Está en la página 1de 401

UNIVERSIDAD CATÓLICA FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES

SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO ESCUELA DE ECONOMÍA

TÓPICOS EN MACROECONOMÍA
DINÁMICA

DR. CIRO EDUARDO BAZÁN NAVARRO


ABRIL DE 2014
Url: https://universidadcatolicasantotoribiodemogrovejo.academia.edu/CiroEduardoBaz%C3%A1nNavarro

Chiclayo-Perú
CONTENIDO
Introducción XI

CAPÍTULO I: El modelo IS-LM: Una versión dinámica


lineal

Supuestos del modelo 1


Resolución del modelo 4
Análisis cualitativo 4
Caso 1: espiral convergente (autovalores complejo conjugados) 5
Análisis cuantitativo 12
Efectos de un incremento en el stock nominal de dinero 14
Efectos de largo plazo 15
Efectos de corto y mediano plazo 16
Simulación numérica 17
Análisis cualitativo 22
Caso 2: nodo impropio convergente (autovalores reales distintos) 22
Análisis cuantitativo 26
Efectos de un incremento en el stock nominal de dinero 27
Efectos de largo plazo 28
Efectos de corto y mediano plazo 28
Simulación numérica 29
Análisis cualitativo 34
Caso 3: nodo impropio convergente (autovalores reales repetidos) 34
Análisis cuantitativo 38
Efectos de un incremento en el stock nominal de dinero 40
Efectos de largo plazo 40
Efectos de corto y mediano plazo 41
Simulación numérica 41
Conclusiones 47
Bibliografía 48
CAPÍTULO II: Modelo dinámico de oferta y demanda
agregadas

Supuestos del modelo 49


Resolución del modelo 53
Análisis cualitativo 54
Caso 1: espiral convergente (autovalores complejo conjugados) 54
Análisis cuantitativo 59
Shock de política monetaria expansiva: Efectos de un aumento de la tasa
de crecimiento el stock nominal de dinero 62
Efectos de largo plazo 62
Efectos de corto y mediano plazo 63
Shock de oferta negativo: Efectos de una disminución de la renta real natural 63
Efectos de largo plazo 63
Efectos de corto y mediano plazo 64
Shock de política fiscal: Efectos de una disminución de la tasa marginal
impositiva y un incremento del gasto público simultáneos 64
Efectos de largo plazo 65
Efectos de corto y mediano plazo 65
Simulación numérica 66
Simulación del shock de política monetaria expansiva 69
Simulación del shock de oferta negativo 72
Simulación del shock de política fiscal 74
Análisis cualitativo 77
Caso 2: nodo impropio convergente (autovalores reales distintos) 77
Análisis cuantitativo 80
Shock de política monetaria contractiva: Efectos de un decremento de la tasa
de crecimiento el stock nominal de dinero 81
Efectos de largo plazo 82
Efectos de corto y mediano plazo 82
Shock de oferta negativo: Efectos de una disminución de la renta real natural 83
Efectos de largo plazo 83

IV
Efectos de corto y mediano plazo 84
Shock de política fiscal: Efectos de una disminución de la tasa marginal
impositiva y un incremento del gasto público simultáneos 84
Efectos de largo plazo 84
Efectos de corto y mediano plazo 84
Simulación numérica 86
Simulación del shock de política monetaria contractiva 90
Simulación del shock de oferta negativo 93
Simulación del shock de política fiscal 95
Análisis cualitativo 98
Caso 3: centro marginalmente estable (autovalores complejo conjugados) 98
Análisis cuantitativo 101
Simulación numérica 103
Conclusiones 106
Bibliografía 107

CAPÍTULO III: Modelo de inflación en una economía


cerrada

Supuestos del modelo 109


Resolución del modelo 113
Análisis cualitativo 114
Caso 1: espiral convergente (autovalores complejo conjugados) 115
Análisis cuantitativo 121
Efectos de un incremento en el stock nominal de dinero 124
Efectos de largo plazo 124
Efectos de corto y mediano plazo 125
Simulación numérica 126
Simulación del shock de política monetaria expansiva 129
Análisis cualitativo 131
Caso 2: nodo impropio convergente (autovalores reales distintos) 131
Análisis cuantitativo 138
Efectos de un incremento en el stock nominal de dinero 140
V
Efectos de largo plazo 140
Efectos de corto y mediano plazo 141
Simulación numérica 142
Simulación del shock de política monetaria expansiva 145
Análisis cualitativo 147
Caso 3: centro marginalmente estable (autovalores complejo conjugados) 147
Análisis cuantitativo 151
Simulación numérica 153
Conclusiones 156
Bibliografía 157

CAPÍTULO IV: Modelo de Overshooting cambiario con


precios rígidos a corto plazo y tipo de
cambio flexible

Supuestos del modelo 159


Resolución del modelo 166
Análisis cualitativo 167
Análisis cuantitativo 173
Efectos de corto plazo de un cambio exógeno permanente y no anticipado 176
Efectos de mediano plazo de un cambio exógeno permanente y no anticipado 179
Efectos de un aumento sorpresivo y permanente del stock nominal de dinero 181
Efectos de corto plazo 182
Efectos de mediano plazo 183
Efectos de largo plazo 184
Simulación numérica 186
Conclusiones 192
Bibliografía 193

CAPÍTULO V: El modelo de crecimiento de Harrod-


Domar

Supuestos del modelo 195


Funcionamiento del modelo 199

VI
Análisis cualitativo 202
Análisis cuantitativo 204
Simulación numérica 207
Conclusiones 210
Anexo 1 211
Anexo 2 212
Anexo 3 212
Bibliografía 213

CAPÍTULO VI: Modelo de crecimiento neoclásico de


Solow-Swan

Supuestos del modelo 215


Análisis del modelo en variables per cápita 217
Análisis dinámico cualitativo 219
Tasas de crecimiento en el estado estacionario: crecimiento equilibrado 221
Estática comparativa 224
La regla de oro de acumulación del capital 225
Dinámica durante el periodo de transición hacia el estado estacionario 229
Experimentos de política económica 232
Implicaciones cuantitativas 234
Convergencia 238
El progreso tecnológico 241
El modelo de Solow-Swan con progreso tecnológico exógeno 244
La contabilidad del crecimiento: aspectos analíticos 249
Análisis cuantitativo (tecnología de producción tipo Cobb-Douglas) 252
Un caso numérico (sin progreso tecnológico) 263
Conclusiones 267
Anexo 1: Función homogénea 268
Anexo 2: Tasa de crecimiento instantánea del stock de capital 268
Anexo 3: Teorema de Euler 268
Anexo 4: Optimización de las empresas 270
Anexo 5: Velocidad de convergencia 271

VII
Anexo 6: Teorema de Taylor 273
Anexo 7: Tiempo que tarda en recorrer una variable en recorrer la mitad
de la distancia que hay entre su estado estacionario y su valor inicial 274
Anexo 8: La función de producción tipo Cobb-Douglas 276
Ecuaciones diferenciales ordinarias lineales de primer orden con coeficientes
coeficientes variables 278
Bibliografía 280

CAPÍTULO VII: El modelo de crecimiento óptimo de


Ramsey-Cass-Koopmans
Supuestos del modelo 283
a) La economía centralizada 286
La regla de Keynes-Ramsey 289
La condición de transversalidad 296
Funciones de utilidad especialmente útiles 296
Estado estacionario 298
La regla de oro modificada 298
Dinámica del modelo 299
Descarte de sendas explosivas 301
Comportamiento local alrededor del estado estacionario 302
Simulación numérica 306
b) La economía descentralizada 312
La condición de no admitir el juego de Ponzi 315
El equilibrio descentralizado 319
El papel de las expectativas 322
El gobierno en la economía descentralizada 323
Cambios de presupuesto equilibrado en el gasto del gobierno 323
Simulación numérica 325
Financiamiento a través de la deuda 331
Impuestos distorsionadores del capital 333
Simulación numérica 336
Conclusiones 341

VIII
~
Anexo 1: condiciones necesarias de primer orden utilizando Ht y H t : caso de

economía centralizada 343


Anexo 2: regla de oro modificada: caso en el que hay progreso tecnológico y la
función de utilidad es CRRA 344
Anexo 3: elasticidad de sustitución intertemporal instantánea 347
Anexo 4: Cálculo de c 0 dado k 0 que conduzca al estado estacionario 348

Anexo 5: deducción de la restricción presupuestaria dinámica 352


Bibliografía 353

CAPÍTULO VIII: Ciclos económicos reales: un modelo


básico
Procedimiento general 355
Supuestos del modelo 355
Formulación matemática del modelo 357
Tecnología 357
Restricción de recursos de la economía 358
Demanda de los factores de producción 358
Preferencias 359
Decisión bajo incertidumbre 361
Condición de transversalidad 363
Solución del modelo 364
Equilibrio competititvo 364
Ecuaciones 365
Linealización y estado estable del modelo 366
Ley de movimiento del equilibrio recursivo vía el método de coeficientes
indeterminados 370
Calibración 371
Análisis impulso-respuesta utilizando Excel 375
Simulación del modelo utilizando Excel 379
Conclusiones 387
Bibliografía 388

IX
X
Introducción
En este manual se analizan sistemas dinámicos continuos y discretos (en el
caso del modelo de ciclos económicos reales: RBC), lineales y no lineales (el modelo
de crecimiento óptimo de Ramsey-Cass-Koopmans), determinísticos y estocásticos
(modelo RBC) tanto desde una perspectiva cuantitativa como desde un enfoque
cualitativo (utilizando diagramas de fase) aplicados a la macroeconomía y al
crecimiento económico.
En esta versión, preliminar e incompleta, he intentado compilar algunos
modelos que he ido desarrollando en las asignaturas de macroeconomía dinámica y
de modelos de desarrollo y crecimiento económico durante los últimos cinco años en
la escuela de economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad
Católica Santo Toribio de Mogrovejo (USAT).
En el primer capítulo se hace un estudio de una versión lineal y
determinística del modelo IS-LM dinámico. En el segundo capítulo se estudia un
modelo dinámico de oferta y demanda agregadas, en el que se supone que los agentes
económicos forman sus expectativas sobre la inflación bajo un marco de expectativas
adaptativas. En el siguiente capítulo analizo un modelo dinámico de inflación en una
economía cerrada (el cuál ha sido linealizado para facilitar su desarrollo). A
continuación se efectúa el estudio de una versión dinámica del famoso modelo de
overshooting cambiario desarrollado por Dornbush. A partir del quinto capítulo se
abordan modelos de crecimiento económico determinísticos y estocásticos (en el
último capítulo). En el capítulo 5 se efectúa un análisis del modelo de crecimiento
económico actualmente conocido como modelo de crecimiento de Harrod-Domar. En
el sexto capítulo se examina la estabilidad dinámica del modelo de crecimiento
neoclásico de Solow-Swan con y sin progreso tecnológico. En la penúltima sección,
siguiendo casi al pie de la letra a Blanchard y Fisher (1989), se desarrolla el modelo
de crecimiento intertemporal óptimo de Ramsey-Cass- Koopmans, tanto desde una
perspectiva centralizada como desde una perspectiva descentralizada (en este último
caso se incorpora al sector gubernamental). Finalmente, se efectúa el estudio de un
modelo dinámico de equilibrio general estocástico elemental: en concreto se
desarrolla una versión básica de un modelo de ciclos económicos reales (RBC). Para
ello hago uso de Microsoft Excel para efectuar las simulaciones y el análisis de las
fluctuaciones cíclicas que experimentan diversas variables económicas respecto al
valor que tenían en el estado estacionario antes de producirse una perturbación
aleatoria tecnológica.

La principal característica de estos apuntes radica en que se ha realizado un


minucioso análisis teórico-matemático de cada uno de los modelos aquí abordados (el
cual puede incluir, dependiendo del modelo, el análisis de los mecanismos de
transferencia, la dinámica de la transición hacia el estado estacionario de las variables
endógenas, y los efectos de corto, mediano y largo plazo de perturbaciones).
Asimismo, para complementar el análisis anterior se han efectuado simulaciones
numéricas en Microsoft Excel y/o en MATLAB 7.12.0.

CIRO EDUARDO BAZÁN NAVARRO


Dr. en Economía. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) - Las
Palmas de Gran Canaria. España.
Profesor de la Escuela de Economía de la Universidad Católica Santo Toribio de
Mogrovejo (USAT) - Chiclayo. Perú.

Abril de 2014.

XII
El modelo IS - LM: Una versión dinámica lineal
La versión estática del modelo IS (Investment, Save) - LM (Liquidity preference,
Money), que integra mercados financieros (de bonos y dinero) y mercados de bienes y
servicios, fue planteada por Hicks (1937) para sintetizar los contenidos analíticos de la
Teoría General de Keynes. En su forma estática, la curva IS representa el lugar
geométrico de combinaciones de la tasa de interés y la renta real que conducen al
equilibrio en el mercado de bienes y servicios (donde la inversión iguala al ahorro),
mientras que la curva LM representa el lugar geométrico de combinaciones de la tasa de
interés y la renta real que conducen al equilibrio en el mercado de dinero1 (donde las
preferencias de liquidez igualan a la oferta de dinero). El equilibrio global2 en estos
mercados se obtiene cuando el mercado de bienes y servicios y el mercado de dinero
simultáneamente están en equilibrio (el equilibrio global en dichos mercados se da en el
punto de corte entre las curvas IS y LM). En esta sección vamos a analizar este modelo
desde una perspectiva dinámica, para una economía cerrada y con precios fijos u oferta
agregada con elasticidad infinita a ese nivel dado de precios. Para ello, utilizando
Matlab 7.12.0, vamos a efectuar una simulación numérica de una versión lineal del
modelo. Finalmente, analizaremos (para los tres casos aquí presentados) la estabilidad
del modelo tras una perturbación externa no anticipada (un incremento en el stock
nominal de dinero).
Supuestos del modelo:
1. Economía cerrada. Se supone que las exportaciones netas son nulas.
2. Mercado real o de bienes y servicios: este mercado viene descrito por las siguientes
ecuaciones:
D t  C t  I t  G

O t  Yt (1)
D  O
 t t

La primera ecuación de (1) nos dice que la demanda agregada de bienes y servicios,
“ D t ”, es igual al gasto real, que viene dado por la suma del gasto en consumo,
“ C t ”, el gasto en inversión, “ I t ”, y el gasto público (consumo e inversión
planeados por el Estado: compras de bienes y servicios por parte del Estado), “ G ”,
que se considera exógenamente dado. La segunda ecuación nos dice que la oferta
agregada de bienes y servicios, “ O t ”, no es más que la renta real (producción
agregada de bienes y servicios), “ Yt ”. La tercera ecuación de (1) no es más que la
condición de equilibrio dinámico en el mercado de bienes y servicios. Sustituyendo
la primera y la segunda ecuación en la tercera se obtiene que:
Yt  C t  I t  G (2)

1
Por la Ley de Walras, si el mercado de dinero y el mercado de bienes y servicios están en equilibrio,
entonces el mercado de bonos también estará en equilibrio. Por tanto, tal como lo hizo Keynes (1937),
será suficiente trabajar con dos de los tres mercados: el mercado de dinero y el mercado de bienes y
servicios.
2
Aunque el modelo IS-LM es un modelo de equilibrio general del mercado financiero (mercado de bonos
y de dinero) y del mercado de bienes y servicios, que permite determinar la demanda agregada de bienes
y servicios, dicho equilibrio no representa el equilibrio general de la economía, ya que para ello sería
necesario incorporar en el modelo la función de producción y el mercado de trabajo (esto es, los factores
que determinan la oferta agregada de bienes y servicios de la economía).
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

La ecuación (2), la condición de equilibrio dinámico en el mercado de bienes y


servicios, nos dice que, en cada instante, la renta real deberá ser igual al gasto real.

Si suponemos que el consumo es una fracción de la renta disponible (suponemos


que las transferencias gubernamentales son nulas), Yt  Tt , tenemos que:

Ct  c0  cYt  Tt , c0  0, 0  c  1 (3)

Donde “c” es la propensión marginal a consumir, c 0 es el consumo autónomo o de


subsistencia (consumo mínimo que la gente incurrirá independientemente de la
renta), y “ Tt ” son los impuestos.

Supondremos que los impuestos, Tt , son una función lineal de la renta. Esto es:

Tt  0  Yt ,  0  0 0   1 (4)

Donde “τ” es la tasa marginal impositiva, y  0 es la tributación autónoma.

Sustituyendo (4) en (3) resulta:

C t  c 0  cYt  0  Yt   c 0  c1  Yt  c0 (5)

Por otro lado, de (2) tenemos que:

I t  Yt  C t  G (6)

Sumando y restando los impuestos a la expresión (6) tenemos que:

  
I t  Yt  Tt   Tt  G  C t  Yt  Tt  C t   Tt  G  Sprivado
t 
 Spúblico
t  St (7)

Sustituyendo (4) y (5) en (7) resulta que:

It  Yt  0  Yt  c0  c1  Yt  c0   0  Yt  G 


I t  1  c1  Yt   1  c 0  c 0  0  Yt  G 

I t  s1  Yt   s0  c 0  0  Yt  G 
privado S público
  
St t
 

I t  s1  Yt  0   c0  0  Yt  G  St , 0  s  1  c  1 (8)

Dónde: Sprivado
t es el ahorro privado, que viene dado por la diferencia entre la renta
disponible y el consumo, Spúblico
t es el ahorro público, que viene dado por la
diferencia entre los impuestos y el gasto público, y “s” es la propensión marginal al
ahorro. La ecuación (5) no es más que una versión equivalente de la ecuación (2).
Dicha ecuación nos dice que en una economía cerrada, en cada instante, el
equilibrio dinámico quedará garantizado siempre que la inversión, I t , iguale al
ahorro, St .

2
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otro lado, supondremos que la función de inversión depende lineal e


inversamente de la tasa de interés nominal (asumimos que la inflación esperada es
nula), “ rt ”, tal como sigue:
I t  I 0  rt ; I 0  0 0 (9)
Donde “µ” mide la respuesta de la inversión a la tasa de interés (cuando la tasa de
interés es elevada el crédito será caro, y en consecuencia la inversión será
relativamente baja), e I 0 es la inversión autónoma (independiente de la renta y de la
tasa de interés).
Finalmente, en este modelo se supondrá que, en cada instante, la renta “ Yt ” se
ajusta de forma lenta (no instantáneamente) de acuerdo al exceso de la demandada
de bienes y servicios (o lo que es lo mismo, de acuerdo al exceso de la inversión
“ I t ” respecto al ahorro “ S t ”). En concreto, se supondrá que:

Y t  c1 D t  O t   c1 I t  St , c1  0 (10)
Donde “ c1 ” es la velocidad de ajuste de la renta real (la producción agregada de
bienes y servicios) ante excesos de demanda de bienes y servicios.
Reemplazando (8) y (9) en (10) obtenemos:

 

Y t  c1 c1    1Yt  c1rt  c1 I 0  G  c 0  c 0 (11)
3. Mercado de dinero: este mercado viene descrito por las siguientes ecuaciones:
Ldt  Yt  rt ,   0    0
 o
L t  M P  m , m  0 (12)
 d
 t
L  Lo
t

Dónde “θ” es la sensibilidad de la demanda de dinero por motivos transaccionales


(dinero empleado como medio de cambio en todas las transacciones de bienes y
servicios), y “γ” es la sensibilidad de la demanda de dinero por motivos
especulativos (sensibilidad de la demanda de dinero a cambios en la tasa de
interés). La primera ecuación nos dice que la demanda real de dinero (también
conocida como preferencias de liquidez o demanda de saldos monetarios reales),
“ Ldt ”, es una función lineal que depende directamente de la renta, “ Yt ” (cuando la
cantidad de producción agregada es elevada la cantidad de dinero necesaria para
pagar los factores de producción y los productos finales es también elevada y
viceversa), e inversamente de la tasa de interés nominal, “ rt ” (cuando la tasa de
interés es elevada resulta caro tener gran cantidad de dinero en efectivo. Además, el
precio de mercado de los bonos es relativamente bajo en esta situación. Esto
estimulará la compra de bonos ya que los compradores esperan un incremento en el
precio de estos: motivos especulativos.). La segunda ecuación nos dice que la oferta
real de dinero, “ Lot  m ”, es exógena (el stock nominal de dinero, “ M ”, está
exógenamente determinado por el Banco Central y el índice de precios, “ P ”, se
asume constante). La tercera ecuación no es más que la condición de equilibrio
dinámico en el mercado financiero. Sustituyendo la primera y la segunda ecuación
en la tercera se obtiene que:
Yt  rt  m (13)

3
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

La ecuación (13), la condición de equilibrio dinámico en el mercado financiero, nos


dice que, en cada instante, la demanda real de dinero (las preferencias de liquidez)
deberá ser igual a la oferta real de dinero.

Finalmente, se supondrá que, en cada instante, la tasa de interés nominal “ rt ” se


ajusta de forma lenta (no instantáneamente) de acuerdo al exceso de la demandada
de dinero. Esto es:

 

r t  c 2 Ldt  Lot , c 2  0 (14)

Donde “ c 2 ” es la velocidad de ajuste de la tasa de interés ante excesos de demanda


de dinero.

Reemplazando las dos primeras ecuaciones de (12) en (14) obtenemos:


r t  c 2 Yt  rt  m   c 2Yt  c 2 rt  mc 2 (15)

Resolución del modelo:

En este modelo los parámetros son: c1 , c 2 , , , , . Las variables exógenas son: m, G.


Mientras que las variables endógenas son: Yt , rt . En consecuencia, el sistema de
ecuaciones diferenciales que define el comportamiento dinámico de este modelo,
expresado en forma matricial, viene dado por las ecuaciones (11) y (15):

  
Y t
  
  
c1 c1    1  c1   Yt   c1 I 0  G  c 0  c 0  (16)
 r   
 r t   c2  c 2  t    mc 2
   X 
 
 A b
X

Análisis cualitativo

Ahora vamos a realizar el análisis de estabilidad. Para ello vamos a determinar lo


siguiente:



 trA  c1 c1     1  c 2  0

 A    1  c1    c1c 2  0 17

  trA2  4 A  c c1     1  c 2  4c c   1  c1     
1 2 
 1 2
 

Dado que A  0, entonces queda garantizada la existencia del punto de equilibrio del
sistema (16), que calcularemos a través de:

Y E  1

 E   A b
r 

4
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

  
 m  I0  G  c0  c0 
  
  
   1  c1      
Y E     
 Y E m, G , I0 , c0 , 0 , , , , c,  
18
 E  
r   
 I 0 G  c 0  c 0  
m
c 1     1  
 0 0 0 
  r E m, G , I , c ,  , , , , c,  

   
  
   1  c1    
  
Imponiendo condiciones de no negatividad a (18) se tiene que:

 
 Y E  0  I0  G  c0  c0   m  0
 
 19
 E m
 r  0  I 0  G  c 0  c 0  1  c1    0
 

De (19), la condición que garantizará la no negatividad de los valores de equilibrio de


las variables endógenas del modelo es:

m
I 0  G  c 0  c 0  1  c1    0 (20)

De acuerdo a los signos asumidos de todos los parámetros del modelo, en este modelo
podemos encontrar tres casos (que surgen al asumir el signo del discriminante) en los
que el sistema sea estable. Los casos en cuestión son:


trA  c c1     1  c  0
 1 2


Caso1: Espiral  A    1  c1     c1 c 2  0 21

  
  c1 c1    1  c1   4c1c 2   1  c1       0
2

  

El polinomio característico viene dado por:

p   A  I  2  trA  A  0 22


Dado que:

  0          23

5
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por tanto:

 trA   trA    trA  i  trA 


1      i    i


2 2 2 2 2 24
 trA   trA    trA  i  trA 
 2      i    i
 2 2 2 2 2

Dónde:


 trA c1 c1     1  c 2
   0
 2 2

 
 4c1c 2   1  c1       c1 c1     1  c1 
2

     25
    0
 2 2 2


 2   2  A  c1 c 2   1  c1      0


En este caso, dado que la parte real de los autovalores es negativa,   0, entonces
tenemos que el punto de equilibrio del sistema dinámico es una espiral estable
(convergente).

El autovector v1 asociado a 1    i se calculará a partir de:

v1

   a  0 
c1 c1    1    i   c1      26
 c2  c 2    i  b 0

De donde:

 
 c1 c1    1    i 
   a
c1 c1    1    i  a  bc1  0  b  27 
  c1

La ecuación (27) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (26):

c2
c 2 a  c 2    i b  0  b  a
c 2    i

6
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

c2 c 2    i  c 22  c 2   c 2  i


b  ab a
c 2    i c 2    i  c 2   2   2

c22  c2  c2 i


b a 28
 2c22  2c2   2  2

De la tercera ecuación de (24) tenemos que:

c1 1  c1    trA  c 2  (29)

Sustituyendo (29) en la última expresión de (25) resulta:

 2   2  c1c 2  trA  c 2 c 2  c1c 2  c 2 trA   2 c 22 30


Reemplazando (30) en (28) se obtiene:
c2     i
b a 31
2  c1  trA

De la primera ecuación de (25) tenemos que:

trA  2 32
Sustituyendo (32) en (31) tenemos:
c 2    i
b a 33
c1

De (29) y por (32) tenemos que:

c 2  trA  c1 c1    1  2  c1 c1    1 34


Reemplazando (34) en (33) tenemos que:
 
c1 c1    1    i 
b  a 35
c1
Por tanto, haciendo a  1 tenemos que:
 1 
 
v1   c1 c1    1  

i  36

 c1 c1 

 
El autovector v 2 asociado a  2    i será el conjugado de v1 , esto es:
 1 
 
v 2   c1 c1    1  

i  37 

  c1 
 c 1

7
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora, para bosquejar el retrato de fase del modelo, vamos a determinar las ceroclinas
(las curvas que determinan las combinaciones de renta real y tasa de interés que
equilibran el mercado financiero (LM) y el mercado de bienes y servicios (IS)
respectivamente) a partir del sistema de ecuaciones (16). Esto es:

 
  

IS  Y , r  Y t  c1 c1     1Yt  c1rt  c1 I 0  G  c 0  c 0  0
 t t
  
 38
LM  Y , r  r t  c Y  c r  mc  0

 
t t 2 t 2 t 2


De donde la IS, esto es la ceroclina Y t  0, viene dada por:

   
  
  
 c1    1   I0  G  c0  c0 
rt    Yt   

39
     

Mientras que la LM, la ceroclina r t  0, viene dada por:

   
  
 m
rt   Yt  
   
 40
   

Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En



primer lugar, vamos a graficar la ceroclina Y t  0. De (39), por los supuestos adoptados,
se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta que tiene pendiente negativa e igual a
c1    1  , y que cortará al eje de la tasa de interés (eje vertical en el plano de fase
rt  Yt ) en I 0  G  c 0  c0    0 siempre que se verifique (20). Además, si estando en un

punto de la ceroclina Y t  0 como el punto A, la tasa de interés aumenta y el nivel de
renta real (producto agregado) permanece constante, pasando a un punto encima de la

ceroclina Y t  0 tal como el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del punto
B en la primera ecuación del sistema (38), al haber aumentado el valor de la tasa de
interés, se verifica que en un punto encima de dicha ceroclina, tal como el punto B,

Y t  0. Por tanto, conforme transcurra el tiempo, el valor de la renta real (producto

agregado) irá disminuyendo. En consecuencia, encima de la ceroclina Y t  0, tal como
se aprecia en la figura 1, las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido
de derecha a izquierda. Al lado opuesto de dicha ceroclina las líneas de fuerza
dinámicas serán horizontales y en sentido de izquierda a derecha ya que en dicha región

del plano de fase se verifica que Y t  0. De este análisis se desprende que encima de la

IS, al ser Y t  0, entonces hay un exceso de oferta en el mercado de bienes y servicios
(EOByS). En consecuencia, para que el mercado se equilibre, el nivel de renta (producto
agregado) deberá disminuir conforme transcurra el tiempo. Asimismo, debajo de la IS,

al ser Y t  0, hay un exceso de demanda en el mercado de bienes y servicios (EDByS).
En consecuencia, para que el mercado se equilibre, el nivel de renta (producto
agregado) deberá aumentar conforme transcurra el tiempo.

8
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

rt

rB B 
IS : Y t  0
rA A


EOByS : Dt  Yt   0  Y t  0


EDByS : Dt  Yt   0  Y t  0
Yt
YA  YB

Figura 1: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de renta real (recta IS)

A continuación vamos a graficar la ceroclina rt  0. De (39), por los supuestos
adoptados, se aprecia que esta ceroclina es una línea recta con pendiente positiva e igual
a   , mientras que el valor del intercepto con el eje vertical (eje de la tasa de interés)

será negativo e igual a  m  . Además, si estando en un punto de la ceroclina rt  0
como el punto A, la tasa de interés disminuye y el nivel de la renta real (producto
agregado) permanece constante, pasando a un punto debajo de dicha ceroclina, tal como
el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del punto B en la segunda ecuación
del sistema (37), al haber disminuido el valor de la tasa de interés, se verifica que en un

punto debajo de dicha ceroclina, tal como el punto B, rt  0. Por tanto, conforme
transcurra el tiempo, el valor de la tasa de interés irá aumentando. En consecuencia,

debajo de la ceroclina rt  0, tal como se aprecia en la figura 2, las líneas de fuerza
dinámicas serán verticales apuntarán hacia arriba. Encima de dicha ceroclina las líneas
de fuerza dinámicas serán verticales y apuntarán hacia abajo ya que en dicha región del

plano de fase se verifica que rt  0. De este análisis se desprende que encima de la recta

LM, al ser r t  0, entonces hay un exceso de oferta de dinero (EOD). En consecuencia,
para que el mercado se equilibre, el nivel de tasa de interés deberá disminuir conforme

transcurra el tiempo. Asimismo, debajo de la recta LM, al ser r t  0, hay un exceso de
demanda de dinero (EDD). En consecuencia, para que el mercado se equilibre, el nivel
de la tasa de interés deberá aumentar conforme transcurra el tiempo.

9
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

rt 
LM : r t  0

EOD : Ldt  EDD : Ldt 


 
 Lot  0  r t  0  Lot  0  r t  0

rA A
rB B

Yt
YA  YB

Figura 2: Equilibrio dinámico parcial para la tasa de interés (recta LM)

Superponiendo las ceroclinas de la renta real (IS) y de la tasa de interés (LM), y


bosquejando algunas sendas de fase en el plano de fase se obtiene la figura 3. Como
puede apreciarse en este modelo dinámico, el retrato de fase es una espiral convergente
hacia el punto de equilibrio E.

rt IS EOD 
R3 : 
EOByS rt  0

EDD
EOD R2 : 
R4 :  EOByS
EDByS
E
rE

r0 Yt  0
EDD
I R1 : 
EDByS
LM
Yt
Y0 YE

Figura 3: Retrato de fase de la economía

10
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otro lado, en la figura 3 también se aprecia que las ceroclinas dividen el primer
cuadrante del espacio de fase en cuatro regiones en las que la economía está fuera del
equilibrio simultáneo en ambos mercados. En la región R1 existe un exceso de demanda
 
de dinero (EDD), r t  0, y un exceso de demanda de bienes y servicios (EDByS), Y t  0.
En esta región, para que ambos mercados se ajusten hacia el equilibrio global, la renta
real (producto agregado) y la tasa de interés deberán subir conforme transcurra el

tiempo. En la región R2 existe un exceso de demanda de dinero (EDD), rt  0, y un

exceso de oferta de bienes y servicios (EOByS), Yt  0. En esta región, para que ambos
mercados se ajusten hacia el equilibrio global, la renta real (producto agregado) deberá
disminuir y la tasa de interés deberá subir conforme transcurra el tiempo. En la región

R3 existe un exceso de oferta de dinero (EOD), rt  0, y un exceso de oferta de bienes y

servicios (EOByS), Yt  0. En esta región, para que ambos mercados se ajusten hacia el
equilibrio global, la renta real (producto agregado) y la tasa de interés deberán bajar
conforme transcurra el tiempo. Mientras que en la región R4 existe un exceso de oferta
 
de dinero (EOD), rt  0, y un exceso de demanda de bienes y servicios (EDByS), Y t  0.
En esta región, para que ambos mercados se ajusten hacia el equilibrio global, la renta
real (producto agregado) deberá subir y la tasa de interés deberá bajar conforme
transcurra el tiempo.

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I del plano de fase,
de acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase (espiral) y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E. En el corto y mediano plazos, tanto la tasa de interés como la renta real tendrán un
comportamiento oscilante y convergente alrededor de sus valores de equilibrio
estacionarios.

Aunque en el punto I el mercado de dinero se encuentra en equilibrio (dado que dicho


punto se encuentra sobre la LM), el mercado de bienes y servicios no lo está. Como el
punto I está por debajo de la IS, entonces hay un exceso de demanda en el mercado de
bienes y servicios (los consumidores están demandando una cantidad de bienes y
servicios mayor a la cantidad que se está produciendo en la economía), entonces por

(10), Y  0, lo que significa que conforme transcurra el tiempo la renta real (producción
agregada) aumentará para equilibrar el mercado de bienes y servicios. Este aumento en
la renta real (producción agregada) generará que la demanda real de dinero, Ldt , se
incremente, de acuerdo a la primera expresión de (12), generando un exceso de

demanda en el mercado monetario. Entonces, por (15), r  0, lo que significa que
conforme transcurra el tiempo la tasa de interés aumentará para equilibrar este mercado.
No obstante, de acuerdo a (9), el incremento de la tasa de interés hará que la inversión
caiga, y esto a su vez hará que la demanda agregada de bienes y servicios disminuya, de
acuerdo a la primera ecuación de (1). El proceso continuará conforme transcurra el
tiempo hasta que ambos mercados alcancen el equilibrio global (E).

11
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo
El comportamiento de la renta (producción agregada) y de la tasa de interés vienen
dados por:
    
  
  
    
2  
  4c1c 2   1  c1     c1 c1    1  c1   
  
  
 c c 1  1 c 2 
Yt  Y E   1 2 t  
 
e h1 cos  t  

 E 
 rt  r    2  
   
    
 
  
   
  
 
     
2  
   4c1c 2   1  c1     c1c1    1  c1   
 h 2sen   t  41
 2  
  
   

 
Dónde:
  
 h1  k1  v1  k 2  v 2
    42
 h 2  k1  v1  k 2  v 2 i
Reemplazando (36) y (37) en (42) resulta:
  k1  k 2 
  
h 1   c1 c1     1    k 1  k 2  
  k1  k 2   i
   c 1  c 1 

  k 1  k 2 i  43
  
h 2   k 1  k 2  c1 c1     1   
   k 1  k 2 i
  c1 c1 


Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por y 0 , r0 ,
reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (43), se tiene que:
 Y0  Y E 
h1   E 
44
 r0  r 
Igualando (44) con la primera ecuación de (43) se tiene:

k 1  k 2  Y0  Y E

  
c1 c1    1   Y0  Y E  c1 r0  r E   45
k 1  k 2 i 
 

12
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (45) en la segunda ecuación de (43) resulta:

 c1 c1    1   Y0  Y E  c1 r0  r E     


 
   
h2    46
  
   c1 c1    1   Y0  Y  c1 c1 c1    1   r0  r
2 2 E E
  
 
 c1 

Reemplazando (44) y (46) en (41) tenemos que:

  
c1 c 1  1 c2   4c c   1  c1      c c1    1  c 2 
1 2  1
 
 
1
t
 
Yt  Y E  e 2
Y
 0  Y E
cos  t 
  2 
  
  
 
 4c c   1  c1      c c1    1  c 2 


 c1 c1    1   Y0  Y  c1 r0  r  E
  E
sen
 1 2
  1 1

t  47
  
   2 
 
 
  
c1 c 1  1 c 2 
 4c c   1  c1      c c1    1  c 2 
1 2 
t  1 1

rt  r E  e 2  
 r0  r cos 
E  
t  48 
  2 
  
  
 
 4c c   1  c1      c c1    1  c 2 

2 2 E
 
  c1 c 1    1   Y0  Y  c1 c1 c1    1   r0  r E

sen 

 1 2   1

1

t 
 c1  2 
 
 

Dónde Y E y r E vienen dados por (18).

Sustituyendo (47) en (4), en (5), y en (8) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de
los impuestos, el consumo, y la inversión (ahorro) respectivamente. De igual modo,
reemplazando (48) en (9) podríamos también obtener la evolución temporal de la
inversión. Sustituyendo el consumo y la inversión en (1) obtenemos la demanda de
bienes y servicios a lo largo del tiempo. Reemplazando (47) y (48) en (12) obtenemos la
evolución temporal de la demanda de dinero.

En la figura 4 se puede apreciar el comportamiento de la renta real a lo largo del tiempo.


Se aprecia que el comportamiento de la renta es oscilante y convergente hacia su valor
de equilibrio estacionario.

13
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Yt

YE

Y0

Figura 4: Comportamiento de la renta real a lo largo del tiempo

En la figura 5 se puede apreciar el comportamiento de la tasa de interés a lo largo del


tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la tasa de interés es oscilante y
convergente hacia su valor de equilibrio estacionario.

rt

rE

r0

Figura 5: Comportamiento de la tasa de interés a lo largo del tiempo


Efectos de un incremento del stock nominal de dinero
Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 6), se
produce un incremento en el stock nominal de dinero, ceteris paribus, entonces la única
 
ceroclina que se verá afectada será la ceroclina r t  0, ya que la ceroclina Y t  0, no
depende de m  M P. De (40), se aprecia que al aumentar M , estando “P” fijo, aumenta

el stock real e dinero m  M P, entonces la intersección de la ceroclina rt  0 con el eje

vertical se hará más negativa. Por tanto, debido al incremento en m, la ceroclina rt  0

se desplazará hacia abajo sin modificar su pendiente y la ceroclina Y t  0 no se moverá.
En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio estacionario que alcanzará la economía
en el largo plazo será el punto E1 de la figura 6.

14
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de largo plazo:

Por otro lado, se aprecia en la figura 6 que tras el incremento del stock nominal de
dinero (ceteris paribus), en el largo plazo, se provocará un incremento en la renta real
(producto agregado) y una caída en la tasa de interés. En consecuencia, en el largo
plazo, la perturbación monetaria producirá un mayor nivel de renta real (producto
agregado) y una menor tasa de interés.

rt  
IS rt  0 m0  rt  0 m1 

EOD
R3 : 
E0 EOByS
r0E EDD
R2 : 
EOByS
rC
C
r1E E1
B
rB

rA
A 
EOD  Yt  0
R4 :  LM m1  EDD
R1 : 
EDByS
EDByS

LM m 0 
Yt
Y0E YA Y1E YC YB

Figura 6: Retrato de fase de la economía tras el aumento del stock nominal de dinero

De manera análoga, podemos verificar lo anterior determinando las derivadas estático


comparativas de las componentes del nuevo equilibrio estacionario, E1, respecto a un
incremento en el stock nominal de dinero, ceteris paribus. Derivando (18) respecto de m, se
tiene que:

   
 
Y m      1 c1    
E
  0
     49
  r E m   c1     1    0
 
 
    1  c1    

15
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de corto y mediano plazo:


En la figura 6 se aprecia que, tras el incremento del stock nominal de dinero, la
economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1 siguiendo
una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura 6 se puede apreciar que en el
corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1, tanto la renta real
(producto agregado) como la tasa de interés convergen a sus respectivos valores de
equilibrio de largo plazo de manera oscilatoria. Además, tras el incremento en el stock
nominal de dinero, entre el punto E0 y el punto E1, se observa que hay una
sobrerreacción (overshooting3) tanto de la tasa de interés (Punto A) como de la renta real
(punto B) respecto a sus valores de equilibrio de largo plazo.

Estando la economía en el punto E0, al incrementarse el stock nominal de dinero, se


incrementa el stock real de dinero ya que se ha supuesto que los precios son fijos. Este

incremento produce un exceso de oferta de dinero (EOD), y por (14) rt  0. En
consecuencia, para que el mercado de dinero se equilibre, el nivel de tasa de interés
deberá disminuir conforme transcurra el tiempo. Al caer la tasa de interés, por (9), la
inversión se incrementa, y por la primera expresión de (1), la demanda agregada de
bienes y servicios aumenta generando un exceso de demanda en el mercado de bienes y
servicios (EDByS). Este exceso, por (10), producirá un incremento en la renta real
(producto agregado) conforme transcurra el tiempo hasta llegar al punto A sobre la

LM m1 . En dicho punto el mercado de dinero estará en equilibrio a una tasa de interés
menor a la que había en el punto E0 y a un nivel de renta (producto agregado) superior
al que había en E0. No obstante, en A el mercado de bienes y servicios no está en
equilibrio. En este punto existe un exceso de demanda de bienes y servicios (EDByS).
Este exceso, por (10), producirá un incremento en la renta real (producto agregado)
conforme transcurra el tiempo. El incremento en la renta (producto agregado), a su vez,
por la primera expresión de (12), producirá un incremento en la demanda de saldos
reales. El incremento en la demanda de dinero, a su vez, generará un exceso de demanda
de dinero (EDD), produciendo por (14) un incremento en la tasa de interés conforme
transcurra el tiempo hasta llegar al punto B sobre la IS. En dicho punto el mercado de
bienes y servicios estará en equilibrio a una renta (producto agregado) superior a la de
los puntos E0, A, pero a una tasa de interés inferior a E0 y superior a la de A. No
obstante, en B el mercado de dinero no está en equilibrio. En este punto existe un exceso
de demanda monetaria (EDD). Este exceso, por (14), producirá un incremento en la tasa
de interés conforme transcurra el tiempo. El incremento en la tasa de interés, a su vez,
por (9), producirá un decremento en la inversión. La caída en la inversión, a su vez,
generará un exceso de oferta en el mercado de bienes y servicios (EOByS), produciendo
por (10) un decremento en la renta real (producto agregado) conforme transcurra el

tiempo hasta llegar al punto C sobre la LM m1 . En dicho punto el mercado de dinero
estará en equilibrio a una tasa de interés inferior a la de E0 y superior a la de B y a la del
punto A, pero a un nivel de renta real (producto agregado) superior al de E0 y al de A
aunque inferior al de B. Asimismo, en A el mercado de bienes y servicios tendrá un
exceso de oferta (EOByS). El proceso continuará hasta que finalmente la economía
alcanza el equilibrio simultáneo representado por E1.

3
Se dice que una variable endógena exhibe desbordamiento (overshooting) en respuesta a un cambio
exógeno no anticipado (shock) si su movimiento en el corto plazo excede el cambio en su valor de largo
plazo.

16
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso 1, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (20) y (21). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla I.
Parámetros Valores
τ 0,3
θ 0,25
γ 0,3
µ 1,525
c 0,35
c0 38
c1 0,2
c2 0,4
0 0,25
I0 10
Tabla I: Valores de los parámetros simulados
En la tabla II se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.
Variables exógenas Valores
m0 8
G 50
Tabla II: Valores iniciales de las variables exógenas
Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (16) resulta:

 A
   b


   0,151  0,305 Y 

19,5825 
Y    
t t
 I 
 r t   0,1  0,12   rt 
    3,2 
 
Las ceroclinas del sistema (I) vienen dadas por:

Y t  0  rt  0,4951Yt  64,2049
  
II

r t  0  rt  0,83Yt  26,6
Asimismo, por (18), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:
Y E   68,406
 E  III
 r   30,338
Mientras que por (21), tenemos que:
trA  0,271  0

 A  0,04862  0 IV
  0,121039  0

17
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura I se muestra el retrato de fase y las ceroclinas correspondientes al sistema


dado por (I).
x ' = - 0.151 x - 0.305 y + 19.5825
y ' = 0.1 x - 0.12 y - 3.2

60 IS

50

40

E
30
rt

20

10

LM (m0)
0

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Yt

Figura I: Retrato de fase del sistema


En las figuras II y III se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución a
lo largo del tiempo de la tasa de interés y de la renta real (producto agregado) para el
Y   45 
sistema (I) con las siguientes condiciones iniciales:  0     .
x ' = - 0.151 x - 0.305 y + 19.5825  0 
r 10,8 3 
y ' = 0.1 x - 0.12 y - 3.2

60 IS

50

40

E
30
rt

20

(Y0, r0)

10

LM (m0)
0

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Yt

Figura II: Diagrama de fase del sistema m0  8

18
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (47) y (48) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de interés del sistema (I).

Yt  68,406  e 0,1355t 36,285sen 0,174t   23,406 cos 0,174t 



 (V)

tr  30,338  e 0 ,1355t
19,505 cos 0,174 t   15,193sen 0,174 t 

80

75

70

65
Yt

60

55

Yt
50

45

0 10 20 30 40 50 60
t

30

25
rt

20 rt

15

10

0 10 20 30 40 50 60
t

Figura III: Evolución temporal de la renta real (producción agregada) y de la tasa


de interés

19
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Tomando como punto de partida el punto de equilibrio estacionario dado por (III), si
ahora incrementamos el stock nominal de dinero en términos logarítmicos, ceteris
paribus, pasando de m0  8 a m1  9, el sistema (16) resulta:

 A
   b

   0,151  0,305 Y  19,5825

Y    
t t
 VI 
 r t   0,1
 
 0,12   rt    3,6 

Las ceroclinas del sistema (VI) vienen dadas por:


Y t  0  rt  0,4951Yt  64,2049
 
VII 

r t  0  rt  0,83Yt  30

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

Y E1  70,915 
E1   E     VIII 
 r  29,096
1

Mientras que los valores dados por (IV) se mantienen invariables ante el incremento del
stock nominal de dinero.

En la figura IV se muestra el diagrama de fase del sistema (VI) tras el incremento en el


stock nominal de dinero, teniendo como punto de partida el punto de equilibrio
estacionario antes de incrementar el stock nominal de dinero, esto es:
Y   68,406
E0   0    .
 r0   30,338
x ' = - 0.151 x - 0.305 y + 19.5825
y ' = 0.1 x - 0.12 y - 3.6

31
IS

30.5

E0

30

29.5

E1

29
rt

LM (m0)

28.5

28

27.5

27
LM (m1)
67 68 69 70 71 72 73 74
yt

Figura IV: Diagrama de fase del sistema m1  9

20
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con m1  9 ), E0 y E1 en (47) y (48) obtenemos la


evolución a lo largo del tiempo de la renta real y de la tasa de interés del sistema (VI).
Yt  70,915  e 0,1355t 1,954sen 0,174t   2,509 cos 0,174t 

 (IX)

rt  29,096  e
0 ,1355t
1,242 cos 0,174t   1,332sen0,174t 
En la figura V se aprecia la evolución temporal del sistema (VI) tras el incremento del
stock nominal de dinero, teniendo como punto inicial a E 0  68,406;30,338.

71

70.5

70
yt

Yt
69.5

69

68.5

0 10 20 30 40 50 60
t

30.4

30.2

30

29.8 rt

29.6
rt

29.4

29.2

29

28.8

28.6

0 10 20 30 40 50 60
t

Figura V: Evolución temporal de la renta real (producto agregado) y de la tasa de


interés tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris paribus

21
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo


trA  c c1    1  c  0
 1 2


Caso2: Nodo impropio  A    1  c1    c1 c 2  0 50

  
  trA  4 A  c1 c1    1  c1   4c1c 2   1  c1      0
2 2

  

Teniendo en cuenta que   0 y que A  0, entonces resulta que:

trA2 0 trA2   0

trA    0  trA    0 51

0  trA    trA 52


Asimismo, multiplicando por menos uno a (51) se obtiene que:

trA     0  trA    2      0  trA    0 53

En este caso, teniendo en cuenta (52) y (53), los autovalores de la matriz “A” serán:

  
 c1 c1    1  c 2  c1 c1    1  c1   4c1c 2   1  c1    
2

 trA    
 1   0
 2 2

  
c1 c1    1  c 2  c1 c1    1  c1   4c1c 2   1  c1    
2 54
 trA    
 2   0
 2 2


 2  1  0

Por tanto, en este caso, debido a que ambos autovalores son negativos, y a los signos del
discriminante, de la traza y del determinante de la matriz A, tenemos que el punto de
equilibrio del sistema dinámico es un nodo impropio estable (convergente).

El autovector v1 asociado a 1 se calculará a partir de:

v1

 
c1 c1    1  1  c1  a   0
    55
 c 2  c 2  1  b 0

22
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
 c1 c1    1  1 
   a
c1 c1    1  1  a  bc1  0  b  56
  c1

La ecuación (56) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (55):

c 2
c 2a  c 2  1 b  0  b  a 57 
c 2  1

Sustituyendo 1 , dado por (54), en (57) tenemos:

 2c  trA   
2c 2  2
a
b 
   
 2c 2  trA     2c 2  trA   
   

2c 2 2c 2  trA    2c 2 2c 2  trA   


b   a 2 2   a 58
2c2  trA  
2
4 c 2  4c 2 trA  trA  
2

Reemplazando la tercera expresión de (50) en (58) resulta:

2c 2 2c 2  trA    c 2 2c 2  trA   


b   a  2 2  a 59
4 c 2  4c 2 trA  4 A
2 2
2 c 2  2c 2 trA  2 A

Reemplazando la segunda expresión de (50) en (59) resulta:

c 2  2c 2  trA   


b   a
2 c  2c 2 trA  2  1  c1    c1 c 2
2 2
2

 2c 2  trA   


b   a 60
2 c 2  2trA  2  1  c1    c1
2

Sustituyendo la primera expresión de (50) en (60) se tiene:

c1 c1    1  c 2  
b a 61
2c1

23
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De la primera expresión de (50) tenemos que:

c2  c1c1    1  trA 62


Sustituyendo (62) en (61) tenemos:

 trA   
c1 c1    1     
 2  c1 c1    1  1 
b  a  a 63
c1 c1

Por tanto, haciendo a  1 tenemos que:

 1 
   1 
    
v1  c1 c1    1  1  

 c2  64
 
   c   
c1  2 1 
 

Reemplazando 1 , dado por (54), en (64) se obtiene:

 1 
 
2c 2
v1    65


 c 2  c1 c1    1  c1c1    1  c1 2  4c1c2   1  c1     
   

De manera análoga, el autovector asociado a  2 será:

 1 
   1 
    
v 2  c1 c1    1   2  

 c2  66
 
   c   
c1  2 
 
2

Reemplazando  2 , dado por (54), en (66) se obtiene:

 1 
 
2c 2
v 2    67 


 c 2  c1 c1    1  c1c1    1  c1 2  4c1c2   1  c1     
   

24
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Para este caso, las expresiones (39) y (40) de las ceroclinas correspondientes al caso 1
siguen siendo válidas, al igual que las líneas de fuerza dinámicas que se bosquejaron en
las figuras 1 y 2. No obstante, superponiendo las ceroclinas del nivel de renta real y de
la tasa de interés, y bosquejando algunas sendas de fase en el plano de fase se obtiene la
figura 7, correspondiente a un nodo impropio estable. Como puede apreciarse en este
modelo dinámico, las trayectorias de fase son tangentes a la línea de acción del

autovector V1 . Para comprobar esto vamos a considerar la solución general
   
X t  X E  k1e t V1  k 2 e t V2 donde 1 y  2 son autovalores reales, distintos y negativos, y
1 2

 
sus autovectores asociados son V1 y V2 . Ya que  2  1  0, cuando t   se verificará

que e1t  e 2 t . Por tanto, cuando t   la solución tenderá a alinearse con k1e t V1, esto
1

  
es, en el largo plazo tendremos que X t  X E  k1e t V1. Pero, dado que cuando t  ,
1

resulta que e 1t  0 y e  2 t  0, entonces se tiene que en el largo plazo X t  X E


independientemente de los valores de k1 y k 2 . Por tanto, en el largo plazo, las sendas de
fase se aproximarán al punto de equilibrio tangencialmente a la línea de acción del

autovector V1 .

De particular interés es el hecho que si el punto inicial se encuentra justo sobre V1 ,

entonces k 2  0 y el sistema se mueve a lo largo de la línea de acción del autovector V1
y se aproxima al punto de equilibrio conforme transcurre el tiempo. De forma similar, si

el punto inicial se encuentra justo sobre V2 , entonces k1  0 y el sistema se mueve a lo

largo de la línea de acción de V2 , aproximándose al punto de equilibrio en el límite. Por
tanto, el punto de equilibrio es un nodo impropio asintóticamente estable.

rt 
Yt  0


v2 

v1 rt  0

rE
E
I
r0
LM IS
Yt
Y0 Y E

Figura 7: Retrato de fase de la economía

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 7, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase celeste y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E.

25
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Asimismo, en la figura 7 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto


que va desde el punto I al punto E, la tasa de interés y la renta real (producto agregado)
crecen de forma monótona hasta sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo.

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la renta (producto agregado) y de la tasa de interés vienen dados


por:
 
V1 V2
     
XE
 
Xt
 1   1 
Yt  Y E  1 t   2t  
 r    E   k 1e  c 2    k 2 e  c 2   68
 t  r   c     c   
 2 1   2 2 

De donde:

 Yt  Y E  k 1e 1t  k 2 e  2 t


 k 1c 2  1 t k 2c2 2t 69
rt  r  e 
E
e

 c 2   1 c 2   2

Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por Y0 , r0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (69), se tiene que:

 Y0  Y  k1  k 2
  
c2  1  c2 Y0  Y E  c2   2  r0  r E   
k1 
E

  c21   2 
     70
r0  r 
E
k c
1 2

k c
2 2
 
c2   2  c2  1  r0  r E  c2 Y0  Y E    
 c2  1 c2   2 k 2 
 c21   2 

Reemplazando (70) en (69) se tiene que:

c2  1 c2Y0  Y E   c2   2 r0  r E   t c2   2  c2  1 r0  r E   c2Y0  Y E   t


Yt  Y E
 e  1
e 71  2

c 21   2  c 21   2 

rt  r E

c Y  Y   c
2 0
E
2 
  2  r0  r E  e 1 t

c 2   
 1  r0  r E  c2 Y0  Y E  e 72
2t

1   2  1   2 
Dónde Y E y r E vienen dados por (18), mientras que 1 y  2 vienen dados por (54).

Sustituyendo (71) en (4), en (5), y en (8) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de
los impuestos, el consumo, y la inversión (ahorro) respectivamente. De igual modo,
reemplazando (72) en (9) podríamos también obtener la evolución temporal de la
inversión. Sustituyendo el consumo y la inversión en (1) obtenemos la demanda de
bienes y servicios a lo largo del tiempo. Reemplazando (71) y (72) en (12) obtenemos la
evolución temporal de la demanda de dinero.

26
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura 8 se pueden apreciar los plausibles comportamientos de la renta real


(producto agregado) a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la renta
real (producto agregado) converge de forma monótona (sin oscilaciones) hacia su valor
de equilibrio estacionario independientemente de su valor inicial.
Yt

YE

Figura 8: Comportamiento de la renta real (producto agregado) en el tiempo

En la figura 9 se pueden apreciar algunos posibles comportamientos de la tasa de interés


a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la tasa de interés es
convergente hacia su valor de equilibrio estacionario independientemente de su valor
inicial.

rt

rE

Figura 9: Comportamiento de la tasa de interés a lo largo del tiempo

Efectos de un incremento del stock nominal de dinero

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 10), se


produce un incremento en el stock nominal de dinero, céteris paribus, entonces la única
 
ceroclina que se verá afectada será la ceroclina r t  0, ya que la ceroclina Y t  0, no
depende de m  M P. De (40), se aprecia que al aumentar M , estando “P” fijo, aumenta

el stock real e dinero m  M P, entonces la intersección de la ceroclina rt  0 con el eje

vertical se hará más negativa. Por tanto, debido al incremento en m, la ceroclina rt  0

se desplazará hacia abajo sin modificar su pendiente y la ceroclina Y t  0 no se moverá.
En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio estacionario que alcanzará la economía
en el largo plazo será el punto E1 de la figura 10.

27
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de largo plazo:


Por otro lado, en la figura 10 se aprecia que el incremento del stock nominal de dinero
(ceteris paribus), en el largo plazo, provocará un incremento en la renta real (producto
agregado) y una caída en la tasa de interés. En consecuencia, en el largo plazo, la
perturbación monetaria, tal como ocurrió en el caso anterior, producirá un mayor nivel
de renta real (producto agregado) y una menor tasa de interés.

rt IS
E0 
r0E rt  0 m0 

LM m 0 

EOD
EOD R3 : 
R4 :  EOByS
EDByS


rt  0 m1 
E1
r1E
 EDD
LM m1  EDD
R1 : 
 R2 : 
Yt  0 EOByS
EDByS
Yt
Y0E Y1E
Figura 10: Retrato de fase de la economía tras el incremento del stock nominal de
dinero
Efectos de corto y mediano plazo:
En la figura 10 se aprecia que, tras el incremento del stock nominal de dinero, la
economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1 siguiendo la
trayectoria de color azul. Asimismo, en dicha figura se puede apreciar que en el corto y
mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1, tanto la renta real
(producto agregado) como la tasa de interés convergen a sus respectivos valores de
equilibrio de largo plazo de manera monótona (no oscilatoria). Además, en este caso,
tras el incremento en el stock nominal de dinero, entre el punto E0 y el punto E1, no se
observa que haya una sobrerreacción (overshooting) tanto de la tasa de interés como de
la renta real respecto a sus valores de equilibrio de largo plazo.
Estando la economía en el punto E0, al incrementarse el stock nominal de dinero, se
incrementa el stock real de dinero ya que se ha supuesto que los precios son fijos. Este

incremento produce un exceso de oferta de dinero (EOD), y por (14) rt  0. Por tanto,
para que el mercado de dinero se equilibre, el nivel de tasa de interés deberá disminuir
conforme transcurra el tiempo. Al caer la tasa de interés, por (9), la inversión se
incrementa, y por la primera expresión de (1), la demanda agregada de bienes y
servicios aumenta generando un exceso de demanda en dicho mercado (EDByS). Este
exceso, por (10), producirá un incremento en la renta real (producto agregado) conforme
transcurra el tiempo hasta que la economía alcance el equilibrio simultáneo en E1.

28
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso 2, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (50). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla III.

Parámetros Valores
τ 0,3
θ 0,15
γ 0,9
µ 0,1
c 0,1
c0 38
c1 0,1
c2 0,2
0 0,25
I0 10

Tabla III: Valores de los parámetros simulados

En la tabla IV se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.


Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores


m0 8
G 50

Tabla IV: Valores iniciales de las variables exógenas


Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (16) resulta:

 A
   b

   0,093  0,01 Y  9,7975

Y    
t
  r     1,6 
t
X 
 r t   0, 03  0,18  t   

Las ceroclinas del sistema (X) vienen dadas por:

    0,093  0,01 Y  9,7975 0 Y t  0  rt  9,3Yt  979,75


Y t    t
   XI
 r t   0,03  0,18  rt    1,6  0  
   
r t  0  rt  0,16Yt  8,8
Asimismo, por (18), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

Y E   104,4336854 
 E  XII
 r   8,516725352

29
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Mientras que por (50), tenemos que:


trA  0,273  0

 A  0,01704  0 XIII
  0,006369  0

En la figura VI se muestra el retrato de fase, los autovectores y las ceroclinas
x ' = - 0.093 x - 0.01 y + 9.7975
correspondientes
y ' = 0.03 x - al
0.18sistema
y - 1.6 dado por (X).
30

25

V2

20
V1

15
rt

10

0
LM (m0) IS
50 60 70 80 90 100 110 120 130 140 150
yt

Figura VI: Retrato de fase del sistema


En las figuras VII y VIII se muestran respectivamente el diagrama de fase y la
evolución a lo largo del tiempo de la renta real (producto agregado) y la tasa de interés
para el sistema (X)
x ' = - 0.093 con
x - 0.01 y + 9.7975
y ' = 0.03 x - 0.18 y - 1.6

las siguientes condiciones iniciales: Y0 , r0   80;4,4 .  
10

E
8

5
rt

4 (y0, r0)

LM (m0)
2

0
IS
70 75 80 85 90 95 100 105 110
Yt

Figura VII: Diagrama de fase del sistema m0  8

30
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (71) y (72) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de interés del sistema (X).

Yt  104,434  25,025 e 0, 0966t  0,591e 0,176t



 (XIV)

rt  8,517  9,001e
 0 , 0966t
 4,929e  0,176t

105

100

95
yt

yt
90

85

80

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200


t

8.5

7.5

6.5
rt

rt
6

5.5

4.5

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200


t

Figura VIII: Evolución temporal de la renta real (producto agregado) y de la tasa


de interés

31
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Tomando como punto de partida el punto de equilibrio estacionario dado por (XII), si
ahora incrementamos el stock nominal de dinero, ceteris paribus, pasando de m 0  8 a
m1  9, el sistema (16) resulta:

 A
   b

    0,093  0,01 Y  9,7975
Y    
t t
 XV
 r t   0,03  0,18  rt    1,8 
 

Las ceroclinas del sistema (XV) vienen dadas por:

    0,093  0,01 Y  9,7975 0 Y t  0  rt  9,3Yt  979,75


Y t      r     1,8   0   


t
XVI 
 r t   0, 03  0,18  t      r t  0  r  0,16 Y  10
 t t

Asimismo, por (18), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

Y E1   104,5510563 
E1   E     XVII 
 r   7,425176056
1

Mientras que los valores dados por (XIII) se mantienen invariables ante el incremento
del stock nominal de dinero.

En la figura IX se muestra el diagrama de fase del sistema (XV) tras el incremento en el


stock nominal de dinero en términos logarítmicos, teniendo como punto de partida el
punto de equilibrio estacionario antes de incrementar el stock nominal de dinero, esto
Y   104,4336854 
es: E 0   0    .
xr'0= -0.093 x - 0.01
8,51672535
y + 9.7975
2 
y ' = 0.03 x - 0.18 y - 1.8

8.6
E0

8.4

8.2

8
rt

7.8

7.6

E1 LM (m1)
7.4

7.2
IS

104 104.1 104.2 104.3 104.4 104.5 104.6 104.7 104.8 104.9 105
Yt

Figura IX: Diagrama de fase del sistema m1  9

32
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con m1  9 ), E0 y E1 en (71) y (72) obtenemos la


evolución a lo largo del tiempo de la renta real y de la tasa de interés del sistema (XV).
Yt  104,551  0,259 e 0, 0966t  0,142 0,176t

 (XVIII)

rt  7,425  0,093e
 0 , 0966t
 1,185e  0 ,176t

En la figura X se aprecia la evolución temporal del sistema (XV) tras el incremento del
stock nominal de dinero, ceteris paribus: E 0  104,4336854; 8,516725352 .
104.56

104.54

104.52

104.5
Yt

104.48

104.46
Yt

104.44

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
t

8.6

8.4

8.2

rt
8
rt

7.8

7.6

7.4

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
t

Figura X: Evolución temporal de la renta real (producto agregado) y de la tasa de


interés tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris paribus

33
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo



trA  c1c1    1  c2  0

Caso3: Nodo impropio  A    1  c1   c1 c2  0 73

  
  trA  4 A  c1c1    1  c1   4c1c2   1  c1      0
2 2

  

En este caso, teniendo en cuenta (73), los autovalores de la matriz “A” serán:

trA c1 c1    1  c 2
1   2   I   0 74
2 2

Por tanto, en este caso, debido a que ambos autovalores son iguales y negativos, al valor
del discriminante, y a los signos de la traza y del determinante de la matriz A, tenemos
que el punto de equilibrio del sistema dinámico es un nodo impropio estable
(convergente).

El autovector v I asociado a 1   2   I se calculará a partir de:

vI

 
c1 c1    1   I  c1  a   0
    75
 c 2  c 2   I  b 0

 
 c1 c1    1   I 
   a
c1 c1    1   I  a  bc1  0  b  76
  c1

La ecuación (76) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (75):

c 2
c 2a  c 2   I b  0  b  a 77 
c 2   I

Sustituyendo  I , dado por (74), en (77) tenemos:

2c 2 2c2  trA
b  a
2c2  trA 2c2  trA
2c 22c 2  trA 2c 22c 2  trA
b a a 78
2c2  trA 2
4 2c 22  4c 2 trA  trA
2

34
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando la tercera expresión de (73),   0  trA  4 A , en (78) resulta:


2

2c 22c 2  trA c 22c 2  trA


b a a 79
4 2c 22  4c 2 trA  4 A 2 2c 22  2c 2 trA  2 A

Reemplazando la segunda expresión de (73) en (79) resulta:

c 22c 2  trA
b a
2 c  2 c 2 trA  2 c1 c 2   1  c1   
2 2
2

2c 2  trA
b a 80
2 c 2  2trA  2 c1   1  c1   
2

Sustituyendo la primera expresión de (73) en (80) se tiene:

c1c1    1  c2
b a 81
2c1

De la primera expresión de (73) tenemos que:

c2  c1c1    1  trA 82


Sustituyendo (82) en (81) tenemos:

 trA   
c1 c1    1   
 c1 c1    1   I 
b  2 
a  a 83
c1 c1

Por tanto, haciendo a  1 tenemos que:

 1 
   1 
    
v1  c1 c1     1   I  

 c2  84
 
   c   
 c1   2 I 

Sustituyendo (74) en (84) se tiene que:

 1   1 
    
v1   c 2  c1 c1    1    2c 2   85
   
 2c1   c 2  c1 c1    1 

35
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Como apreciamos sólo existe un autovector asociado a  I . Para encontrar un segundo



autovector que sea linealmente independiente de v1 vamos a utilizar la siguiente
expresión:

v1
    
v2
  1 
  f  
A   I Iv 2  v1  c1c1    1   I  c1   
g    c 2  c1 c1    1  86
 c 2  c 2   I     
 2c1 

  1  c1g
c1 c1    1   I  f  c1g  1  f   
87 
 
c1 c1    1   I 
 

La ecuación (87) es equivalente a la segunda ecuación del sistema (86):

c 2  c1 c1    1 c 2  c1 c1    1  2c1 c 2   I g


c 2f  c 2   I g  f 
2c1 2c1c 2

c 2  c1 c1    1
 c 2   I g
2c1
f  88
c2

Sustituyendo (74) en (88) se tiene que:

 
 c 2  c1 c1    1 1  c1g 
f  89
2c1c 2

Igualando (76) y (77) resulta:

 
c1 c1    1   I 
   c 2  c c1    1     c1c 2 90
 1 I
c1 c 2   I   c 2   I

Sustituyendo (90) en (87) resulta:


c2   I 
 c 2   I g
c2   I 1  c1g  c2   I   c1 c2   I g c1
f    91
c1c 2 c1c 2 c 2

Reemplazando (74) en (91) resulta:

 
 c 2  c1 c1    1 1  c1g 
f  92
2c1c 2

36
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por tanto, haciendo g  1 tenemos que:

   21  c1 
  c 2  c1 c1     1 1  c1   



  
v2     c 2  c1 c1     1  93
 2c1c 2    
   1 
 1 

En este caso se tendrá que la solución general del sistema (16) viene dada por
    
X t  XE  k1et v1  k 2et tv1  v2 . Ya que por (74), 1   2    0, se verificará que cuando

t   el término dominante será k 2 tet v1 , por lo que en el largo plazo cada senda de fase

deberá aproximarse al punto de equilibrio X E de manera que sea tangente a la línea de

acción del autovector v1. Ciertamente, si k 2  0 la solución deberá permanecer sobre
 
la misma línea de acción del autovector v1 , y aproximarse al punto de equilibrio X E a lo
largo de esta línea.

rt
IS 
rt  0

v1

rE
E

I
r0


LM Yt  0
Yt
Y0 Y E

Figura 11: Retrato de fase de la economía

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 11, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase celeste y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E.

Asimismo, en la figura 11 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto


que va desde el punto I al punto E, la tasa de interés y la renta real (producto agregado)
crecen de forma monótona hasta sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo.

37
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo
El comportamiento de la renta (producto agregado) y de la tasa de interés vienen dados
por:

V1
     
XE
 
Xt
 1 
 t
Y  Y E
  
    It
 2c 2  
r  E
k 1 e
 t  r   
 c 2  c1 c1     1 
 
   V1
   V2
 
     
 
1   2 1 c

1

It 
   
 k 2e t 

2c 2     c 2  c1 c1     1   94
 
  c  c c1     1    
  2 1   1 
 
De donde:
  
 It  21  c1   It
Yt  Y  k 1e  k 2  t 
E
e
 
  c 2  c1 c1    1 
 95
  
2c 2  k 1  2c 2  
rt  r E  It
e  k 2 1  t  eIt

 c 2  c1 c1    1 
 c 2  c1 c1    1 

Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por Y0 , r0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (95), se tiene que:
 21  c1 k 2
Y0  Y  k1 
E

 c 2  c1 c1     1

 2c 2  k 1
 r0  r   k2
E

 c 2  c1 c1     1

   
 
 Y0  Y
E
c 2

  
 c1 c1    1  21  c1  r0  r E    c 2  c1 c1    1
k       
 1  
2

   c 2  c1 c1    1  4c 2 1  c1 
    
 96
  



  
  
2c 2  Y0  Y E  c 2  c1 c1    1  21  c1  r0  r E    c 2  c1 c1    1
k 2  
r0  r E        
   
2
 
  c 2  c1 c 1     1 
  c 2  c1 c1     1  4c 2 1  c1 

      

Dónde Y E y r E vienen dados por (18).

38
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Teniendo en cuenta (96) y sustituyendo la primera expresión de (95) en (4), en (5), y en


(8) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de los impuestos, el consumo, y la
inversión (ahorro) respectivamente. De igual modo, considerando (96) y reemplazando
la segunda expresión de (95) en (9) podríamos también obtener la evolución temporal
de la inversión. Sustituyendo el consumo y la inversión en (1) obtenemos la demanda de
bienes y servicios a lo largo del tiempo. Teniendo en cuenta (96) y sustituyendo (95) en
(12) obtenemos la evolución temporal de la demanda de dinero.

En la figura 12 se pueden apreciar los plausibles comportamientos de la renta real


(producto agregado) a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la renta
real (producto agregado) converge de forma monótona (sin oscilaciones) hacia su valor
de equilibrio estacionario independientemente de su valor inicial.
Yt

YE

Figura 12: Comportamiento de la renta real (producto agregado) en el tiempo

En la figura 13 se pueden apreciar algunos posibles comportamientos de la tasa de


interés a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la tasa de interés es
convergente hacia su valor de equilibrio estacionario independientemente de su valor
inicial.
rt

rE

Figura 13: Comportamiento de la tasa de interés a lo largo del tiempo

39
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de un incremento del stock nominal de dinero

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 14), se


produce un incremento en el stock nominal de dinero, céteris paribus, entonces la única
 
ceroclina que se verá afectada será la ceroclina r t  0, ya que la ceroclina Y t  0, no
depende de m  M P. De (40), se aprecia que al aumentar M , estando “P” fijo, aumenta

el stock real e dinero m  M P, entonces la intersección de la ceroclina rt  0 con el eje

vertical se hará más negativa. Por tanto, debido al incremento en m, la ceroclina rt  0

se desplazará hacia abajo sin modificar su pendiente y la ceroclina Y t  0 no se moverá.
En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio estacionario que alcanzará la economía
en el largo plazo será el punto E1 de la figura 14.

Efectos de largo plazo:

Por otro lado, se aprecia en la figura 14 que tras el incremento del stock nominal de
dinero (ceteris paribus), en el largo plazo, provocará un incremento en la renta real
(producto agregado) y una caída en la tasa de interés. En consecuencia, en el largo
plazo, la perturbación monetaria, tal como ocurriera en los casos anteriores, producirá
un mayor nivel de renta real (producto agregado) y una menor tasa de interés.

rt
E0
r0E 

LM m 0  rt  0 m0 

IS

EOD
R3 : 
EOD EOByS
R4 : 
EDByS

E1 rt  0 m1 
r1E

LM m1 
EDD
EDD  R2 : 
R1 :  Yt  0 EOByS
EDByS
Yt
Y0E Y1E

Figura 14: Retrato de fase de la economía tras el incremento del stock nominal de
dinero

40
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de corto y mediano plazo:

En la figura 14 se aprecia que, tras el incremento del stock nominal de dinero, la


economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1 siguiendo la
trayectoria de color azul. Asimismo, en dicha figura se puede apreciar que en el corto y
mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1, tanto la renta real
(producto agregado) como la tasa de interés convergen a sus respectivos valores de
equilibrio de largo plazo de manera monótona (no oscilatoria). Además, en este caso, al
igual que en el caso anterior, tras el incremento en el stock nominal de dinero, entre el
punto E0 y el punto E1, no se observa que haya una sobrerreacción (overshooting) tanto
de la tasa de interés como de la renta real respecto a sus valores de equilibrio de largo
plazo.

Estando la economía en el punto E0, al incrementarse el stock nominal de dinero, se


incrementa el stock real de dinero ya que se ha supuesto que los precios son fijos. Este

incremento produce un exceso de oferta de dinero (EOD), y por (14) rt  0. Por tanto,
para que el mercado de dinero se equilibre, el nivel de tasa de interés deberá disminuir
conforme transcurra el tiempo. Al caer la tasa de interés, por (9), la inversión se
incrementa, y por la primera expresión de (1), la demanda agregada de bienes y
servicios aumenta generando un exceso de demanda en dicho mercado (EDByS). Este
exceso, por (10), producirá un incremento en la renta real (producto agregado) conforme
transcurra el tiempo hasta que la economía alcance el equilibrio simultáneo en E1.

Simulación Numérica:

A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del


caso 3, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (73). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla V.

Parámetros Valores
τ 0,9
θ 0,15
γ 0,668205080757
µ 0,1
c 0,1
c0 38
c1 0,1
c2 0,2
0 0,25
I0 10

Tabla V: Valores de los parámetros simulados

41
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la tabla VI se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.


Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores


m0 8
G 50

Tabla VI: Valores iniciales de las variables exógenas

Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (16) resulta:

 A
   b

   0,099

 0,01  Yt  9,7975
Y    
t
 XIX
 r t   0,03  0,133641016  rt    1,6 

Las ceroclinas del sistema (XIX) vienen dadas por:


Y t  0  rt  9,9Yt  979,75
 XX
r t  0  rt  0,22448Yt  11,97605

Asimismo, por (18), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

Y E   97,9529 
 E  XXI
 r   10,0163

Mientras que por (50), tenemos que:

trA  0,2326  0

 A  0,01353  0 XXII
  0

En la figura XI se muestra el retrato de fase, los autovectores y las ceroclinas


correspondientes al sistema dado por (XIX).

42
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 0.099 x - 0.01 y + 9.7975
y ' = 0.03 x - 0.133641016 y - 1.6

IS
20

18

16 V1

14

12

10
rt

0
LM (m0)
40 50 60 70 80 90 100 110 120 130
Yt

Figura XI: Retrato de fase del sistema

En las figuras XII y XIII se muestran respectivamente el diagrama de fase y la


evolución a lo largo del tiempo de la tasa de interés y de la renta real (producto
agregado) para el sistema (XIX) con las siguientes condiciones iniciales:
Y0 , r0   75;4,85995.
x ' = - 0.099 x - 0.01 y + 9.7975
y ' = 0.03 x - 0.133641016 y - 1.6

IS
12

11

10 E

9
rt

LM (m0)
6

(Y0, r0)
5

70 75 80 85 90 95 100
Yt

Figura XII: Diagrama de fase del sistema m0  8

43
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (95) y (96) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de interés del sistema (XIX).

Yt  97,953  0,346t  22,953 e 0,116t



 (XXIII)
rt  10,0163  0,5993t  5,156e
  0 , 0116t

100

95

90
Yt

85

80
Yt

75

0 10 20 30 40 50 60
t

10

8
rt

5
rt

0 10 20 30 40 50 60
t

Figura XIII: Evolución temporal de la renta real (producto agregado) y de la tasa


de interés

44
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Tomando como punto de partida el punto de equilibrio estacionario dado por (XXI), si
ahora incrementamos el stock nominal de dinero, ceteris paribus, pasando de m 0  8 a
m1  9, el sistema (16) resulta:

 A
    b


    0,099  0, 01   Y  9 , 7975
Y    
t

t
  XXIV
 r t   0,03  0,133641016  rt    1,8 

Las ceroclinas del sistema (XXIV) vienen dadas por:


Y t  0  rt  9,9Yt  979,75
 XXV
r t  0  rt  0,22448Yt  13,4689

Asimismo, por (18), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

Y E1   98,1007
E1   E     XXVI
 r   8,5529 
1

Mientras que los valores dados por (XXII) se mantienen invariables ante el incremento
del stock nominal de dinero.

En la figura XIV se muestra el diagrama de fase del sistema (XXIV) tras el incremento
en el stock nominal de dinero en términos logarítmicos, teniendo como punto de partida
el punto de equilibrio estacionario antes de incrementar el stock nominal de dinero, esto
Y   97,9529 
es: E 0   0    .
xr'0= -0.099 x- 0.01 y + 9.7975
10,0163
y ' = 0.03 x - 0.133641016 y - 1.8

E0

10

9.5
rt

E1
LM (m1)
8.5

8
IS
97.8 97.9 98 98.1 98.2 98.3 98.4
Yt

Figura XIV: Diagrama de fase del sistema m1  9

45
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con m1  9 ), E0 y E1 en (95) y (96) obtenemos la


evolución a lo largo del tiempo de la renta real y de la tasa de interés del sistema (XV).
Yt  98,101  0,136304  0,017  e 0,116t

 (XXVII)
rt  8,553  1,464  0,029444t e
  0 , 0116t

En la figura XV se aprecia la evolución temporal del sistema (XII) tras el incremento


del stock nominal de dinero, ceteris paribus: E0  97,9529;10,0163.

98.1

98.08

98.06

98.04
yt

98.02

98

97.98

97.96

yt
97.94
0 10 20 30 40 50 60
t

rt
10

9.5
rt

8.5

0 10 20 30 40 50 60
t

Figura XV: Evolución temporal de la renta real (producto agregado) y de la tasa


de interés tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris paribus

46
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Conclusiones:

En este documento se ha analizado la estabilidad de una versión dinámica lineal del


modelo IS-LM. Hemos simulado tres casos (espiral, nodo impropio con autovalores
reales distintos y nodo impropio con autovalores reales repetidos), utilizando valores
adecuados de los parámetros, en los que el modelo en cuestión converge dinámica y
asintóticamente a un punto de equilibrio estacionario (de forma cíclica o monótona
según sea el caso). Asimismo, se ha analizado en cada uno de los tres casos aquí
presentados el efecto de una perturbación externa no anticipada (un incremento en el
stock nominal de dinero), encontrándose que el modelo resulta dinámicamente estable
(esto es, luego que el modelo ha sido alejado de su situación de equilibrio estacionario
por la perturbación, éste retorna a un nuevo punto de equilibrio). Finalmente, resaltar
que el modelo podría presentar un comportamiento dinámicamente inestable para
valores de los parámetros que no cumplan las condiciones de estabilidad establecidas en
los tres casos aquí analizados.

47
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Bibliografía

Blanchard, O.; Fischer, S. (1998): “Lectures on Macroeconomics”. Primera Edición.


The MIT Press.

Gandolfo, G. (1997): “Economic Dynamics”, Study Edition. Springer.

Hicks, J. (1937): “Mr. Keynes and the Classics”, Econometrica. Vol. 5, pp. 147-159.

Jiménez, F. (2003): Macroeconomía: Enfoques y Modelos”, Tomo 1, Fondo Editorial de


la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Primera Edición.

Shone, R. (2002): “Economic Dynamics: Phase Diagrams and Their Economic


Application”, Cambridge University Press. Second Edition.

Shone, R. (2003): “An Introduction to Economic Dynamics”, Cambridge University


Press. First Edition (Virtual Publication).

Takayama, A. (1994): “Analytical Methods in Economics”, Harvester Wheatsheaf. First


Edition.

Tu, P. (1994): “Dynamical Systems: An Introduction with Applications in Economics


and Biology”. Segunda Edición. Springer-Verlag.

Zhang, W. (2005): “Differential Equations, Bifurcations and Chaos in Economics”.


Primera Edición. World Scientific Publishing.

48
Un modelo dinámico de oferta y demanda
agregadas1
Este sencillo modelo, que no incorpora la regla de Taylor para describir shocks de
política monetaria2, permitirá analizar, por ejemplo, fluctuaciones macroeconómicas del
producto, de la verdadera inflación, y de la inflación esperada ante diversos shocks
económicos (shocks de política fiscal, shocks de oferta, y shocks de política monetaria).
En esta sección vamos a analizar este modelo lineal desde una perspectiva dinámica,
bajo el supuesto de que las expectativas de la inflación se forman bajo un esquema de
expectativas adaptativas, y en un marco de una economía cerrada. Para ello, utilizando
Matlab 7.12.0, se efectúa una simulación numérica de tres casos en los que el punto de
equilibrio estacionario del sistema de ecuaciones diferenciales que describe el
comportamiento dinámico del modelo es (una espiral, un nodo impropio, o un centro)
estable. Finalmente, para los dos primeros casos, se realiza el análisis de perturbaciones
externas no anticipadas (variaciones permanentes en el gasto público o en la tasa
impositiva exógena, cambios en el producto potencial debido a shocks tecnológicos
exógenos, y variaciones en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria).
Supuestos del modelo:
1. Economía cerrada. Se supone que las exportaciones netas son nulas.
2. Mercado real o de bienes y servicios: este mercado viene descrito por las siguientes
ecuaciones:
D t  C t  I t  G

O t  Yt (1)
D  O
 t t

La primera ecuación de (1) nos dice que la demanda agregada de bienes y servicios,
“ D t ”, es igual al gasto real, que viene dado por la suma del gasto en consumo,
“ C t ”, el gasto en inversión, “ I t ”, y el gasto público, “ G ”, que se considera
exógenamente dado. La segunda ecuación nos dice que la oferta agregada de bienes
y servicios, “ O t ”, no es más que la renta real (producción agregada de bienes y
servicios), “ Yt ”. La tercera ecuación de (1) no es más que la condición de
equilibrio dinámico en el mercado de bienes y servicios. Sustituyendo la primera y
la segunda ecuación en la tercera se obtiene que:
Yt  Ct  I t  G (2)
La ecuación (2), la condición de equilibrio dinámico en el mercado de bienes y
servicios, nos dice que, en cada instante, la renta real deberá ser igual al gasto real.
Si suponemos que el consumo es una fracción de la renta disponible (suponemos
que las transferencias gubernamentales son nulas), Yt  Tt , tenemos que:
Ct  c0  cYt  Tt , c0  0, 0  c  1 (3)
Donde “c” es la propensión marginal a consumir, c 0 es el consumo autónomo o de
subsistencia, y “ Tt ” son los impuestos.

1
Este modelo se basa en Shone (2002) y (2003).
2
Mankiw (2005) analiza una versión dinámica, en tiempo discreto, de un modelo de oferta y demanda
agregadas en el que incorpora la regla de Taylor.
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Supondremos que los impuestos, Tt , son una función lineal de la renta. Esto es:

Tt  Yt , 0    1 (4)

Donde “τ” es la tasa marginal impositiva dada exógenamente.

Sustituyendo (4) en (3) resulta:

Ct  c0  cYt  Yt   c0  c1  Yt (5)

Por otro lado, de (2) tenemos que:

I t  Yt  C t  G (6)

Sumando y restando los impuestos a la expresión (6) tenemos que:

  
I t  Yt  Tt   Tt  G  C t  Yt  Tt  C t   Tt  G  Sprivado
t 
 Spúblico
t  St (7)

Sustituyendo (4) y (5) en (7) resulta que:

It  Yt  Yt  c0  c1  Yt   Yt  G 

I t  1  c1  Yt   c0  Yt  G 

I t  s1  Yt   c0  Yt  G 


privado público
St
 St
    
I t  s1  Yt   c0  Yt  G   St , 0  s  1  c  1 (8)

Dónde: Sprivado
t es el ahorro privado, que viene dado por la diferencia entre la renta
disponible y el consumo, Spúblico
t es el ahorro público, que viene dado por la
diferencia entre los impuestos y el gasto público, y “s” es la propensión marginal al
ahorro. La ecuación (8) no es más que una versión equivalente de la ecuación (2).
Dicha ecuación nos dice que en una economía cerrada, en cada instante, el
equilibrio dinámico quedará garantizado siempre que la inversión real, I t , iguale al
ahorro, St .

Por otro lado, supondremos que la función de inversión depende lineal e


inversamente de la tasa de interés real, “ rt  i t  et ”, tal como sigue:

 
I t  I0   i t  et ; I0  0 0 (9)

Donde i t es la tasa de interés nominal,  et es la inflación esperada, “µ” mide la


respuesta de la inversión a la tasa de interés (cuando la tasa de interés es elevada el
crédito será caro, y en consecuencia la inversión será relativamente baja), e I 0 es la
inversión autónoma (independiente de la renta y de la tasa de interés).

50
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Finalmente, la curva IS se obtendrá sustituyendo (9) en (8):

 
I0   i t  et  s1  Yt  0   c0  Yt  G

 I  c  G   c  1  c 
IS : i t   0 0    Yt  et (10)
     

3. Mercado de dinero: este mercado viene descrito por las siguientes ecuaciones:

Ldt  eYt  i t ,   0    0
 o
L t  M t Pt (11)
 d
L t  L t
o

Dónde Yt es la producción real de bienes nacionales. i t representa la tasa de


interés nominal. M t es el stock nominal de dinero. Pt es el índice de precios
expresado en unidades monetarias unidades reales de consumo. M t Pt es el stock
real de dinero expresado en unidades reales de consumo. Sustituyendo la primera y
la segunda ecuación en la tercera se obtiene que:
Mt
eYt  i t  (12)
Pt

Aplicando logaritmos neperianos a (12) resulta:

M 
 
ln eYt  i t  ln  t   ln M t  ln Pt  Yt  i t  ln M t   ln Pt  (13)
 Pt 

Si hacemos:

mt  ln Mt  14
Entonces, la tasa de crecimiento instantáneo del stock nominal de dinero será:


mt 
Mt
15
Mt

Asimismo, si hacemos:

pt  ln Pt  16
Entonces la tasa de crecimiento instantáneo del índice de precios (la tasa de
inflación) nacional será:


t  p t 
Pt
17 
Pt

51
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (14), y (16) en (13) se tiene que el mercado de dinero viene


caracterizado por una típica curva LM:

Yt  i t  mt  pt

 m  pt 
LM : i t   Yt  t 18
 

4. Demanda Agregada (DA): Igualando (10) y (18) obtendremos la demanda


agregada, que representa el equilibrio simultáneo en el mercado de dinero y en el
mercado de bienes y servicios:
1 0 2 0 3 0
 b    b    b  
     
      e
I c G     m  p    
Yt   0 0   t
      t t
1  c1     
 1  c 1     1  c 1    
        

DA : Yt  b1  b2 mt  pt   b3et 19


5. Oferta Agregada (OA): La curva de oferta agregada en este modelo la obtendremos
al combinar una curva de Phillips aumentada por las expectativas inflacionarias
(curva que relaciona a la inflación con el desempleo y con la inflación esperada)
con la ley de Okun. A saber:

Curva de Phillips aumentada: t  et  1 Ut  Un ; 1  0 20


Esta curva representa la respuesta de la tasa efectiva de inflación,  t , a la tasa de
inflación esperada, et , y a la diferencia entre la tasa de desempleo, U t , y la tasa
natural de desempleo3, U n .
Ley de Okun: Ut  Un  2 Yt  Yn ; 2  0 21
Dónde Yn es el nivel de producción natural (producto potencial). Yn es el nivel de
producción asociado a U n .

Sustituyendo (21) en (20) obtenemos finalmente la oferta agregada:


t  et  12 Yt  Yn 

OA : t  et  Yt  Yn ;   12  0 22


La oferta agregada representa la relación de Phillips de corto plazo a partir de la
cual se obtiene la verdadera inflación (la tasa efectiva de inflación). En el
(equilibrio de) largo plazo se tiene que    e y Y  Yn , independientemente del
nivel de p t , por lo que la curva de oferta agregada de largo plazo será vertical en
Yn (en el plano  t  Yt ).

3
La tasa de desempleo natural es aquella tasa de desempleo con la que la tasa efectiva de inflación es
igual a la esperada t  et .

52
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

6. Expectativas de la inflación: Se asume que las expectativas sobre la inflación se


forman bajo un esquema de expectativas adaptativas. Esto es:

 
e
t   t  et ; 0 23
La ecuación (23) nos dice que los agentes económicos revisan sus expectativas
e
hacia arriba, t  0, cuando en algún instante del tiempo la tasa de inflación
excede la tasa esperada, t  et , y viceversa.

Resolución del modelo:

El modelo completo viene dado por las ecuaciones (19), (22) y (23). No obstante,
vamos a reducirlo a un sistema de dos ecuaciones con dos incógnitas (las variables
endógenas de referencia: la producción real y la inflación esperada) tal como sigue:

Derivando (19) respecto del tiempo tenemos:

  
  e
Y t  b 2  m t  p t   b3  t 24
 
Sustituyendo (17) en (24) tenemos que:

 
  e
Y t  b 2  m t   t   b3  t 25
 
De (22) se obtiene:

t  et  Yt  Yn  26


Reemplazando (26) en (23) resulta:
e
t   Yt  Yn  27
Sustituyendo (22) y (27) en (25) se obtiene:

 
Y t  b2 m t  et  Yt  Yn   b3 Yt  Yn 
 
 
Y t  b3  b 2 Yt  b 2 et  b 2 m t  b 3  b 2 Yn 28
En consecuencia, el sistema reducido de ecuaciones diferenciales que define el
comportamiento dinámico de este modelo, expresado en forma matricial, viene dado por
las ecuaciones (27) y (28):

   b   b   b   Y    
Y t
  3 2 2

t
  b 2 m t  Yn b3  b 2 
  e
0   t  
e (29)
 t      Yn 
       
     
A X 
 b
X

53
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo
Ahora vamos a realizar el análisis de estabilidad. Para ello vamos a determinar lo
siguiente:

trA  b3  b 2 

 A   b 2  0 30

  trA  4 A  b3  b 2   4 b 2
2 2

Dado que A  0, entonces queda garantizada la existencia del punto de equilibrio del
sistema (30), que calcularemos a través de:

Y 1

 e   A b
  

 Y   Yn 
 e     31
   m t 

Evaluando en el equilibrio la ecuación (22) y sustituyendo en la expresión resultante la


primera ecuación de (31) se tiene que:

  e  Y  Yn   e  Yn  Yn     e 32


Sustituyendo (32) en (31) resulta:

 Y  Yn   Yn 
 e        33
      m t 

Por tanto, por (33), en el equilibrio estacionario, la producción real viene dada por el
nivel natural del producto y la inflación verdadera coincide con la tasa de crecimiento
instantánea del stock nominal de dinero.

De acuerdo a los signos asumidos de todos los parámetros del modelo, en este modelo
podemos encontrar tres casos (que surgen al asumir el signo del discriminante) en los
que el sistema sea estable [siempre que trA  0 ]. Los casos en cuestión son:

trA  b 3  b 2   0  b 3  b 2

Caso 1: Espiral:  A   b 2  0 34

  trA  4 A  b 3  b 2   4 b 2  0
2 2

El polinomio característico viene dado por:

p   A  I  2  trA  A  0 35

54
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dado que:

  0          36
Por tanto:

 trA   trA    trA  i  trA 


1      i    i


2 2 2 2 2 37
 trA   trA    trA  i  trA 
 2      i    i
 2 2 2 2 2
Dónde:
 trA b 3  b 2 
  2  2
0

  4 b 2  b 3  b 2 
2

     0 38
 2 2 2
 2   2  A   b 2  0


En este caso, dado que la parte real de los autovalores es negativa,   0, entonces
tenemos que el punto de equilibrio del sistema dinámico es una espiral estable
(convergente).

El autovector v1 asociado a 1    i se calculará a partir de:

v1

b3  b 2     i   b 2  a  0
  39
     i  b 0
De la segunda ecuación del sistema (39) se tiene que:

a
  i b 40

La ecuación (40) también se puede obtener a partir de la primera ecuación del sistema
(39), pero esto no lo vamos a demostrar aquí.

Haciendo b   tenemos que:


 b   b  4 b 2  b3  b 2  
2

     i   3 2
 i
v1     2 2  41
    
  
 
El autovector v 2 asociado a  2    i será el conjugado de v1 , esto es:

  i  b3  b 2   4 b 2   b3  b 2 


  2 
 i
v2    2 2  42
    
  

55
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora, para entender los mecanismos de transferencia del modelo, vamos a bosquejar el
retrato de fase del mismo, determinando las ceroclinas a partir del sistema de ecuaciones
diferenciales (29). Esto es:

 
t  b 3  b 2 Yt  b 2  t  b 2 m t  Yn b 3  b 2   0
e
Y
 e 43
 t   Y  Y   0
 t n


De donde la ceroclina Y t  0, viene dada por:

b 3  b 2   Yn b 3  b 2 
et  Yt  m t 
b2 b2

De (19), sustituyendo b 2 y b 3 en la expresión anterior resulta:


et    1Yt  m t    1Yn 44
e
Mientras que la ceroclina  t  0, viene dada por:

Yt  Yn 45

Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En



primer lugar, vamos a graficar la ceroclina Y t  0. De (44), por los supuestos adoptados,
se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta que tiene pendiente negativa e igual a
  1 y que cortará al eje de la inflación esperada (eje vertical en el plano de fase
 
et  Yt ) en m t    1Yn  0 siempre que m t  0. Además, si estando en un punto de la

ceroclina Y t  0 como el punto A, la tasa de inflación esperada aumenta y el nivel de
renta real (producto agregado) permanece constante, pasando a un punto encima de la

ceroclina Y t  0 tal como el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del punto
B en la primera ecuación del sistema (43), al haber aumentado el valor de la tasa de
inflación esperada, se verifica que en un punto encima de dicha ceroclina, tal como el

punto B, Y t  0. Por tanto, conforme transcurra el tiempo, el valor de la renta real

(producto agregado) irá disminuyendo. En consecuencia, encima de la ceroclina Y t  0,
tal como se aprecia en la figura 1, las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en
sentido de derecha a izquierda. Al lado opuesto de dicha ceroclina las líneas de fuerza
dinámicas serán horizontales y en sentido de izquierda a derecha ya que en dicha región

del plano de fase se verifica que Y t  0.

56
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 et

 et B B 
Yt  0
A
 et A

 
Yt  0 Yt  0

Yt
YA  YB
Figura 1: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de renta real
e
A continuación vamos a graficar la ceroclina  t  0. De (45), por los supuestos
adoptados, se aprecia que esta ceroclina es una línea recta vertical que corta al eje de la
producción real en Yn . Además, de la primera ecuación del sistema (43), para valores
e
de Yt  Yn , a la derecha de la recta vertical, que se aprecia en la figura 2,  t  0. En
consecuencia, conforme transcurra el tiempo el valor de la tasa esperada de inflación irá
aumentando, lo cual es representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la
e
izquierda de dicha recta  t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor de la
tasa esperada de inflación irá disminuyendo, lo cual es representado con flechas
verticales orientadas hacia abajo.
 et e
t  0

e e
t  0 t  0

Yt
Y  Yn

Figura 2: Equilibrio dinámico parcial para la tasa de inflación esperada

57
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Superponiendo las ceroclinas de la renta real y de la tasa de inflación esperada, y


bosquejando algunas sendas de fase en el plano de fase se obtiene la figura 3. Como
puede apreciarse en este modelo dinámico, el retrato de fase es una espiral convergente
hacia el punto de equilibrio E.


 et 
Yt  0 et  0

e E

 e0 I

Y  Yn Y0 Yt

Figura 3: Retrato de fase de la economía

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I del plano de fase,
de acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase (espiral) y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E. En el corto y mediano plazos, tanto la producción real como la tasa de inflación
esperada tendrán un comportamiento oscilante y convergente alrededor de sus valores
de equilibrio estacionarios.

58
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo
El comportamiento de la renta (producción agregada) y de la tasa de inflación esperada
vienen dados por:
   
 
 

  
  b3  b 2     4 b  b   b 2  
 Yt  Y   t  
h cos  t 
e  e
  2 3 2
 e
2
    1  2  
 t      
  
 
  
 
 
   4 b 2  b 3  b 2   
2

 h 2sen
  
t 46
 2
 
 
 

Dónde:
  
 h1  k1  v1  k 2  v 2
    47
 h 2  k1  v1  k 2  v 2 i
Reemplazando (41) y (42) en (47) resulta:

  k 1  k 2   k 1  k 2 i 
 h1   
   k 1  k 2  

  k 1  k 2   k 1  k 2 i  48
h 2   
   k 1  k 2 i 


Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por Y0 , e0 ,  
reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (46), se tiene que:
  Y0  Y 
h1   e e 49
 0   
Igualando (49) con la primera ecuación de (48) se tiene:

  e0   e
 1
k  k 

2

 50
 
Y0  Y     e0   e 
k 1  k 2 i  

59
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (50) en la segunda ecuación de (48) resulta:


 Y0  Y    2   2  e0   e  
 
   
h2    51
 Y0  Y     e0   e   
  

Sustituyendo la tercera expresión de (38) en (51) resulta:


 Y0  Y   b 2  e0   e 
 
   
h2    52
 Y0  Y     0  
e e
 

  

Reemplazando las dos primeras expresiones de (38) en (52) tenemos:

 b 3   b 2 Y0  Y   2b 2  e0   e  
 
  4 b 2  b 3   b 2  
2

h2    53
 2Y0  Y   b 3   b 2   e0   e  
 
 4 b 2  b 3   b 2  
2

Sustituyendo (49) y (53) en (46) tenemos que:

   
Y  Y cos  4 b 2  b 3   b 2 
   b 3  b 2   2

Yt  Y  e

 2
t
 t  
 0   2  
   
 b   b Y  Y   2b  e   e

3 2 0 2 0   sen  2

t

4 b 2  b 3   b 2   
54
     
4 b 2  b 3   b 2  2
2
    

   
 e  e cos   4 b 2  b3  b 2 
  b 3   b 2   2

  t  
 t
   e
e e  2 
   
55 
t
 0 2
   
 2Y  Y   b   b  e  e

0 3 2 0   sen   4 b 2  b3  b 2 
2  
 t 
     
4 b 2  b3  b 2  2
2
    

Dónde Y y  e vienen dados por (33), mientras que b 2 y b 3 vienen dadas por (19).

60
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (54) y (55) en (22) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de la


verdadera inflación.

En la figura 4 se puede apreciar el comportamiento de la renta real a lo largo del tiempo.


Se aprecia que el comportamiento de la renta es oscilante y convergente hacia su valor
de equilibrio estacionario.

Yt

Y0

Yn

Figura 4: Comportamiento de la renta real a lo largo del tiempo

En la figura 5 se puede apreciar el comportamiento de la tasa de inflación esperada a lo


largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la tasa de inflación es oscilante y
convergente hacia su valor de equilibrio estacionario.

 et

e

 e0

Figura 5: Comportamiento de la tasa de inflación esperada a lo largo del tiempo

61
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Shock de política monetaria expansiva: Efectos de un aumento de la tasa de


crecimiento instantánea del stock nominal de dinero
Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 6), se
produce un incremento en la tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de
dinero, ceteris paribus, entonces la única ceroclina que se verá afectada será la ceroclina
 e 
Y t  0, ya que la ceroclina  t  0, no depende de m t . De (44), se aprecia que al aumentar
 
m t , entonces la intersección de la ceroclina Yt  0 con el eje vertical se hará más positiva

(ya que por los supuestos adoptados, en este caso, m t  0 ). Por tanto, debido al
 
incremento en m t , la ceroclina Y t  0 se desplazará hacia arriba sin modificar su
 e
pendiente y la ceroclina  t  0 no se moverá. En consecuencia, el nuevo punto de
equilibrio estacionario que alcanzará la economía en el largo plazo será el punto E1 de la
figura 6.

Efectos de largo plazo:

Por otro lado, en la figura 6 se aprecia que tras el incremento de la tasa de crecimiento
instantánea del stock nominal de dinero (ceteris paribus), en el largo plazo, se provocará
un incremento en la tasa de inflación esperada y la renta real (producto agregado)
permanecerá invariable en su nivel natural. En consecuencia, en el largo plazo, la
perturbación monetaria producirá un mayor nivel de inflación esperada y no tendrá
efectos sobre la renta real (producto agregado).

 et 
et  0

 
Y t  0  m0 
 

B
1e
E1

E0
0e 
 
Y t  0  m1 
 
Y  Yn Yt

Figura 6: Retrato de fase de la economía tras shock de política monetaria expansiva

62
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De manera análoga, podemos verificar lo anterior determinando las derivadas estático


comparativas de las componentes del nuevo equilibrio estacionario, E1, respecto a un
incremento en la tasa de crecimiento instantáneo del stock nominal de dinero, ceteris

paribus. Derivando (33) respecto de m t , se tiene que:

 

  Y  m   0     0  56
t

 e   1  
0
    m t     

Efectos de corto y mediano plazo:

En la figura 6 se aprecia que, tras el incremento de la tasa instantánea del stock nominal
de dinero, la economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1
siguiendo una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura 6 se puede
apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1,
tanto la renta real (producto agregado) como la tasa de instantánea de la inflación
esperada convergen a sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo de manera
oscilatoria. Además, tras el incremento de la tasa instantánea del stock nominal de
dinero, entre el punto E0 y el punto E1, se observa que hay una sobrerreacción
(overshooting4) tanto de la tasa de inflación esperada (Punto B) como de la renta real
(punto A) respecto a sus valores de equilibrio de largo plazo.

Shock de oferta negativo: Efectos de una disminución de la renta real natural

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 7), se


produce un decremento en la renta real natural, ceteris paribus, entonces las ceroclinas
 e
Y t  0, y t  0 se verán afectadas. De (44), se aprecia que al disminuir Yn , entonces la

intersección de la ceroclina Y t  0 con el eje vertical disminuirá (aunque por los
supuestos adoptados en este caso seguirá siendo positiva). Por tanto, debido al

decremento en Yn , la ceroclina Y t  0 se desplazará hacia abajo (hacia la izquierda) sin
modificar su pendiente. Asimismo, de (45) se aprecia que al disminuir Yn , la ceroclina
 e
t  0 se moverá hacia la izquierda. En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio
estacionario que alcanzará la economía en el largo plazo será el punto E1 de la figura 7.

Efectos de largo plazo:

En la figura 7 se puede apreciar que tras el decremento de la renta real natural (producto
potencial) ceteris paribus, en el largo plazo, se provocará un decremento en la renta real
(producto agregado) y la tasa de inflación esperada permanecerá igual al valor que ésta
tenía antes del shock de oferta negativo. En consecuencia, en el largo plazo, el shock de
oferta negativo producirá un producto agregado por debajo del producto potencial y no
tendrá efecto sobre la inflación esperada.

4
Se dice que una variable endógena exhibe desbordamiento (overshooting) en respuesta a un cambio
exógeno no anticipado (shock) si su movimiento en el corto plazo excede el cambio en su valor de largo
plazo.

63
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 et 

 
Y t  0 Yn1
A  
et  0 Yn0

E1 E0
1e  0e


   

et  0 Yn1 Y t  0 Yn0

Yt
Y1  Yn1 Y0  Yn0

Figura 7: Retrato de fase de la economía tras shock de oferta negativo


Efectos de corto y mediano plazo:

En la figura 7 se aprecia que, tras el decremento de la renta real natural (producto


potencial), la economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1
siguiendo una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura 7 se puede
apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1,
tanto la renta real (producto agregado) como la tasa de instantánea de la inflación
esperada convergen a sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo de manera
oscilatoria. Además, tras el shock de oferta negativo, entre el punto E0 y el punto E1, se
observa que hay una sobrerreacción (overshooting) tanto de la tasa de inflación esperada
(Punto A) como de la renta real (punto B) respecto a sus valores de equilibrio de largo
plazo.
Shock de política fiscal: Efectos de una disminución de la tasa marginal impositiva
y un incremento del gasto público simultáneos

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 8), se


produce un decremento en la tasa marginal impositiva y simultáneamente se incrementa
 e
el gasto público, ceteris paribus, entonces por (44) y (45), las ceroclinas Y t  0, y t  0
no se verán afectadas.

64
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de largo plazo:


 e
Dado que las ceroclinas Y t  0, y  t  0 no se ven afectadas por el shock de política
fiscal, en consecuencia, el punto de equilibrio de la economía seguirá siendo el mismo
que había antes del shock de política fiscal, esto es: E0 = E1, tal como se aprecia en la
figura 8.

Efectos de corto y mediano plazo:

En el instante, t 0 , que se produce el shock de política fiscal, la inflación esperada


permanecerá invariable y la renta real se incrementará a Yt 0  Yn . La renta real se
incrementará tras el shock de política fiscal ya que por (19), al subir permanentemente
G , y al caer permanentemente , en t 0 , los parámetros b1 , b 2 , y b3 se incrementarán.
En consecuencia, tras el shock de política fiscal la economía se encontrará en
desequilibrio en el punto I de la figura 8. En esta figura se aprecia que, tras el shock de
política fiscal, la economía, partiendo del punto I, convergerá en el largo plazo al punto
E1 siguiendo una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura 8 se puede
apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto I al punto E1,
tanto la renta real (producto agregado) como la tasa de instantánea de la inflación
esperada convergen a sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo de manera
oscilatoria.


 e
t
Yt  0 et  0

E 0  E1
1e  0e I
Yt
Y  Yn Yt 0

Figura 8: Retrato de fase de la economía tras shock de política fiscal

65
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso I, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan los supuestos adoptados. Dichos valores se encuentran
resumidos en la tabla I.
Parámetros Valores
θ 0,05
γ 0,05
µ 0,1
c 0,8
c0 5
 0,8
 1,5
I0 10
Tabla I: Valores de los parámetros simulados
En la tabla II se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.
Variables exógenas Valores

m0 0,05
Yn 1
τ 0,3
G 5
Tabla II: Valores iniciales de las variables exógenas
Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (29) resulta:

A
  
b


   2,741  3,704  Y  2,926

Y 
e  
t
 e   
t
I
 t   1,2

0   t    1,2 
 
Las ceroclinas del sistema (I) vienen dadas por:

Y t  0   t  0,74Yt  0,79
e

 e II
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (31), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:
 Y  Yn   Yn   1 
 e           III
      m t  0,05
Mientras que por (34), tenemos que:
trA  2,741  0

 A  4,444  0 IV
  10,266  0

66
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

x ' = - 2.740740741 x - 3.7037037037037 y + 2.925925926


En la figurayI' se muestra
= 1.2 x - 1.2 el retrato de fase y las ceroclinas del sistema dado por (I).

0.1 Yt' = 0

0.09

0.08

0.07
Inflación Esperada

0.06
E
0.05

0.04

0.03

0.02
 et '  0

0.01

0
0.8 0.85 0.9 0.95 1 1.05 1.1 1.15 1.2
Renta Real

Figura I: Retrato de fase del sistema


En las figuras II y III se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución en
el tiempo de la verdadera inflación, de la inflación esperada, y de la renta real para el
las siguientes condiciones iniciales: Y0 , 0   1,5;0,01.
x ' = - 2.740740741 x - 3.703703704 y + 2.925925926 e
sistema (I) con
y ' = 1.2 x - 1.2

0.18
Yt ' = 0  et '  0
0.16

0.14

0.12
Inflación Esperada

0.1

0.08

0.06
E
0.04

0.02
I
0
0.6 0.8 1 1.2 1.4 1.6
Renta Real

Figura II: Diagrama de fase del sistema  m 0  0,05 


 

67
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (54) y (55) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de inflación esperada del sistema (I).
Yt  1  e 1,37t 0,5 cos1,602t   0,335sen1,602t 

 (V)

 t  0,05  e
e 1, 37t
0,34sen1,602t   0,04 cos 1,602t 

1.5

1.4

1.3 Yt
Yt

1.2

1.1

0.9

0 5 10 15 20 25 30
t
0.45
Inflación Esperada
0.4 Verdadera Inflación

0.35

0.3

0.25

0.2

0.15

0.1

0.05

0
0 5 10 15 20 25 30
t
Figura III: Evolución temporal de la renta real (producción agregada), de la
inflación esperada y de la verdadera inflación

68
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo   0,8; Yn  1, y (V) en (22), obtenemos la evolución a lo largo del


tiempo de la verdadera inflación (su evolución temporal se muestra en la figura III).

 t  0,05  e 1,37t 0,36 cos1,602t   0,072sen 1,602t  VI 


Simulación del Shock de política monetaria expansiva: Tomando como punto de
partida el punto de equilibrio estacionario dado por (III), si ahora incrementamos la tasa
de crecimiento instantánea del stock nominal de dinero, ceteris paribus, pasando de
 
m0  0,05 a m1  0,09, el sistema (29) resulta:

 A
  
b


    2,741  3,704  Y  3,074
Y 
e  
t
 e   
t
VII 
 t   1,2

0   t    1,2 
 

Las ceroclinas del sistema (VII) vienen dadas por:


Y t  0  t  0,74Yt  0,83
e

 e VIII
t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema (VIII) vendrá dado por:

 Yn   1 
E1        IX
m1  0,09

Mientras que los valores dados por (IV) se mantienen invariables ante el incremento de
la tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de dinero.

En la figura IV se muestra el diagrama de fase del sistema (VII) tras el incremento en la


tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de dinero, teniendo como punto de
partida el punto de equilibrio estacionario antes de incrementar dicha tasa, esto es:
 Yn   1 
E0       .
m0   0,05

69
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 2.740740741 x - 3.703703704 y + 3.074074074
y ' = 1.2 x - 1.2
0.12
    et '  0
Yt '  0  m 0 
 
0.11

0.1

E1
Inflación Esperada

0.09

0.08

0.07

0.06

0.05
  
E0 Yt '  0  m1 
 
0.04
0.7 0.75 0.8 0.85 0.9 0.95 1 1.05 1.1 1.15 1.2
Renta Real

Figura IV: Diagrama de fase del sistema  m1  0,09 


 


Sustituyendo los parámetros (con m1  0,09 ), E0 y E1 en (54) y (55) obtenemos la
evolución a lo largo del tiempo de la renta real y de la tasa de inflación esperada del
sistema (VII).

Yt  1  0,092e1,37t sen1,602t 



 (X)

t  0,09  e
e 1, 37t
0,034sen1,602t   0,04 cos 1,602t 

Sustituyendo   0,8; Yn  1, y (X) en (22), obtenemos la evolución a lo largo del


tiempo de la verdadera inflación.

t  0,09  e1,37t 0,039sen 1,602t   0,04 cos1,602t  XI


En la figura V se aprecia la evolución temporal del sistema (VII) junto con la verdadera
inflación, dada por (VI), tras el incremento de la tasa de crecimiento instantánea del
stock nominal de dinero, teniendo como punto inicial a E0  1;0,05.

70
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

1.1

1.08
Yt
1.06

1.04

1.02
Yt

0.98

0.96

0.94

0.92

0.9
0 5 10 15 20 25 30
t
0.12
Inflación Esperada
Verdadera Inflación
0.1

0.08

0.06

0.04

0.02

0
0 5 10 15 20 25 30
t
Figura V: Evolución temporal de la renta real, de la inflación esperada y de la
verdadera inflación tras el shock de política monetaria expansiva

71
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del Shock de oferta negativo: Tomando como punto de inicio el punto de
equilibrio dado por (III), si ahora disminuimos la renta real natural (producto potencial),
ceteris paribus, pasando de Yn0  1 a Yn1  0,5, el sistema (29) resulta:

A
  b

    2,741  3,704 Y  1,556
Y 
e  
t
 e   
t
XII
  t   1,2

0   t    0,6 
 
Las ceroclinas del sistema (XII) vienen dadas por:

Y t  0   t  0,74Yt  0,162
e

 e XIII
 t  0  Y  Y  0,5
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:
 Yn1   0,5 
E1        XIV
m 0  0,05
Mientras que los valores dados por (IV) se mantienen invariables ante el decremento de
la renta real natural (producto potencial).
En la figura VI se muestra el diagrama de fase del sistema (XIII) tras el decremento de
la renta real natural (producto potencial), teniendo como punto de partida el punto de
equilibrio estacionario antes de disminuir el producto potencial, esto es:
 

E 0   Yn0 ; mx0 ' =-12.740740741
;0,05. x - 3.703703704 y + 1.555555556
 y ' = 1.2 x - 0.6

0.2
 
Yt '  0 Yn1  
et ' 0 Yn1  
Yt '  0 Yn0  
et ' 0 Yn0

0.18

0.16

0.14
Inflación Esperada

0.12

0.1

0.08

0.06
E1 E0
0.04

0.02

0 0.2 0.4 0.6 0.8 1 1.2 1.4


Renta Real
Figura VI: Diagrama de fase del sistema tras shock de oferta negativo

72
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con Yn1  0,5 ), E0 y E1 en (54) y (55) obtenemos la


evolución en el tiempo de la renta real y de la inflación esperada del sistema (XIII).
Yt  0,5  e 1,37t 0,5 cos1,602t   0,428sen1,602t 

 XV

 t  0,05  e
e 1, 37t
0,375sen1,602t 
Sustituyendo   0,8; Yn  0,5, y (XV) en (22), obtenemos la verdadera inflación.
 t  0,05  e 1,37t 0,0324sen 1,602t   0,4 cos1,602t  XVI 
En la figura VII se aprecia la evolución temporal del sistema (XIII) junto con la
verdadera inflación, dada por (XVI), tras el decremento de la renta real natural, teniendo
como punto inicial a E0  1;0,05.

0.9

0.8 Yt

0.7
Yt

0.6

0.5

0.4

0 5 10 15 20 25 30
t
0.5
Inflación Esperada
0.45 Verdadera Inflación

0.4

0.35

0.3

0.25

0.2

0.15

0.1

0.05

0 5 10 15 20 25 30
t
Figura VII: Evolución temporal de la renta real, de la inflación esperada y de la
verdadera inflación tras el shock de oferta negativo

73
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del Shock de política fiscal: Tomando como punto de partida el punto de
equilibrio estacionario dado por (III), si ahora disminuimos la tasa marginal impositiva,
pasando de  0  0,3 a 1  0,2 y simultáneamente aumentamos el gasto público, de
G 0  5 a G1  6 , ceteris paribus, el sistema (29) resulta:

A
  
b


    3,217  4,348 Y  3,435
Y 
e  
t
 e   
t
XVII
  t   1,2 0   t    1,2 

 
Las ceroclinas del sistema (XVII) vienen dadas por:


Y t  0   t  0,74Yt  0,79
e

 e XVIII
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema (XVIII) vendrá dado por:

 Yn   1 
E1         E0 XIX
m 0  0,05

Mientras que los valores dados por (34), tras el shock de política fiscal, ahora serán:

trA  3,217  0

 A  5,217  0 XX
  10,518  0

Para hallar el valor de la renta real tras el shock de política fiscal, Yt 0 , vamos a utilizar
la ecuación (19). Primeramente, vamos a despejar de (19) los saldos reales (en términos
logarítmicos), teniendo presente que antes del shock de política fiscal (que se da en el
instante t 0 ) la economía se encuentra en equilibrio, esto es:

   

Y  b1  b 2 m t 0  p t 0  b3  e  Yn  b1  b 2 m t 0  p t 0  b3 m 0 

Y  b1  b 3 m 0
m t0  p t0  n XXI
b2

En el instante t 0 en el que se produce el shock de política fiscal, la inflación esperada



permanecerá invariable,  e  m 0  0,05; y el valor de la renta real Yt 0  Yn , ya que al
subir permanentemente G , y al caer permanentemente , los parámetros b1 , b 2 , y b3
se incrementarán y sus nuevos valores los denotaremos por b I , b II , y b III . Entonces, de
(19), en t 0 , tendremos:

 

Yt 0  b I  b II m t 0  p t 0  b III m 0 XXII

74
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (XXII) en (XXI) tenemos que:

 

 Yn  b1  b 3 m 0  
Yt 0  b I  b II   b m 0 XXIII
 b2  III

 

Utilizando los parámetros y variables exógenas de las tablas I y II, hallamos b1 , b 2 , y b3


antes del shock de política fiscal. Empleando los valores de las tablas I y II con 1  0,2

y G1  6 , determinamos b I , b II , y b III . Reemplazando b1 , b 2 , b 3 , b I , b II , b III , y m 0 en
(XXIII) se obtiene Yt 0  3,348.

En la figura VIII se muestra el diagrama de fase del sistema (XVII) tras el shock de
Yt 0   3,348
política fiscal, teniendo como punto de partida el punto:
x ' = - 3.217391304 x - 4.347826087 y + 3.434782609
I    .
y ' = 1.2 x - 1.2 
 
m 0   0,05 

Yt '  0  et '  0

0.6

0.5
Inflación Esperada

0.4

0.3

0.2

0.1

E0 = E1 I

0
0 0.5 1 1.5 2 2.5 3 3.5
Renta Real

Figura VIII: Diagrama de fase del sistema tras shock de política fiscal

Sustituyendo los parámetros (con 1  0,2 y G1  6 ), y E1 en (54) y (55) obtenemos la


evolución en el tiempo de la renta real y de la inflación esperada del sistema (XVII).

Yt  1  e 1,609t 2,348 cos1,622t   2,3298sen1,622t 



 XXIV

 t  0,05  e
e 1, 609t
1,737sen1,622t 

75
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando   0,8; Yn  1, y (XXIV) en (22), obtenemos la verdadera inflación.


 t  0,05  e 1,609t 1,878 cos1,622t   0,126sen 1,622t  XXV
En la figura IX se aprecia la evolución temporal del sistema (XVII) junto con la
verdadera inflación, dada por (XXV), tras el shock de política fiscal, teniendo como
punto inicial a I  3,348;0,05.

3.5

2.5
Yt

2
Yt

1.5

0.5

0 5 10 15 20 25 30
t
2
Inflación Esperada
1.8 Verdadera Inflación

1.6

1.4

1.2

0.8

0.6

0.4

0.2

0 5 10 15 20 25 30
t
Figura IX: Evolución temporal de la renta real, de la inflación esperada y de la
verdadera inflación tras el shock de política fiscal

76
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo

trA  b3  b 2   0  b3  b 2



Caso 2: Nodo Impropio:  A   b 2  0 57 

  trA  4 A  b3  b 2   4 b 2  0
2 2

Teniendo en cuenta que   0 y que A  0, entonces resulta que:

trA2 0 trA2   0

trA    0  trA    0 58

0  trA    trA 59


Asimismo, multiplicando por menos uno a (58) se obtiene que:

trA     0  trA    2      0  trA    0 60

En este caso, teniendo en cuenta (59) y (60), los autovalores de la matriz “A” serán:

 trA   b 3  b 2   b 3  b 2   4 b 2


2
1   0
 2 2

b 3  b 2   b 3  b 2   4 b 2 61
2
 2  trA    0
 2 2


 2  1  0

Por tanto, en este caso, debido a que ambos autovalores son negativos, y a los signos del
discriminante, de la traza y del determinante de la matriz A, tenemos que el punto de
equilibrio del sistema dinámico es un nodo impropio estable (convergente).

El autovector v1 asociado a 1 se calculará a partir de:

v1

b3  b 2   1  b 2  a  0
  62
   1  b 0

b3  b2   1 a  bb2  0  b  b3  b2   1  a 63


b2

La ecuación (63) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (62),
pero esto no lo vamos a demostrar aquí.

77
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Haciendo a  b 2 tenemos que:

  b2 
v1    64
b3  b 2   1 

Reemplazando 1 , dado por (61), en (64) se obtiene:

 b2 
   b2 
v1  
b   b 2   b3  b2   4 b2    2 
2 65
 3 
 2 

De manera análoga, el autovector asociado a  2 será:

  b2 
v2    66
b 3  b 2    2 

Reemplazando  2 , dado por (61), en (66) se obtiene:

 b2 
   b 2 
v 2   b   b   b 3   b 2 2  4 b 2      67
 3 2
  1 
 2 

Para este caso, las expresiones (44) y (45) de las ceroclinas correspondientes al caso 1
siguen siendo válidas, al igual que las líneas de fuerza dinámicas que se bosquejaron en
las figuras 1 y 2. No obstante, superponiendo las ceroclinas del nivel de renta real y de
la tasa de inflación esperada, y bosquejando algunas sendas de fase en el plano de fase
se obtiene la figura 9, correspondiente a un nodo impropio estable. Como puede
apreciarse en este modelo dinámico, las trayectorias de fase son tangentes a la línea de

acción del autovector V1 . Para comprobar esto vamos a considerar la solución general
   
X t  X E  k1e t V1  k 2 e t V2 donde 1 y  2 son autovalores reales, distintos y negativos, y
1 2

 
sus autovectores asociados son V1 y V2 . Ya que  2  1  0, cuando t   se verificará

que e1t  e 2 t . Por tanto, cuando t   la solución tenderá a alinearse con k1e t V1, esto
1

  
es, en el largo plazo tendremos que X t  X E  k1e t V1. Pero, dado que cuando t  ,
1

resulta que e 1t  0 y e  2 t  0, entonces se tiene que en el largo plazo X t  X E


independientemente de los valores de k1 y k 2 . Por tanto, en el largo plazo, las sendas de
fase se aproximarán al punto de equilibrio tangencialmente a la línea de acción del

autovector V1 .

78
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


De particular interés es el hecho que si el punto inicial se encuentra justo sobre V1 ,

entonces k 2  0 y el sistema se mueve a lo largo de la línea de acción del autovector V1
y se aproxima al punto de equilibrio conforme transcurre el tiempo. De forma similar, si

el punto inicial se encuentra justo sobre V2 , entonces k1  0 y el sistema se mueve a lo

largo de la línea de acción de V2 , aproximándose al punto de equilibrio en el límite. Por
tanto, el punto de equilibrio es un nodo impropio asintóticamente estable.

et  e
Yt  0 t  0

I
 e0


E v2
 e


v1

Y0 Y  Yn Yt

Figura 9: Retrato de fase de la economía

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 9, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase celeste y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E. Asimismo, en la figura 9 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto
que va desde el punto I al punto E, la tasa de inflación esperada disminuye
monótonamente y la renta real crece de forma monótona hasta alcanzar sus respectivos
valores de equilibrio de largo plazo.

79
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la renta (producto agregado) y de la tasa de inflación esperada


vienen dados por:
   
Xt
XE V1
 V2

Yt   Y  b 2  b 2 

 e    e   k 1 e 1t
   k 2 e 2t
  68
 t    2   1 

De donde:

 1t
 Yt  Y  k1b 2e  k 2 b 2e
2t

 e 1t 2t
69
 t    k1 2e  k 21e

e

Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por Y0 , e0 ,  


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (69), se tiene que:

 1 Y  Y0   b 2 e0   e 

 Y0  Y  k1b 2  k 2 b 2  1
k
b 2  2  1 
 e   70
0    k1 2  k 21 
e
 2 Y  Y0   b 2 e0   e 
k 2  b 2 1   2 

Reemplazando (70) en (69) se tiene que:

Yt  Y  

 1 Y  Y0   b 2  e0   e e 1t

  2 Y  Y0   b 2  e0   e

e 71 
2t
 
  2  1    1   2  

et   e  

 1 Y  Y0   b 2 e0   e  e 1t

  2 Y  Y0   b 2 e0   e

 e 72 2t
 
b 2  2  1  b 2 1   2 
2 1
   

Dónde Y y  e vienen dados por (33), mientras que 1 y  2 vienen dados por (61).

Sustituyendo (71) y (72) en (22) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de la


verdadera inflación.

En la figura 10 se pueden apreciar los plausibles comportamientos de la renta real


(producto agregado) a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la renta
real (producto agregado) converge hacia su valor de equilibrio estacionario
independientemente de su valor inicial.

80
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Yt

Figura 10: Comportamiento de la renta real (producto agregado) en el tiempo

En la figura 11 se pueden apreciar algunos posibles comportamientos de la tasa de la


inflación esperada a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la
inflación esperada es convergente hacia su valor de equilibrio estacionario
independientemente de su valor inicial.

 et

e

Figura 11: Comportamiento de la tasa de inflación esperada a lo largo del tiempo

Shock de política monetaria contractiva: Efectos de un decremento de la tasa de


crecimiento instantánea del stock nominal de dinero

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 12), se


produce un decremento en la tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de
dinero, céteris paribus, entonces la única ceroclina que se verá afectada será la ceroclina
 e 
Y t  0, ya que la ceroclina  t  0, no depende de m t . De (44), se aprecia que al disminuir
 
mt , entonces el valor de la intersección de la ceroclina Yt  0 con el eje vertical se hará
 
más pequeña. Por tanto, debido a la disminución en mt , la ceroclina Yt  0 se desplazará
e
hacia abajo (hacia la izquierda) sin modificar su pendiente y la ceroclina  t  0 no se
moverá. En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio estacionario que alcanzará la
economía en el largo plazo será el punto E1 de la figura 12.

81
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de largo plazo:


Por otro lado, en la figura 12 se aprecia que la disminución de la tasa de crecimiento
instantánea del stock nominal de dinero (ceteris paribus), en el largo plazo, provocará
una caída en la tasa de inflación esperada mientras que la renta real volverá a alcanzar
su nivel natural. En consecuencia, en el largo plazo, la perturbación monetaria
contractiva, producirá una menor tasa de inflación esperada pero no alterará a la renta
real de su nivel natural.

 et

E0
0E

1E E1

  
Y t  0  m0 
 

  
Y t  0  m1 
 

e
t  0
Yn Yt
Figura 12: Retrato de fase de la economía tras política monetaria contractiva
Efectos de corto y mediano plazo:
En la figura 12 se aprecia que, tras la política monetaria contractiva, la economía,
partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1 siguiendo la trayectoria
de color azul. Asimismo, en dicha figura se puede apreciar que en el corto y mediano
plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1, tanto la renta real (producto
agregado) como la tasa de inflación esperada convergen a sus respectivos valores de
equilibrio de largo plazo. Además, en este caso, tras el decremento en la tasa de
crecimiento instantánea del stock nominal de dinero, entre el punto E0 y el punto E1, se
observa el fenómeno de overshooting en la renta real respecto de su valor de equilibrio
de largo plazo.

82
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Shock de oferta negativo: Efectos de una disminución de la renta real natural

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 13), se


produce un decremento en la renta real natural, ceteris paribus, entonces las ceroclinas
 e
Y t  0, y t  0 se verán afectadas. De (44), se aprecia que al disminuir Yn , entonces la

intersección de la ceroclina Y t  0 con el eje vertical disminuirá (aunque por los
supuestos adoptados en este caso seguirá siendo positiva). Por tanto, debido al

decremento en Yn , la ceroclina Y t  0 se desplazará hacia abajo (hacia la izquierda) sin
modificar su pendiente. Asimismo, de (45) se aprecia que al disminuir Yn , la ceroclina
 e
t  0 se moverá hacia la izquierda. En consecuencia, el nuevo punto de equilibrio
estacionario que alcanzará la economía en el largo plazo será el punto E1 de la figura 13.

 et

 
e

 

t  0 Yn1 Y t  0 Yn0
A

1E  0E
E1 E0

   
 e
Y t  0 Yn1 t  0 Yn0
Yt
Yn1 Yn0

Figura 13: Retrato de fase de la economía tras shock de oferta negativo

Efectos de largo plazo:

En la figura 13 se puede apreciar que tras el decremento de la renta real natural


(producto potencial) ceteris paribus, en el largo plazo, se provocará un decremento en la
renta real (producto agregado) y la tasa de inflación esperada permanecerá igual al valor
que ésta tenía antes del shock de oferta negativo. En consecuencia, en el largo plazo, el
shock de oferta negativo producirá un producto agregado por debajo del producto
potencial y no tendrá efecto sobre la inflación esperada.

83
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de corto y mediano plazo:

En la figura 13 se aprecia que, tras el decremento de la renta real natural (producto


potencial), la economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo plazo al punto E1
siguiendo una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura 13 se puede
apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0 al punto E1,
tanto la renta real (producto agregado) como la tasa de instantánea de la inflación
esperada convergen a sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo de manera
oscilatoria. Además, tras el shock de oferta negativo, entre el punto E0 y el punto E1, se
observa que hay una sobrerreacción (overshooting) tanto de la tasa de inflación esperada
(Punto A) como de la renta real (punto B) respecto a sus valores de equilibrio de largo
plazo.

Shock de política fiscal: Efectos de una disminución de la tasa marginal impositiva


y un incremento del gasto público simultáneos

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 14), se


produce un decremento en la tasa marginal impositiva y simultáneamente se incrementa
 e
el gasto público, ceteris paribus, entonces por (44) y (45), las ceroclinas Y t  0, y t  0
no se verán afectadas.

Efectos de largo plazo:


 e
Dado que las ceroclinas Y t  0, y  t  0 no se ven afectadas por el shock de política
fiscal, en consecuencia, el punto de equilibrio de la economía seguirá siendo el mismo
que había antes de dicho shock, esto es: E0 = E1, tal como se aprecia en la figura 14.

Efectos de corto y mediano plazo:

En el instante, t 0 , que se produce el shock de política fiscal, la inflación esperada


permanecerá invariable y la renta real se incrementará a Yt 0  Yn . La renta real se
incrementará tras el shock de política fiscal ya que por (19), al subir permanentemente
G , y al caer permanentemente , en t 0 , los parámetros b1 , b 2 , y b3 se incrementarán.
En consecuencia, tras el shock de política fiscal la economía se encontrará en
desequilibrio en el punto I de la figura 14. En esta figura se aprecia que, tras el shock de
política fiscal, en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto I al punto
E1, tanto la renta real (producto agregado) como la tasa de instantánea de la inflación
esperada convergen a sus respectivos valores de equilibrio de largo plazo. Además, tras
el shock de pol’itica fiscal, entre el punto E0 y el punto E1, se observa que hay una
sobrerreacción (overshooting) tanto de la tasa de inflación esperada (Punto A) como de
la renta real (punto B) respecto a sus valores de equilibrio de largo plazo.

84
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 et
A

B 
et  0

E 0  E1
1e  0e I

Yt  0
Yt
Y  Yn Yt 0

Figura 14: Retrato de fase de la economía tras shock de política fiscal

85
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso II, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan todos los supuestos adoptados. Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla III.

Parámetros Valores
θ 0,05
γ 0,05
µ 0,1
c 0,8
c0 10
 5
 1
I0 10

Tabla III: Valores de los parámetros simulados

En la tabla IV se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.


Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores



m0 0,09
Yn 1
τ 0,3
G 5

Tabla IV: Valores iniciales de las variables exógenas


Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (29) resulta:

A
  
b


   17,593  3,704 Y  17,926

Y t
 e   
t
XXVI
e
 t   5 0   t    5 

 
Las ceroclinas del sistema (XXVI) vienen dadas por:


Y t  0   t  4,75Yt  4,84
e

 e XXVII
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

 Yn   1 
E   XXVIII
m 0  0,09

86
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Mientras que por (57), tenemos que:

trA  17,592  0

 A  18,519  0 XXIX
  235,425  0

En la figura X se muestra el retrato de fase, los autovectores y las ceroclinas


correspondientes al sistemax dado
x ' = - 17.59259259 por (XXVI).
- 3.703703704 y + 17.92592593
y'=5x-5

0.2
Yt '  0  et '  0

0.18

0.16

0.14
Inflación Esperada

0.12

0.1
E
0.08
V2

0.06
V1

0.04

0.02

0
0.96 0.97 0.98 0.99 1 1.01 1.02 1.03 1.04
Renta Real

Figura X: Retrato de fase del sistema

En la figura XI se muestra el diagrama de fase de la renta real (producto agregado) y la


tasa de inflación esperada del sistema (XXVI) con las siguientes condiciones iniciales:


x 0  Y0 , e0  0,98;0,11. 

87
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 17.59259259 x - 3.703703704 y + 17.92592593
y'=5x-5
0.2
Yt '  0  et '  0
0.18

0.16

0.14
Inflación Esperada

0.12

0.1 
X0
E
0.08

0.06

0.04

0.02

0
0.96 0.97 0.98 0.99 1 1.01 1.02 1.03 1.04
Renta Real

  
Figura XI: Diagrama de fase del sistema  m 0  0,09 
 

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (71) y (72) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de inflación esperada del sistema (XXVI).

Yt  1  0,00336 e 1,125t  0,0166e 16, 468t



 (XXX)

 t  0,09  0,0149e
e 1,125t
 0,0051e 16, 468t

Sustituyendo   5; Yn  1, y (XXX) en (22), obtenemos la evolución a lo largo del


tiempo de la verdadera inflación.

 t  0,09  0,00019e 1,125t  0,078e 16, 468t XXXI


La evolución temporal de la renta real, de la verdadera inflación, y de la inflación
esperada se muestran en la figura XII con las siguientes condiciones iniciales:


x 0  Y0 , e0  0,98;0,11. 

88
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

0.995
Yt

0.99
Yt

0.985

0.98

0 5 10 15 20 25 30
t
0.12
Inflación Esperada
Verdadera Inflación
0.1

0.08

0.06

0.04

0.02

0
0 5 10 15 20 25 30
t

Figura XII: Evolución temporal de la renta real, de la verdadera inflación y de la


inflación esperada

89
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del shock de política monetaria: Tomando como punto de partida el punto
de equilibrio estacionario dado por (XXVIII), si ahora disminuimos la tasa de
crecimiento instantánea del stock nominal de dinero, ceteris paribus, pasando de
 
m 0  0,09 a m1  0,04 el sistema (29) resulta:

A
  
b


   17,593  3,704 Y  17,741

Y t
 e   
t
XXXII
e
 t   5

0   t    5 
 

Las ceroclinas del sistema (XXXII) vienen dadas por:


Y t  0   t  4,75Yt  4,79
e

 e XXXIII
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (31), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

 Yn   1 
E1        XXXIV
m1  0,04

Mientras que los valores dados por (XXIX) se mantienen invariables ante el decremento
de la tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de dinero.

En la figura XIII se muestra el diagrama de fase del sistema (XXXII) tras el decremento
en la tasa de crecimiento instantánea del stock nominal de dinero, teniendo como punto
de partida el punto de equilibrio estacionario antes de disminuir dicha tasa, esto es:
Y   1 
E 0   e0    .
 0   0,09

90
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 17.59259259 x - 3.703703704 y + 17.74074074
y'=5x-5

 et '  0
0.1

E0
0.09

0.08

0.07
Inflaci'on Esperada

0.06

0.05

0.04 E1

0.03

0.02

0.01
     
Yt '  0  m1  Yt '  0  m 0 
0    

0.98 0.985 0.99 0.995 1 1.005 1.01 1.015 1.02


Renta Real

  
Figura XIII: Diagrama de fase del sistema  m1  0,04 
 


Sustituyendo los parámetros (con m1  0,04 ), E0 y E1 en (71) y (72) obtenemos la
evolución a lo largo del tiempo de la renta real y de la tasa de inflación esperada del
sistema (XXXII).

Yt  1  0,0121 e 1,125t  0,0121e 16, 468t



 (XXXV)

 t  0,04  0,0537e
e 1,125t
 0,0037e 16, 468t

Sustituyendo   5; Yn  1, y (XXXV) en (22), obtenemos la evolución a lo largo del


tiempo de la verdadera inflación.

t  0,04  0,0067e 1,125t  0,0567e 16, 468t XXXVI


En la figura XIV se aprecia la evolución temporal del sistema (XXXII) junto con la
verdadera inflación, dada por (XXXVI), tras la disminución de la tasa de crecimiento
del stock nominal de dinero, ceteris paribus, teniendo como punto inicial a
E 0  1; 0,09.

91
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

0.998

0.996
Yt

Yt

0.994

0.992

0.99
0 5 10 15 20 25 30
t
0.1
Inflación Esperada
Verdadera Inflación
0.09

0.08

0.07

0.06

0.05

0.04

0.03
0 5 10 15 20 25 30
t

Figura XIV: Evolución temporal de la renta real, de la verdadera inflación, y de la


inflación esperada tras la política monetaria contractiva

92
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del Shock de oferta negativo: Tomando como punto de inicio el punto de
equilibrio dado por (XXVIII), si ahora disminuimos la renta real natural (producto
potencial), ceteris paribus, pasando de Yn0  1 a Yn1  0,5, el sistema (29) resulta:

 A
 b

    17,593  3,704 Y   9,13 
Y t
  e   
t
XXXVII
e
 t   5

0   t   2,5
 
Las ceroclinas del sistema (XXXVII) vienen dadas por:

Y t  0   t  4,75Yt  2,465
e

 e XXXVIII
 t  0  Y  Y  0,5
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:
 Yn1  0,09
E1        XXXIX
m 0   0,5 
Mientras que los valores dados por (XXIX) se mantienen invariables ante el decremento
de la renta real natural (producto potencial).
En la figura XV se muestra el diagrama de fase del sistema (XXXVII) tras el
decremento de la renta real natural (producto potencial), teniendo como punto de partida
el punto de equilibrio estacionario antes de disminuir el producto potencial, esto es:
 

E 0   Yn0 ; mxy0 ''==-517.59259259
09.
1x;0- ,2.5 x - 3.703703704 y + 9.12962963
 

0.25
 
 et '  0 Yn1  
Yt '  0 Yn0

0.2
Inflación Esperada

0.15

0.1
E0
E1

0.05

 
Yt '  0 Yn1  
 et '  0 Yn0
0

0.4 0.5 0.6 0.7 0.8 0.9 1


Renta Real
Figura XV: Diagrama de fase del sistema tras shock de oferta negativo

93
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con Yn1  0,5 ), E0 y E1 en (71) y (72) obtenemos la


evolución en el tiempo de la renta real y de la inflación esperada del sistema (XXXVII).

Yt  0,5  0,037e
1,125t
 0,537e 16, 468t
 e XL

 t  0 ,05  0,163e 1,125t
 0,163e 16, 468t

Sustituyendo   5; Yn  0,5, y (XL) en (22), obtenemos la verdadera inflación.


 t  0,05  0,02e 1,125t  2,52e 16, 468t XLI
En la figura XVI se aprecia la evolución temporal del sistema (XXXVII) junto con la
verdadera inflación, dada por (XLI), tras el decremento de la renta real natural, teniendo
como punto inicial a E 0  1;0,09 .

0.9

0.8
Yt
Yt

0.7

0.6

0.5

0 5 10 15 20 25 30
t
2.5 Inflación Esperada
Verdadera Inflación

1.5

0.5

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
t
Figura XVI: Evolución temporal de la renta real, de la verdadera inflación, y de la
inflación esperada tras el shock de oferta negativo

94
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del shock de política fiscal: Tomando como punto de partida el punto de
equilibrio estacionario dado por (III), si ahora disminuimos la tasa marginal impositiva,
pasando de  0  0,3 a 1  0,25 y simultáneamente aumentamos el gasto público, de
G 0  5 a G1  5,25 , ceteris paribus, el sistema (29) resulta:

A
 b

    19  4 Y  19,36
Y 
e  
t
 e   
t
XLII
 t   5 0   t    5 

 
Las ceroclinas del sistema (XLII) vienen dadas por:


Y t  0   t  4,75Yt  4,84
e

 e XLIII
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema (XLII) vendrá dado por:

 Yn   1 
E1         E0 XLIV
m 0  0,09

Mientras que los valores dados por (57), tras el shock de política fiscal, ahora serán:

trA  19  0

 A  20  0 XLV
  281  0

En el instante t 0 en el que se produce el shock de política fiscal, la inflación esperada



permanecerá invariable,  e  m 0  0,09; y el valor de la renta real Yt 0  Yn , ya que al
subir permanentemente G , y al caer permanentemente , los parámetros b1 , b 2 , y b3
se incrementarán y sus nuevos valores los denotaremos por b I , b II , y b III . Utilizando los
parámetros y variables exógenas de las tablas III y IV, hallamos b1 , b 2 , y b3 antes del
shock de política fiscal. Empleando los valores de las tablas III y IV con 1  0,25 y

G1  5,25 , determinamos b I , b II , y b III . Reemplazando b1 , b 2 , b 3 , b I , b II , b III , y m 0 en
(XXIII) se obtiene Yt 0  4,82.

En la figura XVII se muestra el diagrama de fase del sistema (XLII) tras el shock de
Yt 0   4,82
política fiscal, teniendo como punto de partida el punto: I       .
 0 
m  0,09 

95
CIRO BAZÁN
x ' = - 19 x - 4 y + 19.36 TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
y'=5x-5

0.9

0.8
et '  0
0.7
Inflación Esperada

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1
E0 = E1 I

0 Yt '  0

0.5 1 1.5 2 2.5 3 3.5 4 4.5 5


Renta Real

Figura XVII: Diagrama de fase del sistema tras shock de política fiscal

Sustituyendo los parámetros (con 1  0,25 y G1  5,25 ), y E1 en (71) y (72) obtenemos


la evolución en el tiempo de la renta real y de la inflación esperada del sistema (XLII).

Yt  1  0,255 e 1,118t  4,075e 17,882t



 XLVI 

 t  0,09  1,139e
e 1,118t
 1,139e 17,882t

Reemplazando   5; Yn  1, y (XLVI) en (22), obtenemos la verdadera inflación.


t  0,09  0,135e 1,118t  19,235e17,882t XLVII
En la figura XVIII se aprecia la evolución temporal del sistema (XLII) junto con la
verdadera inflación, dada por (XLVII), tras el shock de política fiscal, teniendo como
punto inicial a I  4,82;0,09 .

96
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

4.5

3.5

3 Yt
Yt

2.5

1.5

0.5
0 5 10 15 20 25 30
t
20
Inflación Esperada
18 Verdadera Inflación

16

14

12

10

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
t

Figura XVIII: Evolución temporal de la renta real, de la inflación esperada y de la


verdadera inflación tras el shock de política fiscal

97
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo

trA  b 3  b 2   0  b 3  b 2    1



Caso3: Centro  A   b 2  0 73

  trA  4 A  4 b 2  0
2

De acuerdo a (37), los autovalores o raíces características son:

 trA   trA 
1    i    i  i


2 2 2 74
 trA   trA  i  trA 
 2     i    i  i
 2 2 2 2
Dónde:

 trA
  0
 2
 75
   
    b 2  0
2 2

En este caso, dado que la parte real de los autovalores es nula,   0, entonces tenemos
que el punto de equilibrio del sistema dinámico es un centro marginalmente estable.

El autovector v1 asociado a 1  i se calculará sustituyendo la primera condición de
(73) y   0 en (41), de donde:

  i    b 2 i
v1       76
    

 
El autovector v 2 asociado a  2  i será el conjugado de v1 , esto es:

  i   b 2 i 
v2      77
     

Reemplazando la primera condición de (73) y   0 en (43) obtenemos las ceroclinas


del sistema:

  e

t  0 : b2  mt   t   0   t  mt
e
 Y
   (78)
 e
 t  0 : Yt  Yn  0  Yt  Yn

98
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


A continuación vamos a graficar la ceroclina Y t  0 en el plano de fase et  Yt . De la
primera ecuación de (78), se aprecia que esta ceroclina es una línea recta con pendiente
nula, mientras que el valor del intercepto con el eje vertical (eje de la inflación
 
esperada) será igual a m t  0. Además, si estando en un punto de la ceroclina Y t  0
como el punto A de la figura 15, la inflación esperada aumenta y el nivel de renta

permanece constante, pasando a un punto encima de la ceroclina Y t  0 tal como el
punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del punto B en la primera ecuación
del sistema (78), al haber aumentado el valor de la inflación esperada, se verifica que en
 
un punto encima de la ceroclina Y t  0, tal como el punto B, Y t  0. Por tanto,
conforme transcurra el tiempo, el valor de la renta irá disminuyendo. En consecuencia,

encima de la ceroclina Y t  0, tal como se aprecia en la figura 15, las líneas de fuerza
dinámicas serán horizontales y en sentido de derecha a izquierda. Por debajo de dicha
ceroclina las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido de izquierda a

derecha ya que en dicha región del plano de fase se verifica que Y t  0.

et

eB B

 A
e  m t Yt  0

Yt
YA  YB
Figura 15: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de renta real

e
Por otro lado, de la segunda ecuación de (78), se puede apreciar que la ceroclina  t  0,
en el plano de fase et  Yt , es una recta vertical que corta al eje de la renta real en Yn .
Además, de la segunda ecuación del sistema (78), para valores de Yt  Yn , a la derecha
e
de la recta vertical, que se aprecia en la figura 16,  t  0. En consecuencia, conforme
transcurra el tiempo el valor de la inflación esperada irá aumentando, lo cual es
representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la izquierda de dicha recta
e
 t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor de la inflación esperada irá
disminuyendo, lo cual es representado con flechas verticales orientadas hacia abajo.

99
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

e
et t  0

Yt
Yn
Figura 16: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de renta agregada

Superponiendo las ceroclinas de la renta real y de la inflación esperada, y bosquejando


algunas sendas de fase en el plano de fase et  Yt , se obtiene la figura 17. Como puede
apreciarse en este modelo dinámico, el punto de equilibrio es un centro (elipse)
marginalmente estable.
e
et t  0
C


E B
e D Yt  0
e0 I
F
Yt
Yn Y0
Figura 17: Retrato de fase de la economía

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 17, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase (elipse) y se mantendrá girando por siempre alrededor del punto de
equilibrio estacionario E, siempre que no haya ningún shock aleatorio. Además, en la
figura 17 se observa que en el trayecto que va desde del punto I al punto B, la economía
presenta un periodo en el que la renta real y la inflación esperada aumentan, entre el
punto B y el punto C la inflación esperada y la renta real disminuye, entre el punto C y
el punto D la renta real la inflación esperada disminuyen, entre el punto D y el punto F
la renta real aumenta y la inflación esperada disminuye. A partir de determinado
instante del tiempo, este ciclo económico se repetirá perpetuamente, siempre que no
haya ningún shock aleatorio.

100
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la renta real y de la tasa de inflación esperada vienen dados por:

 

    

 
 Yt  Y      
 e e   h 1 cos  b 2 t   h 2 sen  b 2 t  79
 t       
   
Dónde:
  
 h1  k1  v1  k 2  v 2
    80
 h 2  k1  v1  k 2  v 2 i
Reemplazando (76) y (77) en (80) resulta:

    b 2 k1  k 2 i 
 h1   
   k1  k 2  

   b 2 k1  k 2  81
h 2   
   k1  k 2 i 




Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por Y0 , e0 , 
reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (79), se tiene que:
  Y0  Y 
h1   e e 82
 0   
Igualando (82) con la primera ecuación de (81) se tiene:
 e0   e
 1
k  k 

2

 83
k  k i  Y0  Y
 1 2
 b 2

Reemplazando (83) en la segunda ecuación de (81) resulta:


   b 2  e0   e 
 
   
h2    84
  b 2 Y0  Y  
 
 b2 

101
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (82) y (84) en (79) tenemos que:


Yt  Y  Y0  Y cos  b 2 t   
 b 2 e0   e  sen  b 2 t  85


 b 2 Y0  Y 
  
et   e  e0   e cos 
 b 2 t 
b2

sen  b 2 t  86

Dónde Y y  e vienen dados por (33), mientras que b 2 viene dada por (19).

Sustituyendo (85) y (86) en (22) se obtiene la evolución a lo largo del tiempo de la


verdadera inflación.

En la figura 18 se puede apreciar el comportamiento de la renta real a lo largo del


tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la renta es oscilante (de amplitud
constante: Ay) alrededor de Yn .

Yt

Y0
Yn

Figura 18: Comportamiento de la renta real a lo largo del tiempo

En la figura 19 se puede apreciar el comportamiento de la inflación esperada a lo largo


del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la inflación esperada es oscilante (de
amplitud constante: Ap) alrededor de  e .

 et

e
 e0

Figura 19: Comportamiento de la tasa de inflación esperada a lo largo del tiempo

102
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso III, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan los supuestos adoptados. Dichos valores se encuentran
resumidos en la tabla V.
Parámetros Valores
θ 0,05
γ 0,5
µ 0,1
c 0,8
c0 5
 0,8
 2
I0 10
Tabla V: Valores de los parámetros simulados
En la tabla VI se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.
Variables exógenas Valores

m0 0,09
Yn 1
τ 0,3
G 5
Tabla VI: Valores iniciales de las variables exógenas
Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (29) resulta:

A
 b

   0  0,444 Y   0,04 

Y 
e  
t
e   
t
XLVIII
  t  1,6

0   t   1,6
 
Las ceroclinas del sistema (XLVIII) vienen dadas por:

Y t  0   t  0,09
e

 e XLVII 
 t  0  Y  Y  1
 t n

Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:
 Y  Yn   Yn   1 
 e           L
      m t  0,09
Mientras que por (73), tenemos que:
trA  0

 A  0,711  0 LI 
  2,844  0

103
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 0.4444444444 y + 0.04
y ' = 1.6 x - 1.6
En la figura XIX se muestra el retrato de fase y las ceroclinas del sistema (XLVIII).
 et '  0
0.5

0.4

0.3

0.2
Inflación Esperada

0.1
E Yt '  0

-0.1

-0.2

-0.3

0.8 0.85 0.9 0.95 1 1.05 1.1 1.15 1.2


Renta Real
Figura XIX: Retrato de fase del sistema
En las figuras XX y XXI se muestran respectivamente el diagrama de fase y la
evolución enx'= el- tiempo de lay verdadera
0.4444444444 + 0.04 inflación, de la inflación esperada, y de la renta
real para el sistema (XLVIII) con las siguientes condiciones iniciales: Y0 , e0   0,9;0,3.
y ' = 1.6 x - 1.6

 et '  0
0.5

0.4

Y ,  
0
e
0
0.3

0.2
Inflación Esperada

0.1
E Yt '  0

-0.1

-0.2

-0.3

0.8 0.85 0.9 0.95 1 1.05 1.1 1.15 1.2


Renta Real
Figura XX: Diagrama de fase del sistema

104
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (85) y (86) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo de la renta real
y de la tasa de inflación esperada del sistema (XLVIII).
Yt  1  0,1 cos0,843t   0,111sen0,843t 
 e (LII)
 t  0,09  0,21 cos0,843t   0,19sen0,843t 

1.15

1.1

1.05
Yt

0.95

0.9

0.85
Yt

0 5 10 15 20 25 30
t

0.3

0.2

0.1

-0.1

-0.2
Inflación Esperada
Verdadera Inflación
0 5 10 15 20 25 30
t
Figura XXI: Evolución temporal de la renta real (producción agregada), de la
inflación esperada y de la verdadera inflación

105
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo   0,8; Yn  1, y (LII) en (22), obtenemos la evolución a lo largo del


tiempo de la verdadera inflación (su evolución temporal se muestra en la figura XXI).

t  0,09  0,13 cos0,843t   0,278sen0,843t  LIII


Conclusiones:

En este documento se ha analizado la estabilidad de una versión dinámica lineal de un


modelo de oferta y demanda agregadas. Hemos simulado tres casos (espiral, nodo
impropio, y centro), utilizando valores adecuados de los parámetros, en los que las
variables endógenas del modelo en cuestión convergen a un punto de equilibrio
estacionario (de forma cíclica o monótona según sea el caso), tanto para el caso de
espiral como para el caso de nodo impropio. Sin embargo, para el caso de un centro
marginalmente estable, las variables endógenas se mantienen oscilando alrededor de su
valor de equilibrio estacionario (sin alejarse ni acercarse a él). Asimismo, se ha
analizado para los casos de espiral y nodo impropio el efecto de una perturbación
externa no anticipada (shocks de política monetaria, de política fiscal, y de oferta),
encontrándose que el modelo resulta dinámicamente estable (esto es, luego que el
modelo ha sido alejado de su situación de equilibrio estacionario por la perturbación,
éste retorna a un nuevo punto de equilibrio). Finalmente, resaltar que el modelo podría
presentar un comportamiento dinámicamente inestable para valores de los parámetros
que no cumplan las condiciones de estabilidad establecidas en los tres casos aquí
analizados.

106
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Bibliografía

Mankiw, G. (2005): “Macroeconomics”, Worth Publishers. Seventh Edition.

Shone, R. (2002): “Economic Dynamics: Phase Diagrams and Their Economic


Application”, Cambridge University Press. Second Edition.

Shone, R. (2003): “An Introduction to Economic Dynamics”, Cambridge University


Press. First Edition (Virtual Publication).

107
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

108
Modelo de inflación en una economía cerrada
En este capítulo analizamos un modelo dinámico de inflación en una economía cerrada
en la que únicamente existen dos mercados: un mercado de bienes y servicios y un
mercado de dinero. Para ello, utilizando Matlab 7.12.0, se efectúa una simulación
numérica de tres casos en los que el punto de equilibrio estacionario del sistema de
ecuaciones diferenciales que describe el comportamiento dinámico del modelo es (una
espiral, un nodo impropio, o un centro) estable. Finalmente, para los dos primeros
casos, se realiza el análisis de perturbaciones de carácter nominal (incrementos en el
stock nominal de dinero).
Supuestos del modelo:

1. El mercado de dinero siempre permanece en equilibrio. Esto implica que en cada


instante la oferta real de dinero debe ser igual a la demanda real de dinero.
Mt
LM : Lo M t , Pt    Ld Yt , i t   Yt e  i t 1
Pt

Dónde Yt es la producción real de bienes nacionales. i t representa la tasa de


interés nominal. M t es el stock nominal de dinero. Pt es el índice de precios
expresado en unidades monetarias unidades reales de consumo. M t Pt es el stock
real de dinero expresado en unidades reales de consumo.  es la elasticidad de los
saldos reales de dinero respecto de la producción real, y  es la semielasticidad de
los saldos reales de dinero respecto a la tasa de interés nominal. Siendo:

Yt M t Pt  ln M t Pt 
   2
M t Pt  Yt ln Yt 

ln M t Pt 
 3
i t

Aplicando logaritmos neperianos a (1) se tiene:

 Mt 
ln 
 P
 
  ln Yt e  i t   ln Yt  i t

 t 

ln M t   ln Pt    ln Yt   i t 4


Si hacemos:
y t  ln Yt  5
Entonces, la tasa de crecimiento instantáneo de la producción (crecimiento
económico) será:
 
y t  Y t Yt 6
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Si hacemos:

m t  ln M t  7
Entonces, la tasa de crecimiento instantáneo del dinero será:

 Mt
mt  8
Mt

Asimismo, si hacemos:

p t  ln Pt  9
Entonces la tasa de crecimiento instantáneo del índice de precios (inflación)
nacional será:

 Pt
pt  10
Pt

Reemplazando (5), (7), y (9) en (4) se tiene que el mercado de dinero viene
caracterizado por una típica curva LM:

LM : m t  p t  y t  i t 11
2. Se supone que existen expectativas racionales sobre la inflación. Además, dado que
este modelo es determinista, el supuesto de expectativas racionales equivale a
suponer previsión perfecta1 sobre las expectativas de inflación. Es decir,
supondremos que la economía está poblada por agentes racionales con previsión
perfecta. Este supuesto implica que la tasa esperada de crecimiento instantáneo del
índice de precios (expresado en términos logarítmicos) sea igual al verdadero valor
de la tasa de crecimiento instantáneo del índice de precios (expresado en términos
logarítmicos). Esto es:

 
p t  ln Pt  p t  dln Pt  dt  P t Pt e 
Si  e   e   12
 
p p
p t  ln Pt   
e e t t
p  d ln P e dt  P t P e
 t t t

3. La inflación (tasa de crecimiento instantáneo del índice de precios) se ajusta de


acuerdo a la siguiente ecuación diferencial:

Y 
  ln Yt   ln Yt ; 13
Pt
  ln  t 0
Pt  Yt 

1
La previsión perfecta implica que el error de predicción de los agentes racionales es nulo en cada
instante del tiempo. Esto es, ante una perturbación, los agentes racionales conocen sus efectos de corto y
de largo plazo, y los tienen en cuenta en sus decisiones en el instante actual.

110
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Si hacemos:
y t  ln Yt   14
Entonces la tasa de crecimiento instantánea del nivel de producción de pleno
empleo será:

 Yt
yt  15
Yt
Por tanto, reemplazando (5) y (14) en (13) se tiene:

p t  y t  y t  16
Dónde  es la velocidad de ajuste, no instantánea, del índice de precios (en
términos logarítmicos) ante las diferencias entre el nivel de producción y el nivel de
producción a pleno empleo (expresadas en términos logarítmicos). La ecuación
(16), una versión dinámica de la curva de Phillips, determina la inflación y nos dice
que si el nivel de actividad económica se encuentra por encima del nivel de
equilibrio, y t  y t , entonces los precios se elevarán (inflación por demanda: el
exceso de demanda por bienes y factores hará que se incrementen los costos y los
precios).
4. La demanda agregada, se supone que es afectada inversamente por la tasa de interés
nominal y directamente por la tasa esperada de crecimiento instantáneo del índice
de precios (inflación esperada)2.
  e 
 0  1  i t  P t Pte  
 
IS : Ytd  e
  
17 
Dónde  0 es el componente autónomo de la demanda agregada (que incluye el
gasto público), 1 es la semielasticidad de la demanda agregada de bienes respecto
e
e
a la tasa de interés nominal, i t , P el índice de precios esperado, P t es la tasa
t
e
esperada de cambio instantáneo del índice de precios, y P t Pte es la tasa esperada
de crecimiento instantáneo del índice de precios (inflación esperada). Siendo:

1  
  
 ln Ytd
18
i t
Aplicando logaritmos neperianos a (17) resulta:
 0  1  i t  P et 
Pte   
 
ln Y t
d
 ln e 
 


 
 19
 

2
Este modelo difiere de la versión dinámica del modelo IS-LM por dos razones: En primer lugar, en el
modelo IS-LM los precios permanecen rígidos en el tiempo mientras que aquí no. En segundo lugar, en el
modelo IS-LM dinámico la demanda agregada no depende de las expectativas de inflación, mientras que
en este modelo sí.

111
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
 
e
ln Y t
d
 0  1  i t  P t Pte  20
 

Si hacemos:

  21
y dt  ln Ytd

Entonces la tasa de crecimiento instantánea de la demanda agregada de bienes y


servicios será:

 d
d Yt
yt  22
Ytd

Reemplazando (12) y (21) en (20) resulta:

 e
y dt  0  1  i t  p t  23
 
La ecuación (23) es una IS en términos logarítmicos en la que el nivel de la
demanda agregada depende de su componente autónomo,  0 , y de la tasa de interés
e
real, rt  i t  p t .

5. La producción real se ajusta de acuerdo a la siguiente ecuación diferencial:



 Ytd 
Yt
  ln 
Y 
  
   ln Ytd  ln Yt   24
Yt  t 

Reemplazando (6), (5) y (14) en (13) se tiene:

 

y t   y dt  y t ; 0 25
Dónde  es la velocidad de ajuste, no instantánea, de la producción (en términos
logarítmicos) ante los excesos de demanda u oferta de la economía. La ecuación
(25) nos dice que la producción expresada en términos logarítmicos (la tasa de
crecimiento de la economía) se ajusta con lentitud a los desequilibrios entre la
demanda y oferta agregadas.

6. Todos los parámetros del modelo son positivos.

112
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Resolución del modelo:

En este modelo las variables exógenas son: 0 , m t , y t . Mientras que las variables
endógenas son: y dt , p t , i t , y t . Para resolver este modelo vamos a suponer que las
variables endógenas de referencia son p t y y t . Por tanto, ahora deberemos determinar
las ecuaciones diferenciales para dichas variables.

Para obtener las dos ecuaciones diferenciales que van a determinar el comportamiento
dinámico de nuestra economía, tenemos que sustituir en las ecuaciones de ajuste de las
variables endógenas de referencia [nivel de precios (16) y nivel de producción (25)
expresados en logaritmos neperianos] el resto de variables endógenas [la tasa de interés
(obtenida a partir de (11) y el nivel de demanda agregada (23) expresada en términos
logarítmicos]. En el caso de la ecuación diferencial para el nivel de precios (en términos
logarítmicos), no aparecen dichas variables, por lo que la primera ecuación diferencial
es exactamente igual a la ecuación (16) que proporciona el modelo, esto es:


p t   y t  y t  26
Para determinar la ecuación diferencial correspondiente a la producción, en primer
lugar, vamos a despejar la tasa de interés nominal nacional de la ecuación (11):
1
it  y t  mt  pt  27 

Reemplazando (12) y (27) en (23) obtenemos la demanda agregada de la economía


nacional:

1 e
1 

y dt   0  1  y t  m t  p t   p t    0  1  y t  m t  p t   p t  28
   

Sustituyendo (26) en (28) obtenemos:

    m
y dt  0   1  1  y t  1 p t  1 t  1y t 29
    

Reemplazando (29) en (25) obtenemos:

  
d
yt
  
      m 
y t   0   1  1  y t  1 p t  1 t  1y t  y t 
      
 


          
y t   1 p t   1  1  1 y t   0   1 m t   1 y t  30
          

113
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En consecuencia, el sistema de ecuaciones diferenciales que define el comportamiento


dinámico de este modelo, expresado en forma matricial, viene dado por las ecuaciones
(26) y (30):

   0   0 0     0 
p   m 
  t      1  
p 1   t     1 31
y      
 1   
 1  y t     1   t 
 t             y t 

 A
  b

 
  0      y 
   pt   t
p
  
t
 
  1  
    
1

  
  
 1  32
y      1 t 
1 m y
 t         y t   0
1

t
   

Análisis cualitativo

Ahora vamos a determinar el punto de equilibrio del sistema (32):

     
p E   m           y   p E m t , y t ,  0 
1
 E   A b  
t
  0
   t   E  33
y  
 1   1 
  y m t , y t ,  0 
 yt 

De imponer condiciones de no negatividad estricta sobre (33) resulta:

 E  0     0   
p  0  m t     y t  0  m t     y t
 1 


1  1 
 1  34

 yE  0  yt  0

Restando y t  0 a ambos lados de la primera desigualdad de (34) se cumple que:

 0   
mt   y t    

   y t

35
1  1 

Ahora vamos a realizar el análisis de estabilidad. Para ello vamos a determinar lo


siguiente:

  1 
trA   1   1  1   2
   
  1

A   1   2  0 36
 
 1
2
 1
  trA2  4 A   2  1   1

  4
  
   

114
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dado que hemos asumido que todos los parámetros del modelo son positivos, entonces
en este modelo podemos encontrar cuatro casos en los que el sistema sea estable. Aquí
analizaremos tres casos, a saber:

  1 
trA   1   1   1   2  0
   
  1

Caso1: Espiral  A   1   2  0 37 
 
 1
2
 1
  trA2  4 A   2  1   1

  4 0
  
   

El polinomio característico viene dado por:

p   A  I  2  trA  A  0 38


Los autovalores o raíces características son:

trA  trA2  4 A trA  


  39
2 2

Dado que:

  0          40
Por tanto:

 trA   trA    trA  i  trA 


1      i    i


2 2 2 2 2 41
 trA   trA    trA  i  trA 
 2      i    i
 2 2 2 2 2
Dónde:


  1 
  1   1
 trA 
      0
 2 2
  1 1
2
 2 
 4    1   1 42
      
    0
 2 2 2


 2   2  A   1  0
 

115
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En este caso, dado que la parte real de los autovalores es negativa,   0, entonces
tenemos que el punto de equilibrio del sistema dinámico es una espiral estable
(convergente).

El autovector v1 asociado a 1    i se calculará a partir de:

   i 
v1
 
   1   1    a   0  43
     1   1    i  b 0
       

De donde:

   i    i 
   i a  b  0  a  b ba b 44
  i    i   i   2  2

La ecuación (44) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (43):

  1    1  
  a   1   1    i  b  0 45
       

Reemplazando (42) en (45) resulta:

  2  2    i 
 a  2    i b  0  a  b 46
    2
  2
 

Por tanto, haciendo b  1 tenemos que:

     
   i 
v1    2   2    2  2
 

 47 
 
 1 

Reemplazando (42) en (47) se obtiene:

  2 
 1  1       1  1   


    i 
v1   21 
   
 2 
  48
 
1 1
 
 1 

116
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


El autovector v 2 asociado a  2    i se calculará a partir de:

   i 
v2
 
   1   1    c   0  49
     1   1    i  d  0
       

De donde:

   i    i 
   i c  d  0  c  d dc d 50
  i    i   i   2  2

La ecuación (50) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (49):

  1    1  
  c   1   1    i  d  0 51
       

Reemplazando (42) en (51) resulta:

  2  2    i 
 c  2    i d  0  c  d 52
    2
  2
 

Por tanto, haciendo d  1 tenemos que:

     
   i 
v 2    2   2    2  2
 

 53
 
 1 

Reemplazando (42) en (53) se obtiene:

  2 
 1  1       1  1   


    i 
v 2   21 
   
 2 
  54
 
1 1
 
 1 

Ahora, para bosquejar el retrato de fase del modelo, vamos a determinar las ceroclinas a
partir del sistema de ecuaciones (32). Esto es:


p t  y t  y t  0
         
55
 y t   1 p t   1  1  1 y t   0  1 m t   1 y t   0
         

117
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


De donde la ceroclina p t  0 viene dada por:

yt  yt 56

Mientras que la ceroclina y t  0 viene dada por:

 0
trA 
 1 
 1   1
  0  
pt    m t  y t    y 57 
   1
t
 1 

Por otro lado, de la primera inecuación de (37) se tiene que:

 1  1
trA   1   1  0  como   0  1   1  0 58
   


Multiplicando ambos lados de la desigualdad (58) por  0 se cumple que:
1

 
    0    0 59
1 1

Teniendo en cuenta la segunda inecuación de (34) y (59), de (35) resulta que:

 0   
mt   y t    

   y t  0

60
1  1 

Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En



primer lugar, vamos a graficar la ceroclina p t  0. De la segunda ecuación del sistema
(33) y por (55) tenemos que:

yt  yE  yt 61
Por tanto, de (61), se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta vertical que corta
al eje de la producción (en términos logarítmicos) en y E . Además, de la primera
ecuación del sistema (55), para valores de y t  y E , a la derecha de la recta vertical, que

se aprecia en la figura 1, p t  0. En consecuencia, conforme transcurra el tiempo el
valor del índice de precios en términos logarítmicos irá aumentando, lo cual es
representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la izquierda de dicha recta

p t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor del índice de precios en
términos logarítmicos irá disminuyendo, lo cual es representado con flechas verticales
orientadas hacia abajo.

118
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


pt pt  0

yt
yE

Figura 1: Equilibrio dinámico parcial para el índice de precios en términos


logarítmicos


A continuación vamos a graficar la ceroclina y t  0. De (57), se aprecia que esta
ceroclina es una línea recta con pendiente negativa, mientras que el valor del intercepto
con el eje vertical (eje del índice de precios expresado en logaritmos neperianos) será

positivo, de acuerdo a (60). Además, si estando en un punto de la ceroclina y t  0
como el punto A, el índice de precios en términos logarítmicos aumenta y el nivel de
producción en términos logarítmicos permanece constante, pasando a un punto encima

de la ceroclina y t  0 tal como el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del
punto B en la segunda ecuación del sistema (55), al haber aumentado el valor del índice
de precios en términos logarítmicos, se verifica que en un punto encima de dicha

ceroclina, tal como el punto B, y t  0. Por tanto, conforme transcurra el tiempo, el
valor de la producción en términos logarítmicos irá disminuyendo. En consecuencia,

encima de la ceroclina y t  0, tal como se aprecia en la figura 2, las líneas de fuerza
dinámicas serán horizontales y en sentido de derecha a izquierda. Al lado opuesto de
dicha ceroclina las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido de

izquierda a derecha ya que en dicha región del plano de fase se verifica que y t  0.


Por otro lado, tal como se aprecia en la figura 2, encima de la ceroclina y t  0, al ser

y t  0, de acuerdo a (25), existe un exceso de oferta de bienes y servicios (EOByS). Por
 
el contrario, debajo de la ceroclina y t  0, al ser y t  0, conforme a (25), existe un
exceso de demanda de bienes y servicios (EDByS).

Superponiendo las ceroclinas del índice de precios en términos logarítmicos y de la tasa


de la producción en términos logarítmicos, y bosquejando algunas sendas de fase en el
plano de fase se obtiene la figura 3. Como puede apreciarse en este modelo dinámico, el
punto de equilibrio es una espiral convergente.

119
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

pt

pB B 
EOByS: y t  0
pA A


yt  0
EDByS: y t  0
yt
yA  yB
Figura 2: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de producción en términos
logarítmicos

pt pt  0

EOByS

EOByS

pE
E EOByS
EDByS
EDByS 

p0 yt  0
I
yt
yE y0

Figura 3: Retrato de fase de la economía


Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I del plano de fase,
de acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase (espiral) y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E. En el corto y mediano plazos, tanto la producción como el índice de precios (ambos
expresados en términos logarítmicos) tendrán un comportamiento oscilante y
convergente alrededor de sus valores de equilibrio estacionarios. Además, se observa
que en el trayecto que va desde del punto I al punto E, en determinados tramos, la
economía presenta periodos en los que la producción y el índice de precios (ambos en
logaritmos neperianos) aumentan (fase de expansión), en otros tramos la economía entra
en una fase de estanflación (el índice de precios en términos logarítmicos aumenta y la
producción en logaritmos neperianos disminuye), en otras etapas la economía
experimenta una fase de recesión (la producción y el índice de precios en términos
logarítmicos disminuyen), y en otras partes la economía entra en una fase de
recuperación (la producción aumenta y el índice de precios disminuye). A partir de
determinado instante del tiempo, este ciclo económico (expansión-estanflación-
recesión-recuperación) se repetirá, hasta que la economía alcance su valor de equilibrio
estacionario (E), pero cada vez con menor amplitud (cada fase del ciclo económico, con
el devenir del tiempo, se presentará más amortiguada).

120
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la producción y del índice de precios, ambos en términos


logarítmicos, vienen dados por:

  
 1 1
2
 1    2  
   1  1 
 4    1   1 
p t  p E    t   
h 1 cos   
 E
e 2
t 
y t  y    2 
  
  
  
 
 1 1
2
 2  
 4    1   1 
   
  
 h 2 sen  t 62
 2 
 
 
 

Dónde:
  
 h1  c1  v1  c 2  v 2
    63
 h 2  c1  v1  c 2  v 2 i

Reemplazando (48) y (54) en (63) resulta:

  2 
  1  1   c  c      1  1    c  c i 
 h    1 2 
 1   1
2
 1  21  21  
  
  c1  c 2  

  2  64
     1  1    c  c    1  1   c  c i 
h     1 2
  1 2 
 2   1  21   21  
  
  c1  c 2 i 

Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por p 0 , y 0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (62), se tiene que:

 p  p E 
h1   0 E
65
y0  y 

121
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Igualando (65) con la primera ecuación de (64) se tiene:

c1  c 2  y 0  y E

  1  1   
  y 0  y E   p 0  p E 
 21 
c  c i    66
 1 2
2
   1  1   
  

 1  21 
 

Reemplazando (66) en la segunda ecuación de (64) resulta:

     1  1    
 y 0  yE    p 0  p E  
   1  
 21 
 
 
 
2
  1  1   
   
   1  21 
 
h2    67 
  1  1    
  y 0  y E   p 0  p E  
  21  
 
 
   1  1   
2

   
  1  21 
 

Reemplazando (65) y (67) en (62) tenemos que:

  
 1 1
2
 1    2  
   1  1 
 4    
 1   1 
 
     
 
 p 0  p E cos   
t
pt  pE  e 2
t 
  2 
  
  
  

     1  1   
 
  
 1 1
2
  
  

 y0  yE  

  p0  p 

E

 4     1 
2
 1 
   1   21        
 sen t 68
 
  2
2
  1  1     
      

  1  21 
  
 

122
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

  
 1 1
2
 1    2  
   1  1 
 4    
 1   1
 
     
y 0  y E cos   
t
yt  yE  e 2
t 
  2 
  
  
  

  1  1   
 
  
 1 1
2
y 0  y   p 0  p     
     1    
E E 2
  4 1
 21        
 sen

t

69
   1  1   
2
 2
 
     
  1  21   
   

Dónde p E y y E vienen dados por (33). Reemplazando (68) y (69) en (27) obtenemos el
comportamiento a lo largo del tiempo de la tasa de interés nominal. Asimismo,
reemplazando (68), (69) y la derivada respecto del tiempo de (68) en (29) se obtiene el
comportamiento a lo largo del tiempo de la demanda agregada de la economía.

En la figura 4 se puede apreciar el comportamiento del índice de precios, en logaritmos


neperianos, a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento del índice de
precios es oscilante y convergente hacia su valor de equilibrio estacionario.

pt

pE

p0

Figura 4: Comportamiento del índice de precios en términos logarítmicos a lo


largo del tiempo

En la figura 5 se puede apreciar el comportamiento de la producción en logaritmos


neperianos a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la producción es
oscilante y convergente hacia su valor de equilibrio estacionario.

123
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

yt

y0

yE

t
Figura 5: Comportamiento de la producción en términos logarítmicos a lo largo
del tiempo
Efectos de un incremento del stock nominal de dinero en términos logarítmicos
Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 6), se
produce un incremento en el stock nominal de dinero, en logaritmos neperianos,

entonces la única ceroclina que se verá afectada será la ceroclina y t  0, ya que la

ceroclina p t  0, no depende de m t . De (55), se aprecia que al aumentar m t , entonces

la intersección de la ceroclina y t  0 con el eje vertical se incrementa. Por tanto,

debido al incremento en m t , la ceroclina y t  0 se desplazará hacia arriba sin

modificar su pendiente y la ceroclina p t  0 no se moverá. En consecuencia, el nuevo
punto de equilibrio estacionario que alcanzará la economía en el largo plazo será el
punto E1 de la figura 6.
Efectos de largo plazo:
Por otro lado, se aprecia en la figura 6 que el incremento del stock nominal de dinero
(en logaritmos neperianos), en el largo plazo, provocará únicamente un incremento en el
índice de precios, en logaritmos neperianos, de la economía. Ya que el incremento del
stock de dinero es de carácter nominal, entonces éste no tendrá efectos de largo plazo
sobre la producción de la economía (expresada en términos logarítmicos) que es de
carácter real. En consecuencia, la perturbación monetaria sólo producirá inflación en el
largo plazo.
De manera análoga, podemos verificar lo anterior determinando las derivadas estático
comparativas de las componentes del nuevo equilibrio estacionario, E1, respecto a un
incremento en el stock nominal de dinero, en términos logarítmicos, ceteris paribus.
Derivando (33) respecto de m t , se tiene que:

 p E 
 
 m t   1  70
 y E  0
 
 m t 

124
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Se puede apreciar que la derivada del índice de precios (expresado en logaritmos


neperianos) en el equilibrio estacionario respecto al stock nominal de dinero en términos
logarítmicos, ceteris paribus, es positiva e igual a la unidad. Esto nos dice que en el
largo plazo el índice de precios (expresado en logaritmos neperianos) se incrementará
en el mismo porcentaje en que se ha incrementado el stock nominal de dinero
(expresado en logaritmos neperianos). Es decir, tal como señala la teoría cuantitativa del
dinero, en el largo plazo la inflación resulta ser un fenómeno monetario. Por otro lado,
la derivada de la producción en el estado de equilibrio estacionario respecto al stock
nominal de dinero en términos logarítmicos, ceteris paribus, es nula. Esto nos dice que
en el largo plazo la producción (expresada en logaritmos neperianos) no se ve afectada
por el incremento del stock nominal de dinero (expresado en logaritmos neperianos).
Sin embargo, esto no implica que en el corto y mediano plazos dicho incremento no
afecte a la producción (en términos logarítmicos).
Efectos de corto y mediano plazo:
En la figura 6 se aprecia que, tras el incremento del stock nominal de dinero (en
logaritmos neperianos), la economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo
plazo al punto E1 siguiendo una trayectoria en forma de espiral. Asimismo, en la figura
6 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto que va desde el punto E0
al punto E1, en determinados tramos, la economía presenta periodos en los que la
producción y el índice de precios (ambos en logaritmos neperianos) aumentan (fase de
expansión), en otros tramos la economía entra en una fase de estanflación (el índice de
precios en términos logarítmicos aumenta y la producción en logaritmos neperianos
disminuye), en otras etapas la economía experimenta una fase de recesión (la
producción y el índice de precios en términos logarítmicos disminuyen), y en otras
partes la economía entra en una fase de recuperación (la producción aumenta y el índice
de precios disminuye). A partir de determinado instante del tiempo, este ciclo
económico (expansión-estanflación-recesión-recuperación) se repetirá, hasta que la
economía alcance su nuevo valor de estado estacionario (E1), pero cada vez con menor
amplitud (cada fase del ciclo económico, con el transcurrir del tiempo, se presentará
más amortiguada).
pt 
pt  0
EOByS
EOByS
E1
E EOByS
p 
y t  0 m1 
1
EDByS
EDByS

p 0E 
E0 y t  0 m 0 

yt
y y y
E
0
E
1

Figura 6: Retrato de fase de la economía tras el incremento del stock nominal de


dinero en términos logarítmicos

125
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso I, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (37). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla I.

Parámetros Valores
ϕ 0,2
µ 0,02
θ 0,5
 0,02
1 90

Tabla I: Valores de los parámetros simulados


En la tabla II se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores


m0 100
0 2500
y0 200

Tabla II: Valores iniciales de las variables exógenas

Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (32) resulta:


A
 b

   0 0, 02  t  
p  4 
 p t       I 

 y   36  0,56  y t  4028 
 t
Las ceroclinas del sistema (I) vienen dadas por:

   0 
0,02   p    4   0  p t  0  y t  200
p
t    
t
     
 
II
 y   36  0,56  y t  4028  0 
 t  y t  0  p t  0,015 y t  111,8
Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

 p E  108,7
 E    III
 y   200 

Mientras que por (37), tenemos que:

trA  0,56  0

 A  0,72  0 IV
  2,5664  0

126
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura xI ' se
= - muestra
0.56 x - 36 el
y +retrato
4028 de fase y las ceroclinas correspondientes al sistema
dado por (I).y ' = 0.02 x - 4
500

400

300

yt ' =0 (m0 =100)


200
E
100

0
pt

-100

-200

-300

-400

pt ' =0
-500

-6000 -4000 -2000 0 2000 4000 6000


yt

Figura I: Retrato de fase del sistema


En las figuras II y III se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución a
lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción, ambos en términos
logarítmicos,x ' =para- 0.56 xel- 36 sistema
y + 4028 (I) con las siguientes condiciones iniciales:
p0 , y0   500;1000.
y ' = 0.02 x - 4

500
(y0,p0)

400

300
yt ' =0 (m0=100)

200

100
E

0
pt

-100

-200

-300

-400

-500
pt ' =0
-10000 -8000 -6000 -4000 -2000 0 2000 4000
yt

Figura II: Diagrama de fase del sistema m0  100

127
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (67) y (68) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo del índice de
precios y de la producción en términos logarítmicos del sistema (I).

 

p t  108,7  e 0, 28t 391,2 cos0,8t   156,732sen0,8t 

 (V)

 t
y  200  e 0, 28t
800 cos 0,8 t   17862,686sen 0,8 t 

pt
500

400

300
pt

200

100

0 5 10 15 20 25 30
t

5000

0
yt

-5000

yt

-10000

0 5 10 15 20 25 30
t

Figura III: Evolución temporal del índice de precios y de la producción en


términos logarítmicos

128
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del Shock de política monetaria expansiva: Tomando como punto de


partida el punto de equilibrio estacionario dado por (III), si ahora incrementamos el
stock nominal de dinero en términos logarítmicos, ceteris paribus, pasando de m0  100 a
m1  101, el sistema (32) resulta:

 A
  b


   0 0,02   p    4 
p
t    
t
   VI 
 y   36  0,56  y t  4064 
 t
Las ceroclinas del sistema (VI) vienen dadas por:
   0 
0,02   p    4  0  p t  0  y t  200
 p t     
t
     

VII 
 y   36  0,56  y t  4064  0  
 t y t  0  p t  0,015y t  112,8
Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema (VI) vendrá dado por:

 p E1  109,7
E1   E     VIII 
  
y 200 
1

Mientras que los valores dados por (IV) se mantienen invariables ante el incremento del
stock nominal de dinero en términos logarítmicos.
En las figuras IV y V se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución a
lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción, ambos en términos
logarítmicos, para el sistema (VI) teniendo como punto de partida el punto de equilibrio
 

x ' = - 0.56 x - 36 y + 4064
estacionarioy antes
' = 0.02de
x - dicho
4 incremento, esto es: E0  p0 , y0   108,7;200 .
pt ' =0
111

110.5

110
E1

yt ' =0 (m0=101)

109.5
pt

109
E0

108.5
yt ' =0 (m0=100)

108
pt ' =0
190 195 200 205 210 215 220 225 230
yt

Figura IV: Diagrama de fase del sistema m1  101

129
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con m1  101 ), E0 y E1 en (67) y (68) obtenemos la


evolución a lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción en términos
logarítmicos del sistema (VII).

 

p t  109,7  e 0, 28t 390,2 cos0,8t   156,382sen0,8t 

 (IX)

y t  200  e
0, 28t
800 cos0,8t   17817,742sen 0,8t 
110.2

110

109.8

109.6
pt

109.4

109.2

pt
109

108.8

0 5 10 15 20 25 30
t
230

225

220

yt
215

210
yt

205

200

195

190

0 5 10 15 20 25 30
t

Figura V: Evolución temporal del índice de precios y de la producción en términos


logarítmicos tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris paribus

130
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo

  1 
trA   1   1  1   2  0
   
  1
Caso2: Nodo impropio  A   1   2  0 71
 
 2 1 
2
 1
  trA 2
 4 A   
 1   1 4 0
    

Teniendo en cuenta que   0 y que A  0, entonces resulta que:

 trA  


2

 
 1 
2
  1 
2
 1 
 2  1   1   2  1   1  4 0
   
     


trA  2

 
  

1 1  1
2 2
   
  1 
2
 1   2  1   1  4 0
      


  
trA

1 1  1
2
   
 1   1   2  1   1  4 0
      


  
 trA

1 1  1
2
   
  1   1   2  1   1  4  0   trA    0 72
      

De (72) resulta que:

1 1  1 1


2
     
0   1   1   2  1   1  4   1   1
         

0  trA    trA 73

Asimismo, multiplicando por menos uno a (72) se obtiene que:

trA     0  trA    2      0  trA    0 74

131
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En este caso, de (39) y teniendo en cuenta (73) y (74) resulta que:

  1   1 
2
 1
  1   1    1 
2
 1  4
 trA         
 1   0
 2 2

1 1 75
2
   2    1
 1   1    1   1  4
 trA         
 2   0
 2 2


 2   1  0

Por tanto, en este caso, debido a que ambos autovalores son negativos, y a los signos del
discriminante, de la traza y del determinante de la matriz A, tenemos que el punto de
equilibrio del sistema dinámico es un nodo impropio estable (convergente).

El autovector v1 asociado a  1 se calculará a partir de:

v1
  1  
   1   1    a   0  76
    1   1  1  b 0
       

De donde:


 1a  b  0  a  b 77 
1

De (75), reemplazando 1 en (77) se obtiene:

a
2
b

2 trA   b 78
trA   trA2  
De (71), reemplazando trA y  en el denominador de (78) resulta:

a

2 trA    b  trA    b 79
4 1 2 1
La ecuación (79) es equivalente a la segunda ecuación del sistema (76):

  1    1  
  a   1   1  1  b  0 80
       

132
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (71) en (80) se tiene que:

  1  
  a  trA  1 b  0  a  trA  1 b 81
    1

De la primera ecuación de (75) resulta:

trA  
1   trA  21   82
2

Reemplazando (82) en (81) se obtiene:

a

 trA    b 
   b 83
1
2 1  1

Por tanto, haciendo b  1 tenemos que:


 

v1    1
 
1     84

 
 1 

Reemplazando (71) y (75) en (84) se obtiene:

   
1 1  1
2
    2   
    1       1   4
    1





1


 
   
    2  0

v1    1  2   
 1  85
    
    1 0 
 
 
 1 

El autovector v 2 asociado a  2 se calculará a partir de:

v2
  2  
   1   1    c   0  86
    1   1   2  d  0
       

133
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De donde:


  2 c  d  0  c  d 87
2

De (75), reemplazando  2 se obtiene:

c
2
d

2 trA   d 88
trA   trA2  
De (71), reemplazando trA y  en el denominador de (88) resulta:

c

2 trA    d  trA    d 89
41 2 1

La ecuación (89) es equivalente a la segunda ecuación del sistema (86):

  1    1  
  c   1   1   2  d  0 90
       

Reemplazando (71) en (90) se tiene que:

  1  
  c  trA   2 d  0  c  trA   2 d 91
    1

De la segunda ecuación de (75) resulta:

trA  
2   trA  2 2   92
2

Reemplazando (92) en (91) se obtiene:

c

 trA    d 
   d  93
2
2 1  1

Por tanto, haciendo d  1 tenemos que:


 

v 2    1
 
2     94

 
 1 

134
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (75) en (94) se obtiene:

   
1 1  1
2
    2   
  1   1    1   1  4   
     
          0

v 2    1 

2     1 1
   95
 
    1  0 
 
 
 1 

Ahora, para bosquejar el retrato de fase del modelo, vamos a determinar las ceroclinas a
partir de (32). Esto es:


p t  y t  y t  0
   1   1   1 96
 y t   p t   1   1 y t   0  m t   1 y t  0
       


De donde la ceroclina p t  0 viene dada por:

yt  yt 97

Mientras que la ceroclina y t  0 viene dada por:

 0
trA 
 1 
 1   1
  0  
pt    m t  y t    y 98
   1
t
 1 
Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En

primer lugar, vamos a graficar la ceroclina p t  0. De la segunda ecuación del sistema
(33) y por (96) tenemos que:

yt  yE  yt 99
Por tanto, de (99), se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta vertical que corta
al eje de la producción (en términos logarítmicos) en y E . Además, de la primera
ecuación del sistema (96), para valores de y t  y E , a la derecha de la recta vertical, que

se aprecia en la figura 7, p t  0. En consecuencia, conforme transcurra el tiempo el
valor del índice de precios en términos logarítmicos irá aumentando, lo cual es
representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la izquierda de dicha recta

p t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor del índice de precios en
términos logarítmicos irá disminuyendo, lo cual es representado con flechas verticales
orientadas hacia abajo.

135
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


pt
pt  0

yt
yE
Figura 7: Equilibrio dinámico parcial para el índice de precios en términos
logarítmicos

A continuación vamos a graficar la ceroclina y t  0. De (98), se aprecia que esta
ceroclina es una línea recta con pendiente negativa, mientras que el valor del intercepto
con el eje vertical (eje del índice de precios expresado en logaritmos neperianos) será

positivo, de acuerdo a (60). Además, si estando en un punto de la ceroclina y t  0
como el punto A, el índice de precios en términos logarítmicos aumenta y el nivel de
producción en términos logarítmicos permanece constante, pasando a un punto encima

de la ceroclina y t  0 tal como el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del
punto B en la segunda ecuación del sistema (96), al haber aumentado el valor del índice
de precios en términos logarítmicos, se verifica que en un punto encima de la ceroclina
 
y t  0, tal como el punto B, y t  0. Por tanto, conforme transcurra el tiempo, el valor
de la producción en términos logarítmicos irá disminuyendo. En consecuencia, encima

de la ceroclina y t  0, tal como se aprecia en la figura 8, las líneas de fuerza dinámicas
serán horizontales y en sentido de derecha a izquierda. Al lado opuesto de dicha
ceroclina las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido de izquierda a

derecha ya que en dicha región del plano de fase se verifica que y t  0.
Superponiendo las ceroclinas del índice de precios en términos logarítmicos y de la tasa
de la producción en términos logarítmicos, y bosquejando algunas sendas de fase en el
plano de fase se obtiene la figura 9. Como puede apreciarse en este modelo dinámico,

las trayectorias de fase son tangentes a la línea de acción del autovector V1 . Para
   
comprobar esto vamos a considerar la solución general X t  X E  c1e t V1  c 2e t V2 donde
1 2

λ1 y λ2 son autovalores reales, distintos y negativos, y sus autovectores asociados son


 
V1 y V2 . Ya que  2  1  0, cuando t   se verificará que e 1 t  e  2 t . Por tanto,

cuando t   la solución tenderá a alinearse con c1e 1t V1 , esto es, en el largo plazo
  
tendremos que X t  X E  c1e  t V1. Pero, dado que cuando t  , resulta que
1

entonces se tiene que en el largo plazo X t  X E independientemente


e 1t  0 y e  2 t  0,
de los valores de c1 y c 2 . Por tanto, en el largo plazo, las sendas de fase se aproximarán

al punto de equilibrio tangencialmente a la línea de acción del autovector V1 .

136
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

pt

pB B 
EOByS: y t  0
pA A


yt  0
EDByS: y t  0
yt
yA  yB

Figura 8: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de producción en términos


logarítmicos

En este caso se tendrá un nodo impropio estable tal como el de la figura 9. De particular

interés es el hecho que si el punto inicial se encuentra justo sobre V1 , entonces c 2  0 y

el sistema se mueve a lo largo de la línea de acción del autovector V1 y se aproxima al
punto de equilibrio conforme transcurre el tiempo. De forma similar, si el punto inicial

se encuentra justo sobre V2 , entonces c1  0 y el sistema se mueve a lo largo de la línea

de acción de V2 , aproximándose al punto de equilibrio en el límite. Por tanto, el punto
de equilibrio es un nodo impropio asintóticamente estable.

 
pt yt  0 pt  0
EDByS


v 2 EOByS

 EOByS
v1
E

EDByS

p0 I
EDByS

EOByS
yt
E y0
y
Figura 9: Retrato de fase de la economía

137
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 9, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase celeste y convergerá en el largo plazo al punto de equilibrio estacionario
E. Asimismo, en la figura 9 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto
que va desde el punto I al punto E, la economía presenta un periodo (entre el punto I y

el punto de intersección de la senda celeste con la ceroclina p t  0 ) en el que la
economía entra en una fase de estanflación (el índice de precios en términos
logarítmicos aumenta y la producción en logaritmos neperianos disminuye), otro

periodo (entre el punto de intersección de la senda celeste con la ceroclina p t  0 y el

punto de intersección de la senda celeste con la ceroclina y t  0 ) en el que la economía
entra en una fase de recesión (la producción y el índice de precios en términos
logarítmicos disminuyen), y por último, la economía entra en un periodo (entre el punto

de intersección de la senda celeste con la ceroclina y t  0 y el punto E) de recuperación
(la producción aumenta y el índice de precios disminuye) hasta que, en el largo plazo,
alcanza su valor de estado estacionario (E).

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la producción y del índice de precios, ambos en términos


logarítmicos, vienen dados por:
 
V1 V2
     
  XE
     
Xt

p t  p E   2   1 
 y    E   c1e   1   c 2 e   1  100
1t 2t

 t  y     
 1   1 

De donde:

  2 c1 1t  1c 2  2 t

 p  p E
 e  e
101
t
  1  1


 y t  y E  c1e 1t  c 2 e  2 t

Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por p 0 , y 0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (101), se tiene que:

   
y 0  y E 1  p 0  p E  1  
  2 c1 1c 2  c1 

 0
p  p E
   1   2 
  1  1   102
 y 0  y E  c1  c 2   
p 0  p E  1  y 0  y E  2  
 c 2 

  1   2 

138
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (102) en (101) se tiene que:

         

 y0  yE   
 1  2   p 0  p E  2 

  
 p 0  p E 1  y 0  y E   1  2  

   1   1 t    1   2t
pt  pE   e    e 103 
 1   2   1   2 
   
   

     
 y 0  y E  1  p 0  p E  1   t  p 0  p E  1  y 0  y E  2   t
yt  yE  
  104
e 1   e 2
  1   2     1   2  

De (71) resulta:

 
  y0  yE   2 p0  pE
pt  pE  
  e 1t
  
 1 p 0  p E   y 0  y E

 e 2t
105
 
 1   2   1   2 

     
 y 0  y E  1  p 0  p E  1   t  p 0  p E  1  y 0  y E  2   t  
yt  y   e 1    e 2 106
E

 1   2    1   2  

Dónde p E y y E vienen dados por (33). Reemplazando (105) y (106) en (27) obtenemos
el comportamiento a lo largo del tiempo de la tasa de interés nominal. Asimismo,
reemplazando (105), (106) y la derivada respecto del tiempo de (105) en (29) se obtiene
el comportamiento a lo largo del tiempo de la demanda agregada de la economía.

En la figura 10 se pueden apreciar algunos plausibles comportamientos del índice de


precios, en logaritmos neperianos, a lo largo del tiempo. Se aprecia que el
comportamiento del índice de precios es convergente hacia su valor de equilibrio
estacionario independientemente de su valor inicial.

pt

pE

Figura 10: Comportamiento del índice de precios en términos logarítmicos a lo


largo del tiempo

139
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura 11 se pueden apreciar algunos posibles comportamientos de la producción,


en logaritmos neperianos, a lo largo del tiempo. Se aprecia que el comportamiento de la
producción es convergente hacia su valor de equilibrio estacionario independientemente
de su valor inicial.
yt

yE

Figura 11: Comportamiento de la producción en términos logarítmicos a lo largo


del tiempo

Efectos de un incremento del stock nominal de dinero en términos logarítmicos

Si estando la economía en el punto de equilibrio estacionario E0 (ver figura 12), se


produce un incremento en el stock nominal de dinero, en logaritmos neperianos,

entonces la única ceroclina que se verá afectada será la ceroclina y t  0, ya que la

ceroclina p t  0, no depende de m t . De (55), se aprecia que al aumentar m t , entonces

la intersección de la ceroclina y t  0 con el eje vertical se incrementa. Por tanto,

debido al incremento en m t , la ceroclina y t  0 se desplazará hacia arriba sin

modificar su pendiente y la ceroclina p t  0 no se moverá. En consecuencia, el nuevo
punto de equilibrio estacionario que alcanzará la economía en el largo plazo será el
punto E1 de la figura 12.

Efectos de largo plazo:

Por otro lado, se aprecia en la figura 12 que tras el incremento del stock nominal de
dinero (en logaritmos neperianos), en el largo plazo, provocará únicamente un
incremento en el índice de precios, en logaritmos neperianos, de la economía. Ya que el
incremento del stock de dinero es de carácter nominal, entonces éste no tendrá efectos
de largo plazo sobre la producción de la economía (expresada en términos logarítmicos)
que es de carácter real. En consecuencia, al igual que en el caso 1, la perturbación
monetaria sólo producirá inflación en el largo plazo.

140
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de corto y mediano plazo:

En la figura 12 se aprecia que, tras el incremento del stock nominal de dinero (en
logaritmos neperianos), la economía, partiendo del punto E0, convergerá en el largo
plazo al punto E1 siguiendo la trayectoria dada por la curva de fase de color azul.
Asimismo, en la figura 12 se puede apreciar que en el corto y mediano plazos, trayecto
que va desde el punto E0 al punto E1, la economía presenta un periodo (entre E0 y A) en
el que la producción y el índice de precios (ambos en logaritmos neperianos) aumentan
(fase de expansión), y otro tramo (entre A y E1) en el que la economía entra en una fase
de estanflación (el índice de precios en términos logarítmicos aumenta y la producción
en logaritmos neperianos disminuye), hasta que la economía, en el largo plazo, alcanza
su nuevo valor de estado estacionario (E1).
pt 
pt  0
E1
p1E


y t  0 m 0 


y t  0 m1 
E0
p 0E
yt
y y y
E
0
E
1

Figura 12: Retrato de fase de la economía tras el incremento del stock nominal de
dinero en términos logarítmicos

141
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso II, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (71). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla III.

Parámetros Valores
ϕ 0,3
µ 0,02
θ 0,5
 0,05
1 60

Tabla III: Valores de los parámetros simulados


En la tabla IV se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores


m0 100
0 2100
y0 2000

Tabla IV: Valores iniciales de las variables exógenas

Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (32) resulta:


A
   b


   0 0,02   p    40 
 p t     
t
   X 
 y   36  1,74  y t  3510 
 t
Las ceroclinas del sistema (X) vienen dadas por:

   0 
0 ,02   p    40  0  p t  0  y t  2000
p
 t    
t
     

XI
 y   36  1,74  y t  3510  0 
 t y t  0  p t  0,0483y t  97,5
Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

 p E   0,83 
 E    XII
 y  2000
Mientras que por (71), tenemos que:

trA  1,74  0

 A  0,72  0 XIII
  0,1476  0

142
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura VI se
x ' =muestra
- 1.74 x - 36el
y +retrato
3510 de fase y las ceroclinas correspondientes al sistema
y ' = 0.02 x - 40
dado por (X).
pt ' =0
500

400

300

200

100

E
0
pt

-100

-200

-300
yt ' =0 (m0=100)

-400

-500

-6000 -4000 -2000 0 2000 4000 6000 8000


yt

Figura VI: Retrato de fase del sistema


En las figuras VII y VIII se muestran respectivamente el diagrama de fase y la
evolución a lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción, ambos en
términos logarítmicos,
x ' = - 1.74 x -para el sistema (X) con las siguientes condiciones iniciales:
36 y + 3510
p0 , y0   500;1000 .
y ' = 0.02 x - 40

(y0,p0) pt ' =0
500

400

300

200

100

E
0
pt

-100

-200

-300
yt ' =0 (m0=100)

-400

-500

-6000 -4000 -2000 0 2000 4000 6000 8000


yt

Figura VII: Diagrama de fase del sistema m0  100

143
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (105) y (106) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo del índice de
precios y de la producción en términos logarítmicos del sistema (X).


p t  0,83  1327,9e
0 , 678t
 828,73e 1,062t
 0 , 678t
(XIV)

y t  2000  45009,52e  44009,52e 1,062t

500

450

400

350

300
pt
250
pt

200

150

100

50

0 5 10 15 20 25 30
t

2000

1000

-1000
yt

-2000
yt

-3000

-4000

-5000

-6000

0 5 10 15 20 25 30
t

Figura VIII: Evolución temporal del índice de precios y de la producción en


términos logarítmicos

144
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación del Shock de política monetaria expansiva: Tomando como punto de


partida el punto de equilibrio estacionario dado por (X), si ahora incrementamos el stock
nominal de dinero en términos logarítmicos, ceteris paribus, pasando de m0  100 a
m1  101, el sistema (32) resulta:


A
   b


   0 0,02  p t    40 
 p t         XV
 y   36  1,74  y t  3546 
 t

Las ceroclinas del sistema (XV) vienen dadas por:


   0 
0 ,02   p    40  0  p t  0  y t  2000
p
 t    
t
     

XVI 
 y   36  1,74  y t  3546  0 
 t y t  0  p t  0,0483y  98,5
Asimismo, por (33), el punto de equilibrio del sistema (XV) vendrá dado por:

 p E1   1,83 
E1   E     XVII 
 y  2000
1

Mientras que los valores dados por (XIII) se mantienen invariables ante el incremento
del stock nominal de dinero en términos logarítmicos.
En las figuras IX y X se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución a
lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción, ambos en términos
logarítmicos, para el sistema (XV) teniendo como punto de partida el punto de


de dicho incremento, esto es: p0 , y0   0,83;2000 . 
x ' = - 1.74 x - 36 y + 3546
equilibrio estacionario
y ' = 0.02 x - antes
40

yt ' =0 (m0=100) E1
1.8

1.7

1.6

1.5

1.4

1.3
pt

1.2

1.1

0.9
yt ' =0 (m0=101)
E0
0.8
pt ' =0
1980 1985 1990 1995 2000 2005 2010 2015 2020 2025 2030
yt

Figura IX: Diagrama de fase del sistema m1  101

145
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros (con m1  101 ), E0 y E1 en (105) y (106) obtenemos la


evolución a lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción en términos
logarítmicos del sistema (XV).


p t  1,83  1325,13e
0, 678t
 826,97e 1,062t
 0, 678t 1, 062t
(XVIII)

 t
y  2000  44915 ,82 e  43915 ,82 e

1.8

1.6

1.4
pt

pt
1.2

0.8

0 5 10 15 20 25 30
t

2016

2014

2012

2010

yt
2008
yt

2006

2004

2002

2000

0 5 10 15 20 25 30
t

Figura X: Evolución temporal del índice de precios y de la producción en términos


logarítmicos tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris paribus

146
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Análisis cualitativo

  1  1  
trA   1   1  0  1  1  0      
    1 
  

 1
Caso3: Centro  A  0 107 
 
 1
  trA  4 A  4 0
2

 

Sustituyendo la primera condición de (107) en (33) y en (35) respectivamente, resulta:

            
 p E  m t   0      y t  m t   0  y t 
 E    
 1

 1      
 1  108
y     
 yt   yt 

0
pE  mt   y t  0 109
1

De acuerdo a (41), los autovalores o raíces características son:

 trA   trA 
1    i    i  i


2 2 2 110
 trA   trA  i  trA 
 2     i    i  i
 2 2 2 2
Dónde:

 trA
  0
 2
 111
   1  2
     0   1 
 2 2  

En este caso, dado que la parte real de los autovalores es nula,   0, entonces tenemos
que el punto de equilibrio del sistema dinámico es un centro marginalmente estable.

El autovector v1 asociado a 1  i se calculará sustituyendo la primera condición de
(107) y   0 en (43), de donde:

v1
  i  
   1    a   0  112
  
  i  b  0
    

147
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De donde:

  i  i
 i a  b  0  a  b ba b 113
i  i  i  

La ecuación (113) también se obtiene a partir de la segunda ecuación del sistema (112):

  1  i 
  a  i b  0  a   b 114

    1

Sustituyendo  1 , dado por (111), en (114) resulta:

i  i
a b b 115
 2 

Por tanto, haciendo b  1 tenemos que:

  
   i 
v1     
 116
 
 1 

Reemplazando , dado por (111), en (116) se obtiene:

    
   i 
v1     1   117 
  
 
 1 
 
El autovector v 2 asociado a  2  i será el conjugado de v1 , esto es:

   
  i 
v 2    1  
 118
 
 
 1 

Ahora, para bosquejar el retrato de fase del modelo, vamos a determinar las ceroclinas a
partir del sistema de ecuaciones (32), teniendo en cuenta la primera condición de (107).
Esto es:


p t  y t  y t  0
   1   119
 y t   p t   0  1 m t   1 y t  0

    

148
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


De donde la ceroclina p t  0 viene dada por:

yt  yt 120

Teniendo en cuenta (109), de la segunda ecuación de (119), la ceroclina y t  0 viene
dada por:

0
pt   m t  y t  p E  0 121
1

Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En



primer lugar, vamos a graficar la ceroclina p t  0. De la segunda ecuación del sistema
(108) y por (119) tenemos que:

yt  yE  yt 122
Por tanto, de (122), se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta vertical que corta
al eje de la producción (en términos logarítmicos) en y E . Además, de la primera
ecuación del sistema (119), para valores de y t  y E , a la derecha de la recta vertical,

que se aprecia en la figura 13, p t  0. En consecuencia, conforme transcurra el tiempo
el valor del índice de precios en términos logarítmicos irá aumentando, lo cual es
representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la izquierda de dicha recta

p t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor del índice de precios en
términos logarítmicos irá disminuyendo, lo cual es representado con flechas verticales
orientadas hacia abajo.

pt pt  0

yt
yE
Figura 13: Equilibrio dinámico parcial para el índice de precios en términos
logarítmicos

149
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


A continuación vamos a graficar la ceroclina y t  0. De (121), se aprecia que esta
ceroclina es una línea recta con pendiente nula, mientras que el valor del intercepto con
el eje vertical (eje del índice de precios expresado en logaritmos neperianos) será
positivo e igual a p E , de acuerdo a (109). Además, si estando en un punto de la

ceroclina y t  0 como el punto A, el índice de precios en términos logarítmicos
aumenta y el nivel de producción en términos logarítmicos permanece constante,

pasando a un punto encima de la ceroclina y t  0 tal como el punto B. Entonces, al
reemplazar las coordenadas del punto B en la segunda ecuación del sistema (119), al
haber aumentado el valor del índice de precios en términos logarítmicos, se verifica que
 
en un punto encima de la ceroclina y t  0, tal como el punto B, y t  0. Por tanto,
conforme transcurra el tiempo, el valor de la producción en términos logarítmicos irá

disminuyendo. En consecuencia, encima de la ceroclina y t  0, tal como se aprecia en
la figura 14, las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido de derecha a
izquierda. Por debajo de dicha ceroclina las líneas de fuerza dinámicas serán
horizontales y en sentido de izquierda a derecha ya que en dicha región del plano de

fase se verifica que y t  0.

Superponiendo las ceroclinas del índice de precios en términos logarítmicos y de la tasa


de la producción en términos logarítmicos, y bosquejando algunas sendas de fase en el
plano de fase se obtiene la figura 15. Como puede apreciarse en este modelo dinámico,
el punto de equilibrio es un centro (elipse) marginalmente estable.
pt
EOByS
pB B

A
pE yt  0
EDByS

yt
yA  yB
Figura 14: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de producción en logaritmos

pt
pt  0
C
EOByS EOByS

D E B
pE yt  0
EDByS EDByS
p0 I
F
E
yt
y y0
Figura 15: Retrato de fase de la economía

150
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Suponiendo que el estado inicial de la economía se sitúa en el punto I de la figura 15, de


acuerdo a las líneas de fuerza dinámicas, la economía evolucionará a lo largo de la
senda de fase (elipse) y se mantendrá girando por siempre alrededor del punto de
equilibrio estacionario E, siempre que no haya ningún shock aleatorio. Además, en la
figura 15 se observa que en el trayecto que va desde del punto I al punto B, la economía
presenta un periodo en el que la producción y el índice de precios (ambos en logaritmos
neperianos) aumentan (fase de expansión), entre el punto B y el punto C la economía
entra en una fase de estanflación (el índice de precios en términos logarítmicos aumenta
y la producción en logaritmos neperianos disminuye), entre el punto C y el punto D la
economía experimenta una fase de recesión (la producción y el índice de precios en
términos logarítmicos disminuyen), entre el punto D y el punto F la economía entra en
una fase de recuperación (la producción aumenta y el índice de precios disminuye). A
partir de determinado instante del tiempo, este ciclo económico (expansión-
estanflación-recesión-recuperación) se repetirá por siempre, siempre que no haya
ningún shock aleatorio.

Análisis cuantitativo

El comportamiento de la producción y del índice de precios, ambos en términos


logarítmicos, vienen dados por:

 pt  pE    
 1    1 
 E
  h cos t  h 2sen t  123
   
 y t  y  
1
     

Dónde:
  
 h1  c1  v1  c 2  v 2
    124
 h 2  c1  v1  c 2  v 2 i
Reemplazando (117) y (118) en (124) resulta:

   
  c1  c 2 i 
h 1    1 
  
  c1  c 2  


    125
   c1  c 2 
 h 2    1 
  
  c1  c 2 i 


Si suponemos que el estado inicial, t  0, de la economía viene dado por p 0 , y 0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (123), se tiene que:

  p0  pE 
h1   E
126
 y0  y 

151
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Igualando (126) con la primera ecuación de (125) se tiene:

c1  c 2  y 0  y E


 

 p0  pE   
 1
c  c 2 i  127
 

  1

Reemplazando (127) en la segunda ecuación de (125) resulta:


  
 y0  y E 
  1 
  
h 2    p  p E   128
 
0

  
 
  1 

Reemplazando (126) y (128) en (123) tenemos que:

 1    1 
 
p t  p E  p 0  p E cos

t  y 
 y E sen t  129
    
0
  1 
  1  p 0  p E    1 
y t  y  y 0  y  cos
E E
t  sen t 130
       
 
 1
Dónde p E y y E vienen dados por (108). Reemplazando (129) y (130) en (27)
obtenemos el comportamiento a lo largo del tiempo de la tasa de interés nominal.
Asimismo, reemplazando (129), (130) y la derivada respecto del tiempo de (129) en
(29) se obtiene el comportamiento a lo largo del tiempo de la demanda agregada de la
economía.
En la figura 16 se puede apreciar el comportamiento del índice de precios, en logaritmos
neperianos, a lo largo del tiempo. Se ve que dicho comportamiento es oscilante (de
amplitud constante: Ap) alrededor de p E .

Figura 16: Comportamiento temporal del índice de precios en logaritmos

152
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura 17 se aprecia el comportamiento de la producción en logaritmos neperianos


a lo largo del tiempo. Se ve que dicho comportamiento es oscilante (de amplitud
constante: Ay) alrededor de y E .

Figura 17: Comportamiento de la producción en términos logarítmicos a lo largo


del tiempo
Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica del
caso III, efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del
modelo, tales que satisfagan las condiciones dadas por (107). Dichos valores se
encuentran resumidos en la tabla V.
Parámetros Valores
ϕ 0,2
µ 0,02
θ 0,5
 0,005
1 100
Tabla V: Valores de los parámetros simulados
En la tabla VI se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.
Variables exógenas Valores
m0 100
0 2500
y0 200
Tabla VI: Valores iniciales de las variables exógenas
Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (32) resulta:


A
  b


   0

0,02  p t    4 
 p t     XIX
 y   40 0   y t  4420 
 t
Las ceroclinas del sistema (XIX) vienen dadas por:
   0 
0,02   p    4   0  p t  0  y t  200
 p t     
t
      XX
 y   40 0   y t  4420  0 
 t y t  0  p t  110,5

153
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Asimismo, por (108), el punto de equilibrio del sistema (XIX) vendrá dado por:
 p E  110,5
 E    XXI
 y   200 
Mientras que por (37), tenemos que:
trA  0

 A  0,8  0 XXII
  3,2  0

En la figura XI se muestra el retrato de fase y las ceroclinas correspondientes al sistema
x ' = - 40 y + 4420
dado por (XIX).
y ' = 0.02 x - 4

500

400

300

200

yt ' =0 (m0=100)
100
pt

-100

-200

-300
pt ' =0
-1.5 -1 -0.5 0 0.5 1 1.5
yt 4
x 10

Figura XI: Retrato de fase del sistema


En las figuras XII y XIII se muestran respectivamente el diagrama de fase y la
evolución a lo largo del tiempo del índice de precios y de la producción, ambos en
términos logarítmicos, para el sistema (XIX) con las siguientes condiciones iniciales:
p0 , y0   500;1000
y ' = 0.02 x.- 4
x ' = - 40 y + 4420

(y0,p0)
500

400

300

200

yt ' =0 (m0=100)
100
pt

-100

-200

-300
pt ' =0
-1.5 -1 -0.5 0 0.5 1 1.5
yt 4
x 10

Figura XII: Diagrama de fase del sistema m0  100

154
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo los parámetros, las condiciones iniciales y los valores de equilibrio


estacionario en (129) y (130) obtenemos la evolución a lo largo del tiempo del índice de
precios y de la producción en términos logarítmicos del sistema (XIX).
p t  110,5  389,5 cos0,894t   17,89sen0,894t 
 (XXIII)
y t  200  800 cos0,894t   17418,97sen 0,894t 

pt
500

400

300

200
pt

100

-100

-200

-300

0 5 10 15 20 25 30
t
4
x 10
2
yt

1.5

0.5
yt

-0.5

-1

-1.5

-2
0 5 10 15 20 25 30
t

Figura XIII: Evolución temporal del índice de precios y de la producción en


términos logarítmicos

155
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Conclusiones:

Este sencillo modelo dinámico de inflación en una economía cerrada nos ha permitido
analizar las diversas trayectorias que siguen las variables endógenas del modelo a lo
largo del tiempo hasta alcanzar el equilibrio estacionario (para los dos primeros casos:
espiral y nodo impropio) partiendo de un desequilibrio inicial. También se ha analizado
el comportamiento dinámico de las trayectorias de las variables endógenas para el caso
de un centro marginalmente estable en el que dichas variables se mantienen oscilando
alrededor de su valor de equilibrio estacionario (sin alejarse ni acercarse a él).
Asimismo, para los dos primeros casos, se ha estudiado el efecto que tendría un
incremento del stock nominal de dinero sobre la economía encontrándose ésta en una
situación de equilibrio estacionario. Para estos casos, se comprobó que las variables
endógenas del modelo convergen en el largo plazo a un nuevo punto de equilibrio tras la
perturbación (para el caso de espiral convergente las variables endógenas convergen a
su estado estacionario de forma cíclica). Además, es importante resaltar que en este
documento sólo se han analizado los casos en los que los valores de los parámetros del
modelo permiten que el comportamiento dinámico del mismo sea (asintóticamente o
marginalmente) estable. Finalmente, como posible línea de extensión, quedaría
pendiente analizar la posible caracterización del presente modelo como Clásico o
Keynesiano en función de los posibles valores que pudieran adoptar las velocidades de
ajuste de la producción, , y del índice de precios, . Como caso particular, sería
interesante verificar que si    y   0, entonces estaríamos frente al caso extremo
de un modelo Keynesiano con precios rígidos, mientras que si   0 y   , entonces
estaríamos frente al caso extremo de un modelo Clásico con perfecta flexibilidad de
precios.

156
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Bibliografía

Argandoña, A.; Gámez, C.; y Mochón, F. (1996): “Macroeconomía Avanzada I:


Modelos Dinámicos y Teoría de la Política Económica”, McGraw Hill. Primera
Edición.

Gandolfo, G. (1997): “Economic Dynamics”, Study Edition. Springer.

Shone, R. (2002): “Economic Dynamics: Phase Diagrams and Their Economic


Application”, Cambridge University Press. Second Edition.

157
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

158
Modelo del Overshooting cambiario con precios
rígidos a corto plazo y tipo de cambio flexible
Rudiger Dornbusch fue uno de los primeros en estudiar las implicancias de las
expectativas racionales en modelos macroeconómicos. En 1976, publicó un artículo en
el que estudiaba un típico modelo IS-LM-BP (Equilibrio en el mercado de bienes y
servicios-Equilibrio en el mercado financiero-Balanza de Pagos) de economía abierta o
modelo de Mundell-Fleming consistente con la formación de expectativas racionales
determinísticas (es decir, consistente con los supuestos de previsión e información
perfectas) pero donde el índice de precios en el mercado de bienes y servicios se ajusta
lentamente a lo largo del tiempo hacia su valor de equilibrio estacionario (de ahí la
denominación de modelo monetario de la determinación del tipo de cambio con precios
rígidos en el corto plazo, pero con precios flexibles en el largo plazo) y el mercado de
activos financieros se ajusta instantáneamente (en este mercado Dornbusch asume que
tanto la tasa de interés como el tipo de cambio nominal tienen una velocidad de ajuste
infinita). El resultado fundamental del modelo de Dornbusch, radica en que a pesar de
que se supone que los agentes racionales tienen previsión perfecta, el tipo de cambio
nominal puede desbordar su valor de largo plazo (overshooting1).

Supuestos del modelo:

1. Economía pequeña y abierta. Este supuesto implica que la tasa de interés nominal
extranjera i *t y el índice de precios en el extranjero Pt* expresado en
unidad de moneda extranjera unidades reales de consumo extranjero  se podrán
considerar como variables exógenas dadas (Nuestra economía, al suponerse que es
pequeña, no tiene capacidad de alterar la determinación de i *t y Pt* ).
2. La producción real de bienes nacionales, Yt , se encuentra a su nivel de pleno
empleo, Yt . Esto es:

Yt  Yt 1
Entonces, si hacemos:

 
y t  ln Yt   y t  ln Yt  y t  y t 2
3. El mercado de dinero siempre permanece en equilibrio. Esto implica que en cada
instante la oferta real de dinero debe ser igual a la demanda real de dinero.

Mt
LM : Lo M t , Pt    Ld Yt , i t   Yt e i t ;   0;   0 3
Pt

1
Se dice que una variable endógena exhibe desbordamiento (overshooting) en respuesta a un cambio
exógeno no anticipado (shock) si su movimiento en el corto plazo excede el cambio en su valor de estado
estacionario.
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dónde Yt es la producción real de bienes nacionales. i t representa la tasa de


interés nominal nacional. M t es el stock nominal de dinero en el mercado nacional
expresado en unidad de moneda nacional  . Pt es el índice de precios nacional
expresado en unidad de moneda nacional unidades reales de consumo nacional .
M t Pt es el stock real de dinero expresado en
unidades reales de consumo nacional .  es la elasticidad de los saldos reales de
dinero respecto de la producción real nacional, y  es la semielasticidad de los
saldos reales de dinero en el mercado nacional respecto a la tasa de interés nominal
nacional. Siendo:

Yt M t Pt  ln M t Pt 
   4
M t Pt  Yt ln Yt 

ln M t Pt 
 5
i t

Bajo la hipótesis de índice de precios nacional rígido a corto plazo y producción


real a su nivel de pleno empleo, Yt , la ecuación (3) determina la tasa de interés
nominal nacional para cada nivel del stock real del dinero, M t Pt , en el mercado
nacional.

Aplicando logaritmos neperianos a (3) se tiene:

 Mt 
ln 
 P
 
  ln Yt e i t   ln Yt  i t

 t 

ln M t   ln Pt    ln Yt   i t 6


Si hacemos:

m t  ln M t  7
Entonces, la tasa de crecimiento instantáneo del dinero será:

 Mt
mt  8
Mt
Asimismo, si hacemos:
p t  ln Pt  9
Entonces la tasa de crecimiento instantánea del índice de precios (inflación)
nacional será:

 Pt
pt  10
Pt

160
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Si ahora hacemos:

y t  ln Yt  11
Entonces la tasa de crecimiento instantánea del nivel de producción de bienes
nacionales (crecimiento económico) será:
 
y t  Y t Yt 12
Reemplazando (2), (7), (9) y (11) en (6) se tiene que el mercado de activos
financieros viene caracterizado por una típica curva LM:

LM : m t  p t  y t  i t 13
4. La relación de equilibrio entre los mercados financieros nacional y extranjero viene
determinada por la condición de paridad no cubierta de intereses. Esta condición
implica que en mercados de capitales totalmente integrados en los que ante activos
financieros con las mismas características (riesgo, liquidez y rentabilidad esperada)
los agentes no muestran preferencias por activos específicos (los activos financieros
internos y externos, denominados en distintas monedas, son sustitutivos perfectos)
y en los que los agentes son neutrales al riesgo cambiario (no se cubren de los
posibles riesgos de la variación del tipo de cambio, por lo que van a formarse
expectativas sobre el tipo de cambio futuro)2, los activos financieros nacionales y
extranjeros, denominados en moneda nacional y extranjera, ofrecen la misma tasa
de rentabilidad esperada (movilidad perfecta de capitales3). Esto a su vez nos lleva
a que la diferencia entre las tasas de interés nominal de los activos financieros
nacionales y extranjeros sea igual a la tasa de crecimiento (decrecimiento)
instantáneo del tipo de cambio nominal esperado4. Esto es:
e
i t  i *t  s t 14
Dónde, haciendo:

  15
s et  ln Set

Entonces tenemos que la tasa de crecimiento (decrecimiento) instantáneo del tipo


de cambio nominal esperado viene dada por la siguiente expresión:
e
e St
st  16
Set

2
Riesgo cambiario: variaciones del tipo de cambio afectan a la rentabilidad de los depósitos en divisas.
3
La movilidad perfecta del capital supone que no existen barreras que dificulten la movilidad del capital
(no hay barreras contra la inversión) y que los inversores son neutrales al riesgo cambiario. Asimismo,
una movilidad perfecta del capital implica que si existe cualquier diferencia en la rentabilidad esperada
entre los activos nacionales y extranjeros, los inversores destinarían toda su riqueza a la inversión más
rentable. Dado que ambos tipos de activos deben estar en manos de alguien, la rentabilidad esperada entre
los activos nacionales y extranjeros debería ser igual.
4
A la tasa de crecimiento (decrecimiento) instantáneo del tipo de cambio nominal esperado (en
logarítmicos neperianos) también se le conoce con el nombre de tasa de depreciación (apreciación)
esperada de la moneda nacional.

161
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

e
Dónde Set es el tipo de cambio nominal esperado, y S t es la tasa de cambio
instantánea del tipo de cambio nominal esperado.

5. A diferencia del modelo original de Dornbusch (que asume expectativas


adaptativas5), se supone que existen expectativas racionales (se supone que los
inversores forman sus expectativas respecto de las variaciones del tipo de cambio
nominal empleando toda la información disponible). Además, dado que este
modelo es determinista, el supuesto de expectativas racionales equivale a suponer
previsión perfecta. Es decir, supondremos que ambas economías, la nacional y la
extranjera, están pobladas por agentes racionales con previsión perfecta6. Este
supuesto implica que la tasa de crecimiento (decrecimiento) instantáneo del tipo de
cambio nominal esperado sea igual al verdadero valor de la tasa de crecimiento
(decrecimiento) del tipo de cambio nominal. Esto es:
e 
st  st 17
6. En el mercado de bienes y servicios nacional los precios se ajustan de acuerdo a la
siguiente ecuación diferencial:

 Ytd 
Pt
  ln 
 Y
  
   ln Ytd  ln Yt

  ;   0 18
Pt  t 
Si hacemos:

y dt  ln Ytd  19
Entonces la tasa de crecimiento instantánea de la demanda agregada de bienes
nacionales será:
 d
d Yt
yt  20
Ytd

De manera análoga, tal como en (2), si hacemos:

y t  ln Yt   21
Entonces la tasa de crecimiento instantánea del nivel de producción de pleno
empleo será:

 Yt
yt  22
Yt

5
En su modelo original Dornbusch demuestra que el supuesto de expectativas adaptativas, que
inicialmente adopta, resulta equivalente al supuesto de expectativas racionales para algún valor adecuado
del parámetro de ajuste de las expectativas adaptativas.
6
La previsión perfecta implica que el error de predicción de los agentes racionales es nulo en cada
instante del tiempo. Esto es, ante una perturbación, los agentes racionales conocen sus efectos de corto y
de largo plazo, y los tienen en cuenta en sus decisiones en el instante actual.

162
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por tanto, reemplazando (10), (19) y (21) en (18) se tiene:

  23

p t   y dt  y t

Dónde  es la velocidad de ajuste de los precios en el mercado nacional de bienes


y servicios o el grado de flexibilidad del índice de precios en términos logarítmicos.
La ecuación (23) no es más que la curva de Phillips, que nos dice que la inflación
depende del exceso de oferta ydt  y t  0 o de demanda y dt  y t  0 en el
mercado de bienes y servicios. Es por eso que, a diferencia de lo que ocurre en el
mercado de activos financieros, donde la tasa de interés y el tipo de cambio
nominal (expresado en logaritmos neperianos) se ajustan en todo instante para
garantizar el equilibrio, en el mercado nacional de bienes y servicios pueden darse
desequilibrios transitorios.

7. La relación de equilibrio entre los mercados de bienes y servicios nacional y


extranjero viene determinada por el mantenimiento de la hipótesis de la paridad del
poder adquisitivo en el largo plazo, pero no en el corto plazo7. La hipótesis de la
Paridad del Poder Adquisitivo (PPA) indica que el índice de precios en un país es
igual al índice de precios en otro luego de convertirlo a través de un mercado
cambiario. Por tanto, la PPA implica que:

P 
St 
Pt
*
 
 s t  ln St   ln  t*   ln Pt   ln Pt* 
Pt  Pt 

s t  p t  p*t 24
Si normalizamos el índice de precios en el exterior, esto es si hacemos:

 
Pt*  1  ln Pt*  ln 1 

p*t  0 25
Reemplazando (25) en (24) obtenemos que la condición de PPA es la siguiente:

PPA : s t  p t 26
8. La demanda agregada, se supone que es afectada directamente por el tipo de
cambio real e inversamente por la tasa de interés.

1
 S  P* 
IS : Y   t t  e0 2it  ; 0  0; 1  0; 2  0
t
d
27
 Pt 

7
Al suponer que los precios son rígidos en el corto plazo, el supuesto de la PPA se cumplirá sólo en el
largo plazo.

163
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dónde St es el tipo de cambio nominal8 expresado en


unidad de moneda nacional unidad de moneda extranjera  . Pt es el índice de
precios en el mercado nacional expresado en
unidad de moneda nacional unidades reales de consumo nacional  . Pt es el índice
*

de precios en el mercado extranjero expresado en


unidad de moneda extranjera unidades reales de consumo extranjero  . 0 es el
componente autónomo de la demanda agregada (que incluye el gasto público), 1
es la elasticidad de la demanda agregada de bienes respecto al tipo de cambio real9,
SR t . Mientras que  2 es la semielasticidad de la demanda agregada de bienes
respecto a la tasa de interés nominal nacional, i t . Siendo:

SR t Y  d

 ln Ytd  

1      28
t

Y  SR 
t
d
t ln SR t 

Preciode bienesextranjeros en moneda nacional S t  Pt*  unidadesreales de consumonacional 


SR t     29
 unidadesrealesde consumoextranjero 
Precio de bienes nacionales en moneda nacional Pt  

2  
  
 ln Ytd
30
i t

Aplicando logaritmos neperianos a (27) resulta:

 S  P *    i  
1
 S  P* 
ln Y 
t
d
 ln 

t

 Pt
t
 e 0 2 t   1 ln  t t
   P
  0   2i t

    t 

  
  
ln Ytd  1 ln St   ln Pt*  ln Pt   0  2i t 31
 

Ahora hacemos:

s t  ln St  32

8
El tipo de cambio nominal representa el precio de una unidad de divisa extranjera expresado en unidades
de la moneda local. Es decir, una unidad de moneda extranjera equivaldría a St unidades de moneda
nacional. Un incremento en el tipo de cambio nominal denota una depreciación de la moneda doméstica,
o equivalentemente una apreciación de la moneda extranjera.
9
El tipo de cambio real es el precio relativo de los bienes extranjeros (es el cociente entre el índice de
precios de los bienes extranjeros expresado en moneda nacional y el índice de precios de los bienes
nacionales expresado en moneda nacional). Es decir, una unidad real de consumo extranjera equivale a
SRt unidades reales de consumo nacional, o equivalentemente, el índice de precios de los bienes
extranjeros expresado en moneda nacional equivale a SRt veces el índice de precios de los bienes
nacionales expresado en moneda nacional. Por tanto, el tipo de cambio real denota la competitividad de
los bienes nacionales en relación a los bienes extranjeros.

164
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Asimismo, si hacemos:

  33
p*t  ln Pt*

Entonces la tasa de crecimiento instantánea del índice de precios (inflación)


extranjero será:
*
* Pt
pt  34
Pt*

Reemplazando (9), (19), (32), y (33) en (31) obtenemos:

 
ydt  0  1 s t  p*t  p t  2i t 35
Reemplazando (25) en (35) resulta:

ydt  0  1 s t  p t   2i t 36


La ecuación (36) es una IS en términos logarítmicos en la que el nivel de la
demanda agregada depende de su componente autónomo, del nivel de
exportaciones netas de bienes y servicios, que a su vez depende del tipo de cambio
real expresado en términos logarítmicos (definido como las desviaciones de la
paridad del poder adquisitivo), y de la tasa de interés nominal nacional. Es
importante resaltar que en la función de la demanda deberíamos haber utilizado la
e
tasa de interés real, rt  i t  p t , y no la nominal, i t . No obstante, dado que los
resultados serán los mismos independientemente de que tasa de interés se use,
entonces por simplicidad aquí utilizaremos la tasa de interés nominal. Esto explica
porque en la IS no aparecen expectativas de inflación y porque se utiliza la tasa de
interés nominal en lugar de la real, que sería lo correcto. Asimismo, como ya se ha
mencionado, debido al supuesto de que el índice de precios nacional es fijo en el
corto plazo, en el mercado nacional de bienes y servicios pueden darse
desequilibrios transitorios, a diferencia del mercado de activos financieros, donde la
tasa de interés nominal y el tipo de cambio nominal (expresado en logaritmos
neperianos) se ajustan en todo momento para garantizar el equilibrio10.

9. El régimen cambiario es de tipo de cambio flexible.

10. Todos los parámetros del modelo son positivos.

10
En 1976 Dornbusch señala, y en 2003 García-Cobián lo demuestra, que el supuesto de índice de precios
fijo en el corto plazo en el mercado de bienes y servicios doméstico no es necesario para garantizar el
overshooting del tipo de cambio. Para ello, basta con que el índice de precios se ajuste más lentamente
que el tipo de cambio. No obstante, Dornbusch en su célebre artículo “Expectations and Exchange Rate
Dynamics”, opta por la simplificación al suponer que el índice de precios es rígido en el corto plazo.

165
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Resolución del modelo:

En este modelo las variables exógenas son: m t , p*t , i *t , y t , 0 . Aunque hay que recordar
que hemos normalizado el índice de precios en el extranjero a uno, esto es equivalente a
que el logaritmo neperiano del índice de precios en el extranjero sea nulo: p*t  0.
Mientras que las variables endógenas son: s t , p t , i t , ydt . Para resolver este modelo
vamos a suponer que las variables endógenas de referencia son p t y s t . Por tanto,
ahora deberemos determinar las ecuaciones diferenciales para dichas variables.

Para determinar la ecuación diferencial correspondiente al índice de precios en términos


logarítmicos, en primer lugar, vamos a despejar la tasa de interés nominal nacional de la
ecuación (13):

1
it  y t  m t  p t  37

Reemplazando (37) en (36) obtenemos la demanda agregada de la economía nacional:

2
y dt  0  1 s t  p t   y t  m t  p t  38

Sustituyendo (38) en (23) obtenemos:

  2 
p t   0  1 s t  p t   y t  m t  p t   y t 
  

  2   m    
p t    1  p t  1 s t   0  2 t  1  2  y t  39
  
        

La ecuación (39) representa la ecuación de equilibrio en el mercado financiero y de


bienes y servicios.

Ahora, para determinar la ecuación diferencial para el tipo de cambio nominal


(expresado en términos logarítmicos) vamos a reemplazar la ecuación (37) en la
ecuación (14):

1 e
y t  m t  p t   i*t  s t 40

Reemplazando (17) en (40) se tiene:
 1 1
st  pt  y t  m t   i*t 41
 

La ecuación (41) representa la ecuación de equilibrio conjunto en el mercado de activos


financieros.

166
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En consecuencia, el sistema de ecuaciones diferenciales que define el comportamiento


dinámico de este modelo, expresado en forma matricial, viene dado por las ecuaciones
(39) y (41):

  2    2  2    0 
     1 
  1 
 p t  
  1  
 0  
m
p
              t  42
  s t  
t
st   1 1   yt 
   0  0   1  * 
       it 

  A
    b
 
  2     2 m t     
      1   1 
      1  2  y t  
 
  t    
0
  p     
p t    
 
 43
st   1 st   1 
   0   y t  m t   i*t 
     

Análisis cualitativo

Ahora vamos a realizar el análisis de estabilidad. Para ello vamos a determinar lo


siguiente:

  2 
trA    1  0

   
 1

A   0 44
 
  2 
2

  trA  4 A     
2 2
 4 1 0
  1 
   

Ahora vamos a determinar el punto de equilibrio del sistema (43):

p E  1

 E   A b
s 

 m t  i *t  y t 
p  
E
 
  p E m t , y t , i *t 

 E    m t 1   0  y t 1  1  1   2 i *t   E
 

45
 s m t , y t , i t ,  0 
*
s  
 1 

El polinomio característico viene dado por:

p   A  I  2  trA  A  0 46

167
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Los autovalores o raíces características son:

 trA  
1  0
trA  trA  4 A trA  
2

  
2 47 
2 2  trA  
 2  0
 2

De (44) y (47) podemos concluir que el punto de equilibrio del sistema es un punto de
silla. En este caso será necesario calcular los autovectores asociados a cada uno de los
autovalores de (47) para poder determinar la ecuación de las trayectorias estable (una
recta cuyo vector generador es el autovector asociado al autovalor negativo y que pasa
por el punto de equilibrio) e inestable (una recta cuyo vector generador es el autovector
asociado al autovalor positivo y que pasa por el punto de equilibrio).

La pendiente del autovector v1 asociado a 1  0 se calculará a partir de:

  2   
v1
   1    1
 1 
      a   0  48
 1  b  0
  1 
  
De donde:

  2    2 
   1    1    1    1
 1   
b a     a  b  1    0 49
    1  1 1
 1  
a
 

La ecuación (49) nos representa la tangente del ángulo de inclinación que forma el
autovector asociado a 1  0 con el eje horizontal (eje del índice de precios). Es decir,
la ecuación (49) es la pendiente del brazo (recta) inestable (asociada a 1  0 ). Por
tanto, la ecuación del brazo inestable, que en general pasará por el punto genérico
 
s t , pt  y que en particular pasará por el punto de equilibrio s E , p E del sistema será:
 2 
  1    1
st  sE
b 1 
     0 50
pt  p E
a 1 1

 1 
st  sE  
 

 pt  pE


 1 

  1  E  1 
s t  s E   p    p t 51
       
 1    1 

168
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA


La pendiente del autovector v 2 asociado a  2  0 se calculará a partir de:

  2   
v2
   1    2
 1 
      c   0  52
 1  d  0
  2 
  

De dónde:

  2    2 
   1     2    1     2
 1   
d c     c  d  1    0 53
    1  c  2 1
 2  
 

La ecuación (53) nos representa la tangente del ángulo de inclinación que forma el
autovector asociado a  2  0 con el eje horizontal (eje del índice de precios). Es decir,
la ecuación (53) es la pendiente del brazo (recta) estable (asociada a  2  0 ). Por tanto,
la ecuación del brazo estable, que en general pasará por el punto genérico s t , p t  , que
 
en particular pasará por el punto de equilibrio s E , p E del sistema, y que buscamos que
pase por el punto cuyas coordenadas son las condiciones iniciales de la economía
nacional s0 , p0  será:

 2 
  
 1     2
st  sE s0  sE d 1   
    0 54
pt  p E
p0  p E
c  2 1

 1 
st  sE  
 

 pt  pE


 2 

  1  E  1 
s t  s E   p    p t 55
       
 2   2 

De (54), conocido el valor de p 0 , se obtiene el valor de s 0 necesario para que los


valores iniciales de la economía nacional se encuentren sobre el brazo estable:

 1 
s0  sE  
 

 p0  pE

 56
 2 

169
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora, para bosquejar el retrato de fase del modelo, vamos a determinar las ceroclinas a
partir del sistema de ecuaciones (43). Esto es:

  2   m    
p t    1  p t  1 s t   0  2 t  1  2  y t   0
   
         57 


 1 1
y t  m t   i*t  0
s t  p 
 
t

En el sistema de ecuaciones del equilibrio estacionario, es evidente que el nivel del
índice de precios en términos logarítmicos queda determinado por la segunda ecuación,
mientras que el nivel del tipo de cambio nominal en términos logarítmicos queda
determinado por la primera ecuación de (57).

De donde la ceroclina p t  0 viene dada por:

 1 2   m   2 

IS 0 , m t , y t , p*t  0 : s t    yt  0  2 t   1  p t 58
 1 1  1 1   1 

La ecuación (58), una curva IS, representa el equilibrio en el mercado financiero y el


mercado de bienes y servicios.

Mientras que la ceroclina s t  0 viene dada por:
de  45


LM m t , y t , i : *
t  p t  m t  i  y t  p E
*
t 59
La ecuación (59), una curva LM, representa el equilibrio conjunto en el mercado de
activos financieros.
Note que al reemplazar (17) en la condición de paridad no cubierta de intereses, dada
por (14), resulta:

 e
s t  s t  i t  i*t 60
Ahora, si igualamos a cero la ecuación (60), resulta que:
 e
s t  s t  i t  i *t  0  i t  i *t  i E  i *t 61
En consecuencia, de la condición de paridad no cubierta de intereses deducimos que

sobre los puntos de la ceroclina s t  0, para que el logaritmo neperiano del tipo de
cambio nominal s t permanezca constante, la tasa de interés nominal nacional debe
coincidir con la tasa de interés nominal del extranjero para cualquier instante del
tiempo. Por tanto, la tasa de interés nominal de equilibrio de la economía es igual al tipo
 

de interés del extranjero i E  i *t . Además, de (45), sobre la ceroclina s t  0, se debe
verificar que el logaritmo neperiano del índice de precios en el mercado nacional debe
ser igual a p E .

170
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora vamos a determinar gráficamente las condiciones de equilibrio dinámicas. En



primer lugar, vamos a graficar la ceroclina s t  0. De la segunda ecuación del sistema
(57) y por (59) tenemos que:

 1 1
st  pE  y t  m t   i*t  0 62
 

Por tanto, de (62), se puede apreciar que dicha ceroclina es una recta vertical que corta
al eje del índice de precios nacionales en p E . Además, para valores de p t  p E , a la

derecha de la recta vertical, que se aprecia en la figura 1, s t  0. En consecuencia,
conforme transcurra el tiempo el valor de la tasa de cambio nominal nacional en
términos logarítmicos irá aumentando (la moneda nacional se irá depreciando), lo cual
es representado por flechas verticales orientadas hacia arriba. A la izquierda de dicha

recta s t  0, por lo que conforme transcurra el tiempo el valor de la tasa de cambio
nominal nacional en términos logarítmicos irá disminuyendo (la moneda nacional se irá
apreciando), lo cual es representado con flechas verticales orientadas hacia abajo.


st
st  0

pt
pE

Figura 1: Equilibrio dinámico parcial para el tipo de cambio nominal en términos


logarítmicos


A continuación vamos a graficar la ceroclina p t  0. De (58), se aprecia que esta
ceroclina es una línea recta con pendiente positiva (mayor a uno), mientras que el valor
del intercepto con el eje vertical (eje del tipo de cambio nominal nacional expresado en
logaritmos neperianos) dependerá del valor de los parámetros del modelo. Además, si

estando en un punto de la ceroclina p t  0 como el punto A, el tipo de cambio nominal
nacional en términos logarítmicos disminuye y el nivel del índice de precios en términos

logarítmicos permanece constante, pasando a un punto debajo de la ceroclina p t  0 tal
como el punto B. Entonces, al reemplazar las coordenadas del punto B en la primera
ecuación del sistema (57), al haber disminuido el valor de la tasa de cambio nominal

171
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

nacional en términos logarítmicos, se verifica que en un punto debajo de la ceroclina


 
p t  0, tal como el punto B, p t  0. Por tanto, conforme transcurra el tiempo, el valor
del índice de precios nacional en términos logarítmicos irá disminuyendo. En

consecuencia, debajo de la ceroclina p t  0, tal como se aprecia en la figura 2, las
líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en sentido de derecha a izquierda. Al
lado opuesto de dicha ceroclina las líneas de fuerza dinámicas serán horizontales y en
sentido de izquierda a derecha ya que en dicha región del plano de fase se verifica que

p t  0.

Superponiendo las ceroclinas del índice de precios nacional en términos logarítmicos y


de la tasa de cambio nacional en términos logarítmicos, graficando los brazos estable e
inestable del punto de silla y bosquejando algunas sendas de fase en el plano de fase se
obtiene la figura 3. Lo peculiar de este modelo radica en que el equilibrio de largo plazo
resulta ser inestable, ya que se trata de un punto de silla. Sólo si la economía inicia en
un punto que exactamente esté sobre el brazo estable del punto de silla, entonces el tipo
de cambio nominal nacional en términos logarítmicos y el índice de precios nacional en
términos logarítmicos convergerían a sus valores de equilibrio de largo plazo.


st
pt  0

sA A
sB B

pt
pA  pB

Figura 2: Equilibrio dinámico parcial para el nivel de precios en términos


logarítmicos

En este tipo de modelo es usual suponer que el tipo de cambio nominal nacional en
términos logarítmicos, al ser flexible, se ajusta inmediatamente para ubicarse sobre el
brazo estable de manera tal que posteriormente tanto el tipo de cambio nominal nacional
en términos logarítmicos como el índice de precios nacional en términos logarítmicos se
ajuste a sus valores de equilibrio de largo plazo. Este supuesto ha sido muy criticado ya
que las ecuaciones del modelo no garantizan dicho ajuste hacia el brazo estable que
conduce al equilibrio11.

11
No obstante, Begg (1989) muestra que en los modelos con expectativas racionales, como el que se
desarrolla aquí, los equilibrios son convergentes.

172
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
st st  0 pt  0 st  pt

sE E

pt
E
p
Figura 3: Retrato de fase de la economía

Análisis cuantitativo

El comportamiento del tipo de cambio nominal nacional en términos logarítmicos y del


índice de precios nacional en términos logarítmicos vienen dados por:
 
v1 v2
 
p t  p E  a  c 
 E 
 c1   e 1t  c 2   e 2t 63
 st  s  b d 

p t  p E  c1  a  e 1t  c 2  c  e  2 t
 1t 2t
64
 s t  s  c1  b  e  c 2  d  e
E

Si suponemos que el estado inicial de la economía viene dado por s 0 , p 0 ,


reemplazando dichas condiciones iniciales en el sistema dado por (64), se tiene que:

 
d p0  pE  c s0  sE   
 1
c 
p 0  p E  c1  a  c 2  c  ad  bc
  65
 s 0  s  c1  b  c 2  d
E
 
a s0  sE  b p0  pE   
c 2 
 ad  bc

Reemplazando los valores de c1 y c 2 en (64) resulta:

   
 d p0  pE  c s0  s E    
 a s0  s E  b p0  pE
1t
  t
p t  p  
E
 ae    ce 2
  ad  bc   ad  bc 
 66
  
s  s E   d p0  p  c s 0  s
E E
 
  t  a s0  s E  b p0  pE     t
 t   be 1    de 2
  ad  bc   ad  bc 

173
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De donde:

  d 
 
   p 0  p  s 0  s
E
 E
  
 b

 s 0  s    p 0  p
E E
  
p  p E    c   e 1t   a  e 2t
 t  d b   d b 
      
  c a   c a 
 67 
 c   a  

   
p 0  p E    s 0  s E   
   s 0  s  p 0  p
E E
   
 st  sE   d  e 1t    b   e 2t
  a c   a c 
      
  b d   b d 

Reemplazando (49) y (53) en (67), y efectuando sencillas operaciones algebraicas se


tiene que:

  
 1 p 0  p E  1 2 s 0  s E   1t
 
 1 2 s 0  s E   2 p 0  p E   t  
p t  p E    e   e 2
  1   2   1   2 
  1    
 1
  
   p 0  p   2 s 0  s
E E
    
 1 s 0  s    p 0  p 
E E
  68
 s  sE       e 1t     e 2t
 t  1   2   1   2 
    
    

En la senda estable los coeficientes que acompañan al término e 1t deberán ser nulos
para eliminar su efecto explosivo. Esto es:

 
 1 p 0  p E  1 2 s 0  s E     
  0  1 p 0  p E  1 2 s 0  s E
 1   2

 1 69
 
   p 0  p   2 s 0  s
E E
 1

 

 0    p 0  p E   2 s 0  s E    
1   2 

Reemplazando (69) en (68) resulta que sobre el brazo estable el índice de precios en
términos logarítmicos y el tipo de cambio nominal en términos logarítmicos
evolucionan a lo largo del tiempo de acuerdo a:

  
 1 p 0  p E   2 p 0  p E   e  t  t
 
p t  p  
E
 2  pt  p  p0  p e 2
E E

  1   2 
 70

E

 s  s E   1 s 0  s   2 s 0  s
E
   t  t
 
 e 2  s t  s  s 0  s e 2
E E
 t 1   2
  

174
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De donde:

pt  pE st  sE   s0  sE  E   s0  sE 
e 2t    s t  s E   p   
 p  pE    p  pE  t
p 71
p0  pE s0  sE   0    0 

Reemplazando (54) en (71) obtenemos la ecuación del brazo estable, que coincide con
la ecuación (55):

  1  E  1 
s t  s E   p    p t 72
   
   2     2 

De la primera ecuación del sistema (70) podemos obtener el índice de precios de la


economía nacional si suponemos que las condiciones iniciales de nuestra economía se
encuentran sobre el brazo estable del punto de silla, y que p 0  p E . Esto es:

Pt  e pt  ep  p0  p e  73


E E 2t

En la figura 4 se puede apreciar como el índice de precios en la economía nacional,


sobre el brazo estable del punto de silla, se ajusta lentamente a su valor de equilibrio
estacionario.

Pt

e p0

E
ep
t
Figura 4: Comportamiento temporal del índice de precios nacional a lo largo del
brazo estable del punto de silla
Derivando las ecuaciones de (70) respecto del tiempo resulta:


 
p t   2 p 0  p E e  2 t
 74
 
 s t   2 s0  s e
E

2t

Reemplazando (71) en (74) se tiene que las tasas de crecimiento instantáneo del índice
de precios de la economía doméstica y del tipo de cambio nominal a lo largo del brazo
estable del punto de silla vienen dadas por:



p t   2 p t  p E

 75
 
 st  2 st  s
E

175
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
Por otro lado, siendo s 0E , p 0E los valores de equilibrio estacionario del sistema antes del
cambio de alguna variable exógena, de (72), el brazo estable del punto de silla
correspondiente viene dado por:
  1  E  1 
s t  s 0E   p    p t 76
    0    
 2   2 

 
Además, siendo s1E , p1E los valores de equilibrio estacionario del sistema luego del
cambio de alguna variable exógena, de (72), el brazo estable del punto de silla
correspondiente viene dado por:

  1  E  1 
s t  s1E    p1    p t 77 
       
 2    2 

Efectos de corto plazo de un cambio exógeno permanente y no anticipado12

Ahora vamos a analizar qué pasaría en el corto plazo con los valores de las variables
endógenas de referencia si habiendo alcanzado sus valores de equilibrio estacionario se
produce un aumento permanente y no anticipado (shock) de alguna de las variables
exógenas del modelo ceteris paribus.

Si suponemos que la economía inicialmente se encontraba en el estado estacionario, que


 
denotaremos por s 0E , p 0E , y que el tipo de cambio nominal y el índice de precios
expresados en términos logarítmicos en el corto plazo vienen dados por s0, p0
respectivamente. Entonces, los efectos de corto plazo de un cambio permanente y no
anticipado de alguna variable exógena en el tipo de cambio nominal y en el índice de
precios en términos logarítmicos respectivamente vendrán dados por:

dp0  p0  p 0E
 78
ds0  s0  s 0E

 
Ya que s 0E , p 0E , es un punto que pertenece al brazo estable del punto de silla, entonces
debe satisfacer la ecuación (76) verificándose que:

  1  E  1  E
s 0E  s 0E  
 
p 0   
   
p 0

79
  2    2 

Asimismo, el punto s0, p0 debe encontrarse sobre el nuevo brazo estable, y en
consecuencia deberá satisfacer la ecuación (77) cumpliéndose que:

  1  E  1 
s0  s1E   p    p0 80
    1    
 2   2 

12
Estas secciones se basan fundamentalmente en Mendoza y Herrera (2006).

176
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Restando (79) de (80) y teniendo en cuenta (78) y que se ha supuesto que el índice de
precios expresado en términos logarítmicos es fijo en el corto plazo,
p0  p 0E  dp0  0, obtenemos la variación del tipo de cambio nominal expresado
en términos logarítmicos:
dp0 0
  1  E   1  

ds0  s0  s 0E   s1E  s 0E  


 p1  p 0E

 
 
 p0  p 0E  81
   2     2 

Haciendo:


ds  s1  s 0
E E E

 E 82

dp  p1  p 0
E E

Reemplazando (82) en (81) se tiene:

 1  E
ds0  ds E   dp 83
  
 2 
La ecuación (83) nos dice que, dado un cambio exógeno permanente y no anticipado de
alguna variable exógena ceteris paribus, la variación del tipo de cambio nominal
(expresado en términos logarítmicos) en el corto plazo es igual a la suma de la variación
del tipo de cambio nominal (expresado en términos logarítmicos) en el largo plazo y de
una fracción positiva de la variación del índice de precios (expresado en términos
logarítmicos) en el largo plazo. Es decir, si un cambio exógeno permanente y no
anticipado de alguna variable exógena ceteris paribus produce un incremento
simultáneo del tipo de cambio nominal y del índice de precios (ambos expresados en
logaritmos neperianos) en el largo plazo, la variación del tipo de cambio nominal
(expresado en términos logarítmicos) en el corto plazo será mayor que la de largo plazo,
esto es, se producirá un desbordamiento (overshooting) del tipo de cambio.
Por otro lado, calculando la diferencial total para las ecuaciones del sistema (45)
tenemos:

dp 
E

p E m t , y t , i*t  dm 

p E m t , y t , i*t  di *


p E m t , y t , i*t  dy
t t t
m t i*t y t

dp E  dm t  di*t  dy t 84

ds 
E

s E m t , y t , i *t ,  0  dm 

s E m t , y t , i *t ,  0  di *


s E m t , y t , i *t ,  0  dy 
t t t
m t i *t y t



s E m t , y t , i *t ,  0  d
0
 0

 1   2  *  1  1   1 
ds E  dm t  

di t  
  
dy t   d 0
  
85
 1   1   1
177
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otra parte, teniendo en cuenta que hemos normalizado a uno el índice de precios en
el extranjero, p*t  0, y dado que el tipo de cambio real expresado en términos
logarítmicos viene definido, como ya hemos dicho, como las desviaciones de la paridad
del poder adquisitivo. Esto es:
0

srt  s t  p*t  p t  srt  s t  p t 86


En el estado estacionario, el tipo de cambio real, expresado en términos logarítmicos,
vendrá dado por:

sr E  s E  p E 87
Reemplazando (45) en (87) resulta:

 1   1   
sr E  

 0    y t   2 i *t  sr E y t , i *t ,  0
    
  88
 1   1  1

Calculando la diferencial total de (87) resulta:

dsr E  ds E  dp E 89
Calculando la diferencial total de (88) resulta:

dsr E 

sr E m t , y t , i *t ,  0  di *


sr E m t , y t , i *t ,  0  dy 

sr E m t , y t , i *t ,  0  d
t t 0
i *t y t  0

 2  *  1   1 
dsr E  

di t   dy t   d 0
    
90
 1   1  1

Note que la ecuación (90) también se obtiene reemplazando (84) y (85) en (89).
Asimismo, reemplazando (84) y (85) en (83) resulta:

 1      2  1  *  1  1    1 
ds0  1  dm t   1 di t    dy t   d 0 91
  2   1  2     2   
   1  1
Teniendo en cuenta (86), el tipo de cambio real de corto plazo, expresado en logaritmos
neperianos, viene dado por:

sr0  s0  p0 92


Diferenciando (92) y teniendo en cuenta que hemos supuesto que en el corto plazo el
índice de precios es fijo, dp0  0, obtenemos la variación del tipo de cambio real
(expresado en términos logarítmicos) en el corto plazo:

0

dsr0  ds0  dp0  dsr0  ds0 93
178
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Es decir:

 1      2 1  *  1  1    1 
dsr0  1  dm t   1  di t    dy t   d 0 94
  2     2     2   
  1  1  1

A partir de la ecuación (37) podemos obtener el valor de la tasa de interés nominal


doméstica en el estado estacionario:

iE 
1
y t 
 m t  p E  i E y t , m t  95

En el brazo estable inicial se tiene que:

i 0E 
1
y 0  m 0  p 0E  96

En el nuevo brazo estable se debe verificar que:

1
i0  y1  m1  p0 97

La variación de corto plazo de la tasa de interés nominal nacional vendrá dada por:

dp0 0
 1    1  
dmt dy t
   

E E

di0  i0  i 0   m1  m 0     p0  p 0   y1  y 0   98
  

1 
di0   dm t   dy t 99
 
Diferenciando (95) resulta:

i E m t , y t  i E m t , y t 
di E  dm t  dy t
m t y t

1 
di E   dm t   dy t  di0 100
 

Efectos de mediano plazo de un cambio exógeno permanente y no anticipado

Para el mediano plazo, una vez que la economía alcanza el punto s0, p0 del nuevo
brazo estable, ésta se conduce a través de dicho brazo hasta alcanzar el nuevo punto de
 
equilibrio estacionario s1E , p1E .

179
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

La ecuación del nuevo brazo estable la podemos obtener adaptando las ecuaciones del
sistema dado por (70), tal como sigue:


p t  p1E  p0  p1E e  2 t  101
 E

 s t  s1  s0  s1 e
E 2t

Adaptando la segunda ecuación de (69) tenemos:

1  1 
   
  p0  p1E   2 s0  s1E  s0  s1E  

 p0  p1E 102

 
   2 
Reemplazando p0  p 0E , y reemplazando (102) en (101) tenemos que en el mediano
plazo las trayectorias del índice de precios doméstico y el tipo de cambio nominal
(ambos en términos logarítmicos) vienen dadas por:


 p t  p1E  p 0E  p1E e  2 t 

s  s E   1  p E  p E e  2 t 103
 t 1
   0 1  
  2

Restando la primera ecuación a la segunda ecuación del sistema (103) obtenemos el


comportamiento de mediano plazo del tipo de cambio real (en términos logarítmicos) tal
como sigue:
E
sr

  1 

srt  s1  p1E  
E
 

 1 p 0E  p1E e  2 t

  104
 2 

 1 
srt  sr E  
 
 1 p 0E  p1E e  2 t 105

 
 2 

Finalmente, reemplazando la primera ecuación del sistema (103) en (37) resulta:

it 
1
y t 
 m t  p1E  p 0E  p1E e  2 t   106

El valor de largo plazo de la tasa de interés nominal doméstica será:

i LP  lím i t 
1
y t  m t  p1E  107 
t 

Bajo el supuesto de que la economía doméstica alcanza el estado estacionario en el


largo plazo, entonces resulta que:

i LP  i E  i *t 
1
y t  m t  p1E  108

180
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Reemplazando (108) en (106) obtenemos el comportamiento de mediano plazo de la


tasa de interés nominal en función de su valor de estado estacionario:

i t  i *t 
1
p E
0   109
 p1E e  2 t

Efectos de un aumento sorpresivo (no anticipado) y permanente del stock nominal


de dinero (política monetaria expansiva: dm t  0 )

Ahora vamos a analizar qué pasaría con los valores de las variables endógenas del
modelo si habiendo alcanzado sus valores de equilibrio estacionario se produce un
aumento no anticipado del stock nominal de dinero ceteris paribus.

En el corto plazo:

De (78), (91), (94) y (99), y teniendo en cuenta que la única diferencial no nula es dm t ,
se tiene:

dp0  0 110
 1 
ds0  1  dm t  0 111
  
 2 

 1 
dsr0  1  dm t  0 112
  2 

1
di0   dm t  0 113

En el largo plazo:

De (84) y (85), teniendo en cuenta que dm t  0 y que di *t  dy t  0, resulta que:

dp E  dm t  0 114
ds E  dm t  0 115
Las ecuaciones anteriores nos dicen que, ante un cambio permanente y sorpresivo en la
oferta monetaria, en el nuevo estado estacionario, E1, el índice de precios y la tasa de
cambio nominal (ambos en logaritmos neperianos) se incrementan en proporción al
incremento de la oferta monetaria, de manera que todas las variables reales no se verán
afectadas [tal como ocurre con el tipo de cambio real: ver ecuación (116)]. Es decir, se
mantiene la neutralidad monetaria en el nuevo equilibrio de largo plazo. Asimismo, las
ecuaciones (114) y (115) nos indican que en el nuevo equilibrio estacionario, E1, se
debe seguir verificando la condición de paridad del poder adquisitivo (el nuevo
equilibrio estacionario se ubica sobre una recta que forma 45º con cualquiera de los ejes
del plano de fase, esto es, sobre una recta con pendiente igual a 1, y cuya ecuación viene
dada por: s t  p t ). En la figura 5 se aprecia que ante el incremento sorpresivo y

181
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
permanente de m t , dm t  0, las ceroclinas s t  0 y p t  0 se desplazarán hacia la
derecha hasta intersecarse en el nuevo punto de equilibrio estacionario, E1. Asimismo,
se aprecia que la pendiente de la recta que pasa por E1 y por E0 es igual a:
ds E dp E  dm t dm t  1.

Por otro lado, se aprecia que en el nuevo punto de equilibrio estacionario, E1, al igual
que en el punto de equilibrio estacionario inicial E0, se sigue cumpliendo la condición
de paridad de poder adquisitivo, s t  p t , por tanto se verifica que:

dsr E  0 116
Finalmente, en el nuevo punto de equilibrio estacionario, E1, al igual que en el punto de
equilibrio estacionario inicial E0, se sigue cumpliendo que la tasa nominal de interés
doméstica debe ser igual a la tasa nominal de interés extranjera, por tanto se cumple
que:

di E  0 117
Efectos de corto plazo:

Efecto 1: Ante un incremento sorpresivo del stock nominal de dinero (expresado en


logaritmos neperianos), m t , ceteris paribus, dado que se ha supuesto que en el corto
plazo el índice de precios nacional es fijo, los saldos reales expresados en términos
logarítmicos se incrementarían, m t  p t   . En consecuencia, resulta que el mercado
financiero estaría en desequilibrio en el corto plazo ya que m t  p t  y t  i t . Por
tanto, la tasa de interés nominal doméstica, disminuiría ya que ésta depende
inversamente de los saldos reales, expresados en términos logarítmicos. Es decir, si
m t  p t  , entonces y t  m t  p t  , por lo que i t  y t  m t  p t   .
Esto, a su vez, hace que los activos financieros extranjeros sean más rentables que los
nacionales, generando que la demanda de los activos financieros extranjeros se
incremente y que el tipo de cambio nominal, expresado en términos logarítmicos,
aumente (que se deprecie la moneda nacional).

Efecto 2: Por otro lado, dado que se ha supuesto que los agentes económicos tienen
expectativas racionales, éstos conocen que en el largo plazo el tipo de cambio nominal
en términos logarítmicos será mayor que su valor actual (antes del shock monetario
expansivo), por lo que los agentes económicos tendrán una razón más para adquirir
activos financieros extranjeros, lo que a su vez incrementará adicionalmente el tipo de
cambio nominal (expresado en términos logarítmicos).

Ambos efectos hacen que el tipo de cambio nominal (en términos logarítmicos) se eleve
por encima de su valor de largo plazo (overshooting cambiario). En la figura 5, la
economía se desplaza del punto E0 al punto A.

182
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

El fenómeno económico del overshooting cambiario puede explicarse de la siguiente


manera: En el punto A, debido al shock monetario no anticipado, la tasa de interés
nominal doméstica ha disminuido a un valor inferior al de la tasa de interés nominal
extranjera, por lo que la condición de paridad no cubierta de intereses se verificará
únicamente si los agentes esperan que el tipo de cambio nominal expresado en

logaritmos neperianos disminuya (se aprecie), esto es: s t  i t  i *t  0. En
consecuencia, ya que por hipótesis, los agentes tienen expectativas racionales, para que
ello ocurra, debe verificarse que en el corto plazo el tipo de cambio nominal, en
logaritmos neperianos, aumente instantáneamente a un valor mayor a su nuevo valor de
equilibrio estacionario.

Por tanto, por los efectos antes descritos, en el corto plazo, el tipo de cambio nominal
(expresado en logaritmos neperianos) se incrementa por encima de su nuevo valor de
equilibrio estacionario. Esto es, ante un incremento permanente y sorpresivo del stock
nominal de dinero (en términos logarítmicos), en el corto plazo se produce un
sobreajuste del tipo de cambio nominal (expresado en términos logarítmicos):
overshooting cambiario. En la figura 5, el shock monetario expansivo hace que la
economía pase del punto E0 al punto A, donde se aprecia que el índice de precios (en
términos logarítmicos) permanece constante y el tipo de cambio nominal (en términos
logarítmicos) aumenta instantáneamente por encima de su nuevo valor de largo plazo,
esto es: s0  s1E .

Efectos de mediano plazo:

En la figura 5, el mediano plazo se da entre el punto A y el punto E1. En el punto A, se


tiene un tipo de cambio nominal (en términos logarítmicos) mayor que en el punto E0,
pero una tasa de interés nominal menor (undershooting de la tasa de interés nominal
doméstica). En consecuencia, al haber simultáneamente una disminución de la tasa de
interés nominal y un incremento del tipo de cambio nominal (expresado en términos
logarítmicos) al pasar del punto E1 al punto A, entonces de (36) se observa que la
demanda agregada de bienes y servicios se incrementa. Además, por (23) resulta que al
incrementarse la demanda agregada de bienes y servicios respecto a la producción a
pleno empleo, el índice de precios nacional aumenta. El índice de precios más alto
reduce la oferta real de dinero, es decir, m t  p t  , y esto a su vez, de acuerdo a (37),
produce un incremento en la tasa de interés nominal doméstica. No obstante, este
incremento en la tasa de interés nominal doméstica es en términos absolutos menor a la
disminución que se produjo en la tasa de interés nominal nacional debido al shock
monetario expansivo. Es por esto que la tasa de interés nominal doméstica todavía sigue
 e
siendo menor a la extranjera, i t  i*t  s t  s t  0, lo que a su vez generará expectativas
de disminución (apreciación) del tipo de cambio nominal (en logaritmos neperianos)
respecto del punto A. En consecuencia, en el punto E1 se tendrá un tipo de cambio
nominal (en logaritmos neperianos) menor al del punto A, pero mayor al del punto E0.
Este proceso de índice de precios nacional aumentando, tipo de cambio nominal (en
logaritmos neperianos) disminuyendo y tasa de interés nominal doméstica aumentando
se produce hasta llegar al nuevo punto de equilibrio estacionario, E1.

183
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Efectos de largo plazo:


La economía se ubica sobre el punto E1. En este punto, el índice de precios y el tipo de
cambio nominal (expresado en términos logarítmicos) coinciden con sus valores de
estado estacionario finales, la tasa de interés nominal doméstica coincide con la
extranjera (la tasa esperada de crecimiento instantáneo del tipo de cambio nominal es
nula), y se mantiene la paridad del poder adquisitivo.
Principales resultados del shock monetario expansivo permanente y sorpresivo:
Ante un incremento sorpresivo y permanente del stock nominal del dinero, el tipo de
cambio nominal (en términos logarítmicos) sobrerreacciona (overshooting)
instantáneamente a un nivel superior a su nivel de estado estacionario (debido a la
diferencia de las velocidades de ajuste del mercado financiero y del mercado de bienes y
servicios). En el nuevo estado estacionario, el índice de precios nacional y el tipo de
cambio nominal (en logaritmos neperianos) son mayores a los valores que tenían antes
del shock monetario expansivo. Además, se cumple la neutralidad monetaria de largo
plazo. Asimismo, la tasa de interés nominal interna y el tipo de cambio real se
mantienen constantes.
 
st s t  0 m 0  s t  0 m1  BI1
T2

BE 0 C p t  0 m1 

s0  A st  pt
B

ds0 s1E
E1
ds E
s 0E E0

s0
I
BE1
 T1
p t  0 m 0 
pt
p  p0 p 0 p1E
E
0

dp E
Figura 5: Comportamiento dinámico de la economía ante una expansión
monetaria permanente no anticipada
184
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Finalmente, es importante resaltar que en la figura 5 se representa cómo ha


evolucionado la economía a lo largo del tiempo, ante un shock monetario expansivo.
En esta figura se aprecia que la economía inicialmente se encontraba ubicada en el
plano de fase en el punto I, perteneciente al brazo estable inicial (BE0) del punto de
silla. Con el devenir del tiempo, la economía se ha desplazado a lo largo de BE0 hasta el
punto de equilibrio estacionario inicial, E0. Se aprecia que en el desplazamiento desde el
punto I hasta el punto E0 el índice de precios (en términos logarítmicos) ha disminuido
hasta converger con el valor de estado estacionario inicial, p 0E . Asimismo, en este
mismo trayecto el tipo de cambio nominal doméstico se ha incrementado hasta
converger a su valor de estado estacionario inicial: s 0E . Estando la economía en el punto
de equilibrio inicial, E0, se produce un incremento sorpresivo y permanente del stock
nominal de dinero (pasando de m 0 a m1 , con m1  m0 : dm t  0 ). Ante este shock

monetario expansivo, la ceroclina s t  0 m 0  se desplaza hacia la derecha un

dp E  dm t , siendo ahora la ceroclina s t  0 m1 , mientras que la ceroclina

p t  0 m 0 , a su vez, se desplaza hacia la derecha, siendo ahora la ceroclina
  
p t  0 m1 . El cruce de las ceroclinas s t  0 m1  y p t  0 m1  se da en el nuevo
punto de equilibrio estacionario, E1. Asimismo, ante el shock monetario expansivo
sorpresivo y permanente, dado que se ha supuesto que el índice de precios es rígido en
el corto plazo (pero flexible en el largo plazo), que el tipo de cambio nominal es flexible
(con velocidad de ajuste infinita), y que los agentes tienen expectativas racionales
(información y previsión perfecta), la economía se desplazará de forma instantánea a lo

largo de la ceroclina s t  0 m 0  hasta el punto A, perteneciente al nuevo brazo estable
(BE1) del punto de silla13. Se aprecia que en el desplazamiento desde el punto E0 hasta
el punto A el tipo de cambio nominal (en términos logarítmicos) ha aumentado (la
moneda nacional se ha depreciado) a un valor superior al valor del nuevo equilibrio
estacionario (overshooting)14. Una vez que la economía ha alcanzado el punto A del
nuevo brazo estable (BE1), la economía convergerá hacia el punto E1, eventualmente
restableciendo la paridad del poder adquisitivo en dicho punto. Cualquier error por parte
del mercado enviaría a la economía lejos del punto E1 y hacia el brazo inestable (BI1)
del punto de silla.

13
Aquí es importante resaltar que, desafortunadamente en este modelo, cualquier carencia de perfección
alejaría a la economía del nuevo punto de equilibrio estacionario, E1. Por ejemplo, si tras el shock
monetario expansivo el mercado subestima la depreciación de la moneda nacional moviéndose desde el
punto E0 al punto B, entonces la economía, conforme transcurra el tiempo, se alejaría del equilibrio
estacionario E1 a lo largo de la trayectoria T1, con tipos de cambio nominales (en términos logarítmicos)
disminuyendo (moneda nacional apreciándose) y con periodos de inflación y de deflación. Similarmente,
si el mercado sobreestima la depreciación y se mueve al punto C, entonces el sistema dinámico se hará
explosivo, con índice de precios crecientes conforme transcurre el tiempo (inflación) y con el tipo de
cambio nominal (en términos logarítmicos) aumentando (moneda nacional depreciándose), como se
muestra a lo largo de la trayectoria T2.
14
Es importante resaltar que en el punto A se produce, además, un undershooting de la tasa de interés
nominal doméstica, ya que su valor de corto plazo (el que tiene en el punto A) resulta inferior que el valor
que alcanza en el nuevo punto de equilibrio estacionario, E1.

185
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Simulación Numérica:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica,
efectuada en Matlab 7.12.0, con determinados valores para los parámetros del modelo,
tales que satisfagan las condiciones dadas por (44). Dichos valores se encuentran
resumidos en la tabla I.

Parámetros Valores
2 0,1
µ 0,06
θ 0,8
 0,06
1 20

Tabla I: Valores de los parámetros simulados


En la tabla II se muestran los valores de las variables exógenas en el instante inicial.
Estos valores se han elegido de forma arbitraria.

Variables exógenas Valores


m0 150
i *0 2,5
y0 1800
De (45), se cumplirá la hipótesis de PPA: s E  p E   0   2 i *0  y 0 1800,25

Tabla II: Valores iniciales de las variables exógenas


Para estos valores de los parámetros del modelo y de las variables exógenas en el
instante inicial, el sistema (43) resulta:

 A
  b

    1,2075 1,2 p   0,33 
p t      s    55 
t
I 
st   1, 25 0  t   
 
Las ceroclinas del sistema (I) vienen dadas por:


p t  0  s t  1,00625p t  0,275
 II
s t  0  p t  44

Asimismo, por (45), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

p E  44
 E    III
 s  44
Mientras que por (44), tenemos que:

trA  1,2075  0

 A  1,5  0 IV
  7,45806  0

186
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura I se muestra el retrato de fase, los brazos estable (BE) e inestable (BI), y las
ceroclinas correspondientes al sistema dado por (I).
x ' = - 1.2075 x + 1.2 y + 0.33
y ' = 1.25 x - 55
100
st ' = 0

90

80

70

60

50
st

E
40

30
BI

20
BE
pt ' = 0
10

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
pt

Figura I: Retrato de fase del sistema

Sustituyendo (IV) en (47) tenemos que:

1  0,7617221  0
 V 
 2  1,9692221  0

Reemplazando el valor de “θ”, dado por la tabla I, (III) y (V) en (55) obtenemos la
ecuación del brazo estable del punto de silla. Esto es:

s t  0,63476842 p t  71,92981 VI 


Supondremos que en el instante inicial el índice de precios en la economía doméstica
asciende a p 0  90. Sustituyendo este valor en (VI) obtenemos que el tipo de cambio
nominal (en logaritmos) que deberá tener la economía para estar sobre el brazo estable
deberá ascender a s 0  14,8006527.

Sustituyendo p 0 , s 0 ,  2 y (III) en (70) obtenemos cómo evolucionan en el tiempo el tipo


de cambio nominal y el índice de precios, ambos en términos logarítmicos, sobre el
brazo estable. Esto es:


p t  44  46e
1, 9692221t

 VII 

s t  44  29,2e
1, 9692221t

187
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En las figuras II y III se muestran respectivamente el diagrama de fase y la evolución a


lo largo del tiempo del tipo de cambio nominal y del índice de precios, ambos en
términos logarítmicos, para el sistema (I), sobre el brazo estable (E), con las siguientes
condiciones iniciales: I  p0 , s 0   90; 14,8006527.
x ' = - 1.2075 x + 1.2 y + 0.33
y ' = 1.25 x - 55
100
st ' = 0

90

80

70

60

50
st

E
40

30
BI

20
P0
pt ' = 0 BE
10

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
pt

Figura II: Diagrama de fase del sistema sobre el brazo estable m0  150

Tomando como punto de partida el punto de equilibrio estacionario dado por (III), si
ahora incrementamos el stock nominal de dinero en términos logarítmicos, ceteris
paribus, pasando de m 0  150 a m1  151, el sistema (43) resulta:

 A
  b

    1,2075 1,2 p   0,3375 
p
 t     s    56,25 
t
VIII 
st   1, 25 0  t   
 

Las ceroclinas del sistema (V) vienen dadas por:


p t  0  s t  1,00625p t  0,28125
 IX
s t  0  p t  45

188
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

45

40

35

st
30
st

25

20

15

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
t

90

85

80

75

70 pt
pt

65

60

55

50

45

40
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
t

Figura III: Evolución temporal del tipo de cambio nominal y del índice de precios
en términos logarítmicos sobre el brazo estable (BE)

189
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Asimismo, por (45), el punto de equilibrio del sistema vendrá dado por:

p1E  45
E1   E     X 
 s1  45

Mientras que los valores dados por (IV) se mantienen invariables ante el incremento del
stock nominal de dinero en términos logarítmicos.

Reemplazando el valor de “θ”, dado por la tabla I, (X) y (V) en (77) obtenemos la
ecuación del brazo estable (BE1) del punto de silla. Esto es:

s t  0,63476842 p t  73,5645788 XI


Como hemos supuesto que antes del shock monetario la economía se encontraba en
E 0  p 0E , s 0E   44;44, al producirse el shock monetario expansivo sorpresivo y
permanente, dado que hemos supuesto que el índice de precios es rígido en el corto
plazo (pero flexible en el largo plazo), que el tipo de cambio nominal es flexible (con
velocidad de ajuste infinita), y que los agentes tienen expectativas racionales
(información y previsión perfecta), la economía se desplazará de forma instantánea a lo

largo de la ceroclina s t  0 m 0  hasta el punto A, perteneciente al nuevo brazo estable
(BE1) del punto de silla que aparece en la figura 5. Por tanto, teniendo en cuenta (III), en
el punto A, el índice de precios será p A  p 0E  p0  p E  44. Para determinar el tipo de
cambio nominal en dicho punto reemplazaremos p A  44 en (XI). En consecuencia:

s A  45,63597752  A  p A , s A   44; 45,63597752 XII

Cambiando p 0 por p A , s 0 por s A , p E por p1E , s E por s1E , y sustituyendo  2 en (70)


obtenemos cómo evolucionan en el tiempo el tipo de cambio nominal y el índice de
precios, ambos en términos logarítmicos, sobre el nuevo brazo estable (BE1). Esto es:


p t  45  e
1, 9692221t

 XIII

s t  45  0,6372684e
1, 9692221t

En la figura IV se muestra se muestra el diagrama de fase del sistema (VIII) tras el


incremento en el stock nominal de dinero en términos logarítmicos, teniendo como
punto de partida el punto de equilibrio estacionario antes de dicho incremento, esto es:
 
E 0  p0E , s 0E  44;44.

En la figura V se aprecia la evolución temporal del sistema (VIII), el índice de precios y


el tipo de cambio nominal (expresados en logaritmos neperianos), tras el incremento del
stock nominal de dinero, en términos logarítmicos, ceteris paribus, siendo el punto
 
inicial E 0  p0E , s 0E  44.

190
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA
x ' = - 1.2075 x + 1.2 y + 0.3375
y ' = 1.25 x - 56.25

48 st ' = 0 (m0) st ' = 0 (m1)

47.5

47

46.5

46
A
45.5
st

E1
45

44.5
BI1
E0
44

43.5 pt ' = 0 (m0)

BE1
43 pt ' = 0 (m1)

43 43.5 44 44.5 45 45.5 46 46.5 47 47.5 48


pt

Figura IV: Diagrama de fase del sistema m1  151

st
45.5

45

44.5
st

44

43.5

43
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
t

191
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

45

44.9

44.8

44.7

44.6
pt
44.5
pt

44.4

44.3

44.2

44.1

44

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
t

Figura V: Evolución temporal del tipo de cambio nominal y del índice de precios
en términos logarítmicos tras el incremento del stock nominal de dinero, ceteris
paribus

Conclusiones:

En este documento hemos estudiado el comportamiento dinámico del modelo de


overshooting cambiario de Dornbush. Este modelo incorpora la balanza de pagos al
típico modelo IS-LM en un contexto de economía pequeña y abierta en la que se supone
que los agentes económicos tienen expectativas racionales determinísticas sobre el tipo
de cambio nominal, que los precios en el corto plazo son rígidos (aunque flexibles en el
largo plazo), que el tipo de cambio nominal es flexible, y que la velocidad de ajuste del
mercado financiero es infinita.

Asimismo, se ha analizado el efecto de un incremento de la oferta monetaria de forma


permanente e imprevista sobre el tipo de cambio nominal. En concreto, la expansión
monetaria genera que en el corto plazo el tipo de cambio nominal sobre reaccione por
encima de su nivel de largo plazo y que el índice de precios permanezca constante. No
obstante, en el largo plazo, en el nuevo equilibrio estacionario el índice de precios y el
tipo de cambio nominal son más altos que los valores que tenían antes de la expansión
monetaria. Asimismo, tras el incremento en la oferta monetaria, se aprecia que el tipo de
cambio real y la tasa de interés doméstica han permanecido invariables.

Finalmente, es importante resaltar que en este modelo, dada su característica de


ensilladura (normalmente inestable), cualquier carencia de perfección (en la formación
de las expectativas racionales determinísticas del tipo de cambio nominal por parte de
los agentes económicos) alejaría a la economía del punto de equilibrio estacionario.

192
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Bibliografía

Argandoña, A.; Gámez, C.; y Mochón, F. (1996): “Macroeconomía Avanzada I:


Modelos Dinámicos y Teoría de la Política Económica”, McGraw Hill. Primera
Edición.

Begg, D. (1989): “La Revolución de las Expectativas Racionales en la


Macroeconomía”, Fondo de Cultura Económica, México. Primera Edición.

Dornbusch, R. (1976): “Expectations and Exchange Rate Dynamics”, The Journal of


Political Economy. Vol. (84), pp. 1161-1176.

Gandolfo, G. (2002): “International Finance and Open-Economy Macroeconomics”,


Springer.

Gandolfo, G. (1997): “Economic Dynamics”, Study Edition. Springer.

García-Cobián, R. (2003): “Compleción del Modelo del Overshooting de Dornbusch”,


Revista de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNMSN. Año VIII. Nº 22, pp.
137-144.

Mendoza, W.; y Herrera, P. (2006): “Macroeconomía: Un Marco de Análisis para una


Economía Pequeña y Abierta”, Fondo Editorial. Pontificia Universidad Católica del
Perú (PUCP). Primera Edición.

Shone, R. (2002): “Economic Dynamics: Phase Diagrams and Their Economic


Application”, Cambridge University Press. Second Edition.

193
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

194
El modelo de crecimiento de Harrod-Domar
La teoría del crecimiento (análisis de largo plazo) de Harrod (1939)-Domar (1946) es una
extensión dinámica del más sencillo modelo Keynesiano real (de corto plazo). Harrod y
Domar, desarrollaron sus modelos por separado, explorando las condiciones de un
crecimiento equilibrado (donde todas las variables, capital, trabajo, y PBI, crecen a una
misma tasa) en una economía, analizando los requerimientos para mantener el pleno
empleo de los factores productivos a lo largo del tiempo. No obstante, dado que sus
hipótesis y resultados son básicamente los mismos, en la literatura se suelen presentar
estos dos modelos como uno solo denominado modelo de crecimiento de Harrod-Domar.
Supuestos del modelo:
1. Se asume que la función de producción es una función Walras-Leontief. Esto es, se
asume que la función de producción es de coeficientes técnicos fijos (proporciones
fijas), 1   0 y 1   0, para los factores de producción “K” y “L”. Esto implica
que para producir una unidad del bien, el capital y el trabajo siempre deben utilizarse
en proporciones fijas: k  K L     cte. En consecuencia, estamos suponiendo
que para producir una unidad del bien, necesitamos 1  unidades de capital y 1 
unidades de trabajo. Por tanto, para producir “Y” unidades del bien, necesitaremos
Y  unidades de capital y Y  unidades de trabajo. En otras palabras, K  Y 
son los requerimientos de capital y L  Y  son los requerimientos de trabajo para
producir “Y” unidades del bien. Esta función de producción nos dice que si K  Y  o
L  Y  , el respectivo exceso permanecerá ocioso.

Analíticamente, la función de producción viene dada por la siguiente expresión:


Y  FK, L  minK, L 1
De (1) se desprende que:
 Si en la economía se cumple que K  L   K  L. Entonces, la
producción vendrá dada por Y  K y el trabajo requerido para el nivel de
producción óptimo será L  Y    K. En este caso, el capital determina
el nivel de producción y el trabajo existente en la economía es mayor a la
cantidad requerida para el nivel de producción óptimo. En este caso, el
excedente de trabajo, L    K  0, permanecerá ocioso.
 Si en la economía se cumple que K  L   K  L. Entonces, la
producción vendrá dada por Y  K  L y el trabajo requerido para el nivel
de producción óptimo será L  Y    K. Por tanto, se cumple que
K L     cte. En este caso, no hay existencias en exceso de trabajo o de
capital que no sean utilizadas. Es decir, si k  K L     cte los factores
productivos de la economía son utilizados plenamente.
 Si en la economía se cumple que L  K    L  K. Entonces, la
producción vendrá dada por Y  L y el capital requerido para el nivel de
producción óptimo será K  Y     L. En este caso, el trabajo determina
el nivel de producción y la cantidad de capital existente en la economía es
mayor a la cantidad requerida para el nivel de producción óptimo. En este
caso, el excedente de capital, K    L  0, permanecerá ocioso.
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Gráficamente, la ecuación (1) está representada en la figura 1. La ecuación (1)


geométricamente representa la esquina de una pirámide que será dada por el
mínimo de dos planos: El plano OAC (cuya ecuación está dada por Y  L, pasa
por el eje “K”, y su pendiente en la dirección del eje “L” es ), y el plano OBC
(cuya ecuación está dada por Y  K, pasa por el eje “L”, y su pendiente en la
dirección del eje “K” es  ). Ambos planos se intersectan en la recta OC, cuya
proyección sobre el plano K-L, la recta OD, satisface la ecuación: k  K L     cte.

Y  FK, L  minK, L planos OAC y OCB

Y  L plano OAC
C

E
K Y  minK,  Línea EF1
F G
A D

 Y  K plano OBC


L
O 1 B

K L

Fuente: Elaboración propia basada en De la Grandville (2009).

Figura 1: Función de producción de Walras-Leontief


La expresión analítica de una isocuanta para un nivel de producción igual a “Yi”
viene dada por:

K  Yi  ; K    L

Yi  minK , L   L  Yi  ; K    L
L  Y  ; K    L
 i

Que se puede resumir en la siguiente:

K  Yi  ; K    L
Yi  minK, L   
L  Yi  ; K    L

La representación gráfica de un par de isocuantas de una función de producción de


coeficientes fijos para los niveles de producción iguales a “Y0”, “Y1” y “Y2” vienen
dados por la figura 2. En esta figura se puede apreciar que las isocuantas tienen
forma de una “L” y sus vértices se encuentran sobre la recta K    L. Asimismo,
en la figura 2 se puede apreciar que en una isocuanta correspondiente a un nivel de
producción constante e igual a “Yi”, si K    L, entonces el exceso de “L”
permanece ocioso y “K” es plenamente empleado y permanece constante e igual a
Yi  ; y si K    L, entonces el exceso de “K” permanece ocioso y “L” es
plenamente empleado y permanece constante e igual a L  Yi  .

196
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

K    L
K K    L

Y2  Y2  minK, L
H
Y1  Y1  minK, L
F
Y0  Y0  minK, L
J I
K    L

L
Y0  Y1  Y2 

Figura 2: Mapa de isocuantas para el caso de una función de producción de


Walras-Leontief

Es importante resaltar que en los puntos de la recta K    L, la producción de


“Yi” unidades del bien se realiza manteniéndose la relación entre el capital y el
trabajo en una proporción fija: k  K L     cte. En este tipo de función de
producción con coeficientes fijos no permite sustitución entre los factores. Por
ejemplo, no se puede sustituir capital por trabajo para mantener el mismo nivel de
producción (Por ejemplo “Y1” en el punto “F”) ya que dicha sustitución
necesariamente haría que pasáramos por ejemplo del punto “F” a un punto como el
“I”, donde K L    , y donde el nivel de producción es inferior a “Y1”. Además,
en “I” habría un exceso del factor trabajo (magnitud del segmento JI) que
permanecería ocioso. Este supuesto sobre la imposibilidad de sustituir capital por
trabajo o viceversa llevaron a Harrod y a Domar a predecir que la economía se
vería inmersa en incrementos perpetuos de desempleo de trabajadores o de capital.

En la figura 1, la sección horizontal de Y  FK, L  minK, L para Y   (la


línea EFG) representa una isocuanta de una función de producción con coeficientes
técnicos fijos para un nivel de producción igual a .

Por otro lado, la tecnología de la producción admite rendimientos constantes a


escala (la función de producción es homogénea de grado uno); multiplicando “K” y
“L” por “α” la función de producción “Y” queda multiplicada en “α”. En particular,
si hacemos   1 L , multiplicando (1) por “α” se obtiene la producción por unidad
de trabajo:
Y  minK, L

Y  K 
 y  f k   min  ,    mink ,  
L  L 

k; si k   
y  f k   mink ,     2
; si k   

197
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Si k    k    . En consecuencia la producción por unidad de trabajo


empleado será y  k.
 Si   k  k    . En consecuencia la producción por unidad de trabajo
empleado será y    k.
 Si   k  k    . En consecuencia la producción por unidad de trabajo
empleado será y  .

En la figura 3, en el plano y-k, se aprecia la producción por unidad de trabajo


empleado para el caso de una función de producción de Walras-Leontief.
Geométricamente hablando, para una función de producción homogénea de grado
uno, la producción por unidad de trabajo empleado es la sección vertical de la
superficie Y  FK, L  minK, L en el punto L  1 del eje “L”. Teniendo en
cuenta la figura 1, la función de producción por unidad de trabajo empleado viene
dada por la línea de color celeste (EF1).
Y
y  f k 
L y  k
k; si k   

y  f k   mink ,    k  ; si k   
; si k   

K
k
 L

Figura 3: Producción por unidad de trabajo empleado para el caso de una


función de producción de Walras-Leontief
En resumen, de (1) se desprende lo siguiente:

K, si K    L
Y  FK, L   minK, L    3
L, si K    L

Pero como se ha supuesto que el capital y el trabajo siempre deben utilizarse en


proporciones fijas, entonces debe verificarse siempre lo siguiente:
k  K L     K    L 4

Teniendo en cuenta (4), de (3) resulta que:

K  Y 
Y  K  L   5
L  Y 

198
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Esta ecuación nos da información acerca de los verdaderos requerimientos de


capital y trabajo como proporciones de “Y” de acuerdo a sus respectivos
coeficientes técnicos 1  y 1  .

2. Se asume que la economía es cerrada y que se está produciendo un único bien


homogéneo “Y”. Este bien puede utilizarse como un bien de inversión “I” o como
un bien de consumo “C”. El uso de éste depende del agente económico. Las
familias consumen y ahorran mientras las empresas producen e invierten. Todas las
variables son reales y el mercado de dinero está ausente. Por tanto, el PBI que es
igual en cada instante a la renta nacional viene dado por:
Y  CI 6
3. El consumo se supone que viene dado por una función canónica de consumo
Keynesiano de largo plazo. Esto es, se asume que la función de consumo depende
de la renta y que tiene propensiones media y marginal a consumir constantes e
idénticas. En concreto, se asume que:
CY  C  cY, 0  c  1 7
También se asume que la función de ahorro tiene propensiones media y marginal a
ahorrar constantes e idénticas. Esto es, resulta que:
SY  S  1  cY  sY, 0  s  1 8
La ecuación (8) nos dice que una proporción “s” constante de la renta “Y” es
dedicada al ahorro.
4. Se asume que el stock de capital no se deprecia y que el efecto global del progreso
técnico es neutro.

5. El stock de capital y el trabajo crecen a lo largo del tiempo. El capital crece debido
a las inversiones y el trabajo debido al crecimiento de la población (que se supone
exponencial y cuya tasa de crecimiento “n” es exógenamente dada). Estas
circunstancias le dan al modelo un carácter dinámico. Esto se puede expresar como
sigue en términos matemáticos:

KI 9

L
 n, n  0 10
L

6. Los empresarios maximizan sus beneficios.

Funcionamiento del modelo:


El equilibrio requiere que el mercado de bienes y servicios y el mercado de trabajo se
vacíen simultáneamente en cada instante.
El mercado de bienes está en equilibrio cuando el ahorro es igual a la inversión.
Igualando (8) y (9) resulta:

SY   I  sY  K 11

199
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

El mercado de trabajo está en equilibrio cuando los requerimientos de trabajo igualan la


disponibilidad de trabajo. De (5) y (10) resulta:


Y L  
L   L  nL  L  nL  0 12
 n

Derivando respecto del tiempo la primera ecuación de (5) resulta:


 1 
K    Y 13


Igualando (11) y (13) tenemos que:

 1  
I  K    Y  sY  Y  s Y  Y  s Y  0 14


La ecuación (14) nos permite ver que la inversión es explicada por el principio de
aceleración, esto es, la inversión es proporcional al cambio instantáneo en la
producción. Donde 1    0 es el coeficiente acelerador.

Asimismo, de (12) y (14), las sendas de equilibrio son descritas por el siguiente sistema
desacoplado de ecuaciones diferenciales ordinarias homogéneas:

 Y
L  nL  0  L  15a 
 

Y  s Y  0 15b 
En la ecuación (15a), junto a la ecuación diferencial correspondiente al trabajo aparece
una restricción técnica sobre el conjunto de soluciones.

Suponiendo que las condiciones iniciales para el trabajo y el stock de capital son las
siguientes:

L0   L 0
 16
K 0   K 0

La trayectoria de equilibrio del mercado de bienes y servicios y la disponibilidad


instantánea de la fuerza laboral vendrán dadas por:

Yt   Y0 e 17a 
 s t

 L t   L 0 e
 17b 
nt

En la trayectoria dada por (17a), la producción en cada instante es igual a la demanda


efectiva y la tasa de crecimiento instantánea de la producción viene dada por:

Y t  sY0 e s t
 GY    s 18
Y t  Y0 e s t

200
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Esta es la tasa que Harrod (1939) denominó tasa de crecimiento garantizado. Para
Harrod, la tasa de crecimiento garantizado es la tasa de crecimiento de la inversión que
mantiene la tasa de crecimiento de la demanda (producto verdadero) igual a la tasa de
crecimiento de la oferta (producto potencial). Es la tasa a la que los empresarios estarán
satisfechos con sus decisiones de inversión, y a dicha tasa los empresarios estarían
dispuestos a propiciar una inversión que permita seguir sosteniendo dicho crecimiento.
A esta tasa, la demanda es lo suficientemente alta para que los empresarios vendan lo
que han producido, y continúen produciendo a la misma tasa de crecimiento. En
consecuencia, esta es la trayectoria en la que la oferta y la demanda de bienes y
servicios permanecerán en equilibrio, dada la propensión marginal al ahorro. Con la tasa
de crecimiento garantizada se mantiene el pleno empleo del capital, pero no se garantiza
el pleno uso del trabajo.

Teniendo en cuenta los requerimientos técnicos dados por (15a), una trayectoria de
producción que satisface dichos requerimientos es una trayectoria a pleno empleo.
Teniendo en consideración (15a) y (17b), ésta trayectoria viene dada por:

Yt   Lt   L 0 e nt  Y0PE e nt 19

Dónde Y0PE  L 0 es la producción inicial que, cuando se efectúa, utiliza toda la fuerza
laboral L 0 en el instante inicial t 0 . Para que una economía partiendo de una producción
a pleno empleo Y0PE permanezca por siempre funcionando a pleno empleo, ésta debe
crecer a la siguiente tasa:

Y t  nY0PE e nt
 YN   n 20
Y t  Y0PE e nt

Esta es la tasa que Harrod (1939) denominó tasa de crecimiento natural1. Teniendo en
consideración (17a) y (19), el equilibrio a pleno empleo en cada instante requiere:
Y0 e s t  Y0PE e nt 21
La condición anterior nos dice que una economía que comienza en algún instante desde
una situación de pleno empleo Y0  Y0PE permanecerá por siempre a pleno empleo si,
desde aquel instante en adelante, la tasa de crecimiento garantizada es igual a la tasa de
crecimiento natural. Una economía que en cada instante iguala la tasa de crecimiento
natural con la garantizada se dice que sigue una trayectoria de crecimiento equilibrada.
Un aspecto importante del modelo de Harrod-Domar es que las magnitudes “s”, “n” y
“ν”, sobre las que una solución de crecimiento equilibrado depende, son parámetros
libremente asignados (exógenos). No hay necesidad de asumir los valores requeridos
para un crecimiento equilibrado. También uno podría asumir que “s” y “ν” varían,
admitiendo algún mecanismo que genere los valores requeridos para “s” y “ν”. No
obstante, la carencia de tal mecanismo es una importante característica teórica del
modelo de Harrod-Domar en la que el crecimiento sigue una trayectoria al “filo de la
navaja”, Chirichiello (2000).

1
La tasa de crecimiento natural es la tasa de progreso, que el incremento en la población y las mejoras
tecnológicas permiten. Esta tasa se determina por variables macro como la población, los recursos
naturales, la tecnología y el equipo de capital. La tasa de crecimiento natural es la tasa de crecimiento
máximo posible de una economía.

201
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Para analizar la cuestión referente al “filo de la navaja” vamos a determinar la tasa de


cambio instantánea del stock de capital por unidad de trabajo. Para ello vamos a derivar
respecto del tiempo la ecuación (4) y remplazaremos en esta derivada las ecuaciones (4)
y (10):

    
dk  KL  KL K L K K
k      nk 22
dt L2 L L L L

Dividiendo (11) entre “L” y teniendo en cuenta (2) resulta:


K Y
s  sy  sf k  23
L L

Remplazando (23) en (22) obtenemos la denominada ecuación de movimiento de la


economía:


k  sf k   nk  s mink,    nk  minsk, s   nk 24

Dividiendo (24) entre “k” obtenemos la tasa de crecimiento instantánea del stock de
capital por unidad de trabajo. Esto es:


 k  k k  sf k  k  n 25

Análisis Cualitativo:

Para efectuar el análisis dinámico cualitativo del modelo de Harrod-Domar vamos a



construir su diagrama de fase en el plano k k. No obstante, debemos distinguir tres
casos dependiendo si la tasa garantizada es menor, igual o mayor a la tasa natural. En la
parte superior de la figura 4 se muestran los diagramas de fase correspondientes a cada
caso. En los respectivos diagramas inferiores se muestran las trayectorias temporales del
stock de capital por unidad de trabajo correspondientes a diversos valores iniciales del
stock de capital por unidad de trabajo.

 Caso 1: Para el caso en el que s  n, en el panel izquierdo de la figura 4,



resulta que k  minsk, s   nk  0. En este caso la tasa natural “n” es tan
grande que, para cualquier valor de “k”, la inversión (ahorro) por persona
necesaria para mantener “k” constante nk  , es siempre mayor que la inversión
(ahorro) real por persona sf k   minsk, s. En consecuencia “k”, y por tanto
la renta y el consumo por unidad de trabajo, disminuirán por siempre hasta
converger a cero. Por ende, la economía termina a la izquierda de   y tendrá
un permanente y creciente desempleo (ver anexo 1). Para este caso, no existe un
valor de equilibrio de estado estacionario positivo.

202
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Caso 2: En el caso en el que s  n, para k    se verifica que



k  sk  nk  nk  nk  0. Si el capital inicial es menor a k *    , la
economía permanecerá en ese nivel por siempre sin alcanzar el valor de capital
de estado estacionario. Además, en tal caso, como k a0    , entonces hay
trabajadores desempleados, y esto no es deseable. Si el capital inicial es mayor a
k*    , tenemos que s  sk, por lo que

k  minsk, s   nk  s  nk  s  sk  0,con lo cual la economía
convergerá a k    , donde la tasa de crecimiento es nula,  *k  0. En este
*

caso la economía se encuentra en un estado estacionario eficiente ya que el stock


de capital y el trabajo se utilizan completamente.
 Caso 3: Para el caso en el que s  n, en el panel derecho de la figura 4, se
aprecia que para 0  k    tenemos que sk  s, por lo que

k  minsk, s   nk  sk  nk  s  n k  0. Para estos valores de “k” la tasa
de crecimiento instantánea del stock de capital por unidad de trabajo es

constante e igual a k k  s  n  0. Mientras que para k    se cumple que

sk  s, por lo que k  minsk, s   nk  s  nk. Para estos valores de ‘k” la
tasa de crecimiento instantánea del stock de capital por unidad de trabajo,

k k  s k  n , comienza a disminuir conforme “k” aumenta. El stock de
capital por unidad de trabajo de estado estacionario es tal que k *  s n    .
Esta desigualdad implica que en el estado estacionario se cumple que
K * L*     K *  L* , por lo que hay un exceso de stock de capital (en el
estado estacionario no hay pleno empleo del factor capital. Esto es, existe capital
ocioso) aunque no hay trabajadores desempleados. Ya que en el estado
estacionario “ k * ” es constante, tanto “K” como “L” crecen a una tasa “n” en el
estado estacionario (ver anexo 2). Además, en el estado estacionario, debido a
que la fracción del capital “K” que es utilizado permanece constante, la cantidad
de capital ocioso (el exceso de capital) también crece de forma sostenida a la
tasa “n”2 (Sin embargo, aún se sume que las familias se mantienen ahorrando a
una tasa “s”), y obviamente esto no es un resultado deseable.

Excepto para el caso 2), el modelo de Harrod-Domar predice que una economía que por
casualidad parte del pleno empleo (de capital y de trabajo) se encuentra al “filo de la
navaja”. En el largo plazo, esta economía corre el riesgo de presentar dos indeseables
resultados: crecimiento perpetuo de desempleo o crecimiento perpetuo de capital
ocioso. Otro punto importante es que el crecimiento al estilo de Harrod-Domar no
muestra ninguna tendencia a permanecer o converger hacia un estado estacionario. La
inestabilidad del estado estacionario se deriva trivialmente notando que gracias a que
s  0, se sigue que:

lím Kt   lím K 0 e s t   26


t  t 

2
Ver anexo 3.

203
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Caso 1 : s  n  Caso 2 : s  n  Caso 3 : s  n 


  
k nk k sνk = nk k
nk

sk sk

sf(k) sf(k) sf(k)


s s s

s k0
 n
n  s  
 
 
k a0   k     s n
*
k *  s n
k 0
*
k a0  
k 0b k k a0 k 0b k k 0b k
 n
 s  
 
 
 
k  s  nk k  s  n k

k  s  nk 
k  s  nk

k  s  n k
s 
k k k k*  
s  n 
k*   k 0b
k 0b n 
k 0b s n

     
k a0 k a0 k a0
t t t
ta ta
k*  0
Fuente: Elaboración propia basada en De la Grandville (2009).

Figura 4: Diagramas de fase y las correspondientes trayectorias temporales del


stock de capital por unidad de trabajo en el modelo de Harrod-Domar

Análisis Cuantitativo:

 Caso 1 s  n  : Si k a0    , “k” se obtendrá a partir de la siguiente ecuación


diferencial:


k  s  n k 27

Cuya solución, para la condición inicial k a0    , viene dada por:

k t   k  k a0es  n t t  0, 28

204
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En el largo plazo, el stock de capital por unidad de trabajo converge a cero:

 
    
lím k t   lím k 0 e
a s  n t
  k a0 e    0 29
t   t    

Por otro lado, si k 0b    , “k” se obtendrá a partir de la siguiente ecuación


diferencial:
 
k  s  nk  k  nk  s 30

Cuya solución, para la condición inicial k 0b    , viene dada por:

s  s   nt
k t   k    k 0b  e
 t  0, t a  31
n  n 

Donde t a , es el instante en el que el stock de capital por unidad de trabajo


alcanza el valor   , y que podemos obtener a partir de la ecuación (31):

  s 
  
 s  s   nt a 1   0
   k 0b  e
  t a    ln  n
 32
 n  n   n   kb  s
 0 
 n 

Para t  t a , el stock de capital por unidad de trabajo se obtendrá a partir de la


siguiente ecuación diferencial:


k  s  n k 33
Cuya solución, para la condición inicial k t a     , viene dada por:

k t   k    es  n  t  t a  t  t a ,  34

En el largo plazo, el stock de capital por unidad de trabajo converge a cero:

 
   
lím k t   lím   e  s  n  t  t a 
    e    0 35
t   t    

 Caso 2 s  n  : Si k a0    , “k” se obtendrá a partir de la siguiente ecuación


diferencial:


k  s  n k  0  k  k a0    36

Es decir, si k a0    , entonces el stock de capital por unidad de trabajo de la


economía permanecerá desde el principio hasta el infinito en k a0    .

205
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otro lado, si k 0b    , “k” se obtendrá a partir de la siguiente ecuación


diferencial:

 
k  s  nk  k  nk  s 37

Cuya solución, para la condición inicial k 0b    , viene dada por:

s  s   nt   b    s t
k t   k    k 0b  e    k 0  e
   t  0,  38
n  n    

En el largo plazo, el stock de capital por unidad de trabajo converge a   :

      b     s
lím k t   lím    k 0b  e  s t     k 0  e   39
t         
t  
  n

 Caso 3 s  n  : Si k a0     s n , “k” se obtendrá a partir de la siguiente


ecuación diferencial:


k  s  n k 40

Cuya solución, para la condición inicial k a0     s n , viene dada por:

k t   k  k a0es  n t t  0, t a  41


Donde t a es el instante en el que el stock de capital por unidad de trabajo
alcanza el valor   . Dicho instante lo podemos obtener a partir de la ecuación
(41):

  1    
 k a0 e s  n t a  t a    ln
  a
0

42
  s  n   k 0 

Para t  t a , el stock de capital por unidad de trabajo se obtendrá a partir de la


siguiente ecuación diferencial:

 
k  s  nk  k  nk  s 43
Cuya solución, para la condición inicial k t a     , viene dada por:

s   s   n  t  t a 
k t   k     e
 t  t a ,  44
n  n 

En el largo plazo, el stock de capital por unidad de trabajo converge a s n :

 s   s   n  t  t   s   s    s 
lím k t   lím     e

a
    e 
  45
t   t   n
  n   n  n  n 

206
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otro lado, si k 0b  s n    , “k” se obtendrá a partir de la siguiente


ecuación diferencial:

 
k  s  nk  k  nk  s 46

Cuya solución, para la condición inicial k 0b  s n    , viene dada por:

s  s   nt
k t   k    k 0b  e
 t  0,  47
n  n 

En el largo plazo, el stock de capital por unidad de trabajo converge a s n :

 s  b s   nt  s  b s    s
lím k t   lím    k 0  e  
   k 0  e 
 48
t   t   n
  n   n  n  n

Simulación numérica:

A continuación se presentan los resultados obtenidos en la simulación numérica,


efectuada en Microsoft Excel 2010, del modelo de crecimiento de Harrod-
Domar para cada uno de los tres casos antes analizados.

 Caso 1 s  n  : Los valores de los parámetros utilizados en este caso se


muestran a continuación:

k0<μ/ν k0>μ/ν
Parámetros
Valores Valores
k0 45 100
n 0.3 0.3
s 0.5 0.5
ν 0.002 0.002
μ 0.1 0.1
sν 0.001 0.001
μ/ν 50 50
sμ/n --- 0.16666667
ta --- 2.31606008

Tabla 1: Valores de los parámetros simulados

Para estos valores, la tabla 2 muestra las ecuaciones utilizadas en la


simulación.
Condición Intervalo de tiempo Ecuación utilizada
k0<μ/ν t  0,   (28)
k0>μ/ν t  0, t a  (31) y (32)
k0>μ/ν t  t a ,   (33)

Tabla 2: Ecuaciones utilizadas en la simulación

207
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

A continuación, para los valores de la tabla 2, se muestra el comportamiento


dinámico del stock de capital por unidad de trabajo en el modelo de Harrod
Domar.

Figura 5: Comportamiento dinámico del stock de capital por unidad de


trabajo

 Caso 2 s  n  : Los valores de los parámetros utilizados en este caso se


muestran a continuación:

k0<μ/ν k0>μ/ν
Parámetros
Valores Valores
k0 4.5 6.5
n 0.01 0.01
s 0.5 0.5
ν 0.02 0.02
μ 0.1 0.1
sν 0.01 0.01
μ/ν 5 5
sμ/n --- 5

Tabla 3: Valores de los parámetros simulados

Para estos valores, la tabla 4 muestra las ecuaciones utilizadas en la


simulación.
Condición Intervalo de tiempo Ecuación utilizada
k0<μ/ν t  0,   (36)
k0>μ/ν t  0,   (38)

Tabla 4: Ecuaciones utilizadas en la simulación

208
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

A continuación, para los valores de la tabla 4, se muestra el comportamiento


dinámico del stock de capital por unidad de trabajo en el modelo de Harrod
Domar.

Figura 6: Comportamiento dinámico del stock de capital por unidad de


trabajo

 Caso 3 s  n  : Los valores de los parámetros utilizados en este caso se


muestran a continuación:

k0<μ/ν k0>μ/ν
Parámetros
Valores Valores
k0 45 100
n 0.3 0.3
s 0.5 0.5
ν 0.002 0.002
μ 0.1 0.1
sν 0.001 0.001
μ/ν 50 50
sμ/n --- 0.16666667
ta --- 2.31606008

Tabla 5: Valores de los parámetros simulados

Para estos valores, la tabla 6 muestra las ecuaciones utilizadas en la


simulación.
Condición Intervalo de tiempo Ecuación utilizada
k0<μ/ν<sμ/n t  0, t a  (41) y (42)
k0<μ/ν<sμ/n t  t a ,   (44)
μ/ν<sμ/n<k0 t  0,   (47)

Tabla 6: Ecuaciones utilizadas en la simulación

209
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

A continuación, para los valores de la tabla 5, se muestra el comportamiento


dinámico del stock de capital por unidad de trabajo en el modelo de Harrod
Domar.

Figura 7: Comportamiento dinámico del stock de capital por unidad de


trabajo

Conclusiones:

En este documento hemos analizado la estabilidad dinámica del modelo de crecimiento


económico de Harrod-Domar. Hemos visto que salvo para el caso en el que la tasa de
crecimiento garantizado coincida con la tasa de crecimiento natural, s  n, el modelo
pronostica que una economía que por casualidad parte del pleno empleo (de capital y de
trabajo) se encuentra al “filo de la navaja”. En el largo plazo, esta economía corre el
riesgo de presentar dos resultados no deseados: crecimiento perpetuo del desempleo (en
el caso en que s  n ) o crecimiento perpetuo de capital ocioso (en el caso en que
s  n ). Asimismo, es importante tener presente que el crecimiento al estilo de Harrod-
Domar no muestra ninguna tendencia a permanecer o converger hacia un estado
estacionario, tal como lo muestra la ecuación (26).

210
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Anexo 1

En este caso, para k    , hay exceso del factor trabajo (es decir trabajo ocioso:
desempleo) igual a:


k  K L     K  L    L   K  0

I 
 

 
L   K  
   L  K
      II
  L  K
L   K

 

De (22) se tiene:


K   
 k  nk  K  L k  nkL III
L

Remplazando (4), (10) y (III) en (II) tenemos:

  
nL   L k  nkL  
  nL  L k  nkL n   k  nk
    IV
L  kL L  kL   k

Por otro lado, para k    , y teniendo en cuenta (24), resulta que:


k  minsk, s   nk  sk  nk  s  n k V 

Remplazando (V) en (IV) tenemos:

n  s  n k   nk n   2 sk
   VI 
  k   k

Evaluando (VI) en k *  0 resulta:

n
  n0 VII 

Se observa que en el largo plazo esta economía converge a k *  0, y para ese nivel de
stock de capital por unidad de trabajo, el trabajo ocioso (desempleo) crece
perennemente a una tasa igual a “n”.

211
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Anexo 2

En el estado estacionario la tasa de crecimiento instantánea del stock de capital por


unidad de trabajo debe ser nula. Igualando (25) a cero tenemos:

 
*
 
 *k   k k   sf k * k *  n  0 VIII
 

Por otro lado, sabemos que:

d ln K d ln k d ln L
K  kL  ln K  ln k  ln L   
dt dt dt

   de 10
K k L 
   K  k  L  k  n IX
K K L

Por tanto, en el estado estacionario se debe cumplir que “K” debe crecer a una tasa
constante e igual a la tasa de crecimiento instantánea de la fuerza laboral, “n”:

* 0: de  VIII 

K
 *K    *k n  n X 
K*

Anexo 3

En este caso, el stock de capital por unidad de trabajo de estado estacionario es tal que
k *  s n    . Esta desigualdad implica que en el estado estacionario se cumple que
K * L*     K *  L* , por lo que hay capital ocioso. Esto es, en este caso en el
estado estacionario hay un exceso de stock de capital igual a:


k *  K * L*     K *  L*    K *   L*  0 XI


En consecuencia, teniendo presentes las ecuaciones (10) y (X), la tasa de crecimiento


instantánea del exceso de stock de capital en el estado estacionario será:

 *   * 
K    L
 nK *    nL*
  
    n XII
 
  *  *
K    L
*
K    L
*


  

212
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Bibliografía
Barro, R., Sala-i-Martin, X. (2004): “Economic Growth”, the MIT Press. Segunda
Edición.

Chirichiello, G. (2000): “Intertemporal Macroeconomic Models, Money and Rational


Choices”, Palgrave Macmillan. Primera Edición.

De la Grandville, O. (2009): “Economic Growth: A Unified Approach”, Cambridge


University Press. Primera Edición.

Domar, E. (1946): “Capital Expansion, Rate of Growth and Employment”,


Econometrica, 14, pp. 137-47.

Harrod, R. (1939): “An Essay in Dynamic Theory”, Economic Journal, 49, pp. 14-33.

Sala-i-Martin, X. (2000): “Apuntes de Crecimiento Económico”, Antoni Bosch Editor.


Segunda edición.

213
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

214
Modelo de crecimiento neoclásico de Solow-Swan
Solow (1956) y Swan (1956) buscan comprobar, que el crecimiento equilibrado a pleno
empleo en una economía es factible si se remplaza el supuesto adoptado en el modelo de
Harrod-Domar de una función de producción con coeficientes técnicos fijos, que no
permite la sustitución entre los factores de producción, por una función de producción
neoclásica (que permite sustitución entre los factores de producción, que presenta
rendimientos constantes a escala, que se caracteriza porque la productividad marginal de
cada uno de los factores de producción es positiva, pero decreciente, y que cumple las
denominadas condiciones de Inada, 1963).

Supuestos del modelo:


1. En una economía abierta la identidad de la renta nacional sería:
Y  rD  C  I  G  XN (1)

Donde “Y” es el Producto Bruto Interno (PBI), “r” es el tipo de interés


internacional, “D” es la deuda internacional, “C” es el consumo privado, “G” es el
gasto público, y “XN” son las exportaciones netas.
No obstante, por simplicidad, en este modelo vamos a suponer que el gobierno no
gasta nada, por lo que el gasto público es nulo, G  0, y que la economía es cerrada,
con lo cual se tiene que D  XN  0. En consecuencia, la identidad (1) se reduce a:
Y  C  I  Y  C  S  I (2)

Por tanto, en una economía cerrada sin gasto público la producción1 (que es igual a la
renta agregada) se destina al consumo o a la inversión bruta. De forma equivalente,
esta misma expresión nos permite afirmar que en una economía cerrada sin gasto
público, se debe cumplir que en el equilibrio el ahorro es igual a la inversión.
2. La tasa de ahorro es exógena y constante. En aras de la simplicidad, supondremos
que la tasa de ahorro (propensión marginal al ahorro), esto es, la parte ahorrada de la
producción, es constante e igual a “s”. Por tanto, la parte consumida de la
producción (la propensión marginal a consumir) será: 1  s. Con lo cual, el ahorro y
el consumo agregados serían:
S  sY , 0  s 1
 3
C  1  s Y
Remplazando (3) en (2) resulta:
Y  1  s Y  I  I  sY (4)

3. Asumimos que el capital se deprecia a una tasa constante e igual a   0. Esto


significa que, en cada intervalo de tiempo, una fracción constante del stock de
capital, “K”, se deteriora, y por ende ya no puede ser empleada en el proceso
productivo. Por tanto, la depreciación, “DEP” del stock de capital será:
DEP  K (5)

1
En este modelo podemos representar la oferta agregada de bienes y servicios a través de una función
agregada de producción gracias a que implícitamente se está suponiendo la existencia de un único bien
homogéneo (modelo de un sector).
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

De esa forma, la parte de la producción que es comprada por las empresas


(inversión bruta: “I”) será igual al aumento neto del stock de capital (inversión neta:

K  dK dt ) más la depreciación. Esto es:
 
I  K  K  K  I  K 6
4. Supondremos que la población de la economía, “N”, es equivalente a la fuerza
laboral (factor trabajo), “L”. Asimismo, se supondrá que el trabajo (la población
total) crece de forma exponencial en el tiempo (esto es, que la tasa de crecimiento
instantánea del trabajo es una constante no negativa):
 
L N
L    n, n0 7 
L N
Integrando (7) entre el instante inicial y un instante posterior “t”, obtenemos la
fuerza laboral de la economía en un instante “t”:

t L t  L 
 dt   ndt  ln L  ln L 0  nt  ln    nt  L  L 0 e
nt
8
0 L 0  L 0 

5. Se supondrá que el stock de capital “K”, el trabajo “L”, y la tecnología2 “A”, en el


instante “t”, se pueden combinar para producir bienes finales a través de una función
de producción. En este caso vamos a suponer que la función de producción de la
economía es neoclásica, y su forma funcional se muestra a continuación:
Y  FK, L, A 
~
(9)

Una función de producción será neoclásica si satisface las siguientes propiedades:

 Presenta rendimientos constantes a escala3 (es una función homogénea de


grado uno4). Esto significa que si multiplicamos por una constante positiva,
  0, al stock del capital y al trabajo, entonces la producción quedará
multiplicada por dicha constante. En términos analíticos esto se representa
de la siguiente forma:
FK, L, A     FK, L, A 
~ ~
(10)

 La productividad marginal (PMg) de cada uno de los factores de producción


es positiva, pero decreciente. En términos matemáticos, para todo K  0 y
L  0 esto significa lo siguiente:

FK , L, A   2 FK , L, A 
 ~ ~
PMgK
PMgK   0,  0
 K K K 2
 11
FK , L, A   2 FK , L, A 
~ ~
 PMgL
PMgL   0,  0
 L L L2

2
La tecnología o conocimiento puede entenderse como la fórmula o programa que describe como deben
combinarse el capital y el trabajo para producir bienes finales.
3
Cuando hacemos referencia a rendimientos constantes a escala nos interesa saber que ocurre con la
producción cuando aumentamos simultáneamente el capital y el trabajo (pero no la tecnología).
4
Ver anexo 1.

216
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Satisface las condiciones de Inada. Para todo K  0 y L  0, estas


condiciones son las siguientes:

FK , L, A 
~

 lím  lím PMgK   0
K   K K  

 lím FK , L, A   lím PMg   
~
K  0 K K 0
K

FK , L, A 
~

Llím  lím PMgL   0 12
   L L  

 FK , L, A 
~
 lím  lím PMgL   
L  0 L L0

~
 F0, L, A   0


6. Por ahora, supondremos que el nivel tecnológico es constante (la tecnología no


crece conforme transcurre el tiempo), y sin pérdida de generalidad lo
normalizaremos a uno. Es decir:
A  A  1. 13
Análisis del modelo en variables per cápita:
Ya que la riqueza de un país está ligada a su renta o a su consumo por persona, entonces
vamos a expresar todas las variables del modelo en términos per cápita (en este caso por
unidad de trabajo, ya que hemos supuesto que la población total coincide con la fuerza
laboral). Para ello bastaría con dividir a las variables del modelo por “L” o mejor aún
multiplicarlas por 1 L .

Entonces, teniendo en cuenta (2), (3) y (13), el consumo, la inversión bruta (ahorro bruto),
la renta o producción, y el stock de capital, todos en términos per cápita, serán:
 C Y
c   1  s   1  s y  1  s f k , 14a 
 L L
 I S sY
i     sy  sf k   s bp , 14b 
 L L L

 Y
~

F K , L, A FK , L,1 FK , L  C
~
I
14c 
y        c  i,
 L L L L L L
 K
k  , 14d 
 L

Donde “ s bp ” representa el ahorro bruto en términos per cápita (por unidad de trabajo).

Por otra parte, teniendo en cuenta la propiedad de rendimientos constantes a escala de la


función de producción, (14c), (14d), y haciendo   1 L , la función de producción
puede expresarse en términos per cápita tal como sigue:

~ K L  ~
   
F , , A   F k ,1, A  f k , A 
~

F K, L, A
y

L L  L

217
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 
y  f k, A  f k,1  f k  15
Esta expresión nos dice que la producción en términos per cápita es una función del
stock de capital per cápita (ratio capital producto) y de la tecnología.
Por otro lado, para el caso de nivel tecnológico constante y normalizado a uno, gracias a
las propiedades de “F”, la función de producción por unidad de trabajo satisface las
siguientes propiedades:
 df k 
  f ' k   0 16a 
 dk
 d 2 f k 
  f '' k   0 16b 
 dk 2


  df k  
lím    lím f ' k    16c 
k 0 
  dk  k 0

 df k  
 lím   lím f ' k   0 16d 
k   dk  k 

f 0   0 16e 


Las anteriores ecuaciones nos dicen que f k  es una función: de valor nulo para k  0,
estrictamente creciente con “k”, estrictamente convexa respecto a “k”, para valores muy
pequeños del stock de capital por unidad de trabajo la recta tangente a f k  es casi
vertical, y para valores muy grandes del stock de capital por unidad de trabajo la recta
tangente a f k  es casi horizontal (su pendiente es casi nula). En la figura 1 se muestra
la gráfica de f k .
y  f k  f k 

k
Figura 1: Producción por unidad de trabajo expresada en función del stock de
capital por unidad de trabajo
Ahora estamos en condiciones de calcular la tasa de cambio instantánea del stock de
capital per cápita. Para ello vamos a derivar respecto del tiempo a la expresión (14d),
para luego remplazar en esta derivada la misma ecuación (14d) y la ecuación (7),
resultando:
    
dk  KLKL KL K K
k      nk, 17
dt L2 L L L L

218
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Remplazando (4) en (6) se tiene:


K  sY  K 18

Dividiendo (18) entre “L” y teniendo en consideración (14c) y (14d) resulta:


K

sY

K
 
 sy  k  sf k , A  k  19
L L L

Sustituyendo (18) en (16) tenemos:

   

k  sf k, A  k  nk  sf k, A    n k  sf k     n k, 20

Esta ecuación es la denominada ecuación fundamental del modelo de Solow-Swan.


Dado el stock de capital per cápita existente en la economía en el instante “t’, esta
ecuación nos dice como evolucionará el stock de capital per cápita desde el instante “t”
hasta el infinito. Nos dice en cuanto se incrementa de un instante “t” a otro el stock de
capital en términos per cápita (inversión neta en términos per cápita). Es decir, esta

ecuación nos dice que la inversión neta en términos per cápita, k , en todo momento
debe ser igual a la diferencia entre la inversión bruta en términos per cápita, sf k , y la
inversión que debe efectuarse para reponer el capital depreciado y dotar a los nuevos
trabajadores con capital,   n k.

Análisis dinámico cualitativo:

Para efectuar el análisis dinámico cualitativo del modelo de Solow-Swan vamos a



construir su diagrama de fase en el plano k k. En la figura 2 se muestra el diagrama de
fase del modelo de Solow-Swan. En dicha figura se muestran: la función de producción
en términos per cápita, f k , la inversión bruta en términos per cápita, sf k , la
inversión per cápita que debe efectuarse para reponer el capital depreciado y dotar a los
nuevos trabajadores con capital,   n k, y la tasa de cambio instantánea del stock de

capital en función del stock de capital per cápita, k . Asimismo, para un nivel genérico
“k”, se muestra que la suma del consumo y la inversión bruta por persona son iguales a
la producción per cápita. Esto es: c  i  f k .

La inversión bruta en términos per cápita, sf k , es proporcional a f k . En consecuencia


sf k  tiene las mismas propiedades que f k , esto es: de valor nulo para k  0,
estrictamente creciente, estrictamente cóncava, con recta tangente casi vertical para
valores del stock de capital per cápita positivos próximos a cero, y con recta tangente
casi horizontal para valores del stock de capital muy grandes. Además, debido a que “s”
es una constante cuyos valores se encuentran entre cero y uno, la función sf k  será
proporcionalmente inferior a la función f k , tal como se aprecia en la figura 2.

Por otro lado, la función   n k representa una línea recta, que pasa por el origen y
que posee una pendiente positiva e igual a   n , en el plano de fase.

219
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

f k 
n   k
 
f k*
 
c*  1  s f k *
c sf k 

i
 
i*  sf k *  n   k *

k 0b
k
k a0 k k*


k  sf k   n   k

Figura 2: Diagrama de fase del modelo de Solow-Swan

Asimismo, ya que sf k  y   n k son de valor nulo para k  0, ambas funciones se



cortan en el origen, por lo que en dicho punto se verifica que k  0. Esto significa que
en k  0 tenemos un punto de equilibrio estacionario. No obstante, si k  0, entonces
f 0  0, lo que significa que no habría producción. Entonces, este punto de equilibrio
carece de interés económico, y por ende no lo vamos a considerar en nuestro análisis.
Pero, por otra parte, en k  0, la recta tangente a la función sf k  es casi vertical (con
pendiente casi infinita en términos absolutos) mientras que la pendiente de la recta
  n k es finita e igual a   n . Es por eso que para valores de “k” próximos a cero
la función sf k  se encuentra encima de la recta   n k, tal como se aprecia en la
figura 2.

Conforme “k” aumenta, la pendiente de la recta tangente a sf k  es estrictamente


decreciente: sf ' k   0. En consecuencia dado que la pendiente de la recta tangente a
sf k  va convergiendo hacia cero y gracias a que la pendiente de la recta   n k es
finita e igual a   n , entonces existirá un valor de “k” no nulo donde ambas funciones
se corten nuevamente. En la figura 2 dicho valor bien dado por k * . Para valores de “k”
mayores a k * , la pendiente de la recta tangente a sf k  sigue disminuyendo mientras
que la pendiente de la recta   n k sigue siendo una constante positiva igual a   n .
En consecuencia, para k  k * las funciones sf k  y   n k no vuelven a cortarse más.

Entonces, por todo lo anteriormente dicho, descartando el punto k  0, el punto k * es


el único punto de equilibrio estacionario en el modelo de Solow-Swan. Es decir, en este

punto se verifica que k  0, por lo que en dicho punto el stock de capital per cápita de
la economía permanecería constante por siempre.

220
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Finalmente, la figura 2, como ya hemos dicho, nos muestra también el diagrama de fase
(curva de color celeste) junto con las líneas de fuerza dinámicas (flechas de color rojo)
del modelo de Solow-Swan. Este diagrama nos muestra el comportamiento de “k” para
los siguientes casos: k  k * , k  k * , y k  k * .

 Caso 1 k  k *  : Para valores de “k” menores a k * la curva sf k  se encuentra



encima de la recta   n k, por lo que k  sf k     n k  0. Esto significa
que conforme transcurra el tiempo, entonces “k” aumentará. Por ejemplo, si la
economía empieza con un nivel de capital k a0  k * , entonces las líneas de fuerza
dinámica harán que la economía se desplace de izquierda a derecha en la
dirección de “k” hacia el punto k * .
 Caso 2 k  k *  : Para valores de “k” mayores a k * la curva sf k  se encuentra

debajo de la recta   n k, por lo que k  sf k     n k  0. Esto significa que
conforme transcurra el tiempo, entonces “k” disminuirá. Por ejemplo, si la
economía empieza con un nivel de capital k 0b  k * , entonces las líneas de fuerza
dinámica harán que la economía se desplace de derecha a izquierda en la
dirección de “k” hacia el punto k * .
 Caso 3 k  k *  : Para valores de “k” iguales a k * la curva sf k  coincide con

la recta   n k, por lo que k  sf k     n k  0. En consecuencia, k *  cte.

En consecuencia, del análisis anterior podemos deducir que el punto k * es un punto de


equilibrio dinámicamente estable. Independiente del nivel de partida de “k”, en el largo
plazo la economía siempre convergerá al nivel k * .

En el estado estacionario k *  k * s, , n  se obtendrá resolviendo la siguiente ecuación:

 

k  sf k *    n k *  0 21
Tasas de crecimiento en el estado estacionario: Crecimiento equilibrado
La tasa de crecimiento económico de largo plazo es la tasa de crecimiento medio de la
economía durante un periodo de tiempo relativamente amplio. Por tanto, la tasa de
crecimiento de largo plazo es la tasa de crecimiento de la economía (la tasa de
crecimiento del PBI potencial o de largo plazo) en estado estacionario.
En esta sección vamos a demostrar que el modelo de crecimiento económico de Solow-
Swan garantiza que en el largo plazo todas las variables en términos agregados (K, Y, y
C) crezcan a una tasa constante e igual a la de la fuerza laboral. Es decir, el modelo de
Solow-Swan garantiza un crecimiento equilibrado de la economía.
 Tasa de crecimiento del capital per cápita, “k”5: Teniendo en cuenta (20),
tenemos que:

k sf k     n k sf k 
k       n  22
k k k
5
Se puede demostrar fácilmente que la tasa de crecimiento del stock de capital per cápita, “k” es
estrictamente decreciente con “k” (véase anexo 2).

221
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Tasa de crecimiento del PBI per cápita, “y”: Teniendo en cuenta (15), tenemos
que:

 
  kf ' k  k k 

y f k  f k  k '
  kf k 
'
y      k 23
y f k  f k  f k  f k 

 Tasa de crecimiento del consumo per cápita, “c”: Teniendo en cuenta (14a),
tenemos que:
  
c d 1  s f k  dt 1  s f ' k  k f ' k  k
c      y 24
c 1  s f k  1  s f k  f k 

Como mostraremos a continuación, en el estado estacionario las tasas de crecimiento


del stock de capital, del consumo, y del PBI, todas en términos per cápita, son nulas.


En el estado estacionario k  k *  cte. Entonces, debe verificarse que k  0, con lo
cual la tasa de crecimiento del capital per cápita será nula. Esto es:

 *k  0 25

Remplazando (25) en (23) y (24) obtenemos las tasa de crecimiento del PBI y del
consumo en términos per cápita para el estado estacionario.

 *y   *c  0 26
En conclusión, en el modelo de Solow-Swan, las variables per cápita, PBI, consumo y
stock de capital, crecen en largo plazo a una tasa nula. Es decir, este modelo nos dice
que el PBI, el consumo y el stock de capital por persona permanecerán constantes en el
largo plazo. Esto no es válido ya que en economías reales se ha observado que, por
ejemplo, los niveles de PBI medios per cápita han variado mucho desde principios
hasta finales del siglo XX. En este sentido el modelo de Solow-Swan no resulta
satisfactorio ya que no explica los determinantes del crecimiento económico.

El hecho que las tasas de crecimiento del stock de capital, del consumo, y del PBI, todas
en términos per cápita, sean nulas en el largo plazo implica que sus respectivas tasas en
términos agregados sean constantes e iguales a la tasa de crecimiento del trabajo en el
largo plazo, tal como mostraremos a continuación.

De (14d) se tiene que:

K K
k  ln k  ln   ln K  ln L  ln k  ln K  ln L 27
L L

Derivando (27) respecto del tiempo resulta:

dln k  dln K  dln L 


  28
dt dt dt

222
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

  
k K L
   k  K  L 29
k K L

Remplazando (7) en (29) tenemos:

k  K  n 30

En el estado estacionario, teniendo en cuenta (25) resulta que:

 *k   *K  n  0   *K  n 31

De (14c) se tiene que:

Y Y
y  ln y  ln   ln Y  ln L  ln y  ln Y  ln L 32
L L

Derivando (32) respecto del tiempo resulta:

dln y  dln Y  dln L 


  33
dt dt dt

  
y Y L
   y  Y  L 34
y Y L

Remplazando (7) en (34) tenemos:

y  Y  n 35

En el estado estacionario, teniendo en cuenta (26) resulta que:

 *y   *Y  n  0   *Y  n 36

Finalmente, de (14a) se tiene que:

C C
c  ln c  ln   ln C  ln L  ln c  ln C  ln L 37
L L

Derivando (37) respecto del tiempo resulta:

dln c  dln C  dln L 


  38
dt dt dt

  
c C L
   c  C  L 39
c C L

223
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Remplazando (7) en (39) tenemos:


c  C  n 40
En el estado estacionario, teniendo en cuenta (26) resulta que:

 *c   *C  n  0   *C  n 41
Estática Comparativa:
El impacto de un cambio en la tasa de ahorro o en la tecnología
Supongamos que una economía ha alcanzado su estado estacionario y que partiendo de
este punto (punto “A” en la figura 3) la tasa de ahorro se incrementa inesperada y
permanentemente debido a un cambio en la conducta de los consumidores, ceteris
paribus. En la figura 3, un incremento en la tasa de ahorro s  s 2  s1  0 hace que la
curva de inversión bruta per cápita s1f k  se convierta en s 2 f k . Esto es, ante un
aumento en la tasa de ahorro, la curva de inversión bruta “salta” hacia arriba, y el punto
de corte entre la curva de inversión bruta per cápita y la recta n   k se produce en un
nivel de stock de capital mayor, k *2 . Es decir, ante una tasa de ahorro mayor, el stock de
capital per cápita de estado estacionario es más alto. Por tanto, el stock de capital per
cápita de estado estacionario es creciente con la tasa de ahorro.

n   k
f k 

s 2 f k 
B

s1f k 

k
k1* k *2

Figura 3: Efecto de un incremento súbito y permanente en la tasa de ahorro


Ya que el nivel de renta (producción) per cápita es una función creciente del stock de
capital per cápita, en consecuencia, la renta per cápita de estado estacionario también
será una función creciente del stock de capital per cápita. Pero como el stock de capital
per cápita de estado estacionario es una función creciente de la tasa de ahorro, entonces
la renta per cápita de estado estacionario también será una función creciente de la tasa
de ahorro. Es decir, en el estado estacionario, los países que posean una renta per cápita
elevada (países ricos) también poseerán unas tasas de ahorro mayores.

224
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Por otra parte, un aumento de la tecnología (es decir, un aumento en “A”) haría saltar
las curvas f k  y sf k  hacia arriba, produciendo un efecto similar al incremento en la
tasa de ahorro. Esto es, ante un incremento en la tecnología, el stock de capital de estado
estacionario aumentaría.
El impacto en un cambio en las tasas de depreciación del capital o de la población

Supongamos que una economía ha alcanzado el estado estacionario y que partiendo de


este punto (punto “A” en la figura 4) la tasa de depreciación del stock de capital o la
tasa de crecimiento de la población (por ejemplo debido a la inmigración) se
incrementa, ceteris paribus. Ante un incremento en la tasa de depreciación del stock de
capital    2  1  0, o de la tasa de crecimiento de la población
n  n 2  n1  0, o de ambas simultáneamente, la pendiente de la recta n   k
aumenta, con lo cual dicha recta “salta” hacia arriba, tal como se aprecia en la figura 4.
Pero, ahora el punto de corte entre la curva sf k  y la recta n   k se produce en un
nivel de stock de capital inferior, con lo cual el nivel del stock de capital de estado
estacionario disminuye: k  k *2  k 1*  0.

n 2   2 k
n1  1 k
f k 

sf k 

A
B

k
k *2 k 1*

Figura 4: Efecto del incremento de la tasa de depreciación del stock de capital y/o
de la tasa de crecimiento de la población
La regla de oro de acumulación del capital:6
La variable que realmente afecta al bienestar de la sociedad no es la producción de
bienes y servicios, ni el stock de capital, sino el consumo per cápita. De acuerdo a la
ecuación (14a), este consumo en el estado estacionario viene dado por:

     
c *  1  s f k *  f k *  sf k * 42
6
El nombre de regla de oro de la acumulación del capital se debe a Phelps, 1966.

225
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Pero de (21), en el estado estacionario se cumple que:

   

k  sf k *    n k *  0  sf k *    n k * 43

Remplazando (43) en (42) resulta:

     
c*  f k*  sf k*  f k*    n k * 44

Esta ecuación nos dice que en el estado estacionario el consumo per cápita es igual a la
diferencia entre la producción por persona y la inversión per cápita que debe efectuarse
para reponer el capital depreciado y dotar a los nuevos trabajadores con capital. Este
consumo es el correspondiente a una senda de crecimiento equilibrado.

El problema que nos atañe en esta sección es determinar el nivel de la tasa de ahorro
que maximiza el consumo per cápita en el estado estacionario. Para ello, primeramente
vamos a hallar la “regla de oro” de acumulación del stock de capital maximizando (44)
respecto de “k”. Esto es:

Max f k     n k  45
k 

La regla de oro de acumulación del capital, es decir, la condición necesaria de primer


orden para maximizar el consumo per cápita de estado estacionario viene dada por:

f ' k oro     n  46


Esta regla nos dice que el nivel de stock de capital per cápita que maximiza el consumo
per cápita de estado estacionario, “ k oro ”, será aquel para el cual la pendiente de la
función de producción per cápita coincide con la pendiente de la función de inversión
per cápita que debe efectuarse para reponer el capital depreciado y dotar a los nuevos
trabajadores con capital. En la figura 5 se muestra que la distancia máxima entre f k  y
n   k se da en “ k oro ”, donde la recta tangente a f k  y la recta n   k tienen la
misma pendiente (son paralelas).

Pero no hay que perder de vista que como se ha supuesto que en este modelo la tasa de
ahorro es exógena, es decir en este modelo la tasa de ahorro de la sociedad no se obtiene
de un proceso de optimización de la trayectoria del consumo, una vez hallada la “ k oro ”,
se supone que es posible llevar la tasa de ahorro (por ejemplo a través de políticas de
incentivos fiscales) al nivel “ s oro ”. Es decir, dado que en este modelo no hay nada que
garantice que la economía tenderá a cumplir la regla de oro, entonces para alcanzar esta
posición, se tendrá que escoger la tasa de ahorro, “ s oro ”, que haga que el estado
estacionario se de en “ k oro ”.

En la figura 5 también se puede apreciar que si la tasa de ahorro de la economía “s” es


superior a la de oro, “ s oro ”, entonces el stock de capital, “ k * ”, será mayor al stock de
capital per cápita de oro, “ k oro ”. No obstante, mantener permanentemente una tasa de
ahorro superior a “ s oro ” es ineficiente ya que mayores cantidades de consumo per cápita
podrían obtenerse en cada instante del tiempo reduciendo la tasa de ahorro.

226
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Consideremos una economía, tal como la descrita por la tasa de ahorro “s” en la figura
5, para s  s oro , de manera que k *  k oro , y c *  c oro . Supongamos que estando la
economía en el estado estacionario (punto “A”) se produce una disminución súbita y
permanente de la tasa de ahorro, de “s” a “ s oro ” (saltando de la curva verde a la curva
azul), con lo cual se produce un incremento instantáneo del consumo per cápita, de “ c * ”
a “ c1 ”, con c1  c oro . Luego de esto, se produce un periodo de transición en el que el
consumo per cápita disminuye monótonamente hasta converger a su nuevo valor de
estado estacionario, c oro . Ya que c *  c oro , entonces durante todo el periodo de
transición el consumo per cápita será mayor a “ c * ” e incluso mayor al consumo de su
nuevo estado estacionario, “ c oro ”. Por tanto, cuando s  s oro , la economía está
“sobreahorrando” en el sentido que el consumo per cápita en todos los instantes del
tiempo podría aumentarse disminuyendo la tasa de ahorro.

Una economía que está “sobreahorrando” se dice que es dinámicamente ineficiente ya


que la trayectoria de consumo per cápita permanece por debajo de trayectorias factibles
alternativas en cada instante del tiempo, Barro y Sala (2004). Además, ya que hemos
supuesto que la sociedad obtiene utilidad del consumo, siendo la utilidad creciente con
el consumo, disminuir la tasa de ahorro será una política que socialmente proporcionará
una mayor satisfacción independientemente de la forma funcional de su utilidad, por lo
que mantener una s  s oro , no es socialmente eficiente.

Recta paralela a n   k n   k
f k 
P

c* sf k 
Q c1
s oro f k 
A

c oro
B

k
k oro k*

Figura 5: Regla de oro de la acumulación del stock de capital

En la figura 6 se muestra la trayectoria del consumo, del capital per cápita y de su tasa

de cambio instantánea, “ k ”, cuando se produce una reducción repentina y permanente
de la tasa de ahorro, siendo la tasa de ahorro inicial de la economía superior a la de la
regla de oro. Asimismo, en esta misma figura se aprecia la trayectoria de la tasa de
ahorro en cada instante del tiempo.

227
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

La figura 6 nos permite apreciar que la reducción de la tasa de ahorro se da en el


instante “ t 0 ”. Antes de dicha reducción la tasa de ahorro tiene un nivel igual “s”, y justo
después de dicha reducción la tasa de ahorro permanece constante a lo largo del tiempo
en un nivel igual a “ s oro ”. Por su parte, el consumo per cápita antes de la reducción
permanente de la tasa de ahorro era el consumo de estado estacionario, “ c * ”. Justo
cuando la tasa de ahorro disminuye, el consumo per cápita se incrementa al nivel “ c1 ”.
Posteriormente, durante la transición hacia el nuevo consumo de estado estacionario,
“ c oro ”, el consumo es superior al que había en el anterior estado estacionario, “ c * ”.
Asimismo, antes de la reducción de la tasa de ahorro, el stock de capital per cápita era

igual a “ k * ” y en este punto k  0. Justo cuando la tasa de ahorro disminuye, el valor
del stock de capital per cápita no salta inmediatamente al nuevo valor de estado

estacionario, “ k oro ”, sino que permanece en “ k * ”. En este nivel k  0, ya que s oro f k 
es menor que n   k. Por tanto, “k” empieza a disminuir hasta alcanzar el nuevo nivel

de estado estacionario, “ k oro ”, donde nuevamente k  0. Por tanto, en el periodo de

transición al nuevo estado estacionario, “ k ” será estrictamente creciente (pasando de un
valor negativo a un valor nulo).

s oro

t
t0
c1

c oro

c*

t
t0
 
k0 t0 k0
t


k0

k*

k oro
t
t0

Figura 6: Efectos sobre el consumo per cápita ante la reducción súbita y permanente
de la tasa de ahorro cuando la tasa de ahorro inicial es superior a la de oro

228
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dinámica durante el periodo de transición hacia el estado estacionario


En esta sección vamos a analizar el comportamiento dinámico de la tasa de crecimiento
instantáneo del stock de capital per cápita conforme “k” aumenta hasta converger a su
valor de estado estacionario, para luego hacer lo propio con las tasas de crecimiento de
la renta (producto) y el consumo per cápita.
La tasa de crecimiento del capital per cápita,  k , viene dada por (22). Esta tasa es la
diferencia entre la función sf k  k y la suma de las tasas de depreciación del capital y
de crecimiento de la población,   n. Es fácil notar que mientras mayor sea “s”, mayor
será  k . Asimismo, a mayor “  ” o a mayor “n”, menor será  k .
Ahora, para efectuar el análisis del comportamiento dinámico de  k , vamos a graficar
dicha tasa y sus componentes ( sf k  k y   n ) en función de “k”. Para ello,
primeramente debemos tener en cuenta que la expresión   n representa una recta
horizontal para todo “k”, y que sf k  k tiene las siguientes propiedades:
 Es decreciente con “k”: La derivada de sf k  k es negativa. Teniendo en cuenta
la condición (IV) del anexo 2, resulta:
skf ' k   sf k 
dsf k  k  dk  2

s
kf k   f k   0
'
47
k k2
 Tiende a infinito cuando “k” se aproxima a cero (se aproxima asintóticamente al
eje vertical cuando “k” tiende a cero). Aplicando L’Hôpital y teniendo en cuenta
la condición de Inada (16c) tenemos:
 sf k  
lím 
k 0
  lím

 
k 0

sf ' k   s lím f ' k     48
 k  k 0

 Tiende a cero cuando “k” se aproxima a infinito (se aproxima asintóticamente al


eje “k” cuando “k” adopta valores muy grandes). Aplicando L’Hôpital y
teniendo en cuenta la condición de Inada (16d) tenemos:
 sf k  
lím 
k  
  klím
 
 
k  

sf ' k   s lím f ' k   0  49
 k 
Teniendo en cuenta lo anteriormente analizado, en la figura 7 se muestran las funciones
sf k  k y   n. Asimismo, en esta figura las líneas verticales entre sf k  k y   n,
representan la tasa de crecimiento instantánea de “k”. Gracias a que la función sf k  k
es estrictamente decreciente con “k” y a que la función   n es constante y positiva
para todo “k”, entonces ambas curvas se cruzan una y sólo una vez para valores de “k”
positivos. El punto donde se cruzan las funciones sf k  k y   n, es “ k * ”, el capital
per cápita de estado estacionario. Además, si la economía parte en k a0  k * ,
inicialmente  k  0 ya que la recta   n está debajo de la función sf k  k , con lo cual
“k” comienza a aumentar conforme transcurre el tiempo. Mientras “k” aumenta, “  k ”
disminuye y tiende a cero según “k” converge a “ k * ”. Si la economía parte en k 0b  k * ,
inicialmente  k  0 ya que la recta   n está encima de la función sf k  k , con lo
cual “k” comienza a disminuir conforme transcurre el tiempo. Mientras “k” disminuye,
“  k ” aumenta y tiende a cero según “k” converge al estado estacionario “ k * ”, en el que
“k” (y, por tanto, “y” y “c”) no varía. Por tanto, el sistema es dinámicamente estable.

229
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

k  0

k  0
A
n

sf k  k

k
k a0 k* k 0b
Figura 7: Dinámica del modelo de Solow-Swan durante el periodo de transición
hacia el estado estacionario

A continuación vamos a estudiar como varía la tasa de crecimiento instantánea de la


renta (producción) per cápita durante el periodo de transición hacia el estado
estacionario.

Dividiendo y multiplicando (23) por “k” resulta:

 
kf ' k  k k 

y 
y
   50
y f k 

Remplazando (22) en (50) se obtiene:

 sf k  
 kf ' k     n 
y    kf ' k  
 sf k     n    sf ' k     n  k k  51
k
y   '

y f k   f k  

Donde:

kf ' k 
 k k   52
f k 

La ecuación (52)7 no es más que la participación del ingreso per cápita percibido por los
dueños del capital per cápita, kf ' k , en el ingreso total per cápita,
p  f k   1  f k   f k . Por tanto:

0   k k   1 53
7
Véase ecuación (XIV) del anexo 3.

230
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora, derivando (51) respecto de “k” se tiene:

d y d k k 
 sf ' ' k     n  54
dk dk

Por su parte:

d k k 

f k   kf k f k   kf k 
' '' ' 2

55
dk f k 2
Remplazando (55) en (54) tenemos que:

d y
 sf k     n 
''

 f ' k   kf ' ' k  f k   k f ' k  2    

dk 

f k 2 

d y    n k  f ' k   kf ' k  
 f ' ' k s      n  1  
dk  f k   f k   f k  

d y kf ' ' k   sf k   f ' k   kf ' k  


     n     n  1   56
dk f k   k  f k   f k  

Remplazando (22) y (52) en (54) obtenemos:

d y kf ' ' k  f ' k 


  k     n  1   k k  57
dk f k  f k 

Teniendo en consideración los supuestos del modelo de crecimiento de Solow-Swan,


f k   0 k  0, f ' k   0 k  0, f ' ' k   0 k  0, 0   k k   1  1   k k   0, se

 
tiene que:    n  f ' k  f k  1   k k   0 . En consecuencia, si k  k * , entonces

 k  0, con lo cual kf k  f k 


''
k   0, de donde se desprende que d y dk  0. Por
tanto, si k  k , “  y ” disminuye conforme “k” aumenta (y por ende conforme “y”
*

aumenta8). Ahora, si k  k * , entonces  k  0, el signo de d y dk no resulta evidente


cuando utilizamos una función de producción genérica.

Finalmente, de las ecuaciones (23) y (24) sabemos que las tasas de crecimiento
instantáneo del consumo y de la renta (producto) per cápita son iguales. Por tanto, el
consumo per cápita tiene el mismo comportamiento dinámico que el producto per
cápita.

8
Dado que y  f k   0  f ' k   0 k  0, por tanto conforme “k” aumenta entonces “y” aumenta.
En consecuencia, un incremento en “k” supone un incremento en “y”.

231
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Experimentos de política económica

Incrementos sucesivos en la tasa de ahorro

Supongamos que la economía inicialmente se encuentra en el estado estacionario (punto


“A” en la figura 8) y que súbita y permanentemente se produce un incremento en la tasa
de ahorro, pasando de “s0” a “s1”, ceteris paribus. Ante el incremento en “s”, la función
s 0 f k  k se desplazaría hacia la derecha, mientras la recta   n permanecería
inalterada, tal como se aprecia en la figura 8. Asimismo, en el instante justo en el que se
produce el incremento de “s” la tasa de crecimiento instantánea de “k” se hace positiva
(salta de cero en “A” a un valor positivo en “B”), por lo que conforme transcurra el
tiempo “k” aumentará (y por tanto también “y”) y en el largo plazo convergerá a un
nuevo valor de estado estacionario (punto “C” en la figura 8), donde la tasa de
crecimiento instantánea de “k” será nula y “k” (al igual que “y”) permanecerá constante
perennemente. Por tanto, aunque una política de incremento de la tasa de ahorro
consigue incrementar “k” e “y” en el estado estacionario, no consigue incrementar las
tasas de crecimiento instantáneas de “k” ni de “y” en el largo plazo (en el estado
estacionario dichas tasas son nulas).

 Bk  0 B

D  Dk  0

 Ak  0  Ek  0
n
A C E
s 2 f k  k

 Ck  0 s1f k  k

s 0 f k  k
k
k *0 k 1* k 1*

Figura 8: Incrementos súbitos y permanentes de la tasa de ahorro

Por otro lado, un incremento sucesivo9 de la tasa de ahorro (pasando ahora de “s1” a
“s2”), tal como se aprecia en la figura 8, transitoriamente conseguiría incrementar la tasa
de crecimiento instantánea del capital per cápita (pasando de cero en “C” a un valor
positivo en “D”), pero finalmente la economía terminaría en un nuevo estado
estacionario donde la tasa de crecimiento instantánea de “k” es nula (en el punto “E”).
En consecuencia, incrementos sucesivos de “s” no consiguen solucionar el problema del
modelo de crecimiento de Solow-Swan, que no logra explicar el crecimiento de largo
plazo observado en economías reales con la inversión en capital físico de una fracción
constante del PBI.

9
Es importante resaltar que se podrán realizar sucesivos incrementos en la tasa de ahorro pero hasta
alcanzar el límite superior que ésta permite, que corresponde a la unidad. Esto elimina la posibilidad de
realizar infinitos incrementos de “s” y así conseguir una tasa de crecimiento positiva.

232
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Decrementos sucesivos en la tasa de crecimiento de la población


Supongamos que la economía inicialmente se encuentra en el estado estacionario (punto
“A” en la figura 8) y que súbita y permanentemente se produce un decremento en la tasa
de crecimiento de la población, pasando de “n0” a “n1” (n0 > n1), ceteris paribus. Ante el
decremento en “n”, la función   n se desplazaría hacia abajo, mientras la función
sf k  k permanecería inalterada, tal como se aprecia en la figura 8. Asimismo, en el
instante justo en el que se produce el decremento de “n” la tasa de crecimiento
instantánea de “k” se hace positiva (salta de cero en “A” a un valor positivo en “B”), por
lo que conforme transcurra el tiempo “k” aumentará (y por tanto también “y”) y en el
largo plazo convergerá a un nuevo valor de estado estacionario (punto “C” en la figura
8), donde la tasa de crecimiento instantánea de “k” será nula y “k” (al igual que “y”)
permanecerá constante perennemente. Por tanto, aunque una política de decremento de
la tasa de crecimiento de la población consigue incrementar “k” e “y” en el estado
estacionario, no consigue incrementar las tasas de crecimiento instantáneas de “k” ni de
“y” en el largo plazo (en el estado estacionario dichas tasas son nulas).

 Ak  0
  n0 A

 Bk  0  Ck  0
  n1
B C
 Dk  0  Ek  0
  n2
D E sf k  k

k
k *0 k 1* k *2
Figura 9: Reducciones súbitas y permanentes de la tasa de crecimiento de la
población
Por otro lado, un decremento sucesivo de la tasa de crecimiento de la población
(pasando ahora de “n1” a “n2”), tal como se aprecia en la figura 8, transitoriamente
conseguiría incrementar la tasa de crecimiento instantánea del capital per cápita
(pasando de cero en “C” a un valor positivo en “D”), pero finalmente la economía
terminaría en un nuevo estado estacionario donde la tasa de crecimiento instantánea de
“k” es nula (en el punto “E”). En consecuencia, decrementos sucesivos de “n” no
generan tasas de crecimiento positivas en el largo plazo. Finalmente, es importante
resaltar que sería imposible realizar infinitos decrementos de “n” para conseguir una
tasa de crecimiento del capital (y también del producto) per cápita positiva en el largo
plazo, ya dichas reducciones finalmente conducirían a tasas de crecimiento de la
población cada vez más negativas, corriendo peligro la población mundial de extinción.

233
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Implicaciones cuantitativas

Efectos sobre la renta per cápita de un incremento en la tasa de ahorro en el largo plazo

En esta sección vamos a analizar si la tasa de ahorro puede tener un efecto


cuantitativamente importante sobre la renta per cápita de largo plazo (en el estado
estacionario), de modo que explique las significativas diferencias que se observan en la
renta per cápita entre los países.

En ese sentido, vamos a determinar el efecto que a largo plazo tiene un cambio en la
tasa de ahorro en la renta (producción) per cápita. En términos analíticos, esto es:

y*

   f k  k s, n,  
f k * ' *
*
58
s s s

Pero, para poder determinar (58) primeramente deberemos calcular k * s, n,   s . Para
ello, vamos a derivar implícitamente la ecuación (43) respecto de la tasa de ahorro, esto
es:

 
 sf k * s, n ,       n k s, n,  *

s s

k * k *
 
f k  sf k
* '
 
*
   n 
s s

k *

 
f k*
59
s   n   sf ' k * 
Remplazando (59) en (58) resulta:

y*

 
f k *    
f ' k*  f k*
60
s s   n   sf k  ' *

Multiplicando por s y* a ambos lados de la ecuación (60) obtenemos la elasticidad


parcial de la renta per cápita de estado estacionario respecto a la tasa de ahorro,  y * s :

 y*s 
s

y *

s    

f ' k*  f k*
61
y* s f k    n   sf k 
* ' *

Por otro lado, de (43) se tiene que en el estado estacionario:

  n k *
 
sf k *    n k *  s  62
 
f k*

234
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (62) en (61) obtenemos:

 y*s 
  n k *

   
f ' k*  f k*
f k  * 2
  n  
  n k *
 
f ' k*
 
f k*

 
f ' k* k*
f k  *
 y*s  63
f k k ' * *
1
f k  *

Remplazando (52) en (63) se obtiene:

 y*s 
s

y *

   y %
k k* *
64
y* s 1   k k s% *

Donde  k k *  es la participación del ingreso per cápita percibido por los dueños del
capital per cápita, k * f ' k * , en el ingreso total per cápita, p  f k *   1  f k *   f k * , en
el estado estacionario.

Esta participación relativa del capital, en un gran número de países industrializados, se


ha encontrado que aproximadamente es de 0,33, con lo cual la elasticidad parcial de la
renta per cápita de estado estacionario respecto a la tasa de ahorro ascendería
aproximadamente a 0,5. Entonces, un incremento del 10% en “s” produciría
aproximadamente un incremento en la renta per cápita en el largo plazo del 5% respecto
al valor que hubiese tenido de no haberse producido el incremento en “s”. Mientras que
un incremento de mayor magnitud en “s”, digamos del 50%, únicamente incrementaría
a y*  f k *  en un 25% aproximadamente. En consecuencia, incrementos sustanciales
de “s” tienen un efecto relativamente moderado sobre la renta (producción) per cápita
en el largo plazo.

La velocidad de convergencia

1. Definiciones alternativas de velocidad de convergencia:

 Definición 1: La velocidad de convergencia de “k” hacia su estado estacionario


“ k * ”, según Sato (1966), viene dada por:

k  

 k *  k t  65
k k*

En consecuencia,  k es la tasa a la que k *  k disminuye en relación a su


magnitud conforme transcurre el tiempo. Asimismo,  k aproximadamente mide
 
en cuanto disminuye la  k *  k % conforme transcurre una unidad de tiempo de
magnitud infinitesimal.

235
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Definición 2: Teniendo en consideración que k * permanece constante, la


velocidad de convergencia de “k” hacia su estado estacionario “ k * ”,
alternativamente a la definición 1, se puede expresar como:

k t k
k   66
k*  k k*  k

 Definición 3: La velocidad de convergencia de “k” hacia su estado estacionario


“ k * ”, según Barro et al. (2004) y Sala-i-Martin (2000), viene dada por:

 
 k k 
 BS       k    k  k  67
 ln k   ln k 
k
k

Es decir,  BS
k es la semi-elasticidad de la tasa de crecimiento instantáneo de “k”

respecto de “k”. Para Sala-i-Martin (2000),  BS k mide el cambio en la tasa de


crecimiento instantáneo de “k” cuando “k” aumenta en un 1%. Mientras que en
Barro/Sala-i-Martin (2004),  BS k mide en cuánto la tasa de crecimiento
instantánea de “k” declina según “k” se incrementa en un sentido proporcional.
2. Una interpretación geométrica de la velocidad de convergencia en el modelo de
Solow-Swan
Haciendo uso de la definición 2 de velocidad de convergencia, en la figura 10 se
muestra el diagrama de fase correspondiente al modelo de Solow-Swan, cuya función

de producción satisface las condiciones de Inada, en el plano k k. Se puede apreciar
que, partiendo de cualquier “ k 0 ”, la velocidad de convergencia de “k” hacia su estado
estacionario “ k * ”, viene dada por el valor negativo de la pendiente del segmento de
recta que une los puntos “A” y “ k * ”:

k0 k 0 t
 k  tg   68
k  k0
*
k*  k 0

k


A k  sf k   n   k


k0


k
k0 k*

Figura 10: Interpretación geométrica de la velocidad de convergencia

236
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura 11 se puede apreciar que para k 0  k * , conforme “k” aumenta y se


aproxima a su valor de estado estacionario, su velocidad de convergencia aumenta ya
que el valor absoluto de la pendiente del segmento de recta que une los puntos “Ai”
(i = 0, 1) y “ k * ” aumenta. Cuando “k” tiende a su valor de estado estacionario, “ k * ”, la

velocidad de convergencia es el valor negativo de la derivada de “ k ” evaluada en “ k * ”
respecto de “k”, Reiss (2000). Aplicando la regla de L’Hôpital al límite de  k , ecuación
(66), cuando “k” tiende a “ k * ” obtenemos la velocidad de convergencia de “k” en el
estado estacionario. Esto es:

     
 

 k t    
 
k k*  lím*  *   lím 
*
k   lím 
 *
k k  

k k*
69
 k  k  k k  k  k  k k   1  k
k k *
   

Derivando (20) respecto de “k” y evaluando dicha derivada en “ k * ” se tiene:

   sf k     n 

 k k*
 
k k*   ' *
70
k

Remplazando (62) en (70) tenemos:

      n k f k     n 

 k k*
  
*
k k *

'

*

k  f k  
*

     n 

 k k* 
 
k k*   
k*
 
f ' k *  1 71
k  
 f k
*


Sustituyendo (52) en (71) se tiene:

     
 k k *     n   k k *  1    n  1   k k *    72


k

A0 A1 k  sf k   n   k

 
k0 k1
θ1
0
k
k0 k1 k*

Figura 11: Variación de la velocidad de convergencia conforme aumenta “k”

237
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Se puede demostrar que la velocidad de convergencia de la renta per cápita hacia su


estado estacionario evaluada en “ y * ” coincide con la velocidad de convergencia de
“k”10. Por tanto, la velocidad de convergencia de la renta per cápita hacia su estado
estacionario evaluada en “ y * ” viene dada por:

      
 y y*    n  1   k k *   k k * 73
Ahora vamos a calibrar la ecuación (72) para ver cuán rápido es posible que las
economías reales se aproximen a sus estados estacionarios. Normalmente, en un gran
número de países industrializados, se ha encontrado que la participación relativa del
capital,  k k * , aproximadamente es de 0,33, que la población crece entre 1 y 2 %
(nosotros tomaremos n  0,02 ), y que la depreciación lo hace entre 3 a 4% (tomaremos
  0,04 ). Con estos datos, la velocidad de convergencia de “k” (y también de “y”)
evaluada en el estado estacionario aproximadamente sería:

   
 k k *   y y*   0,04  0,021  0,33  0,04  4% 74
Entonces, “k” y “y” cada año se mueven aproximadamente el 4% de la distancia
restante hacia “ k * ” y hacia “ y * ” respectivamente, y les toma aproximadamente 17 años
estar a mitad del camino hacia sus respectivos valores estacionarios11. En el ejemplo de
un incremento del 10% de “s”, la renta (producción) per cápita está 0,04 5%  0,2%
arriba de su anterior valor de estado estacionario (valor previo al incremento en “s”)
después de un año; 0,5 5%  2,5% arriba después de 17 años (cuando ha avanzado el
50% (≡ 0,5) de la distancia restante hacia “ y * ”); y asintóticamente se aproxima a un
5% arriba de su anterior valor de estado estacionario. En consecuencia, no solo el
impacto total de un sustancial cambio en la tasa de ahorro es modesto, sino que además
éste no ocurre muy rápido, Romer (2006).
Convergencia12
La convergencia hace referencia a la reducción de las diferencias entre dos economías
de sus rentas per cápita. Una cuestión de suma importancia en trabajos empíricos sobre
el crecimiento económico es si las economías pobres tienden a crecer a una velocidad
mayor a la que crecen las economías ricas. En la figura 12 podemos observar que si dos
países, uno rico y otro pobre, tienen la misma función de producción (en este modelo
una función de producción neoclásica), y las mismas tasas de ahorro, de crecimiento de
la población, y de depreciación del stock de capital per cápita, el modelo de Solow-
Swan predice que un país pobre (con un stock de capital per cápita inicial, k 0P , inferior
al del país rico, k 0R ) crece más rápido que un país rico. Finalmente, el país pobre debe
alcanzar el nivel del stock de capital de estado estacionario, y una renta en términos per
cápita igual a la del país rico. A esto se le denomina convergencia absoluta.
Lamentablemente, la evidencia empírica no favorece esta hipótesis. Por ejemplo, De
Long (1988), analizó una muestra de 98 países para el periodo 1960-1985 en el que
rechazó la hipótesis de convergencia absoluta que había obtenido Baumol (1986)
analizando una muestra de 16 países industrializados para el periodo 1870-1979.
10
Ver anexo 5.
11
Ver anexo 7.
12
Para mayores detalles sobre el análisis empírico de la convergencia puede referirse a: Sala-i-Martin
(2000), Cunado et al. (2003), Abreu et al. (2004), Barro y Sala-i-Martin (2004), Acemoglu (2009), y
Jiménez (2010).

238
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Pk   Rk  0

 Pk

 Rk
E
n

sf k  k
k
k 0P k 0R k*
Figura 12: Convergencia absoluta

Sin embargo, las economías reales lejos están de compartir las mismas tasas (de ahorro,
de crecimiento de la población y de depreciación del capital). En consecuencia, se
espera que cada país converja a su propio estado estacionario. A este tipo de
convergencia se le denomina convergencia relativa o condicional (condicionada por los
valores de las tasas de cada país en particular). Por ejemplo, Barro y Sala-i-Martin
(1992) y Mankiw, Romer y Weil (1992) respectivamente analizaron 20 y 22 países de la
OECD entre 1960 y 1985 encontrando evidencia de convergencia condicional
manteniendo invariables la acumulación del stock de capital y el crecimiento de la
población.

sP  sR

k *p  k 0P  k *R  k 0R

 Pk   Rk

 Rk

 Pk ER
n
EP s R f k  k

s P f k  k
k
k 0P k *P k 0R k *P

Figura 13: Convergencia condicional

239
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

En la figura 13 se muestra un caso en la que un país rico, con tasa de ahorro alta y cuyo
stock de capital inicial, k 0R , está más alejado de su stock de capital per cápita de estado
estacionario, k *R , crece más rápido que un país pobre con tasa de ahorro baja y cuyo
stock de capital inicial, k 0P , está más próximo de su stock de capital per cápita de estado
estacionario, k *P . Además, en esta figura podemos observar que cada país, con distintas
tasas de ahorro y con k 0P  k 0R , converge13 a su estado estacionario a tasas de
crecimiento instantáneo decrecientes.

Por tanto, a manera de conclusión, podemos decir que el modelo de crecimiento


neoclásico de Solow-Swan predice convergencia condicional en el sentido que cada
país converge a su propio estado estacionario y que su velocidad de convergencia se
relaciona inversamente con la distancia que hay entre sus niveles de stock de capital
per cápita inicial y sus niveles de estado estacionario.

Una ecuación de convergencia: 14

En el anexo 2 de este documento se ha demostrado que la tasa de crecimiento del stock


de capital per cápita, “k” es estrictamente decreciente con “k”. Es decir, existe una
relación inversa entre el stock de capital per cápita y su tasa de crecimiento, tal como se
aprecia en (22). Pero, dado que la tasa de crecimiento de la renta per cápita, dada por
(23), es proporcional a la tasa de crecimiento del stock de capital per cápita [siendo el
coeficiente de proporcionalidad 0   k k   kf ' k  f k   1 , dado por (52)], entonces el
modelo de crecimiento de Solow-Swan predice también una relación inversa entre la
renta y su tasa de crecimiento, siempre que la única diferencia entre los países sea su
stock de capital inicial. Esta es la denominada hipótesis de convergencia absoluta.

Por tanto, la hipótesis de convergencia absoluta15 propone la existencia de una relación


inversa entre la tasa de crecimiento de la renta per cápita de un país y su nivel de renta
en el momento actual, de modo que en el proceso de convergencia hacia un mismo
estado estacionario los países más pobres crezcan más rápido que los países ricos.

No obstante, como ya se ha dicho, los países pueden tener diferentes niveles de renta
per cápita en sus respectivos estados estacionarios, ya que dichos estados estacionarios
dependen de la función de producción (tecnología empleada), de la tasa de depreciación
del stock de capital, de la tasa de crecimiento poblacional, de la tasa de progreso
tecnológico (como veremos en las siguientes secciones), y de la tasa de ahorro.

Teniendo en cuenta esto, es posible considerar la hipótesis de convergencia condicional,


que postula que además de existir una relación inversa entre la tasa de crecimiento de la
renta per cápita de un país y su nivel de renta per cápita en el momento actual del
tiempo, existirá una relación directa entre la tasa de crecimiento de su renta per cápita y
el nivel de renta per cápita de su estado estacionario, “ y * ”, de modo que las economías
pobres no tendrían porqué tener tasas de crecimiento superiores a las de las ricas.

13
La convergencia queda garantizada gracias a que la función de producción per cápita presenta
rendimientos decrecientes del capital (con ello la tasa de crecimiento instantánea del stock de capital per
cápita se va haciendo cada vez menor conforme “k” tiende a su valor de estado estacionario).
14
Esta sección está basada en Congregado (2004).
15
A este tipo de convergencia Sala-i-Martin (2000) le denomina β-convergencia.

240
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Ahora vamos a escribir una ecuación que relacione la tasa de crecimiento instantánea de
la renta per cápita con el valor de la renta per cápita de una economía en el momento
actual, “y”, y con el valor de su renta per cápita en el estado estacionario, “ y * ”, de
manera que dicha ecuación incorpore las hipótesis de convergencia absoluta y de
convergencia condicional.

Para ello vamos a postular una relación lineal inversa entre la tasa de cambio instantánea
de la renta per cápita y “y” (como postula la hipótesis de convergencia absoluta), y directa
con “ y * ” (como postula la hipótesis de convergencia condicional). Esto es:

y
 

y   y  y* 75
t

Donde “β” es un parámetro que será positivo siempre que haya convergencia.
Dividiendo (75) entre “y” obtenemos la tasa de crecimiento de la renta per cápita:

y  y*   y* 
y   1 

    1 76
y  y   y


Esta ecuación nos dice que habrá convergencia condicional, esto es, cada país
convergerá a su propio estado estacionario y su velocidad de convergencia dependerá de
la distancia entre “ y * ” e “y”. Por tanto, a mayor distancia entre “ y * ” e “y”, la relación
entre “ y * ” e “y” se hará mucho mayor que uno, y* y   1, con lo cual la tasa de
crecimiento “  y ” será mayor. Pues bien, esto puede ocurrir tanto para países pobres
como para países ricos.

El progreso tecnológico

Una de las conclusiones que obtuvimos en secciones anteriores es que el modelo de


Solow-Swan predice que en el largo plazo la economía no crece, y esto no concuerda con
la realidad. Es decir, en este modelo de crecimiento neoclásico con tasa de ahorro (e
inversión) exógena, la inversión en capital físico no permite explicar el crecimiento de las
economías en el largo plazo. Por tanto, para poder explicar el crecimiento de los países en
el largo plazo se hace necesario introducir exógenamente el progreso tecnológico en el
modelo de Solow-Swan. Pero, antes de ello vamos a estudiar los tipos de progreso
tecnológico que existen para después poder analizar qué tipo deberemos introducir en el
modelo de Solow-Swan, de modo que la función de producción, que incorpore
determinado tipo de progreso tecnológico, sea consistente con un crecimiento equilibrado.

Las innovaciones tecnológicas pueden trasladarse totalmente al capital y al trabajo, o


pueden introducirse sólo a través de nuevos bienes de capital y de una fuerza laboral
recientemente empleada. Cuando las innovaciones se trasladan a la totalidad del capital
y de la mano de obra, se clasifican como innovaciones ahorradoras de capital y/o
trabajo si permiten obtener la misma cantidad de producto con una menor cantidad de
capital o de trabajo. Aquellas innovaciones que no reducen el uso de ningún factor de
producción se les denomina progreso tecnológico neutral. La definición exacta de
progreso tecnológico neutral depende del sentido dado a los términos ahorrador de
capital y ahorrador de trabajo, Chirichiello (2000).

241
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Dada una función de producción agregada, FK, L, A  , que no cambia a lo largo del
~

tiempo, el progreso tecnológico neutral puede clasificarse en:

 Progreso tecnológico neutral en el sentido de Hicks: Para Hicks (1932), una


innovación tecnológica es neutral respecto a los factores de producción, siempre
que, el ratio entre las productividades marginales de dichos factores (la tasa
marginal de sustitución entre el capital y el trabajo) permanezca constante para
un ratio capital-trabajo dado.
Una función de producción agregada con progreso tecnológico neutral en el
sentido de Hicks tiene la siguiente forma funcional:
Y  FK, L, A   AFK, L
~
(77)

Donde el término “A”16 es un índice tecnológico en el instante “t” cuya tasa de



crecimiento instantánea es una constante, A A   A , y F es una función
homogénea de grado uno.
Derivando (77) respecto del tiempo se obtiene:
  
Y  A FK, L ; con A  0 (78)

Gracias a (78) al progreso tecnológico neutral en el sentido de Hicks también se


le denomina progreso tecnológico potenciador del producto.

 Progreso tecnológico neutral en el sentido de Harrod: Para Harrod (1942),


una innovación tecnológica es neutral, si para un ratio capital-trabajo, K L ,
dado el siguiente ratio permanece constante:
K  PMgK  FK, L  K  PMgK K  FK, L  K
  (79)
L  PMgL  FK, L  L  PMgL L  FK, L  L

Donde (79) representa las participaciones relativas de los factores de producción


en la renta (producción) agregada.

Una función de producción agregada con progreso tecnológico neutral en el


sentido de Harrod tiene la siguiente forma funcional:

Y  FK, L, A   FK, AL


~
(80)

Donde el término “A” es un índice tecnológico en el instante “t” cuya tasa de



crecimiento instantánea es una constante, A A   A , y F es una función
homogénea de grado uno.
Al progreso tecnológico neutral en el sentido de Harrod también se le denomina
progreso tecnológico potenciador del trabajo ya que la innovación tecnológica
tiene un efecto sobre el producto similar al de un incremento en el factor trabajo.

16
En una función de producción agregada con progreso tecnológico neutral en el sentido de Hicks, al
índice tecnológico, “A”, se le suele llamar productividad total de los factores, debido a que éste
representa la productividad agregada de la economía expresada en términos de la combinación de los
factores de producción que se emplean en la producción.

242
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 Progreso tecnológico neutral en el sentido de Solow: Para Solow (1963) una


innovación tecnológica es neutral, si para un ratio trabajo-capital, L K , dado el
siguiente ratio permanece constante:

L  PMgL  FK, L  L  PMgL L  FK, L  L


  (81)
K  PMgK  FK, L  K  PMgK K  FK, L  K

Una función de producción agregada con progreso tecnológico neutral en el


sentido de Harrod tiene la siguiente forma funcional:

Y  FK, L, A   FAK, L
~
(82)

Donde el término “A” es un índice tecnológico en el instante “t” cuya tasa de



crecimiento instantánea es una constante, A A   A , y F es una función
homogénea de grado uno.

Al progreso tecnológico neutral en el sentido de Solow también se le denomina


progreso tecnológico potenciador del capital ya que la innovación tecnológica
tiene un efecto sobre el producto similar al de un incremento en el factor capital.

Para entender cómo estas diversas formas de progreso tecnológico afectan a la


producción, las isocuantas se pueden representar mediante la combinación de diferentes
cantidades de trabajo y capital físico para una tecnología dada, “A”, de tal manera que
el nivel de producción sea constante en “ Y ”. La figura 14 muestra el efecto de
aumentar los tres tipos de progreso tecnológico discutidos, respectivamente, duplicando
“A”. El panel “(a)” ilustra el progreso tecnológico neutral en el sentido de Hicks, el
panel “(b)” muestra el progreso tecnológico neutral en el sentido de Solow, mientras
que el panel “(c)” muestra el progreso tecnológico neutral en el sentido de Harrod.

K K K

Y
Y Y
Y
Y Y
L L L
a  b  c 
Fuente: Elaboración propia basada en Acemoglu (2009).

Figura 14: Isocuantas de tecnologías neutrales en los sentidos de Hicks, Solow y


Harrod

Se debe tener en cuenta que un aumento en el progreso tecnológico neutral en el sentido


de Hicks, simplemente mueve la isocuanta linealmente hacia afuera. Mientras que un
incremento, tanto en el progreso tecnológico neutral en el sentido de Solow como en el
progreso tecnológico neutral en el sentido de Harrod cambiará la forma de la isocuanta.

243
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 En el caso de progreso tecnológico neutral en el sentido de Solow, las


isocuantas se desplazan hacia el interior, como si el eje del stock de capital se
hubiese reducido (ya que a un mayor valor de “A” le corresponde ahora un
mayor nivel de capital efectivo).
 En el caso de progreso tecnológico neutral en el sentido de Harrod, las
isocuantas se desplazan hacia el interior, como si el eje del trabajo se hubiese
reducido.

Una vez revisadas las diversas formas de clasificar el progreso tecnológico nos queda
decidir cuál de ellas nos permitirá obtener un crecimiento equilibrado en el modelo de
Solow-Swan. Uzawa (1961) muestra que sólo las funciones de producción con progreso
tecnológico neutral en el sentido de Harrod son consistentes con un crecimiento
equilibrado. Asimismo, Phelps (1962) nos dice que una condición necesaria y suficiente
para garantizar la existencia de estado estacionario en una economía con progreso
exógeno neutral es que dicho progreso sea neutral en el sentido de Harrod, esto es,
potenciador del trabajo, Sala-i-Martin (2000)17.

El modelo de Solow-Swan con progreso tecnológico exógeno18

Ahora vamos a relajar el supuesto de crecimiento tecnológico nulo que adoptamos en


las secciones precedentes, y vamos a introducir exógenamente el progreso tecnológico
en el modelo de crecimiento de Solow-Swan. Para ello, a las hipótesis del modelo de
Solow-Swan sin progreso tecnológico les añadiremos algunas hipótesis adicionales.

Supuestos adicionales:

1. Se supondrá que la función de producción agregada de la economía viene dada por:

Y  FK, L, A   FK, AL


~
(83)

En otras palabras, como ya se dijo, vamos a suponer que el progreso tecnológico es


neutral en el sentido de Harrod, o si se prefiere, potenciador del trabajo. Es decir,
supondremos que la tecnología hace que el trabajo sea más eficiente: con la misma
cantidad de trabajo, “L”, un aumento en la eficiencia del trabajo hace que la
producción aumente, Sala-i-Martin (2000).

Donde el producto “ AL ”, que aparece en el argumento de (83), representa las


unidades de eficiencia del trabajo, y que denotaremos por:

L  AL 84
~

17
Véase Sala-i-Martin (2000) para una demostración de un caso particular (con una función de
producción CES) de este resultado. Para una demostración general de este resultado véase Barro y Sala-i-
Martin (2004).
18
En este contexto, el término exógeno hace referencia a que se supondrá que la sociedad no destina
recursos en I+D para generar crecimiento tecnológico. Es decir, se supone que ningún agente económico
destina recursos para que la tecnología crezca a lo largo del tiempo. Por tanto, al suponer que la
tecnología crece exógenamente, únicamente estudiaremos que repercusiones tiene el progreso tecnológico
sobre el crecimiento económico, y no nos preocuparemos en averiguar por qué en algunas economías el
progreso tecnológico es mayor que en otras.

244
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (84) en (83) se obtiene:

Y  FK, L, A   FK, AL  F K, L


~ ~
  (85)

2. Supondremos que el nivel tecnológico “A” crece a una tasa exógena y constante,
“  ”. Es decir:

A
A   ,   0  At   A 0 e t 86
A

Análisis del modelo:

Para facilitar el análisis del modelo de crecimiento neoclásico de Solow-Swan con


progreso tecnológico exógeno y constante, será conveniente trabajar en términos del
stock de capital por unidad de trabajo eficiente. Esto es:

~ K K K L  k
k  ~   


L AL A A 87
~c  C C C L  c
 ~   
L AL A A
~
Dividiendo (85) entre “ L ”, teniendo en cuenta la propiedad de rendimientos constantes
a escala de “F”, y la ecuación (87), resulta:

~ Y
y ~ 
y

FK, AL

~
F K, L K
 F ~
  ~
L  K  ~
   ~
, ~  F ~ ,1  F k ,1  f k (88)
~ ~ L 
L A L L  L L 
~
Dividiendo (18) entre “ L ”, y teniendo en consideración las ecuaciones (87) y (88),
tenemos:
 
K
~ 
sY  K
~
Y K K ~ ~
 s ~    ~   ~  sf k  k  89
L L L L L

Derivando (87) respecto del tiempo resulta:

 K  
 

~   K AL  K  A L  A L 
k  AL   
 
t t AL 2

~   
  

k K A  K  L  K  K A L  K 
      
 

       
 90
t AL A  AL  L  AL  AL  A L   AL 
 

Sustituyendo (7), (84), (86) y (87), obtenemos que:


~   ~
k K ~ K k ~
 ~    n k  ~     n k 91
t L L t

245
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Igualando (89) y (91) obtenemos la ecuación fundamental del modelo de Solow-Swan


con progreso tecnológico potenciador del trabajo:
~ ~

~ ~ k
sf k  k 
~ ~ k
   n k  k 
~
 ~
 sf k    n   k 92
t t

La ecuación (92) es muy similar a la ecuación (20). No obstante, estas dos ecuaciones
tienen un par de diferencias. En primer lugar, el stock de capital de la ecuación (92) es
por unidad de trabajo eficiente, mientras que en (20) el stock de capital es por persona
(o equivalentemente por unidad de trabajo). En segundo lugar, en la ecuación (92)
aparece el término “  ” dentro del paréntesis que multiplica al stock de capital por
unidad de trabajo efectivo, a diferencia de la ecuación (20).

El estado estacionario de esta economía se obtendría igualando a cero la ecuación (92) y


resolviendo para el stock de capital por unidad de trabajo eficiente la expresión
resultante. Esto es:
~~
   sf ~k     n   ~k
k k * * *
~
 
f k*
0 ~ 
n
93
t k* s

Más allá de las diferencias existentes entre (20) y (92), el comportamiento dinámico de
este nuevo modelo es muy similar al modelo sin crecimiento tecnológico de Solow-
Swan. No obstante, en este nuevo modelo, aun cuando las tasas de crecimiento del PBI
y del stock de capital por unidad de trabajo eficiente son nulas en el estado estacionario,
las tasa de crecimiento de estas mismas variables en términos per cápita en el largo
plazo ahora ya no son nulas sino que son constantes e iguales a la tasa de crecimiento de
la tecnología, como veremos a continuación.

Tasas de crecimiento:

La tasa de crecimiento del stock de capital por unidad de trabajo eficiente se obtendrá
~
dividiendo (92) entre “ k ”:
~
k

~
sf k 
 ~k  ~  ~    n   
t 94
k k

Teniendo en consideración (88), la tasa de crecimiento de la renta por unidad de trabajo


eficiente vendrá dada por:

~
y 
~
f k
~

f k k
~ ~ ~
 ~
f k ~ k  f k ~ 
 ~ k 

~  ~ k
 ~y  t  t   k t  k  ~   k
t  ~ 95
~
y ~
f k  
~
f k
~
f k k 

 f k
~  k
 
 

En la figura 15 podemos apreciar el comportamiento dinámico de la tasa de crecimiento


instantáneo del stock de capital por unidad de trabajo eficiente en el modelo de Solow-
Swan con progreso tecnológico exógeno.

246
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

 ~k  0

 ~k  0
E
n

~ ~
sf k k

~
~a ~* ~b k
k0 k k0
Figura 15: Modelo de Solow-Swan con progreso tecnológico exógeno

En el estado estacionario, la tasa crecimiento del stock de capital por unidad de trabajo
eficiente la obtendremos remplazando (93) en (94):

 ~k*    n       n     0 96

Teniendo presente (95) y (96), en el estado estacionario, la tasa crecimiento de la renta


por unidad de trabajo eficiente es nula. Esto es:


~
 
 f k * ~ 

~
 
 f k * ~



~ k ~ k
* *

 ~y*   k  
  ~   k  0   0 97

 f k  
~*  k*


 f k
~*
  

   

No obstante a que las ecuaciones (96) y (97) nos dicen que en el estado estacionario el
PBI y el stock de capital por unidad de trabajo eficiente permanecen constantes, ahora
demostraremos que no ocurre lo mismo con estas variables en términos per cápita en el
estado estacionario, ya que en dicho estado crecen a un ritmo constante e igual al del
progreso tecnológico.

Para ello de (87) y por (14d), se deduce que:

K L k
~ K
k ~ 
K
 
~ ~ ~
 k  kA  ln k  ln kA  ln k  ln k  ln A   98
L AL A A

Derivando (98) respecto del tiempo tenemos:


~ ~
 ln k  ln k  ln A k t k t A t
    ~ 
t t t k k A

 k   ~k   A 99

247
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Sustituyendo (86) en (99) resulta:

 k   ~k   100

Teniendo en cuenta (96) y (100), en el estado estacionario tenemos que:

 k*   ~k*    0     101

Por otro lado, de (88) y por (14c) tenemos:

Y Y Y L y
~
y ~    y  ln y  ln A~
 y  A~ y   ln y  ln A  ln ~
y (102)
L AL A A

Derivando (102) respecto del tiempo tenemos:

 ln y  ln A  ln ~
y y t A t ~
y t
    
t t t y A ~
y

 y   A   ~y 103

Sustituyendo (86) en (103) resulta:

 y     ~y 104

Teniendo en cuenta (97) y (104), en el estado estacionario tenemos que:

 y*     ~y*    0   105

Las ecuaciones (101) y (105) nos dicen que el progreso tecnológico es el motor
fundamental del crecimiento económico, ya que ahora la tasa de crecimiento del PBI
per cápita no más es nula. Sin embargo, lo que no explica esta versión del modelo de
crecimiento de Solow-Swan es de dónde surge el progreso tecnológico, que hemos
supuesto exógeno, con lo cual tampoco explicaría el crecimiento económico.

Por otra parte, en el anexo 4 hemos demostrado que si la función de producción


agregada presenta rendimientos constantes a escala y el mercado de factores
productivos es competitivo y no hay externalidades, entonces si a cada uno de los
factores productivos se le retribuye por el valor de su productividad marginal, la
producción total se distribuirá exactamente en todos los factores de producción en
función de su participación. Por tanto, una vez pagado el salario a los trabajadores y la
renta al capital, el producto de la economía se acaba. Entonces, en una economía
neoclásica no se puede dedicar recursos a la financiación del progreso tecnológico.
Por esto es que los economistas neoclásicos se ven obligados a suponer exógeno el
progreso tecnológico, Sala-i-Martin (2000).

Finalmente, para elaborar un modelo que explique los determinantes del crecimiento
económico de largo plazo será necesario relajar alguno o algunos de los supuestos del
modelo de crecimiento neoclásico de Solow-Swan.

248
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

La contabilidad del crecimiento: Aspectos analíticos19

En esta sección vamos a presentar dos enfoques alternativos (primal y dual) para
descomponer contablemente el crecimiento económico de un país.

La contabilidad del crecimiento es una metodología, inicialmente desarrollada por


Abramovitz (1956) y Solow (1957), que nos permite averiguar en que medida el
crecimiento del capital, el crecimiento del trabajo, el progreso tecnológico, el aumento
en la calidad de los factores productivos, y otros factores han sido determinantes
directos en el crecimiento económico de un país en determinado periodo de tiempo,
aunque no nos permite saber las causas de dicho crecimiento.

Enfoque primal:

Derivando (9) respecto del tiempo resulta:

Y

~
  ~FK, L, A  K  ~FK, L, A  L  ~FK, L, A  A
 FK, L, A 
t t K t L t A t


Y

 FK, L, A 
~
  K  ~FK, L, A  L ~FK, L, A  A
  

K L A
 ~  ~  ~ 
Y  FK  K  FL  L FA  A 106

Dividiendo (106) entre “L” tenemos que la tasa de crecimiento instantánea de la renta
agregada en el instante “t” viene dada por:
 ~ ~ ~
Y FK  FL  FA 
  K  L A
Y Y Y Y
 ~  ~  ~ 
Y  KFK  K  LFL  L  AFA  A
      
Y  Y  K  Y  L  Y  A
    
 ~  ~  ~ 
Y  KFK  K  LFL  L  AFA  A
      
Y  Y  K  Y  L  Y  A
    
  
Y K L
  ~FK    ~FL  R
Y K L

 Y   ~FK   K   ~FL   L  R 107


Esta ecuación es la denominada ecuación fundamental de la contabilidad del
crecimiento.

19
Para profundizar en detalles de evidencia empírica internacional sobre la contabilidad del crecimiento
económico puede recurrir a Sala-i-Martin (2000) y a Barro y Sala-i-Martin (2004).

249
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Donde:
~
 KFK
Elasticidad parcial de la renta respecto al capitalen " t" :  ~FK  108a 
 Y
 ~
Elasticidad parcial de la renta respecto al trabajo en " t" :  ~  LFL 108b 
 FL
Y
 
 ~
 AFA  A
Re siduo de Solow en " t" :

R 
 Y

 A
108c 
  
 
 Y
T asa de crecimiento de la renta agregada en " t" : Y  108d 
 Y
 
 K
T asa de crecimiento del stock de capital en " t" : K  108e 
 K
 
 L
T asa de crecimiento del trabajo en " t" : L  108f 
 L

Por otro lado, teniendo en cuenta que “ FK, L, A  ” es una función homogénea de grado
~

uno (   1 ), respecto al capital y al trabajo, pero no respecto de la tecnología, por el


teorema de Euler (ver anexo 3) se tiene que:

FK, L, A  FK, L, A 
~ ~
 FK, L, A  109
~
K L
K L

Dividiendo (109) entre “ FK, L, A  ” resulta:


~

FK , L, A  FK, L, A 
~ ~
K L
K  L  1   ~FK   ~FL  1   ~FL  1   ~FK 110
FK , L, A  FK , L, A 
~ ~

Sustituyendo (110) en (107) se tiene que:


 
 Y   ~FK   K  1   ~FK   L  R 111
Sustituyendo (29) y (34) en (111) podremos expresar (111) en términos per cápita:
 
 y   L   ~FK   k   L   1   ~FK   L  R

 Y   L    y   ~FK   k  R   ~FK  K   L   R 112

La ecuación (112) nos permite descomponer la tasa de crecimiento de la renta per cápita
en la contribución del capital per cápita y un término no observable denominado el
residuo de Solow (el denominado crecimiento de la productividad total de los factores).
Las tasas de crecimiento de “Y”, “K”, y “L” son relativamente sencillas de medir.
Además, si cada factor de producción recibe como pago su producto marginal, entonces
“  ~FK ” se puede medir utilizando datos sobre la participación del capital en la renta
agregada.

250
CIRO BAZÁN TÓPICOS EN MACROECONOMÍA DINÁMICA

Enfoque dual:

Otra forma de calcular el residuo de Solow es en función de las tasas de crecimiento de


los precios del capital y del trabajo. Para ello, suponiendo un mercado de factores
productivos competitivo y sin externalidades, vamos a remplazar en la ecuación (109)
las productividades marginales de los factores de producción por sus respectivos
precios. Esto es:

Y  FK, L, A   Kr  Lw 113
~

Derivando (113) respecto del tiempo se obtiene:

Y K r L w
r K w L 114
t t t t t

Dividiendo (114) entre “Y” obtenemos la tasa de crecimiento de la renta agregada:


Y K r L w    
r K w L
Y rK Kr wL Lw
 t  t  t  t  t    
Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y

Y Kr    Kr    wL    Lw   
 K K  r r   L L  w w
Y Y   Y   Y   Y  

Y Kr   
 wL   

 K K  r r  L L  w w
Y Y   Y  

Kr wL
Y   K   r    L   w 
Y Y

 Y   ~FK  K   r    ~FL  L   w  115


Sustituyendo (110) en (115) tenemos: