Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES


DIVISIÓN DE ESTUDIOS POLÍTICOS Y SOCIALES
DEPARTAMENTO DE TRABAJO SOCIAL

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LA FAMILIA


3.4
REPORTE DE LECTURA NO.2
FAMILIAS DE MADRES LESBIANAS
La familia es el lugar en el que nos desarrollamos es lo que más influye en nosotros,
en las últimas décadas han surgido cambios importantes en la sociedad y la familia
no es una excepción, estos cambios han generado grandes cambios en las
estructuras familiares.

Para el año de 1970 la mayoría de las madres lesbianas habían dado a luz mientras
estaban casadas o mantenían una relación con un hombre. Las que se divorciaban
de su pareja, corrían el riesgo de perder la patria potestad de sus hijos, pues la
sociedad moral no permitía que los menores permanecieran a su lado. A causa de
esto la mujer tenía un hijo con un hombre que no era su pareja.

Es así que las familias de madres lesbianas comenzaron a darse a conocer en 1978,
cuando una nota fue revelada en la cual decía que un médico ayudaba a parejas de
lesbianas a tener hijos mediante inseminación con semen donante, esta noticia
causó un gran revuelo ya que se desconocía el hecho de que parejas de lesbianas
estuvieran criando hijos juntas.

Los tribunales sostenían efectos perjudiciales para el bienestar psicológico del


niño/a. Opiniones similares se expresaron en otros países, en donde decían que
los hijos de madres lesbianas corrían el riesgo de separarse de la “sociedad
normal”.

Según la sociedad de aquella época había tres razones principales para denegarles
a las madres lesbianas la custodia de sus hijos:

-Eran madres menos cariñosas.

-Los niños serian acosados o rechazados.

-Mostraría un desarrollo diferente a su género.

En base a investigaciones se comprobó que el hecho de pertenecer a una familia


de madres lesbianas no afecta en lo absoluto a los hijos tanto emocional, como
psicológicamente, tienden a tener un buen desarrollo en el ámbito escolar; por otra
parte, los acosos o burlas son generalizados y no provocados por el hecho de
pertenecer a una familia de madres lesbianas, aunque el hecho de que se utilice la
palabra gay es en gran medida ofensivo para ellos.

En respuesta al cuestionamiento de si los niños prefieren a sus madres biológicas


o no biológicas las madres han dicho que alcanzados los 3-5 años los niños tienen
el mismo lazo afectivo o la misma preferencia por ambas madres; factores como el
amamantamiento, hacía que los niños prefirieran a su madre biológica.

Según metaanálisis de estudios realzados a familias de madres lesbianas y a


familias de padres heterosexuales, y dirigidos a cuestiones específicas cada uno de
ellos, no se encontraron diferencias significativas entre los niños relacionadas al tipo
de familia. Y en el cual también se concluye que los hijos de familias de padres
heterosexuales mostraban niveles más elevados de ajuste psicológico y de
conducta de rol de género o a la orientación sexual de los niños.

Las madres lesbianas tienden a mostrar a la familia de la mejor manera posible para
contrarrestar la criticas sobre la calidad de crianza y bienestar de los hijos; lo
llamativo de las investigaciones realizadas es la consistencia de los resultados,
dado el periodo de 40 años y de los diferentes ámbitos geográficos.