Está en la página 1de 4

Universidad de Puerto Rico

Recinto Rio Piedras

Reflexión de:

“La vida de los Hombres Infames”

Valeria Y. Roque Román

801-18-7378

Prof. Luís Pérez


En este ensayo se dan a conocer puntos importantes de este libro “La vida de los

hombres Infames”. De entrada pareciera que vamos a leer una novela de vaqueros o de

Alcapone, adjetivo muy propio de este último, hombre malvado el que carecía de honra

ante la ley y no así ante sus subalternos, un hombre sin crédito y estimación. Dicho lo antes

y expuesto a su consideración me parece que debo presentar al escritor de esta lectura,

Michael Foucault, fue historiador, psicólogo, teórico social y filósofo francés. Critico de las

instituciones sociales, psiquiatría, la medicina, ciencias humanas, instituciones penales y la

sexualidad humana.

Foucault nos recuerda en esta lectura que el poder esta seriamente ligado a los

efectos económicos que produce una sociedad condicionada a sufrir transformaciones por

formas globalmente dominantes y de los encuentros entre hombres ordinarios y los

enfermos de poder, los que maquinan e incitan, los que hacen hablar y actuar. Nos presenta

una forma de transgresión no como una forma de ir en contra de la ley , sino más bien

como reconocer lo extraño de lo “normal” y de como ambos lados de los “límites entre las

conformidades y las desviaciones encuentran así una justificación y la apariencia de un

fundamento en nuestra cultura”; y a partir del siglo XVI, la mentalidad del individuo aliaba

lo sobrenatural con lo patológico y la medicina no pudo desligar y no han podido explicar

la conciencia infame del hombre como una enfermedad.

Cabe destacar que desde el principio de la medicina esta no ha sido del todo certera

para ejercer con seguridad sobre el diagnostico dado y la medicación a los pacientes.
siempre se ha sabido que la medicina mata, o sea hace más daño que bien, que en pro de la

ciencia, se han cometido y se cometen los atropellos más atroces sobre los individuos

utilizando su poder económico y científico aprovechándose de la fragilidad del necesitado,

utilizándolo para obtener los resultados esperados para luego adquirir las ganancias de los

más afortunados de la época. La historia ha evolucionado y “el no saber o desconocer deja

de ser peligroso y es entonces que saber se convierte en peligroso”. La crisis actual radica

en esto, que el saber no es de peligro para los individuos sino para la propia historia. La

medicalización en el siglo XX tomo un auge descontrolado los seres humanos, hemos sido

conejillos de indias por mucho tiempo y por ignorancia y desconocimiento, la ingesta de

medicamentos y por intoxicación de los mismos y sumando cirugías sin motivo y sin

justificación en pro de supuestamente la investigación ha tomado la vida de muchos. En

definitiva entre los medicamentos, cirugías, anestésicos, tratamientos, médicos

inescrupulosos e instituciones médicas (reserch), que solo buscaban según ellos el bienestar

para el enfermo y claro esta la estabilidad de la clase médica sobre los fracasos y el precio y

con las consecuencias negativas o positivas que están directamente vinculadas a los

desaciertos de la medicina, es la clase pobre y trabajadora la que paga las consecuencias de

la autoridad y mal manejo en esta profesión.

Por otro lado y de modo general “se puede afirmar que la salud se convirtió en un

objeto de intervención médica. Todo lo que garantiza la salud del individuo, ya sea el

saneamiento del agua, las condiciones de vivienda o el régimen urbanístico, es hoy un

campo de intervención médica que en consecuencia ya no esta vinculado exclusivamente

con las enfermedades”. Hoy día la medicina tiene un poder que va más allá de las
enfermedades y los enfermos, se dedica a otros campos que no son las enfermedades,

liberándose del estancamiento científico y terapéutico desde la época medieval, para

considerar otros campos y dejo de ser clínica para ser social. Dentro de la evolución médica

vemos como el desarrollo de la medicina urbana y de la medicina de la fuerza laboral, se

unifica por necesidad al poder urbano de modo coherente y homogéneo, como vemos las

reglas de saneamiento donde la comunidad es parte integral de modo que donde hay

problemas epidémicos y violentos seguían un reglamento para prevención y plan de

urgencia.

La medicina laboral o de los pobres no fue la primera meta de la medicina sino la

última, “en primer lugar fue estado, segundo la cuidad y por último los pobres y

trabajadores” los que fueron verdaderamente los conejillos de indias. La medicina se

convirtió en una estructura que consiste en un control de la salud del pueblo y del pobre. La

que prevaleció hasta hoy día sin restricciones para los menos afortunados dándole los

beneficios que se le fueron negados en un principio. Esta realidad permitió un vínculo de

tres cosas que aun hoy día venimos utilizando, asistencia medica al pobre, una medicina

administrativa encargada de los problemas generales y la práctica de la medicina privada

para quien pudiera pagarla. Lo importante de todo esto es hacer que funcione y todos los

sectores sean beneficiados.