Está en la página 1de 287

La Nueva Generación Juan Luis Cobano

2
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
3
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
4
Juan Luis Cobano Jiménez

Comercializa: Bubok.com

Impreso en España/Printed in Spain

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


5
Para todos aquellos que han hecho
posible este libro, los que me han
apoyado...

Y por todos aquellos que han abierto


el libro y se disponen a adentrarse
en las nuevas aventuras a las que se
someterán nuestros protagonistas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


6
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
7
1

Hogwarts

– Por aquí, Lily. Al y James te enseñarán cómo


atravesarlo– dijo Ginny. Era el primer año de Lily
por lo tanto no sabía cómo atravesar el andén 9 y
¾.

Aquel día era el primero de septiembre, y una


pequeña comitiva avanzaba nerviosamente por el
andén sin que nadie pareciera darse cuenta de
ello.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


8
–Mira Ginny, por allí llegan Ron y Hermione– dijo
Harry. Todos alzaron la vista para mirar hacia el
lugar donde Harry señalaba... –Y no te preocupes
porque sea tu primer año. Además de tus
hermanos, también estarán los primos Hugo y
Rose.

– Sí, seguro que os llevaréis bien con ellos-


añadió Ginny, antes de que las dos familias se
encontraran justo delante del muro que escondía
el tren que los llevaría a Hogwarts. Ambas
familias no se veían desde un año. Cuando
algunos de los niños entraron en la escuela. Así
que no todos los primos se conocían bien.
Exceptuando a Lily y Rose, que dos años atrás,
cuando a Rose le quedaba sólo un año para
ingresar en Hogwarts, pasaron casi todo el año
juntas.

– ¡Al, James, traigo grajeas para el tren! –dijo


Rose con una sonrisa. – ¡Y he aprendido un
hechizo para colocarme la túnica sin moverme!-la
chica ya había estado el año pasado con Albus
Severus en el castillo. James puso los ojos en

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


9
blanco, ya hacía dos años que había entrado en
el colegio Hogwarts de magia y hechicería.

Harry, al ver a James con el maletín y la lechuza


blanca, se vio a sí mismo con Hedwich, su
lechuza a la que mataron los mortífagos tantos
años atrás.

– ¡Vamos! ¡Sólo quedan cinco minutos para las


once, vamos a perder el tren! –dijo James, que
era el más veterano. Se lanzó hacia el muro,
desapareciendo tras él.

– ¡Eh, espera! –le gritó Lily, que también atravesó


la pared. Todos fueron entrando, encontrándose
con el Hogwarts Express, el tren que transportaba
a los alumnos desde la estación hasta el colegio
Hogwarts de Magia y Hechicería.

Apenas pudieron despedirse los padres de sus


hijos, que estaban llenos de emoción y no
tardaron en subirse al tren.

Se sentaron juntos los tres niños en un


compartimento, y en la siguiente las dos niñas.
Otra chica entró con su hermano en el

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


10
compartimento donde se encontraban Lily y
Rose. Las chicas miraron con recelo a los recién
llegadas, que les dirigieron una sonrisa.

–Hola somos Lucius y Narcisa Malfoy. Somos


hijos de Draco Malfoy y de Pansy Parkinson–
Rose y Lily, habían oído hablar de los Malfoy, por
lo que sus recelos desaparecieron.

–Yo soy Lily Potter y ella Rose Weasley– dijo Lily


tras vacilar ligeramente.

–Yo soy hija de Harry James Potter y Ginny


Weasley– repuso Lily aún atemorizada, ya que no
sabía con exactitud quiénes eran ni qué querían.

–Y yo de Ronald Weasley y Hermione Granger–


añadió Rose mirando con el rabillo del ojo a su prima
Lily.

–De acuerdo, nosotros somos de Slytherin. ¿Y


vosotras?– preguntó Lucius arqueando las cejas.

–Yo soy nueva, y mi prima–respondió Lily inclinando


la cabeza hacia Rose– es de Gryffindor– finalizó
devolviendo la mirada al chico de pelo rubio
repeinado hacia atrás.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


11
– ¿Sois buenas magas?– preguntó la chica de pelo
rizado que disponía su asiento junto al de Lucius.

Las chicas no respondieron. Pusieron los ojos en


blanco y encogieron los hombros cambiando la
mirada hacia un lado. Lily, queriendo demostrar una
respuesta a la pregunta, lanzó:

– ¡Reducto!– el papelillo de la chocolatina mágica


que había en el suelo, desapareció en una ingrávida
explosión. A Lucius se le cayó la baba. No sólo le
parecía guapa, sino que su hechizo reducto había
provocado la explosión. –Lo he aprendido de mi
madre–dijo remoloneando.

–A ver…–dijo Lucius sacando su varita– ¡Reducto!–


de repente un destello de luz roja iluminó la estancia,
pero no apuntó bien y dio un fuerte azote al suelo. El
tren se paró, y los niños se asustaron. Abrieron la
ventana un segundo y… ¡Estaban en Hogwarts!

Todos descendieron por las escaleras y allí abajo, la


silueta de un hombre muy grande de tamaño y
también de ancho, nos llamó la atención. Con forme
se fue acercando pudieron ver que tenía una larga

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


12
melena y mucha barba negra, ya con trazos blancos
y grises.

– Bienvenidos a Hogwarts, los de primer año


síganme, móntense en las barcas y crucen por
grupos de cinco, vamos, no tenemos todo el día–dijo
el semigigante.

–A propósito, me llamo Hagrid.

James, Albus Severus y Rose, se aproximaron a


gran velocidad hacia el grandullón y se abrazaron a
él. Este con tan solo una mano les cubría toda la
cabeza.

– ¿Qué tal vuestros padres? –preguntó Hagrid.

-Muy bien, nos han dado saludos para ti– respondió


James.

–Los míos también, Hagrid– intervino Rose.

Los tres chicos, James, Al y Hugo, se acomodaron


con otros dos en la barca, se llamaban Teddy Lupin,
y John Goyle. Mientras las chicas se encontraban
sólo con los Malfoy.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


13
– Se rumorea en el Callejón Diagón… que se planea
el retorno de…–pausó, tragó saliva, y se atrevió a
decir:

– Voldemort–terminó Rose, por sacar un tema


aunque cayó en la cuenta de que ese no era el
apropiado.

–Ojalá sea cierto–apreció Lucius.

–Pero si somos nosotr…–Narcisa intentó seguir, pero


su hermano le propinó un leve codazo señalando
que parara. No debía haber dicho eso. –nosotros, los
que queremos que vuelva.

– ¿Por qué? Él sólo trajo desgracias y tragedias al


mundo mágico. Ahora se vive en paz y libertad. ¿No
creéis que sea mejor así? –dijo Rose, y Lily afirmó
asintiendo.

–Él insistió en los estatus de sangre. Y fue él quien


consiguió el máximo poder. Cualquiera hubiera
deseado llegar a ser como él. El mago tenebroso
más temido de todos los tiempos. Se apoderó del
ministerio, entre otros; y consiguió todo cuanto se
podía desear. Fue único, si volviera, seríamos

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


14
buenos magos de verdad. Ni mestizos, ni de hijos de
muggles…-repuso Lucius Malfoy Junior colérico.

–Pero…, si ahora apareciera una nueva generación


del-que-no-debe-ser-nombrado, todos los esfuerzos
pasados, serían en vano…– dijo Rose, que estudió el
año pasado, Historia de la Magia, de Bathilda
Bagshot, y sabía cómo se venció al Señor Oscuro en
la Segunda Guerra de Hogwarts.

–Sólo se tuvo suerte para acabar con la era del


Señor Tenebroso. Según dicen la varita del niño que
lo mató era la Varita de Saúco, la leyenda cuenta
que actuaba por sí sola, y había dos objetos más, la
piedra de la resurrección y la capa de invisibilidad.
Son las reliquias de la muerte. La Varita de Saúco se
destruyó, pero las otras dos reliquias, no. Unirlas
sería proclamarse el Señor de la Muerte, y ¿qué
Señor de la Muerte no sería capaz de conseguir el
regreso de quien-nosotros-sabemos? Seríamos
invencibles. Los Señores de la Muerte, ni más ni
menos.

Lily acercó sus labios a la oreja de Rose:

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


15
–No deberíamos hacer amistad con los Malfoy–
susurró.

–Cierto– le devolvió el murmullo.

Llegaron a Hogwarts. Hagrid les guió hasta el señor


Filch, y este, a su vez, les llevó hasta el comedor.
Allí, una señora, anciana por su aspecto, pero que se
observaba segura y poderosa, sostenía en sus
manos un sombrero cuyas arrugas constituían un
extraño semblante. Parecía que hablaba con la
señora de la larga túnica verde, con su sombrero de
pico a juego. Era bastante insólito.

–Esa es la profesora McGonagall, este año, por


vigesimotercera vez consecutiva desempeñará el
cargo de directora–le informó Rose. –Bueno, me voy,
Lily, te espero allí, en las mesas de Gryffindor–dijo
señalando casi al final del gran comedor cuyas
mesas estaban con bandejas, platos y vasos
completamente vacíos. La figura de Rose Weasley,
una chica de larga melena rizada, se alejó saludando
a un grupo de alumnos de Gryffindor que se
encontraban sentados sobre las interminables
banquetas de madera.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


16
McGonagall permanecía firme, ante el atril de
fénix. Dio unos leves golpes con su varita, pero estos
retumbaron en el amplio salón originando que el
tumulto desapareciera y todos los alumnos le
prestaran atención.

– Bienvenidos a Hogwarts alumnos de primer curso.


Como es de costumbre, el señor Filch me ha pedido
que os recuerde algunas normas y prohibiciones que
debéis cumplir obligatoriamente, si no, sería
sancionado con la expulsión permanente del Colegio
Hogwarts de Magia y Hechicería. En primer lugar, y
de las más importantes, en el tercer piso, el pasillo
de la izquierda está terminantemente prohibido, para
aquellos que no deseen una muerte lenta y dolorosa.
Y por último, pero no menos importante, en la
biblioteca se halla la Sección Prohibida, esta parte
del castillo tampoco está admitida sin supervisión, ya
que se hallan exorbitantes criaturas que ninguno se
imaginaría nunca–insinuó la directora. –Y ahora,
vamos a empezar el curso seleccionando la casa a
cada uno de los nuevos alumnos. Yo nombraré al
alumno y vendrá a este asiento–dijo posando la
mano en el respaldo del mismo. –, le colocaré el

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


17
sombrero y éste seleccionara la casa del alumno.
Empecemos– bajó la mirada a una hoja de
pergamino y nombró. – Lucius Malfoy.

El chico se aproximó a la directora, luego se colocó


el sombrero y este dijo:

– Veo en ti travesuras, pero un chico inteligente, un


poco de genio y mucha ira en ti, estas cualidades,
son propias de… ¡Slytherin!– los alumnos de
Slytherin gritaron y le dieron la mano a Lucius.

Albus Severus, que se hallaba sentado con una


pequeña comitiva, miró con ira a Lucius. Este, de
casualidad le devolvió la mirada, y la sonrisa se le
borró. Albus Severus, en cambio le sonrió. Lucius
quedó embobado, no entendía nada. Le había
mirado mal, y a continuación le había sonreído…

–Lily James Potter– anunció McGonagall. Esta se


incorporó y se adelantó unos pasos hasta llegar junto
a la directora.

–Ah, no quieres que te ponga en Hafflepuff, aunque


sería una buena casa para ti. ¡Que! Ravenclaw
tampoco, bueno, a ver, veo en ti mucho talento y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


18
decisión, eres muy inteligente, sí, y veo en ti una
fuerza inmensa, tu padre quería esta casa para ti,
por lo que le contentaría oír esto… ¡Gryffindor! –los
miembros de esta casa se alegraron de tener a esta
chica con ellos.

– Ted Lupin – nombró la directora. Teddy se acerco


al sombrero.

– Oh, veo algo diferente en ti, eres una gran


persona, y te has ganado ser de… ¡Gryffindor! – los
alumnos de la casa se abrazaron a Teddy; Albus y
James estaban muy contentos de tener a Ted con
ellos.

Un largo grupo de alumnos nuevos pasaron por el


asiento custodiado por Minerva y el sombrero. Les
asignaron sus casas, y se marcharon con sus
compañeros. John Goyle, el chico corpulento, era el
siguiente, así que se acercó al estrado en el que
todos los profesores aguardaban tras la mesa.

El sombrero decidió que John debería estar en


Gryffindor, y se alegró mucho de poder estar con sus
amigos.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


19
Ya sólo quedaban Narcisa Malfoy y Hugo. Este
último era el que iba ahora, se acercó hasta el
asiento en el que se encontraba la profesora
McGonagall con el sombrero seleccionador en sus
manos, que pasó a estar sobre la cabeza de Hugo
Weasley.

– Mucha inteligencia, como en tu madre, y mucha


valentía como tu padre, estarás en una casa perfecta
para ti… ¡Gryffindor!– Solo quedaba Narcisa. Se
acercó hasta el altar.

– Seguirás la historia de los Malfoy, y como todos los


de tu familia, irás a...Slytherin.

Tanto los de Gryffindor como los de Slytherin


estaban todos muy contentos, todas las casas ya
habían recogido nuevos alumnos.

McGonagall anunció:

– Antes de que la fiesta comience voy a presentar a


los profesores. De pociones un año más, Slughror,
defensa contra las artes oscuras, Luna Lovegood, de
herbología Neville Longbottom. Y nuestro
guardabosque tan veterano y profesor de cuidado de

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


20
criaturas mágicas es Hagrid. Estudios muggles, aún
no se ha ocupado el puesto, y de encantamientos,
Filius Flitwick, también el encargado del coro. Este
año, el torneo de quidditch no se organizará–tras
estas palabras empezó un tumulto y gritos en contra
de lo dicho. –Pero sí habrá otro torneo, y se
encargará de la actividad–pausó. –…Oliver Wood.
Gracias a él la actividad se podrá realizar. Y el torneo
se llevará a cabo con las escuelas Beuxbatons y
Durmstrang. Y habrá unas pruebas para elegir a los
jugadores que nos representarán en el torneo– cerró
con una sonrisa. Dio unos golpes con la cucharilla en
su copa vacía, y anunció:

–Y ahora: ¡Que comience la fiesta!– Todos los


platos, bandejas y vasos se llenaron de comida y
bebida, y todas las casas empezaron a comer, una
música sonó. Todo Hogwarts estaba en el comedor,
disfrutando de la fiesta de apertura del curso. Y se
sorprendían del lugar que iba a ser la estancia
durante el curso.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


21
2

El Bosque Prohibido

Era por la mañana, cuando les tocaba a los


alumnos de primer año defensa contra las artes
oscuras. Una pequeña multitud bajaba las
escaleras para llegar al aula en la que la
profesora, Luna Lovegood, les esperaba
ordenando una montaña de libros que levitaban
como una pluma por la clase. En la clase iban a
aprender a aturdir al enemigo.

– Mirad, el encantamiento más habitual para


desarmar al enemigo es este–alzó la varita y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


22
apuntó al muñeco de prácticas– ¡Expelliarmus!–
de repente, el maniquí salió despedido hacia
atrás.

–Oh, que “guay”.

– Increíble…–decían otros.

–Bah, que tontería–saltó Lucius–, en lugar de


esto deberíamos aprender las maldiciones
imperdonables.

–Pero, ¿qué?, ¡no! Está prohibido conjurar las


maldiciones imperdonables. Además no se
imparten clases de artes oscuras, sino de
defensa contra las dichas. Ni siquiera las
nombres.

–Expelliarmus – dijo Lucius apuntando con su


varita a la profesora Luna, pero esta impidió que
le impactara.

Lucius se arrepintió, sabía que realmente no tenía


nada que hacer con la experimental profesora
Lovegood.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


23
Tras el rutinario sonido del timbre, Luna salió
decidida del aula, y, cogiendo un atajo
atravesando el cuadro del astrónomo, en la torre
de astronomía, llegó al amplio pasillo en el que se
encontraba el despacho de la directora. Pero no
la encontró allí.

Ascendió por las escaleras de caracol hasta


llegar a la torre del reloj, lugar donde un individuo
con sombrero y túnica verde le llamó la atención.
Hacía levitar unos enormes engranajes de cobre
oxidado que pertenecían al gigantesco reloj. Se
acercó a ella:

–McGonagall–interrumpió Luna. Minerva dio un


respingo y el engranaje que sostenía mediante un
hechizo perdió la levitación. Luna reaccionó
inmediatamente, y antes de que el impacto entre
el suelo y el engranaje se produjera, esta le hizo
un favor a la directora consiguiendo el hechizo
para levitar la pieza del reloj.

–Gracias, profesora–le agradeció McGonagall


sonriéndole. – ¿Qué sucede?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


24
–Quería informarle sobre un problema sucedido
hoy en mi clase con los de primer año. Lucius
Malfoy ha nombrado las maldiciones
imperdonables, y ha hecho el intento de lanzarme
el hechizo que hemos aprendido hoy:
Expelliarmus–McGonagall arqueó las cejas.

–Gracias, profesora. Será sancionado,


evidentemente. Pero, me preocupa lo de las
maldiciones. Convocarlas conllevaría cadena
perpetua en la prisión de Azkaban–. Tras la
despedida, Luna se alejó, y McGonagall continuó
con su minucioso arreglo del reloj.

La directora castigó a Lucius llevándolo al


bosque prohibido con Hagrid, que tenía que hacer
unos preceptos. A medianoche, se tuvo que
suspender la clase de mortífagos, ya que Lucius
estaba castigado.

Dos toques dieron a la puerta de madera. El


individuo que aguardaba dentro no esperaba
visita, por lo que cogió su ballesta y abrió la
pequeña ventanilla de la puerta para ver quién lo
interrumpía.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


25
–Espero no molestarle, Hagrid–dijo McGonagall,
y a Hagrid los miedos se le evaporaron.

–No, profesora–dijo bajando la mirada a Lucius,


que este a su vez le miraba con aversión y
desagrado.

–Este chico ha incumplido las normas intentando


lanzar Expelliarmus a Luna Lovegood–dijo con
gesto más serio. –Te acompañará esta noche–
Lucius avanzó un paso hasta estar
perpendicularmente debajo de la pieza superior
del marco de la puerta de la cabaña.

Hagrid asintió algo descontento, los Malfoy nunca


le habían caído bien. McGonagall cada vez se
alejaba más, hasta que llegó el punto en el que
desapareció completamente entre la neblina y la
oscuridad.

Hagrid tenía que ir a por una cría de


colacuerno húngaro que habían abandonado, y
que si permanecía allí, al hacerse más grande
sería muy peligroso, así que lo iban a criar en
Hogwarts.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


26
Se disponían a entrar en el bosque, cada vez se
adentraban más en los oscuros interiores del
bosque que escondía miles de especies de
criaturas inimaginables. Como años atrás, Hagrid
iba con su chaqueta de tela verde sucia y con un
pantalón a juego, en la mano llevaba un candil y
en la otra llevaba el paraguas que siempre usaba
para hacer magia. Lucius tenía el pelo corto como
su padre Draco lo tenía cuando entró en
Hogwarts.

Llegaron, el dragón se puso un poco revuelto,


pero Hagrid, que era profesor de cuidados de
criaturas mágicas, lo tranquilizó un poco.

–Crucio– dijo Lucius apuntando al colacuerno


disimuladamente, sin que Hagrid se diese cuenta
de ello. El semigigante por fin giró y vio al
colacuerno abatido en el suelo, retorciéndose de
dolor.

Cayó en cuenta entonces de que le habían


lanzado una maldición. Entonces cogió el
paraguas y apunto hacia los alrededores para ver
quien había sido el responsable. Hagrid no pensó

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


27
en Lucius porque los menores no suelen saber
cómo se hacen las maldiciones imperdonables.
Sonó una rama que había crujido por una pisada,
y Hagrid lanzó hechizos a diestro y siniestro. Pero
se dio cuenta de que era su viejo amigo, el
centauro Firenze. Este había cambiado mucho, el
pelo se le había quedado completamente canoso,
y le escaseaba.

–Hagrid…

–Hola Firenze, me has asustado–repuso Hagrid


al centauro.

–Hoy anda por el bosque un hombre mayor cuyo


largo cabello es rubio blanquecino, me recuerda a
los Malfoy.

Hagrid miró a Firenze y luego a Lucius.

–Así que alguien de tu familia, ¿no? –se dirigió al


chico. Firenze cambió su expresión.

–No bajes la guardia Rubeus.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


28
–Gracias Firenze– este salió galopando entre
frondosos árboles y arbustos, y se perdió tras los
oscuros interiores del Bosque Prohibido.

De repente, se escucharon unas pisadas, el


crujido de una rama hizo pausar los pasos,
volvieron a escucharse, y cada vez sonaban más
fuerte. De repente, alguien llamó a Hagrid
propinándole dos golpecitos con la mano en el
hombro. Hagrid se asustó. Se dio la vuelta y allí
permanecía Albus Severus Potter, que había
llegado hasta ellos con la capa de invisibilidad y
el mapa del merodeador que su padre le había
dado a su hermano al entrar en Hogwarts. Hagrid
dijo que les podía acompañar.

De repente, el dragón atacó a Lucius, que no


paraba de enfurecerlo.

– ¡Avada kedavra! – y un destello de luz verde


iluminó la zona. Cuando la irritante luz
desapareció, el dragón estaba en el suelo y sin
vida. Vieron entre el polvo que se había levantado
con el impacto provocado entre el colacuerno y el
suelo, a un hombre mayor acompañado de otro,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


29
de unos 30 años. Cuando estos se acercaron, Al
se puso la capa. Hagrid reconoció a Lucius
Malfoy con su hijo Draco.

–No dejaré que ataquen a mi nieto– dijo Lucius


cogiendo a Malfoy Jr. acercándolo a ellos.

– Desde luego, no puedo confiar en el viejo


guardabosques que también a mí me trajo al
bosque prohibido–repuso Draco– ¡Crucio! –
Draco lanzó la maldición a Hagrid que quedó en
el suelo como si no pararan de lanzarle
maleficios. Los Malfoy se fueron y llevaron a
Lucius a Hogwarts. Albus se quitó la capa de
invisibilidad y ayudó a Hagrid a llevarlo a
Hogwarts. Se acordó de que su padre había
hablado con Ginny alguna otra vez de ese tal
Draco Malfoy. Pero no recordó quien era con
exactitud.

Hagrid, herido se levantó con un poco de trabajo,


Albus lo ayudaba para sacarlo del bosque y
llevarlo a la enfermería, este le había puesto la
capa a Hagrid para no llamar mucho la atención
en el bosque prohibido que tan peligroso era

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


30
según sus padres y el profesorado de Hogwarts,
Su padre ya había estado antes y había pasado
muchos peligros, como que se le apareció un
hombre con capucha con pretensión de matarlo,
o cuando vieron al gigante de Hagrid con la
profesora Dolores Umbridge, y un millón de
centauros le atacaron.

Al dejó a Hagrid en su cabaña. Comenzó a


pesarle la cabeza, le volvió ese dolor de cabeza
que tanto le aparecía últimamente. Era un dolor
extraño, tanto que unas imágenes le aparecían
en su mente, trataban de un chico, no muy alto,
que comenzó sus estudios en Hogwarts. Albus
Severus no lo conocía para nada, ni siquiera de
vista, y sabía que las imágenes no eran en
directo, porque lo comprobó.

El dolor le causaba cansancio e insomnio, hacía


que se sintiera sin fuerzas ni poderes ningunos.

Al no quería preocupar a nadie, y es esa la razón


por la que no lo contaba.

Avanzaba por un camino de piedras, cuando


estaba junto al sauce boxeador, y sin quererlo, se

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


31
resbaló y entró en la cueva secreta del sauce
boxeador, la Casa de los Gritos. Escuchó voces.

– Lucius, tienes que tener siempre en cuenta que


si alguien mete la pata y nos delata, ¿qué?

– Padre, la nueva generación de Voldemort se


llevará a cabo sin ningún tipo de problemas. Pero
mi duda me trastorna. ¿Cómo vamos a conseguir
el regreso corpóreo de las cenizas del Señor
Oscuro?

– ¡Ay, hijo! Sencillo, ¿recuerdas el libro de


cuentos de Beddle el Bardo?

–Claro papá,…. ¿cómo voy a borrar de mi mente


esos cuentos que me agradaban el sueño?–
respondió Lucius sonriendo, mientras Draco
removía cacharros que había por medio de la
tétrica habitación.

–Pues uno de los cuentos, el de los hermanos


Peverell, cuenta una historia real, cuyos
elementos son reales.

–No recuerdo esa historia, padre.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


32
–Había una vez tres hermanos que viajaban al
atardecer por un camino solitario y sinuoso.
Con el tiempo, los hermanos alcanzaron un río
demasiado profundo para vadearlo y demasiado
peligroso para cruzarlo a nado. Sin embargo,
estos hermanos habían aprendidos las artes
mágicas, y con el sencillo ondear de sus varitas
hicieron aparecer un puente sobre el agua
traicionera. Iban ya por la mitad del puente
cuando encontraron el paso bloqueado por una
figura encapuchada. Y la muerte les habló.
Estaba enojada porque le hubieran sido
escatimadas tres nuevas víctimas, ya que los
viajeros normalmente se ahogaban en el río. Pero
la Muerte era astuta. Fingió felicitar a los tres
hermanos por su magia, y dijo que cada uno de
ellos había ganado un premio por haber sido lo
suficientemente listos como para engañarla.
Así el hermano mayor, que era un hombre
combativo, pidió la varita más poderosa que
existiera, una varita que ganara siempre en los
duelos para su dueño, ¡una varita digna de un
mago que había vencido a la Muerte!
Así la Muerte cruzó hasta un viejo árbol de Sauco
en la ribera del río, dando forma a una varita de
una rama que colgaba, y se la entregó al
hermano mayor.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


33
Entonces el segundo hermano, que era un
hombre arrogante, decidió que quería humillar a
la Muerte todavía más, y pidió el poder de
resucitar a los muertos. Así la muerte recogió una
piedra de la orilla del río y se la dio al segundo
hermano, y le dijo que la piedra tenía el poder de
traer de vuelta a los muertos–pausó. –Entonces
la Muerte preguntó al tercer y más joven de los
hermanos lo que quería. El hermano más joven
era el más humilde y también el más sabio de los
hermanos, y no confiaba en la Muerte. Así que
pidió algo que le permitiera marcharse de aquel
lugar sin que la muerte pudiera seguirle. Y la
Muerte, de mala gana, le entrego su propia Capa
de Invisibilidad. La Muerte se apartó y permitió a
los tres hermanos continuar su camino, y así lo
hicieron, charlando asombrados sobre la aventura
que habían vivido, y admirando los regalos de la
Muerte.

En su debido momento los hermanos se


separaron, cada uno hacía su propio destino.
El primer hermano viajó durante una semana
más, y alcanzó un pueblo lejano, acompañando a
un camarada mago con el que tuvo una riña.
Naturalmente con la Varita del Sauco como arma,
no podía perder en el duelo que seguiría.
Dejando al enemigo en el suelo el hermano

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


34
mayor avanzó hacia la posada, donde alardeó en
vos alta de la poderosa varita que le había
arrebatado a la Muerte, y de cómo ésta lo hacía
invencible.

Esa misma noche, otro mago se acercó


sigilosamente al hermano mayor que yacía,
empapado en vino, sobre la cama. El ladrón tomó
la varita y para más seguridad, le cortó la
garganta al hermano mayor.

Y así la Muerte tomó al primer hermano para sí.


Entretanto, el segundo hermano viajaba hacia su
casa, donde vivía solo. Allí sacó la piedra que
tenía el poder de resucitar a los muertos, y la
volteó tres veces en su mano. Para su asombro y
su deleite, la figura de la chica con la que una vez
había esperado casarse, antes de su muerte
prematura, apareció ante él.

Pero ella estaba triste y fría, separada de él por


un velo. Sin embargo había vuelto al mundo, pero
ese no era su sitio y sufría. Finalmente el
segundo hermano, impulsado por un loco anhelo
desesperado, se mató para reunirse finalmente
con ella.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


35
Así fue como la Muerte tomó al segundo hermano
para sí.

Sin embargo la Muerte buscó al tercer hermano


durante muchos años, y nunca pudo encontrarlo.
Fue solo cuando tenía ya una edad avanzada que
el hermano más joven se quitó la capa de
invisibilidad y se la dio a su hijo. Y entonces
saludó a la Muerte como a una vieja amiga y fue
con ella gustosamente, e igualmente, pasó a
mejor vida.

– ¿Quieres decir con esto, que las reliquias de la


muerte realmente existen? –se interesó Lucius.

–Existían, la varita de saúco se destruyó cuando


Potter derrotó a Voldemort. Las otras dos, siguen
en el mundo mágico. Sólo nos interesa la piedra
de la resurrección, ya que es la que haría volver a
Voldemort. Para poder hablar con él, y ejecutar el
ritual.

–Interesante…

–Hijo, mañana a media noche hablaremos en


clase sobre horrocruxes y su historia, de los ocho
horrocruxes que el Señor Tenebroso construyó.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


36
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
37
3

Clases en la Sala de los Menesteres

Eran las doce en punto de la noche, seis alumnos


de Hogwarts asistieron a las clases. Lily y Rose
fueron las primeras en llegar ya que Narcisa
había ido en su busca.

–Buenas noches, pequeños mortífagos–introdujo


Draco.

–Bueno, para comenzar, hablemos de un tema


importantísimo en la historia del Señor Oscuro,
los horrocruxes. Se conoce como horrocrux a

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


38
aquel objeto mágico donde un mago ha
almacenado parte de su alma. Los
Horrocruxes son un tipo de magia oscura y muy
peligrosa, ya que para poder crearlos se necesita
asesinar a alguien, y de esa forma, desgarrar una
parte del alma propia. Un Horrocrux puede ser
creado usando cualquier objeto e inclusive seres
vivos. Si un Horrocrux es creado usando un ser
vivo, éste ser vivo puede obtener habilidades
mágicas del creador del Horrocrux. Además, al
tener una parte del alma del creador del
Horrocrux, si alguna persona se siente atraída por
ese objeto, el creador del Horrocrux puede
poseer el espíritu de otra persona. Si un mago
que tiene un Horrocrux es asesinado o muere, el
mago seguirá estando vivo aunque sin cuerpo
físico y de una manera infrahumana–hizo una
pausa, y luego continuó:

–Para crear un Horrocrux se debe asesinar a una


persona y luego convocar un hechizo y de esa
forma, una parte del alma se desprende y se
guarda dentro del objeto o criatura que el mago
ha escogido.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


39
Para destruir un Horrocrux se requiere magia muy
poderosa; se sabe que si el Horrocrux es un
objeto, se puede destruir usando veneno de
Basilisco o fuego demoníaco, y si es un ser vivo,
el Avada Kedavra puede destruir el Horrocrux,
pero el ser vivo no muere, solo el Horrocrux. Otra
técnica es usando veneno de basilisco.

–Al parecer, algunos magos han creado


Horrocruxes y sólo uno habría conseguido crear
más de un Horrocrux.

El primer mago que creó un Horrocrux fue Herpo


el Loco, Mago Tenebroso de la Antigua Grecia.

Lord Voldemort es el primer Mago Tenebroso en


crear más de 1 Horrocrux. Voldemort creó 7
horrocruxes. Bien, os entregaré una hoja de
pergamino con todos los horrocruxes de
Voldemort.

La hoja tenía escrita con una espesa tinta negra


lo siguiente:

Horrocruxes de Lord Voldemort:

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


40
Diario de Tom Riddle

Creado con la muerte de Myrtle la Llorona. Tom


Riddle, Voldemort, asesinó a Myrtle al controlar al
Basilisco. Creó el Horrocrux dentro de su Diario.
Si hacemos conjeturas, lo más probable es que
haya creado éste Horrocrux luego de que Horace
Slughror, todavía profesor, le hablara un poco
acerca del tema. Desconocemos cómo Voldemort
aprendió el hechizo para crearlo, no nos lo decía.
Luego, Voldemort le entregó el Diario a Lucius
Malfoy, mi padre, para que éste lo escondiera.
Cuando Lord Voldemort está “desaparecido”, ya
que el Ministerio de Magia quiere revisar la casa
de los Malfoy, Lucius esconde el diario en un libro
de Ginny Weasley. El Diario (que posee una parte
del alma de Voldemort) manipula a Ginny
Weasley y ésta abre la Cámara de los Secretos
de Hogwarts. Harry Potter, como siempre,
destruye el Diario utilizando un colmillo del
Basilisco ya que el veneno de Basilisco destruye
los Horrocruxes, aunque ni Harry ni Dumbledore
sabían en ese momento que el Diario era un

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


41
Horrocrux. Nos enteramos que era un horrocrux 4
años más tarde.

Anillo de Marvolo Gaunt

Creado con la muerte de Tom Riddle (Padre de


Lord Voldemort). El Señor Oscuro crea éste
Horrocrux y lo esconde en la Choza de los Gaunt.
Lo que él no sabe es que éste anillo contiene la
Piedra de Resurrección (una de las Reliquias de
la Muerte). Luego, Dumbledore consigue el
Horrocrux y lo destruye utilizando la Espada de
Godric Gryffindor. Dumbledore se da cuenta que
el anillo tiene la Piedra de la Resurrección; se
emociona y se lo pone, ya que cree que así verá
a su familia muerta. El anillo lo que hace es dejar
caer un maleficio sobre Dumbledore, dejándolo
con un solo año de vida, pobre inútil.

Copa de Hafflepuff

Creado con la muerte de Hepzibah Smith. Lord


Voldemort se lo roba a Hepzibah Smith. Luego se

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


42
lo da a Bellatrix Lestrange para que ella lo
guarde. Bellatrix lo guarda en su Cámara en
Gringotts, pero Harry, Ron y Hermione lo roban y
luego Hermione lo destruye en Hogwarts
utilizando un colmillo de basilisco.

Guardapelo de Slytherin

Creado con la muerte de un vagabundo muggle.


Lord Voldemort se lo roba a Hepzibah Smith y la
asesina. Voldemort lo esconde en una cueva con
ayuda de Kreacher, y en la cueva pone varios
maleficios y un lago lleno de Inferis. Luego
Regulus roba el Horrocrux de la cueva (con
ayuda de Kreacher) y de ahí pasa por varias
manos hasta que Harry, Ron y Hermione se lo
roban a Dolores Umbridge.

Diadema de Ravenclaw

Creado con la muerte de un campesino albano.


Voldemort se entera de la existencia de ésta
reliquia gracias a que le saca la información a

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


43
Helena Ravenclaw (hija de Rowena Ravenclaw),
la cual lo había robado y lo había escondido en
un bosque de Albania. Voldemort lo encuentra y
lo convierte en un Horrocrux, y luego cuando va a
Hogwarts, lo esconde en la Sala de los
Menesteres. Harry, Ron y Hermione lo consiguen,
pero Vincent Goyle los encuentra y trata de matar
a Harry utilizando Fuego Demoníaco. Lo que
logra es matarse a sí mismo y destruir el
Horrocrux.

Harry Potter

Creado con la muerte de James y Lily Potter o el


rebote del Avada Kedavra hacia Voldemort.
Cuando Lord Voldemort intenta matar a Harry
Potter (cuando este tenía 1 año) y la maldición
rebota gracias al sacrificio de Lily Potter, una
parte del alma de Voldemort se desprende y el
único lugar donde encuentra alojarse es dentro
de Harry Potter. Por esa razón Harry tenía ciertas
habilidades de Voldemort, por eso era tan bueno
ese estúpido, y también por eso Voldemort y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


44
Harry podían “leerse” los pensamientos. Nos
enteramos que Harry es un Horrocrux al final del
duelo de Harry con Voldemort. Harry fue un
Horrocrux no–intencional. Cuando Voldemort
vuelve a tratar de asesinar a Harry (a sus 17
años) en el Bosque Prohibido, lo que logra es
destruir el Horrocrux que había dentro de Harry.

Nagini

Cuando Voldemort no tiene cuerpo físico, decide


crear su último Horrocrux dentro de Nagini. Lo
crea utilizando la muerte de Bertha Jorkins.
Dumbledore sospechó que por el comportamiento
de Nagini, Voldemort la había vuelto un
Horrocrux. Era cierto, y cuando Voldemort se da
cuenta que todos sus Horrocruxes habían sido
destruidos, decide sobreproteger a Nagini, pero
por un descuido, le quita la protección y Neville
Longbottom, el profesor, la mata usando la
espada de Gryffindor.

Lily no sabía que su familia tenía tanto en


común con Voldemort. Tanto su padre Harry

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


45
como su madre Ginny habían participado en la
historia y destrucción del Señor Tenebroso.

–Bueno la clase termina por hoy, y tenéis tarea,


he escondido seis horrocruxes falsos, son los
mismos que el señor tenebroso escondió, poneos
de acuerdo y buscad cada uno un Horrocrux, que,
evidentemente, son copias falsas Y...de estas
clases no decid nada. Así que, futuros mortífagos,
marchad a vuestro dormitorio.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


46
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
47
4

En busca del diario de Tom Marvolo


Riddle

Salieron de clase y todos fueron a sus


habitaciones, todos menos Lily, que quería
adelantarse a los demás buscando de noche el
Horrocrux que le había tocado buscar. Primero
miró en la sala común de Slytherin debido a que
Voldemort pertenecía a dicha casa. Pero allí nada
extraño encontró. A continuación en los servicios
de Hogwarts, porque era donde su padre
encontró el diario embrujado, pero tampoco dio
resultados. Entonces se le encendió la bombilla, y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


48
miró en el despacho de la directora McGonagall.
Porque después de solucionar lo de la cámara
secreta Harry Potter llevo el diario al despacho de
Albus Dumbledore.

Avanzaba por el pasillo que conducía al


despacho, y, tras bajar las escaleras de la torre
del reloj, se encontró con que la directora se
encontraba al otro extremo del pasillo, avanzando
a zancadas hacia el punto en que Lily se
encontraba. McGonagall escuchó los pasos de
Potter.

–Lumos– un destello azul de luz apareció en el


extremo superior de la varita de Minerva.

Entonces, otro individuo se acercaba por detrás


de Lily, avanzaba cada vez más rápido.

Entonces este se topó con la directora.

– ¿Ha sido usted? Lo siento, profesora, percaté


una luz, y no pude evitar observar la zona, no sea
que algún alumno deambulase por el pasillo–
retrocedió el señor Filch dos pasos atrás para
marcharse de nuevo, al quedar satisfecho de que
no pasaba nada extraño en el lugar.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


49
–No se preocupe señor, soy yo.

–Me marcho entonces– el candil que llevaba en la


mano quedó reducido hasta que se perdió de
vista. McGonagall siguió por delante el pasillo. Y
Lily, que se había escondido tras una armadura,
por fin continuó su trayecto. Llegó al despacho.

– ¿La contraseña? Pregunto el fénix que hacía


imposible el ascenso por las escaleras para llegar
al despacho.

Lily quedó embobada, no se esperaba que tuviera


contraseña, entonces se dio la vuelta,
decepcionada, tirando por la borda sus esfuerzos,
y creyendo que no había servido para nada.
Sabía que no debía ser mortífaga. Al escuchar
toda la historia de Voldemort, y saber que los
Potters tenían tanto que ver con el Señor Oscuro,
cayó en cuenta de que no, ella debería
pertenecer al otro bando.

–Sorbete de limón–. La gárgola parlante que se


hallaba frente a la entrada dijo esto, y el fénix giró
abriendo paso a Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


50
– ¡Gracias! –dijo Lily volviendo la cabeza para
poder contemplar la estatua. Esta le guiñó un ojo.

Entró, la estancia iluminada estaba repleta de


cuadros de Albus, y también de Severus. Había
uno que llamó la atención a Lily, porque no le
sonaba, era de Phineas Nigellus Black. Entonces
le preguntó a las pinturas sobre el diario. Albus
contestó:

–El diario de Tom Riddle lo destruyó Harry Potter


con un colmillo de basilisco. Ya no existe. ¿Por
qué te interesas por él, hija?

Lily no encontraba la excusa.

–Tengo que hacer un trabajo, y me encantaría


conocer donde podrían encontrarse los restos.

–Oh, ¿cuál es tu nombre?– preguntó Albus.

–Lily, Lily Potter–sonrió.

– ¡Encantado! Pero, ¿sabes que ese embrujado


objeto perteneció al mago tenebroso más temido
de la historia? Nadie querría saber nada de ese
diario. ¿Quién te ha ordenado hacer el trabajo?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


51
Lily vaciló y la mano le temblaba. Se enfrentaba
al mago más poderoso, Albus Percival Wolfric
Brian Dumbledore.

–Historia de la Magia–se decidió por fin.

Lily se puso muy nerviosa, sudaba. No debió


preguntar a Dumbledore, se daría cuenta.

–Pues no lo sé hija, no conozco el paradero del


diario maldito. Y como te he dicho, lo destruyó tu
padre–bajó el tono de voz.

Lily siguió adelante por el despacho de


McGonagall y se acercó al escritorio, allí encima
había una nota de pergamino, algo menos de la
mitad de una hoja normal. Lily realizó un hechizo
para revelar la nota, intuía que había algo escrito.
Le salió bien, empezó a aparecer tinta, que
escribían esto:

El diario de Tom Riddle se oculta en un lugar


prohibido, con objetos de su familia. Necesitas
ser invisible para buscar en ese lugar.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


52
Lily no conseguía descifrar lo de “con
objetos de su familia”. Estuvo pensando en las
cualidades del diario, una vez escuchó hablar a
Harry de dicho libro, decía algo de que respondía
a todas las respuestas, pero aun así Lily no sabía
dónde podría estar.

–Veamos, el diario responde a todas las


preguntas, ¿qué más puede responder a tus
preguntas?– se preguntaba Lily en voz alta.

El cuadro de Dumbledore respondió:

–Imagina que estás estudiando, hay algo que


resuelve siempre a tus dudas en los estudios. Los
hay a montones en un lugar que hay en
Hogwarts. Un lugar en el que los alumnos acuden
para estudiar, o sacar información de algo,
porque en ese lugar hay algo a montones que
responde a tus preguntas. Pero además es
prohibida– Lily tenía algunas ideas de qué lugar
podría ser el escondite.

–Muchas gracias profesor, ¿se lo puedo


agradecer con algo?– preguntó Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


53
–Bueno, algo si me puedes hacer, arreglarme y
quitarme el polvo de las gafas, últimamente
Minerva está muy ocupada y no acude mucho a
su despacho...

–Óculos Reparo– las gafas se le limpiaron y se le


repararon al instante–lo había aprendido de su tía
Hermione.

–Gracias Lily, ahora ve a tu dormitorio, no


deberías estar aquí–se despidió Albus volviendo
a su posición inicial.

Lily salió de allí y se fue directa al dormitorio de


su hermano James. Tenía su capa en el armario
por lo que la cogió y al instante se volvió invisible.
Un alumno de Gryffindor se levantó, exactamente
era John Goyle.

– ¿Quién hay ahí? –dijo este agitado por el ruido


que lo despertó.

–Nadie Goyle, duerme y deja dormir–dijo una voz


proveniente de la litera de arriba a la de John.

Lily, que se había salvado gracias a la capa,


siguió adelante hasta llegar a la biblioteca.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


54
Filch aguardaba en la puerta, pero se había
quedado dormido en pie. Lily escuchó que
alguien había entrado ya en la biblioteca, pues
oyó ruidos detrás de la puerta. Filch se despertó.

Por mala suerte, Lily tropezó con una montaña de


libros, y estos cayeron bruscamente, haciendo
que Filch acudiera con su peculiar forma de
caminar rápidamente.

– Lily Potter, acompáñeme– dijo Filch con voz


grave.

–Ni hablar. ¡Expelliarmus!– el señor Filch salió


disparado y chocó contra la puerta de la
biblioteca, esta se abrió.

Lily al pasar por la puerta lanzó un obliviate, que


borró al menos los recuerdos que le decían que
Lily estuvo allí, en la biblioteca.

Lily entró.

– Otra vez usted señor Filch, pensé que ya me


había librado de ti, lo siento pero… ¡Avada
Kedavra!– un destello de luz verde se abalanzó

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


55
contra Lily esta se agachó para conseguir
esquivarlo, y lo logró.

– Seas quien seas, no soy Filch y no dejaré que


lo mate a él ni a mí.

– Déjate ver.

–Después de ti–ofreció Lily.

El individuo se dejó ver con la luz de su


lámpara. Lily vio una vez más ese rostro que
odiaba: Draco Malfoy. Estaba de parte de su
padre, Lily daría todo por matar a Draco, pero no
podía hacerlo con todos los mortífagos que tenía
como seguidores, ellos irían a por Lily.

– ¡Crucio!– un destello de luz rojo iluminó toda la


sección, y le llegó a Draco en el pecho.

Lily aliviada se escondió en la sección


prohibida. Se introdujo en la sala de magia
oscura. Y allí en la sección de secretos de la
magia oscura. Encontró una estantería que tenía
que ver sobre horrocruxes. Allí figuraba un libro
enorme, lo cogió, no era un libro, sino una caja.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


56
– ¡Alohomora! – la caja se abrió y había una nota
dentro. Volvió a hacer el hechizo para descubrir lo
que habían escrito en ella. La nota rezaba:

Estás buscando en el lugar adecuado busca más


y pronto lo habrás encontrado.

Lily siguió buscando por la estantería, ya sin


esperanzas se sentó en una silla y miro de arriba
abajo la estantería. Allí, allí arriba estaba el diario
de Tom Riddle falso. Era de cubierta negra, tenía
manchas de sangre y de veneno de basilisco, y
estaba llena de agujeros que atravesaban
algunas páginas, lo abrió y una nota decía:

Lily Potter, enhorabuena, una vez más me has


impresionado, ven mañana a la clase de
mortífagos y se te recompensará.

DRACO MALFOY

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


57
Lily fue a devolver la capa, la dejó en el
lugar en que la cogió. Y después se fue a
descansar hasta que fueran las diez en punto,
hora en que le tocaba clase de pociones.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


58
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
59
5

Investigaciones

Ya era de día, todos los profesores suspendieron


la primera clase, pues habían quedado todos en
una reunión.

– Esta noche, se han realizado algunas


maldiciones y también hechizos aturdidores,
algunos muy fuertes. Se puede sospechar de
asociaciones secretas de alumnos– se lamentaba
McGonagall.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


60
– No se preocupe, tarde o temprano nuestras
investigaciones darán resultados, yo hablaré con
los de Slytherin. – dijo Slughrou.

– Está bien profesor, los demás seleccionar a la


casa que vais a hablar– dijo McGonagall.

–Minerva, prepararé tazas de veritaserum (suero


de la verdad). – dijo Slughrou.

– Yo prepararé las plantas, por si hay algunos


petrificados– dijo Neville.

– De acuerdo, yo prepararé a los alumnos para


que se puedan defender a los posibles ataques.

– Gracias por vuestra colaboración, podéis


marcharos, y, me temo que… La Cámara De Los
Secretos ha sido abierta por tercera vez.– se
lamentó McGonagall.–No dejaremos de averiguar
quién es el nuevo heredero de Salazar Slytherin.
Así de mal terminó la reunión de profesores.

Mientras tanto James, Al, Hugo, John Goyle y


Teddy Lupin, estaban reunidos en la sala común
de Gryffindor, discutían sobre la capa de

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


61
invisibilidad que tanto usaban para hacer
travesuras.

– Os lo aseguro tíos, yo dejé la capa en el


armario, y me he levantado y está en mi mesa de
noche– decía James.

– Si y yo os aseguro que vi a una chica pelirroja


junto a la cama de James y cogiendo la capa de
invisibilidad, y eso es lo último que vi, bueno, lo
penúltimo, después vi a la chica lanzándome un
hechizo y todo se volvió oscuro. Seguramente un
desmaius o algo así, porque Expelliarmus no
podía ser, ya que me he levantado y estaba en la
cama– dijo Goyle.

– No tiene nada que ver que te hayas levantado y


estabas en la cama, a lo mejor fue Expelliarmus y
luego te colocó sobre la cama– aclaró Hugo.

–El tema es que han entrado y se han llevado la


capa, pero, lo raro es que me la han devuelto…–
dijo James. Esta noche cogeré el merodeador. Y
los cinco estaremos bajo la capa espiando el
mapa del merodeador.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


62
–De acuerdo.

–Está bien.

Los chicos se vistieron y fueron a clase de


pociones.

Mientras tanto, Lily estaba en su habitación, ya


vestida, en una mano su varita, y en otra
sosteniendo el diario. Lo miraba. Pensaba si sería
igual que el que su padre veinticinco años atrás
destruyó, con el recuerdo de Tom Riddle a su
lado destrozándose a la vez que el Horrocrux se
destrozaba. Pasaba el tiempo, Lily seguía
observando el diario, más bien, la copia del diario.
De repente, sonó el despertador, entonces cogió
el libro de pociones, se metió el diario bajo la
túnica y se marchó a clase de pociones.

En clase de pociones, el profesor Slughrou


estaba muy nervioso, pero no dijo nada sobre
pociones, sin venir a cuento les empezó a hablar
a los niños de la cámara de los secretos.
–Es una Cámara que construyó Salazar Slytherin
en el momento de su partida de Hogwarts. Se
dice que sólo el máximo heredero de Slytherin
podría abrirla.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


63
Es el lugar en el cual habita el Basilisco que se
encargaba de purificar el colegio de los hijos de
muggles. Sólo se ha abierto en 3 ocasiones:

La primera cuando Lord Voldemort estudiaba en


Hogwarts y mató a una estudiante (que resulta
ser Myrtle la Llorona) se le culpó a Rubeus
Hagrid.

La segunda, petrificando a la Sra. Norris (gata del


conserje Argus Filch), Colin Creevey (estudiante
de primer año de Gryffindor), Justin Finch–
Fletchey (estudiante de Hafflepuff, 2° año), Sir
Nicholas o Nick Casi Decapitado (fantasma de
Gryffindor), Hermione Granger (amiga de Harry) y
a Penélope Clearwater (prefecta de Ravenclaw) y
llevándose a quien abrió la Cámara de los
Secretos, Ginny Weasley. Ellos se han salvado
de morir porque miraron al basilisco a través de
un objeto

Y la tercera, y última vez, cuando Hermione y


Ron entran en la batalla en Hogwarts de hace 20
años a buscar los colmillos del cadáver del
basilisco para destruir la copa (Horrocrux).

–Profesor, ¿qué es un Horrocrux?– preguntó


Teddy Lupin.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


64
– Es un objeto terrible, y que ninguno de vosotros
hará, ¿verdad?
– ¡Sí!– contestaron los alumnos.
–Un Horrocrux, es un objeto o persona, donde se
guarda una parte del alma. Una de las formas de
crear un Horrocrux puede ser asesinar a alguien
mediante el maleficio asesino Avada Kedavra y
luego formular el hechizo. Por este motivo, los
Horrocruxes son un tema de enorme tabú en el
mundo mágico, estando prácticamente prohibida
su mención. El primero en crear un Horrocrux fue
Herpo el Loco, quien es considerado el primer
mago tenebroso de la historia. Estos objetos
pertenecen a la rama de la magia más oscura y
secreta, ya que logran que, aunque se destruya el
cuerpo de la persona, ésta no muera, debido a
que una parte de su alma sigue intacta. Lord
Voldemort descubrió esto a la edad de dieciséis
años, y desde entonces, estuvo decidido a crear
no sólo uno, sino siete Horrocruxes, dividiendo su
alma en siete partes (el número mágico más
poderoso) para asegurarse la inmortalidad. Fue
de este modo como Voldemort logró sobrevivir

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


65
cuando su Avada Kedavra se volvió contra él al
intentar asesinar al pequeño Harry Potter.

– Y, ¿qué es Avada Kedavra?– preguntó Goyle.

– La maldición asesina, sin duda es la más


terrible de las tres Maldiciones Imperdonables. Al
lanzarse hacia el objetivo lo mata
instantáneamente se convoca diciendo Avada
Kedavra– respondió Slughrou.

– ¡Ah!– se sorprendió Goyle.

– ¿Os acordáis de lo que es la Cámara de los


Secretos? Pues pensamos que ha sido abierta
otra vez. Bueno, los Malfoy, que vengan esta
noche a cenar conmigo, y los demás, hasta
mañana.

Tras la cena en el gran comedor, Slugror


permanecía en su despacho, preparando algo de
veritaserum necesario para la noche; en que los
hermanos Malfoy se dispondrían a visitarle.

Tras unos minutos, que se hicieron esperar, unos


golpes despertaron, unos golpes despertaron a
Slughror de su estado semiconsciente.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


66
–Buenas noches.

–Buenas noches profesor–dijeron a la vez.

– ¿Qué hicisteis anoche?– preguntó Slughror


refiriéndose a la noche pasada en la que se
produjeron tantos extraños.

–Nada– dijo Narcisa muy nerviosa.

–Sí, nada de otro mundo. Ya sabe, dormir, nada


más–dijo su hermano.

–Y ¿Cómo sabes que tu hermana también


durmió, si los chicos no duermen con las
chicas?– dijo Slughrou.

–No lo sé, pero me lo imagino.

–Bueno en ese caso, ¿Qué hiciste anoche,


Narcisa?–preguntó Slughrou.

– Nada, estuve en la sala de los…

–En la sala común de Slytherin– dijo su hermano


antes de que Slughror se percatara de la verdad.

–Narci, ¿verdad que estuviste en la sala común


de Slytherin?– preguntó Lucius.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


67
–Si– aclaró Narcisa Malfoy con tono desconfiado.

–Y, ¿cómo lo sabe usted Malfoy?

–Pues porque la vi, porque salí al servicio y la vi.

–Entonces, ¿Por qué ha dicho ella en la sala de


los y no en la sala común?

Lucius miró asustado a Horace, y a


continuación, a su hermana, propinándole a esta
una leve patada por debajo de la mesa; y al fin
cayó en la cuenta. Horace Slughror ni se inmutó.

–Os llevaré con la profesora McGonagall, ella os


preguntará lo último.

El profesor Slughrou se llevó a los chicos al


despacho de la directora Minerva McGonagall.
Entraron, y allí aguardaba la profesora, sentada
en una silla con un fénix de oro sobre el respaldo.
Mantenía los codos apoyados sobre el escritorio
en el que un marco reposaba, y le llamó la
atención a Lucius, la imagen describía a Harry
Potter abrazando a Dumbledore con una snitch
dorada. Supo que era el padre de Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


68
–Profesora, ni siquiera sé exactamente dónde
estuvieron–dijo Slughror. –Sospecho algo… No
les he preguntado mas, he creído mejor que sea
usted quien lo haga. Aquí se los dejo, ah, y traigo
lo que le prometí, por si hace falta que se los des
a ellos.– (Slughrou se refería al Veritaserum). Y el
profesor le entregó una bolsita con unos polvos,
que, sin que los chicos se dieran cuenta, hizo un
hechizo para verterlos sobre dos tazas de té, y se
las dio a los chicos. Estos se lo bebieron de un
trago, porque estaban sedientos después de lo
que habían pasado en el despacho de Slughror.

–Explicadme con todo detalle qué hicisteis


anoche– dijo Minerva con seriedad.

–Estuvimos en la sala de los menesteres– quedó


callado al darse cuenta de qué estaba contándole
a la directora la verdad, pero el efecto del
veritaserum era fortísimo, tanto que no pudo
evitar seguir, pero se saltó esa parte.

– Perdón, no he oído bien… ¿Sala de los


Menesteres?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


69
–Nada, nada eso no era verdad...– resolvió
Lucius. – Pero, vamos a hacer una nueva
generación de...– el efecto del veritaserum
terminó y el chico calló.

La profesora quedó perpleja, y no respondió.

–Tomad más té– dijo la directora. –, así os


relajaréis.

Ellos seguían nerviosos y lo aceptaron pero


Lucius se negó. Pensaba que era algo mágico
que le hacía decir la verdad con exactitud. La
profesora le obligó y este seguía rechazándolo.

Al fin aceptaron, y tomaron un trago de aquel te


mágico.

– ¿A quién vais a matar?

–A Harry, Harry Potter; y así vengar a nuestro


amo.

– ¿Qué amo? –se interesó Minerva.

–Del que Padre nos habla…

–Sí–asintió Narcisa.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


70
–Marchaos…

McGonagall se quedó pensando.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


71
6

Segunda clase de mortífagos

La luna brillaba en el cielo, cuando Lily, Rose y


otros compañeros se encontraban en la clase de
mortífagos. Cada uno llevaba el Horrocrux que
tenía que haber buscado la noche anterior, en el
caso de Lily era el diario de Tom Riddle; excepto
una chica de Ravenclaw que tenía que haber
buscado la copa de Hafflepuff. Draco cruelmente
la expulsó de las clases. A los demás les felicitó
por encontrar cada uno lo que debía localizar. La
clase de hoy va sobre el Señor Oscuro, y os
contaré todo sobre él y todo sobre la piedra de la

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


72
resurrección que es por lo que vamos a resucitar
al–que–no–debe–ser–nombrado.

–Marvolo Gaunt, descendiente directo de Salazar


Slytherin, tenía dos hijos, Morfin y Merope Gaunt
(como la describía su padre repugnante squib).
Merope Gaunt estaba locamente enamorada del
hijo de un escudero, Tom Riddle. Un día, su
hermano Morfin la descubrió observando a Tom
Riddle (ellos, al ser descendientes de Slytherin
odiaban a los muggles) y enfurecido hizo una
maldición contra Tom Riddle. Cuando un
miembro del Ministerio trató de llevárselo y él no
aceptó, lo encerraron en Azkaban junto con su
padre Marvolo (que había dañado a los que
trataron de llevarse a Morfin). Así, Merope se fue
de la casa y controlando a Tom Riddle por medio
de una poción de amor, hizo que él se fuera con
ella. Se casaron y posteriormente Merope quedó
embarazada. En ese momento dejó de darle la
poción a su esposo creyendo que no la dejaría
para criar al bebé y en su desesperación creyó
que estando embarazada y con el tiempo que
llevaban juntos el se enamoraría de ella. Sin

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


73
embargo Tom Riddle abandono a Merope cuando
supo lo que ella era. Meses después ella dio a luz
en un orfanato muggle de Londres. En su
adolescencia se describe a Tom Riddle como un
joven muy apuesto, de cabello negro, tez blanca y
ojos de color negro; alto y bien parecido. Después
de haber salido de Hogwarts, su apariencia
empezó a cambiar hasta que drásticamente
terminó convertido en lo que es en el presente.
Voldemort es descrito como un ser alto, calvo,
pálido como un muerto, con ojos rojos con pupilas
verticales, en lugar de una nariz tiene dos orificios
nasales como rendijas parecidos a los de una
serpiente, dedos de la mano anormalmente
largos, con una boca sin labios y una voz fría y
aguda, susurrante (se cree que tiene esa
apariencia porque al haber dividido tanto su alma,
ha dejado su humanidad atrás, aunque también
es posible apreciar el cambio luego de que
atravesara por la pócima con la que volvió a la
vida). A menudo está acompañado por su
compañera Nagini, una enorme serpiente
venenosa de cuatro metros de largo y tan gruesa
como el muslo de un hombre.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


74
Voldemort, el heredero de Slytherin, desde
siempre aspiraba a la inmortalidad, la dominación
del mundo mágico y la limpieza de sangre (siendo
él mestizo, ya que su padre era muggle), ya que
él creía que sólo los magos y brujas de sangre
pura deberían existir en el mundo mágico y dejar
fuera de él a los muggles y a los "sangre sucia"
(una persona que desciende de padres muggles y
tiene poderes mágicos). Ese es su ideal, aún
llevando sangre muggle en sus venas, pero
encontró un obstáculo para sus fines y ése fue
Harry Potter quien, siendo apenas un bebé, logró
hacer de Voldemort un ser muy débil,
arrebatándole sus poderes y desvaneciendo su
cuerpo, reduciendo su existencia a algo sin
apenas vida que no se podía valer de sí mismo,
tenía que ser ayudado por otra persona o animal.
Para adoptar forma física se debía meter dentro
del cuerpo de animales o de personas (como el
profesor Quirrel). Nadie sabe cómo logró tal
hazaña un bebé de tan solo un año de edad. Pero
cuando se supo la noticia, todo el mundo mágico
se alegró de los hechos sucedidos. Tal fue el
terror que engendró entre los habitantes del
mundo mágico que éstos evitan pronunciar su
nombre (Dumbledore siempre intentó que lo
llamaran por su nombre). Durante once años
(desde 1969 hasta 1980) Voldemort dominó el

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


75
mundo de los magos, sumiéndolo en la oscuridad
y el terror y valiéndose de un grupo de magos
subordinados (mortífagos como vamos a ser
nosotros) y de criaturas abominables como los
dementores, hombres lobo, inferis y gigantes. En
sus tiempos de gloria su señal era la Marca
Tenebrosa. No obstante, Voldemort se enteró a
través de una profecía de que un niño iba a
representar un obstáculo para su rápido ascenso
en el poder; el niño que elige como representante
de esta profecía resulta ser el asqueroso Harry
Potter, aunque también pudo elegir a Neville
Longbottom el profesor, ya que ambos cumplían
con lo predicho (nacidos al concluir el séptimo
mes, hijos de padres que lo enfrentaron tres
veces).

Decidido a eliminar la amenaza, Voldemort acude


a la casa de los Potter el 31 de Octubre en el
Valle de Godric, donde ellos estaban escondidos
bajo un poderoso encantamiento (El
encantamiento Fidelio), y mata a los padres de
Harry, empezando por su padre, James, quien
creyendo estar totalmente protegido se descuido
y olvido su varita por lo cual Voldemort lo mata
fácilmente, dejándolo tirado en el piso y pasa
sobre su cadáver, después va por el niño, pero la
madre se interpone y pide a Voldemort que la

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


76
mate a ella en lugar de al niño; este le dice a Lily
que se aparte (por una petición de Severus
Snape su "sirviente") pero ella se niega y
Voldemort la mata. Lo que desconocía Voldemort
es que el sacrificio de su madre protegía a Harry
con magia antigua. Por esa razón cuando
Voldemort lanza la maldición asesina, Avada
Kedavra, esta le rebota y queda así convertido en
nada , un ser que no tiene cuerpo físico y que no
puede valerse por sí mismo, además de que
gracias a esto Voldemort pierde una parte de su
alma que se le transfiere a Harry, lo cual aparte
de concederle a Harry el don de hablar con las
Serpientes y poseer una conexión directa con la
mente de Voldemort (Especialmente cuando
siente un pensamiento intenso), Voldemort hizo
de Harry por medio de la cicatriz el ultimo
horrocrux, lo cual Harry no se da cuenta de ello
hasta que no ha destruido todos los horrocrux y
Voldemort aun sigue con vida. La profecía que
dio la profesora Trelawney es la siguiente: "El
único con poder para derrotar al Señor tenebroso
se acerca... Nacido de los que lo han desafiado
tres veces, vendrá al mundo al concluir el séptimo
mes... Y el Señor tenebroso lo señalará como su
igual, pero él tendrá un poder que el Señor
tenebroso no conoce... Y uno de los dos deberá
morir a manos del otro, pues ninguno de los dos

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


77
podrá vivir mientras siga el otro con vida... El
único con poder para derrotar al Señor Tenebroso
nacerá al concluir el séptimo mes..." Con esta
profecía Voldemort supo que tenía que derrotar al
niño que naciera a finales de julio; en la
comunidad mágica, habían nacido Harry Potter y
Neville Longbottom, Voldemort decidió asesinar a
Harry Potter, pero no resultó; Harry Potter sigue
vivo gracias a la bondad de su madre sangre
sucia, Voldemort no contaba con ese tipo de
poder: El asqueroso Amor.

Voldemort pasó diez años (desde 1980 hasta


1990) escondido en distintos bosques,
principalmente en el bosque de Albania. Durante
este tiempo usó cuerpos de diferentes animales
(Especialmente serpientes). Allí conocerá al
profesor Quirinus Quirrell, quien enseñaba
Estudios Muggles en Hogwarts (en el año que
Harry Potter estudia primero, él cambia a Defensa
contra las Artes Oscuras). Le consigue atraer a
su bando y Quirrell se lo lleva a Hogwarts, donde
Harry Potter empieza a estudiar. Voldemort en
este momento vive como un parásito en el cuerpo
del profesor Quirrell, específicamente en su nuca.
Logra mantener esta unión bebiendo sangre de
unicornio, que garantiza la "inmortalidad" a un
alto costo mientras espera recuperar su cuerpo, y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


78
durante el primer año de Harry Potter en
Hogwarts intenta robar la piedra filosofal (bajo la
custodia de Albus Dumbledore) con la intención
de ganar forma corpórea otra vez. Harry logra
detenerlo en su intento, con la ayuda de sus
amigos Ron Weasley y Hermione Granger.
Después de algún tiempo él había perdido todas
las esperanzas de recuperar su cuerpo físico.
Pero algo ocurrió, un servidor suyo, Peter
Pettigrew (más conocido como Colagusano)
apareció en busca de su amo. Es entonces
cuando Voldemort recupera fuerzas y se ingenia
un plan para recuperar su cuerpo. Utilizando un
conjuro llamado Hueso (usa uno de su padre),
Carne (de su sirviente Colagusano) y Sangre (de
un enemigo. Utiliza la sangre de Harry, pensando
que de esa forma al recuperar su cuerpo tendría
también la protección de la madre de Harry), y
sirviéndose de Harry Potter al finalizar el torneo
de los tres magos. Harry, por medio de Barty
Crouch hijo (que es un mortífago), quien por
medio de la poción multijugos había tomado la
imagen de Ojoloco Moody, es engañado para
caer en manos de Voldemort. Harry y Voldemort
se enfrentan en un duelo que termina gracias a
un efecto de sus varitas mágicas llamado Priori
Incantatem, que provoca que las dos varitas se
conecten, haciendo que la varita de Voldemort

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


79
comience a escupir los hechizos que había
realizado y que la varita de Harry absorbiera parte
de su poder. El Ministerio de Magia niega
rotundamente el regreso de Voldemort y los
únicos que saben de su regreso son Harry,
Dumbledore, los amigos de Harry, La Orden del
Fénix y los mortífagos. Tras un intento fallido de
hacerse con el registro de la profecía de Harry
que se guardaba en el Departamento de
Misterios, tiene un enfrentamiento con Albus
Dumbledore tras el que finalmente huye.
Descubre la conexión que existe entre su mente y
la de Harry, pero decide no seguir usándola en su
provecho cuando descubre que sus intrusiones
en la mente de Harry le causan un terrible daño
debido a la proximidad al alma de Harry. Se
descubre que Lord Voldemort sobrevivió al
encuentro con Harry Potter, cuando le rebotó su
propia maldición, gracias a que había dividido su
alma en siete fragmentos almacenados en unos
objetos conocidos como Horrocruxes, que deben
ser destruidos para que pueda morir totalmente.

La guerra continúa, Voldemort asesina a Ojoloco


Moody y los demás mortífagos también matan a:
Fred, Dobby, Lupin, Tonks, Colin Creevey... y
después, mediante el asesinato de Scrimgeour
(ministro de magia) pone a un nuevo ministro

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


80
títere, Pius Ticknesse, a quien controla mediante
la maldición Imperius.

Voldemort, busca la varita más poderosa que


existe, la Varita de Sauco (también llamada varita
ancestral), para así poder destruir a Harry Potter.
Dicha varita, estaba en posesión de Albus
Dumbledore, quien la había conseguido del mago
Gellert Grindewald en un enfrentamiento que
tuvieron en el año 1945. Así que profanando la
tumba de Albus Dumbledore, Voldemort obtiene
esta varita. Sin embargo, la varita no actuó como
él esperaba, no incrementó sus poderes ni le dio
las habilidades que él deseaba, por lo tanto
decide asesinar a Severus Snape (ya que
Voldemort lo consideraba el dueño legítimo de la
varita dado que este asesino a Dumbledore) pero
el dueño de la varita es Draco Malfoy, es decir,
yo. Ya que desarmé a Dumbledore, luego Harry
me desarmó a mí… (Cuando fui acorralado en la
mansión de los Malfoy), por lo tanto le pertenece
al asqueroso Harry.

Al final en la batalla que tiene lugar entre Harry y


Voldemort, Voldemort trata de destruir a Harry
con la Varita de Saúco. Pero la varita reconoce
de inmediato a Harry y, cuando Voldemort lanza

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


81
una maldición asesina, éste le rebota, matándolo
en el acto.

El verdadero nombre de Lord Voldemort es "Tom


Marvolo Riddle", pero por su odio hacia los
muggles, a su padre y a ser un nombre más
(como él mismo confesaba a Dumbledore, "Hay
demasiados Tom's"), se lo cambió. Reordenó las
letras del mismo y de esa manera forma la frase
"I am Lord Voldemort", que significa "Yo soy Lord
Voldemort".

Voldemort es una expresión francesa (el vuelo de


la muerte) que se utiliza cuando una persona se
ha escapado de morir. El peor temor de
Voldemort es la muerte– dijo Draco.

–Ahora vamos a hablar de la piedra de la


resurrección:

Harry Potter y Albus Dumbledore se sumergen en


la memoria de un trabajador del Ministerio de
Magia, quien visita a la madre de Voldemort,
Merope Gaunt, al padre de ésta, Marvolo Gaunt
(Sorvolo en algunas traducciones), y al hermano
de ésta, Morfin Gaunt. En esta memoria, el
abuelo de Voldemort, Sorvolo Gaunt, le enseña al
trabajador un anillo que lleva, diciendo que es el

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


82
anillo de la familia Gaunt, que tiene el símbolo de
los Peverell en éste.

Albus Dumbledore posee el anillo, aunque solo lo


lleva en la mano cuando va a buscar a Harry
(Para que lo ayude a convencer al profesor
Slughror de que regrese a Hogwarts), la misma
mano que está completamente negra y quemada.
Dumbledore le revela a Harry que el anillo lo
consiguió poco antes de que aquel año
comenzara, en la misma casa que vieron en la
memoria. Dumbledore revela que el anillo era un
Horrocrux de Lord Voldemort, que contenía un
pedazo de su alma. Al ponerse el anillo, la
maldición del Horrocrux cayó en la mano de
Dumbledore.

El testamento de Dumbledore le deja a Harry la


Snitch que atrapó en su primer partido, con una
inscripción en ella: "Me abro al cierre". Harry está
dispuesto a sacrificarse para que Lord Voldemort
pudiera ser derrotado. Al darse cuenta que éste
es su final, le dice a la Snitch, "Estoy a punto de
morir". La Snitch se abre y revela que contiene la
Piedra de Resurrección. Harry, ya conociendo la
historia de las Reliquias, agita la piedra, y los
muertos James Potter, Lily Potter, Remus Lupin y
Sirius Black aparecen, para darle apoyo a Harry.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


83
Son descritos como "más corpóreos que
cualquier fantasma, pero más transparente que
cualquier cuerpo". Al enfrentarse a Voldemort, los
espectros desaparecen, y la piedra cae en medio
del bosque. Lord Voldemort le lanza la maldición
asesina a Harry, quien pasa a un estado entre la
vida y la muerte. En este estado Dumbledore
aparece y le explica a Harry la razón por la que
no murió. Además, menciona que al encontrar el
anillo de Gaunt, reconoció que era la Piedra de
Resurrección y se puso el anillo, para traer a su
hermana muerta de vuelta. Sin embargo, dado a
la maldición que traía por ser Horrocrux de
Voldemort, su mano fue malherida y le dio a
Dumbledore menos de un año de vida. Luego,
Dumbledore sacó la piedra del anillo, y la metió
dentro de la Snitch, y se la dejó a Harry, para que
los espectros de los muertos den apoyo a Harry
para sacrificarse. A Harry se le cayó y decidió no
volver por ella para que nadie la encontrara.

Debe notarse que el Anillo de los Gaunt fue una


Reliquia de la Muerte y un Horrocrux de
Voldemort al mismo tiempo–terminó Draco. –,
todo esto, evidentemente, se redacta
perfectamente en el nuevo libro actualizado al de
Bathilda Bagshot de Historia de la Magia. Ahora

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


84
podéis combatir en duelos, con fin de entrenaros.
Y…ante el enemigo… ¡sin piedad!

Lily y Rose ya lo habían decidido, aquel rollo de


combatir con el papel de mortífago, seguidor de
Voldemort, y luchar en contra de su familiar Harry
Potter; destructor de los siete horrocruxes,
inclusive el mismo Harry, al entregarse a
Voldemort en el bosque prohibido. No era lo que
debían hacer, debían, en cualquier caso, combatir
en el bando de los Potters, y luchar contra todo
aquello que facilite la peligrosa venida del señor
Tenebroso. Por lo que mientras todos practicaban
Lily dijo:

–Profesor, no quiero volver a esta clase. Y Rose


tampoco.

–No podéis marcharos, lo prohíbo.

– ¡Desmaius!– gritó Lily y el profesor Draco se


desplomó de espaldas.

–Confundo– lanzaron las niñas a Draco para


cuando se levantara al estar confundido le
pudieran decir que no volverían a las clases de
formación.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


85
Se levantó y ocurrió tal y como planearon.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


86
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
87
7

La primera batalla

Tras salir de la clase de mortífagos Lily fue al


despacho de McGonagall, Rose no quería ir,
pues le castigarían. Lily fue corriendo para
informar a la directora de todo porque no sabía
que la noche anterior Lucius y Narcisa le contaron
todo a McGonagall, o mejor dicho casi todo. Llegó
y subió las escaleras de caracol que había tras la
puerta del despacho. Llegó arriba y allí se
encontraba, la directora McGonagall.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


88
–Pero, pero… ¿Qué haces aquí?– dijo
McGonagall. – Está terminantemente prohibida
salir de las habitaciones a estas horas de la
noche, eso serían veinte puntos menos para
Gryffindor. E incluso un grave castigo para ti,
¿qué te parece uno de bosque prohibido con
Hagrid? Bueno…– se tranquilizó. – ¿Qué me
tienes que decir?

– ¡Oh, no señora es muy importante lo que le


quiero decir! En la sala de los menesteres ahora
mismo se encuentran dando clases de formación
de mortífagos alumnos del colegio bajo la
maldición imperius, Rose y yo nos hemos
quitado, aunque nos ha costado trabajo, hemos
tenido que lanzarle un confundo para que nos
deje irnos de las clases. Es que yo pensaba que
las clases me ayudarían, pero resulta que son
para matar a mi padre y hacer retornar al Señor
Oscuro un hombre temido, que hizo del mundo
mágico un campo de batalla en la que miles de
vidas inocentes se entregaron a Voldemort–dijo
Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


89
– ¡No hay tiempo que perder, vamos cógete de mi
brazo!– dijo la profesora. De repente, cuando Lily
rozó del brazo de McGonagall comenzaron a dar
vueltas, y en tiempo de unos segundos ya
estaban allí, en la sala que viene y va. Los
alumnos de la clase de mortífagos al ver a la
directora se apartaron formando un estrecho
pasillo que llegaba hasta Draco.

–Mi pasado alumno Draco, que satisfacción


volver a verte.

–Mucho gusto anciana profesora. Al igual que


Voldemort, guardo respeto por los profesores de
Hogwarts, y no me gustaría derramar sangre de
los dichos…aunque eran todos igual de coñazo.
Pero si insistes, sentiré tener que mandarte al
otro mundo–Draco alzó su varita y lanzó un
hechizo muy típico viniendo de un mortífago.

Pero la profesora tenía mucha experiencia en la


magia y se apartó haciéndolo revotar. Draco
quedó paralizado y Lucius lo empujó para que no
lo alcanzara la maldición asesina. Chocó la

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


90
maldición en una pared muy gruesa haciendo que
terminara su efecto mágico.

–Lucius lucha tú por mí mientras estoy aturdido–


dijo Draco a su hijo.

–Un niño no es rival para mí, lucha tú Lily–repuso


la directora.

– ¡Expelliarmus! ¡Aprenderás a no decir que no


soy rival para ti!– dijo Lucius.

– ¡Desmaius!– Dijo Lily– aprenderás a no hablarle


así a la profesora.

– ¡Crucio!– Lily lanzó la maldición a Lucius y este


cayó al suelo, pero McGonagall lo hechizó para
que se terminara la maldición.

–No convoques maldiciones imperdonables, son


muy fuertes y no son adecuadas para grandes
magos, no las convoco nisiquiera yo…

Draco aprovechó que Lily estaba con Lucius para


lanzarle una maldición asesina.

– ¡Avada kedavra!– lanzó Draco con la varita


apuntando horizontalmente a Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


91
– ¡Lily apártate!– dijo McGonagall, pero no le dio
tiempo a apartarse entonces McGonagall le lanzó
depulso para que se apartara de un empujón.

El avada kedavra revotó en uno de los espejos


que había en la sala. Pero McGonagall evitó que
le diera a un niño, uno de los niños que estaba
bajo la maldición imperius.

La profesora McGonagall los desembrujó


con un hechizo.

–Lily olvídate de lo del castigo por ahora. Ordena


a todos los alumnos que están aquí que se vallan
a sus habitaciones. Menos al señor Lucius y a
Narcisa. Tú encárgate de ellos cuando vuelvas,
mientras yo me las apaño con Draco y los niños.
No son nada para mí.

–Septumsempra– lanzó contra Draco.

– ¡Oh no padre!– se preocupó Narcisa


ocultándose el rostro.

–Lucius di Vulmera Sanentum y así no


desangraré–dijo Draco.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


92
–Vulmera Sanentum– dijo apuntando a la sangre.
Y de repente toda la sangre volvió hacia dentro
del cuerpo.

–Immovelus– dijo McGonagall apuntando a los


niños con la varita. Lo que pretendía era
entretenerlos hasta que llegara Lily.

–Finite Incantatem– hizo Draco para que


terminara el efecto de la petrificación.

Lily llegó y Lucius le lanzó crucio, esta se tiró al


suelo.

– ¡Incarcerus!– unas cuerdas muy fuertes ataron


a Lucius y a Narcisa.

– ¡Volate ascendere!– lanzó Draco a McGonagall.

– ¡Impedimenta!– McGonagall hizo que el hechizo


se anulara.

–Inmovelus– lanzó la directora contra Draco.

Draco estaba inmovilizado y sus dos pequeños;


atados.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


93
–Ascendio–Draco lanzó el hechizo con trabajo y
ascendió aunque aún sin moverse. –Accio– hizo
que sus hijos volaran hacia él. Y salió
desapareciendo de la sala que viene y va (de los
menesteres).

McGonagall se fue de la sala, y ordenó a Lily que


se fuera a dormir.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


94
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
95
8

Elecciones

Hacía frío, en el amanecer del séptimo día de


Diciembre. Una película de escarcha cubría el
césped cortado para la ocasión. Lily y Rose se
hallaban en las gradas. Lily estaba encogida, de
brazos cruzados, lucía un jersey de lana, con el
escudo de Gryffindor en el pecho.

Rose llevaba la túnica diaria de Gryffindor, y una


bufanda de gruesas rayas rojas y amarillas
alrededor del cuello.

Sobre el campo de juego había un señor


alto con barbas, y rodeado de chicos.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


96
–Buenos días, me llamo Oliver Wood, y seré el
seleccionador, elegiré a los miembros de
Hogwarts, que lucharán por el torneo de
quidditch. En posición–anunció, y lanzó la quaffle
hacia arriba y la sesión de selecciones comenzó.

Hugo Weasley había probado a ver si en su


primer año, con algo de suerte podía formar parte
del equipo de quidditch como buscador.

En el equipo contrario se encontraba sorbe otra


escoba más gruesa que la de Hugo Albus
Severus, que en su año anterior formó parte del
equipo de Gryffindor como golpeador.

Albus se encontraba algo fuera de lo


normal, entre el continuo dolor de cabeza, el
cansancio, la impotencia… Su cara resaltaba las
ojeras, bajo los cargados ojos, y la tez más pálida
de todos los alrededores. Sostenía el bate algo
inseguro.

El guardián del equipo de Hugo había salvado ya


dos jugadas de diez puntos muy importantes para
el equipo de Al.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


97
Hugo sabía donde volaba la snitch, la perseguía a
muerte, pero la mediocre velocidad de la escoba
se lo impedía.

El buscador del equipo B (equipo de Al),


llevaba algo de ventaja a Hugo, algo más de una
escoba y media. Hugo aprovechó que Chad,
buscador contrario, seguía a la snitch en
trayectoria curvilínea, y él aceleró de forma
rectilínea para situarse justo a la derecha de
Chad.

Al cayó de su escoba, e impactó


fuertemente contra el césped. Se levantó. Su
capa se alzó con una fuerte ráfaga de viento, y se
movía fuertemente.

Sonrió con aire alegre, y libre, como si todos los


dolores y los pésimos estados de ánimos, alzó la
varita y de ella salieron chispas; provocó una
fuerte tormenta, seguida de un relámpago. Y el
cielo se encapotó de negras nubes que
amenazaban con el diluvio.

Al tiñó sus ojos marrones a un rojo intenso. Posó


sus manos sobre la cabeza, y volvió a sonreír.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


98
Después de una pausa, el partido se reanudó, y
Albus Severus esprintó. Nadie sabía a dónde se
dirigía.

Hugo rozó con la punta de los dedos la


snitch, pero su contrincante le embistió hacia el
otro lado. La snitch ascendió, y ambos
buscadores la siguieron. Entre las nubes, los dos
buscadores y la snitch dorada entregaban su
máxima velocidad para poder dar la victoria a su
equipo.

Hugo adelantó a Chad; se disponía a cerrar la


mano para coger la snitch cuando un trueno,
seguido de un relámpago le sobresaltó dejándolo
a mayor distancia de la snitch. Un destello rojo le
rozó, giró su cabeza, y era un hechizo,
proveniente de la varita de Chad.

–No me vencerás, novato.

Chad llevaba ya un año en Hogwarts, lo


suficiente para sentirse superior que Hugo. Hugo
con ira, propulsó su escoba a gran velocidad, y
cogía con su mano izquierda la pelota dorada.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


99
Descendía bajo una estampida de hechizos de
Chad.

Miles de destellos veían desde las gradas, que


pronto desaparecieron.

Hugo consiguió bajar tanto para que Wood le


viera con la snitch; y proporcionó a su equipo 500
puntos, que aunque iba perdiendo, consiguió
ganarla por más de 300 puntos de ventaja.

Wood escribía algo en su libretita de apuntes, y


luego dijo:

–Para la próxima vez habrá elegidos ya los diez


miembros finales, que representarán a Hogwarts
ante Beuxbatons y Durmstrang. Estos figurarán
en el tablón de anuncios de vuestras respectivas
casas. Gracias, campeones.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


100
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
101
9

Venganza

Ya había entrado en Hogwarts el primer rayo de


luz del amanecer, cuando Lily se despertó al ver
que su lechuza Heltrud, había traído un mensaje.
Lily pensó que se sería de sus padres. Rompió el
sobrecito que guardaba la carta, y observó que
era un papel antiguo y con los bordes un poco
destrozados. Se sorprendió al ver ante ella la
firma de la directora, al principio se asustó, pero
empezó a leer la carta y se iba tranquilizando:

Estimada Lily Potter:

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


102
Se le hace saber, que tiene que acudir a mi
despacho al anochecer de hoy, es importante lo
que le voy a decir. Sea puntual, por favor.

La directora: McGonagall

Terminó de leerla, y se paró a pensar


pensando en qué le querría decir la directora a
ella; aunque se imaginaba de qué iría: Draco, los
Malfoy, y el retorno del Sr. Tenebroso.

El sonido del timbre, parecido al tren en que


un día se montó para llegar a Hogwarts y se
metió en líos, sonó anunciando de que llegaba la
hora de despertarse para prepararse para la
primera clase, en el caso de hoy, herbología. Lily
se aburría mucho en herbología, ya que no
entendía las instrucciones del profesor
Longbottom. Como de costumbre, Lily se
encontró con Rose. Fueron juntas a las clases, en
el jardín cubierto. Lily vio a Lucius y Narcisa, y
recordó lo de la noche pasada. Se asustó pero
intentó olvidarlo.

–Buenos días, hoy vamos a hablar de


mandrágoras, son unas plantas muy peligrosas,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


103
así que vamos a necesitar orejeras. Las he
puesto junto al sitio de cada uno. Antes de nada,
os explicaré mejor sobre ellas. Poseen un único
ataque, pero que es mortal para el que lo
escucha: las mandrágoras tienen un llanto
poderoso, que ensordece y mata al oyente. Las
mandrágoras bebés, solo pueden llegar a
desmayar al oyente. Esas son las que yo he
cogido. Pueden usarse para hacer el antídoto
para los petrificados cuando están maduras. Las
raíces son gruesas y habitualmente se ofuscan.
El tallo es de color verde oscuro; hojas anchas y
con una superficie rugosa, y tienen el mismo color
del tallo. Las flores salen del centro, y son de
color blanco violáceo. La planta alcanza una
altura de unos 30 cm, y suele encontrarse en
zonas sombrías y húmedas, donde no da mucho
el sol. El fruto sale en otoño, tiene color amarillo o
naranja, y aspecto similar a una manzana. Su
ingesta puede producir alucinaciones.

–Esta planta crece en bosques sombríos, a la


vereda de ríos y arroyos donde la luz del sol no
penetra. Su raíz es gruesa, larga, generalmente
dividida en dos o tres ramificaciones de color
blancuzco que se extienden por el suelo; sus
hojas son de un tono verde oscuro; sus flores son
blancas, ligeramente teñidas de púrpura; el fruto

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


104
es parecido a una manzana pequeña y exhala un
olor fétido. Ahora, poneos las orejeras, vamos a
trasplantar la mandrágora que hay en la mesa de
cada uno. A mi señal. ¡Ya!

Lily comenzó, pegó tal tirón del tallo, que por


poco no separa la raíz de lo demás. Ya lo tenía
en la mano, aún con orejeras, pero ella seguía
escuchando el grito de su mandrágora. Pegó un
tirón, y la raíz (con forma humana) se abalanzó
contra Lily. Longbottom fue corriendo hacia ella.

– ¡Oh, no, me he equivocado y he cogido una


mandrágora adulta!–se lamentó Neville. – ¡Lumos
Solem!– de repente, un fuerte rayo de luz solar
salió de la varita del profesor, y así matando a la
mandrágora. – ¿Estás bien?

–Sí– respondió Lily.

La clase continuó sin ningún tipo de problema. Y


al fin, el timbre anunció su final.

Lily salió de la clase y se dirigió a clases de


pociones, que era la lección que le correspondía
a continuación.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


105
–Buenos días. Hola Lily– se dirigió a su mejor
alumna. –Hoy vamos a ver la poción multijugos.
Quien la bebe, se transforma en otra persona,
durante una hora. La descripción de su proceso
de elaboración se encuentra en el libro Moste
Potente Potions, ubicado en la Sección Prohibida
de la Biblioteca. Sólo puede emplearse para
transformaciones humanas. Bien comencemos a
prepararla. Os he dejado un folio, en el que viene
cómo se hace, etc. Podéis empezar, quien la
haga mejor, se llevara un botecillo de prueba con
multijugos. En la hoja se decía:

INGREDIENTES:

·Crisopos

·Sanguijuelas

·Descurania Sophia

·Centinodea

·Polvo de cuerno de bicornio

·Piel en tiras de serpiente arbórea africana

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


106
·Algo de quién se quiera transformar (pelo, uña,
piel…)

PROCEDIMIENTO:

Echar en un caldero de bronce (tamaño a elegir


según la cantidad de poción que necesitemos),
los crisopos en primer lugar; deben de dejarse en
cocción durante media hora. Luego la Descurania
Sophia, más tarde las tiras de serpiente arbórea
africana junto con las sanguijuelas. Después de
cinco minutos de cocción añadir rápidamente los
polvos de cuerno de bicornio. Por último, antes de
tomarlo, deberemos separarlos por vasos con
una considerable cantidad según el tiempo en el
que queramos convertirnos, echar algo del que
queramos ser y... ¡Listo!

PROPIEDADES:

Ésta poción no tendrá ninguna dificultad de


PREPARACIÓN, sin contar el inconveniente de
los ingredientes (ya que son algo difíciles de
encontrar). Nos permitirá convertirnos un
determinado tiempo, según la cantidad de poción,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


107
en aquel que queramos ser ya sea hombre o
mujer.

Algunos alumnos ya casi habían terminado


la poción.

–Perfecto, ya habéis finalizado todos–Slughror


revisó las pociones una a una.

– ¡Perfecto Lily, has ganado!– dijo Slughror. –


Has ganado un poco de poción. Bueno, podéis
marcharos.

Se estaba haciendo de noche. Lily cogió su


escoba y voló por Hogwarts hasta llegar al
despacho. La estaba esperando en la puerta, a la
entrada de las escaleras en espiral con la
escultura en el centro, que Lily siempre
observaba detenidamente cada vez que pasaba
ante ella.

–Sorbete de limón– dijo McGonagall, y de


repente, la escalera empezó a girar, en poco
tiempo llegaron al primer piso, en el que se
encontraba el despacho.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


108
–Pasa, Lily–dijo Minerva. Lily asintió con la
cabeza en señal de afirmación y penetró por la
entrada al despacho.

–Bueno, seamos claros, ¿recuerdas lo de la


noche pasada?

–Sí, ¿qué sucede?– respondió Lily.

–No quiero que se lo cuentes a nadie, ¿No se lo


habrás contado a nadie, no?– preguntó la
directora.

–No, señora– respondió Lily.

–Perfecto, guarda el secreto, investigaré sobre el


tema. Si necesito ayuda, contaré contigo. Y si
necesitas ayuda, no dudes en acudir a mí. Ya
puedes marcharte.

Pero, de repente, una voz resonó en los tímpanos


de las dos. En la puerta se mantenían
firmemente, cómo no, Lucius Jr. y Draco Malfoy.

–No, no saldréis ninguna de aquí. Desmaius–


lanzó Lucius apuntando a Lily, y
automáticamente, cayó de espaldas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


109
– Guerra es lo que queréis, pues guerra es lo que
tendréis–avisó Minerva firmemente.

–Petrificus totallus– clamó Draco con la varita


dirigida a Minerva.

–Impedimenta– dijo esta y el hechizo


desapareció.

–Expelliarmus–dijo Lily y Lucius cayó. Esta


aprovechó e hizo que se quedara inconsciente un
largo rato.

–Esto acaba aquí. ¡Avada Kedavra!– lanzó Draco


hacia Lily.

Todo se apagó tras el último destello de luz


verde, como un rayo, que iluminó la habitación.

–Ja ja ja, volveré a por ti, McGonagall–dijo Draco


mientras huía de la habitación con su hijo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


110
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
111
10

Más mortífagos

McGonagall se apresuró a ver a Lily, estaba muy


asustada.

– ¡Lily, Lily! ¡Responde!–la directora con lágrimas


bañándole los ojos, miró hacia atrás pensando
qué podía haber hecho para evitarlo. –Por favor,
Lily, responde.

La directora vio que había un espejo detrás


de ellas dos un poco destrozado, como si le
hubieran lanzado algún hechizo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


112
–Oh, ¡el espejo de Oesed! ¡Ya sé, está
petrificada. La maldición ha rebotado en el espejo
de Oesed, y ha evitado que la maldición sea
mortal mara quién le diera! ¡Entonces ha
disminuido el daño de muerte instantánea
haciendo que se quedara petrificada!–
McGonagall hizo volar el cuerpo de Lily hasta ser
escondida en el armario. Minerva cerró el armario
con un hechizo, y fue corriendo a la habitación de
Neville, de herbología para que fabricara un
antídoto para petrificados con las mandrágoras
maduras.

Llegó al despacho rápidamente, y se lo comentó


al profesor, algo agitada.

–Pero eso tardaría una semana, al menos.

– ¿UNA SEMANA? No aguantaré.

–Es lo que hay, profesora.

–Bueno, vale, gracias– entonces a Minerva se le


ocurrió algo. –No se preocupe, pero, empiece ya,
por favor.

Longbottom comenzó a fabricar la poción.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


113
–Ya está, ahora se deja en cocción media hora y
luego se espera tres o cuatro días.

–Gracias profesor– respondió Minerva.

La directora llegó a su despacho y comenzó con


su plan. Sacó el giratiempo, (un pequeño reloj de
arena que permite viajar en el tiempo), de un
cajón. Lo abrió e hizo que pasaran cuatro días.
Fue al despacho de Longbottom y le pidió el
antídoto. Este se lo dio, y Minerva se dirigió de
nuevo a su despacho.

–Alohomora–dijo apuntando con su varita hacia la


cerradura del armario de madera en el que se
encontraba Lily.

Minerva le dio la poción y Lily tardó en reaccionar.

–Por fin–dijo Minerva.

– ¿Qué me ha pasado?– preguntó Lily. Cuando


sus ojos, después de la temporada de sombra y
oscuridad, recibieron una luz cegadora.

–Pues luchamos contra los Malfoy y Draco lanzó


la maldición imperdonable asesina hacia ti. Pero

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


114
esta dio en el espejo de Oesed, y este hizo que el
avada kedavra no fuera mortal para quien le
diese. Entonces te rebotó y te dio a ti– le
respondió McGonagall.

– ¿Qué es el espejo de Oesed?

–Misterioso espejo de Hogwarts que muestra al


que se refleja los más profundos deseos de su
corazón. Oesed, leído al revés, significa "deseo".
Cuando tu padre lo miró en su primer curso se ve
él mismo junto a sus padres. Tiene una
inscripción que reza Oesed lenoz aro cut edon
isara cut se onotse, que quiere decir Esto no es tu
cara sino de tu corazón el deseo (en la parte
superior).

–Bueno Lily, márchate a clase de defensa contra


las artes oscuras.

–Gracias profesora–se dirigió ella.

En un rato llegó a clases, acababa de


empezar la clase.

– ¿Se puede, profesora Lovegood?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


115
–Sí, vamos a hablar del bosque prohibido, tomad
nota:

Se encuentra en los límites del castillo y está


totalmente prohibido para los alumnos de
Hogwarts. Dentro hay gran variedad de árboles y
también existen arroyos y claros donde
descansar pero la mayor parte son grandes
extensiones de árboles, maleza y espinas.

Lo que le hace más característico es que dentro


habitan innumerables criaturas mágicas.

Fluffy, el perro de tres cabezas, fue soltado


en el bosque cuando ya no se necesitó que
custodiara la piedra filosofal.
Los dragones para la 1ª prueba del Torneo
de los tres magos estuvieron encadenados
en uno de los claros de sus alrededores.
Las Acromantulas (Aragog y Mosag) viven
en el fondo del gran bosque. Aragog era
hace cincuenta años la mascota de Hagrid.
Murió.
Unos 50 centauros viven en el bosque pero
no les gusta relacionarse con los humanos.
Están muy interesados en la Astrología y en
las estrellas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


116
Grawp, el gigante hermano de Hagrid fue
atado en lo más profundo del bosque para
que no se oigan sus rugidos.
Cerca de unos 100 Thestrals viven en el
bosque prohibido, Hagrid dice
orgullosamente que él probablemente es la
única persona en el país en haberlos
domesticado
Los unicornios del bosque tienen un bonito
cuerno en la frente y su sangre es plateada.
Normalmente, prefieren el tacto femenino al
masculino. El profesor Slughror comenta
que el pelo de unicornio, que es muy
resistente, es muy valioso en el mercado.
Lord Voldemort mató a uno para beber su
sangre e hirió a otro.

Existen rumores de la existencia de trolls y


hombres lobo

–Profesora, nos enseñas algún hechizo para


deshacernos de las arañas, me dan mucho
miedo–dijo Rose, que había contraído ese temor
genéticamente por su padre Ronald Weasley.

–Por supuesto. Primero os enseñaré un truco


para hacer arañas, y luego otro para matarlas, y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


117
otro para hacer desaparecer criaturas o cosas.
Copiad todos los hechizos en el cuaderno:

Araña eximen, que sirve para esfumar o alejar a


las arañas.

Evanesco, hace desaparecer objetos o criaturas.

Aracna espediem, hace aparecer una araña.

–Ahora podéis empezar a practicar estos


hechizos– dijo Luna.

Luna hizo aparecer arañas por toda la clase para


que los alumnos comenzaran a practicar.

–Avada Kedavra–dijo Narcisa apuntando con la


varita a una de las arañas.

– ¡No!–eso es demasiado peligroso en la escuela,


te podrían encerrar en Azkaban– dijo Lovegood. –
, ya se lo dije a tu hermano, y lo castigaron en el
bosque prohibido. Olvida esas terribles
maldiciones y yo olvidaré lo ocurrido.

–Pero es que araña eximen es muy poco


poderoso, y resulta muy fácil de hacer.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


118
–Bueno, por ahora haz lo que yo te mande.

–De acuerdo–repuso Narcisa.

–Gracias.

Continuaron normalmente con la lección.


Destellos de colorines parpadeaban a diestro y
siniestro. Y cada vez iba disminuyendo el número
de acromántulas.

Al fin la clase acabó, y Luna acudió al despacho


de Minerva, por irden de Slughror, a comunicarle
algo de escasa importancia.

Finalizaron la charla, y McGonagall,


mediante megafonía, anunció que llegó la hora de
almorzar en el gran comedor.

Luna se marchó, y, Minerva se quedó en el


despacho investigando toda la información
posible sobre mortífagos. Esta observaba libros y
anotaba lo esencial.

Se denomina mortífagos a los seguidores del


brujo tenebroso Lord Voldemort. Los orígenes de
este grupo se remontan a los años en que Tom

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


119
Riddle estudió en el instituto británico Hogwarts,
momento en que comenzó a cobrar poder. Los
seguidores de Voldemort llevan a cabo las
misiones que su amo les encarga y le deben
obediencia ciega, al grado de anteponer su
lealtad hacia él por encima de su propia familia.
Como prueba de esta lealtad, todos ellos llevan
tatuada en el brazo izquierdo la Marca
Tenebrosa, el símbolo de Lord Voldemort y el
medio que éste último utiliza para convocarlos.
Tras unirse al grupo, se exigía al nuevo miembro
una obediencia total hasta la muerte. El no
cumplir con este requisito resultaba en un castigo
fatal.

Los mortífagos conformaron el ejército de Lord


Voldemort durante la Primera Guerra en la
comunidad mágica, momento en que intentaron
tomar el poder; durante este período se
encargaban de luchar contra el Ministerio de
Magia y la Orden del Fénix, dos organizaciones
enemigas, además de llevar a cabo una guerra
psicológica contra sus opositores atacando a sus
familias. Otra de sus tareas consistía en reclutar
nuevos miembros que adscribiesen a su
ideología.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


120
En 1981, Lord Voldemort intentó asesinar a Harry
Potter (un bebé por aquel entonces) y falló,
produciendo una merma en sus poderes y la
pérdida de su cuerpo. Sin el amparo de su líder,
muchos mortífagos negaron su lealtad hacia él
para eludir la condena que los llevaría a la prisión
de Azkaban. Años después, la organización
volvió al ruedo cuando se produjo el retorno del
Señor Tenebroso, lo que dio inicio a la Segunda
Guerra.

Los orígenes de esta organización se remontan a


los últimos años de Tom Marvolo Riddle –más
tarde conocido como Lord Voldemort, el
Innombrable o Quién–no–debe–ser–nombrado–
en Hogwarts, donde conoció a algunos magos
como Avery que luego se convirtieron en sus
fieles seguidores.

Hacia la década de 1970, el grupo ya se


encontraba organizado por completo y se
dedicaba a cumplir las órdenes de su amo, que
incluían efectuar secuestros, el espionaje y el
asesinato de opositores así como el de muggles y
magos de «sangre impura». Esta primera etapa
de conflicto se conoció como la Primera Guerra y
durante esa época surgió una organización
opositora –la Orden del Fénix liderada por Albus

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


121
Dumbledore– para combatir las legiones de
Voldemort.

El grupo cesó sus actividades tras el incidente


ocurrido en la noche de Halloween de 1981,
cuando Voldemort intentó exterminar a los Potter;
el Innombrable logró asesinar al matrimonio pero
cayó al lanzarle su maldición asesina al bebé
Harry Potter. Con la desaparición de su guía,
algunos de los mortífagos siguieron oponiendo
resistencia al Ministerio de Magia y a la Orden,
pero se los capturó y encarceló en Azkaban.
Otros, en cambio, negaron su participación
voluntaria en los crímenes de la organización y
eludieron las condenas.

Cuatro años después de su desaparición,


Voldemort consigue recuperar sus poderes y su
cuerpo gracias a las intervenciones de Peter
Pettigrew y Barty Crouch Junior, quien había
llevado a cabo el sabotaje del Torneo de los Tres
Magos (en tal año fueron cuatro) para capturar a
Harry Potter. Voldemort convocó a sus
seguidores para que se pusieran a su servicio
nuevamente y les cuestionó su falta de lealtad por
no haber intentado encontrarlo en años, así como
también el haber huido al ver la Marca Tenebrosa
en el Campeonato Mundial de Quidditch, donde

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


122
los mortífagos habían causado estragos. Pese a
que el escape de Harry puso en alerta a
Dumbledore para reagrupar a la Orden, la postura
del Ministerio se decantó por negar el retorno del
hechicero tenebroso alegando que no había
evidencia fidedigna de ello y que sólo se trataban
de rumores impulsados por Dumbledore para
causar inestabilidad en la comunidad mágica.
Esta actitud benefició al lado oscuro dando luz
verde para que Voldemort reclutase más fuerzas
y que sus seguidores efectuasen sus actividades
sin problemas. En enero de 1996 los mortífagos
presos en Azkaban se fugaron y volvieron con su
amo para ayudarlo en la búsqueda de la profecía
oculta en el Departamento de Misterios. Esto
terminó en una encarnizada batalla a mitad de
año donde se enfrentaron las fuerzas de
Voldemort, el Ejército de Dumbledore y la Orden
del Fénix en el Ministerio de Magia. Tras este
suceso, el ministro Cornelius Fudge admitió el
retorno de las fuerzas opositoras y declaró el
inicio de la Segunda Guerra.

Al año siguiente, los miembros de esta


organización invadieron Hogwarts ayudados por
Draco Malfoy. En esta primera batalla en la
escuela, Severus Snape asesinó a Albus
Dumbledore. Voldemort logró apoderarse del

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


123
ministerio y colocó a sus servidores
estratégicamente para perseguir a los rebeldes y
darle caza a Harry, Hermione y Ron que se
encontraban buscando los horrocruxes por toda
Gran Bretaña. Finalmente tuvo lugar la segunda
batalla de Hogwarts en 1998, donde Voldemort
murió y sus sirvientes fueron derrotados.

Draco se mantenía firme ante el mago


arrodillado de larga capa negra.

–Boromir, no podrías imaginarte ni por asomo de


qué manera aumentarían tus poderes si te
nombrara mortífago. No todos tienen la
oportunidad de elegir. Tienes que ser elegido, y tú
lo estás–Draco se desaparecía cuando la
temblorosa voz del señor Tuk.

–Al amanecer…Mansión Riddle…Todos los


reclutados…–avisó Draco con pausas cuando
estaba casi completamente desaparecido.

Un relámpago hizo ver la silueta de Draco, y a


Boromir Tuk asintiendo tras hacer una leve
reverencia. Crueldad e ira describían el rostro del
nuevo reclutado.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


124
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
125
11

Nuevo ayudante

Hacía ya rato que había entrado la noche. En la


mansión de los Riddle había siete magos, los
reclutados para ser mortífagos en la nueva era:
Bill Karkarov, Colin Chees, Frederick Kolls,
Gregory Rubeus, Boromir Tuk, Pereggrin Tonks y
Eugenne Evans. También estaban Lucius y
Narcisa.

–Hola, mis mortífagos. Hoy, vamos a comenzar


con una pequeña introducción, es decir, un
pequeño entrenamiento, haremos un torneo de

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


126
duelos. El ganador será mi mejor ayudante para
hacer volver a Voldemort. Mi mano derecha.
Empecemos, primer duelo: Colin contra Narcisa.
No valen las maldiciones imperdonables. Y
ganará cuando su contrincante se retire o se dé
por vencido. ¡Comencemos!

–Desmaius–lanzó Narcisa.

–Impedimenta–hizo Colin para impedir que el


Desmaius le diera.

–Zancadilla–dijo Narcisa, y Colin cayó. –


Desmaius– insistió, y este, se desmayó. –
¡Confundo!– Narcisa no paraba de atacar. Colin
quedó totalmente confuso.

–Me rindo…– dijo Colin, y quedó eliminado.

–Bien Narci–dijo Draco– Ahora, Eugenne, lucha


contra Narcisa, ya que ha ganado.

Eugenne hizo una reverencia ante Draco, y luego


una más leve a su oponente Narcisa. Este era un
hombre muy educado, era un hombre mayor, alto
y con una barba gris que le hacía parecer muy
sabio. Comenzaron el duelo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


127
– ¡Rictusempra!– hechizó Eugenne a Narcisa, y
de repente, le dio un ataque de risa.

– ¡Fini…Finite Incantatem!– dijo esta entre risas,


y el encantamiento finalizó. – ¡Desmaius!– dijo
Narcisa, pero Eugenne con un simple
Impedimenta lo evitó.

– ¡Esto termina aquí, septumsempra!– dijo


Eugenne Evans y Narcisa empezó a sangrar.

–Me…me... ¡ME RINDO!–dijo casi sin fuerzas,


muy dolorida.

Eugenne, preocupado, se dirigió a Narcisa.

–Vulmera Sanentum...– Y la sangre comenzó a


volver a su cuerpo.

Narcisa estaba de mal humor, ya que había sido


eliminada.

–Bien, ahora el tercer duelo. Eugenne se batirá


contra Gregory Rubeus.

Los dos se dieron la mano y comenzaron el


duelo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


128
–Expelliarmus– dijo Eugenne y la varita de
Gregory salió disparada por los aires. – Accio–
dijo ahora, y la varita fue hasta Eugenne.

–Desmaius– dijo Eugenne, y Gregory se dio por


vencido.

–Que duelo más veloz– se soprendió Draco. –


Bien Eugenne, ahora combates contra Frederick.

–Suerte–le dijo Frederick. Este era un mortífago


de piel de color. Era calvo y muy delgado, pero
musculoso. Estudió en Durmstrang.

–Eso intentaré–respondió Eugenne–Te voy a


ganar con un solo hechizo.

–No lo crees ni tú.

–Jaja. ¡Septumsempra!–gritó Eugenne y


Frederick cayó al suelo sangrando a mares.

– ¡No…No me voy a rendir! ¡NO!– gritó


dolorosamente Frederick–¡Desmaius!–dijo casi
sin fuerzas

– ¡Ah!– Eugenne cayó inconsciente.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


129
–Vulme… ¡Vulmera Sanentum…!–se esforzó, y la
sangre regresó a su cuerpo. Frederick consiguió
levantarse. Pero Eugenne también.

–Desmaius.

–Desmaius–gritaron al unísono.

Se formó una conexión; durante un duelo de


varitas mágicas, si las dos tienen el mismo núcleo
de varita del mismo animal y chocaran dos
hechizos, generarían un efecto que ambas varitas
están unidas a través de un hilo de energía. Esta
energía también puede crear una cúpula de algún
tipo alrededor de los dos duelistas que otros son
incapaces de penetrar. En el caso de las varitas
con núcleos de pluma de Phoenix, un sonido
como la canción de Phoenix se escucha. Los dos
titulares de varita luego competir en una batalla
de voluntades, en la que la varita del perdedor se
ve obligado a mostrar en forma fantasmal los
hechizos que habían sido emitidos por dicha vara,
con el fin de más reciente a menos reciente. Si
alguno de los hechizos son maldiciones
imperdonables, las víctimas aparecen en forma

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


130
fantasmal, capaz de mantener una conversación
con los seres que viven cerca.

El efecto es similar al hechizo Antes


Incantato, lo que hace que la varita dirigida a
recordar sus hechizos pasados.

–Parad–dijo Draco.

– ¡No podemos!–decían.

Un extraño ruido, como el de una explosión se


escuchó en la mansión. De repente el hilo terminó
y chocó contra Frederick. Todo se volvió oscuro
para él. Lo último en sentir fue el choque de su
cuerpo con el suelo.

Draco hizo una gran variedad de hechizos y no


pasaba nada.

–Desmaius–dijo Eugenne apuntándose a sí


mismo con su varita, y cayó al suelo. Estaba muy
mal después de lo sucedido. De repente, como si
el hechizo Desmaius hubiera tenido que ver,
Frederick volvió en sí.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


131
– ¿Qué sucedió? ¿He ganado?– dijo. Se lo
explicaron todo.

–El duelo se le da por ganado a…–Draco calló.

–Padre, deberías echarlo a suerte– dijo Lucius.

–Sí, eso sería lo justo.

Draco cogió un par de papeles con los nombres


de ellos en cada uno, y los introdujo en un cáliz;
grande y gris, del cual salían unas llamas azules.
Exactamente igual que el Cáliz de Fuego, era una
copia de ese cáliz que se usaba en el torneo de
los tres magos.

Cuando fueron introducidos, al instante, la llama


se hizo mayor. Y salió volando un papel quemado
en cuestión de segundos, en el que se leía:

“Eugenne”

–El ganador es Eugenne–dijo Draco celoso, ya


que había ganado todos los duelos. – Boromir,
luchas contra Eugenne.

Nada más que comenzó el duelo, empezó a


lanzar hechizos Eugenne. Y uno de ellos no lo

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


132
pudo impedir Boromir. Este cayó de espaldas.
Antes de poder levantarse, Eugenne le lanzó un
Desmaius, pero con Impedimenta lo rechazó.

–Expelliarmus–dijo Boromir después de haberse


levantado.

La varita de Eugenne salió volando por los aires.


Y quedó sin esta.

–Accio–dijo Boromir y su varita fue hacia él. – Ves


lo que pasa por jugar con mortífagos de clase–le
dijo recordándole que hace poco fue él quien se
lo hizo a Gregory.

–Si…Accio–susurró con la mano alzada


apuntando a su varita. ¡Lo había conseguido,
había conseguido su varita sin uso de otra varita!
– ¡Crucio!–dijo este sin pensar que le
descalificarían, pero estaba a rabiar.

–Spiegel–dijo Boromir y un espejo apareció


delante de él. Fue tan rápido, que el Crucio de
Eugenne revotó y le dio a él. Empezó a gemir del
dolor.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


133
–Finite Incantatem–dijo Draco para que la
maldición terminara. – Eugenne, quedas
descalificado por usar maldiciones
imperdonables. Pasa a la siguiente fase Boromir.
Combatirás contra Lucius.

Comenzaron a luchar.

–Desmaius– dijo Boromir y el hechizo chocó


contra Lucius. Este cayó.

–Expelliarmus– susurró Draco para desarmar a


Boromir.

Lucius se levanto

–Septumsempra–dijo este, y Boromir cayó al


suelo desangrando.

– ¡Me rindo!– vociferó al poco tiempo.

–Vulmera Sanentum–dijo Draco. –, bien Lucius.


Luchas contra Pereggrine.

– Desmaius–dijo Lucius y Pereggrine cayó al


suelo. –Tragababosas–dijo ahora, y empezó a
vomitar babosas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


134
–Me… me…buag… me rindo–dijo Pereggrine.

–Bien, ahora… ¡Que comience la final! Lucius


versus Bill.

– ¡Tragababosas!–gritó Lucius de nuevo al ver


que antes le funcionó.

–Impedimenta–dijo Bill. – Tragababosas–hizo


ahora Bill. Y Lucius comenzó a expulsar babosas
por la boca.

–Finite Incantatem–dijo Draco en voz baja para


ayudar a su hijo.

– ¡Ah! – gritó desesperado Bill. – ¡Crucio!

Draco entró en combate.

–Depulso–dijo, este hechizo hizo empujar a


Lucius y caerlo al suelo, para evitar que el
maleficio le diera a este.

–Avada Kedavra–gritó el mismo.

De repente, una luz verde intensa iluminó la


oscura mansión. Draco había matado a Bill.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


135
12

Plan de protección

–No os alarméis. Llevadlo al cementerio. –ordenó


Draco.

–Pero si no nos podemos matar entre unos y


otros, somos mortífagos. ¿Por qué has matado a
Bill?–dijo Eugenne.

–Porque estaba haciendo la maldición cruciatus a


mi hijo. Además aquí se hace lo que yo ordene–
dijo Draco.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


136
–Padre, ¿cuándo vamos a atacar Hogwarts?–le
preguntó Lucius.

–Eso es lo que hay que hablar ahora. A ver,


dentro de tres días atacaremos Hogwarts, y hay
que pillarlos por sorpresa.

Mientras tanto en Hogwarts, los alumnos


cenaban en el gran comedor.

–¡Qué hambre tengo!–decía Rose a Lily. Cogió


unos bollos y empezó a comer como si llevara un
siglo sin probar bocado.

–Rose, ¿has visto que Lucius y Narcisa no están?


Sospecho algo. ¿Estarán con otros mortífagos…?

–Olvídate Lily, esos no están bien de la azotea.

Lily quedó pensando, intuía algo, algo


peligroso. Regresó a su habitación y cogió la
escoba. Se montó sobre ella, y se dirigió al
despacho de la directora. Subió las escaleras,
pero allí nadie había. Entonces fue a la habitación
de James y Albus Severus. Abrió la puerta y fue
directamente a por el mapa del merodeador.
Estaban todos reunidos, en la sala de profesores.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


137
Cogió la capa y voló hacia allá. Llegó y todos se
encontraban alrededor de la mesa.

–Esto no puede llegar a más –decía minerva–,


todos estos ataques…Los Malfoy no descansan,
siguen reclutando mortífagos, y no tardarán en
atacar la escuela.

–Pues entonces tendremos que estar preparados.


¿Participarán los alumnos?– preguntó Slughror.

–Todos, excluyendo a los de primer año. Pero


hay una excepción –al decir esto, los profesores
se susurraban entre ellos. Minerva prosiguió. –
Lily Potter participará, pero junto a mí. Es testigo.
Además de valiente, y resistente.

–De acuerdo, prepararé a los alumnos–dijo Luna.

–Mañana lo anunciaremos en el comedor.

La reunión terminó y Lily volvió a su habitación.

Llegó la hora de desayunar, pero antes de


comenzar, McGonagall se colocó ante los
alumnos y empezó a decir;

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


138
–Como algunos ya sabéis, están sucediendo en
Hogwarts ataques contra alumnos y profesores.
Prevemos que no tardarán en continuar, pero
esta ven contra toda la escuela. Draco Malfoy, un
antigua alumno, y Lucius y Narcisa, sus hijos, son
algunos de los atacantes. Son mortífagos, y
pueden desplazarse en forma de humo negro
muy rápidamente. La señora Lovegood, os
preparará en defensa contra las artes oscuras.
Tendréis que aprender a aturdir al enemigo, pero
sobretodo a defenderos. Los de primer curso
permanecerán vigilados en una sala, la sala de
los menesteres–se susurró a sí misma. – No
saldréis hasta que acabe la batalla. Ruego
tranquilidad, perseverancia, no perded la calma,
pero no podéis perder el tiempo, aprovechad el
poco que nos queda. Gracias, vayan todos a sus
casas. Lily, venga conmigo.

Lily siguió a Minerva hasta llegar a su


despacho. McGonagall andaba rápida, e inquieta,
pero segura de su plan. La directora le ofreció
asiento, y Lily lo aceptó.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


139
–Lily, tú vas a participar en la batalla. Pero junto a
mí.

–De acuerdo, profesora, ¿pero no dijo que los de


primer año no participaban?

–Eres una excepción. Eres testigo de todo, y


valiente, fuerte. El plan es sencillo: te daré poción
multijugos…

–No profesora –interrumpió Lily– gané un frasco


en clase de pociones.

–Está bien. Bueno, Narcisa no podrá participar,


porque la encerraremos, tú te transformarás en
ella e irás con Draco para enterarte de la fecha
exacta del ataque. En la batalla devolveremos a
Narcisa y tú volverás a ser Lily.

–Está bien, pero, ¿cómo cogeremos a Narcisa?

–De noche vienen a dormir a Hogwarts, mientras


Draco recluta mortífagos. A escondidas, será el
momento en que petrificaremos a Narcisa, la
traeremos aquí, al armario de los secretos–
Minerva señaló a su derecha y allí estaba, el
armario que guardaba los secretos más preciados

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


140
para su dueño. A simple vista era un armario
normal, pero al guardar algo, lo esconde en otra
dimensión y al abrirlo ha desaparecido. Tienes
que saber el santo y seña para recuperar el
objeto escondido. –, aquí la esconderemos
mientras realizas tu misión.

–Está bien profesora, ¿cuando empezamos?

–Ya–Lily quedó asombrada, no se esperaba que


lo de pronto fuera tan pronto como en ese
momento. – ¿No hay que perder tiempo?
Agárrate a mi brazo–nada más rozar un brazo
con otro, se trasladaron hasta el dormitorio de
Slytherin.

–En la cama de Narcisa no hay nadie–dijo Lily. –


Y en la habitación; nadie.

–Shh. Homenum Revelio–hizo para ver si había


algún humano en la habitación. –Sí, como
imaginaba, aquí está– se acercó a la cama y
lanzó un encantamiento para revelar dónde se
encontraba Narcisa. De repente apareció en la
cama dormida. Habían ocultado mediante un
encantamiento su cuerpo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


141
–Petrificus totallus–Lily hizo los honores y
petrificó a Narcisa, que estaba dormida. Volvieron
a teletransportarse, pero ahora con Narcisa. Allí
metió a la chica en el armario, y antes de cerrarlo,
cogió un pelo de su cabello.

–Vamos al laboratorio de pociones, cogeremos


una muestra de multijugos– una vez más
aparecieron en el laboratorio. Lily le iba cogiendo
el gusto a las transportaciones. Cogieron un tubo
de ensayos y vertieron poción multijugos.
Vertieron el pelo en el tubo y Lily se lo bebió.
Estaba asqueroso. Poco a poco iba
transformándose en Narcisa Malfoy.

–¿Ahora qué?–preguntó Lily.

–Preguntarás a Lucius donde está su padre, y


después iremos en su busca, tú te reunirás con él
y le preguntarás cuándo atacaréis a Hogwarts,
aprovecharás y le preguntarás cuántos
mortífagos participarán. Después cogerás tu
escoba y volarás hasta mí. Todo en una hora, o
volverás a ser Lily.

–De acuerdo, vamos a la habitación de Lucius.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


142
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
143
13

Plan de Protección II

Apareció en la habitación de Lucius, y se limitó a


ser rápida, sólo tenía una hora. Minerva le esperó
en la sala común. Fue directamente a
despertarlo.

–Lucius, Lucius.

– ¿Qué quieres Narci?– dijo recién despierto.

– ¿Dónde está Dra…papá? –rectificó.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


144
–Sigue en la mansión de los Riddle, pensando en
el plan para atacar a Hogwarts.

–Oh, es verdad, voy a dormir.

Salió rápido de la habitación y fue a por su


escoba. Voló hacia la sala común y allí
McGonagall esperaba sentada.

– ¿Y bien?–preguntó ésta.

–Está en la Mansión de los Riddle. Planeando


cómo atacar Hogwarts

–Corre, llevamos 15 minutos, toca mi brazo–


Ahora fue más lento, pues había más distancia. –
Tienes cuarenta minutos.

Lily entró en la mansión y observó a Draco


sentado, escribiendo algo.

–Papá…–se sintió rara al escucharse decir eso a


Draco.

– ¿Qué haces aquí, Narci?–se sorprendió.

–Se me ha olvidado cuándo vamos a atacar


Hogwarts.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


145
–Ah, para eso, podrías habérselo preguntado a
Lucius, hija. Pasado mañana será el día. Cuando
amanezca no, al día siguiente, los veinte
mortífagos nuevos, tú, Lucius y yo, atacaremos
Hogwarts por sorpresa, si se resisten, que no lo
creo, mataremos profesores y diremos a los
alumnos que abandonen el colegio, si se van
como gallinas directamente, no habrá que usar la
fuerza. Y al tener Hogwarts para nosotros, será la
sede, nuestro lugar secreto.

–Suena bien–mintió con ganas de matar a Draco.

–Quédate un rato Narcisa.

–Tengo sueño, papá.

–Bueno, un beso hija–Lily besó a Draco, después


de mucho esfuerzo. –Te ha crecido mucho el pelo
hija. Y ahora lo tienes casi pelirrojo.

–No padre, debes estar cansado–Lily volvía a


transformarse en ella misma.

– ¡Eres Lily!–dijo Draco, y McGonagall entró en


acción.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


146
–Expelliarmus–gritó McGonagall. Draco salió
disparado hacia atrás con la silla. Se levantó y
alzó su varita.

–Decidme qué hacéis aquí.

–Mira, es que… ¡Obliviate!–Minerva rápidamente


se teletransportó a Hogwarts. Todo se solucionó
pues Draco fue hechizado para olvidar lo pasado.

–Lily, ve a tu habitación y descansa, en dos días


habrá una importante batalla.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


147
15

Preparación

Ya era de día. Rose fue con Hugo a la sala de los


menesteres. Lily, Al, y James fueron juntos a
prepararse en el gran comedor para la batalla de
mañana para los que llevan en Hogwarts más de
un año. Llegaron y cruzaron la puerta, el comedor
estaba preparado para dar clases, no había
mesas con comida, como estaban
acostumbrados a ver allí.

– ¡Que pasada, es como un campo de batalla con


muñecos que se mueven!–dijo James.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


148
–Sí, es la primera vez que veo esto en mi vida–
dijo Albus.

Lily en cambio sólo estaba callada, viendo


cómo estaba hoy el comedor, y cómo estaría el
día siguiente. McGonagall levantó la voz.

–Alumnos, mañana atacarán Hogwarts unos


mortífagos, hoy nos entrenaremos para la batalla.
He colocado veintitrés vogarts en la sala, cuando
de mi señal se transformaran en mortífagos,
tendréis que resistiros, y atacar, permaneced
alerta. A mi señal: tres, dos, uno, ¡ya!

Humo negro salía de todos lados, y luces


de todos los colores salían de las varitas de los
alumnos iluminando el comedor.

– ¡Reducto!–Lily atacó a un mortífago, y lo redujo


hasta ser cenizas.

–Vamos a reírnos, Al.

–A la de tres James, uno, dos y… ¡tres!

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


149
–Ridículus–dijeron a la vez, y un mortífago adoptó
la forma de un cigarrillo, del cual desprendía
humo, el humo del mortífago al “volar”.

–Que buena, James–se chocaron las palmas de


las manos y siguieron lanzando hechizos a los
mortífagos.

Ya no había mortífagos, y otra vez volvieron más


vogarts transformados en mortífagos. Así
estuvieron largo tiempo, hasta llegada la hora de
cenar, McGonagall con un golpe de varita hizo
que volviera a ser la sala un gran comedor, y
después sirvió la cena, los alumnos de primer
curso entraron y comieron para reponer fuerzas,
que necesitarían para el día siguiente.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


150
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
151
16

La Gran Batalla

Una alarma despertó a Lily, a las seis de la


mañana. En el gran comedor, otra vez estaban
todos reunidos, preparados, esperando la gran
batalla, desayunaron ligeramente, y acto seguido
retiraron las mesas. Dejaron la sala vacía y se
situaron estratégicamente.

Se escuchó romperse una ventana, y todos


apuntaron hacia allá, pero nada. Pasaron dos
minutos, y nada.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


152
De repente, la sala se inundó de un humo negro
intenso y molesto. El humo era de los mortífagos;
la guerra estalló.

Lily estaba asustada, junto a McGonagall.

–Reducto–enseñó Minerva a Lily, y esta hizo lo


mismo con varios mortífagos.

–Draco, aparece, cobarde–gritó McGonagall


mientras se ocupaba de un grupo de mortífagos
que las rodeaban.

–Hola directora–apareció Draco. –Expelliarmus.

La varita de Minerva salió volando hacia


atrás, pero Lily la cogió.

–Lily, di Fiendfyre para matar a un grupo de


mortífagos, rápido. Lily no conocía ese hechizo, y
por lo tanto, no sabía qué efecto tendría.

–Fiendfyre–Un gran fuego mató por lo menos a


seis mortífagos.

–Accio–dijo McGonagall sin varita, y su varita


acudió a ella. –Expelliarmus–Draco salió hacia
atrás pero se levantó rápido.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


153
–Crucio.

–Impedimenta–dijo Luna desde otro lado, y evitó


que la maldición fuese conjurada.

–Puedo matarte–dijo Draco

–Inténtalo si puedes–le retó McGonagall.

–Avada kedavra–la maldición no salió,


McGonagall sonrió.

–Observa tu varita–Draco bajó la mirada a su


varita y se encontraba fracturada en el extremo
superior.

– ¡No! ¡Accio Lucius!–Lucius llegó hasta su padre.

–Dame tu varita y vete a la mansión junto con


Narcisa.

–Expelliarmus–dijo McGonagall, y cuando Draco


estaba cogiendo de la mano de su hijo la varita
de madera de álamo, salió volando Draco hacia
atrás. –No puedes matarme.

–¿Ah no? Avada Ke…

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


154
–Tarantallegra–McGonagall fue más rápida, y
Draco volvió a caer.

–Crucio–dijo Lily desahogándose, y la maldición


dio de lleno a Draco. Este en el suelo se retorcía
de dolor.

–No debes hacer maldiciones, pero por esta


vez…

–Gracias, directora.

–Movilicorpus–dijo Minerva, y esta vez el cuerpo


de Draco se movía a placer de esta. El cuerpo se
marchó por una ventana.

De repente, Draco apareció desde un


ventanal sobre una escoba. Este miraba
cruelmente a Minerva, y forzó una sonrisa. Luna y
Flitwick lo pararon, e hicieron caer de la escoba
voladora.

Draco grito con ira, y todos los pequeños restos


de cristales y otras cosas salieron volando a
diestro y siniestro provocando más de una herida
en muchos magos.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


155
Pero los dos profesores volvieron a intervenir e
hicieron rebotar todos los restos hacia Draco.
Este movió su varita, y Luna quedó desarmada.
Flitwick aprovechó la ocasión y atacó a Malfoy.
Este levantó su varita, y todo acabó.

McGonagall intentó hacer algo, pero ya era


demasiado tarde. Una lágrima le obligó a frotarse
los ojos.

Era el final para Hogwarts.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


156
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
157
17

La Gran Batalla II

Draco miró a McGonagall y soltó una risa


sarcástica. Filius Flitwick, asesinado a manos de
Draco Malfoy.

–Lucha conmigo–McGonagall estaba furiosa.

–Con mucho gusto. ¡Tarantallegra!

–Impedimenta–de repente, Draco se desapareció.


Entonces la directora fue a por los mortífagos.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


158
–Septumsempra–dijo y mató a uno de ellos. –
¡Fiendfyre!–Ahora un fuego demoníaco apareció
llevándose por medio unos tres mortífagos. Sólo
quedaba uno.– Lily…–sólo con eso quiso decir
que ella se ocupara del último mortífago,
Eugenne.

Este se levantó y alzó su varita.

–Avada Kedavra–gritó con genio.

–Expelliarmus– el avada kedavra y el


Expelliarmus chocaron, formaron una especie de
campo de fuerza con forma de cúpula que los
rodeaba. Al chocar formaron una explosión,
gigantesca que dejó el gran comedor en ruinas.
Los alumnos cayeron violentamente, fueron
arrastrados, los profesores abandonaron la sala y
la desalojaron, entonces se olvidaron de Lily. Ella
hacía fuerzas y sujetaba fuerte la varita con
ambas manos. El avada kedavra de Eugenne
estaba a un paso de Lily, esta, asustada apartó la
varita y el avada kedavra se abalanzó de forma
increíble sobre ella. Menos mal, tuvo un reflejo, y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


159
apartó el cuerpo hacia el lado para evitar que la
maldición asesina le diera.

–Expelliarmus–esta vez lo había conseguido,


había quitado de las manos a Eugenne su varita.
Cuando veía todo de parte suya, una maldición
asesina que procedía de su izquierda le dio a
Eugenne y así matándolo al instante. El que
había originado la maldición dio unas palmadas
mirando a Lily, pero a través del campo de fuerza,
solo veía una figura humana caminando hacia
ella, con un traje negro con capa, y el pelo rubio
peinado hacia atrás.

–Otra vez me has sorprendido, niña. Pero creo


que acaba todo aquí, me habré hecho con todo
Hogwarts cuando te mate. Te voy a matar. Y
después a tu padre, a Harry James Potter.

–Expelliarmus–el intento de Lily fue en vano. Con


un golpe de varita, Draco hizo desaparecer el
hechizo aturdidor.

–Palalingua–entonces la lengua de Lily quedó


pegada al paladar impidiéndole hablar.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


160
–En Hogwarts, estaremos los mortífagos,
prepararemos el ataque a tu padre, y lo
traeremos aquí, extraeremos información y
buscaremos la piedra de la resurrección. El Señor
Tenebroso regresará, ¡enemigos del Señor
Oscuro, temed! Él en persona se ocupará de
Potter. Ahora te mataré niña.

El efecto del hechizo terminó.

–Crucio–el comedor fue iluminado por un destello


de luz roja. Cuando se fue la molesta luz, Draco
no estaba, Lily se giró y vio un humo negro
avanzar hacia ella. Adoptó forma humana, y
apareció Draco, él era el humo.

–Difícil, ¿eh niña?–dijo

–No, es fácil luchar con un anciano.

–Ah, ¿sí?– Agitó su varita y se hizo un círculo


alrededor de ella que estaba formado por
agujeros continuos en el suelo.

–Fiendfyre– dijo y se formó fuego por el borde del


círculo, las llamas, altas y continuas, daban un
calor terrible.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


161
– ¿Cómo era el hechizo para hacer aparecer
agua?–pensó unos segundos. –Aguamenti–sujetó
la varita con las dos manos, pero el chorro era
como el de un grifo, y no servía de nada.

–Aquaeructo–le sonó una voz en la cabeza, la


mano se le levantó y salió de la varita un potente
chorro de agua, mucho más fuerte que el de una
manguera. No sabía cómo había hecho ese
hechizo, que ni conocía, pero este encantamiento
sí que apagaba el fuego. La cabeza le iba a
estallar. Alguien estaba usando la legeremancia
para controlar a Lily, no estaba haciéndole mal
ninguno, estaba ayudándole. De repente, se dio
por rendida, se tiró en el suelo. Y unas imágenes
se le pasaron por la cabeza. Era McGonagall,
estaba con la varita en la mano, y sonriendo.
Decía algo:

–No te rindas, Lily. Soy yo, estoy ayudándote, no


te des por vencida, tú puedes vencer a Draco.

La imagen se iba poniendo borrosa, cada vez


más turbia, y desapareció. Se desvaneció, y con
ella se fue el dolor. Sus ojos se colorearon de

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


162
azul. Lily se incorporó aliviada, apagó el fuego un
segmento, para poder salir del círculo de fuego, y
allí estaba, otra vez Draco Malfoy.

–Expelliarmus–gritó la chica, y Draco quedó sin


varita.– ¡Septumsempra!

Draco calló riéndose, y comenzó a sangrar por el


pecho.

McGonagall apareció, y entró en la cúpula


transparente de fuerza. Entonces Draco cogió del
brazo a Lily y se desaparecieron. Llegaron a la
mansión de los Riddle. McGonagall no lo dudó, y
se desapareció. De repente, Draco sorprendido,
vio a McGonagall en el césped; frente la estatua
de Marvolo Gaunt, abuelo de Tom Marvolo
Riddle.

Minerva atacó a Draco, pero este tuvo un acto


reflejo, y puso a Lily ante él, esta en el suelo,
gemía de sufrimiento y dolor. McGonagall frenó la
maldición.

–Otra vez tú–dijo Draco con cara de desapego–


¡Avada kedavra!

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


163
–Aresto momentum–la maldición frenó. –
Evanesco–el destello se esfumó. – ¿Sabes hacer
algo que no sean maldiciones imperdonables?–se
burló Minerva.

–Fiendfyre– su varita actuó como un lanzallamas,


apuntando al cuerpo humano de Minerva. Pero
esta tenía las manos juntas, como rezando, y los
brazos hacia arriba. Las manos tenían en medio
la varita, y hacía una especie de campo de fuerza
que era invulnerable al fuego. Draco estaba
sorprendido.

McGonagall hizo con las manos y los brazos un


impulso hacia Draco, como empujando el aire. Y
una lengua de fuego adoptó la forma de un
dragón que se apresuraba hacia Draco a una
velocidad increíble.

Él no sabía qué hacer, se dio la vuelta, y de


repente un patronus se puso ante él, y formó un
muro de fuerza en el que revotó la lengua de
fuego y esta vez se dirigía a la productora del
mismo dragón de fuego; McGonagall. Minerva
lanzó el encantamiento protego y a continuación

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


164
hizo que el fuego se extinguiera. Draco miró al
lado del que provino el patronus que le salvó del
fuego. Y allí se encontraba Lily. Los ojos los tenía
bañados en lágrimas, teñidos de un rojo intenso.
McGonagall la miró sorprendida y con un gesto le
preguntó por qué lo había hecho.

–Tendrás que morir tú vieja amiga–entonces


McGonagall supo que estaba siendo poseída.
Alguien estaba en su mente, pero Draco no podía
haber sido, porque no tuvo tiempo, y él se dio la
vuelta asustado. Apareció desde una esquina una
figura femenina. Era alta, pálida, bella y con un
rostro serio. Su pelo era negro, grueso, espeso y
brillante, y estaba bastante revuelto. Y sus ojos,
oscuros. Soltó una risa. Resultó ser Pansy
Parkinson

–Fui yo, directora. Yo usé la legeremancia que


me enseñó Draco para poseer a Lily Potter–dijo
con repulsión– y que ella usara su perfecto
patronus para salvar a mi esposo.–soltó una
nueva risa. Con ese aspecto, recordaba a Narcisa
Lestrange.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


165
–Expelliarmus–lanzó Potter. La varita de Pansy
Parkinson salió despedida por los aires, y Lily la
agarró antes de caer. – Expelliarmus–probó
ahora con Draco. Pero este con sólo agitar su
varita evitó el hechizo.

–Septumsempra–dijo Draco. McGonagall no tenía


nada que hacer.

Pero, las cenizas del dragón empezaros a


moverse, y, de una llama de fuego que prendía
en el suelo, se formó de nuevo el dragón de
antes. Fue volando velozmente hasta el maleficio,
y evitó que diera a McGonagall.

Cuando Lily estuvo distraída, Pansy le quitó la


varita y se alejó un poco para empezar un duelo.
Lily Potter alzó su varita, y gritó fuerte:

–¡Crucio!–pero el destello rojo se desvió por un


fallo de Lily. Fue directa a una puerta. Era ojival.
La maldición dio en el portón e hizo que
explotara. Parecía que algo se movía entre las
paredes de esa habitación. Algo grande, cuya
respiración se escuchaba perfectamente en todo
el salón en el que se encontraban los cuatro,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


166
ahora parados mirando hacia el interior de la
habitación oscura. Una enorme criatura y con tres
cabezas salió bostezando, y emitió un rugido
aterrador.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


167
18

Fluffy

Hace algún tiempo Rubeus Hagrid, actual


maestro de Cuidado de las Criaturas Mágicas en
Hogwarts, me contó esta historia, la historia de
Fluffy, el perro de tres cabezas. Un año antes de
que Harry Potter llegara a Hogwarts, un greco en
un pub le vendió este peculiar perro de tres
cabezas a Hagrid.

Hagrid siempre se ha sentido atraído por criaturas


extrañas. Una vez tuvo un dragón, al cual llamó
Norbert, desafortunadamente tuvo que enviar a
Norbert a Rumania, porque no le fue permitido
mantenerlo en Hogwarts, también tiene muchos

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


168
amigos, como Aragog, la araña gigante que vive
en el Bosque Prohibido.

Me dijo Rubeus que la primera vez que vio


a Fluffy él era solo un cachorrito y que era muy
peludito, de ahí su nombre 'Fluffy', que en
español significa peludo.

Después de que Hagrid lo compró


inmediatamente lo llevó a su cabaña, porque él
sabía que el cachorro tenía mucha hambre.
Mientras Fluffy tomaba leche, alguien tocó en la
puerta de Hagrid y él la abrió, era Albus
Dumbledore.

–Hola Hagrid– dijo Dumbledore.

–Hola Dumbledore. Pasa, pasa adentro y toma


asiento– dijo Hagrid.

Dumbledore entró y se sentó en una de las sillas.


Inmediatamente Dumbledore se dió cuenta del
cachorrito.

–Oh, Hagrid, ¿donde lo conseguiste?– dijo Albus


algo sorprendido.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


169
–Si te refieres a Fluffy, lo acabo de comprar. ¿No
crees que es adorable?– dijo Hagrid.

–Sí, mucho– contestó Albus.

Hagrid le dió una taza de té a Dumbledore.

–Gracias– dijo.

Hagrid y Dumbledore hablaron por largo rato,


hasta que oscureció. Dumbledore se retiró a su
oficina y Hagrid se quedó con el cachorrito y
comenzaron a jugar. Hagrid le lanzó una mota de
lana a Fluffy y él la persiguió con mucho
entusiasmo y alegría, la agarraba con sus patitas
tiernamente. Jugó hasta más no poder.

–Oh, pequeño Fluffy. Parece que tienes sueño–


dijo.

Hagrid mientras tomaba a Fluffy entre sus brazos


y lo mecía. El cachorrito se sentía muy a gusto,
tan a gusto que en segundos cerró sus seis ojitos.
Al otro día Hagrid se despertó muy temprano,
tenía que cumplir con sus obligaciones como
Guardián de las Llaves y Terrenos en Hogwarts.
Se levantó de su cama y cuidadosamente

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


170
inspeccionó su cabaña en busca de Fluffy, pero el
cachorro no estaba por ninguna parte. Hagrid
estaba muy preocupado.
"¿Quizás algún malvado Troll lo raptó? ¡Oh!
¿Dónde estará Fluffy?" pensó Hagrid.
Salió de su cabaña, el sol acababa de salir.
Comenzó buscando por el Invernadero, solo
estaba la Profesora Sprout con sus plantas.
Luego fué al campo de Quidditch, sólo encontró a
algunos Gryffindors practicando, entre ellos Fred
y George Weasley, ambos en tercer año y a
Oliver Woods, de cuarto año. Hagrid se dirigió
hacia el Bosque Prohibido, entró y encontró a sus
amigos, Firenze, Ronan y Bane, los centauros.

–Hola, ¿De casualidad no han visto un cachorrito


de tres cabezas por aquí?– preguntó Hagrid
tristemente.

–No– contestó Ronan.

–Yo tampoco he visto nada– dijo Bane.

–No creo que esté aquí, si un cachorro hubiese


entrado en este bosque nosotros los hubiéramos
visto– dijo Firenze.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


171
–Ah, bueno. Gracias de todos modos, si saben
algo no duden en decírmelo– dijo Hagrid.
Los tres centauros asintieron y Hagrid salió del
bosque para continuar su búsqueda por los
terrenos de Hogwarts. Hagrid fue al lago y habló
con algunas criaturas, ninguna había visto a
Fluffy. Inspeccionó cada rincón de los terrenos de
Hogwarts pero no había rastro de Fluffy. El sol
estaba muy alto en el cielo, ya era mediodía,
Hagrid tenía mucha hambre, decidió tomar un
descanso e ir a su cabaña para comer algo. Entró
en su cabaña y se sentó en su sillón favorito.

– ¡Oh, pequeño Fluffy! ¿Dónde estás?– dijo


Hagrid.

De repente escuchó un ladrido.

– ¡Ah! He estado tanto tiempo sin Fluffy que ya


empiezo a imaginar cosas– dijo.

Hagrid escuchó mas ladridos e inesperadamente


Fluffy salió de debajo de su cama. El cachorro
corrió hacia Hagrid, brincó sobre su regazo y le
lamió la cara.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


172
– ¡Oh! ¡Fluffy! Así que habías estado todo el día
debajo de mi cama. Me tenias muy preocupado.
No vuelvas a esconderte de esa forma– dijo
Hagrid sonriendo y acariciando a Fluffy.
En la tarde Fluffy estaba algo ansioso e inquieto,
lo único que hacía era ladrar y gruñir de una
forma muy desesperante. Hagrid no sabía qué
hacer, primero pensó que podría tener pulgas y le
dió un baño, pero eso no funcionó, luego le dió
algo de comer, pero eso no era lo que molestaba
a Fluffy tampoco. A Rubeus se le ocurrió una
idea, tomó su flauta y comenzó a tocar una dulce
melodía. Fluffy dejó de ladrar y gruñir, miró
detenidamente a Hagrid, bostezó tiernamente y
en segundos cayó dormido. Desde ese día Hagrid
siempre le tocaba una dulce canción de cuna a
Fluffy para que se durmiera.

Cierto día Hagrid salió muy temprano, como


siempre, Fluffy lo seguía muy de cerca. Hagrid
entró al castillo, Dumbledore tenía que hablar con
él. Mientras caminaba por el pasillo Snape lo vio
junto con Fluffy.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


173
– ¡Hagrid! ¿Qué intentas hacer con un perro así
aquí en Hogwarts? Ese tipo de animal es muy
peligroso. – preguntó Snape algo exaltado.

–Bueno, Profesor Snape, este es Fluffy, el es solo


un bebito y no dañaría a nadie– dijo Hagrid.

A Fluffy le cayó muy mal Snape e


inmediatamente comenzó a ladrarle y gruñirle.

–Hagrid, espero que se deshaga de esta bestia lo


antes posible, representa un gran peligro para
todos en Hogwarts– dijo Snape mirando a Fluffy
con desagrado.

El cachorrito no paraba de ladrar y gruñir.


–Bueno Profesor Snape, creo que usted lo está
incomodando y si me disculpa me retiro,
Dumbledore me necesita– dijo Hagrid mientras se
alejaba, pero Fluffy no lo seguía y Hagrid no se
percato de que el cachorrito estaba persiguiendo
a Snape. De repente Fluffy se acercó a Snape y
gruñó de una manera muy agresiva.

– ¡Ahhh! ¡Bestia! ¡Aléjate de mí!– gritó Snape.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


174
Hagrid escuchó los gritos de Snape e
inmediatamente fue a ver lo que había sucedido,
pero no sólo Hagrid lo escuchó, sino que la
Profesora McGonagall, el Profesor Flitwick,
Madame Hooch y el Profesor Binns también
habían escuchado los gritos de Snape y todos
ellos estaban ahí. Hagrid tomó al cachorro entre
sus brazos.

–Discúlpenlo, él nunca se había comportado de


esa manera. – dijo Hagrid.

–Hagrid, le dije que ese animal representaba un


peligro para todos en Hogwarts– dijo Snape.

–No, no lo es, solo hay que saber tratarlo– dijo


Hagrid.

En ese momento llegó Albus Dumbledore.

– ¿Que sucede aquí?– preguntó.

–Esta bestia me iba a atacar– dijo Snape.

–Snape, no seas tan rudo con este cachorrito.


Los animales pueden oler los sentimientos de las
personas. Bueno, Hagrid ven conmigo– dijo

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


175
Albus. Hagrid, Dumbledore y Fluffy se dirigieron
hacia la oficina de Dumbledore.

–Hagrid, tengo que pedirte un favor muy


importante– dijo Albus.

–Dime Dumbledore– dijo Hagrid.

– ¿Podrías ir a Londres y comprarme unos


caramelos de limón?– preguntó Dumbledore.

–Por supuesto que sí, Dumbledore– contestó


Rubeus.

El tiempo transcurrió, Fluffy crecía a una


velocidad increíble, estaba demasiado grande,
era más grande que Hagrid. Un día Albus
Dumbledore fué de visita a la cabaña de Hagrid.

–Hagrid, necesito que me prestes a Fluffy, el será


el guardián perfecto para la Piedra Filosofal– dijo
Albus.

– ¡Oh! Como no Dumbledore. Seguro que te


presto a Fluffy, un trabajo tan importante como
ese lo estimulará mucho, últimamente lo he
notado algo triste, creo que necesita sentirse

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


176
importante, no es como si yo no le brindara cariño
ni nada, es solo que el necesita algún otro tipo de
estímulo, algo como ese trabajo– dijo Hagrid.

Fluffy como Guardián la Piedra Filosofal es otra


historia, pero lo que si les puedo decir es que
después de su trabajo como Guardián de la
Piedra Filosofal, Fluffy, actualmente ha estado
viviendo muy feliz en el Bosque Prohibido. En la
batalla de Hogwarts de 1998, Fluffy huye gracias
a un campesino hacia un lugar que nadie
ocupaba, la casa de enfrente a la mansión de los
Riddle. Esa casa acabó siendo muy pequeña
para Fluffy, así que se mudó a la mansión de los
Riddle donde había estado escondido años. Y
nadie lo había visto más.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


177
19

Batalla ganada

La bestia de tres cabezas salió. Estaba el doble


de grande que cuando protegía la piedra filosofal.
Los cuatro magos no sabían por qué hechizo
empezar.

–Diffindo– gritó Draco, y una de las cabezas cayó


al haberse cortado el enorme y grueso cuello. Y
de repente dos cabezas más salieron en el hueco
de la anterior. Quedaron perplejos. No sabían qué
hacer. McGonagall sí lo sabía. Recordaba que
Albus le dijo una vez, que lo tranquilizaba la
música. El perro se aproximó a Draco, y levantó
una pata para aplastarlo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


178
La pata tenía el tamaño de un coche. Y el perro
tenía que estar a dos patas para no chocarse con
el techo.

–Avada Kedavra– lanzó Pansy apuntando a la


pata. El perro salió empujado hacia atrás, pero
seguía manteniendo su vida, debido a que la
maldición, no fue tan potente como para afectar a
sus grandes dimensiones.

Se levantó y se puso mucho más enojado


de lo que ya estaba. Los cuatro pensaban y
tenían la varita en mano por si les atacaban.

De repente, el tramposo de Draco Malfoy,


aprovechó y lanzó Expelliarmus a la varita de Lily,
y esta salió despedida hacia atrás.

–¡Imperio!–lanzó a Draco Minerva para detenerlo.


Este fue a coger la varita de Lily, y se la entregó.

–Avada Kedavra–dijo furiosa Pansy con la varita


apuntando a Minerva. Esta se puso tras el perro,
y Fluffy se llevó el daño, precisamente en la
misma pata que antes. La trasera izquierda, pero
al menos podía mantenerse, ya que las

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


179
delanteras estaban intactas. La pata le explotó,
creando una fuerte explosión, semejante al
encantamiento bombarda máxima. McGonagall
salió despedida por la expansión de la explosión.
Nadie se llevó ningún daño grave. Excepto Fluffy,
al que la pata ya no le funcionaba. Este fue con
tres patas corriendo hacia Pansy Parkinson. Se
acercó, y se la llevó por delante. Cayó
fuertemente hacia atrás, seguramente con alguna
fractura, después de la fuerte patada. Tenía un
arañazo en la barriga, y un trozo de la túnica azul
y negra destrozado. Le sangraba un poco, y
Draco fue a socorrerla. Hizo algunos hechizos,
pero ninguno funcionó. Entonces cogió un trozo
de túnica y se la amarró en el profundo corte
apretando, para impedir la salida de sangre.

–Inmobilus–dijo McGonagall. Draco y Pansy


quedaron paralizados.–Vamos Lily, tenemos que
encontrar un instrumento para poder dormir a
Fluffy.

McGonagall subió las escaleras, y Lily la siguió.


Mientras tanto, el perro volvió a su habitación
oscura.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


180
–Mira tú ahí, Lily.

Lily se adentró en la habitación en la que


Peter Pettigrew mató a un muggle que vivía en
frente de la mansión. Lily no vio nada. Había dos
camas, en cada una dormía un Malfoy. A la
derecha estaba Lucius y a la izquierda Narcisa.
Entonces vio que entre las dos camas había una
mesa con tres cajones. Pero en ellos no había
absolutamente nada, exceptuando las telarañas y
la cantidad exagerada de polvo. Tras Lily había
un ropero, con ropa de los chicos. Y bajo este
otros dos cajones. En el primero sólo había
calcetines. Y en el segundo nada. Pero se
percató de que muy adentro del cajón, en la
esquina más sucia había un anillo. Un poco
destrozado. El anillo era de un dorado gastado y
oxidado. Con el escudo Peverell labrado en una
piedra negra. La piedra estaba intacta, pero el
anillo estaba fracturado y aplastado. Lily por
curiosidad lo cogió, y se lo guardó en el bolsillo
interior de la túnica. Y resultó que había algo más
en ese bolsillo. Lo sacó, y era la flauta que Hagrid
le regaló por su cumpleaños. Fue rápidamente a

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


181
la habitación donde se encontraba McGonagall, y
le entregó la flauta.

–Rápido, vamos a bajo, tendremos que tocar


música para tranquilizar a Fluffy.

–Vamos–dijo Lily.

Llegaron abajo y todo estaba tal y como


antes, pero, de repente, la escalera retumbó, y
empezó a subir por la escalera una especie de
serpiente verdosa. Una ashwinder. Nace cuando
se deja arder un fuego mágico demasiado tiempo
sin controlarlo. Son serpientes delgadas, de color
verde pálido y con ojos de un rojo
resplandeciente. Dejan tras de sí un rastro de
cenizas.

La ashwinder vive solamente una hora. Durante


ese plazo busca un lugar oscuro y cerrado donde
poner sus huevos, y después se desintegra en
forma de polvo. Los huevos de la ashwinder son
de color rojo brillante e irradian un calor intenso.
Prenden fuego a una casa en cuestión de
minutos, a menos que un mago los encuentre y
congele con un encantamiento adecuado.
Cualquier mago que se dé cuenta de que una o
más ashwinders están sueltas por la casa debe

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


182
seguir su rastro inmediatamente y localizar el nido
de huevos de cada una de ellas. Una vez
congelados, los huevos tienen propiedades muy
valiosas como ingredientes de pociones
amorosas y pueden ingerirse como remedio para
accesos de fiebre.

–Rápido Lily, hay que matarla. Son serpientes de


fuego, y sus huevos pueden transformar en
cenizas la casa.

–Avada Kedavra–dijo Minerva, y mató a la


serpiente. Siguieron el rastro del asqueroso bicho
que medía al menos 5 metros, y tenía el grosor
del muslo de un humano. Fluffy estaba nervioso,
en el salón, el pobre animal tenía una pata
destrozada, y quemada. Se adentraron en la
oscura habitación y había unas 16 serpientes, y
más de cien huevos amontonados ardiendo,
como una hoguera dentro de una habitación. Se
notaba bastante el cambio de temperatura de la
habitación.

–Apártate Lily–advirtió McGonagall, y salieron de


la habitación. McGonagall apuntó desde fuera al
cuarto.– ¡Bombarda máxima! Una terrible

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


183
explosión sucedió dentro de la habitación.
Cuando el humo se expandió, entraron, y no
había rastro ninguno de vida, los huevos estaban
rotos y quemados, y las serpientes de dentro, y
las de fuera, muertas. Se limitaron a tocar música
a Fluffy, y cuando este se durmió, se lo llevaron
por teletransportación a Hogwarts. Allí Hagrid lo
vio y se alegró infinitamente de verlo. Se lo
dejaron toda la noche, y a la mañana siguiente lo
dejó en el Bosque Prohibido.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


184
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
185
20

Sustituto de Filius Flitwick

A la mañana del día después de la batalla, Lily se


despertó más tarde de lo normal, con autorización
de la directora. Se levantó y notó algo que le
molestaba en el pecho. Introdujo la mano en el
bolsillo, y extrajo el anillo que encontró en la
mansión. Lo guardó en un lugar secreto. Y fue al
comedor, a la reunión ya empezada, sobre la
batalla que transcurrió el día anterior en el mismo
lugar que la reunión.

–Alumnos, ayer sucedió una batalla difícil, que


terminamos ganando. Todos los mortífagos
murieron, pero Draco huyó. Entre nuestras
pérdidas, están el profesor Flitwick, y tres

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


186
alumnos: John Goyle, Mikel Pucey y Roger
Davies. También quiero dar mis agradecimientos
a los profesores, y a los alumnos que habéis
combatido y luchado con Hogwarts hasta el final.

–Y…–prosiguió McGonagall. –mala noticia; el


torneo de quidditch entre Hogwarts, Drumstrang y
Beuxbatons queda suspendido–se marchó
rápido, dejando en el gran comedor un número
incontable de caras largas, y magos
decepcionados.

Los alumnos aplaudieron y fueron a las aulas


donde les tocaba dar clase a continuación. Lily
fue primero a su habitación, y cogió el anillo. Fue
en escoba a clase de encantamientos, pero el
profesor Flitwick estaba muerto, y no sabía quién
iba a darle clases.

–Buenos días alumnos– de repente, la puerta se


abrió con magia, y apareció un hombre de pelo
rubio, canoso, y ondulado, ojos azules y sonrisa
perfecta. Todos se quedaron pasmados al no
saber quién era el nuevo profesor.–Soy Gilderoy
Lockhart. Estuve dando defensa contra las artes

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


187
oscuras un año. Y ahora daré clase de
encantamientos, aunque hoy haré un hechizo de
transformación.–dijo y soltó una sonrisa– Hoy
vamos a convertir cualquier objeto en ave. Para
ello utilizaremos avifors. El profesor hizo una
demostración y salió bien. Una carpeta que tenía
en la mesa se convirtió en un bonito loro. Éste
salió volando y se posó en el brazo de Rose, que
era la compañera de mesa de Lily. Rose estaba
asustada y Lily soltó una risita que no pudo
contener. Rose la miró, pidiéndole ayuda.

–Quítamelo.–dijo al profesor.

–Tranquila, es inofensivo. Ven lorito–el loro voló


al hombro de Gilderoy y le pegó un picotazo en el
mismo. Toda la clase se rió. Y este soltó una
sonrisa tonta un poco avergonzado.

–Probad ustedes. Haber, tú–dijo a Lily.–¿Cómo te


llamas?

–Lily Potter Weasley–dijo, y Gilderoy quedó un


poco sorprendido, porque le sonaba de algo ese
nombre.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


188
–¡Ah! Bonito nombre–dijo al no recordar de qué
había oído sus apellidos.

Gilderoy Lockhart, la segunda vez que se abrió


La Cámara de los Secretos, entró con Harry y con
Ron. Y Gilderoy le quitó la varita a Ron e hizo un
hechizo desmemorizante, pero al tener la varita
rota y unida con celo, el hechizo le dio a Lockhart
y al ser experto en esta clase de hechizos, no
recordaba ni siquiera que era mago. Desde ese
año estuvo en San Mungo hasta un año antes de
volver a Hogwarts a sustituir a Flitwick, pero aún
había muchas cosas que no recordaba.

–Gracias. Apuntó a un jarrón que había sobre la


mesa, y dijo:

–Avifors–no pasó nada.

–Concéntrate, imagina que el objeto es un pájaro.

Lily lo volvió a intentar.

–Avifors– y el jarrón empezó a transformarse en


un pajarraco del tamaño de un fénix. Era negro, y
su pico naranja, recordaba mucho a un cuervo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


189
–Está bien Lily–dijo el profesor.

El pájaro puso tres huevos enormes en el


sitio donde había sido transformado. Dio una
vuelta por el aula y los alumnos estaban
asustados. De repente por el pico del “cuervo”
salió una llamita de fuego, pequeña pero larga
que casi le da en la capa al profesor. Gilderoy no
sabía qué hacer.

– ¿Cuál era el hechizo que hacía desaparecer


objetos o criaturas, tú chico?–dijo a Teddy Lupin.

–No lo sé–pensó unos segundos hasta que dijo


en un tono alto. – ¡Evanesco!

–¡Evanesco!–dijo Gilderoy Lockhart apuntando al


pájaro, pero no pasó nada, debido al tiempo que
llevaba sin practicar algunos hechizos.

Los huevos se cascaron y salieron los tres


pájaros, en 3 minutos ya estaban al tamaño del
pájaro que puso los huevos. Unas llamas salían
de los picos, había llamitas por todos los lados.
Gilderoy Lockhart estaba perdiendo la calma.
Hasta que Lily se puso de pie, cogió su varita, y

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


190
con evanesco hizo desparecer las cuatro aves
que se encontraban en la sala.

–Gracias…Lily–tuvo que pensar para recordar el


nombre–. Eso son diez puntos para Gryffindor.

La clase finalizó, y ahora disponían de una


hora libre. Los niños se pusieron a jugar un
partido de quidditch. Lily fue a la biblioteca, a ver
si el anillo que tenía era algo famoso y valioso o
algo sin importancia. Comenzó a leer un libro
sobre anillos mágicos. Esta enciclopedia
explicaba distintos anillos mágicos que existían o
existieron, tanto en la mitología como en el
mundo real. Pero ningún anillo coincidía con el
anillo que ella había encontrado.

No encontró nada. Así que decidió volver por la


noche a la sección prohibida.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


191
21

El Anillo de Sorvolo Gaunt

Era de noche, exactamente las once y diez,


cuando Lily Potter Weasley cogió la capa de
invisibilidad de su hermano mayor, James. Y fue
directamente hacia la biblioteca. En el portón de
la sección prohibida se encontraba Filch. Lily no
sabía qué hacer para entretener a Argus y pasar
a la sección prohibida de la enorme biblioteca de
Hogwarts. Dio varias vueltas entre las enormes
estanterías. Y vio un frasco con un líquido azul
brillante. Se le ocurrió algo para entretener a Filch
y que se apartara del portón a la sección
prohibida. Lily se quitó la capa y levantó su varita
apuntando al frasco.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


192
–Reducto– dijo en un tono bajo. El frasco de la
poción explotó, y la poción cayó al suelo. El
contacto con el suelo provocó un humo que olía
mal.

–Quién anda ahí–dijo Filch. Y con su candelabro,


se acercó a la zona. Lily, bajo la capa entró por
fin en la sección prohibida. Al cerrar la puerta
sonó el pequeño golpe, pero Filch no se percató,
estaba limpiando mediante hechizos la poción.

–Malditos niños, os cogeré–decía.

Lily se adentró por completo. El silencio y la


oscuridad reinaban en el ambiente de aquel lugar.

–Lumos Máxima–dijo, y salió de la varita una luz


azul, que iluminaba una estantería completa. Lily
no sabía ni cómo ni dónde buscar información
sobre el anillo.

La estantería que tenía delante, era la “B”.


Dio unos pasos hacia la izquierda, y encontró la
estantería “A”. En esta estantería, en la parte
superior, encontró una sección dedicada a los
anillos. Lily cogió el montón, y bajo la capa, los

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


193
leyó tranquila sobre la mesa central de la Sección
Prohibida.

“Anillos y Propietarios”. Rezaba la cubierta del


libro que comenzó a leer Lily. En el índice
figuraban un sinfín de imágenes de anillos, pero
no se encontraba el de Lily.

“Anillos Valiosos en la Época Medieval”. Lily


buscó en el libro de cinco centímetros de grosor,
pero no dio resultado.

El siguiente libro, tenía la cubierta con una firme y


densa capa de polvo. Lily pasó los dedos, y leyó
el que hace poco era ilegible titulo. “Horrocrux:
Anillo de Sorvolo Gaunt”. Lily sintió una muy
fuerte punzada en la cicatriz. Lo abrió y en la
primera página, aparecía una imagen
exactamente igual al anillo de Lily, pero en
perfecto estado, el anillo dorado con la piedra
negra en la que había tallado un símbolo
compuesto por un triángulo, un círculo y una línea
vertical.

En el índice figuraban cuatro puntos:

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


194
·El anillo de Sorvolo Gaunt

·Paso de anillo a horrocrux

·Anillo, escondite de la Piedra de la Resurrección.

·Paradero del anillo y la reliquia.

Lily supo que el anillo era el que el libro


comentaba. Pero no comprendía el por qué la
piedra estaba intacta y el anillo no. Comenzó a
leer.

>El anillo de Sorvolo Gaunt, es un anillo muy


valioso para esta familia. Ha pertenecido por
última vez al abuelo de Tom Riddle (Voldemort).

Lily estaba sorprendida, conocía que Voldemort


fue un mago tenebroso, su padre puso fin a su
vida. Y sabía que fue Voldemort el que mató a
sus abuelos paternos. Lily siguió con el capítulo
dos.

>El anillo fue un horrocrux creado por Voldemort


y destruido por Harry James Potter. Para crearlo,
Voldemort asesinó a su abuelo Sorvolo y a su
padre.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


195
>La decoración del anillo la formaba una piedra
negra, en la que estaba tallado el símbolo de las
Reliquias de la Muerte. Tom Riddle no cayó en la
cuenta de que era la piedra de la resurrección, y
convirtió el anillo en Horrocrux que escondió bajo
las ruinas de la mansión Riddle (actualmente
reconstruida). Harry James Potter lo destruyó, y
dejó separadas la piedra del anillo, ya que usó la
piedra para ver a sus padres antes de entregarse
a Voldemort.

Lily se dio cuenta de que alguien ha vuelto a


unirlos. Y continuó, ya con el último capítulo.

>El paradero de la reliquia: Se dice que algún


centauro la hubiera hundido con la pezuña al
dirigirse a la batalla de Hogwarts del mil
novecientos noventa y ocho.

Lily abrió el portón para salir de la sección


prohibida. Se pegó un susto de muerte. Un chico
de pelo liso moreno, con gafas redondas, alto y
delgado, de tercer año, se encontraba delante de
sus narices.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


196
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
197
22

El retorno de Voldemort

–¡Albus Severus!–dijo sorprendida.–Me has dado


un susto de muerte.

–Eso pretendía–dijo con voz fría y aguda.–¿Qué


haces aquí?

–Lo mismo te digo.

–Te vi aquí con el mapa del merodeador.

–Estudiaba…–excusó Lily.

–¿En la sección prohibida? Dame el anillo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


198
–¿Cómo?–dijo simulando no saber de qué
hablaba.

–Dámelo–insistió Al.

Lily introdujo la mano en la túnica, pero no


precisamente para sacar la reliquia.

–Expelliarmus–dijo Lily nada más sacar la varita.


Albus cayó de espaldas. Se levantó y sacó su
varita.

–Dame el anillo.

–¿Para qué lo quieres?–preguntó Lily.

–Para recuperar por completo mi alma.

–¿De qué estás hablando?

–Quiero acabar mi trabajo.

–¿Qué trabajo?

–Matar a Potter–dijo con repugnancia– y


reconquistar el mundo mágico.

–¡¿Qué dices?! ¡¿Matar a papá?!–se asustó Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


199
–Lily–soltó una risa– Tú, la hija de Potter, qué
casualidad.

–Quién eres. Me asustas Al.

–Lord Voldemort.

–¿Cómo…?–dijo Lily casi rendida.

–Averígualo. En tu otra vida. ¡Avada Kedavra!

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


200
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
201
23

El sacrificio

– ¡Noo!–un chico rubio se abalanzó sobre Lily y la


empujó. La maldición asesina le dio al chico antes
de caer, y así salvando a Lily. Lily se acercó
rápidamente al chico. Le dio la vuelta, y vio el
cuerpo, ya sin vida, de Lucius, Lucius Malfoy.

En ese momento llegaron profesores del segundo


piso, alarmados por los ruidos. Filch el primero,
que había salido fuera a hacer su ronda por el
lugar. Voldemort huyó y se escondió en la sala de
los menesteres.

– ¿Qué ha sucedido?–preguntó Minerva.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


202
–Vol…un chico quería matarme, y Lucius se ha
interpuesto entre la maldición y yo. Me ha
salvado.

– ¿Quién fue? Con mis conocimientos sobre la


magia lo encontraré–presumió Gilderoy.

–Alertad a los aurores, esta vez no ha sido


Draco–informó la directora.

Lily lloraba sobre el cadáver de Lucius, se


sentía culpable.

“Todo ha sido mi culpa, todo por ese anillo”.


Recordaba. Se palpó la túnica, allí seguía el
valioso anillo, tan valioso para Voldemort, pero…
¿Por qué?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


203
24

La Huida

Al menos cien dementores rodeaban la escuela


Hogwarts de Magia y Hechicería. Aurores se
encargaban de vigilar cada puerta y pasadizo del
castillo.

En la puerta de la sala de los menesteres había


más grupos de dementores y aurores, y en el pub
Cabeza de Puerco, más.

Lord Voldemort se escondía en la sala de los


objetos escondidos. Pensaba un plan de huida. Si
sale de allí, todos se le abalanzarían. Pero, ¿qué
otra cosa podía hacer? Cogió la varita que

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


204
descansaba sobre el suelo. Imaginó un pasadizo
hacia la Casa de los Gritos. Y apareció entonces
una puerta bajita y estrecha. Voldemort
desapareció en la oscuridad del pasadizo, y llegó
a la Casa de los Gritos. Hizo intento de
desaparecerse a la mansión Malfoy, pero no dio
resultado, ya que aunque mezclaba los poderes
de Voldemort con los de Albus Severus, al ser
menor de edad, no podía desaparecerse.

Alguien entró, ya que se escuchó cerrarse


la puerta. El señor Tenebroso cogió la varita por
si tenía que defenderse.

De repente, el ambiente se tornó de gris. La


tristeza era la dueña, que reinaba en el ambiente.
Se escuchaba la profunda respiración del ser.
Con ansias por aspirar poder del primer mago
con el que se cruzara. El pomo giró, y una mano
negra apareció. Tras unos segundos, se observó
la figura completa del dementor. Este abrió su
“aspiradora”, pero el Señor Tenebroso se puso en
acción.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


205
–¡Avada Kedavra!– el dementor lo esquivó de una
forma rapidísima.

–¡Expecto patronus!–de la varita de Al salió una


cierva plateada junto con una serpiente. Ya que
aun quedaba una parte del alma de Albus
Severus en el cuerpo, y por lo tanto se mezclan
los conocimientos y poderes de ambos. El
encantamiento patronus se llevó al dementor por
delante. Este huyó.

–¡Accio escoba!–fue lo primero que se le ocurrió


a Voldemort. La escoba apareció en pocos
minutos, y Voldemort, que odiaba ese tipo de
transportación, se montó sobre ella y voló hasta
la mansión Malfoy.

Allí se encontraba Draco, junto con Pansy


Parkinson.

– ¿Quién eres, y qué haces aquí?–dijo Draco


alzando su varita.

–Tú me conoces, y me temes.

–Quién eres, niño–insistió.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


206
–Soy Lord Voldemort–dijo con una voz fría y
aguda.

–Y yo soy Dumbledore. Venga ya. Quién eres–


dijo acercándose y colocando la varita ante la
cara del chico. Voldemort sacó su varita.

–Un chico de tercer o cuarto año en Hogwarts no


se compara a mi siervo.

–Tu hijo ha muerto. Salvó a la hija de Potter y mi


maldición chocó en su costado.

–¡Mientes! ¡Expelliarmus!– se alarmó.

Voldemort con sólo agitar la varita evitó que el


hechizo le diera.

–¡Recuérdame, necio!– dijo agitado Voldemort.

–¿Mi señor? ¿Cómo…?–a Draco le costó mucho


creerle.

–No hay tiempo para explicaciones. Tenemos que


recuperar por completo mi alma, sólo habita en
este cuerpo una cuarta parte, y las otras tres
cuartas partes son del hijo de Potter, es decir la
otra alma dueña del cuerpo–explicó.–Tenemos

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


207
que conseguir la piedra de la resurrección, Lily la
tiene. Ella misma nos la entregará. Y mi alma
viajará a mi cadáver, para hacerlo volver a
inspirar. ¿Lo entiendes?

–Sí, mi señor. ¿Cómo nos va a entregar la


reliquia?

–En el bosque prohibido. Ya lo verás.

–De acuerdo… ¿Quién mató a Lucius?–dijo


Draco cambiando de tema.

–¡Yo! ¡Él se interpuso entre Lily y la maldición!–


respondió el Señor Oscuro.

A Draco le entraron ganas de matarlo, pero al


saber que era con el señor Tenebroso con el que
se enfrentaba, las ganas se le borraron.

–¿Dónde está mi cuerpo, Draco?–preguntó


Voldemort.

–En el cementerio de Godric`s Hollow

–Tú eres Voldemort…–Pansy estaba sorprendida.

Voldemort asintió refiriéndose a ambas frases.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


208
–Hogwarts está repleto de dementores y aurores.
La entrega será en el bosque prohibido. Esta
misma noche. Dentro de tres horas el plazo
finaliza. A medianoche.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


209
25

La Trampa

Faltaban dos horas para la medianoche, y Lily en


su habitación no podía dormir, no paraba de
pensar.

De repente, apareció una lechuza blanca por la


ventana, y un sobre blanco levitó y cayó en el
pecho de Lily. La lechuza abandonó la habitación.

Lily esmeradamente abrió el sobre con


entusiasmo, y comenzó a leer la carta.

Tienes hasta medianoche para entregarme la


piedra. No puedes contra mí, así que no intentes
jugármela, o morirán tu padre y tu hermano.
Hazlo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


210
– Lord Voldemort

Lily se puso la túnica, cogió la varita, y


colocó el anillo sobre una almohada.

– ¡Diffindo! ¡Reducto! ¡Bombarda!–no sucedió


nada. Sólo la almohada quedó reducida a
cenizas. Pero la piedra seguía intacta.

Guardó la piedra en el bolsillo interior de la


túnica con el escudo de la serpiente de Salazar
Slytherin, y salió bajo la capa de James hacia el
bosque prohibido.

James había ido a Durmstrang, con los de cuarto


año, ya que iban a visitarla en una excursión de
tres días. McGonagall acompañaba a los chicos y
chicas de cuarto año. Y había dejado la capa a
Lily y el mapa del merodeador a Al.

A Lily le quedaba una hora y media antes de


medianoche, cuando estaba llegando a la cabaña
de Hagrid. Cogió el llamador y lo hizo sonar con
la puerta un par de veces. Hagrid abrió.

– ¿Quién es, donde estás?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


211
– ¡Aquí!–dijo Lily saliendo de la capa.

–Me has asustado–Lily sonrió, y Hagrid con ella.

–Tengo que contarte algo, Hagrid.

–Pasa entonces. Pero… ¿a estas horas?

–Sí. Tiene que ser en menos de una hora.

Entraron, y tomaron cerveza de mantequilla.


Hablaron un rato, y Lily comenzó a hablar de lo
que había ido a contarle.

–Voldemort ha vuelto.

– ¡Qué!–escupió el trago que había bebido.

–Una parte de su alma está en el cuerpo de Albus


Severus.

–No digas tonterías, Lily–repuso Hagrid incrédulo.

– ¡Es verdad! Y quiere la piedra de la


resurrección para completar su alma.

– ¿Cómo ha aparecido su alma? Y…si es así,


¿por qué está en el cuerpo de tu hermano?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


212
–Eso mismo me pregunto yo… Dentro de media
hora, en el bosque prohibido, le entregaré la
piedra. De lo contrario mataría a mi padre y a Al.

–No se la puedes dar. ¡¿Qué, tú la tienes?!

–Así es–dijo mostrándosela.–Tenemos media


hora.

–Voy contigo–dijo Hagrid, y Lily asintió.

Salieron y caminaron por el bosque, Lily


bajo la capa, para no alarmar a las criaturas del
bosque, ya que veían siempre solo a Hagrid.

–Aquí es–dijo Lily.

–Yo me esconderé.

Escasos minutos después, Voldemort


apareció acompañado de Draco y Pansy.

–Dame el anillo. Sin trampas.

–Dime cómo te lo doy–dijo sacando la varita de la


espalda.

–Simplemente, acércate y déjalo sobre mi mano.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


213
– ¡Expelliarmus!–dijo Lily.

– Impedimenta– dijo Draco, y evitó que el hechizo


diera a Voldemort.

– ¡Sin trampas! Dámelo–dijo.

–Tendrás que quitárnoslo–apareció Hagrid.

–El viejo guardabosques… ¿Tú y cuántos más?–


dijo Draco.

– ¡Ahora!–gritó Hagrid.

Centenas de centauros se apresuraban


hacia los tres magos. Voldemort elevó las manos,
y con esfuerzo, consiguió hacer un campo de
fuerza invulnerable. Algunos centauros chocaron
y otros lo esquivaron, pero todos huyeron.

–Gran actuación. ¿Mi turno?

–Crucio–dijo Lily furiosa. Voldemort evitó la


maldición.

–No tenéis opción contra mí. Lily, dámelo, ya


sabes qué pasará si me voy de aquí sin la piedra.

– ¿No tenemos opción…?–dijo Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


214
– ¡No, necia!

–Expelliarmus–dijo Lily y dejó sin varita a


Voldemort.

–Con varita o sin ella, soy mucho para ti.–cogió


su varita, y extendió la otra mano.

Lily tiró el anillo con ira, y Voldemort lo hizo levitar


hasta su mano.

–Expelliarmus–dijo Voldemort, y la varita de Lily


cayó sobre unas hojas del oscuro bosque. Apuntó
a Lily con la varita. –¡Largo!–dijo a Hagrid. Este
quedó inmóvil.

–Vete, Hagrid, me tiene.

–Buena decisión, Potter.–dijo el Señor Oscuro y


aplaudió con ironía.

–Volveré a por la chica–dijo Hagrid caminando sin


mirar atrás.

– ¿Sabes volar? Pues conducirás conmigo en la


escoba. –Voldemort no dio opción a Lily, y
montaron en las escobas por parejas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


215
Iban volando, cuando un ruido desconocido
se acercaba a gran velocidad.

Un foco se encendió dando con su potente luz al


Señor Tenebroso. Una motocicleta de grandes
dimensiones se acercaba con un ancho motorista
sentado sobre ella. El foco se apartó, y se pudo
ver al guardabosque de Hogwarts, Hagrid, sobre
la moto.

– ¡Crucio!–dijo Voldemort, pero a la velocidad de


ambos no dio a su objetivo.

–Gran actuación, ¿mi turno?–dijo Hagrid con una


sonrisa irónica. –Expelliarmus.

La escoba hizo un amago de desplomarse.

Lily se acercó con la escoba a la moto, e


hizo una señal a Hagrid para que lanzara un
hechizo a Voldemort. Pero Voldemort se percató,
y cogió el control de la escoba. Aceleró de forma
exagerada, y el hechizo de Hagrid dio a Lily por
equivocación.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


216
Lily cayó al vacío, Voldemort hizo el intento de
cogerla, pero fue en vano. Hagrid se dirigió hacia
abajo.

Debido a la niebla, no se veía a Lily, que le


quedaban 4 minutos para caer. La moto dio un
acelerón que a Hagrid casi le cuesta la caída.

– ¡Lily, tienes que sacar la varita!

– ¿Hagrid? ¡La tengo!

– ¡Haz algo, lo que se te ocurra!

–Vale… ¡Volate ascendere!–Lily ascendió unos


metros, pero aún sin conseguir ver a Hagrid.

– ¡Ascendio!–dijo Lily con esmero, y esta subida


le hizo ver el foco de la motocicleta. Veía entre la
neblina la silueta del semigigante sobre la moto.

– ¡Aquí, Hagrid!

– ¡Accio Lily!–dijo Hagrid, y Lily saltó gracias al


encantamiento hacia la moto. Quedó en el
asiento trasero, pero la chaqueta de Hagrid le
estorbaba, ya que este ocupaba la mayor parte.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


217
– ¡Avada Kedavra!–se escuchó la fría y aguda
voz de Albus, al tono de lord Voldemort.

– ¡A la derecha!–avisó Lily, ya que la maldición


llegaba por la izquierda. La reacción fue con
retraso, y casi le cuesta a Lily la vida y la oreja.

Hagrid consiguió deshacerse de Voldemort por


momentos. Y se dirigió a increíble velocidad a la
cabaña.

–Vamos, a Hogwarts Lily–dijo con voz


preocupada.

– ¡No tan rápido!–se escuchó a sus espaldas, y


Voldemort tomó por el cuello a Lily y apuntó a
Hagrid con la varita. –Como siempre digo, no
quiero derramar sangre de Hogwarts, les tengo
mucho respeto. Largo, o mis palabras se irán al
infierno junto con tu vida.

Voldemort y Lily salieron por el portón de


madera, y se fueron en las escobas. Tenía la
piedra y la chica. Dos por uno.

Hagrid, arrodillado, lloraba mirando la lejana


figura de Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


218
Ya era imposible.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


219
26

La Profecía

–Esta noche permaneceremos aquí–dijo


Voldemort señalando desde lo alto la mansión de
los Malfoy.

Bajaron y atravesaron la verja. Al entrar dentro,


Voldemort ató mediante magia a Lily con la
cuerda a la cama, y él se fue al salón, Draco y
Pansy fueron a su habitación, y en una hora, el
silencio era totalmente absoluto.

El sol salió, y todos despertaron, menos


Lily, que no había dormido hasta larga entrada la
madrugada, ya que estaba muy afectada por su
hermano Al.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


220
Había estado buscando el por qué al trozo de
alma de Voldemort en el cuerpo de Albus
Severus. ¿Por qué ese parentesco, con el hijo del
que acabó con él y sus horrocruxes? Todo tenía
una solución difícil de encontrar, pero lógica.
Probablemente esa misma noche la encontrara,
ya que iban a ir al ministerio. A una sala muy
nombrada por lord Voldemort. La Sala de las
Profecías. Quizás hubiera una para encontrar la
solución y terminar con el alma de Voldemort por
una vez por todas, antes de que él volviera e
hiciera más horrocrux.

Pronto llegó la noche, Voldemort no había


bajado en todo el día la vista del anillo y la
reliquia de la muerte, que pronto probablemente
iba a devolver a la vida al Señor Tenebroso.

–Llegó la hora Draco–dijo, y este le entregó a


Voldemort una maceta con tierra seca.–Tú
primero.

Draco cogió un puñado de tierra, y entró en la


chimenea.

–Ministerio de Magia–dijo alto y claro Draco.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


221
De repente, unas altas llamas verdes
aparecieron. Se consumieron, y Draco ya no
estaba. Lily estaba alucinando. Entonces
Voldemort le dijo que se trataba de la Red Flú.

A continuación hizo lo mismo Pansy. Y luego,


llegó el turno de Lily.

–Toma, Potter.

Lily estaba nerviosa, y cogió el puñado de tierra, y


lo tiró al suelo de la chimenea. No ocurrió nada.

– ¡Tienes que decir: Ministerio de Magia! Coge


más–dijo Voldemort sofocado.

Repitió los pasos, y dijo:

–Ministerio de Magia…–las llamas se


consumieron, y Lily con ellas.

Lily llegó a un pasillo ancho con miles de


chimeneas que parpadeaban con llamas verdes.
Draco la agarró antes de que esta pudiera
escapar. En segundos apareció una llama en la
chimenea de la que vino Lily, y Voldemort
apareció entre ellas. Voldemort les guió hasta una

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


222
puerta negra. Pasaron a través de ella, y se
encontraron ante una sala enorme. Tenía tanto
en el suelo, como en el techo y las paredes unos
brillantes azulejos negros que hacían parecer aún
más oscura la sala Tuvieron que encender luz en
las varitas para ver. Voldemort desapareció por
un pasillo de estantes donde había unas bolas
transparentes de cristal. Dentro de cada bola
había un poco de humo gris.

Al poco tiempo, apareció Voldemort con tres


bolas. Rápidamente cogió una al azar, y escuchó
la profecía.

“El Señor Tenebroso se acerca. Y el único con


poder para derrotarlo esta vez necesitará ayuda.
La víctima del alma, Albus Severus, no podrá
vivir si el Señor Oscuro sigue con vida, pero
tampoco puede vivir si el otro muere… no podrán
derrotarse entre ellos...”

La voz femenina desapareció, y Voldemort


esbozó una sonrisa forzada. Voldemort intrigante
escuchó la segunda profecía.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


223
“Sin piedra no hay Voldemort, sin Voldemort no
hay Albus Severus. Son dos almas en una, hay
que pensar bien antes de actuar, el mínimo fallo
puede ser un gran error. Destruir la piedra no es
la solución, pues no podría completarse el alma,
pero la mitad del alma de Voldemort
permanecería en Albus…”

Voldemort estaba menos nervioso, sabía que no


iba a ser fácil volver a la vida, pero sería mucho
más difícil frenarlo. Escuchó la última profecía.

“Será difícil encontrar solución a la aparición del


alma de Voldemort en el cuerpo de Lily. Pero si
no se encuentra, aún así, hay que actuar si no se
desea que el Señor Tenebroso retorne. El mundo
Mágico después de tantos años está en paz, y en
las manos de dos magos está ese futuro. Habrá
que volver en el tiempo, habrá que buscar
conocimientos, habrá que hallar pistas, y sobre
todo, recordar lo que hizo que se derrotara al
Señor Oscuro por primera vez… Una pista: Las
Conexiones…Lo Común…La Cicatriz…”

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


224
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
225
27

Primer encuentro

–Harry, el correo–dijo Ginny viendo que una


lechuza se había posado sobre la ventana.

–Voy, Ginny–dijo este con voz grave.

– ¿Quién es?

–No pone nombre, sólo que es para ti.

–De acuerdo–Ginny se la entregó, y la lechuza se


fue volando. –Gracias–dijo Harry dándole un
beso, a cambio de la carta, en la mejilla. Abrió el
sobre, y comenzó a leer.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


226
Harry Potter…el niño que derrotó al mago
tenebroso más temido de la historia. Te escribe
alguien que ni te imaginas quien es. Ven a la
Mansión Malfoy esta noche. No soy precisamente
Draco. Y verás qué sorpresa. Ah, por el bien de
Lily Junior, ven…

·Tu mayor enemigo

A Harry se le puso la cara blanca.

–Ginny…–dijo entregándole la carta. Esta la leyó


y dio un pequeño y corto grito.

–Iré solo Ginny. Tú quédate aquí. Me temo lo


peor.

–De acuerdo…

Comieron y no dijeron ni una sola palabra.


Mientras que en la mansión de los Malfoy,
Voldemort estaba planeando la explicación que
iba a dar a Harry por la noche del mismo día.

El sol se puso, y Harry salió en su escoba


hacia la mansión.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


227
Llegó, y entró por la verja sin avisar. Llamó al
portón. Y salió Draco.

–Te está esperando.

– ¿Quién?–dijo con voz desafiante. Draco rió.

Entró y vio a Lily amenazada por Albus.

– ¿Albus?

–Te equivocas–dijo con voz fría y aguda.

–Esa voz… la conozco. ¿Quién eres?

–Tú lo sabes.

–Riddle…Albus Severus… ¿Cómo…?

–Padre, la mitad del alma de Albus es la de


Voldemort, hay media alma de cada uno en el
cuerpo de Al–dijo con los ojos mojados.

– ¿Pero cómo?

–Eso es lo que yo me pregunto. Tiene la piedra


de la resurrección. Y si no hacemos nada,
completará su alma y volverá a la vida. Y
Albus…–no pudo seguir.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


228
–Tú lo sabes…–dijo mirando a Voldemort con
frialdad.

–Claro que sí– dijo con una sarcástica carcajada.

– ¡Dilo!–gritó y lo apuntó con su varita. Él sólo rió.

–No me puedes matar–y agregó otra carcajada.

– ¡Para! No sabes lo que puedo hacer. Ahora


explícalo todo.

–Una profecía decía que la solución estaba en


algo de unas conexiones, algo común y algo de la
cicatriz–dijo Lily.

– ¡Caya!–dijo Voldemort.

Harry vio que una cicatriz idéntica a la suya había


aparecido en su frente. Ya que antes no la tenía.

–Tú… tienes algo de Voldemort, pero, ¿cómo ha


llegado eso a ti?–Harry pensaba, pero sin
resultado.

– ¡Crucio!–dijo Harry. Voldemort estaba en el


suelo. Pero no sufría, Harry no podía hacer daño

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


229
al cuerpo de su hijo. Aun sabiendo que era
Voldemort el que controlaba el alma.

Este se levantó riendo.

– ¿Ves? No puedes–soltó otra carcajada.

– ¡Crucio!–ahora sí había enfadado lo suficiente a


Harry para hacerle ver que el daño se lo hacía a
Voldemort. Al ser más fuerte y poderoso,
controlaba el cuerpo, pero también se llevaba el
daño. Albus Severus estaba como dormido. Era
Voldemort ahora el dueño del cuerpo. – ¡Crucio!–
volvió a atacar.– ¡Dilo!

– ¡Nunca!–se levantó. Y cogió su varita del


bolsillo.

–Dímelo–insistió Harry.

–Nunca… ¡Crucio!

–Impedimenta–dijo Harry antes de que la


maldición saliera de la varita.

– ¡Avada Kedavra!–Harry se apartó antes de que


la maldición asesina le asestara su golpe mortal.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


230
–Para. Seguramente me querrás con vida.

–No, quiero matarte, y que veas lo que es morir.


Como tú hace 23 años me mataste.

–Recuerda que fuiste tú–sonrió Harry.

– ¡Ah! 23 años después de la muerte de


Voldemort, vuelve, y mata a Potter. Jajaja. ¡Avada
Kedavra!

– ¡Papá!

Harry estaba a un segundo de morir, pero


entonces cogió su varita. Antes de que la
maldición chocara contra él, se tiró al suelo, y
rodó, evitando que la maldición lo matara.

Se levantó, y puso la varita en alto, y de repente,


todos los objetos poco pesados empezaron a
dirigirse a Voldemort. Era increíble como desde
pequeños objetos del suelo hasta plumas de
escribir y tinta, volaban velozmente hacia
Voldemort. Este juntó las manos, y gritando con
furia, creó una onda expansiva que empujó los
objetos y a los tres magos dejándolos en el suelo
quietos. Se levantaron, y la sala había quedado

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


231
desordenada. Voldemort había usado un poder
increíble y no sólo se había deshecho de los
objetos, sino también de los demás magos de la
sala. Todos lo miraron sorprendido, y este sonrió.

–Sigues siendo menos veterano que yo, aunque


ya no seas un niño, yo sigo siendo más poderoso,
y tú el débil Potter.

–No lo creo. Mientras tu alma se genera poco a


poco, sin poder practicar, yo llevo 23 años
haciendo magia. Eso lo he ganado. ¿No crees?

–Sigo siendo más poderoso, Potter. Lo acabas de


ver, necio.

Voldemort agitó la varita varias veces, y de


repente un fuego se creó, y adoptó la forma de
una serpiente de parecidas dimensiones a Nagini.
Y empujó aire con las manos hacia Harry. La
serpiente comenzó a abalanzarse contra Harry.
Este intentó apagarla con agua, pero sin
resultado. Lily escapó de los brazos de Draco, y
se puso ante Harry.

–Atrás Lily–dijo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


232
Esta obedeció, y Harry formó un hechizo de
protección, el fuego al chocar, se expandió, y
perdió la forma de serpiente. El fuego no se
apagaba. Pero Harry aprovechó el disturbio y se
llevó a Lily.

– ¡Accio escoba!–dijo, y montaron y se fueron.


Pero Voldemort comenzó a elevarse poco a poco,
sin necesidad de escoba. Poco a poco cogió
velocidad, y se puso junto a Harry.

–Lily ataca–Harry aceleró.

–Expelliarmus–dijo Lily. Voldemort cayó


impulsado hacia atrás, y perdió el equilibrio, tardó
en reaccionar, pero lo justo para volver a estar
junto a los Potters.

– ¡Crucio!–dijo Voldemort, y dio a la escoba. Esta


sólo se movió un poco, pero lo suficiente para
que Lily y Harry no cayeran.

–Crucio–dijo Harry, y Voldemort perdió el


equilibrio completamente. Draco salió en escoba
rápidamente, y lo agarró antes de caer.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


233
Harry y Lily se marcharon a casa. Tenían una
noticia que hablar. Y no sólo con Ginny. También
con los profesores de Hogwarts.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


234
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
235
28

El Pensadero

Alguien llamó a la puerta.

– ¿Quién es?–dijo Ginny.

–Harry…–dijo detrás de la puerta con voz


cansada y tiste.

Abrió la puerta, y vio a Harry y a Lily.


Maquinalmente se abalanzó a Lily y la abrazó
como si fuera la primera vez que la ve.

– ¿Qué ha pasado?–dijo Ginny observando las


manchas y la sangre en los cuerpos de Harry y
Lily.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


236
–Voldemort…

Ginny dio un grito de sorpresa.

–El alma de Albus nació con un poco de alma de


Voldemort. Ha ido conquistando poco a poco el
alma de Al. Ahora su alma está como dormida, ya
que el poder de Voldemort es mayor, y posee el
cuerpo de Albus Severus.

Ginny derramó una lágrima

–¿Qué hay que hacer para derrotar el alma? Y…


¿qué es lo que hace ese alma en el cuerpo de Al,
por qué en el alma del hijo del destructor de sus
horrocruxes?

–Pues eso es lo que nos preguntamos. También


le ha salido una cicatriz.

–Lo que no hay que hacer es destruir la piedra de


la resurrección–dijo Lily.

– ¿La piedra de la resurrección? ¿La de las


historias de cómo acabaste con Voldemort,
Harry?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


237
–Efectivamente. Pero tampoco hay que dejar que
la use para reunir su alma, pues acabaría con el
alma de Albus, pues con solo un tercio de alma
no podría mantenerse.

– ¿Y qué vamos a hacer?–preguntó Ginny


desesperada.

–Iremos a Hogwarts, y le contaremos a los


profesores todo. Juntos intentaremos averiguar la
razón del por qué el alma de Voldemort está
creciéndose en lugar de la de nuestro Al.

Durmieron todos en la misma habitación, al


ser una noche excepcional. Harry estuvo
pensando que es lo que él tenía en común con
Voldemort.

La noche en que intentó matarlo, en Godric`s


Hollow, le dejó esa marca en forma de rayo, con
tanta información. Como si fuera un disco metido
en la base de datos y hubiera metido nuevas
habilidades, pársel, conexiones, poder. Pero eso
Albus no lo tenía. Nunca había demostrado
ningún cambio. El sueño lo venció, y quedó
dormido hasta larga pasada la mañana.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


238
–Buenos días Harry–dijo Ginny.

–Buenos días cariño–respondió Potter.

–Papá, ¿Cuándo vamos a Hogwarts?–preguntó


Lily gritando desde la sala de estar.

–Ya. –respondió Harry señalando el reloj, aunque


Lily no lo veía, ya que estaban en distintas
habitaciones.

–Ponte esta túnica Lily, está limpia.–le dijo Ginny


mientras le entregaba la negra y larga prenda.

–Vámonos–dijo Harry abriendo la puerta.

– ¿Vamos en escobas?

–Ni mucho menos– sacó unas llaves de un


coche, y pulsó uno de los botones.

Un coche azul apareció entre el cielo volando.

Aparcó justo ante los tres magos. Harry pulsó otro


botón, y las puertas se abrieron a la vez.

–Vamos adentro, a qué esperáis–dijo Harry.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


239
Madre e hija sonrieron mirándose, y entraron
sorprendidas en el coche.

Harry pisó el acelerador, y el coche al recorrer


unos metros, se elevó ligeramente, hasta llegar a
alcanzar mayor altura a las nubes que hacían la
ciudad más oscura.

–La última vez que monté en un coche volador,


acabé con Ron atrancado en el sauce boxeador.
El árbol nos dio golpes al coche con sus ramas, y
el coche, del abuelo Arthur, acabó destrozado.
Fue mi segundo año. Y eso casi nos llevó a la
expulsión–rieron juntos.

–Yo ese año, que era mi primero, acabé poseída


por el horrocrux de Voldemort, e hizo que abriera
la cámara de los secretos. Tu padre me salvó, y
destruyó el horrocrux–dijo Ginny con una sonrisa,
que contagió a Harry.

–Pues esta entonces será la vez que pasará a la


historia, la primera vez que yo monté en coche,
con la tragedia de Al–forzó una sonrisa.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


240
–Allí está, igual que hace 23 años, Hogwarts–dijo
señalando el castillo.

Dentro se encontraban en el gran comedor. Ya


habían comido.

– ¿Dónde está Lily?–preguntó Rose a Hugo y


James, ya que esta se había sentado con ellos en
la mesa de Gryffindor para no estar sola.

–No lo sé. Lleva tres días sin venir. Y ya me


preocupa. Y Albus Severus tampoco está y
debería haber llegado ayer por la tarde–dijo
James, y Hugo afirmó.

De repente, se abrió la puerta del comedor,


y Lily, Harry y Ginny pasaron sonriendo hasta
llegar a McGonagall. Se escuchaban susurros
que decían:

“Ese es Potter, Harry Potter”

“Sí, el que mató a lord Voldemort”

“Sí, es él. Harry Potter”

Harry saludó a los profesores uno a uno. Dio un


profundo abrazo al semigigante Hagrid. Éste le

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


241
contó con pelos y señales lo ocurrido en el
bosque prohibido. Derramó unas lágrimas al
decir:

“No pude hacer nada para evitar que se la


llevara”

–No pasa nada Hagrid.

Se dirigió a James con la mirada, y con el dedo


índice le hico un gesto para que se acercara.

–Tenemos que hablar–dijo Harry a McGonagall.

–Adelante, Potter–dijo esta.

–No, con todos los profesores y con mis hijos y


sobrinos, en privado. Y si puede ser, hoy.

–De acuerdo, ¿de algún tema en concreto?

–Ni se lo imagina. Es de muchísima importancia.

–Si es así, que sea ya la reunión. En la sala de


profesores.

–Gracias, profesora–dijo Ginny introduciéndose


en la conversación.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


242
Acabaron el tiempo en el gran comedor, y
los alumnos fueron a sus respectivas salas
comunes y habitaciones.

Los profesores Gilderoy Lockhart, Rubeus


Hagrid, Luna Lovegood, Neville Longbottom,
Minerva McGonagall, Horace Slughror. Y Hugo,
Rose, James, y el ahijado de Harry, Ted Lupin
también asistieron a la reunión.

Harry estaba sentado junto a Lily, que estaba


entre sus padres, junto a James.

–Profesores, Harry Potter nos quiere contar algo


de suma importancia para pedirnos ayuda.
Comience, Potter–abrió McGonagall.

–Mi hijo Albus Severus, nació con el alma algo


dañada, aparte de ocupar el noventa por ciento
de su cuerpo, un diez por ciento lo ocupaba otra
persona, ya muerta. En sus 12 años, ese diez por
ciento, ha ido conquistando el alma de Albus. Y
ahora se ha hecho con el control de su cuerpo–
explicó. –Pero su alma está dormida, sin tener el
control de su cuerpo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


243
– ¿Quién es esa persona que ha conseguido
obtener el control del cuerpo del chico?–
preguntaron algunos de los presentes profesores.

–Ese es el problema. El mago tenebroso más


temido de la historia. Y va a volver como no se lo
impidamos. Tiene la reliquia, la piedra de la
resurrección. Es el señor Tenebroso. Lord
Voldemort.

Todos quedaron boquiabiertos, pasmados, con la


mirada gacha.

– ¿Qué hay que hacer para matarlo, sin matar a


Al?–dijo el profesor Slughror.

–No hay que destruir la reliquia, pero tampoco


dejar que la use. Pues su cuerpo y alma se
unirían, y Albus no podría mantenerse en vida
con sólo un veinte por ciento de su alma.

–De acuerdo, el caso queda abierto.

–Punto dos. ¿Por qué ha nacido con esa parte de


Voldemort?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


244
–Algo de él tiene que ver con Voldemort, tiene
que ver con su pasado–observó McGonagall.

–Pero él nació años después de la muerte de


Voldemort, y no tiene nada que ver con él–dijo
Ginny.

–Sí, pero Harry sí. Y es su padre, ¿no?–dijo la


directora.

–Efectivamente. Pero yo ya no tenía ninguna


conexión con Voldemort cuando el chico nació.

–La cicatriz…–dijo Lily señalando la frente de su


padre.

–Tienes razón Lily–señaló McGonagall.–La


cicatriz introduce una serie de informaciones y
habilidades–explicó.–Y eso ha pasado por genes
a Albus.

– ¿Qué puede aprobar eso?

–El Pensadero…–dijo Minerva.

–Pero nosotros no tenemos ningún recuerdo que


lo verifique.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


245
–Nosotros no. Albus Severus sí. Y como ahora
todos los alumnos, tienen archivados los
recuerdos de su vida, podemos verlos.

–Vamos entonces–dijo Harry sonriendo, tenía


muchas esperanzas, pero con esas noticias de
última hora ya le decían que iban a poder resolver
ese misterio tarde o temprano.

Entraron los cuatro en el despacho, Lily, y


Ginny quedaron sentadas. Mientras que Harry y
McGonagall, que sabían el funcionamiento del
pensadero, buscaban el frasco azul del chico.

El pensadero resultaba ser como una vasija de


piedra poco profunda, con runas y otros símbolos
alrededor del borde. Dentro de la vasija hay una
luz plateada, de color blanco brillante, que se
mueve sin cesar, se usa para ver recuerdos.

Después de unos minutos, consiguieron


encontrar el frasco de los recuerdos de Albus
Severus.

–Obsérvalos tú, Potter, eres su padre.–dijo


McGonagall entregándole el tubo de vidrio que

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


246
contenía los recuerdos, de un azul, que cada vez
tenía más trazos de rojo. El azul de Al, y el rojo
de Voldemort.

Harry le quitó el tapón, y vertió el contenido al


agua en movimiento del pensadero. Sumergió
su cabeza en el mismo, y un humo gris se
empezó a expandir dejando tras de sí unas
imágenes, que comenzaron a moverse.

Albus estaba en la sala común, solo. Le dolía la


cabeza, la cabeza le iba a estallar en pedazos.
De repente, poco a poco, los ojos azules, se le
tornaban de verde, un verde intenso, oscuro, pero
llamativo, daba luz por sí mismo De repente sintió
fuego, sintió como le ardía en la frente algo,
sentía algo que nunca antes había sentido, iba a
perder la cabeza, le iba a estallar, y ahora encima
le ardía la frente, se llevó la mano al lado derecho
de la frente, donde empieza el pelo, un poco más
abajo, notaba como si la piel se le estuviera
yendo, y se estuviera formando una herida, tenía
forma de rayo. Le ardía, era como el fuego en su
cabeza. No sangraba, notaba la herida,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


247
recientemente provocada, sin ningún golpe, pero
se le había formado.

El humo retornó desde los lados del cáliz de


piedra del pensadero, y la imagen comenzó a ir
más rápido, y pasaron días, que eran segundos
en la visión de Harry.

Ahora estaba en la sala de los menesteres. Un


tablón que apareció decía, “Puedes hacer una de
tus preguntas, y esta será respondida”.

– ¿Cómo, por qué he nacido junto con el alma de


Albus Severus Potter?

–Interesante pregunta–se escuchó una voz


aguda. – Con una sencilla respuesta. Trato de
que aprendas y avances, y no te daré la
respuesta así porque sí. Te diré tres palabras
relacionadas con ese por qué: Avada Kedavra,
conexiones, genes. Te invito al mundo de la
imaginación y la lógica, si las encuentras, puede
que seas el mejor mago de la historia. Adelante…

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


248
Albus se arrodilló, y sobre sus manos puso la
cara, pálida, y con los ojos rojos, poseídos por el
Señor Tenebroso.

Harry se salió, tomó aire, y sin perder una


sola décima de segundo volvió a sumergirse en la
vasija de piedra.

Estaba sólo, y cada vez se parecía más a


Voldemort en el físico. Tenía las manos en el
pelo, y una sonrisa peculiar. Estaba sobre una
incómoda silla de madera, y un escritorio color
caoba. Después de escribir, arrugar papeles y
tirarlos. Algo sobresaltó a Harry:

– ¡Al fin, encontré la respuesta!–gritaba.–Yo y


Albus, ya sé por qué…–soltó una carcajada, que
se borró de repente. Entre un humo negro con
una serpiente enorme. El agua se volvió
transparente, pero sin parar e moverse.

–Voldemort nos lleva ventaja, sabe la respuesta.–


dijo Harry.

Después de contar todas las imágenes con pelos


y señales, Harry y Ginny se alojaron en el castillo,

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


249
les esperaba una noche de sueño, la
necesitaban, al día siguiente tendrían que
resolver un misterio.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


250
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
251
29

El Sueño

Harry estaba nervioso, preocupado por su hijo.


Entonces por la cabeza se le pasaron unas
imágenes. Él estaba mirando a Draco.

–Draco. Pronto tendré conexiones con Harry


Potter. Y así, él pronto descubrirá lo que me
llevaría mucho tiempo de ventaja en mi
reencarnación. Si lo descubre, vamos igualados.

– ¿Qué vamos a hacer entonces, mi señor?

–Nada, tengo que llegar a mi cuerpo lo antes


posible.

– ¿Cuándo será el ritual?–preguntó Draco.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


252
–Después de un duelo con los Potter. Quiero que
se despidan de su Albus Severus– arrancó una
carcajada sarcástica, que Draco intentó imitar, sin
resultados ningunos.– Pero...–Harry paró de
hablar, y quedó con un misterio.– ¿Qué pasaría si
me matara?

–Ambas almas morirían, ¿cierto, mi señor?

– ¿Y si fuese mi alma la que mataría la


maldición? He descubierto miles de casos. Y,
Harry sobrevivió porque era un horrocrux.
Entonces, ¿moriría yo, y Albus sobreviviría?
Pasaría como si yo actuara como horrocrux. El
chico despertaría.

–Podría ser...

–Por eso. Correré ese riesgo. El ritual será dentro


de tres días. De madrugada. Tendré que traer a
Lily, sabe las profecías. ¿Sabes por qué el duelo
va a ser mañana, Draco?

–No, mi señor.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


253
–Para secuestrar a Lily. ¡Necesito sangre del
enemigo! Y Harry ya no es un niño de 15 años,
Draco.

–Tiene razón mi señor–dijo mientras inclinaba su


cabeza hacia Harry, hacia su siervo, el Señor
Tenebroso.

–Pero...– tenía una nueva idea, una idea que


Harry deseaba no haber soñado.– ¡Eso es! No
cogeremos a Lily. Será como quitar un caramelo
a un recién nacido. Iremos a Hogwarts, sí, y...
vendrá con nosotros el que nos proporcionará
sangre suya, de nuestro enemigo. ¡James Potter
Junior!

–Vamos a por él... ¿ahora?

–Por qué esperar. Vamos

La imagen se borró tras unas risas que llegaron a


despertar a Harry. Saltó de la cama, y despertó a
James, Lily y Ginny.

Se prepararon, por si el sueño era una conexión


que mantendría otra vez con Voldemort.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


254
Fueron a la sala común de Gryffindor, que era
donde se alojaba James en Hogwarts.

De repente, algo sobresaltó a los Potter. Un


cristal se rompió, justo a las espaldas de Lily.

Todos apuntaron a los lados con las varitas.


Harry hizo una luz, y le asustó ver a un niño de
primer año. Más asustado aún que los Potter.

– ¡Perdón! ¡No me hagan daño!–Harry le


tranquilizó, y le dijo que se volviera a la
habitación. El chico, asustado, se fue corriendo.

Se sonrieron entre ellos.

– ¡Expelliarmus!–se escuchó una voz, y Harry


Potter chocó con el sillón y se quedó en el suelo.

– ¿Me dais a James?–dijo Voldemort riendo.

–No. ¡Crucio!–dijo Lily.


– ¿Lily?–Ginny se sorprendió, no sabía que Lily
supiera la maldición.
Voldemort la esquivó, y Lily sonrió a su madre.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


255
– ¡Imperio!–gritó Voldemort. Lily cayó bajo la
maldición. Y, de repente, comenzó a lanzar
hechizos contra sus padres. James, observaba la
situación asustado, bajo la mesa. Pero, salió, y se
puso a espaldas de Voldemort.
–Expelliarmus–dijo, y Voldemort quedó
desarmado, sin varita.
Lily paró de atacar, y Harry volvió totalmente en sí
tras el golpe. Sangraba bastante, pero se hizo
presión con la chaqueta para evitar derramar más
sangre. Paró de sangrar y se unió al combate.
– ¿Qué es lo que quieres, Tom?–dijo Harry.
–El final de tu familia–rió.– ¡Avada Kedavra!–la
maldición iba contra Lily. Harry tenía segundos,
antes de que Lily cayera para siempre. No sabía
qué hacer, escasos centímetros le separaban a
su hija de la muerte.
– ¡No!–gritaron los Potters. Lily, muerta. La figura
boca abajo de Lily creó risas a Voldemort, Harry
tuvo que matarlo, sentía odio, ira, sed de
venganza.

– ¡Avada Kedavra!– Voldemort evitó la maldición


y emitía carcajadas continuas que a Harry cada

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


256
vez le daban más ganas de exterminar.– ¡Avada
Kedavra!– volvió a intentarlo, sin resultados.

– ¿Qué es lo que quieres, Tom?–dijo Harry.


–El final de tu familia–rió. De repente, a
Voldemort le atacaron, nadie de los que estaba
presente fue el que lanzó Expelliarmus, alguien
escondido.

De repente, apareció fuego en el lugar donde


estaba Voldemort. Desapareció, dejando cenizas.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


257
30

Una ayuda secreta

McGonagall apareció.

–Ha sido usted, profesora. ¿No?–preguntó Harry


con misterio.

–Sí. Si no fuera por el ruido que ha hecho la


batalla, no hubiera pasado lo que ustedes creéis
que ha pasado.

– ¿Cómo?–preguntó Ginny.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


258
–En realidad, Lily estaba muerta–se miraron
sorprendidos. –Pero, con este aparato, he vuelto
en el tiempo, y he salvado a la pequeña Lily.

–El giratiempo, era de Hermione. Lo usamos en


nuestro tercer año.

–Cierto, Harry. Ella me lo dio, serviría de ayuda a


la directora, sea así, yo, para estar en dos
lugares a la vez.

– ¿Qué es el giratiempo?–dijo Lily señalándolo.

–Es el instrumento con el cual se puede hacer


retroceder el tiempo tantas horas como vueltas le
des a su pequeño reloj de arena. Es un
instrumento peligroso y solo se debe usar en
situaciones que lo requieran. Ya habéis visto
cómo puede llegar a ser. Bueno, realmente no lo
habéis visto, pero no podemos correr el riesgo de
volver a pasar lo mismo, pues si te encuentras
con tu misma persona, podrías quedar con
lesiones cerebrales, u otros–dijo sonriendo.

–No me imaginaría verme a mí misma muerta.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


259
–Ni lo vas a saber nunca–dijo Minerva con una
nueva sonrisa. –Vamos, Voldemort ya debe haber
secuestrado a James.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


260
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
261
31

Avance Clave

–Busquemos a Voldemort. ¿Tienes la capa, Lily?

–Sí–respondió nerviosa.

–Esto se complica, tú entrarás donde él se


encuentre. Y buscarás el por qué, por qué
Voldemort está en el cuerpo de Albus.

–De acuerdo, profesora.

–Tras esto, Harry, nosotros pensaremos cómo


destruir al Señor Tenebroso sin destruir a Albus
Severus.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


262
Marcharon por desaparición a la mansión Riddle.
Entraron en la ruinosa casa, y atravesaron los
oscuros rincones, pero en ninguno de ellos se
escondía el-que-no-debe-ser-nombrado. No
había actividad paranormal en la mansión Riddle.

–Vamos a la mansión de los Malfoy, si no es


blanco, es negro.

Aparecieron tras la verja. Intentaron cruzarla,


pero nada más que Harry tocó el oxidado acero
con el que se había construido la verja, salió
disparado hacia atrás. McGonagall consiguió
evitar el golpe con un hechizo.

– ¿Qué ha sucedido, profesora?–se sorprendió


Lily.

–Parece que han protegido esta mansión, Potter–


agregó McGonagall.

–Conozco un hechizo…lo aprendí con Ron, para


entrar en… ¡Ya!–rió Harry. – ¿Ron? Una, dos, y…
¡tres!

Harry con todos sus poderes lanzó el hechizo


contra protección. La verja se abrió tras unos

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


263
segundos en los que la amarillenta capa que
protegía la verja desaparecía.

–Adentrémonos–se adelantó McGonagall, alerta


con varita en mano atravesando la verja.

Los pasos hacían crujir las ramas que el viento


acumulaba en el camino que había en el
abandonado jardín. Las plantas estaban secas,
las hojas caídas, todo marrón. Sin ni siquiera
flores.

–Ponte la capa, Lily–ordenó McGonagall.


Nosotros iremos a por tu hermano.

Lily entró sobre su escoba a través de un enorme


ventanal abierto, que hacía que el ambiente seco
en el interior del castillo fuese aún más frío
debido a la corriente.

Lily, bajo su capa, ascendió por unas escaleras,


cubiertas de una gruesa película de polvo. Llegó
arriba, donde un pasillo oscuro, dejaba al
descubierto a su final, una habitación con luz.
Lily, sin pensárselo dos veces, avanzó
sigilosamente por el pasillo, hasta introducirse en
la habitación.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


264
Allí, Al aguardaba sentado sobre el escritorio, por
unos momentos, olvidó que Voldemort estaba
dentro de su hermano. Apoyaba la cabeza sobre
sus manos, y tenía los codos apoyados en la
tabla superior de la mesa. Parecía que estaba
dormido, y Lily, se atrevió a entrar en la
habitación.

En el centro de la habitación había una urna, que


guardaba una oscura piedra con forma poligonal,
la piedra de la resurrección.

Lily no supo como destruir aquella urna, que no


había que ser muy inteligente para saber que
había sido encantada previamente. Intentó un par
de veces, con sencillos hechizos, pero el cristal
mágico los hacía desvanecer sin ni siquiera
hacerle un rasguño.

Lily, se introdujo en la capa, pues supo que esto


quizás, o incluso seguro, despertaba al Señor
Tenebroso.

– ¡Bombarda Máxima! –Lily lanzó el


encantamiento, y, la urna se ocultó sobre una

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


265
espesa nube de humo. Voldemort se incorporó
instantáneamente, e inspeccionó la urna.

Lily, presa del pánico, salió corriendo, de tal


manera que Voldemort escuchó los pasos, y
cerrando con un golpe de varita la puerta antes
de que Lily pudiera escapar.

–Qué pobre ser, aguarda en esta habitación, bajo


una capa de invisibilidad–intuyó, para afectar a
Lily. –Quizás algún Potter…

Lily comenzó a lanzar hechizos desde múltiples


ángulos de la pequeña sala. Y Voldemort los
esquivaba como si se tratase de un Dios.

Voldemort abrió la urna con unas palabras en


pársel, y cogió fuertemente la piedra.

– ¿Así que buscas esto? –Voldemort abrió la


mano, dejando ver el anillo.

–Accio anillo– Lily agarró el anillo en el aire.

– ¡Lily! –el Señor Tenebroso supo por la voz de la


chica de quién se trataba. Esta se quitó la capa,
dejándose ver.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


266
Voldemort estranguló el aire con una mano, y Lily,
ascendió un poco del suelo y empezó a dolerle el
cuello. Empezó a sentirse mareada. Y tuvo que
soltar el anillo. Voldemort lo cogió, dejando caer a
Lily al suelo, y olvidándose de ella. Voldemort
solo se ocupaba de la piedra, lo cual fue un fallo,
pues Lily aprovechó para huir, por desgracia sin
el anillo, pero salvando su vida.

Voldemort agradeció tener el anillo, y al darle un


par de vueltas, observó una mancha roja en su
dedo. Lily, al soltar el anillo, se había cortado con
uno de los vértices afilados, y dejando en la
piedra algo de sangre. Voldemort, ya tenía lo
principal para el ritual. Huesos de antepasados, la
piedra, y… sangre del enemigo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


267
32

Trampas

McGonagall, Harry y Ginny, habían entrado a la


mansión desde atrás, y se encontraban en un
salón, repleto de telarañas, polvo y más suciedad.

Se disponían a entrar por una puerta de madera,


cuando, una nube de polvo les ocultaba la vista.

La nube se desvaneció, y tras frotarse los ojos, se


vieron rodeados de unas horrendas y temibles
criaturas.

Un grupo de inferi se avalanchaban hacia ellos. Y


los tres magos se tocaban con las espaldas, así
viendo todos los inferi.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


268
– ¿Qué vamos a hacer? –Ginny, se quedó sin
ideas.

Los inferi estaban a dos o tres pasos de los


magos, estos estaban totalmente perdidos.

–Agua…–dijo McGonagall.

–Eso no les causaría daños, ni aunque se les


pusiera ante una cañería a alta presión.

Entonces a Harry se le ocurrió algo, que había


observado ya antes con un conocido. En la cueva
en la cual Voldemort había escondido uno de sus
Horrocruxes, el relicario de Slytherin. Él y Albus
Dumbledore fueron atacados por Inferis tras
coger el horrocrux falso. Estos intentaron
arrastrar a Harry a las aguas, pero Dumbledore
creó un gigantesco anillo de fuego para
defenderlos, pese a que se había debilitado por
haber bebido una misteriosa poción.

– ¡Un anillo de fuego hizo derrotarlos una vez con


Dumbledore! –dijo.

–Algo así sólo Dumbledore era capaz de hacerlo


puesto que tenia la varita de Sauco! –le recordó
la profesora.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


269
Angustiado, Harry empezó a lanzar un chorro de
fuego con la varita y McGonagall y Ginny, se
apresuraron a imitarlo.

Los primeros inferi cayeron abatidos por los


ataques de los tres magos, pero estos no dejaban
de surgir por todos lados.

Hubo un momento, en que los tres estaban a


punto de darse por vencido.

– ¡Atrás! –grito Harry desesperado al ver que los


inferi no retrocedían, empezaron a correr
mientras no dejaban de lanzar hechizos. Y sin
embargo los inferi les estaban ganado terreno,
hasta que uno de ellos cogió a Ginny del tobillo y
la derribó al suelo.

– ¡Harry! – gritó la bruja mientras intentaba


desesperadamente deshacerse de su enemigo.

Harry se lanzó sin vacilar contra el inferi y lanzó


un fogonazo con la varita, por lo que lo obligó a
soltarla.

– ¡Por aquí! – gritó McGonagall, que acababa de


traspasar una pesada puerta de madera.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


270
Ginny se levantó del suelo y corrió junto a Harry
hacia la puerta. Mientras el grupo de inferi
continuaba tras ellos. Nada mas traspasarla, la
profesora selló la puerta con un hechizo.

Se escucharon los golpes de los inferi, que


intentaban derribarla y tras unos segundos,
silencio.

McGonagall, Ginny y Potter, después de la


carrera, descansaron.

–¡No hay tiempo para descansos! –reparó Harry,


y pronto continuaron, buscando a James para
salvarlo y a Voldemort, para hacer todo lo
contrario, destruirlo por siempre de una vez por
todas.

Pero primero, querían conocer el por qué a su


aparición dentro de Albus, lo cual Harry intuía que
iba a ser difícil de conseguir sonsacar al Señor
Tenebroso.

Los tres, al fin, atravesaron la puerta, y, se


encontraron con una gran sorpresa; un niño se

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


271
encontraba atado en mitad de la sala, con
arañazos y contusiones por el cuerpo. Se
acercaron, pero el niño los miró rápidamente,
diciendo “No os acerquéis”. Dicho esto, un
extenso grupo de dementores se hicieron dueños
de la sala, y formaron una muralla entre el niño y
los tres magos.

– ¡James tranquilo! –era James el chico al que


protegían los dementores. Y Harry, Ginny, y
McGonagall, lo tranquilizaron entre la
muchedumbre.

– ¡Expectro Patronus! –Harry y McGonagall lo


intentaron, pero solo tres dementores fueron los
heridos.

Entonces un grupo de ellos se abalanzó sobre


Ginny, y tomaron parte de su poder, dejándola en
el suelo.

Ocurrió lo mismo con McGonagall. Harry veía


todo perdido, él era el siguiente. Cuando vio que
su pequeño James se levantó, con esfuerzo,
debido a las sogas que lo ataban. James pidió
una varita mediante gestos, y McGonagall, sin

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


272
fuerzas se la tiró. Los dementores, contaban las
horas de Harry, más bien, los segundos, hasta
que todos ellos se lanzaron a por Harry, este se
arrodilló, y dejó todas sus confianzas en su hijo.
Este, bramó:

– ¡EXPECTRO PATRONUS! –con los tres


mayores en el suelo, el patronus de James, se
hizo mayor, y se lanzó, como un campo de fuerza
hacia los dementores, dejándolos fuera de juego.
El chico, sin fuerzas ningunas, se dejó tirar sobre
el suelo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


273
32

El verdadero por qué

Ginny se levantó, y tras ellos los otros dos. Harry,


Ginny y Minerva fueron a ayudar a su salvador, el
que había impedido que los dementores los
dejaran sin vida y poder.

– ¡Eres un gran mago, campeón! –dijeron los


padres.

No pudieron disfrutar de cinco minutos de


tranquilidad, cuando un señor con capa negra y
pelo rubio se acercó, pidiendo explicaciones de
esos ruidos.

Draco Malfoy descubrió a los cuatro magos, y


levantó su varita, diciendo:

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


274
–Tirad vuestras varitas.

Estos, no le obedecieron, y comenzaron a lanzar


hechizos a Draco. Este los evitó, y desarmó a
James y Ginny. Mantuvo a Harry y a McGonagall
ocupados, y cogió a Ginny y a su hijo como
rehenes.

– ¡Suéltalos, Malfoy! –amenazó Harry.

Minerva y Harry lo rodeaban dando amplios


pasos, y como Draco estaba quiero, y sostenía
con cada brazo a cada rehén, James pegó un
gran salto y se escapó de los brazos de Malfoy.

Ginny era la única rehén, y los otros tres


rodeaban a Draco.

–Estás en desventaja–dijo Minerva.

–Eso es lo de menos–respondió.

Los tres que lo rodeaban contaron en secreto


hasta tres, y lanzaron a la vez, hechizos contra
Draco, este no pudo evitarlos, y Ginny consiguió
escapar.

Le dejaron sin varita, y Draco, tras varios intentos


de hacer algo, se dio por vencido.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


275
–Draco…queremos ser rápidos– dijo Harry. –No
vamos a mentirte diciéndote que te dejaremos
escapar, pero, por lo menos, no te vamos a
matar, como haría tu señor. La pregunta es la
siguiente; ¿Por qué Voldemort está en el cuerpo
de Al?

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


276
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
277
33

La respuesta

Draco soltó una tímida carcajada, y no dijo


absolutamente nada.

Estuvieron cerca de media hora, esperando a que


Draco abriese la boca.

–Eres un traidor, destruiste a Voldemort, y ahora


deseas su retorno–saltó McGonagall.

Draco intentó reírse, pero no lo consiguió. De


repente, sintió algo que ya sintió antes, el
arrepentimiento.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


278
–Voldemort no me quiso contar nada, y lo tuve
que averiguar de entre todas sus notas y
pergaminos. La respuesta a ello es la siguiente–
hizo una pausa, y tragó saliva. –Tú fuiste un
horrocrux de Voldemort, y te destruiste, sí, pero
aún quedó en ti una parte de Voldemort, en tu
cicatriz quedó una parte de Voldemort, no la
suficiente para que pudiera retornar. Esa parte de
alma, pasó genéticamente a Al, y este a ser un
niño y no tener a penas poderes, se fue
construyéndose apoderándose del alma de Albus
Severus. La cantidad de alma que tenía
Voldemort era tan grande que era mayor que la
de Al, y pudo controlar el cuerpo. Al está como
dormido, y si Voldemort regresa a su cuerpo, Al
necesitará alma para sobrevivir, pues con la poca
alma que le queda no es suficiente…

–Gracias–se sorprendió Harry, “Ya está, ahora, la


parte práctica…” se dijo.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


279
34

Héroe

Una puerta se abrió, y un hombre con tez blanca,


calvo, y con un arrugado rostro que recordaba a
una serpiente, entró por la misma. Vestía una
túnica negra con capa del mismo tono.

–Hola, amigos… ¿me recordaban así?

Harry no se lo podía creer, ni él, ni el resto. ¿Qué


habría pasado con el pequeño Al?

–Expelliarmus–Voldemort desarmó a James, y


después lo dejó inconsciente.

– ¡Ven a por mí, cobarde! –dijo Harry.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


280
– ¡Crucio! –Voldemort lanzó a Ginny la maldición,
dejándola también, fuera de combate.

McGonagall se había quedado algo distraída, y


volvió entonces a la cruel realidad.

–Ya sólo quedan dos… ¡Crucio! –lanzó a la


directora. Esta evitó la maldición.

–Nos toca atacar–dijo Minerva.

–Expelliarmus–lanzaron a la vez Harry y


McGonagall.

– ¡Avada Kedavra! –lanzó Voldemort.

Los dos hechizos y la maldición chocaron, y


McGonagall y Harry forzaron los hechizos, pero
Voldemort era más poderoso, y consiguió que la
mezcla de hechizos, que ya no tenía poder para
aniquilar, chocara contra McGonagall. Esta quedó
tumbada junto a los otros dos.

Draco decía algunas palabras en voz baja en la


esquina contraria, pero no consiguió distraer a
Harry.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


281
–Harry Potter, tú contra mí… al fin, la venganza.

Harry miró a un lado, y junto a un pilar, vio el


cuerpo de Al, junto a la piedra. Corrió hacia él, y
lo vio inconsciente.

Entonces levantó la mirada hacia Voldemort.

–Al fin, podré vengarme…–repitió sonriendo


triunfante. – ¡Avada Kedavra! –Harry se puso tras
el pilar, y consiguió que no le diera. Harry había
caído al suelo, y Voldemort, alzó su varita, para,
ahora sí, aniquilar a Harry James Potter.

Nombró la terrible maldición asesina, y, Draco se


lanzó hacia Harry, entregándose.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


282
La Nueva Generación Juan Luis Cobano
283
35

Huida

Draco se quedaba sin poderes, y Voldemort, gritó


boquiabierto, sorprendido. De repente, el cuerpo
de aurores entró por todas las puertas. Voldemort
se desapareció furioso, con una mirada
penetrante hacia Harry.

Lily apareció corriendo por las escaleras, y se


abrazó a su padre.

Entonces, Al se despertó.

–Gracias a Dios, lo he salvado gracias a mi


encantamiento fidelius–dijo Draco, y tras esto,
expiró con el fantasma de esa última sonrisa
todavía en su rostro.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


284
Ginny, Harry, Albus, James, Lily y McGonagall
estaban juntos, sanos y salvos.

– ¿Qué ha pasado aquí? –se preguntó Al.

–Una larga historia, querido, que te contaremos


en casa–respondió Harry.

– ¿No iré a Hogwarts?

–Ya ha finalizado el curso, hijo.

Los seis magos sonreían unidos en el jardín de la


mansión.

Después de veintitrés años, otro infortunio.


Hogwarts no sería igual sin todas estas largas
complicaciones para los Potters, alumnos y
profesores.

La familia unida, se marchó a casa, después de


un duro curso para todos.

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


285
En aquellos momentos de paz, se olvidaron del
Señor Tenebroso por completo, pero este, se
estaría preparando para su venganza, que
quizás, no tardaría en llegar.

Aunque de momento, no había nada de qué


temer.

Juan Luis Cobano Jiménez

La Nueva Generación Juan Luis Cobano


286