Está en la página 1de 30

Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

La división económica regional de México


Author(s): Ángel Bassols Batalla
Source: Investigación Económica, Vol. 24, No. 95 (Tercer Trimestre de 1964), pp. 387-413
Published by: Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/42776842
Accessed: 27-04-2018 01:10 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide
range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and
facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
http://about.jstor.org/terms

Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) is


collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Investigación Económica

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La division económica
regional de México
Por Ángel Bassols Batalla *

1. INFORME PRESENTADO EN LA REUNIÓN DE UTRECHT (1961)

Estado que guarda la división económica


regional en México

La importancia de la división económica regional como base para


el correcto conocimiento de la realidad y aspecto fundamental en
la aplicación de los programas de desenvolvimiento racional del
país en su conjunto y sus diversas regiones, proviene ante todo de la
necesidad de someter la economía de México a sistemas de progra-
mación e incluso de planeación moderna. Sólo a través de dichos
métodos se podrá estructurar correctamente el desarrollo de la indus-
tria, la agricultura, las comunicaciones y otras importantes ramas de
la economía nacional.
Si en cualquier país es necesario aplicar medidas de planeación,
ello es más urgente en las naciones de escaso desarrollo económico
o que, como es el caso de México, se encuentren en las primeras
etapas del periodo de industrialización, mejoramiento en sus medios
de transporte e incorporación de numerosas regiones aisladas y atra-
sadas.

ii

En el caso especial de México es muy importante el problema de


la división regional, debido en primer lugar, al hecho de haberse
realizado ya diversos intentos para delimitar un mapa nacional de
regiones naturales y económicas, para fragmentar a varios Estados
de la República con fines prácticos de carácter estadístico o eco-
* Investigador de Tiempo Completo del Instituto de Investigaciones Económicas
de la UNAM.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
388 Investigación Económica

nómico, y, en segundo, porque ya se han lleva


nos planes de desarrollo regional (tomando com
gráficas o regiones naturales) e incluso se for
pretenden abarcar a todo el país.
Como es natural, la planeación económica s
México por el bajo nivel de desarrollo general
ción técnica y la escasez de recursos, pero
se ve favorecida por las conquistas sociales pr
ción Mexicana de 1910-17, debido al control q
rido sobre numerosas empresas industriales, e
públicos, gracias a la distribución de grandes
antes controlada por latifundistas (abarcand
la cuarta parte del territorio nacional) y adem
despierta el estudio de la división regional y l
de índole económica.

iii

Diversos aspectos de carácter histórico y cultural permiten expl


car el estado que presenta en la actualidad el problema de la división
regional. Trataremos de presentar solamente algunos de dichos co
siderandos, que servirán para situar debidamente los problemas po
debatir.
Las divisiones territoriales en lo que hoy es México tuvieron su
origen en las intendencias y provincias de la Nueva España, a part
de la conquista de 1521. Hasta principios del siglo xix, cuando
alcanzó la independencia política, dicha división del país fue dictad
simplemente por consideraciones político-administrativas, basada
premisas de situación geográfica (por ejemplo, las penínsulas de B
California y Yucatán, la zona de Veracruz) y algunos accident
físicos -principalmente las Sierras Madres - que separaban en for-
ma decisiva a las zonas costeras de aquéllas del interior (casos d
centro y norte) o formaban porciones netamente montañosas com
el sur del país, Chiapas o Guanajuato.
Sobre la base de estas divisiones de la época colonial, se fuero
estructurando divisiones sucesivas en provincias o Estados de la R
pública, habiéndose incluso creado nuevas entidades por causas loc
les meramente políticas (Aguascalientes, Morelos, Colima). Inclu
después de 1917 se han incorporado nuevos Estados, hasta constitu
en la actualidad 29, además de dos territorios y el Distrito Federa

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 389

En contados casos el factor económico ha tenido importa


en la delimitación regional, existiendo zonas de un Estado que ti
lazos de producción más fuertes con partes de otro Estado que
las de su propia entidad; hay Estados que no tienen justifica
económica para existir en forma separada y también hay zo
regiones que abarcan partes de varios Estados. Por ejemplo, la c
ción del Distrito Federal es enteramente artificial, igual que
Aguascalientes, en tanto que la región natural de las Huastecas
cluye partes de 5 entidades federativas. Ninguna nueva div
administrativa, fundada en caracteres económicos o lazos de pro
ción, se ha intentado o llevado a la práctica en México. En algu
Estados sin embargo, hay afinidades climáticas o morfológicas
permiten cierto desarrollo de determinados nexos productivos e
sus regiones de menor importancia o subregiones (en Tabasco,
racruz, Baja California, Tamaulipas, entre otros), estructura
través del tiempo y a pesar de que la división regional se basab
fórmulas de carácter meramente administrativo.

IV

Como antecedente de los trabajos sobre división económica regio-


nal, deben citarse los estudios del barón Alejandro de Humboldt
en su Ensayo político sobre el reino de la Nueva España y en forma
más expresa el mapa de Manuel Orozco y Berra, quien "tenía ya for-
mado un criterio definido sobre lo que debería ser la división regio-
nal y en mucho se adelantó a las ideas de su tiempo, anticipando
entre nosotros juicios que deberán tomarse en cuenta para la correcta
estructuración de las regiones económicas". Orozco y Berra presentó
su nuevo mapa en 1865, cuando el "imperio" de Maximiliano parecía
consolidarse y su estudio pretendía servir de base a la ley de 3 de
marzo de ese año, dividiendo el territorio en 50 departamentos. Ade-
más el autor explicó ampliamente los principios para su nueva divi-
sión, en los periódicos El Mexicano (1866) y El Sistema Postal de
la República Mexicana (1878), así como en su obra Apuntes para la
historia de la geografía en México (1881).
En los últimos tiempos se han llevado a cabo varios intentos de
división regional de México, sobre todo a partir de 1935, coincidiendo
con la implantación de reformas sociales y con el progreso econó-
mico de la República. Desgraciadamente la falta de estudios geo-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
390 Investigación Económica

gráfico-físicos (explicable por el atraso en


tran las ciencias geográficas) han conduc
divisiones reflejen necesidades de índole est
lizaciones por rumbos geográficos o sean c
sin el auxilio de geógrafos y otros especi
naba en México por lo que respecta inclu
delimitaciones político-administrativas (sin
división económica o de otro tipo) pued
cuenta que hasta 1921 no se tenía un map
pero aun el que se formó ese año era sólo a
y no presentaba la superficie de cada m
obtuvo en forma más correcta después de
de 1930, aunque no se han medido con a
superficies de todos los municipios. Ademá
datos estadísticos en México han sido muy
reciente y ello obstaculiza los intentos de
regiones.
En 1936 apareció un trabajo llevado a cabo por la Secretaría de
Agricultura y Fomento, que por primera vez trató de delimitar las
regiones económico-agrícolas de la República Mexicana, pero este
intento indudablemente debía registrar diversas deficiencias, pues se
basaba en 12 factores naturales y económicos para agrupar los muni-
cipios de cada entidad de acuerdo con el rumbo geográfico. En este
trabajo se inculyeron en total 37 regiones, agrupadas en 5 zonas eco-
nómico-agrícolas: Norte, Pacífico norte, Pacífico sur, Golfo y Centro,
con vistas "a una planificación económica que se considera posible
llevar a cabo de inmediato", según palabras escritas el propio año de
1936-
Por la misma época la Dirección General de Estadística llevó a
cabo la primera división del país en "zonas", la cual se realizó con
fines estadísticos generales, para estar en posibilidad de agrupar mejor
los datos de censos, tanto el de 1930 como el que se llevaría a cabo en
1940. Se tomaron como base los rumbos geográficos y ciertos aspec-
tos principales (sin división dentro de cada entidad y ocupando
amplios espacios del mapa nacional) entre ellos, la densidad media
de población (1930), situación concreta con respecto a las grandes
sierras del occidente, oriente y sur o el Golfo de México; también era
importante cierta unidad económica, demasiado amplia en cada zona,
que presenta a su vez particularidades internas bastante disímbolas.
Se constituyeron de esta manera 5 zonas: Noroeste, Norte, Centro,

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 391

Pacífico sur y Golfo, coincidiendo en general con las zonas económ


agrícolas antes citadas.
En realidad esta división regional no puede llamarse "divis
económica regional" sino que constituye un instrumento para a
par diversos datos estadísticos, tratando de separar las "zonas"
sirvan de base para futura planeación pero sabiendo que esta
sión sería un útil comienzo en la labor de dividir al país en reg
económicas.
Durante los años de la segunda guerra mundial se preparó en la
Dirección General de Estadística el primer mapa con la división re-
gional de carácter económico, formado por el ingeniero Emilio Alanis
Patino, que venía trabajando desde años atrás en dicha dependencia
y que escogió 15 grupos de datos o particularidades de carácter
geográfico, económico y social, desde el clima, la topografía, super-
ficies cultivadas, densidad de población, hasta los habitantes econó-
micamente activos y las vías de comunicación. Desgraciadamente, el
ingeniero Alanis Patino se basó en el clima y aspectos agrícolas
diversos, para hacer su división en regiones, zonas o distritos (que
llamó económico-agrícolas) agrupando "un área geográfica compren-
dida dentro de una misma entidad federativa y formada por deter-
minado número de municipios enteros, afines por sus características
físicas, económicas, agrícolas y sociales". Los caracteres de primer
grado se consideraban: 1) proporción de superficie plana; 2) propor-
ción de superficie agrícola; 3) superficie de labor; 4) superficie cul-
tivada; 5) densidad de población; y 6) número de personas dedi-
cadas a la agricultura. El autor sugirió una división racional del
territorio en regiones económicas uniendo varios municipios, que
tuvieran cierta homogeneidad y de los cuales se obtuvieran datos
suficientes. Otra deficiencia de este trabajo fue el deseo de "no
formar regiones muy pequeñas o extremadamente grandes" y obtener
"figuras relativamente regulares" susceptibles de "agruparse para dar
lugar a un corto número de grandes zonas relativamente homogé-
neas"; por ello varios municipios pequeños o de transición entre
una región y otra se agregaron a la de caracteres más similares. Se
indicaba entonces que "para ciertos usos se requiere una división del
país en un cortísimo número de áreas muy vastas" llamadas zonas
estadístico-agrícolas, agrupando entidades en su totalidad, lo que supo-
nía heterogeneidad en su composición.
Como puede apreciarse esta división regional no toma en cuenta
la existencia de: 1) población urbana; 2) población económicamente

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
392 Investigación Económica

activa dedicada a la industria; 3) valor de la pr


aspectos de desarrollo comercial y algunos otr
tancia, debido -quizás- al escaso progreso en
y la urbanización que entonces se había alca
El ingeniero Alanis Patino formó así 344 d
económicas y 8 zonas económicas. Estas últi
Pacífico, Noroeste-Centro, Norte, Oriente, Cen
reste Istmico y Sureste Peninsular. Su definic
en el sentido de considerarlas unidades geoe
con áreas que tienen características similare
individuos cuyas manifestaciones económica
jantes".

Después de estos primeros intentos de división, basada en algunos


caracteres naturales y sociales, se han llevado a cabo varios trabajos,
relacionados principalmente con las actividades de diversas secreta-
rías de Estado, para organizar los planes gubernamentales y con
fines también de estudio de la realidad.
En 1959, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes editó
un libro sobre Planificación de las actividades a que se dedica y en
el texto se advierte que para planificar debe lograrse "la visión previa
integral de los complejos problemas contemporáneos" para lo que es
necesario "coordinar en el análisis todos los factores que integran"
la realidad "para un mayor beneficio social". En este caso se tomaron
también como base para la división los municipios, los Estados y la
localización en el mapa, pero la clave se obtuvo mediante la com-
paración de 14 mapas con los diversos caracteres o aspectos más
importantes, entre ellos el hidrológico, de suelos, vegetación, pobla-
ción urbana y rural, valor total de la producción y por ramas, total
de vehículos registrados por zonas. Los 2 349 municipios se agrupa-
ron en 171 zonas, que no se titulan económicas, y éstas a su vez se
consolidaron en 5 "unidades regionales": Noreste, Norte-Centro, No-
reste, Centro y Sur. Desgraciadamente, los 14 caracteres, que hubie-
ran significado excelente base para una división geoeconómica de
México, perdieron en buena medida su utilidad al unirse los Estados
en un conjunto, sin dividirlos en auténticas regiones de carácter
económico.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 393

vi

También en 1959 apareció el trabajo realizado por un numeroso


grupo de economistas, bajo la dirección del licenciado Fernando
Zamora Millán, con el título Diagnóstico económico regional. En
esta obra, utilizando métodos estadísticos, se delimitaron 7 "regio-
nes naturales" y basadas en ellas se estudió "la forma de comporta-
miento de la población . . . tomando en cuenta sus aspectos estáticos
y dinámicos". El medio natural y la población, explica el autor,
merced a sus múltiples influencias recíprocas determinan "las condi-
ciones prevalecientes en las actividades económicas y. . . las grandes
tendencias que las perfilarán en un próximo futuro". Al combinarse
los datos escogidos para delimitar las regiones naturales, se esco-
gieron 16 "zonas de concentración económica", donde los fenó-
menos de producción, distribución y consumo se agrupan de manera
preponderante y representan centros neurálgicos de las regiones natu-
rales. Alrededor de las "zonas" están distribuidas vastas "áreas obs-
curas", débiles económicamente y abastecedoras de las zonas de
concentración, incluso con definidos aspectos de autoconsumo y de-
pendencia. Las zonas de concentración económica abarcan única-
mente el 14 por ciento de la superficie nacionel, 50 por ciento de la
población del país (entre ella 28 por ciento de la empleada en labores
primarias y secundarias); en ellas se producen artículos que represen-
tan el 48 por ciento del valor de las distintas ramas económicas, en
particular 60 por ciento de la industria de transformación, 70 por
ciento de la pesca, 40 por ciento de la agricultura, 35 por ciento de
ganadería, 28 por ciento de producción forestal, 20 por ciento de la
minería y menos del 5 por ciento del petróleo.
Se advierte que en este trabajo las regiones naturales no se en-
cuentran correctamente delimitadas, tanto en el centro y noroeste
como en el sureste, pues se sacrificó el análisis riguroso con el fin de
conservar en lo posible la unidad de las entidades. No se lleva a
cabo una división económica regional de la República sino que sólo
se separan las "zonas de concentración económica", quedando el
resto como "áreas obscuras". Sin embargo la investigación es inte-
resante y se llevó a cabo utilizando datos estadísticos muy amplios,
previendo las necesidades futuras de tipo económico y social; en una
palabra, sirviendo a fines de futura planeación nacional.
Además de las anteriores obras, se han realizado en los últimos
años varios estudios sobre distintos Estados de la República ("Pro-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
394 Investigación Económica

gramas de Gobierno"), que incluyen intento


interna e ideas sobre necesidades futuras e indicación de inversiones
por hacerse en cada zona.

vii

Antes de la obra del ingeniero Francisco Quintanar A., tit


Las regiones económico-agrícolas de México bajo el patrocinio d
Secretaría de Agricultura y Ganadería (1961) merece señala
trabajo del ingeniero Efraín Hernández X., llamado Zonas agríc
de México. El ingeniero Hernández X., separa 30 regiones agrícol
ellas doce en lo que llama zona templada, 26 en la zona trop
4 sistemas de riego; de cada zona se incluye una descripción fí
agrícola.
Por su parte, la obra del ingeniero Quintanar A., es un trabajo
serio e importante, que se propone ayudar a la planificación regio-
nal del país, sobre todo "al buen ordenamiento agrícola de la socie-
dad". El autor se apoya en diversos estudios de las regiones geomór-
ficas, edafológicas, climáticas, hidrológicas, agregando las así llamadas
"regiones etnográficas" que bien podrían titularse "regiones de po-
blación indígena" (censo de 1950), bióticas y relaciona 22 factores
de muy diverso tipo: a) clasificación territorial y división municipal;
b) situación y límites, aspectos y recursos naturales; c) población,
colonización y centros de enseñanza agrícola y ganadera; d) diversas
ramas de la economía. El ingeniero Quintanar obtiene un total de
30 regiones económico-agrícolas, después de hacer un breve resumen
de anteriores intentos de división económica regional.
María Luisa Rodríguez Sala llevó recientemente a cabo un intento
de división por indicadores culturales y zonas de Estados; la autora
señala que hasta hoy todas las divisiones realizadas por organismos
gubernamentales "denotan la falta de planificación y la carencia de
un criterio determinado".
Por último, el investigador soviético Y. Mashbitz, en reciente tra-
bajo señala la existencia de 7 regiones económicas, de acuerdo con
el criterio adoptado en su país: Centro, costa del Golfo, Norte, Pa-
cífico Norte, Pacífico Centro, Pacífico Sur y Yucatán. El autor se
basa en 6 aspectos definidos, o sea la superficie territorial, la pobla-
ción en general y la urbana, valor de la producción agrícola y la de
carácter industrial, porcentaje que alcanzan en el producto nacional
y kilometraje de vías férreas respecto al total del país. Además, estu-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 395

dia el nivel de desarrollo del capitalismo en cada región, l


regionales de producción y distribución, la especialización co
No obstante, los Estados de la República se agrupan en su co
sin tomar en cuenta las diferencias internas y las afinidades d
tas regiones. Parece que las "regiones económicas" de Mashbi
drían llamarse en realidad "zonas" y que las verdaderas r
deben delimitarse dentro de dichas zonas.

VIH

La verdadera división económica regional de México está todavía


por hacerse. Los primeros intentos han rendido ya fruto y creem
entrar en la actualidad a una nueva etapa en la cual se pueda logra
la creación de un mapa de regiones económicas de México y simul-
táneamente dedicarnos al análisis de cada región en particular.
hace indispensable la cooperación entre geógrafos y economistas pa
comparar puntos de vista y unificar criterios. Por otro lado, el estudio
de las experiencias realizadas en el extranjero es de gran importanci
pues nos ayudarán a comprender los distintos métodos que pueden
seguirse para estudiar mejor la realidad, evitando repeticiones y err
res de apreciación, lo mismo que habrán de sernos útiles en la lab
de escoger los más importantes aspectos que sirvan de base pa
delimitar las regiones.
Nos proponemos de inmediato proceder al estudio de la realidad
nacional mediante la observación y el análisis directo de las distin
tas regiones, acompañando este primer procedimiento con la recop
lación de datos estadísticos, trazo de mapas, etcétera. El conocimien
de los adelantos logrados en otros países nos servirá en gran medid

2. LAS REGIONES ECONÓMICAS

Desde los tiempos más antiguos de la historia humana, en partícu


las desde la época de la vieja Grecia, los hombres comenzaron
conocer el medio que les rodeaba y a penetrar -en un principio co
gran lentitud- en los secretos de la naturaleza. Uno de los aspecto
que primero interesaron al hombre fue la estructura de la superfic
terrestre, encontrando que las diversas formas de combinación de l
factores del medio natural resultaban en una variedad extraordinar

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
396 Investigación Económica

de paisajes; ello se complicaba más todavía con


ciente del hombre, quien al transformar a la na
paisajes ecuménicos o culturales. Se anotó de
que la geografía debía tener como misión des
mundo conocido y también dirigir sus miradas
lar, supuesto que eran muy distintas las con
sociales imperantes en ésta o aquella parte de
el filósofo Demócrito de Andera (460-370 a. C.)
y muchos otros pensadores de Grecia insistiero
mostrar las zonas diversas de la tierra, desta
discípulos de Pitágoras; Aristóteles, Dicearca
tenes de Cirene, pueden contarse entre los más
res, cuyas ideas significaron una revolución en
época.
El adelanto de los conocimientos generales sobre la naturaleza y
las diversas zonas que componen eí mundo -sobre todo merced a los
viajes, las conquistas militares y el adelanto de las ciencias- condu-
jeron a renovar las ideas antiguas, pero no fue sino después de la
Edad Media, cuando llega la época de los grandes descubrimientos
geográficos, que la transformación de las relaciones de producción y
la conquista de las colonias para bien de Europa, llevó a un nuevo
adelanto en las concepciones de la geografía y su misión científica.
El barón Alejandro de Humboldt, Carlos Ritter y otros funda-
dores de la moderna geografía, establecieron muchas de las bases hoy
todavía vigentes en dicha ciencia y pusieron énfasis en la descripción
de las zonas vegetales, de los países aislados, de las regiones de tipo
climático, de los "cuadros de la naturaleza" basados en la relación
de los distintos factores que los integran.

Importancia de los estudios sobre división

En la actualidad los estudios sobre división regional tienen gran


importancia, por diversos motivos que en forma sucinta se presentan
a continuación:

1. Simple conocimiento de la realidad física y económica, con fines


pedagógicos, metodológicos y de ciencia no aplicada.
2. Importancia de carácter teórico para contar con un inventario
lo más completo posible de condiciones geográficas, recursos natu-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 397

rales y demográficos, explicación de causas de numeroso


económicos y sociales, para que en el futuro se pueda
resolver los problemas básicos.
3. Importancia práctica en materia de planeación eco
cualesquiera otra serie de medidas tendientes a la resol
gramada de los problemas económicos. Las prácticas de
o programación económicas pueden ser aplicables en el te
todo el país o bien en determinadas regiones y además, pu
de atacar cuestiones aisladas de tipo económico o social (ag
industria, comunicaciones, salubridad, educación, etcétera)
al conjunto de los factores y entonces estructurar la llama
ción integral de un país o región.
4. En los países capitalistas avanzados, los estudios de
regional ayudan a perfeccionar los mecanismos tendientes
correctamente las industrias, mejorar los cultivos, increm
comunicaciones, etcétera, en un medio cultural ya desarro
además exige la coordinación de las economías en distinta
sobre todo a través de las asociaciones de libre comercio d
En los Estados Unidos dichos estudios sirven principalm
atacar problemas específicos de carácter social o económico
minadas regiones.
5. En los países de economía socialista la división regi
importancia básica porque constituye parte indispensable
neación económica, que a su vez rige toda la estructura e
social y cultural de dichas naciones.
6. Por lo que toca a los países llamados "subdesarrol
puede afirmar que la división en regiones económicas pue
de base para el tipo de planeación posible dentro de sus c
específicas, aunque como se expondrá a continuación, e
previamente debatir y aclarar muchas cuestiones respecto a
sión, debido a confusiones ampliamente divulgadas y sost
diversos investigadores.

Las regiones

Hacia mediados del siglo xix diversos hechos, entre ellos


llo impetuoso del capitalismo, la necesidad de contar co
recursos naturales y la conquista de lejanos territorios en

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
398 Investigación Económica

África y Australia condujeron al planteamient


nes teóricas que ayudaran al conocimiento
mejor aprovechamiento de los recursos. Entre
se cuentan los primeros trabajos sobre división
desde un ángulo moderno y, también, las obra
un país en regiones económicas, desde el pu
ciente en cada época.
Se ha señalado el año de 1850 entre los
encuentran diversos trabajos sobre división en
Europa Central; por la misma época aparecen tr
en Francia, Holanda e Inglaterra y a partir de
dichas obras tanto en Europa Occidental com
Está clara, pues, la relación que existe entre e
lismo y el desenvolvimiento de las ideas sobre
cluso resulta más patente dicha relación cua
partir de la primera guerra mundial y sobre
gran crisis de 1929-33, se multiplican los trab
tienen como determinantes básicas la necesidad
exhaustiva los recursos que ofrece la naturale
mediante las prácticas de planeación económ
sociales y económicos de la sociedad capitalista
las ideas del pasado y mejorar los sistemas d
dividir un país en regiones.
La división de un territorio en regiones o
a la práctica en forma diversa, de acuerdo con
que se persigan, y por ello puede haber divisi
nistrativo, de funciones judiciales y religiosas,
lo mismo que es fácil recordar que la división
(climáticas, de vegetación, hidrológicas, etcét
una de las extendidas y necesarias. Se pued
objetivo primordial de la división regional, pe
las regiones son partes de un territorio estruc
tiva y que no dependen del arbitrio humano pa
científica de la geografía, la economía y ot
proponen llevar a la práctica una división reg
siste en descubrir los fenómenos que han orig
señalar y analizar los aspectos reales que carac
Esto es interesante repetirlo porque todavía en
investigadores de los países occidentales insist
lista del concepto región y pretenden conven

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 399

que las regiones son "un concepto abstracto", "artificios para e


diar" los diversos fenómenos de la naturaleza y de la vida s
Es decir, niegan la existencia real de las regiones mismas y ento
la división en regiones puede considerarse como un juego m
menos interesante de elucubraciones o ideas que pueden cambia
unas por otras gracias al arbitrio incontrolado del pensamiento
mano.

En suma, las ideas sobre división tienen un orige


desvinculación de los problemas prácticos, cercana a l
de la llamada "ciencia pura", pero en realidad, desd
surgieron dichos estudios como necesidades obligadas
de desarrollo de la sociedad. Durante la segunda mitad
e incluso buena parte del presente, los investigadores
territorio de varios países europeos en regiones llama
de ahí surgieron los intentos posteriores de identificar
región natural con el de región económica.
Sin embargo, en tanto que las regiones naturales
y se integran merced a la combinación de los factore
antes mencionados, que tienen sus propias leyes de d
las cuales el hombre tiene escasa posibilidad de cambi
no sea su acción suficientemente importante, las regi
se estructuran siguiendo las leyes de desarrollo económ
un país, o sea que son realidades muy distintas a las
rales, a pesar de reconocerse la fuerte influencia que a
naturales pueden tener, por ejemplo, el clima en la a
distribución de los pastos, la evolución geológica en la
de los recursos minerales, el mar y el agua de los
como base para los recursos marinos o acuáticos cont
cétera.

Algunos factores en la formación de


regiones económicas

El desarrollo histórico de los países trae como co


división regional del trabajo en escala mundial y tam
nacional. Por lo tanto, dentro de un mismo país
menos desarrollados económicamente- existen de
regiones distintas donde el trabajo humano se dife
vecinas y distantes. Este hecho es resultado de algunos

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
400 Investigación Económica

(abundancia o escasez de recursos naturale


por razones topográficas, situación en el m
de comunicación y centros económicos y cu
gráfica, y otros) que debido al desarrollo
productivas conduce a la diversidad de re
países "subdesarrollados" es patente que el c
diverso grado de progreso en distintas zona
primeros aspectos por estudiarse es la influ
forma la realidad actual de carácter econ
Los núcleos urbanos tienen una influencia
madores de regiones, pues cumplen varias f
que resultan decisivas al respecto. En primer
pre han sido por su propia naturaleza agrup
ción, de lo cual se deriva una población
concentrada en un solo lugar o en sus vecind
su concurso en las labores económicas o que
portante para el desarrollo económico. Adem
muchos casos el asiento de importantes indu
por constituir a su vez mercados de cons
escala. La fuerte población de las ciudades
miento en materia de productos agrícolas y
materias primas de carácter mineral para s
trial o para el consumo diario en aliment
construcción, etcétera. Por lo tanto, las c
"formadoras de regiones" y de hecho han c
ción de un tipo de regiones llamadas "reg
en idioma inglés) o funcionales, aquellas qu
ciudad, hacia la cual convergen las vías de c
mientos de carga económicamente significa
centros urbanos son también puntos dirig
nistrativo, cultural, de servicios, etcétera.
La división del trabajo conduce entonces a
las distintas regiones, que pueden dedicarse
o varias ocupaciones productivas. Este aspec
no debe entenderse pensando que la espe
existencia de una sola ocupación, sino que
se ve acompañada por otras de tipo secunda
parte del conjunto productivo de la región.
que una región agrícola por excelencia se
tenga algún interés en el desarrollo de su

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 401

explotación forestal, cuente con determinados sistema


nicaciones y transportes; tal vez en ellas se desarrollen in
transformación, o bien explotaciones mineras o pesquera
escala. Entonces, una región siempre está integrada por e
de actividades productivas (no quiere decir que existan
sino que varias pueden coexistir con la fundamental) y p
la actualidad muchos investigadores consideran a las regio
áreas de conjuntos complejos de producción.
Para que una región económica exista debe tener un
vías de comunicación que permita cuando menos desarrol
internos entre las actividades productivas diversas, ligando
y el campo, los centro de producción, los puertos, con
influencia en el interior del país, etcétera. Además, un
concibe como parte de un país en general y en conse
se encuentra aislada de las otras que integran dicha nación
arrollar por lo tanto lazos económicos con sus vecinos o i
regiones distantes que pertenecen al propio país. Dichos l
micos pueden consistir en el envío o recibo de materias pr
de obra, productos elaborados, etcétera y se destaca su im
principalmente, en lo relativo al comercio exterior, pues
puede producir determinados artículos de gran importan
exportación: en el caso de México merecen destacarse m
origen vegetal como el algodón, el café, el azúcar y otras
mineral, vgr., cobre, plomo, zinc y plata; en las zonas
mar, por ejemplo, el camarón, el atún, la langosta.

¿Qué es una región económica?

En los países occidentales predomina el concepto de reg


génea, o sea una área donde existe determinada especi
condiciones generales de tipo natural y económico que la d
de otras. También está en boga el concepto del otro tipo
funcional o de "núcleos" (nodal), que se crean alreded
ciudad, polo de atracción de todas las actividades econó
definición típica de aquella escuela es la siguiente: "Reg
mica es una área geográfica identificable, caracterizada p
tructura particular de sus actividades económicas con refe
conjunto de condiciones asociadas físicas y /o biológicas y
que presentan un alto grado de homogeneidad y que man

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
402 Investigación económica

cierto tipo de relaciones internas y con el exte


tería. ) 1
En Francia, por ejemplo, se está procediendo a dividir el país en
legiones, tomando como base la existencia de una gran ciudad (cuyos
habitantes exceden de la cifra de 400-500 000) que sirva de centro
a un área con mínimo de 9-10 000 Km2 y 2 millones de habitantes;
es decir, se inclinan por el tipo de región funcional. Por su parte, en
Bélgica se ha propuesto una división en regiones cuyos lazos econó-
micos ameriten tal condición, poseyendo suficiente desarrollo indus-
trial en las llamadas "aglomeraciones". Sin embargo, se estima que
la agricultura regional, debe tomarse como complemento de la in-
dustria y constituir con ésta un todo homogéneo.
Otro es el proceder en un país subdesarrollado como la India,
donde se combinan en forma apropiada las regiones naturales para
integrar una región económica, que a su vez se basa en consideracio-
nes de unidad étnica y de la mayor cercanía con la división adminis-
trativa, para poder servir de base al plan de desarrollo económico:
esto se refiere, claro está, a las grandes regiones o zonas económicas
y no a las regiones de segunda o tercera categoría. En 1956 se reor-
ganizaron los límites políticos de los Estados, para reforzar las uni-
dades regionales formadas principalmente como regiones homogé-
neas, sobre datos de producción y lazos económicos internos. En la
actualidad se considera que los principales Estados de la India pueden
ser grandes regiones económicas, al mismo tiempo que unidades
administrativas, aunque se advierte que están en proceso de forma-
ción varias otras regiones de primera categoría y que es necesario
subdividir esas regiones en otras más pequeñas (de segunda y tercera
categoría).
Muy distintos son los conceptos que sobre región económica se
tienen en los países de economía socialista, donde la división regional
tiene -como es obvio señalarlo- una función vital, supuesto que
sirven de base a la planeación correcta de la economía y a todos los
aspectos sociales y culturales. No puede decirse que todos los inves-
tigadores de los países socialistas coincidan plenamente en la defini-
ción de región, pero de cualquier manera parece haber concordancia
en declarar que la región económica es ante todo un conjunto (com-
plejo) de producción, en el cual se enlazan los factores naturales y
económicos para integrar un área de importancia significativa dentro

1La planeación económica . Tesis ENE. México, 1959.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 403

de la economía nacional, que posea suficientes recursos par


desarrollo presente y futuro, sobre todo para poder integ
dustria poderosa y una agricultura que satisfaga las necesid
les. El geógrafo polaco K. Dziewonski define así a la reg
mica: "Un complejo socioeconómico, principalmente de pr
que se desarrolla a través del tiempo y encuentra su expr
en el carácter del desenvolvimiento y la utilización de la ti
área determinada." 2 Lo principal de una región, agrega e
la naturaleza de su economía (producción, servicios y
en cada etapa de su desarrollo: esto referente a las grandes
zonas económicas. Admite, sin embargo, que puede haber
especializadas y regiones funcionales o de lazos internos p
(nodal): el problema consiste en unir los puntos básicos
para combinar los distintos factores.
Los geógrafos soviéticos desde hace 40 años estudian las
de su vasto país y han llegado a presentar toda una doctr
la división en regiones, cuyos puntos principales, resumi
Alampiev) son los siguientes:

1. La división económica régional debe basarse en el e


la formación objetiva de los conjuntos (complejos) econ
rritoriales.

2. La región debe contar con suficientes recursos potenc


desarrollo actual que permita en el futuro una existencia
mente autónoma, sin llegar al aislamiento.
3. La especialización es el núcleo, alrededor del cual se de
complejo económico.
4. Los núcleos regionales son como los huesos de las reg
gando un papel principal en la integración.
5. La división internacional del trabajo y la parte corres
de la región es un factor importante.
6. La división administrativa se debe rehacer para que en
las regiones económicas se confundan con las áreas admin
en vista de que el plan de desarrollo económico se basa en
económicas, únicas que pueden servir eficazmente para el
armónico de la economía. 3

2 En Problems of Economic Region Varsóvia, APC, 1961.


3 En Problems of Economic Region. Varsóvia, APC, 1961.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
404 Investigación económica

Las anteriores consideraciones se refieren a


zonas económicas, porque no se desconoce q
vez se deben subdividir en varias porciones, d

División económica regional

Todos los investigadores parecen estar de acue


paso para la delimitación de regiones económi
v el análisis de las regiones naturales, para de
siderar cuáles aspectos del medio físico son b
de las regiones económicas. Se tiene, pues, l
conjunto de recursos naturales. Después, se
de dos tipos: a) objetivo, del país y las region
cubrir" en ellas la realidad económica que d
de regiones económicas. Ello se hace a base de
recopilación de datos en el terreno, observaci
ción de datos estadísticos y de todo tipo, ent
los de carácter económico básico. Entonces, a
ambos aspectos, se procede a delimitar regi
a trazar el mapa de regiones de segunda y ter
Los principales investigadores señalan que n
de las regiones agrícolas (que a su vez no so
sino una parte de ellas) pueden considerars
lutas las condiciones naturales. Las regione
cosa distinta: una base natural, en la cual e
su huella; áreas donde lo que interesa es la e
en un análisis de mercados clásico, sino en un
conjunto.
En Francia se ha hecho ya la separación en 24 regiones básicas,
que sirven parcialmente para algunos aspectos del plan de desarrollo
nacional. En Alemania Occidental se procedió al revés, mediante el
estudio exhaustivo de las "unidades", que ha llevado a presentar un
mapa de 382 de dichas unidades pequeñas, que a su vez integran
en 115 distritos económicos y se piensa reunirías en 35-40 zonas o
provincias económicas, en realidad regiones de segunda categoría:
todavía vendrán después las verdaderas regiones básicas o zonas eco-
nómicas de la República Federal de Alemania, que no se han deli-
mitado porque no existen planes de desarrollo que las utilicen de
inmediato. En los Estados Unidos no hay trabajos de finalidad prác-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 405

tica general, porque no existe ningún plan nacional de des


pero sí se atacan numerosos problemas locales o de cierta
como algunas cuencas hidrográficas (valles del Tennessee,
lumbia y del Snake), que no son regiones económicas sino
de varias regiones unificadas bajo una base natural. En los
Unidos se ha desechado ya la concepción de cuenca como sinó
de región natural o económica.
En los distintos países socialistas, las regiones administrativ
sufrido diversas modificaciones territoriales para hacerlas coincid
el trazo de las regiones económicas básicas y de esta manera
una nueva división territorial en regiones llamadas económico
nistrativas, que sirven de base para las realizaciones del plan
arrollo. Por ejemplo, en Checoslovaquia existen hoy 10 regio
nómico-administrativas, en Rumania son 16, en Bulgaria 6, y
se han reorganizado las pequeñas unidades administrativas que
ponden a subregiones o regiones de tercera categoría. Se ha a
mayor perfección en los métodos de división económica reg
la URSS, donde -a pesar de existir controversias entre los es
listas- se llegó a una nueva estructuración administrativo-ter
a partir de 1953, para constituir toda la escala de diversos t
regiones económico-administrativas. Existen alrededor de 4 00
nes de la más pequeña categoría, que corresponden al nivel d
cipios en nuestro país; por otro lado hay 103 regiones eco
administrativas de carácter medio y, por último, 47 regiones
que dividen al territorio total dé la Unión Soviética. 4
En nuestro concepto, las regiones económicas de los países
americanos son de muy diverso tipo con respecto a las eu
norteamericanas, por lo que el concepto de región en Méxic
centrarse muchas veces en la mayor importancia de la agric
y la ganadería (tomando en cuenta desde luego el desarr
dustrial), que son actividades principales. Por otro lado, n
regiones constituyen una combinación de los tipos de región
géneos y funcionales (de centros de atracción), pero debe
hincapié en el estudio de todo el conjunto de actividades
tivas, así se trate de áreas con escaso desarrollo interno,
cualquier superficie de México donde existan conglomerados
nos que transformen a la naturaleza constituye una región ec
o parte de una región económica, siempre y cuando reún
4 En Economic Regionalization Varsóvia, 1962 y Soviet Geography , mar

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
406 Investigación económica

quisitos necesarios para poder considerarse


concepto de región como territorio de compl
ducción "puede conducir a interpretaciones in
que una región debe inevitablemente poseer t
rales que le basten para su autosuficiencia" m
en México resulta absurdo pensar que aquell
industria siderúrgica o grandes fábricas de
regiones por el hecho de que predomina la ag
o la explotación forestal y pesquera.
En resumen los puntos principales que qu
al caso de México para dividir en regiones, son
1. Especialización dentro de un conjunto d
vidades económicas, que también deben estu
importante la especialización con respecto a
México.

2. Influencia de la población, por su densidad y trabajo produc-


tivo, sobre todo la concentración en ciudades que muchas veces son
núcleos industriales y centros de atracción.
3. Estudio de las redes de comunicaciones y transportes que per-
miten estructurar los lazos económicos internos y con otras regiones.
4. Las condiciones naturales tienen importancia mayor entre más
pequeña es la categoría de una región pero en ningún caso son de-
terminantes absolutos del tipo de región y además debe entenderse
que una región de primera o segunda categoría inevitablemente
encierra condiciones naturales diversas, complementarias, que pue-
den parecer contradictorias.
5. Se debe estudiar el grado de desarrollo general y de cada una
de las ramas de la producción, para separar las regiones básicas del
país.
6. Debería contarse con el mayor número de datos posibles sobre
recursos naturales, población y economía, cuando menos los de ca-
rácter general. Debe recordarse siempre que el estudio y trazo de las
regiones económicas no puede hacerse en nuestro medio con los méto-
dos tradicionales de la ciencia económica, sino procediendo a unir
conceptos muy diversos de la realidad natural y social.
Con fines de conocimiento y de aplicación en materia planifica-
dora de la economía y otras manifestaciones de la vida social, hemos
establecido que puede haber tres clases de unidades regionales: a)

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 407

zonas económicas o grandes regiones básicas; b) regiones


típicas, dentro de las zonas económicas; y c) distritos eco
dentro de las regiones económicas típicas. Además, deben
las subregiones económicas, dentro de los distritos antes
Por ejemplo, una zona económica de México sería el no
tado de Sonora, Sinaloa, Baja California y Territorio d
fornia Sur, posiblemente el Estado de Nayarit), en tan
región económica típica sería el valle del Bajo Río Color
yendo los municipios de Mexicali, B. C., y San Luis Río
Son. Dentro de esa región quedaría el distrito agrícol
irrigación en el municipio de Mexicali, B. C., y la sub
correspondería al núcleo urbano de Mexicali.
Es innegable que las grandes regiones económicas se est
merced a varias condiciones básicas:

1. La existencia de importantes recursos naturales, que permiten


el crecimiento económico de una o varias actividades productivas.
2. La necesidad de que las diversas partes de la región se com-
plementen entre sí, estableciendo relaciones internas, sobre la base
de uno o más núcleos aglutinadores (ciudades, villas, grandes pue-
blos).
3. Una cierta homogeneidad en el grado de desarrollo de las fuer-
zas de producción, que puede diferir de la correspondiente en regiones
vecinas, con las cuales establece ligas de carácter económico inevi-
tables, pues sería imposible considerar a una región aislada, sin
relación ninguna con el resto del país.
4. Las diversas actividades productivas se desarrollan también en
forma desigual, de acuerdo con los recursos, el carácter de la pobla-
ción y el devenir histórico, lo cual condiciona una especialización
predominante en una rama de la producción.
En los países altamente desarrollados la división en regiones eco-
nómicas se lleva a cabo en la mayor parte de los casos sobre la base
del papel que juegan las grandes ciudades o aglomeraciones indus-
triales, la disponibilidad de vastos recursos minerales o agrícolas ex-
plotados con métodos modernos y que en su conjunto tienden a
dotar a las regiones básicas de todo lo necesario para poder desarro-
llarse en diversos aspectos sin depender fundamentalmente de otras
zonas del país. En esas naciones la base es industrial y por lo tanto
incluso la agricultura y la ganadería se vinculan estrechamente a su

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
408 Investigación económica

transformación industrial y al crecimiento


nas, sin las cuales no puede impulsarse la ec
En los países que todavía son fundamental
deros o mineros, que no poseen una gran in
buena medida de la exportación de sus mat
en regiones económicas básicas ha de llevar
tinta. Ante todo, debe considerarse que l
son las decisivas y que por lo tanto no pued
en las actividades secundarias, sobre todo la
la división en regiones económicas de Mé
cando a las actividades primarias en sitio
ellas el posible desarrollo industrial; claro es
triales claramente definidas resultan excepc
en nuestro país son válidas las otras premisa
una región y sobre la base de considerarlas
puede lograrse una división correcta del te
De todos es sabido que ya existen divers
en regiones agrícolas, industriales, demogr
das a la realidad de México. Hay incluso v
tenden fundamentar con análisis científ
zonas o regiones económicas básicas de la R
dios hemos realizado la crítica de esos traba
de repetir conceptos. 5 Sólo deseo insisti
estos momentos contamos ya con alguno
indicativo, económico y social y con las pos
llevar a cabo una división económica regi
zonas o regiones básicas como de regiones
grado, que serían las bases para una futura
otros en la Escuela Nacional de Economía he
de la metodología, a la recopilación de mater
directo sobre el terreno, para trazar un map
del' país. Esta labor dio comienzo el año d
minarla en 1964 para presentar el trabajo,
tanto en México como en el extranjero. Esp
de 7-9 zonas económicas y 90-100 region
planeación podría aplicarse aunque no fuera
pasaría algún tiempo antes de que se rec
sistema.

5 Ver "La Planeación Regional de México". Revista


xm, núm. 5, mayo de 1963.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
c
t

O Í

Sf
m r;
O r

O • Df ^
P=! C • .OW
W^
•-vrt
Goo £
4-1 . ca o +¡ y f
<* 'CO N ° ß "O I
g g, § oíiš g S
g ža .^isõôc
E .g .g 4¡ Ē X3 2 ¿3
y cS^S.aSï
¡5 QU<UUHUk
Thiršvor^ooo^o»-
I^. [->. [N. IN IN IN cc a

>-=
U.J

U-J

=at - .
2: 2Î
ÍJ5
rt
• . c
c/î cA . CÖ

~3 -g ļ S S •£
Mo i) ! 2« 5
u

vJ^r o -1 C5^^•Ô
C 5 &'« « o • ^
Wl -Û t
o
So • ti N N -o O a
Jj ¡§ g o g
ž j; 3 cs «
rt b2 CO
,jJ5S>2BQ rt b2 CO O ^_, i-< Q §

= J¿ rX rļ- ltn '¿ OD C>


ta rr' m rA rA rA r a

S I K
= V- K

ïl
m
<
O

S
o

o
£. -
1
g S 8j
rs
rs 'J
'J C
OX r>
vO
W ^ 5j
O P o »^
00 ^ D 0 (
3 s ¿o y-sjtj.yt! 2ť «5
2 -0 i
O o o o ļj S § 3 ļ
N ZZZ&UUOp
w^Sh^>?Í
^ K"

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
0 ë ' ¿ $ B
•S . . E-1 ; <|
oc,; S . 8 ,2 • S, « £ R -,
g SLs-i , II . * . « s • Ju 1 S -I -, §
o • 0^"§lo.2o
3 3 ^^ _
n 01 ^ o N «42^
o wN
C3^o. M
w. or=. .W
W <2
«-£S tó
S s Ge? a »£|g„.3|N-ü1 _ *
-m «rt-^OO rt* 'rt « o rt VW -2 .SL •PÍ ö rt 5 on W o 5 .Ē
•Co -m
5. y «rt-^OO S S
g-gžg§.§< OO tí tí
«Ii« rt*FM
«Ii« £&.§& « o rt
«ßSc.5 S VW
* yS"* ÎJ
y .SL
rtì" 2^
ÎJ ü7
rtì
ra 'r=l *2 LŽ rt QJ^ H £ ^ <U o. C J rt 72 U M r§ on 'g pyl
2Ä ra 'r=l .'|2UüüüBaü,SüOüü *2 LŽ rt QJ^ O H § £ 8 ^ 2 b í|
2Ä « «-S .'|2UüüüBaü,SüOüü I « 2 « s «a « «CJ s o S « 2 ££ § 8 all« b A £ o si I i S jsls^ « « g * Êilé .3 „
ÜÜ<ÜÜH(J>Ü^SUJ>mk>U
ÜÜ<ÜÜH(J>Ü^SUJ>mk>U ss^lsls^slls^^^l « «-S « 2 « s «a 8
« «CJEEcrtP*
s o S « 2 8 g |||||JÄ|ag
2sOEEcrtP*
«Äü!D2sO «Äü!D
fe o si U
g «1^1
^ gJ
* sj U
§8
íťíčišpiřšgigssssssssšssg SoíSÍ3:oSs¿§8ÍS 2§2? 8SSE

•§ e
o *g
£ s ¿
! > 6 a §
H
v
13
13 y_
y_
~ .2
ri 'S
« 1 T3
T3 1
E i T)
.'Ho ca
-o ¿cfl
cfl .d.2oT)
uca
« -d T3
-i*
d T3
T3
g. -S e
e
o ^ " vi (J . ^ VH O.H fl ^ Ó 00 8 •« 'P
^ ^ S " (J ¿ -ã . «i išsosc V
• • 1 g-S^ " £• -In I^"5-8H S.O B o'*! S . Briri .
§§/5•P.S
«« • S |^1
sSS« g A,SS,S8
o A,SS,S8 .ísSÃSÍDÍSl^s-žs sia
^ oí S 8.§« d o« d Si
2.1.2 8.§
Js «« .? /5 Il P.S Bài,. sSS« § o lì^.sl j^ssèll .ísSÃSÍDÍS . s
"NÑ'O o h £ 6 ^ g ¿ c g ¿ > w ß iS 5/3 ¿ üQ ^ § ó «na ģ o ^
il "NÑ'O 8jj|l o s h s|síiž|lf 6 ^ g ¿ c g 1 ¿ > Í ß iS 5/3 ¿ üQ oil § ó e »! ssjēļllji «na ģ o ^
g « «o g « g .§3 5? ãíW-co 'rt o .ti á
1S>^¡Sú S >UŪ>ŠUĀWh « « u ^>><Uh1COS>UhJ«,4n U Uü¿^>0
'• cr'
iXVO
VOcar^
rr'oo
oo c>
r<~'drH'rsifX^iAVONoo C^tJ-
rr' c> -rf- rf- xf Tf" tj- O tJ-
PH* (Nrj-
rf- rX VO
tJ"" Ni_r'
Lr' 00 la
<>lt'o utn)
^ Mlts
f¿i_r'
3Í lt'
VClt'V«
L
í

I
C/3
<

^ « . •' c Ú
S |s
OíC cL
cL ^;s¿
-2 S• o,
o, « -«
« s0
^3 r*
<§ -2
(¿h PhçôC'2 o1^
S S S
«® « « • ^3
B O (¿h PhçôC'2 «^SS S ¿íU S « g 5 u o-
1 g e&»S g* s'gS § g»-l g1
š .§ = ° f I <3 o P . • ¿i' § M s I 3 ŠKÍ 1
S o • -S o .« á S « 2 S- 1- ö'K 3 |ü U&2 oQ- •
d e 1 i J|s|. § Slil J ã t"slrilsw gS^
1 • -S §°«3 .« § Il S « ičSfcļ^'-H S- -Sr
U.§2 2oS O g riSl o^KS ?|3:ü««z O^UÕ ¿og^K^goug,
Isllgg^i Ü o 3Jig.bí.2'Š)"coool^ť I «^g-a^S^g^SsigtlS
" o i •māžnM'štķžš. i
" K £ ^ £ S ^Nni+iXvoVoçoIo-'N ¿ VO ¿22SriřÍKS'rQíQřÍSS°"PÍ

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 409

3. un nuevo mapa de zonas y regiones


ECONÓMICAS DE MÉXICO

El autor del presente trabajo es miembro de la Comisión Sobre


Métodos de División Económica Regional (Unión Geográfica In-
ternacional) y esta ponencia, preparada para su discusión en el XX
Congreso Internacional de Geografía de Londres (1964), es resul-
tado directo tanto de las enseñanzas recibidas en el seno de la comi-
sión como de las experiencias y estudios realizados en el gabinete y
sobre el terreno, a partir de 1960.
En los países subdesarrollados, en general, y en México particular-
mente, se han llevado a cabo pocos intentos de división regional del
país, incluso de mera división basada en fenómenos naturales aisla-
dos o el conjunto de ellos. La explicación debemos buscarla en la
escasez de materiales fidedignos y también en la falta de investiga-
dores preparados y que posean un amplio panorama de los adelantos
modernos al respecto. Por lo tanto, no es de extrañar que la división
económica regional se haya descuidado y hasta muy recientemente
no se encuentren discusiones profundas sobre los problemas teóricos
a la luz de la experiencia mundial moderna. Sin embargo, en los
últimos años se ha despertado gran interés por el problema de la
división económica y en México a partir de 1945 registran contribu-
ciones importantes para tratar de dividir al país en regiones agrícolas,
industriales, de comunicaciones, de pesca, demográficas, etcétera.
Conviene citar los trabajos y mapas de Emilio Alanis Patino, Fer-
nando Zamora Millán, Francisco Quintanar, la Dirección General
de Estadística, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y otros
varios. Lo que parece haber faltado hasta hoy en mayor medida es
la aplicación de enseñanzas mundiales y nacionales sobre división
económica regional, con el fin de trazar un mapa de regiones econó-
micas, que abarque en forma sintética los diversos aspectos natu-
rales, demográficos y económicos, bajo una nueva concepción cien-
tífica.
Desgraciadamente, no existe hasta hoy unidad de criterios entre
los investigadores de distintos países, para definir y tratar las regio-
nes económicas. Para unos, el criterio que debe considerarse como
básico es el de especialización económica (regiones homogéneas),
para otros el de la atracción que una ciudad ejerce en determinada
área (regiones de núcleo o nodal), en tanto que para otros más lo

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
410 Investigación económica

debe ser el conjunto de las principales r


ducción regionales (complejos de produc
sisten en que las zonas o regiones económi
las regiones naturales, puesto que las cond
fico determinan el tipo de ocupación h
industrias, sobre todo las pesadas -arguye
condición básica para separar las zonas eco
contar con suficientes recursos para su pro
a ser autosuficientes en muchos aspectos.
de acuerdo en la gran importancia que tie
internos en cada zona o región, igual qu
las ciudades como centros económicos y en
que ejercen diversos factores naturales, hu
Consideramos que las zonas o regiones
nociones concretas existentes realmente en
debe utilizar los métodos más racionales p
determinar el territorio que abarcan, aun
tes entre regiones nunca se manifiestan po
por una faja de terreno , que cambia con
de desarrollo económico.
En consecuencia, se hace necesario desarrollar una teoría especial
sobre las regiones económicas en los países subdesarrollados de Amé-
rica Latina, ya que es indispensable apoyarse en varias premisas
de sus peculiares condiciones socioeconómicas, distintas totalmente de
la realidad de las naciones industrializadas. Sería útil que esa teoría
tomara en cuenta cuando menos tres hechos fundamentales: a) la
industria pesada de transformación, es escasa y por loi tanto no deter-
mina la existencia de las regiones, en tanto que la actividad agrícola-
ganadera o minera es muchas veces el principal factor; b) existe gran
disparidad de desarrollo entre las regiones que abarcan las grandes
ciudades donde se concentra la industria y el interior del país, atra-
sado y mal comunicado en variadas ocasiones, con vestigios feudales
inclusive (hay además "regiones especiales" poco conocidas y pobla-
das); c) no existen suficientes datos censales, mapas, etcétera, que
permitan aplicar los métodos utilizados en el caso de países avanzados
económicamente.
Por todo ello, para trazar este mapa de regiones económicas de
México se siguieron métodos propios, que constituyen las varias
etapas del proceso: I) estudio durante el año de 1961 y posterior-
mente, de las experiencias, ideas y realizaciones de autores mexica-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 411

nos y extranjeros, en materia de division económica regio


unión de los datos, mapas, libros, etcétera, disponibles par
la división; 3) realización de viajes por todas las regio
micas del país (que abarcaron más de 38 000 Kms., en el cu
años) para visitar empresas industriales y áreas agrícolas,
vías de comunicación; para constatar sobre el terreno los lí
ximados de las regiones y acumular datos in situ ; 4) volv
nete para ordenar las cifras y datos de carácter natural, d
o económico de cada región. Proceder entonces, en el f
análisis de todas las regiones extensamente. Establecimos
quía en las unidades que integran el país, a saber: a) zo
micas o grandes regiones básicas; b) regiones económic
dentro de las zonas; c) comarcas o distritos económicos, d
las regiones; y d ) subregiones y microrregiones. En el m
considera la división en zonas y regiones. Como caractere
tacados para analizar las unidades se tomaron en cuenta los
1) naturales (topografía, climas, suelos, hidrografía, en o
vegetación); 2) recursos naturales de todo tipo; 3) espe
económica nacional e importancia en el comercio intern
relaciones económicas internas y externas; 5) varios índic
les de desarrollo económico; 6) población (absoluta, den
bana y rural, económicamente activa; las ciudades y el
principales datos de las actividades económicas; 8) aspecto
mentarios de transportes y comunicaciones.
El mapa adjunto muestra que en México hay cuando
grandes zonas y alrededor de 100 regiones económicas
grado. Las zonas económicas llevan los nombres de acue
localización geográfica o la denominación usual en el país:
este; 2) Norte; 3) Noreste; 4) Pacífico Sur; 5) Centro-Oc
Centro Sur; 7) Golfo de México; 8) Península de Yucatá
aspectos naturales tienen importancia en la delimitación d
entre los topográficos la existencia de la gran cadena d
Madre Occidental, en parte la Sierra Madre Oriental, el
nico Transversal; entre los hidrográficos la falta de ríos su
en la península yucateca; la existencia de suelos desérticos
desérticos en comarcas áridas; pero los decisivos han sido s
aspectos demográficos y económicos, entre ellos los tipos
ción económica, el grado de desarrollo del capitalismo
atracción de las ciudades, comunicaciones y lazos económico

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
412 Investigación económica

El estudio nos ha permitido constatar en


diferencias regionales dentro de un país to
desarrollado, donde el 52 por ciento de la
activa se dedica a labores agropecuarias, per
se ha registrado un fuerte crecimiento de l
ción, que le permite contribuir con más
ciento tomando todo el sector industri
(1960) contra sólo 20 del sector agropecuar
es ya un país que cuenta con vasta red de c
transportes aéreos, con modernos edificios
viles en grandes ciudades como México, Gu
bla; sin embargo, los contrastes entre zon
interior son muy fuertes y revelan grados
económico y social. Por falta de espacio sól
ponencia del XX Congreso Internacional de
zonas económicas del país, para mostrar su
tiva y las diferencias que guardan entre s
tratado en lo posible de no romper la unid
cipios, aunque en pocos casos ello no fu
consistió en acercar los arbitrarios límites administrativos a la rea-
lidad geoeconómica.
El Noroeste, Norte y Noreste son zonas donde las regiones agrícolas
alcanzan un alto desarrollo capitalista gracias al riego y la siembra
de algodón, tomate y otros productos de exportación o trigo y simi-
lares artículos de consumo interno. El Noroeste se especializa en la
gran agricultura de cereales, algodón, tomate, trigo, caña de azúcar,
con actividades secundarias de ganadería en Sonora y Sinaloa, mine-
ría del cobre y explotación de sal en Sonora y la Baja California;
pesca de mariscos, atún, y otras especies, además de contar con
nuevas industrias derivadas de la agricultura y la pesca. El Norte
-Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí, Zacatecas centro
y norte- es predominantemente minero (plomo, zinc, plata, hierro,
carbón de piedra) e industrial (Monterrey, Monclova y Nueva Ro-
sita, Parral y Chihuahua) y también agrícola, a base de algodón,
cereales, viñedos y ganadero de exportación en Chihuahua y Coa-
huila. Por su parte, el Noreste (Tamaulipas y Nuevo León sin incluir
la ciudad de Monterrey) proporciona petróleo y gas, teniendo como
segunda actividad la agricultura de riego y como tercera la ganadería.
El Centro-Occidente, desde Jalisco centro y oriental a Michoacán
norte, Guanajuato y Nayarit sur, es una zona eminentemente agri-

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
La división económica regional de México 413

cola ganadera de fuerte densidad demográfica, con aisladas c


des industriales (entre ellas León, Guadalajara y Salamanca
Centro-Sur, comprendiendo Querétaro, Hidalgo Sur, México, el
trito Federal, Morelos, Tlaxcala y partes de Puebla, es el co
del país, pues sólo en la región de la ciudad de México y aled
(cerca de 5.5 millones de habitantes) se concentra alrededo
50-55 por ciento de la producción industrial de la nación y tam
hay fuerte desarrollo agrícola-ganadero en los altos valles de T
Puebla y México, además de aislados puntos mineros e impor
crecimiento de los transportes.
El Pacífico sur es toda una vasta zona de escaso desarrollo eco-
nómico, desde la costa de Nayarit a Chiapas y abarcando casi toda
Oaxaca, Guerrero, sur de Puebla y de Michoacán, Colima y occidente
de Jalisco: territorios de fuerte población indígena o mestiza, basada
casi totalmente en el trabajo agrícola-ganadero (café, maíz, palmas,
frutales tropicales) con malas comunicaciones y nivel bajo de vida,
siendo muy escasas las ciudades populosas y los centros industriales.
El Golfo de México proporciona más del 90 por ciento del petróleo
y gas de la nación y posee importantes regiones de cultivos tropicales,
entre ellos de caña de azúcar, café, cacao, plátanos, frutales. Es la
única zona de México donde existen grandes sistemas hidrográficos
y exceso de agua; también la pesca es importante y la ganadería de
Veracruz y Tabasco. Finalmente, la península de Yucatán es sui
generis en casi todo: tierra del henequén al norte y los bosques tro-
picales al oriente, con predominio absoluto de la agricultura y explo-
tación forestal, para una población de bajísimo nivel de vida (simi-
lar al del Pacífico Sur).
Conviene terminar esta ponencia señalando que no se redacta
este trabajo por mero propósito pedagógico, sino para que en el
futuro -con las correcciones a inevitables fallas y con la adición de
nuevas regiones que vayan surgiendo en el curso del desarrollo eco-
nómico de la República- sirva a fines de planeación económica y
social, que permita un más rápido crecimiento del país en todos
aspectos, gracias al conocimiento científico del territorio y de la
realidad económica. Todo ello aplicable dentro de las condiciones
específicas de México.

Ciudad Universitaria, Julio de 1964.

This content downloaded from 148.231.180.254 on Fri, 27 Apr 2018 01:10:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms