Está en la página 1de 4

TEATRO DEGOLLADO

La necesidad de que Guadalajara contara con un edifico adecuado para


representaciones de arte teatral, se fue abriendo paso en nuestro medio cultural,
desde 1838 y hasta 1854, se estuvieron presentando al Ayuntamiento local,
diversos proyectos tendiente a que se construyera un teatro municipal para nuestra
ciudad capital.

Fue Don Antonio Pérez Verdia quien le dio forma a la idea de que la ciudad tuviera
teatro, ya que con fecha 1 de octubre de 1855 presento fundando proyecto al ilustre
Gobernador de Jalisco Don Santos Degollado, proponiéndole al mismo tiempo que
el nuevo edificio fuera domininado ‘’ Teatro Alarcón’’, en honor de nuestro gran
dramaturgomexicano don Juan Ruiz de Alarcon y mendoza.

El Gobernador Degollado acepto además de ampliar la idea original y ordeno su


realización, para lo cual con fecha de 12 de diciembre de 1855 expidió un Decreto
que es propiamente el acto de nacimiento de lo que después sería el ‘’Teatro
Degollado’’

El Gobernador siempre tuvo la intención de proporcionar a Guadalajara, no un teatro


cualquiera sino un edificio monumental, un ‘’palacio de bellas artes’’ para una ciudad
que aumentaba constantemente y que además era ya ilustre por sus antecedentes
y cultura y que el teatro tenía que ‘’ser digno de los jaliscienses’’. Invito a todos los
arquitectos jaliscienses, para que, dentro del plazo de un mes, presentaran planos
adecuados al terreno que para este fin destinaba y lo manifestaran el gobierno. Don
Jacobo Gálvez, fue el único arquitecto y pintor que presento proyecto ante el
Gobierno del Estado; el Gobernador Santos Degollado, aprobó su proyecto y lo
nombro director de la obra.

Se supone que el arquitecto Jacobo Gálvez, adjunto a su proyecto la ‘’explicación


suscinta’’ de la idea que previamente había concebido y la consiguiente
‘’demostración matemática de la economía, solidez y elegancia de su plano’’
entonces el Encargado del Poder ejecutivo, aprobó el proyecto.
Antes de que fuera el teatro Degollado se encontraba ahí lo que fue la antigua plaza
de San Agustín, se colige en forma necesaria que se trata de un monumento
arquitectónico greco-romano; y que tanto el Gobernador, como el Ayuntamiento de
la ciudad y el arquitecto Gálvez tuvieron en mente la ‘’ereccion de un Teatro de esta
naturaleza’’, para esta ‘’populosa’’ e ‘’ilustre’’ ciudad.

Jacobo Gálvez se inspiró en las ideas contenidas en ‘’Los Diez Libros de la


Arquitectura’’ para la construcción del Teatro. El 16 de junio de 1861 fue muerto en
el campo de batalla el general Santos Degollado y el 12 de noviembre del mismo
año, el Gobernador del Estado don Pedro Ogazón , expidió el Decreto número 26,
que previamente había aprobado la Legislatura local, en cuto artículo 3 se previene
que:

‘’El teatro que se está construyendo en esta Capital debido a la energía del
expresado benemérito C. Santos Degollado, llevará el nombre de Teatro Degollado,
que inscribirá con letras de metal por la entrada principal del pórtico al ser concluida
la obra’’. El maestro Gálvez y su discípulo Gerardo Suarez, decoraron al óleo la
bóveda del teatro Degollado, pintando el canto IV de la Divina Comedia, del dante.
Con la ejecución de la pintura, el arquitecto cumplía con la cláusula respectiva de
su contracto.

Durante los años de 1862 y 1863 los trabajos continuaron con lentitud. A principios
de 1864 quedo abandonada la construcción a consecuencia del desquiciamiento
total de la administración pública. En mayo de 1864 el Ayuntamiento imperialista de
Guadalajara, determino que se concluyera el gran arco escenario, siendo eso lo
único que se hizo hasta fines de 1865. En enero de 1866 se reaunudo la
construcción a cargo del señor Gálvez. En agosto de 1866 aun sin terminar el
Teatro, por el motivo de que una artista cantante mexicana Ángela Peralta venia, se
acordó que se inaugurará el edificio denominado ‘’Teatro Alarcón’’, haciendos easi
el 13 de septiembre de 1866, con la representación de la ópera italiana Donizzeti,
titulada Lucia de Lammermooor.

El 18 de diciembre de 1866 fue recuperada la plaza de Guadalajara por las tropas


mexicanas, y al ser reorganizado el gobierno constitucional nuestro teatro recupero
automáticamente ( sin Decreto, acuerdo u otra formalidad) y de conformidad con las
disposiciones contenidas en los artículos de la Constitución de 1857, su legítimo
nombre de ‘’Teatro Degollado’’.

La obras de ornato que se hicieron fueron las columnas de los palco, pintándolas
de blanco y se donaron sus molduras en sus bases y capiteles; lo mismo se hizo en
los palcos, todo el salón y el vestíbulo; en el centro del arco del escenario se colocó
el águila nacional que sostiene entre sus garras la bandera de la Patria; don Felipe
castro pintó al óleo los murales denominados El Tiempo y las Horas y LAS Famas;
el escenógrafo italiano Carlos Fontana pinto varias decoraciones; y se instalaron
pararrayo en las azoteas. Sobre el exterior del teatro, este daba la impresión como
lo advertía John Lewis Geiger de una ‘’ruina romana’’ y ya objetivamente era un
verdadero ‘’adefesio’’, que por sus cuatro costados, violaba manifiestamente la
norma del decoro, que reclama. El 30 de abril se incendiaron los portales que
estaban adosados al Teatro por sus costados norte, oriente y sur, que felizmente no
le comunicaron el fuego y a poco fueron demolidos, en definitiva. En 1959, el
encargado del poder Ejecutivo del Estado ordeno la transformación del teatro
Degollado, que se encomendó al arquitecto Ignacio Díaz Morales.

Otro dato interesante es que a un costado del teatro hay una placa que dice ‘’ AQUÍ
ESTUVO LA CASA DE DON PEDRO GÓMEZ DE MARAVER, PRIMER OBISPO
EFECTIVO DE GUADALAJARA, 1549-1551’’.

Esa casa de don Pergómez maraver debió de ser el primer palacio episcopal que
tuvo Guadalajara, quedando sobre poco más o menos, en donde está hoy el teatro
Degollado.

A lo largo de su historia, el teatro ha tenido varias reaperturas: el 13 de septiembre


de 1866, el 30 de octubre de 1880, el 15 de septiembre de 1910, el 28 de junio de
1941, el 8 de septiembre de 1964 y el 25 de noviembre de 2005.

En su más reciente restauración se aplicaron transformaciones muy relevantes al


inmueble, como la colocación de nuevos pisos, butaquería, trabajos de pintura,
sustitución de luminarias, cambio de duela en el escenario e instalación de
plataforma hidráulica, instalación de nuevo sistema de aire acondicionado y
remodelación de área de camerinos, entre otras. En el marco de esos trabajos,
también se aplicó restauración a la hoja de oro de 23 3/4 kilates en áreas como arco
de proscenio, águila colosal, marcos, columnas, remates y mascarones en
proscenios. Sumamente importante también fue la restauración del telón guillotina
que representa una escena griega llamada Festival ateniense, obra que data de
alrededor de 1880 y cuya pintura fue ejecutada por el artista italiano Carlos Fontana.

En la actualidad, el recinto es sede de la Orquesta Filarmónica de Jalisco y de


espectáculos relacionados con el teatro, ópera, danza y festivales artísticos y
culturales.

El domicilio actual es Degollao S/N, entre Av. Hidalgo y Morelos , Col. Guadalajara
Centro, C.P. 44100, Guadalajara, Jalisco

HORARIOS

De lunes a viernes, 10:00 - 20:00 hrs.

Horarios de taquilla

Bibliografía:

https://www.mexicoescultura.com/recinto/51870/teatro-degollado.html

EL TEATRO DEGOLLADO, José Montes de Oca y Silva y Luis Páez Brotchie

1864 Año de las Artes Plásticas de Jalisco, Ediciones del gobierno del estado de
Jalisco

1964,en los Talleres Linotipográficos de la Universidad de Guadalajara