Está en la página 1de 4

La corrosión en construcciones metálicas, es el proceso de destrucción de

los metales y sus aleaciones, provocado por una acción de fenómenos


atmosféricos, químicos o electroquímica. Esto causa enormes daños, no
solamente a las estructuras, sino a la economía del país, pues anualmente
se pueden llegar a perder millones de toneladas de metales y de dinero,
en la inversión para reconstrucción.

Existen algunos elementos contaminantes, que producen en las


estructuras metálicas de construcción una agresiva oxidación de las
mismas. Por tal razón, las labores de inspección y cuidado continuo de
estas edificaciones se hacen vitales para el prolongamiento de la vida útil
del proyecto.

Toda estructura metálica que esté expuesta a factores externos de


corrosión, como viento, lluvia, salinidad, entre otros, sufre daños
significativos que afectan la resistencia, durabilidad y estética de estos
elementos.

Es por esto que, dentro del proceso de construcción con estructuras


metálicas, el uso de un primer y acabado final es importante para extender
la vida útil de la inversión en infraestructura.

La variación en el método empleado para cuidar las piezas de acero o


diversos metales, depende precisamente del método o protección del
metal, se recomienda que se utilice recubrimientos de alto desempeño y
adecuados para los diferentes ambientes. Por ejemplo, para proteger
piezas de hierro, SHERWIN-WILLIAMS le recomienda los diferentes
sistemas de pintura de acuerdo al ambiente que estará expuesto el
elemento:
Puntos a tener en cuenta.
 Inspección adecuada: Parte de un correcto proceso de montaje de
estructuras metálicas, que garantice la durabilidad de sus edificaciones,
radica en el empleo de muchos métodos para determinar el estado de una
estructura, como los ensayos no destructivos de tintas penetrantes, el
ultrasonido y las radiografías.
Además, en el proceso de verificación de corrosión estructural, lo más
usado es la validación visual, la que permite establecer el grado de
corrosión de un elemento y determinar si necesita un tratamiento de
limpieza y pintura.

 Mantenimiento: Como la corrosión ocurre en la superficie del metal en


contacto con un electrolito, como el agua, controlar el proceso depende de
encontrar un medio que retarde dichas reacciones. Dependiendo del medio
utilizado el control puede ser pasivo, por inhibición o protección (Barrera).

El más utilizado es este último (Protección Barrera) ya que aísla la


superficie metálica utilizando revestimientos orgánicos, como pinturas o
recubrimientos de tipo galvánico.

HUMEDAD Y CORROSIÓN VAN DE MANO


El proceso de corrosión es el ataque destructivo de un metal, causado por alguna reacción química
o electroquímica con su medio ambiente. Una atmósfera húmeda, el agua, químicos, el suelo, entre
otros, pueden actuar como desencadenantes de un proceso corrosivo.
ADECUADA INSPECCIÓN
Existen muchos métodos para determinar el estado de una estructura, como los ensayos no
destructivos, de tintas penetrantes, el ultrasonido y las radiografías, que nos permiten verificar si
una suelda o elemento esta íntegro y sin fallas.
En el proceso de verificación de corrosión estructural, lo más usado es la validación visual, la que
nos permite establecer el grado de corrosión de un elemento, para determinar si necesita un
tratamiento de limpieza, pintura o galvanizado.
Las inspecciones se deben hacer de forma periódica y constante.
MANTENIMIENTO
Según técnicos de Sedemi, como la corrosión
ocurre en la superficie del metal en contacto con un electrolito(sustancia que se comporta como un
medio conductor eléctrico, ejemplo: el agua), controlar el proceso depende de encontrar un medio
que retarde dichas reacciones. Dependiendo del medio utilizado el control puede ser pasivo, por
inhibición o protección. El más utilizado es este último. Aquí, se busca aislar la superficie metálica
utilizando revestimientos orgánicos, como pinturas o recubrimientos metálicos de tipo galvánico,
como la llamada protección catódica. En pocas palabras, se recubre la estructura protegida con un
metal que sea anódico, para que se comporte como metal de sacrificio, corroyéndose en su lugar.
La velocidad de deterioro del zinc se produce, generalmente, de forma lineal según el entorno. Esto
permite estimar la vida útil del revestimiento, mediante las evaluaciones de su espesor.
El galvanizado tiene un tiempo de vida útil mucho mayor. En el caso de los revestimientos
orgánicos, dependerá de la preparación superficial y el sistema aplicado.