Está en la página 1de 288

Contenidos:

Preliminares
Acerca de este libro
Términos utilizados en este libro
Claves esenciales del Tarot
El Tarot
Breve interpretación de las Cartas del Tarot
Ejercicios básicos
Las cartas de nacimiento
1. La Carta de la Personalidad
2. La Carta del Alma
3. Constelación de Cartas del Nacimiento
4. La Carta Oculta o Carta del Inconsciente
5. El Año del Destino
6. Tu Año personal
La carta del Significador
7. El significador del Arcano Mayor
8. El significador en las Cartas Cortesanas
9. El significador en las cartas numeradas del
Arcano Menor
Mezclando y seleccionando las cartas
10. Mezclando las cartas
11. Seleccionando las cartas
Interpretando una carta
Primeros pasos
12. Una carta al día
13. Dialogar con la carta
14. Sintiendo la Carta
15. Observando la reacción de otra persona
16. Descripción objetiva y subjetiva
17. Tarot emocional
18. Asumiendo la postura
19. Preguntas del Tarot
20. El cuento de una carta
21. El Tarot y tu historia personal
Analizando los conjuntos de cartas
22. Las emociones del Arcano Mayor
23. Interpretando paso a paso una carta del Arcano
Menor
24. Cuatro palos, cuatro energías
25. Cuatro palos, cuatro personas
26. La familia cortesana
27. Los cuatro palos en tu vida
Profundizando un poco más
28. Cartas y fotos interiores
29. Conocerte mejor gracias al Tarot
30. Antes y después
31. ¿Qué falta?
32. La palabra clave
Entrando en el alma de la carta
33. Niveles de interpretación
34. Lo mejor y lo peor
35. Similitudes y diferencias (1)
36. Similitudes y diferencias (2)
37. Interpretando una carta: Pasado, Presente y
Futuro
38. Interpretando una carta: Consciente e
Inconsciente
39. Interpretando una carta: El premio y el daño a
evitar
40. Interpretando una carta: El yo y el colectivo
41. Interpretando una carta: El consejo y la sorpresa
42. Interpretando una carta: Futuro probable y
futuros posibles
Cartas invertidas
Ejercicios con las cartas invertidas
43. Bloqueos internos
44. Observando las dificultades
45. Un poco de magia
46. Proyectando la energía de la carta invertida
47. Retrasos
48. La Sombra o el secreto
49. Cambio de dirección
50. ¿Dirección equivocada?
51. Por exceso y por defecto
52. Activo y pasivo
53. Las cartas invertidas de la Corte
54. Mirar por segunda vez
55. Rectificando la carta invertida
Relaciones entre cartas
Relacionando dos cartas
56. El diálogo entre dos cartas
57. Regalos entre naipes
58. Negociando para un bien común
59. Interpretando dos cartas: lo oculto y lo
manifiesto
60. Interpretando dos cartas: lo positivo y lo
negativo
61. Interpretando dos cartas: el individuo y el
colectivo
62. Una carta ayuda a otra
Relaciones entre tres cartas
63. Crear una historia con tres cartas
64. Construyendo frases con tres cartas
Relaciones entre múltiples cartas
65. La historia de cada palo del Tarot: Los Bastos
66. La historia de cada palo del Tarot: Las Copas
67. La historia de cada palo del Tarot: Las Espadas
68. La historia de cada palo del Tarot: Los Oros
69. Creando historias largas
70. Integrando los grupos de cartas en una lectura
básica
Tiradas
Tiradas con tres cartas
71. Pasado, presente y futuro
72. Tres opciones
73. Cuerpo, mente y espíritu
74. Tu máximo potencial
75. Tomando decisiones con tres cartas
76. Las dos partes de una relación
77. El puente
78. Del pasado al presente
Tiradas con cuatro cartas
79. Las Cuatro Fases de la Luna
80. Tirada de las cuatro direcciones
Tiradas con cinco cartas
81. Tirada de la Gran Cruz
Tiradas con siete cartas
82. Tirada chamánica o de los Espíritus del Círculo
83. Tirada de los Chakras
Tirada de la Cruz Celta (diez cartas)
84. La Cruz Celta tradicional
85. La Cruz Celta de Ángeles Arrién
86. Interpretación junguiana de la Cruz Celta
Tiradas con múltiples cartas
87. Tirada de las relaciones de 15 cartas
88. Tirada "gitana" de 21 cartas
Permutaciones
Permutaciones en las tiradas de tres cartas y cuatro
cartas
89. Permutaciones en el esquema 1-2-3
90. Permutaciones en el esquema 1-3-2
91. Permutaciones en el esquema 3-2-1
92. Permutaciones con la tirada de las cuatro
direcciones
Permutaciones con la Cruz Celta
93. Permutación en el eje de la rueda (afirmación y
negación)
94. Permutaciones en la rueda (tiempo y conciencia)
95. Permutaciones en el eje vertical (los individuos y
destino)
96. Conjuntos: Pasado, Presente y Futuro
97. Conjuntos: Arcanos mayores y palos
Creando tiradas
Ejercicios para crear tiradas del Tarot
98. Crear una tirada general
99. Crear una tirada para la salud
100. Crear una tirada para el amor y las relaciones
101. Crear una tirada para el dinero y el trabajo
102. Crear una tirada para una ocasión especial
Meditación, magia y sanación
Meditación y ensoñación
103. Meditaciones con los Arcanos Mayores
104. El arte de ensoñar con el Tarot (1)
105. El arte de ensoñar con el Tarot (2)
106. Incubar sueños con las cartas
Técnicas de magia con el Tarot
107. Mandalas de poder
108. Magia con naipes del Tarot
109. Invocando la ayuda mágica de las cartas
Sanación emocional con el Tarot
110. Aprendiendo a superar el pasado
111. Las vidas pasadas y el karma
Conclusión
Apéndice. Trabajando con otras barajas del Tarot
Bibliografía
111 Ejercicios con el Tarot
Preliminares
Acerca de este libro
Este libro es un cuaderno práctico que está diseñado para que
te ejercites en el uso de las cartas del Tarot. A lo largo de sus
páginas encontrarás 111 ejercicios que te permitirán conocer las
cartas tanto de manera individual como en relación con otros
naipes, a trabajar con cartas invertidas, a realizar tiradas, a
permutar cartas, a crear tus propias tiradas, a efectuar ejercicios
de meditación, magia y sanación con los naipes y mucho más.
Esta obra está dirigida a aquellas personas que tienen un
conocimiento básico acerca de las cartas y que desean
profundizar en la práctica del Tarot. Ahora bien, si este es tu
primer libro sobre el Tarot, si no conoces bien las cartas que
usaremos aquí, el mazo Rider-Waite, o si hace mucho tiempo que
no usas las cartas y necesitas reforzar tu memoria, en el primer
capítulo de esta obra se hace un breve repaso del Tarot, su
estructura y los significados esenciales de los naipes.
En cierto modo, se puede entender esta obra como una
continuación de mi anterior libro Curso de Tarot (editado
previamente bajo el título Fundamentos del Tarot por Llewellyn
Publications, Minnesota, Estados Unidos). En realidad, es una
respuesta a las peticiones de muchos lectores que me solicitaban
una obra práctica, que les permitiera seguir aprendiendo e
incrementar su confianza a la hora de trabajar con las cartas.
Para crear una obra coherente, que permita un aprendizaje
completo desde cero, he tenido que volver a presentar algunas
pocas prácticas del libro anterior, pero en su mayor parte, los
ejercicios que se presentan en esta obra son completamente
nuevos, y los antiguos han sido reelaborados.
Cuando leas este libro, te recomiendo que tengas a mano tus
cartas, un bolígrafo y un cuaderno para completar tus respuestas
y anotaciones.
Muchos de los ejercicios se pueden repetir tantas veces como
desees, y de hecho, en algunos casos, sentirás la necesidad de
hacerlo.
Aunque esta obra sigue un orden lógico, desde lo simple hasta
lo complejo, quizás desees dejar algún ejercicio en particular
para otro momento, o a lo mejor no te interesa continuar el orden
que te propongo. Eres libre de hacerlo. Del mismo modo que
puedes tomarte el tiempo que desees para completar todos los
ejercicios. De hecho, estoy convencido de que repetirás muchos
de las prácticas y que este libro será una referencia para ti
durante mucho tiempo.
Así que te animo a que busques tu Tarot Rider-Waite, algo
para escribir, y que empieces a disfrutar de este aprendizaje
desde este mismo momento. ¿A qué esperas?
Términos utilizados en este libro
Si eres una persona con conocimientos medios del Tarot, estas
aclaraciones te parecerán innecesarias, pero se incluyen aquí
para aquellos que tienen algunas dudas básicas acerca de la
terminología habitual en el Tarot.
Una carta en posición normal se encuentra en la forma
habitual que podemos leer en cualquier descripción del Tarot (Fig.
1-1). En otras palabras, la figura de la carta está "cabeza
arriba".
Decimos en cambio que una carta está en posición invertida,
cuando está girada en un ángulo de 180º con respecto a su
posición normal (Fig. 1-2). Por decirlo de otra manera, una carta
invertida está "cabeza abajo".
Las cartas pueden estar boca arriba, si muestran el dibujo del
naipe (sea en posición normal o invertida, como en los ejemplos 1
y 2) o boca abajo si nos muestran el diseño geométrico que
tienen en su reverso (Fig. 1-3).
A lo largo de este libro te pediré en muchas ocasiones que
mezcles las cartas y extraigas una o varias sin mirar. Esto supone
que las cartas se mezclan boca abajo y se extraen de esta
manera, a fin de que no veas previamente qué naipes estás
extrayendo. Una vez que se han ubicado sobre la mesa en su
lugar correcto, estas cartas pueden voltearse a fin de descubrir su
diseño.
Las cartas siempre se vuelven del mismo modo que pasamos
las páginas de un libro, sea hacia la izquierda o hacia la
derecha. De este modo se preserva la posición de las cartas
invertidas. En principio, las cartas nunca deben girarse sobre sí
mismas.
Cuando te solicite que elijas visualmente una carta de entre
varias, deberás extender los naipes boca arriba sobre una
superficie amplia, de manera que puedas ver sus diseños. Así,
podrás verlas todas y realizar tu elección. Todos estos términos se
volverán más claros a medida que progreses a lo largo de este
libro.

Figura 1. Cartas en posición normal, invertida y


boca abajo
Claves esenciales del Tarot
El Tarot
En este primer capítulo haremos un repaso por la estructura y
los significados de los naipes del Tarot. Este análisis será breve,
puesto que se trata de un conocimiento sobre el que nos hemos
extendido en una obra anterior (Curso de Tarot, Octavio Déniz,
Lulu (2010)) y que, de hacerse muy extenso, restaría valor a la
clave esencial de este libro, el trabajo práctico con las cartas.
En primer lugar, recordaremos la estructura general del Tarot,
compuesto por dos conjuntos de cartas, el Arcano Mayor y el
Arcano Menor, que totalizan setenta y ocho naipes. Para definir
el conjunto de cartas del Arcano Mayor seguiremos la numeración
y denominación del Tarot Rider-Waite, el que usaremos a lo largo
de toda esta obra.
El Tarot Rider-Waite se ofrece bajo distintas denominaciones,
que presentan diferencias en cuanto a la coloración y leves
cambios en el diseño. Estas denominaciones son perfectamente
válidas para la realización de los ejercicios de este libro. Entre
estas denominaciones se encuentran las siguientes:

Tarot Rider-Waite, Radiant Rider-Waite, Original Rider-Waite.


Tarot Universal, Universal de Waite, Universal de Lo
Scarabeo, Albano Waite, etc.

Existen otros mazos de cartas que siguen la estructura del


Rider-Waite, con ciertas diferencias en el diseño de algunos
naipes, como el de Hanson-Roberts y el de Robin Wood, por citar
dos ejemplos. Estas cartas son también muy apropiadas para
realizar los ejercicios de este libro.
En el caso de que no dispongas del Tarot Rider-Waite (muy
necesario para el estudiante y fácil de adquirir), en el Apéndice
ubicado al final de este libro se ofrecen algunas indicaciones
para poder usar otros mazos de naipes bien conocidos, como el
Thoth de Crowley y el mazo de cartas del Tarot de Marsella.
Siguiendo con el contenido del presente capítulo, a
continuación se aportan una serie de interpretaciones muy breves
de los Arcanos Mayores y Menores, dando relevancia a un tema
que conecta el simbolismo de los naipes con la Numerología: las
Constelaciones del Tarot.

Estructura básica del Tarot

La estructura básica de un mazo de Tarot está dividida en dos


grandes grupos de cartas. Por un lado tenemos el Arcano Mayor,
y por otro el Arcano Menor. Arcano es un término que proviene
del latín "arcanum", cuyo significado es: "secreto". Cada carta
del Tarot se denomina también, de manera individual, arcano,
aunque a lo largo de este libro las denominaremos
indistintamente: arcano, carta o naipe.

Arcanos Mayores

Los Arcanos Mayores, también llamados "triunfos", son 22


cartas que muestran imágenes de fuerte carácter arquetípico.
Como su propio nombre indica, los Arcanos Mayores son más
importantes y tienen más peso que los Menores en una lectura.
Básicamente, los Arcanos Mayores hablan de los grandes
movimientos del alma, los retos existenciales y todo aquello que
debemos aprender y superar para crecer como personas. En el
Tarot Rider-Waite, el orden de los arcanos mayores es el
siguiente:
0. El Loco
1. El Mago
2. La Sacerdotisa
3. La Emperatriz
4. El Emperador
5. El Sumo Sacerdote
6. Los Enamorados
7. El Carro
8. La Justicia
9. El Ermitaño
10. La Rueda de la Fortuna
11. La Fuerza
12. El Colgado
13. La Muerte
14. La Templanza
15. El Diablo
16. La Torre
17. La Estrella
18. La Luna
19. El Sol
20. El Juicio
21. El Mundo

Arcanos Menores

Los Arcanos Menores son un conjunto de 56 cartas que se


asemejan a una baraja española normal. Están divididos en
cuatro grupos, denominados "palos", de catorce cartas cada uno.
Estos palos son:

1. Bastos (Wands)
2. Copas (Cups)
3. Espadas (Swords)
4. Oros o Pentáculos (Pentacles)

Cada palo de los arcanos menores contiene 14 cartas:

Un As.
Cartas Numeradas, que son nueve naipes numerados del 2
al 10.
Figuras o Cartas de la Corte: Sota, Caballero, Reina y Rey.

En resumen, hay cuatro palos en el arcano menor y cada palo


se configura con catorce cartas: As, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10,
Sota, Caballero, Reina y Rey.
Breve interpretación de las
Cartas del Tarot
Los Arcanos Mayores

A continuación haremos un breve repaso por el significado de


los veintidós arcanos mayores del Tarot. Como ya se indicó
anteriormente, las descripciones de las cartas se han simplificado
al máximo, dado que el objetivo de este libro no está orientado a
la teoría, sino a la práctica del Tarot.
En esta descripción, voy a seguir la estructura del Tarot Rider-
Waite, aunque a grandes rasgos, los significados de las cartas
son similares en casi cualquier mazo de cartas que utilices.

0 El Loco

Inicio - Espontaneidad - Confianza ciega - Locura - Inocencia


El Loco es uno de los personajes más desconcertantes del
Tarot, es un bufón de alegres ropajes que camina despreocupado
al pie de un gran precipicio. A sus pies se encuentra su perro fiel,
que no sabemos si juega con él o le avisa del peligro que está a
punto de correr. Porque el Loco mira al cielo, no a sus pies, y
sosteniendo una rosa blanca, parece invitarnos a una danza que
une lo terrenal con lo celestial, lo posible con lo imposible.
En una lectura, el Loco inspira un giro novedoso a cualquier
situación. Este personaje nos enseña a confiar en la vida
ciegamente. Es un ser espontáneo e inocente que nos pide que
seamos como él. La inocencia sostiene al Loco y le da alegría. Su
fe se basa en creer ciegamente en su propio destino, en
despreocuparse del peligro y del resultado final de sus actos. Esta
carta nos indica un nuevo inicio, la posibilidad de un cambio de
dirección. Nos señala que ante nosotros se abre una puerta, una
opción, un camino nuevo.

1 El Mago

Actividad - Poder - Concentración - Consciencia - Masculino


El Mago es el primer personaje realmente masculino del Tarot,
puesto que el Loco tiene un aire andrógino que nos hace dudar de
su auténtica naturaleza. Frente a la mesa del Mago encontramos
los símbolos de los cuatro palos del Tarot que no son otra cosa
que los símbolos de los cuatro elementos esenciales de la creación
(Fuego, Tierra, Aire y Agua). El propio personaje es poderoso a
pesar de su aparente juventud. Con sus manos une el cielo y la
tierra y lleva sobre su cabeza el signo del infinito. Todas las
posibilidades están con él.
El Mago nos indica que ha llegado el momento de ser
creativos, de avanzar con resolución. Si la pregunta realizada a
las cartas es de carácter espiritual, es un indicio muy positivo,
pues señala que los cielos están de acuerdo a nuestros deseos.
Debemos, pues, servir de instrumento a estos designios, pues son
favorables para todos. El Mago nos empuja a actuar de manera
inmediata. Los milagros pueden suceder si estamos dispuestos a
aceptar la responsabilidad, si aceptamos que somos poderosos y
podemos cambiar nuestro destino.

2 La Sacerdotisa

Pasividad - Intuición - Misterio - Inconsciente - Femenino


Vestida con hábitos religiosos, la Sacerdotisa parece una
monja cristiana, pero su aspecto no nos debe engañar. La cruz de
su pecho no es la cruz cristiana, de brazos desiguales, sino la
cruz de las cuatro direcciones en la que todo camino es de igual
valor que los demás. En su cabeza porta el cetro de Isis, que
recoge el triple simbolismo lunar: creciente, llena y menguante.
Tiene en sus manos la Torá, la ley hebrea, mientras que a sus pies
descansa una Luna. Tras ella, un manto de granadas se asemeja
a un velo virginal que esconde muchos secretos.
En una lectura, la Sacerdotisa nos desafía a buscar en nuestro
interior. Invita a mirar más allá de lo que es evidente en busca de
la sabiduría interior. Puede ser un claro indicio de que debemos
esperar, puesto que aún no ha llegado el momento adecuado. No
actuar cuando aún no es el momento es tan sabio como hacerlo
en el tiempo adecuado. Con la Sacerdotisa, fluir, abandonar la
resistencia innecesaria, es una buena opción.

3 La Emperatriz

Madre - Abundancia - Naturaleza - Sentidos - Creatividad


Este arcano nos muestra una de las figuras prototípicas de la
Gran Madre. Una hermosa reina, ataviada con corona, collar y
cetro, nos observa desde su trono. Bajo su vestido adornado con
granadas podemos adivinar su estado de buena esperanza. Esta
reina está embarazada y junto a ella, su escudo con el signo de
Venus, es un emblema de amor, belleza y sereno placer.
En una lectura, la Emperatriz nos muestra la capacidad
humana para crear y para expresarnos por cualquier medio, sea
de un modo creativo o a través de la concepción de un hijo. Ella
contiene y da a luz a todo lo que debe nacer y ser nutrido, tanto
en su seno como fuera de él. Es un emblema del amor, la
creación, el disfrute y la naturaleza en su esplendor. Es una carta
feliz, constructiva y maternal.

4 El Emperador

Padre - Autoridad - Orden - Estructura - Severidad


El Emperador es una figura masculina poderosa. Representa a
un hombre de cierta edad, con todos los atributos del poder: el
cetro, la corona y una bola de oro en su mano izquierda.
Mirándonos de frente, este poderoso soberano se asienta en su
trono adornado con cabezas de carnero y nos invita a reflexionar
sobre el poder, la estabilidad y las estructuras sociales.
En una lectura, el Emperador representa la necesidad del
orden y la disciplina para una vida plena y constructiva. El
Emperador es el gran padre, del mismo modo que la Emperatriz
representa el arquetipo de la gran madre. Los cuidados paternos,
la inmersión en el mundo material, tomar decisiones con frutos
tangibles, todos ellos son atributos de esta carta.

5 El Sumo Sacerdote

Creencias - Sociedad - Identificación - Conformidad - Normas


El Sumo Sacerdote del Tarot Rider-Waite es una figura
religiosa ubicada en el centro del poder religioso y terrenal. Lleva
consigo los ornamentos de tu poder: la mitra, la cruz y las
vestiduras papales. Con su mano derecha imparte una bendición.
A sus pies, las llaves de Pedro y dos acólitos que aparecen
arrodillados ante él en signo de sumisión y respeto.
En una lectura, el Sumo Sacerdote puede indicar la necesidad
de buscar conocimiento, generalmente a través de un canal
establecido: escuelas, universidades, etc. Pero también puede ser
un indicio de que estamos llevando esta aspiración demasiado
lejos, perdiendo por tanto algo de frescura en el camino. El Sumo
Sacerdote habla de instituciones, de normas y de la conformidad
que es necesaria para poder vivir dentro de las estructuras. Estas
son necesarias, pero no imprescindibles.

6 Los Enamorados

Amor - Sexualidad - Relaciones - Decisiones - Creencias


Esta carta nos presenta una escena del Génesis bíblico: Adán
y Eva están desnudos en el Paraíso Terrenal. Detrás de Eva está el
árbol que contiene a la serpiente, que según el relato, será el
motivo de su caída. Adán, por su parte tiene tras de sí al Árbol de
la Vida. En el cielo, un poderoso ángel les vigila. El mismo ángel
que más adelante guardará las puertas del Paraíso con una
espada de fuego para que no puedan volver a entrar en él.
En una lectura, el arcano de los Enamorados, señala en primer
lugar lo más evidente en esta carta: el inicio de una relación o la
profundización del vínculo entre dos personas. También podemos
verlo como una decisión a tomar: seguir los mandatos de Dios o
el consejo de la serpiente, elegir entre el árbol de la Vida o el del
Conocimiento, entre el camino fácil o el difícil, entre la libertad o
la obligación.

7 El Carro

Victoria - Control firme - Yo - Deseos - Agresividad


En El Carro vemos a la figura del héroe que regresa al hogar
después de haber ganado una dura batalla. Él se nos presenta en
toda su gloria. Coronado y con armadura brillante de motivos
astrales. A sus pies, dos esfinges parecen ser las conductoras de
ese carro triunfal. Pero una es blanca y la otra negra, lo que nos
indica que esa batalla, como todas, tiene su parte de luz y su
parte oscura, tenebrosa. Nada se gana sin pagar un precio.
En una lectura, el Carro simboliza situaciones en que es
preciso ejercer cierto control. Del mismo modo que no es posible
llevar las riendas demasiado firmes ni excesivamente sueltas, la
firmeza y la confianza son las bases para poder superar este
momento. Sí, es el naipe de la victoria, pero donde hay
ganadores, hay perdedores. Por tanto, hay que saber ganar y
perder, y hay que entender que aunque un día estemos en lo más
alto, al día siguiente hay que volver a empezar el camino con
humildad.

8 La Fuerza

Fuerza - Compasión - Paciencia - Control amoroso - Poder


La Fuerza del Tarot no nos muestra a un poderoso luchador,
sino a una bella mujer, aparentemente frágil, que se afana en
cerrar las fauces de un león. Su vestido blanco y su guirnalda de
flores nos hacen pensar en un ser puro, coronado de infinito, cuyo
poder surge de la fuerza y el control interior. Con esa misma
guirnalda parece tener sujeta a la fiera, que se deja dominar por
ella.
En una lectura, la Fuerza nos señala el valor de la fuerza
moral antes que el poder de la fuerza física. Un ser puro tiene
más poder que una fiera depredadora. Esta es la fuerza del
interior, la fuerza de aquellos que han dominado sus instintos y
han creado una vida mejor para ellos y sus seres queridos. La
persistencia es un valor aunque las energías sean limitadas. Hay
que intentarlo con paciencia y con integridad, nunca con la
fuerza bruta.

9 El Ermitaño

Búsqueda - Despertar - Soledad - Introspección - Maestría


El naipe del Ermitaño nos presenta a un hombre solitario, que
está de pie en lo más alto de una montaña y rodeado de montes
aún más lejanos. Es un anciano que se sustenta sobre un bastón
dorado y que viste una sencilla túnica gris. En su mano derecha
porta un farol con el que podría iluminar al mundo, pero que de
momento apenas es capaz de rasgar la oscuridad.
En una lectura, el Ermitaño representa una invitación a
hacernos preguntas y a buscar respuestas en nuestro interior. Esta
es la carta de aquellos que no tienen miedo a explorar la parte
más profunda de la realidad. Muestra a los maestros y a los que
están en busca de esos maestros. Nos invita a encontrar
respuestas en el silencio y en la soledad, y a meditar. Es la carta
de la búsqueda, pero sobre todo, de la búsqueda interior.

10 La Rueda de la Fortuna

Destino - Cambios - Movimiento - Desubicación - Tiempo


Este naipe, que no presenta figuras humanas en su diseño,
contiene en cambio una gran cantidad de elementos interesantes
y poderosos. Por un lado, la figura central de la Rueda muestra el
nombre hebreo de dios: YHVH, así como las letras que forman las
palabras: TAROT, ORAT (reza) y TORA (ley) dependiendo de
cómo se lean. Sobre la Rueda está la Esfinge y a los lados, el
demonio Tifón, con forma animalesca, y la Serpiente que ya
conocimos en el arcano de Los Enamorados. En las cuatro
esquinas, los símbolos de los cuatro Evangelistas, que representan
a su vez a los cuatro elementos de la creación.
En una lectura, la Rueda de la Fortuna indica determinados
acontecimientos vitales sobre los que tenemos poca capacidad de
decisión. Los cambios de la fortuna, el encuentro con nuevas
personas o la pérdida de otras, suceden muchas veces sin
intervención alguna por nuestra parte. La Rueda de la Fortuna es
un naipe que nos enseña a aceptar estos cambios y a avanzar a
partir de ellos. Un giro de la rueda puede ser favorable o
desfavorable, pero manejar ambos extremos depende de
nosotros.

11 La Justicia

Justicia - Responsabilidad - Resultado - Causa y efecto -


Decisiones
La Justicia es una poderosa dama que nos mira fijamente
desde su sillón. Como un juez en su corte, ella muestra atributos
que pueden hacer temblar al delincuente, pero que no deberían
perturbar a aquellos que han sido fieles a las normas. La balanza
promete un juicio fiel, pero la espada señala el castigo que
tendrán todos aquellos que se lo merezcan. Su pie derecho,
mostrado bajo el manto, señala a un ser que está dispuesto a
levantarse y ejecutar las sentencias cuando sea necesario.
En una lectura, la Justicia nos anima a aceptar nuestras
responsabilidades frente a todos nuestros actos. Completando
todo aquello que haya quedado pendiente, es una fuerza que nos
ayuda a asumir la realidad. El pasado puede ser una fuente de
tormentos si no está resuelto o si hay problemas pendientes.
Completar, ser justos, equilibrados, es el mensaje de La Justicia.

12 El Colgado

Sacrificio - Detenerse - Liberación - Visión nueva - Reverso


Este arcano es uno de los más desconcertantes de todo el
Tarot. Nos muestra a un hombre que aparece colgado boca
abajo por un pie sobre lo que parece una extraña estructura de
madera. Aparentemente lleva las manos atadas a la espalda.
Pero no parece estar sufriendo por el tormento, sino que su
cabeza está iluminada por lo que semeja ser un destello de
conocimiento. ¿Quién es este personaje? ¿Por qué se encuentra
en esta situación?
En una lectura, el Colgado nos recuerda que para cada
problema hay más de una solución. Cuando miramos las cosas
desde otra perspectiva, aprendemos a ver opciones que no
imaginábamos que existieran. A veces no es suficiente con
intentarlo, sino que hay que pararse, mirar otras posibilidades,
seguir otro camino.

13 La Muerte

Muerte - Final - Cambio - Lo inexorable - Destrucción


El temible arcano número trece nos presenta a la Muerte
cabalgando en plena majestad. Bajo los pies de su caballo, los
reyes caen y los religiosos no pueden hacer otra cosa que
entregarse a sus últimas oraciones. La muerte no tiene piedad con
nadie, ni siquiera con los niños. Se lleva a quien desea, y por eso
en el fondo del naipe vemos al sol ocultándose tras unas torres. El
presagio de una larga noche que llega.
En una lectura, la Muerte señala la necesidad de una
renovación, de un tiempo nuevo. Quizá hemos de renunciar a
residuos del pasado, pues no alcanzaremos nada nuevo si no nos
desprendemos de ellos. Nos solicita volver a lo básico, renunciar
a excesos, a lo falso, a lo que ya no tiene sentido en nuestra vida.
Esta carta no simboliza la muerte física y nunca debe ser
interpretada de este modo. Representa el cambio necesario,
aunque no siempre deseado.

14 La Templanza

Templanza - Salud - Equilibrio - Ayuda - Salvación


La Templanza nos presenta a un ángel que porta dos copas.
Aparentemente está compartiendo el líquido entre ambas, lo que
nos da idea de equilibrio. Esta idea está reforzada porque el
ángel tiene un pie en tierra y otro en el agua. Este poderoso ser
tiene una gran energía, que se desprende de su cabeza y de su
mera presencia. A su espalda, el sol amanece.
En una lectura, la Templanza representa la necesidad de
encontrar la moderación, el punto medio o templado entre dos
extremos. Si estamos viviendo una época vital de agitación, nos
recuerda la necesidad de parar y meditar seriamente nuestra
posición antes de seguir avanzando. Esta es la carta de la
cooperación, que invita a solicitar la ayuda de otros, a buscar el
consenso y a favorecer el trabajo en equipo. Es también un
mensaje de sanación y luz en medio de la oscuridad.

15 El Diablo
Ataduras - Mal - Ignorancia - Desilusión - Materialismo
En este arcano, un personaje terrible se presenta ante nosotros
con toda su aparente maldad. El Diablo imita el gesto del Mago,
solo que en vez de unir cielo y tierra, parece querer iluminar el
pasaje que conduce a las profundidades. A sus pies,
encadenados, están Adán y Eva, convertidos ya en sus súbditos.
En una lectura, el Diablo indica ataduras, sentirnos presos de
una situación que, a la larga, se revela como negativa. La
persona que está encadenada a los pies de este ser ha elegido la
ignorancia, el materialismo extremo o simplemente estar sujeto a
los designios de algo o alguien. Esta es la carta de los
prisioneros, de aquellos que han renunciado voluntariamente a su
libertad, pues nadie se interna en el camino oscuro si no es por
propio deseo.

16 La Torre

Pérdida - Caída - Cambio no deseado - Revelación - Fracaso


La desgracia que muestra este arcano parece muy difícil de
asumir. Un rayo destruye la parte superior de una torre, edificada
sobre una montaña. El rayo provoca el incendio de la
construcción, de la que caen dos individuos, un rey y un hombre
de condición social baja. La propia corona que está en la parte
superior de la torre, salta tras el impacto. La imagen es
desoladora.
En una lectura, la Torre indica un cambio brusco que se
acerca a nuestra vida. Sin duda es un cambio necesario, puesto
que esa edificación del ego que supone cualquier torre humana,
debe sucumbir si no está edificada con un buen fin. Oponerse al
cambio es absurdo, pero si lo hacemos, nos espera un final
similar al de los personajes de la carta. Si cooperamos con él,
quizás nuestra suerte sea más positiva.

17 La Estrella

Sorpresa agradable - Inspiración - Generosidad - Calma -


Inspiración
Este bello arcano presenta la imagen de una mujer que se
muestra desnuda ante nosotros. Ella no tiene ningún tipo de temor,
ni nada que ocultar. Es un ser puro y sincero. Con las manos
derrama dos cántaros de agua, uno sobre la tierra y otro sobre el
agua. Sobre ella, un cielo estrellado parece bendecirla, mientras
que un pájaro está a punto de echar a volar.
En una lectura, la Estrella es la carta que te invita a abrir tu
corazón, a pensar de forma positiva. Es un arcano que señala
que sigues el camino correcto, que los cielos te ven y aprueban
tus acciones. Por ese motivo, te invita a abandonar los temores y
las dudas. Siendo generosos, sensibles y de mente abierta,
podemos alcanzar nuestros sueños, por elevados que sean.

18 La Luna

Fantasías - Imaginación - Miedos - Aprendizaje - Sensibilidad


El arcano de La Luna nos muestra a este poderoso astro
reinando en mitad de la noche. La Luna emiten rayos de energía
que caen sobre la tierra, y en ésta, una serie de animales parecen
querer contarnos una historia de viajes y superación. Desde una
charca surge una langosta que va a emprender un camino hacia
las montañas. En medio de ese camino, un perro y un lobo
representan una especie de puerta, que se replica en las torres del
fondo. Diversas pruebas nos esperan.
En una lectura, la Luna puede tener diversos significados.
Quizás nos advierte de que somos demasiado fantasiosos, de que
hemos emprendido el camino con gran ilusión dejando atrás
nuestras obligaciones y responsabilidades. La Luna es un astro
que nunca se alcanza por mucho que uno escale las montañas.
Pero también puede ser una invitación a conocer nuestro mundo
inconsciente. Alejarnos del miedo, buscar la claridad interior,
puede ser una de las claves de esta misteriosa carta.

19 El Sol

Iluminación - Ingenuidad - Seguridad - Fuerza - Grandeza


El Sol es una de las cartas más bellas y luminosas (como no
puede ser de otra manera) de todo el Arcano Mayor. Un niño o
niña, montado sobre un caballo blanco, nos saluda con los
brazos abiertos de alegría. Este pequeño desnudo porta en su
pelo la pluma roja que ya vimos en el naipe del Loco (¿acaso es
el mismo personaje en su infancia?), al tiempo que sostiene una
bandera roja. Tras este ser crecen los girasoles, criaturas que
pertenecen al gran Sol que nos observa desde el cielo.
En una lectura, el Sol nos invita a actuar con audacia, a ser
nosotros mismos en toda nuestra plenitud. El niño no esconde
nada, es como es, y así debemos actuar si queremos ser como la
energía de este arcano. Es por tanto un símbolo de la
extroversión, de salud, de curación tras una enfermedad. Es el
arcano del éxito, la generosidad, y quizás del derroche.

20 El Juicio
Juicio - Renacer - Vocación - Absolución - Esperanza
El Juicio Final ha llegado a la tierra y con él, el ángel sopla la
trompeta que tendrá que revivir a los muertos. Así, todos los seres
que ya han fallecido están saliendo de sus tumbas y saludan con
alborozo el gran día. Lejos de aterrorizarnos, este encuentro con
la muerte es un encuentro con la vida, con el renacimiento que
espera al alma tras el sueño aparente de la muerte.
En una lectura, el Juicio nos invita a buscar en nuestra vida
momentos para la fe, para la renovación. Expresa el profundo
anhelo del alma por ser salvada, por encontrar una vocación. Es
el arcano de la llamada, del despertar, del inicio de una
vocación. Puede representar un juicio, un examen o prueba que
hay que pasar, pero con buen augurio.

21 El Mundo

Realización final - Premio - Cumplimiento - Integración - Nuevo


comienzo
El último arcano del conjunto de los Grandes Secretos es El
Mundo. Aquí vemos a una mujer que parece flotar o bailar en el
cielo. Porta en sus manos dos varas similares a la que tenía El
Mago en el primer naipe. Esta bella mujer parece estar a punto
de cruzar un umbral, de entrar en un nuevo mundo. Esta puerta,
señalada por una corona de laurel, está guardada por los cuatro
Evangelistas que ya conocimos en la carta de la Rueda de la
Fortuna.
En una lectura, el Mundo indica que estamos en posición de
cumplir los deseos más profundos. Es un signo altamente positivo
que señala la necesidad de actuar, de conseguir nuestras metas.
El Mundo es una carta relacionada con el disfrute del momento
presente y representa el cierre del universo de los Arcanos
Mayores. Es el final y el principio de algo mejor, un nuevo ciclo
en nuestra evolución.

Los Arcanos Menores

Simbolismo de los palos y conjuntos del Arcano Menor

Como ya sabemos, el Arcano Menor está constituido por


cuatro palos que son similares a los empleados en la baraja
española. Cada uno de estos cuatro palos se asocia de manera
habitual a uno de los cuatro elementos de la tradición occidental,
del cual extraen todo su simbolismo.
Los cuatro palos del Tarot y sus energías esenciales son:
Bastos (Fuego). Representa la energía del inicio, la
esperanza y los cambios repentinos. El fuego devora todo a su
paso y nada se le resiste. Es directo y sin dobleces, pero también
demasiado exaltado, exagerado y carece de tacto.
Copas (Agua). La energía del agua busca comprender,
acoger y disolver las diferencias. El agua se asocia a las
emociones más tiernas, al amor familiar y al deseo de fusión con
todo aquello que se ama. Puede ser demasiado conservadora e
hipersensible.
Espadas (Aire). La fuerza del aire reside en el poder de la
mente para comprender la realidad y explicarla a continuación. El
aire habla, se comunica, pero también juzga y condena. La
justicia es importante para esta energía y por ello puede ser
demasiado fría y cortante en ocasiones.
Oros o Pentáculos (Tierra). La energía de la tierra es
estable, práctica y centrada en lo material. La tierra hace crecer
todo aquello que se le planta y también contribuye a proporcionar
estructura a las ideas y los proyectos. Puede en ocasiones ser
demasiado estática y materialista.
Los conjuntos de cartas del Arcano Menor también expresan
un simbolismo propio que es importante conocer:
Los ases de cada palo muestran la energía más pura del
mismo. Se trata, como sugiere el diseño de las propias cartas, de
una energía que no tiene nada de humana sino que parece
proceder del plano celestial. Los Ases representan el inicio de
algo, o la idea más pura de algo.
Las cartas numeradas son aquellas que se encuentran
entre el arcano 2 y el número 10 de cada palo. En el tarot Rider-
Waite muestran diversas escenas que se relacionan directamente
con su simbolismo. En términos generales, representan asuntos de
la vida cotidiana, temas del día a día, muy relacionados con la
experiencia ordinaria del ser humano.
Las cartas cortesanas o figuras son las cuatro cartas de
la Corte: Sota, Caballero, Reina y Rey. Muestran a personas del
entorno del consultante, o bien, partes de su propia personalidad.
Sus características están muy directamente relacionadas con la
condición humana, la propia individualidad o los seres que nos
rodean. Cada una de estas cartas tiene un simbolismo propio:

La Sota es una energía infantil, relacionada con el


aprendizaje, el descubrimiento y la falta de normas. Suele ser
una energía asexuada, aunque se relaciona más con lo
femenino. Señala a una persona muy joven o de
temperamento inocente y despreocupado.
El Caballero es una energía juvenil, activa, que se
manifiesta en el mundo. Es una fuerza masculina, directa y
poco refinada. Indica personas que no se detienen en nada
para conseguir lo que desean, de temperamento vigoroso y a
veces agresivo.
La Reina muestra la energía femenina en su mayor grado
de evolución. Es estable, madura, serena, maternal o
guerrera según sea el caso. Señala a una mujer en plenitud
de sus facultades físicas, emocionales y mentales.
El Rey representa al hombre que ha alcanzado la madurez
mental, física y emocional. Es una energía estable, paternal,
poderosa y sabia. Se relaciona con hombres fuertes, que
saben dominar su energía y conducirla, elegantemente, en la
dirección más apropiada para lograr sus metas.

Las Constelaciones de los Números

El concepto de "constelaciones" del Tarot surge a través de la


gran estudiosa Ángeles Arrién, de quien se hablará en varias
ocasiones a lo largo de este libro. Arrién hace una acertada
conexión entre la numerología y el Tarot, agrupando las cartas en
nueve grupos que vienen señalados por la numeración de cada
arcano.
De este modo, el conjunto de las constelaciones nos ofrece un
mapa muy preciso del Tarot, tanto en su Arcano Mayor como en
el Menor. Este mapa nos permite hacer interpretaciones más
profundas de cada naipe. Según esta visión, los Ases comparten
algo de la energía inicial de la carta del Mago (Arcano Mayor
número 1), así como de la décima carta de cada palo (1+0=1), y
también de los Arcanos Mayores cuyo número se reduce a uno,
que son la Rueda de la Fortuna y el Sol (1+9=10 => 1).
Trataremos el tema de la reducción pitagórica en el próximo
capítulo.
Veamos a continuación cuáles son las nueve constelaciones,
qué cartas las componen y sus significados.
Constelación del Uno
Arcano Mayor: El Mago (1), La Rueda de la Fortuna (10) y El
Sol (19).
Arcano Menor: As de Bastos, As de Copas, As de Espadas,
As de Oros, Diez de Bastos, Diez de Copas, Diez de Espadas y
Diez de Oros.
Definición: Voluntad y conciencia enfocada.
Palabras Clave: Comunicación, autoconsciencia,
autoexpresión, iniciativa, originalidad, individuación.
Constelación del Dos
Arcano Mayor: La Sacerdotisa (2), La Fuerza (11) y El Juicio
(20).
Arcano Menor: Dos de Bastos, Dos de Copas, Dos de Espadas
y Dos de Oros.
Definición: Juicio equilibrado a través de la conciencia
intuitiva.
Palabras clave: Intuición, dualidad, análisis, reflexión,
equilibrio, autosuficiencia, autoconfianza.
Constelación del Tres
Arcano Mayor: La Emperatriz (3), El Colgado (12) y El Mundo
(21).
Arcano Menor: Tres de Bastos, Tres de Copas, Tres de
Espadas y Tres de Oros.
Definición: Amor e imaginación creativa.
Palabras Clave: Creatividad, fertilidad, imaginación, nutrición,
físico, maternidad, sacrificio.
Constelación del Cuatro
Arcano Mayor: El Emperador (4) y La Muerte (13).
Arcano Menor: Cuatro de Bastos, Cuatro de Copas, Cuatro de
Espadas y Cuatro de Oros.
Definición: Fuerza vital y manifestación del poder.
Palabras Clave: Construcción, estabilidad, poder, transición,
dejar partir, rito de paso, paternidad.
Constelación del Cinco
Arcano Mayor: El Sumo Sacerdote (5) y La Templanza (14).
Arcano Menor: Cinco de Bastos, Cinco de Copas, Cinco de
Espadas y Cinco de Oros.
Definición: Enseñanzas y aprendizajes.
Palabras Clave: Consejos, aprendizajes, curación,
canalización, guías, maestros.
Constelación del Seis
Arcano Mayor: Los Enamorados (6) y El Diablo (15).
Arcano Menor: Seis de Bastos, Seis de Copas, Seis de
Espadas y Seis de Oros.
Definición: Relaciones y elecciones.
Palabras Clave: Intercambios, atracción y separación,
vitalidad, sensualidad, conexiones, tentaciones, obsesiones,
decisiones.
Constelación del Siete
Arcano Mayor: El Carro (7) y La Torre (16).
Arcano Menor: Siete de Bastos, Siete de Copas, Siete de
Espadas y Siete de Oros.
Definición: Maestría a través del cambio.
Palabras Clave: Comienzos, rupturas, desarrollo personal,
construir y abandonar, conflictos, pruebas, ego, estímulo, control.
Constelación del Ocho
Arcano Mayor: La Justicia (8) y La Estrella (17).
Arcano Menor: Ocho de Bastos, Ocho de Copas, Ocho de
Espadas y Ocho de Oros.
Definición: El principio del coraje y la autoestima.
Palabras Clave: Autoconfianza, perseverancia, energía, fe,
destino, equilibrio, esperanza.
Constelación del Nueve
Arcano Mayor: El Ermitaño (9) y La Luna (18).
Arcano Menor: Nueve de Bastos, Nueve de Copas, Nueve de
Espadas y Nueve de Oros.
Definición: El principio de la introspección y la integridad
personal.
Palabras Clave: Paciencia, autenticidad, ilusión y realidad,
razón o instinto, viaje a lo desconocido, prudencia, perfección.

Interpretando un Arcano Menor

Como ya hemos visto, en la baraja Rider-Waite tenemos la


gran ventaja de disponer de imágenes descriptivas de los Arcanos
Menores, lo que permite no sólo crear una interpretación basada
en su número y palo, sino que podemos también desarrollar un
análisis basado en lo que el propio diseño nos sugiere.
Uniendo todo lo que sabemos, esto es, el simbolismo de los
palos, el propio de cada conjunto de cartas, el numérico que
proviene de la constelación a la que pertenece cada naipe y su
propio diseño, podemos restablecer las siguientes interpretaciones
sintéticas.
Arcanos de Bastos
As de Bastos
La esencia del Fuego. La energía, la fuerza, el entusiasmo, la
creatividad en estado puro.
Dos de Bastos
Un hombre disfruta de su poder observando desde su mansión
todo aquello que está bajo sus dominios. Riquezas, sensación de
gran poder personal. Éxito material.
Tres de Bastos
Alguien observa la llegada o la partida de los barcos. Mirar
hacia el futuro, preparar un viaje, pensar cuál será el siguiente
paso. La carta de los ganadores.
Cuatro de Bastos
Dos personas disfrutan de una fiesta a los pies de un castillo.
Placer, excitación, alegría, triunfo. Celebración de un éxito o de
una unión.
Cinco de Bastos
Cinco hombres pelean o se ejercitan con los bastos.
Competición, deporte, entrenamiento para algo más importante.
También disputas, molestias, enfados, conflictos.
Seis de Bastos
Un hombre cabalga victorioso junto a una multitud que le
aclama. Éxito y felicidad tras una batalla bien ganada. Orgullo y
reconocimiento por parte de los demás.
Siete de Bastos
Sobre una posición elevada, un hombre se defiende frente a
varios atacantes que le amenazan desde abajo. Defensa frente a
los agresores, resistencia. Alguien que supera los obstáculos.
Ocho de Bastos
Ocho bastos vuelan por el cielo. No sabemos si acaban de
haber sido arrojados o caen a tierra. Noticias que llegan. Algo
que ocurre muy deprisa, que acaba de comenzar o que está a
punto de acabar.
Nueve de Bastos
Un hombre herido permanece de pie junto a una empalizada.
Defensa de la propia posición. Lucha que no tiene el mejor final.
Perseverancia a pesar de grandes dificultades. Recuperación.
Diez de Bastos
Caminando encorvado, un hombre carga con diez bastos de
camino a un castillo o población. Cargas excesivas o mal
llevadas. Límites. Lucha que agota.
Sota de Bastos
Una persona joven, valiente, llena de energía. Entusiasmo ante
la vida. Confianza. Energía creativa.
Caballero de Bastos
Una persona aguerrida, directa, con mucho temperamento.
Aventuras, éxitos. Un conquistador.
Reina de Bastos
Una persona alegre, llena de energía positiva. Alguien que
sabe combinar belleza, elegancia y encanto. Mujer apasionada y
generosa. Autoconfianza.
Rey de Bastos
Una persona carismática y poderosa. Fuerza moral o física.
Gran inspiración y suprema creatividad. Un hombre valiente.
Arcanos de Copas
As de Copas
La esencia del Agua. El amor en estado puro, deseos de
intimidad, intuición que se abre, emociones positivas, inspiración.
Dos de Copas
Un hombre y una mujer intercambian copas en lo que parece
ser una boda. Sobre ellos, un caduceo. Unión de los opuestos,
atracción. Dos personas que se encuentran, el principio del amor.
Matrimonio.
Tres de Copas
Tres mujeres danzan elevando sus copas. Amistad y placer
entre iguales. Fiestas. El paso del tiempo. Frutos que se recogen
en el momento adecuado.
Cuatro de Copas
Un hombre sentado observa con pena tres copas, mientras una
mano celestial le presenta una cuarta que no ve. Deseos de
soledad. Una persona, tímida o apática. Alguien que no aprecia
lo que la vida le regala. Obsesión con el pasado.
Cinco de Copas
Una persona de luto observa tres copas caídas y derramadas.
Tras ella, dos copas están aún en pie, y se abre un camino que
cruza el río y le conduce a otro lugar. Tristeza y dolor, pero sin
apreciar la parte buena de la vida. Culpa, remordimientos. Lo
bueno está detrás, pero no se quiere ver.
Seis de Copas
Entre copas, un niño regala una a una niña. Una villa o
castillo custodiado. La carta de la inocencia. Juegos y
acercamientos que son provechosos. Alguien protege al
consultante. Generosidad.
Siete de Copas
Una persona contempla copas con diverso contenido, pero
éstas están en las nubes. Fantasías que no traen nada práctico a
la vida. Sueños o temores, pesadillas. Alguien que no lucha por lo
que anhela.
Ocho de Copas
Un hombre se aleja de un conjunto de copas, ha cruzado el
río y parece comenzar un peregrinaje nocturno. Introspección que
lleva a cambiar lo cómodo por lo necesario. Viaje espiritual. Luto.
Nueve de Copas
Un hombre rico se sienta orgulloso ante nueve copas: sus
posesiones. Satisfacción con los placeres del mundo. Deseos que
se cumplen. Alguien opulento pero no necesariamente generoso.
Diez de Copas
Una familia disfruta del arco iris. La felicidad tras cumplir con
nuestro deber. Amor y unidad familiar. Paz. Satisfacción de los
deseos del corazón.
Sota de Copas
Un joven romántico, soñador. Equilibrio en momentos de
incertidumbre emocional. Emotividad. Una persona intuitiva que
busca estar muy cerca del consultante.
Caballero de Copas
Un caballero de cuento de hadas. La llegada del amante. Una
persona sensible y romántica. También el deseo de encontrar
alguien así.
Reina de Copas
Una mujer tierna, sensible, que sabe cuidar a sus seres
queridos. Una persona profundamente espiritual o religiosa.
Intuición. Amor cálido y sincero.
Rey de Copas
Un hombre con sabiduría emocional. Alguien templado en
medio de cualquier tormenta. Tolerancia y calma, capacidad
para la diplomacia. Un buen esposo y padre.
Arcanos de Espadas
As de Espadas
La esencia del Aire. La búsqueda de la verdad, valor para
hacer justicia, mente en acción.
Dos de Espadas
Una mujer con los ojos vendados porta dos espadas como
medio de defensa. Emociones bloqueadas, corazón cerrado.
Alguien que no ve o no quiere ver. Mirada interior. Parálisis vital.
Miedos.
Tres de Espadas
Un corazón bajo la lluvia, atravesado por tres espadas.
Corazón roto, traición. Trío amoroso. Aparece el tercero en
discordia. Traición. Soledad.
Cuatro de Espadas
La tumba de un guerrero en una iglesia. Período de descanso.
Momento para parar y pensar. Meditación, interiorización.
Recuperación lenta de una enfermedad o contratiempo.
Cinco de Espadas
Un hombre sonríe malicioso mientras recoge las espadas
abandonadas por otros personajes. Victoria que se logra por
medios deshonrosos. Egoísmo. No todo vale.
Seis de Espadas
En una barca parten unos exiliados. Un hombre la empuja con
una pértiga. Exilio. El inicio de un viaje que supondrá un cambio
en la vida. Dejar atrás lo que se ama. Rito de paso.
Siete de Espadas
Un personaje huye de puntillas de un campamento
descuidado. Los vigilantes se calientan al fuego en la lejanía,
mientras él roba las espadas. Deshonor. Huida. Robos. Socios
que no son de fiar.
Ocho de Espadas
Una mujer atada y con los ojos vendados está presa entre
varias espadas. Pérdida de la libertad, de las energías, de la
perspectiva correcta o de la ilusión. Hay que confiar en los
propios recursos, pero quizá no todo esté perdido.
Nueve de Espadas
Una mujer se despierta angustiada en medio de la noche.
Junto a ella las espadas parecen indicar el tono sombrío de sus
pesadillas. Preocupación. Sentimiento de culpa. Angustia que
acecha por las noches. El momento en que todo se ve oscuro.
Diez de Espadas
En el suelo yace un hombre asesinado por diez espadas.
Conspiración, martirio, derrota. Un sentimiento de desolación
ante algo que no se espera y nos atrapa por sorpresa.
Victimismo.
Sota de Espadas
Joven inteligente, valeroso. Alguien que está en continuo
estado de vigilancia, quizás pagando el precio del estrés. Justicia
que se ejecuta. Verdad que triunfa a cualquier precio.
Caballero de Espadas
Una persona agresiva en defensa de sus criterios, valeroso
hasta el extremo. Peleas y discusiones. Lengua afilada. Lógica
aplastante y cierto autoritarismo. Las críticas pueden traer
enemigos. Una mente poderosa y brillante.
Reina de Espadas
Una mujer justa, equilibrada y de altas miras. Fuerza y
franqueza, pero también una seductora femineidad. La voz de la
experiencia. Hablar con verdad, pero sin dogmatismo. Mente que
escucha al corazón.
Rey de Espadas
Un líder. Hombre intelectual, justo y equilibrado. Alguien que
aprecia el análisis, el diálogo y que persevera en sus metas.
Crítico constructivo que sabe hablar y escuchar. Persona directa y
honesta.
Arcanos de Oros o Pentáculos
As de Oros
La esencia de la Tierra. Felicidad a través de la materia y los
sentidos, confianza, prosperidad que comienza o se afianza.
Dos de Oros
Un hombre juega con dos pentáculos y crea con ellos el signo
del infinito. La carta de las personas flexibles, que saben sacar
partido de cualquier situación. Diversión, excesos, despilfarros.
Pero no hay pérdida.
Tres de Oros
Un noble y un moje dirigen el trabajo de un artesano. Trabajo
en equipo. Cada uno aporta lo que sabe o lo que tiene.
Planificación eficaz. Éxito a través de la cooperación.
Cuatro de Oros
Un hombre sujeta cuatro pentáculos. Tras él, una ciudad.
Tacañería, posesión del dinero. Alguien que ahorra y no sabe
divertirse. Control excesivo. Bloqueos.
Cinco de Oros
Dos personas miserables caminan bajo la nieve. A sus
espaldas, una ventana ricamente iluminada. La carta de la
pérdida y la dificultad. Enfermedad y sentimiento de abandono.
También indica que no sabemos o no queremos pedir ayuda.
Seis de Oros
Un hombre rico reparte monedas entre los pobres. En su mano
porta una balanza. Premio que llega a quien lo merece. Reparto
equitativo. Tiempo de ser generosos, pero justos.
Siete de Oros
Un campesino observa los frutos de su labor. Recompensa que
llega en el momento adecuado. Premio al que se esfuerza.
Momento de reflexión, previo al comienzo de un nuevo ciclo.
Ocho de Oros
Un hombre trabaja sobre unos pentáculos. Algunos ya están
terminados, otros esperan. La tarea está casi acabada, pero aún
queda un poco. Trabajo detallista. Conocimiento práctico que da
sus frutos.
Nueve de Oros
Una mujer poderosa sostiene un halcón. Tras ella, un jardín
pleno de frutos. Encuentro con personas importantes, refinadas. La
necesidad de tener paciencia y saber sujetar las prisas y los
instintos primarios. Confianza en uno mismo.
Diez de Oros
Una familia disfruta entre sus posesiones. Reunión de varias
generaciones. Abundancia. Lo que se recibe, se entrega
multiplicado. La fuerza del clan.
Sota de Oros
Un joven que sabe vivir en el mundo material. Personas
prácticas, fiables y bien asentadas en la tierra. Periodo de
prosperidad que comienza ahora.
Caballero de Oros
Una persona con una energía muy estable, que no suele
cambiar de opinión ni de camino. Testarudez. Realismo extremo.
Gran capacidad de trabajo. Alguien que es como una mula, para
bien y para mal.
Reina de Oros
Una mujer que aprecia la naturaleza y toda la felicidad que
llega a través de los sentidos materiales. Persona de gran
corazón, fiable, con los pies bien asentados en la tierra. Alguien
que cuida sus inversiones. Éxito material pero sin descuidar los
sentimientos.
Rey de Oros
Un hombre próspero, un magnate. Es la carta del
emprendedor exitoso. Alguien que sabe moverse en el mundo de
los negocios con soltura. Confianza en uno mismo. Alguien fiable
aunque testarudo.
Ejercicios básicos
A lo largo de este capítulo desarrollaremos algunos ejercicios
simples que te permitirán comenzar a descubrir el inmenso
potencial del Tarot.
En las tres secciones que siguen a continuación aprenderás a
conocer tus cartas personales, así como la manera en que las
cartas dominantes del Tarot cambian a lo largo de tu vida. Esta
información puede ser útil no sólo para ti, sino para las personas
de tu entorno inmediato: familiares, pareja, amigos íntimos o
socios comerciales. La gran ventaja del Tarot es que es muy fácil
conocer las cartas dominantes de una persona puesto que sólo se
necesita disponer de su fecha de nacimiento.
A continuación estudiarás una carta muy importante, que
podrás utilizar en tus tiradas, la carta del Significador. Este naipe,
que suele ser el mismo para cada persona, puede ser utilizado
para representar al consultante en diversas lecturas del Tarot. A
través de los ejercicios que vas a desarrollar en ese segmento del
presente capítulo, sabrás cómo seleccionar un significador no sólo
para ti, sino para cualquier persona que consulte contigo el Tarot.
Para finalizar, aprenderás diversos métodos para mezclar y
seleccionar las cartas. Estos sistemas requieren cierta práctica,
pero resultan muy simples y efectivos, a la par que necesarios,
para realizar el resto de los ejercicios de este libro.
Las cartas de nacimiento
1. La Carta de la Personalidad
Como ya has tenido ocasión de conocer en el artículo
anterior, los Arcanos Mayores del Tarot son un conjunto de
símbolos arquetípicos válidos para cualquier persona en cualquier
marco cultural. De este conjunto, que por ser tan amplio es
aparentemente impersonal, podemos extraer cartas que nos
afectan directamente. A estos arcanos, los denominaremos "cartas
de nacimiento", puesto que se obtienen a partir de nuestra fecha
natal.
Comenzaremos calculando tu Carta Personal o Carta de la
Personalidad. La Carta Personal indica cuál es tu propósito en
esta vida. Señala cuáles son tus habilidades naturales y el terreno
en el que más fácilmente puedes brillar y aprender. Es, como su
propio nombre indica, una expresión de tu personalidad tal como
se despliega a lo largo de toda tu vida.
Para calcular tu Carta de la Personalidad, suma el día, el mes
y el año de tu nacimiento. Toma a continuación el resultado y
suma los dígitos entre sí hasta que el resultado esté en el rango
entre el número 1 y el 22. A esta suma de los dígitos de un
número mayor para obtener una cifra inferior, pero de similar
vibración energética, se le denomina "reducción pitagórica".
Por ejemplo, para una persona nacida el 1 de febrero de
1980, el cálculo es el siguiente:
1 + 2 + 1980 = 1983
La reducción pitagórica de 1983 es la siguiente:
1 + 9 + 8 + 3 = 21
El número 21 se corresponde con el arcano mayor de El
Mundo. Esta es la Carta de la Personalidad del individuo que
estamos calculando.
Ten en cuenta que si en el cálculo surge el número 22, se
considera que la Carta de la Personalidad es el arcano número 0,
El Loco.
Calcula a continuación tu Carta de la Personalidad:
Suma tu día + mes + año de nacimiento.
Reduce la suma hasta que quede un número entre 1 y el 22.
Escribe en tu cuaderno el nombre del Arcano que le
corresponde.
Extráelo del conjunto de los 22 arcanos mayores y obsérvalo
durante unos minutos.
2. La Carta del Alma
La Carta del Alma, que se calcula a partir de tu carta de la
personalidad, explica cuáles son los deseos más profundos de tu
corazón, las grandes lecciones que has venido a desarrollar en
esta vida. Tiene un significado más espiritual que la carta de la
personalidad.
Para calcular la Carta del Alma, se realiza la reducción
pitagórica de los dígitos de la carta de la personalidad de
manera que la cifra quede en el rango entre el 1 y el 9.
Siguiendo el ejemplo anterior, en el que la Carta de la
Personalidad era la número 21, efectuaríamos la siguiente
reducción:
2 + 1 = 3 (La Emperatriz)
Como es lógico, la Carta del Alma será siempre una de las
nueve que se encuentran entre El Mago y El Ermitaño.
Calcula a continuación tu Carta del Alma.
Busca esa carta y obsérvala como hiciste con la anterior.
Si la Carta Personal y la Carta del Alma coinciden, es decir, si
tu Carta de la Personalidad está comprendida entre el naipe del
Mago y el Ermitaño, tu propósito vital está en clara sintonía con tu
personalidad y habilidades. Esta es una combinación común en
los maestros espirituales o en aquellos que están viviendo una
existencia particularmente importante en el desarrollo de su alma.
La persona con esta combinación está muy centrada y puede
lograr grandes resultados en todos los ámbitos.
3. Constelación de Cartas del Nacimiento
Como hemos visto, sea cual sea tu Carta de la Personalidad, a
ésta le corresponde una Carta del Alma, que siempre será uno de
los primeros nueve arcanos. En otras palabras, cualquier fecha de
nacimiento se puede reducir a uno de los nueve primeros dígitos.
Pues bien, se puede hacer una conexión entre el número de la
Carta del Alma y la Constelación a la que pertenece, tal como
aprendimos en el Capítulo anterior.
En el ejemplo que nos ocupa, esta constelación de Cartas es la
siguiente:
La Emperatriz (Carta del Alma)
El Colgado
El Mundo (Carta de la Personalidad)
3 de Bastos
3 de Copas
3 de Espadas
3 de Oros o Pentáculos
Busca en tu mazo de Tarot las cartas que se corresponden con
la Constelación de tu nacimiento, tanto los Arcanos Mayores
como los Menores. Sitúalas frente a ti en tu mesa o espacio de
trabajo.
Lista sus nombres y escribe una pequeña descripción o
impresión de cada una de ellas en tu cuaderno.
Piensa: ¿con qué cartas te identificas? ¿Con cuáles no? ¿Por
qué? Anótalo brevemente.
4. La Carta Oculta o Carta del Inconsciente
La Carta Oculta o Carta del Inconsciente es aquel naipe que,
formando parte de nuestra Constelación de nacimiento, no se
corresponde con la Carta del Alma ni con la de la Personalidad.
En el ejemplo que hemos venido utilizando, la Carta Oculta o
del Inconsciente es El Colgado, ya que forma parte de la
Constelación del 3 y no es ni la Carta de la Personalidad ni la del
Alma.
Hay que tener en cuenta que, si observamos cómo se
configuran las constelaciones de Cartas, no siempre vamos a
encontrar una Carta Oculta o del Inconsciente. Así, en las
Constelaciones que van desde la 5 hasta la 9, sólo tenemos dos
Cartas del Arcano Mayor. Aun así, si en estas constelaciones, la
Carta del Alma y de la Personalidad coinciden, la otra carta se
puede considerar como Carta Oculta.
Siguiendo el esquema que se muestra a continuación, analiza
si, en tu caso, existe una Carta Oculta o del Inconsciente dentro
del Arcano Mayor.
Uno: El Mago, La Rueda de la Fortuna, El Sol.
Dos: La Sacerdotisa, La Justicia, El Juicio.
Tres: La Emperatriz, El Colgado, El Mundo.
Cuatro: El Emperador, La Muerte, El Loco (como carta 22).
Cinco: El Sumo Sacerdote, La Templanza.
Seis: Los Enamorados, El Diablo.
Siete: El Carro, La Torre.
Ocho: La Fuerza, La Estrella.
Nueve: El Ermitaño, La Luna.
Si posees una Carta Oculta dentro del Arcano Mayor, anótala
y escribe tus impresiones acerca de ese naipe. Si no existe esa
carta, selecciona la que consideres más interesante dentro
conjunto de cartas del Arcano Menor que se corresponden con tu
Constelación de nacimiento.
La Carta Oculta o del Inconsciente muestra todo aquello que
no conocemos acerca de nosotros mismos, los deseos escondidos,
las partes censuradas. Puede ser también una llamada a
desarrollar ese poder oculto. Piensa qué beneficios puedes
obtener de tu Carta Oculta.
5. El Año del Destino
El Año del destino es un concepto muy interesante,
relacionado con la numerología y el Tarot. Se calcula realizando
la suma de tu día, mes y año de nacimiento sin reducirlo a una
cifra entre 1 y 22.
En realidad, es una cifra que ya conoces, puesto que es el
primer paso en el cálculo de tu Carta de la Personalidad y Carta
del Alma. En el ejemplo que hemos venido usando, el Año del
Destino es 1983.
El año del destino señala un momento muy importante de tu
vida, quizá el más importante de la misma, puesto que se trata de
un período de tiempo en que se ponen en marcha muchas de las
experiencias que serán fundamentales en tu existencia. El año del
destino puede estar marcado por encuentros que parecen
inducidos por tu karma, en definitiva, por experiencias que
señalan un antes y un después.
¿Qué tipo de experiencias puedes esperar de tu Año del
Destino? Sin duda, aquellas que vienen marcadas por tu Carta del
Alma.
Calcula tu Año del Destino sumando día, mes y año de
nacimiento.
Escribe en tu cuaderno el nombre de tu Carta del Alma:
Si tu año del destino ya es un año pasado en tu vida, trata de
volver atrás en el tiempo. Sitúate en ese momento de tu existencia
y piensa qué relación tiene ese año con el simbolismo tu Carta del
Alma.
Si tu año del destino aún no hay llegado, describe las
características de tu Carta del Alma que puedes esperar que sean
importante en ese año futuro.
6. Tu Año personal
Para calcular tu año personal presente, suma el día y el mes
de tu nacimiento a la cifra del año actual.
Por ejemplo, si el año actual es 2016, para una persona
nacida el 1 de febrero, su año personal será el siguiente:
1 + 2 + 2016 = 2019
2 + 0 + 1 + 9 = 12 (El Colgado)
Puede suceder, como en este ejemplo, que surja una carta que
pueda ser reducida a otra de su misma constelación:
1 + 2 = 3 (La Emperatriz)
Para analizar la energía de tu año personal puedes tener en
cuenta ambas cartas de la siguiente manera. La primera
representa la manera en que tu energía se desplegará en el
mundo exterior, cómo te muestras ante los demás y tus metas más
evidentes. La carta del Alma para el año presente señala lo que tu
corazón anhela en silencio, lo que buscas quizás sin darte cuenta
y los sucesos realmente importantes que van a ocurrir en este año.
Calcula las cartas de tu Año Personal para el momento
presente. Si coinciden, anota una sola, y si se trata de dos,
especifica cual es cada una (Carta de la Personalidad y Carta del
Alma para este año).
Haz una breve interpretación de los resultados.
La carta del Significador
7. El significador del Arcano Mayor
El significador es una carta muy importante en ciertos sistemas
de lectura del tarot, puesto que es carta (siempre la misma) que
representa al consultante en una tirada de naipes. Esta carta se
extrae del tarot antes de realizar la mezcla y se puede colocar
junto a las demás en la tirada, o en el lugar que represente al
consultante en la misma. Aunque no todos los tarotistas la utilizan,
es interesante conocerla y emplearla de vez en cuando.
El significador más simple que puedes usar en tus lecturas es la
carta del Alma del consultante. Esta carta, con la que la persona
tiene sin duda una profunda afinidad, es la que mejor puede
representarle en cualquier lectura. Ahora bien, no todas las
personas están dispuestas a verse reflejadas por su carta del
alma, bien sea porque no consideran que su simbolismo sea el
apropiado para ellos o por una mera cuestión estética o de gustos
individuales.
Te ofrezco por tanto diversas opciones que te permitirán
escoger un significador apropiado para ti o para otras personas.
En este primer ejercicio vas a seleccionar un significador
alternativo dentro del conjunto de cartas del Arcano Mayor.
Toma por tanto los veintidós naipes del Arcano Mayor,
separándolos del resto de cartas de la baraja. Extiende las cartas
boca arriba sobre la mesa, de manera que puedas verlas todas
de un solo vistazo, y presta atención a las siguientes sugerencias.
Observa las cartas que coinciden contigo porque su personaje
es de tu mismo sexo. Sepáralas en un grupo y observa con calma
cada una de ellas. Anota cuáles son.
Vuelve a juntarlas con el resto y separa las que coincidan
contigo por edad o apariencia física. Anótalas en tu cuaderno.
Elige ahora las que tengan una energía afín a ti. Intenta actuar
con objetividad. Escribe sus nombres en tu cuaderno.
Por último, anota aquellas que te atraen especialmente.
Ahora observa qué carta o cartas están en todos o casi todos
los grupos. Anótalas.
De entre ellas, escoge a tu significador.
8. El significador en las Cartas Cortesanas
Las cartas cortesanas, como ya sabemos, pueden representar
a personas o cualidades personales. Por este motivo, es
relativamente fácil encontrar un buen significador dentro de este
conjunto de naipes.
Separa las dieciséis cartas cortesanas del tarot y extiéndelas
boca arriba sobre la mesa. No importa si las ubicas por orden o
desordenadas. Lo más importante es que todas sean visibles para
ti. Recuerda que las cartas de la Corte son la Sota, el Caballero,
la Reina y el Rey de los cuatro palos de la baraja.
De entre todas las cartas, elige aquellas que por el sexo de su
personaje te sean afines. Con esto, limitas tu elección a ocho
naipes (Sotas y Reinas si te decantas por los personajes femeninos
o bien Caballeros y Reyes si te inclinas por los masculinos). Los
ocho naipes excluidos pueden ser devueltos al mazo general de
cartas.
De entre las ocho cartas que has escogido, elige aquellas
cuatro que te resulten más afines por edad, vitalidad o
experiencia. Es decir, elige las Sotas o Caballeros si te sientes
más cerca de esa energía juvenil; o Las Reinas o Reyes si te
inclinas por una opción más madura y con experiencia. Esto limita
tu espacio de decisión a cuatro naipes.
Por último, puedes escoger en función del elemento al que
pertenece la carta o bien por simpatía e intuición.
En el primer caso, utiliza esta tabla para reconocer la energía
elemental más afín a tu carácter:
Bastos (fuego). Pasión, energía, extroversión, expresar lo
que se siente sin cortapisas.
Copas (agua). Emoción, amor, familia, compasión, deseo
de pertenencia.
Espadas (aire). Comunicación, pensamiento, conexiones,
mente rápida o profunda, libertad.
Pentáculos (tierra). Cuerpo físico, materia, solidez,
laboriosidad, fiabilidad, compromiso.
Si has decidido elegir por simpatía e intuición, simplemente
escoge aquella carta, de entre las cuatro que más te llame la
atención.
Seas cual sea el método, escribe qué carta has elegido como
significador y explica brevemente en qué crees que se parece a ti.
9. El significador en las cartas numeradas
del Arcano Menor
Aunque el Arcano Menor no es el mejor lugar para elegir un
significador, ya que su simbología no es tan profunda como en el
Arcano Mayor, ni tan personal como en las cartas cortesanas,
puede ocurrir que algunas personas encuentren su espejo en
algún naipe de este conjunto.
Las cartas numeradas del Arcano Menor son las más
impersonales y las menos significativas de todo el Tarot, pero
pueden ser de utilidad en algunos casos, sobre todo si no tenemos
éxito a la hora de buscar un significador en otros conjuntos.
Para escoger un significador dentro de estas cartas, puedes
extenderlas todas sobre la mesa, o sobre un espacio amplio,
como puede ser una alfombra en el suelo, de tal modo que las
puedas ver de un vistazo. Si te es posible, escoge de entre las
cuarenta cartas numeradas, una por pura intuición, de tal manera
que sea afín a ti.
Si no sabes por dónde empezar, ten en cuenta las afinidades
elementales que se explican en el ejercicio anterior. Escoge un
palo por su energía (fuego, agua, aire o tierra) y desecha el resto
de los naipes. Esto limitará tu elección a sólo diez cartas.
Sea cual sea el método escogido, elige una carta que pueda
ser considerada como un significador adecuado para ti y anótala.
¿Cuál ha sido el método que te ha llevado a escoger esa
carta?
Y ahora, pensando en los tres significadores que has elegido
hasta ahora (Arcano Mayor, Cartas Cortesanas y cartas
numeradas) elige uno que sea el más representativo. Anótalo.
¿Por qué crees que es el mejor significador para ti? Explícalo
brevemente.
Mezclando y seleccionando las
cartas
10. Mezclando las cartas

En este ejercicio te propongo tres métodos clásicos de mezcla.


Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, pero todos
proporcionan una buena distribución de cartas. Debes
practicarlos repetidamente, así verás que tu habilidad manual se
incrementa rápidamente.

Mezcla distributiva

Este procedimiento de mezcla consiste en tomar el mazo de


cartas e ir extrayendo las cartas una a una, distribuyéndolas de
manera aleatoria en pequeños grupos (Fig. 2). Como la
extracción se realiza con las cartas boca abajo, ignoramos qué
carta va a parar a qué grupo. El número de grupos y el orden en
que éstos se van completando, queda a tu elección.
Una vez extraídas todas las cartas del mazo principal,
simplemente se agrupan todos los paquetes en uno y se vuelven a
repartir, repitiendo el proceso completo tantas veces como sea
necesario.
Si quieres producir cartas invertidas, simplemente voltea de
manera aleatoria algunos de los grupos de cartas antes de
reintegrarlos al mazo principal y repite la mezcla varias veces.
La gran ventaja de este método es que, si se realiza varias
veces, proporciona una mezcla muy adecuada de los naipes, al
tiempo que precisa de muy poco espacio.
Este es el primer método de mezcla que empleo para
desordenar un mazo de naipes previamente ordenado, y te
recomiendo que lo utilices tú también.

Figura 2. Mezcla distributiva

Mezcla en círculos

Este método es sin duda el más sencillo a la hora de mezclar


las cartas. Si se realiza correctamente, proporciona una buena
mezcla de los naipes a la vez que facilita el contacto con todos
ellos. Otra ventaja de este sistema es que es muy útil te decides a
trabajar con las cartas invertidas (aprenderás más sobre ellas en
un capítulo posterior).
El método de la mezcla en círculos consiste en extender los
naipes boca abajo en un espacio amplio. Con las palmas de tus
manos sobre el conjunto, mézclalas durante tanto tiempo como
desees. Si además permites con tus movimientos que algunas
cartas puedan girar sobre sí mismas, incrementarás el número de
cartas invertidas.
El único inconveniente de este método es que para realizarlo
necesitas un espacio amplio en el que poder extender las cartas.
No olvides realizar la mezcla sobre un tapete, tela o sobre una
alfombra en el suelo, de manera que las cartas se deslicen sobre
una superficie suave y no se deterioren.

Mezcla en paquetes

Este sistema consiste en tomar el mazo de naipes en tu mano


izquierda e ir extrayendo pequeños grupos de cartas con los
dedos de la mano derecha (Fig. 3). Estos pequeños paquetes de
cartas se colocan alternativamente al principio o al final del mazo
principal.
De todos los sistemas que se comentan aquí, es el que requiere
de mayor habilidad manual, pero es muy apropiado para
mezclar las cartas cuando no se dispone de mucho espacio.
Proporciona una mezcla muy rápida, aunque sin la posibilidad de
generar cartas invertidas. Otra de sus ventajas es que nos permite
tener un contacto muy directo con las cartas.
Una vez conocidos estos métodos de mezcla, el ejercicio que
vas a realizar consiste en practicarlos ampliamente. En principio,
pruébalos todos para conocer cómo son y para familiarizarte con
su uso, y a partir de ahí, no dejes de practicar un poco cada día.

Figura 3. Mezcla en paquetes


11. Seleccionando las cartas
Seleccionar las cartas para una tirada es un requisito
indispensable para poder llevar a cabo cualquier lectura del
Tarot. Cada tarotista tiene sus trucos o sus manías en este sentido,
de modo que desarrollar un método propio de seleccionar los
naipes forma parte del proceso de creación de nuestra propia
rutina de trabajo.
Hay que dejar claro que, en contra de lo que algunos opinan,
no hay un método "correcto" de mezcla o selección de cartas. Es
la intención del tarotista, su concentración, la que permite realizar
la mezcla y la selección correctas. Si un método es bueno para ti,
úsalo sin que te importe lo que opinen otras personas.
A continuación te presento tres métodos para seleccionar
cartas para una tirada. Pruébalos todos y úsalos en los ejercicios
que se presentan a continuación en este libro. Poco a poco
descubrirás los más adecuados para ti.

Cortando el mazo de cartas

Una vez realizada la mezcla de cartas, deja el mazo vuelto


boca abajo sobre la mesa. Con la mano que desees (muchos
opinan que debe ser la izquierda puesto que es la mano
"intuitiva", pero tú usa la que consideres), divide el mazo en dos
partes. Vuelve a rehacerlo, colocando la mitad inferior encima de
la superior. El naipe que está en la parte superior es el que debes
extraer.
Si estás extrayendo las cartas en una lectura a otra persona,
pídele que corte las cartas y extrae tú la seleccionada. Repite el
procedimiento de corte tantas veces como sea necesario para
extraer todas las cartas que precises. No es necesario mezclar el
mazo entre un corte y el siguiente.

Método numérico

Este método parte del número máximo de cartas que estés


usando en cada ocasión. Si se trata del Arcano Mayor,
comenzarás con 22 naipes, mientras que el mazo completo
consta de 78.
Piensa un número ubicado entre el 1 y el número máximo. El
primer número que venga a tu mente revela la posición del naipe
que estás buscando. Así, si surge el número 12, cuenta las cartas
(siempre boca abajo), desde la primera hasta la duodécima y
extrae ese naipe.
Si necesitas extraer más cartas, como es lógico, tendrás que
reducir el número máximo en cada extracción. De este modo, si
usas los arcanos mayores, comienzas pensando un número entre
el 1 y el 22, a continuación entre el 1 y el 21 y así
sucesivamente.
Cuando se extraen cartas para otra persona, puedes pedirle
que te vaya diciendo los números mientras tú vas extrayendo las
cartas.

Abanico de cartas

Para llevar a cabo este método de selección, extiende las


cartas en abanico frente a ti (Fig. 4). Procura que todas las cartas
(ubicadas boca abajo), sean visibles. Extrae aquella que te
indique tu intuición, o pide a la otra persona, si es que estás
tirando las cartas a un consultante, que seleccione la carta.
Si estás realizando una tirada no es necesario volver a
mezclar y extender las cartas, sino que sigues extrayendo cartas
del abanico o pidiendo a tu consultante que te las señale una a
una hasta completar las que necesites.
Como puedes suponer, el propósito de este ejercicio es que
pruebes estos métodos. Hazlo tantas veces como sea necesario,
hasta que adquieras plena confianza en tu habilidad para
realizarlos. Son muy sencillos.

Figura 4. Abanico de cartas


Interpretando una carta
En este largo capítulo nos introduciremos en el mundo de la
interpretación de las cartas del Tarot, usando tanto las cartas del
Arcano Mayor como del Menor.
Como ya sabemos, cada naipe lleva asociados un conjunto de
interpretaciones tradicionales, que son similares a las que se
presentan en el primer capítulo de este libro. Estas
interpretaciones son útiles a la hora de entender el simbolismo de
cada carta, pues nos ayudan a ver elementos que de otro modo
nos pasarían desapercibidos.
Por otro lado, es conveniente tener un conocimiento básico
que nos ayude en los momentos en que simplemente, no sabemos
cómo interpretar una carta que surge en una lectura. Este
conocimiento elemental es similar a la técnica que cualquier
persona necesita para desarrollar un arte o una afición
cualquiera. Son las normas básicas a partir de las cuales uno
puede arriesgarse a crear algo nuevo.
Ahora bien, no cabe duda que para profundizar en el
conocimiento del Tarot, y sobre todo, para poder desarrollar
nuestra parte intuitiva y creativa, que tan necesaria es para leer
las cartas, no es suficiente con memorizar una lista de palabras
clave o de definiciones creadas por otras personas.
Cada persona debe aprender a conocer las cartas por sí
misma, a leer sus mensajes, que son diferentes en cada momento,
y que pueden adaptarse a muy diversas circunstancias. Las cartas
no son solamente un oráculo del futuro, si es que lo son, sino que
nos pueden aconsejar, guiar y sorprender a cada paso del
camino.
Los ejercicios que se desarrollan en este capítulo te permitirán
abrir las puertas de tu mente creativa e intuitiva, conectar
emocional y corporalmente con las cartas y descubrir aspectos
que ni siquiera podías imaginar acerca de las mismas. ¿A qué
esperas para empezar a desentrañar los misterios del Tarot?
Primeros pasos
12. Una carta al día
El ejercicio de "una carta al día" es la forma más eficaz de
conocer el Tarot, tanto si te estás adentrando en este fascinante
sistema simbólico, como si quieres afianzar tu conexión con un
nuevo mazo de cartas.
Este ejercicio, recomendado por muchos maestros en el arte
de las cartas, y que yo considero esencial, implica trabajar cada
día con un arcano, dejando que sea el propio Tarot quien te guíe
en el camino.
A partir de ahora, al comenzar cada día, extrae una carta al
azar de tu Tarot. Obsérvala durante unos instantes e intenta
entender qué mensaje tiene para ti. Anota su nombre en un diario
o cuaderno, o en las páginas en blanco que encontrarás al final
de este libro.
Este simple ejercicio no te tomará más de cinco o diez minutos
al día, y puedes con facilidad convertirlo en una costumbre que te
acompañe durante semanas, meses o años.
Como recomendación general, no pienses que la carta es un
pronóstico para el día, sino un consejo del Tarot. O mejor aún, la
mejor manera que tiene el Tarot de enseñarte sus misterios. Así, tu
mazo de cartas se convierte en el mejor de los maestros y el más
eficaz de los consejeros.
Si realizas el ejercicio para conocer un mazo nuevo que
acabas de adquirir, te recomiendo que no mezcles las cartas, sino
que cada día extraigas una por orden. De este modo, en el plazo
de 78 jornadas, vas a tener una visión muy profunda de ese
nuevo Tarot.
Empieza el ejercicio ahora mismo. Extrae una carta, anota su
nombre en tu cuaderno y obsérvala durante unos instantes.
13. Dialogar con la carta
Otro de los ejercicios que te pueden ayudar para profundizar
en el conocimiento de las cartas desde la perspectiva intuitiva
consiste en aprender a dialogar con los naipes.
Este ejercicio es simple en apariencia, pero muy revelador,
como espero que compruebes. Te recomiendo que repitas este
ejercicio muchas veces con diferentes cartas y en diferentes
momentos. La variedad de respuestas te ayudará a afianzar tu
conexión con los arcanos.
Mezcla el mazo completo del Tarot y extrae una carta al azar
y sin mirar.
Anota el nombre de la carta.
Relájate y procura mantener tu mente alejada de cualquier
cuestión distinta al Tarot. Observa detenidamente el arcano que
has extraído y realiza las siguientes preguntas al naipe o al
personaje o personajes que encuentres en él. Escribe las
respuestas en tu cuaderno.
¿Quién eres?
¿Cuál es tu poder?
¿Cuál es tu consejo?
¿En qué te pareces a mí?
¿Qué escondes?
¿Hay algo más que deba saber acerca de ti en este momento?
14. Sintiendo la Carta
Muchas personas tienen dificultad para avanzar en el
conocimiento práctico del Tarot, ya que sólo poseen un
conocimiento "mental" de las cartas. El conocimiento que se
adquiere leyendo el significado que, sobre las cartas,
proporcionan libros como éste que tienes en tus manos.
Esto no es algo por lo que nadie deba sentirse avergonzado,
puesto que la mayor parte de los libros del Tarot se centran en dar
los significados teóricos de cada arcano, y es por esta vía,
completamente mental, como la mayor parte de los estudiantes
acceden al conocimiento de las cartas.
Pero también hay un conocimiento "emocional" de las cartas
que vas a comenzar a desarrollar con este ejercicio, que te va a
permitir "sentir" las cartas en tu propio cuerpo.
Mezcla tu mazo de naipes y piensa en la siguiente pregunta:
"¿Quién soy yo?".
Cuando lo desees, deja de mezclar y extrae una carta del
mazo.
Obsérvala. Di el nombre de la carta en voz alta y anótalo.
Observa tu cuerpo. ¿Qué sensaciones tienes? ¿Te agrada la
carta, te molesta, te resulta indiferente? Anota tus impresiones,
tanto físicas como emocionales.
Si te resulta difícil sentir algo especial, presta atención a tu
cuerpo desde los pies hasta la cabeza. ¿Hay alguna sensación
corporal que te llame la atención? Pueden ser tanto sensaciones
agradables como desagradables. Anótalas.
Realiza este ejercicio de vez en cuando. ¿Qué ocurre cuando
decides identificarte con una carta? ¿Cómo se siente tu cuerpo?
¿Cuáles son tus emociones? Obsérvate y aprende a prestar
atención a esas sensaciones sutiles.
15. Observando la reacción de otra
persona
Para este ejercicio necesitarás la cooperación de otra persona.
Explícale que lo que vais a realizar a continuación es un juego y
que no tiene ninguna implicación sobre su futuro. Evita llevar a
cabo esta práctica con personas demasiado impresionables.
Haz que la otra persona mezcle las cartas y que al hacerlo
piense en la pregunta: "¿Quién soy yo?".
En un momento determinado pídele que corte el mazo y que
extraiga la carta superior.
En ese momento presta mucha atención a sus gestos y en
general a todo su cuerpo. Aprende a observar las reacciones de
una persona ante una carta, y considérala como un espejo de tus
propias reacciones inconscientes.
¿Cómo reacciona la persona: sonríe, frunce el ceño, se
sorprende o no reacciona en absoluto? Escríbelo.
Anota en tu cuaderno la carta extraída.
Describe cuál ha sido la reacción de la persona atendiendo a
su lenguaje corporal.
Extrae ahora una carta para ti y haz que la otra persona
observe tus reacciones.
Anota la carta que has extraído para ti.
Pide a tu ayudante que describa tus reacciones corporales
ante la carta. ¿Qué diferencia hay entre lo que has sentido y lo
que la otra persona ha descrito al observarte?
16. Descripción objetiva y subjetiva
A la hora de observar una carta hay al menos dos niveles de
análisis. El primero es el más superficial e inmediato: qué es lo
que representa el naipe. Por ejemplo, en el caso del arcano de La
Torre, se muestra una construcción partida por un rayo de la que
caen dos personas. Llamaremos a este nivel de análisis:
descripción objetiva del naipe.
El segundo nivel, que vamos a denominar "descripción
subjetiva", representa todo aquello que nosotros imaginamos a
partir de la imagen del naipe. Por ejemplo, en el caso de la Torre
podemos pensar que las personas son lanzadas al vacío por
efecto del impacto del rayo, o bien podemos imaginar que han
decidido arrojarse por propia voluntad. Si elegimos la segunda
opción, cabe hacer una pregunta posterior: ¿Se han arrojado
porque no tenían posibilidad de salvarse o es que el pánico les
ha impedido encontrar la escalera de bajada?
En otros términos: la descripción objetiva de la carta
representa un elemento constante en nuestras interpretaciones,
mientras que la descripción subjetiva va a estar condicionada por
el momento en que hagamos la lectura, las emociones que se
perciben, las cartas que están alrededor y nuestra propia
intuición.
En este ejercicio vamos a aprender a distinguir ambos tipos de
visiones. Extrae al azar un Arcano Mayor.
Escribe su nombre en tu cuaderno.
Describe la carta usando dos columnas de palabras. En la
izquierda anota sólo elementos objetivos, en la segunda, los
elementos subjetivos que vienen a tu mente en este momento.
Si tienes dudas acerca de si un elemento descriptivo es
objetivo o subjetivo, hazte la siguiente pregunta: "¿Qué me hace
pensar esto?" Si la respuesta es evidente en la carta, se trata de
una observación objetiva, si tienes dudas o se te ocurren
descripciones alternativas, se trata de una observación subjetiva.
17. Tarot emocional
Este ejercicio es apropiado tanto para establecer una conexión
emocional más profunda con las cartas, como para aprender a
conocer un nuevo mazo. Con él aprenderás a diferenciar los
estados emocionales de los 78 naipes del Tarot.
Para llevarlo a cabo necesitarás una mesa amplia o bien
puedes realizarlo en el suelo, a ser posible encima de una
alfombra. Toma el mazo completo de cartas y varios trozos de
papel.
En cada uno de uno de ellos vas a anotar el nombre de una
emoción. A continuación te propongo seis ejes emocionales en los
cuales puedes encuadrar las cartas, aunque tú puedes elegir otros
sentimientos, o denominarlos de otra manera, si así lo deseas:
Alegría, que engloba emociones como: placer, felicidad,
risa.
Miedo: terror, pánico, bloqueo.
Tristeza: pena, añoranza, nostalgia.
Enfado: ira, arrogancia, violencia.
Sorpresa: impresión, shock, incomprensión.
Calma: sueño, relajación, indiferencia.
Sitúa los trozos de papel a lo largo del espacio de trabajo y
distribuye las cartas en conjuntos alrededor de cada papel.
Seguramente tendrás dudas en algunos arcanos, pues no
sabrás en qué lugar concreto ubicarlos. En estos casos, guíate por
tu intuición.
Reflexiona ahora sobre el resultado final. ¿Has tenido muchas
dudas? ¿Te ha resultado fácil o difícil describir las cartas?
Contesta en tu cuaderno.
Si puedes pedir la opción de otra persona, solicítale que
observe tus elecciones. Como las cartas son auto-descriptivas, no
es necesario que tu ayudante conozca el Tarot. Simplemente
observa si está de acuerdo con tus elecciones y comenta con él
los resultados.
18. Asumiendo la postura
Aunque como ya hemos comentado, la visión que tenemos del
Tarot es, en muchos aspectos, algo mental, también se puede
desarrollar una visión diferente de los arcanos a través de un
campo diferente de conocimiento: la conciencia corporal.
Este ejercicio se asemeja al número 14 ("Sintiendo la Carta"),
solo que en este caso, profundizaremos un poco más en el
mensaje que cada naipe proporciona en el plano puramente
físico o corporal.
Para realizar este ejercicio debes utilizar únicamente los
naipes del Arcano Mayor.
Mezcla las 22 cartas de este conjunto y escoge una al azar.
Observa atentamente el diseño del arcano y especialmente al
personaje o personajes centrales de la misma.
Ahora permítete jugar un poco. Toma la misma postura que el
personaje central, o de uno de ellos, si es que el naipe presenta
varios. Si el personaje es el Colgado o los desdichados que caen
desde la Torre no es necesario que te pongas cabeza abajo, pero
sí busca una postura horizontal que se asemeje a tus modelos del
Tarot.
Permanece durante unos minutos en esa posición, sentada,
tumbada o de pie, y observa tu cuerpo. Intenta copiar la postura
original tan fielmente como te sea posible. Si el personaje lleva en
su mano algún objeto, tal como un cetro, busca algo similar que
puedas portar en tu mano.
Al cabo de unos minutos, abandona la postura y haz algunos
estiramientos, si es necesario.
Resume cuáles son tus sensaciones corporales y en qué puedes
asimilarlas al significado del naipe.
19. Preguntas del Tarot
En este ejercicio vamos a aprender una técnica que revierte
una de las ideas más comunes que tenemos acerca del Tarot: la
de que las cartas son una herramienta cuya única finalidad es la
de contestar a nuestras preguntas. A través de este simple
ejercicio vamos a trabajar con las preguntas que el Tarot nos
hace a nosotros.
Mezcla las cartas y extrae al azar tres naipes. No debes tener
ninguna cuestión particular en mente, pues no se trata de hacer
una tirada.
En cada uno de los casos, debes observar a los personajes de
las cartas, o bien, el tono general de las mismas, ya que la idea
es que busques una pregunta que la carta te formula a ti.
Para descubrir la pregunta que te formula el naipe, piensa en
su simbolismo o en lo que te sugieren los personajes de la misma.
Por ejemplo, el Arcano 15, El Diablo, te puede inspirar una
pregunta como ésta: "¿Qué es lo que nos ata o nos impide crecer
hacia la luz?".
Anota el nombre de la carta 1.
Escribe la pregunta que te inspira en este momento.
Nombre de la carta 2.
Escribe la pregunta.
Nombre de la Carta 3.
Escribe la pregunta.
Este ejercicio lo puedes realizar en cualquier momento, ya que
te permite profundizar en el significado de cada naipe. Con el
tiempo, verás cómo tus preguntas se hacen más profundas e
interesantes.
Recuerda siempre que "las preguntas son más interesantes que
las respuestas, y llegan más lejos".
20. El cuento de una carta
Este ejercicio es sólo el preámbulo de otros que realizarás más
adelante en este libro. Para empezar, vamos a trabajar con una
sola carta, intentando desarrollar algo que es esencial no sólo
para profundizar en el conocimiento del tarot, sino en la práctica
de las lecturas del Tarot: aprender a contar historias.
La capacidad narrativa es una herramienta muy importante
para el tarotista, especialmente cuando se realizan lecturas para
otras personas.
Esta capacidad narrativa se resume en que el consultante
espera del lector que éste le cuente de manera ordenada, lógica y
coherente, el conocimiento que las cartas intentan transmitir.
Para realizar este ejercicio, intenta entrar en un estado
relajado y abierto. No lo hagas en un día de preocupaciones o
cuando tu estado de ánimo sea bajo. Escucha algo de música
alegre, baila, juega con niños si tienes oportunidad, o
simplemente pasea por un parque infantil para despertar en ti
algo de esa energía positiva que transmiten los más pequeños.
Cuando te encuentres en el estado de ánimo adecuado,
mezcla los arcanos y extrae, sin mirar, una carta cualquiera del
Tarot. Obsérvala y procura dejar de lado cualquier conocimiento
teórico que tengas sobre ella. Imagina que es un cuadro que
observas por primera vez, o la viñeta de una historieta gráfica,
separada del resto del cómic.
Inventa una historia acerca de la carta y dale forma de cuento
en tu imaginación. Procura que sea una historia imaginativa, en la
que ocurran todo tipo de eventos fantásticos, como es común en
los cuentos infantiles: animales que hablan, seres mágicos,
transformaciones, etc.
Si es posible, toma una grabadora o usa las aplicaciones que
vienen por defecto en cualquier smartphone y grábate narrando
ese cuento. O bien puedes escribir ese relato en un cuaderno o en
las páginas en blanco que encontrarás al final de este volumen.
En cualquier otro momento, escucha tu grabación o lee tu
relato. ¿Es una historia interesante, imaginativa, o quizá te parece
un poco plana y aburrida? Haz este ejercicio tantas veces como
desees, intentando mejorar tu estilo. Tus lecturas del tarot
mejorarán de manera asombrosa.
21. El Tarot y tu historia personal
En este ejercicio vamos a realizar algo similar a lo que hicimos
en el anterior, es decir, crear una historia. Pero en vez de
construir un cuento ficticio y asombroso, te reto a que en esta
ocasión construyas una historia real. Para ello, el mejor modelo
que tienes es tu propia vida.
Mezcla el tarot y extrae una carta al azar. Obsérvala
detenidamente y procura, de nuevo, olvidar el significado de la
misma. Simplemente observa la carta como si fuera la primera vez
que la tienes ante tus ojos.
Ahora busca una historia, dentro de tu biografía personal, que
se asemeje a lo que se muestra en la carta. Puedes encontrar
analogías a través del estado anímico de los personajes, o bien
observando la escena que se muestra en el naipe. Piensa bien. ¿A
qué te recuerda? ¿A qué se parece?
Imagina que hay una persona delante de ti a quien desees
relatar esa historia. Cuéntasela en voz alta e introduce en ella los
elementos que observas en la carta. Hazlo en primera persona y
si es posible, grábate o escribe tu relato.
Luego, en otro momento del día, o mejor en otro día diferente,
escucha la grabación o lee tu relato y aprende del modo en que
te expresas. ¿Qué cambiarías en tu forma de hablar, en la
manera en que relatas la historia?
Si tienes alguien de confianza que desee ayudarte, relátale la
historia y escucha sus comentarios, no sobre el contenido de la
misma, sino acerca de tu estilo al explicarla.
Analizando los conjuntos de
cartas
22. Las emociones del Arcano Mayor

Para seguir profundizando en el acercamiento emocional al


Tarot, te propongo un nuevo ejercicio a realizar con los naipes
del Arcano Mayor.
Toma las cartas del Arcano Mayor y mézclalas. Extrae un
naipe al azar.
Examina la imagen y si hay un personaje principal, obsérvalo.
Describe con una palabra las emociones que parece sugerir el
personaje. Es decir, ¿está alegre, triste, aburrido, enfadado,
indiferente? Usa tu imaginación en este punto, puesto que se trata
de una definición totalmente subjetiva del arcano. Si no hay un
personaje central, intenta descifrar el tono emocional general del
naipe.
Escribe esa definición en tu cuaderno.
Imagina el motivo por el cual ese personaje o imagen está
sintiendo esa emoción y escríbelo.
Lee en voz alta lo que has escrito antes de continuar.
Ahora, por un instante, imagina que tú eres el personaje o la
situación de la carta y expresa esa emoción en primera persona.
Por ejemplo, si la carta que extrajiste es El Sol, puedes decir: "Yo
soy feliz, me siento en plenitud de fuerzas".
Observa la carta despacio e intenta introducirte en el
personaje o situación, hasta que sientas la emoción, de modo que
en vez de interpretarla, la incorpores en tu ser. Hazlo sin temor,
puesto que las emociones vienen y van.
Pasados unos instantes, devuelve la carta al mazo y deja que
la emoción se disuelva por sí sola. Si el ejercicio te ha resultado
demasiado intenso y te quedas con una emoción desagradable,
sal a dar un corto paseo o haz una actividad completamente
diferente.
23. Interpretando paso a paso una carta
del Arcano Menor
Un naipe del Tarot puede ser interpretado de diversas
maneras, como ya hemos visto. Podemos observar la apariencia
del arcano y qué nos provocan las imágenes que contiene. O
podemos prestar atención al tono emocional de la misma.
En este ejercicio vamos a trabajar desde una perspectiva más
racional y sistemática. Como sabemos, cada naipe menor
pertenece a un grupo de cartas y puede ser analizado también en
su plano numerológico (constelación). Además, los arcanos
menores pueden ser también descritos a partir del palo al que
pertenecen.
Así, una carta cualquiera del Arcano Menor puede ser
estudiada de acuerdo al siguiente esquema:
Grupo al que pertenece: ases, cartas numeradas o cartas
cortesanas.
Si es un as o una carta numerada: constelación en la que está
enmarcada.
Si se trata de una carta cortesana: simbolismo del personaje
que nos muestra.
Significado elemental del palo al que pertenece: Bastos
(Fuego), Copas (Agua), Espadas (Aire), Oros (Tierra).
El ejercicio que propongo a continuación consiste en
desarrollar una interpretación sintética de diversas cartas del
Arcano Menor.
Separa en primer lugar las 56 cartas del Arcano Menor y deja
el Arcano Mayor a un lado. Mezcla este mazo de arcanos
menores y extrae una carta al azar. Realiza cada uno de los
pasos siguientes:

1. Di su nombre en voz alta, por ejemplo: "El 2 de Copas"


2. Interprétala en función de su grupo. En este caso podrías
decir: "pertenece al grupo de las cartas numeradas, por tanto
se relaciona con acontecimientos de la vida cotidiana".
3. Interpreta la constelación a la que pertenece (o el simbolismo
del personaje si es una carta cortesana). Siguiendo el
ejemplo: "forma parte de la Constelación del 2, que se
relaciona con la dualidad, el equilibrio entre opuestos, la
intuición".
4. Interpreta el significado de su palo y elemento. Aquí podrías
decir: "las copas tienen que ver con el mundo emocional y
las relaciones".
5. Si quieres, puedes sintetizar todo lo anterior con una frase
corta. Por ejemplo: "Esta carta habla de equilibrar las
emociones en nuestra vida cotidiana".

Haz esto con varias cartas extraídas al azar. Pronuncia tus


interpretaciones en voz alta y si es posible, grábate mientras lo
haces.
Realiza este análisis esencial con varios naipes y luego
escúchate. Es importante que aprendas a hacer interpretaciones
en voz alta puesto que esto te ayudará a trabajar con otras
personas más adelante.
24. Cuatro palos, cuatro energías
A continuación vamos a trabajar con el Arcano Menor y el
simbolismo de cada uno de los palos. Como sabes, cada uno de
los palos manifiesta una de las cuatro energías esenciales que
asociamos a los cuatro elementos (fuego, tierra, aire y agua).
Para realizar este ejercicio vamos a utilizar solamente los 56
naipes del Arcano Menor. Separa estos naipes en los cuatro palos
que lo conforman, creando así cuatro montones de cartas. Mezcla
cada montón mientras piensas en algún proyecto, problema o
cuestión que quieras explorar.
Extrae una carta de cada montón, con lo que tendrás cuatro
cartas, cada una de un palo concreto. Examínalas, escribe las
cartas que te han salido y responde a la pregunta que se indican
a continuación.
La carta de Bastos es (anótalo).
La pregunta para la energía de Bastos (fuego) es: ¿Qué
energía impulsa esa cuestión o qué es lo que le ha dado inicio?
La carta de Copas es:
La pregunta para la energía de Copas (agua) es: ¿Qué
sentimientos genera en ti o en tu entorno?
La carta de Espadas es:
La pregunta para la energía de Espadas (aire) es: ¿Qué
aprendizaje se puede obtener de esta situación?
La carta de Oros es:
La pregunta para la energía de Oros (tierra) es: ¿En qué se
puede materializar esta cuestión o qué resultado práctico y
tangible puede dar?
25. Cuatro palos, cuatro personas
Este ejercicio es una variante del anterior, sólo que en este
caso, vamos a trabajar con la energía de cuatro personas. Para
ello, vas a utilizar solamente los dieciséis arcanos del conjunto de
Cartas Cortesanas.
Divide las cartas cortesanas en cuatro grupos, que
corresponden a los cuatro palos. Es decir, que en uno de los
grupos estarán las cuatro cartas cortesanas de Bastos (Sota,
Caballero, Reina y Rey), en otro las de Copas, en el siguiente las
cuatro de Espadas y por último las cuatro figuras cortesanas de
Oros.
Piensa en una cuestión cualquiera en la que estén involucradas
cuatro personas (una de ellas puedes ser tú). Para este ejercicio
puedes usar tanto una cuestión de carácter personal como
cualquier noticia o tema de actualidad que no se relaciones
contigo.
Extrae una carta de cada grupo, de manera que obtengas
cuatro figuras cortesanas de los cuatro palos. Cada carta, como
sabes, representa a una persona, y cada una tiene un significado.
Descubre qué persona se puede adjudicar a cada uno de los
naipes y piensa por qué. Usa estas preguntas como guía.
Bastos (fuego): ¿Quién lo impulsa?
Copas (agua): ¿Quién lo recibe o lo siente?
Espadas (aire): ¿Quién lo piensa o lo expresa?
Oros (tierra): ¿Quién lo materializa o lo disfruta?
26. La familia cortesana
Este es un ejercicio para trabajar con las cartas de la Corte
del Arcano Menor. Para realizarlo, debes de nuevo tomar los
dieciséis naipes de este conjunto. Sitúalos delante de ti,
extendidos boca arriba sobre la mesa de trabajo.
Piensa ahora en las personas que forman parte de tu familia.
Puedes elegir tu familia de origen (padres y hermanos), o bien
puedes escoger personas de tu familia propia (pareja e hijos), o
bien puedes combinar ambas, o añadir personajes importantes
para ti, como un primo o una cuñada.
Escoge cartas que se correspondan, de manera intuitiva, a tus
familiares. Elige también una carta para ti dentro del conjunto de
las Cartas Cortesanas. Aparta las cartas sobrantes y coloca los
naipes que has escogido sobre el espacio de trabajo, sin pensar
demasiado.
Una vez lo hayas hecho, identifica a cada una de las
personas con su carta y valora el lugar donde las has colocado.
¿Siguen el esquema tradicional de un árbol genealógico?
¿Están dispersas, juntas, desordenadas? ¿Qué semejanzas
encuentras entre cada carta y la persona que representa
(personalidad, parecido físico con el personaje del naipe, etc.)?
Escribe tus impresiones en tu cuaderno.
27. Los cuatro palos en tu vida
De nuevo, vamos a trabajar con la energía de los cuatro palos
del Tarot, sólo que en este caso lo vamos a hacer con los cuatro
ases.
Como sabes, los Ases representan la energía más pura de
cada uno de los palos. Son, por decirlo de una manera, la
conexión entre la energía universal y la manifestación de la
misma en el plano físico. Por ese motivo, en el Tarot Rider-Waite,
cada As viene presentado por una mano celestial que trae desde
lo alto, desde el mundo espiritual, un símbolo al mundo material.
Busca los cuatro Ases de la baraja del Tarot y sitúalos frente a
ti. A partir de estos cuatro ases, quiero que reflexiones sobre tu
vida y escribas uno o varios acontecimientos que estén
relacionados con esas energías:
As de Bastos: Momentos de inicio, comienzos, inspiraciones.
As de Copas: Situaciones en que sentiste aceptación, cuidados
o nutrición.
As de Espadas: Lucha mental o física para resolver problemas,
conflictos.
As de Oros: Resultados, éxitos, materialización de las ideas.
Profundizando un poco más
28. Cartas y fotos interiores
Para comenzar esta sección te presento un ejercicio que te
puede ayudar a conectar de un modo más profundo con las
cartas. Esta práctica es especialmente apropiada para aquellas
personas que quieran conocer mejor el tarot en general o
aprender acerca de un nuevo mazo.
Mezcla el mazo de cartas y extrae al azar tres naipes.
Sitúalos en el orden que quieras y piensa en algún
acontecimiento de tu pasado que se pueda equiparar a la energía
o el significado de esa carta.
Encuadra esa imagen en una "fotografía" mental, que te
permita resumir la carta en un título. Por ejemplo, el 5 de Oros te
puede traer el recuerdo de "Mi viaje a Noruega en invierno sin
dinero en los bolsillos", o el arcano de la Fuerza puede ser "El día
que dejé de fumar definitivamente".
Escribe en tu cuaderno los tres arcanos que han salido y el
título de las fotos que vienen a tu memoria:
Carta 1.
Fotografía 1.
Carta 2.
Fotografía 2.
Carta 3.
Fotografía 3.
Durante unos instantes, recréate en los recuerdos que estas
cartas han traído a ti.
29. Conocerte mejor gracias al Tarot
Esta práctica te demostrará, una vez más, que como
herramienta de conocimiento personal, el Tarot no tiene precio. Te
invito a probar este ejercicio y también a experimentarlo con otras
personas. Los resultados te sorprenderán.
El ejercicio consta de dos partes. Lee y ejecuta la primera
antes de continuar con la segunda.

Primera parte

Toma el mazo del Tarot y separa los 22 Arcanos Mayores.


Ubícalos boca arriba sobre la mesa. De entre los arcanos, escoge
cuatro cartas y anota sus nombres en tu cuaderno:
Una que sientas que se parece a ti.
Otra que muestre algo que detestas por encima de todo.
Una tercera que muestre a una persona o energía atractiva de
sexo opuesto al tuyo.
Una carta que represente una gran enseñanza o que te
recuerde a un maestro vital.

Segunda parte

Ahora analizarás el significado de cada arcano. Cada uno de


ellos se ha escogido para mostrar una de las sub-personalidades
que conforman tu ser desde la perspectiva de la psicología del
inconsciente del gran psiquiatra suizo Carl Gustav Jung (1875-
1961):
La primera representa tu máscara social: lo que te gusta
mostrar a los demás y cómo quieres que te vean.
La segunda muestra tu sombra: la parte de tu ser que no te
gusta reconocer, pero que forma parte integral de tu
personalidad. Trabajarás con tu sombra en ejercicios posteriores.
La tercera señala la parte de sexo opuesto a ti que tienes en tu
interior: tu ánima si eres hombre o tu ánimus si eres mujer. Esta
carta señala lo que más te gusta en el sexo opuesto.
La carta muestra cuál es tu maestro interior, la parte más
evolucionada de tu ser, aquella que te puede ayudar a progresar
como ser humano.
Ahora que lo sabes, interpreta estas cartas como si formaran
parte de ti. Los resultados de esta exploración te sorprenderán.
Anota tus impresiones.
30. Antes y después
Este ejercicio requiere hacer uso de toda tu imaginación, que
es un recurso muy necesario para poder abrir las puertas al pleno
uso de la intuición. Es un ejercicio que puedes realizar tantas
veces como desees, con diversas cartas, y que te va a traer
muchos momentos de diversión, ya que te ayudará a ver los
arcanos desde una perspectiva mucho más amplia.
Mezcla los naipes del Tarot y extrae una carta cualquiera al
azar. Sitúala frente a ti y obsérvala con atención.
Piensa que esa carta representa el punto medio de un cuento.
Es decir, que lo que está ocurriendo en el naipe es la
consecuencia de algunos hechos pasados y que a su vez, será la
causa de algunos hechos futuros. Algo ocurrió antes y algo
vendrá después de lo que observas en la carta. Pues bien, este
ejercicio consiste en que imagines ambos extremos.
Usa toda tu imaginación y no intentes crear una historia fácil.
Por ejemplo, si surge el 6 de Bastos no sigas la línea simple de
decir que se trata de un caballero que luchó en una batalla y
venció y por eso ahora es aclamado por el pueblo. Imagina algo
más arriesgado, como por ejemplo, que se trata de un usurpador,
que ha tomado un papel que no le corresponde, pero que más
adelante será descubierto y apaleado por la multitud.
Toma ahora una carta y anota su nombre.
Escribe su antes y después en forma de historia corta.
A continuación, valora la calidad imaginativa de tu relato.
¿Crees que podrías mejorarlo?
31. ¿Qué falta?
Otro ejercicio apropiado para desarrollar al máximo la
imaginación, y por tanto mejorar la capacidad intuitiva, consiste
en jugar a los espacios vacíos.
Extrae una carta cualquiera del Tarot y obsérvala
detenidamente.
Mira el personaje o personajes del arcano, así como la
situación general del naipe. Imagina a continuación qué falta
dentro de la carta, o por decirlo de otra manera, qué elemento
está justo en el margen de la misma, fuera de tu campo visual.
Imagina que es un elemento que puede dar un significado
diferente al naipe, o crear una historia interesante.
Por ejemplo, si la carta que has extraído es el Emperador,
puedes imaginar que frente a su trono lleno de poder hay un
ejército enemigo y un monarca rival que le apunta con la espada.
El Emperador acaba de perder una batalla y los restos de su
ejército yacen destruidos en el campo de batalla. En este
momento, el Emperador está a punto de perder su cabeza, pero
aun así, se mantiene digno sobre su trono.
Anota la carta que has extraído al azar.
Escribe qué escena estás imaginando, invisible en el naipe,
pero que puede cambiar completamente el sentido del mismo.
Usa tu imaginación sin limitaciones.
Realiza este ejercicio con frecuencia. Verás cómo amplía tu
capacidad imaginativa.
32. La palabra clave
Una de las formas más rápidas para conocer los arcanos del
Tarot consiste, sin duda, en la memorización de palabras clave
asociadas a cada naipe. Si bien cada carta puede tener varias
palabras o frases asociadas a ella, en este ejercicio vamos a
hacer un pequeño paréntesis de olvido. Te pido por tanto, que
dejes de lado lo que sabes de las cartas y te abras a una
comprensión intuitiva de las mismas.
Mezcla las cartas del Tarot y extrae una del azar. Observa la
carta y piensa en una palabra que resuma el contenido de la
misma. Por ejemplo, si extraes el 10 de Espadas puedes pensar
en la palabra "traición".
A partir de esa palabra, crea preguntas que la incluyan y que
se puedan aplicar al naipe. Por ejemplo, con la palabra traición
pueden surgir preguntas como las siguientes:
¿Quién ha sido traicionado? ¿Cuál es la naturaleza de esa
traición? ¿Quién es el autor de la traición? ¿Cuál es el resultado
final de ese acto de traición? ¿Hay algún castigo para la traición?
Esta práctica es muy apropiada para aquellos momentos en
que estás realizando una lectura y tienes un olvido o sientes que
tu mente se queda en blanco. Simplemente mira la carta, busca
una palabra clave y a continuación, haz preguntas.
Ahora, escoge una carta y anota su nombre.
Piensa una palabra clave que resuma el significado de la
carta.
Escribe cuatro o cinco preguntas que se relacionen con esa
palabra clave.
Entrando en el alma de la carta
33. Niveles de interpretación
No existe una única visión de las cartas, ni una interpretación
literal que se aplique a todos los casos. Cada naipe del Tarot
puede ser interpretado de muchas maneras, no sólo porque el
tarotista, debe ver la carta de manera diferente en cada ocasión,
sino porque la interpretación es siempre un asunto de niveles. En
este ejercicio vamos a explorar algunos de esos niveles de
interpretación. Esta práctica te puede ser útil no sólo para conocer
de un modo más profundo las cartas, sino como ayuda para los
momentos de bloqueo ante un naipe.
Estos son los niveles de interpretación que te propongo:
Literal. ¿Qué muestra la carta? ¿Qué imágenes contiene?
¿Cuál es el simbolismo evidente en la misma?
Metafórico. ¿A qué se parece? ¿Con qué se puede
equiparar? ¿Qué tipo de experiencias evoca en tu vida?
Consejo. Si la carta fuera una advertencia ¿cuál sería? ¿Qué
consejo proporciona?
Espiritual. ¿Qué gran enseñanza puedes extraer de la carta?
¿En qué aspectos conecta con los grandes temas de la vida? Si
fuera un maestro humano ¿cuál sería su mensaje?
El ejercicio que te propongo es muy simple. Toma sólo las
cartas del Arcano Mayor y mézclalas. Extrae un naipe e intenta
encontrar al menos esos cuatro niveles de interpretación en la
carta.
La Carta que ha surgido es:
Interpretación literal:
Metáfora que me sugiere:
El consejo que brinda:
La enseñanza que puedo obtener de ella:
34. Lo mejor y lo peor
Uno de los problemas que se suelen dar a la hora de
interpretar una carta del Tarot es que con frecuencia nos
atenemos a una sola visión del naipe, bien sea positiva o
negativa. Es cierto que muchas cartas no parecen dejar un
margen muy grande que nos permita salirnos del cauce habitual,
pero eso no quiere decir que no debas intentar ver la mayor
cantidad de facetas de cada arcano.
En este ejercicio, que puedes repetir cuantas veces quieras,
vamos a trabajar con tres cartas extraídas al azar. Pueden
pertenecer tanto al Arcano Mayor como al Menor. En esas tres
cartas vamos a realizar un esfuerzo interpretativo, de manera que
nos ofrezcan tanto su mejor versión como la más desfavorable, o
por explicarlo con otras palabras, qué es lo mejor y lo peor que le
puede pasar a alguien si extrae una de esas cartas en una tirada.
Por ejemplo, en el caso del arcano del Carro, lo más favorable
que puede traer es un éxito y lo más desfavorable puede ser el
orgullo exacerbado que a veces el éxito trae consigo.
Escoge por tanto tres naipes del Tarot y escribe para cada uno
de ellos, la mejor interpretación que se te ocurra, así como la
peor posible.
Carta 1:
Interpretación más favorable:
Interpretación más desfavorable:
Carta 2:
Interpretación más favorable:
Interpretación más desfavorable:
Carta 3:
Interpretación más favorable:
Interpretación más desfavorable:
35. Similitudes y diferencias (1)
En este ejercicio, que se desarrolla en dos partes, vamos a
practicar nuestra capacidad para ver las similitudes y las
diferencias con otras cartas.
Mezcla el mazo completo de cartas del Tarot y extrae un
naipe al azar. Observa esa carta con detenimiento y reflexiona
acerca de su significado.
Ahora toma de nuevo el mazo de cartas y comienza a
observar todos los naipes, uno por uno. De entre todos ellos
debes elegir una carta que sea, a tu juicio, muy similar a aquella
que has extraído, y otra que sea muy diferente a la primera. De
este modo, tendrás tres cartas que ubicarás frente a ti del
siguiente modo:
En el centro, la primera carta que has extraído.
A la izquierda, ubica la carta que es similar a la central.
A la derecha de la carta central, aquella que te parece
completamente diferente.
Anota las tres cartas extraídas:
Carta central:
Carta similar a la central (a la izquierda):
Carta diferente a la central (a la derecha):
Escribe en qué se parece la carta central a aquella que está
ubicada a su izquierda. Piensa en su significado, aspecto, grupo
al que pertenece, personajes que muestra, palo (si es un arcano
menor), etc. Anota tantas ideas como se te ocurran.
Escribe ahora en qué se diferencia de la que está a su
derecha. Intenta encontrar el máximo de diferencias, tanto en el
significado como en el diseño del naipe.
36. Similitudes y diferencias (2)
Este ejercicio es la continuación del anterior, y seguiremos
trabajando con las mismas cartas que obtuviste en él.
La idea ahora es ir a un análisis más sutil de estas tres cartas.
Como habrás comprobado, es relativamente fácil encontrar
similitudes y diferencias entre arcanos del Tarot. Pero para que
tengas una visión aún más profunda de la carta central que
obtuviste en el ejercicio anterior, realizaremos la siguiente
práctica.
Observa la carta central y la que se ubica a su izquierda, que
para ti es muy similar a la primera. Pues bien, debes ahora
encontrar la máxima cantidad de diferencias entre ambas. Es
decir, hay que encontrar diferencias entre cartas similares. Anota
tus impresiones.
A continuación, observa la carta que está ubicada a la
derecha de la central, la que has escogido por ser muy diferente
a ella. Como puedes imaginar, se trata ahora de encontrar la
máxima cantidad de similitudes con ese arcano tan distinto.
Escribe todas las similitudes que encuentres.
Seguramente, cuando termines estos dos ejercicios, serás
consciente de hasta qué punto las cartas se parecen y se
diferencian entre sí, tanto en el significado de las mismas como en
aspectos más sutiles de su diseño.
Como con todos los ejercicios que se proponen en este libro,
te animo a realizarlo de vez en cuando con cartas diferentes,
para que tu conocimiento de los arcanos se profundice al
máximo.
37. Interpretando una carta: Pasado,
Presente y Futuro
A continuación vamos a realizar varios ejercicios que te
ayudarán a desarrollar las habilidades necesarias para interpretar
una carta del Tarot según sea su posición en una tirada. Esta es la
base para que en un capítulo posterior aprendas a conectar la
lectura de dos, tres y más cartas.
Vamos a iniciar este trabajo aplicando el paso del tiempo a la
interpretación de una carta aislada. El ejercicio que sigue es muy
simple, y te recomiendo que lo repitas con frecuencia, hasta que
tengas una completa soltura en la interpretación.
Mezcla las cartas del Tarot y, sin tener ningún objetivo en
mente, extrae un naipe al azar.
Escribe el nombre de la carta en tu cuaderno.
Haz una interpretación de esa carta en tiempo pasado.
Interprétala ahora como si fuera algo que está ocurriendo en
el presente de un consultante hipotético.
Haz ahora una interpretación futura del arcano.
38. Interpretando una carta: Consciente e
Inconsciente
La siguiente práctica a realizar con una sola carta tiene que
ver con un análisis que es común a algunas tiradas del Tarot: el
análisis consciente e inconsciente.
En el mundo del Tarot entendemos que el inconsciente se
relaciona con todo aquello que es ignorado por el consultante,
pero que actúa en su alma, y en cierto modo puede predisponer
su futuro. El mundo inconsciente es el de los sueños, los actos
fallidos, los temores desconocidos, las motivaciones que
ignoramos y todo aquello que está escondido.
El mundo consciente señala todo lo que podemos ver con
claridad en nuestro ser: los deseos que reconocemos, nuestros
impulsos, nuestras aspiraciones. También los miedos que somos
capaces de admitir.
Mezcla por tanto la baraja completa del Tarot y extrae una
carta que analizarás a continuación.
Escribe el nombre del naipe.
Si fuera la carta de otra persona ¿Cómo interpretarías su
mundo inconsciente? ¿Qué miedos, motivaciones o deseos
estarían ocultos dentro de ese individuo?
Realiza ahora la interpretación consciente de esa carta. Piensa
que se refiere a otra persona. ¿Cómo la describirías en términos
de consciencia? ¿Qué es lo que esa persona sabe acerca de si
misma y reconoce como propio?
39. Interpretando una carta: El premio y
el daño a evitar
En este ejercicio, nos centraremos, más allá de las
interpretaciones positivas y negativas, en los conceptos de
"premio" y "daño a evitar".
El premio es, evidentemente, aquello que nos da la carta, lo
mejor que la vida nos puede regalar. Es un concepto con el que
ya hemos trabajado. El daño a evitar es aquello negativo que
debemos abandonar, sea en nosotros o en las personas de
nuestro entorno. Por decirlo de otra manera, el premio es una
advertencia en positivo, mientras que el daño a evitar es una
advertencia en negativo.
A diferencia del ejercicio número 34 en el que analizamos de
un modo genérico lo mejor y lo peor que se puede obtener de
una carta, en el presente ejercicio vamos a intentar mirar hacia el
futuro de un modo abierto. La carta del premio nos ayudará a ver
el mejor camino posible, mientras que la del daño a evitar, el
menos recomendable.
Por ejemplo, en el caso del 4 de Oros, el premio podría ser:
"conserva lo que tienes porque te sustentará en el futuro". El daño
a evitar sería la tacañería, o estar en contacto con personas
tacañas.
Extrae dos cartas al azar y escribe, para cada una de ellas,
tanto el premio como el daño a evitar, siguiendo las ideas que se
acaban de explicar.
Carta 1.
Premio.
Daño a evitar.
Carta 2.
Premio.
Daño a evitar.
40. Interpretando una carta: El yo y el
colectivo
El siguiente ejercicio de esta serie, en la que interpretamos una
carta como si estuviera ubicada en las distintas posiciones de una
tirada, tiene que ver con el individuo y el impacto del colectivo
sobre el yo.
La carta del individuo combina las cartas del consciente y del
inconsciente que estudiamos en un ejercicio anterior. En cambio,
la carta del colectivo señala tanto el impacto que el individuo crea
en su entorno como la influencia que éste tiene sobre nosotros.
Extrae de nuevo una carta al azar usando toda la baraja y sin
ningún interés especial.
Escribe el nombre de la carta.
Imagina que la carta tiene que ver con otra persona. Describe
a esa persona de acuerdo a la carta que has extraído.
Analízala ahora como si esa carta reflejara al entorno de la
persona. ¿Qué influencia tiene el colectivo sobre ese individuo?
Realizar este ejercicio como si estuviera referido a otra
persona es muy importante, ya que te ayudará a tener mayor
objetividad que la que tendrías si la carta se refiriera a ti.
41. Interpretando una carta: El consejo y
la sorpresa
En el quinto ejercicio de esta serie vamos a interpretar una
carta en dos posiciones muy interesantes que puedes encontrar en
algunas tiradas: la zona de los consejos y la de las sorpresas.
Usar el tarot como herramienta para adquirir consejo es una
de las prácticas más interesantes y positivas que puedes realizar
con tus cartas. Realmente, los naipes son excelentes consejeros si
uno está dispuesto a abrirse a sus recomendaciones, libre de
prejuicios e ideas preconcebidas. Por otra parte, las sorpresas
representan todo aquello que es inesperado y que no se
relaciona, al menos de manera directa, con las consecuencias
normales de nuestros actos.
Mezcla el tarot completo y extrae una carta sin pensar en
ninguna pregunta en especial.
Escribe qué carta has extraído.
¿Cómo interpretarías esa carta si fuera un consejo de carácter
general?
¿Y cómo la interpretarías como si fuera una sorpresa, algo
inesperado que llega a tu vida?
¿Eres capaz de ver la diferencia entre uno y otro significado?
Explícalo.
42. Interpretando una carta: Futuro
probable y futuros posibles
En este último ejercicio que trata sobre los significados de las
cartas del Tarot en diversas posiciones de una lectura, vamos a
trabajar con el concepto más buscado y deseado por los adeptos
al Tarot: el futuro.
Pero ¿acaso existe un futuro escrito para todos y cada uno de
nosotros? ¿Está programado el destino? Nadie puede responder a
esa pregunta con entera seguridad.
Ahora bien, aun ignorando si existe realmente un destino
prefijado, sí que podemos trabajar con dos conceptos muy
importantes a la hora de interpretar las cartas: el futuro probable
y los futuros posibles.
El futuro probable es aquel que se puede producir si se sigue
un curso de acción determinado. Por ejemplo, si una persona
gusta de correr muchos riesgos, es probable que en algún
momento tenga algún accidente. No es algo seguro, pero sí
probable.
En cambio, los futuros posibles representan todas las
posibilidades que se abren ante nosotros en un punto
determinado por el camino. Por ejemplo, una persona puede
tener ante sí diversas opciones profesionales, cada una de las
cuales es un futuro posible que se presenta ante ella. Aquí las
cartas nos pueden servir para reconocer las diversas opciones, a
fin de elegir la que resulte más apropiada para nosotros.
En este ejercicio, como en los anteriores, vas a extraer una
carta cualquiera del Tarot. Anótala.
Interprétala como el "futuro probable" de una persona
indeterminada. Usa una frase como la siguiente: "Si la persona
sigue con el curso de acción actual, lo más probable es que
ocurra tal cosa".
A continuación, interpreta esa carta como "futuro posible". Es
decir, que puedes formular una frase que comience así: "La
persona tiene la opción de hacer que ocurra tal cosa".
Por último contesta a esta pregunta: ¿qué tendría que hacer
esa persona para convertir el futuro posible en realidad? ¿Cuál
sería tu consejo?
Cartas invertidas
El tema de las cartas invertidas representa una de las más
interesantes controversias dentro del mundo del Tarot.
Ciertamente, muchos tarotistas evitan trabajar con cartas
invertidas, ya que consideran que no añaden nada importante a
sus lecturas. Otros en cambio, sí que usan estas posiciones,
aunque con un significado puramente negativo. De este modo,
cuando surge un naipe invertido en la lectura, ofrecen de manera
automática la interpretación contraria a que posee la carta en su
posición normal. Así, si el Ermitaño nos da la idea de una
persona sabia, solitaria y concentrada en repartir luz al mundo,
se interpretaría, en su posición invertida, como la energía de
alguien que ignora el conocimiento o bien, que lo reserva para sí.
En realidad, existe una visión mucho más profunda de los
naipes invertidos, una versión que ofrece interpretaciones más
sutiles al tarotista. No se trata por tanto de entender al naipe
invertido como la negación del naipe en posición normal (aunque
a veces pueda serlo), sino como una sugerencia para que
estudiemos la carta de otra manera, con una interpretación más
sutil, profunda y diferente.
En todo caso, creemos que para la correcta formación de un
tarotista, es esencial el conocimiento de las cartas invertidas.
Luego, a medida que vayas creando tu propio estilo de lectura,
decidirás si quieres utilizarlas o no, igual que un artista conoce
todos los trucos de su arte para luego escoger aquellos que más
se acomodan a su visión.
Como veremos a lo largo de este capítulo, las cartas invertidas
ofrecen un gran abanico de posibles interpretaciones. Esto es
positivo en la medida en que no nos vemos obligados al
significado tradicional que simplemente pone el simbolismo
normal en términos negativos. Pero por otra parte, al añadir
profundidad, también añadimos complejidad al análisis. De entre
todas las posibles interpretaciones ¿cómo sabremos cuál es la
correcta en cada caso?
La primera clave para escoger una interpretación u otra tiene
que ver con la pregunta formulada. Si estamos hablando de
tiempo y surge una carta invertida, quizás nos esté hablando de
retrasos. Si la cuestión es acerca del carácter de alguien,
probablemente el naipe nos esté mostrando el rostro más sombrío
o desconocido de esa persona.
La segunda clave tiene que ver con el conjunto de cartas que
conformen la tirada. Como veremos en el próximo capítulo, las
cartas no sólo poseen un significado individual, sino que ven
modificado este significado al estar acompañadas de otras cartas.
Ejercicios con las cartas
invertidas
43. Bloqueos internos

Las cartas invertidas tienen diversos niveles de significado que


iremos reconociendo a través de los ejercicios que se muestran en
este capítulo. El primero de esos planos de significado se refiere a
energías que están bloqueadas dentro del consultante.
Todos los seres humanos tenemos pulsiones o deseos que
comúnmente reprimimos, aunque no siempre somos capaces de
reconocer esa negación interna. En este plano, las cartas
invertidas nos pueden servir para observar con nueva luz todas
esas energías que se resisten a ser mostradas en el plano
consciente.
Para realizar el presente ejercicio tomarás solamente los
Arcanos Mayores del Tarot. Separa por tanto las veintidós cartas
desde el Loco hasta el Mundo y extiéndelas boca abajo sobre una
mesa. Mezcla las cartas con las dos manos, permitiendo que las
cartas giren sobre sí mismas. Piensa, mientras haces la mezcla
qué bloqueo o energía reprimida debes reconocer en este
momento. Cuando sientas que ha llegado el momento, deja de
mezclar y extrae una carta del conjunto. Si la carta no aparece en
posición invertida, inviértela, puesto que para los propósitos de
este ejercicio necesitamos observarla en esa posición.
Anota el Arcano que ha surgido.
¿Cómo lo interpretarías en términos de bloqueo interior? Por
ejemplo, si la carta que ha surgido es La Emperatriz, ¿acaso
implica un bloqueo de las energías creativas?
Gírala ahora a su posición normal. ¿Eres capaz de percibir la
diferencia al interpretarla en una u otra posición? ¿Cuál es la
mayor diferencia entre una posición y otra?
44. Observando las dificultades
La carta invertida se puede interpretar también como aquello
que, sin que aparentemente tenga que ver con nosotros, se
interpone en nuestro camino y nos impide alcanzar un
determinado resultado.
Es así la carta de la dificultad externa, la que representa muros
o bloqueos impuestos por otras personas o por las circunstancias.
Para desarrollar este tipo de interpretaciones vamos a extraer
tres cartas que expresen las dificultades externas que pueden
surgir frente a una persona.
Así que piensa en ti o en una persona cualquiera de tu
entorno. Mezcla las cartas y extiéndelas frente a ti boca abajo en
forma de abanico. Teniendo en mente al consultante, extrae una
carta que represente las dificultades externas que afronta esa
persona en estos tres campos:
Físico, lo material, la salud.
Emocional, las relaciones.
Intelectual, en aprendizajes o a la hora de adquirir
conocimientos.
Sitúa las cartas en posición invertida frente a ti (si están en
posición normal, inviértelas). Anota a continuación cuáles son e
interprétalas brevemente como dificultades externas:
Dificultad física:
Dificultad emocional:
Dificultad intelectual:
45. Un poco de magia
Otro de los significados que se pueden atribuir a las cartas
invertidas tiene que ver con la idea de "magia", o "solución
mágica" a un problema.
Los autores clásicos del esoterismo definen la magia como el
arte de producir cambios en la realidad a través de la voluntad y
el ritual. Por ejemplo, cuando una persona confiere a un objeto la
facultad de atraer la buena suerte, está realizando un acto
mágico. O incluso cuando se evita, por superstición, aquello que
creemos que nos traerá desgracia, como pasar por debajo de
una escalera.
Aunque en un capítulo posterior de esta obra nos referiremos
la posibilidad de hacer "magia" con las cartas, en el presente
ejercicio conoceremos una propiedad especial de las cartas
invertidas y es su conexión con la dimensión mágica de la
realidad.
Lo más importante que tenemos que entender aquí es que,
independientemente de cómo comprendamos la realidad, sea de
un modo "mágico" o "racional", nuestra mente inconsciente sí que
cree en la magia, tal como se observa en los momentos de crisis
vital, en los que nos aferramos a cualquier creencia con tal de
superar la dificultad, con resultados sorprendentes.
Para realizar este ejercicio te pido que pienses en algún
problema o dificultad que tengas en este momento de tu vida. No
debe ser nada de gran importancia, ni que te preocupe en
exceso, de manera que tu mente esté libre de interferencias
emocionales que impidan llevarlo a cabo con eficacia.
Mezcla las cartas y extiéndelas delante de ti boca arriba.
Observando los naipes, escoge una carta que represente con
claridad el problema que has pensado. Tómate tu tiempo y revisa
los arcanos uno a uno hasta que encuentres el más adecuado
para describir tu problema. A continuación, sitúa ese naipe, boca
arriba a un lado.
Recoge el resto de las cartas en un solo mazo y mézclalas sin
mirar su anverso. Piensa que la magia de la vida te va a traer una
solución en forma de ritual. Con ese pensamiento en mente,
extrae una carta. Si está boca arriba, gírala y sitúala boca abajo.
Colócala a la derecha de la primera que extrajiste.
Piensa, ¿qué ritual mágico te inspira la carta? Por ejemplo, si
surge la Estrella quizá te está pidiendo que hagas un ritual junto
al agua. O a lo mejor es una carta que te invita a soñar con ella,
a dejarla bajo tu almohada de manera que trabaje mágicamente
en tus sueños. Deja correr tu imaginación.
Explica brevemente el problema en tu cuaderno.
Anota la carta que has elegido para representar tu problema.
Anota la carta que te propone la solución mágica.
Escribe qué ritual te inspira la carta invertida.
Y ahora, simplemente, pon ese ritual en práctica. Los
resultados pueden ser "mágicos".
46. Proyectando la energía de la carta
invertida
Para realizar el ejercicio que te propongo a continuación
deberás pensar en una persona de tu entorno más cercano. Puede
ser tanto alguien con quien disfrutes de una relación fluida como
una persona con la que tengas un trato más tenso.
Pensando en esa persona, busca una cualidad que consideres
negativa en ella. Con estas ideas en mente, mezcla las cartas del
Tarot y extrae una al azar. Si la carta está en posición normal,
inviértela y obsérvala con cuidado.
¿Qué carta has extraído?
Anota la cualidad negativa que habías pensando referida a
esa persona (por ejemplo, "es muy impaciente").
¿Qué relación encuentras entre la carta invertida y la cualidad
negativa que has pensado?
A continuación te pido que hagas un ejercicio más. Expresa la
cualidad negativa en primera persona (siguiendo el ejemplo: "soy
muy impaciente").
Observa la carta de nuevo y piensa qué tiene que ver contigo
(sea porque la rechazas por completo, o porque reconoces que
en algún sentido, esa cualidad puede ser aplicable a ti).
Por último, vuelve a pensar en la persona y en ti y expresa en
voz alta las siguientes frases

Perdono a [nombre de la persona] por [la cualidad negativa].


Me perdono por [la cualidad negativa], o por mi dificultad
de soportar [la cualidad negativa].

Como se trata de un ejercicio que puede ser muy poderoso y


evoca ciertas emociones intensas, procura tomarte el resto del día
con tranquilidad y no hagas ningún ejercicio con el Tarot.
47. Retrasos
Entre los diversos significados tradicionales que se han
atribuido a las cartas invertidas está el de "energía retrasada" o
"que va demasiado lenta". En este ejercicio intentaremos trabajar
con estos significados y ver cómo se pueden aplicar a futuras
lecturas.
Para experimentar con este simbolismo deberás extraer dos
cartas e imaginar cómo aplicar el simbolismo del retraso o la
lentitud a ambos arcanos. Lo harás del siguiente modo:
Anota la carta número 1 en tu cuaderno.
Obsérvala en posición invertida y escribe qué significado se le
puede aplicar con respecto a los retrasos.
¿Piensas que, por la energía de esta carta, es un retraso
grande o pequeño?
Haz lo mismo con la carta número 2. Anota su nombre.
Escribe su significado como carta que trae retrasos.
Atendiendo a su naturaleza ¿crees que es un retraso que se
puede medir en días, en semanas, en meses o en años? Deja fluir
tu intuición y justifica tu respuesta.
48. La Sombra o el secreto
En el presente ejercicio exploraremos una de las zonas de
nuestro mundo interior más complejas y difíciles de reconocer. El
mundo de la "sombra" psíquica, del que ya hemos hablado, es
uno de los territorios psíquicos que más cuesta comprender, ya
que por su propia naturaleza, sólo tenemos un acceso parcial al
mismo.
Por explicarlo de un modo simple, la sombra psíquica es todo
aquel material que usualmente no reconocemos como propio,
aunque nos pertenezca. Es todo lo reprimido, lo escondido, lo
secreto. Es la negación de lo que nos gustaría ser o aparentar, y
suele ser también aquello que nos domina cuando tenemos
ataques de ira o cuando perdemos el control. Es, en definitiva,
uno de los símbolos más poderosos que emergen noche tras
noche en nuestros sueños.
Pero si la sombra es por su propia definición un territorio
oculto, ¿cómo observarlo o reconocerlo? Es en este plano donde
las cartas invertidas del Tarot pueden ser de gran ayuda.
El presente ejercicio, como todos los que se muestran en este
libro, puede ser repetido tantas veces como desees, y siempre te
dará claves nuevas e interesantes sobre las que reflexionar.
Separa las cartas del Arcano Mayor, que son las que vas a
usar para el ejercicio. Mientras las mezclas, piensa que ellas te
van a revelar un secreto acerca de tu mundo interior, un secreto
que te resultaría muy difícil de entender por otros medios.
Extrae una carta y si no está en posición invertida, inviértela.
Anota qué carta es.
¿Qué secreto piensas que te está revelando? Si no eres capaz
de descubrirlo, deja que la imagen de la carta quede en tu
interior y responde a esta pregunta mañana. Seguramente en tus
sueños te llegarán claves muy importantes.
Recuerda por último que cada carta del Arcano Mayor
contiene verdades ocultas acerca de tu alma. Si te atreves a hacer
este ejercicio con todos los naipes, descubrirás muchos detalles
interesantes acerca de tu ser.
49. Cambio de dirección
Observando la energía de las cartas invertidas, veremos que
en muchas ocasiones, su simbolismo se deriva de la energía del
"no". Una de las expresiones de la energía negativa es que las
cartas invertidas nos señalan el camino contrario o alternativo
para llegar a una meta.
El "camino contrario" no debe entenderse como la
imposibilidad de obtener lo que se desea o de llegar al destino
que se quiere alcanzar. A veces hay que cambiar de dirección
para poder llegar a algún lugar, puesto que el camino que
muestra nuestro ego no es el más adecuado. Esos cambios de
dirección, que son requeridos por nuestra alma, pueden muy bien
ser uno de los significados más elevados de una carta invertida en
medio de una lectura.
Para realizar este ejercicio vamos a utilizar una única carta
del Arcano Mayor. Piensa en algún acontecimiento de tu vida que
no salió tal como pensabas. Puede ser algo importante o un
asunto menor, pero debe ser algo del pasado. Meditando sobre
esta cuestión, extrae al azar una carta del conjunto de los arcanos
menores. Si está en posición normal, inviértela y obsérvala con
calma.
Siente que este naipe es un mensajero de tu alma que te trae
un raro conocimiento acerca de por qué las cosas no salieron
como deseabas.
Anota la carta que has extraído.
¿Qué enseñanza te trae? ¿Por qué fue importante ese cambio
de dirección?
Por último ¿qué regalo te trajo ese cambio de dirección? Deja
que surja una idea y mantente fiel a ella. Anótala.
50. ¿Dirección equivocada?
Las cartas del Tarot son, como ya sabemos, unas buenas
consejeras. Tan sólo tenemos que dejarlas hablar, sin imponer de
manera automática nuestra interpretación.
En este sentido, los naipes invertidos nos pueden servir para
reconocer el camino que no debemos recorrer, las direcciones
muertas, los senderos que no conducen a ninguna parte.
Así, el naipe del Sol invertido puede señalar que no es buena
idea ir directamente hacia nuestros objetivos, sino que hay que
esperar y actuar de un modo más sutil.
Para este ejercicio vamos a usar de nuevo una única carta,
que nos permitirá reconocer la variedad de significados que
podemos obtener de un solo arcano. De entre las 22 cartas del
Arcano Mayor selecciona un solo naipe que represente una idea,
proyecto o deseo que tengas en este momento en tu vida. Ten en
cuenta que, a diferencia del ejercicio anterior, ahora trabajamos
con el presente.
Anota el nombre la carta.
Observa la carta en posición normal. ¿Qué te dice acerca del
camino más positivo para alcanzar ese objetivo?
Ahora gira la carta y sitúala en su posición invertida. ¿Cuál es
la dirección equivocada o la forma errónea de alcanzar esa
meta?
Medita sobre lo que ha surgido en este ejercicio. Hay claves
muy útiles que sólo se despliegan cuando permitimos que las
cartas nos aconsejen.
51. Por exceso y por defecto
Las cartas invertidas tienen también la capacidad de
mostrarnos cuándo una energía se está mostrando en su aspecto
más excesivo, o si por el contrario, carecemos de ella. Uno de los
dos extremos de exceso y defecto puede estar presente en el
simbolismo de la carta invertida, y sólo una precisa evaluación
nos permite reconocer cuándo se está de uno u otro lado.
Así por ejemplo, el arcano del Loco invertido puede
manifestarse de manera excesiva cuando corremos riesgos
innecesarios, despreciando el peligro. En cambio, cuando se
expresa por defecto, quizás nos esté indicando que estamos
tomando una posición demasiado conservadora ante los retos que
nos presenta la vida.
Para el presente ejercicio vas a mezclar todas las cartas sin
realizar ninguna pregunta especial. Escoge dos cartas al azar, y
obsérvalas con cuidado. Si se presentan en posición normal,
inviértelas.
Anota el nombre de la carta número 1.
¿Cómo interpretarías su significado cuando manifiesta su
energía por exceso?
Interprétala en su energía por defecto.
Escribe el nombre de la segunda carta.
Interprétala de manera que su energía se manifieste por
exceso.
Y por último en su energía cuando se expresa por defecto.
52. Activo y pasivo
El simbolismo de la oposición entre actividad y pasividad es
bien conocido en la filosofías orientales, donde se expresa, por
ejemplo, en términos de Yang (parte activa, masculina) y Yin
(parte pasiva, femenina).
Aplicando esta filosofía al Tarot, podríamos ver cómo la
energía activa de un arcano se transforma en pasiva al invertirlo
(como por ejemplo en La Fuerza), o cómo la pasividad de La
Sacerdotisa se transforma en actividad al invertirla.
El ejercicio que se propone a continuación es muy sencillo.
Elige al azar dos cartas del Tarot y expresa su energía en
términos de actividad o pasividad al situarlas en posición normal
o invertida. Observa bien las cartas en su posición normal y
determina si son naipes activos o pasivos. A continuación, gíralos
y describe su significado desde la perspectiva de la posición
invertida.
Anota el nombre de la carta número 1.
¿Es activa o pasiva?
Inviértela y describe su simbolismo aplicando el opuesto
energético.
Carta número 2.
Indica si es activa o pasiva.
De nuevo, inviértela y analiza cómo cambia el significado al
cambiar la energía a su opuesto.
53. Las cartas invertidas de la Corte
Las cartas cortesanas representan, como ya sabemos, energías
que pueden ser equiparadas a seres humanos. Cada una de ellas
está teñida del color particular de su palo y del elemento que
asociamos al mismo, y cada una de ellas, tiene a su vez una
referencia de edad y sexo.
Por regla general, las Sotas representan a mujeres jóvenes. Los
Caballeros son hombres jóvenes. Las Reinas son mujeres maduras
y sabias; los Reyes, hombres en el momento de mayor plenitud.
Como ya es conocido, las cartas de Bastos pertenecen al
elemento fuego, las de Copas al agua, las Espadas están
conectadas con el aire y los Pentáculos u Oros son de la tierra.
Ahora bien, ¿qué puede añadir a su significado el hecho de
que una carta esté invertida? Las posibilidades son múltiples, pero
aquí te propongo experimentar con la edad o con el sexo del
personaje.
Escoge al azar 2 cartas cortesanas del conjunto de 16 naipes
de la Corte y contesta a las siguientes preguntas.
Escribe el nombre de la primera carta.
Cambia el sexo de la carta siguiendo el siguiente esquema. Si
es una carta femenina, intenta pensar cómo esa mujer expresaría
su energía de un modo "masculino" y viceversa con las cartas
masculinas.
Escribe el nombre de la segunda carta.
Cambia ahora la edad del protagonista. Si es una carta
juvenil, ¿cómo expresaría su energía si fuera un joven con una
gran madurez interior? Si es una carta madura ¿cómo se
mostraría esa persona si intentara ser más juvenil?
54. Mirar por segunda vez
Como habrás podido observar a lo largo de este capítulo, la
profundidad de significados que encontramos en las cartas
invertidas puede ser de gran utilidad para enriquecer nuestras
lecturas del Tarot. En esencia, una carta invertida nos invita a
mirar con más cuidado el simbolismo del naipe: qué nos muestra
y qué nos propone.
El presente ejercicio te ayudará a liberar tu intuición y tu
capacidad creativa para desentrañar un poco más profundamente
los enigmas de las cartas invertidas. Para realizarlo te recomiendo
que tomes una carta cualquiera del conjunto de los Arcanos
Mayores, aunque realmente se puede llevar a cabo con cualquier
naipe del Tarot.
Extrayendo una carta al azar, debes observarla primero en su
posición normal. Intenta ver qué frase, idea o concepto trae a tu
mente. Posteriormente, gírala a su posición invertida. Trabajando
sobre el concepto que acabas de pensar, intenta elaborarlo de un
modo más profundo o significativo. Vuelve a ponerla en posición
normal y profundiza aún más. Inviértela a continuación y observa
qué trae a tu mente. Puedes seguir tantas veces como quieras
aunque es suficiente con que lo hagas dos veces con cada naipe.
Este ejercicio requiere una gran capacidad de concentración,
pero te puede ayudar de un modo muy preciso a mejorar tus
lecturas del Tarot.
Extrae por tanto una carta. Anota su nombre.
Ofrece un significado en posición normal.
Ahora inviértela y profundiza en el mismo. ¿Qué te sugiere?
Usa cualquiera de los métodos que has aprendido hasta ahora.
Vuelve a ponerla en posición normal y sigue indagando. ¿Qué
expresa ahora la carta? ¿En qué has profundizado en su
interpretación?
Por último, vuelve a invertirla y mira a ver qué te sugiere esta
vez.
Si realizas este ejercicio con más de un naipe descubrirás una
gran cantidad de significados que no están incluidos en ningún
libro del Tarot.
55. Rectificando la carta invertida
En este ejercicio vamos a seguir la senda del tema que hemos
tratado anteriormente, cuando observamos cómo se modifica el
simbolismo de una carta al girarla en repetidas ocasiones. Lo que
haremos a continuación es aprender a "mejorar" o "desarrollar
positivamente" una carta invertida. Esta técnica que
denominaremos "rectificación de la carta", será muy útil en
nuestras lecturas, puesto que nos permitirá encontrar una
respuesta positiva y evolutiva a partir de las invertidas.
Para rectificar una carta invertida se puede utilizar tanto la
misma carta como otra diferente. En el primer caso, pondremos
en práctica lo aprendido en el ejercicio anterior. Es decir, que al
surgir la invertida en una lectura, la interpretamos y a
continuación la giramos para ver cómo podría ofrecernos su
mejor potencial en la posición normal.
En el segundo caso, que es el que vamos a desarrollar ahora,
usamos una carta de ayuda para enfocar mejor la energía
invertida. Para ello puedes usar todo el mazo de cartas, que
debes mezclar y del que extraerás un naipe mientras piensas en
cualquier tema de tu interés.
Si el naipe está en posición normal, inviértelo y obsérvalo con
detenimiento. Anota el nombre de la carta en tu cuaderno.
Escribe una breve interpretación de la misma en su posición
invertida, usando cualquiera de los métodos que has aprendido
en este capítulo.
Ahora piensa que vas a extraer una carta que te ayude a
rectificar a la anterior (explicando cómo mejorarla, aconsejando,
señalando cuál es el camino más adecuado, cómo superar el
retraso que anuncia la invertida, etc.). Extrae una carta y
obsérvala en su posición normal. Anota qué carta es.
¿Cómo crees que esta carta puede rectificar a la anterior?
¿Cómo la puede mejorar? ¿Qué consejo te puede aportar?
Este método, que no es otro que el de obtener una carta que
clarifique a cualquiera de las que se extrae en una tirada, es muy
útil, y te servirá a la hora de enfrentarte con éxito al reto que
siempre suponen las cartas invertidas.
Relaciones entre cartas
En el presente capítulo nos introducimos de lleno en el mundo
de las relaciones entre las cartas, ya que aunque en algunos
casos se hacen tiradas de un solo naipe, lo normal a la hora de
trabajar con el tarot es contar con varias cartas en una tirada.
Es importante entender que en una tirada, los naipes no se
pueden leer de un modo individual, sino que deben ser
analizados como parte de un todo. Las cartas se relacionan entre
sí, y no sólo nos aportan información a partir de sus significados
individuales, sino que se enriquecen con el contacto con otros
naipes que refuerzan o matizan su impacto.
Como he observado a lo largo de los años, en los diferentes
talleres y clases que he impartido, este es uno de los aspectos que
más dificultad suelen causar a los aprendices del tarot. Entender
las cartas, captar sus significados individuales, suele ser
relativamente fácil para la mayor parte de las personas. No en
vano, los propios diseños de las cartas son de gran ayuda, tanto
en el caso de los Arcanos Mayores como en el de los Menores.
Ahora bien, cuando dos o más cartas forman parte de una tirada,
no pueden ser leídas como entes autónomos, ya que no son
piezas individuales y descontextualizadas. Todas las cartas de
una tirada forman parte de un significado mayor, que debe ser
entendido como tal.
Una forma simple de entender este concepto puede ser a
través de un ejemplo. Las personas somos seres individuales,
conscientes de nuestra propia personalidad y generalmente
conocedores de nuestros límites físicos, emocionales y mentales.
Ahora bien, cuando dos personas forman una pareja, y aún más
cuando esa pareja se transforma en una familia a través de los
hijos que pueden tener en común, están generando una entidad
nueva: la pareja o la familia, que sobrepasa el ámbito de lo
individual. Uno ya no es un ser individual, aunque lo siga siendo,
y pasa a ser un individuo en relación con el ser que tiene al lado.
La familia está compuesta de personas, pero es mucho más que
una suma de individualidades. Es un ente con vida propia.
Del mismo modo, podemos ver al naipe del Loco como un
caminante solitario. Pero no es lo mismo que el Loco se dirija
hacia la Torre, dentro de una tirada, que lo haga hacia el arcano
del Mundo. Son historias con final diferente, lo que nos permite
pensar que las motivaciones del Loco no son las mismas en uno u
otro caso.
En este capítulo te propongo una serie de ejercicios que te
ayudarán a establecer relaciones entre las cartas, a conectarlas
entre sí en niveles simbólicos más profundos. Se trata de un
aprendizaje imprescindible para poder realizar tiradas con éxito.
Relacionando dos cartas
56. El diálogo entre dos cartas
Para este ejercicio vas a utilizar únicamente los dieciséis
arcanos correspondientes al grupo de las cartas cortesanas. Es
decir, que debes tomar tu mazo de cartas y separar las sotas,
caballeros, reinas y reyes correspondientes a los cuatro palos del
arcano menor.
Toma esas dieciséis cartas y mézclalas boca abajo. Extrae dos
naipes al azar. Para este y los ejercicios que se detallan en este
capítulo no te recomiendo que uses cartas invertidas, así que si
aparecen en esta forma, colócalas en posición normal.
Sitúalas boca arriba frente a ti, una al lado de la otra e
imagina que los dos personajes que tienes delante son dos
personas. A continuación plantea un tema cualquiera y piensa
qué opiniones tendrían esas personas (de acuerdo a sus
características según su rango y palo). Los temas que puedes
proponer son tanto cuestiones de carácter personal como por
ejemplo un asunto de actualidad.
Por ejemplo, supongamos que extraes al Rey de Bastos y a la
Sota de Oros y les propones debatir acerca de las redes sociales
en internet. Pues bien, piensa qué opinaría cada uno y crea un
diálogo entre ambos personajes.
Siguiendo el ejemplo, quizás el Rey sea más reacio, por edad,
a usar las redes sociales, mientras que la Sota parece más
dispuesta a ello. En cambio, ambos ven algo positivo en las
mismas. Para el Rey de Bastos, es una oportunidad de conocer a
más personas, de abrirse a nuevas experiencias. Para la Sota de
Oros, puede ser una buena ocasión para dar publicidad a un
negocio y generar ingresos.
Anota los nombres de las dos cartas, así como el tema a
tratar.
Carta 1.
Carta 2.
El tema a tratar es el siguiente:
Escribe ahora cinco ideas o argumentos que cada uno de los
personajes introducirían en el debate. Intenta buscar tanto los
puntos que tengan en común como aquellos en los que puedan
disentir. Deja correr tu imaginación, pero intenta ser fiel a la
energía inherente a cada una de las dos cartas.
57. Regalos entre naipes
En este ejercicio, como en el anterior utilizaremos solamente
los dieciséis arcanos del grupo de las Cartas Cortesanas.
Extrae dos cartas al azar y sitúalas de nuevo, una al lado de
la otra. Anota sus nombres.
Imagina ahora que cada de ellas tiene un regalo que dar a la
otra, un regalo que se relaciona con sus características propias.
Imagina qué regalo puede ser. Usa tu imaginación y descríbelo
en tu cuaderno.
A continuación, piensa con qué intención se hace ese regalo:
¿es un regalo desinteresado o más bien persigue un interés?
Justifica tu respuesta.
Observa cómo toma la otra carta ese regalo. ¿Lo acepta con
facilidad o con recelos? ¿Lo rechaza? ¿Está dispuesta a devolver
el regalo con otro mejor o simplemente lo toma y se lo guarda?
¿Es una persona agradecida o desagradecida?
Anota todas las ideas que se te ocurran sobre el particular.
58. Negociando para un bien común
El presente ejercicio es similar al anterior y, como éste, ayuda
a conectar el simbolismo de dos cartas, siendo un paso previo a
las lecturas que realizarás más adelante.
Mezcla todas las cartas del Tarot y extrae dos naipes al azar.
Sitúalas una junto a la otra, boca arriba y frente a ti.
Imagina ahora que ambas cartas son dos amigos que quieren
lograr un objetivo en común.
Escribe el nombre de las dos cartas en tu cuaderno.
Piensa qué objetivo común buscarían ambas cartas. Anótalo.
¿Qué puede aportar cada carta para lograr ese objetivo?
Escribe qué obtendrían ambas cartas si lograran el objetivo.
Tanto por separado como en conjunto.
Anota qué problemas pueden surgir en ese intento, atendiendo
siempre a la naturaleza de ambas cartas.
59. Interpretando dos cartas: lo oculto y
lo manifiesto
Siguiendo el esquema de trabajo que ya vimos en el ejercicio
56 ("El diálogo entre dos cartas"), vamos a realizar tres ejercicios
que nos ayudarán a interpretar dos cartas que se relacionan entre
sí. Si bien en el ejercicio mencionado desarrollamos una prueba
de imaginación libre, realizando un diálogo figurado entre dos
naipes cortesanos, en el actual nos acercaremos un poco más a la
interpretación que realizaremos usualmente en una lectura del
Tarot.
Mezcla el mazo completo de cartas y extrae, sin pensar en
nada concreto, dos naipes al azar. Ubícalos frente a ti y
obsérvalos con atención.
Para los propósitos de este ejercicio, estas cartas van a
simbolizan lo siguiente:
1. La primera carta extraída, que ubicarás a tu izquierda
señala la parte desconocida de un acontecimiento cualquiera.
Usa tu imaginación e inventa una situación y un significado que
encaje con este concepto.
2. La segunda, que se sitúa a su derecha, representa la parte
manifiesta, evidente de ese mismo acontecimiento.
Anota los nombres de ambas cartas en tu cuaderno.
Realiza a continuación una interpretación de ambas cartas
teniendo en cuenta su significado individual y el de las posiciones
que ocupan. Explica una carta en función de la otra. Es decir,
señala cómo lo oculto intenta manifestarse en la carta de la
derecha y cómo ésta oculta lo que está a su izquierda. Procura
integrar la interpretación, de manera que tenga sentido al ser
leída.
Por ejemplo, si la primera carta es el 4 de Oros y la segunda,
el 5 del mismo palo, puedes interpretar cómo una actitud de
tacañería interior acaba produciendo la miseria económica de
una persona, y cómo a su vez, esta pobreza la vuelve aún más
avara.
60. Interpretando dos cartas: lo positivo y
lo negativo
En este ejercicio vamos a seguir con el tipo de trabajo que
realizamos en la práctica anterior, intentando conectar la
interpretación de dos naipes cualesquiera del Tarot.
Piensa en un tema que no sea importante para ti. Puede ser
una cuestión de actualidad o un problema menor de tu vida.
Mezcla las cartas del Tarot y extrae dos cartas al azar.
Escribe los nombres de ambas cartas en tu cuaderno.
Interpreta ambas cartas analizando su significado individual y
su posición, siendo la carta 1, el aspecto positivo del problema, y
el 2, el negativo. Ambos aspectos deben ser evidentes a la hora
de observar e interpretar las cartas. Integra la interpretación en un
solo texto, en el que ambos naipes adquieran sentido al ser leídos
en conjunto.
Por ejemplo, si la primera carta es la Estrella y la segunda la
Muerte, puedes explicar cómo la confianza en algo superior nos
ayuda a superar los cambios de la vida, y cómo la certeza de
que los ciclos acaban nos permite ser más conscientes y disfrutar
de los momentos positivos de la vida.
61. Interpretando dos cartas: el individuo
y el colectivo
Para realizar este ejercicio con dos cartas, vamos a trabajar la
interpretación de dos naipes relacionadas con el individuo y todo
lo que le rodea.
Piensa en una persona que conozcas y extrae de nuevo dos
cartas al azar. Esa persona no debes ser tú. Como en los dos
ejercicios anteriores, ubica la primera a la izquierda y la segunda
a la derecha, boca arriba y en posición normal.
Escribe los nombres de las dos cartas según el orden en que
han sido extraídas.
Realiza una interpretación en conjunto de ambas cartas,
teniendo en cuenta que la primera se relaciona con el individuo y
la segunda con el colectivo que le rodea. Integra ambas cartas en
un único texto, de manera que cada una se explique de acuerdo
a la otra.
Por ejemplo, si la primera carta es el 5 de Espadas y la
segunda el 5 de Bastos puedes explicar cómo una actitud atrevida
y grosera por parte de alguien puede crear conflictos con el
entorno, y la manera en que un entorno hostil puede sacar lo peor
de cualquier individuo.
62. Una carta ayuda a otra
En muchas ocasiones, cuando estamos haciendo una lectura,
encontramos que una carta no nos aclara demasiado el sentido
de lo que estamos cuestionando. Esto se debe a que algunos
naipes pueden ser demasiado ambiguos en su espectro de
significados, o bien puede que tengamos un bloqueo particular a
la hora de cuestionar un tema.
Una solución posible para esta dificultad consiste en extraer
una carta de ayuda, es decir, un naipe que clarifique, profundice
o matice el arcano extraído en primer lugar.
En el presente ejercicio vamos a practicar este tipo de ayudas.
Piensa en una pregunta sencilla, que no sea demasiado
importante y que pueda tener una respuesta fácil. Procura que no
sea una pregunta que pueda ser contestada con un "sí" o un
"no", sino que dé pie a un poco más de análisis.
Mezcla las cartas y, pensando en tu cuestión, extrae un naipe.
Obsérvalo detenidamente. A continuación extrae otra carta que
clarifique y profundice en el significado del primero.
Escribe qué cartas son y cuál es tu interpretación. Aclara cómo
la segunda aclara el sentido de la primera o lo matiza.
Repite este ejercicio tantas veces como puedas, pensando en
cualquier tema, incluso en asuntos de índole social o en noticias
actuales. Lo importante es que aprendas cómo una carta aclara el
sentido de otra y te familiarices con esta práctica.
Relaciones entre tres cartas
63. Crear una historia con tres cartas
Si en ejercicios anteriores aprendimos a crear cuentos con una
carta, tanto de manera fantasiosa como ajustada a los hechos de
nuestra propia vida, en el presente vamos a seguir trabajando ese
tema, sólo que añadiendo algo más de complejidad al relato. Así,
introducimos el tema de las relaciones entre tres cartas del Tarot.
Como saben todos los novelistas y guionistas, una buena
historia consta al menos de tres partes: el planteamiento o
presentación, el nudo o problema y el desenlace o solución.
Así por ejemplo, en el cuento clásico de Caperucita Roja de
los hermanos Grimm:

Planteamiento: Caperucita es enviada al bosque por su


madre, para que lleve comida a su abuelita que vive allí.
Nudo: El lobo engaña a la niña, devora a la abuelita y
pretende hacer lo mismo con Caperucita, que grita de terror.
Desenlace: El leñador acude a socorrer a la niña, mata al
lobo y abriéndole la barriga, extrae a abuela sana y salva.

En este ejercicio vas a crear una historia con tres cartas,


siguiendo este esquema. Así que mezcla las cartas y extrae al
azar tres de ellas. Situándolas de izquierda a derecha, estas
representan el planteamiento, el nudo y el desenlace de tu
historia.
Ten en cuenta que el cuento debe ser coherente y debe tener
en cuenta a las tres cartas extraídas. No se trata de hacer aquí
interpretaciones aisladas, sino como estamos aprendiendo en este
capítulo, a crear un relato coherente que una a todas las cartas.
Anota las tres cartas en tu cuaderno, especificando el papel de
cada una en la historia.
Piensa una historia que englobe las tres cartas y relátala en
voz alta. Usa tu imaginación. Si es posible, grábate, para que
puedas escucharte después.
64. Construyendo frases con tres cartas
Este ejercicio te ayudará a mejorar tu técnica de "relato" del
Tarot, puesto que utiliza tres cartas, extraídas al azar, para
construir frases o pequeñas historias. Realiza esta práctica tantas
veces como desees, de modo que puedas mejorar tu técnica
narrativa.
El ejercicio es muy simple. Consiste en extraer al azar tres
naipes del Tarot completo (arcanos mayores y menores) y seguir
con ellos la estructura sintáctica básica de una frase: Sujeto +
Verbo + Objeto. En esta estructura:

El Sujeto es quien realiza la acción (por ejemplo, El Mago:


"un hombre").
El Verbo es el tipo de acción que se realiza (por ejemplo, 7
de bastos: "pelea y se defiende").
El Objeto es aquello que recibe la acción, que es
modificado por ella, o bien el objetivo (por ejemplo, 5 de
bastos: "para liberarse de unos enemigos").

Así que la frase completa sería: "Un hombre pelea y se


defiende para liberarse de unos enemigos".
Extrae a continuación tres cartas al azar y crea una estructura
coherente de este tipo:
Carta 1.
El Sujeto es...
Carta 2.
El Verbo es...
Carta 3.
El Objeto es...
Escribe la frase completa (Sujeto + Verbo + Objeto).
Relaciones entre múltiples cartas
65. La historia de cada palo del Tarot: Los
Bastos

Con este ejercicio vamos a iniciar una serie de cuatro en el


que desarrollaremos el conocimiento de cada uno de los palos del
Tarot. La idea que está detrás de estos cuatro ejercicios consiste
no sólo en reconocer el significado de cada arcano dentro del
conjunto de las Cartas numeradas, sino en aprender a crear
historias que permitan combinar unas cartas con otras.
Comenzaremos trabajando con el palo de los Bastos. Estas
cartas nos hablan de una historia de lucha, de resistencia y de
éxito.
Coloca todas las cartas numeradas, desde el 2 hasta el 10 de
Bastos sobre la mesa, siguiendo su orden natural o en sentido
inverso, desde el 10 en orden hasta el 2. Observa las cartas y
construye en tu mente una historia que contenga todas las cartas.
Escríbela brevemente en tu cuaderno.
66. La historia de cada palo del Tarot: Las
Copas
En este ejercicio continuamos con la tónica de trabajo del
anterior. Ahora nos ocuparemos del palo de Copas.
Las cartas de Copas nos cuentan una historia emocional y
familiar.
Ubícalas por orden sobre tu espacio de trabajo y escribe una
historia que las agrupe por su orden natural (del 2 al 10) o en
sentido inverso (del 10 al 2). Ten presente que ninguna carta
puede quedar fuera y que la historia debe ser plenamente
coherente.
67. La historia de cada palo del Tarot: Las
Espadas
Las Espadas son el siguiente palo que vamos a trabajar en
este ejercicio. Como en los anteriores, usaremos las cartas
numeradas, desde el 2 hasta el 10, en su orden natural o en
orden inverso.
Estas cartas nos presentan un cuento de dolor, traiciones y
exilios.
Piensa qué historia puedes crear con estas nueve cartas y
escríbela brevemente en tu cuaderno.
68. La historia de cada palo del Tarot: Los
Oros
Para finalizar con el estudio de las cartas numeradas, vamos a
desarrollar la historia del palo de Oros, también llamados
Pentáculos.
Las cartas de este palo del Arcano Menor nos presentan una
historia que tiene que ver con el trabajo, la riqueza, la pobreza y
la generosidad.
Sitúa las cartas en su orden natural o inverso, desde el 2 hasta
el 10 de Oros y piensa qué historia coherente puedes crear con
estas cartas. Escríbela brevemente en tu cuaderno.
69. Creando historias largas
Este ejercicio, similar al de "Crear historias con tres cartas"
(número 63), te permitirá crear un cuento complejo con la ayuda
de diversos naipes del Tarot. Para realizarlo necesitas disponer de
aproximadamente una hora de tiempo, aunque algunas personas
necesitarán algo más.
Deberás contar con una superficie amplia, como una mesa
grande o simplemente en el suelo. Extiende las cartas del Tarot
boca arriba, de manera que puedas verlas todas de un solo
vistazo. De entre todas las cartas, vas a elegir aquellas que te
permitan crear diversos cuentos. El número mínimo de cartas por
cada uno de los cuentos que vas a crear es de cuatro naipes. El
máximo será de ocho naipes.
Para escoger el tema de los cuentos, te sugiero que elijas tres
de entre los que se listan a continuación:

Una historia de superación personal.


Una historia de amor y/o desamor.
Un relato sobre el efecto del dinero y la riqueza en la vida de
las personas.
Un cuento sobre relaciones de poder y sumisión.
Un relato acerca de descubrir los propios límites.
Un cuento de amistad y generosidad.
Una historia de cambios, sorpresas y magia.
Un relato de elevación espiritual.

Una vez hayas elegido tus tres temas, escoge las cartas que te
permitan contar cada uno de ellos, sin repetir los naipes. Sitúalos
por orden, formando tres filas, una por cada cuento. Es
importante tener en cuenta que el objetivo de este ejercicio es
crear historias, no elegir cartas similares. Así que necesitas cartas
que te ayuden a construir un esquema de planteamiento, nudo y
desenlace.
Si te es posible, grábate, o ten a una persona amiga que te
escuche. Relata cada uno de los cuentos de viva voz. Explica en
primer lugar la temática de cada uno y haz referencia al dibujo
de carta mientras hagas tu narración.
Al finalizar, escucha lo que has grabado o escucha la opinión
de tu amigo. En este caso, valora, sobre todo, la fluidez a la hora
de narrar las historias, más que la originalidad de las mismas.
70. Integrando los grupos de cartas en
una lectura básica
En este ejercicio, que supone un puente entre esta sección del
libro y la próxima, vamos a realizar una lectura muy básica. Aquí
aprenderemos a integrar los cuatro grandes grupos de cartas e
intentaremos realizar una lectura coherente, que te permita
adquirir la confianza que necesitas para acometer las lecturas que
aprenderemos en el siguiente capítulo. Para realizarlo, divide el
mazo de cartas en los cuatro grupos fundamentales, que son:

Arcanos Mayores (22 naipes)


Ases (4 naipes)
Cartas Cortesanas (16 naipes)
Cartas Numeradas (36 naipes)

Piensa en un tema que quieras explorar en este momento.


Debe ser un tema que te permita realizar preguntas como las
siguientes: ¿Quién? ¿Qué? ¿Por qué? Y ¿dónde?
Mezcla cada uno de los cuatro grupos de cartas por
separado. Pensando en el tema que has escogido, extrae una
carta de cada grupo. Situándolos en el orden que se indica a
continuación, escribe el nombre de la carta extraída y contesta lo
que se te pide con una frase breve.
La Carta Numerada es:
¿Qué? (cuál es el tema esencial, visible o invisible, que se
relaciona con la pregunta)
La Carta Cortesana es:
¿Quién? (qué persona está implicada o quién tiene la clave o
la respuesta)
El Arcano Mayor es:
¿Por qué? (cuál es el motivo, cuál es el aprendizaje)
El As es:
¿Dónde? (en qué ámbito se desarrolla el tema, o en cuál se
verá la respuesta)
Tiradas
En el mundo del Tarot, denominamos "lectura" al hecho de
usar las cartas de un modo consciente y metódico para conocer la
respuesta a nuestras preguntas. Por regla general, las lecturas se
realizan en el marco de una "tirada", es decir, disponiendo las
cartas en un esquema ya establecido, en el cual cada posición
tiene un significado prefijado.
De este modo, cuando el tarotista extrae cada una de las
cartas necesarias para realizar una tirada, estará pensando tanto
en la pregunta formulada como en el sentido particular que ese
naipe tendrá dentro del esquema general.
A la hora de leer o interpretar una tirada de cartas es
importante entender que cada naipe suma, a su significado
propio, el de la posición en que se encuentra. Afortunadamente,
los ejercicios que has venido realizando a lo largo de este libro te
han preparado para hacer esa lectura combinada.
En el presente capítulo realizarás diversas tiradas con las
cartas. El número de tiradas posibles es casi infinito, pero para los
propósitos del aprendizaje hemos seleccionado un número amplio
y suficiente de ellas, de modo que puedas practicar con varios
tipos de lecturas. Estas tiradas se han ordenado siguiendo un
criterio que va desde lo más fácil, con un pequeño número de
cartas, hasta las lecturas más complejas.
Las tiradas con tres cartas representan uno de los métodos más
simples y eficaces para introducirnos en el mundo de la lectura
del Tarot. Usar tres cartas nos permite alcanzar una cierta
profundidad en la lectura, al tiempo que mantenemos una gran
claridad, ya que la visión no se dispersa con muchos detalles.
Las lecturas de tres naipes pueden seguir varios esquemas que
estudiaremos detenidamente. Siguiendo el orden de extracción de
las cartas, estos pueden ser:

1–2–3
1–3–2
3–2–1

A continuación, en un nivel de complejidad creciente,


seguiremos con tiradas que usan cuatro, cinco o siete cartas.
Dedicaremos un espacio a la tirada de diez cartas más conocida
y versátil: la Cruz Celta. Para finalizar, expondremos dos tiradas
que se realizan con múltiples naipes.
Eres libre de usar las cartas invertidas en estas lecturas. Ahora
que conoces su potencial, debes decidir si quieres contar con ellas
o prescindir de sus servicios. Mi consejo es que pruebes a usarlas
en unos casos y a ignorarlas en otros, hasta que descubras cuál
es tu posición con respecto a las mismas.
Te recomiendo también que dediques un tiempo para realizar
todos los ejercicios de esta sección. El número de tiradas que
analizaremos es considerable y cada una de ellas requiere una
buena inversión de tiempo y energía. Si lo deseas, puedes saltarte
alguna para volver a ella en un futuro.
Tiradas con tres cartas
71. Pasado, presente y futuro
La tirada del pasado, presente y futuro es una de las más
fáciles de realizar con tres cartas. Como es lógico, esta tirada
sigue el esquema 1-2-3 (Fig. 5), marcando de izquierda a
derecha el paso del tiempo.

Figura 5. Tirada según el esquema 1-2-3

De este modo, el orden de las cartas y sus significados son los


siguientes:

1. El pasado.
2. El presente.
3. El futuro probable.

Realiza a continuación una tirada de este tipo. Piensa en un


tema cualquiera de tu vida (no tiene por qué ser muy importante)
y explora su pasado, presente y el futuro probable. Anota las
cartas y proporciona un breve significado a la lectura.
Carta 1:
El pasado:
Carta 2:
El presente:
Carta 3:
El futuro probable:
72. Tres opciones
En esta tirada exploramos diversas opciones que pueden
aplicarse a la solución de un problema determinado. Aunque en
este caso vamos a estudiar tres posibilidades, el número de cartas
que puedes extraer dependerá de las opciones que estés
considerando (dos, tres, cuatro, cinco, etc.). El orden en este tipo
de tiradas de opciones es siempre lineal de izquierda a derecha.
Es decir, es una tirada que sigue el conocido esquema de 1-2-3.
Así que piensa en algún tema que quieras exponer al Tarot,
algún tipo de decisión que no sea de vital importancia, y elabora
una lista de tres opciones posibles. Extrae una carta para cada
opción. Anótalas e interpreta el resultado.
El problema es:
Opción 1:
Carta 1 Extraída:
Mi interpretación:
Opción 2:
Carta 2 Extraída:
Mi interpretación:
Opción 3:
Carta 3 Extraída:
Mi interpretación:
73. Cuerpo, mente y espíritu
Otra aplicación de las tiradas que siguen el esquema 1-2-3
consiste en indagar en las tres esferas del ser humano: cuerpo,
mente y espíritu. Esta tirada es muy adecuada para reconocer
cómo se encuentra una persona en un momento determinado.
Su realización es muy simple, ya que consiste en tener en
mente a la persona y extraer tres cartas. Mientras las vas
seleccionando, piensa en las tres esferas que quieres preguntar.
Por ejemplo:

1. ¿Cómo se encuentra [nombre] a nivel físico?"


2. ¿Cuál es el estado de su mente?
3. ¿Cómo está en el plano espiritual?

Piensa en una persona, que puedes ser tú o alguien cercano a


ti. Extrae tres cartas por orden y anota sus nombres, así como una
interpretación sucinta de las mismas enfocada siempre al
momento presente:
Carta 1:
Interpretación aplicada al Cuerpo:
Carta 2:
Interpretación aplicada a la Mente:
Carta 3:
Interpretación aplicada al campo Espiritual:
74. Tu máximo potencial
A través de esta lectura puedes explorar el máximo potencial
al que puedes llegar o la meta más alta que puedes alcanzar en
relación a un tema importante de tu vida.
Como en todas las lecturas que se desarrollan en este
apartado, usarás tres cartas, las cuales se disponen siguiendo el
esquema 1-2-3.
El significado de las cartas es el siguiente:

1. La persona, el problema, la pregunta.


2. El camino actual, el resultado si no se realiza ningún
cambio.
3. El máximo potencial, el resultado que se obtiene cuando
se intenta alcanzar el resultado más elevado, la mejor
solución al problema.

A continuación te propongo realizar una lectura de este tipo.


Elige un tema en el que puedas desarrollar dos caminos, uno más
simple y de menos esfuerzo, y otro más elevado o que te obligue
a un desempeño más elevado. Pensando en él, extrae tres cartas
y analízalas a continuación.
Carta 1:
El problema o la pregunta es...
Carta 2:
El camino actual conduce a...
Carta 3:
La mejor solución o el mejor resultado es...
75. Tomando decisiones con tres cartas
Como sabemos, el Tarot es una excelente herramienta para
tomar decisiones, ya que nos puede ayudar a ver la parte positiva
y la negativa de una determinada idea.
Como es lógico, hay que entender que si bien las cartas
pueden ser muy buenas consejeras, nunca debemos tomar sus
preceptos al pie de la letra. El sentido común es esencial tanto
para manejar las cartas como para la vida en general.
Para realizar este tipo de lecturas introduciremos el esquema:
1-3-2 (Fig. 6). Aquí, el significado de las cartas es:

1. Izquierda. La parte positiva, lo que nos ayuda.


2. Derecha. La parte negativa, lo que nos entorpece.
3. Centro. El consejo, la solución.
Figura 6. Tirada según el esquema 1-3-2

El ejercicio consiste en pensar en una decisión poco


importante que debas tomar. Extrae tres cartas, anótalas e
interprétalas en tu cuaderno.
Carta ubicada a la Izquierda:
La parte positiva es:
Carta situada a la Derecha:
La parte negativa es:
Carta Central:
El consejo o la solución es:
76. Las dos partes de una relación
Esta tirada está especialmente indicada para profundizar en
las dudas que surgen en el seno de las relaciones personales. Con
ella seguimos el esquema: 1-3-2.
El significado de las posiciones es:
Izquierda. El consultante. Mi parte en la relación, mis
deseos, mi comportamiento, etc.
Derecha. La pareja. La parte de la otra persona, sus deseos,
su comportamiento, etc.
Centro. La relación como un todo. Cómo funcionamos
cuando estamos juntos, adónde podemos llegar, nuestro máximo
potencial, etc.
El ejercicio consiste en pensar en una relación que estés
viviendo en este momento. Puede ser una relación familiar,
amistosa, profesional o amorosa. Extrae tres cartas, anótalas e
interprétalas.
Carta situada a la Izquierda:
La parte del consultante:
Carta ubicada a la Derecha:
La parte de la pareja:
Carta Central:
La relación como un todo:
77. El puente
Esta tirada, que sigue el esquema 1-3-2, es una alternativa a
aquellas que sirven para conocer los pros y los contras de una
decisión. En este caso, la tirada nos permite saber cuál es el paso
intermedio entre la situación actual y una situación futura que
deseamos alcanzar.
En esta tirada, la carta intermedia (3), se ubica en una
posición de "puente" entre los naipes de los extremos. Para
reforzar esta idea, la situaremos en posición horizontal (Fig. 7).

Figura 7. Tirada del puente

El significado de las cartas es el siguiente:


1. Dónde estás. El lugar físico, emocional o espiritual en el
que te encuentras actualmente
2. Adónde quieres llegar. La meta, el deseo, el nuevo
lugar, el nuevo sentimiento.
3. El Puente. Qué es lo que te permitiría ir de un punto a
otro, el consejo, la energía que puede venir en tu ayuda.
Piensa, por tanto en una situación en la que te pueda ser de
utilidad una tirada de este tipo, una tirada en la que puedas
analizar dónde estás, hacia qué lugar o estado te puedes mover y
cuál es el puente que hay entre una orilla y la otra.
Extrae tres cartas del Tarot y, pensando en el significado de
cada posición escribe tus impresiones:
Carta 1 (dónde estás):
Interpretación:
Carta 2 (adónde quieres llegar):
Interpretación:
Carta 3 (el puente):
Interpretación:
78. Del pasado al presente
Esta interesante tirada sigue el esquema 3-2-1, en el que las
cartas se extraen y se ubican de derecha a izquierda (Fig. 8). El
sentido aquí es el de seguir la cadena de acontecimientos que
dan como resultado aquello que estás viviendo en el momento
actual.

Figura 8. Tirada según el esquema 3-2-1

Para que se entienda con claridad, este es el significado de


cada posición:
1. La situación actual, el problema, la pregunta.
2. La causa que ha originado ese problema, los
antecedentes.
3. La causa de la causa, lo que está en el inicio del
problema.
Esta tirada puede ser útil para conocer los pasos previos que
han producido un resultado que estamos viviendo actualmente y
es muy apropiada para ampliar nuestra comprensión de cualquier
conflicto que nos aqueje en el presente.
Por ejemplo, una pregunta que se puede hacer es: "¿Qué ha
causado el conflicto entre esta persona y yo?" Aquí la carta 1
señala el conflicto, la número 2, los antecedentes inmediatos y la
carta 3 las raíces profundas del problema.
El ejercicio consiste en pensar en un problema o cuestión que
te afecte actualmente y explorar, mediante esta tirada, las causas
inmediatas y profundas del mismo.
Carta 1:
La situación actual:
Carta 2:
La causa:
Carta 3:
La raíz profunda:
Tiradas con cuatro cartas
79. Las Cuatro Fases de la Luna
La presente tirada, creada exclusivamente para este libro, te
servirá para trabajar con la energía de las cartas invertidas.
Como sabes, el simbolismo de las mismas puede ser muy variado,
dependiendo de lo que ellas te sugieran en un momento
determinado.
En la presente tirada vamos a forzar la presencia de cartas
invertidas, al tiempo que aprendemos a incorporar su simbolismo
dentro de una lectura del Tarot.
El tema de la lectura se inspira en las cuatro fases de la luna y
en la energía que tradicionalmente se asocia a cada una de ellas:

Luna Nueva. Inicio de un proyecto, nuevas energías,


magia y misterio.
Cuarto Creciente. Energías en aumento, crecimiento, auge,
manifestación.
Luna Llena. El momento de más energía, la manifestación
plena, brillo, expresión.
Cuarto Menguante. Energías que decrecen, introspección,
silencio, recoger los frutos.

Para realizar esta tirada (Fig. 9), escoge un tema o proyecto


sobre el que quieras consultar. Puede ser un proyecto propio o de
otra persona. Mezcla las cartas del Tarot y extrae cuatro naipes,
meditando o visualizando las cuatro fases de la Luna. Si lo deseas
puedes ubicar tu Significador en el centro de la misma.
Figura 9. Tirada de las Cuatro Fases de la Luna

Sitúa las cartas de la siguiente manera (independientemente


de cómo surjan):

La Luna Nueva y Cuarto Menguante sitúalas en posición


invertida.
El Cuarto Creciente y la Luna Llena en posición normal.
Anota las cuatro Cartas y la interpretación que realices sobre
las mismas, teniendo en cuenta la energía de la Luna en cada
posición:
Carta de la Luna Nueva:
Interpretación:
Carta de la Luna en Cuarto Creciente:
Interpretación:
Carta de la Luna Llena:
Interpretación:
Carta de la Luna en Cuarto Menguante:
Interpretación:
80. Tirada de las cuatro direcciones
Esta es la primera de dos tiradas chamámicas que voy a
presentarte en este libro. Como es sabido, el chamanismo es una
vía de conocimiento espiritual ancestral que se relaciona con los
estados de éxtasis y con la profunda conexión con la naturaleza
en todas sus formas.
Actualmente, las técnicas chamánicas perduran en algunos
pueblos tradicionales a lo largo del planeta, y si las conectamos
con el espíritu arquetípico del tarot, puede dar lugar a
interesantes combinaciones.
A continuación te propongo investigar la energía del Tarot
puesta en relación con las cuatro direcciones del universo
tradicional de los chamanes (Fig. 10). Para realizarla he seguido
el esquema de Ángeles Arrién reflejado en su obra "Las Cuatro
Sendas del Chamán".
Figura 10. Tirada de las Cuatro Direcciones

Esta tirada de cuatro cartas ubica los naipes en estas


posiciones:

1. Norte (Agua). Representa al Sanador que habita en ti.


2. Este (Aire). Es el Vidente que muestra la verdad que está
frente a ti.
3. Sur (Fuego). Aquí habita tu Maestro o Maestra interior.
4. Oeste (Tierra). Es la zona donde palpita tu corazón
Guerrero, aquel que te protege y te cuida.

Si lo deseas, puedes ubicar tu carta del significador en el


centro.
Cuando lo desees, realiza esta tirada e interprétala a
continuación.
Carta del Norte:
Interpretación (el Sanador):
Carta del Este:
Interpretación (el Vidente):
Carta del Sur:
Interpretación (el Maestro):
Carta del Oeste:
Interpretación (el Guerrero):
Tiradas con cinco cartas
81. Tirada de la Gran Cruz
Aunque sólo vamos a estudiar una tirada de cinco cartas, la
lectura que te presento a continuación es una de las más
poderosas, simples y versátiles que puedes aprender. La tirada de
la Gran Cruz (Fig. 11) utiliza cinco cartas y que puede ser muy
útil para profundizar en algún tema relacionado con el desarrollo
futuro de una situación, proyecto o persona.
Figura 11. Tirada de la Gran Cruz

El significado de cada una de las posiciones es la siguiente:


1. Lo que está a favor, lo positivo, la ayuda.
2. Lo que está en contra, lo negativo, el peligro.
3. El consejo, la sugerencia, aquello que puede hacer
evolucionar al problema.
4. El resultado, el futuro, hacia dónde se dirigen los
acontecimientos.
5. La síntesis, la clave final, el resultado definitivo.

Busca un tema que sea apropiado para esta tirada y realízala.


Anota las cartas que extraigas y comenta tus impresiones en tu
cuaderno.
Tiradas con siete cartas
82. Tirada chamánica o de los Espíritus
del Círculo

Esta poderosa tirada de carácter espiritual nos permite


explorar la realidad del consultante a través del espíritu
chamánico.
Como la tirada de las Cuatro Direcciones que ya aprendimos
(ejercicio 80), la lectura que se propone a continuación tiene una
profunda raíz chamánica y seguramente será apreciada por las
personas que sienten simpatía por este camino espiritual. Esta
tirada (Fig. 12) permite conectar con los "guías" que están dentro
de cada uno de nosotros, y que a su vez establecen un vínculo
con la parte más sagrada de la naturaleza.
Figura 12. Tirada Chamánica

El significado de las cartas para las distintas posiciones es el


siguiente:
1. El consultante.
2. El Espíritu de los Antepasados. Influencias familiares,
antepasados, los padres o el origen.
3. El Espíritu de la Tribu. Influencia de la cultura, de la
sociedad.
4. El Espíritu del Tiempo. Influencia del momento de
nacimiento, de la generación a la que se pertenece.
5. El Espíritu del Lugar. Influencia del lugar de nacimiento o
del lugar de residencia, animales de poder.
6. El Espíritu del Sendero. Influencias de vidas anteriores en
la existencia presente.
7. El Gran Espíritu. Regalos, bendiciones, dones de los dioses
o de la naturaleza que están presentes en nuestra vida.

Si te interesa este tipo de lectura, te recomiendo que la


realices con todas las cartas del Tarot y después de realizar un
pequeño ejercicio de relajación o meditación. Anota en tu
cuaderno las siete cartas extraídas y una breve interpretación de
las mismas.
83. Tirada de los Chakras
Como es bien sabido, el sistema de los siete chakras proviene
de la filosofía hindú, expresada a través del yoga. Según esta
teoría, el cuerpo humano refleja su cualidad energética a través
de diversos centros de poder que no son visibles a la visión
normal, pero que pueden ser percibidos por medios sutiles.
Estos centros de energía, los chakras, indican la mayor o
menor potencia energética de diversos aspectos de nuestro ser.
Los chakras se relacionan así con la vitalidad y la salud tanto en
el plano físico como en el emocional y espiritual. A cada chakra
se le asocia un color, un sonido y un simbolismo propio.
Para poder reconocer el estado de cada chakra del cuerpo, y
por tanto, de aquello que el chakra gobierna, existen diversos
medios tales como la radiestesia (péndulo), radiónica, percepción
extrasensorial, meditación, etc. Nosotros vamos a utilizar el tarot
como herramienta de diagnóstico (Fig. 13).
Antes de hacer esta tirada es recomendable hacer una
relajación profunda, visualizando cada chakra en su zona
corporal correspondiente y brillando con su color propio. Si la
tirada es para otra persona, puedes conducir con ella una
pequeña visualización de este tipo, en la que ambos intentéis
visualizar los chakras del consultante.
Figura 13. Tirada de los Chakras

Los chakras, desde la parte inferior a la superior se detallan a


continuación, así como su color y su significado esencial:

1. Raíz (rojo). Sensación de seguridad, instinto de


supervivencia, el mundo físico y el cuerpo.
2. Sexual (naranja). Vida emocional, sexualidad. Cómo nos
relacionamos desde una perspectiva instintiva. Energía
creativa
3. Plexo solar (amarillo). La sensación de estar "centrados"
y en el camino correcto para nosotros. Poder, energía vital,
dirección.
4. Corazón (verde). Dar y recibir amor. Relaciones
personales. Amor universal, empatía, buenos sentimientos,
optimismo.
5. Garganta (azul). Expresión, decir lo que debemos
expresar en el tono adecuado. Escribir. También la
capacidad de escuchar.
6. Tercer ojo (índigo). Visión, tanto física como a nivel
espiritual. Intuición e imaginación. La capacidad creativa.
7. Corona (violeta). Espiritualidad, conexión con algo
superior a nosotros. Apertura a una nueva conciencia.

Realiza esta tirada, ubicando cada carta por orden, en línea


desde la parte inferior a la superior.
Tirada de la Cruz Celta (diez
cartas)
84. La Cruz Celta tradicional

La Cruz Celta es una de las tiradas más conocidas del Tarot.


Se trata de una tirada de tipo intermedio, ya que usamos diez
cartas para representarla. No por ello deja de ser sencilla, ya que
los significados de las mismas son bastante fáciles de entender y
explicar al consultante.
Hay que señalar que, por ser una de las tiradas más
conocidas, existen distintas variantes de la misma. En este caso,
vamos a presentar tres de las posibles formas de leer la Cruz
Celta.
La tirada de la Cruz Celta está dividida en dos secciones (Fig.
14). A la izquierda hay seis cartas que imitan el diseño de una
cruz céltica. Esta cruz consiste en un círculo de cuyo centro
irradian cuatro brazos. El círculo y la cruz simbolizan la unión del
Espíritu y la Materia.
Figura 14. Tirada de la Cruz Celta

A la derecha hay cuatro cartas formando una línea vertical. El


simbolismo de esta línea es masculino, en contraposición al
simbolismo femenino del círculo. Ambas secciones reflejan la
naturaleza dual de la realidad: femenina y masculina, yin y yang,
círculo y línea recta.
Una de las características peculiares de esta tirada, aparte de
estar dividida en dos secciones, es que una de las cartas se ubica
en posición horizontal sobre otro de los naipes. La explicación de
esta particularidad se entenderá a la hora de analizar el
significado de las diez cartas de la Cruz.

Los significados tradicionales de esta tirada son los siguientes:

1. La pregunta. La atmósfera general.


2. Conflictos y obstáculos. Aquello que se cruza en la vida
del consultante.
3. Fundamentos y bases de la situación. Aquello que ya
forma parte de tu experiencia. Lo que está debajo.
4. El pasado. Lo que está perdiendo fuerza e influencia. Lo
que está detrás.
5. Las metas del consultante. Lo que está encima. Lo mejor
que se puede conseguir. Propósito. Ideales.
6. Lo que está delante. El futuro. La siguiente vuelta de la
rueda.
7. El consultante tal como se ve a sí mismo.
8. El entorno. Lo que rodea al consultante.
9. Temores acerca de conseguir la meta. También las
sorpresas o los consejos que nos pueden dar las cartas.
10. El porvenir.

El ejercicio que te propongo consiste en realizar una tirada


con el método de la Cruz Celta. Piensa un tema, mezcla las cartas
y extrae las diez con las que formarás la lectura.
Anota las diez cartas y una breve interpretación de cada una
(de acuerdo a su significado, al lugar que ocupa en la tirada y a
la pregunta formulada).
85. La Cruz Celta de Ángeles Arrién
Como ya dijimos, la antropóloga norteamericana de origen
vasco Ángeles Arrién (1940-2014), fue una gran estudiosa del
Tarot y del mundo chamánico. La versión de Arrién de la Cruz
Celta ofrece un rico tejido de asociaciones y significados que
podemos utilizar en diversos tipos de preguntas. Por ejemplo, esta
tirada se puede utilizar tanto desde una perspectiva kármica
como desde una visión chamánica de la realidad. Es también una
tirada que nos conecta con el cuerpo y el mundo material.
Los significados de la Cruz Celta según su visión son los
siguientes:

1. Tu corazón en el pasado. Relaciones kármicas.


2. Tu corazón en el presente. Perspectiva del visionario.
3. La mente subconsciente. Las piernas y los pies. La
capacidad de enraizar y expresar tu energía natural.
4. La parte izquierda del cuerpo. Capacidad de recoger y
estructurar las situaciones y las oportunidades. Lo que atraes
o recibes. Talento creativo, habilidades.
5. La mente consciente. La cabeza, el centro de la
consciencia humana. Consciencia de tu propio poder
personal.
6. La parte derecha del cuerpo. La capacidad de dar, de
ejecutar alguna acción, oportunidades que se aprovechan. Lo
que uno provoca en el mundo. Tu habilidad de tomar
decisiones.
7. Estatus. Trabajo. Posibilidades creativas.
8. El entorno, lo que te rodea.
9. Como confrontas y manejas las polaridades dentro
de tu ser. Cómo alcanzar el equilibrio interior para enfocarse
en las metas correctas.
10. Tu expresión individual en el futuro, basada en tus
pensamientos y en la energía que expresas en el presente.
Bloqueos u obstáculos que deseas destruir.

El ejercicio que te propongo es que uses las mismas cartas que


extrajiste para el ejercicio anterior y que las interpretes siguiendo
el esquema simbólico de Ángeles Arrién. Compara los resultados
de ambas visiones.
86. Interpretación junguiana de la Cruz
Celta
Para culminar el análisis de la Cruz Celta te propongo una
tercera visión de esta tirada. La interpretación que se ofrece a
continuación se basa en la psicología profunda de C. G. Jung.
Una interpretación junguiana de la Cruz Celta nos aporta una
visión más profunda de esta tirada. Cada una de las cartas,
desde la 1 hasta la 7 representa aquí un arquetipo o patrón de
ideas que se encarna en una parte de la psique humana.
Este tipo de lecturas ofrece una visión más honda de la Cruz
Celta y se puede desarrollar de acuerdo al siguiente esquema:

1. El Ego. La parte de nuestro ser que reconocemos como "yo"


de un modo inmediato.
2. La Sombra. Lo que se opone, la zona de nuestra
conciencia que nos conecta con el inconsciente.
3. El inconsciente. Aquello que no conocemos, la conexión
profunda con el inconsciente colectivo.
4. El ánima. La parte femenina del ser.
5. El Guía o Sí-mismo. La parte superior del ser, el maestro,
o la situación que nos va a servir de maestro.
6. El ánimus. La parte masculina del ser.
7. La Persona. La máscara social.
8. El entorno social.
9. Sincronicidades. Encuentros significativos, consejos,
regalos del destino.
10. La solución. El final del camino, la meta, el resultado.
Busca ahora un tema que merezca una interpretación tan
profunda como para realizar este tipo de lectura o escoge la
tirada que hiciste en el ejercicio 84, e interprétala siguiendo este
esquema junguiano.
Tiradas con múltiples cartas
87. Tirada de las relaciones de 15 cartas
La tirada de las relaciones que se presenta a continuación es
un buen método para explorar la realidad de cualquier relación
significativa de nuestra vida, siempre desde el punto de vista del
Tarot. Esta tirada, más completa que la que presentamos
anteriormente con tres cartas, emplea un número importante de
naipes (quince) y requiere algo de tiempo para su análisis.
Como puedes ver, esta tirada está formada por dos cruces
(Fig. 15), que representan a las dos personas que configuran el
vínculo. El consultante, que puedes ser tú, se sitúa a la izquierda y
su pareja a la derecha. Entre ambas hay una carta puente.
Figura 15. Tirada de las Relaciones

El significado de los naipes, desde el punto de vista del


consultante, es el siguiente:

1. Lo que tú aportas a la relación.


2. Dónde estás actualmente con respecto a la relación, tu
posición presente.
3. Lo que deseas para el futuro en el contexto de la relación.
4. Aquello que desea la otra persona.
5. Dónde se ubica la otra persona con respecto a la
relación en el presente.
6. Lo que la otra persona aporta a la relación.
7. Cómo le veías en el pasado.
8. Cómo te veía esa persona a ti en el pasado
9. Cómo ves actualmente a la otra persona, tu opinión
sobre ella.
10. Cómo te ve ella a ti, su opinión sobre ti.
11. Tus dudas y temores.
12. Sus dudas y temores.
13. Influencias del ambiente que están actuando sobre
ti.
14. Influencias del ambiente que actúan sobre la otra
persona.
15. El futuro o la respuesta final.

Como ejercicio a realizar, piensa en una relación significativa


de tu vida que estés viviendo en este momento, o piensa en la
relación que mantienen dos personas importantes para ti, y
realiza la tirada. Coméntala en tu cuaderno, indicando las 15
cartas que has obtenido y su significado general en el contexto de
esta tirada.
88. Tirada "gitana" de 21 cartas
Para aquellos que desean obtener una gran cantidad de
información o que simplemente gustan de trabajar con muchas
cartas, existen tiradas amplias, que permiten explorar de un modo
muy detallado determinados temas. Una de estas tiradas se
conoce como "gitana" y utiliza veintiún naipes.
Esta tirada se puede utilizar tanto para tratar un asunto
específico como para realizar una tirada general que abarque
distintos aspectos de la vida del consultante. Se trata de una
lectura bastante libre, que nos da mucho espacio para la
interpretación y el diálogo con el consultante.
La disposición de los naipes es muy simple (Fig. 16). Una vez
barajado el tarot, extraes veintiún cartas, ubicándolas en tres filas
de siete cartas cada una y siguiendo el orden natural de la
escritura: de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.
Figura 16. Tirada Gitana

En cuanto a la interpretación, hay dos formas de realizarla,


una más simple y otra de mayor complejidad y profundidad, que
es la que te recomiendo.
La forma más simple de interpretación consiste en dar a cada
línea horizontal un significado de carácter temporal. De este
modo, las siete cartas de la línea superior representa el pasado,
la línea central es el presente y la línea inferior de cartas señalaría
el futuro probable. Dentro de esta interpretación se puede afinar
un poco más, dando a cada carta desde la primera a la séptima
de cada fila, un significado en secuencia temporal. De modo que
desde la número 1 hasta la 7 representa la manera en que el
pasado llega hasta el presente, paso a paso, y así con el resto de
las filas hasta un futuro remoto.
La segunda manera de interpretar la tirada es analizando
cada trío verticalmente según el siguiente esquema de filas:
Primera fila (cartas 1, 8 y 15). El consultante. Lo que es
importante aquí y ahora, la pregunta formulada.
Segunda fila (cartas 2, 9 y 16). El entorno. Personas que
hay alrededor, circunstancias externas que influyen en el
consultante o en la cuestión.
Tercera fila (cartas 3, 10 y 17). Sueños y esperanzas. Lo
que el consultante desea de un modo consciente.
Cuarta fila (cartas 4, 11 y 18). Factores conocidos. Planes
que ya están en marcha, asuntos que son reconocibles, aciertos o
errores ya cometidos.
Quinta fila (cartas 5, 12 y 19). Destino oculto. Sorpresas, lo
inesperado, aquello que puede cambiar todo lo anterior. Karma o
justicia divina.
Sexta fila (cartas 6, 13 y 20). Futuro probable a corto
plazo. Hechos que pueden suceder en las próximas semanas o
meses.
Séptima fila (cartas 7, 14 y 21). Futuro probable a largo
plazo. El resultado final, lo que se puede esperar como
conclusión.
Como ejercicio, debes realizar esta tirada de 21 cartas e
interpretarla en tu cuaderno. Usa el segundo método de lectura.
Permutaciones
Este capítulo presenta uno de los conceptos más interesantes y
atrevidos que se han desarrollado en el mundo del Tarot en las
últimas décadas, la idea de permutar o realizar movimientos
dentro de una tirada cualquiera.
Usando una definición rápida, las permutaciones son cambios
en la posición de las cartas dentro de una tirada ya creada. Estos
cambios en la posición, estos movimientos, siguen patrones
establecidos, que iremos descubriendo en los ejercicios que se
presentan a continuación.
Las permutaciones nos proporcionan una visión muy
interesante del Tarot, puesto que demuestran que una tirada
cualquiera no es un ente estático, sino que puede evolucionar. El
factor evolutivo en cualquier tirada es la conciencia humana,
ayudada en ocasiones por el paso del tiempo. De este modo,
podemos descubrir, en una tirada cualquiera, qué sucede cuando
decidimos tomar decisiones diferentes con respecto al tema que
estamos preguntando, así como el efecto real del paso del tiempo
sobre el tema investigado.
Cada permutación nos permite profundizar así en el mensaje
de una tirada, aunque siempre siguiendo un esquema lógico, que
se explicará en cada ejercicio. Además de las permutaciones,
descubriremos las ventajas de estudiar grupos concretos de cartas
dentro de una tirada mayor.
Las permutaciones nos ayudan a disolver el miedo al futuro y
nos permiten introducir un factor excitante dentro de nuestras
lecturas: la ambigüedad creativa, o por decirlo en otras palabras,
la posibilidad de entender que no todo está escrito, y que el
tiempo y el espacio no son otra cosa que funciones derivadas de
nuestra consciencia.
Si bien todas las tiradas admiten la posibilidad de realizar
permutaciones sobre ellas, en los siguientes ejercicios nos vamos
a centrar tan sólo en unos pocos ejemplos. De otro modo, este
capítulo resultaría demasiado farragoso. A partir de estos
ejercicios, podrás conocer cómo se realiza esta técnica y serás
capaz de aplicarla en cualquier caso.
Te animo por tanto a que abras tu mente y dejes volar tu
imaginación en los ejercicios que siguen. Quizá tu visión del Tarot
se transforme un tanto después de estas prácticas. Si es así, no
dudes que será para bien.
Permutaciones en las tiradas de
tres cartas y cuatro cartas
89. Permutaciones en el esquema 1-2-3

Las permutaciones temporales son aquellas que se realizan


sobre la tirada de Pasado, Presente y Futuro que ya estudiamos en
el ejercicio 71. Estas permutaciones juegan con el paso del
tiempo y nos permiten "evolucionar" la tirada, viendo cómo el
pasado se convierte en presente y éste en futuro.
Pero como el tiempo es circular, o por decirlo en otras
palabras, cíclico, el futuro cercano de algún modo se transforma
en el pasado de un futuro que llegará más adelante. Así, la última
carta en cada permutación se transforma en el pasado de la
permutación siguiente.
Estas permutaciones se realizan del siguiente modo:
Primera Permutación (Fig. 17). Es el primer ciclo temporal.
El pasado (1) se transforma en presente. El presente (2) se
transforma en el futuro. El futuro (3), es la semilla de un nuevo
ciclo.
Segunda Permutación (Fig. 18). Es el segundo ciclo
temporal de esta permutación. El pasado (1) ya es futuro, mientras
que las cartas del presente (2) y el futuro están generando este
nuevo ciclo.
Se podría realizar una tercera permutación (Fig. 19), que
es la tirada inicial. Como esta tirada ya ha sido analizada
cuando se efectúa la lectura, no la consideramos.
Figura 17

Figura 18
Figura 19

Usando una de las tiradas de tres cartas que realizaste en los


ejercicios comprendidos entre el 71 y el 74, realiza las
permutaciones que se han explicado anteriormente.
90. Permutaciones en el esquema 1-3-2
Este tipo de permutaciones se aplican sobre las tiradas del tipo
"tesis, antítesis y síntesis", que también podrían denominarse: a
favor, en contra y resultado. También utilizamos estas tiradas
cuando queremos analizar una relación, observando la posición
de la persona 1, la de la persona 2, y la relación como conjunto
(posición 3).
Estas permutaciones, como ya habrás comprendido, trabajan
con el concepto de la conciencia. Nos sirven para cambiar el
punto de vista y descubrir nuevas perspectivas sobre el tema que
estamos preguntando.
Estas tiradas, que siguen el esquema 1-3-2, se permutan del
siguiente modo:
Primera permutación (Fig. 19). Intercambiamos las
posiciones 1 y 2, de manera que la carta positiva se convierta en
negativa y viceversa.
Segunda permutación (Fig. 20). Cambiamos la posición
síntesis (3) con la posición "a favor" (1).
Tercera permutación (Fig. 21). Se intercambian las
posiciones 2 y 3, así la síntesis pasa a ser "en contra" y
viceversa.
Figura 20
Figura 21
Figura 22

Toma como punto de partida cualquiera de los ejercicios


comprendidos entre el 75 y el 77. Con las cartas extraídas en el
ejercicio escogido, realiza las permutaciones que acabamos de
explicar.
91. Permutaciones en el esquema 3-2-1
Las tiradas que siguen el esquema 3-2-1 tienen también un
abanico de permutaciones muy interesantes. Como ya sabemos,
este tipo de tiradas mueven el esquema del tiempo desde el
presente, representado por la primera carta, ubicada a la
derecha, hacia el pasado, que se representa extrayendo cartas
hacia la izquierda.
Como todas las tiradas de tres cartas, ésta permite también
una triple permutación, a través de la cual vamos profundizando
tanto en la situación actual como en las causas que nos han traído
hasta ella, de manera que este tipo de permutaciones desarrollan
el concepto de causa y efecto.
Las permutaciones en el esquema 3-2-1 se expresan del
siguiente modo:
Primera permutación (Fig. 23). Las cartas se ubican en la
posición 2-1-3, con lo cual, la raíz se convierte en la
consecuencia, mientras que ésta se transforma en causa cercana
en el tiempo. Aquí observamos, en un primer paso, qué sucede
cuando el presente se convierte en la semilla de un futuro que no
es sino repetición del pasado.
Segunda permutación (Fig. 24). Que sigue el esquema 1-
3-2, que convierte a la consecuencia o carta del presente en la
carta más remota. Esta permutación se puede ver como un
anticipo del futuro probable, porque, si nada cambia, ¿acaso no
estamos abocados a repetir las experiencias? Es el desarrollo más
probable de la permutación anterior si no hacemos ningún
cambio.
Tercera permutación opcional (Fig. 25). Vuelve al
esquema original 3-2-1. Puede indicar tanto la repetición futura
del ciclo presente como la posibilidad de volver a evaluar la
situación. ¿Acaso no hay un futuro posible muy diferente que está
esperando a ser creado por ti?

Figura 23

Figura 24
Figura 25

Usando las cartas que extrajiste en el ejercicio 78, realiza a


continuación las permutaciones que se han explicado.
92. Permutaciones con la tirada de las
cuatro direcciones
Dentro de las lecturas de cuatro cartas he escogido la tirada
de las cuatro direcciones (ejercicio 80) para permutarla. Como
verás esta permutación es una de las más interesantes que se
pueden realizar con el Tarot. Girando las cuatro cartas podemos
analizar cómo cada una de sus energías, cada uno de los
personajes arquetípicos que nos muestra, se transforma en otro.
Moviendo las cartas en el sentido de las agujas del reloj,
podemos crear cuatro permutaciones, cada una de las cuales da
lugar a interesantes preguntas:
Primera permutación (Fig. 26). ¿Qué tiene que sanar
(Norte) el guerrero (Oeste)? ¿Qué tiene que aprender a ver (Este)
el sanador (Norte)? ¿Qué tiene que enseñar (Sur) el vidente (Este)?
¿Por qué metas debe guerrear (Oeste) el maestro (Sur)?
Segunda permutación (Fig. 27). ¿Qué tiene que sanar el
maestro? ¿Qué tiene que aprender a ver el guerrero? ¿Qué tiene
que enseñar el sanador? ¿Por qué metas debe guerrear el
vidente?
Tercera permutación (Fig. 28). ¿Qué tiene que sanar el
vidente? ¿Qué tiene que aprender a ver el maestro? ¿Qué tiene
que enseñar el guerrero? ¿Por qué metas debe guerrear el
sanador?
Cuarta permutación. Aquí cada uno de los personajes
vuelve a su posición de partida, después de haber experimentado
todas las situaciones posibles. ¿Cuál es la enseñanza profunda
que se obtiene después de todo este viaje?
Figura 26
Figura 27
Figura 28

Tomando como punto de partida la tirada que realizaste en el


ejercicio 80, efectúa las permutaciones y contesta brevemente a
las preguntas que se formula en cada una de ellas.
Permutaciones con la Cruz Celta
93. Permutación en el eje de la rueda
(afirmación y negación)

La Cruz Celta es, sin lugar a dudas, una de las tiradas de


amplio espectro más cómodas y utilizadas del Tarot. Por si fuera
poco, ofrece una gran cantidad de posibilidades a la hora de
realizar permutaciones, tal como veremos en los próximos
ejercicios. Recordemos los significados tradicionalmente
asociados a las posiciones de la Cruz Celta.

1. La pregunta.
2. Conflictos y obstáculos.
3. Fundamentos, lo conocido.
4. El pasado.
5. Las metas, los deseos.
6. El futuro inmediato.
7. El consultante.
8. El entorno.
9. Temores, sorpresas y consejos.
10. El porvenir.
Figura 29

En el eje de la rueda central, o cruz propiamente dicha (dentro


de la cruz celta), puedes realizar una permutación que afecta a
las dos cartas que forman este eje. Estas cartas, de alguna
manera son la afirmación y la negación del tema a tratar, por lo
que la permutación nos permite indagar en esta dialéctica sí/no.
Permutación (Fig. 29). Coloca la carta 1 en la posición 2
(girada 90 grados con respecto a la primera, siguiendo el sentido
de las agujas del reloj). Y deja la carta 2 en la posición 1. De
este modo, la permutación permite que lo que se afirma en la
pregunta, se convierta el obstáculo o en aquello que provoca el
cambio. Del mismo modo, la carta que significaba negación
puede convertirse en afirmación.
Tomando como punto de partida la tirada de la Cruz Celta
que realizaste en el ejercicio 84, realiza la permutación del eje
central e interpreta el resultado.
94. Permutaciones en la rueda (tiempo y
conciencia)
La rueda de cartas que está alrededor del eje central
representa tanto el paso del tiempo (cartas 4 y 6) como el
desarrollo de la conciencia con respecto al tema a tratar (cartas 3
y 5). Girando esta rueda, podremos observar cómo se desarrollan
estos ámbitos de un modo muy interesante y creativo.
Las tres permutaciones posibles son las siguientes:
Primera permutación. Se hacen girar las cartas una
posición en el sentido de las agujas del reloj, tal como se muestra
en la Figura 30. Así, la carta 3 (lo inconsciente) entra en la
posición del pasado, señalando cómo los patrones ocultos de la
mente están en el origen de nuestros actos. La carta 4 (el pasado),
se vuelve consciente al acercarse al presente. La carta 5 es el
consciente configurando el futuro, quizás por medio de la
voluntad. La carta 6 es el futuro que se sumerge en la
inconsciencia para dar origen a un nuevo ciclo.
Segunda permutación. En el segundo giro de la rueda
(Fig. 31), lo inconsciente se vuelve plenamente consciente. El
pasado es ya futuro. La consciencia se sumerge en el
inconsciente, señalando una dinámica donde todo lo que se
aprende se convierte en la semilla de un nuevo aprendizaje. El
futuro es el pasado de un nuevo futuro.
Tercera permutación. El tercer giro de la rueda (Fig. 32)
señala que lo inconsciente se ha convertido en el futuro, el pasado
se sumerge en el inconsciente, la consciencia se convierte en
semilla de un nuevo ciclo y el futuro, se convierte en conciencia.
La cuarta permutación es opcional. Representa la vuelta al
esquema inicial con todas las enseñanzas que se hayan
aprendido en el proceso.
Figura 30
Figura 31
Figura 32

Realizar estas tres permutaciones puede ser un ejercicio muy


interesante, que abra nuevas perspectivas en tus lecturas. Te
animo a que las pruebes a continuación con la tirada que
realizaste en el ejercicio 84.
95. Permutaciones en el eje vertical (los
individuos y destino)
El eje vertical de la Cruz Celta nos permite producir diversas
permutaciones. Éstas afectan tanto a los individuos que están
involucrados en la tirada, como el destino probable al que ésta
apunta.
Las permutaciones que se pueden dar en el eje vertical son las
siguientes:
Primera permutación. La carta que ocupa el lugar del yo
(7) se proyecta hacia el lugar superior, que es el colectivo. La
carta que se ubica en esta posición (8) muestra las sorpresas y el
consejo. La carta número 9, el consejo, se convierte así en el
resultado final. La última carta (10) se acerca al protagonista,
dando un nuevo sentido a esta posición (Fig. 33).
Segunda permutación. Aquí subimos un escalón más,
ubicando cada carta según se indica en la Fig. X. Así la carta del
yo (7) se convierte en una sorpresa. La que se refiere al nosotros
(8) muestra el resultado de unir las energías al colectivo. La carta
de la sorpresa se acerca a la del yo, mientras que el resultado
final es la del colectivo (Fig. 34).
Tercera permutación. La última permutación es la que hace
que la carta que se refiere al colectivo (8) se sitúe en el lugar del
yo. La carta de la sorpresa (9), se convierte en la carta del
nosotros. La del resultado final (10) nos prepara una sorpresa. Por
último, la carta del yo (7) ha ascendido hasta el final, revelando
cómo podemos llegar a cumplir nuestros sueños (Fig. 35).
Como en el ejercicio anterior, no es necesario realizar la
cuarta permutación, que es idéntica a la posición inicial de
las cartas en la lectura.
Figura 33
Figura 34
Figura 35

Toma la tirada que realizaste en el ejercicio 84. Como en las


prácticas anteriores, permútala y analiza los resultados.
96. Conjuntos: Pasado, Presente y Futuro
Los conjuntos de cartas son grupos de naipes que se extraen
de una tirada mayor. Estos conjuntos de cartas nos permiten hacer
pequeñas tiradas dentro de una lectura de muchas cartas, lo que
da lugar a interpretaciones más profundas. Puedes entender estos
conjuntos como una forma particular de permutaciones, en las que
no movemos las cartas, sino que las agrupamos de un modo
especial y significativo.
Realizaremos dos conjuntos de la Cruz Celta. El primero es el
relacionado con el tiempo.
Usando la tirada que realizaste en el ejercicio 84, separa las
cartas relacionadas con el paso del tiempo en tres subconjuntos:

El del pasado está formado por las cartas 3, 4 y 9.


El conjunto del presente está formado por los naipes 1, 2, 7 y
8.
El del futuro, contiene las cartas 5, 6 y 10.

Interpreta cada conjunto como si fuera una unidad. Es decir,


todas las cartas del pasado por un lado, todas las del presente
por otro y todas las del futuro en su propio conjunto.
Cartas del pasado:
Cartas del presente:
Cartas del futuro:
97. Conjuntos: Arcanos mayores y palos
El segundo conjunto de cartas que vamos a aprender a utilizar
es el que agrupa a las cartas por grupos. La forma más simple de
hacerlo es crear dos grupos, el de los Arcanos Mayores que han
surgido en la tirada y el de los Menores. Pero el conjunto de los
Arcanos Menores que estén presentes en la Cruz Celta también es
susceptible de ser distribuido en los cuatro palos que lo
conforman.
De este modo, puedes tomar las cartas que forman parte de la
tirada de la Cruz Celta que llevaste a cabo en el ejercicio 84 y
separarlas en estas cinco modalidades. Escríbelas en tu cuaderno:
Arcanos Mayores:
Cartas de Bastos:
Cartas de Copas:
Cartas de Espadas:
Cartas de Oros:
Anota entre paréntesis el número de naipes que componen
cada conjunto. Hazlo al final de la enumeración que has hecho
más arriba.
¿Hay algún grupo que destaque por encima de los demás en
cuanto a número de cartas? ¿Qué puede indicar esto con respecto
a la tirada? Por ejemplo, un gran número de Arcanos Mayores
indica una tirada importante, mientras que un gran número de
cartas de Oros puede señalar que se trata de un asunto material o
que se resuelve a través de lo material. Interpreta los resultados.
¿Hay algún grupo que no tenga ningún naipe? Si es así,
¿cómo lo interpretarías?
Haz un análisis del grupo más numeroso. Observa las cartas
que lo contienen y haz una breve interpretación en tu cuaderno.
Creando tiradas
Como ya habrás observado en las tiradas que hemos
aprendido en capítulos anteriores, el Tarot sigue unas ciertas
normas a la hora de situar las cartas, aunque siempre puede
haber excepciones. Las convenciones más habituales en el Tarot
son las siguientes:
El paso del tiempo transcurre de izquierda a derecha. De este
modo, las cartas que representan el pasado se ubican a la
izquierda en una tirada. Las que señalan el presente, se sitúan en
posición central. Como es lógico, las cartas que muestran el futuro
se agrupan a la derecha del tarotista.
El desarrollo de la conciencia se despliega desde la parte
inferior a la superior. La parte más baja, o cercana al tarotista,
muestra aquello que está en el inconsciente u oculto. La parte
central puede indicar aquello que ya está presente en la
conciencia. La superior, señala las aspiraciones más elevadas, los
anhelos del alma, el conocimiento supraconsciente.
En cualquier tirada se pueden añadir comodines, como los
naipes relacionados con consejos, sorpresas, cambios, o incluso,
dejar un espacio para el significador.
A través de los siguientes ejercicios aprenderás a crear tiradas
del Tarot, ya que aunque existen múltiples modelos de tirada, es
interesante que seas capaz de hacer algo nuevo, que sea
significativo para ti.
Aprender a crear nuestras propias tiradas es también un buen
recurso cuando nos encontramos con preguntas o cuestiones que
no sabemos cómo resolver con las tiradas que ya conocemos. En
esos casos, es un buen recurso crear algo nuevo, específico para
la ocasión.
Por otro lado, cuando trabajas en la creación de nuevas
tiradas, estás haciendo una labor creativa que te permite conocer
aún mejor las cartas, profundizar en su significado y
posibilidades.
Te animo a comenzar este camino creativo, que sin duda te
conducirá muy lejos.
Ejercicios para crear tiradas del
Tarot
98. Crear una tirada general

Crear una tirada de tipo general implica diseñar algo que sea
útil para la mayor parte de los supuestos que puedas encontrar en
una consulta, sea para ti o para otra persona.
Lo primero que debes considerar, es que por regla general,
una tirada de tarot está enfocada hacia un tema concreto,
pregunta o problema del consultante. Esta tirada debe también
señalar un futuro posible relacionado con esta cuestión, así como
consejos u opciones alternativas que deberías exponer. Puede, si
lo deseas, hablar del pasado del problema, o explicar cómo se
originó, puesto que saber las causas puede ayudar a comprender
mejor cómo solucionarlo. Puede incluir a otras personas o al
entorno, así como al consultante o quizás quieras usar su
significador.
Teniendo todo esto en cuenta, piensa qué número de cartas
necesitas para realizar esa tirada. Reflexiona en qué orden
deberías extraerlas y cuáles serían sus significados. Anótalos en tu
cuaderno.
Elige una forma para tu tirada. ¿Quieres que sea cuadrada,
en forma de rombo, circular, como una cruz, un abanico o de
cualquier otra forma? ¿La forma tiene alguna importancia para ti
o te resulta indiferente? Medita sobre ello, y si quieres darle
alguna forma especial, indícalo en tu cuaderno.
Por último, haz un dibujo o esquema de la tirada, dónde va
colocada cada carta y su número de acuerdo a la lista que
escribiste anteriormente. En algún momento, presente o futuro,
pon en práctica esta tirada y observa qué falta o qué sobra. No
temas realizar cambios y corrige lo que sea necesario.
99. Crear una tirada para la salud
Antes de crear una tirada para la salud conviene hacer una
advertencia. El tarot no es un medio de diagnóstico de
enfermedades, ni es tampoco el método más preciso a la hora de
buscar la curación de las mismas. El Tarot es sólo un consejero
que puede aclarar algunos aspectos de nuestra vida, y que
debemos tomar con el mismo espíritu con el que escuchamos la
recomendación de un buen amigo. Si tienes un problema de
salud, te recomiendo que acudas en primer lugar a tu médico y
sigas sus indicaciones. Como es lógico, y por los motivos antes
expresados, no deberías usar el tarot para dar consejos de salud
a otras personas, a menos que tengas formación académica en el
área sanitaria.
Dicho lo cual, si quieres buscar algún tipo de orientación en el
tarot, debes pensar si lo que deseas es preguntar sobre un tema
concreto, sobre la salud en general, o si lo que deseas es hacer
un chequeo por diversas partes del cuerpo (o de los cuerpos
sutiles).
Así que elige el tema que quieres tratar y anótalo en tu
cuaderno. Si no lo sabes o no hay nada que te preocupe, te
recomiendo que optes por una tirada de chequeo general.
¿Qué cartas crees que necesitas para hacer la tirada? Por
ejemplo, si es un chequeo, puedes hacerlo por sistemas
corporales: como sistema óseo-muscular, circulatorio, respiratorio,
digestivo, nervioso, etc. Anótalas.
Piensa en qué orden extraerás las cartas y qué forma puede
tener tu tirada. Escribe las cartas por orden y dibuja un esquema
para tu tirada, tal como has observado en las lecturas que se
proponen en este libro.
100. Crear una tirada para el amor y las
relaciones
Sin duda, el tema del amor y las relaciones personales
(pareja, amistad, relaciones laborales o familiares) es una de las
cuestiones que más interés suscita en las personas que acuden a
hacer una lectura del tarot. Todos nos relacionamos con otras
personas, y es a través de esas relaciones como construimos una
parte muy importante de nuestra felicidad o nuestra desdicha.
A la hora de diseñar una tirada sobre este tema deberías
pensar qué tipo de relaciones quieres investigar. Puedes crear una
tirada genérica, que sirva para cualquier vínculo, o en cambio
puedes hacer una tirada específica, por ejemplo dedicada a la
familia.
Piensa por tanto en tu tema y anótalo en tu cuaderno.
¿Qué cartas vas a escoger para representarlo? Por ejemplo, si
quieres realizar una tirada sobre la familia, puedes retratar en
ella a todos sus miembros. También puedes pedir consejos acerca
de cómo relacionarte con cada una de las personas del clan.
Elige las cartas que quieres utilizar en tu tirada y numéralas
según su orden de salida.
Medita la forma que quieres usar para tu tirada: ¿Cómo un
árbol genealógico, como un corazón, de forma circular,
cuadrada? Muestra cómo quedaría la tirada en el espacio de
trabajo.
101. Crear una tirada para el dinero y el
trabajo
A la hora de preguntar por el dinero, tienes que considerar
cuál es la fuente de ese dinero. Puede que te interesen los
ingresos que llegan a través de la suerte (juegos de azar,
apuestas, etc.). O puede que quieras conocer información acerca
del dinero que llega a través de legados, herencias, el trabajo de
la pareja, o por regalos o préstamos. O lo que es más común y
probable, el que se genera a través del trabajo.
Dependiendo de cuál sea el origen del dinero, las preguntas
que puedes formular variarán considerablemente. En todo caso,
las cartas que extraigas tendrían que tratar temas como la
posibilidad de que el dinero surja de esa fuente, si es una fuente
de ingresos viable, así como consejos para que la ganancia sea
mayor.
Si en cambio preguntas por el trabajo que estés realizando en
este momento, es pertinente cuestionar acerca de compañeros,
jefes o subordinados, así como acerca de las condiciones del
mismo, consejos para mejorarlas, si es un trabajo estable o no,
etc.
Piensa detenidamente qué quieres cuestionar a las cartas en
esta área y selecciona los naipes que necesitarás para obtener
una respuesta significativa.
Anota esas cartas en tu cuaderno y escribe en qué orden
deberías extraerlas.
Ahora, dibuja un esquema de tu tirada. Piensa cómo ubicar
las cartas en el espacio de trabajo y qué forma debería tener la
tirada.
102. Crear una tirada para una ocasión
especial
Se pueden crear también tiradas para momentos muy
concretos como por ejemplo para el inicio de un negocio o
proyecto, para el primer día del año, o para el nacimiento de un
hijo, entre otras posibilidades.
Para crear una tirada de este tipo debes, en primer lugar,
pensar para qué tipo de ocasión quieres diseñarla. Cuando lo
hayas pensado, anótalo a continuación:
Medita a continuación acerca de qué aspectos pueden ser
interesantes a la hora de realizar esa tirada. Por ejemplo, si se
trata del inicio de un negocio, puedes tener interés en conocer
cómo se va a desarrollar el mismo (su futuro probable). También
que puedes preguntar acerca de los posibles socios, los
proveedores y los clientes, elementos todos ellos necesarios para
el éxito del proyecto. También te puede interesar conocer cómo
va a ser tu relación con los bancos, o cómo se pueden desarrollar
las operaciones de la empresa año por año. Esto se hace
extrayendo una carta por cada año hasta dentro de, por ejemplo,
cinco años. Sin duda, es interesante también extraer cartas que
aconsejen o muestren el mejor camino a seguir.
Pues bien, es tu momento de pensar qué es importante para ti
con respecto al tema que has decidido. Así que anota las cartas
que crees que debes extraer y su orden.
Ahora termina de diseñar la tirada y dibuja el esquema en tu
cuaderno.
Meditación, magia y
sanación
Los arcanos del Tarot representan una de las mejores
herramientas de meditación con las que podemos contar. Por un
lado, porque se trata de imágenes de profundo carácter
arquetípico, que nos ayudan a conectar con símbolos que son
universales al tiempo que humanos. Por otro lado, porque cada
carta puede ser interpretada como el fragmento de una historia
que se puede desarrollar en nuestro interior, tanto en el mundo de
la vigilia, como en estados meditativos o en sueños, como ya
veremos a lo largo de este capítulo.
El arte de ensoñar, que también aprenderemos a desarrollar
en las páginas que siguen, es una antigua técnica chamánica y
curativa.
La ensoñación es una práctica que consiste en entrar, de
manera voluntaria, en un estado de conciencia similar al del
sueño, solo que estando despiertos. Su objetivo es el de abrir las
puertas a una percepción modificada de la realidad, un estado
que nos permite incrementar nuestro conocimiento. El gran
psiquiatra suizo, Carl Gustav Jung, empleó esta técnica con sus
pacientes, recreando sus sueños en una terapia que denominó
"imaginación activa".
Las cartas del Tarot pueden ser también utilizadas como
herramientas mágicas, entendiendo como magia "la capacidad
de realizar modificaciones significativas de la realidad con la
ayuda de la voluntad y el ritual". No en vano, los naipes han
servido a millones de personas a lo largo del tiempo para
proyectar sus sueños y esperanzas.
En este capítulo aprenderemos a usar esta energía psíquica en
nuestro provecho, así como a usar las cartas como una eficaz
herramienta de sanación emocional y de exploración espiritual.
El camino del conocimiento está a unas páginas de distancia.
Meditación y ensoñación
103. Meditaciones con los Arcanos
Mayores

La meditación con los Arcanos Mayores del Tarot requiere que


dispongas de un espacio de tiempo en el que nadie te moleste
(quince minutos suele ser suficiente). También de un espacio físico
tranquilo, seguro y sin distracciones.
Para realizar este ejercicio, elige una carta cualquiera del
Arcano Mayor. Puede ser tu carta de la Personalidad, la del Alma
o cualquier otra que te interese o te llame la atención.
Siéntate en una silla que tenga el respaldo recto, y en el que
puedas permanecer con comodidad durante todo el ejercicio.
Siente las plantas de los pies bien asentadas sobre el suelo y deja
las manos relajadas sobre el regazo. Si es posible, siéntate frente
a una mesa, pues durante el ejercicio tendrás que mirar a la
carta, de manera que si la puedes colocar en una posición lo más
alta posible, evitarás problemas con tu cuello. Si no tienes una
mesa disponible o te resulta más cómodo, puedes dejar la carta
sobre tu regazo.
Durante el ejercicio probarás a mirar la carta durante unos
instantes para luego cerrar los ojos e imaginarla en tu mente.
Vuelve a abrir los ojos y observa detalles que se te hayan
escapado. Vuelve a cerrarlos y vuelve a construir la imagen. Haz
esto tantas veces como sea necesario, hasta que formes una
imagen lo más completa posible en tu interior.
Cuando lo consigas, quédate unos minutos observando esa
imagen interna. Observa si el personaje de la carta adquiere
vida, si se mueve, habla o te deja algún mensaje. Si debido a la
postura, en algún momento sientes dolor o molestia en el cuello,
termina de inmediato el ejercicio y busca otra posición para
ubicar la carta.
Cuando lo desees, termina el ejercicio y anota tus impresiones
en tu cuaderno. Ten en cuenta que cuanto más te ejercites, más
fácil será visualizar la carta y establecer contacto con ella.
104. El arte de ensoñar con el Tarot (1)
En el presente ejercicio vamos a profundizar aún más en el
estado meditativo que alcanzaste en el ejercicio anterior:
"Meditaciones con los Arcanos Mayores".
Para ello es preciso que aprendas a trabajar a partir del
estado de conciencia que se encuentra entre el sueño y la vigilia,
un estado de conciencia que es muy propicio para la
introspección.
Realiza este ejercicio en una jornada en la que puedas
levantarte de la cama a la hora que desees, y en la que no
sientas la imposición de un horario. Antes de irte a dormir, elige
una carta del Arcano Mayor con la que quieras trabajar. Puede
ser tu carta de la Personalidad, la Carta del Alma o cualquier otra
que te suscite dudas o interés.
Deja esa carta sobre tu mesa de noche, al alcance de la
mano. Procura tener también a mano un cuaderno y un bolígrafo.
Fija el despertador para que suene una hora antes de aquella a la
que pretendes levantarte y a continuación, vete a dormir.
Por la mañana, cuando suene el despertador, sin moverte
demasiado ni levantarte de la cama, coge la carta que has
elegido y mírala durante unos instantes. Luego cierra los ojos e
intenta seguir durmiendo.
Si lo consigues, es muy probable que tengas un sueño muy
vívido con los temas relacionados con esa carta. Precisamente, el
período de sueño antes del despertar es aquel en el que tenemos
las fantasías más realistas, e incluso cabe la posibilidad de que
disfrutes de algún sueño lúcido, es decir, un sueño en el que el
adquieras conciencia dentro del estado onírico, pudiendo realizar
cambios a voluntad en el escenario o en los personajes del
mismo.
Cuando despiertes por segunda vez esa mañana, y antes de
levantarte, intenta recordar lo que acabas de soñar y apúntalo en
el cuaderno. Si el resultado del experimento ha sido positivo,
explícalo brevemente. Si no es así, no te desanimes, sigue
probando y lo conseguirás.
105. El arte de ensoñar con el Tarot (2)
En esta segunda parte de ejercicios de ensoñación vamos a ir
un paso más allá con nuestros experimentos acerca del arte de
ensoñar. Como ya habrás comprobado si has realizado la
práctica anterior con éxito, esta técnica de la ensoñación, de la
que aquí sólo hacemos una pequeña exploración, es muy
poderosa y tiene profundos efectos sobre la psique.
Para realizar este segundo ejercicio debes partir de un sueño
que hayas tenido la noche anterior al mismo. Si no recuerdas tus
sueños, te recomiendo que tengas sobre tu mesa de noche un
cuaderno y bolígrafo para apuntar cualquier recuerdo que llegue
a tu mente nada más despertarte, y sobre todo, que no te muevas
demasiado antes de apuntar lo soñado. Mover el cuerpo, cambiar
de posición, es una forma casi segura de olvidar el sueño que
acabas de tener.
Si tienes un sueño que puedas recordar, y que sea muy
reciente, es el momento de realizar este ejercicio. Anota
brevemente en qué consiste el sueño.
Ahora elige, de entre las veintidós cartas del Arcano Mayor,
un naipe que a tu juicio se relacione con el tema, los personajes o
la atmósfera del sueño.
Entra en un estado de relajación, tal como aprendiste a hacer
en el ejercicio de Meditación con los Arcanos Mayores,
sosteniendo frente a ti el arcano relacionado con tu sueño. Pero
esta vez en vez de intentar visualizar el naipe, intenta revivir el
sueño que tuviste. Recuérdalo con el mayor detalle posible.
A continuación intenta introducir la imagen de la carta, o su
personaje central, en tu recreación del sueño. ¿Qué sucede
cuando lo haces? ¿Qué aporta la carta del Tarot a tu sueño?
¿Qué conclusiones puedes extraer de este experimento de
imaginación activa? Anota tus impresiones en tu cuaderno.
106. Incubar sueños con las cartas
Este ejercicio puede parecer muy simple, pero es quizás uno
de los más complejos e interesantes de esta sección. Para
realizarlo, tan solo se requiere dormir y tal vez soñar con una
carta. O mejor aún, dejar que una carta influencie tus sueños.
Para realizarlo escoge, como hemos hecho anteriormente, un
arcano mayor que quieras explorar, que surja con frecuencia en
tus tiradas o que llame tu atención. Antes de irte a dormir, debes
observarlo con atención, durante tanto tiempo como sea
necesario, hasta que su imagen se adueñe (por así decirlo) de tu
mente.
En ese momento, sitúalo debajo de tu almohada o muy cerca
de ti en tu mesa de noche y disponte a dormir. Si el ejercicio
meditativo desemboca en el sueño, su efecto es más poderoso que
si tardas mucho tiempo en dormirte. Pero en todo caso, procura
que tu mente esté lo más despejada posible.
Por la mañana, como ya has aprendido, procura no cambiar
de postura en la cama, o al menos intenta moverte lo menos
posible y toma el cuaderno y el bolígrafo que habrás dejado en tu
mesa de noche. Anota cualquier detalle que recuerdes de tus
sueños, sin pensar nada más por el momento.
A lo largo del día, busca un instante para repasar lo que has
escrito. ¿Has tenido algún sueño durante la noche que puedas
recordar? Si no es así, deja este ejercicio para otro día. En caso
de que tengas un sueño, relátalo.
¿Qué similitud encuentras entre tu sueño y la carta que usaste
para inducirlo?
Usa este método en diversas ocasiones. Te servirá para afinar
tu sintonía con las cartas, e incluso si no recuerdas nada, te
sorprenderá ver cómo tu capacidad intuitiva crece con esta
práctica.
Técnicas de magia con el Tarot
107. Mandalas de poder
Procedente de la tradición oriental, el mandala es un elemento
simbólico, generalmente de tipo circular, que se usa como
elemento central para la meditación. Las formas mandálicas
suelen ser muy atractivas para nuestra mente inconsciente, puesto
que nos permiten hacer un ejercicio de profunda interiorización
psíquica. Los mandalas nos centran, nos calman y nos dan la
posibilidad de conocernos mejor.
El Tarot ofrece muchas posibilidades para la creación de
mandalas poderosos. Su rico lenguaje simbólico se presta muy
bien a este tipo de representaciones, y por ese motivo, te
propongo realizar un mandala que puedes usar para expandir tu
conciencia.
Extiende frente a ti los veintidós naipes del Arcano Mayor. No
es necesario que estén ordenados, pero sí debes poder verlos
todos. De entre los arcanos elige las siguientes cartas:

1. Una que te represente. Puede ser tu carta del Alma.


2. Otra que muestre tu poder conocido. Este naipe señala
cuáles son tus cualidades reconocidas a la hora de solucionar
problemas o de enfrentarte al mundo (astucia, rapidez,
inteligencia, compasión, etc.).
3. Una carta que señale tu poder desconocido, es decir,
aquel que te cuesta reconocer, pero que las personas de tu
entorno sí son capaces de ver en ti.
4. Otra que muestre la ayuda terrenal que sueñes obtener
cuando lo necesitas. Por ejemplo, puede señalar a las
personas que están ahí para ti: pareja, amigos, familia, etc.
5. La carta de la ayuda sobrenatural. Muestra lo más
elevado, la ayuda que ha venido a tu vida cuando no lo
esperabas, los familiares fallecidos, los maestros espirituales,
etc.

Todas estas cartas tienen que ver con facetas de tu alma que
están presentes dentro de ti. Muestran cómo se despliega tu poder
personal, reconocido o desconocido, pero real
Anota las cartas escogidas, con una breve explicación de por
qué las has elegido:
1. Tú:
2. Poder conocido:
3. Poder desconocido:
4. Ayuda terrenal:
5. Ayuda sobrenatural:
Ubícalas de un modo intuitivo y dibuja el esquema que has
creado en tu cuaderno.
Si es posible, haz una foto de este mandala. Usa esa imagen
como herramienta de meditación, como objeto de poder antes de
una entrevista de trabajo o evento importante, o simplemente,
tenla contigo como un amuleto que te va a ayudar en cualquier
ocasión.
Con el paso del tiempo, puede que desees cambiar alguna de
estas cartas. Esa será una buena señal, puesto que señala que tu
ser interior sigue creciendo.
108. Magia con naipes del Tarot
Una forma muy simple de aprovechar la energía mágica del
Tarot es convocar la fuerza de un naipe para que te ayude en
alguna dificultad que tengas en tu vida.
Así por ejemplo, el naipe de la Justicia te puede ayudar a
hacer que la equidad prevalezca en una determinada situación.
La Templanza puede traer armonía a una relación o te puede
ayudar a tratar con una persona irascible. El Loco, en cambio, es
ideal para introducir un elemento de variedad, comicidad y
sorpresa en cualquier contexto.
Piensa en dos situaciones de tu vida presente que podrían
verse beneficiadas con la magia de alguno de los arcanos
mayores del Tarot.
Describe brevemente esas situaciones y qué cartas escogerías
para que te ayudarán mágicamente a mejorarlas o solucionarlas:
Situación 1:
Carta Mágica 1:
Situación 2:
Carta Mágica 2:
Pues bien, cuando lo desees, puedes pasar de la teoría a la
práctica. Cuando vayas a enfrentar esas situaciones, lleva contigo
los naipes que has indicado anteriormente. Piensa en ellos,
tócalos disimuladamente e invoca su poder para que te ayuden.
Anota tus experiencias en tu cuaderno.
109. Invocando la ayuda mágica de las
cartas
Este ejercicio es una variación con respecto al anterior. Si en
la práctica precedente buscabas una carta que te sirviera como
amuleto mágico para afrontar una situación difícil de tu vida, en
el presente van a ser las cartas las que te muestren el camino
mágico correcto para lograr los resultados que deseas.
Concéntrate en el tema que te ocupa y para el que deseas
buscar ayuda mágica, extrae tres cartas que corresponden a los
siguientes significados:

El ayudante mágico. Esta carta señala quién te puede


ayudar, la persona que tiene la clave para dar el salto
mágico hacia la resolución del problema.
El talismán. Es el naipe que muestra la ayuda mágica que
va a venir en tu auxilio cuando más lo necesites.
La sorpresa. Muestra aquello que no esperas y que se
necesita para completar la solución al problema planteado.

Estas tres cartas van a funcionar como un poderoso talismán


que debes mantener en tu mente cuando te enfrentes al problema
que deseas resolver. Si es posible, llévalas contigo, visualízalas o
porta una fotografía de las tres.
Cuando realices este ritual, te recomiendo que anotes las
cartas que han surgido para ti y el resultado que has encontrado
gracias a tu ayuda.
Sanación emocional con el Tarot
110. Aprendiendo a superar el pasado
Sin duda, a lo largo de este libro habrás descubierto el
fabuloso potencial de las cartas, que va mucho más allá de la
simple adivinación. Como herramienta de sanación emocional, el
Tarot es una herramienta muy valiosa, que permite conocer las
causas del dolor emocional, y también cómo encontrar soluciones
o caminos para recuperar la alegría y la energía vital positiva.
Para realizar este ejercicio, piensa en un acontecimiento
doloroso de tu pasado. A los efectos de nuestra práctica, no
importa si se trata de un hecho ya superado, o si por el contrario,
aún está presente como una herida en tu alma. En todo caso, esta
tirada te aportará un poco más de conocimiento útil para tu
mejora personal.
Esta lectura tiene un poderoso mensaje de carácter espiritual
que no todos comprenderán, pero que es necesario en todo
proceso de sanación. Este mensaje nos enseña que los
acontecimientos dolorosos son mensajes de nuestra alma, que
siempre busca mejorar y desarrollar su máximo potencial. La
enfermedad emocional no es otra cosa que una poderosa
llamada de atención, una crisis de maduración del alma, que
debemos entender y atender como se merece. Así que cuando
tengas claro un tema, te animo a que extraigas seis cartas del
Tarot y las sitúes en estas posiciones, siguiendo el esquema
representado en la Figura 36.

1. Tu bloqueo emocional, la causa del dolor, el problema


que limitó tu crecimiento.
2. La manera en que ese bloqueo afectó a tus relaciones
personales en el pasado.
3. Cómo afecta a tus relaciones en el momento actual.
4. Las lecciones emocionales que debes aprender para
superar el problema.
5. Qué hacer para sanar, dónde comienza el camino de la
recuperación. Qué recursos puedes explorar.
6. Guía espiritual. La lección más importante que debes
aprender, el propósito, la razón última por la que has vivido
ese problema.
Figura 36. Lectura mandálica de sanación

Anota las cartas que han surgido y tu interpretación de las


mismas. Entiende este esquema no como una lectura al uso, sino
como un mandala de superación personal sobre el que debes
meditar. A medida que pase el tiempo, su significado se ampliará
en tu conciencia.
111. Las vidas pasadas y el karma
Por último, vamos a terminar este libro de ejercicios con uno
que te ayudará a mirar al pasado más remoto, aunque lo
haremos con el ánimo de que la información obtenida sea útil
tanto para la vida presente como para el futuro.
Independientemente de que creas en la reencarnación o no,
quizás encuentres información interesante a través de esta lectura.
Para ello, simplemente tienes que abrirte a la posibilidad de que
dichas vidas y sus consecuencias (el karma), han existido y
ejercen su influencia en la vida presente. Este karma puede ser
tanto negativo, en forma de deudas pendientes por errores
pasados, como positivo, presentándose en la actualidad como
premios que llegan como recompensa por nuestras buenas
acciones.
Te invito a explorar este karma mediante una sencilla tirada.
Intentando mantener tu mente lo más despejada posible,
extrae siete cartas. El significado de esos naipes, siguiendo el
esquema señalado en la Figura 37, es el siguiente:
Las cartas situadas en las posiciones 1, 2 y 3 representan
vidas pasadas, o bien, diferentes episodios de una vida
pasada especialmente importante.
4. Señala cómo el pasado influye en el presente, el karma
tal y como se siente ahora.
5. El consejo el camino para, superar el karma negativo.
6. La fortuna, el karma positivo, el resultado de las buenas
acciones.
7. Cómo la vida presente influye en las vidas futuras.
Figura 37. Lectura kármica
Realiza esta tirada y anota las cartas extraídas y las ideas que
surjan en tu mente acerca de ellas. Con el tiempo, vuelve a esta
lectura, así como a los diversos ejercicios que has realizado en
este libro. Así descubrirás cómo, a medida que tu conocimiento
de las cartas se vuelve más profundo, tu conciencia también se
expande de un modo muy positivo para ti.
Conclusión
Apéndice. Trabajando con otras barajas
del Tarot
Aunque a lo largo de este libro hemos usado las cartas del
Tarot de Rider-Waite, puedes utilizar también otros mazos en la
mayor parte de los ejercicios. Para evitar confusiones,
indicaremos las diferencias que existen entre los tres conjuntos de
cartas más utilizados: Rider-Waite, Marsella (versión de Camoin-
Jodorowsky) y Thoth de Crowley.

Los naipes 8 y 11 del Arcano Mayor

Existe una importante discrepancia entre el Tarot Rider-Waite y


otros mazos en cuanto a la posición de los dos naipes: La Fuerza
y La Justicia. En las cartas de Marsella y Thoth de Crowley, La
Fuerza ocupa el lugar número 8 mientras que La Justicia ocupa el
número 11, aunque Crowley modifica los nombres de los
Arcanos.
Como ya hemos visto, en la baraja Rider-Waite, La Justicia es
el Arcano 8, mientras que La Fuerza es el número 11.
Para resumir, indicamos los nombres de las cartas y su
numeración en diversos tarots:

En el Tarot de Marsella: La Justicia (8) y La Fuerza (11).


En el Thoth de Crowley: El Ajuste (8) y La Lujuria (11).
En el Tarot Rider-Waite: La Fuerza (8) y La Justicia (11).
Las Cartas Cortesanas

Las Cartas de la Corte presentan también distintas variantes si


analizamos diferentes mazos tradicionales.
En el Tarot de Marsella "tradicional", se sigue el orden
habitual de Sota o Paje, Caballero, Reina y Rey. En cambio, en la
versión contemporánea del mazo de Marsella de Camoin-
Jodorowsky, este orden varía: Paje, Reina, Rey y Caballero.
El Tarot Rider-Waite sigue la secuencia tradicional de Sota,
Caballero, Reina y Rey. En cambio, el Tarot Thoth de Crowley
varía tanto el nombre como el orden de las Cartas Cortesanas,
para denominarlas: Príncesa, Príncipe, Reina y Caballero.
Para clarificar las cosas, a continuación podemos ver las
distintas variantes:

Marsella "tradicional": Sota o Paje, Caballo, Reina, Rey.


Marsella Camoin-Jodorowsky: Paje, Reina, Rey y
Caballero.
Thoth de Crowley: Princesa, Príncipe, Reina, Caballero.
Rider-Waite: Sota o Paje, Caballero, Reina, Rey.

Las Cartas Numeradas

Las Cartas Numeradas presentan también diferencias notables


entre diversos mazos del Tarot.
En el caso de los mazos de Marsella y Thoth, estas cartas
muestran un diseño basado en la repetición del símbolo de cada
naipe. Así por ejemplo, el 3 de Oros muestra tres monedas sin
mayores adornos. Como elemento de ayuda a la interpretación,
cada carta del mazo Thoth muestra una leyenda alegórica. En el
caso del Tres de Oros, esta reza: "Trabajo".
En cambio, el mazo Rider-Waite nos presenta una imagen
alegórica, en la que se integran los símbolos del palo. En este
caso, tres hombres que trabajan o contemplan los tres pentáculos
integrados en una obra arquitectónica.
Esta peculiaridad del mazo Rider-Waite hace que este Tarot
sea el más adecuado para el aprendizaje y por tanto, el que
recomendamos usar con este libro.
Bibliografía
ARRIÉN, ÁNGELES: Las Cuatro Sendas del Chamán. El
guerrero, el sanador, el vidente, el maestro. Ed. Gaia, Barcelona,
1999.
AUTORES VARIOS: El Tarot. El futuro en las cartas.
Ediciones Uve, Madrid, 1980.
BUNNING, JOAN: Learning the Tarot. A Tarot Book for
Beginners. Samuel Weiser, New York, 1998.
CONNOLLY, EILEEN: Tarot. A New Handbook for the
Apprentice. Newcastle Pub., North Hollywood, CA, Estados
Unidos, 1979.
— Tarot. The Handbook for the Journeyman. Newcastle Pub.,
North Hollywood, CA, Estados Unidos, 1987.
CROWLEY, ALEISTER: The Book of Thot (Egiptian Tarot).
Samuel Weiser, York Beach, MA, 1995.
— Adivinación por el Tarot. Océano Ibis, Barcelona, 1998
DÉNIZ, OCTAVIO: Tu Signo Lunar. Lulu.com, 2007
— Curso de Tarot. Adivinación y crecimiento personal.
Lulu.com, 2010, 2ª ed.
— Los Cuatro Elementos. Lulu.com, 2012.
DUQUETTE, LON MILO: Understanding Aleister Crowley’s
Thoth Tarot. Weiser Books, San Francisco, CA, Estados Unidos,
2003.
FAIRFIELD, GAIL: Cómo tomar decisiones con el Tarot.
Urano, Barcelona.
GILES, CYNTHIA: The Tarot. History, Mystery and Lore.
Fireside, New York, 1992.
— The Tarot. Methods, Mastery, and More. Fireside, New
York, 1996.
GRAY, EDEN: A Complete Guide to the Tarot. New
American Library, New York, 1970.
— Mastering the Tarot. New American Library, New York,
1971.
— The Tarot Revealed. New American Library, New York,
1960.
GREER, MARY K.: Tarot Constellations. Paterns of personal
destiny. Newcastle Books, Estados Unidos, 1987.
— Tarot for Your Self. A workbook for personal transformation.
New Page Books, Franklin Lakes, NJ, Estados Unidos, 2002, 2nd
Edition.
— The complete book of Tarot reversals. Woodbury, MN,
Estados Unidos, 2006.
— 21 ways to read a Tarot card. Llewellyn Pub., Woodbury,
MN, Estados Unidos, 2007.
GREER, MARY K. y TOM LITTLE: Understanding the Tarot
Court. Llewellyn Pub., St. Paul, MN, Estados Unidos, 2004.
MARTEAU, PAUL: El Tarot de Marsella. Edaf, Madrid,
1988.
NICHOLS, SALLIE: Jung y el Tarot. Kairós, Barcelona, 1989.
PAPUS (GÉRARD ENCAUSE): El Tarot de los Bohemios.
Edicomunicación, Barcelona, 1986.
— El Tarot Adivinatorio. Edicomunicación, Barcelona.
POLLACK, RACHEL: Seventy-Eight Degrees of Wisdom: A
Book of Tarot (2 tomos). The Aquarian Press, Wellingborough,
Reino Unido, 1980.
WAITE, ARTHUR EDWARD: Claves del Tarot. Obelisco,
Barcelona, 1998, 2ª ed.
WIRTH, OSWALD: El Tarot de los imagineros de la Edad
Media. Edicomunicación, Barcelona.