Está en la página 1de 7

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA EN SU NOMBRE TRIBUNAL SEGUNDO DE MUNICIPIO

ORDINARIO Y EJECUTOR DE MEDIDAS DE LOS MUNICIPIOS MARACAIBO, JESÚS ENRIQUE LOSSADA Y


SAN FRANCISCO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA
SOLICITUD No. 3100

Conoció por distribución este Tribunal Segundo de Municipio Ordinario y Ejecutor de Medidas
de los Municipios Maracaibo, Jesús Enrique Lossada y San Francisco de la Circunscripción
Judicial del Estado Zulia, de la solicitud de DIVORCIO POR DESAFECTO realizada por la
ciudadana MÓNICA GABRIELA CHAPARRO ALVARADO, venezolana, mayor de edad,
portadora de la cédula de identidad número 17.804.519 y domiciliada en el Municipio Maracaibo
del Estado Zulia, debidamente asistida por el abogado en ejercicio ENDER PORTILLO
MARTINEZ, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado con el número 53.616.

I
ANTECEDENTES

A esta solicitud se le dio entrada y se admitió en fecha diecinueve (19) de octubre de 2017,
ordenándose la citación del ciudadano EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, venezolano,
mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. 19.408.756 y domiciliado en el Municipio
Maracaibo del Estado Zulia, y del Fiscal del Ministerio Público.

En fecha diecisiete (17) de noviembre de 2017, se libró boleta de citación junto con los
respectivos recaudos. En fecha veintitrés (23) de noviembre de 2017, el Alguacil del Tribunal
expuso que citó al Fiscal del Ministerio Público. En fecha once (11) de enero de 2018, el
alguacil expuso que citó al ciudadano EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, plenamente
identificado en actas.

Ahora bien, observa este Juzgado que habiendo fenecido el lapso para la comparecencia del
Fiscal del Ministerio Público y del ciudadano EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVA, antes
identificado, para que manifestaran lo que a bien tengan sobre la solicitud de divorcio por
desafecto, no hubo actuación alguna por parte de los mismos; en consecuencia estando
dentro del lapso legal establecido en el artículo 185A del Código Civil, el cual se aplica
supletoriamente a la presente solicitud de jurisdicción voluntaria, conforme al criterio
vinculante establecido por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en el
expediente No. 16-0916, sentencia No. 1070, de fecha 9 de diciembre de 2016, con ponencia
del Magistrado Juan José Mendoza Jover, esta Juzgadora procede a resolver la presente petición
en los siguientes términos:
II
MOTIVACIONES PARA DECIDIR

El matrimonio civil es una institución jurídica creada por el Legislador debido a que
tradicionalmente la familia -célula fundamental de la sociedad- se constituye y se desarrolla en
ella. Así, el ordenamiento jurídico venezolano, ha creado un conjunto de normas tendientes a
proteger la integridad de dicha institución jurídica.

En este sentido, se observa que el único acto jurídico válido que disuelve el matrimonio es el
divorcio. Así tenemos, que el artículo 185 del Código Civil Venezolano, establece siete (7)
causales, las cuales en un principio tenían un carácter taxativo, en donde una vez probadas en
juicio, disuelven el vínculo conyugal, lo cual supone un juicio de carácter contencioso regulado
en el artículo 754 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

No obstante, mediante sentencia No. 693 de fecha dos (2) de junio de 2015, la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, con ponencia de la Magistrada Carmen Zuleta
de Merchán, estableció el siguiente criterio interpretativo constitucional con carácter vinculante
del artículo 185 del Código Civil Venezolano: “…las causales de divorcio contenidas en el
artículo 185 del Código Civil no son taxativas, por lo cual cualquiera de los cónyuges podrá
demandar el divorcio por las causales previstas en dicho artículo o por cualquier otra
situación que estime impida la continuación de la vida en común, en los términos señalados
en la sentencia Nº 446/2014, ampliamente citada en este fallo; incluyéndose el mutuo
consentimiento.” De manera pues, que conforme a la nueva doctrina imperante del Tribunal
Supremo de Justicia, se evidencia el carácter enunciativo que tienen las causales del divorcio
contenidas en el artículo 185 del Código Civil.

En este mismo sentido, mediante sentencia No. 1070, de fecha 9 de diciembre de 2016, la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, con ponencia del Magistrado Juan José
Mendoza Jover, estableció el siguiente criterio interpretativo constitucional con carácter
vinculante:

“Por lo tanto, el matrimonio se erige como la voluntad de las partes, nacida del afecto, para
lograr los fines de la vida en pareja y durante su lapso de vida constituir el pilar fundamental de
la sociedad organizada: la familia. Así pues, en nuestra sociedad el contrato de matrimonio nace
a través de un vínculo afectivo de libre consentimiento preexistente entre dos personas de
distinto sexo, mediante el cual se genera una serie de derechos y deberes con el fin de realizar
una vida en comunidad. Dentro de este orden de ideas, la institución romana del affectio
maritalis trataba acerca de la voluntad de ser marido o de ser mujer, viniendo a ser el sustento
fundamental del matrimonio, por lo que ha de ser continua y su ruptura desembocaba en el
divorcio.

Siendo así las cosas, el afecto, proveniente del latín affectus, refiere a un sentimiento, el cual es
el resultado de las emociones, hacia a alguien o algo, especialmente de amor o cariño, por lo que
podemos concluir que el afecto o cariño es la principal fuente del matrimonio y de su
permanencia.

Es de agregar, tal y como en la institución del afectito maritalis, dicho afecto que origina la unión
de una pareja en matrimonio debe ser permanente, por cuanto éste es la fuente directa de la
creación del contrato matrimonial y la existencia, de hecho, del vínculo marital depende de tal
afecto.

En este sentido, al momento en el cual perece el afecto y cariño ocurre el nacimiento del
desafecto, el cual es definido por la Real Academia Española como la falta de estima por algo o
alguien a quien se muestra desvío o indiferencia.

Dicho desafecto consiste en la pérdida gradual del apego sentimental, habiendo de una
disminución del interés por el otro, que conlleva a una sensación creciente de apatía, indiferencia
y de alejamiento emocional, lo que con el tiempo lleva a que los sentimientos positivos que
existían hacia el o la cónyuge cambien a sentimientos negativos o neutrales.
…omissis…

Es evidente entonces, que cuando aparece el fenómeno del desafecto o la incompatibilidad


entre los cónyuges, resulta fracturado y acabado, de hecho, el vinculo matrimonial, por
cuanto ya no existe el sentimiento afectuoso que originó dicha unión, más sin embargo, esto no
implica que, desde el punto de vista jurídico se haya roto la unión matrimonial.
Por lo tanto y en razón de encontrarse, de hecho, roto tal vínculo que originó el contrato de
matrimonio, este no debe de seguir surtiendo efectos en el mundo jurídico, motivo por el cual no
se puede someter a un procedimiento controversial al cónyuge que alegue o haga evidenciar el
desafecto o la incompatibilidad de caracteres en su demanda de divorcio, pues esta Sala estando
en franca sintonía con el respeto a los derechos constitucionales relativos a la libertad y el libre
desenvolvimiento de la personalidad, desarrollados en la sentencia 693/2015, estableció la
posibilidad de que la ruptura jurídica del vínculo matrimonial se pueda generar por causas no
previstas en la legislación patria, es decir, que el desafecto y la incompatibilidad de caracteres,
creadores de disfunciones en el matrimonio y la familia, siendo esta la base fundamental para el
desarrollo de la sociedad, pueden ser alegados con el fin de obtener una sentencia que disuelva el
vínculo jurídico que une a los cónyuges, para así lograr el desenvolvimiento efectivo de los
principios, valores y derechos constitucionales que rigen la materia, así como la protección
familia y de los hijos –si es el caso- habidos durante esa unión matrimonial en la cual se produjo
el desafecto o la incompatibilidad señalada.

…omissis…

En consecuencia, considera esta Sala que con la manifestación de incompatibilidad o desafecto


para con el otro cónyuge apareja la posibilidad del divorcio en las demandas presentadas a tenor
de lo dispuesto en el artículo 185 y 185-A, que conforme al criterio vinculante de esta Sala no
precisa de un contradictorio, ya que se alega y demuestra el profundo deseo de no seguir unido
en matrimonio por parte del cónyuge-demandante, como manifestación de un sentimiento
intrínseco de la persona, que difiere de las demandas de divorcio contenciosas.” (Negrillas de la
Sala)

De lo antes señalado, se colige que la institución del matrimonio se centra en el affectio


maritales, referido a la voluntad de ser marido o de ser mujer, lo cual conlleva a un sentimiento
positivo nacido de las emociones de amor y respeto mutuo de una persona hacia otra de distinto
sexo, y viceversa, en donde prive el consentimiento, lo cual conlleva al libre desenvolvimiento
de la personalidad, sentimiento el cual debe constituir la principal fuente y pilar de dicha
institución jurídica, y por tanto el requisito sine qua non para su permanencia en el tiempo.

Si bien, nuestro legislador en un principio estableció normas sustantivas y adjetivas tendientes a


proteger la institución jurídica del matrimonio, la Sala Constitucional del Máximo Tribunal de la
República, en su actividad progresista y pedagógica ha señalado que el consentimiento es un
requisito indispensable no solo para contraer matrimonio, sino además para que éste perdure en
el tiempo. Es por ello, que ha permitido acertadamente la invocación de otras causales para
solicitar la disolución del vínculo conyugal, pues una determinada persona tiene el derecho a
adquirir un estado civil distinto y/o de decidir formar una nueva familia.

Así, entonces siendo el affectio maritales, esto es, el sentimiento positivo de amor de una persona
hacia otra de distinto sexo, y el principal cimiento sobre el cual se constituye la unión
matrimonial, puede pasar que con el transcurso del tiempo y/o la convivencia en pareja, uno de
ellos o ambos gradualmente en su interior vaya transformando esos sentimientos positivos, en
neutrales o negativos, en cuyo último caso, puede conllevar a que los cónyuges enfrenten
situaciones conflictivas prolongadas, en donde el respeto mutuo y los demás deberes conyugales
pueden verse afectados, a tal punto de verificarse frecuentemente o indefinidamente su
incumplimiento.

Debido a ello, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, enalteciendo el


dinamismo del derecho, el cual debe ir a la par con la evolución de la sociedad, ha introducido en
el Ordenamiento Jurídico Positivo Venezolano la modalidad del divorcio bajo la causal del
desafecto, en cuyo caso -tal como se estableció en la ut supra decisión- su trámite no precisa de
un contradictorio, ya que en este caso el cónyuge alega y demuestra el profundo deseo de no
seguir unido en matrimonio, como manifestación de un sentimiento intrínseco de la persona, lo
cual difiere de las demandas de divorcio de carácter contenciosas.

En virtud de lo anterior, las formalidades que se deben cumplir en esta modalidad de divorcio es
la citación del otro cónyuge, y la del Fiscal del Ministerio Público, todo en sintonía con la
decisión No. 1070, de fecha 9 de diciembre de 2016, dictada por la Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia, la cual señaló: “…Siendo así las cosas, el Juzgado …omissis…, al
observar la incompatibilidad de caracteres señalada por el solicitante debió decretar el divorcio
siguiendo el procedimiento previsto en el cuarto y quinto aparte del artículo 185-A del Código
Civil…”,

Así, el cuarto aparte de la mencionada norma sustantiva reza: “El otro cónyuge deberá
comparecer personalmente ante el Juez en la tercera audiencia después de citado. Si reconociere
el hecho y si el Fiscal del Ministerio Público no hiciere oposición dentro de las diez audiencias
siguientes, el Juez declarará el divorcio en la duodécima audiencia siguiente a la comparecencia
de los interesados.”

Es por ello, que una vez cumplida con dichas formalidades de ley, y plasmada la expresión de
voluntad de la cónyuge solicitante de pretender la disolución de vínculo conyugal en base de la
causal del desafecto o incompatibilidad de caracteres, el Juez sin más dilación, esto es, sin
aperturar lapso probatorio alguno, deberá decretar el divorcio, debido a que la manifestación de
voluntad efectuada por el cónyuge solicitante no puede depender de la valoración subjetiva del
juzgador.

En el caso de autos, se observa que la ciudadana MÓNICA GABRIELA CHAPARRO


ALVARADO, debidamente asistida por el abogado en ejercicio ENDER PORTILLO
MARTINEZ, solicita la disolución del vínculo conyugal que contrajo con el ciudadano EDIXON
ANTONIO VALDEZ RIVAS, todos antes identificados, fundamentando su petición en el
desafecto, señalando que su vida conyugal fue interrumpida en el mes de enero del 2008, sin que
la misma haya sido reanudada hasta la actualidad, por lo que mutuo acuerdo decidieron no
continuar con la relación donde la vida en común no era, ni es posible, por desafecto, habiéndose
tornado lamentablemente una ruptura prolongada y definitiva de la misma.

Por otra parte, se observa de un estudio a la copia certificada del acta de matrimonio signada con
el No. 79 que los ciudadanos MONICA GABRIELA CHAPARRO ALVARADO y EDIXON
ANTONIO VALDEZ RIVAS, contrajeron Matrimonio Civil, en fecha siete (7) de abril de 2006,
ante el Jefe Civil y Secretario de la parroquia Chiquinquirá del municipio Maracaibo del Estado
Zulia, hoy Registro Civil de la Parroquia Chiquinquirá del Municipio Maracaibo del Estado
Zulia, copia certificada la cual fue consignada en la presente solicitud, por lo cual esta
Sentenciadora le otorga pleno valor probatorio, de conformidad con lo establecido en el artículo
77 de la Ley Orgánica de Registro Civil, en concordancia con el artículo 429 del Código de
Procedimiento Civil, por tratarse de la copia certificada de un instrumento público.

Asimismo, se observa que los ciudadanos MONICA GABRIELA CHAPARRO ALVARADO y


EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, son mayores de edad, señalándose en el escrito de
solicitud que el último domicilio conyugal fue en la Parroquia Chiquinquirá del Municipio
Maracaibo del Estado Zulia, elemento determinante para la fijación de la competencia del
Tribunal.

De igual forma, se observa que la cónyuge solicitante señaló que durante el vínculo
matrimonial no procrearon hijos, siendo que esta nueva modalidad de divorcio es de
carácter no contencioso o de jurisdicción voluntaria, permite concluir en quien decide que
este Juzgado tiene competencia para conocer sobre el presente asunto, de conformidad con
lo establecido en el artículo 3 de la Resolución número 2009-0006, de fecha dieciocho (18)
de marzo de 2009, dictada por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia.

En virtud de lo anterior, y visto lo expuesto por la cónyuge solicitante, quien ha manifestado su


voluntad inequívoca de peticionar el divorcio fundamentado en la pérdida del affectio maritales,
esto es, en el desafecto de su parte hacia su cónyuge; y considerando el criterio interpretativo
constitucional con carácter vinculante que ha establecido la Sala Constitucional del Tribunal
Supremo de Justicia, del artículo 185 del Código Civil, a través de la Sentencia No. 693 de fecha
dos (2) de junio de 2015, en la cual permite a los cónyuges solicitar el Divorcio por cualquier
otra causal, así como el criterio establecido con carácter vinculante en la decisión No. 1070, de
fecha 9 de diciembre de 2016, dictada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de
Justicia, en la cual se hace referencia a la causal del desafecto, y por cuanto se observa que ni el
Fiscal del Ministerio Público y el ciudadano EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, dentro del
lapso otorgado para su comparencia no efectuaron actuación alguna, lo cual hace presumir a esta
Sentenciadora, que no existe impedimento para la disolución del vínculo legal contraído por la
cónyuge solicitante, concluye quien suscribe que se cumplieron los supuestos establecidos en la
ley, para considerar PROCEDENTE en derecho solicitud de DIVORCIO realizada por la
ciudadana MÓNICA GABRIELA CHAPARRO ALVARADO, antes identificada, fundamentado
en el supuesto del desafecto. Así se decide.

En consecuencia, se declara disuelto el vínculo conyugal contraído por los ciudadanos MONICA
GABRIELA CHAPARRO ALVARADO y EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, en fecha
siete (7) de abril de 2006, ante el Jefe Civil y Secretario de la Parroquia Chiquinquirá del
Municipio Maracaibo del Estado Zulia, hoy Registro Civil de la Parroquia Chiquinquirá del
Municipio Maracaibo del Estado Zulia, tal como se desprende de la copia certificada del acta de
matrimonio, signada con el número diecisiete (79), de los libros llevados por el actual Registro
Civil de la Parroquia Chiquinquirá del Municipio Maracaibo del Estado Zulia, para el año 2006.
Así se decide.

III

DECISIÓN

Por los fundamentos de hecho y de derecho antes expuestos, este TRIBUNAL SEGUNDO DE
MUNICIPIO ORDINARIO Y EJECUTOR DE MEDIDAS DE LOS MUNICIPIOS
MARACAIBO, JESÚS ENRIQUE LOSSADA Y SAN FRANCISCO DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, administrando justicia en nombre de
la REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA y por autoridad de la Ley, actuando de
conformidad con lo establecido en el artículo 242 del Código de Procedimiento Civil, declara
PROCEDENTE, la presente solicitud de DIVORCIO realizada por la ciudadana MÓNICA
GABRIELA CHAPARRO ALVARADO, antes identificada, fundamentado en el supuesto del
desafecto establecido en la sentencia No. 693 de fecha dos (2) de junio de 2015, dictada por la
Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en la cual se establece el criterio
interpretativo constitucional con carácter vinculante del artículo 185 del Código Civil
Venezolano, que señala que las causales de divorcio son de carácter enunciativo, todo en
concordancia con la decisión No. 1070, de fecha 9 de diciembre de 2016, dictada por la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia; en consecuencia se declara:

Disuelto el Vinculo Matrimonial contraído por los ciudadanos MONICA GABRIELA


CHAPARRO ALVARADO y EDIXON ANTONIO VALDEZ RIVAS, en fecha siete (07) de
abril de 2006, ante el Jefe Civil y Secretario de la Parroquia Chiquinquirá del Municipio
Maracaibo del Estado Zulia, hoy Registro Civil de la Parroquia Chiquinquirá del Municipio
Maracaibo del Estado Zulia, tal como se desprende de la copia certificada del acta de
matrimonio, signada con el número diecisiete (79), de los libros llevados por el actual Registro
Civil de la Parroquia Chiquinquirá del Municipio Maracaibo del Estado Zulia, para el año 2006.

No hay condenatoria en costas dada la naturaleza del fallo. PUBLÍQUESE Y REGÍSTRESE.


Déjese copia por Secretaría de conformidad con lo dispuesto en el artículo 248 del Código de
Procedimiento Civil.

Dada, firmada y sellada en la Sala del Despacho del Tribunal Segundo de Municipio Ordinario y
Ejecutor de Medidas de los Municipios Maracaibo, Jesús Enrique Lossada y San Francisco de la
Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en Maracaibo, a los dieciocho (18) días del mes de
enero del año dos mil dieciocho (2018). Años 207° de la Independencia y 158° de la Federación.
LA JUEZA,

LA SECRETARIA,

Abg. AURIVETH MELÉNDEZ

Abg. DESSIRÉ PIRELA

En la misma fecha, siendo las dos de la tarde (2:00 p.m.), se publicó la anterior sentencia
definitiva en la solicitud No. 3100.-

LA SECRETARIA,

Abg. DESSIRÉ PIRELA