Está en la página 1de 1

¿PARA QUÉ SIRVE LA LITERATURA?

A riesgo de parecer ignorantes a los ojos de los demás, solemos considerar que las bibliotecas y librerías
están llenas de objetos muy importantes. Pero, ¿exactamente para qué sirve la literatura? ¿Por qué insistir
en que deberíamos pasar tiempo leyendo novelas, poemas o dramas cuando en el mundo real pasan tantas
cosas apremiantes? Expondré tres motivos por los cuales considero que la literatura nos hace mejores
seres humanos.

Primero, la literatura, enfrentándonos a la tara de la mentalidad provinciana, nos hace cosmopolitas. Lo


anterior se debe a que las ficciones son sofisticadas máquinas simuladoras de la realidad que, atravesando
países y continentes, siglos y edades, nos permiten recorrer una cantidad de emociones y sucesos cuyo
número y variedad siempre será superior a los que podremos experimentar de forma directa en nuestras
vidas. Segundo, la literatura nos permite conocernos mucho mejor, pues presenta situaciones,
conversaciones y pensamientos cuya honestidad está prohibida por la corrección política que predomina
en la vida cotidiana; de hecho, las obras maestras de la literatura encuentran las palabras exactas para
mostrarnos lo frágiles, extraños y especiales que somos, por eso funcionan como una especie de mapas
que trazan fielmente el territorio de nuestro ser, para que viajemos de forma más segura a través de
nuestras propias convicciones y sentimientos. Tercero, nos enseña a no juzgar tendenciosamente a quienes
se equivocan. Casi toda la literatura trata de personajes que cometieron errores terribles: Edipo, sin
saberlo, se acostó con su mamá; Ana Karenina, a fin de cuentas, se suicidó por haber decepcionado a su
amante; don Quijote hizo incontables disparates por confundir los libros de caballerías con la vida. Si
Edipo, Ana y Quijano hubieran sido celebridades de nuestros días en lugar de personajes de ficción, los
medios masivos de comunicación los habrían destrozado, mientras que Sófocles, Tolstói y Cervantes no
son tan drásticos con ellos porque lo que les interesa no es dar lecciones moralistas, sino comprender y dar
a conocer los profundos motivos de su fracaso.

Hoy la literatura suele considerarse más bien un pasatiempo o un entretenimiento, rara vez una carrera
universitaria, pero es mucho más que eso; se trata de una profunda terapia racional y emocional. Por eso
deberíamos tratarla más seriamente, como los médicos a sus medicinas, algo que prescribimos como
respuesta a una serie de síntomas y que clasificamos según los problemas que trata. La literatura, en
conclusión, es una herramienta que nos ayuda a ser un poco más sabios, más cuerdos y más justos.

1
Este texto, con modificaciones significativas, parte de una traducción del guion del video educativo
titulado What is Literatura for?, hecho por la institución The School of Life, y que desde el 18 de
septiembre de 2014 está disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=4RCFLobfqcw.