físicas y piscologías que recibió del demandante; que en junio
del año 2016 decide terminar la relación; que en octubre de este mismo año lo denuncia
por violencia familiar y en diciembre del mencionado año el demandado opta por retirarse
del hogar; que ante tal situación invita al demandado a conciliar con la finalidad de
establecer un aporte económico y régimen de visita, sin embargo no asistió y por
consecuencia no establecieron ningún acuerdo.”.

En el aspecto de salud, la madre entrevistada refiere que sus hijas se encuentran bien, y
que ella padece de gastritis crónica, y ha sido operada de apendicitis y litiasis biliar; cuenta
con seguro en EsSalud; en el aspecto económico, refiere que, la entrevistada viene
desempeñándose como docente contratada en una institución educativa particular,
percibiendo ingresos de mil nuevos soles mensuales con los cuales asume la manutención
de sus dos menores hijas. Refiere que el aporte económico que brinda el demandado es
bajo e irregular, que a veces aporta con cincuenta soles por semana; y, en el aspecto de
vivienda, manifiesta la trabajadora social que, la demandante actualmente habita en un
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

inmueble alquilado; dicho inmueble se ubica en una zona urbana de la ciudad, es habitada
por tres personas; en su distribución consta de cocina, baño y dos dormitorios; sus
ambientes son reducidos pero se encuentran limpios, ordenados y debidamente amoblados.

* Informe social del demandado


La trabajadora social señala en el Informe practicado al demandado Alfonso Ramiro
Céspedes Bonilla, obrante a folios 41, de fecha 15 de enero del año 2018, que “(…)
Después de la separación con la demandante, se integra al hogar de su hermana mayor,
conformando una familia extensa quienes le han brindado el apoyo material y moral,
sosteniendo buenas relaciones interpersonales con ellos. La relación con la demandante es
conflictiva y distante, siendo la diferencia de caracteres y la falta de confianza los apectos
que influyeron desfavorablemente en su relación de pareja. Mantiene el vínculo filial –
paterno con sus dos menores hijas por quienes expresa mucho afecto y preocupación por
su bienestar.”.
Refiere con relación a su situación económica, que ésta no es estable, realiza trabajos
eventuales, desempeñándose como agente de seguridad en eventos y mozo en discotecas,
obteniendo ingresos diarios promedio de S/ 30.00. Proporciona a la demandante la
respectiva pensión de alimentos correspondiente al monto de S/ 90.00 semanales.
En cuanto a la situación de vivienda, vive en la condición de alojado en una casa
alquilada por su hermana donde ésta vive junto a su esposo y sus dos hijos. La vivienda
cuenta con servicios, muebles y equipos básicos para satisfacer sus principales
necesidades. No cuenta con dormitorio ni un espacio personal; duerme en un
mueble que se acondiciona diariamente en la sala, compartiendo el resto de los
ambientes de la casa con los miembros de la familia de su hermana.

Octavo: Derecho del niño a ser oído


Según lo garantiza el artículo 12º de la Convención sobre los Derechos del Niño, el niño
que esté en condiciones de formarse un juicio propio podrá expresar su opinión
libremente en todos los asuntos que le afecten, la misma que se tendrá en cuenta
en función a su edad y su madurez. Principio que es recogido por el artículo 85º del
Código de los Niños y Adolescentes, que puntualiza la importancia de escuchar la opinión
del niño y tomar en cuenta la opinión del adolescente.

En el caso materia de estudio, en audiencia única celebrada el 15 de mayo del 2018, cuya
acta obra a folios 52, se conferenció con las menores, Alisson Shaiel Céspedes Alvarado,
refiriendo que: “(…) dice tener ocho años de edad, estudia en el colegio Dante Alighieri-
Trujillo, cursa el tercer grado de primaria, quien vive con su mama y su hermanita Alondra
y a veces viene su abuelita para preparar los alimentos, también su tío Oscar viene a
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

almorzar, es su abuelita [materna] quien prepara la comida y su tío Oscar es hermano de


su mamá, es su mamá quién prepara su lonchera, quien la lleva a la escuela y es su papá
quien la recoge del colegio y la lleva a su casa. Su papá Ramiro vive en La Esperanza con
su hermana, que es su tía, que su papá antes ha vivido con ellas, pero desde el año 2016
aproximadamente, se fue a vivir a la casa de su hermana, no sabe por qué. Su papá le da
dinero en el Banco de la Nación, a su mamá para los alimentos de ella y de su hermanita.
Su papá la visita los sábados y domingos, con quien sale a pasear. Ella quisiera vivir con
sus padres, porque a ambos los extraña.” y Alondra Jehieil Cespedes Alvarado, refiere:
“(…)tener seis años de edad, estudia en el colegio Dante Alighieri-Trujillo, cursa el primer
grado de primaria, quien vive con su mamá, su hermanita Allison y a veces viene su
abuelita para preparar los alimentos, también su tío Oscar quien es hermano de su mamá,
viene a almorzar, es su abuelita quien le prepara su comida y es su mamá quién le prepara
su lonchera, quien la lleva a la escuela y es su papá quien la recoge del colegio y la lleva a
su casa. Su papá la visita los sábados y domingos, salen a pasear, su papá le compra su
ropa y también a su hermana Allison, ella quiere vivir con sus dos padres.”

Noveno: Ahora bien, ante todo lo expuesto, se debe tener en cuenta en primer término, lo
prescrito por el artículo 3° de la Convención sobre los derechos del Niño, el cual señala
textualmente que, “1.- En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las
instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades
administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá
será el Interés Superior del Niño.” Asimismo resulta vital el cumplimiento y comprensión
de lo estipulado por el artículo 9, parágrafo 3) de la aludida Convención, el mismo que
prescribe que: Los Estados partes respetarán el derecho del niño que esté
separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto
directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al Interés
Superior del Niño.

Décimo: Conforme se ha dejado indicado en los considerandos precedentes, es con la


demandante, con quien la niñas Allison Shaiel Céspedes Alvarado y Alondra Jehieli
Céspedes Alvarado, han permanecido mayor tiempo, puesto que, al haberse producido la
separación de sus padres, dichas menores han continuado bajo el cuidado directo de la
demandante, siendo el padre quien hasta ahora viene visitándolas; además, cabe precisar
que es la accionante quien cumple con acudirlas económicamente, puesto que, el
demandado no cuenta con un trabajo estable pero pese a ello, conforme lo refiere, viene
cumpliendo con su obligación alimentaria de acuerdo a sus posibilidades; además, si bien
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

es cierto actualmente vive en el inmueble alquilado por su hermana, también lo es que, no


cuenta dentro de dicho inmueble con un espacio siquiera para dormir, puesto que, todos los
días se le acondiciona en la sala, un mueble para dormir; observándose todo lo contrario en
el inmueble de la accionante, quien cuenta con las habitaciones necesarias para que sus
hijas se desenvuelvan con privacidad y confianza, además que, la convivencia desarrollada
entre la madre y sus hijas ha generado apego e identificación de las menores con su
progenitora, siendo además que, la demandante ha acreditado reunir las condiciones de
habitabilidad y afectividad para confiársele la tenencia de sus menores hijas; apreciándose
que no cuenta con antecedentes penales ni policiales conforme se desprende de las
documentales de folios 24 y 26.

Décimo primero: Así mismo, corresponde tenerse en cuenta el derecho que le asiste al
padre biológico de interrelaciones con sus menores hijas como figura esencial e
imprescindible para el pleno desarrollo de toda persona, por lo que se debe tener presente
que el progenitor que no tiene al hijo día a día, tiene el derecho de mantener relaciones
personales que le permitan participar , cautelar y vigilar su desarrollo integral, a la vez que
las menores gocen de esa mirada vigilante y ese cariño alterno de aquel familiar con quien
no comparten la mayor parte de su vida, siendo necesario construir el soporte emocional y
afectivo que toda persona requiere, siendo los primeros beneficiarios los menores de edad.
Por ello, teniendo en consideración que las menores se encuentran acostumbradas a recibir
las visitas de su padre y conforme lo ha manifestado el demandado, la relación paterno-
filial es estrecha, y siendo que sus menores hijas extrañan la presencia del padre, tal como
lo han manifestado el día en que se llevó a cabo la audiencia cuya acta obra a folios 52,
corresponde entonces, fijarse un régimen de visitas a favor del padre demandado.

III. PARTE RESOLUTIVA:


Por estas consideraciones, de conformidad con la opinión del representante del
Ministerio Público, las normas ya glosadas y los artículos I, II, V, IX y X del Título Preliminar
del Código de los Niños y Adolescentes, y en uso de las facultades conferidas por la Ley
Orgánica del Poder Judicial, la señora Juez del Sexto Juzgado de Familia de Trujillo,
Administrando Justicia en nombre de la Nación: FALLA: DECLARANDO FUNDADA la
demanda de folios 13 a 15, interpuesta por ANGIE GENARA ALVARADO REYES contra
ALFONSO RAMIRO CESPEDES BONILLA sobre RECONOCIMIENTO DE TENENCIA y
CUSTODIA de sus hijas Allison Shaiel Céspedes Alvarado y Alondra Jehieli Céspedes
Alvarado; en consecuencia:
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

 ORDENO que las menores ALLISON SHAIEL CESPEDES ALVARADO y


ALONDRA JEHIELI CESPEDES ALVARADO, permanezcan bajo la custodia y
protección de la madre demandante, doña ANGIE GENARA ALVARADO REYES,
quien continuará encargándose de su cuidado directo, así como de brindarle amor,
educación y formación integral.

 FÍJESE EL RÉGIMEN DE VISITAS a favor de CARLOS ALFONSO RAMIRO


CESPEDES BONILLA, quien podrá visitar a sus hijas ALLISON SHAIEL
CESPEDES ALVARADO y ALONDRA JEHIELI CÉSPEDES ALVARADO los días
sábados y domingos desde las 10:00 am hasta las 4:00pm, pudiendo externarlas
del hogar materno y luego retornarla en el horario establecido, lapso durante el cual
se obliga a brindarle todo el cuidado y atención debidas, coadyuvando a su
formación integral.

CONSENTIDA o ejecutoriada que sea la presente resolución: ARCHÍVESE el proceso en


el modo y forma de ley. NOTIFIQUESE por cédula.