Está en la página 1de 5

1.

A partir de las declaraciones de Simeone que ha podido leer, ¿cuál de los


tres estadios de los estados mentales y la influencia emocional corresponde
con su liderazgo? ¿Por qué? Justifique.
Corresponde el “Ser líder e influencia emocional”, gestiona los errores propios y
los de su equipo como herramientas de aprendizaje. Busca y genera desafíos
para él y para su equipo.
2. ¿Es posible visualizar en el “Cholo” Simeone los cinco aspectos nodales
relacionados con la Filosofía del entrenador regulado emocionalmente?
Ejemplifique.
Pasión por el entrenamiento: Desde que se incorporó a finales del 2011, ha
consolidado un bloque que, como una maza, no entiende de otra cosa que no sea
luchar y ganar; estos hombres han conseguido contrariar, partido a partido, a la
teoría de los grandes nombres y números”
Foco en el aprendizaje: “Sí, puede que sí sea ansioso y muy crítico conmigo
mismo, pero al tiempo no me siento convencido de tener siempre la razón. Tengo
la tranquilidad de saber escuchar y comprender para luego poder resolver”
Disfruta y posibilita el disfrute: El líder le transmite a su grupo que debe
concentrarse en el ahora y no pensar en el largo plazo. Transmite una filosofía
que irradia optimismo y concentración. Bajo el mensaje “Sí se puede si damos lo
mejor que tenemos”
Disposición a entender procesos: el “Cholo” demostró una enorme capacidad
para actuar como un líder firme y a la vez cercano, exigente hasta la extenuación,
pero también flexible cuando las circunstancias lo requieren. Creó espíritu de
equipo y dejó claro que quien manda es él (Álvarez, 2014,
https://goo.gl/nmfRZn).
Claridad para anticipar y direccionar: “Humildad, accesibilidad y dotes de
comunicador lo caracterizan. Además, configuró un “staff técnico de expertos en
las materias pertinentes, implicados y alineados, y con misiones muy concretas;
brillantes profesionales. Disfrutar partido a partido.
3. ¿De qué manera específica se presentan en el entrenador las variables
psíquicas de “actitud desafiante” y “regeneración emocional”?
Altos niveles de energía positiva enfocada al desarrollo de habilidades de los
atletas y su crecimiento. Orientada predominantemente al rendimiento de los
atletas y no a los resultados conseguidos. A partir del reconocimiento interno de

1
la demanda emocional que implica el entrenamiento deportivo de atletas,
establecer actividades vinculadas al disfrute personal, que contribuyan a apagar la
cabeza y regenerar las energías depositadas en la tarea de conducir.
Lo define: En uno de los artículos los autores aseguran que Simeone emplea la
"excelencia en el corto plazo como arma competitiva", lo que en el mundo
futbolero se conoce como el "partido a partido". Para ello, el entrenador debe
"identificar los puntos fuertes y débiles de cada uno de los integrantes del grupo,
comprometerse con una finalidad, dominar las técnicas de comunicación o estar
preparado para abordar las diferencias individuales"
4. ¿Qué indicadores comportamentales se resaltan en su comportamiento
público y observable?
 Motivación interna
 Actitud desafiante
 Regeneración emocional
La competencia deportiva ubica al líder en una posición única, a raíz de los
indicadores biológicos y psicológicos que se presentan. Cabe aclarar que esta
alteración del estado habitual de vigilia en otras situaciones de reposo no la
vivencian solamente quienes tienen la chance de dirigir equipos de elite, sino
todos los entrenadores que tienen frente a sí un rival dispuesto a dominarlos y un
plantel que gestionar durante esa disputa.
Frecuencia cardíaca elevada, presión arterial elevada y tensión muscular
incrementada, solamente por citar algunos signos biológicos, no son propiedad
exclusiva de los atletas, sino de que los pueden sufrir miembros del cuerpo
técnico también, obviamente subrayados en la figura del entrenador.
Y si la competencia tiene la capacidad de modificar la estructura orgánica del
líder, otro tanto hace con la psíquica: ya se comentó cómo la autogestión de las
propias ideas y emociones del entrenador es el desafío más difícil que tienen
quienes dirigen atletas en situaciones de competencia formal.
La trascendencia que el deporte del siglo XXI le otorga a la dimensión del
resultado (en clara concordancia con la importancia que la sociedad, en términos
generales, le imprime), sumada a la naturaleza humana de competir per se, hacen
de este escenario un constructo de conductas que vale la pena analizar de cara a
optimizar los niveles de fortaleza mental en atletas, a partir de la regulación ideal
del entrenador.
2
5. De acuerdo al tipo de liderazgo planteado, al error deportivo ¿qué
interpretación le correspondería? Explique.
Le corresponde la interpretación de aprendizaje, ya que este tipo de liderazgos
inculcan una buena tolerancia a la frustración ya que su líder también la tiene.
6. En relación al desarrollo de la actitud en competencia deportiva ¿cuál es la
actitud, el nivel de energía, el pensamiento típico y el objetivo que identifican
al entrenador “Cholo”?
Indicadores conductuales de un entrenador regulado emocionalmente
 Tiene objetivos de rendimiento para él mismo.
 Mide su rendimiento.
 Se atreve a aprender.
 Pide ayuda.
 Ejerce la escucha activa.
 Desea competir.

7. Las fortalezas del entrenador deportivo regulado emocionalmente


conceptualizan estados saludables o no de la gestión de emociones del líder.
Describa al menos 3 fortalezas que distinga en el entrenador Simeone y
susténtalas con ejemplos.
Altos niveles de energía: Se enfoca en mejorar partido a partido y no está anclado
en el pasado ni en el presente
Altos niveles de tolerancia a la frustración: sabe que no puede solo, y pide ayuda,
sabe escuchar, acompaña pero sin dejar de ser el líder
Regulación de la activación cognitiva: Transmite una filosofía que irradia
optimismo y concentración. Bajo el mensaje “Sí se puede si damos lo mejor que
tenemos”
La gestión del error es una de las bases fundamentales que se deben comprender,
desde una perspectiva sana orientada al alto rendimiento deportivo. Es un pilar
central para contribuir genuinamente al desarrollo y crecimiento, tanto del líder
como de sus dirigidos, desde una visión genuina. Es lo que posibilita no ponerle
fecha de vencimiento a la práctica activa de atletas, sea cual fuere su nivel
alcanzado, edad, género y disciplina escogida, ni tampoco al efecto de estar

3
quemado por el que pasan tantos entrenadores, quienes incluso abandonan el
ejercicio de su profesión.
El entrenamiento de la tolerancia a la frustración tiene que ver con entender dos
interpretaciones mutuamente excluyentes del error deportivo:
El error como herramienta de aprendizaje.
El error como arma de castigo y/o autocastigo.

8. ¿Cuáles instrumentos para favorecer la regulación emocional del líder se


manifiestan claramente en el entrenador? Justifique.
“Sí, puede que sí sea ansioso y muy crítico conmigo mismo, pero al tiempo no me
siento convencido de tener siempre la razón. Tengo la tranquilidad de saber
escuchar y comprender para luego poder resolver”. Conoce sus debilidades y
está dispuesto a aprender.
“El líder le transmite a su grupo que debe concentrarse en el ahora y no pensar
en el largo plazo. Transmite una filosofía que irradia optimismo y concentración.
Bajo el mensaje “Sí se puede si damos lo mejor que tenemos”
Entusiasma y trasmite pasión y liderazgo
“Humildad, accesibilidad y dotes de comunicador lo caracterizan. Además,
configuró un “staff técnico de expertos en las materias pertinentes, implicados y
alineados, y con misiones muy concretas; brillantes profesionales”
Sabe pedir asistencia.
“En otra de sus reflexiones dice que le preocupa la palabra ‘comodidad';
“Estoy más inquieto en un partido supuestamente accesible que en uno
complicado. En este deporte hay que tener miedo, el miedo te da coraje.
Cuando estás encerrado y no tienes salida, buscas una solución, pero si no la
encuentras, quedas a expensas de que te ocurra algo”
Cada una de estas características tiene un denominador común: el desarrollo
actitudinal. Esta variable es la madre de las conductas apetitivas o de evitación
del atleta, la responsable de que un deportista permanezca dentro de la actividad
física, en general, y el alto rendimiento, en particular, o que se aleje
definitivamente.
Si bien el tratamiento de esta variable se describió en el apartado correspondiente
en módulos anteriores, se intentará, a partir del siguiente cuadro de elaboración
propia (fruto del trabajo realizado por los autores de estos contenidos teóricos

4
con deportistas de diversas disciplinas, edades, géneros y niveles de ejecución
alcanzados), agregar valor a lo específico de la competencia deportiva.
Finalmente, un atributo necesario para todo líder que se precie de ser medido en
sus emociones: la compasión, tanto para con sus deportistas, como para con él
mismo. Desarrollar la capacidad para perdonar y perdonarse por sus errores, para
no dramatizar actuaciones propias y ajenas y para no predecir catástrofes acerca
de las consecuencias de un resultado o instancia competitiva es nodal en el
entrenamiento sistemático de la regulación emocional del entrenador. El
desarrollo de la compasión no es conformismo, es el pasaporte a procesos de
crecimiento de largo plazo, junto a sus atletas.
A continuación, como correlato de lo descripto, se enumeran los siguientes
puntos a gestionar por parte del entrenador deportivo, desde la aceptación de la
realidad en relación a:
Que no tiene todas las respuestas.
Que puede equivocarse.
Que su equipo o deportista puede rendir mal.
Que puede ser un buen entrenador aún si su equipo es derrotado.
Que ningún deportista pretende rendir mal.
Que es necesario el tiempo para crecer, madurar y alcanzar grandes logros.
Que el disfrute está al alcance de su mano.