Está en la página 1de 4

Exp: 005-2018-01-189

INSPECTORIA DEL TRABAJO


SEDE PIO TAMAYO
SU DESPACHO.

Yo, FERNANDO CAMEJO, venezolano, mayor de edad, plenamente identificado en autos,


asisitido en este acto por el abogado en ejercicio, JUAN CARLOS HERNANDEZ
debidamente inscrito por ante el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº
205.182, estando en la oportunidad procesal correspondiente para consignar
CONCLUSIONES en el presunto, muy respetuosamente ocurro con los fines de exponer:

DE LOS HECHOS

En fecha 05 de Febrero de 2018 fue interpuesta Solicitud de Autorización de Despido por


parte de la entidad de trabajo Industrias Maros S.A, en contra del trabajador accionado
FERNANDE CAMEJO plenamente identificado en autos, por ante esta Inspectoría del
Trabajo Sede Pio Tamayo, debido a que supuestamente se encuentra inmerso en las
causales de despido establecidas en el Artículo 79 de la Ley Orgánica del Trabajo para los
Trabajadores y Trabajadoras.

Una vez admitida y realizada la debida notificación en fecha 06 de Abril de 2018 se procede
al acto de contestación en donde se negó, rechazo y contradijo en todas y cada una de sus
partes la presente autorización de despido en virtud de que el trabajador Fernando Camejo
no se encuentra inmerso en ninguna de las causales de despido invocadas en el escrito
de solicitud de autorización de despido, quedando de este modo la apertura de la
articulación probatoria en la cual las partes tendríamos la oportunidad para promover y
evacuar todas las pruebas que servirán para esclarecer los hechos controvertido en el
presente asunto.

De lo anteriormente expuesto se desprende que los puntos a debatirse en la articulación


probatoria serian si mi representado efectivamente incurrió en las causales de despido
establecidas en el artículo 79 de la LOTTT señaladas por la accionante en su solicitud,
debiendo demostrar la misma si mi el trabajador Fernando Camejo se negó a identificarse
en el área de seguridad y si trato de sacar latas de jugo sin autorización de la empresa. Sin
embargo la entidad de trabajo no acompaño la solicitud de autorización de despido con
ningún elemento probatorio que demostrara que los hechos denunciados fuesen ciertos.

DE LAS PRUEBAS PROMOVIDAS POR LA ACCIONANTE

DE LAS DOCUMENTALES
En cuanto al escrito de promoción de pruebas y antes de pasar a detallar las pruebas
promovidas por la accionante vale la pena indicar a este digno despacho que la
representación de la entidad de trabajo promovió una documental según las reglas del
articulo 77 y 79 de la LOPTRA, lo cual genera una confusión para la defensa del trabajador
accionado ya que se promueve un documento como Privado que emana de la empresa y
también lo promueve como documento emanado de un tercero para lo cual promovió un
testigo ratificante.

Promovió documentales marcadas con las letras “A y B” las cuales corren insertas en el
presente asunto en los folios 38 y 39, constantes de Reporte de incidente (A), en el cual
se señala al trabajador en un supuesto intento de sacar latas de jugo de la empresa, y
negándose a identificarse, en el mismo reporte se señala que la identificación del trabajador
accionado se realiza mediante la verificación del video. En ningún lugar se evidencia la
firma del trabajador accionado por lo cual se realizo el desconocimiento de la misma según
las reglas del articulo 86 y de nuestra jurisprudencia patria. En razón de ello, esta
representación quiere dejar constancia que la documental antes identificada las define
nuestra jurisprudencia patria como INOPONIBLES en juicio en virtud de que violan el
principio de alteridad de la prueba que establece “nadie puede procurarse una prueba
hecha por sí mismo para oponerla en contra de su adversario” y es evidente que en estos
documentos provienen de la misma parte que los promueve, y sin que conste firma alguna
de mi representado. Todo lo expuesto encuadra dentro de la sentencia que con la intención
de ilustrar a este digno despacho cito a continuación: LA SALA DE CASACION SOCIAL,
PONENCIA DEL MAGISTRADO LUIS EDUARDO FRANCESCHI GUTUERREZ,
SENTENCIA DE FECHA 03 DE MARZO DEL 2011, RC Nº AA60-S-2009-000514. CASO
DANI RAFAEL VALOR VS. SIDERURGICA DEL ORINOCO C.A. (SIDOR). Como quiera
en los descritos instrumentos emanan de la misma parte promovente y, sin que pueda de
modo alguno evidenciarse firma del trabajador en señal de haber al menos estado en
conocimiento de su contenido. ES CONTRARIO AL PRINCIPIO DE ALTERIDAD DE LA
PRUEBA”

(Omissis)

8º Corren insertos de los folios 123 al 320 de la cuarta pieza, recibos de pago de fechas
diferentes, todos emanados de la empresa SIDOR, a nombre del ciudadano DANI
VALOR y por conceptos salariales y laborales distintos, especificados en el texto de los
mismos, no impugnados por la parte actora en su debida oportunidad, por lo tanto
calificados como documentos privados de conformidad con lo preceptuado en el artículo
1.363 del Código Civil, pero como quiera que los descritos instrumentos emanan de la
misma promovente y, sin que pueda en modo alguno evidenciarse firma del trabajador
accionante en señal de haber estado al menos en conocimiento de su contenido,
contrario al Principio de Alteridad de la Prueba, quedan en consecuencia desechados
y fuera del debate probatorio, tal y como lo pudo apreciar la recurrida; salvo aquellos
que fueron también consignados por la parte actora junto con su escrito libelar y, de
cuyo contenido se deriva información atinente al pago de salarios percibidos por el
trabajador y otros conceptos laborales durante el año 1999 (Subrayado añadido).

(Omisis)

16º“Cursa en los folios 32 y 33 de la sexta pieza, constancia de trabajo de la


ingeniero LIRIS LUCES y de la ciudadana MERY BENAVIDES, calificada como un
documento privado el cual a pesar de no haber sido impugnado por la parte actora, a
criterio de esta juzgadora resulta inoponible en juicio, por cuanto provienen de la misma
parte promovente, los cuales son desechados. Resulta nuevamente aplicable el
principio de alteridad de la prueba toda vez que nadie puede fabricarse un medio de
prueba por si mismo, para oponerlo en contra de su adversario.”

Como se observa, el sentenciador de la recurrida negó el valor probatorio de los


recibos de pago producidos en autos por la empresa demandada –salvo aquellos
consignados por el actor–, por no estar firmados por la contraparte. En efecto, ello se
corresponde con el principio de alteridad de la prueba, según el cual nadie puede
procurarse una prueba a su favor sin la intervención de una persona ajena, distinta a quien
pretende aprovecharse del medio, lo que implica excluir del análisis probatorio las
pruebas emitidas unilateralmente por la parte promovente, principio este que debe aplicar
el juzgador aun cuando no medie impugnación de la parte no promovente.

El artículo 1368, del código civil venezolano, norma aplicable supletoriamente en este
procedimiento establece lo siguiente “EL INSTRUMENTO PRIVADO DEBE ESTAR
SUSCRITO POR REL OBLIGADO” y como se puede observar en los documentos
consignados y opuestos por la parte accionada no se observa firma alguna de mi
representado. Esto reafirma los criterios de nuestra jurisprudencia patria sobre la violación
al principio de alteridad de la prueba.

En cuanto a la documental marcada con la letra “B” la misma fue impugnada por ser una
copia simple que no fue debidamente certificada por la jefa de sala, como lo establece
nuestro código de procedimiento civil. Así mismo en dicha documental no se aprecia firma
alguna de ninguno de los supuestos suscribientes de dicha acta.

IN FINE

Es por ello y en virtud de los principios legales y constitucionales que protegen y amparan
al trabajador, tales como el Principio de la Regla más favorable o Principio a Favor, el
principio in dubio pro operario, el principio de conservación de la condición laboral más
favorable, la primacía de la realidad o de los hechos frente a la forma o apariencia de los
actos derivados de la relación jurídico laboral, y en especial el principio de la
conservación de la relación laboral, respetuosamente solicito emita la Providencia
Administrativa en la cual se declare SIN LUGAR la referida Solicitud de Autorización de
Despido.

Pido que el presente Escrito de Conclusiones sea admitido y sustanciado conforme a


derecho y sea tomado en cuenta para declararse Sin Lugar la presente solicitud de
autorización de despido. Es justicia que espero merecer en Barquisimeto, en la fecha de
su presentación.