Está en la página 1de 29

Diferencias individuales en dos procesos de regulación de emociones:

Implicaciones para el afecto, las relaciones y el bienestar

James J. Gross1

Universidad Stanford

Oliver P. John

Universidad de California, Berkeley

Cinco estudios probaron dos hipótesis generales: las personas difieren en el uso de las
estrategias de regulación de las emocionescomo la reevaluación y supresión, y estas
diferencias individuales tienen implicaciones para el afecto, el bienestar,y relaciones
sociales. El estudio 1 presenta nuevas medidas del uso habitual de la reevaluación
ysupresión. El estudio 2 examina la validez convergente y discriminante. El estudio 3
muestra que revalorizadoresexperimentar y expresar una mayor emoción positiva y menor
emoción negativa, mientras que los supresoresexperimentar y expresar menos emoción
positiva, pero experimentar una emoción negativa mayor. Estudio 4 indica que el uso de la
reevaluación se asocia con un mejor funcionamiento interpersonal, mientras que el usola
supresión se asocia con un peor funcionamiento interpersonal. El estudio 5 muestra que el
uso de la reevaluación esrelacionado positivamente con el bienestar, mientras que el uso de
la supresión se relaciona negativamente.

_________________________________________________________________________
_______

1 James J. Gross, Departamento de Psicología, Universidad de Stanford; Oliver P. John,Departamento de Psicología,


Universidad de California, Berkeley.
La preparación de este artículo fue apoyada por el Instituto Nacional de MentalHealth Grants MH58147 y MH43948.
Instrucciones utilizadas para administrar el El cuestionario de regulación de la emoción se puede encontrar en la
psicofisiología de StanfordSitio web de laboratorio (http://www-psych.stanford.edu/ psyphy /). Debido a las limitaciones
estrictas de la página, la descripción de las medidas, los procedimientos y los análisis de datos, así como las referencias,
tuvieron que ser abreviados. Agradecemos a Jon Rottenberg por su ayuda con la Muestra B, a Jane Richards por ella
ayuda con la Muestra C, Heather Myers por su ayuda con las Muestras D y E, y Sanjay Srivastava por su ayuda con la
Muestra F.La correspondencia relativa a este artículo debe dirigirse a James J. Gross, Departamento de Psicología,
Universidad de Stanford, Stanford, California 94305-2130. Correo electrónico: james@psych.stanford.edu
Las emociones se han visto durante mucho tiempo como pasiones que van y vienen, más o
menos por su propia voluntad (Solomon, 1976). Sin embargo, existe una creciente
apreciación de que las personas ejercen un control considerable sobre sus emociones,
utilizando una amplia gama de estrategias para influir sobre las emociones que tienen y
cuándo las tienen (Gross, 1998). ¿Las personas difieren sistemáticamente en el uso de
estrategias particulares de regulación de las emociones? Si es así, ¿estas diferencias
individuales tienen implicaciones importantes para la adaptación? En este artículo,
describimos cinco estudios que examinan las diferencias individuales en el uso de dos
estrategias comunes de regulación de las emociones: reevaluación cognitiva y supresión
expresiva. En el Estudio 1, presentamos escalas breves para medir las diferencias
individuales en el uso crónico de estas dos estrategias, y abordamos cuestiones
psicométricas, así como los efectos de género y etnia. En el Estudio 2, vinculamos nuestros
nuevos constructos de regulación de las emociones a las diferencias individuales
relacionadas conceptualmente y abordamos posibles confusiones. Los estudios 3-5
examinan las consecuencias de estas estrategias de regulación de las emociones en tres
dominios importantes de adaptación: experiencia y expresión de la emoción,
funcionamiento interpersonal y bienestar personal.

Antecedentes teóricos:

Un modelo de proceso de regulación de la emoción Comenzamos con la premisa de que la


regulación específica de las emociones las estrategias se pueden diferenciar a lo largo de la
línea de tiempo del desarrollo respuesta emocional (Gross, 2001). Detrás de este modelo es
una concepción del proceso generador de emociones encontrado en el trabajo de un número
de teóricos de emociones anteriores. Esta concepción sostiene que la emoción comienza
con una evaluación de las señales emocionales. Cuando asistió y evaluados de cierta
manera, las señales emocionales desencadenan una coordinación un conjunto de tendencias
de respuesta que involucran la experiencia, el comportamiento, y sistemas fisiológicos. Una
vez que estas tendencias de respuesta surgir, pueden ser modulados de varias maneras.
Porque emoción se desarrolla con el tiempo, las estrategias de regulación de las emociones
se pueden distinguir en términos de cuándo tienen su impacto principal en el proceso
generativo de emociones

En el nivel más amplio, distinguimos entre antecedentes focales y estrategias de regulación


de emociones centradas en la respuesta. Las estrategias centradas en antecedente se refieren
a cosas que hacemos antes de la las tendencias de respuesta emocional se han activado
completamente y tienen cambiado nuestro comportamiento y respuesta fisiológica
periférica. Las estrategias centradas en la respuesta se refieren a cosas que hacemos una vez
por emoción ya está en marcha, después de que las tendencias de respuesta ya hayan sido
generado. Como se muestra en la Figura 1, cinco familias de más estrategias específicas se
pueden ubicar a lo largo de la línea de tiempo de la emoción proceso (para su elaboración,
ver Gross, 2001). (Usamos el término estrategia aquí con alguna reserva porque podría
tomarse para implica que estos procesos de regulación de la emoción se ejecutan
conscientemente. Creemos que estos procesos se pueden ejecutar conscientemente, pero a
menudo se ejecutan automáticamente, sin mucha conciencia conciencia o deliberación.) En
lugar de estudiar todas las estrategias de regulación de muchas emociones de una vez,
decidimos enfocarnos en nuestro trabajo experimental y en este artículo sobre un número
menor de estrategias bien definidas. A seleccionar estrategias para el estudio, consideramos
varios criterios. Primero el las estrategias deben ser las que las personas usan comúnmente
en todos los días vida. Segundo, deberían ser estrategias que ambos pudiéramos manipular
en el laboratorio y definir en términos de diferencias individuales. Tercero, porque la
distinción entre enfoque centrado en antecedente y enfoque de respuesta estrategias es tan
central para nuestra teoría, queríamos incluir un ejemplar de cada uno en nuestros estudios.
Dos estrategias específicas cumplidas estos criterios: reevaluación cognitiva y supresión
expresiva. La reevaluación cognitiva es una forma de cambio cognitivo que involucra
interpretar una situación potencialmente emocionante de una manera eso cambia su
impacto emocional (Lazarus y Alfert, 1964). Por ejemplo, durante una entrevista de
admisión, uno podría ver el y tome como una oportunidad para descubrir cuánto le gusta a
uno escuela, en lugar de como una prueba del valor de uno. Supresión expresiva es una
forma de modulación de respuesta que implica inhibir el continuo comportamiento
emocion-expresivo (Gross, 1998). Por ejemplo, unopuede mantener una cara de póquer
mientras sostiene una gran mano durante una carta juego.

Figura 1. Un modelo de proceso de regulación de las emociones. De acuerdo con este


modelo, la emoción puede ser regulada a las cinco puntos en el proceso generativo de la
emoción: (1) selección de la situación, (2) modificación de la situación, (3) despliegue de la
atención, (4) cambio de las cogniciones, y (5) modulación de la vivencia, del
comportamiento o fisiológica respuestas. Los primeros cuatro de estos procesos están
centrados en antecedentes, mientras que el quinto está enfocado en la respuesta. La
cantidad de opciones de respuesta que se muestran en cada uno de estos cinco puntos en la
ilustración es arbitraria, y la pesada las líneas indican una opción particular que podría ser
seleccionada. Nuestro enfoque particular es la revaluación y supresión. Reimpreso de
"Regulación de la emoción en la edad adulta: el tiempo lo es todo", por J. J. Gross, 2001,
Current Directions in Ciencias Psicológicas, 10, p. 215. Copyright 2001 de Blackwell
Publishers. Reimpreso con permiso

¿Deben las estrategias de reevaluación y supresión difieren en su ¿Consecuencias? La


reevaluación es una estrategia centrada en antecedentes: ocurre temprano, e interviene antes
de las tendencias de respuesta emocional han sido completamente generados Esto significa
que la reevaluación puede así se altera de manera eficiente toda la trayectoria emocional
posterior.

Más específicamente, cuando se usa para regular negativamente las emociones negativas,
reevaluación debería reducir con éxito la experiencia y el comportamiento componentes de
la emoción negativa. Por el contrario, la supresión es una estrategia centrada en la
respuesta: se produce relativamente tarde en el proceso generador de emoción, y
principalmente modifica el comportamiento aspecto de las tendencias de respuesta
emocional. Supresión debería por lo tanto, ser eficaz en la disminución de la expresión del
comportamiento de negativos emoción, pero podría tener el efecto secundario involuntario
de reprimiendo la expresión de la emoción positiva. Al mismo tiempo, la supresión no será
útil para reducir la experiencia de emoción negativa, que no está directamente dirigida por
la supresión y, por lo tanto, puede continuar perdiéndose y acumulándose sin resolver. En

Además, porque la supresión llega tarde en la emoción proceso generativo, requiere que el
individuo administre con esfuerzo tendencias de respuesta emocional a medida que surgen
continuamente. Estas repetidas los esfuerzos pueden consumir recursos cognitivos que de
otro modo podrían ser utilizado para un rendimiento óptimo en los contextos sociales en
que surgen las emociones Además, la supresión crea en el individuo una sensación de
incongruencia, o discrepancia, entre el interior experiencia y expresión externa (Rogers,
1951). Esta sensación de no ser fiel a uno mismo, ser inauténtico en lugar de honesto con
otros (Sheldon, Ryan, Rawsthorne, y Ilardi, 1997), bien pueden conducir a los sentimientos
negativos sobre el yo y alienar al individuo no solo del yo pero también de otros.
Resultados experimentales con respecto a la reevaluación y

Supresión

Algunas de las predicciones del modelo han sido probadas experimentalmente. Por
ejemplo, en un estudio, los participantes asignados a la condición de supresión se les dijo
que ocultaran las reacciones emocionales a un película de provocación de emoción negativa
para que un observador no pueda ver lo que estaban sintiendo, mientras que los
participantes asignados a la reevaluación condición se les dijo que piensen en la película
que están viendo para que no respondan emocionalmente (Gross, 1998). Aunque los
participantes que suprimieron mostraron mucho menos expresivo comportamiento,
experimentaron tanta emoción negativa como participantes que acaban de ver. Por el
contrario, la reevaluación disminuyó tanto la experiencia como la expresión conductual de
la negativa emoción. Un intrigante punto de asimetría ha surgido en este área: mientras que
la supresión de las emociones negativas dejó intacta la experiencia de la emoción negativa,
suprimiendo las emociones positivas disminuyó la experiencia de estas emociones (Gross
& Levenson, 1997; Stepper & Strack, 1993; Strack, Martin y Stepper, 1988). Las demandas
cognitivas de supresión han sido demostradas en estudios de memoria social (por ejemplo,
nombres o hechos sobre individuos) visto en las diapositivas) mientras revaloriza o suprime
(Richards & Gross, 2000). Supresión, pero no reevaluación, llevada a la memoria deterioro
de la información social presentada mientras el individuo estaba regulando las emociones
Este hallazgo replicado sugiere que utilizar la supresión como una estrategia de regulación
es cognitivamente agotador en una forma en que la reevaluación no lo es. ¿Podrían estos
costos cognitivos de la supresión también genera costos sociales, ya que el supresor falla
para absorber la información necesaria para responder apropiadamente a los demás,
apareciendo evitativo, aparentemente no en sintonía con el reflujo sutil y flujo de la
interacción? Para probar esta predicción experimentalmente, Pares de participantes
desconocidos vieron una película molesta juntos y luego discutieron sus reacciones (Butler
et al., 2003). Desconocido para el otro, un miembro de cada díada había sido se le pidió que
suprimiera, revalorice o interactúe naturalmente con el compañero de conversacion.
Interactuando con un compañero usando supresión fue más estresante que interactuar con
un compañero usando reevaluación, como indexado por aumentos en la presión arterial.
Estos hallazgos sugieren que al interrumpir el toma y daca de la comunicación emocional,
la supresión tiene el potencial de minar el funcionamiento social en un grado mucho mayor
que la reevaluación.

Los estudios actuales

La investigación revisada hasta ahora se ha basado en el experimento manipulación de


reevaluación y supresión, y en el análisis de consecuencias a corto plazo para el afecto, la
cognición y la interacción social. Tales estudios proporcionan diseños de investigación
poderosos: mediante la manipulación procesos reguladores de emoción directamente,
pueden demostrar efectos causales de estrategias particulares en variables dependientes de
interesar. Sin embargo, tales experimentos están limitados a los efectos de prueba que son
bastante inmediatos. Porque las consecuencias a más largo plazo no pueden necesariamente
extrapolarse de las consecuencias a corto plazo, una segundo, y se necesita un enfoque
complementario. El enfoque tomado en este artículo se basa en la medición de las
diferencias individuales en el uso de la reevaluación y la supresión, y el análisis de la más
larga consecuencias a largo plazo que se acumulan cuando los individuos usan estas
emociones estrategias de regulación día tras día. Estas correlaciones los estudios no
abordan los reclamos causales o el tiempo específico ordenamiento de la reevaluación y
supresión postulados por nuestro modelo. Estas afirmaciones han sido, y seguirán siendo,
abordadas experimentalmente.

En cambio, los presentes estudios examinan la vida real y resultados a más largo plazo
asociados con estos procesos regulatorios. Sobre la base de nuestro modelo y el trabajo
experimental anterior, la Tabla 1 resume las hipótesis sobre las consecuencias de las
diferencias individuales en el uso de reevaluación y supresión, centrándose en tres
dominios. En comparación con las personas que rara vez usan reevaluación, las personas
que habitualmente utilizan la reevaluación deberían experimentar y expresar emoción más
positiva, y menos negativa, tener relaciones más cercanas con otros, y tener niveles más
altos de personal bienestar. Por el contrario, en comparación con las personas que rara vez
usan supresión, los individuos que utilizan crónicamente la supresión deben experimentar y
expresar emociones menos positivas, expresar menos negativas emoción conductualmente
pero experimenta niveles similares o incluso mayores de emoción negativa, tienen
relaciones que son menos emocionales cerca, y tienen niveles más bajos de bienestar. Para
probar estas hipótesis, informamos una serie de estudios, cada uno con muestras múltiples,
vincular las diferencias individuales en el uso de la regulación de la emoción estrategias
para los resultados afectivos, sociales y de bienestar.

Estudio 1: psicometría y diferencias grupales

Los estudios experimentales no pueden abordar si las personas difieren sistemáticamente en


su uso de las estrategias de regulación de las emociones, si el uso de una estrategia se
correlaciona con el uso de otra estrategia, y si hay diferencias de género o étnicas en uso de
estrategia. El estudio 1 aborda estos problemas. En términos de diferencias de género, las
normas occidentales sugieren que los hombres usan la supresión en mayor medida que las
mujeres. Aunque las normas difieren de alguna manera a través de emociones específicas,
expresar emociones es generalmente "Visto como 'poco masculino'" (Brody, 2000, p.26);
informe de los padres enseñando a los hijos un mayor control emocional que las hijas y los
niños informan que se espera que inhiban sus expresiones emocionales en mayor medida
que las niñas (Underwood, Coie, & Herbsman, 1992). En términos de diferencias étnicas,
en los Estados Unidos, Europa Los estadounidenses todavía tienden a tener más poder y
estatus social que las minorías étnicas. Al interactuar con un estado más alto (mayoría)
Individuos, individuos de menor estatus (minoría) deben cuidadosamente monitorear y
controlar la expresión de sus emociones para reducir el riesgo de molestar a otros poderosos
que controlan valiosa recursos (Keltner, Gruenfeld y Anderson, 2003). Esto nos llevó a
esperar que los miembros de grupos étnicos minoritarios usen la represión más
frecuentemente que los estadounidenses de origen europeo.

Método

Participantes

Los participantes en el Estudio 1 se tomaron de cuatro muestras de pregrado. Las


características de la muestra para cada una de estas cuatro muestras se resumen en

Tabla 2.

Cuestionario de regulación de la emoción (ERQ)

Derivamos racionalmente los ítems ERQ, indicando claramente en cada ítem proceso de
regulación emocional que intentamos medir, como "yo controlo mi emociones al cambiar la
forma en que pienso sobre la situación en la que estoy "(reevaluación) y "Controlo mis
emociones al no expresarlas" (supresión). Además de estos elementos de emoción general,
la escala de reevaluación y la escala de supresión incluía al menos un elemento que
preguntaba sobre la regulación emoción negativa (ilustrada para los participantes dando
tristeza y la ira como ejemplos) y un elemento sobre la regulación de la emoción positiva
(ejemplificado por alegría y diversión). Además, se tuvo cuidado de limitar el contenido del
artículo a la estrategia regulatoria de la emoción prevista, y para evitar cualquier confusión
potencial al mencionar cualquier consecuencia positiva o negativa para afecto,
funcionamiento social o bienestar. Los últimos 10 artículos son que se muestran en la Tabla
2 y fueron calificados en una escala de 1 (muy en desacuerdo) a 7 (Totalmente de acuerdo).

Resultados y discusión

Estructura de factores e intercorrelaciones a escala Los resultados de los análisis de factores


exploratorios se resumen en La Tabla 2, que da las cargas rotadas por varimax en cada
muestra. No hubo evidencia de un único factor general; en cambio, el La prueba de
pedregal siempre sugirió dos factores. El primer factor fue definido por los ítems de
reevaluación, incluido el ítem clave "Yo controlo" mis emociones cambiando la forma en
que pienso sobre la situación que estoy pulg. "El segundo factor fue definido por los
elementos de supresión, incluyendo el ítem clave "Controlo mis emociones al no expresar
ellos. "Estos dos factores representaron más del 50% del varianza en cada muestra En cada
caso, las cargas previstas fueron todo sustancialmente más alto que incluso el más alto de
todas las cargas cruzadas (carga cruzada media .16). Ambas emociones positivas y
negativas artículos de regulación cargados juntos en la reevaluación y Factores de
supresión; no hubo indicios de una emoción positiva factor o un factor de emoción
negativa. Por otra parte, la reevaluación de seis elementos y las escalas de supresión de
cuatro elementos fueron independientes en cada muestra (media r .01, ver Tabla 2). Es
decir, individuos quienes usaban la reevaluación con frecuencia no tenían más (o menos)
probabilidades de usar supresión que las personas que usan reevaluación con poca
frecuencia.

Una serie de análisis factoriales confirmatorios (CFA) probaron estos conclusiones más
estrictas. Usamos LISREL (Jo¨reskog & So¨rbom, 1989) en el conjunto combinado de
datos (N 1,483) para comparar cuatro modelos: (a) modelo de factores generales de
regulación de las emociones; (b) jerárquico modelo (dos factores que forman dos facetas de
la regulación de la emoción correlacionando .50), que postula que algunos individuos
regulan mucho usando ambas estrategias, mientras que otras personas regulan muy poco,
sin usar ninguna estrategia reguladora; (c) Modelo de especialista (dos factores que
relacionan .50), que postula que las personas se especializan en su forma preferida de
regulación, usando una estrategia pero no la otro; y (d) modelo de independencia (dos
factores que se correlacionan con cero). En todos los índices de ajuste estándar, se
proporcionó el modelo de factores generales el peor ajuste, el modelo de independencia el
más adecuado, y tanto el jerárquico y los modelos especializados cayeron en el medio. El
ataque de estos modelos se pueden comparar estadísticamente con los menos parsimoniosos
o modelo aumentado, a saber, un modelo de dos factores con el factor de intercorrelación
estimada libremente. El factor general, jerárquico, y modelos especializados todos encajan
significativamente peor que el modelo aumentado, todos 2 (1, N 1,483) 252, todos los ps
.001, pero no el modelo de independencia, 2 (1, N 1,483) 0,3, ns. Un

La comparación adicional del modelo CFA confirmó que los hombres y las mujeres no
difirió en la estructura de sus factores; un modelo que especifica idéntico las cargas de
factores y las intercorrelaciones para hombres y mujeres no disminuir el ajuste en
comparación con el modelo aumentado, 2 (11, N 1,483) 17, ns. En resumen, solo el modelo
de independencia proporcionado tan bien como el modelo óptimo estimado libremente por
LISREL y fue, por lo tanto, el modelo que mejor se ajustaba a las mujeres y hombres.

Confiabilidad, diferencias de género y diferencias étnicas


La Tabla 2 presenta confiabilidades alfa, que promediaron .79 para Reevaluación y .73 para
Supresión. Fiabilidad test-retest durante 3 meses fue .69 para ambas escalas. La figura 2
muestra el género diferencias en la escala de supresión. Como se predijo, los hombres
anotaron más alto que las mujeres. Esta diferencia fue significativa en cada muestra (los
cuatro ts 3.0, todos los ps .01), y los tamaños del efecto fueron similares, promediando
aproximadamente la mitad de una desviación estándar (d.47). Los promedios generales
fueron 3.64 (SD 1.11) para hombres y 3.14 (SD 1.18) para mujeres. Para la reevaluación,
no hubo coherente diferencias de género (M 4.60 [SD 0.94] para hombres y 4.61 [SD 1.02]
para mujeres). Los efectos étnicos fueron probados en nuestros dos muestras más grandes
(A y B), utilizando análisis de varianza de un factor (ANOVAs) con etnicidad como una
variable entre participantes. Figura 3 muestra que en ambas muestras, los estadounidenses
de origen europeo mostraron la menos uso de la supresión como una estrategia de
regulación de las emociones. Los Los ANOVA fueron significativos en la Muestra A, F (3,
652) 3.0, p .03, y la Muestra B, F (3, 303) 5.2, p .01, como estaban planeados contrastes
(europeo-americano vs. minoría étnica), t (654) 3.0, p .003 yt (305) 3.3, p .001,
respectivamente. El tres los grupos minoritarios no difieren entre sí, como lo indica
ANOVA que compara los tres grupos minoritarios en la Muestra A, F (2, 433) 0.2, ns, y
Muestra B, F (2, 194) 0.4, ns. En resumen, resultados replicado estrechamente a través de
las muestras y fueron consistentes con nuestra hipótesis de que el estado minoritario está
asociado con un mayor uso de supresión para regular la emoción No hubo diferencias
étnicas en Reevaluación, en la Muestra A o la Muestra B (ambas Fs 1.0).

Estudio 2: Establecimiento de una Red Nomológica de Relaciones con

Otros constructos

Una tarea importante al evaluar medidas de construcciones nuevas es establecer una red
nomológica mediante la evaluación de convergentes y relaciones discriminantes con
constructos conceptualmente relevantes. Nosotros considerar el éxito percibido de la
regulación de las emociones, la falta de autenticidad, como así como la regulación del
afrontamiento y el estado de ánimo. Tanto la reevaluación como la supresión son
estrategias que permiten a las personas para modificar sus emociones; por lo tanto, usuarios
frecuentes de cada la estrategia debería percibirse a sí misma como más exitosa en la
emoción regulación que los usuarios menos frecuentes de esa estrategia. Sin embargo,
supresores confían en una estrategia de regulación que no les permite para expresar las
emociones que realmente están sintiendo, lo que debería conducir a un profundo sentido de
incongruencia entre el yo y el comportamiento Autenticidad es la medida en que las
personas se comportan de manera que son congruentes con sus propios sentimientos,
actitudes y creencias, en lugar de participar en autopresentaciones a sabiendas falsas
(Sheldon) et al., 1997). Uso frecuente de supresión como regulador estrategia debe
relacionarse con la inautenticidad, es decir, la tendencia a presentarse a sí mismo en formas
que son discrepantes de uno mismo interno a evitar la desaprobación o el rechazo social
(ver Gross & John, 1998).

La investigación sobre el estrés ha identificado numerosas diferencias individuales en la


forma en que los individuos lidian con la adversidad (por ejemplo, Lázaro y Folkman,
1984). Los dos estilos de afrontamiento conceptualmente más relacionados a la
reevaluación y supresión son reinterpretación y ventilación, como definido por Carver,
Scheier y Weintraub (1989). Reinterpretación implica buscar el lado positivo en situaciones
estresantes y tratando de aprender de experiencias difíciles. Venting implica ser consciente
de su malestar y angustia y "dejándolo salir". Lo conceptual similitudes con las estrategias
de regulación de la emoción son evidentes, pero también hay diferencias Por un lado, los
estilos de afrontamiento son definido más estrictamente, centrándose únicamente en
situaciones estresantes y experiencias. Por otro lado, tocan un conjunto más amplio de
subyacentes procesos: la reinterpretación mide el optimismo y aprender de la experiencia, y
las medidas de ventilación tanto experiencia y expresión de emoción negativa. Por lo tanto,
esperábamos moderado ; cuando se enfrentan a un evento estresante, las personas que
utilizar la reevaluación como una estrategia de regulación de la emoción debería ser más es
probable que informe el afrontamiento a través de la reevaluación (pero no la ventilación)
mientras que el uso de la estrategia de supresión debe correlacionarse negativamente con
hacer frente a la ventilación (pero no con reinterpretación).

Otros cuatro constructos relevantes se relacionan con el manejo del estado de ánimo. Tres
de estos son medidos por Salovey, Mayer, Golman, Turvey, y las escalas Trait Meta-Mood
de Palfai (1995). La escala de reparación evalúa la actitud optimista y el uso de la
distracción para mejorar humor negativo; la escala de atención se refiere a la conciencia y
al positivo valoración de emociones; y la escala Clarity evalúa la claridad sobre y la
comodidad con los propios sentimientos. Esperábamos la reevaluación a tener una relación
positiva con la reparación del estado de ánimo porque se define la reevaluación como tratar
de pensar de manera diferente sobre la situación, lo que permite primeros esfuerzos en la
reparación del estado de ánimo. Por el contrario, el uso de supresión, llegar tarde al proceso
generativo de la emoción, es poco prometedor para los primeros esfuerzos de reparación y
el esfuerzo recurrente requerido por la supresión parece interferir con el aumento de la
conciencia, la claridad, y la comodidad con respecto a las emociones que el individuo es
tratando de suprimir Por lo tanto, los usuarios frecuentes de supresión deberían tener menos
comprensión de sus estados de ánimo, véalos de manera menos favorable y modificarlos
con menos éxito. Una cuarta construcción relevante es expectativa de regulación del estado
de ánimo negativo (Catanzaro & Mearns, 1990), que se refiere a las creencias generalizadas
sobre la capacidad de uno para regular los estados de ánimo negativos Esperábamos que la
reevaluación se relacionara con expectativas de regulación del estado de ánimo
positivamente y supresión negativamente.
¿Cómo se relacionan la revaluación y la supresión con la rumiación? Nolen-Hoeksema
(1987) ha definido la rumiación como respuesta a estado de ánimo deprimido al centrarse
en los propios síntomas, uno mismo y las causas y las consecuencias del estado de ánimo
deprimido. En principio, uno pensaría que los supresores intentarían evitar el emociones
que están tratando de suprimir, lo que sugiere lo contrario de rumia. Sin embargo, las
expresiones de emoción constituyen un poderoso medio para cambiar situaciones
problemáticas. Sin la opción de expresar emociones, y también sin un mecanismo de
reparación cognitiva a mano, esperábamos que los supresores no deberían lograr el misma
resolución a las situaciones que precipitaron sus emociones como individuos que no usan la
supresión, lo que lo hace más en lugar de menos es probable que ellos rumiaran. Aunque
los revaloradores piensan en la situación, tampoco deberían pensar en ello
interminablemente, pero más bien llegar a una interpretación alternativa de la situación. Por
lo tanto, nosotros no esperaba que la reevaluación se relacionara con la rumiación. Para
ubicar las diferencias individuales en la reevaluación y supresión dentro del contexto de
una personalidad más amplia, examinamos las relaciones con los Cinco Grandes (ver John
y Srivastava, 1999). Estas personalidad las dimensiones se conceptualizan a un nivel de
abstracción mucho más amplio que nuestras medidas de procesos específicos de regulación
de emociones, lo que sugiere que las asociaciones no deben ser de gran tamaño.

El neuroticismo y la extraversión son de particular interés porque se asocian


consistentemente con la propensión a experimentar afecto negativo y positivo,
respectivamente (Larsen y Ketelaar, 1991) Otra construcción de personalidad amplia es la
tendencia generalizada controlar los impulsos y pensar antes de actuar, en lugar de actuar
impulsivamente y ceder a los estímulos de distracción. Evaluamos control de impulsos
(frente a la impulsividad, ver Block y Kremen, 1996) a probar si la reevaluación y
supresión reflejan una autorregulación más amplia y procesos de control de impulsos o si
son, como previsto, distinto y específico para la regulación de la emoción. Finalmente, el
impulso general de nuestras hipótesis es que esperamos una reevaluación tener
implicaciones más favorables para el ajuste que la supresión. Por lo tanto, es importante
determinar si tales efectos puede deberse a otros factores, como la capacidad cognitiva o
atractivo

Método

Participantes

Los participantes fueron extraídos de las muestras A, B, C y D como se describe en Estudio


1 (ver Tabla 2); La muestra E consistió en 145 estudiantes de pregrado (73% mujer; edad
media 20 años). Medidas convergentes: éxito de la regulación, falta de autenticidad,
Afrontamiento y regulación del estado de ánimo Además del ERQ, los participantes
completaron varias otras medidas. El éxito de la regulación de emoción percibida se evaluó
al preguntar lo siguiente: "En general, qué tan exitoso dirías que estás alterando tu
emociones, usando una escala de 1 a 10, donde 1 no fue exitoso, y 10 muy exitoso? "La
escala de Inauthenticity de 13 elementos se basó en una factor identificado por Gross y
John (1998); mide los intentos de enmascarar la expresión del verdadero yo interior debido
a las preocupaciones sobre la autopresentación (ver Snyder, 1987). Un ejemplo de artículo
es "No soy siempre el persona que parezco ser "(.78). Para medir los estilos de
afrontamiento, usamos el escalas de reinterpretación y venteo de cuatro ítems del COPE
(Carver et al. al., 1989). Para medir el manejo del estado de ánimo, utilizamos las tres
escalas de el cuestionario Trait Meta-Mood (Salovey et al., 1995): los seis ítems Escala de
reparación del estado de ánimo (.83), la escala de atención de 13 elementos (.86) y la escala
de claridad de 11 elementos (.84). El Reglamento de Humor Negativo de 30 ítems scale
(Catanzaro & Mearns, 1990) usa la misma raíz para todos los ítems: "Cuando estoy
enojado, creo eso". . . "Un artículo de ejemplo es" Normalmente puedo encontrar una forma
de animarme "(88). Diferencias individuales en la rumia fueron evaluados usando la escala
de 10 ítems (.86) desarrollada por NolenHoeksema y Morrow (1991) y una versión de seis
ítems (.83) de la escala desarrollado por Trapnell y Campbell (1999).

Medidas discriminatorias: amplia personalidad, impulso

Control, capacidad cognitiva y deseabilidad

Las dimensiones de la personalidad de las Cinco Grandes se midieron usando el elemento


44 Big Five Inventory (ver John y Srivastava, 1999); alfas para las cinco escalas varió de
.76 a .88. El control de impulsos (versus impulsividad) se midió con la escala Ego Control
de 33 elementos (Block & Kremen, 1996; .75). La capacidad cognitiva se midió con
Scholastic verbal y cuantitativa Puntajes de Aptitude Test, así como con el test de
inteligencia Wonderlic (1977) (Forma IV), administrado en dos segmentos de 25 ítems
(r.94). Deseabilidad social se midió con Crowne y Marlowe (1960) 33 ítems verdaderos
cuestionario falso (.77).

Resultados y discusión

Análisis preliminares de efectos de interacción

En el Estudio 1, Reevaluación y Supresión no estaban relacionados. Sin embargo, podrían,


sin embargo, interactuar en sus efectos en otros variables. Para probar esta posibilidad,
realizamos múltiples moderados análisis de regresión (véase Aiken y West, 1991),
probando el efectos de la reevaluación y la supresión como principales efectos, así como su
interacción en cada variable dependiente en cada estudio. Resultados mostró que los efectos
del uso de las dos estrategias de regulación de la emoción fueron aditivos, en lugar de
interactivos, y por lo tanto, informamos en todas las tablas posteriores, solo el efecto
principal de Betas para la reevaluación y Supresión, como se obtiene en regresiones sin la
interacción efectos. El estudio 1 también mostró diferencias replicadas entre hombres y
mujeres y entre europeos americanos y etnicidad miembros en niveles medios de la escala
de Supresión ERQ. Por lo tanto, también probamos si el género y la etnia podrían moderar
nuestros hallazgos para la supresión así como para la reevaluación en moderado análisis de
regresión múltiple. Ni género ni etnia tuvo algún efecto moderador consistente en
cualquiera de nuestros estudios.

Relaciones convergentes con el éxito de la regulación

Inauthenticity, Coping y Mood Regulation

Los individuos usan estrategias particulares de regulación porque piensan que los ayudan a
lograr sus objetivos de regulación emocional. En efecto, como lo muestran las betas en la
Tabla 3, tanto la reevaluación como la supresión el uso se correlacionó positivamente con
la percepción de la emoción esfuerzos de regulación como exitosos. Aunque estas
asociaciones fueron modesto, son importantes porque muestran que cualquier diferencia en
los correlatos de reevaluación y supresión no son simplemente debido a las diferencias en el
éxito percibido de estos dos reglamentos estrategias. Como se predijo, la supresión se
relacionó con la inautenticidad (.47) pero la reevaluación no fue así. Este hallazgo muestra
que las personas que utilizan crónicamente la supresión son muy conscientes de su falta de
autenticidad y, a sabiendas, engañar a otros sobre su verdadero sentimiento, actitudes y
creencias internas. Ellos lo hacen, informan, porque les preocupa ser aceptado y querido
por otros, lo que sugiere que la supresión se usa particularmente en relaciones que el
individuo se preocupa y teme perder.

En términos de afrontamiento, la reevaluación se relacionó con el manejo a través de


reinterpretación (.43), y la supresión se relacionó con el afrontamiento a través de la
ventilación (.43). Esto significa que las personas que Por lo general, utilizar la reevaluación
para regular sus emociones es más probable hacer frente buscando algo bueno durante
eventos estresantes; es menos probable que los supresores sean claramente conscientes y
expresen su malestar que aquellos que usan la supresión con menos frecuencia. Eso Cabe
señalar que, aunque estas betas en la Tabla 3 sugieren convergencia adecuada entre cada
par de medidas, son no tan alto como para sugerir redundancia. En términos de los tres
Rasgos Escalas de Meta-Mood, la reevaluación se relacionó con un mayor uso del estado
de ánimo reparar. La supresión se relacionó negativamente con los tres Meta-mood escalas,
lo que sugiere que la supresión implica "cerrar" las emociones de una manera que interfiere
con la atención a la emoción, liderando a menos conciencia, menos claridad, y, por
supuesto, sin esfuerzos de reparación. De acuerdo con los hallazgos del estado de ánimo, la
eficacia del estado de ánimo negativo la regulación se relacionó positivamente con la
reevaluación, pero negativamente a supresión. La relación pequeña pero replicada entre la
supresión y la rumia indica que las personas que crónicamente suprimen rumia más sobre
su humor negativo y el yo. Expresando las emociones pueden cambiar el entorno social;
por lo tanto, suprimiendo emociones hace que sea menos probable que las situaciones que
molestan al individuo cambiará para mejor. En lugar de tomar medidas, la supresión lleva
al individuo a rumiar, lo que a su vez aumenta el riesgo durante períodos prolongados de
emoción negativa y síntomas depresivos (Nolen-Hoeksema, Morrow y Fredrickson, 1993).

Relaciones discriminatorias con amplia personalidad, impulso

Control, capacidad cognitiva y deseabilidad

Como se muestra en la Tabla 3, la reevaluación se relacionó negativamente con


Neuroticismo, mientras que la supresión se relacionó negativamente con Extraversión. De
importancia, las asociaciones con los Cinco Grandes fueron modesto en tamaño (con las
dos betas más grandes siendo .20 para reevaluación y .41 para supresión), lo que indica que
nuestras nuevas medidas convergido con, pero no duplicado, esta personalidad más amplia
dimensiones. Ni la reevaluación ni la supresión se relacionaron al control del ego, lo que
indica que no son simplemente manifestaciones de una tendencia más amplia a controlar
estrictamente todo tipo de impulsos. La reevaluación y la supresión tampoco estaban
relacionadas con ninguna de las medidas de habilidad cognitiva; es decir, las diferencias
individuales en capacidad cognitiva no puede explicar la considerable variabilidad en el uso
típico de reevaluación y supresión en estos estudiantes universitarios. La deseabilidad
social tampoco jugó un papel importante en los informes de reevaluación y supresión
Juntos, estos hallazgos de validez convergente y discriminante indicar que los
reevaluadores lidian con el estrés mediante el uso de la reinterpretación, tener una
capacidad bien desarrollada para la reparación negativa del estado de ánimo, y mostrar un
sentido de su capacidad para la regulación negativa del estado de ánimo. Los supresores,
por el contrario, hacen frente a la adversidad al "apalear el las escotillas, "y se sienten
inauténticas, en lugar de expresar sus verdaderos sentimientos. Los supresores tienden a
evaluar sus emociones en negativo términos, y su falta de claridad sobre sus emociones está
asociada con una menor facilidad en la reparación del estado de ánimo, estimaciones más
bajas de su propia capacidad para regular estados de ánimo negativos y aumento de la
rumia. Estos hallazgos son consistentes con nuestro modelo y apoyan nuestra predicción de
que la reevaluación y la supresión deberían tener más bien diferentes consecuencias
afectivas.

Estudio 3: Implicaciones para la respuesta afectiva

Nuestras hipótesis sobre experiencia emocional y expresión de emoción se resumen en la


Tabla 1. Para la reevaluación, teoría y los estudios experimentales sugieren una mayor
experiencia y expresión de emoción positiva, y menos experiencia y expresión de emoción
negativa Por el contrario, las hipótesis para el uso frecuente de la supresión son bastante
diferente. Para la emoción positiva, la supresión debe relacionarse con menos experiencia y
menos expresión de emoción positiva. Para negativo emoción, se pueden hacer dos
predicciones competitivas (ver Tabla 1). De acuerdo con experimentos sobre instancias
momentáneas de emoción regulación, supresión no reduce la experiencia de emoción
negativa; es decir, la supresión deja intacto cualquier nivel de negatividad emoción que
experimenta el individuo. Por lo tanto, todo De lo contrario, las personas que normalmente
suprimen deben experimentar los mismos niveles de afecto negativo que los no supresores.
Sin embargo, hallazgos del Estudio 2 sugieren que todo lo demás no es igual, y que el uso
crónico de la supresión en la vida cotidiana puede en sí mismo conduce a una mayor
experiencia negativa. En particular, las personas que la supresión de uso frecuente eran
muy conscientes de su falta de autenticidad, experimentar incongruencia entre el yo y la
experiencia; dicha incongruencia se ha relacionado con la angustia y la depresión síntomas
(Sheldon et al., 1997). Por lo tanto, usando supresión en la vida cotidiana puede tener otra
consecuencia indeseable, a saber mayor experiencia emocional negativa ¿Cómo debería
influir la supresión en la expresión del comportamiento? de emoción negativa? De acuerdo
con la investigación experimental, cuando los individuos suprimen en un contexto
emocional particular, mostrar menos comportamiento emocional-expresivo. Esto sugiere
que las personas quien típicamente suprime debería mostrar menos emoción expresiva
comportamiento que los no supresores (ver Tabla 1). Sin embargo, si el uso frecuente de la
supresión conduce a un aumento en los niveles de experiencia de emoción negativa, el uso
repetido de la supresión podría solo compensó parcialmente la experiencia crónica de la
emoción negativa, llevando a diferencias absolutas modestas o incluso no absolutas entre
supresores y no supresores en emociones negativas-expresivas comportamiento.
En el Estudio 3, relacionamos la Reevaluación y Supresión de ERQ para autoinformes de la
experiencia emocional, y de informes personales y de pares de expresión de emoción
Nuestro uso de informes de pares de expresión de emoción se basa en la premisa de que
muchas instancias de expresión de emoción no solo tiene lugar en situaciones sociales, sino
que de hecho se desencadena por ellos. Por lo tanto, las interacciones sociales naturalmente
dan lugar a oportunidades para que otros puedan observar las diferencias individuales en la
emoción-expresiva comportamiento (Gross, John y Richards, 2000). Porque los
compañeros pueden observar a un individuo en una amplia gama de circunstancias
emocionantes, proporcionan una perspectiva importante sobre el individuo comportamiento
expresivo: uno que refleja el comportamiento a lo largo del tiempo y en situaciones de
ocurrencia natural y personalmente relevantes. En breve, los conocidos cercanos deberían
ser capaces de proporcionar un comportamiento adecuado muestra de las expresiones
emocionales típicas del individuo, particularmente si se usan múltiples informantes.
Finalmente, incluimos marcadores de un solo ítem para reevaluación y supresión
(calificados por pares) para comprobar si los compañeros pueden, de hecho, observar el uso
de estos estrategias. Porque la supresión implica un comportamiento expresivo manifiesto,
esperábamos que los compañeros pudieran discernir más fácilmente y con precisión tasa de
uso de supresión que el uso de reevaluación, que implica un procesamiento cognitivo
encubierto.

Método

Participantes

Probamos estas hipótesis en la Muestra E (ver Estudio 2), centrándonos en aquellas


participantes cuyo comportamiento expresivo había sido calificado por sus pares: 49 eran
participantes objetivo (73% mujeres) para quienes las calificaciones de la expresión de la
emoción estaban disponibles de tres compañeros y 147 eran compañeros (69% mujeres)
que tenían sido nominado por los objetivos y los conocía bien (conocido medio) 2.5 años).

Medidas

Experiencia con la emoción: medidas dimensionales y discretas. La dimensión medida fue


el programa de afectos positivos y negativos de 20 ítems (PANAS; Watson, Clark y
Tellegen, 1988) administrado en el "general" formato (.87 para afecto positivo, .85 para
afecto negativo). Para el medida de las emociones discretas, los participantes indicaron
cuánto en general experimentó seis estados emocionales positivos (por ejemplo, alegría,
amor) y seis negativos estados (por ejemplo, tristeza, enojo; .86 para ambas escalas).
Expresión de la emoción: autoinformes e informes entre pares. Para evaluar la expresión
emociones discretas, los participantes indicaron hasta qué punto generalmente expresaban
sus emociones, usando el mismo positivo y emociones negativas descritas anteriormente
(.81 y .74, respectivamente). Pares calificaron la medida en que los objetivos típicamente
expresan emociones en las interacciones con otros, usando las mismas emociones positivas
y negativas (.88 y .81, respectivamente). Regulación de emociones: reportes pares.
Calificaciones entre pares del uso de la reevaluación por parte de los objetivos y la
supresión se midió con índices breves de ítem único. Los compañeros calificaron el grado
en que el objetivo (a) "controla sus emociones mediante no expresarlos "(supresión) y (b)"
cambia la forma en que él / ella es pensando en la situación "cuando el objetivo quiere
sentirse menos negativo emoción (reevaluación). El acuerdo entre jueces (entre los tres
pares) para estos índices de ítems individuales fueron moderados (.44 y .49,
respectivamente). Inauthenticity. Para probar si individuos con alta experiencia de
supresión más emoción negativa porque se sienten mal por ser inauténticos, utilizamos la
escala de Inauthenticity (ver Estudio 2).

Resultados y discusión

Efectos de reevaluación

Como era de esperar, la reevaluación se relacionó con una mayor experiencia de emoción
positiva; este efecto se mantuvo para ambos, dimensional y discreto medidas. La
reevaluación también se relacionó con una mayor expresión de emoción positiva en
medidas autoinformadas e informadas por pares. Con respecto a la emoción negativa, la
reevaluación se relacionó con menos experiencia de emoción negativa, nuevamente para
ambas medidas. Reevaluación también se relacionó con la expresión de menos emoción
negativa, en ambas medidas de autoevaluación y de pares. Estos hallazgos sugieren una
Perfil afectivo envidiable: experiencia de reevaluación y expresión emoción más positiva, y
también experimentan y expresan menos emociones negativas que los individuos que usan
la estrategia de revaluación poco frecuente.

Efectos de supresión

Para las emociones positivas, la supresión mostró la predicción negativa enlace a la


experiencia emocional: personas que usan supresión con frecuencia experimentó menos
emoción positiva, tanto en la dimensión y en las medidas discretas. Con respecto a la
expresión, también expresaron menos emociones positivas, y nuevamente este efecto
celebrado tanto para auto calificaciones y peer-ratings. ¿Qué hay de las emociones
negativas? Aquí nuestros hallazgos difieren de el trabajo experimental anterior, pero fueron
consistentes con el hipótesis de que sentirse mal acerca de la autopresentación no auténtica
es una costo secundario de usar supresión en la vida cotidiana. En particular, los individuos
que usan supresión tenían más probabilidades de experimentar emociones negativas que no
eran supresores, tanto en la dimensión y medidas discretas. Para probar si este efecto se
debió a la falta de autenticidad del supresor (es decir, una conciencia angustiante de
discrepancia entre la experiencia interna y el comportamiento externo), controlado por el
efecto de falta de autenticidad usando la regresión múltiple. De hecho, cuando se ingresó
primero la inautenticidad, el efecto de la supresión ya no era significativo, con betas
reducidas a .01 (ns) para la medida discreta de la experiencia de emoción negativa y para
.03 (ns) para la medida dimensional. Estos hallazgos son consistentes con la idea de que el
mayor efecto negativo de los supresores experimentado fue debido a su dolorosa conciencia
de su propia inauthenticity.

¿Cómo se relacionó la supresión con la expresión de la negatividad? ¿emoción? Como se


muestra en la Tabla 4, no hubo relación, y esto fue verdadero tanto para los autoinformes
como para los informes entre pares; es decir, cuando el absoluto cantidad de expresión de
emoción negativa fue considerada, supresores no difirió de los no supresores. Se debería
notar, sin embargo, los supresores difieren de los no supresores en ese experimentaron más
emoción negativa que los no supresores. Por lo tanto, uno puede preguntarse si los
supresores expresaron menos de la emoción negativa que experimentaron en realidad que
los no supresores. Por lo tanto, calculamos una puntuación de diferencia (expresión
negativa menos experiencia negativa) donde los valores positivos indican expresar más de
uno siente y los valores negativos indican expresar menos de lo que uno siente Si los
supresores de hecho expresaron menos de la emoción negativa que sentían que los no
supresores, entonces la La escala de supresión debería correlacionarse negativamente con
ese índice. De hecho, la correlación fue negativa y significativa, y esto fue verdadero
cuando el índice utilizó la medida dimensional de negativo experiencia emocional (r .47
para la expresión autorreportada y r .32 para expresión reportada por pares, ambos ps .05),
o el discreto medida de la experiencia de emoción negativa (r .40 para self –ported
expresión y r .32 para expresión reportada por pares, ambos ps .05). Aunque estos hallazgos
son teóricamente consistentes y replicados en múltiples medidas y fuentes de datos,
puntajes de diferencia son complejos y proporcionan solo evidencia indirecta de la
construcción validez de la escala de supresión Para abordar aún más este problema,
examinó los índices de elementos individuales calificados por pares para la supresión y
para la reevaluación. La escala de Supresión ERQ correlacionó .53 (p .001) con el índice de
supresión calificado por pares, proporcionando alentadores evidencia de validez de
constructo con datos independientes fuente. Evidencia adicional para la validez de
constructo de la Supresión la escala es proporcionada por el hallazgo de que los puntajes
altos mostraron peor memoria para la información social que los bajos puntajes,
estableciendo otro paralelo directo entre experimental e individual Diferencias encontradas
(Richards y Gross, 2000). Como era de esperar, reevaluación fue más difícil para los pares
que la supresión; el La escala de reevaluación ERQ correlacionó solo .24 (p .05) con el
índice de reevaluación calificado por pares. Sin embargo, dada la modesta confiabilidad de
estas clasificaciones de pares de un solo elemento, estas correlaciones pueden ser menores
estimaciones consolidadas de los tamaños del efecto real. Para resumir, entonces, los
supresores sintieron emociones más negativas que los no supresores, pero esa diferencia no
se manifestó en su comportamiento expresivo, según lo informado tanto por sus
compañeros como por ellos mismos. No obstante, las clasificaciones paritarias directas de
supresión indicadas que los pares fueron capaces de detectar cuando los individuos usaban
supresión para regular sus emociones. Este hallazgo entre pares es particularmente notable
dado que los supresores fueron aparentemente exitosos en su intenta suprimir la
considerable emoción negativa que sentían, de modo que en comparación con los no
supresores, expresaron menos emoción de lo que realmente sintieron En marcado contraste
con reevaluadores, luego, los supresores mostraron un perfil afectivo bastante inquietante:
ambos experimentan y expresan emociones menos positivas que los no supresores, y
sienten más emociones negativas. Aunque supresores esfuerzos para suprimir estas
emociones negativas parecen tener éxito al punto de que no expresan más emoción negativa
en su comportamiento que las personas que rara vez usan supresión, su los pares, no
obstante, detectan sus esfuerzos de supresión.

Estudio 4: implicaciones para el funcionamiento social

Las interacciones con otros son potentes factores desencadenantes de las emociones, y las
personas a menudo regulan sus emociones para lograr su social objetivos y mantener
buenas relaciones con otras personas significativas. Por lo tanto, la el uso crónico de
supresión y reevaluación debería ser importante, pero bastante diferentes, consecuencias
para el funcionamiento interpersonal. Los supresores deberían ser menos propensos a
compartir sus emociones reales experiencias, tanto negativas como positivas, con otros
(Rime, Philippot, Boca, y Mesquita, 1992). Esta predicción también es consistente con la
evaluación negativa de los supresores de sus propias emociones (es decir, la escala de
atención de Trait Meta-Mood, ver la Tabla 3). Emocionalmente las relaciones cercanas a
menudo dan lugar a emociones fuertes y a llamadas para compartir estas emociones. Por lo
tanto, si los supresores son de hecho reacios compartir sus emociones, deberían sentirse
incómodos con y activamente evite las relaciones cercanas. Con el tiempo, el acumulativo
El efecto de evitar la cercanía probablemente sería un empobrecimiento red social y la
erosión de la vida social del individuo apoyo, particularmente en términos de sus aspectos
socioemocionales. De importancia, esta erosión del apoyo social puede no deberse por
completo al comportamiento evitativo de los supresores. Los posibles amigos pueden
percibir su renuencia a abrirse emocionalmente y entrar en relaciones cercanas, notando sus
esfuerzos para suprimir lo que realmente sentir (ver las calificaciones de los compañeros en
el Estudio 3). Esto puede llevarlos a distanciarse de los supresores ya que se sienten menos
cerca de ellos que a las personas que no usan crónicamente la supresión. En agudo contraste
con estos efectos nocivos de la supresión crónica, esperábamos el uso habitual de la
reevaluación en general beneficio del funcionamiento social. Como se muestra en la Tabla
4, los revaloradores han y expresar emociones más positivas, y en combinación con su toma
positiva en situaciones desafiantes, esto parece probable que haga buscados como amigos y
asociados. Socialmente, también es ventajoso que los revaloradores experimenten y
expresen menos negativos emociones. Esto sugiere que los revaloradores deberían sentirse
libres de compartir sus emociones, tanto positivas como negativas, con los demás, y esto
compartir debería facilitar las relaciones más cercanas con sus amigos y haz que les guste
más. De nuevo, las consecuencias sociales pueden ser codeterminaed por el revalorizador y
el ambiente social que responde a esta forma de regulación de la emoción: amigos y los
socios de reevaluadores pueden estar seguros de dónde están parados ellos, ya que pueden
leer y comprender sus sentimientos con claridad, y encontrarlos apropiadamente
conscientes y socialmente sintonizados, dado que su La estrategia de regulación no debilita
indebidamente los recursos cognitivos.

Método

Participantes

Los participantes fueron extraídos de las muestras B, C, D y E descritas anteriormente. En


la muestra D, las clasificaciones de cercanía de relación estaban disponibles desde tres
pares para 80 participantes; estos 240 pares (56% mujeres) eran conocidos que fueron
nominados por los objetivos y los conocían bastante bien (Conocimiento medio 6 meses).
Cabe señalar que este es un diferente muestra similar a la de la Muestra E (ver Estudio 3).

Medidas
Siguiendo a Rime et al. (1992), el intercambio social de emoción se definió como sigue:
Compartir sentimientos es cuando hablas de tus sentimientos con los demás en para
cambiar cómo te sientes Un ejemplo de compartir sentimientos le está diciendo a su pareja
lo irritado que está con otra persona para calmar a ti mismo abajo. Otro ejemplo es
compartir buenas noticias con amigos en para mantener o aumentar tus sentimientos
positivos. Los participantes calificaron su intercambio de emociones negativas y positivas,
que correlaciona .40. Se usaron dos medidas para evitar el apego. El 18-item La escala de
evitación de apego (Brennan, Clark y Shaver, 1998) se centra en cómo los participantes
generalmente se sienten en las relaciones románticas (por ejemplo, "Obtengo incómodo
cuando una pareja romántica quiere estar muy cerca "; .95). La segunda medida se basó en
Bartholomew y Horowitz (1991) cuestionario, que pide a los participantes que califiquen el
grado en que cuatro Los párrafos prototípicos describen sus sentimientos y actitudes sobre
el cierre relaciones; La evitación se califica agregando las calificaciones de los participantes
del despidiendo y el párrafo temeroso (ambos evitativos) y restando el calificaciones de los
párrafos seguros y preocupados (ambos búsqueda de cercanía). La elusión de apegos refleja
un modelo de apego "negativo-otro". indicando que el individuo no confía en que otros
acepten su o sus necesidades y sentimientos. Para evaluar la cercanía de la relación, en la
Muestra E, los compañeros calificaron la afirmación: "X tiene una relación cercana con los
demás". Dos índices de apoyo social provienen del COPE (Carver et al., 1989). La escala
de soporte emocional de cuatro elementos mide si uno tiene personas recurrir a cuando uno
desea discutir problemas emocionales y buscar consuelo emocional (.91). La escala de
soporte instrumental de cuatro elementos son complejos y proporcionan solo evidencia
indirecta de la construcción validez de la escala de supresión Para abordar aún más este
problema, examinó los índices de elementos individuales calificados por pares para la
supresión y para la reevaluación. La escala de Supresión ERQ correlacionó .53 (p .001) con
el índice de supresión calificado por pares, proporcionando alentadores evidencia de
validez de constructo con datos independientes fuente. Evidencia adicional para la validez
de constructo de la Supresión la escala es proporcionada por el hallazgo de que los puntajes
altos mostraron peor memoria para la información social que los bajos puntajes,
estableciendo otro paralelo directo entre experimental e individual Diferencias encontradas
(Richards y Gross, 2000). Como era de esperar, reevaluación fue más difícil para los pares
que la supresión; el La escala de reevaluación ERQ correlacionó solo .24 (p .05) con el
índice de reevaluación calificado por pares. Sin embargo, dada la modesta confiabilidad de
estas clasificaciones de pares de un solo elemento, estas correlaciones pueden ser menores
estimaciones consolidadas de los tamaños del efecto real. Para resumir, entonces, los
supresores sintieron emociones más negativas que los no supresores, pero esa diferencia no
se manifestó en su comportamiento expresivo, según lo informado tanto por sus
compañeros como por ellos mismos. No obstante, las clasificaciones paritarias directas de
supresión indicadas que los pares fueron capaces de detectar cuando los individuos usaban
supresión para regular sus emociones. Este hallazgo entre pares es particularmente notable
dado que los supresores fueron aparentemente exitosos en su intenta suprimir la
considerable emoción negativa que sentían, de modo que en comparación con los no
supresores, expresaron menos emoción de lo que realmente sintieron En marcado contraste
con reevaluadores, luego, los supresores mostraron un perfil afectivo bastante inquietante:
ambos experimentan y expresan emociones menos positivas que los no supresores, y
sienten más emociones negativas. Aunque supresores esfuerzos para suprimir estas
emociones negativas parecen tener éxito al punto de que no expresan más emoción negativa
en su comportamiento que las personas que rara vez usan supresión, su los pares, no
obstante, detectan sus esfuerzos de supresión.

Estudio 4: implicaciones para el funcionamiento social

Las interacciones con otros son potentes factores desencadenantes de las emociones, y las
personas a menudo regulan sus emociones para lograr su social objetivos y mantener
buenas relaciones con otras personas significativas. Por lo tanto, la el uso crónico de
supresión y reevaluación debería ser importante, pero bastante diferentes, consecuencias
para el funcionamiento interpersonal. Los supresores deberían ser menos propensos a
compartir sus emociones reales experiencias, tanto negativas como positivas, con otros
(Rime, Philippot, Boca, y Mesquita, 1992). Esta predicción también es consistente con la
evaluación negativa de los supresores de sus propias emociones (es decir, la escala de
atención de Trait Meta-Mood, ver la Tabla 3). Emocionalmente las relaciones cercanas a
menudo dan lugar a emociones fuertes y a llamadas para compartir estas emociones. Por lo
tanto, si los supresores son de hecho reacios a compartir sus emociones, deberían sentirse
incómodos con y activamente evite las relaciones cercanas. Con el tiempo, el acumulativo
El efecto de evitar la cercanía probablemente sería un empobrecimiento red social y la
erosión de la vida social del individuo apoyo, particularmente en términos de sus aspectos
socioemocionales. De importancia, esta erosión del apoyo social puede no deberse por
completo al comportamiento evitativo de los supresores. Los posibles amigos pueden
percibir su renuencia a abrirse emocionalmente y entrar en relaciones cercanas, notando sus
esfuerzos para suprimir lo que realmente sentir (ver las calificaciones de los compañeros en
el Estudio 3). Esto puede llevarlos a distanciarse de los supresores ya que se sienten menos
cerca de ellos que a las personas que no usan crónicamente la supresión.

En agudo contraste con estos efectos nocivos de la supresión crónica, esperábamos el uso
habitual de la reevaluación en general beneficio del funcionamiento social. Como se
muestra en la Tabla 4, los revaloradores han y expresar emociones más positivas, y en
combinación con su toma positiva en situaciones desafiantes, esto parece probable que haga
buscados como amigos y asociados. Socialmente, también es ventajoso que los
revaloradores experimenten y expresen menos negativos emociones. Esto sugiere que los
revaloradores deberían sentirse libres de compartir sus emociones, tanto positivas como
negativas, con los demás, y esto compartir debería facilitar las relaciones más cercanas con
sus amigos y haz que les guste más. De nuevo, las consecuencias sociales pueden ser
codeterminaed por el revalorizador y el ambiente social que responde a esta forma de
regulación de la emoción: amigos y los socios de reevaluadores pueden estar seguros de
dónde están parados ellos, ya que pueden leer y comprender sus sentimientos con claridad,
y encontrarlos apropiadamente conscientes y socialmente sintonizados, dado que su La
estrategia de regulación no debilita indebidamente los recursos cognitivos.

Método

Participantes

Los participantes fueron extraídos de las muestras B, C, D y E descritas anteriormente. En


la muestra D, las clasificaciones de cercanía de relación estaban disponibles desde tres
pares para 80 participantes; estos 240 pares (56% mujeres) eran conocidos que fueron
nominados por los objetivos y los conocían bastante bien (Conocimiento medio 6 meses).
Cabe señalar que este es un diferente muestra similar a la de la Muestra E (ver Estudio 3).

Medidas

Siguiendo a Rime et al. (1992), el intercambio social de emoción se definió como sigue:
Compartir sentimientos es cuando hablas de tus sentimientos con los demás en para
cambiar cómo te sientes Un ejemplo de compartir sentimientos le está diciendo a su pareja
lo irritado que está con otra persona para calmar a ti mismo abajo. Otro ejemplo es
compartir buenas noticias con amigos en para mantener o aumentar tus sentimientos
positivos.

Los participantes calificaron su intercambio de emociones negativas y positivas, que


correlaciona .40. Se usaron dos medidas para evitar el apego. El 18-item La escala de
evitación de apego (Brennan, Clark y Shaver, 1998) se centra en cómo los participantes
generalmente se sienten en las relaciones románticas (por ejemplo, "Obtengo incómodo
cuando una pareja romántica quiere estar muy cerca "; .95). La segunda medida se basó en
Bartholomew y Horowitz (1991) cuestionario, que pide a los participantes que califiquen el
grado en que cuatro Los párrafos prototípicos describen sus sentimientos y actitudes sobre
el cierre relaciones; La evitación se califica agregando las calificaciones de los participantes
del despidiendo y el párrafo temeroso (ambos evitativos) y restando el calificaciones de los
párrafos seguros y preocupados (ambos búsqueda de cercanía).

La elusión de apegos refleja un modelo de apego "negativo-otro". indicando que el


individuo no confía en que otros acepten su o sus necesidades y sentimientos. Para evaluar
la cercanía de la relación, en la Muestra E, los compañeros calificaron la afirmación: "X
tiene una relación cercana con los demás". Dos índices de apoyo social provienen del
COPE (Carver et al., 1989). La escala de soporte emocional de cuatro elementos mide si
uno tiene personas recurrir a cuando uno desea discutir problemas emocionales y buscar
consuelo emocional (.91). La escala de soporte instrumental de cuatro elementos mide si
hay personas a quienes se puede recurrir para prácticas asistencia (.78). Los participantes
también completaron los 12 ítems Interpersonales Lista de evaluación de soporte (Cohen,
Mermelstein, Kamarck, & Hoberman, 1985; .82). Para evaluar el gusto por los compañeros,
los compañeros de la Muestra E indicaron hasta qué punto estuvieron de acuerdo con dos
afirmaciones sobre el objetivo: "X es el tipo de persona a casi todos les gusta "y" X es
alguien que la gente realmente disfruta pasar tiempo con "(r .74); se promediaron en un
solo índice de el gusto entre pares Resultados y discusión Como se predijo, la reevaluación
se relacionó positivamente con el intercambio de emociones, tanto positivos como
negativos (ver Tabla 5). Se debería notar que el intercambio social de emociones no es
equivalente a dirigir comportamiento expresivo-emocional hacia un interlocutor social: uno
puede compartir socialmente las emociones con un interlocutor social sin expresar esas
emociones directamente a la pareja. Por el contrario, uno puede expresar emociones de
manera conductual sin intercambio social. Esta distinción es importante, ya que puede ser
que compartir emociones negativas sin dirigirlos hacia el compañero es un elemento
importante de la éxito social de revalorizadores. Como se muestra en la Tabla 5, la
reevaluación fue no relacionado con ninguna medida de evitación de apego, ni con ninguna
de las tres medidas de apoyo social, lo que sugiere que las personas utilizar la reevaluación
no fue más probable que los no evaluadores para buscar activamente o evitar las relaciones
de apego y sociales apoyo. Sin embargo, los revaloradores tenían relaciones más cercanas
(según la clasificación por pares) y también fueron más queridos por sus compañeros. La
Tabla 5 muestra que la supresión tenía un patrón bastante diferente de consecuencias
sociales. Individuos que habitualmente usan supresión tenían menos probabilidades de
compartir con otros no solo sus negativos sino también sus emociones positivas. También
informaron sustancialmente más evitación (incomodidad con la cercanía y el intercambio)
en las relaciones cercanas, y este hallazgo se mantuvo para ambas medidas de apego. Esta
la falta de cercanía emocional con los demás también fue evidente en la independencia
informes de pares Aunque su distancia emocional era claramente notado por sus
compañeros, los supresores no fueron en general disgustado; sus pares se sintieron
relativamente neutrales sobre ellos. En el dominio del apoyo social, sin embargo, el costo
de usar la supresión era evidente: menor apoyo social en todas las formas de apoyo. Este
efecto fue más fuerte para el apoyo emocional.

Estudio 5: Implicaciones para el bienestar

Aunque los estudios de laboratorio pueden documentar las consecuencias agudas de


regulación, no pueden abordar si estos transitorios las consecuencias tienen un impacto
acumulativo en la adaptación. Estudios 3 y 4 sugirieron que las diferencias individuales en
el uso de la reevaluación y la supresión están significativamente relacionadas con la
experiencia de la emoción y expresión, así como a los resultados interpersonales
importantes. El Estudio 5 probó si el uso habitual de la reevaluación y de la supresión
difiere en su impacto acumulativo a largo plazo en bienestar. Sobre la base de nuestro
modelo, así como de nuestro modelo experimental y hallazgos correlacionales hasta este
punto, esperábamos que la reevaluación promovería el bienestar psicológico. Después de
todo, una de las claves ingredientes en la reevaluación está disminuyendo el negativo
emocional impacto de la adversidad, y en la medida en que los síntomas depresivos ya sea
desencadenado o exacerbado por respuestas abrumadoramente negativas a desafíos o
pérdidas, la reevaluación debería ejercer un efecto contra los síntomas depresivos. Además,
a la luz de los resultados emocionales y sociales positivos asociados con la reevaluación,
revaloradores deberían tener una mayor satisfacción con la vida y mayor autoestima Dado
su éxito afectivo y social en frente a los desafíos emocionales, esperábamos reevaluar
generalmente más optimista y para tener un mayor sentido de eficacia con respecto a su
entorno inmediato. El uso crónico de la supresión debe asociarse con más resultados
adversos. En general, las discrepancias de auto-experiencia que caracterizar los supresores
se han relacionado con problemas de ajuste (Sheldon et al., 1997). Los supresores también
sienten más emoción negativa, hacer frente con menos eficacia, rumiar más y tener menos
problemas sociales apoyo, todos los factores que se sabe que aumentan el riesgo de
síntomas depresivos (Nolen-Hoeksema y Morrow, 1991). Por lo tanto, esperábamos la
supresión se relacionará con niveles aumentados de síntomas depresivos. Evitación de
supresores y falta de relaciones sociales cercanas también sugiere menos satisfacción con la
vida, menos autoestima y menos actitud optimista sobre el futuro. En términos de Ryff
(1989) dominios de bienestar positivo, esperábamos supresores para mostrar niveles más
bajos de bienestar en general, y, a la luz de Estudio 4, esperábamos dificultades particulares
en el dominio de relaciones positivas con los demás. Finalmente, porque muchos diferentes
los factores influyen en el ajuste de un individuo, esperamos relaciones entre las diferencias
individuales en la regulación de las emociones y el ajuste ser modesto en tamaño.

Método

Participantes

Los participantes fueron extraídos de la Muestra C (ver Estudio 1), Muestra E (ver Estudio
2), y la Muestra F, que consistió en 210 estudiantes universitarios (73%) mujer; edad media
21 años). Medidas Dada la superposición entre las medidas de angustia entre relativamente
saludable individuos, nos centramos en los síntomas depresivos y la replicación priorizada
en tres instrumentos: el Inventario de Depresión de Beck (BDI; Beck, Ward, Mendelsohn,
Mock, y Erbaugh, 1961), el Centro de Epidemiología Escala de Depresión de Estudios
(CES-D; Radloff, 1977), y el SelfRating Escala de depresión (Zung, 1965). La Satisfacción
de cinco elementos con La escala de vida (Diener, Emmons, Larsen y Griffin, 1985) tenía
un alfa de .82. La escala de Autoestima de Rosenberg (1965) incluye 10 ítems (0,92). El
optimismo se evaluó usando la Prueba de Orientación Vital de ocho ítems (Scheier Y
Carver, 1985; .85). Para evaluar las seis facetas principales de los positivos bienestar,
utilizamos las seis escalas desarrolladas por Ryff y Keyes (1995), todas de los cuales
incluye 14 artículos. Alphas varió de .82 a .91.

Resultados y discusión

Como se muestra en la Tabla 6, los individuos que usan habitualmente la reevaluación


mostró menos síntomas de depresión, y este hallazgo a través de las tres medidas. Además,
la reevaluación se correlacionó positivamente con cada indicador de funcionamiento
positivo. Por lo tanto, reevaluadores estaban más satisfechos con sus vidas, más optimistas,
y tenía una mejor autoestima. En términos de los dominios de Ryff (1989) de bienestar,
también tenían niveles más altos de dominio ambiental, crecimiento personal,
autoaceptación y un propósito más claro en la vida. Los relación entre la reevaluación y el
dominio ambiental (.41) fue el más grande de estos efectos; la forma en que los
reevaluadores se hacen cargo de sus reacciones emocionales parecen estar conectadas a un
sentido más global que están a cargo de sus entornos. A pesar de su mayor sentido de
autonomía, los revaloradores también obtuvieron puntajes más altos en relaciones positivas
con los demás, en consonancia con los resultados relativos a funcionamiento social del
Estudio 4.

La supresión mostró las asociaciones negativas predichas con bienestar. Más


específicamente, individuos que generalmente suprimen reportaron más síntomas
depresivos en las tres medidas, se sintieron menos satisfecho con la vida, tenía menos
autoestima y era menos optimista. También obtuvieron calificaciones más bajas en cada
uno de los Ryff y Keyes (1995) escalas de bienestar. De acuerdo con el Estudio 4, el
vínculo con el interpersonal aspectos del bienestar fueron particularmente fuertes (.46)
Estos hallazgos indican que las personas que generalmente usan la supresión están menos
satisfechos tanto consigo mismos como con sus relaciones, más pesimista sobre su futuro, y
más propenso a la depresión, que indica un sentido penetrante y fundamentalmente
problemático de bienestar. Porque el bienestar se relaciona con altos niveles de emoción
positiva y bajos niveles de emoción negativa (Diener, 1984), probamos si los efectos del
bienestar en la Tabla 6 se debían simplemente a la diferencias en la experiencia emocional
ya documentadas en el Estudio 3 (ver Tabla 4). Este no era el caso. En una serie de
regresión análisis, primero entramos en la experiencia de la emoción y luego ingresamos
reevaluación y supresión cuando las medidas de ambas emociones la experiencia y el
bienestar estaban disponibles. Los efectos del bienestar para la revaluación y la supresión se
mantuvo a pesar de que eran algo reducido en tamaño para cada medida analizada. Por
ejemplo, con balanzas PANAS positivas y negativas controladas, la beta para la
satisfacción con la vida fue .22 (p .05) para la reevaluación y .28 (p .05) para la supresión.

Discusión General
Los hallazgos de estos cinco estudios sugieren implicaciones más bien divergentes de las
diferencias individuales en la reevaluación y el individuo diferencias en la supresión.
Revaloradores, hemos argumentado, habitualmente utilizar una estrategia de regulación de
las emociones que intervenga temprano en el proceso generador de emoción y por lo tanto
puede modificar no solo lo las personas expresan comportamientos, sino también lo que
sienten dentro y compartir con otros cercanos. De acuerdo con este modelo general de la
proceso de reevaluación, encontramos que los reevaluadores negocian estresante
situaciones tomando una actitud optimista, reinterpretando lo que encontrar estresante y
hacer esfuerzos activos para reparar el mal humor.

Afectivamente, los reevaluadores experimentan y expresan conductualmente emoción más


positiva y emoción menos negativa que aquellos que reevalúa con menos frecuencia.
Socialmente, los revaloradores son más propensos a compartir sus emociones, tanto
positivas como negativas, con los demás, y tienen relaciones más cercanas con amigos; de
hecho, sus amigos les gusta más de lo que les gusta a los que no usan reevaluación
frecuentemente. En términos de bienestar, los reevaluadores tienen menos depresivo
síntomas, y una mayor autoestima, satisfacción con la vida y cada otro tipo de bienestar
medimos Hemos argumentado que los supresores habitualmente usan una emoción
estrategia de regulación que interviene tarde en la generación de emociones proceso y
puede modificar solo lo que las personas expresan conductualmente, a un costo
considerable para el funcionamiento del individuo. Consistente con esta vista, encontramos
suppressors experimentan a sí mismos como inauténtico, engañando a otros acerca de su
verdadero yo; comparado con las personas que no usan supresión, se enfrentan a
situaciones estresantes enmascarando sus sentimientos internos y reprimiendo su
demostraciones externas de emoción Ellos son menos claros acerca de lo que se sienten
menos exitosos en la reparación del estado de ánimo y ven sus emociones en una luz menos
favorable o que acepta, reflexionando sobre eventos que hacerlos sentir mal. En términos
de afecto positivo, sus esfuerzos en supresión les deja con menos experiencia de emoción
positiva y expresión. En términos de afecto negativo, experimentan más emociones
negativas, incluidos sentimientos dolorosos de inautenticidad, que las personas que usan
supresión con menos frecuencia. Su supresión es parcialmente exitoso, ya que expresan
menos negativas emoción de la que realmente experimentan; sin embargo, en términos
absolutos, todavía expresan tanto como individuos que suprimen menos Frecuentemente.
Socialmente, los supresores parecen reacios a compartir con los demás no solo sus
emociones negativas sino también sus positivas; en términos de archivo adjunto, informan
evitando las relaciones cercanas. Estos informes encajar con los informes de los
compañeros que los supresores tienen relaciones con otros que son menos emocionalmente
cercanos. En términos de bienestar, finalmente, los supresores obtienen el puntaje más bajo
en el dominio de las relaciones positivas con otros; también tienen niveles más bajos de
autoestima, son menos satisfecho con la vida, y tiene más síntomas depresivos. Tomados en
conjunto, estos hallazgos extienden la investigación experimental previa de dos maneras
importantes. Primero, revelan que las personas difieren en su uso de supresión y
reevaluación, que estos individuos las diferencias son sustanciales y significativas, y que
tener efectos sistemáticos en la ocurrencia natural (en lugar de experimentalmente)
situaciones manipuladas). En segundo lugar, estos hallazgos revelan las consecuencias a
largo plazo (más que agudas) de usar la reevaluación y supresión en la vida cotidiana. En
general, los hallazgos corresponder estrechamente a nuestras hipótesis en la Tabla 1, y
mostrar buena convergencia con resultados experimentales previos. Sin embargo, hay
también puntos de divergencia con resultados experimentales previos, particularmente con
respecto a la experiencia de emoción negativa, que experimental los estudios han
demostrado que no se ven afectados por la supresión, pero que a largo plazo puede elevarse
en individuos Que suprime con frecuencia En varios dominios, la reevaluación y la
supresión difieren marcadamente en sus resultados. Los hallazgos no están limitados a un
particular muestra o una medida particular; más bien, se generalizan a través múltiples
muestras, múltiples medidas conceptualmente relevantes, y múltiples fuentes de datos, que
incluyen no solo un autoinforme bien validado instrumentos, sino también informes
independientes de los pares en dos por separado muestras. No obstante, como con cualquier
conjunto de estudios, el presente los estudios tienen una serie de limitaciones.

Los estudios que hemos presentado han utilizado relativamente homogéneo muestras de
participantes de investigación en edad universitaria. Estudios futuros necesidad de probar la
generalización de estos hallazgos con muestras que representa un rango de edad más
amplio, incluidos niños y mayores adultos. Una función que dichos estudios adicionales
desempeñarán es evaluar la robustez de estos hallazgos, para especificar las condiciones de
contorno, y para probar predicciones relacionadas con la edad, como un aumento en el uso
de reevaluación y una disminución en el uso de la supresión de antes a mayor edad adulta
(Gross et al., 1997). Un segundo papel importante de tales estudios serán para ayudar a
especificar el origen del desarrollo y mantenimiento de estas estrategias de regulación de
las emociones. Por ejemplo, estudios centrados en grupos étnicos particulares y diferencias
de medición en la aculturación y las prácticas culturales lo harán posible para diseñar
hipótesis más específicas con respecto a las diferencias grupales en la adquisición y el uso
de la regulación de la emoción estrategias. Por diseño, las escalas actuales se centraron en
la reevaluación y supresión de la emoción positiva y negativa en general. Tal un enfoque ha
demostrado ser extremadamente productivo en la literatura más amplia en la experiencia
emocional Aunque es valioso como primer paso, enfoque exclusivo en las amplias
categorías de positivo y negativolas emociones pueden eventualmente limitar el progreso
ya que oscurece potencialmente diferencias importantes entre emociones específicas. De
hecho, incluso en la literatura sobre la experiencia de la emoción, ha habido llamadas a
ampliar los estudios para incluir emociones discretas. Por lo tanto, una dirección para
futuras investigaciones es examinar la reevaluación y supresión de emociones específicas
dentro de las categorías de valencia más amplias, como ira y tristeza Escalas específicas de
emoción para la reevaluación y la supresión que se basa en los hallazgos actuales debe
proporcionar nuevos ideas sobre las consecuencias de la regulación de la emoción a través
de la reevaluación y supresión, y puede permitir una comprensión refinada del papel de las
reglas de visualización para esculpir la experiencia emocional y expresión.
Específicamente, se pueden encontrar efectos de género y etnia ser considerablemente más
complejo; por ejemplo, los hombres pueden ser más probablemente para suprimir la tristeza
pero menos probable que reprima la ira que mujer. Nuestros datos de uno mismo y sus
pares sirvieron para ilustrar que los efectos de estas estrategias de regulación de la emoción
son evidentes a través de fuentes de datos. Sin embargo, estos métodos no nos permiten
evaluar directamente el uso de supresión y reevaluación por parte de un individuo
estrategias en el contexto de episodios de regulación de emociones específicas. En futuros
métodos de muestreo de investigación, diario y experiencia podrían ser utilizado para
examinar cuándo y dónde las diferencias individuales en la reevaluación y el uso de
supresión son más evidentes, y para mapear en detalle los comportamientos específicos que
las personas usan en sus intentos de usar estos dos estrategias. Aunque hemos estudiado la
regulación de las emociones con enfoques y ahora también con las diferencias individuales,
no hemos sin embargo, junten los dos enfoques. Equipado con nuestro nuevo medidas de
diferencias individuales, ahora podemos probar cómo individual las diferencias en el uso de
la reevaluación y la supresión interactúan con instrucciones experimentales para reevaluar y
suprimir. Los efectos de la práctica modelo sugiere que las personas que utilizan con
frecuencia un particular estrategia de regulación de la emoción se acumularía una ventaja
práctica eso les facilitaría usar esa estrategia cuando pidió que lo hicieras. Sin embargo,
este modelo se aplica más obviamente a conductas adquiridas recientemente, mientras que
supresión y reevaluación puede representar comportamientos comúnmente usados y, por lo
tanto, muy sobreaprendidos, similar a las habilidades de conducción entre adultos que
poseen automóviles. Esta el modelo de comportamiento sobreaprendido sugiere que las
diferencias se deben a la práctica los efectos deben ser pequeños y los efectos principales
(en lugar de interacciones) sería evidente en la mayoría de las situaciones. En este punto,
hay un hallazgo relevante, y favorece el comportamiento sobreaprendido modelo: a pesar
de la diferencia de género en el uso de la supresión documentado aquí (hombres
generalmente más altos que las mujeres), tampoco encontró diferencias de género en la
facilidad con que los participantes suprimido al comando o en cualquiera de los
conductuales, subjetivos, o consecuencias autonómicas de la supresión en un negativo
contexto emocional (Gross, 1998). Finalmente, nuestro enfoque en dos procesos específicos
y bien definidos es predicado en la creencia de que nuestra comprensión de la emoción
compleja los procesos regulatorios están mejor avanzados si nos enfocamos intensamente
en uno o dos procesos a la vez. Hasta ahora, hemos encontrado que en general, la
reevaluación, con su énfasis en controlar la significado personal que los eventos tienen para
el individuo -tiene más que lo recomiendo que la supresión, con su énfasis en controlar las
respuestas conductuales de uno a estos eventos. Claramente, hay momentos cuando la
supresión es la mejor o incluso la única opción. De vez en cuando, puede que no haya
tiempo para reevaluar cognitivamente un desarrollo en rápido desarrollo situación,
haciendo la reevaluación una elección inviable. Sin embargo, en términos de lo que
hacemos todos los días para regular nuestras emociones, la reevaluación tiene más
consecuencias adaptativas para el afecto, las relaciones, y bienestar También deseamos
enfatizar que nuestros hallazgos se refieren solo a la regulación de las emociones, no a la
regulación de agresivo, sexual u otros impulsos: como se muestra en la Tabla 3, nuestra las
escalas de regulación de las emociones no se correlacionaron con el control de los
impulsos. En investigaciones futuras, será importante considerar otros tipos de los procesos
de regulación de las emociones también. Como se muestra en la Figura 1, nuestra propio
modelo de proceso propone otras tres familias de reguladores procesos, cada uno con
muchos miembros. Ampliando la investigación agenda nos permitirá determinar qué
diferencias entre los procesos reguladores de las emociones son responsables de los
resultados, y nos ayudará a relacionar estas estrategias con otras formas importantes de
autorregulación como el afrontamiento. Una emocionante era de actividad de investigación
se encuentra adelante que agudizará nuestra comprensión de los costos relativos y
beneficios de diferentes formas de autorregulación para diferentes tipos de emociones