Está en la página 1de 5

HURACANES

Los huracanes son gigantes, la espiral de las tormentas tropicales que se pueden
empaquetar las velocidades del viento de más de 160 millas (257 kilómetros) por
hora y desatar más de 2,4 billones de galones (9 billones de litros) de lluvia al
día.

Estas mismas tormentas tropicales son conocidas como ciclones en el norte del
Océano Indico y la Bahía de Bengala, y como los tifones en el Océano Pacífico
occidental.

El Océano Atlántico, el AM picos temporada de huracanes desde mediados de


agosto hasta finales de octubre y promedio cinco y cincuenta y cinco huracanes
por año.

Los huracanes comienzan como perturbaciones tropicales en las aguas


oceánicas cálidas con temperaturas de la superficie de al menos 80 grados
Fahrenheit (26,5 grados Celsius). Estos sistemas de baja presión son
alimentados por la energía de los mares cálidos. Si una tormenta alcanza
velocidades de viento de 38 millas (61 kilómetros) por hora, se conoce como una
depresión tropical.

Una depresión tropical se convierte en una tormenta tropical, y se le da un


nombre, cuando sus vientos máximos sostenidos velocidades de 39 millas (63
kilómetros) por hora. Cuando una tormenta, el AM vientos sostenidos alcanzan
74 millas (119 kilómetros) por hora se convierte en un huracán y se gana un
número de categoría de 1 a 5 en la escala Saffir-Simpson.

Los huracanes son enormes motores de calor que generan energía en una
escala asombrosa. Ellos extraer el calor del aire caliente y húmedo del océano y
la liberación a través de la condensación del vapor de agua en las tormentas.

Los huracanes giran en torno a un centro de baja presión conocido como el,
Äúeye., AU Hundimiento del aire hace que este 20 - a la zona de 30 millas de
ancho (32 - a 48 kilómetros de ancho) notoria calma. Pero el ojo está rodeado
de una circular, la pared Äúeye, AU que aloja la tormenta, los vientos más fuertes
del AM y la lluvia.

Estas tormentas llevar a la destrucción en tierra de muchas maneras diferentes.


Cuando un huracán toca tierra, a menudo produce una marejada devastadora
que puede alcanzar los 20 pies (6 metros) de altura y se extienden por casi 100
millas (161 kilómetros). El noventa por ciento de todas las muertes resultantes
de huracanes tormentas.

Un huracán, los vientos son también los oficiales administrativos de alto


destructiva y se pueden generar tornados. Las lluvias torrenciales causan más
daños por el desove de las inundaciones y deslizamientos de tierra, que puede
ocurrir a muchos kilómetros tierra adentro.
La mejor defensa contra un huracán es un pronóstico exacto que da a la gente
tiempo para salir de su camino. El Centro Nacional de Huracanes cuestiones
huracán cerca a las tormentas que pueden poner en peligro a las comunidades,
y las advertencias de huracán para las tormentas que tocará tierra en 24 horas.

CICLONES Y TORNADOS

Estos fenómenos, las manifestaciones más excepcionales de las fuerzas


contenidas en la atmósfera, alcanzan récords en la velocidad del viento, los
vacíos barométricos y las precipitaciones.

Estructuras en torbellino

Los ciclones y los tornados son formaciones atmosféricas en torbellino que


vienen acompañadas de unos fuertes vientos. Los ciclones se forman en los
océanos de la zona intertropical durante la estación cálida. Tienen un diámetro
de unos centenares de kilómetros, duran unas semanas y van acompañados de
intensas lluvias.

Los tornados tienen una dimensión más reducida (unas decenas de metros), se
desplazan con gran rapidez y tienen una duración de entre unos minutos y unas
horas.

Se forman, sobre todo, en las superficies continentales cálidas. Algunos tornados


menos violentos, sin embargo, se forman sobre el mar: se les denomina
«trombas».
Los ciclones

Denominados tifones cuando se sitúan en la zona oeste del Pacífico, los ciclones
se forman sobre los océanos recalentados, a finales de verano, cuando la
temperatura del agua alcanza los 27 °C en unos metros de profundidad. Las
capas bajas de la atmósfera se calientan y se inicia entonces la ascendencia,
reforzada por una convergencia en el suelo y una divergencia en altitud, ya que
se sitúa en las proximidades de la zona de convergencia intertropical. Los
ciclones «maduros» alcanzan de 500 a 1 000 km de diámetro.

El ojo es una zona de calma cuyo diámetro, de 10 a 100 km, se va reduciendo a


medida que se forma el ciclón. El diámetro de la corona principal (en la que el
viento puede superar los 300 km/h y las nubes cumuliformes, erigidas en forma
de muralla, se elevan hasta los 15 km) mide entre unas decenas de kilómetros y
200 km. La presión es muy baja, las lluvias abundantes y la temperatura elevada.
La corona exterior, de una amplitud de entre 100 y 200 km, corresponde a una
zona de aceleración de los vientos que alimentan el ciclón por la base. Las nubes
se enrollan en ella formando entre dos y siete espirales alrededor del ojo.

Los ciclones se desplazan de Este a Oeste a una velocidad media de 30 km/h.


Como término medio, se forman unos cuarenta al año. La previsión y la
protección continúan siendo los únicos medios para evitar el riesgo que entrañan.

Los tornados

Los tornados se forman cuando existen importantes diferencias de temperatura


entre el aire caliente y húmedo de la superficie y el aire muy frío de la alta
troposfera, hacia los 10 km de altitud. El aire caliente y húmedo asciende
bruscamente, se enfría y se condensa, formando así un torbellino de nubes. Los
tornados, a menudo surgidos de tempestades y fuertes vientos, se presentan
como una columna en forma de embudo que proviene de un cumulonimbo y se
dirige hacia el suelo.

El color de la tuba depende del polvo que se desprende del suelo. Los
frotamientos generados emiten un ruido semejante al de la turbina de un avión.
Los tornados, unos fenómenos de pequeñas dimensiones, de duración reducida
y que evolucionan en trayectorias limitadas a unas decenas de kilómetros, tienen
una difícil previsión.

Al contrario que los tornados que se forman sobre los continentes, las trombas
tienen su origen en el mar. Es poco frecuente observar una tromba doble.

Los nombres de los monstruos

Desde 1953, y a fin de diferenciarlos, los ciclones tropicales se bautizaron con


un nombre. El primer ciclón del año en cada región lleva un nombre que empieza
por A, el segundo por B y, así, sucesivamente.

Hasta 1978 los nombres eran exclusivamente femeninos. Pero a partir de esta
fecha, gracias a la presión de las feministas estadounidenses, que
argumentaban que los hombres eran tan imprevisibles como las mujeres, los
nombres son alternativamente masculinos y femeninos.