Está en la página 1de 1

¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?". H.G.

Wells

“Debemos desarrollar nuestras propias capacidades individuales para aprender y para seguir aprendiendo
sin dejar que nos derrumben las vicisitudes del cambio”. Michael Fullan

El camino hacia el cambio educativo, debemos entenderlo como un camino que comienza con un cambio
en nosotros mismos. Siguiendo a Michael Fullan, el cambio se produce en el docente en relación a la
cultura del centro educativo, pero debe ser éste el que se decida a desafiar. El docente tiene el poder de
empujar y motivar al resto, es el elemento fundamental que toma la iniciativa, y de este modo, entre
todos, analizar la propia cultura que tienen, cuál es la que quiere conseguir y cómo llegar a ella.

Todo cambio real implica pérdida, ansiedad y lucha, y desconocerlos, hace que ignoremos aspectos
importantes del cambio y a malinterpretar a otros. Solo en caso contrario, podremos ver las cosas más
claras, y la situación de las respuestas que es difícil ya que son claramente ambivalentes.

Sin embargo, situar el límite de actuación, no es complicado, está en manos de las instituciones, dotando
de visibilidad a los docentes para accionar cambios y que no desemboquen en ese conocido malestar
docente. Al parecer, no es la actitud de esconderse detrás de críticas que solamente contribuyen a ese
malestar lo que va generar una transformación, sino activarse y plantearse qué puedo yo hacer en mi aula
y qué puedo yo hacer junto con mis compañeros y compañeras, aprovechando esa autonomía y
utilizándola con astucia.

La innovación en el medio escolar, responde a diversos impulsos de cambio, como la supervivencia a lo


repetitivo, resucitar la creatividad dormida, reconstruir el caos, interpretar y adaptar los márgenes de las
instituciones y establecer una búsqueda activa de alternativas.

La innovación es multidimensional, debemos considerar al menos tres dimensiones al implementar


cualquier nuevo programa o política: 1) el posible uso de materiales nuevos o revisados. 2) el posible uso
de nuevos enfoques didácticos y 3) la posible alteración de las creencias. Los tres aspectos del cambio
necesarios para alcanzar un determinado objetivo pedagógico o conjunto de objetivos. La experiencia de
estas reformas de base teórica da los principios básicos. Así pues, el problema de la implementación no
es únicamente que el profesorado "aprenda cómo enseñar", sino que aprenda el proyecto teórico; con el
conocimiento del porqué de lo que hacen, así tendrán la comprensión necesaria para profundizar en su
práctica en un contexto cambiante.

Hay que considerar que el cambio educativo conlleva dos aspectos básicos: qué cambios implementar
(teorías de la educación) y cómo implementarlos (teorías del cambio), los cuales interactúan y se dan
forma el uno al otro, y que se deben tener en cuenta a la hora de planificar y analizar intentos de reformas
específicos. Pero, si los docentes son figuras clave en los procesos de cambio, no puede decirse menos de
los directivos (como disuasores o facilitadores), los alumnos (como verdaderos protagonistas), los
administradores (como promotores en muchos casos de los nuevos procesos), y las familias o la
comunidad educativa en su conjunto (afectados directamente por los cambios educativos y por su
repercusión social).

Hemos de enfrentar pues los procesos de cambio sin miedos, con ilusión y pensando que toda la vida es
un cambio dirigido hacia el crecimiento y la mejora.