Está en la página 1de 5

Acumulación de procesos y su efecto1

Debemos distinguir la acumulación de litigios y la acumulación de procesos.


En el primer caso se puede proceder a unificarlos en un solo proceso a efecto
de conocerlo, decidirlo y ejecutarlo para poner fin a la controversia. Procede la
acumulación de litigios cuando éstos son conexos y existe la conexidad en los
siguientes supuestos previstos en el artículo 625 del código procesal civil local
que previene:

Artículo 625.- La conexidad tiene por objeto, si es declarada procedente,


la acumulación de los autos en que se opone, a los más antiguos. Hay
conexidad de causa cuando hay identidad de personas y acciones,
aunque las cosas sean distintas, y cuando las acciones provengan de
una misma causa.

La razón de ser de esta figura procesal radica en que por medio de ella se
obtiene una economía de tiempo, en el costo del juicio y de las actividades
judiciales necesarias para resolver los litigios acumulados. Además, la
sentencia que se pronuncia en el proceso acumulativo da mayor certeza sobre
las cuestiones litigiosas, evitando que se pronuncien fallos diferentes y aun
contradictorios.

En el segundo caso, que se relaciona a la acumulación de procesos, consiste en


reunir o como algunos jurisconsultos dicen, en fusionar varios procesos en uno
solo. La palabra auto se usa en este caso como sinónimo de proceso,
identificando a las constancias escritas con los mismos procesos.

1
Fragmento tomado de Toris, R. (1999). La teoría general del proceso y su aplicación al proceso civil en
Nayarit. México. Pp. 220 – 225. Recuperado de
https://books.google.com.mx/books?id=4xfcP6n7h2cC&pg=PA205&lpg=PA205&dq=acumulaci%C3%B3n+pr
ocesal+suspensi%C3%B3n+interrupci%C3%B3n&source=bl&ots=rSXWHV0oJ9&sig=k0UR8w56-7v-
KJyAi8mflZ1DVy0&hl=es&sa=X&ved=0CCcQ6AEwAmoVChMIzuXZ8aeQyAIVAxiSCh1bFQn7#v=onepage&q=ac
umulaci%C3%B3n%20procesal%20suspensi%C3%B3n%20interrupci%C3%B3n&f=false
La acumulación es necesaria para evitar que en un mismo juicio causas
conexas se fallen de diversas maneras por distintos jueces e incluso por un
mismo juez; además, el principio de economía procesal exige la acumulación.
También procede la acumulación siempre que haya conexidad o Litis
pendencia. Los efectos de la acumulación producen que los autos acumulados
se sigan conjuntamente, sujetándose en su tramitación a la de proceso al cual
se acumularon y se decidan en una misma sentencia. Por regla general; el
juicio promovido con anterioridad atrae al que se promueva con posterioridad,
excepto cuando se trate de juicios universales que atraen a los particulares.

Especies

Debemos decir que dada la naturaleza jurídica de los procesos, éstos se


pueden clasificar en: civiles, mercantiles, penales, laborales, administrativos,
con las sub-especificaciones de fiscales, constitucionales, internacionales y, en
algunos países, eclesiásticos.

Cuando hay cuestión entre las partes el proceso es contencioso o necesario, y


si no hay controversia será voluntario, también tenemos los procesos normales
y los anómalos.

Los primeros realizan la función propia del proceso, es decir, poner fin a la
controversia mediante el fallo definitivo y su ejecución.
Los anómalos son los procesos simulados, que tienen como fin realizar un
negocio jurídico entre las partes que lo inician y prosiguen; tal es el caso de
promover un divorcio necesario para llevar a cabo un divorcio voluntario; o
bien simular un embargo para lograr que los bienes de determinada persona
no puedan ser rematados por sus acreedores.

Escisión procesal
Esta figura tiene lugar cuando varios procesos están acumulados y es
menester su separación para se tramiten independientemente unos de otros, o
cuando en un mismo proceso es necesario formar otro distinto para decidir en
él algunas de las cuestiones litigiosas que se ventilan en el mismo. Por
ejemplo, la sección de ejecución en los procesos civiles, mercantiles y
laborales, que también se le suele denominar vía de apremio, teniendo como
punto de partida un título ejecutivo como es la sentencia firme de condena, un
laudo o un convenio judicial.

Suspensión del proceso

La relación procesal puede suspenderse por circunstancias que afecten


directamente a las partes de la misma; v. gr. muerte o incapacidad de alguna
o algunas de las parte, fallecimiento o cesación del juez en el ejercicio de sus
funciones u otras causas de fuerza mayor. La suspensión no implica la
interrupción de la relación procesal, por el hecho de que al ocurrir la muerte de
una de las partes el heredero ocupa el lugar del causante, o en el caso de
incapacidad, su representante legal lo sustituye, y producida la muerte o
cesación de funciones del juez, la ley determina la forma de suplirlo. Pero entre
tanto, media un periodo de tiempo hasta que la relación procesal queda
restaurada, y durante ese lapso no pueden ejecutarse actos procesales válidos,
salvo los que tengan por objeto decretar una medida cautelar.

Interrupción de proceso

La interrupción del proceso tiene lugar cuando las partes o sus representantes
están en la imposibilidad de realizar un acto jurídico como consecuencia de un
acontecimiento que modifique su situación personal en la medida que ese
acontecimiento no haya terminado; por ejemplo, la muerte de alguno de los
litigantes, o el cese de la representación legal de alguna de las partes, en cuyo
caso la interrupción dura mientras no se nombre un nuevo representante; la
incapacidad que sobreviene de alguna de las partes durante el proceso; la
reacusación del juez, etcétera.

Extinción del proceso

Como ya lo expusimos, el proceso se desarrolla durante sus diversas fases y


culmina de manera norma con la decisión final que es la sentencia, o laudo en
materia laboral, que pone punto final a la relación procesal.
Sin embargo, existen otros medios que, sin llegar a la resolución definitiva del
juez, también extinguen la relación procesal; cuando esto ocurre estamos en
presencia de causas anormales, como son:

a) El desistimiento de la acción o de la demanda. El desistimiento de la acción


extingue ésta aun sin consentirlo el demandado, resolviéndose de plano su
procedencia. Por su parte el desistimiento de la demanda sólo importa la
pérdida de la instancia pero requiere del consentimiento del demandado, salvo
que no haya sido emplazado.

Debemos aclarar que el desistimiento de la instancia implica desistirse de la


demanda y es la renuncia al beneficio de lo actuado en el proceso, de suerte
que todas las actuaciones practicada queda sin efecto. En cambio la acción que
subsistente y podrá ejercitarse de nueva cuenta.

b) La caducidad de la instancia. – La caducidad también se conoce con el


nombre de perención (o prescripción), que alude a los actos de extinguir,
destruir o anular.

La perención es la nulidad de la instancia por la inactividad procesal de las


partes durante el tiempo que fija la ley, y opera de pleno derecho cualquiera
que sea el estado del juicio, desde el emplazamiento hasta antes de citación
para sentencia; si habiendo transcurrido ciento ochenta días naturales,
contados a partir de la notificación de la última determinación, no hubiere
promoción de cualquiera de las partes, tendiente a impulsar el procedimiento,
tiene lugar la extinción.
c) Sobreseimiento.- Procede de oficio o a petición de parte en los siguientes
casos:
I. Por haberse alcanzado el objeto del juicio en cualquier etapa del mismo,
pero antes de sentencia de ejecutoriada:
II. Por pérdida o destrucción por caso fortuito o fuerza mayor de la cosa que
era materia del juicio;
III. Porque la cosa objeto del juicio quede fuera del comercio o sea expropiada;
IV. Por el fallecimiento de cualquiera de las partes cuando el derecho o la
obligación se extingan por esta causa.

d) Conciliación.- El proceso termina por conciliación siempre que la naturaleza


del juicio lo permita, por lo que la autoridad judicial, por medio de oficio o a
petición de cualquiera de las partes, o de ambas, mandará citar a éstas a una
audiencia de conciliación.

Las partes comparecerán ante el juez sin abogados, patronos, asesores o


apoderados; el juzgador los exhortará para que procuren llegar a un arreglo
conciliatorio; si las partes no llegan a un acuerdo o no asisten, se les tendrá
por inconformes, siguiendo el juicio el curso correspondiente (artículos 264 al
273 del CPC de estado de Nayarit).