Está en la página 1de 661

ENCICLOPEDIA CLASICA

SINTAXIS GRIEGA
POR

JOSE S. LASSO DE LA VEGA

C. S. I. c.
MADRID
Jo sé S. Lasso de la V ega ha cur­
sado la carrera de Filosofía y L e ­
tras, alcanzando el doctorado en Fi­
lología clásica. Posteriormente se doc­
toró en Ciencias políticas. Desde el
año 1952 es catedrático de Univer­
sidad.
En el transcurso de sus activida­
des docentes universitarias ha publi­
cado numerosas colaboraciones en las
revistas Em erita y Estudios C lásicos;
ostentado el cargo,' sucesivamente, de
secretario y vicepresidente primero
de la Sociedad Española de Estudios
Clásicos. Investigador constante de su
disciplina, ha estudiado la Filología
griega tanto en los aspectos litera­
rios y gram aticales como en los filo­
sóficos. Como resultado de sus trab a­
jos, ha venido publicando en los úl­
timos tiempos una serie de volúme­
nes que le acreditan como una auto­
ridad eminente en el terreno sometido
a su investigación. Por su interés para
los estudiosos de la especialidad, re­
cogemos algunas de estas publicacio­
nes: L a oración nominal en Homero
(Madrid, C. S. I. C., 1955); Héroe grie­
go y santo cristiano (Madrid, 1962;
traducción italiana, Brescia, Paideia,
1967); Ideales de la form ación griega
(Madrid, Rialp, 1966); Helenismo y li­
teratura contem poránea ( M a d r i d ,
Prensa Española, 1967). En colabora­
ción: El concepto del hombre en la
antigua Grecia (Madrid, Facultad de
Filosofía y Letras, 1955); El descubri­
miento del am or en Grecia (Madrid,
Facultad de Filosofía y Letras, 1959);
El mundo clásico en el pensamiento
español contemporáneo (Madrid, S o ­
ciedad de Estudios Clásicos, 1960);
Introducción a Homero (Madrid, G ua­
darrama, 1963).
A ellas se une el presente volumen
de S i n t a x i s g r i e g a , que supone una
aportación de gran envergadura para
el conocimiento y el estudio de la
lengua griega.

Precio: 380 ptas.


SINTAXIS GRIEGA
I

POR

JOSE S. LASSO DE LA VEGA

MADRID 1968
ENCICLOPEDIA CLASICA

N.° 6

CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIO NES CIENTIFICAS

PATRONATO , MENENDEZ Y PELAYO»


Depósito Legal: M. 11.408 - 1967

SUCS. DE RI VADENEYRA, S. A. - Onésimo Redondo, 26 - M AD R I D - 8


A la memoria de mis tíos
M aría de las Mercedes y José M aría
N O TA P R E L IM IN A R

E l presente volumen es el prim ero de una obra cuyo plan


comprende otros dos, dedicado el segundo al estudio de lo que
a éste le fa lta para completar el examen de la frase sim ple ( sin­
,
taxis pronominal y verbal partículas y preposiciones), y el tercero,
al estudio de la subordinación. E l original del volumen segundo
se halla prácticamente terminado y esperamos que su aparición
no se demore. E l tercero está todavía en elaboración. Como es
,
natural los índices completos irán al fin a l de la obra.
Deseo dar las gracias a los colegas que me animaron a em­
,
prender este trabajo y , m uy en especial a los alumnos de mis
,
cursos universitarios pensando en los cuales ha sido escrita la
obra.

M adrid, enero de 1967.


SUMARIO
SUMARIO
Paginas

N ota pr e lim in a r .............................................................. IX


B ibliografía g en e r a l ..................................................... XXV

I N T R O D U C C IO N G E N E R A L

I. CONCEPTO, H ISTO R IA Y METODO D E LA


SIN TA X IS GRIEGA
§1. Contenido de la sintaxis: historia crítica
del problem a.................................................. 3
§2. Breve historia del problem a........................ 4
§3. Sistem a de Ries: crític a ................................. 7
§4. Posiciones actuales: sistem a de esta obra. 11
§5. H istoria de los estudios de sintaxis griega:
Su nacim iento................................................ 14
§6 . Los estoicos y la sintaxis griega................ 17
§7. La sintaxis griega en la E dad Moderna. 19
§8. T ratados de sintaxis descriptiva................ 20
§9. La sintaxis científica en este período. . . . 21
§10. La sintaxis la tin a .............................................. 24
§11. Godofredo H erm ann y su escuela.................. 25
§12. L a psicología en la sin ta x is........................ 27
§13. E l m étodo com parado..................................... 30
§14. Aplicación de este m étodo a la sintaxis. . 33
§15. Homero y la literatu ra postclásica............ 38
§16. Sintaxis d ialectal................................................ 40
§17. La sintaxis ática y sus arcaísm os................ 42
§18. Im portancia de la sintaxis ta rd ía y mo­
derna.................................o............................. 46
§19. Inventario crítico de los tratad o s actuales
más im portantes............................................ 50
§20. Sintaxis y métodos estadísticos.................... 54
§2 1 . E l m étodo sintáctico tradicional: críticas
actuales............................................................ 56
§22. Lógica y sin tax is.............................................. 59
§23. L a doctrina de las partes del d isc u rso .. . . 61
§24. Crítica de la sintaxis lógica......................... 63
XIV SIN TA X IS GRIEGA

Páginas

§ 2 5 . L a lógica como introducción al estudio del


lenguaje............................................................ 65
§ 26. Psicología y sin ta x is.................................... 66
§ 27. Categoría gram atical y categoría psico­
lógica ................................................................ 68
§ 28. Desajustes entre am b as................................ 69
§ 29. E structuralism o y sin tax is............................ 70
§ 30. L a fonología........................................................ 72
§ 3 1 . E l Círculo de Copenhague............................ 73
§ 32. Otras escuelas estructuralistas.................... 75
§ 33. Las oposiciones sin tácticas............................. 76
§ 34. Clasificación de las oposiciones lingüísticas 77
§ 3 5 . L a neutralización de las oposiciones sintác­
ticas .................................................................. 82
§ 36. Conclusiones actuales y program a de estos
estudios en el fu tu ro ................................ 87
§ 37. Sintaxis y estilística......................................... 89
§ 3 8 . La elección en sintaxis estilística: Casos po­
sibles................................................................. 93
§ 39. Algunos ejemplos griegos................................ 95

II. LOS CONDICIONAMIENTOS Y LAS T E N ­


DENCIAS PSICOLOGICAS E N LA S IN ­
T A X IS GRIEGA

L O S CONDICIONAM IENTOS P S IC O I^G IC O S ....................... 97

§ 40. Los condicionamientos lingüísticos direc­


tos ..................................................... 98
§ 41. Los medios expresivos indirectos............... 100
§ 42. Medios extralingüísticos...... .......... ............... 102
§ 43. Condicionamientos de la psicología popu­
la r .................................................................... 103
§ 44. Lógica popular................................................. 104
§ 45. Em oción............................................................. 105
§ 46. F a n ta sía ............................................................. 106
§ 47. Pensam iento sucesivo.................................... 107
§ 48. Egocentrismo.................................................... 108
§ 49. Pensar asociativo................................... ........ 109
§ 50. Las faltas sintácticas y sus condiciona­
mientos psicológicos................................... 109
§ 51. Clasificación de las faltas sintácticas----- 112
§ 52. E l origen de las faltas sintácticas........... 113
§ 53. F altas por frecu en cia.. . ............................... 115
§ 54. F altas por perseveración............................ 117
§ 55. F altas por anticipación................................. 119
§ 56. F altas por s e m e ja n z a .................................. 120
§ 57. F altas por contam inación............................. 123
SUMARIO XV

Páginas

§ 58. Observaciones com plem entarías sobre es­


ta s falta s....................................................... 125
§ 59. F altas emocionales......................................... 127
§ 60. Los condicionamientos del m undo cir­
cundante ........................................................ 129
§ 61. Condicionamientos provenientes del mundo
cultural........................................................... 130
§ 62. Sintaxis y cultura primitiva: Religiosidad,
animismo, orendisino, concretism o.. . . 131
§ 63. Sintaxis y escritu ra......................................... 136
§ 64. Condicionamientos impuestos por el m un­
do social........................................................ 139
§ 65. Algunos ejem plos............................................ 140
§ 66 . Limites de la sintaxis sociológica............... 141
§ 67. Lenguas especiales.......................................... 143
§ 68 . V ulgarism os....................................................... 144
§ 69. Cronología.......................................................... 146
§ 7 0 . Préstam o sintáctico........................................ 147
§ 71. Los helenismos de la sintaxis l a t i n a . . . . 149
§ 7 2 . Los semitismos en el griego b í b l i c o . . . . 150
§ 73. Los latinism os en la sintaxis g r i e g a . . . . 152

L a s t e n d e n c ia s g e n e r a l e s p s ic o l ó g ic a s e n l a
SINTAXIS GRIEGA

§ 74. Observaciones metodológicas........................ J53


§75. Tendencia a la representación i n t u i t i v a . . 155
§76. Tendencia a la descarga em ocional........................ 157
§ 77. Tendencia al menor esfuerzo.................... 160
§ 78. Tendencia al o rd en ..................................... 165
§ 79. Tendencias estéticas....................................... 168
§ 80. Selección de ejem plos................................... 171
§ 81. Paralelism o y sim etría ................................. 174
§ 82. H iperurbanism o................................................ 175
§ 83. Tendencias sociales.......................................... 176
§ 84. Más ejemplos m otivados por tendencias
sociales........................................................... 178
§ 85. Interrelaciones entre condicionamientos y
tendencias psicológicas.............................. 180
§ 86. Complejidad de los factores condicionantes 184
§ 87. Caracterización sintáctica de una lengua 186
§ 88. U n cotejo especialmente ilustrador: Sin­
tax is griega y sintaxis la tin a ................... 188
XVI SIN TA X IS GRIEGA

SINTAXIS NOMINAL
III. LA CATEGORIA D E L G EN ER O pásina9
§ 89. Conceptos generales e historia del pro-
b lcniä · · · · · · « · · · · · · · · · · · · · · · · · » . * · « » I í)3
§ 90. El género en indoeuropeo y la clasificación
v it alista de los géneros. Clasificación
sexualista....................................................... 195
§ 91. Género anim ado e inanim ado y caso
agente y p acien te.................................... 197
§ 92. L a atribución del género a los seres des­
provistos de género n a tu ra l................... 198
§ 93. Teoría de G rim in............................................. 198
§ 94. L a teoría de B rugm aim ................................ 201
§ 95. La explicación vit alista y la mecánico-
analógica no se excluyen........................ 203
§ 96. Diferencias en la atribución del género
entre lenguas p arientes............................ 205
§ 97. La atribución del género en griego: El
neutro para los seres anim ados........... 206
§ 98. El masculino y femenino para los inanim a­
dos. Grupos más im p o rtan tes............... 207
§ 99. Género común y epiceno........................... 209
§ 100. Representación morfológica del género en
griego.............................................................. 211
§ 101. L a moción en las diferentes declinaciones 2J2
§ 102. Observaciones: La -a del plural neutro;
cambios de género; diferencias dialec­
ta le s................................................................ 215

IV. E L NUMERO
§ 103. Conceptos generales: singular, dual y plu­
ral en indoeuropeo.................................... 219
§ 104. E l núm ero d u a l............................................ 221
§ 105. Su historia en griego................................... 222
§ 106. Usos del dual:
a) N atural y anafórico............................. 224
b) Con el cardinal «dos»............................... 225
c) Dual elíptico............................................. 226
d) Dual doble................................................. 227
e) Dual distributivo..................................... 228
f) Otros tipo s................................................. 228
§ 107. Interpretación genética de los diferentes
tipos de d u a l........................................ .... 228
§ 108. E l dual en Homero. Observaciones previas 229
§ 109. Plural y d u a l................................................ 232
§ 110. ¿Dual por plural en H om ero?................... 235
§ 111. Singular y p lu ra l........................................ 238
SUMARIO XVII

Páginas

§ 11 2 . E l plural como núm ero a u m e n t a t i v o . . . . 239


§ 113. Usos del singular:
a) Colectivo.................................................... 241
b) D istributivo.............................................. 242
c) Genérico o representativo...................... 242
d) Poético....................................................... 243
Observaciones: Singulares por retrogre­
sión; singularia tantum ............................ 243
§ 114. Pluralia tantum : Grupos más im portantes 244
§115. El plural de los nombres propios de per­
sona................................................................. 247
§116. E l plural de los ab stracto s......................... 249
§ 117. Plural poético: Sus condicionamientos, con
especial referencia a los de tipo métrico. 251
§ 118. Valor enfático de este plural. Observacio­
nes v a ria s..................................................... 254
§ 119. Plural colectivo.............................................. 255
§ 120. Plural individualizador.......................... . . . . 256
§ 121. E l plural sociativo y sus diferentes tipos. 257
§ 122. H istoria en griego de estos tipos. De H o­
mero a la tra g e d ia .................................... 259
§ 123. E n la comedia y la p ro sa ........................... 263
§ 124. E n la sintaxis helem stica........................... 264
§ 125. E l pluralis reuerentiae.................................... 266
§ 126. E l pluralis auctoris........................................ 267

V. LOS CASOS

§ 127. Orígenes de la declinación indoeuropea.. 269


§ 128. Origen de las desinencias flexivas: agluti­
nación y ad ap tació n ................................ 271
§ 129. Las «significaciones fundamentales» de los
casos ................. .. 275
§ 130. E tap as en la historia de la declinación in­
doeuropea: caso agente y caso paciente. 279
§ 131. L a significación de los casos: teoría loca­
lista ................................................................. 283
§ 132. Las dos clases casuales................................. 288
§ 133. Estudios estructuralistas: L a definición
de caso........................................................... 290
§ 134. El sistem a de los casos: Exam en crítico de
las diferentes te o ría s................................ 292
§ 135. E l problem a de la clasificación de los ca­
sos: doctrinas de Kurylowicz, De Groot
y Ebeling...................................................... 297
§ 136. Su posible aplicación al griego.................... 300
XVIII SIN TA X IS GRIEGA

Páginas

§ 137. Sincretismo casual........................................... 303


§ 138. Factores condicionantes delsincretismo:
Estudio especial del sincretismo en la de­
clinación griega........................................... 305
§ 139. Casos y preposiciones..................................... 309
§ 140. Preposición, adverbio y preverbio........... 310
§ 141. Los nombres de los casos............................. 313

VI. E L NOMINATIVO

§ 142. Conceptos generales...................................... 317


§ 143. U SO S NORMALES D E L NOMINATIVO:
a) Caso del su je to ........................................ 318
b) E l predicado y la oración nom inal. . 319
§ 144. Usos e s p e c i a l e s D E L n o m i n a t i v o : Des­
ajustes entre el sujeto gram atical y el su­
jeto psicológico............................................ 322
§ 145. N om inativo aislativo-enfático y nom ina­
tivo tem ático ............................................... 324
§ 146. N om inativo anacolútico................................. 328
§ 147. N om inativo denom inativo............................. 329
§ 148. N om inativo enum erativo............................... 330
§ 149. Nom inativo apositivo..................................... 331
§ 150. Nom inativo absoluto...................................... 331
§ 151. N om inativo de aposición oracional............. 333
§ 152. Nom inativos adverbiales.............................. 334
§ 153. N om inativo exclam ativo.............................. 335

V II. E L VOCATIVO

§ 154. Conceptos generales........................................ 337


§ 155. E l uso con el vocativo de la partícula ώ :
H istoria de la construcción desde H o­
mero a la κοινή, pasando por la urba­
nitas á tic a ..................................................... 339
§ 156. Crítica de otras interpretaciones de esa
h istoria........................................................... 342
§ 157.Vocativo por nom inativo................................ 344
§ 158. N om inativo por vocativo:
a) Sintagm a Ζευ πάτερ ήέλιός τε............... 347
b) Sintagm a φίλος ώ Μενέλαε................... 348
c) Sintagm a ό παίς ακολουθεί................... 348
§ 159. Observaciones varias; el vocativo con el
nom bre de «Dios».................................... 349
SUMARIO X IX

Páginas

V III. KL ACUSATIVO
§ 160. Conceptos generales: L a significación del
acusativo....................................................... 353
§ 161. A c u s a t i v o d i r e c t i v o o i l a t i v o ............... 355
§ 162. A c u s a t i v o p r o p i o : O bjeto ex tern o ........... 357
§ 163. Intransitivación de verbos tra n sitiv o s.. 359
§ 164. Transitivación de verbos in tran sitiv o s.. 361
§ 165. Em pleo adnom inal del acusativo objeto
externo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
§ 166. A cusativo objeto interno: E studio particu­
lar del acusativo de contenido y sus dife­
rentes clases:
a) A cusativo etimológico........................... 365
b) Acusativo sem ánticam ente afín al
verbo...................................................... 366
c) Giros abreviados..................................... 367

Usos d e riv a d o s d e l a c u s a tiv o p ro p io :

§ 167. E l acusativo doble:

a) Con un acusativo de resultado o con­


ten id o ................................................. 370
b) σχήμα καθ’ όλον και μέρος................... 371
c) De persona y cosa.............................. 372
d) Con u n acusativo predicativo ........ 373
§ 168. A cusativo de extensión en el espacio.. . . 374
§ 169. A cusativo de extensión en el tiem po o du­
ra ti v o .............................................................. 375
§ 170. Acusativo de relación adverbal: Estudio
de sus diferentes orígenes....................... 377
§ 171. Acusativo de relación adnominal: Empleos
y orígenes..................................................... 382
§ 172. Alternación del acusativo de relación con
otras construcciones y notas sobre su
carácter peculiarm ente griego............... 384
§ 173. A cusativo de aposición oracional................ 387
§ 174. A cusativo anacolútico..................................... 389
§ 175. Acusativo exclam ativo................................... 390
§ 176. A cusativo absoluto:
a) Im personal............................................. 393
b) Personal.................................................. 394
§ 177. Acusativo adverbial:
a) Procedente de acusativos directivos. 397
b) Procedente de acusativos de conte­
nido.................................................... 397
XX S IN T A X IS GRIEGA

Páginas

c)Procedente de acusativos de exten­


sion ................................ 399
d) Procedente de acusativos apositivos. 400
§ 178. Situación sintáctica especial del acusativo
neutro: E l problem a................................ 403
a) Ejemplos excepcionales.................. 406
b) Categorías generales........................ 407

IX . E L GENITIVO
§ 179. Conceptos generales........................................ 409
Sincretismo en el «genitivo» griego.............. 410
La «significación fundamental».................... 411
Tipos generales de u so ................................... 413

G enitivo partitivo

§ 180. E l genitivo partitivo adverbal...................... 414


§181. E l partitivo suj e to ........................................... 415
§ 182. E l genitivo partitivo alternando con acu­
sativo: Concepto general........................ 418
Categorías de verbos que se construyen
con este genitivo......................................... 419
§ 183. Su construcción como régimen de ad­
jetivos............................................................. 424
§ 184. Genitivo partitivo alternando con instru­
m en tal............................................................ 426
Otros casos (dativo, acusativo) alternantes 427
§ 185. Genitivo partitivo alternando con loca­
tivo: Genitivo de lu g a r............................ 427
Genitivo de tiem p o ........................................ 429
§ 186. Otros usos: Dependiente de adverbios. . . . 431
Genitivo corográfico...................................... 432
§ 187. E l genitivo partitivo adnominal: Priori­
dad del uso ad v e rb a l................................ 433
§ 188. El genitivo de c an tid a d ................................. 436
§ 189. El genitivo del to d o ..................................... 437
§ 190. Estudio particular del genitivo de encare­
cimiento y sus orígenes en griego clá­
sico.................................................................. 439
Influencia sobre esta construcción del:
a) Genitivo de origen........................... 441
b) De giros par onomásticos del tipo
cotccis τταίδων............................... 442
c) De otras construcciones etimológicas. 443
d) Del orden de palabras.................... 446
e) Del genitivo p a rtitiv o ..................... 451
/ ) De otros giros................................... 453
SUMARIO XXI

Páginas

Genitivo posesivo

§ 191. Concepto general: Su derivación del par­


titiv o 455
Categorías m ás corrientes del pertinentivo. 456
§ 192. E l sintagm a έν, είς, εξ Αϊδου...................... 458
§ 193. Uso predicativo del genitivo p o sesiv o .. . . 460
Usos derivados del genitivo posesivo:
§ 194. Genetiuus auctoris........................................... 461
§ 195. Genitivo explicativo o epexegético.......... 465
§ 196. Genitivo de inherencia............................... 468
§ 197. Genitivo de cualidad..................................... 472
§ 198. Genitivo de precio.......................................... 475
§ 199. Genitivo subjetivo.......................................... 477
§ 200. Genitivo objetivo: Como partitivo ori­
ginario 478
§ 201. Genitivo objetivo «por acusativo».......... 481
§ 202. Genitivo objetivo «por dativo».................. 482

Genitivo ablativo

§ 203. Nociones generales........................................... 485


§ 204. A blativo de punto de p a rtid a ....................... 485
§ 205. Genitivo de separación.................................... 487
§ 206. Genitivo de origen............................................ 489
§ 207. Uso adnom inal del genitivo a b l a t i v o . . . . 490
§ 208. E l genitivo ablativo con a d v e r b i o s . . . . 492

Usos derivados del genitivo ablativo


§ 209. E l genitivo com parativo: Generalidades. 494
§ 210. Los sufijos -τερος e -icov................................. 497
§ 211. Valor funcional de la construcción con caso
com parativo: L atín arcaico y Homero. 498
§ 212. E n griego posthom érico................................. 501
§ 213. Valor funcional de la construcción con la
partícula........................................................ 505
§ 214. Diferencia funcional entre caso compa­
rativo y construcción con partícula. 507
§215. La partícula ή com parativa........................ 510
§ 216. Observaciones v a ria s..................................... 512
§ 217. N ota sobre el genitivo ablativo con su­
perlativos...................................................... 514
§ 218. Genitivo de referencia: Concepto general. 517
§ 219. Con verba iudicialia..................................... 518
§ 220. Origen de este sin tagm a............................. 520
§ 221 . El sintagm a ευ εχω -f genitivo.................. 522
§ 222. Genitivo articular del infinitivo................ 524
§ 223. Sintagm as είπε δε μοι πατρός y τί μοι εριδος 524
X X II S IN TA X IS GRIEGA

Páginas

§ 224. Algunas construcciones anacolúticas. . . . 525


§ 225. Genitivo te m ático ............................................ 525
§ 226. Tipos inscripcionales....................................... 527
§ 227. Tipo αυθάδης φρένων....................................... 528
§ 228. Conclusiones sobre la inexistencia en
griego del llam ado genitivo de refe­
rencia.............................................................. 529
§ 229. Genitivo de cau sa......................................... 530
§ 230. Genitivo exclam ativo..................................... 533

Usos sincréticos del genitivo


§ 231. Genitivo de m a te ria ..................................... 534
§ 232. Genitivo en el σχήμα καθ’ δλον καί μέρος 536
§ 233. D istintos genitivos con un mismo regente
o en la misma frase.................................... 537
§ 234. E l genitivo absoluto: Condiciones gene­
rales................................................................ 537
§ 235. Orígenes varios de esta construcción. .. . 538
§ 236. El sintagm a ήμΐν... δεισάντων...................... 540
§ 237. Genitivo absoluto con participio de pre­
sente y ao risto ............................................. 541
§ 238. Observaciones: Omisión del sujeto; par-
ticulas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54^
§ 239. Genitivo absoluto cuyo sujeto está ya en
la frase........................................................... 543
§ 240. E l genitivo en griego m oderno.................... 545

X. E L DATIVO
§ 241. Conceptos generales: Sincretism o................ 547

D a t iv o p r o p io

§ 242. E l dativo directivo-final: Su origen........... 550


§ 243. Exam en de los ejemplos griegos............... 554
§ 244. E l dativo propio: Concepto general........... 557
§ 245. Dependiente de verbos intransitivos, con
especial referencia al dativo posesivo. 558
§ 246. Dependiente de verbos tran sitiv o s........... 562
§ 247. E l dativo propio con sustantivos y adje­
tiv o s................................................................ 564

Otros usos derivados del dativo propio:


§ 248. E l dativo sim patético: Sus seis catego­
rías de em pleo............................................. 565
SUMARIO X X III

Páginas

§ 249. Observaciones varias sobre el origen de


esta construcción y sobre la alternación
entre caso posesivo y adjetivo posesivo. 568
§ 250. E l dativo é tic o .................................................. 573
§ 251. Observación sobre la partícula xot.............. 574
§ 252. D ativo de interés commodi et incommodi. 574
§ 253. Datiuus indicantis............................................ 575
§ 254. Datiuus auctoris: E m pleos............................. 578
§ 255. Orígenes de esta construcción.................... 581
§ 256. D ativo libre con su stan tiv o s........................ 582

D a t iv o i / ) c a t iv o

§ 257. Locativo: Usos locales.............................. 584


§ 258. Alternación con giros p rep o sic io n ales.... 586
§ 259. Locativo con nombres de p ersona........ 588
§ 260. Locativo en usos preg n an tes................. 590
§ 261. Locativo con verbos com puestos............. 591
§ 262. Locativo σχήμα ετυμολογικόν..................... 592
§ 263. Usos tem porales del lo cativo ................. 593
§ 264. Alternación del locativo de tiem po con
otros casos................................................. 595

D a t iv o in s t r u m e n t a i,

§ 265. E l instrum ental: Conceptos generales. . 597


§ 266. In strum ental com itativo: Usos adverbales
norm ales.............................................. 598
§ 267. Uso con otros verb o s.......................... 600
§ 268. E l sintagm a aÛToîç nrrrois.................. 602
N ota sobre el instrum ental prosecutivo. 604
§ 269. Instru m en tal propio: Usos normales. . . 605
§ 270. Em pleo con otros verb o s.................. 609
§271. Instrum ental etimológico: Sus cuatro tipos
generales............................................. 611
§ 272. Observaciones v arias............................ 613

Usos derivados del dativo instrumental·.

§ 273. D ativo de m odo............................................... 614


§ 274. D ativo de can tid ad ........................................ 617
§ 275. D ativo de limitación: Orígenes................. . . 620
§ 276. Observaciones varias sobre este dativo. 622
X X IV S IN T A X IS GRIEGA

Páginas

§ 277. D ativo de causa: Orígenes......................... 624


Alternación con giros preposicionales. . . . 626
La causa y la finalidad en griego............... 626
§ 278. D ativo de precio y m ed id a......................... 628
§ 279. Usos sincréticos del d a tiv o ......................... 629
§ 280. D ativo y locativo............................................ 630
Dativo, locativo e in stru m en tal............... 631
§ 281. Locativo e in stru m e n tal............................... 631
§ 282. D ativo doble..................................................... 633
§ 283. D ativo absoluto................................................ 635
§ 284. N ota sobre el «caso épico» en -φι(ν)......... 637
§ 285. L a desaparición del dativo en griego:
G eneralidades............................................... 639
§ 286. La desaparición del locativo........................ 640
§ 287. L a sustitución del in stru m en tal................ 641
§ 288. L a desaparición del dativo p ro p io ........... 643
INTRODUCCION GENERAL
BIBLIOGRAFIA GENERAL

Solo aparecen en esta lista las obras generales, a las que con m ás frecuen­
cia se hace alusión en las referencias bibliográficas. E l procedim iento de
m ención (norm alm ente, con el simple nom bre del autor) no ofrecerá d ificu lta­
des p a ra el lector y, p o r ello, prescindim os de lista de abreviaturas. E n cuanto
a las revistas, se las cita por las siglas usuales (IF “ Indogerm anische Fors»
chungen” , K Z “ K uhns Z eitschrift” etc.): la referencia al lugar de publicación,
antigüedad etc. puede encontrarse en las listas iniciales de cualquier repertorio
( U année philologique, Bibliographie linguistique de la UNESCO).

Asopios, Κ. Εισαγωγή εις τήν Ελληνικήν σύνταξιν. Corcira, 1841.


Asopios, Κ. Περι ελληνικής συντάξεως περίοδος δεύτερα. Atenas, 1848.
B assois de Climent, Mariano: Sintaxis histórica de la lengua latina
Barcelona, 1945-48 (dos vols. I: Introd., género, núm ero y
casos; II: Las formas personales del verbo).
Idem Sintaxis latina Madrid, 1956 (dos vols).
Bernhardy, G ottfried Wissenschaftliche Syntax der griechischen
Sprache Berlin, 1829.
Bizos, M. Syntaxe grecque París, 1955.
Blass, Fried, y D ebrunner, A lbert Grammatik des neutestament-
lichen Griechisch, Gotinga, 196522.
W. B randenstein Griechische Sprachwissenschaft III. Berlin, 1966 .
Brugm ann, K arl, y Thum b, A lbert Griechische Grammatik Mu­
nich, 19132.
Brugm ann, K arl Grundriss der vergleichenden Grammatik der indo­
germanischen Sprachen Estrasburgo, 1897-1916 (2.a ed.; en
la 1.a ed. de esta obra los vols. III-V , que contienen la sintaxis,
son obra de B. Delbrück cf. infra. E n la 2.a ed. Brugm ann
reelaboró personalm ente p arte de la sintaxis).
Brugm ann, K arl Abrégé de grammaire comparée des langues indo-
européennes Paris, 1905 (trad, francesa de la obra Kurze Ver­
gleichende Grammatik der indogermanischen Sprachen Leip­
zig, 1904).
Carrière, Je a n Stylistique grecque pratique París, 1960
XXVI SIN TA X IS GRIEGA

Chantraine, Pierre Grammaire homérique tom o II: Syntaxe P a ­


rís, 1953.
Cirac, Sebastián M anual de gramática histórica griega vol. IV:
Lecciones de sintaxis del verbo y de las oraciones Barcelona, 1957.
Delbrück, B erthold Syntaktische Forschungen (cinco vols.) Halle,
1871-88.
Idem Vergleichende Syntax der indogermanischen Sprachen E s­
trasburgo, 1893-1897-1903 (tres vols, en el Grundriss de Brug-
m ann).
Gildersleeve, Basil L. Syntax o f classical Greek N ueva York, 1900
y 1911 (sólo aparecieron dos fascículos, el segundo en colabora­
ción con Ch. W. Miller).
H avers, W ilhelm Handbuch der erklärender Syntax Heidelberg,
1931.
H irt, H erm ann Indogermanische Grammatik (siete vols.; los dos
últim os contienen la sintaxis) Heidelberg, 1921-37.
Hofm ann, J . B. Lateinische Grammatik. Syntax und Stilistik I I
Munich, 1928 (2.a ed. a cargo de A. Szantyr. Munich, 1963-65).
H übner, E m il Grundriss zu Vorlesungen über griechischen Syntax
Berlin, 1883.
H um bert, Je a n Syntaxe grecque París, I9603 (la 1.a ed. es de 1945
y la 2.a de 1954).
Jannaris, Antonios Historical Greek Grammar Londres, 1897.
Kieckers, E rn st Historische griechische Grammatik Berlin, 1925-6
(cuatro pequeños volúmenes; los dos últim os contienen la
sintaxis).
K rüger, K arl W ilhelm Griechische Sprachlehre Leipzig, 1875-9
(es la 5.a ed. a cargo de W. Pökel).
K ühner, R aphael, y Gerth, B. Ausführliche Grammatik der grie­
chischen Sprache II: Satzlehre H annover, 1955 (4.a ed. idéntica
a la 3.a de los años 1898-1904).
Löfstedt, E in ar Syntactica, Studien und Beiträge zur historischen
Syntax des Lateins I-II Lund, 1928 y 1933.
Madvig, J . R. Syntaxe de la langue grecque, principalement du
dialecte attique Paris, 1884 (trad, francesa de una obra danesa).
M atthiae, Aug. Ausführliche griechische Grammatik Leipzig, 1827
(la sintaxis ocupa las páginas 537-1318).
Mayser, Edw in Grammatik der griechischen Papyri aus der Ptolo-
mäerzeit II. Satzlehre 1. Analytischer Teil (dos vols. Leipzig,
1926 y 1933-4). 2. Synthetischer Teil (Leipzig, 1934).
BIBLIOGRAFÍA XXVII

Meillet, Antoine, y Vendryès, Joseph Traité de grammaire com­


parée des langues classiques París, 19537.
Menge, H erm ann Repetitorium der griechischen Syntax Munich,
19619.
Moulton, J . H ., y Turner, N. A grammar of New Testament Greek
III: Syntax Edim burgo, 1963.
N unn, H. P. V. A short syntax of Attic Greek Cambridge, 1948.
Pisani, V ittore Sintassi della lingua greca antica Milán, 1951.
R iem ann, O., y Cucuel, Ch. Règles fondamentales de la syntaxe
grecque Paris, 1901 (es originariam ente trad, de la obra de
A. von Bamberg Hauptregeln der griechischen Syntax Berlin, I.
Springer).
Scheuerlein, W. Syntax der griechischen Sprache Leipzig, 1846.
Schwyzer, E duard, y D ebrunner, A lbert Griechische Grammatik II:
Syntax und syntaktische Stilistik Munich, 1950 (un tercer vol.
con los índices de esta obra fundam ental h a sido publicado
en 1953 a cargo de J . Georgakas).
Sommer, Ferdinand Vergleichende Syntax der Schulsprachen Leip­
zig, 1925 (hay una reed, en D arm stadt, 1959).
Thiersch, F. W. Griechische Grammatik vorzüglich des homerischen
Dialekt Leipzig, 18292.
Thum b, A lbert Handbuch der neugriechischen Volksprache E s­
trasburgo, 19102.
Thum b, A., y Kieckers, E. Handbuch der griechischen Dialekte I.
Heidelberg, 19322. II. Heidelberg, 1959 (reelaborado por
A. Scherer).
Tsapekis, I. G. Σύνταξις τής ελληνικής γλώσσης (principalmente
del ático) Atenas, 1960.
Tzartzanos, A. Νεοελληνική σύνταξις (τής κοινής δημοτικής) I. A te­
nas, 19462.
Tzouganatos, Ν. D. Σύνταξις τής αρχαίας ελληνικής γλώσσης. Ό
ύποτεταγμένος λόγος. Atenas, 1963.
Thompson, F. E . A Syntax of Attic Greek Londres, 1907.
Vibborg, Ebbe A tentative Grammar of Mycenaean Greek G öte­
borg, 1960.
W ackernagel, Jacob Vorlesungen über Syntax m it besonderer
Berücksichtigung von Griechisch, Lateinisch und Deutsch Basi-
lea, 1926-82 (dos vols.).
Wannowski, St. Syntaxis anomaliarum graecarum Leipzig, 1835.
Witowski, Stanislaw Historyczna skladnia grecka na tie porow-
nawczem Lemberg, 1936.
Ca p í t u l o I

CONCEPTO, HISTORIA Y METODO DE LA SINTAXIS


GRIEGA

Co n t e n id o de ia s in t a x is : h is t o r ia c r ít ic a d e i , p r o b l e m a

1. La dualidad Morfología/Sintaxis, admitida por las gra­


máticas de carácter escolar y práctico, por la gramática
tradicional y por muchos científicos de la gramática, plantea
problemas teóricos de ardua resolución. En efecto, usual­
mente se entiende que mientras la Morfología se ocupa del
estudio de las formas gramaticales, la Sintaxis debe estudiar
la función o significación de esas formas, su unión en la ora­
ción y la significación de las unidades oracionales. Ahora
bien, fácilmente se aprecia que esta división de la gramática
en Morfología y Sintaxis, así entendidas, aplica criterios equí­
vocos. Si la Morfología estudia la forma, la Sintaxis debe es­
tudiar las significaciones; pero ambas, la forma y significa­
ciones de todas las unidades lingüísticas (palabras y complejos
de palabras u oraciones). Si la Sintaxis estudia las oraciones,
la Morfología deberá estudiar las palabras; pero unas y otras
en todos sus aspectos (forma y función o significación). El cri­
terio quf* tradicionalmente —desde la época de fundación de la
lingüística histórico-comparada— se aplica para distinguir
Morfología y Sintaxis, bien se ve que es un criterio hetero­
géneo. Porque para elaborar una división de la gramática
puede recurrirse a cualquiera de estos tres criterios: a) El de
los aspectos o elementos básicos del lenguaje: elemento ma­
terial o sonidos (Fonética-Fonología), elemento espiritual,
4 INTRODUCCIÓN GENKRAL

ideal o significativo (Semántica) y, junto a ellos, un tercer


elemento formal o lingüístico, objeto específico del estudio
gramatical; b) El de las unidades lingüísticas: sonidos, pala­
bras y oraciones, objeto de estudio de la Fonética, teoría de las
palabras y teoría de las oraciones o Sintagmática; c) El criterio
que opone forma y significación gramatical o funcional, según
el cual la gramática debe dividirse en una teoría de la forma
o morfología en sentido restringido y una teoría de la signi­
ficación gramatical o sintaxis. En principio, parecería el pri­
mero el criterio más apropiado, pues que parte de la convic­
ción de la posibilidad de existencia de un aspecto propia­
mente gramatical o lingüístico-funcional del lenguaje; pero la
verdad es que han sido los otros dos los utilizados normal­
mente en casi todos los intentos de división de la gramática.
A lo largo de la historia de los estudios gramaticales han sido
aplicados estos tres criterios de división, a veces separada­
mente; otras, en cambio, muy numerosas, allanando sus
límites mutuos y aplicando criterios híbridos. Advirtamos,
desde luego, en lo que al tercer criterio respecta, la necesidad
de salvar el peligro de confusión entre significación gramatical
o función y significación léxica.

2. ^ E n la gram ática india antigua no son claros los límites


entre sintaxis y morfología. Dentro del estudio, fundam ental en
lengua de estructura tan m arcadam ente flexional, de las formas
incluían tam bién aquellos gramáticos el de las significaciones.
La división aristotélica de la gram ática en prosodia, analogía,
etimología y sintaxis perdura hasta comienzos de la E dad Moderna
y hasta fecha mucho más reciente en la práctica escolar de algunos
países. Mientras que la prosodia y la etimología estudian aspectos
paragram aticales, la analogía se ocupaba del estudio de las partes
de la oración en todos sus aspectos, aunque predominantemente
en el aspecto formal, y la sintaxis del estudio de la constructio,
clases de oraciones, orden de palabras en las distintas especies de
oraciones, aspectos predominantemente formales de la frase.
Es decir, por una parte, las palabras, complejos relativam ente
estables, en su carácter de partes del discurso, y, por otro lado,
las combinaciones de palabras, grupos más fortuitos, formando
oraciones o sintagmas. Es, pues, una división de la gram ática que
atiende al segundo de los criterios que antes enumerábamos,
CONCEPTO, HISTORIA V METODO 5

restringido en el sentido de que, en el estudio de las palabras por


la analogía y en el de las oraciones por la sintaxis, se prescinde
de los aspectos léxicos y semánticos, estudiados por la etimología.
Tam bién para los gramáticos romanos la analogía sigue siendo una
Theoria partium orationis, y la sintaxis, la doctrina de la cons­
tructio. A lo largo de la Edad Media cabe señalar dos direcciones
al respecto: por un lado, la orientación greco-latina estricta con
la cuádruple división señalada; por otro, una división igualmente
cuatripartita en Orthographia, Etymologia, Dyasyntastica (des­
figuración del térm ino Syntaxis) y Prosodia, entendiendo por
Etymologia la antigua analogía, a la que se añadían el estudio de la
formación, derivación y composición de palabras, incluida la his­
toria de estos aspectos. E sta división se impone tan to en obras
escolares como el Doctrinale de Alejandro de Villa Dei como en
otras de más alto vuelo teórico como la Grammatica speculativa
de Tomás de E rfurt, que, aplicando la doctrina aristotélica de las
cuatro causas, reserva a la etimología el estudio de las ocho par­
tes de la oración en cuanto principio formal del discurso y a la
sintaxis o Dyasyntastica el estudio de las partes de la oración en
cuanto causa o principio eficiente de la construcción frenemos
que llegar al siglo x v m pará encontrar una reforma dé esta con­
cepción de la división de la gram ática en la obra del inglés J. H arris,
Hermes, 1 que, distinguiendo tres tipos de unidades lingüísticas
(sonidos, palabras, oraciones) y tres aspectos del lenguaje (mate­
rial, morfofuncional y semántico), y ocupándose sólo del aspecto
gram atical (con exclusión del m aterial —sonidos— y del signi­
ficativo léxico-semántico), divide su semasiología gram atical en
dos partes: estudio gram atical integral de las palabras como
partes de la oración y estudio de las oraciones como combinacio­
nes de las clases morfofuncionales de palabras.
La estructuración de la gram ática en la obra de los primeros
cultivadores de la gram ática comparada indoeuropea, heredada
por nosotros en la práctica, distingue: Fonética (estudio de los
sonidos), morfología (estudio de la forma de las palabras) y sin­
tax is (estudio de la significación gram atical de las palabras y
estudio de las oraciones en todos sus aspectos, tam bién en el for­
mal). Durante bastante tiempo (prácticamente hasta B. Del­
brück, quien hacia 1870 comienza sus estudios de sintaxis com­
parada indoeuropea), la gram ática comparada indoeuropea se

1 Cf. O. Funke Studien zur Geschichte der Sprachphilosophie T. B em a, 1927»


págs. 10 sigs.
6 INTRODUCCIÓN GENERAL

redujo a morfología (dominio en que primeramente comenzó a


aplicarse el método comparativo) y fonética. La morfología es­
tudiaba exclusivamente la forma de las palabras (también la com­
posición, derivación, formación de palabras), desentendiéndose
del estudio de la forma de las combinaciones de palabras o frases.
La sintaxis debía estudiar la oración en general y las distintas cla­
ses de oraciones en todos sus aspectos semasiológicos y formales.
La sintaxis histórico-comparada, así concebida, es desde luego
la parte más gram atical, frente a la morfología, en cuanto estudio
exclusivo de la forma de las palabras, prescindiendo de su fun­
ción gram atical. Es verdad que, a p artir de Brugmann, se deja
sentir una tendencia a enriquecer el dominio de la morfología
traspasándole aspectos estudiados antes por la sintaxis. Bn la
segunda edición del Grundriss estúdianse conjuntam ente las formas
gramaticales y sus significaciones, y, de acuerdo con esta orienta­
ción —en la que no cabe desconocer el influjo de la crítica de
Ries a que luego aludiremos—, tam bién Meillet, en la Intro­
duction, reduce la sintaxis a un pequeño capítulo sobre la frase3,
m ientras que el empleo de las formas (casos, modos, etc.) es
estudiado solidariamente con el examen de dichas formas. B sta
orientación de Meillet estaba quizá inspirada en la enseñanza
de F. de Saussure, quien explícitam ente señala en su Cours de
linguistique générale 3 el contrasentido inherente a la separación
del estudio de las formas del de las significaciones de las formas:
«Para separar este estudio (el de las formas de las palabras) de la
sintaxis se alega que la sintaxis tiene por objeto las funciones
propias de las unidades lingüísticas, m ientras que la morfología
no se ocupa más que de su forma; la morfología se contenta, por
ejemplo, con decir que el genitivo del griego φύλαξ es φύλακος,
y la sintaxis indica el empleo de esas dos formas. Pero ta l distin­
ción es ilusoria; la serie de formas del sustantivo φύλαξ sólo se
convierte en paradigm a de flexión por la comparación de las
funciones asociadas a las distintas formas; y, recíprocamente,
esas funciones sólo se justifican en la morfología si a cada una
de ellas corresponde un signo fónico determinado. U na declinación
no es ni una lista de formas ni una serie de abstracciones lógicas,
sino una combinación de ambas cosas; formas y funciones son soli­
darias y es difícil, por no decir imposible, separarlas. Lingüísti­
camente la morfología no posee objeto real y autónomo; no puede

* Págs. 355-77*
8 P ágs. 185-6.
CONCEPTO, HISTORIA V MÉTODO 7

constituir una disciplina distinta de la sintaxis.» La división


saussureana de la gram ática en gram ática asociativa y gramática
sintagm ática (que estudian, respectivamente, las relaciones aso*·
ciativas in absentia y las relaciones sintagmáticas in praesentia)
se refiere predominantemente a los aspectos formales de esas relar
ciones 4. Bs de señalar igualmente que en obra tan m eritoria (y
tan im portante en la historia de los estudios de sintaxis indoeuror
pea) como la Vergleichende Grammatik der slavischen Sprachen, IV 5,
de F. Miklosich, y ya antes —en 1853—, en un interesante trabajo
de L. L ange6, se había señalado la necesidad de distinguir dentro
de la gram ática dos partes: Morfología o estudio de las formas y
sintaxis o estudio de las significaciones, aplicando rigurosamente
el tercero de los criterios que al principio enumerábamos.

3· Frente a esta actitud divergente de algunos indoeuro-


peístas, la m ayoría de las obras de gram ática comparada indo­
europea, tan to los manuales generales como los Prinzipien der
Sprachgeschichte, de H. Paul, como los tratados de gramáticas
particulares de una lengua determ inada, siguieron fieles a la
división tradicional. La crítica más aguda de esta división de la
gram ática la hizo J . Ries en su opúsculo Was ist Syntax 7. Apli­
caba aquí Ries el segundo criterio de división por unidades lin­
güísticas, según el cual la gram ática debería dividirse en: Fonética,
Tratado de las palabras y Sintaxis o Tratado de la oración. El
Tratado de la palabra (Wortlehre) abarca el estudio de la forma
y tam bién el de su significación (casos, tiempos, modos, género,
etcétera, capítulos incluidos hasta entonces en la sintaxis). La
sintaxis se dividía en morfología sintáctica o estudio de la forma
de las oraciones, y en semasiología sintáctica. E l opúsculo de
Ries, escrito con claridad y energía, produjo una auténtica con­
moción entre los lingüistas de la época y puso, desde luego, de
manifiesto, por lo menos, lo impropio de las denominaciones
morfología y sintaxis, inadecuadas al m aterial a ellas tradicio­
nalmente asignado. Lingüistas como Sütterlin, Séchehaye, Dela­
croix, Vendryès y otros se adhirieron al sistema de Ries. Otros,
como Brugmann, Jespersen, Behaghel, M arty, etc., se opusieron

4 O. c. pág. 188.
5 Viena, 1883.
6 «Andeutungen über Ziele und Methode der syntaktischen Forschung».
Gotinga, 1853.
7 Marburgo, 1894. Recogido después como primero de lo s tres estudios
del libro Beiträge zur Grundlegung der Syntax. Praga, 1927-31.
B INTRODUCCIÓN GENERAL

a él, más o menos definidamente; pero, en sustancia, el estudio de


Ries tuvo el m érito de incitar a un examen serio del problema,
que la inercia y rutina de la tradición gram atical había enmas-
, carado. Por ello, de un modo más o menos decidido, en muchas
obras de gram ática, indoeuropea o no, posteriores a la polémica
suscitada por Ries, los resultados de su crítica de la división trad i­
cional se dejan traslucir en nuevas clasificaciones de la gram ática.
Por citar un solo caso, O. Behaghel, el gran germanista, distinguía:
Fonética (Lautlehre) y Semántica (Bedeutungslehre). La semán­
tica, dividida en cuatro partes: semántica propiam ente dicha
(significaciones léxicas), sinonimia, tratado de la formación y deri­
vación de palabras, y sintaxis. Dentro de la sintaxis («no como
parte de la sintaxis, sino como un compendio de la sintaxis» 8),
incluía Behagel la teoría de la flexión ( Flexionslehre). Otros autores
adoptaron otros sistemas de división.
Desde luego, la crítica de Ries y su nueva construcción no
están libres a su vez de reproches 9. Critica Ries lo que él llama la
Mischsyntax, una sintaxis híbrida que estudia no sólo los com­
plejos de palabras y oraciones, sino tam bién la significación de las
palabras aisladas. Frente a esta clasificación debe alzarse otra
en que las uniones de palabras —y no sólo las oraciones— se
opongan a las palabras, como éstas se oponen, en cuanto unidades
superiores, a los sonidos. La teoría de las palabras se dividirá en
una teoría de la forma dé las palabras y en una teoría de la sig­
nificación de las palabras. La sintaxis se descompondrá en una
doctrina de la forma y otra de las significaciones de las uniones
orgánicas de palabras. Ahora bien, cabe objetar^ sonidos, palabras
y uniones de palabras no son térm inos equiparables. Los sonidos
son realidades lingüísticas de orden distinto, que no incluyen ne­
cesariamente una significación, la cual es, por el contrario, parte
integrante del concepto de palabra y de oración. M ientras que la
significación de las uniones de palabras proviene de la función de
las palabras que las componen, juntam ente con otros factores
(orden de palabras, acento de frase, entonación, etc.), la signifi­
cación de una palabra nada tiene que ver con los sonidos que la
componen. Al sonido se contrapone no el complejo semántico
que llamamos palabra, sino el complejo fonético. H ay que dis-

8 Literaturblatt f. germ, und rom. Philologie V III, 1887, pág· 203.


9 Cf. sobre todo A . Marty «Satz und Wort» en Nachgelassene Schriften II
(ed. O. Funke). B em a , 1950.
CONCEPTO HISTORIA V MÉTODO 9

tinguir, pues, entre fonética, de un lado (estudio del elemento


m aterial o físico del lenguaje), y estudio de las significaciones.
No el criterio sonido-palabra-oración es el utilizable, sino la
contraposición forma-significación, ta l y como ha sido explotada
por Miklosich y otro££Por otra parte, la separación tajante entre
palabra y oración es, con frecuencia, borrosa. Por no hablar de
lenguas en que ta l distinción es normalmente difícil de señalar,
en las lenguas indoeuropeas existen grupos de palabras que pasan
a palabras (Ζεΰ πάτερ, lat. Iuppiter; amaré < amar he < lat.
amare habeo, etc.), palabras-frase (¡fuego!, ¡cuidado!), etc. La pa­
labra-compuesto está a m itad de camino entre la palabra simple
y el sintagm a, y el criterio de la inseparabilidad, que en defi­
nitiva es el único decisivo, es, con frecuencia, muy fluctuante.
Además, es imposible estudiar la significación de muchas palabras
fuera de la frase, porque precisamente sólo en las uniones de pala­
bras o combinaciones sintagm áticas cumplen aquéllas su peculiar
función. Al eliminar estas palabras preposiciones, partículas
como αν, etc.), el campo de estudio de la teoría de la significa­
ción de las palabras de Ries queda bastante reducido; pero mucho
más aún, si se cae en la cuenta de que tam bién los adjetivos y ad­
verbios son de naturaleza sinsemántica o sincategoremática,
es decir, sólo significan algo dentro de un complejo sintáctico
(con un nombre, con un verbo). Esto aparte de que tampoco
Ries explica con claridad la separación entre teoría de las palabras
y teoría de las imiones de palabras (Wortgefü g e), ni puede m ante­
nerse, dentro de los complejos de palabras, la distinción entre
frases y no-frases («grupos cerrados» y «grupos abiertos», según
la terminología de Sütterlin, entendiendo por grupos abiertos las
locuciones y grupos sinsemánticos formados por una palabra
principal y otra circunstancial: junto al muro, delante de la puerta,
etc.), pues estas últim as deberían caracterizarse positivamente
y no de un modo meramente negativo con respecto a las prim eras^
La vislumbre —o clara percepción en otros casos— de que
existen categorías de palabras que funcionan sólo sintácticam ente
(y, por consiguiente, que la sintaxis no sólo debe estudiar la forma
y significación de las oraciones, sino tam bién la significación de
esas categorías de palabras), es algo cuyo mérito incumbe a la
llam ada por Ries peyorativam ente Mischsyntax. Lo cual, por su­
puesto, tampoco perm ite considerar a la sintaxis, sin más, como
teoría de la significación, pues, junto a aquellas palabras, hay
otras que tienen significación por sí mismas: habría que dividir
la teoría de la significación en tantos capítulos como clases de
10 INTRODUCCIÓN GENERAL

significaciones distintas nos ofrecen los medios usuales de expre­


sión lingüistica.
Tampoco la morfología, concebida al modo tradicional, deja
de ser una Mischmorphologie de carácter heterogéneo en la que
se agrupan materiales de vario acarreo clasificados (sustantivo
con las subclases de nominativo, genitivo, etc.; verbo con las
subclases de tiempos, modos, etc.) con arreglo a criterios muy
varios (genéticos, semasiológicos, morfológicos).
Bn definitiva, parece que la más tajan te y nítida diferenciación
es la que se establece entre lo fónico o m aterial (fonética) y lo
significativo o espiritual (semasiología, en la que las formas lin­
güísticas se ordenan de acuerdo con la igualdad o parentesco de
las significaciones, sobre- la base de la dualidad: identidad funcio­
nal/diversidad funcional). Pero algunos piensan que la separación
de forma y significación violenta la realidad gram atical, y si­
guen creyendo que es más científico separar el estudio de los
sonidos, palabras y oraciones. Otros —y no se negará, en princi­
pio, lo justificado de su actitud— niegan la posibilidad de separar
el estudio de la forma del de la significación, el de la palabra del
de la frase: la gram ática es una unidad que no puede descom­
ponerse. Las vacilaciones en que incurren, las interferencias y
dificultades con que tropiezan todos los intentos de clasificación
hasta ahora realizados son la prueba práctica de esa imposibilidad.
Lingüistas como Kretschm er y Kroll, D auzat y Delacroix y,
más recientemente, otros muchos, se han mostrado, en fin de
cuentas, convencidos de la unidad de la gram ática y de la impo­
sibilidad de diferenciar netam ente subaspectos gramaticales. La
'■•ή*.
palabra no se puede estudiar sino como «parte de la oración»,
y ésta sólo como unión de palabras; las formas poseen siempre un
significado y los significados sin base formal no se prestan a un
estudio eficaz. Hjelmslev se declara convencido de la indivisibi­
lidad de la gram ática. Tres tipos de unidades lingüísticas distingue
el gramático danés: fonemas; morfemas y semantemas; palabras.
La fonología y fonética estudian los fonemas; la lexicología y
semántica, las palabras. Objeto de estudio de la gram ática pro­
piamente dicha son los morfemas y semantemas, unidades lin­
güísticas propias. Cuando la gram ática estudia las combinaciones
de morfemas y semantemas en contacto, la podemos llam ar mor­
fológica; cuando estudia las combinaciones de esos elementos a
distancia la podemos llam ar sintáctica. Pero morfología y sintaxis
no son partes independientes de la gramática, aunque en la prác­
tica esta delimitación de campos pueda resultar conveniente.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO H
t

xLa convicción, más o menos patente, de que divisiones como


morfología y sintaxis, adoptadas en la práctica de tratados y
manuales, no suponen la existencia de subaspectos gramaticales
distintos, sino que responden a un im perativo de tipo metodoló­
gico, la encontramos en buen número de lingüistas modernos.
Tal en Jespersen 10, que divide la gram ática en fonética, semántica,
morfología (estudia los accidentes y formación de las palabras)
y sintaxis (significaciones gramaticales de las formas léxicas
dentro de las oraciones). La morfología es el estudio gram atical
que parte de las formas y representa el punto de vista del oyente
que percibe la forma y tiene que interpretarla. La sintaxis es el
estudio gram atical que arranca de las significaciones o nociones,
y representa el punto de vista del hablante, que parte de las
nociones y tiene que revestirlas en formas. Viggo B randal, en su
ensayo «L'autonomie de la syntaxe», y en el intitulado «Déli­
m itation et subdivisión de la grammaire» u , llegó, por el contrario,
dentro de su orientación aristotéüco-escolástica, a dividir la gra­
m ática en cuatro partes fundamentales (prosodia, fonología, sin­
taxis y morfología) y seis secundarias (morfosintaxis, fonopro-
sodia, morfonología, prosodia sintáctica, morfoprosodia, morfo­
logía sintáctica), atomizando en extremo el fenómeno gram atical,
pero evidenciando, al propio tiempo, que si no se es estrictam ente
unitario a este respecto, el intento de captar el hecho gram atical
en toda su hondura conduce al señalamiento de m últiples aspectos
y subaspectos. Otros lingüistas teóricos, como S. U llm ann12,
mantienen como criterio diferenciador la división sonido-palabra-
oración. Dentro del tratado de la palabra o lexicología distingue
una lexicología morfológica y otra semasiológica. Asimismo dis­
tingue una sintaxis morfológica o morfología sintáctica (orden de
palabras, entonación, flexión, palabras gramaticales) y una se­
masiología sintáctica (tipos de oraciones, miembros oracionales,
categorías gramaticales). Es decir, con algunas diferencias de
detalle, el mismo proyecto de división de Ries, que, según vimos
antes, a salvo todos sus m éritos de planteam iento de un problema
descuidado antes, se basa en un criterio altam ente criticable.

4· Ningún hecho puede dar m ás cabal idea del estado de la


cuestión que ahora discutimos que el siguiente. E n el VI Congreso

10 Philosophy of Grammar. la n d res, 1924, pág. 37*


11 Incluidos en Essais de linguistique générale. Copenhague, 1943.
12 «language and Meaning» Word II, págs. 2 ss.
12 INTRODUCCIÓN GENERAL

Internacional de Lingüística, celebrado en París en 1948, la ter­


cera cuestión general discutida rezaba así: «¿Se puede dar una
división universalmente válida de los dominios respectivos de la
morfología y de la sintaxis?» Aunque esta cuestión tocaba directa­
m ente al problema de si morfología y sintaxis pueden distinguirse
en todos y cualquier tipo de lenguas, dando por supuesto que en
algunas ta l distinción sí que se da, la verdad es que esta premisa
previa había de constituir el quicio sobre el que girara lógica­
m ente la discusión 13. Se estuvo casi generalmente de acuerdo en
negar la posibilidad de una definición umversalmente válida de los
dominios respectivos de morfología y sintaxis, que serían distingui­
bles en cambio —según el parecer de la m ayoría de los lingüistas
allí congregados— en las lenguas flexionales y concretamente
en las indoeuropeas. De todos modos hay que señalar la circuns­
tancia de que bastantes lingüistas negaron allí validez a la distin­
ción entre morfología y sintaxis. Algunos lingüistas neoidealistas
italianos (Bonfante^ por ejemplo) negaron validez filosófica y
teórica a la distinción entre morfología y sintaxis, léxico y foné­
tica, que desmenuza la insobornable unidad artística que es la
lengua' y Potros, como Frei, Buyssens y Kurylowicz, que tienen
iguaheÜhte una concepción unitaria de la lengua, conferían a esa
división un alcance meramente metodológico. O viendo en la mor­
fología un aspecto de la sintaxis, pues que las palabras aisladas
no son sino abstracciones: la sintaxis, afirmó Kurylowicz, es
definiens de la morfología —definiendum— . O tratando en plano
igualitario los aspectos morfológico y sintáctico, como Pulgram
y Pisani. O considerando, como Holt, que la sintaxis no es autó­
noma, sino sólo un aspecto de la doctrina de las formas funcionales
o morfología.
Bn muchos de los lingüistas que expusieron su parecer en aquel
Congreso (Hjelmslev, Pulgram, Sauvageot, Pisani y otros) se
m anifiesta la convicción de que la división morfología-sintaxis
debe sólo considerarse un recurso metodológico, orientación contra
la que difícilmente puede aceptarse la dificultad esgrimida por el
rapporteur Vachek de que «la práctica muy difícilmente se basa
en lo que no se halla presente intrínsecam ente en la naturaleza
semiótica del lenguaje». La historia de los estudios gramaticales
nos provee de sobrados ejemplos de pervivencia, por gracia de la

13 Cf. Actes du sixièm e Congrès International des Linguistes. Paris, Kl inc-


sieck, 1949. U n resumen, bien ordenado, de las distintas opiniones allí susten­
tadas, puede verse en el libro de A. Llórente Morfología y sintaxis. E l problema
de la división de la gramática. Granada, 1955, págs. 151 sigs.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 13

inercia y rutina de la tradición, de conceptos y distinciones ca­


rentes de toda base real.
Aquellos otros lingüistas que se m anifestaron afirm ativam ente
sobre la diferenciación entre morfología y sintaxis estaban lejos
de ponerse de acuerdo sobre la naturaleza de esa diferenciación,
que centraban en muy diversas dualidades: palabra-frase (Can-
tineau, Tm ka, al modo más o menos tradicional; M artinet: pala-
bra-sintagm a; Kurylowicz: palabra parte del discurso-palabra
parte de la frase); forma-significación (Bonnard, Larochette,
H avranek y otros); langue-parole (Ivanescu, Camoy); sistem a-pro­
gresión del texto (Hjelmslev, K. Togeby, Holt).
Con nuevas —a veces, extrañas y pintorescas— denominacio­
nes o conservando las tradicionales, de las Actes du V I Congrès
International de Linguistique, qué con toda justicia podemos
considerar como espejo del estado de opinión sobre el problema
que nos ocupa de la lingüística actual, se deduce que no se ha
llegado ni muchísimo menos a un acuerdo en punto a esta cuestión
de la división de la gram ática y de la delimitación de los campos
de morfología y sintaxis. Sigue existiendo oposición entre lingüistas
que adoptan el criterio palabra-oración y los que adoptan el cri­
terio forma-significación, aparte de aquellos otros que represen­
tan tendencias más modernas, la saussureana y la escuela danesa
de Hjelmslev, que recurren, sin éxito aparente, a otros criterios:
langue ¡parole, sistema/progresión del texto. Tal vez la más clara
enseñanza de aquel Congreso en la tercera cuestión de su tem ario
fuera esa que antes señalábamos de considerar tal división como un
recurso práctico y metodológico. Su utilidad práctica, de una parte,
y la inercia de la tradición gramatical, de otra, explican que, con
gran escándalo de algún lingüista convencido de la inexistencia
de esa división (concretamente, Frei, Rapport, pág. 56), en el
V II Congreso Internacional de Lingüistas de Londres en 1952
(y lo mismo en los Congresos siguientes), prácticam ente to ­
dos los lingüistas asistentes siguieran utilizando la clásica dis­
tinción. Pero que la base real de estas distinciones no es firme
basta a indicarlo la proliferación infinita de sistemas distintos
en cada obra y cada gramático (en alguno, un sistema distinto en
cada obra). Cf., por ejemplo, otro sistema reciente, edificado sobre
la oposición langue ¡parole (y tam bién forma/función y medios de
significación/medios de relación), en la obra de E. Otto, Stand und
Aufgabe der allgemeinen Sprachwissenchaft14.

14 Berlin, 1954, pág. 43.


14 INTRODUCCIÓN GENERAL

Ante tal situación no extrañará que en ima obra como esta


nuestra, sin pretensiones especulativas generales ni filosófico-
lingüísticas, nos sintamos extremadamente tradicionales y
conservadores en lo que respecta a la asignación de contenido
a la Sintaxis. Sólo insistiremos otra vez, para justificar la
inclusión en esta Sintaxis del estudio de la significación de
categorías gramaticales como los accidentes del nombre y del
verbo, frente al proceder (inspirado por la crítica de Ries)
de algunos otros autores, en las consideraciones críticas que
más arriba hacíamos sobre la validez de la propuesta de Ries.
Para justificar la presencia, dentro de un tratado de sintaxis
griega, de capítulos dedicados al estudio del género, casos,
tiempos, etcétera, no creemos sea preciso recurrir al ingenuo
argumento 10 de que, de no hacerlo así, como la gran mayoría
de los tratados de morfología excluyen de sus páginas ese
estudio, se correría el peligro de dejar sin examinar esos capí­
tulos. Admitiendo, por argumentos de tipo teórico o por simple
conveniencia metodológica, la necesidad de distinguir entre
Morfología y Sintaxis, creemos que el criterio palabra/oración
descompone y parcializa el aspecto unitario gramatical en
subaspectos o variedades de otras realidades de naturaleza
distinta, cuales son la palabra y la frase, además de las difi­
cultades prácticas y teóricas de otro tipo, a que antes aludimos,
que presenta la adopción de este criterio diferendador. Frente
a él parécenos más adecuado —salvando, por supuesto, el
peligro de confusión entre significación gramatical o función
y significación lexical— el criterio forma/significación.

H is t o r ia de los e s t u d io s de s in t a x is g r i e g a 16.

5. E n sentido estricto la gram ática nacional griega extiende


su influencia hasta el siglo xv. Ni la gram ática nacional rom ana
ni las especulaciones gramaticales en la Edad Media hacen otra

16 W ackem agel Vorlesungen i pág. 4 y H . H irt Indogerm. Gr. V I pág. 6:


«F,n verdad es totalm ente indiferente dónde y cómo tratem os algo. Carece de
importancia que los com puestos sean descritos a i el tratado de la formación
de palabras o en la sintaxis. L o principal es que sean tratados. B n la sintaxis
deberá ser estudiado lo que no lo haya sido en la fonética ni en la morfología.»
16 Sobre los estudios gram aticales en la época grecorromana cf. H . Steinthal
Geschichte der Sprachwissenschaft bei den Griechen und Röm ern. Berlin, 189Γ.
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 15

cosa que traducir y adaptar, con variable fortuna, a los gramáticos


griegos. A p artir del siglo xv la gram ática experimenta de nuevo
una notoria transformación: aparece la gram ática moderna.
Dos direcciones se aprecian en la gram ática nacional griega.
Para muchos pensadores, a p artir de la sofística (Platón, Aristó­
teles, los estoicos) la gram ática es un πάρεργοι; o una propedéu­
tica o una parte integrante de su sistema filosófico. A otros hom­
bres, en cambio, atrae absorbentemente, constituyéndose en dis­
ciplina autónoma, cuya finalidad práctica será la aclaración y
comentario de los viejos tesoros lingüísticos: son los gramáticos
alejandrinos, que, a través de los sumarios de la gram ática ro­
mana, se entroncan directam ente con la actividad gram atical
stricto sensu de Occidente.
La lengua griega, en el epos, la elegía, la mélica y el dram a
había llegado a la cima de su perfección sin que ni uno solo de los
autores que contribuyeron a su espléndido desarrollo hubiera
sentido las mínimas preocupaciones teóricas sobre los elementos
de la frase, los componentes de las palabras y sílabas o cualquier
otro aspecto gramatical. Sólo cuando la reflexión comenzaba a
suplantar al genio creador y a la sombra de éste alcanzaba su
desarrollo el filosofar, advino la lengua el objeto de estudio de
sofistas y filósofos. A dos finalidades inm ediatas servía la ciencia
naciente: la necesidad, cada vez más urgente, de aclarar e ilustrar
textos cuyo sentido literal a veces se hacía oscuro, y, mucho más
frecuentemente, su sentido real; el interés especulativo que en­
contraba en la lengua una sustancia espiritual digna de investi­
gación. A ello se unía la necesidad de probar el poder de la palabra,
aprestándola a la lucha política, que atrae en la época todos los
intereses. E l problema filosófico del origen del lenguaje es el

Sobre la sintaxis «lógica» en la Antigüedad y en la E dad Media cf. C. Prantl


Geschickte der Logik im Abendlande. Leipzig, Fock, 1927 (especialmente los dos
primeros tomos). Sobre la îiistoria de la sintaxis griega cf. E . Hübner Grundriss
zu Vorlessungen über griechischen Syntax, E n conexión con la historia de la
sintaxis indoeuropea en general, B. Delbrück Vergi. S y nt. I, págs. 1-72, Wacker­
nagel Vorlesungen I, págs. i sigs., y A. Thumb en la Geschichte der indogermanis­
chen Sprachwissenscltaft de Streitberg II, 1, 1916, especialm ente págs. 9 sigs,.
31 sigs., 78-92. L a historia de la sintaxis latina puede seguirse en J. Golling
«Einleitung in die Geschichte der lateinischen Syntax» en G. Landgraf H is­
torische Grammatik der lateinischen Sprache III, 1. Leipzig, 1903, págs. 1-96;
A . W . de Groot en Mélanges Vollgraf págs. 62-70, y K . Büchner-J. B . Hofmann
Lateinische Literatur und Sprache. B em a, Francke, 1951. Cf. tam bién O. N aes
«Noen retninger i moderne syntaksforskning» en M aal of M inne. N orske Studien.
Oslo, 1948, págs. 12-27 y Ε· R isch en Glotta, 1954, págs. 179-227 y 1956, 33-76.
16 INTRODUCCIÓN GENERAI,

primero en centrar la atención de los pensadores: ¿Es el lenguaje


φύσει o θέσει? ¿Se encuentra en la όμοιότης, Ισότης, όρθότης,
άναλογία o, por el contrario, es cosa de experiencia y uso, τρίβη,
έμπειρία, συνήθεια, άνωμαλία? Desde Heráclito a los alejandrinos
ésta es la cuestión en tom o a la cual se polemiza vivam ente.
Su carácter general y abstracto —más abstracto en una época
en que la ciencia positiva no prestaba aún su concurso de acopio
de datos para resolver el problema— hizo derivar la cuestión
hacia términos cada vez más vagos; pero, simultáneamente, la
investigación de lo concreto y particular en el caos de la lengua
fue abriéndose paso progresivamente: se hacía preciso encontrar
divisiones, diferencias, definiciones para poner orden en la m asa
hasta entonces informe de la lengua. Platón descubría las dos
partes esenciales del discurso en el nombre y verbo, όνομα y
ρήμα. Antes, Protágoras había clasificado los nombres, según su
género, en άρρενα, Θήλεα y σκεύη, y vislumbrado una clasificación
de los modos del verbo, al descubrir que todo verbo se resuelve en
una εύχωλή, έρώτησις, άττόκρισις o εντολή. A Hipias le preocupaba
la naturaleza de las letras y sílabas y su conexión en la palabra.
A Pródico, las diferencias sinonímicas. Y, si bien no conocemos con
mucho detalle el curso de las investigaciones lingüísticas en esta
primera época fundacional, la relativa madurez con que los pro­
blemas se presentan ya en la obra aristotélica perm ite vislum brar
su evidente desarrollo. Para el E stagirita (περί έρμηνείας) es la
lengua formal expresión del pensamiento: εστι μέν otfv τά εν τή
φωνή τών έν τή ψυχή παθημάτων σύμβολα. Las categorías del
λόγος, en cuanto raciocinio, se estam pan en el λόγος, en cuanto
discurso: del análisis de la frase nacerá la lógica. E l estudio gram a­
tical, lógicamente concebido, es para Aristóteles introducción a la
técnica del pensar y no objeto propio de una investigación insisten­
tem ente perseguida. Junto al nombre y verbo, φωναι σημαντικαί,
descubre las φωναι άσημοι (partes del discurso no autónomas):
άρθρον (artículo, pronombre dem ostrativo y relativo) y σύνδεσμος.
E l nombre, por su género, es άρρεν, θήλυ o μεταξύ; uno o m últi­
ple, por el número; tam bién se diferencia por sus -πτώσεις
(concepto muy amplio: δικαίως y δικαιοσύνη son -πτώσεις de
δίκαιος, y tam bién lo son el comparativo y el superlativo). Se
individualiza el verbo en la activa, pasiva y media, en la persona
y tiempos. La frase le interesa en cuanto juicio (su corrección ló­
gica, su verdad o falsedad, posibilidad o contrariedad, etc.), pero
el descubrimiento de las diez categorías del juicio fue un hallazgo
de incalculables consecuencias para la gramática.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 17

6· Se hace poca justicia a los estoicos cuando se centra toda


su contribución al progreso de la gramática en la más exacta
división y distinción de algunas partes del discurso. Lo funda­
m ental radica en que, de una serie de observaciones fragmen­
tarias, integraron un sistema gram atical coherente, como parte
de su sistema filosófico. E sta insistencia sistem ática había de
llevarles a captar los fallos y lagunas de la especulación antece­
dente y a intentar subsanarlos. Nos interesa ahora menos insistir
sobre la filosofía general del lenguaje de los estoicos: para ellos
es el lenguaje algo φύσει, y para probar el carácter objetivo del
λόγος se dedicaban a una serie de escarceos etimológicos que habían
de atraerles, en su época y posteriormente, las burlas de muchos.
Más im portante nos es ahora su gram ática positiva. E n el espí­
ritu, fina sustancia corporal, se asientan, como pies de pólipol
siete órganos (los cinco sentidos corporales, el σπερματικόν y el
φωνητικόν) regidos por un octavo, τό ήγεμονικόν. La acción del
pensamiento está en recoger las impresiones exteriores que se
ejercen sobre la tabula rasa del espíritu, configurarlas y darles
expresión por medio del lenguaje. La lengua, medio de comuni­
cación, adviene imprescindible objeto de la investigación filosó­
fica, y por ello los estoicos se dedicaron al estudio de sus elemen­
tos y caracteres: φωνή (puramente físico), φωνή Ιναρθρος (len­
guaje articulado), λέξις (lenguaje fijado por la escritura). Los ele­
mentos de ésta, στοιχεία της λέξεως, son las 24 letras, γράμματα.
La λέξις en cuanto portadora de un determinado sentido es el
λόγος. Cuando los sonidos expresan un sentido, designan un ττραγμα;
sólo entonces propiamente hablamos: λέγεται τα πράγματα. L a
sistematización de las partes del discurso, la creación de la term i­
nología gram atical deben a los estoicos im portantes hallazgos.
E l género de los nombres lo designaban como άρρεν, θήλυ o
ουδέτερον (los términos σκεύη de Protágoras y τό μεταξύ de
Aristóteles se pierden definitivamente). Con relación al número,
los nombres son ενικά o πληθυντικά (Aristóteles: εν y πολλά).
E l término πτώσις se precisa para designar sólo un accidente de
nombres (parte del discurso πτωτικόν, frente al verbo). Los casos
son πτώσεις πλάγιαι o ύπτιαι (γενική, δοτική, αιτιατική y προσα-
γορευτική, más tarde llamada κλητική) y πτώσις ορθή ο ευθεία
(nominativo). Los sustantivos pueden ser ομώνυμα, συνώνυμα,
στερητικά, etc. Las conjunciones (σύνδεσμοι) son διαζευκτικοί
y παραδια ψυκτικοί (disyuntivas), αΙτιώδεις, (causales), συνα-
ττΐικοί (ilativas), συμπλεκτικοί, etc. Menos fructífera fue la clasifi­
cación de las frases en σύμβαμα o κατηγόρημα (Δίων περιπατεΐ),
18 INTRODUCCIÓN GENERAI,

τταρασύμβαμα (μέλει Δίωνι), Ιλαττον ή σύμβαμα (Δίων φιλεΐ Σωκράτη)


y ΙλοΓττον ή τταρασύμβαμα (Σωκράτει Άλκιβιάδους μέλει). Redu­
ciendo los estoicos la lengua a un esquematismo, a una obra de
construcción, era posible distinguir y denominar sus diferen­
tes elementos y conexiones, la anatom ía de los elementos del
lenguaje. Con los estoicos se cierra la prim era etapa de la historia
de la gramática, cuyo resultado más sobresaliente es la fundación
y creación de la terminología gram atical, trabajo preparatorio
—filosófico— de la gramática, al que los estoicos estaban especial­
m ente llamados por el carácter dogmático de su sistema. Que­
daba a la especulación subsiguiente reservada la tarea de llenar
esos esquemas abstractos con un contenido concreto. Hombres
como Zenódoto, Aristófanes de Bizancio, Aristarco, etc., en Ale­
jandría, Crates y otros en Pérgamo y sus colegas de otras escuelas
posteriores en Rodas, Efeso, etc., cumplieron esta tarea. Con ellos
comienza una nueva etapa de la historia de la gramática, que había
ganado tan ta extensión que podía ya atraer, con carácter ex­
clusivo y absorbente, a su cultivo la plena actividad de un hombre,
de un gramático. E)n el comentario y aclaración de los autores,
en la obseruatio, en la τταράδοσις, comentarios y léxicos se centraba
la praxis gram atical de estos eruditos, más que en la elaboración
de tratados sistemáticos de gramática.
Un reflejo, aunque en tono m uy modesto, de este período de
intensa actividad gramatical, es el prim er m anual de gram ática
griega que ha llegado a nosotros, la τέχνη γραμματική de Dionisio
Tracio, que vivía en Roma en tiempos de Pompeyo. Es un pequeño
tratado (25 parágrafos que caben en unas 14 páginas impresas)
con finalidad escolar. Por la misma época, gramáticos como Dí-
dimo, Asclepiades, Tiranión, Trifón y otros muchos han des­
arrollado sus actividades en Roma. Las necesidades de la ense­
ñanza a niños hablantes de otra lengua explica la aparición de
estos manuales de cortos vuelos teóricos. Una im portancia extra­
ordinaria tienen, sin embargo, las obras del gran gramático Apo-
lonio Díscolo y de su hijo Herodiano. Las cimas alcanzadas por
estos hombres se elevan a una altura no superada después a lo
largo de doce siglos de estudios gramaticales. Apolonio —que debió
el epíteto de Díscolo (difícil) a la oscuridad y concisión de su
expresión— heredó de los estoicos su pensamiento sistemático,
pero sin aferrarse a las exigencias de un sistema rígido, y de los
gramáticos alejandrinos la erudición gram atical y observación,
sin perder de vista los puntos generales entre la barahúnda de
observaciones singulares. La apetencia de orden y totalidad es
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 19

una exigencia misma de su método: τάξις es, dice (de syntaxi,


pág. 9, Bekk.), μίμημα τοΟ αυτοτελους λόγου. Así justifica el
orden de las letras en el alfabeto como algo necesario, la seriación
de las partes del discurso, la precedencia del nominativo al geni­
tivo, de éste al dativo, etc., o del presente al imperfecto, etc.
Si estas justificaciones son a veces pueriles, ello no empece al
respeto que este método científico y ordenador nos merece. La
misma apetencia trasparece en su búsqueda, entre las distintas
esferas del lenguaje, de una ley de paralelismo o analogía: entre
los elementos, στοιχεία, de la palabra y de la frase, entre los ττάθη
de ambas. Al pleonasmo en la palabra (δ en ύδωρ cf. υω) correspon­
den en la frase las partículas expletivas; a la elipsis en la palabra
(αία, por γαΐα), la elipsis de un elemento en la frase (άλλ* υμείς
ερχεσθε por άπέρχεσθε). Como las vocales son el elemento pri­
mario de las sílabas, y las consonantes sólo en conexión con una
vocal pueden darse, así en la frase el verbo es el elemento esencial,
m ientras que conjunciones, preposiciones y partículas sólo en
conexión con el verbo acontecen. La agudeza de su sentido crítico
se documenta en la polémica constante contra puntos de vista
equivocados, a muchos de los cuales había de desterrar definitiva­
mente de la gramática, y en sus finos análisis de ejemplos con­
cretos, de diferencias de m atiz entre frases aparentem ente equiva­
lentes, etc. Lo que Apolonio significa en el terreno de la sintaxis
griega significa su hijo Herodiano en el de la morfología y prosodia.
La obra de estas dos figuras eminentes contrasta con la labor
meramente epigonal de la m ayoría de los gramáticos subsiguien­
tes, cuando la gram ática se hace simple técnica escolar rudimen­
taria, labor de epitomator y breuiator, m anual escolar de preguntas
y respuestas (ερωτήματα)... La gram ática romana, si se exceptúan
los méritos de alguna figura como Varrón o Prisciano (méritos de
recolectores de materiales más que especulativos), se mueve toda
ella, casi desde el principio, en esta labor de traducción y abre­
viación.

7. Cuando, en el siglo xv, los últimos reductos de la ciencia


gram atical griega de Oriente emigran desde Bizancio a Italia,
renacen los estudios gramaticales, en los distintos centros italianos
sobre todo. La situación inicial es, sin embargo, m uy diferente.
La gram ática nacional griega, en posesión inm ediata de la lengua
m aterna objeto de su estudio, sin que existiera otra instancia o
norma superior a la propia lengua. La gram ática griega cultivada
en Italia, España, Francia, Alemania, etc., era, en cambio, medio
20 INTRODUCCIÓN GENERAL

instrum ental para el conocimiento de la literatura antigua helé­


nica, y frente a la propia lengua m aterna, la lengua griega tendía
a ser considerada como norm a superior (o bien sobre ambas lenguas,
la griega-latina y la propia, se alzaba una instancia o norm a a
que ambas debieran someterse). Mientras que la antigua gram á­
tica nacional griega se situaba frente al objeto de su estudio
como frente a un πρώτον, en sentido aristotélico, por encima del
cual no hay ningún πρότερον, la nueva gram ática tom a, sobre la
inmediatez de las reglas y leyes de la lengua propia, como punto
de referencia una ley más general, un πρώτον o άρχή, en que se
fundam entan los fenómenos particulares de las distintas lenguas.
Mientras que la gram ática nacional m uestra sólo la existencia de
la regla, el δτι de la ley del lenguaje, la nueva busca el διότι.
Durante cuatro siglos, hasta el siglo x ix , más o menos consciente­
mente, en esta dirección se mueve la evolución de la ciencia
gramatical. E l nombre de Godofredo Herm ann podría tomarse
como el final y el coronamiento de esta larga etapa.

8, A lo largo de todos estos siglos la actividad gram atical se


desarrolla en dos vertientes netam ente diferenciadas. De una parte,
la actividad escolar e instrum ental; de otra, la especulación grama­
tical de más altos vuelos.
Las gramáticas prácticas y escolares del griego comienzan a
proliferar en Italia a p artir del momento de la llegada de los
sabios bizantinos. Manuel Crisoloras y Demetrio Calcondilas pu­
blican sus ’Ερωτήματα. Constantino Láscaris es el autor de la
primera gram ática griega impresa (Milán, 1476), basada para la
morfología en los gramáticos bizantinos; tra ta la sintaxis κατά
τόν δεινόν Άπολλώνιον. Especial atención prestaba al estudio de
la rección casual, clasificando los usos de los casos de acuerdo con
la significación de los verbos regentes. Así, rigen acusativo: 1) τα
εις σωματικήν διάθεσιν άναφερόμενα βήματα (γυμνάζω, τρίβω, etc.);
2) τά εϊς ψυχικήν και ήθικήν διάθεσιν (φιλώ); 3) έπιδεικτικά καί ây-
κωμιαστικά (υμνώ, αδω); 4) σεπτικά (τιμώ, σέβομαι) y así otras
muchas categorías. Rigen genitivo: 1) αίσθητικά (ακούω, άπτομαι);
2) μετοχικά πάθους (έρώ, έπιθυμώ, κήδομαι); 3) φροντιστικά y
κτητικά; 4) αρχικά; 5) διαφορικά; 6) άποστηματικά. Rigen dativo:
1 ) περιποιητικά (δίδωμι, λέγω, πέμπω); 2) άντιπεριποιητικά (άντι-
λέγω); 3) άντιπειστικά (φιλονεικώ, έρΐ3ω, παλαίω); 4) προαι­
ρετικά, etc.
La prim era gram ática griega escrita por un no griego Insti­
tutiones linguae graecae, de Urbano de Bellino (Venecia, 1497),
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 21

contiene sólo una morfología. Los grandes hum anistas de la


época, Erasmo o Reuchlin (autor de un manualillo Μικροπαιδία),
aprendieron el griego en Italia y con estos manuales. También
Melanchton, praeceptor Germaniae, autor de unas extendidas
Institutiones Graecae grammaticae (Tubinga, 1518). La lista de
estas obras en otros países sería excesivamente larga. Mencione­
mos en Francia la Grammatica graeca de Pedro Ram us (1560),
y un siglo después, el famoso Nouvelle méthode pour apprendre
facilement la langue grecque (Paris, 1644), de Lancelot, inspirado
por la Grammaire générale et raisonnée, de P ort Royal. E n España,
la Gramática griega de Francisco Sánchez de las Brozas (1581)
y la de Francisco de Vergara (1550). E n Alemania, las de Gretser,
G. I. Voss, J. Weller (Leipzig, 1635), la Gramática de Halle (la
prim era escrita en alemán, 1705; en 1809 llegaba a la X X IX ed.),
cuya sintaxis se diferencia de la de Weller (muy poco extensa:
págs 226-71; el resto, morfología) por la selección y ordenación
pedagógica de los ejemplos; la editada en Berlín en 1730, Mär­
kische Grammatik, por ima comisión de rectores y correctores de
gimnasios berlineses, que utiliza toda la producción anterior
moderna, nacional y bizantina, y a los escoliastas. La sintaxis,
reducida hasta entonces a la teoría de los casos, se amplía con un
principio de la doctrina de los tiempos y modos y conjunciones.
E sta gram ática sirve de base a la de J. B uttm ann (1792). E s de
señalar que estas gram áticas se van sucediendo unas a otras
como texto en las escuelas: Melanchton-Camerarius, Weller,
H attische Grammatik y Märkische Grammatik. Sólo en Francia la
Nouvelle Méthode, de Lancelot, pareció obtener una m ayor per­
manencia. Del siglo XVI son dos obritas, de contenido exclusiva­
m ente sintáctico, que, por ello, hay que citar aquí: la Syntaxis
linguae graecae, de Joh. Varennius (1530), y la obra de igual título
de J . Posselius (15¿5). Se basan en Apolonio, Teodoro, Gaza y Lás-
caris, y señalan casi sólo las discordancias con la sintaxis latina.

9. Mayor interés tienen para nosotros los estudios propia-


mente científicos. Lugar especial hay que asignar a los comenta­
rios, colectáneas críticas y exegéticas, emendationes de filólogos
como Leopardus, Sylburg, Casaubonus, Salmasius, Hemsterhuis,
Dorville, Markland, Dawes, Valckenaer, Reiske, Reiz, Brunck
y tantos otros. La labor objetiva de colección de ejemplos, de cola­
ción, de obseruatio, en que se concentra la actividad gram atical
de estos siglos, se traduce necesariamente en un segundo aspecto
teórico: la empiría lleva a la reflexión, de la obseruatio nacen las
22 INTRODUCCIÓN GENERAL

reglas. Pero, nacidas de la empiría, estas reglas carecen de m utua


relación e interdependencia. Por otra parte, lo que queda fuera del
campo de aplicación de las reglas se explica recurriendo al pleo­
nasmo, elipsis y enálage, usados de modo mecánico y arbitrario.
En los comienzos de la producción gram atical griega sobre
suelo italiano merecen ser citadas especialmente dos obras cien­
tíficas. Es la prim era la Γραμματική είσα/ωγή de Teodoro Gaza
(1495), cuya médula es la sintaxis expuesta con un método racio­
nal a ultranza (regla que resume el uso de diferentes épocas, dis­
cutida luego en exposiciones amplias que buscan la explicación ló­
gica o empírica; lo que no se ajusta a las reglas, lo anómalo, es
casi siempre explicado recurriendo a la άνθυτταλλαγή). Ju n tó a
esta obra de conjunto hay que citar la m eritoria monografía De
graecae linguae particulis liber, de Mateo Devario (1527; ed. Reus-
mann, Leipzig, 1793), im griego de Corcira, discípulo en Roma
de Juan Láscaris. Aunque las significaciones generales que asigna
a las partículas son con frecuencia o demasiado amplias o dema­
siado estrictas, sus explicaciones recurren con exceso a la elipsis,
le falta morosidad crítica especialmente necesaria en este terreno,
etcétera, la obra de Devario documenta una rica cultura gram atical
que posibilitaba el tratam iento, conseguido para su época, de tan
difícil capítulo de la sintaxis.
E n autores posteriores el momento empírico domina sobre el
teórico. Prim a la investigación lexicográfica. E n la Bibliotheca
graeca, de Fabricius (ed. Harles, 1798, págs. 651-83), la enume­
ración de títulos de los léxicos elaborados durante esta época ocupa
más de treinta páginas. Los Commentarii graecae linguae, de Budeo
(París, 1529), son, más que un tratado gramatical, una suma
lexicológica, base del Thesaurus, de H. Stephanus, autor tam bién
de unos Paralipomena grammaticae graecae. Lo mismo cabe decir
del Hellenismus, de Caninio (París, 1555). E ntre la investigación
científica y los manuales prácticos está el De praecipuis graecae
dictionis idiotismis (París, 1627), inspirado principalmente en
Budeo, pero con m ayor atención al acopio de ejemplos que pueden
hablar por sí mismos, independientemente de las regulae; de aquí
su extraordinaria pervivencia en sucesivas reelaboraciones (Hoo-
geveen, Zeune, Hermann). Si en Gaza y Devario teoría y empiría
se armonizan y si en Budé o Estienne predomina la empiría m asi­
va, la teoría se exagera en la generación de los D. Vechner, 17 L.
17 Hellenolexia sive parallelismus graeco-latinas, imitationem graecorum in
lingua latina duobus libris iusta methodo monstrans. Frankfurt, i6 io . Esquem a­
tism o puramente lógico y presentación formal.
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 23

Bos18 y H . Hoogeveen .19Poca obseruatio propia se manifiesta en estas


obras: la m ayoría de los materiales, indistintam ente mezclados
épocas y géneros, pertenecen al Nuevo Testamento. H asta 14
Wissenschaftliche Syntax, de Bem hardy, no se aplica sistemá­
ticam ente en este campo el principio del desarrollo histórico, eti
épocas y géneros distintos, del griego, aunque ya Hemsterhuis
y Valckenaer, incidentalmente, apliquen este principio y J. F. Fis^
cher, en sus Animaduersiones ad fac. Velleri Grammaticam Grae*
cam (1749).20 Los principios de la explicación teórica siguen
siendo la trim urti de elipsis, pleonasmo y enálage. Kilo lleva,
por ejemplo, a Hoogeveen a considerar «expletivas et otiosas»
a la m ayoría de las partículas griegas en casi todos los ejemplos:
έκ περιττού κεΐται, έκ περιουσίας, παρέλκει, πλεονάζει son expre­
siones con que a cada paso tropieza el lector de esta obra,
que, a pesar del intento del autor de sistem atizar, a p artir de su
valor etimológico, los usos de cada partícula ordenadamente,
falto de finura de juicio, de capacidad adivinatoria y demasiado
inclinado al esquematismo, no había por ello de suponer progreso
alguno considerable.
A mediados del siglo x v m la literatura gram atical griega atra­
viesa un período de evidente decadencia. La dirección teórica se
acercaba a lo contrario justam ente de lo que había intentado ser,
a un trastueque consecuente en la explicación de las construcciones.
La orientación empírica se perdía en el desierto del mero colec­
cionar. E l juicio condenatorio de un V alckenaer 21 y de H er­
m ann 22 parece desde luego estar justificado.

18 Ellipses graecae sive de vocibus quae in sermone graeco supprim untur,


i7 i2 ; reeditado m uchas veces, la últim a por Schaefer en 1808. Según su doc­
trina no h ay en griego frase que no presente eüpsis: «ita enim scripserunt, u t
nullus fere sit versus in quo non appareat βραχυλογίας studium, omisso modo
uno modo duobus modo pluribus vocabulis, quae ad plenam orationem, legi­
tim am et analogicam structuram necessario requiruntur... quanto plura intel­
legenda relinquuntur, tanto ornatius et elegantius ea dicuntur». Praef. «mys­
terium ellipsios».
19 Doctrina particularum linguae graecae. L yon, 1709.
20 Obra carente, por lo demás, de sano m étodo, aunque rica en materiales;
proscribe expresamente la cita de ejemplos del N . T. y de los Padres. Hermann
De emendanda ratione grammaticae graecaet pág. 260, la trata duramente: «ille
si usquam alias h ic ea attu lit quae hominem sanae m entis legere taedeat,
scribere autem pigeat pudeatque».
21 «Id vero dolendum est, gram m aticos graecos recentiores et lexico-
graphos plerosque omnes m inus fuisse eruditos e t ab ista egregia iudicandi
virtute, quae omnibus quidem in rebus sed in linguis rite tractandis valet
maxim e, non fuisse paratissimos.»
22 «Atque equidem tantum abest ut grammaticorum libros arti grammati»*
24 INTRODUCCIÓN GENERAI,

10. Nos hemos limitado hasta ahora a señalar los nombres


más representativos en la historia de la gram ática griega, especial­
mente de la sintaxis de estos siglos. La gram ática latina sigue una
evolución paralela: un período romano de conocimiento de la
γραμματική τέχνη griega y aprovechamiento (a veces como tra ­
ducción que violenta los hechos) para la descripción y observación
de la lengua latina; un largo período epigonal de resúmenes y epí­
tomes: el Ars grammatica, de Donato (resumen breve de Pris-
ciano, reelaborado por Remigio, Mariniano y A. Rábano Mauro),
que sirvió de texto en las escuelas durante muchos siglos; el
Doctrinale del m aestro franciscano de Dole en Bretaña, Alejandro
de Villa Dei, en versos leoninos, que, aparecido en el siglo x m ,
sería utilizado en las escuelas hasta el xvx. Después, un segundo
momento, a p artir del siglo xvi, caracterizado por la proliferación
de manuales escolares,23 y el nacimiento de la investigación cien­
tífica (Linacer, Bscalígero, Sanctius, Perizonius, Voss, Ruddi-
tnann), nombres que simbolizan la cultura gram atical latina
durante los siglos x v i al xvm . Los tres primeros, más inclinados a
la investigación teórica; los tres últimos, a la empírica. Linacer es
autor de un De emendata structura latini sermonis libri V I (Lon­
dres, 1524; sólo sintaxis; escolástica). J. C. Bscalígero, de un De
causis linguae latinae libri X I I I (Lyon, 1540; filosófica, pero or­
denada —casos, tiempos y modos— por criterios reales). Francisco
Sánchez es el autor de la Minerva sive de causis linguae latinae
commentarius (Amsterdam, 1587), sistem ática fundamentación
lógica de la sintaxis latina .24 Detalles de resaltar son la considera­
ción del pronombre como parte de la oración más antigua que el
nombre y el ser Sanctius menos exagerado que sus contemporá­
neos en la utilización de la elipsis, adelantándose a su tiempo en
muchas cosas, lo que hizo que incluso un Perizonius (que lo reedi­
ta) no lo entendiera siempre. G. I. Voss es autor de un De arte
grammatica libri V I I (Amsterdam, 1635), y Th. Ruddim ann,
'de las Grammaticae latinae Institutiones (Bdimburgo, 1735 y 1741).

fc- .1 _

va.e m ultum profuisse credam, eos u t magis, si a quibusdam partibus discedatur,


insigni ad eam rem im pedim ento fuisse censeam.» De em. rat. praef. pág. IV .
23 Cf. B em hardy Encyclopädie der Philologie, págs. 220 sigs.
24 «A philosophis — inquis—■ista sumis; m e tuebam ne a leonibus diceres;
q uasi sit u lla ars, quae possit esse a ratione aliena. Itaque verba neutra neque
u lla sunt, neque natura esse possunt, quoniam illorum nulla p otest demonstrari
definitio», pág. 385 ed. Scheid.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 25

Labor de exégesis y comentario, útil para la sintaxis, ejercitan


Lipsius, Gronovius, Heinsus, etc .25

11 . B n la época inm ediatam ente precedente a Godofredo


Hermann, grandes filólogos como Tiberio Hemsterliuis y su dis­
cípulo L. C. Valckenaer, con sus estudios sobre lexicología y mor­
fología, habían intentado poner cierto orden en el caos de los datos
dispersos de la empiría. La rei natura y la ratio comienzan a ser
tenidas en cuenta. Bn el cúmulo de reglas y observaciones empí­
ricas algunos quieren poner coherencia, introduciendo los princi­
pios de un sistema filosófico. Tal Hasse, Versuch einer griechischen
und lateinischen Grammatologie (Königsberg, 1792), que aplica la
filosofía kantiana con poca fortuna . 26 Godofredo Herm ann es el
verdadero padre y fundador de la gram ática griega moderna, y
lo es, independientemente de los excesos logicistas de su método,
por haber postulado enérgicamente la necesidad de una gramá­
tica que trascendiera la mera colección de reglas, observaciones
y excepciones con la finalidad práctica de entender a los autores,
para convertirse en ama disciplina científica. Crítica negativa de
la tradición anterior y fundamentación positiva sistemática de una
nueva arquitectura gram atical son los dos aspectos de su célebre
obra De emendanda ratione graecae grammaticae pars prima (Leip­
zig, 18'Dl). De una situación puram ente ancilaria e instrum ental,
la gram ática griega pasa a ser una ciencia, cuya independencia le
viene conferida por su objeto propio, la lengua, espejo en que se
reñeja la razón. La gram ática debe justificar, a p artir de postu­
lados racionales, todos y cada uno de los fenómenos de la lengua:
«Etenim duplex omnino gram m atici officium est, alterum, u t
quae necessariae sint cuiuscumque linguae et ab ipsa natura
constitutae partes, bene intelligat, alterum , ut, qua ratione ea
quam sibi explicandum sumpsit, lingua istis partibus sit ura,
easque conformarit, probe habeat perspectum ».27
Si la lengua es reflejo de la razón, en ella se realizarán las cate­
gorías fundamentales de la lógica. Hermann, kantiano, piensa
que estas categorías son las cuatro de cantidad, cualidad, relación
y modalidad, con sus subdivisiones: unidad, pluralidad, totali­
dad; realidad, negación, limitación; sustancia, causalidad y

25 Cf. R eisig Vorlesungen pág. 228 ss.


26 «Accidit ei u t m ale intellecta summi m agistri disciplina male uteretur»,
dice Hermann De em. rat., pág. 122, quien llam a tam bién a este libro «librum
adm odum incogitauter scriptum».
27 O. c. pág. 2.
26 INTRODUCCIÓN GENERAL

cambio; posibilidad, positividad y necesidad. Bstas categorías


las adopta como normas fundamentales de la gram ática, a las que
deberá, en últim a instancia, reducirse todo fenómeno lingüístico.
Cierto que no todo lo resuelve Herm ann a esas categorías: por
ejemplo, la división de la gram ática (págs. 3 y sigs.), la definición
de las partes del discurso y elementos de la frase (págs. 127 y sigs.),
y no por simple inconsecuencia con el principio previamente acep­
tado, sino de acuerdo con las exigencias mismas del objeto estu­
diado; lo cual, por lo demás, supone ya una flagrante contradicción
con aquellos principios. Bn gran parte, sin embargo, la obra de
Hermann deja ver un esfuerzo exagerado de deducción a p artir
de un esquema lógico apriorístico, que se resuelve muchas veces
en un esquematismo mecánico y arbitrario. ¿Por qué, por ejemplo,
la noción del nombre se desarrolla a p artir de la categoría de
cantidad y no según la de cualidad? Madvig28, con su sano sen­
tido común, acusa a Hermann de falta «de un sistema natural,
que siga el movimiento real de la lengua». Bn todo caso, y aparte
el logicismo exagerado de la obra, su im portancia como eslabón
fundacional es innegable, como lo es el de muchas investigaciones
de detalle que en ella se contienen, y en otros escritos como De
ellipsi et pleonasmo, De particula άν, reelaboración del Viger,
numerosos programas, ediciones, etc., en que la agudeza y excep­
cional riqueza de conocimientos en gram ática griega de Hermann
se evidencian en todos los dominios. Sus dos fallos fundamentales
son, lo repetimos, el intento de derivar siempre lo individual
(particulare) de lo general (uniuersale) , al querer justificar ra­
cionalmente todo fenómeno de la lengua, de acuerdo con la orien­
tación general de la época del racionalismo y la üustración, y
el p artir en sus investigaciones particulares de postulados aprio-
rísticos que quiere ver comprobados 29; por otra parte, lo particu­
lar queda atomizado y diluido en una serie de reglas sin m utua
conexión.
La obra de Hermann sirvió de incitación al florecimiento de
una serie de estudios en los que, de acuerdo con la nueva sistem a­
tización gram atical y tomando por base los materiales lingüísticos
más depurados proporcionados por las nuevas ediciones, se clasi­
ficaban los fenómenos lingüísticos latinos y griegos. Para el estu­
dio de la lengua griega sirvió especialmente de impulso, por estar
edificada fundam entalm ente la gram ática de Hermann sobre
28 Bemerkungen über verschiedenen Punkte der lateinischen Sprachlehre,
Pág. 3-
29 Cf., por ejemplo, la explicación del «aoristo segundo» en o. c. págs. 241-7.
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 27

esta lengua. M ultitud de trabajos de detalle produjo esta gram á­


tica filológica durante los primeros lustros del siglo xix80. Por
otra parte, el primado de las dos lenguas clásicas comenzó a per­
derse y la nueva filosofía del lenguaje de los Schlegel, Guillermo
de Hum boldt y otros, de un lado, y de otro la gram ática com­
parada recién estrenada, fundada por Bopp, Grimm y otros,
orientaron hacia nuevos rumbos a la ciencia gramatical. Si hubo
durante bastante tiempo filólogos que, sin preocuparse por los
problemas glotogónicos generales o despreciando —como la es­
cuela de Hermann— los hallazgos del método comparativo, si­
guieron cultivando la tradicional «gramática filológica» (tal un
Ch. Augusto lyobeck, en sus Paralipomena y Pathologia), la
actitud cada vez más general fue la de los M. Schmidt, H artung,
Kühner, Rumpel y otros muchos, que utüizaron los nuevos mé­
todos en sus estudios de sintaxis griega y latina.

12. Hacia 1870 comienza a aplicarse la psicología al estudio


de la historia lingüística. H ay precedentes más antiguos como
el opúsculo de Chr. Koch, De linguarum indole non ad logices,
sed ad psychologiae rationem revocanda31, y, sobre todo, los A ndeu-
tungen über Ziele und Methode der syntaktischen Forschung (Go-
tinga, 1852), de L. Lange, que plantean ya la utilidad del empleo
de los factores condicionantes de la «lógica popular» para aclarar
los fenómenos sintácticos, expuesto ello a modo de crítica positiva,
más que negativa, por lo que su alcance no fue inm ediatam ente
valorado quizá.
La consideración psicológica de la lengua se opone a la anató­
mica, que disgrega el organismo lingüístico en sus más pequeñas
partes y examina cómo aquí se aplican las reglas, allí, en cambio,
parecen sufrir excepciones. No el nacimiento o la niñez o el des­
arrollo del cuerpo lingüístico interesan a este estudio, sino en su
estado más pleno y perfecto, a p artir del cual puede dogmatizar
sobre lo que es o no normal o es una formación defectuosa. La
carne del objeto lingüístico, pero no su espíritu, es el contenido
propio de este estudio. A remediar esta m anquedad se había en
cierto modo orientado el intento de razonar la gram ática me­
diante la especulación füosófica y la abstracción deducida de las
categorías lógicas, ta l y como lo hiciera G. Hermann cuando

30 Cf., por ejemplo, en lo que al latín respecta, las referencias de W eis­


senborn en Jahn Jahrb. X X X IV , 1842, H eft 4.
31 Marburgo, 1809. Sobre la atracción; pasó inadvertido.
28 INTRODUCCIÓN GENERAL

sustituía la Ratio y el Usus de los alejandrinos por las cuatro


categorías kantianas. La gram ática comparada y la gram ática
histórica, desentendiéndose de este logicismo, afanáronse en la
búsqueda de las leyes fonéticas y morfológicas de la correspon­
dencia entre las lenguas de una misma familia. Pero para aquellas
formas que carecen de ascendencia regular, restituible a la lengua
fundamental, para las «falsas formaciones analógicas», no había
reconocimiento de derecho de ciudadanía en la república de la
gramática: eran inexorablemente condenadas como errores o
faltas de la lengua. La escuela que, aceptando un térm ino quizá
en su origen irónico32, denominamos de los Junggrammatiker,
de los «jóvenes gramáticos», se levantó contra esta interpretación,
«que no acepta la lengua hum ana como es, sino como uno mismo,
en su calidad de grammaticus, querría que fuera, que juzga los
fenómenos de la lengua no según los factores que actúan en el
hombre como portador y transm isor de la lengua a él legada
y bajo cuyo influjo se plenifican todas las modificaciones y nue­
vas formaciones, sino con formas de comprehensión forjadas
a priori y no pertinentes a su objeto». Criticaba la nueva escuela
el género de investigación del lenguaje que prescinde del hombre,
portador de esa lengua y, con omisión de todo factor psíquico,
estudia la lengua sólo sobre el papel. Con los precedentes arriba
citados, el prim er investigador que abrió paso al aprovechamiento
de la psicología en la lingüística fue H. Steinthal, con su memoria
Assimilation und Attraktion, psychologisch betrachtet83. Bl ha­
llazgo básico de la psicología de la época, la convicción de que una
gran parte de los procesos psíquicos se realiza inconscientemente,
y que todo lo que está en la conciencia actúa en el inconsciente,
la aplicó Steinthal consecuentemente a la lingüística. Su obra
Psychologie und Sprachwissenschaft84 hace época al respecto.
Los factores psíquicos que actúan al hablar deben haber sido fun­
damentalm ente los mismos en todos los hablantes y en todas las
épocas. Cual en la naturaleza, así en las lenguas de la antigüedad
han obrado las mismas fuerzas: las alteraciones de las lenguas grie­
ga y latina se han operado según las mismas leyes y condiciones
psíquicas que actúan en los cambios de las lenguas actuales.
La doctrina, cuyas bases sienta Steinthal, fue aplicada inm e­
diatam ente por Scherer en su im portante monografía Zur Ges-

82 Parece que fue Zam cke el primero en aplicarlo.


38 Publicada en el tomo I de la Zeitschriß für V ölkerpsychologie págs. 83-179·
84 Segunda ed. en 1881.
CONCEPTO, HISTORIA V METODO 29

chichte der deutschen Sprache35, en la que hace un amplio (¡excesivo!)


uso del concepto de «falsa analogía». Defectos innegables de esta
obra, sobre innegables virtudes, contribuyeron a obstaculizar
durante algún tiem po la extensión del método psicológico. Los
«jóvenes gramáticos» (Leskien, Brugmann, Osthoff, Sievers,
O. Behaghel, B. Delbrück, Wölfflin, etc.), en sus perseverantes
estudios sobre las leyes fonéticas sin excepciones, aplicaron la
psicología a la explicación de las «aparentes excepciones» de esas
leyes. Su método prudente y exacto, a veces casi m atem ático por
lo escrupuloso, contribuyó a deslindar los campos de lo psicológico
y lo fisiológico, de la analogía y de la ley fonética, mezclados
aún con frecuencia por Scherer. Ante la Geraer Philologen- Versamm­
lung de 1878 pronunciaba imo de los corifeos de la joven escuela,
Osthoff, una conferencia sobre Das physiologische und psycholo­
gische Moment in der sprachlichen Formenbildung3e. Aunque contra
alguna resistencia de ciertos círculos fieles al tradicional método
boppiano (Bezzenberger, Kuhn), el método de los «jóvenes gra­
máticos» dejaba pronto de ser un torso para convertirse en una
arquitectura completa. Ninguna obra más decisiva al respecto
que los justam ente famosos Prinzipien der Sprachgeschichte, de
H. Paul87, que podemos considerar como la prim era metodología
sistem ática de la escuela (de la que, por lo demás, difería en algún
punto fundam ental, como la sobrevaloración por Osthoff del
momento fisiológico en la ley fonética). E l objeto de la lingüística
radica para Paul en el conocimiento de los condicionamientos gene­
rales, físicos y psíquicos, especialmente estos últimos; de una
clasificación de los cambios lingüísticos, insistiendo sobre el foné­
tico; estudio de los grupos de representación y su acción sobre la
lengua; el aislamiento, la creación lógica; las partes del discurso;
el fraccionamiento dialectal; lengua y escritura, lengua común.
Pero en esta obra se presta poca atención a la sintaxis, frente a la
fonética, morfología o tematología. E l autor se disculpa por ello38.
Lo mismo sucede en la obra de B. Delbrück, Einleitung in das
Sprachstudium. E in Beitrag zur Geschichte und Methodik der
vergleichende Sprachforschung39, que contiene una historia de los

35 Berlín, i868; 2.a ed. 1878.


36 E ditada después com o cuaderno 327 de la colección Germ. W issen sch aft.
V orträge, d e Virchow y V on Holtzendorff, 1879.
37 H alle, 1880.
38 0 . c. pág. 35.
89 Leipzig, 1880.
30 INTRODUCCIÓN GENERAL

estudios de lingüística comparada, seguida del examen de algunos


problemas seleccionados (aglutinación, ley fonética, etc.).

13. Por razones fácilmente comprensibles, los primeros indo


europeístas aplicaron el método comparativo exclusivamente a la
morfología y fonética. Los grandes manuales de Bopp y Schleicher
no contienen una sintaxis. Los primeros manuales de gram áticas
particulares, que aplican el método comparado, tampoco: ta l la
excelente Griechische Grammatik, de G. Meyer (1880). E n parte,
este abandono de la sintaxis no dejó de influir en el recelo y hosti­
lidad con que durante cierto tiempo fue m irada la nueva ciencia
por la vieja filología clásica. Durante el prim er medio siglo de
vida de aquélla son muy pocos los títulos sintácticos que se con­
tienen en la literatura indoeuropeística: Ein Kapitel vergleichender
Syntax, de Jolly, algún trabajo sobre sintaxis germánica de
O. Behaghel y, sobre todo, los estudios de Berthold Delbrück,
como Ablativ, Localis, Instrumentalis im Altindischen, Griechischen
und Deutschen40, y los recogidos en sus Syntaktische Forschun­
gen, I-V41. Por ello la bibliografía práctica y escolar, que en me­
dida lim itada comienza a aprovechar los resultados de la gram á­
tica comparada, se lim ita a hacerlo en el campo de la fonética y
morfología. Tal es el caso, por ejemplo, de la Griechische Schul gram-
matik, de Koch, a partir de su séptima edición (1880). Sin duda el
hombre a la sazón más capacitado para haber cumplido la tarea
de elaborar una sintaxis científica griega sobre base com parativa
era el propio Delbrück, que en el tomo IV de sus citadas Syntak­
tische Forschungen (1879), con el título de Grundlagen der grie­
chischen Syntax, había estudiado la pervivenda en griego de una
serie de construcciones en la oración simple (de verbos, formas ora­
cionales, órdenes de palabras, etc.), heredadas del indoeuropeo,
sentando con ello los fundamentos para la comprensión histórica
de la sintaxis griega. La comparación con el sánscrito y otras
lenguas, aplicada al estudio del género de los sustantivos, del dual,
dél neutro plural más verbo en singular, genitivo y otros casos
adverbales, preposiciones, aumento, la voz media, los modos,
etcétera, aclaraba bajo una nueva luz estos fenómenos de la sin­
taxis griega. Pero se tratab a sólo de un prim er ensayo breve
(155 páginas), sobre un m aterial seleccionado entre los casos más
seguros y convincentes. Tampoco en el campo de estudios de la

40 Berlín, 1867.
41 H alle, 1871-88.
CONCEPTO, HISTORIA V MÉTODO 31

sintaxis latina se aplicaba el método comparado de modo siste­


mático. Obras tan m eritorias como la Syntaxis priscorum scrip­
torum latinorum, de B. F. Holtze, o el m anual de Kühner, o la
Historische Syntax der lateinischen Sprache, de Draeger, que por
el acopio de datos e ingente empiría recuerda los trabajos anterio­
res de un Madvig, tienen un carácter exclusivamente constatador
y seleccionador, sin aplicar todavía el método comparativo, cuan­
do en otros campos (fonética, morfología) hacía ya muchos años
que era de aplicación general. IyO mismo sucede, en el campo
griego, con la todavía hoy fundam ental sintaxis de R. Kühner,
revisada por B. Gerth, o con las sintaxis de K. W. Krüger y
W. Scheuerlein, por no hablar de obras algo más antiguas como
las de G. Bemhardy, J. R. Madvig, Augusto M atthiae y F. W. Thi­
ersch, por ejemplo.
No es por ello extraño que todavía por estos años fÜólogos emi­
nentes, y no sólo clásicos (también un germ anista como Moriz
H aupt, que inicialmente había saludado con alborozo la gram ática
comparada) se muestren escépticos y displicentes con la lingüística
comparada, achacándole la preponderancia concedida al sánscrito
por encima de las lenguas clásicas, el desconocimiento riguroso de
estas lenguas por parte de más de un indogermanista (Bopp, por
ejemplo, había sido un mal latinista), que trabajan sobre léxicos
y gramáticas, sin poseer a fondo el espíritu de ninguna de las len­
guas que comparan y que, sobre todo, se lim itaban al estudio
fonético y morfológico, con olvido de la sintaxis. E sta, empero,
había sido campo de estudio predüecto de la füología tradicional
y en ella de modo eminente se trasluce el espíritu de una lengua
y el de sus hablantes. De aquí la aplicación burlona a los compa-
ratistas del viejo epigrama de Heródico de BabÜonia contra los
gramáticos (A. P . 16, 19 A):

φεύγετ’, ’Αριστάρχειοι, επ' ευρέα νώτα θαλάσσης


Ελλάδα, τής ξουθής δειλότεροι κεμάδος,
γωνιοβόμβυκες μονοσύλλαβοι, οΐσι μέμηλε
τό σφιν και σφώιν, και τό μιν ήδέ τό νίν *
τουθ5 υμϊν είη, δυσπέμφελοι * Ήροδίκω δέ
Ελλάς άει μίμνοι και Θεότταις Βαβυλών.

Bn 1882 aparecen los Jung grammatische Streifzüge im Gebiet


der Syntax, de H. Ziemer, que corroboran la utilidad y necesidad
de aplicar los criterios psicológicos a la aclaración de la sintaxis.
Un fenómeno tan im portante como la contaminación sintáctica
32 INTRODUCCIÓN GENERAI*

quedaba allí definitivamente aclarado sobre gran lujo de m ate­


riales.
Bn 1893 aparecía por fin el prim er tomo de los tres dedicados
a la sintaxis en el Grundriss de gram ática indoeuropea, de K. Brug­
mann: Vergleichende Grammatik der indogermanischen Sprachen
(1893-1900). Su autor era Berthold Delbrück, quien con esta obra
fundaba definitivam ente la sintaxis comparada indoeuropea.
Desde casi treinta años atrás llevaba trabajando sobre estos
tem as Delbrück, cuyos dos primeros estudios publicados datan
del año 1867: De usu dativi in carminibus Rigvedae y Ablativ,
Localis, Instrumentalis im Altindischen, Lateinischen, Griechischen
und Deutschen42. Otros estudios, como los recogidos en sus ya ci­
tadas Syntaktische Forschungen, y una decena de trabajos mono­
gráficos sobre sintaxis germánica, se escalonan desde 1867 a 1893,
año de aparición del prim er tomo de la Vergleichende Syntax. La
aplicación, con pleno éxito, del método comparativo al campo
sintáctico era ya un hecho. Si ese método había sido ya, en me­
dida limitada, aplicado al estudio de la sintaxis de otras lenguas
indoeuropeas, como las germánicas (en el volumen IV de la Deuts­
che Grammatik, de J. Grimm, en 1837) o las eslavas (en la parte
cuarta de la Vergleichende Grammatik der slavischen Sprachen,
de P. Miklosich, 1868-74), la verdad es que la filología clásica,
por las razones antes expuestas, había mirado con recelo a la indo-
germanistica. A p artir de la obra fundacional de Delbrück tam bién
la sintaxis de las dos lenguas clásicas habría de hacerse sobre los
principios del método comparativo. Si la Griechische Grammatik,
de G. Meyer, todavía carecía de sintaxis, la Griechische Gram­
matik, de K. Brugmann, en el Handbuch der Altertumswissenschaft,
de Müller (1885; cuarta ed., al cuidado de A. Thumb, en 1913),
posee ya una sintaxis, que es, por cierto, dentro de su concisión,
una obra de admirable arquitectura y todavía hoy útilísim a. Si
en el caso de la sintaxis latina, las dificultades que se oponen a
un conocimiento histórico, desde fecha antigua, de la misma
hacen que sólo en medida lim itada pueda ser histórico-comparado
un manual como el de Schmalz-Hofmann, en lo que a la sintaxis
griega concierne, la exigencia de una sintaxis histórico-comparada
es algo que se impone de suyo. La fecha m uy antigua en que
comenzamos a conocer el griego (ahora, desde el siglo x n o x m

42 Cf. nota 40.


CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 33

a. de C., con el desciframiento de las tablillas micénicas) y la rica


variedad de sus dialectos convierten en un im perativo obligado
la utilización del método comparativo.

14. Claro es que, como ya indicamos, la aplicación del


método comparativo al estudio de la sintaxis tropieza con
mayores inconvenientes aquí que cuando de la fonética, la
morfología o el vocabulario se trata .43 Verdad es que, en
general, los tipos morfológicos suelen ser poco variados y que
como sólo los procedimientos morfológicos particulares son
aprovechables por la gramática comparada, las lenguas de
morfología simple se prestan poco a la comparación: de ahí
que sea tarea punto menos que imposible la creación de una
gramática comparada de las lenguas de la familia del chino,
por ejemplo. Pero la fonética indoeuropea es extremada­
mente rica en conservaciones e innovaciones específicas, que
facilitan la tarea comparativa (tratamiento de las vocales,
Lautverschiebung, tratamiento de las semivocales y, u, etc.).
En el terreno sintáctico la cosa es bastante más difícil. Cuando
dos lenguas atestiguan un tratamiento común, ello puede
deberse a una primitiva comunidad de origen; pero puede
también ser el resultado de desarrollos paralelos. Si el trata­
miento común puede explicarse en virtud de las leyes univer­
sales que presiden los cambios del lenguaje humano o de
tendencias de tipo general, es entonces muy probable que
haya de verse en aquella comunidad simplemente el resultado
de evoluciones paralelas. Si sólo en virtud de condiciones

43 Cf. A . M eillet «Sur la m éthode à em ployer en syntaxe» B S L X X , 1916,


págs 133 sigs.; E . P . Morris On Principles and Methods in Latin Syntax. N ueva
York, 1901; A. M eillet L a méthode comparative en linguistique historique. Paris-
Oslo, 1925; A. Sèchehaye «La m éthode constructive en syntaxe» Kév. des lang.
vom. IyVI, págs. 464 sigs.; Johann K nobloch «Wege und Ziele der indogermanis­
chen Sprachwissenschaft» Lexis III, 1953, págs. 286-99; A * Senn «Zur sprach­
wissenschaftlichen Methode» en Sprachgeschichte und Wortbedeutung. Festsch­
rift A. Debrunner, págs. 418 sigs.; Georg von der Gabelentz «Ideen zu einer
vergleichenden Syntax» Zeitschr. /. Völkerpsychologie IV , 1869, págs. 378 sigs.;
L. Spitzer «Ueber syntaktische Methoden au f romanischen Gebiet» D ie neueren
Sprachen X X V I, 1919, págs. 326 sigs.; J. Marouzeau «Principes et méthodes
de la syntaxe» Donum natalicium Schrijnen, 1929, págs. 112-25; M. R egula
Grundlegung und Grundprobleme der Syntax. Heidelberg, 1951; M. Leroy Les
grands courants de la linguistique moderne. Bruselas-París, 1963s5, passim.
INTRODUCCIÓN GENERAL

específicas es explicable aquel tratamiento común, será enton­


ces muy probable que repose sobre una comunidad originaria
entre las dos lenguas que lo evidencian. El método compa­
rativo lleva de suyo a dos diferentes tipos de conclusiones.
Unas de tipo general: las consonantes en posición apoyada
son más resistentes, la pérdida de la flexión nominal ocurre
en muchas lenguas que conservan sin embargo la flexión
verbal, etc. Otras de tipo específico: en latín y celta la pér­
dida de los valores aspectuales del verbo y la edificación de
una conjugación sobre los valores temporales son llevadas
al extremo; en los dialectos germánicos, la influencia sobre las
vocales de una sílaba de aquellas otras vocales de la sílaba
siguiente, da origen a una variada serie de fenómenos de
Umlaut, sin par en el resto del ámbito lingüístico indoeuropeo,
etcétera. Sólo estas últimas conclusiones interesan a efectos
del establecimiento de un parentesco lingüístico. Y aun limi­
tándose a ellas, las dificultades siguen siendo grandes. Hasta
qué punto influye el «coeficiente personal» en la interpreta­
ción de un mismo sistema de correspondencias lingüísticas
es algo bien conocido de toda persona iniciada en la literatura
gramatical comparada. El espectador que en el juego de dados
ve repetirse la misma figura una serie de veces concluye por
afirmar que los dados están cargados. ¿Cuántas coincidencias
y de qué tipo son necesarias para que el lingüista afirme el
parentesco de dos tratamientos o construcciones?
Meillet solía insistir machaconamente sobre la difficulté
générale con la que a cada paso tropieza la gramática com­
parada: la posibilidad de hallarse frente a desarrollos para­
lelos. Estos pueden consistir en innovaciones paralelas (por
ejemplo, la adopción de la desinencia atemática -mi en la pri­
mera persona de todos los verbos, también los temáticos, en
los dialectos eslavos: -m y en los dialectos indios: -mi), o tam­
bién en pérdidas paralelas (por ejemplo, la pérdida del tipo
de concordancia τά jcoa τρέχει, sólo conservada en Homero
y, en parte, en ático y en los Gathas). Por otra parte, en el
curso de la historia de una forma o construcción hay que pen­
sar en la posibilidad de creaciones, pérdidas y nuevas crea­
ciones sucesivas, anteriores a nuestro primer conocimiento
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 35

de las mismas: piénsese, por ejemplo, en el caso del futuro


griego, formación inexistente con ese valor en indoeuropeo,
creada en fecha relativamente reciente por el griego y desapa­
recida luego, sustituida por giros perifrásticos. Si sólo cono­
ciéramos el griego desde época medieval o moderna, eviden­
temente no podríamos ni sospechar la complejidad de la
historia, ni siquiera la existencia, de esa categoría.
Pues bien, el caso es que cuando se comparan no sonidos
ni formas, sino sintagmas o construcciones, la probabilidad
de que los tales reposen sobre tendencias generales lingüísticas,
o sobre leyes universales del psiquismo humano, es mucho
mayor que en el caso de la fonética o la morfología. Que dos
lenguas posean la construcción de la oración nominal pura
(como acontece con las lenguas semitas y muchas indoeuro­
peas), por ejemplo, no puede utilizarse como argumento
probatorio de un posible parentesco lingüístico. Que otras dos
lenguas posean el nominativo aislativo-enfático tampoco prueba
nada, porque dicha construcción reposa sobre motivaciones
psicológicas (cf. § 145 ), connaturales a la psique humana.
H. Jacobsohn ha hecho notar 44 que la preferencia que algunas
lenguas indoeuropeas muestran por la expresión negativa en
el aspecto verbal imperfectivo (tipo griego ούκ επειθον), se
encuentra también en las lenguas de la familia bantú, que po­
seen una forma especial para la negación en ese caso. Eviden­
temente si, por una parte, este tipo de comparación no de­
muestra comunidad de origen alguna, por otra no deja por ello
de ser menos útil al sintáctico, permitiéndole muchas veces la
recta inteligencia de los condicionamientos psicológicos de la
construcción que estudia. Peligro de confusión a este respecto
no lo hay, desde luego, cuando se compara un fenómeno
sintáctico griego con otro bantú. Sí lo hay, empero, cuando
se compara un fenómeno sintáctico griego con otro sánscrito
o latino. El indio antiguo posee un genitivo absoluto, igual
que el griego: Brugmann mostró 45 que, por una parte, ,1a

44 Gnomon II, 1926, pág. 387. Cf. R . I*azzeroni «Considerazioni su ll’asp etto
verb ale in frase negativa nel greco classico» A nn. Sc. Sup. N orm . P isa 25,
1956, 213-33.
45 Internationale Zeitschr. f. allgem. Sprachwiss. I, 1883, págs. 248 sigs.
36 INTRODUCCIÓN GENERAL

fecha reciente de la construcción en antiguo indio y, por otra,


las circunstancias de tipo general y paralelo, que explican el
nacimiento de todas las construcciones participiales absolutas
(cf. § 234 y sigs.), demuestran que la construcción del
genitivo absoluto no puede ni debe ser restituida al indoeuro­
peo. Lo mismo cabe decir, por ejemplo, de fenómeno tan ge­
neral y conocido como el nacimiento de un artículo a partir
de un demostrativo; 46 pero a veces la interpretación de los
hechos ya no es tan clara. Así en griego, latín y antiguo indio
se da la construcción de un acusativo dependiente de nom­
bres verbales (cf., § 165); pero en latín parece responder
a condicionamientos estilísticos especiales 47 y en griego sólo
la conoce el ático. Schwyzer48 interpreta la construcción
griega como un arcaísmo sintáctico del dialecto ático, que no
posee ya la lengua homérica. Pero la restitución al indoeuropeo
de este acusativo adnominal encontrará sin duda en más de
un lingüista serias reservas. Aún más graves son las que ha de
despertar la pretensión de Humbert de retrotraer al indo­
europeo la construcción del genitivo partitivo sujeto, cons­
trucción que muy probablemente en griego clásico empieza
por no existir (cf. § 181), y en los dialectos eslavos y ger­
mánicos, en donde ocurre en determinadas circunstancias,
seguramente se origina de desarrollos paralelos. 49 Ante una
construcción como el futuro gnómico griego, que se da tam­
bién en indoiranio, lituano y otras lenguas, pero que reposa
sobre un condicionamiento psicológico de tipo general, la
decisión del estudioso dependerá en último término de un
coeficiente subjetivo.
La comparación en sintaxis puede aplicarse, pues, a len­
guas no emparentadas, aclarándose así a veces las bases psico­
lógicas generales de una construcción. Debe aplicarse más
especialmente a las distintas lenguas de una misma familia,
tanto con vistas a ese mismo objetivo cuanto con vistas a una
posible restitución de dicha construcción a la lengua común.
4β Cf. por ejemplo § 41.
47 L öfstedt Syntactica, I, pág. 199.
48 II, pág. 74·
49 Synt. gr. pág. 268, y E . Kleckers Sprachwissenschaftliche Miszellen IV .
Acta et comm. Univ. Dorpatensis, 1926, págs. 43 sigs.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 37

En fin, la comparación debe aplicarse muy especialmente a


los distintos dialectos de una misma lengua y a las distintas
etapas de la historia de una misma lengua. Porque es de
saber que la historia de una lengua no puede hacerse sin el
método comparativo. Puestos en orden cronológico los docu­
mentos escritos de una lengua dada, sólo éstos no nos permiten
hacer la historia de dicha lengua, por la fundamental razón
de que toda lengua escrita falsea y simplifica los hechos.
Compárese el latín de Plauto con el de San Agustín: entre la
lengua de ambos escritores hay indudablemente algunas dife­
rencias, pero sustancialmente se trata del mismo latín. En
cambio, ¿quién puede dudar de los graves cambios y trans­
formaciones experimentados por el latín a lo largo del amplio
período que va de uno a otro autor? Sólo la gramática com­
parada románica nos permite restituir al latín hablado una
forma como auricula , frente a auris empleado por toda la
literatura, o bucca frente al os de la literatura, y si la pérdida
de la nasal final en todas las lenguas romances nos lleva a
restituir formas latinas de acusativo del singular en -a o en -u
frente al testimonio casi constante de las grafías en -am o
-um, en el fondo la razón está de parte de la gramática com­
parada y no del testimonio de la lengua escrita: por una serie
de razones sabemos que la nasal final en -a(m ) o -u (m ) en
realidad ya no se pronunciaba. La lengua escrita aporta pre­
cisiones; pero éstas deben ser interpretadas por la gramática
comparada. El lingüista debe servirse de los datos de la filo­
logía, pero aplicar a la vez la comparación más rigurosa y
precisa. En el terreno sintáctico es bien conocido a este res­
pecto el caso del latín con las curiosas coincidencias entre el
latín arcaico (el plautino, por ejemplo) y el latín vulgar, que
fueron señaladas especialmente por F. Skutsch: uso casi como
artículo de unus y de Ule, illa (y precisamente con la acentua­
ción illa, que es forzoso admitir para explicar el románico la))
el sintagma dare ad) los comparativos con magis e incluso plus)
el tipo gaudia , -ae; uso de la preposición de que recuerda al de
francés del partitivo, etc. 50 La capa de hielo de la sintaxis
50 Cf. F . Skutsch D ie lateinische Sprache en Die K ultur der Gegenwart
de Hinneberg, pág. 550 y sigs.
38 INTRODUCCIÓN CENTRAL

clásica disimula a veces totalmente estas construcciones. Sólo,


pues, el método comparativo nos permite entrever adecuada­
mente la historia de las mismas, y no la documentación li­
teraria. En lo que al griego concierne, es verdad que la sin­
taxis literaria o de la lengua escrita no alcanzó nunca en Grecia
el rigor de la sintaxis clásica latina. Sin embargo, está perfec­
tamente claro que dicha sintaxis repugna por principio la
admisión de vulgarismos o construcciones propias de la lengua
demasiado popular. El carácter popular de la lengua de la
comedia ática, por ejemplo, radica más en el vocabulario y
metáforas que en la sintaxis, que es sustancialmente la misma
que se nos ofrece en otros géneros literarios más nobles y menos
populares.51 De aquí que nuestro conocimiento de la sintaxis
vulgar griega sea extraordinariamente fragmentario. El mé­
todo utilizado por latinistas como Skutsch, al emplear el latín
vulgar o incluso las lenguas románicas para aclarar construc­
ciones del latín clásico, puede y debe ser aplicado también por
el helenista.

15. En el estudio de la sintaxis griega hácese preciso


abarcar el conjunto histórico de todas las épocas de la lite­
ratura helénica. Durante siglos existió en el campo de la
gramática de las lenguas clásicas el prejuicio de autolimita-
ción al terreno de la literatura «clásica». Hay que reconocer,
desde luego, que la cosa no fue tan perjudicial en el caso
de la sintaxis griega, pues que desde siempre se entendió que
la literatura clásica comenzaba con Homero, mientras que
para muchos estudiosos de la gramática latina, en cambio,
la latinidad arcaica no contaba en absoluto. La decidida vo­
cación decimonónica, heredada del romanticismo, hacia todo
lo arcaico y primitivo, unida al nacimiento del método his-
tórico-comparado, fue causa de que los hechos homéricos
tuvieran desde el principio la significación que merecían
tener. Se tardó, en cambio, mucho tiempo hasta que, a conse­
cuencia, en definitiva, de la valoración histórica positiva de
la época helenística por obra de Droysen, se comenzó a pensar
51 Cf. J. W . P oultney «Studies in the S yntax of A ttic Comedy» A . / . Ph.
84, 1963, págs. 359*76.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 39

que el griego bíblico no era sólo cosa de teólogos y que el es­


tudio de la sintaxis de Polibio o de Epicteto y de la hele-
nidad posterior era indispensable tarea de una sintaxis ver­
daderamente histórica. En 1896 aparecía la primera edición
de la gramática neotestamentaria de F. Blass, espléndida­
mente reelaborada después por A. Debrunner 52 y especial­
mente dedicada a la sintaxis. La literatura sintáctica comenzó
a enriquecerse con una serie numerosa de trabajos monográ­
ficos sobre sintaxis de la κοινή 53. Los hallazgos papirológicos,
multiplicados a principios de este siglo, atrajeron igualmente
la atención de los sintácticos, y en 1900 aparecía el estudio,
que quedaría incompleto, de Fr. Völker. 54 Hasta 1926 no
comenzaría a salir la obra, fundamental al respecto, de Edwin
Mayser, insustituible. 55
Homero, que se había quedado siempre con la parte del
león en el reparto, no podía mantener esta situación privile-
legiada. Bastantes de los estudios primerizos de sintaxis com­
parada griega se centraban exclusivamente en el material
homérico: así el clásico estudio de Delbrück (con adiciones de
Windisch) sobre el uso del subjuntivo y optativo en sánscrito
y griego 56 o el estudio de Carl Mutzbauer sobre los funda­
mentos del sistema temporal griego con base en el uso homé­
rico de los tiempos 57. De todos modos, se había llegado ya
al convencimiento de que no siempre los hechos más antiguos
son los documentados por Homero: en una serie de aspectos
es, como veremos en seguida, más arcaica la sintaxis ática.
Por otra parte, también en sintaxis la lengua homérica es, en
buena medida, una lengua artificial: la sintaxis del dual, con

52 Grammatik des neutestamentlichen Griechisch. Gotinga, 1961 (11.a ed.;


hay trad, inglesa, Cambridge U. P. 1961).
53 Cf. un cómodo resumen en A. Debrunner Gesch. der griech. Sprache II
págs. 115 y sigs.
54 Papyrorum graecarum syntaxis specim en. Bonn, 1900 (los casos).
55 Grammatik der griechischen Papyri ans der Ptolomäerzeit. II Satzlehre,
i , Analytischer Teil (dos vols. Leipzig, 1926 y 1933-4). 2, Syntethischer Teli
(Leipzig, 1934)·
66 Der Gebrauch des Conjunctivs und Optativs im S anskrit und Griechischen
H alle, 1871 (tomo primero de las Syntaktische Forschungen) .
57 Die Grundlagen der griechischen Tempuslehre und der homerische Tenu
pus gebrauch 1-2. Estrasburgo, 1893 y 1909.
40 INTRODUCCIÓN GENERAI#

sus vacilaciones múltiples (cf. § 108 y sigs.), es quizá el ejemplo


sintáctico más claro del carácter compuesto y artificial de la
lengua homérica. Junto a la excelente sintaxis contenida en la
Homeric Grammar, de Monro, y sin olvidar las obras más
antiguas de Thiersch y Vogrinz 58, contamos hoy con una obra
segura en el tomo segundo de la Grammaire homérique, de Pierre
Chantraine 59. Un interés metodológico especial tiene en el
estudio de la sintaxis homérica el tema de los condiciona­
mientos métricos. Estos son, para algunos autores (un K. Witte,
por ejemplo, cf. § n 7 ), decisivos. La verdad es, sin embargo,
que casi nunca lo son: el poeta puede casi siempre rehuir la
estricta ανάγκη του μέγρου recurriendo al cambio de orden
de palabras o a otros procedimientos 60. No es tanto el pie
forzado de la métrica, cuanto la naturaleza misma de esta
poesía, el factor decisivamente condicionante de su carácter
compuesto y artístico, carácter que no empece, en todo caso,
al tono en general arcaico y primitivo, y hasta natural, de la
sintaxis homérica, intuitiva y popular, además de literaria
y noble.

16. En cuanto a la utilización en un estudio histórico


de la sintaxis griega del material epigráfico, hoy es ya del do­
minio público la enorme importancia del desciframiento sen­
sacional, en 1952, por M. Ventris y J. Chadwick, de las tablillas
en escritura lineal B. Desde ese momento ha quedado probado
que se trata de un dialecto griego, al que hoy se suele llamar
generalmente micénico. Por su gran antigüedad (es un griego
del siglo x ü i ) , su testimonio resultaría decisivo normalmente,
si no fuera por el carácter inseguro de muchas interpretaciones.
La investigación en este campo se encuentra todavía, en mu­
chísimos puntos, en un estado fluctuante; pero ello no obsta
a que, en otros muchos, se haya conseguido ya una cierta
communis opinio. Esto ha hecho posible incluso la redacción
tie alguna primera Gramática micénica, como la debida a
68 χ?. w \ Thiersch Griechische Grammatik vorzüglich des homer. D ialekt.
I*eipzig, 1829 (3.a ed.); G. Vogrinz Grammatik des homerischen Dialektes. P a ­
derborn, 1889.
69 Grammaire homérique. Tom e II: Syntaxe. París, 1953·
60 Cf. La oración nominal en Homero, págs. 140.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO n

E. Vilborg y publicada en 1960 61. La sintaxis ocupa en


esta obra sólo nueve páginas. En la medida limitada en que
ello sea posible, y basándonos normalmente en investiga·*
ciones ajenas, liaremos uso de e;emplos micénicos a lo largo
de los diferentes capítulos de esta obra.
La utilización de las inscripciones de otros dialectos
que el ático choca también en sintaxis con el inconveniente
de que de muchos de estos dialectos no tenemos inscripciones
hasta una época avanzada (a partir del siglo iv a. de C.),
en que dichos dialectos sufren una fuerte influencia del ático.
Más intensa aún es esta influencia en el terreno sintáctico que
en el de la fonética o morfología, cuyos rasgos distintivos
—más llamativos y evidentes— son conservados duiante más
largo tiempo. De aquí que todavía hoy sea escasa la biblio­
grafía sobre la sintaxis dialectal. Muy útiles indicaciones se
contienen en las obras fundamentales de conjunto de F. Bech­
tel y A. Thumb-E. Kieckers. 62 Estudios sistemáticos de la
sintaxis de un dialecto determinado casi no pueden citarse
más que los de Edith Claflin, The syntax of the Boeotian Dialect
Inscriptions 63 y el amplio capítulo dedicado a la slntaxsis de
los dialectos tesalios en la obra de G. Fohlen, Untersuchungen
zum thessalischen Dialekte 64. Otros estudios, de tema con­
creto, hay muy estimables, como los de Jacobsthal, sobre el
uso de los tiempos y modos en las inscripciones cretenses, 65
el de Karl Meister sobre el uso del genitivo en esas mismas
inscripciones66, o los de Günther 67 y Ed. Hermann 68 sobre las
61 B . Vilborg A tentative Grammar of Mycenaean Greek. Göteborg, i960.
B n la s págs. xi-8 contiene una bibliografía bastante com pleta. B l sistem a
de referencias a las diferentes series de tablillas, que aquí utilizam os, es el
usado en esta obra.
62 D ie griechischen Dialekte. Berlín, 1921-4 (tres vols.). Handbuch der
griechischen D ialekte. Heidelberg, 1932 (dos vols, el I I de 1909, reelaborado en
1959 por A. Scherer).
63 Baltimore, 1905.
64 D is. Estrasburgo, 1910, págs. 92 sigs.
65 Der Gebrauch der Tempora und M odi in der kretischen Dialektinschriften,
Estrasburgo, 1907 (Beiheft de I F) .
66 «Der Genetiv in den kretischen Dialektinschriften» I F X X , págs. 133
sigs.
67 «Die Präpositionen in den griechischen Dialektinschriften* I F X X ,
págs i sigs.
68 Griechische Forschungen I. Leipzig-Berlin, 1912.
42 INTRODUCCIÓN GENERAI*

preposiciones y las oraciones subordinadas, respectivamente


en los dialectos.

17. La sintaxis del dialecto ático ocupa, por razón de su


favorable y riquísima transmisión, una posición de privilegio
en todos los estudios generales de sintaxis griega. Las particu­
laridades de la sintaxis del ático de las inscripciones arcaicas
están reseñadas en la clásica obra de Meisterhans 69 y las del
ático reciente en la monografía de H. Widman sobre la sin­
taxis de Epicuro 70. Y en el estudio de P. Kretschmer sobre las
leyendas de los vasos 71 hay numerosas referencias a la sin­
taxis, altamente popular, de estas inscripciones.
Hasta mediados del siglo v a. de C. el ático no fue sino
uno entre otros muchos dialectos, y precisamente —en opo­
sición sobre todo al jonio— un dialecto altamente conservador.
Siendo un resto aislado en el continente de un grupo dialectal,
otrora mucho más extendido, presenta una fisonomía peculiar
y arcaica. Ya la morfología evidencia este carácter: com­
párense las formas áticas οίδα/ΐδμεν, εθηκα /εθεμεν, êJMcov,
λήψομαι, ττόλεως frente a las jónicas correspondientes οιδαμεν,
έόήκαμεν, εβίωσα, λάψομαι, ττόλιος. El mismo talante arcaizan­
te se manifiesta en una serie de rasgos sintácticos 72. Quizá
sea el más conocido el uso relativamente sistemático y cohe­
rente hasta el siglo iv del número dual (cf. § 105 y sigs.),
número desaparecido del jonio desde el comienzo de su trans­
misión y cuyo uso en Homero demuestra que es allí ya un
rasgo puramente tradicional, que no corresponde a un uso
lingüístico real. La preferencia por la paronomasia, típica
de toda lengua arcaica, es, en una serie de aspectos, mayor en
ático que en Homero: tipos como el genitivo ττιστά ττιστών,
el instrumental γονή γενναίε y otros no los conoce la lengua
homérica. En el empleo de los casos muestra el ático una

69 Grammatik der attischen Inschriften. Berlín, 19003.


70 Beiträge zur Syntax E p ik u rs. Stuttgart, 1935.
71 Die griechischen Vaseninschriften. Gütersloh, 1894.
72 E . Schwyzer Syntaktische Archaismen des Attischen. Abh. Preuss.
Ak. d. W iss. phil. hist. K l. nr. 7, 1940.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 43

serie de particularidades especialmente arcaicas, no todas


documentables en jonio. Así el tipo αυτός έαν/τον (cf. § 217),
el ablativo local del tipo πρός βορέω τών *Αγβατάνων (cf. §
208 obs.), el genitivo corográfico τής ’Αττικής ές Οίνόην, el
genitivo posesivo con un valor cercano a genetivus auctoris
(cf. § 194), sintagmas todos ellos propios también de la
sintaxis herodotea. Así también el instrumental ττολλω
con comparativos (frente al homérico πολύ φέρτερος), que
parece restituible al indoeuropeo 73, y el acusativo con nom­
bres verbales del tipo χοάς προπομπός (cf. § 165). El uso de
las preposiciones documenta algunas diferencias con el uso
homérico: pérdidas como la construcción con dativo de ovó y
μετά y la de διά con acusativo de lugar, y nuevos usos de
preposiciones como επί, μετά, παρά y περί. Un arcaísmo puede
ser también la falta de preposición en el segundo de dos verbos
coordinados, como en Esq., Pr. 331, πάντων μετασχών και
τετολμηκώς έμοί. No nos parece, en cambio, contra la'opi­
nión de Schwyzer, que el tipo de locativo etimológico πήματα
πήμασιν sin preposición (frente al tipo επι νόσω νόσον), sea
un arcaísmo, sino el resultado de una mecanización (cf.,
§ 262). Dentro de la sintaxis pronominal, el tipo de­
mostrativo (también herodoteo) καί τόν (τήν) ειπείν no es
homérico; 74 un arcaísmo es también la conservación del uso
libre, para todas las personas y números, del reflexivo.
En el terreno verbal la indiferencia con respecto a la
voz de algunos imperativos (el tipo παύε = π α ύ ο υ ) , 75 la pasiva
impersonal, el presente histórico, son fenómenos antiguos,
conservados por el ático y no por Homero. En fin, en lo que
a la sintaxis oracional concierne, nótese el uso muy amplio
que el ático hace de la oración nominal pura 76 y del tipo de
concordancia τά φύλλα πίπτει, tan característico que ya los
antiguos le denominaban σχήμα αττικόν, y del nominativo

73 Brugmann Grundriss II 2, págs 530 sigs y 543.


74 Cf. Gildersleeve Syntax of classical Greek, 523-4 y 521-2.
75 W ackem agel Vorlesungen I, pág. 122. .
76 José S. I*asso de la Vega «Sobre la oración nominal pura en ático»,
Emeritdy 1952, págs. 308-36.
44 INTRODUCCIÓN GENERAI,

de aposición oracional (cf. § 151; Homero sólo conoce el


acusativo)»
La precedente enumeración de ejemplos corrobora el ca­
rácter arcaizante en muchos aspectos de la sintaxis ática,
a veces incluso en rasgos que faltan en Homero. Esta ausencia
puede reposar sobre condicionamientos estilísticos: así la menor
profusión de la paronomasia, típica figura de la lengua popular,
o la falta del presente histórico; pero otras veces se trata
realmente de sintagmas eliminados ya en la época de elabora­
ción de los poemas y que, sin embargo, el ático ha conser­
vado. Insistiendo sobre lo que antes decíamos acerca de la
posición central tradicionalmente otorgada a Homero en el
estudio de la sintaxis griega —en parte, muy justificada—,
hemos podido observar en los ejemplos anteriores que no
siempre Homero conserva la construcción más antigua. La
sintaxis no hace sino corroborar aquí el testimonio de la
morfología: Homero desconoce el correlato de formas tan ar­
caicas como el optativo arcadio έξελαυνοια o de los aoristos
beocio άνεθε y arcadio έττοιες. Convendrá, desde luego, dis­
tinguir aquí entre la situación asignable realmente al fondo
antiguo homérico (como en los ejemplos mencionados) y lo
que pueda ser el resultado de una modernización del texto;
por eso no nos hemos referido, por ejemplo, a la incipiente
formación del artículo determinado, correlato de la extensión,
en morfología, de -οις frente a -οισι o de la generalización,
en fonética, de las contracciones vocálicas. En la historia de
la bibliografía sintáctica moderna se ha hecho, en cierto
modo, realidad también aquella frase famosa de Wilamo-
witz, 77 referida al influjo literario de los poemas: Homer ist
eine Macht, aber eine überwundene.
Si todavía en el prólogo de la primera edición de la Gra­
mática de Kühner podemos leer una profesión metodológica
como ésta: «Porque yo he adquirido la convicción de que de la
lengua más artificial y antinatural, o también pervertida,
de la época tardía muy poca cosa puede sacarse para la inteli­
gencia y fundamentación más profundas de la lengua clásica»,

77 Homerische Untersuchungen. Berlin, 1884, pág, 381.


CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 45

desde el comienzo mismo, a fines de la pasada centuria, de


la aplicación a la sintaxis griega del método historico-compa-
rado, tales apreciaciones estaban condenadas a una radical
superación. Si la sintaxis contenida en la Ausführliche Gram­
matik der griechischen Sprache, de R. Kühner, sigue siendo
útilísima por la inmensa colección de materiales, la escasa
comprensión del método histórico-comparado que allí se evi­
dencia (escasa por parte de Kühner, casi nula por parte del
reelaborador B. Gerth), la hace hoy perfectamente anticuada
y condenada ya a ocupar el lugar de honor que le corresponde
en la historia, superada, de nuestros estudios. Por ello mismo,
y aun con mayor razón, son hoy perfectamente anticuadas las
obras, estimables por su empiría y como colecciones de ma­
teriales, de un K. W. Krüger, 78 Matthiae 79 y otros. Verdad
es que no todas las tituladas «Sintaxis históricas» del griego
o del latín lo son realmente: más de una confunde lo auténti­
camente histórico con la pura descripción con ejemplos or­
denados cronológicamente 80; pero desde los últimos años del
siglo XIX el carácter histórico y comparado es insoslayable
exigencia de todo estudio sintáctico. No una sintaxis que
abarque sólo los hechos de la literatura ática clásica o de la
época que va de Homero a Alejandro, sino una sintaxis en la
que lo preclásico y lo postclásico intervengan con tanto de­
recho como los autores más depuradamente clásicos. Apli­
cando el criterio del puro ático (Aristófanes, Lisias), habría
que eliminar también al propio Platón (cuya lengua tantas
influencias poéticas documenta) y, desde luego, a Tucídides.
Frente a tales criterios, que gozaron de una larga tradición
en la escuela clásica, el método histórico-comparado imponía

78 Karl W . Krüger Griechische Sprachlehre. Leipzig, 1875-9 (es la 5.a ed.


a cargo de W . Pökel). D ividida en dos partes, la primera dedicada al ático
(con el error de considerarlo especialmente representado por Jenofonte) y la
segunda de los restantes dialectos, con particular referencia a la sintaxis.
79 Aug. M atthiäe Ausführliche griechische Grammatik. Leipzig, 1827
(2.a ed.). I*a sintaxis está en las págs. 537-1318. Y lo mismo cabe decir de la
Wissenschaftliche Syntax der griechischen Sprach-e de G. Bernhardy (Berlin,
1829) y de la Syntax der griechischen Sprache de W . Scheuerlein (Leipzig, 1846).
80 Reproche que puede hacérsele, por ejem plo, a la Kritisch-historische
S yn tax des griechischen Verbums der klassischen Zeit de J. M. Stahl (H eidel­
berg, 1907).
46 INTRODUCCIÓN GENERAL

una visión más universal y comprehensiva, la que se aplicaba,


desde 1882, en los trabajos monográficos que componen la
colección Beiträge zur historischen Syntax des Griechischen,
editada por Martin Schanz en Wurzburgo.

18. Sólo al término de ese período de introducción en la


sintaxis griega del método histórico se estaba en condiciones
de valorar rectamente la importancia del griego tardío e
incluso moderno para la recta comprensión de muchos fenó­
menos de la sintaxis del griego antiguo. Sólo entonces hallaría
un cierto eco en el terreno griego la actitud metodológica adop­
tada por un F. Skutsch en el campo latino, según más arriba
veíamos. Poca atención se había prestado —y escasa es todavía
la que hoy se presta— a la sintaxis del griego tardío y moderno.
Mientras que escuelas enteras de investigadores se dedican al
estudio de la sintaxis latina tardía y medieval, bien poca cosa
es lo hasta ahora hecho en este sentido en el terreno griego.
La fonética y la morfología han sido mucho más afortunadas
y, sin embargo, es lo cierto que, en el fondo, entre una lengua
que conserva las formas antiguas, pero dotándolas de nuevo
significado, y otra que, cambiando las formas, las pone al
servicio de un sistema de menciones semejante al antiguo, es
esta última la más conservadora y semejante a la antigua.
En la bibliografía de carácter general, como en el manual de
A. Thumb 81, se concede poca atención a la sintaxis, y lo
mismo en las monografías, por ejemplo en la ya clásica descrip­
ción del dialecto lesbio, que se debe a P. Kretschmer 82. Lugar
de honor debe ocupar, pese a su carácter forzosamente in­
completo, la obra de A. Tzartzanos 83; pero se refiere sólo al
griego moderno, no al medieval y bizantino.
La comparación entre la sintaxis del griego antiguo y la
del griego tardío evidencia seguramente más diferencias,

81 Handbuch der neugriechischen Volkssprache. Estrasburgo, 19102.


82 Der heutige lesbische D ialekt verglichen m it den übrigen nordgriechischen
M undarten. Viena, 1905.
83 Νεοελληνική σύνταξις (τής κοινής δημοτικής) Atenas, 1928 (hay 2.a ed.
del tom o I. Atenas, 1946). Cf. buenos m ateriales en B . M iheva-Gabrovec E tu­
des sur la syntaxe de JoannesMoschos. Ljubljana, i960.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 47

porque para uno de los términos de la comparación (el griego


antiguo) apenas conocemos nada de la sintaxis popular. Aun
así, rasgos como la prevalencia de la parataxis con καί, o el
nominativo aislativo enfático del tipo ενας χωριάτης άπέθανε
τό παιδί του o el sintagma (con adverbio y pronombre rela­
tivos) ό άνδρας που τόν είδα, demuestran la estrecha rela­
ción entre la sintaxis tardía y la sintaxis popular antigua.
En conjunto, la sintaxis griega antigua se ha conservado
relativamente bien en los estadios medievales y moderno.
Las pérdidas, sin embargo, han sido notorias. Enumeremos las
más importantes:

Prácticam ente se han perdido las oraciones de infinitivo,


sustituidas por oraciones introducidas por partículas (ποϋ, πώς;
tam bién, detrás de muchos verbos, por oraciones con vá); el infi­
n itiv o sustantivado no existe (un tipo como τό φαγί se entiende
com o un nombre y no como un verbo). También es muy grande
la regresión del participio, salvo en las perífrasis que sustituyen
a algunas formaciones del verbo antiguo, sintéticas.
No existe, desde luego, el número dual, perdido pronto en
griego, y poco a poco son eliminadas las expresiones que se rela­
cionan con la dualidad: ετερος, ττότερος.
En el dominio de los modos verbales, el optativo ha desapare­
cido desde época bastante antigua 84 y el subjuntivo se ha conver­
tido en un modo mecánico empleado sólo en las subordinadas
(en oración principal sólo el prohibitivo, tipo μή δέσης; pero tam ­
bién νά μή δέσης). E l rico juego de las partículas de la sintaxis
antigua se ha perdido en buena parte, en beneficio del brutal
principio utilitario. E l empleo de la partícula άν en un clisé
como ôcrrtç αν r\ es puram ente mecánico, y para la expresión
del irreal (άν είχε ορεξι, θα έτρωγα) la partícula se emplea en la
protasis, pero ya no en la apódosis (ni en el tipo, sin condicional,
uà τόν εβλεπα).
Si el aspecto verbal se ha conservado sustancialmente (en el
futuro incluso se distinguen con formaciones diferentes el aspecto
infectivo y el confectivo), tam bién ha habido una progresión
creciente en la estructuración de un sistema verbal edificado

84 Schwyzer II, págs. 337-8.


48 INTRODUCCIÓN GENERAU

sobre el tiempo. Si es corriente la perfectivación por preverbios,


ello no llega al extremo de las lenguas eslavas.
E l artículo indeterminado fue creado ya por el griego tardío,
y en lo que atañe al determinado, algunos usos son nuevos, por
ejemplo, con sustantivos (no con adjetivos) predicativos o la
repugnancia por intercalar el genitivo en sintagmas como του
φόνου τό πηγάδι o la repetición del artículo en ό φτωχός ô Γιώργης,
etcétera.
Dentro de la sintaxis de los casos, el rasgo más im portante es
la pérdida del dativo (cf. §§ 285-8), junto con el papel domi­
nante que adquiere el acusativo, a costa del dativo y tam bién
del genitivo. E l genitivo plural no es usado, y una serie de em­
pleos antiguos del genitivo han desaparecido (cf. § 240). Algún
fenómeno de signo contrario a esta tendencia (por ejemplo, la
sustitución, en el sintagma εϋ λέγειν, ποιεΐν, etc., del acusativo
por el dativo), es cosa propia ya del griego helenístico. E l acusativo
se ha convertido en el caso universal con las preposiciones, salvo
en clichés muy localizados como μέ pias, κατά κρότου, etc.
También el nominativo ha experimentado alguna extensión de
sus usos: la más notable es seguramente el nom inativo absoluto
con los participios activos del tipo δένοντας; pero tam bién otros,
como el nominativo apositivo de la clase μεγάλο πλήθος Τούρκοι
o el uso del nominativo (juntam ente con el acusativo) con la pre­
posición άπό. Algunos prim itivos adverbios (άμα, μόλις) pueden
emplearse como conjunciones.

En conjunto, pues, los cambios, aunque numerosos, no son


ciertamente trascendentales, y por ello la sintaxis griega mo­
derna es quizá una de las más conservadoras de entre todas las
lenguas actuales de la familia indoeuropea 85.
Hasta qué punto resulte útil el estudio de la sintaxis del
griego tardío, medieval e incluso moderno, para la recta inte­
ligencia de algunos fenómenos de la sintaxis griega antigua,
es algo que podemos aclarar con un par de ejemplos:

E n algunos pasajes homéricos acontece un uso del adjetivo


pronominal οίος que parece un tanto anómalo: Σ 262 οΐος έκείνου

85 Cf. H. Schwyzer «Neugriechische S yntax und altgriechische», Neue


Jakrb. /. kl Altertum X X I , 1908, págs. 498-507; A. Mirambel «Dialectes néo-
héUeniques et syntaxe» B S L 58, 1963, págs. 85-134.
CONCEPTO, h is t o r ia y m éto do 49

θυμός υπέρβιος, ούκ έθελήσει/ μίμνειν εν πεδίω, Φ 108 ούχ ôpaçrç oíos
έγώ καλός τε μέγας τε, Λ 653 εί; δέ σύ οισθα, γεραιέ διοτρεφές,
οϊος εκείνος/δεινός άνήρ. Los intérpretes recurren generalmente a
explicaciones ciertam ente inverosímiles e inconsecuentes (léanse,
por ejemplo, los comentarios de Ameis-Hentze). La comparación
de τ 493 οίσθα μέν, olov έμόν μένος εμπεδον ούδ’έπιεικτόν con
O 93 οΙσΟα και αύτή/οίος εκείνου θυμός υπερφίαλος καί άπηνής,
que responden evidentemente a im mismo tipo de uso, demuestra
que tenemos aquí un empleo de οϊος determinando a un adjetivo
y equivaliendo por ello a un adverbio, construcción normal. Desde
el punto de vista de la sintaxis clásica esto es muy raro, y se
explica así la resistencia de los autores a adm itir en Homero este
tipo de construcción. Pero ello es corriente en griego tardío 88
y medieval, y no sólo con oîoç, sino tam bién con τοιοΟτος, τοίος,
ποίος, etc. Ya en Luciano, Dial. deor. 6, 5 encontramos άλλ* οίοι
ττάντες άνθρωποι απειρόκαλοι είσιν αυχήσει κατελθών ίσως y, más
tarde, con mayor frecuencia, en ejemplos como este de la Hist.
laus. 131, 13 ουτος ό Ίννοκέντιος οϊος μέν γέγονεν ελεήμων, λήρος
οφθήσομαι τάληθη διηγούμενος. La construcción tardía, más generali­
zada, aclara la construcción homérica y, una vez reconocida,
puede incluso aplicarse a la aclaración de ejemplos como Sóf.
Ant. 845 οΐα φίλων άκλαυτος y quizá Eur. Fen. 1639 ώ πάτερ, έν
οίοις κείμεθ* άθλίοις κακοΐς, evitándose la corrección άθλιοι.

Otro ejemplo. E n N T . Mat. 18, 21 ποσάκις άμαρτήσει εϊς


έμέ ό άδελφός μου και άφήσω αύτω, nos encontramos con un
ejemplo de καί con valor final (= ίνα άφιώ), en el que Blass-De-
brunner § 471, 2, ven un semitismo. Pero en Leoncio de Ná-
poles Vita Ioannis(eá. H. Gelzer), cap. 33, tenemos otro ejemplo:
τί γάρ, είπέ μοι, και εδωκεν άνθρωπος και ήγόρασεν τόν κατ’ εικόνα
και όμοίωσιν θεου κτισθέντα και τιμηθέντα; («pues, dime, ¿qué ha
dado un hombre para comprar al que ha sido creado y estima­
do a imagen y semejanza de Dios?»), en donde εδωκεν άνθρωπος καί
ήγόρασεν equivale a τί εδωκεν ΐνα άγοράση.87 La construcción grie­
ga, documentada en este ejemplo, aclara y justifica, como griega, la
que encontramos en el texto evangélico.

86 Cf. D . Tabachovitz Etudes sur le grcc de la basse époque. Uppsala, 1943,


ágs. 17 sigs.
87 Cf. D . Tabachovitz o. c, págs, 8-9.
50 INTRODUCCIÓN GENERAI,

19. La sintaxis griega, empíricamente concebida o domi­


nada por la lógica durante muchos siglos, quedó convertida,
como resultado de la evolución de la lingüística durante el
siglo XIX, en una sintaxis psicológica e histórico-comparada.
La inmensa mayoría de las obras sobre sintaxis griega apare­
cidas en lo que va de siglo responden a esa nueva orientación.
Ellas constituyen el instrumental bibliográfico hoy necesario
para un estudio serio de la sintaxis griega. Sin poder detenemos
en una crítica de pormenor (que en muchos casos hallará su
lugar adecuado a lo largo de los diferentes capítulos de esta
obra), vamos a limitamos a enumerar los títulos de las más
importantes.

Sigue siendo la obra fundam ental sobre sintaxis com parada de


las lenguas indoeuropeas la Vergleichende Syntax, de B. Delbrück,
de la que hablábamos antes. Naturalm ente, la huella del tiem po
se ha dejado sentir sobre ella, y en muchos capítulos y en las
orientaciones generales de muchos problemas está francam ente
anticuada; pero no ha sido sustituida, como tam poco lo ha sido
en conjunto el Grundriss de que forma parte. E n la segunda
edición del Grundriss, en el tomo II, 2 y 3 (1901-16), Brugmann
estudiaba, integrándolas en la morfología, de acuerdo en parte
con el sistema propugnado por Ries, las funciones de las palabras,
como lo hace tam bién A. Meillet, en cuya Introduction a Vétude
comparative des langues indoeuropéennes (primera ed. en 1922),
el capítulo dedicado a la frase cuenta sólo 23 páginas, estudián­
dose las funciones de los casos, género, modos, voces, etc., a la
vez que se estudian las formas. De la proyectada teoría de las
oraciones de Brugmann aparecieron sólo dos trabajos parciales:
Verschiedenheiten der SatzgestaUung nach Massgabe der seelischen
Grundfunktionen in der indogermanischen Sprachen 88 y Die
Syntax des einfachen Satzes im Indogermanischen89. Sin embargo,
en la Kurze vergleichende Grammatik der indogermanischen Spra­
chen 90 se contiene una sintaxis completa, a modo de esbozo del
plan más ambicioso que nunca sería llevado a la práctica. E l

88 Sächs. Ber.y phil. hist. K 1. I*XX, 1918, núm. 6.


89 Berlín-Iyeipzig, 1925 (Beiheft de I F 43).
90 Leipzig, 1904. Ttad. francesa A bregé de grammaire comparée des langues
indoeuropéennes. Paris, 1905.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 51

método comparativo es utilizado, sobre la sintaxis del griego,


latín y alemán, fundamentalmente, en una bien escrita obra
pedagógica de F. Sommer, Vergleichende Syntax der Schulspra-
chenn . E n la Indogermanische Grammatik de Hermann H irt,
los tomos V I y V II están dedicados a la sintaxis92. Las opiniones
de H irt, siempre osadas en todos los terrenos, son quizá más aven­
turadas aún en la sintaxis, campo en el que explícitamente acon­
seja 93 comenzar por poner en duda, cartesianam ente, todas las
opiniones recibidas. Si en una serie de puntos concretos pueden
hallarse en esta obra observaciones e intuiciones de gran interés,
en conjunto es libro poco recomendable y harto inseguro. Todo
lo contrario acontece con las justam ente famosas Vorlesungen
über Syntax 94 de Jacob Wackemagel, en dos series. No es un
tratado sistemático de sintaxis y sólo son estudiados algunos
puntos seleccionados: en la prim era serie, una introducción his­
tórica, el número, personas, voces, tiempos y modos del verbo,
infinitivo y participios y unas notas generales sobre los casos; en
la segunda serie, el género, sustantivo y adjetivo, pronombre,
artículo, preposiciones y negaciones. Es una obra brillante que,
salida de un curso de lecciones, no pretende ser completa ni apor­
ta r muchos materiales nuevos; sin embargo, la inteligente aplica­
ción de un método combinado histórico y psicológico pocas veces
se ha producido, en la literatura sintáctica, de modo tan eminente.
Concretamente dentro de la bibliografía especialmente dedi­
cada a la sintaxis griega, ya dijimos antes que es en la Griechische
Grammatik, de K. B rugm ann96, donde por prim era vez sen o s
ofrece una sintaxis completa sobre base histórico-comparada.
Por cierto que, contrariam ente a lo que sucede en las obras que
antes mencionamos de Brugmann, aquí la sintaxis aparece sepa­
rada al modo tradicional de la morfología. La cuarta edición fue
cuidada por A. Thumb, especialista en tem as de κοινή, p o r lo
que la sintaxis concretamente se vio bastante enriquecida a ese
respecto. Un resumen de esta obra es la sintaxis griega contenida
en los dos últimos tom itos de la Griechische Grammatik de E. K iec­
kers96.

91 Leipzig, 1931 (3.a ed., reeditada en Darm stadt, 1959).


92 Heidelberg, 1937.
93 O. c. V I, pág. 9.
94 M it besonderer Berücksichtigung von Griechisch, Lateinisch und Deutsch.
Basilea, 1926-8 (2.a ed.).
95 Munich, 1913 (4.a ed.).
96 Historische griechische Grammatik. Berlin, 1925-6.
52 INTRODUCCIÓN GENERAI,

La sintaxis de las dos lenguas clásicas es estudiada en el co­


nocido Traité de grammaire comparée des langues classiques, de
Meillet y Vendryés97. E l título, que responde a una tradición
muy arraigada en Francia, afortunadam ente no influye en el
método o contenido de este libro, que ofrece en realidad dos tra ­
tados de sintaxis independientes.
Al filólogo americano Basil L. Gildersleeve se debe una Syntax
of classical Greek", de la que sólo aparecieron los dos primeros
fascículos (el segundo en colaboración con Ch. W. E. Miller, quien
elaboró concretamente la doctrina del artículo). E l térm ino «clá­
sico» se entiende abarcando la literatura desde Homero a Demós­
tenes. E l uso de los oradores áticos es tom ado como punto de refe­
rencia, comparando con él el de la poesía y demás prosistas. Las
colecciones de ejemplos son nutridísim as y verdaderamente re pre-
sentativas. La obra es histórica sólo en un sentido limitado, por la
limitación misma del campo de estudio, y, al propio tiem po,
puede servir como una sintaxis del estilo. E l fascículo prim ero
estudia la oración simple, con los tiempos y modos; el segundo,
la concordancia y especialmente el uso del artículo.
Al filólogo polaco Stanislaw Witkowski debemos una His to­
ry czna skladnia grecka na tie porôwnaczem («Sintaxis histórica del
griego sobre base comparativa»), publicada en 1936". Contiene
una pequeña historia de la sintaxis griega (págs. 1-29), estudio del
número (pág. 69-87), verbo (págs. 88-224), casos (págs. 225-318),
pronombre (págs. 318-45), género (págs. 345-81) y preposiciones
(págs. 382-417). Falta, pues, fundam entalm ente, la sintaxis
oracional. Es obra bien informada, aunque poco original, y recu­
rre con frecuencia a la comparación con los hechos eslavos, espe­
cialmente polacos, para aclarar algunos fenómenos sintácticos
griegos; cf., por ejemplo, en la pág. 68, polaco czytano sem ejante
al τούτων ετηστατητέον o (po)trzeba = χρή, o en la página 205,
sobre el uso del futuro por presente, o en la página 280, sobre el
genitivo con superlativos. E l capítulo sobre el género gram atical
es especialmente notable.
De una extensión aproximada a la de la obra anterior, pero
más completa, es la Syntaxe grecque, de Jean H um bert, cuya
primera edición apareció en 1945, y en 1960 la tercera100. Además
97 París, 1953 (7.a ed.).
98 N ueva York, 1900 y 1911.
99 I^emberg, Mianowski-Kasse, 1936.
100 Cf. una crítica extensa de esta obra en Emerita XXV, 1957, págs. 514-24.
E xiste traducción griega de la 2.a ed.: Atenas, 1957. Citemos tam bién la breve
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 53

de algunas omisiones (por ejemplo, falta un estudio sobre la sin­


taxis del adjetivo y algunas reglas y detalles de interés para u n
estudiante no son siquiera mencionados) y de un cierto descuido
en las citas y otros puntos, caracterizan a esta obra la propensión
hacia construcciones generales apresuradas y un notorio exceso
de logicismo, que parece una regresión hacia etapas de la historia
de la sintaxis, que parecían definitivam ente desterradas. Ello
se traduce en algunas oscuridades y en un excesivo espíritu siste­
m ático a ultranza.
Sin duda alguna el tratado más completo y al día sobre la
sintaxis griega es la Syntax und syntaktische Stilistik, que cons­
tituye el segundo tomo de la gran Griechische Grammatik, de Eduard
Schwyzer101. Muerto su autor en 1943, se encargó de la puesta a
punto del manuscrito, que estaba prácticam ente concluido, a
falta de detalles (sobre todo, los ejemplos y el capítulo de las
preposiciones), A. Debrunner, publicándose por fin la obra en 1950.
El espíritu que la inspira es m uy conservador en lo que a los mé­
todos se refiere: no se hace en ella, por ejemplo, la menor alusión
a los métodos estructuralistas. En este sentido está plenamente
en la línea tradicional de la sintaxis histórico-comparada. Aunque
incidentalmente son aceptadas aclaraciones procedentes del campo
de la psicología, esta actitud dista mucho de advenir sistem ática
en este libro. Ofrece éste una visión de la sintaxis griega, utilizando
prácticam ente toda la bibliografía existente hasta el m om ento de
su publicación, y en los temas o problemas poco o nada estudiados
hasta ahora su contribución es prácticam ente nula. Tal vez por las
circunstancias mismas de su publicación las colecciones de ejem­
plos son, en la gran mayoría de los capítulos, tom adas de los reper­
torios anteriores, especialmente de K ühner-Gerth, con todas las
desventajas que esta ausencia de propia empiría com porta en
vista a posibles nuevos resultados o interpretaciones. Algunos
capítulos (casos, aspecto verbal y otros) son especialmente exce­
lentes, evitando siempre novedades demasiado aventuradas;
alguno es, en cambio, particularm ente incompleto, como el rela­
tivo a las oraciones compuestas. Sólo una docena de páginas es
dedicada a la estilística sintáctica. En conjunto, sin embargo,
es la obra de referencia indispensable en esta m ateria, y sus mé­
rito s superan con mucho a sus limitaciones.
sintaxis (de carácter programático y con aplicación de estructuralismo) debida
a A . Ghiselli ν publicada en I*. Heilm ann Grammatica storica delta lingua greca.
Turin, 1963, págs. 283-347.
101 Munich, 1950.
54 INTRODUCCIÓN GENERAI,

En fin, dentro de la literatura introductoria o más elemental,


al que pertenecen, por, ejemplo la vieja y excelente sintaxis de
J . R. M advig102 o el muy conocido manual de Riemann-Cucuel1® 3,
merecen ser citadas obras como A Syntax of Attic Greek, de
F. E. Thompson y A short Syntax of Attic Greek, de H. P. V.
N unn104; Sintassi della lingua graeca antica, de V. Pisani105, la
útil Syntaxe grecque, de M. Bizos,106 la breve Sintaxis (ática espe­
cialmente) de I. G. Tsapëki. y la de N. D. Tzouganatos Σύνταξή
Tfjs άρχαίσς έλληνικής γλώσσης* Ό ύποτεταγμένο$ Aôyoç107.
Bn la bibliografía española sólo puede citarse el tomo IV de
la Gramática histórica griega, de Sebastián Cirac.108

20. Esta ojeada somera del desarrollo de los estudios de


sintaxis griega nos ha servido para presentar las distintas
soluciones históricamente dadas a la cuestión de cuál deba
ser el método o los métodos de la sintaxis griega. En sintaxis,
como en los restantes dominios de la enciclopedia clásica,
existe una multisecular tradición de minuciosa empiría, huida
de las construcciones generales apresuradas, fidelidad en el
detalle, etc., que constituye el principio mismo del cometido
sintáctico. Sobre el material de la sintaxis griega el método
empírico ordena y colecciona y sienta así las bases de la ul­
terior explicación o justificación de los fenómenos. 109 Son
aquí de aplicación todos los procedimientos de racionalización
del trabajo que cuentan en toda ciencia, con inclusión de los
más modernos, por ejemplo, del cálculo estadístico. Ya Lange

102 Syntaxe de la langue grecque, principalement du dialecte attique. Paris, 1884


(trad, de una obra danesa).
108 Règles fondamentales de la syntaxe grecque. Paris, 1901 (4.* ed.; es
originalm ente traducción de una obra alem ana de A. von Bamberg H auptre­
geln der griechischen S yn tax. Berlin, Springer).
104 la n d r es, 1907. y Cambridge, 1948, respectivam ente.
105 Milán, 1951.
loe Paris> I955 (3.a ^
107 Atenas, i9 6 0 , y Atenas, 1963, respectivam ente.
108 Barcelona, 1957.
101 Cf. H . Reckendorf «Ueber syntaktische Forschung» en Beilage x.
Allgemeinen Z eitung Jahrg., 1899, núm. 165; J. M. Stahl Kritisch-historische
Syntax des griechischen Verbums, págs. 1-17 («Methodologie»); A. Gercke «Me­
thodik» en la Einleitung in die Altertumswissenschaft I. Leipzig, 1910, págs 1 sigs.;
A. Oguse «Sur la possibilité de recherches de syntaxe grecque descriptive et
historique» V Inform ation Littéraire 1958, págs. 73-7 y 114-9·
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 53

se refería hace bastante años 110 a la utilidad de las estadísticas


en los estudios sintácticos, comprobándolo con algunos ejemr
píos tomados de la doctrina de las preposiciones. Aunque
la lengua es algo demasiado complejo y espiritual para poder
ser plenamente captado en gráficos estadísticos o sistemas
de abscisas y ordenadas, los métodos estadísticos discretamente
aplicados son de evidente utilidad y proporcionan el dato de
frecuencia previo que luego intentará aclarar la sintaxis
razonada. Como es bien sabido, la estadística aplicada a los
rasgos sintácticos o de estilo (estilemas) de un autor determi­
nado ha sido aplicada a los problemas de cronología literaria,
especialmente a la de los diálogos platónicos por obra sobre
todo de Lutoslawski111 y C. Ritter , 112 y sin que pueda decirse
que el método estilométrico lo resuelve todo, tampoco hay razói?
para ser excesivamente escéptico al respectou s. Convendrá
tan sólo indicar que no siempre la ausencia de una construcción
determinada deberá ser considerada como un cero absoluto
en las tablas de frecuencia. Motivos estilísticos, sociales o de
otro tipo pueden justificar la falta de la construcción en la
literatura de una lengua que, sin embargo, la conoce. El
ejemplo clásico al respecto es el del presente histórico. Bab­
eándose en la falta de esta construcción en Homero o en 1$
más antigua literatura germánica o eslava, un autor como
O. Behaghel114 declaraba concluyentemente «que es cierto
que en indoeuropeo no se ha dado». Esta conclusión no es
verosímil. Homero, como en general la épica (el Heliand o
Beowulf), no lo emplea porque es una construcción de signo
eminentemente afectivo. El gótico o el eslavo eclesiástico

110 «Andeutungen über Ziel und M ethode der syntaktischen Forschung*


en Verhandle der 13. Versammlung deutsch. Philologen, Schulmänner und Orten-
talisten in Göttingen. Gotinga, 1853, págs. 103 sigs.
111 The Origin and Growth of Plato's Logic. Londres, 1897.
112 «Die Sprachstatistik in Anwendung auf Platon und Goethe» Neue
Jahrb. /. kl. A ltert. X I, 1903, págs. 241-61 y 314-25.
113 Como lo es, por ejem plo, I. A. H eikel «Bemerkungen zur Sprachsta­
tistik und zur sogennante Stylometrie» Eranos IV , págs. 11 sigs. Cf. tambiéft
A. Thumb Germ. roman. Monatschrift III, 1911, págs. 2 sigs. y J, WhatmougU
en Sprachgeschichte und Wortbedeutung. F estschrift A. Debrunner, 1954, pá­
ginas 441 sigs.
114 Deutsche Syntax II, pág. 268.
66 INTRODUCCIÓN GENERAI,

tampoco, porque responde a una vivencia propia, muy ale­


jada del modo específico de ser de toda lengua de traducción.
L,a situación en medio alto alemán 115 es sobremanera ins­
tructiva: en el siglo xin la literatura popular lo emplea masi­
vamente, pero desaparece casi totalmente del resto de la
literatura hasta el siglo xv, en que de nuevo reaparece. Evi­
dentemente no es una construcción muerta y luego resucitada:
simplemente durante ese paréntesis la literatura lo proscribe,
porque suena a demasiado popular y afectivo. Cuando faltan
los factores generales que apoyan determinada construcción
o aquellos otros de tipo más particular que permitirían uti­
lizarla a un autor determinado, la construcción no aparece
documentada; pero sí que existe, y por ello su ausencia no
equivale a un cero en las estadísticas.

21. Sobre el material sintáctico adecuadamente coleccio­


nado y ordenado por el gramático se aplica una sintaxis jus­
tificativa. Como la lengua no es estricta lógica, habrá de recu-
rrirse a cada paso en esa justificación a la psicología, y como
las construcciones y su uso cambian con el decurso del tiempo,
esa sintaxis justificativa tendrá que comenzar por ser his­
tórica en el sentido que antes precisábamos. Al preparar los
materiales deberá olvidarse a veces el gramático de su condi­
ción de gramático, que podría llevarle con frecuencia a una
ordenación de acuerdo con determinados prejuicios o ideas
preconcebidas, con el consiguiente perjuicio para la recta
inteligencia de los fenómenos. I,a crítica textual es el instru­
mento previo para la depuración de aquellos materiales. Con
frecuencia una interpretación errónea se basa sólo en una falta
de previa depuración crítica de los materiales: si los autores
que defienden la existencia de un genitivo partitivo sujeto
en griego clásico hubieran atendido a las especiales condicio­
nes en que, a este respecto, se encuentran muchos de los pre­
tendidos ejemplos, esta sola precaución les habría puesto
probablemente en guardia sobre lo apresurado de sus conclu-

116 Cf. H . Herchenbach Das Präsens historicum im Mittelhochdeutschen,


Berlin, 1911, págs. 145 sigs.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 57

siones.lle Por no haber entendido bien los editores, ya los


antiguos, el valor que, excepcionalmente en griego antiguo,
puede poseer la perífrasis de έθέλω + infinitivo equivaliendo
simplemente al futuro, corrigieron arbitrariamente el texto
de Hes., Tr. 39 βασιληο^ δωροφάγους, oí τήνδε δίκην έθέλουσι
δικάσσαι117. En cambio, es altamente improbable que, como
pretende Slotty, Polibio conozca el uso de άν con subjuntivo
en frase principal, y ejemplos como 18, 35, 2 θαρρήσω δν
(con el hiato inconcebible en este autor), deben ser corregidos118.
Un ejemplo muy ilustrativo de la arbitrariedad que se comete
cuando, en función de tina determinada regla sintáctica, se
eliminan drásticamente los ejemplos en que la tradición manus­
crita se aparta de la misma, lo tenemos en el uso de la par­
tícula αν con futuro de indicativo en ático . 119 Por obvio no
insistimos más sobre este punto de la necesidad de depurar
críticamente los materiales. Por supuesto, ello no siempre
es fácil: piénsese, por ejemplo, en la posibilidad de un cambio
entre las terminaciones -σαι/ -σειν, -σασθοα / -σεσθαι.
Si el m étodo de la sintaxis griega h a sido h asta nuestro
tiem po u n m étodo em pírico, lógico-psicológico e histórico-
com parado, hoy parece que nuevos dioses se alzan en estos
dom inios. Se acusa a la sintaxis tradicional de rígida y p ura­
m ente descriptiva y, concretam ente, se alega co n tra la sin­
tax is histórica que se lim ita a d ar una sucesión o catastro
cronológico de los hechos; que es h arto apresurada en sus
conclusiones, conform ándose a veces con una interpretación
sim plista de hechos con raíces m ucho m ás com plejas; que in ­
voca la prehistoria in ten tan d o explicar lo menos conocido por
lo to talm en te desconocido; que piensa que la com plejidad
de los hechos lingüísticos está en razón inversa de su a n ti­
güedad, y de ahí su em peño en restitu ir situaciones prim itivas
m uy sim ples de las que supone derivados luego los estados
posteriores m ás complejos, etc.

116 Cf. Actas del I Congreso Español de Estudios Clásicos,págs. 462 sigs,
117 Así lo explica P . von der Mfihll.
118 W ackem agel Vorlesungen I , pág. 231.
119 I*a actitud extrem a a este respecto es la adoptada por J. M. StahJ
Kritisch-historische Syntax des griech. Verbums, págs. 287-90.
58 INTRODUCCIÓN GENERAL

Frente a la tradicional sintaxis histórica se levantan hoy


dos enemigos: de un lado, el estructuralismo; de otro, la esti­
lística. Parte el estructuralismo de la convicción de que los
hechos sintácticos constituyen un sistema cuyas partes son
solidarias, y que impone sus funciones respectivas a los diver­
sos elementos. Parte la estilística de que la lengua es creación
del individuo y por ello sólo una exégesis filológica y una
interpretación estilística pueden dar razón profunda de los
hechos sintácticos. En parte, estas premisas son ciertas: sin
partir de la convicción de que la sintaxis es un sistema, nunca
podrá entenderse adecuadamente, por ejemplo, la sintaxis
del verbo (las voces o los aspectos). Que en su origen el hecho
sintáctico es una creación individual es también algo de lo
que estamos persuadidos. Pero, al propio tiempo, los hechos
sintácticos están situados en el tiempo, tienen su vida propia
y están sometidos a mutuas influencias, fuera ya del sistema
que por sí constituyen. La sintaxis estructural, sincrónica,
aisla los sistemas de los factores externos e históricos que
sobre ellos actúan. Por ello, parece imponerse la necesidad
de un estructuralismo diacrónico, como lo han visto W. von
Wartburg 120 y, en otro sentido, A. M artinet121. Abandonada
a la arbitrariedad de la psicología individual, la sintaxis no
pasaría nunca de ser una disciplina conjetural. Iya tradicional
sintaxis histórica cuenta en su haber con una prodigiosa labor
de clasificación positiva de los hechos lingüísticos, con el
reconocimiento del papel que lo irracional, la analogía y el
mecanismo juegan en la historia de la sintaxis, y, aun que­
dándose muchas veces en el terreno de la hipótesis llevada a
estadios lingüísticos remotos, hay que reconocer que una
hipótesis por inducción y comparación vale bastante más
que una simple hipótesis arbitraria, situada a priori fuera de
toda verificación real y presentada con un aparato abstracto
y esotérica terminología.122
-------------------

120 «Betrachtungen über das Verhältnis von historischer und deskrip­


tiver Sprachwissenschaft» Mélanges B ally, págs. 3 sigs.
m Economie des changements phonétiques. Berna, 1964*, págs. 17 y 33 sigs·
122 Cf. F . Thom as Rév. et. anc. 1956, pág. 328.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 59

Fácil ha de ser la colaboración de la sintaxis tradicional


histórica con los métodos de la moderna estilística, que, al fin
y al cabo, no hace otra cosa que perfeccionar la tradicional
exégesis filológica. Según sea el autor estudiado, según las
condiciones o temperamento del estudioso, etc., predominará
en el estudio sintáctico la dimensión histórica o la valencia
estilística. En definitiva, la sintaxis está por encima de un
método determinado, que apunta sólo a un aspecto, entre
otros varios posibles, del todo que constituye la sintaxis.
Pero hay que reconocer que se presenta, al menos de mo­
mento, menos fácil la colaboración con los métodos estructu­
rales que en algún caso parecen actualizar el viejo peligro
de convertir a la sintaxis en un formalismo, como aconteció
en los tiempos de la gramática lógica. Pero éstos son temas de
los que conviene hablar más despacio.

L ó g ic a , p s ic o l o g ía v s in t a x is .

22. Una cosa es lo lingüísticamente correcto y otra lo


lógicamente correcto. Una frase como Hesíodo, Trabajos 40,
νήπιοι, ουδέ ΐσασιν δσω πλέον ήμισυ παντός, o como He-
ráclito, fr. Β 62, αθάνατοι θνητοί, θνητοί αθάνατοι, jcoirreç
τόν εκείνων θάνατον, τόν δέ εκείνων βίον τεθνεώτες, son
lingüísticamente correctas y, sin duda, estudiadas a la luz
de un profundo simbolismo filosófico podrán resultar verda­
deras. Ahora bien, desde el punto de vista de la lógica no
parecen correctas, pues por definición la mitad no puede
ser mayor que el todo cuya mitad es, ni se puede ser al mismo
tiempo mortal e inmortal. Y es que la verdad de experiencia,
la documentada por la historia o la corrección lógica, nada
tienen que ver con la corrección lingüística: las mayores
monstruosidades carentes de toda lógica pueden revestirse
de la más digna forma lingüística y literaria. La justificación
de la corrección gramatical se encuentra, en definitiva, en el
uso del idioma, codificado por la gramática práctica y depu­
rado por la gramática académica. Claro es que las decisiones
y dogmas de esta gramática deben apoyarse en algo: el porqué
60 INTRODUCCIÓN GENERAI,

y el fundamento del uso idiomático, codificado por la gramá­


tica académica, intenta darlo la gramática científica en sus
distintas variedades. Durante muchos siglos, desde Aristóteles
al siglo pasado, la gramática científica fue exclusivamente
lógica, intentaba fundamentar lo lingüísticamente correcto en
lo lógicamente correcto. Para esta gramática el lenguaje no
sería otra cosa que reflejo del pensamiento lógico y, por ello,
a las categorías de la lógica corresponderían rigurosamente las
categorías lingüísticas: a la categoría de sustancia, el sustan­
tivo; el adjetivo, a la de cualidad; a la categoría de moda­
lidad, el adverbio, y a la de relación, las flexiones, etc. Si el
adjetivo posee la gradación, es que corresponde a la categoría
de potencialidad; en cambio, el sustantivo sólo puede ser o
no ser, como la realidad, y por ello carece de grados y sólo
tiene número, género, caso y determinación (artículo).

De la naturaleza lógica del lenguaje, Aóyos, que es pensa­


miento y tam bién palabra, estuvieron firmemente convencidos los
filósofos y gramáticos antiguos, medievales y de la Ilustración:
la Grammaire générale et raisonnée, de P ort Royal (1660), se
m antuvo en Francia y fuera de Francia hasta bien entrado e l
siglo XIX. La historia de ningún capítulo de la gram ática puede
ilustrar mejor que la de la sintaxis esa tutela o tiranía de la lógica
sobre la gram ática. Si el objeto de estudio de la sintaxis es la
oración gram atical, ésta fue durante todos esos siglos concebida
lógicamente, de acuerdo con la venerable definición que podemos
leer ya en la τέχνη γραμματική de Dionisio Tracio (págs. 22, 5
Uhlig) Aôyoç έστι ττε^ής λέξεως σύνθεσις διάνοιαν αυτοτελή δηλοΰσα123.
Como todo juicio lógico consta de un sujeto y un predicado en­
lazados por una cópula o ser de predicación, los gramáticos lógicos
no vacilarían en violentar la evidencia lingüística, descompo­
niendo toda frase verbal en otra copulativa. Ya Aristóteles, Met.
4, 7, había escrito: ούδέν yáp διαφέρει τό άνθρωπος uytaívcov εστίν
ή τό άνθρωπος Oyιαίνει ή τό βαδί^ων êcrriv ή τέμνων του άνθρωπος
β α δ ίζει ή τέμνει.. Bn im füósofo español del siglo ΧΠΙ, Pedro
Hispano 124, podemos encontrar análoga resolución de una frase

128 Prisciano I I 45: «oratio est ordinatio dictionum congrua sententiam


perfectam demonstrans».
124 Como en otros m uchos d e la época: cf. C. Prantl Geschichte der Logik
im Ahendlande III, pág. 42.
CONCEPTO, HISTORIA Y METODO 61

como homo currit en otra como homo est currens, exactamen­


te como la Gramática de Port Royal analizaría la oración
Pierre vit en Pierre est vivant, y ya en el siglo xix, la interpre­
tación sería repetida una vez más por G. Hermann:, «Itaque
nulla reperiri potest enunciatio qua non contineantur tres istae
orationis cogitionumque partes. Nam si quae sunt enunciationes,
quae duabus tantum aut una etiam orationis parte videantur
constare, u t 'sol oritur1, 'vivo', iis videtur tantum aliquid deesse,
non vere deest. Significantur enim istis exemplis haec 'sol oriens
est', 'ego vivens sum'»126. De la pervivencia de esta interpretación
lógica dará idea el que, muchos años más tarde (en 1932), la en­
contremos todavía en la Linguistique générale et linguistique fran­
çaise1**, de Charles Bally, en donde toda frase se reduce a la fór­
mula «sujeto + cópula 4 -' predicado», y una oración como la terre
tourne se considera equivalente a la terre est en rotation. Ello por
no hablar de autores que no disimulan su filiación lógico-aristoté-
liea, como Viggo Brandal.
Toda la doctrina de la «elipsis» (ελλειψις), que arranca ya de
Apolonio Díscolo (Synt. 11, 3 y 6, 15) y se continúa en la Minerva
del Brócense (1, 15 sigs.); las Ellipses graecae (año 1702), de Lam­
berto Bos, y la Dissertatio de ellipsi et pleonasmo in Graeca lingua, de
G. Hermann, y, en nuestra época, en Charles Bally, L. Hjelmslev
y otros, es demostración de este intento de reducir las formas más
o menos lógicamente anómalas de la fauna sintáctica al esquema
del juicio lógico correcto (αξίωμα de los estoicos).

23. La historia de la doctrina de los miembros de la oración


y de las partes del discurso es igualmente instructiva en cuanto
reflejo del avasallamiento de la gram ática por la lógica. La obra,
clásica, sobre la historia de la gram ática entre griegos y romanos,
de Heymann Steinthal, lleva un título muy significativo: Geschichte
der Sprachwissenschaft bei den Griechen und Römern mit besonderer
Rücksicht a u f die Logik127. En la prim era página del Discours de
la Méthode escribe Descartes que la razón hum ana es por doquiera
idéntica a sí misma, «une et entière en un chascun». E sta creencia
fue la de los peripatéticos y estoicos antiguos, la de los escolásticos
medievales, la de los racionalistas del xviii. La Bruyère escribía:
«La razón está en todos los países y se piensa bien en todas partes

125 De em. rat . graecae gramm .


12e Pág. 43.
137 Berlín, 1863.
62 INTRODUCCIÓN GENERAI,

donde hay hombres.» E l propio David Hume, em pirista radical,


escribiría: «Para conocer a los griegos y romanos hay que estudiar
a los ingleses y franceses de hoy», y J. J. Rousseau: «Hoy no hay
franceses, alemanes, españoles, ingleses; sólo hay europeos.» La
m entalidad hum ana es por doquiera la misma, y la m entalidad se
refleja fielmente en la lengua. Guillermo de Hum boldt diría:
«No podrá uno representarse nunca suficientemente lo idénticos
que son lengua y espíritu.» La lengua refleja la razón y el estudio
de la lengua dem uestra la existencia de un fundam ento lógico co­
mún a todas las lenguas. Las partes del discurso responden exacta­
mente a las categorías de la lógica. «El valor lógico de una palabra
—escribe en 1928 Viggo B ran d al128— es constante y no podría,
como alguna vez se h a creído, pertenecer ora a una clase, ora a
otra. No solamente se ha atribuido a los adjetivos el papel de sus­
tantivos... y al sustantivo el del adjetivo, sino que con frecuencia
se ha hecho entrar a ciertas pequeñas palabras que no poseen más
que un solo valor ya en una clase, ya en otra.» La insuficiencia de
estas clasificaciones desde el punto de vista lógico proviene en
parte de que faltan definiciones estrictas de clases particulares.
Fiel a este principio, el gramático danés nos dirá que las partes de
la oración corresponden rigurosamente a las categorías lógicas
del modo siguiente; los nombres propios a la sustancia (Relatum),
los numerales a la cantidad (Descriptum), los adverbios a la cua­
lidad (descriptor) y las preposiciones a la relación (relator)', el
nombre común a la sustancia y cualidad, el verbo a la relación y
cualidad, el pronombre a la sustancia y cantidad, la conjunción
a la relación y cantidad, etcétera, etc. Una lengua debe contener
como mínimo dos clases m utuam ente correlativas, como máximo
ni más ni menos que quince clases, que, reunidas, realizan los
cuatro grados lógicos 4 (2 -f 2) abstractos, los 6 (4 + 2) concretos
y los 4 (2 + 2) complejos y una única clase indiferenciada. Si se
cuentan las clases procedentes de substituciones hay que conside­
rar un máximo de 65 clases, 3 por cada una de las clases concretas,
7 por cada una de las complejas y 15 exactam ente dentro de la
clase única indiferenciada. Al lector de tan inapelables lucubra­
ciones le parece estar leyendo otra vez a G. Herm ann cuando pon­
tificaba que el número de casos propios de la declinación no podía
ser otro que el de seis (los de la declinación latina), poco antes
de que la gramática comparada descubriera en el indio antiguo,
bien conservados, los ocho casos de la declinación indoeuropea

188 Les parties du discours, pág. 236.


CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 63

en su últim a etapa. También Hegel había declarado ex cathedra


que el número de planetas de nuestro sistema solar no podía ser
superior a siete, los entonces conocidos desde que en 1781 W. Hers-
chel descubriera el séptimo, Urano. Pocos años después, en 1846,
Le verrier descubría el octavo, Neptuno, y todavía en 1930 cono­
ceríamos un noveno, Plutón. Se cuenta de Leverrier que para
llegar a su descubrimiento hubo de llenar de complicados cálculos
m atem áticos unas diez mil cuartillas. E n ese trabajo perseverante
y humilde ante los datos de la realidad que siempre nos reserva
sus sorpresas debe celebrar su grandeza la razón humana, no en
definiciones dogmáticas inapelables basadas en tal o cual sistema
lógico,

24. Lástim a grande que la lengua casi nunca quiera coincidir


con la lógica ni abdique de la traviesa costumbre de usar adjetivos
por sustantivos, nombres por adjetivos, de atribuir a la sustancia
el grado comparativo, de utilizar el sustantivo para indicar la
posibilidad y hasta la irrealidad, y de entremezclar y allanar las
rígidas fronteras de las categorías lógicas. Claro es que ningún
gramático ni filósofo en su sano juicio piensa en negar la existencia
de numerosísimos desajustes entre la lógica y el lenguaje; pero el
ideal a que este últim o tiende es la lógica, dicen, la intelectualiza-
ción progresiva, que evitará esas monstruosidades y chapucerías de
la lengua de todos los días. La razón cuasi m atem ática se erige en
disciplina y castigatio de la fantasía, la divina loca en la morada
del lenguaje. Ante el tribunal de la lógica deberá dirimirse cual­
quier posible litigio. Nada más falso, pues, como escribe Vossler12*,
«toda técnica tiene su ideal, es decir, la medida de su justeza, en
sí misma, y no por fuera ni por encima de si misma. Mal pintor
el que quisiera trab ajar con la técnica del pensador; mal músico
el que adoptara la técnica del poeta o del matemático. Siempre
que hay una técnica especial hay tam bién eo ipso un pensamiento
especial. L a técnica del pintor está al servicio de un pensamiento
pictórico; la del músico, al servicio de un pensamiento musical.
Así tam bién la gram ática, técnica del idioma, está sólo al servicio
del pensar idiomático, y no del pensar lógico. La verdad, tan
sencilla, de que el pensamiento idiomático es una cosa por sí,
una cosa independiente, esencialmente distinta del pensamiento
lógico; esta verdad tan sencilla es de continuo olvidada».

l2* Filosofía del lenguaje, págs. i o n .


64 INTRODUCCIÓN GENERAL

Nada justifica, por otra parte, la hipótesis de que en un


período primitivo de la historia del lenguaje las categorías
gramaticales se adaptaran estrictamente a las categorías lógi­
cas del espíritu y sólo después, y a consecuencia de alteraciones
producidas por el uso, se habrían ido divorciando de ellas. La
forma más antigua de lengua a que podamos remontamos no
es ni más ni menos lógica que cualquiera forma de una lengua
hablada hoy. Más aún, probablemente será «menos lógica»,
pues la etnología comparada y la sociología de los últimos
tiempos nos han enseñado a admitir la existencia de una «men­
talité primitive» (Levy-Bruhl) de naturaleza mágica y mística,
prelógica o, mejor dicho, lógico-popular, con todos sus atri­
butos (cf. § 44 y sigs.). Pues, entiéndase bien, el pensar ló­
gico es tan antiguo y tan humano como el pensar lingüístico,
y no puede sostenerse la pretensión de que la razón y la inte­
ligencia sean adquisiciones tardías frente al lenguaje infantil
del hombre primitivo. Desde el mismo cabal instante de su
creación el hombre fue άνθρωπος λογικός a la vez que άνθρω­
πος λάλος. Lo que sucede es que esa lógica no es, por supuesto,
la lógica griega codificada por Aristóteles. No existe una
escisión de la razón humana en un tipo lógico heredado por
nosotros de los griegos y otro tipo prelógico: simplemente
la lógica primitiva es una «lógica popular», con características
accidentales propias.
Ahora bien, que la razón sea exactamente tan antigua
como el primer hombre no presupone que el pensar lingüístico
se confunda con el pensar lógico. Como el rayo solar que
penetra en la fontana, que ni vuelve luz al agua ni él mismo
se humedece y no hay mezcla, sino sólo reflexión, así sucede
con el pensamiento lógico y el lingüístico, y, por ello, el len­
guaje no es nada esencialmente lógico ni rigurosamente ra­
cional. Hay en el lenguaje inteligencia y organización; pero
sólo como medio y no como fin. «El lenguaje —escribe Bal­
ly 180— no está regido por el intelecto, sino que lo hace servir
a sus fines y sabe prescindir de él cuando es preciso.»

1M Le langage et la vie, pág. 27.


CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 65

25. No es lícito constreñir los fenómenos y categorías del len­


guaje a los modos y categorías de una lógica aristotélica o kan­
tiana. Convendrá advertir, sin embargo, que el lenguaje, producto
humano el más específico, ha sido casi siempre considerado como
la mejor introducción para el estudio del intelecto y la psique
humanos. Nadie ignora que la interpretación equivocada de
ciertos fenómenos del lenguaje ha llevado alguna vez a la estruc­
turación de categorías lógicas o psicológicas sin base real firme.
Los estudios lingüísticos de un Leibnitz en el siglo xvii apuntaban
a una finalidad últim a de tipo filosófico, en la creencia de que el
análisis del discurso era el mejor camino para penetrar en el
mecanismo del espíritu y para descubrir las formas diversas y
operaciones del espíritu. H usserl 131 postula «la necesidad de co­
m enzar la lógica por consideraciones referentes al lenguaje, reco­
nocida muchas veces desde el punto de vista del arte lógico»,
y, en efecto, el gran fenomenólogo ha dado el ejemplo sin dejar
de ocuparse del lenguaje desde el año 1901, fecha de publicación
de la I I de las Investigaciones lógicas, hasta las formidables Médi­
tations Cartésiennes, de 1931. Bl propio Bertrand R ussell 133 se
expresaba así: «El estudio de la gram ática es, a mi parecer, capaz
de arrojar más luz sobre las cuestiones füosóficas que lo que ordi­
nariam ente le conceden los filósofos», y no se olvide que quien así
se expiesa es uno de los fundadores de la logística o lógica de base
m atem ática. En fin, Luis Hjelmslev llegaría a afirm ar183: «La
lengua es la forma por la cual concebimos el mundo. No hay
teoría del conocimiento objetiva y definitiva sin recurrir a los
hechos de lengua. No hay fílosofía sin lingüística.)) Cuando la vieja
gram ática tradicional hubo de ceder paso, en el siglo x i x , ante
u n a nueva gram ática histórica, comparativa y psicológica, que
sentaba interpretaciones alejadas de las de la lógica tradicional,
ésta, renunciando a la gramática, buscó nuevo fundamento para
su especulación, declarando el divorcio entre lógica y gramática:

181 Investigaciones lógicas II (trad, esp.), pág. 7 E n el concepto de «Bedeu­


tung», explicitado por Husserl en las Investigaciones lógicas, b a sa W . Porzig
su intento de construir una sintaxis indoeuropea desde un punto de v ista fenó­
m eno lógico, «Aufgabe der indogermanischen Syntax» en Streitberg Festgabe.
Heidelberg, 1924, págs. 126-51. E l m étodo propuesto es aplicado a varios ejem­
plos (sincretismos, nacim iento de nuevas categorías, comparación de los sis­
tem as para mostrar la unidad de la sintaxis analítica occidental).
182 The Principles of Mathematics I. Cambridge, 1903, pág. 43.
188 Actes du I V Congrès Intern. Ling. Copenhague, 1938, pág. 150.
66 INTRODUCCIÓN GENERAL

tal la logistica o lógica matemática. Verdad es que si la lógica


hubiera de limitarse a traducir a su ámbito todas las distinciones
de la gramática práctica o descriptiva, tendríamos una lógica indo­
europea, una lógica semítica y hasta una lógica española; pero m>
es menos cierto que hubiera sido deseable que, evitando el divorcia
con la gramática, se hubiera adoptado una gramática científica
a la altura de nuestro tiempo como base para una lógica nueva.
Dicho se está que, con mayor razón que en lo relativo a
la lógica, cabe señalar el papel decisivo de la observación
del lenguaje para la edificación de la psicología. Guillermo
Wundt, autor de la famosa Völkerpsychologie, cuyo segundo
tomo está íntegramente dedicado al lenguaje, declaraba en
Sprachgeschichte und Sprachpsychologie 134 que su intento e»
aquella fundamental obra había sido en realidad construir una
psicología con leyes deducidas de la observación del lenguaje,
utilizar la lingüística para la psicología y no simplemente
ésta como auxiliar de la lingüística. También L. Hjelmslev155
piensa que «es posible construir una teoría psicológica sobre las
bases de la gramática».

26. Porque —prosigamos— si la justificación de la gra­


mática no está siempre en la lógica es porque, con frecuencia,
el uso lingüístico lo explica y condiciona la psicología. El
lenguaje no es solamente un instrumento intelectual que sirve
para formular ideas; junto al lenguaje lógico hay un lenguaje
activo, dominio de la voluntad (sus medios de expresión más
sólitos son el imperativo y el vocativo) y, especialmente, un
lenguaje afectivo, expresión de la sensibilidad o de los senti­
mientos. Ea lengua no sirve solamente al hombre para ex­
presar alguna cosa, sino también para expresarse a sí mismo.
A salvo las lenguas técnicas y, sobre todo, la lengua de la
ciencia, por definición al margen de la vida, la expresión
lingüística jamás deja de traducir un sentimiento. Que en la
psicología y no en la lógica está la explicación de la mayoría
de las construcciones de una lengua es algo que la lingüística
descubrió, según veíamos en el apartado anterior, muy tarde.

134 Leipzig, 1901, págs. 8 sigs.


*35 principes de grammaire générale. Copenhague, 1928, pág. 170.
CONCEPTO, HISTORIA Y "MÉTODO 67

Con algún precedente de escasa resonancia, puede decirse


que el fundador de la gramática psicológica fue H. Steinthal,
en 1864, con su Philologie, Geschichte und Psychologie. Claro está
que en la utilización de la psicología como fundamento de la
sintaxis y, en general, de la gramática, caben dos posturas.
El uso lingüístico se apoya en un hábito físico del hablar (base
de articulación) y en un hábito psíquico del pensar (asocia­
ción de representaciones); ¿pero es un hábito innato, natural,
físico, determinado o, por el contrario, adquirido, cultural,
espiritual, indeterminado? Una orientación de la gramática
psicológica, representada sobre todo por eminentes «jóvenes
gramáticos», eligió el camino del deterninismo físico y natural.
Las formas y fenómenos lingüísticos obedecen, se decía, a
leyes naturales o físicas, y estas leyes carecen de excepciones.
«Las transformaciones fonéticas —escribe Sommer136— se
determinan según leyes que, como las naturales, no admiten
excepciones; es decir, que todo sonido, dentro de una unidad
idiomática y temporal y en las mismas circunstancias, se trans­
forma del mismo modo.» Dudando de la existencia de leyes
fonéticas (vale decir, en general, lingüísticas) sin excepción,
se declaraba, niégase la posibilidad de construir científicamente
la gramática (H. Paul) y de cultivar la ciencia etimológica
(Nyrop). «Las leyes fonéticas —escribe Brugmann 137— son
sólo leyes empíricas, en las cuales los motivos psicológicos son
codeterminantes. El concepto de ley sin excepción deriva
lógicamente y por sí mismo del propio concepto de ley. Los
autores de estas gramáticas (empíricas) no reflexionaban,
m reflexionan siempre que sus excepciones no son en sí mismas
también más que fenómenos sometidos a una estricta causa­
lidad, fenómenos en los que se puede reconocer, en gran parte,
el efecto de leyes de un valor más o menos general.» No es
cosa de hacer aquí historia de esta famosa cuestión de la
«inexcepcionabilidad» de las leyes fonéticas (ausnahmlose
Gesetzmässigkeit) t ni de repetir la argumentación contraria a
dicha admisión de autores como Schuchardt, Kretschmer,
E. Wechsler, O. Jespersen, etc., que es hoy de todos conocida.
1

l *e Handbuch der lat. Laut und Formenlehre, págs. 35-6,


187 Abrégé, págs. 42-3. ^
68 INTRODUCCIÓN GENERAI*

«La vida del lenguaje —escribía Jespersen en 1904 138— es


mucho más compleja de lo que nos permiten sospechar sea
nuestras doctrinas científicas y particularmente proposicio­
nes como la que establece la existencia de normas fonéticas
sin excepción. Gracias a Dios resta mucho por inquirir, por
investigar, por meditar.» Pues bien, la meditación a lo largo
de este siglo sobre el tema relaciones entre lengua y psicología
se ha orientado, en contraste con la actitud de los Junggram­
matiker, hacia la segunda actitud que señalábamos antes como
posible al respecto. No una gramática psicológica natura­
lista y determinista, sino cultural, espiritual y no determi­
nista, nada dogmática ni preceptiva, respetuosa con la liber­
tad y flexibilidad de la lengua, que no es sólo epyov, algo con­
cluso y objetivado, sino también ένέργεια, viva energía y
actividad espiritual. El estudio de las categorías psicológicas,
el de su acuerdo o desacuerdo con las gramaticales lógicas y
el de las causas de esta concordancia o desajuste, constituyen
sin duda el capítulo fundamental de toda gramática justifi­
cativa actual·

27. La categoría gramatical es una petrificación de la psi­


cológica, más varia y cambiante y susceptible de plasmarse
de acuerdo con la mentalidad y psique de cada hablante. Si
normalmente se ajustan categorías gramaticales lógicas y psi­
cológicas, en multitud de ocasiones preséntanse desconecta­
das. Lo vario y mudable, por definición, de la categoría psico­
lógica explica lo inútil de los esfuerzos por hallar reglas o sig­
nos universalmente válidos para su determinación: el sujeto
psicológico sería siempre distinguible por el orden de pala­
bras, entonación, e tc .139
La categoría psicológica nos lleva a una situación humana
de tipo primario universal; pero que sólo aparece y se ejerce
en el individuo en algunos casos concretos. Por otra parte,
conduce a posibilidades lingüísticas de alcance general, cuya
realización ha de ser preparada por circunstancias históricas

138 Phonetische Grundfragen, pág. 182.


339 Cf. la critica de A. Marty «Ueber die Scheidung von gram matischen,
logischen und psychologischen Subjekt» en Archiv f. system. Philosophie III.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 69

e idiomáticas especiales. Distintas nociones psicológicas pue­


den latir bajo una misma construcción gramatical, sobre todo
en el lenguaje más afectivo y sentimentalmente explosivo:
la interjección (como, en literatura, la lírica); cuanto menos
interesan a la sintaxis logidsta las interjecciones, exclamacio­
nes y demás formas primarias del lenguaje, tanto más apasio­
nan al psicólogo del lenguaje.
En definitiva, categoría lógico-gramatical y categoría
psicológica están en la relación primaria de forma y signifi­
cación, entendidos estos términos no logicistamente, sino en
su sentido gramatical. En frases como «esta flor es una rosa»,
rosa es el soporte de la significación psíquica y esta flor es la
preconsideración o base formal de la estructura oracional.
Las categorías psicológicas no son conceptos axiológicos ni
existenciales, sino «de relación» entre lo mentado y lo expre­
sado; constituyen un inventario de formas lingüísticas espera-
bles o futuribles, de las cuales algunas llegan a cumplirse,
quedando otras nonatas. La categoría psicológica, respuesta
subitánea hecha a la medida de la urgencia de un momento
o situación, vislumbra muchas veces el camino por el cual
puede ampliarse el ámbito de la gramática consagrada por
una comunidad. Quien para el estudio del lenguaje —se ha
dicho— se sirve de categorías psicológicas camina como
sobre una línea de cumbres divisoria de cuencas fluviales:
a un lado le es dable contemplar los caudalosos ríos de la evo­
lución del idioma; al otro, las fuentedllas y filetes de agua de
las menciones psíquicas individuales. Baja la primera vertiente
hada la gramática histórica y comparada; la segunda des-
dende hacia los dominios de la estilística y de la historia lite­
raria.

28. Cuatro tipos fundamentales de desajustes entre cate­


gorías gramaticales y psicológicas cabe descubrir140: a) Los
debidos al abandono, precipitación, falta de atendón, memo­
ria, etc. (cf. para todo ello § 51 y sigs.); b) El hablante mis­
mo no está seguro de lo que quiere dedr, presa de estados

140 Cf. K. Vossler Filosofía del lenguaje, págs. 136 sigs.


70 INTRODUCCIÓN GENERAL

crepusculares, transitorios en hombres de normal salud mental,


más o menos cercanos a la idiocia patológica en otros. Las
libertades, negligencias, desfallecimientos de este tipo de
expresión son, naturalmente, susceptibles de explotación
estilística consciente; c) El hablante no encuentra en la gra­
mática de su lengua, afirmada en el uso lingüístico de la
comunidad, medios expresivos adecuados a las exigencias de
una mención psíquica suya que le ocurre en determinado
momento: si este momento es de signo rigurosamente intelectual,
su lengua le parecerá harto imprecisa; si de tipo sentimental,
demasiado poco delicada; si de cariz utilitario, demasiado
ampulosa y poco precisa; harto abstracta, si se halla en una
coyuntura sensual, etc. Para suplir estas reales o supuestas
deficiencias la necesidad expresiva del hablante entra en con­
flicto con el orden gramatical; y d) En estadios o en capítulos
concretos de la gramática, en que la lengua carece todavía
de unidad formal y firmeza o se muestra todavía insuficiente­
mente elaborada, hormiguean las construcciones κατά σννεσιν,
hay una lucha enconada entre construcciones de valor más o
menos semejante o próximo, que dirimen una posible hege­
monía: no son rasgos estilísticos que arrancan del capricho
o de las necesidades psíquicas del individuo, sino que parten
de la lengua misma y son rasgos idiomáticos.
Sobre una consideración pesimista de estos desajustes
vistos sólo como algo monstruoso, como medioseres o engen­
dros matricidas de la gramática, cabe una interpretación
más optimista. ¡Cuántas veces el resultado lingüístico de una
de esas discordancias posee un encanto y atractivo irresis­
tibles! Si el cabal ajuste de la lengua con las categorías es un
ideal, este ideal, por fortuna, nunca es plenamente aprehen-
sible. Moviéndose entre la armonía matemática y la armonía
de la libre fantasía, y gracias a los titubeos y desajustes psi­
cológicos, la lengua evoluciona.

E s t r u c t u r a ijs m o y s in t a x is .

29. La gramática del siglo xix y la gramática tradicional


cultivada por la mayoría de los lingüistas de nuestro siglo,
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 71

parte, se ha dicho, de presupuestos y postulados extralin-


gtiísticos: naturalistas (físicos, fisiológicos), lógicos, psicoló^
gicos. Considera la lengua como medio de comunicación del
pensamiento (lógica) o de la psique humana en su totalidad
(psicología) o atiende sólo a los elementos materiales en que el
lenguaje humano se manifiesta (gramática naturalista, fisio­
lógica). De acuerdo con estas distintas orientaciones la gra«-
mática tradicional somete a una consideración atomizante
y disgregadora a cada uno de los planos de la lengua; pero no
al elemento propiamente lingüístico, consistente en la relación
entre esos dos planos. Es una lingüística trascendente al fenó­
menos lingüístico, no una lingüística inmanente. Frente al logi*
cismo de la gramática hasta comienzos de la pasada centuria,
que a un sistema construido apresurada y apriorísticamente,
intentaba luego someter —violentándolos muchas veces—
los datos reales de la lengua, el método histórico-comparado
supuso el triunfo en lingüística de la orientación positivista,
y, con él, de la prescripción del examen empírico escrupuloso
de aquellos datos, huyendo de generalizaciones apresuradas;
poco a poco las «significaciones fundamentales» fueron susti­
tuidas por la más minuciosa enumeración de todas las signifia
caciones particulares. La introducción de la psicología —pienr
san algunos— no modificó el carácter puramente empírico o,
en su caso, todavía lógico, de la inducción de las significaciones
gramaticales.
L a enseñanza de Fem ando de Saussure, publicada despué$
de su muerte, en 1916, por sus discípulos Ch. Bally, A. Séchehaye
y A. Riedlinger (Cours de linguistique générale), debe ser consi­
derada el punto de partida de la nueva lingüística. La tajante
distinción entre una consideración sincrónica y otra diacrónica
del lenguaje, la afirmación de que la gram ática sensu stricto ha
de ser sincrónica (estudio de un estado de lengua como descripción
del mecanismo de sus elementos o piezas del sistema), la distinción
saussureana entre langue y parole, lengua y habla (sistema de
signos lingüísticos adoptado por una comunidad y uso individual
de ese sistema), el análisis saussureano del signo lingüístico (co­
rrespondencia de un significado y un significante), son las pre­
misas de que arranca la nueva lingüística. E sta ha intentado ex­
plicar la estructura y el funcionamiento de los sistemas lingüísticos.
72 INTRODUCCIÓN GENERAL

àpîicando las doctrinas de De Saussure, no sin modificaciones. Por


ejemplo, se concibe ahora la langue como lo puram ente funcional,
el sistema, y la parole como lo m aterial, los sonidos, la realización
del sistema, frente a la concepción m ás sociológica de De Saus­
sure, y, últim am ente, se ha intentado tam bién salvar la tajante
solución de continuidad entre sincronía y diacronía: así se h a
venido elaborando, entre los lingüistas del Círculo de Praga,
una fonología diacrónica, y por A. M artinet y sus discípulos, y
en un sentido algo diferente por W. von W artburg, una lingüística
estructural diacrónica, que está aún en sus comienzos. E. Cas­
sirer 141 ha señalado que la orientación estructuralista no es algo
aislado ni peculiar de la lingüística, sino que responde a una
tendencia más general en el panorama de la ciencia actual, frente
al historicismo y genetismo predominantes en estadios inm ediata­
m ente anteriores. En el dominio de la historia natural, por ejemplo
(que sirvió de modelo a la lingüística naturalista de la Stamm-
baumtheorie, de un Schleicher), en los trabajos de autores como
L. Berg, M. Novikoff y otros, la consideración morfológica y
homomórfica se aplica incluso allí donde los portadores de ór­
ganos o estructuras semejantes no descienden de un antepasado
común. La distinción de los organismos naturales en emparentados
y no emparentados cede paso ante un estudio convergente que
apunta a masas inmensas de individuos sobre todo un vasto terri­
torio. Al atomismo del evolucionismo ortodoxo se opone una con­
cepción del conjunto que determina todas sus partes.

30. Las escuelas y direcciones surgidas en el seno de esta lla


m ada nueva lingüística son varias, separadas entre sí por im por­
tantes diferencias teóricas y metodológicas. No es éste el lugar
de resumir con cierta am plitud el cuerpo de doctrinas de estas
orientaciones diversas; nos limitaremos a señalar los rasgos más
salientes. E n lo que se refiere a la fonología, la publicación, en 1939,
de los Grundzüge der Phonologie, de Ν. S. Trubetzkoy142, supone
la llegada hasta el gran público de los principios de una escuela,
desarrollados hasta entonces y durante algo más de una década
en el seno de un pequeño círculo (Praisky linguisticky krouzek,
fundado en 1926). Trátase de una auténtica Summa de la fonología
y de un m anual de referencia indispensable. Frente a la fonética,
ciencia de la faz m aterial de los sonidos del lenguaje humano, la

141 Word I, 1945, págs. 99 sigs. Cf. el vol. col. Entretiens sur les notions de
'Qcnèse et Structure. París-La H aya, 1965.
142 H ay trad. fr. de J. Cantineau: Principes de phonologie. París, 1940.
CONCEPTO, HISTORIA Y METODO 73

fonología estudia el valor funcional de los sonidos, traducido en


las oposiciones fonológicas distintivas. Objeto del estudio fono­
lógico son las tres funciones de los fonemas: culm inativa (especial­
mente, el acento), delim itativa (signos demarcativos, objeto del
estudio de la horística) y, sobre todo, distintiva (objeto del estudio
de la fonología propiamente dicha o diacrítica). Capítulos de la
fonología son el estudio de los fonemas, de la clasificación de las
oposiciones distintivas, de las correlaciones y haces de correlación,
la clasificación y características de las particularidades fónicas
distintivas (vocales, consonantes, particularidades prosódicas) y
su inclusión en sistemas, el examen de los tipos de neutralización
de las oposiciones, de las combinaciones de foneíhas, etc. Sobre la
orientación eminentemente sincrónica de la fonología de Tru­
betzkoy, Roman Jakobson sobre todo ha ampliado la consideración
fonológica en un sentido diacrónico (fonología histórica).

31. E l Círculo de Copenhague, cuyo corifeo ha sido L. Hjelms­


lev143, ha abordado, con ambición más amplia que recubre todo el
campo de la gram ática tradicional, el estudio de la lengua. La
glosemática hjelsmleviana estudia los dos planos de la lengua
(sistema) : el plano del contenido o pleremático y el de la expresión
o sustancia (plano cenemático). Aplicando un método de descrip­
ción y análisis deductivo sui generis registra las dependencias o
líneas de conexión entre los elementos del sistema de la lengua
y descubre sus cadenas y partes, paradigmas y miembros, y las
funciones entre estos elementos (selección, solidaridad, combi­
nación, especificación, complementaridad, autonom ía). Apli­
cando la prueba de conmutación (— toda forma de contenido que
está asociada con una forma determ inada de expresión consti­
tuye una unidad diferenciada) clasifica aquellos elementos en
variantes e invariantes. E l plano de la lengua es una categoría
de dos miembros llamados constituyentes y exponentes. E n el
plano cenemático los constituyentes son los cenemas centrales
(vocales) y marginales (consonantes) objeto del estudio de la
cenémica, y los exponentes los prosodemas extensos (sintonemas)
e intensos (acentos) que estudia la prosodémica. En el plano pie-
remático los constituyentes son los pleremas centrales (raíces)
y marginales (derivativos) que estudia la plerémica, y los expo-

143 Cf. un asequible resumen en español de las doctrinas de esta escuela ea


A. Alarcos I^lorach Gramática estructural. Madrid, 1951.
74 INTRODUCCIÓN GENERAL

nentes son los morfemas extensos (verbales) e intensos (nomi­


nales) que estudia la morfémica. Más o menos, el dominio de la
cenemática coincide con el de la fonología praguense. La plere-
mática, en cambio, recubre aproximadam ente el campo de la
antigua gramática. La frontera entre la morfología y sintaxis
tradicionales es im pertinente en cuanto que las unidades plere-
máticas de un paradigm a (= palabras) se definen por sus fun­
dones en la cadena (= funciones sintácticas). La aplicación de
la prueba de la conmutación y la observación de las dependencias
paradigmáticas y sintagm áticas de la m agnitud considerada
permite establecer el número de morfemas y pleremas de una
lengua y distinguirlos gracias a la rección (los plerematemas que
son susceptibles de contraer rección heterosintagm ática, es decir,
de entrar en concordancia o rección, son los morfemas; los plere-
ínas no presentan esta particularidad). Los morfemas pueden ser
fundamentales (forman parte de un paradigm a cuyos miembros
pueden ser regidos heterosintagmáticamente) y convertidos (for-
ínan parte de un paradigma en el cual ninguno de sus miembros
es susceptible de ser regido), intensos (susceptibles de ser regidos
en rección homosintagmática = morfemas nominales) y extensos
(no pueden ser regidos en rección homosintagmática = morfemas
verbales), homonexuales, heteronexuales, mixtos y alternos. Mor­
femas intensos son el caso, número, género, artículo y compara­
ción. Morfemas extensos son la persona, voz, aspecto, tiempo,
modo, énfasis. Bn cuanto a los constituyentes en el plano plere-
mático, los pleremas, funcionan como magnitudes regentes en la
rección y su número es indefinido, aunque interesa a la pleré-
mica conocer qué pleremas son posibles en un estado de lengua
dado, según el sistema que lo organiza, catalogándolos según
criterios propiamente lingüísticos. Los hay centrales (raíces) y
marginales (derivativos), flexivos (nominales) y no flexivos (ano-
minales: conjunciones, preposiciones, combinativos, interjec­
ciones, adverbios). Los pleremas nominales son clasificables en
treinta y dos especies, según las posibilidades que adm itan de
combinación de morfemas intensos (caso C, comparación Cp,
número N, género G, artículo A y cero 0). Por ejemplo: pleremas
con una sola posibilidad C son el reflexivo se o los nombres propios
geográficos; con dos posibilidades: CN (pronombres yo, tú, etc.),
CA (numerales dos, tres, etc.; pluralia tantum: albricias, etc.);
con tres posibilidades: CNA (sustantivo; numerales ciento, mil);
CNG (indefinidos, alguno, ninguno, etc.; relativos cuyo, etc.);
con cuatro posibilidades: CANG (tanto, cuanto, poco, mío; adjeti­
CONCEPTO, h is t o r ia y m étodo 75

vos como alto, etc.); con cinco posibilidades, CANGCp (bueno,


malo, etc.), etc.

32. Aparte del Círculo de Copenhague144, otros estructuralis­


tas han pretendido am pliar los métodos estructurales, aplicados
hasta ahora en el dominio fonológico, al estudio de la sintaxis
tradicional. La sintaxis estructuralista es disciplina aún en sus
comienzos, y que cuenta sólo con estudios monográficos (sobre el
sistema de los casos, de los aspectos verbales), siendo el único
tratado de conjunto (esbozo o esquema más que tratado elabo­
rado) la Struktur ele syntaxis del holandés A. W. de Groot145. Como
ejemplo de aplicación a la sintaxis de las lenguas clásicas de estos
métodos (predominantemente los de la escuela de Copenhague),
hay que citar el Précis de syntaxe latine, de F. B latt148. A dvirta­
mos que, a veces, el térm ino «estructural» se aplica a la sintaxis
en un sentido muy diferente al que aquí nos ocupa. Por ejemplo,
Lucien Tesniére, en su breve Esquisse d*une syntaxe structurale147,
parece que se propone sólo reflejar por medio de un gráfico ade­
cuado a cada caso (stemma) la arquitectura de las conexiones
sintácticas entre los núcleos en la frase simple y en la junción
(coordinación) y traslación (transferencia de una categoría gra­
m atical a otra o de una frase a una categoría), operando con un
análisis tradicional y de tipo muy elemental. Muy diferente del
valor que confieren al térm ino «estructural» autores como Jakob­
son, Ruipérez y otros que han ensayado los métodos de la fonología
sobre el dominio sintáctico, es el que le otorga E. H erm ann en
su interesante estudio sobre los tiempos del verbo griego148. Para
Herm ann el análisis estructural consiste en separar las categorías
lingüísticas de aquellos otros fenómenos lingüísticos que no
constituyen categorías y están condicionados por el contexto
sintáctico o por factores psicológicos. Las «categorías» constitu­
yen un esquema de validez general por encima de la diversidad

144 Que, fuera de los lingüistas pertenecientes a esta escuela, goza de


casi general repulsa por lo apriorístico y arbitrario de sus m étodos y doctrinas:
ci. y por ejemplo, la instructi va crítica de otro estructuralista A. Martinet
«Au sujet des fondem ent de la théorie linguistique de I^ouis Hjelmslev* en B S L
XT,II, 1942-5, págs. 19-42.
145 I*a H aya, 1949.
146 I«yon, 1952. Hs trad. fr. de una obra danesa.
147 París, 1953. Posteriormente ha publicado irnos extensos Eléments de
syntaxe structurale. París, 1959.
148 Nachr. Gott. Gel. Ges. phil. hist. K l. 1943, págs. 583 sigs.
76 INTRODUCCIÓN GENERAL

lingüística; por ejemplo, en lo que a los «tiempos» respecta, dis­


tingue Hermann las seis siguientes: Verhaltnisart, Zeit, relative
Zeitangabe, Zeitdauerart, Schau, Geschehnisart. Para la elaboración
de un sistema de categorías se aplican consideraciones lógicas y
psicológicas, y no simplemente formales y gramaticales, y, desde
luego, no se parte rigurosamente de la concepción de la lengua
como un sistema de oposiciones. Tampoco G. Guillaume, en sus
estudios sobre Temps et verbe 149 y Varchitecture du temps dans les
langues classiques150, puede llamarse un estructuralista en el sen­
tido adoptado por el Círculo pragüense. In ten ta Guillaume abor­
dar el estudio de la arquitectura de los tiempos «desde dentro»,
desde el pensamiento, «deduciendo analíticam ente del conjunto
complejo del lenguaje la parte sistem ática ideal, con vistas a so­
meterle a un estudio exclusivo que revele sus propiedades y
leyes»151. Le interesa el estudio de la organización potencial de la
lengua, concebida como depósito virtual de conceptos y del me­
canismo de empleo de estos conceptos (esquema sublingüístico) f
considerado como un complicado juego de relaciones psicológicas
y lógicas, descubrible por un análisis introspectivo.

33. Prescindiendo ahora de estos ensayos «estructuralistas»,


vamos a referimos a aquellos otros que han sido realizados desde
la base de operaciones de los métodos estructuralistas orto­
doxos aplicados a la fonología por la escuela de Trubetzkoy.
Como es bien sabido, el fundamento de este método consiste
en el establecimiento y clasificación de oposiciones. ¿Pueden
ser aplicados los principios fonológicos de clasificación de
oposiciones a otras ramas de la gramática y concretamente
a la sintaxis? Ya en 1932 R. Jakobson152 analizaba la estruc­
tura del verbo ruso a partir de un sistema de oposiciones
entre un término caracterizado y otro no caracterizado.
Veinte años después J. Cantineau153 ha estudiado lo que él
llama las «oposiciones significativas» entre dos signos de la
lengua cuyos significantes son diferentes; para establecer
estas oposiciones es primario el análisis formal, no el lógico o
149 París, 1929.
150 París, 1945.
151 Temps et verbe, pág. 6.
152 «Zur Struktur des russischen Verbums» en Charisteria G. Mathesio,
1932, págs. 74 sigs.
153 Cahiers Saussure X , 1952, págs. 11-40.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 77

semántico. La dificultad de señalamiento del término carac­


terizado de una oposición en el plano del significante cuando
la característica es cero, o en general en cualquier caso (λόγος
/λόγον, λείττειν /λνττεΐν, etc.), piensa Cantineau que debe
resolverse aplicando la ley estadística de Zipf, llevada ya a la
fonología por Trubetzkoy 154, según la cual el término carac­
terizado es el más frecuente. Entiende Cantineau que para
establecer las oposiciones significativas debemos basamos en el
plano del significante, prescindiendo del plano del significado;
pero la circunstancia de que una misma oposición en el plano
del significado pueda traducirse de múltiples maneras en el
plano del significante (por ejemplo, la oposición singular/
plural, que en alemán moderno puede expresarse por media
docena de procedimientos diferentes), parece una dificultad
de cierto peso contra esa actitud. Basándose en ello M. S. Rui­
pérez 155 define la oposición significativa como «la formada
por dos signos de la lengua cuyos significados son diferentes:
equus/ -is, dominus¡equus». Mientras que no puede haber
una oposición de significados sin la correspondiente oposición
de significantes, puede haberla de significantes sin la corres­
pondiente oposición de significados.

34. Trubetzkoy clasificó las oposiciones fonológicas aten­


diendo a tres diferentes criterios: según sus relaciones con todo
el sistema de las oposiciones (bilaterales y multilaterales
—homogéneas y heterogéneas—, proporcionales y aisladas),
según la relación existente entre los términos de la oposición
(privativas, graduales y equipolentes) y en relación a la ex­
tensión de su poder distintivo (constantes y neutralizables).
¿De qué naturaleza y tipos son las oposiciones morfológico-
sintácticas?
A) Cantineau afirma 156 que las oposiciones gramaticales
(contrariamente a las léxicas, que son aisladas) son oposiciones
proporcionales, es decir, que la relación existente entre sus

154 0 . c. pág. 282.


155 Estructura del sistema de aspectos y tiempos del verbo griego antiguo.
Salamanca, 1954, págs. ro sigs.
156 O. c. págs. 27 sigs.
78 INTRODUCCIÓN GENERAI,

términos es idéntica a la relación existente entre los términos


de otra oposición (o de otras varias del sistema). La oposición
latina entre p-b es proporcional porque la relación entre sus
términos es idéntica a la existente entre los términos de las
oposiciones t-d, k-g. Una oposición significativa como άγαθός
/αγαθή es proporcional porque se da también en καλός /καλή,
etcétera. En cambio, la oposición de vocabulario entre γυνή
y άνήρ es una oposición aislada. Las unidades, términos de una
oposición significativa gramatical, son las llamadas categorías
gramaticales.
B) Clasificación lógica.—Trubetzkoy divide a este respecto
las oposiciones fonológicas en: privativas (en las que uno
de los términos está caracterizado por una «marca», ausente
del otro), graduales (los términos están caracterizados por
grados diferentes de la misma particularidad) y equipolentes
(los dos términos son lógicamente equivalentes; es decir, no
pueden ser considerados ni como la negación y afirmación
de una particularidad ni como dos grados de la misma; son las
oposiciones más numerosas en fonología). Para R. Jakob­
son 157 las oposiciones gramaticales son siempre privativas.
Para Ruipérez pueden ser privativas y graduales, teniendo
en cuenta que una oposición gradual puede integrarse en el
término caracterizado de una oposición privativa. Por ejemplo,
en el sistema modal griego el subjuntivo y el optativo son dos
grados distintos de la posesión de la noción básica de modo
(posibilidad/eventualidad, deseo/voluntad), y ambos, en blo­
que, se oponen al indicativo, término no caracterizado. Can-
tineau adm ite158 la existencia de oposiciones gramaticales
equipolentes (tipo inglés foot¡feet, I takejl took, etc.). Ruipé­
rez, en cambio, la niega 150 con razones no muy convincentes*
En una oposición gramatical privativa de la fórmula AxjA,
el término caracterizado Ax expresa positivamente la noción
básica de la oposición (valor positivo) de la cual es portador
el morfema x. El término no caracterizado A tendría, según
Ruipérez, un doble valor: indiferente a la noción distintiva

157 O. f. págs. 74 sigs.


158 O. c. pág. 31.
359 O. c. páí:. 16.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 79

(neutro) y opuesto a Ax, en cuanto significa la ausencia o


negación de x (valor negativo). Así, por ejemplo, según la
interpretación de este autor, el género neutro designa no sola­
mente lo inanimado, sino también aquello que no existe in­
terés expreso en designar como animado (diminutivo en—íov,
lat. scortum, etc.). También en el sistema aspectual, en la opo­
sición presente/aoristo, el término caracterizado es para Rui-
pérez el presente (consideración del contenido verbal en su
duración); el tema de aoristo, término no caracterizado, poseería
un valor neutro (indiferencia a la consideración de la duración:
aoristo complexivo εβασίλευσε είκοσι ετη) y un valor ne­
gativo (valor puntual o momentáneo). Este último valor
pertenecería al signo lingüístico propiamente dicho y no sería
simplemente una realización de la parole, pues el aoristo es
incompatible con el presente en varios respectos.160 Contra
esta interpretación se alza la de R. Jakobson,161 para quien
el único valor del término no caracterizado es el neutro, pues
cuando indica la ausencia o la negación de la noción básica
trátase de la realización, determinada por la situación, de la
categoría, que sólo posee una Gesamtbedeutung y sólo una.
En sustancia, la interpretación de Ruipérez es traducción al
dominio de las oposiciones morfológico-sintácticas de la inter­
pretación dada por M artinet162 al tipo de oposición bilateral
n
n/d, que recubriría en realid ad ------
d-t
Caracteriza a las oposiciones gramaticales, según Ruipé­
rez, su carácter de irreversibilidad de sus términos (contraria­
mente a lo que sucede con una oposición como e/i, que puede
considerarse como no cerrada/cerrada y como abierta/no
abierta), y la no identidad de las oposiciones morfológicas
que se interfieren (cuando en uno o los dos términos de una
oposición se establece otra oposición, las nociones básicas
respectivas son diferentes).
De acuerdo con estos principios el análisis estructural pro­
cede por dicotomías, señalando oposiciones privativas (en
160 0 . c. págs. 104 y 107-8.
181 Ö. c. pág. 74.
162 B S L ΧΧ,ΪΙ, 1946, pág. 17.
80 INTRODUCCIÓN GENERAL

cuyo término caracterizado puede haber una oposición gra­


dual), a veces sucesivas, por establecerse en el interior de un
término de una oposición otra oposición. Tal es, al menos,
el proceder de Jakobson, Cantineau, Ruipérez y otros, frente
al de la Escuela de Copenhague (Hjelmslev, Holt y otros),
que niega el derecho de la significación (sustancia) a ser tenida
en cuenta en la delimitación de los valores de los términos
y prefiere aceptar de la gramática tradicional las categorías
empíricas por ella elaboradas (por ejemplo, presente, aoristo,
perfecto; presente, futuro, pasado, etc.), comenzando por ellas
a clasificar los valores en cuestión en un sistema de dos hasta
seis términos. La oposición binaria es del tipo A/A + no A,
que Hjelmslev interpreta como términos intensivo y extensivo,
respectivamente. Cuando dentro de una serie de clases una clase
tiene función con otra u otras de la misma serie, se la llama
suma. En el decurso (texto) la suma es llamada unidad; en
el sistema es llamada categoría. Establecida una categoría
se define cada uno de sus elementos por su oposición mutua,
que no es exclusiva (como en la lógica), sino participativa.
Un miembro del paradigma de una categoría puede significar
no sólo su propio campo de contenido, sino, en ciertas circuns­
tancias, lo que es peculiar de otros miembros. Como las opo­
siciones posibles en un paradigma son de tres clases (simple,
contraria y contradictoria), el número de miembros opuestos
por un solo rasgo diferencial será de seis, en tres parejas de
un miembro extensivo (que puede extender su propia signifi­
cación al campo significativo de otro miembro) y otro inten­
sivo. Jens Holt, que en sus Etudes d*aspect163 ha aplicado el
método hjelmsleviano al estudio de las oposiciones de as­
pecto verbal, ha criticado el análisis dicotómico sucesivo*
n perfecto
Piensa que en una oposición del tipo ----- - -----------------:-----
d-t presente-aoristo
los términos d-t, presente-aoristo no tienen existencia real en
el sistema de la lengua, ya que no poseen expresión propia;
y, por otra parte, en una «categoría» (en sentido hjelmsle­
viano) de más de dos términos no se puede señalar la relación

163 Copenhague, 1945.


CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 81

inmediata en que están dos cualesquiera de ellos, ni se puede


decir que A esté más próximo de B que de C o D, por ejem­
plo. Para señalar el máximo de miembros opuestos por un
solo rasgo diferencial (6) establece Holt una notación numé­
rica. Al más claramente delimitado se le considera positivo (+)
y se le designa con el 1; su contrario es el negativo (—), 2;
el que no designa ni el aspecto positivo ni el negativo es defi­
nido como neutro (0) y notado con el número 3. En categorías
de más de tres miembros en una sola dimensión la parte neu­
tra puede tener un miembro más cercano al positivo (-\-----), 4,
otro más cercano al negativo (-----[-)> 5, y otro (+ /—) que sea
tanto positivo como negativo, notado con el número 6.
C) Por razón de la extensión de su poder distintivo las
oposiciones fonológicas pueden dividirse en constantes y neu-
tralizables 164. En ciertas posiciones (posiciones de neutraliza­
ción, frente a posiciones de pertinencia) una oposición fonoló­
gica puede ser suprimida. La neutralización fonológica la
define Martinet: «cuando en un contexto definido en términos
de fonemas, rasgos prosódicos (suprasegmental) y límites entre
elementos significantes (junturas) se revela inutiüzable la
distinción entre dos o más de dos fonemas que son los únicos
en poseer ciertas características fónicas». En español, por
ejemplo, en posición final de palabra queda neutralizada la
oposición nasal m/n/ñ. En la posición de neutralización uno
de los términos de la oposición adviene el representante del
archifonema de esta oposición (conjunto de particularidades
distintivas comunes a ambos fonemas). Naturalmente, sólo
las oposiciones bilaterales son neutralizables, lo cual no quiere
decir, por supuesto, que lo sean todas. El representante del
archifonema de una oposición neutralizable puede realizarse
fundamentalmente por uno de estos cuatro modos: a) El archi­
fonema no es idéntico a ninguno de los dos términos de la
oposición, viniendo realizado por un sonido fonéticamente em­
parentado, de tipo intermedio entre ambos, fonema que puede
poseer rasgos específicos por lo general inducidos por el fonema

164 cf. Trubetzkoy, o. c. págs. 8o sigs. y T C L P V I, págs. 29 sigs.; A. Mar­


tinet T C L P V I, págs. 46 sigs.
82 INTRODUCCIÓN GENERAL

en cuya vecindad se produce la neutralización; b) El repre­


sentante del archifonema es idéntico a uno de los términos de
la oposición, siendo condicionada la elección entre éstos exte-
riormente (por vecindad de otro fonema); c) La elección es
condicionada internamente, es decir, no depende de la natu­
raleza de la posición de neutralización: a) el término adoptado
como archifonema es no-marcado (archifonema cero), mientras
que el otro término aparece como marcado (archifonema
marca), lo cual sólo es posible tratándose de oposiciones lógi­
camente privativas; β) en las oposiciones graduales es siempre
el término extremo de la oposición el que aparece en la posi­
ción de neutralización; d) Los dos términos de la oposición
nautralizable representan, en partes distintas de las posiciones
de neutralización, el archifonema. Por ejemplo, en alemán
la oposición ss-sch es neutralizada delante de consonante: sch
representa el archifonema en inicial, ss en posición interior o
final.
Por la neutralización las oposiciones lógicamente privati­
vas advienen efectivamente privativas y con ello recibe un
fundamento objetivo la distinción, en esas oposiciones, de un
término marcado (merkelhaft) y otro no-marcado (merhelios).

35. ¿Cabe aplicar el concepto de neutralización (Aufhe­


bung, suppression)> nacido en fonología, al dominio de la
sintaxis y morfología tradicionales? Algunos estructuralistas
lo creen posible; pero hasta ahora no existe acuerdo sobre el
tipo de situación aludible con este término en este campo.
Repasemos la doctrina de los autores que más netamente se
han definido en punto a este problema:

Para L. H jelm slev 165 ocurre que, a veces, la conmutación


entre dos invariantes es anulada bajo ciertas condiciones: la
conmutación está suspendida. Dado un funtivo que aparece en
ciertas condiciones y no en otras, en estas últim as prem isas se
dice que el funtivo está suspendido. Una conmutación suspendida
entre dos funtivos es una cobertura, que establece un sincretismo
en el que las magnitudes en cuestión de invariantes que son en

i65 T C L P V III, págs. 51-7.


CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO sa

general pasan a variantes. Las premisas para el sincretismo son


determ inadas relaciones de estas magnitudes en la cadena: para
el sincretismo latino de nominativo y acusativo, la variante de
neutro, que es solidaria con esos dos casos. A la solidaridad entre
esa variante del neutro y la cobertura de nom inativo y acusativo
latinos se la llam a dominancia. Otro ejemplo: el sincretismo ale­
m án de genitivo y dativo bajo la dominancia de längs. Los sincre-
timos son de dos clases: coincidencias e implicaciones. Kn la coin­
cidencia. la manifestación del sincretismo en el plano de la sustancia
es la de todos los funtivos a la vez o la de ninguno de ellos. Bn la
implicación, la manifestación del sincretismo en el plano de la
sustancia es idéntica sólo a la de uno o varios de los funtivos
(por ejemplo, el fenómeno frecuente de que una consonante sorda
se pronuncie como sonora delante de consonante sonora, suspen­
diéndose entonces la conmutación sonora/sorda o la suspensión
en francés de la oposición me/moi después de preposición, posición
en que siempre aparece moi). Bn los sincretismos pueden inter­
venir magnitudes cero en estado de latencia (cobertura con cero);
por ejemplo, en la frase al diablo hay latencia de las magnitudes
segunda persona e imperativo, que reaparecen bajo otras prem i­
sas: /váyase usted, vete al diablo! Bxiste, pues, neutralización y
posibilidad de fusión de fonemas (por ejemplo, ruso t-d bajo la
dominancia de la posición final) y de morfemas (exponentes en el
plano pleremático, unidades de contenido). Los contextos (do­
minancias) en que se revelan los sincretismos del contenido son
presentados estrictam ente en términos de contenido, sin necesidad
de una estructura sintagm ática particular.
R. G odel16® se inclina, por el contrario, a señalar aquellos
contextos en términos de estructura sintagm ática. Distingue
entre casos de «oposición latente» en que los térm inos son homó­
fonos, pero no idénticos (latín dat. domino, ablat. domino, pero
femenino dat. dominae, ablat. domina; nom. iugum, acus. iugum,
pero nom. ager, acus, agrum), y los casos de neutralización en
que una oposición es suspendida en una estructura sintagm ática
particular. Por ejemplo, en latín, en la oración infinitiva el sujeto
(en acusativo) está en el mismo caso que el objeto directo, y por
ello la oposición nominativo/acusativo está suspendida.
J. C antineau 167 llama suprimibles o neutralizables «a las

166 Cahiers Saussure X III, pá¿s. 35-7.


167 Cahiers Saussure X , ig y 2 t págs. 31-3.
84 INTRODUCCIÓN GENERAI,

oposiciones de significados que no tienen siempre significantes


diferentes, de suerte que los dos términos pueden ser a veces
idénticos desde el punto de vista formal». Por ejemplo, en francés,
la oposición tercera persona del singular/tercera persona del plural
no neutralizable en il fin it ¡ils finissent, se neutraliza en il mange/
ils mangent, y es siempre neutralizada en el imperfecto y en el
condicional: il finissait/ils finissaient, il mangeait/ils mangeaient,
il finiraitjils finiraient, etc. La oposición entre el hebreo z&kar
«él se ha acordado» y zâkâr «macho» se neutraliza ante pausa,
posición en la que siempre tenemos zâkâr. E l condicionamiento de
la neutralización puede ser de naturaleza lexical (por ejemplo,
se da sólo en ciertos verbos), morfológica (en la vecindad de deter­
minado morfema: después del de imperfecto, condicional, etc.)
o sintagmática, como se ejemplifica respectivamente por los
ejemplos arriba citados. Los tres tipos de condicionamiento radican
en la forma fónica. Cantineau, consecuente con su concepción de
la naturaleza de las oposiciones significativas (cf. supra, § 34 A),
no tiene en cuenta el comportamiento de los significados. La «neu­
tralización» de Cantineau viene a corresponder a la «oposición
latente» de Godel.
M. S. Ruipérez 168 se opone a Cantineau en el sentido de que
m ientras que éste habla de neutralización cuando desaparece la
diferencia entre dos significantes, Ruipérez llam a neutralizable
a una oposición significativa en la cual la diferencia entre los
significados puede desaparecer. E l valor de la unidad que aparece
en la posición de neutralización (archivalor) es neutro, es decir,
sólo son pertinentes las características de significado comunes a
los términos de la oposición, no las distintivas. E n el plano del
significante la neutralización repercute en que el archivalor
posee un significante propio (archimorfema). Aplicando estricta­
mente la casuística establecida por Trubetzkoy (cf. supra, § 34 Q
para el archifonema de la neutralización fonológica, establece
Ruipérez las distintas posibilidades de representación de un
archimorfema y los condicionamientos de la neutralización gra­
matical, por razones inherentes siempre al significado. Cualquiera
que sea el archimorfema y la causa condicionante de la neutraliza­
ción, el archivador es neutro.
Por otra parte, la presencia de un morfema común a dos uni­
dades morfológicas distintas no significa necesariamente la exis­

168 Estructura del sistema de aspectos y tiempos del verbo griego antiguo
págs. i sigs. y Word IX , 1953, págs. 241-52.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 85

tencia de una neutralización. Puede tratarse —cuando está condi­


cionada fónicamente— de una coincidencia (il mange¡ils mangent,
λύω indicativo y subjuntivo, etc.). Cuando la identidad formal no
es constante (latín dat. dominae, ablat. domina, plural dat. y
ablat. dominis, nom. y acus, plural consules, frente a nom. domini,
acus, dominos, etc.), tampoco hay neutralización. Esta requiere
igualmente para su existencia el darse en una oposición simple
(oposición directa de términos basada en un mínimo de contraste) :
no hay, por ejemplo, neutralización en latín nom. plural domini,
feminae ¡gen. singular domini, feminae , porque genitivo singular y
nominativo plural constituyen una oposición compleja (por lo
menos, de dos dimensiones: número y caso). Además, en fin, la
neutralización debe explicarse en el plano del significado: no hay
neutralización entre dativo y ablativo plural dominis, feminis
(frente al singular feminae/-a), porque no se explica que exista
incompatibilidad ninguna entre la noción de plural (léxica, se­
mántica) y la noción distintiva de dativo y ablativo (sintagmá­
tica, funcional). B1 sincretismo de los casos (el sincrónico, no el
diacrónico como el de dativo, locativo e instrumental en el «da­
tivo» griego) no invalida el principio fundamental de que toda
oposición de significados no existe sin la correspondiente oposición
de significantes: la independencia de un caso se basa en una
serie de coincidencias formales que se producen de modo diferente
en cada posición o tipo de flexión; la diferencia de significantes
puede presentarse directamente, pero también indirectamente por
su independencia como elemento combinatorio. Así, pues, para
Ruipérez (frente a Cantineau), el contexto en que se revela la
neutralización es el conjunto de rasgos significativos que se ex­
presan en la misma palabra: en λείψω los rasgos de futuro, activo,
primera persona, singular, forman un contexto en que se neutraliza
la oposición presente/aoristo λείπω / ελιττον. Parece que en la
actualidad este autor ve un paralelo de este fenómeno, más que en
la neutralización fonológica, en lo que sucede cuando un rasgo
distintivo como la sonoridad (/t-/d/) pierde su pertinencia en /n/
en donde se combina con el rasgo de nasalidad.
Luis J. Prieto 169 pone también en paralelo la situación que
presenta il finit/ils finissent con su oposición expresada tercera
persona singular/tercera persona plural, frente a il mange/iis
mangent con esa oposición neutralizada, con lo que ocurre en la
oposición fonológica /t/-/d/, donde existe la oposición sonoridad/

169 B S L I, págs. 140-1, nota.


86 INTRODUCCIÓN GENERAI,

no sonoridad frente a /n/ donde no existe. Kn el marco elegido


por Cantineau estima Prieto que no podría hablarse de neutrali­
zación más que en casos como francés petit/petite, con significan­
tes y significados distintos, en donde la diferencia entre los sig­
nificantes se neutraliza delante de vocal: petit orage, petite orange.
De los tres condicionamientos (lexical, morfológico y sintagmá­
tico) de Cantineau, retiene sólo el sintagmático. No se ve claro,
afirma, que las oposiciones definidas por Cantineau 170 como su-
primibles o neutralizables («oposiciones de significados que no
siempre tienen significantes diferentes, de suerte que los dos
términos pueden ser a veces idénticos desde el punto de vista
formal») puedan ser oposiciones significativas (definidas por el
propio Cantineau 171 como las que «forman dos signos de la lengua
cuyos significantes son diferentes»). Bn un caso como il mangef
ils mangent, frente a il fin it ¡ils finissent, difícilmente se puede sacar
la consecuencia de que la oposición se encuentra neutralizada,
porque /i maz/ es siempre el significante de il mange y de ils
mangent. Bs como si se dijera que por existir una oposición en es­
pañol entre /t/ sorda y /d/ sonora, el fonema español /n/ es el
archifonema que resulta de una neutralización de /n sorda y de /n
sonora. Sería justificado, dice Prieto, hablar de neutralización
cuando la diferencia entre dos significantes es pertinente en
determinadas condiciones, por distinguir dos morfemas o dos
lexemas, mientras que en otras condiciones no es pertinente. Bn
francés /pti/ y /ptit/ son morfemas distintos delante de conso­
nante o h aspirada o delante de pausa, pues que uno es masculino
y el otro femenino; pero delante de vocal o h muda la oposición se
neutraliza y no encontramos más que /ptit/. Bl ejemplo hebreo
citado por Cantineau zâkâr/zâkâr (cf. supra, pág. 84), sería com­
parable a este tipo, aunque los significados demasiado lejanos
(«él se ha acordado»/«macho») no ofrecen base de comparación
y, por ello, más que de una neutralización debería hablarse de,
homonimia limitada a ciertas posiciones. La neutralización per­
tenece exclusivamente al plano plerológico. Incluso delante de
vocal o h muda, /ptit/ es fonológicamente distinto de /pti/ y,
por consiguiente, conmutable con él.
S. Lampach172 acude insistentemente al concepto de «marca»
(Merkmal). II neutro en il pleut tiene la forma del masculino il,

170 0 . c. pág. 32.


171 0 . c. pág. 16.
172 Word X II, 1956, págs. 51-65.
CONCEPTO. HISTORIA Y MÉTODO 87

pronombre personal de tercera persona del singular, término no


marcado de la oposición de género il ¡elle. E sta forma rep resen tad
archimorfema del pronombre personal de tercera persona del singur
lar en los contextos gramaticales en que se neutraliza la oposición,
masculino/femenino. Es mi caso paralelo al del sonido p en alemán,
que posee la forma del fonema /p/, térm ino no marcado de la opo­
sición /p/-/b/, y que representa el archifonema /p-b/ en final de
palabra, posición en que se neutraliza esta oposición. El elemento
demostrativo ce- (de ceci, cela) figura en las posiciones en que no
aparecen las formas flexivas del tipo celui-, celle-, ceux-, y repre­
senta el archimorfema en posición de neutralización de las oposi­
ciones de género y número. Es un caso paralelo a la neutraliza­
ción en ruso de /a/-/o/ en átona no inmediatam ente pretónica,
en donde el archifonema está representado por la vocal neutra.
Como veíamos más arriba (cf. § 34), en los casos de neutrali­
zación fonológica en que el representante, condicionado interna­
mente, del archifonema es idéntico a la realización de uno de los
términos de la oposición, éste es el térm ino no marcado173. Ruipé­
rez 174 admite que puede ser el morfema del término caracterizado
o del no caracterizado indiferentemente.

36. Como se deduce de este muestrario de opiniones di­


vergentes,175 no puede decirse que los lingüistas estructuralistas
se hallen todavía de acuerdo ni en la posibilidad de traducir
al campo morfológico-sintáctico tradicional el concepto fono­
lógico de neutralización, ni en lo que respecta a los límites,
esfera de cumplimiento, condicionamientos, etc., de la neu­
tralización de oposiciones significativas. En convocatoria de A.
Martinet para una encuesta sobre este problema, 176 el profesor
francés insistía sobre la conveniencia de precisar estos puntos:
a) La neutralización de oposiciones significativas, ¿debe
buscarse en el plano hjelmsleviano del contenido (significado
con exclusión de los significantes) o en el dominio del signo,
el de la «primera articulación» lingüística que participa de los

173 Cf. Trubetzkoy o. c. pág. 84.


174 0 . c. pág. 26.
175 E . K oschm ieder «Die Aufhebung morphologisch-syntaktischer Opposi­
tionen» Münchener Studien zur Sprachwissenschaft X I II, 1959, págs. 7-21.
176 Cuyos resultados, poco aclaratorios, han sido publicados en Travaux
de VIn stitu t de Linguistique de P aris, II, 1957.
HS INTRODUCCIÓN GENERAL

dos planos del contenido y de la expresión y provee unida­


des significativas de dos caras, oponiéndose a la «segunda
articulación», que provee unidades de una sola cara, los fo­
nemas? (cf. A. Martinet TCLP V, págs. 30-7).
b) Los rasgos que pierden su pertinencia en la posición
de neutralización, ¿son de naturaleza fónica o semántica?
c) ¿Cuáles son las unidades (palabras, significantes de
significados múltiples), paralelas a los fonemas, cuyas oposi­
ciones se neutralizan en ciertos contextos?
d) ¿De qué naturaleza (fónica o semántica, localizable
o no) son los contextos o dominancias que condicionan la
neutralización?
Conviene advertir que el estudio de los tipos de neutrali­
zación, según la índole de sus condicionamientos, no está ni
siquiera iniciado en este campo. En lo que a la neutralización
fonológica atañe, Trubetzkoy177 distinguía tres tipos: a) Con­
dicionada por el contexto (asimilativa, disimilativa, combi­
nada y condicionada a la vez por el contexto); b) Condicio­
nada por la estructura (centrífuga —sólo en los límites de la
palabra o morfema—, reductiva —en todas las posiciones
menos en la culminativa— y combinada y condicionada a
la vez por la estructura); y e ) Tipos mixtos condicionados
por el contexto y la estructura. La preferencia por tipos y po­
siciones determinadas de neutralización puede constituir un
rasgo característico de una lengua dada.
La cuestión está todavía, como puede apreciarse, en sus
inicios, y en cualquier caso convendrá insistir sobre la cir­
cunstancia de que sólo son neutralizables las oposiciones bila­
terales, no las multilaterales, que son precisamente las más
numerosas en cualquier lengua, al menos en fonología. Mar­
tinet 178 ha puesto en duda el fundamento real de la clasifi­
cación de Trubetzkoy de las oposiciones en bilaterales (eindi­
mensionale Opposition) y multilaterales: en una oposición como
el francés d/n no hay una oposición bilateral, ya que la sono­
ridad no es cualidad distintiva del fonema /n/ (no hay oposi­

177 O. c. págs. 246-61.


178 B S L X ly ll, 1946, pág. 27.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 89

ción /n sorda /n sonora). La oposición se da entre /n/ oclusiva


apical nasal y el archifonema de /t-d/ oclusiva apical oral, tér­
mino en el que se establece a su vez la oposición sonora d/ sorda
t: d-n = . Atento a esta crítica, en lugar de operar con
d-t
oposiciones bilaterales y multilaterales, Ruipérez toma de
Vaschek 179 el concepto de oposición simple (la oposición se
establece en torno a una sola noción básica) y oposición com­
pleja (los términos difieren con respecto a más de una noción
básica).
Si el intento de aplicar, como si se tratase de dominios rigu­
rosamente paralelos, los métodos de la fonología al estudio
de la gramática propiamente dicha (morfología y sintaxis tra­
dicionales) tuviera éxito, el resultado habría de ser el estable­
cimiento, mediante la clasificación de las oposiciones, del
inventario de morfemas (y semantemas) de una lengua dada
y el estudio de sus particularidades distintivas, de las corre­
laciones significativas (conjunto de todas las parejas correla­
tivas con una misma marca de correlación, entendiendo por
pareja correlativa la formada por dos morfemas en relación de
oposición bilateral proporcional lógicamente privativa) y de
los haces de correlación significativa, así como el de los sis­
temas de oposiciones significativas. La función culminativa
(acento de frase) y la delimitativa (signos demarcativos ob­
jeto del estudio de una horística sintagmática) requerirían
igualmente la atención de los estudiosos en esta materia.

S in t a x is y e s t il ís t ic a .

37. Frente a la gramática, la estilística no se define bien


así como la forma se revela ante la m ateria180: la forma gramati­
cal, un procedimiento o una regla sintáctica, por ejemplo, es tan
parte del material lingüístico como pueda serlo una flexión ö

179 T C L P V I, 1936, págs. 235 sigs.


180 Así H . Steinthal «Zur Stilistik* Zeitsschr für Völkerpsych. und Sprach·
wiss. 4, 1866, 474 sigs.
90 INTRODUCCIÓN GENERAL

un sonido. Más adecuado parece distinguir entre material


lingüístico y uso de ese material por el sujeto hablante, la
elaboración metódica por ese sujeto de los elementos cons­
tructivos que la lengua le ofrece 181. Esa elaboración implica
normalmente una elección entre las diferentes posibilidades
de expresión que se ofrecen ante el sujeto en un momento dado.
Por gracia de esa elaboración la gramática, repertorio de posi­
bilidades, se hace acto real de lengua. Evitando la falta o la
incorrección lingüística, evitando también traicionar su
pensamiento, el hablante o el escritor procura en lo posible
responder, en cada acto concreto de lengua, a la llamada de
su sensibilidad y su inteligencia, así como a la del mundo cir­
cundante, mundo cultural y mundo social. Reacción ante
esas llamadas es el acto lingüístico, pero no reacción pasiva,
sino ενέργεια, actividad creadora por parte del individuo.
Iva lengua, producto social, es también creación individual.
La lengua, producto de la necesidad, es a la vez respuesta a
una apetencia artística. La huella que en el producto lingüís­
tico y literario imprime el lado volitivo, emocional, afectivo
del lenguaje es el objeto de estudio propio de la estilística.
Porque no sólo la lógica decide y dirime inapelablemente el acto
de elección entre dos palabras o dos giros distintos, que se
ofrecen ante el sujeto hablante para traducir en un momento
dado sus necesidades o apetencias de expresión, sino también,
y muy especialmente, las diferencias afectivas o artísticas. Los
procedimientos estilísticos comportan la elaboración artística
o afectiva de todos los recursos de la lengua: fónicos, morfo­
lógicos, semánticos, sintácticos. Sin erigirse en una categoría
nueva del lenguaje, la consideración estilística está presente
en todos esos recursos de la lengua, cuando a éstos se les mira
desde una perspectiva especial: su campo de estudio no se
reduce al de ninguno de esos recursos, sino que se extiende a
todos, tan pronto como una realización dada de los mismos es
vista en confrontación con el repertorio de posibilidades de
que la lengua disponía para ese caso y aclarada a la luz de las

181 J. Marouzcau «Les tâches de la stylistique» Mélanges R ozwadow ski,


págs. 47 sigs.
CONCEPTO, HISTORIA V MÉTODO 91

acciones, tendencias, necesidades e intenciones de todo tipo


que han podido influir en su elección.
¿Qué distinción cabe hacer entre estilística y sintaxis?
Si por sintaxis se entiende solamente el estudio de los proce­
dimientos formales por los que los aspectos lógicos del pensa­
miento encuentran su expresión en la lengua, entonces no hay
comparación posible. La sintaxis sería entonces un edificio
de inconmovible solidez, en el que todos y cada uno de sus
elementos constructivos poseerían una y sólo una función.
Pese a la simplista y engañosa apariencia de la sintaxis de
una lengua a través de los manuales escolásticos de sintaxis
de la misma, tal cosa no sucede nunca. Si el presente de indi­
cativo de un verbo griego designa muchas veces la actualidad,
refiérese otras al pasado y otras al futuro e implica otras
veces matices que no son sólo los de la realidad desnuda de
todo matiz subjetivo; por otra parte, presente, pasado, futuro,
subjetividad, etc., pueden expresarse por otros muchos medios
lingüísticos. Si la posesión se expresa muchas veces en griego
mediante un genitivo, otras veces puede ser expresada por un
adjetivo o incluso por algún giro preposicional. La sintaxis
no es sólo el estudio de lo que Bally 182 ha llamado los procedi­
mientos formales indirectos (por ejemplo, la expresión de la
idea-forma del deseo por medio de un si o un είθε). Si tal
fuera no habría, lo repetimos, comparación posible entre sin­
taxis y estilística, no tanto porque la sintaxis tenga que ver
con los aspectos lógicos del lenguaje y la estilística con los
aspectos afectivos, cuanto por la imposibilidad de comparar
un sistema de medios de expresión con un sistema de valores
expresivos. Pero la sintaxis puede ser también entendida no
como un sistema de procedimientos, mas como un sistema de
valores. Para clasificar los procedimientos formales de expre­
sión la sintaxis puede partir de un sistema de ideas-formas
e ir buscando los tipos gramaticales que estas ideas-formas
revisten en un estadio determinado de lengua183. Como en la

382 Traité de stylistique française I. París, 1950, pág. 250 sigs.


183 E u parte ésta es la intención perseguida por C. Juret en su Systèm e
de la syntaxe latine. Paris, 1933.2
92 INTRODUCCIÓN GENERAL

lengua no hay dos sistemas de valores netamente separados,


lógicos los unos y afectivos los otros, sino que ambos se pre­
sentan integrados en una síntesis indisoluble, las mutuas rela­
ciones entre sintaxis y estilística saltan entonces claramente
a la vista. Todo el mundo sabe, y sobre ello vamos a insistir
reiteradamente, que existen hechos sintácticos en los que la
expresión de un sentimiento predomina sobre la expresión pu­
ramente intelectual o lógica. Una separación rigurosa entre
el repertorio de fenómenos sintácticos de una lengua sometidos
a la lógica y el vasto dominio restante liberado, más o menos
completa y habitualmente, de su imperio resultaría artificial
y prácticamente muy difícil. Sin el concurso de la estilística
no sería posible explicar los hechos de ese dominio. Histórica­
mente los hechos sintácticos comenzaron por ser hechos esti­
lísticos: nihil est in syntaxi quod prius non fuerit in stylo. Las
construcciones normales, sancionadas por el sistema de la len­
gua, comenzaron por ser actos de creación individual. La
busca de la expresividad, especialmente intensa en algunos
períodos de la historia de una lengua o en algún género de­
terminado, generaliza lo que ha sido originalmente un pro­
cedimiento expresivo; la generalización lo convierte muchas
veces en obligatorio, y entonces deja de ser expresivo, grama-
ticalizándose. Otras veces, por una razón u otra, un proce­
dimiento otrora normal va perdiendo terreno y convirtiéndose
en construcción obsoleta: un autor arcaizante encontrará
entonces en esa construcción un recurso para adornar su
estilo.
Ninguna sintaxis es el dominio exclusivo de la lógica. Ni
siquiera lo es, por supuesto, la sintaxis latina de la prosa
clásica. «¿Qué lógica observa la sintaxis clásica —escribe
Marouzeau184— empleando concurrentemente potiri rerum
y potiri rebus? ¿O construyendo en el singular ore tenus y en
el plural labrorum tenus? ¿O admitiendo el singular colectivo
del tipo Poenus en el nominativo y acusativo, pero no en el
genitivo? ¿Y qué decir del uso (tardío) según el cual, siendo el
ablativo propio para expresar la fecha y el acusativo la dura-

184 Traité de stylistique latine. París, 1946 (2.· ed.), pág. 204.
CONCEPTO, HISTORIA Y MÉTODO 93

don, se emplea el acusativo si la duradón se expresa en meses


y el ablativo si se expresa en años?» Pero si la historia de la
sintaxis latina dásica puede ser concebida como un proceso
progresivo, por virtud del cual la técnica de la sintaxis se
pone al servido d d análisis lógico, las condiciones del des­
arrollo de la sintaxis griega son diferentes. A lo largo de toda la
historia de la sintaxis griega, pensamiento y sentimiento
están equilibrados, sin que se dé nunca un predominio mani­
fiesto del uno sobre el o tro 185. La mutua interrelación entre
sintaxis y estilística se hace aquí especialmente necesaria
y particularmente útil.

38. Aunque alguna vez una determinada construcción


o sintagma es el único posible para un caso dado, lo normal
es que resulte en principio posible expresar una misma relación
o idea-forma por varios procedimientos diferentes, quedando
así abierta a la iniciativa u originalidad del hablante una
cierta posibilidad o alternativa.
A ese respecto pueden presentarse distintos casos:
Hay dos construcciones posibles para un caso dado, pero
de ellas una es la absolutamente normal y frecuente, la otra
una rareza. Aunque posible en principio, la opción o alterna­
tiva casi no pasa de ser teórica. Para expresar la reladón de
lugar quo el ático emplea d acusativo preposicional, con είς
sobre todo. El empleo de un dativo directivo, posible sólo en
algún caso en la poesía (cf. § 242-3), no nos permite, cuando
encontramos un ejemplo de acusativo directivo, pensar que el
hablante se haya planteado, como alternativa, la posibilidad
de un dativo directivo. Por supuesto, la inversa no es cierta:
el uso de un dativo directivo responde normalmente a una
apetencia estilística, frente al empleo normal del acusativo.
En este ejemplo, en rigor, d dativo, más que una construcción
alternante, aunque menos usada, es ya propiamente un ar­
caísmo. La alternancia de genitivo posesivo y adjetivo (d.
§ 191 y sigs.) nos ofrece otro ejemplo especialmente ilus­

185 Cf. G. Rudberg Gedanke und Gefühl. Prolegomena zu einer hellenischer


SHlbetrachtung. Oslo, 1953 (supl. X IV de Sym b. Osl.).
94 INTRODUCCIÓN GENERAI,

trativo de cómo el juego de opción entre dos construciones


puede variar, y a veces cambiar polarmente, de sentido.
En Homero, todavía, en la mayoría de los giros integrables
en esta construcción, lo normal es el adjetivo: frente a él el
genitivo es un neologismo, siquiera en algún tipo especial (por
ejemplo, con υίός,θυγάτηρ), sea ya la construcción triunfante*
En la literatura ática, en cambio, lo normal es el genitivo y el
uso del adjetivo, el arcaísmo dilecto de los poetas; pero éstos,
en algún tipo determinado en que es de uso común el adjetivo
(’Άρειος Tràyoç), emplearán entonces el genitivo (*Αρεως
πάγος). La innovación, el neologismo sintáctico se origina como
una falta sintáctica, según estudiaremos detenidamente en el
capítulo siguiente. Esta falta, sancionada después por el sis­
tema y el uso de la lengua, no procede generalmente ni de los
círculos culturales inferiores ni de los más altos, sino de la
lengua del pueblo, rica en toda clase de asimilaciones, analo­
gías y contaminaciones. Para cualquier literatura de derto
nivel vale el consejo de Víctor Hugo: Paix à la syntaxe, aparte
el caso de algún movimiento, como el futurismo de Marinetti,
víctima de la más ridicula pedantería, que, al declarar la
guerra a los rigores de la sintaxis tradicional, cae en la escla­
vitud de una nueva sintaxis más rigurosa y mucho más arti­
ficial.
Junto al neologismo y al arcaísmo, en opción o alternativa
con el procedimiento de expresión normal, está también el
préstamo sintáctico, que puede encontrar aceptación, al so­
caire de ciertas circunstancias, en algunos autores, géneros o
épocas. Tal ocurre, por ejemplo, con los semitismos del griego
bíblico o con los helenismos de la sintaxis clásica latina (cf.
§§ 71 y 72).
Otras circunstancias y factores pueden conferir a determi­
nada construcción el signo de un estilo determinado, propio
de un género literario particular o de un autor dado: así, hay
construcciones exclusiva o casi exclusivamente propias de la
poesía por ejemplo (lativo sin preposición, aoristus tragicus,
etc) o de los historiadores (praesens tabulare) o de Tucí-
dides (tipos: οικειουται τε και πολεμουται; του + infinitivo;
εχομεν παραίνεσιν καί άξίωσιν, διά τής Λευκάδος την ού
CONCEPTO. HISTORIA Y METODO 95

ττεριτείχεσιν; ούδ* ύφ9 ετέρων; αδύνατα f)v; repugnancia a la


sustitución del infinitivo por el optativo—un solo ejemplo—;
τό Συρακόαιον; preferencia por ottcoç final frente a iva, etc.)
De suerte que, en la alternativa entre dos construcciones sin­
tácticas para un mismo caso determinado, una suele ser la
construcción sólita y banal, mientras que la otra aparece ma­
tizada por una cierta expresividad, que le viene dada por
circunstancias y factores muy diversos: es un neologismo,
es un arcaísmo o una construcción exótica tomada en prés­
tamo, o un giro poético o propio de un género o estilo deter­
minado, o simplemente es una construcción menos frecuente
y por ello menos banal y más expresiva. En algún caso, en
fin, la construcción alternante se debe simplemente a que el
hablante se siente incómodo dentro de los límites de una ar­
quitectura gramatical cualquiera, que encuentra insuficiente,
o excesiva, para la expresión de las menciones psíquicas que
en ese momento le embargan y se ve obligado a un acto de
creación individual. Asistimos entonces al momento natal de
una construcción que puede estar condenada a morir sin
ulterior sucesión, pero también, alguna vez, a ser aceptada
por la comunidad y por el uso general.

39. Por una u otra razón el hecho es que el estudioso de


la sintaxis de una lengua se encuentra habitualmente frente
a la posibilidad de empleo, para un mismo caso dado, de
dobletes sintácticos: acusativo y dativo directivos, vocativo
con o sin ώ, genitivo posesivo o adjetivo, uso de un caso solo
o de un giro preposicional, partitivo de tiempo, locativo
temporal o acusativo durativo, presente histórico, imper­
fecto o aoristo de indicativo, optativo de subordinación o bien
indicativo o subjuntivo, futuro de indicativo o subjuntivo
en las oraciones a las que se aplica el canon Dawesianus, oración
nominal pura o copulativa, varías posibilidades en el orden de
palabras, etcétera, etc. La elección por el hablante de una de
entre esas varias posibilidades no es capaz de explicarla la
sintaxis sin el concurso de la estilística, la sintaxis que no se
hace sintaxis estilística. Sin el recurso a las consideraciones
estilísticas, vale decir, afectivas, emocionales, valorativas,
96 INTRODUCCIÓN GENERAL

no sería arriesgado afirmar que ninguna construcción sintác­


tica griega podrá encontrar su aclaración cabal y entera.
Entre los mil ejemplos posibles, limitémonos a poner uno solo:
la alternación entre el singular y el plural en muchos casos,
los usos «ilógicos» del plural. Son «ilógicos» según enseñaba la
antigua gramática lógica; esto es, deben ser explicados por fac­
tores y condicionamientos distintos de los de la lógica. En el
empleo de un plural lógicamente equivalente a un singular
(cf. § 114 y sigs.) pueden influir razones formales: analogías
formales y semánticas, conservación del primitivo valor colec­
tivo en el caso de las palabras neutras, razones métricas... ^
pero también razones sociales (como en el tipo ko ípavo i,
βασιλείς, etc., y especialmente en el plural sociativo y en el
pluralis reuerentiae con los pronombres personales) y de psi­
cología religiosa (valor aumentativo originario del plural,
según la doctrina de Havers que exponemos en el § 112).
Este valor aumentativo (en intensidad o en extensión) del
plural en parte se ha conservado en etapas muy alejadas de
aquellas presididas por la mentalité primitive, en parte ha sido
rehecho, por los poetas sobre todo, que ven en el plural un
procedimiento para poner en vedette el carácter enfático de un
determinado vocablo. Lenguas y estilos, de suyo muy aleja­
dos entre sí, como la lengua poética y la lengua popular, que
una y otra buscan la expresividad, han podido utilizar, con
especiales intenciones estilísticas, este tipo de plural; pero
de alguna variedad concreta, como el pluralis maiestatis, ha
podido echar mano también la lengua menos poética y popular
que existe, la fría y pedante lengua oficial de las cancillerías.
Ca p ít u l o I I 1

LOS CONDICIONAMIENTOS Y LAS TENDENCIAS


PSICOLOGICAS EN LA SINTAXIS GRIEGA

De dos tipos son los factores cuyo estudio interesa a una


sintaxis psicológicamente razonada y justificativa: condicio­
namientos y tendencias generales. Los primeros constituyen
el factor estático, y sobre ellos actúa un factor o elemento
dinámico y teleológico, a cuyo servicio, en definitiva, evolu­
cionan las lenguas.

LOS CONDICIONAMIENTOS PSICOLOGICOS EN LA


SINTAXIS GRIEGA

Los condicionamientos de los hechos sintácticos son de


tres tipos: yacen unos en la propia lengua; otros, en la psico­
logía de los hablantes; otros, en fin, en el mundo exterior a los
hablantes.

A) Los CONDICIONAMIENTOS LINGÜÍSTICOS.

Dentro de ellos cabe igualmente hacer una triple división:


hay condicionamientos lingüísticos que dependen de los medios

1 E s fundam ental el libro de W ilhelm H avers Handbuch der erklärender


Syntax. E in Versuch zur Erforschung der Bedingungen und Triebkräfte in
S yn tax und Stilistik. Heidelberg, 1931, cuya sistem atización de los condiciona­
m ientos y tendencias hem os adoptado. Vid. también Joh. Traunwieser Die
Psychologie als Grundlage der Grammatik. Progr. Mährisch Trübau, 1897;
H . Ziemer Streifzüge auf dem Gebiet der Syntax. Colberg, 1882.
98 INTRODUCCIÓN GENERAL

expresivos directos, otros de los medios expresivos indirectos


(tono, pausa, «tempo») y otros, finalmente, se hallan relacio­
nados con los medios expresivos extralingüísticos (situación
externa, gesto, mímica...).

a) Condicionamientos lingüísticos directos.

40. Muchos fenómenos sintácticos se explican en virtud de l


situación dada por las condiciones mismas (fonéticas, morfo­
lógicas) de la lengua. He aquí una selección de ejemplos:

La ordenación de las palabras en la cadena frásica —orden que


no es totalm ente arbitrario, ni siquiera en lenguas como el griego
antiguo, sino que se ajusta a determ inadas leyes y tendencias—
condiciona algunos fenómenos sintácticos, que son, en cierto
modo, correlato de los fenómenos de asimilación y disimilación de
la fonética. Bn definitiva, todo el capítulo de la concordancia
encuentra aquí su prim itiva justificación. Bn principio, por ejem ­
plo, no está de acuerdo con la naturaleza misma de un adjetivo
que expresa una cualidad, la de lo blanco o lo negro, el adoptar
formas diferentes para el masculino y femenino, para el singular
y el plural. Sólo un fenómeno de asimilación a las formas variables,
éstas sí justificables, del sustantivo explica esta concordancia de
género y número, como tam bién, por ejemplo, la presencia del
signo de la determinación gram atical (artículo) en el adjetivo atri­
butivo: el tipo ó Trocís ó καλός.
Bs probable que en ciertas circunstancias y, desde luego, con
la presencia obligatoria del pronombre personal, se diera en
indoeuropeo, a juzgar por la situación testim oniada en antiguo
indio, balto-eslavo y griego homérico 2, la oración nom inal pura
en prim era y segunda persona, presente e indicativo. Bs el tipo
griego Y 434 οίδα δ* ότι σύ μέν έσθλός, έγώ δέ σεθεν πολύ χεί-
pcov. Ahora bien, si a este respecto no creemos que tenga toda
la razón Julius B enigny 3 al explicar todos los casos de oración
nominal pura de este tipo, como «Ergänzungssätze», m otivadas

2 Cf. L a oración nominal en Homero. Madrid, 1955, págs. 100 sigs.


3 I F X L V II, págs. 124 sigs. Se aplica aquí el tercero de los tipos de «Er­
gänzung», señalado por B. Maurenbrecher Streitberg Festgabe. Leipzig, 1924,
págs. 234 sigs.: «cuando el miembro elíptico se deduce de otra oración del con­
texto (especialmente, antecedente) del mismo hablante o de otro (por ejemplo,
en las respuestas del diálogo)».
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 99

por el contexto, en el sentido de que la oración nominal pura esté


siempre en contextos en inm ediata vecindad con otras oraciones
nominales copulativas o con otro verbo cuyo sujeto sea idéntico,
en algunos ejemplos sí que ha podido ser éste un factor coadyu­
vante a la conservación de un tipo oracional, la oración nominal
pura en prim era y segunda persona, que ya en griego homérico sólo
m uestra los restos de un sistema en decadencia. Son ejemplos
como ε 218 ή μέν yàp βροτός έστι, σύ δ3 άθάνατος και άγήρως.
La persistencia, algo más sostenida que en otras condiciones,
de las formas del dual acompañadas de δυοίν.
La frecuencia de ciertos clisés en que aparecen normalmente
unidos dos vocablos, de tal suerte que la sola mención del tino
nos trae a la mente la del otro: arriar (bandera) , consecuencias
(inferir, deducir), explica en parte muchos casos de elipsis. Así,
el tipo έλαύνειν (ππτους), αΐρειν (άγκυρας), etc., imo de los
más notables de intransitivación de antiguos verbos transitivos
(cf. § 163 y); sustantivación de adjetivos eñ casos como άκρατος
(οίνος), δεξιά (χείρ), etc. Inversamente, la pérdida de conciencia del
valor originario de uno de los términos de aquellos clisés (en
los compuestos, por ejemplo) puede llevar a fenómenos de contra­
dictio in adiecto: cf. el caso οινοχεΐν νέκταρ (cf. § 164 β).
Bn una construcción como el locativo etimológico, locativo
σχήμα έτυμολογικόν, del tipo ττήματα ττήμασίν, εργον εργςρ, etc.
(cf. § 262), ha influido la circunstancia de que, en virtud de una
tendencia muy sensible en la ordenación de palabras a yuxtaponer
elementos contrapuestos (así, dos casos de la misma palabra),
se daban frecuentemente los tipos: Hes. Tr. 644 επί κέρδει
κέρδος εσσεται, Jen .C ir. 5, 20 εμποιοΰντες ΐχνεσιν ίχνη, θ 228 άλλος
γάρ τ ’ άλλοισιν έπιτέρπεται, Α . Ρ. 11, 109 περί χείλεσι χείλεα,
5, 171 ύπ* εμοΐς ... χείλεσι χείλεα, Arquíloco fr. 72 D. καί
γαστρι γαστέρα προσβαλεΐν μηρούς τε μηροΐς, etc. A p artir
de sintagmas muy varios en que la dependencia de un verbo,
de una preposición, etc., justifica la presencia del dativo se abs­
trae un clisé χείλεσι χείλεα, etc. Algo parecido ha influido segu­
ram ente en el tipo de genitivo de encarecimiento αγαθά αγαθών
(cf. § 190 D).
La defectividad morfológica del m aterial lingüístico en un
punto concreto condiciona fenómenos sintácticos de la importancia
de ciertos sintagmas peculiares tan sólo de las palabras del género
neutro (cf. § 178): Hdto. 7, 139 ούκ άν άμαρτάνοι τό άληθές,
Hes. Teog. 426-7 εμμορε τιμής και γέρας; acusativos de relación*
100 INTRODUCCIÓN GENERAL

acusativo participai absoluto, infinitivo del tipo Sóf. Ant. 778


τεύξεται τό μή θανεϊν, etc.
Bl nominativo por vocativo en un ejemplo como τ 406 γαμβρός
εμός puede, en parte, descansar sobre la carencia originaria de
forma propia de vocativo en los adjetivos posesivos (cf. § 158 (3).
El paso de los valores cupitivos o potenciales de un modo ver­
bal (subjuntivo, optativo) a una partícula como αν o είθε, que
originariamente se lim itaba a reforzar esos valores, deriva igual­
mente de un fenómeno de asimilación contextual.
Algunos elementos del m aterial lingüístico son poco usados;
otros, por el contrario, sufren de una acentuada usura lingüí stica.
Estos últimos pierden a veces su valor antiguo y se fosilizan. Los
llamados empleos adverbiales de algunos casos —acusativo, por
ejemplo (cf. § 177 )— descansan en parte sobre este condicio­
namiento.
El cuerpo fonético de los vocablos cortos, sometidos a la usura
lingüística, tiende a ser reforzado. La historia de muchas partículas
griegas (toi, toívuv, τοίγαρ, μέντοι, etc.) es m uy ilustrativa a este
respecto.

b) Medios expresivos indirectos.

41. Consisten especialmente en el tono y pausas. De la


importancia que, en la evolución de la sintaxis, poseen los
desplazamientos de pausa dentro de la frase bastará a dar
idea decir que el nacimiento mismo de la subordinación o
hipotaxis se debe, en buena medida, a la existencia de esos
desplazamientos. Frente a la situación indoeuropea con muy
escaso desarrollo de la subordinación (sólo en las frases de
relativo), frente al empleo muy amplio que de la parataxis
hacen los poemas homéricos, a medida que se progresa en el
estudio cronológico de la sintaxis griega van surgiendo ante
nuestra vista nuevos tipos de hipotaxis. Mientras que en las
oraciones yuxtapuestas o paratácticas sindéticas la pausa
existente entre una oración y otra es notoria, si por cualquier
razón esa pausa se achica o desdibuja, puestas en más íntima
relación ambas frases surge normalmente la conciencia de una
cierta dependencia de una con respecto a otra. Unos cuantos
ejemplos muy netos:
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 101

E l tipo de subordinación Λ 470 δείδω μή τι πάθησιν vale ori­


ginariamente «temo, ojalá no sufra nada», con un subjuntivo vo­
luntativo; pero, desdibujándose la pausa > «temo que sufra algo».
La situación prim itiva explica el empleo de la negación.
E l tipo de subordinación condicional H 28 άλλ’ εϊ μοί τι πίθοιο,
τό κεν ττολύ κέρδιον εΐη era, en un principio, «ojalá me obedecieras;
esto sería mucho mejor» > «si me obedecieras»...
E l tipo de infinitivo con artículo u 52 άνίη καί τό / φυλάσσειν
πάννυχον εγρήσσοντα se explica a p artir de un «locura esto:
vigilar...», y de ahí άνίη / τό φι/λάττειν (cf., para el valor demostra­
tivo claro, el tipo u 220 τό δέ (Myiov ανθι μένοντα ... αλγεα ττάσχειν).
También por ima atenuación o desaparición de la pausa se
explica la inserción dentro de una frase de elementos que prim iti­
vamente constituían paréntesis. Con frecuencia se hace preciso
entonces, al integrar aquellos elementos dentro de la frase, rein-
terpretarlos para encajarlos dentro de un esquema sintáctico·
Así, un nominativo apositivo puede pasar a acusativo, comen­
zando el proceso por las palabras neutras que no distinguen
ambos casos, (cf. § 173 ). E n parte, al menos, el tipo de acusativo
de relación (con όνομα, εύρος, etc., cf. § 170 g) reposa sobre antiguas
oraciones nominales puras parentéticas.
E l llamado σχήμα Πινδαρικόν del tipo Sóf. Tr. 520 εστι δέ êirrà
στάδιοι o el inscripcional επεστιν πίθοι supone la existencia
de una pausa fuerte detrás del verbo (como en francés il est des
choses) ; perdida ésta, la concordancia norm al se impone. La
aparición de una pausa puede independizar de una frase a uno
o varios de sus elementos. E n el nacimiento de las construcciones
participiales absolutas (cf. § 234) la posición marginal (sobre
todo, inicial), por ejemplo, de determinados genitivos depen­
dientes de una palabra (verbo, nombre, etc.) de la frase contri­
buye a independizarlos.

E n cuanto a la im portancia de los cam bios de tono en la


evolución sintáctica, baste con señalar que el nacim iento del
valor causal de la gran m ayoría de partículas introductorias
en las diferentes lenguas de estas oraciones reposa sobre el paso
de un prim itivo tono interrogativo a otro aseverativo.
De un «no le vi. ¿Por qué? No estaba allí» se pasa a un «no le
vi porque no estaba allí» (cf. lat. quare, fr. car, ουκοΟν interro­
gativo > o w k o O v ilativo, δια τί > gr. mod. γ ι α τ ί «pues, por­
que», etc.).
102 INTRODUCCIÓN GENERAL

Por un paso del tono exclamativo al aseverativo (y desdibuja-


m iento de pausa) se insertan en la frase como meras modificaciones
adverbiales prim itivas oraciones exclamativas del tipo ώς αληθώς,
θαυμαστως ώς, θαυμάσια oîa, μικρόν όσον: Plat. Fed. 63 a ανδρες
σοφοί ώς άληθώς, Carm. 155 c ένέβλεψέ μοι τοϊς όφθαλμοΐς άμήχα-
νόν τι οϊον.

También el «tempo» del discurso puede influir como condi­


cionamiento lingüístico indirecto, por ejemplo, la rápida
pronunciación de lo menos importante en forma de paréntesis:
de ahí el empleo muy predominante en ático 4 de la oración
nominal pura en los paréntesis y, en general, de las construc­
ciones más cortas.
En cuanto al ritmo, disposición de κώλα y períodos, cláu­
sulas, etc., y su posible influencia sobre la sintaxis, es asunto
a estudiar detenidamente en otro lugar. 5

c) Medios extralingüísticos.

42. La situación externa que rodea a los hablantes en


un determinado momento, el gesto, la mímica, etc., condicio­
nan algunos fenómenos sintácticos: por ejemplo, dentro del
capítulo de la elipsis o construcciones abreviadas o aligeradas
de elementos, que fácilmente se sobrentienden por un hablante
que pertenece a un círculo técnico específico, en el que es fre­
cuente, digamos, el empleo de un determinado clisé de verbo
más complemento, y, por ello, puede omitirse este último.
En la lengua de la justicia «deponer» (un testigo), en la de la
Iglesia «administrar» (un sacramento), etc.
En cuanto al gesto y la mímica, un capítulo sintáctico
tan importante como el de los demostrativos conserva una
serie de huellas notorias de estos medios extralingüísticos :
el empleo en ático de las formas reforzadas ούτοσί, τοδί, etc.,
que eran acompañadas de una indicación enérgica; el tipo
huius non fado; el tipo Ar. Av. 136 t í δαί σύ;-τοιούτων êpco
κάγώ; el tipo τωδε άνδρί.
4 Cf. «Sobre la oración nom inal en ático» en Emérita X X , 1952, pág. 318.
5 Algo decimos en §§ 80-86. Su estudio detenido será objeto de la estilística
sintáctica.
CONDI CI ONAMI lyNTO S Y TE N D EN C IA S PSICO LÓ G ICAS 103

El capítulo de la elipsis y la aposiopesis, el de la reticenda,


y una serie de rasgos a estudiar por la estilística, encuentran
aquí su explicación. Piénsese, por ejemplo, en el tipo de pe­
ríodo condicional con un si δέ μή, al que falta la apódosis,
o en el valor distinto (dolor, asombro, etc.) de una misma
interjección (δ, oí., al), aclarable sólo por el gesto que la acom­
paña. Pero aquí, como en otras ocasiones, nos sale al paso la
gran dificultad o el inconveniente inicial con que tropezamos
en el estudio de la sintaxis de una lengua antigua: trabaja­
mos sobre una lengua escrita, no sobre material oral, y ello
enmascara muchas cosas. De todos modos, si siguiéramos
siempre el consejo de Nietzsche, que recomendaba no leer
jamás un texto griego con los ojos, sino de viva voz siempre,
mit lauter Stimme, procurando captar las inflexiones, el tempo,
la modulación tonal, etc., estaríamos, en principio, mejor si­
tuados para entender algunos fenómenos de la sintaxis griega

B) Co n d ic io n a m ie n t o s que r a d ic a n en ia p s ic o l o g ía

HUMANA.

En unos casos se trata de condicionamientos que yacen en


la psicología popular; en otros (faltas sintácticas) juega uu
papel preponderante lo psíquico individual.

1. Condicionamientos de la psicología popular.

43. El estudio de la evolución de las lenguas está ligado


al de las condiciones psíquicas y espirituales de los pueblos:
la etnología comparada, la psicología de masas y social, la
psicología del niño, etc., son disciplinas, en su mayoría de
desarrollo moderno, a que debe recurrir constantemente el
estudioso de la sintaxis de una lengua, especialmente de los
estadios antiguos de una lengua.
El estudio de la sintaxis de una lengua nos ilustra sobre la
psicología de sus hablantes y, a su vez, el conocimiento de los
rasgos generales y distintivos de una psicología nacional nos
sirve para aclarar desarrollos peculiares y también el con­
junto de la evolución de su sintaxis. Los modernos estudios
104 INTRODUCCIÓN GENERAL

Sobre «estilos nacionales», la «idiomatología» en tanto que


búsqueda de las características de una lengua en cuanto
forma de expresión de una cultura nacional (en el sentido en
que la han cultivado Vossler y sus discípulos, M. H. Roberts
sobre todo), los estudios de tipología lingüística realizados
con singular acierto, en el campo fonético, por Paul Menze­
rath, etc., han abierto campos de investigación muy fértiles
para los estudiosos de las lenguas germánicas y romances,
que, en la medida de lo posible, sería conveniente aplicar
al estudio de las lenguas antiguas.
Al considerar ahora los condicionamientos característicos
de la psicología popular convendrá advertir, para evitar
posibles confusiones, que al hablar de «popular», «pueblo», etc.,
no empleamos estos términos como sinónimos de «nación»
en un sentido político, ni de «masa» en el sentido de plebe o
populacho: nos referimos a un concepto distinto, a lo que queda
en esa noción de «pueblo» cuando realizamos una operación
sustractiva de todas las resonancias políticas, económicas,
sociales... que suelen habitar a ese vocablo, y entonces nos
queda tan sólo la sustancia: el suelo originario sobre el que se
desarrollan los estratos superiores de una cultura, que parten
siempre del «pueblo». Exactamente como cuando hablamos de
cantos o bailes «populares». La diferencia entre el «pueblo»
y los estratos superiores de una cultura radica sustancialmente
en que el pensamiento, los sentimientos y la expresión de
los mismos no se encuentran, en el pueblo, tan presos de un
sistema de menciones lógicas, científicas, intelectuales, como
el pensar o el sentir de aquellos estratos.
Pues bien, a la psicología popular, así entendida, la carac­
terizan los siguientes condicionamientos:

a) Lógica popular.

44. Que tiene sus leyes propias, que no son las de la ló­
gica científica o filosófica6. La lengua no es, como pretendían

* Cf. A. Knabenharts «Zur Psychologie des primitiven Menschen» en


Schweizer. Archiv, f. Volkskunde X X I II , 1921, págs. 121 sigs.; I*évy-Bruhl
Les fonctions mentales dans les sociétés inférieures. Paris, 1918.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 105

los gramáticos lógicos hasta el siglo xix, hasta los tiempos de


G. Hermann, ancilla logicae. Hoy sabemos que en la lengua del
pueblo no juega el pensamiento lógico el mismo papel que en
la lengua de los letrados o científicos. Ejemplos de dominios,
categorías, construcciones que ejemplifican esta falta de lógica
son tan numerosos que resulta difícil seleccionar unos cuantos.
A lo largo de nuestro ulterior estudio nos los iremos encontrando.
De momento citemos un solo ejemplo:
Dentro de los usos de άλλος en griego, tipos como δ 415-6
μήτε τι τόν ξεΐνον στυφελί^ετε μήτε τι ν’ άλλον δμώων ... (cf.
β 412, ρ 401, ο 407, etc.) no entran dentro de una lógica ri­
gurosa: el extranjero no es un criado y el empleo de άλλος, que
lógicamente indicaría que los dos términos opuestos (ξεΐνον,
δμφων) pertenecen a una misma categoría, es aquí improcedente.
Este tipo de usos explica el genitivo con superlativos de la clase
B 673 Νιρεύς δς κάλλιστος... τών άλλων Δαναών (cf. Α 505, ε 105,
etcétera), en el que al emplear el superlativo se esperaría un πάντων
y no un άλλων, que parece exigir el uso de un com parativo. Algu­
nos autores lo explican como un supuesto genitivo ablativo con
superlativos: no hay tal; es sólo un ejemplo de construcción
♦ilógica» de άλλος (cf. § 217 ).

b) Emoción.
45. He aquí unas cuantas construcciones en las que juega
este condicionamiento, tanto más importante cuanto más
baja es la categoría de los hablantes, frente a la reserva y
pathos de la distancia, tan característicos de las clases más
altas y cultivadas. Ea lengua del pueblo, lingua del cuore,
provee múltiples ejempHficaciones del influjo de la emoción
a una filología preocupada por los sentimientos subyacentes
en las construcciones lingüísticas, a una Gefühlsphilologie:

Empleo por la lengua popular o afectiva de los diminutivos;


de las formaciones especiales en -μα (por ejemplo τρίμμα, παι-
πάλημα, άλημα, κρότημα, en Aristófanes), en -ας; empleo fre­
cuentísimo de los superlativos por Píndaro; renovación constante
de las formas expresivas: σφοδρώς, ϊσχυρώς por σφόδρα, ούδέν por
ουκ (cf. sobre la intensificación en las cartas cristianas del siglo v,
R. Camps Studia Papy y. 2, 1963, págs. 53-6: tipos προ πάντων
106 INTRODUCCION GENERAL

τά πάντα, ώς άληθώς); dativo ético (cf. § 250) y dativo sim patético


(cf. pág. 248), cuya alternación con el genitivo posesivo respon­
de a una diferencia de carga emocional. Cuando Vegecio refunde
la Mulomedicina Chironis ha observado Lofstedt que sistem áti­
camente sustituye los dativos simpatéticos por genitivos posesi­
vos, que prestan un tono más intelectual al escrito; el nom ina­
tivo aislativo-enfático, en parte (cf. § 145); empleos enfáticos
de los pronombres de prim era y segunda persona (cf. § 143 a);
en parte, el plural sociativo cuando posee un valor enfático
(cf. §§ 121 -2); genitivos comparativos del tipo λευκότερος χιόνος
(cf. § 211 ), etc.

c) Fantasía.

46. El pueblo piensa en imágenes y metáforas, y en la


lengua del pueblo hay mucha poesía vital. La significación de
la fantasía en la evolución de la sintaxis griega ningún capítulo
la pone tan de manifiesto como el de la teoría de los géneros.
Iva distribución del material lingüístico con arreglo a la clasi-
ficacian sexualista, en masculino, femenino y neutro, se ha
hecho, en su origen, como un verdadero proceso poético. La
doctrina de Grimm, que en su momento expondremos (cf.
§ 93)» está en lo cierto en este punto, siquiera haya que
dejar un amplio margen de influencia a la analogía puramente
mecánica (formal o semántica), como querían los «jóvenes gra­
máticos».

Es la fantasía, unida a determinadas creencias religiosas, la que


explica el origen de las personificaciones, tan características de
una m entalidad prim itiva, y de las que habremos, en lo sucesivo,
de echar mano a cada paso: genitivo explicativo del tipo Τροίης
πτολίεθρον, (cf. § 195, i), dativo directivo (cf. § 242), etc. Incluso
en etapas de una m entalidad m uy evolucionada, cuando el proce­
so de desvitalización se ha abierto paso ampliamente, pueden
seguir jugando estos factores. La historia misma de la personifi­
cación en griego lo demuestra; en el siglo iv se aprecia un renaci­
miento de las personificaciones 7.

7 Cf. Nilsson Eranos L, 1952, págs. 31 sigs. y José S. Lasso de la Vega


Emerita X X I I 1954, pág. 86.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 107

E n el capítulo del empleo de los tiempos juega igualm ente un


gran papel la fantasía: imperfecto descriptivo frente al aoristo
objetivo (en las lenguas románicas los estudios de Iyorck y E. Lerch
han comprobado esta diferencia entre imperfecto y pasado de­
finido 8); el presente histórico, el presente profético...
Los fenómenos que entran dentro de los que Leo Spitzer ha
denominado «fait-accompli» ·: la fantasía se adelanta a la realiza­
ción y da por hecho lo que aún está por hacerse. Aquí encuentran
su explicación usos como el perfecto retórico del tipo Ar. Lis. 859
εΐρηκα ευθέως «voy a decir seguidamente», el tipo O 128 διέφθορας
«eres hombre muerto»; el tipo Δ 482 χαμαί (loe.) ττέσεν o ήλθεν âv
τη ττόλει (cf. lat. ponere aliquid in mensa).

d) Pensamiento sucesivo.

47. Frente al pensar más intelectual, que se representa en


bloque el despliegue de una acción ensamblando cada uno de
sus elementos de acuerdo con sus conexiones lógicas de
dependencia, causalidad, anterioridad, etc., el pensar popular
procede por saltos sucesivos de un aspecto de la acción a
otro, según se van produciendo éstos en el proceso psicológico
de la apercepción. Nada más ilustrativo a este respecto que el
estilo de expresión propio de los niños o de los pueblos natura­
les. Este carácter sucesivo del pensamiento popular se traduce
en multitud de construcciones:

Muchos detalles concernientes al orden de palabras: el tipo


estudiado por W ackernagel 10 Άλκίβιος άνέΟηκεν κιθαρωδός
νησιώτης frecuente en inscripciones votivas; el tipo que separa los

8 K. Lerch «Das Imperfektum als Ausdruck der lebhaften Vorstellung»


en Zeitsch. f. rom. Phil. ΧΖ,ΙΙ, 1922, págs. 311 sigs. y 385 sigs.; B. Lorck Passé
in défin i, im parfait, passé défini. Heidelberg, Winter, 1914.
9 Muy característico también del español, según lo ha estudiado Leo
Spitzer en Stilstudien I. Munich, Hueber, 1928, págs. 258-94: «me vo y y se
acabó», «me consta», «bien te lo tienes merecido», «claro está», «este autobús
le dejará en la calle tal», etc.
10 I F I, págs. 430 sigs. Cf. también K. Kieckers Die Stellung des Verbs
im Griechischen und in den verwandten Sprachen. Estrasburgo, Trübner, 19 11.
págs. 87 sigs., sobre este orden.
108 INTRODUCCIÓN GENERAL

epítetos del sustantivo, al intercalar un elemento más esencial


Διός γόνος αΙγιόχοιο o el frecuente tam bién en inscripciones
πρόξενον είναι και εύεργέτην.
Bl «estilo-καί» originariamente p o p u lar 11 y adoptado después
por los escritores para conferir a sus obras un carácter popular
o ingenuo. Cf., por ejemplo, D ittenberger Sylloge 1175 Μικίωνα
έγώ ελαβον και κατέδησα τάς χεΐρας και τούς πόδας καί τήν γλώσσαν
καί τήν ψυχήν* και εΐ τι μέλλοι κ. τ. λ.
Las varias realizaciones del σχήμα καθ’ όλον και μέρος: acu­
sativo (cf. § 166 α)ρ genitivo (cf. § 190), dativo (cf. §§ 262 y 271 )
También el instrum ental del tipo frecuente en las inscripciones
délficas στεφανώσαι δάφνη στεφάνω «coronar con laurel, con una co­
rona» > «coronar con una corona de laurel». Tam bién el tipo
Hdto. 8, 4 επί μισθφ τριήκοντα ταλάντοισι ο Jen. An. 1,6, 11 είς τήν
*Αρταπάτου σκηνήν είσήχθη, του πιστοτάτου τών Κύρου σκηπτούχων.
También, la appositio partitiva (cf. K ühner-Gerth I, pág. 288).
Todo el capítulo sintáctico-estilistico de la λέξις εϊρομένη
(frente a la κατεστραμμένη o έν περιόδοις) entra bajo este condi­
cionamiento del pensar sucesivo. A veces el andamio por el que
progresa es la repetición de una misma palabra: A 595 ώς φάτο,
μείδησεν δέ θεά ... μειδήσασα δέ..., y en muchos ejemplos herodoteos.
También el empleo del paréntesis, frecuente en el estilo popular,
entra aquí.

Por supuesto que parataxis y otros procedimientos popula­


res semejantes son susceptibles de un refinado aprovecha­
miento estilístico por autores que no tienen nada de populares.

e) Egocentrismo.
48. El egotismo del hombre del pueblo, como el autismo
del niño, la creencia del hombre ingenuo de que todos sus se­
mejantes están organizados enteramente como él y como él
piensan y se expresan, se traduce en múltiples construcciones.
Al comprender después que el auditorio no está realmente
en condiciones de captar algunos elementos que han sido
sobrentendidos, surge la epexegesis o rectificación:

11 Cf. S. Trenkner Le style και dans le récit atiique oral. Bruselas, 1948,
(2.a ed. Assen, i960), y H. Ljunvick Beiträge zur Syntax der spätgriechischen
Volkssprache. Upsala ,1932, pág. 55.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 109

Bn el origen del paso del dem ostrativo a artículo ha podido


jugar un cierto papel el tipo A 348 ή δ* άκέουσ’ άμα τοΐσι γυνή
κίεν 12, Ν 823 ό δ* άμείβετο φαίδιμος "Εκτωρ, Plat. Carm. 161 c ή δ*
ôç ό Χαρμίδης.
Β1 tipo τότε... τφδε τω χρόνω; gran número de aposiciones; en
parte, tam bién las construcciones del σχήμα κάθ’ δλον καί μέρος;
el dual elíptico del tipo Pínd. J. 5, 77 άμφοΐν Πυθέα τε «a ambos
(a ti) y a Piteas» (cf. § io6 c) y otros casos de construcciones elíp­
ticas o braquilógicas; variedad de anacolutos; el acusativo interno
de contenido del tipo Plat. A p. 27 c ήμών έγράψω, την γραφήν
ταύτην, etcétera.
f) Pensar asociativo.
49. Se designa con este término la tendencia de la lengua
popular a representarse los acontecimientos atendiendo a
puntos de referencia más bien externos, y no a sus conexiones
internas y lógicas. El hombre del pueblo, que narra un aconte­
cimiento, se detiene en cada momento integrante de la acción,
una palabra cualquiera le sugiere una serie de consideraciones
marginales a su propósito primero, vuelve de nuevo al asunto
para volverse a perder otra vez en nuevas consideraciones
extemporáneas... Basta leer, en cualquier drama, un recitado
de un mensajero o cualquier otro hombre de pueblo para
encontrar un ejemplo vivo de este tipo de pensamiento aso­
ciativo. El capítulo de los anacolutos, tan frecuentes en la
sintaxis de todos los casos, se explica normalmente en virtud
de este peculiar carácter de la λέξι$ popular.
2. Las faltas sintácticas y sus condicionamientos psico­
lógicos 13.
50. Mientras que los condicionamientos hasta ahora es­
tudiados caracterizan en general a la psicología colectiva, al
12 Tipos que, cuando el tema *so es considerado ya un artículo, se ponen al
servicio de una propensión hacia la insistencia ( U eberdeutlichkeit) , como en
francés sintagmas cuales Pierre est-il arrivé o cet homme-ci (cf. ático ουτοσ-ί)
13 Cf. H. Weimer Psychologie der Fehler . Leipzig, 1929; Fehlerbehandlung
und Fehlerbewertung. Leipzig, 1926; «Fehlerkunde» en el Pädagogisches Lexikon
de H . Schwartz II. Bielefeld-Leipzig, 1929, págs. 54 sigs.; A. Kiessling Die
Bedingungen der Fehlsamkeit . Leipzig, 1925; H. Frei La grammaire des fautes ;
Ginebra, 1929; Ν. K. Collinge «The mental equation factor in aberrant Syntax
of Greek and Isatin» en Greece and Rome 1953, págs. 130-9.
110 INTRODUCCIÓN GENERAI#

alma del pueblo, no hay que olvidar que, como alguna vez se
ha dicho, «toda innovación lingüística es originariamente
una falta» (von der Gabelentz), y una falta individual, come­
tida por un individuo. Juegan aquí condiciones y caracterís­
ticas propios de la psique individual. El estudio de las faltas
sintácticas fue sistemáticamente abordado hace unos cuarenta
años por H. Weimer en sus obras Psychologie der Fehler (1929)
y Fehlerbehandlung und Fehlerbewertung (1926); por A. Kiess-
ling, en Die Bedingungen der Fehlsamkeit (1925) y por H.
Frei en La Grammaire des fautes (1929).
La falta gramatical inicial (Urfehler, de Weimer), una vez
cometida por un individuo, puede parecer como algo mons­
truoso y sin sucesión, o bien, repetida por otros individuos,
convertirse en una falta habitual, masiva, y, con el tiempo,
lograr carta de ciudadanía en el sistema de là lengua. Socioló­
gicamente ello depende de muy varias condiciones. Normal­
mente las faltas contra la gramática, muy numerosas, que
comete la impericia de los niños, no hallan eco. En cambio,
por moda, prestigio social, snobismo, etc., la falta cometida
por una personalidad sobresaliente puede caer bien en un
círculo determinado y ser repetida por otros muchos individuos.
Pero lo general es que ni las faltas cometidas en los estratos
culturales inferiores ni las que se permiten a veces los individuos
pertenecientes a las altas esferas de la sociedad encuentren la
gracia de esa resonancia. En cambio, aquellas otras faltas
cometidas por los estratos intermedios, que con frecuencia
responden a condicionamientos psicológicos de validez bas­
tante general, se convierten frecuentemente en faltas habi­
tuales y, alguna vez, en construcciones sancionadas por la
gramática. De acuerdo con una ley generacional bien compro­
bada, mientras que las generaciones más jóvenes son propicias
a la admisión de las faltas, las generaciones más viejas se her-
metizan frente a todo lo que suponga innovación.
Faltas gramaticales, y concretamente faltas sintácticas,
las cometemos todos y las han cometido casi todos los grandes
escritores de todas las lenguas. Psicológicamente, casi más
interesante que la falta misma es, muchas veces, la actitud de
los lectores, comentaristas o intérpretes, que, cegados por el
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 111

prestigio del autor que leen o comentan, no reparan en la exis­


tencia de aquellos lapsos o faltas. Durante un siglo entero, y
hasta que J. J. Bellerman no reparó en ello 14, nadie percibió
que en la Emilia Galoüi de Lessing (II, 6), cuando uno de los per­
sonajes se dirige a su hija y le habla del contento que a su
fallecido padre le habría producido saber que el príncipe la
ha mirado con agrado, literalmente se expresa así: nicht ohne
Missfallen, cuando sería de esperar un nicht mit Missfallen
(«no con desagrado»), o bien nicht ohne Wohlgefallen («no sin
agrado»). En el dominio de las negaciones, como en ese ejemplo
concreto, son harto frecuentes en todas las lenguas estos casos
de empleos ilógicos, por expresivos o emocionales 1δ. He aquí
unos cuantos ejemplos tomados de algunos de los autores más
representativos de la literatura griega:
Sof., Ant., 4-5: ούδέν γάρ o u t ' αλγεινόν ονηλάτης ατερ
οΰτ' αίσχρόν o u t ' άτιμόν έσθ' όποιον ού (...οττωπα εγώ),
la doble negación ουτε, όττερ convierte en positiva la expresión
o u t ' ατη$ ατερ frente a todos los demás miembros negativos
o u t ' αλγεινόν, αισχρόν, άτιμον. Ya el gramático Dldimo lo
había notado así (cf. schol., loe. c.) y muchos editores modernos
han intentado «sanar» el pasaje: ακους ατερ, άτήσιμον, etc.
Se trata sencillamente de una falta semejante a la antes citada
de Lessing.
Tue., I, 30, 4: εττέττλεόν τε ουδέτεροι άλλήλοις. Sería de espe­
rar o b i e n ουδέτεροι t o I ç ετέροις ο b i e n ούκ επέττλεον άλλήλοις.
Tue., 4, 16, 2: ότι δ'άν τούτων τταραβαΐνωσιν έκάτεροι
και ότιουν, τότε λελύσθαι τάς σπονδάς. El uso de έκάτεροι
es ilógico: lo que se quiere decir es que las treguas quedarían
rotas cuando uno u otro bando cometa una transgresión.

14 Cf. Fr. Polle Wie denkt das Volk über Sprache. Leipzig, 18982, pág. 18.

15 Cf. D. Tabachovitz Eranos , 1949, págs. 1-6; Fr. Polle Philologus L,


1891, págs. 759 sigs.; A. C. Moorhouse Studies in the Greek Negatives Cardiff,
* 959 î Β· T. Köppers Negative Conditional Sentences in Greek and some others
Indo-European Languages . Dis. Utrecht, 1959.
112 INTRODUCCIÓN GENERAI,

Plat., Prot., 324 e: έν τούτω γάρ αυτη λύεται ή απορία,


ήν σύ άττορεΤς, ή άλλοθι ούδαμονλ
Dem., 01., 2, 3 ό μέν γάρ οσω ττλείον' ύπέρ τήν άξίαν
ττεποίηκε τήν αυτου, τοσούτορ θανμαστότερο? παρά ττασι
νομί^εται* υμείς 5' οσω χείρον ή προσήκε κέχρησθε toTs ττράγ-
μασιν, τοσούτω ττλείον' αισχύνην ώφλήκατε.
La expresión resulta forzada: se esperaría sólo οσω χείρον,
δσω μάλλον χείρον ή προσήκε o sólo χείρον ή προσήκε.

51. H. Weimer clasifica las faltas en tres grupos: debidas


a la poca atención del escritor o hablante, faltas contra la ló­
gica, faltas de memoria. Las faltas contra la lógica son, en
sustancia, las estudiadas antes al considerar los rasgos carac­
terísticos de la psicología popular discordantes de la estricta
lógica (lógica popular, fantasía, pensamiento sucesivo, aso­
ciativo, etc.). Las faltas de atención son muy numerosas: con
frecuencia un hablante, un escritor, no dice, por relajamiento
de la atención, lo que desearía expresar exactamente y, a las
veces —como en los ejemplos antes citados—, dice exacta­
mente lo contrario de lo que querría. Las formas o expresiones
sometidas a un constante uso lingüístico se fosilizan y son a
veces empleadas con absoluta pérdida de conciencia de su valor
originario.
También son frecuentes las faltas producidas por una
pérdida u obnubilamiento de la memoria lingüística. No ya
palabras aisladas, sino tipos y esquemas oracionales, clisés
fijos, órdenes de palabras, etc., son heredados por el hablante
de la tradición lingüística en que se inserta. A veces el olvido
de las formas aisladas adecuadas a un caso dado no entraña
el olvido del esquema general de ordenación de esas palabras
en la frase, y así se ha hecho notar precisamente que los en­
fermos de amnesia y otras dolencias de la memoria suelen
recordar más los esquemas que las formas sueltas. Una fuente
muy importante de faltas sintácticas está en la pérdida de
conciencia del valor antiguo de una construcción dada. Por
ejemplo, fenómeno tan importante como el nacimiento de las
preposiciones a partir de primitivos adverbios, como palabras
regentes con una rección casual determinada. Los antiguos
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 113

adverbios, que precisaban el valor del verbo, coincidiendo a


veces en la expresión de un determinado matiz local, etc.,
con un caso determinado (locativo, directivo, etc.), acabaron
por desligarse del verbo y por perder su independencia, consi­
derándose ligados a aquel caso como preposiciones. Restos
de la situación primitiva los hay muy numerosos —piénsese
en la tmesis—. Pues bien, hubo de ser esencial en este proceso
la pérdida de memoria del valor primitivo adverbial de esas
palabras, pérdida de memoria que precedería ampliamente a
su uso como preposiciones. Con frecuencia, en el estudio de la
sintaxis de los casos, habremos de aludir a fenómenos seme­
jantes (cf., por ejemplo, lo que decimos en § 208 sobre el
tipo έκτός más genitivo de lugar). El fenómeno de la fosiliza­
ción en adverbios de múltiples formas casuales (cf. el estudio,
por ejemplo, del acusativo adverbial, en § 177) presupone
igualmente una falta de memoria de la integración de esas
formas, con un valor casual especifico, en un paradigma no­
minal, adjetival, etc., determinado.
Faltas de atención, de memoria o de lógica puede come­
terlas cualquier hombre hablante de cualquier época; pero
existen determinadas circunstancias que son especialmente
propicias para la comisión de tales faltas. Estas, en el fondo,
reposan muchas veces sobre una falta de voluntad y, a veces
también, sobre una falta de posibilidades, esto es, sobre una
mentalidad, memoria o facultad de atención que aún no han
alcanzado su pleno desarrollo. A. Kiessling clasifica los fac­
tores condicionantes de las faltas gramaticales en dos grupos:
objetivos o exteriores que dependen del mundo circundante,
entendido en el más amplio sentido, y subjetivos o internos
(fisiológicos —enfermedades: amnesias, afasias— y psíquicos).
Son estos últimos los más interesantes para nosotros.

52. Una fuente de primer orden de las faltas la ofrece la


circunstancia de que en la comunicación lingüística, con harta
frecuencia, el auditor entiende al hablante sólo a medias.
La organización espiritual de ambos es esencialmente la
misma; pero los intereses, la situación emocional, la cultura
lingüística, etc., son generalmente diferentes, y ello hace
114 INTRODUCCIÓN GENERAI#

que la comunión espiritual, que supone cualquier intento de


comunicación lingüística, no sea completa y que, por ello,
ni todo el contenido puesto por el hablante en sus palabras
sea captado por el auditor o, a veces, que éste ponga en aqué­
llas algo que originalmente les falta. En un ejemplo como u 52
άνίη καί τό φυλάσσει ν πάννυχον εγρήσσοντα, ya citada an­
tes (cf., § 41), en el que primitivamente τό posee un valor
plenamente deíctico, bastará que la fuerza expresiva que supone
la deixis y que el hablante pone en sus palabras se pierda al
pasar éstas a la mente del auditor para que el deíctico tienda
a convertirse en un presentativo, en un artículo. Si el juego
de pausas, el fuerte staccato que el hablante pone en sus pala­
bras, no halla eco en el auditor, la frase en cuestión puede
pasar de ser άνίη καί τό /φυλάσσει v... a άνίη καί τό φυλάσσει ν*..
El paso a partículas introductorias de frases completivas de
elementos relativos como ότι (lat. quod, alemán dass, etc.),
descansa en el fondo sobre un fenómeno semejante (ich sehe
das: er kommt > ich sehe dass er kommt). Ί,ο mismo, por ejem­
plo, el valor adversativo que en la mente del auditor puede
prestarse a la expresión relativa objetiva en un caso como
εφ' φ μηδέν κακόν ττοιήσουσιν άτταγαγόντες, άπέκτειναν que
originariamente tiene valor estipulativo. La misma razón de
insolidaridad sentimental entre hablante y auditor está en
la base del paso de primitivas partículas temporales a partícu­
las opositivas: «mientras tú dormías, yo me mojaba bajo la
lluvia». Mientras que el hablante que se expresa en B 409
ήδεε γάρ κατά θυμόν άδελφεόν ώς εττονεϊτο pone en sus pa­
labras cierto matiz sentimental que hace que ώς conserve
su valor modal: «cómo sufría», el auditor, más fríamente, puede
percibir el hecho objetivo o desnudo de sentimentalismo: la
partícula modal pasa a completiva: «sabía que sufría». Si el
valor exclamativo de frases como θαυμά μ'εχει ώς ου τι
πιών τάδε φάρμακ5 εθέλχθης ο ώ ττόποι, ή μάλ' ελαφρός
άνήρ, ώς ρεΐα κυβιστα no encuentra igual resonancia en el
auditor, éste puede convertir la relación paratáctica exclama­
tiva en una conexión objetiva causal: «como» pasa a «porque».
E l núm ero de ocasiones abiertas a la comisión de faltas
sintácticas sería aún m ayor si la apercepción lingüística re­
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 115

posara —como quería la antigua psicología asociacionista in­


glesa de Stuart Mill— sobre un proceso que va de la per­
cepción de cada una de las palabras o elementos de la frase,
pasando por la de los complejos de palabras, hasta llegar a la
percepción del sentido total de la frase. El esfuerzo de atención
y de lógica exigido sería aún mayor. Por el contrario, como
ha probado Carlos Bühler, 16 el proceso sigue el camino in­
verso. El auditor intuye el sentido general de una frase al que
ajusta después el de los diferentes elementos, adaptando el
carácter normalmente polisémico de éstos a las concretas cir­
cunstancias contextúales. La conciencia de la situación, de
las intenciones del hablante, etc., desempeña un papel pri­
mario en este proceso aperceptivo; pero, a veces, el auditor
se anticipa a la comprensión total de la frase partiendo de la
interpretación apresurada de algún elemento (sin recibir,
paciente y pasivamente, el resto de la frase), y esto puede oca­
sionar malentendidos.
En el estudio de una serie de casos-tipo de faltas sintác­
ticas seguiremos a H. Weimer, clasificándolas en faltas pro­
ducidas por: frecuencia, perseveración, anticipación, seme­
janza, contaminación y faltas emocionales.

a) Faltas por frecuencia.

53. Hay medios expresivos más frecuentes que otros;


algunos son, por el contrario, prácticamente muy poco usados.
Si el rigor lógico y gramatical se relaja en un momento dado
por cualquier causa, los tipos de expresión más frecuentes
tienden a imponerse, aunque gramaticalmente no convengan
a un caso dado: son más cómodos y están más en la conciencia
lingüística de los hablantes.

Dentro del sistema casual indoeuropeo la forma norm al de un


tem a nominal es el nominativo, la ορθή πτώσις, con respecto a la
cual las demás formas casuales eran, en el sentir de los gram áticos

16 Bericht über d. I I I Kongress /. exper. Psychologie. Leipzig, 1909, pá­


ginas 94 sigs.
116 INTRODUCCIÓN GENERAL

antiguos, «desviaciones», πλάγιαι πτώσεις. Pues bien, cuando la


tensión sintáctica se relaja y tiende a volver a lo que O. Behaghel
ha llamado da posición de descanso» (Herstellung der Ruhelage)
puede ocurrir que, en lugar de un acusativo, genitivo o vocativo,
que serían exigidos por la estructura gram atical de la frase, apa­
rezca un nominativo, la forma casual más frecuente: nominativo
aislativo-enf ático en sus diferentes variedades (cf. § 145), no­
m inativo enumerativo (cf. § 148), quizá el tipo de nominativo
por vocativo Ζευ πάτερ ... ήέλιός θ’ ... (cf. § 158).
Las oraciones independientes son más frecuentes que las subor­
dinadas; toda sintaxis popular, todo estilo descuidado, pero tam bién
con frecuencia los autores de sintaxis más rigurosa y cuidada,
m uestran esta propensión hacia el uso de oraciones independientes.
Con h arta frecuencia un período que ha comenzado por una es­
tructura hipotáctica cede paso a nuevas frases paratácticas. El
fenómeno es especialmente frecuente con las oraciones de relativo:
K 244 ού πέρι μέν πρόφρων κραδίη καί Θυμός άγήνωρ ... φίλε! δέ έ
Παλλάς Άθήνη (cf. Μ. 300, α 70, Α 78, etc.), ι 20 δς πασιν δό-
λοισιν άνθρώποισι μέλω, καί μευ κλέος ουρανόν ϊκει.
E l discurso directo es más frecuente que el estilo indirecto:
de ahí la vuelta al estilo directo de un período que ha comenzado
en la forma de oratio obliqua, vuelta frecuente en griego y especial­
mente típica de la sintaxis homérica: Δ 301 sigs., Ψ 855 sigs., Jen.
A n . 4, 8, 10, Lisias 32, 9, Plat. Prot. 322 c, etc.
Las formas verbales personales son más frecuentes que las
participiales: de aquí que un período que se ha iniciado recurriendo
a participios recaiga luego en una forma personal verbal, produ­
ciéndose el consiguiente anacoluto. Tal ocurre en: Z 510 ό δ* ά-
γλαίηφι πεποιθώς/ρίμφα έ youva φέρει, Ε 145 sigs. τόν μέν υπέρ μα^οΐο
βαλών χαλκήρει δουρί, τόν δ* ετερον ξίφει μεγάλω ... πλήξε, Tue. I,
141, 4 και οί τοιουτοι ούτε ναύς πληρουντες, ούτε πε^άς στρατιάς
πολλάκις εκπέμπειν δύνανται.
E l indicativo es más frecuente que los otros modos personales.
A veces un período, construido en subjuntivo u otro modo, re­
vierte al indicativo: Δ 483 ή ρά τ* âv είαμενη ελεος μεγάλοιο πεφύκη/λείη,
άτάρ τέ οί ôjoi επ’ άκροτάτη πεφύασι, ξ 85-8 και μέν δυσμενέες καί
άνάρσιοι οΐ τ ’ επί γα(ης / άλλοτρίης βώσιν καί Ζεύς σφιν ληίδα δώη /
πλησάμενοι δέ τ* εβαν οΐκόνδε νέεσθαι / καί μέν τοϊς οπιδος κρατερόν
δέος εν φρεσί πίπτει.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 117

b) Faltas por perseveración.

54. El concepto de «tendencia a la perseveración», utilizado


primeramente por la patología médica, ha sido aplicado con
éxito al estudio de las faltas sintácticas, especialmente por
H. Oertel17. Palabras o elementos de palabras, así como las
categorías gramaticales que les son inherentes (género, número,
voces, etc.), pueden perseverar en la frase cuando han pasado
ya las condiciones que gramatical o lógicamente apoyaban
su primer empleo. En algún caso se trata de fenómenos de per-
severación esporádicos, que no prosperan luego en el uso lin­
güístico («Augenblicksbildungen»); en otros casos estas faltas
por perseveración se extienden luego a todo un grupo de
hablantes o a la comunidad entera; en otros, aunque esas
faltas no son sancionadas por la comunidad, poseen, por uno
u otro motivo, la suficiente vitalidad y justificación para vivir
más o menos productivamente en un momento determinado.
He aquí una serie de casos de perseveración:

En el tipo inscripcional: ó Πάυ, ó Μήν, χαίρετε Νύμφαι καλσί,


Οε, κύε, ύττερχύε con toda probabilidad (si es que no hay que
leer Οττερκνε) la forma, gram aticalm ente anómala, ύττερχύε se ex­
plica por perseveración de la final -υε de los dos im perativos an­
teriores.
E n Hiponacte fr .24 a D. 60s χλαΐναν Ίττπώνακτι και κυπάσσικον καί
σαμβαλίσκα κάσκερίσκα, esta últim a forma άσκερίσκα (en lugar de
άσκέραι) sé explica por perseveración de las formas dim inutivas
normales con los vocablos anteriores.
E n definitiva, los tipos de concordancia, bastante corrientes,
en que un atributo, aposición o verbo conciertan con un predicado
del sujeto en lugar de concertar con el sujeto mismo, pueden
explicarse casi siempre por un fenómeno de perseveración: P lat.
Parm. 134 b πάντα, ά δή ώς Ϊδέας αύτάς ούσας ύττολαμβάνομεν,
Dem. 31, 7 ή προΐξ όγδοή κοντά μναΐ γενήσονται, etc. Cf. el tipo
francés de guerre lasse.

17 «Heber grammatische Perseverationserscheinungen» en I F X X X I ,


1912-3, págs. 49 sigs. y R . J. A. Izagas Syniactische Perseveratie -en A n tici -
patie - Vers chij ns eien bij oudere grieksche dichters (Dis. Nimega). Amster­
dam, 1942.
118 INTRODUCCIÓN GENERAL

Probablem ente tam bién, el número plural con sujeto neutro


en casos como: Jen. Cir. 3, 3, 26 ol Άσσύριοι καί ol σύν αύτοΐ$, έπεί
ήδη εγγύς άλλήλων τά στρατεύματα έγίγνοντο, τάφρον περιεβάλοντο,
Mem. 2, 4, 7 αί χεϊρες έκάστω ύπηρετούσι και οί όφθαλμοί προορώσι
καί τά ώτα προακούουσι.
La aposición del sustantivo al que se refiere una oración de
relativo puede concertar con el relativo y no con el antecedente:
β 120 (cf. δ 11, Η 187, α 69, etc.); P lat. A p. 41a εύρήσει τούς
ώς άληθώς δικαστάς, οίπερ και λέγονται Ικεΐ δικά^ειν, Μίνως τε και
‘Ραδάμανθυς .··> Rep. 402 c ούδέ μουσικοί πρότερον έσόμεθα, ουτε
αύτά ούτε ούς φαμεν ήμϊν τταιδευτέον είναι, τούς φύλακας.
La atracción del relativo en ejemplos como: Jen. A n. 1 , 7, 3
όπως εσεσθε άνδρες άξιοι της έλευθερίας ής κέκτησθε, Ar. Tesm. 835
êv τε ταΐς άλλαις έορταις αίσιν ήμείς ήγομεν, etc.
El tipo σοφώτερος ή αμαθέστερος (Plat. Rep. 409 d).
E l dativo por acusativo con los participios: Jen. Hipp. 7f 1
παντί προσήκει άρχοντι φρονίμω είναι, Plat. Fedr. 279 b δοίητέ μοι
καλώ γενέσθαι, etc.
Algunos nominativos aislativo-enfáticos, que lo son por per-
severación (cf. § 145).
Sólo en parte (pues, al menos originariamente, se tra ta de un
uso propio de los modos) pueden entrar aquí casos de asimilación
modal como: Ar. Avisp. 1431 ερδοι τις ήν έκαστος είδείη τέχνην, Sóf.
E. R. 505 ουποτ* εγω γ’ άν, πριν ίδοιμι ορθόν εττος, μεμφομένων άν
καταφαίην, Jen. Cir. 2, 3, 7 ελεξαν ότι πέμψειε σφας ό Ινδών βα­
σιλεύς, κελεύων έρωταν έξ δτου ό πόλεμος εϊη, o de asimilación tem ­
poral, como: Jen. Cir. 5, 4, 5 έπει έγνώσθη δς ήν, Antifonte 5, 15
ούδεις άν ήν σοι δς έμου κατεμαρτύρησεν.
E l tipo Jen. A n. 4, 8, 1 άφίκοντο επί τόν ποταμόν, δς ώρι^ε
τήν τών Μακρώνων χώραν και τήν τών Σκυθινών, Plat. Crit. 47 d
διαφθερουμεν εκείνο καί λωβησόμεθα, δ t c o μέν δικαίω βέλτιον έγίγνετο,
τώ δέ άδίκορ άπώλλυτο (= γίγνεσθαι... έλέγετο).
En parte, quizá podría explicarse como fenómeno de perse-
veración el uso de la partícula ή introduciendo el segundo término!
de un comparativo: a p artir de su empleo -normal- disyuntivo
en las preguntas: βούλει τούτο ή εκείνο; βούλομαι τούτο ή έκεϊνο
(cf. § 215).
Porque es de esperar que una circunstancia especialmente fa­
vorable para la perseveración lingüística se dé en las respuestas
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 119

con relación a las preguntas 18. He aquí un par de ejemplos muj


claros: Sóf. El. 1035-6:
άλλ* oOv έπίστω y* oí μ* ατιμίας άγεις
- άτιμίας μέν ου, προμηθίας δέ ...
con un genitivo por perseveración del anterior ατιμίας.
Sóf. EL 921-2 ούκ οισθ* οποί γης ούδ* δποι γνώμης φέρη;
—πώς δ* ούκ εγώ κάτοιδ’, ά y ’ είδον έμφανώς;
con im κάτοιδα por perseveración de οίσθα.
Otros ejemplos: Tue. 1 , 143, 1 τών Όλυμπίασιν ή ΔελφοΤς
(por êv ΔελφοΤς absolutam ente normal) χρημάτων.
Tue. 1, 123, 1 της άλλης ‘Ελλάδος πάσης ξυναγωνιουμένης, τά
μέν φόβίρ τα δέ ώφελία (—έπ* ώφελίςχ).
Tue. 2, 9, 4: ’Αθηναίων δέ Χΐοι, Λέσβιοι ... καί άλλαι πόλεις
αί υποτελείς ουσαι âv εθνεσι τοσοισδε, Καρία ή επι θαλάσση, Δοριής..,

c) Faltas por anticipación.

55. Mientras uno está hablando piensa ya en lo que ha de


decir seguidamente: este trabajo mental preparatorio tiene
muchas veces por consecuencia la aparición de faltas por
anticipación19. En algún caso puede influir también la ten­
dencia perseverativa. Pongamos algunos ejemplos:

La concordancia, en muchas lenguas, de los adjetivos (o adver­


bios) que significan «poco, mucho, todo», etc., está sometida %
fenómenos de anticipación: cf. el tipo francés toute puissante;
Jen. Cir. 3, 2 , 2 πολλή τής χώρας, Tue. 5, 31 επι τή ή μισείς της
γης, etc.
La llam ada atracción inversa del relativo (que en principio
tiene que habérselas con nominativos aislativo-enfáticos; cf.
§ 145 obs. 4. °), del tipo Θ 371 ασπίδες δ’οσαι άρισται ενί στρατφ ήδέ
μεγισται, έσσάμενοι ... ΐομεν, Θ 75 νήες όσαι πρώται εΐρύαται άγχι
θαλάσσης, ελκωμεν, etc.
Si la explicación apuntada en el § 40 para el tipo de nomi­
nativo por vocativo representado por τ 406 γαμβρός έμός está
en lo cierto, es decir, se debe a la defectividad de vocativo del

18 Cf. H. Sperber «The Speaker and the Hearer» en TA PhA 1921, pár
gina 16 sigs.; M. Leumann I F X L V , 1927, pág. 114 sigs.
^lfl Cf. H. Weimer Psychologie der Fehler pág. 31.
120 INTRODUCCIÓN GENERAL

adjetivo posesivo, tendríam os aquí un caso de anticipación en la


forma γαμβρός.
E l típico sintagm a de dativo instrum ental con αυτός (cf.
§ 262): Ύ 8 άλλ* αύτοίς ιτητοισι ... άσσον ΐόντες, si procede de
αύτοί Ιτητοισι ... ΐόντες.
Ar. Paz 291 ώς ήδομαι καί χαίρομαι καί ευφραίνομαι, con
un uso chocante, no ático, de la voz media en χαίρομαι puede
explicarse tan to por anticipación cuanto por perseveración. Sería
un fenómeno semejante a las asimilaciones bilaterales de la fo­
nética.
Casos como (cf. H . Jacobsthal I F Beih. 21-1907, págs. 138
y sigs.) σύν Μενοντίδαι τώ (en lugar de τώι) Άκάσσωνος.
H dto. 9, 109, 1 20: τη δέ κακώς γάρ 2δει πανοικίη γενέσθαι εϊττε.
E l tipo que hallamos en Teocr. 17, 66 όλβιε κοΟρε γένοιο
I<a atracción inversa con adverbios del tipo Sóf. E. C. 1227
βηναι κείθεν δθεν περ ήκει ( = έκεϊσε οθεν).
Tue. 2 , 18, 2 ή γάρ Οίνόη ... έτετείχιστο καί αύτώ φρουρίορ οί
*Αθηναίοι εχρώντο (=αύτη).
Casos como Plat. E ut. 14 d άρ* ούν ού τό όρθώς αιτειν άν είη...
ταυτα αύτούς αίτεΐν ο Hip. I. 287 d τί μην; δντι γέ τινι τούτω; όντι.

d) Faltas por semejanza 21.

56. La lengua no es sólo reproducción, sino también


producción y creación: la via para la creación en la lengua es
normalmente la analogía. Psicológicamente la analogía está
condicionada por la asociación: un vocablo, un clisé, un es­
quema oracional despiertan una serie de resonancias que les
asocian a otros vocablos, complejos o tipos frásicos. Cuanto
tnás frecuente es el uso de uno de estos elementos sintácticos,
tanto más resistente se muestra a todo proceso de invasión

Cf. W ackemagel Vorlesungen I, pág. 59.


21 Cf. H. Stein thaï «Assimilation und Attraktion* en Zeitsch. f. Völker­
psychologie I, págs. 53 sigs.; Middleton A n essay on analogy in Syntax. Londres,
1892; H. Ziemer «Ueber syntaktische Ausgleichungen» en Zeitsch . /. d. Gym­
nasialwesen L IV , 1900, págs. 84 sigs.; Aug. Radina Die Analogie auf dem
Gebiete der Kasusrektion bei den vier grossen griechischen Dramatikern (Dis.
Briangen), Nuremberg, 1904; J. Li 1jeblad De assimilatione syntactica apud
Thucydidem quaestiones I . A d genera, numeros, cassus pertinentes. Upsala, 1900;
O
i . E. Azelius De assimilatione syntactica apud Sophoclem. Upsala, 1897.
CO NDICIONAM IENTOS y t e n d e n c i a s p s ic o l ó g ic a s 121

de su ámbito por esos otros elementos asociables. Por el con­


trario, si se trata de un elemento poco usado, fácilmente cede,
cuando se dan determinadas circunstancias (falta de atención,
memoria, etc., o, muchas veces, a consecuencia de un efecto
buscado), y es desplazado hacia esquemas o formas que ori­
ginariamente no le son propios. Dos son las clases de formacio­
nes analógicas: condicionadas tinas por la semejanza semántica
y otras por la semejanza meramente formal. La asociación
de los nombres o adjetivos en «series semánticas» (numerales,
nombres gentilicios, etc.), de los verbos en categorías semán­
ticas (cf. cualquier tratado de sintaxis de los usos adverbales
de los casos, que procede por clasificaciones de este tipo:
los verbos que significan tal o cual noción rigen tal o cual
caso), etc., desempeñan un papel de fundamental importancia
en los procesos de asociación lingüística. Ya los antiguos gra­
máticos griegos habían considerado que en la analogía radica
la fuerza productiva de los fenómenos de la lengua. Considere­
mos algunos ejemplos seleccionados:

Verbos que adoptan un régimen distinto del suyo originario


a consecuencia de analogías semánticas: Tue. 1,130,1 αυτόν Μήδοι...
έδορυφόρουν. Normalmente este verbo se construye con dativo
como los uerba oboediendi (cf. Pol. 32, 23, 6 ττειθαρχουντας αυτω
καί δορυφορουντας) ya que su significado suele ser satellitem,
custodem esse; pero en el ejemplo tucidideo posee la significación
de un verbo tutandi o custodiendi, como φυλάσσω, y por analogía
con estos verbos aparece el acusativo. 5Ακούεiv se construye nor­
malmente con genitivo o con acusativo (cf. § 182,5); pero a veces
puede también significar «prestar atención, obedecer»: έσακουειν
y υπακόύειν que poseen normalmente sólo este último significado,
se construyen con genitivo, como άκούειν, y no con dativo, y
hasta, por analogía con estos verbos, πείθεσθαι puede presentar
el genitivo: en K 57 tal vez haya que leer, con Rzach, ex codd.
deter, κείνω; pero en Tue. 7, 73, 2 σφών πείθεσθαι, lo cual es, desde
luego, absolutamente excepcional en ático. Por analogía con los
verba implendi, que pueden construirse con genitivo (cf. § 184),
un verbo como οικί^ω puede admitir excepcionalmente esta cons­
trucción: Tue. 6, 4, 6 την πόλιν αυτός συμμίκτων άνθρώπων
οίκίσας. Υ τύπτομαι, τίλλομαι, κόπτομαι, etc. se construyen con
acusativo, según la analogía de πενθεΐν (cf. § 164 ε).
122 IN T R O D U C C IÓ N GENERAL

Bn un pasaje como Tue. 7, 37, 3 oí μέν έπί τά τείχη καί προ


τών τειχών τοϊς προσιοϋσι άντιπαρετάσσοντο, en lugar de
έπί -J- acusativo, seria de esperar el genitivo; pero por analogía,
por ejemplo, con un άναβαίνειν que ha podido pesar sobre el
ánimo del escritor, aparece el acusativo22. Bstos usos, más o menos
forzados, analógicos de las preposiciones no son infrecuentes.
He aquí un ejemplo más transparente: de acuerdo con su origen
nominal κύκλα> en el significado de «alrededor de», debe construirse
con genitivo, pero en Hdto. 4, 72 nos encontramos, por influjo de
preposiciones semánticamente afines, como περί (o *ττέρι§), el
acusativo.
B1 tipo de acusativo ad n om in a l con nombres verbales, típico
de la sintaxis ática y que, a juzgar por el paralelo indio y latino,
(pero aquí muy localizado y con un valor estilístico especial23), pue­
de ser indoeuropeo, se ha tenido que hacer analógicamente sobre
las construcciones verbales equivalentes: Bsq. Coef. 23 έκ δόμων
2-βην χοάς προπομπός = προπέμπουσα, Plat. Cartn. 158 c εξαρνός
εϊμι τά έρωτώμενα = έξαρνουμαι, etc.
A veces la analogía se opera por contraste: si los verbos o ex­
presiones que significan «llenar» se pueden construir con genitivo
(cf. § 184), este hecho no ha podido dejar de tener consecuen­
cias en lo que respecta al régimen de los verbos y expresiones que
significan «vacío», etc. (cf. 207 obs. 2.a; aquí, desde luego, hay primi­
tivamente un valor ablativo). Sobre el sintagma clásico διδόναι
τινί τι se ha podido hacer un άφαιρεϊν τινί τι (cf. § 249 al
tratar el llamado dativo simpatético). Si ό σκότος ha pasado ya
en ático a τό σκότος y si antes del período dela κοινή esel único
ejemplo de este paso, las razones que explican el tránsito posterior
más intenso y general probablemente no han influido aquí (cf.
§ 102, 2): se trata simplemente de una analogía con τό ερεβος
y, por contraste, con τό φάος.
Sobre el uso con genitivo de los adverbios de lugar που, πη, etc.
(que, a su vez, es el resultado de una dislocación sintáctica, cf.
§ 186), también los adverbios de modo καλώς, εύ, etc., han po­
dido construirse con un genitivo (cf. § 221 sobre el sintagma
εύ εχω -f genitivo), e incluso se ha llegado a un intento de inde­
pendizar el sintagma de toda relación verbal2*.
22 Cf. M atthiäe Gr. Gr. § 5 8 6 c.
28 Cf. Iyöfstedt Syntactica I, pág. 199.
14 Cf. para el caso parecido del francés bien du pain a partir, por ejemplo,
de un je mange bien du pain E. Herzog, B eiheft Zeit sch. f. rom . Phil. X X V I,
1910, págs. 83 sigs.
CONDICIONAM IENTOS Y T E N D E N C IA S PSICO LO G ICAS 123

La construcción del acusativo con infinitivo ha resultado de


la extensión analógica de aquellos casos en los que el acusativo,
que después sería sentido como sujeto del infinitivo, era real­
mente el complemento del verbo principal: εποτρύνω σε/μάχεσθαα)
έττοτρύνού/σέ μάχεσθαι. Jugó sin duda la analogía de frases como
«yo exhorto el combate».
e) Faltas por contaminación.
57. Ocurre la contaminación cuando de dos construccio­
nes paralelas, más o menos equivalentes, que acuden simul­
táneamente a la conciencia del hablante para la expresión de
una noción determinada, resulta una nueva construcción
mezcla de ambas. H. Ziemer denominaba a este fenómeno
«Kombinations-Ausgleichung» 2S, Havers «mezcla de construc-
o

ciones»26, Azelius «assimilatio compromissalis»27. En reali­


dad, resulta difícil de distinguir a veces este fenómeno del de
la asimilación interna o analogía semántica que considerába­
mos antes. Ante una construcción como έξαρνός είμι ταυτα
podemos dudar si estamos simplemente frente a un giro
producido por la analogía de la construcción verbal έξαρνέομαι
ταυτα o si se ha operado realmente una contaminación entre
εξαρνός είμι τούτων y έξαρνέομαι ταυτα ) εξαρνός είμι
ταυτα. Un ejemplo como εδοξεν αύτω μόνος έλθει ν que
Ziemer28refiere a la «Kombinationsausgleichung» ((εδοξεν αύτώ
μόνω έλθεΐν + έβουλήθη μόνος έλθεΐν) puede explicarse por
una «reale Ausgleichung», analogía semántica, en cuanto que
εδοξεν αύτφ y έβουλήθη son formas análogas realmente 29. En
un enunciado como λαός Α χαιώ ν έπικείσονται Ziemer ve
una asimilación interna (concordancia προς (κατά) τόν σημαι-
νόμενον) por el valor colectivo de λαός, pero cabría hablar
igualmente de un compromiso entre λαός ’Αχαιών έττικεί-
σεται y / Αχαιοί έτπκείσονται.
Señalemos, entre la multitud de ejemplos existentes, una
serie de casos escogidos:
25 Streifzüge, págs. 92 sigs.
2e Handbuch, pág. 82.
27 O. c. pág. 38.
28 Strcifzügey pág. 93.
29 Cf. K autzm ann en Philol. Rundschau, 1882, págs. 1042-9.
124 INTRODUCCIÓN GENERAL

Tipos como #· £5οξεν αύτοΐς έθελονται Ιέναι, διαλεγόμενος αύτώ


2δοξέ μοι, §6οξεν αύτω μόνος έλθειν, Hut. Or. 1069 Sv μέν ττρώτά
σοι μομφήν έχω pueden resultar de una contaminación entre μέμ~
φομαί τινί τι y §χω μομφήν τινός τινί, etc. E l tipo Bur. Hec. 970
αΙδώς μ* £χει έν τωδε ττότμορ τυγχάνουσα podría interpretarse tam ­
bién como contaminación entre αΐδώς μ* έχει τυγχάνουσαν y αϊσχύ-
νομαι τυγχάνουσα. ΚΙ nominativo participial en ejemplos como
ε 6 μέλε γάρ oí (a Ulises) έών èv δώμασι νύμφης (cf. Y 21 ) se ex­
plica a partir de una contaminación con un έπιμέλεται, como
Plat. Leyes 769 c θνητός ών σμικρόν τινα χρόνον αύτω πόνος
παραμενεϊ παμπολύς ( = θνητός ών πόνον 2χει), etc.
La construcción del sujeto del adjetivo verbal en -τέος en
acusativo, y no en dativo (cf. § 254), Isócr. 9, 7 ού δουλενττέον
τούς νουν έχοντας τοϊς κακώς φρονοΟσιν, Ar. Αν. 1236 όρνιθες άνθρώ-
ποισι νυν εΐσίν θεοί, οίς θυτέον αύτούς, etc., puede reposar sobre una
contaminación entre οϊς αύτούς δει θύειν y οίς θυτέον αύτοίς.
Β1 sintagma χαλεπώς φέρω τοϊς παρουσι πράγμασι (en lugar de
acusativo) (χαλεπώς φέρω τά παρόντα πράγματα -f άχθομαι τοϊς
παρουσι πράγμασιν.
Β1 tipo, relativamente frecuente en Platón, τόδε, ώς οίμαι,
άναγκαι ότατον είναι (τόδε, ώς οίμαι, άναγκαιότατόν έστι y οίμαι τόδε
άναγκαιότατον είναι.
Β1 tip o 31 Lisias 13, 9 λέγει ότι ... ποιήσειν (λέγει ότι ποιήσει
-}- λέγει ποιήσειν.
Las dobles preposiciones o partículas en casos como πλήν άλλά
( I y U C . Dial. deor. 16,Prom. 20), τίνος δέ χάριν ενεκα (Plat. Leyes 701

d)> άχρι είς Κοτυώρα (Jen. An. 5, 5, 4), άπό βοής ενεκα (Tue. 8,
92, Jen. Hell. 2, 4, 31) y en inscripciones ενεκεν μνήμης χάριν,
ύπό μνείας χάριν 32, εκτός εΐ μή, άμα σύν Βάκχαις (Kur. Ion.
717; cf. Ν. T. I Tes. 4, 17y 5 , 10), ταΐς τριηκόσιοι ταύροι συνάμα
έστιχόωντο (Teócr. 25, 126), άμα μετ’ αύτών, (Dittenberger SylL
70, 57). A un tipo semejante pertenece Έρμης σύν τε χρόνω (Έ.σύν
χρόνω + Έ. τε χρόνος (cf. Δ 161 σύν τε μεγάλω άπέτεισαν y Sóf.
Ant. 172).
Los cambios en la persona de los pronombres (de la primera a
la tercera o a la inversa, etc.), que implican un entrecruzamiento
de estilos indirecto y directo, no son infrecuentes en griego:

*° Cf. Kühner II, 105 y E . Bruhn Anhang zu Sophokles § 176-182.


S1 Cf. Kühner II, 357 nota 3.
32 Cf. Nachm anson Eranos IX , págs. 68 sigs.
CONDICIONAM IENTOS Y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICA S 125

Sóf. Ay. 864 τουθ’ ύμίν Atas τοΰπος ύστατον ΘροεΙ * τά δ’άλλα έν
τοΐς κάτω μυθήσομαι (cf. β 40 sigs., Esq. Pr. 304 y sigs., etc.),
sobre todo en el estilo epistolar: Tue. 1 , 128 Παυσανίας ό ήγεμών
της Σπάρτης ... άποπέμπει ... καί γνώμην ποιούμαι ... Θυγατέρα την
σήν γημαι, y en las inscripciones: B C H 16, 21ö nr. 7.
Una contaminación entre una segunda y una tercera persona
puede yacer también en el fondo (cf. § 158) del tipo ό παϊς
άκολούθει (ό παϊς άκολουθείτω + ώ παΐ άκολούθει (cf. lat. Plauto
Epid. 398 sigs. Heus foras ¡Exite huc aliquis).
E n el dominio de la comparación y de las oraciones compara­
tivas, altamente expresivo, las contaminaciones son en todas las
lenguas muy frecuentes: cf. el tipo 6) 243 ^ηίτεροι μάλλον,
Esq. Supl. 673 τίς άλλος μάλλον ένδικώτερος; (contaminación de
μάλλον ένδικος -f ένδικώτερος). En realidad se trata, como vio bien
B rugm ann38, de una especie de asimilación progresiva o persevera­
ción. Cf. tam bién el tipo Δ 277 μελάντερον ήύτε πίσσα (μέλαν ήύτε
πίσσα μελάντερος πίσσης (vid. § 215 ).

58. A veces no se trata propiamente de una mezcla de


dos construcciones que simultáneamente se presenten como
posibles a la conciencia del hablante, sino de una contaminación
entre una construcción adecuada al momento y el recuerdo
de otra que la pudo preceder en un momento anterior. Si uno
ha pensado, en un momento dado, que los caudillos de los
Feacios son todos prudentes y justos y posteriormente descu­
bre su error, puede, por una contaminación entre el presente
que debería emplear y el recuerdo de su pensamiento anterior
ahora corregido, utilizar un imperfectum correctionis o didáctico:
v 210 ώ πότΓΟί, ούκ άρα πάντα νοήμονες ούδέ δίκαιοι ήσαν
Φαιήκων ηγήτορες ήδε μέδοντες, π 420 Ά ντίνο 5 ύβριν εχων,
κακομήχανε, και δέ σέ φασιν έν δήμω Ιθάκης μεθ'
όμήλικας εμμεν άριστον... σύ δ 7 ούκ άρα τοίος εησθα (cf. λ
553, Sof., Fil., 978, etc.)
Como en algún caso hemos indicado explícitamente, ejem­
plos que pueden aclararse acudiendo a una contaminación,
admiten igualmente otras explicaciones (analogía real, etc.).
Por otra parte, en sintaxis es peligroso empeñarse en rotular
con etiqueta única los fenómenos. Una construcción que en
33 K urze vergl. Gr, pág. 703.
INTRODUCCIÓN GENERAL

unos casos determinados ha podido tener su origen en una


contaminación, ha podido producirse, en otros casos, por efecto
de un mecanismo distinto. E l tipo de acusativo proléptico
con una frase interrogativa modal B 409 ήδεε γάρ κατά
θυμόν άδελφεόν ώς εττονειτο podría a veces explicarse 34 por
una contaminación ήδεε ώς άδελφεός έπονεΐτο -f- ήδεε ά. ίτο-
νΟυντα 3δ; pero, otras veces, puede tratarse de una epexegesis:
Hdto., 3, 80, εΐδετε μέν γά ρ τήν Καμβύσεω ύβριν επ' δσον
έξήλθε y, en definitiva, casi siempre responde a una estructura
sucesiva o paratáctica del pensamiento: Dem., 28, 7, δείξατε
ταύτην τήν ούσίαν τίς ήν, και που παρέδοτέ μοι και τίνος
εναντίον. En fin, otras veces el acusativo proléptico es ver­
daderamente un acusativo anacolútico (cf., § 174).
Los condicionamientos psicológicos del fenómeno de la con­
taminación atañen a los tres grupos generales que hemos es­
tablecido. Los condicionamientos propiamente lingüísticos
entran aquí en juego, en tanto es condición precisa para que
se produzca una contaminación la existencia de las dos cons­
trucciones que se contaminan. En los ejemplos considerados
antes hemos visto de qué modo influyen los condicionamientos
psicológicos (psicología popular o individual). En fin, tampoco
cabe desatender la posible influencia de los condicionamientos
derivados del mundo circundante: la relación de hablante a
auditor (en el estüo epistolar también); la circunstancia, por
ejemplo, de que el hablante se coloca a veces mentalmente en
la situación de su interlocutor y puede emplear elementos
que sólo en boca de este último serían adecuados. Y si en el
fondo del sintagma ό τταις άκολούθει ha podido haber el
entrecruzamiento de dos construcciones, no olvidemos que la
contaminación ha podido ser favorecida porque en boca de
un amo que da órdenes la tercera persona parece y es más
distanciadora que la segunda 36.
34 Cf. H . Paul P rinzipien pág. 166.
36 Cf. W . Kroll Glotta III, págs 4 sigs. y J. Gonda Mnemosyne, 1958,
pág. 117 sigs.
** Cf. H. Paul «Ueber Kontamination auf syntaktische Gebiete» en S BA W .
X919, II; P. Menzerath «Psychologische Untersuchungen über die sprachliche
Kontamination» en Zeitsch. f. angewandte Psychologie II, 1909, págs. 280 sigs.;
K. Witte Glotta I, 1909, 140; H. Bruhn Anhang zu Sophokles , págs. 100 sigs.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 127

f) Faltas emocionales 37.


59. Las faltas condicionadas por el interés del hablante son,
en definitiva, faltas emocionales. Lo que nos interesa especial­
mente en un momento domina sobre el resto de nuestras re­
presentaciones mentales y su expresión lingüística se impone,
atropellando muchas veces a la gramática.
Toda la teoría del orden de palabras está presidida por una
ley de interés: lo que interesa al escritor o lo que le interesa
resaltar ocupa los lugares destacados de la frase (posición
inicial, a veces la final), ordenándose en torno suyo la cons­
telación de los elementos restantes. La colocación preferente­
mente inicial de ciertos elementos como las negaciones es
especialmente significativa a este respecto.
La primera masa de representaciones que acude a la mente
del hablante se pone con frecuencia en nominativo, en cuanto
que es el sujeto psicológico. A veces la posterior ordenación
lógica de esa frase lleva al hablante a atribuir el papel de
sujeto lógico o gramatical a otra palabra, puesta también
naturalmente en nominativo. El primer nominativo queda
entonces gramaticalmente aislado: es el origen fundamental
de los nominativos aislativo-enfáticos, que estudiamos en los
§§ 145 Y sigs.
Algunos casos de enálage del adjetivo, frecuente en el estilo
poético, reposan sobre la impresión más fuerte producida por la
cualidad de ese adjetivo, que lleva al hablante a expresarla en
primer lugar, concertándola con el primero de dos sustantivos,
cuando lógicamente se referiría al segundo. Son ejemplos como
Eur. Troy. 563 καράτομος ερημία νεανίδων, Esq. Sup. 21 ττεριθύμους
κατάρας Οϊδπτόδα, etc.
E l fenómeno que Fr. H o rn 38 ha denominado «desplazamiento
del centro de interés» (Interesseverschiebung), explica muchas
construcciones; por ejemplo y especialmente, el caso frecuente
en griego de construcciones participiales más o menos en camino

37 H . Sperber Ueber den A ffekt als Ursache der SprachverÄnderungen.


H alle, 1914.
38 Fr. Horn Z u r Geschichte der absoluten Partizipialkonstruktionen im
Latein. I^und-I^eipzig, 1918, pág. 54.
128 INTRODUCCIÓN GENERAL

de convertirse en absolutas. Las discordancias de número o su­


jeto que estas construcciones suelen m ostrar se explican por
desplazarse el interés del hablante desde una representación
inicial, con arreglo a la cual ha iniciado la frase con una cons­
trucción participial, a otra con un sujeto diferente o, al menos, con
cambio del número gramatical del sujeto (cf.§ 150 obs. 4 .a): Esq.
Eum. 100 παθουσα δ* ούτω δεινά πρός τών φιλτάτων, ουδέ iς υπέρ
μου δαιμόνων μηνίεται ( = ούδενός δαίμονος μήνιν έχω), Jen. Hell.
2, 3 , 54 εκείνοι δέ είσελθόντες ... είπε μέν ό Κριτίας.
Como el interés del hablante no está siempre ordenado a una
rigurosa perspectiva cronológica, puede ocurrir que lo que es
posterior en el tiempo y según la naturaleza preceda en la expre­
sión lingüística a lo que es primero según ambos respectos: lo que
es πρότερον πρός ύμας antecede a lo que es πρότερον τή φύσει.
Es la figura que llama la retórica ύστερον πρότερον y que casi
nunca es un capricho rebuscado de un autor, sino algo psicológica­
mente condicionado: Ικέσθαι/ οίκον εύκτίμενον καί σήν(έήν) ές πα­
τρίδα γαΐαν (δ 476, ξ 315, t 533 κ 474, ο 129, ψ 259 y con comienza
οίκον ές ύψόροφον en ε 42, 115, η 77 39). Quien para explicar el orden
de palabras en esta fórmula recurre al metro como causa decidente,
«ése —escribe Améis 40— convierte al príncipe de los poetas en
un poetastro fabricante de versos». Cf. otros casos en δ 723, ε 264,
π 41 y 341, etc., y en: o 547-8 έκέλευσε δ* έταίρους/αύτούς τ* άμβαίνειν
άνά τε πρυμνήσια λυσαι, ψ 22 ταυτ’ έλθουσ’ ήγγειλε και έξ ύπνον
άνέγειρε, Tue. 5 , 61, 1 όρώσι δι* ολίγου τούς εναντίους έν τάξει τε
ήδη πάντας καί άπό του λόφου προεληλυθότας.
Dentro del ύστερον πρότερον, entendido en un sentido m uy
amplio, se incluyen igualmente muchas construcciones y giros
propios de un lenguaje impresionista como el lat. terra mouit.
En el uso del imperativo y en el del vocativo hay casi siempre
un fondo emocional. E l empleo con frecuencia ilógico de estas cate­
gorías les puede llevar a una fosilización o mecanización, cual es
el caso de ειπέ, ays, φέρε, ιδέ cuando el hablante se dirige a varios
interlocutores: Ar. Ac. 318 ειπέ μοι, τί φειδόμεσθα τών λίθων, ώ
δημόται, Tesm. 789 φέρε δή, τί γαμεΤθ’ ύμάς, γ475 παϊδες έμοί, άγε
Τηλεμάχω καλλίτριχας ίππους ¿εύξατε (cf. ρ 190 άλλ9άγε νυν ϊομεν;

Cf. F. Schnorr von Carosfeld Verborum collocatio homérica. Berlin, 1864,


págs. 84 sigs.
40 Anhang tu Odyssee. Leipzig, 1865, pág. 54.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 129

en cambio, en ψ 254 άλλ* Ιρχευ, λέκτρονδ* ΐομεν, ξ 45 άλλ* εττεο,


κλισίηνδ* ΐομεν el singular está todavía justificado) 41. E n cuanto al
vocativo cf. el lat. Iuppiter, beocio Máwei (cf. § 157 A a), ruso bat-
jusko «papaito» (el nom. batjuska), usados como nominativos;
μα, βρέ ( <μοορέ); el tipo Teócr. 2, 4 os μοι δωδεκαταΐος άφ* ώ, τάλας
(por τάλαινα), ούδέ ττο6ίκει.

C) L O S CONDICIONAMIENTOS D E I, MUNDO CIRCUNDANTE.

60. Naturaleza, cultura y sociedad son los tres círculo


del mundo que rodean al hablante y en los cuales radican los
condicionamientos de muchas de las características de la lengua
y concretamente de la sintaxis de la lengua.
Es innegable que, fuera de toda actitud exageradamente
determinista para la que la cultura es simple correlato y pro­
ducto del mundo físico, la naturaleza influye en mil aspectos
del lenguaje. El fraccionamiento dialectal, el tráfico y sus
posibilidades lingüísticas que convierte en áreas relegadas y
arcaizantes aquellas regiones que no participan de él, mientras
que, por el contrario, aquellas otras que están sometidas a un
tráfico e intercambio intenso evolucionan mucho más rápida­
mente, son aspectos varios de esta influencia que, no por
innegable, deja por ello de ser menos difícü de precisar en
cada caso concreto. Si, como ha señalado Hirt 42, a medida
que se aleja el investigador del panorama lingüístico de la
cuenca del Mediterráneo oriental hacia el norte, la situación se
muestra cada vez más arcaica, el fenómeno tiene un origen
geográfico y cultural: los pueblos indoeuropeos de esa cuenca
han estado en contacto estrecho y antiguo con pueblos perte­
necientes a culturas y lenguas muy distintas. Así, por ejemplo,
mientras que el dual (desaparecido desde el principio mismo
de la transmisión del jonio, el dialecto más avanzado entre
los griegos, por esa razón antes apuntada) se conserva todavía
en algunos dialectos griegos (el ático, por ejemplo) hasta época
avanzada, en la mayoría de los dialectos (también el ático en
el siglo iv) acaba pronto por desaparecer totalmente; en cam­

41 H avers I F X I,V , pág. 234.


42 D ie Indogermanen I, pág. 207.
130 IN T R O D U C C IÓ N G ENERAL

bio, en eslavo todavía en el siglo ix d. C. su uso era totalmente


vivo y productivo y todavía hoy lo utiliza algún dialecto
eslavo (cf. § 104). Y si el influjo del paisaje natural sobre
la fantasía de los hablantes parece fuera de duda, ¿cómo des­
deñar la posible influencia de ese medio físico sobre las con­
cepciones griegas, por ejemplo, sobre el género: el género
femenino de la tierra, de la madre-tierra, que ocupa una
posición tan característica en las concepciones religiosas del
Mediterráneo oriental? Que existen diferencias entre la sin­
taxis de diferentes variedades de una misma lengua es algo
sobradamente conocido. Que en esas diferencias haya desem­
peñado su papel la geografía, el medio físico, etc., es algo
lógicamente comprensible, como lo ha desempeñado en las
diferencias fonéticas o en las características culturales o en
la posible evolución de sentido diferente para una misma
palabra 4S. El caso realmente típico, estudiado por Gauchat44,
de los pueblos suizos del cantón de Berna, Le Bois (agrícola y
católico) y La Ferriére (industrial y protestante), con sus dife­
rencias dialectales, a pesar de que la distancia que les separa
es sólo de cinco kilómetros, es un característico ejemplo de lo que
decimos. La influencia del clima y geografía sobre el carácter
de un pueblo y, en consecuencia, sobre sus manifestaciones
culturales, se da. De ello nadie duda hoy ya, superado el exa­
gerado deterninismo geográfico característico de algunas
corrientes positivistas del siglo pasado. Nadie duda tampoco
de que no es un influjo decisivo. El autor del tratado hipo-
crático m p l αέρων, ύ δά τω ν, tóttcov lo sabía ya.
Más definidos y aprehensibles en ejemplos particulares son
los condicionamientos provenientes del mundo cultural y social,
a los que vamos a dedicar mayor atención.

1. Condicionamientos provenientes del mundo cultural.

61. La lengua no es otra cosa que una manifestación, la


más importante, de la humana cultura. Nada más natural,
43 Cf., por ejemplo, el español de ciertas regiones tropicales americanas en
donde invierno puede significar lluvia.
44 Herrigs Ârchiv C X I, 1903, págs. 370 sigs.
CO NDICIO NAM IENTO S Y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICA S 131

pues, que la aplicación por la lingüística de métodos y criterios


histórico-culturales. Tal vez un día, si la aplicación del método
histórico-cultural al estudio de las lenguas progresara suficien­
temente, podría escribirse una historia de la lengua griega
como espejo de la evolución cultural helénica. Por el momento
tal empresa no deja de ser un desiderátum. Pero que infinidad
de hechos de la evolución lingüística, y particularmente sintác­
tica, están condicionados por presupuestos culturales, es algo
bien sabido y que nos será fácil ejemplificar en una serie de
casos típicos. Para ello parece natural trazar una línea divi­
soria entre dos grandes etapas de esa historia cultural, tomando
como base la aparición de la escritura. El descubrimiento de
un sistema de escritura adecuado (fonético) significa el tránsito
de un estadio de cultura primitiva a otro más avanzado y
moderno.

a) Sintaxis y cultura primitiva.

62. Ea concepción del mundo propia de los estadios pri­


mitivos de la cultura se caracteriza, entre otras, por las siguien­
tes notas generales: predominio de la valencia religiosa sobre el
pensamiento del hombre primitivo, tendencia a la personifi­
cación (animismo), orendismo, concretismo. Veamos algunos
ejemplos de fenómenos sintácticos aclarables a la luz de estos
factores:
a) Religiosidad. En el mundo de las representaciones
psíquicas del hombre primitivo todo se centra en tomo a la
religión. Concepciones religiosas propias de estadios antiquí­
simos pueden pervivir, a través del arcaísmo de la lengua,
hasta épocas mucho más recientes. Un ejemplo muy caracte­
rístico pueden proveerlo los impersonales meteorológicos del
tipo βροντά, ΰει, etc. Alternando con la construcción imper­
sonal se nos ofrece desde la época más antigua en griego el
tipo de frase μ 415 Ζευς δ' αμυδις βρόντησε, Μ 25 δε δ'αρα
Ζευς, Hdto., 3, 117 τον χειμώνα υει σφι ό θεός, etc. Mu­
cho se ha discutido sobre la antigüedad relativa de ambas cons­
trucciones. Mientras que lingüistas como Brugmann y Wac-
132 IN T R O D U C C IÓ N GENERAL

kemagel 45 suponen más originaria la construcción imper­


sonal, otros, como W. Havers 46 han defendido la oriundez de
la construcción que lleva por sujeto el nombre de un dios.
El pensamiento causal, la relación causa a efecto, está ya des­
arrollado en la mentalidad primitiva, según han probado
Iyindworsky 47 y otros. La creencia en una divinidad, padre
de dioses y hombres, cratofanía de los fenómenos de la bóveda
celeste, es enormemente antigua en la familia de pueblos indo­
europeos: éste es el sujeto y agente de aquellos fenómenos
meteorológicos (y no —ello es menos verosímil— divinidades
particulares del tipo de los Augenblicks- y Sondersgötter, de
H. Usener: «el llovedor llueve», «el tronador truena», etc.).
ß) El animismo o tendencia hacia la personificación des­
empeña igualmente una función de primera importancia en el
pensamiento primitivo, que considera todos los objetos que le
rodean como dotados de fuerza y vida. Los estudios de Usener,
Kretschmer, Schulze, Specht, Havers y otros autores han
demostrado la inportancia de este fenómeno para la explica­
ción de muchos hechos lingüísticos indoeuropeos. Nombres
que una mentalidad más evolucionada considera abstractos
son originariamente personificaciones concretas: φόβος, cpú^oc,
αελλα, μούσα, φόττις, δσσα, etc., son originariamente perso­
nificaciones 48. Toda la doctrina de la clasificación de los
géneros está dominada por este fenómeno de primera impor­
tancia (cf. § 93). Oposiciones como βάτος/βάτον, con la
diferencia entre el género neutro del fruto (lo producido, lo
inerte), frente al animado del árbol (femenino como madre del
fruto y, de acuerdo con las concepciones primitivas sobre el
ciclo vegetativo de nacimiento y muerte sucesivas, también
como παρθένος); la atribución del género a categorías lexi­

45 Vorlesungen I, pág. n 6 .
it, w erter und Sachen XI, 1928, págs. 75 sigs.
47 «Die Primitive und das kausale Denken* en Internationale Woche fü r
Religions-Ethnologie . Paris, 1926, págs. 60 sigs.
48 «Nicht Personifizierung von Abstrakta sondern ’Abstraktifizierung* von
Dämonen» es el principio propugnado por Kretschmer Glotta X X I I I , pág. 106.
Cf. bibliografía sobre el tema en José S. Lasso de la Vega E m erita X X I I, 1954,
págs. 85 sigs. En general G. Bonfante «I/animismo nelle lingue indoeurope»
Festschrift Debrunner. Berna, 1954, págs. 33-56.
CONDICIONAM IENTOS y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICAS 133

cales como los nombres de instrumentos, los elementos natu­


rales, etc., se explican sólo a partir de un sistema primitivo
generalizado de personificaciones. Diferencias como las exis­
tentes entre el género inanimado para las palabras «agua»
y «fuego», en griego ύδωρ y ττί/ρ, umbro utur y pir frente al
género animado del latín aqua e ignis (en antiguo indio hay los
dos géneros), podrían reposar sobre la evolución de las con­
cepciones religiosas: el griego, más laico y avanzado, vería
en estos elementos naturales conceptos inertes, mientras que
el romano, más conservador y religioso, espíritus animados 49.
El animismo primitivo explica igualmente los tipos sintác­
ticos, absolutamente predominantes en Homero, αιδώς, δέος,
τρόμος, φόβος είσήλθεν (ενέπεσέ) με, en lugar de un αΐδέομαι,
φοβέομαι, etc. El hombre homérico es todavía meramente
pasivo en los procesos espirituales, que atribuye a una fuerza
externa y misteriosa, de la que él mismo se considera poseído
(cf. el uso de un δαιμόνιος 50). A medida progresa la evolución
mental y la cultura se hace más laica, estos giros sintácticos
ceden paso ante otros giros personales. Homero conoce incluso
un τ 312 αλλά μοι ώδ' άνα θυμόν οΐεται, ώς εσεταί ττερ. Ten­
dencia que se aprecia incluso en estadios de lengua muy pos­
teriores. Señala a este respecto Deutschbein 51 la diferencia
entre el inglés de la época de Shakespeare, con un abundante
uso de impersonales, y el inglés actual, que, por otra parte,
refleja también en esto el carácter nacional altamente perso­
nalista.
E l genitivo explicativo del tipo Θήβης ττόλις, ίερόν
τττολίεθρον Τροίης (cf. § 195 ) se explica originariam ente
como posesivo con respecto al nom bre de la divinidad o genio
tu te la r de la ciudad, fuente, etc.
γ) Orendismo. La creencia en la existencia de una fuerza
secreta y misteriosa en las cosas circundantes (orenda, mana)
lleva al hombre primitivo al temor ante sus efectos. Para mu­

49 Meillet Linguistique historique et ling, générale I, pág. 220; pero cf. lo


que decimos en § 96
50 Cf. B. Snell Acia Congressus Madvigiani. Copenhague, 1958, II, pág. 48.
51 System der neuenglischen Syntax. Cöthen, 1917, pág. m .
334 INTRODUCCIÓN GENERAI,

chos psicólogos antiguos, como Democrito, y modernos, como


Tylor, en el temor estaría realmente el origen de la religión.
El importante fenómeno del tabú lingüístico está en buena
medida —además de por otros motivos sociales— condicio­
nado por este sentimiento de temor. Si la explicación que antes
apuntábamos para el sintagma Ζευς βροντά está en lo cierto,
entonces el tipo impersonal βροντά derivaría de él y habría
que considerarlo como una abreviatura del sintagma personal;
pero en esta abreviación no habrían jugado primitivamente
las razones que condicionan la brevilocuencia expresiva en
estadios posteriores (a saber, y sobre todo, la frecuencia del
uso, que fácilmente permite sobrentender el elemento eli­
dido), sino tal vez un fenómeno de tabú: el temor a usar en
vano el nombre de la divinidad, θεός, Ζεύς. Cf. un ejemplo
como Hdto., 6, 27, φιλέει προσημαίνειν (¡la divinidad!)
y el comportamiento a este respecto de una lengua tan pri­
mitiva como el vasco. El tipo sintáctico (estudiado en latín
arcaico por Schwyzer 52) ejemplificado en la lex regia : si ho­
minem fulm inibus occisit, semejante a la construcción del
sujeto instrumental en ruso, Richmana gromomz ubüo, «se
ha fulminado a R. con el rayo» = «el rayo ha fulminado a R.»,
se basa en un fenómeno semejante, como el curioso empleo
del adjetivo posesivo del tema suo en frases como el latín sua
morte defunctus est δ3, «ha muerto de la muerte que era suya,
que le estaba reservada, natural». También, el «kenning» del
tipo γης όστέα ( = piedras), φερέοικος (= caracol), etc.54,
reposa sobre un fenómeno de tabú lingüístico. Sobre el pluralis
indefinitus y el aumentativo, cf. lo que decimos en los
§§ 112 y sigs. Sobre el vocativo de θεός hablamos en el § 159 2.a
5) Concretismo. El hombre natural es esclavo de sus sen­
tidos. I^as relaciones locales —las más concretas y primiti­
vas— suelen ser señaladas con escrupulosa minuciosidad.
El nacimiento de las preposiciones tiene su origen, como ya

52 Rhein . Mus. IvX X V I, pág. 435.


53 Cf. Havers en Wörter und Sachen X II, 1929, pág. 161 nota 2.
54 Cf. Ingrid W aem ΓΗΣ ΟΣΤΕΑ. The Kenning in pre-christian greek poetry .
Upsala, 1951, y las observaciones de F. Bommann en Athenaeum , 1952, pa­
ginas 85-103.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 135

se ha dicho, en esta necesidad de matizar más exactamente las


relaciones espaciales (y, secundariamente, las temporales).
Diferencias de interpretación local como las existentes entre
nuestro «quemar con fuego», «bañarse en el mar» y los sintagr
mas homéricos I 242 αύτάς δ' έμπρήσσειν μαλεροΟ ττυρός,
p 23 έττεί κε πυρός Οερέω, β 261 χεϊρας νιψάμενος ττοΑιής άλός
etcétera, reposan sobre esta tendencia hacia un mayor con-
eretismo (la acción parte, para el primitivo, del fuego). La
sustitución de los casos locales por giros preposicionales es
más plástica, impresiva y visual. Cuanto más primitiva es
una lengua, tanto mayor es el número de sus casos concretos
(cf. §§ 130 y 138).
La sustitución de los pronombres personales por giros más
concretos, como τοΟδ' άνδρός, τω δ' άνδρί, dilecta de los trá­
gicos (Sóf., Ant., 1035, τοξενετ' άνδρός τοΟδε, Hdto., 1 , 108,
οΰτε άλλοτε κω παρεϊδες άνδρί τφδε άχαρι ούδέν, etc.); las
perífrasis con κάρα, δμμα. ττούς, δέμας para referirse a personas
(cf. § 195, y ya en Homero Σ 81 y sigs., τόν εγώ ττερί πάντων
τίον εταίρων Ισον έμή κεφαλή (= ίσον έμοί); en vasco
buru, «cabeza», acompañado del posesivo, sustituye al pro­
nombre personal); el uso de los neutros posesivos τα έμά, έμόν,
etcétera, por el pronombre correspondiente εγώ, etc., son ejem­
plos muy claros de esta tendencia hacia la expresión concreta
en el capítulo de la sintaxis pronominal.
En la sintaxis del verbo responde en parte a esta misma ten­
dencia el empleo sin expresión de complemento de algunos
verbos transitivos. El primitivo tiende al empleo de nomina
finita: mi ojo, mi cabeza duerme, inseparable de la expresión
posesiva, y también al empleo de ciertos verbos transitivos,
siempre con el mismo objeto 55.
El capítulo de la sintaxis del número se presta a ejem­
plificar esta tendencia hacia el concretismo, en el sentido de
que las lenguas, cuanto más primitivas, evidencian una ma­
yor propensión hacia el empleo de números concretos para el
señalamiento de dos, tres, cuatro objetos. La historia deí

55 W. Havers Wörter und Sachen 1929, págs. 171 sigs.


136 IN T R O D U C C IÓ N G E N E R A I,

émpíeo del número dual, concretamente en las lenguas indo­


europeas y especialmente para nosotros en griego, lo demuestra
cumplidamente (cf. §§ 104 y 105). Tipos de plural como
«los padres» (oí τοκεΐς, τεκόντες, etc.) para «el padre y la
madre» (cf. 106 c) son más recientes que «padre y madre», etc.
También el niño dice «papá y mamá» y no «los papás». La
sumación es más primitiva que la representación abstracta
propia del plural.
También el tipo de enunciado enumerativo responde a la
misma tendencia hacia la sumación, frente a otros procedi­
mientos de engarce lógico en otros tipos de frase más com­
plejos: cada aspecto de una acción o proceso es expresado
separadamente en una oración. La parataxis es intuitiva,
frente a la hipotaxis, lógica y racional. Los tipos del σχήμα kóc0'
δλον και μέρος, la preferencia por la parataxis en las etapas
más antiguas de la sintaxis griega, el origen -de construcciones
como el acusativo interno (cf. § 166): «él ha bailado un
hermoso baile» < «él ha bailado: hermoso (es, fue) el baile», etc.,
evidencian la misma tendencia.
La complicación de formas para la expresión casi fotográ­
fica de la realidad, la riqueza de medios expresivos sintácticos
que apreciamos en las lenguas de los pueblos naturales ac­
tuales, debemos suponerla, lógicamente, también en la lengua
de los pueblos primitivos, como manifestación de su concre-
tismo.
Un último ejemplo: la utilización como verbos copulativos
de los verbos de movimiento es un fenómeno en el que cabe
descubrir esta propensión hacia los elementos concretos y
ópticos de la representación δβ. El tipo έρχομαι, ήκω, ίκνέομαι,
etcétera, + participio de presente o futuro, es antiguo en
griego 57.

b) Sintaxis y escritura.
β3. W. Schmidt 58 ha distinguido en la historia de la
cultura de los pueblos dos grandes períodos: pueblos sin es­
\.t 60 Cf. para el latín uenio , Schmalz-Hofmann, pág. 610.
k 67 Cf. K ühner II, pág. 6o.
68 Völker und Kulturen I. Regensburg, 1924, pág. 45.
CONDICIONAM IENTOS Y T E N D E N C IA S PSICO LÓGICAS 137

entura o cultura del espíritu ingenuo, y pueblos con escritura


o cultura del espíritu crítico y reflexivo. La importancia de la
invención de la escritura es algo que no se sabría realzar debi­
damente. En lo que se refiere a la lengua, es de señalar que el
hombre sin escritura permanece adherido a lo concreto, sin
trascender —y con temor a ello— del mundo de su experien­
cia inmediata. Es difícil para un hombre de la era de la prensa
imaginar la situación primitiva a este respecto. En los pri­
meros momentos, conocida ya la escritura, es tenida por algo
mágico y sagrado. Es sabido que buena parte de los pueblos
indoeuropeos antiguos (germánicos, eslavos, etc.) no pose­
yeron una literatura escrita hasta la época de su cristianización;
de aquí que los primeros monumentos literarios escritos de
esas lenguas sean precisamente traducciones de los textos
sagrados realizados por los evangelizadores (la Biblia de Ul-
filas, la traducción eslava de Cirilo y Metodio, etc.). Se ha
hecho notar que el hombre que no posee escritura es más es-
crupuloso en la recta pronunciación de las palabras que aquel
que la posee: el juego complicadísimo de sandhi o fenómenos
de fonética sintáctica tan típico del sánscrito clásico o del
celta comienza a perderse apenas las lenguas se escriben sis­
temáticamente. La palabra escrita gana una autonomía
visual y fonética que no posee la palabra hablada inserta en la
cadena de la frase.
Hasta qué punto puede influir sobre una lengua su condi­
ción de lengua escrita lo pueden indicar hechos tan conocidos
como el uso, en algunas lenguas modernas, de los cardinales
por los ordinales (fr. le quatre mars , al. H eft acht, esp. Alfonso
doce, etc.), que deriva de la grafía: 4 mars, Heft 8, pagina 5,
aunque influyen también otras circunstancias (la mayor com­
plicación de los ordinales: duodécimo, vigésimo quinto, etc.).
Claro es que este tipo de factores difícilmente juegan en una
lengua antigua un papel comparable al que desempeñan en
una lengua moderna. Sería exagerado suponer, por ejemplo,
que debiéramos escribir, Esq., P r .t 331, πάντω ν μετασχών καί
-τετολμηκώς έμοί, como suele hacerse en alemán moderno.
El tipo latino uallum trium pedum , en el que en la lengua
oral bastaba la situación del momento para entender en qué
138 IN T R O D U C C IÓ N GENERAI,

respecto (altura, anchura, etc.) se hacía la afirmación, en la


lengua escrita, en cambio, se hacía necesario precisar ese
respecto por altus, latus, etc.: un tipo sintáctico sustituía al
otro.
La lengua escrita es mucho más conservadora y arcaizante
que la lengua oral. El prestigio de la letra impone unas nor­
mas que es más difícil transgredir que en el caso de una lengua
oral. Incluso aquellos tipos más cercanos a la lengua conver­
sacional (tablillas de imprecación, algunas otras especies de
inscripciones, género epistolar, etc.) muestran una innegable
influencia de la norma literaria. La necesidad, a que aludíamos
antes, de señalar elementos que en la lengua oral tienen ca­
bida, pero no exacta representación en la escrita (tono, pausas,
etcétera), y que podían bastar, por ejemplo, para indicar las
mutuas relaciones entre las oraciones, lleva necesariamente
al uso de partículas, cambio de modos, etc. El estilo paratác-
tico, propio de cualquier lengua oral, deja paso progresiva­
mente a un estilo hipotáctico. El estilo oral, más directo, con
empleo frecuente de fórmulas de llamada al interlocutor,
cede paso a un estilo menos directo y más abstracto. La len­
gua escrita suele hacer un uso más amplio de las construccio­
nes nominales que la lengua oral, que propende a las verbales:
la fría noción abstracta frente a la cálida expresión por acciones
o procesos. Una lengua como la sánscrita, caracterizada super­
lativamente por su «estilo nominal», es una lengua escrita
y sólo una lengua literaria y escrita. Mirado desde esta pers­
pectiva, Plutarco es un autor mucho menos natural y más
«literario» que P lató n 59. Libertades que la lengua oral se
permite en muchos casos (repeticiones, «muletillas», anáforas
constantes, etc.), la lengua escrita las coarta: el hombre que
escribe, aunque sea una sencilla carta familiar, se corrige
constantemente de libertades que como hablante se permite.
Mientras que la lengua oral propende a toda clase de cons­

59 Iya impresión solemne que el estilo de Tucídides causaba a críticos como


Dionisio de Halicarnaso estaba en buena parte motivada por su carácter no­
minal: σ£μνή λέξις ή τε όνομαστική. Cf. también A. Debrunner en Germ. roman·
Monats ehr. X IV , 1926, pág. 328.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 139

trucciones κατά σύνεσιν 60 éstas chocan más cuando son con­


templadas visualmente: la lengua escrita las rehuye. El tipo
clásico de concordancia, Tue., 4, 128, ό άλλος στρατός
άττέ(3αινον es, por naturaleza, más propio de la lengua popular
que de la literaria. Los tipos B 54 Νεστορέη τταρά νηΐ Πυλοι-
γενέος βασιλήος, Κ 188 ώς τών νήδυμος ύπνος άπό βλεφάροιιν
όλώλει νύκτα φνλασσομένοισι κακήν, Γ 257 ήμϊν δ' άντε
κατεκλάσθη φίλον ήτορ δεισάντοον φθόγγον, las negaciones
pleonásticas y, en general, todos los σχήματα πρός τό νο-
ούμενον, que introducen discordancias fuertes, son de suyo
más propios de la lengua oral que de la escrita. La lengua oral
mezcla las categorías gramaticales y allana sus respectivos
límites: cf. el tipo δεύρο /δεΟτε (según un δεύρο ΐτε —Es­
quilo—, como δεΟρε según un δεΟρο φέρε) y la extensión
(semejante al caso del it eglino, etc.) de una desinencia verbal
a un pronombre personal en el cretense αμεν (nom. pl.) Cf. tam­
bién ή Γλυκέριον, como en al. die Fraulein , frente al grama­
ticalmente más correcto das Fräulein ; el tipo primero se ex­
plica mejor a partir de las condiciones propias de la lengua
oral.

2. Co n d ic io n a m ie n t o s im p u e s t o s por el m undo s o c ia l .

64. Que la lengua no es un organismo natural, como el


animal o la planta, sometido al influjo de inexorables leyes
físicas sin excepciones, es algo que la lingüística tiene por
premisa definitivamente adquirida desde la publicación,
en 1885, del escrito de Hugo Schuchardt, Ueber die Lautge­
setze. Gegen die Junggram m atikern 61. La lengua es un producto
social. Frente al rígido concepto de la ley fonética caracterís­
tico de la escuela de los «jóvenes gramáticos», Schuchardt
levantaba la bandera del principio de la analogía fonética:
en la actividad del hablante, en la libre creación de la forma
que necesita, el modelo lingüístico de la tradición preexistente
no se presenta aislado, sino unido a una constelación de pro­
ductos lingüísticos ligados a él por una afinidad cualquiera.
60 Cf. E . Bruhn Anhang zu Sophokles pág. 9 sigs.
β1 Berlín, 1885.
140 IN T R O D U C C IÓ N G ENERAL

La lengua, añadía, proviene de la necesidad; el acto de comu­


nicación lingüistica es un acto práctico. La revisión de los
principios del método comparativo por obra de Schuchardt
prepararía y posibilitaría en cierto modo el nacimiento de la
lingüística histórico-cultural al modo de Vossler. Si el individuo
hablante es, para Vossler, el hombre animado por una re­
suelta voluntad artística, el homo sapientissim us , para Schu­
chardt, era todavía un homo sapiens vecino del homo alalus.
No afrontó todavía Schuchardt directamente el problema
estilístico (forma interna), ni la actividad lingüística del indi­
viduo directamente, sino a través de sus productos especí­
ficos; pero si no llegó a intuir claramente este problema, fue el
creador, sin embargo, de la sociología lingüística: la lengua no
es un monólogo, sino un diálogo siempre.
Dentro de la función social, a que la lengua sirve prima­
riamente, cabe distinguir, con E. Spranger62, el siguiente
cuadro de funciones:

Conciencia del nosotros.


coordinación. . . <¡ Conciencia de simpatía.
Conciencia de reciprocidad.

I Conciencia de rango.
sufierordinacion < ~ . . . . *. * j
r / Conciencia de rivalidad.

x ¿ ·/
representación. . {
i Conciencia
.
de representación
r
colectiva.
/ Conciencia de responsabihdad colectiva.

65. Hasta qué punto son condicionados muchos fenómenos


sintácticos por estas funciones sociales de la lengua, lo üustrarán
algunos ejemplos:
El uso de las formas pronominales exclusivas del tipo español
nos-otros, vos-otros (extendidas durante la Edad Moderna frente
a nos y vos) entra dentro de la primera función de coordinación.
Se ha pensado alguna vez 63 que las formas asexuadas de los pro­
nombres personales en las lenguas indoeuropeas derivarían de una
forma más antigua de pronombre exclusivo.
68 V lI I th . International Congress of Psychology. Groninga, 1927, pág. 156»
A. Jensen I F X I/V III, págs. 117 sigs.
CONDICIONAM IENTOS Y TE N D EN C IA S PSICO LÓ G ICAS 141

Sintagmas como el dativo ético y el simpatético en alguno de


sus usos, el tipo de plural adhortativus en el subjuntivo (B 236
οίκαδε ττερ συν νηυσΐ νεώμεθα), el uso de la segunda persona «im­
personal» (φαίns άν, ήγήσω άν), etc., implican ima conciencia de co­
munidad vertida hacia la simpatía. Especialmente ejemplifica
esta función el llamado plural sociativo, que conserva este su
carácter originario a lo largo de toda la historia del griego (cf.
§ 121 y sigs.): X 393 ήράμεθα μέγα κυδος * έττέφνομεν Έκτορα δΐον.
También, el pluralis auctoris (cf. § 126 obs.), el uso de la tercera
persona en casos como 1 54-5 στησάμενοι δ* εμάχοντο... β άλλον
δ* άλλήλους (antes: ττάθομεν, después: μένομεν) y Y 299 (habla
Posidón)5copa θεοΐσι δίδωσι, τοι ουρανόν εύρύν εχουσιν.
En la segunda de las funciones, la de superordinación (y subor­
dinación), entran construcciones como el plural enfático en la m uy
limitada medida en que este tipo aparece en griego, el pluralis
reuerentiae (cf. § 125), el plural may estático en tipos como κοίρανοι,
βασιλείς, etc. (cf. § 112 c), el uso del sujeto de tercera persona
por la segunda en el sintagma ό τταΤς ακολουθεί (cf. § 158 y).
E n la tercera de las funciones, la de representación, entra el
llamado singular representativo (cf. § 113 c).

66. Claro es que cuando se insiste sobre el carácter social


de la lengua no se debe olvidar que, ante todo, la lengua
es una acción individual. En la filogénesis de la lengua apa­
recen aspectos en los que ésta deja de ser un fenómeno de
convivencia y presenta fenómenos ajenos a la sociología. Un
criterio exclusivamente social y utilitario sólo se podría apli­
car a un tipo de idiomas artificiales como el volapuk. En el
lenguaje humano hay otro ideal actuante, el individual esté­
tico. Sí, el interés sociológico tiene casi siempre ocasión de
ejercitarse, pero sólo hasta el límite en que deja oír su voz el
libre arbitrio del individuo. Un cultivador eminente de la his­
toria lingüística, al estilo de Vossler, Leo Spitzer, ha podido
escribir 64 nihil est in syntaxi quod prius non fuerit in stylo.
El estilo es lo individual, el reino del individuo. Es verdad
también que cuando se dice que el origen de todo lo usual y
generalizado en la lengua estuvo en principio en un acto de

64 Germ. rom. Monalschr. X III, 1925, pág. 179.


142 IN T R O D U C C IÓ N G ENERAL

libre iniciativa de un individuo, conviene no olvidar que


casi nunca las cosas han sucedido estrictamente así. Casi
nunca ha sido un solo individuo el productor de una nueva
construcción sintáctica, por ejemplo, sino varios individuos,
un conjunto más o menos extenso de individuos, que han sen­
tido las mismas necesidades o apetencias estéticas y, más o
menos simultáneamente, han gestado un mismo producto
lingüístico. En todo caso, sólo aquellas creaciones individuales
que hallan un eco de resonancia en un círculo más o menos
amplio de la comunidad a que pertenecen, pasan a convertirse
antes o después en construcciones o formas regulares. El
impacto de las nuevas creaciones se consigue gradualmente
y halla un eco más propicio cuando existen ya en la lengua
atisbos o anticipaciones de las mismas. Si en la κοινή neotes-
tamentaria se emplea ttoToç sin diferencia apreciable con
respecto a la forma clásica del interrogativo tîç 65, existen
ya antecedentes áticos para este fenómeno; y cualquier es­
tudioso de la sintaxis histórica griega sabe que es difícil encon­
trar una construcción, en un momento dado de su historia,
de la que no puedan aducirse antepasados más o menos direc­
tos y abundantes. Cuando la comunidad lingüística reproduce
un giro o construcción es consciente de los valores originarios
ínsitos en la misma sólo en la medida en que aquella cons­
trucción entra dentro de un tipo general. Cuando decimos
que en A 470 δείδω μή τι ττάθησιν «îtemo, que no le pase nada!»,
se percibe el valor paratáctico originario del sintagma anterior
al hipotáctico «temo que le pase algo», esto sólo puede acep­
tarse en tanto se tome este ejemplo como representante de
todo el tipo sintáctico correspondiente. Tan pronto un tipo
lingüístico se generaliza y es reproducido, los hablantes que
lo reproducen pierden conciencia de los valores antiguos o eta­
pas sucesivas del desarrollo histórico del mismo 6e.
Dos fenómenos, en estrecha relación uno y otro con la so­
ciología lingüística, deben atraer especialmente nuestra aten­
ción en un estudio de los condicionamientos sociales de la

65 Cf. Blass-Debrunner § 298.


ee Brugmann-Thumb, pág. 13.
CO NDICIONAM IENTOS y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICAS 143

sintaxis: la existencia de lenguas especiales y el préstamo


sintáctico.

Lenguas especiales.

67. Las diferencias sociales dentro de una misma comunidad


producen los grupos o estamentos que, entre otros rasgos,
pueden venir caracterizados por una lengua especial. La sig­
nificación de las lenguas especiales o técnicas dentro de la sin­
taxis es muy considerable, tanto por explicar una serie de dife­
rencias sintácticas dentro de la lengua cuanto porque, en
ciertos casos, esas características se extienden a toda la lengua
y advienen construcciones normales. A este respecto —como
siempre— conviene ser cauto y poco exclusivista cuando de
determinar los orígenes sociales de una construcción se trate:
éstos pueden ser muy diversos y, a veces, contrapuestos.
Sirva de ejemplo, espléndidamente estudiado por L. Spit­
zer 67, el caso del francés on a, etc. (por nous avons , etc.).
Hay en esta construcción, de una parte, un eco de la democra­
tización de las costumbres e igualación de clases impuestas
por la Revolución francesa (on est tous pareils , dice una cria­
dilla en el Jean Cristophe, de Romain Rolland); de otra parte,
el influjo de la lengua de la milicia, en la que la personalidad
del individuo se desdibuja y no hay más que un «se ordena»
y un «se obedece»; en fin, una influencia —de contrapuesto
talante psicológico— de la lengua del campesino, que por
modestia y cautela esconde su propia personalidad detrás
del on . Hay un on de la democratización aplebeyada, un on
del anonimato, un on de la modestia. Por no considerar la
posibilidad también de algún factor de préstamo sintáctico
(Nyrop, por ejemplo, pensaba en la influencia del alemán m an,
y hay quien ha pensado nada menos que en una influencia del
hebreo). El singular genérico o representativo (cf. § 113 c) del
tipo «la gallina», «el soldado», «el enemigo», etc., es en principio
característico de las lenguas técnicas de los especialistas (agri­
cultores, cazadores, naturalistas, milicia); pero en gracia a su

67 Aufsätze zur romanischen Syntax und S tilistik H alle, 1918, págs. 148 sigs.
144 IN T R O D U C C IÓ N G ENERAI,

carácter plástico y concretizador la acoge luego la lengua


poética o la de los prosistas más o menos poetizantes 68.
Dentro de un círculo o comunidad limitada a sus miembros,
es natural que la lengua muestre una notoria tendencia hacia
la abreviación o elipsis. Se está en antecedentes, se conocen
los giros o clisés, y, por ello, pueden eliminarse de la expresión
elementos fácilmente sobrentendibles. Si un jinete emplea
el verbo έλαύνειν dicho se está que se sobrentiende el com­
plemento ITTTTOV; si lo emplea un marino, el complemento vocüv
o vrjas (cf. § 163 y). Una excepción la constituye la lengua
curialesca y del derecho, empeñada en la más exacta descrip­
ción y señalamiento de los términos, y que, por huir de la
ambigüedad y de posibles falsas interpretaciones, no vacila
en incurrir en el pleonasmo 69. La lengua del derecho, la del
culto, la poética, son especialmente arcaizantes. La lengua de
la mujer posee una serie de caracteres propios. Ya Platón
había notado su carácter conservador y arcaizante. El influjo
de la emoción es en ella mayor que sobre la lengua de los
varones: más parataxis, preferencia por comparativos y super­
lativos, diminutivos, eufemismos y aposiopesis. Las diferencias
sociales —muy grandes en la antigüedad— entre el compo­
nente femenino y el masculino de la grey social favorecían
esta diferenciación lingüística que, por lo demás, existe tam­
bién en estadios de cultura moderna. Se ha señalado que
incluso en las fórmulas de juramento se dan estas diferencias70.

68 . En un sentido más amplio son también lenguas es­


peciales la lengua elevada o noble y la lengua popular o vulgar.
El capítulo de los rasgos vulgares de la sintaxis griega no está
bien estudiado, pero aun así puede señalarse el signo vulgar
de algunas construcciones 71. Los rasgos sintácticos de la lengua

68 Cf. Marouzeau Traite de stylistique latine , pág. 226-7.


69 Cf. I¿>ewe K Z I J I I , 1925, pág. 148.
70 Cf. H . Khrlich Untersuchungen über die Natur der griechischen Betonung .
Berlin, 1912, pág. 82, y B . Bickel en Rhein. M us., 1950, págs. 190-1.
71 Cf. H . Iyjundvick Beiträge zur Syntax der spätgriechischen Volkssprache.
Upsala, 1932; F . Pfister «Vulgärlatein und Vulgärgriechisch » Rhein. M us. 67,
1912, págs. 195-208; E . des Places «Style parlé et style oral chez les écrivains
grecs* Mélanges Bidez págs. 279-83.
CO NDICIONAM IENTOS Y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICAS 145

noble o elevada son también reconocibles 72. La sintaxis de la


lengua del estrato social inferior es, desde luego, más pobre.
Esta pobreza no es siempre el resultado de un empobreci­
miento, sino, más generalmente, herencia de una pobreza pri­
mitiva. Por lo demás, en ocasiones, la sintaxis popular (lengua
de áreas relegadas, campesinos, etc.) conserva arcaísmos
desaparecidos pronto de la lengua escrita. El caso del ático
(cf. § 17) puede, en parte, servir de ejemplo. Las mutuas
influencias entre ambas sintaxis, popular y noble, son cons­
tantes. En realidad, ningún documento escrito, por insignifi­
cante que sea la formación literaria de su autor, deja de res­
ponder a una cierta apetencia estilística. Frente a la antigua
concepción del latín de la Peregrinatio Aetheriae como un
latín vulgar sin pretensiones literarias, hoy sabemos 73 que hay
en esta monja peregrina un cierto deseo de imitación de los
modelos literarios que estaban a su alcance. En sintaxis, como
en lexicología, como en cualquier otro terreno lingüístico, el
estudio geográfico-lingüístico permite con frecuencia des­
cubrir la influencia progresiva de los grandes centros de cul­
tura, que van incluyendo en su órbita a los pequeños núcleos
y eliminando las características de la lengua rural de los mis­
mos. La influencia del modelo literario y también del modelo
—regularizado siempre— de la lengua oficial de los documentos
públicos, etc., se deja notar siempre sobre la lengua de las
clases bajas culturalmente hablando. En el caso de una cultura
abierta a todos (salvo, en parte, a la mujer), como la helénica,
el modelo vivo y reiterado de los discursos públicos, de las
representaciones dramáticas, etc., era realmente la norma
comparable a la vigilancia y al impulso que ejercen las moder­
nas academias.

72 Lo que no excluye la presencia de rasgos familiares en un autor o gé­


nero noble. Cf., por ejemplo, para Eurípides: C »Amati «Contributo alia ricerce
su ll’uso della lingua familiare in Euripide» St. l t . Fil. CU 9, 1901, págs. 125-48.
Para Platón: K . Gleisberg De vocabulis tragicis quae apud Platonem inveniuntur
Berlín, 1909; D . Tarrant «Colloquialism, semi-proverbs and word-play in
Plato» Cl. Quart. 40, 1946, págs. 109-117 y 1958, págs. 158-66.
73 L öfstedt Philologischer Kommentar zu Peregrinatio Aetheriae. Uppsala-
Leipzig, 191 τ, pág. 9.
lá t ) IN TR O D U C C IÓ N GENERAL

69. Naturalmente, la llegada de un rasgo sintáctico pro­


cedente de la lengua popular a la escrita la conocemos tan
sólo cuando un documento literario la recoge; pero la fecha de
la primera aparición de un rasgo sintáctico no coincide nor­
malmente con la hora natal de ese fenómeno. Por ejem­
plo 74, el primer prosista latino que emplea —y varias veces—
el demostrativo iste (que en latín clásico hace referencia siem­
pre a una segunda persona: iste tuus) con el valor de hic (de
ahí, por ejemplo, el español este), es Valerio Máximo; pero
bastante antes este uso estaría generalizado en la lengua
popular, como lo prueba el que, como hemos advertido, lo
tengamos con ese valor en romance. Es de presumir que en
épocas arcaicas, de neta diferenciación social, el tiempo trans­
currido entre la hora natal de un fenómeno en la lengua po­
pular y su aceptación por la escrita sería mayor que en épocas
posteriores, cuando los límites sociales y las diferencias lingüís*
ticas a ellos emparejadas pierden rigidez. A veces el silencio
absoluto o casi absoluto de la lengua escrita con respecto a un
rasgo sintáctico determinado parecería privar de ascendencia
antigua a formaciones que se extienden luego en etapas recien­
tes (griego bizantino o moderno, latín románico). Con fre­
cuencia por debajo de la capa de hielo de la lengua escrita de
las épocas clásicas, a través de algún resquicio, nos es dado des­
cubrir los antecedentes de alguna de esas construcciones
llamadas a una vida posterior muy productiva. De todos son
conocidas, por ejemplo, las muy significativas coincidencias
entre el latín arcaico plautino y el latín vulgar, saltando muchas
veces sobre la ausencia de las mismas en el latín clásico.
La lengua poética tiene sus reglas, que en parte la apartan
del uso corriente. Piénsese, por ejemplo, en la influencia del
metro 75; pero, en definitiva, todo verdadero arte (y el griego
muy especialmente) nace y se sumerge en las más hondas
raíces del pueblo, y tendencias características de la poesía
(encerrar la mayor significación en el menor número posible

74 Cf. Brugmann Die Demonstrativpronomina der indogermanischen S pra­


chen. Leipzig, 1904, pág. 58 y W ölfflin A L L I, págs. 382 sigs. y X II, págs. 355 si­
guientes.
75 Cf. José S. XrStôS» d è la Vega La oración nominal en Homero, págs. 139 sigs.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 147

de palabras, estilo sentencial, intuitivismo, concreción, huida


del pleonasmo propio de la lengua más banal y de la intelec­
tual, etc.) son igualmente típicas de la lengua popular.

Préstamo sintáctico.

70. Por antonomasia se reserva esta denominación al caso


del influjo de una lengua sobre otra, que toma en empréstito
una construcción propia de aquélla. Circunstancias sociales,
como el tráfico o intercambio cultural o económico, están en la
base de este fenómeno. También, muchas veces, la mezcla
de pueblos como resultado del asentamiento de un pueblo en
el territorio ocupado antes por hablantes de otra lengua. Si,
en el fondo, es cierta la afirmación de Schuchardt de que no
existe ninguna lengua que no sea una lengua mixta, resulta
preciso reservar, en la consideración de la sintaxis de cualquier
lengua, un apartado a los posibles préstamos sintácticos. A
este respecto será conveniente comenzar por algunas considera-
dones metodológicas previas.
El préstamo sintáctico es más difícilmente reconocible
que el préstamo morfológico o fonético, aunque, en principio,
sea cierta la aseveración de N. S. Trubetzkoy cuando dice
que la esfera morfológico-sintáctica es más propicia a la in­
fluencia ajena que la fonética 76. Préstamos sintácticos en el
sentido más estricto (un sintagma completamente ajeno a una
lengua y que ésta tome en préstamo a una lengua exótica)
no suelen darse casi nunca. Lo frecuente es que una construc­
ción que sólo in statu nascentis existe en una lengua dada, por
influjo de otra extienda la esfera de sus usos, y lo que era una
construcción en estado embrionario o casi desterrada del uso,
advenga un giro frecuente o normal. Los gérmenes de los
préstamos sintácticos se encuentran normalmente en la lengua
deudora esperando la ocasión de desarrollarse o manifestarse
más paladinamente.
Por otra parte, si es fácil reconocer la existencia de prés­
tamos sintácticos que se dan en épocas de la historia de una

76 Principes de phonologie, pág.349.


148 IN T R O D U C C IÓ N G ENERAI,

lengua suficientemente conocidas, y cuando las etapas previas


de esa historia y las condiciones de contacto con otras lenguas
y culturas están suficientemente aclaradas, en cambio resulta
tarea imposible y vana la de caracterizar como préstamos sin­
tácticos fenómenos pertenecientes a estadios de la historia de
una lengua, cuyos antecedentes nos son casi o totalmente des­
conocidos. Así, el problema del sustrato lingüístico en la sin­
taxis griega no puede, al menos hoy por hoy, ni siquiera
plantearse. Afirmaciones hechas en este sentido pecarán
siempre de vanas y apresuradas; aparte el caso de evidentes
dislates, como cuando un autor como E. L,ewy asegura que en
la oración nominal pura del griego (construcción plenamente
documentada en indoeuropeo) ha de verse un préstamo sin­
táctico tomado por el griego al sustrato egeo. A esas dos difi­
cultades del tema viene a añadirse la que Meillet solía deno­
minar «difficulté générale» del método comparativo: la igual­
dad o semejanza de dos construcciones en dos o más lenguas
puede reposar no sobre un préstamo o influencia directa, sino
ser el resultado de evoluciones paralelas. Las condiciones psico­
lógicas que explican la mayoría de las construcciones son propias
de la psicología de todos los hablantes, cualquiera sea su
lengua, habitat o raza, y, por ello, no es extraño que, siendo
análoga la base psíquica, las realizaciones lingüísticas puedan
concordar. Una construcción como el singular genérico o repre­
sentativo del tipo «el Turco», «el francés», etc., no debe—en tanto
razones muy particulares y comprobadas no lo demuestren—
calificarse simplemente de latinismo, por ejemplo en el caso del
alemán antiguo. El principio de la poligénesis se levanta aquí
también frente al del parentesco lingüístico. Por lo demás, es
importante señalar —E. Schwyzer aludió a ello en un intere­
sante estudio 77— que con frecuencia tiene mayor significación
el «parentesco cultural» que el puramente genealógico, y esta
importancia se aprecia, más que en otros dominios, en el del
vocabulario y la sintaxis. El prestigio cultural de una lengua

77 «Genealogische und Kulturelle Sprachverwandtschaft» Festgabe zur


Einweihung der Neubauten Univ. Zürich I, Zürich, 1914, págs. 133 sigs.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 149

la hace constituirse en modelo de otras que, a veces, están


muy alejadas de ella genealógicamente: el húngaro o el finés
están culturalmente mucho más cerca del resto de las lenguas
de Europa -—lenguas indoeuropeas— que del mordvio o
wogulino, sus próximos parientes.

71 En lo que a la facilidad de adopción de préstamos sintácticos


concierne, debe notarse que es más fácil adoptar pequeños sin­
tagmas, cortos clisés, que largas construcciones o tipos sintácti­
cos más complicados.
En la historia de los estudios sintácticos sobre las lenguas
clásicas ha habido momentos de verdadera inflación y admisión
por doquiera de préstamos. Tal ha ocurrido —en el campo de la
sintaxis latina—· con los helenismos. La circunstancia de haber
sido la literatura griega modelo directo de muchos autores y gé­
neros romanos, el prestigio de la cultura griega a los ojos de la
Roma republicana o imperial, el bilingüismo muy extendido
entre las capas cultas de la sociedad romana, la existencia de am­
plios e influyentes círculos füohelénicos desde muy pronto, etc.,
todo ello hubo de ser causa de una extensa influencia de la sintaxis
griega sobre la latina. Sobre todo los poetas, los neotéricos y los
de la época augústea, los prosistas arcaizantes como Salustio,
e influidos por unos y otros, autores posteriores como Tácito,
son, a este respecto, helenizantes. Encontramos entonces incluso un
genitivo absoluto, como en B. Hisp. 14, 1 eius praeteriti temporis
(= τούτου του χρόνου παρελθόντος), el infinitivo con adjetivos
del tipo celerem sequi Aiacen, etc. A pesar de ciertos abusos y vio­
lencias, la verdad es que con estos grecismos vino enriquecida la
sintaxis latina, y ello por no hablar de otros aspectos, como la
estructura del período: basta comparar las viejas leyes y tablas
euguvinas con la prosa ciceroniana, que significa definitivamente
la liberación de la vieja característica pesantez que todavía evi­
dencia un Varrón, por ejemplo. Partiendo de esta situación que
es, en conjunto, sobradamente conocida, algunos autores exage­
raron la significación de los grecismos en la sintaxis latina, expli­
cando como tales, construcciones de raigambre netamente latina:
el punto extremo de esta tendencia lo representa seguramente
Vechner en su Hellenolexias del año 1733. Como reacción contra
esta tendencia se hizo sentir modernamente otra que ha llegado
a su vez a alguna exageración de signo contrario al pretender
150 INTRODUCCIÓN GENERAL

encontrar raíces latinas a construcciones que evidentemente son


grecismos 78.

72. Algo análogo ha acontecido en el dominio de los estudios sin­


tácticos griegos con el debatido problema de los semitismos en el
griego bíblico. Junto a los préstamos sintácticos de origen popu­
lar, es una fuente importante de empréstito lingüístico la que
ofrecen las lenguas de traducción: del modelo traducido se tras­
plantan rasgos sintácticos a la lengua de la traducción. Baste
con mencionar el caso del gótico de Ulfüas impregnado de mul­
titud de grecismos o los latinismos frecuentes en la lengua de las
traducciones bíblicas medievales francesas, españolas, etc. Hubo
un momento en el siglo pasado en que cualquier construcción que
no sonara a demasiado usual en griego clásico era calificada inexo­
rablemente de semitismo. Baste un ejemplo: construcción tan
usual en el griego de todas las épocas como la oración nominal
pura, muy frecuente también en el griego neotestamentario 79,
fue considerada un semitismo por el abate Viteau 80. Como reac­
ción contra esta tendencia exagerada, autores como A. Thumb
o A. Debrunner protestaron justamente. «La investigación pos­
terior —escribía Thumb — 81 tenderá cada vez más a reducir el
número de los semitismos en el Nuevo Testamento.» E sta reac­
ción ha ido, sin embargo, demasiado lejos, produciéndose un afán
—que el propio Thumb calificaba de «arqueomanía»— de descu­
brir raíces griegas, en el griego antiguo se entiende, de todas las
construcciones características de la κοινή neotestamentaría.
Existen en esta lengua muchos semitismos innegables en la sin­
taxis: eîç (hebreo le) con el nominativo y acusativo predicativos:
Mat. 19, 5 εσονται είς σάρκα μίαν; nominativo con artículo
por vocativo (cf. § 159 2 .a); el uso de όδόν como preposición: Mat.
4, 15 όδόν θαλάσσης, cf. hebreo darαχ; el tipo Marc. 6, 20 άκούσας

7β Cf. Ivöfstedt Syntactica II, págs. 410 sigs.; W . K roll La sintaxis científica
en la enseñanza del latín, págs. 30-4. Z,a obra fundamental es todavía J. Brenous
Etude sur les hellénismes dans la syntaxe latine. Paris, 1895.
79 Cf. P . Régard La phrase nominale dans la langue du Nouveau Testament.
Paris, 1919, y P. F . M. Abel Grammaire du grec biblique, X X V sigs.
80 J. V iteau Etude sur le grec du Nouveau Testament. Paris, 1879, pág. 204.
81 N J J 17, 1906, 253. U n estudio serio de algunos semitism os en el N . T.
(cláusulas introductorias και έγένετο y καί Ισται con expresiones de tiempo;
καί uniendo con una principal siguiente a una subordinada; oraciones condi­
cionales) es el de K . Beyer Semitische Syntax im Neuem Testament I : Satzlehre.
Gotinga, 1961.
CONDICIONAMIENTOS Y TE NDENCIAS PSICOLÓGICAS 151

αύτου πολλά έττοίει = πολλάκις ήκουεν); algunos empleos de καί 82;


empleo del positivo en el sentido del comparativo 83, etc. Pero
j lint o a estos y otros semitismos innegables hay construcciones cuyo
carácter griego puede probarse. Citemos un par de ejemplos: el
uso instrumental de έν, muy frecuente en la κοινή neotestamen-
taria, y que algunos autores suponen mero calco del be semita,
tiene sus raíces plenamente griegas, desde Homero, y es muy fre­
cuente en algún autor clásico como Sófocles (cf. § 281). El tipo
de genitivo superlativo κύριος των κυρίων, que usualmente viene
considerado como un semitismo, es también una construcción
bien documentada en griego clásico (cf. § 190). El tipo de geni*
tivo Luc. 16, 9 ό μαμωνάς τής αδικίας (— ό άδικος Μαμωνάς)
tiene igualmente precedentes clásicos (cf. § 197). En cuanto al
«estilo-καί,», que algunos han considerado típico de la sintaxis
neotestamentaria, se da en todos los autores de tendencia popu-
lar, y hoy (salvo en casos muy localizados que pueden deberse a
influjo semita) se está de acuerdo en no considerarlo un semitismo.
El tipo distributivo δύο δύο, έτττά έτττά, etc., considerado un semi­
tismo incluso por autores como D elbrück84, está atestiguado en
Esq. fr. 981 Pers. μυρία μυρία πεμπαστάν, en Sóf. fr. 191 Nauck
μίαν μίαν etc.
En cambio, para poner un ejemplo de la exageración en la
reacción contra el «pansemitismo» de la κοινή del Nuevo Testa­
mento, la construcción como sujeto de un genitivo partitivo:
S. Juan 16, 17 είπαν ουν εκ τών μαθητών αυτού πρός άλλήλους
debe ser considerada im semitismo. Nachmanson, Schwyzer,
Chantraine y otros autores han intentado buscar ejemplos de esta
construcción en griego clásico. Creemos 85 que tales pretendidos
ejemplos han sufrido por parte de dichos autores una interpreta­
ción violenta para presentarlos como antecedente de la construc­
ción, plenamente hebraizante, del N. T. El griego del N. T. es,
en fin de cuentas, según la definición muy conocida de Székely,
dialectus vulgaris mitior hebraizans, y no son de extrañar, por ello,
algunos semitismos auténticos en su sintaxis.

En resumen: semitismos en sentido estricto son muy pocos


los que existen en esa sintaxis. Lo normal, en cambio, es que
82 Blass-Debrunner § 442.
83 Blass-Debrunner, § 245.
84 Vergl. S yn t. III pág. 150.
85 Cf. § 181 y Actas del I Congreso Español de Estudios Clásicos. Madrid,
1 958, págs. 462 sigs.
452 INTRODUCCIÓN GENERAL,

las raíces, muchas veces exiguas, de una construcción, adquie­


ran desarrollo como resultado de la influencia semita; y, en
este sentido, tales construcciones pueden ser llamadas semi­
tismos.
73. E n la época helenística avanzada, sometida Grecia al
poder político de Roma, si bien el influjo cultural se orientó nor­
malmente en el sentido de Grecia a Roma, determinados préstamos
lingüísticos fueron adoptados por el griego tomándolos del latín 86.
Son pocos: algunos elementos fraseológicos en la κοινή neotesta-
m entaria87; quizá la mayor extensión del dativo de relación,
que es una construcción perfectamente griega (cf. § 276); el
tipo προ εξ ήμερων του πάσχα (cf. § 208); quizá, en parte, el
vocativo sin ώ (cf. § 155 ), etc. En la κοινή profana la extension
del plural de los nombres propios (cf. § 115 ), construcción que
es y a griega clásica; la extension, a expensas del acusativo dura-
tivo, del dativo locativo de tiempo. Los latinismos sintácticos apa­
recen sobre todo en los documentos traducidos: γεγραμμένω πα-
ρήσαν ( = scribendo adfuerunt), έμοϊς αΐσίοις οΐωνοΐς (= meis
auspiciis), dativo absoluto... ύπάτοις (= consulibus), etc. Fuera
de esta lengua cancilleresca, los latinismos son m uy inseguros,
como los antes citados. Seguro latinismo es, por ejemplo, S. Lucas,
7, 4 άξιός έστιν, φ παρέξη τούτο ( = dignus est cui hoc praebeas) M.
La sintaxis es más resistente y se conserva mejor que la
fonética o la morfología, como sustrato en otras lenguas que
posteriormente suplantan a un idioma dado, sobre un deter­
minado suelo. G. Rohlfs 80 ha demostrado la pervivenda de
la sintaxis griega en la Italia meridional y Sicilia muchos siglos
después de la desaparidón del griego como lengua hablada por
los habitantes de esas regiones.
La influencia de la sintaxis griega sobre otras lenguas
que la latina ha sido muy grande, a través generalmente de la
sintaxis latina, cuyo influjo sobre la sintaxis de todas las
lenguas cultas de Europa tan considerable ha sido. La misma
significación que tuvo el griego sobre la constitudón de una
86 Cf. A. Debrunner Jahresber. f . A lt., 240, págs. 18 sigs.; 261, págs. 205 sigs;
L· H ahn Rom und Romanismus im griech. röm. Osten. Leipzig, 1906; J. B. TJ11-
Wch Ueber die Latinism en des Dio Cassius. Progr. Nürnberg, 1912.
87 Blass Debrunner § 5, 3.
88 Cf. A. Debrunner Geschichte der griechischen Sprache II, págs. 86 sig9.
89 G. Rohlfs «Griechischer Sprachgeist in Süàitaîiem en S B A W V, 1944-s.
CONDICIONAM IENTOS Y TE N D EN C IA S PSICO LO G ICAS 153

sintaxis latina la tuvo ésta en la estructuración de la sintaxis


alemana en el siglo xni, como lo han probado los estudios de
Burdach 90, o sobre la inglesa 91, y, con mayor razón, sobre I3
española, francesa o italiana 92.

LAS TENDENCIAS GENERALES PSICOLOGICAS


EN LA SINTAXIS GRIEGA

74. Sobre los condicionamientos constituidos por el ma-?


terial lingüístico y medios extralingüísticos, los caracteres
generales de la psique popular e individual y los impuestos
por el mundo circundante, en su triple aspecto de naturaleza,
cultura y sociedad, actúan como elemento dinámico las ten­
dencias generales que presiden la evolución y actividad del
lenguaje. El estudio de estas tendencias constituye el con­
tenido de la teleología lingüística. La orientación teleológica
en la lingüística, que orientó las especulaciones de los primeros
indoeuropeístas 93, fue más tarde completamente abandonada
por la escuela de los «jóvenes gramáticos», para los que el
estudio lingüístico se reducía al de las leyes fonéticas (y, en ge­
neral lingüísticas). La lingüística de nuestro siglo —en algún
caso, con exageración 94— ha vuelto a prestar su atención al
problema de la finalidad y causalidad teleológica de la evolu­
ción lingüística, y ello en los dos sentidos fundamentales que
posee el estudio teleológico: la teleología de los condiciona­
mientos internos (Anlageteleologie) y la teleología en cuanto
finalidad (Absichtsteleologie). El estudio de las condiciones
90 K . Burdach D ie nationale Aneignung der B ibel und die Anfänge der
germanischen Philologie. Halle, 1924.
91 Cf. A. Bröckelmann A comparative view of English and Latin Syntax,
Progr. Blakenburg, i860; W. Behrens Lateinische Satzformen im Englischen:
Latinism en in der Syntax der englischen lieber Setzungen des Humanismus,
Münster i. W., 1937; K . Sorensen «Latin Influence on English Syntax» en Acta
Con gr. M adv. V, págs. 131-55.
02 Cf. F. B latt «Latin Influence on European Syntax» en A cta Con gr. M adv ,
V , págs. 33-69; P. Nykrog «L’influence latine savante sur la syntaxe du fran­
çais» ibid. págs. 89-114. V id también A. Stender-Petersen y K . Jordal «Das
griechische-byzantinisehe Erbe im Russischen» ibid. págs. 201-17.
93 Cf. I. Slotty Zur Geschichte der Teleologie in der Sprachwissenschaft.
Dis. Breslau, 1935. Würzburg, Triltsch.
94 Cf. Emerita X X IV , 1956, págs. 285 sigs.
154 IN T R O D U C C IÓ N GENERAL

internas de los sistem as lingüísticos, el de las grandes tenden­


cias que mueven la evolución de las lenguas, ocupa, por de­
recho propio, un lugar de honor ju n to al estudio de las m oti­
vaciones externas de los cambios lingüísticos 95.
Antes de iniciar el estudio de estas tendencias convendrá
hacer dos observaciones metodológicas: a) Los m otivos que
condicionan una construcción pueden v ariar con el curso del
tiempo, como pueden variar los motivos de todo acto hum ano,
permaneciendo éste externam ente el mismo. Y a hemos citado
antes el ejemplo del llam ado plural sociativo, que comienza
por ser un pluralis inclusivus y, con frecuencia, modestiae,
p ara acabar siendo u n pluralis maiestatis propiam ente dicho
(cf. § 121 y sigs.); b) U na misma construcción puede res­
ponder, en dos lenguas distintas, a m otivaciones diferentes
y a veces francam ente opuestas. M ientras que en español la
m anera usual de dar una orden es el im perativo: «Camarero,
tráigam e un café», y, frente a ella, el uso del futuro parece
menos cortés: «Camarero, usted me trae rá un café», en francés
ocurre exactam ente lo contrario: Garçon, vous m*apporterez
un café es la forma m ás usual y cortés; garçon, apportez-moi
un café suena más bien a lengua de cuartel 96. D entro de este
mismo orden de hechos advertirem os que, para algunos, el fu­
turo, en Homero, todavía no tiene nunca carácter yusivo,
como lo tendrá m ás tarde.
Aunque la serie de tendencias generales que presiden la
evolución teleológica de la lengua sea m ás rica y compleja,
nos limitaremos a alu d ir solam ente a las seis más im portantes,
siguiendo la sistem atización desarrollada por W. H a v e rs 97,
aunque no esté libre de posibles c rític a s98. Distinguiremos,
pues, las siguientes seis tendencias generales: tendencia a la

95 Cf. W. Havers en Germ. rom . Monatsschr. X V I, 1928, págs. 13 sigs.


96 Cf. Iy. Jourdan en Erinnerungsgabe für Μ . Weber. Munich-Leipzig, 1923,
I, págs. 354 sigs.
97 Handbuch págs. 146 sigs.
98 Cf. J. van Ginneken De oorzaken der Taalverander in gen. Amsterdam,
I93°> págs. 28 sigs., y especialmente E- Otto en D ie neueren Sprachen Beih. 15,
1928, pág. 3, nota i, que distingue entre valores (Wertungen ) de la lengua en
cuanto producto cultural y tendencias {Triebe ) de la lengua en cuanto producto
natural, pero reconociendo la dificultad de una clara delimitación en la prác­
tica.
CONDICIONAM IENTOS Y TE N D EN C IA S PSICO LOGICAS 155

representación intuitiva, a la descarga emocional, al menor


esfuerzo, al orden, tendencias estéticas y tendencias sociales.

A) T e n d e n c ia a la r e p r e s e n t a c ió n in t u it iv a .

75. Característica tanto de la lengua popular como de la


poética, en aquélla como tendencia natural, en ésta como
tendencia artística. Viene a coincidir con una propensión
hacia los elementos concretos y una renuencia hacia todo lo
abstracto. Con frecuencia coincide con esta tendencia otra
encaminada al mínimo esfuerzo (en la lengua popular sobre
todo), o tendencias artísticas (en las lenguas artísticas), como
también algunos medios y procedimientos de la descarga
emocional pueden secundariamente ponerse al servicio de la
representación intuitiva y concreta (cf. el presente histórico).
Enumeraremos una serie de rasgos sintácticos explicables por
esta tendencia:

Dentro del orden de palabras, la posición enfática de los verbos


y otras palabras que expresan ruidos o impresiones sensibles ":
A 46 Ικλαγξαν δ* αρ* οίστοί, Δ 504 άράβησε δέ τεύχε* έττ’ αύτχο
(cf. el tipo «erach, sonaron los dardos»).
Una marcada propensión hacia los giros concretos y plásticos
muestran los sintagmas que expresan el precio o la valoración
en tipos de encarecimiento o de menosprecio. Así, el tipo latino,
eminentemente popular, 100 hettae, flocci, nauci, etc., facio o el
español «me importa un bledo, un comino, un rábano», etc. El
homérico I 378 τίω δέ μιν έν καρός αΐση es muy probablemen­
te 101 «le tengo en la misma estimación que a una cáscara de
nuez» (καρρός de κάρυ forma atemática de κάρυον), exactamente
como el latín (non) nauci facere.
Eminentemente intuitivas son las segundas personas, en uso
«impersonal» del tipo Δ 429 ουδέ κε φαίης, Ε 85 ούκ αν γνοίης,
Δ 223 ούκ αν ιδοις, etc. y del irreal ático oev είδες, έπέγνως άν,
etcétera, como el lat. crederes, putares, etc. Frente a un uso imper-

09 Cf. Ammann en SH eid. A W , 12 Abt., 1920, págs 23, 15, y E . Kieckers


I F X X X V , 1915, págs. i sigs.
100 Hofmann Lateinische Umgangsprache , pág. 81.
101 E m eritay i960, pág. 125 sigs.
156 IN T R O D U C C IÓ N G ENER AL

sonal de la tercera persona, con un τις por ejemplo, la segunda


persona concreta la acción en el sentido de insistir sobre su validez
e n lo que concierne a un concreto auditor.
El tipo denominado Sicilia amissa = «la pérdida de Sicilia»:
Hdto. 1 , 31 μετά Σόλωνα οϊχόμενον, Tue. 3, 29 ήμέραι ήσαν τη
Μυτιλήνη Ιαλωκυία έπτά, e tc .102, más concreto que el equivalente
con el sustantivo abstracto, y puesto también en las lenguas mo­
dernas en que aparece al servicio de esta misma tendencia por la
intuición (tipo francés son rêve accompli, esp. su sueño cumplido 103)*
El tipo de genitivo explicativo χρήμα Λακαινών, etc. (cf. §
195 )'
El adjetivo predicativo frente al adverbio, más abstracto,
construcción frecuentísima en griego y latín 104: A 423 χθι^ός
φ η κατά δαϊτα, ι 336 έσπέριος δ* ήλθεν, Eur. Med. 440 αΙΟερία
δ’ άνέπτα, etc. Se ha hecho observar que el estilo naturalista
de un escritor como Zola propende a su empleo 105.
La expresión polar106: δ 141 οϋτ* δνδρ’ ουτε γυναίκα, Jen. Cir.
8, 7, 28 και πάντες δέ οί παρόντες και ot απόντες φίλοι χαίρετε, X
432 νύκτας τε καί ήμαρ, etc. Son expresiones más concretas que
un simple «todos», «siempre», etc.
También el uso del plural puede servir a una apetencia hacia
lo más concreto, frente al singular, en el tipo de concordancia
B 278 ώς φάσαν ή πληθύς, Tue. 4, 112 ό άλλος όμιλος εσκεδάν-
νυντο, etc 107.
Otros medios de expresión intuitiva son: la deixis; elipsis de
verbos y otros elementos; construcciones condicionadas por el
gesto o por las inflexiones tonales; preferencia por el estilo directo
(cf. § 53) > paréntesis exclamativos (juramentos, cf. § 159, 3a);
la αποστροφή (ξ 55 τόν δ’ άπαμειβόμενος προσέφης, Ευμαιε = ξ165,
360, 442, 507, ο 325, π 60, 135, 464, etc.; en la Ilíada: con
Patroclo Π 20, 584, 692, etc., Menelao Δ 127, Η 104, etc., Melanipo

102 Cf. Stahl Rhein. M us. 1899, págs. 150 sigs.; Gildersleeve A J P h X IX ,
págs. 463 sigs.; E. A. Hahn CI. J . X X I II , 1927, págs. 266 sigs.; F. P. Jones
Language Suppi. X V , i. Baltimore, 1939.
303 Cf. E . Iycrch Beiheft 42. de la Zeitschr. f. rom . Phil. 1912.
104 Cf. A. Kocevalov en Rhein. M us. L X X I X , 1930, págs. 44 sigs.; Mehl-
hom Commentatio de adiectivi pro adverbio positi ratione et usu . Glogau, 1828.
106 W. Heise Zur historischen Syntax des adverbial gebrauchten A djektifs
im Französischen . Dis. Go tinga, 1911.
106 Cf. J. E . Kemmer Die polare Ausdrucksweise in der griechischen L ite­
ratur. Würzburg, 1903.
107 Cf. Bruhn Anhang § 14 sigs. Para el inglés moderno, donde esta ten­
dencia se deja sentir fuertemente, cf. Deutschbein System der neuengl. S yn t. § 88.
CONDICIO NAM IENTO S Y TE N D E N C IA S PSICO LÓGICAS 157

o 582, Febo o 365, Y 152, hijo de Peleo Y 2 108); parataxis sindética


descriptiva («estilo ueni, uidi, uici»; Sóf. Ay. 896 ωχωκ\ ολωλα,
διοπτεττόρθημσι, φίλοι, Lisias 12,100 άκηκόατε, έοράκοττε, ττεττάνθα-
τε, εχετε * δικάζετε); clímax asindético (Π 802 εγχος βριθύ, μεγα,
στιβαρόν, κεκορυθμένον, Ar. Αν. 527 y sigs. ΐστησι βρόχους, παγίδας,
ράβδους, ερκη, νεφέλσς, δίκτυα, ττηκτάς); paronomasias y repeti­
ciones (Ar. Cab. 247 παιε παιε, Ran. 759 πραγμα, πραγμα μέγα
κεκίνηται, Herodas 4, 61 αί σάρκες οΐα θερμά θερμά, frecuentísimas
en la tragedia); el infinitivo exclamativo del tipo Esq. Eum. 837
εμέ τταθεΐν τάδε, φευ, etc.
Bl presente histórico es, al menos en su origen, más bien
tm medio expresivo que un procedimiento impresivo. No es que el
escritor o hablante, para impresionar al auditor, le presente ante
la vista, como en la representación de un drama, las acciones
pasadas, sino que el recuerdo de éstas se le ofrece tan vivo que de
nuevo le revive, sea porque él mismo tomó parte en ellas, sea
porque las considera insólitas y excepcionales. Se ha hecho notar 109
que es frecuente con expresiones que significan lo visto, lo oído,
el movimiento..., sensibles e intuitivas.
E l imperfecto coincide con el presente histórico (y frente al
aoristo) como rasgo expresionista y descriptivo.
El tipo de adjetivación apositiva Teócr. 15,148 ώνήρ δξος ατταν,
Luc. dial. mer. 11,3 Φιλημάτιον, τήν σορόν (cf. Ar. A visp. 1365 εραν
ώραίας σορου), etc.
El tipo de metonimia θέατρον por θεαταί (Herod. 6, 21), etc.

B) T e n d e n c ia a la d escarga e m o c io n a l .

76. Las emociones y afectos intensos del hablante des­


cargan en una serie de procedimientos expresivos: interjec­
ciones, exclamaciones, interrogaciones. Una repugnancia hacia
la forma regular, unida a una propensión hacia la expresión
abrupta, atropello de la lógica y la gramática caracterizan al
habla emocional, tendencias revolucionarias que general­
mente son luego remansadas y sujetas por la norma. No sólo

108 Cf. Niltsch Philologus X V I, págs. 151 sigs. y Samuelsson Eranos V I,


pág. 40.
109 Heitize en Streitberg Festgabe , págs. 123 sigs. y J. B. Hofmann «Wege
und Ziele der umgangsprachlichen Forschung» en B ayer. Blätter f. d. Gym ­
nasial· Schulwesen L X I I , 1926, págs. 319 sigs.
158 IN TR O D U C C IÓ N GENERAL

la emoción individual mas también las tendencias sociales


pueden influir aquí, y así hay épocas de reserva y frialdad
en la relación social, frente a épocas cordiales y afectivas.
La emoción se traduce ante todo en los procedimientos
fonéticos y prosódicos («tempo», acento, modulación frásica).
Las órdenes propenden a la expresión corta y pregnante, las
súplicas al circunloquio. Una pronunciación melosa caracteriza
a los diminutivos e hipocorísticos, la energía articulatoria suele
acompañar a las interpelaciones, insultos, etc. La sintaxis de
las negaciones ofrece múltiples ejemplos de construcciones
sometidas al influjo de una fuerte tendencia emocional:
Tue. 3, 36 μετάνοιά tiç εύθύς fjv ocutoIç... ττόλιν δλην
διαφθεΐραι μάλλον ή ού τούς αυτούς.

Kn punto al orden de palabras, lo que atrae la emoción del


hablante ocupa las cimas más relevantes de la frase. Bn tom o a
ello se ordena después el resto de los elementos: cf. otra vez el
nominativo aislativo-enfático (cf. § 145 y sigs.), el acusativo
proléptico en parte de sus tipos (cf. § 172 nota), órdenes de palabras
del tipo de Plat. Rep. 328 c ευθύς ouv με ΐδών ό Κέφαλος ήσττσ^ετο τε
και είπεν, Hdto, 6, 23 πειθομένων τών Σαμίων και σχόντων τήν
Ζάγκλην ενταί/Θα οί Ζαγκλαϊοι έβοήθεον frente al tipo Β 49
ήώς... ττροσεβήσετο ... φόως έρέουσα (orden lógico, frente al
emocional en Hdto. 6, 70 ές Δελφούς χρησόμενος τω χρηστηρίω
ττορεύεται). Palabras que significan «más, tanto, mayor», etc.,
suelen ponerse a la cabeza de la frase 11°.
También la parataxis caracteriza a la lengua emocional y al
estilo eruptivo. Desde luego, muchos ejemplos de parataxis sindé-
tica están puestos rebuscadamente en boca de personajes poseídos
de una emoción fuerte. El sintagma δείδω / μή τι ττάθησι para-
táctico posee una fuerza emocional que, al relajarse, lleva a la
hipotaxis δείδω μή τι ττάθησι 111.
«El afecto complica, la lógica simplifica», escribió Schuchardt112.
El estilo afectivo propende a veces a la perífrasis. No deja de ser

310 Cf. L a oración nom inal en Homero , págs. 154 sigs. sobre el orden de los
elementos en la frase nominal: los predicativos semánticamente fuertes ante­
ceden al bloque sujeto (cópula).
111 Cf. W. Schadewaldt M onolog und Selbstgespräch. Berlín, 1926. In d e x ,
pág. 263, donde se mencionan otros ejemplos.
112 Brevier. Ein Vademecum der allgem. Sprachwiss. zusammengest.
und eingeleitet von L. Spitzer. Halle, 1928, pág. 324.
CONDICIONAM IENTOS Y TEN D EN C IA S PSICO LÓGICAS 159

significativo que el tipo de repetición, dilecto del drama por


ejemplo, acontezca con frecuencia en los imperativos: Eur. Res. 676
θεΐνε θεϊνε, Ar. Cab. 247 παίε τταϊε y en los vocativos: Teócr. 6, 8
τάλαν τάλαν, 11 , 72 ώ Κύκλοοψ Κύκλωψ, etc.
E ntran aquí también los dobletes o formas mellizas, frecuen­
tes ya en Homero, del tipo: σ 80 τρομέεις και δείδιας αινώς, 0 134
οϊδέ τε και δεδάηκε, Dem. 12, 14 άρχαΐα καί παλαιά, 18, 6 άξιώ καί
δέομαι, 21, 187 κλάειν καί δακρύειν, 56, 37 ή vous ... σέσωσται καί
εστι σωα, etc. Toda clase de reduplicaciones: κακός κακώς άπόλοιο,
καλώς κάλλκττα, μέγας μεγαλωστί (Π 776, etc.), οΐόθεν οιος (Η 39
y 226), όργα περιόργως (Esq. A g. 215), el tipo μυρία μυριάκις, Ar.
Paz 291 ήδομαι καί χαίρομαι και ευφραίνομαι, etc. 113.
Formas intensivas del comparativo y superlativo 114.
Plural aumentativo que, en ocasiones, lo es afectivo (cf. §
112 ).
Oposiciones ilógicas, por ejemplo, dentro de la llamada «expre­
sión polar»: Sóf. Ant. 1108 ϊτ \ ϊτ* όπάονες οΐ τ* οντες οΐ τ* άπόντες
(cf. el ejemplo de Jen. Cir. 8, 7, 28, citado en el § 75 ), El. 305
τάς ουσας τέ μοι και τάς απούσας ελπίδας διέφθορεν, Ar. Ran. 486
δειλότατε θεών σύ κάνθρώπων, etc.

Pero, en cierto sentido, el afecto «simplifica» la expresión.


La estructura eruptiva de la frase elimina elementos super­
fluos, la parataxis desdeña las partículas de la hipotaxis,
el infinitivo se emplea en lugar de las formas finitas más com­
plicadas, hay elipsis afectivas, aposiopesis. He aquí algunos
tipos: μή τριβάς ετι (cf., § 175), μή γάρ δή δίναν γ ' Ευρώτα
(cf. Dem., 18, 200; 2, 23; 4, 19, etc.), el tipo Tue. 2, 5 τά έκ
τής χώρας εσεκομίσαντο, los zeugmas y anacolutos, etc.
Naturalmente* hay autores o géneros enteros caracterizados

113 Cf. Em érita 1959, págs. 138 sigs. Sobre el adjetivo geminado cf. E . Me­
rone Giorn. It. FU. 1958, 337-46, y ejemplos como: Sóf. A y. 414 ττολύν ττολύν,
Eur. Andr. 245 σοφή σοφή σύ y 678 γέρων γέρων εί, H ipól. 830 μέλεα μέλεα,
Anacr. λεωφόρε λεωφόρ’ Ήροτίμη, Calím. καλός καλός, etc. L a «iteratio
adiectivi» no es un semitismo (cf. un triplicativo en Isaías 6, 3), sino algo propio
de toda lengua popular (cf. latín multa m ulta, malus malus , etc.). Sobre el tipo
A 363 εξαύδα μή κεΰθε^ΐ. E . 816, o 263, ε 143, A 22, A 246, etc.) vid. H. Hum-
bach Münch. Stud, z . Sprachw iss 14, 1959, pág. 25.
114 Cf. H. Thesleff Studies on the Greek Superlative. Helsingfors, 1955,
y Studien on intensification in early and classical Greek . Helsingfors-Copen-
hague, 1954.
1 60 IN T R O D U C C IÓ N GENERAI#

por una sintaxis emocional y otros, en cambio, por una sin­


taxis fríamente lógica y reservada. Por otra parte, los proce­
dimientos emocionales no son siempre los mismos. Si hubié­
ramos de juzgar de la temperatura emocional de la prosa
tucididea por el número de sus interrogaciones retóricas y
otros efectos teatrales semejantes, habríamos de calificarla
quizá como la más fría de toda la literatura griega: los retóricos
antiguos no contaban en él más que tres hipóforas y una sola
interrogativa retórica emocional, el moçou δεινά εΐργασθε; con
el que acaba un discurso 115. Pero el historiador υπεροπτικός
τ% ακολουθίας tiene sus propios procedimientos (anacolutos,
«uariatio», asimetrías, etc.) para expresar su fuerte emoción
contenida.

C) T e n d e n c ia al m enor esfuerzo .

77. La lingüística positivista consideraba que las lenguas


evolucionaban buscando fundamentalmente la mayor como­
didad, el menor esfuerzo de los hablantes. Tales puntos de
vista no son hoy, después de una etapa de lingüística idealista,
compartidos. Juegan un papel no despreciable estas tendencias
económicas; pero constantemente alternan en la lengua la
economía y el ahorro de energías con el lujo y el dispendio
de medios expresivos, la elipsis y el pleonasmo. En muchos
fenómenos en los que se suele ver una ejemplificadón de la
tendencia al menor esfuerzo intervienen también otras ten­
dencias. Piénsese en el corrientísimo fenómeno de la analogía
sintáctica. Las construcciones y, en general, las formaciones
analógicas son, por una parte, más cómodas que las anómalas
e irregulares; pero, al propio tiempo, ponen orden en el mate­
rial de la lengua y sirven así a otro tipo de tendencias que
luego estudiaremos. En definitiva, el conservatismo de la
lengua es más cómodo que el esfuerzo penoso de creación ori­
ginal.

115 Pero cf. W. Schmid Gesch. d. griech. L it. I 5 pág. 198.


C O NDICIO NAM IENTO S Y TEN D EN C IA S PSICOLÓGICAS 161

Consideremos algunos casos típicos:

En el capítulo de la prosodia y fonética, la ordenación de pala­


bras persigue frecuentemente fines de comodidad para el hablante:
se evita la sucesión de palabras o sonidos de pronunciación costosa
o difícil, exactamente como dentro de la palabra acontece con
algunos fenómenos fonéticos. Se evita igualmente que los acen­
tos, de articulación nítida y expresiva, se sigan continuamente.
De ahí, en parte, la conocida tendencia en griego a colocar esas
frecuentísimas enclíticas περ, δε, γε, etc., detrás de la palabra im­
portante de la frase: queda así aislada y se la pone en vedette ;
pero, al mismo tiempo, se evita someter al hablante a un esfuerzo
fuerte de tension articulatoria: Dem. 4, 2 τί οΰν έστι τοϋτο;
E n lenguas de acento intensivo, que requiere mayor esfuerzo que
el musical, el orden de palabras e incluso ciertos sintagmas «de
relleno» se deben muchas veces a idéntica tendencia a evitar la
contigüidad inmediata de las cimas tonales: tal es el caso del
llamado «infinitivo hendido» (split-infinitiv) en inglés, del tipo
to strongly sustain 11β.
E n los variados fenómenos que tradicionalmente se integran
bajo la rúbrica de «braquilogía» influyen diversos condiciona­
mientos y tendencias: emocional, tabú religioso o social, las len­
guas especiales, etc.; pero, en fin de cuentas, toda elipsis o b ra­
quilogía sirve a una tendencia al menor esfuerzo. E l capitulo es
m uy amplio y a él habrá que dedicar la debida atención en nues­
tra estilística sintáctica. Mencionemos ahora una serie de ejemplos:
Aunque el tipo de expresión εϊς (âs), εν, έξ Aï δον (cf. § 192
y sigs.) es seguramente un genitivo ordinario, desde el momento
en que alterna en el uso lingüístico con el tipo más desarrollado,
«is δόμον Αΐδου, etc., se siente como una construcción braquüó-
gica y en su empleo pueden intervenir las tendencias económicas
de la lengua. El tipo de construcción 1451 ή δ3αΐέν εμέ λισσέσκετο
γουνών es una variante comprimida del completo Z 45 λαβών
ελλίσετο γουνών (a aquel tipo se asocia, aunque quizá sea origi­
nariam ente un genitivo ablativo, β 68 λίσσομαι ή μέν Ζηνός ’Ολυμ­
πίου ήδέ Θέμιστος).
Un tipo semejante a la contracción fonética y que podríamos
denom inar «contracción sintáctica» (su análogo en lexicología son
las «portemanteau-words» del género de Ölberg etc) tenemos en

116 Cf. J. H. Hoops Englische Sprachkunde. Stuttgart, 1923, pág. 120.


162 IN TR O D U C C IÓ N GENERAL

casos como A 135 άλλ’ ει μέν δώσουσι γέρας μεγάθυμοι ’Αχαιοί


(i. e. καλώς εξει) * ει δέ κε μή δώωσιν, εγώ δέ κεν αύτός ελωμαι, α
188 ξεΐνοι δ* άλλήλων ττατρώιοι εύχόμεθ’ είναι / êj αρχής, εϊ πέρ τε
γέροντ* εϊρηαι (esto es: και τοΰτο γέρων φήσειε, εΐ ...), Ζ 150 εΐ 6’
έθέλεις καί ταΟτα δαήμεναι (sc. ϊσθι), εστι ττόλις Έφύρη, Γ 52 ούκ άν
δή μείνειας άρηίφιλον Μενέλαον; ( —-εΐ μείνειας) γνοίης χ* οιου φωτόδ
Ιχεις θαλερήν παράκοιτιν.
También el tipo ενθα καλείται ( = ubi situm est quod καλείται;
cf. W. Schulze Quaestiones epicae Güterloh, 1892, pgs. 286 y 526)
y expresiones como παρεΐναι είς Σάρδεις, στήναι εις τόπον τινά, ήλθεν
έν τή πόλει, etc. (cf. lo dicho en § 46 sobre la expresión del «fait
accompli»). Igualmente el tipo εΐπερ τις, ειπερ που, εΐπερ ποτέ. 117 El
uso pregnante de ciertos verbos transitivos, que les puede convertir
en intransitivos (cf. § 163). La comparatio compendiaria (cf. § 216)
y giros análogos: Φ 191 κρείσσων αυτε Διός γενεή ποταμοΤο
τέτυκται, Ρ 51 κόμαι Χαρίτεσσιν όμοΐαι. La construcción que Th. Ka-
lepky ha llamado 118 «persona pro re», de la que en griego ofrece
variados ejemplos el estüo conciso de las inscripciones. Así esta
tesalia (del año 214 a. de C., recogida en Solmsen-Fränkel In ser.
Graec. ad inlustr. Dialectos selectae. Leipzig, 1930, pág. 21, lín. 27
y sigs): πννθάνομαι τους πολιτογραφηθέντας κατά τήν παρ’ έμου επι­
στολήν και τό ψήφισμα τό υμέτερον και άναγραφέντας είς τάς στήλας
έκκεκολαφθαι. El cambio, sin mención expresa, del sujeto o del obje­
to: Tue. 2, 65 οσον χρόνον προυστη (Pericles) τήςπόλεως... ασφαλώς
διεφύλαξεν αυτήν, και έγένετο (ή πόλις) επ’ έκείνου μεγίστη;4, 96 τό
μέν ευώνυμον τών Βοιωτών... ήσσατούπότών *Αθηναίων, καί επίεσαν
(sc. oi ’Αθηναίοι) τούς τε άλλους, etc.
El tipo «café cantante» U9: τό εύρίσκον (εύρύν) «el precio conse­
guido» 12°, ό έπιβάλλων (— φ έπιβάλλει), τό συνειδός, etc., puede,
en parte, reposar sobre abreviaciones propias de estratos socia­
les determinados 121.
El tipo χλωρόν δέος (Η 479, Θ 77, etc.; cf. Κ 376 — 0 4
χλωρός ύπαί δέους); ήλεός οίνος (η 182, ξ 464); κρυόεις, κρυε-
ρός γόος, κρυόεσσα ΐωκή; θάνατος δυσηλεγής (χ 325), τανηλεγής
θάνατος (β 100); λυγρόν κήδος, πένθος; οιστοί στονόεντες (φ 12),
loi ώκύμοροι (χ 75), etc. Cf. lat. pallida mors, gelida formido, etc.

117 Cf. Kühner II, pág. 573.


118 Zeitschr. f. französische Sprache X L L 1913, págs. 257 sigs. y X I J V ,
1917, pág. 243.
119 Cf. A. Debrunner M u s. H elv. I, 1944, págs. 31 sigs.
120 Una interpretación diferente en Schwyzer II, pág. 121, nota r.
121 Cf. L . Spitzer A u fsä tze , págs. 18 sigs.
CONDICIONAM IENTOS Y TEN D E N C IA S PSICO LO G ICAS 163

Fundamentalmente reposa sobre la personificación de estos con­


ceptos φόβος, yóos, etc., basada en creencias religiosas o en
motivos poéticos; pero, en etapas posteriores, puede influir un
cierto momento de propensión hacia la brevedad. F. Sommer los
llama «schiefen Attributen» 122.
La tendencia al menor esfuerzo condiciona el uso de términos
imprecisos como «cosa», «hacer», etc., que se utilizan como como­
dines, evitando el esfuerzo que supone la busca del término espe­
cífico y más matizado: así, en griego, ocurre con vocablos como
χρήμα, τι, etc.
Tabachovitz 123 incluye dentro de esta tendencia el tipo, fre­
cuente en griego medieval y moderno, que designa la casa, palacio,
iglesia, etc., de una persona, santo, etc., con un τά + genitivo.
El sintagma es, como se sabe, ya clásico: Jen. An. 3, 1, 10 τά
τών στρατιωτών 124, etc.
La fosilización de ciertas partículas relativas, cualquiera que sea
su antecedente, como ocurre con el gr. mod. ττου12s. Ya el uso clá­
sico de los adverbios relativos ενθα, ή, δθεν, oí, con antecedentes
personales puede responder a la misma tendencia: Hdto. 9, 1
οκού δέ έκάστοτε γίνοιτο, τούτους τταρελάμβανε 12β.
A veces la imprecisión debida a la pereza mental puede enla­
zarse con un cierto egocentrismo en virtud del cual el hablante
rehuye situarse en la postura del auditorio. El cambio, tan carac­
terístico, de sujeto en el estilo de la Ley de las Doce Tablas (si
in m s uocat, ito. N i it antestamino: igitur em capito) tiene su co­
rrelato en griego, como antes hemos visto (cf. § 53).
El tipo braquilógico que Havers denomina «representación»
puede llevar también a ambigüedades. W. Carland 127 estudió
en el Avesta el tipo de designación de un dios, que incluye implíci­
tam ente a los dos que con él están relacionados: cuando se dice
Mazdah se está mencionando también a Asa γ Vohumanah. Por
medio del nombre de una persona principal (un rey, por ejemplo)
pueden ser «representadas» o tra s12S. Cf. el tipo de dual elíptico que
estudiamos en § 106 c.

122 Zum Attributiven A djektivum SB AW , 1928.


123 Sprachliche und Textkritische Studien zur Chronik des Theophanes
Confessor. Dis. Upsala, 1926, pág. 3.
124 Kühner I, pág. 269. Cf. Hdto. 7, 200τ6 Δήμητρος y § 192.
125 Η. Jensen I F XI*VII, 1929, págs. 295 sigs.
126 Kühner II, págs. 401 nota i.
127 K Z X X X , 1890, págs. 540 sigs.
128 Cf. lyöfstedt Syntactica, 68.
IN T R O D U C C IÓ N G ENERAI/

También lo que Brugmann llamaba «distensión» (Streckung)


de verbos y nombres verbales de aspecto ingresivo que pasan a
d u rativos 129 por circunstancias contextúales.
A. Persson 130 ha estudiado el tipo Σ 96 μεθ* Έκτορα, Tue. 3,
68, 1 μετά τόν Μήδον (— μετά τά Μηδικά, «después de las guerras
médicas»). Para la expresión de estas nociones suele generalmente
emplearse un Sicilia amissa como Hdto. 1, 34 μετά Σόλωνα
οΐχόμενον, Ού 575 μετά Πάτροκλόν γε θανόντα.
El tipo Tue. 6, 27 τό πράγμα μει^όνως ελάμβανον (cf. lat.
male reprehendunt).
La «vuelta a la posición de descanso» (Herstellung der Ruhela­
ge) de Behaghel (cf. § 148): nominativo, indicativo, etc.
La repelencia hacia la subordinación es característica de todo
estilo perezoso. Entre los muchos condicionamientos que, como
hemos ido viendo, puede haber en la base de la parataxis en la
lengua popular, es éste uno de los más importantes.
El estilo adicional o supletorio (Nachtragstil) es igualmente
característico de esta sintaxis. Nachm anson 131 cita la siguiente
inscripción: ó γραμματεύς τοΰ Θεού άποδεξάσθω έξαντής τάς άττο-
γραφάς τών βουλομένων χρηστηριασθήναι καί ττάντας άναγράψας τά
ονόματα εϊς λεύκωμα, τταραχρημα προθέτω τό λεύκωμα, etc.
Se ha querido corregir πάντα [ς] τα ονόματα. No es necesario:
«Inscriba a todos, sus nombres», expresión apositiva en vez del
genitivo normal. Estas epexegesis se hacen necesarias, porque la
tendencia al mínimo esfuerzo evita que el pensamiento pueda
ordenar previamente una expresión adecuada. Lo cual se traduce,
por otra parte, en cantidad de monótonas repeticiones: las tenden­
cias económicas no siempre llevan a la braquilogía, mas también
al pleonasmo. Tal es el caso de las «muletillas» y de los paréntesis
más o menos vacíos semánticamente: ή δ* ος, ήν δ* έγώ, οίμαι, δοκώ,
ευ ίσθι, εφαμεν, πώς δοκεϊς, πώς οιει, δηλονότι, etc., puntos de apo­
yo y descanso en que se detiene el pensamiento para cobrar
fuerzas.
A esta tendencia puede responder también la «repetición para­
lela» del género de θ 322 ηλθε Ποσειδάων γαιήοχος, ήλθ* εριούνης
Έρμείας, ήλθεν δέ άναξ εκάεργος 9Απόλλων que, anáfora estilística,
reposa primitivamente sobre un procedimiento popular.

. 329 Ber. Verh. Sächs. Ges. PV^'ss. phil. hist. K l. 69, 1917, i. Heft. 28.
330 Eranos X X , 1921, págs. 58 sigs.
131 Beiträge zur K enntniss der alt griechischen Volkssprache. Upsala, 1910,
pág. 69·
CONDICIONAM IENTOS y t e n d e n c ia s p s ic o l ó g ic a s 165

La tendencia a uniformar los medios expresivos, puesta


fundamentalmente al servicio de la ordenación del material
lingüístico (qí. infra), es, en parte, resultado de la propensión
al menor esfuerzo. Con la fuga anomaliae se elimina el lujo
de formas más o menos equivalentes, se poda la abundancia
y riqueza de medios. En el proceso de desaparición de la
flexión sintética, alternante ya largo tiempo con procedimien­
tos perifrásticos, esta tendencia desempeñó una función muy
importante.

D) T e n d e n c ia al orden .

78. La lengua es un fenómeno social; sirve primariamente


a la comunicación entre individuos. Cuanto más amplia es la
comunidad lingüística, más imperiosamente se hace sentir la
necesidad de claridad. Alguien ha dicho 132 que la historia
de las lenguas se mueve en la diagonal de dos fuerzas, la ten­
dencia al menor esfuerzo y la necesidad de claridad. Todos
los miembros de la comunidad deben entender lo expresado
por un individuo determinado. De aquí que éste deba sujetarse
a la norma y, en la variada fauna lingüística, poner el orden
de la clasificación de los géneros, especies y sus relaciones mu­
tuas. No en vano se ha dicho también 133 que «el hombre es
un animal clasificador». En definitiva, la gran tendencia que
rige el desarrollo de las lenguas, la analogía (sobre la que influ­
yen también otras fuerzas encaminadas al menor esfuerzo, etc.),
no hace otra cosa sino poner orden en el material gramatical,
eliminando las anomalías, destruyendo las especies raras o
sobrevivientes en beneficio de la regularidad. Que la tendencia
al orden coincide a veces con otras tendencias ya lo acabamos
de indicar refiriéndonos a su relación con la tendencia hacia el
menor esfuerzo. Sus conexiones con la elocución afectiva y
enérgica son también frecuentes, y, en última instancia, por
servir a la finalidad social de la lengua se relaciona igualmente

132 G. von der Gabelentz Die Sprachw issenschaft. Leipzig, 1901, pág. 256.
133 Ο. Jespersen D ie Sprache . Trad. alem. Heidelberg, 1925, pág. 375.
166 IN T R O D U C C IÓ N GENERAI*

con las tendencias sociales que luego estudiaremos. En oposi"


ción a W. Wundt. para quien la analogía se opera sin que
el hombre salga de un estado de pasividad, ni participe en ella
su voluntad o pensamiento, es preciso insistir, con E. Otto,
Vossler y Havers, sobre el punto de vista contrario. El proceso
de asociaciones que está en la base de los fenómenos de ana­
logía no es algo absolutamente pasivo, sino de tipo «reactivo»
al servicio de la «ley de totalidad».
En cualquier capítulo de la sintaxis que tomemos como
ejemplo, la historia de las construcciones que se incluyan en
él nos permitirá, al comparar estados de lengua cronológica­
mente diferentes, documentar esta tendencia general hacia el
orden y la claridad. Las construcciones equivalentes desapa­
recen en beneficio de una sola; si no desaparecen, son dotadas
de una significación distinta, que les confiere derecho a vivir
en una comunidad económica y ordenada.

Tal vez no exista capítulo en el que esta tendencia se evidencie


más claramente que en el de la historia misma del período sintác­
tico: el paso de la parataxis a la hipotaxis, el nacimiento de las
varias especies de oraciones subordinadas, con las reglas cada
vez más constantes y precisas sobre partículas introductorias,
uso de modos y tiempos, etc., frente a la mayor libertad y am­
bigüedad de las situaciones anteriores. Como apartado im por­
tante a este respecto señalemos la historia de la inserción de los
paréntesis o frases intercaladas o miembros marginales (cf.
el acusativo de aposición oracional, el acusativo apositivo,
§ 173 , etc.).
Toda la historia de la categoría del género gramatical con la
conclusión de asignar la flexión tem ática al género masculino
(y neutro) y la flexión en -â al género femenino, pasando de una
a otra declinación a ciertos nombres, caracterizando a los mascu­
linos en -â, etc. (cf. § 101), ejemplifica igualmente esta tendencia
al orden.
En fin de cuentas, las realizaciones del esquema coró κοινού,
por el que lo dúplice viene simplificado, entran también en este
tema. E l típico «zeugma» (también motivado muchas veces por
una tendencia económica), igualmente: M 319 εδοι/σί τε πίονα
μήλα οίνον τ ’ Ιξαιτον, Pínd. Ο. 1 , 88 ελεν δΌΙνομάου βίαν παρθένον
τε «τύνευνον.
CO NDICIO NAM IENTO S Y T E N D E N C IA S PSICO LÓ G ICA S 167

Otras veces la tendencia al orden se alia con un cierto lujo


de medios expresivos: las dobles preposiciones συνάμα, σύν τε, etc.,
que examinábamos antes (§ 57 ), los tipos compuestos para ex­
presar la reciprocidad 134 y toda una serie de pleonasmos de los
que mencionaremos una serie dentro de la sintaxis del genitivo
(cf. § 190 y sigs.), por seleccionar un caso típico. Así, los tipos
ποδάνπττρα ττοδών, βοών βουκόλος, υπώρεια του όρους, ώμοβόϊνα
βοών, etc.; άπαις άρρένων παίδων, ερσενος yóvou; una variada serie
de tipos más o menos próximos al genitivo de identidad (cf. § 190
A y sigs.) τω φρονίμω τής γνώμης, νιφάδες χιόνος, etc.; el tipo μέχρι
τήμερον τής ήμέρας (cf. fr. vulg. au jour d'aujourd'hui, esp. en el
día de hoy; hoy < hodie, hoc die), etc. Muy corriente en griego es
el tipo Tue. 1 , 23 τάς αίτιας προέγραψα πρώτον; 6. 57 έβούλοντο
πρότερον προτιμωρήσασθαι, etc. Repetición de preposiciones: είσ
(βαίνειν, -πλεΐν, -ιέναι, etc.) εις, άπελαύνειν άπό, etc. Otro tipo:
Hdto. 3, 16 εκ τής ταφής έκφέρειν εξω, Ar. Plut. 238 κατώρυξέν με
κατά τής γής κάτω; hom. εξ άλόθεν, εϊς άλαδε. Otro: άληθώς όντως,
ώς άληθώς τω όντι, αύθις, πάλιν αύτις, τάχα ίσως, έπειτα μετά ταυτα,
άλλος ετερος. Parejas de sinónimos verbales: Dem. 18, 6 άξιώ και
δέομαι, 18, 321 δύνασθαι καί Ισχύειν, 9, 45 εκόλα^ον και ετιμωρουντο,
etc. Bl tipo: Ar. Avisp. 795 εφασκε λέγων ο ελεγε φάς, είπον λέγων,
etc. Bl tipo ψ 265 μυθήσομαι ούδ* έπικεύσω, Hymn. Herrn. 243 γνώ
δ" ούδ* ήγνοίησε, etc. Bn algún caso la epexegesis sirve también
a la claridad: α 299 Ικτανε πατροφονήα ... ό οι πατέρα κλυτόν §κτα;
cf. los tipos de σχήμα κάθ’ ολον καί μέρος, y también la epexegesis
local en casos como los estudiados en el § 186. B1 seña­
lamiento de la persona gramatical por el pronombre de primera y
segunda persona (cf. § 143). Bl tipo gr. mod. αυτός εινε ó
άνδρας που τόν είδα «éste es el hombre que (ht. en donde yo a él)
he visto».
La estructuración periódica de la prosa griega membratim,
simétrica, antitética o paralelística, con sus minuciosos procedi­
mientos objeto del estudio estilístico, constituye la cima misma
de la tendencia al orden de la lengua griega. Bn esta tendencia,
quizá más que en ninguna otra, se corporeiza el progreso de la
lengua: claridad, exactitud (y también, elegancia) son las metas a
que tiende ese progreso, en el que con frecuencia desempeña su
papel el esfuerzo y la actividad organizadora de los gramáticos.
Claro es que, de acuerdo con la estructura misma de la psicología

134 Schwyzer II, pág. 198; sobre las construcciones σατό κοινού cf. E . des
Places R E G 1962, págs. 1-12.
168 IN T R O D U C C IÓ N G EN ER AI,

ÿ de los ideales más o menos intelectuales, estéticos, etc., de


cada pueblo. Si los griegos, por ejemplo, viven en el presente,
con poca consideración del pasado en sí o del futuro, no es extraño
que la expresión del tiempo relativo, que Wilmanns 135 ha com­
parado al nacimiento de la perspectiva en las artes, no alcanzara
en ellos gran desarrollo, como lo alcanzó entre los latinos.
Construcciones a primera vista anómalas y que parecen ir
contra la tendencia a la regularización y al orden, están, sin
embargo, por ella condicionadas en cuanto que son debidas a un
tratam iento profiláctico de posibles anfibologías. Frente a la
calculada técnica de ambigüedad cultivada por la lengua de los
oráculos (cf., por ejemplo, el famoso aio te, Aeacida, Romanos
uincere posse, que engañó al rey Pirro), cuando por haber en una
misma frase de infinitivo dos acusativos, sujeto y complemento,
podrían caber dudas con respecto al papel desempeñado por
cada uno, puede aparecer el tipo sintáctico representado por
υ 139 ή μέν δέμνι* ccvcoyev ύποστορέσαι δμωησιν 13β.

Ε) T e n d e n c ia s e s t é t ic a s .

79. L a dimension social no agota el contenido de la lengua.


E l elem ento ornam ental y estético está presente siempre en
to d a lengua auténtica: sólo los idiomas artificiales, como el
esperanto, elim inan el elemento artístico de la lengua. P or­
que el ornam ento, en su función originaria, reúne lo bello
con lo útil: la colum na que sostiene el edificio es, al mismo
tiem po, u n a obra de arte, y la escalera cómoda in v ita, por la
elegancia de sus proporciones, a subir a la casa hospitalaria.
Sólo los lenguajes superestilizados y pedantes son inútües,
en cuanto inutilizables p ara los fines de comunicación social.
E n su libro Die Entwicklungsphasen der neueren Baukunst137,
P aul F ran k acuñó el concepto de la «finalidad como inspira­
ción» (Zweckgesinnung). «También los idiomas —escribe

135 Deutsche G ram m atik III, i. Estrasburgo, 1906, pág. 182.


136 Kn algún caso pueden influir razones distintas para evitar dos casos de
Idéntica terminación seguidos, como en este ejemplo latino: perdicca pueris
equos iu ssit conscendere. Cf. Baehrens Eranos X I II, 1913, pág. 21.
137 Leipzig, 1914.
CO N D ICIO N AM IEN TO S Y T E N D E N C IA S PSICO LOGICAS le a

Vossler 138—, gracias a su ordenación de formas más o menos


simétricas, gracias a su llamada gramática, tienen en sí algo
arquitectónico de lo que no se puede dar cuenta con una
explicación puramente mecanicista ni tampoco por medio de
referencias exclusivas a necesidades endoidiomáticas, teleoló-
gicamente económicas. Porque, a la par y hasta dentro de
ellas, lo ornamental tiene sus derechos». Qué lejos estamos hoy,
después de los fecundos estudios de la escuela de lingüística
idealista, de suscribir la afirmación que en 1880 hacía Franz
Misteli: «Aclaraciones deducidas de leyes y tendencias armó­
nicas o de cualquier otra especie estética están todo lo más
lejos posible del espíritu de la lingüística actual»139. Afirmación
que en aquella época desde luego era cierta. Por encima de
la ordenación conveniente o finalista apunta la inspiración de
lo ornamental. ¿No es acaso ornamental toda la teoría del
hiato severamente cultivada por toda la literatura oratoria
ática? ¿No es acaso ornamental un rasgo como el de la ν εφελ-
κυστικόν? ¿O la alternación de sufijos o terminaciones como
ώτερος /-ότερος, -po /-λο, καλλύνω /γλυκαίνω y tantos y tan­
tos otros? ¿O la conservación, en cualquier estado de lengua
diaria, de múltiples arcaísmos, que hacen el efecto de piezas
heráldicas recordatorias de generaciones desaparecidas? Cuanto
más ajena sea una forma idiomática a sus fines actuales de
comprensión, por desdibuj amiento de sus condiciones origi­
narias, el espectador, el auditor que no cuenta con especiales
conocimientos históricos, verá en ella sólo lo ornamental,
bien así como el visitante de una fortaleza medieval, que
desconoce el valor funcional de los elementos constructivos
y sólo capta la atmósfera romántica o sentimental.
Cuando se afloja la conexión entre el carácter documental
o pragmático de una lengua y el factor ornamental, ambos si­
guen caminos distintos: la lengua de la comunicación práctica
se barbariza, la ornamental se academiza y escolariza, divor­
ciada de la vida. En aquellas épocas o grupos sociales en que

138 Filosofía del lenguaje, pág. 26 r.


139 Zeitschr. /. V ölkerspsy cholo gie und Sprachw. X I, 1880, pág. 471»
170 INTRODUCCIÓN GENERAL

ambos aspectos logran unificarse al máximo, la historia de la


lengua alcanza su más alta plenitud. Claro es que la mayor
o menor participación de ambos aspectos en el ingrediente
de una lengua depende de muchos factores: situación general
más o menos urgida por necesidades apremiantes, estructura­
ción de la sociedad, etc. «Es imposible —escribía en 1923
Vossler140— realizar el proyecto esperantista mientras no se
tenga o logre producir una mentalidad esperantista. Esta
mentalidad se llama pacifismo, socialismo radical, comunismo,
racionalismo, igualitarismo absoluto, utilitarismo y tecni­
cismo.» Quizá en nuestro siglo las posibilidades de una jerga
pura y exclusivamente práctica hayan aumentado considera­
blemente con relación a otras épocas. Quizá; lo que en todo
caso se puede afirmar es que pocas veces habrá visto el mundo
una posibilidad conseguida al precio de tanta renuncia y
abdicación. Una lengua así puede entrar en el dominio del
estudio sociológico, tanto más cuanto más menesteroso sea
su carácter artístico y decorativo. Pero donde la voz de la
poesía, lanzada al cielo por los hijos de Atenea y Zeus, se deje
oír y la de los pensadores especulativos, y la de los gramá­
ticos que purifican el sistema de la lengua, allí el interés so­
ciológico, químicamente puro, se autocondena, al ser aplicado
exclusivistamente, a no revelar el misterio de la lengua.
En el pensamiento lógico, concentrado en un sistema con­
ceptual, la sintaxis, en cuanto aspiración a lo lógico, prima
más que en la poesía, dominio libérrimo del arte. Pero poesía
y prosa se atraen recíprocamente, fortaleciéndose en mutuas
influencias y trenzados. El caso del científico puro, que es­
cribe una prosa abyecta, o del poeta químicamente puro,
en cuyo yunque falta el fósforo filosófico o el hierro pedagógico,
son especies que no se dan en la buena época griega. Por otra
parte, el lenguaje diario y corriente, que en rigor no es poesía
ni prosa, tiene su forma artística pertinente, que se llama
elocuencia. Y quizá en ninguna parte como en Grecia estuvo el
habla corriente tan vocada hacia el arte. Dicho se está que
la mutua compenetración entre estética y sociología se hace

340 o. c pág. 265.


CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 171

más necesaria en la consideración de esta lengua que busca


la eficacia y la acción a través de la elegancia. Nunca tampoco
como en la antigüedad clásica, retórica y política, oratoria
y acción, arte y práctica estuvieron tan inextricablemente
unidos.

80. Hacer un estudio sistemático de los medios sintáctico-


estilísticos de la lengua griega ha de ser el cometido de la úl­
tima parte de esta obra. Ahora sólo queremos pasar somera
revista de algunos ejemplos de construcciones o preferencias
sintácticas condicionados por tendencias estéticas. Prescindi­
mos de todo lo que se refiere a la estilística de los sonidos y a
la estilística de la palabra 141 para referirnos exclusivamente
al dominio sintaxis-estilística (estética).
El goce en el sonido (aliteración, asonancia, rima, etc.)
juega en la sintaxis griega el papel considerable que puede
deducirse de la consideración de estos tipos 142:

Ante todo las variadas realizaciones del σχήμα έτυμολογικόν.


Bn la sintaxis de los casos: el nominativo etimológico del tipo
κειμήλια κεϊτο, άοιδός αείδει, τέκουσι τοκήες, κόκκυξ κοκκύ^ει, Ιτλην
ό τάλας, ό άγων άγεται, etc.; el acusativo etimológico bien
conocido: βουλήν βουλεύειν, ττήματ1 επασχον, etc. (cf. § ι 65·)>
los varios tipos de genitivos etimológicos del género de βοών
βουκόλος, τταϊδες τταίδοον, τόκοι τόκων, πας παντός, πολλή πολλου,
κακά κακών, άναξ άνάκτων, μιαρών μιαρώτατος, έν μαλακωτάτοις
τών μαλακωτάτων, του κοινού λόγου κοινωνήσομεν (cf. § 190);
locativo etimológico del tipo πήμα έπί πήμασι, άλγεα άλγεσιν
(cf. § 262); instrumental etimológico μάχεσθαι μάχη, 3*ίν
βίω, etc. (cf. § 271 ) ο πυρι πυρ (έδάμασσε, etc., cf. § 190)
ο γονή γενναίος, μεγάλη μεγάθει, etc. Los tipos λέγουσι λέγοντες*
τεθνδσι θανόντες; εγγύβεν εγγύς, μεγάλως μεγαλωστί, άπειράκις άπειρα,
άλλοι άλλως, πάλαι παλαιάς άπό συμφοράς (Bur. Or. 811), πολύ
πολυϊδρίδας (Sóf. Inaco Pap. Tebtuni I I I 1, 692). Bl tipo, dilecto

141 P. Chan traîne «La stylistique grecque» en Actes du premier Congr.


In t. E t. Class . París, 1951, págs. 5-12, y J. Carrière Stylistique grecque pratique
págs. 168 sigs.
142 E . Hoffmann Ausdrucksverstärkung . Gotinga, 1930, passim.
172 INTRODUCCIÓN GENERAI/

de la tragedia άδωρα δώρα, άνομος νόμος, γάμος άγαμος (cf. §


190 C) y otros semejantes: εύθάνατος θάνατος (Men. fr. 16), μάτερ
δύσμητερ, etc. E l tipo άθλοφόρους οΐ άεθλα ... άροντο, etc 143.
Las repeticiones, epanalepsis, anáforas, etc.: Bsq. Pers. 256 άνΓ
άνια, 560-2 ναες-ναες-ναες, 930 αΐνώς αΐνώς, 940 πέμψω πέμψω,
980 μυρία μυρία, 985 Ξλιττες ελιπες, 1010 νέα νέα δύα δύς«, etc. Jue­
gos verbales más o menos conscientes: Gorg. B 11 μετεωρο-λόγων
λόγους, Orfeo B 4 συμττ-όσιον τών όσιων, Pitag. 44 A έκ τας
πυραμίδος τό πυρ, Λ 749 ούδας όδάξ έλέειν, Ar. Cab. 1057 χέσαιτο
γάρ εΐ μαχέσαιτο, Jen. An. 7, 4, 11 εδοξε δέ αύτω αύτοϋ αύλισθηναι,
Teócr. 24, 50 αυτός άυτεί, A . Ρ. 11 , 323 κόρακας κολάκων, A. Ρ. 7,
425 γλαυξ άδε γλαύκας Παλλάδος, A. Ρ. 14, 31 του πάτρη πατρός,
etc. Bl όμοιοπρόφορον (Gorg. Β 11 , 9 δει δέ και δόξη δειξαι) y el
όμοιοκάταρκτον (Plat. Rep. 480 α φιλοδόξους... φιλοσόφους), etcétera.
La repelencia por el hiato justifica la construcción con o sin
partícula en un caso como K 325 δφρ* αν ϊκωμαι frente a un οφρα
Τδωμαι ((fi5-). Se ha hecho notar 144 que el uso muy amplio
(cf. § 116 ) que de los plurales de abstractos hace Isócrates puede
en parte deberse a la repugnancia por el hiato: Areop. 30 έν ταϊς
πολυτελείαις ένόμι^ον, 38 ταϊς αυτών κακίαις έμμένοντας, 55 ταϊς έργα-
σίαις, ταϊς έπιμελείαις, etc. Bn Areop. 76 οί τοιουτοι τών λόγων
construcción un tanto rara por evitar τοιουτοι oí λόγοι. Y,
naturalmente, como medio más banal de evitación del hiato sur­
ge el hipérbaton 14δ.
Bl homeoteleuton o rima final (cf. Bsq. Pr. 690-1 ώδε δυ-
σθέατα και δύσοιστα πήματα, λύματα, δείματα) puede excepcional­
mente imponer una construcción menos normal o irregular,
por ejemplo la creación de un superlativo (άπαξ) en Jen. Sytnp.
8, 40 άξιοπρεπέστατος, Ιεροπρεπέστατος. Cf. J. Nussbaumer Die
Figuren des Gleichklangs bei Euripides Dis. Freiburg, 1938, passim.
A veces, por reacción, juega una tendencia contraria: cf. los
tipos την ταχίστην Ιέναι (cf. § 168) ο λήθην ποιεΐσθαι (cf.
§ 166 Cobs.). Frente al tipo ξύλινα λίνα (LXX Sir. 22,16), cf. Hdto.
7, 25 βύβλινα τε καί λευκολίνου con una uariatio impuesta por el
horror aequi. H asta qué punto juega esta tendencia a la μεταβολή
en un autor como Tucídides es algo que toda persona iniciada en

143 Cf. Kühner II, pág. 586.


144 Blass D ie attische Beredsamkeit II, p. 134.
145 Para Polibio cf. H ultsch en Philologus X IV , págs. 288 sigs.
CONDICIONAM IENTOS Y TEN D E N C IA S PSICO LÓ G ICA S 173

la lectura de dicho autor conoce perfectamente 146. Ya Dionisio de


Halicarnaso caracteriza su elocución como una φράσις δυσπαρα­
κόλουθος. No siempre estos fenómenos están al servicio del
principio uariatio delectat, Bn Tucídides concretamente la
inconcinnitas casi siempre sirve a una vocación de matización
y distinción de diferencias, en que es maestro el historiador
ateniense, no simplemente a un deseo de apartarse de lo
corriente, que inevitablemente llevaría al amaneramiento: no
son θεατρικά σχήματα, sino άκριβολογία.
A veces —y en esto la lengua sigue ima tendencia perceptible
tam bién en las artes arquitectónicas— la uariatio se introduce
sólo en el último miembro de una construcción, que goza como
cláusula de un relieve especial. A este respecto es digna de se­
ñalar la tendencia a edificar la frase con arreglo a un climax
ascendente, siendo el último miembro el más completo y largo.
Algunos hechos métricos, como la distribución de algunos versos
por obra de las cesuras, en partes desiguales, de las cuales es algo
más larga la última, evitando el corte simétrico, o en varios
trozos de extensión creciente 147 podrían aducirse aquí como pa­
ralelo. Incluso contra la propensión bien documentada en griego 148
a poner en las enumeraciones el artículo en los primeros miembros
y omitirlo, en su caso, en el último (Jen. Mem. 3, 10, 5 τό μεγαλο­
πρεπές τε καί έλεύθερον καί τό ταπεινόν τε καί άνελεύθερον, A n. 3, 2,
20 περι τάς έαυτών ψυχας καί σώματα) puede aparecer el tipo Bur.
EL 1352 οίσιν 5’ όσιον καί τό δίκαιον φίλον èv βιότορ, σ 229 οίδα
εκαστα έσθλά τε καί τά χέρεια, Ar. Poet. 4, 1449 a 1 Μλιάς.καΙ ή
’Οδύσσεια, Plat. Symp. 179 b ού μόνον δτι ανδρες αλλά καί αί
γυναίκες. A la misma tendencia responde la aparición de una
preposición sólo en el segundo miembro de una enumeración de
dos objetos: Pínd. I. 1, 29 ^εέθροισί τε Δίρκας εφανεν καί παρ’ Εύρώτα,
Ν. 10, 38 Χαρίτεσσι τε καί σύν Τυνδαρίδαις, Anacr. 14, 21 πέτασθαι
όρη τε και κατ' αγρούς, Sóf. Ant. 1176 πότερα πατρώας ή πρός
οίκείας χερός, δ 476 Ικέσθαι οίκον εύκτίμενον και σήν ες πατρίδα γαΐαν.

146 Cf. J. Ros D ie μεταβολή {uariatio) als S tilprin zip des Thukydides.
Paderborn, 1938, y, en general, G. Ottervik Koordination inkonzinner Glieder
in der attischen Prosa. Lund. 1943.
147 Cf. A. W. de Groot «Wesen und Gesetze der Caesur» Mnemosyne, 1935,
págs. 106-7. L a tendencia ha sido señalada como típica del famoso E pitafio
tucidideo {II, 35 y sigs.) por J. T. Kakridis Der thukydideische E pitaphios,
Munich, 1961, cf. registro s. u. «auxesis».
148 Kühner I, pág. 612.
174 INTRODUCCIÓN GENERAI,

Dissen, el editor de Pindaro, comentando los ejemplos arriba


aducidos, caía bien en la cuenta de su significación estética:
«Quum in continuata constructione facilius languescat oratio,
hoc artificio poetico nova vis et alacritas secundo membro conci­
liatur, eaque vere causa est huius collocationis.» También a esta
misma tendencia responden ejemplos en los que un genitivo se
pone sólo en el segundo miembro de una enumeración, como
Bsq. Pr. 21 ουτε φωνήν ουτε του μορφήν βροτών οψει, Bur. HeracL
158 ήν δ* εϊς λόγους τε και τά τωνδ” οικτίσματα βλέψας πεπανθής.
Por la uariatio se explican cambios en el uso de las preposi­
ciones, como este de Hdto. 6 , 86, 1 άνά πάσαν μέν τήν άλλην
Ελλάδα, έν δέ και περί Μωνίην. También el quiasmo: Δ 63 σο! μέν
έγώ, σύ δ* έμοί, Anacr. 21 Hiller-Crusius ή γή μέλαινα πίνει, πίνει
δέ δένδρε* αυ γην ... ό δ* ήλιος θάλασσαν, τόν δ’ ήλιον σελήνη,
A. Ρ. 14, 9 άνδρ* όμόν έκταν* έκυρός, έκυρόν δ* Ικτανεν άνήρ.
81. Las grandes tendencias estéticas que han caracteri­
zado la historia del período en la prosa artística griega son la
simetría o paralelismo, característica de la λέξις κατεστραμ­
μένη o εν ττεριόδοις (precedida por una λέξις άντικειμένη
o antitética, cultivada especialmente por Gorgias), y junto
a ella (y frenando sus exageraciones y carácter un tanto
μειρακώδες) la disimetría o μεταβολή, especialmente peculiar
de un Tucídides.149 A la claridad (καθαρότης, σαφήνεια, συντο­
μία), pero también impericia, de la prosa preherodotea y a la
gracia (χάρις, άρεταί επίθετοι) un tanto monótona de la prosa
herodotea sucede con Tucídides una prosa difícil (Θύρα^ε
βέβηλοι) y severa que parece puesta bajo el lema heracliteo
ουτε λέγει ν ουτε κρύπτει ν άλλά σημαίνειν. Cuando con los
grandes prosistas clásicos (Platón, Demóstenes, Isócrates) el
período griego queda definitivamente constituido, la tendencia
a la simetría y al paralelismo se impone y a su realización con­
tribuyen toda clase de elementos: rítmicos, orden de palabras,
sintácticos propiamente dichos.
Limitémonos a enumerar unos cuantos ejemplos en que
puede apreciarse, en el terreno de las construcciones sintácticas,
esa propensión hacia el paralelismo:
149 Cf. J. D . D enniston Greek Prose Style. Oxford, 1952, págs. 70 sigs.;
B. A . van Groningen De antithese ais Griekse denkvorm. Meded. Vlaamse Akad.
Amsterdam, 1953.
C O NDICIO NAM IENTO S Y TE N D E N C IA S PSICO LÓ G ICAS 175

El uso de las partículas καί, τε, ή repetidas con los miembros


de una enumeración o todo: hom. πατήρ άνδρών τε θεών τε,A 177
<χϊεΙ γάρ τοι ερις τε φίλη πόλεμοί τε μάχαι; el tipo καί ταχύς και άγριος;
la partícula en los dos miembros de una comparación como en
Z 476 o en Jen. Mem. 1, 6, 3 ώσπερ καί τών άλλων έργων ot δι­
δάσκαλοι τούς μαθητάς μιμητάς εαυτών άποδεΐκνύουσιν, ουτω και ...
la repetición de la posposición -δε: ονδε δόμονδε (α 83, γ 272, ξ
424, ρ 527, υ 239 y 329, φ 204, Π 445). Cf. el oseo húrtin Kerrnîn
«in horto Cereali» o el umbro vapef~em aviecluf-e «in sellas augu­
rales». Citemos también el paralelismo entre pregunta y res­
puesta, que puede producir la osmosis de elementos de una en
la otra (cf. § 54).

82. Dentro de las tendencias estéticas hay que reservar


un lugar a la posible repugnancia hacia construcciones conside­
radas vulgares. El dialecto literario cuya sintaxis nos es más
conocida, el ático, es de suyo pura urbanitas, άστειότης. De
los vulgarismos que sin duda debían caracterizar la lengua de
los esclavos, de los marineros del Pireo o de las heteras, es
muy difícil saber nada. El carácter popular de la lengua de la
comedia reside, más que en la lengua misma y sus construccio­
nes, en las metáforas y en el vocabulario.
Fenómeno de sumo interés lo constituye la hipercorrección
o hiperurbanismo. En obras pertenecientes a una literatura
producto de clases sociales inferiores o en una literatura de
eruditos de gabinete, que imitan modelos lingüísticos muy
anteriores cronológicamente, el prurito de utilizar la construc­
ción más correcta puede llevar a excesos de corrección. Ea his­
toria, durante el aticismo —ese movimiento de pedantería
colectiva—3 del optativo 150, de la voz media o del d u al151,
puede proveer muchos ejemplos de ilustración. También al­
gunos el texto de la vulgata homérica, sobre el que han tra­
bajado eruditos de épocas muy posteriores a la de elaboración

150 W . Schmid Der A tticism us I, págs. 130 sigs. Cf., sin embargo, G. An­
lauf Standard Late Greek oder A ttizism u s? E ine Studie zum Optativ-gebrauch
im nachklassischen Griechisch. Dis. Colonia, i960.
151 Hatzidakis E inleitung, págs. 195 sigs.; Wackemagel Vorlesungen I,
pág. 81.
176 INTRODUCCIÓN GENERAI*

de los poemas: en el dual yínre de λ 578 Wackemagel quería


ver un aticismo 152.

F) T e n d e n c ia s s o c ia l e s .

83. El origen de las formas de cortesía en la lengua pri­


mitiva reposa sobre el deseo por parte de los hablantes de
ganarse la simpatía o la protección. En etapas más avanzadas
se impone cada vez más el sentido de respeto o veneración.
Cada pueblo o lengua tiene sus procedimientos lingüísticos de
cortesía, e incluso cada autor muestra una propensión especial
hacia alguno determinado. Por ejemplo, Polibio, cuya lengua
ha sido a este respecto bien estudiada por Knodel153, muestra
una dilección particular hacia el infinitivo limitativo (έμοί
δοκειν, εικάσαι μέν, etc.). Conviene no exagerar y no ver por
todas partes rasgos condicionados por la cortesía o por presu­
puestos sociales. Alguna vez —y es ejemplo que suelen citar
todos los autores— se ha considerado que la costumbre de
escribir el pronombre de primera persona con mayúscula I se
debería al típico egocentrismo de los ingleses.

Ante todo, contribuyen a matizar el discurso en un sentido


social el tono, el «tempo», el cuidado en la pronunciación, etc.
También, el orden de palabras. Del mismo modo que hay una or­
denación de las palabras en la frase rítmica, lógica, impresionista
o emocional, hay otra eminentemente cortés y sociable, en bene­
ficio de la mayor claridad ofrecida al oyente. Frente al orden
emocional del griego N. T. I Cor. 13, 7-8 πάντα στέγει, πάντα
πιστεύει, πάντα έλπί^ει, πάντα ύπομένει o del español «todo lo
sufre», etc., el francés dice «elle excuse tout, croit tout, espère
tout» 164. La típica característica de muchas lenguas antiguas
y modernas de poner en último lugar al pronombre de prim e­

152 Philologus X C V , págs. 188 sigs.


153 D ie Urbanitätsausdrücke bei P olybios . Dis. Tubinga, 1908. Muy inte­
resante también, en otro terreno, H. Koskenniemi Studien zur Idee und Phra­
seologie des griechischen Briefes . Helsinki, 1956.
Cf. E. Lerch «Spanische Sprache und Wesensart» en ei Handbuch der
154
Spanienkunde de Schellberg-Hartig. Frankfurt, 1932, págs. 147 sigs.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 177

ra persona (le moi haïssable) «tú y yo», «ellos, tú y yo», etc., no


se da normalmente en griego: Jen. Hell. 2, 3' 15 και εγώ, έφη,
καί σύ πολλά εϊπομεν, Plat. Lag. 180 e έγώ καί ό σός πατήρ έταίροο
τε καί φίλω ήμεν, Iseo 1 1 , 10 ημείς δέ έγώ καί Στράτιος καί Στρα-
τοκλής, etc.
ΚΙ uso de títulos y formulas de cortesía: Ar. Paz 90 ώ δέσποτ*
άναξ, 589 ώναξ δέσποτα, A visp. 875 δέσποτ’ άναξ.
El empleo de la interrogativa indirecta por la directa: Jen.
Mem. 4, 6 , 2 έχεις ouv είπείν, όποιος τις ό ευσεβής έστιν.
Pluralis, sociativus, modestiae, auctoris, enfático (cf. págs. § 121 .)
y el pluralis reuerentiae (cf. § 125).
Uso de formas impersonales (tipo λέγοι τις αν, φαίη τις άν) en
las que el matiz indefinido resulta más modesto: Ar. Tesm. 603
ποΐ τις τρέφεται (= έγώ τρέφομαι), Eur. Bac. 173 ΐτω τις, είσάγ-
γελλε, Τειρεσίας ότι ^ητει νιν.
Uso de una tercera persona en casos como Y 299 (habla Posidón)
δώρα 6εοΤσι δίδοοσι, τοι ουρανόν ευρυν εχουσιν.
Comparativo absoluto: Hdto. 3, 129 καί κως ίσχυροτέρως
έστράφη, Plat. A p. 30 e ει καί γελοιότερον είπεΐν, Leyes 649 d ευτελή
τε καί άσινεστέραν.
Uso de demostrativos con matiz de desprecio: Plat. Gorg.
489 b οϋτοσί άνήρ ου παύσεται φλυαρών, Ar. Avisp. 1 ούτος,
τί πάσχεις;
Con el imperativo, modo propio de las órdenes, y con el sub­
juntivo prohibitivo con μή, alternan distintas construcciones:
a) E l futuro: Sóf. El. 596 προς ταυτα πράξεις oíov άν Οέλης,
μ 25 άμα δ* ήοΐ φαινομένηφιν πλεύσεσθ’ * αύτάρ έγώ δείξω οδόν (cf.
α 124, 277, β 270, η 319, Ε 430, Ζ 71, Ύ 663 y 858, ω 669 y
717, etc.; para algunos autores como J. P aech 165 en Homero el fu­
turo todavía no posee nunca valor yusivo), Plat. Prot. 338 a ώς
ουν ποιήσετε καί πείσεσθε μοι.
β) La forma interrogativo-negativa con ou + futuro pre­
senta un carácter enérgico y urgente: Sóf. A ni. 885 ούκ άξεθ’
ώς τάχιστα; Eur. Andr. 1067 ούχ όσον τάχος χωρήσεταί τις ... καί
λέξει; tipo Eur. Hip. 498 y sigs. ούχί συγκλήσεις στόμα καί μή
μεθήσεις αϋθις αισχίστους λόγους; tipo Ar. Ntib. 505 ού μή λαλήσεις,
Nub. 367 ού μή ληρήσεις, etc. El tipo Ar. Avisp. 458 ούχί σοϋσθ’,
ούκ ές κόρακας; ούκ άπιτε; es más enérgico que el futuro.

155 JJeber den Gebrauch des Indicativus Futuri als M odus iussivus bei
Hom er. Breslau, 1865. Cf. tam bién O. Soffritti Indicativus pro imperativo
Studi publ. Ist. F il. Cías. Bolonia, 1963.
178 INTRODUCCIÓN GENERAL

y) Optativo: Y 119 άλλ* άγεθ*, ημείς πέρ μιν άποτρωπώμεν


όπίσσω αύτόθεν* ή τις έπειτα καί ήμείων Άχιλήι παρσταίη, δοίη δέ
κράτος μέγα, μηδέ τι θυμω δευέσθω, Δ 193 καί νυν, εΐ τί που εστι,
πίθοιό μοι, Λ 791 ταυτ* είποις *Αχιλήι δαΐφρονι. Este optativo homé­
rico puede servir de ejemplificación de los buenos modales ca­
racterísticos de la cortesía caballeresca. Bs un optativo cupitivo
(cf. Jen. An. 6, 6, 18 τούτου ενεκα μήτε πολεμεΐτε Λακεδαιμονίοις
σώ^οισθέ τε ασφαλώς, δποι θέλει έκαστος); pero, cercano al
potencial por su uso, puede aparecer la partícula άν (Z 281, o 545,
Hymm. Del. 51). También el optativo potencial con άν puede apa­
recer como forma cortés de mandato como en 3 57 πάππα φίλ*
ούκ άν δή μοι έφοπλίσσειας άπήνην, ó en Sóf. Fil. 674χωροΐςάν είσω.
δ) Β1 infinitivo imperativo156, más fuerte que el simple im ­
perativo, como lo demuestran pasajes homéricos como TT81 y sigs.,
πείθεοδ ’, ... εκ νηών έλάσας ΐέναι πάλιν ... μή σύγ’ άνευθεν έμεΐο
λιλαίεσθαι πολεμί^ειν (cf. ε 342 y sigs.).

84 . Otros ejemplos de construcciones condicionadas por ten­


dencias sociales son en griego:
B1 optativus urbanus especialmente característico del ático 157
para atenuar la fuerza de una afirmación: Plat. Rep. 444 d άρετή
άρα, ώς εοικεν, υγίειά τέ τις άν εϊη.
Β1 subjuntivo adhortativus: Β 139 ώς άν èyco εϊπω, πειθώμεθα
πάντες.
Las perífrasis con βούλομαι u otros verbos de deseo: Futuro
del tipo Sóf. E. C. 1289 και ταυθ* άφ’ υμών, ώ ξένοι, βουλήσομαι ...
κυρείν, Pínd. Ο. 7, 20 έθελήσω ... διορθώσαι; la perífrasis equivalente
a un imperativo Jen. Mem. 2, 1, 1 βούλει σκοπώμεν;158; el tipo
βουλοίμην άν = βούλομαι, para ilustrar el cual puede traerse a
colación la circunstancia de que en gótico este verbo carece de
presente de indicativo y se usa el optativo wiljau, por una gene­
ralización del fenómeno que hay en la equivalencia cortés antes
mencionada; también el imperfecto como en Sóf. FU. 1239 άρχήν
κλύειν άν ούδ* άπαξ έβουλόμην; y con el imperativo Bsq. Pr. 782
τούτοιν σύ τήν μέν τη δε, τήν δ’εμοι χάριν/θέσθαι θέλησον, μηδ*
άτιμάσης λόγου, antecedentes del tipo tardío κέλευσον κάθισον
(cf. Ljungvik Beiträge, págs. 97 y sigs.) o simplemente κέλευσον,

156 Kühner II, págs. 19 sigs.


157 Kühner I, pág. 233.
168 Kühner I, pág. 221.
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 179

κελεύσατε (frecuente en el De cerimoniis aulae Byzantinae, ed.


Reiske, de Constantino Porfirogéneta), que están en la base del
valor de κελεύειv «querer, encontrar bien».
Bn general, el imperfecto159 puede servir en griego para la ex­
presión modesta y cortés, como en esp. «yo decía, venía a rogar»,
etcétera.
Bn el capítulo de la interrogación, en cambio, las perífrasis y
circunloquios de todo tipo que abundan en las lenguas modernas
para atenuar el tono en principio un poco agresivo de toda pre­
gunta, el temor a hacer preguntas a un superior, etc., no se hallan
muy representadas dentro de la típica franqueza del griego.
Tampoco la inclinación a no ser apodictico y tajante en las nega­
ciones (cf. lat. minus = non), siendo, por el contrario, frecuentes los
tipos ήκιστα, ήκιστα γε, ήκιστα πάντων, ου γάρ δή γε etc.
X,a tendencia a no ser apodictico ni demasiado tajante en las
afirmaciones lleva a la litotes. Las litotes griegas con los compa­
rativos como ουχ ήττον = μάλλον, ουχ ήκιστα = μάλιστα son de
un tipo distinto, de encarecimiento, como el tipo ΓΤ570 βλήτο οΰ τι
κάκιστος άνήρ. Del primer tipo, más corriente en otras lenguas,
parecen, en cambio, aquellas formadas con ου πάνυ y un adjeti­
vo: ou πάνυ χαλεπόν, etcétera.
Un tipo de cortesía parece ser la litotes mecanizada ου φημι
τοΰτο καλώς εχειν «no digo que esto esté bien» = «digo que esto
no está bien». Por lo demás, conviene advertir que no siempre el
uso de una litotes conviene a la modestia, sino que muchas veces
equivale a un nihil admirari, a una actitud de reserva y de tem or
a la entrega. A este respecto conviene también señalar que en el
caso de los frecuentes paréntesis con οίμαι, νομίζω, δικαιώ, etc.,
que, a primera vista, pudiéramos interpretar como una reserva
modesta por parte de la persona que hace una afirmación, proba­
blemente hay, por el contrario, casi siempre un tono enfático
particular, como lo demuestra el empleo bien frecuente en estas
expresiones del pronombre έγώ 160. Son expresiones que apuntan
a una afirmación del yo más que a una atenuación de lo afirmado
(también en los casos oblicuos se emplean normalmente las formas
ortotónicas έμοί δοκεΐ, etc.; literariamente es procedimiento que

159 Cf. H . Meitzer I F . X V I, Anz. 6 y en Indogerm. Jahrbuch I, 1913,


pág. 239 y Schlachter I F X X IV , 1909, pág. 202; W ackem agel Vorlesungen I,
págs. 181 sigs.
160 Cf. F. Sommer έγώ οίμαι und Verwandtes» en Festschrift W acker-
nagel págs. 22-7.
180 INTRODUCCIÓN GENERAI*

sirve para caracterizar, por ejemplo, al Agatón del Banquete


platónico). Esta afirmación de la propia personalidad es algo típi­
camente griego, con lo que nos topamos ya en los poemas homé­
ricos: t 40 ενθα 5’ εγώ πόλιν επραθον, μ 9 δή τότ' êycov έτάρους προΐην,
μ 206 αύτάρ έγώ ... ώτρυνον εταίρους, etc.
Atenuante es el empleo de los adverbios de limitación como
ίσως, σχεδόν, ίσως τάχα, τάχ’ ίσως, ίσως Trov,etc. Pero a veces la
cortesía de la forma es simplemente buscada para ponerla en con­
traste con la realidad de un contenido, surgiendo entonces la iro­
nía: Sóf. El. 608 σχεδόν τι τήν σήν ού καταισχύνω φύσιν, Plat.
Fedr. 236 σχεδόν yàp εχω ô είττών αναγκάσω σε. Un simple cambio
de modulación puede dar a im rasgo de cortesía un color agre­
sivo :ού περιμενείς;
Para acabar con esta enumeración, señalaremos que Karl
Vossler ha buscado en la importancia preponderante del genitivo
partitivo en la lengua francesa, del tipo donnez-moi de l'argent,
un matiz de modestia («un poco de dinero», «sólo un poco»), como
en el genitivo ruso dájte mne vásego samovára «deme usted (por
un poco de tiempo: mne es una atenuación y puede añadirse
también un nemnógo, nemnózko, «algo») su tetera»181. ¿Podría com­
probarse algo semejante en la alternación en griego entre el acu­
sativo —u otros casos— y el genitivo partitivo? E l estudio, desde
esta perspectiva, de los sintagmas con ciertos grupos de verbos
(dar, oír, acordarse, etc.) o con el modo imperativo, por ejemplo,
tal vez pudiera arrojar alguna luz a este respecto.

INTERRELACIONES EN TR E CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS


PSICOLÓGICAS.

85. Eos condicionamientos endoidiomáticos, psicológicos


y culturales o sociales, que son factores de hecho dados por la
propia lengua, los individuos o el m undo que les rodea, y las
grandes tendencias que presiden la evolución de las lenguas
en pos de un ideal de orden, economía, belleza, etc., actúan
conjuntam ente sobre la lengua. R ara vez, en cualquier esfera
de la vida, suele ser estrictam ente única la causa de un fenó­
meno: no una causa única, sin uno manojo de concausas o
toda una constelación de factores coincidentes suelen produ-

161 Cf. Thomsen I F . X X I X , págs. 250 sigs.


CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 181

drlo. La lengua es algo extraordinariamente complejo quet


por naturaleza, rehuye todo intento de encasillamiento sim­
plista. En sintaxis, muy especialmente, resultaría altamente
erróneo empeñarse en buscar razones únicas, en exclusiva,
de los fenómenos y cambios sintácticos. Condicionamientos y
tendencias se interrelacionan y actúan solidariamente, y ade­
más normalmente en la base de los fenómenos sintácticos suele
haber más de un condicionamiento o tendencia. Es ésta una
idea con la que conviene familiarizarse desde un principio
para evitar errores metodológicos. A lo largo del estudio
casuístico que iniciaremos en seguida de la sintaxis griega, la
veremos comprobada en múltiples ocasiones. Ahora vamos a
limitarnos a poner, a título previo, media docena de ejemplos
especialmente claros:
El uso con el vocativo de la partícula ώ (cf. §§ 155- 6),
que en principio indica confianza o familiaridad, es por ello
poco empleado dentro del estilo noble del epos homérico o en
la lírica coral. Luego, sin embargo, la característica urbanitas
del dialecto ático lo convierte en algo normal: banalizada
entonces la construcción, pierde su valor afectivo o cortés,
y la κοινή apenas la emplea. Tal es, en sus líneas más gene­
rales, la historia de esta construcción; pero sus condiciona­
mientos no se agotan con ese único de tipo social. La métrica
influye en la alternancia entre vocativo y vocativo con co
muy considerablemente, siquiera no sea éste, como quería
Kieckers, el condicionamiento fundamental en la poesía. No
es tampoco de despreciar la constatación de que en Heródoto,
por ejemplo, frente al uso alternante en el singular, en el plural
predomine totalmente el empleo de la partícula: la claridad se
impone aquí para evitar posibles confusiones con la forma del
nominativo. Y junto a la sociabilidad y urbanitas del ático
no estaría de más reservar un cierto papel —desde luego no el
decisivo, como quería Loewe— a su no menos característica
vivacidad. En fin, en la renuencia hacia el uso de la partícula <S
con vocativo en la κοινή tal vez haya que pensar también en
una cierta influencia del uso latino.
Y ya que estamos en los dominios del vocativo, mencio­
nemos otro ejemplo complejo. Con el nombre θεό$ es bien
182 INTRODUCCIÓN GENERAL

sabido que el griego no usa una forma especial de vocativo


(cf. § 159, 2.a). En ello ha influido sin duda la circunstancia de
que en una religión politeísta la invocación, la plegaria, etc.,
se hacen normalmente utilizando el nombre de una determi­
nada divinidad y no in abstracto; pero también la propensión
de la lengua sacra hacia los sonidos vocálicos graves (θεός,
deus frente a θεέ, dee) ha podido influir en ello, como quiere
Havers. Por otra parte, en griego bíblico el uso de la forma de
nominativo con artículo ó Θεός es un semitismo.
El nominativo aislativo-enfático, construcción muy es­
pontánea en todas las lenguas, se debe normalmente a una
razón emocional y representa al sujeto psicológico no coinci­
dente con el sujeto lógico o gramatical; pero puede influir
también la tendencia al menor esfuerzo, y a veces puede ser
un nominativo perseverativo (cf. § 145). Cuando lleva un
participio puede jugar la analogía de las construcciones parti­
cipiales absolutas; cuando es del género neutro puede haber
influido la posición sintáctica especial de los neutros.
Un ejemplo típico de multiplicidad de orígenes para una
misma construcción nos lo ofrece el llamado acusativo de
relación (cf. § 170 y sigs.), que la mayoría de los autores
se empeñan equivocadamente en retrotraer a una fuente única.
En su nacimiento han influido: la pasiva de algunos tipos del
σχήμα κάθ'ολον καί μέρος: εξεκόπην τόν οφθαλμόν; acusati­
vos de contenido con intransitivos: νοσεΐν xoùç όφθαλμούς;
régimen preposicional de algún verbo, como en un διαφέρει την
φυσιν; oración nominal pura; acusativo de aposición Σ 487
άρκτον Θ' ήν και άμαξαν έττίκλησιν καλέουσιν; cuando es un
neutro (cosa frecuente: εύρος, μήκος, όνομα, βάθος, etc.), hay
que pensar también en la situación especial de los neutros en
sintaxis; acusativo de extensión: γέγηθέ τε φρένα, y todavía
algunos otros más.
El genitivo llamado de encarecimiento, tipo αναξ άνάκτων#
etcétera, suelen presentarlo los autores simplemente como
un genitivo partitivo originario. La cosa es mucho más com­
pleja y en su nacimiento influyen, como en su momento
expondremos (cf. § 190 y sigs.), la tendencia a la parono­
masia y la perífrasis que condicionan la aparición de los ge-
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 1S3

niti vos expletivos, de inherencia y de identidad, y otra serie


variada de tipos como παιδες παίδων, απαις παίδων, orden de
palabras (frecuencia del tipo Sóf., E. R ., 380, τέχνη τέχνην
ύπερφέρουσα, Esq. A g. 994, οδός θ' οδών πασών άνιάσασα
μάλιστα, etc.), el genitivo partitivo, el genitivo con superlativos
del tipo ώ μιαρών μιαρώτατε o έν to iç μαλακωτάτοις τών
μαλακωτάτων,, el genitivo objetivo del tipo έρμηνέων έρμηνης,
κίνησις κινήσεως, etc. En fin, en la extensión de este genitivo
en griego bíblico hay que ver un semitismo en sentido res­
tringido.
En el uso de la parataxis, frente a la hipotaxis, que caracv
teriza a la lengua popular y al estilo de determinados géneros
o autores, influyen la tendencia hacia la representación iti*
tuitiva, hacia la descarga emocional, la ley del menor esfuerzo,,
el carácter sucesivo y asociativo del pensamiento popular,
a veces también tendencias estéticas...
La historia de la desaparición progresiva del número dual
en muchas lenguas indoeuropeas, y concretamente en griego,
está ligada a un condicionamiento básico de tipo cultural,
como antes dijimos (cf. § 62 δ y § 104 y sigs.). La amplia^
ción del horizonte cultural, social, económico, etc., de los miem­
bros de una comunidad que va evolucionando y se abre al con­
tacto con otras culturas y pueblos se traduce en un esfuerzo
creador en la lengua, en un enriquecimiento del vocabulario,
etcétera. En compensación, las tendencias económicas de la
lengua, unidas a aquel condicionamiento impuesto por una
mentalidad más abstracta, hacen desaparecer aquel número
concreto. Este y otros ejemplos posibles (piénsese en la reduc­
ción de las negaciones: en griego, todavía dos ou y μή, como e$
latín clásico, pero en románico una sola) muestran que mucha#
veces la riqueza en medios expresivos concretos de la lengua
primitiva cede paso ante una simplificación que elimina lo
superfluo o innecesario.
En el cambio de género de algunas palabras influyen,
como es bien sabido, razones de tipo social. Cuando un oficio
o derecho jurídico, que ha sido patrimonio exclusivo de un
solo género, pasa después a ser compartido por personas de
184 INTRODUCCIÓN GENERAI,

Sexo opuesto, las palabras correspondientes pasan del género


epiceno al común o se crea, por medio de la moción, otro tér­
mino: caso de îcrrpôç, originariamente sólo masculino y des­
pués del género común, creándose también un ίάτρια, o el
caso inverso de όρφανός, originariamente sólo femenino y
después κοινόν; o el de χηρωσταί, masculino en Homero, por
reflejar una situación en que, a falta de herederos directos,
heredan los parientes colaterales varones, etc. Pero, junto a
estas razones sociales, influyen otras de tipo mucho más general
de carácter formal (extensión de la moción —temas en o
mase./temas en -á fem.— a la mayoría de los nombres y adje­
tivos). En el cambio de género de la palabra homérica ό σκότος
que en ático es ya τό σκότος, probablemente no ha jugado
todavía la razón general que motivará otros muchos cambios
del mismo tipo en la κοινή (la ambigüedad de la terminación -os
del nominativo); pero, aun suponiendo que sí haya actuado
ya, hay que reservar su posible influencia a la analogía de un τό
Ιρεβος o a la analogía por contraste de un τό tpccos (cf. § 102, 2).
Las diferencias en las condiciones del material lingüístico
pueden introducir algunas divergencias entre dos lenguas,
por ejemplo, una diferencia de tipo tematológico. En latín no
hay cambio de género entre el nombre primitivo y el diminu­
tivo en un caso como puer ¡puerulus: si en griego lo hay entre
Traîç y παιδίον162, ello se debe a que en griego el sufijo —10—
posee múltiples valores, no sólo el de constituir diminutivos,
y por eso se hace necesario la doble caracterización, con sufijo
y cambio de género, de los diminutivos griegos. En otros casos,
por el contrario, se evita la hipercaracterización, como en el
dialecto eleo, donde a veces, delante de palabra de inicial
Vocálica, las terminaciones de los casos del artículo se eliden
y quedan sólo como marca del caso las terminaciones del
sustantivo: gen. τ ' iapö, dat. τ # tapo!.
86. Una misma construcción puede —según la época,
la esfera del lenguaje, etc.— ponerse al servicio de tendencias
contrapuestas. Un ejemplo muy claro y que, en su momento,
estudiaremos con detalle (cf. § 121 y sigs.), es el del llamado

162 Cf. H . Jakobsohn Gnomon II, 1926, págs. 375 sigs.


CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLOGICAS 185

plural enfático o mayestático, que comenzó siendo un plural


sociativo y, con frecuencia, un pluralis modestiae. La oración
nominal pura, que es un procedimiento afectivo que emplea
el hablante poco preocupado por el elemento intelectual del
lenguaje y, por consiguiente, un procedimiento propio del
lenguaje conversacional, es empleada también por el hablante
dominado del πάθος, que acude a la construcción esencial,
sin elementos accesorios, hiriente y plástica. Con frecuencia los
extremos se tocan en sintaxis, y un mismo procedimiento
sintáctico puede servir para expresar la elevación y también
la familiaridad. La alternación entre adjetivo y genitivo po­
sesivo, tan típica de la sintaxis de muchas lenguas indoeuro­
peas, se aclara históricamente concediendo la prioridad cro­
nológica al adjetivo (cf. § 191 y sigs.); el tipo Νεστορέη
νηυς es más antiguo que Νέστοpoç νηυς. Ahora bien, el ad­
jetivo en estos sintagmas cede progresivamente ante el geni­
tivo posesivo, fundamentalmente por un condicionamiento de
claridad (εν νέοις άέθλοις ¿se refiere a un joven o a varios?;
el uso de νέου o νέων lo aclara) y del menor esfuerzo (la forma
del adjetivo, variable según el sustantivo al que se refiera,
es más incómoda). En ático (o en latín clásico) el tipo normal
es ya el genitivo posesivo; la pervivenda de algunos clisés
con el adjetivo se explica como motivada por una tendencia
estética propia de la lengua elevada y noble frente a la lengua
conversacional. Ahora bien, en aquellos sintagmas o usos lo­
calizados en los que el empleo del adjetivo es y sigue siendo
lo normal, la lengua elevada tenderá a emplear el genitivo;
si una expresión antigua como "Αρειος πάγος se ha conser­
vado en el uso corriente, los trágicos emplearán entonces la
construcción con genitivo νΑρεως πάγος (Sóf. E. C. 947),
La eliminación de la flexión sintética y su sustitución por
perífrasis preposicionales, que caracteriza, por ejemplo, el
tránsito del latín antiguo a las lenguas romances, se ha pro­
ducido por una razón de claridad y precisión (los giros prepo­
sicionales permiten expresar más matices), pero también
por una tendencia al menor esfuerzo al evitar las complicacio­
nes de la flexión antigua, y también, cuando los tratamientos
fonéticos del fin de palabra enmascaraban u oscurecían las
186 INTRODUCCIÓN GENERAL

antiguas desinencias, por una razón puramente formal. En


griego, en la desaparición del dativo, han podido también jugar
un cierto papel (cf. § 285) esas razones formales; pero las
decisivas han sido de orden propiamente sintáctico. La reduc­
ción a un solo modo de la pareja indoeuropea subjuntivo-
optativo, que acontece en griego en época tardía, pero en latín
y germánico mucho antes, se ha debido: primero, a la afinidad
de significación (cupitivo-voluntativo, potencial-eventual) entre
ambos modos; segundo, a una tendencia general hacia la uni-
formización.
87. Con la enumeración de estos ejemplos, que fácilmente
podríamos multiplicar, creemos que queda al descubierto la
complejidad de factores que coadyuvan normalmente en la
producción de los fenómenos sintácticos, complejidad que no
le es lícito al estudioso simplificar en aras de un esquematismo
más o menos satisfactorio sobre el papel. Complejidad también
que, vislumbrada o evidenciada a través de algunos casos
favorables, debe enseñar al sintáctico que, en la mayoría de las
ocasiones, resulta imposible agotar la riqueza de motivaciones
de una construcción históricamente dada, y deberá entonces
resignarse y adoptar una actitud forzosamente modesta en sus
intentos de elaborar una sintaxis razonada o justificativa. La
tarea de esta sintaxis —ha escrito H avers163— es doble: «Pri­
mero, conocer los condicionamientos que yacen en la base de
un fenómeno sintáctico, y segundo, describir y comprender
las tendencias y fuerzas que han llevado a tal resultado.»
La tarea es ambiciosa y más de una vez deberá recordar el
sintáctico que, como escribió nuestro Quintiliano (I 8, 21),
inter uirtutes grammatici habebitur aliqua nescire. Especial­
mente si, como en nuestro caso, se trata de razonar y justi­
ficar la sintaxis de una lengua antigua, de una lengua escrita
y literaria, pues sabido es que en la literatura de una lengua
sólo poseemos «el fragmento de los fragmentos», como decía
Goethe.
Sólo un estudio sistemático y en lo posible exhaustivo de
la ejemplificación de los condicionamientos, en sus tres varie-

*- -
163 Handbuch pág. ir .
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 187

dades, y de las tendencias generales económicas, sociales, es­


téticas, etc., en el campo de la sintaxis griega, nos permitirá
intentar una caracterización general de la lengua griega no
demasiado impaciente ni apresurada, y en la que se refleje
la psicología y la cultura nacionales griegas. Petrificados en
un estado dado de lengua, los elementos que han confluido
a su formación se diferencian, empero, de los elementos fosi­
lizados en otros estados de lenguas diferentes; y, al comparar
estados distintos de una misma lengua, el flujo incesante de
ésta se nos aparece como espejo de la evolución cultural y
psicológica de sus hablantes. El estudio de las lenguas como
«estilos nacionales» propugnado por Vossler y por la moderna
idiomatología estilística, busca el reflejo, en el genio de la
lengua, del peculiar estilo de una cultura o pueblo. Ya el exa­
men del material fonético y su aprovechamiento por dos len­
guas distintas puede proveer útiles deducciones para una
tipología lingüística. Paul Menzerath 164 ha estudiado, en las
lenguas románicas y germánicas, la especial propensión de cada
una hacia los grupos: vocal -f- dos consonantes; vocal entre
dos consonantes; dos consonantes + vocal. Mientras que el
alemán se inclina decididamente hacia los grupos de la pri­
mera clase, las lenguas románicas, sobre todo el francés y el
español, propenden hacia la segunda clase. Exactamente Jo
mismo sucede en griego, lengua en la que se manifiesta una
notoria tendencia hacia el aumento de las sílabas abiertas 165.
Ello, juntamente con la conservación —más fiel que en nin­
guna otra lengua indoeuropea— del rico sistema vocálico del
indoeuropeo (vocales de clara calidad y diptongos), confiere
a los vocablos griegos, εττεα τττερόεντα, una alada agilidad
muy diferente de la característica pesantez que tienen en
otras lenguas. La riqueza morfológica del griego (rica fauna
de formas nominales y verbales, abundancia de participios,
composición y derivación muy productivas, etc.) es condición
material sobre la que puede elevarse una sintaxis rica y va­
riada. Porque es en el dominio sintáctico y sintáctico-estilfs-

164 «Typology of Languages* en Journal of the Acoustic Society of America


X X I I , 1950, págs. 698 sigs.
1βδ Cf. M. L e jeune Traité de phonétique grecque, págs. 260 sigs.
188 INTRODUCCIÓN GENERAI,

tico donde la tipología lingüística y la idiomatología encuen­


tran sobre todo los materiales para sus comparaciones.

.
88 Como todas las creaciones del espíritu griego, docu­
menta la sintaxis griega la inalienable apetencia de libertad,
dentro de un estado de derecho siempre. «El genio griego
—escribía Mommsen— sacrificaba el todo a la parte, la colec­
tividad al individuo, la nación a la comuna y la comuna
misma al ciudadano.» La caracterización está hecha buscando
el contraste con el genio romano, y, perdonando su evidente
exageración, podemos darla por válida. Ningún paralelo quizá
haya tan explícito —a los fines de la tipología lingüística—
como el que podemos hacer entre la sintaxis griega y la sin­
taxis latina. Por mucho que intentaron modificarlo los círculos
neotéricos, abiertos a las influencias helénicas sobre todo, el
fondo natural de la psicología romana permaneció en lo esen­
cial inalterado: naturam expellas furca, tamen usque recurret. V
Grauitas, continentia, animi magnitudo, son las cualidades
características de la psicología romana, y una notoria propen­
sión hacia el practicismo (ad utilitatem uitae) , que les llevaría
con frecuencia al desprecio de los studia leuiora. Et facere et
pati fortia Romanum estt hace decir a Mucio Escévola Tito
Livio (2, 12, 10) y Quintiliano, comparando a su pueblo con
el griego: Non possumus esse tam grácilest simus fortiores;
subtilitate uincimur, ualeamus pondere. El rigor y la lógica se
reflejan por doquiera en la sintaxis latina, en la sintaxis clá­
sica —la lengua popular arcaica o postdásica es, natural­
mente, otra cosa—. Una subordinación rigurosa, un empleo
rígido de los tiempos y los modos, de los diversos valores de
las partículas (piénsese en un cum), una clara y martilleante
disposición dicotómica (non solum-sed etiam, et-ety aut-aut,
quo-eo, quantus-tantus, cum-tum...) caracterizan a la sintaxis
latina. Y el énfasis, el ττά0ος de los uiri nobilissimi, amplis­
simi, ornatissimi, la retórica y el acento oratorio y el orden
y la claridad, pero no siempre la belleza. El romano habla y
escribe bien así como combate: illum eodem animo dixisse quo
bellauit. No tiene fantasía, divina loca en la morada del
lenguaje. ¿Cómo va a tener fantasía un pueblo que pone
CONDICIONAMIENTOS Y TENDENCIAS PSICOLÓGICAS 189

nombre a sus hijos numerándolos por orden cronológico:


Quintus, Sextus, Decimus...? iQué diferencia entre éstos y los
infinitos «nombres parlantes»166 de persona entre los griegos!
Frente al purismo y la estricta disciplina de la sintaxis
latina, la variedad y la libérrima riqueza de la griega. Frente
a la lógica severa, el reinado, no caprichoso, pero sí multi­
forme y voltario de la psicología, No hay sin duda lengua
alguna cuya sintaxis ofrezca tantas y tantas asimilaciones de
todo tipo como la griega. «Un movimiento de pensamiento
vivo y libre —escribía H. Ziemer 167— como el que se mani­
fiesta en las asimilaciones sintácticas supone una riqueza de
formas gramaticales y una vivacidad de espíritu tales como
sólo entre los griegos existen. Allí donde la finalidad práctica
es la ley misma del discurso; allí donde el pensamiento se hace
más abstracto y más preciso y se amolda a una forma severa­
mente científica, es decir, lógica, como entre los franceses y
también, aunque en un grado menor, entre los alemanes;
allí donde la precisión de las formas verbales ha desaparecido,
como entre los pueblos modernos, estos procedimientos de
sintaxis no tienen razón de ser y desaparecen cada vez más,
y el discurso fluye tranquilo por el canal estrecho de las formas
más o menos obligatorias e inevitables.»
Vivacidad, irritabilidad, impulso, claridad, elegancia, rea­
lismo, modos vivos y no modos gramaticales, emoción más
que sociabilidad, visualización e intuitivación son algunas
de las características de la sintaxis griega, manantial espon­
táneo y creador, que no fuente matemáticamente construida.
Si el clasicismo francés es racionalismo y claridad, hechos a
imagen y semejanza de la escolástica medieval y del cartesia­
nismo; si el clasicismo italiano es sentido artístico inmediato
y pintoresquismo; si el clasicismo español es gusto por lo po­
pular, realismo, acción y vitalismo; si el clasicismo alemán
es una mezcla de la característica insistencia o Ueberdeutlichkeit
con un dinamismo derramado y poético, el clasicismo griego
fue, o al menos quiso ser, la justa media entre todos esos extre­

166 Cf. F . B echtel, D ie attischen Frauennamen. Gotinga, 1902, págs. 51 sigs


187 Ueber das psychologische Moment in der Bildung der Sprachformen.
Progr. Colberg, 1879, pág. 8.
190 INTRODUCCIÓN GENERAL

mos, el dominio de la libertad sometido al orden jurídico.


Ningún ejemplo concreto puede seguramente perfilar más
adecuadamente la diferencia de ideales entre la sintaxis griega
y una sintaxis rigurosa como la latina clásica, que el de la
consecutio temporum latina. La subordinación severa y rigu­
rosa de las oraciones es un rasgo que refleja el carácter nacional
romano, el genio de una «lengua de mando», como dijera Heine,
de una lengua que se prestaba de maravilla para la elocuencia
judicial —la acusación sobre todo— y para la historia bélica,
mucho más que para expresar los tiernos acentos de la lírica
o la inimitable versatilidad del diálogo platónico. El llamado
optativo oblicuo o de estilo indirecto es algo parecido, sólo de
lejos, a la consecutio temporum latina: las diferencias saltan a la
vista, tanto en punto a la extensión del fenómeno cuanto en lo
que a su obligatoriedad concierne. Mientras que, con mucha
frecuencia, en latín dado un verbo principal no hay más que
una manera de construir la subordinada: dixit hostem adesse,
en griego caben muchas posibilidades: εϊπεν ότι πάρεισιν,
o ότι παρήσαν ο ότι παρειεν οι πολέμιοι y también,
como en latín, είπεν τούς πολεμίους πάρει ναι; las dife­
rencias de matiz son muy ligeras. En el período latino las fra­
ses avanzan como los soldados de las legiones, cada una en su
puesto, conservando las distancias y los grados, sometidas a
una rígida subordinación. La sintaxis latina clásica testimo­
nia un esfuerzo creciente de discernimiento interior. Los escri­
tores, muchos de los cuales fueron también teorizantes del
lenguaje, se afanan progresivamente en la adaptación de la
forma al pensamiento. Se distingue entre el hecho puro y sim­
ple y el habitado por alguna resonancia subjetiva, se discierne
en la aprehensión de la realidad el elemento objetivo y el
producto del propio pensamiento168. Pero la búsqueda a
cualquier precio de la expresión de los matices acaba por hacer
desaparecer los matices: la expresión se generaliza y deja
de ser expresiva (el subjuntivo, por ejemplo). El arte adviene
técnica. La sintaxis griega, siempre libre, creadora y flexible
a las apetencias individuales, no dejó nunca de ser un arte.
168 Cf. P . L ejay «Les progrès de l ’analyse dans la syntaxe latine* en M é­
langes Havet, págs. 199 sigs.
SINTAXIS NOMINAL
Ca p ít u l o III

LA CATEGORIA DEL GENERO

Co n c e pt o s generales e h is t o r ia del problem a

89 La doctrina y la terminología empleada para designar la


categoría del género gramatical remontan a la primera época
de las lucubraciones gramaticales en Grecia, concretamente
al sofista Protágoras, quien, según el testimonio de Aristóteles
(Reí. 3, 5), clasificaba los nombres, según su género, en άρρενα,
OjjXgg y σκεύη y quien, a lo que parece, dentro de sus doctri­
nas sobréTa όρθοέττεια concedía gran importancia al recto
empleo de los géneros. Como quiera que para Protágoras el
origen del lenguaje había que buscarlo en una convención
(νόμω, θέσει) y no en una institución natural (φύσει), no
había de sentir este sofista empacho alguno en criticar el uso

1 Schwyzer II, págs. 28-38; Brugmann Grundriss II, 1 págs. 593 sigs
y II, 2 págs. 82 sigs.; W ackem agel Vorlesungen II, págs. 1 sigs.; M eillet-V en
dryés, págs. 534-44; H irt Indo g. Gr. III, págs. 320-47; Humbert, págs. 9-15.
E studios de gram ática general: E . Cassirer Philosophie der symbolischen
Formen I . D ie Sprache, págs. 264 sigs.; A . Meillet, Linguistique générale et
linguistique historique I, págs. 193 sigs. y 211 sigs.; P . C. Paardekooper «Wat
is genus?* De Nieuwe Taalgids — Groninga— X X I X , 1946, págs. 23-7; L· De-
beauveais «Les trois genres grammaticaux* Les Etudes Classiques 1949, pá­
ginas 48-55; E . Lerch «Die sprachliche Unterscheidung zwischen Person,
Sache und abstrakten Neutrum* Archiv f. die gesamte Psychologie CVII, 1940,
págs. 293-383; L· Adam Le genre dans les diverses langues. París, 1883; T. Mi-
lewski «Kategoria rodzaju gramatycznego» («La. categoría del género grama­
tical*) Sprawozdania z czynnosci i posiedzen P olskiej A kadem ii Umiejetnosci
— Cracovia— X L V I, 1947, págs. 140-1.
Sobre la historia del problema cf. especialm ente Gerlach R oyen Die nom i-
nalenklassifikationssysteme in den Sprachen der Erde. Viena, 1929, págs. 1 y sigs.
194 SINTAXIS NOMINAL

en determinados nombres de un género, según él, inadecuado


a su forma gramatical o a su significado: así, hacía masculinos
a μήνις y ττήληξ (Arist. Organon 263 Waitz), y si la parodia
de estas doctrinas al uso que se contiene en Aristófanes (N u­
bes, 658 y sigs. y 1247-51) apunta directamente a Protágoras,
habría criticado éste también que άλεκτρυών pudiera usarse
con ambos géneros (pues, según él, lo correcto sería el femenino
άλεκτρύαινα, y para el masculino mejor αλέκτωρ), y que
ή κάρδοττος se formara con un morfema -o- que generalmente
caracteriza nombres masculinos (lo correcto sería καρδόττη).
Aristóteles (Poet. 51 Vahlen) utiliza la misma terminología
cambiando sólo σκεύη por το μεταξύ (γένος), que posterior­
mente cedería el paso a ουδέτερον, (cf. H. M. Hoenigswald
Festschrift Debrunner pág. 210), vocablos que los latinos
tradujeron por uirile muliebre, neutrum (Varrón). Dionisio
Tracio (A. Gr. II, 634) añadía otros dos géneros, κοινόν y
έττίκοινον, commune y epicoenum, diferenciados por el uso del
artículo: los nombres del género común pueden llevar uno u
otro artículo (άρκτος, βοΟς, etc.); los del género epiceno
(ή κάμηλος, ή άλώπηξ, etc.), sólo uno. A la concepción griega
del género „gramatical (los gramáticos latinos no suponen, a
este respecto, ningún progreso, salvo el de una mejor ordena­
ción de los materiales) la caracterizan dos principios: a) El
género es algo formal que se manifiesta en los fenómenos de
concordancia: ότι την διάκρισιν τών γενών ή γραμματική ού
κατά τήν αλήθειαν ττοιεΐ (cf. Steinthal, Gesch., I, 366);
b) Los géneros se relacionan con una clasificación sexualista
de los nombres: la propia terminología acredita ampliamente
esta circunstancia. A las concepciones hasta cierto punto
inspiradas por criterios reales de Protágoras y de algún otro
(Ammonio Sacas, por ejemplo) se sobrepone en Aristóteles y
los filósofos y gramáticos alejandrinos y romanos, una consi­
deración puramente formalista, que había de prevalecer a lo
largo de toda la Edad Media, en autores como Abelardo, Ale­
jandro de Villa Dei, Tomás de Erfurt y, después, Melanchthon,
Perizonius, etc.: el género gramatical se atribuye a los nombres
arbitrariamente, ad positionem constructionis. Es obvio que
en una interpretación sexualista del género gramatical, como
EX GENERO 195

lo era ésta, la oposición primaria era la establecida entre el


masculino y el femenino, quedando el neutro como un término
puramente negativo y, en cierto modo, secundario.

El, GÉNERO E N INDOEUROPEO Y LA CLASIFICACION VITALISTA


D E LOS GÉNEROS. CLASIFICACION SEX UALISTA .2

90. Ahora bien, ocurre que el estudio de la categoría


del género en diferentes grupos lingüísticos nos descubre que
una clasificación sexualista no es ni la única posible ni, desde
luego, la más originaria en aquellas lenguas en que aparece.
La clasificación de los nombres por su género puede hacerse
atendiendo a otros criterios, y así hay una clasificación yita-
lista que distingue un género animado y otro inanimado;
otras lenguas utilizan una clasificación intensi vista y distin­
guen un género fuerte y otro débil; otras recurren a una clasi­
ficación de tipo gradualista con dos géneros que podemos
denominar aumentativo y diminutivo; o distinguen entre un
género para seres racionales y otro para los irracionales;
dentro de la clasificación sexualista hay lenguas que distinguen
tres géneros: masculino, femenino y neutro, mientras en otras
solamente un masculino y un femenino, y, aun dentro de estas
últimas, los criterios clasificatorios varían también bastante.
Por otra parte, sucede que un examen superficial de la si­
tuación de las lenguas indoeuropeas, en lo que atañe a la distri­
bución de los géneros, nos demuestra en seguida que, por debajo
de esta triple clasificación sexualista, ha debido existir en
época anterior otra de tipo diferente. En efecto, en el campo
de los pronombres, los personales no conocen la distinción
entre masculino y femenino: cíe aquí que, desde Schleicher,
se les designe como pronombres asexuados (ungeschlechtige) .
El reflexivo sólo en parte conoce esta distinción y, cosa más
importante, los pronombres interrogativos oponen una forma
única para el masculino-femenino a otra forma para el neutro:
tipo τις /τι (5). El comportamiento sintáctico de los neutros
2 Cf. adem ás de la bibliografía citada en nota anterior, M. Barone SulVori-
gine del genere grammaticale nelVindoeuropeo. Rom a, 1909.
196 SINTAXIS NOMINAL

ofrece, por otra parte, curiosas discordandas. En eslavo, mien­


tras que el objeto verbal se pone en genitivo cuando se trata de
masculinos o femeninos, el neutro se construye en acusativo.
También en griego_y latín el acusativo neutro se comporta en
ocasiones de modo independiente; así con algunos verbos que
construyen su objeto en genitivo partitivo, cuando el objeto
es neutro puede aparecer el acusativo: Hes., Teog., 427 εμμορε
τιμής καί γέρας, y lo mismo en latín los tipos doleo id, id
genus, uirile secus, etc. El comportamiento morfológico del
masculino y femenino presenta a veces un carácter unitario
frente al del neutro: por ejemplo, el nominativo singular
sigmático o alargado, frente al tema puro de los neutros en la
flexión atemática, las desinencias -es, -ns del nominativo y
acusativo plural, etc. Además, como es sabido, en la mayoría
de las ocasiones, no hay procedimientos morfológicos que nos
permitan distinguir entre masculino y femenino dentro de los
diversos tipos de declinación, y un mismo tipo de sufijo suele
dar nombres masculinos y femeninos indistintamente (incluso
en tipos tan originarios como πατήρ, μήτηρ, etc.), mientras
que las formaciones neutras presentan un carácter netamente
diferenciado (en el N. A. V. tema puro o desinencia -m\ sufijos
característicos: heteróclisis -r¡^n, sufijo -μα, etc.). Prescindiendo
del caso de los diminutivos y algún otro, el neutro designa en
griego siempre lo inanimado; el masculino y femenino pueden
designar lo animado y lo inanimado indiferentemente. Pero
en una serie de casos muy típicos se da una oposición clara
entre el neutro para lo inanimado y el masculino o femenino
para lo animado: el caso τις /τι, el género femenino del árbol
frente al neutro del fruto: μύρτος /μύρτον, etc. Todos estos he­
chos indican que en lo relativo al género el neutro no es un ter­
tium additum, cuya presencia junto al masculino y femenino ha­
ya de interpretarse como la designación de algo carente propia­
mente de género, sino que, por el contrario, es «algo previo a la
diferenciación morfológicamente expresada entre masculino
y femenino y, en cierto sentido, el soporte común de ambos» 3.
3 H . Lom m el «Neutrum und sachliches Geschlecht» en Festschrift W ac·
kernagel, pág. 171. Cf. tam bién J. Lohmann Genus und Sexus. Gotinga, 1932;
L . H jelm slev «Animé et inanimé, personnel et non personnel» Travaux de V ins-
EL GÉNERO 197

91. Pueden ponerse en relación los hechos mencionados


con la doctrina que, en la génesis de la categoría gramatical
del caso en indoeuropeo, considera que, previamente a la etapa
documentable para el último período del indoeuropeo común
en el que existían los ocho casos conservados en indio antiguo,
existió un estadio muy antiguo en que solamente se oponía
un caso agente a un caso paciente, representado el primero
por seres animados y actuantes con capacidad para ser sujetos
agentes de acciones verbales, y el segundo por nombres que
indicaban lo pasivo e inerte, las cosas, y también aquello
de lo que se dice algo. El caso agente hubo de ser caracterizado
morfológicamente, como término marcado de la oposición:
-s, alargamiento; el caso paciente originariamente, no, aunque
después, en la declinación temática, recibiría la desinencia -m,
de origen no del todo claro y en el plural la -a de un originario
colectivo. Esta oposición activo/paciente establecida dentro
de la categoría del caso vino pues a originar una nueva opo­
sición, traducida a otra categoría gramatical, la del género:
género animado frente al inanimado, oposición morfológica­
mente neutralizada fuera del nominativo y acusativo (y voca­
tivo), que, como más adelante veremos con mayor deteni­
miento y ahora acabamos de apuntar, constituyen los dos casos
más antiguos, correspondientes en principio al caso activo y
paciente, respectivamente.
Más tarde, al introducirse en la atribución de los géneros
un criterio sexualista y reinterpretarse de acuerdo con el mis­
mo el material lingüístico, el género neutro que primitiva­
mente poseyó un carácter primario como género inanimado
(sachliches Geschlecht) frente al animado, pasó a poseer un
carácter puramente negativo, junto a la oposición ahora básica
entre el masculino y el femenino, valor bien puesto de mani­
fiesto por el término ουδέτερον (mejor que por el término
indio napumsaka, «lo no-masculino»). Ahora bien, establecida
esta clasificación sexualista de los géneros, quedaron desde
tuego en la lengua restos de la situación anterior con la oposi­
ción animado/inanimado, restos a los cuales nos referíamos
titu t de Linguistique P aris i , 1956, págs. 155-99; A. Martinet «Le genre féminin
en indoeuropéen; exam en fonctionnel du problème» B S L 52, 1956, págs. 83-95.
198 SINTAXIS NOMINAL

antes. Pero —y esto nos interesa ahora más especialmente—


es el caso que en griego, como en otras lenguas indoeuropeas,
existen por doquiera múltiples ejemplos de discordancias entre
el género natural de los nombres y el género gramatical que les
es asignado, lo cual nos lleva al estudio de

IfA ATRIBUCIÓN DEL GÉNERO A LOS SER ES DESPROVISTOS D E


género n a t u r a l : t e o r ía de G r im m y t e o r ía d e B r u g ­
m ann.

92. Son muy frecuentes los casos de seres inanimados,


desde nuestro punto de vista, que tienen, sin embargo, género
masculino o femenino, y también es especialmente frecuente
en griego (mucho más que en latín, donde el fenómeno se
reduce a pocos ejemplos: scortum, mancipium, prostibulum,
etcétera), la atribución del género neutro a nombres que repre­
sentan en realidad a seres animados dotados de uno u otro
sexo. Sabido es que estas discordancias constituyen una de las
mayores dificultades con las que tropieza el aprendizaje de
lenguas, habida cuenta de que, alguna vez incluso, la única
distinción entre palabras de significado diferente nos la pro­
porciona el género: francés: pois, poid, poix. ¿Por qué en espa­
ñol sangre es femenino y en francés sang masculino? ¿Por qué
en griego, latín y español las palabras para «sol» y luna» son
masculina y femenina, respectivamente, mientras que en ale­
mán poseen exactamente el género opuesto?, etc.
93. Dos han sido las teorías enunciadas para explicar esta
atribución del género masculino o femenino a objetos inani­
mados. Ve una de ellas el origen del fenómeno en una «perso­
nificación» de estos objetos que los hablantes considerarían
dotados de vida y espíritu (animismo), aunque para nuestra
mentalidad más abstracta carecen de ellos. La paternidad
de esta doctrina suele atribuirse al germanista Jacobo Grimm 4,
quien la formuló en el año 1831, aunque la verdad es que sus

4 Deutsche Grammatik I I I , págs. 345 sigs. Cf. E . H . Müller «Theories


concerning the origin o f th e gram m atical Gender in German* German Quarterly
— Menasha, W ise.— X V I, 1943, págs. 90-8.
í X GÉNERO m

antecedentes inmediatos son algo más antiguos (concretamen­


te están en la concepción de la lengua como un panteón po­
blado de dioses y personificaciones, propia de la psicología
popular de algunos románticos, especialmente de Herder, con­
cepción extendida luego entre los gramáticos por Adelung),
y, por otra parte, lo que suele llamarse teoría de Grimm res­
ponde más bien a la forma dada posteriormente a esta doctrina
por el indogermanista Pott. Por lo demás, los antecedentes
remotos de la misma son mucho más antiguos y ya la encon­
tramos formulada en cierto modo por el neoplatónico Ammonio
Sacas ( Comtn. in Arist., IV, 5, 35 y sigs.), quien explicaba la
diferencia de género entre la palabra «luna» en griego (ή σελήνη)
y en egipcio, lengua en que posee el género masculino, porque
mientras que los griegos personificaban a la luna como pareja
femenina del sol (ό ήλιος), los egipcios la veían como el astro
«que cubre la tierra», y de ahí su género masculino (los griegos,
en cambio, consideraban como pareja masculina de la tierra
—γη , χθών, αία— al cielo —ό ουρανός—). El género gramatical
es, pues, según esta teoría, una extensión a todos y cualesquiera
objetos del natural, extensión cuyas raíces se hallan en la
fantasía creadora de la lengua. El masculino corresponde a
lo más originario, mayor, más firme, duro, rápido, a lo activo,
productivo y moviente; el femenino corresponde a lo más
tardío, pequeño, blando, quedo, a lo pasivo y receptivo; el
neutro, que no es «carencia de género, sino Unentwicklung
del mismo» 5, corresponde al producto, al efecto, a lo general,
no desarrollado, colectivo, insensible e inanimado.

E l sistema de Grimm no fue, desde luego, aceptado umver­


salmente; pero tuvo el mérito de colocar en un primer plano las
consideraciones glotogómcas y de psicología popular, ausentes
de la consideración del problema por la especulación de los siglos
anteriores. Cabría denominarle un sistema sexualista, puesto
que parte de la distinción del sexo animal, con las propiedades
más características que le acompañan (concepción de lo masculino
como lo activo y moviente, de lo femenino como lo pasivo y deli­
cado, según lo hiciera ya Aristóteles, para quien τό άρρεν = ώς

5 Grimm o. c., pág. 312 .


300 SINTAXIS NOMINA!,

κινούν και ποιούν y τό θήλυ = ώς παθητικόν), que son luego ex­


tendidas por la fantasía y aplicadas, en una verdadera poética
personificación, a los nombres de cosa. Las diferencias de género
para un mismo nombre en las distintas lenguas responden, pues,
originariamente a diferencias en la concepción prim itiva de las
personificaciones. Así, por ejemplo, si la palabra «muerte» es
femenina en español y en latín y masculina, por ejemplo, en
griego y en alemán, ello se debe a que nosotros nos representamos
a la muerte en figura de vieja decrépita, mientras que los alemanes
la imaginan en figura de segador armado de su guadaña y los
griegos en forma de «ángel de la muerte», como a "Υπνος, el Sueño
(cf. Ξ 231 y Π 672, Hes. Teog. 759, etc.), según puede, por ejem­
plo, comprobarse en el famoso grupo escultórico de San Ildefonso.
Si para nosotros el «amor» tiene género masculino es, que hereda­
mos la representación del amor de los romanos (Amor, Cupido),
que, a su vez, la tomaron de los griegos, y éstos personificaron
siempre al amor en la figura de un Demón masculino, desde el
gran δαίμων, impresionante de la Teogonia y de la poesía arcaica
a los amorcillos, "Ερωτες, del amor romántico helenístico. Bn cambio
la palabra alemana Minne es femenina, porque los poetas medie­
vales germánicos de los siglos xn y xin personificaron al amor
en una Frau Minne. E t sio coetera.

No cabe ninguna duda del fondo de verdad existente en esta


doctrina de la «personificación» para explicar la atribución del
género masculino o femenino a nombres de objetos desprovis­
tos de ese género natural. Hoy sabemos que en etapas primi­
tivas de la mentalidad humana (de la «mentalité primitive»
de Levy Bruhl) la tendencia a la personificación fue muy
grande y muchos nombres y conceptos que hoy consideramos
abstractos fueron originariamente personificaciones. Nombres
como cpcrriç, οσσα, φόβος, ύγίεια, ελευθερία, άμιλλα, αελλα,
etcétera, antes de ser abstractos fueron personificaciones con­
cretas 6. Los abstractos han surgido originariamente de una
«Abstraktifizierung von Dämonen» 7. En Homero, por ejemplo,
en I 2: Οεσττεσίη εχε Φύ^α, Φόβου κρυόεντος έταίρη, Φυ$α y
Φόβος son aún personificaciones, no abstractos, y lo mismo
1
r

* E m erita 1954, págs. 85-6, con bibliografía.


7 P. Kretschmer Glotta X X III, pág. 106.
Ely GÉNERO 201

en Δ 440 y δσσα en B 93. E incluso en etapas muy posteriores


del desarrollo lingüístico subsiste en la lengua esta misma
tendencia a dotar de carácter en cierto modo personal a obje­
tos inanimados. Pensemos, por citar un solo ejemplo, en el
caso de los vocablos españoles para utensilios e instrumentos,
considerados como nombres de agente y dotados del sufijo
masculino correspondiente, del tipo despertador, tenedor, etc.,
exactamente como los nomina agentis en -τηρ del griego:
τριπτήρ, φυσσητήρ, κροττήρ, etc. 8; cf. también, por ejemplo,
dentro del vocabulario de la poliorcética, nombres de instru­
mentos tomados de nombres de animales, como κριός, σκόρπιός.
Una lengua de estructura tan avanzada como el inglés mo­
derno, que en rigor ha perdido la categoría del género, sigue,
sin embargo, haciendo un uso muy amplio de la personificación
para la atribución del género a objetos que carecen de sexo
natural 9.

94. Pero no es menos cierto que, si intentamos explicar el


género de las palabras griegas o de cualquier otra lengua
indoeuropea antigua recurriendo exclusivamente a esta expli­
cación, nos encontramos con una infinidad de casos que es­
capan a la aplicación de la misma y que se explican sólo por
razones puramente mecánicas o inducidas por analogías for­
males o semánticas. Por ejemplo, se tiende a considerar como
predominantemente masculino el morfema temático -o- de la
segunda declinación, lo que hace que palabras originariamente
femeninas pasen sin más al masculino (βιος, μισθός que en
indoeuropeo debían ser femeninos, ó τροφός que en el propio
griego fue primitivamente femenino etc.), o bien que pasen a
la flexión en -oc (rasgo típicamente jonio: ή άσβόλη, τάφρη,
ψάμμη por ή άσβολος, etc). Un fenómeno paralelo puede apre­
ciarse, por ejemplo, en la lengua francesa, en donde la termi­
nación -e típicamente femenina ha arrastrado hacia el género
femenino a muchas palabras originariamente masculinas. En
la Edad Media prophète y pape eran tratadas con frecuencia
8 P . Chantraîne L a formation des noms en grec a n d en , pág. 327.
9 Cf. Iyorenz Morsbach Grammatisches und psychologisches Geschlecht im
Englischen. Berlin, 1913.
202 SINTAXIS NOMINAL

como femeninos, y el lenguaje popular trata norm alm ente


como femeninos a vocablos como orage, exercise, que son mascu­
linos, pero en las que el artículo elidido no permite distinguir
un género de otro. Si, por razones semánticas fácilmente com­
prensibles, el francés hablado tiende a dedr actualmente le
recrue (y no la recrue), a veces las consideraciones formales
son más fuertes y hacen que la sentinelle conserve su género
femenino, a pesar de que con este vocablo se designa normal­
mente a individuos del género masculino; y si en francés las
razones reales han hecho pasar al masculino a la palabra le
guide, el italiano le otorga todavía el género femenino la guida10.
Estas consideraciones, que fácilmente podríamos multi­
plicar, pueden llevamos a pensar que quizá el origen de la
atribución del género a los objetos asexuados tenga muy poco
que ver con una extensión, por obra de la personifícadón, del
género natural y que tal vez las razones condicionantes sean
de índole gramatical. Una escuela lingüística tan poco propensa
hacia las hipótesis glotogónicas y psicológicas como la de los
Junggrammatiker forzosamente había de resistirse a aceptar
la teoría de Grimm. El más preclaro representante de aquella
direcdón, Karl Brugnmnn, en su estudio «Zur Frage der Ent­
stehung des grammatischen Geschlecht»11, consideraba «pato­
lógicas» las concepciones de Grimm y explicaba, en virtud de
razones puramente analógicas, la adopción del género animado
por parte de los nombres primitivamente neutros. La coinci­
dencia entre personifícadón y género gramatical en casos
como θάνατος, ύπνος, y αία, άτη, etc., indicaría, según Brug­
mann, que el género gramatical es algo previo a la personi­
ficación y que la fuerza creadora de la fantasía de la lengua
se habría limitado a servirse de él. El punto de partida para
Brugmann era el vocablo para «mujer», * güeña, en el cual el
sufijo -a habría obtenido un valor característico femenino
(y, por oposición a él, el morfema -o- un valor característico
masculino), tendiéndose por ello a eliminar los masculinos de

10 Cf. F. Brunot H istoire de la langue française, pág. 233.


11 Internationale Zeitschr. f. allgem. Sprachw iss. IV , págs. 100 sigs. Cf. tam­
bién The nature and origin of the noun genders in the I. E . languages. Nueva
York, 1897.
Hl, GÉNERO 203

la flexión en -a (o a caracterizarlos de modo explícito) y a los


femeninos de la flexión temática. Como fácilmente se com­
prende, esta doctrina de Brugmann se enfrenta con la solución
a dar a dos cuestiones: a) Explicar el origen como sufijo fe­
menino de -3 (y, análogamente, de -ei, -w, etc.), problema
éste no resuelto por su teoría cuya base es bien exigua, y ade­
más nada segura, pues es posible que la flexión de la palabra
para «mujer» fuera del tipo *guenal*gunas (cf. Schwyzer, I,
582 y sigs.); y b) ¿Cómo alcanzaron los adjetivos su forma
femenina en casos como νύξ ερεβεννή, nox atra, en los que el
sustantivo carecía de morfema típico femenino que pudiera
inducir al adjetivo? ¿De dónde la diferencia entre el adjetivo
masculino y el femenino en un caso como ttouç pocKpôç y
vccös μακρά? La solución sería considerar que los sufijos fe­
meninos (especialmente y sobre todo -a) estaban ya diferen­
ciados como tales en el adjetivo, o, dicho de otro modo, que la
oposición «/o, femenino/masculino, se cumplió primeramente
en el_campn.-adjet-ival, extendiéndose después al del nombre.
Así lo creen Specht y, mucho antes, Jacobi12, que veía el
origen del fenómeno en el pronombre *so¡ *sa¡*tod: vocablos
como «hermana», «pena», castigo», se habrían hecho femeninos a
partir de sintagmas como *sa svesor, *quotera svesor, *sa lula
quoina. 13

95. En verdad la categoría del género es normalmente,


en las lenguas modernas, algo puramente gramatical que con
frecuencia poco o nada tiene que ver con el género gramatical."
Es un fenómeno ligado a la presencia de ciertos sufijos y,
especialmente, a la concordancia. Es masculino o femenino
el sustantivo con el cual se hace concertar adjetivos, artículos
o pronombres masculinos o femeninos, respectivamente; y
esto es tan cierto que cuando la expresión de la concordancia
no es clara o no se da, el género se atrofia o desaparece: pién­
sese en casos como el francés Vaurore o el español el alma es

12 F. Specht Der Ursprung der indogerm . Deklination, pág. 307 y


H. Jacobi Compositum und Nebensatz págs. 120-1.
13 Cf. H. Iyommel Studien über indogermanische Femininbildungen. Go­
tinga, 1912, págs. 3 2 3
- ·
204 SINTAXIS NOMINAL

inmortal, en donde ni el artículo (en virtud de una regla pura­


mente eufónica) ni el adjetivo (que no distingue géneros)
permiten descubrir el género del sustantivo alma) y, como
casos extremos, el del danés y, sobre todo, el del inglés mo­
derno, que han perdido esta categoría morfológica. De todos
modos no podemos intentar explicar la lengua de estadios
primitivos con los mismos criterios que la de estadios más
evolucionados, y ya hemos visto que el fenómeno de la per­
sonificación debió de jugar un papel de primera importancia
dentro de los hábitos de pensar propios de la llamada «menta­
lidad primitiva». En definitiva, es lo más verosímil pensar
que, en principio, en la adopción del género masculino o
femenino por los nombres correspondientes a seres inanimados
intervino prevalentemente el fenómeno de la personificación,
sin que quepa excluir desde el principio mismo las acciones
analógicas, de igual modo que, todavía hoy, inconsciente­
mente, siguen jugando en la atribución del género y en la
tradición gramatical al respecto viejísimos motivos religiosos
y míticos que responden a la concepción del mundo propia de
nuestros más remotos antepasados, los cuales perviven todavía
en los esfuerzos que el espíritu de un hombre moderno realiza
para clasificar, acudiendo a los géneros, las variadas nociones
que expresan los nombres. Todavía es frecuente en la lengua
inglesa moderna la atribución a los nombres de barcos del
género femenino, de acuerdo con un fenómeno de personifica­
ción que, respondiendo a arcaicas concepciones mentales, se
daba también en el griego antiguo. I^a evolución de la psicolo­
gía popular y de la lógica del lenguaje han podido modificar
los criterios clasificatorios. En el cambio, empero, no desapa­
recen los vestigios de la situación anterior: la clasificación se-
xuaüsta del griego antiguo conserva en gran medida restos
de la clasificación vitalista anterior, y aun ésta, habida cuenta
de la existencia en algunos grupos lingüísticos de otros criterios
clasificatorios, pudo ser el resultado de la reorganización de un
sistema anterior. 14 El principio lingüístico de la «reinterpreta­
ción» de los materiales de la lengua ha operado notablemente

14 G. Royen o. c., págs. 437 y 447 -


EL GENERO 205

en la historia de esta categoría del género. Resumiendo, pues,


las doctrinas de Grimm y Brugmann, no se excluyen, según
lo vio ya, sólo una decena de años después de que el segundo
de aquellos lingüistas enunciara la suya, el eminente W. Wundt.
La explicación vitalista de Grimm explica los hechos en una
situación más primitiva de la Ursprache. La explicación
mecánico-analógica, siquiera no sea aceptable en la forma
concreta en que la expuso Brugmann, explica la atribución
de los géneros a una inmensa mayoría del material de la lengua,
atribución en la que jugaron dos modos de asociaciones: reales,
que partiendo del contenido mismo de las representaciones
se extienden luego a los elementos de relación (sufijos), y for­
males, que siguieron el camino inverso.

96. Anotemos que un mismo objeto, de suyo inanimado,


puede o no ser personificado según la lengua de que se trate
y que, a veces, dentro de la misma lengua pueden realizarse
ambas posibilidades. Ejemplos muy conocidos lo proporcio­
nan los vocablos para «fuego» (ant. ind. agní —«fuego y dios
del fuego»—, lat. ignis, ant. esl. ogn% —todos masculinos—,
lit. ugnls —fem., pero antiguamente mase.—, frente al griego
m/p, umbro pir, ant. alto al. fúir) y para «agua» (ant. ind. ap-,
fem. y, sin relación etimológica con el anterior, lat. aqua,
gót. ahia, frente al griego ύδωρ, hit. wa-a-tart gót. wato, umbro
utur.15 En ambos casos el griego prefiere el neutro; el latín,
en cambio, el género animado. Algunos han puesto en relación
este hecho con una supuesta tendencia racionalista y laica
del pensamiento griego, poco en consonancia, por lo demás,
con la pervivenda, en mil aspectos documentada, de elementos
religiosos y míticos en la lengua helénica. Dobletes como övap
/δνειρος, ήμαρ/ημέρα, etc., han sido interpretados del mismo
modo, aunque el fenómeno tiene una base fundamentalmente
morfológica: las formaciones en -o- y en -λ, secundariamente
hechas sobre viejos temas en -r, -n, -u, -i, etc., regularizan el
sistema flexional con heteródisis antigua .16

15 Cf. M eillet M S L X X I , pág. 249.


16 Cf. F . Specht Der Ursprung der indo germ. Deklination, pág. 307.
206 SINTAXIS NOMINAL

IyA ATRIBUCIÓN D EL GÉNERO EN GRIEGO: ESTUDIO DE LOS


GRUPOS CONCEPTUALES MÁS IMPORTANTES.

97 El grupo de los seres animados representados en griego


por neutros es bastante más numeroso que el existente, por
ejemplo, en latín (cf. Hofmann, 367), debido principalmente a
la circunstancia de que los diminutivos con el sufijo -ιόν (-ίδιον,
-άριον, -άκιον, -ύφιον, etc.) incrementaron considerablemente
su número. Originariamente, sin embargo, los sufijos de dimi­
nutivo no implicaban cambio de género con respecto al nombre
primario, exactamente como ocurre en casos como νεανίσκος,
άρκτυλος o μικκυλος (cf. μικκός), δελφακίνη, etc., y como es
uso normal en latín: puer¡puerulus. Iyos diminutivos griegos
en -ιον, derivados formalmente de las formas neutras de los
adjetivos en -ιο- con paso al neutro (como los alemanes en
-lein, -chen), se explican-en virtud de una tendencia diferencia-
dora, ya que en griego el sufijo -ιο- (-ιός, -ία) poseía multi­
plicidad de valores,17 sin poder dejar de considerar tampoco
una cierta tendencia a hacer coincidir en parte el género neutro
o inanimado con la categoría del diminutivo, que en algunas
lenguas (como la de los Masai, al este de Africa 18) constituye
el género débil opuesto al género fuerte o aumentativo. Esta
idea de rebajamiento o menosprecio se da evidentemente en
casos como γύναιον, tal vez τταιδάριον, ôuycrrpiov, etc., y en
muchos nombres de heteras, con frecuencia neutros: Γλυκέ ριον,
Μυρρίνιον, Άνθράκιον ‘Αβρότονον, Κρουμάτιον, Κυμβάλιον,
Λεόντιον, Νάννιον 19.
En otros casos el neutro designa el producto o lo engendrado,
uno de sus valores primitivos en cuanto género inanimado: tal
es el caso (mejor que admitir en estas palabras un cierto senti­
miento de ternura o piedad) de τέκνον, τέκος (cf. gót. barn.,
al. Kind) y, analógicamente, en la Tragedia τταιδευματα.
En otros ejemplos, como ορνεον y οστρεον las formas origi-
17 Cf. H. Jacobsohn Gnomon , 1926, págs. 375 sigs.
18 Cf. Feist Zeitschr. f. deutsche W ortforschung X X X V II , pág. 113.
19 Cf. J. Grimm K leine Schriften III, págs. 349 sigs.; \V. Petersen Greek
D im inutives in ιον. Weimar, 191 o, pág. 177; K. Schneider R. E . s. u. «Hetai-
rai», col. 1362-71, y F. Bechtel Die attische Frauennam en. Gotinga, 1902, pág.
49 y Passim.
EL GÉNERO 207

nanas son los colectivos όρνεα (δρνεια) y δστρεα 20, sobre los
cuales se crearon posteriormente los singulares. En fin, en algún
otro caso concreto, las razones pueden ser de índole más espe­
cial: así ανδράποδο ν «prisionero» suele explicarse como pala­
bra-rima hecha en clisés en que aparecía coordinada con
τετράποδα 21, aunque la existencia en indio antiguo de nu­
merosos compuestos, también para designar personas, compa­
rables,22 devapada «dioses», Svapada «perros», etc., nos hace
considerar poco probable esta opinión; en todo caso, el género
neutro parece responder a la susodicha idea de menosprecio.
Que en algunos nombres de animales se presente el género
neutro (cf. κήτος) tal vez pueda responder en el fondo a ese
mismo matiz, por la oposición entre el animal racional y el
irracional (cf. τό άλογον, por ejemplo, sinónimo de «caballo»),
criterio que, por cierto, es uno de los diferenciadores de la
categoría del género en alguna lengua exótica.

98. Mucho más numeroso es, por supuesto, el grupo de


nombres que respondiendo a objetos inanimados presentan
género masculino o femenino. Ello se explica, en parte, como
veíamos antes, por el fenómeno de la personificación. He aquí
algunas categorías de las más importantes:
a) Organos humanos.—Mientras que aquellos que desempeñan
papeles activos o poseen movimientos perceptibles suelen tener
género masculino o femenino, los órganos pasivos o internos sue­
len ser del género neutro: ήτταρ, ήτορ (pero καρδία), όστέον, οϋλον,
γόνυ, frente a ττούς m., οδούς m., yévuç f., γνάθος f., χείρ f. (como
en todas las lenguas indoeuropeas, aun tratándose de palabras de
raíces diferentes; tal vez se piensa en «la que recibe»). Cf. en ge­
neral G. Bonfante «Suiranimismo delle parti del corpo in
indoeuropeo» Ricerche linguistiche 4, 1958, págs. 19-28.
b) Arboles.—Interpretados sexualmente se les atribuye gé­
nero femenino frente al neutro del fru to :23: άτπος/σπιον, μύρτος/
μύρτον, ελαιος, ελαία/ελαιον «aceite», βάτος/βάτον, ôa/ôov, συκέα/
συκον, ροδέα/ρόδον, προύμνη/προυμνον, κόμαρος/κόμαρον, βράβυλος/

20 Cf. Chantraine L a formation des nom s , pág. 62.


21 Cf. J. Wackemagel K Z X X X , pág. 298.
22 Cf. H. Hirt Indogerm . Gr. I, pág. 127.
23 Ciardi-Dupré I F X X V , págs. 155 sigs.
208 SINTAXIS NOMINAL

βράβυλον, κσρύσ/κάρυον, κέδρος/κέδρον, μηλέα/μήλον, συκάμινος/


συκάμινον, σνκόμορος/συκόμορον, πρίνος/πρίνον (sólo nombres de
fruto: άμύγδαλον, κοκκνμηλον, μιμσίκνλον, μόρον; excepción βάλανος,
árbol y fruto). Cf. lat. pirus ¡-um, ant. indio amra- m. «mango»,
n. «fruto del mango».
c) Ríos, fuentes, islas, ciudades.—Se lea atribuye el género
de los nombres genéricos correspondientes: masculinos los ríos
como ττφταικχ 2i. incluso los préstamos tomados de lenguas en las
que poseen un género diferente: Γό/γης frente a ant. ind. Gangä-
fem., Ινδός ant. ind. Sindhu, Ύδάσπης ant. ind. Vitaspä; femeni­
nos las fuentes, mares, islas y ciudades, según lo son κρήνη,
λίμνη, νήσος y πόλις, respectivamente; los nombres de los meses
son masculinos, como μην. De acuerdo con la doctrina arriba ex-
puesta ele la personificación, no se olvide que cuando un griego,
arcaico al menos, decía Tebas o Cirene, por ejemplo, estos voca­
blos podían referirse a las ciudades de este nombre o a sus ninfas
o diosas tutelares, y todavía Píndaro juega maravillosamente
con este doble sentido (cf. Norwood, Pindar 35). Como siempre,
la separación entre la personificación aún sentida y el género pu­
ramente gramatical depende de muchas circunstancias y frecuen­
temente resulta de dificilísimo deslinde. Todavía en un autor como
Nonno Ύδάσπης puede designar al dios del río. La oposición latina
del tipo Tifernus/-um entre el nombre del río y eT d é l a ciudad
no se da en griego; pero cf. el tipo ή Ίμέρα, Γέλα (ciudades) / ó Μμέρας,
Γέλας (ríos).
d) Elementos naturales.—Ya hemos dicho que podían ser
considerados como nociones activas y por ende personificadas,
o como objetos inanimados e inertes, teniendo en un caso género
masculino o femenino y en el otro, neutro.
e) El género de otros muchos nombres puede explicarse,
en bastantes casos, de modo más o menos verosímil. Así, por ejem­
plo, las palabras que designan el «camino» son en griego femeninas:
οδός, ατραπός, άταρπιτός, αμαξιτός, κέλευθος, οιμος (desde el siglo V),
τρίβος. «El camino —escriben Meillet-Vendryès, 540—» conduce a
alguna parte; es natural que se le conciba como del género feme­
nino» (cf. lat. uia frente a iter, que designa el camino recorrido);
pero quizá quepa pensar que si la razón fuera ésta deberíamos
esperar más bien el masculino (en ant. esl. xodu es mase.), y debe­
mos explicarlo a partir de la imagen del camino como algo pasivo,

24 Cf. P . Kretschmer «Danubius und das Geschlecht der altindogermams-


chen Flussnamen» en Mélanges Pedersen, 1937» págs. 76*87.
EL GÉNERO 209

hollado por el pie, o quizá tal vez 25 por subyacer una represen­
tación anatómica de lo cóncavo, como la que probablemente hizo
atribuir género femenino al nombre de la nave, ναϋς (y, natural­
mente, ή ΤΤάραλος,ή ’Αργώ, ή Άιπχονιάς, etc.: cf. Κ. Schmidt, Die
Namen der attischen Kriegschiffe. Leipzig, 1931, y Mittner R . E.
s. u. «Seewesen». Algunas excepciones hay, desde luego: ó Λιμέναρ-
Xos, por ejemplo; cf. en Aristóf. Cab. 1300 sigs., la personificación,
en figura de mujeres, de unas naves). E n otros muchos casos no
es posible dar razón de la adopción de un género u otro.

Género común y e p ic e n o .

99 Son clasificaciones puramente gramaticales. Dentro del


γένος κοινόν se incluyen los nombres que, sin variar ellos de
forma, pueden llevar en concordancia adjetivos o pronombres
masculinos o femeninos, mientras que en el γένος επίκοινον
(denominaciones como genus subcommune, promiscuum no
han—hecho fortuna) se incluyen aquellos sustantivos que,
siendo ellos sólo masculinos o femeninos y llevando la concor­
dancia pertinente, designan indiferentemente ambos géneros
naturales.
Ejemplos de κοινά, eu griego son: a) Desde el comienzo de
la tradición literaria άγγελος, άνθρωπος, άρκτος, άλεκτρυών,
αμνός, βροτός, βήξ, ορνις, βους, εκγονος, ήμίονος, θεός,
Ιππος, κάμηλος, όνος, πώλος, στρουθός, χήν, χοίρος;
b) Más recientes προαγωγός, πρόπολος; c) h l principio sólo
masculinos, y después, por necesidades reales o sociales, tam­
bién femeninos: τύραννος (fern, eu Eur., Hip., 363; Andr., 204;
Hec., 809; Ion, 627), ιατρός (fern, en Aten., 636 a, Plut. Mor., 424),
Ιγγονος, ?φηβο$ (cf. Hesiquio, s. u'.), διδάσκαλος (sin duda es
algo fortuito que el primer ejemplo sea precisamente femenino,
Hymm. Herm., 556), μέδιμνος, δέλφαξ, εριθος. En algunos
casos aparece primero el femenino: Θαλαμηπόλος, μέθυσος,
μείραξ, παρθένος, τιθηνός, τρίβος; d ) Además, una serie de
nomina agentis άοιδός, δημιουργός, μελεδωνός, οίκουρός,
πτωχός, τιμωρός. Son επίκοινα: ή άλώπηξ, ή γερανός, ή
ελαφος (en Horn, κοινόν), ό λύκος, ό μυς, ή χελιδών.
25 Así W ackem agel Vorlesungen II, pág. 42 y Schwyzer II, pág 34; peto
cf. A. García Calvo Emerita 1964 págs. 49 sigs.
210 SINTAXIS NOMINAL

Todos estos nombres son restos de la primitiva situación lin­


güistica, en que no se sentía como necesaria la expresión del
género natural y sí sólo la del animado. Su número ha ido dismi­
nuyendo en todas las lenguas progresivamente, contribuyendo a
su desaparición dos tipos de razones. Ante todo, una de carácter
gramatical: muchos de ellos pertenecen a la flexión tem ática,
que aunque originariamente comprendía nombres femeninos y
masculinos, acabó por convertirse en la declinación propia por
antonomasia de los masculinos (aunque algunos nombres de esta
flexión siguieron siendo femeninos a lo largo de toda la historia
del helenismo: παρθένος (el mase, ó παρθένος aparece en N .T .),
νυός, nomina agentis como άλοχοι, λοχοί (Diosc. 3, 4, 1); νόσος,
κόπρος, ροΐ^ος, έσπερος). Entonces, por ejemplo, un nombre del
género común como θεός tendió a especializarse como masculino,
y, junto a él, se creó un femenino: θεά (θέαινα) aunque en este caso
concreto θεός siguió siendo un κοινόν durante toda la historia
del griego (pero θεά aparece ya en Homero). Análogamente se
crean ήμιθέα, πτωχή (Sófocles), εκγόνη (época imperial). En otros
casos, nombres que originariamente eran sólo femeninos pasaron
después a ser empleados como masculinos: άμφίπολος, μουσοποιός,
τροφός, etc. En cambio, en los temas en -à, que por ser originaria­
mente atemáticos (-ä < eH 2) podían pertenecer a ambos géneros,
los numerosos masculinos existentes fueron caracterizados con
desinencias especiales (nom. y gen. sg.), por lo que no se presentó
el problema, que se ofreció en latín, por ejemplo, en donde al
sentirse como declinación femenina κατ* êξoχήv la de los tem as
en -a, originarios επίκοινα, como adueña, scriba, etc., pasaron al
género común.
Como es obvio, motivos reales y sociales influyen con frecuen­
cia en este trasiego. Se ha hecho observar26 que los nombres del
género epiceno se dan para la designación de animales, en los que
la distinción del género natural no interesa a los efectos de la vida
práctica: mosca, cuervo, etc. Si un animal salvaje llega a ser
domesticado y es utilizado en la vida doméstica o, simplemente,
mejor observado y conocido por el hombre, se distingue entonces
entre el macho y la hembra. Es el caso del lat. columba, epiceno
en el latín más antiguo, mientras que después se creó un mascu­
lino columbus; seguramente es éste también el caso en griego de
ή περιστερά (fem. como las demás palabras para «paloma»:
πελειά, τρήρων, φάσσα) y después ό περίστερός (Ferécrates y

*β Wackemagel Vorlesungen II, pág. 26.


EL GÉNERO 211

Alexis apud Athen. 395 b; Luciano Sol. 7 critica su empleo).


Razones sociales influyen igualmente: cuando un oficio, profesión
o derecho jurídico es patrimonio exclusivo de un solo género,
las palabras que lo designan son epicenas; si posteriormente pasan
a ejercerlo personas del sexo opuesto, aquellos vocablos pasan al
género común o se crea, por medio de la moción, otro término27.
Es el caso del lat. heres, en época arcaica sólo masculino por no
reconocerse el derecho a heredar a las mujeres; posteriormente,
al reconocerse este derecho, pudo decirse Ule, illa heres. E n griego
es, por ejemplo, el caso de palabras que citábamos antes, como
íorrpós (originariamente sólo masculino; después, del género co­
mún, y también, junto al mase, iorrpós, creóse un fem. îcrrpia),
y, a la inversa, de palabras como ορφανός, originariamente sólo
femenina, y después κοινόν y χηρωσταί (mase, en Homero que re­
fleja una situación jurídica patriarcal en la que, a falta de here­
deros directos, heredan los parientes colaterales, pero no las
hembras; después, mase, y fem.). La palabra χήρος sólo se em­
plea en el género fem., porque la situación jurídica y social de la
viudez no tenía interés más que en el caso de la viuda.

R e p r e s e n t a c ió n m o r f o l ó g ic a del género en g r ie g o .

100. L a diferenciación morfológica entre el*neutro y e


género anim ado en el nom. acus, es n eta y se explica origina-
riam ente, como antes tuvim os ocasión de hacerlo. E stablecida,
dentro del prim itivo género anim ado, la oposición masculino-
femenino (piénsese que el hom bre prim itivo concibe el m undo
como activo, pero interpretándolo desde el «yo», tom ado como
modelo y, como los hom bres se diferencian en hombres y
m ujeres, tam bién las potencias divinas, seres considerados
anim ados, etc., lo son; esta diferencia es ta n im portante —las
condiciones sociales de uno y otro sexo son m uy distintas—
que cada grupo requiere una categoría gram atical especial),
el género femenino tendió a diferenciarse del masculino. E s ta
diferenciación puede hacerse p or tres procedim ientos. E l m ás
antiguo, la heteronim ia, diferenciación lexical: masculino y

27 Durante la últim a guerra m undial este fenómeno ocurrió frecuentem ente


en el léx ico militar: cf. la n ota «Feminine war workers» en el American Speech
X I X , 1944, págs. 75-6.
212 SINTAXIS NOMINAL

femenino se expresan por medio de vocablos diferentes etimo­


lógicamente: πατήρ / μήτηρ, υίύς / θυγάτηρ, ά νή ρ /γυ νή ,
ελαφος /κεμάς, τράγος/αϊξ, κριός/όΐς, κάπρος /σνς, ήίθεος /
παρθένος, γέρων/γραυς, etc. Siguiendo la historia de las
diferentes lenguas indoeuropeas podemos apreciar cómo este
procedimiento, que multiplicaría enormemente el caudal léxico
de una lengua, tiende a ser desplazado. Para la expresión de
la pareja semántica «hijo»/«hija» el griego utiliza la heteronimia
υίός/Θυγάτηρ, el latín, en cambio, filius/-a, y, mientras que
el latín expresa por una heteronimia la pareja semántica
«hermano»/«hermana» frater¡soror, el español la ha sustituido
por un simple cambio de sufijo.
Un segundo procedimiento puede consistir en la adición
de palabras que designan los conceptos «hembra» y «macho».
En latín hay restos muy escasos: lupus femina, bos mas. En
irlandés el femenino se forma en muchos casos anteponiendo
el vocablo ban ( <ben, «mujer»): ban-dia, «diosa»; ban-file,
«poetisa». En francés se puede decir la femme professeur, la
femme medecin, y en inglés, perdida la distinción morfológica
de los géneros, es éste un procedimiento generalizado: he-goat
«macho cabrío»¡she-goat «cabra». El griego ή άλώπηξ ή άρρην,
ό λαγώς ό θήλυς e incluso θήλεια θεός (Θ 7) son ejemplos
paralelos (cf. ό φοΐνιξ §ρσην, ή φοινιξ βαλανηφόρος; de un
tipo diferente, hipercaracterizado, son: γραυς γυνή, γραυς
ταμίη, πρυμνήτης άναξ, άναξ τομευς, etcétera.).

101. Pero el procedimiento usual lo constituye la moción


(παρασχηματισμός), esto es, la caracterización del femenino,
formado del mismo tema que el masculino, por diversos sufijos
típicos: -ια (~ α ιν α ,-ε ιρ α ,-τ ρ ια ,-ιδ ),-ά δ , etc .28 Ea progre­
siva extensión de la moción redujo cada vez más los casos de
heteronimia e hizo, por otra parte, que la flexión en -a y la
flexión temática adoptaran unas relaciones con la categoría
del género de las que primitivamente habían carecido: la fle­
xión en -a fue considerada la típica de los femeninos; la fle­
xión en -o-, la específica de los masculinos. Ea flexión atemá-

28 Cf. sobre todo el estudio de H . Lom m el citado en nota 13.


El, GÉNERO 213

tica, en cambio, en casi todos sus tipos, siguió proveyendo


nombres y adjetivos de ambos géneros, aunque ciertas forma­
ciones y sufijos pudieron especializarse para un solo género:
-τι- casi siempre, -tcct- siempre, femeninos; los sufijos -τηρ,
-Tcop, -cov originariamente masculinos y femeninos fueron pau­
latinamente especializándose como masculinos: de ahí dobles
como δοτήρ/δότειρα; άγύρτρια, αύλητρίς, άλεκτορίς; τέκτων/
τέκταινα, etc. De los dos sufijos más importantes para la moción
del femenino, el más antiguo es - 10c, que en griego forma exclu­
sivamente femeninos de atemáticos (de los casos que alguna
vez son citados como ejemplos de femeninos en -ία junto a
masculinos temáticos, ninguno es probatorio29). I^os femeninos
en -δ son sentidos como el correlato femenino de los masculinos
en -o-. Ea generalización de este fenómeno tiene seguramente
su origen en el campo de los adjetivos en o/α .30 Se trata, por
consiguiente, de algo relativamente reciente, pero que acabó
imponiéndose en casi todas las lenguas indoeuropeas. Por lo
demás, la flexión temática, desde luego, y en buena medida
también la flexión en -à, están constituidas por sustantivos
hechos sobre formaciones atemáticas: las esferas mismas del
vocabulario en ellas comprendidas, junto al evidenciado carác­
ter más antiguo de la flexión atemática, lo prueban sin lugar
a dudas.
En lo que a la primera declinación respecta, está demos­
trada la existencia en indoeuropeo de designaciones persona­
les masculinas en -à (es decir, en -eH¿, como lo atestiguan
el lat. agricola, ant. esl. vojevoda, e incluso simples, como lat.
scriba, ant. esl. sluga, amén de los masculinos griegos en -ας
-r\S . Es dudoso que primitivamente el sufijo -eH2 formara
sustantivos femeninos (en todo caso un sustantivo como *gu-
neH2 parece irrealizable); en cambio podía formar adjetivos
femeninos. Al extenderse luego este tipo de formación a los
sustantivos propiamente dichos, la clase de los masculinos con
sufijo homófono tendió a ser eliminada (eliminación realizada
en distintas etapas: totalmente en germánico; en buena parte,
en latín; evitada, en cambio, por razones especiales, en eslavo)
29 Cf. Emerita X X , 1952, pág. 35-6.
30 F . Specht Der Ursprung der indogerm, Deklination, pág. 307.
214 SINTAXIS NOMINAL

o bien a diferenciarse formalmente. Esto último es lo que ha


sucedido en griego y, en cierto modo, probablemente también
en latín (cf. A. Martinet, B. S. L., 1955, 4 2 y sigs., y la expli­
cación allí dada para el tipo audax, en donde el sufijo -ax
procedería de -eH2-s con una Verschärfung de la laringal > k).
Eliminados de este modo los masculinos en -á (no se olvide
que si la -a <-eH2 la formación asigmática del nominativo
es la más originaria por tratarse de temas acabados en conso­
nante continua, como las nasales, por ejemplo), no quedaron
en griego más temas en -cc que los femeninos.
En lo que a la flexión temática concierne, ya hemos indi­
cado que, aunque a lo largo de todo el griego perduraron al­
gunos nombres femeninos dentro de esta declinación, debido
a fuertes razones semánticas: nombres de árboles como φηγός
(lat. fagus), el nombre de la «nuera» νυός (tal vez disimila­
ción de νυυς, cf. lat. nurus; en contra, Meillet, M. S. L .t ] 3, 211 ),
etcétera, progresivamente o se hizo pasar estos femeninos a la
flexión en -α: θεά, π τω χή (fenómeno especialmente frecuente
en jónico: άσβόλη, τάφρη, ψάμμη), Calím. νησάων, χήρη,
παρθένη Ν. T., etc., o se los hizo masculinos: σμάραγδος,
στενωπός, cosa especialmente frecuente en época helenística:
ό βώλος, θόλος, στάμνος por ή βώλος, etc., griego mod.
ό πλάτανος por ή πλάτανος, etc.
En Ιο que respecta a los adjetivos, señalemos que, además
de la dase muy importante de adjetivos en -o- (mase, neutro)/
-α (fem.) y de los diferentes tipos de adjetivos atemáticos
que forman sus femeninos con el sufijo -ια (γλυκεία, λύουσα,
τέρεινα, άργυρόπε^α, etc.), existen adjetivos atemáticos con
una sola forma para el masculino y femenino (tipos ευδαίμων,
άληθής, etc.) y también adjetivos de la flexión temática que
no distinguen el femenino del masculino, dentro de los cuales
los compuestos son antiguos (πρόβουλος, λευκώλενος, etc.) y
los simples, probablemente, creación analógica más reciente.
De todo lo- dicho se deduce el carácter más reciente del fe­
menino con respecto al masculino en muchos casos. Mientras
que éste es en ellos heredero directo del antiguo género ani­
mado, el femenino es el término marcado que requiere una
nueva caracterización. De aquí que cuando la oposición se
EL GÉNERO 215

neutraliza, el archiforma de la neutralización sea el masculino:


Plat., Menex., 73b, δέονται, εΐττερ μέλλουσιν αγαθοί είναι,
και ή γυνή και ό άνήρ, δικαιοσύνης και σωφροσύνης, Esq.,
Ag., 120, γένναν βλαβέντα, 562 δρόσοι τιθέντες, 696 πλατάν
κελσάντων. De aquí quizá también el ático τούτων y los
duales τώ y τοϊν, empleados para ambos géneros, en lugar de
formas como el dor. άλλων (<-oisöm, frente a los sustantivos
en -αν <-asöm).

102 . O b s e r v a c io n e s .

1.a I*a desinencia -a, que ha servido en griego para caracteri­


zar el Ν. A. (V.) plural del neutro, era primitivamente signo de
colectivo, como sabemos desde el fundamental estudio que John
Schmidt dedicara a esta cuestión.31 Por otra parte, frente a la
hipótesis del carácter «inorgánico» de la -m del neutro sg. de la
flexión temática, indefendible desde que el hitita la atestigua
igualmente, es posible que el mismo valor colectivo estuviera
originariamente presente también aquí. Nada puede, pues, extra­
ñamos que en el neutro griego, además de su valor más reciente,
puramente complementario dentro del sistema sexualista, y de
los múltiples restos de su primitivo valor de género inanimado,
se encuentren otros de este valor colectivo. Ante todo, ello explica
la alternancia de género entre un singular masculino y un «plural
neutro» (en realidad, un colectivo), bastante frecuente en griego:
Τάρταρος/Tάρταρα, σίτος/σϊτα, δρυμός/δρυμά, ίός/Ϊά32. Otras veces
un mismo sustantivo parece poseer dos plurales, uno de su mismo
género y el otro neutro: κύκλος/ κύκλοι, κύκλα, κέλευθος/κέλευΟοι,
-α, ρύττος/ρύιτοι, ρύπα, ήνία/ήνίαι, ηνία, δάκτυλος/δάκτυλοι, -α.
E n realidad, el plural de μηρός «muslo» no es otro que μηροί;
μήρα es un colectivo que significa «conjunto de carne de las
víctimas de un sacrificio» (la diferencia de acentuación tiene su
correlato en balto-eslavo). La diferencia de significado es clara
en otros ejemplos: κύκλοι «círculos» y κύκλα «ruedas»; κέλευθοί
son los caminos conocidos y trillados, κέλευθα los caminos inde­
terminados del aire o del mar, por ejemplo, A 312 υγρά κέλευθα.
Del mismo modo que e n latín, alguna vez, sobre el colectivo inter*

81 D ie Pluralbildungen der indogermanischen N eutra. Weimar, 1889.


82 W ackem agel K Z X X X , pág. 297.
216 SINTAXIS NOMINAL

pretado ya como plural se ha creado un nuevo singular (acinum,


junto a acinus, hecho sobre acina, spicum junto a spica, etc.),
estas formaciones retrógradas se han producido alguna vez en
griego: ta l vez juyóv se hizo sobre el colectivo 3uyá y sustituyó
a un más antiguo ^uyós; sin duda άστρον (aplicado generalmente
a Sirio) ha sido hecho sobre el colectivo άστρα «constelación»,
junto al singular άστήρ33. Bs sabido que en latín arcaico, y con
gran profusión en el latín vulgar, muchos de estos plurales neu­
tros, antiguos colectivos, en -a fueron tomados por femeninos de la
primera declinación, fenómeno éste de importantes consecuencias
en algunas lenguas rom ances34: folia, plural de folium , interpre­
tada como sing, fern., dio el español hoja, etc. Bn griego la -a
del neutro plural es breve, mientras que la -a de la primera decli­
nación es normalmente larga. Una forma como ηνία es antigua,
y junto a ella, dos plurales ήνίαι y el colectivo ηνία; sobre éste
se creó el singular ήνίον, que es la forma más reciente y menos
documentada. Pero tal vez un caso distinto, y semejante a los
latinos, tengamos en ή πέτρα «piedra», que, según apuntó W a£
kemagel,35 pudo hacerse originariamente sobre el colectivo de
πέτρος (mase.). Idea del trasiego de mutuos influjos que juegan
en la atribución de los géneros la puede dar el hecho de que,
mientras el género femenino de ή πέτρα condicionó el de los vo­
cablos afines ή πλίνθος, ή λίθος (cf. Schwyzer II, 3, nota 5),
posteriormente (Ant. pal. V II, 274 y 479) se creó un ή πέτρος
por influjo de ó λίθος.
2.a Cambios de género condicionados por razones puram ente
externas son frecuentes en todas las lenguas, y no insólitos, como
ya hemos visto en griego. La κοινή helenística ofrece algunos
casos de conversión de sustantivos temáticos en neutros en -ος
(cf. lat. pondus, hecho sobre pondo)', τό ¿ήλος, ήχος, πλούτος,
ελεος, δχος, 3^θος, y, a la inversa, paso a la flexion tem ática
de algún neutro sigmático: ό έθνος .Bl jon. át. τό σκότος es en
Homero (y también en ático) ό σκότος; por lo aislado del caso,
no es probable que tengamos aquí un precedente del fenómeno
helenístico, sino quizá el resultado de una analogía semántica
con τό ερεβος (y, por contraste, τό φάος; muchas veces aparecen
ambos vocablos en el mismo contexto: Bsq. Coéf 32 σκότω φάος

33 Cf. M eillet en Symbolae phiL Danielsson, pág. 183.


34 Vid. para el español M. Schneider en Bol. Acad. A rgentina de Letras
I I , 1935, págs. 25 sigs.
85 Vorlesungen II, pág. 14.
EL GÉNERO 217

άντίμοιρον y vid. índice de la ed. Diels-Kranz de los Presocráti-


eos 5. u .) . Son también motivos semánticos los que, sobreponién­
dose a la forma externa de los vocablos, permiten en algún caso
atribuirles género distinto al que su formación reclamaría. Es el
caso de ciertos nombres propios: los nombres de heteras son neu­
tros, pero en lo que atañe a la concordancia se consideran feme­
ninos: ή Γλυκέριον. A efectos paródicos o de menosprecio pueden
utilizarse referidos a varones nombres de contextura morfológica
femenina, y es bien sabido que este procedimiento fue dilecto de
la Comedia: ó Μύριλλα. A veces, sin embargo, es más fuerte el sen­
timiento de la forma, y así, si como nombre de mujer es bastante
usado ή Μέλισσα, el masculino es ó Μέλισσος.
3.a Diferencias dialectales en cuanto a la atribución del gé­
nero son poco frecuentes. Bn Homero άήρ es fernen., y mase., en
cambio, por doquiera. Δρυς, como nombre de árbol, es fernen.;
pero en dor. peloponesio parece que mase. Λιμός, cuyo género en
Homero es indiscernible, es mase, en todas partes; pero en ático
(seguramente por analogía con ή πείνα) es femenino. Kícov es en
jón. át. mase., pero en beocio y tesalio fernen. Bn micénico da-ma
( ~ δάμαρ) parece ser masculino (cf. M. Le jeune Minos 1957,
págs. 130-48).
4.a Raras veces las diferencias de género para una misma
palabra poseen valor significativo: ó άλς «sal»/ή άλ5 «mar»; ό λίθος
«piedra»/ή λίθος «piedra imán». Aparte, el caso κύκλοι/κύκλα, etc.,
al que nos referíamos antes 3β.

8β Naturalm ente, el paso a otra lengua hace experimentar cam bios al


género de las palabras: sobre el género de las palabras griegas en italiano cf.
G. R ohlfs en I F . L X I, 1954, págs. 196-200, y , para el español, cf. M. F . Galiano
L a transcripción castellana de los nombres propios griegos. Madrid, 1961, passim .
Sobre el griego moderno, en general, A . Mirambel «Genre e t nombre dans la
flexion des nom s en grec moderne» B S L 53, 1957-8, págs. 103-37.
Ca p ít u l o IV

EL N U M E R O

Co n c e p t o s g enerates. S in g u l a r , dual y plural en in d o ­


europeo 1.

103. Es el número el único accidente del nombre común


a éste con el verbo, Sus orígenes están ligados al desarrollo
mismo de la noción de número y su expresión por los numerales
(sistema decimal, con restos de otro sexagesimal en indoeuro­
peo), los cuales constituyen una categoría gramatical primaria
y homogénea para la expresión de la categoría lógica de la
cantidad, siquiera la lingüística la desconociera como tal
hasta época relativamente reciente (siglo xvm )2. El naci­
miento del concepto de número presupone naturalmente el
de los del espacio y tiempo, ejes primarios del campo mostra-
tivo del lenguaje. En cierto modo, el número establece un
puente entre los campos simbólico y mostrativo de la lengua.
Si la esencia misma de la Representación (Darstellung) , fun­
ción característica de la palabra (frente al sonido o el gesto),
y dentro de ésta, más típicaTHel nombre (frente al adjetivo
o el verbo), radica en la «or¿^iacióa».deLpbieto representado

1 Schwyzer II, págs. 39-52; K ühner-Gerth. I, págs. 13-20; Brugmann


Grundriss II, 2 págs-429-63; W ackem agel Vorlesungen I, págs. 73-105; M eillet-
Vendryés, págs. 528-33; H um bert, págs. 152-4; Chantraine, págs. 22-34. E poca
helenística: Mayser II, i , págs. 34 sigs.; Blass-Debrunner, 139-42. E studios de
gram ática general: H . S tem «Le nombre gramatical» en TCLC IV , págs. 47-59;
W . Belardi «La questione del numero nominale» Ricerche lin g u is tic s I , 1950,
págs. 204-33.
2 Cf. V . B ra n d a l Les parties du discours. Trad. fr. París, 1950, cap. i .
220 SINTAXIS NOMINAL

en un ámbito comprehensivo, la categoría gramatical del n ú '


mero, con su oposición singular/plural, lejos de constituir
simple traducción de datos puramente reales sin conexión con
los fenómenos de la significación, viene a ser la plenificadón
misma de la fundón representativa.
El indoeuropeo poseía, a más del singular y plural, un
número dual, conservado en algunas lenguas indoeuropeas
(también en tocario: cf. W. Winter Language 1962, págs. 109-34),
perdido totalmente en otras y en trance de progresivo empo-
bredmiento por doquiera. El grado de abstracdón que hay
en la base de la oposidón entre la unidad y la multipliddad
no lo han alcanzado muchas lenguas primitivas antiguas y
actuales, que distinguen uno o más números concretos: dual,
trial, etc. Por otra parte, oposiciones significativas importan­
tes como la de colectivo/singulativo o la distindón, dentro de
la unidad, d d individuo, el género y la especie, lo particular y
lo general, carecen de representadón gramatical sistemática
y adecuada en la mayor parte de las lenguas y, en todo caso,
en griego antiguo los procedimientos gramaticales empleados
para la expresión de estos matices no se traducen en el dominio
de la categoría del número.
Iva representadón morfológica del número en las lenguas
indoeuropeas por medio de desinendas adecuadas se halla
indisolublemente ligada a la expresión de los otros dos acd-
dentes nominales, género y caso, situadón diferente a la de
lenguas de otras familias (el turco, por ejemplo) en que un
sufijo espedal de número se intercala entre el tema nominal
y los sufijos casuales. Esta representación no es, desde luego,
unitaria ni uniforme: si bien es cierto que la -s- parece carac­
terizar a muchas formas del plural, ni la posidón de este
fonema (final unas veces, medial otras) ni su alternadón con
otras características (la -i pronominal adoptada, como en
otras lenguas indoeuropeas, por la flexión temática y, analó­
gicamente, por la flexión en -α: -οι, -ai) permiten atribuir ca­
rácter constante a dicho sufijo, que, por otra parte, aparece
también en las formas del singular (el nominativo singular
sigmático). Tampoco el dual muestra coherencia absoluta
en las desinendas, pues en la flexión atemática N. A. V. -ε
EL NÚMERO 221

está completamente aparte. Otros procedimientos para la


expresión del plural (reduplicaciones, repetición de palabras)
no llegaron en griego a cuajar en sistema. I^a diferencia entre
animado e inanimado, que en algunas lenguas supone distin­
ción en cuanto a la expresión del número (sufijos distintos,
expresión del número sólo para los animados), en griego apenas
se trasluce en algún vestigio poco claro: el plural κρέα tal vez
pueda interpretarse como el tema de esta palabra sin ninguna
desinencia, mientras que la forma κρέα (*κρέασ-α. Restos de
una primitiva indiferencia en cuanto al número (como también
con respecto a otros accidentes) son los primeros términos de
compuestos: τταιδολέτοορ, ιταιδολυμάς; Θ 519 θεοδμήτων
êrri πύργω ν (Posidón y Apolo), Pínd. 0 . 6, 59 Δάλου
θεοδμάτας (Posidón).
Establecida la oposición singular/plural, mientras que este
último número requiere ser precisado por los numerales,
para un señalamiento definido del número, el singular expresa
por sí solo la unidad: de ahí probablemente la razón de la
falta de parentesco —que indica carácter reciente para la
expresión— entre los distintos términos empleados por las
lenguas indoeuropeas para indicar el «uno»: *oi-n/k-, *sem-.

El DUAL. Usos DEL DUAL E N GRIEGO E INTERPRETACIÓN


GENÉTICA D E SUS D IFE R E N T E S TIPOS3.

104. Eas distintas lenguas indoeuropeas han tendido a


eliminar el dual (δυϊκός αριθμός), algunas en época anterior

3 A . Cuny Le nombre duel en grec. París, 1906. E studios en autores o gés-


neros determinados: Bieber De duali numero apud Epicos, Lyricos, A tico
Jena, 1864; Röper De dualis usu Platonico. B onn, 1878; H asse Ueber den D ua
bei Xenophon und Thukydides. Bartenstein, 1889; St. K eck Ueber den D ua
bei den griechischen Rednern. Würzburg, 1882; Illeck «Der D ual bei H esiod*
Zeitschr. f. österr. Gymn. 1888, págs. 97 sigs.; H asse Der Dualis im Attischen.
H annover, 1893; S. G. Blackert Commentatio de vi usuque dualis numeri apud
Graecos. Berlin, 1837-8; S. I. Sobolevskij Mélanges M escaninov Moscú-Lenin-
grado, i9 6 0 , págs. 401-8 (sobre el dual en Aristófanes); E- Sabbadini «Il regresso
del duale nei dialetti greci dall’ omerico alia koine» R iv. St. Class. 1963, pági­
nas 140-52.
222 SINTAXIS NOMINAL

a la de su transmisión histórica y, otras a lo largo de su his­


toria. Iyos dialectos itálicos lo habían perdido antes de su
primera documentación y el latín, con excepción de las formas
fosilizadas uno y ambo, no conserva rastro alguno morfoló­
gico de este número. En el antiguo irlandés, cuyos primeros
textos no son anteriores al siglo vin, se conserva todavía en
la declinación de los nombres, que siempre deben ir acompa­
ñados del numeral «dos». El gótico solamente lo conserva
en el verbo y el pronombre, y sólo en este último hay huellas
de él en antiguo alto alemán; si en los dialectos bávaros actua­
les se conservan las formas pronominales de dual ös, enk,
desaparecidas ya en el siglo xm de la lengua escrita, tienen
valor de plurales. El védico y el sánscrito poseen el dual; los
dialectos pracritos y el pali lo han perdido. El avéstico lo po­
see; pero en pehlvi ha desaparecido. El armenio no tiene dual.
En cambio, en eslavo todavía hay dialectos como el esloveno
(y el sorabo y eslovincio) que lo usan plenamente. Parece
como si la historia del empleo del dual y su progresiva des­
aparición estuvieran ligadas al progreso cultural. Son, en efecto,
las lenguas de los pueblos indoeuropeos más adelantados las
que antes pierden este número; las que lo conservan durante
más tiempo son con frecuencia las lenguas de campesinos,
localizadas en áreas relegadas y arcaizantes: el esloveno en
el grupo eslavo, el lituano en el báltico. Análoga comprobación
puede realizarse en campos lingüísticos extraindoeuropeos.
Poseen el dual muchas lenguas de pueblos de cultura atrasada:
el dialecto de Tierra de Fuego posee, no sólo dual, mas también
un trial, y estos números concretos se dan en las lenguas de
otros pueblos primitivos. Dentro de las lenguas semíticas se
observa el mismo fenómeno: los dialectos de las tribus nómadas
de Argelia meridional lo conservan; los de los árabes seden­
tarios del Tremecén lo han perdido.

105. E n griego, mientras los dialectos de las estirpes má


progresistas han perdido el dual antes del comienzo de su trans­
misión histórica, se conserva durante gran parte de la historia de
los dialectos más arcaizantes. E n micénico el dual se emplea
extensamente: ko-to-no «dos ktoinan, a-mo-te «dos harmata», i-qi-jo
«dos hippiai», to-pe-zo «dos mesas», etc. El jónico (tanto el de Heró-
EL NUMERO 223

doto como el de las inscripciones) no tiene dual (aunque en Eretria


parece que hubo dual en -ε; cf. Bechtel I, 71). En el grupo eolio,
mientras que el dialecto literario de Lesbos lo ha perdido, los
dialectos campesinos de Beoda y Tesalia lo conservan. E n d gru­
po arcadio-chipriota al arcadlo, dialecto de campesinos, aislado,
lo conserva, mientras que se pierde en d chipriota, dialecto in­
sular. E n el grupo dorio y norteocddental son también los dialectos
menos avanzados, como d deo y el laconio, los que lo conservan.
E n cambio d ático, dialecto arcaico y conservador hasta el siglo V,
ha guardado el empleo de este número hasta época muy avanzada.
Si el dual aparece en los escritos hipocráticos, ello es un aticismo,
mientras que sie n la literatura ática más antigua no aparece, ello
se debe a influencia del jonio. Las inscripciones lo usan hasta d
año 409, a partir d d cual comienza a usarse d plural con δύο.
Duales verbales aislados los hay hasta d año 386. Primero se
pierde -εί, después -cc y -s; hasta el 329 resisten las formas en
-oiv y -ouv (mantenidas por δυοίν, que pasará después a δυσί),
y algunas fórmulas rituales consagradas como τώ θεώ hasta más
tarde; pero a comienzos del siglo π una falsa grafía como τωι Θεωι
indica la falta de concienda para el dual. Por otra parte, la lengua
de la literatura, reflejo del habla culta ateniense, indica que
entre el 450 y d 380 el empleo d d dual va perdiendo coherenda.
Platón lo emplea menos que Aristófanes: prefiere el plural para los
objetos pares e igualmente en los casos rectos con δύο, e incluso
en los oblicuos con δυοίν, alguna vez utiliza el plural (lo que no
ocurre nunca en Aristófanes). Frente al uso vivo del dual en Lisias,
Demóstenes usa sólo el dual en -oiv y Dinarco d plural siempre,
salvo en la fórmula δυοίν θάτερον. Entre Aristófanes y Menan­
dro 4 desaparece del uso.
La κοινή hdenística no emplea el dual. Ni las inscripdones
asiáticas ni los papiros ptolomaicos lo conocen. Induso la forma
más resistente δυοΐν es suplantada en el dativo por δυσί(ν), en el
genitivo por δύο. Sólo con la reacción literaria atid sta que alcanza
su culminación en el siglo il d. C., entre otros muchos cadáveres
lingüísticos galvanizados por estos epígonos d d helenismo, resu-
citará d dual. Dionisio de Halicarnaso es el primero en volver a
utilizar el dual en el nombre; Flavio Josef o, el dual verbal. La li­
teratura a tid sta y, en medida muy esporádica, las inscripdones
d d Imperio en Atenas (inventarios de templos, casi siempre),
vudven a utilizar el dual, con errores chocantes e inconsecuencias,

4 Que aún conserva algunos restos: cf. Humpers R . Ph. X L V I, págs. 76 sigs.
224 SINTAXIS NOMINAL

por supuesto. Baste con citar un ejemplo suficientemente gráfico.


Desinencia propia del dual en la primera persona no la hubo
nunca en griego: la forma -μεθον (hecha sobre -σθον por analogía
con -μεθα: -σθε) nos está transm itida en un solo pasaje (no
seguro) de Homero (Ύ 485) y en dos de Sófocles (El. 950 y FiL
1079). Pues bien, en los Δειττνοσοφισταί de Ateneo de Naucratis,
este graeculus del siglo π llega a emplear dos duales en -μεθον
seguidos: ττρότερον συντριβησόμεθον, επειτα άττολούμεθον. «De duali
graeco demoriente et reviviscente» tituló un filólogo del siglo pasa­
do, Schmidt, un estudio sobre este curioso fenómeno de pedan­
tería colectiva.
Comoquiera que ni el jónico ni el eolio de Asia Menor conocen
el dual, el uso extenso que de este número hacen los poemas
homéricos resulta a primera vista bastante extraño. Ya los anti­
guos veían en él una de las más llamativas semejanzas de la lengua
homérica con el ático, semejanzas que llevarían a Aristarco, por
ejemplo, a su hipótesis de un Homero ateniense. Este empleo,
sin embargo, es singular en grado sumo: responde a un arcaísmo
de la poesía épica que, al carecer de correlato en la lengua hablada
de la época, no poseía por ello base de corroboración de sus usos
y estaba, por ende, sujeto al capricho o a los varios condiciona­
mientos, métricos especialmente, de aquella poesía.

USO S D E L D UA L5.

106. a) Formula i$< 2. Ya Delbrück distinguió dos usos


fundamentales entre los empleos del dual: natural y anafórico.
El primero designa objetos natural o tradicionalmente apa­
reados; el 'segundo se emplea cuando por el contexto ha que­
dado precisado ya que se habla de dos objetos: Jen., A n.t I, 1,
Δαρείου και Γίαρυσάτιδος yíyvovrai παιδες δύο ... εβούλετο
(sc. ό Δαρειος) τώ τταιδε άμφοτέρω τταρεΐναι. Ejemplos
de dual natural son: en Homero, οσσε (pero generalmente
οφθαλμοί y raramente όφθαλμώ), χεΐρε (más frecuente
χειρες), ττοδοΐιν, μηρώ (también μηροί), σφυρά, todos los
cuales se encuentran también en ático (aunque,por ejemplo, los
trágicos evitan χειρε, y, en general, el N. A. V.) y ττήχεε, no

6 Cf. A. Debrunner «Zum erweiterten Gebrauch des Duals» Glotta X V f


págs. 16-25.
EL NÚMERO 225

documentado en ático, que, por el contrarions el único en


atestiguar: νεφρώ, σκέλει, γλουτώ, etc. También: τώ θεώ
(Demeter y Core), τώ ταμία, Διοσκόρω, τώ κοθόρνω, τά
Περσικά (las sandalias persas), ένωδίω, etc. El dual natural
puede, desde luego/ir precisado por qjiipço, d |ιφητέρω, etc.,
o expresarse por perífrasis como ζεύγος εμβάδοιν (Arist Cab.,
872). Y si bien es cierto que algunos objetos emparejados
por naturaleza (pies, manos, brazos, sandalias, etc.) se ponen
en dual en ático, con frecuencia variable según los casos y
autores (en algunos predomina ya el plural: según las esta­
dística de Cuny 6 para trece diálogos platónicos la relación
dual/plural para los conceptos de manos, pies y ojos es 2/3,
0/13 y 0/14 y, como indicábamos antes, los trágicos no usan
χεΐρε), otros muchos vocablos para expresar conceptos se­
mejantes no conocen más uso que el plural: γέννες, γόνατα,
όφρύε$, παλάμαι, χείλη. Esto indica ya Ιο fluctuante y caduco
del uso del dual.
b) Formula 2 x 1 . Un segundo empleo del dual es aquel
en que, para la expresión de una dualidad casual, va acompa­
ñado del numeral δύω (δύο). Xo más antiguo era probablemente
el plural y δύο, y éste es el uso a que revierte la construcción
finalmente, y tanfbién la construcción más corriente en Ho­
mero. Son casos como υΙε δύο Πριάμοιο (Μ 95, se refiere a
Heleno y Deífobo, dos de los muchos hijos de Príamo), Dem.,
56, 44, ârri δυοΐν άγκύραιν όρμεΐν. Emplear en estos casos
sólo el dual es un falso arcaísmo: λ 578 γΟττε δέ μιν έκάτερθε
τταρημένω ήπαρ εκειρον (suplicio de Ticio, episodio reciente,
en lugar de δύο γΟττε). En antiguo indio, sin embargo, es uso
más corriente.

Algunos lingüistas como H irt Idg. Gr. VI, 18 (basándose en


una hipótesis indemostrable sobre el origen de la desinencia de
dual -öu), y Meillet Introd. 188 (con base en la circunstancia de
que en indo-iranio y eslavo es preceptivo el empleo del num eral
«dos» con el dual), piensan que este uso sería el más antiguo,
y que de él se habría deducido en época posterior el del dual
solo para la expresión de la pareja. Más verosímil nos parece, sin

6 Cuny o. c. pág. 326 sigs.


226 SINTAXIS NOMINAL

embargo, la opinión que ve en el dual acompañado del numeral


un uso más reciente (aunque, probablemente, ya indoeuropeo),
resultado de la necesidad de reforzar un número, cuya existencia
morfológica y sintáctica se hallaba gravemente amenazada, caso de
hipercaracterización muy frecuente en las lenguas. Desde luego
este sintagma para designar parejas ocasionales resultaría de una
extensión del giro con δύο (-co) para la expresión de parejas n atu ­
rales: τοκήε δύω > κήρυκε δύω.
c) Bl dual llamado elíptico, de la fórmula 2 (a) = 1 (a) -f* 1 (b),
es un uso ya indoeuropeo por el cual, para designar una pareja de
objetos diferentes (aunque con cierta relación semántica entre sí),
se emplea el dual de uno de ellos: ant. ind. pit dräu «padre y madre»
(lit. «los dos padres»), ksamä «tierra y cielo» (lit. «las dos tierras»).
Mitra «Mitra y Varuna». E n griego los ejemplos son excepcio­
nales. En Homero nos encontramos con K 22S ήθελέτην Αΐαντε
δύω, θεράποντες νΑρηος, en donde el dual Αΐαντε designa «los
dos Ayantes» (Telamonio y Oileo); pero en Ν 46-7 Αΐαντε designa
seguramente «Ayante y Teucro», como se ve claramente por la
referencia a M 400, en donde son mencionados Αίας και Τευκρος, y lo
mismo H 164 el plural Αΐαντες 7· Tampoco es seguro que el ático
(Aristófanes Tesm. 282, etc.) Θεσμοφόρω = Demeter (Tesmóforo)
y Core (por entenderse la idea de madre e hija)8.
Un segundo grupo de ejemplos dentro del dual elíptico res­
pondería a la fórmula 2 (a) -j- 1 (b) = 2 (a), 1 (a) + 1 (b), cons­
trucción que tiene paralelos en antiguo indio: a yád ruháva Vá-
runaç cá navam R. V. V II, 88, 3 a «cuando ambos, Varuna y yo,
llevamos la nave», y en antiguo irlandés 9. Ejemplos griegos po­
drían ser: Pínd. I. V, 77 άμφοϊν Πυθέα τε «para ambos (para ti,
Filacida) y para Piteas», y, de admitir la interpretación de Wac-
kemagel, M 335-6, ές δ* ένόησ* Αΐαντε δύω, πολέμου άκορήτω,
έστεωτας, Τευκρόν τε νέον κλισίηθεν ιόντα (de Μ 343, 349, 353
parece deducirse que se tra ta en realidad de Ayante Telamonio
y Teucro; subyacería, pues, im nom *Αΐαντε Τεΰκρός τε).
Observación.—Un uso semejante del plural se encuentra en
muchas lenguas y probablemente, en parte, se basa en este antiguo

7 Cf. W ackem agel K Z X X I II , 1877, págs. 302 sigs., y D . Page H istory


and the Homeric Ilia d California U . P . 1963a, págs. 236-8. Para R . Merkelbach
Glotta 1959-60, 268-70 el «poeta primero» de la Iliada emplearía Αΐαντε =*
= «Ayante y Teucro», m ientras que el «po'eta segundo» lo entendería como
«los dos Ayantes».
8 Cf. G. Murray Five stages in Greek Religion, cap. 1 nota 13.
9 Cf. Ziemer K Z X X X I I , 1893, págs. 153 sigs.
Ei/ NÚMERO 227

dual elíptico, aunque por tratarse de una abreviación espontánea


pudiera también ser un desarrollo paralelo en varias lenguas.
Bn latín, Castores = «Castor y Polux», patres — «padre y madre»,
fratres = «hermano y hermana» (éste, seguramente, grecismo);
cf. Löfstedt Sy nt. I, 62 sigs. Bn español los padres, los hermanos,
los tíos, etc., con ese mismo significado10. Los ejemplos griegos
oí βασιλείς «el rey y la reina», oi κύριοι (siglo u a. de C.), ττατέρες
(Dion. Hal., segunda Sofística, y ya antes en Heród. III, 38)n ,
son del mismo tipo. Bn cualquier caso, debe tenerse en cuenta
que a veces, con un término como γονείς, τοκήες, oí τεκόντες, etc.
se designa no sólo a los padres, sino a los abuelos y otros ante­
pasados (cf. Is. 8, 32).
d) Bl dual doble, de la formula 2 (a) 2 (b) = 1 (a) +
+ 1 (b) = 2, surge seguramente del dual elíptico como resultado
de una interpretación extensiva. Por contaminación de Mitra
y Mitra Varunaca, dual elíptico y dos singulares coordinados,
que tienen idéntica significación, surge en ant. ind. Miträ Varunäca
(Ht. «los dos Mitra y los dos Varuna») o matara pitara (también
con conjunción pitara mätaräca), Ht. «los dos madres y los dos
padres», giros que cuentan con paralelos en avéstico y umbro;
pero no en latín (indirectamente, se entiende): Catulo 13, 2 Lugete
Veneres Cupidinesque no es «Venus y Cupido», sino «Venus y
séquito de amores (vΕρωτες)»; el segundo plural atrae al primero.
Bn griego un caso como A 750 και νύ κεν Άκτορίωνε Μολίονε
παιδ* άλάτταξα ha sido interpretado (cf. Wackemagel Κ. Z. 23,
307 y 43, 295 y sigs.) como dual doble; pero el ejemplo no es
claro12. Se tra ta de dos jóvenes guerreros hijos de Actor y MoHone:

10 Cf. Μ. B. Peaks T A P h A , págs. 329 sigs.


11 Cf. Kóvtos, ’Αθήνα X V I, págs. 501-6.
12 Cf. H . H um bach «Homerisch ’Ακτορίωνε Μολίονε» en Festschrift Som­
mer (Münchener Studien zur Sprachwiss. I, 1952; nueva ed. en 1956) págs. 20-2.
Si en Λ 7o9 Μολίονε significa «Molión 1 X i en Λ 750 Άκτορίωνε Μολίονε
podría en principio pensarse en una interpretación: «los dos hijos de Actor,
Molión -f X». Άκτορίωνε aparece en Y 638 y B 621.Según esta interpreta­
ción, que propiamente fue dada, no por W ackem agel, sino por H . Möller,
Zeitschr. /. deutsche Wortforsch. IV , págs. 97 sigs., Άκτορίωνε hay que enten­
derlo com o un patronímico, que puede aplicarse a ambos hijos de Actor, m ien­
tras que Μολίονε sólo a uno: el dual elíptico estaría en este últim o término.
H um bach piensa que Άκτορίωνε no es un patronímico, sino nombre personal
individual, lo m ismo que MoÁíove.De una m ala interpretación del pasaje homé­
rico derivaría ya en H esíodo fr. 12 la concepción como metronímico y la figura
de Molí one, la madre. Para Möller, pues, h ay sólo un dual elíptico en Μολίονε;
para H um bach un dual elíptico y doble, psicológicamente explicable en la
designación de dos hermanos mellizos.
228 SINTAXIS NOMINA!,

puede pensarse que a ambos se aplican el patronímico y metroní-


mico con toda propiedad, no habiendo en el ejemplo sino una
redundancia, aunque, ta l vez, en el fondo, pudiera reflejarse un
dual doble.
e) E l dual distributivo, de la fórmula X x 2, tom a este valor
por exigencias del contexto, como, por lo demás, le puede suceder
tam bién al singular y al plural:
K 187 ώ$ τών νήδυμος Corvos άπό βλεφάροιιν δλώλει (cf. ύπνον
επί βλεφάροισι βάλε en τ 602-4, ξ 520, υ 4, θ 165, μ 338, etc., y con
επ’ ομμασι en ε 492), τ 444 τόν δ’άνδρών τε κυνών τε περί κτύπος
ήλθε ποδοπν.
f ) Si de suyo el dual designa la pareja de dos unidades,
podría esperarse que, por extensión, en algún caso designara dos
parejas (fórmula 2 x 2), o bien dos grupos plurales (fórmula
2 x X), o bien la pareja formada por un singular y un plural
(1 + X). Los ejemplos que pudiéramos citar del primer caso tienen
valor distributivo (por lo que deben considerarse un caso especial
del dual distributivo, o bien como una contaminación de los duales
natural y distributivo), y tampoco conocemos ningún ejemplo
seguro del segundo caso (así H ym m . Apoll. 452 y sigs.). Del caso
tercero podría ser ejemplo E 487: μή πως, ώς άψΐσι λίνου άλόντε
πσνάγρου, άνδράσι δυσμενέεσσιν ελωρ καί κύρμα γένησθε, dando a
άλόντε el valor de «tú y tu pueblo troyano».
Los usos e) y f) expresan dualidad y pluralidad a la vez, y
como ambas ideas no pueden ser expresadas lingüísticamente al
mismo tiempo, se emplea imas veces el dual (dual distributivo),
y otras el plural (el uso f ) .

107 . I n t e r p r e t a c i ó n g e n é t i c a b e i,o s d i f e r e n t e s t i p o s d e
DUAI*.
ν
1.a Los usos a), b) y c) son indoeuropeos, siendo a) el más
antiguo, explicándose b) a partir de a) precisado por el numeral,
según más arriba apuntamos, y apareciendo en uso nunca pro­
ductivo c) como resultado de la extensión del empleo del dual desde
la designación de la pareja, natural o sobrentendida, de objetos
idénticos a la de la pareja de objetos afines o análogos. El uso d)t
si no indoeuropeo claramente, por lo menos en germen pudo darse
en la lengua común, pues se explica como contaminación de a)
y c). El uso e) no posee valor autónomo, sino motivado por el con­
texto. En cuanto a los usos incluidos en f) , nada prueba que pu­
dieran darse ya en indoeuropeo. En todo c^so en griego solamen-
EL NÚMERO 229

te a) y b) son empleos vivos y productivos, mientras que los


demás son rarezas y la existencia misma de alguno resulta dudosa.
De cualquier modo, puede apreciarse que el griego no innova en
los usos sintácticos del dual, heredados del indoeuropeo o resul­
tado de desarrollos paralelos a los realizados por otras lenguas
indoeuropeas. Todo ello, pues, está muy lejos de las interpreta­
ciones de filólogos antiguos como F. A. Wolf, que veía en el dual
un «refinamiento» del griego, o del propio Ph. Buttm an, que lo
consideraba igualmente una innovación. E l primero que apreció
el carácter arcaico del dual, ligado a estadios lingüísticos y cul­
turales poco evolucionados, fue Guillermo de Humboldt, en 1827,
en su estudio Ueber den Dualis13.
2.a Una interpretación psicológica del empleo promiscuo de
dual y plural en Homero (en el que fundamentalmente juega el
carácter tradicional cte la dicción épica, en la que coexisten ar­
caísmos e innovaciones a cada paso) ha intentado darla H. Am­
mann, Zum Gebrauch des Duals bei Homer,14 Del examen de los
ejemplos con χείρε y ΐππω deduce que frente al plural, que,
según la fórmula de Havers, «es expresión de ima elevada potencia
existencial o esencial», el dual es expresión «de una dinámica dis­
minuida y de un sentimiento valorativo debilitado».

E l dual en H om ero: O b s e r v a c io n e s p r e v ia s 1S.


'1

108. En la época y lugar en que los poemas homéricos


fueron compuestos el dual no se empleaba regularmente. El
uso asistemático e incoherente que de este número hace Ho­
mero podría, en principio, explicarse pensando que el poeta
reproduce los hábitos de un dialecto griego que empleaba el
dual incoherentemente, como ocurre hoy en ciertos dialectos
lituanos. Pero más verosímil parece descubrir en aquella
incoherencia el signo inequívoco de un procedimiento lingüís­
tico que se había convertido entre los aedos jonios en un rasgo

13 Berlín, 1828. Recogido en W erke V I, págs. 4-30.


14 Die Sprache I , 1949, págs. 195-203.
lo Sobre el empleo del dual en Homero, cf. además de Chantraine, loe. c.
y Monro Hom. Gr. § 173, la monografía de Qhler Uehát Gebrauch des
D ual bei Homer. Mainz, 1884.
17
230 S IN T A X IS N O M IN A L

puramente literario, en un uso por tradición literaria. La liber­


tad que el poeta se permite, alternando el dual y un plural
cuando esperaríamos un dual, es comparable a aquella otra
que le permite escoger entre: ττοσσί, ττοσί y πόδεσσι; genitivos
en -oto y -ou (-00); κυανοχαίτης y κυανοχαιτα; άξέμεναι,
άξέμεν y άξειν; εσσεται, εσεται, εσται y εσσεΐται; πόλεμος y
πτόλεμος etcétera, etc. Son usos que han existido normal­
mente en la lengua, cada uno en un momento, y que la lengua
literaria tradicional ha fijado y acumulado por su comodidad.
Distintas razones, generales unas y válidas ya para el indo­
europeo, específicas otras del griego, han contribuido a la
debilidad de este número. Un número que no distingue entre
genitivo y dativo ni, sobre todo, entre nominativo y acusativo
es un número débil; la distinción nominativo-acusativo en los
nombres del género animado resulta esencial, y así no nos
extraña encontrar en Homero casos como Γ103 y 205 άρνε,
pero en Γ117 y 310 άρνας. Además, por su propia naturaleza,
el dual debe ser menos empleado que el singular o plural.
Y, como hemos indicado antes, por tratarse de una categoría
concreta, tiende a ser eliminada a medida que la civilización
progresa.
Pero es que hay también razones específicas en griego
que abonaban dicha debilidad y que nos explican que, si el
empleo del dual en ático es todavía bastante regular en Platón
y Aristófanes, en Homero se nos revela ya bastante más in­
coherente y caprichoso. Morfológicamente el dual no es en
Homero un número productivo. No sólo, como en el resto del
griego, carece el dual de una forma propia para la primera
persona del verbo (las desinencias -*[Γεςί -*ρ·εν resultarían algo
sorprendente), sino que también en el campo nominal ciertas
singularidades denuncian la pobreza formal del dual homé­
rico. Nos referiremos a tres muy importantes:
a) En los temas en ä femeninos no hay forma de dual dis­
tin ta del plural. A la forma indoirania en -ai (sáncr. -e), ant.
esl. -e, etc., el griego debería responder con -σι (y entonación
ruda), terminación que se confundiría con la del nominativo
plural -ai, analógica del -01 de la flexión temática, tom ada a
su vez de los demostrativos. Sólo los masculinos en -a, sobre los
EL N Ú M E R O 231

que han operado un fuerte influjo los de la flexión temática (nom,


Άτρείδη-ς, gen. Άτρείδα-ο), han hecho el N. A. V. dual en -δ,
analógico del tipo λύκω: Ατρείδα. Tampoco el griego posee corres­
pondencia para el véd. d(u)ve, ant. esl. di ve, y las formas δύω (o),
άμφοτέρω han servido a la vez de dual masculino y femenino
(lo cual ha influido sobre los numerales para 3 y 4), mientras que
δοιαί y άμφότεραι aparecen como plurales: los antiguos duales
en -ai, unidos a δύω (o), han sido sentidos como plurales. Tampoco
en la flexión atemática el dual femenino es corriente, y un giro
como λ 211 φίλας περί χεΐρε βαλόντε resulta tanto más chocante
cuanto que la forma χεΐρες tiende a prevalecer. Nombres tau
duales como κνημίδας (siete veces) y χειρίδας (ω 230) aparecen
sólo en plural y άμφίττολος desconoce el dual άμφιπόλω, métrica­
mente equivalente al plural άμφίττολοι (cf. Γ 143 — σ 207). Bste
fenómeno explica incoherencias como el τέρπεσθον que leemos e$
Δ 10, después de los plurales de los tres versos anteriores.
b) Bn el neutro, el dual parece haber tenido en griego siempre
la misma característica que en el masculino: δουρε, ¿uyco. Pero
como en el N. A. el neutro difiere del masculino en singular y plural,
las formas neutras, ambiguas, son poco empleadas. De los siete
ejemplos homéricos de δοιώ sólo uno es neutro; no hay ejemplo
de άμφοτέρω neutro; los ejemplos más claros se encuentran coa
όσσε: τώ δέ oí όσσε (O 607, etc.), όσσε φαεινώ (Ν 3, etc., pero
también οσσε φαεινά en Ν 435), δεινώ δέ οί οσσε φάανθεν, etc.; ni νύξ
'ni ή μαρ tienen dual en Hornero: ε 388 δύω νύκτας δύο τ ’ ήματα
Así el poeta tra ta los duales neutros y femeninos con escasa,
o nula conciencia de su valor: con όσσε el verbo va frecuente­
mente en plural (Π792, P 693, (Δ 637, etc.) o en singular, como si
de un plural neutro se tratara (M 466, Ύ 463 y 477, 3 131). Sólo
en fórmulas con έίκτην (A 104) o λαμπέσθην (O 607) el verbo
va en dual. Si las exigencias métricas pueden obligar a poner ea
plural el adjetivo en A 43 εΐλετο δ1 άλκιμα δουρε δύω, κεκορυΟμένα
χαλκω (cf. Π 139), ninguna forzosidad métrica impone el plural eu
μ 228 και δύο δουρε/μάκρ’ εν χερσιν ελών y, por ello, son arbitrarias
correcciones como όξέε δουρε por οξέα δουρε en Β 495 ó
Ζ 104, por ejemplo.
c) Desde que nos son conocidas las formas arcadias μεσουν,
διδυμοιυν sabemos que las formas homéricas para los casos oblicuos
-01IVson secundarias. Aquéllas nos explican por qué δύω (o) y άμφοα
carecen de flexión, pues* δυουν ó *δυοιυν, con sus dos -u- próxima·
hacían dificultad (cf. la sustitución de υίύς, υίύν por υίός, ulóv)„
SINTAXIS NOMINAL

Al no Ser apoyada por un numeral, la forma en -ouv es más rara


en Homero que las formas en -ε y -co. Leemos χεΐρε alguna vez
(fórmula χεΐρε πετάσσας), pero nunca χειροϊιν. Sólo contamos ocho
ejemplos de ποδοΐιν, frente a muchísimos de ποδων, ττόδεσσι, etc.,
y son formularios (final de verso κτύπος ήλθε ποδοΐιν en π 6 = τ
444, y ελκε ποδοΐιν en Ξ 477 = Σ 537). Si Ακχντε es más frecuente
que Αΐαντες, sólo encontramos Αίάντεσσι, y si λέοντε ocurre alguna
vez (en los símiles, por ejemplo: Σ 579, E 554, K 297, etc), en Σ 585
hay λεόντων, y λεόντοιιν no existe.

Estas razones, generales y específicas, de tipo formal han


jugado un papel sin duda muy importante en la debilidad
del dual ya en Homero (cf. Meillet M SL 22, 1920, pág. 145
ÿ sigs.). Objetos naturalmente duales aparecen cpn frecuencia
solo en plural, como ocurre con el nombre de los «padres» τοκήες
(solo Θ 312 τοκήε δύω)ο con el plural iTTTroi,más frecuente que
el dual, para designar los dos caballos del carro. Esto mismo
acontece con órganos del cuerpo duales: youva (γούνατα),
oücrra, ττόδες y ττόδας, οφθαλμοί más corriente que οσσε
(una supervivencia) : cf. υ 365 εισί μοι οφθαλμοί τε και οϋατα
καί ττόδες άμφω. También ώμοι es más frecuente que ώμω y
si μηρώ es casi tan frecuente como μηρούς es por las fórmulas
και ώ ττεττλήγετο μηρώ (Μ 162 ss.) y μηρώ ττληξάμενος
(Π 125). La tradición fluctúa en O 308 entre ώμοιιν y ώμοι-
σιν pero en Y 150 νεφέλην ώμοισιν εσαντο, un ώμοιιν sería
imposible. ΤΤήχεε acontece sólo en formulas: ττήχεε λενκώ(Ε 314
= ψ 240) y βάλε ττήχεε (ρ 38 = ω 347). Los «párpados» van
en plural, salvo en dos ejemplos formularios (p 490 y K 187)
de βλεφάροιιν.

109. El texto sólo ofrece seguridad en la medida en que


las formas de dual y plural no son métricamente intercam­
biables. En otro caso es posible que antiguos duales hayan
sido sustituidos por plurates más modernos; mas también
\

es posible que, en algún caso, el aedo haya sustituido un plural


por un dual, en cuanto viera en éste un «adorno poético» o
una comodidad métrica para disimular la caída de un digamma,
como sucede seguramente en M 367 έσταότες Δαναούς ότρύνετε
fïqn μάχεσθαι^ί Bentley, con razón contra el ότρύνετον de
E l, N Ú M E R O

los MSS.) y quizá en Γ313 τώ μέν αρ’ αψορροι ττροτι ρίλιόν


οπτονέοντο, deberíamos leer τοί. En conjunto, empero, los
pasajes métricamente seguros demuestran que el texto tradi­
cional es correcto: la métrica asegura su incoherencia y las
dudas atañen sólo a ciertos detalles de menos importancia.
Allí donde no es puramente tradicional el dual suele poseer
en Homero un valor expresivo. En χ 114 Eumeo y el boyero
(mencionados en 103-4) se arman y el poeta emplea el dual
insistiendo sobre su dualidades δ* αυτοος τώ δμωε δυέσθην
τεύχεα καλά. En σ 182-3 se insiste sobre el hecho de que deben
ser precisamente dos las sirvientas que acompañen a Pené-
lope: δφράκέ μοι τταρήσετον εν μεγάροισιν. En Ν 781 ss,
Paris insiste igualmente sobre la circunstancia de que sólo dos
( oigo ) troyanos se han retirado del combate; y emplea los
duales οιχεσθον y τετυμμένω. Si en la descripción del escudo
de Aquiles el plural se emplea con frecuencia para indicar
dos personas o cosas, en Σ 516 ss. el uso del dual es constante
y aísla a Ares y Atenea del resto del cuadro.
El poeta entremezcla, con una incoherencia que denuncia
un uso mecánico, el plural al dual. Son frecuentes los casos de
verbo en dual con sujeto plural (Δ 452, Ύ 393, etc), de verbo
plural con sujeto dual (Π 337, Ύ 329, etc.) y de coordinación
de plural y dual (A 331, H 279, etc.), sin que, normalmente,
encontremos razón estilística para esta variatio, como puede
haberla en algún caso; así, en Δ 452 ss., arriba citado, ώς δ’ότε
χείμαρροι ποταμοί κατ’ ορεσφι ρέοντες ές μισγά/κειαν
συμβάλλετον δβριμον υδωρ podría acaso pensarse que el
poeta destaca el hecho de la separación y subsiguiente unión
de los dos ríos. En general, puede decirse con Humboldt
(Ueber den Dualis pág. 27) que «cuando la imagen se inicia
con un dual, el plural que sigue no puede ser sentido sino
como dual»; pero hay casos de un cambio contrario.
El poeta mezcla dual y plural, ya sea por necesidades de
expresión, ya métricas, ya por tratarse de fórmulas. Este
asistematismo tiene sus límites. Por ejemplo, al menos en el
género masculino, el epíteto va en el mismo número que el
nombre ώκέες ϊτπτοι, pero ταχέ 3 ΐττττω. Sólo en el neutro
hay fluctuación entre όσσε φαεινά y δσσε φαεινώ, y, en el
234 S IN T A X IS N O M IN A L

femenino, ya dijimos que el tipo χεϊρε φίλας contribuyó


precisamente a hacer raro el uso del dual femenino.
Bn lo que se refiere a la expresividad del dual, queremos decir
que con este número el poeta insiste sobre la dualidad. Bn Ξ 281-5
el empleo constante del dual indica que el Sueño y Hera van pre­
cisamente juntos. Bn B 222 Eneas comienza por referirse a los
caballos troyanos en general, con un plural Τρώιοι ίπποι
pero en el verso 224 τώ και νώι πόλιν δέ σαώσετον, τώ son «los
dos caballos» y νώι apunta muy explícitamente a Bneas y Pán-
daro. Reaparece el plural en formas usuales en el verso 227, pero
en 230-7 el dual es constante en los verbos y pronombres apli­
cados a ambos interlocutores, salvo en las fórmulas καί έλάσση
μώνυχας ίππους. Bn 239-40 los participios van en dual y el verbo
en plural. Bn 241 ambos personajes son designados por el plural
■Τούς; pero al tom ar Esténelo la palabra y designarlos ante Dio­
medes utiliza el dual (v. 244) y luego el plural (v. 245). Bn la res­
puesta de Diomedes los dos hombres son mentados en dual, pero
los caballos en plural. Cf. ejemplos semejantes en A 257 ss. (Néstor
habla ante la Asamblea dirigiéndose a Agamenón y Aquiles),
E 363-6, A 257-9, etc. Pero la expresividad del dual cede muchas
Veces ante una incoherencia arbitraria y caprichosa. Así en la
aristía de Diomedes (E), éste encuentra sucesivamente a cuatro
parejas de guerreros: las dos primeras y la cuarta se designan en
plural (w . 148, 149-51, 159-64); la tercera, por cinco formas duales
y un solo plural en el v. 115 τούς ενάρι^ε para evitar im hiato.
En Γ 236 ss. Helena habla de sus dos hermanos, Cástor y Poli-
deuces, en dual, pero luego en plural (w . 239 ss.)
El condicionamiento métrico no debe desatenderse. Si en K 365
διώκετον vale como tercera persona, es que διωκέτην sería impo­
sible en el verso. Pero normalmente basta la simple comodidad
para justificar un empleo: así Θ 332 = N 421 el final de verso
έρίηρες εταίροι y X 47 σαώσετε λαόν Αχαιών. El plural puede
evitar un hiato poco agradable, como en Π 263 εσθλώ τοι τούτω
y ’ έπαμύντορε, τούς (por τώ) αγορεύεις; pero, cuando es inevitable,
subsiste como en la formula πεπνυμένω άμφω. Metri causa puede
explicarse τ 444 τών δ* άνδρών τε κυνών τε περί κτύπος ήλθε ποδοΐιν
(cf. π 6 hablando de un hombre) ¿o acaso no es demasiada
pedantería pedir aquí al poeta que se fije en que los perros
tienen cuatro patas?
Bn fin, las fórmulas condicionan también estas oscilaciones,
como seguramente sucede en el ejemplo que acabamos de citar.
EL N Ú M ER O 235

E n Y 811 es empleado el plural, salvo en la formula êç μέσον


άμφοτέρω ουνίτην μεμαώτε μάχεσθαι (cf. Ζ 120 y 159). En θ 445
la fluctuación entre dual y plural está provocada por la fórmula
final: ήσβην, ουδέ τί μιν ττροσεφώνεον οΟδ* Ιρέοντο.
Se ha hecho notar que ciertos duales homéricos son, formal­
mente, arcaísmos muy claros: οσσε, βάτην, έίκτην, ξυμβλήτην.

110. Si del uso del plural por dual hay, como acabamos de
ver, numerosas pruebas en la sintaxis homérica, no ocurre lo
mismo con el empleo inverso, un viso del dual por plural, que
pudiera haberse producido una vez que los aedos perdieran con­
ciencia del valor propio del dual. Según la tradición antigua, en
la que creen muchos críticos modernos, Zenódoto y Aristófanes
habrían defendido, para Homero, la equivalencia entre dual y
plural, actitud que habría sido justamente combatida por Aris­
tarco. E n realidad, lo que parece más verosímil (cf. Bolling Lan­
guage 1933 págs. 298-308), es que Zenódoto no mantenía teoría
alguna propia sobre el dual y su equivalencia con el plural, sino
que, siendo un editor ultraconservador y haciéndole por otra parte
su dialecto jónico insensible para el dual, su texto estaba a veces
a merced de los manuscritos que utilizaba y de sus posibles jo-
nismos. Más difícil es decidir hasta qué punto el texto de Aristó­
fanes y el de Aristarco reflejan variantes de la tradición manus­
crita utilizada o son el resultado de una normalización de gra­
máticos. Porque hay que contar, ante todo, con que la herencia
eolia (dual) manejada por aedos jonios (sin dual) estaba destinada
a sufrir desviaciones de su uso antiguo. Pero también hay que
contar con una extensión de esas desviaciones, operada durante
la época de composición y transmisión de los poemas, y ello en
un doble sentido: influencia jónica sobre el texto en época post-
pisistrática y también posible influencia del ático en un último
momento, en que este dialecto muestra huellas evidentes de la
decadencia del dual. Estas influencias se han podido ejercer sobre
los manuscritos de diferentes épocas: los utilizados por Aristarco
son una generación más jóvenes que los utilizados por Aristó­
fanes, y éstos una generación más recientes que los usados por
Zenódoto.
En una serie de pasajes la tradición atribuye a Zenódoto
lecciones con dual, frente a las que invariablemente Aristarco
(y la familia 00) ofrecen el plural: Λ 347 μένοντε (-τες), Ρ 103 Ιόντε
(-τες) ; o bien es Aristófanes quien defendía el dual, frente a Aris­
236 S IN T A X IS N O M IN A L

tarco: A 135 ^ωώ (-ούς), Σ 526 τερπομένω (-νοι), etc. Βη α 38


Zenódoto y Aristófanes leían πέμψαντε διάκτορον pero Aristarco
y £0 πέμψαντες έύσκοπον y el texto de la Masaliota πέμψαντες Μαίης
Ιρικυδέος άγλαόν uíóv. Bn este caso el texto de Zenódoto lo co­
noce Crísipo (cf. Oldfather CPh. 1927, pág. 99), por lo que no
puede considerarse una enmienda: sería un ejemplo de la fórmula
1 + X = 2 (cf. B. 487 citado supra).
H ay otros casos en que los duales en -τον y -σθον, por los plu­
rales en -τε y -σθε, pueden ser debidos a un intento de legitimar
un hiato: con excepción de Γ 279, estas lecciones sólo se encuen­
tran en Zenódoto. Así en Ύ 753 ορνυσθ’ οι και τούτου άέθλου
περήσεσθον (-σθε), cuyo dual ha sido tomado probablemente de
Ψ 707, y en N 627 μάψ οιχεσθον άγοντες (-σθ* άνάγοντες) έττει φιλέεσθε
παρ’αύττ). Otros ejemplos: Γ 459, Ζ 112 , Θ 502-3, Ο 347, Σ 287 θ 251.
Bn Γ 278-9; καί οϊ υπένερθε καμόντας (-τες) άνθρώπους τίνυσθον, οτις κ’
έπίορκον όμόσση si el sujeto son Plutón y Perséfona (Aristarco) lee­
remos el dual, pero si es la Muerte habría que leer καμόντες... τίνυσθε.
Aristarco, de acuerdo con nuestro punto de vista histórico,
consideraba las formas νώι y σφώι de N. A. y las formas νώιν y
σφώιν de G. D.; pero en el texto de Zenódoto parecen ser sentidas
como formas alternantes dë G. D., si bien νώιν, σφώιν no pueden
ser N. A. Un copista, por ¿onveniencia métrica, puede tender a
sustituir νώι por vcoív, pero no a la inversa: se entiende, u n
copista jonio, indiferente a la distinción entre -τον y -τε, -σθον y -σθε.
He aquí algunos ejemplos: Θ 377 νών (Zenódoto νώιν), N 68 νώι
(Zen. y algunos MSS. νώιν: cf. I*a Roche Horner. Text kr. pág. 319),
P 238, X 216, A 336 σφώι (Zen. >y algunos MSS. σφώιν).
Aparte estos caços generales de fluctuación, debidos más que
a teorías gramaticales al respecto de Zenódoto, al carácter mismo
de la transmisión del texto homérico, no puede decirse que haya
en Homero ejemplos de un dual por plural. De los ejemplos posi­
bles que cita Wackemagel Vorlesungen I págs. 78-9, algunos, ya
examinados, son textualm ente inválidos (A 567, Γ 279 y 459).
Otros se revelan extremadamente sospechosos de interpolación,
como ocurre con Θ 73-4. Bn Θ 185 ss. Héctor nombra a sus
cuatro caballos y luego se dirige a ellos usando duales: άποτίνετον,
εφομαρτεϊτον καί σπεύδετον, por lo cual Aristarco atetizaba
el verso 185. Bn realidad se tra ta de versos formularios, tomados
de T 400, Y 295, y ψ 246. Quedan, sobre todo, los célebres duales
de I 182-98 τώ δέ βάτην... ίκέσθην... τώ δέ βάτην... χαίρετον...
Ϊκάνετον... φιλτάτω έστόν. X,a explicación dada por Ohler,
Ely N Ú M ER O 237

o. c. pág. 24, difícilmente convence. Wackemagel y Debrunner


los explican como «falsos duales», debidos a la fecha tardía del
pasaje. La eliminación de Fénice, quedando entonces reducido el
número de embajadores a Ulises y Ayante, privaría a la Iliada
original, en el sentir del pontífice mismo de la crítica analítica,
Wilamowitz, «de la piedra más preciosa de la corona de este bello
pasaje». Se ha pensado (Bolling A JPh. 23, págs. 431-3) que, en la
versión primitiva, no era Fénice embajador, sino que esperaba,
en la tienda de Aquiles; al convertírsele en embajador, en una
segunda versión, los duales propios habrían pasado a «falsos dua­
les», en un momento, límite entre la Iliada y Odisea y los H im­
nos homéricos, de falta de sensibilidad para el dual. Los duales en
cuestión constituyen, desde luego, una cruz tradicional de la crí­
tica homérica (cf. desde el punto de vista analítico M. Noé Phoinix,
Ilias und Homer Leipzig, 1940, págs. 1-124, y Boll Zeitsehr. /.
oesterr. Gymn. 68, 1917, págs. 8 sigs. y 69, 1919-20, págs. 414 sigs.,
y desde el punto de vista unitario, K. Reinhardt Die Ilias und
ihr Dichter Gotinga, 1961, pág. 235).
Bn estos ejemplos, especialmente atrevidos, y en otros, menos
llamativos, estos usos raros ¿los debemos atribuir al propio poeta
o a sus interpoladores? La respuesta desborda las posibilidades
de un estudio sintáctico y cae dentro de las ideas de cada crítico
en punto al problema homérico. Si en θ 312 Hefesto habla de
sus padres como τοκήε δύω (cf. Wackemagel Sprachliche Unter­
such. zu Homer págs. 54-5), contra el uso normal homérico de
τοκηες, el ejemplo acontece en el pasaje sobre los amores de Ares
y Afrodita, que muchos tienen por reciente. H ay que reconocer,
empero, que en otros casos la extrañeza de los críticos resulta
menos justificada. Bn λ 578 γΟπε δέ μιν έκάτερθε τταρημένω ήπαρ
Ιίκειρον no está justificada la crítica(cf., por ejemplo, Delbrück
Sy nt. Forsch. IV, pág. 17), porque no se tra ta de «dos buitres»,
sino de «una pareja de buitres», puestos por Zeus a modo de los
dos caballos que llevan un carro por ejemplo. Menos aún, se
tra ta de dos parejas (fórmula 2 x 2 ) , una a cada lado. Bn τ
444 τόν δ* άνδρών τε κυνων τε περί κτύπος, ήλθε ποδοϊιν (dual
distributivo) ya dijimos más arriba que nos parecería pedante
distinguir, en este uso formulario, entre hombres con dos pies y
perros con cuatro patas.Bn P 386-7 γούνατά τε κνημαί τε πόδ^
Θ* ύπένερθεν έκάστου / χεϊρές τ* οφθαλμοί τε παλάσσετο μαρναμένοιιν,
hay quien desea leer el plural μαρναμένοισιν o quien (como Bradeth)
conjetura μαρναμένοιο; pero, a pesar del número de παλάσσετο
238 SINTAXIS NOMINAL

debido a una típica incongruencia formularia, probablemente se


tra ta de dos ejércitos (cf. el comentario de Améis- Hentze y Leaf).

E l s in g u l a r . S in g u l a r y plural. U so s e s p e c ia l e s del

SINGULAR.

111 . Si la lengua se moviese siempre al dictado de la ló


gica, la distinción entre el uso del singular (designación de la
unidad) y el del plural (designación de una pluralidad y,
en tanto no se usa el dual, también de la dualidad), no ofre­
cería problemas. En principio, sin embargo, no se olvide que
el griego, como casi todas las lenguas, carece de números
especiales para diferenciar la unidad individual de la genérica,
lo particular de lo general, y esto introduce ya un principio
de diferenciación semántica no desdeñable dentro de los usos
del singular. Complica la situación la existencia de un colectivo,
que poseyó en indoeuropeo una expresión morfológica peculiar
(especialmente la desinencia -a), restos de la cual quedan en
griego, morfológicamente integrados en el plural, pero no to­
talmente (cf. el sintagma τά jcocc τρέχει). Otras formaciones
colectivas han pasado morfológicamente a integrarse en el
singular, y, por otra parte, la inexistencia de un singulativo
opuesto al colectivo hizo que, de suyo, el singular en parte se
opusiera al colectivo, en parte se confundiera con él. Encon­
tramos, pues, en griego, para la expresión del colectivo, restos
del colectivo, empleos colectivos del singular y del plural.
Además la atribución del número singular o plural a un grupo
de objetos depende de que el sujeto los considere como una
colección o masa indiscernible en unidades o perciba, por el
contrario, como distinguibles a los diferentes individuos que
componen el grupo. Aun tratándose de un objeto único,
puede imponerse al espíritu del sujeto una noción unitaria del
mismo, o, por el contrario, percibirlo como una noción frag­
mentada en sus distintos componentes o elementos. La estruc­
tura métrica del singular y del plural de un mismo vocablo,
diferente muchas veces, ofrece facilidades o inconvenientes
para la inclusión de aquél en un determinado esquema mé­
EL NÚM ERO 239

trico o ritmo, lo que lleva a la poesía a un uso άνάγκη του


μέτρου de un número, objetivamente no justificado. Como
puede apreciarse, pues, los criterios lógicos no son los básicos
en la asignación de un número u otro, viéndose su aplicación
coartada por múltiples motivos. Pero es que sería ya inexacto
pensar que en aquella asignación, verificada en estadios pri­
mitivos del lenguaje, jugaron dichos criterios un pape-
primordial o, mucho menos, único. Es mérito de Wilhelm
H avers 16 haber puesto de manifiesto el valor del plural,
intensificador o aumentativo, expresivo de las fuerzas y po­
tencias que el hombre primitivo percibe en el mundo exterior.
Al lingüista que opera con materiales de lenguas antiguas,
de lenguas muertas, fáltale con frecuencia un adecuado senti­
miento para percibir valores psicológicos que inciden en deter­
minadas construcciones. Un ejemplo muy característico de
esta —justificable por muchas razones— manquedad lo tene­
mos en la interpretación de muchos usos ilógicos del plural.
Maas, en el campo de la sintaxis latina, y Witte, en el de la
griega, acudieron, para la aclaración de aquellos usos, como a
criterio decisivo, a la métrica; pero la necesidad métrica no
lo explica todo, y, por supuesto, es incapaz de explicar usos
que no sólo en la poesía se dan.

112. Wackemagel, Domseiff y, sobre todo, Havers, han


descubierto, frente a anteriores interpretaciones lógicas del
plural concebido como sumación, aditivamente, que el plural
primitivamente responde a unos valores intensivo y también
iterativo. Usos Atan característicos del plural como el tradi­
cionalmente llamado pluralis extensivus (el tipo άκταί, sis
τούς aícovas,etc.), el plural de los nombres abstractos (άνίαι,

16 «Zur B edeutung des Plurals» Festschrift Kretschmer, págs. 39-62, y


0 . W einreich Mélanges Cumont I, Bruselas, 1936, págs. 487 sigs.. Cf. también la
crítica de estos trabajos por L öfstedt Syntactica I, págs. 24 sigs. Los hechos
griegos son, sin embargo, m ás convincentes que los latinos. Vid. igualm ente
1. M. Tronskij «K. sem antike m nozestvennogo cisia v greceskom i latinskom
ja^ykach» («La sem ántica del plural en griego y latín») en XJcenyje zapiski
Lenningrad X , 1946, págs. 54-76. Sobre autores determinados: K. Volp De
num eri pluralis usu Aeschyleo et Sophocleo. Marburgo, 1888.
240 SINTAXIS NOMINAL

άχη, δείματα, ελπίδες, ήδοναί, λύπαι; lat. anxia, gaudia, etc.;


esp. ant. fes, verguenças, etc.; it. gli odi, le geloste, etc.; fre­
cuente también en francés, en donde Brunot le llama «pluriel
augmentatif»»); muchos ejemplos dentro del plural llamado ma-
iestatis (con vocablos como: φοναί, σφαγιασμοί, προσφάγματα,
διαφθοραί, κοπταφθοραί, Θύματα, σφάγια), ο dei pluralis indefi­
nitus (con nombres de parentesco, φίλοι, έχθροί, etc.), etc.,
responden todavía a ese valor originario aumentativo o ite­
rativo del plural, perfectamente captado, por cierto, por el
término con que designaban a este número los gramáticos
griegos πληθυντικός αριθμός «número aumentativo», que los
romanos tradujeron por un término más lógico y menos
expresivo, pluralis numerus. Concepciones propias de la men­
talidad primitiva, la creencia en el mana, el orendismo, que
se reflejan en tantos fenómenos lingüísticos (por citar sólo un
ejemplo, Porzig ha señalado la existencia de un cierto valor
mágico u orendista en el sufijo *-w#: άγαλμα, lat. semen, etc.),
se perciben igualmente como factor condicionante primitivo
en muchos usos del número plural. Ninguna prueba más feha­
ciente que la consideración de las principales esferas de voca­
bulario dentro de las que suelen darse aquellos usos del plural
ilógico:
a) Las palabras para las nociones de «noche», «tinieblas»,
«sueño»: μέσαι νύκτες, σκότοι, δνόφοι17.
b) Nomina sacra: lat. numina, omina, etc.; βωμοί, τα
άγια (= Eucaristía), λύματα, etc.
c) Nombres del rey, caudillo, etc. («Herrscher-Plural»),
que es un Θειος άνήρ: κρατούντες, ανακτες, κ ο ί ρ α ν ο ι ,
δεσπόται, ανακτες, άρχηγέται, οι εν τέλει, τύραννοι, πρόμοι,
ταγοί, άρχοντες, βόσκοντες, αρχιτέκτονες, δημουχοι, βασι­
λείς, κύριοι (cf., E. C., 29é y 425 ος νυν σκήπτρα και
θρόνους εχει).
d) Armas: τόξα, μάχαιραι, όχεα.
e) Comida y bebida, casos éstos que generalmente suelen
interpretarse como de plural colectivo.

17 Cf. E . Volp, o. c pág. 67.


F/L, NUMERO 241

f) Lugares: έσχάραι, δώματα, δόμοι, στέγαι, μέλαθρα,


πέργαμα, τέρματα, όροι.
g) Acciones por las que se expresa la palabra del hombre:
άραί, λιταί, εύχαί o partes de su cuerpo: κάρηνα. Para un pri­
mitivo el nombre es el portador de orenda κατ' εξοχήν.

Bl condicionamiento para el empleo del plural en estas catego­


rías lexicales era para el hombre primitivo su concepción de la
fuerza (mana, orenda) latente en los objetos pertenecientes a
esas esferas. La tendencia que, obrando sobre la base de ese condi­
cionamiento, lleva al uso del plural, es la tendencia hacia una
elocución más enfática y expresiva: en el plural intensivo resue­
nan ecos de un sentimiento de temor, respeto, veneración hacia
determinados objetos, lugares o personas. Los dos valores in­
tensivo e iterativo son antiguos. Bn muchas lenguas primitivas
no hay palabras para los numerales 5, 6, etc.: se emplea simple­
mente el plural, acompañado de un «muchos» o vocablo semejante.
La lengua es capaz de expresar sólo la masa intuitiva, pero no la
lógicamente diferenciada. Advirtamos desde ahora que, según
era de esperar, este uso del plural se da más en la poesía que en
la prosa.
No es, pues, la lógica quien preside siempre los usos del singular
o del plural en una lengua como el griego antiguo; pero a efectos
descriptivos y porque, naturalmente, es el criterio lógico el pre-
valente, en esta esfera, en nuestro uso lingüístico actual, distin­
guiremos seguidamente aquellos usos del singular en los que lógi­
camente se esperaría encontrar un plural, y, después, los empleos
del plural referido a nociones que podrían también (o, a veces,
deberían lógicamente) expresarse en singular.

Usos DEI* SINGULAR.

113. a) Singular colectivo.—Documentado desde Ho­


mero18, es especialmente frecuente en el género neutro (también
con adjetivos sustantivados): άρτος (άρτοι raro en Hom.),
δάκρνον, κύμα, γάλα, στάχυς, κόνις, κόπρος, σϊτος, ύδωρ,
άμπελος (Tue., 4, 90, 2), κέραμος («ladrillos», Tue., 2, 4, 2),

18 Cf. R iba Der Kollektive Gebrauch des Singular in der Sprache der home-
rische Odyssee. Brüx, 1904 y I*. Deroy Le collectif en grec ancien (tesis, cf. Rev.
belge de Phil. 1946-7, pág. 368).
242 SINTAXIS NOMINAL

βίος «medios de vida»; δήμος, πόλις, στράτευμα, γένος,


νεότης, όμηλικία; πόλεμος; τοξεία, επιξεναγία, δούλευμα,
δουλον, γραμματεϊον, ενθηρον, ερετικόν, ξεινικόν, ληστρικόν,
τοξικόν, ιερατεΐον, θητικόν, θέατρον, θεραπεία, γόνος,
διακονία, διαδοχή, άρχή, έσθής.
b) Singular distributivo, valor condicionado por el con­
texto: Tue., 3, 22, 3, ψιλοί δώδεκα ξύν ξιφιδίω και θώρακι,
Jen., An., 1, 7, 8, εμπιμπλάς απάντων τήν γνώμην. Más
frecuente es en este uso el plural (cf. Jen., Hell., 6, 1, 15,
εμπλήσαι τάς γνώμας αυτών).
c) Singular genérico o representativo, de la persona o
cosa que representa a todo un género o clase, o bien se emplea
cuando los individuos que constituyen un grupo se conciben
formando un todo o masa compacta, valor éste cercano al
colectivo. Los usos más importantes son:
a) Con gentilicios: ó Έλλην, ó ’Αθηναίος, ó Στταρτιήτης (He­
ródoto. I 69, V III 136, IX 13), ό Μήδος (Tue.), του Ιουδαίου
(Ν. T.), etc. No es aceptable la explicación dada por H um bert 19,
que busca en este uso una especie de razón social colectiva que
llevaría a oponer a los helenos libres la masa poco diferenciada
de los bárbaros; pero tan antigaos o más que ό Μήδος, etc. son
casos como ó Έλλην, etc. Wackemagel 20 piensa que este
uso tiene su origen en el empleo ó Πέρσης, ή Κίλισσα, ó Μακεδών,
etc., para designar al rey de Persia, a la reina de Cilicia,
a Filipo, etc., como representantes por antonomasia de sus
respectivos pueblos (Herod. V III 108, Jen. A n. I 2, 12;
Dem. 7, 6), lo que podría interpretarse como una influencia en
griego de este modo exótico de 'designación (cf. en nuestro Siglo
de Oro «el Turco, el gran Turco»); pero la justificación psicológica
de este uso (que se da en todas las lenguas) es fácilmente captable,
sin recurrir a esa explicación21.
¡3) Con apelativos pertenecientes a las lenguas técnicas, de
la milicia sobre todo: ó ίππεύς, ό οπλίτης, ó πολέμιος (Tue. 4,
10, 13), etc., que tienen un valor general o representativo claro;
ή ίππος «caballería», ή άσπίς, ή κάμηλος, κώπη (Hell. 6, 2, 27;

19 Synt. grecque pág. 27.


20 Vorlesungen I, pág. 93.
21 Sobre la «representación» como condicionam iento social, cf. lo dicho en
§ 65.
t i , NÚMERO 243

trágicos), ή χείρ, (cf. lat. manus, esp. puñado) y, en los trágicos,


αίχμή, δόρυ, λόγχη. Psicológicamente se explica este uso, dentro de
la figura res pro persona, por la mayor importancia conferida a
las armas o medios de transporte que a sus portadores o usuarios
(cf. francés le canon «artillería»). E ntran también dentro de este,
apartado casos como ό άνθρωπος (el género o la especie hombre),
ó αρχών, ό δικαστής, ó Ιδιώτης etc.; también, aunque raro, algún
ejemplo del tipo θρίξ «el cabello (en general)»; Aristóteles parece
distinguir entre περίστεροί «palomas domésticas» y περιστερά
«paloma salvaje» (cf. J. G. Schneider Arist. de anim. libri de­
cem I, 398). La lengua experimenta la necesidad de expresar
este matiz general de los sustantivos para evitar la ambigüedad
de expresiones como «el pájaro canta» (¿este pájaro o el género
pájaro?). El francés medieval, por ejemplo, distingue entre el
uso del artículo indefinido (para designar a un individuo determ i­
nado perteneciente a una especie) y la ausencia de artículo (sus­
tantivo empleado en sentido general): voici un arbre, pero: laide
cose est a valet («es una cosa deshonrosa para un joven», tom ado
en general). Si bien en griego puede poseer este valor general,
puede tam bién usarse con sentido exactamente equivalente.

d) Ciertos usos del singular por plural se dan casi exclu­


sivamente en poesía. Se habla entonces de un singular poético.
Son palabras como σώμα, χείρ, ώλένη, οφθαλμός, ούς, γόνυ,
τταρειά, πτέρυξ, τπτερόν:
Eur., Cici., 225, σώμα συμπεπλεγμένους., Her. fur., 703,
πέπλοις κοσμεΐσθε σώμα, Esq., Prom., 399, παρειάν ...ετεγξα,
Sóf., Ant., 530, τέγγουσ* ευώπα παρειάν, Eur., Supl., 165,
γόνυ σόν άμπίσχειν χερί., Med., 1146, πρόθυμον είχ’
οφθαλμόν εις Ίάσονα., El., 451, ταχύπορος πόδα (cf. horn,
πόδας ώκύς).
O b s e r v a c io n e s .

1.a Dentro de la oposición plural/singular el térm ino mar­


cado es, naturalmente, el plural, y si bien en rigor «la idea en sí
de un sustantivo es indiferente frente a la diferencia de número,
y cuando abstraemos de un paradigma el tema podemos atribuirle
significación plural o singular»22, la verdad es que en la mayoría
de las ocasiones el singular representa en la categoría del número

22 W ackemagel Vorlesungen I, pág. 84.


244 S IN T A X IS N O M IN A L

algo así como el nominativo en la categoría del caso o el indicativo


en la del modo. Son, pues, raros los casos en que un singular
tom a su significación a partir de la que es propia de un plural:
πρέσβυς «viejo», πρέσβεις «embajadores», y sobre este plural
adecúa su significación πρεσβευτής «embajador»; λαός «pueblo»,
λαοί «soldados» y en jónico λεώς «soldado»; ξύλον «madera»,
ξύλα «bosque», y, sobre éste, ξύλον «tronco». Son semánticamente
el paralelo de las Rückbildungen morfológicas (cf. también lat.
septentrio, decenuir) .
2.a Singularia tantum: άήρ, αιθήρ, γη (en át.; Horn, usa el
plural), όμιλος, μέθυ, ήδος, δέμας, κόνις, muchos abstractos (los
en -co por ejemplo); defectivos conservados sólo en algún caso del
singular: ήρα, νίφα, λιτί, etc. (cf. Schwyzer I, 584); y desde luego
una forma fosilizada como χρή (χρειώ) seguramente considerada
ya en Homero como verbo 23.

USOS DEL PLURAL.

114. Pluralia tantum. 24—La existencia de sustantivos que


sólo tienen plural es prueba manifiesta de que no siempre el
plural ha de concebirse como algo complementario del singu­
lar. Condicionan esa existencia a veces las razones de psicología
popular primitiva a que nos referíamos antes; se trata, otras
veces, de objetos de estructura compleja, predominando en la
mente del sujeto la multiplicidad de sus partes sobre la unidad
del conjunto. Si en muchos casos sólo la forma del plural es
usada, en otros —más o menos excepcionalmente— puede
aparecer el singular, en alguna ocasión con una fuerte dife­
rencia de significado con respecto al plural. Los grupos más
importantes de pluralia tantum son en griego los siguientes:

1) Nombres de ciudades: Άθήναι, Δελφοί, Θήβαι, etc. Todavía


en Homero, por ejemplo, el nombre de la ciudad de Atenas suele
aparecer en singular Άθήνη (también en Eur.ipides), y estas dis-

23 Cf. La oración nominal en Homero , pág. 55. Dubitativo al respecto,


Humbert en Gnomon 1956, pág. 631. Cf. G. Rédard Récherches sur χρή, χρήσθαι.
Etude sémantique. Paris, 1953, pág. 47.
24 F . W. Saas Pluralia tantum. Bijdrage to t de kennis van het gebruik
van de Indoeuropese numeri, in h et bijzonder in het Grieks. Assen, 1965.
EL N Ú M ER O 245

cordancias de número llamaron ya la atención de los eruditos


antiguos. Así, Herodiano escribía comentando B 498: σύνηθεξ
γάρ αύτω [sc. tco ποιητή] πολλάκις τ ά πληθυντικώς λεγόμενα Koci
ένικώς προσφέρεσθαι, “και ευρυάγυιαν Άθήνην” (η 80), “πολυχρύσοίο
Μυκήνης” (Η 180) και έκ του έναντίου τά ένικά πληθυντικώς “έκ
μέν Κρητάων γένος εύχομαι*’ (ξ 199). He aquí una lista de los
ejemplos homéricos: Άθήνη (η 80) y Άθήναι (Β 546, 549, 278, etc.),
Θήβη (Δ 378, 406, θ 323, etc.) y Θήβαι (Β 804, Ζ 223, etc.), de
la Tebas egipcia sólo el plural (I 381, δ 126), de la de Cilicia el
singular (A 366, B 691, etc.) y el plural (X 479), Κρήτη (B 649,
N 450, 453, etc.) y Κρήται (ξ 199, π 61), Μάλεια (ι 80) y Μάλειαι
(γ 287, δ 514, τ 187), Μυκήνη (Δ 52, Η 180, etc.) y Μυκήναι
(Β 569, Δ 376), Φειαί (ο 297) y Φειά (Η 135), Φηρή (Ε 543) y Φηραί
(I 151, 293, γ 488). Tales cambios no son tampoco insólitos en
época posterior (cf. Bernhardy Wiss. Synt. página 64 nota 8).
¿Cuál es el origen de estos plurales? Se ha pensado (Gil-
dersleeve Synt. 51) que en algunos casos como Δελφοί,
Σόλοι y otros semejantes el plural era propiamente la de­
signación de los habitantes, pasando después a poder designar
también la ciudad. Partiendo de la comparación con hechos del
griego moderno (cf. Hatzidakis 7. F. 2, 413) se ha pensado
también que el singular habría designado originariamente la
ciudad y el plural la ciudad con sus alrededores (cf. Mayser
Pap. II, 1 43 n. 2). Otros han interpretado Δελφοί, Άθήναι,
etcétera, como originarios locativos, sentidos después como plu­
rales. E n fin, la cuestión se complica con el problema de discernir,
cuando hay identidad entre el nombre de la ciudad y el de una
divinidad, cuál es el más antiguo, si el de la ciudad (para el caso
de Atenas así lo defendió B. Meyer y modernamente otros: Nils­
son, Guthrie, etc.) o el de la diosa (Kretschmer, Einleitung 418-20
que se fija en casos como Άλαλκομεναί; Άλαλκομένη epíteto de
Atenea). De cualquier modo la resolución de este asunto es inde­
pendiente de la razón del empleo del plural Seguramente esa
razón estriba en el hecho histórico del origen de las ciudades
por sinecismo (cf. Arist. Pol. I 1) de distintas aldeas y la conser­
vación en la estructura misma de las ciudades griegas clásicas de
partes distintas: άκρόπολις, πόλις propiamente dicha. Incluso
cabría en algún caso concreto (Μέγαρα: τα μέγαρα) traer a
cuenta el valor aumentativo del plural.

2) Nombres de fiestas, juegos y sacrificios. E n el uso ex­


clusivo del plural, frecuentísimo en este empleo, además de una
246 S IN T A X IS N O M IN A L

razón de psicología popular (nomina sacra), juegan seguramente


razones reales: se tra ta de fiestas, ceremonias, etc., que constan
de diversas partes, actos, etc. He aquí una lista de ejemplos:
Άδώνια, Άκτια, Άλεια, Άλφα, άμφιδρόμια, άναγώγια, Βοηδρόμια,
Διονύσια, εκατόμβαια, έκβατήρια, ευαγγέλια, θαργήλια, "Ισθμια, μου­
σεία, οργιά, ορκια, πελώρια, πυανέψια, γαμικά, έμπυρα, θυλήματα,
ίερεία, θύσθλα, ιερά, κτέρεα, κτερίσματα, μειλίγματα, α! κισσοτόμοι
(ήμέραι), αί φαναί, πλημοχόαι, προσέληνοι (ήμέραι), μυστήρια, οίνισ-
τήρια, σφάγια, χαριστήρια, etc.
3) Nombres de órganos o partes del cuerpo humano que están
compuestas de elementos varios diferenciados o que, por consti­
tuir un todo amorfo, se expresan por un plural colectivo, o, en
fin, que, dándose por parejas, se presentan también como pluralia
tantum (que, en este último caso, han podido sustituir a un duale
tantum): έγκατα, σπλάγχνα, ενδινα, εντερα, χολάδες, etc.
4) Nombres de objetos de indumentaria o adorno. Especial­
mente frecuentes son, dentro de este apartado, los nombres para
el calzado, de los que ofrecemos un inventario. E n Herodas 7,
57-61 están recogidos: άκροσφύρια, Άμβρακίδια, άμφίσφαιρα, Άργεία,
διαβάθρα, έφηβοι, ίωνίκα, κανναβίσκα, καρκίνια, κοκκίδεζ, λειαι, νο[σ]-
σίδες, νυκτιπήδηκες, σάμβαλα, ψιττάκια. Otros: άμύκλαι, άττλαί, βαυκί-
δες, βηλά, βλαυται, διαβάθρα, Ιφικρατίδες, καλίκιοι, καλοπέδιλα,
καρβάτιναι, καρκίνα, κασσύματα, κλάτται, κρούπαλα, κρονπέ^αι,
λαβδάρειοι, λακωνικαί, μυννάκια, πέδιλα, περιβαρίδες, περισχιδεΐς,
περσικαί, πηλοπατίδες, πίλοι, σάνδαλα (sing, en Com. fr. 2, 545),
σαράβαρα, σκελέαι, Σκυθικαί, σικυώνια, χαλαραί, Χϊαι, ετπσφυρια.
Aunque normalmente estos nombres se usan en plural y casi
todos los arriba citados sólo en plural están documentados, es
obvio que nada obsta a su empleo en el número singular cuando las
circunstancias reales así lo exigen. Es lo normal decir «las zapati­
llas», etc.; pero para referimos a la unidad de la pareja de calzado
podemos emplear el singular. E n cualquier caso, los términos antes
citados son en sentido estricto pluralia tantum en cuanto que sólo
en plural nos han sido transmitidos por la literatura griega; pero
otras veces no ocurre así. Si Herodas nos ofrece (2, 23) άσκέραι,
άσκέρα nos está testimoniada por Hipon. fr. 19 Bergk, Lic. 855
y 1322. Si lo normal es βλαυται, en Pólux 7, 89 tenemos βλαύτη;
si en Homero siempre hay πέδιλα y lo mismo en la literatura pos­
terior, en Pínd. P. 4, 169, en donde se nos presenta un mito de
un personaje μονοκρήπις (cf. L. Gansiniec Filomata 1961-2, págs.
411-3) el poeta se ve obligado al uso de πέδιλον, etcétera. Estos
EL N Ú M ER O 247

plurales suplantan quizá a antiguos dualia tantum, cuyo empleo


es en griego histórico poco frecuente aquí;cf., por ejemplo, κόθορνβ
(Aristóf. Ecl. 346; pero sing, en Lis. 657 y Ran. 47, y plur,
en Ran. 557, Heród. I 155 y VI 125, etc.).
Con nombres de otros objetos de adorno (collares, pendientes,
etcétera) son también frecuentes los pluralia tantum: άμφιδέαι,
βάλανοι, δέραια (hay sing.), διόπαι, ελικες, ενόπαι, επικρατίδες, έττί-
σφαιρα, ερματες, ίσθμια, κάλυκες, οφεις, πέλλντρα, πλάστρα, προκόσμια,
τρίγληνα (έρματα), τρίποδες.
5) Otros nombres de instrumentos o enseres. Por ejemplo,
los nombres de las cuerdas de aparejo náutico o del ecuestre:
άγκύρια, γύαια, καρχήσιοι, καρχήσια, κεροίακες, πρότονοι (sing.
Esq. A g. 897; Luc. Nav. 5), πρυμνήσια, πυρσόλοφοι, fkrrá, στελτ
μονίαι, τοπεΐα, χαλαστή ρια, χαλινωτήρια, ευληρα (αυληρα), σχοινία,
115. El plural de los nombres propios de persona. Este
uso puede darse por razones reales, como ocurre en ejemplos
como éstos: Plat. Crat. 432 c δύο Κρατύλοι (a saber, Cratilo
y el εΐκών Κροπτύλου), exactamente como ocurre con el dual
de Prot. 315 e τώ ’Αδειμάντω άμφοτέρω (dos personas de idén­
tico nombre). A partir del siglo v se da, sin embargo, un empleo
bastante frecuente del plural para designar un modo de ser
determinado característico de una persona y que aparece,
con rasgos más o menos afines, en otras varias. Este uso es
típicamente griego, muy anterior a la κοινή y en principio
nada tiene que ver con una influencia latina, según pretende
Humbert25. Un énfasis evidente hay en ejemplos como éstos;
Plat. Symp. 218 a ópcov αυ Φαιδρούς3Αγάθωνας5Ερυξιμά>
χους Παυσανίας.
Plat. Teet. 169 b μυρίοι γάρ ήδη μοι Ήρακλέες τε καί
Θησέες. t
Esq. Ag. 1439 Χρυσηϊδων μείλιγμα τών Cnr' Ίλί<ρ.
Jen. An. I l l 2, 31 μυρίους δψονται άνθ' ενός Κλεάρχους,
Trag. fr. adesp. 289 Ν. εξήλθον Έκτορες τε και Σαρπη-
δόνες.
Aristóf. Aves. 558-9 τάς Άλκμήνας κατέβαινον/και Tàj
*Αλόπας και τάς Σεμέλας.
Plat. Fedr. 229 e Πηγάσων,
25 S y nt. gr., pág. 24. Cf. Ή. Coseriu Teor:a del lenguaje y lingüística
neral Madrid, 1962, 261-81.
248 S IN T A X IS N O M IN A L

Aristóf. Ran. 104-52 Πατρόκλων, Τεύκρων; Φαίδρας


»·.Σθενοβοί ας ; ... Βελλεροφόντας..,
Aristóf. Ran. 963 κύκνους ποιων και Μέμνονας.
Plat. Teet. 180 e Μέλισσοί τε και ΓΓαρμενίδαι.
Plat. Rep. 387 b Κωκυτούς τε καί Στυγας.
Plat. Menex. 245 d. ou y àp ΓΤέλοπες ουδέ Κάδμοι.

Como puede apreciarse por estos ejemplos, todos ellos clásicos,


estos plurales sirven para designar a todo un tipo de personas
caracterizadas por cualidades semejantes a las que son típicas de la
persona que propiamente lleva el nombre en cuestión (cf. esp.
«los Cervantes»). No con un nombre de persona, sino de ciudad,
encontramos este mismo plural en Herod. I I I 160 Βαβυλώνας
είκοσι. Desde luego este tipo de plural extiende mucho su empleo
en la κοινή, especialmente en Plutarco, y, como lo indican al­
gunos de los ejemplos (Φάβιοι, etc.), h a de verse en esta extensión
de su empleo una influencia latina. He aquí una lista de casos:
Βαβυλώνες (Luciano.), Βάκιδες (Arit. Prob. 30, 3), Γλαυκίαι
(Plut. Lys. c. Syll. 1), Γάλβαι (Plut. Arist. c. Cato m. 1), Δήμητροι
{D. L. 5, 5, 11), Δημόκριτοι (D. L- 9, 7), Διαγόραχ (Plut. Comm.
nat. 31), Διόδοτοι (Plut. c. Epie. 13), Ενριπίδαι (D. X/. 2, 5),
Ήράκλειτοι (D. L. 9, 1), Ήρακλεϊς (Luc. D. m. 16, 4; Plut. Her. m.
14), Θουκυδίδαι (D. Laercio), Θεόδωροι (Plut. Gîor. Athen. 16),
θεοκλύμενοι (Kl. Ν. A . 8, 5), Ίροι (Luc. Ναν. 24), Ίξίονες (Arist.
Poet. 18) Ίσοκράτεις (Plut. Glor. Athen. 8), Κινέσωνες (Plut.
Pyth. or. 20), Θερσιται (Hipocr. Ep. 3, 804; Lib. Ep. 1522), Κροΐσοι
(Luc. Tim . 23), Λαιβΐνοι (Plut. Pirr. 19), Λεύκουλλοι (Plut.
Ces. 15), Λεωκράται (Plut. Per. 16), Λιμναίοι (Plut. Alex, fort.
2, 13), AuKoupyoi (El. N. A. 6, 61), Λύσανδροι (Plut. Flam 11),
Μάριοι (Plut. Ces. 1; miembros de la familia: Plut. Brut. 29.
Pomp. 8), Mévimroi (D. L. 6, 8), Μενέλεω (Et. Magn. 616, 39),
Μέτελλοι (Plut. Cor. 11), Μίδαι (Luc. A p. 1), Πάριδες (Ant. Pal.
11, 278), Παυσανίαι (Ant. Pal.), Πελοττίδαι (Temistio, 74), Πηλεΐς
(Plut. Fort. Rom. 9), Πλάτωνες (Ant. Pal. 9, 358), ΓΤρίηττοι (Mose. 3,
27), Προμηθέες (Luc. Prom. 2), Ποπλικόλαι (Plut. Sol. c. Popí. 1),
Πραξιτάλαι (Schol. Theocr. 5, 105; Filostr. V. Ap. 6, 19, 256),
Πυθαγόραι (D. L. 8, 1), Πυλάδαί (Ant. Pal. 11, 362; Luc. Tox. 1),
(Plut. Cato m. 1), Σικελΐαι (Plut. Tim. 20), Σύλλαι (Plut. Cam. 11),
Σωκράτεις (Sinesio Calv. 116 Krabinger), Σωφάναι (Plut. A rist.
c. Cat. 2), Τειρεσίαι (El. N. A . 8, 5), Trruoi (Plut, de fac. in orb,
lu n . 30), Τυφώνες (Plut. Pel. 21), Ύπέρβολοι (Plut. Nie. c. Crass. 2),
EL N Ú M E R O 249

Φάβιοι (Plut. Fab. 1; familia: Cam. 17), Φαβρίκιοι (Plut. A r ist,


c. Cat. 1), Φούριοι (D. C. 61, 17), Χαρώνδαι (El. Ν . A . 6, 41),
Έρμαφροδίτοι (Teofr.).

Naturalmente, el fondo del uso de este tipo de plural se


basa en el empleo, también en singular, de un nombre de per­
sona que, en sentido figurado, se atribuye a otra: Μαργίτης
«un Margites» (Luc. Herrn. 17), Tιθωνός «un Titono» (Aris­
tófanes Ac. 688; cf. Avisp. 433), etc. Un uso semejante también
es el que encontramos referido a títulos de dramas homónimos;
Όδυσσης, Άρχίλοχοι, Χείρωνες,Ήσίοδοι, Κλεοβουλΐναι 2β,

116. El plural de los nombres abstractos es un plural in-


tensivo-iterativo, y por él se expresan matices de repetición,
las distintas manifestaciones concretas (actos, palabras) de la
noción enunciada por el abstracto en singular. Si αρετή es
«virtud», άρεταί en Píndaro 27 puede ser: manifestaciones
concretas —hazañas heroicas— de la άρετά, modos específicos
de virtud, caminos hacia ella, etc.; lo mismo, más o menos,
en el caso de τιμή/τιμαί; χάριτες son «pruebas de gratitud»;
en Jen. Hier. 6, 5 se oponen υπό φόβων «imágenes terroríficas»
a φόβος simplemente «terror»; en Plat. Ley. 733 d βίοι son
«géneros de vida»; Dem. βάσανοι «confesiones arrancadas por
tormento», etc.
Este tipo de plural es frecuentísimo ya desde Homero. He aquí
algunos ejemplos tomados de la Odisea:
μ 341 πάντες yáp στυγεροί θάνατοι δειλοισι βροτοΐσι.
ο 470 αυτάρ έγών εττόμην άεσιφροσύνησι (atestiguado sólo en plural),
ir 310 ού μέν γάρ τι χαλιφροσύνοα γέ μ’ εχουσιν.
ρ 244 τώ κέ τοι αγλαΐας γε διασκεδάσειεν άττάσας.
β 346 ή ττάντ* εφύλασσε νόου ττολυϊδρείησιν.
Ejemplos como o 470 y π 310, que proveen una forma de
ritm o -uu-, podrían deberse a motivos métricos (así, Witte); pero
otras veces no cabe admitir estas motivaciones y hay que buscar
un valor semántico especial en el plural.

26 Cf. W ilam owitz Einleitung in d. griech. Tragödie pág. 56 nota 14,


27 Cf. F . D om seiff Pindars S til pág. 14.
2δΟ S IN T A X IS N O M IN A L

De la extension del uso en griego de este plural pueden dar idea


hechos como los siguientes. Raro es encontrar un nombre abstracto
en el vocabulario griego que no esté documentado alguna vez en
plural. A título de prueba, he aquí una lista de abstractos tomados
de entre los vocablos que comienzan por εύ- hasta los que comien­
zan por ίσ-: ευκρασία (Teofr. C. P. 3, 21, 1), εύπέτεια (Plat.
Rep. 364 c), ευπραξία (Bur. Ion. 566), εύπραγία (Tue. 1, 84;
4, 17), ευστοχία (D. S. 3, 24), ευφροσύνη ( 3156, Bsq. Pr. 540, etc.),
Εύωχία (Ant. pal. 4, 3, 6), εχθρα (Bsq. Pr. 492, Heród. 7, 145),
^άλη (Pd. O. 12, 16), ^ήλος (Plat. Ley. 679 c), ψήλωμα (Lye. 355),
6ύέπεια ([Plat.] Α χ. 369 d), εύηνορία (Pd. O. 5, 20), εύθυμία
(Jen. Cir. 1, 3, 12), ευκαιρία (D. S. 3, 49), ήβη (Bur. Ion. 477),
ήδονή (Jen. Hell. 9, 8, 22), ησυχία (Aten. 493 f), θάλεια (Plat.
Rep. 573 d), θάρρος (Plat. Prot. 360 b; Bur. I. T. 1282), θερμότης
(Plat. Crat. 432 b), θεωρία (Plat. Rep. 517 d), Ôôpupos (Sóf. Ay.
142; Plat. Rep. 413 d), θυμηδία (Luc. A bd. 5), Ιδέα (Tue. 1, 109),
Ικεσία (Esquin. 70, 33), ίκετεία (Plat. Symp. 183 a), Ισχύς (Plat.
Rep. 618 d).
Ejemplos tomados de Jenofonte: άγνωμοσύναι (An. 2, 5, 6),
άθυμίαι (Mem. 4, 2, 17), άνάγκαι (An. 4, 5, 15; Mem. 1, 1, 11
y 15; 3, 12, 2), όμηχανίαι (Ec. 1, 21), δουλειαι (Cir. 6, 1, 25),
έπιμέλειαι (Por. 3, 6), θάνατοι (Ven. 12, 13; A g. 1, 37; A p. 32;
An. 2, 6, 29), φόβοι (An. 4, 1, 23; Hier. 6, 5).
Un autor como Isocrates usa los siguientes plurales de abs­
tractos: αίσχύναι, άλήθειαι, άργίαι, αύθάδειαι, δυναστεΐαι, ενδειαι,
έπιμέλειαι, ευπορίαι, ίσηγορίαι, Ισότητες, καινότητες, καρτερίαι, μετριό­
τητες, πενίαι, πραότητες, σεμνότητες, τόλμαι, τύχαι, φιλανθρωπίαι,
χαλεπότητες.
Bn general, los oradores propenden a este empleo. He aquí
un ejemplo muy característico de Dem. Cor. 246 καί ετι τάς
έκασταχου βραδύτητας, δκνους, άγνοιας, φιλονικίας (pero algo des­
pués les opone ομόνοιαν και φιλίαν). Lo mismo Platón y todos
los autores de estilo plástico.
La extraordinaria profusión del empleo de los plurales de
abstractos, cuyo valor es en definitiva plástico y concreti-
zante, motivó el paso a concretos de algunos primitivos abs­
tractos o, dicho con más propiedad, en muchos casos fue
causa de la vuelta a concretos de algunos abstractos que,
primitivas personificaciones, habrían sido originariamente con­
cretos: χάρις es una personificación antigua, de la que se
origina un abstracto, χάρις «gracia, belleza» y «gratitud»;
EL· N Ú M ER O 251

χάριτες, plural de ese abstracto son «muestras o manifesta­


ciones de gratitud», y de aquí χάρις «favor, servicio», en locu­
ciones tan corrientes como χάριν θέσθαι, παρασχείν, etc.

Si "bien en el fondo, en el empleo de este tipo de plural intensivo-


iterativo, hay un condicionamiento psicológico popular (según
veíamos en el § 112 ), y casi siempre es claro este valor intensivo
en los ejemplos concretos, alguna vez, en cambio, son plurales
concinnitatis (cf. Havers, Handbuch 71). Bl plural de abstractos es
construcción frecuente en todas las lenguas indoeuropeas, aunque
en ninguna en tan. alto grado como en griego. E l español antiguo
propendía a su uso (y ello, de acuerdo con lo dicho, es fácilmente
comprensible) más que el actual: verguenças <ailtraje», amores
«obsequio», fes «promesa de fidelidad», etc.28 Pero tam bién en
lenguas modernas cultas puede ser rasgo característico del estilo
sabio de algún autor: cf. el caso de los Goncourt.

117. Plural poético.—Valor intensivo o extensivo, aumen­


tativo en suma, es el que, en principio, posee el plural tradi­
cionalmente llamado poético, usado desde Homero y en
todas las épocas de la literatura griega. Este valor se aprecia
claramente en una serie de grupos semánticos en que, con
frecuencia, suele presentarse esta construcción: nombres de
lugar άκταί, λιμένες, οχθαι, ήϊόνες, ροαί (cf. lat. litora, esp.
costas, cimas y etc.); de edificios δόμοι, δώματα, οίκοι, οικία,
μέγαρα; fenómenos meteorológicos άνατολαί, δυσμαί {pl. tan­
tum), αυγαί, ακτίνες;partes del cuerpo humano γενειάδες,
στέρνα, στήθεα, κόμαι, τρίχες, προσώττατα.
Pero en otros muchísimos casos parecen influir otras
razones. Por ejemplo, el uso de este plural es corriente con
nombres de instrumentos o armas: τόξα, άρματα, οχεα, λέκτρα,
λέχεα, etc. ¿Tiene aquí un valor simplemente intensivo o se
trata de objetos complejos y se quiere hacer resaltar esta cir­
cunstancia? Cauer explica el hom. τόξα como «dreiteliger
Bogen» (y desde luego en H 140 y otros lugares designa «el
arco y las flechas»); hom. άρματα designa el carro y la eaballe-

28 Cf. R. Menéndez Pidal Cantar de M ío Cid I, pág. 370 .


252 SINTAXIS NOMINAL

ría (por lo demás, también hay άρμα). Con nombres de cere­


monias: γάμοι (plurale tantum hasta en griego moderno),
τάφοι, ταφαί ...este uso se enlaza con el empleo del plural
con los nombres de fiestas y en su base puede haber una
razón de tipo real (alusión a las distintas partes o actos de la
ceremonia) o simplemente psicológica (nomina sacra). Con los
nombres para designar las partes del cuerpo es indudable la
analogía de los pluralia tantum frecuentes en esta esfera lexi­
cal. Por otra parte, no podemos olvidar que este plural es alta­
mente característico (aunque no exclusivo) de la poesía, y
no debemos desdeñar, por consiguiente, la posible influencia
de las necesidades o conveniencias impuestas por el metro.
Karl Witte, en su libro Singular und Plural29, consideró que
el principio de la άνάγκη του μέτρου era el fundamental para
explicamos la distribución de los dos números en Homero,
y, desde luego, gran parte de los materiales en esa obra con­
tenidos escapan a toda discusión. En efecto, de las estadísticas
de Witte se deduce un sistema de preferencias por el plural,
en determinados esquemas métricos, como los siguientes:
dentro de los temas en α formas que proveen el esquema
-uu- (dativos o genitivos como ίτπτοσυνάων, νητπέησι, άφρα-
δίησι, κλισίησι, κονίησι); en la flexión temática dativos que
acaban en u-u; δόμοισι, μεγάροισι; acusativos y nom. pL
neutr. de ritmo dactilico: οικία, δέμνια ante consonante sen-
cilla, y gen. pl. que evitan el hiato ante vocal: δόμων, τόξων,
μεγάρων. En la flexión atemática neutros plurales dactilicos,
δώματα, αρματα y dativos del tipo στήθεσσκ Estos tipos

29 Leipzig, 1907. Cf. tam bién sus artículos en Glotta I, págs. 132 sigs».
y II, págs. 18 sigs. y el art. «Homeros» (apartado «Sprache») de la R . K. Vid.
tam bién H . L. Jones The poetic plural of Greek tragedy in the light of Homeric
usage. Cornell Studies in Philology, 19. Ithaca, 1910, y Kumm erer Ueber den
Gebrauch des Plurals statt des Singulars bei Sophocles und Euripides. Klagen-
furt, 1870; M. P . Cunningham The singular and plural of substantives in Latin
poetic diction. Dis. California, 1941; J. M. Glenn The neuter plural in Latin
iambic and trochaic verse. Suppl. Language X V , 2. Baltim ore, 1948; M. P . Cun­
ningham en Cl. Ph. 1949, págs. 48-55; B . G. Zenn The neuter plural in Latin
lyric verse. Language Diss. Baltim ore, 1948, y los trabajos m ás antiguos de
P . Maas «Studien zum poetischen Plural bei den Römern» A L L X I I , págs. 479
y sigs., y G. Landgraf «Bemerkungen zum sogennante poetischen Plural in d^r
lateinische Prosa» A L L X IV , págs. 63 sigs.
El* N Ú M ER O 253

engloban la gran mayoría de los plurales poéticos en Homero:


el influjo de la métrica no puede ponerse en tela de juicio.
He aquí un ejemplo concreto significativo. Las formas del
paradigma del tema φρεν- muestran en Homero una gran pre­
ponderancia de los casos del plural: φρένες 22 veces, φρεσίν
207 veces y φρένας 61 veces, frente al singular, donde, a salvo
el acusativo, φρήν y φρενί aparecen en Homero una sola vez.
El paso al singular de este sustantivo se operó sin duda al­
guna en el acusativo φρένα, documentado 49 veces (36 en el
arsis cuarta y, de ellas, 21 al final de verso κατά φρένα και
κατά θυμόν). Este paso se hizo analógicamente por la pro­
porción φρεσίν : φρεσί : : φρένας, : φρένα, muy probablemente.
Una motivación prevalentemente métrica condiciona el em­
pleo del plural o singular en esta palabra.

También J. B. Hainsworth 30 cree condicionamiento decisivo


para el uso del plural de los abstractos en Homero el de la mé­
trica. Se fija en la equivalencia métrica de las formas más nume­
rosas, que corresponden a un dativo en -ησι, con las para él ori­
ginarias en -ηφι, sustituidas luego por formas en -σι. Ello expli­
caría el uso plural, pues que aquellas formas derivan en últim a
instancia de Ιφι que es un plural, su localización a las formas
de la declinación en -a (la flexión temática no conoce regularmente
el caso en -φι(ν), no empleándose con las formas atemáticas en las
que es métricamente superfluo (-τητφι o -τητι, -τύφι o i t u

-σιφι o -σεϊ). De todos modos, que haya de darse un cierto papel


a la métrica no excluye que, de acuerdo con una explicación ya
tradicional (Chantraine Synt. pág. 31, Monro Horn. gr., pág. 160,
Cauer Grundfr. d. hom. K ritik, pág. 136), el plural délos abstractos
posee normalmente el valor de insistir sobre la variedad de as­
pectos de la noción abstracta.31Por lo demás, si los motivos métricos
parecen importantes en el uso del dativo, no son decisivos en el
empleo de los genitivos (en Homero, ocho abstractos: άγγελιάων,
άρμονιάων, άνδροκτασιάων, συνθεσιάων, άφροσυνάων, δαιτροσυνάων,
ίτΓττοσυνάοαν, τεκτοσυνάων) ni tampoco en el uso en nominativo y

30 «The plural of abstract nouns in the Greek Epic» Bulletin of the Inst .
of Class. Stud. IV , 1957» págs. 1-10.
si Per Krarup «Verwendung von Abstrakta in der direkten R ede bei
Homer» Classica et M ediaevalia X , 1948, págs. 1-17.
254 SINTAXIS NOMINAL

acusativo, que habría que suponer mecánicamente impuestos por


la analogía del d ativo.

118. Diversas causas conjugadas influyen en el uso de


este plural: influencia del sentido (vocablos que designan
nociones u objetos analizables en sus partes), de la forma rít­
mica y del metro, recuerdo del valor colectivo del neutro
e n - a , influencias analógicas...; pero, sobre todo, el originario
valor aumentativo (en intensidad o extensión) del plural,
conservado o rehecho nuevamente en la historia de la lengua.
Porque, en efecto, admitido el principio de sustitución entre
singular y plural, éste realiza una especie de incremento de la
idea expresada por el sustantivo y en el sentimiento que des­
pierta, adoptando de suyo un valor enfático y expresivo,
y eventualmente poético, pues que la poesía apunta siempre
hacia la mayor expresividad. En Σ 505 σκήπτρα δέ κηρύκων
έν χέρσ' εχον ήεροφώνων tenderíamos a traducir por «grande,
noble cetro»; pero el adjetivo precisa más de lo que hay
en el texto, más vago; si traducimos sólo «cetro», dejamos
sin señalar un matiz que está presente en el empleo del plu­
ral. El matiz está más en la forma que en la idea: el plural
adviene un procedimiento artístico.

E l matiz, difícil de precisar muchas veces, es, sin embargo,


generalmente perceptible. Los comentaristas antiguos no dejan
de señalar con frecuencia este carácter enfático (εμφατικώτερον)
del plural (cf., por ejemplo, el comento de Donato a Ter. Andr. 97),
que, una vez instalado, puede conducir a abusos (cf. la crítica de
Bavio y Servio Daniel, comentando Virg. Georg. I 210 y EgL V 36:
¿Por qué hordea y no tritica}). Aristóteles (Ret. III, 6), enumerando
los medios más adecuados para prestar am plitud y elevación al
estilo, escribe: και τό εν πολλά ποιεΐν, οπερ οί ποιηταί ποιουσιν ένός
ÓVTOS λιμένος όμως λέγουσι »λιμένας εις ’Αχαϊκούς» καί »Δέλτου μέν
αιδε πρόθυροι διαπτυχαί» (Eur. I. Τ . 727), y el genial autor del
περί υψους 23, 2 llama a estos plurales μεγαλορρημονέστερα y δοξο-
κοποΰντα. Las nociones mismas expresadas generalmente por estos
plurales (en los Trágicos palabras como σκήπτρα, θρόνοι, etc.) y el
hecho de que con frecuencia vayan acompañados de calificaciones
de encarecimiento (en Homero, por ejemplo, δώματα casi siempre
con κλυτά, μεγάλα, etc.), son prueba de su valor enfático.
NÚM ERO 255

La frecuencia de este tipo de plural en la poesía griega, en todos


sus géneros, es m uy grande; para darse una idea de la misma,
basta recoger los casos que se presentan, por ejemplo, en una tra­
gedia cualquiera: en la Antigona sofoclea encontramos ejemplos
en los versos 10, 99, 276, 927, 1057. Los prosistas lo emplean
m ás parsimoniosamente; pero, con todo, hacen un uso amplio
de este plural: ello depende del carácter más o menos retórico o
poético de su prosa. H asta Jenofonte emplea, por ejemplo, πρόσωπα
refiriéndose al rostro de una sola persona (An. 2, 6, II)32.

O b s e r v a c io n e s .

1.a L a κοινή neotestamentaria, por una parte, hereda del


griego clásico el empleo de este tipo de plural en una serie muy
amplia de casos: κόλποι, αίματα, υδατα, γάμοι, αγια, όψώνια, Ιμάτια;
por otra parte, por influencia semítica, emplea el plural en una
serie de expresiones con las que su uso no es clásico: αΐώνες =
= ölämln, ούρανοί = sämajim (generalmente en sentido figurado).
2.a Un empleo en cierto modo semejante es el del plural de
los pronombres demostrativos, por ejemplo τάδε, referido a un
solo objeto:
Eur. A ndr. 168 ου γάρ εσθ* "Εκτωρ τάδε.
Eur. Troy. 100-1 ούκέτι Τροία τάδε και βασιλείς έσμέν Τροίας.
Eur. Ciel. 63 ου τάδε Βρόμιος, ou τάδε χοροί (pero aquí τάδε
puede referirse a los rebaños). E n todos estos ejemplos el demos­
trativo tiene un valor casi adverbial = ενταύθα. Cf. Tue. 6, 77; Sóf.
E . C. 883; Plut. Tes. 25; α 226, etc.
119. Plural colectivo.—El colectivo expresado en parte
ya por el plural (por una supervivencia del sentido del neutro
e n - a y también en algunos casos por el singular (cf. § 113 a),
puede a veces aparecer representado por un plural corriente,
también del género animado: ττυροί, άλες, σάρκες, τυροί; neu­
tros ερια, ξύλα, κρέα, αίματα, υδατα (estos dos últimos fre­
cuentes en el N. T. cf. Blass-Debrunner 141). Normalmente
no existe gran diferencia entre singular y plural: γά λα /γάλα-
κτα, ψάμαθος /ψάμαθοι, κέραμος/κέραμοι, άμπελος/άμπελοι,
aunque en algún caso como πυρός /ττυροί el colectivo parece

32 También Isócrates: cf. Kino Mikkola «Pluralis rarior bei IsocratesM retos
1954, págs. 108-22.
2 56 SINTAXIS NOMINAR

serlo más bien el singular (exactamente como en esp. se dice


«el trigo» —en grano, almacenado— y «los trigos» —todavía
en el campo—; «queso»/«quesos» —clases de queso—, etc.).
Seguramente este mismo valor colectivo tenían casos como
έτπστολαί (Tue. I 132, 5) y άντίγραφα(= άντίγραφον en la
lengua de los papiros, cf. Mayser Pap. II 1 , 43) 33.

120 . J?lural individualizador llaman algunos autores al que


designa realmente un solo objeto; generalmente personal, del
tipo latino liberi «hijo» (o, mejor, «descendencia»; empleo
que llamaba ya la atención en la época de Aulo Gelio Noct.
A tt. 2, 13). Se da en griego en la literatura de tono más elevado^
especialmente en la tragedia:
Sóf. E. R . 1176 κτενεΐν νιν τούς τεκόντας fjv λόγος.
Eur. Hec. 403 χάλα τοκεΰσιν εικότως θυμονμένοις (se re­
fiere a Hécuba).

Pero estos ejemplos más parecen apuntar estilísticamente a


desleír en una vaguedad de contornos generalizadora el objeto
por ellos mencionado. E n el primer ejemplo es verdad que el
oráculo hablaba de m atar sólo a Iyayo y yacer con Yocasta; pero
el desenlace es que también ésta muere. E n el ejemplo segundo el
consejo dado a Ulises se refiere a Hécuba, pero tiene un valor
más general y paradigmático que explica el uso del plural. E sta
misma intención, que procede por alusiones y referencias que no
quieren precisar demasiado, hay casi siempre en los ejem­
plos con φίλοι, φίλτοητοι etc. E l tercero y últim o ejemplo
(junto a los dos anteriores) que cita de este uso Schwyzer II, 46.
Eur. Andr. 709-12: και τταϊς άτεκνος ... ούκ άνέξεται τίκτοντας
άλλους presenta el mismo carácter. Peleo alude en particular a

88 E n la pérdida de los colectivos eu griego pueden seguirse dos cam inos.


D e los dos valores, sintético y analítico, posibles del colectivo: a) Sobrevive el
analítico, del que se hace un cuantitativo plural, y de éste se deduce un singular
no colectivo: caso de άμπελος o λεώς «hombre»; b) Sobrevive el sintético, p or
ejemplo un πρόσωπον, que se entiende como un cuantitativo singular: cf. tam ­
bién λαός, πλήθος «pueblo». Pero, junto a este proceso de pérdida de colectivos,
se da un nuevo nacim iento de otros colectivos, por cualquiera de estos caminos:
a) D e un cuantitativo plural como σάρκες, τυροί, γάλακτα etc., se hace un co­
lectivo analítico; b) D e un cuantitativo singular como δόρυ «tronco» se h ace
un colectivo sintético δόρυ «leña»; c) D e un colectivo sintético se hace otro
analítico: caso de έτπστολοπ, por ejemplo; d) D e un colectivo analítico se hace
otro sintético: caso, quizá, de σκότος. Cf. W . Belardi o. c. pág. 229-32.
331, NITMBRO 267

Andrómaca, madre de Moloso, pero lo hace en términos gene­


rales y meramente alusivos. Nótese además el uso en estos casos
del género masculino, aunque se trate de individuos del sexo
femenino.
Estilísticamente parecería, pues, más adecuado hablar de un
plural generalizador (pluralis indefinitus) que de un plural indi-
vidualizador. Este tipo de plural, en algunos ejemplos, se acerca
al matiz de muchos ejemplos del plural sociativo que estudiamos
a continuación.

E l# PiVURAIv SOCIATIVO Y SUS D IF E R E N T E S TIPOS 34.

121. Un condicionamiento histórico-cultural y social se


deja sentir en la base de alguno de los usos del número plural,
en vez de un singular, más «lógico». Nos estamos refiriendo a
los variados empleos que vamos a agrupar bajo la rúbrica
general de plural sociativo. Aunque este tipo de plural se da
sólo con los pronombres personales (y los verbos correspon­
dientes) y, alguna vez, con los adjetivos posesivos, incluimos
aquí su estudio por tratarse de tipos sintácticos íntimamente
ligados a la sintaxis del número nominal, especialmente a
algunos usos tales como el plural poético con nombres de
caudillos, etc. («Herrscher-Plural») o afines (σκήπτρα, θρόνοι
etcétera).
Es sabido que ni el griego ni el latín clásicos conocen el uso,
frecuente en muchas lenguas modernas, de los pronombres

34 A los trabajos de F . S lotty y de H . Zilliacus citados en las notas si­


guientes h ay que añadir los que tratan de este mismo tipo de plural en latín,
y otras lenguas: E . Conway «The singular ’nos’ in Vergil» Cl. Q. X V , 1921,
pág. i 77; R . W altz «Ego et nos» R. Ph. L, 1926, págs. 219-37; W. S. Maguiness
«The singular use o f ’nos' in Catullus» Mnemosyne 1939, págs. 148-56; sobre el
mismo tem a en Virgilio, cf. del m ism o autor en Cl. Q. 1941, págs. 127-35 y
sobre Tibulo en Hermathena 1944, págs. 27-46; E . Tappolet «Der Typus nous
suis — je suis in frankoprovenzalischen Mundarten» en Mélanges Bally, pá­
ginas 317-26; R . L evy «The plural usage in Judaeo-French» Modem Language
Notes, Baltim ore, 1940, págs. 532-4; E . F . Tiscom ia y P. Henríquez Ureña
Geografía del voseo (mapa del fenómeno, en Bibl. de Dialectología hispanoame­
ricana, B . Aires, 1930); F . Sánchez Escribano y R . K . Spaulding «El uso de
’usted es’ com o sujeto de la segunda persona del plural» Hispanic Review , 1942,
págs. 165-7.
^¿>8 S IN T A X IS N O M IN A L

personales de segunda persona del plural para aludir en rea­


lidad a una segunda persona del singular: plural de reverencia
o cortesía del tipo francés vous, ing. you (que ha desplazado,
%.·

fuera de la lengua arcaizante religiosa, "al antiguo thou), esp.


amer, vos, etc. Ello es un reflejo de la lógica claridad y digna
naturalidad de aquellas lenguas (en las que, sin embargo,
tampoco faltan en absoluto construcciones motivadas por la
cortesía o el protocolo). En todo caso, los antecedentes de este
tipo de plural se encuentran en estadios posteriores de la his­
toria de ambas lenguas clásicas. Por otra parte, ambas conocen,
con cierta abundancia, un uso ilógico, por singular, de un plural
de los pronombres personales (y verbos) de la primera persona,
del tipo que tradicionalmente se ha solido denominar pluralis
maiestatis. Parece, pues, que el pluralis reuerentiae (de apa­
rición tardía en esas lenguas) se ha derivado de algún modo
del llamado pluralis maiestatis. Los emperadores romanos a
partir de Gordiano I II comienzan a designarse a sí mismos
con el pronombre nos bastante antes de que sus súbditos deban
dirigirse a ellos con un uos o uestra maiestas.
El problema de estos tipos de plural «ilógico» lo complica*
en principio, una cierta ambigüedad e imprecisión terminoló­
gica. Los distintos autores han solido hablar de pluralis maies­
tatis, auctoris, complexivus, genericus, indefinitus, inclusivus,
modestiae, sociativus, poeticus, sin gran precisión: lo que un
autor ha considerado pluralis maiestatis lo considera otro
modestiae, mientras que un tercero se contenta con el poco
comprometedor nombre de indefinitus. A este respecto, mien­
tras que la filología decimonónica pareció padecer una cierta
inflación de pluralis maiestatis, los filósofos más modernos
han insistido, por el contrario, en el carácter más autoritario
y categórico del singular frente al más impreciso y colectivo
del plural. En verdad ningún pueblo suele llamar a su Dios de
usted, y una fórmula como la regia «Nos, Rey por la gracia
de Dios», hunde sus raíces más que en el despotismo en una
concepción complexiva (o a veces colegiada) de la autoridad.
Por eso modernamente los autores han preferido el término de
pluralis modestiae. «La intención que yace aquí —escribía
el gran jurista R. v. Jhering— no es la de realzar artísticamente
th N Ú M ER O 259

el yo, ni tampoco es el ’’nosotros” de la prensa, que tiene con­


ciencia de hablar en nombre de todo el pueblo o casi de la
humanidad toda..., sino el ’’nosotros” de la modestia. El ha­
blante se abstiene de su ”yo” como si el lector o el oyente
le hubieran ayudado, como si se tratara de un trabajo en
común; el ’’nosotros” otorga a aquéllos su parte en el mérito.»
Los trabajos sintácticos de j<\_Slotty 35 sobre este tema, par­
tiendo de esta nueva concepción, rebajaron bastante (sin
negarla en todos los casos) esta supuesta modestia inherente al
empleo del plural que estudiamos, sustituyéndola por un sen­
timiento de solidaridad o comunidad, característico de un
espíritu colectivo, frente al espíritu individual latente en el
empleo del «yo» singular: aun admitiendo bastantes casos de
un pluralis affectus, la mayoría de los ejemplos pasaban a ser
considerados como pluralis sociativus. A efectos de una mayor
precisión terminológica, y siguiendo en esto a H. Zilliacus,
autor de un importante estudio sobre la cuestión36, conviene
distinguir tres tipos diferentes dentro de este" plural: a) Pluralis
sociativus (que incluye también al llamado pluralis auctoris,
y hace superfluas antiguas designaciones como pluralis inde­
finitus, inclusivus, complexivus y genericus, etc.), que responde
a la mencionada «conciencia de comunidad»; b) Pluralis mo­
destiae, no siempre distinguible del anterior en la interpretación
concreta de un ejemplo dado, aunque la diferencia conceptual
entre ambos sea clara; c) Pluralis maiestatis, en la medida en
que pueda darse en el griego clásico. Reservando la denomi­
nación pluralis reuerentiae para el uso de cortesía del pronom­
bre de la segunda persona del plural.

122. Veamos brevemente la historia de estos tipos de plural


en griego.
Unos veinticuatro ejemplos de plural «ilógico» en primera
persona (quince pronombres, de los cuales trece posesivos, y
nueve con formas verbales) se cuentan en Homero. Una buena

35 «Der sogennante Pluralis modestiae» I F X IJ V , 1926, págs. 155-90,


«Der soziative und der affektische Gebrauch des Plurals der ersten Person und
das Subjektspronom en im Lateinischen» Glotta X V I, 1927, págs. 253 sigs.,
y sobre el mismo tem a en griego, en I F X I/V , 1927, págs. 348 sigs.
36 Selbstgefühl und Servüität. Helsingfors, 1953.
260 SINTAXIS NOMINAR

parte de estos ejemplos poseen un matiz sociativo evidente.


Cuando Agamenón, en A 30, dice ήμετέρω ένί ονκω êv "Αργεί
se refiere a «mi casa y la de los míos», exactamente como en Γ 440
παρά γάρ θεοι είσΐ καί ήμΐν o en Η 196, I 108, Ν 785, δ 101,
π 441, ν 358, co 259 y otros más; pero hay ejemplos de interpreta­
ción más difícil. Bn N 256 y sigs. έρχομαι, εϊ τί τοι εγχο$ ένΐ κλισίτ)σι
λέλειπται, όισόμενος τό vu γάρ κατεάξαμεν, ό πριν Ιχεσκον podría vaci­
larse entre un pluralis sociativus o un pluralis modestiae; pero no
hablar, como algún autor lo ha hecho, de un pluralis maiestatis.
Bn X 393 ήράμεθα μέγα κυδος · επέφνομεν "Εκτορα δϊον, palabras de
Aquiles que acaba de dar muerte a Héctor, piensa Hum bert
Synt. gr. 29, que «on n 'a pas lieu de supposer qu'il associe ses
compagnons d'armes a cette victoire toute personnelle qu'il clame
bien haut»; pero el contexto (w . 391 y sigs. νυν δ* άγ’ άείδοντε$
παιήονα κούροι Αχαιών, νηυσίν επι γλαφυρή σι νεώμεθα, τόνδε 6'
άγωμεν) muestra que Aquiles está hablando al conjunto de los
Aqueos y los plurales precedentes, usados en sentido propio,
preparan el plural ήράμεθα, επέφνομεν con el que el héroe asocia
a los demás Aqueos a su triunfo. Tampoco en Π 244 ήμέτερος
θεράπων (Aquiles refiriéndose a Patroclo) hay probablemente
ninguna «nuance indéfinissable de fierté et d'émotion», como en
el pasaje quiere descubrir Hum bert (loe. cit.), sino más bien un
valor de modestia, en una súplica a Zeus, en boca, además, de un
héroe que no suele hablar en plural de sí mismo, anotando además
que el pronombre posesivo ήμέτερος-άμός se refiere a una sola
persona, con más frecuencia que el personal correspondiente, en
los poemas homéricos, y concretamente άμός significa más fre­
cuentemente «mió» que «nuestro». De todos modos hay ejemplos
en los cuales existe indudablemente en Homero va un uso
enfático de este plural: T 73 y Φ 60 δουρός άκωκής
ήμετέροιο (también en boca de Aquiles), 0 223 y sigs. χόλον αΐπύν
ήμέτερον (en boca de Zeus); pero se tra ta en los tres ejemplos de
pronombres posesivos, en lo» que, como hemos dicho, los límites
entre el singular y plural parecen ser más imprecisos. Bn cualquier
caso, es débil base ésta para hablar de un pluralis maiestatis en
Homero, como hacen Humbert, Wackemagel y, antes, otros
muchos autores. Por otra parte, si realmente Homero conociera
el uso de ese pluralis maiestatis, sería de esperar su uso en nume­
rosos pasajes en los que está presente ese valor «mayestático»
y en los que, sin embargo, no aparece el plural. Y lo mismo que
decimos de Homero cabe extender a la poesía hesiódica y épica
antigua en general. Bn Hes. Teog. 1 Μουσάων Έλικωνιάδων
EL NUMERO 261

άρχώμεθ* άείδειν es erróneo ver, con Humbert, un pluralis


maiestatis: trátase de im pluralis modestiae, en este caso concreta­
mente de un pluralis auctoris (cf. α 10). Bn Hymn. Herrn. 276
μήτε τιν’ άλλον οπωπα βοών κλοπόν ύμετεράων y 309 sigs. ού γάρ
έγώ γε υμετέρας εκλεψα βόας, en donde, anacrónicamente, Hum bert
quiere ver «ime politesse déferante et presque servile» (un pluralis
reuerentiae ya) hay probablemente, como ha visto Zilliacus, un
reflejo del plural usado en 267 ύπνος έμοί γε μέμηλε καί ήμετέρης
γάλα μητρός y 465 αυταρ εγώ σοι τέχνης ήμετέρης έπιβήμεναι ου τι
μεγαίρω. El mismo valor sociativo y no reuerentiae hay, desde
luego, en Solón 19, 1 D* νυν δε συ μέν Σολίοισι πολύν χρόνον ένθάδ*
ανάσσων τήνδε πόλιν ναίοις και γένος υμέτερον en que alguien 37
creyó ver, inverosímilmente, el segundo tipo de plural.
Si, dejando la poesía épica, pasamos al drama, el número de
ejemplos de un uso «ilógico» del plural de primera persona en vez
del singular, es muy elevado: unos 520 cuenta Zilliacus (propor­
ción de 0,2 por cada cien versos en Esquilo, de 0,8 en Sófocles y
de un 1,6 en Eurípides). Se ha hecho notar que el porcentaje que
de estos ejemplos corresponden a versos puestos en boca de mu­
jeres y personas de clase social inferior es muy alto: en boca
de mujeres, en Esquilo, el 55 por 100; el 45 por 100, en Sófocles;
el 55 por 100, en Eurípides; a los heraldos, mensajeros, etc., co­
rresponde aproximadamente un 10 por 100 del total de ejemplos.
Ya estas cifras estadísticas de ejemplos puestos en boca de per­
sonas de clase social inferior deben ponemos en guardia ante la
actitud, muy generalizada en los estudios antiguos sobre este tema,
propicia a interpretar la casi totalidad de los ejemplos como de
pluralis maiestatis. E n efecto, un examen atento de los ejemplos
indica que la mayor parte pueden y deben ser considerados casos
de pluralis sociativus, muchas veces con un matiz modestiae.
He aquí una pequeña selección de ejemplos de este tipo:
Esq. Pers. 851 ου γάρ τά φίλτατ* èv κακοίς προδώσομεν.
Esq. A g. 1279 ou μην άτιμοι γ* εκ θεών τεθνήξομεν.
Sóf. Ay. 677 ημείς δέ πώς ου γνωσόμεσθα σωφρονεΐν;
Sóf. Ε . R. 1419 οΐμοι, τί δήτα λέξομεν προς τόνδ* επος;
Eur. Cici. 665 ώμοι μάλ*, ώς υβρίσμεθ*, ώς όλώλαμεν.
Eur. Med. 616 οϋτ* άν ξένοισι τοΐσι σοϊς χρησαίμεθ* άν, ούτ3 αν
τι δεξαίμεσθα μηδ* ήμΐν δίδου.
Bur. 7. Α. 1025 ήν δ* aft τι μή πράσσωμεν, ών έγώ Θέλω, που
σ* αΟΘις όψόμεσθα;

37 W. Schmid Ph. W. 1923, pág. 479.


262 SINTAXIS NOMINA!,

Mujeres inermes que se expresan en plural identificándose


con todo el sexo débil; pastores y hombres de baja estofa que rehu­
yen el énfasis del «yo» categórico; héroes que, en momentos de
máximo anquilamiento, parecen disolver su propia personalidad,
destrozada, en un «nosotros». Y si el número de ejemplos aumenta
en Eurípides de modo muy considerable (aproximadamente el
doble que en Sófocles y ocho veces más que en Esquilo), el fenó­
meno no deja de relacionarse con el papel predominante en sus
dramas del sexo femenino. Si el número de plurales modestiae
entre los sociativos que aparecen en Esquilo es harto reducido,
la proporción aumenta considerablemente cuando pasamos a
Eurípides. He aquí algunos ejemplos: Ale. 383, Med. 78 y sigs.,
H ip . 565, Supl. 98 y sigs., Troy. 775 y sigs., Hel. 87, I A . 676,
Res. 742, etc. También en boca de hijos que hablan a sus padres,
casos en los que resultaría ridículo pensar en un plural maiestatis'.
Sóf. E. C. 1335, Eur. H ip . 651, Hec. 371, IA . 676.
Desde luego existen tam bién ejemplos en los que la situación
o condiciones psicológicas de los hablantes parecen autorizamos
a descubrir auténticos plurales maiestatis:
Esq. Ag. 1552 πρός ήμών κάππεσε, κάτθανε, και καταθάψομεν
ουχ Οπό κλαυθμών τών εξ οικων (tal vez es el único caso esquileo
genuino de este plural).
Sóf. E. C. 1037 οίκοι δέ χήμείς εΐσόμεσθ3 à χρή ποιεΐν.
Sóf. Fil. 1409 μήποο γε, πριν άν τών ήμετέρων αΐης μύθων, παϊ
Ποίαντος.
Eur. Hec. 729 ήμεΐς μέν ούν έώμεν ουδέ ψανομεν.
Eur. I. Α . 511 άλλ’ ήκομεν γάρ είς αναγκαίας τύχας.
Eur. Med. 765 νυν καλλίνικοι τών εμών εχθρών, φίλαι, γενησόμεσθα
κείς όδόν βεβήκαμεν.
Eur. Hel. 1624 νυν δέ τήν προδουσαν ή μας τεισόμεσθα cnjyyovov»
En la apreciación, con frecuencia muy discutible, del auténtico
carácter, sociativo o mayestático, de muchos ejemplos, juegan
inconscientemente nuestros hábitos lingüísticos actuales y nues­
tra concepción moderna de la esencia de un pluralis maiestatis.
Que en la tragedia ática se dan con frecuencia los presupuestos y
las apariciones primeras de ese tipo de plural es evidente; hasta
qué punto, empero, el autojvo sü público eran conscientes de ese
carácter estilístico cuando empleaban u oían estos plurales, es
cosa muy insegura. E n todo g^so conviene señalar que muchos
de estos plurales son puestos en la boca de personajes de naturaleza
violenta o tiránica (Creonte, Agamenón, Teoclímeno, etc.), y no,
£1, NÚMERO 263

por ejemplo, en la de una personalidad tan llena de calma γ


σωφροσύνη como Edipo, h asta el momento de su aniquilamiento
final (en E. R.), en donde el uso del plural responde a otro condi­
cionamiento psicológico.

123. Enjuiciados así los hechos de la tragedia en lo que al


uso de un pluralis maiestatis respecta, es innecesario advertir
que no debemos a priori ésperar encontrar ejemplos de pluralis
reuerentiae. Desde luego en un ejemplo como E. R. 989 ττοίας δέ καί
γυναικός εκφοβείσθ* υπερ; el plural posee un valor propio (el men­
sajero se dirige a Edipo y Yocasta). Tampoco Eur. Cicl. 162
εκφέρετε νυν τυρεύματ* ή μήλων τόκον (Ulises habla a Sileno,
pero se refiere tam bién al coro de sátiros), ni Eur. Ale. 643 y sigs.
(Admeto habla a su padre Feres, pero implícitamente también
a su madre). Exactam ente este tipo de enálage se da ya en algún
ejemplo homérico, en donde, por supuesto, no debe pretenderse
buscar pluralis reuerentiae'. β 310 *Αντίνο* ούπως εστιν υττερφιάλοισι
μεθ’ υμϊν δαίνυσθαι, μ 83 νήα παρά γλαφυρήν Ιθύνετε, φαίδιμ* Όδυσσείλ
Un empleo considerablemente menos amplio de estos plurales
hace la comedia (el plural poético no es raro, pero casi siempre
en las parodias trágicas). Los ejemplos de plural sociativo acon­
tecen casi siempre en las corodias, puestos en boca del corifeo,
que ta n pronto habla en singular como se asocia a su coro (cf. Ar.
Ran. 211 y sigs.). E sta notoria diferencia entre la tragedia y la
comedia indica que los usos que ahora examinamos propios de la
lengua elevada, no lo eran casi de la conversacional. Por otra
parte, el escaso empleo de estos plurales en la comedia no puede
aducirse como prueba del valor mayestático de la mayoría o una
buena parte de los ejemplos de la tragedia (contra la opinión que
hemos mantenido): si esos ejemplos tuvieran dicho carácter
mayestático, sería de esperar su aprovechamiento a efectos paró­
dicos por un Aristófanes, lo que, como acabamos de ver, no
sucede.
Si de la lengua del drama pasamos a la de la prosa, es natural
esperar que el número de ejemplos sea m uy corto, pues ni la histo­
ria ni la retórica dejan mucho inargen para matices expresivos
semejantes, y en cuanto a los diálogos platónicos, resulta difídl
a veces distinguir entre un uso sociativo y un uso propio del plural
de primera persona38. La literatura epistolográfica, que podía
38 Cf. la discusión de un pasaje del Fedto por G. Rudberg K u n gl . Hum J,
Vetensk. Sam fundet i U ppsala, 1952, págs. 93 sigs.
364 SINTAXIS NOMINAL

Ser a este respecto muy interesante, la conocemos sólo desde


fines de la época clásica prácticamente. Los ejemplos que se
aducen de los historiadores no son probatorios de un pluralis
maiestatis. Tue. I 129, 3 (carta fingida de Jejes a Pausanias)
κείσεταί σοι ευεργεσία èv τω ήμετέρω οΤκω (ejemplo comparable al
antes citado de la Ilíada A 30), Jen. A n. I 7, άλλ’ εστι μέν ήμίν... ή
άρχή ή πατρφα προς μεσημβρίαν (cf. plurales poéticos en Mem. I, 2,
46; Cir. I, 1 ). Material más rico nos lo ofrece Isocrates: de plural so­
ciativo, sea auctoris como en V I I I 63 όλίγω πρότερον είρήκαμεν o, sim­
plemente sociativo como en I, 11 ετπλίποι δ*άν ή μας ό πας χρόνος, εί
πάσας τάς εκείνου πράξεις καταριθμησαίμεθα. Incluso cabe rastrear en
este autor la primera aparición en griego del pluralis reuerentiae en
un caso como I I 54 μή τάς είθισμένας άγειν σοι δωρεάς, ας υμείς πολύ
πλείονος αγοράζετε y IX 80 ώς άπασι προσήκει περί πολλου ποιεΐσθαι
Την φρόνησιν, μάλιστα δ’υμΐν τοϊς πλείστων καί μεγίστων κυρίοις
οΟσιν y, en las cartas a Filipo, I I 24 τήν ευδαιμονίαν τήν υπάρχουσαν
Ομΐν o, en la carta a Antipatro, IV 11 τήν τε γάρ απειρίαν τήν
αυτου καταπεπλήχθαι καί τήν λαμπρότητα τήν ύμετέραν.
E n conclusion: el griego clásico conoce el uso «ilógi­
co» de la prim era persona del plural de los pronom bres (y
verbos), en lugar de la prim era persona del singular, uso que
se explica como un pluralis sociativus (y, en su caso, un plu­
ralis auctoris). E l empleo del pluralis maiestatis en sentido
propio sólo en inicio, y casi exclusivam ente en la tragedia, se
da. E n los escritos de Isocrates aparecen, en fin, los prim eros
barruntos de u n pluralis reuerentiae, desconocido del griego
h asta entonces.

124. E n la κοινή helenística la situación hasta aquí estudiada no


se altera en lo esencial. E l empleo de este plural por un autor como
Teócrito es comparable al de cualquier autor clásico. E n cuanto
a Calimaco, alguien ha aducido un par de ejemplos de los Himnos
de este autor como posibles casos de pluralis reuerentiae. No hay
tal: Hymn. Del. 203 y sigs. *Ήρη, τουτό με ρέξον δ τοι φίλον ου
yàp άτιειλάς υμετέρας εφύλαξα tiene valor sociativo, y, aunque menos
claro, puede ser también ésta la interpretación de w . 226 y
siguientes άλλα φίλη, δύνασαι γάρ, άμυνειν πότνια δούλοις
ύμετέροις. La lengua de las cancillerías helenísticas usa ya, por
el contrario, en amplia medida, un pluralis maiestatis. Contra la
hipótesis alguna vez emitida (por W. Schmid) de una influencia
EX N Ú M E R O 265

oriental, de la lengua de las cancillerías persa o egipcia, en este


uso, no clásico, está la curiosa circunstancia de que, por ejemplo,
en las cartas y documentos aqueménides, desde el primer Ciro
al último Jerjes, no hay ni un solo caso de esta clase de plural39.
Solamente el hebreo conoce este tipo de plural, lo que, a nuestros
efectos en este caso, carece de relieve. Esto demuestra que el
pluralis maiestatis (y el pluralis reuerentiae, surgido como un con-»
trarreñejo de aquél) se ha desarrollado a partir del pluralis socia*
tivus heredado por el griego (y latín) del indoeuropeo, y del modo
que podemos, en medida limitada, vislumbrar a través del material
del griego clásico. Pero el uso de la lengua cancilleresca helenística
no tiene correspondencia en la lengua literaria; tampoco en la li­
teratura epistolográfica, a juzgar por los τύποι επιστολικοί de
esta época (falsamente atribuidos a Demetrio de Falerón). Del
juicio estilístico y resonancias psicológicas que este uso desper­
taba en la época puede ilustramos lo que Plutarco nos cuenta en
Praec. reip. ger. 20 (= Mor. 816 d), quien refiere que al contar
a su padre, al regreso de una embajada que hubo de representar
en Roma (solo, por imposibilidad del colega que debía haberle
acompañado), las circunstancias de la misma y las palabras que
pronunciara, reprendióle aquél por haber empleado el singular
μή λέγειν »φχόμην», άλλ’ »φχόμεθα», μηδέ »είπον», άλλ3 »εΐπομεν»,
y añade: ού yàp μόνον επιεικές τό τοιοΟτο και φιλάνθρωπον εστι,
άλλα καί τό λυπουν, τόν φθόνον άφαιρεΐ της δόξης. Todavía, pues,
tin sentimiento predominante de solidaridad o modestia, y no
maiestatis.
La misma situación reflejan los papiros ptolomaicos (cf. Zil-
íiacus, o. c., 45-8), sean de hominum eruditorum, modice erudito-
rum o non eruditorum.
Bl uso de un pluralis maiestatis, que, como hemos visto, apa­
rece en la lengua cancilleresca de los reyes helenísticos (cf. May­
ser Pap. II, 1, 42 y sigs.), se da también (sin que sea éste el lugar
de seguir en detalle la historia de la construcción en la sintaxis
latina) en los emperadores romanos a partir de mediados del
siglo irr —algunos ven ya este tipo de plural en el nos, que, ya
antes de esta época, habían empleado algunos personajes oficia­
les, como Cicerón durante su consulado—, y se extiende luego en
la lengua (griega y latina) de los obispos y padres cristianos. Bn
su origen, también aquí, empieza por ser un plural sociativo:

39 Cf. F. H. Weissbach Die Keilinschriften der A chämeniden. Leipzig, 1911,


Pág. 3 9 ·
266 SINTAXIS NOMINAL

el emperador, representante de su pueblo e investido de una


función social, habla en nombre propio y en el de dicha represen­
tación (alguna vez, incluso, se ha tratado de m agistraturas cole­
giadas o compartidas). Más tarde, sin embargo, este plural socia­
tivo adviene un verdadero pluralis dignitatis ,40

125. El pluràlis reuerentiae propio (que había de ten er u na


herencia más im portante y generalizada en su uso que el maies-
tatis en muchas lenguas m odernas), prescindiendo de ejemplos
m uy inseguros y discutibles anteriores, aparece vislum brado
ÿa en Isócrates como un reflejo del uso cada vez m ás amplio
del plural ilógico en prim era persona. N o aparece en la lengua
de las cancillerías helenísticas, y su definida presencia se re­
trasa h asta el siglo iv de C. en las cancillerías rom anas; pero en
la literatu ra griega epistolográfica, sobre todo a p a rtir del
9Íglo IV, tam bién encuentra este uso latino su correlato, es­
pecialm ente en los escritores cristianos (a este respecto es
m uy instructiva una com paración de estos escritores con los
epistológrafos paganos contem poráneos).

No conviene exagerar la importancia del condicionamiento po­


lítico en la historia de la construcción que estudiamos. Es verdad
que las condiciones del poder político cambian en la época helenís­
tica (o durante el Imperio en Roma) con respecto a la clásica,
y este cambio no ha dejado de poseer cierta significación en la
creación de un pluralis maiestatis o reurentiae; pero las raíces y
presupuestos necesarios para el nacimiento de estos usos estaban
en el griego clásico en una época de estructura política y social
muy diferente. Ello nos lleva a reforzar el carácter sociativo de este
plural (también en el uso helenístico que reposa originariamente
sobre una concepción sociativa del poder político) y a disminuir
la importancia del factor «mayestático», que, en buena parte,
reposa sobre una injustificada traslación, a épocas de estructura
social, política y psicológica muy diferente, de nuestras propias
ideas y concepciones. Si, partiendo de esta prevención y temor
iniciales a interpretar abusivamente, sobre perspectivas modernas,
fenómenos lingüístico-sociales antiguos, alguno de los autores
que se han empeñado en ver plurales maiestatis por to d as partes

40 Cf. Lafitte Les Etudes classiques , 1942, págs. 3-26.


£X N Ú M ER O 267

en la tragedia ática y han insistido, por ejemplo, en la circuns­


tancia de que bastantes de los ejemplos están en boca de tiranos o
déspotas, se hubieran percatado del vicio inicial de su perspectiva,
tal vez habrían pensado que en ese uso sociativo del plural por parte
de esas criaturas despóticas e intransigentes podía haber un ejem­
plo —entre otros muchos— de la típica ironía trágica.

Dentro de todos los tipos de plural por singular,


incluidos en este apartado, juegan, pues, dos valores psicoló­
gicos contrapuestos: uno, el originario y más usual, sociativo,
explicable en muchos casos por circunstancias sociales determi­
nadas o por motivos psicológicos evidentes, que confiere a
dichos usos su carácter de pluralis modestiae o familiaris («plu­
ralis nuinerus pro singulari —comenta Servio ad A en. II 89—
ad euitandam iactantiam»); por otra parte, la autoconciencia
del sujeto que, surgiendo de la irónica confrontación que él,
único actuante real de la acción, contrasta entre la realidad y el
procedimiento gramatical heredado, confiere al plural un
matiz dignitatis o maiestatis. Por otra parte, al interferirse
ambos valores el procedimiento está llamado a caracterizar,
a un tiempo, a la lengua popular (en griego, sólo en época tar­
día) y a la lengua poética, que ambas se distinguen de la lengua
banal, que rehuye la expresividad, y de la lengua intelectual,
que se complace en el análisis y la abstracción.

126. El pluralis auctoris, cuya prosapia en griego se remonta


Hesiodo (Teog. 1 ; torcidamente, en nuestra opinión, interpreta
tam bién este ejemplo como pluralis maiestatis Hum bert Synt. gr.
pág. 29) y quizá al propio Homero (a 10), surge en principio del
deseo por parte del autor de asociar con él a las personas a las
que se dirige. Supone, pues, un plural de modestia (real o fingida),
el deseo del escritor de disimular su propia personalidad, «le moi
qui est haïssable», una especie de condenación pascaliana del yo
avant la lettre. E l plural sociativo se convierte luego en un procedi­
miento de estilo que apunta a la captatio beneuolentiae. A partir
del siglo v se hace más frecuente, generalmente en los prefacios o
proemios. A veces no resulta fácil discernir si psicológicamente
en un plural de autor hay un plural de modestia o, por el contrario,
un pluralis dignitatis. Por ejemplo, Jenofonte usa el pluralis
auctoris al inicio de la Cirupedia (ήμίν, ΙδοκοΟμεν, ένενοοΰμεν, etc.)
2 68 SINTAXIS NOMINAL

y del De re equestri (ήμΐν, οΐόμεθα, βουλόμεθα, νομί^ομεν, ήμεΐς... owe-


τύχομεν, etc.) ;en cambio, en el epílogo de la primera de estas
obras utiliza el singular (VIII 27: εγώ ... οίμαι... μοι... φημί... εμοί).
Alguien (A. Lipsius De Hell. 19) interpretó esta discordancia como
indicio de una adición no jenofontíaca a la obra en cuestión. K 1
argumento tiene escaso valor probatorio. ¿No se ha señalado acaso
que Tácito, que en sus primeros escritos utiliza el plural auctoris,
utiliza en cambio en las últimas el singular, porque el éxito había
reforzado su confianza en sí mismo y osaba hablar de forma más
tajante?
Ca p ít u l o V

L O S C A S O S 1.

O R ÍG E N E S D E I A DECLIN ACIÓ N IN D O EU R O PEA 2.

127. Desde Humboldt se ha hecho clásico en las especu­


laciones glotogónicas distinguir tres períodos en la historia de
las lenguas: monosilabismo, aglutinación y período de flexión.
Muchas lenguas actuales son todavía hoy, como es bien sabido,
monosilábicas o aglutinantes. Las lenguas indoeuropeas son
todas ellas lenguas flexivas y en sus épocas más antiguas

1 Bibliografía general: Schwyzer págs. 52-9; Brugmann Grundriss II 2


págs. 464 sigs.; Hirt Indogerm . Gr. V I, págs. 29 sigs.; Kühner-Gerth I, págs 30
y sigs.; Delbrück Ver g . S yn t. I, págs. 172 sigs.; Meillet In tr. págs. 341-9; Meillet-
Vendryés, págs. 496-516; Wackemagel Vorlesungen I, págs. 294-305; Humbert,
págs. 247 sigs. Epoca helenística: Mayser II, 2 passim; Blass-Debrunner § 143
y sigs. Griego moderno: Thumb H andbuch des neugr. Volksspr. págs. 28 sigs.
Estudios monográficos sobre autores o géneros determinados: Para Homero
cf. Monro H om . Gr . § 131 sigs. y Chantraine S y n t., págs. 31 sigs.; E. Friese De
casuum singulaH apud P in d a ru m u su . Berlín, 1866; A. Hillert De casuum
syn ta xi Sophoclea . Berlín, 1896; Iv. Vaimaggi «De casuum syntaxi apud Hero-
dam» R I F C X X V I, págs. 37 sigs.; P. Rüttgers De accusativi genitivi dativi
u su in inscriptionibus creiensibus. Bonn, 1905; R . Helbing D ie K asussyntax
der Verba bei der Septuaginta . Gotinga, 1928; Fr. Völker Papyrorum graecarum
synt-axis specim en . Bonn, 1900.
2 Cf. B. Delbrück E in leitu n g in das Sprachstudium . Leipzig, 1908, 125 sigs.;
H. Oertel-E. P. Morris «An Examination of the Theories regarding the Nature
and Origin of Indoeuropean Inflection» H arvard S t. in Class. P h il . X V I. 1905,
págs. 63-122; J. Wackemagel-A. Debrunner A ltindische G ram m atik III, págs. 2,
12 y 13; C. Meinhof D ie Entstehung flektierender Sprachen. Berlin, 1936; H. Ja­
cobson «Kasusflexion und Gliederung der indogermanischen Sprachen» Festschrift
W ackernagel , págs. 204-16; W. P. I^ehmann «On earlier stages of the Indo-
European nominal Inflection» Language 34, 1958, págs. 179-202.
270 SINTAXIS NOMINAL

poseen una flexión precisamente sintética. Flexiva sintética


era, desde luego, la lengua indoeuropea desde bastante antes
de la época de fragmentación dialectal. En una lengua tal
la flexión nominal o verbal se realiza mediante sufijos especiales
añadidos a un tema, las desinencias. La distinción entre sufijo
de flexión y otros tipos de sufijos posee un carácter más bien
relativo: éstos son más especiales; aquéllos tienen un carácter
más general en su uso. El relativismo de la distinción lo pone
de manifiesto, por ejemplo, la conocida vacilación aristotélica
al considerar desinencia el sufijo de adverbio de modo en -eos
como en δικαίως.
Pero si la lengua indoeuropea común poseía una declina­
ción sintética con un sistema al que el método comparativo
restituye ocho casos (los mismos conservados en antiguo
indio), son muchas las pruebas que permiten restituir o vislum­
brar una situación anterior, en la que la flexión no existía
todavía. Lo muy conocido de tales pruebas nos eximirá de
su estudio detallado.

Se trata, en primer lugar, del aspecto del primer término de


los compuestos que m uestran una forma invariable del tema,
con múltiples valores sintácticos. Así, por ejemplo, en sánscrito,
el primer término de un compuesto puede poseer el valor
de un genitivo, como en gnäspatis «señor de la mujer», dativo
como en pädö-dakam «agua para los pies», instrumental como en
ätma-sädrsjas «semejanza consigo mismo», ablativo como en
vrka-bJiltas «asustado por un lobo», locativo como en grama-
vasas «estancia en la aldea», acusativo como en nagara-gamanam
«el ir a la ciudad». Cosa análoga sucede en griego: el primer tér­
mino del compuesto δη μοβópos equivale a tin acusativo, mientras
que posee el valor de un genitivo en δημογέρων y el de un adjetivo
atributivo en άκρό-ττολις, etc. E n segundo lugar, hay que inter­
pretar como restos de aquella prim itiva situación la existencia
de casos sin desinencia como el vocativo (por ejemplo el tipo
temático Aóye, equivalente a lo que es en la flexión verbal el
vocativo aye) o el locativo del tipo oclév o del conservado en los
infinitivos δόμεν, etc. También el cambio de tem a en la declina­
ción, típico de algunos pronombres (εγώ frente a Ιμου, etc.), debe
interpretarse como resto de un procedimiento para distinguir dife­
rentes casos sin acudir a las desinencias.
I,OS CASOS 27]

Bl estudio de los orígenes de la declinación indoeuropea,


objeto señaladamente de estudios tan meritorios y esclarecedores
como los dos fundamentales de Benveniste 3 y F. S pecht4, ha
permitido poner al descubierto la gran importancia del fenómeno
de la heteróclisis en una época muy antigua de la flexión. E l es­
tudio de aquellas palabras pertenecientes a las capas más antiguas
del léxico europeo (lo cual se determina por razones histórico-
reales o lingüísticas), ha demostrado que en ellas se documenta
de modo notorio la alternación, en el curso de la declinación o
bien enmascarada en la derivación, entre temas en -r, -n, -i, -u, -l,
-men. Bn un momento anterior a la existencia de desinencias espe­
cificas para todos los casos, la mera alternación o cambio de tema
podía caracterizar a algún caso. E n cierto modo, la alternación
entre casos fuertes y débiles en algún tipo flexivo indio remonta
a lo mismo. Sólo en el curso de una larga historia, rica en vicisi­
tudes, de la declinación fueron integrándose los paradigmas,
proceso en el que jugó un papel fundamental la analogía.

128. Por todas estas razones sabemos que, con anteriori­


dad a la existencia en indoeuropeo de la declinación por medio
de desinencias, hubo un período sin flexión. ¿Cómo se origina­
ron las desinencias? Es éste un problema de gran alcance
teórico, en cuya resolución deberá sin duda cooperar la com­
paración con otras lenguas extraindoeuropeas. Aquí, sin em­
bargo, sólo nos interesa en cuanto, en algún caso dado, el
origen de determinada desinencia casual pueda ser aducido
para justificar la significación o usos de un caso de la decli­
nación griega. Nos limitaremos, por ello, a indicar que son
dos las teorías dadas para explicar el origen de las desinencias
flexivas. La primera de ellas, enunciada ya por el fundador de la
indogermanística, Eranz Bopp, busca el origen de todas las
desinencias en una aglutinación 5 de elementos, fundamental­
mente demostrativos, con los temas nominales o verbales
primitivamente invariables; dicha aglutinación dependería
directamente del propio valor semántico concreto de tales
elementos. Así, por ejemplo, la -s del nominativo de la mayo­
ría de los nombres del género animado estaría en relación con
3 O rigines de la form ation des noms en indoeuropéen. París, 1930.
4 Der U rsp ru n g der indogermanischen D eklination . Gotinga, 1944.
6 Término al parecer forjado por fassen: cf. Delbrück o. c . pág. 15 nota i
272 SINTAXIS NOMINAL

el tem a dem ostrativo -so, indicando, o bien el valor activo


o agente de este caso, o bien sim plem ente u na relación m os-
tra tiv a (como todavía en arm enio la -s de ters, «el señor de
allí», o de ais, «aquel, el de allí»). Las desinencias prim arias
activas -mi, -si, -ti habrían sido originalm ente los tem as pro­
nominales personales, utilizados al aglutinarse con el tem a
verbal, que norm alm ente les precedía, p ara indicar la persona
gram atical. H a y que reconocer que esta teoría, ta l y como
fue form ulada por Bopp, se basaba en algunas consideraciones
teóricas, procedentes a veces de otros campos lingüísticos
distintos al indoeuropeo (por ejemplo, la prem isa del carácter
monosilábico de to d a raíz tom ada a la gram ática india o el
análisis de to d a form a flexiva en raíz y sufijo tom ado a la
gram ática hebrea) o de simples prejuicios lógicos (así la -s-
de los aoristos y futuros es identificada con la cópula «ser»
a p a rtir del análisis lógico m edieval de todo juicio en sujeto*
cópula y predicado). F ren te a esta teoría de Bopp, el sans­
critista de P raga A lbert Ludwig defendió desde 1865 6 la doc­
trin a de la adaptación. Conviene ad v ertir que con el térm ino
aglutinación usado por Bopp puede aludirse a dos fenómenos
distintos: una aglutinación de elementos formales o composi­
ción morfológica y, por o tra parte, la aceptación de una aglu­
tinación sem ántica, p a ra la cual la significación originaria
to tal de las formas flexivas derivaría de la síntesis o agluti­
nación de la significación de los elementos integrantes: así,
la significación del optativo φέρο-ι-μι derivaría de la agluti­
nación de la idea verbal «llevar» con el tem a -i- del verbo que
significa «ir». Bopp y sus seguidores creen en la existencia de
ambos tipos de aglutinación.

Autores como B. Schlegel, R. Westphal y O. Jespersen niegan


la existencia de ambos tipos de aglutinación. Otros niegan la aglu­
tinación semántica, mostrándose agnósticos en lo que a la aglu­
tinación formal respecta. Ludwig, fundador de la doctrina de la

6 «Ovyvinuti reckych v ét podrninecnych s predbeznou uvahou o historii


skladby» K rok — Praga— II. 1865; «Die Entstehung der a-Declination. Bin
Beitrag zur Geschichte der Wortbildung im Indogermanischen» Sitz. Ber. A k.
Wien phil. hist. K l. IyV, 1867, pág. 131; A gglutination oder A daptation. E ine
sprachwissenschaftliche Streitfrage . Praga, 1873.
LOS CASOS 273

adaptación, aceptaba la existencia de mía aglutinación formal. EL


desarrollo del sistema flexivo indoeuropeo habría pasado, según!
él, por un período prehistórico o pregramatical (existencia de
raíces independientes, diferenciación de las mismas en palabras
plenas y raíces demostrativas; período de la creación de palabras
por la unión de raíces nominales o verbales con los elementos deíc-
ticos; las raíces pronominales, como miembros de las palabras,
perderían su fuerza deíctica convirtiéndose en sufijos con nueva
significación tom ada de las raíces nominales o verbales a las
que se unían) y un período histórico o gramatical, en el que algunos
de estos sufijos habrían sido utilizados para expresar categorías
flexivas 7. La actitud de Ludwig, que acepta la aglutinación for­
mal, es m uy distinta a la adoptada por un autor como O. Jesper-
se n 8, para quien el desarrollo de la flexión se habría producido
en dos períodos: período complejo (o de existencia de un «sound-
continuum» y «sentence-words») y período analítico, en el que los
contenidos semánticos habrían sido gradualmente analizados y de­
terminados elementos semánticos habrían sido asignados a determi­
nados elementos formales. La actitud de Jespersen es, pues, total­
mente opuesta a la admisión de la aglutinación formal de Bopp, que
Ludwig no niega. Autores como Brugmann 9y el propio Delbrück 10
se m uestran escépticos sobre las posibilidades de resolver ese
problema en un sentido u otro. Lo que caracteriza, pues, a la
Adaptationstheorie es la afirmación de una adquisición gradual
de un contenido semántico o funcional nuevo para sufijos que ori­
ginariamente no poseían en absoluto este sentido posterior; no
existe en las ulteriores desinencias una significación concreta que
las hiciera aptas de antemano para expresar determinadas rela­
ciones casuales, sino que habrían adquirido dichos valores sólo
en virtud de mi proceso de adaptación. Forzoso es reconocer que
no contribuyó demasiado a la aceptación de la teoría de Ludwig
la circunstancia de que se basaba en una serie de hipótesis, sobre
los hechos védicos sobre todo, verdaderamente poco felices o
francamente inaceptables. E n todo caso, la legitimidad de su doc­
trin a es independiente de los errores concretos de los ejemplo*
por él utilizados11. Mucho insistía sobre el hecho de que la estruc­

7 Sitz. Ber. A k . W ien 1807, pág. 134,


8 Progress in Language, 1894, pág. 347.
9 K urze Vergl. Gr. I I pág. 274.
10 Delbrück Grundfragen der Sprachforschung Estrasburgo. 1901, pág. 119;
E inleitung in das Sprachstudium , pág. 101.
11 Cf. Oertel-Morris 0. c págs. 76-7.
274 SINTAXIS NOMINA!,

tura de las lenguas indoeuropeas parece cualitativamente diferente


de la estructura propia de lenguas claramente aglutinantes,
como las del grupo uralo-altaico (regular, sistemática, estable y
conservadora del sistema casual). A los ejemplos con frecuencia
mal elegidos, aducidos por Ludwig, vendrían pronto a añadirse
otros más sugestivos, como los alegados por Van W ijk 12
sobre el origen del genitivo, que originariamente no habría dife­
rido del nominativo de los temas consonánticos más que en el
acento, siendo expresada la relación genitiva por la posición del
nomen rectum con respecto al nomen regens; o como los ejemplos
coleccionados por H. H ir t13, Brugm ann14, T obler15 y otros.

E l dilema Adaptation oder Agglutination?, al que ni siquie­


ra el propio Ludwig confería carácter totalm ente disyuntivo,
debe ser sustituido hoy por la aceptación de que, en el largo
proceso de orígenes de la flexión, algunas desinencias se h an
producido efectivam ente por u n a aglutinación; pero otras, en
v irtu d de u n proceso de adaptación. Los ejemplos antes citados
(-S del nom inativo, desinencias prim arias activas) son de los
m ás claram ente atribuibles a u na aglutinación prim itiva: a
ellos pueden añadirse los de desinencias como la del ablativo
singular tem ático (una posposición separativa -edj-od), quizá
el instrum ental en -êt -ö (otra posposición), el caso épico
griego en -<pi(v) (probablem ente d é la misma raíz que la prepo­
sición alem ana bei, por ejemplo), el tipo oseo hurtin Kerriiin
(*horteien Kerseiei-en) , las posposiciones lituanas ~(e)n, -p(i ) t
reducidas a sufijo c a s u a l 16 o las griegas -δε, -θεν, -θι, etc.,
a punto de haberse convertido, etc. Y en estadios m ás m oder­
nos, a un proceso claro de aglutinación rem onta el origen del
futuro románico, la voz pasiva o el artículo sufijado escandi­
navo, etc. Pero en un caso como el de la desinencia -mini p ara
la segunda persona del plural de la pasiva latin a ferimini , la

12 Der nominale Genitiv singular im Indogermanischen in seinem Verhältnis


zum Nom inativ. Zwolle. 1902.
13 Handbuch der griech. Laut- und Formenlehre , págs. 233 y 423.
14 Kurze Vergl. Gr. II, pág. 350 (sobre los tipos nom. facies , fut. fa d e s ,
opt. sies ).
15 Zeitschr. f. Völkerpsychologie und Sprachwiss. II, 1862, pág. 35 (sobre
el subjuntivo atemático y el indicativo temático).
16 Cf. A. Tovar Emerita X I, 1941, págs 163-81.
LOS CASOS 275

evidente equivalencia con el griego φερόμενοι (nom. pl. part,


med.), parece indicar que originariamente estamos ante una
y la misma forma: a partir de una oración nominal pura de
segunda persona (cf. § 143) φερόμενοι (έστέ) un sufijo par­
ticipial pudo ser adaptado como desinencia de una segunda
persona del plural pasiva.

E n la historia de las lengua el ciclo aislante-aglutinante-flexivo


parece repetirse y alguna lengua germánica moderna, comparada
con el indoeuropeo común, puede evidenciar este ricorso. Por
eso escribió Von der Gabelentz 17 que la línea del desarrollo de las
lenguas no es la recta, sino la espiral. E n esta historia, sin embargo,
no hay que adoptar el trazo continuo, sino que frecuentemente
nos encontramos ante regresiones, entreveradas a los progresos,
y así no es raro hallar (en estadios relativamente modernos) nuevos
procesos de aglutinación, más o menos conseguida, según se ha
visto antes.

129. Una consecuencia de gran importancia se deduce de la


aceptación o no de estas teorías de la aglutinación y de la adap­
tación en punto al problema de las «significaciones fundamen­
tales» ( Grundbegriffe, Grundbedeutungen) de las categorías gra­
maticales. «El término Grundbedeutung —escribía en 1869 Del­
brück 18— es tan importante como ambiguo y requiere en todo
caso una definición cuidadosa». E n trance de buscar la significa­
ción originaria de un caso, tiempo o modo, pueden adoptarse dis­
tintos caminos. Hubo un tiempo en que se seguía el camino de
la construcción esquemática filosófica. Más tarde este método
fue sustituido por la aplicación de la morfología comparada,
analizando las formas en sus diversos componentes y acudiendo
a la etimología para encontrar la significación prim itiva de esos
componentes. Como la etimología es en este terreno casi siempre
harto insegura, el procedimiento práctico para hallar una Grund­
begriff consistiría en el estudio y clasificación detenida de los
usos todos actuales de un caso en círculos cada vez más amplios
y menos concretos, derivando la Grundbedeutung del caso del
mismo modo y con el mismo método que se utiliza para derivar
la significación primitiva de una palabra a partir de sus signifi­

17 D ie Sprachwissenschaft , págs. 250 sigs.


18 K Z X V III, pág. 99.
276 SINTAXIS NOMINAL

caciones históricamente atestiguadas. La relación entre la Grund­


begriff, así definida, de una categoría gramatical y la teoría de la
aglutinación es, como se ve, muy estrecha. La aceptación de la
adaptación como origen más sólito de las desinencias implica xwa-
revisión de aquellos puntos de vista, ante todo en el sentido de
postular una neta diferenciación entre la forma y el sentido.
Esto, por otra parte, acontece también en la restitución de las
palabras: la arqueología o la literatura pueden aclaramos si ίτπτος
era en Grecia el caballo domesticado o el salvaje; ¿pero cómo
decidir de qué especie se tra ta cuando restituimos, por el testi­
monio concorde de todas las lenguas indoeuropeas, excepto el
eslavo, un i. e.* equos? En su estudio clásico sobre el uso del sub­
juntivo y optativo, publicado en 187119, Delbrück distinguía una
absolute Grundbegriff (restituible por la paleontología etimológica:
por ejemplo, por la hipótesis de Curtius acerca del origen del
optativo φέρο-ι-μι puesto en relación con la raíz «ir») y una rela­
tive Grundbegriff (por ejemplo, el uso del optativo o subjuntivo
que, partiendo del testimonio de la literatura india o griega,
debe considerarse el más antiguo). Para la teoría de la aglutinación
las relative Grundbegriffe y los usos actuales de una categoría
derivan de las absolute Grundbegriffe: no hay solución de conti­
nuidad y, al menos en teoría, es posible reconstruir, a partir de
los uses actuales, aquellas significaciones primitivas. Para Ludwig
los sufijos flexivos han sido elementos deícticos que, perdiendo
su fuerza demostrativa, adquieren nuevos significados adaptán­
dose a las significaciones de los temas nominales o verbales, sir­
viendo así a propósitos enteramente diferentes a su sentido ori­
ginario. La teoría de Jespersen del «sound-continuum» implica
la negación de las absolute Grundbedeutungen. E n fin de cuentas
esta teoría de Jespersen puede reducirse, a nuestros efectos, a la
de Ludwig, en cuanto que para ambos la significación de las desi­
nencias no es originaria o inherente, bien por haberla perdido
(Ludwig), bien por no haberla tenido nunca (Jespersen).
«La tarea de la lingüística indoeuropea —escribía J. Schmidt
en 1879 20— es m ostrar cuáles eran las formas de la lengua pri­
mitiva y por qué caminos se han originado de ellas las formas
de las distintas lenguas. De aclarar el valor significativo de los
elementos formativos añadidos a las llamadas raíces, en la gran
mayoría de los casos... somos incapaces. E n este terreno, y como

19 Der Gebrauch des Conjunctivs und Optativs , p ág . i i .


20 K Z X X IV , 1879, pág. 320.
LiOS CASOS 277

conviene a ima ciencia sana, progresa de año en año el reconoci­


miento de nuestra ignorancia.» Si esto se escribía en época de
plena fiebre por las grandes construcciones teóricas, es de suponer
que la actitud modesta iría in crescendo ya al filo de nuestro siglo.
B1 propio Delbrück, en 1902 21, prefería hablar más que de relative
Grundbedeutungen (referirse a las significaciones absolutas era
algo muy lejano ya), de «tipos de uso» (Gebrauchstypen, Anwen­
dungstypen), restituibles al indoeuropeo: genitivo partitivo, sub­
jetivo, objetivo, ablativo comparativo, subjuntivo deliberativo,
etcétera. Claro es que, de todo modos, sobre la coincidencia en el
reconocimiento de la imposibilidad normal de llegar a las «signi­
ficaciones fundamentales» más originarias y de la posibilidad de
restitución de «tipos de uso» generales (más numerosos para los
partidarios de la aglutinación que para los adeptos de la adap­
tación), subsisten diferencias notorias entre ambas escuelas. Para
la teoría de la aglutinación los «tipos generales de uso» son reali­
dades, unidades o datos de hecho, de los que van derivándose los
usos posteriores en virtud de procesos diferenciales varios. Para
los que creen en el sentido voluntativo originario del subjuntivo,
por ejemplo, por gracia de un desvanecimiento gradual de la
valencia voluntativa y un crecimiento progresivo de las nociones
de aserción y futurición, se van originando los distintos tipos de
uso del subjuntivo atestiguados en época histórica. listos usos
están genealógicamente relacionados, al modo clásico de la
Stammbaumtheorie. Para los partidarios de la teoría de la adap­
tación, por el contrario, las ideas de «desarrollo gradual» y de
«diferencias locales originarias» juegan un papel muy importante.
Los «tipos de uso» no son el comienzo de un proceso de expansión
y de difusión semántica, sino el resultado final de un proceso de
concentración y de especializacion. Bn consecuencia, el método de
estudio no deberá consistir en una busca de las semejanzas para
descubrir las líneas genealógicas