Está en la página 1de 160

1

Esta traducción fue realizada sin fines de lucro por lo cual no tiene costo
alguno.

Es una traducción hecha por fans y para fans.


2
Si el libro logra llegar a tu país, te animamos a adquirirlo.

No olvides que también puedes apoyar a la autora siguiéndola en sus redes


sociales, recomendándola a tus amigos, promocionando a sus libros e
incluso haciendo una reseña en tu blog o foro.
A
veces los finales felices solamente son el comienzo de un
camino aún más difícil.

Aunque su tía y hermana creen que debería recibir


ayuda para lidiar con los demonios del pasado, Patience cree que lo único
que necesita es a Zeke. Cuando él regresa a su mundo, su vida no podría
ser más perfecta. Salvo que los viejos demonios escogen el peor momento
para resurgir, y una vez más, su felicidad se ve amenazada. La ayuda nunca
fue una necesidad, pero Patience descubre que el amor no es siempre todo
lo que necesitas.

Zeke ha lidiado con mucho en su vida, pero nada pudo prepararlo


para ver a la persona que ama desmoronarse. Patience es diferente, no es la
chica que llegó a amar. Está dispuesto a hacer lo necesario para recuperarla,
pero una carrera musical en ciernes y sus propios demonios parecen seguir 3
metiéndose en su camino. ¿Cómo puedes ayudar a alguien más cuando
apenas puedes ayudarte a ti mismo? Una vez más, Zeke se enfrenta a decidir
entre su futuro y el futuro de Patience.

Blow Hole Boys #1.5


Traducido por Flochi

E
l viento soplaba su largo cabello platinado a un lado, cubriendo
su hermoso rostro mientras se giraba hacia mí. Se estaba yendo
y eso me mataba. Alzó su mano con un ceño fruncido. Ojos
tristes y de hielo me devolvieron la mirada. Mi perfecto copo de nieve. Fue
mía por tan breve momento de mi vida, y ahora se estaba yendo y siguiendo
adelante. Expandiendo su mente y volviéndose parte de la sociedad.

No me necesitaba más. No me necesitaba para que mejorara todo,


para estrecharla cuando tenía miedo. Apestaba. Necesitaba que me
necesitara. Quería que me necesitara hasta el final de los tiempos, pero las
cosas nunca serían lo mismo, y por más que doliera, sabía que era lo mejor.
Así que le dije adiós, la observé desaparecer detrás de un par de puertas 4
negras y me alejé. Mi corazón estaba roto, estaba lleno de temor, sin
embargo, no pude evitar sonreír con orgullo ante lo fácil que ella siguió
adelante.
Traducido por Flochi

E
l DJ local entrevistando a Blow Hole se veía un poco como a San
Nicolás. Salvo que en vez de un traje rojo, usaba una chaqueta
de cuero, y en vez de un gorro navideño, una bandana azul
cubría sus rizos grises.

—Entonces, Zeke, recibimos muchas preguntas sobre algunos de tus


tatuajes. Me preguntaba si podrías decirnos lo que representan los tres copos
de nieve en tu antebrazo.
5
El arito en el labio de Zeke se estiró cuando su sonrisa se agrandó. Era
extraño verlo sonreír tan abiertamente en frente de la gente. Me echó un
vistazo y me guiñó un ojo mientras alzaba su brazo sobre el mostrador frente
a él para mostrarle al DJ sus tatuajes.

—El grande de aquí es por mi chica. Cuando comenzamos a salir, ella


me recordaba a una princesa de copos de nieve, así que comencé a decirle
copo de nieve. Todavía le digo así. Los dos chicos son por nuestras dos hijas.
Ambas son tan rubias y hermosas como ella.

—Copo de nieve, ¿eh? —preguntó el DJ—. Es una maravilla que no se


derrita en este calor de California. —Se rio.

Los ojos de Zeke se encontraron con los míos a través de la habitación


y el amor que vivía allí brilló. El lado de su boca se elevó en la sonrisa secreta
que reservaba solamente para mí.

—Bueno, hemos pasado por lo más profundo del infierno para estar
juntos. Si ella no se ha derretido todavía, no creo que alguna vez lo haga.

El DJ se rio con fuerza.


—¿Quieres apostar? —dijo a la vez que sus ojos se iluminaban con un
tinte rojo.

El cuarto se llenó de fuego. Los chicos de la banda se dividieron en


direcciones opuestas, intentando escapar. Yo me encontraba al otro lado de
la salida, inmóvil por el miedo mientras el fuego extendía sus manos dentadas
y lamía el suelo junto a mis pies.

En vez de escapar, Zeke corrió a través del cuarto hacia mí. Todo
comenzó a moverse en cámara lenta mientras le gritaba que se ponga a salvo.
No me escuchó y antes de poder lograrlo, el fuego lo consumió. Sus gritos
resonaron a través del cuarto y perforaron mis oídos.

Mis piernas se sintieron repentinamente débiles, y cuando bajé la


mirada, todo lo que pude ver fueron mis vaqueros goteando de mi cuerpo. Mi
piel le siguió mientras se volvía en una masa espesa en el suelo.

Me estaba derritiendo.

***

Me senté abruptamente, revisando mis brazos y piernas para


asegurarme que seguían allí. Lo hacía cada vez que despertaba de mi 6
pesadilla sobre derretirme, y aunque sabía en el fondo de mi mente que no
era real, no podía deshacerme de la sensación que mis piernas iban a
desaparecer cuando despertara.

La habitación desconocida rodeándome estaba tenuemente


iluminada. Paredes de suave verde salvia se cerraban sobre mí y el aroma a
colonia de hombre flotó alrededor de mí. Aunque la habitación era extraña
para mí, la colonia la conocía demasiado bien. Como si se tratara de un
incienso relajante, inhalé el ligero almizcle y suspiré. Obviamente estaba
entrando a otro sueño y estaba completamente bien con ello.

Permitiendo a mi cuerpo que se relajara en el colchón esponjoso,


inhalé más hondo el aroma masculino. Solía odiar el olor a hombre.
Teniendo en cuenta lo que mi vida había implicado, tenía sentido, pero esta
concreta colonia siempre me recordaría la paz que había encontrado en los
meses finales antes de mudarme a Florida. Sería un recuerdo de él.

Me estremecí cuando una pesada mano aterrizó sobre mi estómago y


me atrajo de lado. Seguí el brazo hasta que mis ojos se fijaron en el diminuto
copo de nieve tatuado en el interior de su antebrazo. Tomando una
inhalación honda y tranquilizadora, apoyé mi cabeza contra la almohada
acolchada y sonreí para mis adentros.

Ahí es cuando noté mi estado físico. Mi cuerpo tarareaba con los


efectos remanentes de la noche anterior. Mis muslos internos estaban
magullados, pero de una buena manera, y los músculos de mi estómago
tiraban como si hubiera pasado la noche haciendo abdominales. Había un
ligero palpitar alrededor de mí que enviaba pequeñas corrientes de felicidad
a mis lugares más profundos. Se sentía increíble. Se sentía impresionante.

Mi mejor amiga, Megan, una vez me dijo que había una importante
diferencia entre tener sexo y hacer el amor. Nunca le dediqué mucho tiempo
a pensarlo dado que nunca planeé en tener la oportunidad de hacer
ninguno. Con seguridad, pensé que nunca sería capaz de tocar a un hombre,
mucho menos permitirle a uno tocarme.

Sin embargo, aquí estaba, acostada junto a mi dios de guitara tatuado


y permitiendo a su brazo descansar sobre mi estómago. Puedo decir sin una
duda que Megan nunca había tenido más razón. Había sexo, y también
existía hacer el amor. Zeke me había mostrado eso la noche anterior. De
hecho, pasó toda la noche mostrándome eso. No había palabras para
7
describir nuestra primera noche juntos luego de meses de estar separados.

Me quedé acostada en la cama y observé mientras el ventilador de


techo encima de mí daba vueltas y vueltas. La cortina oscura cubriendo la
ventana era soplada a un lado, permitiendo que un rayo de luz solar entrara
en el cuarto. Los sonidos de la fuente afuera del cuarto se pusieron en
armonía con las respiraciones dormidas de Zeke. El temor a despertarlo me
mantuvo quieta y mirando a la hermosa vista.

Tras meses de ser miserable y pensar que nunca vería su rostro de


nuevo, estaba en sus brazos. Luego de una noche del mejor sexo que había
tenido en toda mi vida, dormí por un par de horas, pero dormir era lo último
que quería. Dormir me quitaba el tiempo con él. Quería estar despierta.
Quería ver su rostro. Soñar con él ya no era suficiente, no cuando podía
estar en sus brazos. No cuando podía consumirme con su calidez. No, los
sueños no tenían nada que hacer en mi realidad cuando Zeke estaba cerca.

Por no mencionar las horribles pesadillas que parecían venir luego de


un sueño realmente bueno de Zeke. Estaba perfectamente bien con nunca
tener una de esas de nuevo. No había nada como despertarse empapada de
sudor y sintiendo como a punto de morir de tristeza, o mejor aún, por
derretirme en la nada.

Pero nada de eso importaba ahora. Mi salvación estaba aquí y estaba


dispuesta a apostar que ahora que él estaba de regreso en mi vida las
pesadillas iban a ir desapareciendo.

Girándome en sus brazos para estar de frente a él, contemplé su


rostro durmiendo suavemente. Su boca estaba levemente abierta y sus
largas pestañas negras relajadas contra sus pómulos altos. Bajando un
dedo por un lateral de su cara me recompensó con un profundo y ronco
gemido. Fue lo más sexy que había escuchado. Su cabello facial se sentía
como terciopelo cálido contra mi mejilla cuando me incliné y presioné un
pequeño beso en la comisura de su boca.

Retrocedí, esperando continuar observándolo dormir, pero me siguió


con sus ojos todavía cerrados y comenzó a besarme. Nuevamente gimió
cuando le di acceso y deslizó su lengua en mi boca. Girándome sobre mi
espalda, su cuerpo desnudo cubrió el mío. La sábana blanca se enredó
alrededor de nuestros cuerpos mientras se presionaba contra mí.

Su mano fue subiendo por mi costado, rozando contra mi seno, y


liberé un pequeño sonido en su boca. Su mano siguió su camino hasta que 8
se apoyó contra el costado de mi cuello. Dedos tatuados se clavaron en los
vellos de mi nuca mientras invadía mi boca con la dulzura de Zeke.

Apartándose, bajó su mirada hacia mí con ojos dormidos y una


sonrisa perezosa.

—Nos has despertado. —Su voz fue ronca por el sueño.

Envolví mis brazos alrededor de su cuello.

—¿Nos?

Bajando la mirada entre nuestros cuerpos, volvió a mirarme con una


sonrisa mientras presionaba sus caderas contra las mías. Duro calor se
empujó en mi pierna y alcé mis caderas por más. Me sonrió y quitó su
cabello de sus ojos.

—Sí… nosotros. Estoy bien por la mañana, pero el malnacido de abajo


te follará si lo despiertas.

—Dile que adelante.


Se rio y negó con la cabeza hacia mí. Era lindo escuchar tan genuina
felicidad viniendo de él. Combinaba con la manera que me sentía
exactamente. Era como si estuviéramos apartados del resto del mundo.
Estábamos en nuestra pequeña isla en el medio de la nada. Nada más
importaba.

Se inclinó y succionó mi oreja. Su aliento caliente hizo cosquillas en


el lateral de mi cuello y me provocó un escalofrío. Labios cálidos me
acariciaron mientras mordisqueaba mi barbilla y pasaba su lengua sobre mi
labio superior.

Frotando sus labios suavemente contra los míos, susurró:

—Anoche fue increíble.

—Sí, lo fue. —Lo besé suavemente y pasé mis uñas levemente por su
espalda.

Bajando su mirada hacia mí, mordió el arito de su labio antes de


comenzar a besarme de nuevo. Sus aros de los pezones se rozaron contra
mis senos y un diminuto sonido se me escapó, haciéndolo gemir contra mi
boca. 9
Tomando aliento, me sonrió. Su cabello estaba tapando sus ojos
oscuros, por lo que usé un dedo para apartarlo.

—Te amo tanto —dije sin reserva.

Se sentía tan bien ser capaz de expresar mis sentimientos con tanta
facilidad. Era increíble ser capaz de decírselo tras meses de desear poder
escuchar su voz, tras meses de no sentir más que tristeza.

El hoyuelo en su mejilla se profundizó a medida que su sonrisa se


agrandaba.

—Te amo más, copo de nieve.

El uso de mi apodo especial me hizo sentir hormigueos por todas


partes. Me besó profundamente una vez más mientras se deslizaba dentro
de mí. No había nada mejor que sentirme físicamente unida a Zeke. Era más
que simplemente sexo. Era más que sentirme completa. Era una conexión,
una que se profundizaba una vez que estaba dentro de mí, una parte de mí.

Su cuerpo se movió contra el mío. Estómago contra estómago,


deslizándose hacia atrás y adelante hasta que la fricción fue tan placentera
que no pude controlar los sonidos que hacía. Susurró su aprobación y apoyó
su frente contra la mía. El calor de nuestros cuerpos llenó la habitación
mientras una fina capa de sudor aparecía en los lugares donde nuestras
pieles se tocaban.

Clavé mis uñas en su piel y mis talones en la cama. Su ritmo se aceleró


y su respiración equiparó sus movimientos mientras mecía su cuerpo contra
el mío. A punto de alcanzar la cura de mi dolor. Lo alenté a moverse más
cerca mientras el calor estremecedor se movía a mis piernas y estómago
bajo.

—Eso es, nena. Casi estás allí.

La tensión explotó y el alivio corrió por mi espalda, bajando a mi


núcleo y todo se liberó. Grité su nombre y, a cambio, él se movió más rápido
y con fuerza. Poco después, echó la cabeza hacia atrás y gruñó su liberación.

Su cuerpo se desplomó sobre el mío. Aliento cálido corría por mi cuello


antes de que pusiera sus cálidos labios contra mi piel hormigueante.

—Por siempre —susurró en mi oído. 10


Estaba agotada. Mi boca se abrió en una sonrisa satisfecha y
soñolienta. No pasó mucho hasta que me quedé dormida en sus brazos. No
hubo pesadillas ni sueños fueron necesarios ya que todo sobre lo que
querría soñar se encontraba presionado contra mí. Las cosas no podían ser
más perfectas.

***

El tiempo pasó sin preocupaciones, y luego el fuerte golpeteo contra


la puerta de la habitación del hotel me despertó. Medio dormida, mantuve
mis ojos cerrados mientras la cama se movía y el aire frío reemplazaba a
Zeke. Los sonidos de él caminando hasta la puerta llenaron el cuarto y
maldijo cuando pisó algo.

La puerta se entreabrió y la voz de Chet se filtró dentro.

—Amigo, tengo que lavarme el culo y tengo todas mis cosas aquí.
Cubre tu paquete porque voy a entrar.

Me incorporé en la cama con rapidez y subí la sábana hasta mi


barbilla.
—¡Espera, hombre! Mi chica está desnuda allí —gritó Zeke mientras
Chet se metía en el cuarto.

Vi el alivio instantáneo en sus ojos cuando se dio la vuelta y vio que


me cubrí por completo. Sonrió hacia mí y le devolví la sonrisa.

Chet no se perdió nuestra comunicación silenciosa y puso los ojos en


blanco y sacudió la cabeza.

—De verdad, espero que anoche haya sido lindo porque mi noche fue
un asco de polla y bolas —dijo a la vez que abría su maleta y comenzaba a
buscar a través de sus ropas.

Me sentí mal de pronto por tomar su habitación la noche anterior.

—Lo lamento, Chet —dije mientras le enviaba una sonrisa de


disculpas.

Se rio y arrojó un par de soquetes gastados en mi dirección.

—No te preocupes. Entiendo todo lo de la reunión de sexo caliente.


Sin embargo, fue un infierno anoche.
11
—Ah, vamos. No pudo haber sido tan malo —dijo Zeke mientras se
cruzaba de brazos y apoyaba su hombro contra la pared.

Se veía tan sexy en sus pantalones con cordel que apenas colgaba de
sus caderas tatuadas. Unos pantalones de chándal jamás se habían visto
tan atractivos.

—Jódete, hermano. Finn duerme desnudo y Tiny ronca como un


maldito oso pardo. Sentí como si mirara el maldito canal Natural Geographic
o alguna mierda así. Todo lo que digo es que espero que anoche haya sido
divertido. Tuve que dormir mi sexy culo en el duro suelo de hotel. No se sabe
qué tipo de fluidos corporales asquerosos están mezclados en esa alfombra,
hombre. Probablemente dormí con dos o tres mujeres anoche y ni siquiera
estaban en el cuarto.

Zeke y yo nos reímos de eso.

—Sí, sí, sí. Adelante y ríanse, pero sugiero que encuentren algún lugar
más para poner sus culos porque voy a dormir en mi cama esta noche.

Chet agarró el resto de sus cosas y salió del cuarto. Grité que lo
lamentaba una vez más, y me guiñó un ojo antes que Zeke le cerrara la
puerta en la cara.

—Entonces, ¿qué quieres hacer este día? —preguntó Zeke mientras


se metía de regreso en la cama conmigo.

Apoyé mi cabeza en su brazo y le besé la frente.

—¿Este día? —pregunté mientras señalaba al cielo de la tarde.

El sol apenas se asomaba en el horizonte y supe que no pasaría mucho


antes que la luna se alzara y todos los puntos soleados de Florida estuvieran
cubiertos de negro.

—Bueno, entonces, ¿qué quieres hacer esta noche? Digo que tomemos
una ducha y nos quedemos en la cama. —Pasó un dedo por el costado de
mi estómago.

—Necesito ropa limpia.

—Nah, estás perfecta tal como estás. Me gustas desnuda. —Se inclinó
y pasó su nariz por el costado de mi rostro.

—Todo eso está bien, pero tenemos que comer, y estoy segura que si
12
dejo esta habitación desnuda me arrestarán.

Acarició el lateral de mi cuello e inhaló.

—Esposas. Suena como buenos tiempos.

Empujándolo juguetonamente, salí de la cama y me puse la ropa del


día anterior. El olor a cerveza rancia y cigarrillo del Rockfest todavía se
aferraba a mi camiseta de tirantes y pantaloncillos.

Levanté un par de vaqueros del suelo y se los arrojé.

—Tú… dúchate —dije mientras le señalaba el baño—. Luego iremos a


la casa de tía Sarah donde buscaré ropa y me daré un baño, y luego vamos
a comer. —Me froté mi estómago que gruñía.

—¡Sí, señora! —me saludó—. Sabes, me gusta cuando eres mandona.


Es atractivo.

Me golpeó en el trasero en su camino al baño. Poco después, escuché


el agua de la ducha seguido por un silbido. No podía imaginarme al tipo que
conocí meses atrás silbando, pero éramos diferentes ahora. Éramos mejores.
Me incliné sobre el balcón de la habitación del hotel y contemplé la
vista en frente de mí. El sol de la tarde estaba cayendo con una luna difusa
y una lluvia de estrellas. El ajetreo de la vida nocturna de Orlando no había
comenzado todavía, por lo que había un breve momento de paz. Inhalé
profundamente, sintiéndome como una chica distinta y amándolo.

Regresé dentro cuando escuché la puerta del baño abrirse. El aroma


a champú y pasta dental llenó la habitación. El vapor salió del pequeño
espacio y lo siguió cuando salió. Tomando su billetera de la mesita de noche,
le dio una pasada a su cabello mojado y lo apartó de su rostro. Deslizó un
cinturón con tachas alrededor de su cintura y me sonrió mientras se lo
abrochaba.

—¿Lista para ir, preciosa? —preguntó a la vez que se apartaba el


cabello de la cara una vez más.

Nunca hubiera pensado que fuese posible, pero Zeke era incluso más
apuesto ahora que la última vez que lo vi.

—Sí, todo listo para irnos.

Nos tomamos de las manos mientras pasábamos por el largo pasillo y 13


entrábamos al ascensor. Una vez que estuvimos fuera, caminé hasta mi auto
y me siguió. No dijo nada cuando dije muy claramente que iba a conducir.
No es como si tuviera alguna opción. El único transporte que tenían los
chicos era su autobús y una limosina, cortesía de la discográfica, para
llevarlos por la ciudad. De ninguna manera yo iba a andar en una maldita
limosina.

Sus ojos estaban puestos en mí, aunque no podía verlos en la


oscuridad del auto, cuando retrocedí del espacio de estacionamiento. Una
vez que arranqué y salimos, deslizó sus dedos con los míos y alzó mi mano
para besarla. La vida era dulce otra vez, pero el lado sádico dentro de mí
susurraba que si algo era demasiado bueno para ser cierto, entonces
probablemente lo era.
Traducido por Flochi

M
e sentía vivo otra vez. Estar con Patience era como tomar
pequeñas caladas de alma y vida y exhalar todos los malos
recuerdos de los meses anteriores. Era increíble. Ella era
increíble, y la manera en que me hacía sentir era completamente un milagro.

Cuando desperté con sus labios sobre los míos, pensé que con
seguridad había muerto e ido al paraíso, como mínimo, un infierno
impresionante. Y si estaba en el infierno y esto solamente se trataba de un
cruel espejismo del mismo diablo, entonces que así sea. El diablo era bueno 14
conmigo si ese era el caso.

Una vez que se quedó dormida en mis brazos, observé la sombra del
ventilador de techo encima de nosotros bailar sobre su pacífico rostro.
Estaba más hermosa ahora que hace unos meses atrás cuando la observé
caminar alejándose de mí. Pensé que nunca regresaría de eso. Nunca había
estado tan destrozado, pero había sanado. Ella me volvió a unir beso a beso.

El corto viaje a la casa de su tía fue hecho en silencio. No había


necesidad de conversar. Nada necesitaba ser dicho entre nosotros. El
pasado estaba precisamente donde debía estar, en el pasado. A pesar que
había preguntas que quería hacer.

—Era hora que regresaras a casa, muchacha —dijo su tía.

Estaba agachada sobre algunas plantas en el porche delantero, su


sombrero vaquero de paja cubriendo un par de trenzas. Caminó lentamente
hasta el auto con los pies descalzos. Limpiándose las manos cubiertas de
tierra en sus pantalones cortos de mezclilla, extendió la mano hacia mí para
estrecharla.
—Debes ser el infame Zeke —dijo con una sonrisa cálida.

—Sí, señora, ese soy yo. Es agradable conocerla. —Le di un apretón


de manos.

—Bueno, no bromeabas, Pay. —Alzó su sombrero de paja y miró en


dirección de Patience—. Es una bestia sexy, con seguridad. No es de
extrañar que estuvieras hecha un lío por él. —Ella rio.

Un rubor trepó a las mejillas de Patience y se cubrió los ojos con su


mano.

—Por favor, no me avergüences, tía Sarah.

No pude evitar reírme.

—¿Qué? Todo lo que estoy diciendo es que no los hacían así cuando
estaba creciendo. Salgamos de este calor —dijo y se dirigió a la puerta
principal—. Llegan a tiempo para la comida. Zeke, ¿Patience te ha dicho
sobre mi famoso espagueti?

Hablé con Sarah y Sydney en la mesa de la cocina mientras Patience


se daba un baño. Estaba cargado con uno de los mejores espaguetis que 15
había probado y pregunta tras pregunta sobre toda la gente famosa que
había conocido.

Fue agradable hablar con Sydney. Nunca había tenido un hermano o


hermana menor, pero siempre tuve curiosidad de cómo podría haber sido.
Sentarme allí hablando con ella fue como una pequeña probada de tener un
hermano menor.

Ella no se parecía en nada a Patiences en el aspecto, pero era bonita


a su manera. Sus gafas de marco carey realzaban sus brillantes ojos. Batía
sus pestañas hacia mí y se reía mucho, lo que era dulce. Podía ver la belleza
que iba a ser una vez madurara.

Sydney era una buena niña y me alegraba notar que no parecía


afectada por todo el drama. No tenía idea de si sabía la verdadera historia,
pero no era de mi incumbencia contarla. Pude ver lo que Patience se había
esforzado tanto por proteger. Aunque no sabía lo que se sentía tener a
alguien más joven que cuidar, conocía el sentimiento de necesitar proteger
a alguien. Esa necesidad de proteger te hará hacer algunas cosas dementes.

La influencia de Patience era notoria y me hizo sentir orgulloso de mi


copo de nieve. Era sólo una niña cuando había empezado a cuidar de su
hermana. Y lo hizo mientras lidiaba con uno de los peores abusos que una
persona podía enfrentar.

Solo pensar en lo que había visto ese día en la cocina de la mansión


del gobernador y recordar todo lo que Patience me dijo cuando confesó cómo
había sido su vida me hizo querer romperle el cuello a alguien. Tuve que
sacudirme la abrumadora sensación de asesinar para que las damas con
las que me sentaba no vieran el furioso rubor que trepó por mi cuello.

Para cuando estuve bajo control, Copo de Nieve doblaba la esquina


con el cabello húmedo, pantaloncillos que hacían ver a sus piernas diez
veces más largas y una linda camiseta de breteles con un par de gafas de
sol en el frente. No era la cosa más sexy que le había visto llevar, pero mi
polla comenzó a ponerse dura por mirarla solamente. Tuve que sacudirme
una vez más, por una razón completamente distinta. Florida le sentaba
realmente bien.

—¿Ya tía Sarah te llenó de espagueti? —preguntó con una sonrisa


deliberada.

Palmeando mi estómago, sonreí. 16

Me senté en la mesa con las tres y le conté a Sydney sobre California


mientras Copo de Nieve comía espagueti y tomaba té dulce. Había una vibra
de familia normal. Me hizo preguntar en qué estaba mi padre y, a su vez,
pensar en mi madre.

Sydney y Sarah nos acompañaron al auto cuando fue hora de irnos.


Patience tenía una bolsa de viaje con sus cosas en el hombro y una hermosa
sonrisa en su cara.

—No te metas en muchos problemas, por favor. Llámame al celular si


necesitas algo. Manténganse a salvo, todos —gritó Sarah cuando entramos
al auto.

—¡Diviértanse! —gritó Sydney.

Patience simplemente rio, les dijo que las amaba y arrancó.

—Entonces, ¿adónde vamos? —preguntó.

—¿De regreso al hotel? —dije mientras pasaba un dedo por su brazo


desnudo.
Se veía impresionante, y todo lo que quería hacer era compensar el
tiempo que había pasado sin tener sexo. No es que eso fuera todo, pero había
pasado la noche recibiendo lo que había echado de menos por meses, y
ahora, era adicto. Mierda, siempre sería adicto a Copo de Nieve.

—¡Deja eso! —Se rio y palmeó mi mano.

Dejé de tocarla y la observé mientras conducía. Había una diferencia


en ella desde la última vez que la vi. Su postura era diferente. Caminaba con
la cabeza en alto y la tensión en sus hombros había desaparecido, pero
había una pequeña cantidad de tensión alrededor de su boca y, de vez en
cuando, cuando la miraba, un breve destello de sombras oscuras cruzaría
por sus ojos.

La bestia residía todavía dentro de ella. Demonios, no podía culparla.


Todavía había una bestia en mi interior por ser molido a golpes toda mi vida,
pero dejaba a mi bestia salir en algunas ocasiones. Patience mantenía la
suya encerrada y pretendía que todo estaba bien. No estaba seguro de si eso
era saludable, pero años de estar en un entorno jodido me dijeron que
probablemente no lo era.

—Ahora que no me tienes atrapado entre tus piernas, ¿cómo has 17


estado? —pregunté.

Sus manos se apretaron en el volante. Los faros de los autos viniendo


se deslizaban a través de su rostro y la tensión apareció en sus ojos
nuevamente. Me sentí mal por traer a colación los meses pasados, pero
quería saber cómo había sido su vida.

—No te he tenido atrapado entre mis piernas. —Alargó la mano y


empujó juguetonamente mi rodilla.

Agarré su mano y la sostuve con la mía. Dándole un pequeño apretón,


volví a preguntar.

—No cambies de tema, copo de nieve. ¿Cómo has estado?

Sus dedos se flexionaron contra mi palma.

—He estado bien. —Asintió como si estuviera intentando convencerse


a sí misma.

—¿Las cosas están bien en casa?


Esta vez, su mano se puso rígida en la mía. ¿Por qué estaba
preguntando estas cosas? No debería importar, pero lo hacía. Quería saber
que ella se encontraba bien. Necesitaba saber que estaba mejor.

Se giró hacia mí con una sonrisa tensa que entendí. Las cosas sin
duda alguna no estaban bien.

—Sí. Todo marcha bien.

Apretó mis dedos confortadoramente y decidí dejarlo pasar por el


momento. Nos acabábamos de reunir. Cosas como esa podían esperar. Yo
podía esperar.

***

Terminamos pasando algo de tiempo en un bar local con los chicos


mientras Patience reía por las chicas que seguían acercándose. Solamente
tenía ojos para mi copo de nieve, pero los chicos parecían pasarla bien
coqueteando e intentando ver cuál llevar a casa.

—Entonces, ¿qué hay de ti? ¿Ninguna chica aquí te atrae? —Patience


se giró y echó sus brazos alrededor de mi cuello.
18
Estaba parada en frente de mi taburete, viéndose como un dulce ángel
rodeada por demonios. Probablemente, ella era la única persona sobria en
el bar. Me había ofrecido a ser el conductor designado, pero ella no lo había
aceptado.

—Sólo tú. De hecho, me estás atrayendo ahora. —La atraje y llené mis
manos con su dulce trasero.

Toda la situación era diferente para mí, pero me gustaba. Era un


hombre de una sola mujer por primera vez en mi vida, y ella estaba
mostrando abiertamente su afecto por mí. El lugar entero sabía que éramos
una pareja y tenía que admitir que era jodidamente maravilloso. Ni siquiera
podía recordar el tiempo cuando Patience era intocable. No podía recordar
todas las luchas por las que pasamos. Todo lo que sabía era que ella estaba
ahí en mis brazos.

La noche pasó en una bruma de tragos y toques secretos. Bebí mucho


(demasiado, de hecho) y estaba casi seguro que pasé toda la noche
besuqueándome con Patience en un rincón. No recordaba el camino de
regreso al hotel, pero recordaba echar a Chet. El resto de la noche era un
borrón. Cuando desperté, Patience estaba desnuda, rodeándome con una
suave sonrisa en su rostro durmiente.

Me arrastré de debajo de su brazo, teniendo cuidado de no


despertarla, y fui a la ducha. El agua caliente lavó los recuerdos del infierno
por el que había pasado los meses anteriores y cuando salí de la ducha al
baño lleno de vapor, limpié el espejo empañado y miré a la felicidad que no
podía borrarse de mi cara. Las cosas eran más que perfectas.

Envolví una toalla alrededor de mi cintura y abrí la puerta del baño.


Copo de nieve estaba allí de pie, usando una de mis camisetas. Me fascinaba
cuando usaba mi ropa. Mis ojos fueron subiendo desde los deditos de sus
pies, a sus largas piernas, al dobladillo de mi camiseta. Saber que no tenía
puestas bragas hacía que mi vieja camiseta de guitarra se viera mucho mejor
en ella. Era un enorme afrodisíaco y casi la arrastré de regreso a la cama.

Caminé lentamente a través del cuarto con una sonrisa en mi cara.


La sonrisita desapareció rápidamente cuando ella no me sonrió. En nuestro
mundo, las cosas nunca estaban bien por mucho tiempo y una parte de mí
esperaba que las cosas fueran cuesta abajo. Esa había sido mi vida por
tantos años que era difícil no esperar la caída.

—¿Qué sucede? —pregunté. 19

—Finn pasó. Dijo que se iban en una hora. —Bajó la mirada a sus
pies mientras clavaba los dedos nerviosamente en la alfombra mullida.

Y así de repente, los buenos sentimientos desaparecieron. ¿Cómo


pude haberme olvidado que nos íbamos? Estaba tan atrapado en el
momento que no pensé en el mundo afuera del cuarto de hotel. No pensé en
la gira o la banda porque nada de eso importaba cuando estábamos juntos.

El hecho era que no iba a irme sin ella. Teníamos una hora hasta que
fuera momento de partir, lo que significaba que tenía una hora para
asegurarme que ella estaba de acuerdo con irse conmigo.

—Ven conmigo —dije a la vez que la acercaba y jalaba a mis brazos.

Encajaba perfectamente y se sentía increíble. Apoyé mi barbilla en lo


alto de su cabeza.

—Di que vendrás conmigo. No me iré sin ti. —Me eché hacia atrás
para mirarla a los ojos y ahí es cuando lo vi. El pánico. El miedo. Y alguna
otra emoción indefinible que me dijo que me encontraba dentro de más
infierno.
Negó con la cabeza con ojos tristes.

—No puedo.

Sus suaves palabras fueron como una puñalada a mi pecho. El aire


que estaba respirando tan fácilmente se volvió pesado y difícil de inhalar.

—No voy a ir contigo. —Su labio inferior tembló.

—¿A qué te refieres con que no vendrás? Pero pensé… —Ni siquiera
pude acabar la oración. Las palabras se quedaron atoradas en alguna parte
en mi garganta y estaban comenzando a bloquear todo el oxígeno de mis
pulmones.

¿Ella no sabía acaso que no éramos buenos sin el otro? Al menos, yo


valía una mierda sin ella. Solo la idea de estar sin ella hacía que mi pecho
se apretase con ansiedad. Para un tipo como yo, que nunca había tenido
miedo de nada, fue como un golpe al vientre. Estaba contemplando
seriamente ponerme de rodillas y rogarle que se quedara conmigo.

Sus ojos se llenaron de lágrimas y observé cuando una sola se


tambaleó en el borde de sus pestañas. Su pecho jadeó con pesadas
respiraciones emocionadas y supe en ese momento que ella estaba sufriendo 20
tanto como yo. Nunca quise que ella sufriera. La había visto sufrir bastante
en el tiempo que nos habíamos conocido y preferiría morir que verla pasar
a través de cualquier dolor de nuevo.

—Lo siento, Zeke. Creo que tras toda una vida de proteger a Sydney,
está grabado en mi ADN. No puedo respirar cuando pienso en dejarla.

La lágrima finalmente escapó de sus pestañas y bajó por su mejilla.


Acercándola hacia mí, usé mi pulgar para limpiarla.

—Pero ella está a salvo ahora, nena. Dijiste que Sarah estaba
cuidando bien de ella. Prometo que podemos regresar y visitarla cada vez
que quieras. Todo lo que tienes que hacer es decir las palabras y subiremos
a un avión rumbo a Florida. —La presión en mi pecho se expandió cuando
más lágrimas corrieron por sus mejillas—. Te necesito, copo de nieve, y creo
que me necesitas también. Por favor… ven conmigo.

Bajó la cabeza y la observé mientras sus lágrimas caían sobre mi


pecho y bajaban por mis abdominales. Metí mis manos en su cabello y alcé
su rostro al mío.
—Por favor. —La palabra fue brusca y ardió en mi garganta.

Nunca antes había rogado por algo en mi vida, pero tenía que rogar.
Necesitaba que entendiera que no era nada sin ella.

Sus ojos se clavaron en los míos y vi el momento en que la decisión


fue tomada.

—Te amo, Zeke, más de lo que puedes imaginar, pero es mi hermanita.


Lo siento, no puedo.

Y así sin más, sus lágrimas fluyeron libremente y mi corazón se


detuvo, sabiendo la decisión que tendría que tomar.

21
Traducido por âmenoire & Smile.8

C
erré la puerta detrás de Finn y mi corazón se sintió como si
estuviera golpeado. Me sentía vacía, como si no estuviera llena de
aire, sangre y huesos. Estaba dispersa y seca. Iba a ir con él, ya
fuera que me quisiera o no. No podía regresar al lugar oscuro en que había
estado sin él. Teníamos una hora para llegar a la casa de tía Sarah, empacar
mis cosas y despedirme de ella y de Sydney.

Sydney. Mi proceso de pensamiento se detuvo en seco. ¿Cómo podía


haberme olvidado de mi hermanita? Sólo había pasado protegiéndola cada 22
momento en vela de mi vida desde que él comenzó a venir a mi habitación.
¿Sería capaz de simplemente alejarme y mudarme al otro lado del país sin
ella?

Todo se congeló porque supe tan pronto como esa pregunta apareció
en mi mente que no podría hacerlo. Tanto como odiaba el oscuro lugar al
que fui cuando no estaba con Zeke, odiaba aún más la idea de estar sin ella.

La mirada en su rostro cuando le dije no podía ir rompió mi corazón


en un millón de pedazos. Nunca quise lastimarlo. Desde el momento en que
me conoció, todo lo que hizo fue protegerme y cuidarme y todo lo que hice
fue lastimarlo.

—Entonces me quedaré aquí —susurró tristemente.

Sus palabras se arremolinaron a mi alrededor como avispas


picándome en cada parte expuesta de mi piel. Mirando sus ojos, pude ver la
rotundidad de sus palabras. Iba a renunciar a todo lo que amaba, su banda,
para estar conmigo y no había forma en que yo podría permitirlo.

Mi corazón se inundó de amor por él, sabiendo la extensión que


recorrería para estar conmigo, pero entonces la culpa se asentó. Él habría
renunciado a su carrera por mí, pero yo era demasiado egoísta y
mentalmente jodida para dejar atrás a mi perfectamente saludable hermana
menor. Estaba mal y cada célula en mi cuerpo me gritaba para que me fuera
con él, pero mi cerebro disfuncional no lo permitiría.

Presión se construyó debajo de mis costillas e hizo su camino hasta el


fondo de mi pecho. Hormigueante entumecimiento le siguió. Nunca había
sentido nada como eso y me alarmó. Había dicho antes que sentía como si
estuviera muriendo sin él. ¿Esto era una señal que realmente lo haría
cuando se subiera a ese avión y se fuera?

La presión y el entumecimiento en mi pecho se expandieron y


repentinamente no pude introducir suficiente oxígeno en mis pulmones. La
habitación daba vueltas y mi cabeza se sentía demasiado ligera. Me agaché
y coloqué mis manos sobre mis rodillas. La sangre había dejado mi cerebro
y necesitaba ayudar a que regresara. Si no lo hacía, iba a desmayarme.

Ahí fue cuando el dolor de pecho comenzó. Dolor irradiaba desde mi


pecho, recorría mis brazos y subía por mi cuello. Eran los síntomas clásicos
de un ataque al corazón. De ninguna manera estaba teniendo un ataque al
23
corazón a los diecinueve años, pero mi pecho estando tan apretado y los
agudos dolores que recorrían mi hombro decían lo contrario. En un intento
por respirar, inhalé tanto aire como pude, tan rápido como fue posible, pero
nada llegó a mis pulmones.

La sangre en mis venas se sentía como si se estuviera moviendo


demasiado rápido. Recorría mi cuerpo como un relámpago y me sentía rígida
con sus movimientos contantes. Entumecimiento llenó los dedos de mis
manos y pies y un caliente sonrojo recorrió mi rostro.

—Copo de nieve, ¿estás bien? —Escuché preguntar a Zeke desde miles


de kilómetros de distancia.

Levanté la mirada para verlo inclinándose sobre mí. Su rostro estaba


frente al mío y la preocupación en sus ojos me sorprendió incluso más. Ahí
fue cuando todo mi cuerpo comenzó a sacudirse.

Temblaba mientras mi cuerpo se derrumbaba con vibraciones. El


pequeño sismo que tomó el control hizo que mis dientes castañearan.
Estaba teniendo un ataque al corazón y una convulsión al mismo tiempo.
No sabía que eso fuera posible.
Me estaba muriendo. Después de años de tortura, finalmente me
estaba muriendo. Justo cuando pensaba que todo en mi mundo era
perfecto, justo cuando tenía todo lo que quería, iba a caer muerta. ¿Qué otra
cosa podría esperar? Debería haber sabido que algo así sucedería.

Sentí los brazos de Zeke cerrarse a mi alrededor y caí contra él,


jadeando por aire. Estaba en la etapa final de aceptar esta muerte cuando
repentinamente la presión sobre mi pecho se levantó y fui capaz de tragar
tanto aire como mis pulmones podían contener. Todo se ralentizó y los
estremecimientos que atacaban mi cuerpo comenzaron a disminuir. Mi
cabeza se aclaró y ya no sentía que fuera a desmayarme. Solamente tan
rápido como todo comenzó, se terminó.

No estaba segura de qué acababa de suceder, pero sabía que no era


normal.

—¿Está bien, nena? ¿Necesitas que llamé a alguien? —preguntó Zeke


mientras suavemente apartaba el cabello de mis mejillas.

Mi rostro estaba cubierto con sudor. Sentí una pequeña gota caer
desde la punta de mi nariz y rodar por mis labios. Me tomó un minuto
responder, pero cuando lo hice, las palabras lastimaron mi garganta. 24

—Estoy bien. No sé qué acaba de suceder. —Limpié mi sudorosa


mejilla con el dorso de mi mano.

—Me asustaste mucho. ¿Estás segura que estás bien? Déjame llevarte
al hospital y que te revisen. Estás muy pálida. Parece como si estuvieras a
punto de desmayarte.

Miré hacia sus ojos marrones y odié la preocupación que vi allí. Desde
el momento en que lo conocí, había tenido que preocuparse por mí. Sabía
cómo se sentía eso. Me había preocupado por Sydney la mayor parte de mi
vida y estaba a punto de alejarme de la persona que amaba debido a eso. Él
estaba tratando de hacer lo mismo al quedarse conmigo en lugar de terminar
su gira con la banda. No podía dejarlo hacer eso.

—No, estoy bien. Lo prometo.

Mientras el mundo regresaba a mí completamente, entendía que


simplemente acababa de tener un enorme ataque de ansiedad. Recuerdo a
mi mamá teniendo uno hace años en la oficina del doctor. El doctor le dio
una inyección de algo y se tranquilizó rápidamente. Podía recordar leer sobre
ellos y pensar que no sonaba tan mal como se veía. Nunca había estado más
equivocada. Era loco sentir como si estuviera muriendo lentamente.

Durante meses, pensé que estaba mejorando. Pensé que estaba


superando mi pasado, pero en ese momento me di cuenta que estaba tan
enferma como siempre. La tristeza se filtró y me llenó. Tía Sarah una vez
había sugerido que buscara ayuda médica, pero lo desestimé y le dije que
estaba bien. Pensaba con seguridad que mi depresión de alguna manera
estaba relacionada con Zeke y el hecho que lo extrañara tanto, pero tal vez
era algo más. De hecho, estaba segura que era algo más.

Quería ser buena para él. Quería estar bien para él. No quería ser una
chica enferma que iba con su banda o una perra egoísta que era la causa
por la que él renunciaría a algo que tanto amaba. Dentro de diez años, me
aborrecería, y no habría nada que pudiera decir porque me odiaría a mí
misma, también. No. No podía permitirlo.

Quería estar con Zeke. Amaba a mi hermana, pero nada me mantenía


en Florida. Sabía en el fondo que ella ya no me necesitaba y si se lo
preguntase, me diría que saliera corriendo hacia el sol de California con el
hombre al que amaba. Pero sentí pánico sólo de pensar en ello. Sentía
25
ansiedad pensando en dejar a Sydney, y lo sentía al pensar en estar sin
Zeke.

Lo mejor que podía hacer, era tomar la oferta de la tía Sarah de ayuda
médica, mejorar, y luego huir con Zeke. Eso es si estaba dispuesto a esperar
por mí. No podía pedirle que me esperase, por supuesto, pero tenía la
esperanza de que me quisiera lo suficiente como para darme tiempo. Tenía
la esperanza de que lo que teníamos se sostendría mientras atravesábamos
una cosa más, y entonces sería perfecta para él.

—Zeke, tienes que ir con los chicos —susurré.

Me miró con pregunta en sus ojos y supe que se estaba preguntando


lo que yo estaba pensando. Me daba vergüenza contarle mi plan. Después
de todo por lo que me había visto pasar, esta última cosa quería mantenerla
para mí misma. No quería que él se alejase después de darse cuenta que
incluso después de que mi padre fue sacado de la ecuación, todavía estaba
enferma.

—No te dejaré, copo de nieve. Eres donde quiero estar. Encontraré un


trabajo o algo así. No es un gran problema. —Frotó suavemente mis
hombros mientras trataba de obligarme a arruinar su vida.

—No. No puedo dejar que hagas eso.

—¿Por qué? Si se trata de lo que yo quiero, eso es todo lo que nos debe
importar. A menos que... ¿No quieres estar conmigo?

Era su turno de entrar en pánico. Lo pude ver hirviendo justo debajo


de la superficie.

Tenía que pensar con la cabeza. Me negaba a decirle que necesitaba


ayuda. En su lugar, fui por lo que era más creíble.

—Quiero estar contigo más que nada. Es sólo... Tengo una beca de
fútbol completo en el estado de Florida —espeté.

No era técnicamente una mentira. Había conseguido una beca, pero


nunca pensé dos veces en ello.

Su rostro pasó de sombrío a radiante mientras una gran sonrisa


estiraba sus atractivos labios.

—Eso está muy bien, nena. ¿Por qué no has dicho algo antes?
26
Trabajaré y tú irás a la universidad. Es un plan perfecto.

—No —dije de nuevo mientras ponía mi mano sobre su pecho


desnudo—. No puedo dejar que dejes a los chicos. No quiero estar lejos de
ti, pero si estás dispuesto a hacerlo por mí, ¿considerarías una relación a
distancia hasta que hayas terminado la gira o hasta que termine con la
universidad?

Su cara se ensombreció de nuevo.

—Pero… acabo de tenerte de vuelta.

—Lo sé, pero sería sólo por un corto tiempo. Hemos estado lejos el uno
del otro antes. Al menos esta vez podemos visitarnos todo el tiempo. Acabas
de decir que en cualquier momento que quisiera ver a Syd, todo lo que tenía
que hacer era subirme a un avión. ¿No será lo mismo para nosotros?

No parecía muy convencido.

—Por favor, Zeke, por favor haz esto por mí. Quiero estar contigo, pero
cuando estemos listos. Blow Hole acaba de empezar y tienes que estar allí
para los chicos. No puedo decir que no a la universidad.
Se sentó en el borde de la cama y se pasó las manos por su pelo
húmedo, después rudamente por su cara. Me puse de rodillas delante de él
y apoyé mis manos sobre sus muslos.

Sus tristes ojos castaños me miraron. Pude ver el conflicto en sus ojos
y lo entendí. Pasando sus dedos a lo largo de mi mandíbula, respiró hondo.

—Si esto es lo que quieres, haremos que funcione —dijo con un


suspiro.

Me lancé de mis rodillas a su regazo. Envolviendo mis brazos


alrededor de su cuello, apreté un fuerte beso en sus labios. Él me devolvió
el beso y se rio desde el fondo de su garganta.

Cuando rompí el beso, capturó mis mejillas en sus manos. Con una
sonrisa forzada y ojos tristes, me miró.

—Vas a ser mi muerte, mujer.

—Entonces será mejor que te torture primero —dije mientras lo


empujaba hacia atrás en la cama.

Agarró mis caderas y me tiró encima de él, de manera que estaba a 27


horcajadas sobre sus muslos.

—Me encanta la tortura. Hazlo lo peor que puedas, chica bonita.

Un fuerte golpe en la puerta puso fin a todo y nos llevó a ambos de


vuelta a la situación en cuestión.

Me deslicé de él y tomé mis pantalones cortos del suelo. Él esperó


hasta que estuve decente antes de abrir la puerta y dejó entrar a Chet y a
Finn.

—Amigo, vístete. Tenemos que tomar un vuelo —dijo Finn dejándose


caer en un sillón al lado de la televisión.

Los ojos de Zeke se encontraron con los míos a través del cuarto antes
de acercarse a su maleta y sacar algo de ropa. Necesitando estar lejos de la
densidad en la habitación, me fui al baño a lavarme los dientes y a
refrescarme antes de que fuera hora de irse.

Cuando salí del baño, los chicos se habían ido y Zeke estaba allí de
pie completamente vestido con sus maletas hechas. Su piel oscura parecía
más pálida y sus ojos eran los de un niño perdido. Nunca lo había visto tan
impotente y una parte de mí quiso mirar hacia otro lado y marcharme, pero
no pude. Esta vez necesitaba decir un adiós apropiado. Tenía la confianza
de que podíamos hacer esto y necesitaba que él viera esa confianza. Quería
que sintiera lo mismo.

Me acerqué a él y puse mis brazos alrededor de su cintura.


Inclinándome, me dio un beso suave en lo alto de la cabeza.

—Podemos hacer esto —susurré suavemente.

Sus brazos se apretaron más y me acercó.

—Espero que tengas razón.

28
Traducido por AnnaTheBrave & VckyFer

¿C ómo podía decirle que no a ella? Especialmente luego de haberla


visto enloquecer y casi desmayarse.

No estaba seguro qué la hizo ponerse pálida tan


repentinamente, pero esperaba que no fuera la idea de estar conmigo. La
amaba. Nunca pensé que iba a decir eso y decirlo en serio, pero lo hice. La
única razón por la que me alejé de ella fue porque pude notar que era algo
que realmente deseaba y no quería causarle más estrés.
29
Así que fui con ella en lugar de con los chicos hasta el aeropuerto, me
acompañó adentro y me tomó de la mano mientras chequeaba mis maletas
y me ocupaba de los preparativos finales del vuelo.

Una hora. Ese era el tiempo que tenía para decir adiós a mi copo de
nieve. No estaba seguro qué tipo de red maliciosa tejió a mí alrededor para
lograr que aceptara una relación a larga distancia, pero lo estaba haciendo.
El hecho es que haría cualquier cosa que ella me pidiera. Nunca le dejaría
saber eso, pero era la verdad.

Su argumento tenía sentido. Parejas lo hacían todo el tiempo. Ella iría


a la universidad y jugaría al fútbol, que sabía que le encantaba, y yo saldría
de gira y tocaría con la banda, que es lo que amaba. Nos visitaríamos tanto
como fuera posible, y cuando no estuviese de gira, estaría con ella. Una vez
que terminara con la universidad, podríamos ir desde allí.

Parecía bastante simple, pero sabía que no era así. Iba a ser un
infierno para los dos, pero si ella pensaba que era lo mejor, entonces lo
probaría. Por ella. Es increíble lo que el amor te hace hacer. El amor te hará
matar, hacer trampa y robar. También te alejará de la persona que inspira
tus sentimientos si mantiene una sonrisa en su rostro y les da felicidad.
Mientras tanto, sería miserable. Había sido así desde el momento en
que ella salió de mi vida, y continuaría siéndolo después de salir de la suya.

Nuestro último beso antes de subir al avión fue agridulce. Placer y


dolor todo envuelto en una cálida conexión de nuestras bocas. Fueron el
cielo y el infierno colisionando en una gran emboscada de emociones que
odié y amé al mismo tiempo.

Esa fue nuestra relación desde el primer día. Perfectamente


imperfecta, un gran y jodido desastre, eso es lo que éramos. Si eso
significaba vivir en una montaña rusa de altibajos por el resto de mi vida,
entonces lo haría para estar con ella. No tenía otra opción. Ella era a quien
quería.

—Parece que necesitas una bebida —dijo Finn mientras se dejaba caer
en el asiento junto a mí.

Levantó una mini botella con una gran sonrisa y luego la arrojó en la
copa que estaba sosteniendo.

Habíamos estado en el avión por más de una hora y todavía me sentía


mal del estómago. 30
—Gracias, hombre —le dije, mientras levantaba la copa y bebía lo que
fuera.

—Las rupturas son malas, hermano. Al menos eso es lo que escuché.


Nunca he sido alguien de relaciones. —Bebió otra botella pequeña.

—No rompimos. Vamos a intentar algo a larga distancia. —Miré por la


ventana pequeña de primera clase y me hundí más en mi asiento.

—Sí, bueno, buena suerte con eso. Espero que todo funcione. Solo
necesito que estés allí cuando estemos en el escenario. Blow Hole no sería
Blow Hole sin ti. Dejando a un lado todas las cosas de las chicas,
necesitamos que vengas, no solo que aparezcas. ¿Ya sabes a qué me refiero?

—Sí, hombre, entiendo. Sólo es difícil. Un día, conocerás a una chica


que joderá tu mundo. Cuando ese día llegue, lo comprenderás. —Cerré la
ventana y recosté la cabeza en el reposacabezas.

—Entiendo, confía en mí. Mi día ya vino y se fue.

No tuve la oportunidad de responder. Se levantó de su asiento y se


marchó enfurruñado a la parte posterior del avión. No podía recordar a Finn
hablando alguna vez de una chica en particular, pero sabía que no debía
presionarlo. Nuestra amistad era así. Sabía qué botones podía presionar y
él sabía lo mismo.

Cerré los ojos y me dormí. Cuando los abrí de nuevo, Chet estaba
parado sobre mí.

—Buenos días, preciosa. Estamos en casa.

Lo empujé hacia atrás y comenzó a reír.

—Tu aliento huele a basura. Ve a hacer gárgaras con algo de menta


antes de que te arresten por terrorismo.

—Que te jodan, caraculo. Levántate. Estamos descargando.

Me levanté de mi asiento, agarré mi equipaje de mano, y una hora más


tarde, estábamos en el automóvil camino a nuestra casa de California.

Desempaqué y revisé toda mi ropa. No me di cuenta de que no tenía


mi camiseta de guitarra hasta que hice el lavado. Ella se veía increíble en
eso. Era justo que la conservara. Sonreí para mis adentros y saqué mi 31
teléfono.

Yo: Espero que disfrutes usando mi camiseta.

Patience: Lo haré. ¿Es patético que ya te esté extrañando?

Yo: Si lo es, entonces soy patético también.

Patience: Eres EL Zeke Mitchell. Nunca podrías ser patético.

Yo: Soy patético contigo.

Patience: Te amo.

Yo: Te amo más.

Patience: Imposible. Buenas noches.

Yo: Dulces sueños, copo de nieve.

***

La siguiente semana pasó volando mientras hacíamos entrevistas y


salíamos en programas pequeños. Mi guitarra era mi mejor amiga como
siempre, y cuando no estaba tocándola en el escenario, la estaba tocando
junto a Finn mientras llegábamos a tener material fresco.

Cuando no estaba haciendo eso, estaba al teléfono con Patience o


enviándole mensajes. No tenía miedo de admitir que estaba completamente
prendido. Los chicos se reían, pero en lo que a mí concernía, podían joderse.
Ella me hacía feliz y eso era algo que no estaba dispuesto a dejar ir.

Una semana después de eso, estábamos en la carretera. Cuatro


espectáculos en cinco noches y tres escenarios distintos. No podía dormir ni
mierda en el autobús. Aún si crecí con el constante sonido del mundo de
mierda a mi alrededor, el suave zumbido del autobús y unos cuantos baches
aquí y allá me mantenían despierto toda la noche. Era la vida que había
escogido y era una dulce, pero un hombre necesitaba su sueño.

En nuestra presentación final en nuestro quinto día seguido, una


chica saltó al escenario medio desnuda y se me arrojó. Sus pezones se
rozaron contra mi pecho y aplastó su boca contra la mía. Sabía a cerveza y
cigarros. Me hizo extrañar el dulce sabor de Copo de Nieve.

—¡Te amo, Zeke! —gritó la mujer medio desnuda por sobre la música.
32
Joel, del personal del escenario, la apartó. Ella daba brincos arriba y
abajo, sin importarle el hecho de que no llevaba nada encima, y la multitud
se volvió loca.

Finn se rio en el micrófono justo en medio de la canción, saltándose


un par de letras, y negó con su cabeza, asombrado. Me reí y continué
tocando. El resto del show siguió tranquilo. La multitud rodeándonos y el
olor a drogas en el aire contribuía a elevar el show que dábamos.

Más tarde en el autobús, terminamos la noche pasándonos un porro.


Había bebido demasiado en el escenario y el autobús debajo de mí parecía
que se movía de lado a lado. Eso no era posible considerando que debíamos
estar en una zanja en algún lugar, así que sabía que se debía a mí. Me reí y
levanté el teléfono para hablarle a Copo de Nieve.

Sonó y sonó y pude sentir que eso me estaba irritando. ¿Por qué no
me estaba respondiendo? Colgué y llamé de nuevo y de nuevo hasta que
finalmente me contestó.

—¿Hola? —Su voz estaba cortada y llena de sueño.

—Hola, nena. ¿Qué estás haciendo? —articulé por el teléfono.


—Estoy durmiendo, Zeke. ¿Está todo bien?

—Podría estarlo si estuvieras aquí. ¿Por qué no estás aquí? —me quejé
muy ebrio.

—¡Suenas como una pequeña perra! —Chet se rio ruidosamente.

Sin pensarlo, le arrojé el teléfono. Él lo esquivó y se estrelló contra la


pared del autobús. Salté y lo tomé del suelo. El frente estaba quebrado, pero
aún estaba encendido.

—¿Hola? ¿Copo de Nieve? —dije en el teléfono.

No había sonido.

—¡Mierda! —Lo arrojé de nuevo.

La irritación se estaba volviendo demasiado. La extrañaba y faltarían


al menos un par de semanas más para que siquiera pudiera pensar en volver
a Florida. Patience estaba atorada allí lidiando con registros universitarios
y prácticas de futbol.

Toda esta situación era jodidamente demasiado.


33
Me desmayé en mi litera con mi teléfono roto apretado a mi pecho.

Al día siguiente, me tomó una eternidad encontrar una tienda para


reemplazar mi teléfono. Intenté llamarla por el teléfono de los demás, pero
no respondió. Era última hora de la tarde para cuando tuve un teléfono
nuevo. La llamé una y otra vez, pero aún no me respondía.

Estaba comenzando a estresarme y no tenía ninguna forma de


localizarla para saber si estaba bien o si solo estaba molesta por haberla
llamado tarde anoche y despertarla. Sabía que no debía llamarla tan tarde.
Estábamos en Seattle, y Florida estaba tres horas adelantada, pero cuando
estaba ebrio y extrañándola, las zonas horarias eran algo que quedaba
último en mi cabeza.

Finalmente, hacia el final del día, me envió un mensaje.

Patience: lo siento, estaba en clase. Voy a practicar. Te llamaré más


tarde. Te extraño. Te amo.
Traducido por Brisamar58 & Florff

S
exo con Zeke.

Eso es lo único que se acercaba a darme el mismo subidón


que el fútbol.

Mientras corría por el campo con completo control de la


pelota blanca y negra, me perdí. La euforia y el poder que generé en el campo
se sentían increíbles. Control. Se trataba de tener control sobre algo. Había
vivido sin una cierta medida de poder durante toda mi vida. El fútbol 34
siempre había remediado eso. ¿Cómo pude haber pensado alguna vez que
podría abandonar el fútbol sin sufrir abstinencia?

Mi compañera de equipo, Hope, corría a mi lado y pateé la pelota hacia


ella. Continuamos ese patrón por el campo hasta que finalmente ella me lo
pasó y lo pateé directo a la red. La portera cayó de rodillas en un intento de
detener la pelota y luego golpeó la hierba en señal de agravación después de
que pasó por su lado.

—¡Demonios, sí! —dijo Hope mientras me daba los cinco—. Vamos a


dominar esta temporada.

Era solo práctica, pero había pasado tanto tiempo desde que jugué y
tuve compañeros de equipo. No me había dado cuenta de cuánto lo
extrañaba.

Originalmente, todo lo de la universidad fue una pequeña mentira


blanca para comprarme algo de tiempo para mejorar. Fue algo que le dije a
Zeke para que aceptara una cosa a larga distancia. Lo último que quería era
que se perdiera la gira, y sabía que tenía un largo camino por recorrer.
También sabía que Zeke estaría a mi alrededor obstaculizando mi progreso.
No podía andar fingiendo que estaba todo mejor. Necesitaba enfrentar
mis demonios y realmente mejorar. Cuando él estaba cerca, no podía estar
enferma. Él lo entendería, sin hacer preguntas, pero yo estaba harta y
cansada de ser la chica enferma, la niña rota con problemas. Era hora de
que me convirtiera en la chica que Zeke pensaba que era.

Una vez me dijo que era la chica más fuerte que conocía. En ese
entonces, no pude decirle, pero estaba tan equivocado. Era débil y entrar en
un loco ataque de ansiedad justo en frente de él, era una prueba de eso.
Afortunadamente, él no tenía idea de que era un ataque de ansiedad, pero
aun así, fue embarazoso de todos modos.

Estaba llena de cicatrices internas. Hay algo curioso sobre las


cicatrices. Puedes taparlas y esconderlas, pero no importa lo que hagas,
siempre estarán ahí. Te marcan y permiten que todos los que pueden verlas
sepan que eres un producto dañado. Era material dañado. A pesar de que
mis cicatrices estaban escondidas en lo profundo de mí donde nadie podía
verlas, sabía que estaban allí. Él sabía que estaban allí también. Algunas
cicatrices nunca sanan. Algunos crecen a medida que creces. Reflejan un
pasado que está marcado en tu alma y no importa lo bueno que se presente
en tu camino, nada puede calmar el dolor que infligen. 35

La Dra. Jensen, mi terapeuta, dijo que el fútbol era lo mejor para mí.
Durante muchos años, utilicé el deporte como mi desfogue. Ella creía que
volver al juego era una buena manera de comenzar mi proceso de curación.
Entonces, debido a eso, terminé inscribiéndome en Florida State. Bueno,
eso y el hecho de que la tía Sarah y Sydney eran posiblemente las mujeres
más avasallantes del mundo. Sydney podía ser bastante convincente con su
dulce y hábil manipulación.

Resulta que acudir a la tía Sarah y confesar todo fue probablemente


una de las mejores cosas que pude haber hecho. Pedir ayuda no fue tan fácil
como podrías creer, y cuando le dije que estaba segura de empezar a tener
ataques de pánico, fue comprensiva y gentil cuando sugirió a la Dra. Jensen.

***

—¿Qué tal estuvieron la clase y la práctica de ayer? —preguntó la Dra.


J mientras golpeaba el bolígrafo en su libreta.

Cruzó sus delgadas piernas y dirigió sus ojos azules hacia mí. A
menudo pensaba en lo mucho que admiraba sus ojos azules y su cabello
rojo fuego. Ella era mayor pero hermosa, y me gustaba el hecho de que no
me juzgara. Fuera o no porque le pagaban para que me escuchara, nunca
se inmutó, nunca juzgó, incluso cuando le conté cada detalle desagradable
de mi vida. Fueron las dos semanas más difíciles de mi vida.

—Estuvo bien.

Me miró por encima del borde de sus elegantes gafas negras.

—¿Bien como apenas sobreviviste la semana o como no pasó nada


emocionante?

Levantó su taza de café de la mesa de caoba a su lado y tomó un sorbo.

Su oficina no era como la de los charlatanes que ves en la televisión.


Era una habitación cálida y acogedora con grandes muebles cómodos y un
cuenco lleno de chocolate. La mujer sabía sobre la depresión. Nada podría
convertir una cara deprimida en una sonrisa como el chocolate.

Tomé una pieza envuelta en papel de aluminio, desenvolví la


bendición lechosa y la metí en la boca.

—Como en estuvo bien —dije en medio del bocado del cielo—. Dejé 36
salir mucho vapor en el campo y conocí a algunos nuevos amigos.

Garabateó en su papel.

—¿Algún ataque de pánico desde la sesión de la semana pasada?

—No, ninguno.

—Eso está bien. —Garabateó un poco más—. ¿Alguna pesadilla?

Me tensé. Odiaba hablar de mis pesadillas.

—Sí. Tuve el del derretimiento varias veces y el que estaba con él en


ese.

Ni siquiera podía decir la palabra papá nunca más. Simplemente me


refería a él como “él”. Eso tenía que ser una señal de que no lo estaba
haciendo tan bien.

Tampoco me gustaba hablar de su muerte. Por lo que sabía la Dra.


Jensen, tuvo un colapso mental. Le dije que la posición que tenía fue
demasiado para él y que se quitó la vida. Era la única mentira que le dije,
pero en mi mente, eso es exactamente lo que había hecho. Cada vez que
ponía sus manos sucias sobre mí, se estaba preparando para la muerte.
Cada caricia era como un clavo en su ataúd, y la chica dentro de mí estaba
esperando el momento en que finalmente pudiera romperlo y destruirlo.

Ver sus manos sobre mi hermanita fue todo lo que necesité. Todavía
podía recordar el sonido del arma, el olor de su sangre. Esa noche me
marcaría por el resto de mis días.

***

Más tarde esa noche, me senté en el teléfono con Zeke hasta que me
quedé dormida. Fue difícil ya que lo extrañaba mucho y no estaba segura
de si era la nueva medicina que la Dra. J me había recetado o qué, pero de
repente me preocupaba que estuviera con todas las chicas rockeras.
Confiaba en él con mi vida, pero sabía qué tipo de hombre era cuando lo
conocí. ¿Quién puede decirme que estar enamorado lo había cambiado?
Podría imaginarme que era difícil para un hombre como él enfrentarse día a
día con mujeres arrojándose sobre él. No estaba acostumbrado a negarse a
sí mismo nada.

Los pensamientos de él durmiendo con estas chicas salvajes me


hicieron sentir náuseas, pero tenía que confiar en que estaba haciendo lo 37
correcto.

Unos días más tarde, recibí una llamada telefónica de Zeke en estado
de ebriedad en medio de la noche. No duró mucho y luego el teléfono se
apagó. Eso no ayudó a enterrar al monstruo de ojos verdes que parecía estar
siguiéndome. Y cuando vi una actualización de MTV sobre uno de sus shows
y vi a una mujer desnuda arrojándose sobre él, tampoco ayudó mucho.

Lo odiaba. Odiaba ver la forma en que las chicas se arrojaban sobre


él. Y aunque pude ver claramente que él las estaba alejando con delicadeza,
no pude evitar preguntarme qué pasaba cuando no había cámaras sobre él.
¿Llevaba a todas las chicas a su habitación de hotel para un rapidito?

No estaba en la naturaleza de Zeke estar sin tener relaciones sexuales


durante largos períodos de tiempo, y aunque sabía que lo decía en serio
cuando dijo que me amaba, ¿era suficiente para hacerle soportar la falta de
sexo?

El bicho de los celos me estaba dando un gran mordisco en el trasero


y me estaba volviendo loca. Saqué mi teléfono y abrí los mensajes de texto
de Zeke.
Yo: Te extraño.

Zeke: Te extraño más.

***

No pasó mucho tiempo hasta que comenzó la temporada y estábamos


en el autobús para nuestro primer juego. Afortunadamente, nuestro primer
juego fue con el College of Charleston y tuve que regresar a Carolina del Sur.
Eso significaba que podía ver a Megan después del juego y tal vez pasar algo
de tiempo para visitar la tumba de mi madre.

En el vestuario antes del juego, de repente comencé a sentirme un


poco aturdida. Jugar un partido nunca había sido la gran cosa para mí, pero
más temprano había salido y vi a la multitud esperando vernos jugar. Me
sentí un poco mareada al pensar en tantos ojos en mí.

Cuando llegó el momento de jugar, me levanté y seguí a las chicas. En


la puerta, comenzaron los dolores en el pecho y tuve que respirar
profundamente. El único problema fue que no pude obtener oxígeno. Me di
vuelta, caí en el banco justo dentro del vestuario. Los temblores estaban
comenzando y sin importar lo mucho que intentara convencerme de que no 38
lo hiciera, se avecinaba un ataque de pánico.

Estaba empezando a hiperventilar cuando Hope regresó por mí.

—¿Estás bien, Patience? No te ves muy bien —dijo mientras se


sentaba a mi lado.

El hecho de que ella estuviera allí y me hiciera esa pregunta pareció


intensificar mi pánico, y no pasó mucho tiempo hasta que todo mi cuerpo
tembló. Apoyé la cabeza entre las piernas e intenté respirar, pero el miedo a
morir justo en el medio del vestuario de chicas era muy intenso. Unas
lágrimas calientes brotaron de mis ojos y se deslizaron por mis mejillas.

¿Por qué me estaba pasando esto a mí? ¿Y por qué no era lo bastante
fuerte para hacer que se detuviese? Me sentía estúpida por sentarme allí
temblando. Me sentía incluso aún más estúpida por llorar por ello. Odiaba
ser débil. Odiaba dejar que estás cosas tuviesen lo mejor de mí. No podía
luchar con él cuando estaba creciendo, de la misma manera que no podía
luchar conmigo misma y hacer que estas cosas se detuviesen.

A lo lejos podía oír a Hope hablándome. No podía descifrar sus


palabras, pero incluso con mis dedos entumecidos, podía sentir sus cálidas
manos mientras colocaba una botella de agua en una de las mías y una
píldora en la otra.

Levanté la mirada a su cara. Su comprensiva sonrisa me ayudó un


poco.

—¿Qué… e-es… esto? —tartamudeé.

Apenas podía sostener la pequeña píldora ovalada en mi palma.

—Es un Valium. Mastícalo y pásalo con el agua. Ayudará. Lo prometo.

No conocía a Hope demasiado bien. Solo pasábamos tiempo en la


cancha y por ahí unas pocas de veces cuando agarraba un almuerzo rápido
entre clases. Pero el temor de morir solo estaba empeorando y en este punto
haría casi cualquier cosa para hacerlo detenerse.

Arrojé la píldora dentro de mi boca y empecé a masticar. El fuerte


sabor de la píldora machacada rodó por mi lengua e hizo que mi mandíbula
se cerrase. Rápidamente bajé el agua y puse mi cabeza de regreso entre las
piernas mientras esperaba que algo sucediese. O bien moría de un ataque
al corazón masivo ya mi corazón parecía querer estar fuera de mi cuerpo, o
la mágica píldora empezaba a hacer efecto y las cosas estarían bien. 39

Una vez que el temblor empezó a calmarse, pude sentir mi corazón y


mi sangre ralentizarse a una velocidad normal. La circulación regresó a mis
brazos y piernas, y ya no sentí el peso de las extremidades dormidas tirando
de mí hacia abajo. El aire se sentía más fresco cuando lo respiré, y la
habitación paró de girar.

—Bien, de verdad te ves mejor. ¿Estás lista para salir allí y golpear
algunos traseros? —preguntó Hope.

Agradecí el hecho de que estuviese fingiendo que nada había sucedido,


como si fuese cosa de todos los días que alguien tuviese un ataque de pánico
a su alrededor.

—Sí. Solo dame otro minuto. —Mi garganta dolía, así que me tomé
otro sorbo de agua.

Unos minutos más tarde, estábamos corriendo a la cancha


rápidamente. Me tomó un poco meterme en el juego, pero pronto estaba
corriendo arriba y abajo por la cancha y haciendo goles. Jugamos fuerte y
ganamos por tres puntos. Aún sentía la relajación de la píldora que me había
dado antes del juego cuando volvimos de regreso al vestuario. Fue como si
hubiese tragado magia.

Cuando salí de la ducha, me aseguré de caminar al lado de Hope de


camino a mi casillero.

—Gracias por lo de antes —dije suavemente.

—En cualquier momento. Si alguna vez necesitas otra, tan solo


házmelo saber. Todos tenemos nuestros momentos y mi mamá guarda una
provisión. Tengo también una pequeña ayudita para estar despejada para
estudiar, si alguna vez la necesitas.

El pensamiento de estar medicada todo el tiempo no iba conmigo.


Sabía que había personas que se tomaban cosas para calmarlas y cosas
para darles un subidón. Cada vez que había estado con los amigos de Zeke,
era obvio que todos estaban puestos, pero eso no era para mí.

—Lo agradezco, pero no gracias. Sin embargo, ¿podrías, por favor,


mantener el episodio de antes entre nosotras?

Asintió con comprensión y me dio una sonrisa amistosa.


40
—Por supuesto, Patiente. Si alguien entiende estas cosas soy yo.

Después de limpiarme del juego, me encontré con Megan. Nos


detuvimos en la tumba de mi madre. Megan se quedó en el auto mientras
yo me senté al lado de la lápida de mi madre y le hablé como si aún estuviese
aquí.

Era la primera vez que la visitaba desde que la enterramos y fue duro.
Lloré y le expliqué la situación mientras deseaba que estuviese allí conmigo.
Ella tenía excelentes consejos. Extrañaba nuestras charlas y me arrepentía
del hecho de no haberme abierto más a ella. El no haber conseguido decirle
adiós aún escocía, pero no era tan malo como cuando había sucedido.

Dejé rosas moradas en su tumba, sus favoritas. Después de un rato,


me levanté de la hierba de su lápida, diciéndole que la quería y la echaba de
menos, y regresé al auto de Megan.

Megan no dijo nada cuando entré en el auto con los ojos rojos, no
hablamos hasta que entramos en el estacionamiento del restaurante para
cenar.
Parecía diferente. Su pelo había crecido desde la última vez que la vi
y había perdido los mechones multicolores e iba toda natural para mí. El
marrón miel le sentaba bien.

Ya estaba en su tercer semestre de la Universidad de Carolina del sur


y parecía hacerlo bastante bien por sí sola. Era como si nos hubiésemos ido
e intercambiado posiciones. Yo era un lío y ella parecía como si hubiese
puesto sus cosas en orden, pero sabía mejor que nadie que era muy fácil
representar un papel.

Era como en los viejos tiempos. Las cosas parecían ir bien para ella y
yo estaba feliz de verla sonreír, pero una vez que saqué el tema de Zeke y el
resto de los chicos, hubo una pequeña grieta en su fachada.

—Está bien que Zeke y tú estén haciendo esto. Creo que son buenos
para el otro. Y ¿Chet que tal lo está haciendo? —Jugaba nerviosamente con
un mechón de pelo.

Le costó un montón preguntarme por él.

—Parece que va tirando. ¿Cuándo fue la última vez que hablaste con
él? —pregunté. 41
Tomó un sorbo de su té dulce.

—Justo antes de que se marchasen —dijo tristemente.

Traté de impedir que mi mandíbula cayese, pero no la atrapé a tiempo.

—¿Quieres decir que él no ha contactado contigo para nada?

Sacudió su cabeza negando y sus rizos de rizador cayeron un poco.

—Lo siento, Megan. Yo aquí contándote sobre encontrarme con Zeke


y que las cosas van mejor entre nosotros y tú aún colgada por Chet.

Me sentí oficialmente como la mierda. No podía imaginar lo que sería


que aún estuviese deseando oír o ver a Zeke.

—Oh, qué-demonios-ni nada, no estoy colgada por ese imbécil


gamberro. Solo estoy preguntando cómo le va. Honestamente, no podría
importarme menos. —Llamó al camarero y pidió un trozo de pastel.

—No tienes que fingir conmigo, Megs. Recuerda, sé todo sobre fingir.

Pasamos el resto de la cena hablando de Chet y de cuánto lo


extrañaba. Me contó sobre un chico lindo que de alguna manera estaba
viendo en Columbia. Estaba en su clase de álgebra, pero no podía superar
a Chet y sus tontas maneras. Incluso me dijo que si podía mandar un
mensaje a Zeke y ver si él podía hablar con Chet para que la llamase. Me
sentí fatal por ella.

De alguna forma, terminamos en El Foso, algo en su necesidad de


estar en cualquier parte que le recordase a Chet, aunque yo estaba
convencida de que solo quería tomar algunos tragos. Estuve de acuerdo.
Después del ataque de pánico antes del juego, extrañar a Zeke, e ir a la
tumba de mi madre, yo misma necesitaba beber algo.

Pedí una cerveza en el bar y me giré y escuché a la banda. El local se


veía exactamente igual y me recordó a la primera vez que vi a Zeke. Era un
completo imbécil entonces y era difícil de creer que el tipo dulce que me
besaba a través del teléfono cada noche era el mismo tipo que era un
completo malnacido hace unos meses.

Me aseguré de que el barman nos diera nuestras bebidas sin abrir, y


Megan y yo pasamos el resto de nuestra noche ahogándonos en demasiado
alcohol y bailando con una banda que no estaba ni de lejos cerca de ser tan
42
buenos como Blow Hole.

Estaba tan alto que me perdí todas las llamadas telefónicas de Zeke
para desearme buenas noches. No fue hasta que seguí a Megan para entrar
al baño que las noté. Marqué su número y esperé a que él respondiese.

—¿Dónde has estado, nena? Estaba preocupado porque no me


respondías —dijo por teléfono.

—¡Estoy bien, lo prometo! —grité.

La música del exterior del baño aún traspasaba los azulejos


mugrientos que cubrían las paredes. Me tapé el oído así podía oír lo que
decía.

—¿Qué es todo ese ruido? ¿Dónde estás?

—Estoy con Megan en El Foso. Hay una banda de mierda en el


escenario. Nada comparado con Blow Hole. —Mi voz alta hacía eco en las
paredes del baño, pero no me importaba.

Mi teléfono decidió perder la señal justo en ese momento. Podía oír


piezas sueltas de lo que decía, pero nada de eso tenía sentido. Finalmente
la llamada se cortó y no importa cuántas veces intenté volver a llamarle, no
pude.

Tres cervezas más tarde, renuncié y decidí llamarlo cuando nos


hubiésemos marchado. Mi teléfono estaba casi muerto y no podía oír una
maldita cosa de todas formas. Lo apagué para ahorrar batería y lo metí en
mi bolsillo trasero.

43
Traducido por Ale Grigori & âmenoire

N
o estoy seguro qué era peor: saber que mi copo de nieve estaba
en algún lugar donde no tenía nada que hacer, o estar celoso de
no estar allí con ella.

La verdad era que extrañaba El Foso. Habíamos estado hablando de


regresar allí y tocar a nuestro propio tiempo, pero las cosas estaban
aceleradas para nosotros y todo estaba sucediendo muy rápido.

Sin embargo, más que nada, sentía miedo. Sabía lo que sucedía en los 44
rincones oscuros de El Foso, y también sabía que no quería que Patience
andara sola por ahí. No había pensado en el hecho que las chicas irían allí
cuando me dijo que iba a ir a Charleston a jugar un partido. Desearía
haberle pedido que no fuera sola.

Pasé las siguientes tres horas recorriendo la habitación. Traté de


drogarme y matar algunos nervios, pero no funcionó. Llamé a su teléfono,
una y otra vez, hasta que finalmente recibí su mensaje de voz. Ya había
conocido este miedo con Patience antes. Parecía que estaba constantemente
preocupado por ella. No era ignorante, pero parecía que siempre estaba en
el lugar equivocado en el maldito momento equivocado. El Foso siempre
sería el lugar equivocado para ella.

Cuando mi teléfono finalmente sonó, no pude responderlo lo


suficientemente rápido.

—Hola, Zeke. Es Megan. Estoy llamando de parte de Patience. Está


muy borracha, amigo. Dijo que te llamaría mañana.

Podía escuchar a Patience hablando en el fondo y sonaba ahogada.

—¿Qué está haciendo?


—Está vomitando junto a mi auto. No te preocupes. Está en buenas
manos. La llevaré de vuelta al hotel donde se está quedando y se irá con sus
compañeros de equipo por la mañana para regresar a Florida. Me aseguraré
de que te llame en la mañana.

Pasé mis manos bruscamente por mi cabello.

—No tenían nada que hacer en El Foso. ¡Ambas saben que tan
peligroso puede ser ese lugar! —grité en el teléfono.

No era mi costumbre gritarle a las mujeres, pero estaba tan


preocupado y molesto que no pude evitarlo.

—Amigo, ella está bien. Te llamará en la mañana.

Y luego el teléfono se quedó en silencio.

Tomé todo de mí no arrojar el teléfono otra vez. Quería lanzarlo contra


la pared, pero no podía. Me estaba matando estar tan lejos y no ser capaz
de estar ahí para ella. Estaba borracha y enferma, y quien sabía qué más, y
yo estaba a horas de distancia, atrapado en un jodido autobús, esperando
impotentemente que me devolviera la llamada.
45
Esa noche no pude dormir una mierda. Cada hora mis emociones
cambiaban. Durante una hora, estaba tan molesto que quería patear a
alguien en la cara, y la siguiente estaba tan preocupado que quería gritar.
Era malditamente jodido.

El sol se asomó a través de las cortinas, el bus paraba y andaba en el


tráfico de la mañana, cuando mi teléfono finalmente sonó. Mirando la
pantalla, una sonriente foto de copo de nieve apareció. Presionando mi dedo
contra la pantalla, respondí.

—¿Te sientes mejor? —dije rudamente en el teléfono.

Odiaba ser cruel con ella, pero también odiaba que me mantuviera
despierto toda la noche preocupado.

—No realmente. Siento como si me hubiera golpeado el bus en el que


viajo. Estaré de vuelta en Florida en unas tres horas. —Su voz era áspera y
seca.

Definitivamente estaba teniendo una seria resaca y por mal que


sonara, no pude evitar pensar cuánto se lo merecía.
—Bueno, eso es lo que sucede cuando bebes demasiado. Te enfermas
y te sientes como la mierda al día siguiente. Espero que haya valido la pena.
—Me senté y tiré mis pies por el lado de mi litera.

—¿Qué te pasa? —preguntó.

Sacudí la cabeza con irritación y respiré profundamente. Las


relaciones a larga distancia apestaban.

—¿Qué me pasa? ¿En serio me estás preguntando eso? Fuiste a El


Foso… sola. Cada vez que vas allí te pasa algo. Pasé toda la jodida noche
preocupado por ti.

—¡Cállate, hombre! —gritó Tiny desde la litera al lado de la mía.

—Bésame el culo y vuélvete a dormir —grité de vuelta.

Acerque el teléfono a mi oreja.

—No dormí en toda la noche.

Cuando las palabras salieron supe que sonaba como un cabrón.


Mierda, me sentía como uno, pero estaba tan molesto con ella. Era como en
46
los viejos tiempos.

—Estoy bien, Zeke. Así que detente —dijo suavemente en el teléfono.

Era obvio que estaba rodeada de otras personas y no quería tener esta
conversación en frente de ellos, pero nunca me importó una mierda lo que
los otros pensaran. Igual, nunca me había importado una mierda nada.
Pensando en eso ahora, preocuparse por alguien también era una jodida
mierda.

—Lo que sea, Patience —dije su nombre completo como si fuera un


castigo—. Ya estoy más allá de esta mierda.

Colgué.

En el minuto que lo hice, contemplé devolver la llamada de inmediato,


pero también estaba tan soñoliento y molesto. Mi teléfono sonó una y otra
vez y por mucho que quisiera responderlo y disculparme por ser un idiota,
no quería hablar. Mis chicos estaban empezando a quejarse, así que silencié
el teléfono, me di la vuelta y me dormí.

Teníamos una entrevista en un programa de una estación de radio en


cuatro horas y estaba llevando un ritmo de no dormir y no comer mucho.
Ya estaba siendo poco brillante en esta gira y siendo parte de la banda. Los
chicos estaban comenzando a quejarse. Necesitaba ponerme en forma o
largarme. Largarme a Florida, de preferencia.

***

No hablé con Patience de nuevo hasta un día después. Para ese


entonces, había liberado algo del estrés y ella se sentía mejor. No me
disculpé por colgarle y no se disculpó por hacer que me preocupara. En
cambio, sólo no hablamos sobre eso de nuevo.

Me puso al día con su juego y me dijo que iría a visitar a su tía Sarah
y a Sydney. Dado que el estado de Florida estaba a pocas horas de distancia
de la casa de su tía, se quedaba en un pequeño apartamento de una
habitación en la universidad. Ideas sobre mudarme a Florida una vez que
las cosas estuvieran definidas con la banda y la gira se terminara, seguían
circulando en mi mente, pero las aparté sabiendo que pronto sería capaz de
escabullirme para un fin de semana con ella.

Tuvimos una presentación en Houston, Texas, el día después y no


pude hablar mucho con ella al teléfono. Desquité mi molestia con mi música 47
y toqué duramente. Era como los viejos días en que utilizaba mi guitarra
para atravesar la mierda en mi casa. Honestamente podía decir que no había
tocado tan bien desde que me fui de Carolina del Sur. Había olvidado lo
mucho que amaba lo que hacía.

Hicimos una segunda ronda de nuestra canción final cuando la


multitud coreó pidiendo más y para el momento en que estuvimos de vuelta
en el autobús y dirigiéndonos hacia la interestatal para regresar hacia
California, estaba demasiado cansado para levantar mi cabeza. Aun así,
llamé para decirle buenas noches a mi copo de nieve.

—Te extraño tanto —respondió.

—También te extraño, nena —dije mientras me acostaba en mi litera.

Hubo un resoplido en la otra línea y me enderecé de nuevo.

—¿Estás llorando?

—No —dijo en voz baja.

—¿Estás mintiendo?
—Sí. —Sus sollozos se volvieron más altos en el otro lado de la línea.

Mi corazón se rompió. Sentí la repentina necesidad de correr a Florida


y sostenerla. Esto nunca funcionaría. Necesitaba estar con ella y ella me
necesitaba ahí.

—¿Qué sucedió? ¿Alguien te lastimó? Mataré a quien haya sido. Dime


quién te lastimó.

Mi ira me recorrió, ocasionando que el vello en mis brazos se


levantara.

Se rio un poco en el otro lado.

—No, nadie me lastimó. Solo la pasé mal en Carolina del Sur. Fui a la
tumba de mi mamá y encima de todo, te extraño.

—Tan pronto como nos bajemos de este autobús, iré contigo. Se


supone que toquemos en un lugar local, pero me lo saltaré.

—No. ¿Qué tal si yo voy contigo por algunos días?

Y justo así, mi noche fue un millón de veces mejor.


48
—Suena perfecto. —Sonreí en el teléfono—. Llamaré al aeropuerto y
arreglaré un boleto para ti.

No podía esperar para llamar y darles la información de mi tarjeta de


crédito para comprar el vuelo más cercano posible.

—Puedo comprar mi propio boleto, Zeke. Tengo algo de dinero


ahorrado. Estaré bien.

Estaba feliz de escuchar que sus lágrimas se habían detenido.

—Por supuesto que no. Tú vienes así que yo pagaré. Además, te debo
dinero de cuando pagabas mis multas.

Se quedó callada en la otra línea por un momento.

—¿Sabías acerca de eso? —preguntó.

—Por supuesto que sabía sobre ello. Lo sé todo, nena. Así que voy a
llamar al aeropuerto y luego te llamaré de nuevo cuando tenga todo
arreglado. ¿Suena bien?
Pude escuchar su sonrisa a través del teléfono y sentí como si hubiera
ganado una medalla.

—Suena genial.

—Ah, ¿y copo de nieve? —Sonreí para mí.

—¿Sí?

—Trae esos pequeños y sexys pantaloncillos cortos de gimnasio que


solías ponerte.

Se rio.

—Trato hecho.

49
Traducido por VckyFer & Smile.8

L
o último que empaqué fueron mis pantaloncillos de gimnasia.
Tenía una enorme y tonta sonrisa en mi rostro mientras cerraba
mi maleta y la arrastraba por la sala para esperar mi taxi. De
todas las cosas que podía usar para excitar a mi hombre, esos malditos
pantaloncillos parecían ser el truco.

Llamé a tía Sarah y Sydney para hacerles saber que estaría fuera de
la ciudad por unos días. Prometí ir a comer como siempre cuando estuviera
de regreso. Intentaba tomar la cena con ellas al menos dos días a la semana, 50
y ya sentía que me lo estaba saltando.

Me sentía nerviosa por el vuelo, así que tomé otro Valium, gracias a
Hope, para poder conllevarlo. Me prometí a mí misma no volver a tomar más
de esas cosas, pero parecía que ahora estaba tomando al menos una a la
semana ahora. Ayudaba cuando me sentía ansiosa por algo.

El vuelo a California tomó una eternidad, y después de cambiar de


avión en Houston y sentarme por dos horas en espera, estaba exhausta y
dormí por el resto del viaje.

Tomando mi equipaje, me dirigí hacia donde Zeke me dijo que me


esperaría. Lo vi antes de que me viera. Estaba apoyado contra un poste con
sus brazos cruzados, contemplando el paisaje del aeropuerto. Estaba
usando una camiseta negra y vaqueros oscuros. Sus botas estaban apenas
atadas como siempre.

Su cabello oscuro estaba sobre su rostro, y los lentes de aviador que


usaba cubrían sus ojos cafés. Estaba casi a la mitad del aeropuerto cuando
él finalmente se giró y miró en mi dirección. Su expresión seria cambió y
una dulce sonrisa tiró de sus labios llenos.
Sonreí de regreso y arrastré mi equipaje detrás de mí. Me encontró a
medio camino, tomando todas mis bolsas y dándome un suave beso.

—Te ves hermosa —susurró en mi oreja.

—Dudo mucho eso. He estado atrapada en un avión la mayor parte


del día.

—Confía en mí, nena. Sé de lo que estoy hablando aquí.

Lo seguí fuera hacia un auto que no reconocí y metió mis maletas en


la parte de atrás. Intenté ayudar, pero golpeó suavemente en mis manos y
me dijo que él lo tenía. Abrió la puerta del auto para mí, pero antes de que
pudiera entrar, apartó mi cabello a un lado y me besó.

Fue el beso de un hombre hambriento, todo caliente y profundo. Bebió


de mí y me empujó por el borde de la decencia. Me aferré a su camiseta y
empujé mi mano bajo esta pasar mis dedos a través de sus duros
abdominales. Liberó mi boca y siseó, mordiendo su labio.

—Está bien, eso es más de lo que puedo soportar en este momento.

Me dio un beso rápido y cerró la puerta detrás de mí luego que había 51


subido. Una vez que entró y encendió lo que solo podía asumir era su auto
nuevo, alargó su mano y entrelazó sus dedos con los míos.

—Así que, ¿a dónde vamos? —pregunté.

—Directo al espectáculo. Lo siento. Sé que estás cansada por tu vuelo,


pero será lindo tenerte allí mientras toco. —Le dio un apretón a mis dedos.

—No, eso está bien. Sabes que me encanta verte.

Sonrió hacia mí, y luego levantó mi mano para besar mis dedos. Mío…
Eso era todo lo que podía pensar.

El resto de la banda me dio la bienvenida detrás del escenario cuando


llegamos, y me senté a un lado cuando los chicos se preparaban para el
espectáculo y se pasaban un porro. No perdí el hecho de que Zeke lo rechazó
cuando llegó hasta él.

Me sonrió apenado y le sonreí de regreso, haciéndole saber que estaba


feliz con su decisión. Sin embargo, por la forma en la que estaba tomando
valiums estos días, no había mucho que pudiera decir sobre la forma en la
que él se relajaba.
Me quedé a un lado del escenario y observé cuando la banda salió. La
multitud se volvió loca; el ruido elevó el techo y me obligó a asomar mi
cabeza desde detrás de los soportes. La cantidad de gente mirando a los
chicos era sorprendente.

La primera canción que tocaron era conocida para mí, y me encontré


moviendo mi cabeza con la música. De vez en cuando, Zeke miraba hacia
mí y guiñaba un ojo. Amaba verlo tocar, la forma en la que sus dedos se
movían por las cuerdas sin esfuerzo alguno. La paz que se movía a través
de su rostro mientras tocaba era hermosa. Envidiaba esa paz.

Un poco más tarde, él estaba lleno de sudor y tocando con su corazón.


La multitud estaba loca y llena de surfistas1. Una vez, una chica intentó
subir al escenario pero fue quitada rápidamente. Eso no sucedió, sin
embargo, la segunda vez que una chica intentó subir. Apenas saltó al gran
tipo que era parte del equipo, y logró llegar al escenario.

Se quedó moviendo sus manos hacia la multitud, y luego corrió directo


hacia Zeke y se arrojó a sí misma contra él. Él se apartó hacia atrás con una
sonrisa, pero ella se movió más rápido y le plantó un beso contra sus labios.
El fuego voló a través de mí, y si no hubieran habido tantas personas en la 52
multitud, hubiera ido allí y le hubiera arrancado el cabello. Zeke gentilmente
la empujó lejos y le sonrió. Sus dedos continuaron moviéndose a través de
su guitarra.

Finalmente, la chica fue llevada y los chicos continuaron tocando,


pero no podía superar la sonrisa engreída de Zeke después que la chica lo
besó. ¿Le gustó? A él no le pareció importar que ella estuviera sobre él.

Continuó viendo hacia mí, pero no podía mirarlo. Mientras más


tocaba, más molesta estaba. No podía soportar a todas esas chicas sobre él
y sabiendo que si un chico hubiera hecho lo mismo conmigo, Zeke
probablemente lo hubiera matado.

Después del espectáculo, Zeke fue directo hacia mí. Me besó en los
labios y me jaló con una gran sonrisa de felicidad en su rostro.

—Quédate aquí. Voy a correr y a limpiarme un poco. Ya regreso. No te


muevas, ¿de acuerdo?

Asentí con mi cabeza y se alejó. Su camiseta se le estaba pegando. Era

1 Surfista: personas que se montan sobre la multitud.


asombroso cuánto sudor lograban en el escenario. Treinta minutos después,
el escenario estaba tranquilo y la multitud se había marchado. La habitación
estaba en silencio y caminé sobre la plataforma vacía y pasé mis dedos a
través de los diferentes instrumentos.

La guitarra de Tiny estaba descansando en su puesto y cuando pasé


mis dedos a través de las cuerdas, toda la habitación pareció vibrar. Aparté
mi mano rápidamente y di un paso lejos. Me choqué contra algo sólido y me
giré para ver a Zeke sonriendo hacia mí.

—¿Te gusta cómo se siente? —preguntó.

—¿Qué?

Estiró su mano y tocó la guitarra de Tiny de nuevo, y luego el escenario


pareció vibrar con el bajo.

—Eso —dijo mientras pasaba su mano por mi brazo desnudo.

Sentí mis mejillas llenarse de calor cuando entendí a lo que se refería,


pero de repente recordé a la chica corriendo en el escenario y besándolo. El
enojo se asomó de nuevo, y puse mis ojos en blanco.
53
—Puedo decirte que es lo que no me gusta. —Di un paso atrás.

Me siguió paso a paso.

—¿Y qué es eso? —preguntó con una ceja alzada.

Maldición, era sexy.

—No me gusta que las chicas te besen, pero a ti parece gustarte. —


Apartando mi cabeza, aparté el cabello de mi rostro.

Sus ásperos dedos atraparon mi mentón y giró mi rostro para verlo de


nuevo.

—¿Estás celosa, Copo de Nieve?

Más enojo me golpeó.

—No, no estoy celosa. Solo lo estoy diciendo. —Puse mis ojos en


blanco de nuevo.

—Eso es jodidamente lindo. Estás celosa.


Tomé aliento, lista para gritarle y negar mis sentimientos verde
brillantes, pero antes de que pudiera hablar, se movió y atrapó mi cintura.

—Eres la única chica que quiero. ¿Confías en mí cuando digo eso? —


preguntó.

Tragando con fuerza, encogí mis hombros en lugar de contestar.

—¿Lo haces? —Sus dedos se enterraron en mi cabello y casi gemí con


fuerza—. Necesito que confíes en mí, nena, y si lo haces, prometo que nunca
voy a hacer algo para romper esa confianza.

Inclinándose, colocó sus tibios labios contra los míos, y olvidé todo
sobre las chicas que corrían medio desnudas a través del escenario. ¿A
quién le importaba lo que hacían ellas? Él era mío.

Me empujó lentamente hacia atrás hasta que mis rodillas golpearon


algo duro.

—Así que dime, Copo de Nieve. ¿Confías en mí, chica bonita?

Una vez más, su mano se movió por mi brazo desnudo y sus dedos
atraparon los míos. 54

—Sí —susurré.

—Bien. Ahora, déjame jugar contigo.

Su lengua se deslizó a través de mi labio inferior antes de deslizarse


en mi boca. La dulzura de la menta invadió mi lengua, y gemí suavemente
contra su boca. No me estremecí cuando lentamente empezó a empujarme
hacia abajo hasta dejarme sentada. Lo que era duro detrás de mis rodillas
ahora estaba debajo de mí cuando me senté.

Rompió el beso y se cernió sobre mí, mirándome con lujuria ardiente


en sus ojos.

—No te muevas de ese lugar. —Pasó uno de sus dedos por el lateral
de mi cuello y dentro de mi camiseta. Mis pezones se endurecieron e incliné
mi cabeza para darle más de mí misma.

Retrocediendo, levantó el bajo de Tiny y me sonrió.

—Estoy bastante seguro que Tiny va a patearte el culo por jugar con
su preciosa guitarra. —Me reí.
—Estoy bastante seguro que, si supiera para que la estaba usando, lo
aprobaría.

—¿Y para qué exactamente la estás usando?

No antes de que las palabras salieron de mi boca, Zeke tocó la


guitarra. Las vibraciones se dispararon entre mis piernas y hasta mi núcleo.
Jadeé y miré hacia abajo en estado de shock. No había prestado atención a
dónde estaba sentada y ahora podía ver que era un altavoz.

Miré hacia él con los ojos muy abiertos, y estaba más cerca. La sonrisa
traviesa en su cara me hizo saber que no había acabado. Dando otro paso
en mi dirección, tocó de nuevo, y de nuevo, el acorde que tocaba rebotó
dentro del altavoz y se abrió camino entre mis muslos. El pequeño manojo
de nervios alrededor de mi punto de placer saltó con las vibraciones, y no
pude evitar el pequeño suspiro que salió de mis labios.

—¿Otra vez? —preguntó con una ceja levantada.

Tragué saliva y lamí mis labios con ansiedad. ¿Qué tipo de chica sería
si le pidiera que siguiera? ¿Le gustaría eso? Quería excitarle más que nada,
pero alguien podría estar viéndonos. Mejor aún, alguien podría entrar a este 55
escenario vacío para desmantelar todo en cualquier momento.

Dio otro paso hacia mí y extendió su mano sobre las cuerdas como si
estuviera a punto a tocar de nuevo.

—Estoy esperando, Copo de nieve. Dime que quieres que toque para
ti, nena.

Un paso más en mi dirección y estaba de pie encima de mí, mirando


a mi cara enrojecida. Podía sentir el calor en mis mejillas y mi parte inferior
rogaba para que tocase ese acorde una y otra vez.

Era tan bueno en esto de la seducción, pero dos podían jugar a ese
juego. Ya no me importaba quién viniera o quién pudiera estar mirando. No
estoy segura de en qué me convertía eso, pero no me preocupé por ello. Si
Zeke pensaba que podía seducirme, le mostraría que podía jugar tan duro
como él, si no más.

Me puse de pie, levantando mi falda por mis muslos y le permití una


visión de mis bragas de color rosa. Sus ojos se dirigieron hacia abajo y me
miraron con avidez. Abriendo mis muslos, deslicé una pierna sobre la otra
cara del gran altavoz y luego me bajé sobre él.
El placer cruzó su cara cuando me senté a horcajadas sobre el altavoz
y le miré con grandes ojos inocentes. Estaba tan cerca que la dureza que
presionaba contra sus pantalones estaba a mi alcance y el pequeño temblor
en sus dedos era visible mientras los mantenía por encima de las cuerdas y
esperaba a que yo respondiera.

Su ceja se levantó mientras esperaba.

—Dime lo que quieres, Copo de nieve. —Su voz era áspera y excitada.

Su nuez se balanceó cuando tragó duro. Su lengua se asomó y pasó a


través del anillo de sus labios. Provocativamente pasé mi mano hasta mi
rodilla y apoyé mis dedos en el interior de mi muslo. Sus ojos marrones
siguieron mis movimientos y otra vez tragó saliva.

—Toca para mí —dije en voz baja.

Con una sonrisa ladeada, comenzó a tocar acordes simples. Sus dedos
tocaron las cuerdas una y otra vez, enviando vibraciones duras a mi falda
que sacudían todas las partes sensibles dentro de mis bragas.

Lancé mi cabeza hacia atrás cuando continuó tocando y el placer


onduló dentro de mí y en mis muslos y la parte baja del estómago. Me mordí 56
el labio inferior mientras las vibraciones seguían y sentí un aumento girar a
través del altavoz y empujarse dentro de mí. Mi estómago se apretó mientras
me inclinaba hacia atrás por completo y me agarraba a la parte del altavoz
que estaba detrás de mí.

Cerrando mis ojos, pequeños ruidos salieron de mis labios cada vez
que tocaba las cuerdas de la guitarra.

—Eso es tan jodidamente caliente, nena. Maldita sea, esa es la cosa


más caliente que he visto nunca —dijo con voz áspera.

Se decidió por un acorde específico y lo tocó una y otra vez. Tocó más
y más rápido y podía sentirme a punto de correrme.

—Oh, Dios mío, Zeke. Creo que voy a…

Y entonces la cosa más loca sucedió. Me corrí —sentada en un altavoz


mientras Zeke tocaba esas cuerdas como si su vida dependiera de ello— y
fue posiblemente el mejor orgasmo que alguna vez me dio. A lo lejos, podía
oírlo estando de acuerdo con mis sonidos y movimientos. Ni siquiera me
había dado cuenta de que me estaba moviendo hacia atrás y adelante sobre
los sonidos como si estuviera montándole.

Cuando regresé a mí misma, abrí mis ojos y él estaba allí. Se descolgó


la guitarra y la puso en su soporte. Ayudándome a levantarme, ajustó mi
falda y luego me lanzó a sus brazos y me llevó a un lado del escenario.
Pasamos a unas pocas personas que nos miraron como si estuviéramos
locos, y luego llegamos al estacionamiento y nos dirigimos a su auto. Me
puso al lado de la puerta y la abrió.

Subí, cerró la puerta tras de mí y corrió hacia el lado del conductor.


La luz interior del auto iluminaba la oscuridad entre nosotros mientras
entraba. Una vez que cerró la puerta, la oscuridad se hizo cargo de nuevo.

—Ven aquí —dijo sin rodeos.

No perdí ningún momento mientras pasaba sobre la consola central y


me ponía a horcajadas sobre él.

—Voy a reventar si no consigo entrar en ti —dijo mientras empezaba


a desabrocharse el cinturón. El sonido de la cremallera bajando llenó el auto
en silencio. Miré a mi alrededor al estacionamiento oscuro y vi a algunos
rezagados corriendo. La idea de ser atrapados como que me excitaba. 57
Empujó mi falda hacia arriba alrededor de mis muslos y siseé cuando
deslizó su dedo por el costado de mi ropa interior y lo pasaba arriba y abajo
por mi humedad.

—¿Supongo que te gusta cuando toco para ti? —Su voz era ronca y
oscura.

Empecé a mover mis caderas hacia atrás y hacia adelante contra su


mano. La sensación de hormigueo estaba empezando a subir por mi
estómago de nuevo.

—Sí. Me encanta cuando tocas para mí —susurré.

Mi ropa interior parecía estar en su camino, así que me puse de


rodillas, preparándome para quitármela, pero en cambio, pegó sus dedos a
los lados y tiró con fuerza, rompiéndolas. Arrancó el otro lado hasta que fue
capaz de tirar de ellas fuera de mí por completo.

Me reí un poco.

—Esas eran mis favoritas, ¿sabías? —bromeé.


—Te compraré más —dije sin aliento cuando presionó su dureza
contra mí.

Me ajustó en su regazo y le ayudé hasta que se hundió muy dentro de


mí. Gruñó cuando mi calor y humedad lo cubrieron por completo, y no perdí
el tiempo en mover mi cuerpo hacia atrás y adelante.

El auto se balanceó con mis movimientos. Clavó sus dedos en mis


nalgas y me levantó hacia arriba y abajo para ayudar a mis movimientos en
el pequeño auto.

—Te sientes tan bien, Copo de nieve. Tan condenadamente bien —dijo
mientras apoyaba su cabeza contra el reposacabezas y cerraba los ojos.

Seguí moviéndome hasta que el placer era tan grande y profundo que
no podía concentrarme. Ya no era capaz de controlar más mis movimientos,
me movía como una loca. Mis sonidos se emparejaron a mis caderas y
jadeaba y gemía en voz alta. No me importaba si alguien fuera del auto me
escuchaba; sólo importaba llegar a mi lugar feliz y hacer que Zeke se sintiera
tan bien como fuera posible.

Continuó levantándome arriba y abajo, jadeando fuertemente. La 58


tensión en su cuello me hizo saber que estaba cerca, así que me moví más
rápido y más duro. Los movimientos sólo intensificaron mi dolor. Me recosté
contra el volante y el claxon sonó.

Me acercó de nuevo contra él y me empujó hacia él con fuerza. Sus


muslos comenzaron a empujar a mi encuentro, y no pude aguantar más.
Grité en alto su nombre. Me siguió justo detrás.

—Oh, mierda. Maldición sí, nena —gritó con un gruñido.

Calor caliente me llenó mientras bajaba con fuerza una última vez.

Colapsando contra su pecho, enterré mi cara en su cuello. Su pulso


fuerte golpeó contra mi mejilla. Los sonidos de nuestra respiración ruidosa
llenaron el auto y las ventanas estaban tan empañadas, que ya no podía ver
afuera.

Besando en lo alto de mi cabeza, pasó sus palmas arriba y abajo por


mi espalda.

—Mierda, no sé si puedo conducir a casa después de eso. —Se rio.


—Está bien. Puedo dormir aquí —dije contra su cuello.

—Me parece bien —dijo con una respiración pesada—. Por supuesto,
comida suena bien. —Podía oír la sonrisa en su voz.

—Comida —dije jadeante.

Acarició mi culo y ayudó a tirar hacia abajo mi falda. Luego pasé de


nuevo sobre la consola central y hacia el asiento del pasajero. Ajusté mi
falda y empujó mi pelo sudoroso fuera de mi cara.

Zeke estiró las manos y cerró la cremallera de sus pantalones y se


abrochó el cinturón. Echándome un vistazo, se rio para sí mismo.

—¿Qué es tan gracioso? —pregunté mientras me abrochaba el


cinturón de seguridad.

Se rio de nuevo y negó.

—Nada. Estaba dando gracias a Dios por tener asientos de cuero.

59
Traducido por AnnaTheBrave, Brisamar58 & Florff

¿Q
ué es más sexy que una Patience celosa? Una Patience
seductora.

No tenía idea de que lo tenía en ella, pero cuando se


puso de pie y se subió la falda para colocarse a horcajadas
en ese altavoz, casi exploté allí mismo en mis vaqueros.

Tocar esas cuerdas y verla montar ese altavoz como si fuera una polla
vibrante fue lo mejor de mi vida. Ningún porno se compararía jamás. Copo 60
de nieve era por mucho la criatura más sexy que jamás había pisado la
tierra.

Me tomó de la mano y me sonrió soñolienta mientras conducía hacia


el lugar de comida rápida más cercano y luego la llevé de regreso a mi casa.

Los chicos ya estaban allí. Dos chicas que nunca había visto antes
estaban sentadas en el mostrador de la cocina, lanzando bolas de queso a
Chet mientras trataba de atraparlas en su boca. Ambas chicas sonrieron
seductoramente cuando entré, y sentí la mano de copo de nieve apretando
la mía.

Asentí con la cabeza a todos y la llevé a través de la cocina y


directamente a mi habitación.

—¡Ah, mira! La dulce pareja se esconderá en su habitación. Nunca


pensé que vería el día en que el viejo Zeke fuese domesticado —gritó Chet
desde de la cocina con risa.

Ni siquiera respondí. En vez de eso, lo ignoré mientras arrastraba a


Patience a través del elegante condominio. No se parecía a nada de lo que
había vivido antes. Cuando la compañía discográfica nos prometió un lugar,
no esperaba algo tan lujoso.

Una vez en mi habitación, coloqué nuestras bolsas de comida en mi


tocador y me volví para mirar a Patience. Ella se quedó allí con la mirada
perdida en su rostro mientras retorcía las manos y observaba la habitación.

—¿Estás bien? —le pregunté.

No me gustó verla tan vulnerable. Ella había crecido de la chica que


solía ser, y quería que se mantuviera en control y fuera mejor.

—Sí. Realmente me gustaría tomar una ducha. ¿Puedes ayudarme a


traer mis maletas?

Me acerqué a ella y puse mis brazos alrededor de su cintura. Encajaba


perfectamente, como de costumbre. Besando la parte superior de su cabeza,
pasé mis manos por sus brazos fríos.

—Siéntate y come. Iré a buscar todo. —Me volví para salir de la


habitación.

—Pero puedo ayudar —gritó.


61
—Siéntate. Come. —Cerré la puerta detrás de mí.

Cuando volví a mi habitación, dejé todo su equipaje frente a mi


armario. La comida no había sido tocada y Patience no estaba en ninguna
parte. Escuché que el agua de la ducha se encendía en mi baño y pensé en
abrir la puerta y conseguir un pequeño espectáculo.

Me arrastré hasta la puerta del baño y agarré la perilla. No estaba


cerrado, así que la giré y empujé la puerta un poco. Miré alrededor del baño
y a través de la ducha de vidrio, pero no estaba a la vista. Entonces mis ojos
rozaron el suelo y la encontré.

Estaba acurrucada junto al mostrador del baño con las rodillas


dobladas hasta la barbilla. Estaba sin una gota de color; incluso sus labios
temblorosos estaban blancos. Tenía los ojos cerrados y todo su cuerpo
temblaba violentamente.

Abrí la puerta y caí de rodillas frente a ella.

—¿Copo de nieve? —Hundí mis manos en su cabello y levanté su cara


hacia la mía—. Bebé, ¿estás bien?
Estaba empezando a enloquecer. Parecía similar a cómo la había
encontrado la primera vez que vi su dulce cara. Excepto que esta vez parecía
incluso más cercana a la muerte.

El sudor corría por su rostro y cuando abrió los ojos para mirarme,
las lágrimas se deslizaron por su rostro pálido. Salté y corrí a por mi teléfono
celular en el tocador. Cuando volví al baño, caí de rodillas nuevamente y
comencé a marcar el 911.

Estaba a punto de presionar llamar cuando ella levantó una mano


temblorosa.

—No lo hagas —dijo en voz baja.

Sostuve mi teléfono allí, listo para llamar.

—Déjame llamar a la ambulancia. Tienes que ir al hospital, bebé.

Miedo. Había conocido este miedo con ella antes. La idea de que algo
le ocurriera me volvía loco. Me hacía arremeter contra cualquiera y cualquier
cosa cerca de mí.

Su agarre se apretó en mi mano e intentó sonreírme. El lado de sus 62


labios pastosos se alzó en una débil sonrisa.

—Estoy b-bien. Lo prometo —tartamudeó.

Cuando cayó sobre mi regazo y me abrazó, no la detuve. Puse mi


teléfono en el mostrador del baño y la sostuve en mis brazos mientras el
baño se empañaba por la ducha caliente.

Diez minutos después, ella me miró con ojos tristes.

—Lo siento mucho —dijo ella.

—No te disculpes. Solo dime qué pasó —dije mientras usaba mi pulgar
para limpiar una lágrima errante en su mejilla.

—Realmente no quiero hablar de eso.

La solté cuando ella comenzó a levantarse. La seguí desde el suelo y


me paré frente a ella.

—Puedes decirme. Si algo te pasa, solo dímelo. Es mi trabajo cuidarte,


copo de nieve. Quiero cuidarte.
Y lo haría. Por el resto de mi vida me aseguraría de que estuviera
protegida. No podía soportar verla así y haría lo que fuera necesario para
asegurarme de que nunca más se sintiera enferma o triste.

Ella negó con la cabeza y respiró con dificultad.

—No es nada, Zeke, y no es tu trabajo cuidarme. Es mi trabajo cuidar


de mí. Solo déjalo, por favor.

Dio un paso alrededor de mí para tirar de una toalla del estante, y


luego comenzó a quitarse la ropa.

—Por favor, cierra la puerta detrás de ti —dijo sin rodeos.

No estaba seguro de lo que acababa de pasar, pero la chica que estaba


frente a mí no era la chica con la que había tenido sexo despreocupado en
mi automóvil. Esta no era la chica que separó sus piernas sobre un altavoz
hace una hora y me sedujo con sus suaves gemidos y llantos. Esta era una
chica enferma y estresada. Una que pensé que ya no existía.

No dije nada mientras daba media vuelta y salía del baño. Cerré la
puerta detrás de mí y me quedé allí en estado de shock. Sus palabras habían
herido mis sentimientos y no me gustaba ni un poco. Los sentimientos eran 63
nuevos para mí en general. Los felices los podía manejar, pero cuando copo
de nieve me cortó, me dolió mucho más que mi trasero latiendo todos los
días por mi padre.

No me molesté en comer. En cambio, salí de la habitación y fui a la


sala principal con los chicos. Estaban pasándose un porro y el humo
alrededor de la habitación era denso. Me dejé caer en la silla junto a Finn y,
sin hacerme ninguna pregunta, me lo pasó.

Había disminuido mi hábito de fumar desde que volví a encontrar a


Patience. Ella era buena para mí en más de un sentido. No necesitaba
sentirme entumecido todo el tiempo cuando la tenía a mi lado. Ese no era el
caso en ese momento. Necesitaba relajarme y necesitaba bloquear el dolor
que sentía en la boca del estómago al ser alejado de ella.

Di una calada con fuerza y aspiré el humo en mis pulmones.


Recostándome en la silla, dejé que la quemazón se deslizara por mi garganta
hasta mi pecho antes de exhalar. Di una calada una vez más y se lo pasé a
una de las chicas extrañas que probablemente iba a ser uno de los juguetes
de los chicos para pasar la noche.
Miré a Chet que estaba embutiendo su cara con mantequilla de maní,
crema agria y chips de cebolla. Comer cosas raras era cosa de Chet cuando
estaba drogado. Se tiró un chip en la boca y luego se lamió la mantequilla
de maní de los dedos.

—¿Qué? —preguntó cuando se dio cuenta de que lo estaba mirando.

—Eso es jodidamente desagradable, hermano. Eso es lo qué digo.

—¿Alguna vez lo has probado? —Inclinó la bolsa de papas fritas y el


tarro de mantequilla de maní hacia mí.

—Diablos, no.

—Es como las chicas feas, hombre. No te gusta hasta que lo intentas.
Las chicas feas se esfuerzan más. —Se rio.

Una de las chicas chupó sus dientes y le lanzó un cojín para el sofá a
la cara.

—Eso no es muy agradable. —Ella se rio entre dientes—. ¿Estás


tratando de decir que una chica fea sería mejor en la cama que yo? —
Recorrió con sus manos su cuerpo para hacer una declaración. 64

—¿Quién dice que no eres una de las chicas feas a las que me refiero?
—Levantó una ceja y se metió otra papa en la boca.

El resto de la habitación se rio, incluso su amiga, pero ella estaba


enojada.

Ya había tenido suficiente de toda la escena, y quería ir a ver cómo


estaba Patience. Volví a mi habitación, pero las luces estaban apagadas y
ella estaba acurrucada en mi cama, durmiendo. En lugar de despertarla y
hacer que hablara, me metí una hamburguesa por la garganta, entré a la
ducha y me fui a la cama. Dormimos en lados opuestos como una pareja
casada. Apestaba.

A la mañana siguiente, después de una noche de sueño de mierda,


estaba levantado antes que ella. Ella rodó hacia mí durante la noche y su
brazo y pierna estaban cruzados sobre mí. Pasé mis dedos por su cabello y
me quedé allí hasta que el sol llenó el cielo.

Su respiración cambió cuando despertó, y esperé a que se alejara de


mí. No quería dejarla ir. En cambio, ella me miró y sonrió.
—Buenos días —dijo con voz somnolienta mientras se inclinaba y me
besaba suavemente.

La besé y capturé su rostro en mis manos. No estaba seguro qué pasó


la noche anterior, pero ya no me importaba. Mientras ella estuviera bien, yo
estaba bien. A todos se les permitía tener un momento, especialmente
Patience, considerando lo que ella había pasado. Supuse que la había
sorprendido teniendo un momento y que estaba avergonzada.

Parecía enferma más que nada la noche anterior, pero todos se enojan
de manera diferente.

—Entonces, ¿podemos ver los sitios de interés hoy?

Se puso de rodillas y se sentó a horcajadas sobre mí. Se veía hermosa


en el sol de la mañana con una sonrisa soñolienta y su cabello cayendo
alrededor de su rostro. Estar con ella nunca se volvería aburrido. Nunca
querría a otra mujer por el resto de mi vida.

No me había dado cuenta cuando me acosté la noche anterior, pero


ahora podía ver que llevaba mi camiseta y un par de mis bóxers. Nunca
necesitaría usar su ropa otra vez si no quisiera. Se veía increíble en mi ropa 65
y algo al respecto se sentía personal. Me gustó.

—Te mostraré algunos lugares de interés —le dije mientras me


inclinaba y la besaba de nuevo.

Ella se rio contra mis labios y me empujó hacia atrás.

—No. No me mantendrás atrapada en esta habitación. Por mucho que


adoro sentirte entre mis piernas, nunca he estado en California y hay tanto
que quiero ver. Solo estaré aquí dos días más.

—Lo siento. Todo lo que escuché fue que te gustó la forma en que me
siento entre tus piernas —dije mientras la ponía de espaldas y subía encima
de ella.

Me encantaba cuando reía. Risa real, no la mierda falsa que solía


hacer cuando la conocí. Me hacía sentir bien poder hacer que su cara se
ilumine.

La besé más fuerte y gimió contra mi boca, haciendo que mi polla se


hinche y palpite. Rompí el beso y la miré de nuevo. Envolvió sus brazos
alrededor de mi cuello y jugó con el cabello en la parte posterior de mi cuello.
—Por favor, Zeke, muéstrame California —suplicó dulcemente.

—Te mostraré el mundo si eso es lo que quieres.

Cualquier cosa que ella quisiera.

***

Después de ver el letrero de Hollywood y caminar por todo el Paseo de


la Fama de Hollywood, almorzamos en un lindo café de la acera, y luego la
llevé a la costa para que pudiera meter los dedos de sus pies en el Pacífico.
Parecía una diosa de la playa corriendo en el agua lo suficientemente
profunda como para cubrir sus tobillos. Su cabello color arena volaba con
la brisa y de vez en cuando me miraba y sonreía.

Escribió nuestros nombres en la arena y tomó una foto con su


teléfono, y luego la cargué en mi espalda al auto.

—Hoy fue perfecto —dijo mientras le abría la puerta del automóvil.

—Eres perfecta. —Besé la punta de su nariz y esperé a que estuviera


sentada para cerrar la puerta.
66
Ya no sabía quién era yo, pero quienquiera que fuera esta nueva
persona, me gustaba, y a Patience también parecía gustarle. Yo era más feliz
de lo que había sido, y no podía evitar la sensación de que algo estaba a
punto de precipitarse y destruirlo todo.

Cuando volvimos a mi casa, sorprendimos a Chet y una de las chicas


nuevas haciéndolo en el sofá.

—Maldición, amigo, ¿ahora estás aprovechando eso? —pregunté


mientras abría la puerta de la nevera para tomar algo—. Ella ha estado aquí
desde anoche. La que follaste hace dos días dejó caer sus bragas en la
primera hora. Te estás oxidando.

Le guiñé un ojo a Patience cuando la chica se enojó y se bajó del sofá.


Se bajó el vestido, tomó sus cosas y cerró la puerta detrás de ella.

—¿Que rayos? ¿Cuándo te convertiste en un bloqueador de pollas? —


gritó mientras se abrochaba los vaqueros.

—No soy un bloqueador de pollas. Soy un rompe bolas. Haz eso en tu


habitación cuando Copo de nieve esté aquí o mostraré mis habilidades para
romper las bolas. —Le lancé su camiseta y la atrapó en el aire.
Murmuró algo que estoy seguro fue tan grosero como la mierda
mientras tomaba la mano de Patience y la llevaba a mi habitación.

Decidimos salir a clubes en la noche, y tuve el placer de verla


deslizarse en un sexy vestido de verano y sandalias. No necesitaba mostrar
un montón de piel para ser sexy; simplemente lo era.

Después de ducharnos juntos y luego conseguir vestirnos, nos


encontramos con los chicos fuera de la habitación principal y nos
marchamos juntos. Tomé mi propio auto solo por si los chicos decidían que
querían salir durante toda la noche y Copo de nieve y yo queríamos regresar
a casa por algo de diversión.

La noche fue bien. Conseguir bebidas no era un problema para mí, y


me aseguré que Patience consiguiese cualquier cosa que quisiera del bar.
Una hora más tarde esa noche, estaba animada y bailando libremente en la
pista de baile mientras yo la observaba desde el bar.

De vez en cuando, se me acercaba una chica y flirteaba conmigo, pero


les dejaba saber de forma realmente rápida que ya estaba tomado. Me di
cuenta de que algunos chicos se fijaban en mi Copo de nieve, pero mientras
estuviesen solo mirando y no tocando, estaba bien con eso. Ella era mía. 67
Deja que los jodidos me envidien.

Tenía una apariencia veraniega con seductora inocencia. No sabía lo


que estaba haciendo, pero con ese vestido de verano tan lindo pegado a su
húmeda piel y su pelo rubio arena rebotando por toda su cara, los hombres
estaban obligados a mirar.

Bailé lentas unas pocas veces con ella y observé desde lejos mientras
ella y Finn bailaron juntos unas cuantas veces. Había tenido un buen
poquitín de bebidas y estaba considerando seriamente bajar el ritmo para
así poder conducir seguros a casa. Si por casualidad no me ponía lo
bastante sobrio, podría tomar un taxi a casa, no era problema.

Me giré para poner mi última botella vacía en la barra y cuando me di


la vuelta de nuevo, mis ojos chocaron con un tipo extraño que bailaba
lentamente para llegar detrás de Patience. El licor en mi sistema encendió
un fuego dentro de mí que se extendió por todo mi cuerpo, y una vez que
envolvió un brazo alrededor y tiró de ella con rudeza contra él, estaba fuera
de mi taburete del bar y caminando hacia la pista de baile.

Patience clavó las uñas en su brazo de la misma forma que había


hecho con el mío hacia tantos meses, y el miedo en sus ojos fue mi perdición.
Alejé su brazo de ella y le giré para encararme.

—Si la tocas otra vez, te mataré —dije con tanta fuerza que yo mismo
me sorprendí.

—Escucha bien imbécil. Esto no tiene nada que ver contigo. —Me
empujó en el pecho y mi pulso saltó.

Había pulsado mi botón de arranque y estaba listo para golpear algún


trasero grande. Levanté mi puño para ponerlo directamente en la fea cara
del imbécil, pero Patience agarró mi brazo y me detuvo.

—Detente, Zeke. Estás borracho. Por favor, solo vayámonos a casa


para así poder dormir la borrachera. —Hundió las uñas en mi piel.

Estaba excitado y cabreado al mismo tiempo, pero oírle decir la


palabra casa me suavizó de alguna forma. Bajé la mirada hacia su pequeña
mano contra mi piel tatuada y después la levanté hacia su cara. Estaba
asustada. No estaba seguro si estaba asustada por mí o por el tipo con el
que estaba a punto de pelear, pero no me gustaba verla con miedo.

Asentí hacia ella y empecé a retroceder. Mi puño dolía por sentir su 68


mejilla, y quería alejar ese dolor, pero después sentí que Patience besaba
suavemente el dorso de mi mano y supe que tenía cosas mucho mejores que
podía estar haciendo en lugar de andar perdiendo el tiempo por ahí con un
imbécil como él.

Giré mi atención a ella y sus ojos azules soltaron chispas.

—Vámonos —dije mientras pasaba mi mano por su espalda hacia


abajo y acuné su trasero.

—Eso está bien, pequeño culo arrastrado. Escucha a tu zorra y vete a


casa.

Mi control se rompió y me fui directo a matar. Lo agarré por el cuello


e intenté atravesar su cara con mi puño. Su sangre salpicó por todas partes,
incluyendo el precioso vestido amarillo de Patience, cuando mi puño le
golpeó.

Se sentía increíble golpear algo. No lo había hecho en bastante tiempo.


No estaba tan enfadado como solía estarlo, pero los viejos demonios eran
difíciles de matar. Golpearle fue como un disparador.
Instantáneamente, fui transportado de regreso a un tiempo en que
luchar era mi único alivio y podía sentir a la bestia dentro de mi abriéndose
paso.

Él era uno de armas tomar y en lugar de echarse atrás como debería


haber hecho, regresó a mí. Sonreí por dentro mientras le dejaba conseguir
un golpe. Patience gritó a mi lado y sentí su mano agarrar mi brazo, pero
Finn estaba allí alejándola. Sabiendo que él la mantendría fuera del camino
de la pelea, no me detuve. Le golpeé una y otra vez hasta que cayó al suelo.

Una o dos veces, alguien intentó tirar de mí para alejarme de él, pero
después de permitirme perderme, era difícil como el demonio retomarlo.
Cuando dejó de pelear y ya no pude ver más su cara, retrocedí y me puse
de pie. Todo el alcohol que había bebido se arremolinaba por mi cerebro y
me mantenía fuera de equilibrio.

Había gente moviéndose por todas partes. Un grupo de tipos


levantaron al imbécil del suelo y lo alejaron. Eché un vistazo alrededor de la
habitación hasta que mis ojos encontraron los de copo de nieve. Finn la
tenía del brazo y ella estaba cubriendo su boca y mirándome con los ojos
dilatados como si fuese un monstruo.
69
La había fastidiado a lo grande. Podía ver eso ahora que la adrenalina
se había calmado en mis venas. La multitud se apartó mientras yo caminaba
hacia Patience y Finn, pero ella se lo quitó de encima y se giró para irse
antes de que pudiese detenerla.

Cambié la dirección para salir del bar tras ella, pero para el momento
en que conseguí llegar a la salida, ya estaba cruzando la calle. Ella no
conocía la zona y dejó su teléfono en casa. Estaba achispada y con sangre
salpicando su vestido, y no había una maldita manera de que fuese a dejarla
correr suelta por ahí sola por las locas calles de California.

Sin mirar, salí volando hacia el medio de la carretera para atraparla


al otro lado antes de que pudiese conseguir ir demasiado lejos.

—¡Copo de nieve, espera! —grité.

Se dio la vuelta para volver la mirada hacia mí y entonces sus ojos se


agrandaron.

El pitido ruidoso de la bocina de una SUV captó mi atención, y alejé


la mirada con el tiempo suficiente para ver un par de faros. Los sonidos del
metal chirriando y de cristales rompiéndose se precipitaron a mi alrededor.
Me detuve y giré para comprobar a Patience y una mirada de absoluto horror
cubría su cara. Su boca se abrió de repente y gritó. Entonces fue cuando
sentí el impacto.

El olor a goma quemada y humo llenó mis fosas nasales mientras


sentía como si estuviese volando en el cielo de medianoche. Estaba tranquilo
para volar, calmado, pero el aterrizaje fue duro contra mi espalda.

El aire fue sacado de mi cuerpo y la parte trasera de mi cabeza palpitó.


Algo pesado cayó sobre mí y apretó mi cuerpo contra el asfalto debajo de mí.
El dolor se disparó por mis brazos y piernas mientras algo rodaba cruzando
mi mano derecha. Sentí los pequeños huesos en el interior de mis dedos
mientras eran rotos por quién sabe qué más.

Después, el dolor fue rápidamente reemplazado por la insensibilidad.


Fue un alivio cuando la agonía de mis brazos y piernas se diluyó en nada,
pero sabía en el fondo de mi mente que no era bueno sentir la nada. La
urgencia de quedarme dormido estaba apoderándose de mí y mis ojos
empezaron a cerrarse por su cuenta. Me esforcé por permanecer despierto.

En la distancia, oí a Patience gritando mi nombre una y otra vez. La 70


sangre se precipitó por mi garganta cuando intenté responderle. El sabor
metálico cubrió mi lengua e hizo que mi estómago se revolviese, pero no
podía moverme y conseguir vomitar. No podía hacer nada ya que todo estaba
dichosamente entumecido.

Los sonidos a mi alrededor se convirtieron en murmullos y la voz de


Patience se fue alejando. No quería dejar su voz. Quería quedarme con ella
siempre, pero entonces el mundo giró realmente rápido y todo se volvió
negro.
Traducido por âmenoire & Kalired

El olor a hule quemado entró en mi nariz.

N
o estaba segura de cuándo recibí la habilidad para moverme a la
velocidad de la luz, pero un minuto estaba parada en la acera
observando a una gran SUV dirigirse directamente hacia Zeke y
al siguiente minuto estaba cayendo sobre mis rodillas junto a él y gritando
su nombre. Mis gritos fueron agudos, tan agudos que lastimaron mis oídos.

Su rostro estaba cubierto con sangre y no se estaba moviendo. Su 71


brazo no estaba derecho y su mano ya estaba morada y obviamente había
sido aplastada.

Brazos vinieron a mi alrededor y me estiré hacia atrás de mí,


golpeando a ciegas a quien fuera que estuviera intentando alejarme de él.
La voz Chet atravesó mis gritos.

—Tienes que moverte, Patience. Necesitan ayudarlo —dijo una y otra


vez.

O tal vez solo lo dijo una vez, pero sus palabras sonaron en mi mente
mil veces en un minuto. Aun así, no comprendía lo que estaba diciendo y
seguí peleando.

Me incliné sobre el cuerpo inmóvil de Zeke y lloré. Le rogué que no me


dejara una y otra vez, pero aun así se negó a moverse. Entonces hubo
muchas manos sobre mí y aun cuando continué peleando, fui levantada y
alejada del único hombre que había amado alguna vez.

—¡Patience, mírame! —gritó Finn en mi rostro—. Deja de pelear contra


mí. Los paramédicos necesitan ayudarlo. No pueden hacerlo si te interpones
en su camino. —Sus ojos estaba inundados con lágrimas y pude ver la
preocupación grabada en ellos.

Dejé de pelear y cuando miré de nuevo hacia Zeke, mis piernas


dejaron de funcionar. Si no hubiera sido por Finn sosteniéndome, habría
golpeado el asfalto con seguridad.

Los sonidos de las sirenas estaban a mi alrededor y había luces


destellando, iluminando el cielo de rojo y azul. Los paramédicos trabajaban
en él y desde lejos pude escuchar a uno de ellos dando órdenes. Luego fue
movido hacia una camilla y puesto en la parte trasera de una ambulancia.

Salté hacia las puertas y golpeé las manos de Finn para que me
soltara. Cuando un paramédico intentó detenerme, lo empujé.

—¡Voy con él! —grité.

El paramédico se hizo a un lado y me permitió entrar en la parte


trasera de la ambulancia con Zeke.

Lucía terrible. Ningún parecido con el oscuro y sexy hombre que


capturó mi corazón tantos meses atrás. Me estiré y coloqué mis dedos
ligeramente sobre su pierna. No podía perderlo. Ya había perdido demasiado
en mi vida. Me negaba a dejarlo ir. No podía hacerlo. 72

Ruidos sonaron altos en la parte trasera de la ambulancia y los


paramédicos prácticamente me empujaron hacia un lado mientras se
ponían a trabajar en él. Uno utilizó un aparato para introducir oxígeno en
él mientras los otros revisaban su pulso y procedían a hacer RCP.

No podía moverme. Me estaba dejando y era mi culpa. Si no hubiera


hecho un berrinche y salido corriendo del bar, no hubiera corrido tras de
mí. No hubiera sido golpeado por la SUV. Estaríamos regresando al
apartamento de los chicos donde Zeke habría pasado toda la noche
mostrándome lo mucho que me amaba.

En cambio, estaba acostado ahí frío y su cuerpo contenía lo último de


vida que tenía. No podía llorar. No podía respirar. Era como si mi cuerpo
estuviera dándose por vencido junto con el suyo. No quería vivir en un
mundo donde no estaba Zeke. Además de Sydney, era la única cosa buena
que me quedaba. Lo era todo para mí.

Me incliné en su oído y suavemente aparté de su rostro su cabello


impregnado con sangre.
—Te amo demasiado, Zeke. Por favor, no me dejes.

Sabía en mi corazón que no podía escucharme, pero era todo lo que


podía hacer.

Cuando llegamos al hospital, los paramédicos lo metieron


rápidamente y me dejaron parada ahí bajo la marquesina de concreto,
cubierta en sangre. No pude hacer que mis piernas se movieran. Tanto como
quería seguirlo al interior de hospital y estar ahí hasta el final, no pude.
¿Cuán egoísta era eso? Era una perra egoísta y era la razón por la que él
peleaba por su vida.

El tiempo voló y todavía permanecía pegada al duro concreto debajo


de mis sandalias. En algún punto, Finn y Chet me estaba hablando, pero
no pude responder. Ni siquiera peleé contra Finn cuando me levantó y me
cargó hasta la sala de espera del hospital.

Una vez le disparé al hombre que conocía como mi padre y pensé que
conocía la conmoción, pero nada podría haberme preparado para esto.
Estaba conmocionada. La gente se movía a mi alrededor. Alguien me entregó
una taza de café y la sostuve ahí hasta que el calor de la taza se fue y el
líquido negro en el interior estuvo frío. Todo se había detenido y acelerado 73
al mismo tiempo, y tanto como quería rendirme y dejar que un enorme
ataque de pánico me tomara, los sistemas de respuesta de mi cuerpo no se
activaban.

Horas después, el doctor salió. La sombría mirada en su rostro me


dijo lo que ya supe en mi corazón durante todo este tiempo. Zeke se había
ido. Nunca iba a regresar. Nunca escucharía su profunda risa y sentiría sus
brazos protectores a mi alrededor de nuevo. Moriría. En el minuto que el
doctor dijera lo que sabía que iba a decir, sería la siguiente en irme.

—Estoy buscando por la familia de Zeke Mitchell.

Finn se levantó junto a mí. Ni siquiera me había dado cuenta que


estaba conmigo.

—Somos la única familia que tiene. Prácticamente es mi hermano y


ella es su prometida. —Finn tocó mi hombro.

No era su prometida. Nunca sería su prometida. Me había perdido de


todo eso con Zeke y era mi culpa.

Me levanté junto a Finn y mis piernas se sentían como de gelatina.


Miré hacia los profundos ojos verdes del doctor y anhelé que dijera algo más
a que Zeke estaba muerto. Contempló no decirnos nada dado que
técnicamente no éramos su familia. No podía pasar otro segundo sin saber.

—Por favor —susurré—. Necesito saber. ¿Está…? —No podía decir la


palabra. La palabra “muerto” absorbió toda la humedad en mi boca y me
hizo sentir náuseas.

Metiendo sus manos en los bolsillos de su larga bata blanca de


laboratorio, el doctor se balanceó en sus talones antes de finalmente ceder.

—Se está recuperando.

Mis piernas cedieron y Finn me atrapó y me levantó.

—¿Qué? —Mi voz sonó como si no la hubiera utilizado en años.

Lágrimas de felicidad surgieron de mis ojos y se derramaron por mis


mejillas.

—Ha sido sedado. Una vez que se despertó, comenzó a ponerse


violento con el personal y decía cosas sin sentido sobre que quería copos de
nieve. No queríamos que se lastimara más, así que no tuvimos otra opción. 74

Escuchar que estaba peleando me hizo tan feliz. No porque quisiera


que se lastimara, sino que Zeke era un peleador, lo había sido toda su vida.
Me dio esperanza que no se rendiría en algún momento cercano.

—¿Cuándo podemos verlo? —pregunté apresuradamente.

Quería estar cerca de él. Quería verlo y ver su respiración. Mientras


estuviera respirando, entonces todavía estaría aquí conmigo.

Treinta minutos más tarde, me llevaron al piso de Zeke. Finn y Chet


regresaron al apartamento para traerme un cambio de ropa. Caminar
alrededor con manchas de sangre cubriendo mi ropa no era una buena
sensación.

Me acerqué a su cama y jadeé al ver su rostro hinchado. Mi incliné y


besé su frente suavemente. Su mano derecha había sido aplastada por una
llanta, así que tenía un yeso que llegaba hasta su codo. Su brazo izquierdo
estaba envuelto apretadamente en vendajes. Había manchas rojas donde la
sangre comenzaba a filtrarse.

Sus piernas no estaban rotas, pero estaban bastante mal. Era el corte
en la parte posterior de su cabeza que preocupaba a todos, pero conociendo
a Zeke, si estuviera despierto, estaría más asustado por el hecho de que su
mano fue aplastada. El médico dijo que pasarían meses antes de volver a
usarla nuevamente, si es que alguna vez lo hiciera.

Cuando ya no podía soportarlo más y no pensé que mi cuerpo pudiera


aguantar por más tiempo, me senté en un sofá al otro lado de la habitación.
Pasó otra hora cuando me senté en ese lugar y lo miré fijamente. Si había
algún movimiento, no quería perderlo. Y cuando despertara, yo quería estar
ahí.

Cerré los ojos solo por un segundo para dejarlos descansar, y cuando
los abrí de nuevo, la habitación estaba completamente iluminada por el sol.
Me tomó un minuto ordenar mi cabeza, pero una vez que lo hice, salté del
sofá y corrí al lado de Zeke. Él yacía inmóvil, pero respiraba, y en este
momento eso es todo lo que necesitaba saber.

—Buenos días —susurré en voz baja mientras le di un pequeño beso


en los labios.

—Buenos días para ti también —dijo Finn detrás de mí.


75
Salté y volteé rápidamente. Estaba parado en la entrada con dos tazas
de café en sus manos.

—Te traje un energizante. —Se dirigió hacia mí y me dio una taza—.


¿Algún cambio?

—No. Solo estamos a la espera que despierte. El doctor vino un par de


veces anoche, pero eso fue todo. Gracias por el café.

—No hay problema. Te traje algo de ropa anoche, pero estabas


dormida en el sofá. Me quedaré con él si quieres volver a nuestro
apartamento y tomar una ducha. —Se sentó en el sofá y tomó un sorbo de
su café.

Era extraño ver a Finn tan serio y tomando café. Usualmente estaba
drogado, bebiendo cualquier cosa que tenga alcohol, y ninguno de los chicos
era serio alguna vez.

—No. Me quedaré aquí. Quiero estar aquí si despierta.

—De acuerdo. Se supone que Chet traerá algo de comida más tarde.
Probablemente deberías comer algo cuando lo haga. —Me dio una sonrisa
amistosa.

—Lo haré. —Tomé un sorbo de mi café—. Gracias otra vez por lo de


anoche. Lo siento si te pegue o algo así. No me di cuenta de lo que estaba
haciendo.

—No te preocupes. Chet y yo somos chicos grandes. Creo que podemos


manejar ser golpeados un poco. De ninguna manera podría una cosa bonita
como tú derribarnos.

Asentí y le sonreí. Estaba en lo correcto. De ninguna manera podía


lastimar a ninguno de ellos físicamente, pero aun así sentí que tenía que
disculparme.

—Deja de flirtear con mi chica, imbécil —dijo Zeke con voz áspera.

Jadeando, volví mi atención hacia él. Sus ojos todavía estaban


cerrados, pero podía decir que tenía mucho dolor por la expresión en su
rostro.

Dejé mi taza y agarré su mano buena.

—¿Zeke? Estoy aquí, cariño. 76

—Copo de nieve. —Mi nombre se deslizó de sus labios como una


oración.

Me incliné y presioné mi mejilla en su palma.

—Sí. Soy yo. Copo de nieve. Lo siento mucho, Zeke. Lo siento mucho.
Te quiero mucho.

Sus párpados se abrieron lentamente y estuve mirando a los ojos


marrones inyectados en sangre. Una pequeña sonrisa levantó sus labios,
pero el dolor regresó, hizo una mueca y cerró los ojos otra vez.

Finn fue a buscar una enfermera y yo me senté en la cama junto a


Zeke. Solo le llevó unos segundos recuperar el sentido y comenzar a tratar
de levantarse. Lo empujé con todas mis fuerzas para hacer que se recostara,
pero incluso con los huesos rotos, era mucho más fuerte que yo.

—Zeke, por favor, quédate quieto hasta que lleguen las enfermeras —
le supliqué.

—No me voy a quedar aquí. Odio los hospitales y esa perra me drogó.
Me voy a casa. Llévame a casa —dijo mientras tiraba de su intravenosa.

Ahuequé sus mejillas con mis manos y lo forcé a mirarme.

—Cariño, estás herido. Por favor, deja que te cuiden. Si me amas, les
dejarás hacer su trabajo. Estaba preocupada. Ni siquiera quiero pensar en
que te pase algo más. No puedo perder a otra persona que amo. Por favor.
—No podía detener mis lágrimas.

Como si hubiera sido drogado de nuevo, dejó de pelear conmigo. Sentí


el roce suave de su pulgar contra mi mejilla y luego suspiró y cayó hacia
atrás contra la cama con un siseo. Cerró los ojos con dolor y luego me miró
con tristeza.

—¿Mi mano? —preguntó en voz baja.

No quería ser quien se lo dijera, pero de ninguna manera podría


permitir que alguien más lo hiciera. Negué con la cabeza y aparté una espesa
mata de cabello negro de sus ojos.

—Fue aplastada. Pasará un tiempo antes de que puedas volver a


tocar. Vas a necesitar fisioterapia y algunas otras cosas.
77
Apretó su mandíbula con tanta fuerza que pensé que estallaría.
Primero, la tristeza pura pasó por su expresión y luego fue su enojo. Su
rostro se volvió rojo brillante y la tensión en su cuello hizo que un músculo
saltara. Tragó saliva con frustración y dolor. Nunca lo había visto responder
de esta manera antes. No le tenía miedo; tenía miedo por él.

Antes de que pudiera decir algo, hablé nuevamente.

—Zeke, está bien. Todo va a estar bien. Nos haremos cargo de todo y
volverás a tocar antes de darte cuenta —le dije de modo tranquilizador.

No abría los ojos y me miraba. En cambio, sacudió su cabeza antes de


darse la vuelta completamente.

Me paré a un lado cuando entró la enfermera y lo interrogó. Le


preguntó sobre su historial médico, sobre las drogas recientes y luego se
fue. Después de eso, el doctor entró y lo revisó nuevamente. Durante todo
esto, Zeke nunca me miró ni dijo una palabra. No sabía lo que estaba
sintiendo. No sabía si estaba enojado o herido. Solo sabía que no estaba
bien.
—Necesita descansar —dijo el doctor mientras salía de la habitación.

Esa era nuestra señal para irnos, pero me negué. Me sentaría ahí con
él hasta que estuviera mejor. Él haría lo mismo por mí, y no había forma de
que me fuera. Esto fue más o menos culpa mía, después de todo.

***

Tres días después, Zeke salió del hospital. Todavía no me había dicho
muchas cosas, respuestas básicas y ninguna pregunta. No estoy segura que
fue lo que más me preocupó; el hecho de que su mano estuviera aplastada,
o el hecho de que prácticamente había renunciado a todo control. Él no era
así y odiaba verlo en silencio aceptar todo. Estaba roto, física y mentalmente.

Había planeado irme a casa antes de que empezaran las clases, pero
de ninguna manera iba a dejarlo cuando me necesitara aquí. Llamé a tía
Sarah y le dije lo que estaba pasando y me apoyó completamente
perdiéndome algunas clases para ayudar a Zeke.

Pasó otro día y todavía no me hablaba. Simplemente se acostó en la


cama y miró el techo o se durmió. Cuando no pude soportarlo más, le hablé.

—Dime lo que pasa, Zeke. No me has dicho mucho desde que te 78


despertaste, y estoy empezando a preocuparme. Cualquier cosa que pueda
hacer para que esto sea mejor o más fácil, lo haré. Sólo dímelo y lo haré.

Aparté un mechón de cabello de su cara. Ojos oscuros se volvieron


hacia mí y me atravesaron. Su sabrosa boca estaba fruncida en una
expresión enojada que había visto muchas veces cuando lo conocí. Era como
si el hombre que había conocido por primera vez hubiera regresado a pleno
y el tipo dulce que me susurraba te amo a través del teléfono y me besaba
dulcemente hubiera desaparecido.

—Creo que ya has hecho suficiente —dijo antes de darse la vuelta e


ignorarme.
Traducido por Flochi

N
o quería estar enojado. Nunca quise decirle cosas hirientes a
Patience, pero cada vez que miraba el yeso que cubría mi mano y
antebrazo derecho, no podía evitar sentir ira.

Tocar la guitarra era mi liberación. Me condujo a través de una vida


de locura, y ahora no podría hacerlo por meses. ¿Quién sabía si alguna vez
sería capaz de tocar de nuevo? Mi vida, mi trabajo, todo por lo que había
trabajado tan duro, todo se había ido en un abrir y cerrar de ojos. Ido. Todo
porque estaba persiguiendo una chica, lo que era algo que juré que nunca 79
haría. Amaba a copo de nieve, pero también amaba tocar la guitarra.

No dijo nada luego de que fui grosero con ella. No había querido serlo,
pero tras días de contener mi enojo, simplemente estalló. No obstante, pude
notar que herí sus sentimientos. Su labio inferior tembló un poco y sus ojos
se agrandaron. Me sentí como la mierda, pero estaba tan enfadado con todo
el mundo.

Ella ni siquiera tenía que estar allí ya. No tenía que verme yaciendo
como un vagabundo, sin ser capaz de trabajar. La universidad era donde
tenía tantas ganas de estar y ahí es donde debería estar.

—¿No tienes clases o algo? —pregunté.

Ni siquiera podía mirarla. Nunca fui lo bastante bueno para ella y


ahora estaba en una condición todavía peor. Se merecí algo mejor que un
músico sin-trabajo, una sombra de lo que fue, un donnadie. Si mi mano
nunca sanaba, no sería capaz de cuidar de ella. No quería nada más que
poder hacer eso.

—Compórtate como un idiota todo lo que quieras. ¿No crees que sé


que es mi culpa? —Se levantó de la cama de un salto y comenzó a arreglar
mi habitación.

No podía hacer nada más que sentarme allí y observar.

—Dime y hazme lo que quieras. No voy a dejarte. No me dejarías si la


situación fuera diferente.

Y con eso, salió de mi cuarto y cerró de un portazo tras ella.

Tres días después, seguía allí. No le dije nada y no me dijo nada. El


único momento donde había necesidad de comunicación era cuando estaba
intentando ayudarme a hacer algo. La odiaba por ayudarme a hacer cosas
simples.

—Sólo levanta el brazo y lo quitaré —dijo mientras intentaba


desvestirme.

El estúpido pedazo de yeso seguía trabándose en mi camiseta y estaba


a tres segundos de rasgar la maldita cosa.

—¡Puedo hacerlo! —grité.


80
Se encogió, y de inmediato me odié un poco más. Alzó las manos
irritada y abandonó el cuarto. Terminé desgarrando la camiseta y tomando
una ducha. No me molesté en ponerme otra luego. A la mierda las camisetas
y a la mierda sus apretadas mangas del asco también.

La puerta de la habitación se abrió nuevamente luego de que estaba


acomodado en la cama. Alcé la mirada hacia ella de pie en el umbral. Sus
ojos estaban rojos como si hubiera estado llorando, y sentí como si hubiera
sido golpeado en el estómago. Yo lo provoqué. La hice llorar. Sin importar lo
enfadado que estaba en el mundo, tenía que mantener mi mierda a raya.
Comencé a disculparme, pero antes de lograr que las palabras salieran de
mi boca, ella habló.

—El guitarrista de reemplazo ya llegó. Los chicos quieren que


escuches. Quieren que esta sea tu decisión.

La gira tenía que continuar y aunque odiaba la idea de alguien más


tocando mi parte, entendía que los chicos tuvieran que hacer lo que tenían
que hacer.

Cojeé detrás de ella hasta la sala. Con la cabeza gacha, pude sentir
los ojos en el cuarto penetrarme y me sentí como un maldito inválido. Fue
vergonzoso como el infierno cojear como un maldito mocoso, pero dolía como
los demonios para poner demasiada presión en mi rodilla derecha.

Cuando alcé la vista, todos los ojos se apartaron como si no hubiesen


estado mirando con fijeza. Los chicos ni siquiera me miraron cuando me
senté en el sofá y los ignoré. Sabía que se sentían culpables por seguir sin
mí, pero tenía que hacerse y lo entendía. Era decente de parte de ellos que
me permitieran decidir quién tomaría mi lugar hasta que mi mano sanara,
si es que lo hacía alguna vez.

Todos estaban formados alrededor del enorme sofá de cuero


desmontable. Mis ojos se pegaron a una chica al final del sofá directamente
frente a mí. Me miró con enfadados ojos delineados de negro mientras
masticaba violentamente una goma. El único sonido en el cuarto fue cuando
hacía reventar la goma.

Tenía cabello rosa fuerte y bastantes tatuajes. Un vistazo de medias


de red podían verse entre sus botas de caña alta y falda corta negra de
colegiala. Su camiseta sin mangas, la que también estaba hecha de red,
cubría un brillante sostén rosa. Era la típica chica del rock, aros a juego en
81
labio, nariz y ceja. Supuse que era alguna follada para algunos de los chicos.

—Entonces, ¿dónde está el guitarrista de reemplazo? —pregunté,


molesto.

Los chicos comenzaron a reírse fuertemente. La chica punk frente a


mí se puso de pie y dirigió sus ojos hacia ellos.

—Esa sería yo. —Se cruzó de brazos como si estuviera rogando por
una pelea.

No pude evitar reírme un poco también. Se veía lista para patear


algunos culos.

—¿Es así? —pregunté en tono arrogante.

Sus ojos contemplaron mi pecho desnudo antes de chocar con los


míos.

—Sí. ¿Quieres que toqué o qué?

Puso las manos sobre sus caderas, sus uñas negras clavándose en la
piel revelada.
—¿Es algún tipo de broma? —le pregunté a los chicos.

Me miraron y estallaron en carcajadas nuevamente.

—No es una maldita broma. Deja de ser un imbécil machista. O


quieres que toque o no. Di algo y deja de desperdiciar mi jodido tiempo —
dijo con enojo.

Estaba enfadada y no cedió. No estaba batiendo sus pestañas a los


chicos. Fue rápida y al grano, y de alguna jodida manera la respeté por eso.

—Entonces toca —dije con calma.

Me aseguraría de llamar a la discográfica y les daría mi opinión en


cuanto la perra saliera por la puerta.

Se acercó al estuche de su guitarra que estaba apoyado en la encimera


de la cocina. La abrió y sacó una hermosa Les Paul roja. Tenía un gusto
decente en guitarras, lo que era una ventaja para ella.

Se puso la correa y comenzó a tocar y nos quedamos todos en shock.


Nunca había escuchado de una mujer que tocara tan bien. Nos avergonzó a
todos y la risa murió instantáneamente en nuestros labios. La chica tenía 82
habilidades. No había duda de ello. Incluso iría tan lejos como para decir
que podía tocar mejor que yo. Cerró sus ojos y destruyó las cuerdas mientras
tocaba cada nota de una de nuestras canciones perfectamente.

Al instante, la odié y me gustó por ser capaz de tocar tan bien.


Apestaba ser reemplazado, pero si iba a serlo, entonces mejor que fuera la
mejor. Al menos, hasta que mi mano jodida estuviera mejor.

Cuando acabó, se quitó la correa y puso su guitarra de regreso en el


estuche. El clic de la cerradura llenó el silencio del cuarto mientras todos la
mirábamos fijamente con sorpresa. Patience alzó sus manos y comenzó a
aplaudir.

—¡Eso fue increíble! —dijo con una sonrisa.

No podía estar más de acuerdo.

—¿Me repites como dijiste que era tu nombre? —pregunté.

—No lo dije. Nadie se molestó en preguntar. Mi nombre es Constance.


—Reventó su goma y arrugó los labios al estilo de una perra.
Miré a los chicos y me miraron de regreso con sorpresa. Sabía lo que
tenía que hacer.

—Bueno, Constance, bienvenida a Blow Hole.

Luego que se fue, hubo mayor debate.

—¿Dejaste entrar a una chica a la banda? ¿Qué demonios, Zeke? —


dijo Tiny.

—Amigo, puede tocar. Lo hará hasta que Zeke pueda volver a tocar.
—Finn me apoyaba.

Chet estaba demasiado ocupado pensando en maneras de meterse en


sus pantalones.

—Ella lo hará bien. Apuesto a que es de las que muerden. ¿Qué


piensas, Finn? ¿Crees que es de las que montan duro?

Finn se rio.

—Hombre, creo que podría ser un poco intensa, incluso para ti.

—No hay tal cosa. —Se reclinó y prendió un cigarrillo. 83

***

Unos pocos días después, los chicos se fueron para terminar la gira
sin mí. Una vez que regresaron a la ruta, Constance incluida, solo fuimos
Patience y yo en el apartamento.

Pronto, ella tendría que regresar a Florida y me quedaría solo. Mi


terapia física iba a comenzar en pocas semanas y todavía estaba intentando
descubrir cómo llevar mi trasero allí. Pero primero era lo primero; necesitaba
intentar arreglar lo que sea que estaba pasando con nosotros. Las cosas
todavía no habían regresado a la normalidad. No era ella y no era yo, pero
algo estaba raro. Íbamos a la cama separados y me despertaría con ella
acurrucada contra mí, pero no hablábamos. No la había besado
apropiadamente desde el accidente y lo extrañaba.

—Entonces, ¿regresarás pronto a Florida? —Golpeé mis copos


glaseados con la cuchara.

Se quedó en silencio por un rato antes de finalmente responder.

—Tengo que hacerlo. Me quedé muy atrás en todo y ya me he perdido


tres prácticas.

Por más que quisiera, no podía atraparla aquí conmigo. No podía


simplemente permanecer acostado mientras ella esperaba hasta que mi
mano y pie mejoraran. Nunca había deseado ser dejado solo en toda mi vida,
pero lo deseaba más que nada en ese momento.

—Lo entiendo. Llamaré y reservaré un boleto en un instante. ¿Mañana


está bien?

Me sentí enfermo al pensar en ella dejándome, pero había tantas cosas


que eran más importantes. La universidad, el futbol y Sydney eran más
importantes que un pedazo de mierda quebrado que toca la guitarra como
yo.

—Mañana está bien. ¿Qué vas a hacer solo en California? No conoces


a nadie aquí más que a los chicos. —Me miró con ojos azules tristes.

—Estaré bien. Tengo que comenzar la terapia física si alguna vez


quiero tocar una cuerda de nuevo. —Me encogí de hombros.

Sin preguntar, recogió el cuenco vacío de cereales y lo llevó al


fregadero. Abrió la llave del agua mientras lavaba y limpiaba los platos del 84
poco desayuno.

—Hay fisioterapeutas en Florida, sabes —dijo con su espalda hacia


mí.

Su coleta rubio arena rebotaba arriba y abajo mientras frotaba la


sartén donde había revuelto los huevos. Todo el lugar olía a desayuno fresco
y detergente para platos.

—No voy a ir a Florida —dije obstinadamente.

Sólo la idea de arrastrarla conmigo me volvía loco. Desde el momento


que conocí a Patience, supe que no era bueno para ella, pero cuando mi
carrera comenzó a despegar, pensé que podría serlo. Ahora estaba de
regreso al comienzo. Me sentía como nada otra vez, y en el minuto que se
diera cuenta, se habría ido para siempre.

—¿Por qué no? —Los platos habían desaparecido, pero todavía no se


había dado vuelta para enfrentarme.

—Tenemos un lavaplatos, sabes.


No quería responderle a decir verdad. No quería decirle que una vez
que me viera junto a todos sus nuevos amigos universitarios, que no tenían
sus vidas jodidas, nunca me miraría de la misma manera.

—No cambies de tema, Zeke. ¿Por qué no vienes a Florida conmigo?

—Porque no necesito una jodida niñera. —El taburete raspó contra el


costoso suelo de azulejos cuando lo empujé hacia atrás.

Casi había salido de la cocina cuando sentí sus dedos fríos sujetar mi
brazo. Quise quitármela de encima y gritarle, pero en cambio, me paré allí y
la dejé hablar.

—Una vez dijiste que querías que nos ocupáramos del otro. No quiero
ser tu niñera. Quiero cuidarte. Y para ser honesta, te necesito allí para que
cuides de mí. Estoy sola en ese apartamento, Zeke. Es solitario y a veces
siento miedo. Me despierto con terrible pesadillas y deseo más que nada que
estuvieras allí a mi lado. Por favor, ven a casa conmigo. Te necesito más de
lo que me necesitas. Lo prometo.

Hubo un momento en mi vida cuando los ruegos de una mujer no me


afectaban en lo más mínimo. Las mujeres eran solamente donde encontraba 85
consuelo, un lugar para que descargara mi carga. Nunca me preocupé por
lo que necesitaban o querían, y podía pensar en un millón de réplicas
distintas para una mujer que dijera que me necesitaba.

No estoy seguro de lo que me sucedió cuando era más joven para


hacerme de esa manera. Tal vez fueron las golpizas semanales que me daba
el viejo. Tal vez fue ver la manera en que mi padre trataba a mi madre antes
de que el cáncer la debilitara.

Solía atribuirlo a la pérdida de mi madre. Tal vez, en el fondo de mi


mente, la culpaba por dejarme, y tratar mal a las mujeres era algo así como
mi desquite. De cualquier manera, era un ejemplo retorcido de la especie
masculina. Lo sabía y cada mujer que había cruzado mi camino lo sabía;
todas excepto copo de nieve.

Quién hubiera pensado que ella sería la única a la que no podía decirle
que no. Es solo mi suerte haberme enamorado perdidamente de la única
mujer en el mundo que me tenía agarrado por las bolas. Sabía lo que estaba
haciendo cuando se trataba de mí. Por eso, una hora después, reservé dos
boletos de ida para Florida.
Traducido por Ale Grigori & AnnaTheBrave

l estaba fuera de mi alcance, otra vez.

É Recordé cómo de cortante era cuando lo conocí por


primera vez, y lentamente se estaba transformado nuevamente
en ese chico. Irme y volver a Florida cuando las cosas se sentían
tan raras entre nosotros no era algo que estaba dispuesta a
hacer, pero me estaba quedando sin las píldoras mágicas que me impedían
volverme loca y no podía permitirme perder más clases y la práctica.
86
Que Zeke volviera conmigo a Florida era la única solución, y apenas
podía creerlo cuando él estuvo de acuerdo. Odiaba usar sus preocupaciones
acerca de que saliera herida contra él, pero era la única carta que tenía bajo
la manga.

Tía Sarah nos recogió en el aeropuerto y volvimos a su casa para


cenar. Sydney estaba en su bola de felicidad usual e incluso con ella, Zeke
no respondía de la manera habitual y juguetona. Estaba empezando a
extrañarlo, ya que era mi culpa que se estuviera comportando así. Era mi
culpa que se sintiera tan inútil, y haría todo lo posible para darle un
propósito hasta que su mano sanara y pudiera volver al trabajo. Con suerte,
tendríamos buenas noticias una vez él comenzara la terapia.

—Entonces, ¿cuánto tiempo te vas a quedar en Florida, Zeke? —


preguntó Syd con la boca llena de pollo.

Su boca y sus manos estaban cubiertas con salsa barbacoa. Era muy
adorable. Le di una servilleta de papel y se manchó todavía más la cara. Ella
pensaba que estaba tan grande, pero aún no podía manejar el pollo a la
barbacoa.
—Sólo hasta que mi mano mejore. No estoy haciendo nada en casa
ahora mismo de todos modos. Lo menos que puedo hacer es venir y ser útil
para Patience.

Estaba perdiendo rápidamente mi apodo. Escucharlo llamarme


Patience una y otra vez me estaba poniendo de los nervios. Sonaba extraño
en sus labios, y aunque era mi nombre, sonaba tan impersonal.

Cuando finalmente llegamos a mi pequeño apartamento de solo una


habitación, era cerca la medianoche. Era el lugar perfecto para mí. Me
emocionaba cuando pasaba por el pequeño espacio ubicado directamente
encima de una exótica cafetería. No solo conseguía un delicioso café cuando
quería, sino que mi apartamento siempre olía bien.

El alquiler era barato e incluía agua y alcantarillado. No podía dejarlo


pasar. Lo decoré para adaptarlo a mis gustos, comprando la mayoría de mis
cosas en Target, y me instalé inmediatamente. Se sentía como un hogar para
mí. Sydney incluso vino a quedarse algunos fines de semana cuando yo no
estaba tan atareada con las tareas escolares.

Zeke ayudó a subir las maletas lo mejor que pudo, y no dije nada
cuando se maldijo a sí mismo por no ser capaz de cargar más. Era un chico 87
tan independiente. Odiaba verlo luchar tanto. Me moví rápidamente,
subiendo y bajando las escaleras con más bolsas que las que mis pobres
brazos podían manejar, para que él no tuviera que esforzarse tanto.

Parecía un gigante en mi pequeño espacio. Cuando alquilé el


apartamento por primera vez, recuerdo haber pensado lo grande que era el
espacio de la sala, pero en el momento que cerré la puerta principal y eché
un vistazo al espacio incluyéndolo, supe que me había equivocado sobre el
tamaño de la habitación.

—¿Y ahora qué? —preguntó.

Se veía incómodo parado allí.

—Bueno, bienvenido a casa —dije mientras rodeaba mis brazos


alrededor de su cintura.

Me apretó de vuelta y disfruté el momento. Cuando me incliné hacia


atrás y levanté mi mirada hacia él, esperaba que me besara. En cambio, el
lado de su boca se alzó en una sonrisa forzada y apartó la mirada como si
no estuviera interesado.
Me aparté y pasé mis dedos por mi cabello.

—Voy a tomar una ducha. Siéntete como en casa.

Tan pronto llegué al baño, saqué mi celular y llamé a Hope.

—¿Qué pasa, estrella de fútbol? ¿Dónde demonios has estado? El


entrenador nos ha estado pateando los traseros en la cancha.

Encendí el agua de la ducha para que Zeke no me escuchara.

—Lo siento. Tenía algunos asuntos de los cuales encargarme, fuera


de la ciudad. Acabo de volver. Escucha, Hope, ¿tienes más de esas píldoras?
Odio preguntar, pero… ¿sabes?

La línea se quedó en silencio y pude sentir el pánico comenzando en


la base de mi columna. ¿Qué pasaba si no tenía más? ¿Sí ella no podía
obtener más? Había empezado a depender de esa pequeña píldora para que
me ayudará a sentirme mejor. Odiaba esos estúpidos episodios.

—Demonios, Patience, me hubieras llamado ayer. Mamá está afuera


y no tengo nada, pero ¿tienes dinero?
88
—Un poco. ¿Por qué?

—Hay un chico que conozco. Puedo conseguirte algo similar con él por
veinte dólares, ¿si quieres?

—¿Algo similar?

—Sí. Es un poco más fuerte así que podrías tomar solo la mitad y
obtener el efecto completo. No es nada peligroso, nena. No te haría eso.
Entonces, ¿quieres que lo llame?

Este era un nuevo bajón para mí. Comprar drogas de un tipo que no
conocía no era algo que quisiera hacer, pero necesitaba hacerlo. La idea de
tener un ataque de pánico en medio de una clase, o justo antes de salir al
campo, me hizo sentir más pánico. No quería que Zeke supiera que estaba
jodidamente medio loca, y con él viviendo conmigo ahora, descubrí que esa
era una posibilidad muy real si no tenía lo que me gustaba llamar mis
“píldoras relajantes”.

—Sí, llámalo.

Después de una larga ducha caliente, encontré a Zeke dormido en el


sofá. Cuando intenté despertarlo, se quejó y se dio la vuelta. Lo quería en
mi cama, pero al mismo tiempo, no quería molestarlo. Con su mano como
estaba, rara vez dormía mucho.

Llevé todas nuestras maletas al dormitorio y las arrojé en la esquina


hasta mañana. Me subí a la cama, prendí el televisor, ajusté el temporizador
y luego me fui a dormir.

Un fuerte golpe en la puerta principal me despertó la mañana


siguiente. Estaba casi completamente despierta cuando pude escuchar la
voz de Hope en la sala.

—¿Qué diablos, amigo? Esta es la casa de mi chica. No sé quién


diablos eres, pero déjame entrar o te juro por Dios que me voy a volver una
ninja loca y patearé tu trasero.

Salté de la cama y corrí hacia la habitación de al lado.

—Está bien, Zeke. Puedes dejarla entrar.

Zeke abrió la puerta y Hope le dio una gran sonrisa de besa-mi-trasero


mientras entraba a mi apartamento.
89
—Perdón por despertarte, pero quería traerte eso y recuperar mi
dinero antes de clase —dijo, mientras metía la mano en su mochila.

—No aquí —dije de prisa.

Tanto ella como Zeke me miraron como si estuviera loca.

—En la habitación. Ya volvemos —le dije a Zeke—. Son cosas de chicas


—dije antes de que pudiera hacerme cualquier pregunta de por qué estaba
actuando de manera tan extraña.

Cerré la puerta detrás de nosotras cuando llegamos a la habitación.

—Él no necesita saberlo. Esto es entre tú y yo ¿está bien?

—Lo que digas —dijo mientras se encogía de hombros.

Sacó una envoltura de celofán de un paquete de cigarrillos y dentro


había tres pastillas blancas en forma de barra largas. Levanté la bolsita y la
sacudí. Nunca me había sentido como una criminal en mi vida, ni siquiera
después de haber tomado una vida, pero por alguna razón, estar encerrada
en mi habitación e intercambiar dinero por pastillas me hacía sentir como
si perteneciera a la prisión.

—¿Qué son estas? —le pregunté.

Nunca había visto pastillas largas y rectangulares.

—Xanax. Son mejores que el Valium, creo. Solo toma la mitad y


estarás lista.

—¿Qué hacen?

No me importaba tomar pastillas. Estaba demasiado paranoica.

—Tranquilízate, niña. Todo lo que hará es relajarte cuando sientas


que estás a punto de perder el control. Confía en mí, estas son útiles. De
todos modos, tengo que correr. La clase comienza en veinte minutos. ¿Te
veré en la práctica esta tarde? —Se giró hacia el espejo y usó un pulgar para
limpiar delineador extra de debajo de sus ojos.

—Sí, estaré allí. —Le di los veinte dólares—. Gracias por esto, Hope.
Realmente lo aprecio.

—No te preocupes, chica. Avísame si necesita más.


90
La acompañé y cerré la puerta detrás de ella. Cuando me giré, Zeke
estaba parado allí con los brazos cruzados y una mirada enojada en su
rostro.

—¿Qué diablos fue eso? —Su mirada era acusadora.

—Te dije que eran cosas de chicas. —Fui a la cocina y busqué en los
armarios algo que no estuviera rancio.

—¿Qué tipo de cosas de chicas? —Sus ojos me siguieron por la cocina.

—Caray, Zeke, necesitaba unos tampones, si debes saberlo, y Hope


me trajo algunos.

Me di palmadas en la espalda mentalmente por pensar tan rápido. Y


cuando sus labios se levantaron en una sonrisa incómoda y se alejó sin decir
una palabra, celebré por dentro.

Cuando llegó el momento de ir a clase, dejé a Zeke en casa. No parecía


muy contento con sentarse todo el día en el apartamento, aburrido, pero
hasta que no nos acostumbráramos a estos nuevos arreglos, tendría que
funcionar.
Para cuando llegué a casa después de la práctica, ya era tarde.
Esperaba que estuviera holgazaneando en el sofá, miserable, como lo hacía
cuando lo dejé, pero me sorprendió cuando entré y encontré un lugar vacío.
Como mi apartamento era muy pequeño, no me llevó más que unos
segundos ver que no estaba en la ducha ni en el dormitorio.

Estaba sacando mi teléfono para llamarlo y ver dónde estaba cuando


la puerta de entrada se abrió y entró con un brazo lleno de alimentos. Me
apresuré a quitarle la bolsa, pero él se alejó.

—¡Lo tengo! —dijo rápidamente.

Dejé que luchara por llevar las bolsas al mostrador de la cocina.

—¿Fuiste de compras? ¿En una ciudad extraña sin auto y con una
mano rota? ¿Que estabas pensando?

Claro, era un hombre adulto, pero si hubiera esperado un poco, podría


haberlo llevado y haberlo salvado de una posible lesión en la mano.

—Estaba pensando en que me estaba muriendo de hambre. Todo lo


que tenías aquí era leche en mal estado. No soy un bebé, Patience. Puedo ir
a la tienda de comestibles. 91

El agotamiento me impidió discutir. Él estaba aquí y su mano parecía


no estar mejor ni peor de lo que lo estaba cuando lo dejé. No había necesidad
de presionarlo. No era como que discutir mejorara las cosas entre nosotros.

Tiré mi bolso sobre el mostrador y me fui a la ducha. Cuando salí, el


olor a comida cocinándose llenaba la habitación. Olía increíble y hacía que
mi estómago retumbara. Estaba hambrienta.

—No tienes que hacer eso, lo sabes —le dije mientras me secaba con
una toalla el pelo.

—Es lo menos que puedo hacer. Si me voy a quedar aquí, al menos


puedo asegurarme de que seas alimentada. —Me sonrió y, por un breve
momento, se sintió como mi Zeke otra vez.

—Me encanta cuando haces eso —dije sin pensar.

—¿Hacer qué? ¿Cocinar? —preguntó mientras sacaba una olla de la


cocina.

—No. Sonreírme. Lo extraño. Te extraño. —Las lágrimas obstruyeron


mi garganta, haciendo que mis últimas palabras sonaran gruesas.

Apagando la estufa, se arrastró hacia mí y puso un brazo alrededor


de mi cintura. Pasó sus dedos por mis húmedos mechones de cabello y negó
con la cabeza.

—Yo también me extraño. Sé que he sido raro últimamente.


Simplemente no sé qué hacer si no puedo tocar. Me siento perdido.

—Eres más que un simple guitarrista, ¿sabes? —Me acurruqué contra


su duro pecho e inhalé.

—¿Es eso así? Dime lo que soy, entonces.

Enganchando mis brazos alrededor de su cuello, mi cuerpo se


estremeció cuando pasó un dedo por la piel desnuda justo encima de mis
pantalones de pijama.

—Eres mi lugar feliz —susurré contra sus labios.

Mordió mi labio superior y se burló de mi boca con la lengua.

—Y tú eres mía. Te amo, Patience. Más de lo que podrías comprender.


92
—Su mano se movió debajo de mi camisa y rozó la suave piel debajo de mi
sujetador.

—Mi nombre es Copo de nieve.

Me sonrió dulcemente y me besó por primera vez en días. Sentí que la


tensión que se había formado entre nosotros después del accidente se
desvaneció lentamente. Alzando su camisa, puse mis palmas contra su duro
pecho.

Me apoyó contra el mostrador de la cocina, y sujeté su yeso antes de


que pudiera intentar levantarme. Dejó de besarme y me miró confundido.

—Estás herido. Déjame hacerlo —dije mientras lo besaba y lo llevaba


conmigo a la sala de estar.

Lo empujé al sofá y trepé sobre él. Levantando su camisa sobre su


cabeza, la tiré fácilmente sobre su yeso. Me agarró el culo con su mano
buena y me empujó hacia él. Saqué su mano de mí y entrelacé mis dedos
con los suyos. Presioné su mano en el sofá e intenté sujetarlo.

—Oh, quieres controlarme, ¿eh? —Inclinó la cabeza hacia arriba y


chupó suavemente un lado de mi cuello.

—Eso depende. ¿Eres controlable? —Le mordí el hombro y siseó en mi


cabello.

—Diablos, no, pero calienta mucho verte intentarlo. —Levantó sus


caderas y las presionó contra mí.

—Bueno. Entonces sigue mirando. Esto está a punto de volverse más


caliente.

93
Traducido por VckyFer & Smile.8

E
staba contento. La felicidad y el alivio podían encontrarse en los
ojos de mi copo de nieve. Nunca pensé que podía encontrar esa
paz una vez más. Sin embargo allí estaba, siendo montado por la
única mujer que alguna vez me hizo sentir algo emocional. Estaba
sobrecogido por la sensación de emoción que solo había sentido con ella.

Inclinándome hacia arriba, envolví mi brazo bueno alrededor de ella y


lo enlacé en su cadera. Jalándola hacia mí y más cerca, bajó su cabeza y
descansó sus suaves labios contra los míos. Pequeños ruidos se derramaron 94
de sus labios mientras movía su cuerpo lentamente de ida y vuelta y de
arriba abajo. Rompiendo el beso, echó su cabeza hacia atrás de puro placer.
Blancos mechones de cabello cubrían mis brazos y hacían cosquillas a mis
muslos cuando se inclinó hacia atrás. Era una cosa tan hermosa de
observar.

La curva de su delgado cuello atrapó mi atención. Mis ojos siguieron


la pendiente de su cuello bajando a sus erectos y rosados pechos. Pasé mi
pulgar por su estómago plano, dejando que este se hundiera en su ombligo.
Su cuerpo tembló con mi tacto. Amaba cómo ella respondía.

Dejé que tuviera completo control de mí. Era la única persona en el


mundo a quien le daba esa libertad. Sería la única persona a quien se lo
permitiría por el resto de mi vida.

Su viejo sofá se enterró en mi espalda mientras se presionaba para


tomarme una y otra vez. Levanté mis caderas por más. Nunca tendría
suficiente de ella. Nunca.

El resto de la noche fue un borrón de miembros entremezclados y los


sonidos de Patience cuando se venía. Era un hermoso sonido, un sonido que
intentaba escuchar tanto como fuera posible.

Después de haberse dormido exhausta, me desperté con mi mano


latiendo. Echándole un vistazo al reloj, el número uno se iluminó para mí.
Dormir por la noche era una cosa que me estaba costando en los últimos
días.

Aparté el brazo de Copo de Nieve de mi pecho y me deslicé de debajo


de ella. En un punto, terminamos en su cama. Su departamento era cálido
y se sentía como casa, pero eso podía ser porque ella estaba allí. Hogar era
donde sea que ella estuviera.

Encendí la luz del baño y me miré en el espejo. Había un chupón


desvaneciéndose en mi pecho y pasé mis dedos por sobre éste. Le di la
espalda al espejo y marcas de arañazos rosados estaban esparcidos en mi
espalda. Patience se estaba volviendo un poco como un gato salvaje en la
cama, y amaba cada minuto de ello. Después de orinar, lavé mis manos con
algo que olía como a coco, tomé dos de mis pastillas para el dolor que no
parecían hacer nada, luego apagué la luz y regresé a la habitación.

El sonido de suaves susurros llenaba la habitación, y no estaba seguro


de lo que Patience me estaba intentando decir. 95

—¿Qué dijiste, nena? —pregunté en la oscuridad.

No hubo respuesta. Nunca la había escuchado hablar en sus sueños,


pero siempre había una primera vez para algo.

Deslizándome de regreso a la cama, jalé las cobijas y presioné mi


cuerpo contra el de ella. Estaba tan tibia y dulce. Arrojando mi brazo bueno
alrededor de ella, la atrajé un poco más en mi abrazo.

En ese momento, todo cambió. Me atacó con sus uñas y las enterró
en mi cara y mi pecho. Me eché hacia atrás y sujeté sus brazos lo mejor que
pude, pero el yeso y el dolor lo hacían muy difícil.

—¿Qué demonios, Patience? —pregunté mientras sujetaba sus brazos


contra la cama.

Aun así, pateó y meneó su cuerpo como si estuviera tratando de


escaparse. Usando mi mano rota, alcancé a encender la lámpara al lado de
mi cama. Dolió como en el infierno, pero logré hacerlo. Mirándola, la suave
luz iluminó su rostro y todo lo que pude ver fue miedo. Sus ojos aún estaban
cerrados, pero se veía tan asustada que me rompió el corazón.
Continuó luchando.

—Soy yo, Copo de Nieve. Despierta. Soy yo, Zeke.

Nada de lo que yo decía lograba pasar a través de su barrera de miedo.


Continuó pateando, pegándome de vez en cuando en el mentón. Estiré mi
pierna para lograr sujetar su pierna con la mía.

—¡No! ¡No me toques! No más. ¡No me toques! —gritaba una y otra vez.

—¡Si dejaras de patearme, te soltaría! —grité de regreso.

No estaba seguro cuál demonios era su problema, pero no iba a dejar


que se hiciera daño o que me lo hiciera a mí.

—Por favor, papi, solo suéltame.

Y entonces lo supe. Una cruda náusea llenó mi estómago y no quería


hacer nada más que quitarla de allí. Uno escucha historias sobre las
personas que han sido sexualmente abusadas y de las vidas que tienen
después de tal traumático evento, pero pensé que ella estaba mejor. Siempre
parecía tan feliz y mejorada.
96
La solté de inmediato y salí de la cama. Encendiendo la luz de arriba,
todas las esquinas oscuras de la habitación se llenaron con brillo. Sus ojos
se abrieron y me miró. Sudor goteaba de su frente y caía sobre su rostro.

Sus ojos contemplaron su alrededor antes de finalmente chocar con


los míos. El entendimiento llenó sus rasgos faciales mientras un rubor se
esparcía por sus mejillas y por debajo de su cuello.

—¿Estás bien? —pregunté dudoso.

Tragó con fuerza y apartó la sábana lejos de su piel.

—Estoy bien. No te hice daño, ¿o sí?

Salió de la cama y llegó hasta mí. Tomó mi yeso, el cual sin darme
cuenta, estaba sosteniendo contra mi pecho. La verdad es que ella me había
lastimado como una perra, pero nunca le diría eso.

Aparté mi mano lejos de ella y la rodeé con mi mano buena, metiendo


su cabello detrás de su oreja.

—Estoy bien. ¿Estás segura de que estás bien?


Apartó la mirada de mí y le restó importancia como si no fuera nada.

—Sí. Solo fue una pesadilla. Le pasa al mejor de nosotros. Vamos,


durmamos un poco más.

La sostuve en mis brazos por el resto de la noche. Sentí que las


pastillas para el dolor hicieron efecto y mis ojos se volvieron pesados.
Finalmente, alrededor de las tres de la mañana, me dormí.

Más tarde esa mañana, desperté con el olor al desayuno. Pasando mi


mano por mi rostro, salí de la cama y me dirigí a la cocina.

—¡Buen días, nene! —dijo con una enorme sonrisa.

Estaba pretendiendo que lo de anoche nunca sucedió.

—Entonces, sé que el fútbol realmente no es lo tuyo, pero tengo un


juego esta tarde. ¿Quieres venir? Sydney y tía Sarah van a estar allí, así que
no vas a tener que sentarte solo.

Patience en pantalones diminutos de gimnasia corriendo cubierta de


sudor. Sí, sonaba como un buen momento para mí. Me estaba excitando
con solo pensar en ello. 97

—Sí. Voy a ir y ver qué sucede. —Mordí un pedazo de tostada y tomé


algo de jugo de naranja.

Más tarde, me senté con Sydney y Sarah y miré un partido de fútbol


por primera vez en mi vida. El futbol era una mierda seria. Estas chicas no
se contenían por nada, pero no podía apartar mis ojos de Patience. Era
asombrosa, y ver mientras su cuerpo se movía tan fluidamente era hermoso
y candente al mismo tiempo.

Se movía por el campo como si le perteneciera. Su cola de caballo


saltaba mientras maniobraba la pelota con los laterales de sus pies antes de
arrastrar su pierna hacia atrás y patear la pelota directo a la línea de meta
y aterrizara en medio de la red para un punto ganador. Su rostro se iluminó
y una sonrisa se extendió por sus labios diferente de cualquier sonrisa que
alguna vez hay sido capaz de poner en su rostro.

La multitud alrededor estalló en un grito de emoción. Un grupo de


chicas la atacaron con rostros sonrientes y abrazos de felicidad mientras la
levantaban. Pude escuchar un poco de su genuina risa mientras se aferraba
para el viaje y arrojaba su cabeza hacia atrás con emoción. Era lo más
hermoso que había visto.

Después del juego, esperé mientras ella estaba en el vestuario con el


resto de las chicas. Cuando finalmente salió, tenía el cabello mojado y esos
pequeños y dulces pantaloncillos de fútbol fueron reemplazados con un par
de vaqueros ajustados. Fui hacia ella y la jalé a mis brazos.

—Fuiste la dueña del campo hoy, nena. Fue sexy como el infierno
verte. —La besé en la frente.

—Crees que todo es sexy. —Me empujó juguetonamente en el pecho.

—Todo lo que tiene que ver contigo.

Capturé su mejilla con mi mano y tomé un buen vistazo de ella. Algo


se veía extraño. Se veía drogada. Sus ojos estaban vidriosos y tenía una
sonrisa dormilona en su rostro que se veía demasiado feliz. Su visión estaba
desenfocada y parecía tener problemas para verme a los ojos.

—¿Fumaste algo? —pregunté mientras la llevaba a un lado y volvía a


mirarla.

Su boca se abrió sorprendida. 98

—¿Qué? Por supuesto que no fumé nada. Sabes que no toco esas
cosas, Zeke.

Sabía bien eso. Muchas veces, la había visto cuando todos se pasaban
un porro, pero algo en la forma en la que se veía gritaba drogada hasta la
cabeza.

—Lo sé, pero te ves drogada. Si lo hiciste, solo dímelo. Sabes que no
me importa esa mierda. En todo caso, me molestaría si no lo compartieras.
—Reí.

—Bueno, no lo hice. Solo estoy cansada. No dormí mucho y luego con


el juego… todo pasará. —Se encogió de hombros.

Me sentí mal por preguntar. Por supuesto que estaba cansada.


Pesadillas que la mantenían despierta, la escuela, el fútbol. Sin mencionar
que me estaba ayudando aquí y allá cuando no podía hacer nada por mi
maldita mano dañada.

—Lo siento, nena. Debería saberlo. Ven, vamos a casa. —Tomé su


mano y comencé a caminar hacia el auto.
—Eso suena lindo y todo, pero hay una fiesta esta noche. Tengo que
al menos hacer una aparición. No tienes que ir si no quieres, pero me
gustaría que estuvieras allí.

Una hora más tarde, estaba en una fiesta llena de estudiantes


universitarios, alcohol y olor a humo. Se sentía como en casa y me encontré
metido entre un montón de tipos que no conocía y dando una calada cada
vez que me pasaban el porro.

El dolor en mi brazo quedó en el olvido mientras la noche se hacía


más ligera.

—¡Oye, te conozco! —Una chica con el pelo rubio rizado arrastró las
palabras en mi oído—. Eres ese guitarrista de Blow Hole, ¿verdad?

Estaba vestida para ser follada. Algunas chicas eran así. Sus
pantalones cortos eran de fácil acceso y su camiseta podría haber sido
llevada para la playa. Esos pantalones cortos vaqueros ajustados hacían
posible ver las tiras de su tanga negro y ella se aseguró de agacharse lo
suficiente como para captar la atención de los chicos a mi alrededor.

La alejé de mí un poco y reí entre dientes mientras tomaba un trago 99


de mi vaso rojo.

—Sí, ese soy yo.

Pasó el dedo por mi yeso y frunció el ceño.

—Me dio pena lo de tu brazo. Es de esperar que se pondrá mejor


pronto y puedas utilizar tus dedos de nuevo.

Estaba coqueteando. Muy evidentemente ligando. Miré alrededor de


la habitación para buscar a Patience, pero no estaba por ningún lado.

—Sí, espero que pronto —dije rápidamente mientras fingía no


entender su significado.

Se acercó a mí y puso su mano en mi rodilla.

—Entonces, ¿qué hace un chico como tú aquí? —ronroneó.

Si fuera el mismo chico que solía ser, hubiera extendido sus piernas
en la cama más cercana. Es una locura cómo cambian las cosas.

—Estoy aquí con mi novia. —Me puse de pie y me alejé, pero no antes
de ver cómo sus ojos se ponían como platos.

Caminé por la fiesta, en busca de Copo de nieve, sin éxito. Atravesé la


cocina y agarré otro vaso en mi camino. Después de buscar en toda la planta
baja, fui paso a paso hasta que estuve en el rellano de arriba.

Los pasillos de la casa de ladrillo que albergaba a algunas de las


chicas del equipo de Patience eran bastante delgados y no estaba seguro si
eran las pastillas para el dolor mezcladas con la hierba y la cerveza, pero mi
hombro continuaba rozando la pared mientras caminaba por el pasillo lleno
de gente. Me encontré con una pareja que estaba liándose contra la pared y
me giré rápidamente para salir del pequeño espacio. Patience no estaría aquí
donde todo el mundo estaba liándose y toda esa mierda de todos modos.

Estaba casi en la escalera cuando la puerta al otro lado de la escalera


se abrió. Todo se detuvo a mi alrededor cuando Patience salió con un tipo
alto y desgarbado. Parecía una rata sucia y la forma en que la evaluó de pies
a cabeza hizo que mi sangre hirviera. Extendió su mano y tomó la de ella
con una sonrisa. Estaba diciéndole algo, pero no podía escuchar desde
donde estaba parado.

Ella le sonrió y murmuró: 100

—Gracias. —Sin ni siquiera verme, tomó las escaleras hasta el primer


piso. El chico miró a su alrededor por el pasillo y luego volvió a entrar en la
habitación, cerrando la puerta tras él.

Imágenes de mí derribando a golpes la puerta y sacándola a la fuerza


del cuarto pasaron por mi mente. Prácticamente podía sentir mi puño contra
su rostro, y con el yeso, podría causar serios daños, como un daño que
alterase su cara.

De ninguna manera acababa de pasar eso. Ella no me engañaría, pero


seguro como la mierda que lo parecía. Mi sangre hervía y mi visión se puso
borrosa. Quería arrancar la puerta de las bisagras y asfixiar al hijo de puta.
En su lugar, tomé las escaleras de dos en dos hasta que estuve en la planta
baja de nuevo. Me sentía como un loco. Quería saber qué demonios estaba
pasando y lo quería saber en ese mismo momento.

Busqué en la planta baja de nuevo, y de nuevo no estaba por ningún


lado. Arrasé la casa como un animal salvaje a la caza de carne cruda. En el
último cuarto, me encontré con su amiga Hope hablando con un grupo de
chicos en la puerta principal. Tirándola a un lado, sin decir nada, y cuando
me di cuenta de cuán duro mis dedos estaban excavando en su brazo, la
dejé ir un poco.

—¡Hombre! ¿Qué mierda? ¿Eres siempre tan grosero? —Arrancó mis


dedos de su brazo.

—Siempre. ¿Has visto a Patience? —Miré alrededor de la habitación


de nuevo.

—Sí. Salió de la casa. Creo que te estaba buscando.

Ni siquiera dije gracias. En su lugar, fui directamente a la puerta


principal. Atravesé la hierba húmeda del patio frontal hasta que mis botas
se hundieron en las manchas de barro, haciendo ruidos de chapoteo fuertes.
Estaba a medio camino por el patio cuando la vi apoyada en su auto. El
tiempo pareció disminuir a medida que me dirigía hacia ella.

—¿Dónde has estado? Te estuve buscando por todos lados. —Sonrió


inocentemente.

Estaba lejos de ser inocente. Sabía eso ahora. Podía jugar ese truco
ingenuo con algún otro idiota porque no me creería más esa basura. Ella
era la mayor jugadora en el juego. Es decir, tenía que serlo; incluso me 101
enamoré de su mierda. Tal vez realmente era una niña inocente y dulce
cuando la vi por primera vez, pero ese ya no era el caso. Era el que la había
domado y otros cabrones estaban tomando ventaja de ese hecho.

—Eso es gracioso. Te estuve buscando, también —dije sin rodeos.

Su sonrisa se desvaneció.

—¿Qué pasa?

Esta mierda se estaba volviendo vieja muy rápido. Ni siquiera me


molesté en jugar con ella. Fui directamente a matar.

—Te vi salir de la habitación con ese tipo. Nunca te hubiera imaginado


como una puta infiel, pero supongo que se me permite estar equivocado a
veces.

Mi cara cambió cuando su pequeña palma golpeó mi mejilla. Mi cara


picó y se sentía rígida. Se sentía bien ser golpeado. Había pasado un tiempo
desde que alguien me había golpeado, y el bastardo enfermo dentro de mí
aulló de placer. Estaba en la punta de mi lengua pedirle que lo hiciera de
nuevo.

—No vuelvas a llamarme así de nuevo —dijo con severidad.

Llamarla puta estuvo mal, pero estaba enfadado y mis sentimientos


heridos.

—Lo llamo como lo veo, nena.

—Viste mal. —Resopló.

—Ah, vale. ¿Así que no te vi salir de una habitación del segundo piso
con algún hijo de puta? Maldita sea, debo estar alucinando. No tenía ni idea.
Tal vez alguien metió algo en mi bebida. Tal vez debería meterme en el baño
más cercano y rezar para que alguien venga y me salve. Tal vez podría
incluso conseguir que alguna idiota se enamorase de mí para poder follarla.

Estaba siendo un idiota total y no me importaba. La idea de ella


estando con otro tipo dolía, y como un perro herido, estaba mordiendo.
Quería gritar y golpear algo. Quería rasgar algo en pedazos y hacer que todo
se sintiera tan mal como me sentía en ese momento.

—No es lo que piensas —dijo mientras sus ojos se llenaban de pánico. 102

—Entonces, por favor, ilumíname. ¿Qué otra razón hay para que un
chico y una chica se encierren en una habitación del segundo piso? ¡Oh
espera! ¡Lo sé! ¿Le estabas mostrando tu zona de strike? Deja que te
pregunte algo, Patience —dije su nombre con disgusto—. ¿Dejaste que te
follase, nena?

Una vez más, me dio una bofetada en la cara, y casi le rogué que lo
hiciera de nuevo. Quería sentir el dolor físico para que el dolor dentro de mi
corazón no fuera tan malo. Quería que algo, no importaba lo que fuera,
entrase y que simplemente todo desapareciera.

En vez de quedarme de pie allí discutiendo, me di la vuelta y me alejé.


No necesitaba aguantar esa mierda, y si me quedaba allí por más tiempo,
iría arriba y mataría a ese idiota con mis propias manos. Podría estar en
California follando con alguna extraña por la que no me preocupase. Podría
estar fumando algunas de las mejores hierbas que pudiera encontrar hasta
que mi cara estuviera entumecida. Pero no estaba haciendo nada de eso.

Estaba en Florida, jugando al mejor novio de una chica que había


estado, obviamente, follándose a otra persona. Moví mi vida sólo para poder
ser domesticado y terminar discutiendo en medio de la fiesta como un viejo
matrimonio. A la mierda eso. Si quería abrir sus piernas para todas las
pollas en Florida, ya no me importaba.

103
Traducido por Brisamar58, Florff & Flochi

M
e senté en el sofá y vi salir el sol. Iluminó la vieja pared de
ladrillos expuestos, haciendo bailar a pequeñas sombras
mientras aves y ramas de árboles se movían fuera de mi
ventana.

Todavía no había tenido noticias de Zeke y me preocupaba que


hubiera tomado un vuelo de regreso a California. No podía creer que se vaya
así, pero de nuevo, nunca había estado tan enojado conmigo.
104
Llamé tanto a su teléfono que comenzó a ir directamente al correo de
voz y había diecisiete mensajes de texto sin contestar. La mayoría de ellos
intentaban dar algún tipo de explicación para lo que él había visto. Por
supuesto, no podía decirle que me iba a encontrar con un chico por drogas.
Todavía tenía la mayor parte del Xanax que Hope consiguió para mí, pero
mi temor a quedarme sin ellas me hizo reunirme con Phillip, el amigo de
Hope que comercia con drogas, y comprar más por las dudas.

Phillip era un tipo agradable y tenía novia, pero eso no le impidió


flirtear inofensivamente conmigo. No era nada serio, nada que no pudiera
manejar. Si eso significaba obtener lo que necesitaba para poder fingir que
estaba bien, entonces haría lo que fuera necesario.

Estaba desgarrada. Una parte de mí estaba molesta porque Zeke no


confiaba en mí, pero las partes comprensivas de mí, las partes que sabían
de dónde venía Zeke, lo entendían. En su mundo, una chica que entra a una
habitación a solas con un chico significaba algo sexual. Pero estaba en esa
habitación a solas con Phillip por un pecado completamente diferente.

Después de mirar la pared iluminada por el sol durante una cantidad


obscena de tiempo, finalmente decidí levantarme y deshacer mi equipaje de
California. Separé toda la ropa sucia y puse todo en su lugar. Luego metí
todos los bolsos de Zeke en el armario. Los habría desempaquetado, pero
una pequeña voz en el fondo de mi cabeza me decía que pronto iba a tener
que pagar por enviarlos a California.

Encontré el estuche de guitarra que le había comprado debajo de todo.


Colocando el pesado estuche en la cama, lo abrí y saqué la guitarra. Se veía
exactamente igual, excepto que había agregado un copo de nieve al azar a
lo largo del costado en marcador permanente. Pasé un dedo por las líneas
irregulares del símbolo que me dio.

Sonreí para mis adentros y abracé cerca la guitarra. Él volvería por


esta guitarra. De ninguna manera estaría de acuerdo con que yo la enviara
a California cuando no sabía lo que podía pasarle. Mientras tuviera su
preciosa guitarra, estaba segura de volver a verlo.

Aseguré el gran instrumento en mis brazos como me había enseñado


tantos meses atrás y pasé los dedos por las cuerdas. Los sonidos suaves y
desafinados vibraron e hicieron que la guitarra retumbara un poco en mis
brazos. Cuando pasé los dedos inexpertos por él, cerré los ojos y pensé en
el pasado. Volví a la época en que Zeke había tratado de enseñarme cómo
105
tocar.

Las cosas estaban mal entonces, y tal como se veía ahora, las cosas
nunca iban a ser perfectas para Zeke y para mí. No quería perderlo, sin
embargo, parecía que nunca estaríamos juntos y felices. Había una pequeña
nube negra que nos seguía y nos golpeaba con un rayo cada vez que las
cosas parecían ir bien. De ninguna manera otras parejas tuvieron que lidiar
con tanto drama. Otras parejas no parecían luchar tanto como nosotros. No
era justo. ¿No nos merecíamos una oportunidad como todos los demás?

Estaba preparada para luchar por Zeke. Había luchado para estar con
él casi desde el principio, pero ¿estaba Zeke en el mismo lugar de nuestra
relación que yo? Él siempre había luchado por mí, pero verlo alejarse de mí
tan fácilmente la noche anterior me hizo pensar que no le quedaba ninguna
gana de luchar.

Era de esperar. Él solo había estado luchando la mayor parte de su


vida. No podría culparlo si decía que se joda y se alejaba permanentemente.
Siempre pensé que Zeke haría las cosas mejor. Una vez que lo encontré de
nuevo, esperaba mejorar y entrar directamente en una existencia perfecta
con él, pero eso no fue lo que sucedió. En cambio, los ataques de pánico
comenzaron y las pesadillas continuaron. Ya no era lo que necesitaba, era
lo que yo quería.

Apestaba que apenas me estaba dando cuenta de eso, ahora que se


había alejado pensando que seguramente había tenido sexo con un extraño
traficante de drogas en una fiesta. La necesidad y el deseo eran dos cosas
diferentes. Necesitaba aire, sol, comida y agua para sobrevivir, pero quería
que Zeke estuviera allí para que esa supervivencia valiera la pena. La vida
obviamente no era solo corazones y rosas, lo sabía mejor que la mayoría,
pero él hacía las cosas más fáciles de manejar.

Continué jugueteando con su guitarra, revisando mi teléfono cada


pocos minutos. Él todavía no había respondido o llamado. Le había dicho lo
único que se me ocurrió, que Hope estaba enamorada de Phillip y que estaba
hablando con él por ella. Fue muy de niñas, pero pasó tan rápido.
Necesitaba un motivo, aparte de comprar drogas, para estar en esa
habitación.

Me perdí en el momento, tocando cosas al azar que sonaron bien para


mis oídos y comprobando mi teléfono. La luz del sol que era tan brillante ya
había comenzado a oscurecerse. No podía mirar el reloj porque sabía que
106
solo me preocuparía más.

—Espero que no siempre dejes abierta la puerta de entrada así. —Su


voz me asustó y casi dejo caer su guitarra.

Sus ojos se movieron hacia el instrumento en mis brazos y luego hacia


mi rostro. Sin expresión, estaba completamente bloqueado de mí: un
extraño de pie frente a mí, enojado, encerrado y frío. No me gustó verlo de
esa manera. Lo quería cálido y abierto, aceptándome a mí y a toda mi locura,
como siempre había sido.

—Por lo general, la cierro. ¿Dónde has estado? ¿Recibiste alguno de


mis mensajes?

Ignoró mis preguntas y fue directo a sus pastillas para el dolor.


Abriendo la botella, tomó dos sin nada para beber. Probablemente había
pasado la noche dolorido en la esquina de una calle. Que yo sepa, él no
conocía a nadie en Florida. Me sentí horrible solo de pensar que estaba
dolorido y solo.

—Lo siento —le dije mientras lo miraba con ojos tristes.


Y lo sentía. Lo sentía porque él estaba adolorido. Me sentí como una
mierda porque le causé más dolor. Pensar en él perdido en Florida, solo, me
hizo sentir aún peor. Solo quería quitarlo todo. Quería apretar rebobinar y
hacer todo mejor.

Entonces, sucedió lo más loco. Él se acercó y se alzó sobre mí. Su


oscuro cabello cayó en sus ojos y el resto de la luz del sol se reflejó en su
anillo de labio. Arregló el cabello que se escapó de mi cola de caballo detrás
de mi oreja con su mano buena y luego pasó el pulgar por mi labio inferior.

—No. Yo lo siento. —Negó con la cabeza—. No debería haberme


enojado así y te llamé por un nombre tan horrible. Eso no es lo que eres, y
me gustaría poder retractarme de todo. Debería confiar en ti sin importar
nada. Mi única excusa es que me volví temporalmente loco con los
pensamientos de alguien más tocándote. No puedo manejar eso. No importa
quién sea. Tuve esta racha protectora salvaje que me atraviesa y me da
ganas de matar a quien sea. Me alejé porque estaba considerando
seriamente en matarlo. Por favor, perdóname por no confiar en ti. Nunca me
has dado ninguna razón para no hacerlo. Eres una chica honesta. Debería
haberlo sabido mejor.
107
Estaba en estado de shock y me sentí aún peor porque había sido
deshonesta con él. Debería haber tomado ese momento por lo que era, la
oportunidad perfecta para confesar todo y empezar de cero con Zeke, pero
no pude. Mi boca formó las palabras, pero no pude empujarlas a mi lengua.
Me quedé allí sentada y lo miré como una idiota.

Se sentó a mi lado y sonrió culpable.

—¿Me perdonas?

Quería gritar. Estaba mal. Él no debería sentirse como una mierda;


yo debería sentirme así. Alzando y apartando su cabello de sus ojos, me
incliné y lo besé. No arreglaría todo, pero me hizo sentir mejor.

—Vamos a olvidarnos de ello, ¿de acuerdo? —dije.

Quería olvidarlo porque técnicamente, era la que estaba equivocada.


No, él no debería haber enloquecido así, y no, no debería haberme llamado
puta, pero al menos sus reacciones fueron honestas. Mientras tanto todo en
lo que podía pensar era en mentiras para decirle. Estaba siendo deshonesta
y se sentía horrible.
Toda la excitación y el drama empezaron a hacer mella en mí. Mi
corazón se aceleró y empecé a sentirme mareada. Venía un ataque de
pánico. Venían en su mayoría en los momentos más inconvenientes, pero al
menos tenía alguna clase de control sobre si permitiría que sucediese o no.

—Volveré ahora mismo —dije mientras me ponía en pie y salía al baño.

Cerré la puerta detrás de mí y alcancé la parte superior del botiquín


donde escondía unos pocos Xanax en una bolsa de sándwich. Ni siquiera
me molesté en tragar la píldora. En su lugar, la coloqué bajo la lengua y la
dejé disolverse. Parecía que funcionaba más rápido de esa forma, incluso si
sabía amarga y repulsiva.

Permanecí de pie en el baño, mirándome fijamente en el espejo hasta


que sentí que los temblores y la ansiedad se desvanecían. Lo odiaba. No
quería estar así nunca, pero nada podía hacer para mejorarlo. La mejor cosa
que podía hacer era regresar con la doctora Jenson y averiguar qué
demonios estaba mal conmigo, pero dejé de ir con ella cuando fui a
California, y no había concertado una nueva cita. No era necesario
realmente. Tendría que ser honesta con ella, también, si de verdad quería
mejorar, pero ser honesta con ella podría significar la cárcel. Entendía que
108
lo que estaba haciendo era ilegal, pero podía haberlo hecho peor. Lo había
hecho peor.

Zeke estaba sentado en la cama, agarrando su guitarra, cuando salí


del baño. El sol se había ido por completo y las sombras oscuras habían
reemplazado los puntos soleados.

—¿Está todo bien? Levantó la vista con una dulce y comprensiva


expresión.

Y entonces bajé la vista hacia él, sonreí y dije otra mentira.

—Todo está perfecto.

Pasamos la siguiente hora tocando la guitarra juntos. Colocó sus


dedos en los acordes y yo rasgueé las cuerdas. Fue un momento inocente.
Necesitaba más de eso. Momentos en los que podíamos solo cerrarnos a todo
lo demás y ser nosotros dos juntos.

No mucho después de eso, caímos dormidos uno en brazos del otro.

Más tarde descubrí que Zeke había pasado la noche con la tía Sarah
y Sidney. Aparentemente pasaron el resto de la noche jugando cartas
después de que Zeke les había dicho que necesitábamos un descanso por
una noche. Estaba aliviada de descubrir que no había estado en una
esquina en la calle en alguna parte. En su lugar, había dormido en el sofá
de la tía Sarah.

Era agradable saber que él y mi familia estaban llevándose tan bien.


Los tres significaban mucho para mí y calentaba mi corazón cuando Sydney
me decía cuánto adoraba a Zeke y vice versa.

***

Las siguientes semanas pasaron sin problemas. Fui a todas mis clases
y prácticas mientras Zeke se perdía por el campus o pasaba el rato en el
apartamento. Parecía que estaba bien con ello.

De vez en cuando, tomábamos algo de cenar en el restaurante chino


más cercano o pillábamos una película. Algunas veces salíamos a una fiesta
con algunas amigas que me las había arreglado para hacer en el fútbol.
Algunas veces la gente se aproximaba a él por un autógrafo y conseguían
una firma puntiaguda de mano izquierda. Empezábamos a ser conocidos
por el campus. Empezaban a referirse a nosotros como las estrellas, yo la
estrella del fútbol y Zeke la de rock. Solo nos reíamos de ello. 109

En ese poco tiempo, mis problemas de ansiedad fueron lentamente


menguando, pero tenía más que ver con el hecho de que ahora estaba
tomando las píldoras cada mañana. Si las tomaba antes de necesitarlas,
nunca las necesitaría. Esa era mi forma de pensar. Era un problema caro,
pero valía la pena si me mantenía cuerda.

—Lo juro, si la entrenadora nos hace correr una vuelta más por ese
jodido campo, voy a estrangularla con ese maldito silbato —dijo Hope
mientras dejaba su cesta de papas fritas y su bolsa en la mesa frente a mí
y Zeke.

Rara vez almorzaba en el pequeño café de la esquina de la escuela,


pero en los días que lo hacía, Zeke venía a comer conmigo.

Era un lugar encantador donde podías conseguir una hamburguesa y


papas fritas o una comida casera cuando estabas cansado de comida rápida.
Era pequeño e invitador y la dama propietaria siempre tenía una sonrisa en
la cara.

—Dímelo a mí, Creo que está intentando matarnos —dije mientras


hundía mi papa en el montón de kétchup de la cesta vacía de Zeke.

—Oh, mira quién está aquí —dijo Hope refiriéndose a Zeke.

Tenían una relación de amor-odio. Ambos amaban odiarse.

Oírles hablar mal el uno del otro podía ser entretenido, pero algunas
veces podía ser sumamente odioso. Había tenido que meterme de vez en
cuando, pero creo que Zeke extrañaba andar tocándose las narices con los
chicos y Hope extrañaba a sus tres hermanos mayores.

Había tenido el placer de conocer a sus hermanos antes. Eran


grandes, implacables y tenían una respuesta astuta para todo lo que saliese
de la boca de cualquiera. No es necesario decir que gracias a ellos, Hope
estaba a la altura incluso jugando en el campo con Zeke cuando se trataba
de juegos de palabras.

—Oh mira, copo de nieve, es ese tipo de tus clases. ¿Cuál era tu
nombre de nuevo, hombre? —contraatacó Zeke.

Ella le lanzó una papa, y su cara se volvió roja.


110
—Jódete, imbécil.

—No me contorsiono de esa forma pero gracias por la oferta.

—Pues bien. De acuerdo, chica, nos veremos en el campo más tarde.


—Hope arrancó sus papas y agarró la bolsa—. Zeke, como siempre, fue un
placer. Oh y por cierto, eres un cretino.

—Bien, considerando que tengo una polla2, eso tiene sentido. ¿Debo
señalar lo que tienes y lo que estás siendo?

Lanzó su bolsa a la espalda y se alejó.

—De acuerdo, buena charla, Hope. ¡Te veo el próximo martes3! —le
gritó a través de la habitación.

—Oh Dios mío, no la acabas de llamar una…

—Lo llamo como lo veo, nena. —Lanzó sus brazos sobre mis hombros
y sonreí mientras llevaba la botella de agua a sus labios.

2 Dick: cretino, idiota o polla, pene


3 En inglés, C-U-Next Tuesday. En otras palabras, CUNT, o sea, perra o puta.
—Sí, pero creo que podrías haber herido sus sentimientos esta vez. —
Fruncí el ceño.

—Nena, confía en mí, ella lo adora.

Tan pronto como dijo esas palabras eché un vistazo a la puerta


delantera y vi a Hope a punto de salir. Se dio la vuelta hacia nosotros, le
sacó el dedo a Zeke, y después juguetonamente le sacó la lengua. Una vez
que estuvo en el exterior, estaba sonriendo y riéndose con otro de nuestros
compañeros de equipo.

—¿Ves? Te lo dije, le encanta. Es maliciosa, pero le gusto. —Me dio


un empujoncito en el hombro con el suyo y me besó en la mejilla.

Era bonito ver a Hope y a él llevarse bien, incluso de esa manera


retorcida.

Habíamos estado sentados en la cafetería un poco más de lo normal


cuando una gran multitud de estudiantes entraron. El jefe de bomberos
tendría un ataque al corazón si hubiese visto la cantidad de gente apilada
en un espacio tan pequeño. Las paredes excesivamente decoradas estaban
alineadas con gente de pie, hablando y comiendo. 111
El sonido de las sillas de metal siendo arrastradas por el suelo llenó
el lugar mientras las mesas alrededor de nosotros se llenaban. Había un
grupo de chicas bloqueando la puerta, hablando y riendo, lo que me hizo
sentir atrapada. Todo en el cuarto intensificó mi ansiedad.

Zeke estaba ocupado hablando con la camarera sobre la cuenta y todo


lo que quería hacer era irme corriendo hacia el aire fresco. Estiré la mano y
tomé la suya, pero malinterpretó mi movimiento y entrelazó nuestros dedos.
Quise gritar, pero parecía que no podía conseguir suficiente oxígeno y mi
boca estaba demasiado seca para formar palabras.

Le apreté los dedos y me sonrió antes de regresar a la camarera. Soltó


mi mano para sacar su billetera de su bolsillo trasero. Entonces el espacio
se volvió más pequeño cuando una multitud de gente rodeó nuestra mesa.

—Eres Zeke Mitchell de Blow Hole, ¿verdad? —preguntó una morena


bajita.

Escuché a Zeke responder y luego empezaron a arrojar servilletas de


papel a la mesa para que las firmara. Zeke se estaba riendo y firmando con
la mano izquierda mientras me estaba dando un ataque de pánico. La gente
a nuestro alrededor reía demasiado y hablaban mucho. Estaba succionando
todo el aire disponible cuando lo necesitaba.

Finalmente a punto de asfixiarme, salté de mi silla. Ésta voló detrás


de mí y cayó sobre su respaldo con un fuerte golpe. La charla se detuvo y
todos los ojos se giraron hacia mí. Sin molestarme en mirar a Zeke, salí
corriendo y empujé a dos chicas del camino mientras me dirigía hacia fuera.

Había dejado mi bolso en casa, lo que significaba que mis pastillas no


eran una posibilidad, y no tenía otra manera de detener el ataque de pánico
alzándose por mi columna y poniendo a mi cabeza pesada y confusa. Así
que en vez de detenerme afuera de la cafetería, seguí corriendo. Corrí hasta
que mis pulmones ardieron.

El mundo a mi alrededor se desbalanceó cuando un mareó se desplazó


en mi cerebro. Mis piernas se sentían extrañas cuando mis zapatillas
golpeaban el asfalto de debajo y me empujaba hacia delante. No estaba
segura de cuánto tiempo corrí, pero en cierto momento comenzó a
preocuparme que mis piernas dejarían de funcionar por completo.

Comencé a sentirme mejor cuando los borrones a mí alrededor


comenzaron a verse conocidos. Cuando el aroma fresco a café invadió mis 112
sentidos, me detuve afuera de mi apartamento y me incliné para succionar
tanto aire como podía. Mis dedos se clavaron en mis rodillas y puntos negros
nadaron delante de mis ojos.

Escuché a un auto detenerse y luego escuché a Zeke llamar mi


nombre, pero lo ignoré. Me volví y subí corriendo las escaleras. Tan rápido
como pude, abrí la puerta y fui corriendo al baño.

Cerrando la puerta con llave detrás de mí, busqué encima del


botiquín. Mis uñas se rasparon contra el metal blanco desgastado y me
estremecí. Tan pronto como pude, vacié la última pastilla de la bolsa de
sándwich en mi palma y la metí en mi boca y bajo mi lengua. El sabor
amargo nadó en mi boca y me hizo apretar la mandíbula.

Cayendo al suelo de azulejos, me mecí hacia atrás y adelante hasta


que pude sentir la relajación extenderse por mis brazos y piernas.
Finalmente la neblina se aclaró, inhalé hondo, y luego el temblor se detuvo.
Fue entonces cuando noté a Zeke aporreando la puerta y gritando mi
nombre con miedo.

—Lo siento tanto, nena. No sé lo que hice, pero por favor, abre la
puerta. —La puerta repiqueteó en sus bisagras—. Copo de nieve, déjame
entrar. Hablemos de lo que haya sido.

Me empujé del suelo y abrí la puerta. Estaba allí sosteniendo su brazo


contra su pecho, sudor formándose en su frente. Sus ojos cafés me
contemplaron de la cabeza a los pies y sus cejas se fruncieron con confusión.

—¿Qué pasa? ¿Qué hice? —Se metió en el pequeño espacio y me atrajo


hacia él.

—Nada, cariño. Solo que me dieron muchas ganas de orinar.

Estaba mejorando con las rápidas mentiras blancas. Era malo ser
buena en ello, pero funcionaba.

Me miró como si estuviera loca, luego metió un mechón húmedo


detrás de mi oreja. Sus ojos recorrieron mi cara y me hizo sentir nerviosa.

—¿Corriste hasta aquí desde la cafetería, la cual tiene baño, solo para
hacer pis?

Tartamudeé por un rato y luego sonreí dulcemente hacia él de la


manera que le gustaba. 113

—Había tanta gente allí. ¿No viste la fila al baño? Estaba intentando
llamar tu atención, pero estabas hablando con la camarera y no podía
esperar más. Lamento haberte asustado.

Me apreté junto a él y fui a la cocina para tomar una botella de agua.


El sabor asqueroso de la pastilla estaba pegado a mi lengua y me daba un
poco de náuseas.

Me siguió y me rodeó con sus brazos por detrás. Frotando mi


estómago, inhaló y plantó un pequeño beso en mi nuca.

—No te preocupes, nena.

Falté a la práctica esa tarde y pasamos el resto de la noche viendo


películas y haciendo la tarea juntos. Zeke era jodidamente bueno con los
números, así que hizo la mayoría de mi trabajo de probabilidad y
estadísticas. Nunca fui más agradecida de tenerlo cerca.

Estaba tomando algunas clases bastante difíciles ya que finalmente


había cambiado mi estado indeciso a una especialización en psicología.
Mientras más googleaba sobre mis problemas mentales, más disfrutaba
leyendo sobre los diferentes tipos de fobias y medicaciones. Si alguien sabía
sobre ser un desastre mental, esa era yo.

Al día siguiente, me perdí mi primera clase para ir con él a su primera


cita de terapia física. Finalmente le quitaron el yeso y fue capaz de menear
sus dedos, pero pude notar por la mirada en su cara que seguía con dolor.

—De acuerdo, señor Mitchell, lo veré la próxima semana. Disfrute del


fin de semana, pero tómeselo con calma con esa mano. Solo porque el yeso
haya sido quitado no quiere decir que deba estar haciendo algo demasiado
extenuante.

—Entendido, doc. Nada de pelear o tocar. —Zeke me guiñó el ojo.

Tras una nueva prescripción de analgésicos y pagar la cuenta,


habíamos acabado.

—No puedo esperar a poner mis manos sobre mi guitarra —dijo con
una gran sonrisa mientras sostenía la puerta abierta para mí—. Pero
primero quiero llenar mis manos de esto. —Me atrajo a sus brazos y me
sujetó el trasero.

Lo golpeé en su mano buena, y mi risa atrajo más atención hacia 114


nosotros.

—Eso suena estupendo, pero primero, tengo clases.

Me llevó a clases y me besó suavemente en los labios. Sus dedos se


clavaron en mi cabello mientras me estrechaba.

—Nunca tengo suficiente de ti —susurró contra mis labios.

—Bien —dije mientras abría la puerta del pasajero.

—Estaré aquí a las tres para recogerte.

—Nos vemos.

Cerré la puerta detrás de mí y me incliné para verlo a través del vidrio.


Besando mis dedos, le soplé un beso a través de la ventana. Graciosamente
fingió agarrarlo y ponerlo contra su boca. Sonreí. Por lo general cuando yo
hacía eso, él lo atraparía y se agarraría la entrepierna como broma.

Antes de poner el auto en reversa, articuló la palabra “siempre” para


mí. Solo podía esperar que duráramos para siempre. Lo quería para siempre,
y estaba segura que él sentía lo mismo, pero el miedo a que descubriera mi
deshonestidad pesaba fuerte en mi corazón.

115
Traducido por Flochi

N
o estaba seguro cuándo me volví un loco celoso, pero se sentía
como si todo en lo que pudiera pensar era que mi copo de nieve
me iba a dejar por alguien más.

Era más que probable que tuviera que ver con el hecho de que sin
importar lo que ella dijo, constantemente sentía que me estaba ocultando
algo. Era uno de esos presentimientos que todo el mundo siempre decía que
nunca deberías ignorar. Seguí calmándome con que ella nunca haría algo
así. No era mentalmente capaz. Todavía tenía problemas con cualquiera que 116
no fuera Sydney o yo tocándola, pero cosas extrañas sucedían.

En el único momento en que estaba bien con el contacto físico era en


el campo de fútbol e incluso entonces apenas era tocada. Seguí con esa
discusión interna fuerte en mi mente, pero el maldito demonio en lo
recóndito de ésta seguía recordándome que Patience me había permitido la
entrada a su mundo; ¿por qué no le permitiría a alguien más ese lujo? ¿Por
qué no se lo permitiría a alguien que valiera más la pena?

Seguí manteniéndome ocupado mientras se encontraba en clases. Me


había convertido en su pequeña sirvienta y hasta que pudiera regresar mi
culo al trabajo, estaba completamente de acuerdo con eso. Me aseguraba
que la casa estuviera abastecida de alimentos y cocinaba algo nuevo todas
las noches. No podía creer cuánto disfrutaba de verdad con cocinar. La
colada siempre estaba lista y el apartamento siempre estaba limpio. Cuanto
menos tuviera que preocuparse sobre la casa, mejor.

Ella no lo sabía, pero incluso había comenzado a cubrir sus cuentas.


Estaba demasiado ocupada con la universidad y el fútbol para darse cuenta
que estaba recibiendo los avisos de tardanza y no dije nada. Era lo menos
que podía hacer y me gustaba ocuparme de ella. Por primera vez en mi vida,
podía ver un futuro real con Patience. Uno lleno con anillos y bebés, cosas
que nunca se me habían pasado por la mente antes.

La idea de hacer a Patience mía de todas las maneras me dio un


sentimiento de satisfacción que nunca pensé que la palabra matrimonio me
daría. Pero esos pensamientos eran para después; un tiempo cuando
regresara con la banda y ella acabara la universidad.

Me detuve en el estacionamiento afuera de la última clase de Patience


y esperé hasta que fue la hora en que saliera. Me recliné en mi asiento y
escuché la radio. Estaba empezando a nublarse, y esperaba que se largara
una tormenta pronto. No quería que ella tuviera que caminar a través de
estacionamiento bajo la lluvia, así que moví el auto más cerca del edificio.
Le resultaría difícil verme aquí, pero podía acercarme y llegar a ella una vez
que la viera salir.

La lluvia llegó rápido y pronto había tanta agua cayendo por las
ventanas que todo afuera estaba borroso. Los árboles se mecían en el viento
mientras la gente corría a sus autos y se movía a ponerse en abrigo.

No pasó mucho hasta que vi sus rizos platinos rebotando por la puerta 117
del edificio. Arranqué el auto para acercarme, cuando el tipo alto de la fiesta
corrió hasta ella con su paraguas. Ella se apretujó bajo el paraguas y le tomó
la mano. Comenzaron a hablar y vi su cabeza ir hacia atrás mientras se reía
de algo que él dijo.

Casi detuve el auto y corrí hacia él. Si eso no le hiciera daño a Patience
también, juro que lo haría. Él se parró junto a ella por unos segundos más
y luego se dio la vuelta y se alejó mientras me detenía junto a la acera.

Ella no desperdició tiempo subiéndose al asiento del copiloto.

—Oh, Dios mío. ¡Estoy empapada! —Se rio y tiró de sus ropas.

—Apuesto que lo estás. ¿Es eso lo que él hace? —Salí del


estacionamiento y aceleré por la calle hasta el apartamento.

¿Qué pasaba con el malnacido que no me agradaba? No había hablado


con él ni un solo día de mi vida, sin embargo, había algo que no podía darme
cuenta qué era que me daba la sensación de que no era un buen tipo. No
quería a Patience cerca de algo que era malo. Bueno, nadie excepto yo.

—Por favor, no comiences con eso, Zeke. Te lo dije ya, estoy tratando
de engancharlo con Hope. —Suspiró molesta.

—Entonces por qué estaba tocándote. Lo vi agarrar tu mano y no lo


apartaste. No me gusta ver a otros tipos tocándote.

Lo detestaba. Me hacía sentir como si todos mis huesos se estuvieran


rompiendo a la vez, y quería arrancarle la mano y alimentarlo con ella.

—Estrechó mi mano. No fue nada importante. Tienes que dejar de


preocuparte, Zeke. No voy a ninguna parte. Estoy contigo. Eres la única
persona que tiene permitido tocarme. Lo prometo. Tienes que comenzar a
confiar en mí. Hasta que te dé una razón para no hacerlo, me merezco esa
confianza.

Ella parecía a punto de llorar, y estaba tan confundido mentalmente


que no sabía qué hacer. Escuchaba lo que me estaba diciendo, pero también
sabía lo que mi instinto me decía. Estábamos en completo desacuerdo entre
sí. No podía quitarme la sensación de que me estaba ocultando algo y todo
lo que hacía era despertar mis celos.

Reduje la velocidad del auto y ella alargó la mano y tomó la mía,


dándole un apretón. Me sentí como un tonto. Sabía en mi interior que 118
Patience estaba escondiendo algo, pero me haría el tonto por ella. Y si por
alguna razón descubría después que ella estaba haciendo algo con ese
pedazo de mierda con el que la seguía viendo, lo mataría. Fin de la historia.

***

La semana siguiente, Patience y yo nos íbamos a juntar con Hope y


unas cuantas de sus amigas en un club. No me gustaban mucho los clubes,
pero Patience parecía emocionada por ir y me rogó que la acompañara. Tenía
problemas negándole algo, así que me senté en el sofá y esperé mientras se
vestía.

Pasando a través de los canales con el control remoto del cable, me


perdí en un programa de arreglo de un auto en uno de los principales
canales. Actualizar el cable de copo de nieve fue una de las mejores cosas
que hice. Uno puede resistir mirar noticias hasta determinado punto antes
que comience a odiar al mundo a su alrededor.

Alcé la mirada cuando escuché la puerta de la habitación abrirse y mi


boca se abrió. Se veía tan jodidamente sexy que casi fui hasta ella, la arrojé
contra la pared, y enterré mi polla directamente en ella allí mismo. Su
cabello estaba suelto y rizado, el frente apartado, dando un claro vistazo de
su precioso rostro. El poco maquillaje alrededor de sus ojos hacía a sus
irises azules resaltar.

Su cuello desnudo daba lugar a un escote profundo. La idea de poner


algo bonito alrededor de su cuello llenó mi mente. Me aseguraría de remediar
eso tan pronto como estuviera solo de nuevo. Nunca antes había comprado
joyas para una chica, pero con Patience había hecho mucho que nunca
antes había hecho. No podía esperar a conseguirle algo especial.

Tenía un vestido de un suave azul que era bajo y corto. Sus largas
piernas bronceadas estaban suaves y brillantes, y sus bonitos pies estaban
cubiertos por un par de tacones con tirantes plateados. Mis ojos se movieron
de su cabeza a pies, y no pude evitar sentir satisfacción al saber que era
toda mía.

Sonrió hacia mí y avergonzada se dio una palmadita en el cabello y


alisó su vestido.

—¿Me veo bien?

Bien no era una palabra que usaría para describir la manera en que 119
se veía.

—No —dije simplemente.

Su rostro se entristeció y dio la vuelta para regresar al cuarto.

—Te ves sexy.

Esperó un momento y se dio la vuelta para enfrentarme nuevamente.

Me levanté del sofá y fui hasta ella. Rodeando su cintura con mis
brazos, acerqué su cuerpo al mío.

—Ya estoy duro con tan solo mirarte. —Pasé mis dedos bajando por
su cuello.

Alargó la mano entre nosotros y agarró mi polla como si no me creyera.


Cerré mis ojos ante la sensación de su mano ahuecándome. Presionando mi
cadera, me empujé contra su palma. La deseaba. Deseaba subir ese vestido
hasta su cintura y follarla hasta que gritase mi nombre.

Comencé a empujarla lentamente contra la pared. Me sonrió y no me


detuvo. Dolor me atravesó la mano cuando la levanté, pero lo ignoré. Rodeó
mis caderas con sus piernas mientras comenzaba a subir su vestido. Las
bragas negras que usaba debajo me hicieron endurecer más.

—¿Me deseas? —pregunté mientras empujaba a un lado sus bragas y


pasaba mi dedo a través de su clítoris.

Ya estaba mojada y lista. Me encantaba tener el mismo efecto sobre


ella que tenía sobre mí.

—Sí —susurró contra mi mejilla antes de comenzar a succionar


suavemente mi cuello.

Deshice rápidamente mi cinturón y comencé a desabotonar mis


vaqueros. Prácticamente podía sentir su calor rodeándome. Empujé mis
vaqueros alrededor de mis caderas y me preparé para mover mis boxers.
Todo se detuvo cuando un golpe fuerte sonó en la puerta.

—¡Apresúrense! Las chicas están esperando en el auto y no estoy para


nada contenta con estar esperando aquí sola —llamó Hope a través de la
puerta antes de golpear un poco más.

—Mierda —dije mientras me apartaba y dejaba que sus pies tocaran


el suelo. 120

Subí mis vaqueros y me tranquilicé mientras ella corría a la puerta y


dejaba entrar a Hope.

—¡Maldita sea, chica! ¡Te ves CALIENTE! Zeke, mejor te vas


preparando para montar guardia. —Hope se rio.

—¡Oh Dios mío, como sea! —Patience se rio.

Negué con la cabeza porque sabía que Hope tenía razón. Tendría que
hacer de perro guardián con Patience viéndose de la manera en que se veía
y tantos malnacidos borrachos con manos toquetonas. Sin embargo, no me
importaba. Se veía hermosa y era mi trabajo protegerla.

Apagamos las luces y cerramos la puerta detrás de nosotros. Patience


caminó frente a mí y estaba hipnotizado por el vaivén de sus caderas y la
parte trasera de sus muslos. No quería otra cosa más que arrastrarla de
regreso al apartamento y enterrarme en ella por el resto de la noche.

Hope se subió al auto con Patience y conmigo, pero eso no me detuvo


de tocar su pierna y dejar que mi mano vagara bajo su falda. No me detuvo
tampoco; en cambio, se movió al borde del asiento y dejó que sus piernas se
abrieran. Maldita sea, era devastadora. Las cosas que me hacía física y
mentalmente eran de infarto.

Como sabía que pasaría, toda la noche me aseguré que esos malditos
mantuvieran sus manos para sí mismos. Tomé unos cuantos tragos con las
chicas y bailé unas pocas veces con Patience y sus amigas cuando el DJ
ponía alguna cosa que no fuera esa jodida cosa tecno.

Me encantaba verla reír y sonreír tan libremente. Estaba sanando de


a poco, y me alegraba ser una parte de su proceso de curación. Ella estuvo
a mi lado a través de todo el problema con mi mano, en unas pocas semanas
sería dado de alta por mi fisioterapeuta y sería capaz de regresar a trabajar.
Eso si mantenía mis cosas en orden y no hacía nada estúpido.

Regresar a trabajar me daba emociones confusas. Estaba emocionado


por tocar con los chicos de nuevo y estaba loco por sacar el segundo disco,
pero temía dejar a Copo de nieve. No sabía si era capaz de dejarla otra vez,
pero estaba tan absorta con la universidad y el futbol que de ninguna
manera podía siquiera pensar en preguntarle que venga conmigo.

Las buenas noticias eran que una vez acabáramos con el segundo 121
álbum, podría regresar a Florida para estar con ella hasta que fuera hora de
ir de gira de nuevo. Haría que esto funcionara. Encontraría una manera de
estar con ella sin dejar a la música y a la banda en suspenso. Ella se merecía
eso de mi parte, y por mucho que amara tocar, la amaba a ella más.

Patience y sus amigas estaban en la pista, bailando y riendo. Me


sonrió mientras bajaba las manos por su cuerpo y sacudía las caderas. Le
guiñé un ojo y luego terminé mi cerveza. Girándome a la barra, pedí otra
cerveza para mí y otra ronda de tragos para las chicas. Le pagué al barman
y puse cambio en la botella de propinas sobre la barra.

Cuando volví a girarme, las chicas seguían bailando, pero Patience no


se encontraba allí. Miré alrededor del club buscándola, pero no se
encontraba en ninguna parte a la vista. Dejé la barra y caminé a los baños,
pensando que probablemente allí es donde estaba. Había estado bebiendo
todo el tiempo.

Me metí en un pequeño nicho y esperé a que saliera del baño de


damas. No me gustaba la idea de que estuviera sola en un lugar como un
club. No era seguro y considerando su historia con barras y clubes, tenía
razón de esperar. Ella parecía encontrar algún tipo de problema cada vez
que el alcohol estaba involucrado.

La puerta del baño se abrió y Patience salió. Casi me moví de mi rincón


oscuro, pero me detuve cuando el malnacido alto con el que la seguía viendo
salió detrás de ella. Sentí como si alguien me hubiera pateado en el
estómago. Mis abdominales se tensaron al verlos juntos saliendo del baño
como si no quisieran ser atrapados.

Esta era la primera vez que podía darle un buen vistazo dado que
prácticamente estaba parado justo frente a mí. Era como de mi altura, pero
al menos veinticinco kilos más delgado. Su cabello era rubio arenoso y
parecía grasoso. Sin dudas era un drogadicto y parecía que había bebido
demasiado. Él se inclinó contra la puerta para apoyarse y se meció cuando
la puerta se balanceó. Sus ojos oscuros contemplaron a Patience como si
ella estuviera desnuda frente a él y luego los vi deslizarse a su escote.

Inclinándose sobre ella, le dijo algo en el oído y puso su mano sobre


su espalda baja como lo hacía yo cuando entrábamos a un cuarto. Ella
alargó su mano detrás de ella y le quitó la mano de su cuerpo y luego sonrió
y negó con la cabeza.
122
Eso fue todo. Había acabado con esta mierda. Mi ritmo cardíaco se
incrementó y sentí su latido detrás de mis ojos. El sonido de la música en el
club fue reemplazado con el rugido fuerte que sonaba como a un tren de
carga. Conocía bien el sonido; era el sonido de mi presión sanguínea
alzándose, moviéndose demasiado rápido a través de mi cerebro.

Esta tercera vez se suponía que fuera la de suerte, pero en este caso,
la tercera vez estaba rompiendo mi límite. Patience obviamente estaba
atraída por este pedazo de mierda y si Hope estaba tan enganchada por él,
¿por qué se encontraba en la pista de baile en vez de encerrada en el baño
con él? No estoy seguro qué me enfadó más; él estando con mi chica o el
hecho de que ella me haya mentido. Estaba engañando. No había otra razón
para que ellos se encontraran así.

El color en el club se consumió y todo lo que vi fue rojo mientras


arremetía hacia él.
Traducido por Ale Grigori & Kalired

—¿C
uántas quieres esta vez? —preguntó Phillip mientras se
apoyaba contra la pared del baño.

Sus largos brazos estaban cruzados sobre su


pecho y parecía molesto porque lo había arrastrado al baño y le había pedido
comprarle allí. Sacudió los largos flequillos rubios de su cara y los aseguró
detrás de su oreja. Su cabello era demasiado largo, mucho más largo que el
de Zeke, y no estaba segura que era lo que las chicas veían en él, pero eso
no importaba. Lo único que importaba era que él tenía lo que necesitaba 123
para pasar el resto de la semana y mis dos últimos partidos de futbol.

—¿Cuántas tienes ahora? —le pregunté.

Sentí que estaba a punto de ser atrapada y me mantuve mirando la


puerta del baño detrás de mí.

Sabia en el fondo de mi cabeza que si Zeke me veía salir del baño con
Phillip, no sería bueno, pero este era el único cuarto donde él no se atrevería
a entrar. Solo me tenía que asegurar que Zeke no estuviera en ningún lado
y hacer esta visita rápida. Zeke comenzaría a preocuparse y buscarme al
minuto que se diera cuenta que no estaba allí bailando.

—Tengo diez aquí. Sesenta dólares y son tuyos. No sé por qué no


sigues mi consejo y obtienes algo más fuerte. —Sacó una bolsa holgada y la
sostuvo en alto.

Metí la mano en mi sujetador y saqué el dinero. Metiéndolo en su


palma, agarré la bolsa y me volví hacia la puerta.

—Espera ¿cuál es la prisa, niña? Estamos aquí solos y te ves


jodidamente bien esta noche. Tal vez podríamos aprovechar. —Inclinó su
cabeza y obviamente me revisó.

—Tengo novio, pero gracias por la oferta. —Abrí la puerta y la música


se filtró en el silencioso baño.

Intenté salir corriendo y dejar que la puerta se cerrara detrás de mí,


pero Phillip me siguió. Sentí su cercanía detrás de mí y automáticamente
entré en modo búsqueda-de-Zeke. Sentí la mano de Phillip en mi espalda y
la moví de allí tan rápido como la colocó.

Su cálido aliento golpeó mi oído.

—Si necesitas más, sabes dónde encontrarme.

Le sonreí y le di las gracias con mis ojos antes de darme la vuelta para
irme. Fue entonces cuando vi a Zeke moviéndose directamente hacia
nosotros. Extendí mis manos para detenerlo, pero me pasó rápidamente.

—¡No, Zeke, espera! —grité.

No me escuchó; ni siquiera me prestó atención mientras agarraba a


Phillip por el cuello con ambas manos y lo golpeaba con la cabeza.
124
Phillip cayó fuera del rincón y fue a dar hacia la esquina exterior de la
pista de baile. La gente dejó de bailar y se volvió para saber cuál era la
conmoción, la música se detuvo. Había gente agolpándose, lista para ver
una buena pelea.

Phillip no retrocedió. Parecía seguro de sus habilidades peleando y eso


me asustaba aún más. Se mantuvo firme mientras golpeó a Zeke con tanta
fuerza que su cabeza se disparó a un lado y la sangre salió volando de su
labio.

Solté un grito ahogado y comencé a dirigirme a la pelea, pero la


multitud se agrandaba alrededor de ellos a cada segundo y no pude avanzar.
Al otro lado de la horda, pude ver a Hope intentando abrirse paso y detener
la pelea, así que empecé a esforzarme aún más para poder avanzar también.

—Ese es el único, hijo de puta. —Zeke levantó un dedo, y se secó el


labio sangrando.

Phillip miró alrededor con confusión. Obviamente se estaba


preguntando quién diablos era Zeke. Mientras tanto, Zeke tenía una sonrisa
malvada en su rostro. Conocía su historia y también sabía que estaba
disfrutando mucho de todo esto. Luché con más intensidad para atravesar
la multitud cuando vi a Zeke moverse de nuevo. Estaba tan enojado y era
tan rápido que prácticamente podía ver el humo saliendo de su cara roja.

Phillip contraatacó lo mejor que pudo, pero Zeke lo superó y lo tiró al


piso. Rodaron y Zeke se quedó en la parte superior. No dudó desde ese
punto, sus puños volaron uno por uno, arriba y abajo.

Finalmente, atravesé la multitud. Extendí la mano y agarré su puño


antes de que pudiera golpear a Philip de nuevo, pero me sacudió como si no
fuera nadie y continuó golpeándolo.

—¡Zeke, detente! Lo estás lastimando. ¡Zeke! Detén esta mierda de


verdad. Vas a arruinar tu mano, otra vez —repetí una y otra vez, pero no
escuchó nada.

Su codo se mostraba cada vez que levantaba su puño. La nariz de


Phillip derramaba sangre y Zeke continuaba golpeando su cara. Cuando me
tiré sobre la espalda de Zeke, se sacudió de mí de nuevo. De ninguna manera
podía dejar que esto continuara.

—¡Alguien, ayúdeme! —grité a los que estaban mirando. 125


Nadie se movió. Estaban demasiado ocupados mirando, y ya no podía
ver a Hope en ningún lado. Me moví sobre Zeke una vez más. Cuando llegué
a él, me incliné para agarrar su brazo y detenerlo, pero estaba demasiado
cerca y cuando levantó su codo de nuevo, conectó con mi nariz.

El dolor se extendió por toda mi cara. Mi nariz instantáneamente se


sintió como si estuviera ardiendo y un dolor agudo me escoció en la parte
posterior de mis ojos. La habitación se movió a mí alrededor y caí sobre mi
trasero. Alzando la mano, cubrí mi nariz e intenté contener las lágrimas.
Agua brotó de mis ojos y bajó por mi cara, y cuando retiré mis manos
estaban cubiertas de rojo brillante.

Grité cuando vi toda la sangre saliendo de mi nariz. Nadie parecía


siquiera notarme y comencé a enloquecer, hasta que de repente Hope estuvo
a mi lado.

Zeke se volvió con una expresión de completa devastación en su


rostro. Phillip olvidado, corrió a mi lado y se dejó caer de rodillas.
Inclinándose con una camisa manchada de sangre, intentó levantarme.

—Lo siento mucho. Oh, Dios mío, lo siento mucho —dijo aterrorizado.
No lo quería en ningún lado cerca de mí. Me había saciado. Después
de meses de que él estuviera actuando celoso y loco, había alcanzado mi
límite. Terminé con todo esto. Terminé de discutir y terminé de intentar
ocultarle mi problema. Terminé en general.

Presioné una palma ensangrentada contra su pecho y lo empujé con


toda la fuerza que tenía.

—¡Aléjate de mí! —grité. El sabor de la sangre llenó mi boca cuando


la abrí para hablar—. ¡Terminé con esta mierda, Zeke! ¡Se terminó!

Su cara adoptó una mirada de cachorro herido que generalmente


derretía mi determinación, pero no funcionó. No estaba segura de quién me
estaba ayudando a levantarme, pero los dejé. Y cuando Hope estuvo a mi
lado de nuevo, dejé que me sacara por la puerta principal del club y me
metiera en el asiento del pasajero de mi auto.

Metió la mano en la guantera y luego procedió a poner las servilletas


de McDonald’s en mis manos. Cubrí mi nariz con ellas y ella bajó la visera,
dejando que las llaves cayeran en su palma. Cuando salimos del
estacionamiento, vi a Zeke salir corriendo por la puerta. Sus ojos devastados
se encontraron con los míos mientras nos alejábamos. 126

Apoyé mi cabeza en el reposacabezas y Hope me llevó al hospital más


cercano.

—¡No puedo creer que te haya golpeado! ¡Ese bastardo! ¡Eso es tan
diferente de él! —dijo Hope mientras aceleraba por la interestatal.

—Técnicamente no me golpeó. Me interpuse en el camino de su codo,


pero es suficiente para mí. He terminado con esto. Ha estado actuando como
un loco durante semanas. —Mis servilletas se estaban llenando
rápidamente, incluso con mi cabeza inclinada hacia atrás.

—¿Qué le pasa? Deberías darle algunas de tus pastillas relajantes. —


Giró en la salida y pasamos por el letrero azul que nos avisaba que había
un hospital cerca.

—No sabe que las tomo. Por eso fue que comenzó esto. Me sigue viendo
a solas con Phillip. Le dije que te gustaba y estaba hablando con él por ti.
Esta noche me atrapó saliendo del baño de mujeres con él.

Sabía lo mal que sonaba, pero había terminado de esconderlo y de


negarlo. Pasé casi toda mi vida escondiendo algo de alguien y había
terminado de intentar seguir el ritmo de las mentiras. Estaba cansada de
mentir en general. No era una mentirosa por naturaleza, pero se me estaba
volviendo algo patológico.

—Maldición, Patience, deberías haberle dicho. Ahora el pobre Phillip


está vuelto mierda. Y ¡ugh! ¿Le dijiste a Zeke que me gustaba Phillip?
Asqueroso.

No dije nada más después de eso. Ella tenía razón. Fue por mi culpa
que Phillip salió herido. En realidad, la mayor parte de esto fue mi culpa,
pero eso no importaba. Zeke me golpeó. Si fue accidental o sin querer, me
había lastimado físicamente y no estaba de acuerdo con eso. Nunca estaría
bien con eso.

Después de algunas radiografías, el médico regresó a la habitación.

—Bueno, no está rota, pero tendrás unos hematomas bastante feos e


hinchazón alrededor de tus ojos. Voy a darte una receta para el dolor. Si
comienzas a tener mareos o si te desmayas, haz que tú amiga te traiga
inmediatamente.

Salimos del hospital una hora más tarde. Me envolví en mi sudadera 127
con capucha que tenía en mi asiento trasero. Parecía que había sido
asesinada. Había tanta sangre en la parte delantera de mi vestido. Me sentí
un poco triste. Compré el vestido para Zeke y pareció encantado. Era
apropiado que el vestido se arruinara porque lo que teníamos juntos
también estaba arruinado.

En vez de ir a casa, dormí con Hope en su casa de hermandad. Tomé


prestada una camiseta larga y algunos pantalones cortos y traté de dormir
en el sofá de la planta baja. Sin embargo, miré al techo. Mi corazón dolía
casi tanto como mi cara.

Mi teléfono había muerto hace mucho tiempo, ya que Zeke había


llamado y enviado mensajes de texto repetidamente. Sus textos cambiaban
de un lado a otro. En uno, estaría enojado conmigo y querría saber qué
estaba pasando conmigo y Phillip, y luego me enviaría una cara llorosa y me
pediría perdón. Era un desastre bipolar.

Había varios mensajes de voz en mi teléfono, pero después de


escuchar uno que consistía en él llorando y rogándome que por favor
volviera a casa, para que supiera que estaba bien, decidí que revisarlos era
una mala idea.
Una vez que el sol estuvo completamente en mis ojos, me levanté y
miré mi rostro. Me veía horrible. Los hematomas negros se extendían desde
debajo de mis ojos hacia mis pómulos y cubrían la mayor parte de mi nariz.
Parecía un gran desastre negro e hinchado. Sentí que mi cabeza había sido
atropellada por un camión enorme.

Tomé una de las pastillas para el dolor y manejé a casa. Estaba


agotada, confundida y herida, física y mentalmente. Me detuve en la
cafetería debajo de mi apartamento y agarré un café. Todos me miraban
como si fuera una esposa maltratada y quería largarme de ahí. Pero
necesitaba el café, y quería cualquier excusa en la que pudiera pensar para
evitar volver a mi apartamento.

Sabía que una vez que abriera la puerta de entrada, Zeke estaría ahí
y estaría realmente, muy enojado o muy, muy triste. No tenía ganas por
ninguno. No le tenía miedo a Zeke. Sabía que nunca haría algo para
dañarme a propósito, pero no podía dejar de lado el hecho de que lo había
hecho.

Tuve el cuidado de abrir la puerta de entrada en silencio. No estoy


segura de por qué sentí que necesitaba arrastrarme a mi apartamento, pero
128
lo hice. Una vez que estaba en la puerta de entrada, podía escuchar los
suaves sonidos de su guitarra que venían del dormitorio. Él tocó de forma
diferente a lo habitual. El sonido que flotaba desde la parte trasera de mi
apartamento era triste y sombrío.

Cerré la puerta detrás de mí y puse mis llaves en la mesa de entrada.


La música continuó. Estaba tocando mi canción. “Patience” de Guns N’
Roses llenaba el pequeño departamento y parecía extender una profunda
tristeza en todo. Seguí la suave melodía deprimente a través de la cocina y
por el corto pasillo hasta mi habitación.

La puerta estaba rota y pude mirarlo. Estaba sentado en la cama. Sus


bolsos llenos estaban en el piso junto a sus pies. Atrapado en la música que
tocaba, tenía los ojos cerrados. La piel alrededor de sus ojos estaba hinchada
y roja, haciéndome saber que había pasado un tiempo llorando. Sentí su
dolor en mi estómago, pero lo alejé y encerré mis emociones.

Respiré profundo y abrí la puerta. Me miró cuando las bisagras


emitieron un fuerte crujido. La música se detuvo y colocó la guitarra en la
cama a su lado. Sus ojos se humedecieron cuando levantó la vista otra vez,
y luego se puso de pie parándose delante de mí. Su rostro era severo cuando
extendió la mano y pasó un dedo por mi mejilla. No dolió, pero sentí su
contacto hasta los dedos de mis pies, así que sacudí la cabeza. La mirada
destrozada en su rostro era difícil de mirar.

—Hice esto. —Su voz sonaba áspera. Sus ojos vagaron por mis
moretones—. Nunca he golpeado a una mujer en mi vida y juré que nunca
lo haría. Te lastimé. Lamento tanto haberte lastimado.

Cayó de rodillas frente a mí. Alzando la vista, una lágrima corrió por
su mejilla.

—Pase lo que pase, espero que me perdones por lastimarte. Por favor,
dime que me perdonas.

Quería acercarme y consolarlo. Quería que dejara de llorar. Ver a Zeke


con lágrimas por sus mejillas y ojos rojos era irreal. Era tan fuerte. Era muy
despreocupado y duro. Lo había visto antes soltar algunas lágrimas, pero
nada como esto. Me dio náuseas verlo sufrir tanto, pero no podía ceder. Me
negué a ser una de esas chicas que olvidan cuando su novio las golpeaba.
Tenía que hacerle saber que lo que hizo era inaceptable.

—Lo que hiciste no está bien. Te perdono, pero ya no puedo estar 129
contigo. —Las palabras quemaron mis labios.

Las náuseas me atravesaron y sentí ganas de caer de rodillas frente a


él. Nada dura para siempre, pero quería un para siempre con Zeke. Lo
amaba más de lo que podía poner en palabras, y mi corazón se estaba
rompiendo, pero tenía que enfrentar los hechos. El hecho fue que hasta que
estuviera mejor, no podría entregarme a nadie. No con mentiras y engaños
de mi parte. No quería ser una mentirosa. Nunca quise ser una mentirosa.

Zeke se levantó y agarró mi mano. Negó con la cabeza en comprensión.

—Lo sé. No puedo estar más contigo, tampoco. Te amo tanto que duele
a veces, pero somos letales como pareja. Sacamos lo mejor y lo peor el uno
del otro. Es una espada de doble filo. Me levantaste, y espero haber hecho
lo mismo por ti, pero ahora siento que estamos destruyendo lo que
construimos. Nos estamos destruyendo el uno al otro. Antes de que la
destrucción sea tan mala, creo que deberíamos… —No pudo terminar su
frase y honestamente, no quería que lo hiciera.

—Me rompiste el corazón, copo de nieve. —Sacudió la cabeza con


incredulidad.
No tenía sentido tratar de arreglar la situación de Phillip. No confiaba
en mí. Me había vuelto indigna de confianza.

—Bueno, me rompiste la cara. Creo que estamos a mano.

Extendió la mano y pasó un solo dedo por mi mejilla. Me estremecí


cuando tocó la peor parte y la angustia llenó sus ojos. No esperó mucho
más. Entonces, se inclinó, volvió a colocar la guitarra en su estuche, agarró
sus bolsos y sacó las llaves de su bolsillo.

—Supongo que esto es el adiós. —Se limpió los ojos con el dorso de la
mano.

¿Cómo podría algo tan correcto sentirse tan mal? Aunque quería
llorar, no pude. Me quedé ahí y le devolví la mirada. Estaba esperando mi
respuesta, pero tendría que esperar una eternidad porque no importaba
cuánto quisiera responder, no podía.

Se inclinó hacia mí. Su cálido aliento alivió el dolor en mi mejilla. Su


boca estaba tan cerca que sentí sus labios rozar mi piel cuando habló.

—Te amaré hasta que ya no exista, e incluso después de morir, si


queda algo bueno en mí, el amor que tengo por ti continuará en mi alma. 130

Cerré los ojos y luego podía sentir mi pérdida mientras se alejaba de


mí. Toda la calidez que usualmente irradiaba de él se disolvió, dejando solo
aire frío a su paso. Fue entonces cuando las lágrimas decidieron caer. Eran
agresivas y feas, y no importaba lo duro que caían, no sentí alivio.

La puerta de entrada se abrió y supe que se iba. No podía dejarlo salir


de mi vida pensando que lo odiaba. No lo odiaba. Lo amaba y sentía ansiedad
cuando pensaba en estar sin él.

Antes de que pudiera cerrar la puerta, corrí por el corto pasillo hacia
la sala de estar.

— ¡Zeke! —llamé.

Se detuvo y abrió de nuevo la puerta para verme. Sus cejas se cerraron


en confusión y mordió nerviosamente el anillo de su labio.

—¿Sí?

Su voz sonaba plana. Sin esperanza. No feliz, solo plana. Como si le


hubiera absorbido cada gramo de emoción. De alguna manera, lo hice. Lo
había vuelto loco y él me había hecho lo mismo. Estaba en lo correcto;
éramos letales, y si continuábamos con esto, uno de nosotros no lograría
salir con vida.

Mi lengua se sentía pesada. Las lágrimas obstruían el fondo de mi


garganta y amenazaban con ahogarme cada vez que abría la boca para
hablar. Tragué la obstrucción y me llenó el estómago de dolor.

—Te amo, también. Siempre.

Sus ojos oscuros se humedecieron, pero comprendió que habíamos


terminado tal como lo había entendido. Asintió, intentó sonreír, y luego se
giró y cerró la puerta.

131
Traducido por Anna, âmenoire & Ale Grigori

E
l punto más bajo era un lugar de mierda en el que estar. Había
estado allí antes, sin embargo, y estaba seguro que lo visitaría al
menos una docena de veces más antes de morir. Eso no
significaba que fueran vacaciones. Era un infierno.

Nunca había puesto mis manos sobre una mujer en mi vida. Solo
había habido un incidente en El Foso donde tuve que sostener a una mujer
para evitar que me golpeara en medio de una pelea de bar, pero eso fue todo.
Por supuesto, no estaba seguro si eso contaba, ya que ella era más hombre 132
que yo.

Me abrumaba saber que había lastimado físicamente a la mujer que


amaba. Era como si me hubiesen despellejado y alguien me hubiera echado
alcohol por todas partes. Cada parte de mí, por dentro y por fuera, picaba.
Me dolía todo, y los años de ver a mi padre golpear a mi madre se estrellaron
contra mí y paralizaron mi alma.

Me quedé allí parado y vi como Copo de nueve y Hope salieron por la


puerta. Por mucho que quisiera salir corriendo y detenerla, no pude. El
shock me había inmovilizado. No fue sino hasta minutos después que volví
en mí y corrí hacia la salida para ver cómo estaba.

Cuando salí, ella se alejaba. Su rostro estaba cubierto de servilletas y


pude ver el dolor en sus ojos cuando me devolvió la mirada. Quería correr
junto al automóvil y hacerlo mejor, pero lo que estaba hecho estaba hecho
y no había nada que pudiera hacer para retroceder en el tiempo y
solucionarlo.

Mirando mi camisa, la huella ensangrentada de su mano fue como un


golpe en la parte posterior de mi cabeza. Ni siquiera me molesté en quitarme
la camisa por la cabeza. La arranqué de mi cuerpo lo más rápido posible.
Necesitaba su sangre lejos de mi piel. Era como veneno, y me sentía enfermo
sabiendo que estaba en mí.

Las cosas estaban realmente jodidas esta vez. Lo que teníamos había
terminado. Tenía que terminar o terminaríamos con todo lo bueno que
quedaba en nosotros mismos. Aunque probablemente me desangraría sin
ella sosteniéndome, tenía que dejarla ir. Ella estaba obviamente lista para
seguir con el chico con el que la seguía viendo, y yo no podía seguirme
enloqueciendo.

Aun así, necesitaba saber que ella estaba bien. Nunca me perdonaría
haber lastimado a Patience, incluso si fue un accidente. No importaba lo que
ella me había hecho, no se merecía eso. Ninguna mujer merecía ser herida,
incluso si hubiera logrado arrancarme el corazón y romperlo en pedazos.

Cuando volví al apartamento, empaqué todas mis cosas y preparé todo


para irme. Necesitaba verla una vez más. Tenía que ver que ella estaba bien
y luego podría volar hacia el oeste y con suerte nunca mirar a atrás.

Toqué su canción una y otra vez y miré el reloj. Mi teléfono estaba en


la mesita de noche junto a mí, ya que esperaba que al menos me devolviera 133
los mensajes o llamara y me dejara saber que estaba bien, pero nunca hizo
ningún ruido.

Cuando levanté la vista y la vi de pie en la puerta, sentí alivio y


devastación a la vez. El alivio de que ella estaba bien después de haber
pasado la noche preocupado por ella, pero los moretones en su rostro me
mataron. Apenas podía respirar al ver lo que le había hecho. Me sentí como
un loco. Quería destrozar todo en el apartamento, pero todo lo que podía
hacer era desmoronarme en una gran pila de mierda en el suelo del
dormitorio a sus pies.

Parecía que había hecho mucho de eso últimamente. Le supliqué y


lloré. Había luchado y luchado por lo que quería, pero a veces no es
suficiente. A veces solo tienes que rendirte y lamer tus heridas. Eso o
drogarte tanto que ya no sientas tus heridas.

El viaje de regreso a California fue horrible. Traté de no pensar en las


últimas semanas, pero ya comenzaba a extrañar a Patience. Me rehusé a
ser ese idiota que fue engañado una y otra vez, pero me quedé porque estaba
tan enamorado. La amaba. Haría cualquier cosa por ella, excepto
compartirla. Quizás eso me hizo egoísta, pero no me importó una mierda.

Volví al condominio, solo con mi mente y recuerdos durante una


semana, cuando finalmente aparecieron los chicos. Nunca había estado tan
feliz de ver a esos imbéciles. Estaban tan jodidos como yo, pero eran
honestos y me ayudaban sin importar nada.

Lo primero que hicimos fue sentarnos y drogarnos tanto como


pudimos. Podía recordar el momento en que las drogas, el alcohol y las
fiestas giraban en torno a mi vida. Ya no era de esa manera, pero aun así
era agradable recostarme con mis chicos y olvidarme de todo.

—Entonces, ¿funcionó con la chica nueva? —pregunté, refiriéndome


a mi guitarrista de reemplazo.

Di otra calada, lo sostuve en mis pulmones y exhalé. Una oleada de


calma se extendió por mi cuerpo y terminó en mis dedos de los pies.

—Constance es buena gente. Está bien trabajar con ella y nos rompe
las pelotas cuando necesitamos ser enderezados —dijo Finn—. Ella y Tiny
hablaron varias veces. Y tocó increíblemente bien esa guitarra.

—Eso es bueno. ¿Me perdí algo? 134

—Realmente no. Solo un montón de perras locas tratando de saltar


sobre nuestra mierda, como de costumbre. —Tomó un trago de su cerveza.

—Está enojado porque no tuvo tanto sexo como yo. —Rió Chet.

—Que te jodan, hombre. Sigue dando vueltas haciendo que te la


chupen. Vas a coger y dejar embarazada a una chica. Entonces realmente
estarás jodido. —Finn se rió entre dientes.

—Lo que sea. Protejo bien mi mierda.

Permanecí en silencio durante la mayor parte de su charla. No fue


sino hasta más tarde cuando estaba a punto de dormirme que Finn entró a
chequearme.

—Te ves como si estuvieras en las profundidades de la desesperación,


amigo. Pasase lo que pasase mientras estábamos fuera, espero que la
mierda mejore. Ya sabes dónde estoy si quieres hablar.

Lo aprecié por no insistir. No quería hablar. Quería hervir en mi


tristeza hasta que estuviera demasiado enojado como para que no me
importara una mierda. Quería revolcarme en mis remordimientos y repetir
ciertos momentos en mi cabeza una y otra vez hasta que lo único que lo
mejorara fuera una cerveza fría o una mujer caliente.

Excepto que nunca sucedió. Todos los días me despertaba pensando


que ese día era el día, pero nunca me enojé tanto que no me importara y
nunca me jodí tanto que quisiera aliviarme con una bebida o sexo rápido.
Empeoró cada vez más y pude sentir que me hundía más y más en la
depresión.

Me separé de los chicos, aun después de ser liberado por la terapista


física e ir a trabajar en el segundo álbum. Vine, hice el trabajo, pero
realmente nunca estuve presente. Ya no bromeaba mucho con los chicos; ni
siquiera me integraba realmente cuando fumábamos y bebíamos. Daba una
calada una o dos veces y luego me iba a resguardar a mi habitación.

Si los chicos notaron que estaba siendo extraño, no dijeron nada al


respecto. Creo que simplemente sabían por el hecho que Patience no había
estado a la vista y yo no caminaba por todos lados con mi teléfono en la
mano, que algo había sucedido con nosotros. Quería enviar un mensaje y
ver cómo estaba. Quería saber si estaba bien, pero no pude hacerlo. Era
135
raro, las cosas se habían terminado, pero quedaron tan sin resolver.

Después de grabar la tercera canción de nuestro nuevo álbum, me


salté el viaje de regreso al apartamento con los chicos y decidí caminar a
casa. Necesitaba tiempo alejado de todo solo para respirar. Cuando estaba
en el auto, me sentía como si me estuviera asfixiando. Demonios, cuando
estaba en el exterior, sentía una cierta falta de oxígeno.

Sabía lo que necesitaba para sentirme mejor, pero regresar por Copo
de Nieve no era una opción. Nunca podría confiar de nuevo en ella. Nunca
había admitido engañarme con el idiota que después descubrí que se
llamaba Phillip. Al menos si lo hubiera admitido, podría haber tenido algún
tipo de cierre.

En el camino a casa, pasé por una joyería y justo en la ventana del


frente había un collar con un dije de copo de nieve. Me recordó a la última
vez que estuvimos juntos. Recordé pensar lo mucho que necesitaba un collar
para usar con su vestido. Desearía haberle dado algo para que me recordara.
Yo tenía tantos recordatorios de ella y quería que tuviera lo mismo.

Aun cuando dudaba que fuera a ver a Patience de nuevo, entré y


compré el costoso collar. Lo guardaría para mí como un recuerdo de las
veces que estuvimos juntos, como un recordatorio que algunas veces, aun
cuando las cosas son oscuras y jodidas más allá de lo que se creía posible,
hay luz. Aun si fue por un corto tiempo en mi vida, Patience había sido esa
luz.

No mucho después de comprar el collar, Sydney me envió un mensaje


de texto preguntando si estaba bien. Dijo que ella y tía Sarah estaban
preocupados por mí. Partes de mí esperaban que Patience hubiera tenido el
valor de enviarme un mensaje, pero era agradable sentirme querido de
cualquier forma. Me gustaban Sydney y Sarah y por un breve momento,
incluso consideré cuán agradable sería cuando también se convirtieran en
mi familia.

En la marca de las tres semanas, cuando las cosas deberían estarse


haciendo más fáciles, todavía me sentía muy jodido. Podía recordar cuán
locos habían estado los meses que estuvimos separados después de la
muerte de su padre y esta vez era mucho peor. Al menos antes me perdía
en la música, pero ni siquiera mi música me curaba.

Acabábamos de terminar de grabar por el día cuando mi teléfono


136
comenzó a sonar. Bajé mi guitarra y respondí.

—¿Zeke?

La voz no era familiar.

—Soy yo. ¿Quién es? —Levanté mi botella de agua y bebí de ella.

—Es Sarah, la tía de Patience. ¿Tienes un minuto para hablar? —


Sonaba extraña.

Usualmente era tan expresiva y feliz. Podía escuchar la tensión en su


voz a través del teléfono y esa tensión se abrió camino hasta mi estómago.

—Sí, por supuesto que tengo tiempo. ¿Está todo bien? ¿Patience y
Sydney están bien? —Supe cuando hice esa pregunta que una de ellas no
lo estaba.

Los chicos estaban diciéndome algo y sólo los despedí con la mano.
Salí de la sala de grabación y entré al vestíbulo. Cayendo en un gran sillón
frente a la puerta, me abracé, esperando las malas noticias que sabría que
vendrían.
—Es Patience. Está en el hospital.

Sus palabras fueron simples y al grano, pero tomaron un minuto para


atravesar la niebla en mi cerebro. Cuando finalmente llegaron a su destino
y comprendí completamente lo que acababa de decirme, el suelo debajo de
mis pies desapareció y fue como si estuviera cayendo. Al menos así es como
lo sentí.

Patience me necesitaba y no estaba ahí. Repentinamente, cada razón


para que nos separáramos y que me fuera ya no parecían tan claras. Nada
de eso importó cuando me necesitó. Nada importaba si estaba herida.

Me levanté de un alto del sillón y corrí para salir. Hice la parada a un


taxi antes de hablar de nuevo.

—¿Qué sucedió? —pregunté.

Me metí en el primer taxi que se detuvo. El conductor me miró como


si estuviera loco, luego encendió el taxímetro. Le dije mi dirección e ignoré
todo lo demás excepto a Sarah. Su profunda respiración llenó el silencio y
su preocupación de alguna forma atravesó el país y entró en mi corazón.

—Tuvo una sobredosis. Fue accidental, pero aun así sucedió. 137
Aparentemente, ha estado tomando una cantidad obscena de Xanax todos
los días. Unas semanas atrás fue golpeada con un balón de futbol soccer y
terminó en la sala de emergencia, el doctor le dio algo para el dolor. Mezcló
ambas cosas y su amiga Hope la encontró en su apartamento cuando no
apareció para uno de los juegos.

La humedad en mi boca se fue. Entre eso y la conmoción, me tomó un


minuto responder.

—¿Se encuentra bien? —Las palabras salieron como un susurro


mientras batallaba por que lograran atravesar mis labios.

—Está bien, pero voy a hacer que la admitan. Es una chica enferma,
Zeke. Cuando te fuiste, solo empeoró. Finalmente admitió estarse
automedicando. Ha estado teniendo ataques de pánico durante todo este
tiempo y dejó de ver a su terapeuta. Realmente siento que esto es lo mejor.
—Podía escuchar las lágrimas en la voz de Sarah.

Cómo había podido vivir con ella y no saber nada de eso. Pensé que
estaba mejorando. Pensé que estaba superándolo todo, pero en realidad,
estaba automedicándose. Ni siquiera sabía que estaba viendo a un
terapeuta.

Dolía saber que yo era la “pelota de futbol soccer” a la que su tía se


refería. Era la razón por la que había terminado en la sala de emergencias.
Era la razón por la que había tenido la sobredosis, quería hacerme de oídos
sordos, pero ignorar todo no era una opción, no cuando Patience me
necesitaba.

Era una chica enferma. Su padre se había asegurado que tuviera


problemas para superar durante toda su vida e incluso si solo éramos
amigos, la ayudaría. La pondría antes que todo lo demás en mi vida, dado
que era la parte más grande de mi corazón y estaría ahí para ella sin
importar lo que hiciera o no hiciera por mí.

—Voy en camino —dije, ante de colgar.

Me contó toda la información del hospital, empaqué y me dirigí al


aeropuerto en un abrir y cerrar de ojos. Le envié un mensaje de texto a Finn
diciéndole lo que estaba pasando, y una hora más tarde estaba en el cielo.

Sarah me recogió en el aeropuerto y nos fuimos directamente al


hospital. Patience había sido trasladada al piso psiquiátrico, y aunque 138
técnicamente no había intentado suicidarse, estaba en observación.

Sarah me dejó entrar a verla solo y estaba agradecido por eso. Había
tanto que aclarar, tanto que necesitaba ser dicho. Más que nada, sentía que
le debía una disculpa a Patience. De todas las personas en su vida, debería
haber sabido qué le estaba sucediendo. Debería haber sido a quien ella
acudiera, pero no lo hizo. No podía entender por qué no había venido a mí,
pero no tenía otra opción que creer que era porque había hecho algo mal.

Me llevaron a una pequeña sala de reuniones, sentado en una de las


sillas más incómodas en las que me había sentado, a esperar. Cuando la
puerta se abrió, me levanté, pero mis rodillas se sintieron débiles cuando
ella entró. Su cabello estaba laxo y opaco, sus ojos estaban llorosos y sin
vida, y su cara estaba marcada con lo que parecía ser un ceño permanente.

Los pantalones grises genéricos y la camiseta blanca que llevaba la


hacían ver aún más apagada. No se parecía en nada a la hermosa chica de
la que me había enamorado. Sus ojos llegaron a los míos, pero su luz
habitual nunca llegó. Solo me devolvió la mirada en silencio.

La enfermera que la trajo sonrió incómodamente antes de cerrar


silenciosamente la puerta detrás de ella. Solo estábamos Patience y yo, de
pie, en la quietud de una habitación prácticamente vacía.

—¿Estás bien? —Era la única cosa que podía pensar en preguntar.

—Creo que sí.

Su voz sonaba débil y tan frágil como se veía. Quería abrazarla y


quitarle todo. Quería alejarla de todo y plantarla bajo el sol de California y
rezar para que volviera a ser la chica que solía ser.

—Bien. —Tragué saliva—. Deberías haber venido a mí. Pude haber


ayudado.

No respondió. En cambio, se encogió de hombros un poco y vi el


arrepentimiento en su rostro.

—Ni siquiera sabía que ibas a un terapeuta. Ojala hubieras confiado


en mí lo suficiente para decirme estas cosas. De todas las personas en el
mundo que podrían entender las drogas y los problemas de la vida, yo lo
habría entendido. Ni siquiera sabía que tenías una prescripción para Xanax.

Era una conversación genérica, pero tenía demasiado miedo de 139


presionar y ella, obviamente no estaba de humor para hablar.

—No tenía una prescripción —susurró.

Retiró un mechón de cabello rubio opaco y cerró los ojos avergonzada.

—Entonces, ¿dónde los conseguiste?

Nada de esto tenía sentido para mí. Me sentí como si hubiera vivido
con una extraña todo el tiempo que estuve en Florida. Patience me conocía
mejor que nadie, pero obviamente yo no conocía nada de ella. Eso dolía.

—Se los compré a Phillip. —Abrió los ojos y una pequeña lágrima rodó
de su mejilla.

Y luego todo tuvo sentido. No estaba follando con ese tipo. No se


estaban reuniendo a puerta cerrada para besarse y tocarse. Él era su
distribuidor. ¿Cómo pude haber sido tan ciego? ¿Cómo pude, de todas las
personas, no darme cuenta de lo que estaba pasando justo debajo de mis
narices?

—¿Quieres decir que tú no…? —Ni siquiera pude decir las palabras.
La idea de que alguien más la tocara me hacía enfermar.

—No. —Apenas escuché la palabra.

—Deberías habérmelo dicho. Aún le habría pateado el culo por


vendértelas, pero deberías haberme dicho.

Había mucho más que quería decir, pero estaba lleno de emociones
encontradas. Me sentí aliviado de descubrir que no me estaba engañando,
pero aún estaba herido de que fuera deshonesta conmigo acerca de las
drogas. Pensé que éramos más cercanos que eso.

Me miró y la desesperación llenó sus ojos. Se veía débil y decaída,


tomó todo lo que tenía en mí, no secuestrarla y alejarla de las aburridas
paredes blancas y los olores invasivos del hospital.

—Quería ser perfecta para ti —dijo, mientras otra lágrima caía—.


Mereces a alguien perfecto. No quería que supieras que solo era otra chica
jodida. Tenía miedo de perderte.

Estaba fuera de mi silla y de rodillas frente a ella. Limpiando la


lágrima que estaba bajando por su cara, tomé sus mejillas en mis manos y
la obligué a mirarme. Quería ver sus ojos. Necesitaba ver que la chica que 140
amaba aún estaba allí en alguna parte.

—Pero tú eres perfecta, copo de nieve. No importa por lo que pases o


lo que estés haciendo, siempre serás perfecta para mí, porque estoy
enamorado de ti y cuando amas a alguien, nada más importa.

Empujó su mejilla contra mi palma y cerró los ojos. Usando mi pulgar,


acaricié su labio inferior. La urgencia de besarlo era tan fuerte, pero no
estaba seguro dónde estaba parada. La quería de vuelta. Quería pasar el
resto de mi vida cuidándola, pero con todo lo que sucedió, no podía decir lo
que ella quería.

Finalmente, sus ojos se encontraron con los míos y una pequeña


sonrisa levantó las comisuras de su boca.

—Cuando salga de aquí, ¿prometes tocar para mí? —Su sonrisa se


hizo más grande y supe que estaba tratando de aligerar el ambiente y ser
juguetona.

No pude evitarlo. Reí y me moví para besarla. Me devolvió el beso y


lanzó sus brazos alrededor de mi cuello. Sacándola de su silla, la sostuve
cerca de mí. Se sintió increíble tenerla en mis brazos otra vez, y me hice una
promesa en ese momento: nunca la dejaría ir otra vez.

Cuando la miré, sus ojos estaban vivos de luz. Su color parecía como
si hubiera vuelto, y su sonrisa era brillante. No había forma de negarlo: no
importaba qué sucediera en el futuro, no importaba cuantas veces nos
levantábamos y nos desmoronáramos, estábamos destinados a estar juntos.

—Tocaré para ti todos los días, por el resto de nuestras vidas.

141
Traducido por Kalired & Flochi

D
espertar en el hospital con Sydney llorando por mí me
cambió.

Tal vez fue estar cerca de la muerte lo que hizo el truco,


pero había terminado de tratar de ocultar mis problemas a la
gente. Era obvio que necesitaba ayuda, y era obvio que no
podía solucionarlo por mi cuenta.

Cuando Zeke se alejó de mí, alcancé un nivel completamente nuevo. 142


Volví a caer en mi depresión. Mis ataques de pánico se intensificaron y ya
no me importaba la escuela o el fútbol. Dejé de ver las cosas con claridad.
No es que fuera muy claro antes, pero empeoró cuando ya no tuve que
esconder lo que estaba haciendo.

Abiertamente compré cosas de Phillip. No me importaba quién me veía


tomar las pastillas. Todo lo que me importaba era adormecer la ansiedad, el
miedo y el dolor de perder a Zeke. Estaba empezando a entender a las
personas que había conocido en la vida de Zeke en Carolina del Sur.
Recordaba haber conocido a sus amigos y haberlos visto drogados.
Recordaba haber pensado que nunca podría ser así. Bueno, yo era de esa
manera ahora, y todo tenía sentido para mí.

Dejé de visitar a Sydney y la tía Sarah para cenar, y comenzaron a


llamar y preocuparse. Estaba cayendo en la oscuridad y no me importaba si
nunca lograba salir. Ya no sabía quién era yo. Fue como si hubiera
desaparecido cuando él se fue, y sin importar cuántas veces intenté
encontrarme, no podía.

Aprendí algunas cosas durante mi caos inducido por las drogas. Como
el hecho de que me perdí mucho. Había cosas pasando a mí alrededor que
no tenía idea, que incluían el trabajo escolar. Aparentemente, tuve una
conversación completa con Hope que nunca recordé tener.

Lo más importante que aprendí fue que los analgésicos no hicieron


que el dolor de perder alguien que amas mejorara. Claro, Lortab podía quitar
el dolor de un dedo roto o una nariz rota, pero no podía quitar el dolor de
un corazón roto.

Tampoco eliminó los ataques de pánico, que es lo que estaba tratando


de hacer cuando accidentalmente tomé una sobredosis. Xanax ya no estaba
haciendo el truco, y no importaba la cantidad que tomara, no podía hacer
desaparecer el temblor y el miedo repentino a la muerte. Estaba
desesperada, y cuando abrí mi botiquín y encontré que quedaban las
píldoras para el dolor de mi nariz, pensé en intentarlo.

Treinta minutos después, estaba somnolienta. Cuarenta y cinco


minutos después, no podía ver bien y estaba tan mareada que no podía
llegar a mi teléfono para llamar a alguien. No recordaba haberme quedado
dormida, pero podía recordar que había tanta oscuridad, y luego no había
nada.

Así es como aprendí que mezclar Lortab y Xanax no es una gran idea. 143
Te quitaba todo, eso era seguro, pero casi perdí mi vida en el proceso. Había
sido tan descuidada conmigo, pero cuando me desperté y vi las lágrimas
correr por la cara de Syd, supe que tenía que empezar a preocuparme y tenía
que comenzar rápido.

Firmé los documentos que tía Sarah me entregó y que me permitían


ser admitida a un hospital psiquiátrico. Dejé ir todo y me centré en
mejorarme. No fingir mejorar, ni mejorar la mitad, quería mejorar
completamente. No más casi.

Zeke se hospedó en un hotel cercano y me visitó todos los días durante


la primera semana que estuve ahí. No fue hasta que descubrí que él y los
chicos estaban en medio de grabar su segundo disco que presioné para que
regresara a California.

—No te voy a dejar, cariño. Tú eres más importante que todo eso.

Estábamos acurrucados en el sofá de la sala principal, rodeados por


otros locos como yo. Él era el color en una habitación aburrida y beige,
felicidad en un lugar deprimente. Fue agradable verlo todos los días durante
las horas de visita, pero tenía que ser justa. No podía ocupar toda su vida,
y los muchachos lo necesitaban en casa.

—Zeke, estaré bien. No voy a ninguna parte. Aprecio que estés aquí
para mí, pero los muchachos también te necesitan. Vuelve a California,
termina el disco y luego regresa. Una vez que esté fuera de aquí, todo irá
mejor, descubriremos la forma de equilibrar para que todo mejore. Lo
prometo.

Pasó otra semana para convencerlo de que volviera a trabajar. Lo


amaba por ser tan comprensivo, pero entendía cuánto amaba su música, y
estaba cansada de quitarle cosas.

No estaba permitido tener un teléfono, pero se aseguró de llamar todos


los días y ver cómo estaba una vez que estuvo asentado otra vez en
California. En su ausencia, la tía Sarah y Sydney venían de visita tanto como
fuera posible.

—Es bueno tenerte de regreso. Te extrañé —dijo Sydney mientras me


abrazaba cuando terminó nuestra visita.

Le sonreí y la abracé más fuerte.

—Es bueno estar de vuelta. 144

Incluso estaba empezando a dormir mejor. Todavía de vez en cuando


tenía una pesadilla sobre mi padre, pero ya no se parecía en nada a lo que
solía ser. Incluso comencé a tener sueños sobre mi madre y los momentos
felices que solíamos tener. Me encantó tenerlos. Era como si ella estuviera
aquí conmigo.

Después de seis semanas, y mucha terapia que no estaba segura si


alguna vez podría volver a mis clases de psicología, fui dada de alta. Estaba
programada para ver al Dr. Jenson una vez a la semana y puso dos recetas
para mi ansiedad y depresión.

Sydney estaba en la escuela la mañana en que me dieron de alta, así


que tía Sarah me recogió. Después de poner todas mis bolsas en su baúl,
me abrazó con fuerza y ambas lloramos un poco.

—Sacamos todo de tu apartamento y tu habitación está preparada de


nuevo en mi casa. Una vez que nos instalemos y cuando sientas que estás
lista, juntas podemos revisar todas tus clases en línea.

Decidí que volver a la escuela no era una opción para mí, y le pedí a
tía Sarah que estudiara los cursos en línea. Definitivamente iba a obtener
mi licenciatura en psicología. Quería poder ayudar algún día a chicas
jóvenes como yo. Entendía lo que significaba estar rota por el abuso. Sabía
lo que te hacía mentalmente. Quería poder estar ahí de la forma en que el
Dr. Jenson y el resto de los profesionales estuvieron para mí.

Tan pronto como entré por la puerta de entrada, busqué mi teléfono


para enviar un mensaje de texto a Zeke.

Yo: Estoy en casa. Te extraño tanto.

Zeke: Te extraño más. Tan pronto como las cosas estén terminadas
aquí, voy para allá.

Yo: No puedo esperar Te amo mucho.

Zeke: Te amo más

Yo: Más

Zeke: Másst

Yo: Esa no es una palabra real, entonces eso no cuenta. Yo gano.


145
Zeke: Te tengo a ti, entonces yo gano.

***

El siguiente fin de semana, tía Sarah, Sydney y yo fuimos a Carolina


del Sur para visitar la tumba de mamá. Colocamos rosas moradas alrededor
de su lápida de mármol e hicimos bromas tontas que sabíamos que la harían
reír si estuviera con nosotras. Sabía en el fondo que mamá se estaba riendo
con nosotras.

Los grandes robles formaban un toldo sobre la tumba de mamá y el


musgo español que fluía de las ramas se balanceaba con la suave brisa.
Había lápidas con nombres en ellos hasta donde alcanzaba la vista y
estatuas que representaban serenidad y paz. El entorno me hizo sentir
relajada y casi pude encontrar paz en la muerte de mi madre.

Cuando llegó la hora del almuerzo, me quedé atrás de tía Sarah y Syd
y tuve una charla con mi madre. Le conté todo lo que había pasado desde
que se fue al cielo. No dejé un solo detalle. Casi podía escucharla diciéndome
que todo estaría bien.
Ella tenía una forma de mejorar las cosas. Incluso cuando estaba en
su lecho de muerte y apenas podía respirar profundamente, me tomaba de
la mano y me decía exactamente lo que necesitaba escuchar. No importaba
que ella estuviera muriendo y sufriendo; siempre hizo tiempo para mí.
Siempre estuvo ahí y extrañaba eso.

Más tarde esa noche, en un hotel en Savannah, Georgia, me senté


junto a la piscina con el teléfono y hablé con Zeke.

—Te conseguí algo mientras estábamos separados —dijo Zeke en el


teléfono.

—¿Qué es?

—Tendrás que esperar y ver —bromeó—. Entonces, iré a Florida el


próximo fin de semana.

Fue la mejor noticia que había escuchado en semanas.

—¿De verdad? ¿Terminaron de grabar?

—Terminamos esta mañana. No puedo esperar para ver tu rostro. —


Pude escuchar su risa a través del teléfono. 146

—No puedo esperar para ver el tuyo.

—Te amo, niña bonita.

—Yo te amo más.

Al día siguiente cuando llegamos a casa de nuestra visita a Carolina


del Sur, había un paquete esperándome. Lo abrí para encontrar un precioso
collar con un dije de copo de nieve. La tía Sarah me lo puso, y me tomé unas
fotos usándolo para enviar a Zeke. Lo llamé tan pronto como se las envié.

—Te ves tan hermosa —respondió.

—Me alegra que pienses eso.

—No lo creo. Lo sé. ¿Te gusta?

—Lo amo. Es perfecto. —Sonreí.

—Eres perfecta.

El resto de la semana pasó lentamente porque sabía que vería a Zeke


el siguiente fin de semana. Cuando llegó el viernes, apenas podía contener
mi emoción. Mantuve mi teléfono cerca de mí todo el día, esperando la
llamada para ir a buscarlo al aeropuerto, pero la llamada nunca llegó.

Finalmente, a última hora de la tarde, él me llamó. Ya estaba


acomodado en uno de los más costosos hoteles en la zona.

—¿Por qué no me llamaste para recogerte en el aeropuerto? —


pregunté.

—Había un auto esperando por mí cuando llegué. ¿Por qué no estás


aquí? —Se rio entre dientes.

Empaqué una bolsa de viaje, besé a Syd y tía Sarah en la mejilla, luego
me dirigí al hotel.

La señora en la recepción contempló mis vaqueros gastados y


zapatillas y me dio una mirada que decía que no valía la pena. No me
importó. Le sonreí mientras me decía el número de habitación y luego me
fui.

Se encontraba en el sexto piso. El ascensor parecía estar conspirando


en mi contra dado que se detenía en cada piso en su camino hacia arriba. 147
Cuando la campana sonó en el sexto piso, respiré hondo y salí. Siguiendo
los números de las habitaciones, finalmente encontré la puerta que quería.
Golpeando suavemente, esperé hasta que respondió.

En cuanto abrió la puerta, me atrajo a la habitación y a sus brazos.


Pateó la puerta para cerrarla detrás de nosotros y me sonrió. No podía
soportarlo más. Habían pasado semanas desde que habíamos estado juntos.
Semanas desde que me había tocado. Me puse de puntillas y lo besé.

Me besó suavemente al principio, pero pronto estuve soltando mis


bolsos detrás de mí y empujándolo contra la puerta. Empujó sus manos en
mi cabello y lamió mis labios antes de profundizar el beso.

—Mejor si lo tomamos más lento. Ha pasado un tiempo y no quiero


apresurar esto —dijo contra mis labios.

—Apresura esto —dijo.

Eso es todo lo que tomó. Me alzó contra la pared y me besó con fuerza.
Sus manos se clavaron en mis caderas mientras comenzaba a presionar su
dureza contra mí una y otra vez.
—Quería tomarme el tiempo contigo. Quería que esto sea perfecto —
dijo mientras bajaba por el lateral de mi cuello y succionaba suavemente.

Los botones de mi blusa fueron arrancados uno a uno a la vez que


abría mi blusa y bajaba su boca por mi escote encima de mi sujetador. Le
arañé la espalda y rogué por más. No podía tener suficiente de él. Había
pasado un tiempo y lo necesitaba. No había planeado que fuera así, y por lo
que él estaba diciendo entre besos, no lo había planeado tampoco, pero no
podíamos mantener nuestras manos fuera del otro.

Le saqué su camisa por la cabeza y despegó su boca de mi cuerpo el


tiempo suficiente para dejarme. Luego su cálida piel estuvo junto a la mía.
Me apartó de la pared y desabrochó mi sujetador. Arrojó mi blusa rasgada
y sujetador a través del cuarto, luego succionó un pezón en su boca.

Grité y metí mis manos en su cabello. Continuó presionándose contra


mí, y la fricción de mis vaqueros contra mis minúsculas bragas me estaba
volviendo loca. Alcanzando entre nosotros, fui a por su cinturón. Lo pasé a
través de las presillas de sus vaqueros hasta que fui capaz de arrojarlo junto
a mi blusa y sujetador desechados.

Sus vaqueros cayeron alrededor de sus caderas y pasé mis dedos a 148
través de su vello claro debajo de su ombligo. Gimió contra mi piel. Luché
con la cremallera de sus vaqueros hasta que finalmente pude meter mi mano
debajo de sus boxers.

Estaba duro y caliente en mi mano mientras trabajaba mis dedos


arriba y debajo de él. Alejó su boca de mi cuerpo y presionó su frente contra
mi pecho.

—Adoro cuando me tocas. —Estaba respirando entrecortadamente y


sus hombres bajaban y subían.

Seguí usando mi mano sobre él hasta que finalmente me liberó. Quité


mis manos de sus pantalones y pasé mis brazos alrededor de su cuello para
atraerlo y darle un beso. Me alzó nuevamente y envolví mis piernas alrededor
de él mientras me llevaba a otro cuarto.

Depositándome en la cama, se puso a trabajar en mis vaqueros. Me


quitó mis zapatillas antes de quitarme completamente los vaqueros. Se
cernió sobre mí y me miró fijamente por un minuto, y casi me cubrí a mí
misma.
Entonces estuvo allí, besando el interior de mis piernas y deslizando
su dedo entre mi piel recién afeitada y mis minúsculas braguitas. Mis
caderas se alzaron de la cama por voluntad propia en tanto mi cuerpo
rogaba por más.

Y entonces escuché el rasgar de mis bragas.

—Ahora me debes dos pares. —Le sonreí.

Lamiendo el interior de mi pierna, alzó su mirada hacia mí. Su cabello


oscuro casi cubría sus ojos por completo.

—Bien podrías dejar de usarlas. —Me sonrió.

Iba a hacer un comentario, pero me quitó las palabras y el aliento


cuando comenzó a succionar suavemente la parte más sensible de mi
cuerpo. Me retorcí y moví mis caderas mientras comenzaba a gemir y jadear.
Él sabía lo que estaba haciendo y se lo estaba permitiendo. No se detuvo
hasta que me vine.

Una vez que sus vaqueros tocaron el suelo, los únicos sonidos en el
cuarto fueron nuestros cuerpos juntándose y sus suaves susurros mientras
me decía lo hermosa que era, cuánto me amaba y la manera en que me 149
sentía.

Luego, me quedé dormida en sus brazos. Me estrechó y pasó sus


dedos a través de mi cabello. La elevación de su pecho con sus respiraciones
movía mi cabeza arriba y abajo y me mecía suavemente.

Cuando desperté, se había ido. Me senté y quité las sábanas calientes


de mi cuerpo. El suave ritmo de su guitarra venía del otro cuarto. Estaba
tocando “Patience” y cantando suavemente. Sonaba perfecto.

Envolví la sábana alrededor de mi cuerpo desnudo y me aparté de la


cama. Mis pies se encontraron con trozos nuevos de un cuaderno que
habían sido cortados en copos de diferentes tamaños. Mis ojos siguieron los
trozos de papel, los que parecían haber sido depositados en un sendero al
cuarto desde donde provenía la música.

Seguí el camino, con cuidado de no pisar los copos de nieve


perfectamente cortados. De vez en cuando, pasaría uno con una palabra
escrita en él.

Hermosa, fuerte, única, mía y luego, al final del camino, en la letra


más grande estaba la palabra “perfecta”.

Sonreí mientras me agachaba y recogía ese copo de nieve en específico


y lo llevaba a mis labios. Zeke pensaba que era perfecta. Mientras él pensara
que lo era, entonces eso era todo lo que importaba. Había luchado toda mi
vida intentando ser mi mejor yo para alguien. Era agradable ser
simplemente yo y tener a alguien que aceptara eso y me amara de todas
formas.

Empujé la puerta hasta que la abrí y entré a la sala iluminada por


una sola vela. La llama en la punta del pabilo bailaba en la brisa. Suaves
sombras se movían en los rincones y hacían que el cuarto se sintiera vivo
con los sonidos ligeros de Zeke tocando.

La música se hizo más fuerte y la voz de Zeke llenó el cuarto. Nunca


lo había escuchado cantar, pero se oía bien. Miré alrededor buscándolo, pero
no se encontraba por ninguna parte. Adentrándome más en el cuarto, limité
el lugar de donde provenía la música. Un pequeño reproductor de CD se
encontraba junto a la vela. Caminé hasta ahí y lo miré confundida. ¿Dónde
estaba Zeke y cuando grabó la canción de los Guns N’ Roses?

—Pareces una diosa griega con esa sábana así envuelta. 150

Me giré hacia su voz y lo encontré apoyado contra el umbral por el que


acababa de pasar. Sus brazos estaban cruzados sobre su pecho y los
pantalones grises que usaba se aferraban a sus caderas. Estaba tan
increíblemente sexy, y era mío.

Caminó hacia mí mientras sus ojos me contemplaban, y me arrastró


a sus brazos. Los sonidos ligeros de él y su guitarra se reproducían detrás
de nosotros.

—Grabé esto para ti luego que acabamos el álbum. ¿Te gusta? —


preguntó mientras besaba suavemente mi frente.

—Lo amo. Te amo.

Pasó un dedo por mi mejilla y su rostro se volvió serio.

—Viniste a mi vida cuando más te necesitaba. Ni siquiera sabía que


era capaz de ser el hombre que soy cuando estoy contigo. Era sombrío y
estaba roto, e iluminaste mi mundo y me juntaste trozo a trozo. No puedo
respirar cuando no estoy contigo. No puedo pensar en nada salvo tu sonrisa
y la manera que me haces sentir cuando estamos separados. He decidido
que nunca quiero estar separado de ti otra vez, y si me dejas, me gustaría
ser tuyo hasta que no quede nada de mí.

Se dejó caer sobre una rodilla frente a mí y tomó mi mano.

—Quiero que cuidemos el uno del otro. Quiero abrazarte cuando estés
triste y protegerte de todo lo que amenace con herirte. Quiero quedarme
dormido contigo todas las noches y despertar con tu dulce sonrisa todas las
mañanas. Te amo más de lo que podría escribir en una canción, más de lo
que podría poner en palabras, punto, y quiero que seas mía siempre. ¿Te
casarás conmigo, copo de nieve?

Abrió el estuche de un anillo y miré al único diamante yaciendo en la


caja acolchada. Pequeños diamantes lo rodeaban y le daban el aspecto de
un diminuto copo de nieve moldeado en la banda de platino. Era hermoso.

Mirando a sus ojos, pude ver que tenían lágrimas. Ni siquiera me di


cuenta que yo misma estaba llorando también, hasta que alargó la mano y
limpió las lágrimas con su pulgar.

—Sí. Me casaría contigo, todos los días por el resto de mi vida.

Su sonrisa fue la más brillante que haya visto cuando tomó el anillo 151
de la caja y lo deslizó en mi dedo. Se puso de pie, me rodeó con sus brazos
y me besó.

—Por siempre —susurró en mi cabello.

La vida había sido difícil para Zeke y para mí. Hubo momentos difíciles
en que casi no lo logramos. Pero luego nos encontramos y nos sostuvimos
entre sí. No todo el mundo encuentra a su otra mitad. No todo el mundo
tiene la oportunidad de sentir el tipo de amor que Zeke y yo sentíamos por
el otro, pero me gustaría pensar que tras todo por lo que he pasado en mi
vida, Zeke era mi final feliz.

Nunca sería perfecta, nadie lo es, pero cuando estaba con Zeke, la
perfección no era necesaria. La verdad es que era un bello desastre y Zeke
era el loco pegamento que me mantenía unida.
Traducido por Flochi

E
l viento soplaba su largo cabello platinado a un lado, cubriendo
su hermoso rostro mientras se giraba hacia mí. Se estaba yendo
y eso me mataba. Alzó su mano con un ceño fruncido. Ojos tristes
y de hielo me devolvieron la mirada. Mi perfecto copo de nieve. Fue mía por
tan breve momento de mi vida, y ahora se estaba yendo y siguiendo
adelante. Expandiendo su mente y volviéndose parte de la sociedad.

No me necesitaba más. No me necesitaba para que mejorara todo,


para estrecharla cuando tenía miedo. Apestaba. Necesitaba que me 152
necesitara. Quería que me necesitara hasta el final de los tiempos, pero las
cosas nunca serían lo mismo, y por más que doliera, sabía que era lo mejor.

Así que le dije adiós, la observé desaparecer detrás de un par de


puertas negras y me alejé. Mi corazón estaba roto, estaba lleno de temor,
sin embargo, no pude evitar sonreír con orgullo ante lo fácil que ella siguió
adelante.

Antes de que pudiera lograr regresar al auto, una mano diminuta tiró
de mi brazo. Dándome la vuelta, la encontré de pie frente a mí con lágrimas
en los ojos.

—Te amo, papi.

Esas palabras me convertían en papilla cada vez. Estiré los brazos y


la recogí. ¿Quién sabía que el primer día de escuela era algo tan emocional?

—También te amo, niña bonita. Mami y yo estamos muy orgullosos de


ti.

La besé en la frente y la puse de pie en el césped de afuera de la


escuela. Me saludó de nuevo con su manita y corrió a las puertas de entrada.
Su mochila, que parecía demasiado grande para ella, rebotó arriba y abajo
durante todo el trayecto.

Antes de que regresara al auto, limpié mis lágrimas para que Patience
no supiera que me había alterado.

—Se ve tan pequeña yendo dentro de esa escuela tan grande —dijo
Patience cuando cerré la puerta y arranqué el auto.

—Sí, así es. —Me giré y miré a la escuela una vez más.

Había regresado de la gira justo a tiempo para estar allí en el primer


día de escuela de Sky. Me negué a perdérmelo.

—Entonces, ¿quién ganó la apuesta? —preguntó Patience mientras


nos apartábamos de la acera.

—Yo.

Me echó un vistazo con una mirada que me dijo que sabía que mentía.

—Me parece difícil de creer que no lloraras —dijo acusadoramente.

—Bien. Tú ganas —dije a la vez que sacaba un billete de cien dólares 153
y se lo entregaba.

Ella lo dobló con una sonrisa y lo metió en su sujetador. Su escote


resaltaba sobre su camiseta de maternidad. El embarazo se veía tan bien en
mi esposa.

—Mira a la carretera, Zeke —dijo con una sonrisa cuando me atrapó


mirando.

No podía esperar a poner mis manos en ella cuando llegáramos a casa.


Desde que Skylar nació, pocas veces tuvimos tiempo a solas y una vez que
Kylee, nuestra hija de tres años, vino, vivía enganchada a la cadera de
Patience. Finn había acordado llevarse a Kylee al parque mientras
llevábamos a Skylar a su primer día de jardín de infantes, lo que significaba
que tenía dos horas a solas con Patience.

Cuando giramos en la entrada de nuestra casa, todo en lo que podía


pensar era desnudarla y hacerle el amor hasta que no pudiera soportarlo
más. Yo me había ido por tres semanas y cuando me iba, extrañaba a
Patience demasiado.
Uno pensaría que me acostumbraría a esta altura, pero no había nada
como regresar a casa con mi pequeña familia y luego pasar esa primera
noche en casa en la cama con mi bella esposa.

Patience se agarró la espalda e hizo un sonidito de dolor mientras


estábamos subiendo los escalones a nuestra puerta principal.

—¿Te encuentras bien, nena? —pregunté con preocupación.

—Mi espalda ha estado doliendo últimamente —confesó.

Había pasado por tres embarazos y ninguna vez se quejó. Solamente


estaba de seis meses, pero podía notar que este bebé le estaba demandando
demasiado. Otra niña se encontraba en camino. Quién hubiera pensado que
un ex-mujeriego como yo estaría rodeado por todas chicas. Era mi tortura
de los dioses saber que un día mis tres hijas crecerían para ser adolescentes
y serían abordadas por tipos como yo.

Patience hizo otro sonido y en vez de dejarla subir los últimos


escalones, la recogí en mis brazos y la llevé a la puerta principal. Se rio y
enterró su rostro en mi cuello hasta que la bajé para abrir la puerta.

—Por qué no vas a sentarte y te relajas. ¿Hay algo que quieras? —Si 154
ella tenía que llevar y traer a este mundo a los bebés, entonces lo menos que
podía hacer era asegurarme que estaba cómoda y tenía todo lo que quisiera.

—No, pero creo que me dedicaré a sentarme a relajarme. —Se sentó


lentamente en el sofá y comenzó a frotarse la espalda.

Y así, me olvidé de todas mis necesidades. El sexo podía esperar


cuando copo de nieve necesitaba algo.

Zeke me masajeó la espalda hasta que me quedé dormida en el sofá.


Nunca se lo admitiría, pero este embarazo era el más difícil hasta el
momento.

Lo extrañé con locura cuando estuvo de gira, pero con las niñas, ya
no podía ir con él, especialmente ahora que Skylar estaba en la escuela.

Cuando desperté, estaba en la cama y eran las tres de la tarde. Aparté


las mantas y me dirigí a la sala. Los chicos estaban allí jugando con las
niñas. Las niñas los amaban tanto, y Finn, Chet y Tiny (o como a las niñas
les gustaba llamarlos: tío Tin, tío Tet y tío Iney) finalmente habían
encontrado a sus equivalentes cuando se trataba de mujeres. No había nada
que los chicos no harían por mis hijas.

Me deslicé más allá de la sala y entré a la cocina para servirme un


vaso de agua. Pasé la foto de nuestra boda en la pared y me reí de nuestro
loco grupo. Zeke tenía a Finn, Chet y Tiny a su lado, por supuesto, y yo tenía
a Sydney, Megan y Hope. La foto era de todos nosotros posando con caras
graciosas.

Me encantaba mirar nuestras fotos de boda. Fue una de las primeras


veces que todos los que amaba estuvieron juntos en un cuarto. Incluso el
papá de Zeke hizo una aparición. Al parecer, había estado sobrio desde que
Zeke se marchó y había estado yendo a terapia por sus problemas de ira.
Zeke todavía tenía sus problemas con él, pero cada vez que visitábamos
Carolina del Sur, nos asegurábamos de llevar a las niñas para verlo. Apenas
155
podía creer lo diferente que era con las niñas.

Estaba lavando mi vaso y metiéndolo en el escurridor cuando Zeke


apareció detrás de mí y rodeó con sus brazos mi no-tan-diminuta cintura.

—¿Cómo te estás sintiendo, preciosa? —Me besó en la nuca.

—Mejor. Debiste despertarme. Dormí todo el día.

—Bien. Ahora estoy en casa, nena. Relájate y déjame cuidar de las


niñas.

Me giré y puse mis brazos alrededor de su cuello. Mi vientre sobresalía


tanto que no podía acercarme como me gustaría. Miró entre nosotros y luego
de regreso a mí con una dulce sonrisa.

—Sabes que no puedo quedarme en cama todo el día.

Se inclinó y me besó dulcemente en los labios.

—¿Qué tal si te mantengo despierta toda la noche hoy, agotándote


hasta que todo lo que quieras es quedarte en la cama todo el día mañana?
—Pasó su lengua a lo largo de la línea de mis labios.
—Eso suena delicioso. —Coqueteé en respuesta.

—Tú eres deliciosa.

Esa noche, una vez que los chicos se fueron a casa y las niñas
estuvieron arropadas, Zeke me llevó a nuestro dormitorio y procedió a
desnudarme.

—He esperado todo el día a estar a solas contigo. —Besó mi hombro y


pasó sus dedos bajando por mis costados.

—Estuviste a solas conmigo hoy.

—Sí, pero no te estabas sintiendo bien y necesitabas dormir. —Plantó


diminutos besos desde mi hombro subiendo al lateral de mi cuello.

—Tengo tanta suerte de tenerte. A la mayoría de los hombres no les


importaría cómo se sienten sus esposas luego de estar sin sexo por
semanas. —Alcé mis brazos para que pudiera quitarme la camiseta.

Se inclinó y besó mi estómago, y luego desató el cordel de mis


pantalones y los bajó. Bajó sus manos por mis muslos, y luego masajeó los
músculos doloridos de mis pantorrillas hasta que mis piernas 156
hormiguearon. Cuando llegó a mis tobillos, no pude soportarlo más, así que
me senté en nuestra cama.

Se tomó su tiempo plantando suaves besos en el interior de mis


piernas a la vez que masajeaba mis pies. Se sentía maravilloso. No pasó
mucho que me encontré acostada en la cama completamente desnuda y él
estaba besando cada una de mis partes.

—Eres tan hermosa —susurró una y otra vez.

—Me siento enorme. —Contuve el aliento cuando pasó la lengua a


través de mi pezón.

Todo estaba tan sensible y me sentía dolorida por él. Tiré de sus
caderas para presionarlo contra mí.

—Te prometo que no estás enorme. Eres perfecta.

Me reí un poco para mí misma.

—Oh, ¿lo soy?

Estaba succionando mi oreja ahora y metiéndose lentamente entre


mis piernas. Apenas podía esperar a sentirlo en mi interior.

—Absolutamente. Eres más que perfecta y eres ardiente. De hecho, si


fueras más ardiente, podrías derretirte. —Me sonrió con esas palabras.

Podía recordar cuando solía decírmelas todo el tiempo, y sonreí para


mis adentros cuando pensé en todo lo que habíamos pasado para estar
juntos.

Me incliné y lo besé mientras pasaba mis dedos sobre los tres


pequeños copos de nieve en su antebrazo. Zeke me devolvió el beso y luego
pasó el resto de la noche cumpliendo su promesa de agotarme.

Fin
157
Tabatha Vargo es una autora USA TODAY éxito en ventas, pero sobre
todo es una amante del té de Carolina del Sur. Ama todo lo viejo, histórico,
158
campanas de viento y todas las cosas románticas. También adora a sus hijos
y a su amoroso y comprensivo príncipe azul

Escribe solamente romance, pero tiende a pasar de un género a otro


dependiendo de su estado de ánimo. Sus historias son sexys, ardorosas y
fuertes, con varias vueltas y giros a lo largo del camino.

Es una ávida lectora de cosas obscenas y la escritora de historias


ardientes presentando a malos chicos alfas redimibles y mujeres fuertes
pero a la vez dulces.

Cuando no está escribiendo, está enviando mensajes de texto de ideas


de libros para sí misma.
Moderadoras
AregUM
Flochi

Traductoras
Ale Grigori
âmenoire
AnnaTheBrave
Brisamar58 159
Flochi
Florff
Kalired
Smile.8
VckyFer

Corrección, Recopilación y Revisión


Flochi

Diseño
Aria
160

También podría gustarte