Está en la página 1de 7

Como evitar la contaminación del agua y del atmosfera

El agua es uno de los recursos más importantes del mundo y todos podemos apoyar para
dejar de contaminarla. Los cambios sencillos como el uso doméstico de productos de
limpieza naturales en lugar de los tóxicos y la siembra de más árboles y flores en tu
patio pueden significar un efecto importante.

Estrategias para prevenir la contaminación del agua

Utiliza menos químicos para realizar la limpieza de tu hogar. Es un cambio sencillo


que hace una gran diferencia. Usar químicos tóxicos como el blanqueador o el amoniaco
para limpiar tu casa no solo es malo para el suministro del agua, sino que es innecesario.
Los limpiadores naturales son igual de eficaces y no necesitas preocuparte por
contribuir a la contaminación de agua cuando los utilices.

Desecha los desperdicios de la manera correcta. Nunca viertas algo que no sea
biodegradable en el desagüe. Cuando sea necesario utilizar algo tóxico en el suministro
de agua, como pintura o amoniaco, procura desecharlo correctamente.. Esta es una lista
de materiales que nunca deben verterse por el desagüe:
 Pintura
 Aceite de motor
 Disolventes de limpieza
 Amoniaco
 Químicos para piscinas

No arrojes medicinas al desagüe. Las medicinas contienen una variedad de sustancias


que pueden ser perjudiciales para el suministro de agua. Si tienes medicinas sobrantes,
busca programas de reciclaje locales a los que puedas entregarles las medicinas para que
se encarguen de su correcta eliminación.[2] De esa manera, estas sustancias no volverán
al agua potable en donde puede dañar a las personas y a los animales.

No arrojes basura en el inodoro. Arrojar objetos que no se degraden como pañales,


toallitas húmedas y aplicadores para tampones de plástico puede provocar problemas en
el sistema de alcantarillado. Con el tiempo, estos objetos pueden terminar en los
arroyos, ríos o en otras masas de agua de tu localidad, en donde pueden afectar a los
peces y a otros animales salvajes. En lugar de arrojarlos al inodoro, tíralos a la basura.
 También puedes ayudar al usar pañales de tela, papel higiénico reciclado y tampones
biodegradables, lo que reduce la cantidad de objetos que terminan en el vertedero.

Ahorra la mayor cantidad de agua posible. El ahorro de agua es una forma


importante de ayudar a preservarla como un recurso global. Tratar el agua para que esté
lo suficientemente limpia para beberse y usarse en las actividades domésticas requiere
de mucha energía, por lo que es importante ahorrar la mayor cantidad posible, sobre
todo en lugares donde se producen sequías. Adopta los siguientes hábitos para conservar
más agua en toda tu casa:
 Toma duchas en lugar de baños, ya que estos últimos requieren más agua.
 Cierra los grifos cuando no uses el agua, como cuando te cepillas los dientes.
 No riegues el césped en exceso. Asegúrate de que los aspersores estén apagados durante
las lluvias.
 Riega tu jardín antes de que salga el sol o después de que se haya puesto para reducir la
evaporación, lo que provoca un desperdicio de agua.[3]

Evita usar objetos de plástico. Dado que el plástico no es biodegradable, a menudo


termina acumulado en los ríos, lagos y océanos cuando no hay otro lugar a donde ir. Por
ejemplo, la gran mancha de basura del Pacífico es un gran vórtice de basura,
mayormente de plástico, que sea ha acumulado en el océano ya que no tiene otro lugar a
dónde ir.[4] Esta basura pone en peligro la vida marina y también afecta a los seres
humanos. Siempre que sea posible, utiliza recipientes de vidrio o de tela en lugar de
plástico.

Mantener tu patio libre de contaminación

No utilices pesticidas ni herbicidas. Estos químicos se rocían en la superficie del patio,


pero cuando llueve se filtran profundamente en la tierra y llegan al agua subterránea. El
agua subterránea contaminada puede tener un efecto negativo en el medio ambiente así
como en las personas que dependen de él. Opta por métodos naturales para deshacerte
de las plagas y de las malas hierbas.
 Busca prácticas de jardinería orgánica para encontrar maneras creativas de lidiar con las
plagas de jardín. Por ejemplo, es posible lidiar con muchas plagas mediante una
solución simple de jabón lavavajillas y agua.
 Sembrar especies nativas también puede ser de utilidad, ya que estas han desarrollado
una resistencia a las plagas y a las malas hierbas en el área. Las especies nativas de otros
lugares también son más susceptibles a las enfermedades.

Retira las superficies de concreto y sustitúyelas con una cubierta de plantas.


Cuando una casa está rodeada de patios de concreto y otras superficies, los químicos se
acumulan y la escorrentía se filtra en el agua subterránea en lugar de distribuirse
uniformemente quedándose más cerca de la superficie. Podría ser tentador pavimentar
tu patio para no tener que cortar el césped, pero conservarlo es mucho mejor para el
medio ambiente

Evita que el suelo se erosione. Cuando el suelo se erosiona y termina en los arroyos,
los ríos o en otras vías acuíferas, los químicos presentes en él se mezclan con el agua y
generan problemas para las plantas y para la vida animal. Por ejemplo, cuando los
niveles de fósforo se incrementan demasiado en una masa de agua, provocan el brote de
algas que pueden matar a los peces. La mejor forma de evitar la erosión es mantener el
suelo en su lugar al plantar muchos árboles nativos, arbustos, hierbas y cubiertas
vegetales. Las raíces de las plantas mantendrán el suelo en su lugar y evitarán que caiga
al agua.[5]

Almacena y convierte en compost a los desechos de tu jardín. Los desechos de jardín


que se encuentran esparcidos pueden fluir fácilmente hacia las alcantarillas cada vez que
llueve. Incluso si es desecho no contiene químicos como herbicidas y pesticidas, el
ingreso de grandes cantidades de ramas, hojas y de pasto cortado puede saturar las vías
acuíferas con cantidades poco saludables de nutrientes.
 Debes almacenar el compost en un contenedor o barril para evitar que los materiales se
laven. Algunos municipios proporcionan estos recipientes de manera gratuita o a bajo
precio.
 Utiliza una podadora en lugar de cortar el césped. La podadora las podadoras añaden
una capa natural de compost a tu césped y no tienes que lidiar con el problema de
desechar el pasto cortado.
 Deshazte de los desechos de jardín y del pasto cortado de la manera correcta. Si no vas a
convertirlos en compost o si no es posible hacerlo, comunícate con la gestión de
residuos local o con la agencia de protección ambiental con el fin de determinar la
manera correcta de deshacerte de ellos.

Mantén tu auto en buenas condiciones. Si tu auto tiene alguna fuga de aceite y de


otros químicos, puede filtrarlos en el agua subterránea que se encuentra debajo del
suelo. Afina tu auto con regularidad y asegúrate de reparar cualquier fuga que tenga
apenas se produzca.
 Asimismo, no te olvides de desechar el aceite de motor de la manera correcta en lugar
de solo verterlo en el desagüe.

Expandir tu alcance
Involúcrate en la escuela y en el trabajo. Puedes aplicar las mismas medidas que
realizas en tu casa para reducir la contaminación ya sea en el trabajo o en la escuela.
Investiga las políticas de tu centro de trabajo o escuela y averigua si hay cambios que
podrías ayudar a facilitar para crear un ambiente libre de contaminación. Hacer que tus
compañeros de clase, maestros y colegas participen es una excelente forma de educar a
otros a hacer la diferencia.

 Por ejemplo, podrías recomendar que tu oficina o escuela utilice productos de limpieza
eco-amigables y sugiere algunos que funcionen bien.
 También podrías colocar algunas señales que les recuerden a las personas que deben
ahorrar el agua en el baño y en la cocina.

Ayuda a limpiar la basura en las áreas llenas de agua. Si vives cerca de una masa de
agua local, hay mucho que puedes hacer para ayudar a reducir la contaminación en esa
zona. Determina si existe un grupo trabajando en la limpieza de las playas locales, de
los lagos, de los ríos y de los océanos. Muchas ciudades organizan días de limpieza en
los que voluntarios pueden ayudar a deshacerse de la basura con la finalidad de purificar
las vías acuíferas locales.
 Si no puedes encontrar a un grupo local que se encargue de reducir la contaminación del
agua en tu localidad, ¡podrías ser la persona que inicie uno! Considera la posibilidad de
organizar un día de limpieza. Fija una fecha, publica el evento y elabora un plan para
recoger y eliminar la basura.

Expresa tu opinión acerca de los problemas del agua que afectan a tu


comunidad. Las corporaciones que permiten que los desechos industriales se filtren en
las vías acuíferas son los más grandes culpables cuando se trata de contaminación del
agua.[6] Existen normas para evitar que esto ocurra, pero aún sigue siendo un suceso
común. Averigua si hay alguna fábrica o planta de energía en tu localidad que sea
responsable de contaminar las vías acuíferas locales y expresa tu opinión acerca del
problema.
 Infórmate acerca de las leyes locales y nacionales contra la contaminación de agua y
únete a grupos que trabajen por proteger el agua en tu localidad.[7]
 Votar por candidatos políticos que se esfuercen por proteger las vías acuíferas es una
excelente forma de apoyar en la reducción de la contaminación

Estrategias para evitar la contaminación de la atmósfera

Si bien es verdad que las soluciones para frenar la contaminación de la atmósfera deben
contar con el apoyo de instituciones globales y de gobiernos locales, también es cierto
que nosotros, como ciudadanía, podemos realizar valiosos aportes a esta causa. Toma
nota de las siguientes formas de contribución:

 Reciclaje de residuos, productos y materiales. De esta forma evitamos que la


demanda de artículos aumente y que las fábricas, a su vez, produzcan nuevas
unidades. El impacto medioambiental será menor.
 Prolongando la vida útil de los objetos. Esta es una medida en sintonía con la
anterior y que invita a usar la creatividad. Por ejemplo, unos jerseys de lana
viejos y gastados pueden no valer para el día a día, pero, si se deshacen y tejen
nuevamente, pueden convertirse en una mantita de entretiempo.

 Uso de la bicicleta o de otros medios de transporte alternativos y, sobre todo,


que no contaminen el medio ambiente.

 Consumiendo responsablemente. Adoptando hábitos de consumo responsable


como la compra de productos de Comercio Justo o el ahorro en nuestro consumo
de energía nos aseguraremos de que nuestro consumo –que es inevitable– tenga
el menor impacto sobre el planeta y también sobre el propio ser humano.

 Incorporando al menú platos vegetarianos. La ganadería está muy relacionada


con la emisión de gases de efecto invernadero. Según informa Greenpeace, más
del 14% de los gases de este tipo se deben a esta actividad. Puedes contribuir a
reducir este dato de una manera realmente deliciosa: prueba alguna de las recetas
vegetarianas que encontrarás en la guía gratuita Comida Saludable de Oxfam
Intermón. ¡Plantarle cara a la contaminación nunca fue tan rico y saludable!

 Prestando atención al tipo de cultivo de los alimentos frescos. La agricultura


ecológica cuida al planeta: protege los suelos, respeta los ciclos naturales de
crecimiento, evita el uso de sustancias químicas u organismos genéticamente
modificados.

 Fijándonos en la etiqueta de nuestras prendas de ropa. La tendencia de comprar


una prenda, usarla, y tirarla después para comprar nuevamente otra está
consumiendo recursos naturales como el agua. Afortunadamente, hay opciones
más sostenibles para el planeta, como los textiles de Veraluna, una marca de
Comercio Justo que emplea fibras naturales de origen orgánico, o la empresa
Ecoalf, que confecciona prendas con materiales de desecho.
 Construcción de un huerto urbano. También podemos cultivar nuestros propios
alimentos en casa, de forma natural y sin alterar los ciclos naturales del medio en
el que nos desenvolvamos. ¡Si te animas, en el post Como construir un huerto
urbano casero tienes mucha información sobre cómo empezar uno!

1. ¿Cuáles estrategias aplico y cuales me comprometo a cumplir?

Normas que cumplo:

 Desecha los desperdicios de la manera correcta.


 Uso el agua controladamente.
 No arrojo medicinas al desagüé.
 Incorporo al menú platos vegetarianos
 Reciclaje de residuos y usos materiales.

Normas que me comprometo a cumplir:

 Utilizar menos químicos para realizar la limpieza de mi hogar.


 Mantener el patio libre de contaminación
 Reciclaje de residuos, productos y materiales.
 Elimina las bolsas de plástico