Está en la página 1de 248

Even In Death by drotuno

Capítulo 1 - Dame una razón

Dame una razón para creer que te has ido


Veo tu sombra así sé que están mal
Luz de luna en la suave tierra marrón
Me lleva a donde estás
Te alejaron de mí, pero ahora te llevo a casa

" Even In Death" de Evanescence

EDUARDO

La música me golpeó los oídos con mis auriculares al mismo ritmo que mis pies tocaban la
acera. Me quemaron los músculos, me dolieron los pulmones y me dolió el corazón. Sin
embargo, este último no tuvo nada que ver con la carrera de cinco millas que estaba
impulsando en este momento.

Centrándome en cada paso, traté de volver mi mente al presente, no al pasado. Tenía que
seguir, empujar, alcanzar ... por ella . No podía acostarme y enrollarme en una pelota. No
podía desahogarme, y no podía dejar de vivir, porque nunca hubiera querido eso. Ese
último pensamiento me hizo apretar los dientes y bombear más fuerte las piernas. Por más
que lo intenté, no pude escaparme de él, y no pude evitar el hecho de que mi tiempo libre
había terminado.

El sol estaba casi completamente arriba cuando doblé la última esquina. La mera visión de
la casa era solo otra puñalada al cofre. A pesar de su nueva pintura blanca y persianas
azules, esa casa ahora estaba embrujada. O tal vez yo era el embrujado.

Tomando los escalones del porche de dos en dos, suspiré hacia los ojos amarillo verdosos.
"Buenos días, Steve", murmuré, tratando de recuperar el aliento. Sacudiendo la cabeza,
estiré la mano para arañar la parte superior de la cabeza del gato pelirrojo. Se lanzó dentro
de la casa tan pronto como abrí la puerta. "Ella no está aquí, amigo".

Se detuvo para mirarme con una mirada casi acusatoria, pero luego se fue a buscar la casa
de todos modos.

"Confía en mí", murmuré, cerrando los ojos mientras cerraba de golpe la puerta principal.
"Ojalá lo estuviera".

Tuvimos este argumento cada maldita mañana por casi un mes. Con la cola anaranjada en
alto, deambuló por la casa, porque Steve adoraba a mi esposa, y simplemente no podía
aceptar el hecho de que ella se había ido.
Él no era el único.

Una cosa era estudiar las cinco etapas del duelo en la facultad de medicina; fue otra
experiencia de ellos para mí. Negación, enojo, negociación, depresión y aceptación: estaba
bastante seguro de que no estaban en orden, y estaba absolutamente segura de que los
experimenté todos a diario. Y a veces, todo a la vez.

La ira era mi favorita. Ira más negación hizo las cosas más fáciles. La ira me dio fuerzas
para salir de la cama que compartimos, para alimentar a Steve cuando prefería que fuera
ella, y para enfrentar el hecho de que tenía una residencia a la que tenía que regresar en el
Centro Médico Harbor.

Me había despedido durante un mes; al principio fue para mudarme a la casa, y luego fue
para Bella.

La idea de su nombre me ardió en los ojos cuando busqué una botella de agua en la nevera.
Sacudiendo mi cabeza, lo tragué todo, apoyándome en el mostrador de la cocina mientras
Steve daba vueltas por toda la casa. Cuando estuvo convencido de que ella no se estaba
escondiendo, saltó al mostrador y se golpeó la barbilla.

"Intenté decírtelo", susurré, encontrándome con esos ojos amarillo verdoso nuevamente
mientras me miraba como si fuera mi culpa. Resoplando, asentí. "Fue mi culpa, Steve.
Nunca debería haberla dejado ir sola. ¿De acuerdo? Lo entiendo".

Le di una cucharada de comida y luego dejé la cocina por las escaleras. Di un paso
alrededor de las cajas desempaquetadas y caminé por las habitaciones sin terminar para
llegar al dormitorio principal. Era todo lo que podía hacer para respirar cada vez que entré
en esa habitación. Si se hubiera terminado otra habitación, habría dormido allí, pero tal
como estaba, estaba demasiado cansada, demasiado apegada a esta habitación: los libros
que estaba leyendo en su mesita de noche, las almohadas que olían a su pelo a pesar de las
cajas limpias y los recuerdos que llenaron ese espacio Era una de las pocas habitaciones
que Bella casi había terminado de desempacar. Era la única habitación que contenía los
recuerdos más espesos, más oscuros y más sorprendentes, porque en esa habitación, había
amado a mi esposa con cada centímetro de mi corazón, mi cuerpo y mi alma.

Sin embargo, mis ojos se estrecharon. Algo parecía diferente, cambiado, pero no podía
precisar exactamente qué. Escaneando la habitación, noté fotos en marcos: nuestra boda,
fechas, fiestas tontas en la UW. Tomé mi lado de la cómoda, mi mesita de noche, e incluso
sus cosas, y no podía decir qué había cambiado, en todo caso. Sin embargo, mi teléfono
celular se iluminó y vi que había perdido algunas llamadas y correos de voz. Poniéndolos
en el altavoz, escuché mientras recogía mis cosas para tomar una ducha.

" Dr. Masen, es Roxanne. El Dr. Phillips quería que le dijera que debe reunirse con el
nuevo jefe de personal hoy cuando entre. Se ha estado reuniendo con todos los residentes,
por lo que quiere verlo a usted primero día atrás ... " Se detuvo un poco, pero pude
escucharla suspirar profundamente. "Y Edward, por favor, avísanos si hay algo que
necesites".
El siguiente mensaje no fue sorprendente.

" Oye, hijo", Charlie murmuró en el teléfono. "Solo te estoy registrando, chico. El primer
día de vuelta en el trabajo y todo ... De todos modos, necesito saber qué quieres hacer con
el auto de Bella, Edward. Lo han soltado, y tuve que reparar ese neumático ..."

Su voz se quebró, porque pude haber perdido a mi esposa, pero él había perdido a su hija
pequeña, y honestamente no sabía qué era peor. Y todo estaba jodido a la vuelta de la
esquina de su casa.

" Solo ... llámame cuando puedas. Hazme saber lo que quieres hacer. Y buena suerte en el
hospital hoy".

El teléfono sonó, señalando otro mensaje, pero nadie habló, así que me acerqué a mi
teléfono y los borré todos antes de dirigirme al baño. Volvería a llamar a Charlie más tarde
porque honestamente no tenía una respuesta para él. Necesitaba prepararme para el trabajo,
ponerme una fachada de que estaba bien, que estaría bien. Sin embargo, no estaba bien, y
honestamente sentí que nada volvería a estar "bien" de nuevo.

~ ooo ~ EID ~ ooo ~

Regresar al hospital fue tan desalentador como esperaba. No solo estaba tan lleno de
recuerdos de Bella como nuestra casa, pero todos con los que trabajé me miraron con
tristeza, preocupación y pena. No importaba que acabara de comenzar en Harbor como
residente. Mi esposa se había sentido extraordinariamente orgullosa de mí, de mi arduo
trabajo, y la había visitado a menudo, lo que significaba que todos ya la habían conocido, y
todos la amaban.

Demonios, amar a Bella fue fácil. Me enamoré perdidamente de esa hermosa chica en el
momento en que la miré en la biblioteca del campus de la Universidad de Washington.
Tímida, dulce, inteligente Bella, pero con una fuerza subyacente, lealtad y sensualidad que
me dejó sin palabras ese primer día.

Podía sentir la mirada de todos en mí mientras subía las escaleras hacia la oficina del jefe
de personal, algunas subrepticiamente y algunas descaradamente en su estudio de mí. No
estaba seguro de lo que esperaban que hiciera, tal vez romper a llorar o enfurecerme por la
injusticia de todo. Ya lo había hecho ... cada maldito día desde que recibí la llamada de
Charlie. Ya lo había perdido esta mañana cuando la alarma me sacó de sus sueños, sueños
que nunca fueron iguales. A veces esos sueños eran recuerdos, revivir nuestro pasado,
fechas y besos y declaraciones de amor. A veces, sin embargo, los sueños eran duros, un
recordatorio en mi rostro de que me la habían quitado. Los sueños a veces eran crueles, con
Bella dejándome, o ella me perseguía en una especie de entidad espantosa de pesadilla
donde estaba cubierta de tierra y sangre.

Negué con la cabeza mientras entraba al área de recepción de Roxanne, tratando de aclarar
mi cabeza de las pesadillas. Tristemente, tomaría cualquier forma de Dream Bella que
pudiera obtener. Bueno, malo, aterrador, simplemente no importaba. La extrañaba
demasiado como para que importara.

"Doctora Masen," susurró Roxanne, levantándose de su escritorio. Ella era una mujer
mayor, con ojos color avellana y una voz amable. Ella me abrazó como lo haría una madre,
prácticamente acunándome, lo que me hizo sonreír por su amabilidad. Ella se retiró,
ahuecando mi rostro. "No preguntaré cómo estás. Puedo verlo". Ella arrastró un pulgar
suavemente debajo de mi ojo. "Y no voy a escupir a ese BS sobre cómo mejora con el
tiempo, tampoco. Es difícil. Y es cada maldito día, solo aprendes a vivir con eso. Era una
chica hermosa, Edward, y sé que eres duele. Solo sé que no tienes que herir solo. Puedes
venir a hablar conmigo en cualquier momento ".

La honestidad de Roxanne me hizo sonreír la primera sonrisa verdadera en días. Asintiendo


con la cabeza, la abracé de nuevo y le di las gracias. Bella y yo habíamos vivido en el
mismo edificio de departamentos que Roxy antes de comprar la casa. Ella siempre había
sido amable con nosotros, incluso más desde que comencé en HMC. Ella había sido la
asistente del jefe de personal que me trajo para mi residencia. La Dra. Rollins se había
retirado, y en lugar de promocionar en su interior, habían traído a alguien de otro hospital,
lo que había causado un gran revuelo mientras yo estaba de licencia.

"¿Como es el?" Le pregunté en un susurro.

"¡Hermoso!" ella brotó como una niña, sonrojándose un poco. "Es más joven de lo que
esperaba, pero es amable y de voz suave. Ha sido muy recomendado, y estoy empezando a
ver por qué. Es muy bueno con la gente, muy bueno atrapando cosas que otros doctores
extrañan. Le gusta llenar abajo en la sala de emergencias ".

Mis cejas se dispararon ante eso, pero asentí con la cabeza en señal de aceptación. "Muy
bien, Roxy. ¿Está él adentro?"

"Sí, y te espero. Entra, cariño. Y ven a verme a almorzar, me tomaré mi descanso contigo".

"Sí, señora."

Le llamé levemente a la puerta de la oficina y oí que alguien me llamaba para que entrara.
El hombre detrás del escritorio levantó la mirada, y mi primer instinto fue de miedo o
temor, pero sonreí de todos modos. Su sonrisa de regreso fue suave, pequeña y amable
mientras se ponía de pie. Era más joven, con pelo rubio y ojos color avellana.

"Dr. Masen, es bueno conocerte finalmente. Soy el Dr. Carlisle Cullen".

"Encantado de conocerlo, señor. Llámame Edward", le dije mientras tomaba asiento frente
a su escritorio.
Él sonrió suavemente, abriendo una carpeta frente a él. "Estoy seguro de que he causado un
gran revuelo aquí, pero te aseguro que no tuve problemas para comenzar cuando acepté este
puesto".

Riendo suavemente, asentí. "Bueno, yo no estaba cerca de la explosión, así que ... estás a
salvo conmigo".

Una sonrisa irónica cruzó sus rasgos, pero asintió. "Actualmente estás trabajando en
pediatría. ¿Es ese tu enfoque?"

"Sí, definitivamente, pero tampoco me importa la emergencia, así que ..." Me encogí de
hombros. El fuego que había tenido por el trabajo no había regresado todavía, y me
pregunté brevemente si alguna vez volvería a sentir lo mismo por algo.

El Dr. Cullen cerró mi archivo, apoyándose en la parte superior de su escritorio. "Cuéntame


sobre ti, Edward ... Dime qué no está en tu archivo".

Resoplando un poco, asentí. "Nací en Chicago. Mis padres murieron cuando yo estaba en la
escuela secundaria, un accidente automovilístico. Fui criado por mi abuela, que falleció el
año pasado. Toco el piano para mi propio entretenimiento, y corro casi todas las mañanas.
Asistí a la Universidad de Washington, donde ... "Dejé escapar un profundo suspiro,
mirando hacia abajo a mis manos, donde mi alianza de matrimonio brillaba en la luz
fluorescente. Le di un lento giro alrededor de mi dedo. "Me encontré ... conocí a mi esposa
allí. Nos casamos hace poco más de un año, pero ..." tragando el nudo en mi garganta. "Mi
Bella me fue arrebatada hace casi un mes. Por eso estaba de permiso".

"Lo siento mucho por tu pérdida, Edward". Frunció el ceño, sus ojos cálidos. "¿Puedo
preguntar qué pasó?"

Apretando los ojos cerrados, asentí mientras tomaba un minuto para juntar las palabras. Mis
dedos todavía jugaban con mi anillo de bodas, que me negué a quitarme. "Ella es de un
pueblo pequeño ... Forks. Se trata de un viaje de tres horas desde aquí. Nos tomamos una
semana libre para mudarnos. Era el momento perfecto, después de la escuela de medicina y
justo antes de que estuviera demasiado ocupado aquí. Acabo de comprar nuestra primera
casa y ... Cerré los ojos y luché contra las lágrimas. "Ella ... Sh-Ella quería ir a visitar a su
padre, que es el jefe de policía allí. Había estado trabajando duro en algunos asuntos en la
ciudad, y dado que los dos nos tomamos un tiempo libre para mudarnos, ella condujo hacia
abajo para gastar el día con él ". Olfateando, levanté la vista para ver al Dr. Cullen
escuchando atentamente. "Tenía una llanta desinflada no muy lejos de él cuando comenzó a
regresar a su casa, y ella lo llamó para que la ayudara. Ella también me llamó, pero él
estaba más cerca. En algún momento entre sus llamadas y Charlie llegando a su auto, ella ...
ella ... "

Mis manos se cerraron en puños sobre mi regazo, y escuché al Dr. Cullen murmurar:
"Tómate tu tiempo, hijo".
"Charlie dijo que hubo algunos ataques de animales en la zona: osos o lobos o algo así.
Forks se encuentra en el bosque. Cuando llegó allí, ella ... había ... Sangre estaba en todas
partes, junto con trozos arrancados de ella. ropa, y las luces del automóvil seguían
encendidas, las llaves seguían encendidas, el bolso aún en el asiento del pasajero, se había
ido, junto con su teléfono, pero ... siempre se lo metía en el bolsillo trasero. me llamó, y
estoy bastante seguro de que rompí un récord de exceso de velocidad para llegar allí, pero
ninguna búsqueda resultó algo. Ella ... Hubo muchos puntos despedazados en el suelo en
diferentes lugares, así que ... estamos Seguro que ella no lo habría hecho. Yo ...

Me detuve un poco, la ira volviendo aguda y pesada. Miré a mi anillo de bodas, hablando
con los dientes apretados. "Ni siquiera puedo enterrar a mi esposa ... o ... o hacerla
incinerar. Simplemente ... no es nada ".

Haciendo una mueca, me di cuenta de que acababa de maldecir en frente de mi superior, así
que de inmediato, levanté la vista. "Lo siento, señor."

"No hay necesidad de disculparse, hijo", dijo en un profundo suspiro, recostándose un poco
en su silla. "Edward, ¿estás hablando con alguien sobre esto?"

Negué con la cabeza. "No, señor. Acabo de regresar hoy".

"¿Estás ... qué? ¿Veinticinco? ¿Veintiséis? Es joven estar casado estos días, ¿no es así?"

"Veinticuatro, en realidad. Doblé las clases y tomé cursos de verano para salir adelante".
No pude evitar sonreír y asentir un poco cuando sus cejas se alzaron un poco, pero jugueteé
con mi anillo de bodas nuevamente. "Sí, pero Bella ... Ella fue para mí. No entiendes cuán
... perfecto estábamos juntos".

"Cuéntame sobre ella."

Miré hacia arriba, pensando que era una petición cruel, pero mi mirada se encontró con una
curiosidad cálida e inocente. Había algo más en esa mirada, también, pero no podía
ubicarlo. Pero hablar de mi Bella era una espada de doble filo. Recordarla era
reconfortante, pero fue duro que todo lo que tenía eran los recuerdos asombrosos y lo que
podría haber sido.

"Bella era ... hermosa", comencé en voz baja, sonriendo, porque nunca creyó lo hermosa
que pensé que era. "Ella era dulce, desinteresada y fuerte. Y, Dios mío, ella era inteligente".
Solté una pequeña carcajada, mirándolo. "Ella era una ratón de biblioteca, lo que hizo que
su trabajo en la biblioteca del campus fuera perfecto para ella, y más tarde, trabajó para una
sucursal de la Biblioteca Pública de Seattle. Cuando la conocí, era ... tímida, introvertida.
Había perdido a mis padres solo antes de la escuela secundaria, y vivir con mi abuela me
hizo diferente a los niños en la escuela, así que me quedé solo. Ir a la Universidad de
Washington fue un shock y atemorizante. Mi abuela no era lo suficientemente sana como
para criar a un adolescente, así que se hizo cargo de ella, lo que significaba que no salía o
festejaba. Las chicas no ... no carecían de importancia, pero estaba tan concentrado en
ingresar a la universidad y la facultad de medicina, sin mencionar que mi abuela era un
poco estricta, que yo solo ... "

Me detuve, arrugándome un poco la nariz por lo incómodo que me hacía sonar. Conocía a
algunas chicas en la escuela, pero simplemente era demasiado tímida y demasiado ocupada
para hacer algo al respecto.

"De todos modos, en el momento en que puse los ojos en esto ... esta ... pequeña morena,
con ojos como chocolate derretido y una sonrisa que iluminó toda su cara ..." Me reí entre
dientes y sacudí mi cabeza lentamente. "Me asustó hasta la muerte porque todo me golpeó a
la vez. Yo ... quería protegerla de los estudiantes masculinos mirándola como algo para
comer. Quería hacerla sonreír tanto como fuera posible porque la hacía parecer un ángel. Y
todas las cosas para las que nunca tuve tiempo antes de ese momento, de repente quería
hacer tiempo para: citas, llamadas, conversaciones, coqueteos. Todo a la vez ". Sonreí
cuando el Dr. Cullen se rió en voz baja. "Todo. Y lo hice, porque me hizo sentir que era el
único hombre en la sala. No tenía tiempo ni paciencia para nadie más".

Suspiré, sentándome un poco. "De todos modos, comenzamos a salir, y luego nos volvimos
más. Finalmente, nos mudamos juntos, pero supe después de nuestra primera cita que nunca
sentiría por nadie de la manera en que lo sentía por ella. Le pedí que se casara conmigo el
verano. antes de nuestro último año. Nos casamos justo antes de terminar la escuela de
medicina. Seis años ... ella fue todo para mí ". Frunciendo el ceño ante mi alianza de boda,
le di un giro alrededor de mi dedo. "No era perfecto todo el tiempo, pero trabajamos cosas.
Ella quería trabajar, pero no tenía que hacerlo. Estuve muy ocupada todo el tiempo,
estudiando, días largos, y luego empezando mi residencia aquí. Pero cuando hicimos
tiempo ... "Negué con la cabeza lentamente, sonriendo tristemente. "Fuimos perfectos de
nuevo".

Me quedé en silencio por un momento. "Ahora ... me siento perdido sin ella. Me duele
respirar. Siento que falta una parte de mí, un agujero en el pecho, que nunca volverá a estar
bien . Y sé que eso es parte del duelo, pero yo" No estoy seguro de poder llegar a un punto
para dejarla ir. La busco en todas partes: la casa, en mi camino al trabajo, en mis carreras
por la mañana, en mis sueños. Demonios, incluso nuestro gato todavía la busca. "

"Se pondrá mejor, hijo".

Tarareé sin comprometerme. "No se siente así, pero sé que se supone que debo seguir. Sé
que estaría enojada si me diera por vencida, entonces ... Aquí estoy".

El Dr. Cullen sonrió tristemente, y dejó escapar un profundo suspiro mientras miraba por la
ventana de su oficina. "Edward, creo que deberías hablar con alguien, y si no quieres
hacerlo, al menos ven a verme en cualquier momento. ¿De acuerdo?"

"Sí, señor. Lo pensaré", le dije, parado cuando lo hizo.

"Te dejaré volver a la sala de emergencias".


Nos dimos la mano, y salí de su oficina, saludando a Roxy con un gesto mientras salía.
Empecé a notar todas las cosas que aún necesitaba hacer. La lista de tareas era
desalentadora, la más difícil con respecto al auto de Bella, pero lo resolví y llamé a Charlie
cuando llegué a casa.

Capítulo 2: Haz que esto se vaya

Mírame, mi percepción de profundidad debe estar apagada de nuevo


Porque esto duele más profundo de lo que pensé
No ha sanado con el tiempo
Acaba de derribar mi espina dorsal
Te ves tan hermosa esta noche
Recuérdame cómo nos acostaste
Y sonrió suavemente antes de que destruyeras mi vida
Lo encontrarías en tu corazón
Para hacer que esto desaparezca
Y déjame descansar en pedazos

" Rest In Pieces" de Saliva

EDUARDO

Me acerqué al mostrador de la biblioteca de la Universidad de Washington, mis ojos


recorrieron la forma que aún tenía que mirarme a los ojos. Ella estaba ocupada, pero era
hermosa. Cabello largo y oscuro recogido en una cola de caballo alta, pequeña pero curva
en todos los lugares correctos, y una piel que parecía seda cremosa y suave. Pero fueron
los ojos los que hicieron que mis rodillas se doblaran debajo de mí.

Cálido, marrón y dulce, como el chocolate derretido. Se sentía como si estuviera mirando
directamente a mi alma.

"¿ Verificando?" preguntó, sonriendo cuando todo lo que podía hacer era asentir y
empujar mi montón de libros hacia ella en el mostrador. "Está bien, necesitaré tu
identificación ..."

Saqué mi billetera con manos temblorosas, tratando de ignorar a las personas impacientes
detrás de mí.

" Vamos, hermosa, voy a llegar tarde a la clase ..." El niño detrás de mí se apagó cuando
esos ojos oscuros se posaron en él con una mirada fulminante.

" Entonces deberías haber venido aquí antes. Ahora, esperarás".

Volvió a mi identificación, sonriéndome mientras escaneaba el código de barras. "Edward


Masen", leyó, dándome una rápida mirada.
" Sí".

" Encantado de conocerte, Edward. Soy Bella Swan", dijo, y recogió mis libros con mi
identificación en la parte superior para devolvérmelos. "Te veo" ronda? "

" Sí, definitivamente".

" Bien".

Me volví del mostrador, volviendo a la mesa donde había estado trabajando y dándole a
Bella una mirada más. Estaba ignorando los avances del tipo que había estado detrás de
mí, negando con la cabeza a lo que le estaba preguntando.

~ oOo ~

El camino de regreso a los dormitorios estaba en silencio, pero la cena había sido todo
menos silenciosa. Había hablado más con Bella que todas las chicas que había conocido
toda mi vida. Y ni una sola vez me sentí incómoda o fuera de lugar. Hasta ahora…

Yo quería besarla. Quería algo más que el coqueteo que habíamos hecho en la biblioteca y
la increíble fecha en la que acabábamos de estar. Yo quería que ella fuera mía. Nos
convertimos en amigos y compañeros de estudio después de la primera reunión en la
biblioteca hace unos meses. Yo no era el único tipo que intentaba llamar su atención, pero
yo era el único con quien ella interactuaba, y estaba segura de que era el único con su
número de teléfono.

Aparqué el auto, volteé hacia Bella cuando ella sonrió en mi dirección.

" No tienes que llevarme allí".

" Sí, lo hago. Quiero asegurarme de que estás a salvo dentro, Bella. Estadísticamente, la
universidad es-"

" Silencio, Edward", dijo con una dulce risa. "Mi papá es policía, ¿crees que no me contó
todas las estadísticas antes de venir a la Universidad de Washington?"

Sonriendo, asentí y salí del auto. Caminé hacia su lado, sosteniendo la puerta para ella.
"Entonces él te diría que caminar solo de vuelta a los dormitorios es peligroso. No importa
la hora que sea".

Ella estudió mi rostro, inclinando su hermosa cabeza suya hacia mí. "Y deberías decirle a
tu abuela que te enseñó buenos modales, señor Masen".

" Ella estará contenta de saber eso". Me reí entre dientes, sacudiendo la cabeza y dándole
a su dormitorio una mirada rápida mientras me recostaba contra mi auto. "Bella, yo ...
esta vez lo pasé muy bien".
" Yo también".

" Quiero hacerlo de nuevo".

" Yo también".

" Y ... realmente quiero besarte".

Ella soltó una risita, mordiéndose el labio inferior brevemente. "Eh ... yo también.
Entonces, ¿qué hacemos con eso?" ella preguntó suavemente mientras se acercaba.

Extendiendo la mano, aparté un mechón de cabello de su rostro para ponerlo detrás de su


oreja. Moviendo mis dedos por su mejilla y por su cuello, me incliné más cerca. Olía muy
bien, como flores y frutas y un toque de palomitas de maíz de la película que habíamos ido
a ver. A pesar de mi deseo de besarla, mi experiencia era tan limitada que prácticamente
no existía, pero cuando sus suaves labios se encontraron con los míos, todo pareció
encajar en su lugar. Me aparté un poco, mirándola a los ojos, y luego me incliné para más.
El labio superior, el labio inferior, y luego Bella volvió la cabeza a la perfección, y nos
perdimos el uno al otro. Las lenguas saborearon, girando juntas, y los dientes rasparon
ligeramente sobre los labios. Mi mano se hundió profundamente en esos oscuros
mechones, acercándola más y acunando su cabeza. Bella agarró mi camisa y mis jeans por
la cintura, y para cuando salimos a tomar aire, estaba perdiendo el control de cada parte
de mi cuerpo.

Los ojos de Bella estaban aún más oscuros cuando ella me miró. "Edward ..." ella respiró
suavemente.

Asintiendo, presioné mi frente a la de ella. "Sí." Retrocedí y le di a nuestro entorno otra


mirada. "Déjame llevarte a la puerta, Bella".

Sus labios se encontraron con los míos brevemente, y ella asintió mientras deslizaba su
mano en la mía. "Bueno."

Una vez que llegamos a la entrada del dormitorio, me volví hacia ella, inclinándome para
un último beso. "Entonces", susurré contra su boca, "¿te veré?"

Su risa era hermosa cuando repetí lo mismo que ella me había dicho el día que nos
conocimos. "Sí, Edward. Definitivamente".

~ oOo ~

" Te veré, bebé"

Esas palabras y el sonido triste de su voz me sacaron del sueño como si me hubieran
abofeteado. Me senté derecho en la cama, tratando de recuperar el aliento y detener el flujo
de lágrimas, pero el dolor era demasiado. El vacío que Bella había dejado atrás era enorme
y absorbente. Mi pecho y mi corazón dolían con todo.

Steve entró corriendo en la habitación, con la cola alta. Me miró con curiosidad mientras
saltaba a la cama. Su cabeza chocó contra mi mandíbula. " ¿Hmm? " Ronroneó contra mi
mano.

"Jesús, todavía puedo olerla aquí, Steve", suspiré en su pelaje, y se sentó frente a mí. Pasé
mi mano por su cabeza y bajé por su espalda, miré la foto enmarcada en la mesita de noche
de Bella. Fue tomada alrededor del tiempo que estuvimos en nuestra primera cita. La
imagen irradiaba esperanza, amor y sonrisas tontas. Era pelo al viento y barba incipiente en
mi cara. "Solo la quiero de regreso", le susurré al gato que Bella había adoptado justo
cuando nos mudamos juntos.

" Hmmph ", ronroneó nuevamente, esta vez contra mi mejilla, pero giró la cola y salió de la
habitación, muy probablemente queriendo ser alimentado.

Me froté la cara con ambas manos, tratando de sacudir los sueños de mi cerebro. Tan bueno
como los recuerdos eran, dolió cuando se fueron, en el momento en que mis ojos se
abrieron. Aunque, mientras me ponía los pantalones vaqueros, tenía que estar agradecido de
que una vez más anoche había recuerdos y no pesadillas.

Salí del hospital por un día y esperaba a Charlie más tarde. La idea de desempacar esta casa
sin la aportación de mi esposa fue desalentadora, pero sabía que al menos tenía que
empezar, en algo . Todavía quedaba la sala de estar y la guarida, así que bajé las escaleras
para preparar café, alimentar a Steve y ponerme a trabajar.

Comenzando en la sala de estar, desempaqué DVDs y más fotos enmarcadas, dejando los
libros para otro día. La conexión de todos los componentes al televisor no tomó mucho
tiempo. Tuvimos el servicio de cable instalado la semana que nos mudamos, pero ni
siquiera tuvimos la oportunidad de encenderlo. Mientras apilaba las cajas que se iban
vaciando lentamente, las saqué al garaje para la papelera de reciclaje.

Entré en el estudio, o en realidad, lo que Bella había bautizado en broma como la sala de
música, y sacudí la cabeza al gran fantasma que estaba en el medio del espacio. Había
pocas cosas que había tomado de la casa de mis padres después de que habían muerto, pero
el piano de cola de madera de cerezo era uno de ellos. Y me alegré de que mi abuela me
hubiera permitido continuar las lecciones hasta bien entrada la escuela secundaria. Cuando
Bella y yo nos mudamos juntos, mi abuela no estaba contenta, pero cuando le propuse,
dándole a Bella el anillo de mi madre, mi abuela envió mi piano de Chicago a Seattle como
un regalo de bodas anticipado. La primera vez que había jugado para Bella, mi chica había
llorado lágrimas de felicidad, diciéndome que tenía mucho talento.

Un nudo se formó en mi garganta con ese recuerdo cuando alcancé la cubierta. Lo tiré
lentamente, revelando una madera rica y oscura. Mi frente se frunció al abrir la tapa del
teclado. No recordaba haberlo dejado abierto cuando los motores lo recogieron. De hecho,
estaba malditamente seguro de que había asegurado que se cerrara antes de que lo pusieran
en el camión. También sabía que no había tocado el piano desde que lo habían puesto en
esta habitación. No había habido tiempo, con el pequeño desembalaje que habíamos hecho
y con el accidente de Bella, luego la búsqueda y finalmente el servicio conmemorativo.

Sin embargo, en algún momento antes de eso, mi esposa se había tomado el tiempo de
dejarme una nota en el atril.

Mi hermosa Edward ... No te pongas demasiado ocupado para jugar. Siempre juega. Para
mi. Amor, Bella

Ver su letra, escuchar su voz en mi mente, y ver un recordatorio tan evidente de que ella se
había ido hizo que un sollozo rompiera mi pecho y mi garganta. Me senté con fuerza en el
banco del piano, llorando por la pérdida de ese hermoso espíritu, la mujer increíblemente
amorosa que me había arruinado por cualquier otra persona en esta tierra. Mi mente
entendió que posiblemente era la última nota que me había dejado. Mi corazón, por otro
lado, quería creer que el ángel que era mi esposa estaba haciendo todo lo posible para
consolarme. Ambos conceptos eran irreconciliables. Chocaron juntos, negándose a dejarme
respirar. Alcanzando la nota, la desmenué en mi mano, acercándola a mi nariz.
Increíblemente, el papel estaba saturado con el aroma de frutas y flores, como todo lo
demás que mi niña había tocado alguna vez: ropa de cama, ropa, mis viejas camisetas.

Manteniendo la nota de guata en una mano, alcancé lo más parecido con la otra. Los CD
del puñado encontraron su desaparición contra la pared más alejada. Las cajas de plástico y
los discos brillantes explotaron contra la pared con un corazón roto. Los arrojé tan rápido
como pude sacarlos de la caja. Los lancé lo suficientemente fuerte como para abollar los
paneles de yeso, astillar la pintura, e incluso alojar pedazos de plástico en la pared. Los
arrojé hasta que fuertes brazos me envolvieron.

"Jesús, hijo ... Siéntate", oí la voz de Charlie al borde de mi ira. "¡¿Que pasó?!"

Extendí mi puño tembloroso mientras me sentaba con dureza de vuelta en el banco del
piano. Cálidos ojos oscuros se encontraron con los míos mientras separaba mis dedos para
recuperar la nota que Bella me había dejado. Tristes lágrimas brotaron en esos ojos
mientras leía las palabras que probablemente significaban más para mí de lo que él hubiera
entendido. Simplemente asintió solemnemente, presionando la arrugada nota en mi mano.

"Lo siento, niño", susurró a través de un profundo suspiro.

Fue entonces cuando me di cuenta de que no estaba solo. Levantando la mirada hacia el
hombre grande de piel bronceada que silenciosamente y reverentemente levantaba los
discos rotos, vi al amigo de la infancia de Bella, Jacob. Parecía más viejo, más maduro que
la última vez que lo había visto. De hecho, parecía cargado de estrés y preocupación.

"Maldición, Edward. ¿Estás bien?" preguntó mientras colocaba una pila de CD en el estante
más cercano. Caminó hacia mí, y me puse de pie para estrechar su mano, tirando de él en
un abrazo de un brazo.
Solté una respiración profunda y me froté la cara con fuerza. Le tendí la nota. "Esto ... no
esperaba que ella dejara una nota. Es como ... no sé ... como si me estuviera atormentando.
Justo cuando creo que puedo dar un paso adelante, cosas como estas suceden". Sonreí ante
mi propio comportamiento, sacudiendo mi cabeza un poco.

Jacob leyó la nota, sus ojos se estrecharon un poco ante el papel arrugado y su cuerpo se
estremeció, pero suavizó su expresión cuando se encontró con mi mirada y se la devolvió.
"¿Te deja mucho notas?"

Resoplando, asentí y rodé los ojos. "Todo el tiempo - mi almuerzo, textos, libros de texto,
notas de clase, el espejo del baño ..." Me reí entre dientes al último, pero esa era solo mi
tonta Bella.

"Siento haberte revelado, Edward," dijo Charlie, arrugándose la nariz. "Te escuchamos
gritar cuando llegamos, y ... no estaba seguro ... soy policía, niño. Siempre seré policía".

Sonriendo, lo agarré por el hombro. "Está bien. Así que supongo que trajiste su auto ..."

Caminé hacia la ventana que daba al camino de entrada, mi frente chocando contra el cristal
al ver su pequeño coche plateado estacionado detrás del mío. Suspiré profundamente,
empañé el vaso por un momento. Justo detrás estaba el crucero de Charlie del
Departamento de Policía de Forks. Por una fracción de segundo, deseé que ese coche
pudiera hablar, y decirme qué diablos había pasado esa noche al costado del camino. Mi
único deseo, mi único pensamiento fue que esperaba a todos los cielos arriba que mi niña
no sufriera. Podría tomar cualquier cosa menos eso.

"Sus cosas están en el maletero", dijo Jacob suavemente, entregando sus llaves. "Nosotros
... Charlie y yo limpiamos el auto, arreglamos el neumático, y ... bueno, puedes hacer lo que
quieras con él, Edward, pero ... depende de ti. ¿Tal vez deberías venderlo?"

Mi mirada se rompió furiosamente hacia él, pero él no quería hacer daño. "No sé. Tal vez",
finalmente admití encogiéndome de hombros mientras volvía al coche pequeño que le había
comprado. Luché contra mi sonrisa en el recuerdo, porque la pobre Bella había quedado
devastada cuando la vieja camioneta que su padre le había dado finalmente dejó de
funcionar por completo, incluso con el mantenimiento constante de Jacob en ella. Le había
tomado unos ojos muy grandes a los cachorros y suplicaba que Bella cediera y dejara que la
mimara, pero amaba al pequeño Volvo que le había comprado.

"Gracias ... por traerlo, quiero decir", les dije, volviéndome hacia los dos hombres, que
extrañaban a Bella tanto como a mí, incluso a Jacob, que estaba comprometido con una
chica realmente dulce en la reserva de La Empujar. Él amaba a Bella como a una familia.

Charlie miró alrededor de la habitación, vagando por el resto de la casa. "Chico ... ¿quieres
algo de ayuda? Quiero decir, no soy decorador, pero al menos puedo ayudar a guardar
cosas, sacarte de las cajas".
Jake asintió con la cabeza.

Soltando una risa cansada, miré la pila de cajas que quedaban. "Sí, eso sería genial. Pediré
pizza. ¿Quieres una cerveza?"

"No, todavía tengo que volver, pero la pizza suena bien".

~ o ~ EID ~ o ~

Colocando la última de las cajas de mudanzas rotas y dos cajas de pizza vacías en la calle,
volví hacia la casa. Jacob y Charlie se habían quedado conmigo durante varias horas, al
menos el tiempo suficiente para terminar la sala de estar, la cocina y limpiar el desastre que
había hecho en la sala de música.

Tres hombres que trataban de establecer una casa eran, en el mejor de los casos, cómicos.
Se estaba haciendo por necesidad, no por una verdadera decoración, donde Bella habría
entrado en juego. En algún lugar de la casa había cortinas, almohadas y arte que debía ir a
las paredes, pero por ahora, tener nuestras posesiones en su lugar era lo suficientemente
bueno. Caminé por el camino de entrada en el auto de Bella.

Sus llaves habían estado en mi bolsillo desde que Jake me las había entregado, así que las
saqué y abrí el baúl. Una pequeña caja de cartón estaba en la parte trasera, en medio de la
parafernalia normal del baúl del auto: llanta de refacción, algunas herramientas, cables de
puente. Bella tenía algunas bolsas allí desde la mudanza, cosas al azar que no quería olvidar
pero que no eran lo más importante: algunos papeles, zapatos, una chaqueta dejada atrás.
Saqué la caja del baúl y la dejé en el camino de entrada antes de desbloquear su auto.

Era obvio que Jake lo había conducido desde Forks, porque el asiento estaba mucho más
atrás del volante que las piernas más cortas de Bella. Me senté en el asiento del conductor,
inhalando profundamente el aroma de su auto. Parte del aroma floral de Bella se había
disipado, dejando el aroma de aceite y caucho; era el olor de una tienda de automóviles.
También había un aroma subyacente de un limpiador de algún tipo, que simplemente puso
la realidad en primer plano de mi mente. Había sangre por todas partes dentro y alrededor
de este auto.

Una mirada más al Volvo, noté que algunas cosas no habían sido tocadas. La borla de Bella
por haberse graduado de UW colgaba del espejo retrovisor. Una foto de los dos estaba
metida en la esquina del tablero detrás del volante. Alcanzando la mano, la arranqué de su
lugar, guardándola de manera segura en mi billetera. Rebusqué en la consola y en la
guantera, pero eran todas las cosas normales: seguro y registro, pañuelos desechables y
algunas plumas al azar, sin mencionar algunos productos femeninos de emergencia de
repuesto. Con un suspiro, salí del auto, lo cerré y levanté la caja para llevar adentro.

Había sido un largo y maldito día, y no estaba segura de querer ver lo que había en la caja,
pero me senté en el sofá de la sala de estar y coloqué la caja sobre la mesa de café. Miré a
la cosa aparentemente inocente pero la atraje hacia mí, abriendo las aletas. Dejando escapar
un largo suspiro, miré adentro. El bolso y el suéter de Bella estaban encima, con una
pequeña bolsa de plástico que contenía joyas. Fue lo último que trajo lágrimas a mis ojos.
Un collar que le había dado a Bella nuestra primera Navidad juntos estaba dentro, la
delicada cadena se rompió. No hay anillo de bodas ni anillo de compromiso, ni los
pendientes que le regalé en nuestro primer aniversario de bodas. Solo ese collar que parecía
que había sido sacado con fuerza de su cuello. Lo dejé de lado, sacando su bolso, que era lo
de siempre: billetera, correo, pañuelos, analgésico. Todas las cosas que Bella arrastraba en
su bolso. Todavía no hay teléfono celular, que bien podría haber imaginado que se perdió
en algún lugar del bosque de los Forks, muerto y anegado.

Con un suspiro, dejé el material sobre la mesa de café para ir arriba y ducharme. Tuve un
turno temprano en el hospital por la mañana.

Una vez que salí del baño, le sonreí a Steve, que había sido extremadamente útil para
investigar cajas vacías todo el día. Podía imaginar que esa tarea había sido difícil, porque
estaba tendido en el lado de la cama de Bella.

Mientras conectaba mi teléfono para cargar durante la noche, noté que había perdido
algunas llamadas y correos de voz. Los reproduje en el altavoz mientras me vestía en ropa
interior para la cama. El primero fue esperado. Charlie.

" Oye, hijo, solo te digo que llegamos a casa. Si necesitas algo, solo llama. No estamos
lejos, los dos. Podemos ir a ti, o si necesitas salir de la ciudad, estás más que bienvenido
aquí. Hay algunos juegos comenzando, así que ... Si estás interesado, házmelo saber ".

Sonreí y sacudí la cabeza ante su mensaje. Los deportes, para Charlie, podrían curar todas
las heridas. O por lo menos adormecer un poco el dolor. El teléfono sonó para el siguiente
mensaje cuando cerré la puerta de la habitación y apagué la luz del baño.

No había ninguna voz, solo algún tipo de estática o susurro, que terminaba en lo que
parecía un gruñido. Fruncí el ceño cuando me senté junto a la cama y volví a reproducirla.
Fue rápido y casi demasiado suave para escuchar, no importa cuán alto coloque el volumen.

El siguiente mensaje, y el último, me hizo sentarme derecho.

" Edward, soy Carlisle. Me preguntaba si podrías encontrarme en mi oficina un poco


temprano mañana. Todavía no he tenido la oportunidad de visitar pediatría, y esperaba
que pudieras presentarme al personal de enfermería en el piso y Muéstrame alrededor.
Roxanne dice que ellos te tienen en alta estima, así que ... Bueno, como puedes imaginar,
todavía estoy conociendo este hospital y la gente ". Él se rió a la ligera. "Me estarías
haciendo un gran favor, y me gustaría ver cómo estás aguantando. Gracias".

Por un momento, me pregunté si todavía encontraría alguna resistencia con respecto a su


reciente ubicación en HMC. Y debido a que no había estado presente durante todo el
proceso, era una apuesta segura para él. Pero luego estaban las pocas veces que trabajé con
él en urgencias durante la semana. Era, de hecho, un doctor tranquilo y atento. Realmente
se preocupaba por el personal y los pacientes, y parecía que me había tomado cariño,
porque me revisaba regularmente. O tal vez mi historia lo hizo sentir lástima por mí. No
estaba seguro de cuál excusa era, pero no tuve problemas para ayudarlo. Él era un poco
extraño, pero me gustaba.

Restableciendo mi alarma un poco antes, caí de espaldas sobre la cama, sonriendo hacia
Steve, quien apenas se movió cuando la cama se movió. Una larga pata naranja se extendió,
finalmente cubriendo sus ojos.

"Correcto, claro ... apaga la luz, humano. Lo tengo". Me reí entre dientes, extendiendo la
mano para apagar la luz.

La habitación se oscureció, excepto por la luz de la calle que entraba por la ventana. Cerré
los ojos y levanté las mantas, tratando de relajarme después del día largo y extraño. Justo
cuando estaba a punto de dar la vuelta, el sonido de mi teléfono zumbó en mi mesita de
noche y mis ojos se abrieron de golpe.

Una vez que agarré el teléfono, mi corazón se detuvo y mi mano tembló tanto que casi dejo
caer el teléfono al suelo. Tal como estaba, aterrizó en la mesita de noche con un ruido
sordo, que aún continuaba vibrando. Pero fue a quien llamaba cuando mi frente comenzó a
sudar.

La sonrisa feliz de mi esposa, una imagen que había tomado hace unos meses, iluminaba la
pantalla de mi teléfono. Su número. Su cara. No tiene sentido. Ella se había ido, y también
su teléfono.

Tragando saliva, pasé el pulgar por la pantalla para responder.

"¿Quien es este?" Respondí con enojo.

Hubo una inhalación repentina de aliento, pero quienquiera que estuviera en el otro extremo
no dijo nada.

"¿Cómo conseguiste este teléfono?" Grité, comenzando a temblar de ira y desamor.


"¡Respóndeme, maldición! ¿Dónde lo encontraste ?!"

Hubo el mismo susurro que sonó como estático, y luego el teléfono sonó y dijo que la
llamada había terminado.

Quería lanzar mi teléfono, pero al mismo tiempo, quería respuestas. Mi primera suposición
fue que algunos niños habían encontrado el teléfono de mi esposa y estaban jugando. Pero
en el fondo, en algún lugar de las profundidades de mi alma, la quería de vuelta. Y tan loco
como sonaba, tomaría todo lo que pudiera, aunque sabía que no era posible. Mi esposa
había muerto hace casi un mes y medio.
Cuando el cansancio finalmente superó la ansiedad y la adrenalina, supe que necesitaba
sacarla de la cuenta de mi teléfono celular, pero la finalidad de eso, de borrar lentamente a
mi esposa de mi vida, me dolía demasiado como para pensar en ese momento. Finalmente,
envié un mensaje de texto al número de teléfono de mi Bella antes de darme la vuelta e
irme a dormir.

Recompensa por la devolución de este teléfono. Di tu precio. La única pregunta es dónde


la encontraste.

No hubo respuesta cuando mi alarma sonó a la mañana siguiente.

Capítulo 3 - El sonido del silencio

Hola oscuridad mi vieja amiga


He venido a hablar contigo de nuevo
Porque una visión que se arrastra suavemente
Dejó sus semillas mientras yo estaba durmiendo
Y la visión que se plantó en mi cerebro
Aún permanece dentro del sonido del silencio

" Sound of Silence" de Disturbed (originado por Simon y Garfunkel)

EDUARDO

"Maldita sea, Edward", murmuró Carlisle, levantando la vista de su escritorio cuando entré
en su oficina. "Hijo, ¿estás incluso durmiendo?"

Solté una carcajada que era en parte diversión y en parte manía, y no estaba muy seguro de
cuál ganaría en este momento. Sacudiendo la cabeza, me encogí de hombros. "Solo ha sido
..." Me detuve un poco, sin siquiera saber cómo responderle.

Miró el reloj en la pared y luego señaló su silla. "Siéntate. Háblame".

"Pensarás que me he vuelto loco", dije con otra risa extraña.

Él entrecerró los ojos. "Pruébame."

Le conté sobre la nota que quedaba en el piano y sobre el teléfono perdido de Bella,
finalmente terminando en el hecho de que alguien la estaba usando para llamarme. " Sé que
probablemente solo los niños lo hayan encontrado, pero ..." Suspiré profundamente,
preguntándome brevemente por qué se sentía bien decirle estas cosas. "Cuando conocí a
Bella, podía sentir cuándo estaba cerca, sentirlo . También podía ver cuándo ella no estaba
cerca". Toqué el centro de mi pecho. "Sabía que, sin importar cuánto estuviese estudiando
en la biblioteca, cuando entró al edificio, la miraría y le sonreiría allí". Me froté el esternón
por un momento, mirando a la parte superior de su escritorio. "Yo ... yo siempre supuse que
siempre estaría allí. Que era solo cómo éramos, cómo nos habíamos enredado tan
perfectamente". Encontrándome con sus cálidos y dulces ojos, susurré: "Todavía la siento,
Carlisle. Sé que suena loco. Sí. Lo entiendo. Pero hay momentos, las notas, las llamadas, el
aroma que dejó atrás, que todavía la siento ".

Gruñí, mis codos descansando sobre mis rodillas y mis dedos hundiéndose en mi cabello
para agarrarlo con fuerza. "Estoy consciente de la pena, señor. Soy consciente de la
necesidad de comenzar a eliminar a mi esposa de las cosas en mi vida ... legalmente . El
teléfono es uno de ellos. Necesito cambiar mi contacto de emergencia y mi hipoteca. y mi
seguro de vida y la cuenta del teléfono celular. Facturas de servicios públicos, su auto, su
armario lleno de ropa, y así sucesivamente. Conozco todas estas cosas. No lo estoy
evitando, pero no estoy ... "

"No estás listo, hijo. No hay nada de malo en admitir eso", terminó por mí, y su voz y
expresión eran sinceras. Él se encogió de hombros. "No hay ... una línea de tiempo para
estas cosas. Conozco a viudos que tardaron años en hacer incluso una fracción de algo de
eso".

Asentí, sabiendo que él tenía razón. Mi propia abuela había guardado algunos de los trajes
de mi abuelo en su armario, por no mencionar cajas de papeles y archivos, y había muerto
antes de que yo naciera. Y por lo que yo sabía, llevaba sus anillos de boda hasta el día de su
muerte. Nuevamente, mis propios ojos cayeron sobre la banda de oro blanco alrededor de
mi dedo anular. No podría imaginar eliminarlo. Y eso me hizo resoplarme de nuevo.

"No puedo ni siquiera ..." Levanté mi mano izquierda.

Él sonrió cálidamente. "Honestamente, hijo, no puedo imaginar quitarme el mío, así que ..."
Levantó su propia alianza. "Llevamos diez años casados y ella lo es todo, así que lo
entiendo".

Mi frente se arrugó, porque era más viejo de lo que parecía, o se había casado muy joven.
Pero lo dejo ir. No podía juzgar a nadie a qué edad se habían casado.

Hizo una pregunta que no esperaba. "¿Se ha reportado la desaparición del teléfono?"

Asintiendo con la cabeza, respondí: "Sí, cuando ella ... cuando ... Cuando su padre inició la
búsqueda e investigación, el teléfono era parte de las pertenencias perdidas. Lo dejamos
porque ... Bueno, no estábamos seguros por un momento. allí si ella simplemente estaba
perdida o ... Pero luego la sangre, el suelo arañado, y el collar roto ... Sin mencionar que
hubo ataques en el área que habían sucedido antes de mi esposa ". Dejé escapar otra
respiración profunda. "Lo sabíamos, ¿sabes?"

Frunció el ceño, asintiendo un poco mientras cruzaba las manos frente a él en su escritorio.
"¿Y no había señales de ... de ella?"

Negué con la cabeza. "No, solo sangre y pedazos desgarrados de lo que llevaba puesto. Su
collar fue encontrado roto por el neumático delantero que se había apagado. Hay una
reserva justo afuera de Forks - Nativos americanos ... Quiluete - Son excelentes en el
bosque , y el buen amigo de Bella y sus amigos rastrearon al animal, pero dijeron que el
rastro se enfrió. Algo sobre la lluvia fuerte y la cubierta densa del suelo ".

Una extraña mirada apareció en su rostro, pero sonrió cálidamente otra vez. "Lo siento
mucho, Edward. Eres demasiado joven para haber perdido tanto". Metió la mano en un
cajón y sacó un par de tarjetas de visita. "Uno de ellos es mi abogado. Jay Jenks puede
ayudarlo a resolver los asuntos de su esposa ... cuando esté listo ". Hizo hincapié en la
última parte de esa oración, asegurándose de que yo entendía que él no estaba presionando,
solo tratando de ayudar. "Y esto", dijo, tocando la segunda tarjeta. "Hijo, este es mi
teléfono celular personal. Llámame si alguna vez necesitas hablar. No me importa el tiempo
o incluso si no es nada importante".

Sonriendo al oír eso, tomé ambas cartas y las metí en mi billetera. Ambos miramos el reloj,
y me puse de pie. "Deberíamos irnos. Tengo que ir a trabajar. Y aún necesito enseñarte
pediatría".

Sonrió y se levantó, poniéndose su abrigo blanco. "Me estás haciendo un gran favor. La
mayoría del personal desconfía de mí".

Riendo, asentí. "Bueno, necesito verificar a una niña que entró a la sala de emergencias
hace unos días. Cuello roto y algunas contusiones bastante fuertes. Es una cosita graciosa,
todo considerado. Seis de los dieciséis años".

Carlisle se rió. "¿Quieres niños algún día, Edward?"

Mi corazón chisporroteó ante esa pregunta, y mi sonrisa se desvaneció cuando salimos de


su oficina hacia los ascensores. "Lo hice. Con Bella. Ahora ... ya no estoy segura. No me
parece una prioridad ahora. Tener una pequeña parte de mi esposa hubiera sido ... increíble.
Una niña pequeña con sus ojos oscuros y sonrisa tonta y el color de mi cabello, eso es lo
que Bella quería ". Sonreí con una sonrisa vacilante, pero me encogí de hombros al mismo
tiempo. "Ahora, no puedo ver que ocurra. Nunca sentiré por nadie de la forma en que lo
siento por Bella. ¿Y por darle a alguien una parte de mi corazón?" Negué con la cabeza.
"Eso tampoco es justo".

La mano de Carlisle aterrizó en mi hombro mientras nos abrimos paso dentro del ascensor.
"Bella fue una mujer muy afortunada, Dr. Masen".

"No, señor. Fui el afortunado. Durante un corto tiempo, tuve el mundo".

~ o ~ EID ~ o ~

Nuestra pequeña mesa del comedor estaba cubierta de notas, libros de texto y papel
arrugado. Mi computadora portátil estaba abierta, y mis manos estaban temblando por lo
rápido que estaba escribiendo, porque parecía que había mucho que hacer y nunca el
tiempo suficiente. Las clases de la escuela Med eran abrumadoras, una carga pesada, pero
estaba tratando de duplicar para poder terminar todo antes.

Los olores que provenían de nuestra pequeña pero funcional cocina me estaban matando,
haciendo que mi estómago gruñera fuerte. Pero fue la risa resultante de mi ruidoso
estómago lo que me hizo desviar mi mirada de la pantalla de la computadora a la hermosa
chica de la que me había enamorado sin esfuerzo. Ella estaba sosteniendo el gatito de
jengibre que había adquirido recientemente de un vecino cuyo gato había tenido una
camada. Por qué lo había llamado Steve, no tenía idea, pero le quedaba bien.

" Tómese un descanso, doctora Masen", dijo en voz baja, bajando a Steve y poniéndose a
mi lado, y me moví en la silla para llevarla a mi regazo.

" Aún no eres un médico, hermoso".

" Lo serás. Y serás increíble. Tendré que luchar contra las enfermeras, las doctoras y las
mujeres ricas para que te presten atención", bromeó, alzando sus dedos para pasarme el
cabello, lo más probable es que intentara domarlo de mis manos frustradas que están en él.
Su otra mano estaba plana sobre mi pecho desnudo, donde mi corazón latía solo por ella.

Me reí entre dientes, tomando su rostro y presionando un beso en sus labios. Envolviéndole
un brazo alrededor de su cintura, la jalé hasta que se sentó a horcajadas sobre mi regazo.

" No, Bella. No lo harás", le respondí con firmeza, apoyándome en una de sus cálidas
manos en mi rostro, pero traje a su boca su anillo de compromiso, el anillo de mi madre
que le había regalado el verano pasado. De hecho, no podía esperar para casarme con
ella; la pequeña ceremonia estaba programada para el próximo receso entre Acción de
Gracias y Navidad. "Esto - aquí mismo - es donde quiero estar cada maldito día por el
resto de mi vida. Un día, tendremos nuestra propia casa, no este pequeño departamento.
Formaremos una familia y conduciré". estás loco cuando me jubilo, porque siempre estaré
bajo los pies ".

Su risa era hermosa, sus mejillas ruborizadas. "Bueno, ¿no lo tienes todo planeado,
Edward?"

Asentí una vez, frotando el exterior de sus fuertes muslos desnudos. "Sí. Claro. ¿Tiene
alguna objeción, señorita Swan?"

Ella sacudió su cabeza. "No, no uno. Bueno ... tal vez uno. Necesitas comer. Así que ... o
crea algo de espacio aquí, o ven a sentarte en el sofá. No puedes ser brillante si tu cerebro
se cierra por falta de comida, bebé".

Sonriendo, asentí. "Couch picnic, Bella. Me temo que si muevo algo de esto, se producirá
algún tipo de efecto mariposa y perderé todo lo que acabo de escribir".
Echó un vistazo a la pantalla de la computadora con una risa suave. "¿Quieres que lo
pruebe?"

" Por favor"

" Está bien". Ella volvió a mirarme, colocando sus manos a ambos lados de mi cara. "Te
amo, Edward. Y para que lo sepas ... Pequeño departamento o caja de cartón, aún te amo.
Siempre te amaré. Nada va a cambiar eso".

Mirando esos ojos oscuros, asentí lentamente. "Te quiero cariño."

Llegamos tan lejos en nuestra relación. Fuimos tímidos e incómodos el primer año que
salimos, pero me había enamorado de ella casi de inmediato. Sabía que no había marcha
atrás la primera vez que la había besado en nuestra primera cita. Ahora, estaba
caminando hasta la cintura en la escuela de medicina y Bella estaba a punto de tener su
segunda entrevista para un puesto en la Biblioteca Pública de Seattle. Con todo eso,
incluida la pequeña boda que estábamos planeando, que iba a ser en la ciudad natal de
Bella, Forks, estábamos tan malditamente ocupados todo el tiempo. Solo tenerla tan cerca
y en mi regazo, presionar besos en mis labios, me hizo olvidar lo hambriento que había
estado hace un minuto.

Sin embargo, todo eso tenía que haber sido escrito en toda mi cara, porque ella se rió
suavemente de mí. "Tranquilo, Edward. Primero comida. Luego hablaremos sobre la
situación que estás viviendo aquí mismo". Ella giró sus caderas lo suficiente como para
hacer que se quedara sin aliento, porque era hermosa y sexy sentada en mi regazo, y mi
cuerpo no pudo evitarlo.

Negué con la cabeza. "Déjame amarte primero. Todo lo demás puede esperar".

Mi Bella fue responsable y equilibrada la mayor parte del tiempo. A menos que comenzara
a besarla, a tocarla, y luego ella era toda emoción y perdida en todo. Su cuerpo se
convirtió en un cable vivo debajo de mis manos, su respiración pesada y llena de los
sonidos más dulces.

" ¿Dónde, Edward?"

" Justo aquí".

Ella sonrió en su beso antes de retroceder lo suficiente como para tirar por encima de mi
camiseta que llevaba puesta. Sonriendo groseramente ante el hecho de que ella solo
llevaba un pequeño par de ropa interior debajo de mi camisa, extendí la mano para tocar,
para provocar, para deleitarme con una piel suave y lisa. Estar tan ocupado últimamente
me hizo voraz por ella cuanto más nos besamos y tocamos. No nos llevó mucho llegar a
este punto, pero el empujar y tirar, la bajada de cremalleras y la sensación de que ella se
movía lo suficiente como para simplemente apartar su ropa interior, hizo que mi cabeza
cayera hacia la silla.
"¿ Te gusta esto, bebé?" ella preguntó contra mi barbilla mientras se inclinaba sobre mí.

Calor y humedad Era todo en lo que podía concentrarme, pero estaba bastante seguro de
que asentía o gruñí algún tipo de respuesta, lo que resultó en su sonrisa contra mi cuello.
Nos movimos juntos, susurros de amor y más y más duro contra los labios del otro. Cada
vez más apretados nos heríamos mutuamente, y finalmente, cedí, tocándola donde estaba
hinchada y garantizada para perder el control. Y ella lo hizo. Gloriosamente.

Agarrando sus caderas en mis manos, la atraje hacia mí una y otra vez, superando su
orgasmo hasta que perdí el último control tentativo de mi control. Lo sentí en todas partes,
mi frente sudorosa, mi respiración pesada y el temblor del cuerpo de mi prometida
mientras trataba de bajar.

Cuando abrí los ojos, mi euforia se disipó instantáneamente como el humo en un viento
fuerte. La sangre estaba en todas partes; estaba enmarañado en su pelo, cubriendo su
cuerpo desnudo, y se había atascado en sus manos. Bella tenía frío, los ojos mirando sin
ver hacia el techo, pero sus dedos duros se clavaban en mis bíceps casi dolorosamente. Sin
embargo, su boca todavía estaba formando palabras, moviendo los labios ...

" Siempre te amaré, Edward ..."

~ oOo ~

Mi jadeo y grito me despertaron en una maraña de sábanas, y pateé y luché con ellas hasta
que me levanté contra la cabecera. Recorrí la habitación con los ojos muy abiertos mientras
me frotaba la parte superior de los brazos que aún podía sentir su agarre, haciendo todo lo
posible para controlar la realidad. Me temblaban las manos cuando me froté la cara, me
golpeé los ojos con las manos y finalmente me agarré el pelo con fuerza mientras hacía
todo lo posible para aclarar mi mente sobre la pesadilla.

"Maldita sea", suspiré, mi cabeza cayó hacia la pared con un golpe sordo. "¡Mierda!"
Apisoné con los dientes apretados mientras luchaba contra las lágrimas, el miedo y el
disgusto.

El sonido de mi teléfono vibrando en la mesita de luz no ayudó porque todavía esperaba ver
su hermosa cara volver a encenderlo, pero no había escuchado nada en unas pocas semanas.
No hay llamadas fantasmales y ninguna respuesta del texto que envié.

Lo miré con un ojo, preparándome, pero suspiré profundamente aliviada cuando vi quién
llamaba. Pasé el dedo pulgar por la pantalla y murmuré: "Lo, Jacob".

"Edward, solo asegúrate de que todavía bajes hoy. Maldición, amigo, ¿todavía estás
dormido?"

"No, estoy despierto", gemí, sentándome por completo y balanceando las piernas hasta el
suelo. "Ayer trabajé como catorce horas, Jake, así que dame un respiro, ¿quieres?"
Él se rió entre dientes. "Claro, claro. Pero Charlie está feliz de que vengas, así que ..."

Sonriendo por eso, suspiré de nuevo. "Está bien, está bien ... Déjame darme una ducha, un
poco de café y alimentar a Steve. Debería estar allí para el lanzamiento".

"¡Trae la cerveza!"

"Sí, sí."

Estaba en el camino hacia Forks en una hora después de colgar con Jacob. Viajando de
regreso a la ciudad natal de Bella y el último lugar donde ella había estado viva era una
espada de doble filo. Los dos teníamos muy buenos recuerdos aquí: años de visitar a
Charlie de vacaciones cuando no podía volver a Chicago, nuestra boda que había estado en
el patio trasero de Charlie, y muchas fiestas con Jacob en la reserva. Tantos buenos
momentos, tantas sonrisas, todos estaban allí. Pero luego la tragedia más reciente eclipsó
algo de esa bondad. El pánico bajó cuando Charlie me llamó. Las horas / días / semanas de
búsqueda en el bosque de la única persona que había mantenido mi corazón latiendo
durante ocho años. El servicio conmemorativo en la iglesia local, donde no había habido
ataúd, ni urna, solo lágrimas y conmoción y tristeza paralizante.

Me perdí en el camino, poniendo una lista de reproducción que Bella había hecho para
viajes largos en el auto. Era divertido, animado, canciones en las que bailamos en las
fiestas, canciones que nos habían encantado, o solo canciones que nos gustaban a los dos.
Incluso había agregado cosas que yo había tocado para ella al piano, y negué con la cabeza
ante el sonido de mis propias composiciones que tenía que haber grabado en secreto.

Llegar a la pequeña ciudad de Forks siempre me hizo reír. El lugar era lento y silencioso,
rodeado de bosques verdes, a pesar de la caída inminente. Me detuve en la tienda principal
para tomar la cerveza que Jacob me pidió que trajera y luego continué hacia la casa de
Charlie.

Detuve automáticamente mi coche en el lugar en el camino donde encontramos el auto de


Bella. El lugar aún estaba un poco destrozado por el grupo de búsqueda, los vehículos de
emergencia y la grúa. Me puse en el hombro opuesto, mirando con tristeza el último lugar
donde había estado viva. Pedazos de cinta de precaución todavía revoloteaban en la brisa
fresca de un árbol un poco más abajo de donde había sido detenida. Una cruz y algunas
flores que ya se estaban desvaneciendo eran lo último que quedaba, y probablemente las
colocaron allí algunos de los amigos de la escuela secundaria de Bella. Las hojas se
volvieron marrones, amarillas y anaranjadas, algunas cayeron al suelo y causaron
movimiento en el bosque, un efecto de onda que parecía. Concentrándome más en el
bosque que en el camino, deseé que esos árboles me dijeran las respuestas a todas mis
preguntas, pero todo lo que recibí eran sombras más móviles y la sensación de ser
observado. Otra sombra se movió, y entrecerré mis ojos para ver mejor, pero tenía que
haber sido solo el viento.
Sacudiendo la tristeza, volví a la carretera y entré en la calle de Charlie. Estaba decidido a
perderme en los deportes y la cerveza y no sucumbir a la sensación de pérdida de energía
que solía llevar todo el maldito momento.

Charlie se encontró conmigo en la puerta principal, y yo quería reírme de los parches


oscuros a juego que compartíamos bajo nuestros ojos, pero la pesadilla de esta mañana era
demasiado cruda y demasiado gráfica como para permitirme encontrar algo de humor en
ella. El padre de Bella simplemente me estrechó la mano, tirando de mí para darle un fuerte
abrazo, y finalmente me dio una palmada en un lado de la cara.

"Pareces cansado, niño", fue todo lo que dijo, y no esperaba una explicación, así que
simplemente asentí y lo seguí adentro.

Los recuerdos y la pena me golpearon cuando entré en esa pequeña casa. Bella estaba en
todas partes: la cocina, donde ella cocinaba para Charlie; la sala de estar, donde había
imágenes de cada etapa de su vida y algunas flores moribundas sobrantes del servicio
conmemorativo. Fue una mezcla de pasado y presente, bueno y malo. Y ni siquiera sabía si
podría ir a cualquier lugar cerca de su dormitorio de la infancia.

Pero Jacob rompió el silencio con su gran sonrisa, y él me quitó la cerveza. "¡Gracias a
Dios! Pensaba que nos quedaríamos sin nada antes del medio tiempo. ¿Cómo está el
hospital, Edward?"

Sonriendo, me senté en la sala de estar, y todos comenzamos a hablar sobre las cosas
cotidianas normales: trabajos, deportes, política. El tema de la hermosa esposa, hija y amiga
que todos extrañamos se evitó cuidadosamente. Y eso estuvo bien. Los tres estábamos
tratando de pasar, de disfrutar el fútbol como solíamos hacerlo cuando Bella estaba cerca.

Cuando finalmente llegó el medio tiempo, Charlie se puso de pie, diciendo, "Me estoy
poniendo otro. ¿Alguien más?"

"Sí, señor", respondí, sentándome en el sofá.

"¡Yo también, Charlie!" Jake llamó desde la silla.

"¿Cómo está el nuevo jefe, Edward?" Preguntó Charlie, entregándole a Jake y luego a
nosotros nuestras cervezas.

Solté una carcajada, sacudiendo la cabeza. "Está ... bien. Tiene enfermeras que se abalanzan
sobre él en todos los departamentos. Es extraño pero amable. Trabaja horas extrañas, no el
turno de día normal que la mayoría de los doctores más viejos extraen, lo que lo hace
accesible".

La cabeza de Jake giró bruscamente desde donde había sido zonificado en el televisor, y
con los ojos entrecerrados, preguntó: "¿Cómo se llama?"
"Cullen, Dr. Carlisle Cullen. ¿Por qué? ¿Lo conoces?"

"Bueno, no es esa mierda de un mundo pequeño para ti", murmuró Charlie entre dientes.
"Solía haber una familia Cullen aquí en la ciudad. De hecho, algunos de los niños fueron a
la escuela con Bells".

Mi corazón se quebró ante la mención de mi esposa, pero lo miré. "Pelo rubio, pálido,
como ... no sé ... ¿ojos color miel?" Ambos asintieron, pero fruncí el ceño un poco. "Es
curioso ... no mencionó que era de Forks. Quiero decir ... se lo dije ..."

"Él y su esposa son jóvenes. No pueden tener hijos, por lo que adoptaron un grupo de
adolescentes. Santos, si me preguntan. Bella era un puñado cuando era adolescente, así que
no me puedo imaginar tener cuatro de ellos. corriendo alrededor." Charlie se rió un poco,
sacudiendo la cabeza. "El Dr. Cullen era un activo real en el hospital local. Había oído que
había recibido una oferta más grande ..." Hizo un gesto hacia mí. "No sabía que era su
hospital". Echó un vistazo a Jacob. "Nunca entendí tu odio por ellos, Jake".

Jacob rodó los ojos como un adolescente beligerante. "No los odio , Charlie. Bueno, ya no,
creo". Suspiró profundamente, levantando sus manos. "Oye, era un niño tonto, y eran
extraños".

Sonreí, pero algo sobre Carlisle sabiendo que Forks, habiendo vivido aquí pero sin
mencionarlo cuando hablamos, me molestó un poco. No dije nada, sin embargo.

Todos saltamos cuando el teléfono de Charlie sonó ruidosamente en la habitación, y él


gimió en voz alta al nombre de la persona que llamaba. "Renee", gruñó, levantándose de su
sillón reclinable.

Jake y yo lo miramos caminar hacia la cocina para hablar con la madre de Bella. Su
relación, que ya se había tensado antes de la muerte de Bella, era aún peor ahora. Por qué
Renee insistió en torturar al hombre, no tenía ni idea, pero ella era una mujer extraña. Ella
era frívola y excéntrica. Ella solía pasar de un pasatiempo al siguiente sin cuidado, pero
amaba a Bella inmensamente. Desde la muerte de su hija, se había llevado a los videntes:
hojas de té, bolas de cristal y sesiones de espiritismo. Fue este último el que la mandó
llamar a Charlie todo el tiempo, alegando que su niña no había "cruzado".

Negué con la cabeza mientras él toleraba sus últimas divagaciones, mirando a Jacob. Él me
estaba mirando con una mirada extraña en su rostro.

"¿Qué?"

"Nada". Él sonrió, pero no era su sonrisa despreocupada habitual. "¿Crees esa mierda que
está vomitando?"

"No", respondí con firmeza, negando con la cabeza. "He visto cosas extrañas en el hospital.
He visto la muerte, y créanme, no hay una luz profunda o una presencia angelical cuando el
corazón de alguien deja de latir. Solo se oye el traqueteo de ese último aliento". Fruncí el
ceño un poco, llevando mi cerveza a mis labios. "Crecí para creer en un poder superior, mi
abuela insistió en ir a la iglesia, pero últimamente no sé cuál es mi opinión sobre el tema".

"Te escucho", respondió en voz baja. "Cuando mi madre murió cuando yo era un niño, mi
padre era todo lo que tenía, y él era Quiluete de la vieja escuela, así que era todo sobre las
leyendas de nuestra gente y la tierra y la historia de nuestra tribu. No fue hasta que Hace
unos años, después de su muerte, realmente escuché algo de eso ". Él me miró. "¿Alguna
vez Bella te contó sobre eso? Ha estado en algunas fogatas en la casa antes".

"Sí, ella lo mencionó una o dos veces".

Se sentó hacia delante, con los codos apoyados en las rodillas. Su mirada era intensa, sin
embargo, y no entendía por qué. "Edward, ¿qué recuerdas?"

Me encogí de hombros, estirándome para frotar mi cara y pasar mis dedos por mi cabello.
"No mucho, amigo. Solo algunas cosas sobre lobos, que la tribu descendió de ellos o algo.
Recuerdo algo sobre poder convertirme en lobo para proteger a la tribu de algún tipo de
amenaza, pero Jake, ha sido años desde que ella ... "Me detuve y la tristeza pareció
abrumarme.

"Sí, esas eran viejas historias cuando era pequeño. Solía imaginarme a mí mismo como este
enorme lobo". Él sonrió pero negó con la cabeza. "Soy el descendiente directo ... de
Ephraim Black".

Me reí entre dientes ante su sonrisa irónica. "¿Jefe?"

"Nah, más como ... Alpha ".

Nos reímos ruidosamente de eso.

"De todos modos, no fue hasta hace poco que algunas de esas viejas leyendas tuvieron
sentido. No todo es lo que ves", suspiró, arrugó la nariz un poco. "Y la muerte no siempre
es definitiva".

Estudié su rostro por un momento, pero parecía concentrarse en la televisión, donde el


juego estaba a punto de regresar en el tercer cuarto.

"¡Bella se ha ido , Renee!" escuchamos desde la cocina. La frustración de Charlie


empezaba a mostrarse en su voz. "Te dije que su teléfono se había perdido, por lo que tiene
que haber algunos niños jugando contigo".

Mi cabeza giró rápidamente hacia la cocina, donde pude ver a Charlie paseando, su cara
roja. Y de repente, quería saber qué había escuchado. De pie, silenciosamente le pedí el
teléfono. Las cejas de Charlie se arrugaron, pero él le pasó el teléfono.
"Oye, Renee. Es Edward".

"¡Oh, hijo! ¿Cómo estás? ¿Estás bien?" Preguntó más rápido de lo que podía parpadear.
Fueron las mismas preguntas que me hizo el día del funeral de Bella.

"Estoy ... estoy colgando. Escucha, ¿qué escuchaste en estas llamadas telefónicas?"

"Nada, pero ... ¡era su número , Edward!"

Sonreí un poco triste porque sonaba muy esperanzada. "¿Entonces no hay mensaje o no hay
voces? ¿No hay ruidos de fondo?"

"No, nada".

"¿Y cuándo fue la última vez que recibiste una llamada?" Empuje.

"No por una semana más o menos. ¿Por qué?"

Asintiendo, suspiré. "Está bien, solo estoy comprobando. Es solo que ... debes saber que
apagaré el teléfono pronto, así que quien juegue estos juegos no podrá hacerlo mucho más.
¿De acuerdo?" Dije esas palabras como si estuviera tranquilizándola, pero en realidad, la
idea de quitar el teléfono de Bella en mi cuenta me estaba abriendo de par en par.

"Bueno." Su voz era tranquila y llena de tristeza. "¿Eduardo?"

"¿Hmm?"

"Hijo, Bella realmente te amaba. Deberías saber eso".

Tragando espesamente, luché contra mis lágrimas. "Lo sé. Ella me lo contó todos los días".

Terminé la llamada con la madre de Bella y le devolví el teléfono a Charlie. Pero su rostro
me detuvo en seco. "¿Qué?" Le pregunté.

"Hijo ... Edward, yo ... No quería decirle nada, no estaba exactamente comprando las
llamadas telefónicas, ¿pero las estás recibiendo?" preguntó.

Asentí, mirando a Jake cuando se unió a nosotros en la cocina. "Sí, pero creo que tienes
razón. Probablemente solo sean niños jugando. Lo cerraré mañana".

Charlie asintió y se volvió hacia la sala de estar cuando escuchamos a alguien anotar.

Jacob lo estaba mirando pero solo me susurró algo. "¿Qué pasa si no es ... niños , Edward?"
preguntó, y sentí que me estaban haciendo la prueba.

"¿Qué pasa contigo, Jake?" Yo siseé.


"¡Nada!" él se rió, levantando sus manos. "Solo estoy diciendo ..." Señaló con un dedo
hacia mí. "No todo es siempre lo que parece. ¿Qué pasa si se trata de una especie de ...
comunicación? Tal vez Renee está haciendo algo".

Bufé, poniendo los ojos en blanco. "Mañana cierro el teléfono. Si es algún tipo de
comunicación, como dices, entonces no es Bella. ¡Mi Bella nunca sería tan cruel!" Solté un
susurro siseado para no alertar a Charlie.

La nariz de Jacob se arrugó, pero extendió la mano para agarrar mi hombro. "Edward,
tómalo de alguien que ha visto alguna mierda extraña en el res ... La muerte no siempre es
definitiva".

"No lo hagas. Esta mierda es lo suficientemente difícil, Jake".

Él me apretó el hombro. "Lo sé. Lo siento. Ojalá pudiera explicar mis extrañas leyendas,
pero algunas no son para las caras pálidas ", dijo con una sonrisa, golpeándome la cara
ligeramente.

Negué con la cabeza, buscando otra cerveza. "Vamos ... El juego está de vuelta. Y luego
tengo que volver a Seattle. Cambio temprano mañana".

~ o ~ EID ~ o ~

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 4 - Sin colores más

Veo una puerta roja y la quiero pintada de negro


Ya no hay colores, quiero que se vuelvan negros
Veo a las chicas caminando, vestidas con su ropa de verano
Tengo que volver la cabeza hasta que mi oscuridad se vaya

Veo una fila de autos y todos están pintados de negro


Con flores y mi amor ambos nunca regresan
Veo que la gente vuelve la cabeza y rápidamente mira hacia otro lado
Como un bebé recién nacido, simplemente sucede todos los días

Miro dentro de mí y veo que mi corazón es negro


Veo mi puerta roja, debo tenerla pintada de negro
Quizás entonces me desvanezco y no tenga que enfrentar los hechos
No es fácil enfrentarse cuando todo tu mundo es negro

"Paint It Black" de The Rolling Stones

EDUARDO
El bullicio de la cafetería del hospital era ruidoso, desde la línea de comida hasta las
conversaciones a mi alrededor. Revolví mi taza de café lentamente, mirando ciegamente
por la ventana. El día era lúgubre, lluvioso y bastante normal para Seattle. El otoño estaba
en pleno apogeo, por lo que la lluvia era fría, casi mordedora. Las gotas aterrizaron contra
el cristal por mí, rodando hacia abajo mientras recogían otras gotas en el camino, y todo se
juntaba a lo largo del alféizar de la ventana.

Bella adoraba los días lluviosos. Ella solía decirme que era una lectura perfecta. Ella decía
que acurrucarse con un buen libro en un día lluvioso era casi su cosa favorita. Acurrucarse
conmigo y un buen libro en un día lluvioso, me había dicho, era el día "perfectamente
perfecto".

La extrañaba más y más a medida que pasaba el tiempo. Y solía postergar casi todo lo
relacionado con quitarla de mi vida. Traté de ordenar la ropa, solo para romperla y
simplemente moverlos del armario del dormitorio principal al armario de la habitación de
invitados. Llamé sobre la hipoteca y agradecí a la compañía de seguros por su falsa
simpatía. Sin embargo, todavía no había llamado por el teléfono celular. Sabía que tenía
que hacerlo, pero cada vez que levantaba el teléfono y oía el menú automático, colgaba.

Sacudiendo la cabeza ante mi propia cobardía, me concentré en mi taza de café. Todo en mi


vida estaba en conflicto. Todo. En mi mente, sabía que tenía que seguir adelante, seguir y
decirle adiós a mi esposa. En mi corazón, la extrañaba, y quería y necesitaba aferrarme a
todo lo que ella dejaba atrás. Las cosas de Bella en la casa seguían sin usarse, intactas: el
cepillo de dientes, el champú, la afeitadora, la loción en la mesita de noche e incluso los
libros que había estado leyendo. Lo dejé todo donde lo había puesto. Lo dejé como si me lo
devolviera.

Incluso había empezado a conducir su auto. Al principio, pensé que era necesario probarlo,
ya que Charlie lo había solucionado, y entonces realmente era solo el hecho de que estaba
temporalmente envuelto en ella en mi camino hacia y desde el trabajo. Todavía podía oler
ese aroma afrutado de flores dentro de ese auto, sin importar cuánto tiempo hubiera pasado
desde que se sentó detrás del volante. Ni siquiera importaba que Jacob lo hubiera
conducido. Ella todavía impregnaba el aire de ese Volvo.

Luego estaba Steve, y yo solté un bufido ante la mención de nuestro gato. Steve era un
pequeño recordatorio de vida, respiración y peludo del amor de Bella, y lo más parecido a
un niño que había dejado atrás. Ella adoraba a ese gato y lo había mimado con amor y
atención desde que lo llevamos a nuestro antiguo apartamento. Él fue un producto de ese
amor, también. Era calmado, fácil y perspicaz de vez en cuando, especialmente cuando me
despertaba de sueños que me dejaban con el corazón roto y asustado. Él se quedaría
conmigo hasta que mi corazón se calmara, aunque por lo general dormía en el lado de la
cama de Bella.

Mi teléfono sonó, señalando un mensaje de texto de Jacob, que me preguntaba si iría a


Forks para el próximo partido de fútbol. Le respondí que sí, sonriendo un poco al ver que a
mi Bella le habría encantado que todavía estuviera en contacto con Charlie y Jake. Pero,
sinceramente, toda mi familia se había ido. Aparte de Roxy, que me vio como una madre
gallina, no tenía muchas personas en mi vida que veía fuera del trabajo. Y realmente no
había visto a Carlisle desde que descubrí que sabía sobre la pequeña ciudad natal de mi
esposa. Había salido, una especie de obligación familiar. A pesar de que me había dado su
número de celular privado, no me sentía cómodo llamándolo si estaba con su familia.

"¿Eduardo?" Escuché a mi izquierda, y desvié mi mirada del lluvioso día afuera para ver al
hombre que acababa de cruzar mi mente.

Le sonreí. "Carlisle", saludé, pero noté que no estaba allí solo.

Dos mujeres estaban con él, y una que reconocí como su esposa de las fotos enmarcadas en
su oficina. Ambos eran casi deslumbrantemente bellos y completamente opuestos el uno
del otro. La esposa de Carlisle tenía el pelo del color del caramelo, la piel clara y una
sonrisa cálida. El otro era pequeño, un poco más corto que Bella si estaba calculando
correctamente. Mi frente se arrugó al verla. Su pelo corto, negro como el azabache y su
sonrisa de complicidad me ponían nervioso, y no podía entender por qué. Pero más allá de
todo eso, su belleza, su quietud y su piel clara, lo único que noté fue que los tres tenían los
mismos ojos de color. Y eso no tenía sentido para mí. Estaba bastante seguro de que todos
los hijos de Carlisle fueron adoptados o adoptivos.

"Edward, me gustaría que conozcas a mi esposa, Esme, y a mi hija menor, Alice". Hizo un
gesto a cada mujer, y me puse de pie para estrechar sus manos, que estaban frías debido al
clima exterior.

"Es un placer conocerlos a los dos", dije en voz baja.

"Tú también, Edward", respondió Esme. "Carlisle nos ha hablado mucho sobre ti. Él habla
muy bien de ti".

Sonriendo al oír eso, asentí con la cabeza porque la había escuchado pero agregué un suave
"Gracias" a cambio. Luego hice un gesto hacia la mesa. "Por favor toma este lugar, se está
llenando aquí rápidamente".

"¿Regresarás? ¿O puedes unirte a nosotros por un momento, hijo?" Preguntó Carlisle,


tomando el asiento frente al mío.

Eché un vistazo al reloj en la pared y asentí. "Tengo unos minutos".

"Excelente", elogió. "Quería ver cómo estabas".

"A la espera. Es casi mi fin de semana". Sonreí ante eso, lo que hizo que todos rieran.

"¿Cualquier plan?" preguntó.

Asentí, sorbiendo mi café, notando que las tres personas a mi alrededor realmente no
tocaban las cosas que habían dejado sobre la mesa. Esme tomó una taza de café que aún no
había tomado, y lo mismo para Carlisle. Alice, sin embargo, jugó con la paja de una taza de
refresco.

"Sí, voy a visitar a mi suegro en Forks para ver algunos de los juegos de fútbol", le
expliqué, bebiendo de nuevo mi café. Esperaba despertar un poco más por el resto de mi
turno. Mi sueño la noche anterior había sido destruido con sueños, buenos y malos.

"Carlisle," Alice jadeó, su boca abierta en estado de shock. "¡No me dijiste que Edward era
de Forks!"

"Umm", comencé, sacudiendo la cabeza. "Yo ... yo no soy de Forks. Mi esposa es ... um ...
era". Fruncí el ceño ante eso, pero luego sonreí tristemente en su dirección.

Carlisle me hizo un gesto como defensa, lo que me hizo reír un poco, pero Alice volvió la
vista hacia mí. "¿Quién era tu esposa?"

"Bella, Isabella Swan". Solo decir su nombre en voz alta hizo que me doliera el corazón y
se me quebrara la voz.

Alice frunció el ceño y le tembló el labio. "La conocía", susurró, mirándome. "Fui a la
escuela con ella. Acabo de enterarme de su accidente, Edward. Estuve fuera visitando a mi
familia. Era una chica hermosa y dulce".

Las lágrimas me escocían al oír eso, y asentí un poco. "Ella era todo eso. Y algo más".

Alice negó con la cabeza. "Su padre era el jefe de policía. Debe estar devastado".

Asentí de nuevo, mirando hacia mi taza de café, que lentamente se estaba vaciando. "Es
fuerte, más fuerte que yo, creo". Pero miré a Carlisle, queriendo saber algunas cosas. "Él te
conoce a ti, a tu familia. No mencionaste que solías vivir allí".

"Mis disculpas, hijo", afirmó con sinceridad. "Salimos de Forks hacia Seattle hace un
tiempo, y mi casa está vacía. La mayoría de mis hijos se han ido a la escuela o siguen sus
propias carreras aquí en la ciudad".

Fruncí el ceño mientras agitaba mi café en la taza. De alguna manera, eso sonó como una
respuesta de mierda, pero no estaba seguro de que me importara. Sin embargo, no podía
entender por qué mentiría, porque ¿por qué importaría?

Esme, sin embargo, habló suavemente. "Voy a visitar esa casa pronto. Ha habido un clima
bastante desagradable últimamente, y quería asegurarme de que la casa se estuviera
deteniendo. Quizás me detenga y vea al jefe. Lo siento. por tu pérdida, cariño ".

Sonriendo tristemente a su manera, asentí, agotando mi taza del último trozo de café.
Poniéndose de pie, dije: "Debería volver. Fue un placer conocerlos a los dos". Sonreí,
aunque podía decir que era poco entusiasta en el mejor de los casos.
"Tú también", ambos dijeron al mismo tiempo, y Alice saludó.

Le devolví el saludo, mirando a Carlisle, "Te veo arriba, señor".

~ oOo ~

Mis zapatillas golpeaban rítmicamente el cemento mojado, mi corazón golpeaba mi pecho.


El día anterior había tomado unas cervezas extra con Jake y Charlie, así que decidí dejarlo
fuera de mi sistema esta mañana en el parque. Mi objetivo el último día de mi fin de
semana era desvincular algunos de los muchos libros de Bella. Había temido esa tarea en
particular, porque los libros de Bella siempre habían sido su orgullo y alegría, y siempre los
había puesto en el orden que le pareciera más adecuado: clásicos favoritos, series favoritas,
libros nuevos favoritos, no en orden alfabético. o cronológico, que siempre me hacía
molestar a mi pequeña bibliotecaria, pero ella simplemente giraba los ojos, besaba mis
labios y me decía que no era tan TOC como la biblioteca.

La música enérgica y enérgica resonó en mis oídos, lo que me ayudó a mantener el ritmo.
El cemento dio paso a tierra mojada y algunos pasos. El camino fue difícil, un poco de
bosques y agua no lejos de la bulliciosa ciudad. Era un sendero sinuoso, y ahora con la
caída en pleno apogeo, el aire tenía una mordedura fría.

Mis pensamientos se remontaban a mi día en Forks. Había sido bueno ver a Jacob y
Charlie. Algunos de los amigos de Jake de la reserva en La Push llegaron: el joven Seth,
Embry y Quil. No conocía bien a los tres, pero no los había visto desde el funeral de Bella.
La conocían desde hace mucho tiempo. Los chicos eran muy habladores y divertidos y se
daban todo tipo de burlas a diestra y siniestra que era difícil no reírse mientras estaban en la
habitación. Había sido un buen día. Lo único que lo hubiera mejorado era si Bella hubiera
estado allí para unirse.

Me quemaron los muslos y los pulmones cuando subí por los últimos escalones empinados
y salí a un sendero cubierto de árboles. Este fue el último tramo de mi carrera, y reduje la
velocidad a una caminata rápida para refrescarme antes de tener que volver a casa.

Era temprano en la mañana, con manchas de niebla aún en el suelo, en los árboles. El
sonido de Puget Sound se encontró con mis oídos desde no muy lejos cuando saqué mis
auriculares. Yo no era el único en el camino. Pasé junto a unas pocas mujeres que
trabajaban juntas y una familia que estaba siguiendo el camino. Incluso había habido un
hombre con un perro al principio cuando me estiré. El gran laboratorio negro había sido lo
suficientemente amistoso, hasta que olfateó algo dentro del bosque, causando gruñidos,
dientes y pelo pararse, y el dueño lo llevó en otra dirección.

Mi respiración comenzó a equilibrarse a medida que disminuía la velocidad un poco más.


El camino que se extendía hacia adelante desapareció en un túnel de árboles oscuros que
lentamente se transformaron en sus colores otoñales. El estacionamiento no estaba lejos, y
comencé a tomar nota mental de las cosas que quería hacer para ese día.
El camino se volvió un poco, y me encontré rodeado de altos árboles, trepando una colina
en un lado con una caída inclinada en el otro. El vello de mi nuca se erizó, y escudriñé a mi
alrededor, porque me sentía como si estuviera siendo observado. Quería culpar a la niebla,
a la temporada de Halloween o al hecho de que normalmente no era una persona
amaderada. Había nacido y crecido en la ciudad, pero este era el mejor camino para correr
más duro.

Sacudiendo la cabeza ante mis propias reflexiones, levanté la vista cuando el


estacionamiento era visible a través de la siguiente curva. Cuando me acerqué, pude ver mi
auto, lo que calmó los extraños sentimientos que acababa de experimentar. Respiré
profundamente, tratando de desacelerar los extraños latidos del corazón que no tenían nada
que ver con la carrera que acababa de hacer.

No fue hasta el final del camino a la vista que la vi. Ella era un toque de color brillante en
comparación con el follaje marrón que nos rodea. Su cabello era sorprendentemente rojo, y
apostaría a que era un color pagado, excepto que la piel pálida y las salpicaduras de las
pecas parecían complementarlo perfectamente, sin mencionar que sus pestañas y cejas eran
exactamente del mismo tono brillante. Sin embargo, fueron sus ojos y su sonrisa los que
desarmaron, y encontré que mis cejas se levantaban con un toque de sorpresa. Parecía
depredadora y feroz, pero algo en su quietud y su belleza etérea me recordó a la esposa y a
la hija de Carlisle.

"Buenos días ", cantó, mirándome de arriba abajo.

Asentí una vez, murmurando, "Mornin", sin mucha inflexión. Nunca había sido muy
coqueta, hasta Bella. Todo lo que quería, cuando conocí a mi hermosa niña, era verla
sonreír, reír y sonrojarse, todo por algo que había dicho. Alguien más, sin embargo, no
tanto. Y a pesar de que mi esposa me había dicho repetidas veces que era guapa, nunca
puse mucho en común con la opinión femenina de mi aspecto. Para mí, fue solo el exterior.

Hice a caminar junto a ella, pero ella se interpuso en mi camino, bloqueando el camino, y al
instante, me sentí amenazada. No debería haberme sentido así. Era un hombre adulto, de
poco más de un metro ochenta y en buena forma, pero algo sobre esta mujer era aterrador.
Me sentí como un ratón atrapado por un gato.

Ella no dijo nada, simplemente miró y evaluó. Y eso fue aún más desconcertante. Observé
su apariencia. Parecía vestida con una colección de ropa hodge-podge. Ella miró hacia
abajo en su suerte, pero luego ... no . Su atuendo era un poco como un gitano o un
vagabundo, algo así como un personaje en uno de los libros de Bella.

Finalmente, dio un paso hacia atrás lo suficiente para que yo pudiera salir, y la escuché
murmurar, "No me extraña que te proteja ... Simplemente deliciosa ..." Ella sonrió, lo que
hizo que mi corazón chisporroteara, y no en el buen sentido. "Te dejará en paz lo
suficientemente pronto".

No tenía idea de qué estaba hablando, así que me quedé callado y corrí hacia mi automóvil.
Justo cuando abrí la puerta, un estruendoso estrépito y un gruñido bajo me hicieron girar
hacia el comienzo del sendero, pero la pelirroja había desaparecido. No había ni rastro de
ella en ninguna parte: ningún movimiento en el camino, ni crujir de hojas en el bosque, ni
siquiera un automóvil arrancando. La extraña mujer simplemente había desaparecido.

Sacudiendo la cabeza, subí a mi automóvil y salí del parque.

~ oOo ~

Todavía no podía sacudir los espeluznantes sentimientos, incluso después de haber llegado
a casa y de haberme duchado. Frotándome la cabeza con una toalla, respiré hondo y lo dejé
salir lentamente. La mujer del pelo rojo me había enervado sin fin. Aún más, ella
simplemente había desaparecido. El sonido que escuché antes de su desaparición fue
extraño. No era diferente al perro antes de mi carrera, pero de nuevo, sonaba extraño o un
poco felino.

Poniendo los ojos en blanco ante mi propia locura, arrojé la toalla al cesto de la ropa, recogí
todo y bajé las escaleras para lavar una carga o dos mientras trabajaba en la sala de música.

Steve estaba sentado pasivamente en el mostrador de la cocina, mirándome astutamente


mientras comenzaba a cargar la lavadora.

"Me estoy perdiendo, Steve", le dije, frotándose la cabeza en el camino. "Estoy bastante
seguro de eso". Lo miré, resoplando cuando sus orejas retrocedieron un poco. "Puede ser
inevitable, amigo. Ambos estamos bastante perdidos e inútiles sin ella".

" Hmm ", pareció musitar, pero saltó del mostrador y me siguió a la sala de música, donde
se puso cómodo sobre la tapa cerrada del piano mientras encendía un fuego en la chimenea.

"Cariño", murmuré a los estantes vacíos, "No tengo ni idea de dónde comenzar con esto, así
que perdónenme el maldito orden en que suben ..."

A ciegas, abrí cajas y comencé en el estante superior. Bella y yo habíamos acordado que la
guarida terminaría siendo una pequeña escapada para nosotros dos, una biblioteca para ella
y una sala de música para mí. Tristemente, esta no era la forma en que había visto ser dueño
de nuestra primera casa. Mientras colocaba libros en el estante, enderezándolos mientras
iba, luché contra las lágrimas ante la realidad de mi situación. Estaba en la casa que había
comprado para mi esposa, un lugar donde nos había visto crecer en todos los sentidos:
familia, vida, jubilación. Todo ello. Y ahora estaba solo. Odiaba cada segundo de eso. Era
todo lo que podía hacer para no comenzar a arrojar sus libros como si hubiera tirado mis
CDs el día en que Charlie y Jake me habían traído el auto de Bella. Pero no lo hice

Terminé una caja y pasé al siguiente. Cuando lo alcancé, la caja ya estaba abierta, la cinta
cortada, y el contenido me hizo parar y enfocarme. Estos libros habían sido cambiados,
revisados. Echando un vistazo alrededor, fruncí el ceño. No recordaba que Jake y Charlie
tocaran estas cajas cuando estuvieron aquí, especialmente desde que les dije que dejaran los
libros. Tampoco recuerdo haber cortado la cinta en este caso, ni en ninguno de ellos.
Cuando Bella había empacado sus libros, lo había hecho con las espinas para que sus títulos
pudieran verse fácilmente cuando abrió la caja. Y aunque la mayoría de los libros dentro de
esta caja estaban de costado, había dos libros delgados apilados sobre los demás. Era como
si supuestamente los viera, encuéntralos específicamente.

Uno era pequeño, viejo, una colección de poemas encuadernados en cuero. El otro era una
historia de las leyendas de Washington. Ambos libros tenían marcadores en ellos. No
estaba seguro de si era mi mañana loca o qué, pero no podía obligarme a mirarlas todavía.
Puse ambos libros en la parte superior del piano junto a Steve y terminé las cajas. Miré por
encima de los estantes, encogiéndome de hombros. No estaba seguro de cómo lo habría
hecho Bella, pero todos sus libros estaban presentes y explicados hasta donde yo podía ver.

Una vez que arrojé las cajas vacías y rotas, recogí los dos libros y volví a la cocina para
tomar algo para comer. Mientras comía un bocadillo rápido, me saqué el primer libro. Las
leyendas del estado de Washington . El marcador era una pequeña hoja de papel con mi
nombre, lo que me hizo fruncir el ceño.

"Bebé, ¿cuándo hiciste esto?" Susurré al pedazo de papel.

Mi nombre estaba en tinta oscura, con mucho guión, de modo que llegara al otro lado. Pero
la página que ella había marcado para mí era sobre la gente de Quileute, la tribu de Jacob, y
me metí el último bocado de bocadillo en la boca mientras leía una historia sobre un
anciano tribal que necesitaba proteger a su gente de una amenaza inusual. Fríos. Devoré la
historia sobre cómo la tribu Quileute supo de su capacidad de transformarse en lobos para
proteger a todos de estos fríos. La gente moría, desaparecía y los fríos tenían la culpa. Eran
el único enemigo natural del Quileute. Los fríos eran peligrosos y mortales, un demonio sin
importar a quién mataban.

Cuando el siguiente capítulo estaba en Bigfoot, cerré el libro, sacudiendo la cabeza. Traté
de recordar tantas cosas como Jacob me había dicho, que él era "Alfa", que estaba obligado
por su tribu a no contar todo, y que él era el descendiente directo de Ephraim Black.
Volviendo el libro al capítulo marcado, vi que el nombre era el mismo. Negando con la
cabeza, recordé que Jake hizo todo lo posible por decirme que "la muerte no siempre es
definitiva".

Suspirando pesadamente, aparté ese libro y saqué el pequeño libro negro de poemas en mi
dirección. Este marcador era una cinta de raso, que marca un punto específico, pero
presionado había un pétalo de una rosa. Cerré los ojos para luchar contra las lágrimas,
recogí el pétalo y me lo llevé a la nariz. Todavía era suave, no había perdido
completamente su color rosado y blanco por el momento. La fragancia trajo el aroma de la
iglesia el día del funeral de Bella. Tenía rosas rosadas y blancas alrededor de una hermosa
fotografía de mi esposa. Frunciendo el ceño ante eso, miré hacia abajo al poema que ella
había marcado.

" No te detengas en mi tumba y llora" por Mary Elizabeth Frye


No se pare en mi tumba a llorar.
No estoy ahí; No duermo.
Soy mil vientos que soplan.
Yo soy los destellos de diamante en la nieve!
Yo soy la luz del sol sobre el grano maduro.
Soy la suave lluvia otoñal.
Cuando despiertas en el silencio de la mañana
Yo soy la prisa edificante rápida
De pájaros tranquilos volando en círculos.
Soy la estrella suave que brilla por la noche.
No te pongas en mi tumba y llores;
No estoy ahí; No morí.

Dejé caer el libro sobre el mostrador, retrocediendo y sacudiendo la cabeza lentamente. Las
cosas de repente eran abrumadoras y demasiado para pensar en todo a la vez. Todo lo que
había escuchado, visto y sentido desde la muerte de mi esposa estaba empezando a
convertirse en algo que no podía enderezar en algo lineal.

Con una mano temblorosa, llevé mi botella de agua a mis labios, tragándome todo. Los
goteos goteaban por mi barbilla y sobre mi camiseta, pero miré al poema cuando las cosas
comenzaron a repetirse en mi mente.

La muerte no siempre es definitiva. Fríos. Descendió de los lobos. Pétalos de rosa fresca.
Notas. Llamadas telefónicas.

" ¿Qué pasa si no son niños , Edward?"

Mis ojos se redujeron ante la pregunta que había hecho, y levanté mi teléfono para llamar a
Jake, pero no hubo respuesta. De hecho, fue directamente al correo de voz.

"J-Jake ... Llámame cuando tengas un momento, por favor. Gracias", murmuré en el
teléfono y luego colgué. Volví a girar el teléfono y revisé todo, finalmente abrí una
búsqueda en el navegador.

Busqué las palabras "frías". Google me devolvió la leyenda exacta que acababa de leer
sobre el Quileute. Pero fue la segunda cosa en la lista que me hizo retroceder desde mi
teléfono.

Apotamkin o más bien, The Cold One ... Vampiros.

"No", le dije firmemente a la maldita cosa. "Simplemente no."

Negué con la cabeza hacia adelante y hacia atrás lentamente, apenas mirando a Steve, quien
saltó al mostrador frente a mí. Se sentó, envolviendo la cola con rayas rojas y blancas
alrededor de sus pies. Sus ojos estaban atentos y tranquilos mientras me miraba.
"Eso es, Steve. He perdido la cabeza. ¡Estoy tan ... tan ... jodido sin ella que estoy dispuesto
a creer cualquier maldita mierda!" Me enfurecí frente a él, pero él apenas se encogió, solo
una oreja parpadeó.

Nos miramos el uno al otro durante unos instantes, y finalmente, alcancé mi teléfono e hice
clic en el enlace. Bebedores de sangre, piel fría como un cadáver, súper fuerza, ojos
extraños e inmortal.

Mis ojos se estrecharon, inmortal .

Extendí todo lo que acababa de encontrar: los dos libros, el marcador con mi nombre en la
escritura de Bella y el pétalo de rosa. Pasé el dedo por mi nombre, pensando que era
médico, que ni siquiera debería considerar entretenerlo, pero ahí estaba, aferrándome a
cualquier cosa que me diera respuestas. Saqué mi billetera y saqué la nota arrugada que
había encontrado en mi piano y la puse junto al marcador con mi nombre. Era el mismo
bolígrafo, la misma mano dura, y traté de recordar si Bella siempre había escrito tanto.

En el mostrador había una pequeña canasta de organizadores con sellos, bolígrafos y blocs
de notas. Encontré la última lista de compras que Bella había hecho. La escritura era
exactamente la misma, excepto levemente más pesada en las notas más nuevas.

Mi teléfono comenzó a sonar, vibrando en el mostrador. Casi salté de mi piel, causando que
Steve se estremeciera un poco. Esperaba que fuera Jake quien me devolviera la llamada,
pero el bello rostro de mi esposa iluminó la pantalla.

Todo me golpeó a la vez: la idiotez de las cosas se extendió frente a mí, la mera idea de que
estaba tratando de creer algo para explicar que mi esposa no se había ido, y el silencio
enfermizo de la casa a mi alrededor. Con un sollozo enojado, pasé el pulgar por la pantalla.

"¡Quien sea que sea, deja de llamarme!" Grité en la maldita cosa. "Guarda el maldito
teléfono, ¡pero deja de llamarme! Es cruel. ¿No tienes nada mejor que hacer?" Mis fosas
nasales se encendieron mientras trataba de controlarme, pero el otro extremo estaba en
silencio.

Lo único que escuché antes de que terminara la llamada fue una muy suave, muy triste, "Lo
siento".

Mi respiración se detuvo cuando la llamada terminó con un pitido, porque hubiera


reconocido esa voz en cualquier parte .

"¿Bella?"

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 5 - Esta verdad me impulsa


Atrápame mientras caigo
Digamos que estás aquí y todo terminó ahora
Hablando a la atmósfera
Nadie está aquí y caigo en mí mismo
Esta verdad me impulsa
En la locura
Sé que puedo detener el dolor
Si lo haré todo lejos

" Whisper" de Evanescence

EDUARDO

Mi corazón cayó en la boca de mi estómago.

"Bella? Oh, no, no, no ..." Rápidamente tapé la rellamada, gimiendo cuando fue
directamente al correo de voz.

" Oye, has llegado al buzón de voz de Isabella Masen. Deja un mensaje y te llamaré tan
pronto como pueda ..."

El pitido que indicaba la grabación me hizo tropezar con lo que se suponía que debía decir.
"B-Bella? Mierda, ¿qué estoy haciendo?" Suspiré profundamente, cerrando los ojos y
finalmente cediendo a la locura que parecía haber caído en el cuello. "Cariño, si eres tú,
llámame. ¡Por favor! Creo ... Estoy bastante seguro de que ... Me has dejado pistas, cariño,
y estoy empezando a juntarlas, así que si no estoy perdiendo mi mente y este eres realmente
tu, entonces por favor, por favor llámame. Yo solo ... te extraño, Bella. Tanto, y te amo.
Eso nunca cambiará, si esto es una broma cruel conmigo o no Así que si esta no es mi
esposa, sabe que voy a encontrar quién tiene este teléfono y ... "

El mensaje se quedó sin espacio, y me detuve mientras las lágrimas quemaban mis ojos.
Miré a mi teléfono, deseando que sonara, pero mientras estudiaba la tecnología plana y
cara, me di cuenta de que eran bastardos invasores, sin importar cuán conveniente y útil
pudieran ser, y marqué rápidamente la compañía de teléfonos celulares.

Navegué por el menú automatizado con frustración y maldiciones, pero cuando finalmente
me envió a un ser humano que vivía y respiraba de verdad, comencé a balbucear a un pobre
y desafortunado operador llamado Robin.

"Este es el Dr. Edward Masen. Necesito averiguar la ubicación del otro teléfono en esta
cuenta. Acabo de recibir una llamada".

"Bien, Dr. Masen, déjeme echar un vistazo".

Había tipeo y ruido de fondo de un centro de llamadas en mi oído, pero paseé por toda mi
casa todo el tiempo que ella estaba mirando.
"Um, Dr. Masen, solo tiene una línea en esta cuenta. La línea secundaria fue eliminada",
explicó Robin, sonando confundida.

"Eso no es posible. Se informó que faltaba hace dos meses, pero no he llamado para
eliminar ese teléfono de la cuenta".

"No, señor, no fue usted quien lo quitó. Era una Bella Masen. Su esposa. Ella cortó ese
teléfono de la cuenta".

Mi corazón se detuvo y luego chisporroteó erráticamente. "Mi esposa falleció, Robin.


¿Cuándo cambió la cuenta?"

"Déjame ver ..." Tipeó un poco más, haciendo una pausa por un momento, y finalmente
dijo: "15 de agosto".

Cerré los ojos, apoyándome contra la pared, pero mis piernas no pudieron sostenerme, y me
deslicé al piso. "Robin, eso no tiene ningún sentido. Mi esposa murió el 2 de agosto".

Hubo un silencio en el otro extremo, pero ella se recuperó rápidamente. "Señor, quien
llamara verificó la información de su esposa. Ellos conocían todas las preguntas de
seguridad, así como su número de seguro social. Si esto es una cuestión de robo ..."

Mis fosas nasales se encendieron mientras trataba de entender todo lo que había
presenciado hoy. "Está bien, está bien ... Entonces solo dime de dónde vino la última
llamada que recibí de este teléfono. ¿Qué torre o ubicación? O como sea que puedas
localizarla. La llamada vino del número que solía ser de mi esposa, Robin, así que necesito
saberlo ".

"Eso está tan desordenado", murmuró Robin, haciéndome sonreír ante su tono de
indignación en mi nombre, pero cerré los ojos mientras seguía escribiendo. "Todo lo que
puedo ver es que era ... una torre no muy lejos de tu ubicación ahora. De hecho, estás
haciendo ping desde la misma torre mientras hablamos".

Mis ojos se abrieron de golpe. "Gracias, Robin. Devolveré la llamada si necesito algo".

Terminé la llamada, quedándome en el suelo. Colocando mi teléfono sobre la alfombra,


deslice ambas manos en mi cabello y lo agarré con fuerza. Desde donde estaba, todavía
podía ver los libros sobre el mostrador. Steve se dejó caer en la alfombra sin hacer ruido,
viniendo a sentarse a mi lado. Sus ojos amarillo-verdes eran intensos mientras permanecían
encerrados en mi rostro. Era casi como si estuviera esperando que yo saltara o llegara a un
momento de "Eureka".

Pellizcando el puente de mi nariz, sacudí mi cabeza lentamente. "Jesús, Steve, esto es como
un mal sueño", murmuré mientras dejaba que mis manos cayeran sobre mi regazo mientras
pensaba en el comportamiento extraño de Jacob la primera vez que fui a la casa de Charlie
después de la muerte de Bella.
" Sí, esas eran viejas historias cuando era pequeño. Solía imaginarme a mí mismo como
este enorme lobo". Él sonrió pero negó con la cabeza. "Soy el descendiente directo ... de
Ephraim Black".

Me reí entre dientes ante su sonrisa irónica. "¿Jefe?"

" Nah, más como ... Alpha ".

Nos reímos ruidosamente de eso.

" De todos modos, no fue hasta hace poco que algunas de esas viejas leyendas tuvieron
sentido. No todo es lo que ves", suspiró, arrugó la nariz un poco. "Y la muerte no siempre
es definitiva".

"Hasta hace poco", pensé, entrecerrando los ojos en la ventana que daba al frente de la casa.
La lluvia había comenzado a motear el camino de entrada. Cogí mi teléfono e intenté con
Jake de nuevo, pero fue directo a su buzón de voz. No dejé otro mensaje.

Tragándome densamente, traté de recordar todo lo que él había dicho ese día, cuando había
estado actuando de manera extraña. Nunca fui alguien que me perdiera en rumores, qué
pasaría si, y cuentos de hadas. Bella lo hizo. Le encantaba una historia que se apartaba de la
realidad. No estaba seguro de lo que creía cuando se trataba de vida después de la muerte.
Crecí yendo a la iglesia y simplemente aceptando la mayor parte de lo que me contaron, y
como médico, he visto algunas muertes y problemas. Me consideraba bastante sensato y
analítico, pero si apilaba todo lo que había escuchado desde la llamada de Charlie hace
poco más de dos meses, entonces la imagen que estaba siendo pintada era simplemente una
locura .

Miré a Steve, quien todavía me estaba mirando fijamente. "Si algunas de las leyendas de
Jacob son verdad, y Bella dejó esos libros para que yo los encuentre ..." Tragué saliva de
nuevo, sacudiendo mi cabeza y frunciendo el ceño mientras mi mente marcaba todo lo que
sabía.

No se encontró cuerpo Sangre por todas partes. La muerte no siempre fue definitiva. Fríos.

Mi hermosa Edward ... No te pongas demasiado ocupado para jugar. Siempre juega. Para
mi. Amor, Bella

Bebedores de sangre, piel fría como un cadáver, súper fuerza, ojos extraños e inmortal.

"Piel fría", murmuré, mirándome las manos, cuando todas y cada una de las veces que
había estrechado la mano de Carlisle, las manos de su esposa y su hija, me vinieron a la
mente.

La idea de ojos extraños trajo a la mente tres pares de ojos dorados, por no mencionar los
ojos oscuros y llenos de odio de la pelirroja en el parque.
" No es extraño que te proteja ... Simplemente deliciosa ... Te dejará en paz lo
suficientemente pronto".

Delicioso.

Mis ojos se cerraron y luego se abrieron de golpe cuando la palabra se estrelló en mi mente
como un camión Mack.

Vampiro.

Un golpe fuerte en mi puerta me hizo saltar y jadear un poco. Incluso Steve se levantó y
cautelosamente miró hacia la puerta principal. Me levanté de mi lugar en el piso contra la
pared y miré por la ventana para ver que no había ningún automóvil en la entrada.

Abrí la puerta y encontré a Jacob parado en solo un par de pantalones cortos.

"Recibí tu mensaje", afirmó, pasando junto a mí y hacia la casa.

"Entonces ... ¿pensaste que solo ... correrías a Seattle desde La Push?" Interrogué con
ironía, cruzando los brazos sobre mi pecho cuando hizo una mueca de dolor. De repente, mi
temperamento comenzó a deshacerse. "Jacob Black, a menos que estés parado en mi casa
para comenzar a decirme lo que sabes, todo lo que sabes , puedes salir".

"No puedo ", dijo con los dientes apretados. "Estoy ... obligado a mantener algunas cosas
en secreto, Edward. No son solo mis secretos. Deseo ... quiero ..."

Miró hacia el piso mientras se detenía, pero luego vio las cosas que aún estaban en el
mostrador de la cocina. "¿Que demonios?" Soltó una risa pequeña, no tan divertida cuando
lo repasó todo: las notas de Bella, el poema que había marcado y la leyenda de Quileute.

Caminé hacia él, dejando mi teléfono al lado de todo, mostrando la última llamada que
recibí. Cuando se encontró con mi mirada, levanté una ceja y le pregunté: "¿Quieres saber
qué es lo más loco de esta llamada, aparte del hecho de que es de mi esposa, que-" le sonreí
burlonamente- "¿quién murió el segundo de agosto?" Cuando negó con la cabeza, continué.
"Llamé a la compañía celular sobre esta llamada. Mi esposa sacó su propio teléfono celular
de mi plan ... trece días después de su muerte. Escuché su voz, maldición! Ahora, Jacob,
voy a pedirte otra vez que me digas ¡lo que sabes! ¡Ahora, o vete de mi casa! "

Él farfulló, abriendo su boca, que se cerró de nuevo. Su cuerpo tembló, y el sudor estalló en
su frente, a pesar de su falta de ropa y el frío aire de afuera. En lugar de hablar, meneó la
cabeza de un lado a otro y comencé a caminar hacia la puerta principal.

Antes de que pudiera dar dos pasos hacia él, tenía sus grandes manos agarrando mi
camiseta ferozmente. "Tienes que adivinar, Edward", susurró en un susurro, sus ojos
salvajes y oscuros. "No estoy bromeando. Dime lo que has descubierto. Esa es la única
forma en que esto funcionará, hombre".
Me encontré con su mirada salvaje y frenética, viendo nada más que la sinceridad, pero
tenía miedo de pronunciar estas cosas en voz alta, por lo que mi voz era un simple susurro.
"Sh-Ella es ... Ella me ha dejado notas", comencé tan suavemente, y él me hizo una señal
para que siguiera. "Marcó libros y poemas: historias sobre su tribu, poemas sobre ..." Me
detuve a la hora de describir el poema porque tenía demasiado miedo a esperar que
realmente intentara decirme algo. "Me llama, Jake". Había demasiada esperanza en mi
tono, pero Jacob no me corrigió ni se acobardó.

Estudié su rostro un poco más, llegando a la conclusión de que bien podría derramar todas
mis teorías locas. "Las leyendas son ciertas, ¿verdad? Todas. Hoy, en el parque, había una
... una ... mujer. Pelo rojo, ropa extraña, pero ella ... No era humana , ¿verdad? Carlisle ...
su familia ... No te gustaron porque no son humanos. Tú ... Tu gente ... Tus antepasados
lucharon contra estos ... estos ... los fríos . "

"Sí."

"Hazlo", repetí, y él miró mi rostro mientras dejaba que eso se decidiera sobre mí. Él había
usado el tiempo presente. "¿Te conviertes en un lobo? ¿Eres realmente un Alfa ?"

"Yo soy." Me tiró de la camisa y me colocó en el taburete en el mostrador, asegurándose de


que no colapsase en el suelo.

"Le dijiste a Charlie que odiabas a Carlisle y su familia", le dije, mirándolo mientras
caminaba hacia el otro lado de la barra de la cocina para revisar todas las cosas que Bella
me había dejado.

"Mmhmm", tarareó, encontrando mi mirada. "Edward, continúa. Cuando te digo que tienes
que adivinar, no estoy bromeando. Tienes que hacer esto para que los lazos y los votos no
se rompan, ¿me entiendes?"

Asintiendo con la cabeza, recogí las notas que mi esposa me había dejado, examinándolas
de cerca, pero continué en la misma línea de pensamiento. "¿Pero ahora estás bien con
Carlisle? ¿Por qué? ¿Qué cambió? Si son algo ..."

"Bella". La voz de Jake era áspera, y arrugó la nariz un poco. "Bella lo cambió".

Eso cayó bruscamente en la habitación, y dirigí mi mirada a la de él, mi temperamento se


deshizo y casi violento. "¡Jake! ¡Maldición!"

Se inclinó sobre su codo sobre el mostrador, acercando su rostro al mío. "Edward, si te digo
que las leyendas de mi tribu son ciertas, ¿qué más te dice eso? ¡Piensa!" Su rostro era feroz,
sus ojos oscuros, pero no apartó la mirada. "Hay cosas que pasan en este mundo que la
gente común no puede saber. Hay promesas que hice ..." Suspiró profundamente, cerró los
ojos y sacudió la cabeza lentamente. "Promesas que significan vida o muerte. Y sé que no
tiene sentido, pero Bella fue mi mejor amiga mientras crecías, y te convertiste en una buena
amiga cuando llegaste, Edward. Pero ... esto es más que solo el meñique jura sobre la playa
sobre hot dogs ".

Se puso de pie y caminó alrededor del mostrador hacia la ventana delantera que daba al
camino de entrada. "Créeme cuando te digo, no pensé que esta mierda fuera real cuando era
niño. Eran historias geniales. Ahora ... Desearía que no fueran ciertas, pero lo son". Se giró
para mirarme. "Y está realmente, realmente jodido que estás atrapado en medio de todo".

Fruncí el ceño mientras absorbía lo que decía, o al menos rodeaba. Miré hacia el mostrador,
recogiendo el libro de poemas que Bella me había dejado.

No te pongas en mi tumba y llores;


No estoy ahí; No morí.

Mi Bella fue inteligente. Era suave, dulce y hermosa, pero tomó sus libros y palabras muy
en serio. Bella con la palabra escrita era como algunas personas que podían citar letras de
canciones de conversaciones normales. Ella tenía la capacidad de establecer paralelismos
entre la vida y la literatura.

"Realmente escuché su voz", susurré de repente, mirando el libro y finalmente levantando


mis ojos hacia Jake. "Lo hice. ¿No es así?"

Él se estremeció un poco pero me hizo señas para que siguiera.

"No hubo ataque de animales".

"Oh, son animales, está bien".

Mis ojos se achicaron. "Si ella es ... Si Bella es ... ¿Es ella?" Parloteé, sin siquiera
entenderme, pero Jacob lo entendió y asintió un poco. "Si ella me está dejando mensajes,
llamándome, ¿por qué no puedo ver a mi esposa? ¿Por qué no va a venir a mí?"

"Ya no es tu esposa".

Mi temperamento se deshizo, y tiré el libro en mi mano. "Ella será mi esposa hasta que me
diga algo diferente, Jake. Si ella todavía está viva, quiero ..."

"No puede, Edward", susurró, preparándose cuando me acerqué a él. "Ella ya no es Bella".
Sus hombros se hundieron. "Ella es, pero ella no es ..."

Me alejé de él, arrebatando los libros y las notas, incluso el libro que había lanzado. Lo
empujé en su pecho. "¡Dime que ella no es la misma!"

"Ella es, pero no lo es", repitió un poco más duro esta vez.
"¿Por qué no puedo verla? ¿Ella ... Jesús, Jake, qué pasó esa noche en esa carretera? ¿¡Y
qué carajo es que todos se escondan de mí !?"

Hubo otro golpe en la puerta de mi casa, y miré fijamente a Jacob por uno o dos latidos ya
que mi respiración era áspera a través de las fosas nasales ensanchadas. Finalmente me
separé de él cuando hubo otro golpe. Una mirada por la ventana mostraba un Mercedes
elegante, negro y de modelo más nuevo, sentado en mi entrada, detrás de mis autos.

No estaba seguro de a quién esperaba, pero no era el hombre parado nerviosamente en mi


puerta.

"Carlisle", le dije, ahora consciente de lo que era, o lo que podría haber sido.

"Hijo, tenemos que hablar. ¿Puedo pasar?" saludó suavemente.

"¿Necesitas permiso?" Le gruñí.

Una sonrisa pequeña e irónica cruzó su rostro, pero su respuesta fue tranquila. "Todavía es
educado preguntar, Edward".

Se hizo a un lado, lo dejé entrar, y saludó a Jacob asintiendo.

"Lo descubrió, no se lo dije", se defendió Jake, cruzando sus grandes brazos sobre su
pecho.

Carlisle se rió entre dientes, sacudiendo la cabeza. "Oh, soy consciente de cómo lo ha
descubierto". Suspiró profundamente, pero sonrió cálidamente el camino de Jacob. "El
tratado sigue intacto, Jacob. Estas son ... circunstancias inusuales".

Miré entre ellos a la mención de un tratado. "¿Alguien me dirá algo? ¿ Algo ?"

"Sí", respondió Carlisle, y todavía estaba casi irritantemente calmado. "¿Hay algún lugar
donde todos podamos sentarnos?"

Asintiendo con la cabeza, guié a todos a la sala de estar, donde nos sentamos en el sofá y la
silla. Con mis codos sobre mis rodillas, agarré mi pelo mientras miraba al suelo. "¿Mi
esposa está viva o no?" Salí a través de los dientes apretados, mirando hacia arriba entre los
dos, pero fue Carlisle quien respondió.

"Edward ... hijo, lo que voy a decirte no puede salir de esta habitación. Ya lo has entendido
como lo que somos, pero necesito explicarte lo peligroso que es para un humano saberlo,
"Bien, vamos a abordar su pregunta original, pero para hacerlo, debo tener su atención
completa e indivisa sobre por qué no puede decirle a nadie lo que está a punto de escuchar.
Debe prometerme".
Se encontró con mi mirada, y en ese momento, supe que no era normal ... o humano. Sus
ojos eran severos y dorados, y vi que detrás de ellos había alguien, o algo , que era más que
un médico amable. Y esperó, misteriosamente quieto y paciente, para que yo le
respondiera.

Asentí un poco. "Sí, está bien. Lo prometo". Mi voz se quebró, pero aceptó esa respuesta y
se puso de pie para caminar por la habitación.

"Necesito que entiendas una cosa, antes que nada. Jacob quería venir a ti de inmediato.
Pensó que era injusto mantenerlo en la oscuridad. Entonces su voto fue para mí". Carlisle
puso los ojos en blanco a los ojos de Jake. "No es que no lo haya insinuado".

La sonrisa de Jake era amplia y fácil mientras encogía un hombro grande.

"Sin embargo, ahora que lo has descubierto, debes entender algunas cosas". Carlisle miró
por la ventana de la sala por un momento, pero luego metió sus manos en los bolsillos
delanteros de sus pantalones y me miró. "Lo que somos ..." musitó en voz baja. "Somos
depredadores, Edward. Somos lo que las leyendas describen: consumo de sangre, acecho
nocturno, cazadores de hombres. Somos inmunes a las armas humanas, y somos
increíblemente rápidos y fuertes. Podemos vivir durante siglos, sin cambiar nunca. ,
siempre lo mismo. Estamos ... congelados , esencialmente ".

Su voz sonaba triste y antigua ante la descripción, pero continuó.

"Por naturaleza, estamos diseñados para matar. Todo lo que somos atrae a un ser humano
para nuestro consumo, pero hay algunos de nosotros que presionamos contra ese instinto.
Luchamos contra lo que somos para llevar una vida mejor y más normal. "Mi familia y yo
no queremos ser asesinos. Permanecemos juntos como familia, otra cosa que nos diferencia
del vampiro normal".

Me estremecí ante la palabra, porque era la primera vez que se pronunciaba en voz alta.

"Acostúmbrate, amigo", susurró Jake.

Asintiendo, volví a mirar a Carlisle. "Yo-Si no matas ..."

"Bebemos la sangre de los animales", respondió cuando mi voz se apagó. "No es tan
satisfactorio, pero nos da el color dorado de los ojos, una actitud más tranquila y una
conciencia limpia. Aquellos de nosotros en una dieta más tradicional tendríamos los ojos
rojos. Como la pelirroja en el parque de hoy".

Mis cejas se dispararon. "Sus ojos eran negros".

"Porque ella te estaba buscando", respondió Jake.

"¿Q-Qué? ¿Por qué?"


Carlisle respiró hondo y se sentó frente a mí. "Para venganza, hijo, y te explicaré en un
momento, pero una promesa más de ti. Mi especie está gobernada por tres vampiros muy
antiguos y muy estrictos, así que debes entender que el que te diga está infringiendo la
máxima ley de nuestra amable. Así que estoy confiando en que lo mantengas en silencio ".

"Sí señor."

Él asintió, cerrando los ojos por un momento y luego mirándome. "Te debo una disculpa,
Edward. En realidad, te debo un montón. Pero la más grande que te debo es ... es mi culpa
que hayas perdido a Bella".

Mis ojos se estrecharon sobre él, pero él levantó su mano.

"Espera, hijo. Déjame terminar. La noche en que Bella visitaba a su padre en Forks, mi
familia y yo estábamos persiguiendo a un pequeño aquelarre de nómadas. Jake y su manada
se unieron a nosotros, pero no sabíamos que los dirigíamos directamente hacia Bella. No
sabíamos que se había roto, y ciertamente no sabíamos de qué era capaz el aquelarre ". Se
frotó la cara con cansada frustración, pero volvió a mirarme. "Había tres de ellos: dos
hombres y una mujer. Una mujer pelirroja". Esperó hasta que asentí en comprensión antes
de continuar. "James, Laurent y Victoria estaban atravesando Washington y alimentándose
de humanos, pero cuando se toparon con mi familia, les pedimos que se marcharan del área.
Algunos residentes locales habían sido encontrados, aunque culparon a los animales.
ataques. De hecho, Charlie había investigado esas muertes ".

Carlisle se levantó y comenzó a caminar de nuevo. "Mi familia tiene mucho talento,
Edward, por lo que estaban conscientes del engaño y las conspiraciones contra ellos. Las
palabras se intercambiaron entre los miembros de mi familia y este aquelarre, que los envió
a una persecución. Los lobos se involucraron cuando el aquelarre cruzó el tratado. línea
entre nuestra tierra y la suya, y Jake y yo acordamos trabajar juntos para eliminar el área de
estos tres ".

"No lo sabíamos, Edward", Jacob dijo suavemente. "No sabíamos que ella estaba allí hasta
que fue demasiado tarde. El tipo rubio, James, la alcanzó antes de que ninguno de nosotros
pudiera llegar. Mi mochila rodeó el área, y la familia de Carlisle hizo lo mismo, pero antes
de que Carlisle pudiera negociar Bella, antes de que ninguno de nosotros pestañeara, él la
mordió. Y luego ... fue un caos. Todos perdimos nuestra mierda. Nos separamos y
trabajamos juntos. Uno de los muchachos de Carlisle - Jasper, creo ... Atrapó al que tenía
rastas. Quil, Embry y Paul atraparon a la que mordió a Bella. Los separamos, y se fueron,
pero la pelirroja se escapó. Nos llevó a todos al resto en una persecución salvaje, y la
perdimos en el agua."

Carlisle se sentó de nuevo. "Tuvimos que trabajar rápido, hijo. Nosotros ... trabajé lo mejor
que pude en Bella, pero ella estaba mordida, y el veneno ya estaba trabajando en ella,
transformándola en uno de nosotros. Le pregunté qué quería, qué elección ella quería
hacerlo, y todo lo que ella quería era usted. Ella dijo que no podía dejarlo ".
Las lágrimas me quemaron los ojos, y no estaba seguro de si era por la tristeza o el
arrepentimiento por lo que dejé que mi dulce Bella fuera sola a ver a su padre. Me había
estado culpando desde la llamada de Charlie, pero esto lo cimentó para mí.

"Así que ella es ..." Empecé pero se apagó porque no estaba seguro de lo que estaba
preguntando.

"Ella es una de nosotros ahora", dijo Carlisle gentilmente.

Estaba enojado, y no estaba seguro de dónde quería dirigirlo o qué quería destruir, pero fue
a Jacob a quien di la vuelta. "¡Me mentiste!" Gruñí, mis manos se convirtieron en puños.
"Me dijiste que rastreaste el bosque, que era un oso. Me dijiste que no había forma de que
ella sobreviviera".

"No lo hizo", replicó Jacob, señalando a Carlisle. "No hay latido de corazón, ni flujo de
sangre en ese cuerpo. No come, no duerme, y no puede tocarte sin romperte, Edward. ¡Eso
no está vivo!"

"Jacob Black", afirmó Carlisle con firmeza, la primera muestra de temperamento o


impaciencia que alguna vez había visto de él. "Soy consciente de nuestras diferencias, pero
puedo asegurarte que estoy vivo. Mi mente, mis emociones, mi inteligencia están intactas,
como hace más de doscientos años". Jake lo saludó con la mano, pero Carlisle se volvió
hacia mí. "Somos enemigos naturales, Edward", dijo, gesticulando entre él y Jake. "Sin
embargo, cuando se trata de Bella, hemos tenido que dejar de lado algunas de esas cosas y
centrarnos en el panorama general".

"Sin ofender a ninguno de ustedes", le dije, poniéndome de pie y paseando un poco


mientras me agarraba fuerte del pelo. "No me importa tu paquete, ni tu familia ... ni siquiera
esa loca pelirroja. Lo que me importa es Bella. Ahora, yo ... entiendo que había secretos
que tenían que mantenerse, pero si mi esposa estaba pidiendo yo, quiero saber cómo
alguien podría negarle eso. Quiero saber dónde está, porque obviamente ha estado tratando
de decirme algo desde que comenzó esta mierda ". Los rodeé a ambos, mi temperamento se
rompió. "¡Quiero ver a mi esposa!"

Carlisle se puso de pie y caminó hacia mí. "Edward, cálmate. Déjame explicarte, por
favor".

Me paré frente a él, estremeciéndome cuando su mano aterrizó en mi hombro, pero asentí
un poco. "¿Por qué no puedo verla? ¿No es así ...? De repente, la comprensión de que mi
Bella puede haber cambiado de opinión sobre mí me golpeó como una bola de demolición,
y eso realmente dolió .

"Oh, hijo, ha estado luchando tan duramente contra todo para verte, pero debes entender
algo. Es lo que consideramos un vampiro recién nacido. Se está aclimatando a la
alimentación y su fuerza y sus nuevos sentidos. Podría matarte, en toda honestidad, a pesar
del hecho de que creo que es bastante talentosa ella misma ". Suspiró profundamente, una
pequeña sonrisa curvó su boca. "Lo normal es eliminar toda duda sobre su muerte, cortar
los lazos con los vivos que quedan atrás y no mirar hacia atrás". Cuando mi mirada enojada
se detuvo en la tranquila, continuó. "No hicimos eso aquí porque Bella nos suplicó y porque
Jacob nos pidió que la mantuviéramos cerca. Ambos acordaron que aceptas esto, todo esto,
está bien. También estaban preocupados de que te desmoronaras por la pérdida de ella, y
estoy empezando a estar de acuerdo ".

Frunciendo el ceño, sacudí la cabeza y dejé escapar un profundo suspiro, mis manos se
convirtieron en puños. "Quiero ver a Bella. El hecho de que te interpongas entre mí y la
esposa que pensé que había perdido me pone furioso, Carlisle. No soy una persona violenta,
pero podría ..." Me detuve un poco, mis manos se enroscaron en garras, pero cayeron a los
costados. "No me importan las razones, ni una sola. Me han mentido, le han mentido a
Charlie, desde el principio, y no puedo decir si alguna vez confiaré en alguno de ustedes. Y
es obvio que Bella ha intentado verme porque ... "Señalé hacia las notas y libros que aún
estaban en el piso de la cocina después de que se los había empujado a Jacob.

"Ella hizo eso cuando no estabas aquí, Edward", explicó Jake.

Carlisle tarareó de acuerdo. "Hmm, sí, parece que las mujeres de mi familia son románticas
inútiles, y decidieron dejar que te deje pistas sobre lo que sucedió. Alice ve el futuro, y
contigo ... Ella ve varios resultados. Sin embargo, ella sabía que el día en el hospital que no
acababas de ver a través de la fachada que estábamos colocando ".

"El problema que enfrentamos ahora es Victoria", dijo Jacob, levantándose de su lugar en el
sofá. "Esa perra loca no se está deteniendo". Él me miró. "Justo cuando pensamos que tal
vez dejáramos que descubrieras todo y dejaras que Bella se acercara a ti, esa sanguijuela
pelirroja comenzó a rastrear a Bella. Ves, la culpa por haber perdido a su compañero,
James".

"Y mientras rastreaba a Bella, desafortunadamente llevó a Victoria hacia ti", afirmó
Carlisle. "Bella luego pasó de pedir limosna a verte, a pedirnos que te protejamos. Siempre
estás protegido, Edward. Lo has estado desde el principio. Hay varios de nosotros
vigilándote en todo momento. Fue por eso que tomé el trabajo. en el hospital."

Suspiré profundamente. "Así que eso es lo que ... el ... lo que Victoria quiso decir cuando
dijo 'no es extraño que te proteja ...'"

"Sí, estuvimos allí esta mañana", dijo Jake, arrugándose la nariz un poco. "Bella estuvo
muy cerca de atraparla entonces". Levantó el pulgar y el índice juntos. "Estaba realmente
enojada cuando la sanguijuela te habló esta mañana, pero la perdió en Puget Sound. Bella
estaba más interesada en dónde ibas que en Victoria, así que nos mantuvimos contigo.
Cuando te oímos llamar a la compañía de teléfonos celulares ... Sabía que lo habías
descubierto.

Me restregué la cara con dureza, pasando mis dedos por mi cabello. "Quiero verla .
Necesito poner los ojos en mi esposa. Yo ... yo ... yo no me importa en lo que se ha
convertido, ella sigue siendo mi Bella. Y estoy cansado de las mentiras y las pistas y las
llamadas telefónicas silenciosas. Si ella ha terminado conmigo, entonces tendrá que
decirme, pero no me vas a separar de mi esposa por un minuto más ".

Jacob y Carlisle intercambiaron una mirada, pero finalmente, este último finalmente asintió.
"Está bien, pero hacemos esto en mi casa con mi familia para mantenerla bajo control en
caso de que sea demasiado".

"Me voy, también", afirmó Jacob.

Miré a Carlisle y asentí. "Está bien. Te seguiré en mi auto. Jacob, montarás conmigo".

Capítulo 6 - Todo lo que necesitaba

Desde el momento en que te vi


Era la mirada que tenías en tus ojos
Eras todo lo que necesitaba
Desde ese momento por el resto de mi vida
Y estoy contando todos los días
hasta que pueda verte y sé de alguna manera
si me necesitas de la manera en que te necesito

Porque no quiero a nadie más que a ti.


Sé qué decir, pero no sé cómo
No quiero pasar el resto de mi vida
sin ti mi bebé, no
Porque no quiero a nadie más que a ti
No quiero esperar hasta que mi tiempo se agote
Solo quiero decirte cuánto significas para mí
Eres el único que veo

" Anyone Else" de Orianthi

EDUARDO

Mi automóvil estuvo completamente en silencio durante los primeros veinte minutos de la


unidad de casi una hora que ahora sabía que debía esperar. El agarre que tenía en el volante
mientras navegaba por la autopista detrás del Mercedes de Carlisle era casi doloroso. La ira,
sin embargo, no se había disipado. Ni siquiera un poco. Estaba enojado con Jacob, Carlisle,
conmigo mismo, las circunstancias, y tal vez incluso un poco con Bella por algo de eso,
aunque sabía que la mayor parte, si no todo, estaba fuera de su control.

Jacob se sentó en el asiento del pasajero, inquieto de vez en cuando, pero se quedó en
silencio. Mis fosas nasales se encendieron por el hecho de que él había sabido todo este
tiempo y me mintió continuamente.

"¿Charlie tiene las mismas pistas de cortesía?" Pregunté con dureza.


"No." Sacudió su cabeza, sus ojos se enfocaron en la ventana lateral. "No, no puede,
Edward. Hay razones que debes saber, pero depende de que Bella te lo diga. Charlie, sin
embargo, vivirá el resto de su vida con la idea de que su pequeña se ha ido. por su
protección y la de Bella, hombre. Carlisle no está bromeando acerca de esos cabrones
espeluznantes que los gobiernan. Matarán a cualquiera que rompa la regla, humano o
vampiro. No les importa. De hecho, ya enviaron exploradores, debido a esa puta de
Victoria. Está en una matanza en Seattle ".

Hizo una mueca ante eso, asentí con la cabeza en señal de aceptación. Hubo una pequeña
parte egoísta de mí que se regocijó silenciosamente por las razones que me devolvieron la
oportunidad de volver a ver a mi Bella. Y no estaba seguro de cómo me sentía acerca de
eso, sobre secretos y mentiras que ya se habían dicho o que se derramarían de nuevo en el
futuro ... si eso significaba que debía mantener a Bella.

"¿Por qué no acaba de venir a mí?" Le pregunté en voz baja, todavía un poco dolido de que
esta mierda hubiera durado tanto. Dos meses de infierno pensando que el amor de mi vida
había muerto había sido una tortura.

Jake se rió sin humor para sí mismo, sin dejar de mirar por la ventana. "Oh, maldición,
Edward ... No tienes idea. Desde el primer momento, ella estaba llorando por ti. En serio.
Desde el momento en que ella estaba cambiando, hasta el momento en que abrió los ojos
tres días después - eras su primera palabra , pensamiento, necesidad. No sangre, no
consuelo, definitivamente ni yo ni los Cullen. Tú ".

Se giró un poco en su asiento para mirar en mi dirección. "Fue por eso que les pedí que se
quedaran en la zona. Por eso les suplicó que no la movieran. Querían llevarla a un lugar
remoto para que pudiera aprender, pero ella perdió la cabeza. Realmente quería decírtelo,
pero estaba obligado por el tratado, mi paquete, y por Bella. Ella ... Tiene mucho miedo de
lo que pensarás o harás ahora que ella es ... ella es ... una ... "

Puse los ojos en blanco en su dirección, esperando su sesgada opinión sobre los vampiros,
pero él sonrió y se encogió de hombros.

"No puedo evitarlo. Para mí es instinto odiarlos, pero ella es ... diferente".

"O tal vez es porque ya la conocías antes, Jake".

"No ... Bueno, sí, probablemente, pero Carlisle tiene razón. Puede tener algún tipo de
talento, porque solo tiene dos meses y está mucho más tranquila que yo, o alguno de ellos,
realmente, esperaba. Carlisle piensa que puede protegerse de el olor a sangre, que es lo que
los vuelve locos. Ella nunca tuvo el frenesí que todos esperaban ".

"¿Talento?"

"Sí, supongo que algunos se despiertan con cosas extra. Alice puede ver el futuro, y su
compañero, Jasper, puede juguetear con sentimientos y emociones. Emmett ... ese hijo de
puta es tan fuerte como el infierno". Sacudió la cabeza. "¿Y esos tipos espeluznantes de
Italia? Tienen todo tipo de chupasangres talentosos".

Me estremecí ante el tono despectivo y el nombre que él tenía para ellos, pero me quedé
callado.

"Te diré esto", continuó después de un minuto o dos. "Es difícil mantenerse al día con ella".
Cuando giré mi cabeza hacia él, él bufó. "Y no me refiero a que ahora es tan rápida como
una mierda, pero su mente, sus emociones, son una montaña rusa. Un segundo está triste, al
siguiente está enojada, y trata de enterrarlo todo leyendo, pero ... yo La encontraré mirando
por la ventana. Y de repente tendrá que ver cómo estás ".

Asintiendo con la cabeza, suspiré, centrándome en la carretera cuando Carlisle finalmente


salió de la carretera. Atravesamos las calles de la pequeña ciudad de North Bend,
avanzando hacia el borde del bosque. Había tres reservas que se fusionaron en un gran
bosque, y la casa de Carlisle estaba en algún lugar al norte de donde el monte. La sección
de Ranier comenzó.

Las casas crecieron en tamaño y más separadas, y finalmente terminamos en una calle con
una casa que me dejó boquiabierto. Fue una muestra deslumbrante de riqueza y tamaño,
con una sensación similar a la de una cabina. Se extendió, aprovechando el bosque como
telón de fondo: caminos de piedra, árboles altos, extensiones de césped verde. E incluso
desde el camino de entrada, pude ver que la parte trasera tenía una especie de cubierta de
piedra, una mesa de madera natural y un pequeño estanque con un puente decorativo.

"Y pensabas que tenías dinero", dijo Jake entre risas frente a mi cara de asombro.
"Imagínense acumular siglos de interés, sin mencionar a un futuro vidente que puede
predecir el mercado de valores: supera a un castillo con mazmorras y fosos".

Poniendo los ojos en blanco a su manera, me detuve detrás de Carlisle en el camino largo y
curvo. "No me importa nada de esta mierda, Jake; solo quiero ver a Bella".

"Bueno, tendrás tu oportunidad ..." Él sonrió, moviendo su barbilla hacia la puerta


principal.

Honestamente, no estaba preparado para los sentimientos que me invadieron al ver a mi


esposa cuando me levanté del automóvil. Tantas cosas pasaron por mi mente a la vez:
pérdida, alivio, tristeza, enojo, curiosidad y celos. La ira y los celos fueron de la mano de
estas personas, esta familia vino a pararse en el primer escalón a su lado. Celos de que
habían sido ellos quienes la ayudaron, no yo. Ira de que mintieran y me la ocultaran, que
había pasado más de dos meses pensando que la única persona que me quedaba en este
planeta me había sido arrebatada.

Sin embargo, nada de eso importaba cuando dio un paso al frente, porque a pesar de los
cambios que eran notoriamente obvios, reconocería a mi niña nerviosa en cualquier lugar.
Físicamente, ella era deslumbrante, como un ángel o una especie de ser etéreo. Ella siempre
había tenido la piel suave y pálida, pero esto era más. Su pelo era más grueso, más oscuro,
con toques de rojo que generalmente solo brillaban a la luz del sol, pero ahora resaltaban
las olas. Cuando llegué a sus ojos, mi corazón se rompió un poco. Donde el cálido y marrón
chocolate solía darme paz, ahora eran una especie de color rojizo y pardo quemado, y me di
cuenta de que el marrón cálido había desaparecido para siempre. Algo sobre eso era
demasiado para pensar, así que me concentré en su inquietud, su cambio nervioso y su
mirada abatida a mis pies, no a mi cara.

Pero sobre todo eso , por encima de los cambios estúpidos, la multitud pequeña y extraña
que nos rodea, y la tranquilidad del bosque, la vista de la cara de Bella cuando finalmente
levantó su mirada hacia la mía me dijo que nunca amaría a nadie tanto como a La amo.

"B-Bella", suspiré de alivio, necesidad y esperanza.

No vi su movimiento, pero de repente ella me estaba abrazando con una fuerza que no
esperaba. Ella era mucho más fuerte de lo que había anticipado, y un gruñido escapó de mí.

"Lo siento, lo siento ..." canturreó una y otra vez, aflojando su agarre pero sin soltarlo.

Envolví mis brazos alrededor de ella, enterré mi cara en su cuello. Todas las cosas nuevas
registradas al instante. Ella era dura, un poco más fría, pero Dios mío, olía exactamente
igual. Era el olor por el que me había entristecido cuando pensé que la había perdido. Era
fruta y flores, era tranquilo, hogar y paz. Eran todas las cosas que faltaban en el agujero
vacío de mi cofre.

Las lágrimas me quemaron los ojos. "Dios, te extrañe, cariño", murmuré en su cuello.

"Edward, lo siento. Yo estaba ... y ellos ... y esto ... y ..." De repente se apartó, lo que me
hizo dar un paso hacia adelante un poco. Sus dedos estaban en su garganta, y estaba
tragando repetidamente. "¡Estoy bien!" ella espetó al pequeño grupo detrás de ella. "¡
Nunca lo lastimaría!" Sus ojos se convirtieron en fuego negro mientras miraba a dos
hombres altos, uno mirándome con una sonrisa, el otro con una mirada asesina.

Jacob se rió entre dientes. "Te lo dije. Montaña rusa". Hizo un gesto hacia el grupo.
"Edward Masen, conoce a los Cullen ... o al menos a los que no conoces. El tipo grande es
Emmett. El otro es Jasper. La muñeca Barbie es Rosalie. Ella es mi nueva mejor amiga", se
burló, sonriéndole camino, y la hermosa rubia puso los ojos en blanco.

"Todavía tengo un bozal, cachorro".

"Todavía tengo un encendedor, sanguijuela".

"Silencio, todos ustedes". Esme dio un paso adelante, su mirada tan cálida y amable como
la primera vez que la había visto en el hospital. "Edward, es bueno verte de nuevo. Lo
siento mucho por las circunstancias, y por favor comprende que no tuvimos más remedio
que mantener algunas cosas en secreto".
Estreché su mano de nuevo, asintiendo con la cabeza una vez, pero noté que Alice se
adelantaba y decía: "No nos necesita. Se quedarán atrás".

Fue Bella quien giró los ojos, pero Carlisle dio un paso adelante. Lo que fue interesante fue
su calmado inmediato de todo el grupo. Todos lo miraban con lo que parecía ser respeto y
anticipación, incluyendo a Jacob y Bella.

"Estoy seguro de que ustedes dos tienen mucho de qué hablar, pero me gustaría sentarme
como familia cuando estén listos. Estas circunstancias no son desconocidas, pero deben
manejarse con cuidado. Bella, si te sientes incómodo de cualquier manera, solo di la
palabra. Edward, por favor ten en cuenta que Bella tiene sentidos nuevos, más mejorados,
por lo que sus reacciones pueden asustarte ".

Bella resopló, y yo reconocería ese puchero en cualquier lado, pero ella se apartó de los
demás, ofreciéndome su mano, y deslice mis dedos junto a los de ella, notando la diferencia
de antes pero sintiéndome como si hubiera llegado a casa. Cuando Bella bajó la mirada
hacia nuestros dedos entrelazados y volvió a mi rostro con una ligera mirada de sorpresa,
supe que ella también lo había sentido. Ella negó con la cabeza ligeramente, pero tiró
suavemente de mi mano para llevarme a la parte posterior de la casa. Cruzamos el pequeño
puente hasta la terraza de piedra, y ella se sentó en la rústica mesa de madera.

Tiré de la silla junto a la de ella, sentándome lentamente, pero apenas podía apartar los ojos
de ella. Había tanto que había echado de menos, cosas que había olvidado o cosas nuevas,
pero no podía decidir dónde mantener los ojos.

"Edward, lo siento mucho", susurró, levantando la vista de sus manos retorciéndose a mi


cara. "Sé lo dolorido que debes ser. Yo ..."

Solté una risa sin humor. "Estás vivo, Bella. Honestamente, no estaba seguro de estar
haciéndolo día a día sin ti. Estoy dolido, pero no estoy seguro de todo lo que me han dicho
que deberías estar haciendo esa disculpa".

Ella hizo una mueca pero asintió un poco, lanzando una mirada a la casa detrás de mí. "Han
sido buenos conmigo. Han hecho esto ..." Hizo un gesto para sí misma de una manera que
parecía disgustada y autocrítica. Era un poco de la Bella que conocí, la que no se veía tan
bella como siempre. "Han hecho todo esto un poco más fácil, porque estaba tan asustado. Y
luego, cuando me dijeron que tenía que cortar todos los lazos, dejarlos ..." Ella me miró,
con la barbilla temblorosa. "No sabía cómo , Edward! No sé ... pensé ... el mero concepto
de dejarte pensar que estaba muerto solo ... me rompió . Pero ... las cosas ya no son las
mismas que antes, y estoy lo siento por las notas y las llamadas y las pistas. Solo pensé ...
solo te necesitaba, para escuchar tu voz. Pensé que tal vez si supieras que al menos
podríamos llegar aquí . Que podríamos ... "

Sonriendo tristemente, le ofrecí mi mano, dejándola elegir tocarme. No podría estar


enojado con ella por necesitarme, necesitando escuchar mi voz. Eso sin duda fue
comprensible.
"Está bien, cariño". Llevé su mano a mis labios y le besé los dedos. Era un hábito tan
normal que apenas registré la temperatura de su piel. Y realmente, simplemente estaba
agradecida de tenerla frente a mí.

"No, fue cruel y egoísta, y te asusté".

"Está bien, tal vez un poco, pero no estoy seguro de que no hubiera hecho lo mismo,
cariño", la tranquilicé. "Así que ahora ... estoy aquí, lo he descubierto, junto con un poco de
Jake y tus pistas, y sé de Victoria, así que ..."

El sonido que se le escapó era salvaje, y lo reconocí al instante desde esa misma mañana.
Era un poco felino en tono, y si bien era extraño para mí, seguía siendo Bella, y me
sorprendió descubrir que me gustaba. Mucho.

"Esa perra loca ..." se burló, dejando atrás y sacudiendo la cabeza. "Su compañero, James,
causó todo esto, pero ella me culpa por haberlo matado".

Se levantó de la mesa rápidamente, y ella era prácticamente un borrón de movimientos.


Mientras trataba de no sorprenderme, salté un poco.

"Lo siento. Me moví demasiado rápido. Puedo escuchar los latidos de tu corazón". Ella
estaba parada frente a mí, y la empujé hacia la silla frente a mí. "Lo siento mucho."

"Esa es la última disculpa para mí, Isabella", reprendí tan suavemente como pude. "Nada de
esto es tu culpa".

Ella sonrió al ver mi uso de su nombre completo, pero asintió de nuevo. "Todo es diferente.
Todo parece demasiado . Es abrumador, Edward. Puedo escuchar todo: insectos que se
arrastran sobre las hojas, el zumbido de los cables eléctricos, el sonido de tu sangre
corriendo por tus venas. Todo. Es ruidoso. Y huele ... Huelo todo. Es mucho " . Cuando
volvió a mirar nuestros dedos entrelazados, habló suavemente y lentamente. "Estaba tan
asustado. Mi neumático explotó justo después de salir de la casa de papá. Te llamé a ti y
luego a él. Estaba esperando que viniera, pero de repente, hubo todo este ruido del bosque.
Lo siguiente que sé es que estoy agarrado en manos tan fuertes que me rompieron la
clavícula ". Ella arrastró sus dedos suavemente alrededor de su cuello. "Rompió mi collar".

"Lo tengo, Bella".

Su mirada se volvió hacia la mía. "¿De Verdad?"

"Sí, en casa. Está roto, pero lo tengo. Es tuyo siempre que lo desees. Charlie lo encontró
junto al automóvil".

"Hmm", tarareó en aceptación. "Estábamos rodeados por la manada de Jake y la familia de


Carlisle. Las dos personas con James le decían que me bajara, que huyera, pero él dijo ...
dijo que no podía. Que mi sangre lo estaba llamando". Ella me miró. "Cuando me mordió,
el dolor fue insoportable ... y nunca pareció terminar. Todo lo que quería era irme a casa
contigo y con Steve".

Besé sus dedos nuevamente al mencionar el hogar ... y Steve. "El te extraña."

"Él me ha visto". Ella arrugó la nariz. "No estaba seguro de qué era diferente, pero cada vez
que entré a la casa, estuvo allí charlando conmigo".

Sonriendo, negué con la cabeza. "No es extraño que haya estado actuando de forma
divertida, el pequeño traidor".

Su risa era hermosa, musical, y me hizo sonreír, pero no duró mucho. Su sonrisa cayó
rápidamente mientras continuaba con su historia.

"Me quemé durante tres días, llamándote. Cuando me desperté, estaba rodeado por los
Cullen ... y Jake. Conocía a Alice, Jasper, Rose y Emmett de la escuela secundaria. Eran ...
diferentes. No éramos amigos. , y no sabía lo que eran. Alice estuvo en algunas de mis
clases, pero se mantuvieron seguras en su mayoría. Ellos ... van a la escuela como
estudiantes para permanecer en un lugar por períodos de tiempo más largos ".

Ella se levantó de nuevo, esta vez más despacio, más deliberada. "Cuando me explicaron lo
que era, lo que me sucedió a mí, ¡estaba hecha un desastre! Me dijeron que tenía que irme
de Washington, tenía que olvidarme de ti, de mis padres, de mi trabajo ... de mi casa . Me
dijeron que tenía que estar muerta para ti, pero ... pero ... ¿Sabes lo que les dije? preguntó
ella, y negué con la cabeza. "Les dije que era cruel, que has perdido a todos en tu vida, y
que perderme también te destruiría, y Jake estuvo de acuerdo conmigo, diciendo que
respondería por Tú. Estaba enojado cuando no me creyeron. Estaba enojado cuando les dije
que te amaba y no podía dejarte. Dijeron que necesitabas seguir adelante, que vivirías tu
vida: tu ser humano Me salvó la vida sin mí. También me dijeron que no podría estar cerca
de ti sin querer matarte, pero no sé de qué están hablando, porque la quemadura no es tan
grave. ... "

Caminaba de un lado a otro delante de mí mientras se apagaba de nuevo. Jacob tenía razón
acerca de la montaña rusa de emociones que parecía fluir de ella, porque su siguiente
declaración estaba completamente fuera del campo.

"Ya no soy humano, Edward. No soy normal. Soy una especie de ... de ... pesadilla
retorcida. Ya no duermo. No como comida. Tengo que cazar animales para poder vivir,
pensar con claridad. ¡Soy algo sacado de un maldito libro de ficción! ella gritó, apretando
los ojos para controlarse. "Mientras más pensaba en eso, más pensaba que tenían razón. No
podía ser bueno para ti. Y todo eso ... fue dentro de una semana de mi cambio". Soltó una
carcajada que bordeaba la histeria, pero tembló al calmarse nuevamente. "Empecé a hacer
lo que dijeron, a ... alejarme de ti. Lo siento por el teléfono, pero quería conservar mi
número. No sé ... Tenía sentido en ese momento, pero no podía dejarte ir. Simplemente no
pude ".
"Oye, vamos, cariño", le susurré, y la atraje entre mis piernas. "Por favor, cálmate. Mírame,
Bella", le supliqué cuando miró hacia abajo entre nosotros. Cuando esos ojos de extraño
color me devolvieron la mirada, no pude evitar levantar la vista lentamente para tocar su
rostro, acariciar su mejilla. Ella se apoyó en mi mano, cerrando los ojos un poco. "Estoy
bastante seguro de que te prometí que era tuyo a través de la enfermedad y la salud, sin
mencionar los buenos y malos momentos".

"Ya no puedo tener hijos", susurró. "Tú ... querías una familia, Edward, y ahora no puedo
darte eso".

"¡Yo quería a mi esposa!" Yo respondí, levantando una ceja hacia ella. "Creo que eso fue lo
primero. Eso no cambiará, Bella".

"Lo sé", gimió, alzando la mano lentamente para tomar mi rostro entre sus manos. Ella me
abrazó con tanta ligereza que apenas podía sentirlo. "Lo sé. Creí que te amaba antes, pero la
primera vez que te vislumbré después ... Dios mío, Edward ... debes saberlo".

"¿Sabes qué?"

"Los vampiros se aparean de por vida". Su declaración quedó allí por un momento mientras
continuaba tocándome la cara. "Y ellos son inmortales. Bueno, pueden vivir para siempre,
de todos modos. Inmortal es el término incorrecto. Ellos ... Podemos ser asesinados".

"¿Qué estas diciendo?"

"Estoy diciendo que en el segundo que te vi después de mi cambio, supe que eras mi
compañero. No tenía nada que ver con mi amor por ti, nuestro matrimonio o incluso los seis
años de historia juntos. Nosotros ... Tú eres mi compañero, Edward. Nunca amaré a nadie
más mientras viva ".

Asintiendo con la cabeza, me paré frente a ella. Dejé que se entendiera, porque sabía lo que
estaba diciendo. Por mucho que me alegraba saber que todavía me amaba, también
significaba que envejecería mientras ella permanecía exactamente igual.

"Tienes opción, bebé", susurró detrás de mí mientras me alejaba un poco. "Puedo ... dejarte
estar".

Sonriendo, la rodeé. "¿En serio, Bella?" Cogí su mano izquierda, levantando sus anillos de
boda. "¿Podrías irte?" Le pregunté, sosteniendo su mirada con la mía.

Ella comenzó a negar con la cabeza, su labio y mentón temblando de nuevo. "No, yo solo
..." Se aflojó un poco, mirándome y parpadeando rápidamente. "Eduardo…"

La atraje hacia mí, envolviéndola en mis brazos. Sonreí cuando ella prácticamente se
levantó y envolvió sus piernas alrededor de mí. Sentada en la silla, respiré profundamente
en su cuello.
"Prefiero resolverlo ... juntos, Bella".

"Yo también."

"Prefiero ayudarte con esto, no pensar que estabas muerto".

"Yo también."

"Te extrañé muchísimo, cariño, así que tomaré lo que sea que pueda para tenerte, para
mantenerte. Eres mi esposa, mi Bella . Si yo soy tu pareja, ¿no crees? ¿Es razonable que
seas mía?

Ella jadeó, retrocediendo lo suficiente como para mirarme a la cara, pero se quedó plantada
en mi regazo, completamente envuelta alrededor de mí.

"Me gusta más la idea de que siempre fuimos destinados a ser", le dije suavemente,
encogiendo un hombro. "Cualquier cosa que no sea eso, lo descubriremos".

"Tenemos tanta mierda que enfrentar, Edward", respondió ella, no como un argumento sino
simplemente como una declaración de hechos. "No puedo dejar que Victoria te haga daño.
No puedo dejar que los Volturi sepan que mi marido humano sabe de vampiros ... o que
algo así, por lo que le dejé entrar". Ella sonrió ante mi risa, pero se puso seria de nuevo. "Y
tengo que estar muerto para todos menos para ti".

"Maldita sea", suspiré, sacudiendo la cabeza. "Charlie"

Ella asintió, parpadeó rápidamente, y me di cuenta de que estaba llorando cuando su voz se
quebró y dijo: "Y mi mamá".

"Oh, demonios, cariño, lo siento", gemí, tirando de ella hacia mi pecho mientras ella se
aferraba a mí con fuerza. "Lo resolveremos, Bella".

Cuando ella se aferró un poco más fuerte, gruñí, jadeando cuando estaba levantada y fuera
de mi regazo en un abrir y cerrar de ojos. "Y mierda, tengo que encontrar la forma de
tocarte otra vez sin romperte".

"Lo haremos", juré, asintiendo un poco. "Eso es algo en lo que definitivamente estaremos
trabajando, Isabella". Sonreí cuando un pequeño gruñido escapó de ella y sus ojos se
oscurecieron. "Dios, te extrañé. No me dejes nunca más, cariño. No puedo ... vivir sin ti. No
es vivir. Simplemente estaba haciendo los movimientos".

Me incliné hacia delante, apoyé los codos sobre mis rodillas y hundí mis manos en mi
cabello. El alivio de ver a mi esposa de nuevo, de hablar con ella, prácticamente me
mareaba. La realidad, no importa cuán extraño, de lo que ahora tuvimos que enfrentar fue
desalentadora. Pero maldición, enfrentaría cualquier cosa para mantenerla.
La familiaridad de los dedos pequeños rastrillando mi cabello me hizo llorar. Hasta hoy,
había pensado que nunca más lo sentiría.

"Lo siento por las llamadas".

Levanté la cabeza para ver su expresión contrita. "No dije más disculpas".

Su sonrisa era suave y dulce. "Lo sé, pero ese ... necesito decir eso. Escuché tu último
mensaje y le dije a Jake que fuera contigo. Sabía que sabías cuándo llamaste a la compañía
de teléfonos celulares".

Asintiendo de acuerdo, la acerqué más. "Sí, todas las piezas del rompecabezas cayeron en
su lugar".

Nos quedamos en silencio por un momento mientras ella estaba parada entre mis piernas
otra vez, y simplemente no podía dejar de mirarla .

Su sonrisa enroscó su dulce boca. "Dios, extrañé la forma en que me mirarías. La única vez
que pude verte fue cuando estabas dormido o desde muy lejos. No estaba seguro de que lo
averiguaras, o si siquiera quiero lidiar con esto, pero tenía que velar por ti. No podría
funcionar sin eso. No podía pensar, relajarme o incluso cazar sin preocuparme por ti ".

"Haz frente a esto", repetí, entrecerrando los ojos en ella. "Bella, estoy adentro". Me encogí
de hombros. "No sé lo que sucederá, pero tú lo fuiste para mí la primera vez que te vi en la
biblioteca de UW, y ahora lo eres para mí. Solo quiero saber lo que necesitas de mí. ¿Cómo
puedo ayudar? ¿Cómo podemos seguir juntos? ¿Cómo podemos seguir? Estas son las
preguntas que tengo. Tus ... Tus cambios físicos no significan nada para mí. Esto ", suspiré
profundamente, levantando sus anillos de boda. "Esto significa todo para mí. Siempre
sucedió. Cuando dije 'Hasta que la muerte nos separe', ¿crees que esta situación califica?"
Bromeé, pero negué con la cabeza cuando lo hizo. "No, no es una oportunidad en el
infierno, cariño".

"Soy un vampiro", susurró, haciendo una mueca ante la palabra.

"Tú eras mi esposa primero, mi Bella", respondí suavemente. "Hubiera continuado, ya


sabes, pero nunca hubiera amado a nadie de la manera en que te amo. Y esa es la verdad.
Hubiera sido injusto, y ... y medio en el mejor de los casos. He muerto solo. Ahora ...
tenemos opciones, y tenemos dificultades, pero no voy a ir a ninguna parte sin ti. A pesar
de lo que pueda pensar el Dr. Cullen ".

Su nariz se arrugó. "Ellos pueden oirte."

"No me importa. Todavía estoy un poco enojado porque te mantuvieron alejado de mí".
Levanté mi mano. "Lo entiendo, había secretos y tratados y todo tipo de mierda que debía
callarse. Tienen a su familia y Jake tiene su manada. Pero Bella, eras lo único que tenía, y
la pérdida de ti casi me rompe. "
Sus ojos parpadearon rápidamente otra vez mientras ella ahuecaba mi cara tan suavemente.
"Te amo."

"También te amo, cariño. Nos resolveremos juntos. Trataremos con esto como lo hemos
hecho con todo lo demás en nuestras vidas. Juntos, siempre".

"¿Siempre?" susurró, su rostro esperanzado y asustado al mismo tiempo, y supe a qué se


refería.

"Bella, caminaría por el infierno para llegar a ti, y no puedo verme en ningún otro lado sino
contigo, para que podamos tomar esa decisión cada vez que estés listo. Ahora mismo, estoy
aquí, y estoy dispuesto a ayudarte de cualquier manera. ¿De acuerdo?

Ella asintió con vehemencia. "Bueno." Ella hizo una mueca, colocando sus manos planas a
cada lado de mi cara. "Quédate quieto, Edward. Por favor. No te muevas".

"Está bien", apenas respiré en voz alta.

Bella se inclinó hacia delante, cerró los ojos y presionó sus labios en mi frente. La
sensación fue tan reconfortante, cerré los ojos para deleitarme con ella. A pesar de la
sensación más fría de sus labios, todavía había la sensación eléctrica de su beso. Tragando
espesamente, me aparté para mirarla a los ojos, pero ella simplemente presionó su frente
contra la mía.

"Tengo que hacer esto lentamente, Edward. Realmente podría lastimarte".

"Lo que sea que necesites, Bella", le dije, pero el hecho de presionar mis labios con los de
ella casi me hizo temblar.

Escuché la puerta de la casa abrirse detrás de nosotros, y el sonido de la voz de Alice me


hizo alejarme de Bella.

"Ella no está lista, Edward", afirmó. "Su sed está bajo control, pero su fuerza no lo es. Si
quieres entrar, podemos contarte sobre ello". Ella caminó lentamente hacia nosotros, y
Bella suspiró con frustración. "Bella, lo he visto como nosotros, y los he visto desaparecer.
Podemos ayudarlos. Ustedes dos. Solo tienen que confiar en nosotros".

Bufé ante la palabra confianza, pero una mirada a la cara de Bella me dijo que realmente no
tenía otra opción. La habían acogido, le habían salvado la vida y la habían ayudado cuando
yo no podía.

"Bien", dije con dureza, de pie frente a mi esposa, pero volviendo a Alice. "Dirige el
camino".

~o~E
~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 7 - Mundo ordinario

Papeles en el borde de la carretera


Cuéntales sobre el sufrimiento y la avaricia
Aquí hoy, olvidó mañana
Ooh, aquí además de las noticias
De la guerra santa y la santa necesidad
La nuestra es solo una pequeña plática triste

Y no lloro por ayer


Hay un mundo ordinario
De alguna manera tengo que encontrar
Y mientras trato de abrirme camino
Para el mundo ordinario
Aprenderé a sobrevivir

" Ordinary World" de Duran Duran

EDUARDO

Bella y yo vimos como Alice entraba dentro de la casa, pero miré hacia abajo al sentir la
mano de mi esposa deslizándose en la mía. Desde el comienzo de nuestra relación, eso
siempre me pareció perfecto. Y su dulce y suave risa me dijo que ella también lo sentía.

Sin embargo, ese sonido, ese sonido dulce y maravilloso de la risa me hizo llorar en los
ojos. "Jesús, cariño, nunca pensé que volvería a escuchar ese sonido", le susurré,
levantando su mano para besarle los dedos.

"Sé que soy-"

Mi ceja levantada y sonrió a su manera hizo que su disculpa desapareciera a mitad de


camino. Arrodillándome un poco, me encontré con su mirada, esos ojos crecían lentamente
en mí. "Cariño, no quiero tus disculpas, porque no tienes ni idea de lo feliz que estoy de
que te haya devuelto". Lancé una rápida mirada hacia la puerta trasera de la casa. "Además,
no estoy seguro de que sea tu lugar para disculparte. Me refiero a eso".

"Eduardo…"

Negué con la cabeza. "¿Sabes que preguntaste por mí y te negaron? Bella ..." Me puse
derecha y suspiré profundamente para controlar mi temperamento. "Quieren mi confianza
... ahora . Pero no sé cuánto puedo darles. Y no, cariño ... No me importa que puedan
oírme".
"Necesitamos su ayuda, Edward", respondió ella, haciendo una mueca. "Algunos de ellos
han pasado por esto". Ella hizo un gesto entre nosotros. "Carlisle y Esme. Rose y Emmett.
Han estado aquí ... inmortal y humana, aunque Emmett estaba muriendo, pero aún así ..."

"Yo también, Bella, amor", escuché desde la puerta.

Levanté la vista para ver a Esme que miraba y esperaba pacientemente por nosotros. De
todos los Cullen, parecía la más sincera, y eso incluía mi opinión sobre el buen doctor. Sin
embargo, sospechaba que mi opinión sobre él estaba manchada por sus mentiras. Y eso fue
un poco doloroso, porque realmente había disfrutado de conocerlo en el hospital. Esme, sin
embargo, me recordó a mi propia madre, tranquila, gentil, cariñosa, así que me pregunté si
eso marcaría la diferencia.

Esme caminó hacia nosotros, luego extendió la mano para tomar la cara de Bella y me
sonrió. "Escucha, sé que estás molesto con nosotros. Sé que estás un poco abrumado por
todo, pero se lo prometí a Bella, y te prometo ... Te ayudaremos. Cuando nos dimos cuenta
de que no solo eras su marido. , pero su compañero, hicimos el esfuerzo de ayudarlo a
resolverlo para que nadie rompiera ningún tratado ". Ella rodó sus ojos inusualmente hacia
la casa, y juro que escuché a Jake soltar una carcajada. "Las pistas fueron mi idea". Esperó
hasta que asentí con la cabeza en señal de reconocimiento antes de seguir. "Nunca fue
nuestra intención que algo de esto sucediera, así que hicimos todo lo posible para facilitar a
Bella".

Suspiré profundamente cuando Bella se acercó a mí, y le rodeé los hombros con un brazo.
"Entiendo. En verdad. Pero parece que todos a mi alrededor lo sabían, excepto yo. Bella es
lo más importante en el mundo para mí, así que es difícil para mí aceptar 'Lo siento' de las
personas que no solo ponen ella en peligro, pero la mantuvo alejada de mí cuando me
necesitó ". Traté de mantener mi voz tranquila, pero fallé, flaqueando un poco. "Lo
intentaré , Esme".

"Eso es más de lo que podríamos pedir, hijo".

Bella y yo seguimos a Esme por la puerta de atrás, y negué con la cabeza ante la opulencia
que me rodeaba. Crecí con dinero, lo heredé de mis padres y mi abuela cuando murieron,
pero este era un nivel de riqueza completamente diferente. Esto era techos altos y pisos de
madera caros. Las largas mesas, los sofás grandes y las enormes chimeneas iluminadas
daban la sensación de ser un pabellón de caza más que un hogar.

El olor de la habitación era casi demasiado dulce y floral, con el aroma de madera quemada
del fuego. Hubo una ligera sensación de hostilidad proveniente de algunos miembros de la
familia de Carlisle. Rosalie y Jasper no parecían exactamente acogedores, pero Alice y
Emmett parecían demasiado aceptables. Jake simplemente parecía cansado pero tenso y
listo. Las únicas personas a gusto con toda la situación fueron Carlisle y Esme.

Tomamos el lugar vacío en el sofá de dos plazas, y Carlisle se inclinó hacia delante,
apoyando los codos sobre sus rodillas mientras nos miraba. Él sonrió tristemente a mi
manera.
"Tienes razón, hijo. Soy yo quien debería estar disculpándose, no Bella", afirmó con
sinceridad.

Escuché un bufido burlón desde el otro lado de la habitación, y giré la cabeza para ver a
Rosalie rodando los ojos dramáticamente. Por las reacciones de todos los demás, ella era la
única con un problema. Emmett frunció el ceño, golpeando ligeramente su hombro. Alice
lo miró con ojos oscuros. Jasper, sin embargo, se volvió hacia ella y habló en voz baja que
no pude escucharlo. Les indicó a todos que se marcharan, y tuve la impresión de que la
rubia inmortal era todo sobre ella misma. Parecía fría y distante. De hecho, podía imaginar
que la única persona que significaba algo para ella era el reflejo en el espejo ... tal vez el
gran tipo le susurraba al oído, pero probablemente estaba en un segundo.

Jacob, sin embargo, sonrió. "A veces, la luz del sol, tenemos que hablar de otras cosas que
no sea usted. Suck it up". Jake se giró hacia mí, ignorando el dedo medio de Rose. "Todos
debemos la disculpa, hombre. Todos estábamos atrapados en la persecución antes de darnos
cuenta de que Bella estaba en el camino de esos gilipollas. Hicieron exactamente lo que
estábamos tratando de evitar que hicieran, lo que lastimó a alguien en el área "

"Así que ya lo explicaste". Miré hacia Carlisle. "Creo que lo que necesito saber es ... ¿a
dónde vamos desde aquí?"

Carlisle asintió y suspiró profundamente antes de levantarse para caminar. "Supongo que
depende de ustedes dos". Se detuvo y sonrió un poco en mi dirección. "Pero, sinceramente,
ambos siguen en una cantidad considerable de peligro. Victoria todavía está allí como una
amenaza. Creemos que está construyendo un ejército de recién nacidos para venir por
nosotros. Nos culpa a todos por la muerte de su compañero. y amiga. Ella culpa a Bella
específicamente por sobrevivir cuando James no lo hizo. Su venganza de una "compañera
de pareja" está total y completamente dirigida hacia ti, Edward.

Bella gruñó bajo, y la miré, uniendo nuestros dedos, antes de dirigir mi atención a Carlisle.
"Ella se me acercó esta mañana".

"Ella no te habría tocado", murmuró Bella baja y amenazante, sacudiendo la cabeza y


mirando hacia Jacob.

"Hmm, sí, como te dije en tu casa, Edward, te hemos estado protegiendo desde que Victoria
dio a conocer sus intenciones. Planeamos continuar haciéndolo hasta que se detenga".
Declaró lo último con un toque más malicioso de lo que yo estaba acostumbrado a escuchar
de él, pero se paseó un poco más antes de enfrentar la habitación de nuevo. "Victoria es
inteligente, si no tiene talento, pero no se acercará a ti a menos que estés solo, lo cual no
permitimos. Jacob y Bella te vigilan cuando estás en casa. Estás conmigo en el hospital.
Cuando viaja para ver a Charlie, también estás custodiado allí ". Hizo un gesto hacia
Emmett y Jasper, quienes asintieron una vez.

"Charlie está bajo la protección de mi paquete", añadió Jacob. "No es que ella haya puesto
la mira en él todavía, pero lo estamos cuidando solo para estar a salvo".
"¿Por qué?" Pregunté, sacudiendo la cabeza e hice un gesto a toda la habitación. "¿Porque
pasar por todo este problema?"

La cabeza de Bella se giró para mirarme. "Porque se lo pedí, Edward".

"Sí, sí ... le debemos a ella", finalmente Rosalie habló en voz alta con un acento sarcástico.
"No es que entiendo de qué se trata todo el alboroto". Ella se volvió hacia Carlisle. "¿No
vamos a abordar el problema real aquí?" ella se burló, señalando mi camino. "Aquí tenemos
un ser humano que sabe exactamente lo que somos, con los Volturi mirándonos como
halcones debido a ese demonio pelirrojo. Toda esta mierda nos va a matar porque el novato
no puede enfrentar la realidad. Deberíamos haberla movido a Denali el día que se despertó.
Pero no , tenemos que invitar al marido humano a todo. Ninguno de nosotros tiene que
mantener a nuestra familia humana. ¿Por qué debería hacerlo ella?

Bella se movió antes de que pudiera replicar. Todo lo que podía ver eran destellos de
cabello castaño y rubio, gruñendo sonando fuerte en la gran sala. Me puse de pie, pero
Jasper se paró frente a mí.

"Créeme, Bella puede manejarse a sí misma muy bien. Ahora es más fuerte que Rose. De
hecho, no la culparía si arrancara un brazo y la golpeara con él", afirmó con firmeza,
apuntando esa última parte hacia el dos peleas. "¡Rosa!" él espetó, y todas las peleas
llegaron a su fin cuando Emmett los separó. "Cristo, he intentado decirte ... Es confiable. Es
el amigo de Bella. Nadie te detuvo cuando trajiste a Emmett a casa, así que ... por favor,
detente".

Una sensación de letargo se apoderó de mí y me hizo sentarme con fuerza en el borde del
sofá. Jasper me dio una palmadita en el hombro.

"Perdón por eso. Tenía que calmarlos de alguna manera".

La sensación de arrastre se fue tan rápido como llegó, y asentí, recordando que Jake dijo
que Jasper podía controlar las emociones. "Impresionante", murmuré, sonriendo ante la
sonrisa irónica de Jasper.

"Bueno, es útil, supongo".

"Intenté advertirte, Rose", dijo Alicia arrogantemente; ella ni siquiera se había estremecido
durante todo el intercambio. "Un día, él será igual. Lo he visto. Haría las paces ahora". Se
detuvo un poco, su cabeza inclinada, pero su sonrisa era lenta y ligeramente malvada. Ella
me miró. "Parece que vas a ser talentoso, Edward. Otro monstruo en la familia".

"Oh, por el amor de Dios", gimió Emmett. "Eso es justo lo que necesitamos". Él sonrió
despreocupadamente, pero se encogió de hombros. "Otro talento aquí. Ni siquiera sabemos
qué es Bella ..."
"Él nunca me traicionaría," Bella advirtió a Rose; los dos todavía se estaban mirando dagas
el uno al otro durante todo esto. "¡Y qué mierda tan hipócrita, Rosalie! Mataste a todos los
humanos que conocías, así que ¿por qué no vas a predicar a tu mojigato en otro lugar?"

"Bella", resoplé con una risa sorprendida, sacudiendo mi cabeza un poco. No estaba segura
de que la última vez que había visto a mi esposa fuera una locura, y mucho menos usar ese
lenguaje tan duro. "Cariño, ven".

Bella caminó hacia mí, sus ojos escapando apenas de Rose, quien tenía a Emmett para
calmarla. Cuando mi esposa estaba frente a mí, ahuequé su hermosa cara de pucheros. "Ella
no me conoce, cariño. Eso es todo. Ella no comprende que haría cualquier cosa por ti. Ella
no sabe que nada de esto hace una diferencia para mí". Me encogí de hombros. No me
importaba quién estaba escuchando, porque mi temperamento espoleó el de ella, y
aparentemente podría causar mucho más daño que yo. "No estoy aquí para exponer a nadie
ni a nada. Estoy aquí para ti ".

"¡No importará si nos expones!" Rose espetó. "Solo sabías que podrías matarnos".

"Entonces te vas, vas a Denali o donde quieras, pero no la voy a dejar", le dije con firmeza,
encontrando su mirada negra mientras me miraba con desdén. "Descubrí cómo es la vida
sin ella, y es una vida media, así que haz lo que sea que sientas que debes hacer, pero no
voy a ir a ninguna parte. Me quedo aquí. No lo hago. importa lo que sea necesario, así que
si no te gusto, aléjate de mí ". Dirigí mi mirada hacia mi chica todavía muy espinosa,
sonreí. "Estoy bien, y tú también. Tendremos una forma de mantener a todos a salvo, no
solo a los que están preocupados por sus propios cuellos. ¿Mmm?"

Bella asintió, su mirada solo en mí. "No puedo dejar que te pase nada. No puedo dejar que
Victoria te lastime. No tienes ni idea de cuánto poder, cuánta fuerza ... No tomaría mucho,
Edward".

"Si tú lo dices, entonces te creo. Solo tenemos que tener cuidado, Bella. Eso es todo". Dije
todo eso suavemente cuando la tiré al cojín junto al mío. Ella se sentó a mi lado, dándole a
Rose una última mirada, solo que esta vez era un tipo de expresión de "te lo dije".

Esme finalmente habló cuando Rose abrió la boca. "Rosalie, si no puedes actuar civilizado,
solo vete. No lo tendré. Ya está sucediendo lo suficiente para que no lo tengamos dentro de
mi casa".

Rose giró sobre sus talones, caminando pesadamente fuera de la habitación. La puerta de
entrada se cerró con fuerza detrás de ella. Emmett suspiró profundamente, metiendo sus
manos en los bolsillos delanteros de sus jeans. "Por lo que vale, no lo dice en serio.
Realmente ... no necesita cambiar muy bien. Honestamente, solo está preocupada, pero no
sale bien. De todos modos ... es un placer conocerte, Edward. De hecho, estoy contenta de
que haya funcionado de la manera en que lo hizo. Bella estaba pasando un momento muy
difícil ajustando. Tú la calmas mejor que nosotros, así que estoy dispuesto a tener un ser
humano alrededor. Avísame si nos necesitas. Rose se enfriará en unos pocos ".
Dicho esto, siguió a Rose por la puerta principal. El sonido de un motor que se inicia en el
camino de entrada se encontró con mis oídos, pero me volví hacia Carlisle cuando se sentó
frente a nosotros.

"Por todas las fallas de Rose, ella es completamente leal a esta familia, Edward".

"Ella realmente es ladrido", añadió Jake con una sonrisa.

Carlisle ignoró su burla y señaló al resto de su familia. "Confío en ellos con mi vida. Estoy
dispuesto a confiar en ellos con los tuyos ... y con los de Bella". Cuando asentí con la
cabeza, él continuó. "Hijo, podemos continuar como lo fuimos, solo que esta vez, serás
consciente de que estás bajo protección. Puedes continuar tu trabajo en el hospital conmigo,
y nosotros seguiremos con las pretensiones en cualquier otro lugar. La mayor preocupación
es que Bella todavía está aprendiendo, todavía se está adaptando a esta vida. Tiene que
mantener un cronograma rígido de cacería, lo cual ha estado haciendo bien. Es
extraordinariamente fuerte, así que está aprendiendo a desacelerar, moverse con precisión y
dulzura. con sentidos que son más intensos de lo que eran cuando era humana. Vista,
sonido, aroma ... Son mucho más fuertes y pueden llegar a ser demasiado. Lo mejor es que
se quede cerca del bosque para poder cazar cuando sea necesario. Su bienestar emocional
probablemente mejorará contigo en la imagen ".

Sonreí cuando Bella asintió. "Yo también te extrañé, cariño".

Ella se acurrucó contra mí en ese sofá de dos plazas, y disfruté la habilidad de envolver mi
brazo alrededor de ella. Presionando mis labios en la coronilla de su cabeza, pregunté,
"¿Entonces ella necesita quedarse aquí?"

"Lo preferiría, pero sé que mantenerte separado sería difícil. De nada en cualquier
momento. Tenemos mucho espacio. Puedo hacer arreglos donde tú y yo podamos trabajar
cerca de los mismos turnos. , ya sabes."

Riendo, asentí, pero presioné mi nariz contra el cabello de mi esposa, susurrando, "Cariño,
¿qué quieres hacer? Dime lo que necesitas". Cuando se sentó, extendí la mano para
acomodar su cabello detrás de la oreja por puro hábito, y ella cerró los ojos al sentirlo.
Haría lo que quisiera, sería su mayor apoyo si lo necesitara, o podría tomarse el tiempo para
aprender de ellos. No podía estar lejos de ella otra vez. "Mírame, hermosa", susurré,
sonriendo cuando esos extraños ojos oscuros se abrieron. "Si necesitas tiempo, puedes
tenerlo. Si quieres que vaya, lo haré todo el tiempo, todo lo que desees. Me dices lo que
necesitas. Yo solo ... no puedo estar sin ti. vas a algún lugar para adaptarte, solo te pido que
te mantengas en contacto. Mis labios están sellados cuando se trata de todo esto. ¿A quién
le diría? Roxy? Charlie? Voy a trabajar, vuelvo a casa, y ese es el alcance de Si mantener
secretos significa que puedo retenerte, entonces estoy bien. Entonces ... "

"No puedes quedarte aquí todo el tiempo. Tienes que cuidar de Steve", comenzó, inquieta
un poco a mi lado. Ella miró hacia abajo a sus manos, en sus anillos de boda
específicamente.
"Sí, es cierto. Sin embargo, estoy empezando a pensar que es lo suficientemente inteligente
como para conducir y conseguir un trabajo".

Bella soltó una risita, asintiendo un poco. Ese sonido aligeró significativamente la
habitación, y Jasper sonrió en mi dirección. Alice, sin embargo, se inclinó hacia delante y le
miró.

"Ah, demonios, Alice. ¿Qué?" Bella suspiró con cansancio.

"¡Shh!" ella la calló, levantando un solo dedo. "Dame un segundo ..."

Bella rodó sus ojos hacia los míos. "Tienes que mantener una fachada ahora, Edward.
Debes pretender que no sabes nada. Nadie puede verme entrar a nuestra casa o ver que me
voy. Estoy muerto para el mundo. Hay reglas a seguir. Puedo". Salir a la luz del sol. Y no
es como Drácula, no voy a estallar en llamas. Yo solo ...

Jacob resopló. "Parecen bolas de discoteca al sol, amigo. Es muy extraño. Pero es su piel.
Se endurece hasta convertirse en una sustancia dura como el diamante. Y ... es ... brilla".

"Está bien", dije, arrastrándolo un poco, pero luego volví a mirar a Bella. "Puedo seguir
como estaba, bebé. Lo prometo". Pensé que no cambiaría mucho, excepto que Bella podría
colarse en nuestra casa cuando nadie estaba mirando. Me quedaría aquí con ella cuando me
necesitara.

Alice jadeó. "No podemos separarte nuevamente. No funciona muy bien". Ella negó con la
cabeza, mirando tristemente hacia mí. "No, no ... no puedo hacer eso". Ella miró a Carlisle.
"Bella está bien si la cazan bien. Ella esencialmente podría ir a casa con él, como lo ha
estado haciendo, pero sin esconderse en la casa vacía detrás de la suya. Pero todavía
necesita trabajar con Emmett y Jasper ... y contigo. No Denali. No. Los perdemos a los dos.
No funciona. Victoria jugará uno contra el otro ".

Todos se quedaron en silencio por un momento, pero Alice todavía tenía ojos nublados y
expresión preocupada. Fue Jasper quien explicó lo que estaba haciendo.

"Alicia ve el futuro decidido", comenzó, levantando un poco las cejas, y asentí con la
cabeza en comprensión cuando los ojos de Alice se cerraron. "Algunas visiones pueden
contrarrestarse si ella toma su propia decisión, algo diferente. A veces es sutil, a veces es
enorme. Juega diferentes escenarios para ver todas las posibilidades, así que si ve que si te
separamos y sucede algo trágico, ella Agregaremos diferentes jugadores al juego. Ella
tomará la decisión de mantenerlos a los dos juntos, con todos nosotros vigilando, y eso
generalmente da como resultado otra visión ". Él sonrió un poco. "Honestamente, es su
visión lo que te permitió estar aquí. Ella vio que si supieras sobre nosotros, sobre Bella,
aceptarías las cosas bien. Finalmente nos ve a todos como una familia. Les dijo a Bella y a
Esme dónde y cuándo dejar las pistas para ti ".

Alice abrió sus ojos a los míos, y yo quería agradecerle, pero ella me golpeó. "De nada."
Riendo un poco, asentí y miré a Bella, quien parecía estar completamente contenta y a
gusto con mi brazo alrededor de ella. Tenía la cabeza sobre mi pecho, los ojos cerrados, y
parecía que estaba empapada en mi presencia. Si Alice nos veía a todos como una familia,
eso significaba que me convertí en uno de ellos, y no estaba seguro de cómo me sentía al
respecto ... hasta que me di cuenta de que eso significaba que nunca más volvería a perder a
Bella. Sin embargo, la realidad de eso era que "moriría" ante los ojos de todos los que
conocía. Tendría que esconderme como Bella ahora, tener que vivir con una dieta de sangre
animal. Y mi carrera médica quedaría en suspenso, si no se archivaría por completo.

Mirando a Carlisle, me pregunté cómo lo hizo, cómo trabajaba día y día con humanos y
sangre. Jake había dicho que la sangre los hacía enloquecer, pero hasta ahora, ninguno de
los vampiros que me rodeaban, incluida mi esposa, parecía incómodo. Ella dijo que "la
quemadura no era tan mala".

"Está bien", dijo Alice, parándose frente a nosotros. "Edward, tienes que mantenerte en tu
agenda por ahora. Así que a casa, trabajo, casa. Ven aquí en tus días libres. Bella, vigilarás
con uno de nosotros cuando esté en casa, pero vas a cazar. a diario, sin excusas. Cuando lo
dejes, uno de nosotros se quedará. Si Jake ayuda, entonces mis visiones se vuelven borrosas
". Agitó una mano alrededor de su cabeza como si estuviera aplastando moscas. "Aunque,
incluso si la manada está involucrada, veo un futuro aceptable. Carlisle, él estará contigo en
el hospital. ¡Tus carreras de la mañana han terminado, amigo!" ella dijo con fuerza,
señalándome. "Obtener una cinta de correr o algo así".

Sonriendo, dije: "Tengo uno. Tendré que sacarlo de mi almacenamiento".

"No me importa lo que hagas. Simplemente no más correr en el bosque como esta mañana.
Eso estuvo demasiado cerca".

"Sí, señora."

Bella se sentó. "¿Qué hay de Victoria?"

"Todavía tiene que tomar una decisión tangible", dijo enojada Alice. "Me está molestando
es lo que está haciendo".

"Hombre, oh hombre", suspiró Jake, sacudiendo la cabeza. "Chico, me encantaría llevarla


de vuelta al césped de Forks / La Push. Eso haría que sea mucho más fácil terminar lo que
comenzamos".

"Estoy de acuerdo, pero hasta que tome una decisión sólida sobre cómo planea venir contra
nosotros, entonces no puedo decir con certeza cuándo o dónde ocurre todo," contestó Alice,
poniendo sus manos en sus caderas.

"¿Y si decidimos mover a Edward y Bella a nuestra casa en Forks, cariño?" Jasper preguntó
cuidadosamente. "Hacemos un show de mover a Edward. Sabes que ella está mirando o
tiene a alguien mirando. De lo contrario, no habría sabido dónde estaría esta mañana. Ha
rastreado a Bella hasta su casa, lo siguió hasta el hospital. Ella sabe donde todos estamos,
que fue cómo ella pudo acercarse a él en el camino esta mañana. Bella y Jake estaban cerca
pero no lo suficientemente cerca para ser vistos. Ahora ... pueden estar a su lado. Ahora ...
podríamos llevarlo a Forks para sacarla ".

"¡No lo estás usando como cebo!" Bella gruñó a Jasper. "Eso es estúpido y peligroso".

"Tú también eres un cebo, Bella".

"Sí, pero ella tendrá muchísimo más tiempo para lastimarme. Podría romperle el cuello con
un movimiento de su muñeca".

"Eso es verdad, pero nunca estaría solo".

"¿Qué pasa si ..." comencé, haciendo una mueca cuando todos se volvieron hacia mí. "¿Qué
pasa si le dejamos que piense que estoy solo?" "No se mueva de mí." "No se mire a nadie a
mi alrededor. Si cree que no me han protegido, lo intentará de nuevo como esta mañana".

"Edward ... bebé, no ". Las súplicas de Bella estaban tan cerca de llorar como podía. Ella
sacudió la cabeza profusamente.

"Oye, oye", la tranquilicé, extendiendo la mano para pasar el dorso de mis dedos por su
suave mejilla. "No dije que estaría solo, solo que mi protección está claramente oculta".

"Definitivamente es algo a tener en cuenta", interrumpió Carlisle. "Los sentidos de los


vampiros son agudos, Edward. Mantenernos escondidos de ella sería una tarea difícil. Y los
lobos son potentes para los de nuestra especie, por lo que los sentiría de inmediato".
Suspiró, frotándose la cara un poco. "Estoy con Jacob en este. Realmente me gustaría
alejarla de Seattle y adentrarme en los bosques de Forks. Es más fácil, un espacio más
grande para luchar. Además, honestamente creo que está construyendo un ejército de recién
nacidos, y si ese es el caso, alejarla de la ciudad pondría fin al asesinato ".

"Podríamos llevarla aquí", sugirió Jacob. "Quiero decir, no es una ventaja de campo local,
pero esos bosques se extienden hacia el norte hasta Canadá y hacia el sur hasta Portland.
Eso es mucho espacio para ocuparse de los negocios".

"Además, mantiene la lucha lejos de Charlie", agregué, encogiéndome de hombros. "No


hay necesidad de ponerlo en peligro".

Fríos labios presionaron mi sien, y Bella susurró, "Gracias".

"Y puedes seguir trabajando", agregó Carlisle. "Entonces ... dividirás tu tiempo entre esta
casa y la tuya. Ella solo verá lo que le permitimos ver. Jake, ¿cuántos de tus amigos están
dispuestos a patrullar el bosque?"
Jacob se encogió de hombros, pero se inclinó hacia delante. "Puedo dejar a algunos de los
miembros más jóvenes en la reserva para proteger a mi gente. El resto podría venir de esta
manera, así que cinco o seis, dependiendo de Leah, si ella quiere quedarse atrás o proteger a
las sanguijuelas que odia tanto", dijo. dijo, guiñándole un ojo a Bella. "Ella te ama, pero
odia lo que eres, así que le daré la opción".

"Bien", suspiré cansadamente, poniéndome de pie y ofreciéndole a Bella mi mano. "Esta


noche, me voy a casa".

"Puedes quedarte aquí en cualquier momento, Edward", ofreció Esme.

Sonriendo en su camino, asentí. "Lo agradezco, y por lo que sé, estoy seguro de que te haré
cargo de esa oferta, pero no esta noche. He pasado más de dos meses pensando que mi
esposa se fue, así que me gustaría aprovecha la oportunidad para hablar con ella. Solo. "

La mano de Bella volvió mi cara hacia la de ella. "Oye, te encontraré allí. Necesito cazar
antes de ponernos al día. ¿De acuerdo?"

"Bueno." Inclinándome, presioné mis labios en el medio de su frente. Noté la diferencia,


pero no pareció molestarme. "Entonces te veré en casa, cariño". La simplicidad de esa
afirmación casi le doblaba la rodilla, porque había pensado que nunca volvería a decir esas
palabras.

"Iré contigo", dijo Jacob, levantándose de su silla. "Mi auto está a unas pocas calles de tu
casa".

"Muy bien", le dije, dándole a Bella una mirada más. Parecía estar nerviosa, feliz y
preocupada al mismo tiempo, pero abordaríamos todo eso cuando estuviéramos solos.

Cuando comencé a caminar hacia la puerta, Carlisle me detuvo. "Edward, yo ... En una nota
personal, me gustaría disculparme por engañarte en el hospital. Espero que puedas entender
mis razones".

"Puedo", dije asintiendo, mirando hacia mi esposa. "Nunca he sido capaz de decirle que
no".

Él se rió entre dientes. "Sí, puedo entender por qué".

"¡Oye!" Bella gritó, sonando falsamente ofendida, lo que causó que todos rieran. "En casa,
Edward. ¿Te veo?"

Sonriendo y asintiendo con la cabeza, le guiñé un ojo, eufórica por la oportunidad de pasar
tiempo con ella. "Sí, señora."

~ o ~ EID ~ o ~
Capítulo 8: Juntos de nuevo

Muchos miedos estaban nadando y revoloteando en mi mente


Quién hubiera soñado los secretos que encontraríamos

Encontré un mundo donde el amor, los sueños y la oscuridad chocan


Tal vez esta vez podemos dejar atrás nuestro mundo roto

Estaremos juntos de nuevo


Todo es solo un sueño al final

" Together Again" de Evanescence

EDUARDO

El automóvil estaba en silencio en el camino de regreso a la ciudad. Agotado, Jake optó por
cerrar los ojos durante el viaje. Mi mente vagó, tomando extraños caminos de pensamiento.
Me preguntaba si Bella me vencería a casa o si se escabulliría por la puerta de atrás. Quería
saber qué cazaba y adónde fue para hacerlo. También sabía que había una larga noche por
delante, porque a pesar de la ayuda ofrecida por los Cullen, los dos teníamos muchas cosas
que discutir sobre lo que había sucedido y lo que queríamos para el futuro. No importa lo
que los Cullen o Jake dijeran o quisieran, no se tomarían decisiones sin que Bella y yo lo
discutiéramos primero.

Cuando me acerqué a mi vecindario, toqué a Jake. "Oye, ¿dónde está tu auto?"

"La calle detrás de la tuya, frente a esa casa vacía. Ya sabes, la del otro lado de tu cerca.
Esta noche estoy de guardia".

Solté un bufido, sacudiendo mi cabeza. "Maldición, ¿ustedes dos estuvieron realmente tan
cerca todo el tiempo?"

Hizo una mueca y luego se encogió de hombros. "A veces lo éramos. A veces eran Jasper y
Emmett". Arrugó la nariz un poco. "No podía mantenerse lejos de ti, Edward. Le
advertimos que sería difícil, que ella no tenía el control absoluto, pero que no tendría un
poco de eso. Siguió diciendo que no era justo, que no la hubieras dejado, entonces ¿por qué
lo haría? " Se sentó mientras nos acercábamos a mi casa. "Ten cuidado, hombre. Ella es
súper fuerte, pero viste cómo en todos lados está. Solo tómate tu tiempo y ten cuidado. No
estoy lejos si algo sale mal, ¿de acuerdo?"

Sonreí, asintiendo. "Bien, Jake. Lo entiendo". Señalé un drive-thru, y él asintió. "No hay
nada en la casa para comer, así que también podría tomar algo ahora", le expliqué.

Estábamos retrocediendo en mi camino de entrada en minutos, y apagué el automóvil,


mirando silenciosamente mi casa.
"Ella no está aquí todavía", dijo Jake antes de meterse un montón de papas fritas en la boca.

Riendo, asentí y salí del auto. Una vez dentro, alimenté a Steve, y Jake y yo comimos en el
mostrador de la cocina. Steve decidió unirse a nosotros, limpiándose en el taburete de la
barra de repuesto.

"Está bien, entonces ... ¿Qué pasa con Rosalie?" Pregunté, haciendo una mueca ante el
recuerdo de mi esposa y el rubio vampiro yendo de pies a cabeza.

Jacob soltó una carcajada y sacudió la cabeza. "Agradable, ¿cierto?" Él rodó los ojos. "Es
como una perra amarga. Y me refiero a que, como ... He escuchado la historia sobre cómo
la convirtieron en una sanguijuela, y es bastante dura. Atacada, golpeada, violada por el
imbécil que se suponía que se casaría con ella. la acorraló con sus amigos, y todos quedaron
destrozados. Fue Carlisle quien la encontró en un callejón ". Levantó un dedo mientras
bebía de su refresco. " Pero ... No sientas pena por ella. Bella no mintió cuando dijo que
Rose mató a todos los que conocía como humana. Esperó el tiempo suficiente hasta que la
investigación terminó y el tiempo suficiente hasta que no era una recién nacida vamp. Ella
acechó, aterrorizó y mató a todos los hombres que la tocaron esa noche, y no dejó que una
gota de esa sangre cruzara sus labios ".

Mis cejas se dispararon hacia la historia, pero él continuó.

"Ella es ... um ... Es leal a Carlisle hasta cierto punto, a pesar de que dice que odia lo que es.
Unos años más tarde, Emmett había sido atacada por un oso, y sabía que él era su
compañero, por lo que lo trajo a Carlisle por ayuda. Está enojada y ama una buena
discusión, pero ella es una de ellas. Rose luchará por ti, a pesar de su personalidad gélida ".

"Has cambiado de opinión sobre ellos", señalé casi como una burla, pero con sinceridad
también.

Él se encogió de hombros. "Es su presencia lo que provoca el cambio en mi paquete.


Cuando estaban en Forks, estuvieron allí durante tres años, y en ese momento cuatro o
cinco de nosotros comenzamos a convertirnos en lobo. Al principio es un proceso
miserable, por lo que Sí, era fácil odiarlos. Luego vinieron esos nómadas, y estábamos
trabajando juntos lo mejor que podíamos. Toda esa mierda cambió cuando se trataba de
Bella ... "Negó con la cabeza lentamente, limpiándose la cara con una servilleta. "Ellos
sabían de ella , pero yo era su amiga, así que perdí la cabeza y me puse en pie. Tenía que
quedarse. Técnicamente, era la responsabilidad de la manada y los Cullen. Lo habíamos
causado, así que tuvimos trabajar juntos."

"Personalmente, creo que es bueno para ti", escuchamos desde la puerta del estudio.

Sonriendo a la manera de Bella, percibí su presencia. Verla en nuestra casa otra vez fue un
toque abrumador, pero ella estaba apoyada contra la jamba de la puerta mirándonos a los
dos. Steve se separó de la silla y se dejó caer al suelo para caminar hacia ella. Él se sentó a
sus pies, envolviendo su cola alrededor de él. Ella se puso en cuclillas lentamente para
amarlo. Él estaba nervioso con ella al principio, pero luego cerró los ojos y ronroneó.

"Lo que sea, Bella," replicó Jake, levantándose para tirar sus envoltorios en la basura.
"Puedo jugar bien con los demás cuando lo intento".

Ella soltó un bufido, levantando los ojos hacia él. "Sal de mi casa."

Jacob se rió, asintiendo un poco, pero miró en mi dirección. "Esto ... me alegro de que esto
haya funcionado para ustedes. No estoy lejos". Señaló hacia la puerta de atrás. "Sin
embargo, regresaré a La Push una vez que esté en el trabajo mañana, para registrarme y ver
qué miembros de mi manada vuelven a los Cullen para patrullar el bosque".

"Gracias, Jake", dijeron Bella y yo al mismo tiempo.

"Seguro seguro."

Una vez que la puerta trasera se cerró detrás de él, Bella y yo cerramos los ojos.

Estaba a punto de decirle cuánto extrañaba tenerla en casa, pero su demanda fue súbita y
adorable.

"Juega para mí", susurró ella, con la barbilla temblorosa. "No has tocado el piano en años".

Negué con la cabeza de acuerdo. Ella tenía razón. La única vez que me acerqué al
instrumento fue para desempaquetar el den y descubrirlo. Encontré su nota, pero no tenía
corazón para jugar. Sin embargo, ahora no podría negarla. De hecho, toda mi alma se sentía
más ligera y más libre con el conocimiento de que todavía estaba viva, sin importar la
definición que utilizara.

"¿Para ti, cariño? Me encantaría jugar", le dije, ofreciéndole mi mano. "Pero solo si te
sientas conmigo".

Su sonrisa y su risa eran hermosas como siempre, y su mano se deslizó en la mía


perfectamente. Nos condujimos a la guarida, mirando un poco. Esta era la forma en que
debería haber sido una vez que nos mudamos a nuestra casa. Y me iba a asegurar de que me
empapara cada segundo.

"Todavía tenemos que hablar, bebé", susurré contra su sien mientras la acomodaba en el
banco del piano.

"Lo sé, Edward. Y lo haremos. Pero me he perdido esto. Tú. El sonido de tu música".

Me instalé a su lado, mirándola. "¿Peticiones?"

Sonriendo, ella negó con la cabeza. "No".


Mientras estudiaba su rostro, un sinfín de canciones y compositores pasaron por mi mente:
Beethoven, Chopin, Debussey. Incluso consideré algo que había escrito para ella, pero al
final, puse mis manos en las teclas con un estado de ánimo específico en mente. Liebesleid
por Kreisler parecía encajar. El título solo significaba "La tristeza del amor".

No estaba seguro de quién se relajó más rápido, Bella o yo. Pero en el momento en que
comencé a jugar, una sensación de calma se apoderó de la habitación. Bella dejó escapar
una respiración larga y profunda, y mis dedos jugaron con facilidad. Era una pieza
complicada, pero la necesitaba. Necesitaba algo para despertarme, para devolverme a lo
que había sido antes de pensar que había perdido a la hermosa chica a mi lado, la que
miraba mis dedos con una nueva fascinación.

Cuando terminó la canción, me reí un poco ante sus ojos muy abiertos. "¿Qué, cariño?"

Ella se levantó de repente, su mano se extendió sobre la tapa del piano y sus ojos se
clavaron en los míos. "Juega algo más, Edward. Puedo escuchar todo ". Ella sonrió con una
emoción infantil. "Escucho tu corazón coincidir con el tempo, el ... las ... cosas dentro de
golpear las cuerdas, presionar los pedales, la estructura, la tristeza ... Lo escucho todo.
Incluso puedo escuchar tus dedos tocando las teclas".

"Bueno, eso es diferente", bromeé, dándole un guiño cuando su cabeza giró en mi


dirección. "¿Rápido o lento?"

"No me importa".

Durante los siguientes minutos, ella bebió todo mientras le daba trozos de todo tipo de
canciones: clásica, contemporánea y la mía. Fue lo último lo que nos detuvo, porque había
escrito una canción al comienzo de nuestra relación, y parecía resumir cuánto me había
enamorado de la hermosa chica en la biblioteca del campus de UW. Lo había doblado como
una canción de cuna en aquel entonces, pero era más que eso; fue el comienzo tímido y
perfecto para nosotros. Jugué esa completamente, mi mirada fija en mis manos, que aún no
había dejado las llaves. Mis hombros se encorvaron un poco, y fruncí el ceño cuando
intenté no por primera vez ese día comprender que había recuperado a mi chica. Las
lágrimas picaron mis ojos cuando comencé a preguntarme si estaba soñando, con suerte, o
incluso si todo esto estaba en mi cabeza y había sucumbido por completo al dolor.

Fuertes brazos se envolvieron a mi alrededor por detrás, y el cuerpo de Bella se amoldó a


mi espalda. "Lo siento", susurró contra mi hombro.

Sentada cuando ella dio un paso atrás, me di la vuelta en el banco del piano, sonriendo
cuando se dio cuenta de que se había disculpado de nuevo cuando le pedí que se detuviera.
Ella se movió nerviosamente sobre sus pies frente a mí.

"Puedo oler tus lágrimas", afirmó, su nariz arrugada por lo extraño que sonaba. "Odio ese
olor, es salado y casi ácido. Me duele". Ella encogió un hombro y se frotó una mancha
sobre el esternón. "Podía olerlos cuando estabas dormido, cuando me llamabas. Podía oír
eso todo el camino de al lado". Ella señaló hacia la puerta de atrás. "Así que vengo a ti, te
hablo, esperando que te calme".

"Ven," susurré, ofreciéndole mi mano. Cuando ella deslizó la suya lentamente en la mía, la
tiré un poco para pararme entre mis piernas. Alzando la mano, pasé los dedos por su
mejilla. "Estoy seguro de que debería agradecerte. Mis sueños fueron ..."

"Feo", ella terminó por mí, y asentí. "Al principio, cuando los Cullen simplemente me
aplacaban permitiéndome verte, pensaba para mis adentros ... 'Esta es la última vez.
Debería seguir adelante'. Pero siempre volvía ". Frunció el ceño mientras sostenía mi rostro
entre sus manos. "Te amo demasiado, Edward", dijo con un suspiro que sonaba derrotado,
sonriendo cuando giré la cabeza para besar el interior de su muñeca. "Cuando nos dimos
cuenta de que Victoria había descubierto quién eras para mí, sabía que tenía que protegerte,
así que ..."

Se detuvo y esperé pacientemente a ver si era como antes, donde estaba por todos lados,
pero permaneció callada por más tiempo de lo que esperaba. Sin embargo, como antes, su
siguiente declaración vino de la nada.

"¿Qué hacemos, bebé?" susurró, su labio inferior temblando. "¿De verdad quieres que esto
sea tu futuro? No hay niños, no hay más luz del día, ya no envejecerás en esta casa.
Diablos, ya no envejecerás más si eso es lo que elegimos".

"Creo que esa es la clave, Bella", le dije asintiendo. "Lo que elegimos".

"Yo también."

"Sé que quiero estar siempre contigo".

"Yo también."

"Sé que hay mucho que aprender sobre todo".

Ella resopló, haciendo rodar esos hermosos ojos que parecían un poco más livianos desde la
casa de los Cullen. "Yo también."

Sonriendo, envolví su cintura con un brazo para mantenerla cerca. "Bueno, ¿tal vez
podamos aprender juntos?" Sugerí, inclinando mi cabeza un poco. "Sabes, entonces cuando
decidamos sobre el futuro, estaremos preparados".

"Quiero eso."

"Yo también." Sonreí ante la conversación que tomó nuestro ritmo habitual.

Me perdí a la vista de su rostro, esos ojos que parecían oscurecerse un poco en los últimos
minutos. Eso fue algo nuevo; el color de sus ojos parecía cambiar con su estado de ánimo.
"Tus ojos", dijo tan suavemente, arrastrando un dedo debajo de ellos. "Pensé que el verde
era tan bonito antes, pero ahora ... " Soltó una dulce risa mientras negaba con la cabeza.
"Puedo ver muchos más colores además del verde: dorado, marrón e incluso azul. Son
hermosos, especialmente con esas pestañas largas".

La forma en que ella me estaba mirando me trajo muchos recuerdos. Aún podía leerla, a
pesar de sus cambios. Sabía cuando mi chica quería ser besada, pero aún recordaba las
advertencias de Alice desde la casa de los Cullen.

Tomé una respiración profunda y lo dejé salir, tragando espesamente. "Bella, yo ... si no
dejas de mirarme de esa manera, estamos en tanto problema".

Ella sonrió, y era un poco travieso y muy sexy. Ella se inclinó hacia mí, y no pude detener
mis manos. Era un hábito tan natural tocar a mi esposa. Subiendo por sus muslos, a lo largo
de sus costados y alrededor de su espalda, esperé pacientemente a que ella rompiera esa
mirada, pero no lo hizo, y parecía que ella misma se estaba poniendo a prueba.

"Bella-" comencé, pero ella dejó escapar un sonido que nunca había escuchado antes:
sonaba cerca de un ronroneo o un gruñido ... o tal vez ambos combinados.

"Edward, no te muevas". Su tono no era una tontería, pero suplicaba al mismo tiempo.

Mis manos se detuvieron y quise reírme de que se hubieran detenido en su dulce trasero,
algo que siempre me había gustado tocar. Pude sentir la diferencia en su cuerpo en ese
momento. Ella era más firme, musculosa, casi demasiado dura, pero mis manos se
quedaron quietas.

"Quiero intentarlo", susurró, y apenas era audible. "Te he echado mucho de menos. Pensé
que odiarías esto ... que estarías mejor sin mí, pero ... quiero besarte, tengo que intentarlo".

Apreté los dientes para no solo ceder en lo que ella quería, que así era como funcionaban
las cosas, pero ese no era el caso ahora. Las cosas habían cambiado, ella había cambiado,
literalmente, así que tuvimos que volver a aprender algo.

"Bien, entonces dime lo que necesitas que haga, cariño".

"Quedarse quieto."

"Bueno."

"No te muevas", respiró, dejando caer su frente ligeramente hacia la mía. Ambas manos
subieron para enmarcar cada lado de mi cara mientras tragaba espesamente. "Yo ... Hay una
quemadura, pero no es nada. Hay una parte de mí que solo quiere ..." Se apagó cuando
cerró los ojos y sus fosas nasales se dilataron un poco, como si intentara controlarse.
Cuando esos ojos se abrieron de nuevo, estaban completamente negros. "Quiero tomar,
reclamar lo que es mío, Edward. Es muy extraño".
"Háblamelo, mi Bella", dije con calma. "Dices que eres demasiado fuerte, así que ve
despacio. Enfócate".

"No quiero hacerte daño".

"Te diré si lo haces".

"Podría perderlo tan fácilmente".

"Lento, Bella".

Ella asintió contra mí, cerrando esos ojos otra vez, y se inclinó para presionar sus labios
contra los míos con el fantasma de un toque. Por un momento, realmente se trataba de
ayudarla a controlar su fuerza. Sin embargo, las advertencias de todos vinieron a la mente,
incluida la de Bella.

Este beso fue diferente a cualquier beso anterior. Mientras que antes, era yo quien tenía que
controlar los impulsos, la fuerza, los deseos y las necesidades, ahora era Bella. Había una
cantidad aterradora de fuerza zumbando debajo de la superficie de su piel dura. Su cuerpo
temblaba con su intento de controlarlo.

Su olor, su gusto y sus sonidos estaban llegando a mí. Me hicieron querer más y más y más.
Me obligué a permanecer completamente quieta, pero no sirvió de nada cuando sus labios
se volvieron urgentes y necesitados. Lo que comenzó como lento y gentil - labios
superiores, labios inferiores, en el medio - todos salieron por la ventana cuando fue Bella
quien se movió. Ella se movió rápidamente, subió a horcajadas sobre mi regazo en el banco
del piano, y de repente nos estábamos besando de una manera que pensé que nunca volvería
a tener.

Me perdí por unos segundos, tirando de su color hacia mí, girando mi cabeza, y enroscando
mis dedos en su cabello. Cuando se me escapó un sonido que no pude detener mientras las
lenguas se tocaban y saboreaban, Bella estaba fuera de mí y cruzó la habitación antes de
que pudiera tomar la siguiente respiración. El sonido de ella golpeando la pared fue un
golpe sordo.

Estaba jadeando, pero yo también. Lamer mis labios, sacudí mi cabeza.

"Lo siento", dijimos los dos al mismo tiempo, lo que nos hizo reír.

Me froté la cara, todavía riendo un poco. "Guau, Bella".

Ella soltó una risa jadeante. "No, mierda". Cuando retiré mis manos para verla, ella estaba
nerviosamente inquieta pero no había dejado la pared donde se había detenido. "Edward, yo
... tengo que ser muy cuidadoso contigo".
Se apartó de la pared, señalando el leve daño que había causado. Hubo un poco de
abolladura en los paneles de yeso, apenas un crack. Afortunadamente, era la misma pared
en la que había arrojado mis CD, así que no importó mucho. Necesita ser reparado en este
punto.

Bella miró alrededor de la habitación, aparentemente buscando algo. Cuando encontró un


jarrón viejo, honestamente, no podía recordar dónde lo habíamos conseguido, lo levantó y
me miró fijamente.

Sin un poco de esfuerzo, ese jarrón se aplastó instantáneamente en un polvo de vidrio


brillante. Y cuando ella levantó sus manos, no había un rasguño en ella.

"Lo odio, Edward".

"No deberías".

"No soy normal".

"Pero tú eres mía", respondí, encogiéndome de hombros cuando me levanté. "Los cambios
físicos y de dieta no significan nada para mí, Bella. No voy a ir a ningún lado, y estoy de
acuerdo en empezar de nuevo en algunos aspectos". Suspiré profundamente, metí las manos
en mis bolsillos para no besarla otra vez. "Jesús, cariño, ¡pensé que estabas muerto !
Mierda, me hubiera alegrado si tus llamadas fueran fantasmales".

Bella se rió, finalmente se relajó, pero caminó hacia mí y la recibí con los brazos abiertos.

Besando la parte superior de su cabeza, susurré, "Tomaré cualquier cosa ... Cualquier cosa,
Bella, mientras sigas aquí".

~ o ~ EID ~ o ~

"Deberías dormir, sabes", susurró Bella, llegando a pasar sus dedos por mi cabello.

La habitación estaba en la oscuridad, a excepción de la luz de la luna y las farolas que


brillaban a través de la ventana. Si pensaba que Bella era hermosa antes, entonces estaba
muy equivocado. Incluso en las extrañas sombras que colgaban en la habitación, parecía
irreal y etérea, un ángel o un demonio tentador, y no estaba segura de que me importara
cuál ella era, porque se sentía real y tangible bajo el toque de mis dedos.

Llevamos nuestra conversación a nuestra habitación después de que habíamos limpiado el


jarrón destruido en el estudio. Todo lo que quería era abrazarla, y realmente tenía miedo de
cerrar los ojos, por miedo a que ella no estuviera allí cuando se activara la alarma de la
mañana.

Asentí pero no dije nada, pero ella me conocía mejor que eso.
Su sonrisa era triste, dulce y ligeramente desconsolada. "Todavía estaré aquí cuando te
despiertes, Edward. Lo prometo".

Una parte de mí la creía, pero la parte de mi alma aún magullada y maltratada no estaba tan
segura. Estábamos de nuestro lado, cara a cara, y extendí la mano para envolver un brazo
alrededor de su cintura para atraerla hacia mí. El cambio fue notable. Donde solía ser suave
en ciertos lugares, era más firme, casi dura. La calidez de ella había desaparecido, pero su
dulce aroma era el mismo, si no más intenso. O tal vez me lo perdí demasiado.

"Edward, por favor", suplicó en un susurro, con los ojos oscuros pero suplicantes.

"Yo ... acabo de volverte, Bella," discutí, mi voz se quebró un poco cuando levanté la mano
para pasar mis dedos por su mejilla. "No quiero que esto termine. ¿Qué pasa si ..."

Hice todo lo posible para tragar todas las emociones que estaba sintiendo a la vez: miedo,
euforia, tristeza. Lo último tenía que haber sido una pena residual, pero aceptar que esta era
una nueva realidad no era exactamente tan simple como yo hubiera pensado. Perdí a mi
esposa, pero la recuperé justo cuando estaba tratando de aceptar esa horrenda pérdida. Fue
una sensación extraña y soñadora. No pude entender nada de eso.

Sus labios se encontraron con los míos, casi con dureza. "Shh ..." ella respiró contra mi
boca. "Te lo juro, bebé. Estaré aquí cuando te despiertes. Soy muy real, y lamento que lo
dudes, Edward, pero mientras me quieras aquí, estoy aquí. "

Asentí con la cabeza, pero luché contra el sueño, a pesar de que estaba agotado por los
acontecimientos impactantes del día.

"Te amo", le dije, deseando que realmente supiera eso si volvía a soñar con mi esposa en
nuestra cama. "Siempre lo haré, mi Bella. Nada podría cambiar eso".

Su hermosa cara se suavizó, sus ojos un poco más claros. Ella enredó sus piernas con las
mías, presionando suaves besos en mi frente y párpados. Sin embargo, fueron sus dedos
raspando suavemente a través de mi cabello lo que me estaba haciendo entrar. Mis pesados
párpados eran cada vez más y más difíciles de mantener abiertos, y finalmente, la oscuridad
me llevó.

Cuando la alarma de mi teléfono sonó fuerte, lo que pareció minutos después, me senté
derecho, frenético y con los ojos enloquecidos.

"Oye, oye", dijo Bella, ahuecando mi rostro y obligándome a mirarla. "Estas bien."

Me desplomé sobre mis almohadas, asentí y me froté la cara. Pero no pude evitar sonreír
cuando su cuerpo se cernió sobre el mío, con su cabello creando una cortina alrededor de
nuestras caras.

"Buenos días", suspiré, mirando el milagro que me sonreía.


Con cuidado, ella se inclinó y besó mi frente y luego mis labios. "Levanta tu buen culo. Te
preparé el desayuno antes de que tengas que ir al hospital. Estás compartiendo el coche con
Carlisle".

Resoplando ante todo lo que acababa de decirme, la besé de nuevo y me senté. "Correcto ...
no corre mañana. Lo tengo".

Ella frunció el ceño, extendiendo la mano para acariciar a Steve, que estaba felizmente
girando círculos frente a ella para llamar su atención. "Es por tu seguridad, Edward. Voy a
hablar con Emmett hoy, a ver si puede sacar tu vieja cinta de almacenamiento. No puedo ir,
pero él puede tomar la llave. ¿De acuerdo?"

Riendo, ahuequé su rostro con una mano. "No me quejaba, cariño".

Su sonrisa era pequeña y dulce, pero ella asintió, señalando hacia el baño. "Vete a la ducha,
y te prepararé una taza de café".

Esta sensación de completamente normal fue un poco surrealista. Lo había extrañado


mucho. La rutina de levantarse, correr, desayunar, tomar café y murmurar conversaciones
había sido algo cotidiano durante años, incluso cuando aún estábamos en la Universidad de
Washington. La pérdida de eso por más de dos meses me había destrozado. Era la mierda
más simple que había echado de menos cuando creía que se había ido.

Mi ducha fue bienvenida y necesaria. Solo había dormido un par de horas, y mi día en el
hospital sería largo. Cuando salí, secándome, vi el espejo de baño brumoso.

Edward, te amo más de lo que nunca sabrás. XOXO, Bella

Las notas estaban de vuelta. Y todo mi ser se estremeció ante el hecho de que nunca estaría
sin ellos otra vez.

Ese pensamiento, sin embargo, trajo realidad con eso. Bella y yo necesitábamos discutir
cada opción que teníamos cuando se trataba de lo que ella era, lo que yo podía ser . Me di
cuenta de que mi única fuente de información sería Carlisle, que todos teníamos que
sentarnos y hablar sobre lo que queríamos.

No estaba seguro de estar listo, pero sabía de hecho que vivir sin Bella no era una opción.
Tampoco envejecía mientras ella se quedaba con lo hermosa y juvenil que era.

Una vez que estuve vestida y sentada en el mostrador, no pude apartar mi mirada de Bella
mientras giraba por la cocina. Se movía cuidadosa y deliberadamente, asegurándose de ver
su fortaleza.

"Carlisle está aquí", dijo, a pesar de que no había oído nada, y me volví para mirar por la
ventana delantera y ver el elegante Mercedes negro que se metía en el camino de entrada en
ese momento. Ella me sonrió, caminando para pararse frente a mí. "Estaré en casa cuando
llegues aquí. Lo prometo".

"¿Qué vas a hacer hoy?" Le pregunté, deleitándome con el alboroto que estaba haciendo
sobre mi corbata, cuello y cabello.

"Tengo que cazar. Y necesitaré hablar con Jasper y Emmett sobre la unidad de
almacenamiento. Envía un mensaje de texto o llámame cuando quieras, bebé, si es
necesario".

Asintiendo con la cabeza, suspiré y me incliné para besar su frente e inhalar profundamente
el aroma que tanto amaba. "Entonces ... ¿te veré? Pregunté, sonriendo cuando ella soltó una
risita ante la vieja frase que siempre habíamos usado.

"Oh, sí, Edward, te veré". Sus labios se encontraron con los míos, y antes de que pudiera
perderme en ella, ella se apartó. "Tengo que cazar. Lo siento". Sus dedos estaban en su
garganta.

"No seas, cariño. Vamos a superar esto, ya sabes".

Ella asintió con expresión preocupada, pero señaló la ventana. "Ve, antes de que Carlisle
piense que me he escapado contigo".

Sonriendo, asentí, agarrando mi abrigo del gancho en la puerta. "Tal vez lo harás algún día,
Bella".

Su risa y sonrisa eran lo mejor, y las necesitaba antes de salir de la casa.

"Tal vez, Edward".

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 9 - Catástrofe, reina

Cuando viniste a mí con tus malos sueños y tus miedos


Era fácil ver que habías estado llorando
Parece que en todas partes en que te conviertas en catástrofe, reina
Pero, ¿quién realmente se beneficia con la muerte?
Podría abrazarte en mis brazos
Podría abrazarte para siempre
Podría abrazarte en mis brazos
Podría tenerte en mis brazos para siempre

" Hold You In My Arms" de Ray Lamontagne

EDUARDO
Mis ojos estaban en mi casa cuando Carlisle salió de mi entrada. No estaba seguro de
necesitar ser conducido al trabajo. Había estado yendo solo sin ningún problema, y eso fue
antes de saber que los vampiros buenos y malos me estaban siguiendo.

Bufando suavemente para mí, dejé escapar un suspiro cuando vi por última vez a mi esposa
en la ventana delantera, y luego desapareció.

"No seré tu taxi todos los días", dijo Carlisle, aparentemente leyendo mi mente, pero sonrió
ante mi risa suave. "Bella pensó que podríamos hablar en privado en el automóvil".

"Hmm", tarareé sin comprometerme, pero asentí y permanecí callado mientras salíamos de
mi vecindario, porque aunque Carlisle era la única fuente de información que tenía, todavía
tenía un poco de espinas por haber sido engañado por él en el hospital.

Había ocupado el puesto en HMC específicamente para velar por mí, y yo sabía que era a
petición de Bella, pero a pesar de cómo lo entendía, me sentí un poco desconforme con las
cosas que le había contado cuando creía que mi esposa Estaba muerto.

"Ya sabes, hijo", comenzó en voz baja, sin apartar los ojos de la carretera. "Todo lo que me
dijiste en mi oficina se ha quedado entre nosotros dos. No puedo disculparme lo suficiente.
Fue difícil verlos a los dos luchar". Él negó con la cabeza un poco. "Me doy cuenta de que
tengo que recuperar su confianza, pero comprendan la posición en la que me encontraba.
Tenía un vampiro recién transformado en mi casa y me rogaba que mantuviera a salvo a su
marido, y ese mismo ser humano se dividía en dos todos los días. " Hizo una pausa por un
momento. "Es raro, ya sabes".

"¿Qué es raro?"

Él sonrió. "Es raro que una pareja humana esté tan perfectamente emparejada que sean
compañeros inmortales al mismo tiempo. No estoy seguro de que haya sucedido alguna
vez". Él se encogió de hombros. "O al menos, nunca lo he presenciado. A lo largo de los
siglos, puedo imaginar que ha habido otros".

Incapaz de detener mi curiosidad, pregunté, "¿Qué significa para nosotros? ¿La cosa de
pareja?"

Él sonrió suavemente, mirando por encima de mi camino. "Significa que estás hecho el uno
para el otro, y suena como si estuvieras antes, también. Pero eres la otra mitad de Bella, su
compañera inmortal perfecta, si eso es lo que eliges ser".

"Elige ... Parece que mis opciones son bastante escasas, Carlisle", dije, pero no fue amargo,
simplemente una afirmación. "No puedo estar sin ella. Y no puedo hacer que envejezca.
Entonces ... ¿qué me queda?"

Carlisle suspiró profundamente, frunció el ceño un poco al pensarlo. "Entiendo cómo


puedes verlo de esa manera. No es una vida fácil, Edward. Es mucho más con un
compañero, pero la vida en sí misma no es simple". Golpeó el volante con los dedos
durante algunos golpes irregulares, pero continuó. "Se mueve constantemente. A veces son
meses de noches oscuras, y es largo y aburrido. También es sombrío, especialmente si
alguien se resbala".

"Oh."

Su sonrisa era triste. "Sucede. No es fácil luchar contra el instinto. Toda mi familia trabaja
arduamente para cumplir la dieta que hemos elegido. Sin embargo, solo somos dos los que
nunca hemos matado a un ser humano por sustento. Rosalie y yo. Los demás han tenido sus
errores con los que tienen que vivir la eternidad, pero hacen todo lo posible para seguir
adelante ".

Mis cejas se dispararon, porque estábamos hablando de tomar una vida humana sin
pestañear, pero parecían ser los hechos y algo con lo que necesitaba llegar a un acuerdo
pronto. Mi esposa podría muy bien deslizarse, tener un momento fuera de control, y
necesitaba prepararme para las consecuencias de eso.

Como si volviera a leer mi mente, agregó, "Bella es una anomalía, un talento extraño, creo.
Estoy bastante seguro de que es un escudo, lo que le ha permitido bloquear el olor que
normalmente enviaría a alguien como nuevo a esta vida. como ella en un frenesí
incontrolable. Ella ha sido capaz de impulsar cosas que a un recién nacido normal le lleva
meses o años vencer. Esa era otra razón por la que te permitía entrar en las cosas porque
Bella te necesitaba, humana o no. Siempre estaba más tranquila. cuando podía verte a ti, y
eso le ayudó mucho más que a cazar. "

Sonreí ante eso, pero permanecí en silencio mientras navegaba por el estacionamiento del
hospital. Finalmente, hice la pregunta que me había estado plagando sobre mi inmortalidad,
si eso era lo que Bella y yo elegimos.

"Tendría que dejar de ser médico, ¿verdad?"

"No lo hice, pero ... he tenido dos siglos para aclimatarme a eso". Aparcó en su lugar y
apagó el motor. "Como mínimo, hijo, tendrías que dejar de practicar hasta que estuvieras
preparado, pero hay algo positivo sobre la inmortalidad: tienes tiempo. Mucho. Demasiado
de vez en cuando. Podrías reinventarse a tí mismo diez, veinte. , dentro de cien años ".

Una ligera risa escapó de mí ante la idea de eso. Fue difícil entender mi tiempo en ese tipo
de tiempo ilimitado.

"Edward, te lo prometo ... No importa lo que decidas, mi familia está allí para ti y Bella.
Entendemos tu necesidad de privacidad, y que como esposo y esposa, estás acostumbrado a
resolver las cosas juntos, pero nunca lo haremos. abandonar cualquiera de ustedes ".

"Victoria-"
"Más allá de Victoria, Edward", interrumpió bruscamente. "Ella está obligada a cometer un
error, y con la ayuda de los lobos, vamos a detenerla, pero quiero decir más allá de todos
estos cambios repentinos". Él se rió un poco. "Alice te ve a ti y a Bella como parte de mi
familia, lo que hace que mi esposa sea extremadamente feliz".

Sacudiendo la cabeza y sonriendo, dije: "Esme es genial. Me recuerda a mi propia madre".

"Ella estaría feliz de saber eso también".

Alcancé la puerta del automóvil, y él me detuvo.

"Y Edward", comenzó con otra sonrisa en su rostro. "Por más que me complace ver que
pasar tiempo con Bella fue bueno para ustedes dos, deben recordar que aquí ... todavía son
viudos recientes. Tienen que seguir así. Deben hacerlo para todos nuestros sakes ".

Eso me tranquilizó rápidamente, y asentí con la cabeza, haciendo mi mejor esfuerzo para
que mi cara se volviera inexpresiva cuando salí al garaje. Él estaba en lo correcto; Estaba
ridículamente feliz de tener a Bella de regreso, y con eso, le envié un mensaje rápido antes
de tener que concentrarme en mi día.

Ya te extraño, cariño. Va a ser un día largo. ;)

Ella envió corazones y besos y una selfie de ella apoyada contra un árbol. Era esa dulce y
hermosa cara que necesitaba ver antes de tener que fingir que nada había cambiado. No
podía dejar que nadie supiera que mi mundo entero se había realineado de nuevo.

~ oOo ~

"¿Crees que es injusto, verdad?" Preguntó Jacob mientras los dos salíamos de la casa de
Charlie. "Acostado a él".

Nos habíamos pasado el día viendo fútbol y atiborrándonos de pavo y todos los arreglos de
Forks Diner. Acción de gracias con tres hombres significaba que ninguno de nosotros iba a
cocinar, y no iba a dejar que el hombre pasara las vacaciones solo, considerando que Bella
había sido la que había preparado todas las comidas de Acción de Gracias anteriores.

Me detuve junto a la puerta de mi coche, mirándolo por encima del techo. Me encogí de
hombros. "Sí, pero no. Es un buen hombre, y considerando que ha estado limpiando los
enredos dejados por seres que nunca podrá conocer, parece incorrecto que permanezca en la
oscuridad. Sin embargo, es más seguro de esa manera". Caminé hacia él para hablar más
bajo. "Charlie vive con la culpa de haber perdido a su bebé en su reloj. Eso es ... Odio eso,
porque viví con la misma culpa. Todavía vivo con eso cuando mi esposa pierde los estribos
por cosas que no puede controlar ahora que ella es ... diferente . ¿Habría sucedido todo esto
si hubiera cabalgado con ella aquí ese día? ¿Nos habrían cambiado a los dos?
"¿O ustedes dos estarían muertos?" Jake respondió. Arrugó la nariz un poco. "Victoria y su
pequeño grupo de demonios fueron despiadados ese día, Edward. Ni siquiera exageraron. Y
ahora está peor, porque nada la ha frenado por su venganza".

Suspirando, asentí y metí mis manos en los bolsillos delanteros de mis jeans. Había pasado
una semana más o menos desde que descubrí la verdad, desde que recuperé a Bella, pero
Victoria no había disminuido la velocidad en lo más mínimo. Carlisle estaba convencido de
que ella estaba creando un ejército de vampiros recién nacidos. La gente desaparecía de las
calles de Seattle a diestra y siniestra. Y aunque las noticias informaron que eran
adolescentes sin hogar y que las drogas se estaban volviendo rampantes, lo sabíamos mejor.

"¿Quién lo está mirando cuando nos vamos?"

"Paul y Embry".

Asintiendo con la cabeza, miré más allá de la casa y hacia el bosque. Un cambio lento y
decidido mostró dos lobos muy grandes y amenazantes. Si tuviera que compararlos con
algo, diría que eran del tamaño de los osos. La primera vez que había visto uno, había sido
Jake cambiar a su forma de lobo en la casa Cullen fuera de Seattle. Era desconcertante,
realmente no me había gustado ver el cambio, pero había sido más fácil saber que era Jake.

"No estoy seguro de que alguna vez me acostumbraré a eso", murmuré, sonriendo cuando
Jacob se rió un poco.

"Sin embargo, ya estás acostumbrado a Bella ..." Se interrumpió, estalló en su habitual


sonrisa fácil, cuando levanté una ceja en su dirección.

"Ella es mi esposa, Jake. Nada cambió en lo que siento por ella. En todo caso, es más
fuerte", le expliqué, sacando mi teléfono para ver la hora. "Hablando de ... necesito salir a
la carretera. ¿Nos vemos en los Cullen este fin de semana?"

"Claro, claro. Estaré allí con algunos de mi paquete".

Me subí a mi auto saludando con la mano. Intentamos elaborar un plan contra Victoria. O
realmente, lo fueron. Yo era el ser humano frágil que tenía que permanecer protegido,
considerando que era a mí a quien apuntaba.

Las calles estaban en silencio mientras me alejaba del vecindario de Charlie, y finalmente
me detenía en un grupo de árboles. Esperé a que pasara un automóvil antes de decir: "Eres
todo claro, cariño", en un tono normal, sabiendo que ella podía oírme.

La puerta del pasajero se abrió, y mi hermosa niña se dejó caer en el asiento, sonriéndome
tristemente.

"Te amo, Edward. Gracias por cuidar a mi papá".


Besé sus labios antes de salir a la carretera. "Él también me cuidó, Bella".

~ oOo ~

Aparqué mi auto detrás del Mercedes de Carlisle en la casa de los Cullen. Lo había seguido
allí después de nuestros turnos en el hospital, para pasar el fin de semana. Fiel a su palabra,
se había asegurado de que mi agenda reflejara la suya. No siempre traté de compartir con él
de esa manera el primer día, pero me di cuenta de que nunca estaba realmente solo.

Bella estuvo conmigo en nuestra casa la mayor parte del tiempo, e incluso entonces, noté
un cambio en la casa vacía detrás de nosotros o una sombra en movimiento en el pequeño
grupo de árboles al otro lado de la calle. Había una parte de mí que entendía por qué, pero
luego la parte privada de mí solo quería un momento a solas con mi esposa, a pesar de que
no estaba para nada preparada para nada más que besarse. Y tuve un moretón o dos para
probarlo.

Resoplé para mis adentros mientras salía de mi auto, negué con la cabeza y me froté la
parte superior del brazo. Mi pobre Bella se había dejado llevar un poco hace unas noches y
me alcanzó demasiado rápido, con demasiada fuerza. Había tardado mucho en hablar para
calmarla.

Agarré mi bolso del asiento trasero, levantando la vista para ver a Jasper y Alice de pie allí,
ambas con expresiones solemnes en sus caras.

"¿Qué? ¿Qué pasa?" Pregunté, mirando a la casa por mi Bella.

"Edward", dijo Alice tan suavemente, acercándose. "Es solo ... un mal día".

Miré a Jasper, de quien había llegado a depender para evaluar los estados de ánimo de
Bella. "¿Que pasó?"

Arrugó la nariz un poco, encogiéndose de hombros. "Estoy recibiendo un montón de auto-


odio, Edward. Algunos celos y tristeza también. Diría que comenzó esta mañana cuando la
llevé a cazar con Rosalie".

Mis fosas nasales llamearon al nombre de Rose, porque no éramos exactamente amigas, a
pesar de que me toleraba mejor ahora que nuestra primera reunión.

"¿Tuvieron otra pelea o algo así?"

"No exactamente ..." dijo él, mirando a su esposa.

Alice parecía sinceramente molesta mientras me miraba. "Tu ... tu aniversario de bodas es
pronto, ¿sí?" ella preguntó, y cuando asentí, ella también lo hizo. "Creo que Rose acaba de
decir algunas ... algunas ... verdades incómodas".
Cerré los ojos y suspiré profundamente para controlar mi temperamento. "¿Ella esta aqui?"
Pregunté con los dientes apretados.

"¿Rosa?" Alice preguntó.

"¡Diablos, no! ¡Mi esposa!"

Jasper se rió entre dientes. "Sí, hombre. Está arriba en su habitación". Él me detuvo cuando
comencé a caminar hacia la puerta principal. "Rose, sin embargo, no está aquí. Tampoco lo
está Emmett. En realidad están mirando tu lugar. Alice y yo saldremos a pasar la noche.
Carlisle y Esme están aquí si necesitas algo".

Asintiendo mientras pasaba, les di las gracias a los dos, ahora al borde de ver a Bella. Entré
por la puerta principal y me encontré cara a cara con Esme.

"Edward, es bueno verte. Bella estará feliz de saber que estás aquí". Sonreí ante su tono, lo
que me dijo que estaba preocupada, pero no me explicó ni me advirtió como las dos afuera.
Ella simplemente me dio una palmadita en el hombro con suavidad, diciendo: "He
abastecido la cocina, así que si tienes hambre, házmelo saber. O ayúdate a ti mismo. Tengo
la buena autoridad de que compré todos tus favoritos".

Eso me hizo reír. "Estoy seguro de que lo hiciste muy bien, Esme".

Ella me guiñó un ojo, recordándome a mi madre. Era su sentido del humor dulce, irónico y
una calidez que no era una fachada. Fue real, fácil y sincero. No tardé en ver que Carlisle y
Esme realmente se preocupaban por cada individuo bajo su techo. Elogiaban las buenas
obras y castigaban a los malos, y los dos adoraban a las personas que necesitaban un poco
de atención. Aparentemente, hoy fue mi Bella.

"Ahora voy a poner a trabajar a mi marido en el jardín al menos hasta que se ponga el sol.
Si necesitas algo, estaremos afuera".

Sonriendo, le di las gracias y me dirigí al piso de arriba. La casa era ridículamente hermosa
y enorme. Había cinco dormitorios, una sala de teatro y una pequeña piscina cubierta
climatizada. Fácilmente era una casa de siete cifras, y hubiera estado dispuesto a apostar a
que no había un pago hipotecario. Los Cullen tenían dinero. Montones. Y se rodearon de
comodidades que su falta de humanidad no podía darles. Donde un humano podía dormir y
escapar, estaban permanentemente despiertos, por lo que tenían que buscar escapes
diferentes.

La habitación de Bella estaba en la parte superior, una habitación más pequeña con techos
inclinados con vigas y ventanas que daban al bosque. Compartía un baño con una
habitación libre que nadie usaba. Era un poco más pequeño que nuestro dormitorio
principal en casa, y Bella repetidamente me había dicho que estar en esa habitación la hacía
sentir aún más por nuestra casa ... y a mí. Pero también dijo que era un lugar donde podía
esconderse cuando se sentía como una quinta rueda en una casa llena de parejas.
Golpeé la puerta y luego la abrí lentamente para ver a mi esposa acurrucada en la silla en la
esquina de la habitación. Como de costumbre, un libro estaba en sus manos, pero pude ver
que estaba distraída.

"¿Sabías que puedo escuchar el latido de tu corazón incluso antes de que salgas del auto?"
ella dijo en lugar de saludarme.

"¿Sí? ¿Y qué te dice mi corazón, cariño?" Pregunté, dejando mi bolsa en la cama con dosel
antes de arrodillarme a sus pies.

Luchó contra su sonrisa, dejó su libro sobre la mesa a su lado y se sentó hacia adelante.
"Que estás emocionado o nervioso o preocupado. No puedo decirlo. Todavía no me
acostumbré a leerlo".

"¿Sobre verte? Sí, señora, a todas esas cosas". Asentí con fervor, solo para sacarle una
sonrisa. "Ha sido un día largo. Solo hay tantos puntos de sutura y huesos rotos y mocos con
fiebre que puedo manejar sin querer verte".

Ella ahuecó mi cara en sus manos. Se estaba volviendo cada vez mejor controlando los
movimientos más pequeños. Fueron los momentos en los que se estaba perdiendo solo un
poco que necesitaba trabajar. No estaba preocupado un poco. Bella no era nada obstinada
en algunas cosas, y superar esta nueva fuerza no la detendría.

Cuando se quedó callada, estiré la mano para tocar su cara. "Déjame abrazarte, Bella".

Ella asintió y se puso de pie, y tomé la silla, abriendo mis brazos para que se sentara
conmigo. Se sentó en mi regazo, acurrucándose. Ella pareció respirar profundamente
cuando se acercó para tomar mi mano entre las suyas. Dejé besos en el medio de su frente,
esperé su silencio. Las partes más nuevas de Bella tenían que procesar, y yo estaba
aprendiendo a ser paciente.

Mis ojos escanearon la habitación, viendo que estaba impecable, sin desorden, sin polvo, ni
siquiera una arruga en la cama. En la mesita de noche había una foto enmarcada de los dos,
una que había sacado de nuestra habitación; había estado desaparecido durante semanas,
pero nunca pude averiguar qué había sido eliminado de nuestra habitación en ese momento.
Finalmente, vi el libro que había estado leyendo y, con mi mano libre, lo levanté.

Sin tener que preguntar, Bella murmuró en mi cuello. "Ese fue casi el pasaje que te dejé en
lugar del poema".

Sonriendo, le di un beso en la frente y leí la página marcada en voz alta. "'La muerte no es
nada. No cuenta. Solo me he escabullido en la habitación contigua. Nada ha sucedido.
Todo sigue exactamente como estaba. Yo soy yo, y tú eres tú, y la vieja vida que vivimos
tan cariñosamente juntos permanece intacto, sin cambios. Lo que fuera que fuéramos el
uno con el otro, que estamos quietos. Llámame por el antiguo nombre familiar. Háblame
de la manera fácil que siempre has usado. No pongas ninguna diferencia en tu tono. aire
de solemnidad o pesar. Ríanse como siempre nos reímos de los pequeños chistes que
disfrutamos juntos. Juegue, sonría, piense en mí, ore por mí. Deje que mi nombre sea
siempre la palabra familiar que siempre fue. Deje que se hable sin un esfuerzo, sin el
fantasma de una sombra sobre él. La vida significa todo lo que alguna vez quiso decir. Es
lo mismo que siempre. Hay una continuidad absoluta e ininterrumpida. ¿Qué es esta
muerte sino un accidente insignificante? ¿Por qué debería estar fuera? de la mente porque
estoy fuera de la vista? Estoy esperando por ti, por un intervalo, en algún lugar muy cerca,
a la vuelta de la co rner. Todo está bien. Henry Scott Holland. Oxford. '"

Dejé el libro de nuevo, contemplando las palabras. "Me gusta más el poema. Pintó una
imagen más bonita".

Bella soltó una risa suave pero corta. "Esme dijo lo mismo".

"Hmm", tarareé de acuerdo. "Esme es muy inteligente. Me recuerda tanto a mi propia


madre".

Bella levantó la cabeza para mirarme a los ojos. "A ella le gustas, ya sabes. Ella ... Ella me
ayudó a velar por ti, y de vez en cuando iba a visitar a Carlisle en el hospital solo para ver
cómo estaba ... para mí ". Cuando sonreí, ella besó mis labios y siguió caminando. "Ella
dice que eres muy paciente con las personas y que eres muy amable. También dijo que
estabas calmada en tiempos frenéticos y en otras personas. Ella dijo que eres
completamente ajena a cómo te ven las mujeres. estar cerca cuando hablabas con Roxy
sobre mí ".

"¿Sí? ¿Y exactamente qué estaba diciendo, hmm?" Susurré contra sus labios. "¿Que los
calcetines no terminan descartados en las sábanas? ¿Ese pelo largo y moreno ya no estaba
obstruyendo el desagüe?"

Bella sonrió ante mis burlas, sacudiendo la cabeza. "No, que has sido un hombre muy
afortunado por muy poco tiempo".

"Lo estaba. Todavía lo soy, cariño. Aún más ahora".

Bella estaba muy melancólica. Alice y Jasper habían tenido razón acerca de que era un mal
día. Normalmente, cuando llegué a la casa de los Cullen, nos sentábamos y nos poníamos al
día, pero hoy, ella estaba callada e introspectiva.

Ahuecando su rostro, presioné mis labios en su frente y luego en su boca. "Háblame. Tus
ojos están oscuros y tristes hoy. ¿Por qué?"

Le temblaban los labios, lo que significaba que mi niña estaba a punto de llorar.

"¿Bella? Por favor ..."

"Nuestro aniversario es la próxima semana".


"Lo sé. Ya tengo algo para ti". Sonreí orgulloso ante eso, lo que provocó que luchara contra
su sonrisa.

"Es nuestro segundo".

"Yo también lo sé, Bella". Mi frente se arrugó, y esperé hasta que sus ojos se encontraron
con los míos otra vez. "¿Por qué te pone triste?"

"B-Porque no podemos ... No estoy ... Quiero ... Y tú ... ¡Nada es igual!" ella finalmente
espetó.

"Ven", suspiré, tirando de ella hacia mi pecho. "Cálmate, cariño, por favor". Pasé mi mano
sobre su cabeza y su suave cabello con una mano y unimos nuestros dedos con la otra.
"Entonces veamos ... ¿Qué hicimos el año pasado en nuestra primera?"

"Me llevaste a cenar".

"Mmhmm, no puedo hacer eso esta vez. ¿Qué más?"

"Alquilaste una habitación de hotel con vista a Puget Sound".

"Sí. Podríamos hacer eso, pero dudo que estés listo para tantos humanos. ¿Qué más?"

Su cabeza se levantó de mi cuello, y ella me miró con ironía. "Eduardo…"

Sonriendo, sacudí mi cabeza hacia ella. "Bella, detente". La besé frunciendo los labios para
que no dijera nada más. "Tienes razón, bebé. No va a ser lo mismo. No puede ser, pero
estoy de acuerdo con eso. Estoy tan jodidamente feliz de que tenemos la opción de
celebrar".

Bella se derritió un poco. "Yo también."

"Y ... Vamos a llegar a algo nuevo. La cena suena aburrida de todos modos. Todos preparan
la cena para su aniversario. Quiero algo único".

Una risita escapó de ella. "Yo también."

"Está bien, entonces ¿por qué todo esto?" Le pregunté suavemente, frotando la arruga entre
sus cejas.

"Extraño tocarte sin miedo".

"Yo también", le respondí.

"Ya he ..." Ella empujó la manga de mi camisa, revelando el moretón del tamaño perfecto
de su mano.
"Entonces tenemos trabajo que hacer, Bella. Te dije que el moretón no es nada, no más de
lo que me gustaría enfrentar a alguien en la sala de emergencias", le respondí antes de que
ella pudiera terminar. "Honestamente, no puedo pensar en un trabajo peor que dejar que
aprendas a tocarme de nuevo".

Su risa era hermosa y ruidosa, y cambió todo sobre su hermosa cara. "Sin embargo,
necesito aprender a controlar".

"Entonces ... podemos trabajar en eso. Como la terapia física".

"De verdad, Dr. Masen, ¿y cómo sugiere que hagamos eso?" preguntó sarcásticamente,
cruzando los brazos sobre el pecho.

"Al presionar dicho control", le dije firmemente, levantándome de la silla mientras la tenía
en mis brazos mientras la llevaba al baño. "Lo primero es lo primero, cariño. ¿Cómo está tu
sed?"

Los ojos de Bella se agrandaron, pero ella asintió, tocando su garganta. "De acuerdo. Hoy
cacé. Demasiado, pero eso fue porque vendrías a quedarte el fin de semana".

"Bien. Siguiente ... Dime cómo podrías lastimarme". La acomodé y encendí el agua caliente
en la ducha.

"Podría romperte, Edward," me regañó, frunciendo el ceño en mi dirección. "Mis dientes ...
son más agudos, el veneno-"

"Está bien, entonces. ¿Algo más?"

Ella pensó por un momento y luego negó con la cabeza.

"Bien. Ahora, señora Masen, va a desvestirse y meterse en esa ducha".

Sus ojos se abrieron de par en par, pero ella asintió, preguntando, "¿Esto es por mi piel
fría?"

"No, esto es porque huelo como el hospital". Antes de que ella pudiera darse la vuelta, le
tomé la barbilla. "Nada de lo que ha cambiado en ti, Bella, podría afectar lo que siento.
Recuerda eso".

Mirar a mi esposa desnudarse fue una experiencia reconfortante pero nueva. Sus cambios
físicos fueron de pies a cabeza. Donde solía ser suave en algunos lugares, ahora era firme y
tonificada. Había músculos donde antes no había, pero todo su cuerpo me resultaba
familiar. La piel, los senos, las caderas, los muslos, la parte trasera: todo había sido tocado
y / o besado a través de los años. Y había extrañado cada maldita pulgada de ella. No
conocía a ninguna otra mujer excepto a Bella, y yo era la primera y única, así que allí
también había consuelo.
En lugar de meterse en la ducha una vez que estuvo completamente desnuda, ella buscó por
mí.

"No, cariño. Sin tocar. Esta es una lección de moderación. Entra". Abrí la puerta de la
ducha y la empujé juguetonamente adentro.

Los ojos de Bella se oscurecieron para lanzar, lo que me hizo sonreír mientras me
desvestía. "He echado de menos mirarte," susurró, mirándome por todos lados mientras me
metía en la ducha con ella.

Sonriendo, dije: "Mira todo lo que quieras, simplemente no tocar, Isabella".

"Pero…"

"Sin peros." Le di la vuelta para que su espalda estuviera contra mi pecho, colocando sus
manos sobre la pared y la puerta de la ducha y luego alcanzando el jabón.

Toqué a mi esposa en todas partes, pisándola bajo el rocío. Mientras el agua enjuagaba la
espuma, dejé caer besos en su hombro y cuello. Mis manos viajaron por todas partes:
ahuecaron un pecho y jugaron con un pezón, la tomaron entre sus piernas, y tiraron de las
caderas hacia atrás para que ella pudiera sentir exactamente lo que me estaba haciendo.

Sus manos se estremecieron, y ella comenzó a alejarlas de la pared y la puerta, pero la


detuve. "No, cariño, esas manos se quedan allí". La tomé entre sus piernas otra vez, un
poco posesivamente, pero con el único propósito de hacer que mi esposa se derrumbara.
"Siéntate, cariño. Y deja esas manos allí".

Bella comenzó a asentir con la cabeza, pero su cabeza cayó de nuevo a mi hombro mientras
dejaba besos con la boca abierta en su cuello y la dulce y sensible mancha justo debajo de
su oreja. Me complació observar que algunas cosas no cambiaron. Su voz era entrecortada,
sus caderas giraban con el ritmo que yo estaba poniendo, y mi nombre rebotando en las
paredes de esa ducha nunca había sonado tan malditamente bien.

Oí un chasquido sordo y disminuí la velocidad. "Fácil, mi Bella", la tranquilicé. "Estás


rompiendo el azulejo".

"Mejor el azulejo que tu cráneo".

Sonriendo, le besé la piel otra vez. "Cierto, pero controladlo, cariño. Tú puedes hacer esto,
ya sabes".

Esperé hasta que ella relajó sus manos y finalmente le dio el orgasmo por el que había
estado corriendo y que tan desesperadamente necesitaba. Todo su cuerpo tembló, palpitó y
finalmente se combó un poco.
"No te muevas hasta que tengas el control, Bella", le advertí, pero la detuve sacudiendo la
cabeza cuando me buscó. "Esta vez no, cariño. Créeme, he echado de menos tus caricias,
pero vamos a ir más allá. Necesito que veas que puedes hacer esto. Podemos encontrarnos
nuevamente". Agarré sus hombros gentilmente, doblándome un poco la rodilla para quedar
cara a cara. "Me encantaría abrazarte, solo abrazarte , por el resto de nuestras vidas, Bella,
humana o inmortal. Nuestro aniversario será perfecto porque seremos nosotros, juntos. No
me importa si jugamos a los dardos de césped, por carajo, todavía será increíble porque
estamos juntos ".

La risa de Bella hizo eco en la ducha, pero negó con la cabeza. "No hay objetos
puntiagudos, Edward".

Riendo, besé sus labios. "Bastante justo. Descubriremos una actividad segura y divertida
para nosotros dos que no cause destrucción, sangre o lágrimas. Y estoy muy orgulloso de
que una pequeña grieta sea lo único que haya resultado en verte desmoronarse. Tenemos
esto, Bella ".

Ella asintió con la cabeza un poco, poniéndose en mi abrazo bajo la ducha.

"Gracias", suspiró las palabras contra mi pecho.

"Y deja de escuchar a Rosalie", le dije en un susurro. "Ignorala, mi Bella. Lo hago".

Su risa era suave, pero ella asintió contra mí. "Ella me molesta".

"No debería. Su opinión es nula aquí, creo".

"Yo también."

Presioné más besos en sus labios. "Bueno." Cerré los ojos, deseando que mi erección se
calmara, porque era hermosa, resbaladiza y se movía en mi contra. Estaba a punto de
decirle que se quedara quieta cuando se separó de mí de una manera que no era de Bella.

Su cabeza se inclinó un poco mientras escuchaba algo que estaba fuera de mi alcance
auditivo. "Alice y Jasper han vuelto".

"Pensé ..." comencé pero luego sacudí mi cabeza y rápidamente me eché a la ducha y
apagué el agua.

"Victoria irrumpió en nuestra casa", gruñó de repente, tirando de la puerta de la ducha y


causando otra grieta, esta vez en el vaso.

"Bella", la llamé, pero ya se estaba secando y vestida para cuando salí y agarré una toalla.

"Emmett la estaba siguiendo". Ella se volvió hacia mí, señalando con un dedo en mi
dirección. "¡Te estaba buscando! La mato ... Lo juro por Dios. Y si lastima a Steve ..."
"Ah, mierda. De acuerdo, déjame vestirme".

Para cuando me puse unos jeans y una sudadera, la paciencia de Bella se estaba
deshaciendo. Bajamos las escaleras para ver a Alice caminando, con Carlisle, Esme y
Jasper mirándola en silencio. Se detuvo cuando nos vio.

"¡Ella envió recién nacidos a tu casa!" ella dijo con los dientes apretados. "Ha terminado su
ejército, por lo que vendrá por nosotros".

"¿Steve?" Preguntó Bella en un susurro, pero se giró cuando la puerta de entrada se abrió
de golpe.

Negué con la cabeza hacia Emmett, que estaba cargando al portador del gato desde el
armario de nuestro pasillo. Un gato de jengibre muy hinchado y muy ruidoso estaba
haciendo saber que no estaba contento. Pero honestamente no estaba seguro de que hubiera
una mejor vista, especialmente por la cordura de mi Bella ... y la mía, también. Él era
nuestro y lo amamos.

"Steve", suspiró aliviada, tomando el portaaviones del gran inmortal, que estaba sonriendo.

"Lo encontré escondido en el árbol trasero. No estaba contento conmigo, pero al menos
sabía correr", explicó Emmett.

"Gracias", le dije, mirando a Rose cuando entró en la casa.

"Victoria ha terminado de esperar. La perseguí lo mejor que pude en el vecindario, pero ella
se escapó. Dijo que nos vería a todos pronto", dijo Rose con un labio acurrucado de odio.

Carlisle suspiró y se levantó de su silla en la sala de estar. "Está bien, llamaremos a Jacob,
háganlo saber para obtener lo más pronto posible. Tenemos que estar listos para ella".

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 10: Juntos somos invencibles

Seguir adelante
Haz tus sueños realidad
No abandones la lucha
Estarás bien
Porque no hay nadie como tú en el universo

No tengas miedo
Lo que tu mente concibe
Deberías hacer una parada
Defiende lo que crees
Y esta noche
Podemos decir verdad
Juntos somos invencibles

" Invencible" por Muse

EDUARDO

Un gruñido sordo y retumbante emanó de Steve mientras permanecía posado sobre mi


pecho. Tenía los ojos oscuros, las orejas hacia atrás, pero sus patas se agarraban a mi
sudadera ferozmente mientras nos sentábamos en la sala de estar de los Cullen.

"Fácil, amigo", le susurré. Cuando giró su mirada amarillo verdosa hacia mí, un ronroneo
comenzó suavemente. Le había asustado mucho, y como yo era el único en la sala en quien
podía confiar, estaba aferrado.

Eso último le molestó un poco a Bella, pero ella lo entendió. Nos miró preocupada a los dos
desde el otro lado de la habitación, pero sus ojos eran cálidos, más claros. Incluso su estado
de ánimo era un poco más controlado desde nuestra ducha en el piso de arriba, y una parte
de mí estaba orgullosa de poder ayudarla de alguna manera. Fue difícil ver a mi fuerte e
inteligente esposa adivinarse a sí misma sobre casi cualquier maldita cosa. Antes, tomaba
decisiones y nunca miraba hacia atrás, pero ahora no estaba segura de sus propios procesos
de pensamiento. Carlisle dijo que cazar la ayudó pero que la ayudé más. Esperaba que eso
fuera cierto, porque fuera de mi elemento como me sentía, tenía que hacer algo por mi
Bella. Y si tocarla, darle placer me ayudó, entonces no podía quejarme exactamente.

"Hmm, orgullo", notó Jasper con los ojos entrecerrados y una sonrisa. Cuando Steve gruñó
en su camino, agregando un silbido a él por si acaso, se rió entre dientes, levantando sus
manos en un gesto de rendición. "Está bien, está bien", cantó con una sonrisa. "Créeme,
Steve, apenas eres un bocadillo por aquí".

Sonriendo, pasé una mano por la cabeza de Steve mientras sacudía la mía. Cuanto más
estaba alrededor de los Cullen, más se relajaban, incluso Rose, aunque rara vez se dirigía a
mí. Alice me había dicho que era más fácil para ellos lo que yo sabía, que iba más allá de
Bella. Ella dijo que podría ser tedioso fingir ser humano, ralentizando cada movimiento.
Entonces, haciéndome saber, hacerme aceptar lo que eran fue bueno para ellos. Podrían ser
ellos mismos.

Estábamos esperando que Jacob llegara con algunos miembros de su manada. Fue Bella
quien lo llamó, diciéndole exactamente lo que había sucedido en nuestra casa mientras
nosotros no estábamos allí. Jake había soltado una serie de maldiciones y le había dicho que
estaría allí en unas horas.

El sol se había puesto, y mis ojos recorrieron la habitación, aterrizando inevitablemente en


Bella otra vez. Recordando nuestro tiempo en la ducha en el piso de arriba era
probablemente peligroso y estúpido, considerando que Jasper podía sentir cada emoción y
Alice podía ver cada decisión, pero no pude evitarlo. Había habido algo tan reconfortante
en poder volver a tocar a mi esposa, incluso sin ninguna reciprocidad por parte de ella.
Algunas cosas habían sido exactamente las mismas: su respiración, sus palabras, su
completa rendición ante mí, pero lo que había sido diferente era saber que ahora era
extraordinariamente poderosa, sentía ese poder bajo mis dedos, pero viendo que seguía
siendo la misma, amando Bella.

Sus ojos de color pardo oscuro se encontraron con los míos al otro lado de la habitación
mientras trabajaba en la cocina para cocinar no solo para mí sino también para Jake y la
manada cuando llegaron. Ella y Esme estaban trabajando impecablemente juntas allí, y
pude ver cómo todos usaban cada pequeña cosa que Bella hacía como una lección de vida
para recién nacidos. Mientras que la ducha era una prueba de controlar su fuerza conmigo,
cortar verduras y revolver una olla en la estufa era una forma de dejarla frenar, concentrarse
en las tareas que, en algún momento, ella podía hacer sin pensar.

Dije, te amo , a ella, riendo suavemente cuando sonrió, volví a mirar el mostrador y sacudí
la cabeza. Antes, mi Bella se habría ruborizado, con dulces mejillas rosadas, pero ahora sus
ojos se oscurecieron cuando levantó la vista.

Carlisle paseaba mientras hablaba por teléfono. Había decidido llamar a otros inmortales
que conocía, los de Denali. No estaba seguro de si necesitaba la ayuda, pero aparentemente
se los consideraba una especie de familia porque compartían la misma dieta que los Cullen.

"Eleazar, me temo que no tengo muchas opciones," declaró mientras caminaba a través de
la habitación. "La pelea viene conmigo, lo quiera o no. Victoria es inestable y una amenaza
para mi familia. Te expliqué las circunstancias que rodean a Bella, y soy consciente de que
somos esencialmente responsables de todo, así que Sin embargo, las actividades de Victoria
en Seattle están llamando la atención de Volturi, y necesito detener esto rápidamente.
Espero que ella haga un movimiento pronto ".

Volvió a salir de la habitación, manteniendo su conversación, y me preocupé por todos


ellos, por no mencionar a mí y al gato que ahora se calmaba sobre mi pecho. Alice se sentó
en la silla frente a mí, su cara solemne.

"Están debatiendo sobre venir a ayudarnos. Mientras más tenemos, más rápido y más
silenciosamente podemos callar a Victoria", afirmó, asintiendo con la cabeza una vez.
"Todavía no han tomado una decisión sólida, pero lo harán. Eleazar y Carlisle se conocen
desde hace mucho, mucho tiempo". Ella sonrió un poco. "Antes, cuando ambos estaban en
Volterra, los dos harían cualquier cosa para mantener a sus familias a salvo y lejos de los
Volturi". Sus ojos se vidriaron cuando hizo una pausa por un momento. "Vienen. Bien. Eso
nos dará los números que necesitamos". Antes de que pudiera preguntar cuántos, ella
sonrió. "Cinco más. Y con los lobos, tendremos mucho con lo que trabajar, sin mencionar
que Jasper tiene experiencia con ejércitos recién nacidos".

"Pensé que los lobos hicieron tus visiones dudosas", le dije, acariciando a Steve para
mantenerlo calmado.
"Lo hacen, pero he descubierto una forma de evitarlo. Busco los resultados de futuros
lejanos, comprobando para ver dónde están todos y si están a salvo. Sin embargo, cuando se
trata de una pelea, tenemos experiencia y fuerza, así que no necesito verificar tanto. Lo que
estoy viendo eres tú ".

Sonriendo, me encogí de hombros. "No creo que vaya a ser de mucha ayuda".

"No en la pelea, pero con ..." Sus ojos se desviaron hacia Bella, y ella sonrió cuando me reí
entre dientes. "No te dejaremos en paz, y no podemos prescindir de más de dos, por lo que
es muy probable que te quedes aquí. Sin embargo, es posible que Jake quiera llevarte a la
reserva. He visto esa conversación".

El resto de la familia, incluida Bella, entró en la sala para reunirse a nuestro alrededor.
Cuando Bella se sentó a mi lado, presionó un beso en mis labios. Steve le dio un pequeño
gruñido, pero luego se relajó cuando olió su mano, finalmente permitiéndole tocarlo.

"Eso está muy lejos", dije, mirando a Carlisle. "Y no se te permite cruzar la línea del
tratado. Pensé que la estabas atrayendo aquí". Hice un gesto hacia el bosque, porque Jacob
quería usar el bosque para esconderse.

"Estamos." Carlisle asintió. "Creo que es mejor que te quedes aquí. También creo que es
mejor que Bella se quede contigo, junto con otra persona".

"Me quedaré con ellos, cariño", se ofreció voluntariamente. "Entre Bella y yo, podemos
manejar cualquier cosa". Le disparó a mi niña un guiño y una sonrisa en mi dirección. "Si
alguno de ellos vagabundea aquí, estaremos bien".

"Creo que tenemos que hablar sobre los recién nacidos con la manada, Carlisle", afirmó
Jasper con gravedad, su cara como piedra en su seriedad. "Sin ofender a Bella", dijo,
dándole una sonrisa torcida, burlona, "pero ella no es una recién nacida normal. Lo que se
dirige hacia nuestro camino será violento e incontrolable. También creo, simplemente por
experiencia, que irrumpió en la casa de Edward para que los recién nacidos capten su olor.
Podríamos usar eso. Podríamos crear un rastro de su aroma para ponerlos donde los
necesitamos ".

Los ojos de Bella se ennegrecieron para lanzar cuando miró a Jasper, pero él se arrodilló
frente a ella. "Jasper, no ! Por favor, por favor no hagas esto. Por favor no lo uses como
cebo. Yo soy ..."

Él suspiró profundamente. "Él es un cebo si lo queremos o no, pero si controlamos la


situación, Bella, entonces podremos manipular a Victoria con una falsa sensación de
superioridad, entonces podremos establecer una buena trampa, superada en número".

Me volví hacia Bella, instándola gentilmente a mirar hacia mí con mis dedos debajo de su
barbilla. "Tiene razón, cariño. Soy a quien ella busca, y eso nos da, o ustedes, realmente,
una ventaja". Me encogí de hombros porque todo esto estaba fuera de mis manos, y estaba
completamente fuera de mi alcance; Tenía que ayudar de alguna manera, porque si no
peleábamos ahora, Victoria podría saltar sobre nosotros. "Podemos usar lo que sabemos.
Ella me quiere porque perdió a James. Por loco que parezca, podemos usarlo para llevarla a
donde debe estar".

Ella frunció el ceño pero asintió, señalando con el dedo en mi dirección. "No te alejas de mi
vista".

Eso causó algunas risas alrededor de la habitación, pero miré a Carlisle. "Mi olor ... ¿Qué
necesitarías de mí?"

Sonrió lentamente, casi malvado, pero inclinó la cabeza un poco. "¿Quieres donar sangre,
hijo?"

~ oOo ~

"¿Te sientes bien?" Preguntó Carlisle, rompiendo mi mirada de la ventana de su oficina en


casa donde la manada y el resto de los Cullen estaban sentados alrededor de la mesa en la
cubierta posterior.

Steve estaba ahora arriba, escondido en la habitación de Bella, lejos de los vampiros que
cazaban animales y de los lobos que cambiaban de forma. Había tenido suficientes
actividades sobrehumanas por el día. Afuera, el clima era frío y nevoso, y ninguno de ellos
necesitaba un abrigo, pero sabía que me iba a congelar el culo incluso con chaquetas,
sombreros y bufandas, todos los cuales estaban colocados sobre la silla al lado de la mía.
por el momento.

"¿Hmm?" Pregunté, mirando hacia abajo, hacia donde se había llenado el vial con mi
sangre. "Oh, sí, bien".

Llenó a dos de ellos antes de quitar la aguja y envolver mi brazo fuertemente con gasa y
cinta adhesiva. Captó mi incapacidad para dejar de mirar a mi esposa, y en lugar de irse, se
sentó en su escritorio, colocando los dos frascos de sangre frente a él.

"¿Quieres hablar de eso?"

"¿Acerca de?" Pregunté con una risa suave.

"¿Sobre lo que estamos haciendo? ¿Sobre por qué te ves preocupado?"

Sonriendo, sacudí mi cabeza y suspiré. "No sé, Carlisle. ¿No estarías preocupado si
estuvieras en mi posición?" Yo respondí retóricamente. "Quiero decir, soy consciente de
que ella es bastante capaz de protegerse a sí misma, incluso antes de todo esto, pero ... me
gustó el trabajo. Ahora, ella ..."
Carlisle sonrió cálidamente, mirando por la ventana a su familia, quienes estaban
discutiendo los detalles del plan con Jake, Embry, Sam y Leah. Este último fue un shock, y
el prometido de Jacob. Habíamos notado el desdén de Leah por los vampiros, pero su amor
por Bella parecía haber anulado ese odio. Ella y Jacob formaron una buena pareja, y ahora
sabía por qué: se habían impreso. Era algo similar al apareamiento vampírico.

"Te necesita, Edward. No dejes que lo que ella es ahora te engañe. Va más allá de lo que se
ha convertido. En todo caso, te necesita más ahora que nunca, porque los amigos requieren
su otra mitad para completarlos". Se levantó de su silla y caminó hacia la ventana para
mirar hacia afuera. "Estuve sola durante cien años antes que Esme, y no estaba segura de
encontrar a mi pareja, pero cuando lo hice ..." Sacudió la cabeza y sonrió con tristeza. "Ella
era muy joven, así que la dejé estar, pero esos pocos años sin ella fueron lo más difícil que
había conocido. La esperé, y eventualmente, la volví a ver. No puedo decir que las
circunstancias fueran ideales, pero no me arrepiento de haberla cambiado ".

Asintiendo con la cabeza, me levanté y me uní a él en la ventana, captando la sonrisa y la


risa de mi Bella mientras bromeaba con Jacob y charlaba con Leah. Mi mirada se posó en
Esme, el epítome de la calma, la comodidad y la facilidad. Una vez me había explicado su
larga y triste historia, así que entendí lo que Carlisle estaba diciendo. Había tratado de
seguir adelante sin él, pero cayó en una relación no tan agradable que resultó en la pérdida
de un bebé por nacer, algo que no podía manejar, por lo que había tratado de poner fin a su
vida. Fue entonces cuando Carlisle la convirtió en vampiro. Ambos hablaron de ello como
si fuera un acto necesario de misericordia y salvación.

Carlisle me enfrentó. "Hijo, Bella te necesita porque entiendes instintivamente exactamente


lo que el otro necesita en todo momento. Es probable que ustedes dos hayan sido así antes,
y ahora será más fuerte, más intuitivo". Él puso una mano sobre mi hombro suavemente.
"Ya no tiene nada que ver con la protección. No puede ser asaltada o lastimada o incluso
saltada. No necesita que abras los frascos en la cocina, y no tiene que tener cuidado al usar
un cuchillo. Ella, sin embargo, necesita que alguien esté allí cuando esta vida sea
demasiado intensa o insuficiente o perturbadora. Ella necesita esa conexión con usted en la
que anclarse: un puerto en la tormenta, por así decirlo. Y si ustedes dos eligen para
cambiarte, lo necesitarás de inmediato ".

Asentí con la cabeza que lo había escuchado, dejando que mi mirada volviera a la única
persona que había dejado en este planeta, la que pensé que había perdido.

"Me siento un poco débil aquí", admití en voz baja, arrugándome la nariz un poco cuando
me encogí de hombros y comencé a ponerme el abrigo y el sombrero. "Como si fuera inútil
y en el camino, pero yo ..."

"No lo eres, Edward. Te lo prometo". Me guió hacia la puerta después de embolsar las
ampollas de mi sangre para que pudiéramos unirnos al resto afuera. "Estás en esta posición
por mí, por Victoria, y honestamente, lo estás manejando mejor de lo que esperaba. Bella y
Jake tenían fe en ti, pero yo no. Estás hecho de cosas fuertes, hijo. No pienses nada
diferente ".
Salimos a la cubierta de atrás, y me reí cuando Bella se levantó y me envolvió en un abrir y
cerrar de ojos. "Cariño, estoy bien. Apenas sentí la aguja".

"Te escuché", susurró. "Te necesito, Edward. Tienes que saber eso".

Presioné besos en su frente, en la punta de su nariz y finalmente en sus labios. "Te necesito
a ti también, Bella. Así que supongo que debemos tener cuidado, ¿no? Creo que estaríamos
bastante desordenados si algo sucediera".

"Yo también."

"Bien", le dije, susurrando la palabra contra sus labios. "Ahora tenemos un plan real".

Su risa era hermosa, y la necesitaba más que el aire a mi alrededor. Sin embargo, el aire se
estaba volviendo extremadamente frío a medida que los copos blancos y esponjosos
comenzaron a caer a nuestro alrededor. Miré hacia arriba cuando Jasper comenzó a instruir
a los lobos sobre cómo manejar a los vampiros recién nacidos.

~ oOo ~

El fuego era cálido en la sala de estar mientras veía caer la nieve afuera a la mañana
siguiente. La casa estaba muy tranquila. Después de la reunión con Jake y los muchachos,
todos se separaron para hacer las tareas que necesitaban a fin de proteger el área, guiar
sutilmente a Victoria de esta manera y prepararse para una pelea.

Leah y Jacob patrullaban los terrenos en algún lugar allá en el frío, aunque sus gruesos
abrigos de piel evitaban que se congelaran, y otros dos lobos, Paul y Quil, se habían unido a
Sam y Embry en el bosque para olfatear rastros de vampiros, porque Victoria utilizar más
que la ciudad para desplazarse durante el día. Jasper, Bella y Alice estaban en mi casa,
haciendo que pareciera que lo estaba dejando, cosa que era, hasta que todo terminó, así que
estaban empacando para mí. Emmett y Carlisle, sin embargo, también estaban en la ciudad
en busca de senderos, y eso estaba a las órdenes de Alice. Ella había visto a dónde ir para
empujar a los recién nacidos hacia nosotros. El objetivo era guiarlos hacia el bosque detrás
de la casa donde, aproximadamente a quince millas, había un campo abierto. Carlisle y
Jasper querían llevarlos allí para luchar y poder sorprenderlos con los lobos. Los recién
nacidos no sabrían que el paquete existía, así que eso nos daría otra ventaja.

Me froté la sien y luego mis ojos. Me dolía la cabeza con un dolor de cabeza que tuve desde
que me desperté esa mañana. Lo atribuí al estrés y la preocupación y no dormir en casa en
mi propia cama.

Steve saltó a la habitación, aterrizando en la otomana frente a mí. Sonriendo, me incliné


hacia adelante, dándole un rasguño en la cabeza. Él ronroneó fuertemente, dándome una
patada en la cabeza antes de sentarse frente al calor de la chimenea y limpiar sus patas.

"Nunca entendí todo el concepto de mascota", escuché la voz de Rosalie detrás de mí.
Sonriendo mientras seguía viendo a Steve bañarse, asentí. "No, me imagino que no lo
harías". Eché un vistazo en su dirección mientras ella se sentaba con una revista en la
mano, y agregaba: "Teniendo en cuenta que comes de su clase ..."

Ella se rió un poco. "No vale la pena el esfuerzo. Un gran gato, tal vez, pero no esa cosa".

Sonriendo, negué con la cabeza. "Bueno, estoy seguro de que aprecia tu moderación".

Rose esbozó una pequeña sonrisa.

"Lo entiendo, sin embargo", le dije, mirando en su dirección, pero ella estaba hojeando la
revista. "Quiero decir, no tuve una mascota que creciera. Él es el primero, y fue Bella quien
lo trajo a casa. Dije que sí porque la hizo feliz".

Los ojos de Rose se suavizaron por una fracción de segundo, pero ella lo cubrió
rápidamente. "No, entiendo eso. Yo solo ... Ellos no viven mucho. Y ..." Hizo un gesto para
sí misma. "Eso no es exactamente ... No sé, parece que te preparaste para el corazón roto".

"Ah, sí, supongo". Suspiré, arrugándome la nariz mientras estudiaba a Steve. "Era de una
camada de seis. Dos de ellos tuvieron un hogar: Steve, y luego una niña en otro edificio de
apartamentos del nuestro en ese momento tomó uno. Los otros cuatro y la madre fueron
convertidos en la perrera". Hice una mueca, encontrando su mirada. "No puedo soportar
pensar en lo que sucedió después de eso, así que me concentro en él. Me evito la angustia,
pero para él ... somos su mundo. Por muy corto que sea su vida, lo recibimos y, por lo
tanto, firmó un contrato no escrito para cuidar de él ".

Ella soltó una risita ante eso, pero agitó una mano. "Y luego está todo el asunto de la caja
de arena".

Solté una carcajada. "Sí, bueno, no puedo imaginar que te inclines lo suficientemente bajo
como para recoger. Me imagino que lo pensarías por debajo de ti, Rose".

Sus ojos se oscurecieron a negro, y Steve hizo una pausa suficiente en su baño para mirar
en su dirección. Sin embargo, se detuvo un momento y asintió. "Lo es. Es repugnante".

Me reí entre dientes, asintiendo un poco. "A veces", estuve de acuerdo.

Rosalie me recordó a las chicas que conocía en la escuela, con su apariencia vana, pero
también me recordó un poco a los amigos de mi abuela. Vinieron de un tiempo donde la
imagen era todo: con quién te casaste, qué llevabas puesto, qué tipo de trabajo conseguiste.
También vi un toque de celos en Rose. Lo más probable es que no le hubiera creído a Bella
cuando me rogó y me suplicó, no la había creído cuando le había dicho que su marido
entendería todo lo que había sucedido. Cuando todo eso llegara a buen término, podría
imaginar que le molestaba algo feroz. Por lo que pude reunir, Rose no confiaba en un alma
fuera de esta familia, e incluso para que ella confiara en mí, simplemente tomaría tiempo.
Ambos estábamos tranquilos por el momento. Pasé una mano por la cabeza de Steve,
sonriendo cuando su ronroneo era fuerte pero relajante. Rose dejó su revista sobre el cojín
del sofá junto a ella.

"¿Realmente estás considerando cambiar a esto?" Ella lo preguntó con un leve tono burlón
a su voz, y la miré para ver que realmente luchaba con todo lo que era y había soportado
por el tiempo que había estado viva.

Asentí un poco, pero me senté en la silla. "Bella ha sido el centro de mi universo durante
seis años. Perdí a mis padres cuando era joven, apenas un adolescente. Perdí a mi abuela,
que me crió, no hace mucho tiempo. Lo único que quería era salir de Chicago para Seattle.
iba a ser un médico. Hasta Bella. Y en ese momento, todo encajó en su lugar. Lo quería
todo con ella ". Me encogí de hombros, sonriendo tristemente. "Perderla fue devastador, y
sin Steve a quien cuidar, no estoy seguro de no haber tratado de seguirla, Rose. Así que ...
planeo hacer lo que sea necesario para mantenerla, hacerla feliz, y cuídala ... por el resto de
nuestras vidas ". Me apoyé en esa última parte porque ella necesitaba entender que no
tomaría ninguno de los eventos que nos llevaron a ese momento a la ligera.

La expresión de Rose se calentó por completo, y ella jugueteó con la esquina de la revista a
su lado. Parecía que ella había entrado en la habitación para ponerme a prueba. Y
aparentemente fallecí, porque sonrió un poco y asintió.

"Buena respuesta, Edward". Se puso de pie, con una sonrisa irónica, así que supe que
estaba bromeando. "Pero honestamente no entiendo lo que ella ve en ti ..." Eso último fue
murmurado sarcásticamente y con una sonrisa irónica.

Eso me hizo reír. "Yo, tampoco", agregué con una sonrisa, y ella sonrió en mi camino
mientras subía las escaleras.

Esme entró desde la cocina con una taza, entregándomela. "Aquí, cariño, te preparé un
café", dijo, mirando las escaleras. "Esa fue una muy buena respuesta, Edward. Me gustaría
disculparme por ella, pero ella siempre ha resuelto las cosas a su manera. Sin embargo,
tiene buenas intenciones".

Riendo entre dientes, tomé la taza y bebí un sorbo, con la esperanza de que aliviara mi
dolor de cabeza.

"¿Estás bien?" ella preguntó, inclinando su cabeza hacia mí.

Arrugándome la nariz, simplemente dije: "Dolor de cabeza".

"Bueno, si necesitas algo, estoy seguro de que tú o Carlisle son bastante capaces de resolver
algo".

Le sonreí pero volteé la cabeza cuando la puerta se abrió para mostrar a Bella, Jasper y
Alice. Jasper llevaba una gran cantidad de bolsas y un par de cajas.
"¿En serio, cariño?" Bromeé con mi esposa, que estaba cruzando la habitación y se
acurrucaba en mi regazo antes de que pudiera registrar el movimiento. "¿Nos has mudado
de nuevo?"

La risa de Bella fue una dulce música, y fue amortiguada en mi cuello. "No, también tomé
algunas de mis cosas, bebé".

Jasper se apresuró a subir las cosas y se unió a nosotros rápidamente. "Créanme, ella quería
más mierda".

Presioné un beso risueño en la frente de Bella y dije: "Con suerte, todo terminará pronto, mi
Bella".

"Sí", suspiró, levantando la cabeza para colocar suavemente una mano en mi rostro. "Estás
un poco caliente, Edward".

"Estoy bien. Es por el fuego y un poco de dolor de cabeza. Tomaré algo en un minuto".

"Te traeré algo, cariño", se ofreció Bella y se levantó de mi regazo y subió las escaleras
rápidamente. Volvió a bajar, con la botella en la mano, antes de que pudiera dar el primer
paso. "Aqui tienes."

Tuve que molestarla. No pude resistirme. "Imagina qué tan rápido puedes guardar libros en
la biblioteca ahora".

Mi esposa soltó un bufido tonto. "Créeme, eso no es lo que imagino".

Sonriendo, negué con la cabeza, dándole una advertencia con una ceja levantada. "¿Quieres
compartir?"

"No".

La risa suave y divertida de Esme se encontró con nuestras orejas, y le lancé un guiño.

"Ustedes dos", suspiró, sacudiendo la cabeza.

Bella se rió, me besó en la frente y frunció el ceño. "No creo que sea de la chimenea, bebé".

"Estaré bien. Simplemente no estoy acostumbrado a dormir en otro lugar que no sea mi
casa, Bella. Eso es todo".

Ella frunció el ceño, me miró con astucia por un momento, pero se volvió cuando Alice
entró en la habitación.

"Los Denalis están aquí. Se encontraron con Carlisle y Emmett y los siguieron aquí".
Mientras decía eso, Rose descendió desde el piso de arriba para unirse a nosotros, y se abrió
la puerta de entrada. Carlisle entró, sosteniendo la puerta para cuatro mujeres, seguido de
un hombre y finalmente Emmett. Mis cejas se dispararon cuando los tomé a todos. Me
recordaron que conocí a Alice y Esme esa primera vez: intimidantemente hermosa, ojos
color miel y piel pálida. Dos eran rubias, una rubia de fresa, y la última mujer tenía el
cabello oscuro con una tez verde oliva que surgió a través de su cambio inmortal. El
hombre era similar a este último, y era alto con una expresión agradable en su rostro.

Carlisle se enfrentó a la habitación, una mano aterrizando en el hombro del hombre.


"Eleazar, déjame presentarte a los miembros más nuevos de mi familia. Esta es Bella
Masen y su esposo, Edward".

"¡Un escudo!" elogio, radiante a mi Bella. "No es de extrañar que puedas mantener el
control sobre tu cónyuge humano. Es un placer conocerte, Bella". Concentró su atención en
mí después de estrechar su mano y se detuvo por un momento, inclinando su cabeza un
poco. "Edward", dijo asintiendo, pero luego se volvió hacia Carlisle. "¿Se convertirá en uno
de nosotros?"

"Esa es su elección. Ya sabes lo que siento por eso, Eleazar", respondió Carlisle
suavemente.

"Bueno, si decides, tendrás un gran talento mental, Edward", me dijo. "Alice, ¿qué ves de
nuestro querido Edward?"

"Es como regalar el final de una película", reprendió mientras cruzaba los brazos sobre el
pecho, provocando gemidos y risas. "Para ser honesto, no puedo ver los detalles. Sé que va
a ser especial, simplemente no puedo decir lo que él puede hacer. Si tuviera que adivinar
..." Cerró los ojos, lo que significaba que estaba viendo una visión . "Algo como yo. O
lector de la mente. Quizás".

Bufé, pero me encogí de hombros cuando Bella miró hacia mí con las cejas levantadas.

"Bueno, solo tengo curiosidad", terminó Eleazar, haciendo un gesto a su familia. "Esta es
mi esposa, Carmen". Señaló al vampiro de pelo oscuro antes de presentar a los demás.
"Estas tres son Irina, Kate y Tanya".

Hubo apretones de manos alrededor, y Rose abrazó a los tres. Tanya me miró con una
sonrisa irónica y me estrechó la mano.

"Encantado de conocerte, Edward. Así que eres la razón de todo este drama", dijo en
broma, su voz suave, entrelazada con un ligero acento mientras miraba a través de sus
pestañas, con una pequeña sonrisa. Había un toque de depredador en su comportamiento,
algo que se suponía que era atractivo, pero simplemente me pareció tonto.

"No, me temo que la responsabilidad recae en mí", afirmó Carlisle. "Perseguir a esos
nómadas desencadenó una cadena de eventos que necesito terminar para corregir. Bella
inocentemente fue atrapada en la línea de fuego, y ahora el miembro restante de ese
aquelarre está buscando venganza. Desafortunadamente, Edward se convirtió en el
objetivo".

"Ella quiere un compañero para un compañero ", dijo Bella con dureza, pero ella deslizó su
mano en la mía.

La expresión de mi esposa era confusamente enojada, pero parecía estar mirando a Tanya.

Jasper se rió entre dientes y se acercó, y sentí una calma sobre mí, que pareció afectar toda
la habitación. "Nuestros amigos lobos deberían estar aquí en cualquier momento. Necesitan
conocerte, y luego veremos si Victoria muerde el anzuelo que hemos estado preparando
durante las últimas veinticuatro horas".

"Edward", Bella dijo en voz baja, "¿podrías llevar a Steve arriba? Permanecerá más
tranquilo allí".

"Si seguro." Me volví hacia la otomana, donde mi amigo de jengibre tenía los ojos negros y
estaba rígido con la cola enrollada alrededor de sus pies. "Ven, Steve".

Me permitió que lo recogiera, y le llevé al piso de arriba, donde tenía todo lo que
necesitaba: basura en el baño, comida junto a la puerta y la cama donde lo acosté para que
él pudiera dormir. La puerta del dormitorio se abrió y se cerró detrás de mí, y me volví para
ver a Bella con los ojos enrojecidos y enojada.

"Ella es ... Tanya es ..."

"Ninguna preocupación mía, cariño", le dije, sentándome en el borde de la cama e


intentando ignorar los latidos de mi dolor de cabeza. "C'mere, hermosa".

Bella caminó hacia mí para pararse entre mis piernas. "Eres tan inconsciente, Edward
Masen".

Sonriendo, me encogí de hombros. "No, señora, estoy completamente ocupado. Hay una
diferencia, ya sabes".

Allí estaba, el efecto calmante que ella necesitaba, el que Carlisle había mencionado en su
oficina la noche anterior. La oscuridad en sus ojos comenzó a disiparse, calentándose en la
sombra quemada que lentamente se estaba volviendo dulce como el resto de ellos.

Mi corazón se quebró al verla, porque a veces no podía creer lo afortunada que era de
tenerla. Humano, inmortal, no me importaba. Mientras la dulce y amorosa mujer frente a mí
continuara existiendo, estaba completamente feliz.

Bella escuchó el cambio, colocando su mano suavemente sobre mi pecho. "¿Qué fue eso?
Dímelo para que yo pueda aprenderlo".
"Te amo. Eso es lo que es, mi Bella".

"Yo también te amo", susurró, y su labio tembló mientras sus manos tomaban un lado de mi
cara suavemente. "Cuando esta mierda comience, Edward, necesito que hagas exactamente
lo que te decimos: correr, esconderte, congelarte, lo que sea. Pero por favor, prométeme
que lo escucharás. Yo ... no puedo pasar nada contigo. no puedo, nena. Solo ... por favor ".

Me estaba acostumbrando a estos repentinos estallidos de emoción de ella, pero lo entendí.


Todos ellos habían explicado o demostrado lo fuertes que eran, así que no tomaría mucho
para que ninguno de ellos rompiera mi cuello, no es que los Cullen lo hicieran, lo sabía
tanto. Confié en ellos porque sin ellos, no recuperaría a mi Bella. Habían demostrado una y
otra vez que eran leales y protectores, sacando lo mejor de una situación que era
exactamente la forma en que Carlisle lo describió para los Denalis: una desafortunada
cadena de eventos.

"Bella, mírame", le dije en voz baja, y cuando su mirada preocupada se encontró con la
mía, la traje para un suave beso. "Haré lo que sea necesario para poder avanzar juntos .
Cuando esto termine, quiero aprender y hacer planes y descubrir cómo podemos continuar
nuestras vidas juntos".

"Yo también."

"Quiero hablar sobre el futuro de nosotros".

"Yo también."

"Quiero muchas más duchas, Sra. Masen".

Su rostro se rompió en la sonrisa más hermosamente sexy. "Mmm ... Yo también".

"Estamos bien, entonces".

"Sí, lo somos", suspiró, inclinándose hacia mí.

Cuando pasó sus dedos por mi cabello, cerré mis ojos en cómo eso alivió el dolor de cabeza
un poco pero no completamente. De la nada, me atormentaron con cuatro estornudos duros,
haciendo que los dolores palpitaran más, y mis senos nasales dieron una punzada.

"Edward, ¿por qué no descansas? Duerme ese dolor de cabeza y te prepararé algo de sopa.
Quizás hayas cogido algo del hospital. ¿Hmm?"

"Joder, no puedo estar enfermo, Bella", gemí, sacudiendo la cabeza, pero miré a Steve, que
se había acurrucado en la cama junto a las almohadas. Asintiendo con la cabeza, finalmente
admití, "Está bien. Pero sírveme si algo cambia".

"Lo prometo."
Capítulo 11 - Lucha contra

Incluso si nuestros espíritus están rotos,


enfrentémoslo!
De una sola mente, peleemos en
con nuestros puños más ... con nuestros espíritus más ...
con hacer todo más nítido.
Aún más, peleemos en
incluso si nos ponemos tristes e incapaces de ponernos de pie

" Karate" por BABYMETAL


( traducido del japonés al inglés a través de AZ Lyrics)

EDUARDO

"Aquí, Edward", dijo Bella suavemente contra mi frente. "Carlisle dijo que es hora de que
tomes esto".

"M'kay", murmuré, sentándome y frotándome la cara. "¿Hay noticias?"

"Aún no."

Tomé ciegamente las píldoras y la botella de agua que me estaba dando. Habían pasado dos
días desde que la familia Denali había aparecido y tres días desde que los Cullen habían
tendido la trampa que debería haber llevado a Victoria y al ejército que ella había
construido allí. Mi casa en la ciudad estaba cerrada, por lo que parece que no había habido
nadie en una semana. Carlisle me había considerado demasiado enfermo para el trabajo, así
que me excusaron del hospital, lo que significaba que había quedado atrapada dentro de la
casa de los Cullen, específicamente en la cama de Bella, todo el tiempo.

Me tragué las pastillas, que eran potentes antibióticos y pastillas para aliviar los síntomas, y
pasé una mano por mi cabello. Mi Bella estaba mordiendo su labio inferior cuando una tos
se disparó a través de mí. Se veía aún más preocupada cuando le arrebaté un pañuelo de
papel de la caja y me sonó la nariz.

"Estoy bien, cariño", di un respingo, tragándome un poco más de agua. "En realidad, esto
es lo mejor que he sentido en un par de días". Me froté la cara otra vez. "Aunque podría
usar un afeitado, supongo".

Bella se rió suavemente, extendiendo una mano para tocar mi mejilla y luego mi frente.
"Nah, estás desaliñado malditamente bien, cariño".

Me reí, definitivamente sintiéndome mejor de lo que había estado. Cogí mi teléfono y vi


que era temprano en la mañana. Era difícil saberlo con el clima nevado y nublado del
exterior. Echando un vistazo a mi teléfono otra vez, sonrió.
"Bueno, feliz aniversario".

Bella rompió en una sonrisa desgarradora. "Igualmente." Ella señaló hacia la ventana.
"Mucho por hacer algo".

Me reí, lo que terminó en una tos. "No estoy exactamente seguro de que los dardos de
césped vayan a suceder hoy".

Bella sonrió. "No, señor. De hecho, no estoy seguro de que deba ir más allá de la sala de
teatro". Ella alcanzó mi cara de nuevo, y me incliné sobre ella mientras pasaba los dedos
por mi mandíbula, por mi frente, y de vuelta a través de mi cabecera de cama una vez más.
"No pensé ... no estaba seguro de que celebraríamos ..."

Ladeando mi cabeza hacia ella, me moví sobre la cama y abrí mis brazos. "C'mere ..." No
pude evitar reírme cuando ella se movió demasiado rápido y se agarró a mis brazos.
Instantáneamente, estaba rodeado de brazos y piernas y besos en la mejilla y el cuello.
"Oye, oye ... déjame ver tu cara".

Se detuvo, retrocediendo un poco, y coloqué un mechón de su cabello detrás de su oreja.


Sus ojos eran un poco más dorados hoy cuando me miró a través de sus largas pestañas.

Ahuecando ambos lados de su dulce rostro, llevé sus labios a los míos para un beso suave
pero breve. "Esto, aquí mismo ... Esta es una celebración por sí misma, sin importar qué
fecha es, Sra. Masen". Levanté su mano y besé sus anillos de boda. "De hecho, todos los
días desde que te devolví, lo celebro. Cada sonrisa que me das, una celebración. Cada risa,
cada beso, cada toque ... Los celebro a todos, mi bella Bella, así que hoy es solo un poco ...
más "

La barbilla de Bella tembló. "Te amo, Edward".

"Te quiero cariño."

"Estaba preocupado por ti. Tu fiebre subió un poco, pero Carlisle dijo que estabas bien. Me
quedé contigo, por las dudas".

Sonriendo, la besé de nuevo. "Estoy bien. Es solo la gripe. ¿Sabes cuántos niños he tratado
la semana pasada?" Le pregunté con un poco de risa. "Fue inevitable que cogiera algo".

"No me gusta. Algún día, Edward ..." Se interrumpió, mirando hacia abajo a sus manos
inquietas entre nosotros. "No puedo perderte otra vez, cariño".

Presioné mi frente con la de ella, acariciándole la nariz con la nariz, y cuando sus ojos se
encontraron con los míos otra vez, dije: "Entonces creo que tenemos nuestra decisión,
Bella". Me encogí de hombros cuando abrió los ojos. "Es una decisión fácil de hacer
cuando la rompes. Además, nunca quiero vivir sin ti. He hablado con Carlisle, y lo que
somos es raro, perfectamente compatible como humanos y compañeros inmortales". Tomé
una respiración profunda y lo dejé salir, tosiendo y sorbiendo un poco. "Creo, y solo ...
escúchame Bella. Creo que una vez que todo esto de Victoria haya terminado, haré arreglos
para 'alejarme'. Sé que Carlisle puede mover a su familia. Aún no lo ha decidido, pero lo
mencionó. Antes de que se vayan, nos sentaremos con él y discutiremos los detalles ".

"Sí, pero, Edward ... Tu trabajo, esta vida ... yo solo ..."

"Entiendo todo eso, pero el hecho es que nunca quiero sentir lo que siento cuando pensé
que te habías ido. Y ahora, lo que siento por ti es más fuerte, más profundo, y es una
elección que se siente bien "

"¿Estás seguro ?" ella preguntó, moviéndose más cerca. "Todo esto, esta vida ... Se siente
extraño, y es tan doloroso. Ya no se controla nada sobre ti mismo".

"¿Dolor?" Interrogué, riendo sin humor en absoluto. "El dolor fue el servicio
conmemorativo que soporté cuando ni siquiera pude encontrarte. Dolor estaba
desempacando una casa entera, toda nuestra vida en cajas, sin ti allí. El dolor es la idea de
estar sin ti. Por lo tanto, cualquier cosa por encima de eso es un pastel Anda, cariño. He
pensado en esto continuamente desde que descubrí exactamente lo que te sucedió en ese
camino en Forks, no fue una decisión que tomé a la ligera. Pero fue la decisión más fácil
que tomé en una mucho tiempo. Casi tan fácil como poner el anillo de mi madre en este
dedo. ¿De acuerdo? Presioné un beso en sus dedos.

Ella pareció ceder con alivio, besando mis labios, a pesar de mi estado de enfermedad.
"Está bien. Cuando las cosas se calmen, hablaremos con Carlisle".

Asentí, perdiéndome en su dulce rostro, pero todavía estaba demasiado débil para hacer
mucho más que abrazarla.

"Esme te preparó el desayuno, así que si te sientes con ganas, ella está abajo".

"De acuerdo, déjame tomar una ducha, y me dirigiré allí". Levanté una ceja hacia ella,
incapaz de evitar molestarla. "A menos que quieras unirte a mí".

Su risa fue tonta y dulce. "Sí, pero necesito verificar a Jake. Él ha estado patrullando el
bosque al norte, más cerca de Canadá".

"Muy bien," dije con una sonrisa y un último beso en sus labios mientras la colocaba de
nuevo en la cama. "Puedes alcanzarme cuando llegue allí".

Mi ducha fue larga, humeante cuando traté de despejar mi cabeza de la nebulosa de la


medicina y la enfermedad. Me afeité, también, pensando que al menos me haría sentir
humana de nuevo, en lugar del febril zombi que había sido en los últimos días. Ese
pensamiento me hizo resoplar un poco y negar con la cabeza, teniendo en cuenta la
conversación que acababa de tener con mi esposa sobre el fin de mi existencia humana.
Le estaba diciendo la verdad; era más fácil que elegir una universidad o incluso encontrar el
coraje para preguntarle a la hermosa niña en la biblioteca del campus. No había vida sin
Bella, y a pesar de ver su lucha con la inmortalidad, sabía que no habría remordimientos.
Mi esperanza era que cuando llegara el momento, Bella estaría allí para ayudarme, guiarme,
junto con el resto de los Cullen, que habían demostrado ser confiables y amables.

La única preocupación era Charlie. En todo esto, no había hablado mucho con él desde el
Día de Acción de Gracias hace unas semanas, pero no necesitaba una llamada diaria. Sabía
que mi horario en el hospital era riguroso normalmente, pero no lo había visto últimamente.
Sabía que debería. Y sabía que necesitaba plantar la semilla, que ahora existía la posibilidad
de que me fuera a ir.

Suspiré profundamente al pensar eso mientras salía de la ducha y me secaba. Me froté el


pelo, tratando de averiguar exactamente qué decir. Llegué a amar a mi suegro. Siempre lo
había respetado, incluso desde el primer momento en que Bella nos había presentado, pero
él había estado allí para mí cuando pensaba que lo había perdido todo. Y él se estaba
muriendo por dentro. Entonces supe que le debía algo.

Me vestí con gusto (jeans, camisa térmica y una sudadera con capucha) y me sentí bien al
estar despierta después de dormir casi dos días enteros. Le froté la cabeza a Steve antes de
salir de la habitación de Bella, sonriendo cuando se acurrucó en las arrugas de la cama para
dormir.

No estoy seguro de lo que me encontraría abajo en la cocina, me sorprendí al descubrir que


solo era Carlisle sentado en la mesa de la cocina con un periódico abierto frente a él.

Su sonrisa era cálida y acogedora mientras señalaba el mostrador. "Estoy bastante seguro
entre mi esposa y la tuya de que hicieron suficiente comida para un ejército. Consigue lo
que puedas, porque Jake y la manada nos limpiarán".

Sonriendo, asentí, agarrando un plato. Una vez que me senté frente a él, juntó los dedos.

"¿Como te sientes?"

"Mejor. No perfecto, pero mejor". Asentí, tomando un bocado de panqueques.

"Bien. Esa cepa de gripe que circula por estos días es bastante fuerte. Algunos dicen que es
un toque de tos ferina lanzada en buena medida". Él señaló con un dedo hacia mí. "Así que
asegúrate de no exagerar demasiado, incluso si te sientes mejor".

"Sí, señor", le respondí, y seguí examinando mi desayuno. Finalmente, volví a mirarlo.


"¿Carlisle?" Cuando levantó la vista, fruncí el ceño un poco. "No soy estúpido, así que sé
que escuchaste nuestra conversación arriba, así que ..."

Él sonrió contritadamente. "Mi voto para ti sigue en pie. Tú y Bella son mi responsabilidad,
teniendo en cuenta que hemos causado esta cadena de eventos, así que estoy aquí para
ustedes dos, sin importar qué opciones elijan. Y entiendo que hayan estado pensando en
esto para algún tiempo. No eres frívola, Edward. Conoces las consecuencias, has visto
cosas en esta casa, y tu paciencia interminable con Bella, a pesar de sus cambios de humor,
es un testimonio de lo sensato que eres. Si quieres esto vida, te ayudaré ".

"Gracias." Asenti. "Yo solo ... Hay una cosa que necesito considerar". Hice una pausa, y
cuando Carlisle me miró, suspiré, haciendo una mueca. "Charlie"

Carlisle asintió, doblando el periódico en silencio y dejándolo a un lado. "Sí, es una gran
preocupación para ti y Bella". Sacudió la cabeza un poco, mirando sus manos cruzadas
sobre la mesa. "Bella no tuvo más remedio que abandonar la vida de su padre, pero sé por
las conversaciones con Jake que tú y Charlie se apoyaron el uno al otro en un momento
extraordinariamente difícil".

Dejé mi tenedor, asintiendo un poco. "Honestamente, no sé lo que habría hecho sin él, pero
también sé que las cosas deben seguir siendo un secreto, que realmente no puede saber ...
nada . Sé que no podemos quedarnos, que eventualmente tiene que irse. Parece injusto
dejarlo en paz ".

Carlisle tarareó de acuerdo. "Jake ya le prometió a Bella que cuidaría de su padre, pero sé
que no es lo mismo. Esta decisión que estás tomando tiene algunas consecuencias, Edward.
Es un hecho. Desafortunadamente, Charlie será uno de esos sacrificios. Desde la
experiencia, puedo decirte que la mejor manera, o la manera más fácil, es mantenerte en
contacto mientras te alejas lentamente, como si la vida se hiciera cargo. En realidad, si te
alejaras, solo tendría sentido. que te alejas de tu pasado y pérdidas. Te mantienes en
contacto, pero finalmente te detienes ".

Suspiré profundamente, dando como resultado tos y eventualmente otro episodio revelador.
Dirigí mi mirada hacia la risa de Carlisle, negué con la cabeza.

"Descanse un poco más hoy. Hablaremos de esto un poco más tarde. Tengo que hablar con
todos en un momento. Todos se están reuniendo aquí".

Mientras decía eso, Bella entró con Jake y Leah en sus formas humanas. Sus rostros eran
sombríos. Jake y Leah prepararon sus platos, sentándose a la mesa con nosotros. Bella vino
a mi lado y se apoyó en mí.

"Victoria está jugando con nosotros", dijo finalmente Jake, sacudiendo la cabeza mientras
tomaba un enorme bocado de huevos revueltos.

Leah miró su huella con disgusto por sus hábitos alimenticios, pero luego se volvió hacia
Carlisle. "Está usando a los recién nacidos para enviarnos en persecuciones, y aunque
hemos sacado a algunos de ellos, todavía están por ahí".

"¿Te está llevando más y más lejos?" le preguntó a ella.


"A veces", respondió Jake en su lugar. "Honestamente, creo que nos está probando.
Sorprendimos a los primeros chupasangres que aparecieron, así que creo que está usando
sus recién nacidos para ver qué podemos hacer".

"Parece que hay uno, sin embargo ... Un niño pequeño", continuó Leah mientras Jake le
ponía comida en la cara. "Le gusta alejarse, esperar un poco, para que cuando comience la
persecución, él esté ... poof - ido".

"Es como si estuviera observándolos o pidiendo los tiros. No estoy seguro", dijo Jake,
levantando la vista cuando algunos más de la manada entraron por la puerta principal, junto
con Esme, Rose y Alice.

La última se dejó caer junto a mí, con expresión seria. "Todas las decisiones conducen aquí.
A ti".

"Eso no es nuevo", dije con voz áspera, con la voz todavía dudosa por la tos.

"No, no lo es. Tampoco es tu decisión", dijo, inclinando su cabeza, pero su sonrisa y sus
ojos delataron el hecho de que mi decisión de cambiar la hacía feliz.

Mi risa se convirtió en tos, pero asentí. Me gustaba Alice, a pesar de su talento casi
entrometido. Podría decir que realmente se preocupaba por Bella, que nos había animado
desde detrás de las escenas cuando los dos estábamos sufriendo el uno sin el otro. Ella pudo
haberse congelado a los diecinueve años, pero había un alma vieja dentro de ella que había
visto algunas cosas no tan agradables. Pero también había en ella una maravilla infantil y
un romanticismo sin esperanza que la convertía en una de las integrantes más fáciles de la
familia Cullen. Su marido era el otro, aunque Jasper había visto tiempos verdaderamente
oscuros en su larga vida. Era en sus ojos, con cicatrices en casi cada centímetro de su piel
dura, cicatrices que eran apenas visibles en cierta iluminación, pero estaban allí. Él me
había contado un poco cómo los había recibido.

Toda la cocina se convirtió en un estruendo de ruido, seres sobrenaturales que hablaban tan
rápido que no tuve oportunidad de mantener el ritmo. Capté palabras como planes, carnada,
pelea, recién nacido, y escuché mi nombre arrojado por allí en alguna parte, pero no pude
ver ni la cabeza ni la cara en gran parte. Culpé del frío, los medicamentos, o simplemente el
hecho de que hablaban demasiado rápido, y mi paciencia se agotó, lo que me hizo suspirar
profundamente. Tosí un poco y luego levanté mi plato de la mesa y lo llevé a la cocina,
donde Esme me recibió con una cálida sonrisa.

"Necesitas más descanso, Edward," declaró suavemente, quitándome el plato y poniéndolo


en el fregadero. "Incluso si simplemente 'te saltas' frente al televisor, como dicen mis
hijos".

Sonreí ante eso, porque técnicamente, ella era unos dos años más joven que yo y solo
cuatro años mayor en años humanos que aquellos a quienes consideraba sus "hijos" -sin
importar años inmortales- pero los adoraba a todos como lo haría una madre; era un papel
que ella tomó en serio. Y por alguna razón, me había tomado cariño y me había echado a
perder. Fue realmente una sensación que había perdido con la muerte de mi madre. La
abuela, por todos sus cuidados, no era mi madre, por lo que Esme había comenzado a
desempeñar lentamente un papel que en realidad no sabía que faltaba.

Por mucho que quisiera escuchar / participar con la conversación sobre Victoria y los recién
nacidos, no tenía la capacidad de concentrarme, y mucho menos de seguir cuando
realmente se pusieron en marcha cuando más miembros del grupo se unieron al Denalis.
Sabía que iban a dividirse en grupos, trabajar juntos con la manada para acorralar al ejército
en el lugar que ellos querían, pero en cuanto a mí, no había mucho que pudiera hacer, así
que subí las escaleras.

La sala del teatro estaba pintada de un gris oscuro. No había ventanas en la habitación, pero
había tres filas de sillas de teatro, el televisor de pantalla plana más grande que había visto
en mi vida, y altavoces casi tan altos como yo. A lo largo de la parte posterior de la sala
había un estante tras otro de DVD y Blu-Rays, y estaba bastante seguro de que algunos no
se habían lanzado al público todavía. Cada consola de juegos conocida por el hombre
estaba guardada en un estante propio, con todos los mejores juegos que había escuchado y
otros que no.

La puerta se abrió y se cerró detrás de mí, y sonreí, volteando para ver a Bella entrar a la
habitación.

"Acción, comedia, drama ... o clásico?" Ofrecí, mostrando cuatro casos.

Su sonrisa era suave y dulce. "Clásico. Sé que los amas".

Sonriendo, volví a poner el resto y comencé la película donde el torpe Jimmy Stewart se
enreda en el edificio de departamentos que lo rodea mientras sufre una fractura en la pierna,
mientras la deslumbrante Grace Kelly aguanta todas sus divagaciones pero lo ama. de todas
formas.

"Adecuado, Edward", Bella se burló de mí con una hermosa y profunda risa. " Rear
Window . ¿Te sientes como Jimmy Stewart en esta situación?"

Sonriendo, me senté en una silla, besando la parte superior de su cabeza cuando se acurrucó
a mi lado. "Un poco", susurré en su pelo. "Solo puedo observar, no participar. Y hay un
elemento de peligro, así que ... Claro".

Se giró para mirarme, ignorando los créditos de apertura. "Vamos a detenerla, cariño. Están
haciendo todo lo que pueden. Solo recuerda tu promesa ... Si te decimos que corras y te
escondas, vete. No pienses. Te encontraremos".

Asintiendo, la acurruqué junto a mí, saboreando los efectos de la medicina pateando y el


estómago lleno que tenía. No pasó mucho tiempo hasta que las travesuras de los habitantes
de los apartamentos en la gran pantalla no pudieron mantener mi atención, y mis ojos se
cerraron mientras mantenía a Bella cerca.

~ o ~ EID ~ o ~

Un estruendoso estallido me despertó lo que pareció minutos después. Al principio, pensé


que era parte de la película, pero pude ver que había pasado mucho tiempo, con solo
reproducir la pantalla de inicio en repetición. El segundo pensamiento que tuve fue que
Bella no estaba en la habitación.

Frotándome la cara, me senté, con una tos en mi cuerpo, lo que usualmente hacía correr a
alguien - Carlisle, Esme, Bella - pero no escuché nada.

Algo se sintió ... mal .

Tan nebuloso como estaba mi mente con la enfermedad y con solo haber despertado,
calculé todas mis opciones y luego resoplé cuando me di cuenta de que estaba un poco sin
suerte. El latido de mi corazón solo era un faro para cualquier vampiro que existiera, bueno
o malo. Mi aroma era cálido humano en comparación con la nieve que caía afuera, y mi
velocidad no era muy cercana a lo que podían hacer. Todo eso significaba que mis opciones
eran escasas.

Caminando silenciosamente desde los asientos del teatro, miré alrededor. La falta de
ventanas era una desventaja, pero la insonorización embotaba el ruido que estaba a punto
de hacer. Sabía que si podía salir del teatro y cruzar el pasillo, estaría en el estudio de
Carlisle, que tenía muchas ventanas y puertas francesas que daban a una terraza. En el
mejor de los casos, era un plan defectuoso, pero era todo lo que tenía. Mientras giraba lenta
y cuidadosamente el pomo de la puerta, hice una mueca ante el sonido de aplastamiento y
risa, gruñidos y susurros. Lo primero que pensé fue que no era Victoria, sino sus recién
nacidos.

Abrí la puerta lo más silenciosamente que pude, jadeando cuando Steve estaba del otro
lado. Tenía los ojos negros y estaba nervioso, y su cola estaba hinchada como una botella
hinchada, pero apenas hizo un sonido en mi dirección antes de girar hacia la otra puerta del
estudio de Carlisle. Tocó la puerta cerrada y luego se precipitó dentro de la habitación
cuando abrí la puerta lo suficiente como para que pudiéramos pasar tan silenciosamente
como pudiéramos. Lo cerré con tanto cuidado, pensando que ninguna de estas puertas de
madera iba a detener a estos vampiros, sin importar que pudieran oír todo lo que estábamos
haciendo. Sin embargo, todo lo que podía pensar era que afuera era mejor que estar
atrapado en la cabaña de los Cullen con ellos.

Al otro lado de la habitación estaba el escritorio de Carlisle, y detrás de él estaban las


puertas francesas que daban a la terraza de madera. La nieve estaba apilada tan alta como la
barandilla de la cubierta, y continuaba cayendo pesadamente con ráfagas de viento
ocasionalmente haciendo chocar contra los cristales de las ventanas.
El escritorio estaba cubierto de notas, mapas y un puñado de encendedores, y no solo de
plástico barato, sino de metal que podía soportar el clima, el agua y el viento. Esto último
me hizo sentir curiosidad, hasta que me di cuenta de que la única forma en que un vampiro
podía deshacerse de otro vampiro era separarlos y quemar los pedazos. Tomé uno, junto
con un mapa doblado, y giré hacia la puerta cuando la destrucción de la casa Cullen aún
continuaba fuera de la habitación. Negué con la cabeza, deseando haber pensado en agarrar
mi teléfono, pero todavía estaba arriba en la mesita de noche en la habitación de Bella. No
había tiempo para conseguirlo, y no había tiempo para pensar. El sonido estrepitoso de la
sala de cine estaba demasiado cerca, y necesitaba moverme.

Me puse la capucha en mi sudadera y metí el encendedor y el mapa en el bolsillo delantero,


me arrastré hasta las puertas de la cubierta. Miré por encima de mi hombro, empujándolos
para abrirlos e instándolo a salir a la tormenta. Tenía que sacarlo para mantenerlo a salvo.
Ya habían intentado lastimarlo en mi casa, y no habíamos estado en casa, así que no podía
imaginar lo que le harían para llegar a mí. Otra explosión de ruido me hizo recoger al gato
y escapar por la puerta.

"Mierda", jadeé a la temperatura gélida que cortó todo lo que llevaba puesto. Sin chaqueta,
sin botas, solo una camisa de manga larga, sudadera con capucha, jeans y zapatillas de
deporte.

Apenas podía ver a través de las ráfagas, pero sabía que el cobertizo del jardín de Esme
estaba justo al frente, y ahí fue donde corrí tan rápido como pude, a pesar de la nieve. Una
vez dentro, puse a Steve en la mesa de trabajo más cercana, recostándome contra la puerta.
Era una trampa, pero si podía dejar a Steve allí fuera de los recién nacidos y fuera de los
elementos, entonces era una victoria.

Sin embargo, era estúpido pensar que un cobertizo, incluso un cobertizo tan lujoso como el
de Esme, mantendría alejados a los recién nacidos. Los escuché venir y miré a mi alrededor
para encontrar algo, cualquier cosa que me ayudara a apoyar la puerta o defenderme, lo
cual era una noción ridícula. Eran impermeables, y podían romper cualquier cosa. Lo
primero que me llamó la atención no fue el rastrillo sino la lata de repelente de insectos.
Mientras jugueteaba con el encendedor en el bolsillo de mi sudadera con capucha, tomé una
decisión y me apegué a ella.

"Steve, quédate atrás", murmuré, sacudiendo el pedernal hasta que la llama era la única luz
en el cobertizo.

Los recién nacidos se movieron en silencio, pero hicieron suficiente ruido al otro lado de la
puerta para darme la oportunidad de prepararme. En el momento en que las puertas del
cobertizo fueron arrancadas de sus bisagras, rocié la lata a través de la llama, causando un
efecto de lanzallamas. Dos vampiros muy jóvenes, de ojos rojos, un hombre y una mujer,
chillaron en estado de shock y sorpresa, porque pudieron haber sido inmunes a cualquier
arma que pudiera haber tenido y mi fuego no los hubiera acabado, pero sus ropas fueron
instantáneamente en llamas, lo que hizo arder su carne. El olor de la quema inmortal de la
piel era picante, casi el aroma del incienso, ahumado, asfixiante, terrible. Agitaron,
arrojando los restos de la puerta en varias direcciones, y un pedazo de madera se agarró a
un lado de mi cabeza. Negué con la cabeza para despejarlo y luego disparé otra lluvia de
fuego en su dirección.

Su dolor fue suficiente pausa para que Steve y yo saliéramos del cobertizo. Sin saber
exactamente qué camino girar en la nieve que cae, seguí al gato de jengibre en el bosque.
Las cuatro piernas de Steve contra mis dos, a pesar de nuestra diferencia de tamaño,
significaban que él se adelantó hasta que solo pude ver sus huellas en la nieve. El beneficio
del bosque, sin embargo, era que el viento no era tan duro. No sé qué tan lejos en el bosque
fuimos, pero cuando finalmente alcancé a mi gato, él estaba arqueado, hinchado y siseando.

Como si mi frío no fuera suficiente para causar los golpes en mi cabeza, el golpe de la
puerta lo empeoraba, y apenas podía ver hacia dónde estaba mirando. Todo lo que pude
decir fue que estaba enojado. Giraba la cabeza cuando algo o alguien se movía entre los
árboles, usando la nieve como cubierta. Se movieron muy rápido, y justo cuando esperaba
pelo rojo, fruncí el ceño con confusión cuando un muchacho alto y joven con cabello
castaño claro salió de la nada.

Sus ojos rojos lo delataron. Su burla feroz y sus manos se convirtieron en puños. Podía
escuchar ruidos, voces, gruñidos en el bosque, pero no podía decir si eran amigos o más
recién nacidos, y mucho menos desde qué dirección venían. Y una sensación de hormigueo
se arrastró por mi piel cuando me di cuenta de que alguien estaba justo detrás de mí.

"Oh, ella está muy, muy lejos", la extraña voz me arrullaba en el oído, y cerré los ojos
cuando caí en la cuenta de que Victoria había trabajado mucho para hacer que esto
funcionara a su favor. "Me he asegurado de que no estuviera cerca cuando vine. Ninguno
de ellos lo está. Ni siquiera esos chuchos".

Girándome para mirarla, capté más movimiento detrás de ella, y lo que vi me hizo sonreír.

"¿Estás a punto de morir y sonríes?" Preguntó ella, extendiendo la mano para pasar un dedo
por mi cara, lo que hizo que mi piel se arrastrara.

Estaba acostumbrado al toque inmortal - el toque de Bella, e incluso el de Esme ... - pero el
toque de Victoria fue como si la tocara un cadáver.

Hubo otro cambio detrás de ella, y sonreí de nuevo en su camino mientras negaba con la
cabeza y la miraba a los ojos. "No vivirás esto. Ya sea que me mates o no, Victoria, esto es
todo para ti. Si los Cullen no te matan, los lobos lo harán. Y no estoy seguro de que mi
esposa no la lleve. pasar tiempo contigo debería pasarme algo ".

Me encogí de hombros, pero mi mirada se movió detrás de ella otra vez, encerrando con los
ojos ámbar de la forma de lobo de Jacob. Yo lo conocía; Sabía que estaba mentalmente al
mando de su manada, que si se mudaba demasiado pronto solo, las cosas podrían ponerse
feas. Por el momento, él fue superado en número con Victoria y su joven amigo. Él negó
con la cabeza uno, tiempo lento.
Preparándome, miré hacia Victoria. "Entonces ... aparentemente, no soy el único a punto de
morir. ¿Qué hacemos ahora?"

Con una sonrisa maníaca, ella se echó hacia atrás y luego me empujó tan fuerte como pudo.
La sensación de volar fue sorprendente y terminó en un instante. Fue la parada repentina
que hizo que la nieve, mi entorno y mi conciencia se desvanecieran.

Capítulo 12 - Fundido a negro

Voy a extrañar el invierno


Un mundo de cosas frágiles
Búscame en el bosque blanco
Esconderse en un árbol hueco (ven a buscarme)
Sé que me escuchas
Puedo saborearlo en tus lágrimas

(Diga buenas noches) Aguantando mi último aliento


(No tengas miedo) Seguro dentro de mí
(Llamándome, llamándome) ¿Son todos mis pensamientos sobre ti?
Dulce luz arrobada, termina aquí esta noche

Cerrando tus ojos para desaparecer,


Rezas para que tus sueños te dejen aquí;
Pero aún te despiertas y sabes la verdad,
Nadie está allí ...

Di buenas noches,
No tengas miedo,
Llamándome, llamándome mientras te desvaneces en negro.

" Holding My Last Breath" de Evanescence

BELLA

Jimmy Stewart divagó acerca de los habitantes del apartamento a su deslumbrante novia,
Grace Kelly. La sala del teatro resplandecía con los colores brillantes de la vieja película
cuando la tormenta de nieve afuera empujó contra la casa de los Cullen.

Girándome hacia mi lado, tomé la forma más interesante de ver la habitación. Una sonrisa
curvó mis labios mientras mi apuesto marido sucumbía lentamente al frío con el que estaba
lidiando al mismo tiempo que la medicina comenzaba a funcionar. Largas y oscuras
pestañas descansaban sobre mejillas pálidas y febriles, y la respiración profunda hacía que
su pecho subiera y bajara lentamente, pero podía oír sus pulmones, la congestión. Era mejor
que hace veinticuatro horas, pero no había superado por completo la gripe.
Edward era, y siempre sería, lo más sorprendente e importante de la sala. Era, sin duda, la
persona más hermosa que jamás había conocido: corazón, cuerpo, alma. Negué con la
cabeza cuando extendí la mano, evaluando y luego controlando mi nueva fuerza, para
cepillar su cabello ligeramente de su frente.

Seis años de recuerdos, amor y sonrisas pasaron por mi mente mientras aprovechaba la
oportunidad para simplemente mirarlo fijamente. Sabía que en el momento en que puse los
ojos sobre el chico hermoso y tímido de la biblioteca de la Universidad de Washington, él
lo fue para mí. Ya lo había hecho. Los ojos verdes, la fuerte mandíbula y su sonrisa dulce y
juvenil eran solo la punta del iceberg. Edward era amable y generoso, amoroso y protector.
En el momento en que nos conocimos, instantáneamente fuimos amigos. El primer beso en
nuestra primera cita real, sin embargo, y yo era completamente suyo.

Sonriendo para mí, me incliné y le di un ligero beso en la sien. "Te amo", susurré contra su
piel cálida, casi demasiado cálida.

"Mm", tarareó en su estado de somnolencia, haciéndome reír un poco.

Esta no era la primera vez que lo veía dormir desde mi cambio. Tampoco fue la primera vez
que extendí la mano para tocarlo ya que no se daba cuenta de mi presencia. Había perdido
la cuenta de cuántas pesadillas había tratado de calmar mientras Edward gritaba mientras
dormía. La tristeza se rasgaría en su corazón roto mientras luchaba contra la pena y el
dolor. Verlo intentar aceptar mi "muerte" fue una tortura. Verlo dormir ahora era
reconfortante.

No estaba seguro de que hubiera una fuerza en el planeta que pudiera mantenerme alejado
de él. Apoyando mi cabeza en su pecho mientras dormía felizmente a través de la película
que había elegido, escuché su corazón latiendo constantemente, ignorando el traqueteo de
sus pulmones. Cerré los ojos, pensé en nuestra primera cita, nos mudamos juntos, trajimos
a casa al pequeño gatito de jengibre, insistí en llamar a Steve, nuestra boda pequeña pero
hermosa, y finalmente compramos nuestra primera casa. Todos los pasos que nos trajeron
aquí fueron tan importantes: clases de UW, fechas de estudio, llamadas telefónicas
nocturnas, la aceptación de Edward en la escuela de medicina.

Mi ceño se frunció un poco. Nada de eso fue perfecto, pero todo nos hizo mejorar.

La primera vez que Edward me dijo que había perdido a sus padres cuando era niño y luego
conocer a su asombrosa abuela fueron pasos importantes cuando estábamos saliendo. La
presentación de Edward a mi padre y Jacob fue otra. Estos fueron todos los pasos normales
a lo largo de nuestra relación que significaron todo.

Mudarse juntos fue otro momento que pareció mover nuestra relación más rápido que la
mayoría, pero Edward sabía que la escuela de medicina sería un tiempo difícil y ocupado,
por lo que nos quería juntos. Siempre. Quería saber que a pesar de que su nariz estaba
enterrada en libros y su tiempo estaba ocupado por las clases y los laboratorios, todavía
podía volver a mí, que podía tenderme la mano en cualquier momento, y que él podía
consentirme, incluso cuando él no estaba en casa.
El cálido brazo de Edward me acercó más en su sueño, y cerré los ojos e inhalé
profundamente el aroma de él. Era todo calidez, amor y protección, excepto que lo último
había cambiado.

Me senté cuidadosamente para mirarlo. Él siempre había sido el epítome de la fuerza para
mí. Continuó con la muerte de sus padres, y se hizo cargo de su abuela cuando la mayoría
de los chicos de su edad salieron de fiesta, bebieron y salieron con chicas. Era brillante y
talentoso, este último como médico y músico. Y a pesar de que rara vez hablaba de eso,
sabía que perder a su abuela el año anterior había sido realmente duro para él. Había
perdido el último lazo que le quedaba a la familia, lo que me convirtió en el único propósito
y el centro de su dulce y sorprendente corazón. Mi Edward también había trabajado tan
duro para llegar a la escuela de medicina antes de su clase que era uno de los residentes más
jóvenes en el Centro Médico Harbor.

Y si todo eso no lo convertía en el hombre más fuerte que conocía, entonces este nuevo
desarrollo que nos rodeaba prácticamente lo hizo invencible a mis ojos.

Tomando su mano cálida, suavemente jugué con sus largos dedos. Éramos tan diferentes
ahora, noté silenciosamente mientras colocaba mi mano palma a palma con la suya. De
hecho, en ese mismo momento, pude escuchar su respiración, oler el desayuno que había
comido y sentir la sangre correr por sus venas mientras pasaba un dedo por el interior de su
muñeca. En comparación con lo que ahora me convertiría, era tan frágil como el pétalo de
una flor.

En lo que me convertiría ahora ...

Sacudiendo mi cabeza ante ese pensamiento, llevé su mano a mis labios y presioné besos en
sus nudillos mientras arrugué mi nariz ante la palabra vampiro .

El recuerdo de la noche en que mi neumático se había apagado en Forks justo después de


salir de la casa de mi padre fue nítido, casi demasiado claro. Me aparté a un lado de la
carretera, llamé a Edward para avisarle y luego llamé a mi papá para que me ayudara. No
estaba segura de haber metido por completo mi teléfono en el bolsillo trasero de mis jeans
antes de que el choque en los árboles detrás de mí casi me asustara sin sentido. Me habían
recogido y dolido antes de poder registrar al hombre alto y rubio que me sujetaba por el
cuello. El dolor penetrante de mi clavícula agrietándose con su fuerza había abrumado la
sensación de estar en contra de mi voluntad, y apenas había visto las grandes formas que se
habían reunido a nuestro alrededor: los amigos de James, la manada de enormes lobos y los
Cullen.

Cuando James se mordió la muñeca, la clavícula ni siquiera estaba en el mismo rango de


dolor. Era como si me hubiesen echado ácido, empezando por mi brazo y serpenteando por
todo mi cuerpo, incluso cuando me tiró al suelo. Pura agonía Y a través de ese dolor
insoportable, todo lo que quería era la cara dulce frente a mí.

Le supliqué a Edward cuando me tiraron al suelo de esa carretera. Le supliqué a Edward


cuando la cara de Carlisle apareció en mi visión nebulosa. Le supliqué a Edward durante
los tres días ardientes de mi cambio a la inmortalidad. Cuando me desperté, dejé de
mendigar y empecé a demandar a Edward. La idea me hizo sonreír ahora, pero no quería
saber nada de nadie que intentara ayudarme. En ese momento, ninguno de ellos podía
brindarme consuelo, especialmente porque no conocía a los Cullen.

Ni siquiera Jacob, mi mejor amigo desde que éramos niños, podía arreglar las cosas. Nada
estuvo bien. Sin embargo, la realidad es que nunca hubiera superado las primeras semanas
sin Jake. Su promesa de ayudar a Edward, y luego cuidar de él y mi padre, era una de las
cosas que significaba todo para mí. Su constante empuje de los Cullen para mantenerme
cerca fue otro.

Mirando a mi Edward en ese momento, sabiendo que todavía estaba allí, que todavía me
amaba con la misma fiereza, tal vez incluso mayor, que siempre había tenido era la luz al
final de un túnel que me había obligado a viajar. . Era todo lo que podía hacer para no
despertarlo solo para poder decirle que lo amaba y oír que me respondía como siempre, con
una dulce sonrisa, una inclinación hacia su cabeza y una calidez en esos hermosos ojos
verdes. . Quería besarlo como loco cuando me dijo esa misma mañana que quería esta vida,
quería una eternidad conmigo. Había tomado la decisión sin siquiera pestañear.

Y de repente, mi mundo no era un lugar tan destruido. No estaba sobrecargado ni abrumado


con esta cosa en la que me había convertido, sino que una vida de amor y paz se extendía
frente a mí, vidas de sonrisas, secretos y besos.

Sonriendo, me mordí el labio inferior para mantener mi impulso de despertarlo bajo


control. Por mucho que no le hubiera importado, quería que descansara. Yo lo quería mejor.
Este frío lo golpeó rápidamente, pero Carlisle dijo que estaba dando vueltas, que Edward
tuvo que dormir.

Suspiré profundamente, comenzando a recostar mi cabeza sobre su pecho, cuando mi


audición avanzada comenzó a percibir cosas fuera de la sala de teatro. Levantándome,
presioné un beso largo y ligero en la frente febril de Edward, susurrando que lo amaba, y
luego salí al pasillo.

"Oh, Bella ... tenemos un problema", murmuró Jasper, entrando en el estudio de Carlisle
para agarrar un encendedor y mirar por la ventana.

"¿Victoria?"

"No, Charlie".

Mi boca se abrió. "Estás bromeando".

"Ojalá lo fuera, pero tu padre está aquí", dijo con un suspiro de frustración. "Debes
mantenerte quieto, mantente escondido. Carlisle y Esme van a tratar de deshacerse de él,
pero él está sacando una determinación seria. Desearía saber por qué, pero ..." Se encogió
de hombros, pero su mirada se dirigió hacia el ventana cuando el extraño sonido del aullido
de un lobo apenas se rompió a través de la fuerte nevada que caía afuera.

" Eso es Victoria ..." Mi corazón inmóvil se hundió mientras mis ojos me traicionaban.
Eché un vistazo desde la ventana a la puerta cerrada de la sala de teatro.

"¡Mierda!" Jasper siseó, asintiendo mientras me decía que me callara antes de que saliera a
la intemperie, cerrando las puertas francesas detrás de él. Pude escucharlo llamar a Rose y
Alice para que se le unieran. Emmett ya estaba afuera.

El movimiento por las ventanas me llamó la atención, y vi mucho más que los Cullen y los
lobos moviéndose por ahí. Desenfocamientos de vampiros corriendo que estaban rodeando
la casa comenzaron a acercarse cada vez más.

No estaba seguro de qué hacer. No podía dejar a Edward, pero no podía hacer que se
mudaran mientras mi padre estaba aquí tampoco. Subí corriendo las escaleras hasta mi
habitación y fui directo a la ventana, asustando al pobre Steve para que se escondiera
debajo de la cama, pero no pude evitarlo. Miré hacia la puerta principal. Mi papá se paró
enojado y, como Jasper había dicho, determinado.

"¡No he tenido noticias de mi yerno en dos semanas, Dr. Cullen!" él prácticamente gruñó,
levantando dos dedos. "Conduzco hasta su casa, y está cerrada con más fuerza que un
tambor. ¡Dime dónde está!"

"Jefe Swan, por favor, cálmate", Carlisle trató de calmarlo, pero sus ojos lo traicionaron,
mirando brevemente la actividad que se desarrollaba en el bosque. Afortunadamente, la
tormenta lo estaba escondiendo de los oídos humanos de Charlie. "Hay una gripe bastante
desagradable haciendo su ronda, y Edward la atrapó. Está arriba mientras hablamos, pero él
está durmiendo. Te prometo que haré que te llame cuando se sienta bien".

"¿Por qué está aquí ?" mi padre preguntó sospechosamente, señalando al suelo.

Carlisle sonrió, y fue un poco triste para mis ojos. "Bueno, me gustaría pensar que Edward
y yo nos hemos hecho buenos amigos, y mi esposa se ofreció a cuidarlo mientras estaba
enferma. Somos conscientes de que recientemente perdió a su esposa y vive sola. Tenemos
la habitación, y Edward estaba demasiado enfermo para discutir ".

Mi padre parpadeó rápidamente. Estaba un poco molesto con Carlisle por usar el reciente
ángulo de viudo, pero tenía sentido, y era algo que Charlie podía entender.

"Desearía que me hubiera llamado", dijo papá con tristeza, sacudiendo la cabeza. "Me
preocupo por el chico. No puedo evitarlo. Mi Bella ... Hubiera querido que cuidara de él. Se
amaron, y él está tan perdido sin ella. Yo solo ..." Se encogió de hombros, y mis ojos se
quemaron con la necesidad de llorar.

"Oh, papá", respiré contra el cristal de la ventana.


"Lo ha mencionado, Charlie", dijo Esme suavemente. "Lo tendremos ... lo llamaremos".
Ella tropezó con esa respuesta, pero fue porque una joven vampira salió del borde del
bosque detrás de Charlie.

"Mierda", respiré, abriendo la ventana. "Mantenlo distraído". Mi voz solo era lo


suficientemente fuerte para Carlisle y Esme, no para mi padre. Saltando tan lejos como
pude, cogí desprevenido a la recién nacida mientras la abordé hasta el suelo del bosque,
inmovilizándola allí hasta que Charlie pudiera volver a su crucero.

La chica en mi agarre gruñó y luchó debajo de mí, pero apreté su cuello con más fuerza
hasta que escuché el coche de Charlie salir lentamente del camino Cullen y bajar la calle.
Algo me golpeó fuerte desde el costado, me hizo resbalar por la nieve y chocar con un alto
pino. Ramas, conos de pino y gotas de nieve caían a mi alrededor y encima de mí.
Sacudiéndolo, me puse de pie, frente a lo que ahora eran tres recién nacidos: dos mujeres y
un hombre joven.

La lucha había estallado por toda la casa, y por lo que pude ver, se adentró en el bosque
detrás de la casa de los Cullen. Podía escuchar a Jasper, Rose y Emmett luchando, todos
burlándose de sus oponentes. También pude escuchar peleas provenientes de la casa. Y ese
fue mi error, girándome para mirar hacia la puerta de entrada cuando escuché a Carlisle y
Esme defendiendo la casa. Mi primer pensamiento fue sobre Edward. Estaba solo, dormido
en una habitación esencialmente insonorizada, y estaba enfermo, lo que lo hacía más frágil
que el humano normal. Necesitaba volver con él. Necesitaba colocarme entre él y todo lo
que apuntaba hacia nosotros, pero cuando mi atención se distrajo por tan solo una fracción
de segundo, fui atacado por los tres recién nacidos frente a mí.

Las dos chicas fueron a derribarme al suelo, pero me dirigí hacia los árboles, donde el
macho los siguió. Arriba y arriba, luego salté al siguiente árbol y al siguiente. Traté de
mantenerme cerca de la casa, rodearlo, mantenerlo a la vista, pero podía decir que los tres
me empujaban y se abrían paso cada vez más lejos de la única maldita cosa que necesitaba
para estar cerca.

"Madre hijo de puta ", silbé, sacudiendo la cabeza mientras daba la vuelta para saltar al
suelo, tomando una posición ofensiva en lugar de la defensiva. "¡No estoy corriendo!"
Gruñí, aterrizando con fuerza en la nieve.

Una de las mujeres comenzó a caminar hacia mí, con el cabello ahora mojado de la nieve
que nos rodea. Me lancé hacia ella, y algo en lo más profundo de mí, algo de lo que
simplemente había sentido la mera insinuación, emergió tan rápido, que apenas tuve tiempo
de controlarlo. Mis brazos se envolvieron alrededor de su abdomen, dejándonos caer de
vuelta a la nieve. La fuerza dentro de mí empujó con fuerza, empujando a los otros dos
recién nacidos varios metros dentro del bosque. Arbustos, montones de nieve y algunos
pequeños arbolitos desarraigados en un círculo perfecto a mi alrededor, bloqueando incluso
la nieve que cae sobre nosotros. Con un gruñido y un giro de mis manos, le quité la cabeza
al recién nacido, dejándola caer a varios pies de distancia mientras trataba de sacar lo que
fuera que me había empujado.
Alice corrió al borde de eso. Sus ojos estaban muy abiertos mientras la miraba. "¡Tíralo,
Bella! ¡Tenemos que irnos! ¡ Ahora !"

Cerré los ojos y luché por controlarme. Había escuchado a Eleazar y Carlisle mencionar en
más de una ocasión la palabra escudo , pero no lo había entendido realmente hasta ahora.
Tragué saliva, dejé escapar un largo suspiro y el escudo se evaporó lentamente.

Una vez que estuvo abajo, Alice se movió instantáneamente, agarrándome de la mano.
"¡Ahora, Bella! ¡Ella tiene a Edward!"

El gruñido que se me escapó sacudió el suelo, y seguí a Alice por el bosque, al otro lado del
patio trasero de la casa, y mi boca se abrió al ver a los dos recién nacidos que había lanzado
con mi escudo. Estaban retorciéndose y gritando en agonía mientras luchaban contra las
llamas que devoraban sus ropas, su piel inmortal y su cabello. En el suelo frente al
cobertizo del jardín de Esme había un encendedor y una lata de repelente de insectos, y el
aroma de Edward se arremolinaba en el aire, pero eran las huellas que conducían al bosque
en el lado opuesto de la casa las que seguí. Un juego era humano y el otro felino. Steve y
Edward habían buscado el bosque.

Alice y yo seguimos su camino serpenteante y resbaladizo hacia los árboles. A medida que
nos acercábamos, captaba los aromas de Victoria, Jake, Leah y Emmett. Pero el olor más
fuerte era el de mi Edward. Estaba latiendo con fuerza, empujando mucha adrenalina. Era
calidez y un estado ligeramente febril, y era puro miedo, pero nunca lo sabrías, porque
cuando Alice y yo nos acercamos, su voz se encontró con nuestros oídos.

"No soy el único a punto de morir. ¿Qué hacemos ahora?" dijo valientemente.

Alice y yo nos abrimos paso a través de los arbustos y la nieve se desvanece justo cuando la
paciencia de Victoria se rompió e hizo lo único que había intentado evitar desde el
principio: tocó a mi marido, empujándolo con tanta fuerza, sus pies despegaron del suelo
antes de estrellarse al suelo frío, duro y cubierto de nieve.

Exploté fuera de los árboles, atacando a Victoria al mismo tiempo que la enorme forma de
lobo de Jake se unió a mí. Era caos, pelaje y gritos, pelo rojo y garras. No éramos los
únicos dos en la mezcla tampoco. Un joven con cabello castaño claro abordó a Jake, y se
alejaron rodando, destruyendo el bosque a medida que avanzaban. La pelea de Victoria fue
frenética y fuerte, y en más de una ocasión estuvo a punto de salirse de mi alcance, pero
Alice se movió y luego los fuertes brazos de Emmett finalmente se cerraron alrededor de la
mujer que nos había atormentado durante los últimos tres meses.

Todo se detuvo cuando escuchamos un gruñido de advertencia detrás de nosotros.

"¡Déjala ir, o él se muere!"


La fuerza de Emmett no cejó, pero él dejó de apretar más y más fuerte en su cuello. El
chico rubio tenía a Edward en sus manos, y a pesar del empujón que había tomado, ya
estaba empezando a darse la vuelta otra vez.

"Edward, bebé ... ¡deja de pelear!" Le advertí, pero él estaba fuera de sí, con los ojos
llorosos y atontado.

Sus ojos se cerraron con fuerza, sus manos arañaron el brazo del chico, y sus pies patearon
el suelo cubierto de nieve. Mis ojos se movieron justo más allá del chico. Jake se movió
silenciosamente a través de los árboles, mientras Jasper estaba trabajando desde el otro
lado. Más y más movimiento comenzó a acercarse: todos nosotros, los Denalis y los lobos.

Y finalmente, Carlisle entró en el medio de todo.

"¡Mátalo, Riley!" Victoria salió ásperamente.

Alice y yo comenzamos a avanzar, pero Riley levantó a Edward más alto, más áspero, y
nos detuvimos. Los dos buscamos a Carlisle por ayuda.

"Riley, ¿verdad?" Riley Biers. Eres un chico local. Desapareció hace unos tres meses. No
muy lejos de Forks, y no mucho después de que James fue asesinado ".

Los profundos ojos rojos de Riley se ensancharon un poco, pero él se encogió de hombros,
su mirada fija en Victoria, que se había quedado realmente callada mientras miraba a mi
esposo en lo que parecía puro odio.

"Mataste a su compañero", dijo Riley, aunque comenzó a sonar inseguro.

"Tienes razón. Lo hicimos", estuvo de acuerdo Carlisle, sonriendo tristemente. "Él había
sido advertido, junto con Victoria. Todo lo que habíamos pedido era que dejaran el área,
dejaran a los humanos en paz y siguieran adelante, pero él no los escuchó. Ahora, les voy a
dar la misma advertencia. , Riley. Déjalo ir, o enfrenta el mismo destino ".

Muy raramente Carlisle soltaba la suave fachada del médico humano. Era solo lo que era, a
pesar de que era inmortal como todos a su alrededor. Pero justo en ese momento, lo decía
en serio. Riley no abandonaría la propiedad Cullen. No de una sola pieza, y lo más probable
es que se volara como ceniza.

Me volví hacia Victoria cuando Riley lo hizo. Estaba buscando guía, pero todo lo que
encontró fue indiferencia. Sin embargo, fue el latido del corazón humano el que comenzó a
latir y luego disminuyó lo que llamó mi atención. Edward estaba helado bajo la nieve que
caía, y no ayudaba que estuviera enfermo, febril, y que probablemente se hubiera lastimado
cuando lo habían empujado.

"Carlisle," gimoteé, mirando a mi marido que luchaba y al hombre que había prometido
ayudarnos, ayúdame. "Por favor", apenas respiré en voz alta.
No podría perder a Edward. No otra vez. Y no a Victoria. Ella ya había tomado demasiado.
Había perdido mi vida humana, mi capacidad de darle a mi dulce esposo una familia, y
había perdido casi tres meses con la persona que más significaba para mí. No, ella no
podría tener más de Edward y yo.

"Déjalo ir", le dije, avanzando hacia Riley. Se movió nervioso sobre sus pies, mirando a su
alrededor. Cuando se dio cuenta de que estaban completamente rodeados, sostuvo a Edward
como un escudo, lo que me recordó lo que había sucedido durante la pelea hace apenas
unos minutos.

Los ojos de Alice se fijaron en los míos, y ella asintió. "Sí." Ella se volvió hacia Carlisle.
"Ahora."

Carlisle asintió solemnemente, llamando el nombre de Emmett como una orden. Sin apenas
luchar, la cabeza de Victoria se eliminó limpiamente, su grito se cortó bruscamente, y ese
sonido fue inmediatamente reemplazado por los gruñidos de los lobos que estaban cerca,
quienes saltaron para terminar de destrozarla.

El shock de Riley me dio mi oportunidad. Empujándome desde adentro, di un paso adelante


para atrapar a Edward en mis brazos antes de que Riley pudiera agarrarlo nuevamente,
aunque el recién nacido también estaba atrapado bajo mi escudo.

Apoyé a Edward contra el tronco del árbol, sacudiendo el cabello húmedo de su hermoso
rostro. "Te tengo, bebé", le susurré, pero sus ojos se cerraron de nuevo. "¿Eduardo?" Lloré,
gruñendo cuando no hubo respuesta. Rodeando a Riley, negué con la cabeza mientras se
alejaba lentamente de mí. "No hay escapatoria."

Continuó retrocediendo hasta que llegó al borde de mi escudo. Cuando decidió atacar, me
agaché, levanté mi escudo y estaba en las fauces de la forma de lobo de Jake antes de que
pudiera volver a tocar el suelo.

Carlisle y yo nos movimos como uno, cayendo a cada lado de Edward. Carlisle estaba
evaluando, escuchando, oliendo; Simplemente fui un desastre. Y de repente, mi gato de
jengibre estaba parado sobre el pecho de mi esposo, con las orejas hacia atrás, gruñendo y
mostrando los dientes mientras nos silbaba a todos.

"Steve", jadeé, alcanzando a él, y él golpeó con las garras en mi dirección, pero lo atrapé en
mis brazos. "Steve, detente. Estamos tratando de ayudarlo", le dije, pero lancé una mirada
de pánico a Carlisle. "¿Verdad? ¿Puedes ayudarlo?"

"Tenemos que calentarlo, Bella", afirmó, deslizando sus manos suavemente debajo de
Edward y levantándolo en una posición acunada. "Haré todo lo que pueda. Necesito
controlarlo".

Steve gruñó bajo a todos nosotros hasta que pasé una mano por su cabeza, e incluso
entonces, él todavía miraba.
Antes de que Carlisle volteara para regresar a la casa, habló con Jasper. "Quemalos. Es
probable que tengas suficiente de este clima para cubrirlo".

Jasper asintió y comenzó a dar instrucciones a todos los que nos rodeaban.

Seguí a Carlisle y a Edward, terriblemente silencioso, de regreso a la casa, donde Esme nos
estaba sujetando la puerta. El miedo que cruzó su rostro al ver a mi esposo no se acercaba a
lo que sentía por dentro.

Una vez que Carlisle hizo que Edward se instalara en mi cama en el piso de arriba, puso el
calor en la casa y le dijo a Esme que le calentara algunas prendas en la secadora. Se movió
metódicamente, casi demasiado lento, quitando los pantalones vaqueros, las zapatillas y la
sudadera con capucha empapados y helados de Edward. Mi paciencia se estaba agotando
cuando puse a Steve en la silla en la esquina de la habitación, cerrando la puerta.

Cuando mi esposo fue despojado de la ropa mojada, Carlisle lo revisó. Cada golpe,
hematoma y vital fue revisado. Pasó los dedos suavemente por el cabello de Edward hasta
la parte posterior de su cabeza, haciendo una mueca ante lo que debía haber sido un golpe
bastante grande. Levantó los párpados de Edward, usando la linterna de su teléfono para
revisar sus pupilas. Por último, golpeó la base de los pies de Edward, asintiendo
solemnemente, pero no dijo nada.

Esme llamó a la puerta, sosteniendo un pijama suave, cálido y de cuadros azules. Se los
quité con un agradecimiento y ayudé a Carlisle a volver a vestir a mi esposo, añadiéndole
calcetines calientes a sus pies.

Para cuando lo habíamos acomodado bajo las sábanas con uno extra en la parte superior por
si acaso, Edward comenzó a moverse. Los ojos llorosos se abrieron y el verde profundo y
cansado recorrió la habitación.

"B-Bella?"

"Bebé, estoy aquí". Me senté en el borde de la cama, apartando su pelo de su frente. "Lo
siento mucho, Edward. Vinieron contra nosotros desde todos los ángulos, Charlie apareció,
y ... y ..."

Una mano temblorosa y fría se acercó para ahuecar mi rostro mientras negaba con la
cabeza. "Mientras estés bien, cariño".

Bufé, sacudiendo la cabeza. Quería poner los ojos en blanco ante esa afirmación, teniendo
en cuenta que él era el que se había llevado la peor parte. Inclinándome, rocé mis labios con
los suyos.

"Háblame, Edward. Dime qué duele".


Su ceño se frunció, y su pecho tembló terriblemente por la congestión. Se estremeció un
poco y una tos sacudió toda la cama.

"Todo."

Mis ojos se quemaron con la necesidad de llorar, porque no podía soportar pensar en él con
dolor, sufrimiento. Lancé una mirada de pánico por encima de mi hombro a Carlisle, que se
arrodilló junto a la cama.

"Edward, sufriste bastante", comenzó, levantando la muñeca de Edward y sintiendo su


pulso. "Con tu estado debilitado y el empuje que te dio Victoria, creo que tienes unas
costillas rotas, una conmoción cerebral, y si mi sentido del olfato es correcto, puede haber
un poco de hemorragia interna. Tendría que atraparte al hospital para estar seguro. Rayos
X, resonancias magnéticas, algún medicamento para el dolor ... "Carlisle se detuvo,
mirándome y volviendo a Edward. "El hecho de que ya estabas enfermo y luego saliste a la
tormenta ... Edward, me preocupa que te mueva ... la hora en coche a HMC ..."

Carlisle dejó de hablar cuando Edward tosió de nuevo, y era profundo, sonaba doloroso y
espeso.

Carlisle se puso de pie y caminó hasta el final de la cama, apartando las mantas de los pies
de Edward. "Tenemos otro problema". Tocó la parte inferior del pie de Edward, y no había
nada. Sin movimiento, sin reflejo. "¿Sintiste eso?"

La cara de Edward se arrugó, y sacudió su cabeza, tosiendo nuevamente.

De repente, el pánico me golpeó con toda su fuerza, y agarré a Carlisle por la parte
delantera de su camisa. "¡Me prometiste!" Gruñí, pero realmente quería llorar. "Me juraste
que lo protegerías. Me hiciste esto, ¡me lo debes a mí !"

"Isabella", escuché débilmente detrás de mí, y giré para correr hacia Edward. "No, cariño",
suplicó, sacudiendo la cabeza un poco. "Salí. Yo ... yo ..." Tosió nuevamente, y cuando
pudo hablar, buscó mi cara. "¿Victoria?" preguntó, tragando espeso.

"Ella está muerta. Todos lo son". Hablé con los dientes apretados y odio. "Nunca nos
tocarán de nuevo".

"Entonces se acabó, ¿sí?"

"Sí."

"Entonces creo que ya hemos discutido esto, cariño", susurró, mirando por encima de mi
hombro a Carlisle. "No puedo volver a perderla, Carlisle. Y ella ..."
Me incliné sobre él, colocando mis manos a ambos lados de su rostro febril. "¿Tu quieres
esto?" Pregunté, y él asintió, sus ojos nunca dejaron los míos. Dejé caer mi frente a la suya.
"Yo también."

"Bella, ya hicimos la elección", Edward dijo con voz áspera, pero su respiración se hacía
más corta, más agitada. "Estoy bien. Quiero esto".

"Yo también."

"Carlisle me juró que me ayudaría".

"Sí, yo también."

"Te amo, señora Masen".

"Te amo, Edward". Miré por encima de mi hombro. "Por favor, Carlisle. Por favor ... No
puedes ... Tienes que hacerlo".

Carlisle abrió la puerta de la habitación y le dijo a Esme que mantuviera a todos abajo y que
se preparara para lo que estaba por venir.

Cerró la puerta de nuevo, mirándome. "¿Cómo está tu sed, Bella?"

"Nunca lo lastimé", prometí, mirando a mi esposo, cuyos ojos se habían cerrado


nuevamente. "Pero no sé si puedo ..."

"Te ayudaré", prometió.

Asintiendo con la cabeza, me incliné sobre Edward, presionando un beso en su ardiente


frente. "Bebé, abre los ojos. Mírame". Cuando soñoliento, verde lleno de dolor se abrió de
nuevo a mí, sonreí, aunque se sentía más como una mueca. "Esto será doloroso, Edward,
pero cuando termine, serás sanado. Serás como yo".

"Está bien", respiró. "¿Estarás aquí?"

"No te dejaré. Nunca más, cariño. Lo juro. Estaré aquí hasta el final".

Carlisle se acercó cuando Edward asintió, aparentemente aplacado con mi respuesta.

"Entonces ..." mi esposo susurró, una pequeña sonrisa se curvó en sus labios. "Te veré ',
Bella?"

Un sollozo seco mezclado con una risa incrédula se me escapó, y me incliné, presionando
mis labios contra los suyos casi ásperamente. Carlisle tomó la mano de mi esposo, la volteó
para que la muñeca quedara expuesta, y asintió en mi dirección.
"Sí, Edward ... te veré".

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 13 - La primavera de mi vida

Espera tus esperanzas, mi amigo


Eso es algo fácil de decir, pero si tus esperanzas desaparecen
Simplemente pretender
Que puedes construirlos de nuevo
Mire a su alrededor, la hierba está alta
Los campos están maduros, es la primavera de mi vida

Ahh, las estaciones cambian con el paisaje


Tejer tiempo en un tapiz
No vas a parar y recordarme

Pero mira a tu alrededor, las hojas son marrones ahora


Y el cielo es un matiz nebuloso de invierno

Mire a su alrededor, las hojas son marrones


Hay un parche de nieve en el suelo ...

" Haze Shade of Winter" de The Bangles (originalmente de Simon & Garfunkel)

EDUARDO

" Sí, Edward ... te veré".

La promesa de Bella se repitió una y otra vez en mi mente cuando mi cuerpo se sentía como
si me estuviera fallando. Me sentí débil y físicamente adolorido hasta que todo lo que
estaba doliendo palideció en comparación con el infierno ardiente que comenzó en mi
muñeca y mano, viajando rápidamente por mi brazo.

La gripe, el dolor en las costillas, el bulto en la parte posterior de mi cabeza, mi espalda,


nada se acercaba a la lava fundida que ahora se extendía por todo mi cuerpo. Lógicamente,
sabía que era el veneno de Carlisle, junto con el de Bella cuando ella trataba de ayudarlo.
Sabía cómo funcionaba el cambio. Jasper lo había explicado. Carlisle lo había explicado. Y
mi Bella lo había explicado. Fui educado sobre exactamente cómo el veneno empujó a
través del sistema circulatorio, erradicando todo lo humano en su camino, mientras que al
mismo tiempo sana, fortalece, endurece y mata.

La parte ilógica de mí quería rogar por la muerte, suplicar el fin de todo el dolor. Pero no lo
hice
Bones volvió a su lugar en mi caja torácica. Sentía como mil millones de abejas que me
picaban en el cerebro de una vez. Mis pulmones parecían encogerse, lo que hacía más
difícil respirar que cuando había estado enfermo, pero cuando finalmente se expandieron de
nuevo, pude inhalar lo suficientemente profundo como para gruñir un sonido lleno de dolor.
La congestión, la enfermedad ... incluso la fiebre había desaparecido, reemplazada por la
capacidad de oler todo .

Podía oler a Steve, y su plato de comida, su caja de arena y su pelaje. Podía oler el
detergente que se había usado en la ropa de cama, las plumas dentro de la almohada detrás
de mi cabeza y el dulce aroma del champú que usaba mi Bella.

Bella.

Pude oler a mi esposa más claro que nunca. Y fue más. El aroma afrutado y floral de Bella
no era solo los jabones o lociones que ella usaba, sino que era ella . Fue profunda y
completamente ... ella . Ese pensamiento me hizo gemir, porque me di cuenta de que cada
vez que lo olía en mi casa cuando pensaba que estaba muerta era realmente el aroma
persistente que había dejado mientras ella me cuidaba.

Me concentré en los olores que me rodeaban para evitar gritar de agonía. De vez en cuando
algo se convertía en un dolor tan insoportable que no pude evitar gritar, pero el veneno
parecía avanzar rápidamente. Sin embargo, ya no tenía el concepto de lo que era "rápido".
Se sintió como segundos, pero podrían haber sido días.

Mi oído se agudizó hasta el punto de la locura: la lengua de Steve limpiando su pelo sonaba
como papel de lija en la madera áspera, y su ronroneo y gruñido eran tan severos como un
tigre. Las voces suaves de los Cullen y Bella se pusieron ruidosas, como si estuvieran
gritando, aunque sabía que estaban en el pasillo. La tormenta afuera disminuyó, y la nieve
que golpeaba la ventana se sacudió como si la arena fuera arrojada contra el vidrio.
Respirar, gotear agua en el fregadero, pesados latidos de corazón de algún lugar de la casa,
e incluso risas suaves se unieron a mis oídos.

Lo mejor que escuché fue a mi esposa. Me susurró que me estaba yendo tan bien, que me
amaba, que cuando todo terminara, nadie podría tocarnos, separarnos, detenernos de
simplemente vivir . Y ella prometió que podríamos vivir como prefiriéramos vivir. Presionó
besos en mi sien, mi mandíbula, mis nudillos, y aunque ese simple toque ligero era
doloroso para mi piel ardiente, lo necesitaba todo. Si se quedaba callada o se alejaba,
entraba en pánico, gritaba, gritaba en la agonía de estar sola.

Descubrí que Carlisle era una forma diferente de comodidad. Su voz era tranquila, casi
indiferente a todo el cambio, pero tranquilizó a Bella, él me supervisó con una voz suave y
zumbona que me dijo que yo estaba exactamente donde tenía que estar, y nos había hecho
una promesa a Bella y a mí. manteniéndola.

Hubo otras voces, Rosalie, Emmett, Jasper, incluso los Denalis, pero traté de ignorarlos.
Eleazar y Alice se preocuparon por mi cambio, ya sea que tuviera algún tipo de talento o
no. Sus visiones dijeron que sí. Su talento dijo que sí. Mi dolor no podía dejarme enfocarme
en eso.

La sensación de picadura de abeja de mi cabeza, mi cerebro, nunca se detuvo. Era la


constante en esta ardiente tormenta que recorría mi cuerpo. Me estremecí de dolor cuando
eso se convirtió en el centro de la sensación de ebullición en mis venas. Los sonidos de
voces se hicieron más y más extraños.

Él está a tiempo. Tendrá que cazar a primera hora.

Santo infierno, él será jodidamente hermoso. Bella no podrá contenerse a sí misma.

Otro recién nacido, pero con ese escudo de Bella, podemos tener la ventaja de enseñarle
en un ambiente controlado.

Deberíamos dirigirnos a Alaska esta vez, de verdad.

No tengo idea de qué decirle a Charlie.

¡Lector de mente!

Esa última era Alice, y fruncí el ceño, luchando contra la ropa de cama y las manos que me
sostenían. Todo fue demasiado: los sonidos, los olores y las luces en la habitación. Los
toques, los empujones y las conversaciones me consumían como el veneno.

"¡Deja de tocar!" Apisoné con los dientes apretados.

Todas las manos se fueron, dejándome con lo único que importaba. Bella.

Mi pobre, dulce Edward. Está casi terminado. Él tendrá que cazar. Demonios, necesito
cazar.

Las discusiones me rodearon, pero Bella pareció mantenerse firme, y la sala se quedó en
silencio, excepto por el sonido de su respiración y el latido de mi corazón. Pude oírlo en
mis oídos, sentir su golpe por todas partes.

El veneno casi se ha apoderado. En cualquier momento.

Carlisle sonó tranquilo, pero lo escuché alejarse un poco de su silla en la esquina.

Una nariz húmeda y fría presionó mi mejilla, y un ronroneo se extendió contra mi piel
caliente. El ronroneo continuó, instalándose en mi pecho a medida que el latido de mi
corazón aumentaba más y más. Una vez más, mi piel demasiado sensible quería rechazar la
sensación, pero el ronroneo fue calmante.

Sin embargo, la risa suave de Bella atrajo mi atención mientras hablaba con Steve.
"Buddy, ¿estás impaciente? ¿Lo extrañas?"

Podía oler a Steve, pero aún más, podía oler a mi esposa. Sin embargo, no pude escuchar a
nadie más que a ella y a Carlisle.

Seremos iguales, con la misma temperatura, la misma fuerza y la misma dieta. No lo


romperé ahora.

Quería alcanzar a Bella, pero el aguijón en mi cabeza aumentó al mismo tiempo que sentía
que mi corazón saldría de mi pecho. Y tan duro e intenso como había comenzado, todo
simplemente ... se detuvo .

Bella jadeó, y escuché a Carlisle levantarse.

"¿Eduardo?" él llamó suavemente. "Las cosas serán un poco abrumadoras al principio".

Cuando abre los ojos, puede estar un poco conmocionado.

El escozor en mi cabeza cambió a un suave zumbido, y apreté mis ojos con fuerza,
finalmente los abrí a la habitación. Estaba iluminado por velas, el resplandor provenía del
alféizar de la ventana y las mesas.

Espero que no me odie por esto o que lamente esta decisión.

"¿Por qué habría de hacer eso?" Le pregunté a Bella en voz alta.

"¿Eduardo?" Bella se quedó sin aliento. "¿Por qué harías qué, bebé?"

"¿Te odio por esto?" Le respondí confusamente.

"Oh, mierda", suspiró, mirando a Carlisle. "Alice tenía razón. Leyó mi mente". Ella resopló
adorablemente y me miró.

"Asombroso." Carlisle dio un paso al frente, y Steve silbó fuerte y fuerte desde su posición
en mi pecho.

El sonido fue salvaje y fuerte, haciendo que saltara un poco, pero la voz de Bella me
advirtió, "Edward, ten cuidado. No puede hacerte daño ahora, pero puedes romperlo. Y él
no te abandonará, entonces ... "

Eché un vistazo al gato jengibre en mi pecho, viendo mucho más colores que nunca antes.
Su pelaje era blanco, rojo y naranja. Sus ojos tenían infinitos tonos de verde y amarillo,
pero el color estaba siendo invadido por el negro de sus pupilas.
"Estoy bien, Steve", le susurré, pero tenía miedo de tocarlo. Mientras me miraba
atentamente, pude escuchar su ronroneo, su sangre corriendo a través de su pequeño
cuerpo, y oler el mismo líquido, que causó un ardor en la parte posterior de mi garganta.

Tragué saliva para aliviarlo, pero no hizo mucho. Alzando la mano, coloqué mis dedos
sobre mi garganta.

Sediento.

"Sí", respondí.

Carlisle se rió entre dientes, y fue un sonido intrigante. "Puede llevar algo de tiempo
acostumbrarse a ... para ti y para nosotros".

Bella empujó a Steve fuera de mi pecho. "Edward, siéntate para mí".

Hice lo que me pidió, y mis movimientos fueron tan rápidos que rompí las mantas en mis
manos. "Oh." Hice una mueca, volviendo las tiras de tela en mis manos, pero volví a mirar
a mi esposa. "Lo siento."

Finalmente la pude ver bien. Dios, si pensé que ella era hermosa antes, nada me preparó
para la forma en que miró a través de nuevos ojos, una visión más nítida. La miel de sus
ojos era más oscura, con mucho más que los colores que estaba acostumbrado a ver. Pude
ver una insinuación de sus viejas y cálidas y brillantes chispas de color champán, y un
ámbar tan profundo que me perdí por un segundo. Su cabello estaba recogido en una
desordenada cola de caballo, con profundos rizos castaños que enmarcaban su rostro, y su
piel era tan tentadora que la busqué.

"Eres impresionante", susurré.

Ella rió, acercándose más. "Voy a tocarte ahora. Entonces ..."

No creo que la deje terminar, porque nos mudamos al mismo tiempo. Bella estaba en mis
brazos y en mi regazo en un abrir y cerrar de ojos. La sensación de abrazar a mi esposa, mi
Bella, de nuevo fue tan incómoda que apenas pude contenerla. Mis brazos la rodearon
mientras enterraba mi rostro en el hueco de su cuello y hombro.

Tan asustado. Pensé que nunca llegaría a él. No quise decir ... No puedo ... ¡Esto lo
cambia todo!

"¿Como que?" Murmuré en su cuello.

Ella se rió un poco, echando hacia atrás y tomando mi cara. La sensación de sus manos
sobre mi piel era eléctrica y hormigueante. Me gusto mucho.
Bella sonrió y dijo: "Quiero probar esto". Sus labios no se movieron con la siguiente
pregunta. Puedes escuchar mi mente?

"¿Oh, sí?"

Entonces, ¿sabes lo que estoy pensando?

"¿Supongo?" La miré, confundida, y luego hasta Carlisle, que nos estaba mirando con
fascinación.

¿Me pregunto qué tan lejos puede oír? Quién todo lo que él puede escuchar ...

"Um ... solo ustedes dos".

"Hmm", dijo pensando un momento. "Bella, sé que protegiste la habitación cuando Edward
suplicó que dejáramos de tocarlo, así que ¿podrías levantarlo ahora?"

"Está bien", dijo Bella, pero no me soltó la cara.

De repente, la avalancha de voces golpeó mi cabeza como un tren de carga. Puse mis
manos sobre mi cabeza, tratando de sacudir el ruido, y cerré los ojos. No podía alejarme de
eso, una cacofonía de voces y mentes diferentes. Me aparté de él, pateé las mantas de la
cama hasta que me presioné contra la cabecera, lo que produjo un espantoso crujido.

¡Está despierto!

Él es un lector de la mente!

Él necesita cazar. ¿Qué diablos están esperando?

Otro hermano ... ¡Maldita sea!

Edward, vas a romper en un segundo. Cálmese.

Ese último pensamiento fue claramente Alice, porque seguir su advertencia era lo que tenía
que haber sido una de sus visiones. Los pensamientos en mi cabeza eran demasiados,
demasiado fuertes, y aparentemente destruí el dormitorio en mi frustración.

"¡Bien, Alice!" Gruñí, sorprendiéndome de lo poco humana que sonaba. Jadeando, me


encontré con la mirada preocupada de Bella. "Es ruidoso, demasiados ... Tantos ... Puedo
escuchar a todos". Frunciendo el ceño, me di cuenta con la mente de todos en mi cabeza,
perdí la de ella. "Excepto que ... preferiría ... ¿Adónde se fue el tuyo?"

Bella lentamente se arrastró hacia mí, volvió a trepar a mi regazo, y estudió mi rostro. Al
instante, todo el ruido se apaga. ¿Mejor? ella preguntó en silencio.
"Sí", dije entre suspiro, prácticamente colgando de alivio. Pero con ese alivio vino una
ardiente quemadura en la parte posterior de mi garganta. "Duele. Es eso ..."

"Vamos a cazar, bebé", prometió, su mente comenzó a preocuparse. "La quemadura es tu


sed. Pronto iremos". Ella miró a Carlisle. "Mi escudo detiene los pensamientos de golpearlo
a todos al mismo tiempo. Si lo levanto, no puede oírme, pero escucha a todos los demás".

"Ese escudo tuyo puede salvarle la cordura", escuchamos desde la puerta del dormitorio.
Todos volteamos para ver a Eleazar de pie allí. "Lo necesitará para controlar sus impulsos
durante la cacería, y él necesitará que detengas el bombardeo de tantos pensamientos a la
vez hasta que pueda acostumbrarse".

Cerré mis ojos de nuevo.

"Oye, la caza te ayudará a pensar con más claridad también, Edward", dijo Bella, alzando
los dedos para pasar sus dedos por mi cabello, y mis ojos se volvieron hacia lo increíble que
se sentía. Su risa me hizo sonreír, incluso con los ojos cerrados. "Algunas cosas no
cambiaron".

"Aparentemente no." Sonreí en su dirección, pero mis ojos se ensancharon en la dirección


en que su mente iba.

Los recuerdos de nosotros juntos (piel, labios, toques) fueron algo que echaba de menos
pero que había estado dispuesto a esperar, pero ahora las posibilidades eran infinitas, ya que
éramos iguales en fuerza, temperatura e inmortalidad.

"Bella, me estás matando ..." Gruñí, sacudiendo la cabeza para despejarlo.

"¡Lo siento!" chilló, tapándose la boca con las manos. Hubo un poco de risa en su apología
avergonzada, y conocí a mi esposa lo suficiente como para saber que si hubiera sido
humana, sus mejillas habrían sido de un color rosa intenso.

"¡Cazar!" Jasper gruñó desde las escaleras. "¡Él me está matando! Todas las cosas, todas a
la vez. ¡Por favor! Lo llevaré. Bella y Emmett pueden ayudar. Alice acompañará, ¡pero qué
diablos, sacarlo a esos bosques!"

La nariz de Bella se arrugó, y ella se liberó de mi regazo, tendiéndole una mano. "Vamos,
bebé. Te mostraremos las cuerdas".

Concentrándome en mis movimientos, alcancé su mano. Ponerme de pie y dar un paso fue
más rápido de lo que esperaba, pero en este momento no estaba seguro de que me
importara. La quemadura estaba matando mi garganta.

"Iremos un poco al norte, a Alpine Lakes Wilderness", Bella le dijo a Carlisle, pero tuve la
sensación de que era para todos los involucrados. Ella se volvió hacia mí. "Edward, te
quedarás conmigo, pero algunos de ellos seguirán, por si acaso hay campistas alrededor".
Hice una mueca, asintiendo un poco, pero en este momento ella necesitaba guiarme, porque
me sentía abrumada y un poco extenuada. Sentí que había trabajado un turno de catorce
horas pero que tenía más energía de la que podía controlar. Y luego estaba el ruido en mi
cabeza: la mente de Carlisle, que estaba enumerando cosas que necesitaba mostrarme, y la
mente de Bella, que era una combinación compleja de preocupación, amor y un poco de
lástima. No podía entender lo que habría sonado como si hubiera levantado ese escudo,
porque solo escuchar a todos hablando abajo era suficiente. Para agregar en sus
pensamientos me habría vuelto loco.

Bella me llevó a la ventana y la abrió, pero dudé al ver la nieve que cubría todo alrededor
de la casa. Su sonrisa era dulce, paciente y comprensiva. "Ya no necesitarás una chaqueta,
cariño. Demonios, ni siquiera necesitas zapatos", afirmó amablemente, señalando mis pies
descalzos. "Y vas a poder saltar desde aquí".

En su mente, vi sus propios cálculos, su propia evaluación de cómo llegar de un punto a


otro. Ella me colocó en la ventana y soltó mi mano para hacerla saltar. Aterrizó a la
perfección y con gracia en el patio trasero, girando para saludarla con la mano.

"Es más fácil de lo que piensas, Edward", me dijo desde abajo.

Carlisle se rió entre dientes desde detrás de mí. "Ella necesita esto tanto como tú, Edward.
Se sintió perdida cuando le enseñamos estas cosas por primera vez, pero ahora te tiene a ti.
Eres nueva en esto, pero será una buena maestra, porque ella nunca tuvo la sed de sangre.
Deje que su escudo lo ayude ". Extendió la mano para apretar mi hombro. "Sin embargo,
los ayudaremos a los dos, así que no nos quedaremos atrás si nos necesitan".

"Está bien", respondí, caminando hacia la cornisa. Recordando cómo la mente de Bella se
había preparado, hice lo mismo y aterricé junto a mi esposa. "Whoa", respiré, echando un
vistazo atrás a lo alto que había sido frente a lo malditamente fácil que era hacer.

La risa suave de Bella me hizo sonreír, y cuando volvió a ofrecer su mano, la tomé. Justo
antes de adentrarnos en el bosque, un aroma llamó mi atención. Era agudo, acre, incluso un
poco picante dulce, haciendo que mi nariz se arrugase.

"Quemamos a Victoria y sus recién nacidos", afirmó. "Eso es lo que hueles. Se desvaneció
un poco, pero todavía está presente".

Asintiendo con la cabeza, recordé los recuerdos de lo que había sucedido la noche en que
Victoria había aparecido en la casa, pero luego sacudí la cabeza para despejarla.

"Entonces a dónde vamos es un poco más de cuarenta millas en esos bosques. Y créanme,
les encantará esta próxima parte". Ella sonrió, tomando mi cara en su mano. "Edward ...
vamos a correr ".

Había un brillo maliciosamente sexy en sus ojos, lo que me hizo sonreír de vuelta a ella.
"Muéstrame, cariño".
Con un tirón en mi mano, Bella me llevó al bosque, y comenzamos a correr. Era como nada
que haya experimentado alguna vez. Ningún automóvil rápido y caro podría compararse
con la emoción de la velocidad. Sin nieve ni maleza nos ralentizó. Tampoco se omitió
ningún detalle, porque mis ojos, mi mente y mis reflejos fueron tan rápidos que pude
evitarlo todo. Podía escuchar pequeños animales que se alejaban de nuestro camino, pájaros
despegando cuando los sorprendimos, y la nieve crujiendo bajo mis pies descalzos, que ni
siquiera estaban fríos. Y sin embargo, todo borroso por nosotros.

El escudo de Bella tuvo que haberse levantado, porque sus pensamientos me abandonaron,
reemplazados por otros desde la distancia, lo que me hizo parar de repente y gruñir.

"Es solo Jasper hacia el este, Emmett hacia el oeste y Carlisle detrás de nosotros. Rose
tampoco está lejos, y ella y Alice están juntas. Nadie te molestará, pero están allí por
precaución". Ella dijo estas cosas lenta, calmadamente, caminó hacia mí mientras hablaba y
me tomó de nuevo la cara. "Respire hondo. Evalúe dónde están".

"Yo ... yo ..." comencé, tragando contra la quemadura. "Los escucho, sus mentes. Jasper
está preocupado. Emmett está ... divertido. Carlisle es simplemente curioso, porque él
piensa ... él piensa que estaremos bien". Sonreí ante el bufido de risas suaves de Bella.
"Alice ..." Incliné la cabeza. "Alicia puede ver lo que voy a hacer, pero ... cambia. Bueno,
eso es interesante", reflexioné en voz baja, girando en la dirección del pequeño inmortal.
"Rose está ... feliz por ti".

Bella se rió entre dientes, presionándose sobre los dedos de los pies para tocar sus labios
con los míos, haciendo que todo en mí se prendiera fuego. "También estoy feliz por mí",
susurró contra mi boca. "Ahora ... solo un poco más adentro, Edward. Pero podemos
caminar". Mientras caminábamos tomados de la mano, ella nos explicó dónde estábamos.
"Esto es Alpine Lake Wilderness. Es una pequeña cadena de lagos, llena de vida silvestre:
cabras montesas, alces, ciervos, alces y osos. Aunque Emmett dijo que los osos están
hibernando, por lo que están fuera de los límites".

Yo solté una carcajada. "¿Entonces que significa eso?" Pregunté, pero mis sentidos se
aceleraron cuando el sonido de un latido pesado me llamó la atención. El aroma era
tentador pero un tanto embarrado al mismo tiempo. Woodsy, realmente.

Bella se puso de pie sobre una roca grande detrás de mí, colocando sus manos sobre mis
hombros, sus labios en mi oreja. "Déjate llevar, Edward. Usa tus nuevos instintos para
cazar. Es un alce. Cierra los ojos, respira profundo y escucha. Ahora ... ¿dónde está?" ella
me preguntó suavemente.

Hice exactamente lo que ella dijo, prácticamente saboreando el aire. El latido del corazón
venía de mi derecha, así que apunté esa dirección. Con los ojos cerrados, podía oír los
insectos en las hojas, el viento a través de las copas de los árboles, y la respiración de Bella
detrás de mí. También podía escuchar solo sus pensamientos, su mente, lo que significaba
que estaba protegiendo toda el área por el momento.
"Bella, muéstrame cómo lo haces. Piénsalo ..." le pedí, volviéndome un poco para mirarla
por encima del hombro.

"¡Oh!" ella jadeó, una sonrisa se enroscó bellamente en sus labios. "Está bien, lo haría así
..." Se apagó, mostrándome cómo cazaba. Fue un comienzo lento, moviéndose suavemente
a través de los árboles, luego un lanzamiento al animal tan rápido y fuerte que no tuvo
tiempo de luchar contra ella o escapar. Ella me mostró exactamente dónde beber en el
cuello del alce, lo que hizo que mi garganta quemara mucho más al verlo en su mente.

Ella mentalmente me ofreció varias opciones de llegar al alce grande que estaba buscando
pastos en el borde de un pequeño lago: sobre las rocas, a través del bosque detrás de él,
subiendo a los árboles e incluso zambulléndose en el lago helado para explotar. como un
cocodrilo en frente del animal desprevenido. El último me hizo reír, lo que me ganó un
beso en la mejilla.

"OK trataré."

"Edward, puedes hacer esto. Créeme, es bastante fácil y natural después de la primera vez".

Me volví frente a ella. "Confío en ti. Estoy bastante seguro de que es por eso que estamos
aquí". Hice un gesto entre los dos, levantando una ceja en su dirección. "Confié en ti para
tomar la decisión, y lo hiciste. Sé que era temprano, pero ..." Suspiré de frustración cuando
no podía articular mucho de nada, ni podía quedarme en la tarea que tenía entre manos.

"Ve a cazar, y hablaremos cuando puedas enfocarte", afirmó pacientemente, echándome.

Asintiendo con la cabeza, me volví para mirar al alce. Opté por tomar el camino desde el
bosque, corriendo rápida y silenciosamente a lo largo del borde de los árboles, pero
mantuve la vista fija en el objetivo. Una vez que estuve lo suficientemente cerca del animal
para dejar los árboles sin asustarlo, dejé la protección del bosque y corrí por las rocas que
rodeaban el pequeño lago. Todo mi ser parecía saber lo que necesitaba una vez que me
pusieron en curso, porque los latidos del corazón del alce, el aroma de la sangre corriendo
por sus venas, y la persecución en sí me dijo exactamente cuándo saltar. Abordé al animal,
mis brazos alrededor de su gran cuello, y mis dientes encontraron el lugar perfecto antes de
que incluso aterrizara en el duro suelo de piedra junto al agua.

En el momento en que el líquido tibio golpeó la parte posterior de mi garganta, mis ojos se
movieron hacia atrás. No era perfecto, no era exactamente delicioso, pero era lo que sentía .
La sensación de claridad, de apagar esa quemadura era instantánea, y tan pronto como
había comenzado, todo había terminado. Me alejé de él, jadeando profundamente, sintiendo
la presencia de Bella al instante.

Mi primer instinto fue gruñir, razón por la cual caminaba despacio, con las manos en alto.
Pero luego mi segundo instinto fue reconocer exactamente lo que ella era para mí.

"Mía", suspiré, frunciendo el ceño y sacudiendo la cabeza.


"Es tuyo, lo sé".

"¡No!" Respiré profundamente. "Tú ... eres mío ".

Bella se rió, sonriendo con la sonrisa más impresionante que jamás había visto. "Sí,
Edward. Yo fui y siempre seré tuyo". Metió sus manos en los bolsillos delanteros de sus
jeans, mirando hacia el suelo un poco antes de volver a fijar sus ojos en mí. "Compañeros,
cariño. Te lo dije. Es abrumador, pero ... increíble". Empecé por ella, pero ella negó con la
cabeza, dando un paso atrás. "Necesitas cazar más. Entonces vamos a ... hablar ".

Incliné mi cabeza en su dirección, arqueando otra ceja, porque en su mente, sabía que no
estábamos solos en ese bosque, que pensaría mejor una vez que había cazado más, y que
hablar no estaba exactamente encendido. la agenda, pero las personas que nos rodean para
evitar cometer un error no fueron invitados.

"Está bien", estuve de acuerdo, confiando en ella por completo.

Me dejó encontrar los siguientes dos animales: otro alce que estaba en el siguiente lago y
una cabra montés que había colgado en la cornisa de una montaña. Ella luego explicó cómo
deshacerse de los cadáveres.

Mientras caminábamos lentamente hacia el primer lago pequeño, percibí el olor de algo
más fuerte, más dulce y más potente que todo lo que ya había consumido combinado. Todo
mi cuerpo se tensó, mis ojos buscaron la fuente, hasta que Jasper y Alice aparecieron de
repente frente a nosotros.

"Guardaparque", dijo Jasper, sacudiendo su cabeza en mi dirección y apoyando sus manos


en mis hombros cuando di un paso en la dirección que me estaba empujando.

"Es un ser humano, Edward", dijo Alice, manteniéndose perfectamente calmada, pero ella
me mostró cada decisión que rodeaba a este humano desprevenido, todo mientras lo narraba
en su mente en silencio solo para mi beneficio. Él es un esposo, padre y abuelo. Ha
trabajado en estos bosques durante veinticinco años. Sirvió en Vietnam. Si desaparece, lo
buscarán, en todas partes. Si él se pierde, entonces destrozas a su familia. Solo está de
paso y volverá a su camioneta en tres minutos y treinta y dos segundos. Sin embargo,
recuerda este olor. Tan potente como es, no lo quieres, aunque solo sea por lo que trae:
culpabilidad, angustia, odio a uno mismo. Ahora, deja que tu compañero te ayude, Edward.

Eso último me llamó la atención y me detuvo. "Está bien", dije con voz ronca.

"Bella, escúralo ahora". La voz de Alice seguía siendo tan tranquila, porque parecía que
confiaba en su segunda visión para casi todo.

La mente de Bella volvió a enfocarse, bloqueando a todos los demás y el olor del
guardabosque. Mi respiración estaba saliendo en pantalones, como si hubiera corrido una
maratón, pero la miré.
"Gracias."

"En cualquier momento."

"No dejaremos que te arruines", dijo Jasper, asintiendo una vez. "No es fácil para ninguno
de nosotros, así que todos trabajamos juntos para cumplir con la dieta". Se encogió de
hombros, mirando a Alice. "¿Están bien para irse solos, cariño?" le preguntó, sonriendo
cuando ella asintió y tiró de su mano. "Te veo en la casa, entonces".

Bella enlazó sus dedos con los míos. "Vamos, guapo. Hay un lugar que quiero mostrarte".

~ o ~ EI

Capítulo 14 - Su belleza y la luz de la luna

Bueno, tu fe era fuerte pero necesitabas una prueba


La viste bañándose en el techo
Su belleza y la luz de la luna te derrocaron
Ella te ató a la silla de su cocina
Ella rompió tu trono y cortó tu cabello
Y de tus labios ella dibujó el Aleluya

Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya ...

Bebé, he estado aquí antes


He visto esta habitación y he recorrido este piso (ya sabes)
Solía vivir solo antes de conocerte
Y he visto tu bandera en el arco de mármol
Y el amor no es una marcha de la victoria
Es un resfriado y es un aleluya roto

Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya ...

" Aleluya" por Pentatonix (originado por Leonard Cohen)

EDUARDO

Concentrándome en los dedos de Bella vinculados con los míos, dejé que ella me guiara a
donde quisiera ir. Inhalé profundamente, descubriendo que su aroma era el más prominente
a mi alrededor, lo que me hizo preguntarme si eso era porque ella estaba tan cerca o porque,
a pesar de que mi mente estaba por todas partes, podía devolverme a algo claro y nítido. .

Sonidos, olores, vistas: eran abrumadores, pero descubrí que podía examinar la mayor parte
e ignorar las partes insignificantes. Mi línea de pensamiento, aunque principalmente sobre
Bella, estaba en todas partes, en ninguna parte, y fuera de allí.
Negué con la cabeza, sintiendo los efectos de la sangre que había consumido. Bella y
Carlisle tenían razón; mi pensamiento fue más claro, mis emociones no tan en la superficie.

Nos detuvimos en el borde de un pequeño lago que estaba rodeado por pequeñas montañas
dentadas y abetos de color verde oscuro. La nieve se había acumulado en algunos puntos
pero dejaba lugares desnudos en otros. Estaba en uno de los lugares desnudos que Bella
había detenido.

"Solía venir aquí solo", comenzó suavemente, arrugándose la nariz un poco. "Ya sabes,
antes de verte, antes ... de todo".

Asentí con la cabeza, estirándome para hacerla girar, y por costumbre, metí un rizo suelto
detrás de su oreja. Me concentré en su rostro, sus expresiones. Sin poder escuchar su mente,
tuve que suponer que ella había levantado su escudo una vez que el guardabosque había
abandonado el área. Escuché a mi alrededor, también.

Estábamos verdaderamente y completamente solos. Los Cullen nos habían dejado.

"No lo sabía ..." Se detuvo, sacudiendo su cabeza un poco y apoyándose en mi mano


ahuecando su rostro. "No sabía si querrías esto. No sabía si siquiera quería presentarte, pero
..." Frunció el ceño. "Dios, Edward, estás tan callado. Solo me pregunto si ..."

Inclinándome, presioné mis labios en su frente y luego en su boca. "No puedo escuchar tu
mente". La besé de nuevo antes de que ella pudiera decir algo. "Pero no es necesario,
cariño. Te conozco . Sé que te gusta la palma de la mano. Estoy ... un poco fuera de sí, pero
no me arrepiento de nada que tenga que ver con llegar a estar con usted. Sepa eso, señora
Masen.

"Gracias a Dios", susurró, prácticamente derrumbándose contra mí, y la abracé.

"Ven", susurré contra la parte superior de su cabeza. Me senté en un árbol caído, tirando de
ella a mi regazo, como de costumbre. "Siento todas estas cosas al mismo tiempo, y sé lo
que eres para mí, Bella, pero hay una parte de mí que necesita escuchar ... tiene que juntar
las piezas antes de que me pierda en ti".

Bella se rió, tomando mi rostro. "Está bien, entonces esa sensación es normal, bebé. Lo
entiendo. Estoy allí todo el tiempo ... aún así ".

Me reí entre dientes, recordando la advertencia de Jake de que Bella era una montaña rusa
de emociones. Y lo entendí completamente en ese momento. Yo quería todo. Yo quería a
mi esposa, mi compañera hasta que prácticamente estaba temblando. Quería saber todo lo
que había que saber. Yo quería correr Yo quería sentarme y disfrutar de la vista. Y quería
cazar de nuevo, pero no tenía sed. Yo era una bola de energía pero aún sentía paz con Bella
en mis brazos. Fue difícil aclimatarse a todo eso.

Todavía sonriendo, dije: "Dime lo que pasó. O ... o ... enséñame" .


Bella asintió, y su mente se abrió para mí.

Uní mis dedos con los de ella, los besé cuando ella me mostró todo, desde el momento en
que me quedé dormida en la sala de cine hasta el momento en que me desperté de mi
cambio.

"Ahí fue donde fuiste", confirmé, asintiendo un poco. "No estaba seguro ... quiero decir,
asumí que había un gran problema cuando me desperté en una casa vacía".

"No estaba vacío, Edward. Esme y Carlisle estaban en la puerta de entrada, que es lo que
oíste. Tuve que proteger a Charlie, pero luego me mantuvieron alejándome de la casa hasta
que finalmente me planté".

Sus pensamientos habían estado en mí durante toda la pelea, para permanecer entre ellos y
yo. Pero ella también necesitaba mantener a Charlie a salvo.

Ambos hablamos al mismo tiempo.

"¡¿Charlie apareció ?!"

"¿Realmente los prendiste?" ella me preguntó con una ligera risita a su voz.

Sonriendo, asentí. "Lo hice. Sabía que tenía que correr y esconderme. Tuve que pasar por el
estudio de Carlisle para hacerlo. El cobertizo fue el primer lugar al que fui. Tenía que
mantener a Steve a salvo".

"Mi papá estaba mirándote, bebé. Estaba preocupado porque no había sabido nada de ti, y
nuestra casa estaba cerrada. Estaba realmente molesto cuando se fue, pero dejarlo lo
mantuvo con vida".

"Bueno, maldición ..." suspiré, sacudiendo la cabeza.

Bella sonrió tristemente, ahuecando mi rostro. "Hablaremos de él, pero lamento que
Victoria te haya tocado. Era la preocupación más grande que cualquier historia que Carlisle
le dijera a mi padre".

Negué con la cabeza. "Yo ... no recuerdo mucho al final, Bella". Encogiéndome de
hombros, continué. "Estamos aquí. Estamos juntos. Estoy dispuesto a trabajar en esto ...
esta ... nueva vida". Extendí una mano, dejando que la débil luz del sol de la tarde golpeara
mi nueva piel, sacudiendo mi cabeza por el brillo, el brillo que se reflejaba en mí. "Te lo
dije cuando te volví a ver, cuando volví contigo".

A través de su mente, me vi a mí misma, y escuché su alivio. Se movió en mi regazo,


sentándose a horcajadas sobre mí, lo que me hizo sonreír, pero se tambaleó un poco cuando
notó los cambios en mí: ojos rojos, piel pálida, una fuerza antinatural que parecía hervir
debajo de la superficie. Ella entendía por completo el cambio constante en los temas de
conversación, y estaba pacientemente pendiente. Incluso notó una sombra de las cinco en
punto que ahora era permanente. Sabía que tenía un largo camino por delante, pero estaba
feliz de poder ayudarme de alguna manera.

Riendo un poco, toqué mi cara, y ella tenía razón. Estaba allí, solo el mero rastro de barba.

"Me afeité esa mañana", dije en confusión.

"Tardó tres días en cambiarte".

"Oh."

"Sí."

Bella sonrió suavemente, sus pensamientos aún se abrieron para mí mientras arrastraba un
dedo debajo de mi ojo. Arrugué mi nariz cuando notó el color rojo otra vez.

"Te tomará acostumbrarse, cariño". Lo dije recordando la primera vez que vi los ojos
nuevos de Bella.

"Y no tomará mucho tiempo para que los tuyos cambien", añadió, inclinándose para besar
mi frente. "Mientras más cazas animales, más comienza a desaparecer el rojo". Extrañaré el
verde, pero santo infierno, el oro será jodidamente hermoso en esta cara, esas pestañas ...

Sus pensamientos me hicieron reír. "¿Siempre has pensado en mí de esta manera, mi


Bella?"

"Sí", dijo con la risa más dulce, tomando mi rostro y besando mis labios. "Desde el
momento en que colocas tus libros en el mostrador de mi biblioteca". Ella me besó de
nuevo, iluminando cada centímetro de mí en llamas, pero ella inclinó la cabeza un poco.
"Pensé que eras muy guapo, Edward, y esperaba que lo supieras, para ser como todos los
otros chicos guapos que conocí en la escuela secundaria, egoísta y odioso, pero no". Ella
sacudió la cabeza lentamente. "No tenías idea de cómo te veían mal. Y el hecho de que me
miraras ... así de simple ..." Me acarició a ambos lados de mi cara, su mente recordando ese
primer día y mi nerviosismo. "Siempre me has mirado como si tuvieras una visión de
túnel".

"Lo hice. Todavía lo hago," estuve de acuerdo con una risa y un asentimiento. "Y siempre
me has tratado como a lo único que importaba en la habitación".

"Lo eres", susurró ella, frunciendo el ceño.

Mi mente y mi cuerpo estaban en conflicto. Yo quería a mi esposa No, yo quería a mi


compañero . Sin embargo, mi mente tenía tantas preguntas sobre el pasado, el presente y el
futuro, que no podía conciliar nada de eso. De hecho, la lucha abrumadora entre las dos
necesidades me hizo temblar un poco en los brazos de Bella.
"Está bien, Edward", ella se tranquilizó, pasando sus dedos por mi cabello. "Habla,
cuéntame lo que estás pensando".

"Yo ... yo ..." Tragué saliva para ordenar mis pensamientos, cerrando los ojos para
concentrarme, pero mis palabras salieron de mí sin un orden en particular y sin pausa.
"Quiero ver cada pensamiento que has tenido desde que nos conocimos. Quiero ... Sé que
necesitamos hablar sobre el futuro y lo que queremos hacer. Creo que estoy perdiendo la
cabeza, porque si no toco pronto, puedo explotar o ... o ... algo. Sé que necesito aprender y
ajustarme y descubrir cómo vivir con esto ... esto ... "Golpeé mi sien, suspirando
profundamente mientras mis hombros se hundían bajo el peso del mismo todas. "Y Charlie
... Bella, tengo que asegurarme de que él ... Él puede ... No lo hubiera logrado sin él.
Honestamente. Entonces, él es importante para mí".

"Está bien, está bien, está bien". Bella puso sus manos planas a cada lado de mi cara,
besando mis labios para callarme. "Mírame, escucha mi mente, bebé. Te mostraré todos
nuestros recuerdos desde el principio, pero tenemos tiempo ". Cuando sonreí, ella se rió un
poco. "También tenemos tiempo para discusiones sobre el futuro. La decisión inmediata
probablemente involucre mudarnos a Alaska. Quieren que nosotros dos podamos relajarnos
y aprender, y Denali es el lugar perfecto para hacerlo. , a pesar de que mi escudo te ayudará
".

Asentí con la cabeza en señal de aceptación, pero pude ver que había sido testigo de
conversaciones sobre nosotros. Éramos recién nacidos, obviamente yo más que ella, y
todavía teníamos mucho que aprender.

"En lo que respecta a mi padre, Edward ... No creo que se le permita saber nada, pero Jake
está defendiendo su caso ante Carlisle. Algo sobre la manada y La Push y sus propios
secretos, pero él no quería presionar al mientras que tú también cambiaste. Él también sabe
que los Vulturi son bastante atemorizantes sobre sus reglas. Carlisle mencionó que llamaste
a Charlie por teléfono, solo para aplacarlo, y luego le dijiste que te estás transfiriendo fuera
del estado ".

Gruñí ante eso, pero lo entendí. Fue la última conversación que tuve con Carlisle.

"Mi lector de la mente", dijo a través de un dulce suspiro y un molesto giro de ojos. Ella
sacudió su cabeza. "Sabía que serías increíble, pero ... te ayudaré todo lo que pueda con
eso".

Sonreí cuando noté que se había saltado un tema.

"¿Cómo suena?" ella me preguntó.

"Ruido. Ruido mental. Um ... zumbando en mi cabeza".

"¿Puedes ver todo?"


"Umm ... es difícil de decir. Contigo, veo lo que sea que estés pensando en este momento,
así que supongo que es lo mismo para todos. Jasper es interesante, porque veo cómo las
emociones lo afectan. Alice ... puedo verla visiones con ella ".

"Oh, wow", jadeó, con los ojos muy abiertos.

"Es como ... todos hablan de una vez y nadie tiene el mismo tema".

"Bueno, no has cazado, ¿entonces quizás puedes ... bloquear algo de eso?"

"No sé. ¿Tal vez?"

Bella sonrió, pensando que amaba la facilidad de nuestras charlas. Estaba tan feliz de que
nada hubiera cambiado esa parte de nosotros, no importa si somos humanos o inmortales.
Ella confiaba mucho en ello para su corazón, su amor, su tranquilidad.

"Yo también te amo, Bella".

Una pequeña sonrisa se curvó en sus labios, e inclinó su cabeza hacia mí. "Me gusta un
poco".

"¿Qué?"

"Que puedes ver lo que quiero decir, más que cómo sale verbalmente".

"Oh." Le sonreí, asintiendo un poco. "Sí, yo también. Una parte de mí desea haber tenido
eso cuando nos conocimos. No estaría tan nerviosa por invitarte a salir".

Su risa era hermosa y dulce, haciendo que su rostro fuera gloriosamente deslumbrante.
"Edward, lo hiciste bien".

"Estaba incómodo, y eras muy bonita". Besé sus labios para detener su discusión. "Ahora,
eres prácticamente angelical".

"No te has visto a ti mismo, ¿verdad?" Preguntó de repente, y negué con la cabeza.

"Ven, bebé", dijo en voz baja, deslizándose de mi regazo y tomando mi mano.

Ella me llevó a la orilla del lago, arrodillándome y tirando de mi mano para que yo hiciera
lo mismo. El agua estaba tan quieta que resultó ser un espejo decente. Me incliné sobre el
agua para ver mi reflejo. Mi vista tenía que ajustarse a eso. Por una fracción de segundo,
pude ver a los peces y habitantes del lago, no a mí. Una vez que atrapé mi propia mirada,
mis cejas se dispararon. Los ojos rojos penetrantes me devolvieron la mirada,
sobresaltándome un poco, porque me recordaban a los recién nacidos que se habían
presentado en la casa de los Cullen. Eran aterradoras y de apariencia mortal. Mi cara
parecía la misma: mis rasgos un poco más nítidos, tal vez un poco más suaves. Mi pelo me
hizo rodar mis ojos; era más grueso, todavía tan rebelde como siempre, y el toque rojizo era
un poco más profundo.

Toqué mi nariz, mis labios, mi mandíbula, mi cabello, notando el movimiento de mis


brazos. Los músculos eran diferentes; mis antebrazos y bíceps se definieron donde no
estaban demasiado antes de mi cambio.

"Eres hermosa, Edward," susurró Bella, alejando sus pensamientos, lo que me hizo mirar
hacia ella. "Siempre fuiste hermosa para mí, pero ahora ..."

"Ahora somos lo mismo".

"Sí."

"No puedes lastimarme ahora".

"No, Edward".

Le sonreí mientras negaba con la cabeza lentamente. "Sabes que lo único que me molestó
fueron tus miedos, Bella. No tus cambios".

"Lo sé."

Cogí su mano izquierda, jugando con sus anillos de boda. "Entonces ... ahora ..." Sonreí,
inclinándome para besar esos anillos. "Ahora 'mientras vivamos los dos' significa un tiempo
poderoso".

"No más enfermedad".

"No más enfermedad, cariño".

Me incliné para presionar mis labios con los de ella cuando un sonido escapó de sus labios
que podría haber sido un sollozo, pero tenía que detenerlo.

"Bella, yo ..." susurré, tocando mi frente con la de ella. "Necesito ... pero no sé ..." Suspiré
profundamente, deseando poder leer mi mente.

Ella sonrió, levantándose del borde rocoso del lago. "Edward, puedes tener todo lo que
desees". Ella agitó una mano alrededor de ella. "No hay nadie en millas".

Me congelé un poco, inclinando la cabeza para escuchar mentes, sonidos, inhalé


profundamente y solo encontré el aroma que me había llamado desde que abrí mis recién
nacidos ojos.

Bella.
"Oh, Dios, Bella ... enséñame ", gruñí entre dientes.

La sonrisa más perversamente sexy se curvó en sus labios. "Atrápame, Edward".

Instantáneamente ella se había ido, lo que me hizo reír y salir detrás de ella.

Algo dentro de mí cobró vida. Floreció y se extendió por todo mi ser mientras huía de mí.
La necesidad de perseguir fue abrumadora e instantánea. Ni siquiera tuve que pensar, solo
reaccionar, y estaba corriendo a una velocidad que, como ser humano, nunca hubiera
podido comprender. Mis pies apenas hicieron un sonido mientras tocaban cada paso sobre
rocas, maleza y nieve. La vida silvestre se dispersó ante mi aproximación, crujiendo a
través de los arbustos, trepando por los troncos de los árboles y despegando las
extremidades. El aroma de Bella era mi enfoque; me jalaba, me llamaba, llegaba a algo
muy profundo, algo que parecía haber estado siempre allí pero que ahora se tambaleaba en
su fuerza.

Ella había dejado su mente abierta para mí, lo cual era innecesario, pero lo usé de todos
modos. Intenté no concentrarme en lo que ella estaba pensando. Mientras corría, los
pensamientos se volvieron más fuertes o más débiles, una especie de faro. Seguí ese faro,
eso me estaba volviendo loco con cada pensamiento sexy o memoria imaginable, alrededor
de un lago más pequeño y por el lado de una montaña empinada y rocosa. Cuanto más alto
fui, más fuerte se volvió el aroma de Bella, hasta que hubo una división en el camino.

La montaña continuó más alta, pero el camino de Bella giró hacia la izquierda, junto a un
acantilado. El rocío de una cascada se empañó en mi cara. Su rastro terminó abruptamente,
y me detuve por completo, buscando su mente en su lugar, lo que me hizo sonreír y luego
reír suavemente.

Di un paso hacia el borde del acantilado, mirando hacia abajo. Justo detrás de la cascada
había un corte en la montaña, no exactamente una cueva, sino un espacio lo suficientemente
grande como para que se escondiera. Estudié el camino de descenso, dando un salto de fe
desde un costado. Aterricé en la pequeña repisa justo a la derecha del agua que caía, y me
metí dentro del espacio detrás de ella.

Bella sonrió mientras se apoyaba casualmente contra la pared del pequeño refugio rocoso.
"¿Sigues mi perfume o mi mente, Edward?"

"Ambos", respondí con una sonrisa mientras caminaba hacia ella lentamente. "Tu aroma me
contó muchas cosas, tu mente las confirmó".

Su risa era tan adorable, y bajó la vista a sus pies momentáneamente. Humano o inmortal,
la expresión de nerviosismo y vergüenza de Bella era exactamente la misma. Casi esperaba
ver las mejillas rosadas de su sonrojo, pero en cambio, fue la mirada oscura la que
prácticamente me inmovilizó en su lugar.

"¿Cómo encontraste este lugar?" Pregunté, tratando de distraerme de abalanzarse sobre ella.
"Me escapé una vez". Su voz era suave, triste. Ella asintió un poco cuando mis cejas se
arrugaron en cuestión. "Sí, fue temprano después de mi cambio. Dijeron que no podía verte,
que no podía mantenerte. Casi quebré a Jake a la mitad en mi ira, pero él me siguió, se
quedó en el fondo de la montaña hasta que Me calmé."

"Bueno, ahora puedo mantenerte" susurré, mis manos se cerraron en puños para
controlarme. "Bella, yo ..."

"Lo sé", respiró, empujando desde la pared de roca y caminando hacia mí. "Lo sé, Edward.
Lo siento también".

"Me siento ... mal por las cosas que estoy pensando, las cosas que quiero".

"Yo también."

"Quiero ... Y ..."

"Oh, yo también." Ella cantó esa respuesta, sus ojos arrastrando desde mi rostro a mis pies
descalzos.

"¿Esta mal?"

"Es apareamiento".

"¿Sí?" Estaba prácticamente jadeando mientras bebía en la belleza de su cara, que parecía
torturada como me sentía.

"Sí, y sé una cosa, Edward, solo por vivir en esa casa". Ella se acercó, empujando un poco
sobre los dedos de los pies para rozar sus labios burlonamente con los míos.

"¿Qué es eso, cariño?"

Ella me besó de nuevo, igual de suave, igual de burlona. "Este sentimiento, justo aquí ".
Ella cerró los ojos casi negros con los míos, sonriendo un poco. "Nunca se va. Siempre está
aquí, siempre así de fuerte. Si antes estuviéramos locos el uno para el otro, cariño, ahora
seremos insaciables".

Mi boca se curvó en una media sonrisa. "¿Siempre?"

"Siempre, Edward".

Extendiendo la mano, la atraje hacia mí, nuestros labios se encontraron al mismo tiempo,
Bella dejó escapar el más dulce sonido de alivio, deseo y felicidad. Envolví mis brazos
alrededor de ella, la levanté, haciendo que sus piernas se envolvieran naturalmente
alrededor de mis caderas. No tuve palabras para describir los sentimientos que surgieron al
besar a mi esposa, verdaderamente besándola, nuevamente.
No se preocupaba por ella sobre lastimarme. No hubo diferencia en nuestra piel: dureza o
temperatura. No teníamos que respirar, no teníamos que hablar, y malditamente no
teníamos que dejarlo ir si no queríamos.

Todo era diferente pero igual. Sus reacciones a mi toque fueron las mismas, si no más. La
necesidad de marcar, morder y poseer era nueva, pero las sensaciones de sus manos en mi
pelo, sus dulces sonidos y su increíble beso anularon lo que ahora sabía que eran instintos
que nunca tuve cuando era humano.

Podría sostener a Bella en mis brazos sin esforzarme siquiera. De hecho, estaba seguro de
que podría haberla abrazado así por días. A pesar de la tensión, la carrera e incluso mi
reciente cacería, no estaba cansado. Y en el fondo sabía que nunca más me cansaría de
nuevo, pero un pensamiento lo alejó todo.

Había pasado demasiado tiempo desde que le había hecho el amor a mi esposa.

Había sido antes de su cambio, antes de las llantas desinfladas y los vagabundos errantes,
de ojos rojos, con malas intenciones, y antes de que los Cullen decidieran ayudarla. Fue
antes de pensar que me la habían quitado.

Deslizando mis manos debajo de su camisa, la levante, rompiendo el beso el tiempo


suficiente para ayudarla a salir completamente.

Mi respiración era pesada ya que apenas se separó de sus labios. "Bebé, baja los pies".

Piernas perversamente fuertes se desenrollaron a mi alrededor, pero los brazos de Bella


permanecieron aferrados a mi cuello. Pasando las manos planas por sus costados y sobre
sus brazos, aparté sus manos de mí.

"Déjame verte", le pregunté en un susurro.

Fue como verla por primera vez, desnuda hasta la cintura, respirando pesadamente, y su
pelo cayendo de su cola de caballo. Alcanzando a la banda que sostenía ese cabello, lo
saqué con cuidado, dejando que los bloqueos oscuros se derramaran sobre los hombros
cremosos.

Su turno.

Sonreí ante su pensamiento, retrocedí un paso y busqué un puñado de mi camisa. Estaba


fuera de mi cabeza, uniéndose a la de ella en el suelo de esa alcoba rocosa, antes de que
pudiera expresar esa petición.

"Jesús", Bella bufó en una carcajada, sacudiendo la cabeza.

Mirando hacia abajo, traté de ver lo que ella hizo, pero en su mente, pude ver las
diferencias en mi cuerpo. Siempre corría para mantenerme en forma, pero ahora, yo era
delgado, con músculos ágiles. Estaba tonificado y definido. Y aparentemente, mi esposa
aprobó de todo corazón.

Algo sobre eso me hizo sentir satisfecho, no es que ella no lo aprobara antes, pero con todo
lo que estábamos sintiendo en ese momento, fue bueno saberlo.

Caminé alrededor de ella, deteniéndome lo suficiente como para barrer su cabello desde un
hombro para besar su piel, subir por su cuello, acomodarme en el lugar justo debajo de su
oreja que siempre la había hecho derretirse en mis brazos.

"Te amo", susurré contra la concha de su oreja. "Te extrañé ... así".

"Yo también." Ella asintió, apoyando su espalda desnuda contra mi pecho, lo que me hizo
gemir en su cabello.

La acerqué más, su dulce trasero presionando contra la erección más dura que había tenido
alguna vez. Mis años como estudiante de medicina me dijeron que había pasado mucho
tiempo. Mis nuevos sentidos me dijeron que era más que sangre corriendo a través de mí;
era veneno y la caza que acababa de hacer. Fue más. Fue casi salvaje.

Ahuequé sus pechos por detrás, provocando pezones duros y sonriendo cuando ella se
sacudió en mis brazos mientras palabras de maldición escapaban suavemente de ella. Una
mano continuó jugando, para provocar, y la otra se deslizó por su estómago para tirar del
botón de sus jeans.

"¿Cómo ... dónde ..." tartamudeé, sacudiendo la cabeza. "Bella ... voy a romper esto".

Parecía entender mis balbuceos sin sentido y cubrió mi mano con la suya para ayudarme.
Ella se giró en mis brazos, dando un paso atrás y pateando zapatillas. Los jeans y la ropa
interior fueron empujados al piso de la cueva.

"Cuida tu fuerza, Edward", ella guió dulcemente, caminando hacia mí. "No quieres correr
desnudo por el bosque". Ella sonrió burlona ante mi breve bufido de risa. "Lento, guapo".

Bella me ayudó a empujar con cuidado los pantalones de pijama a cuadros en los que me
había despertado mi cambio. Pude ver con sus pensamientos que ella sabría que sería más
fácil lidiar con ellos desde el primer día, pero también porque ella me quería tan cómoda
como podría estar a través de tres días de quemado.

El aire fresco de la tarde golpeó mi carne desnuda, pero no tuvo ningún efecto en mi
necesidad. Estaba dura y goteaba por ella, y sus ojos se oscurecieron aún más al verme. Mi
moderación para frenar, mantener la calma, voló por la ventana cuando una palabra escapó
de sus labios en un lento siseo.

" Joder".
La atraje hacia mí, y estábamos como antes - Bella se envolvió en mí y mis labios en los de
ella. Sus manos se ahuecaron a ambos lados de mi cara, y una súplica se extendió sobre mi
rostro.

"Por favor, Edward. Por favor ..."

Presioné su espalda contra la pared de roca, apenas notando las grietas, el polvo cayendo, y
el estruendo que causó dentro de esa pequeña alcoba. Sus manos seguían en mi rostro
mientras la besaba hasta que me sentí borracho con su sabor. Haciendo una pausa lo justo
para cerrar la mirada con ella, me coloqué en su entrada.

Nuestra respiración se detuvo por completo cuando me deslicé dentro de ella por primera
vez en meses, por primera vez como pareja, y por primera vez en nuestro nuevo comienzo.

Si si si…

Su mente me guiaba cuando había perdido la capacidad de apenas pensar, y mucho menos
hablar. Sus pensamientos estaban llenos de amor, de lo increíble que me sentía y de lo
mucho que me necesitaba. Cuando ella me mostró lo que se sentía mejor, seguí sus deseos.

"Eso es tan ... increíble", respiré, empujando más fuerte, más profundamente, y sintiendo
que me apretaba una y otra vez. "Sigan mostrándome, Bella".

Su siguiente pensamiento me hizo alejarla de la pared de roca que estaba aún más dentada
que antes, y la acosté sobre la pila de ropa, dejando que todo mi peso se apoderara de ella
mientras continuaba tomándola con fuerza. Me regodeé en mi fuerza, mi resistencia, que
había estado bien antes, pero ahora , era imparable. Sosteniendo una mano junto a su
cabeza, usé mi mano libre para tocar, provocar, despertar sonidos que necesitaba escuchar
nuevamente.

Cuando la toqué donde estaba hinchada y sensible, Bella se puso dura, mi nombre se
mezcló con un gruñido largo y bajo, y me hizo sonreír contra su cuello.

"Sí, Bella. Te sientes demasiado bien. No puedo ... No quiero que ..."

Sus manos se encontraron a cada lado de mi rostro, llevando mi mirada a la de ella, y dejé
caer mi frente para encontrarla. "Déjate ir, Edward. Tenemos vidas para amarnos unos a
otros".

Asintiendo con la cabeza, apreté los ojos cerrados, sintiendo el cosquilleo en mi espina
dorsal, en mis bolas, y mis manos se clavaron profundamente en la tierra y la roca a cada
lado de su cabeza. Apenas reconocí el sonido que se me escapó cuando llegué. Era ruidoso,
hacía eco de la cueva y sacudía el piso debajo de nosotros.

Cuando pude ver con claridad, abrí los ojos, perdiéndome en los ojos dorados de Bella.
Nada tenía que decirse, porque sus pensamientos coincidían con los míos. El amor que
habíamos tenido antes palideció en comparación con lo que estábamos sintiendo justo en
ese momento. Y eso fue decir algo.

"Santo infierno", respiró Bella, su cabeza colapsándose hacia atrás, una pequeña sonrisa
enroscando sus hermosos labios.

"No, mierda", jadeé, incapaz de no sonreír con ella. Pero noté que todavía estaba duro,
todavía dentro de ella. "Umm, cariño?"

Lamiendo sus labios, se inclinó y capturó mi boca en un beso abrasador. "No nos estamos
moviendo de este escondite por un tiempo".

"¿Vendrán a buscarnos?" Le pregunté, besando lentamente por su mandíbula hasta su


cuello.

"Probablemente."

"No te importa, ¿verdad?"

"No".

Risas causaron nuevas sensaciones entre nosotros, y nos quedamos sin aliento. No me
moví, pero cambié lo suficiente como para mirarla. La luna brillaba a través del agua que
caía sobre la apertura de la cueva. Mi nueva visión podía ver los efectos que se
desarrollaban sobre su rostro, su piel, toda la cueva. Era como si estuviéramos
profundamente bajo el agua, completamente aislados de todo. La realidad era que teníamos
que volver con los Cullen, teníamos que hablar sobre el futuro, ya que me tenían que
cambiar y teníamos que hablar sobre Charlie. Sabía todo eso. Los pensamientos de Bella
eran los mismos.

Sin embargo, la realidad tenía que esperar, porque estábamos perdidos el uno al otro otra
vez. Una parte de mí se preguntó cuánto tiempo podríamos permanecer secuestrados allí.
La otra parte no podía esperar para probar todo con ella.

"Eduardo…"

"¿Hmm?"

"Deja de pensar."

Sonriendo, me incliné y la besé. "Sí, señora."

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 15 - Ven lo que mayo


Atravez del fuego
Hasta el límite, a la pared
Para tener la oportunidad de estar contigo
Con mucho gusto me arriesgaría todo
Atravez del fuego
A través de lo que sea, pase lo que pase
Para tener la oportunidad de amarte
Lo tomaría todo el camino
Hasta el alambre
Incluso a través del fuego

Sé que tienes miedo de lo que sientes


Aún necesitas tiempo para sanar
Y puedo ayudarte si solo me dejas intentarlo
Me tocas y algo en mí sabía
Lo que podría tener contigo
Bueno, no estoy listo para besar ese sueño de despedida

Cuando es así de dulce, no hay forma de decir que no


Te necesito así, estoy listo para ir

"A través del fuego" por Chaka Khan

EDUARDO

"Lo siento por eso", murmuré contra la piel de Bella mientras trazaba una marca de
mordida que había dejado en su cara interna del muslo con mi dedo.

"No estoy", dijo con una sonrisa, su cabeza cayendo hacia mi hombro mientras la sostenía
entre mis piernas. Ella deslizó su mano plana por mi brazo y le mostró su muñeca, donde
un pequeño mordisco en su piel brillaba a la luz de la luna. "Aparentemente, lo único que
puede dejar una cicatriz en nuestra piel es una mordedura de otro vampiro".

Llevé su muñeca a mis labios, presioné un beso allí, y luego di vuelta para besar la marca
en su cuello de James. Estaba borracho de mi amor por ella en este momento. Estuvimos en
esa cueva por casi veinticuatro horas. Solo nos habíamos ido una vez para que Bella y yo
pudiéramos cazar, pero habíamos corrido para escondernos, para permanecer en la burbuja
que habíamos creado desde que desperté de mi cambio.

"Necesito controlar eso", susurré contra su mejilla. "Por mucho que lo disfruté, no puedo
seguir marcándote".

Bella sonrió, encogiéndose de hombros. No podía escuchar sus pensamientos, pero sabía
cada uno de sus gestos, y ese en particular significaba que no le importaba.
"Control", se burló. "Edward, has estado despierto todo un día. Solo un maldito día.
Relájate. Estás en un mejor control de lo que piensas. Esos recién nacidos que vinieron a la
casa probablemente tenían semanas y estás en mejor control que Ellos eran."

Riéndose de su defensa instantánea e interminable, besé su mejilla otra vez. "Cariño,


estamos en una cueva, en una montaña, sin humanos por millas. El único problema que se
encuentra es aquí". Mis manos comenzaron a viajar, rozando, provocando, cosquilleando,
lo que resultó en la risa y la desnudez retorcida en mis brazos que yo quería.

Había una parte de mí que sabía que el tiempo pasaba, que había cosas que debían hacerse
y debatirse. Nuestro futuro, como lo habíamos sabido una vez, se había ido, por lo que uno
nuevo debía planificarse, prepararse y aceptarse.

La otra parte de mí no podía tener suficiente de mi esposa, mi compañero . Realmente me


sentí borracho con ella. O tal vez era adicto. ¿Obsesionado? No me importaba qué etiqueta
tenía.

Bella se volvió en mis brazos, arrodillándose entre mis piernas. Ella se cernió sobre mí
cuando me apoyé contra la pared de la cueva. Colocando sus manos planas a cada lado de
mi cara, sonrió. Era desgarradoramente hermoso y dulce y amoroso. Y el recuerdo de ver
esa sonrisa por primera vez vino de la nada. Fue después de que declaramos nuestro amor
por primera vez, después de perder nuestras virginidades el uno al otro. Habíamos estado
saliendo por unos meses y nos perdimos en una tarde lluviosa en mi dormitorio en la
Universidad de Washington. Me miró entonces como lo estaba ahora, y supe que nunca
amaría a otra mujer por el resto de mi vida. De repente, mi mente de montaña rusa dejó
escapar esa misma tontería.

"¿Crees que estábamos predestinados para esto?" Pregunté contra sus labios.

Ella sonrió, pero titubeó un poco al encogerse de hombros. "No sé, cariño. Intento no
cuestionarlo ahora que te tengo de vuelta".

Asintiendo con la cabeza, acepté esa respuesta porque sentía lo mismo. "Yo también." El
sonido del agua cayendo fue lo único que escuché cuando la miré. "¿Qué deberíamos hacer,
cariño?"

"¿En este mismo segundo?" ella dijo con una risa. "Esa es una pregunta muy cargada, Dr.
Masen, cuando estamos así de desnudos y solos".

Sonriendo, solté una carcajada mientras mi cabeza caía hacia la pared de piedra detrás de
mí. Levanté la mano, arrastrando mis dedos a lo largo de su cara y debajo de su barbilla.
"No estoy seguro de que el médico le quede bien".

"Sigues siendo un doctor, Edward", respondió suavemente y con paciencia. "Carlisle


todavía practica medicina. También lo harás con el tiempo". Ella besó mis labios cuando
comencé a discutir que él era mucho más viejo que nosotros. "Es tu primer maldito día,
bebé", me recordó otra vez con más besos en mis labios. "Ahora ... ¿Qué deberíamos hacer
con respecto a qué?"

Resoplando, negué con la cabeza. "¿Todo?"

Ella sonrió, pero se levantó de mi regazo. Nuestra ropa estaba en todas partes, pero
encontró mi camisa y mis pantalones de pijama, se puso el primero y tiró el último a mi
manera.

"Ponlos, y trataremos de resolver todo ", bromeó con una sonrisa.

Vestirme a mí mismo era una prueba de control de la fuerza, pero con movimientos lentos,
podía ponerme los pantalones sin triturarlos en pedazos. Fue un milagro que hubieran
durado tanto. Y ese pensamiento solo trajo la realidad de que necesitábamos regresar a la
casa de los Cullen para tener ropa limpia y una larga discusión.

Bella se apoyó contra la pared de roca cuando comencé a caminar. Tenía más energía de la
que sabía qué hacer, pero todavía no estaba acostumbrado. Y estaba haciendo todo lo
posible por no darme cuenta de lo adorablemente sexy que parecía esa camisa demasiado
grande, especialmente sabiendo que no había nada debajo.

"Tu ..." comencé, continuando el ritmo. "¿Dijiste que nos estábamos mudando a Alaska?"

"Dije que eso es lo que habían discutido hacer. Los Denalis viven en el medio de la nada, y
podríamos cazar cuando sea necesario, ir y venir como nos plazca, y acostumbrarnos a
esto". Hizo un gesto entre nosotros, pero sabía lo que quería decir, incluso sin escuchar sus
pensamientos.

Asintiendo con la cabeza, me detuve frente a ella. "Bella, te dije antes que estoy dispuesto a
conceder algunas cosas a Carlisle, pero hay algunas decisiones que preferiría hacer solo
nosotros dos".

"Simplemente quieren ayudarnos".

"Lo sé. Realmente, lo hago," accedí, deteniéndome frente a ella. "Lo entiendo. Con todo lo
que hemos pasado por ellos, entiendo que creen que nos deben ... algo . Simplemente creo
que hay una diferencia entre la ayuda y la orientación y el impulso de las ideas a nuestra
manera".

"No, entiendo eso". Se apartó de la pared para caminar hacia mí. Ahuecando mi rostro, me
preguntó: "¿Estás hablando de Alaska o de vivir con ellos en general?"

"En general", respondí con sinceridad. "Quiero decir, me gustan todos, incluso Rosalie,
pero yo ... Bella, tú y yo tuvimos una vida antes de todo esto, y sé que las cosas han
cambiado, hemos cambiado, literalmente, pero no sé si pueden hacer lo que hacen. Eso ...
esa cosa de vivir juntos, pretendiendo ser otra cosa. No lo sé ". Sacudí mi cabeza, cruzando
mis brazos sobre mi pecho mientras veía el agua caer sobre la apertura de nuestra cueva.

Ella asintió con la cabeza, presionándose sobre los dedos de los pies para besar mis labios.
"Pero estás bien con Alaska", verificó, encerrando esos hermosos ojos dorados en los míos.

Dejé escapar un profundo suspiro, haciendo una mueca. "En realidad, sí. Estoy de acuerdo
con esa parte, porque si oír las mentes es tan fuerte como lo fue ese primer momento,
entonces realmente tengo que acostumbrarme a eso, o nunca nos iremos de la cueva".

Bella soltó una risita y gimió al mismo tiempo. "Oh, Dios, no puedo imaginar". Ella besó
mi barbilla. "Te dije que te protegería".

"Lo sé, y te amo por ello, pero sinceramente, no creo que tenga muchas opciones. Tengo
que acostumbrarme a eso, cómo funciona, cómo suena, la diferencia entre la voz y la
mente. fue difícil determinar esa última parte, incluso cuando solo tú y Carlisle estaban
escuchando ". Presioné un beso en su frente y luego caminé un poco más. "Creo que Alaska
también da la excusa que necesito para Charlie".

Me froté la cara, notando el fino crecimiento de la barba. Era lo largo que solía ser al final
de un largo día humano. Y nunca cambiaría Sin embargo, la mayoría de los hombres de la
familia Cullen tenían caras lisas, y sabía que ninguna cuchilla regular podía tocarlo, así que
tendría que preguntarles qué hacer al respecto, en todo caso.

Cuando Bella se calló, me volví para mirarla. La expresión en esa dulce cara era muy triste.

"Lo siento, cariño", le dije en voz baja, sintiéndome horrible porque este tema la estaba
afectando de esta manera.

"Extraño a mi papá", susurró temblorosa. "Extraño a mi madre también".

"Sé que lo haces, y me siento responsable de tu padre. Si los Cullen nos deben, entonces
realmente le debemos a Charlie. Sin él, la pérdida de ti habría ..."

Me detuve, porque ahora era discutible. Recuperé a mi chica, a mi esposa, a mi mejor


amiga, y todos esos títulos culminaron en un término perfecto: amigo . Ahora entendí lo
que Carlisle había intentado decirme la noche en que tomó muestras de mi sangre para
atraer a Victoria; mi compañero hizo que todo fuera mejor. Ella era una muleta, la otra
mitad de mí, y la luz al final de este extraño túnel nuevo.

Charlie, sin embargo, todavía estaba en la oscuridad. Pude haber recuperado a Bella, pero
todavía vivía en el mundo en el que había perdido a su pequeña niña bajo su cuidado. Eso
simplemente no me sentó bien. Una parte de mí quería darle esperanza o algo a lo que
pudiera aferrarse, pero las reglas, las promesas y los tratados no se lo permitían, esas
mismas reglas que mi dulce esposa había roto para hacerme saber que todavía estaba allí,
todavía con vida.
No mencioné eso; Lo guardé para mí por ahora.

El zumbido en mi cabeza, que había sido mínimo con Bella, comenzó a mejorar. Las
conversaciones borrosas y agitadas se unieron a mis oídos o mi mente, no estaba seguro de
cuál.

Haciendo una mueca un poco, caminé hasta el borde de la cueva e incliné la cabeza para
escuchar con atención.

"Edward, ¿qué es?"

"¿Oyes eso?" Yo le pregunte a ella.

Ella vino a pararse a mi lado. Ella inhaló profundamente pero negó con la cabeza. "No
escucho nada, bebé".

Los encontraremos, Leah.

Perdimos el rastro, pero maldita sea, Jake, tal vez no quieran ser encontrados ahora.

Sonriendo, miré a Bella. "Son Jake y Leah. Nos están buscando en forma de lobo". Me reí
un poco. "El ... paquete ... Se comunican de forma tan extraña. Yo ... puedo oír solo a los
dos, pero también puedo escuchar al resto del grupo en varios lugares. Es como una mente
colmena o algo así".

Bella se rió un poco. "¿Puedes decir dónde o qué tan lejos?"

"Umm, no. Pero probablemente podría seguirlo".

"Sabes, Jake es probablemente el perfecto para probar esa cosa de lectura mental".

Suspirando al final de nuestro tiempo a solas, asentí. "Entonces necesito mi camisa,


hermosa".

Con los ojos oscurecidos y una sonrisa malvada en su rostro, Bella se inclinó para quitar
lentamente mi camisa por encima de su cuerpo. Cerré mis ojos mientras luchaba contra el
deseo instantáneo de perderme en ella otra vez.

Cuando los abrí, ella estaba vestida con sus jeans y su suéter, caminando hacia mí para
darme mi camisa.

"Vamos, Edward. Iremos a hablar con Jake".

Bella me convenció de volver a ponerme la camisa sin quitarme las mangas. Salimos de la
cueva, evitando la pared de agua que caía, y en lugar de volver a subir al acantilado sobre
nosotros, nos dirigimos hacia el pequeño lago de abajo. Justo cuando aterrizamos en la
costa rocosa, un aroma se estrelló contra mí como un tren de carga. Inesperadamente, un
gruñido se me escapó sin siquiera pensarlo.

"Fácil, Edward". La actitud calmada de Bella me ayudó a empujar el instinto para luchar
lejos. "Jake es nuestro enemigo natural, y tu instinto te dice que te prepares para él, pero lo
conoces ".

Asintiendo con la cabeza, dejé escapar un aliento purificador. "¿Siempre olió tan fuerte?"

Sabes, Ed ... No me hueles muy bien tampoco, por supuesto.

No pude detener la risa que surgió de mí. Y me volví hacia los dos enormes lobos que
salían lentamente del bosque al otro lado del camino.

"Muy bien, Jacob", dije, todavía riéndome.

¡Guauu! Entonces, ¿la cosa de leer la mente realmente es verdad? preguntó mientras se
acercaba. Cuando asentí, sacudió su gran cabeza. ¿Cómo funciona eso?

"No tengo idea. Pero es ruidoso".

Tuvo un breve momento de compasión, pero luego dirigió su atención a Bella. Ella se ve
jodidamente feliz. ¡Bien por ustedes chicos!

Él acarició su mano, pero decidió que preferiría tener una conversación verbal, por lo que
se fue al bosque. Leah se mantuvo en forma de lobo y en alerta, pero estaba feliz por
nosotros. Bueno, estaba tan feliz como su instinto le permitiría estar, ya que ambos éramos
ahora el enemigo que se suponía que debía destruir. Conocernos primero la ayudó a
mantener sus instintos bajo control.

Cuando Jacob volvió a salir del bosque, estaba en su forma humana de nuevo, vistiendo sus
habituales pantalones largos de color caqui. Su mente, sin embargo, se complicó con
diferentes temas que necesitaba abordar con Bella y conmigo.

Sus primeras palabras en voz alta fueron inesperadas. "Me asustaste muchísimo".

Sonriendo, asentí. "Lo sé, lo siento."

Él suspiró y puso los ojos en blanco. "¿En qué diablos estabas pensando, corriendo hacia el
bosque?"

Pude ver en su mente el recuerdo de la pelea con Victoria. Desde su perspectiva, habían
mantenido la lucha bastante contenida. Muy pocos recién nacidos habían llegado a la casa;
la mayoría había encontrado su muerte en el bosque, gracias a la manada. Los que se
acercaron a la casa de los Cullen se encontraron con vampiros muy experimentados con
más control. Y dos habían descubierto el temperamento y el escudo de mi esposa.
Pero un ser humano saliendo al medio de todo los sumió en un frenesí de preocupación y
pánico.

"¡Tienes suerte de que fui yo quien empujó esa sanguijuela pelirroja hacia la casa!" dijo con
un dedo señalando mi camino. "Y ahora mira ..." Me hizo un gesto hacia arriba y hacia
abajo. "Te han convertido en uno de ellos. No es que pueda decir una mierda sobre eso,
porque Bella me habría pateado el trasero si hubiera invocado el tratado para convertirte".

Bella soltó un bufido, y fue su turno de poner los ojos en blanco. "Cállate, Jake".

Él entrecerró los ojos hacia ella, frunciendo los labios. "Bien, estoy seguro de que al final
hubiera sucedido eventualmente".

"Probablemente," Bella y yo dijemos al mismo tiempo, lo que hizo que Leah soltara una
áspera carcajada con una sonrisa lobuna.

"¿Por qué estás aquí, Jake?" Bella preguntó a través de un suspiro muy largo y muy
paciente.

"Alice dijo que te dejara en paz, que volverías pronto. Pero pensé que preferirías escuchar
algunas cosas de mí en lugar de ellas".

Los pensamientos de Leah se centraron en una cosa. Charlie.

Mi cabeza se giró hacia el único lobo en la manada que era más blanco que rojo. "¿Qué hay
de él?"

"Charlie está a salvo", afirmó Jacob. "En realidad está con la madre de Leah".

"¿Demandar?" Bella preguntó, sus cejas levantándose. "¿Está en la casa?"

"Sí." Jake asintió, sonriendo un poco, pero me llamó la atención. ¿Puedes ver por qué?

Incliné mi cabeza, leyendo su mente, y una lenta sonrisa se extendió por mi rostro. "A él le
gusta. ¿Charlie está saliendo?"

Jacob se rió del jadeo de Bella cuando ella miró entre nosotros.

"¿Seriamente?" ella preguntó incrédula.

"¿Desde cuando?" Pregunté, porque en todas las veces que había estado en la casa de
Charlie, antes y después del accidente de Bella, nunca había mencionado a Sue Clearwater.

"Bueno, él no quería decirte nada, Edward. ¿Fue algo así como una especie de consuelo?"
dijo, pero sonó como una pregunta. "Comenzó después del servicio conmemorativo de
Bella".
"Oh", Bella y yo ambos murmuramos.

Fue Leah quien respondió mi mayor pregunta, ¿cuál fue el motivo por el cual me la
ocultaste?

Él no dijo nada porque pensó que era ... Bueno, ya sabes cómo es. Él no es alguien que use
sus emociones en la manga, pero dijo que estaba mal golpearlo en la cara cuando había
perdido tanto.

"Entonces, ¿por qué decir algo ahora?" Les pregunté a los dos, pero fue Jake quien
respondió.

"Bueno, aquí está la parte interesante de la que quería hablar sin la cabeza chupasangre".

"¿Podrías parar esa mierda ?!" Bella espetó. "¡Solo escúpelo!"

Envolví un brazo alrededor de los hombros de Bella y la llevé a mi frente, besando la parte
posterior de su cabeza.

"Claro, claro", se rindió. "Tener a Charlie en la sala significa que Charlie escuche las
leyendas".

Levantó una ceja hacia mí, y parecía estar esperando que yo juntara las piezas.

"Y que Charlie escuche las leyendas significa que descubrirá que no son solo viejas
historias de miedo ", conjeturé, con una sonrisa curvándose en la comisura de mis labios,
pero se redujo rápidamente. "Mierda, Jake, ¿qué sabe él?"

"Solo las viejas historias de miedo, en este punto".

La esperanza que floreció en el bello rostro de mi esposa era casi demasiado para mirar
cuando se volvió hacia mí. Ahuequé su mejilla, rozando mi pulgar bajo su ojo mientras
escuchaba los pensamientos de Jacob y Leah. Por mucho que quisiera dejarle a Charlie
algún tipo de esperanza, había algo que me preocupaba.

Presioné un beso en la frente de Bella y lo reflexioné. Finalmente, cerré miradas con Jake.
"¿Qué hay de los Volturi?"

Esa es la otra razón por la que estábamos aquí buscándote.

Miré a Leah y luego volví a ver a Jake. "¿Qué es?"

La cara de Jake se oscureció con odio, y él negó con la cabeza. "Están aquí. En
Washington. Aparentemente, Victoria causó un hedor lo suficientemente grande como para
que su ejército los arrastrara desde Italia. Carlisle dice que normalmente envían solo a
algunos de ellos para ver ese tipo de cosas, pero no esta vez. Son un montón de ellos,
incluidos los hermanos espeluznantes ".

"Mierda", siseó Bella. "¿Aro está aquí?"

"Sí, y quieren ver a Carlisle".

"Edward, deberíamos regresar", dijo en voz baja, mirándome. "Si están aquí, entonces-"

"Espera ese pensamiento, Bells," interrumpió Jake, haciendo una mueca. "Escuché a
Eleazar y Carlisle hablando. Ustedes dos ... Bueno, tienen habilidades que estos hijos de
puta italianos van a querer. Hombre, voy a perder mi mierda si intentan algo".

Estaba confundido por un momento, y miré a Bella, pero Jake estaba recordando la
conversación.

"Aro lee las mentes", confirmé, y todos asintieron. "Y le gustan los vampiros con talento".

Todos asintieron de nuevo.

"Edward, los Volturi coleccionan inmortales talentosos," explicó Bella suavemente, ahora
aparentemente preocupada mientras alcanzaba mi cara, mi cabello, mi pecho. "Aro lee las
mentes tocando a la persona, donde no tienes que hacerlo. Y puedes ver lo que la persona
está pensando en este momento, pero Aro: ve cada pensamiento que alguna vez has tenido.
Envidiará tu habilidad. , simplemente por su comodidad ".

Me burlé, poniendo mis ojos en eso, porque incluso con solo Jake y Leah, era mucho para
asimilar y un ruido de ruido en mi cabeza. Sin embargo, era más fácil que antes. Jake estaba
en forma humana, por lo que podía ver la diferencia entre el pensamiento y el habla. Leah
era todo pensamientos, con ella en su forma de lobo. Bella me calló. Dos mentes eran algo
factibles. Sin embargo, la realidad era que prefería escuchar la mente de Bella y nadie más.
La otra realidad era que no siempre iba a ser simplemente dos mentes. Llegaría un
momento en que serían las ciudades, las escuelas, los hospitales y un mar interminable de
personas y mentes y cosas inquietantes, y tuve que prepararme para ello.

A pesar de que Bella me había asegurado que era mi primer día, me preocupaba esta nueva
habilidad y lo que significaría. Solo por los pequeños pensamientos que había captado de
las personas que conocía, podía decir que había cosas en la cabeza de alguien que no
estaban destinadas a que nadie las escuchara. Esto fue escuchar a escondidas en una escala
masiva. De repente, quería saber lo que Alice sabía.

"Tal vez deberíamos volver", murmuré, mirando a todos alrededor. "Me gustaría ... me
gustaría ver lo que Alice sabe".

La sonrisa de Bella se curvó en sus labios. "Alguien va a encajar bien".


Sonriendo, me encogí de hombros. "No sé, cariño. Tengo que acostumbrarme a esto".
Golpeé mi sien, fruncí el ceño un poco. "Si esto es ... yo, entonces necesito ajustarme.
Necesito adaptarme a lo que somos ahora". Cuando Jake negó con la cabeza un poco, me
volví hacia él. "Antes de que alguien entre en pánico por los Volturi, me gustaría obtener
toda la información que pueda, y con el conocimiento que Carlisle tiene de ellos y de las
visiones de Alicia, podremos evitar a Aro o prepararnos para él. Pero necesito saberlo . "

"Primer día, Edward", ella reiteró cantando, pero asintió y me besó en los labios.

"Así que sigues diciéndome, pero Bella, este soy yo. No estoy seguro de que la parte de mí
que necesita toda la información se haya evaporado con mi humanidad", expliqué, lo que
hizo que todos se rieran un poco de mí.

Mi esposa estudió mi rostro, y deseé poder escuchar sus pensamientos, pero finalmente
asintió. "Bien, volvamos".

Jake asintió con la cabeza y salió corriendo para volver a su forma de lobo, dando un paso
hacia la orilla del lago para esperarnos. ¿Razarte? se burló, y él y Leah comenzaron a
correr.

Me reí, mirando a Bella. "Él quiere una carrera".

"¿Oh?" ella preguntó con una risa. "Bien entonces." Ella me empujó juguetonamente y se
fue tras él.

No se parecía a ninguna raza que hubiera experimentado alguna vez. Como ser humano,
corría para hacer ejercicio casi todos los días en la universidad y después de la graduación.
Me inscribí en maratones y carreras para caridad o para funciones universitarias. Ninguna
carrera o entrenamiento involucró el tipo de competencia que estaba corriendo en ese
momento.

Fue más de cuarenta millas de saltar sobre pequeños lagos y arroyos. Dos lobos contra dos
vampiros, este último con más fuerza que el inmortal promedio, debido a su condición de
recién nacidos, navegaron por el desierto de Alpine Lakes como si fuera un parque infantil.
Bella tomó la delantera en un punto a través de un parche de árboles, pero salté sobre Leah
para escalar los troncos, saltando de árbol en árbol hasta que pude tomar la iniciativa.
Sonreí ante el gruñido de Bella detrás de mí, pero las últimas millas de regreso a la casa de
los Cullen fueron fáciles de estirar. Corrí tan rápido, perdí la capacidad de escuchar a Jake y
Leah, y los pasos de Bella cayeron detrás de mí.

Cuando la azotea Cullen fue visible a través de los árboles, corrí aún más rápido,
parándome en la mesa en el patio trasero. Escuché las puertas traseras abiertas a la casa, y
las mentes me golpearon a la vez. Apoyando mis manos en la mesa cubierta de nieve,
sacudí la cabeza y cerré los ojos. Fue un caos durante los primeros momentos.
Al levantar la vista cuando olí su acercamiento, me encontré con la mirada preocupada de
Bella.

"¿Demasiado?" ella preguntó.

"No ... Bueno, sí, pero tengo que aclimatarme, Bella", le respondí suavemente.

"¿Eduardo?" Carlisle llamó, corriendo hacia mí. Sus pensamientos parecían más claros que
el resto, pero su preocupación estaba en todo su rostro. Escuchar la mente de alguien debe
ser abrumador. Escuchar a todos tiene que ser ...

"Tonterías", respondí a su línea de pensamiento, sonriendo burlonamente ante su risa. "Solo


... dame un segundo, por favor".

"¿Has cazado?" preguntó, y yo asentí. "De acuerdo, luego háblalo. Concéntrese en cada
mente".

Levantando una ceja hacia él, no aparté la mirada cuando tomé una respiración profunda.
"Estás preocupado de que esto sea demasiado. Jake y Leah están enojados porque gané la
carrera. Jasper se está alimentando de tu preocupación. Emmett quiere su propia raza.
Eleazar está tratando de recordar el último lector de mente que conocía, aparte de Aro.
Rose quiere salir de Washington. Esme quiere abrazarme. Kate e Irina quieren saber
cuándo pueden irse a casa. Tanya está celosa de mi esposa, pero no está realmente celosa ...
¿Tal vez felicitaciones? Lo que sea que eso signifique ... Y Alice ... "Mi cabeza se giró
hacia enfrenta al miembro más corto del grupo.

La mano de Bella se deslizó en la mía, nuestros dedos se unieron naturalmente, y nos


enfrentamos a Alice, que estaba caminando cerca de mí.

Finalmente, alguien más puede ... Alice sonrió, y estaba un poco triste y cansada. Otro
monstruo en la familia.

Me reí un poco, sacudiendo mi cabeza. "¿Es así como lo ves?" Le pregunté, inclinando mi
cabeza hacia ella, y descubrí que mi cerebro podía cambiar y alejar las curiosas mentes que
nos rodeaban y enfocarse únicamente en una persona.

Alice arrugó la nariz y se encogió de hombros. Era algo muy humano, considerando cuánto
tiempo había sido inmortal, pero su mente estaba emocionada y agradecida de conocer a
alguien más con una habilidad mental. El hecho de que podía ver lo que estaba viendo era
como un peso que se levantaba de sus pequeños hombros.

De todos los miembros de la familia Cullen, Alice había querido que Bella y yo nos
uniéramos a ellos. Ella lo había visto venir no mucho después del cambio de Bella. No
había visto el ataque de Bella, ya que la decisión de James de morderla había sido una
cuestión de estímulo, pero una vez que el cambio estaba en marcha, ella había visto todo:
Bella, yo y Victoria. Todo había sucedido. Y ahora las visiones la estaban atacando con
todas las posibilidades.

Ella vio un futuro muy abierto, donde todos podían permanecer más tiempo, si los dos
monitoreábamos a los humanos que nos rodeaban. Alaska fue un resultado fuerte, casi
concreto. Nos vimos a Bella y a mí con ojos dorados y sonrisas felices, y un lugar nuestro
en algún lugar que no reconocí. Sin embargo, todas sus visiones cambiaron continuamente,
porque nada era seguro. En su mente, pude ver que era porque todos tomaban decisiones
que causaban un cambio en el futuro. La estaba volviendo loca, y esperaba que mi
capacidad para leer la mente pudiera ayudar a resolver algo de eso.

Por último, vio a Aro, junto con un gran grupo de inmortales con batas rojas, pero fueron
los pensamientos de Alice directamente hacia mí los que me tenían preocupado.

Él preguntará por mí, tú, Bella y Jasper. Él querrá nuestras habilidades como
compensación por el desastre de Victoria, a pesar del hecho de que lo detuvimos y
limpiamos después de eso. Ella se movió sobre sus pies un poco, sus ojos se dirigieron a su
compañero. Tu sabes su historia, Edward. Él no sobrevivirá. Él no sobrevivirá al odio y la
frialdad. No podrá resistirse a la dieta, y tan nuevos como ustedes dos, tampoco lo
resistirán.

"¿Qué hacemos?" Le pregunté en voz baja, sin embargo, parecía ruidoso en el patio trasero
cubierto de nieve.

"Si nos vamos los cuatro, lee la mente de Carlisle y ve que somos más. Si nos vamos todos,
nos buscará. Si nos quedamos, nos pedirá que nos unamos a él".

"Y al preguntar, estás diciendo que lo exigirá", supuse, acercando a Bella más cerca de mí.
Miré a Carlisle. "Ve venir a Aro. Querrá algo a cambio del desastre que cometió Victoria.
Nos querrá a los cuatro". Hice un gesto entre Bella y yo con Alice y Jasper.

"Bueno, él no puede tenerte", dijo Esme con firmeza, y por más que estuviera molesta, me
hizo sonreír por lo protectora que estaba de toda su familia.

Carlisle la tranquilizó, pero se centró en Alice y en mí. "Por mucho que Aro quiera algo,
también es consciente de que pedirle a alguien que venga con él no siempre le traerá
lealtad, lo que Marcus podría ver. Si quiere venganza por el desastre de Victoria, entonces
es demasiado tarde. Hemos erradicado todo mucho."

Eleazar dio un paso adelante, su mente llena de posibilidades. "No rompimos ninguna ley
aquí. Y les hicimos un favor al eliminar a Victoria y su ejército recién nacido. Correr no es
la respuesta, muestra culpa o que estamos ocultando algo. Enfrentarlo es la única respuesta.
¿llega, Alice?

"Todavía hay nieve en el suelo", respondió, señalando lo que nos rodeaba.


Carlisle dio unos pasos adelante y atrás, frotándose la cara y pellizcándose el puente de la
nariz. "Mi familia debería ser quien se enfrente a él. Eleazar, deberías llevar el tuyo a
Denali".

Me estremecí cuando las mentes comenzaron a hacerse más fuertes, más asustadas.
Carlisle, sin embargo, levantó su mano cuando algunos comenzaron a discutir en voz alta.

"Todos adentro, por favor". El miró por encima de su hombro. "Tú también, Jacob.
Necesitamos discutir los próximos pasos que todos debemos dar". Él me miró. Mi familia
es más grande ahora, y aunque Aro lo vea como una amenaza, lucharé por ellos. Todos
ellos.

No estaba seguro de si él había apuntado hacia mi camino, o si simplemente estaba


escuchando a escondidas, pero cuando lo seguimos dentro de la casa, sus pensamientos no
fueron los únicos centrados en la preparación para una pelea. Acerqué a Bella una vez que
estuvimos en la sala de estar, preparándome para lo que esta reunión decidiría.

~ o ~ EID ~ o ~

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 16 - No tememos a nada

No tememos a nada
No tememos a nada
Ahora que hemos llegado tan lejos
¿Todavía recuerdas nuestros sueños?
La necesidad de tenerlo todo?
No te rindas
Siento que ya casi llegamos

Vida larga
Bloques de ruta
Paredes altas
Teardrops
Nada se interpone en nuestro camino

" Nada se encuentra en nuestro camino" por Lacuna Coil

EDUARDO

El zumbido en mi cabeza se hizo más fuerte cuanto más aumentaba el estrés en la casa. Me
senté en el borde de la otomana junto a la chimenea, mis dedos agarrando mi pelo mientras
los pensamientos me asaltaban.
Jasper no estaba mejor que yo con tantos de nosotros ahora tomando asiento alrededor de la
sala de estar. El miedo, la ira y la frustración palpitaron a través de él, provenientes de
varias fuentes. Las visiones de Alice siguieron cambiando; algunos ni siquiera terminaron
antes de que tomara un camino diferente. La presencia de los lobos no la ayudaba en
absoluto.

La mente de Emmett tomó una posición volátil. Estaba dispuesto a defender a su familia, a
su compañero y a su honor. Haber solucionado una amenaza y enfrentar un posible castigo
por ello no le cayó bien.

Las mujeres de Denali compartían el mismo miedo. Despreciaron a Aro. Lo odiaron por
algún altercado pasado sobre un inmortal que amaban como una madre. Solo pude
vislumbrar a una mujer hermosa y a un niño pequeño con ojos rojos. Kate e Irina querían
irse a casa inmediatamente. Tanya quería prender fuego a los Volturi y luego irse a casa.

Esme finalmente se me acercó con cuidado. Su instinto de cuidar a la gente bajo su techo la
estaba tirando demasiado difícil de ignorar. Ella se inclinó y me abrazó suavemente.
"¿Eduardo?" ella llamó suavemente, e hice una mueca cuando tuve que mirarla para
distinguir si estaba hablando o pensando. "¿Estás bien?"

Asentí escuetamente, intrigada de que ella hubiera dicho su pregunta, estremeciéndose


cuando los pensamientos de Rosalie eran extremadamente fuertes. Ella estaba enojada con
todos: Carlisle por causar toda esta situación, Victoria por ser una "perra loca", en los
Volturi por simplemente ser entrometida, y Bella por estar en el lugar equivocado en el
momento equivocado.

Mi mirada se fijó en ella desde el otro lado de la habitación, un gruñido creciendo dentro de
mi pecho. Mi labio se curvó de ira. Lo único que me impidió lanzarme hacia ella fue el
pánico subyacente. Este ha sido su miedo desde el principio. Era por eso que la primera vez
que ella y yo nos habíamos encontrado, había estado aterrorizada de que los Volturi
descubrieran que a un humano se le había permitido su máximo secreto: la existencia de
vampiros. Esa última preocupación era irrelevante con mi cambio, pero su miedo aún era
palpable.

La inquietud de Jacob se centró en tantos vampiros de ojos rojos en su vecindad. Los ojos
rojos significaban sangre humana y no se podía derramar sangre humana en su reloj. Había
llegado a un acuerdo con los inmortales en la habitación, porque todos bebíamos de los
animales. La dieta le resultaba desagradable, pero mantuvo su parte del tratado debido a esa
dieta. Traer asesinos humanos lo ponía nervioso, lo que hizo que su capacidad de cambio
fuera difícil de mantener.

Por último, el mayor de nosotros, Eleazar y Carlisle, estábamos discutiendo cosas en


susurros apresurados y silenciosos, uno diciéndole al otro que se fuera a casa, el otro
queriendo mantenerse firme. Eleazar no mostró temor con respecto a la inminente visita de
Aro y sus hermanos. Carlisle no sentía exactamente miedo, pero estaba lo desconocido
cuando se trataba de Aro. Él no siempre estaba seguro de dónde estaba parado con ellos.
Cuando vivía con ellos en Volterra, se lo consideraba una rareza con su elección de dietas.
Se le dio respeto a Carlisle por conveniencia, no porque se lo ganara.

El toque que más importaba me envolvió por un lado.

"Déjame ayudarte", suplicó en un susurro en mi oído. Presionó besos en mi cabello como si


pudiera alejar el ruido con cada uno.

Finalmente concedí con un rápido asentimiento. Instantáneamente, el silencio cayó sobre


mí, y prácticamente me dejé caer aliviada, especialmente cuando su escudo trajo consigo la
única mente que realmente quería escuchar.

¿Mejor? ella preguntó por su mente.

Asintiendo, encontré su mirada. "Sí, definitivamente. Gracias, cariño".

Edward, sé que quieres aclimatarte, pero no puedes hacerlo todo de una vez. Hubo un
dulce castigo allí, así como preocupación y amor y todo solo Bella .

Sonriendo, ella asintió. "Lo sé", dije con un suspiro. "Sin embargo, necesito ver a Alice".

"Está bien", me dijo, mirando a la chica de cabello negro como el azabache, que se parecía
a lo que había sentido hace un momento. "Alice, prepárate".

El escudo de Bella incorporó a Alice y Jasper, y los tres respiramos profundamente y los
dejamos salir. La eliminación del talento de Jasper del resto de la sala permitió a todos
relajarse. Su capacidad para sentir y manipular las emociones tenía un lado negativo, que
era que no tenía otra alternativa que empujar todo lo que estaba sintiendo de vuelta a la
habitación. Se magnificó y se multiplicó antes de golpear a todos.

Alice, sin embargo, jadeó y me miró fijamente. "Eso es útil. Mira".

Bella se rió de ella, pero se quedó callada a mi lado mientras veía las visiones de Alice.
Empezaron de manera simple e inane: alguien cambiando de asiento, Esme tomando la
mano de Carlisle, Emmett levantándose para caminar. Las tres cosas entonces ocurrieron
casi en ese orden. Sin tantas influencias, sin mencionar a Jacob y Leah, presionando a
Alice, su futuro se hizo más fácil de ver, más fluido.

Aún mejor era el hecho de que las cuatro personas bajo ese escudo eran las cuatro personas
que Aro querría más. Alice se sentó muy quieta, sus ojos se cerraron, pero su comunicación
conmigo fue ininterrumpida y silenciosa.

Si la familia de Eleazar se va, nada cambia. Aro todavía viene. Si él se queda, parecerá
que nos estamos uniendo ... o ... o ... Se detuvo, inclinando un poco la cabeza. El tamaño de
este aquelarre hará que los Volturi se sientan incómodos, por lo que agregar a la familia
de Eleazar parecerá que estamos construyendo nuestro propio ejército.
"Entonces, debería irse", conjeturé en voz alta, centrándome solo en ella, pero noté que toda
la habitación se había vuelto silenciosa e inmóvil mientras nos miraban con fascinada
curiosidad.

Tal vez. Su respuesta fue solo para mí, porque estaba tratando de ver todas las cosas a la
vez. Si los cuatro nos vamos con ellos ... No, no puedo hacer eso. Mira.

Dejar a Carlisle, Esme, Rosalie y Emmett atrás para enfrentar a los Volturi no fue bien. No
era creíble que cuatro inmortales eliminaran a un ejército recién nacido completo. Y no
importaba si los dejamos atrás, porque Aro pudo ver a través de los pensamientos de
Carlisle que había más de nosotros, que los habíamos dejado atrás. Dividirnos solo nos hizo
ver como si estuviéramos corriendo y escondiéndonos de ellos. Hacer que los lobos se
iluminaran frente a los Volturi causaba pánico y pelea.

"Alice, ¿cómo estás viendo esto con Jake involucrado?" Le pregunté, sabiendo que la
presencia de los lobos le nublaba la vista.

Reloj.

Ella tomó decisiones que no involucraban a la manada, solo a su familia. Si las cosas se
volvían borrosas o en blanco, simplemente miraba hacia el futuro para verificar que algo
saliera bien, lo que me hizo preguntarme cuánto la ayudó el escudo de Bella. Y con esa
línea de pensamiento, me pregunté si el escudo de Bella de alguna manera podría bloquear
la habilidad de Aro, evitar que viese todos los pensamientos, talentos y secretos que
necesitaban para mantenerse en silencio.

Los ojos dorados de Alice se abrieron para encontrarse con mi mirada. "¡Oh! ¿Crees?"

"No lo sé, Alice. Me lo estoy preguntando". Hice un gesto alrededor de la habitación. "No
puedo oír a nadie más que a los tres fuera de su escudo. Tengo curiosidad por si funcionaría
contra Aro de la misma manera".

"Si no puede ver nuestras habilidades, entonces no puede codiciarlas", verificó Jasper,
mirándonos a los dos. "¿Es eso lo que estás pensando?"

"La lectura de la mente de Aro requiere que toque a la persona. El escudo de Bella puede
no permitirle acercarse a la persona que quiere tocar". La voz de Eleazar era tranquila, pero
también tenía curiosidad.

Bella se movió un poco a mi lado, frunció el ceño. "No sé si puedo permitir el contacto
pero excluir su regalo al mismo tiempo". Su mirada se fijó en la mía. Jesús, ¿no podemos
simplemente decirle 'no, gracias?' Un simple, gracias por la oferta de asesinatos y caos,
pero estamos contentos con los ciervos, osos y aburridos Pacific Northwest America?
¿Cómo funciona esa mierda?

Solté una risa suave, frotándome la cara con frustración.


Alice tomó su decisión, su propia sonrisa se extendió por su rostro. "El problema es ... No
sabemos por qué viene, o más bien, por qué trae tantos".

Carlisle dio un paso adelante, mirándonos a todos. "Las actividades de Victoria en esta área
les hubieran arrojado una bandera roja. Están atentos a patrones específicos para evitar que
los inmortales se revelen a sí mismos o nos lleven a los humanos. Ya había enviado
exploradores para sentir la situación de Seattle, así que si informaron sobre el tamaño de mi
familia, él podría venir a buscarme específicamente por lo grande que ha crecido este
aquelarre ".

"O uno de ellos informó que había un humano en tu medio", dijo Eleazar, haciendo un
gesto a mi manera. "Lo cual, si ese es el caso, entonces verán que es inmortal y no tendrán
piernas para resistir. Una vez más, no hemos roto ninguna regla. De hecho, nos ocupamos
de un gran ejército de recién nacidos para ellos . "

"Acepta eso, y lo considerará insultante", señaló Carlisle.

La paciencia de Jacob finalmente se evaporó. "¿Por qué demonios estamos caminando de


puntillas por estos pendejos? ¿Tienes tanto miedo de ellos? ¿En serio? ¿Cuál es el resultado
que esperas lograr?" Él hizo estas preguntas mientras nos miraba a todos.

"Solo queremos que nos dejen vivir de la manera que deseamos, Jacob", respondió Carlisle.
"No quiero pelear contra ellos, y no estoy seguro de que funcione a nuestro favor si lo
hacemos".

"Pfft", se burló. "Puedo asegurarme de que funciona a nuestro favor. Joder, llamaré a todo
el grupo".

Sonriéndole a Bella, quien había comenzado a reírse un poco, volví a mirar a Jake.
"¿Quieres pelear contra los inmortales más antiguos del planeta?"

"No, solo quiero proteger a mi tribu, a mis amigos, a mi manada". Él se paseó un poco,
mirando a Leah. "Si no has hecho nada malo, entonces no hay nada malo en estar orgulloso
frente a ellos y desafiarlos a decir algo".

Mis cejas se dispararon ante eso, pero miré a Alice. Todavía estábamos encerrados en el
escudo de Bella, así que sus visiones solo fueron influenciadas por nosotros cuatro, y
parecía que Jake había llegado a un punto en el asunto: no habíamos roto ninguna ley y
habíamos eliminado una amenaza. Haber hecho eso con muy pocos problemas públicos era
algo de lo que estar orgullosos.

Alice los vio llegar, y los encontramos en el desierto de Alpine Lakes. Ella buscó este
futuro sin la manada de lobos involucrada. El resultado siguió cambiando. Las palabras
fueron intercambiadas, pero ella vio pequeños destellos de mudanzas, viajes y Alaska.
Suspiró profundamente, mirándome a mí y luego a Carlisle. "A menos que uno de ellos
tome una decisión de improviso, entonces los veo ir y venir sin mucho alboroto".

La habitación se quedó quieta, pero todos le miramos para el siguiente paso. "Está bien,
vamos a esperar. Eleazar, depende de ti si te quedas o no. Eres bienvenido aquí todo el
tiempo que quieras".

Alice negó con la cabeza. "Sin ofender a nadie, pero creo que es lo mejor para todos si
ustedes fueran a su casa en Denali".

La expresión de Tanya fue decepción, y se puso de pie. "Alice, ¿estás segura?"

Alice asintió, pero fui yo quien respondió la pregunta. "Ella lo ve de dos maneras. Si te
quedas, parece que estamos en contra de ellos. Si somos solo nosotros, la única pregunta es
por qué la familia de Carlisle es tan grande. Dos familias parecen ser agresivas".

Carlisle asintió en comprensión. "Está bien, puedo ver que las apariencias pueden
malinterpretarse como algo que no son". Le ofreció su mano a Eleazar. "Pero te agradezco
por venir a ayudarnos".

La familia Denali comenzó a decir adiós y presioné un beso en el costado de la cabeza de


Bella, susurrando: "Cariño, puedes levantar tu escudo".

Ella sonrió dulcemente, su mente se encontró con la mía. De acuerdo, ¿listo? Cuando
asentí, ella presionó un beso en mis labios. Una vez que se hayan ido, Edward, necesitamos
una ducha. Ella levantó una ceja en mi dirección.

Sonriendo groseramente, asentí. "Sí, señora. Lo sé". Sin embargo, mi sonrisa cayó
rápidamente cuando me di cuenta de que habíamos regresado de la cueva y había que
abordar las cosas. "Y necesito llamar a Charlie".

Eso sobró la habitación, pero levantó su escudo de Alice, Jasper y yo. Me estremecí pero le
di las gracias, levantándome para estrechar la mano de Eleazar y despedirme, junto con
Carmen, Irina y Kate. Tanya, la más atrevida y saliente del clan Denali, sonrió mientras
caminaba hacia mí. Sus pensamientos eran curiosos sobre cómo dos humanos podrían
haber sido tan bien emparejados que eran compañeros inmortales al mismo tiempo. Se
preguntó brevemente con qué frecuencia eso había sucedido con el tiempo.

"Carlisle dice que es raro", respondí sus pensamientos sin pensar, haciendo muecas. "Lo
siento, me estoy acostumbrando". Toqué mi sien y me encogí de hombros.

Ella se rió entre dientes. "No se necesitan disculpas. Tal vez debería mantener mi mente ...
más limpia cuando estoy cerca de ti".

"Quizás", dije con una risa ligera. "Aunque, estoy seguro de que dado el tiempo, no será lo
peor que veo".
Ella sonrió, y sus pensamientos me golpearon suavemente. Bella es una chica con suerte de
encontrarte no una, sino dos veces, Edward. Eso es realmente ... especial. Y ese fue mi celo
afuera, por cierto.

Me guiñó un ojo, me estrechó la mano y fue a abrazar a mi esposa, donde le dijo lo mismo
en un susurro. Bella sonrió, asintiendo y dándole las gracias amablemente.

Una vez que la familia Denali se había ido, Carlisle nos enfrentó a todos cuando Bella
enlazó sus dedos con los míos. "Bien, entonces tenemos que prepararnos para movernos".
Él asintió con tristeza. "Eleazar nos ofreció espacio en Alaska. Nos prepararemos mientras
esperamos a que Alice nos avise cuando los Volturi estén cerca". Él me miró. "Estoy
seguro de que Bella te explicó que le dijimos a Charlie que estabas muy enfermo. Así que
tenlo en cuenta cuando lo llames. Ahora podría ser el momento de plantar la semilla que
estás considerando mudar fuera del estado. , si lo desea. Lo que sea que se le ocurra, lo
respaldaremos ".

Asentí, mirando a Bella por un momento. "Bueno."

~ o ~ EID ~ o ~

Mi sensible piel todavía sentía el agua de la ducha y los toques de Bella mientras me
sentaba en el borde de la cama después de ponerme cuidadosamente un par de jeans. Me
estaba resultando un poco más fácil acostumbrarme a las tareas cotidianas si bajaba la
velocidad. La capacidad de recordar acciones precisas, sentimientos y detalles fueron la
clave.

Steve dio un zumbido mientras saltaba de la silla a la cama. Se sentó a mi lado, sus agudos
ojos de color verde amarillo se clavaron en mí mientras su cola a rayas anaranjadas se
envolvía por completo alrededor de él. Podía oír su ronroneo más fuerte que cuando había
sido humano. Se sacudió en su pecho junto con su rápido latido del corazón y su
respiración.

"Oye, amigo", le susurré, ofreciéndole mi mano. Y no pude evitar sonreír cuando se levantó
de inmediato para golpearlo con la cabeza. Su ronroneo aumentó y su espalda se arqueó
cuando pasé suavemente mi mano sobre él y bajé por su espalda. Finalmente, él se subió a
mi regazo, colocando sus patas delanteras sobre mi pecho para poder golpear mi barbilla.
"Yo también te extrañé," dije suavemente a través de una risa, levantando la vista cuando la
risa de Bella se encontró con mis oídos.

"Observó tu cambio, Edward", explicó, rascándose la parte superior de la cabeza. "Se


cubrió el pecho y desafió a cualquiera de nosotros a tocarte. Creo que pensó que te estaba
perdiendo". Ella arrugó la nariz.

Él todavía estaba de pie sobre mi pecho cuando miré hacia él de nuevo. "Oye, Steve ...
todavía soy yo. Promesa. Bella todavía es Bella. Prométemelo también".
Su nariz fría y sus bigotes erizados empujaron su ronroneo sobre mi piel y a lo largo de mi
mejilla mientras me frotaba una y otra vez. Me hizo sonreír, pero a pesar de que era mi
adorado gato, mi amigo, el pequeño hombre que habíamos criado con un gatito, podía oler
su sangre, oírla fluir por sus venas. Corrió por todo su cuerpo, y mi garganta se quemó un
poco, pero descubrí que era manejable. Mi borroso recuerdo de Jasper diciéndole que
apenas era un aperitivo me hizo sonreír, pero tenía razón. Recordar el olor del humano, por
otro lado, era agudo. Por mucho que haya sido tentador, me alegro de que todos me hayan
detenido.

Con un último amortiguado, "Hmmm", contra mi mejilla, Steve caminó de mi regazo hacia
la cabecera de la cama, acurrucándose sobre la almohada de Bella. Aparentemente, había
superado una especie de inspección de Steve, y había decidido mantenernos.

Busqué a mi esposa, tirando de ella entre mis piernas y dejando que mi frente cayera
suavemente sobre su pecho. Sus manos recorrieron mi cabello húmedo, y su mente
permaneció en silencio por el momento, aunque no había estado en la ducha. Realmente
estaba empezando a apreciar poder escuchar su mente cuando hacíamos el amor. Antes,
podía ver y sentir cómo mi toque la acercaba cada vez más al borde, pero ahora podía
escuchar su mente, alimentarme de lo que la volvía loca, de lo que sentía tan bien. Su amor
y deseo eran tan asombrosos de ver en su mente. Fue fácilmente mi cosa favorita hasta
ahora de llegar a ser como ella.

Los Denalis nos habían dejado, y la mayoría de los Cullen habían ido a cazar. Jake y Leah
habían corrido a su casa en forma de lobo para reunirse con el resto de la manada sobre la
inminente llegada de los Volturi. El día y la hora exactos no eran algo que Alice pudiera
ver, pero sí sabía que la nieve todavía estaba en el suelo.

Sin embargo, no estábamos solos. Carlisle y Esme estaban abajo; Podía escuchar sus
mentes, su preocupación por el posible resultado de la reunión con Aro.

Carlisle no quería problemas. Fue así de simple. Al parecer, había dejado Italia hace más de
un siglo con el deseo de vivir de la forma que él había querido sin quitarle la vida humana.
Los Vulturi nunca lo habían entendido, pero lo dejarían ir sin mucho alboroto. Su esperanza
era que le permitieran a él su familia y su forma de vida nuevamente.

Esme quería mantener a su familia, y eso nos incluía a Bella y a mí, tal como estaba. Ella se
preocupaba por todos nosotros, nuevos y viejos.

Inhalé profundamente el aroma de Bella, levantando mi rostro de su torso para besar sus
labios suavemente. "No puedo posponer el momento de llamar a Charlie".

Bella asintió, alejándose de mí y sentándose en la silla en la esquina de la habitación.

Con cuidado de mi fuerza, levanté mi teléfono de la mesita de noche. Ni siquiera me había


molestado con eso cuando había estado enfermo y no lo había pensado en absoluto desde
que me desperté de mi cambio. Toqué ligeramente la pantalla, sacudiendo la cabeza en
varias llamadas perdidas, tanto de Roxy como de Charlie. Hubo mensajes de texto y alertas
de redes sociales, sin mencionar el pequeño icono molesto para el correo de voz.

Levantando la vista hacia Bella, suspiré. "Maldita sea, me había olvidado por completo de
Roxy".

Mi esposa asintió, una vez más haciendo una mueca. "Sí, es fácil ..." Miró por la ventana
por un momento y luego a mí. Ella tocó su sien. "Es como ser un niño hiperactivo".

Sonriendo, asentí en comprensión. "Estoy dispuesto a adivinar, simplemente mirando a


todos los demás, que se establece a tiempo".

"Sí, bebé. Sí. Es mejor después de cazar, también, lo que tenemos que hacer pronto, creo.
Es mejor ir todos los días".

Asentí con la cabeza ante su sugerencia sutil, pero en este caso, ella estaba hablando por
experiencia, y confié completamente en ella.

Mirando hacia abajo a mi teléfono, me aclimaté lentamente sobre cómo tocar la pantalla,
navegar por los menús y las aplicaciones, hasta que finalmente aterrizó en los textos
preocupados e interminables de Charlie. Pasaron de la preocupación a la ira, y las súplicas
para llamarlo fueron muchas. Incluso mencionó su incapacidad para comunicarse con Jake,
y se preguntó cómo podríamos estar tan ocupados, o en mi caso, tan enfermos.

Mirando fijamente a mi Bella, presiono Enviar y me puse el teléfono en la oreja. Esta


conversación podría ir de varias maneras. Podía estar enojado o herido, lo que a veces
culminaba en un estado de ánimo con Charlie. O podría exigirme que me vigilara, lo cual
era una idea terrible y no podría suceder. Por mucho que supiera, eso tranquilizaría su
mente, no estaba dispuesto a arriesgar mi sed con él, sin mencionar mis cambios físicos.
Los Volturi estaban demasiado cerca, y aunque tenía un plan en mi mente para dejar a
Charlie con algo, cualquier cosa, no podía dejarlo armar las piezas hasta después de que
nuestros visitantes italianos habían venido y se habían ido.

"¿Eduardo?" Escuché por teléfono. "¿Hijo? ¿Cómo te sientes?"

"Oye, Charlie. Lamento haberme salido un poco, pero estoy mejor", le respondí.

"¿Vuelves al trabajo?"

"No, señor. Todavía estoy en Carlisle. No volveré al hospital".

Se quedó en silencio por un momento. "Kiddo, ¿qué tan enfermo estás?" finalmente
preguntó en voz baja.
Sonriendo ante su preocupación, miré a Bella, quien parecía estar luchando contra la
necesidad de llorar. Sus ojos parpadearon rápidamente, y se volvió para mirar por la
ventana. Steve pareció entender, y él se levantó, se desperezó y se dirigió hacia ella.

"Estoy ... estoy bien, Charlie. Yo solo ... quería hacerte saber que he decidido transferirme
fuera del estado. Hay un pequeño hospital en Fairbanks, Alaska, que necesita doctores.
Carlisle y yo somos los dos. tomando posiciones allí arriba ".

"¡¿Alaska?!" se resistió, y lo conocí lo suficiente como para que se frotara la cara y el


bigote. "Tú solo ... pensé ... Aw, demonios, niño, ¿estás seguro?"

Tragando nerviosamente, hice una mueca de dolor por el ardor del veneno, pero dejé que
mi mirada se posara en Bella, porque lo que iba a decir era en parte cierto y un toque de lo
que podría haber sido.

"Creo que necesito un nuevo comienzo, Charlie. Necesito un lugar donde los recuerdos no
me rodeen cada maldito día. Están en mi casa, mi auto. Están por todos lados, y necesito un
nuevo comienzo. en algún lugar nuevo ".

Suspiró profundamente sobre la línea. "Maldita sea, Edward, lo entiendo. Todavía eres
joven, con una vida por delante y una larga carrera por delante. Incluso puedes alejarte de
Bella algún día".

"Nunca amaré a nadie como amo a Bella", le dije firmemente, encontrándome con la
amorosa y cálida mirada de Bella. "Seguir adelante nunca sucederá. Ella siempre será mi
otra mitad, Charlie. Sin ella, se mantendría ... perdida".

"¿Pero Alaska? Eso está muy lejos. No puedo invitarte al fútbol, ¿verdad?"

Riéndose, negué con la cabeza. "No señor."

"Bueno, infiernos campanas", dijo con un gemido. "¿Puedo verte antes de irte? ¿Cuándo te
vas a mudar?"

"En realidad, me iré antes de que termine el año. Enviaré mis cosas más tarde. De hecho,
estaré arriba para Navidad".

"¿Qué hay de tu casa?"

"Guardaré la casa, por las dudas, pero se cerrará".

Charlie se calló de nuevo. "Hazme una promesa, hijo".

"Cosa segura."
"Prométeme que si necesitas algo, me llamarás. Yo soy ... Aunque solo sea para hablar de
deportes. Yo solo ... me siento responsable por ti, niña, y sé que eres mayor y solo, pero ... "

"Tú también", le respondí inmediatamente, sonriéndole a mi esposa burlonamente por las


burlas que estaba a punto de hacer. "De hecho, he escuchado el rumor de que estás viendo a
alguien".

"Maldito Jake," siseó, pero estalló en una risita cuando me reí de él. "Sí, simplemente
sucedió . Y no parecía correcto ... no con todo lo que has pasado, Edward. Y demonios,
apenas sé lo que estoy haciendo, pero Sue está genial".

"Bien por ti", canté, todavía riéndome de su vergonzosa fanfarronada, pero decidí plantar
una pequeña e insignificante semilla. "Ahora puedes dejar entrar a todas las leyendas de
Quileute que a Jake le gusta aplastar en nuestras 'caras pálidas'".

Charlie se rió de buena gana. "Son interesantes, eso es seguro".

"Oh, son eso. Me hace preguntarme cuántos son ciertos ", me cerré, disparando a mi
jadeante esposa un guiño. "A Bella le encantaron las viejas historias aterradoras de Jake".

Él se rió suavemente por la línea de nuevo. "Hablando de ... ¿Has tenido noticias tuyas?"

"Sí, lo vi. Él y Leah estuvieron aquí ayer. Estuvieron en Seattle ese día", mentí sin
problemas. "Debería estar en casa ahora".

"Muy bien, hijo. Cuídate y avísame cuando te hayas instalado allí".

"Lo haré. Y ... gracias, Charlie. Por todo ". Dije esas últimas palabras con seriedad, porque
eran la verdad completa y absoluta.

"Sí, bueno, eres como mi propio hijo, Edward, entonces ... Sí", murmuró y luego se
despidió.

Puse el teléfono en la cama a mi lado, levantando la vista cuando Bella se acercó a mí. Se
puso de pie entre mis piernas otra vez, envolviéndome en un abrazo feroz. Al mismo
tiempo, ella me envolvió en su escudo para que sus pensamientos fueran todo lo que pude
escuchar.

Gracias por eso, pensó en voz baja. Crees que lo resolverá.

"No sé, cariño", murmuré contra la piel de su cuello. "Espero que no lo haga de inmediato.
Al menos hasta que los Volturi se hayan ido".

Ella asintió, apartándose para mirarme a los ojos. ¿Está mal que espero que finalmente lo
descubra?
Sonriendo, le besé los labios. "No."

¿Crees que Jake se lo dirá?

Riendo, asentí. "Creo que Jake tiene una o dos ideas en su ... pata".

Bella se rió, su cabeza cayendo hacia atrás. Pero nos volvimos cuando llamaron a la puerta,
y los dos dijimos que entraran.

Carlisle estaba de pie allí, con una sonrisa divertida ante nuestra risa, pero solo podía
escuchar los pensamientos de curiosidad de Bella.

"Lo hiciste bien con Charlie. Esa fue la tapadera perfecta", elogió, asintiendo un poco. "Y
me alegra que lo hayas llamado. Estaba preocupado por ti, Edward".

Asintiendo, envolví a Bella con un brazo. "Ha sido una piedra para mí, Carlisle. No estoy
seguro ..."

Él asintió, levantando una mano para detenerme. "Es todo entendible".

Bella se apoyó contra mí y me preguntó: "¿Y ahora qué?"

Las manos de Carlisle se metieron en los bolsillos. "Nos preparamos para mudarnos. No
importa lo que diga Aro, todavía haremos planes para vivir nuestras vidas".

"Está bien", dijo ella firmemente, volviéndose hacia mí. "Tenemos que cazar de nuevo,
Edward".

Sonriendo, me levanté de la cama. "Sí, señora. Adelante, hermosa".

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 17 - engañado el diablo

Vendió mi alma y firmó mi nombre en sangre


Lo robé de nuevo ahora rezando en la oscuridad
Engañado el diablo
Mendigando una pelea
Cuente los dólares haga su apuesta esta noche

Siéntete fuerte como una máquina engrasada


Toda la ira hierve dentro
Muévelo
Darle
Los grandes rodillos están en
" Seal the Deal" por Volbeat

EDUARDO

"¡Cristo!" Gruñí, ambos puños chocaron con un gran tronco de árbol. Mi conmoción al
romperse por completo y dividirme en una multitud de direcciones me detuvo, sin
mencionar que la nieve llovía a mi alrededor. "Oops", murmuré divertida, pero fue de corta
duración, porque mi nivel de frustración era alto.

Bella se rió entre dientes detrás de mí, pero sus pensamientos se hundieron lentamente
sobre mí. No dejaré que estropees, Edward. Destruye todos los árboles que quieras, pero
no dejaré que lastimes a un humano. Nunca te lo perdonarías, bebé. Juramento hipocrático
o no. No eres tu.

Su voz mental era tan relajante como la de ella, y con ese escudo suyo, el aroma del
humano que me había llevado al frenesí unos segundos antes se evaporó. Me senté duro
sobre una pequeña roca, sacudiendo las hojas y la nieve de mi cabello.

"Gracias", le dije con respiración entrecortada. Cada inhalación traía su aroma, no el dulce
y agudo llamado de sangre humana. "Es muy tentador, incluso cuando ..."

"Sí, lo sé", ella se tranquilizó, pisando entre mis piernas. "Tengo suerte de poder bloquearlo
la mayor parte del tiempo. Pero una o dos veces lo atrapé. Es ... áspero".

Haciendo una mueca, levanté mis ojos hacia ella. Ahuequé su hermosa cara. "¿Qué tan
malo fue para ti?"

"¿Al principio?" ella verificó, y cuando asentí, ella también lo hizo. "Malo. Pero no sé si
fue todo tipo de cosas conmigo. Me decían que tenía que irme, dejar a mi marido atrás, que
cazar lo que estábamos hechos para cazar era malo. Yo luché contra ellos con uñas y
dientes. esas primeras dos semanas. A veces tuve la tentación de hacerlo solo para sentir
algo ".

Traje sus labios al mío. "Y estabas enojado. Lo veo". Incliné mi cabeza hacia ella, y ella
asintió, mirando hacia abajo entre nosotros en su habitual vergüenza. "Bueno, cariño, te
agradezco por detenerme".

Ella asintió y sonrió, mirando por encima del hombro. "Me pregunto si el guardaparque
sabe cuántas veces su vida ha sido amenazada en los últimos meses".

Una risa se escapó de mí, y me encogí de hombros. "Es un tipo con suerte, seguro". Le di
una palmadita en el costado de su muslo. "Levanta ese escudo, cariño. Déjame consolarlo".

Ella ahuecó mi rostro, presionando besos en mis labios mientras su escudo lentamente se
levantaba de mí. Esa hermosa mente suya se evaporó, y yo inhalé tentativamente,
escuchando las mentes de los Cullen, que estaban aquí fuera con nosotros en alguna parte.
Se acercaba la Navidad, y acabábamos de tener otra tormenta de nieve, dándole a todo el
desierto una cobertura blanca. Había sido vampiro por poco más de una semana, y en ese
momento, habíamos empezado a prepararnos para salir de Washington. Carlisle y yo
habíamos transferido al hospital en Fairbanks. El mío fue falso; Carlisle era real. Incluso
me disculpé con Roxy por teléfono por no haberla hecho saber personalmente, pero ella
entendía que necesitaba alejarse de Seattle. Ella había ofrecido toda la ayuda que podía,
incluso el cuidado de Steve, pero le dije que vendría conmigo. Recuerdos o no, historia
ficticia sobre Bella o no, no podría haber dejado a Steve atrás; él era todo lo que Bella y mi
amor habían levantado juntos. Roxy entendió esa parte también. Y él nos gobernó a los dos
con una zarpa de hierro, habiéndose vuelto impresionantemente valientes en torno a una
casa llena de vampiros. Obviamente nos hemos ganado su confianza.

Esa misma semana había traído muy poca actividad de las visiones de Alice con respecto a
los Volturi. Seguían apareciendo cuando la nieve todavía estaba en el suelo, y como
habíamos tenido una tormenta, todos pensamos que se mostrarían lo suficientemente
pronto. Incluso Jake estaba vigilando a lo largo de las playas y los bosques del Parque
Nacional Olímpico, ya que Alice solo podía decir que nos reuniríamos con ellos en una
zona boscosa. Hubo un breve debate de detenerse en Forks en la casa Cullen allí antes de ir
a Denali, pero todos temían que Charlie se enterara de que Carlisle estaba en la ciudad. Sin
embargo, Emmett y Rosalie se ofrecieron como voluntarios para trabajar con Jake en el
área olímpica. A primera vista, olor o nueva visión, un grupo le haría saber al otro.

Respiré profundamente otra vez, captando el olor del guardabosques una vez más. Se
estaba mudando, muy probablemente a su estación. Me levanté de mi lugar en la roca y
asentí una vez a Bella para hacerle saber que estaba bien para seguir. Necesitaba cazar un
poco más antes de regresar a la casa.

Bella y yo ya habíamos quitado un par de alces, pero necesitábamos más, así que nos
dirigimos al sur hacia el monte. Parque Nacional Ranier. A pesar de lo difícil que era
acostumbrarse al constante ardor de la sed, al consumo de sangre humana y al zumbido
abrumador en mi cabeza de las mentes de todas partes, algunas cosas se habían vuelto
bastante agradables acerca de mi cambio a la inmortalidad.

Correr siempre había sido un alivio del estrés para mí, y ahora la velocidad y la agilidad
que mi nuevo cuerpo contenía hizo correr una emoción. La caza también fue
extremadamente estimulante. No solo me ayudó a concentrarme, sino también a quemarme
el veneno en la parte posterior de la garganta, pero permitió que surgieran los instintos que
me hicieron sentir poderosa y viva. Pero lo absolutamente impresionante fue estar con
Bella.

Lo que podría haber sido devastador, triste y terrible ahora era una experiencia de
aprendizaje con mi esposa, mi compañera ; la última palabra estaba teniendo más prioridad
en estos días. Estábamos aprendiendo juntos, y aunque los Cullen eran una gran fuente de
información útil, hacer nuestro camino solo nosotros dos era lo que solíamos hacer. Todo,
desde aprender a vestirse y gobernar nuestra fuerza, hasta hacer el amor. Todo dependía de
nosotros, y a pesar de las pocas dificultades con las que nos topamos, los días por lo general
terminaban con risas y los dos nos abrazábamos.
El olor de algo potente y atractivo se unió a mi nariz, y me detuvimos a sotavento de una
gran formación rocosa. El latido del corazón era pesado y fuerte, y el sonido que encontró
en mis oídos fue aterrador.

"Whoa," Bella apenas dijo en voz alta detrás de mí mientras miraba por encima de mi
hombro. Ambos nos agachamos detrás de una roca. "Un león de montaña ..."

Asentí con la cabeza, el aroma me hizo lamer mis labios. Ninguno de nosotros había cazado
un carnívoro, aunque Emmett juró que los osos eran una cacería estimulante. Sin embargo,
estaban en hibernación y no logramos encontrar ninguno. Sin embargo, todos los Cullen
nos habían dicho que los carnívoros eran los más cercanos a la sangre humana que
encontraríamos. Carlisle dijo que era debido a su dieta, que era muy diferente de los alces,
las cabras montesas, los alces y los ciervos, que se deleitaban con pastos y otra vegetación.

"Va a pelear", dije en voz baja, pero miré a Bella, cuyos ojos se habían vuelto negros.
"¿Juntos, bebé?"

Ella asintió con vehemencia, sonriendo ante mi risa.

Nos alejamos el uno del otro para rodearlo. Bella cazó con ese escudo suyo, lo que le
impidió perder a su presa. Esta vez, estaba atrapado dentro de ella, y pude escuchar sus
pensamientos y direcciones.

Muévete despacio Lo atraparemos al mismo tiempo. Listo?

Cerré miradas con ella brevemente, dándole un asentimiento. Y cuando mentalmente contó
hasta tres, ambos nos movimos, dándole al gato grande un lugar adonde ir. El aroma de la
adrenalina que corría a través de él era intenso, causando un gruñido bajo al salir de mí
mientras esquivaba sus garras, mientras Bella se envolvía en su cintura. Cogiendo su
siguiente pata, lo jalé hacia mí, hundiendo los dientes en el espeso pelaje.

La recompensa fue como nada que haya experimentado alguna vez. Era pesado, potente y
mucho más satisfactorio que cualquier alce, alce o ciervo ... o el infierno, todos
combinados. Los pensamientos de Bella eran idénticos mientras bebía de su brazo
delantero. Cuando nuestras miradas se encontraron, sabía que esta era mi nueva cosa
favorita para cazar. Y la de ella, también.

También pude ver que esto era algo tan atractivo y erótico que me alegré de que
estuviéramos solos cuando lo descubrimos. Cuando nos alejamos de él al mismo tiempo,
ambos respiramos con dificultad, lamiéndonos los labios.

"Wow", susurró Bella, apartando su mirada de la mía para mirar al gato. "No le digas a
Steve que lo hicimos".

Sonriendo, solté una carcajada pero la atraje hacia mí tan rápido que chilló de sorpresa. La
besé como si la necesitara para vivir. Su respuesta fue arrastrarse hasta mi regazo, a
horcajadas sobre mí. Hubo gruñidos, respiración pesada empujada contra las mejillas y
mordiscos de dientes. También había manos agarradoras, caderas apretadas, y la mente
asombrosa de Bella, que todavía estaba abierta para mí.

Rompiendo de sus labios, besé su cuello, leyendo cada pensamiento que estaba
parpadeando en su mente.

"Oh, Dios, bebé ... ¿Estás seguro?" Verifiqué contra el punto suave detrás de su oreja.

"Sí Sí…"

Tirando hacia atrás, sostuve su rostro en mis manos. "¿Cómo? Dímelo, muéstrame ".

Una sonrisa perversamente sexy cruzó su hermoso rostro, pero vi cómo ella me quería. Al
reunirla en mis brazos, nos alejamos de nuestra comida reciente y justo dentro del bosque.
Y esta parte de mi nueva vida fue la mejor parte: por encima de correr, cazar, velocidad. La
capacidad de escuchar a mi pareja, satisfacer todos sus caprichos, y amarla tan
profundamente que pude ver su mente completamente cerrada cuando ella se deshizo en
mis brazos fue un paso adelante de todas las otras cosas fascinantes que había aprendido en
el primera semana de mi vida de recién nacido.

A pesar de que estábamos completamente solos en esos bosques, encontré un lugar


apartado detrás de una barrera de rocas altas, abetos bajos y ventisqueros. Dejándola de pie
por un momento, la presioné contra el tronco del abeto grande. Su mirada necesitada se
encontró con la mía, pero esperé a que su mente se decidiera exactamente por lo que quería.
Incliné la cabeza cuando sus manos tomaron la sudadera con capucha que llevaba puesta,
arrastrando lentamente la cremallera, pero mi mirada no se apartó de la suya, y aún así,
esperé. Cuando ella tiró del botón de mis pantalones vaqueros, sus ojos finalmente se
levantaron para encontrarse con los míos. Su deseo mental era mi orden.

Rápido, difícil, cara a cara.

"Sí, señora."

Arrodillándome frente a ella, levanté su pie derecho, tiré de la zapatilla y lo dejé a un lado.
También era una prueba de control hacerlo por la izquierda y luego buscar sus propios
jeans. Una vez que los pateó, junto con su ropa interior, me quedé arrodillada frente a ella,
mirando a la mujer que una vez me había puesto tan nervioso como un humano que mis
manos sudaban, mis palabras salían desordenadas, y me hacían querer todas las cosas, todo
al mismo tiempo. Varias cosas habían cambiado desde ese momento. Tantas cosas que
apenas podía contar, pero la mirada que me estaba dando en ese momento era exactamente
la misma.

Bella mostraba su amor por mí en esa mirada, la mirada que solo me veía y me hacía sentir
como la única persona en todo el planeta. Ella dijo que tenía visión de túnel, pero estaba
malditamente seguro de que ambos lo sabíamos.
Frotándose los muslos, empujé mis manos debajo de su suéter, queriendo sentirla a ella. Me
puse de pie frente a ella, rozando mis manos sobre la piel, tomando su dulce trasero y
levantándola sin esfuerzo.

Mi frente golpeó la de ella cuando ella inmediatamente buscó en mis jeans y envolvió sus
manos alrededor de mi polla para sacarme. Dejé escapar un sonido apenas reconocible, algo
así como una mezcla de gemidos y gruñidos.

Tus ojos son negros, Edward, señaló mientras ella trabajaba lentamente arriba y abajo de
mi eje.

"Solo apuesto a que lo son", sonreí con los dientes apretados, mis ojos se cerraron para
mantenerme, pero la levanté un poco. "¿Listo?"

Sabía que lo era, pero pregunté de todos modos. Podía oler su deseo por mí, golpear el aire,
probarlo en mi lengua más aguda que cualquier sangre. Sus labios se encontraron con los
míos bruscamente cuando me colocó en su entrada, y la presioné de nuevo contra el tronco
de ese abeto mientras le daba exactamente lo que quería: duro, rápido y cara a cara.

Ella se sentía como el cielo: un cielo fuerte, húmedo y amoroso. Podría haberla llevado
contra ese árbol todo el día, solo para verla venir una y otra vez. Luché contra los instintos
para rasgar, triturar y arrancar el resto de su ropa, porque ella necesitaba algo para cubrirla
cuando volvimos a la casa de los Cullen. Su mente estaba llena de lo duro que era, lo bien
que me sentía y lo afortunada que era, lo que me hizo sonreír contra el costado de su cuello
y mordisquear su piel. Eso provocó que un gruñido escapara de ella, ese sonido felino que
había escuchado por primera vez cuando me encontré con Victoria durante mi
entrenamiento en el parque. Había llegado a amar ese sonido, la nueva y más afilada parte
de ella que mi Bella humana nunca tuvo.

"Todavía no, bebé", le supliqué, retrocediendo para ver su rostro. "Espérame."

Su cuerpo se sacudió en mis brazos, su cabeza cayó hacia el tronco del árbol, e incluso sus
piernas comenzaron a envolverme más fuerte mientras luchaba contra su orgasmo. Su
mente estaba en todas partes y en ninguna parte a la vez, pero cuando sus ojos comenzaron
a retroceder, supe que no podía evitarlo más.

"Está bien, está bien ...", recité contra sus labios, captando el sonido que ella soltó con mi
beso. Cuando ya no pude contenerme más, una de mis manos se estrelló contra el tronco del
árbol junto a su cabeza, y todo mi ser se estremeció cuando caí por completo al borde.

El bosque estaba en silencio, los sonidos apagados por la nieve y los animales ausentes
debido a nuestra presencia. Incluso la mente de Bella estaba tranquila, ese breve momento
que viví para causar. Una sonrisa se curvó en mis labios, y acaricié su nariz con la mía,
arriba y abajo, hasta que sus ojos se abrieron.
"¿Suerte?" Pregunté suavemente, besando su boca cuando una risa entrecortada escapó de
ella.

"Dios, sí", respondió con una pequeña risita. "Muy afortunado".

Riendo entre dientes, la aparté del árbol y giré para poder recostarme contra ella y
sentarme. La mantuve a horcajadas sobre mi regazo. Necesitábamos deshacernos de nuestra
matanza y regresar, o al menos encontrar una copia de seguridad con los Cullen. Pero no
pude por mi vida moverme en ese momento.

El bosque silencioso comenzó a ponerme nervioso. Fue muy tranquilo.

Palmeé suavemente la pierna de Bella y le dije: "Levanta ese escudo, cariño".

El silencio continuó por un tiempo o dos. Los olores que atrapé, sin embargo, fueron
agudos, llenos de una sensación inmortal de peligro. Venían del sur.

Inclinando mi cabeza, escuché tan lejos como mi lectura mental lo permitía, finalmente
atrapé una multitud de pensamientos. Nuestros teléfonos alertaron a un mensaje de texto de
Alice; ella había visto su llegada justo cuando había atrapado la mente colectiva de los
Volturi.

"Están aquí", le susurré, con la boca abierta, y Bella jadeó, saltando de mi regazo. "Vamos,
tenemos que volver con Carlisle".

"¿Podemos vencerlos, Edward?"

Asintiendo con la cabeza, me metí de nuevo en mis jeans y me subí la cremallera de mi


sudadera con capucha, pasando mis dedos por mi cabello mientras se ponía sus jeans, junto
con sus zapatillas de deporte. Justo antes de abandonar la zona, escondí el león debajo de
matorrales y árboles caídos.

"Sí, tenemos que irnos ahora", dije, sacando mi teléfono y llamando a Jake mientras corría.

"Estábamos a punto de llamarte. Cogimos un olor que se dirigía hacia el este. Hay una
mierda de ellos".

"Los escuché. Vienen del sur. Bella y yo estábamos cazando, pero estamos delante de ellos
y a favor del viento. Pronto encontrarán nuestro rastro", le expliqué.

"Estaremos allí, Ed".

Bella y yo dejamos el monte. Ranier y corrió tan rápido como pudimos hacia el desierto
alpino. Fue allí donde captamos el aroma de los Cullen. Sus mentes estaban preocupadas.
Los cuatro, Carlisle, Esme, Jasper y Alice, estaban en un claro bastante grande justo al otro
lado del lago y la cascada en la que Bella y yo habíamos escondido los primeros dos días
después de mi cambio.

Por lo que pude ver a partir de las continuas visiones repetitivas de Alice, ella había
escogido este lugar específicamente porque es una sensación amurallada. La montaña
estaba detrás de ellos, las rocas nos rodeaban por un lado, y el denso bosque por el otro.
Fueron esos gruesos árboles de los que Bella y yo salimos.

"Jake está en camino", Alice y yo dijimos al mismo tiempo una vez que nos unimos a ellos,
lo que nos hizo sonreír cuando los demás se rieron de lo que ahora parecía un nuevo avance
en la forma en que nos comunicamos.

La mente de Alice se encontró con la mía, dándome un vistazo de la llegada de los Volturi.
De hecho, captarían el aroma de Bella y mi rastro, entrando detrás de nosotros a través del
bosque. Sin embargo, ella también me mostró cuando Jake y toda la manada causaron que
sus visiones se torcieran.

"¿Cuántos vendrán?" Carlisle le preguntó.

Sus ojos se volvieron vidriosos mientras repasaba sus visiones, tratando de contar. Pude ver
a los tres hermanos vestidos de rojo oscuro, Aro, Caius y Marcus, pero también vi a
inmortales que parecían vestidos de acuerdo con los rangos. Siete de ellos vestían capas
negras con capucha, con emblemas rojos y dorados bordados en el frente. Dos inmortales
hembras parecían quedarse en la parte posterior, y no tenían ningún uniforme en particular.
Esos dos, sin embargo, tenían cuatro de lo que parecía ser un tipo diferente de guardia, que
estaban en gris carbón.

"Dieciséis", conté en voz alta, explicando lo que Alice estaba viendo.

Jasper frunció el ceño, pensando que esas probabilidades eran malas para nosotros, no
exactamente dos a uno, si la manada y Rose y Emmett no aparecían. "¿Y trajeron a sus
compañeros?"

"Parece que sí", supuso Carlisle, sacudiendo la cabeza.

Se paseó frente a nosotros por unos momentos, su preocupación era palpable, pero su mente
estaba centrada en cada paso que daba, en el camino que había llevado a su familia. No
podía ver dónde estaba mal lo que se había hecho o si había roto alguna de las leyes de los
Volturi. Incluso dejarme entrar en lo que eran era nulo e inválido, considerando que ahora
era uno de ellos. Sin embargo, lo único que parecía molestarlo era que había permitido que
la situación con James, Laurent y Victoria se fuera de las manos, que les había traído todo
lo demás. Había enviado a Victoria a una inestable espiral descendente y había condenado a
dos víctimas inocentes a una vida eterna de condenación.

Yo resoplé. "Eso es un poco dramático, ¿no crees?" Le pregunté, y giró su mirada para
encontrarse con la mía. "Quiero decir, ahora no es el momento para una discusión
filosófica, o incluso un debate sobre las almas y el más allá, pero creo que estás aceptando
demasiada responsabilidad en este caso".

Su mirada se suavizó cuando se dio cuenta de que sus pensamientos ya no eran privados.

"Lo siento", murmuré, arrugándome la nariz.

"No te disculpes, Edward". Su voz era firme pero amable. "No puedes evitar lo que puedes
hacer. No más de lo que Jasper puede dejar de sentir y Alice puede dejar de ver sus
visiones".

"Está bien, pero aún ..." argumenté, gesticulando entre Bella y yo. "Esto funcionó, Carlisle.
Y yo ... yo ... sé que te culpé al principio, pero todos lo superamos. No sé. Creo que lo
arreglaste de la mejor manera que sabías".

Bella se inclinó hacia mí, envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura. Dejé caer besos
en la parte superior de su cabeza, mis ojos me traicionaron cuando pude oír que un gran
grupo de mentes se acercaban. Y no fue Jake y la manada.

"Están aquí", dije Alice y yo al mismo tiempo. Ella sonrió cuando le disparé una ceja
levantada en su dirección.

Jasper resopló, poniendo los ojos en blanco y pensando que tendría que acostumbrarse a
nuestros extraños talentos rápidamente, pero estaba agradecido de que alguien pudiera
compartir la carga mental de su esposa.

Hubo un toque de pompa cursi y las circunstancias de cómo se archivaron en el claro. Sus
mentes eran ruidosas, los temas iban desde volver a Italia, a varios queriendo una pelea
después de llegar hasta aquí. Había aburrimiento y una sensación de arrogancia y hostilidad
a través de Jasper, que me llamó la atención cuando se puso de pie a mi lado.

¿Que demonios? pensó para sí mismo y para mí.

Negué con la cabeza. "Algunos de ellos no quieren estar aquí. Algunos están buscando
pelear", dije tan suavemente. "No puedo ... distinguir cuáles son las que todavía, pero-"

"Ah, Carlisle", lo llamó el inmortal más pequeño del frente. "Ha pasado mucho tiempo."

"Aro", saludó Carlisle con un gesto de asentimiento. "Es bueno verte. Caius, Marcus,
ustedes dos también".

Esas presentaciones fueron lo que necesitaba para poder leer a los tres hermanos. El ansia
de pelea venía de Caius, un pequeño rubio inmortal con lo que parecía ser un permanente
ceño fruncido en su rostro. El desdén que llevaba por Carlisle y la dieta que seguía se
revolcaban en su mente mientras esperaba que su hermano pidiera la destrucción del
extraño aquelarre. Caius odiaba lo que no entendía y era demasiado condenadamente
arrogante para aprender algo nuevo.

Marcus era el aburrido. Nada mantuvo su atención por mucho tiempo. Su mirada impasible
estaba en un rostro inexpresivo mientras lentamente observaba lo que lo rodeaba, deseando
que esto se hiciera y sin tener ninguna opinión sobre el resultado. Aunque, capté
pensamientos tangibles de Marcus sobre Carlisle hasta que levantó la mirada para
saludarnos. El talento de Marcus fue interesante. Carlisle dijo que podía ver las lealtades
entre las personas, y cuando vi esas conexiones a través de los ojos de Marcus, mis cejas se
dispararon.

Cada grupo de inmortales tenía sus propios vínculos. Jasper y Alice, mientras estaban
conectados entre sí, también tenían un vínculo con Carlisle y Esme. Bella y yo estábamos
unidas por una conexión fuerte, pero nosotros también estábamos atados a Carlisle y Esme.
Creó una web. Mientras miraba a los Volturi, el efecto de la web era el mismo. Algunos
lazos eran más fuertes que otros, y la mayoría eran leales a los hermanos.

Sin embargo, fue Aro a quien mi mente se aferró, porque él era el nombre que traía miedo,
y él era el líder que esencialmente podía acabar con todos nosotros o exigir nuestro
servicio. Mi esperanza era que había una tercera opción.

Aro se acercó, sus manos levantadas, con las palmas hacia afuera, como en un gesto de
rendición. "Cómo ha crecido tu familia, Carlisle", cantó en un tono falsamente dulce.

Carlisle sonrió, asintiendo una vez. "Sí, en algún momento hemos tenido algunos
problemas con algunos nómadas, y esto dio como resultado los cambios necesarios".

Aro chasqueó, sonriendo ampliamente. "Eso he oído." Él juntó sus manos. "Preséntame a tu
familia".

"Por supuesto", estuvo de acuerdo Carlisle, volviéndose para colocar una mano en el
hombro de Jasper. "Aro, conoce a Jasper. Su compañera, Alice. Este es Edward, y su
compañera, Bella. Y por supuesto, conoces a Esme".

"Sí, por supuesto. Esme, han pasado décadas. Es bueno verte".

"Tú también, Aro", respondió Esme cortésmente.

Carlisle, sin embargo, decidió dirigirse al elefante en la habitación. "Aro, ¿qué te trae a
todos aquí, tan lejos de Volterra? ¿Qué hace que me busques?"

Él sonrió inquietantemente pero se paseó frente a nosotros. "Me di cuenta de que se estaba
creando un ejército de recién nacidos en estas partes y, a diferencia de las guerras en el sur
con Maria ..." le lanzó una mirada a Jasper antes de continuar ", decidimos atenderlo
nosotros mismos".
Idiota, pensó Jasper para sí mismo, pero su rostro nunca se estremeció. Si él sabe sobre
María, entonces él sabe lo que puedo hacer. Esa no puede ser su única razón para venir
aquí.

Mantuve mi cara estoica, pero capté su mirada, dándole un leve movimiento de cabeza. La
única razón de Aro para traer una compañía entera de inmortales a través de los océanos
estaba al lado de Jasper.

Alicia.

Ella me lanzó una mirada de advertencia, su mente clasificando todas las visiones que
pudo. Su toma de decisiones fue rápida e intensa. Ella estaba buscando el enfoque correcto
para todo eso. Y tenía que trabajar rápido, porque sabía que Jacob y la manada llegarían en
breve, lo que negaría todas sus visiones.

Carlisle sonrió. "Bueno, Aro, eliminamos esa amenaza hace poco más de una semana".

"¿Solo los seis de ustedes?" él respondió, arqueando las cejas, pero lo sabía mejor.

"No, había más, pero el creador de ese ejército y el propio ejército ha sido erradicado.
Victoria era una inmortal bastante inestable, y me temo que su odio estaba dirigido hacia
nosotros. Les habíamos pedido a ella y a sus dos amigos por favor salgan de nuestra área
para cazar, y se ofendieron ". Puso una mano sobre el hombro de Bella. "Se dirigieron hacia
un pequeño pueblo a unas pocas horas de aquí. Tiene una pequeña población humana, pero
atacaron a Bella aquí en su ira. No tuve más remedio que permitir que el cambio continuara
una vez que uno de ellos la mordiera".

"Podrías haber terminado con su sufrimiento".

Mi labio se crispó en odio, pero mi hermosa compañera habló suavemente. "Carlisle me


ofreció la elección, señor. He llegado a un acuerdo con eso".

Aro sonrió en su dirección. "Bella ... Abreviatura de Isabella , supongo?" él preguntó, y ella
asintió. "Un hermoso nombre italiano". Él se acercó a ella. "También he oído que había una
posibilidad de que tú, Isabella , permitieras que un ser humano supiera lo que eras".

Ella sonrió, señalando hacia mí. "Mi esposo y mi compañero ... y ya no son humanos".

Aro sonrió, llamando a sus hermanos por encima de su hombro. "Mis queridos hermanos,
¿alguna vez han visto esto? ¿Compañeros como humanos y como inmortales?"

Caius se burló, poniendo los ojos en blanco; no tenía interés en la dirección de la


conversación. Pero la reacción de Marcus fue interesante. Forzó su mirada aburrida del
paisaje que nos rodeaba y miró entre Bella y yo. Sus pensamientos estaban realmente
intrigados, pero Jasper estaba recogiendo una tristeza que era casi aplastante.
"Lo hice, Aro. Y tú también" fue todo lo que respondió.

Por primera vez, Aro se estremeció. Fue un abrir y cerrar de la incertidumbre, un bache en
su confianza. La cara de una mujer vino a la mente de Marcus y de Aro. Era hermosa, con
la piel color oliva, pero era claramente inmortal con sus ojos de color rojo oscuro que
parecían mirar a Marcus como si fuera la única cosa en la habitación. Él había tenido una
compañera, pero ella se había ido. Cómo siguió adelante sin ella estaba más allá de mí, pero
puede haber explicado su falta de interés en casi todo lo que le rodea. Y su compañera
había sido la hermana de Aro.

Aro, sin embargo, permitió brevemente un toque de culpabilidad para acercársele, pero
rápidamente lo apartó y posó sus ojos en Bella. Debatió sobre leer su mente, pero se paseó
frente a nosotros en su lugar.

"¿Cuántos en tu familia, Carlisle?" preguntó de repente.

"Con Edward y Bella, tengo ocho".

Aro vislumbró hacia mí, pero regresó a Carlisle. "Esos números me desconciertan. Parece
bastante grande. Un aquelarre de inmortales tan grande generalmente se destroza
eventualmente".

Carlisle suspiró profundamente. "Te he dado mis explicaciones de por qué no lo hacemos,
Aro. No hace mucho tiempo te presentaba mi hipótesis en tu estudio. La dieta tiene todo
que ver con eso".

Aro arrugó la nariz, alejándola. "Aún así, siento que esta familia tuya está creciendo de una
manera amenazante".

"No somos una amenaza, se lo aseguro. Simplemente deseamos vivir en familia, eligiendo
una dieta diferente a la norma", explicó tranquilamente Carlisle.

La paciencia de Caius se deshizo por completo en este punto. "Solo finalícelos, hermano, y
termine con esta ridícula corrección". Nunca entendí su indulgencia hacia Carlisle Cullen.

Ese pensamiento me hizo fruncir el ceño, pero esperé la decisión de Aro.

"¿De qué acusaciones, Caius?" Marcus le preguntó, gesticulando en nuestro camino.


"Vinimos aquí ... o fuimos traídos bajo la apariencia de que había un ejército de recién
nacidos, que ya no existe. También debíamos ver al humano que nos conocía, pero ahora es
uno de nosotros. No hay cargos . No han hecho nada malo. No se han roto las reglas ".

"El tamaño de este aquelarre es un ejército en sí mismo", Caius escupió, mirando a Aro.
"¿Y cuántos llevan talentos? ¿Cuántos podrían usarse contra nosotros?"
Aro sonrió, asintiendo con la cabeza un par de veces. Su mente estaba agradecida por sus
hermanos. Eran fríos y calientes, negros y blancos. Marcus y Caius eran opuestos, y
siempre parecían traer una nueva perspectiva a cada situación.

"Esa sería una muy buena pregunta", cantó, frotándose las manos. "¿Qué dices, Carlisle?
¿Quién de entre vosotros tiene un talento extra?" Preguntó esto retóricamente, porque ya
sabía parcialmente la respuesta. "Alice", dijo, dando un paso frente a ella. "Querida Alice.
Lo que no daría por tener tu talento. ¿Ya has visto el resultado de esta reunión?"

Alice sonrió dulcemente. "He visto varios resultados".

"¡Excelente!" elogió, aplaudiendo y luego sosteniendo uno. "¿Puedo?"

Todos nos tensamos, porque si Alice lo tocaba, entonces él vería todo. Vería mi lectura de
la mente, el escudo de Bella, y confirmaría todo lo que había oído sobre Jasper. Pero
también le mostraría la manada de Jacob, y no estábamos muy seguros de cómo los Volturi
se adaptarían a los nativos americanos que cambian de forma.

La mente de Alice me golpeó suavemente antes de moverse para tocar a Aro. Esto puede
terminar feo. Los lobos están cerca, porque mis visiones se están borrando. Los veo entrar
en pánico.

Cambiando un poco, uní mis dedos con los de Bella y le apreté la mano para decirle que se
preparara.

Tan pronto como los dedos de Aro se envolvieron alrededor de la mano de Alice, sus ojos
se agrandaron y su boca se abrió. "¡Eso es imposible!" él gruñó, mirándola y luego a sus
guardias. "¡Hombres lobo! ¡Se asocian con nuestros enemigos naturales!" El les dijo.
"Fueron destruidos hace siglos. ¡Los cazamos a todos!"

Antes de que Carlisle pudiera corregirlo, el movimiento de los árboles a nuestro alrededor y
el aullido largo y bajo de uno de los lobos resonaron en ese claro.

El temperamento de Aro se rompió. "¡Estás tratando de destruirnos!" Él giró sobre sus


talones. "¡Matarlos a todos!"

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 18: Invocar cada nervio

Ojos enormes, tan poco queda si algo


Grietas y pistas, está loco como una paja
Por qué se niega, a nadie le importa o nada
¿Cómo, preguntas? Siempre duré tanto
Porque yo, me quedé ciego, un disturbio cegador
Él está lamentando cada palabra
Esas mentira vacías
Una más esta noche, un disturbio cegador
Como convoco a todos los nervios

"Take Out the Gunman" de Chevelle

EDUARDO

"¡Estás tratando de destruirnos! ¡Mátalos a todos!"

La cacofonía de ruido mental que me golpeó fue casi debilitante. Nadie quería pelea,
excepto tal vez la manada de lobos contra los chupasangres de ojos rojos y Cayo. Los
Volturi se quedaron boquiabiertos ante el gran tamaño y el número de la manada, en
segundo lugar adivinando las órdenes que acababan de recibir. Cayo dio un paso adelante
con anticipación, frotándose las manos.

Emmett y Rosalie vinieron desde la parte posterior de la manada, parándose junto a Bella y
a mí. Tenían miedo de que esto sucediera, y no estaban solos en eso. Carlisle y Esme
habían estado esperando esto también.

Jake dirigió su paquete, que comenzó a moverse en una especie de formación,


flanqueándonos y dando un paso adelante. Eran diez, diez lobos enormes, cabreados,
gruñidos, gruñidos y babeantes, del tamaño de osos grizzly.

Alice, sin embargo, los empujó, llamando a Aro. "¡Viste lo que querías, no el resultado,
Aro!"

Jasper estaba inmediatamente detrás de ella cuando dos de los guardia Volturi maniobraron
hacia el frente. Se veían muy jóvenes, una niña y un niño. Fue la chica de quien pensé
primero.

Dolor.

"Bella, escudo ... ¡Protégenos a todos ahora!" Siseé con urgencia.

Alice se estremeció, y un grito apenas salió de sus labios antes de que el escudo de Bella
nos envolviera a nosotros y a los lobos. La joven inmortal hizo una mueca, su rostro se
volvió ferozmente concentrado, pero alzó los ojos muy abiertos hacia el chico que estaba a
su lado. Frunció el ceño, extendiendo las manos para enviar una nube negra. Se arrastró
hacia nosotros, serpenteando a nuestro alrededor, pero el escudo de Bella evitó que nos
tocara. Y honestamente, no estaba seguro de querer saber qué podría hacer esa nube. La
oscuridad nos envolvió en una cúpula de remolinos de humo negro o vapor, y todos
miramos alrededor nerviosos mientras los lobos gruñían.
"Alec, detente", dijo Marcus, que parecía cansado, aburrido o incluso indiferente. Ya no
podía escuchar sus mentes para estar seguro, solo el paquete y mi nueva familia. "Ellos
tienen un escudo. Uno bastante poderoso, en eso. Aro, detén estas tonterías. Es pleno día,
esos no son los Hijos de la Luna que una vez erradicamos".

"¡Pero los están usando contra nosotros!" Caius gruñó, volviéndose hacia Aro.
"¡Traidores!"

"Defensa", respondió Marcus, gesticulando en nuestro camino. "Podrían habernos


terminado a todos con esos ... esos ..."

"Shape-shifters". Fue la voz de Bella para llamar a la respuesta, y ella estaba nerviosa pero
irritada. "¿No investigas dónde estás arrastrando a tu ... tu ... ejército? Las leyendas de los
nativos americanos en esta área están impresas y en línea. Podrías haber leído las leyendas
de estas personas". Ella tocó el gran flanco de Jake, pero frunció el ceño. "La tribu Quileute
descendió de los lobos. Se vieron obligados a cambiar a lo que ves para proteger a su gente
de los vampiros. La única razón por la que están de nuestro lado es por nuestra dieta. No te
responden ni lo hacen. sigue tus leyes. De hecho, estás en su tierra ".

Oh, maldición ... pensó Emmett, sacudiendo la cabeza. Bella acaba de acusar a los
inmortales más antiguos de la tierra de ser ignorantes. Aro debería haber buscado en
Google alguna mierda, ¿eh?

Yo resoplé, pero él tenía razón. Bella acababa de acusarlos de no hacer su tarea.

Algo parecido a la diversión cruzó la cara de Marcus, y le susurré a Bella que levantara su
escudo. Necesitaba escuchar al grupo de personas en el camino. Esos pensamientos
adicionales se cerraron en mi mente, pero mantuve una expresión calmada cuando Carlisle
dio un paso adelante.

"No estamos aquí para luchar contra usted, Aro. No hemos infringido ninguna ley aquí.
Nuestro tratado con Quileute es pacífico, lo ha sido siempre, durante más de un siglo.
Respetamos su tierra, y siempre y cuando vivir de la dieta de los animales, ellos respetan a
mi familia ". Él arrastró su mirada sobre su esposa, los lobos y el resto de nosotros. "Ellos
se reunieron aquí hoy por mi culpa. Los nómadas que comenzaron esto no tenían respeto
por nada y por lo tanto desataron una cadena de eventos que no pudieron ser detenidos".

"¿Así que te haces cargo de esta locura?" Cayo le preguntó, sus pensamientos alegre por la
mera idea de terminar con Carlisle.

"Lo hago", estuvo de acuerdo Carlisle fácilmente, pero no por las mismas razones que
Caius estaba pensando.

Alice se acercó a Bella, y como antes, mi esposa creó una burbuja alrededor de Alice,
Jasper y yo. Alice necesitaba ver sus visiones sin tanta interferencia. Ella necesitaba
protegernos a los cuatro mientras lo hacía.
Jasper se encontró con mi mirada. Esta será una pelea fea. Esos dos en el frente tienen
poderes que podrían poner a un inmortal de rodillas. Pero estos lobos podrían eliminar a
los Volturi de esta tierra. Nadie gana Ni siquiera tengo que ver las visiones de Alice para
saber eso. Habrá muerte en este claro ... por todos lados.

Asentí porque tenía toda la razón. Las visiones de Alice, con la eliminación de la mente de
manada y el resto de la influencia mental fuera del escudo de Bella, eran exactamente como
Jasper había pronosticado.

La pelea sería brutal. La muerte llegaría a los tres grupos: los Cullen, la manada y los
Volturi. Nadie se iría sin pérdida. Dos lobos caerían, y los números de los Volturi se
reducirían significativamente cuando todo hubiera terminado. Perderíamos a Carlisle,
Jasper y Bella, lo que hizo que mi alma se rompiera. Mis ojos se cerraron, y no pude evitar
acercarme a ella, unir mis dedos con los de ella e inhalar el aroma de ella en su sien.

La clave para detener este enfrentamiento, sin embargo, fue la última parte de la visión de
Alice. Ella jadeó, mirando fijamente conmigo. Por un breve momento, me pregunté si valía
la pena sacar mi habilidad solo para ponerle punto a Aro.

Él te querrá a ti ... y a mí. Más que cualquier otra, Alice pensó para mí, pero ella levantó la
barbilla desafiante. Pero me mantendré contigo.

Atacando mis nervios, besé los labios de Bella, susurré que la amaba, y solté su mano para
enfrentar a los Volturi.

"Aro, realmente deberías ver cuál es el resultado", dije, y Alice y yo avanzamos. Extendí
mi mano como una ofrenda, como un gesto de buena voluntad.

"¿Por qué tú? ¿Por qué no Alice?" preguntó mientras él y Caius se encontraban con
nosotros en el medio del claro.

"Porque conmigo tú atrapas a todos ". Mantuve su fría y curiosa mirada. "Puedes escuchar a
los lobos, a tu propia gente y a mi familia".

"¿Un lector de la mente?" Caius preguntó incrédulo. Una vez más, la palabra traidor cruzó
sus pensamientos.

"No somos traidores", discutí, negando con la cabeza ante su jadeo. "Nos estamos
protegiendo. Has ordenado nuestras muertes. Lo menos que puedes hacer es escuchar, ver
por ti mismo lo que nos depara el futuro, pero también puedes ver que no hubo mala
voluntad aquí hoy. Sabíamos que vendrías. Nos han dicho cómo lidias con la muerte sin
pestañear. Personalmente, no me importa nada de ti, ni de lo grande que sea la familia de
Carlisle, ni siquiera de lo mal que la manada quiera destruirte. Yo ... solo quiero caminar
con mi esposa, mi compañera. Pensé que la había perdido, pero ella me protegió, incluso
cuando no debería haberse acercado a mí. Solo quiero continuar una vida que ya había
comenzado con ella ".
Marcus se unió a sus hermanos y Alice y yo. Sus pensamientos son más amables que los
demás, mucho más comprensivos. "Escucha los pensamientos del recién nacido, Aro",
afirmó. "Dinos lo que ves, y terminemos con esto".

Aro miró mi mano, que todavía estaba extendida para él.

"Es un truco", advirtió Cayo. ¡Mi hermano es un tonto!

"No es ningún truco", respondí con firmeza.

La mano de Aro tocó la mía, y sus ojos se agrandaron. Él vio todo, y pude ver cómo
funcionaba su lectura mental en comparación con la mía. Podía sacar cada pensamiento de
mí, pasado y presente, donde captaba lo que alguien estaba pensando en ese momento. Sin
embargo, con su habilidad, podía escuchar todo lo que ya había escuchado. Fue como
revivir los últimos meses una vez más en avance rápido.

Sus ojos se tensaron por el puro alboroto mental que podía escuchar en mi mente, y
rápidamente se preguntó cómo podía enfocarme con esa cantidad de ruido constante.

Solté una risa sin humor. "No es sin dificultad".

La pérdida, el dolor, el misterio que rodeaba a Bella era difícil de ver de nuevo. Luego vio
las conversaciones con Jacob y las llamadas telefónicas de una esposa que debería haber
estado muerta. El descubrimiento de las leyendas de Quileute y los Cullen fue el siguiente,
haciendo que frunciera la frente. La pelea con Victoria, los tres días de quemado, y
finalmente vio la visión que nos preparó para la llegada de los Volturi.

Una vez que llegamos a las circunstancias actuales, me preparé. La lucha que Alice
imaginó fue el caos y la anarquía. Hubo fuegos y inmortales humeantes, junto con la sangre
de la manada de lobos. Carlisle murió a manos de Caius, lo que me hizo burlarme de la
pequeña mierda. El destino de Jasper recayó en un gran inmortal llamado Félix. Pero fue
Aro quien terminó con Bella, lo que me envió a un frenesí de sed de sangre recién nacido.
Su cabeza fue removida por mis manos, porque cada pensamiento que él solo había
ayudado a mi habilidad para contrarrestar, y él no tenía ninguna posibilidad.

"Tú ..." apenas dijo en voz alta. "¡No lo harías!"

"La tocas, y maldita sea, lo haría. Te lo prometo, las consecuencias serán condenadas". Mi
labio se curvó en odio. "Ahora ... escucha ". Lo miré hacia abajo, mis fosas nasales
ardiendo en odio e impaciencia. "Escucha los pensamientos a tu alrededor. Los lobos solo
quieren proteger a los humanos de nosotros. Los Cullen simplemente quieren vivir en paz,
tomando la dieta que les convenga, y tu propia gente ... confían en ti, pero tú liderarás
algunos de ellos. a su propia desaparición. El único que realmente quiere pelear es él ".
Señalé a Caius, que parecía desconcertado.
Había aprendido a evitar el contacto de su hermano a menos que fuera absolutamente
necesario. Pero Aro no lo necesitaba con mi habilidad al alcance de su mano, y estrechó sus
ojos hacia Caius, pensando que su hermano quería pelear para tomar el control de los
Volturi, para tomar el control si Aro era asesinado.

La paranoia y la ira golpearon a Jasper, y Aro captó eso también. Pero la única cosa que
hizo que Aro eliminara su toque del mío fue la predicción actual de Alice. Ella lo vio
dejándonos en paz, y ella buscó camino hacia el futuro, mostrándole que no había otros
problemas que surgieran de los Cullen o los lobos. Hubo destellos de Bella y yo
aprendiendo a adaptarnos a nuestras nuevas vidas, con una mirada intrigante a un hogar
pequeño, casi una cabaña. Aún más interesante fue que los Cullen volvieron a lo que
hicieron para vivir por períodos más largos en un solo lugar. También vislumbré trabajar
con Carlisle una vez más. Eso último me hizo mirar a Alice, que estaba luchando contra su
sonrisa.

Sin embargo, el murmullo de desaprobación de Aro llamó nuestra atención.

"El aquelarre de Carlisle todavía es demasiado grande", señaló Aro.

"Con el tiempo volverá al mismo tamaño. Lo viste en su predicción".

"¿No deseas quedarte con ellos?" él me preguntó.

"Llevo una semana en esta vida, Aro. Acabo de recuperar a mi esposa, pero Bella y yo
teníamos una vida antes de todo esto. No nos veo ... Le debo a Carlisle una deuda de
gratitud por devolverla. para mí. Nos prometió que nos ayudaría en esta primera fase, y lo
agradezco. Siempre estaré agradecido, pero no nos vemos con ellos en todo momento.
¿Cerca de allí? ¿Con ellos? "

Los primeros pensamientos egoístas de Aro fueron exactamente como esperaba, un lugar en
sus filas para Alice y para mí, que por poderes incluía a Jasper y Bella.

"No, gracias", dije Alice y yo al mismo tiempo, lo cual lo divirtió a él y a nuestra familia,
pero asintió cuando vio su visión de la angustia de Esme, la desesperación de Carlisle, el
colapso mental de Jasper en Italia y mi sed de tener la lo mejor de mí, lo que causaría una
culpa tan profunda y espesa que nunca sería la misma persona otra vez. Y tampoco podía
permitir que Bella tomara una vida humana; ella nunca se lo perdonaría a ella misma.
Aunque, de todos nosotros, mi fe en ella era inquebrantable a la hora de mantener la dieta
de la sangre animal.

"No puedo, Aro". Negué con la cabeza. "No es lo que consideras normal, pero no puedo
vivir de otra manera. Pero si decides luchar hoy, la visión de Alice no cambiará".

Aro frunció el ceño, la sonrisa cursi y los ojos risueños en su mano superior se habían ido.
Él asintió, volviéndose hacia sus hermanos. "No habrá pelea hoy".
Lo que encontré divertido fue el hecho de que Aro no explicó por qué había cambiado de
opinión. Cada miembro de su guardia detrás de él sentía curiosidad y alivio. Sin embargo,
fue puramente egoísta. Su autopreservación fue la única razón por la que decidió alejarse de
una pelea. Él no quería morir. A Aro no le importaba que alguien más perdiera la vida en
ese claro, pero sopesó todo lo que sus hermanos habían discutido y se volvió para
enfrentarnos a todos.

"Vamos a ver cómo estás, Carlisle. Asegúrate de mantener las leyes. Si tu aquelarre se sale
de control, te visitaremos de nuevo".

Carlisle inclinó la cabeza un poco, su mente terriblemente curiosa en cuanto a lo que había
cambiado la decisión de Aro. "Te aseguro, Aro, que no habrá problemas".

"Mira que no hay".

Aro se giró e hizo un gesto a su guardia para que siguiera.

Marcus asintió, luego Carlisle. "Todos ustedes son bienvenidos en Volterra, deberían venir
de esa manera".

Lo que no dijo en voz alta cuando su mirada en blanco se posó en Bella y en mí fue que
sabía que la colección de inmortales y cambiaformas frente a él eran mucho más leales que
la gran cantidad de guardias detrás de él para Aro. . La pelea hubiera sido una masacre; no
tenía que ver la predicción de Alice para saberlo, porque podía ver los lazos que todos
teníamos el uno al otro de varias maneras. Pelearíamos el uno por el otro con pasión, honor,
lealtad y, lo más importante ... amor. Los Vulturi no lo harían.

"Gracias. Fue bueno verte de nuevo, Marcus", respondió agradecido Carlisle. También
asintió con la cabeza a Caius, para mostrar buena forma, pero Caius se burló y se alejó sin
decir una palabra.

Los Vulturi salieron del claro, y Jacob ordenó a su manada que los escoltara
silenciosamente fuera de la zona, que se quedaran atrás, pero que los vigilaran
cuidadosamente. Varios lobos se salieron de la formación en múltiples direcciones, y Jake
se alejó para cambiar a su forma humana.

Una vez que estuvo de regreso, parado allí con sus habituales pantalones cortos de color
caqui largos. "¡¿Que demonios fue eso?!" preguntó, señalando por encima del hombro.

Sonreí pero gruñí cuando Bella corrió a mis brazos. "Tranquila, cariño. Se acabó", le calmé
en el oído.

Todos a nuestro alrededor querían saber la respuesta.

"Aro no quería morir", dijimos Alice y yo juntas, riéndonos junto con todos los demás.
Alzando una ceja a Alice que se ríe, agregué, "Fue puramente egoísta. Si hubiésemos
luchado, Aro no se habría alejado de este claro".

"No hubiera sido el único, sin embargo," les dijo Alice tristemente, después de haber visto
la muerte en sus visiones. Sus ojos se posaron en Carlisle, Jasper, y luego en Bella, quien
todavía estaba envuelta en mis brazos con su cara en mi cuello.

"¿Quién hubiera matado a Aro?" Rose preguntó con incredulidad.

"Yo." Mi respuesta fue firme y sincera, y todos a mi alrededor se quedaron quietos y en


silencio, pero simplemente continué dejando caer besos en la parte superior de la cabeza de
mi esposa, pasando mis manos por su espalda.

Fue Esme quien se dio cuenta primero, y ella jadeó. Ella lo armó diciendo que hubiera
perdido a Bella y hubiera matado a Aro en un ataque de ira. Simplemente asentí con la
cabeza en su dirección.

"Bueno, entonces, me alegro de que haya terminado", dijo, sin expresar nada de eso.
"Supongo que es hora de terminar de empacar y mover".

Hubo gruñidos de tener que empacar, y Jake me dio una palmada en el hombro antes de
seguir a Emmett y Rose fuera del claro. No me moví de mi lugar, y Bella pareció contenta
de estar en mi abrazo. Justo antes de seguir a Esme, Carlisle caminó hacia nosotros dos, su
mirada se encontró con la mía. Tenía varias preguntas rondando en su mente, pero me
quedé callado, lo suficientemente paciente como para dejar que él resolviera lo que quería
decir.

"Manejaste bien a Aro, Edward", declaró en voz baja, y Bella se volvió para mirarlo. "Fue
un riesgo mostrarle tu talento, pero al final fue una decisión sabia. ¿Qué vio él?"

Me encogí de hombros, besando la parte posterior de la cabeza de Bella. "Alice y yo le


mostramos todo: pasado, presente y futuro. Lo vio todo".

Mi familia nunca será la misma ahora que estás con nosotros. Él pensó eso para mí, pero
escuchó mi declaración a Aro sobre no vivir con los Cullen. Gracias, Edward.

Asentí, dándole una pequeña sonrisa antes de dejarnos a Bella y a mí solos en el claro.
Suspiré profundamente, girándola para enfrentarme.

"¿Puedo oírte solo ahora?" Le pregunté, sonriendo ante su adorable risita y dulces besos en
mis labios. Tan pronto como todas las mentes que se desvanecían en la distancia
desaparecieron, escuché la hermosa mente de mi esposa, mi compañera .

¿Te refieres a lo que dijiste, Edward?

"¿Qué parte?" Le pregunté en un susurro mientras rozaba besos en sus labios.


La parte sobre continuar la vida que tú y yo comenzamos. Sus ojos dorados parpadearon
hacia mí, y ella quería saber si eso era algo para Aro o si era la verdad.

"Es absolutamente cierto, mi Bella", juré. "Queríamos una vida juntos. Ahora podemos
tener vidas interminables juntos. Y, sinceramente, cariño, no puedo esperar para empezar".

Bella besó mis labios. "Está bien ..." Ella asintió con la cabeza, echando hacia atrás y
tomando mi cara, pensando que era guapo, valiente y muy dulce. Me hizo reír, pero ella
simplemente me besó de nuevo. "Está bien", dijo de nuevo. "Entonces, antes de irnos de
Washington, yo ... Edward, ¿podemos obtener algunas cosas de nuestra casa ?"

La atraje hacia mí otra vez. "Lo que quieras, Bella. Lo prometo". La apreté contra ella, y
agregué, "Ahora, solo tenemos que explicarle a Steve que lo estamos moviendo ... otra vez
".

Bella soltó una risita pero se retiró para unir mis dedos con los de ella. "Estará enojado".

"Mmm, probablemente".

~ o ~ EID ~ o ~

Me detuve en la entrada de mi casa, soltando una suave risa ante esa palabra. La casa que
Bella y yo habíamos comprado ni siquiera hace un año apenas podía considerarse "casa".
Hubiera sido, si las cosas hubieran sido diferentes. Pudo haber sido el lugar donde Bella y
yo habíamos empezado y formamos una familia. Podría haber sido incluso el lugar donde
nos retiramos y envejecemos juntos.

Por otro lado, la casa contenía el corazón roto. Fue el brillante y hermoso comienzo que fue
destruido por la pérdida, incluso si la pérdida fue temporal. En mi dolor, comencé a odiar la
casa que mi esposa adoraba desde la primera foto que había visto. Los sentimientos que
tenía por la pila de ladrillos y mortero frente a mí eran buenos y malos, y no sabía muy bien
qué hacer con esos sentimientos.

Mientras estacionaba mi auto detrás del pequeño Volvo de Bella, escuchaba todo a mi
alrededor. El vecindario estaba tranquilo, las mentes humanas borrosas con sueños o
alcohol, dependiendo de en qué casa me enfocara. Podía oler la sangre, escuchar los latidos
del corazón, y saborear el veneno en la parte posterior de la garganta, pero mi sed era
manejable ya que había cazado en el camino hasta aquí. Apenas se veían estrellas con las
farolas de la calle, pero nadie me miraba cuando salí, agarré algunas cajas de la parte
trasera de mi SUV y entré.

La casa tenía un olor a moho cerrado, el aroma de los humanos que una vez estábamos
menguando lentamente. Las luces estaban apagadas, excepto la que estaba en el hueco de la
escalera que usualmente dejaba cuando no había nadie en casa. Todas las cortinas y
persianas estaban cerradas, lo que hacía que moverse a la velocidad de los vampiros fuera
más fácil.
Sin embargo, un aroma era nuevo y audaz, y provenía de la guarida. Me incliné en la
entrada, mirando a Bella caminar a lo largo de la estantería mientras sus dedos bajaban por
un lado de mi piano. Su sonrisa era triste, pero no menos hermosa de lo que siempre fue. La
dejé para que no la vieran entrar, y por mucho que quisiera escuchar su mente, le pedí que
mantuviera el escudo bajo porque necesitaba escuchar el vecindario a mi alrededor mientras
estaba dentro. la casa. Sin embargo, tenía una gran curiosidad sobre lo que estaba pensando.

"Siento ..." comenzó pero parecía esforzarse por encontrar la palabra correcta. "Me siento
engañado de esta casa".

Asintiendo con la cabeza, caminé hacia ella para presionar un beso largo y pesado en el
medio de su frente. "Yo también", susurré contra su piel. "Pero no tan engañado como
cuando pensé que te había perdido".

Su nariz se arrugó adorablemente cuando presioné mi frente en la de ella. "Lo sé. Lo siento.
Estabas tan dolido, Edward".

"Lo estaba. Ahora soy bastante bueno", le dije, una sonrisa se curvó en mis labios cuando
se rió un poco. Presioné un breve beso en sus labios. "Cariño, este es tu programa. Dime lo
que estoy tomando. Tenemos un par de horas en el mejor de los casos".

Ella suspiró, me devolvió el beso y luego se alejó. "Solo cosas personales, bebé y algo de
ropa del piso de arriba. ¡Ah! Y las cosas de Steve".

"Sabes, hacen más rasguños y juguetes para gatos, mi Bella".

"¡Oh, pero son sus cosas, Edward!" Hizo un puchero como un maldito campeón ante mi
risa. "En serio. Algunos de esos juguetes que tenía desde que era un gatito cuando vivíamos
en el departamento".

Sonriendo, negué con la cabeza. "Tomaré el piso de arriba. ¿Tienes el piso de abajo? Y
dejaremos todo lo que estamos tomando por la puerta de entrada".

"Acuerdo."

Pasé por la cocina y me dirigí al piso de arriba. El dormitorio libre todavía era un desorden
lleno de cajas y cosas que nunca habían encontrado un lugar realmente en esta casa. Había
cosas nuevas y decorativas que Bella había comprado antes de que cerráramos la casa, y
había cosas que no tenía idea de dónde ponerlas una vez que ella se había ido. Incluso
cuando Charlie y Jake me habían ayudado a desempacar las cosas necesarias, nos habíamos
perdido en la mayoría de las cajas que habíamos escondido en la habitación libre.

En el dormitorio principal, abrí el armario y saqué la ropa que Bella y yo necesitaríamos


más en Alaska. Mi nariz se arrugó ante la idea, pero esto era algo que no podíamos evitar.
Tuvimos que irnos Tuvimos que salir del lugar donde conocíamos a demasiadas personas,
pero también teníamos que ir a aprender. Mi sed estaba bajo control en este momento, pero
pronto los humanos que nos rodean en sus casas comenzarían a ser más y más difíciles de
resistir, por lo que le dije a Bella que teníamos un par de horas para hacer esto. Queríamos
hacer esto solos, sin la ayuda de los Cullen, y Alice lo había visto funcionar, pero solo si
manteníamos nuestro tiempo limitado. Elegimos venir en medio de la noche para que nadie
me prestara atención cuando entraba en mi camino de entrada después de haber estado
fuera por varias semanas.

Llevé la ropa del armario a la silla que estaba junto a la puerta principal y volví para
empacar una bolsa con las cosas del tocador. Una vez que terminé la ropa, encontré todos
los juguetes de Steve, su torre para gatos cubierta con alfombras y su cama. Todo eso fue a
la puerta de entrada para poder cargarlo en el SUV.

Antes de abordar la cocina, donde sabía que el refrigerador necesitaba vaciarse y que los
productos secos necesitaban ser donados, me detuve para ver cómo estaba Bella. Ella
estaba empacando libros, DVD y música. Parte vendría con nosotros, y algunos quedarían
en cajas aquí en la casa. Sentados en la parte superior de mi piano estaban las fundas para
él. Junto a ellos estaban los dos pequeños libros que Bella me había dejado como una pista
de que ella realmente no había muerto: el libro de poemas y el de las leyendas de
Washington.

Los recogí, sonriendo un poco, una pequeña idea formándose en el fondo de mi mente.
Dejándolos a un lado para llevarlos, comencé a desplegar las cubiertas para el piano.

"Edward, espera", dijo Bella en voz baja, su ceño fruncido mientras miraba desde el piano
hacia mí y viceversa. "¿Puedes ... crees ..."

"¿Quieres que juegue, cariño?" Yo le pregunte a ella. "¿Crees que podría hacerlo y no
romper en el olvido?" Me reí un poco ante su mueca de dolor. "No sé, bebé. Lo intentaré".

No había jugado en meses. Cuando Bella se fue, me destrozó jugar a una casa vacía.
Cuando la recuperé, había jugado algunas veces, pero no nos habíamos quedado en esta
casa por mucho tiempo. Había un piano en la casa de los Cullen, pero estaba bastante
seguro de que era solo para la decoración, porque nadie se le acercaba nunca. Ahora que
había cambiado, me preocupaba que mi fuerza fuera demasiado.

Me senté en el banco, levantando cuidadosamente la tapa. Apenas lo toqué, seguí mis dedos
a lo largo de las teclas. Recordar la música era un poco más difícil, pero cuando salieron a
la luz notas borrosas de mis recuerdos humanos, cuidadosamente hice un acorde. Fue una
experiencia de aprendizaje, esa primera canción. Estaba equivocado, demasiado lento, no lo
suficientemente alto donde debería haber estado, pero con cada acorde que hice, lo ajusté,
aprendí y lo memoricé.

Mi frente se arrugó cuando la canción terminó, y los brazos de Bella me envolvieron por
detrás, sus labios en mi oído.

"Todavía está en una sola pieza".


Sonriendo, le lancé una mirada por encima de mi hombro, y ella me besó en la mejilla.
"Eso fue ... interesante. Pude escuchar todo". Ella asintió, pero continué. "Pude incluso
escuchar dónde necesita afinar un poco. Era como ... ser uno con el piano. Como si fuera
una extensión de mis manos".

"Y recordarás cada canción ahora de la memoria perfecta".

Me reí, tirando de ella hacia mi regazo. Acunándola en mis brazos, la besé. "Supongo que
sí."

Miró hacia el piano, y luego ahuecó mi cara. "Quiero que tengas ese escape. Siempre lo has
tenido, así que donde sea que terminemos después de este negocio en Alaska, quiero que
traigas esto con nosotros".

"Yo también."

Se sentó en mis brazos, moviéndose hasta que estaba a horcajadas sobre mí en el banco del
piano. "Te amo, Edward. Y ... yo ... sé que no es así como pensamos que nuestras vidas
iban a ir, pero ... quiero que sepas que podemos hacer esto. Podemos encontrar algún tipo
de manera de vivir. Lo siento que ...

Besé sus labios con fuerza. No tenía que leer su mente para saber qué disculpa venía.
Queríamos una familia Íbamos a intentarlo después de que terminara el primer año de mi
residencia.

"Oye", susurré contra sus labios. "¿Quién puede decir que hubiéramos tenido una familia?"
Me encogí de hombros. "¿Quién puede decir que los planes no cambian? No sé qué pudo
haber pasado el próximo año de nuestro matrimonio humano . Suceden cosas: enfermedad
y lucha y quién sabe qué. Nadie podría predecirlo, excepto tal vez Alice. "

Bella bufó adorablemente. "Lo sé, pero nosotros ..."

"Hemos tomado un camino diferente, mi Bella", le dije simplemente, arrastrando mis dedos
a lo largo de su rostro preocupado. Ladeé mi cabeza un poco hacia ella, alcanzando su pelo
hacia atrás. "Jesús, cariño, eres todo para mí. Siempre lo has sido. Niños, no hay niños,
casas, Alaska, Tombuctú, una cueva en el lado de una montaña ..." Sonreí ante su dulce
risita. "Todo eso simplemente no importa si te tengo. Nada de esto es tan importante como
esto, aquí mismo". Enmarqué su rostro con mis manos.

"Y Steve".

"Y Steve, por supuesto".

"Casi termino aquí".

"Ya casi termino".


"Todavía tenemos la cocina", señaló.

"Lo sé", gruñí con una expresión de disgusto, porque el refrigerador iba a ser desagradable.
La comida humana era mala ahora, pero la comida humana que salió mal sería una tortura.
"Y necesitas caminar por la habitación libre para cualquier otra cosa que desees".

"Bueno."

Mi mirada permaneció en la de ella, y ella no hizo ningún movimiento para levantarse, lo


que hizo que le sonriera con malicia. El ritmo de nuestras conversaciones nunca cambió, y
tampoco lo hizo la forma en que Bella me miró soñadoramente. Tampoco se necesita leer la
mente para eso.

"Visión de túnel, cariño", bromeé, pero podía ver su cambio de humor.

"No puedo evitarlo. Estamos solos , en nuestra casa , por última vez , y extrañaré amarte en
nuestra cama ".

Fingiendo que tenía una expresión seria en mi rostro, fingí considerarlo, pero rápidamente
me agarré al trasero y me puse de pie con ella en mis brazos.

"Bueno, entonces, creo que deberíamos enviar esta casa con estilo".

Su cabeza se echó hacia atrás con su risa, y besé su cuello mientras decía, "Yo también".

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 19 - La oscuridad puede mostrarte la luz

Una tragedia imperdonable


La respuesta no está donde crees que la encontrarás
Prepárese para el cálculo de cuentas
Porque cuando tu mundo parece desmoronarse de nuevo
No tengas miedo, no te alejes
Tú eres el que puede redefinirlo
No dejes que la esperanza se convierta en un recuerdo
Deja que la sombra impregne tu mente y
Revela los pensamientos que estaban escondidos
Para que la puerta pueda abrirse nuevamente
Dentro de tus recuerdos más oscuros
Miente la respuesta si te atreves a encontrarlo
No dejes que la esperanza se convierta en un recuerdo

Cuando piensas que todo está abandonado,


Escúchame ahora
Nunca necesitas sentirte roto otra vez
A veces la oscuridad puede mostrarte la luz

" The Light" por Disturbed

EDUARDO

"Vamos, Steve", lo llamé, y él saltó de los escalones de la pequeña cabaña que Bella y yo
compartíamos en la propiedad de Denali.

Dejé la mochila en el suelo, y su obstinado trasero se metió en la bolsa abierta. Dejándolo


descomprimido, tiré la cosa sobre mi espalda, inmediatamente sentí que Steve se movía
para que se agarrara a mi hombro. Sacudiendo la cabeza y poniendo los ojos en blanco, lo
miré. Su ronroneo era fuerte, sus ojos brillaban con pupilas delgadas, rayadas, a pesar de
que el día estaba nublado. Frotó su cara contra mi mandíbula, empujando ese ronroneo
contra mi piel.

La risa de Bella me hizo sonreír. "Podría ser el gato más mimado del maldito planeta".

"¿Hmm?" él tarareó su camino, claramente afrentado por el insulto.

"Estropeado, Steve. No estoy seguro de que haya un gato en algún lugar que pueda explorar
toda la naturaleza salvaje de Alaska".

Sonriendo, me encogí de hombros, lo que elevó a Steve arriba y abajo. "Porque la mayoría
de los gatos serían asesinados. Este tipo tiene los mejores guardaespaldas para protegerlo de
los osos y de las grandes aves rapaces".

Bella se rió pero se fue al bosque, y yo lo seguí. Habíamos estado en Alaska durante unos
seis meses. La primavera estaba dando paso al verano en Denali, por lo que el aire era
cómodo y todo era verde y próspero. Demonios, estábamos prosperando. Steve había
protestado por el movimiento con mal humor, aunque no pasó mucho tiempo antes de que
su curiosidad lo dominara, y se volvió pegajoso. Lo llevamos a todas partes con nosotros,
excepto en la caza. Cuando cazamos, él se quedó en casa.

Sin embargo, hoy fue una caminata a Fairbanks, donde nos encontraríamos con algunos de
los otros. Esta fue una carrera de prueba, para mí. También fue una excusa para obtener
algunos suministros y recoger nuestro correo. Y dado que Steve estaba con nosotros, un
viaje a la tienda de artículos para mascotas fue probablemente el más alto en la agenda.

Bella estaba a un par de meses de ser un año completo como inmortal. Su sed, su talento y
sus emociones estaban asombrosamente bajo control. Ella era hermosa, fuerte y feliz. Me
gustaría pensar que tuve algo que ver con el último. Aprender juntos era tan increíble ahora
como lo era al principio. Estuve presionando ocho meses después de mi cambio, y las cosas
para mí se volvieron más fáciles. Desde mi mente leyendo, a mi sed, a mi montaña rusa de
emociones, nada de eso fue tan duro como lo fue desde el principio. Pero estaba
malditamente seguro de que no habría sobrevivido sin ella. Ella era mi roca, mi otra mitad y
mi razón para respirar, ahora más que nunca.

Eso no era para decir que todo había sido una brisa. Ni en sueños. Hubo espectáculos
épicos de temperamentos, grandes peleas cuando nos topamos con una caminata humana, y
desacuerdos en la mierda más estúpida. Ningún miembro de las familias Cullen o Denali
guardaba rencor; todos habían estado allí, habían pasado por las mismas dificultades o
habían superado la dieta tradicional de vampiros. Y no había ninguno que nos permitiera
fracasar, si podían evitarlo, entonces permitieron que nuestros ataques de ira rodaran
directamente sobre ellos.

Bella disminuyó la velocidad cuando Fairbanks se acercó, y entramos cuidadosamente en la


ciudad a través de un parque, tomando uno de los senderos como algunos de los visitantes.
El día fue nublado y perfecto para nosotros.

A medida que nos acercábamos a las calles principales, podía escuchar más mentes y
latidos del corazón, y el olor de los humanos y la sangre flotaban en el aire. Pero el hedor
de la vida humana era más fuerte. Restaurantes, basura, gases de escape, productos de
limpieza, caries ... casi sofocaba su intensidad. Eran olores que apenas reconocí como
humanos, pero con mis sentidos mejorados, fue abrumador. Anula el olor de la sangre.

Bella se detuvo en la salida del parque, mirándonos con una sonrisa dulce mientras pasaba
una mano por la cabeza de Steve. Estaba mirando todo con fascinación, pero estaba
aferrado a mi sudadera con sus garras.

"Si el ruido mental es demasiado, Edward, házmelo saber", dijo dulcemente.

Asentí con la cabeza, pero por lo general no la llevaba a esta oferta en particular cuando
estábamos cerca de humanos, a menos que fuera durante la cacería. Nunca quise perder el
control, pero la única forma de aclimatarme y aprender a controlarme era sumergirme en
las personas.

"Estoy bien", le aseguré, mirando alrededor. "¿Dónde primero, cariño?"

"Alice y Jasper dijeron que nos encontrarían en la oficina de correos. A partir de ahí,
iríamos juntos para conseguir suministros. Todos se reunirán con los proveedores", explicó,
tomando mi mano y llevándome por la acera.

Bella había estado en la ciudad algunas veces. Solo había estado en las afueras. No
confiaba en mí mismo hace unos meses, pero tenía que hacer esto. Traer a Steve fue una
manera de darme algo más para enfocarme aparte de la sangre y los humanos y la sed, pero
no estaba tan tentado como pensé que estaría.

Lo que sí noté fueron todos los pensamientos mientras avanzábamos por la ciudad.
Bella siempre decía que no me había dado cuenta de cómo me veían las mujeres, de cómo
me habían percibido cuando nos conocimos en la universidad. Aparentemente, mi esposa
tenía razón, porque oí cosas en los siguientes bloques que me sorprendieron. Si hubiera sido
humano, me hubiera ruborizado de vergüenza.

Sin embargo, también escuché cómo los humanos podían pasar por alto lo obvio. Hermosa,
ardiente, hermosa - esas fueron palabras usadas para describirnos a los dos, y Steve ganó
los corazones de muchos mientras viajaba de espaldas todo el camino, aparentemente
contento allí para ver pasar el mundo. Y eso pareció aumentar mi atractivo, lo que me
divirtió hasta el infinito. Ni una sola vez alguien pensó que nosotros éramos algo más que
los humanos que fingíamos ser. Si alguien se sintiera incómodo, simplemente cruzarían la
calle, irían a una tienda o se alejarían, pero no tenían idea de que lo estaban haciendo por
autoconservación.

"Wow, eso es interesante", murmuré, y Bella levantó la mirada hacia mí. "Supuse que nos
destacaríamos más, pero en realidad, no lo hacemos". Mantuve mi voz baja solo por ella.
"Los pensamientos sobre nosotros se centran en nuestra apariencia, pero nada más que
superficial. Steve atrae más atención que el hecho de que emitimos un ambiente peligroso,
por la falta de una palabra mejor".

Bella soltó una carcajada. "No llevas un letrero de neón que diga 'peligroso depredador'".

Sonriendo, me encogí de hombros, lo que provocó que Steve se moviera y se adaptara, pero
todavía estaba felizmente observando a las personas que nos rodeaban. "Lo sé, pero aún así
... Es interesante verlo. Cuando estamos en el bosque, los animales se dispersan porque nos
perciben. Estas personas, algunas de ellas, de todos modos, están haciendo lo mismo,
simplemente de manera diferente ".

Bella se rió entre dientes. "Dios, Edward, te amo. Me encanta que puedas escuchar eso,
pero no sé cómo lidiar con todo. Debe haber unas cincuenta personas rodeándonos".

Honestamente, estaba tratando de usar mi nueva habilidad en todos los sentidos. Había
tenido innumerables conversaciones con Alice, Carlisle y Eleazar acerca de leer mentes,
interpretar qué pensamientos eran fugaces, cuáles eran simples curiosidades y qué se
consideraban pensamientos peligrosos sobre nosotros. Alice dependía de su talento para
mantenerlos a salvo, mantenerlos en secreto. Ella casi lo usaba como una muleta, y Eleazar
le había advertido que no fuera demasiado dependiente de eso. Nos había advertido a los
dos, en realidad. Necesitábamos leer humanos y otros vampiros visualmente tan bien como
leer mentes y futuros. Él repetidamente nos había dicho que nuestros talentos eran útiles,
pero podían hacernos perezosos.

Aunque nunca quise dar por sentado que leer era un hecho, tampoco quería juzgar mal a
alguien ni a nadie y poner en peligro a mi esposa y a mi nueva familia, así que traté de usar
ambos. Y hoy fue el mejor día para intentar eso, estar justo en el medio de la pequeña
ciudad.
Bella y yo doblamos una esquina, la gran tienda de mascotas fue nuestra primera parada.
Justo antes de entrar, me reí entre dientes, mirando a Steve y a Bella.

"Umm, te das cuenta de que todas las pequeñas criaturas peludas y emplumadas dentro de
esta tienda se asustarán. No todas las mascotas son Steve", señalé con una ligera risa que
relacionaba mis palabras. "¿Cierto, amigo?"

Bella sonrió, diciendo: "Eso es muy cierto, cariño. Déjame tenerlo. Lo llevaré mientras
estemos aquí". Steve acudió a ella de buena gana, y ella lo colocó a salvo bajo su brazo
como una pelota de fútbol, con la mano bajo las patas delanteras. "Si se pone muy raro allí,
puedes sacarlo mientras recibo la comida para gatos y la camada".

Su ronroneo fue ridículamente fuerte, sus ojos se abrieron cuando yo asentí con la cabeza
en su dirección. Una vez que entramos, los animales en jaulas y exhibidores se
tranquilizaron un poco. Algunas aves parecían enviar una llamada de socorro, pero al
menos no era como si alguien hubiera apagado el volumen. Algunos empleados le
sonrieron a Steve, al igual que algunos de los compradores. No fuimos los primeros en traer
un gato, aunque la mayoría de los clientes trajeron perros y algunos traerían reptiles, pero la
actitud dulce de Steve era entrañable, al parecer.

Cogimos su comida, arena y un nuevo juguete catnip. El cajero se enamoró de él, notando
su personalidad relajada en su mente.

"Solo para que lo sepan ..." Ella sonrió en nuestra dirección, a pesar del hecho de que la
poníamos un poco nerviosa, lo que ella atribuyó a lo guapa que ella pensó que éramos. Ella
señaló a Steve. "Tendremos la adopción de un gato la próxima semana, si alguna vez
quieres obtener otro. Estamos coordinando con la SPCA. Todos serán reparados, con sus
disparos, etcétera".

Abrí la boca para declinar, pero Bella simplemente le dijo gracias, y pude ver calidez,
dulzura y algo más en su expresión. Una vez que salimos a la acera, me quité la mochila y
puse la basura, la comida y el juguete adentro, dejándola abierta de nuevo. Me llevé el
bolso al hombro, y Bella devolvió a Steve allí arriba. Estaba un poco más alto, pero todavía
estaba contento de montar.

"¿Quieres otro?" Yo le pregunte a ella.

Bella se rió entre dientes, encogiendo un hombro, pero ella unió nuestros dedos. "¿Si no
talvez?" Ella sacudió su cabeza. "Dudo que encontremos uno que esté tan cómodo con
nosotros como él".

Había algo más detrás de esa respuesta, porque vi un toque de tristeza en esa hermosa cara,
y me derrumbé. "Bella ... cariño, déjame escucharte. ¿Qué estás pensando?"

Bella frunció el ceño un poco mientras su escudo descendía a mi alrededor. Su mano se


acercó para acariciar amorosamente a Steve. La realidad de tener a Steve la estaba
golpeando duramente, por eso había decidido comenzar a llevarlo a todos lados con
nosotros. Viviríamos para siempre Steve no lo haría, y eso era difícil de aceptar cuando
nuestro amor por él era tan grande.

Frente a ella, ahuequé su cara en mis manos suavemente. "Cariño, él acaba de cumplir tres
años de edad. Yo ... yo ..." me detuve, suspirando profundamente. "Si lo mantenemos a
salvo, lo mantenemos sano, deberíamos tenerlo por lo menos durante diez o doce años más.
Aunque, he oído hablar de más tiempo, pero ..." Besé sus fruncidos labios. "Bella, incluso
como humanos, no lo habríamos tenido para siempre".

"Lo sé", murmuró. "Lo sé ! Va a apestar, Edward, no importa qué. Yo solo ... quiero decir,
¿lo guardamos hasta lo inevitable? Y entonces ... ¿eso es? ¿No más mascotas? Porque no
puedo imaginar ese tipo de pérdida cada pareja Décadas. Yo solo ... no ".

Me incliné, besando su frente. "No sé esa respuesta, mi Bella. Tuve esta conversación con
Rose cuando aún era humana. Mencionó el desamor. Pero todos los dueños de mascotas
entienden que las vidas de sus mascotas son fugaces, ya sea que el dueño sea humano o
inmortal. Le dije que la arena de Steve, con la excepción de Steve y un hermano, fueron
llevados a la perrera. Puede ser un parpadeo en nuestras largas vidas por delante, pero para
él, para cualquier otro gato que podamos o no asimilar, Son todo lo que tienen. Pueden ser
mimados y adorados donde no todos los demás lo consiguen. Si quieres otro, podemos
conseguir uno. Si quieres mimar a Steve hasta que sea un viejo irritable, lo haremos eso
también."

Bella soltó una pequeña sonrisa ante la idea de un "anciano" Steve, y ella asintió un poco.
"Está bien, lo siento ... yo solo ... Tal vez él sea el último lazo con nuestras vidas anteriores,
y yo solo ..." Se interrumpió, sin saber cómo terminar ese pensamiento.

Mi opinión era que nunca encontraríamos un animal que se sintiera cómodo con lo que
éramos. Steve tuvo que ser una excepción a eso, pero yo no lo dije. Mi dulce esposa
claramente estaba llegando a esa conclusión mientras caminábamos por la calle.
Simplemente le rodeé los hombros con un brazo y le besé el costado de la cabeza.

Tampoco estaba muy seguro de que Steve fuera lo único que nos atara a nuestras viejas
vidas. Y estaba en lo cierto cuando finalmente sacamos nuestro correo de nuestra casilla
postal. Junto con los anuncios y facturas habituales, todo a mi nombre, había un sobre
pesado escrito a mano. El matasellos era de Forks.

Bella metió el correo en la bolsa frontal de la mochila, pero abrí la carta. Solo que no era
una carta; fue una invitación.

Riéndose, se lo di a mi esposa. "Tu papá se va a casar, bebé".

Su conmoción fue adorable. Aún mejor fue el susurro, "¡Basta!" Ella prácticamente sonrió
ante las noticias.
Su escudo todavía estaba a mi alrededor, lo que significaba que podía escuchar su hermosa
mente. Ella estaba feliz de que Charlie hubiera encontrado a alguien. Sabía que su "muerte"
había sido casi demasiado para el hombre. También sabía que él se había apegado a mí, por
lo que alejarse de él y llevarme la había plagado. Ella no lo quería solo, a pesar de que
Jacob había jurado cuidarlo.

"Me pregunto qué sabe", murmuré en voz alta cuando salimos a la acera.

"Ha escuchado todo".

Levanté la vista de Bella y la invitación de la boda para ver a Alice y Jasper esperándonos.

"No importa el paquete que le enviaste", agregó a sabiendas, riéndose de mi sonrisa


desvergonzada. "Estás contando con Jake, ¿verdad?"

"Lo estaba," dije asintiendo con la cabeza, todavía con una sonrisa mientras miraba a mi
Bella. "Rompió todas las reglas para ayudarme. O lo intentó, de todos modos".

Jasper estalló en carcajadas, agarrándome por el hombro. "Entonces ... ¿vas a ir?" preguntó,
señalando la invitación.

"Son como tres meses de distancia", me dijo Bella, entregándole el pesado papel.

"No tengo ni idea. Tendré que hablar con Jake para ver exactamente dónde se encuentra
Charlie ... y dónde está, porque no tenemos permitido entrar en La Push".

"Está en Forks, no en La Push, pero llamaremos a Jake cuando terminemos en la ciudad",


afirmó Bella. "¿Bueno?"

Asentí, besando su sien. "Bueno."

~ o ~ EID ~ o ~

Me senté en el borde de la cama cuando Bella colgó la última prenda que habíamos
comprado. Chaquetas, botas y suéteres ocupaban un lugar destacado en la lista de
suministros porque algunas cosas no siempre sobrevivían a la caza ... o entre ellas, si
perdemos un poco el control cuando estábamos solos.

Fue un viaje que hicieron los Denalis al menos una vez al mes. Las mentes de los
empleados dentro de la tienda de accesorios los aceptaron y también nos aceptaron. Estaban
acostumbrados a nuestra apariencia, aunque eso no detuvo la mirada fija, y supusieron que
todos teníamos dinero, porque cada compra era grande.

En general, el viaje a Fairbanks fue una verdadera experiencia de aprendizaje para mí. Los
humanos notamos las diferencias, pero no vieron más allá de nuestra apariencia, la forma
en que nos vestimos y cómo hablamos cortésmente. Nunca escuché una sola mente que
viera nada más de lo que fingíamos ser. Nosotros solo ... fuimos. Fue interesante saber que,
de hecho, podríamos entrar en la multitud de humanos y no ser descubiertos por lo que
realmente éramos. Me habían dicho estas cosas, pero supuse que tenía que experimentarlo
todo por mí mismo.

Bella se había burlado de mí por no llevar un letrero que dijera "depredador peligroso",
pero realmente teníamos todas las señales. Nuestra apariencia, nuestro aroma, nuestra
capacidad de integración y nuestra audición mejorada, sin importarnos a los que tenemos
habilidades adicionales, atrajeron a la gente hacia nosotros y la rechazaron al mismo
tiempo. Hubo una fracción de segundo en las tiendas donde pude ver lo fácil que podría
haber sido simplemente ... tomar. Una cajera que era demasiado inconsciente, demasiado
coqueta, fácilmente podría alejarse del ojo público. Un turista masculino sin ningún sentido
de autopreservación y una gran cantidad de testosterona no habría tenido una oportunidad
contra las mujeres Denali o incluso Rose, Alice o Bella.

Era aterrador lo simple que podía ser equivocarse. Fue una lección de humildad saber que
llevamos ese tipo de fuerza y poder, pero que optamos por no usarlo. Era aterrador saber
que, si alguno de nosotros decidiera, podríamos diezmar a toda la ciudad.

Resoplando ante eso, sacudí mi cabeza y volví mi teléfono en mis manos. Tuvimos suerte
de que la propiedad de los Denalis estuviese lo suficientemente cerca de la ciudad como
para recibir una señal, pero aún lo suficientemente lejos como para que la aislaran.

Bella continuó dando vueltas por la cabina mientras Steve dormía profundamente en la
torre de su gato. Había tenido un gran día, por lo que estaba agotado.

Finalmente, encendí mi teléfono, revisé mis contactos y marqué el número de Jacob.

Él respondió de inmediato. "Sí, él realmente se está enganchando".

Me reí. "Hola a ti también."

Jake se rió entre dientes. "¿Cómo está la tierra de los esquimales?"

"Sabes, no he visto tantas. No busco esquimales exactamente. Osos, por otro lado ..."
bromeé, lo que hizo reír a Bella desde el pasillo.

"¿Sí? Bueno, deja a los lobos en paz, ¿quieres?"

"Intentamos."

"¡Oye, Jake!" Bella gritó mientras daba un paso atrás en la habitación.

"Hola, Bells", respondió en voz alta. "Entonces, asumo que estás llamando porque recibiste
tu invitación".
"Sí, pero queríamos registrarnos de todos modos. ¿Cómo está Charlie?" Pregunté, no
queriendo saber sobre la boda tanto como el hombre mismo.

Me había mantenido en contacto con él como lo había prometido, pero también sabía que
tenía que empezar a alejarme. Charlie, sin embargo, aguantó ferozmente. Llamó si no había
tenido noticias mías, y también me había enviado un correo electrónico desde su oficina. Y
fue Alice quien me vio enviar los mismos libros a Charlie que Bella me había dejado. Ella
dijo que el resultado podría ir de varias maneras, lo cual vi en su mente. La manada aún
hacía borrosas sus visiones, pero realmente no fueron ellos quienes la confundieron. Fue el
propio Charlie quien tendía a mantener las cosas en silencio, no siempre reaccionando de
inmediato.

Los había deslizado a ambos en un sobre de papel manila con una breve nota que le decía a
Charlie que Bella le había dejado los dos libros. Los marqué igual que ella, con un
marcador en el poema y otro para la leyenda de la tribu Quileute. Él nunca lo mencionó. Ni
una sola palabra

"Charlie es ... bueno, Charlie", dijo Jake enigmáticamente. "Es un hombre obstinado, de
verdad. Pero nunca ha sido estúpido".

Me reí. "No, mierda".

"Creo que él sabe, Ed."

Esa declaración nos hizo congelar a Bella y a mí. "¿Seriamente?" Pregunté, casi en un
susurro.

"Sí, pero no estoy seguro. Incluso Sue no está segura de si ya lo descubrió, pero sí insistió
en que sea en Forks, no en La Push, así que no sé". Soltó una carcajada. "Me mira de
manera diferente, y le hizo una pregunta o dos, pero independientemente de las
conclusiones a las que haya llegado, no tengo ni puta idea".

"Pero si voy a esta boda, Jake, verá que yo ... yo ... Él verá las diferencias. Pero si no voy ...
él estará herido".

"¿Lo estás considerando seriamente? ¿Qué dicen los Cullen sobre eso?" preguntó incrédulo.

"Realmente no lo he discutido. Me imagino que Carlisle y Esme querrían ir. Bella, sería ...
quiero decir ... cariño, tendrías que mantenerte escondido". Eché un vistazo a mi hermosa
niña mientras ella asentía.

"Mis hijos se quedarán con ella", ofreció Jake. "Soy un ujier, así que me tengo que ir".

Sonreí, dejando escapar una risa. "Está bien, bueno, hablaré con Carlisle al respecto".
"Chicos, escuchen", dijo con un suspiro de cansancio. "Sé que todo el espeluznante
encuentro de los hermanos fue un poco tenso, pero si Charlie lo descubrió y se está casando
con la tribu, entonces está seriamente protegido por mi paquete. Los Volturi pueden irse a
la mierda. Él es mi responsabilidad en ese momento. ¿Tiene sentido?" Su voz tenía una
autoridad que rara vez usaba. "Charlie ya escuchó todas las historias, incluso las que las
caras pálidas no deberían saber, como los tratados y los ojos dorados, así que si estás seguro
de que estás listo para enfrentar eso, entonces estaré a tu lado. sabe , él estará feliz de saber
que no ha perdido ninguno de ustedes . ¿De acuerdo?

"Gracias, Jacob", Bella y yo le dijimos.

"Claro, claro", masculló su respuesta habitual. "Solo dame un aviso cuando sabes lo que
estás haciendo".

Prometimos que lo haríamos, y la llamada se terminó. Miré a Bella cuando ella se puso
entre mis piernas. Colocando mi teléfono en la cama, opté por acercarla más a ella por sus
caderas.

"Creo que necesitamos una reunión familiar", murmuré irónicamente, sonriéndole


maliciosamente cuando se rió entre dientes.

"Lo haremos, pero no ahora", dijo, sentándose a horcajadas sobre mi regazo. "Pero primero,
dime lo que estás pensando".

Sonriendo, rocé mis labios sobre los de ella. "¿Acerca de hoy? ¿O sobre Charlie?"

"Cualquier cosa. Todo. Has sido muy introspectivo hoy. Absorbiste mucho en la ciudad sin
mucho comentario. Estoy muy orgulloso de ti. Lo manejaste todo fantásticamente".

"Gracias", susurré, mirando sus manos frotando mi pecho. "Estoy seguro de que cuanto
más lo haga, más fácil me resultará. No hay grandes sorpresas allí".

"¿Y mi padre?"

Estuve callado por un momento, tomando su cara, acariciando su cabello hacia atrás, y
besando sus labios. "Bella, yo ... cuando te perdimos, los dos luchamos tan duramente para
encontrar respuestas, para encontrar algún tipo de equilibrio en la oleada de dolor que nos
golpeó. Sin Charlie constantemente controlándome, empujándome para salir. , para venir,
estoy ... Honestamente, no sé si lo hubiera logrado ".

Bella asintió, deslizando su escudo sobre mí para poder escuchar sus pensamientos. Ella ya
sabía estas cosas. Echaba de menos a su padre, echaba de menos a su madre también, pero
sabía que había algunas cosas que tenía que dejar atrás. Donde ella sabía que podía alejarse
de sus padres, dejarme nunca iba a suceder.
"Correcto", estuve de acuerdo con sus procesos de pensamiento. "Y esa ... esa parte de ahí,
cariño, es donde me siento tan mal, culpable y egoísta. Te tengo de vuelta, y él todavía cree
que perdió a su pequeña niña bajo su cuidado. Lo visitabas, pero no lo hizo. "Me acerco a ti
lo suficientemente rápido, y él irá el resto de su vida cargando esa pesada carga. Y con todo
lo que ha hecho por mí, y por mucho que yo te ame, simplemente quiero darte ambas cosas
... ¿Eso tiene sentido? No lo sé. Lo dudo, pero probablemente no estoy diciendo lo correcto
".

La sonrisa de Bella era cálida, amorosa y paciente cuando se inclinó para besar mis labios.

"Una parte de mí quiere ir solo para dejarle ver los cambios. Mis ojos serán el factor más
importante, Bella. Ahora son dorados, no verdes. Mi piel es más fría, más dura. Demonios,
incluso mi constitución es diferente. "

Bella sonrió, tratando de no molestarme sobre lo hermosa que me vio.

Riendo, traté de mirarla con severidad, pero fallé por completo, porque su mente estaba
viajando en una línea de pensamiento que me distraía y atraía, y no estaba segura de cuánto
tiempo podría evitar darle lo que quería, pero ella lo apartó por un momento.

"Quiero ver a mi padre feliz", afirmó en un susurro, casi como si quisiera que fuera
incorrecto.

"Yo también."

"Quiero verlo casarse, incluso si nunca descubre la verdad".

"Yo también, cariño", la tranquilicé, porque parecía estar emocionada en este momento.

"Confío en que Jake lo proteja, lo mantenga a salvo".

"Por supuesto. Nunca lo dudé".

Ella asintió, tomando mi rostro y besando mis labios. "Entonces ... ¿quieres ir? ¿A la boda,
quiero decir?"

Sabía lo que quería decir, pero la devolví el beso antes de responder. "Sí, pero tendré que
ser precavida. Sabes, cazar, aguantar la respiración, evitar el contacto físico. Mis ojos, sin
embargo ... podría jugar contactos, pero ..."

Bella asintió. "Entonces, tenemos que hablar con Carlisle. Tenemos tres meses para
practicar. Hoy fue un buen comienzo, Edward. Estarás bien".

"¿Y si él nos odia por esto?" Le pregunté mientras gesticulaba entre nosotros, que era un
miedo que tenía muy adentro. Estaba aterrorizado de que Charlie odiara lo que nos
convertiríamos, a pesar de que algo de eso había sido inevitable, especialmente Bella.
"Mi papá no es una persona odiosa, cariño. Puede ser un poco ... gruñón , pero nunca ha
odiado a nadie".

"Gruñón", dije entre risas. "Palabras más verdaderas, Bella".

"¿Quieres hablar con Carlisle ahora? ¿Tal vez Alice también?" ella preguntó, comenzando
a levantarse de mi regazo.

"No." Cerré un brazo alrededor de su cintura, sonriendo cuando ella soltó una risita. Echó la
cabeza hacia atrás y me incliné para presionar mis labios en su garganta. "No, no en este
momento."

Sus brazos se envolvieron alrededor de mi cabeza mientras continuaba riendo. Manteniendo


mi brazo seguro alrededor de ella, rodé sobre nosotros, situándola en el medio de nuestra
cama. Ella se rió un poco más fuerte, pero cuando sus ojos se abrieron para encontrarse con
los míos, la besé.

"Muéstrame lo que quieres, Bella", le pedí, y ella lo hizo.

Las camisas fueron levantadas sobre las cabezas, los zapatos y los pantalones fueron
lanzados desde el extremo de la cama, y la ropa interior nunca tuvo una oportunidad. Bella
quería lento, con besos que curvaban los dedos de sus pies y su piel tocando en todas
partes. Quería escuchar mi amor por ella susurrado contra su garganta mientras me movía
dentro de ella. Y le di todo.

Éramos nosotros como siempre lo habíamos sido. Fueron Edward y Bella Masen, quienes
se conocieron en la Universidad de Washington, quienes probablemente se casaron
demasiado jóvenes pero no les importó, y que se amaron sin importar la vida o la
inmortalidad que les arrojara. El apareamiento fue increíble, pero esto ... Éramos nosotros.
Fue seguridad y comodidad. Fue calor y amor. Era para lo que yo vivía como un ser
humano y que ahora nunca me pasaría como un inmortal.

La noche había caído en el momento en que la neblina de nuestro amor había desaparecido.
Estábamos envueltos unos en otros en las sábanas, y le sonreí a Steve, que se había cubierto
los ojos y la cara con ambas manos. Él todavía estaba durmiendo profundamente sobre su
espalda.

Bella miró hacia mí, riéndose suavemente. "Aparentemente, las cosas vistas no pueden ser
vistas".

"Sí, Steve? Imagínate leer mentes, amigo", murmuré, sonriendo cuando Bella se acurrucó
conmigo riéndome.

La abracé, imaginándome cómo sería la boda. Mi esperanza era que Carlisle nos ayudaría,
porque ver a Charlie era realmente algo que quería, pero lo que quería más que nada era
hacerle saber que su hija no se había ido realmente de esta tierra. Había sido maravilloso
saberlo, y esperaba que él también lo fuera.

Capítulo 20 - Continuaremos

Aunque el mar será fuerte


Sé que continuaremos
Porque si alguien me llama
Ella es la única
Si alguien me llama
Ella es la única

Cuando llegas a donde quieres ir


Y sabes las cosas que quieres saber
Estás sonriendo

" Ella es la única" por Robbie Williams

EDUARDO

Me senté en unas rocas junto al pequeño lago, esperando que los otros terminaran su
cacería. El agua estaba quieta, la montaña a lo lejos se alzaba sobre su entorno y no se oía
ningún sonido de civilización. Sin aviones, sin autos, sin ruido. Nada. Solo una ligera brisa
que removió las altas hierbas a mi alrededor y algunas pequeñas criaturas en la distancia.

Sin embargo, fue la vista de arriba que fue impresionante. Sin farolas, faros de automóviles
y edificios que se interpongan en el camino, para opacarlo todo, cada estrella en el cielo
brillaba intensamente sobre sus cabezas. Fue realmente magnífico. No estaba seguro de si
era mi vista mejorada o si las estrellas eran mejores sobre Alaska, pero las tomé todas.

Escogió un buen lugar.

Le sonreí por encima de mi hombro a Esme, quien estaba viendo la vista como yo. "Pensé
que estarías acostumbrado", dije en voz baja.

Su sonrisa era cálida y dulce mientras negaba con la cabeza lentamente. "No. No, eso es
algo a lo que nunca me quiero acostumbrar", afirmó, sentándose a mi lado e hizo un gesto
hacia el cielo. "Una vez que ya no tenga una belleza impresionante, entonces estoy
demasiado distraído. Es hora de reconsiderarme a mí mismo, reorganizar mis prioridades".

Sonriendo, asentí.

"Esto es sorprendente cada vez que lo veo. Me hace ver cuán pequeño soy en el gran
panorama".
Nos quedamos callados mientras esperábamos a que Carlisle y Bella se unieran a nosotros.
Por más que lo intenté, no podía darle a Esme la privacidad mental que se merecía, lo que
significaba que podía escuchar cada pensamiento que ella tomaba. Su mente recordaba el
pasado, cómo se conocieron Carlisle y ella, cómo la cambió, cómo su pequeña familia
disfuncional comenzó con Rosalie y Emmett y siguió creciendo cuando Jasper y Alice
aparecieron. Cuando sus recuerdos de Forks y Bella y de los nómadas sin respeto pasaron a
primer plano de su mente, me volví para mirarla a la cara. Había tristeza en la pelea que
siguió, preocupación por una joven humana que habían conocido en la pequeña ciudad, y la
profunda angustia de esa misma chica mendigando por mi nombre.

Los ojos de Esme se encontraron con los míos. "Lo siento, Edward".

"No lo hagas", le aseguré. "Ya lo he visto en la mente de todos". Traté de sonreír, pero ella
se acercó y me apretó el hombro. "He visto mucho más que eso, pero eso suele ser un gran
recuerdo para todos".

Esme se rió, pero no duró mucho, y suspiró profundamente. "He visto la muerte en mi larga
vida, Edward. He visto guerras y enfermedades. He visto familias destrozadas por la
pérdida. Nunca en mi vida he visto una ruptura de corazón, o de verdad, nunca he estado la
de romper un corazón. Decirle a Bella lo que era cuando se despertó, diciéndole que todo lo
que había llegado a conocer y amar debía ser borrado como tiza en una pizarra ... "Se burló,
con una expresión de dolor, pero ella cambió de dirección un poco. "Adoro a mi familia. Sé
que son una colección de grandes diferencias de personalidad", dijo, sonriendo cuando me
reí. "Cada uno de ellos, ya sea que Carlisle los haya cambiado o no, llegó con un bagaje
emocional cuando su corazón dejó de latir, pero Bella ... estoy bastante segura de que el
corazón de Bella quedó contigo cuando ella estaba lejos de ti. Y cambiándolo solo se hizo
ella más ... "

"Mía", terminé por ella, asintiendo con la cabeza al mismo tiempo que ella. "Sé que ustedes
solo hicieron lo que pensaron que era mejor, y sé que los culpé a todos ustedes por un largo
tiempo, pero no creo haberles agradecido alguna vez, Esme. Por ayudarla, por haberla
devuelto a yo, por estar ahí para nosotros dos ".

La sonrisa de Esme vaciló, su mentón tembló cuando levantó la mano para ahuecarme la
cara. Su mente vagó un poco porque algo sobre mí en particular le recordaba su pasado. Un
breve momento de "qué pasaría si" pasó por su mente, y se preguntó si el hijo que había
perdido hacía tanto tiempo habría crecido para ser alguien como yo, me consideraba amable
y gentil, honorable y leal. Ella pensó que yo llevaba un alma vieja y un viejo conjunto de
costumbres y modales.

Todo eso me hizo sonreír tristemente a su manera. "Mi abuela Masen estaría orgullosa de
que alguien lo haya notado".

Esme sonrió. "Tal vez", concedió un poco. "O tal vez eres solo tú".

"Tal vez."
Pensó en lo que traería el mañana, y levanté la vista cuando pude oler el hermoso aroma de
Bella al mismo tiempo que la mente de Carlisle se volvía más y más fuerte. Los dos estaban
caminando juntos de esta manera.

"¿Te molesta?" Yo le pregunte a ella. "¿Si Charlie lo sabe?"

Frunció el ceño, pero una sonrisa adornaba sus facciones. "Los tiempos están cambiando,
Edward. No siempre es bueno seguir ciegamente esa cosa de 'siempre lo hemos hecho de
esta manera '. A lo largo de las décadas, durante siglos, nuestro tipo ha tenido que
adaptarse al cambio, las nuevas tecnologías y los humanos más conscientes . Ahora nos
adaptaremos para compartir nuestro secreto con otro grupo de seres que también necesitan
permanecer ocultos. Jacob Black es joven , pero no es descuidado. Hace poco asumió el
puesto de Alpha de su manada, una posición para la que nació, y tiene la personalidad
perfecta para proteger a su gente, a sus amigos y a su familia. No es estúpido, de ninguna
manera, y es lo suficientemente joven como para comprender que puedes vivir y vivir sin
prejuicios. Sam, el que estaba frente a él, no siempre fue tan amable.

"Entonces, para responder a tu pregunta, Edward", continuó. "No, no me molesta. De


hecho, no nos molesta a ninguno de nosotros".

Asintiendo con la cabeza, le di las gracias, girando hacia el oeste. "Están cerca".

Ella simplemente sonrió, optando por permanecer en silencio. A medida que se acercaban,
parecía que Steve era el tema de conversación entre Bella y Carlisle.

"Confío en que Jasper lo vigile mientras no estamos", dijo Bella con una sonrisa. "Él y
Steve han llegado a una especie de comprensión creciente".

Carlisle se rió entre dientes, sacudiendo su cabeza hacia ella. "Nunca he visto un animal
(doméstico o de otro tipo) que nos lleve tan rápido y fácil". Se preguntó en silencio si era
porque era nuestro mientras éramos humanos o si era porque no había tenido más remedio
que adaptarse, y había una ligera idea de si era porque Steve se había negado a ser
removido de mi pecho mientras Cambié.

Cuando Bella caminó en mis brazos, lo miré fijamente. "Mi teoría es que es todo lo
anterior".

Carlisle se rió, tomando asiento frente a nosotros, y Esme se levantó y se unió a él. Mis ojos
se desviaron hacia mi Bella, que se estaba acercando a mí desde entre mis piernas. Parecía
bien alimentada y más a gusto que antes de que dejáramos la cabaña, y no pude evitar besar
sus labios suavemente. Al ver los recuerdos de Esme sobre ella, me dio ganas de aferrarme
a mi esposa, envolverla y no soltarla por un tiempo. Y no ayudó que nos fuéramos en unas
pocas horas para ir a Forks, el lugar donde mi corazón había sido destrozado todo el
infierno hace más de un año. La reunión con Charlie a un lado, regresar a ese lugar me hizo
querer mantener mis manos en todo momento, tocar y sentir la realidad tangible de que
estaba bien, que era mía, que no se había ido.
Túnel de visión, Edward. Fue una canción única, una burla pensó que ella había enviado a
mi manera después de dejar caer rápidamente ese escudo a mi alrededor.

Sonriendo, asentí. "No puedo evitarlo, Bella", le canté de nuevo, lo que la hizo reír
adorablemente.

Bella silenciosamente me dijo que me amaba y luego se sentó a mi lado, nuestros dedos se
unieron de inmediato. Carlisle quería que todos cazáramos antes de irnos a Forks.
Estaríamos allí unos días antes del día de la boda de Charlie, y nos quedaríamos en la casa
de los Cullen en las afueras de la ciudad.

"Quería que habláramos antes de irnos a Washington", comenzó Carlisle con una voz suave
y calmada. "Edward, te has acostumbrado muy bien a estar rodeado de gente, con y sin el
escudo de Bella. Mi preocupación es el estrés de la situación. Tendrás que investigar todo
esto como el joven viudo".

El recordatorio no era necesario, pero lo aprecié. Las personas que asistieron al funeral de
Bella o nos ayudaron a buscarla probablemente serían las mismas que asistieron a la boda
de su padre.

"Estoy enterado", respondí asintiendo.

Carlisle se inclinó hacia adelante, apoyando los codos sobre sus rodillas. "Sé que has
hablado con Jacob varias veces en los últimos meses, y todavía no está seguro de lo que
Charlie ha descubierto". Él sonrió a mi Bella. "Considerando que él es tu padre , estoy
bastante seguro de que no es estúpido, solo meramente reservado lo suficiente como para
no decir nada en voz alta".

Bella se rió y asintió. "No, no es tonto. Solo tranquilo. Introspectivo".

Su voz era suave, un poco triste. Pero había tanta esperanza en su mente que no dijo en voz
alta, y me hizo acercar sus dedos a mis labios y besarlos. El hecho de que ella no expresara
su esperanza mientras hablábamos de cómo su padre estaba callado hubiera sido gracioso si
no fuera un tema tan importante. Como para probar ese punto, los pensamientos de Bella se
evaporaron; ella se había quitado su escudo.

Y ahí es donde Bella lo entiende . El pensamiento de Esme fue amable y amoroso, y sonreí
un poco en su dirección.

"Esa es la razón por la que vamos unos días antes. Me gustaría ver a Charlie antes de la
boda, no habrá tiempo para verlo solo después del día de su boda. ¿Sabe que vas a venir?"
él me preguntó.

"Sí, llamé para felicitarlo y confirmarme. Le dije que viajaba con usted y Esme. No dije
nada acerca de llegar temprano, pero estoy seguro de que estará bien".
"Bien, bien". Él asintió, mirando hacia el suelo entre nosotros.

Sus pensamientos estaban preocupados. Estaba preparado para que Charlie me viese mal,
porque me rechazó de alguna manera. También estaba preparado para que mi suegro
ignorara todas las señales y nos tratara como solía hacer. De lo que no estaba seguro era de
lo que diríamos si Charlie juntara todas las piezas y saliera con la verdad.

"¿Tu casa o la suya?" Le pregunté a Carlisle. "Él podría estar más cómodo en su propia
casa. Y Jake dijo que estaría allí cuando visitemos, así que ... Solo una sugerencia".

"Bien, ve con Jake. Haz que arregle un buen momento", dijo, y yo asentí. "Lo último ...
¿Están ustedes dos absolutamente seguros de que está bien para volar? No es demasiado
tarde. El viaje dura alrededor de cuarenta y tres horas, pero suelo cortarlo un poco". Sonrió
cuando me reí, porque la familia Cullen conducía como si huyeran, como si fuera una
maldita raza.

"Estoy bien, creo", le dije. "El escudo de Bella estará en su lugar, entonces ..." Me encogí
de hombros, mirando a mi esposa. "Cariño, ¿prefieres conducir?"

"No estoy bien."

Su voz era firme, su mente ahora cerrada para mí, pero yo sabía que mi Bella; si estuviera
nerviosa por estar atrapada durante tres horas y media en un tubo de metal con varios
humanos, entonces ella lo diría. Estábamos volando durante la noche, así que esperábamos
que el vuelo tuviera menos gente.

"Sólo estoy seguro", dijo Carlisle, poniéndose de pie. "Entonces es hora de ir al


aeropuerto".

~ o ~ EID ~ o ~

Miré por la ventanilla del auto de alquiler de Carlisle cuando Forks se acercó. El vuelo
estuvo bien. Había cazado en exceso antes de salir de Alaska, así que mi sed estaba bien.
Las mentes en el avión habían sido ruidosas al principio: pensamientos preocupados de
viajar en avión en general, tristeza por dejar a alguien atrás, cansancio de unas vacaciones
ya terminadas. Todo es bastante normal. Debido a la hora tardía, la mayoría de las personas
en el avión se durmieron. El escudo de Bella apenas era necesario.

Sin embargo, ahora que nos estábamos acercando a su antigua ciudad natal, mis nervios
estaban un poco nerviosos. Traté de no verlo como un mal recuerdo, pero fue difícil. No
estaba seguro de olvidarme jamás de la sensación de pérdida total cuando recibí la llamada
de Charlie de que Bella había tenido un accidente. Sé con certeza que la ira y la
desesperanza que sentí cuando la búsqueda no resultó en nada, ni su teléfono, ni una pieza
de su ropa, ni una gota de sangre que no fuera el automóvil, lo convirtieron en el día más
oscuro de mi vida.
Una mano me tocó la cara, alejándome de la ventana. La cara hermosa de Bella se enfocó, y
mantuvo sus comentarios en silencio solo para mí.

Estoy bien. Estoy aquí. Cuando mi ceño se frunció en cuestión, ella levantó nuestros dedos
enlazados, donde prácticamente estaba rompiendo su mano.

"Mierda", respiré contra sus nudillos. "Lo siento cariño." Solté mi agarre, frotando su mano
suavemente entre las mías.

Soy indestructible, ¿recuerdas? ella bromeó, sonriéndome en mi camino mientras se


mordía el labio inferior. Relájate, Edward. Pase lo que pase, está bien. Mi padre puede ser
más inteligente que todos nosotros y saber todo, o se pondrá gruñón por un momento.

O nos rechazaría a todos, pensé. Esa era mi preocupación. Bella había pasado tanto; ambos
tuvimos. Demonios, todos habíamos sufrido el día en que Bella había estado en el lugar
equivocado en el momento equivocado. Incluso los Cullen y Jake habían hecho todo lo
posible para que todo fuera mejor. Nada de eso había sido fácil.

Cuando pasamos por Forks lentamente, mis ojos se fijaron en hitos familiares, edificios y
calles. También vi movimiento en los árboles que nos seguían mientras Carlisle bajaba por
un sendero cubierto de maleza.

Después de algunas curvas, atravesamos los árboles en un extenso césped. La casa más
adelante puso en vergüenza la casa parecida a la cabaña de los Cullen en North Bend. Y eso
fue decir algo. Eran completamente diferentes en diseño. La casa de North Bend era rústica,
clásica, pero esta casa tenía bordes afilados, líneas modernas y grandes ventanas desde el
suelo hasta el techo, que en ese momento estaban cubiertas con contraventanas metálicas.

Aquí es donde yo cambié , pensó Bella, y mi cabeza se volvió hacia ella. Ella asintió un
poco. Era el lugar más rápido que podían llevarme, y está lo suficientemente lejos de la
casa como para esconderlo.

Carlisle estacionó el auto justo afuera del garaje, y todos seguimos su ejemplo y salimos.

"Dame un momento", afirmó, caminando por la puerta lateral.

Escuché el pitido de un sistema de seguridad, más pitidos que se desconectan, y finalmente,


el zumbido y el batir de las contraventanas metálicas se enrollan. Las luces se encendieron
por toda la casa, y mis ojos se abrieron cuando Esme nos condujo adentro. A pesar de que
los muebles estaban cubiertos, la casa era impresionante. Mi sentido del olfato mejorado
captó rastros de todos los Cullen, pero también captó algo débil, algo humano, y fruncí el
ceño cuando me di cuenta de que estaba oliendo el aroma de la humana Bella.

"Wow", suspiré, mirándola.


Había pasado más de un año desde que cualquiera de ellos había puesto un pie en esta casa,
pero su aroma era intenso, floral, delicioso . Mi veneno quemaba duramente en la parte
posterior de mi garganta. Tuve que sacudir la cabeza para aclararlo. Esme me miró con
curiosidad, Bella deslizó su mano en la mía, pero Carlisle fue quien realmente expresó lo
que estaba sintiendo.

"Todavía puedes olerla", afirmó, y no era una pregunta. Cuando asentí, él continuó. "Su
sangre era fuerte, por lo que James no pudo contenerse. Una vez que tenemos a Bella aquí,
tuve que enviar a todos desde la casa".

Tragué saliva de nuevo, dejando escapar un profundo suspiro. "Eso es umm" Wow ".
Sonreí ante el suave bufido de Bella en una risa. "De acuerdo, un poco de felicidad
funcionó de la manera en que lo hicieron. Tú ... ¡Y este es un viejo aroma!"

Bella me abrazó, todavía riendo. "Maldición. ¿Estás diciendo que me habrías agotado,
Edward?"

"Honestamente, nunca quiero saber qué tan intenso era ese aroma con toda su fuerza.
Digámoslo de esa manera".

Todos rieron, pero Esme sugirió que abrieramos las ventanas para ventilar el lugar. Todos
echamos al menos para descubrir los muebles de la sala. Esme le dijo a Bella que abriera
las ventanas de la habitación en la que se había cambiado antes de que yo subiera.
Aparentemente, había una habitación libre en el tercer piso en la parte superior de las
escaleras que íbamos a usar mientras estuvimos aquí por unos días.

El olor del lobo se encontró con mi nariz al mismo tiempo que la mente de Jake entró en el
rango, y caminé hacia la puerta principal para sonreírle.

"Te levantas temprano. ¿O es tarde?"

"Sí, ambos probablemente", murmuró mientras caminaba a mi lado. "Opté por hacer
patrullas esta noche, pensando que ustedes llegarían antes del amanecer".

"¡Jake!" Bella saludó felizmente, corriendo para abrazarlo.

Cuando Esme y Carlisle le dieron un apretón de manos, él me sonrió. "Entonces, estamos


listos para mañana por la noche en casa de Charlie. Rechazó una despedida de soltero,
diciendo que es demasiado viejo para esas tonterías. Sin embargo, le gustó la idea del fútbol
y la cerveza por 'el viejo tiempo' contigo y conmigo. Y le extendió esa oferta a Carlisle,
también ".

Carlisle sonrió amablemente, mirándome. Él pensaba que eso era perfecto. También pensó
que si las cosas iban bien, que Bella y Esme podrían estar cerca por si acaso.

Asintiendo con la cabeza a Jake, dije: "Bien, estaremos allí".


Jake sonrió, negando con la cabeza. "Esta mierda será interesante, seguro. Supongo que lo
ha descubierto todo, pero te está esperando, Ed. Honestamente, creo que está esperando
para verte antes de que él diga una maldita cosa".

En la mente de Jake, pude ver que Charlie había recibido los libros que le envié. Se
sentaron en la mesa al lado de su sillón reclinable. Los marcadores todavía estaban en ellos.
Jake alzó una ceja hacia mí para decirme cuán importantes eran esos libros para Charlie.

"Lo tengo", dije con un profundo suspiro. "Bueno, esto terminará mal o Charlie tendrá un
infierno de un regalo de bodas". Señalé a Bella, quien se movió nerviosamente de un pie al
otro, así que la rodeé con un brazo.

"Sigo pensando que nos sorprenderá a todos," supuso Jake. "Tengo que terminar mis
rondas, pero te veré mañana".

"Ten cuidado", le dijo Esme.

Él se sonrojó un poco ante su preocupación, pero asintió. "Seguro seguro."

Una vez que se fue, Bella tiró suavemente de mí hacia las escaleras. Recogí nuestras
maletas y la seguí hasta el último piso. Afortunadamente, el aroma de la humana Bella
había comenzado a ventilarse, pero la vista de la cama en la habitación hizo que mi frente
se frunciera.

Fue en este lugar, fue en esta cama, que mi hermosa niña me rogó. Se quemó durante tres
días, y después de mi propio cambio, me di cuenta de lo aterrador que debía haber sido para
ella. Había tenido su voz en mi oído mientras ardía. Ella tenía las voces de personas que no
conocía. Me desperté con amor y familiaridad, donde se había despertado con desconocidos
y con una nueva realidad áspera.

Había un sofá de cuero a lo largo de la pared de las ventanas, dejé caer las bolsas sobre él y
tomé lentamente la habitación. Los libreros cubrían la pared opuesta, y estaban llenos de
todos los libros imaginables, junto con música de todas las formas: CD, discos, incluso
cintas de cassette. Sonreí al sistema estéreo que parecía tener al menos dos décadas de
antigüedad. Pero de nuevo, mi mirada se posó en la cama.

Ella me había llamado desde allí mismo . Me había suplicado, llorado y sufrido, todo con
mi nombre en los labios. Mientras lamentaba la pérdida de ella, ella estaba luchando por
mí. Bella había sido todo mi mundo desde el momento en que su dulce voz me había
saludado en la biblioteca de la Universidad de Washington. Todo lo que hice a partir de ese
momento giró en torno a la chica por la que me había enamorado a primera vista.
Protegiéndola, amándola, mimándola, todo fue tan fácil. Y me preguntaba si siempre me
sentiría culpable por la única vez que no estuve allí.
"¡Oye, oye!" Bella me llamó, empujándome hasta que me senté en el borde de la cama que
había cambiado a mi chica y mi estado de ánimo. "Mírame", susurró, tomando mi rostro
mientras se paraba entre mis piernas. "¿El aroma es demasiado?"

Sonriendo, negué con la cabeza. "El olor casi se ha ido, cariño", dije con un profundo
suspiro. "¡Aunque, mierda, Bella!" Sonreí, deleitándome en el beso risueño que ella
presionaba en el medio de mi frente. "No, estaba pensando que ojalá pudiera haber estado
aquí para ti. Para saber que me llamaste, yo solo ... Odio que estuvieras solo. Tuve suerte".

"Oh."

"Sí."

"Estás aquí ahora, bebé".

"Lo sé. Estoy muy feliz, cariño. Deberías saberlo".

"Yo también."

"Echo de menos las medicinas, pero estoy seguro de que volveré a ellas. Sacarte de todo
eso es mejor que ser médico todos los días".

Su sonrisa era cálida y dulce. "Me alegra que pienses así, Edward".

"Sí. No cambiaría nada sobre mi vida en este momento". Negué con la cabeza, acercándola
más por su cintura. "Si nunca más practiqué la medicina, pero tengo que retenerte, entonces
mi vida está completa, Bella. Estar aquí, estar donde todo mi mundo terminó por un corto
tiempo-"

Los labios de Bella se encontraron con los míos para callarme. te quiero. Me encanta que
seas feliz. Me encanta que estés peleando por mi papá. Amo todo sobre ti, Edward Masen.
Nunca olvides eso.

Sus pensamientos eran hermosos y dulces y tal vez un toque frenético.

Quiero besarte tontamente .

Me reí. "Yo también."

Quiero cambiar lo que esta cama ha visto, lo que significa.

Eso me calmó rápidamente. "Yo también."

Quiero hacerte cosas realmente malas aquí mismo, justo donde pensé que te había perdido
para siempre.
"Bella", jadeé, mirándola boquiabierta, pero prácticamente me abrazó hasta quedar de
espaldas en esa cama.

Mi humor se encontró con el de ella rápidamente, y rodé sobre nosotros, amenazándome


con ella mientras su mente estaba en todas partes.

Sonriéndole, solté una risita mientras me inclinaba para besarla. Arrastrando mis labios por
su mejilla hasta su oreja, susurré, "¿Es eso lo que quieres, cariño? ¿Quieres que te haga
llamar mi nombre de otra manera?"

"Mmhmm", tarareó contra mi cuello, abriendo su boca contra mi piel.

Apartándome de su oreja, presioné mi frente en la suya, sonriéndole. "Bueno, lo que la


dama quiere ..."

~ o ~ EID ~ o ~

"Debes estar en la ciudad para la boda de Charlie", dijo la mujer en la caja registradora con
una sonrisa, pero sus pensamientos eran tristes. Verme, sin importar cuánto tiempo hubiera
pasado, le recordó a la hija de Charlie. "Es bueno que el jefe encuentre algo de felicidad".

Sonreí, aunque lo mantuve subyugado, asintiendo levemente. "Lo estoy, y lo es. Estoy en
camino de verlo ahora", le dije, tendiéndole mi tarjeta de crédito para pagar la cerveza que
solía beber, la cerveza que nunca volvería a probar.

Si ella notó algo diferente sobre mí, ella no lo pensó. La puse nerviosa, pero ella se encogió
de hombros debido a lo guapo que siempre había pensado que era. El último pensamiento
que parpadeó en su mente cuando recogí la cerveza fue la curiosidad sobre si había seguido
adelante después de la muerte de la hija de Charlie.

Por una fracción de segundo, casi le respondí, pero me centré en volver al automóvil donde
Carlisle estaba esperando. Mi respuesta habría sido un poco grosera, que Bella no se
movería de ninguna manera.

Él bufó, mirando en mi dirección. "Te ves confundida."

Sonriendo, negué con la cabeza. "Me he acostumbrado tanto a responder todas tus
preguntas mentales, que casi me resbalé allí".

"¡Oh!" Carlisle se rió entre dientes. "Maldita sea, apuesto a que tomará mucha práctica".

"Sí", dije con un profundo suspiro, explicando el pensamiento errante del cajero.
"Tristemente, será un pensamiento que mucha gente tendrá cuando asistimos a la boda.
Creo que tengo que concentrarme".

"Algunos pueden expresarlo. ¿Qué les dirás?" preguntó mientras se retiraba en el camino.
Levanté mi mano izquierda. "¿Me veo movido hacia ti?" Cuando él se rió, negué con la
cabeza. "Técnicamente se fue hace más de un año. Todavía llevo mi anillo de bodas. La
gente solo sentirá lástima. Este es uno de esos momentos en que todo el mundo puede
pensar lo que quiera, porque la verdad es ... increíble ".

La sonrisa de Carlisle era cálida. "Me alegra que pienses así, Edward. Estoy orgulloso de tu
progreso. No soy arrogante para pensar que funcionó para bien, todo fue un desastre, pero
estoy muy contento de que tú y Bella estén felices. , juntos ".

Se detuvo en el camino de entrada de Charlie, y antes de que abriera la puerta, lo detuve.

"Antes de hacer esto", comencé, mirando hacia el parpadeo de la cortina en la cocina, "le
agradecí a Esme, y quería agradecerte por todo, por salvar a Bella, por haberme devuelto,
por ayudarnos Estamos a punto de hacer por Charlie lo que hiciste por mí, a pesar de todos
los tratados y las reglas, y no importa cómo sea, solo quería que supieras que lo aprecio ".

Carlisle miró a la casa por un segundo y luego a mí. "Rara vez le pido a Alice que
compruebe específicamente el futuro, tiene suficiente con qué lidiar, pero le pedí que
mirara a nuestra familia. ¿Sabes lo que ve, Edward?" preguntó, y cuando negué con la
cabeza, sonrió. "Ella ve una familia próspera. Nos ve a todos adaptándose a una nueva
forma de vida: nuevos roles para jugar, nuevos lugares para vivir y, a veces, los demás
regresan a la fachada de la escuela secundaria, pero lo que es constante es que todos somos
felices, protegiéndose unos a otros, y aprendiendo a encontrar la manera de encajar ". Él
suspiró profundamente. "Te dije una vez que esto puede ser una vida larga, intentarlo a
veces, pero también puede ser una vida increíble, Edward. Sé que tú y Bella están ansiosas
por hacer tu propio camino en el futuro, pero me siento honrado para tenerte como nuevos
miembros de mi familia, si eliges quedarte con nosotros ".

Sonriendo con la cerveza en mis manos, asentí. "Gracias." Echando un vistazo a la casa,
dije: "Deberíamos irnos. Nos está cuidando".

Con una rápida mirada hacia el bosque junto a la casa de Charlie, revisé a Bella y Esme. El
escudo de Bella me aisló de sus pensamientos, pero la mente de Esme era amor, aliento y
esperanza. También prometió cuidar a mi Bella mientras finalmente vimos a Charlie. No
estaba seguro de qué esperar cuando abrí la puerta del automóvil.

~ o ~ EID ~ o ~

Capítulo 21 - Podemos vivir para siempre

Cuando la duda regresa


Puede ser
Esa fe debe impregnar nuestras cicatrices
Cuando somos seducidos
Entonces puede ser
Que no desviamos nuestra causa

Todos los pecadores, un futuro


Todos los santos, un pasado
Principio, el final
Volver a cenizas

Ahora que estamos muertos, querida


Podemos estar juntos
Ahora que estamos muertos, querida
Podemos vivir para siempre

" Ahora que estamos muertos" por Metallica

EDUARDO

Carlisle y yo salimos del auto justo cuando la paciencia de Charlie se agotó, y él se


encontró con nosotros en la puerta. Esta era la primera vez que podía escuchar sus
pensamientos, y descubrí que su mente no estaba exactamente confundida, pero tampoco
era realmente clara. Él me miró de pies a cabeza. Notó algunos cambios, pero los
racionalizó con el conocimiento de que habían pasado varios meses desde la última vez que
me había visto. Cuando Carlisle y yo nos acercamos, lo único que sobresalió fueron mis
ojos, pero lo alejó como un "viejo no observador".

"Hola, Charlie", le dije con una sonrisa.

"Es tan bueno verte, chico", saludó, su bigote se crispó en una sonrisa. "Dr. Cullen, siempre
es un placer".

"Llámame Carlisle, por favor".

"Vamos," dijo Charlie, parándose para dejarnos pasar por la puerta. "Edward, hijo ... Sabes
a dónde ir con esa cerveza. Jake ya escondió la suya allí".

Puse la cerveza en la nevera, tomé una para mí y otra para Carlisle, simplemente por el
aspecto. Entrar en la sala de estar era un paso atrás en el tiempo, de verdad. Charlie no
había cambiado nada, excepto que tal vez las cosas estaban un poco más limpias. Sin
embargo, todas sus fotos enmarcadas de Bella todavía estaban en exhibición orgullosa por
todo el manto y la estantería. Creció frente a mis ojos en algunos de ellos: rodillas nudosas,
pecas, coletas, graduación, graduación de la escuela secundaria, graduación universitaria y
fotos de bodas. Todos ellos eran visibles desde el sillón reclinable de Charlie. Dios, la
extrañaba. Mi corazón se rompió por él, y esperaba que pudiera devolverle lo único que
necesitaba. Esperaba que lo aceptara como yo.
Tragando densamente, miré a Jake, quien dijo, "Mucho tiempo, sin verte".

Riendo por su sarcástica actitud, asentí y le di una cerveza a Carlisle. Era difícil
concentrarse en lo pequeño, ponerse al día con todo el mundo mientras los pensamientos no
coincidían con la discusión verbal. Charlie preguntó por Alaska y si nos gustó, pero al
mismo tiempo su mente trató de ver qué había cambiado en mí. Jake habló con historias
sobre personas que conocíamos, pero sus pensamientos estaban centrados en Charlie.
Carlisle preguntó sobre la boda y Sue, mientras que sus pensamientos estaban en muchas
cosas, pero las mejillas rojas de Charlie me recordaron el sonrojo de Bella.

Riendo, dije: "¿Estás nervioso, Charlie?"

"Pfft", bufó, poniendo los ojos en blanco. "He estado en el pasillo una vez antes. La madre
de Bella era ... diferente. Esto es ..." Se detuvo, tratando de encontrar mentalmente la
palabra correcta. "Esto es más tranquilo".

Me reí, mirando en su dirección. "¿Cómo está Renee?" Pregunté, y eso fue en beneficio de
mi hermosa morena, que estaba escondida en el bosque, justo afuera de la puerta principal
de Charlie. Sabía que Esme estaba con ella, pero quería que Bella lo escuchara.

Charlie sonrió en mi dirección, pero se encogió de hombros. "Bella era todo lo que
teníamos en común. Sin ella, no hablamos mucho ahora. Todavía está tratando de encontrar
a nuestra hija 'del otro lado'".

Mi nariz se arrugó ante su incrédula burla, y asentí, pero todos nos paralizamos cuando las
siguientes palabras salieron de la boca de Charlie.

"Pero ella no la encontrará, ¿o sí?" preguntó, y cuando miré en su dirección, nos estaba
preguntando a los tres.

Jake se inclinó hacia delante, apoyando los codos en las rodillas, listo para ayudarnos o
intervenir de cualquier manera. Pero sus pensamientos eran para mí. Oh infierno, aquí
vamos. ¿Qué está pensando, Edward?

Negué con la cabeza hacia Jake, pero miré a Carlisle. Estaba tratando de descubrir cómo
responder la pregunta de Charlie. Finalmente, tomé la iniciativa, porque en realidad, él
quería la respuesta de mí.

Girándome para mirarlo un poco, tomé la ruta que Carlisle y Jacob habían tomado hace un
año. "¿Por qué no me dices por qué piensas eso, Charlie?"

Una fracción de segundo de ira cruzó su rostro, pero bajó la mirada a la mesa al lado de su
silla. "Escucha, soy ... soy un tipo simple, un policía en mis huesos, y sé cuando hay cosas
que suceden que simplemente no tienen sentido. He vivido en esta área toda mi vida, y
Conozco estos bosques. Crecí sabiendo las leyendas del Quileute ", dijo señalando a Jake.
"Los conocía antes de que comenzaras a presionarlos a mi manera. Tu padre compartió esas
viejas historias conmigo antes de que nacieras".

Levantó los libros que le envié. "Me las enviaste. Dijiste que me dejaron Bella, pero ...
¿Cómo sabría Bella que me dejara algo? ¿Cómo sabría que ya no estaría aquí cuando su
muerte fue un accidente? Y cómo en el diablos es esto su escritura ?! "

Su voz se hizo un poco más fuerte cuando sostuvo los marcadores con su nombre en su
lindo guión, y luego me señaló. "Y tú ... todavía no te has quitado el anillo de bodas".

Levanté mi mano izquierda, asintiendo con la cabeza. "No, no lo hice". Miré desde el
brillante metal envuelto alrededor de mi dedo hasta la cara de Charlie.

Sus pensamientos notaron cambios en mí, cambios que no tenían absolutamente nada que
ver con mi inmortalidad. Donde solía ver los hombros ligeramente encorvados por el peso
del dolor y la tristeza y el estrés, ahora veía confianza y calma. Donde mis ojos solían estar
prácticamente en blanco, vio luz y fuerza. Nunca antes había notado el color, así que el oro
no fue tan impactante para él como yo esperaba, aunque notó que eran los mismos que los
de Carlisle. Pero la mayor pista para él fue el hecho de que había empapado todas las
imágenes de Bella que había exhibido cuando entré por primera vez. Antes, evitaba
mirarlas.

Sonreí un poco, negué con la cabeza mientras ignoraba las preguntas mentales de Jacob y
Carlisle.

Encontré la mirada de Charlie y dije: "Nunca me quitaré este anillo". Levanté mi mano de
nuevo, estudiándola en lugar de la mirada expectante de Charlie. "Sé que a algunas
personas les gusta pensar que todo sucede por alguna razón. Sé que algunos piensan que
'Dios tiene un plan'. No estoy seguro de esas cosas, Charlie. Lo que sí sé es que le debo una
deuda de gratitud, señor.

Encontrando su mirada confundida, asentí y seguí. "Te debo por estar allí cuando pensé que
no me quedaba nada". Sonreí tristemente en su camino mientras luchaba contra el nudo en
mi garganta, porque todo lo que estaba diciendo era cierto y emocional. "Las tres personas
en esta habitación lucharon por algo a lo que apenas me peleaba a mí mismo. Así que, hay
una razón por la que te envié esos libros, Charlie".

Extendí la mano para recogerlos, e inmediatamente encontré los dos pasajes que Bella me
había dejado. "Te envié estas porque Bella las dejó para que las encuentre. Las dejó en
octubre del año pasado".

"Pero ..." Comenzó, echando un vistazo por la habitación a Jake y Carlisle, su mente
haciendo los cálculos. Bella había "muerto" en agosto.

Sobre todo eso, Charlie conocía a su hija, probablemente mejor que cualquiera de nosotros.
Conocía las leyendas de Quileute, así que recogió el poema y lo releyó.
No te pongas en mi tumba y llores;
No estoy ahí; No morí.

Debido a que conocía a su hija tan bien, el poema golpeó más fuerte que la leyenda. El
amor de Bella por la palabra escrita se remonta a ella cuando era niña. Poemas, historias,
felices para siempre ... Bella vivió y respiró leyendo tan pronto como supo cómo. Para ella,
haber elegido específicamente ese poema le decía volúmenes.

Sacando mi billetera, saqué los marcadores originales con mi nombre en la letra de Bella.

La esperanza que comenzó a florecer en Charlie fue casi dolorosa de ver en sus
pensamientos. Él solo hizo una pregunta.

"¿Que pasó?"

Me incliné hacia adelante, apoyando los codos en mis piernas. "Sabes que lo que vamos a
discutir no puede salir de esta casa".

"¿A quién voy a contar, hijo? Ni siquiera sé lo que estoy pensando en este momento",
respondió casi enojado, pero su mente ahora era borrosa y no estaba clara.

"Has escuchado las leyendas y conoces las historias. Comenzaremos con Jacob", le dije,
señalando la más tranquila de la habitación. Estaba bastante seguro de que Charlie era más
inteligente que todos nosotros. "Jake es el descendiente directo de Ephraim Black, lo que lo
convierte no solo en jefe, sino también en alfa ".

Charlie asintió, sabiendo esto, por supuesto, pero Jake habló.

"Charlie, estás a punto de casarte con la tribu Quileute. En dos días, estarás bajo mi
protección". Él sonrió cuando Charlie se burló. "Si te dijera que las leyendas sobre nosotros
son ciertas, que mi gente descendió de los lobos, ¿qué más te dice eso?"

"No puedes esperar que crea que te conviertes en un lobo gigante, Jake".

"Podría mostrarte, pero esperemos un momento". Jake se rió entre dientes. "¿Recuerdas la
historia?" él le preguntó, y Charlie asintió. "Entonces, ¿recuerdas por qué comenzamos a
convertirnos en lobos?"

Las primeras palabras que apareció en la mente de Charlie fueron "frías". Sin embargo,
Charlie le había pedido a Billy Black que definiera esas palabras para él cuando eran más
jóvenes, por lo que la siguiente palabra en su mente fue acertada.

Vampiros.
Asentí rápidamente con Jacob, quien hizo un gesto hacia Carlisle a través de la mesa de
café. "Charlie, conoce a Carlisle Cullen, con quien mi bisabuelo hizo un tratado hace casi
cien años".

Charlie entrecerró los ojos ya que las matemáticas y las edades no se alineaban de
inmediato. Sin embargo, al igual que yo, su mente comenzó a juntar todas las piezas del
rompecabezas para formar algo algo lineal.

Cien años.

Fríos.

Notas dejadas dos meses después.

Lobos.

Estaba tan cerca de expresarlo en voz alta, pero Carlisle habló en voz baja.

"Charlie, el accidente del año pasado no terminó como creías. Lo que voy a decirte está
ligado al secreto". Cuando Charlie asintió con la cabeza, Carlisle continuó, colocando una
mano sobre mi hombro. "Me voy a disculpar de la misma manera que me disculpé con
Edward aquí. El accidente con Bella el año pasado fue mi culpa".

Charlie frunció el ceño, sacudiendo la cabeza. "No quiero disculpas, Carlisle. Quiero
respuestas".

Detuve a Carlisle de continuar y me hice cargo. "Charlie, las leyendas son verdad, lo que
significa que hay seres vagando por la tierra que no son humanos. Hay personas valientes
con la capacidad de defender esta área, y ambas están sentadas en esta habitación. Carlisle
y Jake estaban luchando juntas para defender esto área de vampiros que se aprovechan de
los humanos ".

La palabra vampiro era como una manta mojada que abofeteaban. Aterrizó pesadamente.

"Sin embargo, la noche en que persiguieron a algunos particularmente desagradables, el


auto de Bella se pinchó. Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, y las
cosas salieron terriblemente mal. El accidente fue realmente así ... un accidente . Pero
tuvieron que esconden todo de nosotros dos por lo que son ".

Charlie, siendo policía y poseyendo la habilidad de armar rápidamente las cosas, se levantó
de su silla y comenzó a caminar. Él nos redondeó a todos.

"No hubo ataque de animales".

"No."
"Hubo más de una muerte, sin embargo".

"Por eso estábamos tratando de deshacernos de esos imbéciles, Charlie", le dijo Jake.

"¡Pero los rastreaste!"

"Tenía que hacerlo quedar bien", dijo Jake, levantándose de su asiento. "Tenía que proteger
a todos los involucrados. Y quiero decir ... a todos ".

Charlie me miró y luego a Carlisle, finalmente viendo los cambios físicos. Nuestro color de
piel, nuestro color de ojos y nuestra inusual quietud. Solía inquietarme más, pero no lo
hacía ahora, al menos no me pasaba una mano por el pelo de vez en cuando.

"¿Tú eres uno de ellos?" preguntó. "¡¿Jesús, Edward, qué tan enfermo estabas ?!"

Sonreí, sacudiendo mi cabeza y poniéndome de pie. "No fue el frío. Me lesioné bastante,
pero sí, soy uno de ellos".

"¡¿Por qué ?! Edward, ¿por qué?" Charlie casi gritó la respuesta, pero se estremeció cuando
caminé hacia él, así que me detuve.

"Porque no puedo vivir sin ella", dije en voz baja, y supe que no tenía sentido para él.
"Porque ellos hicieron por mí lo que voy a hacer por ti. Necesitaba que supieras que Bella
no fue tu culpa. Necesitaba devolverte algo después de que me sacaste del piso cuando me
estaba muriendo por dentro. Charlie, necesito devolverte lo que ambos perdimos ".

Mientras caminaba hacia la puerta trasera de la casa, llamé a Bella suavemente, sabiendo
que ella podía escucharme. Lo abrí para ver a mi hermosa niña allí nerviosa. Sus ojos se
encontraron con los míos y luego se asomó para ver a Charlie.

"Está bien", le dije en voz baja. "Ver que serás lo único que lo hace mejor".

Ella asintió y entró a la casa. Para mirarla, se veía igual que la había conocido una vez.
Llevaba pantalones vaqueros y un suéter, su cabello recogido en una larga cola de caballo.
Todavía se movía nerviosamente sobre sus pies y mordisqueaba su labio inferior. Pero una
inspección más cercana mostró su inmortalidad, y Charlie vio todo eso. Ojos dorados.
Firme, músculos ágiles. Una quietud espeluznante que gritaba depredador ... Todo eso se
registró en él, pero su corazón solo veía a su pequeña niña.

Vi recuerdos de toda una vida en su mente mientras se cubría la cabeza con el hecho de que
su hija estaba de pie frente a él otra vez. Parte de él quería ir hacia ella, envolverla en sus
brazos, y la otra parte de él simplemente quería correr.

"Papá, lo siento". La voz de Bella era vacilante, pero su disculpa fue lo que lo sacó de su
aturdimiento.
Él no quería su disculpa.

Él se acercó a ella, y mi Bella no pudo contenerse. Ella entró en él. Fue entonces cuando las
lágrimas finalmente brotaron en Charlie. Podía oler la sal, podía escuchar su corazón casi
latir fuera de su pecho, y se encontró con mi mirada mientras metía mis manos en los
bolsillos delanteros de mis jeans.

Tardó un latido o dos antes de que Charlie lo alcanzara. Sus brazos tentativamente se
envolvieron alrededor de Bella, pero las lágrimas realmente cayeron cuando él presionó su
nariz en la parte superior de su cabeza. Ella era real, estaba viva, pero era diferente. Sin
embargo, a Charlie le importó un comino diferente .

No podía escuchar a Bella, pero no era necesario; Ella estaba abrazada a su padre con los
brazos alrededor de él. La mente de Charlie abarcaba toda la gama de preguntas: cómo,
dónde, cuándo y por qué.

"Lo siento, papá", susurró Bella, su voz se llenó de emoción y pena, pero también hubo
felicidad y alivio.

"Para", le reprendió gentilmente, tirando de sus hombros y frunciendo el ceño al sentir la


carne dura y los músculos inmóviles. "Déjame verte. Déjame mirarte, Isabella".

Al escuchar su nombre completo captó su atención, y ella se apartó de su abrazo, mirándolo


preocupada. Charlie tomó su rostro entre sus temblorosas manos, las lágrimas todavía caían
en cascada por sus mejillas, porque lo único que Bella había perdido eran los ojos que
coincidían con los suyos. Se fue el marrón oscuro. Una punzada de tristeza subió
brevemente a la superficie por la pérdida de lo único que siempre había visto de sí mismo
en ella.

"Dime lo que sucedió, bebé", exigió, su voz se quebró un poco. Hizo un gesto a su
alrededor. "Sé lo que me han dicho. Quiero oírte contarlo".

Bella asintió, alejándose de él y señalando su silla. "Papá, por favor siéntate. Te contaré
todo".

Todos habían estado de pie, incluyendo a Esme, que había seguido a Bella dentro pero se
detuvo junto a la puerta y cuya apariencia no pareció impresionar a Charlie, pero todos
comenzamos a sentarnos de nuevo. Bella se sentó a mi lado en el sofá más cercano a su
padre.

Todos nosotros, todos los hombres en la habitación, le dimos a Bella el respeto silencioso
que merecía, y Esme le apretó el hombro mientras pasaba junto a ella para sentarse al otro
lado de Carlisle. Le permitimos que le cuente a su padre exactamente cómo llegó a ser
inmortal, cómo nada de lo que pudo haber hecho lo hubiera detenido, y lo duro que luchó
por volver a mí. Ella le enseñó la diferencia entre los ojos rojos y el oro. Ella le contó sobre
James, Laurent y Victoria. Cuando llegó a la parte en la que ella y yo nos habíamos
reunido, hizo una pausa para recuperar sus emociones.

Demasiado bajo para que Charlie lo escuchara, repetí lo que ella me había dicho en el auto.
"Está bien, cariño. Tómate tu tiempo", susurré contra su sien. "Estoy bien. Estoy aquí".

Los ojos de Bella se cerraron cuando se inclinó sobre mi beso, y ella asintió un poco antes
de continuar. "Victoria comenzó a acosar a Edward", dijo, mirando a su padre. "Y yo
también, supongo".

Carlisle se rió entre dientes, Jake se echó a reír, y no pude evitar que la sonrisa se arrastrara
por mi rostro.

"No podría 'vivir' sin él, papá. Y eso es ... Somos m ..." balbuceaba la palabra emparejada .
"Estamos destinados a estar juntos. Para siempre". Ella levantó su mirada hacia la de él.
"Les hice prometer que me ayudarían a protegerlo, y eventualmente descubrió la verdad.
Pero Victoria creó un ejército y se puso a vengar ..." Bella se calló, sin querer decir las
palabras de lo mal que me había lastimado. .

"Por eso me quedaba con Carlisle y su familia cuando viniste a buscarme", continué por
ella. "Me estaban protegiendo de Victoria, y estaba realmente enferma. Había una cepa de
gripe en el hospital y la atrapé. Pero Victoria eventualmente llevó a su ejército a su casa, y
me lesioné. Puede que no haya vivido. durante la noche.

"Una vez que me cambiaron, necesitábamos movernos. Necesitaba espacio y la oportunidad


de controlar mi sed y mis nuevos sentidos. Hemos estado en Alaska desde entonces",
concluí, escuchando los pensamientos de Charlie mientras repasaba todo lo que Acabo de
aprender.

Miró alrededor de la habitación a todos nosotros mientras tragaba más emociones de las
que él sabía que hacer - Jasper hubiera estado fuera de control. Miró a la gente que ahora
sabía que había salvado a su pequeña niña, que había protegido su secreto, y finalmente
asintió y se puso de pie, comenzando a pasearse por la sala de estar.

"Déjame aclarar esto ... Este James que te atacó, él es ..." Se detuvo, pero miró entre Jake y
Carlisle.

"Fue eliminado de inmediato, Charlie", le respondió Jake con una mueca de desprecio y un
poco de orgullo.

"Bueno." Charlie resopló. "Y Victoria ... ¿Ella también?"

"Sí."

Todos le respondimos sobre eso, y él asintió, en silencio feliz de que no había más
amenazas contra el área o su familia. Dio otro paso de ritmo, y justo cuando todos
comenzaban a hacer preguntas silenciosas y preocupadas a mi manera, se detuvo y miró a
Bella. Tuve que sonreír, porque su línea de pensamiento era clara y precisa.

"¿Vivirás para siempre?" le preguntó a Bella específicamente.

"Sí papá."

"¿Igualmente?" él me preguntó, y yo asentí.

"¿Y nunca te enfermarás o te lastimarás?" él verificado.

"No, papá".

"¿Y estás feliz?" nos preguntó a los dos.

"Sí", respondimos, uniendo nuestros dedos.

Él resopló con una risa incrédula. "Bueno, demonios ... Eso es todo lo que siempre he
querido para ustedes, niños", murmuró, esencialmente para sí mismo, pero se frotó la cara y
dejó escapar un profundo suspiro. Miró alrededor de la habitación. "¿Y ahora qué?"

"No podemos quedarnos, papá", dijo Bella suavemente, haciendo una mueca. "Nadie me
puede ver. Nunca".

Él asintió, tomando su silla de nuevo. "¿Qué pasa ahora? Quiero decir ..."

Pude ver lo que estaba preguntando. Mostrarle a Bella y luego llevársela era cruel, pero esa
no era la razón por la que habíamos venido.

"Carlisle, Esme y yo asistiremos a tu boda, y luego todos volveremos a Fairbanks. Puedes


venir a nosotros en cualquier momento, sin importar dónde estemos". Me incliné hacia
delante, apoyando los codos sobre mis rodillas. "La existencia de Bella debe permanecer en
secreto. Debe permanecer muerta para todos los demás fuera de esta habitación, aparte de
La Push. Yo solo ... No pude ... Necesitaba que supieras que no fue tu culpa, Charlie. Me
dieron una segunda oportunidad, un hermoso regalo, y pensé que era justo compartirlo ".

Charlie asintió, pero pude ver que su mente estaba tan agradecida que apenas podía hablar.

"Puedes llamarme cuando quieras, papá. Mi número sigue siendo el mismo", le dijo Bella.

Su mirada se dirigió a ella y luego a mí. Su mente instantáneamente se dio cuenta de que en
algún momento, había habido llamadas telefónicas desde el teléfono de Bella.
Inmediatamente armó que ella había estado tratando de comunicarse, que no habían sido los
niños quienes habían encontrado su teléfono.

Yo resoplé. "Sí, ella me hizo pensar que estaba loco".


Bella sonrió tímidamente. "Lo siento por eso."

Charlie rodó los ojos, luciendo como Bella, pero se dio cuenta de que había respondido a su
pregunta mental.

"Uh ... sí, lo siento. Cuando desperté de mi cambio ..." Toqué mi sien. "Puedo escuchar tu
mente. Todos piensan, en realidad".

"Solo mio cuando quiero que lo haga", añadió Bella con una sonrisa traviesa, y le di un
beso en la frente.

"Dios, eso debe ser así ..."

"En voz alta. Es simplemente ruidoso, Charlie, y un poco perturbador", gruñí con un
profundo suspiro, sacudiendo la cabeza y sonriendo a su suave risa.

Jake se adelantó. "Charlie, cuando dije que estabas bajo mi protección, lo dije en serio. Hay
reglas que deben seguirse. Estos tipos", dijo, señalando a los cuatro, "tienen que
permanecer en secreto para los humanos, y tienen estos estúpidos y viejos imbéciles a los
que responder. Y mi paquete también debe permanecer en secreto. Estarás protegido por
mí, mi paquete, si algo sucede. De hecho, mi prometida y tu futura hijastra son una
miembro de mi paquete ". Él sonrió. "Así que escucha, papá , estoy muy contento de poder
decírtelo".

"Ni siquiera puedo entenderlo", respondió Charlie en voz baja, buscando la cara de Bella, y
ella sonrió ante su toque cálido. "Me enojaría que hayas esperado, pero luego no puedo
encontrar nada mal en este momento, así que ... gracias". En su mente, eso era mayormente
cierto. Estaba un poco enojado, como yo, que le habían mentido, pero sabía que lo
superaría.

Carlisle nos había dejado dirigir todo y le sonrió a Charlie. "Los dos necesitaban tiempo
para adaptarse, para calmarse de su fase de recién nacidos. Imagino que no necesitaremos
Alaska mucho más. Edward y Bella pueden hacer su propio camino con el tiempo, pero
siempre son bienvenidos a venir con nosotros. Todo esto sucedió, le prometí a Bella y
luego a Edward que los ayudaríamos por el tiempo que lo necesitaran. Si alguien lleva la
culpa de esa noche, soy yo ".

"Y a mí", dijo Jake.

"Entonces no estoy seguro de a quién agradecer", dijo Charlie en una voz emocionalmente
espesa. "Este es un regalo de boda increíble".

Bella sonrió, iba a abrazarlo de nuevo. "Oh, sí, felicitaciones, papá. ¿Y cuándo empezaste a
salir?"

Charlie balbuceó, su rostro brillaba rojo. "Nunca te importa, Isabella".


~ o ~ EID ~ o ~

Se sentía extraño estar de vuelta en la misma iglesia que había celebrado el funeral de
Bella. Ya me sentía incómodo de estar allí con tantos humanos rodeándome, pero los
recuerdos que esta sala tenía eran crudos y duros. No importaba que mi dulce Bella
estuviera al alcance del oído del servicio para su padre y Sue. Ella era hermosa y viva y la
mía, pero por un momento, por lo que ahora se consideraría un abrir y cerrar de ojos en la
larga vida que se extendía ante nosotros, el servicio conmemorativo celebrado para
conmemorar a Isabella Marie Masen sería el día más oscuro que yo ' d alguna vez visto.

No ayudó que algunos de sus amigos de Forks High School asistieran a la boda; habían
sido lo mismo para ayudar a buscarla, lo mismo para enviar flores, lo mismo para construir
un extraño santuario al borde de la carretera, que ahora estaba golpeado por el clima y
desvaneciéndose en el lugar donde había volado su neumático.

Lo que esta vez fue diferente fue que pude escuchar cada maldito pensamiento. Había
acertado adivinar que la lástima sería lo más importante entre ellos, pero hubo algunos que
me sorprendieron. O tal vez siempre habían pensado estas cosas, pero como Bella siempre
me había acusado, yo había sido inconsciente. Una chica llamada Lauren estaba más que
dispuesta a ayudarme a "superar" a Bella. Una chica llamada Jessica estaba soñando
despierta sobre mí, lo cual fue perturbador. Y el tipo con el que estaba, Mike, no podía
decidir si le gustaba o no. Los mejores amigos de Bella fueron Ben y Angela Chaney.
Angela era la hija del ministro que se iba a casar con Sue y Charlie, y al verme entristeció a
Ángela, le hizo echar de menos a su una vez muy buena amiga.

Cuando comenzó la música, traté de bloquear a todos menos a Charlie. Habían optado por
una ceremonia sencilla, al igual que Bella y yo, y debido al mal tiempo, se celebró la
recepción en el salón social en la parte posterior de la iglesia.

Intenté ser social, amigable. Presenté a la mayoría de la gente a Carlisle y Esme. Algunos
ofrecieron sentimientos falsos sobre la pérdida de Bella, preguntándome si estaba bien.
Jugar al joven viudo no fue tan difícil, ya que permanecí callado y solo la mayor parte del
tiempo.

Fue Carlisle quien notó mi incomodidad primero. "¿Estás bien?"

Me encogí de hombros, resoplando en una suave risa sin humor. "Creo que fui más feliz sin
saber lo que la gente realmente pensaba", dije en voz tan baja que solo él me escuchó.

Él sonrió, asintiendo un poco. "La ignorancia, como dicen, es felicidad, Edward".

"No tienes idea ", le dije, sacudiendo la cabeza ante su risa gimiente.

Él cambió a pensamientos. La teoría o hipótesis con respecto a los talentos inmortales es


que la llevas de tu cambio, y el veneno simplemente la mejora. Edward, lees muy bien a la
gente, incluso como humano. Siempre supiste lo que necesitaban tus pacientes, y por lo que
sé, siempre supiste lo que Bella y Charlie necesitaban. Hay una diferencia entre poder
captar las señales no verbales y preocuparse por la opinión de alguien.

Me reí. "Tal vez", murmuré, mirando alrededor de la recepción. "¿Qué hay de Bella?" Le
pregunté, aún manteniendo un tono bajo.

"Los escudos son interesantes", respondió. "Lo que es aún más interesante es que ustedes
dos eran perfectos antes, y ahora ella es el respiro para su mente ahora. Podrían pararse en
el medio de la estación Grand Central en hora punta y, con ella a su lado, no escuchar ni un
solo pensamiento que la tuya ... y la de ella. No es que te importe la de ella.

"Lo prefiero", le dije.

"Lo cual no es sorpresa".

Asintiendo con la cabeza, continué mirando a la gente, y escuchando. Jake estaba con su
paquete mientras se reían de su próxima boda, que sería el próximo año. Charlie y Sue les
sonrieron, y entonces mi suegro se encontró con mi mirada a través de la habitación.
Mentalmente, me agradeció el mejor regalo de bodas que haya existido. También me
agradeció por cuidar a Bella. Siempre supo que éramos felices. Verlo, saber que siempre
seríamos tan malditamente felices, era todo lo que podía desear para su pequeña niña.

Cuando Lauren me vio desde la mesa al lado de Charlie, se levantó para venir a hablar
conmigo. Sus pensamientos no eran puros, ni eran comprensivos. De hecho, me molestaron
un poco.

Suspiré profundamente, mirando a Carlisle. "Voy a tomar un poco de aire", le dije, bajando
mi tono solo para él y para Esme. "Bella y yo te encontraremos en la casa".

Cuidadosamente guardando varias mesas entre Lauren y yo, me acerqué a la mesa de


Charlie. Él tomó mi mano y la sacudió.

"Felicitaciones, Charlie ... Sue", le dije, sonriendo a su manera. La puse nerviosa, pero ella
sabía cuánto significaba para su nuevo marido. Ella también sabía lo que le había dado, por
lo que estaba trabajando para dejar que un viejo prejuicio se desvaneciera.

"Estaremos en contacto, niña. Promesa", dijo con una sonrisa. Su mente estaba esperando
llamadas telefónicas con Bella.

Después de darle un abrazo a Jake, salí por la puerta trasera de la iglesia, escuchando por
las mentes. Pude determinar cuáles venían del edificio detrás de mí, incluso Lauren seguía
viniendo hacia mí, y cuáles estaban en las casas de los alrededores sin prestar atención. Un
rápido giro a la derecha y una ráfaga de velocidad me llevaron al bosque y desaparecieron
de mi vista.
Encontré a mi esposa sentada en un tronco a pocos metros de la iglesia. Ella podría haber
escuchado la mayor parte de la ceremonia desde este lugar pero mantenerse fuera de la
vista. Arrodillándome frente a ella, sonreí cuando ella miró a mi alrededor con los ojos
entornados y las fosas nasales encendidas. Los celos, que siempre habían sido innecesarios
con Bella, la hacían impresionante. Como inmortal, era diez veces más potente.

"¿Qué quiere Lauren?"

"Quiere muchas cosas, ninguna de las cuales estoy dispuesta a ayudarla a lograr", le
respondí con cuidado, tomando la cara de Bella para volver a mirarme.

Bella gruñó baja, mirando hacia la iglesia. "Sabes, podría tener un accidente propio ...
Nadie la extrañaría".

Riendo entre dientes, me puse de pie y le ofrecí mi mano a Bella. "Vamos a caminar,
cariño".

"¿A dónde vamos?"

"En cualquier lugar", le dije, encogiendo un hombro. "Les dije a Carlisle y Esme que nos
reuniríamos con ellos en la casa".

Despegamos corriendo, pegándonos a los árboles y abriéndonos camino hacia el bosque.


Llegamos a un claro no muy lejos de la casa Cullen. Era un terreno naturalmente redondo,
lleno de flores que pronto desaparecerían ahora que era otoño y rodeado de árboles como
una muralla de fortaleza.

"Bastante", respiró Bella, parándose en el medio y empapándolo todo.

El sol atravesó las nubes por una fracción de segundo, haciendo que su piel brillara a su
alrededor. Supuse que el mío estaba haciendo lo mismo, pero no me estaba mirando a mí
mismo.

"Muy", estuve de acuerdo, y soltó una risita cuando se dio cuenta de que la estaba mirando
como un maldito cachorro perdido.

"Siéntate, Edward", dijo, todavía riéndose de mí.

Me senté en la hierba alta y suave, extendiendo mis brazos hacia ella. Se acomodó en mi
regazo, ahuecando mi rostro y presionando besos en mis labios. Su escudo abrió su mente a
la mía, y sonreí, respondiendo todas sus preguntas tan rápido como ella podía pensar; era el
mismo ritmo que siempre habíamos tenido en nuestras conversaciones, simplemente ...
diferente .

"Sí, tu padre se ve muy feliz. Sí, dijo que estaría en contacto. Sí, la boda fue bonita".
Bella sonrió. "¿Fue difícil estar en la iglesia?"

"Sí, pero no por ninguna otra razón más que por la que pensé que me despedí el año
pasado". Besé la arruga en el medio de su nariz. "El resto fue ... intrascendente".

Su mente dio vueltas alrededor de ver a su padre unos días antes y la conversación en su
sala de estar. Había una declaración hecha por Carlisle que estaba reflexionando, y asentí.

"¿Quieres hablar de eso?" Le pregunté, y ella asintió. "Está bien, entonces realmente se ha
ofrecido a estar ahí para nosotros. Él también te conoce y yo quiero ... hacer nuestro propio
camino, también. ¿Es posible hacer las dos cosas, cariño?"

"No sé. Me gusta tenerlos para hablar cuando no sé lo que estoy haciendo en este nuevo ..."
Se detuvo, gesticulando hacia su cuerpo.

"¿Está bien, pero?"

"Pero ... no creo que pueda vivir con seis personas. Seis personas inmortales , Edward.
¿Entre las de Alice, Jasper y tus talentos? Creo que volveríamos locos a todos. O me
volverían loco. Los amo. , y estoy agradecido por ellos, pero- "

Presioné mis labios con los de ella para detener su innecesaria preocupación. "Tienes razón,
Bella. Es bueno tener su apoyo," susurré mientras continuaba cepillando besos sobre sus
labios. "Es bueno tener la opinión de Carlisle sobre las cosas. Incluso en la boda, él ayudó a
explicar algunas cosas. Yo solo ..." Suspiré profundamente, mirando por encima del
hombro hacia el hermoso claro en el que estábamos.

"¿Qué?" ella preguntó.

Frunciendo el ceño un poco, la miré a los ojos, ojos que ya no eran de color marrón oscuro,
ámbar, cálido y aún tan amoroso. Miré hacia abajo entre nosotros, jugando con sus dedos,
sus anillos de boda, y luego llevé su mano a mis labios.

"Nunca quiero cometer un error, Bella", comencé a explicar, haciendo una mueca ante la
idea. "Es solo que ... No puedo imaginar lo horrorizado que estaría si me resbalara y
terminara una vida. No puedo comprender la culpa. Y tampoco quiero eso para ti, cariño".
Negué con la cabeza. "Ambos trabajamos muy bien juntos, y hemos llegado tan lejos, pero
estaría devastado si algo sucediera. Y creo que los Cullen son espectacularmente útiles en
esa área".

"Yo también."

"Sin embargo, yo ..." Tragué nerviosamente, porque fue emocionante para mí decirlo.
"Bella, quiero ... sé cómo nos sentimos los dos cuando finalmente cerramos la casa en
Seattle, cómo estábamos tan emocionados por el siguiente paso para nosotros. Y ambos nos
sentimos engañados para dejarlo atrás. Quiero ... rectificar eso para ti . Todavía tengo que
darte eso. Una casa, un hogar. Algo que es nuestro y solo nuestro. ¿Tiene sentido? "

"Entonces, ¿quieres continuar donde lo dejamos?"

"Sí", dije con una gran sonrisa, asintiendo con vehemencia. "Exactamente."

Bella se rió, colocando sus manos a ambos lados de mi cara. "¿Quieres volver a donde
comenzó el desvío?"

"Sí lo hago." Besé sus labios completamente, perdiéndome solo un poco. Pero me alejé,
sonriendo cuando su frente se encontró con la mía. "Yo ... mi dulce Bella, pensé que te
había perdido el año pasado. Pensé que viviría el resto de mi vida sintiéndome vacío. Era
todo lo que podía hacer para funcionar en la vida. Pero por algún milagro, te devolví. Y
ahora, te tengo para siempre. Estoy perfectamente bien para siempre. Estoy bastante seguro
de que una vida contigo no habría sido suficiente de todos modos.

"Eduardo…"

"Espera, cariño. Acabo de ... he trabajado muy duro para estar agradecido, para devolver o
pagar toda la ayuda que he recibido, por este hermoso milagro sentado en mi regazo en este
momento. Pero siento la necesidad de enfocarme sobre nosotros ahora. Bella, cuando te
conocí, todo lo que quería era amarte, consentirte y asegurarme de que eras feliz. Eso no ha
cambiado. Quiero hacerlo todo una y otra vez contigo ".

Bella se rió, sus recuerdos de nuestra primera cita vinieron a la mente cuando dije que
quería hacerlo de nuevo. "Huh. Yo también, Edward. ¿Qué hacemos con eso?" ella repitió
lo que había dicho en ese momento.

La besé porque no pude contenerme. Retrocediendo, miré a la hermosa chica que había
cambiado mi vida en más formas de las que podía contar. Pensé que la había perdido, pero
ella estaba allí, la misma brillante y sorprendente cosa que siempre había sido. Me di cuenta
en ese momento que el amor nunca murió; simplemente se transformó en algo diferente,
mejor, más .

"Simplemente ... vivimos, Bella. Vivimos como queramos. Para siempre".

Capítulo 22 - Epílogo - A mitad de camino a cualquier parte

Nos vamos de aquí esta noche


No hay necesidad de decirle a nadie
Solo nos mantendrían abatidos
Entonces, por la mañana, la luz
Estaremos a medio camino a cualquier parte
Donde nadie necesita una razón
Olvida esta vida

Ven conmigo

No mires atrás estás a salvo ahora


Desbloquea tu corazón
Suelta tu guardia
No queda nadie para detenerte

" Anywhere" de Evanescence

EDUARDO

"Gracias por su ayuda hoy, Dr. Masen," me llamó el Dr. Whitewater desde el otro lado del
estacionamiento.

"Nos vemos en unas pocas semanas", le dije. Sonreí, saludando con la mano antes de subir
a mi auto.

El voluntariado en la Clínica de Salud Crescent City fue gratificante la mayoría de los días.
Sin embargo, hoy estaba listo para ir a casa; Yo tenía planes. Estaba a una hora en coche
desde Crescent City, California, hasta Gold Beach, Oregón, pero solo iba unas cuantas
veces al mes para ayudarlos, y me estaba aclimatando para volver a practicar medicina. Los
resfriados, las erupciones cutáneas y el ocasional brazo roto en la clínica de medicina
familiar eran más fáciles que la intensidad de una sala de emergencias o un hospital infantil.

Tomé el 101 en dirección norte hacia casa. Hogar Alaska había estado en casa hasta hace
poco más de un mes. Nos habíamos quedado en la propiedad de Denali durante casi dos
años después de mi cambio. Hubo visitas cercanas con mi dieta, que era la razón por la que
nos habíamos quedado más tiempo del previsto. Una pareja de excursionistas casi me
arruinó no mucho después de la boda de Charlie. Un brazo raspado combinado con
adrenalina me había tirado tan fuerte durante una cacería que tomó el escudo de Bella, la
fuerza de Emmett, y Jasper se tranquilizó para hacer que me detuviera. Hasta ese momento,
pensé que había estado listo para manejar un área más poblada, pero no.

Mi mente leyendo, aunque útil y una maldición de una vez, era otra cosa que tenía que
perfeccionar. Todavía estaba fuerte, aún zumbando, pero había aprendido a enfocarme más
allá del ruido en mi cabeza. Con la ayuda de Alice, aprendí a filtrar la mayor parte. Ella
tenía décadas de experiencia con sus visiones, y me mostró repetidamente cuando algo era
insignificante y cuando algo era importante. Pensamientos errantes sobre apariencia,
atracción y fantasías sobre los miembros de la familia Cullen y mi esposa no eran
importantes. La curiosidad acerca de la edad, las acciones y si éramos o no algo
completamente diferente, eso era importante. Y Alice y yo trabajamos juntos sin
problemas. Lo probamos en público más veces de las que podía contar. Las salidas
familiares fueron la excusa perfecta para probar.
Honestamente, no estaba seguro de dónde estaría sin ninguno de ellos. Por mucho que
hubiera estado preparado para encontrar mi propia vida con Bella, también estaba
agradecido por los Cullen y los Denalis. Todos ellos. Su paciencia era ilimitada, había
parecido. Sus experiencias fueron herramientas de aprendizaje. Cada uno de ellos ofreció
sus recuerdos y pensamientos para enseñarme.

La mente de vampiro era fascinante. La multitarea era insuficiente cuando se trataba de


cuánto podía absorber, procesar y retener ahora en comparación con mi mente humana. La
memoria fue un recuerdo completo de todo lo leído o atestiguado. Carlisle me dijo varias
veces que cuando estuviera listo para volver a practicar medicina, ese recuerdo sería mi
mayor aliado. Y él tenía razón. También fue la razón por la que decidí empujar lentamente
mis límites con la clínica.

Pero nadie era tan grande porrista como mi Bella.

Solo pensar en ella me hizo sonreír mientras me acercaba a casa. Ella era muy buena con
esta nueva vida. Ninguna lucha o revés o preocupación duró mucho mientras ella estaba
conmigo. El momento corto pero oscuro en el que pensé que se había ido era casi un
recuerdo borroso. La pérdida de ella me había destrozado, pero lo que obtuve a cambio fue
infinitamente mejor. Fue más, fue intenso, y fue para siempre.

Cuando la conocí en la universidad, estábamos muy bien juntas. Y las palabras "hechos el
uno para el otro" se usaron todo el tiempo. Ahora, parecía significar más porque eran muy
ciertas. Ella era mi refugio seguro de las mentes, la sed de sangre y las sensaciones
abrumadoras que esta nueva vida podría arrojarme en mi camino. Y yo era de ella.

Carlisle una vez me describió el apareamiento como una conexión, un puerto en la


tormenta. Él había dicho que nos necesitábamos mutuamente cuando esta vida se volvía
demasiado o no lo suficiente o inquietante. Dijo que necesitaríamos nuestra conexión para
anclarnos. Él estaba en lo correcto. A pesar de la amabilidad de los Cullen, siempre sería
ella.

La puesta de sol cayó bajo en el Océano Pacífico cuando entré en nuestro camino de
entrada. Sonreí a la casa en la que solo habíamos estado desde que salimos de Alaska. Era
nuestro, y solo nuestro. Carlisle y el resto de los Cullen estaban apenas a tres millas de
distancia en una casa más grande y más cara. Todos habíamos votado en Gold Beach por
varias razones: había un promedio de ciento sesenta días lluviosos al año, estaba fuera de lo
común, y estábamos justo al lado del Parque Nacional Rogue River-Siskuyou. El área era
perfecta, y para Bella y para mí, no estábamos demasiado lejos para que Charlie la visitara.

Entré en el garaje, sonriendo por lo mucho que amamos esta nueva casa. Pensé que a Bella
le encantaba la que habíamos comprado en Seattle, pero esta era todo sobre ella. Finalmente
puse la casa de Seattle en el mercado, y se vendió rápidamente. Lo habíamos comprado casi
de inmediato. Y mantendríamos este, incluso cuando tuviéramos que movernos desde el
área. Estaría ahí por décadas. Este sería nuestro hasta que cayera al suelo.
"¿Bella?" Llamé, dejando caer mis llaves en el mostrador de la cocina. Inhalé
profundamente, escuché atentamente, pero los únicos ruidos que escuché fueron el tic-tac
del reloj, el zumbido del refrigerador y las olas rompiendo del océano golpeando la playa
justo afuera de nuestra puerta trasera. "¿Steve?" Me reí, negando con la cabeza ante el
silencio que recibí a cambio.

Caminar por esta casa era completamente diferente al de Seattle. Aquí, Bella podría poner
su toque en cada habitación. Esta casa le permitió hacer lo que nunca habíamos podido
hacer en Seattle: instalarse. Y el amor, el toque y la creatividad de Bella estaban en todas
partes. Cortinas, jarrones, fotografías enmarcadas y obras de arte: todo parecía mucho
mejor que cuando traté de deshacerme de la pérdida y el dolor. Este lugar, estas pequeñas
cosas fueron como deberían haber sido. Y nos divertimos mucho y discutimos tontamente
haciéndolo juntos. Habíamos pintado, decorado y desempaquetado juntos , y apenas
habíamos salido a la superficie a buscar una semana sólida. Ni siquiera los Cullen
perturbaron eso, porque sabían que habíamos esperado tanto, apenas nos habíamos callado
al respecto. Esta fue la única cosa , la primera cosa que quería devolverle a Bella, y no era
algo que tomara a la ligera.

La sala de música estaba configurada de manera muy parecida a la de Seattle, con mi piano
como punto focal y los libros de Bella llenando la pared de estantes. Nuestra habitación
arriba daba a la parte trasera de la casa y la playa. La cocina raramente se usaba ahora, la
sala de estar era cómoda, y había una habitación libre para Charlie y Sue cada vez que
decidían visitarla. Toda la casa estaba abierta, ventilada, con madera y piedra de color miel
y mucha luz natural.

Tan hermosa y cómoda como nuestra casa, todavía estaba vacía. Pero sabía dónde
encontrarlos.

Salí por la puerta de atrás hacia el frío aire de diciembre, mirando por el patio hacia la
playa. El olor de ellos era fuerte y reciente, así que lo seguí. Su rastro descendió los
escalones y atravesó la hierba, derramándose sobre la arena donde comenzaban sus huellas.
La playa ahora era de un color naranja intenso, aunque el día había sido nublado, y extrañas
sombras oscuras se proyectaban sobre la arena desde las grandes rocas de la orilla. El olor a
agua salada y lluvia inminente se unió a mi nariz, junto con el aroma de Steve.

Lo encontré de costado, con los ojos muy abiertos, mientras observaba pequeños pájaros
que corrían hacia y desde las olas rompiendo hacia la orilla. La punta de su larga cola
naranja oscilaba de un lado a otro, pero no hizo ningún movimiento para perseguirlo; él
solo estaba relajándose.

"Hola, Steve", lo llamé, sonriendo cuando tarareó excitadamente y corrió hacia mí, con la
cola alta y los ojos brillantes. Arrodillándome, lo levanté, riéndome cuando él frotó
repetidamente su cara con la mía. "Te extrañé también, amigo".

El aroma que más necesitaba se encontró con mi nariz, y puse a Steve en la arena. Él
mantuvo el ritmo conmigo mientras navegaba por las rocas. La encontré apoyada en una
roca alta, la puesta de sol la convertía en una silueta. Para mirarla duele. Ella era muy
hermosa, muy quieta, y si no la conocía tan bien, diría triste. Pero ella no estaba triste.
Demonios, Bella rara vez estaba triste. Simplemente estaba perdida en sus pensamientos, y
no necesitaba levantar su escudo para que supiera lo que estaba pensando.

"Feliz aniversario, cariño", llamé suavemente, caminando hacia ella. La sonrisa resultante
fue lo que honestamente viví para ver.

"Llegas temprano", dijo, casi castigando, pero estaba en mis brazos antes de que yo pudiera
parpadear. "Pensé que estarías otra hora".

"No. No esta noche".

Ella sonrió, tomando mi cara con sus manos mientras la levantaba del suelo rocoso. "Feliz
aniversario para ti también".

"Entonces ... ¿cena y una película? ¿Habitación de hotel?" Le pregunté bromeando, porque
esas eran las cosas que habíamos hecho en nuestro primer aniversario.

La risa de Bella fue adorable. "Um, Netflix y relajarse?"

"Si eso es lo que quieres", dije entre risas. "Estoy recién de nómadas lunáticos, pelirrojos
para luchar".

La cabeza de Bella cayó hacia atrás con su risa al mencionar mi segundo aniversario, que
había resultado en mi cambio.

"Siempre hay caza ..." Susurré contra la piel de olor dulce de su garganta, pero me callé
mientras negaba con la cabeza. El año pasado fuimos a cazar en Alaska para nuestro tercer
aniversario.

Las piernas de Bella se envolvieron firmemente alrededor de mi cintura, sus dedos


deslizándose lánguidamente por mi cabello mientras me miraba con amor.

"¿Me vuelve completamente aburrido si solo quiero esconderme en la casa e ignorar el


mundo?" ella me preguntó, dejando caer besos en mi frente, nariz y finalmente labios.

"No, señora."

"Bien, porque creo que suena un poco perfecto".

"Yo también."

Me volví para llevarla de vuelta a la casa, ambos llamamos a Steve, que estaba sentado
sobre una roca con la cola enrollada alrededor de los pies. Había vuelto a mirar a los
pájaros en el agua, como si no pudiera entender por qué corrían de un lado a otro. Sin
embargo, se volvió cuando lo llamamos, liderando el camino de regreso a la playa y por el
patio trasero.

Una vez dentro y arriba en el dormitorio, puse a Bella en la cama, besando sus labios
bruscamente. "Déjame cambiar de ropa, y soy todo tuyo", le dije, y ella sonrió y asintió.
Retrocedí, quitándome la corbata y entrecerrando los ojos en su dirección. "¿Qué estás
pensando?" Pregunté, inclinando mi cabeza un poco mientras me quitaba los zapatos al
mismo tiempo.

Su sonrisa era adorable y un poco tímida cuando miró hacia el piso. "Yo, umm, tengo un
trabajo hoy".

Mi boca se abrió y se cerró, y me quité la camisa abotonada, la arrojé al cesto de la ropa,


junto con mi camiseta. Caminé de regreso a la cama, sentada a su lado.

"Derrame, cariño", dije entre risas. "No sabía que estabas mirando. Pensé ..."

"¡No lo estaba, Edward!" ella respondió, sacudiendo la cabeza. "Simplemente como que ...
sucedió " . Se encogió de hombros y se colocó el pelo detrás de la oreja. "Fui con Esme hoy
para registrar a Alice, Jasper, Rose y Emmett para Gold Beach High School. Solo le estaba
haciendo compañía. Ella y yo estábamos trabajando en ... ya sabes, cualquier parte que
tengamos que tocar, y bueno Mientras estábamos allí, necesitaban un ayudante de
bibliotecario de la escuela ".

Sonriendo, la jalé para un beso. "¿Estás seguro de que estás listo, mi Bella?"

"Sí, creo que sí. Y es solo a tiempo parcial. Es perfecto para los días que estás en la clínica,
y estaré con el resto de ellos ... por así decirlo". Ella se sonrió a sí misma, pero de nuevo, se
encogió de hombros mientras parpadeaba adorablemente hacia mí. "La historia es un poco
incómoda, pero funciona con las identificaciones que Jenks estableció para mí".

Arrugándome la nariz, asentí. Técnicamente, Isabella Marie Swan Masen había muerto en
el papel, por lo que Bella tenía que tener una identidad. El abogado de los Cullen les
proporcionó a todos ellos documentos falsos sin hacer preguntas. Le pagaron muy bien por
ello, y tuvo la sombra suficiente para ignorar el hecho de que sus clientes cambiaban de
nombre de forma regular. Por no mencionar, habían venido a él por cerca de treinta años.
Bella había abogado por Swan, por Dwyer, incluso por Mason otra vez, pero deletreado de
manera diferente, pero le dijeron que tenía que estar completamente separada de su antigua
vida. Se resignó a Cullen cuando le dijeron que en unos años podría cambiarlo de nuevo.

Por lo tanto, Isabella Cullen nació ... en el papel . Para mí, ella todavía era la Sra. Masen.
Para mí, ella todavía era mi esposa. Todavía llevaba los anillos que le di. Todavía se
llamaba a sí misma la esposa del Dr. Masen. Ella solo tenía que llevar otro nombre en su
billetera. Fue una de las lecciones más difíciles que aprendimos sobre esta nueva vida en la
que nos estábamos asentando, por lo que tomaría un tiempo acostumbrarse.
Bella se acercó más y simplemente cedí ante la necesidad de abrazarla, acercándola a mi
regazo. Ella ahuecó mi cara.

"Sé que lo odias", susurró ella, haciendo una mueca, "pero eso me impide tener que
esconderme del mundo. Sabes, Bella Cullen tiene a este guapo médico novio ..."

Riendo, puse los ojos en blanco, pero asentí también. Sin embargo, ella continuó.

"Tú y yo somos mayores, físicamente , que Carlisle y Esme. No podemos pasar por los
niños de secundaria que el resto puede, así que soy el primo de Carlisle, eres mi novio, y
todos nos mudamos aquí desde Alaska. Es simple y extraño, y tenemos que interpretar el
papel, Edward, porque no tenemos otra opción, a menos que huyamos de todo y vivamos
como ermitaños en el maldito bosque ".

Solté una carcajada por su toque de mal genio, pero la besé. "Lo sé, lo sé. Es solo que ...
trabajé muy duro para convertirte en un Masen".

Bella soltó una risita, besándome bruscamente. "No fue tan difícil, bebé. Dije que sí antes
de que pudieras terminar la maldita pregunta".

"Es cierto", susurré, inclinando mi cabeza un poco. "Ese fue un buen día." Mi voz era
melancólica y tonta.

"Sí, lo fue."

"¿Significa todo esto que puedo preguntarte de nuevo?"

Bella se rió. "Si eso es lo que quieres", dijo, repitiendo lo que le dije en la playa. "Estoy
algo seguro, así que no es necesario que te pongas nervioso la próxima vez. ¿De acuerdo?"

Riendo, asentí y besé sus labios. "Estaba muy nervioso".

"Lo sé. No estaba seguro de qué diablos te pasó ese día".

Sonriendo, gemí un poco. "Oh, Bella ... eras muy bonita, y no importaba que ya viviéramos
juntos. Yo solo ... quería que supieras que quería todo contigo, antes de que mi residencia
se hiciera cargo de mi vida entera. para mí, en el momento en que dijiste: "Te veré" en la
biblioteca ".

"Yo también."

Dios, viví para estas conversaciones, este ritmo que teníamos desde el principio. Fueron
reconfortantes, sin importar el tema. Estoy seguro de que cada decisión o problema que
habíamos tenido lo habíamos resuelto tal como lo estábamos ahora.
Me estaba perdiendo lentamente con ella en mi regazo. Moviendo la parte de atrás de mis
dedos a lo largo de su mejilla, pregunté, "Entonces, ¿cuándo empiezas?"

"Cuando la escuela vuelva a estar en sesión, enero".

"¿Se le permite visitar a su doctor novio?"

Bella soltó una risita. "Sí, definitivamente."

"Bueno, entonces ... Felicitaciones, cariño". Le rocé besos en los labios, arriba, abajo, en el
medio, más fantasmas a lo largo de su mejilla hasta su oreja. "Entonces, parece que
tenemos más para celebrar que nuestro aniversario de bodas".

Bella parecía tímida pero orgullosa al mismo tiempo, y su mente finalmente se abrió a mí
por primera vez desde que había estado en casa. Estaba nerviosa por volver al mundo,
porque no quería perder el tiempo. Estaba feliz de que encontráramos algo normal con
nuestras nuevas vidas. Sin embargo, por encima de todo eso , su amor por mí, su dulce e
incondicional adoración superaba cualquier otro pensamiento en su mente.

Ella me mostró lo que había estado pensando cuando la encontré en la playa. Fuimos
nosotros. Toda nuestra historia, nuestro amor, nuestro desamor y nuestra reunión que había
estado reviviendo allí cuando el sol se ponía sobre el Océano Pacífico. El destino no era
algo en lo que ella hubiera pensado demasiado, pero fuera lo que fuera lo que nos había
dado a nosotros, no una, sino dos veces, nos sentimos muy cerca de eso.

Ahuecando su rostro, la besé suavemente. "Visión de túnel, cariño", bromeé en un susurro.

Una sonrisa suave curvó las comisuras de sus labios brevemente, pero ella asintió. "Sí,
ahora mismo, definitivamente tengo una visión de túnel".

Lo siguiente que su mente me dijo fue que ella me quería. Y me rendí por completo.
Deslizando mis dedos debajo de su camisa, suavemente la levanté sobre su cabeza. Los
pantalones vaqueros fueron los siguientes, y pronto, la estaba guiando a la mitad de nuestra
cama. Sus manos se deslizaron por mi espalda y alrededor de mi cinturón, pero me alejé de
ella, porque todavía estaba en mis pantalones negros.

"Mantén ese pensamiento, cariño", susurré contra su clavícula mientras me abría paso por
su cuerpo. "Quiero saborearte, adorar cada centímetro de ti".

Hubo cosas que nunca cambiaron, a pesar de nuestra nueva inmortalidad. La forma en que
Bella dijo mi nombre, la forma en que sus piernas se abrieron para mí, el sabor distintivo de
ella, todo eso era lo mismo. Sin embargo, la intensidad de su orgasmo fue diez veces más.
La fuerza con la que ella me sostenía o me daba la vuelta y se sentaba a horcajadas sobre
mí me habría estado desarmando si no estuviera acostumbrado, y me hubiera encantado
tanto. Me hizo más difícil para ella cuando le sonreí y me inmovilizó en la cama.
Arrastrando mi lengua a lo largo de mi labio inferior, no pude evitar molestarla. "Actúas
como si tratara de escapar, Bella".

Su risa malvada se extendió contra la piel de mi estómago, y sus ojos dorados se fijaron en
los míos mientras movía su lengua alrededor de mi ombligo. Mi cinturón se deshizo, y mis
pantalones y ropa interior fueron eliminados rápidamente. Su boca, su lengua y sus manos
le hicieron cosas a mi pene que hizo que mis ojos volvieran a mi cabeza, pero comencé a
temblar, tratando de evitar que viniera.

"No, no ... Bella ... bebé, espera", le supliqué, acercándola a la cara. "No de esa manera, yo
..."

Nunca iba a haber nada mejor que la sensación de ser uno con ella, con mi esposa y mi
pareja . Y tan pronto como estuve completamente dentro de ella, todo lo demás se volvió
insignificante.

~ o ~ EID ~ o ~

Al entrar en el estacionamiento de Gold Beach High, eché un vistazo alrededor. Las clases
casi habían terminado, y algunos de los estudiantes ya se dirigían a sus autos. Vi el BMW
de Rosalie en la fila lateral, y aparqué al lado. Normalmente, el Volvo de Bella estaría al
lado, pero la llevé esa mañana.

Fue el último día antes de las vacaciones de primavera. Bella había estado en la escuela por
un poco más de dos meses. Ella lo amaba. Ella había estado nerviosa al principio, lo que era
comprensible, con todos los humanos que la rodeaban día tras día. Sin embargo, su escudo
lo mantuvo todo a raya. También ayudó que solo trabajara un par de días a la semana.

Honestamente, no estaba seguro de cómo lo hicieron. Tomar las mismas clases de la


escuela pública, tomar las mismas pruebas, escuchar los mismos susurros de los
adolescentes, me volvería loco. Y habría escuchado todos los pensamientos de los
estudiantes y maestros sobre todo. No estaba seguro de poder sobrevivir, y no tenía nada
que ver con el olor a sangre y los latidos del corazón que estaba cruzando ahora cuando
pasé por las aulas completas. Había visitado la escuela un puñado de veces desde que todos
habían comenzado aquí, y los ridículos aplastamientos, los pensamientos obscenos y los
celos que estaban dirigidos a nuestro camino estaban gravitando en mi mente. El hospital
donde Carlisle trabajaba no era tan duro como este entorno.

Me conté afortunado de haber aparecido demasiado viejo para sacar al estudiante promedio.
Odié la escuela secundaria la primera vez; No podría imaginar repetirlo una y otra vez.
Hubiera sido como el purgatorio, una especie de penitencia por los pecados cometidos. No
gracias.

Abriéndome paso por los pasillos, entré en la biblioteca. El mostrador de check-out estaba
vacante, y había algunos estudiantes en las mesas aquí y allá. La mayoría de las mentes
estaban listas para la semana libre. Mantuve la cara pasiva cuando los pensamientos se
volvieron hacia mí, quién era "la señorita Cullen", y qué diablos estaba en el agua de
Alaska para que todos parezcamos tan "calientes" como lo hicimos nosotros. Este último
me hizo querer poner los ojos en blanco. Un lado pequeño y sarcástico de mí quería
decirles que no era agua lo que bebíamos.

Mi boca se contrajo un poco cuando escuché la mente divertida de Alice desde la parte
posterior de la biblioteca. Haz eso, y tendremos que comenzar todo en otro lugar.

Di un paso alrededor de la última fila de estantes, sonriendo ante la escena frente a mí.
Bella estaba apoyada en su carrito de libros, que estaba casi vacío, mientras Rose, Emmett,
Jasper y Alice hablaban en voz baja.

Esta era nuestra nueva normalidad, al parecer. Bella y yo pudimos haber perdido nuestra
mortalidad, nuestro control de nuestras viejas vidas, pero habíamos ganado una nueva
familia. Habían estado juntos durante décadas, con relaciones profundas, pero nos habían
acogido en su redil con los brazos abiertos. Cuando los conocí a todos, no pude entender a
tantas personalidades diferentes que se llevaban bien, pero todos lo hicimos. Eran un
sistema de apoyo que no cambiaría por nada. Bella y yo amamos nuestra privacidad,
nuestro propio espacio, pero nos ayudaron con esta nueva vida.

"¡Ah, ahí está!" Jasper susurró con una sonrisa.

"¿Lo que hay de nuevo viejo?" Preguntó Emmett, pateando hacia atrás en su silla hasta que
las piernas dieron un misterioso crujido.

"Oye, bebé". Bella caminó hacia mí, besando mis labios suavemente. "Tendrás que salir un
rato antes de que pueda irme".

"Claro, cariño".

Ella me besó de nuevo, destrozando el corazón de un niño pobre en la estantería más


cercana. Él pensó que ella era la cosa más bonita que había visto en su vida. Cuando mi
mirada se posó en la de él, volvió a mirar los libros en el estante frente a él. Esa fue una
nueva parte de mí que no pude detener. Era algo que había discutido con Carlisle repetidas
veces, porque tenía confianza en mi relación, mi amigo, pero él había dicho que mi talento
combinado con el apareamiento probablemente siempre sería una carga. Era un tanto
instintivo marcar mi territorio, reclamar lo que era mío o hacer que el otro retrocediera.
Explicó que a medida que pasara el tiempo, aprendería a ignorarlo, pero la necesidad de
erradicar la mera idea de que alguien quiera a Bella siempre estaría allí. Él le había
explicado que sentía lo mismo, junto con Jasper y Emmett. Simplemente ... era .

Jasper se rió entre dientes mientras Bella volvía a guardar sus libros antes de la última
campana. "Pobre chico. Le asustaste muchísimo". Él se rió un poco más fuerte cuando me
encogí de hombros y me senté al lado de Rose y frente a Alice. "Está sacando algunos
celos, miedo y desilusión extrema".
"Oh, bueno", respondí con un suspiro, sonriendo ante la risa de Rose y asintiendo a su
pregunta mental. "Sí, vamos. Creo que Carlisle quiere escaparse y ver cómo estamos todos
desde la mudanza", le expliqué, y ella sonrió, dándome una rápida mirada desde su revista.

Rose era la única relación que no había sido fácil. Habíamos chocado cabezas cuando era
humano, porque representaba un peligro saber lo que eran. Ella también había subestimado
la relación de Bella y mi. Hubo que esperar hasta el encuentro con los Volturi para
encontrar un terreno común.

Alice asintió. "Debería ser divertido. Generalmente es cuando hacemos una gran cacería".

"Definitivamente", asintió Emmett con un asentimiento. "Y es el norte de California y la


primavera, por lo que hay osos, tal vez algunas panteras, y un lío de ciervos".

Asentí con la cabeza, esperando con ansias todo el asunto. Apisonamos lo que éramos la
mayor parte del tiempo, pero durante una cacería, podíamos dejarlo ir por un corto tiempo.
Había precauciones, por supuesto. Estaba el elemento humano sin duda. También tuvimos
que tener cuidado de no tomar un animal con descendencia, no agotar una especie entera, y
tuvimos que tener en cuenta qué animales estaban luchando o en las listas en peligro. Hubo
un auge de leones de montaña en California, así que estábamos claros para cazarlos.
Carlisle había considerado cazar en las selvas de Brasil, pero el jaguar era bajo en número
este año.

Brasil había sido intrigante, pero me alegré de que estuviéramos en los Estados Unidos.
Bella había estado preocupada por dejar a Steve atrás, y no importaba que hubiéramos
encontrado la mejor y más costosa interna. California quería decir que podía venir con
nosotros y quedarse en la cabaña cuando estábamos cazando. Estaba bastante seguro de que
no había un gato en el planeta que viajara y explorara tanto como Steve. Era un hecho que
venía con nosotros. Los Cullen ni siquiera lo cuestionaron.

Mis ojos se movieron a través de la biblioteca para ver a Bella hacer su trabajo. Verla de
vuelta haciendo lo que amaba, en lo que ella era buena, fue increíble de ver. Estaba cómoda
en la biblioteca rodeada de palabras, historias y páginas. Ella estaba en pantalones de vestir
y un suéter, su cabello cayendo en cascada por su espalda en ondas suaves y oscuras. Su
sonrisa con los niños fue genuina y fácil. Les gustaba, aunque su autopreservación les hacía
sentir que ella no era accesible.

Podía escuchar todas las mentes dentro de la biblioteca pero la de ella, lo cual tenía sentido.
Ella tendía a mantener ese escudo durante todo el día. Jasper y Emmett estaban haciendo
planes para conducir hasta Six Rivers National Forest. Alice y Rose estaban discutiendo el
artículo de la revista que Alice estaba hojeando, y había varios estudiantes prácticamente
observando el reloj hasta que pudieran salir corriendo de la escuela. Todo me hizo sonreír.

Cuando sonó la campana, el ruido, tanto mental como físico, fue fuerte, haciendo que me
encogiera un poco. Una salida masiva de niños ruidosos justo afuera del edificio en el que
estábamos era casi cómica. La mayoría de los estudiantes de la biblioteca empacaron y se
fueron, aunque había un par de personas en la fila para echar un vistazo a uno o dos libros.
Nuestra mesa estaba de pie, cargando bolsas o metiendo libros debajo de sus brazos.

"Te veremos en la casa, ¿verdad?" Jasper verificado. "Carlisle quiere irse lo más pronto
posible".

"Sí, estaremos allí", le respondí asintiendo, señalando a Bella detrás del mostrador. "Una
vez que haya terminado, agarraremos a Steve y cerraremos nuestra casa".

"Te veo allí", dijo Rosalie, ondeando sobre su hombro.

Los seguí al frente, esperando pacientemente que Bella terminara con el último estudiante.
Verla detrás de ese escritorio le trajo recuerdos fuertes y hermosos de verla por primera vez
en la Universidad de Washington. Ella me había dejado sin palabras por lo bonita que era.
Ella había sido amigable y un poco coqueta, pero solo conmigo. Nunca había sentido algo
así. Hasta ese momento, había sido tímido, retraído y nervioso por estar tan lejos de casa,
pero Bella hizo que todo se fuera con una simple sonrisa y presentación. Ella fue mi
primera amiga en UW, mi primer y último amor verdadero, y mi compañero por el resto de
mis días.

Cuando la estudiante saludó con la mano y salió de la biblioteca, Bella se apoyó en el


mostrador sobre sus codos. "Esto parece familiar", bromeó con una sonrisa feliz.

Sonriendo, metí las manos en el bolsillo delantero de mis jeans y miré brevemente hacia el
piso. "Estaba pensando lo mismo, mi Bella".

"Entonces, Edward Masen, ¿no hay libros que ver?" ella continuó bromeando.

"Mmm, no. Pero definitivamente estoy mirando al bibliotecario".

Su risa era hermosa y contagiosa. "Si hubieras dicho eso en aquel entonces ..." Ella
chasqueó la lengua, sacudiendo su cabeza hacia mí. "Ya pensé que eras demasiado guapo
para tu propio bien, bebé".

"Y pensé que tenías a todos los hombres en el campus aplastándote".

Ella sacudió su cabeza. "No me importó".

"Pensé que no tenía ninguna posibilidad".

Ella suspiró, sonriéndome. "Y sin embargo, aquí estamos."

"Aquí estamos." Caminé hacia ella, tomando su rostro entre mis manos y besándole la
frente. "Creo que estamos mejor que nunca", susurré, retrocediendo para mirarla a los ojos.

"Yo también."
"Creo que esto de siempre no es una mala idea".

Bella sonrió. "Yo también."

"Y creo ... quiero besarte".

"Eh, Edward. Yo también, entonces, ¿qué hacemos con eso?"

Mis labios se encontraron con los de ella, cediendo por un momento, a pesar de que el
mostrador estaba entre nosotros. Me aparté solo para ver sus hermosos ojos color miel girar
brevemente en la negrura. Sonriendo, me alejé del mostrador para poder cerrar todo y
encontrarme del otro lado.

"No hay 'verte', 'esta vez', se dio cuenta casi para sí misma, pero le sonreí mientras le
pasaba un brazo por los hombros. "Sabes, dije eso en aquel entonces porque realmente
quería verte".

"También es bueno. Te hubiera seguido a cualquier parte. Justo como ahora". Asentí como
un niño cuando ella soltó una risita.

"Vamos, Edward. Estoy listo".

Presionando un beso en sus labios, asentí cuando escuché algo más que dejar el trabajo o
incluso irme para este viaje que Carlisle había planeado. Escuché el panorama general, la
vida futura, y estaba más que listo. Éramos diferentes a los dos humanos tímidos que nos
conocimos en la biblioteca de la universidad, pero estábamos mejor, más fuertes y no podía
esperar para ver todo con ella.

"Yo también, cariño. Yo también".

Intereses relacionados