Está en la página 1de 3

Ellsworth Huntington

Ellsworth Huntington (1876 - 1947) fue un antropogeógrafo estadounidense, discípulo de


William Morris Davis. Huntington vivió en Galesburg y en New Haven. Trabajó como profesor
(1907) e investigador (1917) en Yale. Conocido por sus estudios sobre el clima y la relación
existente entre el medio y el progreso de la cultura, investigó el efecto de las fluctuaciones
climatológicas sobre la salud, energía y rendimiento humanos. Concluyó que un clima
estimulante, como el de las zonas templadas, desempeña un papel importante en la evolución
de las civilizaciones superiores.

Las tormentas ciclónicas de Huntington

Ellsworth Huntington, hizo un sensacional descubrimiento, lo llamó el "efecto ciclónico" o la


"zona de las grandes tormentas ciclónicas de los climas templados".

Según Huntington, los grandes centros ciclónicos se han ido desplazando de tiempo en tiempo.
Observando las regiones que dominaron en la antigüedad, se descubre, con una perfección tal,
que no es posible achacar a la casualidad, la estrecha relación entre una zona de grandes
tormentas ciclónicas, y el acentuado progreso de un país, o de los países próximos.
Recíprocamente cuando se retira la zona tormentosa de la región antes indicada, con verdadero
asombro se advierte una franca decadencia de la civilización.

Para redondear la tesis de Huntington, los hechos demuestran que, actualmente, las grandes
zonas de tempestades azotan al oeste de los Estados Unidos; el sureste de Australia y Nueva
Zelanda, el centro de Chile, el Archipiélago japonés, el sur de África, todo el occidente y noroeste
de Europa. Atando cabos, sucede que esas son las zonas de mayor actividad humana, y de
mayor vitalidad y progreso en el Mundo.

Para evitar confusiones, estas tormentas de las cuáles habla Huntington, no son las tormentas o
ciclones tropicales. Las de Huntington, se producen dónde termina la zona caliente y empieza la
fría, por supuesto, en una gran extensión y dentro de la zona templada. Y en el mar, donde se
juntan la corriente marítima ecuatorial, con la fría que baja de los polos. En esa región, dice
Huntington, chocan los vientos húmedos y cálidos con los vientos fríos que vienen desde las
lejanas zonas polares, y se produce la tormenta. La diferencia con la tormenta tropical, es que
ésta es una lluvia abundante con vientos destructores, en tanto que la tormenta ciclónica fría,
trae aparejada una colisión gigantesca de masas de aire, y produce, junto con la lluvia vientos y
frío; deja limpio y despejado el aire; ocasiona una enorme cantidad de descargas eléctricas, y
como consecuencia de ellas, deja cargada la atmósfera con una sobresaturación de ozono. Y
todo eso influye poderosamente en la vitalidad del organismo humano, dice Huntington.

Determinismo geográfico

Determinismo geográfico es una escuela geográfica propia de la Alemania de finales del XIX y
comienzos del siglo XX que se inscribe en la tendencia determinista de las ciencias sociales,
dentro de un ambiente cultural e intelectual en el que estaban presentes el darwinismo social,
el organicismo y el vitalismo. También incluye la pretensión de la geopolítica clásica de atribuir
las características físicas y demográficas de cada país a su posición en el espacio geográfico,
predeterminando así sus posibilidades de desarrollo y expansión.
Fue acuñado por Friedrich Ratzel en la segunda mitad del siglo XIX. Según Ratzel, la principal
tarea del geógrafo es comprender de qué manera el medio ambiente influencia los grupos
humanos en cada zona de la Tierra, obligándoles a asumir determinados comportamientos y
actuaciones, resultando en diferentes paisajes geográficos. En realidad, los planteamientos
deterministas están presentes desde la Antigüedad clásica, pues los critica el propio Estrabón, y
son retomados por autores de la Edad de Oro del islam, como Said al-Andalusí.

La escuela opuesta al determinismo es el posibilismo geográfico o voluntarismo geográfico,


dentro del ámbito cultural del funcionalismo y la tradición intelectual francesa. Esta corriente
considera los grupos humanos como un factor geográfico capaz de incidir en su propio futuro a
través de la modificación de su medio.

El principal grupo de seguidores de Ratzel constituyó la denominada Escuela de Múnich, dirigida


por el general bávaro Karl Haushofer, que codificó las llamadas leyes geopolíticas y fue uno de
los principales ideólogos del Lebensraum (doctrina del "espacio vital" que habría impulsado
históricamente a los pueblos germánicos a la emigración, particularmente hacia el este).
También se inscriben en este ámbito los definidores de la doctrina estadounidense del destino
manifiesto. A comienzos del siglo XX el antropogeógrafo Ellsworth Huntington desarrolló una
teoría explicativa de la decadencia del Imperio romano a partir del decrecimiento de la
fertilidad de la tierra. Similares planteamientos han venido siendo utilizados para encontrar
determinaciones geográficas en otros hechos y procesos históricos. Se entiende a la tecnología
como la única variable que puede mitigar el determinismo geográfico.

Los argumentos deterministas se utilizaron como justificación de las doctrinas


pseudocientíficas que proponían la desigualdad de los hombres. La derrota del nazismo en la
Segunda Guerra Mundial conllevó el desprestigio del determinismo geográfico junto con otras
prácticas pseudocientíficas, como la eugenesia.

Darwinismo social

El darwinismo social es una teoría social que defiende que la teoría de la evolución de Charles
Darwin tiene aplicaciones sociales en comunidades humanas. Está basado en la idea de la
supervivencia del más apto concebido como mecanismo de evolución social y la creencia de que
el concepto darwiniano de la selección natural puede ser usado para el manejo de la sociedad
humana, insistiendo en la competición (étnica, nacional, de clase, etc.) por recursos naturales
o diversos puestos sociales.

El darwinismo social está basado en interpretaciones sobre los escritos de Darwin, que fueron
planteados teóricamente por Herbert Spencer en un inicio, y posteriormente usadas para fines
políticos, recibiendo numerosos adherentes. El darwinismo social gozó de una gran aceptación
en círculos académicos y fue una gran influencia en países imperialistas a finales del siglo XIX y
en la primera mitad del siglo XX.

El paleontólogo Stephen Jay Gould denunció duramente las bases del darwinismo social,
considerando que la "falsedad científica" de sus argumentos condujeron a la matanza de
millones de seres humanos que perpetuaron las injusticias sociales con el argumento de la
supuesta inferioridad innata de algunos seres humanos. Los "darwinistas sociales" se han
percibido a sí mismos como actores que aplican las bases biológicas darwinianas a la sociedad.
• Se ven continuas alusiones a raza, herencia racial (313) o temperamento de las razas (313).
o Determinismo geográfico
o Darwinismo social
• Habla de planos más o menos elevados de civilización (pág. 313).
o Se pueden apreciar claramente las opiniones y tendencias políticas del autor. En este
punto se muestra como un fiel defensor del darwinismo social.
• El clima y la posición geográfica como determinantes.
o El clima, así como la posición que ocupan en el espacio y el tiempo determina de manera
rotunda las posibilidades de progreso una sociedad. Esto es algo que solo puede ser
alterado mediante la tecnología.
• El temperamento del hombre puede modificar el clima y de los centros de civilización (320).
o El clima y la sociedad interactúan en una especie de simbiosis, en la que de manera
recíproca se alteran y cambian a lo largo del tiempo.
• La civilización tiende a trasladarse al norte (Gil Fillan) (322).
o ¿Fue antes el huevo o la gallina? Es difícil determinar si los avances se produjeron en
zonas del norte o si esa colonización se hizo posible gracias a avances técnicos producidos
en el sur. El ejemplo de las tecnologías neolíticas y su avanza a lo largo de los continentes
puede apuntar a una dirección diferente. Podríamos argumentar esto con otro ejemplo
como el del avance tecnológico producido durante el nacimiento del islam (y su nula
voluntad de seguir avanzando hacia el norte).
o Es posible que no sea del todo honesto en este punto. Se juega con el concepto de
Norte/Sud de una manera relativa, jugando con las escalas a conveniencia del autor para
hacer encajar los resultados en su teoría.
• La importancia de las tormentas en el desarrollo de la civilización
• Temperatura media de 2 o 3 grados menos en Grecia (325).